Issuu on Google+


EL DERECHO DE RESCATE DE LA PROVISIÓN MATEMÁTICA DEL SEGURO DE VIDA

PEDRO JESÚS BAENA BAENA Profesor Titular de Derecho Mercantil Universidad de Sevilla

Valencia, 2008


Copyright ® 2008 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de la autora y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www.tirant.com).

Director de la Colección:

FRANCISCO VICENT CHULIÁ Catedrático de Derecho Mercantil

© PEDRO JESÚS BAENA BAENA

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es DEPOSITO LEGAL: V-5201-2008 I.S.B.N.: 978-84-9876-402-4


a Francisca Jiménez Jiménez, in memoriam a Dolores Baena Jiménez y a Manuel Baena Córdoba


ÍNDICE ABREVIATURAS ................................................................................

11

PRÓLOGO ...........................................................................................

13

1. PRELIMINAR................................................................................

17

2. LA PROVISIÓN MATEMÁTICA COMO BASE SOBRE LA QUE SE INSTAURA EL DERECHO DE RESCATE EN EL SEGURO DE VIDA ....................................................................... 2.1. La provisión matemática ................................................... 2.1.1. Formación y cálculo ...................................................... 2.1.2. Control de la Administración e información al interesado ............................................................................... 2.2. Derechos económicos del tomador (o, en su caso, del asegurado o del beneficiario) sobre la provisión matemática en la Ley de Contrato de Seguro ........................ 2.2.1. Reducción del seguro .................................................... 2.2.2. Anticipo de la prestación .............................................. 2.2.3. Rescate .......................................................................... 2.2.4. Cesión y pignoración de la póliza .................................

25 25 25 30

33 33 35 39 40

3. CONCEPTO Y NATURALEZA JURÍDICA DEL DERECHO DE RESCATE ................................................................................

43

4. EL TITULAR DEL DERECHO DE RESCATE. LA POSICIÓN JURÍDICA DEL BENEFICIARIO .............................................

51

5. MODALIDADES DEL SEGURO DE VIDA A LAS QUE SE APLICA...........................................................................................

67

6. RECONOCIMIENTO DEL DERECHO EN LA PÓLIZA Y CUANTIFICACIÓN ......................................................................

79

7. REQUISITOS DEL EJERCICIO DEL DERECHO DE RESCATE ............................................................................................... 7.1. Previo pago de la prima única o de dos anualidades si la prima es periódica .......................................................... 7.2. Solicitud del tomador (o, en su caso, del asegurado o del beneficiario) ................................................................... 8. EFECTOS DEL RESCATE ..........................................................

85 85 89 95


10

ÍNDICE

8.1. Cálculo y pago del valor de rescate ................................. 8.2. Extinción del contrato de seguro .....................................

95 101

9. RESCATE PARCIAL Y TRANSFORMACIÓN DEL CONTRATO DE SEGURO ........................................................................... 9.1. Rescate parcial ..................................................................... 9.2. Transformación del contrato de seguro .........................

103 103 105

10. EXTINCIÓN DEL DERECHO DE RESCATE ..........................

107

11. DERECHO DE RESCATE Y CONCURSO................................ 11.1. Concurso del asegurador .................................................. 11.2. Concurso del tomador (o, en su caso, del asegurado o del beneficiario) ..................................................................

109 109

JURISPRUDENCIA ...........................................................................

127

BIBLIOGRAFÍA..................................................................................

129

123


ABREVIATURAS AAP AA.VV. ADC AL art./arts. ATC BOE BOCG C.C. CDC C. de c. DGS DGSFP Dir. e Prat. Com. disp. adic. disp. fin. disp. transit. DL DN DOCE DOUE edic. IPC LC LCS LGDCU LIRPF

LL LOSSP

Auto de la Audiencia Provincial Autores Varios Anuario de Derecho Civil Actualidad Laboral artículo/artículos Auto del Tribunal Constitucional Boletín Oficial del Estado Boletín Oficial de las Cortes Generales Código civil Cuadernos de Derecho y Comercio Código de comercio Dirección General de Seguros Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones Diritto e Pratica Commerciale disposición adicional disposición final disposición transitoria Documentación Laboral Derecho de los Negocios Diario Oficial de las Comunidades Europeas Diario Oficial de la Unión Europea edición Índice de Precios al Consumo Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro Ley 26/1984, de 19 de julio, general para la defensa de los consumidores y usuarios Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no residentes y sobre el Patrimonio Diario La Ley Real Decreto Legislativo 6/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados


12 LPFP

n.º/n.os op. cit. op. et loc. cit. p./pp. párr./párrs. P. y S. RCDI RDCP RDM RDP RES Rev. Cont. Trib. RICPETB

Riv. Dir. Civ. Riv. Dir. Com. RJC ROSSP

RPFP

SAN/SSAN SAP SJM ss. STC STS STSJ t. Tol V./v. v. gr. vol./vols.

