Issuu on Google+

La Constitución interpretada

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos con jurisprudencia

TEXTOS LEGALES CON JURISPRUDENCIA

La Constitución interpretada Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos con jurisprudencia

Miguel Carbonell Edgar S. Caballero González


La Constitución interpretada Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos con jurisprudencia

MIGUEL CARBONELL (IIJ-UNAM)

EDGAR S. CABALLERO GONZÁLEZ (FES Aragón-UNAM)

México D.F., 2014


Copyright ® 2014 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch México publicará la pertinente corrección en la página web http://www.tirant.com/mex/ incorporada a la ficha del libro. En www.tirant.com dispondrá de un servicio con los textos legales básicos y sectoriales actualizados como complemento de su libro. Los textos jurídicos que aparecen se ofrecen con una finalidad informativa o divulgativa. Tirant lo Blanch intentará cuidar por la actualidad, exactitud y veracidad de los mismos, si bien advierte que no son los textos oficiales y declina toda responsabilidad por los daños que puedan causarse debido a las inexactitudes o incorrecciones de los mismos. Los únicos textos considerados legalmente válidos son los que aparecen en las publicaciones oficiales de los correspondientes organismos autonómicos o nacionales.

© MIGUEL CARBONELL EDGAR S. CABALLERO GONZÁLEZ

© TIRANT LO BLANCH MÉXICO EDITA: TIRANT LO BLANCH MÉXICO Leibnitz 14 Colonia Nueva Anzures Delegación Miguel Hidalgo CP 11590 MÉXICO D.F. Telf.: (55) 65502317 infomex@tirant.com http://www.tirant.com/mex/ http://www.tirant.es ISBN: 978-84-9053-794-7 MAQUETA: Tink Factoría de Color Si tiene alguna queja o sugerencia, envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia, por favor, lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


A Eduardo Ferrer Mac-Gregor, por su entrega a la ciencia del derecho y por su compromiso con la defensa de los derechos humanos En su primer a単o como Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos


Sumario Estudio preliminar. Interpretando la Constitución......................................................................... 13 1. Reglas y principios............................................................................................................ 13 2. La ausencia de interpretación constitucional en México................................................... 14 3. El papel de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.............................................. 15 4. Interpretación conforme y principio pro persona............................................................... 16 5. El objetivo de la presente obra.......................................................................................... 20 TÍTULO PRIMERO......................................................................................................................... 23 Capítulo I. De los Derechos Humanos y sus Garantías............................................................... 23 Artículo 1........................................................................................................................... 23 Artículo 2........................................................................................................................... 58 Artículo 3........................................................................................................................... 78 Artículo 4........................................................................................................................... 88 Artículo 5........................................................................................................................... 133 Artículo 6........................................................................................................................... 143 Artículo 7........................................................................................................................... 184 Artículo 8........................................................................................................................... 188 Artículo 9........................................................................................................................... 200 Artículo 10......................................................................................................................... 202 Artículo 11......................................................................................................................... 203 Artículo 12......................................................................................................................... 205 Artículo 13......................................................................................................................... 205 Artículo 14......................................................................................................................... 210 Artículo 15......................................................................................................................... 235 Artículo 16......................................................................................................................... 236 Artículo 17......................................................................................................................... 285 Artículo 18......................................................................................................................... 314 Artículo 19......................................................................................................................... 329 Artículo 20......................................................................................................................... 339 Artículo 21......................................................................................................................... 367 Artículo 22......................................................................................................................... 377 Artículo 23......................................................................................................................... 387 Artículo 24......................................................................................................................... 392 Artículo 25......................................................................................................................... 394 Artículo 26......................................................................................................................... 398 Artículo 27......................................................................................................................... 403 Artículo 28......................................................................................................................... 428 Artículo 29......................................................................................................................... 439 Capítulo II. De los Mexicanos.................................................................................................... 441 Artículo 30......................................................................................................................... 441 Artículo 31......................................................................................................................... 443 Artículo 32......................................................................................................................... 467 Capítulo III. De los Extranjeros................................................................................................... 469 Artículo 33......................................................................................................................... 469 Capítulo IV. De los Ciudadanos Mexicanos................................................................................ 481 Artículo 34......................................................................................................................... 481 Artículo 35......................................................................................................................... 481 Artículo 36......................................................................................................................... 488 Artículo 37......................................................................................................................... 489 Artículo 38......................................................................................................................... 490


10

Sumario

TÍTULO SEGUNDO....................................................................................................................... 499 Capítulo I. De la Soberanía Nacional y de la Forma de Gobierno............................................... 499 Artículo 39......................................................................................................................... 499 Artículo 40......................................................................................................................... 501 Artículo 41......................................................................................................................... 504 Capítulo II. De las Partes Integrantes de la Federación y del Territorio Nacional.......................... 539 Artículo 42......................................................................................................................... 539 Artículo 43......................................................................................................................... 540 Artículo 44......................................................................................................................... 540 Artículo 45......................................................................................................................... 540 Artículo 46......................................................................................................................... 541 Artículo 47......................................................................................................................... 541 Artículo 48......................................................................................................................... 541 TÍTULO TERCERO.......................................................................................................................... 545 Capítulo I. De la División de Poderes......................................................................................... 545 Artículo 49......................................................................................................................... 545 Capítulo II. Del Poder Legislativo................................................................................................ 555 Artículo 50......................................................................................................................... 555 Sección I. De la Elección e Instalación del Congreso.............................................................. 555 Artículo 51......................................................................................................................... 555 Artículo 52......................................................................................................................... 555 Artículo 53......................................................................................................................... 558 Artículo 54......................................................................................................................... 559 Artículo 55......................................................................................................................... 561 Artículo 56......................................................................................................................... 563 Artículo 57......................................................................................................................... 563 Artículo 58......................................................................................................................... 563 Artículo 59......................................................................................................................... 563 Artículo 60......................................................................................................................... 564 Artículo 61......................................................................................................................... 564 Artículo 62......................................................................................................................... 569 Artículo 63......................................................................................................................... 569 Artículo 64......................................................................................................................... 570 Artículo 65......................................................................................................................... 570 Artículo 66......................................................................................................................... 570 Artículo 67......................................................................................................................... 571 Artículo 68......................................................................................................................... 572 Artículo 69......................................................................................................................... 573 Artículo 70......................................................................................................................... 574 Sección II. De la Iniciativa y Formación de las Leyes.............................................................. 577 Artículo 71......................................................................................................................... 577 Artículo 72......................................................................................................................... 583 Sección III. De las Facultades del Congreso............................................................................ 590 Artículo 73......................................................................................................................... 590 Artículo 74......................................................................................................................... 609 Artículo 75......................................................................................................................... 612 Artículo 76......................................................................................................................... 613 Artículo 77......................................................................................................................... 615 Sección IV. De la Comisión Permanente................................................................................. 616 Artículo 78......................................................................................................................... 616 Sección V. De la Fiscalización Superior de la Federación........................................................ 618 Artículo 79......................................................................................................................... 618


