Issuu on Google+


El color de la justicia (Tres colores: rojo)


El color de la justicia (Tres colores: rojo)

Rosario de Vicente MartĂ­nez Profesora Titular de Derecho Penal Universidad de Castilla-La Mancha

MĂŠxico D.F., 2012


Copyright ® 2012 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de la autora y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch México publicará la pertinente corrección en la página web www. tirant.com (http://www.tirant.com).

Director de la Colección:

Javier de Lucas Catedrático de Filosofía del Derecho

© rosario de vicente martínez

© tirant lo blanch MÉXICO edita: tirant lo blanch MÉXICO C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia telfs.: 96/361 00 48 - 50 fax: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es depÓsito legal: v i.s.b.n.: 978-84-9004-490-2 imprime Y maqueta: pmc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/ empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


«A medida que pasan los años, menos confío en las ideas y más en las emociones» louis malle

A Ana Turégano


Índice

I. PRESENTACIÓN ...........................................................

13

II. FICHA TÉCNICA Y ARTÍSTICA ....................................

17

III. SOBRE KRZYSZTOF KIESLOWSKI ...........................

19

IV. SOBRE LA TRILOGÍA ...................................................

23

V. CLAVES PARA UNA LECTURA JURÍDICA DE TRES COLORES: ROJO 1. Las escuchas telefónicas del viejo juez .................... 2. Penas, prisión y resocialización ............................... 3. ¿Por qué el ser humano delinque? ........................... 4. La imparcialidad judicial ......................................... 5. Prevención antes que castigo ................................... 6. La “verdad” judicial ..................................................

33 48 65 78 88 99

VI. ÍNDICE FILMOGRÁFICO .............................................

105

VII. BIBLIOGRAFÍA 1. Sobre Kieslowski, la Trilogía y Tres colores: Rojo ... 2. Sobre la lectura jurídica de Tres colores: Rojo ........

107 107

9

El color de la justicia: (Tres colores: rojo)

Índice


Presentaci贸n

El color de la justicia (Tres colores: rojo)

11


Presentación

C

uando vi por primera vez Tres colores: Rojo de Krzysztof Kieslowski, me impresionó la historia que el viejo juez cuenta a Valentine sobre un marino. Nadie, y menos un profesor, puede quedar indiferente ante esta historia porque, de una manera o de otra, también nosotros nos comportamos como jueces de lo que un alumno sabe. Por eso cuando he tenido la oportunidad de participar en la magnífica idea que supone esta colección: Cine y Derecho, una de las primeras películas que vino a mi mente fue esta última obra del cineasta polaco. Las películas de Kieslowski son consideradas por muchos críticos y aficionados verdaderas obras de arte, ya sea por su eterna búsqueda de los misterios del alma o por lo cuidado de la fotografía, la correcta elección de sus actores o el interés exquisito que presta a la música. Elemento constante en sus realizaciones es su capacidad para narrar historias que, sin grandes y rebuscados acontecimientos, logran translucir el particular universo de emociones que lleva cada uno

de nosotros en su fuero interno. De forma sutil pero a la vez clara y definida, nos lleva a identificar los propios sentimientos con los de sus ficticios personajes y así comprender, a través de nuestro interior, la complejidad de emociones que esconde pero a la vez nos rebela este personaje al que vemos sufrir, amar, llorar o, simplemente, vivir en la pantalla. Según el propio K. Kieslowski: “La cualidad con la que será narrada la historia es extremadamente importante, porque creo que todo artista, al igual que todo hombre, en el fondo, cuenta siempre la misma historia. Siempre se habla de amor, de odio o de la muerte; de esas cosas hablamos con pasión, pero es el tono con el que se habla el verdadero punto esencial. Yo creo que el hombre siempre ha necesitado historias: para entenderse mejor a sí mismo y a los demás, para acercarse al misterio de la existencia, al qué supone estar en este mundo”. En Tres colores: Rojo Kieslowski se concentra sobre la figura humana, sobre las emociones y los sentimientos más recónditos convirtiéndose así en un auténtico

13

El color de la justicia (Tres colores: rojo)

I. Presentación


El color de la justicia (Tres colores: rojo)

