Issuu on Google+


DERECHO DE EMPRESAS EN LA ROMA CLÁSICA (GESTIÓN DE EMPRESAS, CORRUPCIÓN DE DIRECTIVOS-ESCLAVOS, ROBÓTICA EN LAS EMPRESAS DEL IMPERIO ROMANO)

Guillermo Suárez Blázquez Universidad de Vigo

Valencia, 2014


Copyright ® 2014 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito del autor y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www. tirant.com).

© Guillermo Suárez Blázquez

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es ISBN: 978-84-9053-027-6 MAQUETA: Tink Factoría de Color Si tiene alguna queja o sugerencia, envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia, por favor, lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


A Sergio, mi hijo peque単o


Índice PRÓLOGO.............................................................................................. 15

Capítulo I

“MANAGEMENT EN LAS EMPRESAS DE ROMA, MANAGEMENT EN UN IMPERIO DE GENTES” 1. INTRODUCCIÓN............................................................................. 17 1.1. Roma y la economía libre de mercado...................................... 21 1.2. Objetivos.................................................................................. 31 2. DIRECCIÓN DE EMPRESAS EN ROMA......................................... 33 2.1. Gerente-manager...................................................................... 35 2.1.1. Empresarios y directivos en el “mercado común imperial”.............................................................................. 37 2.2. Otras funciones y acciones inherentes al ejercicio de administración de empresas en Roma................................................... 43 2.3. Manager, hombre de empresa del Imperio................................ 46 2.3.1. Managing direction ordenada a la consecución de beneficios............................................................................. 47 2.4. Cicerón y el “management en Roma”. Una visión hipócrita de los optimates o nobleza conservadora de finales de la República............................................................................................. 52 2.5. Management y tipología de empresas en el Imperio.................. 57 2.5.1. Empresas de responsabilidad ilimitada frente a terceros .................................................................................59 2.5.2. Empresas peculiares comerciales de responsabilidad limitada frente a terceros................................................. 61 3. OTROS GERENTES DIRECTIVOS................................................... 71 3.1. Magister-maestro-maestra-master de la empresa terrestre......... 72 3.2. Exercitor navis......................................................................... 73 3.3. Servus ordinario de empresa peculiar....................................... 75 3.4. Servus vicarius.......................................................................... 76 3.5. Servus vicario de vicario........................................................... 77 3.6. Servus artífice (servus arte fabrica peritus)................................ 77 3.7. Servus institor, circulator, negotiator, impulsor de negocios.......... 78


10

Índice

Capítulo II

“CORRUPCIÓN DE DIRECTIVOS-ESCLAVOS EN LAS EMPRESAS DE ROMA, commercial wrongs” 1. INTRODUCCIÓN............................................................................. 85 2. CORRUPCIÓN DE DIRECTIVOS. CORRUPCIÓN Y MANAGEMENT EN ROMA. CORRUPCIÓN DE LÍDERES EN EL IMPERIO 85 3. CASOS DE CORRUPCIÓN MÁS FRECUENTES EN LA VIDA DE LAS EMPRESAS DEL IMPERIO........................................................ 91 3.1. Corrupción en las cuentas. Alteración de los estados y de las partidas contables.................................................................... 91 3.1.1. Sobornos empresariales................................................. 92 3.2. Hurto de bienes en las empresas............................................... 92 3.2.1. Hurtos a terceros por directivos y factores de empresa.. 94 3.3. Fraude al capital de la empresa peculiar................................... 94 3.4. Transmisión, comunicación y revelación de secretos industriales 95 3.5. Directivos fugitivos corruptos que entran bajo el poder de nuevos dueños y patronos.............................................................. 96 3.6. Rapto y corrupción de libertos y esclavos artífices, siervos especialistas de los procesos manufactureros, artesanales e industriales....................................................................................... 97 3.7. Fraudes y daños de la empresa a terceros................................. 99 3.7.1. Dueño-socios dueños.................................................... 99 3.7.2. Fraude y daños del directivo y de los operarios a las fuerzas de trabajo de la empresa................................... 100 3.8. Falsificación de rótulos............................................................. 100 3.9. Falsificación de sellos, signos y marcas..................................... 103 3.10. Falsificación y adulteración de pesos y medidas........................ 110 3.11. Acaparamiento de mercancías.................................................. 112 4. CONCURSO MERCANTIL DE ACREEDORES: “VOCATIO IN TRIBVTUM”. LA “ACCIÓN TRIBVTORIA” FRENTE AL DUEÑOEMPRESARIO Y SUS DIRECTIVOS ESCLAVOS, EMPRESARIOS CORRUPTOS..................................................................................... 113 4.1. Doctrina común....................................................................... 113 4.2. Etimología................................................................................ 116 4.3. Orígenes................................................................................... 117 4.4. Cláusula del Edicto del Pretor.................................................. 122 4.5. Naturaleza jurídica de la “vocatio in tributum”........................ 127 4.6. Naturaleza jurídica de la actio tributoria. Acción judicial frente al dueño corrupto de la empresa.............................................. 130 4.7. Las dos fases: a. Concurso mercantil de acreedores-Tributio, b. La Actio Tributoria................................................................... 142 4.7.1. Primera fase: vocatio in tributum.................................. 143 4.7.2. Segunda fase: Actio tributoria....................................... 146


