Issuu on Google+

Edición Cuaresma para México y los Estados Unidos $5.95 USD

1 de marzo al 16 de abril de 2017 la-palabra.com

DEV O C I O N A R I O C AT Ó L I C O D E H O Y

La Misericordia en acción Cuaresma: Tiempo ideal para reconciliarse con Dios

ADS_Mass_Cuaresma_2017.indd 1

12/6/16 9:41 AM


En este ejemplar: Volumen 36, Número 4, Cuaresma 2017

La Misericordia en acción Dios: Fuente de esperanza, alegría y amor Todo lo abarca la misericordia

4

Las obras de misericordia

10

Sean amables el uno con el otro En esta Cuaresma podemos avanzar

12

Sanación y Misericordia Cuando recibimos sanación, nos hacemos más compasivos

19

Meditaciones diarias Del 1 de marzo al 16 de abril

página 26 Artículos especiales Jesús te espera En los enfermos, los pobres y los abandonados

73

Para una buena Confesión Cuaresma: Tiempo ideal para reconciliarse con Dios

79

Estados Unidos y Puerto Rico Tel 1 (800) 638-8539 Tel (301) 874-1700 Fax (301) 874-2190

Internet: www.la-palabra.com Email: ayuda@la-palabra.com Facebook: facebook.com/lapalabra Cuaresma 2017| 1

articulos_CUARESMA_2017.indd 1

11/30/16 5:06 PM


Queridos hermanos en Cristo: ¡Qué rápido pasa el tiempo! Ya ha llegado la Cuaresma. Pero, ¿qué es la Cuaresma? Cuaresma significa “cuarenta” y se aplica a los 40 días de intensa preparación para la Pascua de Resurrección. Jesús ayunó durante 40 días; Moisés estuvo 40 días en el Monte Sinaí; Elías caminó 40 días hacia el Monte Horeb, y la peregrinación de los judíos por el desierto duró 40 años. Es, pues, la

El Señor nos invita a acudir a su lado, porque él nos espera con amor, dispuesto a perdonarnos y darnos una vida nueva. Cuaresma un período de oración, penitencia y expectación de algo grande que va a suceder pronto. En la Misa del Miércoles de Ceniza se nos dice: “Conviértete y cree en el Evangelio”, porque la Cuaresma es un tiempo de conversión. O bien: “Recuerda que eres polvo y que al polvo volverás”, para que tomemos conciencia de nuestra mortalidad y nuestra total dependencia de Dios. El propósito de la Cuaresma es, entonces, instarnos a convertirnos, a

enmendar la vida, a corregir el rumbo que llevamos. Como lo dice San Pablo, es hacer lo necesario para “despojarnos del hombre viejo” (el que vive solo para sí mismo y es indiferente a Cristo) y “revestirnos del hombre nuevo” (o sea, el que ama a Jesucristo y desea seguir sus pasos). Para algunos, la Cuaresma es desagradable o intimidatoria, porque hay que mirarse en el espejo y ver la vida de pecado que uno lleva y eso no es agradable. Pero el Señor nos invita a acudir a su lado, porque él nos espera con amor, dispuesto a perdonarnos y darnos una vida nueva. ¡Aprovechemos esta fabulosa oportunidad que el Señor nos concede de volver a comenzar nuestra vida y esta vez lo podemos hacer tomando el camino correcto: ¡el que lleva a la salvación!

Otros artículos. Tal vez no muchos de nuestros lectores sepan que la revista The Word Among Us, de la que emanó La Palabra Entre Nosotros, tiene también otras ediciones en varias partes del mundo. Una de ellas es la edición que se publica en las Filipinas, ese país formado por muchísimas islas situado en el Sudeste Asiático. De allí tomamos un artículo de testimonio que nos pareció muy interesante para compartirlo con ustedes.

2 | La Palabra Entre Nosotros

articulos_CUARESMA_2017.indd 2

11/30/16 5:06 PM

D D E A B H J


, -

-

-

r

Y también, como ya es tradicional en nuestras ediciones de Cuaresma, insertamos un breve artículo catequético sobre la Confesión y el examen de conciencia, incluido un acto de contrición. Confiamos que esto será de utilidad para ustedes, a fin de que en esta época bendecida de renovación hagan una buena

-

Luis E. Quezada Director Editorial editor@la-palabra.com

La Palabra Entre Nosotros • The Word Among Us

Director: Joe Difato, Ph.D. Director Editorial: Luis E. Quezada Equipo de Redacción: Ann Bottenhorn, Jill Boughton, Christine Difato, Bob French, P.M. Graham, Theresa Keller, Joel Laton, Hallie Riedel, Lisa Sharafinski, Patty Whelpley, Jonathan Wilson

!

-

confesión en preparación para la gloriosa celebración de la Pascua de Resurrección. Que todos tengan una muy bendecida y fructífera Cuaresma,

Suscripciones y Circulación La Palabra Entre Nosotros es publicada diez veces al año por The Word Among Us, 7115 Guilford Dr., STE 100, Frederick, Maryland 21704. Teléfono 1 (800) 638-8539. Fax 301-8742190. Si necesita hablar con alguien en español, por favor llame de lunes a viernes entre 9am y 5pm (hora del Este). Problemas. Escriba a La Palabra Entre Nosotros. En su correspondencia sírvase incluir la etiqueta adhesiva con la dirección que se encuentra en la cubierta de su ejemplar. Cambio de dirección. Háganos saber su nueva dirección lo antes posible. Si su revista todavía figura con la dirección antigua, el correo no la remitirá a la nueva dirección. Necesitamos seis semanas de previo aviso para asegurar un servicio ininterrumpido. Envíenos por favor 1) su etiqueta con la dirección actual, 2) su nueva dirección, y 3) la fecha vigente del cambio. Copyright: © 2015 The Word Among Us. Todos los derechos reservados. Los artículos y meditaciones de esta revista pueden ser reproducidos previa aprobación del Director, para usarlos en estudios bíblicos, grupos de discusión, clases de religión, etc. ISSN 0896-1727

Presidente: Jeff Smith Director de Manejo: Jack Difato Director Financiero: Patrick Sullivan Director de Promoción: Flor Alba Soto Director de Circulación: José Antonio Soto Director Comercial: John Roeder Director de Producción: Nancy Clemens Dirección de Diseño: David Crosson Procesamiento de Textos: María Vargas

