Page 1

primavera 2012

Cultura y arte de Corea ESPECIAL pri m avera 2012

La animación en corea To m o 21, N -º 1

Evolución de una industria cultural. Líderes de innovaciones y proyectos creativos. Mi hijo, Pororo y yo

La animación en Corea ISSN 1225-4606

To mo 21, Nº- 1

Una nueva industria cultural global


DIRECTOR

Kim Woo-sang

DIRECTOR ARTÍSTICO Lee Duk-lim

COMPOSICIÓN Y DISEÑO

© Fundación Corea 2012

EDITOR EJECUTIVO

Zeon Nam-jin

DISEÑADORA

Kim’s Communication Associates

Todos los derechos reservados.

EDITORES

José María Areta

384-13 Seogyo-dong, Mapo-gu, Seúl,

Ninguna parte de esta publicación puede ser

Kim Un Kyung

COMPOSICIÓN Y DISEÑO

CONSEJO EDITORIAL

Bae Bien-u

121-840, República de Corea

reproducida de ningún modo sin el permiso

Tel: 82-2-335-4741

de la Fundación Corea.

Kim Ji-hyun Kim’s Communication Associates

Elisabeth Chabanol

SUSCRIPCIÓN ANUAL

Han Kyung-koo

Corea: 18.000 wones.

Kim Hwa-young

Asia, correo aéreo: 33$ EE.UU.

Kim Moon-hwan

Resto del mundo, correo aéreo: 37$.

Kim Young-na

Koh Mi-seok

Precio por ejemplar en Corea: 4.500 wones.

Song Hye-jin

Song Young-man

Werner Sasse

EDITOR ASOCIADO

Lim Sun-kun

DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA

Kim Sam

Suscripción/Correspondencia Fundación Corea 2558 Nambusunhwanno, Seocho-gu, Seúl 137-863, República de Corea Tel: 82-2-2151-6544 Fax: 82-2-2151-6592

Fax: 82-2-335-4743 www.gegd.co.kr

Las opiniones expresadas por los autores no representan necesariamente las de los editores

IMPRESO EN Primavera DE 2012 POR

de Koreana o de la Fundación Corea.

Samsung Moonwha Printing Co. 274-34, Seongsu-dong, Seongdong-gu, Seúl,

Koreana , registrada como revista trimestral en

República de Corea

el Ministerio de Información (número de

Tel: 82-2-468-0361/5

registro Ba-1003, con fecha del 8 de agosto

Fax: 82-2-461-6798

de 1987), también se publica en inglés, chino, francés, árabe, ruso, japonés y alemán. Página web de Koreana: http://www.koreana.or.kr

Cultura y arte de Corea Primavera 2012 Una publicación trimestral de la Fundación Corea 2558 Nambusunhwanno, Seocho-gu, Seúl 137-863, República de Corea www.kf.or.kr

Escena de Pororo, el pequeño pingüino , una popular serie televisiva infantil de animación, que desde su inicio en 2003 se ha convertido en una de las favoritas en Corea y también en el extranjero. ©HANAROTELECOM / OCON / ICONIX / EBS

Otra oleada en camino Muchos habitantes de España y Latinoamérica recuerdan la telenovela Sonata de invierno, la historia de un amor puro en medio de paisajes nevados de ensueño. Esa misma obra también cautivó a numerosos espectadores de Asia. Otro éxito fue Una joya en el palacio (Dae Jang Geum), que también tuvo una gran repercusión en varios países hispanos. Ahora, el llamado k-pop, el pop local, suena en las emisoras de los cinco continentes. Para muchos coreanos, esto es sorprendente. Esta ‘Ola coreana’, o hallyu, es una experiencia desconocida para muchos aquí, sobre todo los mayores. Los jóvenes, sin embargo, han crecido en un entorno más próspero y consideran este fenómeno un desarrollo natural a la par del crecimiento económico.

Hay otras industrias culturales que intentan avanzar también en ese reconocimiento internacional, aunque estén todavía a mucha distancia de lograrlo. Una de ellas, la de la animación, está avanzando rápidamente y podemos ver ya todo su potencial. Este número de Koreana va a analizar el desarrollo de este sector y a presentar a los artistas consagrados y los que están escalando puestos. Veremos también las últimas tendencias y lo que se ha logrado hasta la fecha. Con el tiempo, también estos creadores darán forma a los sueños y fantasías de gente en todo el mundo. José María Areta y Kim Un Kyung Editores


eSpecial La animación en Corea

04 10 16

Evolución de una industria cultural

Park In-ha

Líderes de innovaciones y proyectos creativos Mi hijo, Pororo y yo

Kim Ik-hwan

Park Seok-hwan

20 24 30

24

36 42 48

10

Foco “Arirang”: la sintonía de Corea se comparte con el mundo Park Hyun-sook crÍtIca de arte El mundo artístico de los pintores de la corte de Joseon Koh Mi-seok Por los escenarios del mundo

La soprano Im Sun-hae: una estrella en alza en la ópera barroca europea Lee Yong-sook

48

ARtesano

Kim Pyo-yeong: maestro octogenario en una antigua artesanía

42

Park Hyun-sook

Monumentos Modernos

El edificio de la estación de Seúl resurge como un nuevo centro cultural

Kim Chung-dong

entrevista

Choi Jong-tae: “De repente, me di cuenta de que no sabía lo que era el arte”

58

54

Choi Tae-man

Publicaciones Werner Sasse, Kim Hak-soon, Lee Yong-shik Edición alemana del relato bélico de un comandante

Schwertgesang

Música ritual para los antepasados de la realeza

Jongmyo Jeryeak

Bitácoras en inglés y guías digitales sobre gastronomía coreana

ZenKimchi.com; fatmanseoul.com; seouleats.com 62

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

56 58 62 64

opiniÓn desde la lejanÍa

Entrando lentamente en la llamada cultura ‘rápida’

Mónica Ledo Fernández

Delicias de buena cocina

Ssambap : envoltorio saludable y delicioso de la ‘buena fortuna’

Ye Jong-suk

Entretenimiento

Los concursos locales de canto atraen a los telespectadores

Lee Young-mee

jornadas de literatura coreana

Crítica La soledad de los llamados cangrejos Tumba de cangrejos Kwon Ji-ye

Uh Soo-woong

3


La animación en Corea

Evolución de una industria cultural La animación en Corea, que comenzó con un anuncio en televisión en 1956, sufrió numerosos altibajos en su lucha por la supervivencia antes de los años 90, cuando tuvo un enorme auge, originado en una renovada pasión por la creatividad. Park In-ha Profesor de la Escuela Universitaria de Industrias Culturales | Ahn Hong-beom Fotógrafo

L

os hombres de la Prehistoria dibujaban animales a su alrededor y escenas de caza en los muros de las cuervas y superficies de las rocas. Los primeros colonos de la península coreana, durante la Edad de Bronce, también dibujaron grandes ballenas seguidas por pescadores con lanzas. Se dejaba constancia de la captura de grandes animales por su importancia para la supervivencia. Parece que la animación ha evolucionado de esas imágenes primitivas.

Éxitos de películas de animación en 2011 Esta industria tuvo grandes e inesperados éxitos el año pasado. Primero fue Leafie, dirigida por Oh Sung-youn. Este largometraje está basado en un popular cuento infantil, realizado con gran calidad artística, producto de técnicas desarrolladas por los animadores coreanos que surgieron en los años 80, combinadas con las innovaciones de la distribución y publicidad del cine convencional de Corea. La vieron 2,2 millones de espectadores, lo que la convierte en la primera de su género en lograr tal “sorprendente éxito”. Tras su estreno en el país, fue el primer filme de larga duración de este tipo en ser exportado a China, donde se pasó en unas 2.000 salas de todo el país. El coste de producción fue de 3.000 millones de wones, una gran cifra para una película de dibujos, pero mucho menor que una convencional de acción. The King of Pigs [el rey de los cerdos], dirigida por Yeun Sang-ho, merece también la pena de destacarse por ser la primera que logró tres premios en la décimo sexta edición del Festival Internacional de Cine de Busan, entre los que estaba el de la Asociación de Directores al mejor realizador. Este largometraje, que costó 150 millones de wones, cuenta la historia de dos compañeros de bachillerato que se reúnen 15 años después y recuerdan, muy gráficamente, la brutalidad de la disciplina escolar, por lo que recibió una calificación de R (los menores de 17 años necesitan ir acompañados de un adulto). A pesar de su crítica social, la violencia y el tema propio de cine de adultos, junto con el hecho de que era un filme independiente de larga duración, todos posibles obstáculos para una obra de animación, atrajo a 20.000 espectadores, duplicando el récord anterior, para una película independiente, el de Bleak Night (noche sombría). Otra obra

4

1 Cu l tu ra y a rte d e Co re a


1. Mu単eco de Robot Taekwon V . 2. Leafie (2011) 3. Pororo, el peque単o ping端ino (2003)

2

息HANAROTELECOM / OCON / ICONIX / EBS

3


1 © Studio MWP

importante del año pasado fue Green Days [lit. días verdes], de An Jae-hoon, de gran lirismo, a pesar de que no fue un éxito de taquilla. Estas tres obras tienen dos puntos en común: son obras tradicionales en 2 dimensiones sin imágenes en 3D y todas han sido dirigidas por realizadores que llegaron a esta industria en la década de 1990.

4. Sala en la planta baja del Museo de Animación de Chuncheon, decorado como un cine de 1967, cuando se estrenó Hong Gil-dong . 5. Poster de Robot Taekwon V . 6. Muñeco de Son Ogong, o el rey Mono, en su monopatín, el protagonista de Fly! Superboard [¡vuela, monopatín!] (1988).

La era de la imprudencia La primera animación coreana data de 1956; desde finales de esa década hasta la siguiente, este tipo de obras eran anuncios televisivos. En 1965, el director Shin Dong-jun, que sólo había hecho algunos de esos trabajos de publicidad, comenzó la producción de un largometraje sobre la popular serie de historietas Hong Gil-dong, el héroe, que se estrenó en enero de 1967 con el título del protagonista. La gente hacía cola en los cines el día del estreno. En cuatro días, la vieron 100.000 personas, convirtiendo este filme en el segundo por recaudación en taquilla ese año. Producir un largometraje de animación en poco más de un año con todos los problemas que ello

4

5


2 3

1. Green Days [lit. días verdes] (2011), elogiada por su realismo en la descripción de la vida cotidiana en los años 70.©Studio MWP 2-3. The King of Pigs [el rey de los cerdos] (2011) un largometraje de animación independiente para adultos.

conlleva fue casi milagroso. Sin acceso a película de celuloide, Shin recogió el que habían arrojado a la basura las Fuerzas Aéreas de EE.UU. y las sumergió en lejía para poder rehusarlas. Con el éxito de este filme, se hicieron otros, pero debido a los escasos recursos de producción y al rechazo de la industria cinematográfica, los proyectos fueron abandonados. Diez años después de la obra de Shin, el director Kim Cheong-gi hizo Robot Taekwon V , que se estrenó en EE. UU. con el título de Voltar the Invincible, y dio comienzo a una época de gloria al demostrar el potencial económico de este género. La popularidad de esta película abrió las puertas a otros filmes de animación infantiles. Pero las recaudaciones no cubrían los costes de producción, así que los estudios disminuyeron los gastos y redujeron la calidad de las cintas, que desencantaron a los espectadores. Con la calidad y la recaudación en declive, este círculo vicioso terminó con este género. Después de 10 años intrascendentes, se intentó de nuevo reavivar la animación. Con el horizonte de las Olimpiadas de Seúl en 1988, las cadenas de televisión, que siempre ponían programas de dibujos nipones y estadounidenses intentaron producir sus propias series. Siguieron la práctica de Japón de adaptar cómics famosos, y emitieron programas tan populares como Doodly, el pequeño dinosaurio, Hany y Fly! Superboard [¡vuela, monopatín!]. A pesar de tener una gran audiencia, las emisoras terminaron volviendo a las animaciones extranjeras porque eran más baratas que las nacionales.

Nueva ola de innovación Aunque la industria coreana creó algunas obras innovadoras y disfrutó de algunos momentos de atención de los espectadores, no fue capaz de construir unos cimientos sólidos para seguir creciendo. Durante los años 80, la creatividad era algo secundario tras la subcontratación del trabajo de producción. Los artistas coreanos, famosos por su excepcional talento, hicieron los dibujos de series japonesas, estadounidenses y europeas. Pero la planificación y el diseño del proyecto –los procesos más importantes en una película de estas características– siempre se realizaban fuera del país. Por ello, se a esta industria se la conocía como: “gigante sin cabeza”. A principios de la década de 1990, la animación coreana recibió un inesperado espaldarazo. Aunque no había instituciones educativas que tuvieran cursos especializados, ni había proyectos factibles ni oportunidades, algunos dibujantes decidieron trazar una senda en la industria sin consideraciones financieras. Estudiaron por sí mismos y pulieron sus dotes de guionistas. Estos artistas independientes y creativos lograron enderezar la industria nacional. En esa época la animación coreana pasó de considerarse espectáculo para menores a “industria cultural”. Los periódicos, revistas e incluso las cadenas de televisión informaron sobre la notable evolución de este sector. En 1995, el Gobierno, que buscaba fomentarlo, patrocinó el primer Seoul InterK o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

6

7


1 ©ROI VISUAL / EBS / bmc / KOCCA

En 1995, en el primer Seoul International Cartoon & Animation Festival [festival internacional del cómic y la animación de Seúl] (SICAF, por sus siglas en inglés), los jóvenes directores presentaron sus cortos, una auténtica labor de dedicación, a una audiencia que sentía curiosidad. Este modesto inicio tomó un enorme impulso con la aplicación de la tecnología digital. national Cartoon & Animation Festival [festival internacional del cómic y la animación de Seúl] (SICAF, por sus siglas en inglés) para que los jóvenes realizadores pudieran mostrar sus cortos, una auténtica labor de dedicación, a una audiencia que sentía curiosidad. Este modesto inicio tomó un enorme impulso con la aplicación de la tecnología digital, mientras que internet sirvió como plataforma para diseminar la información relacionada y atraer a nuevos aficionados. Las universidades comenzaron a ofrecer cursos de animación y el arte de la historieta, por lo que hubo una rápida proliferación de departamentos. Este nuevo grupo de creadores pasaron de hacer cortos a largometrajes, a menudo, con excelentes resultados. Por ejemplo: Ashes in the Thicket [cenizas en el matorral] fue invitada al Annecy International Animated Film Festival en 1999 y su director, Lee Seong-kang, ganó el premio en 2002 en ese mismo certamen con My Beautiful Girl Mary [mi bella chica Mary]. Desafortunadamente, las buenas críticas que recibió internacionalmente no se tradujeron en éxito en taquilla en Corea. En 2007, Lee estrenó Yobi, el zorro de cinco colas, de una expresividad exquisita, pero esta película tampoco logró gran recaudación.

8

Cu l tu ra y a rte d e Co re a


2 3 ©MBC•SOK•HEEWON

1. La película infantil de animación Robocar Poli [el coche robot Poli] (2011). 2. 27 países han comprado los derechos de emisión de Jang Geum's Dream [el sueño de Jang Geum] (2004).©MBC·SOK·HEEWON 3. Productores de animación coreanos y europeos en la reunión Cartoon Connection Corea-UE 2011.

En 2003, tras un proceso de producción de 7 años y un presupuesto de 12.600 millones de wones, se estrenó Wonderful Days [días maravillosos]. Las dimensiones de este proyecto crearon grandes esperanzas, pero el resultado tampoco fue satisfactorio. El director, Kim Moon-saeng, decidió no hacer más películas de animación porque no veía posibilidad de tener éxito. Desafortunadamente, el conocimiento adquirido en el proceso de producción de esta película no se ha transmitido de forma sistemática, pero el personal pasó a desempeñar funciones fundamentales en la industria. En la primera década de este siglo, el ubicuo acceso a internet fomentó la popularidad de cortos de animación. Obras como Mashimaro Forest [el bosque de Mashimaro], Pucca, Zolaman, y Raincoat Boy [el chico de la gabardina] se extendieron por correos electrónicos y se subieron a la Red, y los espectadores coreanos las veían. En particular, las dos primeras, se convirtieron en personajes de mercadotecnia. Las series de televisión también muestran una creciente diversidad. No sólo es mejor la calidad, sino que algunos programas han logrado convertirse en éxitos comerciales. Pororo, el pequeño pingüino (2003) es una de ellas y lidera los dibujos animados infantiles. Jang Geum's Dream [el sueño de Jang Geum] (2004), que narra la historia de una joven cocinera de la corte, el personaje principal de la telenovela Dae Jang Geum (Una joya en el palacio), ha sido exportada a 27 países. Robocar Poli [el coche robot Poli] (2011), a la estela del éxito de Pororo, ha sido una de las series favoritas de los más pequeños dentro y fuera de Corea. Estos innovadores dibujantes coreanos no buscaban ganar dinero, sino cumplir sus sueños, y siguen contribuyendo al futuro de la animación coreana, fotograma a fotograma. El dinamismo actual de esta industria en Corea y su brillante futuro se debe a sus apasionados esfuerzos. (Traducido por José María Areta)

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

9


La animación en Corea

El director Ahn Jae-hoon y una escena de Green Days .

Líderes de innovaciones y proyectos creativos Las películas, las telenovelas y la música pop nacional [k-pop ] se han popularizado en todo el mundo por la ‘ola coreana’. Lo mismo ha ocurrido con la animación. Kim Ik-hwan Editor de Newtype Korea | Ahn Hong-beom Fotógrafo

10

Cu l tu ra y a rte d e Co re a


Un director que retrata la sociedad coreana actual

A

© Studio MWP

hn Jae-hoon, director de los estudios MWP, es el responsable de crear una versión animada de Sonata de invierno , la inmensamente popular telenovela que inició la ‘ola coreana’. MWP es bastante poco usual. Un rincón está ocupado por distintos objetos y productos para el hogar que podían hallarse comúnmente en Corea hace 40 años. Ahn ha viajado por todo el país para coleccionarlos y así ofrecer al personal encargado del proyecto de Green Days [días verdes] una mejor perspectiva de ese periodo. Esta obra del año pasado es una reproducción muy detallada de la vida en el país durante la era del rápido desarrollo económico, cuando todo sucedía en un abrir y cerrar de ojos. Fue un periodo tumultuoso que está en la memoria colectiva, pero del que queda muy poco. Este filme espera su estreno oficial en medio del interés que hay en Corea y también en China y Japón. Estos días, Ahn trabaja en Animation from Korean Short Stories [animaciones de cuentos coreanos], que pretende transmitir los paisajes y el lirismo de la Corea de hace 70 años. Kim: Debe de haber sido muy costoso crear una descripción tan detallada de la sociedad coreana de hace más de una generación Ahn: No creo que nadie se dé cuenta de lo rápido que desaparece lo que nos rodea si no lo recordamos. Así

que fue una ventaja que las imágenes de un momento no tan lejano de nuestra sociedad hayan logrado fascinar a las audiencias. Viajé por todos los rincones del país para entrevistar a gente sobre cómo eran sus pueblos, coleccioné fotografías raras en blanco y negro y visité el mercado popular de Hwanghak-dong casi dos veces por semana. Kim: Oí que el preestreno en China fue un éxito Ahn: China tiene una cultura bien enraizada con un

gran respeto por los artesanos, así que quedaron muy impresionados por la atención al detalle de cada fotograma. Un espectador vino a Corea para visitar nuestro estudio dos días después de ver la película. Este filme nos ofrece una versión de nosotros mismos en un pasado que ya ha desaparecido, pero China está todavía en medio de ese cambio, así que espero que pueda hacerles reflexionar sobre su presente. Kim: ¿Cómo empezó su proyecto de animaciones de Fue una ventaja cuentos coreanos? que las imágenes Ahn: Para hacer animacio-

de la sociedad

coreana de no hace mucho hayan logrado fascinar a las audiencias.