11

Índice

4.8. Concurso y actio tributoria en grupos horizontales de empresas esclavas.................................................................................... 146 4.9. Concurso y Actio Tributoria en grupos verticales de empresas esclavas.................................................................................... 148 4.10. Conclusión de la investigación................................................. 151

Capítulo III

“ESCLAVOS EN LAS EMPRESAS DE ROMA, MANCIPIA IN NEGOTIATIONE” 1. DIRECTIVOS ESCLAVOS Y ROBÓTICA EN ROMA....................... 153 1.1. Mi posición.............................................................................. 159 1.2. Concepción económica y jurídica del esclavo........................... 165 1.2.1. Cosas o bienes con un valor económico de mercado..... 165 1.2.2. Máquinas productivas e inteligentes que se forman e instruyen....................................................................... 166 1.2.2.1. Máquina productiva....................................... 166 1.2.2.2. Máquina inteligente, objeto de instrucción y programación................................................. 167 2. EL ESCLAVO COMO MÁQUINA CON VALOR ECONÓMICO PATRIMONIAL..................................................................................... 167 3. EL ESCLAVO, MÁQUINA PROGRAMABLE INTELIGENTE, OBJETO DE VALOR EN EL MERCADO............................................... 171 4. ESCLAVITUD EN EL IMPERIO........................................................ 181 5. ESCLAVITUD ENTRE LAS EMPRESAS DEL IMPERIO................... 192 5.1. Management dependiente......................................................... 193 5.1.1. Programación individual dependiente del directivo esclavo............................................................................. 194 5.1.1.1. Alto liderazgo de los esclavos en grupos de empresas romanas.......................................... 204 5.1.2. Programación industrial, en cadena, de grupos de directivos y operarios esclavos.............................................. 216 5.1.3. Programación en cadena de directivos esclavos comunes y esclavos arrendados.................................................... 218 5.2. Management independiente del dueño de la empresa............... 222 6. SISTEMA DE INFORMACIÓN Y PROGRAMACIÓN DE ESCLAVOS EN LAS EMPRESAS DE LA ROMA CLÁSICA......................... 233 6.1. Grupo vertical de empresas esclavas......................................... 233 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS........................................................ 237


“Durante el siglo primero de Cristo, los senadores no eran los únicos que poseían grandes riquezas; se había creado una nueva clase de hombres adinerados como resultado de las oportunidades que ofrecía el servicio imperial y el comercio. Narciso, un esclavo liberado, —liberto— secretario de Claudio, reunió más de cuatrocientos millones de sestercios con pagos de favores y venta de oficios y empleos”. Suetonio, Claudio.


PRÓLOGO Este trabajo es un fruto inesperado. Lo que en principio me parecieron unas ideas sin mucho fundamento, al calor de alguna intuición y corazonada, sirvieron para impulsar, con la ayuda y la luz generosa que dan las fuentes jurídicas y literarias, la realización de esta obra. Hoy sabemos bien que la organización capitalista moderna se sostiene por diversos y complejos mimbres. Uno de ellos es la fuerza de trabajo, que está compuesta por hombres asalariados que desarrollan diferentes labores en las empresas y fábricas, en los más variados sectores productivos. Los trabajadores prestan sus servicios de modo autómata y en cadena en los grandes centros de producción industriales. Junto a ellos, los directivos de las sociedades y corporaciones fijan la estrategia empresarial para la conquista de los mercados de consumo, y la generación de beneficios. El hombre asalariado y la tecnología son las bases del capital moderno. Si en las primeras etapas de la historia de Roma, el siervo de la familia fue una fuerza de trabajo agrícola y ganadera, doméstica, siglos más tarde, ya en el Imperio de gentes, el hombre máquina esclavo será el motor de su capitalismo, de su revolución comercial y empresarial, globalizadas. La dirección de empresas en Roma fue llevada a cabo por directivos esclavos especializados. Directivos siervos —servi negotiatores— que clasificaron y programaron a otros directivos y operarios esclavos en distintos niveles y funciones de obras y servicios, para la ejecución de la gestión empresarial (D. 14, 3, 11, 8). Junto a los directores esclavos, se sitúan también los directivos-artífices del proceso productivo. Conexo a este fenómeno de programación de hombres siervos para el desarrollo de actividades de dirección y gestión de empresas, abordo el estudio del problema de la corrupción de directivos, y realizo un análisis general del ejercicio de la gestión de las empresas, mediante esclavos programados para tal fin, en el Imperio de gentes romano. En fin, espero que el trabajo sea de vuestro interés. El autor


