Page 1

Victima y justicia penal -1pto.indd 2

20/04/2012 11:58:39


Víctima y justicia penal Reparación, intervención y protección de la víctima en el proceso penal

Victima y justicia penal -1pto.indd 3

20/04/2012 11:58:39


Victima y justicia penal -1pto.indd 4

20/04/2012 11:58:39


Mª. del Pilar Martín Ríos Profesora de Derecho Procesal de la Universidad de Sevilla

Víctima y justicia penal Reparación, intervención y protección de la víctima en el proceso penal

Victima y justicia penal -1pto.indd 5

20/04/2012 11:58:39


Reservados todos los derechos. De conformidad con lo dispuesto en los arts. 270, 271 y 272 del Código Penal vigente, podrá ser castigado con pena de multa y privación de libertad quien reprodujere, plagiare, distribuyere o comunicare públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, fijada en cualquier tipo de soporte, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios.

© 2012 Pilar Martín Ríos © 2012 Atelier Vía Laietana 12, 08003 Barcelona e-mail: editorial@atelierlibros.es www.atelierlibros.es Tel. 93 295 45 60 I.S.B.N. 978-84-15929-67-3 Diseño de la colección y de la cubierta: Eva Ramos Diseño y composición: Addenda, Pau Claris 92, 08010 Barcelona www.addenda.es

Victima y justicia penal -1pto.indd 6

20/04/2012 11:58:39


A mis padres, A CĂŠsar. Para Diego.

Victima y justicia penal -1pto.indd 7

20/04/2012 11:58:39


Victima y justicia penal -1pto.indd 8

20/04/2012 11:58:39


Índice

PRÓLOGO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

15

ABREVIATURAS Y ACRÓNIMOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

19

CAPÍTULO I. CONCEPTOS INTRODUCTORIOS. LAS PARTES ACUSADORAS EN EL PROCESO PENAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I. Consideraciones generales sobre la posición activa en el proceso penal español . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II. Las partes acusadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Consideraciones previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. La imposibilidad del ejercicio de la acción penal: prohibiciones de los arts. 102 y 103 LECrim . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. El MF . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. La Abogacía del Estado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. La víctima como parte acusadora en los delitos públicos y semipúblicos: el acusador particular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. La víctima como parte acusadora en los delitos privados: el acusador privado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7. El acusador popular. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8. Los delitos sin víctima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . CAPÍTULO II. ACTUACIONES DE LA VÍCTIMA EN EL PROCESO PENAL . . . . . I. Palabras previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II. Valoración de las facultades de la víctima en el proceso desde una perspectiva constitucional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. El derecho a la tutela judicial efectiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. El derecho de defensa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. El derecho a un proceso sin dilaciones indebidas . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. El derecho a un Juez ordinario predeterminado por la ley . . . . . . . . . . 5. El derecho a un proceso público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Victima y justicia penal -1pto.indd 9

23 23 24 24 24 27 31 32 46 49 51

55 55 57 57 64 65 66 66

20/04/2012 11:58:39


10

Pilar Martín Ríos

6. El derecho a utilizar los medios de prueba pertinentes . . . . . . . . . . . 7. El derecho a un proceso con todas las garantías . . . . . . . . . . . . . . . . III. El inicio del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Consideraciones previas: la diferenciación entre delitos públicos, semipúblicos y privados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. La denuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. La querella . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . IV. Las diligencias urgentes a realizar en la fase preprocesal . . . . . . . . . . . . . . . V. La personación de la víctima en el proceso ya iniciado . . . . . . . . . . . . . . . . 1. La personación de la víctima en el proceso: consideraciones generales . . 2. El ofrecimiento de acciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . VI. La víctima en la fase de instrucción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Consideraciones previas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Las diligencias de instrucción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. Solicitud de medidas cautelares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. Solicitud del auto de procesamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. Diligencias para determinar el daño y el responsable . . . . . . . . . . . . . . VII. La víctima en la fase intermedia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Procedimiento ordinario por delitos graves . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. PROA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . VIII. Las actuaciones de la víctima en el juicio oral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Consideraciones previas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Los artículos de previo pronunciamiento y la audiencia saneadora . . . . 3. Las calificaciones provisionales y escritos de acusación . . . . . . . . . . . . . 4. La posible conformidad del imputado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. La vista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. Especial referencia a la actuación de la víctima como testigo . . . . . . . . 7. La finalización de la fase de juicio oral. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . IX. La víctima en la finalización del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Modos habituales de terminación del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. La finalización del proceso debida a la actuación de la víctima . . . . . . . X. Las costas del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XI. Impugnación de la sentencia o auto que ponga fin al proceso . . . . . . . . XII. La víctima en la ejecución de la sentencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Consideraciones previas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. La legitimación activa para instar la ejecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. La ejecución del pronunciamiento civil de la sentencia . . . . . . . . . . . . . 4. Incidentes durante la ejecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. Papel de la víctima en el ámbito penitenciario: análisis de la progresión de grado. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. La terminación de la ejecución por causas normales y anormales . . . . . XIII. La víctima en los juicios rápidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Consideraciones previas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Momento de personación de la víctima. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. Provisión de información a las víctimas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. Postulación procesal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. Declaración en fase de instrucción de testigos y víctimas . . . . . . . . . . .

