Page 1

OTOÑO 2018

CULTURA Y ARTE DE COREA

REPORTAJE ESPECIAL

PRELUDIO A LA PAZ

Imágenes de películas sobre las relaciones Norte-Sur; Un viaje a la reconciliación a través de la música pop; Un nuevo punto de inflexión en los intercambios deportivos; Un nuevo horizonte para las joyas escénicas del Norte

1225-4606 CULTURA Y ARTE DE ISSN COREA 35

TOMO 27, Nº- 3

La distensión ó coreana en la cultura popular

Preludio a la paz


IMAGEN DE COREA

Volver a casa por Chuseok Kim Hwa-young

CrĂ­tico literario; Miembro de la Academia Nacional de las Artes


“L

© Yonhap Agencia de Noticias

a riada de personas que vuelve a casa para las vacaciones es cada vez mayor. No se espera que la congestión del tráfico en las principales autopistas de todo el país comience a relajarse hasta la 1 de la madrugada”. Este tipo de actualización de tráfico se escucha en las noticias cada año cuando comienza Chuseok, el festival de la luna de la cosecha coreana. Es una de las tres fiestas nacionales en las que Corea se aparta del calendario gregoriano: las otras dos son el Año Nuevo Lunar y el Cumpleaños de Buda. Cada año, estas festividades caen en distintos días del calendario gregoriano, y tanto el Año Nuevo Lunar como Chuseok anuncian una estampida de regreso a la ciudad natal. Chuseok es el decimoquinto día del octavo mes lunar. Este año cae el 24 de septiembre, y si añadimos el fin de semana anterior y dos días “off”, tendremos cinco días de vacaciones. Este respiro otoñal es un momento para disfrutar de la abundancia de granos y frutas cosechadas y para dar las gracias a los padres y a los antepasados. El término coreano que describe este retorno anual es “gwiseong”, y significa “regresar a la casa paterna para rendir homenaje”. Es una expresión de añoranza por la ciudad natal y activa los vínculos familiares y regionales; pues hijos e hijas vuelven a casa. El éxodo de Chuseok se convirtió en un fenómeno social en torno a 1945, tras la liberación de Corea de la ocupación japonesa. Al principio era en gran medida un “retorno de los estudiantes”, pues los alumnos regresaban de sus clases en Seúl y otras ciudades. Pero la industrialización en la década de 1960, y la migración que llegó a las ciudades, generaron las condiciones de un movimiento masivo que retornaba a casa en las fiestas nacionales. En aquel entonces, los trenes eran casi la única opción disponible para viajes de larga distancia. Enormes multitudes llegaban hasta la estación de Seúl para comprar billetes para volver a casa. La ocupación de los trenes que viajaban a provincias triplicaba lo habitual, recordando a los trenes de guerra repletos de refugiados. En la década de 1970 se construyeron autopistas, que agregaron autos y autobuses al estruendo de esta oleada migratoria. En la década de 1990, a medida que poseer un automóvil era cada vez más frecuente, la grave congestión en las carreteras se convirtió en una constante. Ahora, el deseo de evitar la prisa y de maximizar el tiempo juntos ha dado lugar a un “movimiento inverso de retorno”, y los padres viajan a Seúl para ver a sus hijos. En tanto, otros jóvenes evitan por completo volver al hogar en fechas señaladas y se van al extranjero. Pero mientras existan personas que añoren recibir un poco de consuelo y alegría de los brazos de sus padres y pueblos natales, esta espantada continuará durante las fiestas nacionales.


Carta de los editores

Director

Lee Sihyung

El difícil viaje hacia la paz

Editor Ejecutivo

Kang Young-pil

Editores Jefe

Raimon Blancafort, Kim Un Kyung

Consejo Editorial

Han Kyung-koo

Benjamin Joinau

Jung Duk-hyun

Kim Hwa-young

Kim Young-na

Koh Mi-seok

Charles La Shure

Song Hye-jin

Song Young-man

Yoon Se-young

Director Creativo

Kim Sam

EDITORES

Ji Geun-hwa, Noh Yoon-young,

Park Do-geun

Director Artístico

Kim Do-yoon

Diseñadores

Kim Eun-hye, Kim Nam-hyung,

Yeob Lan-kyeong

La península de Corea parecía navegar una vez más hacia la paz y la unidad. La cumbre del 27 de abril entre los líderes de las dos Coreas generó esperanzas de un final permanente a tan largo periodo de hostilidad y confrontación, que ha causado inmensos dolores y pérdidas a muchos niveles y segmentos de la sociedad a ambos lados de la línea de armisticio. El reportaje especial de este número, “Preludio a la paz: la distensión intercoreana en la cultura popular”, fue planificado bajo el influjo de ese ánimo optimista. Al mismo tiempo, esas siete décadas de conflicto y feroz enemistad han generado considerables desconfianzas y dudas entre la sociedad surcoreana. Muchos sospechaban que esa aparente amistad sería efímera y la retórica de los líderes no conduciría a ninguna parte. De hecho, el viaje a la paz ha resultado difícil, nuevamente. El tema central de la desnuclearización sigue siendo complicado, y protagoniza una disputa estratégica entre las múltiples partes interesadas, incluidas las maniobras de Corea del Norte. Afortunadamente, sin embargo, ninguno de los involucrados en este desalentador proceso parece creer que el impulso hacia el diálogo y la negociación se hayan disipado. Independientemente del progreso en el frente diplomático, las principales historias que les ofrecemos en este número rememoran las aspiraciones y las desesperanzas derivadas de la división política de la península, así como algunos de los logros obtenidos con tanto esfuerzo, experimentados por el público a través de la cultura popular. Son historias sinceras y perspicaces de autores conocidos.Ahora, me gustaría llamar la atención de nuestros lectores sobre la tragedia que sufren los colectivos artísticos y culturales de la nación por los conflictos ideológicos. Numerosos artistas y escritores encontraron destinos ruinosos en medio de las caóticas circunstancias de la división y la guerra. Las secuelas traumáticas aún persisten y son temas que valdría la pena explorar en futuros ejemplares.

Composición y Diseño Kim’s Communication Associates

44 Yanghwa-ro 7-gil, Mapo-gu

Seoul 04035, Korea

www.gegd.co.kr

Tel: 82-2-335-4741

Fax: 82-2-335-4743

Traductores

Kim Un Kyung, Raimon Blancafort,

Atahualpa Amerise, Joo Hasun

SUSCRIPCIÓN/CORRESPONDENCIA Precio por número en Corea ₩6.000 Resto del mundo US$9 Para conocer el precio en detalle de las suscripciones, lea por favor la página 80 de Koreana.

Raimon Blancafort y Kim Un Kyung Editores-jefe

Impresa en Otoño 2018 Samsung Moonwha Printing Co.

Cultura y arte de Corea Otoño 2018

10 Achasan-ro 11-gil, Seongdong-gu, Seoul 04796, Corea Tel: 82-2-468-0361/5 © Fundación Corea 2018 Todos los derechos reservados. Esta publicación no admite reproducciones totales ni parciales sin el permiso de la

Una publicación trimestral de la Fundación Corea 55 Sinjung-ro, Seogwipo-si, Jeju-do 63565, Corea del Sur (South Korea) http://www.koreana.or.kr

Fundación Corea. Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente representan a los editores de Koreana o a la Fundación Corea. Koreana, está registrada como revista trimestral en el

Collage de imágenes de deporte, cine y música pop que simboliza la reconciliación de la dividida península coreana: ver reportaje especial en páginas 4-33.

Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo (número de registro Ba-1003 con fecha 8 de agosto de 1987). También se publica en alemán, árabe, chino, francés, indonesio, inglés, japonés y ruso.


RepoRtaje especial

preludio a la paz: la distensión intercoreana en la cultura popular

04

REPORTAJE ESPECIAL 1

18

REPORTAJE ESPECIAL 3

Imágenes de películas sobre las relaciones Norte-Sur

Un nuevo punto de inflexión en los intercambios deportivos

Jung Duk-hyun

Jeong Yoon-soo

12

26

REPORTAJE ESPECIAL 2

REPORTAJE ESPECIAL 4

Un viaje a la reconciliación a través de la música pop

Un nuevo horizonte para las joyas escénicas del Norte

34

50

O Gi-hyeon

ENAMORADO DE COREA

‘Las esposas inmigrantes quieren vidas iguales y autosuficientes’

Eun Hee-kyung

UN DIA CUALQUIERA

No hay descanso para un “estudiante de plata”

58

INGREDIENTES ESENCIALES

Cangrejos gazami: más dulces cuando se intensifican los colores del otoño

Choi Sung-jin

Kim Heung-sook

Jeong Jae-hoon

38

54

62

EN EL CAMINO

Casas históricas en los callejones de Seongbuk-dong

ENTRETENIMIENTO

La redefinición de las nueras Jung Duk-hyun

HISTORIAS DE LAS DOS COREAS

Fideos fríos de Pyongyang: el sabor de la unidad Kim Hak-soon

Diseño de interiores DIY, un pasatiempo feliz Seong Jeong-a

Lee Chang-guy

46

ESTILO DE VIDA

56

OPINIÓN DESDE LA LEJANÍA

Tan lejos, tan cerca Ana Isabel Porcel Velasco

66

JORNADAS DE LITERATURA COREANA

¿Qué medicina es la que realmente necesita ella? Choi Jae-bong

La historia de la medicina Oh Hyun-jong


REPORTAJE ESPECIAL 1

Preludio a la paz: la distensión intercoreana en la cultura popular

“Shiri” (1999), dirigida por Kang Je-gyu © Kang Je-gyu Films

“Secretly Greatly” (2013), dirigida por Jang Cheol-soo

Imágenes de películas sobre las relaciones Norte-Sur “Taegukgi: La Hermandad de la Guerra” (2004), dirigida por Kang Je-gyu © Kang Je-gyu Films

4 Koreana Otoño 2018

“Bienvenido a Dongmakgol” (2005), dirigida por Park Kwang-hyun


© MCMC

“Área de seguridad conjunta” (2000), dirigida por Park Chan-wook © Myung Films

La política del Gobierno de Corea del Sur sobre las relaciones intercoreanas ha ido oscilando desde el día en que una tregua detuvo la guerra de Corea hace 65 años. Nada ha reflejado más palpablemente, y a veces más proactivamente, las continuas recalibraciones que la cultura popular, sobre todo las películas. Jung Duck-hyun Crítico de cultura pop

© Film It Suda

“The Berlin File” (2012), dirigida por Ryoo Seung-hwan © Filmmaker R & K, CJ ENM

Cultura y arte de Corea 5


L

a historia de las películas coreanas se puede dividir en los años antes y después de “Shiri”. Dado que fue la primera mega producción de la industria cinematográfica coreana, estableció récords en asignación presupuestaria (3.100 millones de wones) y en espectadores (5.820.000 en todo el país, incluyendo 2.450.000 en Seúl). Antes de fijar ese récord en 1999, la única película que había atraído a un millón de espectadores en Seúl fue el drama musical “Sopyonje”, lanzado en 1993. El éxito de la película “Shiri”, dirigida por Kang Je-gyu, mostró que había apetito por ver éxitos de taquilla de cosecha propia. Inició la producción de películas de gran presupuesto al estilo de Hollywood en Corea y transformó la producción de películas locales en una industria de rápido crecimiento. ¿Por qué “Shiri” tuvo un enorme éxito comercial? En pocas palabras, por su audaz exploración de las cambiantes relaciones entre las dos Coreas, pues fue la primera gran película coreana que abordó la delicada cuestión de cómo reunificar la península coreana.

Nuevos temas para un nuevo comienzo “Shiri” (también escrito “Swiri”) alude a un pez que nada en aguas frescas conectando las dos Coreas. La película es un thriller de acción sobre la persecución de unos agentes durmientes norcoreanos que han aterrorizado a Corea del Sur durante seis años. El miembro más formidable del equipo es una asesina que se disfraza y se enamora de su principal adversario. En el clímax, las dos Coreas se dedican a la diplomacia deportiva al llevar a cabo un partido de fútbol con los líderes de ambos bandos presentes. Los agentes durmientes, decididos a destrozar ese estado de ánimo favorable a la reconciliación, intentan volar el estadio. Su absoluto compromiso para derrocar al Gobierno del Sur encarna la tensión y la enemistad que impregnan la península coreana. Una mortífera batalla con armas concluye la película, pero en medio de ese derramamiento de sangre, el amor entre la asesina y su engañado perseguidor se confirma. Así pues, “Shiri” ofreció una visión alternativa sobre los norcoreanos como “personas coreanas”, no simplemente enemigos. Los sueños sobre el fin de la guerra fría estuvieron cerca de convertirse en realidad al año siguiente. En un gesto espectacular, el presidente surcoreano Kim Dae-Jung viajó a Corea del Norte para reunirse con su homólogo, Kim Jong-il. Fue la primera cumbre intercoreana desde la división del país en 1945. Ese gesto en el año 2000 fue un rompehielos que anunció cambios radicales en el clima diplomático y político. Apenas tres meses más tarde, la película “JSA” (siglas en inglés de “Área Común de Seguridad,” también conocida como Panmunjom) golpeó los cines y logró 2.510.000 espectado-

6 Koreana Otoño 2018

“Lluvia de acero” (2017), dirigida por Yang Woo-suk © Yworks Entertainment

res solamente en Seúl. La cinta evidentemente se benefició del efecto generado por esa histórica cumbre. Dicha película giraba alrededor de un intercambio de disparos entre los guardas coreanos del Sur y del Norte en Panmunjom, como simbólico punto neutral entre las dos Coreas. Los investigadores se asombran al descubrir que había una comunicación secreta y que se habían producido encuentros amistosos antes del tiroteo. La sugerencia explícita para el público era la posibilidad de una menor confrontación a lo largo de la zona desmilitarizada, la frontera más ferozmente fortificada del mundo. El estado de ánimo en Corea del Sur había cambiado desde la lucha en favor de la democracia del Movimiento de junio de 1987 y la inauguración del primer gobierno civil del país en 1993. La gente, por fin, podría disfrutar realmente de su libertad personal. Sin embargo, la década de 1990 no vio que las actitudes de los surcoreanos hacia Corea del Norte cambiaran apreciablemente. Los conservadores abogaban por la vigilancia y un enfoque intransigente, los progresistas defendían los puentes construidos sobre la cooperación y la confianza, y la industria del entretenimiento, siempre consciente de la Ley Anticomunista de Seguridad Nacional de 1948, continuó practicando la autocensura. “Shiri” trató la cuestión intracoreana indirectamente a través de agentes asesinos infiltrados y una historia de amor entrelazada. En cambio, “JSA” fue aún más radical, retratando con sencillez la camaradería entre los soldados posicionados para


1

“Operación Chromite” (2016), dirigida por John H. Lee

2

© Taewon Entertainment

matarse unos a otros en un momento dado. El director Park Chan-wook dijo por aquel entonces que “estaba preparado para ser arrestado por esa película”. Afortunadamente, el espectacular logro de la cumbre intercoreana poco antes de su lanzamiento sembró el escenario para una respuesta apasionada.

1. Efectivos del sur y del norte dejan de lado sus ideologías para detener conjuntamente la guerra nuclear en medio de un intento de golpe en Corea del Norte.

Expansión del género Después del año 2000, los estudios coreanos volvieron a la Guerra de Corea para lograr éxitos de taquilla. El énfasis cambió de los golpes anticomunistas y las muestras de potencia de fuego a las emociones, ideas y relaciones de los personajes, y produjeron una serie de éxitos de taquilla. El telón político de fondo era el gobierno del Presidente Roh Moo-Hyun, un político liberal que heredó la “Política de los rayos solares” de cooperación y reconciliación con Corea del Norte de su predecesor, Kim Dae-Jung. En el año 2003, “Silmido” atrajo a once millones de espectadores, abriendo la era de las películas llamadas como “diez millones de ventas” para la floreciente industria cinematográfica de Corea. Basada en hechos reales, la película aclamada por la crítica resaltó las divisiones sobre cómo deben ser manejadas las relaciones intercoreanas. Una unidad de marginados sociales, incluyendo a criminales, fue creada en abril de 1968 para asesinar al líder norcoreano Kim Il-Sung. El proyecto respondía al fallido intento de Corea del Norte a principios de ese mismo año de asesinar

al presidente de Corea del Sur en su residencia. El grupo, llamado Unidad 684, sufrió un entrenamiento brutal en la isla de Silmi, frente a la costa de Incheon. Pero la misión fue cancelada cuando las relaciones entre las dos Coreas mejoraron. En agosto de 1971, los miembros de la unidad mataron a sus guardianes, huyeron de la isla y secuestraron un autobús en dirección a Seúl. La mayoría de ellos murieron en un tiroteo con soldados del ejército. “Silmido”, dirigida por Kang WooSuk, retrató a los miembros de la unidad como peones en la acentuada división de opiniones sobre la política en relación a Corea del Norte dentro del Gobierno, y sus muertes como parte de un encubrimiento. Antes del estreno de la película, el público general desconocía la Unidad 684. Al año siguiente, “Taegukgi: The Brotherhood of War”, dirigida por Kang Je-gyu, rompió el récord de taquilla de “Silmido”, con un recuento de casi doce millones de espectadores. A través de dos hermanos, la película representa cómo una familia de Corea del Sur fue destruida por la tragedia de la guerra. Endurecido y desilusionado, el hermano menor se cruza con el ejército norcoreano. Los hermanos terminan

2. Un equipo de espías reúne inteligencia sobre las defensas norcoreanas antes del ‘Incheon Landing’.

Cultura y arte de Corea 7


Después del año 2000, los estudios de cine coreanos recurrieron a la guerra de Corea para lograr éxitos de taquilla. El énfasis de las películas pasó de los golpes anticomunistas y las muestras de la potencia de fuego, a las emociones, las ideas y las relaciones de los personajes. apuntando sus armas el uno contra el otro. En contraste con las películas anteriores donde los soldados norcoreanos eran siempre representados como “comunistas”, esta película intenta retratarlos como hombres jóvenes ordinarios, igual que a los soldados surcoreanos, y de hecho como hermanos. El mensaje tuvo éxito. El público lloró. La película del año 2005 “Welcome to Dongmakgol” optó por un enfoque humanista de la guerra. Gira en torno a los soldados surcoreanos y norcoreanos y a un piloto estadounidense que termina en un pueblo de montaña llamado Dongmakgol, un pueblo tan aislado que sus habitantes ni siquiera saben que hay una guerra en curso. Después de destruir accidentalmente la reserva de alimentos de los aldeanos, los soldados se sienten obligados a ayudarles a sobrevivir al invierno. En el proceso, el odio retrocede y los soldados empiezan a tratarse unos a otros como amigos más que como enemigos. La película fue aplaudida por su temática y originalidad. Probó que incluso una fantasía cómica podía abordar un tema traumático e impresionar a los espectadores. Rompió un cuasi tabú. Comercialización arrolladora El rápido avance hasta 2010 y el ambiente político cambiaron con el conservador Lee Myung-bak como presidente. Lee fue un político radical en contra de Corea del Norte, que había continuado el desarrollo de armas nucleares durante los mandatos de Kim Dae-Jung y Roh Moo-Hyun. La “Política de los rayos solares” fue archivada. Las películas sobre las dos Coreas se centraban menos en hacer una declaración ideológica o filosófica favorable a la reconciliación. Se priorizó el éxito comercial, reflejando el tono establecido por Lee, un ex ejecutivo corporativo que se había erigido a sí mismo como “presidente económico”. La película “A Better Tomorrow”, proyectada en 2010, fue

8 Koreana Otoño 2018

“Silmido” (2003), dirigida por Kang Woo-suk © Cinema Service

1

modelada a partir de un clásico de Hong Kong del año 1986 del mismo título dirigido por John Woo. Esa versión se titulaba “Mujeokja” en coreano, con el sentido de una persona a la que nadie puede vencer, así como una persona sin país. Este drama de gángsters jugaba con la preconcepción y la fantasía de que todos los desertores norcoreanos son unas máquinas de matar. La película “71: Into the Fire” ejemplifica la comercialización de las películas sobre la Guerra de Corea. El tema era la batalla del río Nakdong, una de las batallas más sangrientas de la guerra y un tema frecuente de las pasadas películas anticomunistas. Aunque no cortaba con el género anticomunista, la película no era tampoco antibélica. Podría describirse mejor como un espectáculo bélico completamente comercial. La única película que tocó la cuestión intracoreana de una manera genuina durante el mandato de Lee fue “The Front Line”. Mostraba el control de un cerro estratégico que era perdido y recuperado repetidamente por las fuerzas surcoreanas y norcoreanas. Los retrocesos y los avances con un éxito de corta duración subrayaban la futilidad y la temeridad de la guerra. Los agentes secretos fueron las estrellas de las películas del año 2013 con temática norcoreana. Era el primer año de la presidente Park Geun-hye, también conservadora. No se esperaba un acercamiento ablandado hacia Corea del Norte por parte de la hija de Park Chung-hee, el presidente de Corea del Sur en la etapa álgida de la Guerra Fría, que fue blanco del ataque de un comando del Norte en 1968 que inspiró el entrenamiento de la Unidad 684 en la isla de Silmi. Las películas “Berlin” y “Secretly, Greatly” cosecharon 7.200.000 y 6.960.000 espectadores, respectivamente. Su éxito comercial estuvo vinculado a su fidelidad a la fórmula establecida. “Berlín” es la historia de un enfrentamiento entre espías norcoreanos y agentes operativos surcoreanos que trabajaban


“Primera línea” (2011), dirigida por Jang Hoon © TPS Company

2

en Berlín. “Secretly, Greatly” es una comedia con un abigarrado grupo de espías guapos y jóvenes de Corea del Norte. Olvidados por el Norte, los espías se convierten en superhéroes en el Sur. Basada en un webcomic (webtoon) muy exitoso, la película fue igualmente un éxito aplastante. Para la generación adulta, la imagen de un espía norcoreano es la de un agente armado como Kim Sin-jo, que fue atrapado en un intento fallido de asesinato en 1968. Pero “Secretly, Greatly” indicaba lo mucho que esta percepción ha cambiado entre los jóvenes surcoreanos, ya que pueden imaginar a los espías norcoreanos como guapos galanes. Las siguientes películas que trataban las relaciones Sur-Norte seguían orientándose comercialmente, adhiriéndose a los modelos del género. En estas películas, los soldados norcoreanos eran representados, de hecho, como “máquinas de matar”. Una característica notable era su inclinación conservadora, aunque no era un rasgo absolutamente anticomunista. Entre ellas, destacan las películas “Northern Limit Line” estrenada en el año 2015 y “Battle for Incheon: Operation Chromite” en el año 2016. Basada en una batalla naval real entre Corea del Norte y Corea del Sur en junio de 2002 frente a la isla de Yeonpyeong en el mar del Oeste, “Northern Limit Line” llegó a los seis millones de espectadores. Una controversia sobre el control gubernamental del contenido precedió a la producción, ya que se esperaba ampliamente que la película adoptara un sesgo conservador. El resultado fue la prueba de que incluso la ideología podía ser comercializada. Los soldados fueron a ver la película en grandes grupos y el número de pantallas, 667 en el día del estreno, aumentó a 1.013 en los primeros cinco días, despertando acusaciones de monopolización de los teatros. “Battle for Incheon” era, asimismo, una película comercial

“Línea Límite del Norte” (2015), dirigida por Kim Hak-soon © Rosetta Cinema

3

1. Basada en hechos reales, narra la historia de una unidad de inadaptados entrenados para matar al líder norcoreano Kim Il-sung. Fue la primera película coreana que atrajo a más de 10 millones de espectadores. 2. Una de las películas más perspicaces durante la dura administración de Lee Myung-bak. La inutilidad y la imprudencia de la guerra destaca en la última batalla antes del armisticio de la Guerra de Corea. 3. Reflejando la línea dura de los conservadores, esta película describe el choque naval entre Corea del Norte y Corea del Sur en su frontera.

estructurada alrededor del conflicto entre progresistas y conservadores. El presidente de la compañía productora comentó en aquel momento: “Hice la película con el deseo de ver a la gente armarse mentalmente y ser consciente de la seguridad nacional”. La película mostraba la audaz apuesta de hacer aterrizar tropas de los Estados Unidos en Incheon durante la Guerra de Corea para cortar por la mitad la invasión de las fuerzas de Corea del Norte. En una escena, un oficial del ejército norcoreano apunta el arma hacia su familia porque no comparte su perspectiva ideológica. Este oficial es representado como el epítome de la maldad. En contraste, el general Douglas MacArthur de los Estados Unidos es tratado como un ser divino. Más que en la miseria de la guerra, la película se centraba en la catarsis por los vencedores. Debido, obviamente, a la comercialización de la ideología y el espectáculo de la guerra, la película atrajo a siete millones de espectadores. Imaginación cinematográfica y realidad La confrontación y la cooperación exploradas por las películas reflejan los enfoques de los gobiernos conservadores y progresistas, respectivamente. A su vez, las opiniones y los valores destacados en la gran pantalla impactaron en las actitudes de los surcoreanos hacia Corea del Norte, en cómo debe percibirse y manejar esa relación.

Cultura y arte de Corea 9


“The Namesake” (2017), dirigida por Choi Jong-goo y Son Byeong-jo

1

© Changpoong E&M

Películas indie sobre desertores norcoreanos La virtud de las películas independientes es su tratamiento honesto de temas que son ignorados en las ofertas comerciales. Un puñado de películas indie sobre desertores norcoreanos exploran los problemas a los que se enfrentan al intentar asimilarse en una Corea del Sur capitalista.