Capítulo I

“MANAGEMENT EN LAS EMPRESAS DE ROMA, MANAGEMENT EN UN IMPERIO DE GENTES” “Ideo in arbitrium iudicis refertur haec actio, quia scimus, quum varia sint pretia rerum per singulas civitates regionesque, maxime vini, olei, frumenti; pecuniarum quoque licet videatur una et eadem potestas ubique esse, tamen aliis locis facilius, et levibus usuris inveniuntur, aliis difficilius et gravibus usuris”, (por consiguiente, se deja esta acción al arbitrio del juez, porque sabemos cuán diversos son los precios de las cosas en cada una de nuestras ciudades y regiones; y también respecto del vino y de los cereales; y también respecto al dinero, aunque parezca que es uno y el mismo su valor en todas partes, sin embargo, en unos lugares se encuentra más fácilmente y con menores intereses, y en otros con más dificultad y con mayores usuras)1. D. 13, 4, 3. Gayo Libro IX ad Edictum Provinciale. Los juristas de los césares analizan y vigilan la inflación y el precio del dinero en cada ciudad y región del Imperio. La fiscalización de los mercados y las relaciones comerciales apuntan directamente al desarrollo de prácticas macroeconómicas globales.

1. INTRODUCCIÓN El arte de dirigir empresas ha sido una actividad no siempre valorada en justa medida, en la historia de nuestro mundo occidental. Por unas causas u otras, la vulgar concepción histórica del trabajo y del ejercicio del comercio, alentada por las clases nobles dirigentes, ha guiado, con frecuencia, a las naciones y los pueblos hacia el hambre y a situaciones de desastre. La falta de iniciativa y mentalidad para de-

1

Sobre el mercado común imperial de Roma, Suárez Blázquez G., Dirección y Administración de Empresas en Roma, 3ª edición, Ourense, 2003. Se puede aplicar aquí la expresión de Braudel F., Civiltà Materiale, economia e capitalismo, III, I tempi del mondo, seguida por Serrao F., “Formas jurídicas de una economía mundo”, en Impresa e Responsabilità a Roma nell’età Commerciale, Pacini Editore, 2002, Pisa.


18

Guillermo Suárez Blázquez

sarrollar negocios y la carencia de iniciativa empresarial y comercial es, todavía hoy, para muchas regiones y comarcas un problema serio y grave. En muchas etapas de nuestros tiempos pasados, los empresarios fueron injustamente preteridos y despreciados por los reyes, los príncipes y los emperadores. No se puede olvidar que siempre el mundo de los negocios es, por su propia naturaleza, una actividad de riesgo. El empresario-manager, hombre o mujer, siempre es una persona valiente y atrevida. Su actividad de liderazgo implica asumir eventos futuros e inciertos; el líder es una persona intrépida, porque asume riesgos. Si pensamos en las difíciles circunstancias sociales y económicas del mundo antiguo, se deduce que los hombres de empresa debieron afrontar riesgos mayores que los actuales. Riesgos para iniciar empresas terrestres y para ejercer el comercio. Por ejemplo: a) desigualdades graves en la condición y el estatus de las personas que se dedicaban al ejercicio del comercio y de la empresa, “nemo est, qui ignoret; nam quum interdunt ignari, cuius sint conditionis vel quales, cum magistris proponer navigandi necessittatem contrahamus… ut de conditione quis institoris discipiat” (D. 14, 1, 1), “inter disparis condicionis personas”, (Tituli ex Corpore Ulpiani VII, 4), b) inestabilidades políticas, c) guerras, d) enfermedades graves —epidemias, pestes— e) inseguridad jurídica, f) confiscaciones en masa, g) rebeliones sociales y políticas, h) atraso tecnológico, i) inseguridad económica, j) desconocimiento de la competencia. En la vida de la mar, los riesgos de la empresa y las expediciones marítimas se multiplicaban: a) falta de cartografía precisa, b) navegación sin brújula, c) tormentas, d) rayos, e) incendios, f) corrientes desconocidas, g) piratas, h) hambre y enfermedades a bordo, i) abordajes de pueblos enemigos, j) embarrancadas, y varadas con violencia, encallados en fondos marinos pedregosos, k) creencias en viejas fábulas, leyendas y supersticiones, l) miedo a los monstruos marinos… A pesar de aquellas adversidades, el empresario manager, (hombre, mujer, ciudadano libre, liberto o esclavo) siempre estuvo presente en los mercados del mundo antiguo. Él y ella2, empresarios-managers,

2

Las nuevas inscripciones demuestran la participación de la mujer romana en las transacciones económicas de la empresa en el viejo Imperio Romano. Gordon