Sumario

11

Capítulo III. Del Poder Ejecutivo................................................................................................. 627 Artículo 80......................................................................................................................... 627 Artículo 81......................................................................................................................... 627 Artículo 82......................................................................................................................... 627 Artículo 83......................................................................................................................... 627 Artículo 84......................................................................................................................... 628 Artículo 85......................................................................................................................... 628 Artículo 86......................................................................................................................... 629 Artículo 87......................................................................................................................... 629 Artículo 88......................................................................................................................... 629 Artículo 89......................................................................................................................... 630 Artículo 90......................................................................................................................... 643 Artículo 91......................................................................................................................... 650 Artículo 92......................................................................................................................... 651 Artículo 93......................................................................................................................... 653 Capítulo IV. Del Poder Judicial................................................................................................... 655 Artículo 94......................................................................................................................... 655 Artículo 95......................................................................................................................... 665 Artículo 96......................................................................................................................... 666 Artículo 97......................................................................................................................... 666 Artículo 98......................................................................................................................... 671 Artículo 99......................................................................................................................... 671 Artículo 100....................................................................................................................... 687 Artículo 101....................................................................................................................... 697 Artículo 102....................................................................................................................... 698 Artículo 103....................................................................................................................... 706 Artículo 104....................................................................................................................... 713 Artículo 105....................................................................................................................... 725 Artículo 106....................................................................................................................... 765 Artículo 107....................................................................................................................... 769 TÍTULO CUARTO. DE LAS RESPONSABILIDADES DE LOS SERVIDORES PÚBLICOS Y PATRIMONIAL DEL ESTADO.............................................................................................................. 869 Artículo 108....................................................................................................................... 869 Artículo 109....................................................................................................................... 876 Artículo 110....................................................................................................................... 883 Artículo 111....................................................................................................................... 884 Artículo 112....................................................................................................................... 890 Artículo 113....................................................................................................................... 891 Artículo 114....................................................................................................................... 902 TÍTULO QUINTO. DE LOS ESTADOS DE LA FEDERACIÓN Y DEL DISTRITO FEDERAL............... 903 Artículo 115....................................................................................................................... 903 Artículo 116....................................................................................................................... 923 Artículo 117....................................................................................................................... 944 Artículo 118....................................................................................................................... 949 Artículo 119....................................................................................................................... 949 Artículo 120....................................................................................................................... 952 Artículo 121....................................................................................................................... 953 Artículo 122....................................................................................................................... 957 TÍTULO SEXTO. DEL TRABAJO Y DE LA PREVISIÓN SOCIAL....................................................... 977 Artículo 123....................................................................................................................... 977


12

Sumario

TÍTULO SÉPTIMO. PREVENCIONES GENERALES.......................................................................... 1021 Artículo 124....................................................................................................................... 1021 Artículo 125....................................................................................................................... 1024 Artículo 126....................................................................................................................... 1024 Artículo 127....................................................................................................................... 1028 Artículo 128....................................................................................................................... 1029 Artículo 129....................................................................................................................... 1029 Artículo 130....................................................................................................................... 1031 Artículo 131....................................................................................................................... 1033 Artículo 132....................................................................................................................... 1042 Artículo 133....................................................................................................................... 1043 Artículo 134....................................................................................................................... 1061 TÍTULO OCTAVO. DE LAS REFORMAS DE LA CONSTITUCIÓN.................................................. 1065 Artículo 135....................................................................................................................... 1065 TÍTULO NOVENO. DE LA INVIOLABILIDAD DE LA CONSTITUCIÓN........................................ 1069 Artículo 136....................................................................................................................... 1069 ANEXO. ACUERDO NÚMERO 5/2003 DEL TRIBUNAL PLENO DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, DE VEINTICINCO DE MARZO DE DOS MIL TRES, RELATIVO A LAS REGLAS PARA LA ELABORACIÓN, ENVÍO Y PUBLICACIÓN DE LAS TESIS QUE EMITEN LOS ÓRGANOS DEL PODER JUDICIAL DE LA FEDERACIÓN, Y PARA LA VERIFICACIÓN DE LA EXISTENCIA Y APLICABILIDAD DE LA JURISPRUDENCIA EMITIDA POR LA SUPREMA CORTE....................................................................................................................................... 1071


ESTUDIO PRELIMINAR. INTERPRETANDO LA CONSTITUCIÓN Miguel Carbonell IIJ-UNAM

1. Reglas y principios Son muy abundantes las normas constitucionales que están redactadas en forma de principios, sobre todo en el caso de aquellas que se refieren a los derechos fundamentales. Los principios suelen diferenciarse del modelo de normas jurídicas llamadas “reglas”, en las cuales están perfectamente definidos tanto el supuesto de hecho como la consecuencia jurídica. En el caso de los principios tal determinación no existe, o al menos no con el grado de precisión y detalle que tienen las reglas. Los principios son normas en alguna medida abiertas, a partir de cuya lectura el intérprete no puede saber con total certeza el campo de aplicación de los mismos, ya sea porque no está definido el perímetro material que intentan regular tales principios, o bien, porque no está claro a qué casos sí y a qué casos no pueden ser aplicados. La presencia masiva de principios en las constituciones contemporáneas (sobre todo en las llamadas constituciones del neoconstitucionalismo1) exige nuevas pautas argumentativas, basadas ya no —o no sola, ni principalmente— en la subsunción, sino en la técnica de la ponderación y en el juicio de proporcionalidad2. Se trata de técnicas que requieren de un alto grado de sofisticación por parte de los operadores jurídicos. El razonamiento jurídico se vuelve muy complejo cuando se trata de interpretar normas redactadas en forma de principios, como lo son muchas de las normas constitucionales. Como se sabe, los principios “están caracterizados por el hecho de que pueden ser cumplidos en diferente grado y que la medida de su cumplimiento no sólo depende de las posibilidades reales sino también de las jurídicas. El ámbito de las posibilidades jurídicas es determinado por los principios y reglas opuestos. En cambio, las reglas son normas que 1

