Page 1


TOREROS Y DERECHO

Una aproximación al régimen jurídico de la profesión taurina

Luis Hurtado González Profesor Titular de Universidad Facultad de Derecho Universidad de Sevilla

Valencia, 2013


Copyright ® 2013 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito del autor y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www. tirant.com).

© Luis Hurtado González

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es DEPÓSITO LEGAL: V-1009-2013 I.S.B.N.: 978-84-9033-586-4 MAQUETA: PMc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


A mi hijo Luis, que ahora se inicia, con la ilusión propia de su juventud (ojalá inagotable), en el cada vez más difícil mundo del Derecho


ÍNDICE PRESENTACIÓN, por Tomás Ramón Fernández.................................... 13 INTRODUCCIÓN.................................................................................. 17 1. LAS NORMAS PARA LA PROFESIÓN TAURINA Y SU PROBLEMÁTICA RESPECTIVA..................................................................... 19 1.1. La legislación taurina y las competencias para su dictado........... 19 1.1.1. La Ley y el Reglamento taurino estatal.......................... 19 1.1.2. Los reglamentos taurinos autonómicos.......................... 24 1.1.3. Los títulos competenciales concurrentes......................... 34 1.2. La normativa laboral.................................................................. 42 1.2.1. El Real Decreto 1.435/1985, de 1 de agosto................... 43 1.2.2. El Convenio Colectivo Nacional Taurino....................... 44 1.3. La legislación de seguridad social............................................... 46 1.4. Otras normas: código civil, ley de propiedad intelectual, ley del impuesto sobre la renta de las personas físicas............................ 47 1.5. La costumbre.............................................................................. 48 2. LA PROFESIÓN TAURINA: DELIMITACIÓN................................. 49 2.1. Torero y “profesional taurino”: conceptos, categorías y denominaciones...................................................................................... 49 2.2. La cuadrilla................................................................................ 55 2.2.1. Composición.................................................................. 55 2.2.2. Jerarquía........................................................................ 60 3. LA FORMACIÓN: LAS ESCUELAS TAURINAS.............................. 63 4. EL ACCESO A LA PROFESIÓN........................................................ 67 4.1. La inscripción en el Registro “General” de Profesionales Taurinos.......................................................................................... 67 4.1.1. Marco constitucional..................................................... 68 4.1.2. La organización del Registro.......................................... 70 4.1.3. Los requisitos para la inscripción................................... 71 4.2. Los registros de las comunidades autónomas.............................. 76 4.2.1. Establecimiento y régimen.............................................. 76 4.2.2. Las dudas sobre su eficacia............................................. 79


10

Índice

4.2.3. La cuestión competencial............................................... 80 4.2.4. Las eventuales sanciones por falta de inscripción autonómica............................................................................... 83 4.3. La inhabilitación para la lidia..................................................... 84 4.4. La prohibición de los toros en Cataluña: perspectiva profesional.. 86 5. EL APODERAMIENTO TAURINO.................................................. 95 5.1. El apoderado. Funciones............................................................. 95 5.2. El contrato de apoderamiento..................................................... 96 5.2.1. Concepto y naturaleza. El poder complementario.......... 96 5.2.2. Forma............................................................................ 99 5.2.3. El coapoderamiento y el subapoderamiento................... 100 5.2.4. Contenido...................................................................... 101 5.2.5. La extinción del contrato............................................... 105 5.3. La intermediación del apoderado desde el punto de vista laboral........................................................................................... 113 6. LAS RELACIONES JURÍDICAS QUE TIENEN POR OBJETO LA ACTUACIÓN TAURINA................................................................... 117 6.1. El contrato del matador con el empresario de la plaza................ 117 6.1.1. Su naturaleza jurídica: contrato laboral de grupo artístico................................................................................... 117 6.1.2. Consideraciones sobre su régimen jurídico positivo....... 130 6.1.3. La forma del contrato, el contenido mínimo del documento y su registro......................................................... 131 6.1.4. Cláusulas habituales: la ganadería y los derechos de imagen................................................................................. 137 6.1.5. Otros derechos y obligaciones de las partes.................... 138 6.1.6. El incumplimiento total del contrato.............................. 141 6.1.7. La inejecución parcial de la actuación taurina................ 149 6.2. La relación entre el matador y los subalternos............................ 150 6.2.1. Naturaleza..................................................................... 150 6.2.2. Su regulación por convenio colectivo............................. 158 6.3. La relación con el mozo de espadas............................................ 165 6.4. ¿Contrato de grupo o de auxilio asociado?................................. 170 6.5. La interposición contractual de sociedades mercantiles controladas por el matador...................................................................... 175 6.6. Otras relaciones laborales taurinas............................................. 178 6.6.1. Sobresalientes y puntilleros............................................ 178 6.6.2. Profesionales taurinos contratados para festejos populares o lecciones prácticas en escuelas taurinas.................. 182


