Page 1


Fundamentos de Derecho Civil Doctrinas generales y bases constitucionales

テ]gel M. Lテウpez y Lテウpez

tirant lo b anch Valencia, 2012


Copyright ® 2012 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito del autor y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www.tirant.com).

© ángel m. lópez y lópez

© tirant lo blanch edita: tirant lo blanch C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia telfs.: 96/361 00 48 - 50 fax: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es i.s.b.n.: 978-84-9004-585-5 maqueta: pmc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


Discipulis “Quid enim est iucundius senectute stipata studiis iuventutis?” (CICERONIS DE SENECTUTE, 29, in fine)


Índice PRÓLOGO..........................................................................................................

15

Capítulo Primero El Derecho Civil I. Consideraciones preliminares................................................................. II. La formulación histórica del Derecho Civil........................................... III. La formulación sistemática del Derecho Civil........................................ IV. Problemas y horizontes actuales..............................................................

25 26 32 34

Capítulo Segundo El sujeto en el Derecho civil: la persona y el grupo familiar Sección Primera Generalidades. La persona física I. El sujeto de la relación jurídica. Capacidad jurídica y capacidad de obrar........................................................................................................ II. Adquisición y extinción de la personalidad............................................

39 43

Sección Segunda Las personas jurídicas I. Conceptos generales................................................................................ II. Las personas jurídicas en el Código civil................................................ III. La constitución de personas jurídicas...................................................... IV. La disciplina constitucional de la personalidad jurídica......................... V. Pasado, presente y futuro de la personalidad jurídica.............................

47 57 60 70 71

Sección Tercera La familia I. Familia y Derecho de Familia.................................................................. II. La familia y el Derecho de Familia hoy. Perspectivas de futuro.............. III. Familia y Constitución............................................................................ IV. Condiciones y formas de existencia de familia....................................... V. Parentesco y filiación.............................................................................. VI. El régimen económico matrimonial........................................................

93 96 99 108 109 111


10

ÍNDICE

VII. Las instituciones de la crisis matrimonial...............................................

116

Capítulo Tercero La relación jurídica Y el derecho subjetivo Sección Primera Cuestiones generales. El lado activo y el pasivo de la relación jurídica

I. Relaciones sociales y relaciones jurídicas................................................ II. Relaciones jurídicas públicas y relaciones jurídicas privadas.................. III. El lado activo de la relación jurídica.......................................................

127 129 133

Sección Segunda El contenido de la relación jurídica I. Las categorías institucionales del derecho subjetivo: propiedad, derechos reales limitados, crédito, derechos de la persona............................ II. La disciplina constitucional de la propiedad privada.............................. III. Otras situaciones jurídico-reales............................................................. IV. El deber jurídico. Tipos........................................................................... V. La obligación: estructura técnica............................................................

159 167 183 189 193

Sección Tercera Ejercicio, límites y vicisitudes de los derechos subjetivos I. Límites y deberes en el ejercicio del derecho subjetivo.......................... II. La buena fe como exigencia en el ejercicio del derecho. Concepto y alcance..................................................................................................... III. Los deberes derivados de la buena fe. Consecuencias de su incumplimiento. Supuestos típicos de conducta contraria a la buena fe.............. IV. El abuso del derecho. Evolución histórica del concepto. La conducta abusiva según el Código civil.................................................................. V. La sanción del abuso en el Código Civil.................................................

201 205 207 210 216

Sección Cuarta Adquisición, pérdida y modificación de los derechos I. Adquisición y pérdida de los derechos.................................................... II. Modificación de los derechos subjetivos. Modificación subjetiva. Sucesión universal y sucesión particular......................................................... III. La modificación objetiva. La subrogación real........................................

221 223 225


ÍNDICE

IV. La modificación del contenido................................................................ V. La renuncia de los derechos: concepto y ámbito; requisitos; límites...... VI. La prescripción........................................................................................