2

Miguel Carbonell (editor), Neoconstitucionalismo(s), 4ª edición, Madrid, Trotta, 2009; Miguel Carbonell (editor), Teoría del neoconstitucionalismo. Ensayos escogidos, Madrid, Trotta, 2007; Miguel Carbonell y Leonardo García Jaramillo (editores), El canon neoconstitucional, Madrid, Trotta, 2010; Tecla Mazzarese (coordinadora), Neocostituzionalismo e tutela (sovra)nazionale dei diritti fondamentali, Turín, Giappichelli, 2002; Sussana Pozzolo, Neoconstituzionalismo e positivismo giuridico, Turín, Giappichelli, 2001; Eduardo Ribeiro Moreira, Neoconstitucionalismo. A invasao da Constitucao, Sao Paulo, Editora Metodo, 2008; Max Möller, Teoria Geral do neoconstitucionalismo, Porto Alegre, Livraria do Advogado, 2011; Alfonso García Figueroa, Criaturas de la moralidad. Una aproximación neoconstitucionalista al derecho a través de los derechos, Madrid, Trotta, 2009; Prieto Sanchís, Luis, El constitucionalismo de los derechos, Madrid, Trotta, 2013. Jaime Cárdenas, La argumentación como derecho, México, IIJ-UNAM, 2005, pp. 39 y siguientes. Por su parte, Luis Prieto señala que “[e]l llamado juicio de ponderación o proporcionalidad supone acaso el hallazgo más celebrado de la interpretación constitucional y presenta interesantes problemas teóricos e incluso consecuencias en el orden institucional”, Justicia constitucional y derechos fundamentales, Madrid, Trotta, 2003, p. 18.


14

Estudio preliminar. Interpretando la Constitución

sólo pueden ser cumplidas o no. Si una regla es válida, entonces debe hacerse exactamente lo que ella exige, ni más ni menos. Por lo tanto, las reglas contienen determinaciones acerca de lo fáctica y jurídicamente posible”3.

2. La ausencia de interpretación constitucional en México No es momento de hacer ni siquiera un resumen del debate contemporáneo sobre reglas y principios, o sobre las implicaciones del juicio de proporcionalidad y de la ponderación. Lo importante, más bien, es señalar la relevancia que tiene para el constitucionalismo del siglo XXI la cuestión interpretativa. Eso es algo sobre lo que ya nadie duda: la interpretación ha estado y sigue estando en el centro de cualquier acercamiento al tema del constitucionalismo. Sin interpretación no es posible pensar en el derecho constitucional de nuestros días. Pues bien, lo anterior es relevante porque permite ilustrar una curiosa ausencia en la historia constitucional mexicana: durante décadas los jueces (y también, con mayor razón todavía, los demás órganos del Estado mexicano), hicieron un muy escaso ejercicio de interpretación constitucional, sobre todo en materia de derechos fundamentales. Era imposible, hasta hace muy poco tiempo, encontrar sentencias de los tribunales mexicanos en las que se hiciera una interpretación (buena o mala, como fuera) de la libertad de expresión, de la libertad de tránsito, del debido proceso legal, del principio de no discriminación, etcétera. Sobra decir que tampoco hubo criterios judiciales en materia específica de derechos sociales; casi no existieron precedentes judiciales interesantes, a lo largo del siglo XX mexicano, en los que se defendiera el derecho a la educación, el derecho a la salud o el derecho a la vivienda4. No cabe olvidar, desde luego, que en general en América Latina, hasta hace unos años los encargados de aplicar en la práctica los mandatos constitucionales se enfrentaban a la enorme dificultad de tener que convivir con los regímenes autoritarios y dictatoriales que por décadas gobernaron distintos países de la región. Esa dificultad hoy en día ya no existe en términos generales —o al menos no con la fuerza que tuvo en el pasado—. En la actualidad los problemas son otros. Algunos de esos problemas tienen que ver con la falta de destreza teórica al momento de aplicar las normas constitucionales, a veces es puro y simple desconocimiento. En este contexto, creo que es importante recordar que, como consecuencia de la expedición y entrada en vigor de un modelo muy sustantivo de textos constitucionales, la práctica jurisprudencial de muchos tribunales y cortes constitucionales ha ido cambiando de forma relevante. En México, a partir de la última década del siglo XX, se han comenzando a pronunciar sentencias más atentas no solamente a las modernas técnicas 3

4

Robert Alexy, Teoría de los derechos fundamentales, 2ª edición, traducción de Carlos Bernal Pulido, Madrid, CEPC, 2007, pp. 67-68. Hay que decir, sin embargo, que se comienza a apreciar un cambio de tendencia a partir de 1995, luego de una importante reforma judicial que —entre otras cuestiones— obliga a una renovación completa de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. A partir de entonces, aunque de forma muy tímida y lenta, comienzan a surgir algunos criterios en materia de derechos fundamentales. Véase la obra Los derechos humanos en la actividad jurisdiccional de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, México, SCJN, OACNUDH, 2010, 2 tomos.


