Page 1

MARTES, 8 JUNIO 2010

LA CONTRA VÍCTOR-M. AMELA

Tengo 40 años. Nací en Hermosillo (Sonora, México) y vivo por el mundo. Viajo y escribo reportajes. No tengo pareja ni hijos: ¡gajes de mi estilo de vida! ¿Política? Igualdad de oportunidades. Soy agnóstico. Las iraníes se encaran a la policía clerical para lograr libertad personal

“La mujer iraní, con su valor y belleza, desafía a la teocracia” Velo y violador

D

e dónde llega? De un trekking por Capadocia, y antes de África occidental, y de Nepal e India, y de Tailandia, Laos y Vietnam, y de cinco meses en China, y de Kirguistán y Uzbekistán... Uzbekistán, tiranía de familia... Salí por piernas de Kirguistán, así que Uzbekistán hasta me pareció un lugar plácido. ¿Qué pasa en Kirguistán? La policía impone su caprichosa ley: te detiene, encierra y extorsiona: si pagas, sales. ¿Y en Uzbekistán? La policía sólo te da el alto para revisarte pasaporte y visado: ¡qué alivio! ¿De qué país se llevó mejor recuerdo? De la gente maravillosa que conocí hace un año en Irán, cuando las elecciones presidenciales revolucionaron a la población... ¿Hubo fraude electoral? Los indicios hablan: ganó Ahmadineyad por porcentajes demasiado altos hasta en las comarcas natales de los candidatos opositores, ¡o entre minorías locales hostiles a él...! Sin pucherazo, ¿quién habría ganado? Musavi, que no era un líder carismático, pero aglutinó los deseos de cambio. Todos los que querían cambios se expresaron sin que nadie organizase nada, ¡espontáneamente!

KIM MANRESA

¿Cómo? La gente salía a la calle desde el crepúsculo para celebrar fiestas durante toda la noche. Lucían prendas, pañuelos y carteles verdes: el verde se convirtió en el color del cambio. ¿Un cambio hacia dónde? Contra el fanatismo clerical y en favor de la libertad ideológica y de costumbres, la igualdad entre sexos, la libertad de las mujeres para mostrar su belleza... ¿No pueden mostrarla? Hay una policía de la moral –los guardianes de la revolución– que amonesta a toda mujer que atente contra el hiyab (pudor, modestia) mostrando su hermosura. ¡Y cuesta ocultarla, pues son guapísimas... y coquetas! ¿Sí? Se cuidan, se arreglan... y desafían a esos cerriles moralistas. ¡Lo mejor de Irán son sus mujeres! Me han impresionado. He visto a madres manifestarse de la mano de sus dos hijas de 17 y 19 años... Madres que se tienen por apolíticas: quieren para sus hijas la libertad que ellas conocieron antes de Jomeini. ¿Cómo son esas manifestaciones? La policía golpea con porras, dispara gases lacrimógenos... Me asfixiaba por los gases y una chica de 21 años me tomó de la mano, me sacó, me llevó a la fuente de un parque: ahí estaban sus amigas, tosían, lloraban...

La chica de 16 años acusó a su reincidente violador..., pero su testimonio vale en juicio la mitad que el del hombre: harta, se arrancó el velo y lo arrojó al rostro del juez, y así firmó su sentencia de muerte. Al violador le condenaron a unos latigazos (¡por adúltero!). Es uno de los casos que me cuenta Témoris acerca de la vida en Irán, donde un comportamiento sexual inapropiado puede conllevar pena de muerte a una mujer. Pero las mujeres iraníes desafían a los clérigos con su belleza, coquetería y estética, ¡tan revolucionarias en una teocracia! Lo cuenta Témoris (www.temoris. org) en La ola verde (Los Libros del Lince), obra que presenta esta semana, al año de las algaradas en Irán.

Venta apartamentos lujo Primera línea de mar Más información

(+34) 606 550 190 w w w. fo r m e n t e ra p a l a ce. co m

IMA SANCHÍS

LLUÍS AMIGUET

¿No tienen miedo? Al poco de llorar ya estaban riendo... dispuestas a volver a la carga. Me sorprendí: chicas glamurosas, con gafas de sol fashion, bolsos de marca... Y muy bien informadas. ¿En qué sentido? Al saber que yo era mexicano, me dijeron: “Pues ya sabes de qué va esto, es como lo de México en 2006....”. ¡Sabían de los pucherazos de mi país! Y, además de guapas y listas, son muy, muy valientes... Le cuento otra. Por favor. Huyendo de una carga policial, unas 50 personas acabamos acorraladas en un callejón sin salida, por el suelo a causa de los gases... En la bocacalle vislumbré a un grupo de policías: “Estamos perdidos”, pensé, y ya me vi aporreado, detenido... Tres chicas de unos 20 años, flacas y menuditas, lloraban... Normal. “¿Acaso no saben dónde se meten?”, les reprobé mentalmente... Y entonces vi a una de ellas ponerse en pie: había cogido dos piedras del suelo, levantó una en cada mano y gritó “¡Alá akbar!” (Dios es grande) y las lanzó a los policías. Las demás la imitaron... los policías retrocedieron... ¡y todos corrimos tras ellas, persiguiendo a los policías! ¿Esas chicas son religiosas? Son musulmanas como aquí somos católicos, y anhelan lo mismo que nosotros: conocer mundo, relacionarse, instruirse, viajar, prosperar, realizarse, divertirse...! ¿Cómo es la vida cultural en Irán? Rica, intensa, efervescente, pero semiclandestina, con el temor de que un delator te denuncie a los guardianes de la revolución. ¿Quiénes son esos tipos? Lucharon contra Iraq, y por eso se les considera mártires, y por eso gozan de carta blanca... para cometer desmanes: mataron a golpes a siete estudiantes de un dormitorio estudiantil, impunemente. ¿Hasta dónde llega la represión? Desconocemos las cifras de detenidos, torturados, muertos... Yo hice fotos a un torturado, pero tiré la tarjeta de la cámara cuando me detuvo un policía... Dándole billetes de 20 euros al policía me aceptó que yo era sólo un turista y me soltó. ¡Corrí a recoger mis cosas y hui por la frontera con Armenia! Justo a tiempo: vinieron a buscarme para detenerme y acusarme de espionaje... ¿Qué sabe ahora de sus amistades iraníes?, ¿cómo están? Crece la frustración: ven a Ahmadineyad incrementar su poder dentro del país... y crecer como líder del mundo islámico, alimentado por las torpezas de Occidente e Israel. ¿Qué cree que pasará en Irán? La fractura entre población y Gobierno puede ensancharse hasta desembocar en una conmoción sangrienta, ya que Ahmadineyad domina el ejército. ¿Un Tiananmen persa? ¡Ojalá no suceda! Lo que los iraníes me rogaban es que contase que ellos no son terroristas y que Ahmadineyad no les representa. VÍCTOR-M. AMELA

46213

Témoris Grecko, viajero y reportero

"La mujer iraní, con su valor y belleza, desafía a la teocracia"  

Entrevista con el periodista Témoris Grecko, autor de "La Ola Verde. Crónica de la Revolución Espontánea en Irán", realizada por Víctor M. A...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you