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

11


Siguió adelante con esta serie a pesar de la vehemente opones, debemos recuperar lo que se ha almacenado en la memoria, al igual que cogemos una cuerda guía. Para mí, eso significaba trabajar con los cuentos. Kim: ¿Qué es lo más notable de este proyecto? Ahn: No es simplemente un asunto de transmitir el contenido de la historia por medio de dibujos. Quiero profundizar en cada palabra, cada oración y recrear en dibujos, tan fielmente como sea posible, los sentimientos que encierra nuestro lenguaje.

Jang Geum’s Dream : gastronomía coreana y más

J

ang Geum's Dream [el sueño de Jang Geum] es una serie de animación que ha tenido un notable éxito gracias a la popularidad de Dae Jang Geum (Una joya en el palacio), la telenovela en que se basa. La original, que tuvo un enorme éxito con una cuota de pantalla del 45,8 por ciento en Corea, fue exportada a unos 60 países, entre los que están Japón, China, Taiwán, Australia y Egipto. Esto ha creado una onda expansiva y ha ayudado a que Corea sea conocida no sólo como una economía emergente sino como un país con una larga historia y una rica tradición cultural. De igual forma, Jang Geum's Dream ha ayudado a presentar a Corea a los niños de todo el mundo. Kim Youngae, presidenta de HeeWon Entertainment, Inc., siguió adelante con esta serie a pesar de la vehemente oposición de quienes la rodeaban, que decían que “ninguna película de animación con un protagonista en traje tradicional coreano tendría éxito jamás”. Kim IH: ¿Cómo se convenció de que esta serie triunfaría?

Kim YA: Una vez que se rodeaban, que decían empezó a emitir, mi inseguridad se desvaneció. que ‘ninguna película Mientras estaba de viaje de de animación con un negocios, oí que se había pedido que se emitiera en protagonista en traje un horario más convenientradicional coreano te para los niños. Pronto, tendría éxito jamás’. aparecieron clubes de aficionados en internet y algunos aficionados japoneses comenzaron a visitar nuestro edificio. Entonces supe que habíamos logrado algo. Kim IH: La telenovela Una joya en el palacio presentó al mundo aspectos de nuestra cultura tradicional, como la vestimenta, la gastronomía y la forma de ser. Parece que esos elementos también son parte de esta serie animada. Kim YA. Primero, hicimos muchos esfuerzos para describir la belleza de nuestra vestimenta tradicional. Lo segundo en que nos esmeramos fue en la cocina. La telenovela original trataba primordialmente de gastronomía de la corte, pero en esta serie presentamos platos más comunes y otros con ingredientes medicinales. También hemos buscado describir a una chica coreana que tiene el coraje de superar cualquier dificultad que pudiera presentarse en su camino y seguir adelante, mientras se supera a sí misma. Kim IH: ¿Cuáles son las consecuencias del gran éxito de esta obra? Kim YA: La animación coreana se había acostumbrado a externalizar las producciones, así que puede ser difícil hallar

sición de quienes la

©MBC•SOK•HEEWON

12

Cu l tu ra y a rte d e Co re a


Kim Young-ae, productora de Jang Geum's Dream [el sueño de Jang Geum] y una escena de la serie.

Kim YA: En la actualidad, estamos trabajando en una serie para televisión que trata de una peonza, pero no puedo decir nada más hasta que no hagamos el anuncio oficial. También queremos producir un largometraje de animación basado en cuentos infantiles, quizá no inmediatamente, sino en un futuro no muy lejano. Queremos escribir y adaptar historias originales para crear una serie de animaciones clásicas que se puedan comparar con algunas japonesas de fama como El perro de Flandes o Heidi.

Robocar Poli : simpáticos amigos de los niños

R

especialistas dedicados. Los que trabajaron en este proyecto, desde el gerente hasta los escritores y los dibujantes, eran todos nuevos en este sector. Esto produjo dificultades, por supuesto, pero creo que hicimos lo correcto. Creamos confianza en nosotros mismos como productora. Seguiremos descubriendo nuevos talentos, creando un entorno donde el personal pueda desarrollar todo su potencial y presentando al mundo obras repletas de sentimientos coreanos. Kim IH. ¿Qué podemos esperar en el futuro? K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

obocar Poli [coche patrulla Poli], que se estrenó en febrero del año pasado, es una de las series de dibujos más populares entre los niños coreanos. ROI Visual, el estudio responsable de su creación, trabajó con el mayor fabricante de automóviles del país, Hyundai Motor, de forma similar a la que General Motors se involucró en las películas Transformers . Robocar Poli se centra en un grupo de simpáticos coches que se convierten en robots para ayudar a sus amigos en peligro. Al igual que el personaje principal de Pororo, el pequeño pingüino es conocido como “presidente Pororo”, Poli se ha hecho tan popular que ahora se le llama “primer ministro Poli”. Esta serie está destinada principalmente a los más pequeños por su contenido educativo, como lecciones de seguridad vial a cargo de los vehículos personajes. Lee Dong-woo, presidente de ROI Visual, ha logrado reputación por huir de los senderos más trillados y experimentar con aproximaciones totalmente distintas. Kim: ¿Cuál es el trasfondo de la creación del personaje Poli? Lee: Si vemos el mercado del mundo de la animación, veremos que muchos filmes destinados al público infantil son para los menores de cinco o mayores de siete. Hay una increíble escasez para los que están entre ambos. Por ello, creamos una serie divertida y educativa para los pequeños de cuatro a siete años.

13


Cuando investigamos este grupo de edad, hallamos serie no son que les gustaban los robots, superhéroes que los coches y la Policía, así intentan salvar al que combinamos todos los elementos en esta serie. mundo. Kim: ¿Cómo logra evitar las escenas de violencia? Lee: Cuando pensamos en coches que se transforman en robots, nos vienen a la mente imágenes de temibles gigantes, como los Transformers, pero Robocar Poli es sobre una unidad de rescate, así que están diseñados para ser redondos y bonitos, basados en ideas que vimos en los institutos de investigación y plantas de montaje de Hyundai Motor. Los robots de esta serie no son superhéroes que intentan salvar al mundo. Simplemente son un grupo que entiende y resuelve los problemas que los niños tienen dificultades para comprender. Por eso, hemos añadido los valores familiares y el espíritu comunitario de ayudar a los amigos y los vecinos. Kim: Los juguetes relacionados con la serie son grandes éxitos de ventas y los stands en las convenciones de animación siempre están repletos de visitantes. Lee: Fue difícil hacerse a la idea de su popularidad en un principio. Ahora, un año después de que empezara a emitirse, hemos firmado acuerdos de licencias para los productos y Poli es conocido y querido por muchos. Creo que ahora me he hecho a la idea de su popularidad. Kim: Creo que ya se ha empezado a emitir la segunda temporada. Lee: Hemos mejorado las escenas de transformación y las de rescate. Las historias son también más variadas, como resolver conflictos entre amigos, aceptar a los rechazados, proteger a los animales, medidas de seguridad cotidianas y educación vial.

Los robots de esta

1

Kim: ¿Es verdad que Robocar Poli se emitirá en el extranjero este año? Lee: Esta serie ya ha sido elogiada en el exterior al ganar el MIP Junior Licensing Challenge en 2010. Este año se emitirá en el extranjero, en unas 40 naciones de todo el mundo, desde el primer semestre. Las emisiones comenzarán en Francia en abril, y se están finalizando acuerdos con otros 11 países europeos, como Bélgica, Suiza y Rusia, y otros de África y Oriente Medio, aparte de Hong Kong, en Asia, junto 2 con Taiwán, Indonesia,

©ROI VISUAL / EBS / bmc / KOCCA

14

Cu l tu ra y a rte d e Co re a


1. Lee Dong-woo, productor de Robocar Poli 2. Escena de Robocar Poli 3. Estudiantes del Instituto de Formación Profesional de Animación en un laboratorio aprendiendo a hacer películas con figuras de arcilla.

Malasia, Singapur y China. En la segunda mitad del año se sumarán otros, como Canadá y Australia.

Otros notables líderes de esta industria OCON, la productora de Pororo, el pequeño pingüino , la serie de animación más popular en Corea, es la responsable de dar comienzo a una nueva era de esta industria al demostrar que las realizaciones locales pueden ser éxitos en el extranjero. A pesar de este impresionante éxito, la competición en el mercado local es más fiero que nunca. Con el próximo estreno este año de Pororo, la película, OCON intenta consolidar su liderazco. El estudio Animal, creadores de Ghost Messenger [mensajero fantasma], puede presumir de tener la mayor audiencia entre los adolescentes coreanos. Esta serie, que nunca se ha emitido en ninguna televisión o cine sino que se vende en DVD, es un raro ejemplo de obras para este tipo de público y lo más cercano a sus contrapartes niponas en términos de calidad. Como el mercado para estos jóvenes es minúsculo todavía en Corea, no se ha logrado dar con un modelo de negocio rentable. Y sin embargo, este estudio produce obras para este público, cuyo mercado está dominado por animaciones extranjeras con un 99 por ciento del total. El estudio KAAB, que creó Narong y Revbahaf–The Story of Rebuilding the Kingdom [la historia de reconstrucción del reino], se dedica tanto a los mercados infantiles como juveniles. El personaje de Narong, una ardilla voladora, era tan popular que se hicieron tres series para televisión, mientras que Revbahaf destaca por estar destinado al público juvenil, con temas económicos, basado en un cómic. La industria de la animación en Corea sigue produciendo nuevos talentos y tiene el potencial de expandirse tanto en calidad como en extensión. Será interesante ver qué líderes y obras traen estos nuevos aires. (Tra-

Búsqueda de diversidad e inspiración S

atisface ver a jóvenes directores de animación que desean aceptar nuevos desafíos. Chang Hyung-yun, que ganó el Premio de Horoshima en 2006 en el Festival Internacional de Animación de esa ciudad nipona con Wolf Daddy [papa lobo] (2005), está trabajando ahora en su primer largometraje, también de dibujos: The Satellite Girl and Milk Cow [la vaca lechera y la chica del satélite]. En este filme, el primer satélite coreano, Uribyeon 1, choca con un meteoro y cae a la tierra, pero el mago Merlín se acerca y crea a una niña llamada Ilho (‘número 1’ en coreano). Gyeongcheon, el protagonista de la cinta, es un joven de veinte años desafortunado en su carrera y en el amor. Cansado del mundo, se desanima y se convierte en una vaca lechera, a quien persigue una banda de depredadores en busca de víctimas desesperanzadas, al tiempo que se va transformando de vaca en humano y viceversa. Entonces, es rescatado por Ilho, que le ayuda a recuperar su ánimo. Kim Woon-ki, elogiado por elevar el nivel de la animación independiente coreana con The Old Man with Knapsack [el anciano con una mochila] (2003), está trabajando en Wolfie and Wollin, que cuenta la historia de un lobo que invade el territorio de los herbívoros y lucha por escapar cuando se hacen más fuertes que él. Estos jóvenes directores han aceptado el desafío de producir largometrajes que ayuden a la animación coreana a alcanzar nuevas cotas. En el centro de estos cambios están los jóvenes que crecieron con diversos tipos de animación y soñaban con formas de crear su propio mundo. Según Na Gi-ong, de la Asociación de Realizadores Independientes de Películas de Animación, cada año se hacen en el país unas 300 cintas, incluyendo proyectos de estudiantes y obras patrocinadas por los departamentos correspondientes de las universidades. Estas obras están ayudando a crear unos cimientos sólidos sobre los que levantar la futura animación en el país. Chae Song-sill Programador de animación del SICAF

ducido por José María Areta)

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

15 3


Special Animation La animación en Corea Feature

Mi hijo, Pororo y yo Al igual que mi hijo creció viendo dibujos animados, también esta industria debe crecer para que pueda seguir entreteniendo a los jóvenes del mundo. Por ello, Pororo debe ser sólo el principio. Park Seok-hwan Responsaible del equipo de negocio de contenidos de Korea Manhwa Contents Agency Ahn Hong-beom Fotógrafo

Los niños aprenden los juegos de la época de sus padres en esta recreación de un antiguo callejón decorado con personajes de tebeo en el Museo de Manhwa, Bucheon, provincia de Gyeonggi.


C

uando yo era niño, la televisión me enseñó la importancia del tiempo y las promesas. No hay forma de describir mi decepción cuando me desperté una mañana y descubrí que Famous Fairy Tales for Children [famosos cuentos infantiles de hadas] había terminado, o subir a casa de jugar en la calle, encender la televisión y comprobar que ya habían puesto Astro Boy. ¿Cómo podía saber exactamente el horario de esos programas? Aprendí a leer las manecillas del reloj y las guías de televisión en el periódico. Entonces, incluso si mi madre no me despertaba, me levantaba pronto para ver mi serie de hadas y antes de que mi hermano mayor viniera al parque a llamarme, regresaba para ver a mi amigo espacial antes de cenar. Mi padre quería ver las noticias, que eran a la misma hora en otro canal, así que llegamos a un acuerdo: hacía todas las tareas que me habían asignado y, como recompensa, podía ver mis dibujos animados. Alguna vez que había una retransmisión deportiva especial, esta promesa se rompía al instante. Yo acentuaba la importancia de cumplir lo que se dice pero mi padre decía que se podían dejar de lado “en ocasiones especiales”. Así que las animaciones me ayudaron a entender que las promesas podían flexibilizarse dependiendo de la situación y que la diversión venía después del trabajo.

1

El ‘niño de los dibujos’ se convirtió en oficinista Ya de adulto, trabajo con artistas y editores de manhwa (cómics) y con estudios de animación. Alquilo un espacio para trabajar, busco fondos para las producciones y promociono obras de calidad en el extranjero. Todo mi día es sobre manhwa y animación, un lujo comparado con mi infancia. Pero no tengo el entusiasmo de antaño. Para ser sincero, quiero olvidarme de todo en mis días libres, pero no es tan fácil. Al igual que cuando era un crío, a mi hijo le gustan mucho los dibujos. Los fines de semana, juntos en el sofá frente al televisor están el padre, que quiere olvidarse de ellos, y el hijo, que quiere perderse en ellos. La mayoría de los programas que me gustaban de niño eran japoneses, de tema familiar, con los que los adultos también podían disfrutar y que se habían realizado con los espectadores de todo el

1. Astro Boy. 2. Padre e hijo ven Pororo, el pequeño pingüino .

2


Después de dejar de ver Pororo , mi hijo veía Robocar Poli y Tayo antes de fijarse en Doraemon , una serie nipona. Ahora, en la escuela elemental, sus favoritos son

Beyblade y Bakuman , también japoneses, y pronto verá Yu-Gi-Oh!. mundo en mente. Para atraer a una audiencia tan diversa, se centraban en asuntos universales, como los sueños, las aventuras, los desafíos, la amistad y las relaciones familiares. Pero recientemente, las audiencias están muy segmentadas. Como los espectadores están más definidos, el contenido se ha hecho más específico. La presentación de situaciones particulares ayuda a los televidentes a involucrarse más que con conceptos generales. A mi hijo le gusta mucho la serie Pororo, el pequeño pingüino. Pororo es inquisitivo y aventurero, y vive en un pueblo en el bosque. Siente mucha curiosidad por todo y aprende por experiencia, a menudo sin pensar en las consecuencias. En otras palabras, es un alborotador. Aunque no puede volar, sueña con hacerlo, así que siempre lleva un gorro y gafas de piloto. En su aldea, vive con el pequeño dinosaurio Crong, que hace todo lo que hace su amigo, el pequeño zorro Eddy, el castor Loopy, la voz de la razón, y el enorme pero adorable oso Poby. Cuando mi hijo iba a la guardería, estaba tan ensimismado en el mundo de ese pingüino que incluso pensaba que él era Pororo, la guardería era el pueblo en el bosque, y sus amigos eran Crong y Eddy. Un amigo de mi hijo también creía que era Pororo y que mi hijo era Eddy, pero este replicaba: “Él es Crong porque siempre hace lo que yo hago”. De este modo, Pororo, el pequeño pingüino describe adecuadamente el mundo y las ideas de los niños de 5 años. Por medio de esta serie él aprendió sobre relaciones con los amigos, un comportamiento social adecuado y cómo reaccionar ante el peligro.

Series infantiles La industria de la animación coreana ha logrado algunos resultados notables con obras para niños pequeños. Para aprovechar el éxito de Pororo, se han producido algunas series más para niños de preescolar y de enseñanza primaria. Es la época dorada de las animaciones para estos grupos, con programas como Chiro y Noonbory, que están ambientados en bosques, y los que tratan de coches, como Tayo y Robocar Poli, o alimentos, como Cocomong. La calidad de las producciones ha mejorado notablemente y por eso estas series han triunfado también en el extranjero. El número de espectadores familiarizados con Pororo ha alcanzado un punto en que se puede decir que Corea produce animaciones atractivas para audiencias en todo el mundo. Esto es, por supuesto, algo positivo. No obstante, es preocupante. Según crece mi hijo, halla pocos dibujos animados que reemplacen los de la infancia. Después de dejar de ver Pororo, mi hijo veía Robocar Poli y Tayo antes de fijarse en Doraemon, una serie nipona. Ahora, en la escuela elemental, sus favoritos son Beyblade y Bakuman, también japonesas, y pronto verá Yu-Gi-Oh! Dentro de poco, estará prendado de los juegos informáticos y de las chicas. Los jóvenes espectadores de otros países no mantendrán su afecto por las animaciones coreanas cuando se hagan adolescentes. Las japonesas ya son populares en todo el mundo, así que incluso si los estudios comenzaran a producir series para los jóvenes, no podemos estar séguros de que tendrían éxito. Quizá crean que es mejor especializarse aún más en animaciones para los más pequeños, campo en que ya han demostrado su valía. Pero la industria coreana de animación necesita crecer también. Al igual que las series enseñaban a los más pequeños a comportarse, deben tratar también de los problemas a que se enfrentan los adolescentes y los adultos y los esfuerzos que hay que hacer para superar los problemas. Entonces, mi propio pequeño Pororo no necesitará abandonar la animación coreana. Yo también podría volver a ser fan de las series. En el mundo de los sueños y la fantasía, podía buscar el bienestar y la motivación para construir un mañana mejor. (Traducido por José María Areta)

18

Cu l tu ra y a rte d e Co re a


Un lugar para fotografiarse a la entrada del Museo de la Animaci贸n de Chuncheon, decorado con personajes y escenas de la serie televisiva de dibujos Pan de nube .