Miguel Carbonell

15

de la interpretación constitucional, sino también más conscientes del papel que los jueces tienen como garantes últimos de los derechos fundamentales. Los jueces constitucionales y los demás operadores jurídicos han tenido que aprender a realizar su función bajo parámetros interpretativos nuevos, a partir de los cuales —como ya se apuntaba— el razonamiento judicial se hace más complejo5. Entran en juego, entonces, las técnicas interpretativas propias de los principios constitucionales, la ponderación, la proporcionalidad, la razonabilidad, la maximización de los efectos normativos de los derechos fundamentales, el efecto irradiación, la proyección horizontal de los derechos (a través de la drittwirkung), el principio pro personae, etcétera. Además, los operadores jurídicos se las tienen que ver con la dificultad de trabajar con “valores”6 que están constitucionalizados y que requieren de una tarea hermenéutica que sea capaz de aplicarlos a los casos concretos de forma justificada y razonable, dotándolos de esa manera de contenidos normativos concretos7. Y todo ello sin que, tomando como base tales valores constitucionalizados, el aplicador constitucional pueda disfrazar como decisión del poder constituyente lo que en realidad es una decisión más o menos libre tomada por él mismo. A partir de tales necesidades se generan y recrean una serie de equilibrios nada fáciles de mantener8.

3. El papel de la Corte Interamericana de Derechos Humanos A finales del siglo XX, México reconoció la jurisdicción contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Ese reconocimiento supuso, en la práctica, no solamente una herramienta complementaria de defensa de los derechos fundamentales, sino también un poderoso incentivo para que los jueces mexicanos cambiaran (aunque fuera poco a poco) su forma de razonar, al emitir sentencias en materia precisamente de derechos. Durante los primeros años de dicho reconocimiento la Corte Interamericana ha tenido oportunidad de dictar distintas sentencias condenatorias, en materias absolutamente centrales para la vida democrática de México9. La Corte, a través de sus sentencias, nos 5

6

7

8

9

Un buen panorama de la tarea que actualmente debe desempeñar el juez se encuentra en Aharon Barak, The judge in a democracy, Princeton, Princeton University Press, 2006; también es interesante para el mismo propósito, aunque lo aborda con una perspectiva más amplia, Marian Ahumada Ruiz, La jurisdicción constitucional en Europa. Bases teóricas y políticas, Madrid, Civitas, 2005. Una visión desde el constitucionalismo norteamericano está en Richard Posner, Cómo deciden los jueces, Madrid, Marcial Pons, 2011. Gregorio Peces Barba, Los valores superiores, Madrid, Tecnos, 1984. Aunque el texto se refiere a la Constitución española de 1978, contiene valiosas indicaciones que pueden ser aplicadas a otros contextos. Gustavo Zagrebelsky se ha encargo de ilustrar esta dificultad en El derecho dúctil. Ley, derechos, justicia, 9ª edición, Madrid, Trotta, 2009, pp. 93 y siguientes. Sobre la forma en que el juez alcanza en la actualidad una posición institucional constitucionalmente correcta pueden verse las reflexiones de Perfecto Andrés Ibáñez, “El juez” en Diez Picazo, Luis María (editor), El oficio de jurista, Madrid, Siglo XXI, 2006, pp. 149-169, y especialmente páginas 152-155 en las que explica el modelo de juez dentro de “la alternativa neoconstitucional”. Ver al respecto, la obra de Sergio García Ramírez, y Mauricio Del Toro Huerta, México ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Decisiones y transformaciones, México, Porrúa, UNAM, 2011.


16

Estudio preliminar. Interpretando la Constitución

ha indicado cuestiones que deben ser subsanadas en materia del debido proceso legal, en materia de derechos de participación política10, límites a la jurisdicción militar11, investigación de feminicidios12, obligación de ejercer un control difuso de convencionalidad13, etcétera. La jurisprudencia interamericana ha refrescado el debate jurídico mexicano alrededor de los derechos y ha supuesto una importante afirmación del signo garantista que puede tener la globalización. Gracias a la intervención de la Corte Interamericana de Derechos puede vislumbrarse un futuro mejor para el respeto de la dignidad humana de todas las personas que viven en México. Hay elementos que nos permiten señalar que estamos ante la posibilidad de que el siglo XXI sea mejor que el siglo XX en materia de derechos humanos.13 En particular, la jurisprudencia de la Corte Interamericana va a ir tomando cada vez más importancia gracias a la doctrina del llamado “control de convencionalidad”, por medio del cual todos los jueces mexicanos son guardianes y protectores de los derechos establecidos en la Convención Americana de Derechos Humanos, ya que deben llevar a cabo de forma oficiosa esa especie de control y además lo deben hacer de oficio14.

4. Interpretación conforme y principio pro persona Es importante tomar en cuenta que la propia Constitución mexicana nos suministra algunas pautas interpretativas que deben ser tomadas en cuenta. Como se sabe, a partir de la importante reforma del 10 de junio de 2011 en materia de derechos humanos, en el

10

11

12

13

14

Caso Castañeda Gutman vs. México. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 6 de agosto de 2008. Serie C No. 184. Un análisis del caso puede verse en Eduardo Ferrer MacGregor y Fernando Silva García, El caso Castañeda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, México, Porrúa, UNAM, 2009. Caso Radilla Pacheco Vs. México. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 23 de Noviembre de 2009. Serie C No. 209. Una explicación de la sentencia está en Eduardo Ferrer MacGregor y Fernando Silva García, Jurisdicción militar y derechos humanos. El caso Radilla ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, México, UNAM, Porrúa, 2011. Caso González y otras (“Campo Algodonero”) vs. México. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 16 de noviembre de 2009. Serie C No. 205. El análisis respectivo en Eduardo Ferrer MacGregor y Fernando Silva García, Los feminicidios de Ciudad Juárez ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Campo Algodonero, México, Porrúa, UNAM, 2011. Caso Cabrera García y Montiel Flores Vs. México. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 26 de noviembre de 2010 Serie C No. 220. Sobre los alcances de esta sentencia, vid. Eduardo Ferrer McGregor, “Interpretación conforme y control difuso de convencionalidad. El nuevo paradigma para el juez mexicano” en Carbonell, Miguel y Pedro Salazar (coordinadores), La reforma constitucional de derechos humanos: un nuevo paradigma, cit., páginas 339 y siguientes. He analizado con algo más de detalle el tema del control de convencionalidad en Carbonell, Miguel, Introducción general al control de convencionalidad, México, UNAM, Porrúa, 2013 y en El ABC de los derechos humanos y del control de convencionalidad, México, UNAM, Porrúa, 2014.