Índice

11

6.7. La propiedad intelectual y el derecho a la imagen en la contratación taurina................................................................................ 184 6.7.1. Inexistencia de propiedad intelectual para los toreros: fundamento y consecuencias.......................................... 184 6.7.2. El derecho a la imagen................................................... 191 A) La imagen laboral..................................................... 192 B) Las imágenes privadas.............................................. 197 6.7.3. Sometimiento al pacto individual o colectivo................. 197 6.7.4. La cesión de los derechos de imagen a sociedades interpuestas........................................................................... 199 7. EL DESARROLLO DE LA ACTUACIÓN TAURINA........................ 201 7.1. La regulación de los tercios y sus fundamentos........................... 202 7.2. Las normas sancionadoras taurinas: infracciones y sanciones administrativas............................................................................... 211 7.2.1. Fundamentos................................................................. 212 7.2.2. Principios....................................................................... 214 A) Legalidad: tipicidad y reserva de ley......................... 215 B) Culpabilidad............................................................. 229 C) Procedimiento.......................................................... 230 D) Proporcionalidad de la sanción................................. 236 8. LA TRIBUTACIÓN POR LAS RETRIBUCIONES DE LA ACTIVIDAD TAURINA................................................................................. 239 8.1. Su sometimiento al impuesto sobre la renta de las personas físicas.............................................................................................. 239 8.1.1. Los honorarios del matador: rendimientos del trabajo o rendimientos de actividades económicas. Consideración de las retribuciones de los subalternos............................ 240 8.1.2. Calificación tributaria del “íntegro” del grupo, declaración del reparto y retenciones correspondientes............. 250 8.1.3. Tratamiento de los “derechos de imagen”...................... 253 8.1.4. Los rendimientos obtenidos en el extranjero.................. 254 8.1.5. Las actuaciones taurinas gratuitas.................................. 256 8.2. ¿Hay fórmula para el sometimiento directo de las retribuciones a la ley del impuesto sobre sociedades?.......................................... 259 9. LA SEGURIDAD SOCIAL DE LOS PROFESIONALES TAURINOS. 261 9.1. Su especial inclusión en el régimen general................................. 261 9.2. Otras posibilidades..................................................................... 262 9.3. El concepto de empresario taurino.............................................. 264


12

Índice

9.4. Los actos de encuadramiento de los toreros: afiliación, altas y bajas........................................................................................... 266 9.5. La obligación de cotización........................................................ 270 9.5.1. La liquidación provisional.............................................. 270 9.5.2. La liquidación definitiva................................................. 274 9.5.3. La cotización en la situación de incapacidad temporal... 275 9.6. La acción protectora del régimen general para los profesionales taurinos...................................................................................... 278 9.6.1. Razón y necesidad de sus especialidades........................ 278 9.6.2. Contingencias y prestaciones: relación........................... 278 9.6.3. El concepto de accidente de trabajo taurino................... 282 9.6.4. La exigencia de estar al corriente en el pago de las cuotas para el derecho a las prestaciones................................... 284 9.6.5. Los días considerados cotizados..................................... 285 9.6.6. El subsidio por incapacidad temporal............................ 288 9.6.7. Otros subsidios.............................................................. 289 9.6.8. La jubilación.................................................................. 290 A) La anticipación de la edad........................................ 290 B) Normas transitorias.................................................. 291 9.6.9. La protección por desempleo......................................... 292 9.6.10. Las demás prestaciones del régimen general................... 295 9.6.11. El recargo de prestaciones por accidente de trabajo....... 296 9.6.12. Las prestaciones de la seguridad social y las indemnizaciones adicionales por los daños y perjuicios derivados del accidente de trabajo taurino..................................... 296 10. CONCLUSIONES Y PROPUESTAS: UNA........................................ 299 Bibliografía.............................................................................................. 303