Foco

“Arirang”:

la sintonía de Corea se comparte con el mundo

1. Kim Jung-hwa sprinkles persimmon juice on her canvas. To work on a large-scale project, she goes out to the fields outside her

“Arirang” es una canción folclórica con una historia muy pintoresca que representa las sensibilida-

2. "Sees: Sees 20" (2009). 74cm × 122cm. Polygonum indigo, sappen74cm × 122cm. des de los coreanos en todo el mundo. Ahora se ha convertido en uno de los temas favoritos de los

aficionados internacionales al pop coreano (k-pop ), por lo que su popularidad sigue creciendo. Park Hyun-sook Colaboradora © Fundación de las Artes Interpretativas Tradicionales Coreanas


E

l 6 de noviembre de 2011, un grupo de jóvenes participaron en una ‘multitud instantánea’, una flashmob (una reunión repentina de un grupo de personas en un lugar público, convocadas generalmente a través de redes sociales como Twitter o Facebook), en la plaza de Pompidou, en el corazón de París, para pedir más conciertos de k-pop en Francia. Estos aficionados cantaron una canción, pero no era uno de los recientes éxitos del tipo de música que exigían sino “Arirang”, una canción folclórica coreana menos conocida: Sylvia, una estudiante de informática, centró toda la atención al interpretarla magistralmente con una pronunciación natural. Después de oír este tema como final de varios conciertos, la había buscado en internet y aprendió a cantarla. Dijo que su interés en el pop y el baile coreanos la han acercado a la cultura en general.

Historia de “Arirang” La patinadora Kim Yu-na (Yuna Kim) utilizó esta canción como tema principal en su programa libre, “Homenaje a Corea”, en los Campeonatos mundiales del año pasado. Durante el Mundial de fútbol Korea-Japón 2002, el grupo de rock YB hizo una apasionada versión de este tema en la plaza de Seúl ante decenas de miles de “Diablos Rojos”, los seguidores de la selección nacional. La famosa soprano Jo Su-mi (Sumi Jo) también la interpretó en un concierto con la Orquesta Filarmónica de Londres, y también en la ceremonia de la entrega del Premio Nobel de la Paz del año 2000 al que fuera presidente Kim Dae-jung. Sonó también en la Cumbre de la ASEM del 2000, en Seúl, y en la ceremonia de clausura de los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales en Atenas 2011.

© Fundación de las Artes Interpretativas Tradicionales Coreanas

Este tema, la canción folclórica coreana más famosa, se originó en Jeongseon, un área montañosa en la provincia de Gangwon hace unos 600 años. La cantaba la gente corriente en sus tareas cotidianas, como buscar leña, trasplantar arroz, sembrar los campos o recoger hierbas silvestres. Era también una melodía para cantarse en grupo, en celebraciones, o en solitario para combatir la soledad. El título de la canción, la primera palabra de la letra, arirang, no tiene un significado preciso. Son sílabas eufónicas adecuadas para la melodía. Se encuentra también en otros temas folclóricos o en frases como ari, arari o araseong. Puede improvisarse y sólo repetir una única sección con diferente letra, lo cual permite al intérprete adaptar el texto a la atmósfera de la ocasión. Por ello, hay unas 50 versiones y 6.000 variaciones en las dos Coreas. Cada una refleja las particularidades regionales, pero las de Jeongseon, Jindo y Miryang son las más elogiadas por su refinamiento. La primera transmite cierta melancolía y un aire de soledad mientras que la segunda está repleta de frases ingeniosas y metáforas reafirmadoras de la vida. La de Miryang expresa la forma de ser animada de la gente común y su pragmatismo. La versión más querida, no obstante, es “Arirang bonjo” (bonjo significa ‘original’ o ‘clave estándar’), banda sonora de la primera película Arirang, dirigida por Na Un-gyu en 1926. Fuera de Corea

Escenas del Arirang Hanmadang de 2011, donde se interpretan varias versiones de esta canción; la de Mungyeong (izquierda) la cantaban las mujeres mientras suavizaban la ropa golpeándola con palos, y la de Gangneung (derecha), formaba parte del repertorio de los agricultores al trasplantar el arroz.


“‘Arirang’ es una canción antigua y moderna. Bajo el dominio colonial nipón, sirvió para unir a los coreanos en su resistencia contra los invasores y desde entonces ha sido reinterpretada y recreada innumerables veces”.

podemos hallar otras versiones de la canción también, como la del Ejército de Independencia, en China, y la de Sajalín, Rusia, que muestran cómo esta melodía ha formado parte de la mente y corazón de los coreanos que se han asentado en áreas lejanas. Las letras son tan distintas como la música pero la mayoría de las versiones tratan del disfrute de la vida y del poder del amor, para que la gente pueda superar las dificultades. Básicamente, el tema enraíza con la naturaleza simple y afectuosa del pueblo coreano y de su visión optimista de la vida y afecto por los demás. Estas cualidades produjeron una impresión indeleble en el veterano de la Guerra de Corea Thomas Nuzzo. En 1994, cuarenta y un años después del armisticio, regresó al país y buscó a las dos personas que todavía recordaba, Park In-ja, de Chuncheon, y otro hombre de su misma edad que le había enseñado a cantar esa canción. Nuzzo, con una articulación perfecta, expresó con esa melodía su ardiente esperanza de rencontrarse con esas dos personas “que me dieron los mejores recuerdos de mi vida aunque no estuvimos juntos mucho tiempo” (Gangwon Ilbo, 2 de julio de 1994). Después de todos esos años, dijo que todavía recordaba perfectamente el genuino cariño del pueblo coreano y esta canción, que había oído durante la Guerra.

Cautivando al mundo En febrero de 2008, el director Lorin Maazel fue a Pyongyang, la capital de Corea del Norte, con la Orquesta Filarmónica de Nueva York, donde despertaron gran curiosidad entre todos por su interpretación de “Fantasía de Arirang”, compuesta por el norcoreano Choi Seong-hwan. Varios compositores extranjeros han creado arreglos de esta melodía para instrumentos occidentales. Ejemplos notables son el “Arirang for Flute and Piano” [Arirang para flauta y piano], de Gary Shocker (Theodore Presser, 2009), “Arirang for Soprano Solo” [Arirang para solo de soprano], de Grant Cochran (E.C. Schirmer Publishing, 2010) y “Arirang Flute Obbligato” [obbligato de flauta de Arirang] (Pavane Publishing, 1995). ¿Por qué esos músicos de países extranjeros se han interesado en interpretar esta melodía? Para George Winston, “Arirang” es una canción que expresa emociones que trasciende culturas y fronteras. El guitarrista Lee Ritenour afirmó: “Arirang es una de las melodías más bellas, simples y fascinantes que he interpretado. Su

22

Kim Jung-hwa sprinkles persimmon juice on her canvas. To work on a largescale project, she goes out to the fields outside her workshop. Sees: Sees 20" (2009). 74cm × 122cm. Polygonum indigo, sappen74cm × 122cm. outside her workshop. Sees: Sees 20" (2009). 74cm × 122cm. Polygonum indigo, sappen74cm × 122cm.

1

belleza puede expresarse de muchas maneras. Es, claramente, la señal de que estamos ante un gran tema, ¡ y esta canción lo es!”. Algo así puede superar las barreras del lenguaje con una inmensa vitalidad. “Arirang” es una canción de la escala pentatónica y compás ternario, simple, tal y como dice Ritenour, fácil de aprender y que llega al oyente por su elegancia.

La sintonía de Corea Al igual que la isla de Jeju es la más bella de Corea y el kimchi es el alimento representativo del país, “Arirang” es la canción más querida por su gente, a la que ha acompañado durante las penurias de su historia. Está viva no sólo en el país sino en cualquier lugar donde hay coreanos, famosos por no olvidar nunca su cultura original. En la actualidad, hay unos 7,5 millones, el 15 por ciento de toda la población, residiendo fuera del país. Los datos estadísticos indican que, en términos de porcentaje del total de la población, la diáspora coreana es la segunda mayor del mundo, detrás de la del pueblo judío. Los coreanos residentes en Japón, China, Rusia, los Estados Unidos, Europa u Oriente Medio cantan esta canción, que está asociada con su país y región de origen. En las últimas décadas, Corea del Sur ha logrado un desarrollo económico sin precedentes y ahora está entre los 20 países más ricos del mundo. Tiene una tecnología de la información muy avanzada y también destaca internacionalmente en el deporte. Su capacidad de lucha y perseverancia, al igual que su calidez, pasión y cordialidad han sido constantes en toda su historia, que se extiende durante cinco milenios. Su tenacidad colectiva, que ha hecho posible que haya superado las pruebas más duras una y otra vez, se expresa en “Arirang”, un tema que revela los auténticos sentimienCu l tu ra y a rte d e Co re a


2

tos coreanos, y cuya influencia puede verse en distintos campos artísticos: novela, cine, teatro, música pop y danza. El valor cultural de esta melodía y su presencia en tantos lugares ha dado lugar a cierta controversia entre Corea y China. En mayo de 2011, China incluyó esta canción y 12 otras expresiones culturales de los habitantes de etnia coreana que viven en su territorio en su lista del patrimonio intangible. Los coreanos están preocupados de que esto sea el paso preliminar a considerarlas parte de la cultura china e incluirlas en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Kim Yeon-gap, director ejecutivo de la Asociación del Arirang, dijo que esta medida de las autoridades chinas es absurda, al mismo tiempo que preguntó: “¿Qué pasaría si nosotros nos atribuyéramos el patrimonio chino en Corea?”.

Símbolo nacional duradero El Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo eligió esta canción uno de los “100 símbolos culturales de Corea” y creó una comisión en 2008 para fomentar su internacionalización. El ministro, Choe Kwang-shik, declaró en una conferencia de prensa reciente que su departamento quiere que todas las versiones de “Arirang” de todas las partes de la península sean inscritas en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Para que sean revisadas este año por el subcomité del registro de dicha organización internacional, el Gobierno ha cambiado sus planes iniciales de presentar sólo la de Jeongseon e incluir todas las versiones locales, por lo que necesita actualizar la propuesta. Con la esperanza de un fallo positivo, el subcomité de la UNESCO recibirá todos los materiales que reflejan el valor de “AriK o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

1. La patinadora Kim Yu-na interpretando “Homenaje a Corea” en los Campeonatos Mundiales de 2011, con música basada en “Arirang”. 2. Durante el Mundial de fútbol Corea-Japón 2002, decenas de miles de personas se reunieron en la plaza de Seúl para cantar “Arirang” y así apoyar a su equipo nacional.

rang” como patrimonio cultural global. Además, está en marcha un proyecto nacional titulado “Arirang y el territorio cultural del pueblo coreano”, para concienciar a la gente del valor cultural e importancia de esta canción. Este plan, con exhibiciones, interpretaciones, programas educativos y seminarios especializados, está patrocinado por el Ministerio mencionado, la Administración del Patrimonio Cultural, el Museo Folclórico Nacional, el Centro Nacional Gugak y la Fundación de las Artes Interpretativas Tradicionales Coreanas. En la Conferencia Internacional sobre esta melodía, organizada por esta Fundación y la Academia de Estudios Coreanos en diciembre del año pasado, la profesora Jean Kidula, de la Universidad de Georgia, Estados Unidos, dijo en su presentación: “‘Arirang’ es una canción antigua y moderna. Bajo el dominio colonial nipón, sirvió para unir a los coreanos en su resistencia contra los invasores y desde entonces ha sido reinterpretada y recreada innumerables veces”. Su comentario ilustra perfectamente la atemporalidad del valor de este tema folclórico tan especial. El profesor Jang Ik-seon, de la Universidad de Yanbian, China, otro de los ponentes, propuso la creación de una red internacional y así preservar la esencia de la nación coreana presente en esta canción para la posteridad. (Traducido por José María Areta)

23


crÍtIca de arte

El mundo artístico de los pintores de la corte de Joseon La exhibición “Pintores de la corte de Joseon” ha sido el primer intento de ofrecer una panorámica general de los artistas de palacio, que desempeñaron un papel fundamental en la historia del arte de ese periodo. Esta muestra, con pantallas interactivas y programas informáticos, posibilitó a los espectadores hacer un fascinante viaje en el tiempo. Koh Mi-seok Periodista de la sección de arte y diseño de The Dong-a Ilbo | Fotografías Museo Samsung de Arte, Leeum

D

urante toda la Dinastía Joseon (1392-1910), hubo un grupo de artistas encargados por la corte de pintar los acontecimientos y ceremonias relacionadas con la familia real. Eran los responsables de dejar constancia visual de la autoridad de la monarquía y de la legitimidad del Estado. Además, crearon obras de distintos estilos pictóricos, como “paisajes idealizados”, dominio exclusivo anteriormente de los eruditos, o pinturas de género, incluyendo algunas con temas sexuales explícitos. Estos artistas, conocidos como hwawon, crearon todo tipo de obra visual relacionada con los asuntos cortesanos.

24

Provenían de la categoría colectiva de técnicos conocida como jungin (“pueblo medio”) y tenían un estatus similar a los funcionarios de bajo rango de la actualidad. En la rigidez social de esa época, se tendía a mirar con cierto desprecio a este tipo de personal especializado. Por ello, estos pintores, con alguna excepción, nunca recibían reconocimiento alguno. Este anonimato se achacaba al hecho de que eran “los cuadros de los eruditos, u hombres de letras” (muninhwa) los que ejercían una gran influencia sobre las tendencias artísticas del momento. Cu l tu ra y a rte d e Co re a


1

1. Políptico de 8 paneles de Procesión real al panteón de Hwaseong (alrededor de 1795), de Kim Deuk-sin y otros, tesoro número 1430. Cada sección tiene 147 x 62,3 cm. 2. Visitantes miran Procesión del palanquín real , en el pasillo del primer piso, dedicado a la pintura de la corte. Debajo de este enorme cuadro hay pantallas táctiles que muestran a los visitantes diferentes partes de la obra.

2

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

25


1. Gatos jugando (finales del siglo XIX), de Jang Seung-eop; tinta china y color sobre papel, 136 x 52,8 cm, Museo Nacional de Tokio. 2. En el centro de la sala de exhibiciones del primer piso, se presentaron en un círculo obras maestras que representan la grandiosidad de la corte de Joseon, con El sol, la luna y los cínco picos en el medio. En el suelo se proyecta una imagen del “palacio oriental”, con una descripción detallada del interior y exterior. 3. Montañas y ríos sin final (finales del siglo XVIII), de Yi In-mun; tinta china y color sobre seda, 43,5 x 856 cm, Museo Nacional.

Para conmemorar la contribución de esos pintores cortesanos al arte nacional y dar la oportunidad de corregir dichos estereotipos y prejuicios sobre sus obras, el Museo Samsung de Arte, Leeum, una prestigiosa galería privada en Seúl, organizó la exhibición “Pintores de la corte de Joseon”, donde podíamos ver 110 cuadros, entre los que había uno designado Tesoro Nacional y otros 12, Tesoros. Esta muestra duró del 13 de octubre al 29 de enero pasados y fue muy elogiada por su combinación ideal de entretenimiento y educación. Se mostró una extensa colección de pintura de la corte retocada digitalmente, aparte de la primera Procesión del palanquín real, una obra de gran formato, de 996 cm de longitud, y Gatos jugando , préstamo del Museo Nacional de Tokio. A diferencia de otras exposiciones de arte tradicional, esta destacó por la gran cantidad de interactividad, que daba la oportunidad de involucrarse. Por ello, la vieron no sólo los amantes del arte sino otros muchos, especialmente jóvenes, que nunca han mostrado gran entusiasmo por esta manifestación artística, o mujeres de mediana edad. El catálogo fue el más vendido en la historia del Museo.

¿Quiénes son los pintores cortesanos? Los pintores de Joseon estaban adscritos a Dohwaseo, la Oficina Real de Pintura. A diferencia de Occidente, donde la corte encargaba a un artista de renombre una obra particular, en Corea se

1

Ko re a n Cu l tu re & A rts


2

mantenía una agencia encargada de tener artistas cualificados y de supervisar el proceso. “Se menciona por primera vez a pintores como funcionarios en documentos de 1417 y dejaron de existir en 1908, durante la época del Imperio”, nos explica Hong Sun-pyo, profesor de Historia del Arte en la Universidad Femenina Ewha. “Durante toda la Dinastía, los pintores desempeñaron un papel crítico en el desarrollo de las bellas artes durante sus épocas respectivas, desempeñaron su labor oficial y también aceptaron solicitudes para obras particulares”. A principios del periodo, la Oficina tenía 20 pintores, pero sólo 5 puestos pagados. Creaban todo tipo de cuadros para la corte, desde retratos del rey y criados destacados a descripciones detalladas de palacios e incluso mapas de todo el país, aparte de pintu-

ras de eventos históricos, ceremonias de la corte, obras decorativas, ilustraciones para publicaciones y dibujos para vasijas de cerámica. No obstante, su estatus era bajo y sus condiciones laborales, miserables. Su situación mejoró durante el reinado de Sukjong (r. 1674-1720), lo cual ayudó a que hubiera más artistas con talento. Aunque ser pintor de corte no era un trabajo fácil, tenían estatus social y cierto elitismo. Algunos de los más reconocidos lograron cierta riqueza con los encargos de miembros de la nobleza y otros mecenas, aparte de su trabajo oficial. Sin duda, el más destacado de todos fue Kim Hong-do (1745-después de 1816), el virtuoso artista de finales de la Dinastía. Siempre estaba trabajando y completaba sus encargos oficiales con una gran cantidad de privados. En China, la agencia de pintores de la corte de la Dinastía Song dejó de existir durante las eras de Yuan y Ming, y fue restaurada en 1736. Por el contrario, Joseon mantuvo su Dohwaseo durante los cinco siglos de su Dinastía, adiestrando a los pintores y gestionando su trabajo: “Joseon era una nación de cronistas. Al igual que los anales documentaban exhaustivamente lo que decía o hacía el monarca, los pintores tomaban nota de los eventos históricos que rodeaban a la familia real”, nos dice Jo Ji-yoon, conservador del Leeum.

