Issuu on Google+


La letra escarlata


La letra escarlata

José Luis Pérez Triviño Profesor Titular de Filosofía del Derecho Universitat Pompeu Fabra

México D.F., 2012


Copyright ® 2012 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito del autor y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch México publicará la pertinente corrección en la página web www. tirant.com (http://www.tirant.com).

Director de la Colección:

Javier de Lucas Catedrático de Filosofía del Derecho

© josé luis pérez triviño

© tirant lo blanch MÉXICO edita: tirant lo blanch MÉXICO C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia telfs.: 96/361 00 48 - 50 fax: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es depÓsito legal: v i.s.b.n.: 978-84-9004-485-8 imprime Y maqueta: pmc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/ empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


A mis padres y hermanos


Ìndice

Ficha técnica ..............................................................................

11

Resumen de la película .............................................................

13

Introducción ..............................................................................

17

1. EL CASTIGO Y LA VERGÜENZA .....................................................

19

2. BREVE HISTORIA DE LOS CASTIGOS AVERGONZANTES – Las penas infamantes en el Derecho histórico español ..... – La abolición de la pena de infamia en el proceso codificador – Los castigos avergonzantes en la Norteamérica colonial ..

24 28 31

3. EL RESTABLECIMIENTO DE LOS CASTIGOS AVERGONZANTES ............

37

4. ARGUMENTOS A FAVOR DE LAS MEDIDAS AVERGONZANTES – El carácter comunitario .................................................... – El mayor carácter expresivo .............................................. – El menor coste económico ................................................ – La menor crueldad ............................................................. – La mayor eficacia ..............................................................

43 44 45 45 46

5. ALGUNAS OBJECIONES A LAS MEDIDAS AVERGONZANTES – La falta de sentido comunitario ........................................ – La falta de proporcionalidad respecto del delito ................

47 48

6. L A

DIGNIDAD HUMANA Y LA LIMITACIÓN DE LOS CASTIGOS

.......................................................................

53

7. LOS PROBLEMAS DE LA NOCIÓN DE DIGNIDAD – La diversidad de referencias .............................................. – Vaguedad ........................................................................... – Fuerza emotiva .................................................................. – Textura abierta ..................................................................

57 59 60 61

AVERGONZANTES

9

La letra escarlata

Índice


La letra escarlata

Ìndice 8. UNA APROXIMACIÓN A LA NOCIÓN DE DIGNIDAD HUMANA – La dignidad de la especie, de los grupos y de los individuos – La distinción entre el concepto de dignidad relativa y de dignidad absoluta ..............................................................

65 67

9. LA DIGNIDAD EN I. KANT – La dignidad y el mundo inteligible .................................... – La dignidad y las emociones ............................................. – La dignidad y la igualdad ..................................................

73 74 75

10. EL PRINCIPIO DE DIGNIDAD Y SU SENTIDO CONSTITUCIONAL ............

77

11. LOS

CASTIGOS AVERGONZANTES Y LA AFECCIÓN AL PRINCIPIO DE

....................................................................

81

BIBLIOGRAFÍA .........................................................................

87

DIGNIDAD HUMANA

10


Ficha técnica

La letra escarlata 1973. 94 minutos. Director: Win Wenders. Guión: Wim Wenders y Bernardo Fernández. Según la novela de Nathaniel Hawthorne «The Scarlett Letter» (traducción castellana, Espasa-Calpe. Fotografía: Robert Muller. Música: Luis de Pablo. Montaje: Peter Przygodda. Productor: Elías Querejeta. Intérpretes: Senta Berger, Lou Castel, Yelena Samarina, Alfredo Mayo.

11

La letra escarlata

Ficha técnica


Resumen de la película

L

a acción de la película transcurre en la primera mitad del siglo XVII en una de las colonias de europeos que se instalaron en la costa este de Norteamérica. Estas colonias (inglesas, holandesas, francesas) constituían pequeñas poblaciones que, en muchas ocasiones habían huido de sus respectivos países de origen por motivos religiosos. En la mayoría de las ocasiones estas poblaciones se habían asentado en territorios salvajes e inhóspitos. Fue normal que estos pobladores tuvieran una particular tendencia defensiva motivada por la sensación de soledad al encontrarse alejados de las metrópolis, pero especialmente por ser las primeros europeos en las tierras de Norteamérica donde frecuentemente tuvieron que luchar con las poblaciones indígenas que habitaban en el mismo territorio. En una de estas poblaciones, Salem, las autoridades civiles y religiosas habían castigado a Hester Prynne por un adulterio del que nació una niña, Perla. La pena fijada fue el destierro del pueblo durante siete años. Du-

rante este tiempo nadie podía visitar a Hester Prynne y a su hija en la casa en la que vivían alejadas del pueblo. Además, Hester fue obligada a llevar cosida una letra A en el pecho de su vestido de forma permanente y visible. La pena por el adulterio cometido podría haber sido más grave si su marido hubiera estado vivo. Pero éste había desaparecido en el naufragio del barco que le traía desde Inglaterra a las costas norteamericanas. La película comienza mostrando la llegada de dos forasteros al pueblo, justo en el momento en que Hester Prynne es llevada a la plaza del pueblo, donde la multitud le grita e insulta calificándola de adúltera y bruja. Allí se congregan las autoridades para interrogarla de nuevo por la identidad del padre de Perla. Ante la negativa a revelar el nombre del padre de Perla, el gobernador decide que siga portando la letra escarlata en el pecho y que continúe viviendo fuera de la comunidad, dado que con su acción ha deshonrado a toda la comunidad. Durante su intervención en el juicio, el reverendo Dimmesdale