Lanzada a finales de 2017, “The Namesake” presenta a dos mujeres con el mismo nombre, que pronuncian de manera distinta por la diferencia lingüística entre las dos Coreas. Ryeon-hui es un alma con cicatrices tras haber perdido a su hija al huir de Corea del Norte. Huyó porque era demasiado difícil sobrevivir allí, pero comprende que la vida en la sociedad de Corea del Sur no es fácil. Ryeon-

frío. Está embarazada, pero no sabe quién es el padre. El cartel de la película dice: “Una mujer que huyó de su casa. Una mujer que huyó de su país”, comparando el destino de las desertoras norcoreanas con el destino de las mujeres surcoreanas que viven en una sociedad patriarcal. Ryeon-hui atrapa a Yeon-hui tratando de robar un kimbap (cuña de

hui suple sus necesidades vitales trabajando a tiempo parcial en una tienda

arroz envuelto en algas) de la tienda. Ese primer encuentro conduce a una

de conveniencia. Allí, debe soportar a los clientes y a los compañeros de

nueva amistad justo antes de que Yeon-hui dé a luz, y Ryeon-hui finalmen-

trabajo que la miran con superioridad, una experiencia típica de los deser-

te comience a liberarse de la recurrente angustia por la pérdida de su hija.

tores norcoreanos en el Sur.

La película muestra cómo dos mujeres se reúnen en diferentes esta-

La vida de Yeon-hui también es difícil. Su “huida” fue una fuga de casa,

dos de aislamiento y forman un vínculo para superar sus problemas. A tra-

para alejarse de su violento padre. Ella encuentra que el mundo es un lugar

vés de su encuentro, también se superpone la cuestión de los desertores

10 Koreana Otoño 2018


norcoreanos con los temas de género que han llegado recientemente a la

ningún bien”.

opinión pública en todo el mundo.

Seung-cheol, que vive día a día pegando carteles en paredes, tiene

“Myung-hee”, que causó una sensación menor cuando fue presentada

pocas esperanzas de una vida mejor. Expuesto diariamente al maltrato

en el Festival de Cortometrajes de Mise-en-Scene en 2014, aporta un enfo-

verbal y físico, su vida en Corea del Sur sigue siendo una peligrosa prueba

que diferente del tema siguiendo la vida diaria de un desertor norcoreano

de supervivencia. Su único mínimo alivio es la iglesia, donde todos son con-

con estilo documental. Es común en casi todas las películas de desertores

siderados hijos de Dios, y un cachorro abandonado, cuya suerte en la vida

la descripción de una fuga espantosa y de un viaje arriesgado a Corea del

es muy parecida a la suya.

Sur. Sin embargo, esta película simplemente muestra a una mujer que se ha convertido en parte de la sociedad surcoreana.

Kim Man-cheol, un norcoreano que escapó al Sur con su familia en un pequeño barco en 1987, dijo en una rueda de prensa poco después de

La película comienza con una escena bastante normal, una clase de

llegar que había navegado hacia “un país cálido en el sur”. Pero no es un

ejercicio físico. Myung-hee, arrastrada allí por una amiga, se encuentra y se

país tan cálido el que acoge a Seung-cheol, ya que lo que le aguarda es una

hace amiga de Su-jin y pronto comienza a ir a su tienda de ropa todos los

realidad arenosa y una lucha incansable por la supervivencia.

días para ayudarla. Ella no pide ni espera que le pague. Para Myung-hee, no ser compensada por su trabajo no es un problema. “En el norte, teníamos que salir afuera y romper piedras en pleno invierno”, dice con respecto a su trabajo en la tienda como un simple acto de amistad. Pero como otros lo ven, ella no conoce el concepto de economía. En la capitalista Corea del Sur uno es naturalmente pagado por su trabajo. Así pues, Myung-hee empieza a ver las cosas de manera diferente cuando sus amigas le preguntan: “¿Eres la esclava de Su-jin?”. El punto culminante llega cuando Myung-hee, finalmente, estalla de-

1. Esta película yuxtapone las realidades que enfrentan dos mujeres, un desertor norcoreano que lucha por instalarse en el sur y una mujer surcoreana que sufre bajo las convenciones patriarcales. 2. La cinta muestra el conflicto entre un desertor norcoreano y las personas a su alrededor, que surge de las diferencias en su forma de pensar y de su concepto de la economía. 3. Ganadora de varios premios internacionales de cine, esta película arroja luz sobre la difícil situación de los desertores norcoreanos desde una perspectiva neorrealista.

lante de sus amigas: “Arriesgué mi vida para venir aquí, pero no vine para ser tratada así por vosotras”. Esta declaración directa contiene una crítica al

2

desprecio tácito y la compasión con la que los desertores norcoreanos son tratados en el Sur. También destaca la cinta “The Journals of Musan”, que obtuvo 16 premios en varios festivales internacionales de cine. Entre ellos se encuentran el Tiger Award y el International Federation of Film Critics Award en el Festival Internacional de Cine de Rotterdam, y el Grand Prize del Festival Internacional de Cine Andrey Tarkovsky en Rusia, y también en el Festival Internacional de Cine Asiático Reel de Toronto. Al explicar la unánime decisión de premiar la película “The Journals of Musan” con su mayor honor,

“Myung-hee” (2014), dirigida por Kim Tae-hun

el jurado de Toronto alabó la intensa y honesta preocupación del protago-

© Central Park Films

nista por la supervivencia, y la forma en la que la cruda pero conmovedora

3

historia de un norcoreano revela la noble lucha de un ser humano tratando de encajar en un nuevo ambiente. Los elogios internacionales cosechados por “The Journals of Musan” se pueden atribuir a su visión neorrealista del mundo. Mientras registra ostensiblemente la lucha diaria por la supervivencia librada por Jeon Seung-cheol, un desertor de Musan, en la provincia de Hamgyong del Norte, la película arroja más luz sobre la realidad a la que se enfrenta. Es decir, ilumina las penurias de los que están en los márgenes de la sociedad surcoreana porque son pobres o no tienen bienes. Musan es el nombre de la ciudad natal del protagonista, pero musan en coreano también significa “no tener

“The Journals of Musan” (2010), dirigida por Park Jung-bum © Secondwind Film

Cultura y arte de Corea 11


REPORTAJE ESPECIAL 2

Preludio a la paz: la distensión intercoreana en la cultura popular

© The Hankyoreh

Un viaje a la reconciliación a través de la música pop Corea del Norte y Corea del Sur tuvieron su primer intercambio musical hace unos 30 años, mientras que la música popular en particular entró en escena hace unos 20 años. Para las dos Coreas, con diferentes ideologías y sistemas políticos, encontrarse a través de la música es mucho más que un mero intercambio cultural; supone un esfuerzo por restaurar la identidad como una nación al promover la paz y la reconciliación. O Gi-hyeon Productor, Seoul Broadcasting System (SBS) 12 Koreana Otoño 2018


E

l 8 de febrero de 2018, el día antes de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang, los tormentosos vientos marinos se calmaron en Gangneung, una ciudad en la costa este cerca de las sedes olímpicas, y en la tarde la temperatura subió a 6 grados centígrados. Ese día, en el Gangneung Arts Center había prorgamado un concierto de la Orquesta Samjiyon, integrante de la delegación de Corea del Norte que había venido al Sur para celebrar los Juegos Olímpicos de Invierno. Un evento con más de 140 integrantes fue organizado para reunir a los mejores instrumentistas, cantantes y bailarines de la Banda Samjiyon, la Banda Moranbong y la Orquesta Sinfónica del Estado. Aunque el clima era más suave, la gente reunida para el espectáculo no pudo relajarse hasta que finalmente se alzó el telón. Solo unos meses antes, la guerra parecía inminente en la península de Corea. Algunos medios de comunicación surcoreanos apodaron a la líder de la orquesta, Hyon Song-wol, como “la chica nuclear”, en parodia de la famosa ópera revolucionaria de Corea del Norte, “The Flower Girl”, dejando atisbar que el concierto sería una pieza más de propaganda. Sin embargo, la tensión que llenaba la sala disminuyó tan pronto como comenzó el concierto con la canción “Nice to Meet You”. El público dio la bienvenida a una actuación sincera, con canciones que apelaban a las emociones universales en vez de ideologías políticas, con aplausos entusiastas. Un diluvio de canciones sureñas El primer conjunto musical de Corea del Norte que actuaba en el sur en 16 años realizó minuciosos preparativos. La parte más destacada fueron las mezclas de audio que realizaron dos ingenieros de sonido que trajeron consigo sus propias mesas de mezclas. La fluida mezcla y el fino equilibrio entre voces e instrumentos impresionaron al personal de Corea del Sur al grabar el programa para televisión. La iluminación también fue excelente. Los focos identificaban a los principales intérpretes con tanta nitidez que, a veces, casi parecía antinatural. Los uniformes y los peinados de la compañía parecían algo anticuados, reflejando la insistencia del Norte en el colectivismo, la unidad y la conformidad. Sin embargo, durante casi dos horas, los ins-

En el concierto de Samjiyon Orchestra celebrado el 11 de febrero de 2018 en el Teatro Nacional de Corea en Seúl, Seohyun (cuarta desde la izquierda) de Girls’ Generation canta con artistas norcoreanos. La banda de la delegación oficial del Norte para los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang ofreció otro concierto en Gangneung, una de las ciudades sede de los Juegos Olímpicos, el 8 de febrero.

trumentistas rara vez ojearon sus partituras mientras tocaban numerosas melodías, que iban desde música clásica hasta música popular, mostrando una vez más su diligente preparación. La orquesta interpretó 13 canciones surcoreanas. Dos de ellas eran canciones de protesta bien conocidas en el Norte, mientras que las 11 canciones populares restantes carecían de cualquier mensaje político y frecuentemente mencionaban términos como “amor”, “lágrimas” y “despedida”. Pero a veces también mencionaban “el viento amarillo del capitalismo”, a menudo denunciado por las autoridades norcoreanas. Pero, ¿por qué asumir la carga de interpretar canciones prohibidas? Al atender a las sensibilidades y gustos de la audiencia surcoreana, los músicos obviamente intentaron promover una mejor comprensión de diferentes vidas y pensamientos y derribar el elevado muro emocional entre ambas partes. Además, el repertorio reflejaba la influencia de los artistas surcoreanos que habían actuado en el Norte de forma intermitente desde 1999. De hecho, algunas de las canciones presentadas esta vez habían sido interpretadas antes en Pyongyang, como “Adiós” de Patti Kim en 1999; “El laberinto del amor”de Choi Jin-hee en 1999 y 2002; y “A J” por Lee Sun-hee en 2003. Catalizador de intercambio Los intercambios musicales entre las dos Coreas datan de 1985, cuando acordaron celebrar conciertos en las respectivas capitales en septiembre de ese año, coincidiendo con los primeros reencuentros de familias separadas por la Guerra de Corea. Cada parte envió una delegación de 50 artistas, pero sus actuaciones no fueron bien recibidas en ninguno de los lados: el concierto de Corea del Sur, en su mayoría presentando música y bailes tradicionales, fue considerado “feudalista y decadente” por los norcoreanos, cuyo concierto fue considerado a su vez como “rígidamente uniforme y para socavar la tradición” en el Sur. A este evento siguieron otros, alternativamente celebrados entre Pyongyang y Seúl, apenas manteniendo el intercambio en marcha. No fue hasta 1999 cuando organizaron conciertos de música pop para grandes audiencias. El 5 de diciembre de ese año, la emisora SBS (Seoul Broadcasting System) realizó el “Concierto de Paz y Amistad 2000” en el Teatro de Arte Ponghwa en Pyongyang. Fue una actuación conjunta con Roger Clinton, el hermano del entonces presidente estadounidense Bill Clinton. Más tarde, el 22 de diciembre, Munhwa Broadcasting Corporation (MBC) celebró el “Concierto de unificación nacional” en el mismo lugar. El concierto de SBS, el primer evento cultural en el Norte organizado por una emisora ​​de Corea del Sur, se llevó a cabo en un estado de distensión bajo la “Política de los rayos solares” de la administración del ya fallecido presidente surcoreano Kim Dae-jung. Con la primera generación de grupos de idols del K-pop, incluidos Sechs Kies

Cultura y arte de Corea 13


Los intercambios culturales Norte-Sur han continuado a pesar de las dificultades, principalmente mediante conciertos de música popular, con artistas surcoreanos que visitan el Norte con más frecuencia que al revés. y Fin.K.L., el programa arrojó luz sobre las diferencias socioculturales al mostrar las tendencias de la cultura pop de Corea del Sur. En contraste, el concierto de MBC apeló a la homogeneidad cultural de las dos Coreas al presentar canciones populares tradicionales y canciones populares de la época colonial, así como números populares contemporáneos. En 2002, MBC celebró dos eventos bajo el título “Lee Mi-ja: concierto especial” el 27 de septiembre y “¡Oh, Corea reunificada!” al día siguiente, ambos en el Gran Teatro del Este de Pyongyang. En este último evento, el cantante de rock Yoon Do-hyun y su banda sorprendieron a la audiencia norcoreana al cantar la eterna canción folk “Arirang” con un estilo sorprendentemente libre. El 11 de agosto de 2003, Korea Broadcasting System (KBS) presentó el “Concurso de canto de Pyongyang” en el parque Moranbong. Este programa musical surcoreano de largo recorrido, lanzado en 1972, tiene como norma poner el nombre de cada ubicación al final del título, por ejemplo: “Concurso nacional de canto en Pyongyang”, pero aceptó cambiar el nombre según lo acordado con el Norte de que “el nombre Pyongyang, el corazón de la revolución, no debería llegar al final”. En el espectáculo, unos 20 concursantes de entre 12 y 77 años de edad, mostraron sus habilidades para cantar. En tanto, en octubre de 2003, SBS celebró el “Concierto de Unificación con motivo de la apertura del Gimnasio Ryugyong Chung Ju-yung”. Para celebrar la inauguración del estadio deportiva cubierto, construido conjuntamente por el Grupo Hyundai y el Gobierno Norcoreano, un grupo de 1.100 surco-

reanos, incluidos artistas y observadores, cruzaron la línea fronteriza para visitar Pyongyang. El concierto era el primer evento musical organizado en un gimnasio del Norte. Posteriormente, en este mismo lugar SBS organizó un concierto del famoso cantante surcoreano Cho Yong-pil en agosto de 2005. Aunque fue planeado a instancia del Norte, el concierto solo pudo concretarse un año después, tras ser pospuesto siete veces ante las turbulentas circunstancias políticas, derivadas de la negativa del Gobierno de Corea del Sur a permitir que sus ciudadanos visitaran el Norte por el décimo aniversario de la muerte de Kim Il-sung. Así, los intercambios culturales transfronterizos han continuado pese a las dificultades, principalmente a través de conciertos de música popular, con artistas surcoreanos que visitan el Norte con mayor frecuencia que al revés. En retrospectiva, esta trayectoria se ha caracterizado principalmente por conciertos en el Norte, organizados por emisoras surcoreanas. Esto obedece a varios factores, como las condiciones internas del Norte, que dificultan que sus artistas viajen al Sur; la virtud de la música popular, que crea empatía emocional más fácilmente que otras artes escénicas; y la relativa ventaja de las emisoras para organizar conciertos a gran escala, pues precisan de un gran dispositivo de personal calificado y enormes fondos. El surgimiento de la Banda Moranbong Los intercambios culturales entre las dos Coreas con sus diferentes sistemas políticos han tenido influencias notables en ambas sociedades. El último concierto de la Orquesta Sam-

1. La banda Yoon Do-hyun en el concierto conjunto Norte-Sur “We Are One” celebrado el 3 de abril de 2018, en el Gimnasio Ryugyong Chung Ju-yung de Pyongyang. También actuó en el concierto de 2002 “¡Oh, Corea reunificada!” organizado por MBC en el Gran Teatro del Este de Pyongyang.

1

14 Koreana Otoño 2018

2. Los ciudadanos de Pyongyang cantan y aplauden durante el “Concierto de paz de la Delegación artística de Corea del Sur para la reconciliación y la cooperación: la primavera está a la vuelta de la esquina”, que se celebró el 1 de abril en el Gran Teatro del Este de Pyongyang.


2

jiyon, aparentemente ha contribuido a mitigar la imagen beligerante del Norte y a crear conciencia sobre la paz y la unidad entre el público del Sur. Sin embargo, no es fácil estimar las repercusiones a la inversa, ya que los medios del Norte suelen ser reticentes a los visitantes del sur y a sus actividades. Tampoco se pueden sacar conjeturas de las respuestas de la audiencia, pues los norcoreanos no pueden mostrar un gusto evidente por las canciones pop surcoreanas, que están estrictamente prohibidas en su vida cotidiana. Indirectamente, sin embargo, las actuaciones del grupo de chicas norcoreanas Moranbong, banda que se formó a principios de 2012 bajo la dirección de Kim Jong-un, presidente de la Comisión de Asuntos Estatales del Norte, dejaron entrever algunos resultados. Compuesta por unas 20 cantantes e instrumentistas femeninas, la banda se ha convertido en un foco de interés nacional e internacional por sus estilizados atuendos y sus desenfrenados movimientos de baile, así como por la belleza de su estilo. La banda parece mostrar la disposición del Norte a cambiar y alegrar su imagen tanto en casa como en el extranjero. En particular, sus actuaciones suelen ser en grandes gimnasios. Corea del Norte alguna vez tuvo la idea fija de que los eventos artísticos y culturales deberían tener lugar en un teatro y los eventos deportivos en un gimnasio, y sus funcionarios se opusieron con vehemencia a la idea de que el Sur presentara espectáculos de música pop en un gimnasio en Pyongyang. Sin embargo, después de presenciar el éxito de los conciertos en los gimnasios, comenzaron a programar este tipo de eventos, y la Banda Moranbong ahora suele interpretar la mayoría de sus conciertos en gimnasios, para acomodar a grandes audiencias, y usan diversos diseños escénicos.

© Yonhap Agencia de Noticias

También cabe señalar que la banda comenzó a usar jibs o grúas de cámara, comúnmente utilizadas para filmar representaciones teatrales a gran escala o eventos deportivos, ya que permiten captar una amplia gama de movimientos de forma más dinámica. El jib se usó por primera vez durante el concierto del Gimnasio Ryugyong Chung Ju-yung en 2003, cuando una compañía de radiodifusión de Corea del Sur lo presentó al Norte. Desde entonces, los jibs han desempeñado un papel central en el rodaje de eventos culturales en el Norte. Como otro resultado de los intercambios con el Sur, adoptaron las llamas del escenario y el papel confeti para crear efectos especiales. Tras la actuación de la Orquesta Samjiyon en Gangneung, un grupo de artistas del Sur realizó una nueva visita a Pyongyang en abril. Todo un evento histórico que tuvo lugar 13 años después del concierto de Cho Yong-pil en 2005, titulado “Concierto de paz de la Delegación Artística de Corea del Sur en Esperanza de Reconciliación y Cooperación”, con el subtítulo “La primavera está a la vuelta de la esquina”. Desde la división de la península, las dos Coreas han emprendido una implacable carrera armamentista para consolidar sus respectivos sistemas. Por tanto, la paz sigue siendo remota y la carga económica se hace cada vez más pesada. Recientemente, cada vez más voces reclaman detener esta competencia interminable y a cambio buscar la prosperidad mutua mediante la comprensión y la cooperación. Los intercambios culturales y artísticos son, sin duda, muy efectivos para promover la amistad y la buena voluntad. Aunque algunos conciertos no pueden derribar las paredes de desconfianza y enemistad de hace décadas, con el tiempo, estos continuados esfuerzos seguramente atraerán la primavera de la reconciliación.

Cultura y arte de Corea 15


El K-Pop aterriza en Corea del Norte BTS, grupo también conocido como Bangtan Boys, encabezó la lista Billboard 200 en junio de este año con su tercer álbum “Love Yourself: Tear”. Fue la primera vez en 12 años que un álbum no inglés ocupaba el número uno en la lista principal de álbumes de Billboard. A medida que el K-pop se propaga por el mundo, también provoca respuestas en la cerrada sociedad norcoreana. Kang Dong-wan Profesor, Universidad Dong-A; Director, Hana Center Busan

Después de que el soldado norcoreano Oh Chong-song desertara

DVD y unidades USB con contenidos de K-pop llegan al país de contra-

el año pasado cruzando la frontera de Panmunjom, siendo impactado

bando desde China. Por ejemplo, cuando “Gangnam Style” de Psy reco-

por varias balas durante el proceso, sorprendió a todos al decir que le

rrió el mundo en 2012, también se hizo popular rápidamente en Corea

gustaba el grupo de idols surcoreano Girl’s Generation. Posteriormente,

del Norte.

cuando el New York Times publicó un artículo en primavera de este año

Las unidades USB, denominadas “tarjeta de memoria stick” son am-

sobre conciertos de músicos surcoreanos en Pyongyang, centrándose

pliamente utilizadas en el Norte para reproducir películas y canciones de

en el grupo de chicas Red Velvet, el titular decía: “¿Puede Corea del Norte

Corea del Sur. Los Memory Sticks y las tarjetas SD son muy buscados ya

controlar la invasión del K-Pop?”

que son fáciles de transportar y de ocultar. Hoy en día, los dispositivos

El Gobierno de Corea del Norte toma medidas contra la circulación

multimedia MP5 para ver vídeos de alta resolución también llegan al país

y la visualización de videos del Sur por temor a que su gente pueda ser

a través de China. Dado que un reproductor MP5 usa una tarjeta micro

“corrompida por los decadentes caprichos capitalistas”. Sin embargo, los

SD, incluso más pequeña que la de una unidad USB, tiene una mayor ca-

vídeos surcoreanos ahora son populares en el Norte y ampliamente dise-

pacidad de almacenamiento y es más fácil de evadir en un control.

minados a pesar de las prohibiciones del gobierno.

La difusión de reproductores MP5 ha permitido a los jóvenes de Corea del Norte ver vídeos de K-pop con mayor facilidad. Así, ya no se

Control vs. diseminación Sorprendentemente, los éxitos pop surcoreanos se disfrutan casi simultáneamente en el Norte y en el Sur, ya que grandes cantidades de

limitan a escucharlos subrepticiamente, ahora pueden observar de cerca las caras de los cantantes, los gestos, la moda y los peinados, experimentando un choque cultural aún más profundo. © Yonhap Agencia de Noticias

1

16 Koreana Otoño 2018


1. BTS (Bangtan Boys), que encabezó la lista Billboard 200 en junio pasado con su tercer álbum regular “Love Yourself: Tear”, es conocido por su fama entre los jóvenes norcoreanos. 2. Invitado al concierto de Pyongyang el pasado abril, Red Velvet tocó “Red Flavour” y “Bad Boy” para el público de Corea del Norte.

2

Choque cultural

jóvenes. Sin desanimarse por las estrictas restricciones contra los con-

Corea del Norte tiene una larga tradición de explotar la música

tenidos de la cultura pop de Corea del Sur, siguen viendo audazmente

para fortalecer su sistema. Partiendo de una guerra ideológica a través

estos vídeos porque, entre otras razones, cantar y bailar K-pop le dan

de la música, afirma: “Una sola canción puede sustituir a diez millones

a uno un poco de superioridad sobre sus compañeros. Algunos incluso

de soldados”. Al crecer en un medio social así, los jóvenes norcoreanos

consideran a los que pueden cantar y bailar esas canciones como “ilu-

se enamoran del K-pop porque las canciones tratan sobre emociones

minados”.

humanas universales, como “Amigo” de Ahn Jae-wook, conocida por ser la canción pop surcoreana más popular en el Norte, pese a no contener ideología ni propaganda. Muchos desertores coinciden en que las can-

La Generación del Mercado Ante estas circunstancias, las autoridades se ven obligadas a acep-

ciones norcoreanas son principalmente propaganda política o glorifica-

tar, al menos en cierta medida, el cambio cultural y la resistencia entre

ción de sus líderes, mientras que las del Sur son expresiones honestas

los jóvenes. Por tanto, en vez de depender de prohibiciones y controles

de las emociones humanas, que son mucho más fáciles de disfrutar.

incondicionales, han ideado un nuevo género de música socialista para

La difusión del K-pop en el Norte puede atribuirse en parte a la

evitar la invasión de la cultura capitalista.

ampliación de las brechas intergeneracionales y a la profundización de

La política del gobierno de Corea del Norte de satisfacer los “altos

la división de clases. En el Norte, a menudo a los jóvenes se les llama

estándares de las personas” indica la intención de aceptar las cambian-

la “generación del mercado (changmadang)”. Las graves dificultades

tes demandas de sus gentes, brindándoles nuevas obras creativas. Un

económicas de mediados y finales de la década de 1990 debilitaron el

buen ejemplo sería la Banda Moranbong, fundada bajo la iniciativa de

sistema de bienestar del país que brindaba educación gratuita, atención

Kim Jong-un. Sus integrantes adoptan moda y peinados completamente

médica y necesidades racionadas, que las autoridades promovían en

diferentes de los que usan las mujeres norcoreanas, y sus canciones y

voz alta internamente y externamente. La “generación del mercado”

movimientos de baile recuerdan a los grupos de chicas de Corea del Sur.

alude pues a los jóvenes nacidos en ese momento, que apenas han experimentado beneficios de bienestar socialista.

Los estrictos controles del gobierno sobre el K-pop y otros elementos de la cultura extranjera no han impedido que la nueva generación

Para esta nueva generación, el K-pop puede ser un catalizador de

acceda a ellos, y cualquier cambio que surja entre los jóvenes puede

la no conformidad pasiva, mientras que las generaciones anteriores,

tener un impacto significativo en el futuro del sistema del Norte. Por este

adoctrinadas para poseer el “espíritu de las balas y las bombas huma-

motivo merece la pena observar la influencia de K-pop en la sociedad

nas” son leales al gobierno, la solidaridad grupal es más débil entre los

norcoreana.

Cultura y arte de Corea 17


REPORTAJE ESPECIAL 3

Preludio a la paz: la distensión intercoreana en la cultura popular

Un nuevo punto de inflexión en los intercambios deportivos Los deportes han ejercido un rol fundamental a la hora de generar un ambiente conciliador en la dividida península, donde las dos Coreas han presentado equipos unificados y marchado juntas bajo una misma bandera en competiciones internacionales. En un tiempo más reciente, el avance hacia la construcción de la paz indica que con mucha probabilidad los intercambios deportivos intercoreanos lograrán un nuevo impulso. Jeong Yoon-soo crítico deportivo; profesor de la Facultad de Cultura de la Universidad de Sungkonghoe

La surcoreana Hyun Jung-hwa (derecha) y el norcoreana Li Bun-hui comparten equipo en el 41° Campeonato Mundial de Tenis de Mesa, celebrado en abril de 1991 en Chiba, Japón. Derrotaron a China 3:2 y ganaron en dobles femenino. Fue el primer evento deportivo internacional desde la división del país en el que atletas de las dos Coreas compitieron juntos.