Victima y justicia penal -1pto.indd 10

67 67 68 68 81 91 98 99 99 107 115 115 116 118 120 120 121 121 123 127 127 128 129 130 131 134 146 149 149 150 157 158 161 161 162 163 164

166

168 170 170 171 171 172 172

20/04/2012 11:58:39


REPARACIÓN, TUTELA E INTERVENCIÓN DE LA VÍCTIMA EN EL PROCESO PENAL

6. La presentación del escrito de acusación de la víctima . . . . . . . . . . . . . 7. La búsqueda de acusadores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8. La conformidad «privilegiada» o «premiada» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9. La suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad . . . . . . . 10. Propuesta de pruebas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XIV. La víctima en los juicios de faltas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. El inicio del proceso a instancia de parte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Innecesariedad de contar con Abogado y Procurador. Momento preclusivo para la personación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. La intervención del MF. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. La tramitación procesal de las faltas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. Provisión de información a las víctimas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. Propuesta de medios de prueba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7. Ejecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XV. El papel de la víctima en el procedimiento ante el Tribunal del Jurado. . . 1. Consideraciones previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. La comparecencia del art. 25 LOTJ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. Diligencias de investigación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. Los escritos de calificación provisional. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. La audiencia preliminar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. Cuestiones previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7. Constitución del Tribunal del Jurado: recusación de jurados . . . . . . . . . 8. Juicio oral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9. Objeto del veredicto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10. Deliberación y veredicto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11. La sentencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XVI. La víctima en el proceso penal de menores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Consideraciones previas: el marco diseñado por la LORRPM 5/2000, de 12 de enero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Las modificaciones operadas por la LO 15/2003, de 25 de noviembre . . . 3. Valoración del régimen resultante de la LO 15/2003 . . . . . . . . . . . . . . . 4. Las modificaciones operadas por la LO 8/2006, de 4 de diciembre . . . . 5. Actuación del MF en los supuestos de delitos privados cometidos por menores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. La víctima del acoso escolar o bullying . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

III. LA RESPONSABILIDAD CIVIL EX DELICTO Y EL EJERCICIO DE LA ACCIÓN CIVIL EN EL PROCESO PENAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I. Efectos de la reparación en el proceso penal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II. La responsabilidad civil ex delicto: palabras previas . . . . . . . . . . . . . . . . . III. Los diferentes modelos de exigencia de la responsabilidad civil ex delicto. Análisis del sistema español (acumulación facultativa, reserva, renuncia y reserva legal del art. 843 LECrim) . . . . . . . . . . . . . . . IV. Manifestaciones victimológicas de las reformas operadas en materia de responsabilidad civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. La cancelación de antecedentes delictivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Victima y justicia penal -1pto.indd 11

11

173 174 174 175 177 177 177 177 178 178 179 180 180 180 180 181 183 184 185 186 186 187 188 189 189 190 190 193 197 200 205 206

