Issuu on Google+


ARBITRAJE

Legislación básica 4ª Edición SILVIA BARONA VILAR

Catedrática de Derecho Procesal Universitat de València Árbitro

CARLOS ESPLUGUES MOTA

LLM (Harvard), MSc (Edinburgh) Catedrático de Derecho internacional privado Universitat de València Árbitro

Valencia, 2012


Copyright ® 2012 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento elec­trónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www.tirant.com) incorporada a la ficha del libro. En www.tirant.com dispondrá de un servicio con los textos legales básicos y sectoriales actualizados como complemento de su libro. Los textos jurídicos que aparecen se ofrecen con una finalidad informativa o divulgativa. Tirant lo Blanch intentará cuidar por la actualidad, exactitud y veracidad de los mismos, si bien advierte que no son los textos oficiales y declina toda responsabilidad por los daños que puedan causarse debido a las inexactitudes o incorrecciones de los mismos. Los únicos textos considerados legalmente válidos son los que aparecen en las publicaciones oficiales de los correspondientes organismos autonómicos o nacionales.

Obra elaborada en el marco del Proyecto I+D del Ministerio de Ciencia y Tecnología DER201017126: “La experiencia del arbitraje y la mediación en los sistemas anglosajones y asiáticos y su incorporación en el nuevo modelo de justicia española del Siglo XXI” y del Programa PROMETEO de la Generalitat Valenciana para grupos de investigación de excelencia PROMETEO/2010/095 “Mediación y arbitraje: piezas esenciales en el modelo de justicia del Siglo XXI”.

©

Silviar Barona Vilar Carlos Esplugues Mota

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es I.S.B.N.: 978-84-9033-297-9 MAQUETA: PMc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/empresa/ politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


ÍNDICE I. LEY 60/2003, DE 23 DE DICIEMBRE, DE ARBITRAJE...........31 Juan Carlos I......................................................................... 31 Rey de España....................................................................... 31 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS......................................................... 31 I......................................................................................... 31 II........................................................................................ 34 III....................................................................................... 38 IV........................................................................................ 40 V......................................................................................... 42 VI........................................................................................ 43 VII...................................................................................... 46 VIII..................................................................................... 49 IX........................................................................................ 50 X......................................................................................... 50 TÍTULO I............................................................................... 54 DISPOSICIONES GENERALES....................................................54 TÍTULO II............................................................................. 59 DEL CONVENIO ARBITRAL Y SUS EFECTOS.................................59 TÍTULO III............................................................................ 62 DE LOS ÁRBITROS.................................................................62 TÍTULO IV............................................................................. 68 DE LA COMPETENCIA DE LOS ÁRBITROS....................................68 TÍTULO V.............................................................................. 69 DE LA SUSTANCIACIÓN DE LAS ACTUACIONES ARBITRALES.........69 TÍTULO VI............................................................................. 73 DEL PRONUNCIAMIENTO DEL LAUDO Y DE LA TERMINACIÓN DE LAS ACTUACIONES.......................................................................73 TÍTULO VII............................................................................ 78 DE LA ANULACIÓN Y DE LA REVISIÓN DEL LAUDO....................78 TÍTULO VIII.......................................................................... 80


8

ÍNDICE

DE LA EJECUCIÓN FORZOSA DEL LAUDO...................................80 TÍTULO IX............................................................................. 82 DEL EXEQUÁTUR DE LAUDOS EXTRANJEROS..............................82 DISPOSICIÓN ADICIONAL......................................................... 82 DISPOSICIÓN TRANSITORIA...................................................... 82 DISPOSICIÓN DEROGATORIA..................................................... 83 DISPOSICIONES FINALES.......................................................... 83 DISPOSICIÓN ADICIONAL ÚNICA DE LA LEY 11/2011, DE 20 DE MAYO DE 2011, DE REFORMA DE LA LEY 60/2003, DE 23 DE DICIEMBRE, DE ARBITRAJE Y DE REGULACIÓN DEL ARBITRAJE INSTITUCIONAL EN LA ADMINISTRACIÓN GENERAL DEL ESTADO..................................... 84 II. LEY MODELO DE LA CNUDMI SOBRE ARBITRAJE COMERCIAL INTERNACIONAL...............................................88 CAPÍTULO I...................................................................... 90 Disposiciones generales...................................................90 CAPÍTULO II..................................................................... 94

