Page 1

homenajes & congresos

Tras acabar la I guerra mundial y declararse el armisticio, los países aliados triunfantes decidieron reunirse en una Conferencia de Paz para negociar los términos de la misma con los países vencidos, entre ellos Alemania. Esta Conferencia de Paz fue consciente de la necesidad de constituir una comisión “para hacer una encuesta en torno a las condiciones de empleo de los trabajadores desde una perspectiva internacional, a fin de examinar los medios internacionales necesarios para asegurar una acción común en referencia a las condiciones de empleo de los trabajadores”. El resultado de la Conferencia de Paz, fue la firma del Tratado de Versalles, el 28 de junio de 1919, que supuso la creación de la Sociedad de Naciones, y en su seno, la Organización Internacional del Trabajo, y es que la industrialización europea había demostrado que los problemas sociales derivados de la cuestión obrera en las grandes industrias del carbón, del acero, textiles y otras, era un problema internacional, y que para la búsqueda de soluciones, era necesaria la cooperación y la colaboración internacional.

En esta línea se encuentran las doce aportaciones que conforman este libro cuya función es conmemorar el centenario de la Organización Internacional del Trabajo.

Coordinadores

El progreso social en el ámbito laboral, la conquista de un gran número de derechos sociales no puede ni debe estar ajeno a los años de dedicación de la Organización Internacional del Trabajo para la consecución de fines tales como que el trabajo no es una mercancía, la libertad de expresión y de asociación como principios esenciales para el progreso de la sociedad, el peligro de la pobreza para la prosperidad de los pueblos o el esfuerzo internacional por los agentes sociales en la lucha contra la necesidad y el progreso del bienestar común.

MIQUEL ÁNGEL CHAMOCHO CANTUDO ISABEL RAMOS VÁZQUEZ MARIA JESÚS ESPUNY TOMÁS

homenajes & congresos

LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO CIEN AÑOS DE PROTECCIÓN JURÍDICA INTERNACIONAL DE LA CLASE OBRERA (1919-2019)

homenajes & congresos

LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO

Coordinadores

MIQUEL ÁNGEL CHAMOCHO CANTUDO ISABEL RAMOS VÁZQUEZ MARIA JESÚS ESPUNY TOMÁS

homenajes & congresos


LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO CIEN AÑOS DE PROTECCIÓN JURÍDICA INTERNACIONAL DE LA CLASE OBRERA (1919-2019)


COMITÉ CIENTÍFICO DE LA EDITORIAL TIRANT LO BLANCH María José Añón Roig

Javier de Lucas Martín

Ana Cañizares Laso

Víctor Moreno Catena

Catedrática de Filosofía del Derecho de la Universidad de Valencia Catedrática de Derecho Civil de la Universidad de Málaga

Jorge A. Cerdio Herrán

Catedrático de Teoría y Filosofía de Derecho. Instituto Tecnológico Autónomo de México

José Ramón Cossío Díaz

Ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y miembro de El Colegio Nacional

Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM

Owen Fiss

Catedrático emérito de Teoría del Derecho de la Universidad de Yale (EEUU)

José Antonio García-Cruces González Catedrático de Derecho Mercantil de la UNED

Luis López Guerra

Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Carlos III de Madrid

Ángel M. López y López

Catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Sevilla

Marta Lorente Sariñena

Catedrática de Historia del Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid

Catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía Política de la Universidad de Valencia Catedrático de Derecho Procesal de la Universidad Carlos III de Madrid

Francisco Muñoz Conde

Catedrático de Derecho Penal de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla

Angelika Nussberger

Jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Catedrática de Derecho Internacional de la Universidad de Colonia (Alemania)

Héctor Olasolo Alonso

Catedrático de Derecho Internacional de la Universidad del Rosario (Colombia) y Presidente del Instituto Ibero-Americano de La Haya (Holanda)

Luciano Parejo Alfonso

Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid

Tomás Sala Franco

Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Valencia

Ignacio Sancho Gargallo

Magistrado de la Sala Primera (Civil) del Tribunal Supremo de España

Tomás S. Vives Antón

Catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Valencia

Ruth Zimmerling

Catedrática de Ciencia Política de la Universidad de Mainz (Alemania)

Procedimiento de selección de originales, ver página web: www.tirant.net/index.php/editorial/procedimiento-de-seleccion-de-originales


LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO CIEN AÑOS DE PROTECCIÓN JURÍDICA INTERNACIONAL DE LA CLASE OBRERA (1919-2019) AUTORES Josep Cañabate Pérez Guillermo García González