18 Koreana Otoño 2018


Š Yonhap Agencia de Noticias

Cultura y arte de Corea 19


E

n el año 1936, el maratonista Sohn Kee-chung (1912-2002) compitió y ganó la medalla de oro en los XI Juegos Olímpicos celebrados en Berlín con la bandera japonesa en su uniforme. Nacido en Sinuiju, ciudad ubicada en la actual Corea del Norte, cuando tenía 16 años Sohn trabajó para una compañía con sede en Dandong, China. Todos los días corría los más de 20 km (8 km) por la orilla del río Yalu que separan Sinuiju y Dandong. Kim Yongsik (1910-1985), célebre jugador de fútbol, entrenador y director técnico de la selección nacional de Corea del Sur, nació en Sinchon, provincia de Hwanghae, en la actual Corea del Norte. Ambos atletas llegaron a Seúl al mismo tiempo y estudiaron en la Facultad de Bosung, que ahora es la Universidad de Corea. Las historias de estos dos héroes del deporte nos revelan que viajar entre las regiones del sur y del norte de Corea hace siete décadas era tan natural como viajar entre Birmingham y Londres, o entre Chicago y Nueva York. Sin embargo, esto cambió después de la división territorial y el estallido de la Guerra de Corea en 1950. La división nacional y la guerra Corea atravesaba a comienzos del siglo XX por su primera ola de industrialización y urbanización, en un ambiente marcado por la influencia de la cultura occidental introducida a través de Japón. En 1897 se había construido un campo de golf de seis hoyos en Wonsan, un puerto importante y una ciudad industrial a lo largo de la costa este en lo que ahora es Corea del Norte, y

las fábricas tenían sus propios equipos de fútbol. En Incheon, una urbe portuaria cercana a Seúl, surgieron muchos clubes de varios deportes como fútbol, béisbol, baloncesto y voleibol, en el proceso de convertirse en una ciudad industrial moderna. De entre las principales ciudades coreanas, Pyongyang y Gyeongseong (nombre de Seúl durante el período colonial) tenían los mejores equipos y las mayores bases de fans. La ciudad de Pyongyang, que aceptó más pronto la cultura occidental que penetraba mayormente desde China y mostró influencias continentales, y la de Gyeongseong, que al ubicarse en la zona central de Corea era abundante en recursos humanos y materiales, se convirtieron en máximas rivales, especialmente en el fútbol. Los choques entre los equipos de las dos urbes se denominaron “los partidos de Gyeongpyong”. Estos derbis, como ocurre en otros lugares entre ciudades rivales, eran encuentros emocionantes. Hasta 1946, justo después de la liberación el país del dominio japonés, se seguían disputando los partidos de Gyeongpyong en una y otra ciudad de forma regular. Los juegos entre los dos equipos antagonistas vieron incrementada su actividad con el fichaje del jugador estrella de Gyeongseong, Kim Yongsik, por el plantel de Pyongyang. De no haber sido por la guerra (1950-53) y la consiguiente división nacional, tal vez hoy todavía podríamos ver transferencias de jugadores entre Seúl y Pyongyang, así como hordas de fans viajando entre las dos ciudades para apoyar a sus equipos en los partidos fuera de casa. Lamentablemente, no se han producido en 70 años.

1 © KPPA

20 Koreana Otoño 2018


A pesar de las constantes tensiones políticas y militares que se dan en la península, en el ámbito deportivo nunca han cesado por completo los intercambios y la cooperación entre las dos Coreas. Estos intercambios se reanudaron por primera vez en 1964, cuando a petición del Comité Olímpico Internacional las dos partes se reunieron para debatir la formación de un equipo unificado para los Juegos Olímpicos de Tokio. Sin embargo, las conversaciones terminaron sin resultados tangibles. Este tipo de diálogos intercoreanos sobre intercambios deportivos se llevaron a cabo 13 veces más hasta finales de la década de 1980, pero todos fueron en vano. Competición y cooperación Al permanecer estancado el proceso, las dos Coreas competían entre sí en varios eventos deportivos importantes. En la octava Copa del Mundo de la FIFA, celebrada en Inglaterra en 1966, el equipo nacional norcoreano apodado “Chollima”, cuyo nombre deriva de un mítico caballo alado, asombró al mundo al avanzar a los cuartos de final. En un momento en que el deporte era percibido como una extensión de la rivalidad política entre las dos Coreas, esta inesperada hazaña provocó que el Sur estableciera un club de fútbol bajo el amparo de la Agencia Central de Inteligencia en 1967. Su único objetivo era vencer al Norte, no anotarse una victoria en la Copa del Mundo o la Copa Asiática. Como en aquel entonces los mejores jugadores estaban en su mayoría en el ejército, la agencia no tuvo dificultad en reclutar talentos de las fuerzas terrestre, naval y aérea. El equipo

1. Jugadores de baloncesto y entrenadores de las dos Coreas ingresan al Gimnasio Ryugyong Chung Ju-yung en Pyongyang para un partido el 4 de julio de 2018, uno de cuatro en dos días. La serie fue el primer enfrentamiento de baloncesto entre Corea del Norte y Corea del Sur desde 2003.

2

2. Jugadores sur y norcoreanos dan la vuelta al campo con la Bandera de Unificación tras un “partido de fútbol de unificación” el 7 de septiembre de 2002, en el Estadio de la Copa Mundial de Seúl. El partido, la primera competencia de amistad intercoreana desde 1990, terminó en empate sin goles.

recibió todo el apoyo del gobierno. Solo en 1969 pasaron 105 días en Europa para llevar a cabo un entrenamiento fuera de temporada. Durante las prácticas en el exterior el entrenador de este club de fútbol fue el antes mencionado Kim Yong-sik, el jugador estrella nacido en lo que hoy es Corea del Norte. El delantero más joven del equipo era Lee Hoe-taik, que más tarde ocuparía el cargo de manager de la selección nacional en la XIV Copa del Mundo de Italia 1990. Lee visitó Pyongyang para el “partido de unificación Sur-Norte”, celebrado el 11 de octubre de 1990, en calidad de consejero del equipo del sur. Allí se reunió con su padre por primera vez en 40 años, con la ayuda de Park Doo-ik, el héroe norcoreano en la Copa del Mundo de Inglaterra de 1966. Al haberse conocido en partidos internacionales, los dos futbolistas habían entablado amistad previamente. El padre de Lee se fue al norte después del estallido de la guerra de Corea, cuando su hijo tenía solo cuatro años. El día posterior a la emocionante reunión era el cumpleaños de Lee, por lo que su padre preparó una comida especial para él. En los eventos deportivos internacionales en los que han participado las dos Coreas ha habido una serie de acontecimientos repletos de dolor y lágrimas. En los Juegos Olímpicos de Verano de Tokio 1964, Shin Keum-dan, atleta norcoreana que alcanzó récord mundial en los 400 y 800 metros femeninos, se reunió con su padre, Shin Mun-jun, que vivía en el Sur, después de 14 años sin verse. La desgarradora reunión duró solo unos minutos, despertando una profunda simpatía de la ciudadanía, e incluso inspiró una canción popular. En los Juegos Asiáticos de 1978 en Bangkok, los equipos masculinos de fútbol de Corea del Norte y Corea del Sur se enfrentaron en la gran final. El partido llegó a la prórroga y terminó en un empate sin goles, por lo que las dos selecciones compartieron el oro. Sin embargo, tuvo lugar una escena amarga en la ceremonia de entrega de medallas, que mostró la rivalidad extrema y enemistad entre ambos. Kim Ho-kon, el capitán del sur, permitió que su homólogo del norte, Kim Jong-min, subiera al podio delante de él. Pero cuando Kim Ho-kon lo siguió para colocarse en su lugar, el capitán norcoreano se negó a dejarle sitio. El portero del norte, Kim Gwang-il, incluso le bloqueó el camino cuando intentaba subir al podio. Durante las décadas de 1960 y 1970, los gobiernos de ambas partes utilizaron no solo los deportes sino también las disputas intercoreanas como medios para fortalecer y prolongar su régimen dictatorial. En los años 80 ambas partes trataron de exhibir de forma competitiva la supremacía de sus respectivos regímenes, explotando los intercambios deportivos para manifestar la legitimidad de sus regímenes en el país y en el extranjero, así como para mejorar su imagen de cara al exterior.

© Newsbank

Cultura y arte de Corea 21


A pesar de las constantes tensiones políticas y militares que se dan en la península, en el ámbito deportivo nunca han cesado por completo los intercambios y la cooperación entre las dos Coreas. Política y deportes Los intercambios deportivos entre las dos Coreas comenzaron a ofrecer resultados tangibles en los noventa. La administración de Roh Tae-woo en el sur lanzó la iniciativa de política exterior “Nordpolitik” en conjunto con las tendencias mundiales en los años posteriores a la Guerra Fría, haciendo hincapié en el intercambio intercoreano y especialmente en los deportes. En octubre de 1990, las dos Coreas celebraron dos “partidos de fútbol de unificación”, uno en Pyongyang y otro en Seúl. El centrocampista del sur Kim Joo-sung, que jugó en el partido disputado en el estadio de Rungrado Primero de mayo en Pyongyang, recordó el evento en una entrevista y dijo: “Me impresionaron los norcoreanos cuando nos llevaron a hombros un kilómetro de distancia desde el Aeropuerto Internacional de Sunan. Fue conmovedor”. Estos intercambios deportivos transfronterizos generaron un impacto positivo en las relaciones intercoreanas. En la quinta conferencia bilateral de alto nivel, celebrada el 13 de diciembre de 1991, las dos partes firmaron el “Acuerdo de Reconciliación, No Agresión, Intercambios y Cooperación entre Corea del Sur y del Norte”. También conocido como el “Acuerdo Básico Intercoreano”, fue un tratado histórico que hasta nuestros días continúa ejerciendo una influencia positiva en el diálogo y las negociaciones intercoreanas. Sobre la base de este ambiente conciliatorio, las dos Coreas presentaron un equipo unificado en el Campeonato Mundial de Tenis de Mesa de 1991 celebrado en Chiba, Japón. Hyun Junghwa de Corea del Sur y Li Bun-hui de Corea del Norte se unieron para derrotar al equipo defensor del campeonato, China, liderado por Deng Yaping, por un marcador de 3 a 2 que les permitió ganar la medalla de oro en el evento de dobles femenino. La dramática historia de aquella victoria se convirtió luego en una película. En junio del mismo año, las dos Coreas formaron un equipo combinado de fútbol masculino para el Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA, celebrado en Portugal, y avanzaron a los cuartos de final. Pero los intercambios deportivos entre las dos Coreas se detuvieron a raíz de la muerte del fundador y líder norcoreano Kim Il-sung en 1994 y las graves dificultades económicas del país comunista. La cooperación intercoreana en el ámbito de los deportes gozó de un repunte cuando el presidente de Corea del Sur, Kim

22 Koreana Otoño 2018

1. El equipo de hockey femenino unificado de Corea juega en los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang 2018, atrayendo la atención del mundo. Las agencias de noticias extranjeras comentaron que el equipo, aunque derrotado, “hizo historia” y “logró una victoria por la paz”. 2. Las dos Coreas marchan juntas bajo la Bandera de la Unificación en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang el 9 de febrero de 2018. Corea del Sur, anfitriona de la Olimpiada, compitió con 145 atletas en 15 modalidades, mientras que Corea del Norte envió 22 atletas de cinco modalidades.

1


2

Dae-jung, y el líder norcoreano, Kim Jong-il, se encontraron en una cumbre histórica en Pyongyang en junio de 2000, que dio como resultado la “Declaración Conjunta Sur-Norte del 15 de junio”. El 15 de septiembre de ese mismo año los atletas de las dos Coreas desfilaron en Sídney juntos por primera vez en la ceremonia de inauguración de unos Juegos Olímpicos de verano. Lo hicieron nuevamente en los Juegos Asiáticos de Busan en 2002, los Juegos Asiáticos de Aomori y los Universitarios de verano de Daegu en 2003, así como en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004. En septiembre de 2002, los equipos de fútbol de Corea del Sur y Corea del Norte se midieron en otro “partido de unificación” en el Estadio de la Copa del Mundo de Seúl. Después del encuentro, Choi Tae-uk del sur y Ri Kang-in del norte intercambiaron sus camisetas. Aunque la FIFA recomendaba no hacerlo por cuestiones de higiene, ambos intercambiaron no solo sus elásticas sino también sus botas, como gesto simbólico de “una sola nación”. Renovadas esperanzas de paz La cultura y los deportes se han convertido en las principales prioridades políticas a medida que el régimen impulsa su agenda de construir un “estado socialista avanzado”. En 2015 Kim Jong-un viajó al aeropuerto para saludar al equipo de fút-

bol femenino que regresaba del Campeonato de Fútbol del Este de Asia y felicitar a las jugadoras y al equipo técnico por su victoria. También ha estado muy comprometido con la construcción de instalaciones deportivas a gran escala, como el estadio Rungrado Primero de Mayo, el estadio Yanggakdo, el campo de golf de Pyongyang y las estaciones de esquí de Masikryong y Samjiyon. En la Copa Asiática y Campeonato Inter Clubes de Halterofilia celebrado en Pyongyang en septiembre de 2013 se izó la bandera nacional de Corea del Sur y se tocó su himno nacional por primera vez en suelo norcoreano. Los cambios en las políticas de Corea del Norte bajo el mandato de Kim Jong-un allanaron el camino para que los miembros de su élite del poder pudieran visitar el sur para asistir a los Juegos Asiáticos de Incheon 2014. Los norcoreanos también enviaron una gran delegación de atletas y animadoras, además de formar un equipo conjunto de hockey femenino, para los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018. El 4 de julio de 2018 las dos Coreas celebraron un partido amistoso de baloncesto en Pyongyang. También se mantienen conversaciones para revivir los partidos de Gyeongpyong y celebrar encuentros de fútbol entre equipos de las dos capitales. En medio de un clima creciente para el diálogo se espera que obtengan mayor impulso los intercambios en materia deportiva.

Cultura y arte de Corea 23


1

“¡Somos uno!” Corea del Norte envió el pasado febrero un grupo de 229 animadoras a los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang como parte de su delegación oficial. Multiplicando por más de diez el número de deportistas norcoreanos, que sumaban 22, este escuadrón femenino alentó a ambas Coreas. Antes de las Olimpiadas, Pyongyang envió una banda de unos 140 músicos, cantantes y bailarines de primer nivel que ofrecieron dos recitales en Seúl y Gangneung. Kim Young-rok Reportero, Sports Chosun

Las animadoras de Corea del Norte han captado atención a nivel mundial tanto por su apariencia física como por la volátil situación en la península y la enigmática naturaleza del régimen de Pyongyang. Son un

versitarios de Verano de Daegu en 2003 y los Campeonatos Asiáticos de Atletismo de Incheon en 2005. El envío de grupos de animadoras a eventos deportivos en el ex-

componente clave de la “ofensiva amistosa” del Norte y pueden servir para

tranjero también es algo de gran interés dentro de Corea del Norte. Sus

aliviar las tensiones y ofrecer una exhibición pública de paz.

integrantes tienen la inusual oportunidad de viajar fuera del país y, en oca-

Como era de esperar, el equipo de animadoras de Corea del Norte en

siones, también de ascender en la escala social. Por lo tanto, no sorprende

los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang acaparó gran atención

que sea feroz la competencia. Las chicas son seleccionadas principalmente

no solo en Corea sino en todo el mundo.

entre estudiantes de escuelas de arte en Pyongyang según criterios estrictos que incluyen la apariencia, los antecedentes familiares y la lealtad. Se

La cuarta visita Por supuesto, Corea del Norte había enviado en ocasiones anterio-

rumoreaba que el envío de animadoras a los Juegos Asiáticos de Incheon en 2014 tuvo que cancelarse debido a la excesiva competencia.

res animadoras a los principales eventos deportivos organizados en Asia.

Namnam bugnyeo es un dicho común en Corea. Significa algo así

Pyeongchang ha sido la cuarta vez que el grupo de norcoreanas viaja a

como que “los hombres del sur son más atractivos y las mujeres de las

Corea del Sur después de los Juegos Asiáticos de Busan en 2002, los Uni-

regiones del norte son más bellas”. Quizás es por eso que el frenesí que

24 Koreana Otoño 2018


rodea a las animadoras norcoreanas a veces ha catapultado a algunas de

Antes de esto, en un partido de preparación del equipo femenino de

ellas al estrellato. Ri Yu-gyong, capitana del equipo animador que llegó en

hockey sobre hielo entre las dos Coreas hubo un problema relacionado con

2002, y su integrante más joven, Chae Bong, disfrutaban de una inmensa

la bandera de unificación coreana que incluía Dokdo, un grupo de islotes

popularidad e incluso tenían sus propios clubes de fans en las redes surco-

que es foco de contienda entre Corea y Japón. Tras la protesta del Gobier-

reanas. Otra integrante del grupo, Cho Myong-ae, llegó incluso a protago-

no japonés, el COI instó a retirar Dokdo de la bandera en los Juegos Olím-

nizar un anuncio de televisión con la estrella del pop surcoreana Lee Hyori.

picos de Invierno. Corea del Sur cumplió y en la ceremonia de apertura los

Ri Sol-ju, la primera dama de Corea del Norte, ha sido la ex animadora

atletas de las dos Coreas marcharon detrás de la bandera de unificación sin

que más alto ha llegado. Cuando visitó el sur por primera vez para un even-

los islotes. Sin embargo, el Norte refutó y dijo que “no hay nada de malo

to juvenil intercoreano de la Cruz Roja en 2003, la gente quedó sorpren-

en mostrar en nuestra bandera el territorio que siempre ha pertenecido a

dida de su belleza. A partir de entonces, asistió a la reunión de profesores

nuestro país”. A lo largo de los juegos, las animadoras agitaron la bandera

Norte-Sur en el monte Kumgang en 2004 y fue incluida como miembro del

unificada que mostraba Dokdo junto con la bandera de Corea del Norte.

equipo de animadoras de los Campeonatos Asiáticos de Atletismo de 2005.

En el pasado, la visita de un equipo de animadoras de Corea del Norte

En ese momento, Ri dijo en una entrevista: “Mi sueño es actuar en una

era en sí misma una gran noticia. Durante su primer viaje en 2002, miles de

compañía artística”. Más tarde se unió a la Banda Moranbong y finalmente

personas acudieron en masa al puerto para ver el ferri de pasajeros donde

se casó con Kim Jong-un, alrededor de 2011-2012 según los informes.

se alojaba el grupo de las animadoras. En los estadios deportivos, los es-

Pero no todos los rumores que rodean a las animadoras de Corea del Norte han sido positivos. Se produjo un incidente durante los Juegos Uni-

pectadores las recibieron con entusiasmo aplaudiendo al unísono e incluso imitando sus movimientos coreografiados.

versitarios de Verano de 2003 en torno a una pancarta con la imagen de la

En su última visita, la primera en 13 años, el equipo de animadoras

cara de Kim Jong-il. Mientras viajaban en autobús, el grupo vio el cartel de

norcoreanas era a menudo el centro de atención en los eventos a los que

su “querido líder” mojarse bajo la lluvia. Estallaron en lágrimas y gritaron:

asistían. Animaban en perfecta sincronización, gritando consignas como

“la cara de nuestro gran general se está mojando. No podemos dejar esto

“¡Somos uno!” y “¡Vamos a unirnos!” y cantaban canciones populares muy

así”. La pancarta tuvo que retirarse inmediatamente.

familiares para los coreanos de ambos lados. Sin embargo, mostraban total desinterés cuando la música pop surcoreana llenaba el estadio.

Popularidad y polémica

Los espectadores surcoreanos también mostraron reacciones algo

Al comienzo de las Olimpiadas de Invierno de PyeongChang, el equipo

diferentes en comparación con el pasado. Algunos comentaron que las

de animadoras de Corea del Norte se vio involucrado involuntariamente en

animadoras norcoreanas parecían “aisladas” o las calificaban como “má-

una controversia sobre el uso de las llamadas “máscaras con la cara de Kim

quinas o marionetas atrapadas en su propio mundo”. Las provocaciones

Il-sung”. Ellas usaron unas máscaras como accesorios mientras entonaban

nucleares de Corea del Norte continuaron hasta unos meses antes de los

una canción pop norcoreana, lo que produjo fuertes críticas de grupos

Juegos Olímpicos y la polémica en torno a la formación de última hora de

conservadores de Corea del Sur, que afirmaban que las máscaras parecían

un equipo unificado de hockey sobre hielo femenino también contribuyó a

mostrar el rostro del joven Kim Il-sung y se usaban como medio de pro-

agriar el sentimiento público.

paganda. Tanto el Gobierno de Corea del Sur como funcionarios de Pyon© Yonhap Agencia de Noticias

gyang negaron la acusación, diciendo que la imagen era de un hombre apuesto, probablemente un famoso actor norcoreano. Argumentaron que los norcoreanos nunca se atreverían a hacer una máscara con la imagen

2 3

de su fallecido “líder supremo” perforando agujeros en ella.

1. Los espectadores de Corea del Sur dan la bienvenida al escuadrón de animadoras de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang, que atrajeron grandes multitudes. 2. Animadoras de Corea del Norte cantan y gritan en una competición de atletismo femenino. Llamaron la atención con sus movimientos y aplausos perfectamente sincronizados.

Cultura y arte de Corea 25


REPORTAJE ESPECIAL 4

Preludio a la paz: la distensión intercoreana en la cultura popular

Un nuevo horizonte para las joyas escénicas del Norte La atracción que los coreanos sienten desde siempre por el monte Paektu y el monte Kumgang alberga otros motivos al margen de su excepcional belleza escénica. Ambas montañas ostentan un especial significado histórico, cultural y artístico para la nación. Para los surcoreanos, especialmente, estas colinas emplazadas en el Norte son objeto de anhelo y dolor. Eun Hee-kyung Novelista 26 Koreana Otoño 2018


N

ací y crecí en la mitad sur de un país dividido, donde en mi juventud recibí una intensa educación anticomunista. Corea del Norte, según me indicaban mis profesores, estaba gobernada por un régimen títere, con campos de trabajo y una extrema pobreza. Los exámenes académicos incluían con frecuencia preguntas sobre el Movimiento Chollima del Norte, que obligaba a las personas a trabajar sin cesar al igual que el caballo epónimo que galopa 1.000 lis (aproximadamente 400 km) en un solo día, así como sobre el sistema “uno de cada cinco hogares” bajo el cual se asignaba a cada cinco familias un miembro del Partido de los Trabajadores para vigilar sus vidas diarias. De vez en cuando, los periódicos informaban de una invasión armada de la guerrilla y enviaban a estudiantes en grandes grupos a exposiciones donde se mostraban granadas, machetes y otras armas confiscadas a los guerrilleros.

© Yonhap Agencia de Noticias

Turistas surcoreanos toman fotos de Chonji, el lago del cráter en la cima del monte Paektu. A caballo entre la frontera de la provincia de Ryanggang de Corea del Norte y la provincia china de Jilin, el monte Paektu es la montaña más alta de la cordillera Baekdu Daegan, que recorre 1.400 kilómetros hacia el sur a lo largo de la península. Actualmente, los surcoreanos solo pueden visitar dicha montaña a través de China.

Una educación anticomunista En la clase de música, no obstante, cantábamos: “Vamos al monte Kumgang con sus 12.000 picos. Qué bellos y maravillosos son”. Y en nuestro libro de texto de coreano leíamos un ensayo sobre un viaje a la misma colina, llamado “El deleite infinito de la montaña” (Sanjeong muhan), e imaginábamos la belleza de sus bosques, cascadas, nubes, niebla y rocas. Como el paisaje cambia completamente según las estaciones, nos decían que la montaña tiene cuatro nombres diferentes. Kumgang (también deletreado Geumgang), que significa “diamante”, es el nombre para la primavera, cuando los 12.000 picos están cubiertos de verdes hojas y flores frescas que brillan como la más preciada de las gemas. No es menor la fascinación que despierta el monte Paektu. De hecho, se menciona al comienzo del himno nacional coreano: “Hasta el día en que el monte Paektu se desgaste y el mar del Este se seque, Dios protegerá y bendecirá a nuestro amado país”. Bajo el actual estado de división, este verso podría interpretarse como la ilusión de que un poder sobrenatural velará por esta tierra durante un período ilimitado de tiempo, hasta que se seque el Mar del Este de la mitad sur y el Monte del Norte Paektu quede erosionado. Con la meseta de Kaema rodeando la cumbre cual falda acampanada de mujer, el monte ha preservado el misterio de los bosques primitivos. Su nombre Paektu (también deletreado Baekdu, que significa “cabeza blanca”) deriva de la apariencia del área de la cumbre, cubierta con depósitos de piedra pómez blanca. Situada a caballo entre la frontera que separa China y Corea del Norte, el nombre chino de la montaña es Changbai, que significa “blanco perpetuo”. Con sus majestuosos riscos y el lago caldera Chonji o “lago del cielo”, conocido por ser el más profundo de su categoría en el mundo, la montaña ha evo-

Cultura y arte de Corea 27


cado desde siempre el espíritu expansivo de la nación coreana. Sin embargo, parecía existir solo de forma simbólica como “el santuario espiritual de la nación”, más bien abstraída por la tentadora advertencia de que ya no podíamos visitarla. No obstante, la historia ha seguido su curso, abriendo nuevas puertas a estos lugares ocultos. En 2002 finalmente puse un pie en el monte Kumgang, en un pintoresco valle flanqueado por colinas escarpadas. Y varios años después me planté en la cima del monte Paektu, desde donde pude observar las aguas del lago Chonji. Un paisaje desconocido pero elegante El comienzo de la historia que estamos contando podría ser la visita del fundador del Grupo Hyundai, Chung Ju-yung, a Corea del Norte, cuando llevó cabezas de ganado a modo de obsequio. Nacido en el actual territorio norcoreano, Chung llegó al sur a la edad de 17 años después de robar el dinero que su padre había ganado vendiendo una vaca. Con el botín comenzó un negocio que ha crecido hasta convertirse en el actual conglomerado. En 1998, el magnate de 83 años negoció con el Gobierno del Norte y acordó su regreso a esa tierra para promover la paz en la península dividida. Cruzó la zona desmilitarizada a través de la aldea fronteriza de Panmunjom, liderando un convoy de camiones que transportaban 500 cabezas de ganado, que según dijo era el pago del dinero que le había robado a su padre décadas atrás. En noviembre de ese año, el Grupo Hyundai inició un negocio de turismo que permitía a los ciudadanos surcoreanos viajar al monte Kumgang. Dos años después, el entonces presidente surcoreano Kim Dae-jung y el presidente de la Comisión Nacional de Defensa de la RPDC, Kim Jong-il, se reunieron en Pyongyang y adoptaron la histórica “Declaración conjunta del 15 de junio”. La “política de los rayos solares” del presidente Kim Daejung continuó descongelando una relación que durante años había sido de hielo entre las dos Coreas. Uno de los resultados más notables fue la decisión de que los atletas y animadoras de Corea del Norte participaran en los Juegos Asiáticos de 2002, en la ciudad surcoreana de Busan, algo sin precedentes desde la división del país. Casualmente, en el mismo año se celebraría la Copa Mundial de la FIFA en el Sur. De este modo, planearon que un grupo de representantes de los sectores cultural, artístico y deportivo realizara una “ceremonia del amanecer para orar por el éxito de la Copa del Mundo y los Juegos Asiáticos”. Como cuando éramos niños en edad escolar mi generación se había movilizado para tantos eventos públicos, como adulta mi primera respuesta a cualquier tipo de evento iniciado por el gobierno era la repulsión. Sin embargo, ¡solo podía pensar en que iríamos al monte Kumgang! Cuando me invitaron al evento me alegré mucho de haberme convertido en novelista.