Acuerdo de arbitraje............................................. 94 Opción I...................................................................... 94 Opción II.................................................................... 95 CAPÍTULO III.................................................................... 96

Composición del tribunal arbitral..................... 96 CAPÍTULO IV..................................................................... 99

Competencia del tribunal arbitral.................... 99 CAPÍTULO IV A................................................................ 100

Medidas cautelares y órdenes preliminares... 100 Sección 1.................................................................. 100

Medidas cautelares.............................................. 100 Sección 2.................................................................. 101

Órdenes preliminares.......................................... 101


ÍNDICE

9

Sección 3.................................................................. 103

Disposiciones aplicables a las medidas cautelares y órdenes preliminares........................................... 103 Sección 4.................................................................. 104

Reconocimiento y ejecución de medidas cautelares............................................................. 104 Sección 5.................................................................. 106

Medidas cautelares dictadas por el tribunal....... 106 CAPÍTULO V.................................................................... 106

Sustanciación de las actuaciones arbitrales.106 CAPÍTULO VI................................................................... 109

Pronunciamiento del laudo y terminación de las actuaciones............................................................ 109 CAPÍTULO VII................................................................. 113

Impugnación del laudo........................................ 113 CAPÍTULO VIII................................................................ 114

Reconocimiento y ejecución de los laudos..... 114 III. Convenio sobre reconocimiento y ejecución de sentencias arbitrales extranjeras, hecho en Nueva York el 10 de junio de 1958......................................................................................117 Instrumento de Adhesión de 12 de mayo de 1977.................117 IV. Convenio Europeo sobre arbitraje comercial Internacional, hecho en Ginebra el 21 de abril de 1961...............................128 Instrumento de ratificación de 12 de mayo de 1975..............128


10

ÍNDICE

ANEJO................................................................................ 139

Composición y modo de funcionamiento del Comité Especial a que hace referencia el artículo IV del Convenio.139 V. Convenio sobre arreglo de diferencias relativas a inversiones entre Estados y Nacionales de otros Estados, hecho en Washington el 18 de marzo de 1965......................................143 Instrumento de ratificación de 20 de junio de 1994..............143 PREÁMBULO................................................................... 143 CAPÍTULO I.................................................................... 145

Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones....................................... 145 Sección 1.ª............................................................... 145

Creación y Organización..................................... 145 Sección 2.ª............................................................... 145

El Consejo Administrativo................................... 145 Sección 3.ª............................................................... 147

El Secretariado.................................................... 147 Sección 4.ª............................................................... 148

Las Listas............................................................. 148 Sección 5.ª............................................................... 150

Financiación del Centro...................................... 150 Sección 6.ª............................................................... 150

Status, Inmunidades y Privilegios....................... 150 CAPÍTULO II................................................................... 152

Jurisdicción del Centro...................................... 152 CAPÍTULO III.................................................................. 154


ÍNDICE

11

La Conciliación..................................................... 154 Sección 1.ª.................................................................... 154

Solicitud de Conciliación......................................... 154 Sección 2.ª.................................................................... 154

Constitución de la Comisión de Conciliación.......... 154 Sección 3.ª.................................................................... 155

Procedimiento de Conciliación................................ 155 CAPÍTULO IV................................................................... 157

El Arbitraje........................................................... 157 Sección 1.ª............................................................... 157

Solicitud de Arbitraje........................................... 157 Sección 2.ª............................................................... 157