Universidad Autónoma de Barcelona Universidad Internacional de La Rioja

Eduardo Cebreiros Álvarez Thierry Hamon

Universidad de La Coruña Universidad de Rennes

Miguel Ángel Chamocho Cantudo Joaquín Nieto Sainz

Universidad de Jaén Director de la Oficina de la OIT España

Dario Di Cecca Olga Paz Torres

Universidad Roma Tre Universidad Autónoma de Barcelona

María Jesús Espuny Tomás Isabel Ramos Vázquez

Universidad Autónoma de Barcelona Universidad de Jaén

Marco Fioravanti Daniel Vallés Muñío

Universidad de Roma “Tor Vergata” Universidad Autónoma de Barcelona

Esther Zapater Duque

Universidad Autónoma Barcelona

tirant lo blanch Valencia, 2019


Copyright ® 2019 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com.

© VV.AA.

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com www.tirant.com Librería virtual: www.tirant.es ISBN: 978-84-1313-265-5 MAQUETA: Tink Factoría de Color Si tiene alguna queja o sugerencia, envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia, por favor, lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-deempresa nuestro procedimiento de quejas. Responsabilidad Social Corporativa: http://www.tirant.net/Docs/RSCTirant.pdf


Índice Presentación. El futuro del trabajo que queremos.................................................. 9 Joaquín Nieto Sainz

PARTE I. DERECHO INTERNACIONAL, SOCIEDAD DE NACIONES Y CONSTITUCIÓN DE LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO Capítulo 1. Elaboración doctrinal del Derecho Internacional Obrero................. 15 Isabel Ramos Vázquez Capítulo 2. La contribución de la Organización Internacional del Trabajo al establecimiento de un Derecho Internacional “uniforme” del trabajo: algunas reflexiones.............................................................................................................. 43 Esther Zapater Duque Capítulo 3. Estructura orgánica y funcionamiento de la Organización Internacional del Trabajo en su etapa inicial (1919-1939).............................................. 75 Eduardo Cebreiros Álvarez Capítulo 4. La norma constitucional de la Organización Internacional del Trabajo de 1946: entre la Sociedad de Naciones y Naciones Unidas............................... 115 Miguel Ángel Chamocho Cantudo

PARTE II. MANIFESTACIONES INTERNACIONALES PARA LA DEFENSA DE LA CLASE OBRERA Capítulo 5. La sección española de la Asociación Internacional para la Protección Legal de los Trabajadores...................................................................................... 155 Daniel Vallés Muñío Capítulo 6. El Derecho de los trabajadores en la crisis de las instituciones políticas en Italia entre los siglos XIX y XX: la Organización Internacional del Trabajo y la representación de intereses............................................................................. 199 Marco Fioravanti Capítulo 7. La Organización Internacional del Trabajo y las corporaciones en Italia a principios del siglo XX: el sindicalismo fascista de Sergio Panunzio..... 207 Dario Di Cecca Capítulo 8. Los conceptos de “trabajador indígena” y de “trabajo forzado” en la Organización Internacional del Trabajo (1919-1930): discurso colonial vs. universalización de derechos................................................................................. 221 Josep Cañabate Pérez


8

Índice

PARTE III. ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO EN PERSPECTIVA DE GÉNERO Y DISCURSO FEMINISTA Capítulo 9. Las transformaciones del trabajo de las mujeres en Francia y en España tras las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo........... 255 Maria Jesús Espuny Tomás Capítulo 10. Foros internacionales de participación femenina (1931-1939): Isabel Oyarzábal Smith en la Organización Internacional del Trabajo y en la Sociedad de Naciones............................................................................................................. 293 Olga Paz Torres

PARTE IV. DERECHO OBRERO DE LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO Y PROYECCIÓN EN LOS DERECHOS NACIONALES Capítulo 11. La reforma de la legislación francesa en materia de prevención de riesgos laborales a la luz de los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo (1919-1939)......................................................................................... 331 Thierry Hamon Capítulo 12. En los orígenes de la internacionalización del Derecho del Trabajo: los primeros instrumentos de la Organización Internacional del Trabajo sobre protección del desempleo y su proyección en la legislación social española........ 351 Guillermo García González