ABREVIATURAS

Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de los Planes y Fondos de Pensiones número/números obra citada obra y lugar citados página/páginas párrafo/párrafos Previsión y Seguro Revista Crítica de Derecho Inmobiliario Revista de Derecho Concursal y Paraconcursal Revista de Derecho Mercantil Revista de Derecho Privado Revista Española de Seguros Revista de Contabilidad y Tributación Real Decreto 1588/1999, de 15 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento sobre la instrumentación de los compromisos por pensiones de las empresas con los trabajadores y beneficiarios Rivista de Diritto Civile Rivista de Diritto Commerciale Revista Jurídica de Cataluña Real Decreto 2486/1998, de 20 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados Real Decreto 304/2004, de 20 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones Sentencia/Sentencias de la Audiencia Nacional Sentencia de la Audiencia Provincial Sentencia del Juzgado de lo Mercantil siguientes Sentencia del Tribunal Constitucional Sentencia del Tribunal Supremo Sentencia del Tribunal Superior de Justicia tomo Tirant on line Véase/véase verbigracia volumen/volúmenes


PRÓLOGO Únicamente la amable insistencia del autor justifica que una obra suya sea prologada por mí. Creo sinceramente, y así se lo he comentado a él en más de una ocasión, que a estas alturas de su carrera no necesita de ninguna presentación. Y, en todo caso, si la necesitara, elegirme a mí para llevarla a cabo no resultaría una opción demasiado acertada: no puedo considerarme en modo alguno su maestro —mérito que corresponde a Guillermo J. JIMÉNEZ SÁNCHEZ—; carezco del prestigio que se supone a los prologuistas de obras ajenas; mi prosa apenas alcanza el calificativo de aseada; y no puedo ni siquiera pasar por un mediano conocedor o cultivador de las materias objeto de este libro. Sólo la amistad explica que se me haya hecho el encargo, y sólo la amistad justifica la aceptación de la encomienda. Con todo, y aunque esa misma amistad permitiría tachar mis palabras de parciales e interesadas, trataré de cumplir la tarea asumida según mi más leal saber y entender. *** Durante bastante tiempo he tenido la sensación de que los mercantilistas españoles no le hemos prestado al “Derecho de seguros” una atención proporcionada a su relevancia práctica y a su complejidad técnico-jurídica. Afortunadamente, esta impresión se ha ido desvaneciendo progresivamente en los últimos años —digamos que, sobre todo, en los diez últimos— a medida que un significativo conjunto de autores ha ido añadiéndose a la nómina —hasta no hace mucho escasa, aun cuando relevante— de los privatistas que habían venido dedicando esfuerzos a esa materia. De tal modo que el acervo científico en este campo se ha visto enriquecido de manera notable con la aparición de comentarios a la Ley de Contrato de Seguro y con la publicación de un buen número de monografías que versan sobre diversos aspectos del régimen jurídico del contrato de seguro. El libro que el lector tiene en sus manos no puede sino enmarcarse en este nuevo florecimiento de los estudios sobre el contrato de seguro. En efecto, Pedro BAENA ha tenido el buen juicio de sumarse a aquéllos que han decidido dirigir su interés hacia este campo. Y lo ha hecho eligiendo el tema de “El derecho de rescate de la provisión matemática del seguro de vida”. Se trata de una obra de extensión contenida, escrita —como la mayoría de los trabajos de Pedro BAENA— en un estilo directo y sencillo. En ella se abordan muchos de los aspectos


14

PRÓLOGO

fundamentales del derecho de rescate, se plantean los problemas con honradez intelectual y se proponen soluciones razonables apoyadas en una argumentación ponderada. La obra trata de exponer de una manera completa el régimen legal del derecho de rescate. Aunque, lógicamente, el análisis se centra en la Ley de Contrato de Seguro, no se ha dejado de lado el examen de la normativa de ordenación —especialmente relevante en relación con la provisión matemática— ni se han omitido interesantes (pero esporádicas) referencias a la disciplina de los fondos de pensiones. De esta forma, Pedro BAENA ha partido en su monografía de la noción de provisión matemática para ir luego desgranando cuestiones como la propia naturaleza del derecho de rescate, el ámbito en el que se reconoce legalmente este derecho o los requisitos y efectos de su ejercicio. En relación con el contenido creo especialmente destacable el tratamiento que se reserva a la espinosa cuestión de la identificación del titular del derecho de rescate. La Ley de Contrato de Seguro no siempre define con total precisión en qué medida y en qué circunstancias ciertos derechos y determinados deberes incumben al tomador, al asegurado o al beneficiario. Y también en este caso se suscitan dudas sobre quién y en qué términos ostenta el derecho de rescate. Difícil cuestión sobre la que el autor se detiene para verter interesantes y útiles reflexiones. Merece igualmente la pena subrayar el esfuerzo realizado por Pedro BAENA para proyectar alguna luz en torno a la repercusión que, sobre el mencionado derecho de rescate, tendría una eventual declaración de concurso (del asegurador o del tomador). Por lo que concierne al método me permitiré llamar la atención sobre una doble circunstancia. De un lado, el autor se ha preocupado por examinar la doctrina de los tribunales (no sólo la jurisprudencia del Tribunal Supremo, sino también la constituida por los pronunciamientos de las Audiencias). De otra parte, ha procurado acercarse a la práctica del sector, según ésta se refleja en las pólizas utilizadas por conocidas compañías aseguradoras (no me cabe duda de que el lector encontrará ilustrativa la transcripción a pie de página de diferentes cláusulas contractuales). Todo lo cual significa que el análisis del derecho de rescate se ha realizado con apoyo en la literatura jurídica española más relevante, pero sin perder nunca de vista la realidad del tráfico y la sustancia de las controversias conocidas por nuestros tribunales. Debe notarse, por último, que el autor no ha permitido que la dogmática oscurezca la claridad del texto: a Pedro BAENA se le entiende con facilidad y, también con facilidad, el lector puede formarse un juicio sobre