PRESENTACIÓN El libro que en este momento tengo el placer de presentar contiene un completo estudio del régimen jurídico de las profesiones taurinas que arranca con el tema de la formación para su futuro ejercicio (las escuelas taurinas) y a partir de aquí pasa revista a todo el complejo y variado conjunto de relaciones que el ejercicio de dichas profesiones genera: el acceso a las mismas (los registros profesionales), el contrato de apoderamiento, el contrato que liga al matador con el empresario de la plaza, que el autor califica como contrato laboral especial de grupo artístico que comprende, por lo tanto, a la cuadrilla, las relaciones del matador con los miembros de ésta, los contratos de los sobresalientes y puntilleros, las reglas que presiden el desarrollo de las actuaciones de unos y otros y, en particular, las relativas a las infracciones y sanciones, el régimen fiscal que les es aplicable e, incluso, la cobertura de los riesgos y de las contingencias profesionales (el sistema singular de Seguridad Social). El autor no ha dejado de lado ningún problema, ni se ha conformado, como suele ser habitual, con los de su propia especialidad, el Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, que, ciertamente, es la perspectiva dominante y que por eso hubiera justificado por sí sola el estudio sin necesidad de asumir mayores riesgos. Con una ambición que le honra se ha atrevido a ir más allá y a adentrarse, incluso, por territorios tan poco explorados, como el de la propiedad intelectual y el derecho a la imagen, del que ofrece una visión clara y precisa de las diferentes variantes que la realidad muestra. Y todo ello lo ha hecho con extraordinario rigor apoyándose siempre en el suelo firme de la jurisprudencia, que utiliza sistemáticamente, aunque sin olvidar, por supuesto, las elaboraciones doctrinales disponibles en un ejemplar ejercicio del equilibrio que debe presidir el quehacer de los juristas. Sé por experiencia que es muy difícil contentar con un libro sobre temas taurinos a los aficionados y a los juristas. A los primeros porque, si son legos en Derecho, el tratamiento del tema les resulta muy prosaico y muy alejado de la emoción y el sentimiento del que se alimenta su afición; a los segundos porque, cuando no son aficionados, consideran que el asunto carece de la enjundia y de la importancia


14

Tomás Ramón Fernández Rodríguez

necesarias para ser objeto de una reflexión jurídica. Creo, sin embargo, que el libro de Luis Hurtado superará ambos tipos de prejuicios porque el jurista advertirá enseguida que el interés de los problemas estudiados y el nivel de su estudio admiten cualquier posible comparación y el aficionado descubrirá de inmediato también que hay muchas, muchísimas cosas, del “planeta de los toros” que creía saber y que realmente ignoraba, lo que, al aumentar sus conocimientos sobre lo que tanto le gusta, reforzará su afición. Los que, como yo mismo, somos a la vez aficionados a los toros y juristas, apreciamos mucho no sólo estas ganancias, sino también que el autor haya sabido contextualizar adecuadamente su análisis situándolo en el eje de coordenadas que la Historia, compleja, y el presente, difícil, han venido a definir. Subrayo esto porque quien se limite a echar una ojeada al sumario no podrá visualizar lo que acabo de decir, que, sin embargo, está muy presente en el texto de la obra. Desde que Carlos IV prohibiera las corridas de toros por la Real Cédula de 10 de febrero de 1805 hasta la Ley 10/1991, de 4 de abril, sobre potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos, la Fiesta de los Toros ha vivido de espaldas al Derecho. Los poderes públicos miraron siempre para otro lado y se limitaron a tolerarla. Sólo se ocuparon de ella como espectáculo y con una finalidad estrictamente preventiva, de preservación de eventuales alteraciones del orden público al que el espectáculo como tal pudiera dar lugar. Eso es lo que explica la aparición de los Reglamentos taurinos y el contenido de los mismos desde el primer intento de Melchor ORDÓÑEZ como Gobernador de Málaga que relata “el COSSIO”. Y eso explica también que hasta 1991 los Reglamentos de Espectáculos Taurinos hayan sido la única norma aplicable en la materia y, por lo tanto, el único receptáculo al que inevitablemente venían a parar cualesquiera reglas jurídicas que, más allá de la regulación del espectáculo propiamente dicho, pudieran considerarse necesarias en cada caso. El resultado de todo ello ha sido un Reglamento que tradicionalmente ha incluido la regulación de muchas materias que por su naturaleza están hoy constitucionalmente reservadas a la Ley: el acceso a las profesiones requiere, en efecto, una norma con rango de Ley en lo que respecta a sus aspectos básicos, Ley que debe emanar de las Cortes Generales porque la regulación de una misma profesión debe


