Page 1


MANUAL DE DERECHO PENAL MEDIOAMBIENTAL

Francisco Muñoz Conde

Catedrático de Derecho penal de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla

Carmen López Peregrín

Profesora Titular de Derecho penal de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla

Pastora García Álvarez

Profesora Titular de Derecho penal de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla

Valencia, 2013


Copyright ® 2013 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www.tirant.com).

Este trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación “Análisis crítico de la reforma de 2010 del Código Penal con especial referencia a las incorporaciones en la Parte general y nuevas figuras delictivas”, del que es investigador principal el Prof. Dr. D. Francisco Muñoz Conde, financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia (DER 2011-27473).

© Francisco Muñoz Conde Carmen López Peregrín Pastora García Álvarez

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es DEPÓSITO LEGAL: V-3685-2012 I.S.B.N.: 978-84-9033-653-3 MAQUETA: PMc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-deempresa nuestro Procedimiento de quejas.


Índice ABREVIATURAS................................................................................................ 13 PRÓLOGO......................................................................................................... 15

Primera Parte DERECHO PENAL MEDIOAMBIENTAL. PARTE GENERAL Capítulo I EL DERECHO PENAL OBJETIVO A. DERECHO PENAL Y CONTROL SOCIAL................................................. 22 B. LA INTERVENCIÓN DEL DERECHO PENAL EN LA PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE..................................................................................... 25 C. LA NORMA JURÍDICO-PENAL.................................................................. 28 1. Estructura de la norma penal.................................................................. 28 a. Normas penales completas.................................................................. 28 b. Normas penales incompletas............................................................... 29 c. Normas penales en blanco................................................................... 30 2. Elementos de la norma penal................................................................... 33 a. Delito.................................................................................................. 33 b. Pena..................................................................................................... 36 c. Medida de seguridad........................................................................... 40 3. Funciones de la norma penal................................................................... 45 a. Función de protección......................................................................... 46 b. Función de motivación........................................................................ 48 Capítulo II EL DERECHO PENAL SUBJETIVO (I) A. LA LEGITIMIDAD DEL DERECHO PENAL Y LOS PRINCIPIOS LIMITADORES DEL PODER PUNITIVO DEL ESTADO......................................... 51 B. EL PRINCIPIO DE INTERVENCIÓN MÍNIMA.......................................... 52 1. La subsidiariedad del Derecho penal....................................................... 53 a. La relativa dependencia del Derecho penal en sus presupuestos: conceptos normativos y normas penales en blanco.................................... 54 b. La accesoriedad del Derecho penal (medioambiental) respecto del Derecho administrativo............................................................................ 56 c. Duplicidad de sanciones. Especial consideración del poder sancionatorio de la Administración............................................................................ 59 2. Las consecuencias del principio de intervención mínima en la protección de bienes jurídicos: el carácter fragmentario del Derecho penal............... 66


8

Índice

a. El carácter fragmentario del Derecho penal......................................... 66 b. Necesidad y merecimiento de protección del medio ambiente por el Derecho penal...................................................................................... 70 c. La eficacia del Derecho penal en la protección del medio ambiente..... 71 3. Las consecuencias del principio de intervención mínima en la gravedad de las consecuencias jurídicas del delito....................................................... 73 Capítulo III EL DERECHO PENAL SUBJETIVO (II) A. EL PRINCIPIO DE INTERVENCIÓN LEGALIZADA O PRINCIPIO DE LEGALIDAD................................................................................................. 77 1. Garantías que derivan del principio de legalidad..................................... 77 2. Garantía criminal y garantía penal: principio de legalidad de los delitos y las penas.................................................................................................. 79 a. La exigencia de ley escrita. La reserva de ley. Problemática de las leyes penales en blanco................................................................................. 80 b. La exigencia de ley estricta. El principio de taxatividad y la prohibición de analogía.......................................................................................... 87 c. La exigencia de ley previa. Prohibición de retroactividad y retroactividad de la ley penal más favorable............................................................... 91 d. El principio “non bis in idem”............................................................. 95 B. EL PRINCIPIO DE CULPABILIDAD............................................................ 96 Capítulo IV EL CONCEPTO DE DELITO A. EL CONCEPTO DE DELITO: ELEMENTOS Y ESTRUCTURA.................. 99 B. CLASIFICACIÓN DE LOS DELITOS........................................................... 103 Capítulo V FORMAS DE COMPORTAMIENTO HUMANO PENALMENTE RELEVANTES A. LA ACCIÓN................................................................................................. 106 1. El concepto significativo de acción.......................................................... 109 2. Causas de ausencia de acción.................................................................. 110 B. ACCIÓN Y RESULTADO............................................................................. 114 1. La relación de causalidad entre acción y resultado.................................. 115 2. La imputación objetiva del resultado a la acción..................................... 117 C. LA OMISIÓN............................................................................................... 119 1. Estructura ontológica de la omisión. La acción esperada......................... 120 2. Clases de omisión penalmente relevantes................................................. 121 a. Delitos de omisión pura o propia......................................................... 122 b. Delitos de omisión y resultado............................................................. 122 c. La omisión impropia o comisión por omisión: el art. 11 del Código penal.................................................................................................... 122