Las citas de la Sagrada Escritura están tomadas del Leccionario Mexicano, copyright © 2011, Conferencia Episcopal Mexicana, publicado por Obra Nacional de la Buena Prensa, México, D.F. o de la Biblia Dios Habla Hoy con Deuterocanómicos, Sociedades Bíblicas Unidas © 1996 Todos los derechos reservados. Usado con permiso. De vez en cuando llamamos por teléfono a nuestros lectores para ofrecerles nuestros productos y publicaciones. Igualmente, de vez en cuando, seleccionamos a ciertas instituciones que desean enviar información a nuestros suscriptores sobre las misiones que ellas cumplen. Sin embargo, nunca compartimos los números telefónicos de nuestros clientes con ninguna otra organización. Si usted no desea recibir material de promoción de otras instituciones o si no desea recibir llamadas telefónicas desde nuestras oficinas, sírvase llamar a Servicio al Cliente al 1-800-6388539, o enviarnos un correo electrónico a support@wau.org o una carta a 7115 Guilford Dr., STE 100, Frederick, Maryland 21704.

Cuaresma 2017| 3

articulos_CUARESMA_2017.indd 3

11/30/16 5:06 PM


Dios

fuente de esperanza, alegrĂ­a amor

&

Todo lo abarca la misericordia

4 | La Palabra Entre Nosotros

articulos_CUARESMA_2017.indd 4

11/30/16 5:06 PM


E

l Papa Francisco dedicó el año 2016 a la misericordia de Dios, para lo cual emitió una “bula” es decir, un documento oficial a tal efecto, en el cual declaró en repetidas ocasiones que la misericordia es una característica eminente de Dios, un atributo importantísimo en el apostolado de Jesús y un fundamento esencial de la misión de la Iglesia: “El Señor nos pide sobre todo no juzgar y no condenar” y “ser instrumentos de la misericordia” (El rostro de la Misericordia o Misericordia Vultus 14). Pero la misericordia de Dios no terminó al clausurarse el Jubileo de la Misericordia. Por el contrario, la misericordia de Dios es un valor permanente que todos debemos conocer y practicar no solo durante un año, sino todos los días de nuestra vida. Siendo así, reflexionaremos un poco más sobre lo que significa que Dios es misericordioso, que Jesús practicó la misericordia y que nosotros, todos, estamos llamados a ser también compasivos y prontos a perdonar. Y qué mejor que hacerlo en la Cuaresma. Por eso, meditaremos en la forma de actuar de nuestro Padre de misericordia, amor y compasión; en que la misericordia de Dios puede librarnos de la culpa y la vergüenza de nuestras maldades y en que la gracia del Señor nos puede mover también Cuaresma 2017| 5

articulos_CUARESMA_2017.indd 5

11/30/16 5:06 PM


a que seamos más compasivos y com- sábado leyó del libro del profeta Isaías: prensivos con los demás. “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado para Las obras de misericordia. La llevar la buena noticia a los pobres; palabra “misericordia” puede tener me ha enviado a anunciar libertad a dos significados básicos. Por un lado, los presos y dar vista a los ciegos; a se refiere a la decisión de perdonar poner en libertad a los oprimidos; a o compadecerse de alguien que esté anunciar el año favorable del Señor.” en necesidad. Esta forma de mise- (Lucas 4, 18-19) ricordia se manifiesta en actos de Luego, mirando a todos los prebondad, generosidad y amor. Es el sentes, declaró enfáticamente: “Hoy tipo de misericordia que demostró el mismo se ha cumplido la Escritura “buen samaritano” cuando encontró al que ustedes acaban de oír” (4, 21). hombre que había sido asaltado, golUn plan de trabajo sumamente peado y dejado por muerto al borde inspirador, ¿no es así? Esta es la misedel camino (Lucas 10, 30-35). ricordia que movió a Jesús a sanar al La tradición católica nos enseña ciego Bartimeo, hacer revivir a la hija que hay catorce “obras de misericordia” de Jairo que había muerto, y entreque ilustran este tipo de compasión garse de lleno a la enseñanza y la y solidaridad, y que todos podemos predicación (Marcos 10, 46-52; Lucas y debemos practicar: siete obras cor- 8, 40-56; Marcos 6, 30-34). Esta es porales de misericordia y siete obras la clase de misericordia que motivó espirituales de misericordia, las que todo lo que Jesús dijo e hizo. mencionamos más adelante. Jesús hizo plena demostración de La misericordia y el perdón. El estas obras de misericordia a lo largo otro significado básico de la misede su ministerio público. De hecho, ricordia es la decisión de perdonar vio que estas obras eran un aspecto a la persona que es culpable de un esencial de la misión que Dios le había gran mal. Esta es la clemencia que encomendado. En efecto, al comienzo se manifiesta en la forma del perdón de su ministerio, después de ser bau- inmerecido. Se expresa cuando alguien tizado y haber salido victorioso de las renuncia a pronunciar una condena, tentaciones que le puso el demonio, deja pasar el delito y ofrece la paz al visitó la sinagoga de Nazaret, el pue- infractor en lugar de dictar castigo blo de su infancia, y en la asamblea del o exigir venganza. Este es el tipo de 6 | La Palabra Entre Nosotros

articulos_CUARESMA_2017.indd 6

11/30/16 5:06 PM


Piensa en la figura del pastor que al encontrar su oveja perdida se la pone sobre los hombros y la lleva de camino a casa, y luego llama a sus amigos para compartir con ellos su alegría. misericordia que supera el “juicio” y que trata al culpable, no del modo que él se merece, sino de acuerdo al superabundante amor de Dios (Santiago 2, 13; Salmo 103, 10). Este es el tipo de misericordia que demostró Cristo Jesús, no una, sino muchas veces: Perdonó a la mujer sorprendida en adulterio (Juan 8, 3-11); perdonó a Pedro cuando éste negó siquiera conocerlo (21, 15-19); perdonó a la samaritana que se había divorciado cinco veces y que vivía con otro que no era su marido (4,542), ¡incluso perdonó a aquellos que lo torturaron y le dieron una muerte cruel e inhumana! (Lucas 23, 33-34). Jesús demostró una y otra vez en la práctica y con obras concretas la afirmación de la Sagrada Escritura: “Yo

quiero misericordia y no sacrificios” (Mateo 9, 13). Por último, Jesús hizo la mayor demostración de su gran misericordia cuando se entregó voluntariamente al sacrificio supremo por todos nosotros en la cruz. Este sacrificio de su vida para nuestra salvación es la culminación de todos los actos de misericordia que él realizó. De hecho, todos esos otros actos perderían su significado más profundo y trascendente si no fuera por el amor y la compasión que nuestro Salvador demostró cuando padeció y murió para ganar nuestra salvación inmerecida pagando por nuestros pecados con su propia vida.