Derecho de empresas en la Roma clásica

19

crearon riqueza y bienestar para su entorno, los mercados y sus gentes, los pueblos y ciudades, reinos, repúblicas, gobiernos, y el “Estadoimperial romano”. En este sentido, si creemos a Peter Temin, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Cambrigde, MA, (USA), “the economy of the early Roman Empire was a market economy”3. El empresario romano clásico desarrolló economías de mercado, fue artífice del nacimiento de empresas, aplicó técnicas del comercio, gestionó múltiples negocios y relaciones económicas. A tal fin, según Francesco de Martino, “los esclavos suministraban numeroso personal para todo tipo de negocios y empresas de sus amos. Podían ser titulares de una empresa cualquiera, ser institores, como armadores, exercitores, o comandantes de naves, magistri navis, así sucesivamente4”. Los mercaderes y empresarios del mundo antiguo propiciaron la explotación de sectores industriales y el desarrollo del transporte terrestre y marítimo5, nacional e internacional, de mercancías. Ellos crearon un management “mediterráneo, euro-asiático” globalizado. Management y economía de mercado que son acreedores de nuestra moderna civilización occidental. Esta actividad mercantil es acreditada por las informaciones que nos reportan los textos de los juristas clásicos. Por ejemplo, al decir de Marco Antistio Labeón: “apud labeonem quaeritur, si homo provincialis servum institorem vendendarum mercium gratia romae habeat, quod cum eo servo contractum est, ita habendum atque si cum domino contractum sit; quare ibi se debebit defendere”. En este fragmento jurídico, Labeón, jurista que vivió en Roma bajo el mandato del poderoso Augusto (y, por cierto, las relaciones entre ambos fueron tensas)6, afirma que si un hombre de provincias envía a Roma a un directivo-comercial-esclavo para vender sus mercancías, todo aquello que se contrató con él, se tiene contratado con el due-

3

4

5 6

Richard, en The Journal of Roman Studies, vol. XCIII, 2003, p. 272. Sobre la mujer empresaria romana, Suárez Blázquez G. Dirección y Administración de empresas en Roma, 3ª edición, Ourense, 2003. Temin Peter, A market economy in the early roman empire, “The Journal of Roman Studies”, vol. XCI, 2001, p. 181. De Martino F., Historia económica de la Roma antigua, vol. I, Akal/Universitaria, Madrid, 1985, p. 222. D. 14, 1, 1, 12. D. 5, 3, 29: “vecturae navium et iumentorum”. Cannata Carlo, Historia de la Ciencia Jurídica Europea, Madrid, 1996, p. 65.


20

Guillermo Suárez Blázquez

ño. Por este motivo, tanto el dueño de la empresa como el directivo manager allí deberán defenderse (en el mercado donde el factor de comercio contrató o realizó los negocios, en nombre del empresario dueño, Digesto 5, 1, 19, 3, Ulpiano, comentarios al Libro LX del edicto del pretor). Este hombre, anónimo, tal vez, dueño de una industria, o bien mercader y negociador en las provincias del Imperio romano, —Hispania, Galia, Bretaña, Germania, Grecia, Egipto, etc.— envía a su esclavo directivo, experto en el comercio internacional, a la gran urbe del comercio mundial, Roma, para que comercie con las mercancías de su empresa, o de su negocio. A priori, de la lectura atenta del fragmento, podemos extraer algunas conclusiones: – Primero, esta actividad acredita que aquel dueño exponía su capital en el riesgo de los negocios. – Segundo, el fragmento reporta que el empresario utilizaba a personas interpuestas de diversa condición7 al frente de los negocios (un esclavo). – Tercero, el empresario transportaba la mercancía de unos lugares a otros: desde el lugar de compra o producción (domicilio de origen de la empresa) hasta el mercado de destino; en el supuesto que tratamos, Roma, (mercado imperial de gentes, vale decir, internacional). – Cuarto, el texto constata interdependencia y conexión económica entre el lugar de origen de producción, o adquisición y el destino final, mercado de consumo, (fenómeno relevante, según las últimas inscripciones epigráficas)8. – Quinto, el directivo, puesto al frente de la empresa, ejerce el negocio y comercia con la mercancía. Trata con la clientela, e intenta obtener plusvalías. Los contratos realizados con el factor institor se tienen por realizados con el principal dueño. En consecuencia, el dueño adquiere beneficios a través de su esclavo comercial, pero, también, mediante este, asume las responsabilidades civiles patrimoniales y las pérdidas.

7 8

Para el comercio marítimo vid. Ulpiano, Libro XXVIII ad Edictum D. 14, 1, 1. Gordon Richard, Roman inscriptions 1995-2000, “The Journal of Roman Studies”, vol. XCIII, 2003, p. 272 s. vid. D. 14, 3, 5, 4. D. 14, 3, 5, 7. D. 14, 3, 5, 9.