Índice

9

Capítulo VI TIPICIDAD A. TIPICIDAD................................................................................................... 127 1. Tipicidad y tipo....................................................................................... 127 2. Tipo y antijuricidad................................................................................. 128 3. Configuración y redacción de los tipos.................................................... 131 B. TIPO OBJETIVO. ESPECIALIDADES EN MATERIA MEDIOAMBIENTAL............................................................................................................... 133 1. Bien jurídico protegido............................................................................ 133 2. Sujetos..................................................................................................... 136 3. La conducta típica................................................................................... 137 C. TIPO SUBJETIVO......................................................................................... 139 1. Tipo subjetivo del delito doloso.............................................................. 141 a. El dolo: concepto, elementos y clases. El error de tipo......................... 141 b. Otros elementos subjetivos del tipo doloso.......................................... 148 2. Tipo subjetivo del delito imprudente....................................................... 148 a. La acción típica: la lesión del deber objetivo y subjetivo de cuidado.... 149 b. El resultado......................................................................................... 151 c. La regulación de la imprudencia en el Código penal............................ 153 3. El caso fortuito y el riesgo permitido....................................................... 154 Capítulo VII ANTIJURICIDAD Y CULPABILIDAD A. LA ANTIJURICIDAD................................................................................... 157 1. Antijuricidad formal y antijuricidad material.......................................... 158 2. Técnicas de tipificación: delitos de lesión y delitos de peligro.................. 161 3. Las causas de justificación....................................................................... 165 a. Elementos de las causas de justificación y consecuencias de la falta de alguno de ellos..................................................................................... 167 b. Las causas de justificación en concreto................................................ 170 B. LA CULPABILIDAD..................................................................................... 176 1. Fundamento material de la culpabilidad.................................................. 177 2. Elementos de la culpabilidad................................................................... 179 3. Causas de exclusión de la culpabilidad.................................................... 181 a. Causas de exclusión de la capacidad de culpabilidad........................... 181 b. Causa de exclusión del conocimiento de la antijuricidad: el error de prohibición.......................................................................................... 187 c. Causa de exclusión de la exigibilidad de otra conducta distinta: el miedo insuperable.......................................................................................... 188 Capítulo VIII FORMAS DE APARICIÓN DEL DELITO A. TENTATIVA Y CONSUMACIÓN................................................................ 191 1. Consumación formal y consumación material......................................... 192