11 227 228 233

Capítulo Cuarto Los bienes, las cosas y el patrimonio Sección Primera I. Bien y cosa............................................................................................... II. Clasificación de los bienes materiales o cosas......................................... III. Consideración singular de los bienes productivos. Los frutos. La empresa.............................................................................................................. IV. El patrimonio en general......................................................................... V. El patrimonio tras la muerte de la persona............................................. VI. La herencia en general............................................................................ VII. Sucesión a título universal y a título particular. Posiciones personales del fenómeno sucesorio. Heredero y legatario........................................ VIII. Individualización del heredero................................................................ IX. La libertad de testar y sus límites............................................................ X. El pago de las deudas y de los legados..................................................... XI. La herencia yacente. La partición........................................................... XII. La disciplina constitucional de la herencia............................................. XIII. Pasado, presente y futuro del Derecho de Sucesiones............................. XIV. Masas patrimoniales autónomas.............................................................. XV. El patrimonio en liquidación..................................................................

251 254 260 261 263 264 267 274 277 279 284 286 292 295 295

Capítulo Quinto LA AUTONOMÍA PRIVADA Sección Primera Cuestiones generales I. La autonomía privada en general. Derecho subjetivo y autorregulación de los intereses de los particulares........................................................... II. Autonomía privada y “Constitución económica”.................................. III. Los límites de la autonomía privada....................................................... IV. Los derechos fundamentales como parte del orden público................... V. Más sobre la llamada Drittwirkung...........................................................

299 301 305 314 319


12

ÍNDICE

Sección Segunda Los singulares actos de autonomía Subsección Primera El contrato I. El contrato como acuerdo de voluntades................................................ II. Las fuentes de la reglamentación contractual......................................... III. El significado institucional del contrato: contrato y autonomía de la voluntad.................................................................................................. IV. El significado técnico: el contrato en el sistema del Derecho privado... V. Las transformaciones modernas del contrato. En particular, la “estandarización” de la materia contractual...................................................... VI. La disciplina constitucional del contrato................................................ VII. Los nuevos horizontes del contrato. Internacionalización, globalización y lex mercatoria.........................................................................................

325 330 333 335 337 342 354

Subsección Segunda El testamento I. Teoría general del testamento................................................................. II. La disciplina constitucional del testamento...........................................

356 361

Capítulo Sexto Hechos, actos y negocios jurídicos Sección Primera La categoría del negocio jurídico I. La categoría del negocio jurídico............................................................ II. Hecho, acto jurídico en sentido estricto o no negocial, negocio jurídico............................................................................................................. III. Las principales clases de actos jurídicos..................................................

365 369 372

Sección Segunda La sustitución en la actividad jurídica: teoría general de la representación

I. Ideas generales. Representación directa y representación indirecta....... II. Fuentes de la representación................................................................... III. Apoderamiento y relación gestoria.........................................................

377 380 382


ÍNDICE

13

Sección Tercera Ineficacia de los actos jurídicos I. Las distintas causas de ineficacia de los actos jurídicos........................... II. Los tipos básicos de ineficacia de los actos jurídicos: nulidad y anulabilidad......................................................................................................... III. Otras causas de ineficacia........................................................................

389 394 401

Capítulo Séptimo LA RESPONSABILIDAD POR DAÑOS Sección Primera Responsabilidad contractual, extracontractual y delictual I. Introducción............................................................................................ II. Responsabilidad contractual y extracontractual..................................... III. Responsabilidad extracontractual y responsabilidad delictual...............

405 406 411

Sección Segunda Estructura general del juicio de responsabilidad I. Estructura general. Los criterios normativos de imputación................... II. Finalidades del juicio de responsabilidad................................................

415 416

Sección Tercera Modelos de responsabilidad civil en el derecho positivo I. Modelos................................................................................................... II. Acto y actividad como eventos dañosos................................................. III. La culpa como título de imputación: concepto y evolución. La presunción de culpa. El problema de las omisiones........................................... IV. Títulos de imputación en la responsabilidad objetiva............................ V. El nexo de causalidad. Función del nexo de causalidad en el juicio de responsabilidad........................................................................................ VI. Nexo de causalidad e imputación objetiva.............................................

419 420 421 429 435 439

Sección Cuarta El daño resarcible I. El problema de la atipicidad del ilícito: apuntes históricos.................... II. El daño resarcible como daño “injusto”. La antijuridicidad y las causas de justificación.........................................................................................