Constitución del Tribunal.................................... 157 Sección 3.ª............................................................... 158

Facultades y funciones del Tribunal.................... 158 Sección 4.ª............................................................... 160

El Laudo.............................................................. 160 Sección 5.ª............................................................... 161

Aclaración. Revisión y Anulación del Laudo...... 161 Sección 6.ª............................................................... 164

Reconocimiento y Ejecución del Laudo.............. 164 CAPÍTULO V.................................................................... 165

Sustitución y Recusación de Conciliadores y Arbitros.................................................................. 165 CAPÍTULO VI................................................................... 166

Costas del Procedimiento................................... 166 CAPÍTULO VII................................................................. 167

Lugar del Procedimiento.................................... 167 CAPÍTULO VIII................................................................ 167


12

ÍNDICE

Diferencias entre Estados Contratantes........ 167 CAPÍTULO IX................................................................... 167

Enmiendas............................................................... 167 CAPÍTULO X.................................................................... 168

Disposiciones finales............................................ 168 ÍNDICE ANALÍTICO*................................................................................................ 184


NOTA A LA CUARTA EDICIÓN El lector tiene en sus manos una nueva edición de nuestra Legislación básica de arbitraje; la cuarta. Con ella profundizamos en la idea que acompañó a la primera edición de la obra hace ya 8 años. Se trataba y se trata de ofrecer al operador jurídico un texto sencillo pero no por ello carente de exhaustividad que coadyuvase a la consolidación de la cultura arbitral en nuestro país, algo que entonces intuíamos como una oportunidad, y que ahora ha quedado claramente contrastado por la práctica como una tendencia aparentemente imparable. A lo largo de estas cuatro ediciones ha quedado plasmada la realidad contemporánea de la institución del arbitraje en España. Del apoyo decidido a la institución que subyace en la Ley de 2003 a la reforma de 2011, tan incomprensible en algunos extremos y que tan peligrosas señales para la consolidación de España emitió. Del aumento incesante del número de ratificaciones de los grandes textos convencionales en materia arbitral a la contaminación del arbitraje comercial internacional por parte del arbitraje en materia de protección recíproca de inversiones. Una contaminación que se traduce en la consolidación de una creciente prevención hacia el arbitraje, sin más, en algunos países del mundo. Fundamentalmente, en Latinoamérica. Esta cuarta edición se hace así eco de la denuncia del APPRI con Bolivia por parte del gobierno de este último país o del reducción del número de Estados parte en el Convenio de Washington de 1965. Llegar a la cuarta edición de una obra es sintomático de haber satisfecho las expectativas generadas en su día. Nuestra idea es seguir actualizando periódicamente esta obra como una forma más de favorecer el recurso al arbitraje en España. Objetivametne, mucho es lo avanzado desde 2004 y, sin embargo, todavía pensamos que es muy largo el camino que queda por resolver. Especialmente en lo que la litigiosidad puramente doméstica se refiere. Estamos convencidos, sin


NOTA A LA CUARTA EDICIÓN

14

embargo, de que poco a poco se va consolidando un cambio de cultura jurídica no sólo en España sino en el seno de toda la Unión Europea y que en estos nuevos caminos que ahoras se abren el recurso al arbitraje y a otros medios ADR ocupa un lugar muy destacado. Silvia Barona Vilar y Carlos Esplugues Mota Friburgo de Brisgovia, 10 de agosto de 2012