10

Índice

2. La tentativa............................................................................................. 193 a. Fundamento del castigo de la tentativa................................................ 195 b. Tentativa acabada y tentativa inacabada.............................................. 195 c. Tentativa idónea, tentativa inidónea, tentativa absolutamente inidónea y tentativa irreal.................................................................................. 196 d. El desistimiento voluntario y eficaz de consumar el delito.................... 198 B. AUTORÍA Y PARTICIPACIÓN.................................................................... 200 1. Diferencias entre autoría y participación................................................. 201 2. La autoría y sus clases............................................................................. 202 a. Autoría directa individual.................................................................... 203 b. Autoría mediata................................................................................... 203 c. Coautoría............................................................................................ 204 3. Formas de participación.......................................................................... 206 a. Concepto de participación................................................................... 206 b. El error del partícipe............................................................................ 207 c. Formas de participación...................................................................... 208 d. Problemas especiales de participación: la participación en los delitos especiales............................................................................................. 212 e. Formas de participación intentada....................................................... 213 4. Especial referencia a la autoría y participación en delitos medioambientales cometidos en el ámbito de empresas........................................................ 214 Capítulo IX CONCURSO DE LEYES Y DE DELITOS A. EL CONCURSO DE LEYES......................................................................... 219 B. EL CONCURSO DE DELITOS..................................................................... 221 1. Concurso real de delitos.......................................................................... 223 2. Concurso ideal de delitos........................................................................ 224 3. Concurso ideal-medial de delitos o ideal impropio.................................. 226 C. DELITO CONTINUADO............................................................................. 226 Capítulo X LAS CONSECUENCIAS JURÍDICAS DEL DELITO A. LA REACCIÓN PENAL FRENTE A LAS PERSONAS FÍSICAS................... 229 1. Penas....................................................................................................... 229 a. Clasificación de las penas..................................................................... 229 b. El cómputo de las penas privativas de libertad..................................... 230 c. La determinación de la pena................................................................ 231 d. Circunstancias modificativas de la responsabilidad penal.................... 233 e. Las alternativas a las penas privativas de libertad: la suspensión y la sustitución........................................................................................... 235 2. Medidas de seguridad.............................................................................. 236 a. Principios generales de las medidas de seguridad (arts. 6 y 95 y ss.)..... 236 b. Clases de medidas de seguridad........................................................... 237 3. Responsabilidad penal en caso de minoría de edad................................. 239


Índice

11

B. LA REACCIÓN PENAL FRENTE A LAS PERSONAS JURÍDICAS............. 239 C. LAS CONSECUENCIAS ACCESORIAS Y LA RESPONSABILIDAD CIVIL DERIVADA DE DELITO.............................................................................. 243 1. Las consecuencias accesorias................................................................... 243 2. La responsabilidad civil derivada de delito.............................................. 244

Segunda Parte DERECHO PENAL MEDIOAMBIENTAL. PARTE ESPECIAL Capítulo XI DELITOS CONTRA LOS RECURSOS NATURALES Y EL MEDIO AMBIENTE (TÍTULO XVI, CAPÍTULO III, ARTS. 325 A 331 CP) A. ATENTADOS GENÉRICOS CONTRA EL MEDIO AMBIENTE (ARTS. 325 A 327 CP)..................................................................................................... 255 1. Tipo básico............................................................................................. 256 2. Tipos cualificados.................................................................................... 273 3. La responsabilidad penal de las personas jurídicas.................................. 278 B. ESTABLECIMIENTO DE DEPÓSITOS O VERTEDEROS Y CONDUCTAS RELACIONADAS CON EL ABANDONO, VERTIDO Y GESTIÓN INCONTROLADA DE RESIDUOS (ART. 328 CP)................................................... 282 C. RESPONSABILIDAD PENAL DE FUNCIONARIOS PÚBLICOS Y AUTORIDADES: PREVARICACIÓN EN MATERIA MEDIOAMBIENTAL (ART. 329 CP)......................................................................................................... 292 D. DAÑO A ELEMENTO DE ESPACIO NATURAL PROTEGIDO (ART. 330 CP)................................................................................................................ 296 E. DISPOSICIONES COMUNES: RESPONSABILIDAD POR IMPRUDENCIA GRAVE (ART. 331) Y ARTS. 338-340 CP (REMISIÓN)............................... 299 Capítulo XII DELITOS RELATIVOS A LA PROTECCIÓN DE LA FLORA, LA FAUNA Y ANIMALES DOMÉSTICOS (TÍTULO XVI, CAPÍTULO IV, ARTS. 332 A 337 Y 631-632 CP) A. DESTRUCCIÓN O TRÁFICO DE ESPECIE DE FLORA AMENAZADA, O DE SU HÁBITAT (ARTS. 332 y 632.1 CP).................................................... 301 B. INTRODUCCIÓN O LIBERACIÓN DE ESPECIE DE FLORA O FAUNA NO AUTÓCTONA (ART. 333 CP)............................................................... 309 C. CAZA O PESCA DE ESPECIE AMENAZADA (ART. 334 CP)..................... 312 D. CAZA O PESCA DE ESPECIE NO AMENAZADA (ART. 335 CP).............. 319 E. CAZA O PESCA CON MEDIOS PELIGROSOS (ART. 336 CP)................... 330 F. MALTRATO A ANIMALES DOMÉSTICOS O AMANSADOS (ARTS. 337, 631 y 632.2 CP)............................................................................................ 333 G. DISPOSICIONES COMUNES A LOS CAPÍTULOS III Y IV DEL TÍTULO XVI (ARTS. 338 A 340 CP)........................................................................... 342