Presentación

15

ser igual en toda España. Lo mismo hay que decir, obviamente, de la actividad empresarial, de los distintos contratos y de los derechos y obligaciones de las partes y, por supuesto, de la disciplina del mercado taurino que es también un mercado único y de los derechos y de las obligaciones de los que actúan en ese mercado, ya sea como productores, como prestadores de servicios o como simples usuarios. Los Reglamentos autonómicos, que se han limitado a sustituir al estatal acríticamente, han reproducido los errores de aquél, que es ya inaplazable depurar. Los Reglamentos taurinos, sean estatales o autonómicos, deben ceñirse única y exclusivamente a los aspectos puramente externos del espectáculo, a lo que los administrativistas denominamos la policía de los mismos. Todo lo demás les es ajeno, les está prohibido para ser más exactos, porque son materias reservadas por la Constitución a la Ley, a una Ley estatal porque la Fiesta de los Toros forma parte del patrimonio cultural español y corresponde al Estado en primer término velar por su conservación y promover su enriquecimiento. Coincido, pues, plenamente con el autor y aplaudo las conclusiones y la propuesta con la que pone fin a su libro. “Es hora de una nueva Ley”, en efecto, de una Ley que, ciertamente, reconozca y declare la pertenencia de la Fiesta a nuestro patrimonio cultural e histórico y que, a partir de ahí, regule los aspectos fundamentales de la misma, dejando para los Reglamentos la mera policía del espectáculo. Razones culturales y jurídico-constitucionales así lo exigen.

Tomás Ramón Fernández Rodríguez En Madrid, septiembre de 2012


INTRODUCCIÓN Es la taurina una actividad, profesional desde hace siglos1, que entre las muchas características que se le pueden descubrir siempre suma la de destacar extraordinariamente a quienes la ejercen. El torero, que lo es por ella, no resulta persona indiferente o anónima y sí una auténtica “figura social”2, foco permanente de atención, curiosidad y, por lo general, estima y admiración popular, cuando no de auténtico entusiasmo y fascinación, ya en el ruedo, ya fuera de él. Y esto ha tenido y tiene su lógica correspondencia en el Arte, en la literatura, en los medios de comunicación (mucha, hoy, en la llamada “prensa rosa”3, demasiada tal vez4)… que así lo reflejan y aun magnifican. Son bastantes las virtudes —algunos defectos puede que también— que en la práctica del toreo se manifiestan y que probablemente sean lo que explique esta humana atracción por sus protagonistas: el valor, la destreza, la estética… Y como profesión, “a la que algunos llaman carrera y que casi nadie se atreve a designar oficio”5, tiene la taurina, desde luego, su “ética”, unos “cánones no escritos” que rigen su ostentación y su ejercicio, en especial —se dice, aunque esto no sea más que pura opinión— el “compromiso con el público” y el “respeto por el toro y por sus compañeros de profesión”6. Pero, como tal profesión, es también objeto de normas jurídicas. Y prácticamente todas las que la regulan y someten han sido dictadas ex

1

2

3 4

5

6

Ver, sobre sus orígenes y evolución, DE COSSÍO, J.M., Los Toros, tratado técnico e histórico, tomo I, 15ª edición, Espasa-Calpe, 1995, págs. 571 y ss. GARÍN FERNÁNDEZ DE PIÉROLA, R., “La gestión del mundo de los toros”, en Encuentros Internacionales de Derecho Taurino, segundo tercio: los Juristas y la tauromaquia, Tirant lo Blanch, Valencia, 2011, pág. 63. GARÍN FERNÁNDEZ DE PIÉROLA, R., ob. cit., pág. 63. Ver, por ejemplo, SS.TS de 20 de julio de 2006 (AC 2007\781), 25 de febrero de 2009 (RJ 2009\1624) y 21 de marzo de 2011 (RJ 2011\2889). FLORES PÉREZ, A., “Algunas reflexiones sobre el fraude en la fiesta de los toros”, en La Fiesta de los Toros ante el Derecho, Unión Taurina de Abonados de España, Madrid, 2002, pág. 78. FLORES PÉREZ, A., ob. cit., pág. 77.


18

Luis Hurtado González

profeso, a fin de dispensarle un tratamiento jurídico especial, distinto —incluso muy distinto— al de las actividades profesionales normales. El motivo de esta especialidad es evidente para la muy escasa doctrina jurídica que la ha tratado: la acusada singularidad de la realidad que constituye el objeto de tales normas. Casi todo es diferente en la profesión taurina: el acceso, la contratación, el retiro… De aquí que el legislador haya considerado necesario que también lo sea su régimen administrativo, el laboral, el de Seguridad Social… Y cuando, en algunos de otros ámbitos, las leyes no contemplan de manera tan diferenciada sus particularidades (sucede esto, por ejemplo, en materia tributaria), han sido los tribunales los que, al aplicar esas normas generales, no han tenido más remedio que buscarles una interpretación a la medida. Al estudio de toda esta regulación positiva, su doctrina y jurisprudencia se dedican las páginas que siguen, cuya principal directriz ha sido la de no limitarse a una mera descripción del contenido de las diversas ramas de la ordenación jurídica de la profesión taurina (que también), sino contribuir a su mejor conocimiento mediante el señalamiento y, en la medida de lo posible, la resolución de las muchísimas dudas y problemas de fundamento, interpretación y aplicación que dichas normas plantean. Aun así, es tan amplio y complejo el campo que posiblemente algún aspecto o cuestión escapará al propósito final, que no es —no podría ser— el de ofrecerse como un dictamen definitivo sobre la materia, sino sólo servir de punto de partida, a modo de simple y modesta propuesta doctrinal, para un debate y una reflexión sobre el tema que otros podrán continuar y, con toda seguridad, completar y mejorar.