Miguel Carbonell

17

artículo primero constitucional se recoge la figura de la “interpretación conforme”15, al señalarse que todas las normas relativas a derechos humanos (del rango jerárquico que sea) se deberán interpretar a la luz de la propia Constitución y de los tratados internacionales en la materia. Esto implica la creación de una especie de bloque de constitucionalidad (integrado no solamente por la carta magna, sino también por los propios tratados internacionales), a la luz del cual se deberá interpretar el conjunto del ordenamiento jurídico mexicano16. Un ejemplo parecido a la regulación que contiene nuestro texto constitucional se encuentra en el artículo 10.2 de la Constitución española, que establece lo siguiente: “Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.”17 Aunque la llamada “interpretación conforme” es algo que se desprende de la posición que guarda la Constitución dentro del ordenamiento y de su carácter normativo, no está de más hacerlo explícito, sobre todo teniendo en cuenta lo poco que han usado nuestros jueces esta técnica interpretativa18. La idea de la “interpretación conforme” también se encuentra recogida en la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, cuyos artículos 6 y 7 establecen lo siguiente: Artículo 6.- La interpretación del contenido de esta Ley, así como la actuación de las autoridades federales será congruente con los instrumentos internacionales aplicables en materia de discriminación de los que México sea parte, así como con las recomendaciones y resoluciones adoptadas por los organismos multilaterales y regionales y demás legislación aplicable. Artículo 7.- Para los efectos del artículo anterior, cuando se presenten diferentes interpretaciones, se deberá preferir aquella que proteja con mayor eficacia a las personas o a los grupos que sean afectados por conductas discriminatorias.

Además de la interpretación conforme, la reforma de junio de 2011 incorpora también en el párrafo segundo del artículo primero constitucional el principio de interpretación pro personae, muy conocido en el derecho internacional de los derechos humanos y en

15

16

17

18

En general sobre este tipo de interpretación, Gascón Abellán, Marina, “Interpretación conforme (con la Constitución)” en VV. AA., Diccionario de derecho constitucional, 3ª edición, México, Porrúa, UNAM, 2009, tomo II, pp. 796-801. Caballero Ochoa, José Luis, “La cláusula de interpretación conforme y el principio pro persona (artículo 1, segundo párrafo, de la Constitución” en Carbonell, Miguel y Salazar, Pedro (coordinadores), La reforma constitucional de derechos humanos: un nuevo paradigma, cit., páginas 103 y siguientes. Los alcances y la interpretación de ese precepto se analizan en Saíz Arnaíz, Alejandro, La apertura constitucional al derecho internacional y europeo de los derechos humanos. El artículo 10.2 de la Constitución española, Madrid, CGPJ, 1999. Ver también el artículo 16.2 de la Constitución portuguesa de 1976. Ver al respecto el muy documento y profundo texto de Ferrer MacGregor, Eduardo, “”Interpretación conforme y control difuso de convencionalidad. El nuevo paradigma para el juez mexicano” en Carbonell y Salazar (coordinadores), La reforma constitucional de derechos humanos, cit., páginas 339 y siguientes.


18

Estudio preliminar. Interpretando la Constitución

la práctica de los tribunales internacionales encargados de la protección y tutela de los mismos derechos. El principio pro personae supone que, cuando existan distintas interpretaciones posibles de una norma jurídica, se deberá elegir aquella que más proteja al titular de un derecho humano. Y también significa que, cuando en un caso concreto se puedan aplicar dos o más normas jurídicas, el intérprete debe elegir aquella que (igualmente) proteja de mejor manera a los titulares de un derecho humano. Para decirlo en otras palabras, podemos afirmar que el principio pro personae tiene dos variantes principales: A) Preferencia interpretativa, según la cual el intérprete ha de preferir de entre todas las interpretaciones válidas que estén disponibles para resolver un caso concreto, la interpretación que más optimice un derecho fundamental (y que se plasma en los sub-principios de favor libertatis, de protección a las víctimas o favor debilis, de prohibición de aplicación por analogía de normas restrictivas de derechos, de in dubio pro operario, de in dubio pro reo, de in dubio pro actione, etcétera). Se debe entender que una interpretación “optimiza” más un derecho fundamental cuando amplía el ámbito de los sujetos protegidos por el derecho o cuando amplía el perímetro material protegido por el derecho (el perímetro material equivale al ámbito de la realidad que el derecho regula). B) Preferencia de normas, de acuerdo con la cual el intérprete, si puede aplicar más de una norma al caso concreto, deberá preferir aquella que sea más favorable a la persona, con independencia del lugar que ocupe dentro de la jerarquía normativa. La preferencia de normas más favorables, ahora prevista por nuestro artículo 1 constitucional tiene uno de sus antecedentes en el artículo 55 de la Convención Americana de Derechos Humanos. Como puede verse, el principio de preferencia interpretativa nos suministra una guía para que el aplicador de una norma jurídica que tiene varios significados pueda elegir correctamente el significado que mejor proteja el derecho humano que dicha norma tutela. El intérprete, a la luz del principio pro persona, no es libre de elegir la interpretación que le parezca mejor, sino que tiene que optar necesaria y obligatoriamente por aquella interpretación que permita una protección más amplia del derecho humano. Lo mismo cabe decir del principio de preferencia de normas. En este caso el intérprete debe resolver un caso al que resultan aplicables dos o más normas jurídicas. Lo que nos indica el principio pro persona es que el intérprete no es libre de elegir la norma que prefiera, sino que debe optar necesaria y obligatoriamente por aquella que proteja mejor el derecho humano en cuestión. Esta obligación debe ser atendida con independencia del lugar que cada una de las normas aplicables tenga en el ordenamiento jurídico, de modo que el aplicador debe buscar entre todo el material normativo aquella solución que optimice de mejor manera el derecho. Sobre el principio pro persona la Suprema Corte ha dictado una tesis interesante, que en buena medida refleja lo que se acaba de señalar. Es la siguiente: PRINCIPIO PRO PERSONA. CRITERIO DE SELECCIÓN DE LA NORMA DE DERECHO FUNDAMENTAL APLICABLE. De conformidad con el texto vigente del artículo 1o. constitucional, modificado por el decreto de reforma constitucional publicado en el Diario Oficial de la Federación el 10 de junio de 2011, en materia de derechos fundamentales, el ordenamiento jurídico mexicano tiene dos fuentes primigenias: a) los derechos fun-