28 Koreana Otoño 2018

¿Qué era esa suave emoción que recorrió mi cuerpo la primera vez que puse un pie en el suelo de Corea del Norte? ¿Y el incómodo deleite que sentí en mi primera conversación con una persona norcoreana? ¿Y de dónde provenía esa energía débil pero vigorizante que me envolvió durante un paseo solitario a lo largo del valle del monte Kumgang? Como entusiasta del senderismo, he escalado muchas montañas en Corea del Sur, pero el “monte del diamante” no se parecía a ninguna otra. Su belleza no me resultaba familiar, pero tenía la sensación de que la había anhelado. Algunos miembros del grupo se quejaron de que las consignas de propaganda grabadas en las rocas por todos lados arruinaban el paisaje. Otros encontraron incómoda la rigidez con la que fuimos tratados por los norcoreanos. Sin embargo, en la noche, cuando mirábamos los picos a lo lejos mientras nos sumergíamos en las calientes aguas termales, o recorríamos las suaves curvas de la costa que se extiende a lo largo del área de Haekumgang (“diamante de mar”), todos esos sentimientos negativos quedaban en el olvido. Y también disfrutamos de las frecuentes risas de la gente local a la que le encantaba bromear, el licor de arándano y la cerveza Taedonggang. Mi segunda oportunidad para visitar Corea del Norte llegó tres años después, en 2005, cuando se celebró la Convención de Escritores de Corea en el monte Paektu. Fue un evento histórico que reunió por primera vez a 200 literatos de Corea y el extranjero. A pesar de que el proyecto fue difícil desde el principio, el deseo de reunirnos con nuestra propia gente era igual de intenso. Cruzando la frontera Menos de una hora después de que el vuelo de Air Koryo despegara de Seúl, aterrizamos en el Aeropuerto Internacional de Sunan en Pyongyang. Fue un viaje absurdamente corto en comparación con mi anterior visita al monte Kumgang por mar, que me provocó mareos durante toda la noche. En la parte superior del edificio del aeropuerto había un letrero con el nombre de la ciudad, Pyongyang, en caracteres rojos. Y a cada lado había fotografías del fallecido expresidente y fundador Kim Il-sung. En la entrada, la gente de Corea del Norte nos recibió entre aplausos. Los escritores no destacan, en general, por las actividades de grupo. Además, se trataba de una reunión de personas que habían llevado vidas dispares bajo diferentes sistemas políticos, y lo que ansiábamos mostrarnos los unos a los otros no era lo mismo que desearíamos que nuestros interlocutores quisieran ver. Por encima de todo, la diferencia de valores fue una fuente constante de tensión, conflictos y malentendidos. Por ejemplo, los surcoreanos situaban los focos de sus cámaras en el paisaje rural porque les recordaba a sus pueblos de origen en la década de 1970 y actuaban movidos por la nostalgia; pero era una


© The Hankyoreh

grave descortesía hacia los norcoreanos, para quienes probar la superioridad de su sistema era una cuestión de orgullo y respeto hacia sí mismos. La conversación se dirigió más tarde a la homogeneidad lingüística de las dos Coreas. Aunque habíamos estado divididos durante 60 años con escasos intercambios, no tuvimos problemas para conversar entre nosotros, excepto al utilizar palabras de origen extranjero. El monte Paektu bajo la luz del amanecer La Convención de Escritores de Corea estaba programada al amanecer, con el objetivo de que pudiéramos ver el sol naciente desde la cima del monte Paektu. La mayoría de los pasajeros iban dormidos en el autobús, máxime tras la larga velada de alcohol donde habíamos celebrado nuestra amistad y la última noche del viaje. Tuve la sensación de ser la única que permanecía despierta. Estaba demasiado nerviosa como para tener sueño ante la perspectiva de presidir la ceremonia en la cumbre. No obstan-

Una montaña con un espléndido paisaje que cambia cada temporada, el monte Kumgang era principalmente inaccesible para los surcoreanos tras la división territorial en 1948. En 1998 se abrió un programa de viaje transfronterizo para permitir a los surcoreanos visitar la montaña por vía marítima, pero fue suspendido en 2004. Los viajes por tierra comenzaron en 2003 pero se detuvieron en 2008.

te, gracias a mi estado de vigilia pude observar la inolvidable escena que transcurría ante mis ojos: la belleza de los bosques que se despertaban bajo la luz crepuscular. Entre las curvas del recorrido, el bosque de abedules blancos dio paso a un bosquecillo de alerces, de cuyos troncos escamosos brotaban todo tipo de flores en su máxima plenitud. El agua era cristalina y las rocas oscuras creaban extrañas siluetas aquí y allá. Finalmente llegamos a la cumbre y nos paramos en el Changgunbong (“pico general”), cuando el magnífico sol se elevó sobre las azules aguas del lago Chonji. Un escritor del Norte dijo: “Hace un día muy bueno. El clima es muy variable en los tramos más altos de esta montaña. He subido aquí cinco veces, pero es la

Cultura y arte de Corea 29


primera vez que veo la salida del sol”. Escritores del Norte y del Sur recitamos allí poemas, gritamos consignas juntos, y nos tomamos fotos en las que posamos con los brazos sobre los hombros de los otros. Más tarde, un ensayo sobre el evento recordó lo que había dicho un escritor del Sur: “Eliminen en silencio ese feo alambre de púas”, a lo que un escritor del Norte respondió diciendo: “Cuando las personas se unen mentalmente, incluso los cielos ceden”. En ese momento creíamos que se podría escribir una nueva historia a pesar de las dificultades a las que habría que enfrentarse en el camino. El ambiente optimista continuó. El año siguiente se inauguró la Asociación Conmemorativa del 15 de Junio de escritores de Corea del Norte y del Sur en una ceremonia celebrada en el monte Kumgang. También estaba la “Noche literaria en el monte Kumgang”, donde escritores de ambos lados se encontraron una vez más. En la montaña se operaban visitas por tierra, así que esta vez no tuvimos que sufrir los habituales mareos del barco. Tomamos un autobús y cruzamos la frontera hacia el Norte a lo largo de la costa este. Una vez más disfrutamos de cereales, vegetales, carne y bebidas producidos allí. Intercambiamos bromas sobre cuáles de nuestros libros serían más populares entre los norcoreanos si la nación se reunificara algún día. También nos reconfortamos mutuamente diciendo que para nosotros, los escritores de un idioma minoritario, la reunificación sería la única forma de ampliar el número de lectores. En 2008 publicaron una revista literaria con los trabajos de escritores de Corea del Norte y Corea del Sur llamada “Literatura Reunificada” (Tongil munhak), un boletín de la Asociación Conmemorativa del 15 de Junio que contiene 33 obras, como cuentos, poesía, ensayos y críticas. Afortunada por el hecho de que incluyeran un cuento corto mío, logré obtener una copia de la revista, que finalmente había visto la luz tras muchas complicaciones. Puse el ejemplar en mi estantería junto a la antolo-

1

gía de un poeta norcoreano que había recibido como regalo en Pyongyang. Como autora de libros que han sido traducidos a múltiples idiomas, he tenido a menudo la oportunidad de conocer a lectores extranjeros en ferias internacionales de libros y eventos literarios. Eso era una cosa, pero otra diferente era pensar que mis libros fueran a ser leídos por norcoreanos. Sentí como si estuviera extendiendo torpemente mi mano y desechando por fin el yugo de mi larga educación anticomunista. Sin embargo, más tarde, en el mismo año, las relaciones entre Norte y Sur se enfriaron rápidamente, en parte debido a un accidente que involucró a una turista de Corea del Sur en el monte Kumgang. Mientras daba un paseo de madrugada, la mujer penetró en un área militar de Corea del Norte y fue mortalmente disparada por un centinela. El programa de visitas al monte Kumgang, que había crecido constantemente hasta atraer a más de un millón de visitantes en 2005, se suspendió de forma inmediata. La entrada al complejo alpino, nombrado por el diario estadounidense Foreign Policy uno de los principales destinos turísticos que los ciudadanos de Estados Unidos no podían visitar, quedó completamente cerrada a los surcoreanos. Durante los siguientes diez años quedó interrumpido el diálogo entre el gobierno del Sur y el del Norte. En esta tensa atmósfera, el proyecto de visitas turísticas recibió fuertes críticas por haber ayudado a las finanzas del estado enemigo. Al final, sin embargo, volvieron a abrir la entrada.

1. En 1998, Chung Ju-yung, presidente honorario del Grupo Hyundai, inició el intercambio no gubernamental y la cooperación económica entre Corea del Norte y Corea del Sur cruzando la línea del armisticio para visitar el Norte, entregando 1.001 cabezas de ganado. 2. Escritores de Corea del Sur se toman una fotografía de grupo para conmemorar la Convención de Escritores de Corea de 2005 celebrada en Corea del Norte.

2 © Son Min-ho

30 Koreana Otoño 2018


¿Qué fue esa suave emoción que recorrió mi cuerpo la primera vez que puse un pie en suelo de Corea del Norte? ¿Y el incómodo deleite que sentí en mi primera conversación con un norcoreano? En abril de este año tuvo lugar una cumbre intercoreana en Panmunjom. Los líderes de Corea del Norte y del Sur caminaron hacia el puente peatonal en la frontera y se sentaron en unos bancos, donde hablaron en privado durante 30 minutos. El paseo fue retransmitido en vivo, pero lo único que pudimos oír fue a unos pájaros cantando. Al día siguiente, un medio de prensa intentó usar las técnicas de lectura de labios para espiar la conversación. Otro informe, que me agradó aún más, explicaba el ecosistema de la región, identificando la llamada de cada ave. Tengo la sensación de que no estaba sola al imaginar que los pájaros cantaban para anunciar una era de paz. Entonces pensé en el monte Kumgang y el monte Paektu. Después de mis viajes allí, había visitado otras montañas: el Campamento Base del Annapurna, el Camino de los Incas a Machu Picchu y las Montañas Rocosas durante un viaje de camping, así como el Parque Nacional de Yellowstone y el Gran Cañón. Estos espectaculares paisajes me impresionaron, pero no los hallé tan conmovedores como el paisaje de las dos grandes montañas de Corea del Norte. La historia posterior a la división En mi biblioteca hay dos colecciones de fotografías que muestran el paisaje de Corea del Norte. Una de ellas se titula “Las montañas y los ríos de Corea del Norte”, de Hiroji Kubota, fotógrafo de Magnum, que contiene instantáneas tomadas en 1979 para la revista japonesa “Sekai”. Kubota fue el cuarto ciudadano nipón en escalar las colinas de Corea del Norte. En el epílogo del libro escribió: “El monte Paektu, epítome de una majestuosa montaña continental, y el monte Kumgang, un icono de la propia Asia: me sentí abrumado por la vitalidad de la Madre Naturaleza manifestadas por las dos montañas”. Publicó el libro en 1988 el diario Hankyoreh, un periódico progresista fundado aquel año gracias a donaciones del público. Sacar a la luz esa obra requirió una cierta dosis de coraje en un momento en que la Guerra Fría aún continuaba y Corea del Sur estaba gobernada por una dictadura militar. Los lectores estaban entusiasmados con el libro y no dudé en comprar un ejemplar al precio de 30.000 wones, una cantidad suficiente para comprar 300 paquetes de los populares fideos ramyeon. Los paisajes de las fotografías, con leyendas como “El lago Chonji con hielo flotando en el agua incluso a prin-

cipios de verano”, “Valles de fuego con sus hojas de otoño” o “Árboles cubiertos con un glaseado de hielo en un bosque primigenio”, eran hermosos y espectaculares, por supuesto. Pero lo que más me emocionó fue que las imágenes eran las vistas más recientes de las dos montañas inalcanzables. Otra colección fotográfica que habita en mi estantería es “El monte Paektu”, publicada en 1982 por DPRK Pictorial en Pyongyang. La compré cuando asistí a la Convención de Escritores de Corea. A diferencia de las imágenes tomadas por Kubota, que se vio obligado a trabajar con restricciones de tiempo y permisos, este libro presenta todos los sutiles cambios de las cuatro estaciones, y las fotografías, con un alto grado de detalle, son más personales y variadas. Aunque desde el punto de vista artístico el nivel es muy inferior, me declaro enamorada de las vidas de las personas a las que estas fotografías capturaron como si fueran el paisaje mismo. En el segundo libro la diferencia más notable es su acercamiento a las montañas. La primera página no muestra ninguna de las dos colinas, sino al “Gran líder Kim Il-sung”. La siguiente página muestra el monte Paektu como un sitio histórico de luchas contra los japoneses. Solo entonces el libro ofrece una espléndida variedad de imágenes de paisajes capturados en las dos célebres montañas. En Corea del Norte, el monte Paektu se aprecia como una joya de belleza natural, pero es igual de importante su valor histórico como un sitio en el que tuvieron lugar luchas por la independencia. Como fue hogar de un campamento secreto del Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano, la montaña tiene muchas estatuas conmemorativas, torres y estelas, así como lugares preservados de las casas y campamentos de las guerrillas. A lo largo de las décadas transcurridas desde que Corea quedó dividida, el monte se ha desarrollado como un lugar sagrado que simboliza la propia historia moderna del pueblo norcoreano, una historia que es diferente a la del sur. Si no comprendemos esto, es posible que no estemos preparados para acceder a esa tierra. En la actualidad hago muchos planes de viaje con mis amigos. Prometimos que, si un día reabren el ferrocarril que permita cruzar la frontera Norte-Sur y seguir hasta Rusia y Europa. Y además quiero regresar al monte Paektu, no a través de China sino directamente por ferrocarril. Soy consciente de que hará falta mucho tiempo y comprensión. Pero seguro que podremos esperar un poco. ¿No es así?

Cultura y arte de Corea 31


Recorridos por la Paz y la Reconciliación La Zona Desmilitarizada (DMZ) es una franja de tierra de aproximadamente 4 km de ancho y 250 km de longitud que se prolonga de oeste a este a lo largo de la Línea de Demarcación Militar (MDL) que divide la península de Corea. Tras finalizar la Guerra de Corea con un armisticio, la línea de demarcación se estableció como frontera y la aldea de Panmunjom, donde se selló el acuerdo, se convirtió en el Área de Seguridad Conjunta y el único paso entre las dos Coreas. Panmunjom y las instalaciones de tregua en la frontera atraen hoy a casi tres millones de visitantes cada año dentro y fuera del país. Ham Kwang-bok Director del Instituto DMZ de Corea

En su libro “Este tipo de guerra” (“This Kind of War”), el historiador

la transmisión en vivo de la reunión no se escuchó una sola palabra ni hubo

y columnista estadounidense Theodore R. Fehrenbach describe de la si-

música de fondo. Solo se oían los gritos sonoros de los zorzales y las vi-

guiente manera el momento en el que se creó la zona desmilitarizada con

brantes respuestas de los pájaros carpinteros de cabeza gris.

el acuerdo de alto el fuego firmado en Panmunjom el 27 de julio de 1953: "A las 10:01 firmaron el primero de dieciocho documentos preparados por

Cuatro palabras clave

cada lado. Les llevó doce minutos rubricarlos todos. Posteriormente, todos

Es posible comprender la importancia de la DMZ a partir de cuatro as-

y cada uno de los presentes se levantaron y salieron del edificio, sin hablar".

pectos principales. Primero, es un tesoro ecológico nacido de la Guerra Fría.

La DMZ es la última frontera de la Guerra Fría. Esta tierra marcada por

En la naturaleza, la sucesión ecológica no obedece a los deseos humanos.

la tragedia, que parecía destinada a permanecer como un símbolo de la

Los campos y arrozales del pasado se han convertido en humedales que

división, comenzó de repente a hablar de paz. En Panmunjom, la localidad

proporcionan un hábitat a una especie muy rara de ciervos acuáticos. A

del armisticio y la división perpetua de Corea, el pasado abril el presidente

pesar de la destrucción de la guerra y la larga confrontación militar, la natu-

surcoreano, Moon Jae-in, y el presidente de la Comisión de Defensa Nacio-

raleza ha hallado una manera de recuperarse y mantenerse.

nal de la RPDC, Kim Jong-un, firmaron la “Declaración de Panmunjom para

Según las estadísticas publicadas en junio de 2018 por el Instituto Na-

la paz, la prosperidad y la unificación de la península de Corea” y prometie-

cional de Ecología, la zona desmilitarizada alberga 5.929 especies de vida

ron trabajar juntos para traer la paz a la región.

silvestre, entre ellas 101 en peligro de extinción. Sin embargo, no fueron las

La imagen de los dos líderes caminando por la pasarela de la frontera

manos humanas las responsables de que el campo de batalla volviera a ser

fue una escena de alta carga dramática que cautivó a las audiencias de

un fértil bosque. Más bien se interpusieron en el camino de la naturaleza

todo el mundo. Ese día anduvieron uno al lado del otro, sobre la pasarela

erigiendo barreras, enterrando minas e incluso rociando productos defo-

de un azul vivo en combinación con el alegre verde del bosque, y se senta-

liantes. En este sentido, la DMZ, con su capacidad natural de adaptación,

ron en una pequeña mesa de madera que había en un extremo. Durante

podría considerarse un “jardín sagrado”.

1

2

© Gyeonggi Tourism Organization

32 Koreana Otoño 2018


En segundo lugar, la DMZ es todo un museo viviente de la guerra. Cuando la llanura al otro lado del río Imjin “se desplazó” justo antes de que el ejército chino lanzara una gran ofensiva durante la Guerra de Corea, los soldados británicos que aquí luchaban debieron recordar dolorosamente

Observatorio de Goseong

LÍNEA LIMÍTROFE NORTE

2km

LÍNEA DE DEMARCACIÓN MILITAR(MDL)

2km

DMZ

LÍNEA LIMÍTROFE SUR

Observatorio de paz de Cheorwon

una escena de “Macbeth”, donde se advierte al protagonista de que se prepare para la guerra en caso de que el bosque se mueva. Al fin y al cabo,

Observatorio de Yeolsoe

la DMZ es un documental de guerra épico y lleno de los recuerdos de los

Observatorio de Taepung

soldados de 63 países que lucharon y cayeron en esta tierra.

Goryeo antes de que se estableciera la capital en Kaesong. Alrededor de

Observatorio de Hwacheon Observatorio de Seungni

Observatorio de Dora

estado de Taebong, instaurado por Gung Ye (? -918) al final del período de Silla, tenía su capital en la Cheorwon de hoy y las reliquias vinculadas

Observatorio de Eulji

PANMUNJOM

Además, el lugar fue testigo de importantes eventos históricos. El

permanecen dentro de la zona desmilitarizada. Más tarde se fundó aquí

Mar del Este

Observatorio de Odusan Mar Amarillo

Observatorio de Aegibong

Observatorio de Ganghwa

cuatro siglos después, Joseon se fundó en Kaesong antes de que finalmente la capital fuera trasladada al actual Seúl.

Puentes en Panmunjom La cuarta clave para entender Panmunjom son sus puentes. Inmediatamente después del acuerdo de armisticio, la Comisión de Supervisión de las Naciones Neutrales construyó un puente de madera en el pantano a lo largo de la Línea de Demarcación Militar al este de Panmunjom para acortar el camino entre las salas de conferencias. Como subproducto de la Guerra Fría, la pequeña pasarela se ha convertido en un símbolo de paz. La “Declaración de Panmunjom del 27 de abril” incluye una promesa de hacer de la zona desmilitarizada un cinturón de la paz y, en esa línea, la caminata de los dos líderes sobre la pasarela parece ser el primer paso. Otra historia sobre un puente en Panmunjom data de hace cuatro siglos. En 1592, el rey Seonjo de Joseon huía hacia el norte, perseguido por soldados japoneses que habían invadido la costa sur y avanzaban hacia el interior. Cuando el rey llegó a la pequeña aldea y encontró el río inundado e intransitable, los aldeanos derribaron las puertas hechas de paneles de

1. Un grupo de norcoreanos visita Panmunjom, el único paso en la zona desmilitarizada que divide las dos Coreas. Los surcoreanos que deseen visitar la aldea de la tregua a través del llamado “turismo de seguridad” deben solicitarlo con al menos 60 días de antelación en el Servicio Nacional de Inteligencia. 2. Con un ecosistema prístino preservado durante décadas, las áreas alrededor de la Zona Desmilitarizada llevan las cicatrices de la Guerra de Corea, recordando a los visitantes la amarga realidad de una nación dividida. Cada año, más de tres millones de personas visitan estas áreas.

madera (neolmum) y formaron un puente sobre el río para el monarca. A partir de entonces, el pueblo se llamó Neolmun-ri, que significa “aldea de la puerta del panel”, hasta que se cambió el nombre a Panmunjom por los caracteres chinos del mismo significado, tal y como propusieron los delegados chinos durante las conversaciones de alto el fuego.

Pasos hacia la paz Además, una vez hubo un puente simbólico que cruzaba la Línea de Demarcación Militar. En noviembre de 1984, Vasily Yakovlevich Matujok, un guía turístico de la Embajada de la Unión Soviética en Pyongyang, buscó asilo después de cruzar la Línea de Demarcación Militar corriendo entre los edificios donde la Comisión del Armisticio Militar celebraba una conferencia. Otra mediática escapada hacia el sur tuvo lugar en noviembre de 2017, cuando un soldado norcoreano desertó rebasando la línea y fue herido por disparos desde el Norte. En junio de 1994, el ex presidente estadounidense Jimmy Carter visitó Corea del Norte cruzando a través de Panmunjom para intervenir en la primera crisis nuclear de ese país. Unos años más tarde, el fundador del Grupo Hyundai, Chung Ju-yung, viajó al Norte dos veces, en junio y octubre de 1998, cada una de ellas con un obsequio de 500 reses en un convoy de camiones, en lo que probablemente haya sido el más espectacular “puente de la paz” desde la división. En tiempos más recientes, el llamado “turismo de seguridad” ha atraído a un creciente número de visitantes de Corea y del extranjero que recorren Panmunjom y el área de la zona desmilitarizada. Sin embargo, el acceso sigue siendo restringido. En todo caso, a pesar de todas las restricciones muchas personas deciden visitar Panmunjom para experimentar este legado único de la Guerra Fría, un emplazamiento histórico que les permite reflexionar sobre el significado de la guerra y la paz.