1. LAS NORMAS PARA LA PROFESIÓN TAURINA Y SU PROBLEMÁTICA RESPECTIVA Desde el punto de vista científico y académico, las normas que se ocupan de los distintos aspectos y perspectivas de dicha profesión taurina se reparten y adscriben, como todas, a los tradicionales sectores del Ordenamiento Jurídico español. La ordenación que en este sentido se haga siempre será, por tanto, un poco arbitraria. Son varios los criterios posibles, pero el más inocuo quizás sea (y por esto será el que vertebre el tratamiento de los temas) el del simple orden secuencial de las diversas etapas de la profesión (previa, inicio, desarrollo y final) que respectivamente aquéllas regulan.

1.1. LA LEGISLACIÓN TAURINA Y LAS COMPETENCIAS PARA SU DICTADO 1.1.1. La Ley y el Reglamento taurino estatal Precisamente por esto partiré de ese bloque normativo que la doctrina especializada7 ya viene denominando (desde luego, de un modo informal) Derecho taurino8 o, más simple y asépticamente, legislación

7

8

La obra de referencia es, desde luego, la de FERNÁNDEZ, T.R., Reglamentación de las corridas de toros, Espasa-Calpe, Madrid, 1987. También PLASENCIA, P., La fiesta de los toros. Historia, régimen jurídico y textos legales, Trotta, Madrid, 2000. Con otro enfoque, CLEMENTE NARANJO, L., La tauromaquia a través de sus conflictos, Aranzadi, 2009. Más recientemente, FERNÁNDEZ DE GATTA SÁNCHEZ, D., “Régimen jurídico de la fiesta de los toros: de las prohibiciones históricas a los reglamentos autonómicos del siglo XXI”, El Consultor de los Ayuntamientos y de los Juzgados, nº 24 (2009); y, del mismo autor, “La encrucijada jurídica de la fiesta de los toros”, Diario La Ley, n º 7.678 (2011). Tal denominación, de inevitable utilización cuando se habla de Derecho y toros (por ejemplo, MORENO-MANZANARO, J.L., “Presentación”, en La Fiesta de los Toros ante el Derecho cit., pág. 17), da título ya a algunos textos especializa-


20

Luis Hurtado González

taurina9, a cuya cabeza figura la Ley 10/1991, de 4 de abril, Sobre Potestades Administrativas en materia de Espectáculos Taurinos, que fuera dictada por la necesidad (doctrinalmente advertida10) de “homologar la estructura jurídica que vertebra la celebración de dichos espectáculos con el nuevo ordenamiento jurídico nacido bajo el impulso de la Constitución”11, especialmente en una serie de aspectos que, por imperativo de ésta, ya no podían ser regulados sólo por un simple reglamento, como hasta entonces12, en particular “las potestades que corresponden a las Autoridades administrativas”13 (previas, simultáneas y posteriores a la lidia14, sobre todo en materia sancionadora15), pero también los demás “elementos fundamentales integrantes de la fiesta”, entre ellos, precisamente, “la profesión de matadores de toros y de novillos”16, a la que la Ley dedica después su artículo 5 que, con la rúbrica de “Registros de Profesionales Taurinos…”, marca la que puede considerarse la primera etapa de aquélla: el acceso a la profesión. Todas estas disposiciones legales17 (y otras sin tanto corsé constitucional, como las relativas a “las escuelas dedicadas a la formación de nuevos profesionales”18 —fase previa que también interesa—) necesitaron para su ejecución de una norma reglamentaria “que contenga

9

10

11

12

15 16 17 13 14

18

dos (VV.AA., Encuentros Internacionales de Derecho Taurino, segundo, segundo tercio… cit.), aparece también en Internet (www.derechotaurino.es) y hasta en algunas titulaciones universitarias, como asignatura de “libre configuración” (Guía de la Facultad de Derecho, Universidad de Sevilla, Curso 2009-2010, pág. 99). Con este título, precisamente, mi Legislación taurina, estatal y autonómica, 2ª edición, Tecnos, Madrid, 2012. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, T.R., “La ordenación legal de la fiesta de los toros”, Revista de Administración Pública, nº 115 (1988), pág. 35. Según reconoce la propia Ley, en su Exposición de Motivos, I, párrafo 1º. Lo hacía en ese momento el Reglamento taurino aprobado por Orden Ministerial de 15 de marzo de 1962. Sobre la necesidad de cobertura legal para este Reglamento, FERNÁNDEZ, T.R., Reglamentación… cit., págs. 145 y ss. Exposición de Motivos, I, párrafo 2º, Ley 10/1991. Arts. 6, 7 y 9 Ley 10/1991, entre otros. Arts. 13 a 24 Ley 10/1991. Ver epígrafe 7.2. Exposición de Motivos, I, párrafo 2º, Ley 10/1991. Para un estudio más detallado de las mismas, FERNÁNDEZ DE GATTA SÁNCHEZ, D., “Régimen jurídico de la fiesta…” cit., págs. 3.628-3.630. Sobre ellas, el art. 4.3 Ley 10/1991.