Presentación

explorador del alma humana y, al mismo tiempo, examina la problemática del fenómeno comunicativo, focalizando la atención sobre el contenido y la modalidad comunicativa. Existe, como dice el propio director, al menos la esperanza “que la comunicación sea todavía posible”, y a partir de esta convicción construye la película donde, finalmente, se realiza plenamente la posibilidad de comunicar a través del sentimiento de la solidaridad y de la fraternidad encarnado en la protagonista Valentine. Tres colores: Rojo es conceptual y filosóficamente una película muy compleja, no para ser vista una sola vez, pues las constantes referencias sobre el propio film y sobre la trilogía en su conjunto hacen que una segunda y posteriores visiones de ésta sean prácticamente imprescindibles, como en las buenas obras siempre encontraremos algún nuevo detalle que nos sorprenderá. Con una gran economía narrativa el autor pone en boca de un juez retirado profundas reflexiones sobre grandes temas que atañen no sólo a la práctica judicial, sino también a la teoría y filosofía de la ciencia jurídica, temas que han preocupado, y lo siguen haciendo, a una gran cantidad de juristas, que han llenado y llenaran cientos de páginas de libros, y sobre los que, como es natural,

14

no hay un veredicto final: desde el proceso y la verdad judicial, como verdad aceptada, hasta la resocialización del individuo, pasando por la Criminología o por la prevención de los delitos. La vida en la sociedad surgida de los tres principios revolucionarios de la razón burguesa encuentra su síntesis en la imagen anodina del Tribunal que recorre los tres episodios de la Trilogía. Aquí la Justicia se convierte en una cuestión burocrática, serial, enajenada. Un cuadro perfecto de este mundo indiferente al destino del individuo que sólo la fraternidad puede superar. La elección del tema de la Justicia para esta película, por tanto, no es casual. Tres colores: Rojo, es una obra maestra que deja en el espectador una sensación de optimismo ante el ser humano, un verdadero bálsamo que compensa tantas visiones negras de la existencia humana. El último film de Kieslowski nos habla del poder del amor para superar todas las dificultades y vencer todas las barreras, pero ¿no era eso lo que dice la Primera Carta a los Corintios, puesta en música por Julie en Azul?: “El amor es paciente, es amable, no es envidioso ...”, “Todo lo aguanta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. No terminará nunca”. No es de extrañar que el cineasta polaco reservara el color rojo para


Presentación

cios que se muestran con machacona insistencia en el cine o en la literatura. Así, me he planteado este libro como una manera didáctica y amena de atraer a cada vez más lectores o/y cinéfilos a temas cruciales que nos preocupan como juristas, tan escasos como estamos de este tipo de publicaciones que en otro tipo de ciencias son tan habituales. Siempre he admirado a aquellos científicos que han aceptado el reto de divulgar, hacer participes a los demás de su saber y de sus descubrimientos. Sólo hoy puedo decir cuanta dificultad entraña este reto, el trabajo ingente que supone ser capaz de expresar lo que un no iniciado pueda comprender y lo que es más importante interesarle y entretenerle. Espero poder contribuir a que los aficionados al cine puedan entrar en las profundidades de las cuestiones jurídicas tal y como Kieslowski lo ha hecho por boca del viejo juez.

15

El color de la justicia (Tres colores: rojo)

esta película. El rojo, color de la sangre, tiene una nota activa y estimulante, se le relaciona con el peligro, con las emociones, etc. El rojo era color, asimismo, del poder soberano entre los emperadores romanos, es el color de la realeza, es la supremacía del poder. Tradicionalmente las leyes se han representado con el color rojo porque eran dictadas por los reyes. El color rojo es, en definitiva también, el color de la Justicia. Creo que Tres colores: Rojo es una buena película para acercarnos a una reflexión seria sobre todo el entramado judicial del que los humanos nos hemos dotado para hacer más llevadera nuestra convivencia. Muy útil como material de apoyo para nuestras clases en la Facultad de Derecho y para todas aquellas personas que quieran saber más del interior de las leyes, sus objetivos y fundamentos, tan trivializados muchas veces por los jui-


El color de la justicia (Tres colores: rojo)