Derecho de empresas en la Roma clásica

21

– Sexto, el dueño emprendedor tiene que afrontar las demandas judiciales que nacen por los incumplimientos de los contratos mercantiles, que han sido realizados por su directivo esclavo con terceros. De la misma forma, el dueño tiene que responder por una quiebra total o parcial de su empresa comercial, con independencia de los mercados donde esta opere, es decir, allí donde quiera que el directivo negocie en el nombre del dueño, o de la empresa comercial. En este escenario, los emprendedores del imperio tenían que tomar decisiones constantemente, afrontar los problemas derivados del ejercicio del comercio, nombrar intermediarios y personas interpuestas, que eran de diversa condición, al frente de sus negocios9. Para conseguir estos fines enviaban a sus factores de comercio a diferentes mercados. Los intermediarios dirigían múltiples actividades de producción y de empresa, en el nombre de sus dueños. En consecuencia, los emprendedores romanos y sus directivos esclavos ejercían dirección y administración de negocios y empresas (management-coaching). Empresarios, hombres y mujeres, líderes anónimos, personas, de diverso estatus y género, dispuestas a asumir riesgos y calamidades en condiciones difíciles y extremas, en aquel imperio, universo orbital-militarromano, (siglo II a. C.-siglo III d. C.)10.

1.1. Roma y la economía libre de mercado En los últimos siglos de la República, al calor de una constante expansión territorial, Roma creó un “mercado común comercial imperial” globalizado —M. C. I.—, y un “derecho de gentes común”, que fue mimbre de las empresas que operaron en su orbe, —“ius commune omnium”—. Primero, Italia, luego el resto del universo civilizado. Naciones, ciudades, colonias y pueblos que fueron anexionados por Roma, bien mediante tratados internacionales, bien legados por testamento, y, la mayoría, conquistados por la fuerza. Territorios transformados en provinciae, territorios dominados que pasarán a su

9

10

D. 14, 1, 1, 4. D. 14, 4, 1, 5. D. 15, 1, 1, 6. D. 40, 9, 10: “qui transmarinas negotiationis et aliis regionibus, quam in quibus ipsi morantur, per servos atque liberos exercent”.


22

Guillermo Suárez Blázquez

“orbe-tierra”11. Ello condujo a un nuevo mundo imperial militar orbital, constantemente vigilado. Un nuevo mundo global y civilizado. Un mundo de gentes y de mercados terrestres, fluviales y marítimos,

11

D. 5, 1, 19, Ulpiano, Libro LX ad Edictum: “proinde et si merces vend idit certo loci, vel disposuit, vel comparavit, videtur, nisi alio loci ut defendere, convenit, ibidem se defendere. Numquid dicimus, eum, qui a mercatore quid comparavit advena, vel ei vendidit, quem scit inde confestim profecturum, non oportet ibi bona possidere, sed domicilium sequi eius? At si quis ab eo, qui tabernam vel officinam certi loci conductam habuit, in ea causa est, ut illic conveniatur? Quod magis habet rationem. Nam ubi sic venit, ut confestim discedat, quasi a viatore emtis, vel eo, qui transvehebatur, vel eo, qui praeternavigat, emit, durissimum est, quotquot locis quis navigans vel iter faciens delatus est, tot locis se defendi. At si quo constitit, non dico iure domicilii, sed tabernulam, pergulam, horreum, armarium, officinam conduxit, ibique distraxit, egit, defendere se eo loci debebit”, (por tanto, si en cierto lugar vendió, o expuso, o compró mercancías, (actividades comerciales propias del ejercicico de management), si el mercader no convino que se defendería en otro lugar, se entiende que se defiende allí mismo. ¿Decimos, acaso, que el que compró alguna cosa a un mercader sobrevenido, o se la vendió a quien sabe que al punto debe marcharse de allí?, ¿no es conveniente que posea allí los bienes, sino que siga al domicilio de este? Pero si alguno compró a quien tomó en arriendo en cierto lugar una taberna o una oficina ¿allí deberá demandarle? Esto es lo más razonable. Pero cuando vino uno con el propósito de marcharse con prontitud, y compra cosas a un empresario, mercader ambulante, viajero, o que era transportado, o que pasa navegando, es durísimo que cualquier mercader, empresario se defiendan en tantos lugares por cuantos fue llevado navegando o caminando. Pero si se detuvo en alguno, no digo por derecho de domicilio, sino porque tomó arrendada una tienda, o un comercio con mostrador, o una tienda, o un local con pérgolas, o un almacén, o un comercio con estanterías, o una empresa, oficina, taller, y allí vendió y habitó el empresario, allí deberá defenderse de las demandas judiciales). Vid. Suárez Blázquez G., “Dirección y Administración de Empresas en Roma”, Ourense, 2001. “Actividad Aseguradora Mutua de Empresas Marítimas y Terrestres”, Ourense, 2002. 2ª Edición, Ourense, 2003, 3ª Edición, Ourense, 2004. José Manuel Roldán y Juan Santos Yanguas en Historia de España, Hispania Romana, 2, Editorial Espasa Calpe, 2004, p. 222-223 manifiestan acertadamente que “desde la I Guerra Púnica y a partir del año 227 a. C. con el envío de magistrados Iusdicentes, creadores de derecho y administradores de justicia, a los nuevos territorios conquistados, Roma creó así la organización provincial, en el que el propio término provincia descubría la improvisación ante tareas no programadas, ya que, de concepto abstracto para indicar el ámbito de competencia de un magistrado, pasó a designar el espacio geográfico concreto donde el magistrado ejercía sus tareas. Con ello provincia sería desde entonces un espacio limitado geográficamente en el que se reunían una serie de comunidades sometidas a Roma”.