Presentación. El futuro del trabajo que queremos JOAQUÍN NIETO SAINZ

Director de la Oficina de la OIT para España

La globalización ha abierto una nueva era para la economía, el trabajo y la sociedad; un cambio de época que genera desafíos sin precedentes para el mundo del trabajo. El mundo enfrenta dificultades económicas, ambientales y sociales muy severas, la pobreza y la desigualdad parecen difíciles de eliminar, la sostenibilidad de la recuperación económica mundial es incierta y aparecen nuevas tensiones geopolíticas y comerciales. Todo ello en un contexto de crisis climática y medioambiental que de no resolverse puede llevar al planeta a un colapso socio ambiental de proporciones inimaginables. Afrontar esta situación desde una perspectiva de justicia social, que es siempre la perspectiva de la OIT, requiere en primer lugar un enfoque multidimensional y una agenda global, los problemas del trabajo no se resolverán sin cambios en las políticas económicas sociales y medioambientales. Y requiere también una perspectiva de futuro en el medio y largo plazo para definir el futuro del trabajo que queremos. Desde 2015 hay un programa multidimensional y multilateral de desarrollo: todos los países del mundo, a través del sistema de Naciones Unidas se han comprometido a dar una respuesta de conjunto a los desafíos de nuestro tiempo con una Agenda común para 2030: los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que buscan la paz y la prosperidad para las personas en un planeta ambientalmente sostenible. Son 17 objetivos y 169 metas que incluyen compromisos para afrontar la pobreza, las desigualdades de todo tipo, los derechos laborales, la protección ambiental… que conforman el programa más transformador que jamás haya adoptado la humanidad a lo largo de su historia. En este programa, en el que todos los objetivos y metas están interconectados, el objetivo de trabajo decente ocupa el lugar que merece centrando las metas contempladas en el Objetivo nº 8. Pero es una agenda que sólo se cumplirá si la sociedad civil en todas las regiones y países del mundo es lo suficientemente exigente como para conseguir que los gobiernos cumplan con esos compromisos.


10

Joaquín Nieto Sainz

En cuanto al futuro del trabajo, empezaremos por constatar que el trabajo está en una encrucijada. Por un lado persisten los efectos de crisis recientes que han dejado un rastro de desempleo persistente —con 200 millones de desempleados, de los que 70 millones son jóvenes— y de empleo vulnerable, con un 60% de trabajo informal; mientras aún existen situaciones intolerables, como la de los 152 millones de niñas y niños atrapados en el trabajo infantil o las 25 millones de personas sometidas a la esclavitud moderna del trabajo forzoso. Algunas de estas situaciones vienen mejorando, como el trabajo infantil que está remitiendo, otras como el desempleo parecen haber llegado para quedarse. En este contexto, se están dando cambios muy profundos que caracterizan la sociedad de nuestro tiempo. El impacto de las nuevas tecnologías, el envejecimiento de la población, los flujos migratorios, los efectos del cambio climático, los cambios en las relaciones de trabajo, los nuevos rumbos de la globalización y sus efectos sobre el empleo y la producción, son algunos de los factores de cambio que alimentan las discusiones sobre el futuro del trabajo. ¿De dónde saldrán los empleos del futuro? ¿Cómo serán esos empleos? ¿Alcanzarán para todos? ¿Viviremos mejor? Las preguntas son muchas y el interés por responderlas es creciente, pues el trabajo es un componente esencial en las vidas de las personas y fundamental en la organización de la sociedad. Desde la OIT afrontamos con realismo las nuevas ideas, conceptos y desafíos en el mundo del trabajo y en su gobernanza. El mercado de trabajo en el 2017 es muy diferente al que hemos vivido en las pasadas décadas. Sin embargo, no es momento para el pesimismo que trasmite la idea de que la tecnología y la robotización supondrán el fin del trabajo, y que los cambios demográficos harán imposible la protección social y el sistema de pensiones. Menos aún es el momento de aceptar la desigualdad como inevitable. Las trasformaciones tecnológicas en curso, incluida la robotización y la inteligencia artificial, abren también las posibilidades para fomentar otro modelo de desarrollo, no basado en el crecimiento ilimitado del uso de los recursos ambientales y energéticos, sino en la atención a las personas, la creación de empleo y la posibilidad de resolver problemas sociales de fondo. Todo dependerá de si se redistribuyen o no los beneficios derivados del aumento de productividad de los avances tecnológicos y la robotización, y de si se organiza o no una transición justa a través del diálogo social. Habrá que empezar identificando los riesgos, para evitarlos; y las oportunidades, para aprovecharlas. Ese es el sentido de la Iniciativa del cente-