Más que retratos de la familia real y paisajes Esta muestra, en dos pisos del edificio del Museo, no estaba ordenada por orden cronológico o por autor, sino por función: los cuadros para ocasiones oficiales y los creados por encargo personal. Este sistema pretendía identificar a los pintores como un grupo de élite dentro de los artistas de la Dinastía y ayudar a comprender la historia del arte de ese periodo por medio de la expresividad de Koreana ı Spring 2012

3

27


sus pinceladas. El primer piso se convirtió en un largo pasillo para que los visitantes tuvieran la sensación de formar parte de una procesión mientras paseaban por la gran Procesión del palanquín real. Este cuadro del XIX representa, con pinceladas intrincadas y mucho colorido, la comitiva del monarca durante un viaje. Al final del pasillo, había un arreglo circular de obras que simbolizaban la grandiosidad de la corte. En el centro, estaba el cuadro Sol, luna y los cinco picos, un bello paisaje de pincelada exquisitamente detallada; al lado, la obra de un banquete por la recuperación del rey Yeongjo de su enfermedad y un biombo de diez paneles con una pintura de peonías maestramente ejecutada. La ordenación de los cuadros, rodeando a los visitantes, potenciaba la impresión de estar viajando en el tiempo. Las creaciones oficiales, que incluían los retratos de criados de reconocido mérito y mapas de varios lugares, ayudaban a entender los temas de estos artistas. En el sótano, se había ordenado el espacio como en un hogar tradicional de la clase gobernante, los principales clientes de estos artistas. Los espectadores veían distintas obras mientras paseaban por un sendero intrincado, interconectado, que desem-

28

2 Cu l tu ra y a rte d e Co re a


1. Inmortales (1776), de Kim Hong-do; tinta china y color sobre papel, 132,8 x 575,8 cm, Tesoro número 139. 2. Retrato de O Jae-sun (finales del XVIII-principios del XIX), de Yi Myeonggi; tinta china y color sobre seda, 152 x 89,6 cm, Tesoro número 1493.

1

“Joseon era una nación de cronistas. Al igual que los anales documentaban exhaustivamente lo que decía o hacía el monarca, los pintores tomaban nota de los eventos históricos que rodeaban a la familia real”.

bocaba en espacios rodeados por muros tradicionales de piedra o en cenadores de madera. Mientras que estos artistas solían pintar para satisfacer los gustos de sus clientes, también tenían aspiraciones creativas fuera de las tendencias del momento, lo que contribuyó al desarrollo del arte en su época. Su talento es evidente en las pinturas de género, en las que capturaron las vidas cotidianas de la clase trabajadora de finales del XVIII y épocas posteriores. Las obras de los artistas más destacados de la corte, como Kim Hong-do, Shin Yun-bok (alrededor de 1758-después de 1813) y Kim Deuk-sin (1754-1822), testifican el atractivo de este estilo pictórico. Finalmente, una pequeña habitación, sólo para adultos, contenía una muestra de cuadros con temas eróticos, que se veían a través de un enrejado, como si secretamente miráramos por una ventana.

Tecnología de vanguardia en las muestras Los visitantes disfrutaron de forma especial de los aspectos interactivos que los permitía ver distintas partes de un cuadro con dispositivos electrónicos tipo tablet o un monitor de vídeo. Hong Ra-young, vicedirector, nos contó que estas aplicaciones han sido K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

programadas por el Museo para que todos puedan disfrutar y apreciar la pintura tradicional, especialmente los más jóvenes, familiarizados con estas nuevas tecnologías. La digitalización de La procesión de vuelta a Seúl, una obra de gran formato, que describe una ceremonia en la que intervinieron 6.000 personas y 1.400 caballos, permitía que, si se tocaba una parte del cuadro, surgieran detalles del mismo en alta definición con detalles de las expresiones de los rostros de los espectadores, los gestos de los vendedores de yeot, caramelos masticables tradicionales, y las crines agitadas por el viento. De este modo, la tecnología más moderna ayudó a recrear las técnicas y esfuerzos de los artistas de la corte, que, a menudo, registraban la historia más allá de los requerimientos oficiales, al captar el ambiente de la época con sus descripciones realistas y vívidas. Como tributo a estos artistas, tanto a los famosos como a los olvidados, esta exhibición destacó la contribución que hicieron a su época. Al examinar sus creaciones desde la modernidad, los espectadores tuvieron la oportunidad de apreciar la atemporalidad de su encanto y conocer de cerca el esplendor y riqueza de la cultura de Joseon. (Traducido por José María Areta)

29


POR los escenarios del mundo

La soprano Im Sun-hae cantando con la Orquesta Strauss de Viena en el Concierto de AĂąo Nuevo 2011 en SeĂşl.


La soprano

Im Sun-hae: una estrella en alza en la ópera barroca europea

Im Sun-hae es una protagonista de la La pasión según san

Mateo , de Johann Sebastian Bach, dirigida por René Jacobs. Durante sus 13 años como profesional en Europa, esta soprano coreana ha interpretado un repertorio diverso, que va desde la música antigua europea a operetas de Viena. Lee Yong-sook Crítico de música

D

urante el Barroco europeo, en los siglos XVII y XVIII, los intérpretes de los teatros de la ópera competían entre sí para demostrar su nivel de perfección técnica. Como podemos ver en la película Farinelli, los vocalistas se ganaban a la audiencia con su virtuosismo en las notas altas, su elegante fraseo y su excepcional control de la respiración. Estos intérpretes necesitaban dominar las técnicas de los tonos altos y coloratura. Hoy en día, las audiencias de música clásica en Corea se están fijando más en la temprana música y ópera europeas. Artistas mundialmente reconocidos vienen aquí a actuar, mientras que los solistas, conjuntos y orquestas nacionales han dado pasos para ampliar sus repertorios e incluir obras antiguas como La pasión según san Mateo , de Bach, y los oratorios de Händel. La ópera barroca, sin embargo, todavía es algo que los aficionados coreanos han de descubrir. Hay pocos profesionales especializados en este género, por lo que no suele representarse. Im Sun-hae es, por ello, más famosa en Europa que en su país.


‘Sun-hae, nuestra salvación’ Esta artista nació en Corea en 1976 y estudió música con Park Noh-kyoung en la Facultad de Música de la Universidad Nacional de Seúl. Continuó su educación con Roland Hermann en la Hochschule für Musik Karlsruhe como especialista visitante DAAD (servicio de intercambio académico alemán). Siempre que le decían en sus años de estudiante que mejorara su dicción, practicaba para corregir sus deficiencias. Hizo todos los esfuerzos posibles para superar sus imperfecciones idiomáticas adquiriendo una pronunciación clara y todo el conocimiento semántico posible para comprender y articular la letra en sus actuaciones. Para familiarizarse con la cultura europea y aprender idiomas, escuchaba programas de noticias y leía los subtítulos siguiendo a los presentadores. Dice que estos esfuerzos han sido una experiencia agradable y no un ejercicio tedioso porque de niña soñaba con ser presentadora de informativos de televisión. También le ha interesado siempre la literatura, lo que la ha ayudado a interpretar apasionadamente obras maestras en su género. Gracias a todo esto, su apariencia asiática no le ha impedido interpretar papeles en los escenarios europeos, donde ha sido elogiada incluso por las audiencias más selectas. Como ocurre con cualquiera de los artistas de fama internacional de hoy en día, tras serle asignados papeles secundarios, tuvo la oportunidad de debutar en uno importante en 1999. Un día antes del concierto le dijeron que tenía que interpretar la Gran misa en do menor, de Mozart, dirigida por el maestro Philippe Herreweghe. Aunque nunca había cantado la parte que le correspondía en un escenario, no dudó. Pasó toda la noche practicando y luego cogió un tren a Bruselas, donde debutó internacionalmente, con gran éxito. Im ha estado bajo la batuta de algunos de los directores de música clásica más importantes, como William Christie, René Jacobs, Fabio Biondi, Sigiswald Kuijken y Ton Koopmann. Sus interpretaciones y grabaciones con Jacobs, el famoso contratenor belga, a hora director, han sido una oportunidad excelente para que Im demuestre su talento musical. En colaboración con él, ha interpretado el papel de Servilia en La clemencia de Tito, de Mozart, de Zerlina, en Don Juan, Ilia en Idomeneo, Despina en Así hacen todas, Serpetta, en La jardinera fingida, La Música, en La fábula de Orfeo, y Eurídice, en Vísperas de la beata virgen, ambas de Monteverdi, y Rodisette, en el estreno mundial de Der Geduldige Socrates, de Telemann. Im Sun-hae consiguió hacerse respetar rápidamente entre sus colegas. Cuando la cantante que iba a interpretar el papel de Sandrina, una de las protagonistas de La jardinera fingida, cayó enferma antes de la gira por España, René Jacobs le pidió que representara también ese papel, aparte del suyo de Serpetta. Cuando Im le preguntó si pensaba que sería posible representar dos papeles tan distintos, el director le aseguró que era la única persona que podría hacerlo. Animada por esa confianza de sus colegas, hizo unas brillantes representaciones para las audiencias españolas. Las lágrimas de agradecimiento de una anciana admiradora En el Festival de la Música Antigua en Innsbruck, Im interpretó a Zerlina en una representación que se convirtió en un DVD. Su excepcional canto y elegante interpretación fueron muy elogiadas. Su perfecto control de las notas altas y sus técnicas de coloratura son sus fuertes, aunque su seductora inocencia y su encantadora coquetería gustan también a los aficionados a la ópera. Los críticos musicales en Europa y los Estados Unidos sue-

Im interpreta a la vivaz pastora Eurilla en la ópera de Haydn Orlando Paladino , dirigida por René Jacobs en la Ópera del Estado de Berlín en 2009.

32


len describirla como “coqueta”, elogiando así la sutil sensualidad de sus actuaciones. En el Festival de Edimburgo del año pasado, interpretó el papel de Eurilla de Orlando Paladino, de Haydn, dirigida por Jacobs. Su dramatismo fue atractivo y refinado, por lo que los críticos dijeron que tenía “una maravillosa y versátil coloratura”. Aparte de la música antigua, sus papeles en óperas han sido el de Adele, en El murciélago, de Johann Strauss, Yniold, en Pelléas y mélisade, de Debussy, la hermana Constance, en Diálogos de carmelitas, del compositor francés moderno Poulenc, y Adina, en El elixir de amor, de Donizetti. Ella afirma que le gustaría hacer nuevos papeles, como Sophie, en El caballero de la rosa, y así expandir su repertorio. Im Sun-hae se ha subido al escenario en la Ópera del Estado de Hamburgo, la Ópera Alemana y la Ópera del Estado de Berlín, la Ópera Nacional de París, el Teatro de los Campos Eliseos, y el Theater an der Wien, en Viena. Ha aparecido también con los principales músicos del mundo, como con William Christie, en su gira internacional con El Mesías,


de Händel, y de nuevo en 2008, con la misma obra, con la Orquesta Filarmónica de Nueva York, dirigida por Ton Koopmann, que fue muy aplaudida. Im recuerda especialmente una tarde tras su interpretación en La pasión según san Mateo, de Bach. Una anciana de la audiencia subió al escenario y, con los ojos llenos de lágrimas, la abrazó fuertemente para expresar su aprecio. Se sintió tan conmovida que esto, en su opinión, la animó a seguir con la música religiosa.

La pasión según san Mateo En agosto de este año, interpretará un papel protagonista en esta obra de Bach para Harmonia Mundi, bajo la dirección de René Jacobs. “Durante los primeros años de mi carrera en Europa, mucha gente dudaba que una cantante asiática pudiera interpretar adecuadamente y transmitir el mensaje de la música religiosa sobre un escenario”, nos recuerda la soprano. “Esta oportunidad de cantar en la grabación de esta obra maestra como solista significa mucho para mí, especialmente porque no es fácil hallar intérpretes asiáticos en los escenarios de música antigua”, afirma. En 2012, hará de Dorinda en la ópera Orlando, de Händel, también dirigida por René Jacobs, con una puesta en escena de Pierre Audi, el director artístico de The Netherlands Opera, y representada en La Théâtre Royal de la Monnaie, Bruselas, en abril y mayo. También vendrá a Corea. Cantará arias de Mozart en la Expo de Yeosu e interpretará el oratorio La creación, de Haydn, en el Great Mountains Music Festival, provincia de Gangwon. Su perfecto control de las notas altas y sus técnicas de coloratura En un festival internacional en Suiza el año pasado, Im cantó piezas coreanas, son sus fuertes, aunque su seductora inocencia y su encantadora actuación por la que recibió una larga ovación con el público en pie. “Me gustaría coquetería gustan también a los aficionados a la ópera. seguir presentando canciones artísticas coreanas a la audiencia internacional”, afirma. “La interpretación de papeles de ópera y canto de obras religiosas o artísticas debe hacerse, cada una, según la forma más adecuada de tono, emoción y técnica escénica. No es algo que se pueda lograr sólo con la práctica; requiere familiaridad cultural y conocimientos y, lo más importante, el desarrollo interior. Estas cualidades deben sentirse en el canto de un intérprete y también en las interpretaciones musicales y teatrales”. Verla sobre un escenario nos hace pensar que sus esperanzas ya se han cumplido. Su voz personifica la letra y sus expresiones transmiten toda la gama de emociones, ya sea frunciendo el ceño o sonriendo. Todos los gestos, incluso los más nimios, como la posición de sus dedos, tienen un propósito. Pero por encima de todo, la energía positiva que desprende sobre el escenario se proyecta a la audiencia. A decir verdad, lo tiene todo. Im Sun-hae es una persona muy religiosa y con gran espiritualidad; valora la libertad de su alma más que la fama como cantante. Desde 2009, ha dado clases regularmente en Tonj, Sudán del Sur, siguiendo los pasos del sacerdote coreano ya fallecido John Lee Taesuk, médico y misionero católico que pasó su vida ayudando a los necesitados habitantes de este pueblo africano. Im también ha organizado conciertos en Corea en beneficio de ese país. “A menudo reflexiono sobre qué tipo de vida quiero llevar como ser humano y como Im Sun-hae canta en el festival del Centro músico. Si puedo expresar mis pensamientos y se pueden sentir en mi arte, quizá mis cande las Artes de Seúl para conmemorar la ciones puedan confortar y agradar a la gente”, dice Im. (Traducido por José María Areta) apertura del IBK Chamber Hall en 2011.

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

35


ARtesano

“¡

Es como el color del papel de morera!”, susurra este octogenario artesano mientras observa la cálida luz de la tarde filtrándose por las ventanas de su espacioso taller. En seguida, toma un pincel que estaba sumergido en un recipiente de pegamento natural y lo aplica a un pliego de ese papel, que luego adhiere a un brocado de seda con sus manos, todavía ágiles. Lo que impresiona más es la calidad de su visión, que le posibilita, a sus 87 años, coger y ordenar cualquier trozo de papel o seda por pequeño que sea. Parece haber logrado escapar del deterioro de la edad. “No tengo problemas para leer libros o periódicos. Puede que se deba a que durante 70 años he compuesto y reparado obras bellas. En todos estos años he visto todas las pinturas y obras de caligrafía antiguas que son tesoros nacionales. Por apenas nada, he tenido oportunidades únicas de apreciarlas directamente. Trabajar me ayuda a reducir el estrés, pero también parece que me ayuda a mantener una buena vista y la salud en general. Trabajo todos los días desde las nueve de la mañana hasta las cinco o las seis de la tarde”, nos dijo.

El toque final a una obra de arte. En 1996, Kim Pyo-yeong fue nombrado Importante Patrimonio Cultural Inmaterial número 102 por fijar obras de arte (baecheop) una artesanía tradicional para preservar y acentuar un cuadro o caligrafía en un rollo, un soporte o un biombo. En la actualidad, es el único designado maestro de dicha actividad a nivel nacional. Es especialmente famoso por su habilidad para restaurar pinturas u obras caligráficas antiguas, consideradas lo más importante de este arte. Aunque podemos hallar algunos conservadores de arte en Corea, no alcanzan la categoría de Kim en cuanto a técnica y experiencia, evidentes en el inmaculado acabado de los soportes a los que fija las obras, tan nítido como el cuello (dongjeong) de una chaquetilla tradicional. Los libros de antaño, obras de caligrafía y pinturas sólo pueden destacar en una base adecuada. Por ello, ambos forman una unidad. Si el soporte no es el correcto, la belleza de la obra se verá afectada. Esta artesanía fue reconocida como campo específico a principios de la Dinastía Joseon (13921910), nos explica Kim, pero el origen de esta tradición tan desconocida se remonta mucho más atrás en el tiempo. “Gyeongguk daejeon [gran código para la administración del Estado] dice que la Oficina de Pintura tenía a cuatro artesanos conservadores. Al principio, los pintores de la corte de Silla Unificada (676-935) también realizaban esta labor. Durante la Dinastía Goryeo (918-1392), el desarrollo de la imprenta con planchas de madera y la fabricación de papel potenciaron esta artesanía.

Kim Pyo-yeong: maestro octogenario en una antigua artesanía

El baecheop es la artesanía tradicional de fijar una obra de arte a un rollo, un marco, un biombo o un libro. Kim Pyo-yeong, el único maestro de esta actividad designado oficialmente, es un “tesoro cultural humano” y lleva realizando su labor desde hace 73 años. Park Hyun-sook Colaboradora | Ahn Hong-beom Fotógrafo

36

Cu l tu ra y a rte d e Co re a


Pinturas pegadas a rollos por el maestro Kim Pyoyeong. Las obras se despliegan cuando se quiere mostrarlas.

“Un solo toque incorrecto con las pinzas o una pincelada errónea pueden arruinar una obra artística de incalculable valor. Una vez me llevó día y medio quitar un trozo de papel tan pequeño como la uña de mi dedo meñique”.

