Page 1

ARQUIDES FERNÁNDEZ

MI GUIA ESPIRITUAL EL HOMBRE DEL LIQUILIQUI BLANCO.

Diseño: José Nazareth La Rosa R.


Dedico este trabajo con todo amor a mis padres: Ursício Fernández y Julia Rodríguez, quienes ya entregaron su vestido material a la madre tierra. A mi hija Eva María Fernández León, por venir a hacerme compañía, disipando mi soledad y volviendo día mi noche. Su llegada despertó en mí emociones que se encontraban dormidas en lo más profundo de mi ser. Su alma viene a ser como un espejo que refleja la belleza del valle de San Juan Bautista, que le sirvió de cuna. Su corazón es tan grande como mi pueblo. Cuando ha tenido frío, él le ha prestado abrigo. Su voz viene a ser el eco del amor manifiesto en su naturaleza femenina. A los Maestros, misioneros que vinieron a convertir este mundo de tinieblas en un gran faro de luz, sembrando en nosotros el germen del progreso. Cuando la humanidad ponga en práctica sus orientadoras enseñanzas y sabios consejos, llegará el tan anhelado régimen comunal.

En fin, a mis hermanos y hermanas de la EME de la CU, y a todos y todas que luchan, independientemente de su credo, con las armas del amor para destruir la mendaz mortaja del misterio que retrocede a través del descubrimiento.


Agradecimientos Quiero expresar mi más sincera gratitud al lic. Luis Fermín Carreño, quien tuvo la gentileza y paciencia de revisar la redacción de este trabajo y hacer las correcciones requeridas. También a su esposa, mi apreciada amiga y hermana Ana María Portillo, por proteger el libro aun estando inconcluso en su correo electrónico, ya que en dos oportunidades se evaporó o esfumó de la máquina y gracias a la intervención de Febres Rodríguez y José (cherro) Fermín pudieron rescatar parte del mismo. A Luis Jesús Fermín Portillo por transferirme parte de sus conocimientos y así poder yo mismo manipular la computadora y hacer la transcripción. A las desaparecidas físicamente las señoras Ramona Fermín, Felicia Velásquez y Elpídia Benítez; cada vez que las visitaba siempre tenían una historia que contarme. Gracias a ellas aprendí a conocer mejor a mi pueblo. Igualmente a mi tío José Lino Rodríguez, quien desencarnó a la edad de 90 años. Cuántas cosas me enseñó cada vez que hablaba de la Margarita carente de acueducto y cable submarino. También de las tantas penurias que él vivió en su época de juventud. Al vecino (también desencarnado) Rogelio Marcano, quien en muchas oportunidades rompió ante mí su alcancía de recuerdos. Se marchó de este mundo físico cargando con 103 años de edad.


A mi entrañable amigo Marcial Romero, quien me instruyó mucho, por su gran sapiencia. Leía todos los días la prensa y cada vez que encontraba algo que le parecía interesante lo recortaba y cuando me veía me lo entregaba. Pase momentos muy agradables conversando con este vecino. Se fue de 90 años. A mis padres Julia Rodríguez y Ursício Fernández, de quienes obtuve la mayor fuente de información de la Margarita de antaño. A mi compañera Haydee León, quien siempre ha estado a mi lado.

Por último, un agradecimiento especial a todos los autores de las diferentes obras que consulté y que menciono al final de este libro; también de manera deferente al Centro Cultural El Tucán, a la Fundación comunitaria Palma Real (Radio Sierra 97.7 FM) que me brindaron las herramientas mínimas necesarias para alcanzar esta realidad.


“El pensar diferente no puede ser un motivo de enemistad”. Simón Rodríguez.


“Trae un higo de esa higuera. Aquí lo tienes, señor. Ábrelo. Está abierto . ¿Qué ves en su interior?. Estas diminutas semillas, señor. Abre una. Ya está. ¿Qué ves en ella?. Señor, no veo nada en absoluto. Hijo mío, esa esencia sutil que no ves es el ser de todo el universo. Eso es lo Real. Eso es el ser. Y tú eres Eso”.


IMAGINATE “Imagina que no hay cielo. Es fácil si lo intentas. Ni infierno bajo nuestros pies; por encima de nosotros, solo el firmamento. Imagina a toda la gente viviendo día a día... Imagina que no hay países. No es Tan difícil. Nada por lo que matar o por lo que Morir, ni tampoco religiones. Imagina a todas las gentes viviendo en paz... Puede que digas que soy un soñador, pero no soy el único. Espero que algún día te unas a nosotros y el mundo sea uno.

Imagina que no hay propiedades, me pregunto si puedes.


Que no existiera la avaricia ni el hambre, una hermandad de hombres. Imagina a todas las gentes compartiendo el mundo entero.

Puede que digas que soy un soñador, pero no soy el único. Espero que algún día te unas a nosotros y que el mundo sea uno”. JOHN LENON.


“La muerte es nuestro destino común. Las riquezas materiales se adquieren y se pierden. ¡Que tu vida se inspire en la más pura justicia!. Sé intachable ante los otros y ante ti mismo. No desperdicies ninguna oportunidad para instruirte. Así tu vida se deslizará en una forma muy agradable. Medita sobre estos consejos. Cuando te hayas compenetrado en ellos, llegarás a concebir la idea de Dios, de los hombres y de las cosas, y a darte cuenta de la unidad de toda la Naturaleza. Conocerás entonces esta ley universal, por la que, en el Universo todo, materia y espíritu son idénticos en principio. Persiste en el esfuerzo de libertar tu alma, seleccionando juiciosamente y reflexionando sobre todas las cosas para asegurar el triunfo de lo mejor que hay en ti, el Espíritu. Entonces, cuando tú hayas dejado tu cuerpo mortal, te elevarás en el éter, ya no serás mortal, pues habrás adquirido las formas de un numen”.

PITÁGORAS


Al lector como información previa.

El tema que nos proponemos tocar en este trabajo, se viene investigando desde tiempo inmemorial; es por eso que el destacado cultor de la sociología espírita argentina Manuel S. Porteira dijo: “Los fenómenos mediunímicos son tan antiguos como el hombre. En Oriente se conocen desde los tiempos más remotos. La Pitonisa griega, la Síbila romana, el Fakir oriental y el mago de las antiguas leyendas tienen hoy un símil en el médium, transmisor o receptor psíquico, telescopio humano por el que la ciencia ve lo invisible y penetra lo impenetrable”. A medida que vayamos desarrollando la lectura vamos a ir dándonos cuenta el por qué Porteira dice que el médium es un telescopio humano. Si en algo coinciden los grandes pensadores que ha conocido el mundo, es que cuando se trata de entender cualquier tema que sea, lo que aprendemos es algo infinitesimal, comparado con el universo de saberes que encierra cada tema en el gran libro de la sabiduría: “La naturaleza”. Mientras más aprendemos, más nos damos cuenta de lo mucho que ignoramos, y es ese desconocimiento, ese inmenso deseo de saber, esa gran incógnita, lo que constantemente nos conduce al encuentro de nuevos conocimientos, acercándonos, cada momento, mas a la luz de los maestros. La enormidad de lo que todavía nos falta aprender respecto a nuestro planeta Tierra y al cuerpo humano, nos asombra, pero es nada comparable con el


mundo insondable del espíritu, ese gran desconocido, eterno operador del universo.

ese

Son muchos los sistemas filosóficos que se han concebido a través del tiempo, y estos han surgido, motivados por las reflexiones generales respecto a la búsqueda del espíritu, por medio del conocimiento, pensamiento y acción humana. Esta búsqueda de ideas o lineamientos filosóficos que tratan de explicar o ahondar sobre este tema se puede resumir en dos vertientes, la material y la espiritual. Si nos formulamos la pregunta ¿qué es la vida?, siendo este uno de los conceptos más difíciles de definir, todos van a dar su mejor respuesta, y la han dado, pero por qué persiste la búsqueda de ambas vertientes; porque en el fondo saben que nadie ha dicho ni dirá la última palabra, de que todo en la vida es relativo y que no hay verdades absolutas, siempre van a salir a flote nuevos conocimientos. Littré, filólogo y filósofo positivista francés dijo respondiendo la interrogante “La vida es el estado de actividad de la sustancia organizada y una regulación, transmitida a la materia bruta por un ser anterior, el cual ha sido a su vez, la sede de la evolución semejante”. A pesar de Littré ser un gran intelectual y autor de un notabilísimo diccionario de la lengua francesa, otros intelectuales no se sintieron satisfechos con su respuesta. También se ha dicho que la vida es “un conjunto de reacciones químicas”. El libro de la vida es la naturaleza, todos deberíamos aprender a leer en él, sus páginas son infinitas. A la naturaleza estamos obligados a quererla, amarla y respetarla, porque ella es la expresión del todo.


En la actualidad se está usando mucho la frase “Panspermia Cósmica” que traducido al lenguaje del vulgo viene a significar que la vida no es oriunda de nuestro planeta sino que vino desde el espacio exterior, y los primeros, que se sepa, en anunciar esto no fueron los científicos británicos Fred Hoyle y Chandra Wickramsinghe, cuando informaron en el año 1978 que los cometas podrían ser los sembradores cósmicos de la vida, al transportar esporas vitales de un sistema solar a otro, sino Anaxágora, sabio filósofo griego del siglo V a. d. J. quien habló de “semillas por doquier” que conformaban la materia tanto inerte como la viva. Pero por su elevada intuición se vio obligado a ausentarse de Atenas por afirmar en una época donde los dioses tenían el dominio total, que el Sol era una masa de hierro incandescente, cuando se creía que este era un Dios llamado Helio que atravesaba el cielo en un carro de fuego, explicándose así el atardecer y el amanecer; y que la Luna (personificada por la diosa Selene) era una roca que, habiendo salido de la Tierra, reflejaba la luz del Sol. Muchas han sido las “verdades”, amigo lector, que durante largo tiempo fueron aceptadas por la mayoría y que posteriormente pasaron a ser un recuerdo mitológico, bastó que alguien utilizara la luz de la razón para derrumbar esos edificios construidos sobre arena movediza. La razón es lo que se acerca más a la verdad, y el que no es egoísta y piensa en el prójimo se define siempre por manifestar sin temor alguno, lo que él considera que es cierto. La verdad y el amor caminan por la vida tomados de la mano, nunca han sido recibidas con agrado entre los demagogos. Este ha sido el motivo por el cual, a muchos revolucionarios que se atrevieron a hacer un planteamiento que refutara la creencia de la época, pagaran con


su vida. Como ejemplo podemos nombrar a Pitágoras, cuyo interés se centró en el desarrollo de conceptos matemáticos como base de la reflexión filosófica e incursionó también en lo que podemos llamar el mundo del esoterismo. Pitágoras, filósofo griego nacido en la isla de Samos en el 575 y murió en Metaponto el año 495 a. d. J. Es reconocido como un gran sabio aunque se ignoren muchas cosas de él. Se dice que realizó un viaje a Persia donde conoció al mago Zaratás, también conocido con los nombres de Zoroastro o Zaratustra. Pitágoras con su conocimiento iluminó al mundo de entonces, pero como siempre, a quienes les pesaba que nuevos conocimientos se le diera al pueblo y han sido los manipuladores del mismo; la solución que encontraron estos bárbaros, fue prenderle fuego a la casa donde se encontraba reunido con sus discípulos, dotándolos de alas y enseñándoles a volar. De los 40 miembros de la orden 38 murieron incluyendo al mismo Pitágoras. A si se dice que murió este sabio entre los sabios, siendo su único delito el tratar de llevar su sapiencia al gobierno de los hombres. Supo siempre, convertir sus errores en experiencias; por eso mantuvo que: “Prefiero el bastón de la experiencia que el carro rápido de la fortuna. El filósofo vieja a pié.” ¿Quién aprende más de la vida, la liebre o el morrocoy?. Muchas son las cosas atribuidas a los pitagóricos, entre ellas, extrañas costumbres tales como no comer carnes ni legumbres, también tenían prohibido usar vestidos de lana, no recoger lo que se ha caído al suelo, ni atizaban el fuego con un hierro. Se tienen como los creadores o inventores de las tablas de multiplicar y las figuras geométricas. Supuestamente fueron ellos quienes descubrieron las relaciones numéricas que hay


entre los intervalos musicales; entre sus creencias figuraba la reencarnación del espíritu y se le asignó también a la escuela de Pitágoras, ser la creadora de la palabra Filosofía. “El genio crea instituciones y el bárbaro las viola”. José Ingeniero, en “El Hombre Mediocre”. Por otro lado, tenemos la erudición de Antulio, el griego, quien asombraba a todos los demás sabios de su época con la escuela filosófica y astronómica que él dirigía, avergonzando a los pseudo-sabios, por su costumbre y moral intachable. En ninguna disputa entablada con los sacerdotes o con el areópago pudieron vencerlo, y sabe usted querido lector, lograron callarlo pero a través de la cicuta, lo envenenaron. La misma suerte corrió Sócrates, el primer filósofo de Atenas (Grecia), a quien según Aristóteles se deben los razonamientos inductivos y la definición universal. Dentro de sus grandes enseñanzas Sócrates nos dijo: “Desciende hasta las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta.” A Marco Tulio Cicerón, nativo de Arpino (106 a. d. J.), próximo a Roma. Desde niño obtuvo una esmerada educación con los mejores maestros en la retórica, jurisprudencia y filosofía. Fue un hombre de Estado y de letras romano, siendo uno de los más grandes oradores y filósofo, con una claridad que sobrepasaba a los más sabios de su época. Su conciencia era su juez y lo confirma cuando dijo: “Mi conciencia tiene para mi más peso que la opinión de todo el mundo”. A pesar de haber participado en la guerra, no fue un hombre de armas, su campo de batalla era en el foro, usando como arma su palabra. Fue también abogado, político, escritor, poeta y se le llamó


“Padre de su Patria”.Todavía podemos aprender de sus escritos, como ejemplo tenemos: Los seis errores del hombre. “La ilusión de que las ganancias personales se consiguen aplastando a los demás. La tendencia a preocuparse por las cosas que no se pueden cambiar o corregir. Insistir en que una cosa es imposible porque no podemos conseguirla. No querer prescindir de preocupaciones banales. Rechazar el desarrollo y el perfeccionamiento de la mente y no adquirir el hábito de leer y estudiar. Intentar obligar a los demás a creer y vivir como nosotros”. ¿Cómo le pagaron a éste sabio romano quien constantemente decía viendo el atropello contra los inocentes del pueblo que: “La fuerza es el derecho de los animales”. Por ser muy crítico contra Marco Antonio y su esposa Fulvia, fue ejecutado, en el año 43 A. d. J. Su cabeza y sus manos fueron expuestas sobre el estrado de los oradores en el Foro de Roma. Mucha luz para un pueblo acostumbrado a vivir en tinieblas. Marco Antonio terminó suicidándose. Indiscutiblemente la conciencia es un juez implacable.


Donald y Louise Peattie: “El abuso del poder provoca la ruina de los tiranos”. La misma suerte le asistió a Juan el Bautista, conocido en su época como Juan el solitario. Como hombre que sabía cuál era su deber, reprendía constantemente al vicio y la inmoralidad, pero su crítica era más fuerte contra los magnates, porque tenía claro que el ejemplo debía comenzar por los de arriba, los reyes, los sacerdotes, los emperadores, los gobernadores; en sí los dirigentes que eran más inmorales que la gente del pueblo. Apagaron su voz, cuando criticó unos amores ilícitos del gobernador Herodes con la mujer de su hermano; ya no se escuchó más la voz del que clamaba en el desierto y predicaba en el Jordán porque fue decapitado por quienes él llamó “raza de víboras”. Juan fue un gran crítico de los vicios porque él era el mismo espíritu de Cicerón. Se presume que Juan fue adoptado por los esenios, y en esto hay mucha lógica. Los evangelios dicen que él estuvo mucho tiempo en el desierto, cerca de donde se encontraba la comunidad de Qumran, lugar dominado por los sabios esenios, secta ésta que transmitía a sus discípulos el fascinante universo de la espiritualidad. Es atribuido a ellos, los manuscritos del mar muerto. Era costumbre entre estos ilustres ancianos, el bautismo, y se cree que de ellos lo tomó Juan para bañar a los judíos quienes no tenían por cultura el aseo diario. “El pasado es simplemente un eco que regresa a través de los corredores de nuestra mente”. Alan Watts. Al mismo Jesús de Nazareth (quien también fue un esenio y algunos investigadores piensan que él era “El Maestro de


Justicia” de estos sabios moralistas), lo consideraron un estorbo y hubo que eliminarlo por el bien de sus intereses. Sus más férreos enemigos fueron los sacerdotes Anas y Caifás miembros del sanedrín. Viendo estos representantes de la oligarquía religiosa judaica que Jesús estaba despertando la conciencia del pueblo, lo consideraron un gran peligro para sus conveniencias y dijeron: “Conviene que muera por el bien de nuestra causa”. Ellos sabían que cuando los pueblos despiertan su voluntad se hace manifiesta y no existen barreras que puedan impedir su progreso. Reyes, presidentes, gobernadores, alcaldes etc, quedan a su disposición. Muchos piensan que Jesús fue un hombre pasivo y solitario, pero este servidor no lo ve así, para mí él fue un hombre resuelto y de constante acción. Eso sí, muy precavido porque sabía que las tradiciones por falaces que sean, siempre se resisten a morir, pero él estaba posesionado de una gran virtud, la paciencia; y como dice el proverbio chino: “Con tiempo y paciencia la hoja de moreda se convierte en un vestido de seda”. Parece mentira, pero mientras más uno investiga más se da cuenta que los sistemas de creencias que se han utilizado a través de la historia pueden ser el obstáculo más grande que ha existido y que existe en contra del progreso humano. Digo esto porque he presenciado discusiones fuertes donde personas de una trayectoria larga dentro del mundo de la enseñanza, se niegan de tal manera, a las demostraciones y pruebas sumamente convincentes, por el solo hecho de estar suficientemente convencidos de que el dogma está por encima de todo razonamiento posible. Ignoran estos hermanos que el dogma no se basa en un hecho histórico, sino en la aceptación de una creencia impuesta que no admite razonamiento alguno. Todo dogmático termina convirtiéndose en una persona


intransigente, le cierra las puertas a lo único que nos diferencia de los animales. Se dice que Jesús murió por nuestros pecados y que él con su muerte estaba cumpliendo con la voluntad de Dios. De ser esto cierto, que la muerte de Jesús era necesaria para la liberación del pecador, entonces se debería premiar a quienes lo mataron, porque contribuyeron a la paz en el mundo con la aniquilación del pecado; pero en verdad, ¿la paz entró al mundo después que se cometió ese horrendo crimen?; llámelo usted si prefiere amigo religioso “voluntad de Dios”, yo lo seguiré viendo como un vil asesinato, donde jugó un papel importante la ignorancia a la cual se encontraba sometido el pueblo, para aquel entonces. Una cosa es Jesús el hombre, el esenio cabalista, el Nazareno, el mártir, el moralista, el filósofo, el filántropo y el hombre de acción sin dejar de ser pacifista, y otra totalmente opuesta es el cristianismo como religión oficial del imperio romano. Tan solo con su presencia Jesús bendecía los lugares por donde pasaba; sin embargo no podemos decir lo mismo de los lugares por donde anduvieron los cristianos. Jesús no fundó ninguna religión, y la que se creó en su nombre tiene una historia oscura. Es más, si Jesús se presentara en estos momentos quizá los más interesados en eliminarlo, pudiesen ser quienes a todas anchas pregonan la salvación y que utilizando su nombre como bandera viven en mansiones sumamente lujosas, con exorbitantes cuentas bancarias, rodeados de todas las comodidades posibles. Se dice que Jesús no tenía ni donde recostar la cabeza, ¿entonces a quien dicen los dirigentes del cristianismo seguir o imitar?.. ¿A quién en verdad toman como ejemplo? . ¿Quién es realmente su Dios?, porque


sus hechos no cuadran con el Dios que predicaba Jesús. Ellos mismos han dicho que las riquezas materiales son del diablo, entonces viéndolo de este punto de vista creo comenzar a entender. Decía Diógenes el griego que: “El hombre más sabio, es el que se conforma con menos”. Esto significa que entre los sacerdotes existen muy pocos eruditos. El más que sabe, es el menos que exige para sí mismo, y es el más que ama. Nuestro Libertador Simón Bolívar el 9 de octubre de 1826 hablando a los sacerdotes dominicos de Quito (Ecuador), en una hacienda de nombre San Vicente les dijo: “Jesús, que fue la luz de la tierra, no quiso dignidades ni coronas en el mundo. Él llamaba a los hombres hermanos, les enseñó la igualdad, les predicó las virtudes civiles más republicanas y les mandó ser libres, porque les amonestó que debían ser perfectos. No hay perfección en la servidumbre, ni moral en el letargo de las facultades activas de la humanidad”. Bolívar los conocía muy bien, sabía que ellos estaban en contra del despertar de la conciencia del pueblo, a ese mismo pueblo que mantenían atemorizado bajo el engaño y el dominio del poder clerical, que siempre se mantuvo al lado del imperio español; ese pueblo que caminaba por la vida con el corazón traspasado por el puñal del dolor. La religión durante toda su historia lo que ha logrado para su beneficio es inculcarnos miedos, sí miedos, que han quedado impresos en nuestro subconsciente y para poder vivir en paz considero necesario hacer el esfuerzo de eliminarlos, desechar todos los tabúes, falsas ideas y falsos ídolos que desgraciadamente nos mantienen programados y condicionados negativamente. No es mentira que el efecto del miedo genera violencia y la violencia engendra más violencia. Echemos de


nuestra mente todos los programas nefastos, eliminemos los obstáculos que bloquean nuestra visión. Sabido es que cuando la mente no se encuentra bloqueada la sabiduría llega a ella, y cuando el espíritu no está bloqueado se hace manifiesto el amor y cuando se hace manifiesto el amor comenzamos a descubrir la belleza que siempre ha existido a nuestro alrededor y a percibir el mundo de una manera distinta, porque el optimismo caminará a nuestro lado y nos mostrará al amor como lo que es, una fuerza liberadora que lo transforma todo. Cuando uno ama de verdad, esa chispa que inició el calor nos consume en su totalidad, porque el impulso del amor se transforma en una hoguera y luego en un soberbio incendio, atizado por una pasión difícil de apagar; así es el amor que en diferentes épocas de la historia humana, con sus enseñanzas y acciones nos transmitieron los grandes maestros, abnegados de la paz. Estos grandes maestros ya mencionados, entre otros, vinieron a este mundo con una enorme tarea, regenerarlo, y siempre se nos ha dicho que las grandes empresas requieren de grandes sacrificios, bien los misioneros en sus variadas reencarnaciones siempre dieron el ejemplo con creces; en numerosas ocasiones rindieron tributos de sus propias vidas, en aras del cumplimiento de su deber, lo que contrasta con la maldad del ingrato detractor, que no supieron apreciar el sublime amor que le brindaban logrando que la tarea realizada por estos bienhechores de la humanidad, en su mayor parte se presentara tergiversada y mistificada por intereses mezquinos. “Desde tiempos inmemoriales es sabido cuán provechosa nos ha resultado esta fábula de Jesucristo”.


Carta del Papa León X (1513 – 1521), dirigida al cardenal Bembo. Leer “Mentiras Fundamentales de la Iglesia Católica”, de Pepe Rodríguez. “La Iglesia Católica, Apostólica y Romana no ha sido otra cosa que el instrumento de los poderes para manipular y controlar a las masas, el producto de un pacto netamente político, realizado en el imperio Romano bajo el mandato del Emperador Constantino en el año 313 de nuestra era”. “El Vaticano al Descubierto”, obra de Ronald Muños. Otro personaje que obligatoriamente debo mencionar es Juana de Arco, heroína francesa que después de darle la libertad al pueblo francés, por el solo hecho de ella sostener que quien la orientaba para llevar a cabo su gran misión era san Miguel, santa Catalina y santa Margarita, fue inclementemente condenada por el tribunal de la inquisición a la hoguera, y la misma iglesia católica que la quemó viva por hereje, la canonizó en 1920 para corregir el error cometido. La inquisición fue el tribunal establecido en la terrible Edad Media y en los tiempos modernos en algunos países con la macabra intención de descubrir y asesinar a los herejes. Recuerden que la Edad antigua es el periodo que abarca desde la invención de la escritura hasta el siglo V. a. de J. La Edad Media se inicia desde el siglo V. d. de J. hasta el siglo XV; la Edad Moderna se extiende desde el siglo XV hasta el siglo XVIII, y la Edad Contemporánea abarca desde fines del siglo XVIII hasta nuestros días; en la Edad Media, repito fue cuando la religión católica parió ese horripilante monstruo, ordenando a los obispos lombardos que entreguen a la justicia (injusta) a los herejes que se negaban a aceptar al cristianismo, y fue el


Concilio de Verona (1183) cuando el Papa Licio III, establece las bases de la inquisición, que funcionó en Languedoc (provincia de la antigua Francia), contra los albigenses ( estos eran los mismos cátaros, secta religiosa que se propagó hacia el siglo XII por el mediodía de Francia, en los alrededores de Albi, y contra la cual el Papa Inocencio III ordenó una cruzada en 1209), y se extendió posteriormente a toda la cristiandad, conocida también como “El Santo Oficio”. Sí, hicieron santo el oficio de matar en nombre de Dios. Así nace esta terrible institución, el Tribunal de la fe de la Santa Inquisición o Santo oficio donde se llevaron a cabo cruentos castigos contra los denominados por ellos como herejes. En su inicio al parecer, estaban prohibidas las torturas, pero el Papa Inocencio IV, inspirado por el Espíritu Santo, estableció en el 1252 mediante una bula el uso de la tortura con el fin de obtener las confesiones de los acusados. Entre los diferentes métodos que usaron con la intención de obligar a las personas a aceptar tenemos lo que se conoce como: La Silla de Judas: Instrumento de tortura que era empleado por la iglesia católica contra aquellos que pensaban diferente. La víctima era elevada inclementemente para luego descender bruscamente sobre la punta de la pirámide, haciendo caer todo su peso sobre su ano si era hombre, o sobre su vagina en caso de mujer destrozándolos. Desgarrador de Senos: Este aparato se usó entre los años 1300 a 1700; era colocado el instrumento al fuego hasta que quedara al rojo vivo, luego se extraía procediendo a prensar los senos de la desdichada acusada.


La Pera: Otro instrumento que se usó en tiempos de la inquisición alrededor del siglo XVI. El artefacto lo introducían en la boca, recto o vagina de los desdichados de manera forzosa. Después era expandido con fuerza provocando la muerte de la víctima en la mayoría de los casos. Esto es solo una pequeña muestra de la demostración de amor del imperio del Vaticano. Sigamos con el tema que veníamos desarrollando: Juana de Arco, de quien estamos hablando en esta oportunidad, también era conocida como “ la Doncella de Orleáns”; sus verdugos no se explicaban cómo una tímida joven campesina siendo analfabeta y criada entre animales y el cultivo del campo, nacida en Lorena, hubiese logrado tal hazaña en tan breve tiempo. En el proceso que se le siguió a esta mártir, se demostró que los celos y la envidia anidaban en el corazón de sus desquiciados jueces quienes decían representar la justicia divina. A ellos no le interesó nunca la libertad de Francia, sino dilucidar si las voces que decía Juana escuchar venían de Dios o del diablo. Los jueces inquisidores manifestaban que toda sentencia dictada por ellos era dirigida por el Espíritu Santo. Esto significaba que la determinación política donde fue sentenciada Juana a ser quemada viva porque se determinó que las voces que ella oía procedían del diablo, fue una decisión celestial. Este abominable crimen que se llevó a cabo en contra de una humilde joven de 19 años de edad, el día 30 de mayo de 1431, después de ser exhibida por todo el pueblo con una argolla de hierro al cuello, semidesnuda, hambrienta, muerta de sed, y como si fuera poco metida en una jaula, no se puede borrar de la historia con una canonización.


Los crímenes se fueron perfeccionando y surgió “El Auto de Fe”. Esta era la ceremonia pública para realizar la ejecución; fue la más bárbara e impresionante de las ceremonias judiciales de la Iglesia Católica celebrada con gran festín y solemnidad. Primero se realizaba una procesión de los condenados, conducidos a una plaza pública, en la que se pronunciaba un sermón seguida de la ejecución que en la mayoría de los casos terminaba quemando viva a la desafortunada víctima, en presencia del pueblo. El primer “Auto de Fe”, se registró en Sevilla en el 1481, realizado por el tristemente célebre inquisidor el sacerdote dominico español Tomas de Torquemada; él mismo había redactado las severas instrucciones de los inquisidores. El último tuvo lugar a principios del siglo XIX. A la conclusión que podemos llegar de este terrible juicio es que al determinar los dementes verdugos, es decir el tribunal inquisidor, que la voz escuchada por Juana derivaba del maligno, significa entonces que gracias al demonio, Francia quedó libre, y a su vez se está confirmando la mediunidad de Juana de Arco. También quedó demostrado que la actitud del demonio comparada con la voluntad del Dios católico, es decir la de los clérigos inquisidores fue sumamente benévola. La pregunta que surge de este análisis es ¿por qué los representantes de Dios actuaron como si hubiesen sido más bien representantes de Satanás?, y a su vez ¿por qué las voces que escuchaba Juana, siendo maléficas, la guiaron para que le diera libertad a un pueblo oprimido?. ¿Satanás usurpó el puesto de Dios y a la inversa, Dios ocupó el lugar del diablo?. No entiendo sinceramente el comportamiento de ambos genios. Lo cierto de todo esto es, que Juana de Arco fue condenada por


hereje; así que hoy en día podemos decir que es la única santa hereje que existe. Lo que siempre ha molestado a la jerarquía católica realmente es que las cosas se digan como son. No es extraño que en este momento abunden obispos o cardenales que añoren las hogueras de la inquisición; digo esto porque ya es del conocimiento público la gran cantidad de demandas que existen en contra de las prácticas inmorales de muchos sacerdotes pedófilos. Más de 100 000 víctimas dijeron en los Estados Unidos haber sufrido abuso sexual por parte del clero. Según los estudiosos del tema han manifestado que más del 80% de estas víctimas, no se han atrevido a denunciar al abusador. El mismo Papa Benedicto XVI fue acusado de conspiración, según por haber encubierto algo tan espantoso como es el abusar de un ser inocente como son los niños, y el anterior papa Juan Pablo II no se queda atrás. Lo más sorprendente de todo esto es, que a petición del Vaticano, el ex presidente de los Estados Unidos Bush, le dio al Papa inmunidad ante cualquier acción judicial. Los Países del mundo perdiendo el temor a la iglesia, se han dado a la tarea de empezar a denunciar el abuso de estos señores que dicen estar protegidos por Dios. Si esto fuese así, entonces ¿quién protege a sus víctimas?. En Australia han sido condenados más de un centenal de sacerdotes por delitos de abusos sexuales a menores. Esta actitud de algunos sacerdotes impúdicos, le ha hecho perder al Vaticano más de un millón de millones de dólares en gastos legales. A estos son los criminales a quienes debería llevárseles a la hoguera y no como han hecho con tantos seres indefensos. Shakespeare le respondió a los clérigos en su época: “El hereje no es el que arde en la hoguera, sino el que la enciende”. Shakespeare con estas palabras nos está diciendo que, la doctrina cristiana que se ha


venido imponiendo a la fuerza, a sangre y fuego, es totalmente ajena al mensaje del Jesús hombre, al del Jesús histórico, al del humilde predicador de Nazaret, al maestro del amor y la moral. Quizás Gandhi, observando esto mismo fue lo que le conllevó a decir que él admiraba a Jesús, pero no a los cristianos. Jesús predicaba con el ejemplo, sus hechos eran la confirmación de sus palabras. Pero ¿qué podemos pensar de aquellos que dicen ser sus representantes o seguidores y si predican la verdad como ellos manifiestan, por qué transigen con la mentira, si predican la justicia, por qué no son justos, si predican la piedad, por qué actúan con crueldad, si predican la lealtad, por qué traicionan?. Por su doble cara, por la hipocresía que reina en ellos, su voz se va quedando sin eco, no repercute ya en el pueblo que ha despertado. Traigo a colación a otro personaje que por la intolerancia y fanatismo religioso fue víctima de un cruel asesinato, corrió con la misma suerte de Juana de Arco. Les hablo queridos lectores de un español que nació en la localidad de Villanueva de Sigena, quien llevó por nombre Miguel Servet. Muy joven aun, se dedicó a investigar, quería encontrarse cara a cara con la verdad, que ya intuía y que no podía estar en las prédicas y los sermones que constantemente le escuchaba a los sacerdotes. Sus biógrafos sostienen que: “A los catorce años de edad sabía griego, latín y hebreo, y tenía conocimiento bastante extensos de filosofía, matemática y teología”. Adolescente aun, Miguel Servet, no sé si para bien o para desgracia de él mismo, sirvió de paje o criado del confesor del emperador Carlos V, conocido con el nombre de Juan de Quintana. En sus viajes, Servet pudo constatar la tremenda división existente en la España de aquel entonces, ya había


ocurrido la expulsión de los judíos y musulmanes que no aceptaron convertirse al catolicismo. Fueron desterrados de esa nación por sus autoridades, más de 120.000 judíos y por negar su dios llevaron a la hoguera a miles de moros, es decir, a árabes musulmanes del norte de África. Corriendo tras de sus sueños, con apenas 16 años de edad, Servet llegó a Francia con la intención de aumentar o ampliar sus conocimientos, y decide estudiar leyes. Las puertas del conocimiento le dieron la bienvenida abriéndose para él, cuando logró entrar a la Universidad de Toulouse, y fue, precisamente allí donde leyó por completo una Biblia que para entonces era terminantemente prohibido a menos que fueses un clérigo; él la leyó, pero secretamente. Una vez culminada su lectura, se prometió así mismo leerla si era necesario mil veces más. Servet comenzó analizar el mensaje del Jesús bíblico y a compararlo con la actitud de los que dicen ser sus representantes específicamente en España, su comportamiento, y en ese preciso instante comenzó a mermar la fe católica de este ilustre pensador. Su decepción fue mayor cuando le tocó presenciar la coronación de Carlos V, como emperador del Imperio Romano por el Papa de turno Clemente VII. Este dios terrenal sentado en su silla gestatoria, recibió al monarca español quien postrándose ante su majestad le besó los pies. Servet mirando lo que estaba aconteciendo, tragaba en seco, no podía creer, y fue tanto su impresión que pasado cierto tiempo esa imagen no se le apartaba de su mente y sin percatarse de las consecuencias escribió refiriéndose al Papa: “Con mis propios ojos he visto yo mismo cómo lo llevaban en pompa sobre sus hombros, … y cómo lo adoraba todo el pueblo de rodillas a lo largo de la calle”. No podía entender Servet, cómo estos señores representantes del poder clerical, conociendo la humildad y


sencillez en que vivió Jesús, quien pretendía servir, no ser servido, contraste fuerte con la actuación de aquellos que dicen predicar en su nombre, pero viviendo rodeados de opulencia y sobretodo de algo peor, de esclavos con nombres de reyes soberanos. Si el rey era un esclavo; que podía quedar para el pueblo. Tantas cosas estaban pasando por la mente de Miguel, que su descubrimiento le imposibilitaba seguir al lado del confesor Quintana, de quien se fue alejando discretamente. Su espíritu percibía que por el camino que venía transitando no iba a encontrar al Jesús que él sentía, al maestro que habló a los pobres, y convivió con ellos. Sin comprometer a más nadie, se dedicó a seguir investigando llegando a concluir que el mensaje de Jesús fue propagado erróneamente, y su verdadero mensaje no se encontraba en el cristianismo lamentablemente, y menos en el catolicismo que inventaron Constantino y sus sucesores, donde dividen en tres personas a dios. Esto último, con 20 años de edad él lo refuta en un libro que escribió, titulado: “De errores acerca de la Trinidad”. A partir de ese momento, los ojos despiadados e inclementes de la inquisición se posaron sobre él, porque sus obras escritas sin temor, muchos intelectuales de la época compartieron sus puntos de vistas. Entre esa personas mencionaré al reformador Sebastián Franck quien refirió: “Servet, el español, defiende en su tratado que solo hay una persona en Dios; la iglesia romana mantiene que hay tres personas en una sola esencia: prefiero darle la razón al español”. Ese atrevimiento de Servet, de no aceptar el dogma de la trinidad, jamás le fue perdonado, ni por los creadores del dogma, en el concilio de Nicea, ni por los protestantes. La opinión de estos señores llegó a oídos de Servet, quien le respondió: “Ni con estos ni con aquellos estoy de acuerdo en