443 446


14

ÍNDICE

Sección Quinta Los tipos de daño y su valoración I. Tipos de daño.......................................................................................... II. Tipos de reparación: in natura y por equivalente.................................... III. Alcance de la reparación y sus funciones................................................ IV. El cálculo de la reparación...................................................................... V. La llamada “reparación integral del daño”..............................................

453 454 455 457 458

Sección Sexta Perfiles constitucionales de la responsabilidad por daños I. Responsabilidad por daños y “juicio de relevancia constitucional”....... II. En especial, la cuestión de la limitación de la reparación de los daños corporales mediante baremos en el aseguramiento de vehículos de motor.......................................................................................................

461 466

Sección Séptima CODA. Análisis económico del Derecho y responsabilidad por daños....

469


Prólogo Es difícil que el prólogo de una obra ajena no sea motivo de tentación para hacer el propio argumento e incumplir el mandato de ilustrar el del autor; ahora descubro que tampoco es fácil comunicar el propósito y el argumento de una obra propia; al menos de las características que tiene o cree tener la presente. El primer problema que surge es su adecuada adscripción a uno de los “géneros” académicos al uso. No es una monografía, por supuesto; no es un manual, porque le faltan demasiadas cosas para ayudar al conocimiento de los cursos ordinarios de Derecho Civil; es obvio que ni por mole de datos e incluso mole física tampoco es un tratado; decir que son unas lecciones explicaría poco, aunque su origen está bastante cerca de mi modo de entender la lectio quotidiana, y sobre todo porque, aunque he procurado una expresión clara, no he puesto ningún especial empeño didáctico en su redacción. Solo he recurrido a la utilización de dos cuerpos de letra, en ocasiones en las que el tratamiento de algunos temas me parecía más detallado o difícil; indica o pretende indicar el cuerpo mayor lo que resulta asequible a un alumno o alumna de los pertenecientes de verdad a la cupida legum iuventus, y que esté dispuesto a aceptar un cierto nivel de dificultad, en la conciencia de que un libro básico no puede ser fácil si quiere garantiza el conocimiento; en cuanto al restante rebaño universitario, convertido en sindicato de rebajas, es grey acrítica de la que nada espero. Ni que decir tiene que los verdaderamente llamados a la enseñanza universitaria, es decir, los egregios, palabra que significa precisamente salidos del rebaño podrán, ayudados por un docente diligente siempre, y bastantes veces con sus propias fuerzas, entender aquello que no está dominado por un afán didáctico inmediato. Y, dicho todo esto, ¿qué utilidad tiene este libro para el alumno o alumna que haya ido con un cierto estímulo a la Facultad de Derecho? Yo la veo así: puesto que este libro ha de convivir con otros libros, con


16

ángel m. lópez y lópez

la clase tradicional (que sólo un exceso de presuntuoso corporativismo se atrevería a llamar “magistral”) o con instrumentos nuevos de enseñanza, pretende apartarle de la simplificación que sin duda ninguna comportarán esos libros, clases o instrumentos, habida cuenta de los vientos que corren. Pretende dar a quien quiera trascender a la vulgar facilidad algo de aire histórico, conceptual, interdisciplinar, y relacionarle con algunos autores clásicos y algunos de los mejores modernos. Añado: es un libro de teoría o dicho de otro modo, es un libro que pretende ayudar a la misión esencial de la Universidad, crear ciencia, y no formar practicones, que es a lo que parece está últimamente llamada, con notoria ceguera, si se impone la idea de que el mercado es quien ha de juzgar los resultados del oficio universitario. Ceguera, sobre todo, del propio mercado y sus adalides; crear ciencia es lo único que a la larga crea conocimiento socialmente aplicable, tecnología incluida. Otra cosa es, no nos engañemos, volver al cerrilmente castizo “que inventen ellos”. En nuestra latitud ibérica es muy de temer que el mercado no quiera saber de la ciencia empírica básica, ni de las ciencias sociales cultivadas en libertad, ni de las humanidades, a las que todos deberían reputar el más útil de los conocimientos; se conformará con la banal adoración de la tecnología, que no comparten ni de lejos los grandes (y hay muchos) ingenieros españoles, a los que se quiere condenar a la mediocridad, lo que, además, no hace ni siquiera frente a las necesidades del tejido productivo del país. Pero hay algo peor, y es que, a la larga, pretender juzgar en corto plazo, porque de eso se trata, los resultados de la producción de los saberes, nos alejará aún más como país de la independencia científica e industrial, del liderazgo crítico, de una sociedad de valores, y devolverá al aislamiento a nuestra comunidad científica, y producirá profesionales recortados, sin discernimiento propio, carne de cañón de los escalones inferiores de los convenios colectivos y los escalafones administrativos, sojuzgados por los poderes del mundo que en otras latitudes; quien sabe si en algún rincón de la patria, estarán preparando a una cruel casta dominante, a la que se educará con toda la densidad de los saberes universitarios