Cultura y arte de Corea 33


ENAMORADO DE COREA

‘Las esposas inmigrantes quieren vidas iguales y autosuficientes’ Iresha Perera dirige Talk to Me, una organización cívica sin ánimo de lucro que ayuda a personas desfavorecidas y discriminadas, al margen de su nacionalidad. Talk to Me tiene como objetivo lograr el mismo trato y oportunidades para ellas, y la herramienta principal de Perera es su esfuerzo por aprovechar al máximo los talentos artísticos de las esposas inmigrantes. Choi Sung-jin Editor Ejecutivo, Korea Biomedical Review Ha Ji-kwon Fotógrafo

34 Koreana Otoño 2018


M

ás de 300.000 esposas inmigrantes viven actualmente en Corea. Los matrimonios internacionales son especialmente frecuentes en las zonas rurales, donde un 25% de los matrimonios nuevos se producen entre maridos coreanos y mujeres inmigrantes. La mayoría de los coreanos simplemente consideran a estas mujeres como extranjeras que hablan coreano torpemente o, en algunos casos excepcionales, fluidamente. Pero deben ser vistas de otra forma. La mayoría de las esposas inmigrantes ahora son ciudadanas coreanas naturalizadas que conforman los pilares de las familias multiculturales del país, que cuentan con unos 800.000 miembros. Ellas sacrificaron casi todo, sus nacionalidades, trabajos e incluso familias, para convertirse en esposas de hombres coreanos y tener hijos con ellos. Por lo tanto, se puede decir que están experimentando discriminación por haberse enamorado de Corea. Y sus voces se van a escuchar cada vez más fuerte a medida que pase el tiempo. Actualmente, Corea tiene más de dos millones de residentes nacidos en el extranjero, y se espera que el volumen de integrantes de familias multiculturales alcance el millón para 2020. Adaptación y liderazgo Iresha Perera llegó a Seúl en 1999 para trabajar en una empresa textil. Su plan era obtener experiencia en diseño de modas y dejar Corea tres meses después. Pero la diligencia y la alegría de esta joven mujer de Sri Lanka encandilaron a su casera, quien posteriormente le presentó a su hijo. Dos años después se casaron. “Así es como me instalé en Corea. Debo haber sido cegada por el amor”, explica Iresha, quien me pide que me dirija a ella por su nombre. Sin embargo, la discriminación experimentada pronto agrió su vida matrimonial y, al no poder soportar la xenofobia de los coreanos, regresó a Sri Lanka. Al poco tiempo, su esposo la persuadió a regresar a Corea, y cuando lo hizo, vino decidida a probar un nuevo enfoque. Pronto entabló amistad con sus veci-

Monika Doll es uno de los principales esfuerzos de Talk to Me, una organización de autoayuda para mujeres inmigrantes casadas dirigida por Iresha Perera. Cualquiera puede visitar las oficinas de la organización y hacer una muñeca, que se vende para financiar las actividades de Talk to Me.

nos de Anyang, una ciudad satélite al sur de Seúl, especialmente con los ancianos. “Mis vecinos mayores me tomaron cariño, y pude aprender coreano rápidamente mezclándome con ellos”, dice. “Eso hizo que mi adaptación a la vida coreana fuera mucho más fácil que antes”. Formó un pequeño grupo de voluntarios en su vecindario y durante mucho tiempo integró el comité autonómico de residentes en Anyang. Pero Iresha también se ha convertido en una figura nacional. Durante los últimos ocho años ha dirigido Talk to Me, una asociación de esposas inmigrantes. A partir de 2006, con menos de 10 esposas inmigrantes de Seúl y sus ciudades satélites, ha pasado a contar a fecha de hoy con unas 4.000 asociadas on-line y 500 off-line, convirtiéndose en la organización más grande de ese tipo en Corea. “El nombre de la organización refleja los deseos de sus integrantes: vengan y comiencen a hablar con nosotras”, dice Iresha. “Es un grupo de autoayuda compuesto por mujeres de diferentes países, incluyendo China, Japón, Filipinas, Rusia, Tailandia, Vietnam y Sri Lanka. Ayudamos a las esposas inmigrantes a adaptarse a la vida en Corea”.Si Iresha no está en la oficina de Talk to me en el corazón de Seúl, es posible verla con frecuencia en las estaciones de televisión y radio, bien como presentadora o como panelista, hecho que le ayuda a elevar su perfil nacional. Esfuerzos de autoayuda Aquellos que visitan Talk to Me están encantados con la amplia variedad de “Monika Dolls”, uno de las tres principales actividades de la organización. “Monika” tiene doble significado. El nombre de las muñecas sugiere las raíces internacionales de sus creadoras, y suena similar a la palabra coreana meonikka, que significa “porque está muy lejos”. Talk to Me ha producido más de 7.000 muñecas Monika, cada una de color y forma diferente. “No hay dos iguales”, dice Iresha, y agrega que su distinta apariencia simboliza “la unidad entre la diversidad”. Los ingresos por la venta de estas muñecas se destinan a las actividades de la organización. “Las muñecas Monika simbolizan nuestra intención de aprovechar al máximo nuestros talentos culturales mediante materiales reciclados”, afirma Iresha. “Cualquier persona interesada, extranjeros o coreanos, puede unirse a nosotros y hacer una muñeca simplemente al visitarnos”. Agrega que ella y sus colegas de la asociación desean que los coreanos, tanto los funcionarios del gobierno como los ciudadanos comunes, las consideren

Cultura y arte de Corea 35


“Al igual que muchas otras esposas inmigrantes, seré enterrada en Corea después de morir. Por eso queremos ser consideradas y tratadas como coreanas”. no como objeto de simpatía o de personas que necesitan apoyo unilateral, sino como “iguales que puede ayudar a otros y ser ayudadas por otros”. La principal actividad de Talk to Me es el “Almuerzo multicultural”, un negocio de catering que ofrece un amplio menú internacional. Los ingresos se dedican a apoyar las actividades de la asociación y a comprar comida extra para dar soporte a aquellos ancianos coreanos que viven solos. La tercera línea de acción es el programa “Visitar los países de las tías”. Hace unos años, por ejemplo, integrantes de Talk to Me y estudiantes de la Universidad de Ulsan visitaron una escuela primaria en Sri Lanka y repararon sus instalaciones y parques infantiles. Desde entonces, se han mantenido en contacto con los estudiantes de la escuela para alentarlos a esforzarse para hacer realidad sus sueños.

36 Koreana Otoño 2018

Rompiendo estereotipos Iresha enfatiza que las esposas inmigrantes ya no son “extraterrestres esperando el apoyo de la sociedad”. Son personas fuertes que cuidan a sus familias, hablan coreano con fluidez y les apasiona su trabajo. Sin embargo, todavía se enfrentan a prejuicios y discriminación, dice, porque muchos coreanos suponen que se casaron con hombres coreanos para escapar de la pobreza. “Quizá eso era cierto en el pasado pero ya no”, remarca Iresha, enfatizando que hay muchas esposas inmigrantes financieramente independientes en el área metropolitana de Seúl. “Somos ciudadanos coreanos que pagan impuestos, no extranjeros que pueden ser discriminados y excluidos. A veces, los medios de comunicación informan sobre políticos o magnates empresariales que donan grandes sumas de dinero


o instalaciones para inmigrantes. Pero estas contribuciones a menudo no se distribuyen correctamente o no benefician a los más vulnerables. Ese malentendido bienestar solo termina lastimando a las esposas inmigrantes y afectando adversamente a sus puntos de vista sobre la sociedad coreana. Podemos ser minoría, pero no somos socialmente débiles”. En tanto, uno de los mayores obstáculos que enfrentan estas mujeres es conseguir trabajo. “Los empleadores son reacios a contratarnos no por falta de habilidades, sino por nuestro color de piel. A veces, ofrecemos por teléfono servicio gratuito en comedores populares y los organizadores nos reciben. Pero al llegar, sin embargo, no es raro que nos rechacen”. Iresha conoce de primera mano los obstáculos de trabajar aquí, y todavía no ha alcanzado el sueño que la trajo a Corea hace 19 años: diseñar ropa. En particular, lamenta la falta de apoyo educativo para las minorías étnicas. “La gente de China, Vietnam y Tailandia tiene un dominio relativamente bueno del coreano, pero los de otros países, como Sri Lanka, Myanmar y Bangladesh, son generalmente pobres en Corea”, asegura. “Esto es un gran problema porque la mayoría de nuestros desencuentros provienen de la falta de comunicación”. Políticas ineficaces Iresha también tiene mucho que decir sobre las políticas multiculturales del Gobierno coreano, que tienen reputación de ser superficiales e ineficaces. “Cuando el Gobierno Metropolitano de Seúl habla de multiculturalismo, significa principalmente difundir la cultura coreana a los extranjeros, especialmente entre las personas de los países menos desarrollados. Espero que los coreanos se vuelvan más abiertos de mentalidad y estén dispuestos a aceptar otras culturas asiáticas, además de la cultura china o la japonesa”. La intolerante mentalidad de los coreanos, tal y como lo ve Iresha, tendrá un impacto negativo en Corea, especialmente ante el rápido envejecimiento de su población. Por tanto, aconseja a los coreanos que adopten una actitud más positiva y acepten las diferencias culturales, sin más motivo que superar la inminente crisis demográfica provocada por décadas de baja tasa de

Iresha Perera prepara mandu (empanadillas) con otros integrantes. Los miembros de Talk to Me visitan regularmente a los ancianos que viven solos y les proporcionan comida gratuita.

natalidad. “Al igual que muchas otras esposas inmigrantes, seré enterrada en Corea al morir. Por tanto, queremos ser consideradas y tratadas como coreanas”, recalca Iresha. Y tras admitir que los inmigrantes de primera generación toleraron la discriminación en su contra, advierte categóricamente: “Los inmigrantes de segunda generación, o los hijos de familias multiculturales, no la tolerarán”. Sus alegatos resuenan con fuerza. Y aunque el Gobierno ahora presta más atención a los niños de padres mixtos, los expertos señalan que la política de inmigración de Corea sigue siendo un fracaso. Múltiples estudios han demostrado que hasta el 70 por ciento de los niños de padres mixtos se ven obligados a renunciar a sus sueños por desventajas lingüísticas y discriminación social. Según los informes, algunas parejas biculturales renunciaron a formar una familia porque no quieren que sus hijos padezcan los mismos sufrimientos que ellos experimentaron. Iresha espera que el Gobierno coreano cuide mejor a las esposas inmigrantes y también a sus hijos, especialmente porque muchas de esas mujeres son mucho más jóvenes que sus esposos. “En el futuro, muchas de estas mujeres tendrán que convertirse en el sustento de sus familias”, explica. Plan personal Al preguntarle sobre sus propios planes, Iresha dice que continuará luchando hasta que las familias multiculturales en Corea, y especialmente sus hijos, reciban un trato mucho mejor. “Todo lo que estamos haciendo es principalmente para nuestros hijos”, insiste. Iresha y su esposo tienen dos hijos. Iresha detalla elocuentemente su determinación de hacer todo lo posible para mejorar las vidas de las esposas inmigrantes, los coreanos naturalizados y los trabajadores invitados, en este ámbito. Cuando le pregunto si ingresaría en política si le dieran la oportunidad, responde que “sí”; pero no si los partidos políticos la invitan simplemente por motivos estéticos. Pese a su ajetreado horario, Iresha se ve obligada a cuidar de su hogar casi sin ayuda. Eso explica por qué se mostró reacia a conceder esta entrevista después del trabajo o en fin de semana. “Solo duermo unas pocas horas al día. Pero trato de hacer todos los quehaceres domésticos”, puntualiza. La suegra de Iresha, y también su única casera, sin duda tomó una buena decisión.

Cultura y arte de Corea 37


EN EL CAMINO

Casas históricas en los callejones de

Seongbuk-dong

38 Koreana Otoño 2018


El nombre Seongbuk-dong significa “vecindario al norte de la muralla de la ciudad”. Formado justo fuera de la sección noreste de la muralla de Seúl en los siglos XVIII y XIX durante la Dinastía Joseon, hoy está repleto de sitios culturales y es un popular destino turístico, salpicado de casas modernas de lujo y casas tradicionales.

Ubicado a lo largo de la sección norte de la muralla de la ciudad de Seúl, al pie del monte Bugak, Seongbuk-dong atrajo a numerosos escritores y artistas durante el período colonial (1910-1945) cuando Seúl se expandió más allá de su antigua muralla. Las antiguas casas de tan renombradas figuras se hacen eco del problemático destino de sus dueños. Lee Chang-guy Poeta y crítico literario Ahn Hong-beom Fotógrafo

Cultura y arte de Corea 39


U

na ciudad nunca se detiene. Cambia constantemente para acomodar el estilo de vida y los valores de sus residentes. Es por eso que una ciudad siempre es nueva. Y es por eso que incluso la más reciente guía de viaje queda pronto incompleta. Al abrir un mapa de la ciudad el visitante encuentra plazas que se expanden conectadas por calles anchas con ramales, callejones y carriles. Gente que ha tenido un día agotador en el trabajo, o aquellos que se han pasado el día celebrando piquetes y levantando sus voces en señal de protesta, teñidos de arrepentimiento quizás, abandonan las plazas y se dirigen por esos tranquilos caminos cuesta arriba, donde esperan la familia y el descanso. En una casa de la esquina, cuyo propietario original desapareció hace mucho tiempo, deambulo por el pequeño jardín y rememoro la vida y los pensamientos del hombre que construyó y vivió en esa casa. Pese a estar justo dentro de la antigua muralla de la ciudad de Seúl (Hanyang Doseong), Seongbuk-dong era muy espeso y poseía árboles como valles de montaña hace apenas un siglo. No más de 70 casas se aposentaron en esta zona. Había villas

40 Koreana Otoño 2018

de vacaciones de nobles ricos y casas con techo de paja de plebeyos necesitados. Pero ahora la población de la zona se acerca a unas 20.000 personas. Al hablar de “Calle principal” en Seongbuk-dong, generalmente se alude a la vía de tres kilómetros que va desde la estación de metro de la Universidad Hansung (Línea 4) hasta la tradicional casa de banquetes Samcheonggak. Mientras recorro inspeccionando los arreglados escaparates de las tiendas que miran hacia las montañas a lo lejos, percibo que el camino se estrecha y se estrecha gradualmente. Es porque el sendero fue construido sobre el arroyo Seongbuk, que fluye desde el monte Bugak. Por tanto, imaginé el agua fluyendo bajo sus pies, derramándose sobre las rocas y corriendo por el valle. La calzada se parece mucho a las de cualquier otro barrio de Seúl, y los carteles cuelgan aquí y allá anunciando todo tipo de eventos culturales. Además, hay varios letreros que te

El escritor Yi Tae-jun desmanteló la casa de su familia en Cheorwon y la volvió a recrear en Seongbuk-dong, donde pasó unos 10 años trabajando. El lugar, llamado “Suyeon Sanbang”, es ahora una casa de té tradicional que gestionan los parientes de Yi.


hacen detenerte. Conmemoran y se jactan de figuras históricas. Entonces percibo a unos grupos de turistas que siguen a un guía que sostiene una pequeña bandera. Al igual que otros distritos, Seongbuk-dong se está desarrollando y promueve atracciones turísticas que rescatan su historia y su cultura. La muralla y los melocotoneros en flor El principal atractivo turístico de Seongbuk-dong es la muralla de la ciudad de Seúl. Cuando el rey Taejo, fundador de la Dinastía Joseon (1392-1910), trasladó la capital de la nación a Hanyang (actual Seúl) y construyó el Palacio Gyeongbok, el muro fue construido a lo largo de las crestas de cuatro montañas para repeler las invasiones. La pared, que se extiende a lo largo de 18,6 km, combina las características de las fortalezas de montaña y de las de tierra plana. No en vano contenía palacios reales y oficinas administrativas, así como mercados y áreas residenciales. El perímetro era accesible para todos, tal y como indica la siguiente cita: “En primavera y verano, la gente de Hanyang rodea toda la muralla admirando el paisaje circundante. Completar el paseo lleva de la mañana a la noche”. La base de la muralla permanece en gran parte intacta.

Seongbuk-dong se desliza a lo largo de un tramo de 4 km, entre el monte Bugak y el monte Nakta. Es el punto más alto de su estructura serpenteante. Caminando por el sendero empinado junto a la pared ofrece una vista espectacular de los edificios modernos, en contraste con las antiguas murallas de piedra, y el centro de Seúl se extiende a continuación. Los lugareños dicen que Malbawi (Horse Rock) en Waryong Park ofrece la mejor vista. Los fotógrafos profesionales prefieren la sección entre Sukjeongmun (Puerta de la Norma Solemne), la puerta norte principal de la ciudad, y Changuimun (Puerta para Difundir la Justicia), la pequeña puerta noroeste. Pero la muralla fue planeada con falta de previsión. En 30 años, la población intramuros aumentó tan rápidamente que el estado intentó dispersar a la población estableciendo nuevas zonas residenciales en unos 10 li (aproximadamente 4 km) fuera de las murallas, comenzando por la extensión a las afueras de la puerta este, Dongdaemun. Incluso entonces, Seongbuk-dong, gracias a sus profundos valles y densos bosques, fue una excepción. La gente realmente no comenzó a moverse a esta zona hasta que Bukdun, la división norte de Eoyeongcheong, el comando de la guardia real, se ubicó permanente-

Sitios para visitar en Seongbuk-dong

Seúl

Templo de Gilsang

Samcheonggak (restaurante)

Sukjeongmun (puerta)

Túnel Samcheong

Suyeon Sanbang (casa de té) Museo de Arte Seongbuk

Nosi Sanbang (ya no existe) Museo de Arte Kansong Simujang Museo Seonjam Pueblo de Bukjeong (casa conmemorativa)

Muralla de Seúl

Parque Waryong

Estación Univ. Hansung (Línea 4) Hyehwamun (puerta)

Templo de Gilsang

Pueblo de Bukjeong

Museo de Arte Kansong

Museo Seonjam

Cultura y arte de Corea 41


mente allí en 1766 para reforzar la defensa de la capital. Entonces las casas comenzaron a aparecer a lo largo del arroyo Seongbuk y los recién llegados no militares recibieron trabajos de manipulación y suministro de productos secos. Para complementar sus ingresos, plantaron melocotoneros alrededor de sus casas. Los campos también fueron creados con la esperanza de crear un suministro de alimentos autosuficiente, aunque el suelo no era muy adecuado para la agricultura. Aproximadamente habían transcurrido 20 años cuando Chae Je-gong (1720-1799), primer consejero de Estado (equivalente al primer ministro actual) del último período de Joseon, hizo la siguiente descripción mientras paseaba por la zona: “Cada vez que me paraba a descansar durante mi caminata, miraba hacia abajo y veía las casas de la aldea al pie de la montaña. La mayoría estaban rodeadas por una hilera de árboles de melocotón y, de vez en cuando, una ventana o el borde de los aleros asomaban entre las flores del melocotonero. La gente de la ciudad, ya fueran funcionarios u hombres comunes, quedaban tan encantados al verlo que perdían la noción del tiempo”. Muy pronto, Bukdun se habría cubierto de flores de durazno. Por aquel entonces la realeza, los poderosos miembros de la

42 Koreana Otoño 2018

clase letrada y otros acaudalados comenzaron a construir villas en Seongbuk-dong. Posteriormente, casas de estilo occidental fueron añadidas durante la ocupación japonesa y, en la misma línea, las lujosas casas de los magnates corporativos actuales encajan en la zona. Estudios de la Montaña En 1933, la revista Samcheolli (“tres mil li”, que simboliza el territorio coreano, pues un li equivale aproximadamente a 400 metros) describió la creciente población de Seongbuk-dong. Sus hermosos paisajes y su aire limpio eran imanes, y los artistas y escritores se estaban especialmente atraídos por esa atmósfera. Entre las personas mencionadas en el artículo de la revista, “Seongbuk-dong, la villa de los literatos” se encontraba el novelista Yi Tae-jun (también escrito Lee Tae-jun, 1904-?). Aunque era un nuevo escritor que acababa de cumplir 30 años, Yi ya era famoso por su lúcida prosa. Yi estaba entre los recién llegados en 1933. Se había casado en 1930 y se había mudado a Seongbuk-dong desde Cheorwon, provincia de Gangwon, a unos 80 km al norte de Seúl. Pero su mudanza implicaba mucho más que empacar sus


pertenencias. Lee desmanteló la casa de su tío y la reconstruyó en Seongbuk-dong, mezclando estilos poco convencionales. Al observar las habilidades de los venerables carpinteros que emprendieron esta tarea, Lee escribió: “Aunque podría ser un sichejip, en manos de estas personas, me alegra ver que hay poco que decir al respecto”. Aquí sichejip, que significa “casa de moda”, alude a una casa tradicional (hanok) remodelada para adaptarla a tiempos más modernos. Sin distinción entre cuartos masculinos y femeninos, las puertas quedaron cubiertas de vidrio en vez de papel, y el baño estaba al lado del pasillo en vez de fuera de la casa. Sin embargo, la estructura mantuvo elementos tradicionales externos como el techo de tejas, los aleros, las vigas y las barandas. La característica principal de un “hanok moderno” era hacer que el porche elevado sirviera de alojamiento tanto para el esposo como para la esposa. En su novela “The Keyword” (Hwadu), Choi In-hoon (1936-2018) describió la casa de Yi: “Es una casa orientada al sur, con forma de ㄱ [ㄱ es una letra del alfabeto coreano] y con una terraza elevada en un extremo. En el lado sur de la veranda hay una tabla de madera tallada con el nombre “Munhyangnu” (Pabellón de la fragancia auditiva). Al mirar la fachada

1

de la casa, la veranda está en el extremo derecho, mientras que la parte horizontal de la estructura en forma de ㄱ comprende el daecheong [salón con piso de madera] y los dormitorios. El trampolín conduce al toetmaru [veranda de madera estrecha que conduce adentro] frente a un interior cerrado con puertas enrejadas y cubiertas de vidrio. El salón debía ser cálido en invierno”. Cada mañana, Yi Tae-jun comenzaba el día saliendo afuera con su pasta de dientes y su cepillo en la mano, y se limpiaba los dientes mientras miraba los ángulos ascendentes y descendentes de la muralla de la ciudad, y más allá las crestas montañosas. De este ritual diario escribió: “Mientras me cepillaba los dientes, a veces caía en la ilusión de que estaba limpiando los huecos de entre las rocas de la muralla, sobresaltándome”. Hoy, la muralla ya no se puede ver desde el jardín. Los pinos y los altos edificios bloquean la vista. Rebautizada como Suyeon Sanbang (“Estudio de Montaña tintero de larga duración”), la casa es ahora una tradicional casa de té operada por parientes de Yi. En la parte más baja del jardín está el viejo pozo de la casa. Un poco más arriba en la colina de la casa de Yi está Simujang (Casa de búsqueda de bueyes), donde el monje y poeta

2

1. El poeta monje Han Yong-un vivió en esta casa tras ser encarcelado por actividades independentistas. Sus partidarios construyeron la casa, llamada Simujang (Ox Searching House), para él en 1933, cuando fue liberado. La casa fue supuestamente construida con una orientación al norte para evitar enfrentar el edificio general del Gobierno japonés. Han murió en 1944, un año antes de la liberación de Corea del dominio japonés. 2. La aldea de Bukjeong, donde se encuentra Simujang, se llama “aldea de la última luna debajo del cielo”. Una aldea lunar, o daldongne en coreano, se refiere a “un barrio tan alto que está cerca de la luna” y generalmente denota un área necesitada. Las callejuelas empinadas y estrechas están bordeadas de casas pequeñas y antiguas.

Cultura y arte de Corea 43


Han Yong-un (1879-1944) vivió desde 1933, desde que fue librado de prisión hasta su muerte. Y a la entrada de un callejón que conduce a la casa de Han es donde Park Tae-won (19091986), un novelista de excéntrico peinado, vivió durante tres años desde 1948. Con la ayuda de Yi, Park publicó la novela “Un día en la vida del novelista Kubo” como una serie artículos de un diario. Captó bastante atención con su estilo road movie único en aquel entonces. Pero Park se había excedido al construir su hogar anterior, y las dificultades financieras le obligaron a vender su casa. Se mudó a Seongbuk-dong y se instaló en una casa con techo de paja rodeada por una valla de trébol silvestre que había recibido en concepto de regalías. Al otro lado de la casa de Park, hay una ermita llamada Suworam y el complejo Hyundai Villa. Entre ellos una vez estuvo Nosi Sanbang (“Estudio de montaña con viejos árboles de caqui”), el hogar del pintor y ensayista Kim Yong-jun (19041967). Kim era amigo de Yi Tae-jun, al que conoció mientras estudiaban en Japón. Se mudó a Seongbuk-dong en 1934, prácticamente arrastrando a su esposa. En sus escritos, Kim recuerda cómo su esposa había “protestado ferozmente” por el trasla-

do a un lugar “donde un rickshaw ni siquiera podía acercarse a la puerta de entrada, y ocasionalmente los faisanes y los lobos bajaban desde la montaña a la parte posterior de la casa”. Confesó que su motivación para mudarse a Seongbuk-dong era porque “realmente amaba ese puñado de viejos árboles de caqui”. Yi bautizó a la casa de Kim como Nosi Sanbang. Kim vivió en la casa durante unos diez años y luego se la vendió a un joven pintor al que protegía, Kim Whanki (1913-1974). Kim Yong-jun explica por qué dejó su casa en un ensayo titulado “Pensamientos sobre vender mi casa” (Yukjang hugi). Pero quizá sería más exacto decir que le pasó la casa a Kim Whanki. Mientras recordaba su amistad, el anciano Kim escribió que su vida en la casa fue “un pedazo de ilusión”. De hecho, hoy no queda rastro de la casa. Un pedazo de ilusión Ahora llegó la hora de revelar el trasfondo de mi antiguo prejuicio. Del protagonista de su novela “Antes y después de la liberación”, Yi escribió: “Hyeon realmente quería vivir. O en lugar de querer vivir, quería resistir. Creemos en la victoria

Hoy, la muralla ya no puede verse desde el jardín. Los pinos y los altos edificios bloquean la vista. Bautizada como Suyeon Sanbang, la casa es ahora una casa de té tradicional. © Museo de Whanki, Fundación Whanki

1

44 Koreana Otoño 2018


de las Fuerzas Aliadas. Creemos en las leyes de la justicia y la historia. Si las leyes de la justicia y la historia traicionan a la humanidad, entonces no será tarde para desesperar. Hyeon no vendió su casa. Pidió prestado tanto dinero como pudo en su casa y se fue de Seúl”. Yi construyó su casa de Seongbuk-dong dos años después del Incidente de Manchuria (o Mukden), un entramado organizado por Japón para tener un pretexto para invadir Manchuria, la salva inicial de su marcha por Asia. El incidente también llegó más de 20 años después de la ocupación japonesa de Corea, y cuando la resistencia armada de los coreanos contra el dominio japonés estaba en su apogeo. Para acelerar la modernización de la capital, el gobierno de la ciudad de Gyeongseong (nombre de Seúl durante la ocupación japonesa) publicó un informe de planificación urbana en 1928, que predijo que la zona que albergaba los distritos de Gangbuk-gu y Seongbuk-gu se convertiría en el centro de la ciudad gracias a la línea ferroviaria Gyeongwon (Seúl-Wonsan) que une el norte y el sur del país. La línea ferroviaria cruzaba por la ciudad natal de Yi, Cheorwon. Cuando Seongbuk-dong llegó a Gyeongseong circulaban rumores de que habría carreteras desde Hyehwamun (pequeña puerta noreste de la ciudad) hasta Seongbuk-dong y Donamdong. Los agentes inmobiliarios, anticipando una fuerte subida de los precios del terreno, comenzaron a aparecer en Seongbuk-dong. Entonces Yi era el editor de cultura en un periódico, el diario Joseon Jungang Ilbo. Yi hubiera querido creer que al mantener su pacífica vida cotidiana en esa encantadora y pequeña casa, finalmente podría atestiguar que las leyes de la justicia y de la historia prevalecerían. Como escritor, se habría comprometido inexorablemente a indagar en las vidas de los más desfavorecidos. No pudieron cambiar la sociedad, pero el humilde amor humano impregnaba sus vidas. Yi también se comprometió a examinar la belleza de los pueblos del campo y otras cosas del pasado. Quizá sintió que aguantar las indignidades de vivir en un país bajo el dominio colonial era más difícil que el más conspicuo papel de luchar en el extranjero. De lo contrario, como dijo Choi In-hoon, “uno no podría permanecer en un país ocupado por el enemigo”. Salidas Al igual que el protagonista de su novela, Yi no vendió su casa antes de partir hacia su ciudad natal en 1943. Después de la liberación en 1945, Seúl se disolvió en el caos y la irracionalidad reinaba. Ninguna de las decisiones de Yi pudo sanar sus heridas internas ni garantizar sus sueños para el país tras la liberación. En 1946, Yi y su familia abandonaron inesperadamente su hogar en Seongbuk-dong y cruzaron a Corea del Norte. Más

2

1. “Suhyang Sanbang” (1944) por Kim Yong-jun. Tinta y color claro sobre papel, 24 x 32 cm. Esta pintura fue hecha por el escritor y artista Kim Yong-jun para el pintor Kim Whanki y su esposa. Kim vendió su casa, “Nosi Sanbang” (Estudio de montaña con árboles viejos de caqui), a Kim Whanki, que la rebautizó como “Suhyang Sanbang” (Estudio de montaña de fragancia de árbol), tomando una sílaba de su seudónimo Suhwa y el nombre de su esposa Kim Hyang-an. La casa ya no existe, pero es recordada en muchas historias. 2. Esta foto familiar de Yi Tae-jun aún cuelga dentro de Suyeon Sanbang. La familia está de pie en el jardín. La confusión social envolvió a Corea tras la liberación y Yi, en profunda desesperación, cruzó a Corea del Norte en 1946.

tarde, Kim Yong-jun y Park Tae-won le siguieron. El conflicto entre los ideales y la realidad que estos escritores enfrentaron en el Norte solo ha podido conocerse a través de registros fragmentados y de algunos testimonios, pero nunca se llevaron a cabo investigaciones serias desde la perspectiva de la historia. Moon Gwang-hun, un estudioso de la literatura alemana, escribió un largo ensayo tras contemplar una fotografía de Yi y su familia, titulada “Un poético momento de felicidad”, sobre la que expresó: “Esta es una fotografía antigua. Es una foto del escritor Yi Tae-jun con su esposa, sus dos hijos y sus tres hijas... Esta escena podría ser la imagen que mejor refleje lo que la felicidad significa para las personas, cómo la felicidad llega a nuestras vidas… cómo llega y cómo desaparece”. Miro el lugar donde Yi y su familia se detuvieron y posaron para la foto. Aunque su propietario original ya no está, las flores del jardín florecen a pesar de todo.