NOTA A LA TERCERA EDICIÓN El arbitraje goza de una envidiable salud en Europa. La voluntad de adaptar el marco normativo para canalizar y a la vez fomentar el recurso creciente a esta institución se ha reflejado en la reforma de prácticamente todas las legislaciones europeas durante la última década. España se sumó de forma decidida a este proceso en 2003, con la aprobación de la Ley 60/2003, que de forma absolutamente unánime fue considerada como una norma impulsadora del arbitraje en nuestro país, y muy bien acogida desde los sectores económicos y los académicos. Si bien su apuesta palmaria era la consolidación del arbitraje internacional en nuestro país, cierto es que supuso un gran revulsivo para la proyección de los grandes centros de arbitraje nacionales. Tras la reforma introducida en la Ley 60/2003 por la Ley 13/2009, de 3 de noviembre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva oficina judicial, y de las interesantes aportaciones incluidas en 2006 en la Ley Modelo de la CNUDMI, nos sorprende el legislador con una nueva reforma de la Ley 60/2003, la Ley 11/2011, de 20 de mayo, de reforma de la Ley de Arbitraje y de regulación del arbitraje institucional de la Administración General del Estado (BOE 21 de mayo de 2011). La reforma se refiere: por un lado, a determinadas normas de la Ley 60/2003 que, por un implican un cambio de regulación de determinados ámbitos del arbitraje, por razones diversas, que demuestran una evidente apuesta del legislador español por una institución que está siendo impulsada y con una proyección nacional e internacional creciente; por otro lado, suponen la incorporación en esta Ley de un instrumento de solución de controversias jurídicas en la Administración, que nada tiene de relación con el arbitraje, a salvo de ser una fórmula no jurisdiccional ni judicial de solucionarlos. Debe por ello hacerse un esfuerzo por entender la incorporación de este procedimiento


NOTA A LA TERCERA EDICIÓN

16

administrativo en una Ley de Arbitraje. Se introduce un mal llamado arbitraje institucional en la Administración del Estado. Insistimos en que la única razón que ha llevado a esta incorporación en esta norma, lejos de tener vinculación o relación con el arbitraje, es el de economía legislativa. De forma sintética, entre las novedades referidas específicamente a la institución arbitral común, debe señalarse: 1.- La atribución competencial a las Salas de lo Civil Y penal de los Tribunales Superiores de Justicia para conocer de el nombramiento y remoción de los árbitros, de la acción de anulación, y para el reconocimiento de laudos o resoluciones arbitrales extranjeros; la ejecución de los laudos o resoluciones arbitrales nacionales y/o extranjeros será competente el Juzgado de primera instancia. 2.- La incorporación de dos preceptos sobre arbitraje estatutario en las sociedades de capital, reconociéndose su naturaleza arbitraje pero estableciendo las garantías necesarias para la incorporación de la cláusula de sumisión al arbitraje. 3.- Se incide en los arbitrajes institucionales, desde una clara apuesta por la seguridad jurídica arbitral, favoreciéndose una mejora en el nombramiento de los árbitros (valorando la capacidad...), especialmente cuando se trata de arbitraje de derecho, donde se requiere no un abogado necesariamente, sino ser jurista. 4.- Se fija la incompatibilidad para ser mediador y posteriormente árbitro de la misma contienda. 5.- Se articula la exigencia a los árbitros o instituciones de la contratación de un seguro de responsabilidad civil o garantía equivalente. 6.- En el procedimiento se favorece el uso de la lengua propia de las partes, testigos, peritos etc., (mayor flexibilidad en el idioma). 7.- En relación con el laudo, se flexibiliza los efectos del laudo dictado fuera de plazo, en cuanto se otorga la posibilidad de su validez, sin perjuicio de la responsabilidad en la que incurrirá el árbitro que se