Cualquier artesano especializado en esta tarea debe ser paciente y meticuloso en su técnica y tener sentido estético. Nuestros antepasados decían incluso que el talento del artista sólo representa el 30 por ciento de un gran cuadro; el 70 por ciento restante corresponde al conservador, nos contó Kim. “Cuando busco seda en la que fijar un cuadro, intento más de 200 colores antes de decidir cuál prefiero. Coloco la obra sobre una gran tela y la dejo ahí varias horas; de vez en cuando la miro cuando paso. Y luego hago lo mismo con otro tono a ver qué combinación es la mejor. Repito esto durante unos días, hasta que elijo el que me gusta. Aprendí de mis maestros que este arte de montar una obra debe hacerse con paciencia y dedicación”, añade. Por ello, se dice que un artesano así

1

necesita ser calígrafo, pintor y carpintero. Cuando tenía 14 años, fue a ver a su primo Yun Byeong-se, famoso conservador de Cheongju, el lugar de origen de su familia. Se vio atraído instantáneamente por su trabajo y comenzó a aprenderlo. Durante la colonización nipona, halló una tienda especializada en esta artesanía, cuyo dueño era japonés, pero su primo tenía una técnica mejor y una mayor lista de clientes que le traían sus obras de arte más apreciadas. Después de aprender los principios básicos, Kim se trasladó a Seúl, al barrio de Insa-dong, para trabajar con Kim Yong-bok, famoso por su trabajo con viejas pinturas, etapa que resultó una valiosa experiencia, ya que perfeccionó sus habilidades.

2

3


4

“Para fijar cuadros antiguos, lo más importante es preservar la obra original lo mejor posible. Incluso una tan vieja que empieza a quebrarse por los bordes como una hoja seca puede conservarse todavía un siglo más si se restaura con un soporte adecuado. Siempre que veo un cuadro de antaño me admiro de la sabiduría de nuestros antepasados. El papel de morera que se hace en Corea, que, según se dice, dura mil años, es delicado pero resistente. Las pinturas antiguas pueden restaurarse lavándolas cuidadosamente con agua para que puedan separarse las áreas dañadas. Después, el papel revive, ya que se blanquea y la tinta destaca más. ¡No hay otro en el mundo que pueda restaurarse como este!”, nos contó.

Armonía de papel, pegamento y agua El proceso de esta artesanía tradicional involucra varios pasos intrincados. Se corta un brocado de seda, sobre el que se fijará la pieza de arte, de un tamaño ligeramente superior al pliego; en el reverso de esta obra se pegan hojas de papel de morera, una a una. Con este soporte, la pieza se fija a la seda y, cuando está seco, se pone en un marco, grande o pequeño, en un libro, se hace un rollo o se fija a un panel. Durante este proceso, el artesano debe tener K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

1. La seda de soporte, elegida para que combine con la pintura, se corta cuidadosamente. 2. Es importante que el pegamento tenga la consistencia adecuada y se aplique uniformemente. 3. Después de pegar una obra a la seda, las partes encoladas deben golpearse con un pequeño martillo para favorecer la adhesión y eliminar las bolsas de aire. 4. Restauración de una obra de caligrafía antigua.

siempre en cuenta las cualidades estéticas, prácticas y de resistencia de la pieza, lo cual requiere un profundo conocimiento de las propiedades químicas de cada material, especialmente de esos tres elementos. “No sería una exageración decir que la armonía del papel, el pegamento y el agua es lo esencial de este trabajo. Hay que tener buen ojo para la calidad y resistencia, y buscar los mejores materiales. Como el medio ambiente en la actualidad no es tan bueno como solía, hay que ser más cuidadoso si cabe. El papel de refuerzo, que no ha de ser ni muy duro ni muy débil, debe hacerse con la corteza de una morera sana. Los residuos químicos de este material pueden dejar manchas amarillentas en la superficie

39


1. El pegamento natural de nuestro maestro se deja envejecer durante más de 10 años. 2. Kim Pyo-yeong y su alumno, Hong Jong-jin, quieren transmitir este arte del enmarcado a las generaciones futuras.

1

de la obra, así que, al hacer el papel, hay que emplear agua muy pura. El espesante se hace disolviendo hibisco muy viscoso en lejía. Yo cultivo mis propias plantas para hacer ese producto. Las siembro en primavera y luego las corto, seco y almaceno en verano. Es muy laborioso hacer un buen pegamento natural de harina de trigo. Mientras seguía todos estos procesos, aprendí mucho sobre química y por ello he desarrollado mis propios métodos”, nos dijo. La preservación correcta de una obra fijada depende tanto de la calidad del papel que Kim no está contento con casi nada de lo que se vende en las tiendas, así que pide uno que se elabora de forma estrictamente artesanal en Andong, provincia de Gyeongsang del Norte, famosa por la calidad de las moreras. Este producto tan especial para nuestro artesano está hecho a mano sólo con la parte interna de la corteza de la sección media de un árbol sano, que se deja a la intemperie todo el invierno y luego se machaca para ir estirando las fibras. El propio Kim ha creado nueve tipos de papel de morera de calidad especial, añadiendo 20 por ciento de arcilla blanca a la tina con el agua y la pulpa. Esta greda se recoge en Goryeong y se purifica disolviéndola en agua. El material aumenta la flexibilidad del producto resultante y sirve además como antipolillas natural. Según él, la composición simple del papel (sólo corteza de morera, hibisco y arcilla blanca) lo hace ideal para fijar y puede soportar el deterioro de siglos. Kim también fabrica su propio engrudo, un proceso en que tarda 10 años. Primero, se vierten dos sacos de harina blanca en una vasija de barro (onggi), y se llena de agua para dejar destilar la solución. Cuando se forma espuma, se quita el agua y se reemplaza con otra limpia para seguir con el proceso, que da como resultado un ingrediente natural, sin bacterias ni moho, que no se echa a perder. La solución debe dejarse durante 10 años; el agua se cambia repetidas veces para eliminar todas las impurezas amarillentas. La harina se cuela y se seca, lista entonces para hacerse el engrudo necesario. En el patio del artesano hay unas 80 tinajas de barro que producen este polvo puro con que elaborar su precioso pegamento, que repele insectos y previene el moho.

40

Agonía y éxtasis de la restauración Desde 1978, cuando Kim Pyo-yeong empezó a renovar piezas designadas por el Estado patrimonio cultural, ha trabajado en más de 200. El disfrute de ver de cerca y manipular estas obras de incalculable valor han temperado su sentido de la responsabilidad: es un honor incomparable y una tarea agonizante para este artesano octogenario, todavía el mejor de su gremio. “Comienzo mirando el papel a través de un microscopio. Me fijo en su textura, su calidad y su grosor para elegir los pliegos de fijación más adecuados. Luego, preparo un pegamento con la consistencia adecuada según el tipo de papel: si es muy fino, dilatará pero si es muy grueso encogerá. Después de preparar la cola, hay que concentrarse en la obra de arte que tengo delante. Un solo toque incorrecto con las pinzas o una pincelada errónea pueden arruinar una obra artística de incalculable valor. Una vez me llevó día y medio quitar un trozo de papel tan pequeño como la uña de mi dedo meñique”, nos relató el artesano. Kim ha dado nueva vida a tesoros nacionales pero también a muchas pinturas budistas de distintos templos de todo el país, reliquias de la nobleza que han pasado como herencia por generaciones y antiguos documentos familiares. Especial relevancia tiene para nuestro artesano el enorme cuadro para ceremonias al exterior del templo de Ssanggye, de 14 metros de longitud y 6 de anchura, por las dificultades que tuvo al restaurarlo, ya que el rollo al que estaba fijado estaba muy deteriorado. La pintura más grande que ha tenido que restaurar durante su ilustre carrera es el de las ceremonias en el exterior del templo de Daeam, que mide 14 por 9,7 metros. Después de pasar la mayor parte de su vida adulta en Seúl e Ilsan, Kim regresó a su lugar de origen hace unos años por petición de su alumno, Hong Jong-jin, de 61 años de edad, Patrimonio Cultural Inmaterial número 7 de la provincia de Chungcheong del Norte. Hong, tan hábil como su maestro, ha restaurado ya seis tesoros nacionales y 15 obras también de gran importancia. En otoño pasado, ambos hicieron una exhibición conjunta en Cu l tu ra y a rte d e Co re a


2

el Cheongju Early Printing Museum [museo de primeros impresos de Cheongju]. Joie Springer, directora del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO, y Stephen Ellis, asesor de los Archivos Nacionales de Australia, estuvieron entre los visitantes a la exposición, que mostró lo extraordinaria que es esta artesanía. Kim y Hong trabajan juntos en el Artwork Mounting Training Institute [instituto técnico del fijado de obras de arte] en Bongmyeongdong, Cheongju, que ofrece una clase semanal para los jóvenes. Kim está encantado por transmitir sus conocimientos a estos estudiantes y tiene la esperanza de que alguno de ellos siga su senda y supere a sus maestros. K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

“¿Tengo razón si digo que la economía de hoy se diagnostica por las tendencias de los mercados de valores?”, se pregunta Kim. Luego añade: “En Joseon, el fijado de obras de arte era un indicador importante. En época de paz y prosperidad, esta artesanía prosperaba porque el rey ordenaba la producción de muchos cuadros con motivos de la buena fortuna, como los diez símbolos de la longevidad, o el sol, la luna y los cinco picos sagrados. Lo mismo hacían las familias de la nobleza. Deseo que ese interés reviva hoy. Las familias prosperarán si cuelgan rollos de caligrafía con aforismos edificantes en sus hogares e intentan ponerlos en práctica”. (Traducido por José María Areta)

41


MoNUMENTOS MODERNOS

El edificio de la estación de Seúl resurge como un nuevo centro cultural El 9 de agosto del año pasado, el viejo edificio de la estación apareció transformado en centro cultural. Después de haber cumplido su misión de servir de núcleo de las rutas ferroviarias de toda la nación, surgió como escaparate de la historia del ferrocarril del país y como celebración de la modernidad que este medio de transporte ha traído.

42

Kim Chung-dong Profesor del Departamento de Arquitectura de la Universidad de Mokwon | Ahn Hong-beom Fotógrafo

Cu l tu ra y a rte d e Co re a


E

l edificio de la estación central de Seúl, que ha servido de entrada a la capital durante mucho tiempo, es uno de los notables ejemplos de arquitectura moderna que todavía existen. Además, nos recuerda el tumultuoso periodo de la historia de su país al ser testigo de las dificultades del periodo colonial nipón y de la Guerra de Corea. Esta construcción, de 1925, fue transformada varias veces antes de esta última rehabilitación, que la ha convertido en núcleo de la cultura tras tres años de renovación. Al finalizarse la terminal del tren de alta velocidad en abril de 2004, la antigua estación central quedó vacía. Se habían elaborado planes para convertirla en museo ferroviario pero siempre se habían rechazado. En octubre de 2004, la delegación coreana de Docomomo International, una organizaK o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

ción dedicada a la documentación y preservación del patrimonio arquitectónico local del Movimiento Moderno (en relación con edificios, emplazamientos y vecindarios) organizó un foro abierto para discutir propuestas de utilización de la terminal. Como resultado, tanto la Corporación del Ferrocarril como la Administración del Patrimonio Cultural conocieron la opinión favorable de muchos coreanos de ver convertida la edificación en un espacio cultural. A partir de entonces, el Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo, encargado de la gestión del inmueble, buscó alternativas para su utilización. El proyecto se puso en marcha el 26 de noviembre de 2008 con un presupuesto de 20.000 millones de wones (unos 17,5 millones de dólares) para que la construcción recuperara su apariencia original de 1925, según las directrices del

43


1

Comité del Patrimonio Cultural. Este plan se llamaba “Estación de la Cultura: Seúl 284”, según el número en la lista de emplazamientos históricos que se le asignó a esta edificación en septiembre de 1981.

Comienzos del ferrocarril La historia de este medio de transporte en Corea data de finales del periodo de Joseon (1392-1910), cuando Japón estaba consiguiendo el control de esta decadente dinastía. El transporte comenzó con la línea Seúl-Incheon, a finales de la década de 1890, cuando la avanzada tecnología industrial europea invadió Asia. Esta ruta se abrió parcialmente el 18 de septiembre de 1899; la ceremonia de inauguración se realizó el 12 de noviembre en la estación de Seodaemun, construida especialmente para los extranjeros que vivían cerca de la puerta occidental de la capital y la comunidad diplomática en Jeongdong. Al año siguiente, el 5 de julio, se completó el puente de Hangang, lo que permitió al primer tren cruzar el río Han. El 8 de julio del mismo año, se construyó la terminal de Namdaemun (puerta meridional), cerca de la anterior. Era una estructura de madera de una sola planta, construida en medio de un arrozal bajo el puente de Yeomcheon, con un área total de 33 metros cuadrados. Esta nueva estación albergaba la oficina y las cocheras para la Corporación de la Línea Seúl-Busan. Tras la ruta a Incheon, hubo varias ceremonias en la estación de Namdaemun para conmemorar la finalización de otras líneas, incluyendo la mencionada a Busan (1905) y la de Seúl-Sinuiju (1906). A principios de la década de 1910, la agencia encargada de este transporte, el Gobierno 2 General nipón en Corea, renovó la estación y la convirtió en una estructura de estilo occidental de ladrillo y cambió su nombre al de Gyeongseong. La plaza frente a esta edificación sería el foco del Primer Movimiento de Marzo en 1919, cuando cristalizó la lucha de Corea por su independencia. El 3 de octubre de 1915, hubo una ceremonia en el palacio de Gyeongbok para marcar un hito: el ferrocarril alcanzaba ya una extensión de 1.000 li (393 kilómetros). El sistema estuvo gestionado por la compañía ferroviaria nipona de Manchuria del Sur durante 8 años desde julio de 1917, pero en abril de 1925, se volvió a encargar de la red el Gobierno General, que quería expandir la estación de Gyeongseong debido al crecimiento de carga y pasajeros. En

44

Obras de Cuenta atrás , un proyecto artístico en conmemoración de la apertura de ‘Estación de la Cultura de Seúl 284’: Extraños en un tren (1), de Rho Jae-oon, Monedas transparentes (2), de Che Swann y Rhee Sei, y Cápsula del tiempo 2 (3), de Jung Yeon-doo. Esta exposición especial intenta destacar la transformación de un espacio histórico en un centro cultural orientado al futuro.


La terminal de Gyeongseong, construida en 1925, sería la vía de entrada al territorio coreano y vehículo para la administración colonial nipona. Conectaba Japón con China y el resto de Asia.

3

esa época, Japón quería un control completo de Corea, por lo que necesitaba una estación no únicamente de uso militar sino civil. Como parte del proyecto de expansión, se erigió un nuevo edificio en las cercanías de la estación. Esta nueva terminal, sin embargo, no tenía una simple función práctica, sino cumplía un papel simbólico como una de las construcciones que reforzarían su dominio colonial y fomentarían la estabilidad social. La apariencia de almacén decadente de la estación existente no servía para destacar la autoridad y prosperidad del imperio nipón.

La estación de Gyeongseong La nueva terminal fue diseñada por Tsukamoto Yasushi (1869-1937), profesor de arquitectura de la Universidad de Tokio. Fue alumno de Tatsuno Kingo (1854-1919), el “padre de la arquitectura Meiji”, que había diseñado la estación de Busan (1910) y la sede del Banco de Corea (1912). Tatsuno emulaba el denominado estilo preclásico asociado a menudo con el constructor escocés Richard Norman Shaw (1831-1912), famoso por su estilo gótico victoriano. Cuando Tsukamoto diseñó este edificio, se fijó cuidadosamente en la estación de Tokio (1914), que su maestro había diseñado emulando la terminal central de Amsterdam (1884), en la capital holandesa. También se vio influido por las formas del Salón Público Central (1918), en Osaka, y la estación de Rautatieasema (1914), en Helsinki, diseñada por Eliel Saarinen. Como resultado, Gyeongseong presenta un exterior similar a prominentes terminales europeas. Los periódicos de la época la describen como “renacentista”, pero de hecho, es más ecléctica, a pesar de los notables elementos de ese estilo. La construcción fue supervisada por la división de la agencia ferroviaria del Gobierno General nipón. Tendría una superficie construida total de 6.783 metros cuadrados en tres

45


niveles: sótano, planta baja y un piso, en un solar de 231.530 metros cuadrados. Tenía que ser un gran proyecto, similar al de la estación de Tokio. Según la revista Joseon y arquitectura, la construcción duraría dos años desde junio de 1922, pero se retrasó debido al gran terremoto de Kanto, Japón, y requirió de 38 meses; se terminó en septiembre de 1925, aunque su tamaño se redujo a dos tercios del plan inicial por recortes del presupuesto. La terminal de Gyeongseong sería la vía de entrada al territorio coreano y vehículo para la administración de la colonia. Como la aorta del cuerpo humano, esta nueva estación, que se inauguró el 15 de octubre del mismo año, funcionaría como el núcleo del transporte de toda la península. Para muchos coreanos, era una edificación sobrecogedora; para los japoneses era algo de lo que sentirse orgullosos: “La mejor estación de Asia es ahora la de Tokio y la segunda, la de Gyeongseong”. Los japoneses que vivían en Corea mostraban su orgullo ante su bandera, izada frente a la entrada, mientras un tren en los andenes pitaba en su salida a Busan”.

El Expreso Continental Gyeongseong era la terminal que conectaba Japón con China y el resto de Asia. A principios de los años 20 del siglo pasado, en el área de esta estación, en el centro de Seúl, había 300.000 habitantes. Fue una era de ferrocarriles que unían el Imperio del Sol Naciente y sus nuevas colonias: Corea y Manchuria. En el archipiélago nipón, había una línea desde Tokio a Shimonoseki, en la costa suroccidental, desde donde partía un transbordador a Busan, en la costa suroriental de Corea; de aqui salía un tren hacia Seúl y luego Fengtian (Shenyang) y Pekín, en China. Esta red se expandía luego a Harbin, Chitá, en la Siberia oriental, Rusia, y atravesaba el país entero para llegar a Moscú, Berlín y París. El eslabón primordial de esta red era el servicio entre Gyeongseong y la ciudad china de Changchun (diciembre de 1911), que se unía con el Transiberiano, que alcanzaba las principales ciudades europeas (junio de 1913), y con la red de Manchuria del Sur hasta Pekín y Tianjin (septiembre de 1913). Diez años tras su inauguración, fue necesario ampliar Gyeongseong para acomodar el aumento de demanda en el transporte de pasajeros y mercancías. Un proyecto para lograrlo se inició en 1935; incluía la inauguración del servicio de carga a Alemania y Polonia a través de la Unión Soviética en 1937. El 1 de noviembre de 1939, el Expreso Continental comenzó su servicio hasta Pekín. La estación moderna La planta baja, con sus columnas, servían de área de espera, mientras que el primer piso tenía una sala para personalidades y un restaurante llamado The Grill [el asador]. El sótano, donde trabajaba el personal, estaba unido directamente a los ande-

1

1. La techumbre abovedada con pechinas bizantinas, bajo las cuales hay cuatro ventanales arqueados. 2. Vidriera en el techo del salón central. 3. Reloj sobre la entrada principal. 4. Salón central. El participante secreto , parte del proyecto de Cuenta atrás , puede verse entre las columnas.