Presentaci贸n

16


Ficha técnica y artística

TRES COLORES: ROJO 1994 – Francia / Suiza / Polonia —99 minutos— Color. Título original: Trois couleurs: Rouge. Director: Krzysztof Kieslowski. Compañía Productora: MK2 Productions (Francia); France 3 Cinema (Francia); CAB Productions (Suiza); TOR Studio Production (Polonia).Con la participación de Canal Plus (Francia); Televisión Suisse Romande (Suiza); Argumento: Krzysztof Piesiewicz y Krzysztof Kieslowski. Colaboración: Agnieszka Holland, Edward Zebrowski y Piotr Sobocinski. Guión: Krzysztof Piesiewicz y Krzysztof Kieslowski. Colaboración: Agnieszka Holland, Edward Zebrowski y Piotr Sobocinski. Director fotografía: Piotr Sobocinski. Música: Zbigniew Preisner. Música adicional: Bertrand Lenclos. Dirección musical: Wojciech Michniewski. Interpretación musical: Sinfónica de Varsovia. Orquesta y coros: Filarmónica de Silesia. Director coros: Jan Wojtacha. Guitarra: Janusz Strobel. Violonchelo: Jerzy Klocek. Montaje: Jacques Witta. Productor: Marin Karmitz. Productor ejecutivo: Yvon Crenn. Director de producción: por CAB Productions Gérad Ruey. Decorados: Claude Lenoir. Sonido: Jean-Claude Laureux.

17

El color de la justicia (Tres colores: rojo)

II. Ficha técnica y artística


El color de la justicia (Tres colores: rojo)

Rosario de Vicente Martínez

Coreografía: Brigitte Matteuzzi. Mezclas: William Flageollet. Vestuario: Corinne Jorry. Realizador: Emmanuel Finkiel. Casting: Margot Capelier. Intérpretes: Irène Jacob (Valentine) Jean-Louis Trintignant (el Juez) Frédérique Feder (Karin) Jean-Pierre Lorit (Auguste) Samuel Lebihan (el fotógrafo) Marion Stalens (veterinaria) Teco Celio (barman) Bernard Escolon (vendedor de discos) Jean Schlegel (vecino de casa) Elzbieta Jasinska (la mujer) Paul Vermeulen (amigo de Karin) Jean-Marie Daunas (guarda del teatro) Roland Carey (narcotraficante) Voz en off: Marc Autherman. Colaboración especial: Juliette Binoche, Julie Delpy, Benoit Régent y Zbigniew Zamachowski. Lugar de rodaje: Ginebra (Suiza) Género: Drama Notas: Producida con la ayuda de los Fondos “Eurimages” del Consejo de Europa y “L´Office Fédéral de la Culture Suisse du Départament Fédéral de l´Intériur”. Estreno en Madrid el 23 de septiembre de 1994 Distribuciones: JMM INVEST, S.L.

18


Sobre Krzysztof Kieslowski

Krzysztof Kieslowski nace el 27 de junio de 1941 en una Polonia perturbada por la guerra. De origen muy humilde tiene una infancia infeliz y no disfruta de estabilidad escolar porque la familia debía seguir al padre, un ingeniero enfermo de tuberculosis, de sanatorio en sanatorio. Kieslowski y su hermana menor pasaron largos períodos en los denominados preventoria, sanatorios gratuitos para niños de clase baja con riesgo de contagio de tuberculosis, hasta que su padre finalmente murió de dicha enfermedad resultante de las privaciones de la guerra. La relación con su padre es vivificada en La radiografía (1974). La madre, modesta oficinista, falleció en un accidente cuando él era aún pequeño. La falta de asentamiento en un lugar determinado hace que se vuelva una persona solitaria que busca en la literatura, en Camus, Dostoiewski o Mark Twain, una representación del mundo. Todo ello se plasma en el tono de sus películas, infinitamente intimista y solitario.

Vive de joven el régimen comunista y a los 16 años, con la muerte de su padre, se inscribe en la Escuela Superior de Técnicas Teatrales de Varsovia, donde se diploma en pintura escenográfica. Posteriormente, decide convertirse en director teatral y frecuentar mientras tanto ese ambiente, incluso a costa de trabajar como ayudante de guardarropía y vestuario. De esta experiencia quedaran huellas autobiográficas en su película El personal (1975) donde enfoca la cámara hacia si mismo y hacia sus recuerdos. Se apasiona por la puesta en escena y es admitido, en 1965, tras dos intentos fallidos, en la Escuela Superior de Cine y Televisión de Lodz, donde se habían licenciado Polanski y Wajda. Durante esa época Kieslowski enriquece su imaginación con Eisenstein, Orson Welles, Bergman o Fellini. Kieslowski nunca se preocupó por el dinero, aunque las estrecheces le obligaban a vender su sangre y a trabajar por las noches paleando carbón en la estación

19

El color de la justicia (Tres colores: rojo)

III. Sobre Krzysztof Kieslowski


1_9788490532256