17

NOTA A LA TERCERA EDICIÓN

haya extralimitado. E igualmente, en línea con las nuevas tendencias internacionales se flexibiliza la forma, pero siempre con la exigencia de motivación del mismo. Cabe rectificar la extralimitación parcial del laudo cuando se haya resuelto sobre cuestiones no sometidas a su decisión o sobre cuestiones no susceptibles de arbitraje. 8.- Por su parte la acción de anulación también encuentra una flexibilización del procedimiento, además de una aclaración de lo que la doctrina veníamos afirmando desde el texto de 2003: el laudo es firme desde el momento en que se dicta, de ahí el absurdo de seguir distinguiendo entre definitivo y firme. Estas ocho esenciales y puntuales reformas implican un intento de adaptar algunos aspectos que la práctica del arbitraje en estos años habían venido planteando. Sin embargo, junto al artículo único del texto de 2011, que recoge estas reformas del arbitraje común, el legislador ha querido aprovechar la norma para incorporar, como señalábamos, en la Disposición Adicional única un cauce procedimental —que no es arbitraje— de carácter ordinario e institucional para resolver los conflictos internos entre la Administración General del Estado y sus Entes instrumentales. Implica cuanto menos un lugar poco apropiado para su incorporación y generó ciertos recelos incluso antes de que se aprobara el texto definitivo. Creemos que hay que entenderlo como una mera oportunidad legislativa de incorporación de esta fórmula, que no es arbitraje, pero que ofrece una vía de naturaleza jurídico-pública, nada vinculada al ámbito de arbitraje de la Ley 60/2003. Si así es como se le considera e interpreta, debe tenerse presente que la Ley de Arbitraje de 2003, reformada por la de 2009 y actual 2011 debe seguir siendo la que dio sentido a aquélla, un impulso para consolidar en España la tutela heterocompositiva arbitral que favorezca la convivencia pacífica y colaborativa entre la Judicatura y los árbitros o en su mayoría las instituciones arbitrales. A la postre, y en el marco de la modernización de la Justicia española en el Siglo XXI, una pieza más que trata de favorecer la total adecuación del arbitraje


NOTA A LA TERCERA EDICIÓN

18

—y próximamente de la mediación— como piezas indiscutibles de la Justicia. Junto a las reformas introducidas en el nuevo texto legal de la Ley 11/2011, de 20 de mayo, los autores hemos querido incorporar la actualización del listado de Acuerdos de Protección recíproca de inversiones concluidos por España. Podremos estar más o menos de acuerdo con las novedades incorporadas, pero no podemos negar que, como ya escribíamos hace unos cuantos años, “el arbitraje está de moda”. Silvia Barona Vilar y Carlos Esplugues Mota Valencia, a 22 de mayo de 2011


NOTA A LA SEGUNDA EDICIÓN La obra que el lector tiene en sus manos pretende ser un compendio de aquellos textos legales en materia arbitral esenciales para España. Se trata de textos que tienen una eficacia directa en nuestro país o que, como en el caso de la Ley Modelo de la CNUDMI cuentan con una influencia manifiesta en la normativa arbitral española. Si bien el objetivo inmediato de esta legislación es proporcionar al lector un instrumento de trabajo claro y sencillo en el ámbito arbitral. Su finalidad mediata estriba en poner de manifiesto la pujanza que el arbitraje y el resto de mecanismos de ADR han alcanzado en los últimos años en el mundo y, por ende, en España. Reflejo, y también causante, de ello, son las reformas constantes a las que se ha visto sometida la normativa arbitral en los últimos tiempos. Reformas que buscan acentuar la dimensión privada del arbitraje, flexibilizando aún más —si cabe— sus planteamientos y soluciones. En este sentido, esta segunda edición de la Legislación arbitral incluye las reformas introducidas en la Ley 60/2003 por la Ley 13/2009, de 3 de noviembre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva oficina judicial, amén de las importantes modificaciones incluidas en 2006 en la Ley Modelo de la CNUDMI. En esta tarea de actualización se incorpora también el texto de la relevante “Recomendación relativa a la interpretación del párrafo 2) del artículo II y del párrafo 1) del artículos VII de la Convención de Nueva York, de 10 de junio de 1958”, de 2006. Todo ello se complementa con la actualización del listado de Acuerdos de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones concluidos por España así como con la puesta al día de los países vinculados a los distintos Convenios de los que España es parte. Silvia Barona Vilar y Carlos Esplugues Valencia, enero de 2010