todos los puntos, ni tampoco en desacuerdo. Me parece que todos tienen parte de verdad y parte de error y que cada uno ve el error del otro, mas nadie el suyo”. No voy aquí a justificar los errores que cometió Servet en sus análisis; estamos hablando respecto al dogma de la Trinidad y considero justificado su punto de vista. En su declaración respecto a Jesús indicó que el dogma, del cual estamos hablando, más bien lo que causaba era perplejidad y confusión, y otra cosa que él sostuvo fue, que en ninguna parte de las escrituras, “ni siquiera una sílaba”, respaldaba ese dogma y que el Espíritu Santo no era una persona. Por otro lado, vamos a referirnos ahora, al investigador científico. Para poder continuar con su misión, viéndose acorralado por sus detractores, se vio obligado a cambiarse el nombre, en adelante lo llamaremos Miguel Villanovano. Encontrándose en Paris obtuvo dos grados, uno de Artes y el otro de doctor en Medicina. Para muchos investigadores, él fue el primero en descubrir la circulación pulmonar de la sangre, dando a conocer su descubrimiento en su obra conocida con el nombre de: “Restitución del cristianismo”. Se sabe que William Harvey fue el que llegó a realizar una descripción más detallada del aparato circulatorio, pero sin duda alguna, Miguel Servet se había adelantado setenta y cinco años. Aparte de todo lo que hemos dicho de este gran pensador, también tiene sobrados méritos para considerar a Servet como el padre de la geografía comparada y de la etnografía. A él le tocó preparar una nueva edición de la Geografía de Tolomeo y según tuvo muy buena acogida, pero este trabajo al igual que los otros publicados le ocasionó muchos malestares, tantos que cuando


en Ginebra se tuvo que presentar ante las autoridades a consecuencia del juicio que se estaba realizando en su contra, una de las cosas que salió a la palestra fue lo referido en dicha obra respecto a Palestina. Servet había presentado a Palestina en su trabajo como una tierra improductiva, estéril y cuando le llamaron la atención, él en su defensa sostuvo que, se estaba refiriendo al momento presente, vigente, actual, que no tenía en absoluto nada que ver con la Palestina del tiempo de Moisés, de la que se decía que manaban leche y miel. Otra obra que dejó para la posteridad Servet fue un “Tratado Universal de los Jarabes”. Este novedoso trabajo presentado en esta oportunidad da a conocer a Servet, como el precursor en el campo de la farmacología y en el uso de las vitaminas. Por su gran humanidad y desprendimiento de su sabiduría, un erudito historiador llegó a decir de Servet que él era “uno de los más grandes intelectos de la historia e ilustre contribuidor a la cultura universal”. Pero como todos los antes mencionados, por intentar iluminar al mundo, minimizando la ignorancia con el resplandor de su elevada espiritualidad y enfrentándose prácticamente solo a pensadores retrógrados, a su alrededor se fueron colocando enemigos muy poderosos, entre ellos uno de los más destacados fue Juan Calvino, a quien presuntamente cuando joven conoció en París. Calvino mantenía bajo su dominio religioso, a toda Ginebra. El historiador Will Duran dice de Calvino que fue “tan severo como cualquier Papa en rechazar el individualismo en las creencias”. Servet como pudo se marchó de la tierra de los antiguos druidas donde fue quemado en efigie, pero al llegar a Ginebra, el choque con Calvino fue frontal, tan fuerte fue el odio de este eclesiástico que siendo él la cabeza visible de la reforma, no le tembló el pulso para denunciarlo, ante el tribunal


de la inquisición católica. Servet fue apresado por orden de Calvino, y en la cárcel fue maltratado con mucha crueldad. Era tal la convicción de Servet que no dudó en admitir el rechazo a las imágenes y durante su juicio, mantuvo un debate fuertemente con su acusador, y llegó a decirle que él estaba dispuesto a modificar su forma de pensar si él lo convencía con argumentos bíblicos, cosa que no pudo lograr el fanático reformista. Bien, el juicio contra este humanista personaje concluyó, el tribunal de la inquisición da su veredicto: el acusado es condenado a morir en la hoguera, quemado vivo, que maravillosa forma de cumplir con el mandato de su dios. Este nefasto hecho aconteció el 27 de octubre de 1553 en la ciudad Suiza de Ginebra. El brazo derecho de Calvino Guillaume Farel, el verdugo de Servet, dijo a los presentes en la ejecución: “Este hombre es un sabio y pensó, sin duda, enseñar la verdad; pero cayó en el poder del demonio…Tened cuidado para que no os suceda a vosotros lo mismo”. Hoy nos preguntamos, ¿Cuál fue realmente el delito cometido por esta víctima, para que se le aplicara tan cruel pena?; me viene a la mente la respuesta a esta interrogante, su delito fue querer mostrarle al pueblo la verdad que siempre fue ocultada, para que este pudiera caminar por la vida con la antorcha encendida del raciocinio, iluminando conciencias para que así dejasen de permitir abusos, rompiendo las cadenas del perjuicio y la superstición que por largos años le han mantenido atado. Servet fue un mártir del fanatismo religioso, un hombre de elevados pensamientos, que sostuvo hasta lo último: “Considero un asunto muy grave el matar a los hombres por creer que están en el error o por algún detalle de interpretación escriturística, cuando sabemos que el más elegido se puede equivocar”.


Siguiendo con la misma tónica, ¿qué podemos decir de otro personaje que se convirtió en un hueso duro de roer, a pesar de los afilados dientes y fuertes mandíbulas de los sacerdotes acostumbrados a morder fuertemente, quien corrió también con la misma suerte que Miguel Servet?. Hago referencia al valiente mártir italiano Giordano Bruno, quien llegó a este mundo el 2 de febrero de 1548, en el pequeño pueblo de Nola, pueblo este que se encuentra a poca distancia del soberbio Vesubio. Bruno pasó gran parte de su vida recorriendo países europeos y cuando regresa a su Italia natal tenía en su haber la autoría de aproximadamente 20 libros. Algunos biógrafos dicen que Bruno ingresó a la Orden de los Dominicos a la temprana edad de 13 años, otros sostienen que fue a los 16. Bien, a los 13 ó a los 16 eso es lo menos que importa en estos momentos, en lo que si están de acuerdo sus biógrafos es que en dicha Orden estudió profundamente la filosofía de Aristóteles y la teología de Santo Tomás de Aquino, conocida como “El Tomismo”. Se dice que esa Escuela quedaba en el Monasterio de San Domingo y que se tenía como un lugar muy famoso, porque allí el mismo Tomas de Aquino quien también fue dominico, había vivido y enseñado. En este sitio Bruno se hizo sacerdote. No pasó mucho tiempo para que Giordano, siendo un nuevo sacerdote dominico, comenzara a meterse en problema por su innovadora forma de pensar. No fue su conducta en si, sino sus revolucionarias opiniones lo que le ocasionó más de un dolor de cabeza, no tanto a él sino a sus asesores que no lograban persuadirlo para que se limitara a las enseñanzas


recibidas de parte de sus maestros dominicos. Viendo Bruno que el terreno donde se encontraba no era fértil, decidió marcharse en busca de otros lugares donde pudiese encontrar una tierra abonada, apta para la siembra de sus ideas, es decir que congeniara con su desafío intelectual. En esa búsqueda de nuevos horizontes, se vio obligado a ausentarse de su país natal y explorar extrañas tierras, donde durante un buen tiempo, se puede decir anduvo sin patria y al final sin iglesia, porque no daba su brazo a torcer. Sus problemas en vez de disminuir se fueron acrecentando cuando comenzó a rechazar las imágenes de los santos. La vida de Bruno, apreciado lector, es interesante, porque él vivió en una época donde el poder clerical era universal, y la ciencia comenzaba a independizarse de la filosofía, o mejor dicho, filosofía y ciencia después de marchar juntas por tantos años decidieron divorciarse. Esta separación se produjo una vez que hiciera su aparición el telescopio y el microscopio, pero en la mente de Bruno esta pareja aun seguía casada, a las dos las amaba, cosa que nunca le perdonó el poder clerical, que ya habían enfilado sus cañones contra él, sin aun haberse graduado como sacerdote. Digo esto porque la historia nos dice que Giordano ingresó a la Orden de los dominicos en el 1565 y en el 1566 tuvo lugar el primer procedimiento en su contra por sospechas de herejía pero salió ileso, sus enemigos por ahora no pudieron lograr su objetivo, esto no significaba que se quedarían tranquilo, recuerden que el clero es como una hiena que no abandona a su presa aunque este harta. En el año 1572 Bruno se graduó como sacerdote y para el 1575 se tituló de Doctor en Teología de la Orden . En 1576 nuevamente es atacado, en esta oportunidad lo acusan de


haberse desviado de la doctrina y es en ese momento cuando abandona la Orden. Visitó a Roma y se hospedó en el Convento de Santa María, en Minerva, pero de allí también fue expulsado. Encontrándose inseguro en Italia, decide recorrer parte de Europa, pasando por Francia llega a Ginebra y allí abandonó los hábitos en el año 1579. Juan Calvino en Ginebra, había instaurado sin lugar a dudas una República protestante a la que Bruno se adhirió, pero inmediatamente comienza a demostrar su inconformidad a través de sus fuertes polémicas públicas. Sin mirar las consecuencias en una oportunidad distribuyó un panfleto donde ponía a prueba la paciencia de Calvino. En dicho escrito lo acusaba de haber cometido 20 errores en una lectura, motivo por el cual Calvino lo mandó a detener y no lo dejó libre hasta que se retracto. Viendo el resultado de su atrevimiento, Bruno decide abandonar el calvinismo y prueba “suerte” en Francia. En 1581 llegó a París, allí comenzó a realizar una serie de conferencias respecto a filosofía. Con su verbo encendido logró que muchos investigadores se unieran al fuego de sus ideas; causaba tanta admiración sus enseñanzas que su referencia llegó a oídos del rey Enrique III, quien mostró gran curiosidad por conocer esa rara filosofía y a su exponente; ya que Bruno se había hecho una reputación como mago. Por esos días fue cuando dio a conocer una de sus primeras obras “De Umbras Idearun” (Las Sombras de las Ideas) a la que le siguió prontamente “Ars Memoriae” (El Arte de la Memoria). Según John Kessler, Bruno en ambas obras sostenía que las ideas son sólo sombras de la verdad. Su pluma no le permitía descansar, es así que en ese mismo año publica: “Breve Arquitectura del Arte de Lull”. Ramón Lull había tratado de que los dogmas de la iglesia fuesen accesibles a la comprensión humana, pero Bruno rechaza rotundamente tal esfuerzo manifestando que el


cristianismo es enteramente irracional y contrario a la filosofía; que lo aceptado por la fe, la revelación, no tiene base científica. El espíritu inquieto de Bruno no le da tregua a su vehículo corporal, casi no le deja sosegarse, su mente es como un volcán en erupción, no se detiene ante nada ni ante nadie, su intuición es constante y su valor sorprendente. Producto de su adelanto espiritual y cumpliendo con su ardua misión, se presenta ante el público con una nueva obra titulada “Cantus Circaeus” (El encantamiento del Cisne). En esta nueva obra vemos a Bruno demostrando su gran ingenio y valor al atreverse a criticar los métodos tradicionales y ofreciéndole al mundo una nueva herramienta de estudio, la asociación de ideas. En el 1582, contando con 34 años, amplia el conocimiento de aquel entonces con la aparición de su libro “El Candelero”. En él Bruno dice: “El tiempo todo lo da y todo lo quita; todo cambia pero nada perece. Uno solo es inmutable, eterno y dura para siempre, uno y el mismo consigo mismo. Con esta filosofía mi espíritu crece, mi mente se expande. Por ello, no importa cuán oscura sea el alba, y aquellos que viven en el día esperan la noche. Por tanto, regocíjate, y mantente íntegro, si puedes, y devuelve amor por amor.” Gracias a la aceptación de Enrique III, Bruno enseñó como profesor en la Universidad de París en el año 1581. Bruno haciendo caso a su intuición, presiente que ya cumplió con su misión en Francia y decide desplegar sus alas y volar para Inglaterra donde las universidades endiosaban a Aristóteles; sus intelectuales decían: Si lo dijo Aristóteles es cierto. El pensamiento de Bruno era crítico, objetaba todo aquello que según él, estorbaba para el progreso del género humano, y no aceptaba que nadie por muy sabio que dijera ser


le obligara a tragarse algo sin derecho a protestar, por el solo hecho de que venía de Aristóteles, cuando la ciencia mostraba a los sentidos nuevas experiencias. Por ejemplo en su obra “La Cena del Miércoles de Cenizas” allí difunde Bruno la doctrina de Copérnico que estaba en completo desacuerdo con los planteamientos de Aristóteles; Copérnico siendo también un sacerdote católico le mostró al mundo un nuevo concepto astronómico que a muchos “sabios” simplemente lo que le provocó fue risas porque chocaba con las ideas aristotélicas. A Bruno le gustaban los retos y este era bastante ambicioso, porque según dice John Kessier, en una página que bajé de Internet, que entre los años 1582 y 1592 no existía ni un maestro en Europa que levantara la bandera en defensa de la propuesta de Copérnico, excepto Giordano Bruno. Más tarde otro valiente misionero que no conoció a Bruno en persona, pero sí se atrevió y casi le costó la vida, me refiero a Galileo Galilei. Este último personaje a quien hago referencia (Galileo Galilei), ha sido muy criticado porque no mencionó a Bruno en sus libros. Debemos tomar en cuenta una cosa que considero fue lo que le impidió a Galileo actuar de esa manera tan diplomática; Bruno por sus escritos y conferencias, sus críticos más fuertes lo catalogaban de hereje, para ellos él era una persona terca, obstinado, reacio, en pocas palabras un ser recalcitrante y sumamente peligroso para los intereses de los demagogos o representantes del poder en aquel entonces, entre ellos por su puesto los representantes de Dios en la tierra, que eran quienes se sentían más aludidos en los escritos de Giordano. La misma reina Isabel se sintió muy mal por los comentarios superlativos de Bruno para aquella época, quien la llamó: diva, monarca protestante, la sagrada, divina y otros


adjetivos que se le ocurrieran. En vista de todo esto, la reina lo hizo llamar y después que habló con él, confirmó sus sospechas y comenzó a pensar de Bruno como un ser salvaje, radical, subversivo y por lo mismo sumamente peligroso. Estas opiniones se tomaron muy en cuenta más tarde en contra de Bruno, cuando fue condenado por el tribunal de la inquisición acusado de ateo, infiel y hereje. La situación de Bruno era bastante complicada, no lo querían ni los protestantes y mucho menos los católicos, ya venía de otros lugares (Suiza y Francia) donde su forma de pensar le había causado muchos inconvenientes a los poderosos y ahora resultaba lo mismo o peor con los Ingleses a quien él en sus reflexiones los veía sumamente burdos. Viendo todo lo acontecido y el poder que tenían sus enemigos, decidió marcharse de Inglaterra y se dirigió a Alemania. Encontrándose en esta nueva tierra, su terco espíritu no cambió en nada sus planes a pesar de las experiencias vividas, de inmediato prosiguió con lo que traía adelantado de los sitios por donde había dejado una huella imborrable. Conociendo su alto espíritu que el conocimiento debe llegar a todos, se dio a la tarea de traducir libros, dio conferencias de múltiples temas y lo más sorprendente era que él se presentaba ante los demás con la ropa remendada por sus propias manos y mal alimentado. Su presencia física en los lugares de reunión al primer impacto desconcertaba a los presentes, mal vestido, en sí hacia caso omiso de las costumbres sociales y algunas normas por las que se debía regir. Cuando tomaba la palabra las personas dejaban de ver su forma corporal, la figura del hombre andrajoso se disipaba con su verbo, para dar paso a la luz que brotaba de su radiante espíritu, su sapiencia era su verdadera riqueza y por


donde pasaba siempre estaba presto a compartirla con los desheredados del mundo. Veinte años pasó Giordano ausente de su tierra y como todo ser humano llegó un momento en que sintió deseos de escuchar la voz de su pueblo, ver la sonrisa de su gente, sentía nostalgia de sus compatriotas pero en ningún momento dejó de escribir y en su libro “La Hoja Trifoliada y la Medida de las Tres Ciencias Especulativas y el Principio de Muchas Artes Prácticas” nos encontramos con un pensamiento filosófico que fue tomado muy en cuenta posteriormente por un gran pensador francés, también filósofo y matemático René Descarte. Dice así: “Aquel a quien le inquiete la filosofía debe ponerse a trabajar poniendo todas las cosas en duda”. Hablar de hombres como Bruno no es fácil y mucho menos podemos esperar que los religiosos lo perdonen por todas la cosas que dijo. Él escribió respecto a un Universo contrario a lo que sostenían los sabios de la época y criticó muchas cosas que eran las verdades de aquel entonces. Por ejemplo, en sus obras “El Infinito, el Universo y sus Mundos”, “El Transporte de las Almas Intrépidas”, y la “Cábala del Garañón como Pegaso con la Adición del Asno de Cilene”, en ellos hace mención o mejor dicho plantea Bruno una discusión irónica respecto a las creencias supersticiosas. Dice que este “Asno” se encuentra en todos lados, en la iglesia, en las cortes de ley y en colegios. El universo del que nos habló Bruno, choca de frente con el descrito en la Biblia, específicamente en su primer libro Génesis. No dejó espacio para que fuese ocupado por el Dios de las religiones de manera independiente como desde siglos se ha venido enseñando y como también lo percibió mucho ante el mismo Aristóteles. En su mente no existía un Dios


independiente de la naturaleza. La teoría de Copérnico (sacerdote y astrónomo polaco), relativa al movimiento de la tierra alrededor del sol fue defendida por Bruno en contraposición al dogma católico que sostenía la teoría heliocéntrica que decía que era el sol el que giraba en torno a la tierra. En el Universo de Giordano la virginidad de María, la Crucifixión de Jesús y la misa era algo irrelevante; la Biblia para él, era un libro que solo los ignorantes aceptaban literalmente y que los métodos usados por la iglesia eran para promover la ignorancia. Con esta manera de pensar estaba atentando contra varios imperios al mismo tiempo, que no perdonaron su atrevimiento. Bruno quería corregir muchas cosas que a su manera de ver pertenecían a un mundo utópico, pero como dice el dicho “Corrige al sabio y lo harás más sabio; corrige al idiota y tendrás un enemigo”. Sus enemigos que eran muchos y poderosos pusieron en marcha un plan; se dice que Bruno volvió a Italia bajo engaño, aceptó la invitación de Giovanni Mocenigo, noble veneciano quien le brindó alberge y prácticamente se convirtió en su protector para que impartiera cátedras particulares. No se imaginaba el confiado Bruno lo que sus detractores estaban preparando en su contra, tanta amabilidad confunde, pero Bruno no se percataba y, resulta que a quien él consideraba su mejor amigo, fue quien se prestó para entregarlo a la inquisición. Mocenigo lo entregó un 21 de mayo de 1591 y el 27 de enero de 1593 ordenó encerrarlo en el palacio del Santo Oficio, en el Vaticano. Permaneció en ese nefasto lugar durante seis años mientras se preparaba el juicio. Estaba a cargo de este el tribunal de Venecia que le adjudicaba cargos por blasfemia, herejía e inmoralidad; esto me recuerda lo que leí del juicio a Sócrates, bastante similar, aunque fueron épocas muy


diferentes. Se dice que los cargos más fuertes no fueron los arriba mencionados, sino por haberse atrevido a decir que existían múltiples sistemas solares y por hacer referencia de la infinitud del universo, casos que en estos momentos han sido confirmados por la ciencia. Mocenigo su amigo traidor, fue después acusado de herejía porque descubrieron que este detractor del progreso del mundo estaba tratando de implementar ciertos métodos para dominar las mentes ajenas, cosa que Bruno siempre se negó a enseñarle, sin embargo nunca pago cárcel, ni existió proceso en su contra. Entre 1593 y 1600 el hogar de Bruno fue una prisión santa, digo santa porque era administrada por el Papa y según dicen por ahí este señor representa a Dios en la tierra. Para ese entonces, el Papa de turno era Clemente VIII, de quien se dice que dudó de la sentencia impuesta a Giordano antes de dictarla porque estaba seguro que con ella lo estaba convirtiendo en un mártir. El cardenal encargado de llevar el proceso lo llamaban Roberto Francisco Rómulo Belarmino, jesuita y él mismo, años después en el 1616, se encargó de condenar a Galileo también por hereje. A este juez implacable lo denominaban “el martillo de los herejes”, según porque defendía a la religión de sus enemigos y ¿quiénes eran catalogados como enemigos de la religión?, todo aquel que defendiera al pueblo y se atreviera a refutar lo que ellos sostenían como verdad. Este cardenal que envió a muchos inocentes al fuego inclemente simplemente por pensar diferente, fue canonizado por el Papa Pío XI en 1930. Cuando Bruno fue sentenciado, hecho ocurrido el 9 de febrero en el palacio del gran inquisidor encontrándose de rodillas, al escuchar la sentencia de ser llevado a la hoguera respondió: “Quizá ustedes, mis jueces, pronuncian esta


sentencia contra mí con mayor temor que aquél con el que yo la recibo”. Después de anunciada la sentencia se le otorgaron ocho días para ver si reflexionaba y negaba todo lo dicho en sus libros y conferencias, pero lo que lograron fue que se afincase más en sus creencias, estaba convencido que era por decir la verdad que lo llevaban a la hoguera, prefería morir diciendo la verdad a vivir mintiendo. El nefasto día llegó, 17 de febrero de 1600 Bruno fue conducido a la hoguera, iban a quemarlo vivo, esa era la manera en aquellos tiempos, como los sacerdotes le demostraban a su Dios el gran amor que le profesaban. Se dice que mientras el cuerpo de Bruno era consumido por las llamas inclementes ante las miradas complacientes de sus verdugos, le mostraron un crucifijo, pero él lo apartó de sí con feroz desprecio y dijo: “Podrán quemar mi cuerpo pero no mataran mis ideas”; claro ya estaban diseminadas por toda Europa. El clero pensó que quemando a Bruno se estaban librando de él, pero se equivocaron una vez más, las ideas dejadas por este raro genio fueron embriagadoras para las generaciones venideras, los científicos progresistas y los libres pensadores lo convirtieron en un símbolo del martirio científico, opinan que él fue un pionero que llegó con su poderoso aguijón a despertar a Europa de su sueño intelectual. Dice John Kessier que “Bruno trató de imaginar un dios cuya majestad dignificara la majestad de las estrellas. No inventó ninguna triquiñuela metafísica ni provocó ningún cisma sectario. No estaba jugando a la política. Le alegraba sentirse profundamente provocado por visiones exaltadas y le gustaba hablar de sus experiencias. Y todo este refinamiento pasó por el fuego de los refinadores: para que el mundo pudiera lograr seguridad ante el despotismo del salvaje eclesiástico del siglo XVI. Sufrió una muerte cruel y logró una fama única de mártir. Se ha vuelto la coartada más difícil de la iglesia. La iglesia


puede sacarse de encima el caso de Galileo con una suave y condescendiente explicación. Bruno se le queda en la garganta”. Sí, es cierto, no pudieron tragar a Bruno, porque ni con la amenaza de muerte lograron amedrentarlo ni hacerlo retractarse de sus principios. A continuación voy a compartir con todos ustedes, amigos lectores, un poema escrito por un notable poeta portugués llamado Abilio Guerra Junqueiro. Giordano Bruno a sus Verdugos. Decid: ¿Cuál fue mi crimen? ¿Lo sospecháis siquiera? ¡Y me acusáis, sabiendo que nunca delinquí! Quemadme, que mañana donde encendéis la hoguera Levantará una estatua la historia para mí. Ya sé que me condena vuestra demencia suma ¿Por qué? …. Porque las luces busqué de la verdad No en vuestra falsa ciencia que al pensamiento abruma Con dogmas y con mitos robados a otra edad, Sino en el libro eterno del universo mundo Que encierra entre sus folios de inmensa duración Los gérmenes benditos de un porvenir fecundo Basado en la justicia, fundado en la Razón Y bien: sabéis que el hombre, si busca en su conciencia La causa de las causas, el último por qué, Ha de trocar muy pronto, la Biblia, por la ciencia; Los templos por la escuela; por la razón, la fe. Yo sé que esto os asusta, como os asusta todo Lo grande y quisierais poderme desmentir, Más aún vuestras conciencias hundidas en el toro De un servilismo que hace de lágrimas gemir…


Aún ellas, en el fondo, bien saben que la idea Es intangible, eterna, divina, inmaterial. Que no es ella el dios y la religión vuestra. Sino la que forma, con sus cambios, la historia universal; Que es ella la que saca la vida del osario La que convierte al hombre de polvo en creador, La que escribió con sangre la escena del Calvario Después de haber escrito con luz la del Tabor. Mas sois siempre los mismos, los viejos fariseos Los que oran y se postran donde los pueden ver Fingiendo fe, sois falsos, llamando a Dios, ateos; ¡Chacales que un cadáver buscáis para roer! ¿Qué es vuestra doctrina? Tejido de patrañas Vuestra ortodoxia, embustes; vuestro patriarca, un rey. Leyenda vuestra historia, fantástica y extraña. Vuestra razón la fuerza; y el oro, vuestro rey. Tenéis los bacanales, su pérfida maldad; Como ellos sois farsantes, hipócritas y viles, Queréis, como quisieron, matar a la verdad Más…¡vano vuestro empeño!... Si en esto vence alguno… Soy yo, porque la historia dirá en lo porvenir; “¡Respeto a los que mueran como muera Bruno!” Y en cambio, vuestros nombres, ¿quién los podrá decir? ¡Ah! Prefiero mil veces mi suerte a vuestra suerte; Morir como yo muero, no es una muerte, no; Morir así, es la vida; vuestro vivir, la muerte, Por eso, habrá quien triunfa, y no es Roma. ¡Triunfo yo! ¡Decid a vuestro Papa, vuestro señor y dueño. Cual mueren los que marchan del porvenir en pos. Decidle que a la muerte me entrego como a su sueño Porque es la muerte, un sueño que nos conduce a Dios; Más no a ese Dios siniestro, con vicios y pasiones


Que al hombre da la vida y al par su maldición, Sino a ese Dios-Idea, que en mil evoluciones Da a la materia forma y vida a la creación. No al Dios de las batallas, si al Dios del pensamiento, Al Dios de la conciencia, al Dios que vive en mí Al Dios que anima al fuego, la luz, la tierra, el viento Al Dios de las bondades, no al Dios de iras sin fin. Decidle que diez años, con fiebre, con delirio, Con hambre…, no pudieron mi voluntad quebrar; Que niegue Pedro a Cristo. Que a mi ante el martirio De la verdad que sepa, no me haréis apostatar. ¡Más basta! ¿Qué os detiene?... ¿Teméis al porvenir?... ¿Tembláis?... Es porque os falta la fe que a mí me sobra ¡Miradme! Yo no tiemblo…! ¡Yo soy quien va a morir!... Dijo David Yallop en su obra “En Nombre de Dios”: “Por desgracia, desde que nació el cristianismo muchos clérigos han demostrado gran habilidad para cometer los crímenes más horrendos”. Seguimos interrogando a la historia. Otro revolucionario ya mencionado arriba que también recibió las caricias de la mano terrible del santo oficio fue Galileo Galilei (1564 – 1642) matemático, físico y astrónomo italiano quien el 22 de junio de 1633 por decreto del santo oficio fue declarado culpable por demostrar la teoría de Copérnico que anulaba la sostenida por la iglesia el geocentrismo, perteneciente a Claudio Ptolomeo, astrónomo griego, nacido en Egipto. Se presentó ante el tribunal de la inquisición siendo obligado a leer un documento redactado por ellos mismos donde Galileo negaba lo que los labios de la ciencia le habían afirmado. El documento dice así:


“Yo, Galileo, hijo de Vincenzo Galileo de Florencia, a la edad de 70 años, interrogado personalmente en juicio y postrado ante vosotros, Eminentísimos y Reverendísimos Cardenales, en toda la República Cristiana contra la herética perversidad Inquisidores generales; teniendo ante mi vista los sacrosantos Evangelios, que toco con mi mano, juro que siempre he creído, creo aún y, con la ayuda de Dios, seguiré creyendo todo lo que mantiene, predica y enseña, la Santa Católica y Apostólica Iglesia. Pero, como, después de haber sido jurídicamente intimado para que abandonase la falsa opinión de que el Sol es el centro del mundo y que no se mueve y que la Tierra no es el centro del mundo y se mueve, y que no podía mantener, defender o enseñar de ninguna forma, ni de viva voz o por escrito, la mencionada falsa doctrina, y después de que se me comunicó que la tal doctrina es contraria a la Sagrada Escritura, escribí y di a la imprenta un libro en el que trato de la mencionada doctrina perniciosa y aporto razones con mucha eficacia a favor de ella sin aportar ninguna solución, soy juzgado por este Santo Oficio vehementemente sospechoso de herejía, es decir, de haber mantenido y creído que el Sol es el centro del mundo e inmóvil, y que la Tierra no es el centro y se mueve. Por lo tanto, como quiero levantar de la mente de las Eminencias y de todos los fieles cristianos esta vehemente sospecha que justamente se ha concebido de mí, con el corazón sincero y fe no fingida, abjuro, maldigo y detesto los mencionados errores y herejías y, en general, de todos y cada uno de los otros errores, herejías y sectas contrarias a la Santa Iglesia. Y juro que en el futuro nunca diré ni afirmaré, de viva voz o por escrito, cosas tales que por ellas se puedan sospechar de mi; y que si


conozco a algún hereje o sospechoso de herejía, lo denunciaré en este Santo Oficio o al Inquisidor Ordinario del lugar en que me encuentre. Juro y prometo cumplir y observar totalmente las penitencias que me han sido o me serán, por este Santo Oficio, impuestas; y si incumplo algunas de mis promesas y juramentos, que Dios no lo quiera, me someto a todas las penas y castigos que me imponen y promulgan los sacros cánones y otras constituciones contra tales delincuentes. Así, que Dios me ayude, y sus santos Evangelios, que toco con mis propias manos. Yo, Galileo Galilei, he adjurado, jurado y prometido y me he obligado; y certifico que es verdad que con mi propia mano he escrito la presente cédula de mi adjuración y la he recitado palabra por palabra en Roma, en el convento de Minerva este 22 de junio de 1633. Yo, Galileo Galilei he adjurado por propia voluntad.” Me pregunto, ¿cuál fue el crimen cometido por Galileo, el haber interpretado el murmullo de la naturaleza y tomar la decisión de basar sus conclusiones en la experimentación y la observación, base de su método científico que es un gran triunfo del espíritu humano, o el decir: “No me parece necesario creer que el mismo Dios que nos ha dado nuestros sentidos, nuestra razón e inteligencia haya deseado que abandonáramos su uso, dándonos por otros medios la información que podíamos obtener a través de ella?”. El máximo mérito de Galileo sin duda alguna es haber creado el método científico, pero tenía un grave problema, le


gustaba expresar libremente sus opiniones y al publicar su obra “Los diálogos de los máximos sistemas”, especie de coloquio entre tres personas, donde reivindica la obra de Nicolás Copérnico colmó la copa de la tolerancia, haciéndose manifiesto los negadores del progreso humano disfrazados de santidad. Dijo José Martí que “hacer amar lo falso es estancar, u obligar a volver atrás la humanidad”; ó “un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado”; este no era el caso de Galileo que por no poder dejar su lengua y su pluma tranquila queriendo compartir con el mundo sus descubrimientos científicos, cayó preso y se dice que por cierto tiempo fue expatriado. También se afirma que encontrándose enfermo de un ojo a raíz de tanto mirar por el telescopio y sufriendo de hernia, al inquisidor se le conmovió su noble corazón y le permitió regresar a su casa pero sin salir de ella; nada de recibir visitas ni correspondencia. Muchos dicen que Galileo fue un cobarde, opinión que no comparto, quizá si lo hubiesen quemado vivo como hicieron con Bruno y muchos otros, todos coincidiéramos en que si fue un genio. Creo que uno de nuestros errores es que le exigimos demasiado a nuestros héroes. Galileo al igual que muchos otros personajes dignos de mención, entraron a este mundo con deseos de maximizar la potente luz de su espíritu, pero la época no se lo permitió, el mundo estaba dominado por la intolerancia religiosa y la luz de esos maestros era profundamente dolorosa para aquellos que querían seguir viviendo en la oscuridad. Afirmó que: “La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo”. Las páginas más oscuras de la historia fueron escritas por la inquisición, una inmensa cantidad de seres inocentes acusados de cometer crímenes contra la fe, fueron asesinados


después de emplear métodos bárbaros contra ellos para que se culparan de haber participado en actos brujeriles. Estos aberrantes criminales usaban como máquina de torturas lo que se ha dado a conocer como: “Dama de hierro”, “Potro de tortura”, “Pera anal”, “Desgarrador de senos”, “Cuna de Judas”, etc. Con todo lo dicho, aunque sé que es muy poco, podemos llegar a la conclusión, que las instituciones poderosas, llámense iglesias o gobiernos omnipotentes imperialistas, intentarán en todo momento sofocar las doctrinas innovadoras imponiendo la ignorancia, saben que sin cultura no hay libertad posible y que donde reina el miedo jamás podrá manifestarse el amor, porque el miedo le impide el paso al progreso bloqueándole el camino a la sabiduría. Solo buscando el conocimiento, porque es solamente a través de él, que los pueblos toman conciencia del camino a seguir y están en capacidad para imponer su férrea voluntad logrando leyes justas, morales y fraternistas. El primer paso para obtener la conciencia es sin lugar a dudas la obtención de la instrucción; sin ella no es posible defendernos de la maldad de los demás. La conciencia nos permite llegar al autocontrol, y este a su vez se convierte en la base para conseguir una vida saludable. El remordimiento de conciencia sería lo que conllevo al Papa Juan Pablo II (Karol Wojtyla) a pedir perdón más de 25 veces por los atropellos cometidos en nombre de la fe cristiana, porque si seguimos indagando la historia como lo hemos venido haciendo, nos vamos a encontrar con que durante el tiempo del oscurantismo, existía una sola gran potencia, esta era el temor a Dios y a su iglesia. La historia humana ha manchado de sangre en todas las épocas a la tierra, pero refiriéndonos específicamente al periodo bestial del dominio Papal, no existe comparación alguna, el odio y la


crueldad era el único idioma que entendían los clérigos. La condena a Juana de Arco, Miguel Servet, Giordano y Galileo, las cruzadas que comenzaron a finales del siglo Xl, en el año 1096, es decir, cuatro años antes de que terminara ese siglo, y terminaron a finales del siglo Xlll, en el año 1291, es decir, nueve años antes que culminara el siglo Xlll es una pequeña muestra. Se dice que las cruzadas fueron ocho en total, pero si incluimos la cruzada de los niños, entonces vendrían a ser nueve realmente. Esta cruzada, compuesta por miles y miles de niños, que perecieron en el camino de Jerusalén por inanición, enfermedad y frío, escondiéndose en los bosques y huyendo por los desiertos. Todos murieron antes de llegar a los lugares que se conocían como santos, en Jerusalén, su destino señalado. Se dice que a ciencia cierta, las cruzadas fueron expediciones militares, y su único fin era controlar las rutas comerciales hacia Oriente que se mantuvieron durante toda la época del Imperio Árabe en poder de los árabes y más tarde pasaría a ser dominio de los turcos. Se nos ha mentido, cuando nos dicen que las cruzadas fueron creadas con la intención de arrebatar a los turcos el Santo Sepulcro, es decir, el lugar donde supuestamente fue sepultado Jesús de Nazaret. En esta guerra participaron franceses y alemanes, ingleses y flamencos (hoy holandeses y belgas) y también estuvieron presentes los venecianos, quienes fueron los más beneficiados. Las cruzadas tuvieron un periodo de duración de 195 años, convirtiéndose en la guerra más larga de toda la historia de la humanidad. Dejemos las cruzadas atrás, que de santa no tuvieron nada, porque ninguna guerra por justa que parezca puede ser santa y sigamos hablando del crimen y del odio en su máxima expresión. La inquisición, la trata de esclavos negros e indios hacia América, el cisma de Oriente, la persecución de los judíos


y la guerra de religión, son una pequeña muestra de ella. El mismo precursor de la independencia venezolana Francisco de Miranda, fue perseguido en diferentes partes del mundo por la inquisición. Soñaban los clérigos con verlo arder en las llamas de la hoguera y como no pudieron lograr su objetivo, entonces intentaron envenenarlo cuando se encontraba preso en la cárcel de cáliz en España, pero también fracasaron. El odio que sentían los representantes del Dios católico contra Sebastián Francisco de Miranda era por el profundo amor que éste sentía por los libros, era un voraz lector y en su deseo insaciable de conocer, de descubrir la verdad que le había sido negada, leyó libros prohibidos por la inquisición. Su biblioteca en España, llegó a tener más de 6000 obras, pero más que eso fue perseguido, porque no estaba de acuerdo con los imperios y las monarquías, y a todas partes que iba, hablaba de la libertad de los pueblos oprimidos por los colonos del imperio español, en especial su patria, nuestra patria Venezuela. En fin, fue perseguido, por haber sido amante de la libertad y el libre pensamiento, por no aceptar que a los pueblos se les humillara, manteniéndolos en la más degradante ignorancia. Se convirtió en un hombre peligroso por su preparación, hablaba varios idiomas, además del español, hablaba inglés, francés, alemán y ruso. Dominaba también el árabe y el italiano y como si fuese poco, traducía del latín y el griego con gran perfección. Esto está demostrado en el extenso archivo de notas, documentos, relatos y cartas que legó a la posteridad. Fue encontrado este archivo en Londres y lo adquirió el Ejecutivo Nacional en el año 1926, es decir, cuando este era presidido por el General Juan Vicente Gómez. Este archivo reposa en un arca especial en la sede del Departamento de Biblioteca-Archivo de la Academia Nacional de la Historia.