prólogo

17

tradicionales. Perturba a quien lleva a gala su título de doctor en la Alma Mater Studiorum que esto se quiera hacer en el nombre augusto de Bolonia. Este libro quiere contribuir a no crear ese “profesional”, precisamente porque mi vida, tan ajetreada por otro lado, y a pesar del ajetreo, ha tenido siempre como referencia la Universidad y el amor por los jóvenes; una Universidad de élite y unos jóvenes de élite, sin dispensar a los poderes públicos de su gravísima obligación de que no se pierda ni un solo talento. Comprendo que esta afirmación, me temo que el entero prólogo, no contribuya a aumentar mi popularidad, de lo que se me da un ardite, por otro lado; es el final de mi jornada y me acojo al machadiano hablar a solas, esperando hablar a Dios un día. Por ello, el libro no quiere rendir cuentas solo, aunque también, de lo que ha sido mi trayectoria como docente; siempre he incorporado a mis explicaciones mis logros, supongo (sin falsa modestia) pequeños, como investigador. A mi juicio, quien no lo hace así, no es un profesor universitario; será otra cosa, no digo que no estimable, incluso estimabilísima, pero otra cosa; y aclaro que investigar no es publicar. Hay muchos modos de transferencia social del conocimiento, digan lo que digan las Agencias de Evaluación y los índices de impacto. Para descanso de equívocos, yo también me he sometido a la burocrática certificación de calidad; y carezco de motivos de disgusto. Y para mayor descanso, debo decir que si hay algún honor en mi vida que yo estime es el reconocimiento institucional a mi tarea investigadora por parte de mi Universidad, con un Rector matemático y un equipo de gobierno lleno de ingenieros, que sé que me entienden y comparten, cada uno con sus particulares matices (¡solo faltaría!), la inquietud que me embarga y embarga este prólogo. Es claro que con todos estos condicionantes, el libro no puede ser homogéneo; pero he intentado una fórmula que no lo haga fragmentario, y es la de exponer los grandes temas del Derecho Civil en sus rasgos mas generales, desde la Codificación al Derecho de Sucesiones; ni que decir tiene la agonía que supone tal tarea, donde es mas importante averiguar con criterio lo que no se dice que lo que se dice. Ello


18

ángel m. lópez y lópez

comporta, sin duda, que se puedan ver diferentes densidades en el tratamiento de las cosas, pero es lo que he contado durante años a alumnos y discípulos docentes, y, aunque sin olvidar el servicio público, gobernado por mis preferencias y por mis ignorancias. Y así me presento ante el público, que podrá juzgar no solo lo que he hecho, sino también lo que no he hecho, malgastando no el talento, sino el óbolo que me fue concedido. Todo cuanto se me pueda decir, si se me dice, bueno o malo que sea, será calurosa y afectuosamente agradecido. Homo sua pagina sapit: esta es mi página, y no me ha sido dado otra. He titulado el libro Fundamentos de Derecho Civil. Doctrinas generales y bases constitucionales. Es claro, si se ve el índice, que no responde al contenido de la denominada Parte General, aunque evoca (no completamente, ni usando el habitual) su orden; pero por un lado, es menos, porque faltan algunos contenidos tradicionales de la misma; por otro, es más, porque pretende abarcar una visión general de las instituciones centrales del Derecho Civil con especial atención a sus cabeceros constitucionales. Visión que intenta ser examen, observación, contemplación por la inteligencia, pasar revista: todos los primeros significados del verbo griego “theoreo”, como nos ilustra el benemérito “Gran Bailly”, el Dictionnaire grec-français, de Anatole Bailly. *.*.* Escribir el libro ha supuesto, en muchos casos, volver a pasadas épocas de estudio, y con la vuelta, revivir dolores y alegrías, claridades y perplejidades de otros tiempos, que he debido conjugar con la necesaria cuenta de los avances de hoy en nuestro saber de civilistas. También revela, junto a mi especial dedicación a algunos temas, mis carencias, que espero que no sean indecorosas; y aún así, útil para ver el nervio íntimo de la secular disciplina que he profesado; y digo secular, porque por razón de la edad tardía, soy consciente de que soy uno de los últimos civilistas educados en la tradición romano-canónica, y en las categorías codificadas de la misma como gramática esencial del