12

Índice

1. La cualificación por afectación a un espacio natural protegido (art. 338 Cp).......................................................................................................... 343 2. La restauración del equilibrio biológico perturbado (art. 339 Cp)........... 344 3. El tipo privilegiado por la reparación voluntaria del daño (art. 340 Cp). 346 Capítulo XIII DELITOS DE INCENDIO (TÍTULO XVII, CAPÍTULO II, ARTS. 352 A 358 CP) A. ELEMENTOS COMUNES............................................................................ 350 1. Bien jurídico............................................................................................ 350 2. Formas de comisión................................................................................ 351 3. Consumación.......................................................................................... 352 B. INCENDIOS FORESTALES (ARTS. 352 A 355 CP)..................................... 353 1. Elementos comunes a los delitos de incendio forestal.............................. 353 2. Análisis de los distintos tipos legales....................................................... 356 a. Incendio de monte o masa forestal, tipo básico (art. 352 Cp)............... 356 b. Tipos cualificados (art. 353 Cp)........................................................... 367 c. Incendios no propagados (art. 354 Cp)................................................ 375 d. Disposición común a los incendios forestales (art. 355 Cp).................. 380 C. INCENDIOS EN ZONA VEGETAL NO FORESTAL (ART. 356 CP)........... 381 D. INCENDIO EN BIENES PROPIOS (ART. 357 CP)....................................... 383 E. DISPOSICIÓN COMÚN: RESPONSABILIDAD PENAL POR IMPRUDENCIA GRAVE (ART. 358 CP).................................................................................. 389 DICCIONARIO TERMINOLÓGICO................................................................ 391 BIBLIOGRAFÍA.................................................................................................. 405


Abreviaturas ACP Anterior Código penal. ADPCP Anuario de Derecho Penal y Ciencias Penales. Art./s. Artículo/s. BOE Boletín Oficial del Estado. Cc Código civil. CDJ Cuadernos de Derecho Judicial. CE Constitución española. Coord. Coordinador/es. Cp Código penal. Dir. Director/es. Ed. Edición. Edit. Editor/es. EPC Estudios Penales y Criminológicos. FGE Fiscalía General del Estado. FJ Fundamento jurídico. JD Jueces para la Democracia. LO Ley Orgánica. LORPM Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores. Ob. cit. Obra citada. P./pp. Página/páginas. P. cit. Página citada. Por ej. Por ejemplo. RD Real Decreto. RDPC Revista de Derecho Penal y Criminología. RDPP Revista de Derecho y Proceso Penal. RECPC Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología. RGD Revista General de Derecho. RGDP Revista General de Derecho Penal. RIGA Revista Interdisciplinar de Gestión Ambiental. RJUAM Revista Jurídica Universidad Autónoma de Madrid. RMGA Revista Mensual de Gestión Ambiental. RP Revista Penal.


14 RPJ SAP STC/SSTC STS/SSTS TEDH

Abreviaturas

Revista del Poder Judicial. Sentencia de la Audiencia Provincial. Sentencia/s del Tribunal Constitucional. Sentencia/s del Tribunal Supremo. Tribunal Europeo de Derechos Humanos.