PRESENTACIÓN La aprobación de la Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje, ha supuesto un paso más en la ya larga historia jurídica del arbitraje en España. Una institución cuyo origen se remonta al Derecho Romano, aún cuando han existido diversos momentos históricos en los que se ha incidido con mayor o menor énfasis en ella: el Breviario de Alarico, Las Partidas de Alfonso X el Sabio, la Constitución Española de 1812, la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881, etc. Esta larga presencia de la institución arbitral en nuestro ordenamiento jurídico, sin embargo, no se ha traducido en un recurso habitual a la misma en la práctica. Quizás por ello, los últimos cincuenta años han visto la aprobación de tres leyes de arbitraje por parte del legislador patrio; en cada una de la cuales se ha incorporado una distinta concepción en torno al arbitraje, atendiendo a coordenadas histórico-políticas propias La primera de ellas es la Ley de Arbitraje Privado de 22 de diciembre de 1953. Su propia denominación responde a una concepción puramente contractualista del arbitraje. Esta Ley regulaba el arbitraje limitándolo a la resolución de conflictos jurídico-privados, lo que otorgaba al mismo una naturaleza puramente contractual. El paso de los años demostró que fue un error concebir el arbitraje referido únicamente a un sector tan restringido del ordenamiento jurídico, por cuanto motivaba un escaso recurso a los árbitros para resolver las disputas generadas en el ámbito de las relaciones jurídico-privadas, siendo como es —precisamente— esta institución un espléndido medio de solventar los conflictos jurídicos que se suscitaban entre los operadores económicos, y que, sin embargo —como decimos—, quedaban excluidos de la aplicabilidad de la Ley de 1953. La segunda etapa queda abierta con la aprobación de la Ley 36/1988, de 5 de diciembre. La sustitución del régimen jurídico del


arbitraje de Derecho Privado venía siendo reclamada a voces desde diversos sectores y corporaciones. De esta suerte, la nueva Ley trató de paliar las deficiencias de la rígida concepción privatista y contractualista asumida por su antecesora. Así, partía de una concepción mixta del arbitraje, asumiendo que si bien es cierto que en la base y el origen del arbitraje se halla el convenio arbitral, de naturaleza innegablemente contractual, el desarrollo del proceso, y la función que se ejerce por los árbitros, se inspira en la concepción jurisdiccionalista del mismo. Es indudable que la Ley de 1988 abrió las puertas del arbitraje, permitiendo que los sectores económicos se sirvieran del mismo como medio de solución de los conflictos jurídicos basado en el ejercicio de la función heterocompositiva por los árbitros. En este sentido, el mayor éxito de la nueva Ley se focalizó, fundamentalmente, en la permisibilidad y fomento que, desde la misma, se ha ido efectuando de los arbitrajes sectoriales, al ofrecer una respuesta efectiva para un sector corporativo o específico del ordenamiento jurídico. Con todas sus limitaciones, la ley ofreció una concepción coherente y sistemática del arbitraje. Los tres lustros de vigencia de la Ley de 1988 han servido para permitir asentar un cuerpo doctrinal relevante en torno al arbitraje, amén de conformar una mínima cultura arbitral. Muy probablemente las razones de este solo tímido impulso de la institución arbitral en España al amparo de la Ley de 1988 se debieron al momento histórico en que la misma se aprobó —1988—, década postconstitucional, marcada por un fortalecimiento del Poder Judicial, lo que evidentemente chocaba con la idea de formas de tutela no judiciales. El culto al proceso judicial impedía, en todo caso, el fomento de la institución arbitral, que, a la postre, se entiende que no ofrecía a priori las garantías que tanto respecto del órgano como del proceso podían cada vez más encontrarse en el ámbito del Poder Judicial. Es ahora, tras quince años de vigencia de la Ley de 1988, cuando se inaugura la tercera etapa arbitral. Una etapa que viene marcada por la aprobación de la Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje. Las