Cultura y arte de Corea 45


HISTORIAS DE LAS DOS COREAS

Fideos fríos de Pyongyang: el Sabor de la Unidad Después de que los líderes de las dos Coreas cenaran fideos fríos (naengmyeon) en la cumbre que celebraron el pasado abril, los surcoreanos acudieron en masa a los restaurantes que sirven este icónico plato. La receta auténtica de Pyongyang atrajo una especial atención. El restaurante Dongmu Bapsang (“Mesa del camarada” o “Mesa del amigo”), propiedad de un desertor norcoreano que prepara la misma receta servida en la cumbre, surgió como un punto de referencia gastronómico. Kim Hak-soon Profesor invitado de la Escuela de Medios y Comunicación de la Universidad de Corea

E

l naengmyeon de Pyongyang se erigió como un gran beneficiario de la cumbre intercoreana del 27 de abril, que generó una enorme expectación al ser la primera de este tipo en 11 años. A falta de grandes avances en la desnuclearización de Corea del Norte, los intereses de muchos surcoreanos se enfocaron en lo que allí se comió, en vez de en lo que se dijo. Inmediatamente después de que el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, degustaran juntos los fideos fríos se formaron largas filas en los principales restaurantes surcoreanos especializados en este plato, cuyo nombre pasó a ser la palabra clave más buscada en internet en el país. En los tres días posteriores a la cumbre, los restaurantes de naengmyeon al estilo de Pyongyang en Seúl aumentaron sus ventas en más de un 80 por ciento en relación a la semana anterior, según un informe de una empresa de tarjetas de crédito. El propio Kim Jong-un reveló que un chef de Okryu-gwan, el mejor restaurante de la capital de Corea del Norte, había preparado el naengmyeon. Eso situó el foco de atención en el local de comidas Dongmu Bapsang, propiedad de Yun Jong-cheol, un antiguo aprendiz de ese restaurante norcoreano que desertó al sur en 2000. Los críticos gastronómicos y un programa de televisión sobre cocina gourmet ya se habían hecho eco de la pequeña y modesta cantina dirigida por Yun y su esposa en Seúl. Sin embargo, fue la cumbre intercoreana lo que convirtió a ese

46 Koreana Otoño 2018

establecimiento en toda una sensación de la noche a la mañana, después de que tanto los medios de Corea del Sur como el boca a boca propagaran que el Dongmu Bapsang replicaba el naengmyeon al estilo de Pyongyang de Okryu-gwan. Los clientes hacían cola durante más de sesenta minutos a la hora del almuerzo. Me cité con Yun en su restaurante, que se encuentra en una calle lateral cercana a la estación de metro de Hapjeong, en el distrito de Mapo, Seúl, justo al norte del río Han. Aunque ya había pasado tiempo desde el histórico almuerzo de los líderes, el establecimiento seguía mostrando un gran bullicio. “A mi restaurante ya venían muchos clientes antes, pero el número se disparó después de la cumbre. Incluso vinieron equipos de televisión japoneses y filipinos, y también de aquí, para hacer reportajes sobre mi negocio”, dijo Yun. El menú Yun intenta recrear en su menú el sabor de Okryu-gwan, pero es consciente del paladar de los surcoreanos y hace los ajustes que corresponden. Las recetas que él ha desarrollado requieren poco condimento. Su oferta gastronómica abarca platos coreanos del día a día como bulgogi de pato, abadejo fermentado, sundae (morcilla coreana) de arroz glutinoso, albóndigas de patata o fideos de maíz. Sin embargo, el menú también incluye platos que formaban parte de la mesa de la realeza, unos manjares que es necesario reservar por adelantado. También se puede disfrutar de


una variedad de tipos de kimchi preparado al modo norcoreano, como el kimchi blanco al estilo de Pyongyang, el kimchi de brotes de soja al estilo de la provincia de Hamgyong y el kimchi de repollo al estilo de la provincia de Ryanggang. No obstante, el naengmyeon de Pyongyang es, sin duda, el plato más popular en el restaurante. Esto no es una sorpresa, ya que cuando los surcoreanos piensan en platos de Corea del Norte, el primero que les viene a la mente es el naengmyeon de Pyongyang. En Pyongyang hay, además del Okryu-gwan, otros tres restaurantes famosos de naengmyeon: el Chongryu-gwan, el Hotel Koryo y el Minjok Sikdang, aunque Yun dice con toda naturalidad que el Okryu-gwan tiene los mejores chefs de esta especialidad. “En Corea del Norte se envía a todas las personas con talento a Pyongyang. El Okryu-gwan, un restaurante construido en 1961 bajo las instrucciones del fundador del régimen Kim Il-sung, es el lugar donde trabajan los mejores chefs”. Caldo y fideos El caldo para el naengmyeon de Yun está hecho con huesos vacunos y carne de ternera, de faisán y de pollo. A diferencia de otros restaurantes de naengmyeon al estilo de Pyongyang en Corea del Sur, Yun aporta un toque final colando el caldo en un filtro hecho de piedra, carbón y arena, tal como lo hacen en Okryu-gwan. También hierve la salsa de soja con cebollas, cebolletas, manzanas y peras. Aún así, Yun no afirma que su naengmyeon sea exactamente el mismo que se sirve en el mejor restaurante de Pyongyang. “Es una pena que no pueda recrear aquí a la perfección el naengmyeon de Okryu-gwan”, lamenta Yun. La razón principal es que el agua utilizada en Corea del Sur para el caldo y la salsa de soja tiene un sabor diferente que la de Corea del Norte. “El Okryu-gwan tiene franquicias en el monte Kumgang (Corea del Norte) y en China, pero los naengmyeon de estos lugares tienen sabores ligeramente diferentes”, explica. En cuanto a los fideos, el Dongmu Bapsang difiere de otros restaurantes. En otros conocidos restaurantes de naengmyeon en Seúl, los fideos están compuestos entre un 60 y un 70 por ciento de alforfón. Yun, por su parte, usa una proporción 40:40:20 de trigo sarraceno, almidón de boniato y harina. Eso hace que sus fideos sean menos pegajosos.

Yun Jong-cheol huyó de Corea del Norte en 1998 y llegó a Seúl en el año 2000. Ex aprendiz de Okryu-gwan, el mejor restaurante de Pyongyang, abrió un restaurante de estilo norcoreano llamado Dongmu Bapsang (“La mesa del camarada” o “Mesa del amigo”), en Hapjeong-dong, Seúl en 2015.

© Newstomato

Cultura y arte de Corea 47


La proporción de alforfón y almidón de patata en el Okryugwan es de 40:60, según Yun. Él aplicó esa relación cuando abrió su restaurante a finales de 2015, aunque comenzó a usar menos almidón y más harina después de ver a sus clientes cortar los fideos por encontrarlos demasiado pegajosos. “La gente en Corea del Norte dice que todos los tipos de fideos son de larga vida”, ya que los fideos largos simbolizan una vida prolongada y saludable. Es por eso que a los invitados se les sirve naengmyeon en las fiestas de cumpleaños y las bodas. Me sorprendió ver a los surcoreanos comer su naengmyeon después de cortar los fideos con tijeras”, dice Yun.

1. Dongmu Bapsang sirve una gran variedad de alimentos, pero el más popular son los fideos fríos de Pyongyang (naengmyeon). Su plato de fideos fríos sabe bastante diferente de otros restaurantes de Corea del Sur porque utiliza la receta de Okryu-gwan. 2. Los fideos fríos han sido durante mucho tiempo el plato favorito de los surcoreanos en verano. Después de que los líderes de las dos Coreas comieran fideos fríos de Pyongyang durante la cumbre el 27 de abril, Dongmu Bapsang tenía largas colas para degustar auténticos fideos fríos de estilo norcoreano.

1

48 Koreana Otoño 2018

“Al principio intenté explicar a los clientes el motivo por el cual mis fideos estaban pegajosos. Pero desafortunadamente, algunos de ellos se mostraban descontentos con mi explicación. Entonces dejé de intentar persuadirlos y decidí agregar más harina a la masa”, relata. Al margen de las diferencias entre los dos restaurantes en cuanto a la textura y apariencia del naengmyeon, el modo en que los clientes disfrutan los fideos fríos es diferente. El cantante de rock Yoon Do-hyun probó el naengmyeon de Okryugwan cuando visitó Pyongyang a principios de abril para dar una serie de conciertos. El artista declaró: “Vi cómo las camareras sacaban los fideos de los clientes con unos palillos y les echaban vinagre. Aquí lo hacemos distinto. Nosotros ponemos el vinagre directamente en el caldo”. Otra diferencia con el Okryu-gwan es el uso de bicarbonato de sodio. Su chef lo agrega a la masa al considerar que es bueno para la digestión. Los surcoreanos se preocupan por la salud, pero no gustan de los fideos cocinados con bicarbonato de sodio, observa Yun. El bicarbonato de sodio hace que el naengmyeon de Okryu-gwan sea de color marrón negruzco al


igual que los fideos de almidón de kudzu, pero el naengmyeon de Dongmu Bapsang es de color gris pálido. Yun no es muy quisquilloso sobre cómo sus clientes usan los botes de vinagre y mostaza, y deja que éstos se lancen a por sus cuencos de fideos fríos del modo que prefieran. El chef ha asumido la diferencia entre las culturas culinarias de las dos Coreas. Algunos clientes familiarizados con el sabor del naengmyeon de Pyongyang al estilo de Corea del Sur al principio usan adjetivos como “insulso” o “insípido” para describir el naengmyeon del restaurante Dongmu Bapsang. Sin embargo, rápidamente se convierten en clientes habituales una vez que se acostumbran al gusto. Incluso disfrutan bebiendo el caldo sin agregar condimento alguno.

2

© Ahn Hong-beom

Un viaje por las cocinas Nacido en Onsong, provincia de Hamgyong del Norte, Yun recibió formación en el Okryu-gwan gracias a su padre, que era un alto funcionario del Partido de los Trabajadores. Su abuelo fue chef de platos japoneses durante los últimos años de la época colonial, lo que podría haber sido una marca negra en el apellido de su familia, pero a pesar de esto el padre de Yun fue ascendido a un elevado puesto del partido. Tras alistarse en las fuerzas armadas, Yun se preparó como especialista culinario en el Okryu-gwan durante cuatro meses y luego fue asignado a un comedor para oficiales de alto rango del ejército. Allí permaneció durante más de diez años. “Tengo en mi cabeza cientos de recetas de platos de Corea del Norte”, asegura Yun. Tras un tiempo en el ejército, Yun asistió a la Universidad de Industria Ligera de Hoeryong, donde adquirió técnicas de fermentación y aprendió a preparar alimentos fermentados como la pasta de soja, la salsa de soja y la sidra. Después de alcanzar el dominio de estas técnicas, impartió conferencias. Yun huyó de Corea del Norte en 1998 durante el período conocido como la “Ardua Marcha”. Finalmente llegó a Corea

del Sur en el año 2000 a través de China. En el proceso de establecerse aquí desempeñó una infinidad de oficios de todo tipo, entre ellos trabajos manuales en obras de construcción. Su gran oportunidad llegó en 2013 en un evento culinario, donde describió su experiencia en el Okryu-gwan. Su historia cautivó al restaurador Lee Ho-kyung de Hoya Cooks, un estudio culinario en Seúl, y éste ayudó a Yun a abrir un puesto en una feria durante tres días. Fue un éxito instantáneo, así que lo convencieron para que abriera su propio restaurante en 2015. Nunca faltan clientes en el restaurante de Yun, ya que las noticias de su sinceridad y sus técnicas de cocina se transmiten de boca en boca. Muchos chefs también lo visitan para aprender su receta de naengmyeon y algunos empresarios incluso le han ofrecido crear una franquicia. Las propuestas son rechazadas de inmediato. Yun teme que su principio de defender la originalidad distintiva de los platos de Corea del Norte pueda quedar contaminado si acepta este tipo de ofertas. “En Corea del Norte, cuando la gente encuentra la comida sabrosa dice que ‘es como si se oyera un chasquido’. Quiero superar esa tentación para, el día en que las dos Coreas se reunifiquen, demostrar a mis compatriotas en el Norte que el naengmyeon de Dongmu Bapsang no tiene nada que envidiar al de Okryu-gwan”.

Yun no es muy quisquilloso sobre cómo sus clientes usan los botes de vinagre y mostaza, y deja que éstos se lancen a por sus cuencos de fideos fríos del modo que prefieran. El chef ha asumido la diferencia entre las culturas culinarias de las dos Coreas. Cultura y arte de Corea 49


UN DIA CUALQUIERA

1

No hay descanso para un “estudiante de plata” Los “baby boomers” de Corea del Sur, aquellos nacidos entre 1955 y 1963, alcanzaron la mayoría de edad entre un rápido crecimiento económico y tumultuosas transiciones políticas. Tras haber crecido a ese ritmo en un torbellino perpetuo, muchos de ellos se niegan a disminuir la velocidad en la jubilación. Lee Chan-woong es uno de ellos.

L

Kim Heung-sook Poeta Ahn Hong-beom Fotógrafo

ee Chan-woong tiene el lujo de no estar financieramente atrapado en la jubilación. Eso le vuelve un tanto atípico. Corea es posiblemente el país menos preparado para los jubilados. Tiene la mayor tasa de pobreza de la tercera edad en la OCDE. Su alto coste de vida, las

50 Koreana Otoño 2018

implacables tarifas educativas, la desigualdad de ingresos y otras obligaciones tradicionales, como ofrecer apoyo financiero a los hijos hasta que se casen, obstaculizan ahorrar para la jubilación. El promedio de retorno de ingresos como pensión es de solo un 39,3 por ciento, cifra muy inferior al 73,1 por

ciento de Estados Unidos. La deficiencia se magnifica por el aumento de los costes médicos, 2,3 veces el promedio nacional entre los mayores de 60 años. Mientras, la tasa de suicidios entre las personas mayores casi triplica el promedio de la OCDE, con 54,8 muertes por cada 100.000 personas. Como era de


esperar, la mayoría de los coreanos teme jubilarse. Antes del retiro Lee aseguró su salud financiera. Estaba libre de deudas y era propietario de su casa. Unas tasas de interés relativamente altas protegían sus ahorros, y los gastos tendían a bajar con el mayor de sus dos hijos a punto de graduarse de la universidad. Lee terminó una larga carrera profesional en el Korea Exchange Bank en febrero de 2004. Fue uno de los últimos supervivientes de los contratados por el banco 34 años antes. La edad de jubilación obligatoria todavía no había llegado, pero quería irse con dignidad. “El primer día de ese año subí al monte Bukhan para ver el amanecer”, recuerda. “Cuando llegué a casa, escribí en mi diario ‘podría ser hora de dejar el banco en cualquier momento. No quiero ser uno de esos empleados veteranos que se ven mal al marchar’. Luego, solo un mes después, como en una especie de profecía, opté por irme”. Lista de deseos A pesar de tener financieramente resuelta la jubilación, Lee no está libre de problemas en sus años dorados. Tuvo una operación importante de vesícula biliar, y le preocupa el deterioro de la vista y el oído. Los problemas físicos recientemente le obligaron a suspender la enseñanza voluntaria que impartía, una de sus mayores alegrías. Pero su sed de conocimiento y su peripatético impulso permanecen intactos.Después de decir adiós a sus colegas, Lee pasó seis

1. Nacido en 1951, Lee Chan-woong se retiró en 2004 después de trabajar en un banco durante 34 años. Su primera iniciativa al jubilarse fue aprender a escribir ensayos en el centro cultural de un periódico. 2. Lee escribió ensayos durante 10 años sobre lo que vio y sintió durante sus actividades cotidianas. Sus escritos fueron compilados en “Soy un estudiante”, publicado en 2013.

meses descansando y sin hacer nada, pero luego volvió a trabajar, llevando la contabilidad del negocio de importación de su cuñado. Mantuvo esa tarea dos años y medio, y luego comenzó en serio la etapa de jubilación. Ahora tocaba cumplir la lista de deseos que habían aguardado durante tanto tiempo. “Una vez, un amigo me dijo: ‘La mayoría de la gente sigue con sus vidas pese a desear hacer ciertas cosas, pero cuando sientes ese deseo, has de hacer algo al respecto’. Creo que tenía razón”, sentencia Lee. La primera tarea que asumió fue cumplir el sueño de escribir una novela sobre su vida. Lee aprendió a escribir ensayos durante casi una década, y ocasionalmente publicó sus obras. En la primavera de 2013, sus ensayos se convirtieron en un libro titulado ‘Soy un estudiante’. Tomó prestado el título de ‘Wang Meng sobre sí mismo: mi filosofía sobre la vida’ de Wang Meng, un escritor chino a menudo considerado como candidato al Premio Nobel de Literatura. Después, Lee concluyó que tenía ciertas dotes para redactar ensayos, pero siendo honesto sabía que le faltaban suficientes habilidades de escritura. “Siento que vertí todo lo que tenía en ese libro, así que ya no escribo”, dice. “Ahora solo puedo esperar a que la inspiración vuelva a reunirse, como el agua en un pozo”. Otros propósitos de su lista de deseos incluyen ir de excursión al monte Baekdu, hacer un crucero o caminar grandes recorridos a pie durante las vacaciones. Además desea visitar África, una fascinación desde la infancia; aprender magia para hacer sonreír a la gente; y experimentar las cuatro estaciones en las profundidades del monte Jiri o del remoto Himalaya. La vida, entonces y ahora Lee se despierta a las 7:30 todas las

2

mañanas con el sonido del despertador. Mientras toma un vaso de jugo de repollo y algo de fruta, marca algunas historias en el periódico y luego va a un centro cercano de gukseondo (ejercicio coreano taoísta tradicional) donde durante 90 minutos realiza ejercicios de respiración danjeon (hipogástrica). Ahora es cinturón negro de gukseondo. Después de hacer ejercicio, a menudo regresa a una casa vacía porque su esposa, Ku Kyung-bin, que es una devota católica, está en la iglesia. Lee los artículos del periódico seleccionados durante el desayuno y luego se conecta a un chat en línea que comparte con unos 70 amigos y familiares. El tema más comentado en ese foro estos días son las entradas de la nieta de Lee, su única nieta. Ella está en España, donde el hijo menor de Lee fue por trabajo. “No hay comparación entre sus hijos y sus nietos. Es como una hermosa flor: nunca me cansaré de ver a mi nieta”, presume. Tras escribir y leer algunas publicaciones y subir fotos en el foro, es hora de almorzar, ya sea afuera con algún amigo, o solo en casa, a menos que su esposa regrese de la iglesia. Él y su esposa eran compañeros de trabajo en el mismo banco cuando se conocieron. Este año celebraron su 40 aniversario de bodas. “Mi esposa dice que soy patriarcal”, resalta Lee. “Supongo que es porque insisto en tomar todas las decisiones sobre nuestro hogar”. Desde el comienzo, Lee y su esposa

Cultura y arte de Corea 51


necesitaron una casa con cuatro habitaciones. Su madre viuda ocupaba un dormitorio y las otras hacían falta por si sus hermanos u otros parientes se quedaban a pasar la noche cuando realizaban los ritos ancestrales. Entonces solo podía pagar una casa independiente, en un vecindario apartado. Años después, la pareja solicitó una hipoteca descomunal para comprar un apartamento de cuatro habitaciones. Pasaron 10 años escatimando y ahorrando para pagarlo. Lee tiene tres hermanas mayores, una hermana menor y dos hermanos menores. Tener tantos hermanos es un sello distintivo de la generación del baby-boom. Ser el hijo mayor refuerza su forma de pensar patriarcal, pero esa no es la única razón de las quejas de su esposa. Religión La actitud de Lee hacia la religión choca con la de su esposa. Explica:

“Cuando mi esposa comienza a hablar sobre cosas que sucedieron en la iglesia, o cotillea sobre los vecinos, no quiero escucharla. Simplemente no estoy interesado. He vivido con ella durante 40 años, pero no creo que la conozca muy bien, ni incluso ahora. A veces, cuando la veo rezando en la iglesia o en casa, siento que estoy mirando a un extraño”. Su esposa nació en la fe, pero Lee fue bautizado como católico para casarse con ella. El nombre bautismal de su esposa es Juliana, el suyo es Agustín. “No creo que la religión sea un componente esencial en la vida”, dice Lee. “Nadie debería renunciar a la vida cotidiana por la religión. ¿No es más importante simplemente intentar llevar una vida virtuosa?” Parece que Lee ha dedicado una cantidad considerable de tiempo a reflexionar sobre la religión y sobre la vida. Una vez pasó tres semanas en el templo Wol-

1

1. Todas las mañanas Lee va a un centro de gukseondo en su vecindario para practicar respiración danjeon. Hace unos años se convirtió en cinturón negro de gukseondo. 2. Durante nueve años, Lee se ofreció como voluntario para enseñar administración de empresas en Beautiful Seodang, una organización sin ánimo de lucro que ofrece clases gratuitas de nivel universitario en Young Leaders Academy. Aquí, Lee ofrece su última conferencia en junio de este año.

52 Koreana Otoño 2018

jeong en el monte Odae, en la provincia de Gangwon, en una escuela para aspirantes a monjes budistas, y también hizo un retiro silencioso de diez días en la Casa de retiros Mary Ward en Okcheon, provincia de Chungcheong del Norte. “Para mí, el budismo se siente menos como una religión y más como algo a donde mi corazón pertenece, asegura Lee”. “Esperaba que vivir en un templo budista fuera realmente liberador, pero no te permitían hacer muchísimas cosas. Fue un gran shock”. Durante el retiro con los jesuitas, todos permanecían en silencio, salvo una vez al día, cuando tenían una sesión de consejos con una de las monjas. Repasando sus pensamientos de entonces, Lee afirma: “La Hermana me dijo que abandonara mi deseo de encontrarme con Dios y solo esperase una señal, pero no podía darme por vencido. Cuando me fui pensé: ‘Bueno, debería volver la próxima vez que tenga ocasión’”. Al igual que sus pensamientos sobre religión, Lee también creó su propia filosofía para su vida durante la jubilación anticipada. Se comprometió a llevar “una vida útil para otros, más allá de su propia familia”, al igual que Ernest, el personaje principal en el cuento de Nathaniel Hawthorne ‘The Great Stone Face’, que fue su modelo a seguir cuando era joven. Como el gran ‘Stone Face’ Lee resalta: “En 2009, leí esta sentencia: ‘¿Por qué quieres que te recuerden?’ ‘Si no puedes responder a esto cuando tengas 50 años, habrás perdido tu vida’. “Uno no hace la diferencia a menos que haga algo singular para la vida de otras personas”. Entonces pensé en Ernest, y comprendí que quería ayudar a los demás”. Con perfecta sincronía, conoció a Suh Jae-kyoung, directora de Beautiful Seodang, una ONG sin ánimo de lucro, en un curso para jubilados dirigido por una organización cívica.