Prólogo El medio ambiente es uno de los bienes jurídicos más importantes de las actuales sociedades, pero también uno de los más expuestos a ser dañado por innumerables factores. El progreso tecnológico e industrial que, indudablemente, ha reportado grandes beneficios a la Humanidad, ha supuesto un grave riesgo para el equilibrio de los distintos sistemas y subsistemas que integran el medio ambiente, como la atmósfera, el suelo, el subsuelo o las aguas terrestres, subterráneas o marítimas. Relativamente hasta hace poco tiempo no se había puesto de relieve que un desarrollo que no sea al mismo tiempo sostenible, es decir, respetuoso con el medio ambiente, tiene, por muy beneficioso que pueda parecer a corto plazo, a medio y largo plazo, un potencial destructor medioambiental que puede producir una daño irreversible para toda la Humanidad, sin límites fronterizos o naturales. La solución puramente tecnológica a este problema y los estrictos controles administrativos que actualmente existen para evitar o aminorar el impacto medioambiental de un desarrollo económico e industrial desaforado, se han mostrado como insuficientes cuando, en todo caso, no se emplean con el rigor requerido. Una vez más en esta, como en otras materias, se hace necesario el empleo de un remedio jurídico más enérgico como es el Derecho penal para castigar, en su caso, la insuficiente, imprudente o dolosa aplicación de las medidas preventivas técnicas y administrativas. No obstante, la utilización del Derecho penal en esta materia presenta especiales dificultades aún no del todo resueltas por la legislación, la jurisprudencia o la doctrina. La misma denominación “recursos naturales y medio ambiente” empleada por el legislador español en la rúbrica del Capítulo III del Título XVI del vigente Código penal, donde se recogen la mayoría de los tipos delictivos que afectan a esta materia, peca de vaga, es ambigua y de difícil delimitación como bien jurídico protegido específico distinto al de otras figuras delictivas afines o estrechamente ligadas con el medio ambiente, como son los delitos contra la ordenación del territorio, o contra la flora y la fauna que también se tipifican en el mismo Título, que, sin embargo, no incluye otras figuras delictivas que directamente pueden afectar al medio ambiente, como son los incendios, especialmente los incendios forestales. Las continuas referencias en los delitos medioambientales a normas de carácter extrapenal de carácter administrativo, continuamente cambiantes y a menudo de rango jerárquico inferior a las normas penales (las llamadas “normas penales en blanco”), dejan con frecuencia un gran espacio a la in-


16

Prólogo

seguridad jurídica, cuestionando gravemente la autonomía e independencia del Derecho penal a la hora de construir sus propios presupuestos. La difícil prueba de una relación de causalidad que permita ya en el ámbito objetivo la imputación de un daño medioambiental, que a veces se produce a largo plazo, a una determinada acción o a una pluralidad de acciones y omisiones que han incumplido las normas administrativas establecidas, han obligado por otro lado al legislador a recurrir a la técnica de los delitos de peligro, y dentro de ellos a la más cuestionable de todas, la del delito de peligro abstracto, en el que solamente es necesario demostrar la infracción administrativa medioambiental para fundamentar una responsabilidad penal, con lo que se ve comprometida la distinción entre ilícito administrativo e ilícito penal o, lo que es aún peor, que se equiparen ambos tipos de ilícitos, infringiendo gravemente el carácter de “ultima ratio” y el principio de intervención mínima del Derecho penal. Y a pesar de todo, nadie cuestiona hoy la necesidad de que, junto a los medios técnicos y las correspondientes normas administrativas reguladoras del medio ambiente, exista también un Derecho penal medioambiental que asegure el cumplimiento de estas medidas con la amenaza y, en su caso, aplicación de las sanciones más graves de cuantas dispone el Ordenamiento jurídico a los comportamientos que más gravemente lesionan o ponen en peligro este importante bien jurídico. Por todo ello, no es nada extraño que en los Planes de Estudio de la moderna titulación universitaria en “Ciencias ambientales”, junto a las materias técnicas y científico naturales, existan también, divididas en dos semestres, las asignaturas de “Derecho administrativo” y “Derecho penal”, encargadas de exponer las particularidades que en sus respectivos ámbitos presenta la protección jurídica del medio ambiente. El problema que presenta la enseñanza de estas materias es que los destinatarios de las mismas carecen de la formación jurídica necesaria para entender las complejas construcciones de la regulación jurídica, especialmente de la jurídica penal, que en esta materia se aparta bastante de lo que comúnmente se entiende como el Derecho penal tradicional. De ahí la necesidad de disponer de un Curso o Manual que, sin bajar un ápice el nivel jurídico requerido, pueda ofrecer a los alumnos una breve, pero clara exposición de los aspectos principales que tiene el Derecho penal en esta materia, tanto en sus principios básicos, en lo que podemos denominar Parte general, como en las particularidades de los distintos tipos delictivos que constituyen la llamada Parte especial. La finalidad del Manual que aquí se presenta es, por tanto, especialmente pedagógica y está basada en la experiencia acumulada por sus autores durante varios años en la enseñanza tanto del Derecho penal en general, en las dis-


Prólogo

17

tintas titulaciones donde actualmente se imparte, como en la específica del Derecho penal ambiental en la titulación de Ciencias Ambientales. Algunos capítulos están basados en mis manuales de Teoría General del Delito y de Derecho penal, Parte especial, pero incluso estos han sido reelaborados por las Profesoras titulares Carmen López Peregrín y Pastora García Álvarez, quienes se han encargado asimismo de la redacción y estructuración final de toda la obra, añadiéndoles valiosas aportaciones personales que sin duda la han enriquecido.