Derecho de empresas en la Roma clásica

23

interconectados. Un nuevo mundo comercial. Un mundo de nuevas oportunidades y empresas. Un mundo de fuerzas de trabajo. Un universo productivo en la unidad imperial. Unidad imperial en la diversidad provincial, diversidad provincial en la unidad de Roma. En ella, los esclavos de las empresas son los protagonistas. Los siervos fueron los hombres y las máquinas, constituyeron la fuerza de trabajo de las empresas12 de aquel mercado común de gentes imperial, “romanae gentis imperium”13. Acorde con esta tesis, es el parecer de Peter Temin, quien ha puesto de manifiesto que, “the early Roman Empire was a market economy. Market exchange was ubiquitous, and market prices moved together in ways typical of markets, albeit imperfectly coordinated ones. The early Roman Empire did not have the elementary economics textbooks, but it did have the type of market economy seen in other advanced agricultural economies. There was not a single empire-wide market for all goods, but local markets were connectesd together around the Mediterranean. Transportation and communication took time, and the discipline of the market was loose. Recent evidence indicates that Finley was wrong: ancient Rome had an economic system that was an enormous conglomeration of interdependent markets”14. En los primeros siglos después de Cristo, los diferentes gobiernos imperiales organizaron, administraron y desarrollaron políticas macroeconómicas globales en “civitatibus omnibus, quae sub imperio populi Romani sunt”15, esto es, su orbe16. En este sentido, Suetonio,

Vid. Serrao F., Impresa, mercato, diritto, Riflessioni minime, Seminarios Complutenses de Derecho Romano, XII, Madrid, 2000, p. 295, “i dati, le osservazioni e le riflessioni contenute in questo scritto riguardano il periodo centrale della storia di Roma, ossia l’età caratterizzata dalla grande espansione imperialistica, dall’economia di scambio e da un gran sviluppo del capitale commerciale, dalla trasformazione dell´agricoltura volta principalmente al mercato non più al solo consumo familiare, nonchè, last but non least, dall’egemonia del modo di produzione schiavistico”. Di Porto Andrea, Impresa Colletiva e Schiavo Manager in Roma Antica (II sec. a. C.-II sec. d. C.), Milano, 1984, pp. 22-23. 13 La expresión es de Jordanes, historiador latino del siglo VI d. C., en De Getarum sive Gohtorum origine. De Rebus Gestis., 46. 14 Temin P. cit. p. 181. 15 Tit. Ex. Corp. Ulpiani, XXIV, 28. 16 Por ejemplo, sobre el comercio, la industria textil, las modas y sus tendencias en el Imperio de Gentes Romano, Walton Rogers, Lise Bender, Antoinette Rast12


24

Guillermo Suárez Blázquez

(historiador que tuvo acceso directo privilegiado a la correspondencia y a los archivos imperiales, y que fue, además, escriba, traductor y encargado de la correspondencia oficial del emperador Adriano)17, en su obra Historia y Vida de los XII Césares, narra en unos fragmentos del capítulo de la obra dedicado a la vida del emperador Augusto, que este “reconoció las orillas de toda la Campania y de las islas vecinas, permaneció incluso cuatro días retirado en Capri, dedicándose sin otra preocupación al ocio y a todas las diversiones. Como pasase a lo largo de la bahía de Putéolos, los pasajeros y los marinos de un buque de Alejandría que estaba en la rada fueron a saludarle, vestidos de blanco, coronados de flores y quemando incienso, le prodigaron las mayores alabanzas y todos sus votos de felicidad, diciendo que gracias a él vivían, y que le debían la libertad de navegación, gracias a él disfrutaban de todos sus bienes. Tan contento le pusieron estas aclamaciones que mandó distribuir a todos los de su comitiva cuarenta piezas de oro, haciéndoles prometer bajo juramento, que emplearían aquel dinero en comprar mercancías en Alejandría”18. El fragmento pone de relieve la existencia de un comercio internacional global en el Imperio. Ciudadanos de Alejandría, Egipto, dan gracias a Augusto, nuevo dueño del mundo, creador y garante de la paz y la libertad universal. Paz imperial, sí19, pero paz para los negocios, estabilidad para el capital, protección y seguridad para las comunicaciones, protección y seguridad para las importaciones y las exportaciones en puertos y mercados, posibilidad de generación de riqueza y abundancia. Si creemos en la veracidad de estas fuentes podemos afirmar que el ejercicio de dirección y administración de empresas