“Con todo respeto creo no caer en error alguno al afirmar que la iglesia Católica Apostólica y Romana es la corporación transnacional más antigua del mundo”. “El Vaticano al Descubierto” de Ronald Muñoz. El trabajo que les presento, busca enaltecer el libre pensamiento, y está escrito en forma de diálogo para facilitar el entendimiento. En él tocamos temas tales como religión, filosofía, ciencia, historia, Folclore y mediunidad entre otros. Tengo, muy claro, la gran importancia que tiene para la ciencia la palabra HECHO O PRUEBA, y puedo afirmar por experiencia propia y quizá usted también amigo lector, que los hechos mediunímicos o psíquicos pueden y han sido confirmados por aquellos que en verdad se han interesado en el tema. El espiritismo se apoya en testimonios científicos de alto valor, sobre experiencias y afirmaciones de hombres que ocuparon y ocupan un rango elevado en las letras y la ciencia, y que sus obras son respetadas universalmente. Como ejemplo tenemos a Víctor Hugo, novelista, poeta, filántropo, político y filósofo francés, que con una energía exuberante su espíritu insuflaba en su conciencia los sublimes sentimientos que se manifestaban a través de su prodigiosa pluma. Un ejemplo de lo dicho, es la creación de su magistral obra “Los Miserables”, demostrando en sus páginas su inmenso amor por la humanidad, al sacar a la luz pública verdades que se mantenían ocultas por el velo inmundo de la inconsciencia. Demostró que las pasiones y angustias del ser humano, son un producto cultural, y que su esfuerzo incesante está registrado en lo que llamamos historia. Entendía con gran precisión, que todas sus ideas debían ser convertidas en palabras, y que toda palabra era su obligación


transformarla en acción. Su inmenso deseo de colaborar por la transformación del mundo, sus múltiples opiniones al respecto, como criticar fuertemente la corrupción de las clases políticas; el abismo de la desigualdad social; la degradación de la justicia y la inmoralidad de los clérigos, le ocasionaron graves problemas y se vio obligado a emigrar de su tierra permaneciendo fuera de ella cerca de 20 años. Cuando surgen nuevos pensamientos, las mentes tradicionalistas se manifiestan siempre en contra. Hugo, con su nobleza espiritual y la gran humildad que lo embargaba, trataba de mostrarnos que las cosas no pueden mejorar si no cambiamos; que si continuamos con nuestra misma actitud, sin cambiar de conducta, estaremos experimentando siempre los mismos resultados, y por último, que todo aquello que se oponga al progreso, está condenado a la extinción. Hugo, en su incesante búsqueda del conocimiento, también se enfrentó al mundo sorprendente de lo espiritual, no pudiendo refutar las pruebas a que fue sometido, aceptó la existencia del espíritu y sus manifestaciones como hecho irrefutable. Se ha dicho que para muestra es suficiente un botón.; entonces pongamos atención a lo siguiente: En una oportunidad, este gran humanista expresó, sumamente impresionado por lo que había presenciado, las siguientes palabras: “Lo inesperado debe ser siempre esperado por la ciencia. Su función es detenerse ante lo que sucede e investigarlo, demostrando lo quimérico y constatando lo real.” “La ciencia tiene sobre los hechos apenas un derecho de verificación. Ella debe verificar y distinguir.” “La ciencia es la explicación de los hechos. Misión de la ciencia: todo estudiarlo; todo sondearlo. Todos, quien sea que seamos, somos acreedores del examen, y somos sus deudores


también, se nos debe y debemos.” “Evitar un fenómeno, recusarle el pago de la atención a que tiene derecho, echarle por la puerta hacia fuera, darle las espaldas riéndose, y hacer bancarrota de la verdad, es dejar pasar la protesta de la ciencia”. Imagínense que cosa tan sorprendente pudo haberle ocurrido a este sublime hombre de letras, que se sintió obligado a evocar a la ciencia a sabiendas que esta no tiene la explicación del todo, porque sus límites llegan, hasta donde llegue el ingenio humano. La ciencia no es más que el interés o el deseo de la mente humana de descubrir y explicar las leyes de la naturaleza. De nuevo traigo a colación a Martí, sabio cubano quien manifestó en sus cuadernos de apuntes: “Hay ciencia humana y extrahumana. La humana tiene límites; sabe, y de todo lo que sabe, está cierta. En la extrahumana, nada sabe el hombre, ni de nada está cierto. Hasta aquello de lo que se está cierto, hasta allí llega, la ciencia del hombre. La extrahumana empieza allí”. Voy a comentarles algunos de los fenómenos que invitaron a Víctor Hugo a bucear en las profundas aguas del océano espiritual. En una sesión realizada en Jersey su hijo Carlos Hugo quien fungía como médium escribiente plasmó en un papel el siguiente verso firmado por Lord Byron: “Vex not the bard his lyre is broken his last song sung his last word spoken”.


(No molestes al poeta; su lira está rota, ya cantó su última canción y dijo su última palabra.) Víctor Hugo, como poeta al fin, sorprendido por lo ocurrido afirmó que su hijo no conocía absolutamente nada de inglés. De esta manera Carlos Hugo estaba demostrando que ese conocimiento no venía de él, sino de una mente ajena, es decir de una entidad espiritual. Este fenómeno es conocido como xenografía, o sea, escribir un idioma desconocido por el médium; hablarlo se le da el nombre de xenoglosia. Otro caso presenciado por Hugo fue en una mesa giratoria. Se dice que de pronto la mesa comenzó a moverse y de repente se hizo manifiesta una entidad espiritual que decía llamarse Leopoldine Hugo. Era una hija desencarnada del poeta quien se encontraba presente. Ella había fallecido en un accidente ocurrido en el río sena. En esta oportunidad también sirvió de médium su hijo Carlos. Víctor Hugo entrevistó al comunicante, le formuló preguntas que solo su hija podía responder. Las respuestas dadas por la entidad espiritual a través del médium, fueron definitivas para él. Más tarde escribió: “Los muertos son seres vivos mezclados en nuestros combates, que unas veces tienen por blanco el bien, otras el mal. En ocasiones, oímos silbar sus invisibles flechas”. Este genio de las letras, al igual que todos los grandes progresistas de épocas diversas, se topó con los representantes del clero, esto lo instó a escribir más adelante: “El más grande peligro para una nación es el verse invadida por el partido clerical. Favorecer al sacerdote, quiere decir allanar el camino a la reacción y preparar la guerra civil”. Siempre presente en su mente los derechos del ser humano proclamados


en la revolución francesa, y transmitidos por las entidades espirituales con quien él constantemente dialogaba a través de diferentes médium; libertad, igualdad, fraternidad, seguridad y propiedad, dijo en el “Congreso de la Paz”, celebrado en París en el año 1849, al que él presidió: “Llegará un día en que las armas se os caerán de las manos. Llegará un día en que la guerra parecerá tan absurda y será tan imposible entre París y Londres, entre San Petersburgo y Berlín, entre Viena y Turquía, como sería imposible y parecería absurda hoy entre Rouen y Amiens, entre Boston y Filadelfia. Llegará un día en que vosotras, Francia, Rusia, Italia, Inglaterra, Alemania, sin perder vuestras cualidades distintivas ni vuestra gloria individual, os fundiréis estrechamente en una realidad superior, llegando a constituir la fraternidad europea... Llegará un día en que se verá a estos dos grupos inmensos, los Estados Unidos de América y los Estados Unidos de Europa, tenderse la mano por encima de los mares”. Sabias palabras de este ilustre personaje, magnánimo, y vocero de la fraternidad, pero por lo que estamos viendo hoy en día, ese anhelo aún esta muy lejos de realizarse. Se cree amigo lector que, durante los últimos cuatro mil años ha existido solamente 268 años de paz y mal contados, es decir tratando de ser optimista. Víctor Hugo nos invita a nadar en ese maravilloso mar de la lectura cuando nos dice: “ Mientras exista, a consecuencia de las leyes y de las costumbres, una condenación social, que crea artificialmente infiernos en plena civilización, y complica con una fatalidad humana el destino, que es divino; mientras no se resuelvan los tres problemas del


siglo: la degradación del hombre por el proletariado, la decadencia de la mujer por el hambre, la atrofia del niño por las tinieblas; mientras en ciertas regiones sea posible la asfixia social; en otros términos, y bajo un punto de vista más dilatado aún , mientras haya ignorancia y miseria sobre la tierra, los libros de igual naturaleza que el presente podrán no ser inútiles.”. (Hauteville-House, 1ro de enero, 1862). A pesar de los muchos desaciertos sufridos por Víctor Hugo quien probó en más de una oportunidad la amarga hiel del sufrimiento, llorando a solas por las desigualdades sociales, pero también ya con una edad avanzada cuando afloraban en su mente buenos recuerdos que le abrían las puertas de su alma, se reflejaba en su cara una dulce sonrisa que le impulsaba a decir lo que en un tiempo había escrito: “La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano”. Vamos a despedir a este genio de las letras con algunos de sus tantos poemas que vienen a ser como un gran fuego en una noche oscura.

El hombre y la mujer. “El hombre es el más elevado de las criaturas. La mujer es el más sublime de los ideales. Dios hizo para el hombre un trono; para la mujer un altar: El trono exalta; el altar santifica. El hombre es el cerebro. La mujer el corazón. El cerebro fabrica la luz; el corazón produce el amor. La luz fecunda; el amor resucita. El hombre es fuerte por la razón.


La mujer es invencible por las lágrimas. La razón convence; las lágrimas conmueven. El hombre es capaz de todos los heroísmos. La mujer de todos los martirios. El hombre tiene la supremacía; la mujer la preferencia. La supremacía significa la fuerza; la preferencia representa el derecho. El hombre es un genio; la mujer un ángel. El genio es inmensurable; el ángel indefinible. La aspiración del hombre es la suprema gloria. La aspiración de la mujer es la virtud extrema. La gloria hace todo lo grande; la virtud hace todo lo divino. El hombre es un código; la mujer un evangelio. El código corrige; el evangelio perfecciona. El hombre piensa; la mujer sueña. Pensar es tener en el cráneo una larva; Soñar es tener en la frente una aureola. El hombre es un océano; la mujer es un lago. El océano tiene la perla que adorna; el lago la poesía que deslumbra. El hombre es el águila que vuela; la mujer el ruiseñor que canta. Volar es dominar el espacio. Cantar es conquistar el alma. El hombre es un templo; la mujer es el sagrario. Ante el templo nos descubrimos; ante el sagrario nos arrodillamos. En fin: el hombre está colocado donde termina la tierra; La mujer donde comienza el cielo”. ¿Fue o no un genio Víctor Hugo?, su luz aun sigue iluminando al mundo, la verdad fue su eterna compañera, despreció la mentira porque era un convencido de que con el engaño no se conquista voluntades, solo la verdad es duradera.


Te invito apreciado hermano o hermana, que sigamos leyendo, que nunca dejemos de investigar, la lectura nos hace crecer, madurar, desarrollarnos, enriquece nuestro lenguaje y nuestro nivel cultural.

Reflexiones dedicadas a la paz: “Paz es la suma de voluntades individuales de una ciudadanía, que les permite tener el mejor de los gobiernos, si no hay, es porque aun hay antagonismos. Si hay antagonismos, es porque prevalece el desorden. Si prevalece el desorden, es porque falta educación. Si falta educación, es porque no hemos encontrado un buen maestro. Si no hemos encontrado un buen maestro, es es porque no lo hemos buscado. Si no lo hemos buscado, es porque nos falta voluntad. Si no falta voluntad, entonces estamos Muertos. Encendamos nuestra llama, y busquemos al maestro que nos hace falta”.

Sigamos avanzando por la senda de la luz. En esta oportunidad vamos a conocer a otro personaje criticado por muchos y admirado por otros, entre estos últimos se encuentra


este servidor. El personaje al que me refiero es el pedagogo francés HIPPOLYTE LEON DENIZARD RIVAIL, más conocido por el seudónimo de ALLAN KARDEC, a él también le acontecieron casos muy similares a los presenciados por Víctor Hugo. Nació este insigne educador en Lyon, Francia, un tres de octubre de 1804. Se formó intelectualmente en un instituto educativo Suizo, dirigido por el ilustre pedagogo JOHN HEINRICH PESTLOZZI, quien fue un férreo defensor de la libertad de conciencia y tolerancia religiosa. Motivado a esa libertad incondicional unida a su alta moral, este instituto admitía a jóvenes independientemente de su credo religioso o librepensadores. Una vez que DENIZARD a sus 20 años de edad obtuviese el título de bachiller en Letras y Ciencias, regresa a su patria, y en París funda un Instituto Pedagógico con los principios pestalozzianos. Al poco tiempo de su inicio en la docencia, su carrera e institución obtienen una gran relevancia al hacer del conocimiento público una serie de obras que fueron paulatinamente calmando la sed del saber del pueblo francés. Entre estas obras podemos mencionar: “Curso práctico y teórico de aritmética”, 1824. “Plan propuesto para el mejoramiento de la instrucción pública”, 1828. “¿Cuál es el sistema de estudios más armónico con las necesidades de la época?”, 1831. “Gramática francesa clásica “, (Texto universitario), 1846. “ Catecismo gramatical de la lengua francesa “ , 1848. “ Programa de los cursos usuales de química, física, astronomía y fisiología “, 1849 entre otros. El 6 de febrero de 1832, Denizard firma el acta de casamiento. Su esposa se llamó Amélie Gabrielle de Lacombe Boudet Rivail, nueve años mayor que él, también conocida por


Madame Allan Kardec, o Madame Rivail. Fue profesora de Letras y Bellas Artes, Poetisa, Pintora y Escritora. Prestó su valiosa cooperación a su esposo en la noble tarea de educar y veía en él un hombre culto, pulido, moralizado y verdaderamente superior. Amélie Boudet desencarnó, el 21 de enero de 1873. Para el año 1854, Denizard insigne francés, escucha hablar por todas partes de los fenómenos producidos en las mesas parlantes. Por su formación netamente científica recibe esta información con gran escepticismo. Posteriormente decidió experimentar lo que la multitud decía venir de los espíritus, que él se lo atribuía a propiedades especiales de la electricidad y el magnetismo, y fue cuando cayó en cuenta, admitiendo la realidad que se escondía detrás de aquellas manifestaciones aparentemente absurdas que se habían convertido en un boom para la época. Las mismas entidades espirituales le informaron que en una existencia pasada siendo un sacerdote druida se le conoció con el nombre de ALLAN KARDEC, seudónimo con el que se dio a conocer universalmente a través de sus obras espíritas. Es necesario hacer mención de algunos de sus libros más difundidos. Entre ellos se encuentran:“ El libro de los Espíritus “, 1857. “ Instrucción práctica sobre las manifestaciones espíritas “, 1858 . “¿Que es el Espiritismo?”, 1859 . “El Libro de los Médiums” , 1861. “ El Espiritismo en su más simple expresión “, 1862. “ Imitación del Evangelio según el Espiritismo “, 1864, que para su segunda edición se dio a conocer con el nombre de “El Evangelio según el Espiritismo”. “El Cielo y el Infierno”, 1868 . “ La Génesis”, 1868 y “Obras Póstumas”, publicada en el 1890, después de su desencarnación, hecho acontecido el 31 de marzo de 1869. Existe otro libro que se titula: “El Libro de las Facultades”. Desconocía esta obra y,


estando investigando en Internet me tropecé con parte de ella; en el Capítulo VIII, “Teoría de las Manifestaciones Físicas”, dice lo siguiente: “7. Los incrédulos por partido tomado oponen que el hecho de la elevación de las mesas sin punto de apoyo es imposible ya que es contraria a la ley de gravitación. Nosotros les respondemos, en primer lugar, que su negación no es una prueba; en segundo lugar, que si el hecho existe, por cuanto es contrario aparezca a todas las leyes conocidas, probaría una sola cosa, es decir, que el mismo reposa sobre una ley desconocida, y que los negadores no pueden tener la pretensión de conocer todas las leyes de la naturaleza”. Se sabe que 300 obras de este maestro Kardec fueron quemadas en España, por orden del clero español. Pero la luz de esa hoguera ha iluminado a muchas conciencias que caminaban por la vida sin rumbo seguro, sembró en ellos y ellas la esperanza de un futuro mejor, transmitiéndoles amor en todos sus actos. Les ha hecho sonreír, al perder el temor que les embargaba. León Denis, en su obra literaria “El más allá y la supervivencia del ser”, nos dice: “A pesar de los fraudes y superchería, los fenómenos psíquicos reales, de toda índole, se han multiplicado de tal modo que su posibilidad no podría ser puesta en duda. Si algunos sabios lo discuten todavía, es más bien desde el punto de vista de la explicación de las causas en acción, que de la realidad de los hechos tomados por sí mismo”.


David Ordaz, en su obra “Los Milagros” dijo, que según el Periódico “La Vanguardia”, diario barcelonés, lo siguiente: “No hay que creer que las teorías son las que dan valor o invalidan los hechos. Sucede justamente al revés: Son los hechos los que sostienen o eliminan las teorías”. Opiniones semejantes venían sosteniendo años atrás Camille Flammarion (astrónomo); William Crookes (físico y químico ingles); Sir Oliver Lodge (rector de la Universidad de Birmingham y miembro de la Academia real); y el célebre Lombroso (profesor a la Universidad de Turín) quien escribió en la Lettura: “ Me veo forzado a formular mi convicción que los fenómenos espíritas son de una enorme importancia y que es del deber de la ciencia dirigir su atención sin demora sobre estas manifestaciones”. Las manifestaciones espirituales están sometidas a reglas más sutiles, a condiciones más delicadas y más complejas que cualquier otra ciencia. Es por eso que, ha sido necesario, por parte de los experimentadores, y después de largos años de estudios y observación, poder determinar las leyes que rigen los fenómenos espiritistas. En este mundo todo lo que es bueno, bello y grande se disimula; no lo descubrimos más que tras perseverantes esfuerzos, mientras que las cosas banales y malas se exponen con profusión a nuestro alrededor. El charlatanismo se ha apropiado de muchos hechos que no le pertenecen, como son las manifestaciones mediunímicas, con una sola idea, imitarlos y explotarlos. Es sumamente necesario ponerse en guardia contra estos falsos magos, contra muchos falsos médiums y aún contra aquellos que teniendo facultades reales, no vacilan en hacer trampas a la menor ocasión. Hay que desenmascarar a estos tristes comerciantes que se lucran jugando con la credulidad del pueblo, no temen sacar provecho


irrespetando algo tan sublime y pulcro como lo es el espiritismo. Pero a pesar de sus casos fraudulentos, no han podido ni podrán alterar en nada la realidad de los hechos auténticos. La naturaleza constantemente nos está diciendo, que ella no se inmuta o cohíbe por los testimonios de nuestros sentidos. La ignorancia es el camino de la tiranía, y justamente para acabar con este flagelo de gobiernos plutócratas, aristocráticos y teocráticos, es que tomaron cuerpo todos estos grandes pensadores, ilustres maestros de la inmortalidad, en especial el filósofo español Joaquín Trincado quien ya su reencarnación había sido anunciada mediunímicamente en Lérida, España, por maestros misioneros. Allan kardec fue su precursor. Decían los espíritus preclaros que: “Esperad un momento, porque el que espera el mundo está en vuestro horizonte y lo podéis ver”. Para mayor información, leer “Roma y el Evangelio”, obra revolucionaria que pertenece al espiritista español, José Amigo y Pellicer. Como el porvenir no puede ser la repetición de lo pasado, el Maestro Joaquín Trincado llegó a este mundo un 19 de Agosto de 1866 en Cintruénigo Navarra España, y trajo como misión dar a conocer en toda su grandeza el significado de la palabra Espiritismo, no como una religión, ni como una doctrina mas, sino como un compendio del todo; es decir, nada que exista o pueda existir esta fuera de él. Nace este intrépido Misionero de una familia humilde, y según su biógrafo Luis Vargas Muños, nos dice en su folleto “Rasgos Biográficos de Joaquín Trincado”, que a pesar de su débil constitución física motivada a su prematuro nacimiento,


desde los nueve años de edad se dedicó a las duras faenas del campo. Permaneció 18 meses entre los jesuitas cuando aún no había cumplido 18 años de edad. Más adelante afirma Muños, que entre sus juveniles aventuras perteneció a un grupo denominado la “Cuadrilla del Culebrón”; al parecer eran unos rebeldes que dentro del mismo pueblo gozaban de gran prestigio a raíz de sus avanzados principios filosóficos y morales que sustentaban sus integrantes. El experimentado jefe del grupo, un señor de avanzada edad, le dice al momento de despedirlo a consecuencias de un viaje que Trincado tenía que realizar, algo más o menos así: “Quisiera tener 30 años menos, para verte en tu apogeo; y ya lo veréis, éste sacará la verdad al descubierto; pero como todos los que tienen el valor de decir la verdad, sufrirá mucho”. No se equivocó este sabio anciano de 75 años de edad, porque él sabía que la fe demostrada a través de los hechos no es enemiga de la razón, sino su antorcha. Esta fe, fue la que posteriormente utilizó el maestro, para darle cumplimiento a su misión, y demostró, que “no es el predicar a la humanidad, sino el obrar, lo que tiene valor”. El Maestro Trincado de forma autodidacta, obtuvo un vasto conocimiento de electricidad gracias a la asesoría de un ingeniero francés de nombre Adolfo Faverán a quien conoció en una empresa donde éste era jefe electricista. Posteriormente como todo un profesional, Trincado dirigió grandes instalaciones del ramo, tanto en Europa, como en América. Su apasionamiento por esta ciencia fue tan grande, que en 1906 escribió: “La Electricidad Fuerza Omnipotente y Madre de todo lo Creado”. No conforme con tolo lo obtenido hasta el momento, después de practicar la “generalidad de los oficios” como


sostiene en sus libros, porque aparte de haber ejercido la agronomía, también trabajo albañilería y se desempeñó como maestro de escuela, pero él deseaba conocer más profundamente la ciencia de la electricidad, y fue ese inmenso deseo, que conllevó ha Trincado a realizar un viaje por diversas naciones europeas, visitando a Francia, Italia y Portugal, ampliando mucho más su saber, no solo de forma empírica, sino desde el punto de vista académico. Frecuentó Universidades, y en la de Lieja, Bélgica, perfeccionó sus estudios de electrónica, y adquirió con altas calificaciones el título de Perito Electricista, que equivale en este tiempo al de Ingeniero. Después de ese largo peregrinar, el Maestro se embarca en 1903 cumpliendo con su misión espiritual con destino al continente Americano. Llegó a la Argentina y por obra y gracia de su constante trabajo, la fortuna le sonrió; él sabía que el premio a la constancia es el éxito, pero eso fue en un momento fugaz, porque de repente todo lo que había logrado con tantos sacrificios, se le esfumó como el agua entre los dedos. Su invento de calefacción eléctrica tan usado hoy en día le fue usurpado, y el porvenir se le presenta con una cara triste y melancólica. Trincado bajo su desesperación, por su mente paso la palabra suicidio, pero como nadie está huérfano en el universo, sus espíritus guías lo condujeron hacia una vieja sociedad denominada “Constanza”. Fue allí, donde el Maestro Joaquín Trincado presenció por vez primera el fenómeno mediunímico. Los espíritus le hablaron de su misión a través de una médium y en presencia de más de 100 personas escuchó de la médium dirigiéndose a él: “Muy grande, pero muy dura es tu misión y triunfarás; pero, no te vengues ni te suicides”. Este comunicante sabía que quien estudia la venganza mantiene vivas sus heridas; que la serenidad debe ser el arma que siempre debemos utilizar para superar a los


problemas desmoralizando al enemigo. La fuerza de voluntad debe prevalecer para poder mantener el dominio de sí mismo. El maestro en vista de lo ocurrido, frecuenta otros centros semejantes, y comienza a notar los vicios, ignorancia, supercherías, dogmatismo y supremacía que reinaba en esos lugares que decían seguir las enseñanzas del maestro Allan Kardec, nada más alejado de la realidad. Para esos días el espíritu luminoso del Maestro Trincado comienza a emitir su propia luz y se percata que nada nos llega, ni antes ni después de cuando nos toca y que el espíritu es el gran mecánico que opera la creación. A partir de ese momento, muere el hombre y nace el misionero. Lo primero que hizo fue fundar la “Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal”, (EMECU), en Buenos Aire, Argentina, el 20 de septiembre de 1911. La creación de esta institución, fue con la finalidad de preparar al hombre y a la mujer para la vida en La Comuna. El 12 de octubre de 1921, creó la “Unión Hispano América, Oceánica”. La intención de esta hija de la EMECU está encaminada a la transformación del mundo, procurando la paz de éste, así como la unidad y prosperidad de América. Se nos ha dicho que “si quieres mejorar al mundo empieza por tu casa”. El Maestro Joaquín Trincado a pesar de no ser oriundo de este continente Americano, él sabe que la patria del espíritu es el universo infinito. Es por eso que en el Referéndum Básico, redactado por él mismo escribe: “nuestro alto fin y pensamiento es hacer de todo el mundo una sola familia, con un solo principio y una sola ley”. Más adelante dice: “Desde hoy nos consideramos un solo pueblo, moral, material y espiritual, y aún políticamente, como una sola gran familia y sin perjuicio para nadie, todos los pueblos y territorios de


habla española; importando este acuerdo la anulación de la guerra entre nosotros y declaramos: Que los pueblos de esta Unión no llevan la ofensiva a ningún Estado”. Además juran su unidad en la defensa, no declararse la guerra ni cerrarse las fronteras el uno al otro. Respecto a la vida familiar del maestro Trincado no abunda mucha información, pero en su folleto “Rasgos biográficos de Joaquín trincado”, Luis Vargas Muños informa que ya en América contrajo nupcias con Mercedes Riglos Cossis, descendiente de ilustres familias argentinas con la cual procreo tres hijos: Donato Trincado, quien fue Director General de la EMECU; Ana Joaquina e Ignacio. Es necesario aclarar, que el profesor Mendoza Vallejo según sus propias investigaciones, ha sostenido en sus escritos que Mercedes Riglos de Trincado fue la segunda esposa del Maestro, la primera llevo el nombre de María Dolores Agramonte y Navascués, nativa de Cascante, Navarra España. Según Mendoza Vallejo, el Maestro Trincado con María Dolores habían procreado cuatro hijos: Demetrio Jesús, Máximo, Ángel y María. Entre los libros escritos por Joaquín Trincado mencionaremos a: “El folleto del discurso del Obispo Strossmayer”. “Buscando A Dios”. “El primer rayo de luz”. “El Espiritismo en su Asiento”. “Los Cinco Amores”. “Filosofía Enciclopédica Universal”, dos tomos. “El Magnetismo en su Origen, (Método Supremo)”. “Filosofía Austera Racional”. “El Espiritismo Estudiado”. “Profilaxis de la Vida”. “Los Extremos se Tocan”. “Conócete a ti Mismo”. “Alfaqui Vademecun”. “Código de Amor Universal”, dos tomos. “Jesús Hombre y no Dios”. El folleto del “Cuestionario Espírita Racionalista”; y un


“Reglamento Interno”. Entre sus obras póstumas se encuentran: “Vida de María”. “ “Tercera Etapa” y recientemente llegó a mis manos “La Revolución Mexicana”, unos de sus tantos libros que había permanecido en el anonimato por muchos años. Trincado escribió más de 40 obras, la mayoría se encuentra aun inédita. Entre ellas se conoce el nombre de unas pocas. Estas son: 10 tomos de “Filosofía enciclopédica Universal”; una “Autobiografía”; el “Memorial del Electromagno”; el “Prontuario o Resumen del Credo”; “El Libro Rojo” y “La Justicia en Acción” entre otros que cuyos títulos se desconocen. El Maestro Joaquín Trincado dejó su cuerpo carnal, el seis de diciembre de 1935. Sus últimas palabras dirigidas a sus discípulos fueron: “EN VOSOTROS DESCANSO”. Sin lugar a dudas que el destino de los genios es sumamente escabroso; eso lo demuestra la historia de tantos heraldos o apóstoles del amor y la libertad: Pitágoras, Antulio, Sócrates, Anaxágoras, Jesús, Juan, Petrarca, Cervantes, Shakespeare, Racine, Schopenhauer, Bruno, Teresa del Jesús, Miranda, Bolívar, San Martín, Hidalgo, José Martí, el Che Guevara, la Madre Teresa de Calcuta, Luther King y Gandhi; el gran Mahatma Gandhi, grande entre los grandes, a quien asesinaron en Nueva Delhi, el 30 de enero de 1948 a los 78 años de edad. Se dice que su asesino estaba relacionado con los ultraderechistas de La India quienes no le perdonaron que buscara la paz para su pueblo. El 15 de enero había escrito un documento de vigencia permanente digno de reflexión, este documento es el siguiente:


La última oración de Gandhi. Ya te sientas fatigado o no, ¡oh hombre!, no descanses; no ceses en tu lucha solitaria, sigue adelante y no descanses. Caminarás por senderos confusos y enmarañados y sólo salvarás unas cuantas vidas tristes. ¡Oh hombre!, no pierdas la fe, no descanses. Tu propia vida se agotará y anulará, y habrá crecientes peligros en la jornada. ¡Oh hombre!, soporta todas esas cargas, no descanses. Salta sobre tus dificultades aunque sean más altas que montañas, y aunque más allá solo haya campos secos y desnudos. ¡Oh hombre!, no descanses hasta llegar a esos campos. El mundo se oscurecerá y tú verterás luz sobre él y disiparás las tinieblas. ¡Oh hombre!, aunque la vida se aleje de ti, no descanses. ¡Oh hombre!, no descanses; procura descanso a los demás.


La Madre Teresa de Calcuta también dejó una enorme huella en el mundo. Nació en Macedonia el 26 de agosto de 1910. Vivió la mayor parte de su vida en Calcuta India, donde fundó una orden denominada Las Misioneras de la Caridad, en 1950. Le otorgaron el Premio Nobel de la Paz por su dedicación sin descanso a mitigar el dolor a los pobres e indefensos en el 1979. Desencarnó en Calcuta el 5 de noviembre de 1997 a los 87 años. Su verdadero nombre fue Agnes Gonxha Bojaxhiu. El texto que leerán a continuación, lo hizo público en enero de 2005 extraído de la casa infantil de Cúcuta.

De todos modos. Las personas son irrazonables, inconsecuentes Y egoístas, Ámalas de todos modos.

Si haces el bien, te acusaran de tener oscuros motivos egoístas, Haz el bien de todos modos. Si tienes éxito y te ganas amigos falsos y enemigos verdaderos, Lucha de todos modos. El bien que hagas hoy será olvidado mañana, Haz el bien de todos modos.


La sinceridad y la franqueza te hacen vulnerable, Sé sincero y franco de todos modos. Lo que has tardado años en construir puede ser destruido en una noche, Construye de todos modos. Alguien que necesita ayuda de verdad puede Atacarte si lo ayudas, Ayúdale de todos modos. Da al mundo lo mejor que tienes y te golpearan; A pesar de ello, Da al mundo lo mejor que tienes, de todos modos.