La esperanza de un padre. El Papa Francisco propuso que, al Cuaresma 2017| 7

articulos_CUARESMA_2017.indd 7

11/30/16 5:06 PM


meditar en la misericordia de Dios, leyéramos tres parábolas de Jesús: la oveja perdida, la moneda perdida y el hijo perdido [pródigo] (Lucas 15, 1-32). En las tres parábolas, dice el Santo Padre que “Jesús revela la naturaleza de Dios como la de un Padre que jamás se da por vencido hasta tanto no haya disuelto el pecado y superado el rechazo con la compasión y la misericordia” (MV 9). Siguiendo el consejo de nuestro Papa, usaremos la imaginación por un momento. Pensemos en el gesto de preocupación que sin duda se dibujaba en el rostro del pastor cuando, dejando las 99 ovejas se internó por los matorrales en busca de la que se había descarriado y extraviado. También podemos imaginarnos la mirada de profunda tristeza de la mujer que barre cuidadosamente toda su casa, centímetro a centímetro, buscando la valiosa moneda que se le había perdido. Y vemos también el dolor esperanzado del padre que sale a mirar hacia el valle cada día para ver por si acaso su hijo volviera a casa. Ahora, querido lector, usa de nuevo tu imaginación para verte en medio de estos tres relatos. Piensa que ves en el rostro de Dios, tu Padre celestial, la misma determinación de rescatarte cuando tú te pierdes o estabas perdido en el pecado. Ve la gran esperanza

con que sale a buscarte para traerte de regreso a casa y que no descansa sino hasta que te vuelve a abrazar con un amor infinito y una alegría desbordante. Él sabe que tú también lo estás buscando, aunque tú mismo no lo sepas, pero él tiene la gran esperanza de que pronto se producirá el encuentro.

La alegría del Padre. Estas tres parábolas nos hablan de que nuestro Padre se alegra muchísimo de ser misericordioso con sus hijos. Nuevamente, trata de imaginarte las escenas de los relatos mencionados anteriormente. Contempla la alegría con que el pastor, la mujer y el padre de familia vieron que el Señor hacía realidad sus esperanzas y premiaba su persistencia. Piensa en la figura del pastor que al encontrar su oveja perdida se la pone sobre los hombros y la lleva de camino a casa, y luego llama a sus amigos para compartir con ellos su alegría. Ve cómo la mujer que encontró su moneda, de gran valor sentimental para ella, hizo lo mismo: “Alégrense conmigo,” invita a sus amigas emocionada (Lucas 15, 9). Por último, hazte la imagen mental del padre que se pone feliz al ver que su hijo pródigo regresa a casa. Tan pronto vio al muchacho, corrió a encontrarlo, abrazarlo y besarlo, y

8 | La Palabra Entre Nosotros

articulos_CUARESMA_2017.indd 8

11/30/16 5:06 PM


“¿Qué Dios hay como tú, que perdona la iniquidad y pasa por alto la rebeldía…? No persistirá en su ira para siempre, porque se complace en la misericordia” (Miqueas 7, 18). no le preguntó nada ni le reprochó por haber derrochado su fortuna y malgastado su vida. En cambio, lo trató con gran dignidad, lo hizo vestirse con uno de sus atuendos más finos, le hizo colocar un anillo en el dedo como señal de su pertenencia a la familia, y ordenó hacer una gran celebración. En cada una de estas historias, la esperanza fue más grande que la preocupación, la alegría fue más grande que el temor y la misericordia fue más grande que la condenación. Y esto es exactamente como nos trata nuestro padre, sin importar cuán grandes o pequeños sean nuestros pecados. Probablemente el profeta Miqueas lo dijo de la manera más elocuente: “¿Qué Dios hay como tú, que perdona

la iniquidad y pasa por alto la rebeldía…? No persistirá en su ira para siempre, porque se complace en la misericordia” (Miqueas 7, 18).

El amor del Padre. Estas parábolas de Jesús nos dicen que Dios nuestro Padre es “tierno y compasivo; es paciente y todo amor.” (Salmo 103, 8) y nos exhortan a volvernos a él para que nos muestre su misericordia y nos dan la confianza de que el Señor no nos rechaza. De hecho, él está mirando al camino, ahora mismo, con el corazón lleno de esperanza para ver si volvemos a su lado. Hermano, si tú te sientes lleno de sentimientos de culpa y vergüenza, o si crees que tu vida es un fracaso porque en el pasado has cometido Cuaresma 2017| 9

articulos_CUARESMA_2017.indd 9

11/30/16 5:06 PM


pecados graves, decídete a contemplar a tu Padre compasivo y convéncete de que él quiere perdonar todo tu pasado y tu presente. Ten la plena seguridad de que Dios recibe a todos los que quieran acercarse a él sin distinción, cualquiera haya sido su pasado, con tal que tengan un deseo de arrepentimiento y reforma. El perdón, la curación emocional, la restauración, la esperanza, y en última instancia la salvación, todos estos regalos te los ofrece Dios a ti y nos los ofrece a todos nosotros, si dejamos que el Padre nos encuentre y nos abrace. Si no vas a Misa regularmente, por la razón que sea, disponte a hacerlo de nuevo en esta Cuaresma y entrar en la presencia de Dios. Dedica algún tiempo en estos días a reflexionar en tu vida; haz un alto en tus actividades diarias y piensa detenidamente en estas parábolas. Deja que el infinito amor y la bondadosa esperanza que Dios tiene para ti se conviertan en realidad. Ahora mismo él está delante de ti diciéndote que te ama y que tú eres muy valioso para él. De hecho, te ama tanto que está dispuesto a hacer cualquier cosa para que tú llegues a ser la persona que él siempre quiso que tú fueras: una persona bondadosa, compasiva y amable, que seas una luz y una bendición para todos los que te conozcan. ¢