PRESENTACIÓN. El futuro del trabajo que queremos

11

nario de la OIT relativa al Futuro del Trabajo, que tiene como objetivo no sólo identificar los factores de cambio y sus posibles efectos, sino también encontrar el camino para darle forma al futuro del trabajo que queremos. La OIT, tras cien años de historia que se cumplen en 2019, se ha planteado muy seriamente la necesidad de impulsar la reflexión sobre el futuro del trabajo, buscando conclusiones y resultados sólidos, que permitan renovar su mandato en favor de justicia social para el mundo del trabajo para los próximos cien años. La respuesta a la Iniciativa ha sido extraordinaria: en casi todos los 187 Estados miembros de la OIT están realizando diálogos sobre el futuro del trabajo. La temática es inmensa, por ello se ha ordenado en cuatro conversaciones: 1ª) Trabajo y sociedad, que trata sobre el lugar del trabajo en las personas y en la sociedad y sobre la influencia e impacto de los cambios sociales, tecnológicos, demográficos y medioambientes sobre el trabajo, que están convulsionando la conexión tradicional entre trabajo y sociedad. Esta conversación examina también, desde una perspectiva de equidad y justicia social, cómo las sociedades podrían gestionar las diferentes posibilidades del futuro en un mundo de individuos cuyas diferencias en género, edad, educación, estatus de migración, recursos financieros, y otras muchas características son tan decisivas; dando una especial relevancia a la equidad de género en el trabajo y en la sociedad. 2ª) Trabajo decente, con un enfoque dirigido a corregir los déficits de trabajo decente que todavía persisten, evitando que las nuevas relaciones de trabajo debiliten el trabajo decente y asegurando su extensión para todos y para todas, con medidas y políticas de largo aliento para crear más y mejores empleos. 3ª) La organización del trabajo y la producción, para que las nuevas formas de producción más fragmentadas, digitalizadas e interconectadas globalmente, y las nuevas formas de trabajo en cadenas mundiales de suministro o relacionadas con las plataformas digitales, contribuyan a nuevas oportunidades para los trabajadores en condiciones de trabajo decente, en vez de contribuir a debilitar los derechos y la protección social y a extender el empleo vulnerables. 4ª) La gobernanza del mundo del trabajo, para responder a la erosión de los marcos regulatorios establecidos, en particular considerando qué nuevas o diferentes estructuras de gobernanza se necesitan para regular el mundo el trabajo de forma efectiva; considerando también el rol que tendrán que desempeñar los agentes tripartitos, la administración laboral, las leyes e instituciones laborales, las organizaciones de empleadores y de


12

Joaquín Nieto Sainz

trabajadores, la negociación colectiva y el diálogo social; y su dimensión internacional, así como el propio rol de la OIT para los próximos cien años. Teniendo en cuanta la amplitud y transversalidad de toda la temática relacionada con el futuro del trabajo, cuando el Director General y el Consejo de Administración de la OIT, de carácter tripartito, lanzaron el debate solicitaron a los mandantes tripartitos —es decir a los gobiernos, las organizaciones sindicales y organizaciones de empleadores— que organizaran los debates animando a participar también a las instituciones de investigación, universidades y sociedad civil y a establecer sus propias redes y procesos. Siguiendo esta invitación la Oficina de la OIT para España, de conformidad con la Comisión Tripartita sobre el Futuro del Trabajo1, ha promovido y coordinado una Iniciativa inter-universitaria sobre futuro del trabajo, catalizadora de las sinergias universitarias de docencia e investigación, así como de think tanks y otros centros que vengan desarrollando estudios, análisis e informes en la materia. Con esta iniciativa se busca facilitar la interrelación de los nodos de conocimiento sobre cada uno de los temas relacionados con el futuro del trabajo de forma interdisciplinaria, así como abrir un espacio a la academia para contribuir al debate mundial que se está desarrollando. Son muy diversas y muy valiosas las actividades académicas que se han desarrollado en el contexto de esta iniciativa, entre ellas el ‘Congreso Internacional Conmemorativo del Centenario de la OIT 1919-2019/La OIT: Cien años de protección jurídica internacional de la clase obrera’ organizado por la Universidad de Jaén en octubre 2018. Este Congreso, enfocado desde una perspectiva histórica, constatando el rol de la OIT en la configuración del derecho internacional en materia de protección de los derechos de los trabajadores y la evolución de esos mismos derechos, representa un apreciable estímulo para el futuro. Porque la Iniciativa sobre el Futuro del Trabajo de la OIT, hay que reiterarlo, no pretende quedarse en un diagnóstico sociológico de la situación y de sus tendencias, sino comprender la dinámica de los cambios en este mundo globalizado para, desde una perspectiva de justicia social, configurar el futuro del trabajo que queremos.

1

Constituida por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, las organizaciones sindicales CCOO y UGT y las organizaciones empresariales CEOE y CEPYME, con la asistencia de la Oficina de la OIT para España.