Todos estos apóstoles, repito del amor y la libertad, fueron víctimas de la ceguera espiritual y mártires de la ignorancia; esos fueron realmente los peores enemigos de los libertadores, de estos grandes misioneros, que se convirtieron en Maestros de la vida, porque se atrevieron a realizar grandes hazañas aún en contra de su propia existencia material. Ellos trasmitían sus mensajes con la voz del corazón, con la voz de sus sentimientos, pero no llegamos a entender su lenguaje porque los escuchamos con el oído del egoísmo. También es cierto que ellos fueron únicos, los que dicen seguirle, lo que han logrado es tergiversar la realidad de sus hechos. ¿Qué pasó con Jesús?, ¿Cuántas mentiras se crearon en su entorno?. ¿Qué podemos decir de Mahoma?; ¿Cuántos milagros se le atribuye, incluso más sorprendentes de los inventados a Jesús?. De Mahoma se dice que hablaba con los animales, las plantas y las piedras. Así como se describe en la biblia casos insólitos, como


por ejemplo el ocurrido en el libro de Josué (10:12-13). Allí se lee como Dios atrasó la puesta del Sol y detuvo a la Luna sobre el valle de Ayalón, tras la batalla de Gabaón: “Aquel día, el día en que Yavé, entregó a los amorreos en manos de los hijos de Israel, habló Josué a Yave, y a la vista de Israel, dijo: Sol, detente sobre Gabaón; y tú, Luna, sobre el valle de Ayalón; y el Sol se detuvo y se paró la Luna, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos. ¿No está esto escrito en el Libro de Jaser? El Sol se detuvo en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse, casi un día entero”. Ahora en el Corán, Libro sagrado de los musulmanes, como lo es la Biblia para los cristianos, encontramos lo siguiente. En el capitulo XVII, titulado El viaje Nocturno, precisamente comienza relatando este milagro: “¡Gloria a quien hizo viajar a su siervo de noche, desde la Mezquita Sagrada a la Mezquita Lejana, cuyos alrededores hemos bendecido, para mostrarle parte de Nuestro signo!”. El viaje al que hacen referencia es entre La Meca (Arabia Saudí) y Jerusalén (Palestina), ambos lugares sagrados para los mahometanos. Muchos compañeros del mismo Mahoma pusieron en entredicho este viaje y todo lo ocurrido. Era tanta su duda, que decidieron preguntarle al mensajero de Alá respecto a eso y otras cosas. Para probar la veracidad de lo acontecido, Mahoma les dice que durante su viaje por los cielos, había visto una caravana que se dirigía hacia La Meca. Aun con la duda le preguntan que cuándo llegará a La Meca dicha caravana, inclusive hasta le pidieron que se la describiesen, lo que Mahoma hizo con sumo detalle, diciéndoles que llegaría el miércoles de día. Llegado el día esperado, se dice que Alá puso a prueba a los musulmanes, porque el día avanzaba y no se veía ninguna caravana. Cuando el Sol comenzó a ocultarse la incredulidad de los mahometanos se incrementaba, entonces Mahoma, al igual que hizo Josué, pidió


a Dios que se detuviera la puesta del Sol durante una hora. Y de esta forma dio tiempo a que llegara la caravana descrita por el profeta como sus seguidores llaman también a Mahoma. El milagro más famoso de Mahoma, no fue ese que acabo de contar, sino cuando él, tratando de convencer a unos miembros de su propia tribu, los korasish, para que aceptaran el Islam. Estos aun conociéndole desde niño, le pidieron que les demostrara quien decía ser, el enviado de Alá, abrió a la Luna en dos mitades. Según dice la tradición Mahoma oró a Dios y la prueba fue cumplida. Esto hace recordar lo acontecido, en tiempos de Moisés, cuando este también oró a Dios y se separaron las aguas del Mar Rojo. Pero ninguno de estos milagros, llega a las patas del que Mahoma logró con Alá, ni siquiera la resurrección que se le atribuye a Jesús es tan portentoso como el lograr partir la Luna en dos mitades y detener el Sol. Pero no nos detengamos aquí, sigamos adelante. También tenemos los casos en pleno siglo XX de la mayoría de los astronautas que han salido fuera del planeta y según sus propias palabras experimentaron extrañas sensaciones que les transformó por completo sus vidas. Vemos a Neil Amstrong, el primero que se atrevió a pisar nuestro satélite natural, un 20 de julio de 1969 como tripulante del Apolo XI. A este ingenioso hombre, ese viaje lo convirtió en un ser taciturno, recluyéndose en su casa del pequeño pueblo de Lebanon. De su colega Buzz Aldrin se dice que se entregó a las bebidas alcohólicas. En su autobiografía titulada “Retorno a la Tierra”, Aldrin confesó que desde su regreso a la tierra hasta que fue internado en un hospital Psiquiátrico, dos años más tarde, presenció un buen número de experiencias difíciles de explicar. A la salida del sanatorio fue abordado por unos periodistas


quienes le preguntaron por su experiencia en la luna, ¿qué sintió realmente en ella?, él se negó a responder, pero posteriormente de manera informal le comentó a unos reporteros que si él hubiese dicho lo que realmente pensaba, todos sus compañeros astronautas se hubiesen reído de él. ¿Por qué Aldrin hizo ese comentario?, porque en su autobiografía, él describe cómo desde su acaecimiento lunar veía constantemente esferas luminosas y flashes, incluso con las luces apagadas. Amstrong también dice haber sufrido lo mismo. James Irwin, uno de los pilotos del SR-71, pudo entrar a la NASA y para el año 1971, pisó nuestro satélite natural durante la misión Apolo XV. Años después de su regreso a la tierra tomó la decisión de buscar el Arca de Noe, realizando seis expediciones al monte Ararat, montaña de Anatolia, donde según la Biblia, se detuvo esta mítica Arca. El sexto hombre en pisar la luna fue Edgar Mitchell, como integrante de la misión Apolo XIV, hecho acontecido el 31 de enero de 1971. Según él, aseguró que durante su viaje experimentó una serie de sensaciones como euforia y una enorme paz, vinculadas a un sentido de comprensión de todo lo que le rodeaba, el pensó que había sido iluminado de una manera especial. Puso en práctica de manera experimental la percepción extrasensorial para ver si las distancias afectaban al fenómeno de la telepatía. Al llegar a nuestro hogar terrenal, tomó la decisión de abandonar la Marina y la NASA y fundó el Instituto de Ciencias Noéticas, siendo su principal objetivo impulsar toda investigación encaminada a desentrañar el fenómeno de la conciencia cósmica. Motivado por el resultado de sus investigaciones, Mitchell escribió un libro titulado “Exploración Psíquica”, donde vincula ciencia y espiritualidad.


También se metió de lleno en el estudio de los fenómenos paranormales, vinculándose con el conocido israelita Uri Geler y Wernher Von Braun, el ingeniero del proyecto Apolo, siendo éste el responsable de que el hombre pisara la luna. ¿Qué realmente experimentaron estos personajes, que de regreso a la tierra decidieron investigar el tema espiritual?. Bien, se puede dudar, pero siempre se ha de estar influenciado y dominado por el insaciable deseo de conocer. Para ganar tiempo, se invita a leer y razonar, como debe ser, usando el libre albedrío, libre de prejuicios; aceptando lo que parezca más razonable, y recordar que cada persona tiene un grado de progreso diferente, por lo tanto nadie puede concebir una idea igual que otro, sino desde su propia capacidad intelectual. La ciencia no es materialista, materialistas son algunos hombres que hacen ciencia. Todo esto es normal, porque aun muchos investigadores, de buena fe, viven en una gran incertidumbre y en medio de turbulencias que constantemente les mantiene agitados. Es por eso, que muchas tendencias progresistas todavía están chocando, desgraciadamente, contra la inercia de las supersticiones del pasado y una de ellas es el Espiritismo. Probablemente lo aquí expuesto no va a ser del agrado general, algunos seguirán durmiendo y otros estarán muy lejos de satisfacción, pero se considera que algún rayo de luz ha de penetrar en la mente de quien esté presto para no seguir siendo anestesiado por la fantasía, ni vivir preso en sí mismo, bajo la amenaza de las tinieblas del infierno. Ya eliminaron el limbo y el purgatorio, ¿por qué no eliminan el infierno?, porque se les vendría abajo el gran negocio.


Llegó la hora de hacer conciencia, pero primero tenemos que darnos cuenta que la educación, los valores humanos y la cultura son herramientas principales, para crear las bases de una sociedad honesta, sana, productiva y sobretodo fraterna y humanista. Buscar dentro de nosotros el mundo que estamos percibiendo externamente, cambiar nuestro pensamiento y estaremos cambiando nuestra realidad, actuar positivamente, encender la luz de nuestro espíritu y bañémonos de ella, permitiendo que la esperanza nos sonría. Según Khalil Gibran, en su libro “La Voz del Maestro” nos dice: “En este mundo hay dos linajes de hombres: Los hombres de ayer y los hombres de mañana. ¿ A cuál de ellos pertenecéis, hermanos míos?. Venid, permitidme que os observe y averiguad si sois de los que entran en el mundo de la luz, o de los que avanzan por el país de las tinieblas”. Esas mismas preguntas me las he formulado, parodiando a Gibran: ¿Somos un oasis en el desierto de la vida o una tormenta de arena que ciega al caminante?. La meta de la filosofía espírita racionalista es llegar a conocernos a nosotros mismos, estudiar para comprender la vida. Dijo José Repolles Aguilar en su obra “La personalidad al desnudo”: “Conocernos a nosotros mismo significa tener conciencia de lo que podemos y de lo que no podemos, estar previamente advertidos de los peligros que llevamos dentro y de los recursos de que disponemos, y saber en cada empresa que acometemos cuáles son nuestros puntos vulnerables y en qué reside nuestra fortaleza”. Si después de leer este material, no compartes estas ideas, te servirá para aferrarte más a tu creencia, y si por el contrario las compartes, te servirá para ampliar tu horizonte. Cualquiera sea tu punto de vista respecto a la vida, solo te pido hermano,


que camines por ella con tu linterna encendida y verás que el resplandor de las linternas ajenas no te encandilará porque notarás que son un reflejo de tu propia luz. Todos somos parte de un todo. No olvides que: “Es feliz, aquel ser que posee un estado de conciencia tal, que vive en un espacio de armonía consigo mismo y con el universo que le rodea, producto del pleno conocimiento de sí mismo y del manejo consciente de todas las facultades que posee”.


Introducción Con una mirada retrospectiva, recorro a través de mi memoria, los caminos por donde transité en la infancia de esta existencia; una lluvia de recuerdos irrumpe en mi mente atropellándome sin clemencia, dejando por momentos la razón nublada, pero como ella es luz, al imponerse disipa la neblina creada por el frío invierno del ayer. Fríos o calientes, buenos o malos, los ayeres viven en el presente. Las palabras del sabio cubano José Martí ejemplifican muy bien lo que quiero decir: “Lo pasado es la raíz de lo presente. Ha de saberse lo que fue, porque está en lo que es”. Razones le sobraron a Martí para decir eso, él mismo experimentó lo expresado al ver como asesinaban a su pueblo sin piedad, pero su elevado espíritu sabía que “nada se destruye sin que algo se levante”. Comprendió que los odios, pasiones, guerras, xenofobias y ambiciones del ayer, son los mismos de hoy, que el peor enemigo del ser “humano”, es él mismo, y que a pesar de los grandes ejemplos y consejos dejados por los maestros encargados de la regeneración de este planeta, la humanidad “terrestre” sigue aletargada por la lentitud de su aprendizaje. Existen las personas que se niegan al conocimiento del presente, porque lo que tenían que aprender ya lo obtuvieron ayer, según ellos nada más hay que saber. Están los que aceptan unas pocas modificaciones y progresan lentamente, también se encuentran aquellos que le abren las puertas, de par en par, al nuevo saber. Eric Hoffer lo simplifica: “en tiempos de cambios, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”. En conocimiento de la situación, tomó entonces Martí la decisión de dejar por escrito la luz que emanaba de su progresado


espíritu. Hoy esos mensajes o trozos de sueños unidos a los de otros grandes maestros, son los que impiden que el mundo se vea cubierto por una oscuridad absoluta. “El pasado está en los pasos dados, el presente en la acción y el futuro en vuelta de la esquina y sobre el mismo camino”. No me queda la menor duda, los libros son la llama que deshace las tinieblas, iluminando el camino del progreso. Un proverbio hindú dice: “Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado un alma que perdona; destruido, un corazón que llora”. Pero, ¿Qué buscaban y continúan buscando los sabios y maestros con los libros? Será la unificación de la humanidad, que se entienda que todos somos hermanos. Pero la incomprensión a esos textos llevó a los pueblos, acostumbrados a vivir en la lobreguez a odiarse los unos a otros y declararse la guerra entre sí. Es irrefutable que uno de los productos culturales más importante del devenir de la historia es el libro, porque él ha cambiado individual y colectivamente el destino de los pueblos. No sin razón los egipcios, al referirse a las bibliotecas, las definían como “el tesoro de los remedios del alma”, ¿qué enfermedad pensaban ellos que se podía curar con la lectura?, la más peligrosa de todas, la ignorancia. Muchos son los libros de los que pudiésemos hacer algún comentario, pero me voy a limitar a nombrar unos pocos como muestra de lo que estoy diciendo: La Biblia, que en griego tiene como significado “Los libros”, porque en si esta es una colección de textos con múltiples autores, desde Moisés hasta Juan Evangelista. Su existencia data aproximadamente desde hace veinte siglos y se


cree que actualmente más de dos mil millones de personas de diferentes corrientes cristianas tienen a la Biblia como su libro sagrado. Qué podemos decir de “El Corán” que al igual es la Biblia para los cristianos, éste lo es él para los musulmanes. El Corán tiene como significado en idioma árabe, la “Lectura a recitar”. Según sus creyentes, este libro fue dictado por Alá a Mahoma, su profeta como revelación, por intermedio del arcángel Gabriel. El Islán es la segunda religión con más seguidores en el mundo, 1500 millones de personas siguen su enseñanza. Como se puede apreciar, hemos hablado apenas de dos libros y ya están involucradas aparentemente más de 3500 millones de personas que viven bajo el dominio de estos dos textos, es decir más de la mitad de la población del planeta. Existen otros libros que también marcaron una huella imborrable en la historia; estos fueron: la “Iliada” y “Odisea”, atribuidos a Homero en el siglo VIII a. d. J. Anteriormente, durante muchos años, estas obras épicas griegas, donde los dioses tenían el dominio total, fueron consideradas como reales. Por otro lado tenemos otros textos muy influyentes como son: “Los diálogos de Platón”, maravillosa obra escrita en el siglo IV a. d. J, donde la figura centrar era Sócrates, el primer filósofo ateniense. Escrita por su discípulo Platón, filósofo y matemático griego, fundador de la Academia de Atenas. Se le atribuye 35 diálogos y trece cartas; fue maestro de Aristóteles. El “Discurso del método”, de René Descartes, publicado en 1637. Se imprimió por vez primera en Leyda, seguido de tres ensayos científicos, la Dióptrica, los Meteoros y la Geometría.


René Descartes dice en su primera parte: “Desde la niñez, fui criado en el estudio de las letras y, como me aseguraban que por medio de ellas se podía adquirir un conocimiento claro y seguro de todo cuanto es útil para la vida, sentía yo un vivísimo deseo de aprenderla. Pero tan pronto como hube terminado el curso de los estudios, cuyo remate suele dar ingreso en el número de los hombres doctos, cambié por completo de opinión, pues me embargaban tantas dudas y errores, que me parecía que, procurando instruirme, no había conseguido más provecho que el de descubrir cada vez mejor mi ignorancia. Y, sin embargo estaba en una de las más famosas escuelas de Europa, en donde pensaba yo que debía haber hombres sabios, si los hay en algún lugar de la tierra”. Sin duda, que es un libro de una gran profundidad donde se manifiestan diferentes matices del saber filosófico y científico. Es el “Discurso del método”, la autobiografía espiritual de un genio superior. Nació en La Haya (hoy Descartes) el 31 de marzo de 1596 Turena, Francia y murió el 11 de febrero de 1650 en Estocolmo, Suecia. Imposible no hacer algún comentario de otra insigne obra: “Del espíritu de las leyes” de Charles – Louis de Secondat, Barón de Montesquieu, quien nació el 18 de enero de 1689 en Francia y falleció el 10 de febrero de 1755. Se publicó por vez primera en Ginebra (Suiza) su primera edición en francés en el año 1748, después de estar trabajando en ella durante casi 20 años. Este texto perteneció a la lista de los prohibidos por la religión Católica. La monarquía española censuró todo escrito respecto a la Revolución francesa y para poder ser traducida y publicada en España este célebre escrito, tardo más de 70 años y solo fue posible con la llegada al trono de Fernando VII, último representante de ese imperio. A pesar de haberse restablecido la


libertad de imprenta, la obra de Montesquieu fue publicada como anónima en 1821 por el temor que reinaba por ser esta una obra prohibida por el clero. Muy a su pesar, este libro es una de las obras maestras que forman parte del acervo cultural de la humanidad y su autor siempre será “el primer maestro de la ciencia de la legislación” aunque obtuvo muchas alabanzas, también fue blanco de numerosos ataques, viéndose en la obligación de defenderse, escribió dos años más tarde: “La defensa del espíritu de las leyes” Un gran intelectual francés, haciendo uso de su erudición y espíritu crítico, demostrando su excepcional genio alentó y supervisó la redacción de una de las maravillas del mundo de la literatura en el siglo XVIII, como lo fue: “La Enciclopedia”, conocida también como “Diccionario razonado de las ciencias, las artes y los oficios”. Este brillante personaje al que hago referencia es Denis Diderot, quien nació el 5 de octubre de 1713 en Langres (Francia). Su padre soñaba con que él fuese sacerdote, pero Diderot aun en contra de la voluntad de su progenitor decidió estudiar leyes. Cuando había alcanzado 21 años de edad le comenta a su padre que sus deseos eran llegar a ser un gran escritor, lo que obtuvo de él como respuesta fue un rechazo rotundo, y desde ese preciso instante Diderot se convirtió en un bohemio por diez años. Con 30 años de edad se casa; luego tras la muerte de su hermana, quien era monja, comienza él a ver al mundo religioso desde otro punto de vista, incrementando así su interés en ese deseo imperante, jamás abandonado, el de escribir. En 1746 se comienza a materializar el sueño anhelado de Diderot con su primera obra titulada “Pensamientos filosóficos”, donde manifiesta cierto pensamiento idealista. Se


presenta al año siguiente con otro trabajo “Promenade du Sceptique” donde critica fuertemente las extravagancias de la religión católica. El 1749 le dio la bienvenida a “Carta sobre los ciegos”, donde ya se daba a conocer como un pensador original. Su otro escrito es “La religiosa”, narrativa donde dispara fuertes críticas contra el catolicismo, relatando la vida de una joven que fue obligada por su familia a ingresar en un convento; quizá tenía en mente la propia imagen de su hermana. La Enciclopedia se editó en 1765 después de muchos años de revisión. En su redacción participaron cerca de 60 intelectuales, entre ellos Voltaire, Montesquieu, Jean- Jacques Rousseau y Adam Smith. Su idea principal fue iluminar al pueblo para que se desprendiera del oscurantismo y la superstición hasta donde lo había conducido la religión. En la Enciclopedia se hizo sentir el rugir de la ciencia. La obra consta de 17 volúmenes de artículos más 11 de planchas, sumando unas 18.000 páginas de texto. Comprende 44.632 artículos principales, pero en conjunto el monto se incrementa a 76.242 partes identificadas. Arduo trabajo para Diderot dedicándole 20 años de su vida. Murió cargando con 70 años el 31 de julio de 1784. La “Crítica de la razón pura”, fue el resultado de un ilustre filósofo alemán, quien anduvo por escabrosos senderos de su intrincada vida durante 11 años de profunda investigación, para aportarle a la humanidad su resultado en esa maravillosa obra. En este libro su autor Emmanuel Kant (nacido el 22 de abril de 1724 en Königsberg Prusia) hace un análisis del conocimiento humano descubriendo que éste se logra con la combinación de dos corrientes filosóficas; el empirismo y el racionalismo, es decir la percepción y la razón. Sostuvo en su análisis que


“…usar la razón sin aplicarla a la experiencia, nos llevaría inevitablemente a ilusiones teóricas”. Fue Emmanuel Kant el primer profesor que dio clases en una universidad de filosofía; estoy diciendo con esto que con él se inician los filósofos profesionales. Otra de sus obras fueron: “Crítica de la razón práctica”, “Crítica del juicio”, y “Prolegómenos a toda metafísica futura que pueda presentarse como ciencia”. Murió Kant el 12 de febrero de 1804 en su ciudad natal, contando con 79 años. Carlos Marx y Friedrich Engels también se hicieron sentir con “Manifiesto del partido Comunista”. Tratado político de enorme prestigio y gran influencia en la historia, publicado inicialmente en Londres el 21 de febrero de 1848. El texto comienza desarrollando la idea de que toda la historia de la humanidad no es más que una lucha de clases y que esta está dividida en dos clases antagónicas: burguesía y proletariado. Para dar una mejor comprensión de la proclama, los autores realizan un recuento histórico donde se pone de manifiesto el gran dominio de la pedagogía. Durante el desarrollo del texto dan a conocer estos genios la teoría comunista: “la abolición de la propiedad privada”, pero dejando bien claro que no se están refiriendo a la abolición de la propiedad en general, sino de la propiedad burguesa que ha sido producto de la explotación capitalista. El Manifiesto Comunista como también lo denominan, su manuscrito fue hecho en alemán y en ese mismo idioma fue publicado por primera vez. La edición inglesa no vio la luz


hasta el año 1850 y en 1871 no menos de tres traducciones diferentes se editaron en Norteamérica. Carlos Marx, nació el 5 de mayo de 1818 en Tréveris, Reino de Prusia (Alemania), y murió en Londres (Reino Unido), el 14 de marzo de 1883. Incursionó en el campo de la filosofía, historia, ciencia y economía.

Friedrich Engels vio la luz del mundo un 28 de noviembre de 1820 en el Reino de Prusia, y su sol se ocultó en Londres el 05 de agosto de 1895. Filósofo y revolucionario Alemán. De León Tolstoi tenemos su famosa novela “Guerra y Paz”, la cual fue publicada por entrega entre 1865 y 1869, después de realizar una profunda investigación histórica. Las publicaciones capítulo por capítulo en el siglo XIX, eran normales, Tolstoi centró su contenido en la invasión napoleónica a Rusia en 1812. Enseña la epopeya de dos emperadores: Napoleón y Alejandro. Se podría decir que es como una especie de historia novelada, donde se mezcla imaginación e ingenio para proyectar, a través de la literatura el retrato psicosocial de una sociedad opulenta y decadente que se verá atrapada entre los fuertes embates del torbellino de la historia. Es una novela que se desarrolla en la Rusia de 1805 a 1815 durante la guerra napoleónica; profundamente moralista y social, sumamente extensa, posee más de 1500 páginas. Imposible pasar por alto a Charles Darwin con ese revolucionario libro conocido como “El origen de las especies”, publicado el 24 de noviembre de 1859. Su nombre completo es: “El origen de las especies por medio de la selección natural, o la


preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida”. Fue un genuino concepto respecto al mundo natural, basado en sus descubrimientos científicos. Darwin con este sublime trabajo presentado al mundo en esa obra transformadora, logró socavar las creencias religiosas creándose enemigos muy peligrosos, al tomar en cuenta que para esa época, los hombres de la iglesia y muchos colegas suyos dentro del ambiente científico compartían la doctrina bíblica. Su gran pecado, mostrar su argumento evolutivo como él lo vio o leyó en el gran libro de la naturaleza, que contradecía lo sostenido desde hacía siglos por la tradición religiosa de la creación. Charles Robert Darwin, naturalista inglés, ingresó a este conflictivo mundo, un 12 de febrero de 1809. Asistió a la universidad de Edimburgo (Escocia, Reino Unido) en 1825 con la idea de estudiar medicina, pero las clases las encontraba muy tediosas, por no sentirse a gusto, le fue difícil concentrarse en su estudio y a los dos meses abandonó la carrera. Su inquieto espíritu sabía cual camino seguir, así que Darwin se vio motivado por la taxidermia (el arte de disecar animales para conservarlos con apariencia de vivos y poder facilitar su estudio) luego de largas conversaciones con John Edmonstone, sabio personaje que disfrutaba de su libertad después de haber tenido la desdicha de ser un esclavo negro. Edmonstone fue compañero de viaje por las selvas sudamericana de Charles Waterton naturalista inglés; su familia era dueña de una plantación azucarera situada en Guyana. Darwin después de estudiar, investigar y realizar varios viajes conociendo diferentes naciones de Suramérica llegó a las Islas Malvinas, encontrando allí uno de sus más ricos tesoros. No voy a hablar más de este eminente hombre de ciencias. Sólo


me resta decir, por ahora, que Murió en Downe, Kent (Inglaterra) el 19 de abril de 1882. Fue enterrado en la Abadía de Westminster, donde entre otras renombradas figuras del arte y la ciencia se encuentra Isaac Newton. Martín Lutero también aportó un valioso material escrito en latín que develó el verdadero rostro de la religión católica: “Las 95 Tesis” que clavó el 31 de octubre de 1517, siendo fraile agustino, en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittenberg. Para ese entonces aún no era un libro, sino un conjunto de páginas que intituló: “Cuestionario de Martín Lutero al poder y eficacia de las indulgencias”; era una fuerte crítica a la corrupción que imperaba en el clero católico, con el gran negocio de las indulgencias, mientras más grande era el pecado, más alta era la suma de dinero que tenía que pagar el pecador, para poder quedar absuelto por el tribunal de Dios. Nadie, para la época, pudo vaticinar el tremendo impacto que estaba destinado a producir este documento. Gracias a que ya existía la imprenta fue posible publicar las 95 Tesis en varios idiomas y distribuirla por toda Europa. La intención de este escrito, por parte de Lutero, no era dividir la iglesia, en ese momento de la historia él pensaba que el abuso que se estaba cometiendo en Alemania por parte de los predicadores de indulgencias era ignorado por el Papa; que le mantenían engañado y por lo tanto, Lutero ese mismo día, para que se hiciera justicia, le envió un ejemplar de su tesis al arzobispo de Magdeburgo, exigiéndole que le pusiera frenos a estos abusos, reprendiendo a estos comerciantes de la fe, porque ¿qué otra expresión podemos usar que no sea la de comerciantes?. Lo que no sabía el ingenuo fraile Martín era, que


a las manos de dicho arzobispo iban a parar el 50% de las ganancias. Estas Tesis de Martín, en menos de un mes eran conocidas por gran parte de la cristiandad en Europa, y no fueron mal recibidas. Entre muchas opiniones conozcamos la de Erasmo de Rotterdam, humanista holandés que vivió en esa época, donde era sinónimo de muerte hablar mal de la realeza y la religión, sin embargo se atrevió a escribir un libro titulado “Elogio de la Locura”, donde critica fuertemente estos dos poderes. Respecto a las Tesis de Martí entre otras cosas dijo: “No puedo describir la emoción, la verdadera y dramática sensación que provocan”. Posteriormente le preguntaron por Lutero y él mostrando una sonrisa contestó: “Nada me extraña que haya causado tanto ruido, porque ha cometido dos faltas imperdonables: haber atacado a la tiara del Papa y al vientre de los frailes”. Nació Martín Lutero en Alemania el 10 de noviembre de 1483 y falleció en su lar natal el 18 de febrero de 1546 con 62 años de edad. El último libro del cual hago mención es: “De la revolución de las órbitas celestes”, creación del polaco Nicolás Copérnico, sacerdote católico y astrónomo. La idea planteada en su libro no fue fácil de digerir por el público lector. Inspirado en la opinión de investigadores que le habían antecedidos, contradijo la creencia de la época donde la tierra aparecía como el centro del cosmos, al manifestar que era el sol el que ocupaba el lugar que por mucho tiempo se le había atribuido a la tierra. La obra salió al conocimiento público, cuando Copérnico se encontraba en su lecho de muerte, 1543. Inspirado en esa obra de Copérnico, fue que dieron a conocer sus investigaciones,


Galileo, Kepler y Newton, transformadores de la cosmovisión del momento. Sin estas obras mencionadas, el mundo no fuese el que es en estos momentos. Todos de una u otra forma, somos esencia de un libro, el de la naturaleza, también somos los protagonistas, autores y editores de nuestra historia. Debemos, por lo mismo, aportar nuestro granito de arena, pensando en el bienestar general, lo poco o lo mucho que aprendamos, sin egoísmo alguno, vamos a transferirlo a nuestros semejantes; ¿Qué hubiese ocurrido, si estos genios del saber, se hubiesen negado a compartir sus conocimientos? ¿Qué me motivó a escribir este texto?; la importancia que le doy a los libros, porque uno sólo de ellos, puede ser decisivo, no solamente en la vida de un lector, sino de un pueblo, un país, un continente y hasta del mundo. Los libros nos cambian la vida, iluminan el entendimiento, porque de sus páginas emana luz, a veces tan fuerte que nos deja encandilado. Ellos son nuestros mejores amigos, poderosos medios de transformación que nos conectan con grandes inteligencias, independientemente de la época en que vivieron y el tema que desarrollaron. Siempre los libros están prestos para el diálogo, y ¿Cómo se puede dialogar con un libro?, tendríamos que preguntarle al novelista francés Andrés Mauroís por qué dijo: “la lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla y el alma contesta”. Muy joven aún, yo experimenté una serie de hechos que muchas personas reconocieron como “Fenómenos paranormales”; hoy entiendo que ni son fenómenos y mucho menos paranormales, son simplemente efectos de causas


naturales. Al respecto mis familiares no encontraban respuesta a dichas manifestaciones, y basados en sus creencias religiosas, me enviaban a misa, pensando que lo acontecido podría ser algo malo; pero dichas manifestaciones siguieron su curso normal. A los 16 años de edad los llamados fenómenos se estaban presentando de múltiples formas, mis padres y hermanas dejaban que su imaginación, basada en las costumbres religiosas y folclóricas del pueblo, tomara la palabra. Mi hermana mayor era la más involucrada dentro del mundo espiritual, inclusive había visitado la montaña de Sorte en el estado Yaracuy, donde impera el culto a María Lionza, diosa venezolana. Fue ella, Raquel, quien tratando de buscar una respuesta cónsona o acorde con los fenómenos que en mi se estaban presentando, tomó la determinación, previo acuerdo con mis padres de ponerme en contacto con un señor de nombre José Lugo, uno de los médiums o materias, como se le llama a las personas con facultades espirituales, dentro del culto de la diosa yaracuyana. Un día mis hermanas me llevaron a una casa que pertenecía a mi padre, la que casi siempre se encontraba sola, con la intención de realizar una sesión de espiritismo. Nos encontrábamos presentes ocho personas, entre ellas mi progenitor y dos hermanas y el que iba a fungir como médium. Entramos en una habitación y el médium me invito a que lo ayudara a improvisar un altar; de unas cajas comenzamos a sacar imágenes de santos; también muchos cuadros de indígenas venezolanos y el busto de las tres potencias, es decir, María Lionza y sus dos guardaespaldas, el negro Felipe y el cacique Guicaipuro. Una vez que todo se encontraba en su respectivo lugar, solamente quedaba una imagen por ubicar, era la de un sacerdote que tenía una campanita y al moverlo esta sonaba. Ubicado el padre en el sitio correspondiente, el paso siguiente


fue encender muchas espermas, se regó por todas partes esencias y ron. Cuando el médium pensó que era el momento apropiado (después de fumar un par de tabacos que infectaban el ambiente) para tener el contacto con los hermanos del más allá, quedó en pantalón corto, descalzo y sin camisa; luego amarró una cinta roja en su frente y un crucifijo echó a colgar de su cuello. Se persignó, realizó una breve invocación y estiró los brazos. Al parecer no había ningún inconveniente para que el médium quedara posesionado. La luz que iluminaba el recinto era la de las velas. El médium cerró los ojos y con un tabaco en la boca trataba de comunicarse con los espíritus, insistió varias veces y no consiguió quedar en trance. Cansado de tanto insistir de repente abrió los ojos y dirigiéndose a mi dijo: “tu no me dejas transportar”, no entendí para nada el por qué me había dicho semejante cosa, si era la primera vez que yo asistía a una sesión de esas. Ordenó que por un momento me ausentara de la habitación, obedecí y en breve tiempo me llamaron, cuando entré nuevamente al cuarto el médium se encontraba posesionado por un comunicante que decía llamarse “Don Juan de los caminos”. Mi impresión fue grande, era mi primer encuentro con una persona en esas condiciones, trataba de no perderme ningún detalle de lo que allí estaba aconteciendo. Le entregaron al médium un vaso con licor, luego escuché que este dijo señalando hacia mí: “acércate”; lo hice, tomó mi mano derecha y me bendijo, luego hizo lo mismo con todos los presentes. Mientras el médium se encargaba de bendecir, tiré la vista para el altar, me di cuenta de algo que me llamó poderosamente la atención, dos espermas que yo mismo había fijado frente al


cuadro de dos indígenas, con una separación de quince centímetros, aproximadamente una de la otra, se encontraban unidas. Lo sorprendente del caso fue ¿cómo pudo derretirse por debajo la vela que se movió por cuenta propia dejando un camino de esperma en su trayectoria hasta encontrarse con la que estaba al lado, si la candela estaba en la parte de arriba? El médium captó mi dilema y sin preguntarle me refirió: “esas espermas son de dos indios muy amigos y ellos querían una luz para los dos, por eso las unieron. Todavía sin salir de mi asombro, por insignificante que hubiese parecido para los demás, recibo otra impresión, más fuerte que la primera; la imagen del sacerdote empezó a moverse también por voluntad propia, recorriendo parte de la habitación y sonando su campanita fuertemente. El espíritu comunicante dijo: “¿están escuchando?, significa que ese hermano se encuentra en otro lugar trabajando y no puede estar presente entre nosotros”.