PRESENTACIÓN

22

coordenadas socio-económicas y políticas en que se aprueba esta nueva Ley son notablemente diversas de las anteriores: desde una perspectiva económica, la actual realidad española muestra un país con una posición mucho más relevante que la de hace 15 años, hasta el punto de contar con un volumen de inversión en el extranjero en sectores estratégicos muy importante. Todo ello, en el marco de una economía mundial caracterizada por la consolidación del incremento de los flujos comerciales y la interdependencia de las economías. Estos datos se proyectan, en el plano jurídico, de forma polimorfa, provocando una creciente tendencia hacia la armonización de distintos sectores del derecho del comercio internacional. En este entorno se produce, probablemente influenciados por los países anglosajones, un impulso de los medios de tutela no judiciales ni jurisdiccionales, y, en especial, en el ámbito propio del comercio internacional, la necesidad de armonizar, como expresa la Exposición de Motivos de la Ley 60/2003, el régimen jurídico del arbitraje. El nuevo texto legal se dirige, de forma preferente, a dar una respuesta jurídica a este fenómeno. Muchos y variados son las características que podrían destacarse de la Ley 60/2003, de Arbitraje. Sin ánimo de exhaustividad podríamos referir como el punto de partida indudable de la nueva Ley es la apuesta por el fomento del arbitraje y, especialmente, del arbitraje comercial internacional. Este punto constituye, probablemente, la gran bondad de la Ley. La voluntad de ofrecer un marco normativo que permita y fomente en España el arbitraje comercial internacional, evitándose las ya constantes huidas de los arbitrajes internacionales a las instituciones arbitrales con sede en París, Londres, Ginebra, etc—. Esto resulta especialmente relevante, dado el potencial económico alcanzado por España y el crecimiento de las relaciones comerciales internacionales con América Latina, Este dato, sin embargo, puede llegar a constituir también el gran punto débil de la Ley. Y ello por cuanto los parámetros que aporta, y las respuestas jurídicas que se incorporan en la misma, pueden difi-


23

PRESENTACIÓN

cultar los arbitrajes internos, tanto los institucionales como, sobre todo, los arbitrajes ad hoc, al ofrecer respuestas poco operativas para los arbitrajes internos, habitualmente menos complejos y relevantes económicamente que los internacionales. El logro del objetivo de convertir a España en centro internacional de arbitraje se articula a través de la realización de una apuesta evidente por la Ley Modelo elaborada por la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional, de 21 de junio de 1985, recomendada por la Asamblea General en su resolución 40/72, de 11 de diciembre de 1985. Un texto pensado para el arbitraje internacional, cuya proyección al arbitraje interno también es posible, tal como señala la Secretaría General de la CNUDMI. Esta opción, confirmada por la propia Exposición de Motivos de la Ley de Arbitraje, se plasma en la incorporación de una concepción monista del arbitraje, de tal suerte que, salvo contadas excepciones, sus preceptos se aplican por igual al arbitraje interno y al arbitraje internacional. Asumiendo la plena validez de la opción realizada en lo que al arbitraje comercial internacional se refiere, cabe preguntarse, sin embargo, si la rígida vinculación a las soluciones de la Ley Modelo en el plano interno, va a servir para fomentar en la práctica el arbitraje interno. Si el legislador no ha desatendido en demasía el carácter ejemplificativo de la Ley Modelo, olvidando que el fomento del arbitraje comercial internacional debe de venir necesariamente acompañado del incremento del arbitraje interno, si se quiere lograr una cultura arbitral que fomente el recurso a la institución. En este sentido convendría, quizás, haber realizado algunas adaptaciones en el texto de la CNUDMI, puliendo su terminología y soluciones a partir de la asunción de que se trata de un modelo que debe adaptarse al derecho e idiosincrasia de cada uno de los países. Algo que lamentablemente no ha hecho el legislador y que previsiblemente ciertos desacordes y desconciertos que la puesta en práctica de la misma mostrarán.


1_9788490332979