prólogo

19

Derecho Privado. En última instancia, así como, en la frase de Borges, nuestra lengua romance siente secreta nostalgia del latín, este libro de Derecho Civil acusa la misma secreta nostalgia del Derecho Romano, soporte durante siglos de todos los saberes jurídicos; y es nostalgia que siento, a pesar de todo, llena de futuro, si hemos de conservar, frente a la moda dominante, los signos de nuestra propia cultura jurídica; añado, y debería ser innecesario, que tal postura no implica ni desconocer el Derecho que traen los tiempos nuevos, ni despreciar los provechosos auxilios del Derecho comparado. Tal vez la tradición-romano canónica y el common law, incluso el Derecho de Oriente, puedan en el futuro dar lugar a una koiné jurídica en lo conceptual; no está a mis alcances dilucidar si con ello expreso un vaticinio, un deseo o un temor; en cualquier caso, eso trasciende con seguridad mi propia existencia. Yo he escrito un libro nacional, dentro de su cultura europea propia, como corresponde a un Derecho Civil, que sin renegar de la pluralidad de las fuentes y del impacto de las leyes especiales, responde al espíritu de la Codificación; fenómeno por cierto ligado al primer constitucionalismo, y secuencialmente, a la Constitución de los tiempos siguientes; hablar de la centralidad de la Constitución en lugar de la del Código me parece una obviedad, propiciada como reacción a la ceguera científica de varias generaciones de civilistas, empeñados en olvidar la intrínseca politicidad del Derecho Civil. A pesar de todo, y con las excepciones de rigor, a la vista de la banalidad de lo que se escribe, y cuando no es banal es de ocasión o moda, estoy plenamente convencido de que dentro de mis limitaciones expongo un legado conceptual al que espera larga vida. Como decía, al redactar estas páginas, he sentido gozo y sufrimiento, y pesar del tiempo ido, especialmente del no laborioso, mas cuando tengo presente la sapiencia de que, por ley natural, el que me resta ya está avaramente medido. Una experiencia que me ha demostrado que todo mi amor —obviamente, afectos personales aparte— al que he permanecido fiel entre las ocupaciones y las ansiedades de la vida pública y la profesional, era para la ciencia.


20

ángel m. lópez y lópez

*.*.* He querido dedicar este libro a mis discípulos y discípulas seguidores del oficio universitario, porque pienso que serán los que se identificarán más con él, ya que contiene muchas cosas que hace años les enseñé, otras que aprendimos juntos, y no pocas que ellos y ellas me enseñaron, a su vez. A fin de cuentas, enseñar, compartir aprendizaje, volver a aprender es el proceso consustancial a la transmisión de saberes, función augusta de la Universidad. La identificación de esta aguerrida escuadra de juristas (aguerridos quería a los juristas el gran Dionisio GOTHOFREDO, aguerridos en las armas del Derecho, para conseguir sus supremos fines, la paz, la justicia y la libertad) con el presente libro me parece tanta que sin ella, en sí misma, el libro no podría haber sido escrito. De alguna manera, es su libro, aunque lo haya escrito yo, incluso discrepando en alguna ocasión de su modo de ver y de su modo de contar. Ahora bien, sentirse discípulo de alguien es algo personal, no una determinación del supuesto maestro. Por ello no sería respetuoso una lista de ellos, ni siquiera para aquellos y aquellas que lo proclaman explícitamente. Aquí sus personas quedarán en la sombra tras el dativo latino común a los tres géneros que les reúne, alrededor de la enseña de la lingua mater, que saben es un amor imposible de su maestro, entre otras cosas porque en él se expresa el áureo Derecho de Roma. ¿Son lo que se llama una escuela? Me cuesta trabajo admitirlo, aunque redundara en mi halago. Son demasiado diferentes sus trayectorias, aficiones y devociones como juristas, es obvio que como personas, incluso por la pertenencia a generaciones distintas. Pueden haber recibido e inculcado en ellos y ellas mismas, siempre de acuerdo con su criterio, y de modo diverso, algunas ideas mías, por otra parte, insuficientes, repito, para configurar eso que se llama presuntuosamente una escuela; y si escribo como su maestro no es por mi convencimiento, sino porque ellos me quieren llamar así; tantas veces lo he dicho. A lo mejor, todo se reduce a la frase de uno de ellos, cuando afirma que