Toreros y Derecho

21

el desarrollo” de sus principios y “proceda a la creación y puesta en práctica de los instrumentos administrativos” legalmente previstos19, de lo que se encarga hoy el Reglamento de Espectáculos Taurinos, aprobado por el Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero20, que derogó y sustituyó al que primeramente fuera aprobado (y primero de su temática con cobertura legal21) por Real Decreto 176/1992, de 28 de febrero22. Como es lógico, este Reglamento taurino se ocupa mucho más extensamente de todos esos aspectos que la Ley contempla, también, por supuesto, de los relativos a la profesión en cuestión: el “Registro General de Profesionales Taurinos”23 y las “Escuelas Taurinas”24. Pero, al igual que sus predecesores25, el grueso de su contenido se dedica a la detallada regulación de una de las modalidades de espectáculos taurinos en que éstos son clasificados26 y en la que, precisamente, cobra todo su sentido dicha profesión: las “corridas de toros o de novillos celebradas en plazas de toros”27, la “fiesta” o “la Fiesta de los Toros”28; modalidad ésta que, por defecto del “carácter regional o local” que, en cambio, manifiestan las demás29 (los llamados espectá-

19

20

21 22

25 23 24

26

27 28

29

Lo dice así (Exposición, párrafo 2º) el Reglamento que seguidamente se menciona. Impugnado en su momento desde distintos frentes, aunque sin resultado (SS. TS de 11 de febrero de 1999 [Rec. 391/1996; (Tol 1716021)], de 21 de septiembre de 1999 [Rec. 346/1996; (Tol 1715913)] y de 23 de junio de 2000 [Rec. 385/1996; (Tol 1716568)]. PLASENCIA, P., La fiesta de los toros… cit., pág. 32. También cuestionado e igualmente sin éxito (S.TS de 2 de julio de 1996 [Rec. 385/1996; (Tol 1716568)]. Para más detalles de esta impugnación, PLASENCIA, P., La fiesta de los toros… cit., págs. 73-76. Capítulo I del Título II. Título VIII. Sobre éstos (los de 1917, 1924, 1932 y 1962), PLASENCIA, P., La fiesta de los toros… cit., págs. 20-21. Art. 2.1 Ley 10/1991 y art. 25 del Reglamento (en adelante, RNET o, simplemente, el Reglamento). La mención en plural es la regla en la Ley (arts. 7.1 y 10) y en el RNET. En la Ley, tanto en minúsculas (Exposición de Motivos I, párrafo 2º; II, párrafo 1º; III, párrafo 1º; art. 4.1), como en mayúsculas (I, párrafo 1º). Exposición de Motivos II, párrafo 3º, Ley 10/1991.


22

Luis Hurtado González

culos taurinos tradicionales o “populares”30), recibe la consideración, también jurídica, de Fiesta nacional31. El Reglamento no se limita, sin embargo, a los aspectos que podemos llamar externos de las corridas (los trámites administrativos para su organización y celebración32, los requisitos y elementos de las plazas de toros33, el transporte y los reconocimientos veterinarios de las reses34, etc.), es decir, no sólo contiene la regulación de la doctrinalmente denominada “policía del espectáculo”35 (y de otras cuestiones asimismo externas que, en realidad, sólo tienen una remota relación con él —por ejemplo, el registro de las empresas ganaderas36— o que, sencillamente, no tienen ninguna —es el caso de las mentadas escuelas taurinas37—), sino que también ordena algo de tremenda importancia para la profesión taurina: ni más ni menos que la corrida en sí, sus específicos preparativos, los elementos que la han de integrar y hasta su propio desarrollo ante el público. Regula, en definitiva, el desenvolvimiento interno, técnico y artístico, de la Fiesta, sus “regulae artis, las reglas relativas a la correcta realización de las distintas suertes”38 30 31