17

18

19

Eicher, Oxbow Books, Oxford, 2001. Serrao, Empresa, mercato, diritto… Cerami Pietro, Petrucci Aldo, Lezioni di diritto commerciale romano, G. Giappichelli Editore, Torino, 2002, p. 35 que sitúa la fase cosmopolita y de expansión económica mundial entre los años 27 a. C. al 235 d. C.: sul piano economico, dalla consolidazione ed estensione di una complessa ed articolata rete di negotiationes (imprese), operante dalle colonne d’Ercole (stretto di Gibilterra) all’India e alla Cina, dal Nord d’Europa al Nord Africa. In questo contesto, fortemente globalizzatto, fermenta e si ramifica la “ideologia cosmopolita”. Monge Marigorta J.L., “Introducción: Suetonio”. Augusto, Suetonio, edición, National Geographic, 2004. Suetonio, Augusto, II, XCVIII. No se debe olvidar que Imperio significa destrucción y aniquilamiento de pueblos y naciones, mediante la fuerza de un ejército.


Derecho de empresas en la Roma clásica

25

no es una ciencia moderna, antes bien, pertenece al mundo antiguo; la gestión de empresas y del comercio son artes con noble cuna “mediterránea”, o si se prefiere “mesopotámica, fenicia, cretense, rodia, egipcia, alejandrina, hebrea, asiática, íbera, y, por supuesto, griega y romana”: arte de nuestros antepasados, comerciantes, mercaderes, empresarios y negociantes. Ellos fundaron y crearon las bases para el desarrollo de un comercio global. Además, ellos extendieron este arte a toda su universalidad, es decir, a todo el mundo civilizado conocido. Ellos fueron los precursores, los orígenes y las fuentes de nuestras prácticas jurídicas, comerciales, financieras y de empresa. Otro testimonio de carácter histórico, que conforta nuestras posiciones, se encuentra en la obra Panegírico a Trajano, que fue escrita por Plinio el Joven, año 96 d. C. al 100 d. C., aproximadamente20. En la obra se narra que Plinio envía una carta al emperador Trajano, para proponer la realización de una costosa obra de ingeniería civil. El objetivo de esta infraestructura no era otro que desarrollar los negocios, la industria, la empresa y las exportaciones e importaciones de la provincia de Nicomedia; la infraestructura pública imperial consistiría en la construcción de diversos canales navegables, que servirían para comunicar un gran lago, donde ya se desarrollaba un gran tráfico comercial, con la mar. Así, por una parte, se evitaría el largo camino que tenían que recorrer los carros para llegar a puerto, y, por otra, se ahorrarían costes y gastos de tiempo y logística, tan importantes en el mundo de los negocios. Obra civil gigantesca, que se impulsaría desde Roma, con el apoyo económico de la ciudadanía21. Obra públi20

21

Según Goodyear F.R.D. Plinio il Giovane, vol. II, Biblioteca Universale Rizzoli, 1994 “Il Panegiricus gesta inoltre un po di luce su un periodo altrimenti scarsamente documentato (96-100 d. C.)”. Plinio el Joven, X, 40. 1: “Intuenti mihi et fortunae tuae et animi magnitudinem convenientissimum videtur demonstrati opera non minus aeternitate tua quam gloria digna quantumque pulchritudinis utilitatis habitura. 2. Est in Nocomedensium finibus amplissimus lacus: per hunc marmora, fructus, ligna, materiae et sumptu modico et labore usque ad viam navibus, inde magno labore maiore impendio vehiculis ad mare devehuntur… Hoc opus multas manus poscit; at eae porro non desunt. Nam et in agris magna copia est hominum et maxima in civitate, certaque spes omnes libentissime adgressuros opus omnibus fructuosum, ut tu libratorem vel architectum, si tibi videbitur, mittas, qui diligenter exploret, sitne lacus altior mari, quem artifices regionis huius quadraginta cubitis altiorem esse contendunt”. Otra canalización pagada por Roma, por razones de