Las obras d LAS OBRAS DE MISERICORDIA son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales. Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras espirituales de misericordia, como también lo son perdonar y soportar con paciencia. Las obras de misericordia corporales consisten especialmente en dar de comer al hambriento, dar techo a quien no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y a los presos, enterrar a los muertos. Entre estas obras, la limosna hecha a los pobres es uno de los principales testimonios de la caridad fraterna; es también una práctica de justicia que agrada a Dios. “Bajo sus múltiples formas —indigencia material, opresión injusta, enfermedades físicas o psíquicas y, por último, la muerte—, la miseria humana es el signo manifiesto de la debilidad congénita en que se encuentra el hombre tras el primer pecado

10 | La Palabra Entre Nosotros

articulos_CUARESMA_2017.indd 10

11/30/16 5:06 PM


s de misericordia de Adán y de la necesidad que tiene de salvación. Por ello, la miseria humana atrae la compasión de Cristo Salvador, que la ha querido cargar sobre sí e identificarse con los ‘más pequeños de sus hermanos’. También por ello, los oprimidos por la miseria son objeto de un amor de preferencia por parte de la Iglesia,

que, desde los orígenes, y a pesar de los fallos de muchos de sus miembros, no ha cesado de trabajar para aliviarlos, defenderlos y liberarlos. Lo ha hecho mediante innumerables obras de beneficencia, que siempre y en todo lugar continúan siendo indispensables.” (Catecismo de la Iglesia Católica, 2447-2448)

Obras corporales de misericordia

Obras espirituales de misericordia

• • • • • • •

Dar de comer al hambriento Dar de beber al sediento Dar posada al necesitado Vestir al desnudo Visitar al enfermo Socorrer a los presos Enterrar a los muertos

• Enseñar al que no sabe • Dar buen consejo al que lo necesita • Corregir al que está en error • Perdonar las injurias • Consolar al triste • Sufrir con paciencia los defectos de los demás • Rogar a Dios por vivos y difuntos Cuaresma 2017| 11

articulos_CUARESMA_2017.indd 11

11/30/16 5:06 PM


M

1

E D I T A C I O N E S

de marzo, miércoles Miércoles de Ceniza Joel 2, 12-18 Vuélvanse a mí de todo corazón. (Joel 2, 12). “Vuélvanse a mí”, nos pide el Señor. ¿Por qué quiere el Señor que nos volvamos a él ahora mismo? La razón es la siguiente: Porque el Señor “es compasivo y misericordioso, lento a la cólera, rico en clemencia” (Joel 2, 13). Por lo general, casi nadie quiere que llegue la Cuaresma. ¿Por qué? Por los ayunos, los actos de arrepentimiento y la negación propia que nos toca hacer. Pero el sentido principal de esta temporada no son los sacrificios y las privaciones, sino la gracia que Dios nos quiere prodigar a manos llenas. Más que nada, la Cuaresma es un tiempo de gracia que nos invita a prepararnos lo mejor posible para celebrar los acontecimientos más trascendentales de la historia de la humanidad: ¡La Muerte y la Resurrección de Jesucristo, nuestro Señor! Por eso, la Iglesia nos invita a poner atención a Dios especialmente en estos 40 días de la Cuaresma, porque él se nos quiere revelar de una manera nueva y profunda. La misericordia divina es algo urgente, porque en este tiempo el Todopoderoso quiere hacer cosas maravillosas en nuestra vida, y es más probable que ocurra si nos decidimos a “volvernos” a él.

Así que, hermano, ponte en manos de Dios en esta Cuaresma y deja que él te llene. Para eso, proponemos aquí ciertas prácticas diarias para hacer precisamente eso: • Dedica un tiempo de quietud cada día a hacer oración personal, alabar a Dios y darle gracias por su amor, su gracia y su perdón. • Hazte un diario examen de conciencia para reconocer tus pecados y arrepentirte de todo lo malo que hayas cometido y te impida ser un reflejo de la presencia de Dios. Si al hacerlo, recuerdas algún pecado grave, anda a confesarte sacramentalmente, para que el Señor te lleve de la mano. • Lee algún pasaje de la Sagrada Escritura cada día y medítalo, para ver qué te dice el Señor. Pídele al Espíritu Santo que te ayude a entender correctamente el sentido de lo leído. • Participa en alguna de las actividades de la Iglesia, no solo en Misa, sino en algún servicio o apostolado especialmente de ayuda a los demás. “Amado Padre celestial, yo quiero responder a tu urgente llamado. Ayúdame, Señor, a volverme a ti y dedicar tiempo para orar y mantenerme en comunión contigo en esta Cuaresma y siempre.” !

Salmo 51(50), 3-6. 12-14. 17 2 Corintios 5, 20—6, 2 Mateo 6, 1-6. 16-18

26 | La Palabra Entre Nosotros

2017_meds_cuaresma.indd 26

11/30/16 5:06 PM


M

2

E D I T A C I O N E S

de marzo, jueves Lucas 9, 22-25 Si alguno quiere ser discípulo mío… (Lucas 9, 23) ¿No es extraordinario que Jesucristo, el santísimo Hijo de Dios, nos dé a nosotros, simples mortales, la libertad de escoger? El Señor no se impone ni nos obliga; no nos ordena; solamente nos invita a seguirle. Pero ¿qué es lo que nos da a escoger? ¿Una vida de continuo sufrimiento, de “tomar la cruz” día tras día y aceptar pasivamente todas las pruebas que se nos presenten con la esperanza de que Dios nos acepte? No, no es esto lo que nos pide. Lo que debemos hacer es tomar la decisión de seguir a Jesús cada día y aceptar todo lo que entrañe esa decisión; creer que con su amor y su guía podemos superar los obstáculos, enfrentar los desafíos o resolver cualquier adversidad que encontremos en la vida. Ahora, al comenzar la Cuaresma, Dios nos pregunta simplemente: ¿Quién es Jesús para ti? ¿Es solo un buen hombre, quizás un profeta, cuyo ejemplo debes imitar, o mi propio Hijo que se hizo hombre para que, creyendo en él, tú puedas convertirte en mi hijo o mi hija? ¿Es para ti nada más que un juez estricto, deseoso de condenar cada pecado que cometas, o es el Cordero de Dios, que entregó su vida para librarte del pecado y