34 35 32 33

38 36 37

Art. 25, h) RNET. Así la llaman, por ejemplo, el Decreto andaluz 68/2006, de 21 de marzo (del que seguidamente se dará cuenta), en su Preámbulo, párrafo 8º (“…aspectos esenciales para la fiesta nacional”). O, más rotundamente (“el animal… eje de la Fiesta Nacional”), la Orden de 12 de marzo de 1990 (también en su preámbulo), por la que se aprueba la Reglamentación específica del Libro Genealógico de la Raza Bovina de Lidia (esta Orden, según la Disp. Derogatoria, en relación con la Disp. Trans. 1ª, del RD 2.129/2008, de 26 de diciembre, sigue vigente “hasta que se aprueben las correspondientes reglamentaciones específicas” en aplicación del mismo). Arts. 25 a 32 RNET. Arts. 16 a 24 RNET. Título V RNET. Por todos, PRADA BENGOA, J.I., “Hacia un nuevo marco institucional para el sector taurino”, en La Fiesta de los Toros ante el Derecho cit., pág. 220. Capítulo II del Título II RNET. Título VIII RNET. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, T.R., “La ordenación legal…” cit., pág. 34, aunque la expresión la utiliza con un sentido más reducido, para referirse a la “preceptiva taurina” estricta, cual es la que determina cómo los peones han de correr a las reses, la prohibición de ahondar el estoque, etc. Mas entre estas normas y las demás que a continuación refiero no veo diferencia jurídico-conceptual alguna y, en cualquier caso, si en rigor técnico-taurino la hubiera, permítaseme utilizar dicha expresión (“regulae artis”) para distinguir (pues la distinción me


Toreros y Derecho

23

o, mejor, a las suertes mismas que han —y cómo han— de realizarse y a cuanto directamente las condiciona y delimita: la “Presidencia”39, la composición de las “cuadrillas” actuantes40, su jerarquía41, el “sorteo” de las reses entre los “espadas”42, los presupuestos y preparativos de la lidia (caballos de picar, puyas, estoques…)43, los propios tercios que conforman su estructura, la posición y la actuación en el ruedo de los picadores, los pares de banderillas a colocar, la duración de la faena de muleta, los trofeos para los diestros…44 Y todo esto (incluidas las variantes para novilladas y rejoneo45) a partir de lo que la Ley llama “el normal desarrollo del espectáculo y su ordenada secuencia”46 que deja en manos del “Presidente”, aunque no a su discreción, pues pese a no precisar cuál sea esa secuencia, la asume en su tradicional conformación (la que ya venía establecida en los reglamentos precedentes y aun antes de ellos) y la eleva a rango legal con sus decididas alusiones a la “suerte de varas”47, a los “cambios de tercio” y a los “avisos”, “trofeos” e “indulto”48. Se trata, en definitiva, de un Reglamento que, al igual que los que le precedieron, aglutina en su articulado un heterogéneo conjunto de aspectos atinentes a las corridas de toros y es, en fin, una especie de código sobre ellas, con normas “referentes al orden público y a los derechos de los espectadores con relación al festejo que se les promete, y otras referentes al aspecto técnico de la fiesta, a la sucesión de sus lances y suertes”49, aunando en el mismo texto, pues, este doble componente normativo, externo e interno, perfectamente distinguido

41 42 43 44 39 40

47 48 49 45 46

parece evidente) a todo este conjunto normativo frente al que, simplemente, se ocupa de la policía del espectáculo y de los otros aspectos externos indicados. Arts. 37 a 41 RNET. Art. 70 RNET. Art. 43.2 RNET. Art. 59.1 RNET, desarrollando la escueta mención del art. 6.2 de la Ley. Arts. 60 a 67 RNET. Arts. 71 a 83 RNET, entre otros, comentados uno a uno por PLASENCIA, P., La fiesta de los toros… cit., págs. 154 y ss. Título VII RNET. Art. 7.1 Ley 10/1991. Art. 6.3 Ley 10/1991. Art. 7.2 Ley 10/1991. DE COSSÍO, J.M., Los Toros, tratado técnico e histórico, tomo I, 15ª edición, Espasa-Calpe, 1995, pág. 803.


24

Luis Hurtado González

por la doctrina50 y en el segundo de los cuales está, sin duda, lo verdaderamente distintivo de esta reglamentación taurina, su especificidad frente a la ordenación general de espectáculos51, y la razón que explica que una y otra se mantengan separadas.