Hay más cosas por hacer: visitar África, una fascinación desde la infancia; aprender magia para hacer sonreír a la gente; y experimentar las cuatro estaciones en las profundidades del monte Jiri o el remoto Himalaya. 2

Siguiendo la recomendación del Director Suh, Lee se convirtió en profesor en la Academia de Jóvenes Líderes de Seodang (YLA), que intenta impartir carácter, capacidad y un sentido de voluntariado entre los estudiantes universitarios. Los cursos de YLA son gratuitos e incluyen a los clásicos, administración de empresas, y también proyectos de voluntariado. Los maestros de YLA son principalmente jubilados periodistas, o gente de los negocios y las finanzas. No son remunerados, e incluso a veces subvencionan los cursos con su propio dinero. Lee presentó ‘El Gran Stone Face’ a sus alumnos. Recientemente, tras leer el libro de un gurú de la gestión, a Lee le surgieron preguntas que le recordaron a Ernest. “Se trataba de ‘The Essential Drucker’ de Peter Drucker. Me hizo replantearme de nuevo. ¿Cómo qué tipo de persona quiero que me recuerden?”, explica. “Y encontré la respuesta. Desearía ser recordado como alguien que hizo un esfuerzo por ser como Ernest”. Continúa, “Parece que los estudiantes de estos días han perdido sus sueños. La presión

de apenas poder realizar trabajos a tiempo parcial si no consiguen una carrera de cuello blanco tras la graduación les ha arrebatado sus sueños. Lo siento mucho por ellos. En junio de este año, Lee terminó su período de nueve años como profesor de YLA. Tuvo que dejar de enseñar porque su debilitamiento auditivo le impedía escuchar a sus alumnos. También sufría frecuentes dolores de garganta y perdió la voz. Pero dejar la enseñanza no fue el fin de sus esfuerzos voluntarios. A partir de ahora voy a hacer un trabajo menos agotador, tanto mental como físicamente”, destaca. “Tendré que hacer otros proyectos de voluntariado como limpiar casas, o hacer reparaciones para personas que necesitan ayuda extra”. Nacido en Mokpo, en la provincia de Jeolla del Sur, Lee se graduó en la escuela secundaria comercial y luego se fue a trabajar a Seúl. Por la noche, asistía a clases para obtener un título universitario. Fue entonces cuando contribuyó con un ensayo en la revista de la universidad sobre tener a Ernest, de “El Gran Stone Face”, como modelo a seguir.

“Me gusta que su sueño sea simple. Me gusta que no es astuto. Me gusta su honestidad, que sea un tipo completamente normal. Me gusta porque es un hombre amable”, expone Lee. Un estudiante sin fin Si lees “Soy un estudiante”, el libro de ensayos de Lee, o hablas con él por un tiempo, pensarás que se trata del propio Ernest, en vez de alguien que ha intentado emularle durante toda su vida. Eso es porque también él es una persona normal y amable que persigue un sueño simple. “No tengo ningún remordimiento real. No he perdido nada en los últimos años, y nunca he dejado de aprender o de intentar poner en práctica lo aprendido. Incluso si tuviera que morir mañana, pensaría que tuve una gran vida”, exclama. Durante aproximadamente 10 años, Lee ha estado reflexionando sobre su muerte para “morir bien”, ha hecho testamento y se ha registrado como donante de órganos. Él es un “baby-boomer” afortunado, pero no es por casualidad o por azar. Él cultivó su propia suerte.

Cultura y arte de Corea 53


ENTRETENIMIENTO

La redefinición de las nueras Las películas y los programas de TV frecuentemente incluyen conflictos y discordias entre suegras y nueras. Sin embargo, últimamente la representación de las nueras ha cambiado, alterando la perspectiva de los espectadores. Jung Duk-hyun Crítico de cultura pop

A

principios de año casi 20.000 espectadores vieron el documental “Myeoneuri: la loca esposa de mi hijo”. Fue un éxito comercial poco frecuente para ser un documental sobre la vida cotidiana en vez de sobre política o actualidad. Pero no sorprende tanto a la vista de los elogios que el documental cosechó en varios eventos, incluido el Festival Internacional de Cine de Jeonju, el Festival Internacional de Cine Documental DMZ y el Festival de Cine Documental Internacional de Chuncheon. La actitud entre las suegras y las nueras es un elemento básico en las películas y los programas de televisión coreanos. Los espectadores no impresionados se quejan: “Es un cliché”, o “Ya no existe ese tipo de suegra”. Pero cada vez más estudios y cineastas están dando un giro distinto al rol de las nueras. “Myeoneuri: la loca esposa de mi hijo”, cuyo título en coreano original sig-

54 Koreana Otoño 2018

nifica “nuera de clase B”, se centra en la forma de pensar patriarcal profundamente arraigada en prácticamente todos los hogares coreanos, y en los ubicuos conflictos entre suegras y nueras. La historia se narra desde la perspectiva de Ho-bin, el director del documental, atrapado entre su esposa, Jin-yeong, y su madre, Gyeong-suk. La película no ofrece soluciones. Por el contrario, se cuestiona la pregunta de por qué las nueras deben luchar a toda costa para ser aceptadas y convertirse en nueras obedientes de “clase A”, al tiempo que sugiere un modelo alternativo. Al inicio, Jin-yeong no es una nuera de “segunda categoría”. Sin embargo, finalmente decide dejar de tratar de ser “una nuera ideal” de clase A y se niega a cumplir con las demandas de Gyeongsuk de asistir a todos los eventos y ritos familiares. Jin-yeong está contenta con sus “vacaciones perfectas de Chuseok” sin tener que visitar a sus suegros, prác-

tica habitual durante las fiestas de acción de gracias por la cosecha. Pero Gyeongsuk llora porque se siente desairada. Perspectiva desde dentro El reality show “Mujer en el país de las maravillas”, que pasó a ser un programa regular en junio, revela el comportamiento en los hogares coreanos mediante lugares comunes pero en gran parte ignorados. La popularidad del programa se acredita a la cámara, que lleva a los espectadores a observar el interior de las casas de personas comunes. Las nueras que aparecen en el programa se estresan sobremanera al pensar en la inminente visita a sus suegros. Cuando llegan a casa de los suegros, inmediatamente van a la cocina y comienzan a preparar comida y a lavar platos. Mientras, los hombres de la familia se sientan frente al televisor y no hacen nada. Una barrera invisible parece dividir el espacio entre hombres y mujeres.


Esta es una escena común en casi todas las familias. Sin embargo, cuando se percibe a través de la lente de la cámara, como si fuera la mirada de un extraño, los roles de las nueras, que previamente se daban por sentados, parecen absurdos. La culpa podría ser de las personas que intentan ejercer el control en nombre de la familia. En Corea, la suegra le dice a su nuera: “Ahora, desde que te casaste con mi hijo, eres parte de la familia”. Esto no significa simplemente darle la bienvenida como a un nuevo integrante de la familia. Es un mensaje subliminal que indica que la nuera debe realizar correctamente todos sus deberes para servir a los suegros. Un participante masculino del programa recuerda un dicho coreano: “Los yernos son invitados durante cien años. Espero que algún día pueda decirse lo mismo de las nueras”. De sus palabras podemos deducir por qué los espectadores se sienten incó-

modos con los suegros del programa: las nueras no son tratadas como invitadas. En tanto, “Mujer en el país de las maravillas” sugiere que las nueras que crecieron como preciadas hijas deberían ser tratadas como huéspedes, en vez de ser forzadas a formar parte de la familia del marido. El giro en la representación En 1972, cuando Corea era una sociedad aún más patriarcal, los telespectadores de la serie televisiva “The Journey” (Yeoro) lloraron al ver a la suegra tratar con dureza a su nuera, pese a que cuidaba muy bien a su hijo discapacitado La suegra incluso la acusaba de adulterio, enfureciendo a las nueras en todo el país. Ese tipo de trama dio paso a cambios dramáticos. En la comedia de 2006 “High Kick!”, por ejemplo, una exitosa mujer de carrera trataba a su suegra

condescendientemente. Al año siguiente, una dramática serie titulada “La era dorada de la nuera” describía el conflicto y la reconciliación entre una suegra y una nuera. Este drama resultó interesante porque la heroína, tanto suegra como nuera a la vez, trataba de resolver los conflictos con su propia nuera como un problema intergeneracional. Como tal, en los programas de televisión y en las películas, la nuera ya no aparecía como un personaje sumiso; sino que se volvió independiente y franca. En tanto, la percepción sobre los maridos también ha cambiado. En la serie de televisión de 2012 “Mi marido tiene una familia”, el protagonista masculino, Gwi-nam, conquistó el corazón de la audiencia al apoyar a su esposa, quien luchaba en la relación con su suegra. Curiosamente, la serie de televisión de 1992 “Hijo e hija” tenía un personaje masculino con el mismo nombre, que literalmente significa “hombre (o hijo) precioso”. Al dar el mismo nombre al protagonista masculino, el drama “Mi marido consiguió una familia” contrasta fuertemente el estado y la actitud de un hombre coreano con respecto a su familia en un lapso de 20 años. El Gwi-nam en “Hijo e hija” es un hijo precioso para su madre y simboliza la tendencia prevalente entre los coreanos a preferir hijos varones respecto a mujeres. Pero en “Mi marido tiene una familia”, Gwi-nam era un hombre precioso para su esposa. Como se puede ver en los cambios que representan las nueras en estos dramas televisivos, las mujeres coreanas quieren preservar una distancia saludable con sus suegros y tener una familia independiente, en vez de incorporarse a la familia de sus suegros. La felicidad personal se antepone como prioridad a los valores familiares. Ese giro de obediencia ciega y asertividad a independencia anuncia una nueva era para las nueras coreanas.

Cultura y arte de Corea 55


Opinión desde la lejanía

Tan lejos, tan cerca

V

ine por primera vez a Corea del Sur en verano de 2011 con apenas 20 primaveras. Llegué llena de ilusión por conocer la cultura de un país tan lejano y que tan desadvertido pasa en España. Mi primer punto de contacto, mi primera ciudad, como la de muchos otros extranjeros, fue Seúl. Era la primera vez que volaba a un aeropuerto internacional y no lo niego: estaba asustada. Pero ese miedo para mí estaba justificado: acababa de llegar a “Incheon International Airport” uno de los aeropuertos más grandes del mundo. Aún recuerdo como miraba -con una mezcla de extrañeza y fascinación- todo el entorno que me rodeaba. Todo era diferente: las letras, el sistema, las personas, sus reacciones e incluso el olor. Todo era nuevo, todo era apasionante. De camino a Seúl, recuerdo mi sensación como la de una niña que sale al mundo por primera vez. Las hermosas vistas al mar se empezaban a mezclar con edificaciones mucho más modernas y más grandes de lo que nunca había visto. Aquí retrocederé por un momento a mi origen, pues soy una chica andaluza de la ciudad de Córdoba, en el sur de España. Provengo de una ciudad que parece haberse detenido entre el pasado y el presente, todo un vestigio de las gloriosas épocas del califato. Allí no hay edificios de más de seis plantas, ni tampoco demasiado modernos o contemporáneos. El choque cultural fue impactante. Sin embargo, ver esos edificios con sus refulgentes neones permanentemente iluminados no me provocaba miedo ni extrañeza, sino calidez, cercanía y un sentimiento muy parecido al de estar en casa. Porque por entonces no lo sabía, pero… ¡Había llegado a casa! Ese verano fue el punto de inflexión de mi vida. Asistí a un “summer camp” en la universidad de Konkuk, donde conviví casi un mes con personas de todo el mundo. Fue una experiencia inolvidable. Allí tuve la oportunidad de aprender mis primeras palabras en coreano y de empezar a sumergirme en la

56 Koreana Otoño 2018

Ana Isabel Porcel Velasco International Marketing Executive, BGMC

legendaria cultura de este país. Me sorprendió mucho como en el metro la gente respetaba su propio espacio cuanto podía, y también la discreción de la gente en los vagones. Todos en silencio. Sin irritantes sonidos de móviles. Apenas sin palabras… También reconozco que la comida era diferente, pero a mí no me lo pareció tanto. Eso sí, recuerdo cómo mis compañeros coreanos siempre pedían a las camareras que hicieran menos picante la comida para mí. Tardé un mes en acostumbrarme a comer la comida tan picante como el resto de los coreanos. Toda una osadía. Al terminar ese verano volví a España, pero no conseguía olvidarme del país, de sus comidas, de sus gentes… Sin duda la experiencia había cambiado algo dentro de mí y todo me llevaba a volver a Corea como fuese y lo antes posible. Sin embargo, por ese entonces España atravesaba una fuerte crisis económica y tuve que esperar hasta poder dar forma a mis sueños y anhelos. Gracias a un convenio de mi universidad pude realizar un programa de intercambio; pero mi plan era el quedarme. Así que durante un año trabajé día y noche para cumplir mi sueño de volver a Corea del Sur. Finalmente, en el verano de 2012, llegué a Corea para quedarme. En un momento para mí tan importante y con tantos cambios, no puedo dejar de agradecer a mis amigos coreanos que siempre me ayudaran en todo momento. Esta segunda vez tuve la oportunidad de ir a Busan, una ciudad costera al sur de Corea que a mí me pareció mágica. Busan es una localidad en la que aún puedes ver restos de la historia de Corea del sur, y más concretamente de la guerra civil entre el Sur y el Norte. Busan fue refugio de millones de coreanos que querían huir del conflicto. Pero además me prendaron sus hermosas vistas al mar. Así mi sueño se materializó al aterrizar como estudiante de intercambio en la Universidad de Kyungsung, en Busan, que siempre se esforzó al


máximo para hacer sentir a los estudiantes extranjeros como en casa. Ahí fue donde aprendí coreano, a la vez que tomaba clases de Administración y dirección de empresas. Al principio, no puedo negar que fue duro atender a las clases en una universidad coreana. La clase de coreano era “totalmente en coreano” –con todo lo que ello implica- y la mayoría de los estudiantes ya tenían un nivel intermedio, a pesar de ser la clase de nivel básico. Sin embargo, con la ayuda de mis amigos coreanos y sus explicaciones pude irme familiarizando con el idioma. Además, el sistema educativo en Corea es diferente por lo que tuve que adaptarme a un nuevo sistema de evaluación, donde la competencia es un factor decisivo. Pero este forzoso cambio sacó lo mejor de mí como estudiante, me ayudó a centrarme en mis estudios y, sobre todo, me sirvió para fijar una meta: ser el número uno de mi clase. Debo de decir que en todo el proceso siempre tuve la suerte de contar con espléndidas personas a mi lado que en todo momento me han ayudado en el camino. Es una de las cosas que más adoro y valoro de este país: siempre hay alguien dispuesto a ayudarte al máximo posible para que tu vida en Corea sea un poco más fácil. Y ese factor fue el que me a su vez a querer a ayudar a la comunidad y difundir mi idioma y mi cultura entre todos aquellos que tuvieran interés. Empecé a participar en el programa del Busan Global Center, donde enseñaba el idioma y la cultura de España como voluntaria; y también en el programa de KCCAP, enseñando a niños de diferentes edades, desde escuela primaria hasta el instituto. Durante esa etapa pude conocer en profundidad la cultura coreana, ya que tuve la oportunidad de conocer a personas de todas las edades. Fue una experiencia única, pues pude constatar lo similares que somos a pesar de nuestras diferencias. Tras dos años en la Universidad de Kyunsung, finalmente conseguí el nivel de coreano suficiente para transferir mi expediente a la Universidad de Busan. Allí terminé la carrera y también ‘Global Studies’. Compaginar los estudios con el trabajo me dio una perspectiva mucho más real de Corea del Sur que la de muchos otros estudiantes extranjeros. Al menos por mi experiencia, encontré numerosas oportunidades para estudiantes que quieren trabajar media jornada para costearse los estudios o simplemente para ahorrar dinero, viajar, etc. Es un

factor que envidio mucho de Corea del sur, ya que en España es casi imposible que un estudiante universitario pueda encontrar un trabajo de este tipo. Mi percepción fue que Corea del Sur facilita el proceso de búsqueda de empleo a todos los niveles, y ayuda a la gente joven a ser independiente si así lo desean. Pese a que actualmente el desempleo juvenil es una de las principales preocupaciones en el país, también es uno de los principales caballos de batalla para el Gobierno de Corea. Además, también ofrecen muchos tipos de créditos para ayudar a sufragar los costes de la universidad. La mejor decisión de mi vida fue venir a Corea a terminar mis estudios. Me fascina el sistema educativo de aquí, pues pese a sus fallos - como en todo sistema- el sistema universitario coreano ofrece un amplio abanico de posibilidades para los estudiantes. Desde el gran número de carreras para elegir, hasta el innumerable tipo de programas que ofrecen los muy diversos clubes académicos. Los estudiantes se desviven por crear nuevas actividades y hacer de su universidad la mejor de Corea. Al finalizar mi vida universitaria tuve la oportunidad de empezar a trabajar. Así pasé por diferentes empresas coreanas, dónde pude aprender aún más sobre la vida y la sociedad de aquí, al tiempo de aprovechar mi faceta multicultural y los idiomas. Siento como si este país estuviera lleno de lecciones que aprender y siempre encuentro fantásticos profesores en el camino. Nunca me he sentido aislada por ser extranjera, al contrario, siempre he visto como todos a mí alrededor se esforzaban por hacerme sentir un poco más cómoda, a pesar de la barrera cultural o del idioma. Siempre me hacen preguntas como ¿Qué experiencias has tenido en Corea? ¿Cuán diferente es la cultura? ¿Qué es lo que más te sorprendió? La verdad es que no tengo una respuesta exacta. Si te abres al país y a su cultura, y dejas de lado los prejuicios intrínsecos que todos llevamos, podrás encontrar que Corea del Sur no es tan diferente a España. A mí modo de ver es similar. Es un país cálido, trabajador y siempre dispuesto a labrar un futuro brillante tanto para el país como para cada ciudadano. Tras seis años en Corea del Sur, puedo decir que me siento tanto de este hermoso país como de mi querida España. He crecido en España, pero ha sido Corea la que me ha convertido en la persona adulta que ahora soy.

Cultura y arte de Corea 57


INGREDIENTES ESENCIALES

s á m : i m a z a g s o j e r g n n a c Ca i f i s n e t n i e s o d n a u o dulces c ñ o t o l e d s e r o l los co

58 Koreana Otoño 2018 2018


El cangrejo gazami es un ingrediente de cocina común en el mundo. En Corea en particular, se come en primavera y en otoño sin recurrir a recetas complejas por lo suculento de su sabor natural. Se dice que la carne de cangrejo gazami es dulce y exquisita, factor relacionado con forma de supervivencia de ese crustáceo. Jeong Jae-hoon Farmacólogo, escritor gastronómico

O

toño es la temporada de cangrejos gazami. Es cuando contienen más carne. De solo pensarlo se hace la boca agua. Concretamente, el otoño coreano es la temporada de los cangrejos gazami macho, pues es la época en la que mudan el caparazón y se preparan para aparearse. El nombre coreano de los cangrejos gazami es kkotge. Aquí, kkot puede significar flor y a partir de esta acepción, uno puede concluir que dicho nombre deriva del color rojizo que adquiere el cangrejo tras ser calentado y cocido. Sin embargo, esa no es la razón. El verdadero motivo por el que los cangrejos gazami son referidos en Corea como kkotge son las partes salientes del caparazón, una a la derecha y la otra a la izquierda, que parecen dos cuernos pequeños y finos; de ahí que kkot no implica flor, sin que procede de la palabra kkochaeng-i que quiere decir palo fino y puntiagudo. Esta explicación aparece en la enciclopedia cultural Jibong Yuseol o Discursos Tópicos de Jibong, editada por el filósofo partidario de Silhak, pragmatismo coreano, Yi Su-gwang (1563-1628) de mediados de la Dinastía Joseon. El libro presenta además la siguiente descripción de cómo nadan los cangrejos: “Las patas traseras son planas y finas. Parecen remos y con ellas nada el cangrejo”. Dos siglos después, Jasan Eobo, una obra de Jeong Yak-jeon (17581816) catalogada como la más completa enciclopedia de especies marinas de

su época, ofrece una descripción más detallada al explicar que “los cangrejos caminan bien con sus patas pero no son buenos nadadores, sin embargo los cangrejos gazami sí lo son gracias a sus patas con forma de abanico”. El secreto de su carne dulce Puede que el paisaje de ver cangrejos nadando sea percibido como algo raro. Pero, todos estarán de acuerdo con la descripción que hizo Jeong Yak-jeon del sabor de la carne de cangrejo gazami. Él dijo que la carne de cangrejo sabía dulce. En efecto, la carne de cangrejo gazami capturado en otoño es dulce, si bien hay que aclarar que es un sabor dulce totalmente diferente al del azúcar. Es un gusto mucho más complejo que combina una dulzura muy sutil con el salado de las aguas del mar. Eso sí, ese sabor no es exclusivo de los cangrejos gazami, pues también lo tienen los cangrejos de patas largas del Mar del Este y los centollos rusos. Este sabor se debe a que la carne de cangrejo contiene gran cantidad de glicina, que es un aminoácido que proporciona un nivel de dulzor de un 70% del correspondiente al azúcar. Por supuesto, también influyen las aguas marinas, pues el cangrejo necesita de sustancias que le ayuden a regular su propio nivel de sal, ya que de ser éste menor que el del mar el crustáceo perderá agua por efecto de la presión osmótica. Pero tampoco puede usar sales para regular la concentración,

pues el exceso de minerales puede obstruir la activación de enzimas del organismo, impidiendo incluso las funciones vitales. En el caso de los peces marinos, recurren a una sustancia llamada óxido de trimetilamina para regular la concentración de sal. Es la misma sustancia que fuera del mar, en procesos mal gestionados de distribución o almacenaje, produce el típico olor a pescado, si bien originalmente no tiene ni olor ni color. La carne de cangrejo también la contiene, de ahí que puede emitir igualmente ese olor desagradable si es tratada incorrectamente. No obstante, los crustáceos como el cangrejo usan más la glicina que el óxido de trimetilamina para equilibrar su nivel de sal con el de las aguas del mar. A veces en los restaurantes, la carne de cangrejo sabe menos dulce. Esto se debe a que la glicina se pierde en el proceso de limpieza y cocción de los cangrejos. En todo caso, el secreto del dulzor de la carne de cangrejo no es solo éste, dado que además existen en ella tanto otro tipo de aminoácido dulce denominado alanina, como ácido glutámico, ácido nucléico y varias sustancias volátiles que le dan un sabor característico, más suave e intenso. Cuanto más saladas sean las aguas del mar, mayor será la dosis de aminoácidos libres que el cangrejo acumula y por tanto más sabrosa será su carne. Y al igual que el nabo o la col que se cultiva en zonas con cierta altura y que aumen-

Cultura y arte de Corea 59


tan sus niveles de glucosa para sobrevivir al frío, la cantidad de aminoácidos en la carne de cangrejo aumenta entre otoño e invierno, cuando la temperatura de las aguas del mar empieza a descender. Por eso no hacen falta recetas especiales para cocinar el cangrejo. Basta con cocerlo bien al vapor para que sea un manjar, primordialmente por la reacción de Maillard, en la que al combinar un azúcar reductor y algún tipo de aminoácido se producen melanoidinas coloreadas que van desde el amarillo claro hasta el café oscuro y cambia el sabor de los alimentos. Por lo habitual, la reacción de Maillard se da a altas temperaturas, sobre los 120 grados Celsius; de ahí que una carne cocida en agua nunca sabrá u olerá igual que una carne asada al fuego. La carne de cangrejo es una excepción, pues gracias a que contiene abudantes aminoácidos dulces y azúcares, puede que emita un olor a tostado similar al de las nueces aunque se cueza en agua o al vapor a temperaturas inferiores a 120 grados. Incluso su sabor se multiplicará si se

1

© TOPIC

60 Koreana Otoño 2018

cuece sin retirar el caparazón. Cocción por efecto de enzimas auto digestivas El cangrejo puede echarse a perder fácilmente si no es debidamente conservado. Si no es tratado correctamente en su traslado, la carne se volverá blanda y no podrá comerse. Los crustáceos como los cangrejos tienen un órgano digestivo llamado hepatopáncreas, que una vez muertos estos animales genera enzimas autodigestivas que descomponen su carne. Por eso, los cangrejos, si no se preparan cuando están vivos pueden sencillamente echarse a perder. Asimismo, las enzimas auto digestivas se activan y la carne se descompone si el cangrejo es cocido a temperaturas demasiado bajas o si queda a medio cocer. Una técnica ideada para evitar este fenómeno es la congelación rápida, que permite conservar fresca la carne de cangrejo por tiempo prolongado. En la gastronomía coreana, un plato que al contrario aprovecha el efecto de

las enzimas autodigestivas del cangrejo es ganjang gejang, un tipo de conserva de cangrejo en salsa de soja. La receta es simple. Se limpian bien los cangrejos gazami y se vierte sobre ellos salsa de soja hervida con ajo, cebolla y jengibre, tras dejar enfriar, hasta sumergirlos. Se sirven cuando lleguen a un grado adecuado de fermentación. Entonces la carne y las entrañas del cangrejo se descomponen por efecto de las enzimas autodigestivas y los microorganismos que estaban en el caparazón del crustáceo; proceso en el que aumenta la cantidad de aminoácidos libres y se entremezclan el sabor de la salsa de soja y el de la carne de cangrejo ablandada. Este plato es tradicionalmente conocido como “ladrón de arroz” por lo exquisito que es comerlo junto con un bol de arroz blanco caliente, siendo su gusto muy diferente al de los cangrejos cocidos. Se cuenta que durante la época de la Dinastía Joseon, daban de comer al cangrejo carne de res o de pollo para preparar un ganjang gejang más delicioso y jugoso.