transformarte según su propia imagen? Siglos antes de Jesús, Moisés dijo a los israelitas que obedecer a Dios era cuestión de vida o muerte (Deuteronomio 30, 15) y claro que lo es. Moisés conocía bien la diferencia entre vivir diariamente en comunión con el Señor o vivir como si Dios no existiera. Hoy, Jesús quiere que nosotros veamos esta diferencia; quiere decirnos que, si optamos por él cada día, nuestra vida tendrá posibilidades ilimitadas, porque ya no seremos “simples mortales”, sino que tendremos acceso a toda la gracia y el poder de Dios Todopoderoso. Podremos amar a quienes nos resultan desagradables, perdonar a quienes no merecen perdón y superar lo insuperable. Sin duda nos costará mucho; incluso puede entrañar cierto sufrimiento y negación de uno mismo, pero podemos confiar en que, si nos mantenemos unidos a Jesús, él permanecerá unido a nosotros. “Señor Jesús, he decidido seguirte todos los días de mi vida y, con la ayuda de tu gracia, cargar la cruz que me has dado. Señor, no sé cómo agradecerte debidamente por salvarme e invitarme a vivir en tu compañía.” !

Deuteronomio 30, 15-20 Salmo 1, 1-4. 6

Cuaresma 2017 | 27

2017_meds_cuaresma.indd 27

11/30/16 5:06 PM


M

3

E D I T A C I O N E S

de marzo, viernes Mateo 9, 14-15 Jesús quiere que, para sus discípulos, el ayuno sea distinto de lo que mucha gente piensa. En lugar de representar un tiempo de puro sacrificio y penitencia, el ayuno cristiano puede llegar a ser realmente una ocasión de profundo gozo y esperanza. El Señor dijo que cuando él, el Novio, fuera quitado, los invitados a la boda, es decir sus discípulos, ayunarían. Sin embargo, también sabemos que prometió estar siempre con sus fieles (Mateo 28, 20) y en realidad está siempre con nosotros de muchos modos distintos: en su Palabra en la Escritura, en la Sagrada Eucaristía, en su Iglesia, en sus ministros ordenados y en la oración de la comunidad cristiana. Por lo tanto, para los cristianos el ayuno no debe ser una señal de duelo, porque de muchas maneras reales y palpables ¡el Novio está todavía con nosotros! Para los hijos de Dios —todos los que conocen la presencia de Jesús en su corazón— el ayuno ha de relacionarse con la oración, porque cuando nos negamos de una manera u otra, descubrimos que podemos interceder con más fuerzas por las necesidades de los demás; sabemos más claramente lo que anhelamos, nos sentimos más libres de las garras

del mundo, y nos damos cuenta de que en el corazón tenemos hambre de Jesús. Cuando combinamos el ayuno con la oración, nos sentimos más capaces de vencer el mal y concentrarnos en las cosas que realmente importan. Así podemos librarnos de las distracciones y escuchar al Señor con más claridad, junto con apreciar mejor aquello que tenemos y orar por los que tienen menos. Finalmente, el ayuno y la oración nos animan a trabajar por la justicia, la paz y la misericordia en este mundo. Pero, ¿es en realidad posible ayunar con alegría? ¡Sí, lo es! De hecho, este ayuno “agradable” es el que el Señor quería ver cuando pronunció el Sermón de la Montaña (Mateo 6, 16-18). Y tú, querido lector, ¿por qué no experimentas el “ayuno agradable” en esta Cuaresma? Decide hacer un ayuno razonable y pídele al Espíritu Santo que te guíe en las intenciones por las que vas a pedir, y recuerda que Jesús, el Novio, ¡está siempre contigo! “Señor Jesús, ayúdame a ayunar ‘contento’ en esta Cuaresma y trabajar para que tu Reino se consolide más en el mundo. Usa mi oración y mi ayuno, te lo ruego, para que haya mayor bondad en el mundo actual.” !

Isaías 58, 1-9 Salmo 51(50), 3-6. 18-19

28 | La Palabra Entre Nosotros

2017_meds_cuaresma.indd 28

11/30/16 5:06 PM

4

r p e c p c d d é e a t t

l t é s d L “ é z s l p

l s v t d d


Suplemento de las Lecturas de la Misa US $10 por año

Lecturas Diarias

1 de marzo al 16 de abril de 2017

1

Miércoles 1 de marzo Miércoles de Ceniza

Antífona de Señor, tú tienes misericordia de todos y nunca odias a tus creaEntrada turas; borras los pecados de los hombres que se arrepienten y los perdonas, porque tú, Señor, eres nuestro Dios. Sab 11, 24-25. 27 Oración Que el día de ayuno con el que iniciamos, Señor, esta Cuaresma, Colecta sea el principio de una verdadera conversión a ti, y que nuestros

actos de penitencia nos ayuden a vencer al espíritu del mal. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Primera Joel 2, 12-18 Lectura Esto dice el Señor:

“Todavía es tiempo. Vuélvanse a mí de todo corazón, con ayunos, con lágrimas y llanto; enluten su corazón y no sus vestidos. Vuélvanse al Señor Dios nuestro, porque es compasivo y misericordioso, lento a la cólera, rico en clemencia, y se conmueve ante la desgracia. Quizá se arrepienta, se compadezca de nosotros y nos deje una bendición, que haga posibles las ofrendas y libaciones al Señor, nuestro Dios. Toquen la trompeta en Sión, promulguen un ayuno, convoquen la asamblea, reúnan al pueblo, santifiquen la reunión, junten a los ancianos, convoquen a los niños, aun a los niños de pecho. Que el recién casado deje su alcoba y su tálamo la recién casada. Entre el vestíbulo y el altar lloren los sacerdotes, ministros del Señor, diciendo: ‘Perdona, Señor, perdona a tu pueblo. No entregues tu heredad a la burla de las naciones. CUARESMA 2017 | M1

LPN_Cuaresma_Mass17.indd 1

11/30/16 10:28 AM


Miércoles 1 de marzo Que no digan los paganos: ¿Dónde está el Dios de Israel?’ ” Y el Señor se llenó de celo por su tierra y tuvo piedad de su pueblo. Salmo Salmo 50 Responsorial R. Misericordia, Señor: hemos pecado.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa. Lava del todo mi delito, limpia mi pecado. R. Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado. Contra ti, contra ti solo pequé, cometí la maldad que aborreces. R. Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme; no me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu. R. Devuélveme la alegría de tu salvación, afiánzame con espíritu generoso. Señor, me abrirás los labios, y mi boca proclamará tu alabanza. R.