Miguel Carbonell

19

damentales reconocidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; y b) todos aquellos derechos humanos establecidos en tratados internacionales de los que el Estado mexicano sea parte. Consecuentemente, las normas provenientes de ambas fuentes, son normas supremas del ordenamiento jurídico mexicano. Esto implica que los valores, principios y derechos que ellas materializan deben permear en todo el orden jurídico, obligando a todas las autoridades a su aplicación y, en aquellos casos en que sea procedente, a su interpretación. Ahora bien, en el supuesto de que un mismo derecho fundamental esté reconocido en las dos fuentes supremas del ordenamiento jurídico, a saber, la Constitución y los tratados internacionales, la elección de la norma que será aplicable —en materia de derechos humanos—, atenderá a criterios de favorabilidad del individuo o lo que se ha denominado principio pro persona, de conformidad con lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 1° constitucional. Según dicho criterio interpretativo, en caso de que exista una diferencia entre el alcance o la protección reconocida en las normas de estas distintas fuentes, deberá prevalecer aquélla que represente una mayor protección para la persona o que implique una menor restricción. En esta lógica, el catálogo de derechos fundamentales no se encuentra limitado a lo prescrito en el texto constitucional, sino que también incluye a todos aquellos derechos que figuran en los tratados internacionales ratificados por el Estado mexicano19.

Sobre el mismo principio, también es importante considerar el siguiente criterio jurisprudencial20:

PRINCIPIO PRO PERSONAE. EL CONTENIDO Y ALCANCE DE LOS DERECHOS HUMANOS DEBEN ANALIZARSE A PARTIR DE AQUÉL. El segundo párrafo del artículo 1o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, exige que las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con la propia Constitución y con los tratados internacionales de los que México es parte, de forma que favorezca ampliamente a las personas, lo que se traduce en la obligación de analizar el contenido y alcance de tales derechos a partir del principio pro personae que es un criterio hermenéutico que informa todo el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, en virtud del cual debe acudirse a la norma más amplia, o a la interpretación más extensiva cuando se trata de reconocer derechos protegidos, e inversamente, a la norma o a la interpretación más restringida cuando se trata de establecer restricciones permanentes al ejercicio de los derechos o de su suspensión extraordinaria, es decir, dicho principio permite, por un lado, definir la plataforma de interpretación de los derechos humanos y, por otro, otorga un sentido protector a favor de la persona humana, pues ante la existencia de varias posibilidades de solución a un mismo problema, obliga a optar por la que protege en términos más amplios. Esto implica acudir a la norma jurídica que consagre el derecho más extenso y, por el contrario, al precepto legal más restrictivo si se trata de conocer las limitaciones legítimas que pueden establecerse a su ejercicio. Por tanto, la aplicación del principio pro personae en el análisis de los derechos humanos es un componente esencial que debe utilizarse imperiosamente en el establecimiento e interpretación de normas relacionadas con la protección de la persona, a efecto de lograr su adecuada protección y el desarrollo de la jurisprudencia emitida en la materia, de manera que represente el estándar mínimo a partir del cual deben entenderse las obligaciones estatales en este rubro.

19

20

Amparo directo 28/2010. **********. 23 de noviembre de 2011. Mayoría cuatro de votos. Disidente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secretario: Javier Mijangos y González. Tesis aislada XIX/2011, Décima Época. Décima Época, Primera Sala, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Libro V, Febrero de 2012, Tomo 1, p. 659, aislada, Constitucional. Número de tesis: 1a. XXVI/2012 (10a.).


20

Estudio preliminar. Interpretando la Constitución

El control de convencionalidad y los principios de interpretación conforme y pro persona no son invenciones de los jueces mexicanos, ni tampoco de nuestros teóricos nacionales. Se insertan más bien en una poderosa corriente del pensamiento constitucional de nuestros días que ha ido tomando forma gracias a la circulación de las ideas constitucionales y al intercambio de experiencias académicas, legislativas y jurisprudenciales en diversos puntos del planeta.

5. El objetivo de la presente obra A partir de lo que llevamos dicho, es evidente que la interpretación adquiere un papel fundamental para entender el significado y alcance de las normas que integran nuestra Carta Magna. En esta obra hemos llevado a cabo una selección de las tesis jurisprudenciales que nos han parecido más importantes para lograr dicha comprensión. En particular, hemos puesto mayor énfasis en las tesis jurisprudenciales muy recientes, sobre todo de la Novena y Décima Época. En ellas se nota de forma muy clara un cambio en la aproximación de los temas constitucionales. La presencia en la Corte de Ministros con formación constitucional y con sólidas credenciales académicas ha ayudado mucho, como lo podrá ver el lector en varias de las tesis que encontrará en las páginas siguiente, sobre todo cuando se tocan temas de derechos fundamentales. El lector podrá encontrar también la jurisprudencia de los tribunales colegiados de circuito y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en los temas de su competencia. Hemos incluido los datos que permitan identificar cada una de las tesis citadas, ya sea por el número de tesis que les corresponda dentro del sistema IUS, o bien por los de su publicación en el Semanario Judicial de la Federación, que es la fuente oficial de difusión de la jurisprudencia. De esa manera, si el lector está interesado en alguna tesis en especial la puede buscar utilizando medios electrónicas y contar con su texto para poder incluirlo en algún escrito que deba preparar. Es importante hacer notar que, respecto de los artículos constitucionales que fueron afectados por la muy relevante reforma constitucional en materia de proceso penal acusatorio y oral publicada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de junio de 2008, se ha confeccionado un sistema de referencias cruzadas entre el texto vigente y las disposiciones transitorias que señalan su entrada en vigor. Recordemos que el texto anterior se podrá seguir aplicando hasta el 19 de junio de 2016, de acuerdo a lo señalado por el artículo segunda transitorio del decreto de reforma señalado21. El objetivo que persigue la presente obra es sencillo pero indispensable: se trata de ofrecer a los lectores las mejores interpretaciones constitucionales que se han producido por parte de nuestros tribunales federales. Ello ayudará mucho a los estudiantes de derecho, a los litigantes, a los propios jueces federales y en general a todas las personas que ejercen funciones jurisdiccionales, ya que a partir de los criterios de la SCJN sobre control

21

Sobre el contenido y alcance de dicha reforma, Carbonell, Miguel, Los juicios orales en México, 5ª edición, México, Porrúa, UNAM, RENACE, 2013; Carbonell, Miguel y Ochoa Reza, Enrique, ¿Qué son y para qué sirven los juicios orales?, 10ª edición, México, Porrúa, UNAM, RENACE, 2013.