211 211 215 218 223 223

20/04/2012 11:58:39


12

Pilar Martín Ríos

2. Suspensión de la ejecución y sustitución de las penas privativas de libertad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. La libertad condicional. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. El tercer grado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. Problemática común a los regímenes contemplados para la libertad condicional y el tercer grado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. Beneficios penitenciarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7. La reforma del art. 989 LECrim . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . V. La acción civil en el proceso penal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. El actor civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. El responsable civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. La tramitación de las piezas de responsabilidad civil . . . . . . . . . . . . . 4. Repercusiones en la acción civil de la suerte de la penal . . . . . . . . . . 5. Análisis de un supuesto particular: el ejercicio de la acción civil en el proceso penal de menores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . VI. La reacción frente a los defectos de nuestro sistema: el avance imparable de las nuevas tendencias de Justicia restaurativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . IV. LA PROTECCIÓN DE LAS VÍCTIMAS EN EL PROCESO PENAL. . . . . . . . . . I. La necesaria protección de la víctima antes, durante y tras el proceso . . . 1. Consideraciones generales: marco normativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Examen particularizado de las medidas de protección de los intereses victimales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II. La necesaria protección de los testigos y peritos en el proceso . . . . . . . . 1. Palabras previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. La normativa comunitaria e internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. La protección de testigos y peritos en la LECrim . . . . . . . . . . . . . . . . 4. La LO 19/1994, de 23 de diciembre, de protección a testigos y peritos en causas criminales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . III. La violencia doméstica y la violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Desarrollo legislativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Creación de organismos especializados: la tutela institucional . . . . . 3. La persecución procesal de los delitos y faltas vinculados a la violencia doméstica y de género: delimitación de su carácter público, semipúblico o privado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. La protección de las víctimas de violencia doméstica y de género . . . V. LA VÍCTIMA FRENTE A LA «JUSTICIA RESTAURADORA» Y EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I. Algunas consideraciones sobre la «justicia rápida» y la «justicia consensuada» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II. Notas sobre la Justicia restauradora. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Consideraciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. La mediación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Victima y justicia penal -1pto.indd 12

224 225 228 229 234 235 238 238 250 252 275 283 294 297 297 297 299 320 320 322 324 325 329 329 334

335 337

399 399 400 400 402

20/04/2012 11:58:39


REPARACIÓN, TUTELA E INTERVENCIÓN DE LA VÍCTIMA EN EL PROCESO PENAL

13

III. Manifestaciones concretas de la oportunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Consideraciones previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. La conformidad y el reconocimiento de hechos . . . . . . . . . . . . . . . . 3. El art. 171.3 CP . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. Las actuaciones del MF en ciertos delitos: privados y semipúblicos . . IV. Manifestaciones de la oportunidad en el proceso penal de menores . . . . 1. Consideraciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Reparación y conciliación: perfiles diferenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. La oportunidad en la fase de instrucción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. La oportunidad durante la fase intermedia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. La oportunidad en la fase de audiencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. La oportunidad durante el cumplimiento de la medida . . . . . . . . . . 7. Reflexión final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . V. Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

407 407 411 417 418 422 422 424 425 429 430 431 432 432

VI. VÍCTIMAS DEL PROCESO: LA VICTIMIZACIÓN SECUNDARIA . . . . . . . . . I. Palabras previas: victimización primaria y terciaria. Otras víctimas del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II. La victimización secundaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. Concepto y rasgos identificadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Marcos europeo e internacional en la materia . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. Víctimas especialmente vulnerables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. Algunos factores que propician la victimización secundaria. . . . . . . . 5. Problemas derivados de la actuación de la víctima como testigo: directrices para una declaración no victimizante . . . . . . . . . . . . . . . . 6. Publicidad del proceso y víctimas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . III. Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