Las horas transcurrieron y la sesión llegó a su final; respecto a mi problema, solo me dijeron que yo tenía mucha fuerza espiritual y que era materia. Abandonamos el lugar donde se había realizado la sesión, cada quien en dirección a su hogar, era una noche sin luna. Cuando llegamos a la casa de mi madre, mi padre buscó las llaves en el bolsillo del pantalón para abrir la puerta pero no las encontró y dijo: “creo que boté las llaves, ahora tendré que molestar a Julia que debe estar dormida”; pero se le ocurrió empujar la puerta y esta se abrió, al entrar encontramos a mi madre en la sala sentada en su mecedora (cosa que no acostumbraba). Mi padre impresionado le dice: “mujer, ¿qué haces despierta a esta hora?”; ella responde: “¡por fin que llegan!, me acaba de ocurrir una cosa que no entiendo y eso me ha mantenido despierta. Estaba


dormida y comencé a escuchar una voz de hombre que me decía, párate para que abras la puerta, la gente viene en camino y el señor dejó la llave; dos veces lo repitieron. Me desperté y miré pa’ la pared donde se guindan las llaves y ahí estaban, solo faltaban las de tu casa, no tengo diez minutos aquí sentada, no me atreví a acostarme de nuevo, preferí esperarlos porque me encuentro muy nerviosa”. Es decir, mi padre no había perdido la llave sino que la había olvidado por la prisa con que salimos, y a mi madre le avisaron. Esa fue otra impresión que quedó grabada en la mente y hoy la recuerdo como si hubiese ocurrido hace un rato. A partir de ese momento, comencé a caminar por ese mundo totalmente desconocido para mí, un mundo oscuro, lleno de supersticiones, amenazas y engaños, sin embargo los fenómenos que me condujeron hasta él fueron verdaderos. Digo que es un mundo oscuro, porque más adelante descubrí a muchas personas que decían ser médium, cuando en verdad lo que demostraban era su capacidad teatral, lo otro que hacían muy bien, aparte del teatro, era cobrar. Mientras el tiempo pasaba mi decepción iba en aumento al ver y escuchar a personas comentar, como habían sido estafadas y manipuladas por el solo hecho de querer buscar consuelo para sus males. Los fenómenos en mí eran cada día más continuos, me recomendaron que entrara a la catequesis para adultos que se realizaban en mi pueblo, y así lo hice, permanecí en ella por espacio de un año y no continué porque me molestaba mucho la prepotencia del párroco. Mientras me mantuve en la catequesis, seguía asistiendo a los diferentes lugares de la isla donde se le rendía culto a María Lionza. Tuve oportunidad de Conocer a una señora y permanecí un tiempo a su lado; después anduve


con un señor quien al principio me pareció una persona seria, pero terminó siendo peor que los ya conocidos. Sin embargo tengo algo que agradecerle, me recomendó leer para que calmara mi gran inquietud por conocer más de ese mundo oculto. Me facilitó los nombres de algunos autores y títulos de libros, los cuales busqué y degusté ansiosamente, todos relacionados con el degradante tema del mundo mágico y supersticioso de la hechicería. En esta nueva etapa de mi vida, comencé a formularme una serie de interrogantes, pero ahora desde un punto de vista más maduro, la lectura de un libro me conducía a otros y entre lectura y lectura, llegaron a mis manos los textos escritos por Coni Méndez, El libro de San Cipriano, La llave mágica de los secretos ocultos, varias obras de Allan Kardec, entre otros muchos. Pero hubo un ejemplar que produjo en mi mente un cortocircuito titulado “Jesús hombre y no Dios”, del filósofo español Joaquín Trincado. A partir de ese momento yo era otro, pero aun me mantenía entre los marialionceros, a pesar que mis pensamientos no eran los mismos, después de la lectura de estas últimas obras mencionadas. Se me presentó la ocasión de viajar para el santuario de María Lionza en el estado Yaracuy, sin duda alguna allá fui a parar, ¿qué me encontré en Sorte?, más de lo mismo, engaño, engaño y más engaño. Lo que allí experimenté fue la gota que hizo rebozar el vaso. Pensando en todo lo ocurrido, decepcionado por completo me decía a mí mismo, “para la catequesis no vuelvo y en este lodazar no me quedo”, me encontraba desorientado, no sabía qué hacer. Recordé los libros de Allan Kardec y busqué refugio en ellos, su lectura me reconfortaba. En esos días unos evangélicos empezaron a


realizar sus cultos cerca de donde yo vivía se identificaban con el nombre de “Cristo sana”, atraídos por la música en vivo, me fui acercando a ellos, inclusive compartí a su lado en otros pueblos de la isla; pero una noche con el entusiasmo de sus himnos, comenzaron a pedirme que le diera un brinquito al señor, les pregunté que en qué se beneficiaba el señor con ese brinquito, lo que obtuve por respuesta fue su risa. La noche siguiente presencié una película donde mostraban el infierno, rostros horripilantes llenos de gusanos envueltos en llamas, les pregunté: “¿el infierno al igual que el cielo son sitios materiales o espirituales?, respondieron que eran espirituales, luego le referí: ¿entonces, por qué lo representan de esa forma?, ¿para impresionar? Seguí hablando; noté que algunas personas al escuchar sus himnos les daba algo muy similar a una convulsión epiléptica y hasta se caían, ¿alguien me puede explicar este fenómeno?; escuche una voz decir: “ese es el Espíritu Santo que se estaba manifestando en esos hermanos”. Opté por no seguir preguntando y me dije a mi mismo: “bonita forma de manifestarse el Espíritu Santo”. Esa noche fue la última que pasé a su lado, ellos siguieron buscándome pero los evadí hasta que se cansaron y dejaron de visitarme, seguramente pensaron que escuche más al demonio que a Dios. A pesar de haber participado en la catequesis, de visitar muchos altares donde se veneraba a María Lionza y recorrer parte de su principal santuario en Sorte estado Yaracuy, también de haberme relacionado con los evangélicos, los fenómenos seguían conmigo. Recordé que cuando leí el libro de Joaquín Trincado en la contraportada aparecían otros títulos del mismo autor; me dediqué a buscarlos y encontré: “Buscando a Dios”, “El Espiritismo Estudiado”, “Los Extremos se tocan”, “Filosofía Austera Racional”, “Conócete a ti mismo”,


“Profilaxis de la vida” y “Los cinco amores”. Después de leer estas obras pude percibir que en ningún momento me había relacionado con un centro de espiritismo. Ahora, mi meta a seguir era otra, investigar para ver si aquí en Margarita funcionaba alguna aula de estudio de la Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal. Recabé información y arrojó resultados positivos. Me propongo, entonces, dar con ella. El planteamiento se lo comunique a mi primo Ernesto Benítez, quien al igual que yo tenía inquietudes por éstos temas, él también había leído las obras de Joaquín Trincado. De acuerdo con lo planteado, a los pocos días salimos de San Juan Bautista rumbo a Porlamar donde sospechábamos que podría encontrarse dicha escuela; recorrimos algunos sectores de la ciudad formulando preguntas a las personas, pero nadie nos dio información; luego regresamos otro día y visitamos otros lugares y tampoco obtuvimos resultados satisfactorios. Por varios días hicimos el intento pero en todos fracasamos, nadie conocía la EME de la CU. Pasaron los días, y mi hermana mayor, enterada de mi búsqueda e inquietud, me llevó un artículo de prensa donde el articulista de nombre Luis Enrique Subero, hacía comentarios del libro “Jesús hombre y no Dios”, de Joaquín Trincado e hizo mención de la escuela; como el diario era margariteño, más se afianzó en mí la idea de la existencia de dicha escuela de espiritismo aquí en nuestra isla. En esos mismos días conversando con mis hermanos Alirio y Oscar quienes trabajaban en Porlamar les referí en lo que andaba y Oscar me dijo que a él le parecía haber visto en el Poblado (un sector de Porlamar no visitado por nosotros) un local que tenía en el frente una valla grande con ese nombre. Me sentí sumamente


emocionado y le dije: - dime con lujo y detalle en que parte del Poblado lo viste, para mañana mismo llegarme al sitio-. Como él tenía carro me dijo: - mañana vamos, yo te llevo-. Al día siguiente, por la tarde, me encontraba frente a la Escuela leyendo en la valla: “Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, Cátedra Fraternidad y Amor # 135 Provincial del Estado Nueva Esparta. Se dictan charlas gratis de filosofía, metafísica y espiritismo”. A una señora que pasaba en ese preciso instante, la abordamos preguntándole quien nos podría dar información acerca de de dichas charlas, y ella respondió que si era la primera vez que asistíamos a una aula de estudio de esta escuela, entonces nos correspondía el domingo a las 3 pm. Luego refirió – síganme, aquí cerca vive el hermano Luis que les puede dar mayor información-. La seguimos, llegamos a una casa, ella llamó y salió un señor de contextura delgada. Nos lo presentó y este se identificó con el nombre de Luis Enrique Subero, una vez estrechadas las manos, le pregunté: - ¿usted es quien escribe en la prensa?-.Muy amablemente nos respondió que sí, de inmediato nos dio una charla bastante interesante. Tanto mi hermano como yo le formulamos una cantidad de preguntas que respondió con gran facilidad, se notaba en ese hermano un gran dominio respecto a esos temas. Después de hablar por espacio de una hora aproximadamente, notamos que la tarde estaba avanzada y antes que se fuera, llenos de gran satisfacción nos despedimos del señor prometiéndole que el domingo próximo, con toda seguridad nos veríamos en la Escuela. El día esperado llegó, es un domingo del mes de abril de 1990, mi promesa la estaba haciendo realidad, acompañado de mi hermano Oscar y mi primo Ernesto Benítez entramos al aula de estudio. Una pareja, al vernos se aproximó a nosotros y se


presentó, nos formuló una serie de preguntas, entre ellas recuerdo que la primera fue ¿quién nos recomendó la escuela o cómo nos enteramos de su existencia?. Respondí que habíamos hecho un sacrificio grande para poder llegar a ella. Comenté todos los pormenores de nuestra búsqueda hasta que apareció el artículo de prensa y el encuentro con el articulista. Muy cariñosamente nos invitaron a sentarnos, así lo hicimos. Mientras esperaba a que se iniciara la sesión, me dediqué a revisar con la vista el local de estudio, aparte de los asientos y el mesón donde se encontraban los pertenecientes a la directiva, noté que de la pared colgaba una pizarra. Con pocas personas se le dio inicio a la sesión por parte de la directora dando la bienvenida a todos e informando cuales eran los fines de dicha institución. Después uno de los secretarios dio lectura a una obra de Joaquín Trincado y de inmediato comenzó el análisis de lo leído, recuerdo que era algo respecto a las mediunidades, el tema por el cual nos encontrábamos ahí buscando información. Mi hermano y mi primo asistieron a pocas sesiones, yo continué, pero durante un tiempo sólo me dedicaba a formular preguntas y hacer comentarios de los fenómenos que había presenciado y/o experimentado, buscando una explicación. Note mucha receptividad de su parte y un señor, a quien posteriormente me unió una gran amistad, me sugirió que yo tenía tantas experiencias vividas y que abundaba el suficiente material como para escribir un libro, que si no lo había pensado, por supuesto para ese entonces mi respuesta fue no. Pasaron algunos años y fui adquiriendo responsabilidades dentro de la escuela que me unía más a ella, y el problema por el cual ingrese que era mediunímico, estaba bastante controlado, sin necesidad de estar realizando rituales algunos, ni estarme


postrando ante sacerdotes y menos, dando brincos para alegrar al señor. Un día fui a visitar a un amigo, en mi pueblo y me puse a dialogar con su padre, un señor experimentado por su edad, él tenía información de que me gustaban los temas del espiritismo, cosa que él también compartía hasta cierto punto, sobre todo lo que tenía que ver con las facultades. Conversamos bastante, porque una vez que uno comienza a hablar de este asunto no se sabe cuando se termina, el tema es bastante envolvente. En ese diálogo escuche por segunda vez, en boca del señor Jesús Manuel Fermín: “tú deberías escribir un libro y así ayudar a mucha gente que quizá esté pasando por lo mismo que tú pasaste”. Estas palabras me hicieron mirar hacia atrás en el tiempo y recordar al hermano de la escuela, el señor Alberto Martínez quien había referido algo similar. Esto me puso a pensar, ¿será que mis hermanos espirituales a través de estas sugerencias me están queriendo decir que escriba?. Sea cierta o no mi reflexión, aquí les entrego este trabajo y espero les sea de alguna ayuda. “lee y conducirás, no leas y serás conducido”. Teresa de Jesús.


Primera parte. EXTRAÑO DIÁLOGO Como todos los días, el pueblo de Los Fermines, perteneciente al hermoso Valle de San Juan Bautista, Municipio Antonio Díaz, despertaba dándole la bienvenida a la fresca brisa que desciende del majestuoso Cerro El Copey que se levanta a una altura de 950 metros, sobre el nivel del mar, y es el principal pulmón vegetal de Margarita, bella isla que gracias al valor de su gente fue el primer territorio que respiró el aire de la libertad en Venezuela. Este Cerro es llamado por los pobladores del pueblo de Fuentidueño, que habita a sus pies, como La Montaña. Mientras el nombre del pueblo tiene varias versiones; unos dicen que se debe a un vecino, venido de Cubagua, quien tenía por nombre Rodrigo de Fuentidueña y vivió en el lugar; otros sostienen que es por la fuente que por muchos años existió en el sitio; y la última versión menos conocida es que su nombre proviene de un municipio de España, en la provincia de Segovia, La villa de Fuentidueña. El nombre de Los Fermines se dice que tiene dos versiones: Una se atribuye a un señor de origen español llamado Don Manuel de Clemente y Fermín, quien supuestamente se hospedó en esta geografía al quedar cautivado por su fresco clima, adueñándose de las tierras comprendidas entre el cerro Purulú, la población del Tuey hasta El Socorro. La otra versión dice que llegó a estas tierras un holandés de nombre Don Fermín, quien al mirar este edénico paraíso quedó prendado de tanta belleza. Se comenta que cuando hizo trato con las nativas cupido lo ayudó mucho, flechado por este


dios decidió quedarse en este vergel. Se posesionó de las tierras bajas de Valle Hondo y se cree que su apellido se regó por los numerosos hijos que éste procreó. Margarita es una isla que conjuntamente con sus hermanas Coche y Cubagua pertenecen a las Antillas menores y están situadas en el pleno corazón del mar Caribe. Estas islas forman al Estado Nueva Esparta, siendo su capital la ciudad de La Asunción. El Estado Nueva Esparta posee una extensión territorial de 1.150 km2 y el nombre que lleva orgullosamente este trío de islas, se lo dio el Congresillo de Cariaco en Mayo de 1817, a petición del presbítero José Cortés de Madariaga, por tener en un sitial muy privilegiado el heroísmo del margariteño. Este valiente sacerdote chileno fue excomulgado por ponerse al lado de los que luchaban por la justicia, por su libertad. Con la caída de la primera república fue hecho prisionero y permaneció en esas condiciones algunos años siendo ignorado por las altas autoridades eclesiásticas. Margarita en ese mismo año (1817) echó de su región a los españoles encabezados por Pablo Morillo, quien pretendió tomar La Asunción desde Pampatar pero resultó vencido en la Batalla de Matasiete, glorioso combate que se dio el 31 de Julio. El encargado de dirigir a los patriotas en esa Batalla, fue el General Francisco Esteban Gómez, nativo de Santa Ana del Norte, para ese entonces era comandante General de la isla y le tocaba la defensa de la misma. Derrotado Morillo pero aun con mucha fuerza regresó a Pampatar y allí hace un diagnóstico general de la situación de España en la isla. Sólo contaban con el Fortín Navarra (Porlamar) y El Castillo San Carlos de Borromeo donde se encontraba, más algunas fuentes aledaños.


El combate de Matasiete no ha decidido la suerte de la isla, Morillo ha tomado la decisión de atacar el portachuelo de La Asunción por San Ana y con un feroz ataque contra la bravura del isleño, parte de Pampatar rumbo a Porlamar, de allí sigue viaje para San Juan Bautista con la idea de destruir las fuerzas patriotas que se encontraban atrincheradas en dicho sitio. Entra Morillo al valle de San Juan con su fuerza incontenible; los sanjuaneros que lo estaban esperando le hacen resistencia heroicamente pero al ver la gran superioridad del enemigo retroceden hasta llegar al sector conocido como Boquerón donde se encontraba un número mayor de patriotas margariteños liderados por Joaquín Maneiro. San Juan está encendido, las tropas isleñas resisten tercamente; el fuerte combate se realiza en el portachuelo de San Juan y El Maco. Es el día siete de agosto de 1817, todo está enchumbado por la torrencial lluvia que cae, Morillo fue repelido en sus intenciones de pasar para el valle de Arimacoa (Santa Ana), es imposible seguir con el combate y frustrado nuevamente El Pacificador se ve obligado a pernoctar en el lugar recuperado. La información de lo acontecido en San Juan Bautista llega a oídos de los patriotas que se encuentran en Juangriego, quienes ya se imaginan lo que está por ocurrir. En el pueblo reina una fuerte tensión, pero el margariteño está decidido a ser libre, la orden es resistir hasta morir. Llega el viernes ocho de agosto, el día está nublado, la lluvia ha cesado. Las tropas de Morillo se mueven hacia Juangriego por Los Millanes, el cuadro dejado atrás es dantesco. Todo lo encontrado a su paso queda destruido, a pesar que las ordenes del pelotón patriota es frenar el avance, el número de soldados de Morillo unidos a los de Canterac es muy superior al


de los isleños, quienes deciden retirarse a otros lugares estratégicos. El desplazamiento de los realistas continúa, llegan a su otro destino planeado Juangriego, querían apoderarse de la Batería y de El Fuerte pero se encontraron con un pueblo decidido a defender palmo a palmo su territorio. Los enfrentamientos se dieron en todas partes, en la playa, en La Salina, desde sus casas etc; hasta las piedras se convirtieron en armas para el margariteño porque es la vida la que está en juego. Un valiente guaiquerí llamado Francisco Adrián, sobreviviente de Pedregales quien encontrándose herido, cruzó nadando la bahía incorporándose a la lucha en defensa de El Fuerte y murió luchando. Este acto heroico y muchos otros del pueblo margariteño asombraron a Morillo quien posteriormente escribió, refiriéndose al combate del Fuerte, sin ocultar su resentimiento: “Desde este momento habla el Pacificador, al referirse al asalto de El Fuerte, presentó el ataque, el aspecto más espantoso. Pasaban de 500 rebeldes de la canalla más atroz y desalmada de la Isla, los que la defendían, hombres feroces y crueles, famosos y nombrados entre los piratas de las flecheras, el terror de las costas de Venezuela y facinerosos, que cada uno contaba muchos asesinatos y estaban acostumbrados a mirar la vida y la existencia con el mayor desprecio. Estos malvados, parecía cada uno de ellos un tigre y se presentaban al fuego y a las bayonetas con una animosidad de que no hay ejemplo en las mejores tropas del mundo”. Esto lo escribe Morillo como testigo presencial de lo acontecido en Juangriego. Más adelante dice: “Estos llegaron al último extremo de desesperación, y apuraron todos los medios de defensa. No contentos con el fuego infernal que hacían, arrojaban piedras de gran tamaño; y como eran hombres membrudos y agigantados, se les veía arrojar una piedra enorme con la misma facilidad que si fuese muy pequeña. Así tuvimos algunos muertos y muchos heridos a


pedradas. Fue tal el fuego, la precipitación y el encarnizamiento con que peleaban, que en medio del denso humo, de la gritería y amenazas, se vio el efecto de la explosión de un repuesto de municiones, en el cual volaron algunos malvados, y acabó de poner en confusión el resto al momento mismo que las tropas iban a asaltar el parapeto. Nuestra caballería, que para el momento de ocupar el reducto ya estaba prevenida, recibió a los que salieron de él, en unas lagunas poco profundas, donde todos se arrojaron, y allí pereció a sablazos aquella banda de asesinos feroces que ni imploró clemencia, ni hubo uno que diera señales de timidez, en medio de la carnicería que en ellos se hizo. Algunos que pudieron escapar, a pesar de la vigilancia de los dragones, dieron en manos del regimiento de Navarra, que rodeaba aquellas inmediaciones. De esta suerte se concluyó una acción tan sangrienta y empeñada, que allí quedaron tendidos más de 500 forajidos, que ni aun en el último momento quisieron rendirse”. Esta laguna a la cual hace referencia Morillo, era conocida como la laguna salada; después del combate el pueblo la bautizó con el nombre de Laguna de los Mártires. En el registro de los patriotas aparece que realmente fueron 800 los allí asesinados. Sabe Ud., por qué Morillo emitió esa opinión; porque el ejército isleño que se encontraba en la batería no cesaba de disparar, al igual los 32 barcos de las fuerzas navales del ejército español quienes mantenían un fuego infernal contra el pueblo. Aún se conservan parte del muro defensivo de esa Batería en el cerro del Fortín, su intención era proteger a El Fuerte. Esta batería fue desmantelada posteriormente por trabajos de urbanismos que se realizaron en dicho sitio. El célebre cañón llamado por los habitantes del pueblo “Burro Negro”, fue utilizado tiempos después para anunciar la llegada


de un nuevo año. Dejando escuchar por toda la comunidad y pueblos aledaños su tronante voz. Es bueno mencionar el relato del señor Juan Pablo Rodríguez quien fue habitante de El Palito (según José Lino Quijada en un artículo publicado en la revista Margariteñerías número 69), pueblo este muy próximo a Juangriego quien acostumbraba a relatarle historias a sus nietos antes de enviarles a dormir: “Yo, tendría ocho años, cuenta el señor Juan Pablo Rodríguez, y antes de acostarme, mi anciano (haciendo referencia a su abuelo) acostumbraba sentarme en sus piernas y me relataba cuentos, algunas cosas familiares y de trabajo. Una noche le tendí el brazo por la espalda y le noté un gran hueco y le pregunté: ¿Qué es eso, abuelo?. Eso hijo querido, me lo hicieron en la batalla de El Fuerte. Yo soy uno de los pocos sobrevivientes de esa encarnizada pelea. “Los cañones tronaban sin cesar contra los barcos y las tropas de tierra de los españoles. La pólvora estaba en El Fuerte y las baterías a unas treinta varas de distancia. Había que correr con la pólvora para cargar los cañones y con la prisa la pólvora se derramaba y se fue formando un reguero que iba desde las baterías hasta el depósito del castillo, reguero o camino que pocos advirtieron o no le dieron importancia animados como estábamos todos de defender nuestra posición a toda costa. Al disparar uno de los cañones se incendió la pólvora regada y sin dar tiempo a nada llegó hasta los depósitos y voló El Fuerte, murieron allí todos los jefes y una gran cantidad de nuestros hombres. El jefe español al oír la explosión se dio cuenta que habíamos quedado sin parque y ordenó avanzar hacia el cerro. Los soldados lo hacían con el agua hasta los hombros y los caballos nadando pues la laguna estaba muy llena debido a la fuerte lluvia del día anterior. Venían a destruirnos, a matarnos, a asesinarnos, pues


ya no teníamos armas. De nuestra parte hubo, confusión y desbandada; unos pocos bajaron a La Galera y otros a Caballo Blanco y algunos nos dirigimos a la laguna; no obstante nuestro decaimiento nos armamos de piedras y muchos soldados españoles perecieron ahogados al recibir nuestras pedradas. Yo le tiré una piedra a un catire oficial a caballo y como un relámpago se me vino encima con una espada y me lanzó un espadazo a la cabeza, yo me agaché me tiré bajo las patas del caballo y el golpe o herida lo recibí sobre la paleta. El oficial siguió contra otros y me dejó por muerto. Allí corrió mucha sangre de una y otra parte. Me dijeron que las aguas de la laguna se pusieron rojas, yo no las vi. Muchas horas después, cuando los españoles triunfantes incendiaron y destruyeron todo el pueblo y se fueron por donde habían venido, las mujeres del lugar alumbrándose con candiles recorrieron el campo de batalla en busca de los cadáveres de sus maridos, de sus hijos y parientes o conocidos. Yo estaba sin sentido, boca abajo y completamente desangrado. Al voltearme abrí los ojos, recobre el conocimiento y logré sobrevivir”. Otro relato que también es digno de mención respecto a lo acontecido en Juangriego, es el comentado por el cubano Francisco Javier Yanes, en su obra: “Historia de Margarita”. Él mismo testificó lo allí mencionado respecto a una guaiquerí quien prácticamente había perdido toda su familia en la Batalla de El Fuerte, su marido, su padre, hermano y dos hijos entre otros parientes, Yanes se dio a la tarea de constatar a la noble mujer de los comentarios, quien le respondió cuando él le preguntó por la veracidad del relato: “Sí, es verdad que allí murieron todos y lo que siento es que éste (señalando a un niño de cuatro años que tenía a su lado) no hubiera sido grande para que hubiese muerto allí por la patria”. Esto recuerda lo dicho


por los griegos cuando hacen referencia a una mujer de nombre Demeneta quien al recibir la nefasta noticia que sus ochos hijos habían muerto en combate, ella sin inmutarse solo se limitó a decir: “Esparta, yo te los había dado para que pudieran morir por ti”. Esta mujer de acuerdo al sentir de algunos historiadores entre ellos Borras Gómez, consideran o mejor dicho comparten la opinión de José Joaquín Salazar Franco, conocido por el pueblo margariteño con el nombre popular de Cheguaco, quien fue un asiduo investigador y escritor costumbrista; a más de un documento viejo le quitó el polvo, provocándole este continuos estornudos. Cheguaco expuso en la revista Margariteñerías lo encontrado en un documento que data del año 1824, lo manifestado al Alcalde por una mujer que quedó imposibilitada para trabajar en su conuco por haber perdió sus brazos después que su marido y sus dos hijos mayores perdieran la vida en la acción memorable del día ocho de agosto de 1817 en Juangriego. Comenta ella, que se vio reducida a la miseria y sin poder mantener a su hijo, un niño de tierna edad. El esposo de esta valiente guaiquerí se llamó Luis García. Lo comentado por Cheguaco, refiriéndose al documento, tiene mucha similitud con la mujer mencionada por Francisco Javier Yanes en su obra “Historia de Margarita”. Se piensa que esta patriota no es otra que María Luisa Tubores Coello, nativa de Pedregales y esposa del patriota Luis García quien murió heroicamente en la batalla de El Fuerte.

Surgió el Estado Nueva Esparta, con el triunfo de la Revolución Federal en Margarita. Este hecho aconteció en mayo de 1863. De las tres islas que integran su territorio, la principal y más importante de Venezuela, hablando modestamente es Margarita, y está ubicada en el Oriente del


país. Posee una superficie de 1.071 km2. Se dice que fue el mismo Cristóbal Colón el autor del nombre; unos dicen que por la abundante riqueza perlífera que descubrió en su mar, lo que se convirtió en una desgracia para los nativos. Margarita significa perla en latín, proviene del griego margavítes, así mismo se le denominaba en español. Otros aseguran que su nombre fue en honor a la princesa Margarita de Austria quien se encontraba de visita en España; ya viuda del príncipe Juan, de quien se dice que murió de amor al poco tiempo de casado. Las riquezas que se llevaron de estas tierras, perlas y sobre todo el oro que llevó Colón para Europa no lo utilizaron para solventar el problema que la guerra había dejado en los pueblos, no, fue utilizado para enchapar el cielo raso de la basílica de Santa María Maggiore de Roma, esto era más agradable antes los ojos de su Dios. Margarita fue sitiada en muchas oportunidades por piratas, tantos ingleses, franceses, como holandeses. La intención era quitársela a España, quien a la larga perdió a Trinidad, y parte de Guayana. Esta pérdida también se le puede sumar a Venezuela, porque desde un principio cuando se creó la capitanía general, un 8 de septiembre de 1777 por orden del rey Carlos III de España, ellas formaron parte de su territorio que contenía más de 2.500.000 km2 y en estos momentos la propiedad territorial de Venezuela no llega al 1.000000, significa que se ha perdido más de la mitad del territorio. El país nació con la creación de la capitanía general; su sede principal se encontraba en Caracas, pero 34 años después decidió ser independiente, libre, luego de ser esclavizado por más de 300 años. El espacio geográfico que le otorgaba la primera constitución a Venezuela creada a partir del 05 de Julio de 1811 con la firma del acta de independencia, era el mismo territorio


que ocupó la capitanía general. Es por eso que se le atribuye a Venezuela la pérdida de otros territorios que fueron donados a potencias extranjeras antes de la declaración de independencia como ejemplo tenemos a Trinidad, el 27 de marzo de 1802 cuando España y Francia hicieron las paces con Inglaterra (Reino Unido), mediante el tratado de Amiens (Francia) España cedió a Inglaterra la isla de Trinidad, que hasta ese entonces formó parte de la capitanía general de Venezuela. Muchas familias del oriente venezolano incluyendo margariteños, tenían fincas en Trinidad y fue desde allí donde Santiago Mariño, José Francisco Bermúdez y otros patriotas organizaron la expedición que entró por el Oriente, para seguir con la lucha independentista después de la capitulación de la primera República. El Licenciado Gaspar Marcano, sanjuanero de pura cepa, se encontraba también en Trinidad cuando Morillo llegó a tierra oriental. Cuando se entera de lo ocurrido, se prepara para venir a su isla natal. A él se le atribuye la siguiente frase: “sería un delincuente si viendo mi patria en peligro, no volase en su auxilio y así estoy dispuesto a seguir para participar de la suerte que le prepare”. Los piratas a pesar de sus intentos no pudieron quedarse con Margarita, pero no solamente estaban perdiendo a la perla de oriente ellos, sino también sus verdaderos dueños, y esto era lo más lamentable, los Guaiqueríes, a quienes los españoles tenían como bestias de carga en su propia casa, después de haber permanecido por más de mil años en esta hermosa isla antes del avistamiento de Cristóbal Colón, ya que él nunca puso un pie en ella porque andaba de prisa para llegar a la Española y aparte de eso, se encontraba muy enfermo de los ojos. Este hecho ocurrió un 15 de agosto de 1498. Pero Colón había entrado a Venezuela por la costa de Paria con tres carabelas de


nombre “Castilla, Correo y Vaqueña” respectivamente, el 03 de agosto de 1498, aunque es posible que la historia deba rectificarse, porque existe otra versión que cada día se hace mas fuerte o aceptada, es que supuestamente la fecha real de la llegada de este colonizador, no es la mencionada, sino que su entrada a las costas de lo que hoy se conoce como el Estado Sucre fue en 1494, pero él mismo se encargó de ocultarlo. Se recomienda a los educadores que consulten la obra del doctor Juan Manzano Manzano, académico español, quien asegura haber demostrado que Colón ocultó su segundo viaje porque la avaricia se apoderó de él y no quería que las autoridades españolas se enteraran del gran cargamento de perlas que llevó consigo extraídas en el oriente venezolano. El epónimo que lleva orgulloso el Estado Sucre, es de un gran héroe nativo de Cumaná, su ciudad capital, Antonio José de Sucre, el Gran Mariscal de Ayacucho. Esta última palabra “Ayacucho”, en lengua indígena tiene como significado: “el rincón de los muertos”. Los antiguos moradores de Margarita eran los indígenas guaiqueríes, igualmente de Cubagua; el nombre que ellos daban a esta Isla hermana era Cuagua, pero como su sonido no era muy agradable a los oídos de los españoles, decidieron estos intercalarle una b. La palabra Cuagua significa “lugar de cangrejos”. Coche también fue habitada por los guaiqueríes, y siempre ha conservado su nombre, que significa “Venado”. Paraguachoa es el nombre guaiquerí de Margarita que fue cambiado por Cristóbal Colón y su significado, para algunos es “abundancia de peces”, para otros “gente de mar”, de parawa, mar, y choa, gente y también presumen que uno de sus significados pueda ser “abundancia de perlas”. Se dice que el


lenguaje de los guaiqueríes era el cumanagoto. Según parece, esta lengua era descendiente de los caribes, enemigos de los guaiqueríes, porque era una tribu muy belicosa que invadía la isla y se llevaban las mujeres y también algunos indios para luego trocarlos por pólvora, espadas, balas, etc. Los Caribes eran esclavistas, cosa que no era compartida por los guaiqueríes, quienes estaban sometidos a los españoles, que también eran esclavistas y aún peor asesinos inclementes del pueblo indígena americano. La habilidad de estos indígenas como expertos marinos fue puesta en evidencia un 25 de julio de 1528, cuando el pirata Diego Ingeniero atacó a Cubagua. Allí se libró un combate que se tiene como la Primera Batalla Naval de América. El atacante venía acompañado de una carabela latina y un galeón el Sainte Anne. Los cubagüenses contaban con un bergantín de remos y dos canoas, en las que se encontraban 30 españoles y 50 indígenas margariteños, quienes fueron socorridos por otras canoas. El triunfo no se hizo esperar, gracias a las armas de los naturales, fechas envenenadas. Quien envió ese refuerzo fue el gobernador de Margarita para proteger a la isla hermana del ataque enemigo. Los guaiqueríes presenciaban constantemente el abuso de los europeos contra ellos y sus mujeres en su propio hogar. No olvidemos que Cubagua fue poblada en el 1522 y quisieron hacer lo mismo con Margarita, pero lo lograron solo en parte, porque no pudieron someter a todos los indígenas, lo que motivó a los colonizadores a realizar continuos ataques a sus rancherías para capturarlos como bestias salvajes para luego venderlos como esclavos en Cubagua y otras islas del Caribe. Por la actitud asumida por los capitalistas de aquel entonces, fue que se le abrió un Juicio de Residencia a varios personajes implicados en este atroz comportamiento, entre ellos se


encuentra Pedro Ortiz y Doña Aldonza Manrique de Villalobos, quienes fungían como gobernadores de la isla de Margarita. El Juicio fue llevado a cabo por los licenciados Juan de Frías y Alonso López de Cerrato, Juez de Residencia de la isla La Española. La Cacica Isabel se opuso a la esclavitud de sus paisanos, tanto es así que dos indígenas que vivían en su casa en condición de esclavos los ayudó a escapar, enviándolos secretamente para Macanao, inclusive se dice que eran parientes de ella, ambos naturales de Margarita, la sangre no es agua. Uno era hijo del Cacique Rodrigo y el otro de un guaiquerí conocido con el nombre de Maestre. El amoroso Padre Francisco de Villacorta, ejemplo de humildad y mansedumbre, decía ser el protector de los guaiqueríes, en una carta enviada al Rey de España fechada 10 de abril de 1537, lo pone al tanto de la cantidad de habitantes que viven en la isla. A parte de eso le informa que un grupo de indios esclavos de Cubagua se habían refugiado en Macanao y fueron allí protegidos por los indígenas de Margarita. ¿Saben que hizo este sacrosanto padre?, pidió permiso al rey para hacerles guerra y repartirlos como esclavos. Los guaiqueríes de Macanao y de toda la isla los protegieron porque estaban unidos por lazos de consanguinidad, ellos habían sido arrancados violentamente de su terruño por Juan de Briones, comisionado del Teniente Juan Vásquez de Ulloa, y no eran esclavos de Cubagua como había dicho Francisco de Villacorta. Algunos naturales fueron vendidos como esclavos y trasladados a La Española , otros a Puerto Rico y otras islas del Caribe. El benévolo padre Francisco de Villacorta obtuvo respuesta de la corona a su comunicación, esto ocurrió un 07 de diciembre de 1537, mediante una Cédula Real, que decía “se les rescatara y repartiera como esclavos”. Afortunadamente,


esta orden no se materializó. Se salvaron los guaiqueríes de esa gran hecatombe, gracias a que la por merma o crisis en la pesquería de perlas en esta isla, hubo que mudar dicha empresa de pesca para el Cabo de La Vela (hoy estado Falcón) en 1538. Este hecho salvó a los guaiqueríes de una esclavitud o muerte segura; gracias a su protector.

Con la llegada de los colonos europeos todo cambió, no solo en la antigua Paraguachoa, sino también en las islas hermanas; los nativos, que no conocían la propiedad privada, ahora todo le era ajeno, perdieron su libertad, debían servir y obedecer, porque tenían amo o dueño y reconocer un nuevo Dios, olvidándose de los suyos. Un nuevo Dios, en honor al cual, fue regado todo el continente con sangre inocente. Casi todos los pueblos del pasado y muchos del presente, han cometido y siguen cometiendo estupideces y abusos en honor de sus dioses. Los mayas le ofrecían a su Dios sangre, extrayéndole a la pobre víctima el corazón para ofrendárselo. Con todo y estos rituales bárbaros, llegaron a ser la primera civilización alfabeta del continente americano y poseían un calendario, más perfecto que el europeo. Adoraban a un solo Dios, pero de él emanaban otra gran cantidad de dioses al igual que los santos católicos. Para poder lograr los colonos el cometido, de exterminar la cultura americana, jugó un papel fundamental la iglesia Católica con su adoctrinamiento y con tantos abusos y atropellos, aunque algunos investigadores sostienen que los Guaiqueríes no fueron sometidos a la degradante esclavitud; me remito a las pruebas históricas, ya mencionadas entre otras, por lo mismo no comparto esa opinión. Existieron algunos


movimientos insurrecciónales en defensa de su hábitat. Entre estos personajes que añoraban su libertad encontramos al Cacique Charaima, abuelo de la Cacica Isabel. Esta última terminó mezclándose con los españoles y de esa unión surgió uno de los primeros mestizos de Venezuela, Francisco Fajardo, considerado por algunos historiadores como el verdadero conquistador del Valle de Caracas. También escuchamos entre algunos escritores mencionar, la rebelión que ocurrió en la península de Macanao en el año 1603, protagonizada o liderada por una esclava africana a quien denominaban “La Reina Negra”. Se piensa que este levantamiento, si así se le puede llamar, en contra de las autoridades españolas de la isla, es considerado como el primer movimiento independentista encabezado por una mujer en el continente Americano. Desde comienzos del siglo XVI, se inicia la exportación masiva de la mano de obra esclava de origen africano para sustituir a la indígena en la explotación de los yacimientos perlíferos. Es bueno dejar bien claro que a pesar de la Isla de Margarita haber sido un depósito de esclavos negros africanos, los primeros en pisar estas tierras, no fueron ellos en su condición de esclavos, sino blancos. Esto no nos debe sorprender, si tomamos en cuenta que los españoles tenían una tradición andalusí que a través de operaciones de compra – venta, guerra de corso o simplemente capturaban a esclavos oriundos de las islas Canarias, así como también sirios conocidos como esclavos del Levante e inclusive de la nación griega. Las condiciones de los esclavos que traían a las Islas de Margarita como a Cubagua era que, debían ser buenos nadadores y zambullidores para poder sacar las perlas.


El yacimiento perlífero quedó agotado para el año 1652 y Margarita comienza una nueva etapa. En Macanao toda inculta y despoblada llegó a existir de quince a veinte mil cabras, también vacas y mulas (todas pertenecientes a un mismo dueño, al Capitán Simón Narváez López), aunque en la parte oriental de dicha Isla ya desde tiempo se venía criando el ganado vacuno, San Juan era uno de esos sitios. Porlamar en la actualidad es la ciudad más renombrada de Margarita, siendo la capital del Municipio Mariño se tiene también como capital comercial de la isla. Se dice que fue fundada por Francisco de Villacorta, pero si nos remitimos a la historia, encontramos que en el año 1527, Villacorta en su intento por crear un pueblo en Margarita después de algunos fracasos, porque los lugares escogidos no eran los más idóneos, por fin encontró un sitio que fue del agrado de los vecinos de Nueva Cádiz; quedaba cerca de la playa y de un río que le sería de gran utilidad para la siembra. Decide el Padre Villacorta fundar allí la villa del Espíritu Santo, donde aparte de las casas, no faltaría una fortaleza y sobretodo la iglesia. Nueve años después, es decir, el 26 de marzo de 1536, Francisco de Villacorta suplica al rey Carlos V que le reconozca como villa, el pueblo del cual él se tiene como fundador. Más adelante, el 03 de noviembre del mismo año en el que había hecho la solicitud obtiene la respuesta, pero de la reina Isabel en nombre de su esposo, donde le fue concedida la cédula que le acreditaba el nombre de villa del Espíritu Santo al pueblo, fechada el 26 de marzo de 1536, con las solicitudes que Villacorta hacía en su petición, es decir, casas, fortaleza e iglesia, que él la denominó La Asunción de la Madre de Dios.