Francisco Muñoz Conde Sevilla, 11 de diciembre de 2012


PRIMERA PARTE:

DERECHO PENAL MEDIOAMBIENTAL. PARTE GENERAL


Capítulo I

El Derecho penal objetivo La expresión “Derecho penal” es, en sí misma, relativamente reciente, ya que hasta mediados del siglo XVIII la expresión que se empleaba era la de Derecho criminal. Y como un calificativo y otro ponen de manifiesto, si bien con la expresión Derecho criminal se hacía hincapié en el crimen como objeto de intervención de esta disciplina, con la de Derecho penal se pone el acento en la que tradicionalmente viene siendo la principal consecuencia jurídica que impone esta rama del Ordenamiento jurídico en los casos en los que se ve llamada a intervenir: la pena. Es más, el uso del término Derecho penal no solo evoca inmediatamente la imposición de una pena como tal, sino, incluso y más concretamente, la imposición de una pena privativa de libertad. Y es cierto que la pena era en sus comienzos, con sus ventajas e inconvenientes, la única consecuencia jurídica del Derecho penal. Pero a finales del siglo XIX aparecieron también, como instrumento de reacción frente a las infracciones penales, las medidas de seguridad. La asunción en el Derecho penal español tanto de penas como de medidas de seguridad como consecuencias jurídicas del delito, además de permitir calificar a nuestro Derecho penal como un Derecho penal dualista en lo que a las consecuencias jurídicas del delito se refiere, lleva también a plantearnos si no sería procedente abandonar la expresión de Derecho penal (con su vinculación específica a la pena como consecuencia jurídica) y retomar la de Derecho criminal (más omnicomprensiva). Sin embargo, aunque la pena haya dejado de ser la única consecuencia jurídica del delito, sigue siendo su principal consecuencia, la más característica, lo que unido a que el término “crimen” carece de arraigo en nuestro sistema jurídico, hace que pueda mantenerse sin mayor problema la denominación tradicional de este sector del Ordenamiento jurídico como Derecho penal. Otra cuestión terminológica es la que plantea el binomio de expresiones Derecho penal objetivo y Derecho penal subjetivo, y su relación con el término “Derecho penal” sin mayores aditivos. Con el término Derecho penal objetivo se alude básicamente al sector del Ordenamiento jurídico que como conjunto de normas jurídicas asocia a la comisión de un hecho constitutivo de delito, la imposición de una pena y/o


22

El Derecho penal objetivo

de una medida de seguridad, como consecuencia jurídica. Y por Derecho penal subjetivo se entiende lo relativo a la legitimidad del poder punitivo del Estado o ius puniendi. Por tanto, cuando se emplea el término Derecho penal nos estamos refiriendo más exactamente a lo que se entiende por Derecho penal objetivo. Del concepto de Derecho penal (objetivo) nos ocuparemos en este capítulo. Del Derecho penal subjetivo trataremos en los capítulos II y III.