PRÓLOGO

15

sus opiniones para decidir si compartirlas o no. Las categorías jurídicas no sirven en esta obra para enturbiar las ideas, sino para mejor dar cuenta del régimen jurídico analizado. Naturalmente ello no significa que no se empleen adecuadamente los instrumentos conceptuales propios del jurista, sino que el autor ha evitado la tentación de enredarse en discusiones o disquisiciones de dudosa utilidad que, pudiendo resultar intelectualmente estimulantes, probablemente hubieran entorpecido el ágil desarrollo del discurso y de la argumentación. *** Pedro BAENA ha sido Profesor Titular de Derecho mercantil en la Universidad de Sevilla desde 1997. Su producción científica, abundante y de buena factura, se ha centrado fundamentalmente en torno al Derecho marítimo, área en la que es un reconocido especialista. No obstante, huyendo de la tentación del “monocultivo académico” ha trabajado también fructíferamente en otros campos. Y así cabe destacar, en el ámbito del Derecho de sociedades, su reciente libro sobre la “Legitimación activa para la impugnación de acuerdos sociales (de la junta general de las sociedades anónimas y de responsabilidad limitada y de la asamblea general de la sociedad cooperativa)”. Y, ya en el terreno del Derecho bancario, resulta obligado mencionar su monografía titulada “La compensación en las cuentas bancarias”. Ahora, con esta obra sobre el derecho de rescate, Pedro BAENA abre una nueva línea de investigación y se muestra una vez más como un jurista con sólidos fundamentos, capaz, por tanto, de moverse con soltura en áreas bien diversas. El Prof. BAENA responde a un perfil de universitario cada vez más infrecuente. Su trayectoria vital y geográfica —nacido en Fernán Núñez (en plena Campiña Cordobesa), Licenciado en Derecho por la Universidad del País Vasco, Máster por el Instituto de Empresa de Madrid y Doctor en Derecho por la Universidad de Sevilla— empieza a constituir una rareza en la Universidad española. Una Universidad en la que, mientras se lanzan encendidas proclamas a favor de la globalización y la internacionalización, se alzan trabas y barreras corporativas, administrativas y de otras naturalezas que la convierten en una institución que, al menos en su plantel de docentes e investigadores, presenta una preocupante tendencia al localismo. Pero, además, Pedro BAENA ha sido capaz, a pesar del ambiente de general y palpable descorazonamiento, de mantener intacta su ilusión por el trabajo y por los quehaceres universitarios. Conserva la misma energía con la que, hace ya casi veinte años, apareció un buen día por el “sotanillo” del Departamento de Derecho mercantil de la Facultad de