Pasaron los años y el pueblo fundado por el padre Fray Francisco de Villacorta cambió de nombre, ahora se le denomina Pueblo de la mar, y es para el año 1830, cuando nos vamos a encontrar con el nombre que hoy lleva la capital del municipio Mariño, Porlamar, escrito en unos pasquines que aparecieron en Pampatar atribuidos a Fermín Toro, quien defendía al Libertador Simón Bolívar apoyándolo en su idea de mantener la Gran Colombia. Existen personajes a quienes no sé por qué razón, muchas veces son mencionados por los historiadores, tímidamente, uno de ellos es Pedro de Villardiga, quien figuró como el primer teniente gobernador de la isla de Margarita. Éste y no Villacorta fue el fundador del Pueblo de la Mar, aunque no con ese nombre. Villardiga creó o formó un pueblo donde posteriormente el Padre Villacorta mandó a construir una iglesia, dándole el nombre al pueblo de Villa del Espíritu Santo. Villacorta aparece como fundador porque el Rey Carlos V le concede una cédula real el 03 de noviembre de 1536, donde lo reconoce como su fundador, mientras a Villardiga lo ignoran por no existir o encontrarse algún registro que lo acredite como fundador. Algo similar ocurrió con Francisco Fajardo y Diego de Lozada a quien se le tiene como el fundador de Caracas. Pero aunque no se le reconozca a Villardiga la fundación del Pueblo, ¿eso significa que el Padre Villacorta fue el fundador de Porlamar?. La Villa del Espíritu Santo se esfumó, desapareció en el 1561 y no por obra del Espíritu Santo, sino de los incesantes ataques de los piratas. Sus moradores no pudiendo soportar tanta impiedad, tomaron una acertada decisión; trasladarse para lo que en aquel entonces se conocía como el Valle de Santa Lucia, hoy La Asunción, ciudad capital


del Estado Nueva Esparta. Teniendo bien claro que el pueblo del cual estamos haciendo mención desapareció en el 1561, no pueden ser fundadores de la actual Ciudad de Porlamar ni Villardiga, ni Villacorta. Entonces ¿quién fue su fundador?. Otro personaje de esos ocultos e ignorados por los historiadores, sale a la palestra, quien no fue europeo, sino margariteño, me refiero a Isidro Granado. Este viene a ser un buen candidato para atribuirle la fundación del pueblo que llegó a llamarse Porlamar, igualmente fue el fundador de Guaraguao. ¿En qué me baso para emitir esta opinión?, pongan atención que esto se pone bueno. Resulta que este Margariteño fue el que hizo la solicitud formalmente al gobernador de turno llamado Don Alonso del Río y Castro, para crear un pequeño pueblo con menos de cien vecinos donde iba incluida la construcción de una iglesia que más tarde se le daría el nombre de “San Nicolás de Bari”, también un huerto y un cuerpo de milicias para mantener vigilada la costa en el lugar que hoy denominamos Guaraguao. La respuesta se hizo por la respectiva cédula real de fecha 23 de marzo de 1771 y fue firmada en Aranjuez. Esta decía: “se aprueba la fundación del nuevo Pueblo de Guaraguao”. Como podemos notar, se está autorizando al margariteño Isidro Granado a la construcción de este pueblo 210 años después de la desaparición de La Villa del Espíritu Santo; significa que el pueblo fundado por Granado como Guaraguao, fue el que posteriormente pasó a llamarse Porlamar y no el que supuestamente fue fundado por el Padre Francisco de Villacorta. Si indagamos profundamente la historia de Margarita, podemos decir, con justa razón que, el margariteño debería ser recompensado y protegido de tratos inclementes, en consideración a su doloroso aporte a la historia de Venezuela.


Quizá no exista otro pueblo en la geografía de la patria, que haya sufrido tanto como el margariteño y a pesar de sus largas cadenas de penalidades supo mostrar al mundo sus mejores títulos de heroísmo. El padecimiento del margariteño comenzó desde el primer momento que naves extrañas navegaron por sus aguas, desde ese instante, fue imposible que el primitivo isleño (el guaiquerí), se pudiera esconder de la muerte, porque nadaba, comía y dormía con ellos, había venido en los barcos y tenía cara extranjera. Con su abominable codicia aniquilaron la pesca perlífera sus nuevos dueños; fue saqueada por los holandeses; sus hijos sin clemencia alguna fueron sacrificados por López de Aguirre, quien fue imitado posteriormente por tristes y célebres personajes como Puelles, Martínez, Urreiztieta y para culminar su genocidio concluyeron con el pacificador Pablo Morillo quien prácticamente redujo a Margarita a escombros y cenizas. Desde la llegada de las naves de Colón, 1494 ó 1498 hasta 1817 con la despedida del último verdugo Morillo, durante todos esos 300 y más años, el margariteño vivió un triste cuadro de horrores y desolaciones. Cuando se pensaba que lo malo se había extinguido, gracias al heroísmo de los ñeros, tuvieron que enfrentarse con la naturaleza, porque fueron visitados por dos temibles inquilinos, la peste y el hambre. Triunfantes de estos, por fin prestos a recoger el fruto de su sacrificio, libres del yugo imperial, preparados para recibir las bendiciones de la libertad, un mal presagio se hace sentir y otra calamidad ataca ferozmente al margariteño, a quien desde cierto tiempo estaba sintiendo su germen, este fue la discordia y más adelante gobernó esta isla su hija la anarquía. Resulta difícil entender que si existe un Dios, por qué permitió tantas humillaciones para un pueblo que todo lo sacrificó en aras de su libertad y además, ha sido siempre fiel devoto de su virgen del


valle. ¡Ah, se me olvidaba un detalle!, que ese Dios y esa virgen pertenecían a los enemigos del pueblo que a pesar quizá de sus parcialidades, que me dispensen los religiosos, el margariteño logró llenarse de gloria, gloria que no podían jamás proporcionar los ídolos venerados por los defensores del imperio español, el clero, a pesar de sus promesas de un cielo lleno de amor y paz. El margariteño y toda Venezuela lucharon fuertemente por conseguir la paz, no en el cielo, repito, prometido por los sacerdotes que nunca estuvieron al lado de nuestro pueblo, ellos defendían era al dios poder, al dios dinero; y buscaban la paz en su territorio ocupado y destrozado por el poderío imperial, territorio que sin ser de su pertenencia, el papa se lo regaló a los reyes católicos de España; perdón, hable muy ligeramente, se me había olvidado que su santidad era el representante de Dios, creador y dueño del universo, significa que actuó con plena conciencia de su dominio. Todos estamos de acuerdo en que la defensa de la patria es un deber sagrado, pero también es de considerarse la reciprocidad, es decir la patria debe corresponderle con creces a aquellos que abandonando todo se sacrificaron para darle su libertad. Las personas, los pueblos, deben ser compensados dependiendo de su esfuerzo. Nos preguntamos, ¿Margarita realmente ha sido recompensada?; ¿por su entrega ha recibido lo que merece?, ¿o es que no se quiere reconocer la gallardía del isleño?, lo cierto de todo es, que el heroísmo de unos, solamente ha servido para exaltar o engrandecer a aquellos que poco o nada han hecho por su suelo. Sin embargo, el margariteño honesto, sincero y sencillo, el agricultor, el pescador, el artesano, el humilde trabajador que, después de largos años de trabajo y desasosiego, continúa viviendo en la miseria y no ve el momento esperado de ponerle término a tantas calamidades.


Son muchos los errores cometidos contra un pueblo que por su trayectoria histórica es digno de mejor suerte. Entre los Valles de la isla, se pueden nombrar al del Espíritu Santo, cuna del libertador de oriente el General en Jefe Santiago Mariño y capital del Municipio García, donde se venera la imagen de la Virgen del Valle, que es la advocación mariana de mayor tradición en el oriente del país, traída de la hermana isla Cubagua. Esa imagen es del siglo XVI y viene de la escuela sevillana; es una Purísima que después de ser llevada a Santo Domingo llegó a Cubagua presuntamente el 20 de octubre 1529. Allí se desató una gran tormenta el 25 de diciembre de 1541, y para el investigador y presbítero Nectario María dicha imagen fue trasladada por los sobrevivientes el 10 de enero de 1542 a la isla de Margarita y fue depositada en el Valle de Charaguarey, antiguo nombre del Espíritu Santo. Otra información, es la suministrada por otro sacerdote de nombre Rafael María Febres Cordero quien manifiesta, que la Virgen del Valle es la patrona más antigua de Venezuela; refutando así lo sostenido por Nectario María en su libro: “La Virgen del Valle de Margarita, Un gran santuario Mariano de Venezuela”. Refiere Febres Cordero en su obra: “El santuario del Valle de Margarita primado del continente” que la imagen permaneció en Cubagua muy poco tiempo y que antes del 1510 ya se encontraba en Margarita. ¿Quién tiene la razón?, no sabemos, pero la versión de Nectario María es a la que el pueblo da más credibilidad, tal vez porque se dice que a Cubagua la poblaron fue en 1522. Se comenta que cuando aconteció el terrible huracán o maremoto que ocasionó el hundimiento de Cubagua, era conocida su población, desde el 12 de septiembre de 1528,


con el nombre de Nueva Cádiz; que fue propuesto o sometido a consideración del Rey por Don Diego de la Peña, vecino de la ciudad de Cubagua y dueño de una granjería de perlas y casa de indios esclavos. El Rey confirmó el nombre en la fecha ya mencionada. En el Municipio Antolín del Campo se encuentra el Valle de Paraguachí (se dice que su significado es “abundancia de langostas”), conocido también como Valle de Pedro González. Para algunos historiadores es el mismo Valle de Arimacoa (nombre antiguo). La Asunción fue fundada en el Valle de Santa Lucia. Por último tenemos al Valle de San Juan Bautista, fundado por Pedro Mártir de Alegría, vecino de Cubagua donde era Alcalde, teniéndosele además, como el primer poblador de Margarita, quien por orden de Isabel de Manrique fue designado Teniente Gobernador de la misma. Alegría se había establecido en estas tierras con su esclava Teresita. San Juan Bautista es también el nombre de la ciudad capital del Municipio Antonio Díaz, cuna de ilustres personajes tales como: El Licenciado Gaspar Marcano y sus hermanos el Comandante Juan Simón y el Pbro. José Nicolás. Este último, por sumarse a la causa de la independencia en 1810, fue hecho prisionero y enviado a la Guaira. Según la tradición oral, la casa de los Marcano, estaba situada en los terrenos que hoy ocupa una urbanización perteneciente al caserío Marcano (Carapacho), conocida como “Negro Camino”. También fueron hijos de este Valle, el Capitán de Navío Antonio Díaz (epónimo del Municipio), conocido como el héroe de Pagayos, quien participó en batallas en numerosos ríos


llaneros bajo las órdenes de Páez en Apure y Portuguesa. Fueron sus hermanos, el Capitán de Fragata Fernando y el Alférez de Fragata Domingo. La tradición sitúa el hogar de los Díaz en el sector la Vega, específicamente donde vive Cayayo, (Candelario Rodríguez) un conocido panadero del lugar, de quien por el rico sabor de sus panes son recordados como “el manjar de los dioses”. Por otro lado está el Subteniente José Nemesio Maraver, quien murió combatiendo contra Morillo el 15 de julio de 1817 en el sitio los Barales, hoy Municipio Tubores. Se dice que la casa de sus familiares se encontraba en la población de Caicara, pueblo situado entre La Plaza y Punta Cují. A él, también debemos rendirle honores, y que no siga ignorado por las actuales generaciones de sanjuaneros. Igual mérito merece el Subteniente de caballería Ciriaco Velásquez, quien nació en éste valle y muere en este mismo, el 08 de abril del año 1835. Se destacó por su participación en combates, no solamente en la isla; porque cuando tierra firme lo necesitó, allí estuvo, presente, bajo las órdenes de Simón Bolívar. Igualmente hacemos mención del General de Brigada Pablo Morales Miliani, quien adoraba a su Valle; su aporte a la independencia fue muy valioso. Murió en San Juan el 15 de noviembre de 1872. Combatió al igual que muchos otros contra Pablo Morillo en Los Barales, Matasiete y El Fuerte. Otro héroe sanjuanero fue el capitán José Joaquín Gonzales, murió el 7 de julio de 1837 en su querido valle. Combatió contra Morillo en Matasiete y Juangriego. En el 1816, Bolívar en la Villa del Norte lo ascendió a capitán de Caballería. No podemos dejar de mencionar al padre, Poeta, periodista y educador, Silvano Marcano Maraver, entre el


grupo de sanjuaneros que llenaron de valor y gloria a este terruño insular.

En el día de ayer el cielo lloró tanto, que parecía se habían abierto las cataratas de sus ojos de par en par, dejando escapar a torrentes sus lágrimas, que cayeron sin cesar, acompañadas de fuertes destellos y bramidos continuos, con su tronante voz. En la noche los luceros atemorizados se escondieron y la luna se negó a salir en respeto a la protesta del cielo. Al amanecer, todo más calmado y sin embargo el sol se asomaba tímidamente. Aun se observaba uno que otro relámpago, sin truenos, mientras una tenue llovizna regaba el suelo enchumbado del hermoso valle sanjuanero, dando muestras que el cielo aun lloroso iba a cerrar sus ojos. En una humilde vivienda del pueblo ferminero está reunida la familia; a un señor mayor se le escucha decir: - La lluvia no demora en acabarse, la brisa que viene de la montaña se la está llevando. ¡Eso no pela!, ayer en la mañana el purulú, amaneció con gorro y cuando eso ocurre, es agua que viene pa’ bajo. Un joven que se encontraba sentado al lado del mayor, riendo incrédulamente por lo que acababa de escuchar dice: - Mi tío, por el solo hecho de esas nubes encontrarse en la cucurucha de ese cerro, en forma de gorro, ¿usted realmente cree que eso está anunciando lluvia?. El señor, convencido de lo dicho, mirando a Silvestre – ese era el nombre del joven - decide comunicarle un caso que ocurrió en Fuentidueño, pueblo vecino de Los Fermines.


- Mira, tú eres un muchacho de antier, que vas a saber de lo que conocían los viejos desde hace años. Nestico Villarroel, el fuentidueñero, que tú lo conoces, el que compuso la canción del valle de San Juan, él es ingeniero, es decir una persona estudiada, si quieres pregúntale -aunque él no es muy viejo – ¿por qué en una de sus composiciones que lleva por título Cerro del Purulú hay una estrofa que dice: “Un dicho muy popular / que se debe conocer / cuando niebla el purulú / seguro que va a llover”?. Cuando lo veas pregúntale, que quien le dijo eso a él. Eso es lo que nosotros llamamos una seta, una señal. Igualmente cuando entra a una casa una mariposa grande, negra, es señal que alguien se va a morir pronto. - Y en caso tío que no entre ninguna mariposa, o exista un lugar donde no abunde ese animal ¿significa que esa gente vivirá eternamente?. - Mira culo cagao, yo dije que se iba a morir pronto, no que iban a quedar pa` semilla. Escucha lo que te voy a contar; esto no es mentira, es la pura verdad. Una vez llegaron unas personas a Fuentidueño y estuvieron en la casa de José Martín; eran enviados del gobierno, convidándolo para que los acompañara a la montaña porque tenían que realizar unos estudios allí. José Martín conoce como la palma de sus manos todos los recovecos que existen en ella; porque te digo una vaina, más de uno se ha perdido en ella por tercos; para caminar en la montaña, hay que ir acompañado de un buen baqueano y José lo es. Lo que te quiero contar es lo siguiente: Un burro que estaba en un rancho cerca de los hombres que habían venido de tierra firme, empezó a brincar; José, conociendo la seta, le dice a los señores: “en este momento no


podemos salir - entre ellos se encontraba un ingeniero y un señor llamado Biólogo. - No tío, biólogo no es el nombre de la persona, es el nombre de su profesión. - ¡Así es la cosa!, bueno metí la pata, esto lo he dicho yo un poco e veces, y le decía a la gente, que a ese pobre hombre lo habían matado con ese nombre. Total, como sea, entonces José les dijo: “no demora mucho en llover”. Ellos sorprendidos le preguntan, ¿por qué usted dice eso?, si el sol esta tan caliente. Se echaron a reír - como tú hiciste con lo que te dije del purulú , cuando José Martín le respondió “por los brincos que está dando el burro. Cada vez que ese burro corcovea de esa manera está diciendo que viene lluvia”. - Aja mi tío y ¿qué paso después?, ¿qué le respondieron los tipos a José Martín según lo pronosticado por el burro?. - ¿Qué, qué pasó?, ya te cuento; antes de la hora, ya estaba cayendo un tremendo palo de agua que les echó a perder el viaje pa’ la montaña, porque, carajo, ¿quién se atreve a coger camino pá arriba, después que ha llovío?, las piedras se ponen muy babosas y resbalosas. ¿Y sabes que le dijo el biólogo a José?. - Antes que usted lo diga mi tío, creo adivinarlo; de seguro el señor le dijo que le sacara provecho a ese animal, porque tenía en su casa una mina de oro con ese burro astrólogo, es decir adivino, y como aquí la gente cree mucho en eso. Pues, rapidito se va a volver millonario.


José Lino era el nombre del tío de Silvestre, analfabeta y muy supersticioso; pero el muchacho lo quería mucho y siempre estaba jugándose con él; y viendo el mayor que el sobrino no estaba tomando en serio su comentario, le respondió: - No le dijo que era un burro, así como tu llamas a los adivinos, pero si le informó que ellos venían realizando unos estudios por toda Venezuela, y que le había tocado hablar con muchos campesinos y le han contado muchas cosas de sus creencias, pero – le dijo a José - me he quedado sorprendido con lo que acaba de pasar aquí, me da pena decirlo; pero en este pueblo los burros saben más que nosotros los científicos. Esa montaña, sobrino, tiene muchos misterios que tú no conoces, hay personas que han escuchado que el pendejito los ha llamado por su nombre. - ¿A qué pendejito se refiere usted?. - Al pendejito aquel, al diablo. A mí me dijeron una vez, que bajando de la montaña un hombre de esos viejos, ya muerto, se lo encontró en el camino y no lo quería dejar pasar, y a tanto insistir se quitó de pendejá y empezó a pelear con ese bicho. Dicen que el viejo tenía mucha fuerza y que cuando le pegó las manos sintió como si estuviera agarrando un rabo de burro, era pelúo y delgado. Él le metió un tinglón fuerte, pero el aparato cayó parao, trató varias veces pero no pudo tumbarlo, siempre caía de pie. En uno de esos jalones quien se cayó fue el pobre viejo, y como pegó contra una piedra, no se pudo parar; el aparato se le vino encima, pero el viejo no era ningún pendejo, estaba cargado de oraciones y comenzó a rezar, el pendejito al escucharlas se perdió. Como pudo, el pobre hombre se puso de pie y logró llegar hasta el pueblo; si no es el hombre que es, se


lo lleva el diablo. Así de buenas serian esas oraciones que, el pendejito salió corriendo y dando chillíos. Cuando el mayor dejó de hablar, Silvestre que no había quitado la mirada de él durante el tiempo que duró el relato, bajando la cara le preguntó: - ¿Usted está enterado de la batalla que organizó el arcángel San Miguel para poder echar del cielo al diablo, porque se puso de payaso con Dios?. - Sí, esa historia me la contaba el padre Ramírez. - ¿Y ha escuchado tío, la leyenda llanera de Florentino y el diablo?. - Muchas veces mi sobrino, a mi me gusta mucho. - Significa que estas al tanto de todo lo que batalló San Miguel, para poder ponerle la pata en el pecho al diablo, y todo lo que tuvo que improvisar en su canto Florentino que hasta las fuerzas le fallaron, viéndose en la obligación de bajar medio cielo para que lo ayudaran a vencer a ese contendor tan fuerte. - Sí, me imagino sobrino, eso debe haber sido algo muy terrible. - Ese viejo de Fuentidueño tío, es mas arrecho que ellos dos juntos, porque rapidito puso a correr y a chillar a ese bicho. Perdone lo que voy a decirle: pero sabe cuál es su problema, y no se vaya a molestar, que usted creé todo lo que le dicen. Yo recuerdo algo que usted me refirió una vez, que le comentaron


cuando se encontraba en los caños del Estado Delta Amacuro; me dijo que allá existían unos brujos trinitarios que tenían en la barbilla un avisperito con cinco avispas, y que si ellos querían podían enviar a una avispa de esas a cualquier parte del mundo para que picara y matara a la persona que ellos deseaban que muriera. Los tiempos, tío, son otros. Eso que acabas de comentar de la gente que vino enviada por el gobierno ¿no has ido a preguntárselo a José Martín, verdad?. - Todavía no, pero tengo pensado llegarme por allá, porque quiero comprarme unos piñonates y un dulce de lechosa pa´ hace un regalo, y cuando lo haga aprovechó el momento pa’ preguntale. - No lo haga tío; disculpe que se lo diga así; tu tocayo se va a reír de ti, y claro que te va a decir que eso es mentira. Yo se que él también cree mucho en eso de espantos y aparecidos, pero conociéndolo como lo conozco, si le haces el comentario sé que se va a burlar de ti, y yo quiero evitarle ese mal momento. - Que buena broma contigo muchacho, lo que pasa mapire es, que tú piensas que la verdad solamente está en los libros esos que tú lees; ¿y qué has conseguío tú con el cura, que te lo pasas metío de pie y cabeza en la iglesia?. Yo soy un animal, lo sé, porque no sé leer ni escribir, pero sin embargo, no me jodo trabajando pa’ que el padre llene la barriga; si él quiere comer que trabaje pa´ que se mantenga, pero mientras siga encontrando pendejos como tú, que creen que se las saben todas, porque saben leer y escribir, él sigue feliz y bien tranquilo. Mira sobrino, no me creas tan pendejo, yo sabía que tú no estabas creyendo lo que te estaba diciendo, ni que fuera la


primera vez que he hablao contigo. Mira mijo, ya yo tengo 85 años, aguantándole vainas a la vida, y sigo parao como un roble. Comparado con mi edad tú naciste ayer y ¿qué me puedes enseñar? si apenas estas comenzando a salir del cascarón. Tú no sabes lo que es pasar hambre, la juventud de hoy vive como la nata sobre la leche. En mis tiempos de mozo, no llegaba aquí el agua por tubería, - aunque todavía existen lugares donde no hay ni tubos -, ni electricidad como llega ahora. - Y entonces ¿Cómo hacían para obtener el agua?.Preguntó Silvestre. - Existían pozos, aquí mismito en puerto e` tabla, lugar que antes lo llamaban conuco nuevo - bastante que sembré ahí . Como te decía, aquí se encontraban dos pozos, el de Las Guzmanes y el de Chico Tomás. - ¿Y siempre se mantenían con agua?, qué ¿había manantiales?. - No, ellos se llenaban con la lluvia; antes aquí llovía bastante, pero hasta eso se ha ido perdiendo. Pero cuando estos ya quedaban sin agua, no había más remedio que buscarla en la montaña, y las mujeres aprovechaban de lavar la ropa en los chuares. La montaña le quitó la sed a mucha gente, venían de las Cabreras, Pedregales y Juangriego en sus burros con un tinajón a cada lado del animal. Un burro antes aquí en Margarita era muy querido, ellos fueron los camiones de aquella época; Baudilio tú abuelo, decía, que ellos eran como unos padres de familia, y se tenían como un miembro más de la familia, pero después llegaron los carros y eso que ustedes llaman progreso y ¡¡plum!! acabó con ellos.


- ¿Por qué dices tan melancólicamente que el progreso fue quien terminó con los burros?. - Si fue él, te lo digo sobrino, aunque no sé si me vas a creer, pa´ ca’ trajeron unos animales que no eran de aquí, tigres, leones, panteras y unas culebras grandísimas y que pa´ que la gente los viera, y sabes que pasó, los dueños de eso que llamaban safari, para poder darle de comer a esos animales, comenzaron a comprar burros y se los echaban vivos a esas fieras, cuando habían acabado con todos los de la isla comenzaron a traer de coche que también quedó sin un animalito. Se tuvieron que ir de aquí, porque los bichos esos se estaban muriendo de hambre. Desde entonces se perdieron nuestros burros de Margarita, se fueron en la barriga de esas bestias. - Todo esto, es bastante interesante, pero pienso que más bestia fueron aquellos que, quizá por cuatro centavos condujeron a esos animales a tan espantosa muerte, solo para que los turistas disfrutaran de ese criminal espectáculo. Margarita y Coche quedaron sin burros, pero ellos, los dueños del safari, se fueron con los bolsillos llenos. Dice Silvestre-Si le creo tío, mi mamá me habló una vez de eso, pero no con tantos detalles, como usted lo acaba de hacer. Inclusive me contó lo del señor de aquí de Los Fermines a quien llamaban Champlán, que fue uno de los que vendió su burrito por 20 bolívares, siendo él, solo uno de los que así le pagaron, al servicio que prestaron esos pobres animales durante años. Y también tienes mucha razón, el progreso fue su peor enemigo, llegaron los camiones y más adelante la zona franca y


el puerto libre, y los burros pasaron a ser un estorbo y se presentó la oportunidad de librarse de ellos con la llegada del safari. Tío, pasemos esa página tan triste y dime ¿cómo hacían cuando aun no existía la energía eléctrica, o como decimos la mayoría, la luz, en estos lugares?. - Mira, antes de todo esto que estamos viendo hoy, los postes no eran de hierro, sino de madera; en Plaza del Gallo pusieron una planta que trabajaba con gasoil. La prendían como a las seis o siete de la noche hasta las diez; los radios eran de pilas y claro no existían lavadoras ni televisores; el primer televisor que llegó a Los Fermines, lo trajo José Augusto Millán, ese día fue como una fiesta, muchos de aquí del pueblo todas las noches íbamos a verlo, los hombres veíamos las películas y las mujeres veían las novelas. Recuerdo a Antonio Aguilar montado en su caballo blanco cantándole a las mujeres, igualmente Pedro Infante y Luis Aguilar. Bien gozaban esos hombres con esas muñecas, porque eran unas hembras muy bonitas. También me acuerdo que las personas de dinero tenían neveras de kerosene. Ese tiempo fue duro. Mira sobrino, aquí en Margarita, se presentó hace muchos años, una sequía, nadita de lluvia y eso duró un tiempo largo, pero algunos siguieron sembrando porque regaban con el agua de la montaña; la compraban y le llegaba a su conuco por unas acequias o canales que pasaban por otros solares, hasta que entraba en su siembra, creo que el tiempo era dos horas, luego le tocaba a otro y así sucesivamente. Yo nunca usé esa forma de regar, y como tenía que comer, me tuve que ir para los caños de Tucupita con apenas 20 años; era la primera vez que salía de aquí de Margarita y tuve que hacerlo porque nos estábamos muriendo de hambre; fíjate que con un huevo, cuando se encontraba, comíamos cuatro personas, muchas veces teníamos que mojar


el pedacito de arepa con manteca de cochino que Natividad calentaba. Menos mal que había bastante matas de mango que casi todo el tiempo estaban pariendo. Cuando las matas de dátiles parían poray por junio, julio, yo no pasaba mucha hambre, porque me iba pa’ las huertas con María la Cruz, mi abuela, y con un puñaito de dátil se me quitaba el hambre. Muchas veces nos acostamos a dormir con el estómago pegao del espinazo. Aquí no se conocían aun los ferris ni aviones; y como te decía: cuando yo viajé, lo hice con mis tíos, Rosauro y Cecilio, quienes todo el tiempo se lo pasaban peleando, porque Rosauro decía que Cecilio tenía malas costumbres, o sea, oraciones para defenderse. Nos fuimos en un barco a vapor que salió de Juangriego, echamos casi un mes para llegar al Territorio. - Disculpe tío, ¿ a dónde dijo usted que había llegado?. - A los caños, eso queda en Tucupita, claro ahorita es un estado, pero cuando yo lo visite lo llamaban El Territorio Delta Amacuro. Yo fui dos veces, en el primer viaje demoré dos años, y en el segundo no aguante ni uno. - ¿Y se puede saber que le ocurrió?; ¿por qué permaneció tan poco tiempo, si nos ponemos a ver con el de otras personas que también se fueron para allá?. Me dijo mi madre que ella conoció a su padre, es decir a mi abuelo, cuando ella tenía 20 años y ya tenía una hija a Raquel que, como usted sabe, es la mayor de todos nosotros. - Si, José Manuel o chemané como le decíamos nosotros, mas borrachón que el diablo, tuvo muchísimos años por allá; yo no era hijo de él sino de su hermano Ángel María Benítez.; así


que Julia y yo somos hermanos y primos hermanos, porque Natividad, mi mai, parió de esos dos hermanos. Como tú dijiste, comparado con el tiempo que ellos pasaron por allá, yo no demoré na; pero eso fue sobrino, porque uno salía de madrugá, pa’ esas haciendas a trabajar, limpiando bajo un palo de agua y regresábamos pa’ la casa a la noche, bajo el mismo palo de agua; todos los días teníamos que ponerle las costillas a la lluvia; más el picor del monte y la nube de zancudos que si uno hablaba se le llenaba la boca, eso era insoportable. Un día me paré, ya obstináo de tanta vaina, eso fue en el segundo viaje, y dije: “me voy pa’ Margarita, si me tengo que morir de hambre que sea allá, aquí me voy a morir más rápido”. Empecé a recoger todos mis trapitos que no eran muchos y los metí en una caja de madera que yo había mandado a hacer, aun la tengo, esas cajas eran las maletas de antes. Mi tío Cecilio me encontró preparando el equipaje, y me preguntó: “¿qué estás haciendo José lino?, sin levantar la cabeza, le respondí que me venía pa’ Margarita y que más nunca pisaba los caños ni si quiera de paseo, y así fue sobrino, tampoco salí más de la isla y todavía no me he muerto, aquí estoy vivito y coleando y con un poco de años encima, si me quedo allá ni tú ni tus hermanos me hubieran conocido. ¡Sobrino!, esto que te estoy diciendo es la purita verdad, como también fue verdad eso que te conté anteriormente, como el burro que corcobiaba cuando iba a llover, y el fuentidueñero que pelió con el pendejito. - ¡Así!, - exclamo Silvestre negando con la cabeza -, ¿de seguro también es verdad lo de los hombres con los avisperitos?. Eso que dijiste últimamente es una vivencia tuya, y te creo, pero eso del burro y la pelea del viejo con el diablo a ti


te lo comentaron, no lo presenciaste. ¿No te has puesto a pensar que te pudieron estar engañando?. Después de lo dicho por Silvestre, el mayor sin dale tiempo a que el joven continuara, se acercó a la puerta principal de la casa y mirando hacia la montaña dijo: - Me voy pa’ el conuco, hace tres días sembré unas maticas y de seguro se están ahogando; deja ver que puedo hacer por ellas. Y sin pronunciar más palabras se marchó. El sol ya se encontraba bien despierto, pero la calle mantenía aun muy mojado su ropaje. Julia, la madre de Silvestre, se encontraba enferma, se había enterado de todo lo que hablaron, menos del final. La puerta de la habitación donde ella se encontraba quedaba justamente al frente de la salita donde se había desarrollado el diálogo entre tío y sobrino. Preocupada llama a su hijo y le dice: - No dejes que José Lino se vaya, dile que espere que el agua baje un poco, él sufre de asma y mojarse los pies a esta hora de la mañana puede ser peligroso. Trata de aguantarlo un rato, porque la carretera debe estar de orilla a orilla; apenas acaba de escampar y así aprovecha y come algo antes de irse a ver las matas, porque de seguro está pensando ir para allá, eso es como un vicio que tiene ese hombre, ¿qué va a hacer él para allá ahorita?, ¿no me va a decir que tiene que ir a regar?.


- Señora, lamento informarle que sus cálculos son ciertos, pero su querido hermanito si encontró una lancha ya debe estar llegando al conuco y creo que se fue medio molesto conmigo. - ¡Hay Dios mío!, ese hombre si es desarreglao, después viene poray trancao del pecho pidiendo que lo lleven al centro de salud. ¡Y tú muchacho!, también te pones a buscarle la lengua a ese hombre, sabiendo como es él. Yo escuché lo que ustedes hablaron, y lo que él te dijo del hambre que se pasaba aquí antes, es verdad. Recuerdo que mamá contaba que cuando la masa de maíz no alcanzaba para todos, la ligaban con dátile serenao molío para hacer las arepas. Cuando el maíz escaseaba, entonces cocinaban la cachapa del maguey en unos huecos que hacían las veces de hornos; este proceso duraba varios días, para luego poder comerla. José Lino la comió bastante, yo no tanto, él es mucho más viejo que yo. Cuando hables con ese hombre por favor, no le discutas tanto lo que él dice, porque después sale molesto. - Mira uyo, le respondió Silvestre, yo no estaba haciendo nada malo, solo quería que entrara en razón para que los demás no se burlen de él, pero me salió con dos piedras en las manos y hasta pagó con el padre que nada tenía que ver con nuestra conversación, mandándolo a trabajar para que se mantenga. Yo sé que los ignorantes no son conscientes de su ignorancia, pienso que como tal vez, no encontraba que decirme para ver si yo me molestaba dijo, que yo era un pendejo, porque me lo pasaba en la iglesia. Usted tranquilita madre, que no ha pasado nada, yo no le voy a hacer ningún reclamo, se lo hubiese hecho en el momento, porque después fue que estuvo interesante la conversación; primero ese es un señor mayor; y segundo, es analfabeta. Así que usted no se vaya a encargar de lo que no es;


no soy persona rencorosa, usted señora, sabe como aprecio a mi tío, más bien me encuentro agradecido por todo lo que me informó, porque sé, no lo voy a conseguir en ningún libro. Así que tranquila, descanse y no siga preocupada, recuerde lo que le dijo el doctor, nada de preocupaciones y yo no soy, precisamente, el que le va a dar motivos. Dejó de llover hace bastante rato. Yo me tengo que ir, porque mi mujercita está sola en casa desde anoche y no sé cómo se puede encontrar después de esta fuerte tormenta. Espero que nadie este damnificado, porque de este pueblo nadie se acuerda. Silvestre le dio un beso a su madre y esta lo bendijo, luego avisó a sus hermanas mayores que se encontraban en la cocina, que se marchaba, él era el Benjamín de la familia. Desde muy niño pasaba más tiempo hablando con los mayores que con sus contemporáneos. Su padre le había inculcado el maravilloso arte de la lectura. Recientemente había contraído nupcias con una joven de su pueblo de nombre Margarita. Al llegar a su casa, la joven en conocimiento de donde él había pernoctado, mostraba un rostro poco amigable, sin embargo, tratando de disimular su disgusto le dijo que los truenos la mantuvieron muy nerviosa pero que entendía su situación, por el problema que estaba pasando su madre, quien padecía una enfermedad terminal. Él se acercó, la abrazó y luego la besó, los ánimos fueron normalizándose. Pero Silvestre estaba muy preocupado por el estado en que se encontraba el ser que le había abierto las puertas de este mundo, aunque esa no era su única preocupación, las calamidades en que vivía su pueblo, también lo hacían sentir muy mal. Respecto a este tema se mantuvo pensando durante varios días y formulándose interrogantes como: ¿qué podía hacer?, ¿con quién tenía que hablar?; ¿cuántos individuos de su comunidad realmente estarían


dispuesto a acompañarle en las gestiones que hubiese que realizar?. Sabía que podía contar con un grupo de conocidos con quien él congeniaba y habían decidido organizarse y estaban dando muestra que se puede alcanzar muchas cosas, si no nos quedamos sólo en pensamientos y planes como suele ocurrir muy a menudo. Cierto día salió Silvestre de su casa en compañía de esos pensamientos que nunca le abandonaban, crecía su pesadumbre cuando se tropezaba de frente, con niños jugando solos en la calle, sin la mirada protectora de sus padres. Entendía Silvestre muy bien la situación, porque recientemente había participado en un taller que tenía que ver con la higiene mental del escolar, y le informaron que los niños carecen de las cualidades y recursos requeridos para manejar su entorno, por eso necesitaban ayuda y sobretodo mucho amor, que si no lo reciben de sus padres entonces tendrían un futuro incierto. Miraba a los adolescentes que deberían estar estudiando, en busca de un mañana mejor, ingiriendo bebidas alcohólicas y otras sustancias nocivas. Él era joven y comprendía muy bien, por su propia experiencia, que a los jóvenes les cuesta mucho entender a sus padres, por las diferencias existentes de generaciones. Pero no justificaba su comportamiento, y decía para sí mismo, cuando el adolescente es débil, se deja llevar por la tentación de la fantasía, y se cree un todopoderoso, dispuesto a retar al mundo si es necesario, para que se postre ante él; ahí precisamente es donde debería imponerse la experiencia e inteligencia de los padres, porque ellos saben desde hace tiempo, que se siente al ser joven. Silvestre pensaba pero visualizando su cuadro familiar, él era el último de siete hermanos, su madre contaba con 41 años de edad y su padre con 48, para cuando él nació. Los consejos que él estaba recibiendo,


venían de personas con ya un buen trayecto andado del camino de la vida y tenían, entonces, muchas cosas que enseñarle. Pero no es lo mismo, cuando las madres han cambiado sus muñecas por bebes. Muchos niños y adolescentes que abundan hoy solos, como abandonados por las calles son consecuencia de la inmadurez de sus progenitores. La experiencia de los padres debe transformarse en consejos y estos siempre deben estar disponibles para sus hijos e hijas a cualquier hora del día, porque el mundo donde vive el adolescente es fantasioso, y solo se podrán resolver los problemas si poseemos datos verdaderos. Somos infelices mientras nuestra verdad sea un caos de mentiras. En sí, todo este nefasto problema delincuencial era causado por la degradación de los valores morales. Había pasado varios días pensando, en qué podría hacer para tratar de disminuir este deplorable mal que tanto daño le estaba causando a su gente. De tanto pensar y pensar tomó una determinación, tratar de buscar el momento oportuno para entablar una plática con los autores - según él - de la tristeza que reinaba en el rostro de la población. Creyó que el momento era propicio cuando participó en una reunión que se realizó en su comunidad, donde estaban presentes las máximas autoridades del estado. Pero su decepción fue mayor cuando pudo confirmar que sus sospechas eran ciertas; que en realidad los causantes de la desgracia de los pueblos son sus dirigentes sin escrúpulos .Estos señores – pensó-con su ejemplo de inmoralidad, lo que logran es matar la poca esperanza que queda en las personas honestas, y lo más lamentable de todo es, que un pueblo sin esperanza, es una comunidad sin fe y sin confianza, el destino de sus habitantes es convertirse en criaturas desquiciadas y lisiadas. Por lo presenciado en dicha reunión donde reinó el vicio, la mentira y


la hipocresía, se dio cuenta Silvestre que el problema no tenía una solución tan fácil como él pensaba, y que este mal seguiría galopando desenfrenadamente hasta que la conciencia logre florecer en las mentes de las personas y comiencen a dar su fruto, que no es otro que, retomar su moral y la esperanza perdida. Mientras los valores no dirijan el destino de los pueblos, no podrá ser saludable vivir profundamente compenetrado con una sociedad desahuciada, en ella no se manifiesta la esperanza, sí, la esperanza, hermosa palabra, creadora de sueños, que mantiene a los pueblos esperando un mañana mejor, pero este será posible si esta esperanza es sustentada con sueños racionales y realizables que no impidan el progreso. La vida se muestra más interesante cuando existe la posibilidad de realizar nuestros sueños, mientras estos no vayan en detrimento del colectivo, pero jamás se podrán alcanzar si están alimentados tan solo de fantasía. En este mundo todos podemos ser de gran utilidad si nos proponemos cumplir nuestro rol. Aunque no lo creamos, y sin darnos cuenta estamos aportando algo para contribuir con la sociedad. Si el optimista fue el inventor del aeroplano, de la mente del pesimista salió el paracaídas y así sucesivamente; todo es cuestión de atrevernos a meditar, tomando en cuenta que esta palabra “meditar”, viene del término latino medeor, que significa “curarse a uno mismo”. Pongamos en una balanza el principio del placer y el de la realidad o lo que entendamos por tal. Bajo los efectos de la ilusión vemos las cosas maravillosas, pero cuando esta merma y nos toca enfrentar la realidad, lo bello puede terminar en pesadilla. Debemos tratar en lo posible, que exista coherencia entre mente y emoción, espíritu y cuerpo, para que nuestras acciones sean positivas y así poder lograr transformar nuestros sueños en realidades. Mientras no se tengan las ideas en orden, cuantas más tengamos de seguro mayor será la confusión.