Miguel Carbonell

21

difuso de constitucionalidad y convencionalidad22 ya deben conocer a fondo y aplicar rigurosamente la Constitución. La tarea de realización de este libro no hubiera sido posible sin la participación entusiasta de Edgar Caballero, un brillante jurista de la UNAM, al que mucho le agradezco y reconozco el empeño puesto en la difícil tarea de navegar entre miles de tesis jurisprudenciales. Su dedicación y tarea para ir puliendo, una revisión tras otra de las muchas que realizamos, el contenido del libro fue ejemplar, como todo lo que hace. Para mi fue un privilegio trabajar a su lado. La dedicatoria que encabeza este libro quiere ser un modesto homenaje y un reconocimiento por la amistad con la que nos distingue a ambos coautores el juez interamericano Eduardo Ferrer Mac-Gregor, de quien tanto hemos aprendido y esperamos seguir aprendiendo.

22

Carbonell, Introducción general al control de convencionalidad, cit.


TÍTULO PRIMERO CAPÍTULO I. DE LOS DERECHOS HUMANOS Y SUS GARANTÍAS Artículo 1 En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece. Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia. Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley. Está prohibida la esclavitud en los Estados Unidos Mexicanos. Los esclavos del extranjero que entren al territorio nacional alcanzarán, por este solo hecho, su libertad y la protección de las leyes. Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas. A. Igualdad, no discriminación, dignidad humana IUS: 2004956 Décima Época, Tribunales Colegiados de Circuito, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Libro XXVI, noviembre de 2013, Tomo 2, p. 1378, aislada, constitucional. IV.2o.A.38 K (10a.) PERSPECTIVA DE GÉNERO. EL ANÁLISIS DE LOS ASUNTOS EN LOS QUE EXISTA ALGUNA PRESUNCIÓN SOBRE LA EXISTENCIA DE CUALQUIER TIPO DE DISCRIMINACIÓN CONTRA LA MUJER, DEBE REALIZARSE BAJO ESA VISIÓN, QUE IMPLICA CUESTIONAR LA NEUTRALIDAD DE LOS ACTOS DE AUTORIDAD Y LAS NORMAS, ASÍ COMO DETERMINAR SI EL ENFOQUE JURÍDICO FORMAL RESULTA SUFICIENTE PARA LOGRAR LA IGUALDAD, COMBINÁNDOLO CON LA APLICACIÓN DE LOS ESTÁNDARES MÁS ALTOS DE PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS, EN CUMPLIMIENTO AL ARTÍCULO 1o. DE LA CONSTITUCIÓN FEDERAL Y LOS TRATADOS INTERNACIONALES EN LA MATERIA SUSCRITOS POR EL ESTADO MEXICANO. El artículo 1o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos prohíbe que en las normas jurídicas o en la actuación de las autoridades del Estado, se propicien desigualdades manifiestas o discriminación de una persona por razón de género, que resulten atentatorias de la dignidad humana. Asimismo, el Estado Mexicano, al incorporar a su orden normativo los tratados internacionales, específicamente los artículos 2, párrafo primero, inciso c) y 10 de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación


24

Título Primero - Capítulo I

Art. 1

contra la Mujer, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 12 de mayo de 1991 y 7 de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer “Convención de Belém do Pará”, difundida en el señalado medio el 19 de enero de 1999, se advierte que adquirió, entre otros compromisos, los siguientes: a) adoptar todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer, a fin de hacer posible la igualdad de derechos con el hombre en la esfera de la educación y, en particular, para asegurar diferentes derechos, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres; b) establecer la protección jurídica de los derechos de la mujer sobre una base de igualdad con los del hombre y garantizar, por conducto de los tribunales nacionales o competentes y de otras instituciones públicas, la protección efectiva de aquélla contra todo acto de discriminación; c) condenar todas las formas de violencia contra la mujer y adoptar, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, políticas orientadas a prevenir, sancionar y erradicar dicha violencia, implementando diversas acciones concretas, como abstenerse de cualquier acción o práctica de violencia en su contra y velar porque las autoridades, sus funcionarios, personal y agentes e instituciones se comporten de conformidad con esta obligación; y, d) actuar con la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar ese tipo de violencia. Por tanto, para cumplir el mandato constitucional, así como las obligaciones contraídas por nuestro país en los instrumentos internacionales señalados, el análisis de los asuntos en los que exista alguna presunción sobre la existencia de cualquier tipo de discriminación contra la mujer, debe realizarse desde una perspectiva de género, que implica cuestionar la neutralidad de los actos de autoridad y las normas, a pesar de estar realizados en una actitud neutral y escritas en un lenguaje “imparcial”, y determinar si el enfoque jurídico formal resulta suficiente para lograr la igualdad. Además, es necesario combinar lo anterior con la aplicación de los estándares más altos de protección de los derechos de las personas. Todo ello con el fin de respetar la dignidad humana y hacer efectivos los derechos humanos de las mujeres. IUS: 2005528 Décima Época, Primera Sala, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, aislada, constitucional. 1a. XLIII/2014 (10a.) DERECHO HUMANO A LA IGUALDAD JURÍDICA. CONTENIDO Y ALCANCES DE SU DIMENSIÓN SUSTANTIVA O DE HECHO. Esta modalidad del principio constitucional de igualdad jurídica impone a las distintas autoridades del Estado la obligación de llevar a cabo ciertos actos que tiendan a obtener una correspondencia de oportunidades entre distintos grupos sociales y sus integrantes y el resto de la población; por ende, se cumple a través de una serie de medidas de carácter administrativo, legislativo o de cualquier otra índole que tengan como finalidad evitar que se siga produciendo una diferenciación injustificada o discriminación sistemática o que se reviertan los efectos de la marginación histórica y/o estructural de un grupo social relevante. A estas medidas se les pueden catalogar como acciones positivas o de igualación positiva. Ejemplos de las primeras pueden ser ciertas políticas públicas que tengan como sujetos a las mujeres o a las personas con algún grado de discapacidad y que busquen otorgarles bienes o servicios adicionales para que alcancen un mismo grado de oportunidades para el ejercicio de sus derechos; mientras que ejemplos de las segundas consisten en las cuotas o los actos específicos de discriminación inversa en favor de una persona que pertenezca a un determinado grupo social. En algunos de esos casos, se dará formalmente un trato desigual de iure o de facto respecto de otras personas o grupos, pero el mismo deberá estar justificado precisamente por la consecución de la igualdad de hecho y tendrá que cumplir con criterios de proporcionalidad. Con base en lo anterior, se estima que no existe una lista exhaustiva o definitiva sobre las medidas que puedan llevarse a cabo para la obtención de la igualdad de hecho; dependerá tanto de las circunstancias fácticas, sociales, económicas, culturales, políticas o jurídicas que imperen al momento de tomarse la decisión, como de la entidad o autoridad que vaya a llevar a cabo la medida correspondiente con un amplio margen de apreciación. Sin embargo, lo que es común a todos estos tipos de medidas es que buscan conferir un mismo nivel de oportunidades para el goce y ejercicio de los derechos humanos de los miembros de ciertos grupos sociales, los cuales se caracterizan por ser o haber sido objeto de una discriminación o exclusión recurrente y sistemática. Estos grupos se definen por su existencia objetiva e identidad colectiva, así como por su situación de subordinación y poder político disminuido frente a otros grupos; no obstante, aunque no existe una delimitación exhaustiva de tales grupos sociales relevantes para la aplicación de esta faceta del principio de igualdad, el artículo 1o., último