16

PRÓLOGO

Derecho porque quería redactar una tesis doctoral y seguir la carrera académica. La misma tozuda ilusión que le impulsó a desoír a quienes le desanimamos haciéndole ver las dificultades de la tarea y la escasa recompensa que le esperaba al final del camino. Ahora, con otra perspectiva, no puedo sino alegrarme de que Pedro BAENA siguiera su propio criterio (aunque no sé si él se alegrará en la misma medida de no haberme hecho ningún caso). Durante todo este tiempo Pedro BAENA ha mostrado un comportamiento intachable, generoso en el esfuerzo y dispuesto siempre para apoyar iniciativas colectivas. Ha sabido competir lealmente con sus compañeros, ha aceptado siempre los resultados de estas confrontaciones y ha actuado en todo momento con tal grado de cortesía y caballerosidad que no ha conseguido granjearse un solo enemigo conocido; ni siquiera cuando el clima académico lo hacía casi inevitable. *** Es obvio que este prólogo ha terminado por derivar en un verdadero prolegómeno, entendido el término en su acepción más peyorativa, esto es, como referido a una introducción excesiva o innecesaria. Y además con el agravante de que resulta tanto excesiva como innecesaria. Excesiva por larga, por hacer perder al lector unos minutos que habrían sido mucho más provechosos de haberlos dedicado a leer sobre el derecho de rescate de la mano de Pedro BAENA. Y, además, innecesaria, porque —como apunté previamente— el autor no requiere de nadie que lo introduzca en los ámbitos científicos y académicos. Termino por tanto. Por cuanto se me alcanza el lector tiene en sus manos el primer trabajo que aborda monográficamente en la literatura jurídica española el régimen del derecho de rescate en los seguros de vida. Desde luego, por sus dimensiones y objetivos la obra no resuelve todas las cuestiones que pueden plantearse; pero sí es capaz de ofrecer una visión más que juiciosa del estado de la cuestión en la doctrina y de aportar soluciones razonables a los problemas principales. En mi opinión, nadie que en este momento quiera aproximarse al estudio del derecho de rescate —o, más ampliamente, al estudio de cualquier cuestión conectada con la provisión matemática en los seguros de vida— debería prescindir de la atenta lectura de esta obra. En Sevilla, a 31 de marzo de 2008 (San Vicente Ferrer) Alberto Díaz Moreno Catedrático de Derecho Mercantil Universidad de Sevilla


1. PRELIMINAR Las figuras de la provisión matemática y del derecho de rescate del contrato de seguro de vida han suscitado y suscitan hoy un especial interés, tanto desde el punto de vista económico como del jurídico, por ser uno de los ejes centrales sobre los que gira el seguro de vida. El pago por el tomador en los seguros sobre la vida de una prima de un importe superior al que cubre el riesgo actual asegurado (la muerte o la supervivencia del asegurado) y demás costes y previsiones incluidos en su cálculo1 permite utilizar el contrato de seguro como instrumento del ahorro2, en clara competencia con 1

2

El cálculo de la prima tiene en cuenta, en esencia, elementos tales como las previsiones del coste del riesgo, de los gastos generales de la compañía aseguradora, de los impuestos, de los beneficios y de la provisión matemática (la cual tiene en los contratos convenidos con pago de primas niveladas un valor positivo durante los primeros ejercicios, y tendría un valor negativo en el último o últimos ejercicios si no fuera porque se compensa con los beneficios derivados de la capitalización de la parte de las primas destinadas al ahorro provisionadas durante los ejercicios previos). Al respecto, v., infra, lo apuntado en el apartado 2.1.1 y lo dispuesto en los arts. 32 y 76 del ROSSP. El seguro de vida en muchas ocasiones cumple la misma función económica que los contratos bancarios de depósito, convirtiéndose en un medio de inversión alternativo a éstos. Al respecto, entre otros, v. ANGULO RODRÍGUEZ, “Sobre la regulación de los seguros de personas”, en Homenaje a Duque, t. II, Valladolid, 1998, p. 1159. El concepto legal de contrato de seguro se contiene en el art. 1.º de la LCS. Con relación a él, por todos, v. SÁNCHEZ CALERO, “Artículo 1”, en SÁNCHEZ CALERO (director), Ley de Contrato de seguro. Comentarios a la Ley 50/1980, de 8 de octubre, y a sus modificaciones, 3.ª edic., Cizur Menor, 2005, pp. 29-49. Sobre la noción de seguro de vida, por todos v. TIRADO SUÁREZ, “Artículo 83”, en SÁNCHEZ CALERO (director), Ley de Contrato de seguro. Comentarios a la Ley 50/1980, de 8 de octubre, y a sus modificaciones, 3.ª edic., Cizur Menor, 2005, pp. 1729-1734. Sobre el depósito bancario de dinero en nuestra manualística, por todos, v. VALENZUELA GARACH, “Contratos bancarios de pasivo”, en JIMÉNEZ SÁNCHEZ (coordinación), Derecho mercantil, vol. 2, 11.ª edic., Barcelona, 2006, pp. 485-486. El volumen de primas devengadas en el ramo de vida (negocio tradicional) fue en 2006 de 18.507 millones de euros y en 2007 (datos provisionales) de 19.205 millones de euros, con unas provisiones matemáticas al cierre del ejercicio 2006 de 111.492 millones de euros y al de 2007 (datos provisiona-


18

PEDRO JESÚS BAENA BAENA

las fórmulas bancarias, como el depósito bancario de dinero, pero partiendo de fundamentos jurídicos diferentes. En grandes líneas el seguro de vida debe ser necesariamente contratado con una entidad aseguradora autorizada para operar en este ramo3, tiene la naturaleza jurídica de contrato de seguro (art. 1.º de la LCS) y está económicamente basado en la técnica actuarial de gestión de riesgos; mientras que el citado depósito es un contrato convenido con una entidad de crédito, tiene la naturaleza jurídica de un depósito irregular (arts. 1.768 del C.C. y 309 del C. de c.) y responde económicamente a la intermediación profesional de las entidades de crédito entre clientes con necesidades contrapuestas de ahorro y crédito4.

