Page 1

Spinetta escribe sobre Fattoruso Diario La Naci贸n, 2002

www.spinettabootlegs.com.ar


Ante todo, no quisiera que la admiración que siento cambie las palabras que hay que decir aquí, pero creo que será una dura batalla... Uno va creciendo y aprendiendo, supuestamente... bien. Pero hay algunos, quizás algunos pocos, que son capaces de evolucionar y crear hasta límites inimaginables, mutando y avanzando hacia la directa perfección, la cual parece salirse del mundo... Es un manantial (como le dije una noche a Salinas), es una manera casi sobrehumana de tocar música. Es la constante de la sorpresa, y a la vez, el arte de fluir. Y es esa poesía la que nos ha mantenido atentos, porque es una nave que sólo va para arriba, cada vez abarcando más y mejor música. Como ejemplo, desde una deliciosa canción de Los Shakers, "Aleluya", o "El pino y la rosa", o "Candombe" (varios años adelantado en todo), o "Más largo que el Ciruela", pasando por los increíbles discos de Opa, un show en vivo en Obras que me deslumbró, precediendo a Milton Nascimento, o los trabajos como Home Works, hasta la evolución del Trío, con hermano e hijo (ambos también máquinas sublimes de producir música), este duende ha sido capaz de marcar, antes que nadie, el camino hacia la fusión de la tonada beat con el jazz, la bossa, el candombe,en una progresión interminable hacia las esferas. Es tanto lo que le debemos, que al escribir esto, honestamente, no sé cómo continuar... Aquí, en la Argentina, el bendito país que nos cubre y enferma a la vez, el país en el que suele darse la quintaesencia del olvido, tenemos la posibilidad de escucharlo, o seguir ignorándolo, y perdernos la resonancia que tiene con el cielo. Y no importan los lugares, en este sentido, importa la magia de una música que aborda todo tipo de mundo impecable y osadamente. Hoy, mientras uno sigue intentando una nueva "tonada beatle", este talento se ha desarrollado hasta lo fabuloso, llegando a un nivel inalcanzable para cualquier especie de artista nacido del pop, asomando tranquilamente al mundo de Hancock, o de Corea, y brillando siempre para más. "Espero que les guste 042”. (Cerca de 1967) Entre todos los discos de la era Beatle, entre los mejores de todos todos, para mí figura un título. Es un tema de Los Shakers, es un título sorprendente: "Espero que les guste 042". Recuerdo que lo fui a escuchar a una cabina de la casa Frávega, en Cabildo y Mendoza, a la salida del colegio. Era un disco de vinilo simple, un single. Yo lo escuché entero, cuando terminó empecé a temblar, me puse rojo de la emoción, los auriculares se quedaron pegados a mi cabeza.

www.spinettabootlegs.com.ar


Me solté la corbata, salí abruptamente de la cabina, devolví el disco que, obviamente, no podía comprar, y me fui casi corriendo hasta Arribeños. La conmoción de haber sentido todo eso, de tener la mínima conciencia de lo que significaba, era saber, casi en secreto, que había escuchado la música perfecta, algo mejor y más moderno que los Beatles. Ese hecho marcó mi vida para siempre. Es el legado de la imaginación. Mis recuerdos son muy patentes. Esa misma noche estaba enfermizamente intentando componer algo nuevo con mi criolla, aún aturdido por las visiones de todas esas posibilidades, guiado por el instinto y la "cercanía" de un hermano, un genio uruguayo: Hugo Fattoruso.

www.spinettabootlegs.com.ar

2002-Spinetta escribe sobre Fattoruso-Diario La Nación  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you