prólogo

21

les he enseñado las reglas del oficio. Falsa reducción, por otra parte, porque enseñar las reglas de un oficio es algo tan importante que por alabanza desmesurada y en gran parte inmerecida hay que tomarlo. ¿Cuáles han sido esas ideas, que tal vez se confundan con esa enseñanza del oficio? Pocas, desde luego, y muy generales: empezar cualquier análisis con la humilde, minuciosa y puntual exégesis de las normas, y lectura de la jurisprudencia en sus rationes decidendi, cuando de Derecho positivo se trata; o saber que la lectura y relectura reposada de tres páginas de un clásico han de convivir, y suelen hacerlo con ventaja, con las inevitables abrumadoras compulsas que exige un “estado de la cuestión”; reconocer la radical historicidad del Derecho, no sólo en sus instituciones, sino en la ciencia que las explica; profesar una acentuada repulsa al “método de inversión”, y en general a todas las abstracciones inútiles, sabiendo que el “ideal de sistema” no puede alejarnos de la dimensión vital del Derecho; dispensar un profundo respeto a la función legislativa y a la función jurisdiccional, compatibles con la crítica de la ley y de la sentencia; no vender el estándar de la moral propia como el estándar de la ética jurídica; y abominar, y de modo consecuente, de la separación entre el Derecho Público y el Derecho Privado a la hora del estudio y de la práctica. En el uso de estas ideas, acomodadas a su visión del mundo y del Derecho, absolutamente personal, creo que se puede reconocer a todas y a todos. Es obvio que las frases anteriores reflejan un orgullo y una satisfacción personal por el recorrido profesional y por su actitud conmigo de unas y otros. Nada hay de malo en reconocerlo; su obra, y por supuesto la mía, ahí están, expuestas, como es regular, a las críticas del mundo; y lo que de parcial pueda tener mi orgullo, averígüelo la comunidad científica; yo los he considerado excelentes a todos y a todas, y de todos y todas puedo predicarlo mas allá de la tramoya de las oposiciones y concursos y acreditaciones y evaluaciones, de las que ya tan poco entiendo; y añado, para terminar, que hay algo que no puede ser enjuiciado por la ciencia, y es la dimensión del afecto recibido de ellos y de ellas durante tantos años y aún sostenido. Es de agradecer,


22

ángel m. lópez y lópez

y más ahora, en el momento en que para mí “todo se torna graveza/ cuando llega al arrabal/ de senectud”. En fin, de ese gozo Cicerón ya había dicho mejor, y con menos palabras. *.*.* Mis primeros discípulos universitarios, hoy ya maestros consagrados, Profesora Rosario Valpuesta y Profesor Francisco Capilla, han tenido la deferencia (que tan afectuosamente agradezco) de leer el original, haciéndome interesantes y agudas observaciones, que he atendido prácticamente siempre. Aunque sea cláusula de estilo, no sobrará decir que de cuanto queda escrito soy el único responsable. No quisiera, finalmente, dejar de reconocer la deuda científica contraída a lo largo de tantos años con mis maestros, unos ya idos (“funerales sombras de alto ejemplo”), otros felizmente vivos y ante su mesa de trabajo: Juan Jordano, Alfonso de Cossío, Manuel Olivencia, José Luís Lacruz, Manuel Albaladejo, Luís Diez-Picazo y Paolo Grossi. Sevilla-Granada- Fuengirola, verano de 2011


CapĂ­tulo Primero

El Derecho Civil


1_9788490045855  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you