3 4

les) de 113.217 millones de euros. Mientras que las primas unit linked en 2006 fueron de 3.758 millones de euros y en 2007 (datos provisionales) de 4.040 millones de euros, con unas provisiones técnicas para 2006 de 11.555 millones de euros y para 2007 (datos provisionales) de 12.694 millones de euros. Al respecto v. DIRECCIÓN GENERAL DE SEGUROS Y FONDOS DE PENSIONES, Informe 2007, Madrid, 2008, p. 77, disponible en www. dgsfp.meh.es. V. los arts. 5 a 15 de la LOSSP. Efectivamente, el seguro de vida parte de una muy diferente base jurídica que el contrato de depósito bancario, pues se construye sobre la base del cálculo actuarial. La provisión matemática es la base sobre la que se instaura el derecho del tomador (o, en su caso, del asegurado o del beneficiario) al rescate del valor asegurado. Destaca ANGULO RODRÍGUEZ (v. “Sobre la regulación…”, en Homenaje a Duque, op. cit., p. 1167) que el seguro se diferencia del préstamo en que al existir el riesgo contemplado siempre cabe la posibilidad de que el asegurador quede liberado de la obligación de pago de la indemnización (frente al derecho de restitución de la suma prestada), al menos en el caso de suicidio antes de un año. Sobre esta distinción, recientemente, v. TAPIA HERMIDA, A. J. (“Aspectos polémicos y novedosos del Seguro de Vida”, en Documentos de Trabajo del Departamento de Derecho Mercantil, 2006/2, Universidad Complutense, marzo de 2006, disponible en www.ucm.es/eprints, pp. 14-18), quien se detiene en la exposición de algunos criterios legales de disimilitud tanto desde el punto de vista jurídico-privado de la contratación como desde el punto de vista jurídico-público de la ordenación financiera; y también recoge algunos criterios jurisprudenciales deducidos de pronunciamientos de tribunales civiles y contencioso-administrativos sobre la naturaleza jurídica de ciertas operaciones financieras que, presentadas como seguros de vida mixtos, con cobertura de riesgos de muerte y supervivencia, se han calificado como depósitos o préstamos bancarios [v. la SAP de Barcelona de 22 de


EL DERECHO DE RESCATE DE LA PROVISIÓN MATEMÁTICA…

19

enero de 2001, SAP de Guipúzcoa de 22 de enero de 1998, las SSAN(sala de lo contencioso-administrativo) de 14 de enero de 1997, de 3 de octubre de 1997, de 18 de enero de 2001 y de 27 de septiembre de 2001) y la STSJ de Cataluña (sala de lo contencioso-administrativo) de 22 de marzo de 2001]. Sobre el seguro de vida en general, en la literatura jurídica española, entre otros, v. GARRIGUES, Contrato de seguro terrestre, Madrid, 1983, pp. 549-622; ILLESCAS ORTIZ, El Seguro Colectivo o de Grupo, Sevilla, 1975; GREENE, Riesgo y seguro, (traducción de TRONCOSO ROJAS a la 3.ª edic. publicada en Cincinnati), Madrid, 1979; FERNÁNDEZ RUIZ, “El valor del rescate en los seguros sobre la vida humana”, en VERDERA Y TUELLS (edición e introducción), Comentarios a la Ley de Contrato de Seguro, Colegio Universitario de Estudios Financieros, vol. 1, Madrid, 1982, pp 10371044; TIRADO SUÁREZ, “El seguro de vida”, en MARTÍN SÁNCHEZ, (dirección), Derecho de seguros, Consejo General del Poder Judicial, Madrid, 1996, pp. 159-192, en Comentarios…, op. cit, pp. 1707-2083, Los seguros de personas, en OLIVENCIA, FERNÁNDEZ-NÓVOA y JIMÉNEZ DE PARGA (directores), JIMÉNEZ SÁNCHEZ (coordinador), Tratado de Derecho Mercantil, t. 46, vol. 3, y “Las modificaciones de la legislación de seguros”, en SÁNCHEZ CALERO y SÁNCHEZ-CALERO GUILARTE (coordinadores), Comentario a la Ley 44/2002, de 22 de noviembre de Medidas de Reforma del Sistema Financiero, Cizur Menor, 2003, pp. 601-677; MORILLAS JARILLO, El seguro del automóvil: el aseguramiento obligatorio de la responsabilidad civil automovilística, Barcelona, 1992; VERGEZ SÁNCHEZ, “Seguro de personas”, en MONTOYA MELGAR (director), Enciclopedia Jurídica Básica, vol. IV, Madrid, 1995, pp. 6152-6156, y “Seguro de vida”, en MONTOYA MELGAR (director), Enciclopedia Jurídica Básica, vol. IV, Madrid, 1995, pp. 6158-6163; ANGULO RODRÍGUEZ, “Sobre la regulación…”, en Homenaje a Duque, op. cit., pp. 1157-1173; BOLDÓ RODA, El beneficiario en el seguro de vida, Barcelona, 1998; TAPIA HERMIDA, A. J., Derecho de Seguros y Fondos de Pensiones, 2.ª edic., Barcelona, 2003; PONS, “Las entidades aseguradoras y la canalización del ahorro en España. 1908-1940”, en RES, n.º 115, 2003, pp. 337-358; SÁNCHEZ LÓPEZ, “Situación del seguro de vida en España”, en RES, n.º 119, 2004, pp. 389-401; SÁNCHEZ CALERO, en Comentarios…, op. cit, pp. 1649-1705; LA CASA GARCÍA, “El seguro de vida: de la unidad de disciplina a la proliferación de regímenes especiales”, en RES, n.os 123-124, vol. II, 2005, pp. 865-888, y en DN, n.º 182, marzo 2006, pp. 5-20; PÉREZ FRUCTUOSO, “Análisis de los riesgos de las aseguradoras bajo solvencia II”, en RES, n.º 122, 2005, pp. 245-263; VEIGA COPO, Condiciones en el contrato de seguro, Granada, 2005; CALLEJO RODRÍGUEZ, El seguro de vida para caso de muerte: Cuestiones actuales de Derecho civil, Madrid, 2005; y MARCO ARCALÁ, Seguros de personas. Aspectos generales, Cizur Menor, 2006. Sobre este mismo tema en la manualística reciente v. URÍA, Derecho mercantil, 28.ª edic., Madrid-Barcelona, 2001, pp. 804-814; BROSETA PONT y MARTÍNEZ SANZ, Manual de Derecho Mercantil, vol. II, 14.ª edic., Ma-