437

463 473 488

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

491

Victima y justicia penal -1pto.indd 13

437 439 439 440 446 451

20/04/2012 11:58:39


Victima y justicia penal -1pto.indd 14

20/04/2012 11:58:39


Prólogo

Cuando un brillante alumno —una vez terminados sus estudios de Licenciatura— manifiesta a un profesor universitario su deseo de continuar con los correspondientes al Doctorado, produce en el segundo una íntima satisfacción. Más aún si aquél tiene un expediente académico extraordinario y afirma, de modo inequívoco, que tiene la intención de desarrollar en el futuro su actividad profesional en el seno de la Universidad. No obstante, el profesor tiene la obligación de advertir al joven licenciado sobre las probables dificultades de la vida académica, frente a las atractivas posibilidades que puede encontrar en otros ámbitos profesionales. En el caso del Derecho, podría dedicarse al ejercicio de la abogacía en un despacho de prestigio, o a la preparación de oposiciones de elevado reconocimiento social (a veces, también, económico). Sin embargo, en ocasiones, nada hace dudar a quien anhela convertirse en doctorando, como paso previo para consagrar su vida al estudio y a la investigación. Podríamos decir que las advertencias y anunciadas dificultades (adquiridas por la experiencia de los años y transmitidas de modo prudente por el futuro director de tesis) chocan frontalmente con la claridad de ideas del joven candidato, sirviendo aquéllas más de acicate que de motivos para el desánimo. Tal es el caso de Mª del Pilar Martín Ríos quien, tras la obtención del Premio Extraordinario de la Licenciatura en Derecho concedido por la Universidad de Sevilla, así como del Premio del Excmo. Ayuntamiento y del Premio de la Real Maestranza de Caballería (de la misma ciudad), más un Premio Nacional del Ministerio de Educación y Ciencia en reconocimiento a los mejores expedientes académicos, dejó claro desde el principio cuál era su vocación y a qué tenía pensado dedicarse como jurista. Así lo ha acreditado más adelante, con sus publicaciones científicas, estancias en prestigiosos centros de investigación extranjeros y absoluta dedicación universitaria. Cursado, pues, el pertinente período lectivo de doctorado (con las máximas calificaciones) y realizado el trabajo de iniciación a la investigación, con una meritoria monografía (Los procesos en materia de propiedad horizontal (Tirant lo Blanch, Valencia, 2006), abordamos la elección del tema de su trabajo de tesis doctoral. Desde un principio, se

Victima y justicia penal -1pto.indd 15

20/04/2012 11:58:39


16

Pilar Martín Ríos

decantó por el Derecho procesal penal y, seguidamente, por la parte más desvalida del mismo, esto es, la víctima. * * * Como es sabido, durante mucho tiempo, el proceso penal ha sido menos estudiado por la doctrina científica que el proceso civil. A su vez, la preocupación se ha centrado principalmente en el imputado, sin que la figura de la víctima haya recibido la atención merecida. Sin embargo, hay que reconocer que, en los últimos años, la situación descrita ha experimentado un evidente cambio. En efecto, desde diversas perspectivas, se contempla la víctima como persona merecedora de protección, adquiriendo especial relevancia la conveniencia social de su tutela judicial efectiva. La infracción penal no es cuestión que atañe en exclusiva al mantenimiento del orden público estatal, sino que dentro de éste se incluyen, lógicamente, otros factores, entre los que el ofendido y perjudicado por el delito reviste especial importancia. La víctima se presenta como la parte pasiva de la infracción, en cuya ejecución ha tenido un protagonismo involuntario. Aunque parece razonable que el Estado establezca un cauce procesal adecuado para la valoración y enjuiciamiento del hecho criminal imputado, partiendo de un planteamiento de libertad y con garantías, en el que debe predominar la presunción de inocencia del sujeto sometido al mismo, también lo es que han de tenerse presentes los intereses de la víctima. Porque el proceso penal no interesa solamente al Estado, aunque éste represente a la comunidad organizada, sino que también debe atender a sus miembros (de forma concreta, a la víctima; de modo general, a la colectividad). Además del Estado, eficazmente representado por el Ministerio Fiscal, a través de la persecución pública de la infracción penal, no encontramos razón alguna para impedir la intervención procesal de otros sujetos (especialmente, del ofendido por el delito). Pues bien, todo esto y mucho más se aborda magistralmente en la obra de la profesora Martín Ríos, a cuyo comentario van dirigidas las presentes líneas. En ella, se estudian, con acierto y detenimiento, prácticamente todos los principales aspectos y cuestiones relacionados con la víctima en la justicia penal, hasta el extremo de que el estudioso tiene la sensación de encontrarse en presencia de un verdadero tratado (de imprescindible consulta, sin duda), más que ante una monografía al uso. Para comprobar la exactitud de lo afirmado, basta con asomarse al detallado sumario. Se trata de un trabajo de obligada referencia, que constituirá un hito dentro de los estudios dedicados a la intervención del ofendido por el delito en el proceso penal. * * * Algunas de las consideraciones procesales expuestas más arriba no son del todo compartidas por una parte de la doctrina. En la actualidad, asistimos con sorpresa a evi-