1.1.2. Los reglamentos taurinos autonómicos Pero la posición en el Ordenamiento Jurídico de este Reglamento taurino y hasta de su misma Ley 10/1991, es, sin embargo, algo compleja y, para muchos, de muy difícil comprensión desde el punto de vista jurídico-político, pues sólo rige —o, al menos, así se viene entendiendo— en defecto o remisión de las análogas disposiciones que hayan podido dictar las Comunidades Autónomas, las cuales —y no el Estado— son —o lo parecen— las competentes en la materia. Es más, incluso se ha llegado a decir que, por ser asunto de competencia autonómica, hasta habría quedado reducida “definitivamente a cero la posibilidad del Estado de intervenir mediante iniciativas legislativas en la ordenación de la fiesta”, siquiera por supletoriedad, por lo que, de acuerdo con la doctrina del Tribunal Constitucional en tema análogo52, ya no podría el Estado ni siquiera “modificar por su cuenta la normativa (su propia normativa) taurina”53. Y es que, efectivamente, la competencia autonómica sobre los toros “se extiende a los aspectos normativos y no sólo los ejecutivos”54, como ya advierte la misma Ley 10/1991, declarándose “de aplicación general en defecto de las disposiciones específicas que puedan dictar las Comunidades Autónomas con competencia normativa en la

50

51

52

53

54

FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, T.R., “La ordenación legal…” cit., págs. 36-37 y 50. La estatal fue aprobada por RD 2.816/1982, de 27 de agosto (aplicable solo supletoriamente a los espectáculos taurinos —art. 1.3—), aunque la relevante sea hoy la dictada por cada Comunidad Autónoma, por las razones que más adelante se explicarán. S.TCo. 61/1997, de 20 de marzo. LÓPEZ ÁLVAREZ, E., “Las Administraciones Públicas ante el espectáculos taurino. Distribución de competencias”, en La Fiesta de los Toros ante el Derecho cit., págs. 128 y 129. S.TS de 21 de septiembre de 1999 (Tol 1715913).


Toreros y Derecho

25

materia, correspondiendo su ejecución a los órganos competentes de aquéllas…”55. Fue este precepto, sin duda, la formal “invitación” a las Comunidades Autónomas para que entraran también en este campo56, pero la explicación de todo lo que siguió y de que las cosas no se desarrollaran de otra manera (la que, para muchos, el sentido común sugiere57, siquiera fuera para evitar, si no “el absurdo de una regulación dispar”58, sí al menos las innecesarias disfunciones que la misma provoca59) empieza en la Constitución, que al enumerar en su artículo 149 las competencias del Estado, sorprendentemente no incluyó mención alguna a los toros60.

55 56

57

58

59

60

Disposición Adicional, párrafo primero, de la Ley. FERNÁNDEZ, T.R., “El Reglamento Taurino: ¿unificación?”, en Encuentros Internacionales de Derecho Taurino, segundo tercio… cit., pág. 46. HERRERA TORRES, E., “El Reglamento Taurino de 1996, Comentario”, en DE COSSÍO, J.M. Los Toros, tratado técnico e histórico, Apéndice 1989-1997, tomo 12, Espasa-Calpe, Madrid, 1997, pág. 313; PRADA BENGOA, J.I., ob. cit., pág. 218. LÓPEZ ÁLVAREZ, E., ob. cit., pág. 129. Como las que pone de manifiesto PASCAL LIZARRAGA, M., “Los toros y el Ministerio de Cultura”, Actualidad Jurídica Aranzadi nº 808 (2010), www.westlaw.es: BIB 2010\3795, pág. 1, a saber, que “en algún pueblo de Jaén, un toro podrá ser indultado tras su lidia con el reglamento (andaluz) en la mano, pero no pasará lo mismo en Santa Cruz de Mudela, que es provincia de Ciudad Real. Por mor reglamentario, para salir por la Puerta Grande de la Plaza de toros de Illumbe (San Sebastián), el matador debe cortar dos orejas de un mismo toro, cosa que no sucedía antes en el antiguo coso del Chofre. La puya con la que son picados los toros en la Maestranza de Sevilla nada tiene que ver con la utilizada en la Plaza de las Ventas, aunque las ganaderías lidiadas sean las mismas”, etc. La sorpresa la explica FERNÁNDEZ, T.R., Reglamentación… cit., pág. 167. El silencio no le extraña tanto a PLASENCIA, P., “La unidad de la Fiesta de los toros ¿una cuestión de constitucionalidad”, en Encuentros Internacionales de Derecho Taurino, segundo tercio… cit. pág. 81, para quien la Constitución “no puede entrar a regular todas las materias”, de manera que “no menciona expresamente las corridas de toros”, como “tampoco menciona el fútbol o la ópera”. Es más, para DE LORA, P., “Corridas de toros, cultura y Constitución”, Cuadernos de Filosofía del Derecho nº 33 (2010), pág. 762, mencionarlas “hubiera sido una frivolidad frente a las otras muchas prioridades entonces golpeando la puerta constitucional”.


1_9788490335864  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you