Art. 1

Título Primero - Capítulo I

25

párrafo, de la Constitución Federal, ha establecido distintas categorías sospechosas que sirven como punto de partida para su identificación. IUS: 2005528 Décima Época, Primera Sala, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, aislada, constitucional. 1a. XLIV/2014 (10a.) DERECHO HUMANO A LA IGUALDAD JURÍDICA. DIFERENCIAS ENTRE SUS MODALIDADES CONCEPTUALES. El citado derecho humano, como principio adjetivo, se configura por distintas facetas que, aunque son interdependientes y complementarias entre sí, pueden distinguirse conceptualmente en dos modalidades: 1) la igualdad formal o de derecho, y 2) la igualdad sustantiva o de hecho. La primera es una protección contra distinciones o tratos arbitrarios y se compone a su vez de la igualdad ante la ley, como uniformidad en la aplicación de la norma jurídica por parte de todas las autoridades, e igualdad en la norma jurídica, que va dirigida a la autoridad materialmente legislativa y que consiste en el control del contenido de las normas a fin de evitar diferenciaciones legislativas sin justificación constitucional o violatorias del principio de proporcionalidad en sentido amplio. Las violaciones a esta faceta del principio de igualdad jurídica dan lugar a actos discriminatorios directos, cuando la distinción en la aplicación o en la norma obedece explícitamente a un factor prohibido o no justificado constitucionalmente, o a actos discriminatorios indirectos, que se dan cuando la aplicación de la norma o su contenido es aparentemente neutra, pero el efecto o su resultado conlleva a una diferenciación o exclusión desproporcionada de cierto grupo social, sin que exista una justificación objetiva para ello. Por su parte, la segunda modalidad (igualdad sustantiva o de hecho) radica en alcanzar una paridad de oportunidades en el goce y ejercicio real y efectivo de los derechos humanos de todas las personas, lo que conlleva a que en algunos casos sea necesario remover y/o disminuir los obstáculos sociales, políticos, culturales, económicos o de cualquier otra índole que impidan a los integrantes de ciertos grupos sociales vulnerables gozar y ejercer tales derechos. Por ello, la violación a este principio surge cuando existe una discriminación estructural en contra de un grupo social o sus integrantes individualmente considerados y la autoridad no lleva a cabo las acciones necesarias para eliminar y/o revertir tal situación; además, su violación también puede reflejarse en omisiones, en una desproporcionada aplicación de la ley o en un efecto adverso y desproporcional de cierto contenido normativo en contra de un grupo social relevante o de sus integrantes, con la diferencia de que, respecto a la igualdad formal, los elementos para verificar la violación dependerán de las características del propio grupo y la existencia acreditada de la discriminación estructural y/o sistemática. Por lo tanto, la omisión en la realización o adopción de acciones podrá dar lugar a que el gobernado demande su cumplimiento, por ejemplo, a través de la vía jurisdiccional; sin embargo, la condición para que prospere tal demanda será que la persona en cuestión pertenezca a un grupo social que sufra o haya sufrido una discriminación estructural y sistemática, y que la autoridad se encuentre efectivamente obligada a tomar determinadas acciones a favor del grupo y en posibilidad real de llevar a cabo las medidas tendentes a alcanzar la igualdad de hecho, valorando a su vez el amplio margen de apreciación del legislador, si es el caso; de ahí que tal situación deberá ser argumentada y probada por las partes o, en su caso, el Juez podrá justificarla o identificarla a partir de medidas para mejor proveer. IUS: 2005530 Décima Época, Primera Sala, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, aislada, constitucional. 1a. XLI/2014 (10a.) DERECHO HUMANO A LA IGUALDAD JURÍDICA. RECONOCIMIENTO DE SU DIMENSIÓN SUSTANTIVA O DE HECHO EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO MEXICANO. El derecho humano a la igualdad jurídica ha sido tradicionalmente interpretado y configurado en el ordenamiento jurídico mexicano a partir de dos principios: el de igualdad ante la ley y el de igualdad en la ley (los cuales se han identificado como igualdad en sentido formal o de derecho). El primer principio obliga, por un lado, a que las normas jurídicas sean aplicadas de modo uniforme a todas las personas que se encuentren en una misma situación y, a su vez, a que los órganos materialmente jurisdiccionales no puedan modificar arbitrariamente sus decisiones en casos que compartan la misma litis, salvo cuando consideren que deben


1_9788490537947