A. DERECHO PENAL Y CONTROL SOCIAL Como ya hemos anticipado, el Derecho penal no es más que un sector del Ordenamiento jurídico y por ello, como comprobaremos inmediatamente, es parte de un sistema de control social más amplio. Efectivamente, las personas, los seres humanos, no vivimos aislados, sino en comunidad, y la convivencia, tan necesaria para el desarrollo personal, es conflictiva. Por ello, y para hacer posible la convivencia, son necesarias normas que han de ser respetadas. Simplemente, como exponía Freud, frente al principio del placer, que impulsa a la persona a satisfacer por encima de todo sus instintos, existe el principio de la realidad, representado por las normas que los demás imponen, que obliga al individuo a sacrificar o limitar esos instintos y a tener en cuenta a los demás. Porque la convivencia es un proceso dialéctico en el que el individuo renuncia a sus impulsos egoístas a cambio de que la comunidad con los demás le posibilite un mejor desarrollo de su personalidad y los medios necesarios para su supervivencia. Por norma ha de entenderse cualquier regulación de las conductas humanas para hacer posible la convivencia. Esa regulación de la convivencia supone un proceso de comunicación o interacción entre los miembros de una comunidad que se consuma a través de una relación estructural que en la Sociología moderna se denomina con el nombre de expectativa, así que las normas que regulan la convivencia no son, en última instancia, más que reflejo de expectativas. Pero las normas pueden ser incumplidas, frustrándose entonces la correspondiente expectativa que expresan. Surge entonces el problema de cómo pueden solucionarse esas frustraciones o, en la medida en que sean inevitables, de cómo pueden canalizarse para asegurar la convivencia. Y el sistema elegido para ello es la imposición de una sanción. Este esquema (expectativa-frustración de la expectativa-sanción) es común a todas las normas reguladoras de la convivencia, tanto en las socieda-


Manual de Derecho penal medioambiental

23

des actuales como a lo largo de la Historia. Y esas normas aparecen en los distintos ámbitos de la vida en comunidad. En este sentido, la imposición de una sanción se lleva a cabo primariamente a nivel social: en cualquier sociedad y tiempo se dan una serie de reglas, las normas sociales, que sancionan de algún modo (por ejemplo con segregación, aislamiento, pérdida del prestigio social, etc.) los ataques a la convivencia. Estas normas sociales forman el orden social, orden establecido a través de una serie de reglas de comportamiento no escritas que el individuo va conociendo e internalizando en un proceso de interacción con los demás sujetos que le rodean. En este sentido la familia, la escuela, los grupos sociales o laborales, etc., han jugado históricamente un papel esencial en la transmisión de las normas sociales, normas cuya infracción está asociada a una sanción informal, como el castigo o el rechazo social. Obviamente, los mecanismos de socialización y las sanciones sociales son diferentes en cada sociedad y momento histórico. Probablemente, lo que caracteriza el control social en la actualidad es un lento e imperceptible desplazamiento del poder de lo público al mercado, del poder político al mediático y el económico. Y en este contexto, los controles sociales parecen estar adquiriendo nuevas dimensiones, al estar siendo remplazados los tradicionales controles informales (escuela, familia, iglesia, ejército…) por nuevos métodos de control más sutiles, en los que juegan un importante papel los medios de comunicación.

Pero el orden social se ha mostrado insuficiente por sí solo para garantizar la convivencia. Por eso, al hacerse en algún momento histórico necesario un grado más preciso de organización y regulación de conductas humanas, nace la norma jurídica que, a través de un determinado plan, se propone dirigir el orden social. En este sentido, el orden jurídico y el Estado, titular de ese orden jurídico, no son más que el reflejo o superestructura de un determinado orden social incapaz por sí mismo de regular la convivencia de un modo organizado y pacífico. En la medida en que el orden social fuese autosuficiente podría prescindirse del orden jurídico y del Estado, pero hoy por hoy ello no parece posible, por lo que es preciso aceptar, aunque desde una visión crítica, la existencia de un orden jurídico. A su vez, una parte de las normas que forman el orden jurídico, las normas jurídico-penales, se refiere a las conductas que más gravemente atacan a la convivencia humana, tal como es regulada por el orden jurídico, y que por eso son sancionadas con el medio más duro y eficaz de que dispone el aparato represivo del poder estatal: la pena. Al respecto, actualmente parece también muy difícil que pueda llegar a prescindirse del orden penal. Las posturas abolicionistas no parecen tener, por ello, posibilidades de éxito.


24

El Derecho penal objetivo

De esta manera, la norma jurídico-penal constituye también un sistema de expectativas: se espera que no se realice la conducta en ella prohibida y se espera también que, si se realiza, se reaccione con la pena en ella prevista. La realización de la conducta prohibida supone, pues, la frustración de una expectativa y la correspondiente aplicación de una pena, la reacción frente a esa frustración. En esencia, por tanto, la norma penal tiene la misma estructura que cualquier otro tipo de norma, social o jurídica. Pero difiere en su contenido, porque la frustración de la expectativa constituye en Derecho penal un delito y la reacción frente a ella, una pena y/o una medida de seguridad. Como puede comprobarse, para poder llegar a imponer la consecuencia jurídica penal es necesario que se cometa el delito, por lo que las normas penales son normas contrafácticas, es decir, que para que se cumpla la hipótesis en ellas contenidas, han de ser infringidas. Son normas, por tanto, que se cumplen cuando se incumplen.