PARTE I. DERECHO INTERNACIONAL, SOCIEDAD DE NACIONES Y CONSTITUCIÓN DE LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO Capítulo 1. Elaboración doctrinal del Derecho Internacional obrero. Isabel Ramos Vázquez. Universidad de Jaén Capítulo 2. La contribución de la Organización Internacional del Trabajo al establecimiento de un derecho internacional “uniforme” del trabajo. Esther Zapater Duque. Universidad Autónoma de Barcelona Capítulo 3. Estructura orgánica y funcionamiento de la Organización Internacional del Trabajo. Eduardo Cebreiros Álvarez. Universidad de La Coruña Capítulo 4. La norma constitucional de la Organización Internacional del Trabajo de 1946: entre la Sociedad de Naciones y Naciones Unidas. Miguel Ángel Chamocho Cantudo. Universidad de Jaén

********

La consecución de la libertad de trabajo allá por los comienzos de las revoluciones liberales en Europa conllevó la cada vez mayor convicción de que la nueva clase, antaño sierva o esclava, ahora libre y trabajadora, pronto ejercería al unísono en una sola voz clamando el reconocimiento de sus derechos como colectividad. Pronto la emigración de trabajadores por mor de la revolución industrial internacionalizó estas exigencias y la necesidad de elaborar un derecho obrero que tuviera un ámbito espacial más allá de las naciones, un ámbito internacional. Esta primera parte se dirige a la elaboración de dicho derecho internacional obrero, previo a la constitución de la Sociedad de Naciones y de la Organización Internacional del Trabajo (Ramos, capítulo 1), sino y sobre todo, a través de la contribución que dicha Organización efectuó en la conformación de una uniformidad jurídico laboral de carácter internacional (Zapater, cap. 2). Dicha conformación de un derecho uniforme debe ser comprendida en la medida que se invoca la fórmula organizativa y de funcionamiento de la Organización, desde su constitución originaria en sede del Tratado de Versalles, constitutiva de la Sociedad de Naciones, (Cebreiros, cap. 3), pasando por la exigencia, a la vez que capacidad, de mutación y adaptación constitucional a las nuevas necesidades internacionales, sobreviviendo así a la extinción de la Sociedad de Naciones y su reconocimiento como organismo internacional especializado en “Trabajo”, ya en sede de la nueva Organización de Naciones Unidas (Chamocho, cap. 4)


Capítulo 1. Elaboración doctrinal del Derecho Internacional Obrero ISABEL RAMOS VÁZQUEZ

Historia del Derecho y de las Instituciones Universidad de Jaén

1. Introducción. 2. Los pioneros: Robert Owen y Daniel Legrand. 3. Los impulsores de las primeras Conferencias y Tratados internacionales. 4. La defensa de una legislación internacional obrera en el tránsito del siglo XIX al XX. 5. La conceptualización del Derecho Internacional Obrero.

1. INTRODUCCIÓN El término Derecho Internacional Obrero comenzó a generalizarse en la Conferencia Internacional sobre el trabajo que se celebró en Berna entre el 17 y el 26 de septiembre de 1906, convocada por la Asociación Internacional para la Protección legal de los Trabajadores (International Association for Labor Legislation)1. Ese mismo año, el profesor de la Universidad de Dijon Bartholomeu Raynaud publicaba un estudio que, por primera vez, llevaba propiamente el título de Droit international ouvrier2. En él daba noticia de los distintos tratados de carácter bilateral que, gracias a la labor de asociaciones como la Asociación Internacional para la Protección legal de los Trabajadores o el Instituto Internacional de la Agricultura, se estaban firmado entre diversos Estados para resolver los problemas de contratación del trabajo surgidos en el ámbito transnacional; y también de los recentísimos dos primeros tratados generales o internacionales del trabajo que habían surgido de las dos consecutivas Conferencias de Berna de 1905 y 1906. Esos dos primeros tratados de carácter internacional, fueron el Convenio Internacional sobre la prohibición del empleo del fósforo blanco

1

2

Las labores de la Conferencia de Berna se resumen en LOWE, B.E., The international protection of labor¸ New York, 1935, pp. 112-131 y TROCLET, L.E., Législation sociale internationale, Paris, vol. 1, 1952, pp. 218-244. RAYNAUD, B., Droit international ouvrier, Paris, 1906.