26

Guillermo Suárez Blázquez

ca estratégica que fue pensada para desarrollar mercados, crear bienes y servicios en el orbe. Por su parte, el emperador contestó a la carta, prometiendo que enviaría a un ingeniero de obras públicas —un tal Calpurnio Marco— para la realización de los canales navegables, “et ego hinc aliquem tibi peritum eius modi operum mittam”22. Esta política imperial es macroeconómica y global. Roma domina y subyuga. Roma divide, diferencia y vence. Roma explota a las gentes y cobra los tributos. Roma fomenta y cuida las infraestructuras públicas23 y la economía de sus pueblos. Roma crea, aplica y desarrolla políticas jurídicas y globales. Roma vigila y regula los flujos comerciales24, las importaciones y exportaciones, interconecta los mercados, administra, integra y crea riqueza de mercado y bienestar en su mundo25. Por otro lado, no podemos olvidar que este proceso de construcción de un imperio mercado, siglo II a. C. siglo III d. C., fue fruto de muchos acontecimientos y circunstancias. Fenómenos históricos, sociales y políticos que fueron muy complejos, y que resultan, en numerosas ocasiones, difíciles de estudiar y de caracterizar. A saber: – Fenómenos económicos y jurídicos que nacieron de prácticas mercantiles, de los usos y las costumbres del comercio (nacionales e internacionales). Manifestaciones que tienen sus antecedentes en otras civilizaciones anteriores26. Pensemos en el flujo comercial imponente que desarrollaban los distintos emporios

22 23

24

25

26

higiene y salubridad pública, fue la del río de la civitas Amastrianorum (Plinio el Joven X, 98). Plinio el Joven, X, 41. Por ejemplo, D. 47, 12, 10, Ulpiano, Libro IX de Officio Proconsulis: “En Egipto el que rompe o deshace los terraplenes, que son los diques que suelen contener agua del Nilo, es igualmente castigado extraordinariamente”. César gravó las importaciones a Roma de productos de lujo provenientes de otras naciones para proteger el comercio itálico: “Peregrinarum mercium portoria instituit”, Suetonio, Iul. 43, 1. D. 13, 4, 3. Szlechter Émile, Le contrat de societé en Babylonie, en Grèce et à Rome, en “Étude de droit comparé de l`antiquité, Paris, Librairie du Recueil Sirey”, 1947, 8º, Vol. XII, p. 430 s. El tráfico comercial de Roma con otros pueblos, en la etapa de la Monarquía, es descrito magistralmente por Mommsen, Historia de Roma, RBA, Grandes Obras de la Cultura, Madrid, 2005, I, pp. 215-224.


Derecho de empresas en la Roma clásica

27

y factorías griegas, ubicadas desde el siglo IV a. C., en el mar Mediterráneo. – Fenómenos desarrollados, inicialmente, por Roma a escala territorial vecinal, posteriormente, itálica, y, más tarde, propulsados al ámbito multinacional tanto por sus magníficas legiones, como por los tratados de anexión y federación internacionales. En efecto, las victorias logradas por Roma en las Guerras Púnicas (siglos II-I a. C.) supuso el yugo de los cartagineses y la conquista de sus mercados terrestres y marítimos. Estos hechos históricos, decisivos, crearon un nuevo orden territorial y un nuevo orden económico mundial, tanto para los negociantes y mercaderes, como para los empresarios del Imperio. – Fenómenos históricos que incidieron directamente en el comercio, la industria y las fuerzas de trabajo de aquel tiempo, y que, formalmente, tuvieron proyección directa, y vigencia, incluso en el reinado del emperador Justiniano, 527 d. C.-565 d. C. Por otra parte, la propia pervivencia del Imperio romano habría sido impensable sin el desarrollo de una economía de libre mercado, del libre comercio y de nuevas oportunidades de empresa y negocio. El poder político, orbital e imperial de Roma vigiló y creó cauces materiales y jurídicos adecuados para su desarrollo. El testimonio, citado anteriormente, de Plinio el Joven es una buena prueba de ello. En este sentido, también el jurista Gayo, de la época de los Antoninos 138 d. C.-192 d. C. (aprox.) nos informa en D. 13, 4, 3 del gran desarrollo que había experimentado el capital comercial y financiero en su tiempo. Más tarde, este mercado globalizado será apuntalado por obra de Antonino Caracalla 212 d. C., quien concederá la ciudadanía romana a todos los habitantes del Imperio. Esta ley supuso la concesión para todas sus gentes, excluidos los dediticios, —bárbaros y esclavos sometidos por la fuerza de las armas— del goce de una especie de “doble nacionalidad”: la de su ciudad estado de origen y la nacionalidad imperial común romana, de carácter superior27. Si Gayo acredita el impulso de la economía, e informa del desarrollo del co-

27

Sobre la ciudadanía en el imperio, G. Stein Peter, El Derecho Romano en la Historia de Europa, Historia de una cultura jurídica europea, Siglo XXI de España Editores, Madrid, 2001, p. 20 s.


1_9788490530276