20

PEDRO JESÚS BAENA BAENA

Esta competencia entre entidades aseguradoras y de crédito se ha hecho más compleja en los últimos años, en los que han surgido nuevas modalidades aseguraticias con la misma función económica que el seguro de vida y los contratos bancarios en los que tradicionalmente se ha articulado el ahorro: los planes de pensiones, los planes de previsión asegurados, los seguros que instrumentan compromisos por pensiones, los seguros en los que el riesgo lo asume el cliente (unit linked)5 y los planes individuales de ahorro sistemático. Pero, a pesar de que las características jurídicas que separan las figuras bancarias y aseguraticias son claras para los especialistas, no son siempre apreciadas por los usuarios de los servicios o “productos” (en la inapropiada o incorrecta terminología de los operadores económicos) ofrecidos por las compañías bancarias y aseguradoras, los cuales además contemplan la cada vez mayor interrelación entre banca y seguros6, por lo que reclaman la tutela de la Administración

5

6

drid, 2007, pp. 386-395; SÁNCHEZ CALERO y SÁNCHEZ-CALERO GUILARTE, Instituciones de Derecho Mercantil, vol. II, 29.ª edic., Cizur Menor, 2006, pp.515-531; VICENT CHULIÁ, Introducción del Derecho Mercantil, 20.ª edic., Valencia, 2007, pp. 1111-1114; TIRADO SUÁREZ, “Los seguros de personas”, en JIMÉNEZ SÁNCHEZ (coordinación), Derecho mercantil, vol. II, 11.ª edic., Barcelona 2006, pp. 715-744, y “Seguros”, en JIMÉNEZ SÁNCHEZ (coordinación), Lecciones de Derecho mercantil, 11.ª edic., Madrid, 2006, pp. 556-564; URÍA, MENÉNDEZ y ALONSO SOTO, “Tipología del seguro”, en URÍA y MENÉNDEZ, Curso de Derecho mercantil, vol. II, 2ª edic., Madrid, 2001, pp. 658-668; y ALONSO SOTO, “Los contratos de seguro”, en MENÉNDEZ (director), Lecciones de Derecho Mercantil, 5.ª edic., 2007, pp. 797-799. Con relación a los seguros unit linked el SERVICIO DE RECLAMACIONES DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE SEGUROS Y FONDOS DE PENSIONES (v. Informe anual 2004, disponible en www.dgsfp.meh.es, p. 77) ha manifestado que ha tenido conocimiento de prácticas, en su opinión, inadecuadas en su comercialización, pues se ofertan productos en los que aprecia que el cliente no distingue si es un producto bancario, de inversión, un seguro o un plan de pensiones (especialmente por la mezcla de características aseguradoras y de inversión) y ha detectado una deficiente información acerca de la variabilidad del valor de los activos en que se invierte el producto. Respecto a la cada vez mayor relevancia actual del canal bancario para los contratos de seguros (la figura de la bancaseguros), por todos, v. VALENZUELA GARACH, “Actividad bancaria y actividad aseguradora: Algunos aspectos de integración y competencia”, en RDBB, n.º 40, 1990, pp. 876-878; GAMBINO, “Líneas fronterizas entre operaciones de seguros y de banca


