Page 1


Prostituci贸n y Derecho en el cine


Prostituci贸n y Derecho en el cine

Enrique Orts Berenguer (Coord.)

M茅xico D.F., 2012


Copyright ® 2012 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch México publicará la pertinente corrección en la página web www. tirant.com (http://www.tirant.com).

Director de la Colección:

Javier de Lucas Catedrático de Filosofía del Derecho

© enrique orts berenguer y otros

© tirant lo blanch MÉXICO edita: tirant lo blanch MÉXICO C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia telfs.: 96/361 00 48 - 50 fax: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es depÓsito legal: v i.s.b.n.: 978-84-9004-486-5 imprime Y maqueta: pmc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/ empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


Ìndice

1. Presentación .........................................................................

9

2. El cine contra el cine. (“WHORE”, de K. Russell) ................

15

Miriam Cugat Mauri

3. Abolicionismo o legalización: las opciones legales con respecto a la prostitución. (EL MATRIMONIO DE MARÍA BRAUN, de R.M. Fassbinder) ..................................................................

29

Angeles Jareño Leal.

4. El comercio sexual de seres humanos: una esclavitud de todos los tiempos. (LA VIDA DE OHARU, de K. Mizogouchi)

59

Mará Luisa Maqueda Abreu

5. ¿Unas visitadoras internacionales? (P ANTALEÓN Y LAS VISITADORAS, de Pedro J. Lombardi) .....................................

75

Ruth Mestre i Mestre

6. La dignidad de una prostituta (LAS NOCHES DE CABIRIA, de F. Fellini) ..................................................................................

95

Enrique Orts Berenguer

7. “Belle de jour” y la libre opción por la prostitución. (BELLE DE JOUR, de L. Buñuel) ..........................................................

115

Gonzalo Quintero Olivares

8. “Taxi driver” y las posibles razones para reprimir penalmente comportamientos relacionados con la prostitución. (TAXI DRIVER, de M. Scorsese) ........................................................

131

Carmen Tomás-Valiente Lanuza

7

Prostitución y Derecho en el cine

Índice


Presentación

L

a coordinación de este libro ha sido una tarea particularmente grata y hacedera. Razón más que suficiente para estar en deuda con Javier de Lucas, que me la encargó, y con los profesores y amigos que aceptaron colaborar y han colaborado en el proyecto. A cada uno de los cuales se le pidió que hiciera unas consideraciones sobre la prostitución desde el punto de vista del Derecho, a partir de una película seleccionada por él; una película, cuyo argumento principal o secundario o cuyo telón de fondo o cuyos personajes, protagonistas o no, estuvieran relacionados de forma significativa con el leitmotiv de la obra. Esa libertad a la hora de escoger ha determinado que los filmes, más que comentados utilizados para los comentarios, sean muy distintos y tengan poco que ver unos con otros —entre “La vida de Oharu” y “Taxi driver” o entre “Belle de jour” y “Pantaleón y las visitadoras” las diferencias son más que notables—, pero todos tienen un indudable interés y recogen y reflejan rasgos diferentes de la misma actividad; gracias

en parte a lo cual se ha alcanzado el objetivo de ofrecer una visión más rica de un objeto tan complejo y heterogéneo; y, en efecto, puntos de partida tan diversos propician enfoques y tratamientos de aspectos también diversos de aquél. Sin embargo, como el amable lector podrá comprobar, abundan las coincidencias, porque en todos los participantes está viva, junto a una intensa curiosidad intelectual, una honda preocupación por un fenómeno que debió hacer acto de presencia en este mundo poco después del big bang, y muy en particular por la situación en que se hallan muchos millones de seres, obligados a prostituirse por las difíciles circunstancias por las que atraviesan o por la codicia —a menudo unida a la miseria— de sus explotadores, con frecuencia en condiciones penosas. De esta forma y difícilmente podría ser de otra, en todos los trabajos aparecen y se tratan, en mayor o menor medida, unos temas recurrentes, los nucleares, podríamos decir, en la materia, con los que se acaba tropezando a poco que se recapacite sobre ella. Temas tales como

9

Prostitución y Derecho en el cine

Presentación


Prostitución y Derecho en el cine

Presentación

los argumentos esgrimidos por los partidarios de prohibir la prostitución y por los defensores de su legalización y regularización, los relativos a si el ejercicio de aquélla degrada a quienes lo practican, los problemas que plantea el consentimiento en el ámbito de los delitos contra la libertad sexual y, en concreto, las dudas que surgen en torno a la libertad con que proceden muchas de las personas que se prostituyen, o a la postura adoptada por los poderes públicos ante tan arduo problema. Pero, obviamente, la coincidencia en los planteamientos y en alguno de los aspectos aludidos no supone uniformidad o solapamiento de las exposiciones desarrolladas, pues las personalidades de sus respectivos autores les imprimen sesgos distintos; lo que, unido a las múltiples facetas que ofrecen el meretricio y las mismas películas triadas para la especulación, aumenta las posibilidades de que las ideas sugeridas presenten matices muy dispares, aunque no necesariamente contradictorios. No voy a extenderme más en esta presentación, que nada añade y, sobre todo, en nada mejora las reflexiones que las profesoras Cugat Mauri, Jareño Leal, Maqueda Abreu, Mestre i Mestre y Tomás-Valiente Lanuza, y los profesores Orts Berenguer y Quintero Olivares han trasladado al papel. Ni siquiera insistiré en los valores