Segunda 2 Corintios 5, 20–6, 2 Lectura Hermanos: Somos embajadores de Cristo, y por nuestro

medio, es como si Dios mismo los exhortara a ustedes. En nombre de Cristo les pedimos que se reconcilien con Dios. Al que nunca cometió pecado, Dios lo hizo “pecado” por nosotros, para que, unidos a él, recibamos la salvación de Dios y nos volvamos justos y santos. Como colaboradores que somos de Dios, los exhortamos a no echar su gracia en saco roto. Porque el Señor dice: En el tiempo favorable te escuché y en el día de la salvación te socorrí. Pues bien, ahora es el tiempo favorable; ahora es el día de la salvación.

Aclamación Honor y gloria a ti, Señor Jesús. antes del Hagámosle caso al Señor, que nos dice: “No endurezcan su Evangelio corazón”. Cfr. Sal 94, 8

Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

M2 | SUPLEMENTO

LPN_Cuaresma_Mass17.indd 2

CON LAS

LECTURAS

DE LA

MISA

DIARIA

11/30/16 10:28 AM


Miércoles 1 de marzo Evangelio Mateo 6, 1-6. 16-18

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres para que los vean. De lo contrario, no tendrán recompensa con su Padre celestial. Por lo tanto, cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, para que los alaben los hombres. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes hagan oración, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora ante tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como esos hipócritas que descuidan la apariencia de su rostro, para que la gente note que están ayunando. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que no sepa la gente que estás ayunando, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará”. Bendición Hermanos, pidamos humildemente a Dios Padre que bendiga de la Ceniza con su gracia esta ceniza que, en señal de penitencia, vamos a

imponer sobre nuestras cabezas.

Señor Dios, que te apiadas de quienes se humillan y concedes tu paz a los que se arrepienten, escucha con bondad nuestras súplicas y derrama la gracia + de tu bendición sobre estos siervos tuyos que van a recibir la ceniza, para que, fieles a las prácticas cuaresmales puedan llegar, con un alma purificada, a celebrar la Pascua de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. O bien: Tú que no quieres la muerte del pecador, sino su arrepentimiento, escucha, Señor, con bondad nuestras súplicas y bendice CUARESMA 2017 | M3

LPN_Cuaresma_Mass17.indd 3

11/30/16 10:28 AM


Jueves 2 de marzo + esta ceniza que vamos a imponer sobre nuestra cabeza en reconocimiento de que somos polvo y al polvo hemos de volver, a fin de que el ejercicio de la penitencia cuaresmal nos obtenga el perdón de los pecados y una vida nueva a imagen de tu Hijo resucitado. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén. Imposición Arrepiéntete y cree en el Evangelio. Mc 1, 15 de la Ceniza O bien:

Acuérdate de que eres polvo y al polvo has de volver. Cfr. Gén 3, 19

Oración Acepta, Señor, este sacrificio con el que iniciamos solemnesobre las mente la Cuaresma, y concédenos que, por medio de las obras Ofrendas de caridad y penitencia, venzamos nuestros vicios y, libres de

pecado, podamos unirnos mejor a la pasión de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Antífona de El que medita la ley del Señor día y noche, dará fruto a su la Comunión tiempo. Sal 1, 2-3 Oración Que esta comunión abra, Señor, nuestro corazón a la justicia y a después de la caridad, para que observemos el único ayuno que tú quieres y la Comunión que conduce a nuestra salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

2

Jueves 2 de marzo Jueves después de Ceniza

Antífona de Clamé al Señor, y escuchó mi voz y me libró de los que me ataEntrada caban. Encomienda a Dios tus afanes y él te sustentará. Cfr. Sal 54, 17-20. 23 Oración Inspira, Señor, nuestras acciones y dirígelas con tu gracia, para Colecta que todo cuanto emprendamos lo iniciemos en tu nombre y

podamos llevarlo a término por tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Primera Deuteronomio 30, 15-20 Lectura Esto dice el Señor: “Mira: Hoy pongo delante de ti la vida y

el bien o la muerte y el mal. Si cumples lo que yo te mando hoy,

M4 | SUPLEMENTO

LPN_Cuaresma_Mass17.indd 4

CON LAS

LECTURAS

DE LA

MISA

DIARIA

11/30/16 10:28 AM


ORDINARIO DE LA MISA Viernes Santo de la Pasión del Señor

Viernes 14 de abril

! CUARESMA 2017 | L1

LPN_OM_Curaesma_2017_12Pgs.indd 1

11/30/16 10:31 AM


RITOS INICIALES Antífona de Entrada Saludo

(Ver cada día.)

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén con todos ustedes. Y con tu espíritu. (Pueden utilizarse otras formas de Saludo.)

Acto Penitencial

Hermanos: para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados. Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. (Llevando la mano al pecho dicen:) Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.

L2 | LITURGIA

LPN_OM_Curaesma_2017_12Pgs.indd 2

11/30/16 10:31 AM


Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén. (Pueden utilizarse otras formas del Acto Penitencial.) Señor Ten Piedad

(Se omite el Señor ten piedad si ya se ha utilizado otra de las diferentes formas del Acto Penitencial.) V. Señor, ten piedad. V. Cristo, ten piedad. V. Señor, ten piedad.

Gloria

R. Señor, ten piedad. R. Cristo, ten piedad. R. Señor, ten piedad.

(Cuando se requiera, este himno puede recitarse o cantarse:) Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, CUARESMA 2017 | L3

LPN_OM_Curaesma_2017_12Pgs.indd 3

11/30/16 10:31 AM


atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén. Oración Colecta

(Ver cada día.)

LITURGIA DE LA PALABRA Lecturas Profesión de Fe

(Ver cada día.) Credo Niceno Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado

L4 | LITURGIA

LPN_OM_Curaesma_2017_12Pgs.indd 4

11/30/16 10:31 AM


en tiempos de Poncio Pilato, padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén. Oración de los Fieles

(Puede utilizarse el Credo de los Apóstoles, en vez del Credo Niceno.)