Pasado cierto tiempo, la problemática de la localidad de Silvestre se fue agravando cada día más y más, el número de niños que deambulaban por las calles, ignorados por sus progenitores se multiplicaba, y la actuación desmedida de los inadaptados sociales. San Juan Bautista en otra época había sido una zona agrícola y agropecuaria; del sudor de su gente salía el alimento para la población. De su suelo surgió el ganado que se distribuyó por toda Venezuela, especialmente hacia los llanos. El hato que allí se creó tenía por nombre “Las Niñas”. Margarita era sana, y se desconocía el hurto, era tan sana la isla que las personas dormían con las puertas de sus casas abiertas, las que tenían puertas, sus habitantes no temían dormir en los corredores, en el patio, o en las calzadas. Si algo se perdía en algún sitio público, aparecía y regresaba a las manos de su dueño, el pueblo era pobre pero honrado, había respeto, no existían cárceles y cuando se construyó el primer sitio de reclusión se decía jocosamente, habrá que traer los presos de otra parte. Hoy en día las casas se convirtieron en prisiones para los margariteños, todas están enrejadas y aun así están inseguras, los bandidos son los que andan libres y el que siembra es para que coseche el delincuente. El ganado vacuno, igualmente el caprino y el porcino, se ausentó de su tierra, por el temor que reina entre sus moradores honestos, que no desean que su sudor sea aprovechado por los parásitos, producto de la inseguridad y de este incomprendido progreso. Todo el malestar actual del margariteño surgió después que los gobiernos de turno declararan para Margarita, primero la zona franca, y luego el puerto libre, convergiendo en ella gran cantidad de personas de diferentes nacionalidades, y mucha de ellas de dudosa procedencia, que se han apoderado de lo que en un tiempo fue


del margariteño, su bella isla. En este momento al que ven como un extranjero es al propio isleño, que es dueño de nada. Sin abandonar su idea, a pesar de su desilusión, el joven Silvestre sabía que la lucha por el rescate de su lar nativo tenía que ser una prioridad para el ñero; mientras él seguía transitando por las calles de su pueblo, llenas de agua sucia, debido a la carencia de cloacas y a la inconsciencia de muchos vecinos que sólo saben reclamar sus derechos, pero ignoran por completo sus deberes; como por ejemplo respetar las normas de convivencia, para poder relacionarse sanamente con sus vecinos. Sin poder esquivar las realidades deprimentes que tiene ante sus ojos, notaba –Silvestre- el por qué es necesario la concienciación de las comunidades, pero también descubrió que el mundo se comunica de múltiples formas; solo hay que aprender a leer sus páginas y a escuchar su murmullo. El que cae, debe ser como el sol, que cae todas las tardes y se levanta al amanecer con más fuerza y más ganas de seguir brillando. Entre estas meditaciones tomó de repente una decisión, pero sin percatarse que cuando decidimos hacer algo, estamos tan solo dando el primer paso de un largo camino por recorrer que nos puede conducir a lugares inimaginables. Su decisión lo condujo a una humilde placita de su barrio que tenía tiempo sin visitar, donde su mayor ornamento era la risa de los niños. Entrando a esta, con suma extrañeza notó que el único humano que se encontraba en ella era él; una ausencia total de personas se percibía incluyendo a los niños quienes prácticamente vivían allí; es imposible que en algún lugar ellos pasen desapercibidos, sus travesuras siempre les delata; pero la inmensa calma reinante en el sitio, siendo un lugar público denotaba que algo había ocurrido. Hoy no embellecían los y las infantes el lugar con sus inocentes travesuras, no se deleitaba Silvestre,


escuchando la sublime melodía que manifestaban sus risas. Sus conocidos, con quien él quería dialogar que estaba seguro allí les encontrarían, no se hicieron presentes esa tarde. Luego se enteró, que se habían adueñado de la plaza los vendedores de droga, que sin saber, le estaban clavando un puñal al débil corazón del pueblo, con la venta de ese mortífero veneno. Como había caminado un largo trecho, y abatido por sus pensamientos, se sintió cansado. A pesar del peligro reinante en el lugar por lo solitario del sitio, Silvestre hizo posible que su soledad estrechara su mano con la soledad de la plaza y se entendieron muy bien; cuando dos soledades se unen se hacen compañía. Este encuentro de soledades le permitió recostarse en un banco para descansar. Extasiado en sus pensamientos, percibió la presencia de alguien que se encontraba muy cerca de él; luego, para mayor confirmación, sintió leves golpecitos en su hombro derecho; al levantar la cabeza pensando que podría ser algún niño o uno de sus conocidos, pero su sorpresa fue mayor, al ver parado frente a él, un octogenario vestido con un liquiliqui blanco, completamente extrañado y aún bajo la influencia del impacto, por no saber de dónde salió ese personaje. –Silvestre- recobrando fuerzas se sentó en el banco y atreviéndose a preguntar dijo: - Me ha sorprendido con su presencia, creía que me encontraba solo. ¿Que desea señor, en qué le puedo ayudar?. El mayor respondió. - Nunca estamos solos; nuestros pensamientos son vistos y escuchados por otros. Agua pasada no mueve molino se le ha dicho a la humanidad y se sigue manteniendo. Es una lección que debemos aprender del pasado, pero no pretendamos vivir


en él. Existen dos días en tu vida, en los cuales no puedes hacer nada, el ayer y el mañana. Aprender del pasado es una cosa y vivir en él presente, es otra muy distinta. Dejemos tranquilo los ayeres y no nos afanemos por los mañanas. Criticamos duramente las cosas que a nuestro modo de ver fueron erróneas en el ayer, pero necesario es entender que no podemos regresar para corregirles, como tampoco podemos vivir en el momento el futuro para hacerlo mejor. Vivimos siempre en el presente, pero por vivir pensando constantemente en lo pasado y en el porvenir, arruinamos nuestro ahora. El pasado es imposible componerlo, pero traerlo al presente por nuestra memoria, si nos puede descomponer a nosotros. Igualmente, ocurre con lo que se conoce como futuro, nuestros miedos y nuestras angustias por lo que pensamos que nos pueda suceder, sufrimos por algo que no ha ocurrido y que quizá nunca ocurra y esa manera de pensar nos mantiene atemorizados. Si este fuese mi caso, necesitaría mucha ayuda, afortunadamente no lo es, pero usted hermano mío no puede decir lo mismo. Si hay alguien que necesita ayuda en este momento es usted y vengo a tenderle mis manos. Me gusta que tenga coraje, porque a través de él es que podemos entender el lenguaje del mundo. ¿Me permite sentarme a vuestro lado. Bueno, si no tiene inconveniente?. - ¡Oh no!, bien pueda – respondió, desconcertado, el joven, aun confundido. Por momentos todo quedó en calma. De repente el anciano rompió el silencio. - Lo noto muy preocupado, no me veas como un desconocido porque no lo soy. ¿Podemos hablar en confianza?; ¿me quiere comunicar el por qué de su nostalgia?.


La respuesta de Silvestre fue: - Me tiene atormentado el futuro de mi pueblo. Me encuentro con las manos atadas, por la gran impotencia que me embarga, ya que al parecer son muy escasas las personas a quienes en verdad le duele la comunidad. Aquellos a quienes le hemos servidos de andamio para que alcancen la cúspide del poder, pensando en la solución a nuestros problemas, hoy en día no tienen ojos para mirar hacia abajo, para ellos somos seres insignificantes, pero cuando se acercan elecciones, el pueblo, nosotros somos lo más valioso que existe, comienzan las promesas interminables y el pueblo que no termina de despertar, les cree. Una vez que logran sus objetivos, los volvemos a ver en las próximas elecciones, prometiendo nuevamente lo que nunca han cumplido ni cumplirán. El pueblo, que ha sido siempre el oprimido tiene que despertar de una vez por todas y atreverse a decidir y a dirigir, él mismo su propio destino. - Apreciado hermano – interrumpió el mayor – los problemas muchas veces existen sólo en la mente de quien dice tenerlos. - ¿Qué me quiere usted decir con eso?. muchacho-

-Acotó el

- Lo que quiero manifestarte es que el problema que en este momento te perturba, es el que te impide actuar y no las personas a quienes pretendes culpar. Eres uno de los seres que piensan que por sentirte mal o preocupado, cambiarás las cosas del futuro. De ser cierto lo que digo, permíteme aclararte que


estas en un grave error, tu mente está divagando, vives en un mundo que no es el tuyo, donde reina un sistema diferente de la realidad. Te sientes mal, porque estas dedicando toda tu atención y tu esfuerzo al futuro y a raíz de esto, se te hace imposible encontrar las soluciones para los problemas del presente porque no vives en él. El futuro no existe como tal, este nunca llegará, vivimos en un eterno presente. - Disculpe usted señor, lo estoy escuchando pero no logro entender realmente ¿cómo es eso que el futuro no existe y que éste nunca llegará?. El señor con el ceño fruncido. Le dice: - Dime una cosa muchacho, ¿ qué día es hoy?. - Domingo. - Significa entonces que mañana será lunes, ¿ verdad ?. - Si, sin duda alguna –enfatizó Silvestre. - ¿Qué piensas hacer mañana? – preguntó nuevamente el mayor. - Tengo que asistir al trabajo. El mayor fijando la mirada en él, le dice: Entonces mañana me dirás, que por estar trabajando el lunes, estas en el mañana o futuro y no en el presente. Te quiero demostrar con esto que el mañana nunca llega; hoy es domingo,


transcurrido éste, continúa el lunes, al llegar el lunes, el mañana será el martes y así sucesivamente. Todas las cosas, sin excepción, se realizan en el presente; lo que ocurre es que estas confundiendo plan futurista con el futuro. Silvestre se echa a reír y le dice: - Es verdad, yo he visto en varios negocios un letrero que dice: “Hoy no se fía, mañana sí”, es decir, nunca fían. El mayor sonrió cariñosamente, a la vez que dice a su interlocutor. - Estoy aquí para tratar que tus noches se conviertan en día, no para mofarme de usted; pretendo con este diálogo mostrarte el camino que haz de seguir, pero en ningún momento caminar ni decidir por ti. “El futuro nos tortura, y el pasado nos encadena. He ahí porque se nos escapa el presente”. El grave problema de la humanidad actual es que, casi todo el tiempo, está viviendo en el pasado y de vez en cuando se le ocurre dar una vueltecita por el presente, aunque sea muy fugazmente y cuando lo hacen, quedan asombrados con lo que encuentran en él. Es un esfuerzo inútil que te inmoviliza para actual correctamente, llevar hoy la carga del mañana y sobre esta, montarle la carga del ayer, por muy fuertes que seamos, sucumbiremos sin duda alguna. - Perdone maestro, pero si el pasado y el futuro no existen, entonces ¿qué nombre deberíamos darles?, ¿cómo podríamos identificar por ejemplo lo que la mayoría llamamos pasado?. Yo siempre he escuchado de las personas mayores que tienen una gran experiencia de la vida decir que, el pasado es el que


define quienes somos, de qué manera percibimos y nos comportamos en el presente. Refiriéndome al futuro considero no estar equivocado al sostener que las acciones del momento son el producto de nuestros objetivos futuristas, es decir, en el presente creamos nuestro futuro. El mayor se quedó, por un momento callado, sus ojos brillaron y la sonrisa que nunca desaparecía de su rostro se hizo mayor. - Hijo mío, aun te encuentras muy confundido, porque al igual que muchos hermanos nuestros, te estás identificando, en todo momento, con tus ficciones mentales a las que desde hace mucho tiempo has sostenido como verdades y mantienen en ti un dominio, casi total de las decisiones que tomas. La inteligencia es del espíritu, pero este se encuentra maniatado cuando su archivo, o subconsciente está contaminado. El espíritu comienza a liberarse cuando trabaja fuertemente realizando los cambios necesarios en su memoria de datos, convirtiendo lo negativo o nefasto, en positivo. Existen datos que tenemos guardados y en un ahora pasado nos fueron útiles, pero que en este ahora presente nos estorban; el seguirlo usando nos estancaría, no nos permitiría seguir progresando porque no pertenecen a esta época, sería muy difícil comprender el presente actual si solamente extraemos del archivo datos que fueron registrados y usados en otras épocas con significados diferentes. He visto en ti que cuando deseas algo le pones empeño, te emocionas fuertemente; debes comprender que las emociones también son fuentes de información, se hace necesario conocer su lenguaje. En este momento te encuentras emocionado, sin su energía no pudieras sostener la comunicación que estas manteniendo y que has sostenido en


otras oportunidades, pero ten presente que en algunos momentos debemos ser muy emocionales y en otros requerimos ser bastante racionales, todo depende del momento. Lo que si no podemos olvidar es que si no controlamos nuestras emociones, producto muchas veces del pensamiento supersticioso, podríamos estarlas alimentando y de allí muchas de nuestras perturbaciones y malestares. Para mejorar nuestras emociones es necesario eliminar el pensamiento supersticioso y encontrarnos con un pensamiento más saludable, que no sea generador de emociones destructivas. Cada pensamiento produce emociones dependiendo de su calidad. Por eso insisto en que es de suma necesidad para mejorar nuestras vidas, revisar los datos de nuestro archivo, ahí se encuentra el por qué de nuestros males.

- Te invito a dar un paseo. Silvestre lanza una mirada a su alrededor y no ve a nadie ni a ningún auto, y creyendo que es muy tarde responde. - Lo complacería con mucho gusto, pero el tiempo avanza velozmente y a mí no me gusta llegar tarde a casa; si hay sus momentos, como dicen por ahí que uno se masca la cabuya, cuando salimos con los amigos, pero mañana tengo que levantarme temprano y no debo, hoy, cometer desarreglos. - Entonces querido hermano – refiere el mayor – si te dijera que el tiempo es una fábula, que lo hemos ideado para nuestra relaciones con los movimientos de la tierra, ¿ qué pensarías, confundido compañero?.


- Mira mi amigo, yo le diría que ¿entonces es mentira el tiempo que tenemos aquí hablando?. Perdona si es mi ignorancia la que no permita responder más adecuadamente. - No te preocupes, todos sufrimos de ese mal, pero la meta es ser cada día menos ignorante. Te has puesto a pensar que sucedería, si no contáramos con la sucesión de los años, de los días, de las noches; si no se hubiesen inventado los calendarios, las horas, minutos, segundos; es decir, no contáramos con nada para medir el tiempo, indiscutiblemente este no tendría movimiento. Te invito a que veas algo. Silvestre sintió que todo estaba cambiando ante sus ojos, y no podía explicarse lo que acontecía. El anciano continuó hablando: - Estamos en el espacio; te presento al sistema solar, ¿ lo percibes bien ?. Silvestre hizo una señal afirmativa con la cabeza, porque no podía hablar de lo admirado que se encontraba. Estaba en presencia de un sistema solar en miniatura. Miraba la cantidad de satélites naturales que tenían algunos planetas más de lo que se decía, y notaba que la tierra contaba con uno solo, pero se dio cuenta de un detalle, que en comparación con el tamaño de los demás planetas sus lunas eran muy pequeñas, mientras que la de la tierra era sumamente grande. El anciano, en conocimiento del pensamiento de Silvestre, le dice:


- La luna es hija de la Tierra, los griegos la llamaron Selene, y se encuentra a una distancia de 384.000 kms de ella. - Si – respondió Silvestre -. El primero que tuvo el honor de pisarla fue Neil Amstrong, en el año 1969 en el Apolo 11; también tuvieron esa dicha Buzz Aldrin en el 71, Edgar Mitchell, misión Apolo 14 y James Irving en el 71 misión Apolo 15. Mitchell fue el séptimo humano en pisarla. Después de tantos años que realizaron estos viajes, los norteamericanos quieren regresar nuevamente allá. Quienes también están mostrando mucho interés son los chinos, dicen que para el 2017 pisarán la luna. ¿Cuál será realmente el interés de estas dos potencias?. - La respuesta a esa pregunta – le dijo el mayor – está en el conocimiento de la existencia en el satélite de helio3, un gas emitido por la superficie del sol y es empujado hacia el espacio gracias a los vientos solares, pero cuando alcanza a la tierra, es repelido por la atmosfera del planeta. La luna al no poseer atmosfera no tiene impedimento alguno para que este gas llega sin problemas a su superficie y desde hace millones de años ha quedando prisionero en su suelo. Los estadounidenses saben que allí se encuentra depositada una inmensa cantidad de helio 3 y tienen pensado construir una base permanente. El principal interés es que, el helio3 es una sustancia trascendental para el futuro de la humanidad. Con él se puede producir energía muy limpia que se cree puede llegar a ser el combustible del mañana, porque no es perjudicial, no produce radioactividad, no contamina, es muy potente y por la cantidad existente de la materia prima bastaría para abastecer a la tierra durante muchos siglos.


- ¡Ah, ya entiendo!, como ellos saben que el petróleo no es renovable y se está acabando, tienen que buscarle un sustituto, para poder seguir sosteniendo su poderío bélico y así continuar amedrentando a el resto de la humanidad. De esta idea materializarse, las naciones que no cuenten con la tecnología, que son la mayoría, para llegar a la luna, serán esclavizadas y posteriormente desaparecerán como pueblos libres (si es que alguna vez lo han sido) para ser serviles de sus verdugos. Vislumbro un futuro negro para la humanidad. - Algunos países de Europa y Asia también están mostrando mucho interés en ese descubrimiento, saben que la luna es una gran fuente energética y quien la controle estará controlando por muchos siglos el abastecimiento energético del mundo tierra, porque este nuevo combustible reemplazaría a las centrales eléctricas, los combustibles fósiles y sustituiría la energía nuclear o lo que es lo mismo fisión nuclear. Pero no dejes que el pesimismo te turbe a pesar de ser cierto que hay que actuar con mucha prudencia, porque la actividad de algunas naciones, está poniendo en peligro la vida en el planeta por creer que saben mucho más de lo que realmente saben. La destrucción de la naturaleza es el resultado de la ignorancia, la avaricia y sobretodo de la falta de respeto por todo lo que ustedes consideran que tiene vida. - ¿Cómo es eso que lo que nosotros consideramos que tiene vida?; ¿a caso usted tiene una opinión diferente respecto a la vida?. - Si, cuando abandones la pesada carga de prejuicios que llevas en tu alma que forman parte de tu conocimiento; cuando andes con un equipaje más liviano, que no pese mucho y


puedas viajar sin inconvenientes, verás al mundo totalmente diferente, a como lo estás viendo en este momento. No te asombres si te digo, que estás viendo sin ver y estas escuchando sin escuchar. Verás y escucharás realmente, cuando reflejes a través de tu alma tu potente luz, la luz que tú como espíritu posees. En ese preciso instante te darás cuenta que todo lo que existe tiene esencia, vida y conciencia. - Maestro disculpe, pero ¿qué conciencia puede tener una piedra?. - Ahora no lo entiendes, pero lo comprenderás cuando escuches y veas de verdad. Si las piedras carecieran de conciencia, sus átomos y moléculas no se unirían se mantendrían dispersos. Todo, absolutamente todo lo existente tiene vida, llámese sol, planeta, plantas, animales, humanos o minerales, todo es manifestación de la conciencia, en la forma y en diversos grados. El espíritu está en lo manifiesto y lo no manifiesto, en otras palabras, el espíritu abarca los mundos que ustedes ven separados, el espiritual y el material, pero que en sí, uno es consecuencia del otro. Por ahora no nos detengamos aquí, sigamos. Concéntrate en lo que estás viendo que no es realmente como lo ves. Mira cada uno de los planetas que conforman a este hermoso sistema planetario; digo planetario para entendernos mejor; pero en realidad, la palabra planeta ya no se le debería dar uso, porque ella significa cuerpo errante y se sabe que cada uno de ellos tiene una órbita trazada, es decir, no son cuerpos errantes. - ¿Entonces como debería llamarse? – interrogó Silvestre.


- Se sabe que los planetas provienen de su centro, en este caso es el Sol, (uno de las más de 200.000 millones de estrellas existentes solo a la galaxia que pertenece este sistema, la Vía Láctea). Como giran en torno a él deberían llamarse satélites solares. Pero eso no es lo que nos interesa en este momento. Mira a cada uno de los planetas, obsérvalos detalladamente, escudríñalos; podrás notar que cada uno de ellos crea y mide su tiempo para sí mismo. Fíjate en Venus, su movimiento de rotación es retrógrado, es decir, contrario al del Sol y al de los demás cuerpos del sistema; es muy lento, tanto que su día para que tengas una idea, es más largo que su año. - Silvestre estaba maravillado por el tremendo espectáculo que estaba presenciando. Una de las cosas que más le llamaba la atención era que él siempre había oído decir que en el sistema solar se encontraban nueve planetas, entonces por qué veía tantos. Otra cosa que le causó extrañeza fue, al fijarse en el planeta protector de la tierra Júpiter, el gigante de nuestro sistema solar, miró una gran cantidad de satélites, no identificados por los astrónomos, no aguantó y preguntó: - Maestro, según la mitología griega el nombre de Vía Láctea que tiene como significado “camino de leche” se debe en una de sus varias versiones que la diosa Hera se encontraba amamantando a Hércules pero este succiono muy fuerte el seno y ella lo retiró de su boca derramándose la leche. De esta manera se formó la Vía Láctea. Inclusive, la palabra Galaxia viene del latín galaxias y este del griego lácteo relativo a la leche. También leí hace poco que el planeta Júpiter le habían descubierto otros satélites, es decir ya estaban orbitando a su


alrededor más de 30, pero es asombroso lo que estoy mirando, si es que mis ojos no me engañan. - Lo que te muestro no lo estas captando con tus ojos físicos, pero a pesar de no estás viendo las cosas exactamente como son, porque el grado de progreso del espíritu influye mucho en la visión del encarnado no estás engañado – respondió su compañero de viaje -. Rodean a Júpiter más de 60 satélites. Si vaciamos internamente a éste planeta y lo rellenáramos con la masa de todos sus demás hermanos conocidos en este sistema, aún quedaría espacio libre. El año de Júpiter, o el tiempo recorrido por este alrededor del sol, equivalen a 11 años, 10 meses y 9 días terrestres, mientras que su día es el más corto de todos los planetas de este sistema, apenas dura 9 horas y 50 minutos. Sé que te gusta leer, eso es muy bueno, el libro transmite cultura, y esta viene a ser la lámpara maravillosa que prende su inmenso mechón cual sol tropical para alumbrar la senda por donde debemos transitar sin distinción alguna. Un buen libro es una gran linterna, pero nunca te has formulado la interrogante que esas páginas, de donde obtienes la luz ¿serán realmente como estas acostumbrado a verlas?. - Disculpe, - intervino Silvestre- pero todos los días o casi todos tengo que fijar mis ojos en algún libro, y no noto gran diferencia entre las páginas de uno y otro. ¿A qué se refiere usted, cuando dice que no son realmente como las veo?. Que yo sepa, no tengo problemas en la vista. - Me refiero a que cuando vemos las páginas de un libro nos parecen que están hechas de un material sólido, así las percibimos, sin mostrarle mayor interés, pero si hablamos de lo


que no captamos a simple vista, quizá si se nos despierte el interés por saber o comprender que es lo que no perciben nuestros ojos pero que aún así existe. Realmente las hojas de los libros son más parecidas a las telas de arañas que al material que decimos ver, o al que nos muestran los ojos físicos. Se sabe que están hechas de átomos, y ¿cuál es el tamaño de un átomo?. Existen más átomos en una gota de agua que briznas de hierbas en todo el planeta. Y los átomos del que está formado el papel ¿qué los componen?, partículas aun mucho más pequeñas que las denominan electrones y protones. Estos electrones se sabe que orbitan alrededor del protón guardando distancias tan inmensas – relativamente – como las que separan a la luna de la tierra. Y recorren sus orbitas, los electrones en ese micro universo a la velocidad de diez millas por segundos aproximadamente. En el tiempo que tardamos para leer una página ¿cuánto será el recorrido de estas partículas?, y sin embargo creemos o pensamos que ellas se mueven si nosotros las movemos. El universo que dejamos de percibir es inmensamente superior al mostrado por los ojos físicos. Valiéndose de sofisticados equipos la ciencia ha descubierto otro mundo dentro del nuestro que desconocimos en encarnaciones pasadas. No debemos olvidar que nos están mostrando un punto insignificante de este inmenso universo, hablando a manera de ejemplo, porque todo tiene su importancia, nada aquí es superfluo ni al azar, en el universo no existe desperdicio. Solamente esta pequeña galaxia, conocida por ustedes como la Vía Láctea, abarca aproximadamente un espacio de más de 400. 000 años luz para que manejes una idea de que estamos hablando, y es una de las más pequeña que se conocen. Los maestros hablan con más exactitud del tema que estoy


informándote, no quiero decir con esto que te estoy mintiendo, sino que ellos no hablan de aproximaciones, sino de exactitudes, cosa que a mí me falta mucho todavía para poder afirmar al tocar un tema tan amplio como es la cosmogonía. Cuando logres entablar una plática con un maestro, notarás la enorme diferencia que existe entre ellos y yo, por eso te vuelvo a repetir que estoy muy lejos de ser uno de ellos. Quiero que recuerdes que estas en compañía de un estudiante más que, al igual que tú, desea expandir su conocimiento. Aquí estamos aprendiendo los dos, y otros estudiantes más adelantados que nosotros en grado de progreso nos vigilan, pero a la vez, todos nos encontramos bajo la mirada amorosa de los maestros encargados de los diferentes planos pertenecientes a este sistema solar. Ellos y otros maestros de planos más avanzados de esta galaxia, pertenecientes a otros sistemas solares están pendientes de nosotros; ellos y no yo te muestran este bello espectáculo. Por eso cuando te hablé a manera de ejemplo y utilicé la palabra insignificante, para darte a entender que comparando nuestro mundo o nuestro sistema planetario, éramos muy pequeños ante tanta inmensidad, no fue aprobada por mis guías esa palabra, no debí usar la palabra insignificante, no era la más apropiada y me hicieron la observación. Te quiero aclarar hermano, que nadie ni nada es insignificante en este vasto universo, todo obedece a la ley del padre y en ella no existe la insignificancia. Comprendes ahora por qué te digo que no soy un maestro, pero llegará el momento, mientras tanto sigamos estudiando, porque este es continuo, hasta para los maestros, ellos también tienen sus limitaciones aunque nosotros no nos percatemos de eso por nuestro grado de progreso. Siguiendo con lo que le estaba explicando el hombre del liquiliqui blanco anteriormente.


Silvestre muy impresionado dijo: - En mi pueblo cuando algo es muy complicado para realizarlo o entenderlo expresan: “eso es mucho camisón pa’ Petra”. Prefiero que me responda si no es mucha exigencia algo que no me quedó claro del tema anterior. Usted dijo que el día es más largo en Venus que el año. ¿Cómo es eso?, yo de astronomía no conozco, y si usted insiste en ser un estudiante comparado conmigo eres un universitario y yo no termino de alcanzar aún el primer grado. - No te lleves de las apariencias y escucha con atención; un día en la tierra es el tiempo que demora ésta en dar un giro o una vuelta sobre su propio eje; esto lo denominan movimiento de rotación. Venus lo efectúa o realiza en 243.01 días; mientras que la tierra lo lleva a cabo en 24 horas. - Perdone que lo interrumpa nuevamente maestro, porque eso es usted para mí. Al escuchar esto, el mayor interrumpe a Silvestre y le dice: - No mi hermano, en el espacio todos somos aprendices; yo soy uno de los tantos que tratan de descifrar el alfabeto del infinito. Todos somos obreros del universo. - Pienso maestro, permítame seguir llamándolo así, que cuando aprendemos somos discípulos y cuando enseñamos nos convertimos en maestros.


De acuerdo al planteamiento que usted mencionó ahorita, quiero preguntarle, si nuestro planeta o satélite solar, como dijo usted hace poco, realiza según tengo entendido su movimiento de translación en 365 días, es decir un año, y usted afirma que el día en Venus es más largo que su año, ¿ en cuánto tiempo Venus concluye su viaje en torno a nuestro astro rey?. - Noto que el gusanito de la curiosidad se está apoderando de tu pensamiento, y eso me satisface. Como has dicho, un año es el tiempo que tarda un planeta en dar la vuelta alrededor de su centro. La tierra realiza esta trayectoria para ser más exacto, en un tiempo de 365 días, cinco horas, 48 minutos y 45,51 segundos, trasladándose a una velocidad de 106.000 kilómetros por hora, o 2.544.000 kilómetros por día. Su recorrido elíptico es de 930 millones de km. Venus, por tener una órbita más corta a la del globo terráqueo, lo realiza en 224,7 días. Martes, tarda 686, 98 días; Júpiter, demora 11 años, 315 días, y 1, 1 hora; Saturno, 29 años, 167 días y 6,7 horas. Cada planeta es individual, y tiene su día y año diferente al de los demás. Para medir el tiempo no es suficiente mirar a un reloj, porque este marca un tiempo irreal. El tiempo no teniendo una existencia real, es obvio suponer que el porvenir y el pasado sean presentes. - Pero señor, - dijo el confundido Silvestre- lo que está planteando es simplemente una teoría, una hipótesis. - No, esto no es una teoría o una hipótesis, es un hecho de observación confirmado por numerosos acontecimientos futuros, previstos con anterioridad.


Preocuparte por el futuro de tu pueblo sin participar en las soluciones del presente, es un derroche de energía. Tienes que actuar ya, conjuntamente con tus afines, es decir, con el minúsculo grupo que le duele su gente, porque no pueden seguir con los brazos cruzados, ya que cada día que pasa como tú mismo has comprobado, la oscuridad se hace más densa y será más difícil que algún destello de luz logre penetrar en la sociedad sin que ocurran grandes desgracias. Únanse y traten por medios honrosos de operar con el bisturí del estudio a los ciegos de entendimiento, para que puedan ver la realidad, y dejen de ser esclavos de su anestesiada fantasía. Mientras las personas que conforman al pueblo oprimido sigan ciegos a la causa de su esclavitud, todo el trabajo que realicen será para favorecer al que lo ha mantenido humillado y vejado. No podrán percatarse que el inconsciente explotador, pueda ser a quienes ellos más endiosen, y de seguro éste es quien le está restando parte de su patrimonio, y qué podrán dejar para sus descendientes. No es mentira que muchos niños y niñas andan como huérfanos por las calles, pero es producto de esto mismo que te acabo de expresar, de la desidia de sus padres, de seguir convencidos por su miopía mental, que no pueden hacer algo. De seguir manteniendo este criterio, no es difícil pronosticar que esos niños y niñas irán a ocupar el puesto de los que hoy están llenando las cárceles. Silvestre se encontraba anonadado, pero aun así emitió su opinión, porque el tema que estaba tocando el mayor, era el que estaba viviendo su pueblo y por su puesto el que lo mantenía a él en un estado muy melancólico.


- Tomando muy en cuenta maestro lo que usted acaba de analizar, entiendo que el problema real de mi comunidad es estrictamente educativo. - Educativo, moral y ético; una es consecuencia de la otra. Y no solamente este problema es de tu población, sino de todo el mundo. La educación es irrefutablemente, el único camino que existe para lograr la verdadera libertad que es la mental, y junto con ella se presenta la felicidad del género humano. Decía el maestro Pitágoras que “educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida”. La educación es el complemento de la instrucción, este binomio nos enseña o conduce al vivir; vivir es aprender a amar; el que no ama no vive. El amor nos vincula con la naturaleza y con el género humano; es más, nos pone en contacto con el universo. El amor no es solo un sentimiento, es una ley, la ley máxima. Amar es un incesante afán de elevación espiritual. El que más ama, es el más que sabe; pero también te digo que quien vive única y exclusivamente encadenado a las cosas para satisfacer sus vanidades materiales, rodeándose de un sin fin de objetos inútiles, se estanca en su progreso espiritual, porque se inutiliza para amar. Si realmente amas, debes demostrarlo a través de tus hechos; que tus sentimientos y conocimientos no te separen de los demás; aprende constantemente, pero ten siempre presente que acumular conocimientos sin vivirlos viene a ser algo similar a la del agricultor que poseyendo muchas tierras se llena de regocijo al contemplarlas, pero sin beneficiarse de ellas, sin sacarle provecho. Si con vuestro conocimiento no se beneficia ni tu ni nadie, entonces de que vale poseerlo; la herramienta que no se usa se oxida.


Jamás olvides hermano mío, que hay que culturizarse, porque la cultura es la gran fuente de la virtud y es demostrada por medio del ejercicio de las facultades intelectuales del espíritu. Un ser virtuoso es un ser que ama; mientras más educados estén sus hijos, más feliz es el pueblo, porque la educación trae virtud, y un pueblo virtuoso vivirá más unido, porque sabrá dirigir sus sentimientos, y bajo este dominio, experimentará que las comunidades virtuosas y felices son en realidad las más ricas, porque aquellas que aunque estén nadando en oro si no tienen el dominio de sus instintos, el vicio las mantendrá en una pobreza extrema; no es pobre aquel que no tenga dinero, sino el que esté carente de virtudes. Dijo el maestro Sócrates: “Si no posees ninguna virtud, por lo menos imita alguna”. La manifestación de una verdadera educación viene a ser la moral, esta permite actuar sin perturbar el derecho ajeno. El maestro Víctor Hugo dijo: “Quien dice instrucción, dice, consecuentemente luces, humanidad, moralidad, libertad, justicia, bienestar y prosperidad”. No menos importante fue el consejo que le dejó a la humanidad la espiritista española Amalia Domingo Soler: “Si quieres a vuestros hijos, dadles instrucciones, porque una buena educación es la mejor herencia que les podéis dejar”. Sumamente emocionado, Silvestre preguntó. - ¿Por qué dices que el efecto de una verdadera educación es la moral; acaso es posible que exista educación sin moralidad?. Víctor Hugo por lo que usted dijo, une a las dos.