EL DERECHO DE RESCATE DE LA PROVISIÓN MATEMÁTICA…

21

(estatal y comunitaria) cuando se producen situaciones concursales de las instituciones dedicadas a la captación del ahorro, o incluso cuando no se abre concurso alguno pero se produzcen “problemas” económicos graves que pueden afectar de manera relevante a la solvencia de tales sociedades. Por esta razón no es extraño que el control de las entidades dedicadas a ello y la tutela de los intereses de los usuarios tenga cada día más semejanza7. Entre los instrumentos

7

y las formas técnicas de seguro mixto de vida con prima única”, en RES, n.º 70, 1992, pp. 41-76; ESPARTEIRO BARROSO, Las relaciones bancaseguros. Una perspectiva desde el sector asegurador, Madrid, 1994; TIRADO SUÁREZ, en Comentarios…, op. cit., pp. 1736-1740; y MONTIJANO GUARDIA, La diversidad de enfoques en la relación banca-seguros, Jaén, 2001. También v. el art. 25 de la Ley 26/2006, de 17 de julio, de mediación de seguros y reaseguros privados, en el que se regula el ejercicio de la actividad de agente de seguros como operador de banca-seguros. Por este hecho no extraña que se quiera exigir a las entidades aseguradoras la diligencia requerida al depositario y al comisionista profesionales imputada a las entidades de crédito, y que se propugne el acercamiento de las medidas de tutela del cliente reguladas para la banca y para las aseguradoras. A pesar de ello son diferentes las vías de protección de la clientela en los ámbitos bancario y asegurativo: la garantía pública de las primas frente a los depósitos y el control administrativo ejercido por organismos diferentes (DGSFP y Banco de España), a las que se unido recientemente el apoyo de la técnica registral en el caso del Registro de contratos de seguro con cobertura de fallecimiento. Sobre la protección de la clientela asegurada v., con carácter general, los arts. 59 a 63 de la LOSSP y los art. 104 a 109 del ROSSP; y en la normativa de los planes de pensiones, los arts. 7 LPFP y 49 RPFP. En la doctrina, entre otros, v. PUYALTO FRANCO, “La protección del cliente de servicios financieros en la Ley 44/2002, de 22 de noviembre, de medidas de reforma del sistema financiero”, en RES, n.º 116, 2003, pp. 465-499; y TAPIA HERMIDA, A. J., Derecho de seguros…, op. cit., pp. 117-119 y 261-262. También v. los Informes del SERVICIO DE RECLAMACIONES DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE SEGUROS Y FONDOS DE PENSIONES, disponibles en www.dgsfp.meh.es, de los cuales el último publicado es el del Primer Semestre de 2008 y los Criterios del Servicio de Reclamaciones sobre el procedimiento para la presentación de quejas y reclamaciones, insertados en esta misma página web. Para el estudio de la ordenación y supervisión de los seguros privados desde el punto de vista principal, pero no único, del Derecho administrativo, v. NÚÑEZ LOZANO, M.ª del C., Ordenación y supervisión de los seguros privados, Madrid-Barcelona, 1998, obra en la que, entre otros aspectos, se analizan: la intervención administrativa en el sector de los seguros privados, la distribución de competencias en la materia, el ámbito de la ley, la


22

PEDRO JESÚS BAENA BAENA

empeñados en este fin en el ámbito aseguraticio destacan con especial significación los siguientes: la asunción por la Administración de competencias generales de ordenación, supervisión y sanción de las entidades aseguradoras; la regulación de los servicios de atención al cliente y del defensor del cliente8; la instauración del Registro de contratos de seguro con cobertura de fallecimiento9; la liquidación de