16

Isabel Ramos Vázquez

en la producción de cerillas, de 26 de septiembre de 19063, y el Convenio Internacional sobre la prohibición del trabajo nocturno de las mujeres ocupadas en la industria, también de 26 de septiembre de 19064. Más allá de la concreta ejecución de los mismos que consiguiera llevarse a cabo en cada uno de los Estados firmantes, su mera redacción se vivió en la época como un verdadero símbolo de progreso, ya que con ellos los países occidentales consiguieron legislar por primera vez de forma conjunta sobre cuestiones sociales, abriendo la esperanza a una nueva época que estaba llamado a desarrollar esta novedosa rama del derecho: el Derecho Internacional Obrero5. A partir de ese momento, la elaboración doctrinal del Derecho Internacional Obrero se vio incrementada y alimentada por un buen número de escritos, en distintos países e idiomas, que le sirvieron de revulsivo para su definitiva emergencia y consolidación. El estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 retrasaría la efectiva elaboración de este Derecho Internacional Obrero hasta la década de los veinte del siglo XX, tras la creación de la Organización Internacional del Trabajo en el seno de la Sociedad de Naciones Unidas (Tratado de Versalles de 1919). Pero el éxito de esta organización internacional y el eficaz desarrollo de su labor a partir de la década de los veinte, no hubiera sido posible si antes no se hubiera convencido a la opinión pública internacional de su absoluta necesidad y trascendencia, ni sin que se hubieran apuntado ya previamente por los autores o especialistas en la materia cuáles debían ser los principales medios de creación del nuevo derecho, sus características, sus temas o, incluso, sus mecanismos de control. Este estudio pretende analizar dichos antecedentes doctrinales; es decir, los autores y las obras que defendieron e impulsaron la creación del

3

4

5

El Convenio Internacional sobre la prohibición del empleo del fósforo blanco (amarillo) en la producción de cerillas, de 26 de septiembre de 1906, puede consultarse en http://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=NORMLEXPUB:12100:0:: NO::P12100_ILO_CODE:R006. El Convenio Internacional sobre la prohibición del trabajo nocturno de las mujeres ocupadas en la industria, de 26 de septiembre de 1906, se puede consultar en http:// www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=1000:12100:3891562162206::NO::P12100_ SHOW_TEXT:Y: BAYO y GONZÁLEZ, J.M. de, La Asociación internacional para la protección legal de los trabajadores (su historia-sus órganos-su obra). La IVª asamblea general de la Asociación (Ginebra, septiembre, 26 al 29, 1906), Madrid, 1908, pp. 76-78, y CATÉ, M., La Convention de Berne de 1906 sur l’interdiction du travail de nuit des femmes employées dans l’industrie, París, 1911, p. 96.


Elaboración doctrinal del Derecho Internacional Obrero

17

Derecho Internacional Obrero antes de que éste se convirtiera en una realidad, coadyuvando a su conceptualización y definición jurídica.

2. LOS PIONEROS: ROBERT OWEN Y DANIEL LEGRAND Frente a la utopía de la libertad, propia de los primeros Estados liberales de Derecho, según la cual el libre juego de las fuerzas económicas (el famoso “laissez faire, laissez passer”) crearía sociedades perfectas en las que el trabajo se autorregularía en atención a la ley de la oferta y la demanda6, no tardaron en surgir voces que empezaron a denunciar las nefastas consecuencias para la clase trabajadora que se derivaron del régimen de la absoluta libertad de contratación: salarios extremadamente bajos, jornadas larguísimas, falta de descanso, trabajo de mujeres y niños, condiciones insalubres, carencia de viviendas, hacinamiento en torno a las fábricas, enfermedades, etc. Étienne-Gabriel Morelly o Léger Marie Deschamps fueron algunos de los pioneros en Francia7, y apuntaron hacia lo que más adelante se consideraría el pensamiento socialista utópico, representado fundamentalmente por Étienne Cabet, Charles Fourier o Henri de Saint-Simon. Ellos fueron quienes acuñaron propiamente la expresión “cuestión social” (“question sociale”) en los primeros decenios del siglo XIX, y defendieron la creación de comunidades más justas a partir de soluciones colectivistas o cooperativistas de reparto de bienes, medios de producción y trabajo8. En Gran Bretaña, esta corriente filosófica crítica con la estructura social del régimen liberal burgués, y que abogaba por la creación de un nuevo modelo de sociedad ideal, más justa e igualitaria, estuvo representada fundamentalmente por el empresario y filántropo galés Robert Owen (17711858). Owen no sólo dejó sus propuestas o planteamientos cooperativistas