2

nes. Los planos facilitaban su función como principal punto de tránsito. A diferencia de la de Busan o de la Termini (1950), en Roma, la estación de Gyeongseong no era una terminal, sino una parada para pasajeros y mercancías. Su área de espera era también un lugar de reunión para los ciudadanos, al igual que puede ser la recepción de un hotel. Los muros eran de ladrillo visto con un toque gótico y sus puertas y ventanas estaban decoradas con detalles clásicos. Los resaltes horizontales y verticales de la fachada, hechos con azulejos de granito blanco, añadían un sentido rítmico al edificio, mientras que la cúpula neobarroca le daba una magnificencia casi imponente. El área de espera en el centro de la estación tenía una techumbre abovedada con pechinas bizantinas, debajo de las cuales cuatro ventanales arqueados permitían iluminar la sala con luz solar. Fuera, pequeñas linternas a los lados de la cúpula están terminadas en un pararrayos. El gran reloj sobre la entrada principal se conocía como “el caballo de correos”, quizá por los equinos que se usaban para hacer las entregas durante el periodo de Joseon. La bóveda sobre el reloj está curvada como un arco, lo cual da a toda la estructura su personalidad oriental. El edificio, en general, es muy armónico desde cualquier ángulo. Este lugar fue fastuoso en sus mejores tiempos, y así se puede ver en la literatura de la época, como el siguiente párrafo: “… No obstante, fui a la estación de Gyeongseong… Café… Me gustaría… Sin embargo, tan pronto como entré en el recibidor, me di cuenta de que no tenía dinero, algo que había olvidado” (“Nalgae” [alas], de Yi Sang). El local donde Yi Sang, que aparte de ser escritor era arquitecto, no podía entrar porque no tenía dinero era The Grill, en el primer piso, que ha quedado transformado en esta renovación reciente en un salón de exhibiciones.

3

Cambio de nombre Tras la liberación del país de Japón el 15 de agosto de 1945, el Gobierno militar americano en Corea declaró que todas las líneas ferroviarias privadas y negocios colaterales en Corea quedaban nacionalizados. Gyeongseong pasó a llamarse la estación de Seúl el 1 de noviembre de 1947. Cuando se fundó oficialmente la República de Corea en 1948, quedó bajo la gestión del Ministro de Transportes surcoreano. Durante la Guerra de Corea, este emplazamiento sufrió grandes daños en los combates. El 26 de junio de 1950, toda la zona fue bombardeada por los Yak soviéticos como parte del asalto a la capital de las tropas norcoreanas y el edificio y los andenes fueron dañados, incluida la vidriera que con tanto esfuerzo había instalado el ejército de trabajadores del imperio nipón en la rotonda del edificio. Tras el armisticio, se reemplazó esa obra y se colocó el símbolo del taeguk, o supremo, de la bandera nacional coreana, y la rosa de Siria, flor nacional. Durante esta última renovación, se ha instalado otra pieza. Las estaciones de tren siempre están repletas de gente, especialmente durante las fiestas principales, como la de Año Nuevo lunar. Pocos otros lugares están tan llenos de historias de viajes, aventuras y descubrimientos, o de la tristeza de la despedida. Por ello, ya estén en ciudad o en provincias, estos lugares son más que un servicio de transporte: son monumentos emocionales para muchos. Algún día, cuando ambas Coreas se unifiquen, la estación de Seúl será un cruce fundamental en una red más grande, enraizada en el pasado, que se extenderá al norte de la de Pyongyang. El hecho de que la terminal central de Corea del Norte sea similar a la de San Petersburgo, en Rusia, nos recuerda el alcance y ambición del ferrocarril coreano en el pasado y nos indica un camino posible en el futuro. (Traducido por José María Areta)

47 4


ENTREvista

1

Choi Jong-tae:

“De repente, me di cuenta de que no sabía lo que era el arte” En 2011, el veterano escultor Choi Jong-tae realizó una gran exhibición de sus obras recientes. Su incontenible pasión y energía creativa han hecho posible que este octogenario, tan prolífico como siempre, esté siempre creando tanta calidad como cantidad: desde obras en madera policromada y piezas de bronce a imágenes en acuarela o pastel, unas 60 en total. Choi Tae-man Crítico de arte y profesor de la Universidad de Kookmin | Ahn Hong-beom Fotógrafo

48

Cu l tu ra y a rte d e Co re a


C

hoi Jong-tae, escultor y pintor de gran fama, ha realizado más de 20 exhibiciones en Corea y otros países desde la primera que realizó en solitario en 1964. Es también escritor y ha publicado 13 colecciones de ensayos. La primera, en 1986, se titulaba Artist and Historical Awareness [el artista y la conciencia histórica]. Desde su jubilación de la Universidad Nacional de Seúl, ha seguido trabajando en sus obras y sus escritos sobre teoría estética, sociedad y religión. Cuando fui a verle a principios de enero a su hogar, que es también su estudio, estaba pintando en el salón, rodeado de papeles de distinto tipo, barras de tinta china y pintura. Pasa todo el día leyendo, meditando o pintando a tinta o pastel y esculpiendo.

Pintar con los colores primarios Choi Tae-man: Ha organizado una exhibición hace sólo un mes pero ya está trabajando. ¿No descansa? Choi Jong-tae: Empiezo a trabajar nada más levantarme. Es un hábito. Para mí, pintar o esculpir es meditar y reflexionar, así que no distingo entre trabajo y descanso. Ambos son iguales para mí. Choi TM: En sus recientes exposiciones en el Gana Art Center, Suseong Artpia y la DEBEC Plaza Gallery, la primera en Seúl y las otras dos en Daegu, he notado que sus tallas en madera están pintadas. Usualmente, usted emplea los materiales para revelar su propia personalidad, sin decoración, o si la usa, tienen un acabado sutil. Esta vez, sin embargo, eran colores primarios que claramente destacaban. Choi JT: Cuando pinto, uso tinta y pastel o rotulador, por lo que la mayoría de mis cuadros están compuestos por los colores primarios, que creo son los más adecuados sobre madera. Evito mezclarlos demasiado porque la intensidad de los originales se pierde. Antes, en el caso de la escultura, pensaba que debían respetarse las características singulares de cada material, ya fuera madera, terracota o piedra. Sin embargo, después de trabajar tanto con madera, he aprendido que conseguir buen material no es fácil hoy en día: es un organismo vivo que reacciona al entorno sin importar lo bien seca que esté. Por ello, en vez de mostrar una superficie imperfecta, pensé que podía darle más vida, que se había perdido, por lo que empecé a pintarla. Choi TM: En su exhibición en el Gana Art Center, usted y yo charlábamos mientras nos tomamos un té y me di cuenta de una imagen del periodo de Joseon en una vitrina. Pensé que tenía colores similares a los que usted usa. ¿Podría ser influen-

3 1. El escultor Choi Jong-tae ha creado imágenes de niñas gran parte de su carrera 2. Oración (2009), 29 x 26 x 87 cm, madera policromada. 3. Ángel (2009), 27 x 18 x 73 cm, madera policromada.

2

49


1


“Sé que hay distintas opiniones, dependiendo de la concepción religiosa de cada espectador, sobre por qué un católico como yo talla una imagen de Avalokitesvara, pero me habían dicho que la diosa budista de la Compasión se parece a la madre de Dios”.

3 1. Avalokistesvara (2009), escultura de piedra en el templo de Gilsang, Seongbuk-dong, Seúl (fotografía de Ahn Hong-beom). 2. La Madona y el niño (2008), 22,5 x 30,3 x 118,8 cm, madera policromada. 3. Mujer pensando (2009), 30 x 43 x 68 cm, mármol.

cia del dancheong [policromía tradicional coreana en edificios de madera] y sus cinco colores básicos: amarillo, azul, blanco, rojo y negro? Choi JT: Es posible. Cuando ingresé en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Seúl [SNU, por sus siglas en inglés], el primer profesor que conocí fue Chang Uc-chin, cuyo trabajo estaba enraizado en la pintura folclórica. También me influyó mucho el profesor Kim Chong-yung, escultor muy disciplinado y sutil, con un uso mínimo del color. Mis tonos tienen un origen distinto, no obstante. Por suerte, descubrí en un libro la razón por la que pinto las esculturas: me di cuenta de que la mayoría de los colores que me gustans, como el púrpura, el rojo oscuro y el azul, son los que tienen significado y simbolismo religioso. No los utilizaba conscientemente con esa finalidad, pero creo que estaba influido por ciertos elementos místicos. Los colores de mis obras son, en realidad, los que se usan en la liturgia católica.

2 K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

La diosa budista de la Compasión Choi TM: Me he dado cuenta de que tiene varias obras de una niña meditando con la mano tocando su mentón. Me recuerdan a las estatuas budistas coreanas, especialmente la imagen de Buda en meditación, sentado con las piernas cruzadas. Choi JT: Una vez estudié las escrituras budistas en mis años en la SNU. Fue tras la Guerra de Corea y tenía muchas preguntas en mi búsqueda del conocimiento. Pensé que alguna religión podría ofrecerme una respuesta. A finales de las vacaciones de verano de mi tercer curso, fui al templo de Daegak, frente al Jardín Secreto, donde había una conferencia sobre budismo. Después, me sumergí en el “Sutra del corazón” y en el “Sutra del diamante” durante cuatro meses. Choi TM: Usted hizo la imagen de Avalokitesvara para el templo de Gilsang, en Seong-

51


1

buk-dong, ¿no es así? Choi JT: Siempre había querido tallar la imagen de la diosa de la Compasión, personificación de la piedad y la misericordia, pero no había tenido la oportunidad de hacerlo. Desde los 50 años empecé a involucrarme en trabajos para la iglesia católica y conocí a muchos sacerdotes mientras tallaba estatuas de Jesús y María. Me nombraron luego presidente de la Asociación de Artistas Católicos de Seúl, puesto que mantuve durante 10 años, así que tuve la oportunidad de conocer al cardenal Stephen Kim Sou-hwan. Un día le dije: “Estoy pensando en hacer una estatua de la Avalokitesvara. Si la hago, ¿me excomulgaría?”. Sonrió y me prometió no hacerlo. Luego, se presentó una oportunidad cuando el monje Beopjeong me pidió hacerla para el templo que menciona. Sé que hay distintas opiniones, dependiendo de la concepción religiosa de cada espectador, sobre por qué un católico como yo talla una imagen de Avalokitesvara, pero me habían dicho que la diosa budista de la Compasión se parece a la madre de Dios. Beopjeong, que ya ha fallecido, lo sabía muy bien y por ello ofreció una explicación sobre la creación de la talla con una inscripción en su pedestal: Esta estatua de Avalokitesvara fue realizada en este lugar para practicar el Camino por

1. Tinta china y acuarela sobre papel (2009), 39 x 27,5 cm. 2. Rostro de honor (2009), 28,5 x 31 x 63,5 cm, madera policromada.

52

2


un artista cuyo espíritu ha hallado esperanza y unión en este templo. Quien sea que la vea recibirá el poder de eliminar todo el sufrimiento y calamidad del mundo con la ayuda de la compasión y misericordia sin límites de esta deidad. En devoción a Avalokitesvara. Esta inscripción refleja claramente la consideración del monje por mi fe. Además, en una ceremonia para el toque final de la talla de los ojos, este religioso remarcó ante la audiencia cómo Avalokitesvara y la Virgen María tienen el mismo significado simbólico. Choi TM: ¿Por qué ha hecho tantas esculturas de mujeres, mejor, de niñas, todo este tiempo? Choi JT: Me han hecho la misma pregunta a menudo pero no conozco la respuesta. Lo he hecho toda mi vida. No ha sido intencional así que es difícil hallar la razón. Lo que sí puedo decir es que no uso modelos, al igual que para pintar. Expreso lo que hay dentro de mí. Uno podría decir con cierta razón que las niñas son la personificación de cierto ideal o de cierto anhelo. Quizá el deseo de un mundo simple y puro, sin violencia, que puede hacerse realidad en esa figura. ¿Cuál es su forma última? Sería Amor. Es por ello por lo que me decidí por Eternal Maternal [eterno materno] como título de la exhibición.

Búsqueda de la ‘forma coreana’ Choi TM: Kim Chong-yung, su estimado profesor, fue pionero de la escultura abstracta en Corea. ¿Ha pensado alguna vez seguir sus pasos? Choi JT: Hubo un corto tiempo en que me interesó esa corriente escultórica, pero no creí que fuera para mí, así que la abandoné rápidamente. A mediados de los años 60, decidí algo importante: hacer algo coreano. Era probablemente cuando empecé a formar mi mundo artístico. Unos 10 años después, al cumplir los 40, logré escaparme totalmente de las influencias de mi maestro. Tuve la suerte de aprender de un buen profesor, así que lograr la independencia no fue fácil. Choi TM: ¿Podía hablarnos más de ese punto? Choi JT: Mis intereses son la pintura y el arte folclórico en general, la cerámica y otras formas, como la arquitectura, la escultura, la escritura y otros tipos de pintura. También he estudiado arte moderno. Descubrí una belleza singular en las estatuas budistas coreanas que no se halla en las tallas occidentales. Observé el mayor número posible de ellas para hallar mi propio camino: desde las del antiguo Oriente, como Egipto y Asiria, a las obras de los antiguos griegos, de los maestros del Renacimiento, y trabajos de los artistas contemporáneos Constantin Brâncu i y Alberto Giacometti, aparte de cerámica china y las estatuas de la gruta de Seokguram, en Gyeongju, del antiguo reino de Silla, en Corea. Después de estudiar estas obras, tuve un periodo de contemplación y descubrí lo que quería crear. Cuando regresé en 1971 de un viaje alrededor del mundo, visité el Museo Nacional y Seokguram. Con las experiencias de mi gira global, tuve la certeza de haber hallado mi camino. A partir de entonces, he intentado crear mi propio estilo en vez de aceptar las influencias del arte occidental. Luego, un día, de repente me di cuenta de que no sabía lo que era el arte. Fue un gran trauma, pero sentí paz interior. No hay nada más importante que ser consciente de la ignorancia propia. Todavía trabajo, pero no intento insistir en algo ni siento la necesidad de persuadir a otros para que acepten mis ideas. Ahora, mi trabajo diario se ha convertido en una forma de vida y mi medio para hallar los valores más importantes y el sentido de la vida. Recuerdo esto cada momento. (Traducido por José María Areta)

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

Dos personas (2010), 37 x 15 x 56 cm, madera policromada.

53


Edición alemana del relato bélico de un comandante

detectar errores en temas políticos o económicos por el contexto. En con-

Schwertgesang

buirla a la baja calidad del original. Esa insatisfacción puede dirigirse al

Escrito por Kim Hoon y traducido por Heidi Kang y Ahn So-hyun, Stuttgart: Edition Delta, 196 páginas, €17,50

traste, en la ficción, una incorrección puede ser un desastre. La mayoría de los lectores será incapaz de distinguir la equivocación y pueden atriescritor. Por ello, un trabajo de tanta calidad como la de estos dos profesionales es una bendición.

Kal-ui norae se publicó en 2001, se convirtió rápidamente en un éxito

El año pasado, el prestigioso premio de traducción literaria de Daesan

de ventas y logró el premio Dong-in. Se ha traducido al español (2005) y al

fue otorgado a Heidi Kang por Schwertgesang, la versión alemana de la

francés (2006) y una versión inglesa está en proceso. La alemana vio la luz

novela de Kim Hoon Kal-ui norae (El canto de la espada), proyecto en el

en 2008.

que también colaboró otro traductor con talento, Ahn So-hyun. La larga

Yi Sun-sin, el personaje principal del relato, es un afamado almiran-

lista de trabajos de traducción de Heidi Kang, que le han valido varios pre-

te cuyas tácticas fueron fundamentales en la derrota de los invasores

mios, la convierten en una mediadora muy importante de la literatura

japoneses durante el periodo de 7 años de guerra contra ese país (1592-

coreana, todavía poco conocida.

1598). Mientras su papel en la contienda siempre ha sido reconocido, su

La traducción técnica es difícil, pero la literaria es un arte. Es más fácil

fama como héroe se debe a la intriga política de su tiempo. No obstante,

Publicaciones Música ritual para los antepasados de la realeza

Dinastía Joseon, que fue inscrito en la lista del Patrimonio de la Humanidad

Jongmyo Jeryeak

ral Inmaterial número 1 en 1964, al entrar en vigor la ley para la preserva-

Ocora Radio Francia, 65:04, €16,99 ($18.96)

Radio Francia, como resultado de su proyecto de 10 años de “Música coreana”, ha editado un CD con la grabación de Jongmyo Jeryeak, la música

de la UNESCO en 1995. Este ceremonial, solemne y majestuoso, es uno de los tesoros culturales más valiosos de Corea, designado Patrimonio Cultución de los bienes culturales del país. En 2001, fue incluido entre las Obras Maestras del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad de la misma organización cultural de las Naciones Unidas. El CD contiene las 27 piezas completas del ritual: 11 de Botaepyeong,

ritual que acompaña las complejas ceremonias del santuario en Seúl de la

una suite que ensalza la erudición de los reyes, otras 11 de Jeongdae-

realeza de la Dinastía Joseon (1392-1910).

eop, un elogio de sus logos militares, y las tres oberturas de bienvenida de

“Parece una música noble, refinada, elitista a veces

los espíritus de los miembros de la familia, incluyen-

pero siempre llena de dignidad. Estoy feliz de empezar

do “Yeongsin Huimun”, y las dos piezas de conclusión,

nuestra cooperación con este nivel”, dijo un productor de

“Cheolbyeondu” y “Songsin”, para despedirlos. La emi-

la emisora.

sora gala terminó la masterización en noviembre de

Desde los años 60, Radio Francia, por medio de su

2010 de la grabación de un concierto interpretado por los

empresa Ocora, ha querido presentar la música tradicio-

músicos veteranos de la Orquesta de Música Cortesana

nal de distintos países del mundo, incluidos los de África

del Centro Nacional Gugak en 2003.

y Asia. Tiene el proyecto de editar una o dos grabacio-

Se puede asistir a estos ritos y así escuchar la música

nes de música tradicional coreana al año durante 10.

una vez al año, cuando los descendientes de la familia Yi

Este CD de Jongmyo Jeryeak lo lanzó en octubre del año

de Joseon realizan la ceremonia el primer domingo de

pasado Harmonia Mundi, una discográfica francesa.

mayo en el santuario de Jongmyo.