8

9

tipología de entidades aseguradoras, la autorización administrativa para acceder a la actividad aseguradora, las condiciones para el ejercicio de dicha actividad (provisiones técnicas, margen de solvencia, fondo de garantía, limitación de distribución de excedentes y de actividades, contabilidad y deber de consolidación, régimen de participaciones significativas, cesión de cartera, transformación, fusión, escisión y agrupación, estatutos, pólizas y tarifas), el régimen de derecho de establecimiento y de libre prestación de servicios en el sector, la inspección de seguros, las medidas de control especial, el régimen de infracciones y sanciones, la intervención en el cese de la actividad aseguradora (revocación de la autorización administrativa, disolución y liquidación de entidades aseguradoras) y la actividad en España de entidades aseguradoras extranjeras. Sobre el tema, en la doctrina italiana, por todos, v. LA TORRE, La disciplina giuridica dell’attività assicurativa, en Diritto delle assicurazioni, vol. I, Milano, 1987, pp. 83-130. El régimen legal de éstos se encuentra en el art. 63 de la LOSSP; en el capítulo V (arts. 22-31) de la Ley 44/2002, de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero (BOE, de 23 de noviembre), desarrollado por el RD 303/2004, de 20 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de los comisionados para la defensa del cliente de servicios financieros (BOE, de 3 de marzo), y en la Orden ECO 734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente y del defensor del cliente de las entidades financieras (BOE, de 24 de marzo). Al respecto, entre otros, v. TIRADO SUÁREZ, “El contrato de seguro”, en JIMÉNEZ SÁNCHEZ (coordinación), Derecho mercantil, vol. II, 11.ª edic., Barcelona 2006, pp. 676-677. Sobre la Ley 20/2005, de 14 de noviembre, sobre la creación del Registro de Contratos de Seguro de cobertura de fallecimiento (BOE, n.º 273, de 15 de noviembre de 2005), en la doctrina, por todos, v. MORILLAS JARILLO, “Ley 20/2005, de 14 de noviembre. Registro de Contratos de Seguro con cobertura de fallecimiento”, en DN, sección “Contratación Mercantil”, n.º 184, 2006, pp. 81-83; BENITO OSMA, “El Registro de contratos de seguro con cobertura de fallecimiento”, en DN, n.º 189, 2006, pp. 5-18; y VEIGA COPO, “El Registro de seguros de vida con cobertura de fallecimiento y los derechos de los beneficiarios”, en LL, n.º 6519, 5 de julio de 2006, disponible en http://authn.laley.net/hdiario/2006/diario_0705_doc1.html, 17 pp. de impresora. Actualmente se tramita en el Ministerio de Justicia el Real Decreto de desarrollo de la Ley 20/2005, cuyo Proyecto se puede descargar de la web de la DGSFP (www.dgsfp.mineco.es).


EL DERECHO DE RESCATE DE LA PROVISIÓN MATEMÁTICA…

23

entidades de seguro por el Consorcio de Compensación de Seguros10; y la consideración como crédito con privilegio especial de los activos que, representando las provisiones técnicas, se encuentren incorporados al registro de inversores11. En este contexto la figura del derecho de rescate del seguro de vida, junto a la de la reducción del seguro de vida y a la de los anticipos de la prestación, permiten al tomador (o, en su caso, al asegurado o al beneficiario)12 disponer de los derechos que tiene sobre la provisión matemática, que se hallan legal y contractualmente garantizados y normalmente reflejados en forma expresa y con particular detalle en la póliza13, acomodando el aseguramiento del riesgo contratado a sus necesidades. Con ello puede reconducir una previsión de ahorro a largo plazo disponiendo (total o parcialmente) de la provisión matemática antes de que acaezca el siniestro previsto (la muerte o la supervivencia del asegurado) que desencadene el derecho al abono de la prestación (la suma asegurada) al asegurado o beneficiario. El derecho de rescate del seguro de vida en el Derecho español está regulado en la Ley de Contrato de Seguro, de 8 de octubre de 1980, y ha sido estudiado por nuestra doctrina y aplicado por los tribunales patrios. Pero no podemos decir que sea un tema completamente acotado y agotado, sino que requiere hoy y siempre, como todos los temas nucleares, de nuevas aportaciones científicas surgidas del examen de su disciplina y de sus consecuencias (jurídicas, sociales, económicas, etc.) a la luz de las novedades legislativas y del desarrollo del tráfico. Por ello nos proponemos analizar la figura del derecho de rescate del seguro de vida y aquellas otras conexas, desde

10

11 12 13

Al respecto v. los arts. 31-37 de la LOSSP; el art. 14 del RD Legislativo 7/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el Estatuto Legal del Consorcio de Compensación de Seguros (BOE de 5 de noviembre); y el art. 27 de la LC. En la doctrina, entre otros, v. NÚÑEZ LOZANO. M. del C., Ordenación y supervisión…, op. cit., pp. 283-293; BARRERO RODRÍGUEZ, El Consorcio de Compensación de Seguros, Valencia, 2000; QUINTÁNS EIRAS, La liquidación administrativa de entidades aseguradoras, Madrid, 2005, pp. 155-234, y “El concurso de las entidades aseguradoras”, en Homenaje a Olivencia, t. 5, Madrid-Barcelona, 2005, pp. 5517-5530; y SANJUÁN Y MUÑOZ, “El Consorcio de Compensación de Seguros en la administración del concurso de entidades aseguradoras”, en RDCP, n.º 2, 2005, pp. 147-167. Al respecto v., infra, lo apuntado en el apartado 11.1 y en la nota 280. V., infra, apartado 6. Sobre todo ello v. lo señalado, infra, en el apartado 6.


1_9788498764024