10

del libro ni en las bondades de los siete trabajos que agrupa o en las cualidades de sus autores, porque siendo uno de éllos cualquier cosa que dijera en tal sentido podría sonar a autocomplacencia o semejar un intento de aparecer como partícipe en los méritos ajenos. Así que me limitaré a resaltar lo novedosa, atrayente y hasta divertida que para todos ha sido esta experiencia, por cuanto ha consistido en escribir desde una perspectiva que no es la habitual en la profesión docente y doctrinaria, sin apenas aparato bibliográfico ni jurisprudencial; aunque precisamente por ello haya podido resultar más difícil para aquéllos de nosotros que carecemos de destreza literaria. Y terminaré con una explicación y un agradecimiento. La razón fundamental por la que pedí a mis “compañeros de reparto” una contribución para este volumen es sencillísima: sabía de su gran afición por el cinematógrafo y de su sensibilidad para habérselas con un tema que necesita algunas dosis de ella, además de constarme, como a cualquiera de nuestro oficio, su manifiesta cualificación como juristas y su buena maña con la pluma (o el ordenador). Y este es el único mérito que me atribuyo: haberles convencido, sin el menor esfuerzo bien es verdad, para que se pusieran a redactar las páginas que siguen y


Presentaci贸n

que sobrado para expresarles mi agradecimiento y mi amistad. Enrique Orts Berenguer

11

Prostituci贸n y Derecho en el cine

abandonaran por un tiempo sus muchas ocupaciones. Motivo m谩s


El cine contra el cine

Prostituci贸n y Derecho en el cine

13


Prostituci贸n y Derecho en el cine

Miriam Cugat Mauri

Whore (1991) Director: Ken Russell. Gui贸n: Ken Russell, Deborah Dalton Nacionalidad: Estados Unidos Historia original: David Hines. C谩mara: Amir M. Mokri. Editor: Brian Tagg. Productores: Dan Ireland, Ronaldo Vasconcellos. Musica: Michael Gibbs. Productor Asociado: Richard B. Lewis. Int茅rpretes: Theresa Russell, Jack Nance, Antonio Fargas, John Diehl, Danny Trejo, Michael Crabtree, Robert O'Reilly, Charles Macaulay, jason Kristofer, Sanjay.

14


El cine contra el cine

Miriam Cugat Mauri Profesora Titular de Derecho Penal Universidad Autónoma de Barcelona

1. Introducción “Whore” es algo así como un intento de desmitificación del cine por el cine, de ofrecer una visión real de un tema demasiado “prostituido” por el mismo cine, pero sin pretensiones de cientificismo, de una objetividad que se sitúe por encima del espectador y hasta del resto del medio. En “Whore” la voz de la realidad es la de la misma prostituta protagonista que, consciente de su situación, quiere ajustar cuentas con la imagen que de ella tenemos, pero desde las limitaciones de su subjetividad, de sus dudas, sus miedos y hasta autoengaños de quien no se acaba de reconocer en la imagen provocadora, hortera o indeseable que podamos tener de ella. La protagonista (Theresa Russell) a lo largo del monólogo que sostiene toda la película se dirige directamente a los especta-

dores sin esperar una respuesta o hasta ayuda en los muchos percances en los que se ve involucrada y a los que pasivamente asistimos. No quiere pasar al otro lado de la cámara, al de las personas reales y la ayuda real, tampoco quiere dejar de ser prostituta, sólo quiere salir del rol que la encorseta y que no la deja vivir ni a un lado ni a otro de la pantalla. El rol que se interpone entre ella y su hijo, su dignidad o hasta sus derechos que ni respetan los demás ni protege suficientemente la policía. Y ahí es donde surgen los interrogantes que plantea la película: ¿el sistema penal protege a las prostitutas?, y antes: ¿necesitan éstas protección?, y, antes que nada, ¿tienen derecho a esperar o a exigir alguna clase de protección pública?