Esta música ritual es una combinación instrumental y de danza, interpretada durante los ritos funerarios realizados en Jongmyo, el santuario de la monarquía de la

54

Cu l tu ra y a rte d e Co re a


su liderazgo empezó a evocarse duran-

no quieren aceptar ídolos ciegamente, pueden ver reflejada la complejidad

te el periodo colonial nipón. Después, se

de su propia psique, manifestada en un individuo en proceso de desgarra-

convirtió en el ídolo nacional que es hoy

miento por un grave conflicto — un ser humano que lucha por aprovechar

tras la liberación en 1945, especialmente

su destino al máximo. La imagen de alguien moderno reflejado en una

durante la dictadura del exgeneral Park

figura histórica es atractiva no sólo para los lectores coreanos, sino para

Chung-hee.

cualquier amante de la buena literatura.

Este telón de fondo hace que el con-

Esta novela es una obra soberbia, con una exquisita armonía de tema

tenido de esta obra sea tan relevante

y estilo. El narrador, en primera persona, usa frases cortas, explorando a

en la sociedad coreana del presente. El

menudo conceptos opuestos y yuxtaponiendo expresiones líricas y viru-

cambio social ha creado un ambiente

lentas. Su lectura es cautivadora por su abrupto cambio de ambiente y

en el que no queda lugar para héroes

emoción, descripciones realistas de los paisajes y retratos directos de la

perfectos y sacrosantos. Yi Sun-sin se presenta en el texto como un ser

atrocidad y la crueldad en la guerra y la intriga. ¡Es una gran traducción de

humano normal que vive lleno de contradicciones y emociones inconsis-

un gran original!

tentes: momentos de belleza poética, amor y contemplación se superponen a otros de brutalidad, odio e intriga. Los coreanos del presente, que ya

Werner Sasse P intor y especialista en temas coreanos Kim Hak-soon Periodista Lee Yong-shik P rofesor de la Universidad Nacional de Chonnam

Bitácoras en inglés y guías digitales sobre gastronomía coreana

ciso estilo de la autora hacen que la bitácora tenga el aire de un libro de

ZenKimchi.com; fatmanseoul.com; seouleats.com

Pungmul, que sólo cuesta 1.000 wones. También podemos ver fotografías

crítica cultural. Incluye entradas sobre el bindaetteok de tamaño gigante del mercado de Gwangjang y el vino de arroz sin filtrar, makgeolli, del de de arroz recién cocido bajo una capa de kimchi madurado, suculento, en

Uno de los blogs más famosos es ZenKimchi.com. Lo creó Joe McPher-

un restaurante de un callejón de Samcheong-dong, aparte de una receta

son hace ocho años y en un día llegó a tener 18.000 visitas. Presenta, entre

de yukhoe, hecho con carne de vaca cruda. Flinn trabajaba como profesora

muchas otras, la receta de poktanbap (“comida explosiva”), ofrecida en el

de inglés en Andong y Gyeongju antes de regresar a su universidad (UCLA)

distrito de academias (hagwon) de Noryangjin, en el suroeste de Seúl. Tam-

para terminar su máster en estudios coreanos. Ahora trabaja en la sección

bién la de unos aperitivos llamados nurungji, elaborados con arroz socarrado

de relaciones públicas del Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo.

del fondo de la olla, y rabokki, una variación de tteokbokki (masa de arroz en

Seouleats.com es el blog de Daniel Gray, coreano adoptado por una

salsa picante), al que se añaden fideos instantáneos, llamados ramyeon. El

familia americana a los cinco años, que regresó a Corea porque no podía

autor, editor de 10 Magazine, una publicación dirigida a extranjeros en Corea,

olvidar el sabor de la sopa fría de pepino. Ahora le gusta toda la gastrono-

habla sobre la vida en el país a través de la comida y presenta el significado

mía nacional. Es guía gastronómico para turistas y extranjeros en Corea, a

social y trasfondo histórico de algunos platos, como la vida en provincias a

los que lleva a los chiringuitos ambulantes, y luego a restaurantes de pan-

través del boribap (cebada hervida), la Guerra de Corea por medio del budae

ceta de cerdo a la parrilla y a otros lugares para probar makgeolli y pajeon,

jjigae (literalmente ‘estofado militar’), un guiso con salchicha, y la vida noc-

o crepes de cebolleta. Sus críticas gastronómicas son detalladas e infor-

turna y el movimiento por la democracia con el haejangguk, una sopa consi-

mativas, acompañadas de fotos que abren el apetito, como una de pato

derada remedio para la resaca. El autor afirma que adora el cheonggukjang,

al horno en costra de arcilla, servido con dongchimi, kimchi de rábano en

un cocido de olor acre hecho con pasta de soja, y que también le gusta el

caldo, junto con rebanadas de rábano encurtido y ensalada de cebollino, en

bindaeddeok (crepes de soja verde) con dongdongju, un vino típico eladorado

la que el pato tostado, abierto, revela un relleno de brillante arroz negro con

con arroz.

arroz glutinoso junto con ginseng, pipas de calabaza y varias hierbas medi-

Fatmanseoul.com es la bitácora de Jennifer Flinn, una antropóloga que da vida a la cultura y tradición coreana en sus historias. Las fotos y el con-

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

cinales; u otra de una ración de janchi guksu (literalmente, ‘fideos de banquete’). Sólo las fotos pueden convertirse en una sabrosa comida.

55


opiniÓn desde la lejanÍa

Entrando lentamente en la llamada cultura ‘rápida’ Mónica Ledo Fernández Profesora adjunta (MAEC-AECID) en la Universidad de Pyeongtaek

D

esde los absolutos desinteresados en Corea hasta los más ardientes fans de su cultura fuera de sus fronteras, todo el mundo sabe ahora algo de esta nación o, al menos, podría valerse del tan recurrido “me suena”. Parece bastante fácil ya que en cualquier buscador de internet podemos encontrar información sobre Corea proveniente tanto del interior como del exterior. Sin embargo, en mi opinión, la realidad es otra: por más que leamos sobre su historia y cultura, por más que aprendamos a través de la Red, por más que nos cuente alguien que haya estado aquí o por más que nos hablen nuestros amigos o familiares coreanos, conocer realmente la cultura coreana es algo que sólo se puede conseguir viviendo como miembros de su sociedad. De todo lo escrito con tema coreano, la blogosfera es probablemente la que tiene más variedad, desde temas generales como costumbres y tradiciones, comida, lengua, religión, educación, durama (telenovelas), k-pop , moda, manwha (cómics), cosméticos, etc., a temas más específicos como la cirugía estética, la vida nocturna, las citas a ciegas…, todo ello narrado con estilos diferentes y desde muy distintas experiencias y perspectivas. Estas valiosas opiniones pueden darnos una idea del mundo coreano, del mismo modo que nos pueden dar una idea las telenovelas o, una vez en el país, el propio entorno. Y es que, desde mi punto de vista, sólo este “nos da una idea” o nos hace cambiar de perspectiva, dejándonos ver algo que matiza nuestro juicio constantemente, abriéndonos gradualmente puertas a lo desconocido. De todo podemos sacar conclusiones, pero la suma de lo extraído no nos permite proclamarnos conocedores de Corea.

56

¿A qué se debe esto? ¿Es un país muy complejo? ¿Es una cultura demasiado lejana a la nuestra? ¿No nos esforzamos lo suficiente? Me gustaría dar una respuesta inequívoca a estas preguntas, pero lo único que puedo decir por ahora es que, probablemente en unos meses, mi parecer no sea el mismo, al igual que el presente difiere del que tenía hace año y medio. El choque cultural del emigrante suele caracterizarse por una primera etapa de euforia seguida de una lógica frustración ante las dificultades o malentendidos que van surgiendo y que pueden llevar incluso a una pérdida de interés como paso previo a la adaptación. Sin embargo, este entusiasmo inicial puede mezclarse inmediatamente con la etapa frustración y esta puede desembocar en un periodo de calma y satisfacción con ciertos picos de euforia causados por el descubrimiento de algo nuevo o por un momento de epifanía que nos permite salvar la distancia cultural. El cansancio que puede provocar en ocasiones va seguido de alegrías y viceversa. Es confuso y fascinante al mismo tiempo. Es fácil reconocer la celeridad en Corea, no sólo por la sorprendente velocidad de su internet, sino, sobre todo, por su apresurado (¿y endiablado?) ritmo de vida. Durante mis primeros meses aquí, pensaba que la vida del coreano era como la de un reloj cualquiera, moviéndose siempre al mismo ritmo, sin detenerse nunca (de lo contrario, el reloj estaría estropeado). Ahora, meses después, pienso que este reloj es un artefacto increíblemente moderno, cómodo y atractivo, aunque el minutero siga girando lentamente, igual que lo hacía el viejo e intrascendente reloj de mi abuelo, como si la aguja no tuviese interés alguno por marcar

Cu l tu ra y a rte d e Co re a


Nate… Si por despiste o por un imprevisto levantamos el próximo minuto. Pero lo cierto es que el reloj nunca la mirada, podemos observar que todos los pasajeros se paraba. Al fin y al cabo, la percepción del tiempo, sentados, sin excepción, llevan los ojos plácidamente igual que todas, no deja de ser subjetiva. cerrados, arrastrando la pesada aguja hasta llegar al Como el reloj de mi abuelo, pero, paradójicamente, próximo minuto, ensimismados en la actividad de su con una pasmosa aceleración al mismo tiempo, sale de red social favorita o la más activa del momento, acticasa la gente cada mañana, ansiosa por llegar al metro vidad que sólo permite esta última tecnología de alta y, de ser posible, encontrar un asiento vacío para dejar velocidad. Es una moda imparable en Corea. ¿Pero por que la aguja se arrastre, a su ritmo, hasta el próximo qué asombrarse cuando en España, donde la velocidad cambio de tren, donde se renovarán esfuerzos para llede internet es aún inferior, jóvenes y no tan jóvenes se gar al trabajo por fin, y a tiempo. La estación, los tresienten cada día más atraídos por las redes sociales y nes y cada uno de sus vagones son, en sí mismos, buen la mensajería instantánea de los teléfonos ‘inteligenreflejo de la sociedad: prácticos, eficientes, limpios, tes’? abarrotados o vacíos en A los coreanos les función de la zona y de la A los coreanos les gusta el soju y a los gusta el soju y a los espahora, repletos de pantallas o proyectores Samsung, ñoles el vino; aquí, se disespañoles el vino; aquí, se disfruta de donde podemos ver anunfruta de los noraebang , los noraebang , mientras que los escios publicitarios con caras mientras que los españonuevas (pronto famosas les nos reunimos con amipañoles nos reunimos con amigos en por su belleza), paredes gos en ruidosos garitos; la empapeladas de posters dieta local no se contemruidosos garitos; la dieta local no se protagonizados por famopla sin el kimchi y la nuessos nacionales o desconocontempla sin el kimchi y la nuestra sin tra sin la patata... En este cidos modelos extranjeros sentido sí, son dos cultula patata... En este sentido sí, son dos (todos apuestos, inevitableras muy próximas. Por ese mente), puestos de comesmotivo, quizás, cuando mis culturas muy próximas. tibles, de revistas, de abaamigos y familiares prelorios, el vendedor ilegal guntan cómo es mi vida en con su carrito… Son escenas fascinantes en el camino Corea mi respuesta es inmediata: “Prácticamente igual hacia el tren y también dentro del mismo. que en España”. Cuando, sin embargo, me hacen preUna vez en el interior, justo al cerrarse las puertas guntas más específicas acerca del mundo laboral o el del vagón, tenemos dos prioridades: primero, consesistema educativo, por ejemplo, generalmente puedo guir el lugar más cómodo posible, y segundo, por reincontestar de modo descriptivo pero no me resulta cidente costumbre, echar mano del móvil. Si cargamos fácil meterme en el terreno analítico. No tengo una con un maletín, un bolso, o una compra recién hecha respuesta simple para sus “¿Ah sí? ¿Y eso por qué?”, el gesto se complica un poco (más si a esto le añacomo la que puedo dar a mis estudiantes en la clase de dimos el café ‘americano’ o el ‘latte’ matutino), pero cultura española ante el mismo “아! 정말? 왜?”. Ahora igualmente terminamos agarrando ese aparato mágibien, espero que la aguja de mi reloj se siga arrastranco porque ahí lo tenemos todo: música, cómics, juegos, do lentamente y me permita aprender más y más de televisión, y sobre todo a nuestros contactos. Ni el pop esta cultura y esta gente entre la que me sentí como en de 2NE1, ni el romance joseoniano de 해를 품은 달[lit. ‘la casa desde el primer momento, cuando me ofrecieron una sopa cuyo sabor era para mí idéntico (bueno, casi) luna abraza al sol’], ni siquiera las gracias de los humoal del caldo gallego. ristas de 무한도전 [lit. ‘desafíos sin limites’] nos entretienen más que chatear en KakaoTalk, Facebook, Daum,

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

57


Delicias de buena cocina


E

l ssambap es una preparación singularmente coreana (ssam significa ‘envoltura’ y bap, arroz), que se hacía tradicionalmente envolviendo arroz en hojas de distintas verduras. Por supuesto, hay formas similares en otros países, como el vietnamita, la fajita mexicana o el chunjuan, rollito de primavera, de China y algunos países del sureste de Asia. En gran parte, suponen una tortilla de algún tipo de harina en que se encierran distintos ingredientes, pero en la preparación coreana se usan hojas de verduras como envoltorio, como lechuga o perilla.

Enraizado en la “comida del campo” El ssambap se originó originalmente del deulbap (“arroz para el campo” o “comida del campo”), compuesto de verduras frescas para envolver que los agricultores recogían fácilmente en su entorno, a lo que sólo era necesario añadir arroz y una salsa, ssamjang, y así disfrutar de un alimento nutritivo durante el almuerzo. Los coreanos desde hace mucho vienen utilizando varias verduras silvestres para hacer ssam o namul (verduras aderezadas de acompañamiento). Han comido arroz envuelto en estos vegetales al menos durante 2.000 años, según referencias de principios del periodo de los Tres Reinos. Los antiguos chinos decían que valoraban mucho una variedad coreana de lechuga, sangchu. Un libro de ciencias del siglo XVII de ese país (Tian lu shi yu) afirma que esta verdura se conocía como “la de las mil piezas de oro”, por su rareza y excepcional calidad. Dongguk sesigi [costumbres estacionales del Reino Oriental], un manuscrito coreano del siglo XIX, de finales de la Dinastía Joseon, dice: “Los días de luna llena, la gente envonvía arroz en chwi-namul (áster silvestre), hojas de la col china o algas secas, lo que se llama bokssam (literalmente ‘envoltorio de la suerte’)”. En el pasado, cuando el arroz no era tan fácil de conseguir, era un lujo para los plebeyos: comer un pequeño puñado de ese cereal envuelto en verdura podría considerarse “comer la suerte envuelta”. Por ello, esta costumbre culinaria de los días de luna llena era un tipo de rito por la buena fortuna. Incluso en la actualidad, en términos de valor nutricional, este plato también puede considerarse “comer fortuna”.

Cualquier hoja grande de verdura puede emplearse en el ssam. Hoy en día, también se usan vegetales de reciente introducción, como escarola, lechuga romana u hojas de mostaza. En la foto podemos ver la disposición de una mesa en Gangchon Ssambap, Pyeongchang-dong, Seúl.

Ssambap:

1

envoltorio saludable y delicioso de la ‘buena fortuna’ El ssambap es una forma de preparar los alimentos con una hoja de lechuga u otra verdura, para

envolver distintos ingredientes con algunas salsas. Desde su humilde origen como almuerzo para los agricultores, ha logrado ser aceptado tanto dentro como fuera del país como una preparación sabrosa y saludable. Ye Jong-suk Columnista de gastronomía y profesora de Mercadotecnia de la Universidad de Hanyang | Ahn Hong-beom Fotógrafo

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

59


Hojas de verdura y salsa Para este plato se utilizan distintas hojas de verduras, como lechuga, mojigata (crisantemo), perilla, col china, alubias, áster silvestre, perejil de agua, ruibarbo de ciénaga, el sseumbagwi (lechuga silvestre de montaña), guindilla, acedera de hoja estrecha, alcherva (tartaguero), espinacas y bardana. Incluso se usan las de calabaza cuando son tiernas. “Seongho saseol” [discursos triviales de Seongho], un texto enciclopédico del siglo XVIII, afirma. “Se puede comer cualquier hoja grande de un vegetal”. Son también muy apreciadas varias plantas acuáticas, como el miyeok (alga wakame), el gim (alga roja, o nori) y la dashima (alga parda). A menudo, se emplean las verduras de temporada, pero en invierno, cuando son escasas, se puede preparar con vegetales secos rehidratados. La salsa ssamjang es esencial en la preparación de este plato. Este aderezo, de función similar al de las ensaladas occidentales, tiene más cuerpo y es más picante. En general, se hace combinando doenjang (pasta de soja) con gochujang (pasta de pimentón picante) y otros condimentos, como semillas y aceite de ajonjolí, cebolla, cebolleta y ajo. También puede añadirse carne picada salteada. El gang doenjang es una salsa espesa, adecuada para las hojas de calazaza. La carne a la parrilla se ha convertido en uno de los ingredientes primordiales de este plato en la actualidad, que puede ir sin arroz. En esta versión moderna se usa una hoja de lechuga para enrollar un pedazo de carne con ssamjang, renovando así esta tradición culinaria. También pueden emplearse, en vez de carne, pedazos de caballa o corvina amarilla. Modales en relación con el ssambap Este plato, como hemos dicho, era un alimento para los plebeyos, pero más tarde pasó a ser degustado por las clases altas, e incluso el rey. La carta de un restaurante de finales del periodo de Joseon lista varias verduras servidas con arroz y jeolmi-deonjangjochi (estofado de pasta de soja con carne de vaca), byeongeo-gamjeong (palometa estofada en salsa de soja y pasta de pimentón picante), quisquillas fritas, janggokddogi (carne de vaca hervida en salsa de soja) y yakgochujang (carne de vaca picada salteada con pasta de pimentón picante). El ssambap se había convertido en un

60


plato digno del rey. Aunque se sabe que se servía al monarca, nunca se reconoció como algo refinado en toda la era de Joseon. Yi Deok-mu, erudito del ‘pragmatismo’ (silhak) de finales del periodo, aconsejaba a los colegas de la época en su libro Sasojeol [los caminos estacionales del erudito] que no comieran el ssambap con las manos ni que abrieran demasiado la boca. Según los modales confucianos, no le parecía adecuado para la clase alta (yangban) que comiera este alimento como los plebeyos. Para que no se agrandaran los ojos al abrir en exceso la boca, Yi daba instrucciones precisas para comer: “Ponga una cucharada de arroz en un plato y use los palillos para colocar un par de hojas sobre el arroz. Úselos también para poner el trozo en su boca y luego, introduzca la punta de los palillos rápidamente en la salsa y obtener así el aderezo antes de terminar de masticar”. Este proceso fue poco adoptado por impráctico. Por el contrario, Eou yadam [colección histórica de romances del maestro Eou] afirma que para disfrutar de este alimento hay que “abrir la boca tanto como la Puerta del Sur y meter todo dentro”.