LITURGIA EUCARÍSTICA Presentación y Preparación de las Ofrendas

Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan de vida. CUARESMA 2017 | L5

LPN_OM_Curaesma_2017_12Pgs.indd 5

11/30/16 10:31 AM


Bendito seas por siempre, Señor. Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros bebida de salvación. Bendito seas por siempre, Señor. Invitación a la Oración

Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso. El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.

Oración sobre las Ofrendas

(Ver cada día.)

PLEGARIA EUCARÍSTICA (Pueden utilizarse otras formas de la Plegaria Eucarística.) Diálogo del Prefacio

Prefacio

Aclamación del Prefacio

V. El Señor esté con ustedes. R. Y con tu espíritu. V. Levantemos el corazón. R. Lo tenemos levantado hacia el Señor. V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios. R. Es justo y necesario. (Luego sigue el Prefacio correspondiente a ese día, a cuyo término todos dicen:) Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo.

L6 | LITURGIA

LPN_OM_Curaesma_2017_12Pgs.indd 6

11/30/16 10:31 AM


Jesus te espera En los enfermos, los pobres y los abandonados

La hija de Angela, Linglin, abraza a Karla, una de las hijas de la familia que recibieron del Hogar de la Alegría.

Eduardo y Jessica Lansang, otra hija del Hogar de la Alegría, estudiando juntos.

Por Angela Plata Lansang

C

onocí a la Madre Teresa en un libro que vi en una librería. Me llamó la atención la imagen de esta monja porque se veía feliz y con una amplia sonrisa en la portada del libro Something Beautiful for God (Algo hermoso para Dios). Yo nunca había oído hablar de ella ni de las Misioneras de la Caridad. Su sari (el hábito al estilo hindú que ella usaba) me resultó incómodo, porque no se parecía a ningún hábito religioso que yo hubiera visto. Pero el libro parecía ser “católico” y era barato. Así que lo compré. Lo puse en un estante y en realidad me olvidé de él por bastante tiempo. Cuaresma 2017| 73

articulos_CUARESMA_2017.indd 73

11/30/16 5:06 PM


“Yo nunca te olvidaré”. Cuando compré el libro, yo estaba casada, con tres hijos pequeños y era la típica ama de casa preocupada de buscar las liquidaciones en las tiendas comerciales. Casi todos los fines de semana teníamos reuniones familiares, en que todos traían algo para comer o beber, por lo cual nuestro hogar estaba siempre lleno de gente, de risas y alegría. La vida familiar parecía casi perfecta, muy distinta de la experiencia que tuve en mi infancia. En mi niñez y mientras crecía en casa, mi padre siempre estaba causando algún daño o dolor a la familia o estaba en algún otro lugar. Aunque mi madre se sentía abrumada con el trabajo y toda la situación, nos enseñó a mí y a mis hermanos a rezar el rosario. Desde entonces, para mí la Virgen María pasó a ser mi madre, que siempre me cuidaba y me protegía. No tengo duda de que la Virgen me estaba cuidando, porque al terminar la escuela primaria fui seleccionada para entrar a una escuela secundaria católica privada, donde aprendí más acerca de Jesús, nuestro Señor. Me encantaba especialmente la Eucaristía. Para mí, Jesús era como un personaje famoso, alguien a quien yo podía amar a la distancia, pero sin poder acercarme a él. Con todo, en Misa, yo le hablaba de nuestra familia y le rogaba

que un día me diera mi propia familia, una que fuera mucho más apacible y llena de amor. Finalmente, el Señor respondió a mis oraciones cuando conocí y me enamoré de Eduardo, mi maravilloso marido. Él nos condujo a los dos a un grupo de oración, que nos animó a recibir el bautismo en el Espíritu Santo. Cuando oraban conmigo, escuché a Dios que me hablaba personalmente a través de un versículo de la Biblia: “¿Acaso una madre olvida o deja de amar a su propio hijo? Pues aunque ella lo olvide, yo no te olvidaré” (Isaías 49, 15). Ese día mi vida cambió.

“Jesús te espera.” Fue en esa época que comencé a pensar en hacer algunas de las obras de misericordia que había aprendido en clase de catecismo. Debe haber sido el Espíritu Santo quien puso esa idea en mi mente porque, de la nada, me acordé del libro de la Madre Teresa que nunca había abierto. Finalmente lo leí y me sorprendió el saber que la Madre tenía tres casas aquí mismo en Manila (Las Filipinas), así que decidí visitar una de las casas, llamada “El Hogar de la Alegría”, donde cuidaban a niños enfermos y abandonados. En mi primera visita, una hermana muy sonriente me saludó, me entregó

74 | La Palabra Entre Nosotros

articulos_CUARESMA_2017.indd 74

11/30/16 5:06 PM


Eduardo y Angela Lansang con sus hijos, nietos e hijas adoptivas, Karla y Jessica. un delantal y me invitó a escoger un servicio: enfermería, cuidado de los niños o limpieza. Me puse a trabajar y me hizo recordar una “regla” que había aprendido en los escritos de la Madre: “No olvides sonreír, porque Jesús te está esperando en todos aquellos a quienes encuentres.” Cuando me uní a las hermanas en su hora santa en una sencilla capilla al final del día, también me di cuenta de que Jesús nos está esperando en la Sagrada Eucaristía. Así fue como visité este hogar

cuatro veces a la semana en los dos años siguientes. Entre las muchas lecciones que aprendí allí, una que me impactó muchísimo fue la de ser alegres, incluso ante la muerte. Una vez había un muchacho extremadamente demacrado y agonizante. Cuando falleció, las hermanas lo llevaron en su cama a un hermoso jardín, rodeado de flores. Su rostro se veía tan sereno y apacible. Las hermanas le colocaron flores en las manos y le dijeron que era algo que él Cuaresma 2017| 75

articulos_CUARESMA_2017.indd 75

11/30/16 5:06 PM


podía ofrecer a Dios cuando lo viera. Permanecieron a su lado, hablándole cariñosamente como si él les escuchara, admirando su ropa y diciéndole que se veía muy guapo. “Dale muchos saludos a Jesús de mi parte” le susurraban al oído. Finalmente, todas rezamos juntas. Estábamos preparándolo para su funeral, pero realmente parecía que lo estuviéramos preparando para su boda. Me impresionó mucho el trato de “realeza” que recibía.