15

Prostitución y Derecho en el cine

El cine contra el cine


Prostitución y Derecho en el cine

Miriam Cugat Mauri

2. La prostitución en la película y en el cine 2.1. Whore: la prostitución en primera persona La película empieza con la recién tomada decisión de la prostituta de abandonar a su rufián y el inicio de una persecución que se convertirá en el telón de fondo de todo el relato. Desde el primer momento los papeles se invierten y queda de manifiesto que es él, su supuesto protector, quien de verdad la necesita a ella, su sumisión, su miedo y sus ganancias. Es él quien depende de la dependencia de ella. Pero la película no es una denuncia, una frase, un eslogan, un panfleto: es la historia de una prostituta a la que se le han roto los esquemas y que intenta reconstruir y valorar en primera persona el sentido de su condición de prostituta y de su antigua relación con el rufián. Acción y reflexión van de la mano y la persecución se convertirá en clave de explicación del tipo de vínculo que les había unido en el pasado, una unión que no admite fisuras: “o con él o contra él”. Es así como a medida que ella va adquiriendo conciencia de la posición relativa de cada uno y se va despojando de las ataduras irracionales del miedo, la ignorancia o hasta autodesprecio que la hacían depender del rufián, la figura de éste pierde sentido para ella.

16

A este proceso de toma de conciencia de su relación con el rufián se suma otro de reflexión acerca de su propia persona e historia en el que la protagonista se esfuerza por recordar las razones que la arrastraron hasta aquel punto. Este análisis retrospectivo hace que el pasado en el que ella se identifica como persona adquiera protagonismo como fuente de explicación del presente, y no a la inversa, como si todo se pudiera explicar hacia atrás, con razonamientos del tipo: como es una puta no nos sorprende que creciera en una familia desestructurada o que su matrimonio con un alcohólico fracasara, se separara y tuviera que dar a su hijo en adopción. La protagonista necesita explicar su actual condición como el resultado de una opción vital que tomó en su momento con algún sentido que no da por perdido. Por ello el recuerdo del pasado en el que tenía sus inquietudes, ilusiones, necesidades y proyectos, le dará fuerza para preguntarse con honestidad hasta qué punto su profesión es el medio de vida que esperaba o se ha convertido en el hoyo en el que vive y en el que morirá. A lo largo de este proceso poco a poco vamos perdiendo de vista la imagen de la


El cine contra el cine

nos cuenta su historia, pero ¿qué veíamos en la prostituta?

2.2. Prostitución rosa y prostitución negra en el cine: hablar de prostitución para hablar de amor En el cine los papeles e imágenes que se han atribuido a las prostitutas han sido infinitos. Las distintas películas tratadas en este libro dan buena cuenta de la magnífica fuente de inspiración cinematográfica que representa la complejidad de un mundo en el que cualquier fantasía humana es posible (“Belle de jour” de Luis Buñuel), cualquier edad tiene cabida (“Taxi driver” de Scorsese) y en el que conviven tantos submundos como el de la mafia, la droga, la bohemia (“Toulouse Lautrec” de Roger Planchon), o que incluso puede aparecer asociado a la imagen de algunas ciudades (como a la de París en “Irma la Dulce” de Billy Wilder). Por ello sería pretencioso y absurdo intentar reducir todas las dimensiones de la prostitución tratadas en el cine a un patrón común con el que enlazar el que aparece en la película. Sin embargo, es interesante observar cómo el retrato de la prostituta que ofrece nuestra película contrasta con algunas ideas que suelen aparecer en el cine. En concreto, el comercio del sexo no deja espacio al amor,

porque no deja espacio a la persona. Así lo ha visto el cine europeo en el que en películas como “Las noches de Cabiria” de Fellini, prostitución y amor parecen pertenecer a dos mundos irreconciliables y a pesar de ello, la trasnochada prostituta se lanza con total ingenuidad a una aventura nueva para ella que se saldará con su previsible expoliación y abandono por parte de su supuesto príncipe azul. En contraste con lo anterior, en el cine americano es más frecuente encontrar tratado el tema de la prostitución en un tono más esperanzador. Así en “Pretty Woman” el tema la prostitución es el pretexto o escenario de una historia de amor redentor que supera las pruebas del destino, con más suerte aquí que en las películas europeas. Igualmente en “Leaving Las Vegas” de Mike Figgis el amor parece posible, a pesar de toda la degradación personal y circundante. De todos modos no se trata de decidir en estas páginas si es verosímil la posibilidad de que naz-

17

Prostitución y Derecho en el cine

prostituta a la vez que va descubriéndose el rostro de la mujer que


Prostitución y Derecho en el cine

Miriam Cugat Mauri

ca una relación de verdadero amor en este contexto, sino interrogarnos acerca de si la socie-

dad trata a estos sujetos como personas con todos sus derechos.