13

La letra escarlata

Resumen de la película


La letra escarlata

Resumen de la película

cae al suelo. Es atendido por el forastero que resulta ser médico. Cuando Hester ve al forastero reconoce a su marido, Roger Chillingworth, que se salvó del naufragio y que durante todo este tiempo ha estado viviendo con tribus indias. Cuando Chillingworth conoce las causas que han llevado a Hester a esa situación, se siente traicionado y le comunica su intención de averiguar el nombre del padre de Perla, para lo cual pide a Hester que guarde en secreto su verdadera identidad. Desde ese momento, sus sospechas recaen en Dimmesdale al que empieza a acosar subrepticiamente. Las autoridades deliberan revisar la pena de Hester. La actitud de estas autoridades no es uniforme. Mientras el gobernador y el reverendo son más condescendientes, el subgobernador es partidario de la necesidad de afianzar el orden moral de la comunidad castigando más severamente la obstinación de Hester. Así, sugiere que se le aplique la pena de muerte. Sin embargo, triunfa la opinión del gobernador de que Hester vuelva al pueblo pero sin retirarle la señal de la vergüenza, pues precisamente ésta producirá más efectivamente su objetivo si vive en el pueblo, donde la gente podrá verla y dirigirle el reproche social.

14

Reintegrada a la vida del pueblo, Hester y Perla sufren las humillaciones de los vecinos que les dirigen miradas de reproche, insultos y, en ocasiones lanzamientos de piedras. Son especialmente crueles los niños que les cantan canciones en las que se las califica de brujas. Ante la extrañeza que causa el comportamiento de Perla, las autoridades discuten acerca de qué hacer con ella pues la consideran poco adiestrada en las verdades de la Iglesia. En su opinión, la situación en la que vive la niña no es la más propicia para recibir una buena educación cristiana. Sin embargo, Dimmesdale se manifiesta en contra de retirarle la custodia a Hester. En su opinión tiene derecho a quedarse con ella por considerarla hija de Dios. Por otro lado, señala que, tener a Perla a su lado, servirá para que Hester recuerde permanentemente la magnitud de su error. Finalmente Chillingworth confirma sus sospechas sobre Dimmesdale cuando descubre que lleva escrita en la piel la letra A, señal inequívoca de que es el padre de Perla. Ante el mayor acoso del nuevo gobernador que tiene un talante mucho más conservador y riguroso, lo cual se plasma en el deseo de restaurar los valores puritanos que se han perdido, Hester medita marchar de Salem.


Resumen de la película

el sermón dominical. Finalmente enseña durante el transcurso del sermón la letra sobre su pecho y cae desmayado sobre el suelo. Hester aprovecha la turbación que produce la revelación de Dimmesdale para huir en el barco junto con Perla. En esos instantes, Dimmesdale está recuperándose y tras la confesión parece sentirse liberado para ir al barco junto a Hester, pero aprovechando su debilidad es asesinado por el nuevo gobernador. Por su lado, Chillingworth ve marchar impotente a Hester.

15

La letra escarlata

El propósito de huir de Salem para ir a alguna ciudad más tolerante se hace más firme cuando atraca un barco procedente de Liverpool. Hester revela a Dimmesdale la identidad de Chillingworth. Ante el temor y la pusilanimidad de Dimmesdale, Hester le propone huir en el barco junto con Perla. Pero mientras conversa con el capitán del barco sobre los pormenores del viaje es descubierta por Chillingworth. Mientras tanto, Dimmesdale decide comunicar la verdad de su pecado a la comunidad durante


Introducción

L

a obra de Nathaniel Hawthorne, La letra escarlata, ha adquirido un puesto sobresaliente en las letras norteamericanas por su estilo narrativo, pero no cabe duda de que su fama ha trascendido lo meramente literario. Su amplio reconocimiento proviene de haber relatado con suma profundidad y a la vez, dramatismo una modalidad de castigo que ha tenido una gran relevancia histórica. Como es sabido, la protagonista de la novela y de la película, Hester Prynne, es condenada a llevar estampada en su vestido la letra A como símbolo de la comisión de un adulterio. La descripción novelada de esta modalidad de pena cuyo fin principal es avergonzar al condenado y, con ello, sufrir la ignominia y el rechazo social de sus conciudadanos, es algo que cualquier lector difícilmente puede olvidar. No resulta nada sorprendente que, por estas razones, se hayan realizado varias versiones cinematográficas de la historia de Hester Prynne. Una de ellas es la de Wim Wenders, que es la que se toma de referencia en este trabajo. Más reciente es la