Algo hermoso para Dios. Continué visitando el hogar y así me di cuenta de que mi vida se había vuelto abundante en gracia. Pronto, mi gratitud se convirtió en una persistente inquietud: sentirse agradecida no era suficiente. ¡A veces, me parecía que iba a estallar de gozo! Porque tenía un deseo insaciable de hacer algo más. Yo quería hacer algo muy hermoso para Dios, como la Madre Teresa lo había hecho. Entonces se me ocurrió una idea: ¿Podría yo llevarme algunos niños del hogar a mi casa? ¡Era una idea atrevida! No es que me diera temor, pero quería estar segura de que esto era lo que Dios quería. Así que recé diciendo: “Señor, gracias por mi familia. Úsanos para ayudar a que haya más niños que experimenten tu amor sanador.” Abrí mi Biblia y leí: “Mi Padre que me

las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre.” ¡Mi cumpleaños es el 10/29, o sea el 29 de octubre, y el versículo que leí es de Juan 10, 29! Me pareció que era una confirmación: los niños de la casa estaban en la “mano del Padre”, y Jesús me pedía que los cuidara.

“Reza”. Cuando compartí mi idea con las hermanas, me dijeron que necesitaría la autorización personal de la Madre. Cuando lo supe, me preocupó cómo iba a conseguir ese permiso, porque incluso si la Madre visitaba Manila, no había ninguna garantía de que yo pudiera presentarle mi petición. Unos meses más tarde, las hermanas me llamaron y me dijeron que efectivamente la Madre vendría a visitar las Filipinas. Yo no lo podía creer. Todavía recuerdo que estábamos en fila todas las del Hogar de la Alegría esperando para saludarla. Yo estaba nerviosa, pero las hermanas me alentaban diciéndome que cuando me acercara a ella le pidiera el permiso. Cuando me llegó el turno, la Madre me dio una bendición y yo le susurré al oído mi deseo. Ella me miró y me contestó con firmeza pero con afecto: “¡Reza!” fue todo lo que me dijo. Unos días más tarde, después de que ella se había ido, llamé a las

76 | La Palabra Entre Nosotros

articulos_CUARESMA_2017.indd 76

11/30/16 5:06 PM


Eduardo y Jessica disfrutando en una alberca. hermanas para saber la respuesta. “¡La Madre dijo que sí!” Poco tiempo pasó antes de que le diéramos la bienvenida a nuestra primera niña venida del hogar.

Karla y Jessica*. Cuando recibimos a Karla, ella tenía seis años y medio y padecía de parálisis cerebral; tenía sus minúsculos puños bien apretados y tenía malformación en los pies, síntomas comunes en las personas que sufren esa enfermedad. Aunque no puede hablar, tiene la mirada más alerta que uno se pueda imaginar; son sus ventanas al mundo. Su cara tan expresiva y su alegre disposición me cautivaron el corazón.

Tres años más tarde, recibimos a Jessica. Primero la conocí cuando ella tenía apenas siete meses. Uno de sus atributos especiales es la alegría que demuestra, a pesar de ser ciega y sorda. ¡Me encanta cuando estalla en alegres carcajadas! Karla y Jessica son espléndidos regalos que Dios nos ha hecho a Eduardo y a mí, y las amamos tanto como a nuestros otros hijos. Hoy en día, Jessica ya tiene 24 años y asiste a una escuela especial. Sigue siendo la misma niña alegre de la gran carcajada. Karla, mi “querubín disfrazada”, tiene 34 años y sigue tan viva y alerta como cuando la conocí por primera vez. Cuaresma 2017| 77

articulos_CUARESMA_2017.indd 77

11/30/16 5:06 PM


El Señor aún está esperando: en los enfermos, los pobres y los abandonados, y también en mi familia y amigos.

“Sé como ella.” No siempre ha sido fácil lidiar con todas las exigencias de mi vida familiar. Una vez, cuando mi madre vivía con nosotros y su salud era frágil, la gripe se estaba propagando en nuestro hogar. Yo corría de una habitación a otra para atender a mi marido y cuidar a mis cinco hijos (los tres propios y las dos adoptivas) y me preocupaba por mi madre. Una vez, ya exhausta, le pedí al Señor que me ayudara. Inmediatamente me trajo a la mente la figura de la Madre Teresa, y me pidió que me imaginara cómo sería la vida en la primera casa de la Madre. En mi mente la vi tratando de atender a las necesidades de todos los que había en torno a ella. Entonces le oí decir a Jesús: “Sé como ella y saca fuerzas de mí. Eleva tu oración a mí y sirve con paciencia y amor.” Cuando rezaba el rosario (como lo hacía en mi infancia), le pedí ayuda a la Madre. “Fija la mirada en Jesús”

fue la respuesta y me recordó: “Tú lo haces por Jesús.” Estas cinco palabras eran su “evangelio de cinco dedos” que aprendí en mis viajes al Hogar de la Alegría. Esto me dio fuerzas entonces y continúa dándome fortaleza y alegría mientras atiendo a mi familia.

Abrazando el Cuerpo de Cristo. El mundo luce como Karla y Jessica y tantos otros como ellas, simplemente niños con problemas físicos y mentales. Pero nunca olvidaré cuando yo estrechaba sus cuerpecitos en mis brazos cuando eran pequeñas, sintiendo que en realidad yo estaba abrazando el cuerpo de Cristo. Al convertirme en madre de ellas, me di cuenta de que Dios había hecho algo hermoso para mí. Puedo seguir viendo a Jesús en mis dos hijas adoptivas, al igual que sigo viendo que el Señor aún está esperando: en los enfermos, los pobres y los abandonados, y también en mi familia y amigos. Él está esperando para que le sirvamos, lo atendamos y lo amemos siempre con una sonrisa. n Angela y Eduardo Lansang viven en Manila (Filipinas) y son voluntarios en el Hogar del Amor de las Misioneras de la Caridad. *Son los padres adoptivos de Karla y Jessica, cuyos nombres se han cambiado a petición de la autora.

78 | La Palabra Entre Nosotros

articulos_CUARESMA_2017.indd 78

11/30/16 5:06 PM


La Palabra Entre Nosotros Cuaresma 2017