6

7

8

TANGUE, F., Le droit au travail entre histoire et utopie. 1789-1848-1989: de la répression de la mendicité à l’allocation universelle, Bruxelles, 1989, p. 11. RAPPOPORT, C., Le Socialisme III. Le Socialisme au XVIIIe siècle. Morelly, París, 1921, BERNARDI, W., Morelly y Dom Deschamps. Utopía e ideología en la época de la Ilustración¸ Florencia, 1979, o BART, J., “De la contrainte au plaisir. Le travail chez Morelly et Dom Deschamps”, Du droit du travail aux droits de l’humanité, Rennes, 2003, pp. 35-46. CEPEDA, A., Los utopistas, Buenos Aires, 1950, DESANTI, D., Los socialistas utópicos, Barcelona, 1973, o BRAVO, G.M., Historia del socialismo 1789-1848. El pensamiento socialista antes de Marx, Barcelona, 1976.


18

Isabel Ramos Vázquez

en distintos escritos que influyeron en el desarrollo posterior del socialismo científico, sino que también participó activamente en la redacción de las primeras leyes obreras británicas y, además, logró implementar algunas de sus ideas en la fábrica textil de New Lanark (Escocia, 1799), de cuya dirección sería desplazado, o en las “villages of cooperation” o aldeas comunitarias fundadas de Harmony (Indiana, Estados Unidos, 1825-1828) o Harmony Hall (Hampshire, Inglaterra, 1839-45)9. A él se la atribuye concretamente la originalidad o paternidad de la idea de crear una ley internacional para la protección de los trabajadores, que según la doctrina más temprana (Chatelain, Mahaim, Lowe o Ayusawa) esgrimió por vez primera en una petición dirigida en 1818 al Congreso de la Santa Alianza10. Probablemente ese sea el escrito en el que de forma más clara y evidente Robert Owen se pronunció sobre la necesidad de crear un derecho internacional para la protección de la clase obrera11; pero desde luego no fue el único. El carácter internacional del problema obrero y su solución, fue una constante del pensamiento oweniano que aparecía ya en sus primeros escritos. Concretamente, en A New View of Society: or Essays on the Principle of the Formation of Human Character, publicado por primera vez en Londres en el año 1813, Owen ya dejaba patente su ferviente internacionalismo, señalando que el problema de los pobres y las clases trabajadoras no era un problema exclusivo de Gran Bretaña o Irlanda, cuya última Population act comentaba, sino un problema de toda la Humanidad (“regarding Man”). El principio fundamental sobre el que Owen erigió toda su obra era que cualquier persona, desde la más ignorante a la más iluminada, era necesaria y debía servir en cualquier comunidad del mundo, mediante la aplicación de ciertos medios que sólo estaban al alcance de quienes poseían el gobierno de las naciones: “Any character, from the best to the worst, from the most ignorant to the most enlightned, may be given to any community, even to the world at large, by applying certain means; which are to a great

9

10

11

THOMPSON, N., and WILLIANS, C., Robert Owen and his legacy, University of Wales Press, 2011, o ÁLVAREZ LAYNA, J.R., Robert Owen, socialista utópico, Madrid, 2015. CHATELAIN, L. La protection internationale ouvrière, Paris, 1908, capítulos II y III, pp. 9-145, MAHAIM, E., Le Droit international ouvrier¸París, 1913, p. 183, LOWE, The international protection of labor…, p. 11, o AYUSAWA, I.F., International Labor Legislation (New York, 1920), edic. New Jersey, 2005, pp. 17-19. ÁLVAREZ LAYNA, J.R. (ed.), Textos del “socialista utópico”, Madrid, 2015, pp407410, o pp. 463-470.


Elaboración doctrinal del Derecho Internacional Obrero

19

extent at the command and under the controul, or easily made so, of those who posses the goverment of nations”12. Su preocupación por erradicar la miseria y marginación de las clases trabajadoras siempre se planteaba en términos globales, referida a “todas las naciones del mundo” (“Shall misery, then, most complicated and extensive, be experienced from the prince to the peasant in all nations throughout the world, and shall its cause and the means withheld?”13). La solución que proponía Owen pasaba necesariamente por la elaboración de una ley de carácter internacional que protegiera en la práctica a todas estas clases desfavorecidas: “The time is now arrived when the public mind of this country and the general state of the world call imperatively for the introduction of this all-pervading principle, not only in theory, but in practice”14. Como es bien sabido, la vocación internacionalista de Owen calaría ampliamente en desarrollo del sindicalismo inglés (las trade unions), y también en la definición del posterior socialismo científico, cuyas principales ideas asentaron Friedrich Engels, Karl Marx o Mijaíl Bakunin a mediados del siglo XIX. El primer triunfo de esta vertiente internacionalista, de carácter privado y representada fundamentalmente por los primeros sindicatos de trajadores, fue la creación en 1864 de la Asociación Internacional de Trabajadores o Primera Internacional, con sede en Londres, cuya labor fue continuada por la Segunda Internacional a partir de 1889. En ella se agruparon originariamente federaciones internacionales de tipógrafos, impresores, sombrereros, cigarreros, trabajadores del tabaco, y operarios de las fábricas de calzado. En 1913, la asociación sumaría nuevos miembros y adoptaría el nombre de Federación Sindical Internacional15. Sin duda alguna, tanto en su fase inicial como en los primeros años del siglo XX, esta confederación sindical de carácter internacional fue una de