2


En la época entre otoño e invierno, cuando la temperatura de las aguas del mar empieza a bajar, aumenta la dosis de aminoácidos en la carne de cangrejo gazami, haciéndola más dulce y sabrosa. Podría decirse que el método era similar al utilizado para producir el foie gras de someter al pato, oca o ganso a una alimentación excesiva. Al comer el cangrejo, los coreanos suelen decir que la parte más rica son las “huevas”. Sin embargo, esa parte no es en realidad las huevas del cangrejo, sino del huevo no fecundado. Los cangrejos que lo llevan oculto en su caparazón son comestibles. En cambio, los que tienen parte de esas “huevas” fuera del caparazón y presentan un color marrón, no deben ser ni capturados ni consumidos. La temporada de apareamiento de los cangrejos es a comienzos de otoño, no obstante la fecundación no se produce en ese instante, ya que las hembras almacenan el esperma para fertilizar sus hue-

vos en la primavera del año siguiente. El huevo fecundado se parece en forma a las huevas de los peces y empieza a salir del caparazón del cangrejo, para primero presentar un color naranja y luego volverse marrón. Los crustáceos con huevo fecundado no son sabrosos, ya sean cangrejos gazami, cangrejos de patas largas o centollos. Pero más que por el sabor, las hembras de cangrejo en ese estado no deben ser capturadas, en principio, para preservar el medio ambiente y el ciclo de vida marina. Cabe recordar que una hembra de cangrejo pone entre 750.000 y 3.000.000 de huevas, sin embargo, apenas una logra sobrevivir. De ahí la importancia de no capturar o consumir cangrejos en época de fecundación, y del esfuerzo que realizan los científicos estadounidenses para

1. El cangrejo marinado en salsa de soja, ganjang gejang, es uno de los platos favoritos de los coreanos. Se prepara vertiendo salsa de soja hervida con ajo, jengibre y chile sobre cangrejos crudos y dejándolos macerar. Normalmente se usan cangrejos hembra capturados entre marzo y abril. 2. En el mercado de mariscos, los comerciantes organizan cangrejos de las nieves recién capturados. De caparazón delgado y rellenos de carne, los cangrejos de mejor sabor se capturan principalmente en el Mar del Este. Durante el invierno y tras la primavera, la temporada de cangrejos, los restaurantes de la zona están llenos de gente que disfruta de cangrejos de las nieves frescos.

estimar el número de cangrejos gazami en sus costas todos los años. Cangrejos gazami como coloridos árboles otoñales Los cangrejos gazami se parecen a las coloridas hojas de los árboles en otoño, que al bajar la temperatura se tiñen de rojo, amarillo y anaranjado a medida que se descompone la clorofila. Los cangrejos gazami, que son referidos como cangrejos azules cuando están vivos, por el color azulino de su caparazón, también cambian de color, tornándose rojos durante la cocción. Es el que el calor activa las proteínas haciendo que en el cangrejo se desarrolle un proceso similar al de los árboles en otoño. En los campos y los montes de Corea, los árboles empiezan a cambiar de color ya desde los albores del otoño. Sin embargo, el cambio es muy sutil y hay que esperar unas semanas para que los colores otoñales lleguen a su clímax. Lo mismo pasa con el cangrejo, pues si bien a finales de agosto se acaba la temporada de pesca prohibida y empieza la captura de esos animales, entonces no están lo suficientemente maduros. Los crustáceos necesitan mudar de caparazón periódicamente para crecer y en ese proceso gastan energía y músculos, llenándose la mitad del espacio de su caparazón de carne y la otra mitad solo de agua. Y necesitan tiempo para que su caparazón se endurezca y aumente la masa de carne. Al igual que para disfrutar de los más hermosos colores otoñales es preciso aguardar el momento oportuno, igual sucede con los cangrejos. La espera siempre recompensa.

Cultura y arte de Corea 61


ESTILO DE VIDA

© Hanssem

Diseño de interiores DIY, un pasatiempo feliz El diseño de interiores “Do-it-yourself(DIY)” o “hazlo tú mismo” causa furor, en particular entre la creciente población de jóvenes solteros. Se sienten atraídos por la idea de convertir sus hogares en expresión de su individualismo y sus propias interpretaciones de belleza y utilidad. Seong Jeong-a Director de contenido de Estilo de vida

62 Koreana Otoño 2018

1


H

asta hace poco, la población en Corea en general dedicaba muy poca atención al diseño de interiores. Se percibía como una costosa tarea hecha por profesionales a los que contrataban amas de casa con mucho presupuesto. Pero ahora los hogares unipersonales son los principales impulsores de esta tendencia. Tener un trabajo estable y bien pagado no resulta fácil para aquellos de entre 20 y 30 años. Por tanto, para muchos en esa edad, casarse y crear una familia está fuera de plano. Además, incluso los solteros con un trabajo permanente retrasan el matrimonio para impulsar su carrera. Así solteras y solteros, que normalmente residen solos en un pequeño apartamen-

1. Los pequeños muebles multifuncionales para espacios pequeños están ganando popularidad, por la tendencia actual de diseño interior Do It Yourself (DIY) de los que tienen entre 20 y 30 años. 2. Estantes, cuadros enmarcados y plantas pequeñas pueden cambiar la atmósfera fácilmente, con poco dinero y poco esfuerzo. Muchos jóvenes los compran en tiendas online, donde se pueden comparar de un vistazo.

to tipo estudio, buscan caminos diferentes hacia la felicidad en el entorno de su hogar. Decoran y equipan su hogar con elementos como plantas en macetas, velas aromáticas, ropa de cama nueva y muebles pre montados. En resumen, se han sumergido en la decoración del hogar “Do-it-yourself (DIY)”. La idea de “decorar el hogar con bricolaje para no profesionales” comenzó a aparecer en libros escritos por blogueros y guías prácticas que se convirtieron en best-sellers. Posteriormente, en 2016, el diseño de interiores llegó a los programas de televisión de la mano de “gente corriente” a la que le gusta decorar su espacio según su propio estilo, en vez de recurrir a diseñadores de interiores y arquitectos profesionales. Personalizar tu espacio Choi Go-yo, invitada en el programa de televisión por cable de tvN “Mi tipo de habitación”, sorprendió al decir que solo había gastado 799.100 won en convertir su habitación de 50 metros cuadrados, en una casa multiplex de 25 añosen un acogedor espacio similar a un café. Su increíble hazaña dejó al público

2

boquiabierto. Choi, gerente de espacio y autora de un libro, “¿Te gusta el lugar donde vives?”, se siente satisfecha por el interés público hacia su espacio personal. Ella resalta: “Transformé el espacio donde vivo para adaptarlo a mi gusto desde que comencé a vivir sola. Aprendí a sentirme satisfecha con mi propio espacio al habitarlo, ya sea una habitación de 20 metros cuadrados en una azotea o un apartamento de dos habitaciones, con mis cosas favoritas. Hace solo unos años, quienes alquilaban sus casas bajo el antiguo sistema jeonse (arriendo mediante depósito típico de Corea) tendían a creer que hacían algo bueno por el propietario, no por ellos mismos, si realizaban mejoras en el hogar. Pero esta percepción ha cambiado bastante. Este fenómeno deriva del cambio de valores en las personas, pues desean buscar la felicidad que lo que les rodea, en lo próximo, no en un futuro lejano”. Lee Ha-na, estudiante de 22 años, disfruta de la comodidad de comprar online. La primavera pasada, consiguió dar un estilo nuevo y fresco a su habitación alquilada en un semisótano colgando un estante flotante cerca de la ventana y colocando unas plantas encima. “Solo gasté decenas de miles de won, pero es todo un regalo para mí”, explica. “Comprar muebles y accesorios para el hogar se ha convertido en mi pasatiempo para crear otra atmósfera”. Agrega que decora de modo asequible solo con lo que ahorra al privarse de algún café u otras cosas pequeñas. Un nuevo pasatiempo Kim Hoon, oficinista que compró una casa en el corazón de Seúl, es un aficionado al bricolaje que recopila ideas y muestra los resultados. Realizando frecuentes búsquedas de habitaciones y casas en Instagram, obtiene información sobre modelos de muebles y marcas. Recientemente publicó las fotos de su

© Choi Go-yo

Cultura y arte de Corea 63


“Es bueno sentirse feliz tras decorar con éxito tu propio espacio con tus propias manos. Sobre todo, debes saber lo que te gusta antes de comenzar y primero debes conocerte para poder hacerlo”. dormitorio tras darle una mano de nueva pintura y se regodea con los muchos “Likes” recibidos. Unidos por este hobby, aquellos en sus 20 y 30 años frecuentemente comparten fotos en Instagram usando el hashtag “#jipstagram”, creando una especie de comunidad en línea (jip significa “casa” u “hogar”). Así, al buscar #jipstagram en Instagram aparecen en pantalla más de 2 millones de imágenes. En tanto, si buscamos #selfinterior hallaremos cientos de miles de imágenes de interiores recién decorados. Mientras “House of Today (Casa del día)”, una

aplicación móvil para ejemplos rápidos y completos de diseños de interiores, también es muy popular entre los entusiastas del DIY. Al poseer una función que facilita el intercambio de opiniones, esta aplicación es muy popular entre los jóvenes. La periodista Shin Jin-soo de la revista de diseño de interiores, Maison Marie Claire Korea, atribuye la tendencia DIY al auge de las redes sociales. Ella lo explica así: “La gente comenzó a interesarse por la decoración DIY hace cuatro o cinco años, pero creo que este fenómeno realmente despegó hace unos

dos años, pues las redes sociales y las aplicaciones móviles son las que están difundiendo esta locura. Esas geniales imágenes en Instagram o Pinterest ahora son accesibles a todos. Es una especie de juego o pasatiempo para la generación joven”. “Pero no creo que sea una moda pasajera, sino un cambio positivo en el estilo de vida. Es bueno sentirse feliz tras decorar con éxito tu propio espacio con tus propias manos. Sobre todo, debes saber lo que te gusta antes de comenzar y primero debes conocerte. El diseño DIY puede ser una ocasión ideal para reflexionar profundamente sobre uno mismo”. El DIY se ha vuelto tan popular principalmente porque es fácil para todos comprar materiales de diseño con los que recrear diversos estilos, aunque no posean ni conocimiento profesional ni pericia estética. “Se ha vuelto más fácil comprar materiales como baldosas y pinturas, así como muebles y accesorios para el hogar, ya que el mercado para el diseño DIY se ha expandido”, afirma Lee Eunkyung, editora de diseño de interiores. “Esta industria continuará subdividién-

1. Una mujer joven intenta perfeccionar su técnica en la clase de pintura de Home & Tones. Un número creciente de empresas ofrece programas de diseño de interiores DIY para clientes que buscan la felicidad decorando su propio espacio.

© Hogar y tonos

64 Koreana Otoño 2018

1

2. Interior de una casa multiplex decorada por Choi Go-yo, diseñadora de interiores. Solo gastó unos 800.000 won en convertir su vieja casa de 50 metros cuadrados en un acogedor espacio, sorprendiendo a los espectadores de su programa de televisión.


dose en varios segmentos”. Y añade: “Algunos de los nuevos materiales de diseño de interiores del mercado son sorprendentes. Incluyen papel para tapizar muy fácil de poner y vinilos de varios colores, con los que se puede cambiar fácilmente el color del fregadero o los muebles de la cocina. Además, algunas tiendas cortan la madera a medida según las necesidades del cliente. Los materiales adquiridos por internet se entregan muy rápido y todo el mundo disfruta comprando online”. Comercializar el diseño Sin lugar a dudas, IKEA ha jugado un papel fundamental a la hora de cambiar la percepción y las oportunidades que ofrece el DIY. Esta compañía global abrió su primera tienda en Corea en 2014, y en un breve plazo conquistó los corazones de los consumidores coreanos con “colores dulces, diseños variados y bajos precios”, rompiendo la estereotipada imagen de usar muebles grandes​​ y pesados ​​para el hogar. En tanto otras marcas de estilo global también han echado raíces en el país y ofrecen precios razonables. Por su parte, las empresas coreanas se han unido a esta tendencia del mercado. Hanssem, una empresa coreana de diseño de interiores, se ha centrado recientemente en desarrollar pequeños muebles de uso múltiple y productos de bricolaje para hogares unipersonales. Samhwa Paint ha abierto una tienda outlet llamada Home & Tones. Envía representantes a ferias, exposiciones y sesiones de servicio al cliente para brindar consejos de bricolaje a los consumidores, sobre pintura para muebles y otras soluciones para interiores. En tanto, los productos de Samhwa ofrecen muchas novedades: pinturas que convierten las paredes en paneles magnéticos decorativos, pinturas luminosas y pinturas que pueden crear una atmósfera vintage, dependiendo de la superficie del objeti-

2

vo, ya sea un fondo de pantalla, paredes o muebles. “Antes, las pinturas solían comprarlas diseñadores de interiores o empresas profesionales, pero en la actualidad los consumidores individuales los compran en pequeñas cantidades”, asegura Yang Soo-hyuk del equipo de marketing de Home & Tones. “Los consumidores ahora tienen un alto nivel de conocimiento y quieren llevar la iniciativa al decorar sus propios espacios. Otra tendencia notable es que se sienten más atraídos por un precio económico y por productos ecológicos”,

© Choi Go-yo

agrega. Ante esta creciente demanda a nivel minorista o individual, las compañías que previamente se enfocaban al marketing mayorista intentan acercarse a los consumidores individuales. Por ejemplo, moongori.com, una tienda de bricolaje, ha creado un entorno amigable con una ventanilla única para clientes unipersonales, y recientemente abrió tiendas offline en Seúl e Ilsan, provincia de Gyeonggi. Por su parte Younhyun Trading, un distribuidor de azulejos, se vale de artistas para entrar en el mercado y atraer clientes.

Cultura y arte de Corea 65


Jornadas de literatura coreana

Crítica

¿Qué medicina es la que realmente necesita ella? Oh Hyun-jong (n. 1973) entreteje relatos emocionantes en diversos géneros como relatos sentimentales, de espionaje y de artes marciales, con una increíble e ingeniosa imaginación. Gracias a tales hazañas en diferentes géneros, se le ha reconocido su esfuerzo por ensanchar los horizontes de la narrativa coreana. Al mismo tiempo, sus obras siempre se han destacado por una aguda observación de la psique de los seres humanos. Choi Jae-bong periodista, The Hankyoreh

O

h Hyun-jong realizó su debut literario en 1999, cuando obtuvo el Premio Nuevo Escritor patrocinado por la publicación mensual Munhak Sasang (Pensamiento Literario) por su relato “Adicción”. Durante las pasadas dos décadas como escritora, ha logrado publicar seis novelas de gran extensión y tres colecciones de cuentos. Considerando la magnitud de sus trabajos, parecería lo más natural que al menos hubiera sido galardonada con algunos premios más de literatura. Sin embargo, la verdad es que no le ha correspondido ninguno. Sería falso decir que fuera para poner en tela de juicio su talento literario, sino más bien se debe a la realidad misma de la época; de eso que podría explicarse como la sombra de una expansión ilimitada de premios que da lugar a una distribución desproporcionada. El hecho de que Oh continúe incansablemente en la creación literaria, incluso en ausencia de los reconocimientos y los beneficios que le corresponderían, puede que sea el mayor mérito del que goza la misma autora. Son del todo diversos los contenidos y los temas de sus novelas de larga extensión. A temprana edad, tenía un marcado tinte autobiográfico. Su primera novela Eres una bruja que describe el progreso lento y tedioso de los amores de una escritora que es estudiante de posgrado en su treintena, Las horas estudiando una lengua extranjera que es una novela de desarrollo que explora la concentración y la frustración de los estudiantes

66 Koreana Otoño 2018

de un bachillerato de lenguas extranjeras y Los divinos snobs donde cuenta los esfuerzos de las universitarias veinteañeras en el amor y en la participación social, son todas ellas obras que tienen como telón de fondo la propia vida de la autora. Hay autores que por mucho que han mostrado capacidad para narrar sus experiencias y formas de pensar, su problema es la falta de talento e imaginación cuando quieren traspasar los límites de los datos biográficos; pero este no es el caso de Oh Hyun-jong que no se encierra en esa dimensión, sino que se extiende con maestría ampliando sus creaciones a otros campos. Su segunda novela Las aventuras de Mimi, la chica Bond (2007), es una versión de reformulación radical de las películas del agente 007 desde la perspectiva del feminismo. Al igual que en la película, se retrata al personaje de James Bond como un hombre de aspecto agradable y con gran atractivo sexual, pero en cambio la chica Bond que meramente se mantenía en el papel de realzar la masculinidad de Bond es a la vez, en el caso de Mimi, entusiasta y muy capacitada. En la primera parte de la novela, Mimi desea obtener el amor de Bond y lo persigue decididamente, pero Bond utiliza su misión y su responsabilidad como escudos para rechazarla. Tras haberse escapado Bond de la escena, Mimi se centra en buscar su paradero y, en la última parte de la novela, se transforma en una espía que usa el nombre de 013. Su misión es resolver los problemas surgidos a causa de la vanidad y la incompetencia de Bond para dejar a


salvo a la organización de los graves problemas acarreados. Por lo que, en su calidad de espía, 013 supera a 007. Dulce y gélido (2013), su quinta novela, narra una historia del todo diferente. Esta obra podría resumirse como “la historia de un brutal rito de aprobación” en el que un joven, que no se opone a convertirse en un criminal para proteger a la mujer que ama, en el proceso se enfrenta cara a cara con la oscura realidad de los seres humanos. Es con esta obra que la autora deja de lado sus experiencias y la petición de compartir conjuntamente rasgos culturales mutuos y logra tener éxito al presentar su percepción del mundo y la estructuración de sus personajes enteramente imaginarios de ficción. Su sexta novela El filo del asesino en los días pasados, es totalmente de diferente naturaleza no solo en el tema y el contenido, sino que también lo es en el estilo de la prosa y la elocuencia, mostrando así la versatilidad de la escritora. Mientras que el joven malo y Mimi son una reintepretación y transformación de series de cine de gran calidad, esta novela intenta heredar e ir más allá de la ficción en las artes marciales tradicionales. Pero en cuanto a aspectos como la estructuración de los contenidos enmarcados o el hecho de que el protagonista falla en eliminar al villano en el momento crucial y, sobre todo, el estilo y la forma de narrar de su prosa, madura y renovada, la novela supera los clichés y las limitaciones derivados de encerrarse en su mundo. En la parte en la que dice “tan solo cuando pude conservar en lo más profundo todo lo que debía contaros, pude finalmente sentir que me liberaba de la soledad, una soledad que parece la de un eunuco, que crecía en mí a la par que mis huesos”, la autora confiesa su propio destino al haber nacido para llegar a ser narradora. El relato “La historia de la medicina” que se presenta aquí, está incluido en la colección de cuentos titulada Fui a la vez rey y payaso publicada por Munhak Dongne (Comunidad Literaria) en 2017. Esta obra que consta de ocho relatos requiere de una seria contemplación en la exploración de la figura y el papel de un escritor en el mundo actual y sobre todo lo concerniente al proceso de llegar a serlo. La persona que en la obra llega a ocupar el trono, también es un payaso, y no es otra persona que la autora misma. En el relato de carácter autobiográfico “En Busan”, incluido en la misma colección, el protagonista, que se personifica como la escritora misma, escucha que “la era de la novela se ha terminado ya” en boca de una mujer madura que trabaja en los medios de difusión en el primer encuentro que tienen. En “Leyendo el registro familiar”, las escenas en las que la gente, como por ejemplo el empleado de un banco o el de la oficina de visados, reacciona con desdén ante el estatus inestable de la protagonista va a la par del episodio de “En Busan”. Sin embargo, en este relato las ideas de la protagonista se incu-

ban mientras revisa los nombres y las fechas de nacimiento y defunción de sus antepasados enlistados en el registro familiar y lee algo paradójico: “el encuentro y la despedida, el temor y la soledad no se registran en documentos oficiales”, lo cual parece expresar su orgullo y seguridad en sí misma al poderlos registrar en esta novela. En la anotación de la autora al final del libro, Oh Hyun-jong dice que “no importa para nada que tanto el rey en las tragedias como el payaso en una comedia, sean decididos al lanzar un dado en el juego de mediodía. Ahora, cualquier papel que se me otorgue, creo que lo podré ejercer en su totalidad”, cuyo soliloquio se había fundamentado en la confirmación y la convicción de su propia identidad como novelista. “La historia de la medicina” no intenta realizar una especulación científica en la narrativa o la literatura. El relato se centra, más que nada, en el romance entre una estudiante de posgrado de literatura inglesa en los últimos años de su veintena y un estudiante de medicina oriental que ha ingresado tardíamente en su especialidad. La relación que se establece entre estos dos personajes es la de dar vueltas en el mismo lugar estancándose en cierto punto, de la que se puede decir que es una fase intermedia entre amigos y novios sin poder avanzar más. Pero lo curioso es que la relación tampoco se rompe, lo cual nos hace recordar a Eres una bruja, su primera novela de gran extensión. Así como sugiere el título, nos habla de todos los medicamentos que la protagonista ha ingerido en su vida. La historia de esos medicamentos continúa hoy en día. La protagonista, ya cerca de los treinta años, está acatarrada y tose produciendo un sonido como si fuera un ladrido; y Seob, como estudiante de medicina oriental, a su vez hace lo que puede y le prescribe medicamentos, pero hasta el final del relato ella no logra tener una mejoría en sus síntomas. Poco a poco, los lectores se dan cuenta de que no se debe para nada a una deficiente prescripción de Seob. Aunque ya llevaban bastante tiempo viéndose, nunca “nos habíamos cogido de las manos”, lo cual la protagonista lo interpreta preocupada como “la distancia que manteníamos entre nosotros y que nunca llegaría a acortarse”. Ella que, aun sin haber cumplido todavía los treinta años, sentía haber envejecido hacía mucho, cuando Seob la llama para invitarla a cenar porque había encontrado un buen restaurante para comer una cazuela de kimchi, piensa entre sí “que me fastidiaba más eso que el resfriado que nunca se curaba”. Al final del relato, ella llama a Seob para decirle: “Yo, yo necesito medicina”, y estalla en llanto. Es del todo evidente para los lectores que esa medicina no será para nada la tradicional medicina oriental prescrita por Seob o la medicina occidental que se vende en una farmacia. Y Seob, que sin colgar el teléfono, permanece en silencio escuchándola llorar, ¿no pensará lo mismo?

Cultura y arte de Corea 67


Suscripción y Venta/Información

Cómo suscribirse La tasa de suscripción incluye el envío por correo aéreo

Rellene el formulario de suscripción en la página web (www.koreana.or.kr > Subscribir) y haga click en el botón de “Enviar”. Recibirá una factura por correo electrónico con el detalle del pago.

Dirección Postal

Suscripción anual (envío por correo aéreo incluido)

Ejemplares atrasados* (por copia)

Corea

1 año

25,000 won

6,000 won

2 años

50,000 won

3 años

75,000 won

1 año

US$45

2 años

US$81

3 años

US$108

1 año

US$50

2 años

US$90

3 años

US$120

1 año

US$55

2 años

US$99

3 años

US$132

1 año

US$60

2 años

US$108

3 años

US$144

Asia del Este

1

Sudeste Asiático

2

Europa y América del Norte 3

África y América del Sur 4

US$9

* en los números atrasados, hay que sumar el coste de envío por correo aéreo 1 este de asia (China, Hong Kong, Japón, Macao y taiwán) 2 Sudeste asiático (Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, laos, Malasia, Myanmar, Singapur, tailandia, timor oriental, Vietnam) y Mongolia 3 europa (incluyendo rusia y la CeI), oriente Medio, américa del norte, oceanía y el sur de asia (afganistán, Bangladesh, Bután, India, Maldivas, nepal, Pakistán y Sri lanka) 4 África, Sudamérica / Centroamérica (incluyendo las antillas), y las Islas del Pacífico Sur

¡Únase a nuestra lista de correo!

Si desea ser el primero en saber cuándo sale una nueva edición, inscríbase en el apartado de notificaciones por e-mail en la web de la revista koreana, enviándonos su nombre completo y su dirección de e-mail a koreana@kf.or.kr

Comentarios del Lector

Su opinión nos ayuda a mejorar Koreana. Envíenos por e-mail cualquier comentario o sugerencia a koreana@kf.or.kr.

80 Koreana Otoño 2018

* además de la revista web, se ofrece el contenido de Koreana via servicio de e-book en celulares (apple i-books, Google Books y amazon).


A JournAl of the eAst AsiA foundAtion

We Help Asia Speak to the World and the World Speak to Asia. In our latest issue:

Where Asia’s Military Modernization Is Headed Learn more and subscribe to our print or online editions at www.globalasia.org

ASiAn ArmS for peAce or peril? eSSAYS bY

plUS

Joel Wuthnow & Phillip C. Saunders; Dipankar Banerjee; Noboru Yamaguchi; Sam Bateman; Seung-chan Boo; Evan A. Laksmana; Peter Hayes; Andrey Gubin; Richard Tanter

John feffer Fiddling in the Face of Floods: Climate Change and Asia’s Coastal Cities

cAn the development bAnkS pUt rivAlrY ASide?

raymund Jose g. Quilop Co-operation by Indonesia, Malaysia and the Philippines: Temper Expectations

ADB, World Bank, AIIB and NDB: It needn’t be old vs. new, say Ramon Pacheco Pardo and Pradumna B. Rana in focUS: north koreAn denUcleArizAtion

New summitry brings hopes, but old fears persist

rupakjyoti borah India and Trump: A New Symphony

chan chak-ming The Rule of Law in Hong Kong Is Robust book reviews by Nayan Chanda, Taehwan Kim, John Nilsson-Wright and John Delury

US$15.00 W15,000 | WWW.globAlASiA.org | volUme 13, nUmber 1, Spring 2018 A JoUrnAl of the eASt ASiA foUndAtion A Ation

Asia’s Arms Race

Where the Region’s Military Modernization Is Headed

News, archives and analysis

at www.globalasia.org

Have you tried our Magster digital edition? Read on any device. Issues just $5.99 each or $19.99 per year. Download Magzter’s free app or go to www.magzter.com Cultura y arte de Corea 81


82 Koreana OtoĂąo 2018

Koreana Autumn 2018 (Spanish)  

Koreana Autumn 2018 (Spanish)

Koreana Autumn 2018 (Spanish)  

Koreana Autumn 2018 (Spanish)