Aceptación global En los últimos años, ha sido foco de atención el valor nutritivo y gastronómico del ssambap. Fuera de Corea, se asocia más a hojas de verdura utilizadas para envolver trozos de carne. Un artículo reciente en el Chicago Tribune lo definía como un delicioso alimento saludable que la gente disfrutaba preparando en la mesa. Un restaurante de Manhattan especializado en este plato, Momofuku Ssäm Bar, ha sido nombrado uno de los 50 mejores establecimientos por Restaurant Magazine, de Gran Bretaña, y ha recibido tres estrellas de un crítico gastronómico del New York Times. Gangchon Ssambap, en Pyeongchang-dong, Seúl, ha creado una variedad más refinada de este plato, manteniendo sus raíces, al ofrecer distintos ingredientes y una salsa hecha con frutos secos. Con los recientes esfuerzos para globalizar la gastronomía local, podemos esperar que aparezcan más innovaciones, que pueden ayudar a reforzar el carácter saludable y el sabor de la cultura culinaria nacional. (Traducido por José María Areta)

Envolviendo un trozo de carne y la salsa ssamjang en capas de verduras. Los restaurantes más famosos especializados en este plato tienen sus propios secretos. El chef de Gangchon Ssambap nos explicó, confidencialmente, su método de “freír pasta de soja con cebolla y ajo en aceite de perilla y añadirle cacahuetes molidos”. Envolviendo suyuk , cerdo hervido (izquierda), en vez de a la parrilla, es más saludable.

Un artículo reciente en el Chicago Tribune calificaba este plato como un delicioso alimento saludable que la gente disfrutaba preparando en la mesa.

K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

61


Entretenimiento

E

l índice de audiencia de Jeonguk Norae Jarang [concurso nacional de canto] supera el 11 por ciento. Si comparamos este espacio con otros de música pop, como Music Bank , donde aparecen cantantes famosos cantando sus últimos éxitos, que todavía lucha por lograr el 8 por ciento, este concurso para aficionados es el líder de los programas musicales en el país. Su cuota de pantalla se compara con el programa I Am a Singer , un concurso dominical de eliminación en horario de máxima audiencia, en el que profesionales de la canción compiten tan fieramente que invitan a los espectadores a discutir la creatividad de sus interpretaciones y criticar incluso sus errores más nimios. ¿Cómo es posible que un espacio de aficionados haya mantenido estos niveles de popularidad a pesar de basarse en una era ya caduca de la programación televisiva?

Puente al estrellato Aunque el atractivo del programa se basa en los innumerables intérpretes que participan con toda su alma para lograr sus segundos de gloria, el espacio comenzó hace 40 años como un medio de búsqueda de talentos musicales. Su nombre era Copa nacional de campeones de canto de KBS , y su material publicitario incluía la siguiente información: “En cada emisora local de la KBS, se elige un cantante todas

las semanas y luego participan todos en un concurso mensual; después, se realiza otra ronda cada cuatro meses para elegir a los finalistas. Los que alcanzan las finales, compiten en la prueba nacional para aficionados. Así nacerá un nuevo profesional, ya que el ganador recibirá el trofeo de la emisora y se convertirá en miembro de la Asociación Nacional de Cantantes. Este programa intenta hallar el talento oculto de los aficionados, contribuye al desarrollo de la música pop y del entretenimiento en general y sirve para descubrir un nuevo profesional de la canción”. En los años 70 del siglo pasado, era un concurso de supervivencia para aficionados a la canción y precursor de otros como Super Star K o Widaehan Tansaeng [ha nacido una gran estrella], en los que los jóvenes compiten para convertirse en cantantes de fama. Se emitía a las 7 de la tarde los sábados, una hora ideal para que lo viera toda la familia. Era curioso ver, en una época en que la televisión no tenía el número de espectadores de hoy, a gente de todo el país en la pantalla luchando para lograr el premio e, incluso, convertirse en profesional. Podemos comprender su atractivo y popularidad. Otra cadena, la MBC, puso en pantalla un concurso similar con futuras promesas de la canción. Sin embargo, muy a menudo, los ganadores no lograban ningún éxito comercial. El índice de audiencia descendió y el programa desapareció en 1977. Se intentó de nuevo emitirlo un par de años

Los concursos locales de canto atraen a los telespectadores Si un domingo lánguido se siente decaído, encienda el televisor para ver Jeonguk Norae Jarang [concurso nacional de canto], un programa que busca nuevos talentos y al que se presenta gente común y corriente. Algunos cantan horriblemente, pero para la audiencia de todo el país, esto da valor al espacio. El presentador, de 85 años, muy querido, ha estado al frente de esta comunidad de intérpretes aficionados durante los últimos 25 años. Lee Young-mee Crítico de cultura popular y profesora adjunta de la Universidad de Sungkonghoe


después, pero el intento fracasó. En esa época, había otras formas de que los cantantes lograran éxitos comerciales, por lo que el descalabro de dicho espacio televisivo fue inevitable. Poco después de la emisión del Concurso de canto para universitarios en 1977, otras cadenas pusieron en antena espacios similares con jóvenes concursantes. Mientras que los participantes del de KBS interpretaban canciones conocidas para demostrar su habilidad, los nuevos programas eran plataformas para que los jóvenes presentaran sus composiciones, por lo que contribuyeron al desarrollo de la música popular. El declive del espacio para aficionados era comprensible.

Un veterano cómico de presentador En noviembre de 1980, el programa volvió a la parrilla con un formato distinto y se cambió el título. Se celebraba la competición final de temporada, pero no había expectativas de que el ganador se convirtiera en estrella de la canción: era un concurso para aficionados. Así se diferenció de las otras competiciones similares, ya fuera para universitarios o no. Y cuando el veterano humorista Song Hae se convirtió en presentador en 1988, el espacio logró asentarse en la escena del entretenimiento. Este cómico, nacido en 1927, tenía ya 60 años cuando se hizo cargo. La elección de alguien con esas características fue una sorpresa ya que su fama había pasado hacía tiempo. No obstante, su sociabilidad era lo que necesitaba ese concurso para conectar con la audiencia local y los televidentes de todo el país. En resumen, el programa abandonó la idea de ser joven, refinado, genial o serio. Se transformó en una fiesta en la que gente común y corriente, la mayoría de mediana edad o mayores, sin pretensión de perfección, podían subirse a un escenario y darlo todo al cantar y bailar. Ya no se trataba de artistas locales que podían ser la envidia de sus vecinos al pasar a la final. Era posible interpretar temas populares y otros que se cantan mientras se bebe en grupo, conocidos para todos. Song Hae, con su aire de abuelo, rostro familiar para generacio-

nes de televidentes, ha viajado por todo el país varias veces para organizar esta fiesta de la canción en los pueblos más remotos del interior y la costa.

El secreto de la duración del programa Este programa no busca divertir con cantantes superdotados. En cuanto el participante se presenta (nombre, lugar de residencia, profesión y edad), se ve arropado por la audiencia como si fuera uno de ellos, ya que todos son de un pueblo cercano y quieren cantar para divertirse, sin preocuparse de cómo suena, y bailar a su aire, con vigorosos giros. Incluso aunque suene la campana indicando que el intérprete ha de interrumpir la actuación, no muestra ningún signo de decepción o de vergüenza. Desde el principio, no tenía intención alguna de “cantar profesionalmente”. La audiencia, gente corriente del pueblo o las cercanías, es una gran familia. Este espacio es una oportunidad para dar la bienvenida a su popular presentador y hacer publicidad de las especialidades locales. Durante el programa, a Song le suelen hacer distintos regalos de productos de la zona y le invitan a probar la gastronomía del pueblo. A menudo, una anciana sube al escenario para dar a probar una especialidad a Song, que, con expresiones exageradas, muestra su satisfacción por el sabor o se que ja porque es demasiado picante, lo que provoca que toda la audiencia junto al escenario se ría con ganas. Este profesional desempeña bien su papel de presentador y de invitado del lugar. Es divertido e incluso, imita a cualquier anciana que esté actuando en esos momentos, sin que esta se dé cuenta, absorbida como está en su propio gozo. Siempre utiliza la misma rutina, pero la gente no parece cansarse. Aunque tiene un formato anticuado, este concurso de canto ha logrado durar todo este tiempo con una gran dosis de encanto básico. En una época en que todos aspiran a mostrar su calidad y profesionalidad, este espacio nos muestra cómo la gente común y corriente de provincias puede disfrutar riéndose y sintiéndose parte de la comunidad. (Traducido por José María Areta)


j o r nadas de l ite r atu r a c o r eana

Kwon Ji-ye En los cuentos de Kwon Ji-ye (n. 1960), la comida y la cocina constituyen con frecuencia el punto de partida, el tema central o el telón de fondo. Durante sus ocho años de estancia en Francia, compraba y estudiaba colecciones de libros de recetas. Sus experiencias entre los fogones o las sensaciones que le causan los ingredientes son la inspiración literaria de la autora.

Crítica

La soledad de los llamados cangrejos Uh Soo-woong Sección de arte y cultura del diario Chosun Ilbo

E

stofado de anguila, samgyetang (pollo hervido con ginseng ), gujeolpan (plato de nueve delicias), vin chaud, caldo de hueso de vaca, fideos de arroz, surtido de helados o cangrejos marinados en salsa de soja son todos platos en los que se centran las obras de Kwon Ji-ye. Su cuento “Tumba de cangrejos” está impregnado del aroma de la salsa de soja hirviendo. El que la protagonista sea adicta a esos crustáceos marinados en esa salsa y el hombre que vive con ella sienta el olor a cangrejo hasta en sus órganos íntimos son algunas de las influencias gastronómicas decisivas en el argumento de sus obras. La autora afirma que “tan sólo con una exhaustiva exploración de sus aptitudes puede hacer uso de la sensibilidad artística”. En la década de los noventa, Kwon residió por ocho años en Francia y obtuvo el doctorado en Literatura en la Universidad de París VII Denis Diderot. Se había trasladado allí acompañando a su marido, crítico de arte, que iba a ese país a continuar sus estudios. Su plan de permanecer tres años se extendió a ocho y la carrera literaria de Kwon tomó fuerza rápidamente. En Corea, era una profesora de secundaria común y corriente pero en Francia profundizó en el arte y la literatura. Su interés en estas desciplinas no era un lujo extravagante. Es la mayor de cuatro hermanos. Su padre fue militar de carrera y antes de llegar a quinto año de primaria, se habían mudado ya diecinueve veces.

64

Cuando estaba en secundaria, el padre, ya retirado de la milicia, empezó varios negocios que acabaron fracasando: una tienda de molduras, una sastrería y una inmobiliaria. Al recordar esa época nos dice: “Mi madre estaba todo el tiempo preocupada por pagar las deudas y cada vez que me nombraban en el colegio en la lista de retrasos del pago de la matrícula, me daban ganas de morir”. La vida en Francia no era tan diferente. Con un ingreso mensual de un millón y medio de wones (alrededor de US$1,300), los cuatro miembros de su familia tenían que vivir en un piso diminuto. Aun así, persistió en su interés por el arte: la satisfacción que le daba la recompensaba de sus escasos recursos económicos. Los fines de semana iba con su marido a recorrer los mercadillos de antigüedades en busca de cuadros. En cuanto lograban ahorrar un poco lo gastaban en comprar pinturas. El único lujo que se permitían era ir una vez al mes a comer una hamburguesa a McDonald’s. Esto nos puede dar una idea de la vida que llevaban. Mientras que las consideraciones de su marido como crítico de arte influyeron en sus gustos, su pasión por la literatura era en ella algo innato. La autora, al describirse a sí misma, dice: “No soy de las que persigue algo con tenacidad”. Se cansa con facilidad de las cosas y no le gusta depender de nadie. “Tan sólo cuando me encuentro escribiendo una novela, realmente siento mi existencia, porque tengo que concentrarme en lo que hago". Cu l tu ra y a rte d e Co re a


Después de cerca de diez años de estudios, publicó en 1997 su primera obra en la revista coreana de literatura La Plume cuando todavía se encontraba en Francia. Desde entonces, su producción literaria ha sido prolífica: las colecciones de cuentos Kumkunun marionette [la marioneta que sueña], Pokso [Carcajadas] y Kkokgae mudeum [tumba de cangrejos] y las novelas, Areumdaun chiok [hermoso infierno] y Yuhok [tentación], entre otras. Fue galardonada en 2002 con el premio Yi Sang de literatura con su obra Baemjang-eu stew [estofado de anguila] y el premio Dong-in de literatura en 2005 con Kkokgae mudeum. Desde que se estableció el premio Dong-in en el año 2000, con un jurado permanente para evaluar las obras completas que se presentaban, fue la primera escritora en obtenerlo. La inspiración que le hizo escribir Kkokgae mudeum fue una cazuela de cangrejos. En 2003, aproximadamente, al día siguiente de regresar de un viaje a la isla Ganghwa, donde presenció la puesta del sol y probó este plato, se puso a escribirlo “sin comer, sin dormir y sin lavarse”. Al preguntarle por esa actitud tan extrema respondió riéndose: “La gente me critica que hago alarde de mis aptitudes”. Y agregó: “No soy de las que suelen ordenar datos para soltarlos cuando se me viene una idea. No me doy por vencida hasta acabar lo que empiezo”. Esta obra, en resumidas cuentas, trata la soledad del ser humano, que queda expuesta al compararla con la de un cangrejo. Kwon Ji-ye describe siempre a víctimas del aislamiento y el tormento. Pueden variar la personalidad y la situación pero los personajes terminan atrapados entre el impulso hacia el desprecio y el deseo de atormentarse en silencio. Si el deseo de la existencia termina K o r e a n a ı P r i ma v e r a 2012

derrumbándose de esta manera, esto puede resultar en la explosión del inesperado aborrecimiento, que limita la estabilidad y las emociones normales. El jurado del Dong-in concluyó que: “El estilo de la autora, aun al tratar esas emociones tan crudas, es sutil, nítido y elegante. Eso es lo sorprendente. Mediante un dramático contraste entre fuertes sentimientos por un lado y la delicadeza en el estilo por el otro logra llevar a cabo esta tarea”, transformando en planteamientos intelectuales los crueles impulsos que se ocultan profundamente bajo la soledad de sus coetáneos. Es por eso que se puede decir que el mayor atractivo de las obras de Kwon Ji-ye es el contraste entre la repugnancia de las emociones humanas y la sofisticación de su estilo. Para la mayoría de las autoras de la generación de Kwon, el colapso y la restauración de la familia constituyen los temas comunes, lo cual, por lo general, involucra dos aproximaciones: el protagonista rechaza a la familia y abandona el hogar para seguir su propio camino o sucumbe a las normas morales de causa y efecto y retorna a casa. El crítico Kim Hyeong-jung atribuye a las obras de Kwon Ji-ye un nuevo aspecto que se presenta en una dirección del todo contraria y comenta que “en lugar de consideraciones de abandono y retorno, Kwon Ji-ye se compromete en la búsqueda de una teoría de los elementos de la moralidad. Su inquietud por una teoría esencial de la oposición entre agua y fuego es de inmenso valor en términos del enriquecimiento de la literatura y la apertura de una nueva vía a la narrativa coreana”. En suma, armonizando su feminidad y su habilidad narrativa, Kwon Ji-ye se asienta en la vanguardia de la literatura coreana contemporánea. (Traducido por Kim Un Kyung)

65


IMAGEn de cOREA

E

n un día de otoño en que caía una lluvia fría, continuaba el profundo silencio en las alcobas de la reina madre, en el interior de los muros decorados del palacio. Bajo su poder estaba la familia real. Estaba tumbada, inmersa en una oscuridad sepulcral. Las diez puertas del recinto, cubiertas de papel de morera, se mantuvieron herméticamente cerradas. Por mucho que el cielo se encapotara de nubes oscuras y la ventisca hiciera estragos y produjera rugidos como las bestias, el interior permanecía en silencio. Pasaron los años y el rey envejeció. Se abrieron las puertas del palacio, que se alzaban sobre las tejas que cubrían el muro. Dejó que su frente fuera acariciada por los suaves rayos del sol primaveral, que habían vuelto después de mucho. En el interior de las alcobas, no obstante, seguía reinando la oscuridad y el silencio. En el invisible sueño de la señora, los caminos que en un tiempo se habían extendido a lo lejos ya no se dirigían a ninguna parte. En un mundo en bajamar, la silenciosa soledad se rezumaba lenta y profundamente en la oscuridad. Y vinieron invasores extranjeros. A media noche, en otra recámara, al otro lado de los muros, más dentro del palacio, la reina era asesinada. En el mundo exterior, el viento soplaba más feroz e intenso. Se derrumbaba la dinastía que había reinado por quinientos años. Había muerto el rey. Al arrebatarles el país, el pueblo se dio a la fuga, y quedó desarraigado. La reina madre se mantenía acostada en el precipicio de un profundo sueño y tan sólo el viento velaba los grandes recintos ya vacíos. La puerta de papel de morera herméticamente cerrada no terminó nunca de abrirse. Transcurrieron ciento veinte años, así, con las puertas cerradas y, un día de primavera, más allá del muro interior, un albaricoquero se retuerce en un vívido contrapunto por entre las elegantes y conformadas líneas de la puerta y el muro. Tras haber soportado largos inviernos de fuertes nevadas, con sus ramas descubiertas y su tronco nudoso, testimonios de su viaje a través del tiempo, el árbol se inclina, retrocediéndose y alzándose. Con movimientos zigzagueantes, cepilla el muro y luego frota el cielo. De vez en cuando, levanta la cabeza hacia las alturas. Y en eso, extiende los brazos y, por encima de cada rama, hace brotar miles y miles de hojas y flores. El día en que la soledad que reinaba en el interior de la puerta explota con los rayos producidos por el brotar de flores, se abre un nuevo mundo fuera de los muros del palacio. (Traducido por Kim Un Kyung)

La primavera que brota tras los muros Kim Hwa-young Critico literario y miembro de la Academia Nacional de las Artes de Corea Suh Heun-gang Fotógrafo

Pétalos de flores Cada pétalo / de flores de primavera / es el rostro de alguien / ya sea pálido de miedo / o salpicado de sangre -Yun Je-rim

El muro del salón de Jangyeong, en el palacio de Gyeongbok.


KOREANA - Spring 2012 (Spanish)  

KOREANA - Spring 2012 (Spanish)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you