producción norteamericana dirigida por Roland Joffe y protagonizada por Demi Moore y Gary Oldman, pero que se aparta sustancialmente del contenido de la obra original de Hawthorne. A pesar de las inevitables diferencias entre ambas películas, es común en ellas el énfasis en la letra escarlata, símbolo gráfico del rechazo social hacia H. Prynne, la condenada por adulterio. El impacto de tal forma de castigo basado en el avergonzamiento no deja de despertar interrogantes acerca de su sentido y de su justificación. ¿Es legítimo castigar a una persona expresando de esa forma explícita el rechazo social, el apartamiento del colectivo, la degradación o la humillación psicológica? ¿No contraviene este tipo de castigo nuestro sentido de la dignidad humana? No cabe duda de que estas cuestiones se han vuelto más incisivas en la actualidad, cuando se observa el renacimiento de los castigos avergonzantes en EE. UU, y la posibilidad de que se extiendan por Europa. En lo que sigue, expondré, con ocasión del análisis de la película

17

La letra escarlata

Introducción


La letra escarlata

Introducción

La letra escarlata, una breve introducción del significado de la vergüenza y de su papel histórico como forma de castigo penal. A continuación, realizaré un breve repaso de la historia de los castigos avergonzantes, centrándome en su aplicación en la historia jurídica española y en la Norteamérica colonial. En el tercer y cuarto apartado me detendré a examinar el restablecimiento de este tipo de castigos en EE.UU y los argumentos principales que se han esgrimido para su justificación. En quinto lugar, expondré algunas críticas a estos argumentos, para a continuación analizar con más detalle el argumento basado en la dignidad humana (capítulo sexto). En concreto, abordaré, las dificultades que aparecen a la hora de definir la dignidad humana, a pesar de lo cual, trataré de ofrecer tentativamente un concepto (capítulos séptimo y octavo). En el capítulo noveno, expondré la concepción de la noción dignidad que más ha influido en nuestra actual comprensión de esta idea como es la teoría de Immanuel Kant. En el capítulo décimo examinaré cuál es la concepción de la dignidad acogida por la Constitución española y la interpretación dada por

18

el Tribunal Constitucional. En último lugar, trataré de ofrecer, sobre la base de las ideas expuestas en los apartados anteriores y con alguna idea adicional (la distinción de R. Dworkin entre la dignidad entendida como experiencia y como intereses críticos), un argumento decisivo en contra de los castigos avergonzantes: su afección al valor de la dignidad humana. En definitiva, La letra escarlata constituye una razón oportuna para reflexionar sobre el papel de la vergüenza como castigo penal y, en especial, sobre su justificación a la luz de la dignidad humana. De hecho, no es una casualidad que la más reciente adaptación cinematográfica de la novela de Nathaniel Hawthorne a cargo de Roland Joffe, se estrenara a mediados de los años noventa en pleno renacimiento de los castigos avergonzantes en EE.UU. Por ello mismo, parece más necesario que nunca reflexionar sobre los valores que cimentan nuestra visión moral de los seres humanos para evitar que, bajo la apelación al sentido comunitario, la eficacia o utilidad de ciertos métodos punitivos, se degrade nuestro común sentido de la humanidad heredado de la Ilustración.


El castigo y la vergüenza

El caso del castigo del que es ejemplo la letra escarlata no es una excepción histórica. El uso de la vergüenza como castigo no era novedoso en la Nueva Inglaterra del siglo XVII, época en la que transcurre la acción de la película. Como se verá más adelante, la historia de los castigos avergonzantes tenía ya en Europa una larga trayectoria. La importancia de la vergüenza (y de su expresión facial consistente en «sonrojarse») como rasgo humano ha sido destacado en la historia antropológica. Por ejemplo, según Ch. Darwin la capacidad de «sonrojarse» constituía el atributo distintivo de los seres humanos frente al resto de las criaturas animales, ya que es una expresión peculiar y exclusiva de nuestra especie. Otros autores han caracterizado la vergüenza como un rasgo de nuestra conexión con la divinidad, pues dado que el sonrojo no es una acción que pueda producirse por medios físicos ni voluntariamente por los seres humanos, sólo puede ser

explicado como un indicio de nuestra naturaleza espiritual. No es extraño, entonces, que los primeros europeos que se encontraron con los habitantes de color de África les negaran la categoría de seres humanos, ya que «carecían» de la posibilidad de «sonrojarse». Ha sido tanta la importancia de la vergüenza en la actividad punitiva que en la literatura filosófica y antropológica es habitual distinguir las sociedades según dos medios usados en el control social: la vergüenza y la culpa. En ambos casos se trata de emociones que constituyen una fuente de control social eficaz al generar inclinaciones positivas hacia el cumplimiento de las normas. Por ello mismo, parece conveniente examinar cómo actúa cada una de ellas. Es habitual caracterizar la culpa como una emoción blanca, frente a la vergüenza que es una emoción roja. La culpa se caracteriza por el hecho de que el individuo siente que con su conducta ha transgredido una frontera o

19

La letra escarlata

1. El castigo y la vergüenza


1_9788490532201