El Derecho penal participa así en la ordenación de la vida social, confirmando los valores establecidos en las demás instancias de control social, superponiéndose, pues, como ultima ratio al resto de las formas de control. En efecto, el Derecho penal aparece como el último recurso, el más potente con el que cuenta la sociedad para garantizar la convivencia. Y es precisamente la mayor gravedad de sus sanciones lo que impone, a su vez, un mayor grado de formalización en el funcionamiento de sus instancias de control. Así, como reacción más enérgica frente al comportamiento desviado, la sanción penal no solo deberá reservarse para los supuestos más graves de ataque a la convivencia, sino que, además, solamente podrá imponerse en los casos en que esté claramente establecida la regla de conducta y con anterioridad al comportamiento que se pretende sancionar, evitando en todo momento la aleatoriedad o la arbitrariedad. Resumiendo, la función de todas las instituciones de control social es la afirmación y el afianzamiento de las normas importantes en el respectivo grupo social. Esta es, por lo demás, una tarea esencial, ya que sin control social la existencia no sería posible. Y ello porque es inimaginable un proceso de socialización sin normas de conducta, sin sanciones para el caso de incumplimiento de las mismas y sin realización material de la norma y la sanción, es decir, sin control social. Dentro del amplio campo del control social, el Derecho penal constituye el sector que se ocupa de los conflictos más graves. De ahí que ninguna otra institución de control social prevea sanciones tan radicales para la infrac-


Manual de Derecho penal medioambiental

25

ción normativa. Y de ahí también las mayores exigencias de formalización en el ejercicio del control penal. El Derecho penal puede definirse entonces como un conjunto de normas jurídicas que asocian a la realización de un delito como presupuesto, la aplicación de penas y/o medidas de seguridad como principales consecuencias jurídicas. Definición que lleva a defender que siendo parte del Ordenamiento jurídico y de todo el sistema de control social, el Derecho penal es el sector que se ocupa de regular las conductas que más gravemente atacan la convivencia humana, aplicando por ello también las sanciones que revisten la mayor gravedad. El Derecho penal interviene en último lugar, cuando han fracasado las demás instancias de control social, ocupándose además de los casos más graves, los que más alteran la convivencia y más conmocionan a la sociedad. Por ello el Derecho penal es un control social formalizado, es decir, reúne una serie de garantías que le libran del subjetivismo, la arbitrariedad y la sorpresa propias de las restantes formas de control social.

B. LA INTERVENCIÓN DEL DERECHO PENAL EN LA PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE El Derecho penal medioambiental no es un Derecho penal distinto, sino una parte del Derecho penal que se caracteriza por referirse a una serie de intereses colectivos relacionados con los recursos naturales, la flora y la fauna. La peculiaridad del objeto al que se refieren plantea a veces, desde luego, una serie de problemas específicos que no se dan (o no se dan de la misma forma) en otros ámbitos del Derecho penal y ello justifica, precisamente, su estudio separado. En este sentido, hay que tener en cuenta que la Parte general del Derecho penal (los Fundamentos del Derecho penal y la Teoría Jurídica del Delito, sobre todo) se ha elaborado en gran parte en relación a los delitos pertenecientes al llamado Derecho penal clásico, común o nuclear, principalmente con respecto a delitos que protegen valores o intereses no de la colectividad, sino del individuo, como el homicidio, las lesiones o el robo. Pero el legislador penal ha ido ampliando su ámbito de intervención, intentando adaptarse a la sociedad moderna creando nuevos delitos que se alejan cada vez más de lo que históricamente constituyó el núcleo del Derecho penal. Por eso, en la situación actual se plantea el problema de tener que aplicar unas teorías y estructuras penales que se desarrollaron teniendo como modelo los delitos tradicionales a nuevos delitos, constitutivos del llamado “moderno” Derecho penal.

1_9788490336526