Victima y justicia penal -1pto.indd 16

20/04/2012 11:58:39


REPARACIÓN, TUTELA E INTERVENCIÓN DE LA VÍCTIMA EN EL PROCESO PENAL

17

dentes contradicciones por parte de ciertos autores. A pesar de la decidida apuesta por el sistema acusatorio (en el que, obviamente, la víctima ha de tener una presencia fundamental), no resulta extraño contemplar, en los ordenamientos jurídicos de determinados países, la paulatina potenciación del Ministerio Fiscal, tanto en la instrucción del proceso penal como en el ejercicio en régimen de monopolio de la correspondiente acción y en la concesión de amplias facultades en torno a la conformidad, cuando no de archivo de las actuaciones; todo ello en detrimento de las posibilidades de intervención procesal del directamente ofendido por el delito. Ello produce desconcierto, cuando menos. Por un lado, se defiende a ultranza la conveniencia del sistema acusatorio, frente al desfasado modelo inquisitivo; pero, por otro, se limita la intervención procesal de la víctima, en aras del aumento de la presencia pública, a través del Ministerio Fiscal. En su defensa, se arguye que el Ministerio Público puede encargarse a la perfección de la defensa de los intereses sociales y particulares afectados por la infracción penal, no siendo necesaria la presencia de la parte que, en último extremo —se llega a insinuar—, podría demorar la rápida administración de justicia. Con apoyo en estos argumentos, se le atribuye al Fiscal la instrucción del proceso penal (con la errónea justificación de que se trata de una etapa meramente administrativa), se limita el ejercicio de la acción penal por parte de la víctima (cuando no se la reduce a un papel de mero coadyuvante, con la exigencia del preceptivo ejercicio previo de la acción por el citado representante público), contemplándose, incluso, la posibilidad de prohibirle la impugnación de la sentencia. Dentro de esta línea ascendente de la presencia procesal del Ministerio Público, tampoco faltan ordenamientos jurídicos en los que se le permite la adopción de medidas restrictivas de derechos fundamentales (cual la detención o, incluso, la intervención de las comunicaciones telefónicas, sin previa autorización judicial). Es decir, el sistema acusatorio pregonado quiebra en algunas de sus principales manifestaciones. Se asiste a una disimulada intervención pública en el proceso penal, en la que no se tiene en cuenta paralelamente el papel de la víctima. Difícilmente, a nuestro juicio, pueden predicarse las excelencias de un sistema procesal penal acusatorio si ello no se acompaña de la posible intervención en el mismo de la persona ofendida. Atribuirle amplias facultades al Ministerio Público, en manifiesto contraste con las limitadas posibilidades concedidas a la víctima, no representa el mejor ejemplo de un modelo de justicia penal basado en la libertad, dentro de un sistema democrático. La manifestación autoritaria que implica la participación exagerada de lo público en el proceso penal, con supresión de todo atisbo de presencia de la parte ofendida en el mismo, no se encamina precisamente a la búsqueda del modelo ideal. Con la excusa de sustituir un caduco sistema inquisitivo, se introduce, a modo de caballo de Troya, uno bien distinto, no del todo satisfactorio. Se proclama una acérrima defensa del modelo acusatorio que, en la práctica, a veces, está en contradicción con las exigencias de su auténtica concepción. En el Derecho procesal actual, se habla en

Victima y justicia penal -1pto.indd 17

20/04/2012 11:58:40


18

Pilar Martín Ríos

demasía de libertad, en lugar de incorporarla coherentemente a las argumentaciones científicas, para que el legislador la haga suya en los textos positivos. En la mencionada línea de libertad, puede encuadrarse la presente obra, trabajo con el que la Profesora Martín Ríos obtuvo el Doctorado en Derecho por la Universidad de Sevilla, con la máxima calificación de Sobresaliente cum laude, por unanimidad de los miembros del Tribunal, constituido por los prestigiosos catedráticos de Derecho procesal: GUTIÉRREZ-ALVIZ Y CONRADI (Universidad de Sevilla), RAMOS MÉNDEZ (Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona), GIMENO SENDRA (Universidad Nacional de Educación a Distancia, de Madrid), ORTELLS RAMOS (Universidad de Valencia) y CALVO SÁNCHEZ (Universidad de Salamanca). Posteriormente, por la misma institución, le fue concedido el Premio Extraordinario de Doctorado. Desde entonces, dicha autora se está convirtiendo en un referente obligado dentro de la doctrina patria a la hora de estudiar la situación de la víctima en la justicia penal, con publicaciones dentro y fuera de nuestras fronteras, participación en Congresos científicos, etcétera. No es éste, pues, el único trabajo de investigación que dedica a la víctima en el proceso penal. Tampoco, con toda seguridad, será el último. La citada temática le acompañará, aunque no de modo exclusivo, durante toda su vida académica (que le deseamos sea larga y fecunda). En Sevilla, a uno de noviembre de dos mil once. José MARTÍN OSTOS Catedrático de Derecho procesal de la Universidad de Sevilla