12

OWEN, R., A New View of Society: or Essays on the Principle of the Formation of Human Character, London, 1813, p. 9. 13 OWEN, A New View of Society…, pp. 9-10. 14 OWEN, A New View of Society…, p. 11. 15 KRIEGEL, A., Las internacionales obreras (1864-1943)¸Madrid, 1986, CAREW, D., DREYFUS, M., VAN GOETHEM, G., GUMBRELL-McCORMICK, R., VAN DER LINDEN, M. (dir), The International Confederation of Free Trade Unions, Berna, 2000, TOSSTORFF, R., “The international trade-union movement and the founding of the International Labour Organization”, International Review of Social History, vol. 50, nº 3 (2005), Cambridge University Press, pp. 399-433, o FARIÑAS DULCE, M.J., “El origen de los derechos de los trabajadores: las Internacionales obreras”, Historia de los derechos fundamentales, vol. 3, tomo 1, Madrid, 2007, pp. 379-410.


20

Isabel Ramos Vázquez

las más sólidas defensoras de la creación de un organismo internacional en el que estuvieran representados los gobiernos de los Estados para poder alcanzar acuerdos interestatales sobre las condiciones de trabajo, y empezar a redactar las primeras leyes internacionales obreras, como sería primero la Asociación Internacional para la Protección legal de los Trabajadores, creada en 1900, y después la Organización Internacional del Trabajo, fundada en 1919. Sin embargo, en la emergencia de estos organismos internacionales y la nueva rama del Derecho Internacional Obrero, participaron también otros actores y otras ideologías, no sólo de carácter socialista o de base obrera. De tal manera, otro de los pioneros en la defensa de una ley internacional para la protección de los trabajadores, de forma coetánea a Robert Owen pero desde el pensamiento humanitario liberal, o el lenguaje de la caridad, fue Daniel Legrand (1783-1859)16. Legrand era un empresario suizo afincado en Francia, que dedicó buena parte de su vida a intentar mejorar las condiciones laborales de sus trabajadores, especialmente de los niños, en las fábricas de tejidos y seda que primero heredara de su padre, y más adelante él mismo fundara en Fouday. Desde una férrea educación religiosa, y muy influido por el cristianismo social del pastor Jean-Frédéric Oberlin, a quien conoció personalmente, Legrand no sólo acometió mejoras en sus fábricas, reduciendo la jornada de trabajo, edificando viviendas dignas, permitiendo el trabajo en casa, y fomentando la educación de los niños en las escuelas, sino que también trató de influir en el gobierno francés, y del resto de los países industriales, para que esas mejoras llegaran al ámbito público y pudieran consolidarse en forma de ley. A tal fin, a partir de los años treinta del siglo XIX se embarcó en el estudio de la situación jurídica de los obreros en Francia y otros países europeos, comenzando a publicar un buen número de cartas y otros escritos sobre la cuestión social, en particular sobre el trabajo de los niños17, y comenzando a redactar incluso algunos proyectos de ley.

16

17

De él ya dieron noticias otros filántropos coetáneos, como MONNIER, F., Notice sur Daniel Legrand, Le Cateau, Imprimerie Rolland, 1859, o MONNIER, H., Daniel Legrand et la législation internationale du travail, Paris, Société générale d’impression, 1908, y posteriormente WEISS, R., Un précurseur de la législation internationale du travail: Daniel Le Grand, 1783-1859: son œuvre sociale & internationale (avec une préface d’Albert Thomas), Paris, 1926. La mayoría de ellos recopilados por OLSZAK, N., Legrand Daniel, Sur le travail des enfants dans les manufactures, 1830-1855, Paris, EDHIS, 1979. También puede consultarse la temprana obra del propio LEGRAND, D., Les Relais ou la mère de

Profile for Editorial Tirant Lo Blanch

1_9788413132655  

1_9788413132655