3. Reflexiones jurídicas a propósito de Whore La reflexión acerca del tratamiento jurídico que reciben o merecen las personas dedicadas a la prostitución nos introduce en el debate acerca de las ventajas e

1

inconvenientes del modelo prohibicionista —que es precisamente el que aparece en la película situada en Estados Unidos y que es el mundialmente más extendido1—,

Para el derecho penal español —y dejando de lado la regulación administrativa de la materia, que se aborda más adelante— el ejercicio de la prostitución no constituye delito, y por lo tanto no lo comete ni la prostituta ni el cliente. Además y desde el Código penal de 1995, se ha discriminalizado también el rufianismo y proxenetismo o la participación en el libre ejercicio de la prostitución de terceros siempre que sean adultos. Obsérvese en este sentido que el vigente Código penal ya no contiene delitos paralelos a los contenidos en el Código penal de 1973 consistentes en: art. 452 bis a) “1.º El que cooperare o protegiere la prostitución de una o varias personas, dentro o fuera de España…” art. 452 bis c) “Al que viviere en todo o en parte a expensas de la persona cuya prostitución o corrupción explote, le podrán ser aplicadas, además de las penas establecidas en el artículo 452 bis b), alguna de las siguientes medidas: a) internamiento en un establecimiento adecuado a las condiciones personales del sujeto. b) Prohibición de residir en el lugar o territorio que se designe. La medida de internamiento no podrá exceder a la de la pena impuesta y se computará para el cumplimiento de ésta. A los proxenetas se les clausurará además el establecimiento donde hubiesen tenido lugar sus actividades”. 452 bis d) “serán castigados… 1ª El dueño, gerente, administrador o encargado del local, abierto o no al público, en el que se ejerza la prostitución u otra forma de corrupción, y a toda persona que a sabiendas participe en su financiamiento. En las mismas penas, en su grado mínimo, incurrirá toda persona que, a sabiendas, sirviera a los mencionados fines en los referidos locales. 2º Los que dieren o tomaren en arriendo un edificio u otro local, o cualquier parte de los mismos, para explotar la prostitución o corrupción ajenas…” En la misma línea se sitúa el Código penal portugués, que si bien mantiene los conceptos de proxenetismo o lenocinio sólo castiga en el art. 170 de su Código

18


El cine contra el cine

2

davía se mantiene vigente el modelo prohibicionista en la legislación administrativa. El adverbio “formalmente” requiere alguna explicación: téngase en cuenta que, si bien el Código penal de 1995 —Disp. Der. 1 c)— declara expresamente derogada la Ley 16/ 1970, de 4 de agosto, sobre Peligrosidad y Rehabilitación social en la que se castigaba la dedicación a la prostitución con medidas de seguridad predelictuales, no hace mención al viejo Decreto-ley de 1956 de cierre de mancebías2, según el cual el mero

penal aquellas conductas en las que se verifique la explotación de situaciones de abandono o de necesidad económica; en la misma línea véase el Código penal alemán (art. 180 a), en el que se hace referencia al favorecimiento de prostitución de tercero en situación de dependencia personal o económica. En otros ordenamientos se mantiene la criminalización de modos más suaves de favorecimiento de la prostitución asimilables a la figura clásica de proxenetismo, como el Código penal danés (arts. 228 ss.); la Ley Penal de Luxemburgo (arts. 379 bis s. Ley 31 de mayo de 1999); o el Código penal francés (art. 225). Por fin, en algún ordenamiento el modelo prohibicionista llega hasta la criminalización de la misma relación entre prostituta y cliente. Así, según los arts. 7 y 8 de la Ley penal de delitos sexuales de Irlanda de 20/1993, de 7 de julio es delito, ofrecerse o proponer un acto constitutivo de prostitución, además de organizar con fin de lucro la prostitución de tercero o vivir de éste. Igualmente, en Suecia la Ley de prohibición de compra de servicios sexuales de 1999 prohibe la conducta del cliente. Respecto de la regulación internacional del tema véase el Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena, adoptado por la Asamblea General en su resolución 317 (IV), de 2 de diciembre de 1949 (entrada en vigor: 25 de julio de 1951, de conformidad con el artículo 24). Recuérdese que según el art. 1 del Decreto-ley, de 3 de marzo de 1956, aún no derogado expresamente, se declara que “Velando por la dignidad de la mujer, y en interés de la moral social, se declara tráfico ilícito la prostitución”. En el mismo sentido se pronuncia la coetánea Ley italiana de 20 de febrero de 1958, núm. 75 de Abolición de la reglamentación de la prostitución y lucha contra

19

Prostitución y Derecho en el cine

frente a un modelo claramente permisivo o intervencionista — como el que existe en otros países, como Holanda o Austria—, lo que nos lleva a abordar algunas cuestiones que en la película aparecen sólo apuntadas, pero que pueden servir para la comprensión más profunda del problema que se plantea en ella. En España, a pesar de que el ejercicio de la prostitución no constituye delito y de que se han descriminalizado las conductas constitutivas de rufianismo y proxenetismo, formalmente to-

1_9788490532218  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you