Victima y justicia penal -1pto.indd 18

20/04/2012 11:58:40


Abreviaturas y acrónimos

AAP AP Art. ATC ATS ATSJ BIMJ BOCG BOE c.p.p. CC CCGG CE CEDH CEJ CGAE CGPJ c.o.p.p. CP CPI DOCE DOUE DVO DVU ECOSOC EEUU EOMF Fasc. FGE FJ LAJG

Victima y justicia penal -1pto.indd 19

Auto de la Audiencia Provincial Audiencia Provincial artículo Auto del Tribunal Constitucional Auto del Tribunal Supremo Auto del Tribunal Superior de Justicia Boletín de Información del Ministerio de Justicia Boletín Oficial de las Cortes Generales Boletín Oficial del Estado Código procesal penal Código civil Cortes Generales Constitución Española Convenio Europeo de Derechos Humanos Centro de Estudios Jurídicos Consejo General de la Abogacía Española Consejo General del Poder Judicial Código Orgánico procesal penal Código penal Corte Penal Internacional Diario Oficial de las Comunidades Europeas Diario Oficial de la Unión Europea Domestic Violence Officers Domestic Violence Units Economic and Social Council Estados Unidos de Norteamérica Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal fascículo Fiscalía General del Estado Fundamento Jurídico Ley 1/1996, de 10 de enero, de Asistencia Jurídica Gratuita

20/04/2012 11:58:40


20

Pilar Martín Ríos

LCS LEC LECrim LGSS LO LOCOJM LOGP LOPD LOPJ LOPM LORRPM LOTC LOTJ LRSCVM LTE MF Núm. NStZ OEJJ OEVE Pág. Par. PM PROA RD RP SAP STC STEDH StGB StPO STS TC TEDH TJCE TOA TS TSJ UE

Victima y justicia penal -1pto.indd 20

Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil Ley de Enjuiciamiento Criminal, de 17 de septiembre de 1882 Ley General de la Seguridad Social, RD Legislativo 1/1994, de 20 de junio Ley Orgánica Ley Orgánica 4/1987, de Competencia y Organización de la Jurisdicción Militar Ley Orgánica 1/1979, de 26 de septiembre, General Penitenciaria Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de carácter personal Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial Ley Orgánica 2/1989, de 13 de abril, Procesal Militar Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores Ley Orgánica 4/1987, de 15 de julio, de la Competencia y Organización de la Jurisdicción Militar Ley Orgánica 5/1995, de 22 de mayo, del Tribunal del Jurado Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobado por RD Legislativo 8/2004, de 29 de octubre Lei Tutelar Educativa (núm. 166/99) Ministerio Fiscal número Neue Zeitschrift für Strafrecht Observatorio Europeo de Justicia Juvenil Observatorio Europeo de la Violencia Escolar página parágrafo Pubblico Ministero procedimiento abreviado Real Decreto Reglamento Penitenciario, aprobado por RD 190/1996, de 9 de febrero Sentencia de la Audiencia Provincial Sentencia del Tribunal Constitucional Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos Código penal alemán Código de procedimiento penal alemán Sentencia del Tribunal Supremo Tribunal Constitucional Tribunal Europeo de Derechos Humanos Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas Täter-Opfer-Ausgleich Tribunal Supremo Tribunal Superior de Justicia Unión Europea

20/04/2012 11:58:40


REPARACIÓN, TUTELA E INTERVENCIÓN DE LA VÍCTIMA EN EL PROCESO PENAL

UVIVG Vol. VOM VVAA ZsTW

Victima y justicia penal -1pto.indd 21

21

Unidades de Valoración Integral de la Víctima volumen victim-offender mediation varios autores Zeitschrift für die gesamte Strafrechtswissenschaft

20/04/2012 11:58:40

1_9788415929673  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you