- Excelente observación. Si, es cierto que Víctor Hugo las une, pero voy hacerle una pequeña reflexión, sin la intención de contradecirle. Viéndolo desde puntos de vista diferentes, podría decir que la instrucción es la formación o enseñanza que se adquiere para obtener una profesión u oficio, y la educación como ya dije es el complemento de la instrucción. La mayoría de los educadores están preparados pero para trasmitir información ajena, y cuando un estudiante razona agregando su opinión personar, lo bloquean, no se lo permiten, porque su observación no orbita alrededor de la forma de pensar de su educador. Esto es lamentable, y ha ocurrido y seguirá ocurriendo de no deslastrarnos, me incluyo. El educador no sabe si frente a él está un elevado espíritu, como dicen un genio y él con sus prejuicios no le está permitiendo manifestarse libremente, en vez de ayudarle a desplegar sus alas, sin saberlo y sin malicia lo que está haciendo es impedirle que vuele, lo está enjaulando. El educador debe cambiar, debe desaprender para poder elevarse por encima del suelo rastrero y limitante en que se ha mantenido esta humanidad durante mucho tiempo. Debe desaprender para obtener nuevos conocimientos que lo liberen de la jaula donde sus instructores lo dejaron; el preso no da libertad. - Hoy se requiere de educadores que permitan dejar pensar a sus educandos, de no ser así seguirán imitando a los demás y no se atreverá, el estudiante, a manifestar su propio potencial porque tampoco se le ha brindado esa posibilidad. Permíteme ser un poco más explicito. Se dice que la intención de la educación es formar al individuo tomando en cuenta los conceptos de cada sociedad de cómo debería ser éste. Pero, etimológicamente hablando, la palabra educación procede del latín educare que significa “criar” o “alimentar”, y de exducere,


que equivale a “sacar” o conducir desde dentro hacia fuera. Significa que la educación nace con la persona, es decir está en el archivo del espíritu, en su alma y se manifiesta en la moral que procede de existencias pasadas. Existen hermanos que sin tener instrucción alguna, son muy educados; ¿dónde y cómo adquirieron esa forma de relacionarse que lo pueden manifestar a temprana edad?, de reencarnaciones pasadas, pero no debemos cerrarle de ninguna manera la puerta a los nuevos conocimientos, los maestros trasmiten sus enseñanzas tomando en cuenta la evolución o el progreso de los encarnados para poder darse a entender, porque su sabiduría es muy superior a nuestra capacidad de entendimiento. Una persona puede estar muy bien instruida, poseer un gran caudal de conocimientos académicos o no, pero a la vez puede ser un mal educado y por ende un inmoral. Por muy profesional que parezca, la ética brilla en muchos por su ausencia, tomando en cuenta que la ética es la relación existente con los principios que determinan la rectitud de la persona. El caso de profesores que a conveniencia reprueban al educando, para luego cobrarle cursos; abogados que defienden los intereses de sus clientes y los guardan para sí; son estos los mismos que por falta de ética se encargan de probar, alterando documentos y tergiversando la verdad, que un culpable es inocente, o a la inversa. Representantes de la ley que se parcializan y se venden al delincuente, poniendo sus intereses o conveniencias por encima de la justicia. La profesión del derecho que es una noble profesión, pero algunas veces ha sido prostituida, y en vez de hacer que reine la verdad, lo que buscas los anti- éticos es impedir que se haga justicia. Esta lista es interminable como sus delitos. Todos estos “profesionales” por carecer de educación, es decir de moral, son los que en verdad


desequilibran a las comunidades, independientemente, repito, de la erudición que parezcan poseer; si el amor esta excepto de ellos, ese intelecto se convierte en un azote para la humanidad; el sabio sin amor es enemigo de la paz. Los maestros espirituales aparte de la misión que desempeñaron en diferentes épocas, siempre se ocuparon y se ocupan del grave problema que acarrea la falta de moralidad. - Silvestre manejaba un concepto de moralidad, pero prefirió omitirlo. Aprovecho el momento para preguntarle al hombre del liquiliqui blanco para ver si coincidía con su punto de vista, que ¿cómo se debería entender el significado de la palabra moral?. De inmediato se escuchó, nuevamente, la voz de su tutor. - La moral juega un papel importantísimo en el desarrollo de la humanidad. ¿Por qué digo esto?, porque de las decisiones que se tomen hoy, en todos los pueblos del mundo, por los gobernantes, se está sellando la “suerte” de la humanidad. Digo suerte para entendernos mejor, porque nada ocurre al azar. De la moralidad del espíritu encarnado de hoy; de su actuación como hombre o mujer depende la pacífica convivencia en el mundo. Es a raíz del mal que produce la inmoralidad, que se está destruyendo el equilibrio natural y como producto vemos el daño irreparable del ecosistema terrenal y la perforación de la capa de ozono, y qué decir del calentamiento global que es peor que todos los males que ha sufrido el planeta en toda su historia. La palabra moral (mores) significa costumbres. Somos morales cuando nuestra conducta no viola las costumbres de la


sociedad donde convivimos, en nuestra comunidad o grupo. Cuando respetamos la normatividad impuesta por las costumbres. La moral son patrones fijados por la tradición social. - Perdone maestro – refirió Silvestre – pero ¿qué pasaría, si una persona o grupo no se sintiese a gusto con esas normas o patrones morales que por tradición se han mantenido en su comunidad, porque piensa que son obsoletas y no se ajustan a los cambios del mundo progresista, ¿pasarían a ser unos amorales?. El anciano muy sonriente le respondió: - Eso depende de lo que se entienda como progreso. Moral son reglas a seguir que viene el espíritu arrastrando desde muchas existencias y que en cada una de esas existencias se ha ido perfeccionando. Son pautas que han de conducir al espíritu hacia el bien común evitando el mal. Pero el bien y el mal son conceptos filosóficos, y al igual que todo en la vida, no se escapan de la relatividad, ni de la evolución; todo está sujeto a cambios. La moral de tu patria por ejemplo, no es la misma de hace unos 50 ó 100 años atrás; porque sus costumbres han cambiado. Hay pueblos pertenecientes a una misma nación, con costumbres y creencias diferentes. La moral de los musulmanes, hinduistas y budistas son distintas a la de los cristianos aún que en algunas cosas coincidan. Con respecto al ejemplo que utilizaste, te puedo decir que nadie se puede colocar más allá de toda valoración moral, ni el rebelde, ni el antisocial, ni el revolucionario militante, expulsan o echan de si, el criterio moral. Lo que le ocurre a estos


hermanos es, que deciden vivir de acuerdo a una moral personal, casi siempre más dura y obligante que la moral colectiva practicada por el grupo con el que no están de acuerdo. Una parte minoritaria, que posea unos valores morales muy bajos, por ejemplo los politiqueros, sectarios, o simplemente pandilleros, etc; pueden manipular una buena parte de la sociedad, pero siempre existirán personas sensatas que por afinidad se unirán, para inyectarles a los adormecidos una buena dosis de valores, que contrarresten esa moral antisocial que afortunadamente aún no es la que impera en tu pueblo. Las personas pueden ser morales o inmorales dependiendo de quién les juzgue, pero jamás amorales, como los seres irracionales o animales. - Si Dios no mete su mano – comentó Silvestre – es imposible que el mundo alcance algún día la paz que tanto anhelamos. De inmediato se oyó firmemente la voz del octogenario. - Deja a Dios tranquilo, quien causó todo este desequilibrio a nivel mundial, es el mismo que tendrá que equilibrarlo, y este no es otro que el ser humano. - Silvestre un poco extrañado retoma la palabra. - Yo pienso maestro, que la solución para los problemas del mundo no está en las manos del hombre o de la mujer, sino en las de Dios, porque para él no existen imposibles.


El hombre del liquiliqui blanco toma una de las manos de Silvestre y la mete dentro de las de él diciéndole: - Estimado hermano, veo que el deseo de ver sonreír a los parias del mundo, te ha transportado a una galaxia utópica, en la que se ha hecho necesario fijarte una residencia para alejarte de la amarga realidad que vive el mundo tierra. Al escuchar esto, Silvestre permaneció por un momento callado, tratando de digerir lo que el mayor le acababa de manifestar; pero como no entendía lo que este quería decirle, decidió preguntarle un poco excitado: - ¿Qué cosa tan fuera de lo común he dicho, que su procedencia le ha hecho pensar en un lugar quimérico?. El anciano se quedó mirándolo. Después de pasar la mano derecha por su barba blanca, le respondió. - Tu forma de pensar es lo que deseo que corrijas. ¿ Cómo puedes creer o aceptar que las dificultades que mantienen oprimidos a los habitantes de la tierra, puedan quedar neutralizadas o suprimidas por la voluntad de un Dios que ha sido creado por ellos mismos; quienes a su vez se consideran incapaces de solucionar los desastres que han causado?. Puedes solucionar muchos problemas que te afectan actualmente, ¿cómo?, creyendo menos las cosas que te dicen o lees, simplemente analizando. El grave problema es que las cosas se creen sin protestar nada, porque la dijo Juan o Pedro. Recuerda estas palabras: “Nadie es redentor de nadie”. “El progreso se adquiere por esfuerzo propio”. Analízalas y saca tus propias


conclusiones. El dios del que hablas si no te has dado cuenta, regatea y vende la salvación, todo lo hace pensando en el dinero, si lo posees te envía al cielo, pero si no tienes algo valioso, materialmente hablando que ofrecerle, lo que te espera es el infierno. - Perdona maestro, pero no comparto con usted ese criterio que acaba de expresar; considero que está confundido, al Dios que yo me he referido no es al que usted con gran naturalidad ha dicho que ha sido creado por el hombre; al contrario, al que me he referido es al creador del universo, al padre de los hombres y mujeres, que es omnipotente y omnímodo; al amo y señor del cielo y la tierra; a la perfección absoluta; al que sacó al pueblo de Israel del antiguo Egipto, donde había permanecido esclavo por más de 400 años; al que por amor a nosotros se hizo hombre al nacer de una virgen en Belén; quien con toda su grandeza y poderío, nació humildemente en un pesebre, al que devolvió la vista a invidentes, curó a paralíticos y resucitó a muertos; al que murió en la cruz por nuestros pecados, pero al tercer día se encontraba nuevamente entre sus discípulos cumpliendo su promesa. Si él logró realizar todos estos prodigios, ¿por qué tendría que dudar que la solución a nuestros problemas descansan en su voluntad?. El mayor, con un tono de voz quedo, le responde: - Al inicio de esta plática, lo encontré muy perturbado por las desgracias que sufría su pueblo; me dijiste, que te encontrabas maniatado y que te embargaba una gran impotencia por las escasas personas a quienes le dolía el padecimiento de la comunidad, inclusive hasta culpaste a los políticos por hacer caso omiso a los derechos que la constitución de tu país le


consagra a su gente y por las promesas incumplidas. Si sabias que la solución a todas las calamidades de tus conciudadanos estaban en la voluntad del Dios que me acabas de describir, ¿por qué permaneces atormentado y preocupado?; que importa lo que el pueblo pueda padecer, si al fin y al cabo es la voluntad de Dios y no la de los hombres y mujeres quien tiene la última palabra. Para que buscas soluciones si eso no te compete a ti, ni a ninguno de tus congéneres. El Dios del que hablas es el de los católicos y sin embargo hablas en términos universales conociendo que no todos los encarnados del planeta comparten las creencias o dogmas de dicha religión y mucho menos el método que utilizaron para imponer su doctrina. La religión judaica, de donde surgió el cristianismo, como secta, a sus creyentes una de las cosas que menos les agrada es, que le quieran imponer como Dios a un hombre que fue judío como es el caso de Jesús de Nazareth. Por ese motivo ellos no aceptan el Nuevo Testamento, dicen que la vida de Jesús, según lo relatado en este, está adulterada y que no es una historia sino una leyenda, copia casi exacta de la vida de Krisna, fabulosa deidad India. A Silvestre no le gustaba mucho el giro que había tomado la conversación; se encontraba incomodo y confundido; pero armándose de valor, argumentó. - Señor, yo creo saber lo que Dios espera de nosotros, y pienso, con su debido respeto que usted esta blasfemando. Él tiene un propósito para nosotros y eso lo podemos encontrar si leemos cuidadosamente la Biblia.


El anciano le toma nuevamente la mano a Silvestre, y como un padre cuando aconseja a un hijo, le dice: - Comprendo tu sentir, hijo mío; sé que tus opiniones están basadas en creencias que se han ido deformando a través de la historia. Cualquier idea o creencia está sustentada en la base de otra idea o creencia anterior, por eso cuando se da a conocer una idea, inmediatamente es atacada por otra, surgiendo de este encuentro una fusión de dos formas opuestas de pensar, que se neutralizarán con una nueva idea que recoja lo positivo que pueda existir de los anteriores conceptos. Esto no termina aquí, esa tercera opinión, aunque se piense para el momento que sus bases son muy consistentes, el progreso se encargará que sea refutado por el juicio de la posteridad. - ¿Y las opiniones suyas no se basan en lo mismo? – respondió de inmediato Silvestre. El mayor, notando su inquietud, hablándole pausadamente le comenta: - He aprendido de mis maestros, que una cosa es creer y otra muy diferente es saber. Un espíritu se hace sabio es a través de las experiencias vividas en sus indefinidas reencarnaciones. Si tomamos a un grupo de hermanos de diversas edades y le planteamos varios problemas, no es sorprendente escuchar las respuestas más sabias salir de la boca de aquellos que tengan más edad. - Si eso es así como usted dice maestro, no es mi intención contradecirlo, ¿cómo se debe entender aquellos niños precoces,


que han demostrado increíbles aptitudes intelectuales, y enormes habilidades artísticas sin tener tiempo ni estudios por su corta edad?. Como ejemplo puedo nombrar a Andre Marie Ampere, uno de los grandes físicos franceses que a la edad de cuatro años, sin conocer las letras ni las cifras, se dice que todos quedaban asombrados viendo al niño realizar operaciones de cálculo mental. También está el caso de Miguel Ángel, quien impresionó a toda Italia a los trece años. Mozart se dice que a los cinco años compuso una sinfonía sin tener ningún estudio de armonía. Si no tenían ni edad ni experiencia, ¿no cree usted que esos niños recibieron ese don de Dios?. - Te dije, que el espíritu adquiere sabiduría es a través de la experiencia. El hecho de que un cuerpo sea joven no significa que el espíritu también lo sea. El conocimiento manifestado por esos niños, lo trajo su espíritu de existencias pasadas. No es un don de Dios, sino la demostración del trabajo, el estudio y el esfuerzo de ellos; las penas y los premios se vienen a manifestar es a través del reflejo de los instintos predominantes. El espíritu todo lo gana, no obtiene nada de gracia. En las personas sabias, las pasiones actúan bajo el control de su inteligencia, se convierten en siervas de esta; pero no ocurre igual entre los seres inferiores, de pensamientos malsanos; en ese caso es la inteligencia esclava de las pasiones. Para saber o tener una idea de quién es Dios, primero debemos descubrir quienes somos nosotros. Veo que en tu pensamiento persiste la duda si blasfemo o no, pero al igual que tu, yo también me formulo otras preguntas, tales como ¿qué hacer cuando las cosas que nos planteamos, van más allá de nuestros conocimientos?. Nuestro intelecto nos interroga y nosotros carecemos de respuesta; pero si estamos dispuestos a


encontrarlas, es necesario romper con nuestros prejuicios y mirar más allá de nuestras creencias. Al principio los seres humanos se orientaban solamente por los sentidos e instintos, no tenía participación el raciocinio, no se podían imaginar este vasto universo por el poco desarrollo de su cerebro. Poco a poco su cerebro se fue agrandando de acuerdo a sus necesidades y todo lo veían de manera diferente, su intelecto se iba ampliando y su mundo se manifestaba más grande. Luego se le fue mostrando nuevos conocimientos que ellos decían haber descubierto, pero era obra de los maestros superiores. A medida que adelantaban por sus propias experiencias, todo se iba ensanchando, también su inteligencia; los que recibían una intuición más reveladora, más completa eran aquellos mismos espíritus que en un principio no tenían visión alguna y hoy no limitan la vida a un punto muy pequeño, microscópico como lo es en el infinito universo la tierra. La falta de razón en estos momentos está en aquellos que no teniendo en cuenta el progreso de las ideas, creen poder gobernar a los pueblos de edad madura o adulta, con la visión de un niño. Ese conocimiento de la época infantil de la humanidad, aun perdura en muchas religiones, pretenden seguirle enseñando juegos infantiles, a una humanidad que ha crecido, y que camina llevando en su mano la linterna de la ciencia, del conocimiento. - ¿Por qué si los espíritus maestros conocían la verdad desde un principio, no se la transmitieron a la humanidad y dejaron que ella creciera al lado de la mentira?. - Por la misma razón que no se puede enseñar a un niño en primaria el conocimiento que solo podrá comprender el estudiante universitario por haber alcanzado el desarrollo y la preparación requerida.


En este comienzo de siglo el espíritu humano lo que desea es ampliar su sabiduría, y para llegar a ésta, debemos ser inquiridores, porque “la investigación es el sol que disipa la densa oscuridad de la ignorancia”. No permitas que los demás, todo el tiempo piensen y decidan por ti, porque serás siempre manipulado. Aprende a llevar con honor y amor el timón de tu embarcación. Dos interrogantes invaden tu pensamiento, la primera me la manifestaste ya, que si no seré un blasfemo, es decir, de acuerdo a tu pensar, un demonio que al igual que a Jesús quiero sugestionarte y bajo engaño pedirte que te postres de rodillas ante mí y me adores. La otra, basada en la lectura de un libro de Coni Méndez que le prestó una amiga, donde la autora habla de maestros ascendidos y piensas que quizás yo sea uno de ellos, pero al mismo tiempo lo dudas, porque aún no estás seguro si creo o no en Dios, ésta vendría a ser una tercera interpelación. - Silvestre se encontraba estupefacto mirando y escuchando al anciano, pero no lo interrumpe. A pesar de la lluvia de verdades que estaba recibiendo, el dilema se mantenía en él. El discurso del hombre del liquiliqui blanco continuó. - ¿Qué si blasfemo?, la razón no se debe tomar como insulto, solo aquellos que caminan de espaldas a la verdad se sienten ofendidos por ella. Cada quien es libre de creer o no en algo, pero debemos tomar en cuenta que la humanidad terrestre se encuentra en estos momentos con los dolores de un parto laborioso. No se puede aceptar lo irracional e ilógico solo


porque la tradición o costumbre de un pueblo lo ha creído. Se debe evitar el error de viajar por los caminos que otros han transitado guiados por la mano de la insensatez. No te conviertas en un suicida, caminando como una ovejita al matadero, por temor a desacatar la orden de un supuesto guía espiritual, llámese pastor, sacerdote o gurú que muchas veces son más inmorales que sus guiados. Llénate de amor; construye tu propio destino; se tu líder, conócete en verdad, se señor de ti mismo y esclavo de tu deber, mas no endioses a nadie. Aprende de otros y todo cuanto te rodee, pero utilizando tu propio razonamiento. Si te equivocaste en un razonamiento, no te preocupes, es preferible un raciocinio falso, a dejar de razonar. Ves a los demás más grandes que tu, es porque estas de rodillas; así que no te postres ante nadie, porque tú no eres inferior a ellos. Despierta, eleva la mirada a lo alto, ¿qué percibes?. En ese preciso instante cuando Silvestre miró supuestamente hacia arriba, porque en el espacio no hay arriba y abajo se abrió ante sus ojos algo como especie de una pantalla inmensa que irradiaba una luz dorada muy hermosa, con un mensaje que decía: “El que a ciegas cree en aquello que no entiende, es muy fácil de engañar mastica puro veneno creyendo que es manjar”. Luego esa proyección se disipó de inmediato y Silvestre vio pasar frente a él a una distancia considerable, algo muy semejante a un cometa. Su tutor le dice:


- Esa luz que ves pasar, es un grupo de espíritus; son estudiantes que en desdoble van con su maestro. El mensaje que acabas de leer, fue el saludo que te dieron. - ¿A mí? – respondió sorprendido Silvestre. - Sí, a ti. - ¿Y por qué me saludaron de esa manera?. - Porque ellos vienen de otro planeta más progresado que la tierra. - ¿De otro planeta?. - Sí, la tierra no es el único planeta que está habitado; existen menos progresados que ella y también más evolucionados. La ciencia guiada por la lógica de los hechos y de observación, llevó su potente faro al espacio sideral, demostrando o viendo con gran claridad la incoherencia de las teorías sostenidas por la religión. La tierra ya no es el eje del universo, sino un minúsculo punto insoslayable en esta inmensidad. El sol no es más que el centro de este pequeño sistema planetario. Las estrellas son soles, muchísimas de ellas inmensamente más grandes que nuestro sol, alrededor de los cuales giran innumerables mundos, apenas accesibles al pensamiento humano. Los maestros espirituales encargados de la regeneración de nuestro mundo, vienen de planos superiores. Ellos conocen el grado de progreso de la tierra y saben que la mayoría de sus moradores tienen sus ojos cubiertos con la venda de la ignorancia y defienden aquello que no los deja progresar.


En la tierra hay muchos espíritus que odian, y ese mismo odio los mantiene ciegos; el espíritu sin amor no tiene visión, no ve. Desde siglos la humanidad terrestre ha tenido como verdad el mito, y constantemente se le pide fe ciega, ¿por qué se le pide este tipo de fe?, porque esta fe religiosa no está sustentada por la razón, sino por creencias dogmáticas. Esta fe que es ciega no es de utilidad al humano, no tuvo, no tiene, ni tendrá valor alguno, porque desde tiempos atrás se ha ido quemando en la hoguera de la razón. La ignorancia es un terrible monstruo, al cual, unidos tenemos que combatir. Llegó la hora de apearse del caballo de la fantasía y ponerle freno a nuestra desbocada imaginación. Hay que asumir con amor nuestras responsabilidades; y no olvidemos, que el cumplimiento de todos los deberes, es la suma de todas las felicidades. - Maestro, creo que lo difícil no es encontrar la verdad, sino aceptarla. - Estas en lo cierto; todos actuamos dependiendo de los datos que hemos guardado en nuestro archivo. Cuando recurrimos a este buscando orientación, el primer inconveniente que encontramos es, la errada programación que albergamos. Desde niños nos dislocaron de la realidad con tantos cuentos de muertos, fantasmas, diablos, duendes, infiernos, brujas, hechizos, etc, que fluyen a través de nuestros pensamientos, manifestándose posteriormente en trastornos psíquicos, a causa de esa degradante siembra que una vez hecha árbol, su abundante follaje mantiene ensombrecida la conciencia del humano. Si ponemos por ejemplo a un niño, ¿cómo puede ser la actuación de él si está programado por su madre primeramente,


luego por su padre según sus formas de pensar; viene después la programación de sus hermanos; la de la sociedad, la del colegio; la universidad; y esto es programas tras programa que se van grabando en su archivo?. Como este hermano está tan programado, no puede pensar ni él elegir libremente, y por conveniencia o imposición se ve en la obligación de aceptar la religión del papá o la mamá, o de su tío. En muchos casos le exigen que para estudiar en un colegio o Universidad tienen que pertenecer a una religión en particular. Igualmente ocurre con los partidos políticos; es decir, que convierten a ese hermano en un títere de las circunstancias, porque realmente lo dejan sin personalidad propia. Los temores que muchos padecen por esa misma imposición, han provocado penosas pesadillas, ya que en sus sueños se han encontrado con la figura impuesta del supuesto demonio, y ha sido tanta su impresión que cuando el sol se retira a dormir, ellos no han querido imitarlo y menos si piensan que están solos, por miedo a presenciar la apariencia fantasmagórica de su propio terror; y lo más penoso de todo esto es, que ese mismo pánico es trasmitido a sus hijos, quedando éstos victimas de tan lamentable desgracia. Las personas que carecen de fuerza de voluntad, por no poder desintegrar esos programas que muchas veces los traen de vidas anteriores, le es difícil, muy difícil lograr realizar los cambios requeridos para su progreso en esa nueva existencia. - Silvestre, no se sentía bien, las nuevas informaciones que estaba recibiendo chocaban con su programación; él trataba de disimular su estado de ánimo sin percatarse que sus pensamientos no eran ajenos ante la mirada de su informante por quien se sentía acorralado, pero valor le sobraba para


defender sus puntos de vistas y estaba dispuesto, si fuese necesario, llegar hasta las últimas consecuencias. Su voluntad se fortalece nuevamente y se manifestaba como una bestia indomable. A pesar de su deseo de salir victorioso en este encuentro, no se daba cuenta de su desespero, a consecuencia de las reflexiones que pausadamente y con gran dominio personal le daba a conocer el hombre del liquilique blanco. Hizo una mueca con la boca el joven repotenciado, y luego intervino. - Me da la impresión que usted no acepta a un representante del mal, como es el caso del demonio o Satanás y eso suele ser muy peligroso. La astucia de ese maléfico ser, es tal que aquel que lo niega sin darse cuenta es uno de sus instrumentos. Claro, hay muchos que exageran, y respecto a él se han creado muchos cuentos, esto también es cierto, pero le repito, que este perverso ser actúa como el virus del sida, el VIH que se encarga de engañar al sistema inmunológico para que no lo detecte a tiempo, mientras poco a poco va realizando su trabajo que culmina con la muerte del enfermo. Muchas personas de elevados conocimientos lo niegan, científicos de reconocida trayectoria y sin embargo han sido y siguen siendo juguetes de él; esa negativa ha hecho posible la creación de armas bacteriológicas y como si fuera poco, la creación de la bomba atómica y la de hidrógeno, entre otras armas de destrucción masiva; la invasión de un pueblo a otro, donde el más poderoso masacra al más débil. El diablo quiere destruir la obra de dios, y en parte lo está logrando, gracias a sus aliados que no son precisamente los que conocen su forma de proceder y se defienden teniendo como norte el amor de dios. ¿Cómo podemos defendernos de un enemigo que ignoramos?; ¿es posible curarnos de una enfermedad sin conocer su existencia?. Las pailas del infierno están llenas de incrédulos, pero aún


existen cupos disponible para los restantes, allí el fuego jamás se extingue. Muy pocos son los que tendrán la oportunidad de entrar al purgatorio, sin embargo aun tienen la oportunidad de arrepentirse, y así salvarse del tormento eterno. Con el planteamiento de Silvestre, al mayor se le notaba una gran satisfacción, y lo felicitó por el argumento empleado. Luego le dijo: - La interpretación siempre se encuentra abierta al error humano. Hermano mío, todo el temor que perturba al espíritu dominado por los prejuicios terrestre encarnado o no, está basado en su creencia. Se convierte en su propio detractor cuando se oye a sí mismo decir cosas que acepta como verdades, cuando en el fondo no son más que cuentos infantiles que se han convertido en sus realidades. Los nombres con que se ha querido identificar a la personificación tradicional de la influencia del mal, son muchos, con lo cual se le ha convertido en el mejor amigo de las religiones y sectas, porque durante siglos no ha cesado de contribuir para el sostenimiento de sus negocios. Entre esos puedo mencionarte a Satanás; palabra que fue utilizada para indicar lo adverso o adversario, no tiene nada que ver con espíritus del mal; es más, en la antigua Roma, cuando se presentaban las contiendas de gladiadores se utilizaba dicha palabra para señalar al contrincante de cualquiera de los dos contendientes. Otro vocablo que también se usaba como sinónimo de diablo es “demonio”; pero este tampoco implica la idea de espíritu del mal. Proviene este vocablo del griego “daimone”, que significa genio, inteligencia. Para mayor confirmación, el sabio filósofo de Grecia, el maestro Sócrates,


le decía a su discípulo Alcibíades: “Yo tengo una ventaja sobre ti, que a mi lado se encuentra un daimone que me orienta para no cometer errores”. También de igual modo podemos hablar de Luzbel, que significa “bella luz”. Te puedes dar cuenta hermano mío , como la humanidad ha sido engañada, manejada, explotada, y amedrentada, con esa gran dosis de terror, transmitida por los que dicen ser los traductores del mensaje de Dios, un Dios que vive en el cielo. La palabra CIELO etimológicamente viene del latín “coelum”, formado del griego “coilos”, que significa hueco, cóncavo. Esto es así porque la cúpula celeste se presenta a nuestra vista como una inmensa concavidad. En la antigüedad se creía en varios cielos, compuestos de materiales sólidos y transparentes formando esferas concéntricas, utilizando como centro a la tierra. Se decía que giraban alrededor del planeta y traían consigo todos los astros que encontraban a su paso. Como puedes notar esa idea surgía de la ignorancia o de la carencia del conocimiento astronómico para la época, de las teogonías que clasificaron a los cielos escalonadamente, en varios grados de benevolencia, siendo el último el de la suprema felicidad. La creencia más generalizada era la existencia de siete cielos. Los musulmanes aceptan nueve, donde la felicidad va ascendiendo en cada uno de ellos. Ptolomeo astrónomo egipcio decía que eran once, y el último se le denominaba Empíreo (del griego pur o pyr, fuego). Este nombre Empíreo se usa mucho en la poesía para referirse a la mansión de la gloria eterna. En el caso del cristianismo se reconocen tres cielos: el primero es el de la región del aire y de las nubes; el segundo viene a ser el espacio en el que se mueven los astros; y el tercero, que es la casa de Dios y los elegidos que


tienen la dicha de contemplarlo cara a cara. Según esta creencia, el que conocemos como san Pablo llegó directamente a esta mansión celestial. Te repito la ciencia guiada por el progreso espiritual, proyectó su luz hacia el universo y destronó a la mitología que por tanto tiempo había reinado poniendo en su lugar al conocimiento. La ciencia astronómica no ha encontrado ni encontrará en el universo cielos, paraísos e infiernos porque con su luz potente ilumina todo; la oscuridad en que las religiones por siglos han mantenido a la humanidad terrestre, se ha ido disipando con el progreso. Los hechos evidenciados por la ciencia de un modo perentorio, no pueden ser impugnados por ninguna corriente o creencia religiosa, así tengan muchos seguidores. Los hermanos te saludaron o nos saludaron con ese mensaje, por ser conocedores de la problemática terrestre. En su mundo ellos no utilizan la mentira, porque se lo impide su propio adelanto o progreso espiritual, tratan dentro de lo posible de actuar lo más apegado que puedan a la objetividad, es decir, son incapaces de utilizar su inteligencia en algo que discrepase de lo que tienen por real. En su mundo no es como en la tierra que utilizan la religión para darle rienda suelta a sus pensamientos erróneos, autodestructivos, para adquirir poder, y casi siempre han utilizado el nombre de Dios con fines inmorales, como las guerras santas, ejecuciones, asesinatos horrendos, robos, secuestros de aviones, es decir actos de terrorismo, todo en nombre, no del diablo, sino de un Dios, salvador lleno de amor. Lamentablemente la religión en general, que debería ser una religión natural, se ha utilizado como instrumento del egoísmo del hombre, cuando debería ser para estimular al espíritu, para el desarrollo de la persona y para


admirar la grandeza y belleza de la naturaleza en toda su expresión. - Sigue diciendo el anciano: Por otra parte, no te encuentras informado de los últimos cambios que se han hecho en tu iglesia. Juan Pablo II, estuvo muy atormentado porque no sabía qué hacer con el espíritu de su hermana que había nacido sin signos vitales. Todo esto a consecuencia de dar como no vigente el famoso limbo. Para desencarnar tranquilo, tomo la decisión de enviarla al cielo y puso fin a su preocupación. El purgatorio, otro mito del catolicismo, sufrió la misma consecuencia, fue eliminado, la pregunta es, ¿cómo van hacer con la inmensa cantidad de espíritus que se encontraban allí purgando sus penas?; ¿cuál será su destino?. El problema es grave, porque de ese sitio, solo podrán ir al cielo, aquellos quienes sus familiares paguen para que el cura ruegue a Dios por él. Ya que su viaje más próximo era al infierno. Ahora que el purgatorio esta disuelto, ¿cómo se va a realizar la escogencia?; Y si las misas eran para sacarlo de allí, entonces ya no tendrían ningún sentido. Otro caso a estudiar es el siguiente: con lo hecho se está demostrando el gran engaño de los papas y sus secuaces; ellos son los que deciden en que creer y cuando dejar de creer; quitan y ponen a su antojo. Si el pueblo se diera cuenta del magno engaño, tendrían que exigirle al Vaticano que le regrese todo el dinero que ellos han invertido pensando en sus fieles por concepto de misas, plegarias, rogativas, rosarios, donativos, y otros ritos que en América son apenas 500 años, pero en el mundo casi 2000, el tiempo de existencia del catolicismo. Ya está descartado por el Vaticano que alguna vez haya existido


fuego en el infierno, ¿de qué forma habrá que imaginárselo ahora?. Como podemos ver, en ellos está la potestad de decidir qué hacer con la creencia, ¿qué le impedirá acabar con el tormento eterno de las almas, como ellos manifiestan eliminando al infierno?. El mundo tierra no ha alcanzado la paz, porque el pontífice romano no ha decidido eliminar la maldad, suprimiendo la existencia del demonio?, sin causas no hay efectos, sin diablos no hay maldades. ¿Será esto verdad?, ¿con cuál nuevo cuento vendrán?. Silvestre, no tenía más ganas de discutir, no porque se sentía vencido, sino porque ahora era cuando comenzaba a demostrar su verdadera fortaleza, la conocida por el anciano y que en verdad nunca había sido advertida por el joven. - Sin embargo, Silvestre pregunta: - Maestro, de ser cierto lo dicho por usted, que es bastante fuerte, no existiendo como ser maléfico el demonio, es lógico pensar que el infierno siendo la morada de éste, también sea fabuloso. El hombre del liquiliqui blanco sonríe lleno de satisfacción y le responde con una pregunta. - ¿No te da miedo negar a lo que tanto le has temido?. Silvestre sin vacilación, le responde: - No, porque comienzo a comprender que el temor que nos invade es hijo de nuestra ignorancia, y una vez eliminada la causa, automáticamente desaparece el efecto.


- Muy bien - contestó el anciano y después siguió con su orientación-, veo que comienza a germinar en ti, la semilla del raciocinio, libre de prejuicios. - Gracias maestro. El anciano le toma la mano por tercera vez y le aclara. - Yo no soy un maestro, para un espíritu alcanzar la maestría debe haber adquirido un sublime cúmulo de conocimientos, producto de sus experiencias en mundos mas progresados que la tierra y ese no es mi caso. Pertenezco al igual que tu, a la familia de espíritus que desde un principio encarnamos en el mundo tierra, luego de haber obtenido el grado en un mundo inferior. La tierra era el cielo de ese mundo, pero también es el infierno de mundos superiores. El infierno desde el punto de vista religioso es un mito; es uno de los inventos que le está causando más daño a la humanidad de nuestro mundo. Si recurrimos al pasado o mejor dicho, si vemos el archivo de la tierra nos vamos a encontrar con muchas sorpresas. Por ejemplo, el infierno no tiene su origen en la Biblia, como muchos piensan, incluyéndote. Lo que se ha dado a conocer como un sitio exclusivamente para tormento; un lugar espantoso, es tomado de un muladar urbano, donde quemaban desechos para impresionar a los que no se querían dejar dominar o adaptar al deseo de los más sagaces. Años después se entendió como la estancia de los espíritus en la mitología pagana; pero en la antigua Grecia se encontraba un lugar al pié de una ladera en las afuera de la ciudad, donde emanaban de una brecha gases sulfurosos. Este sitio era utilizado por los antiguos moradores griegos, como crematorio;


constantemente permanecía encendido, por los abundantes cadáveres, tanto de animales, como también de criminales que habían sido ajusticiados. Esto se llevaba a efecto como señal de desprecio, ya que era tomado como una gran ofensa para aquel entonces, no darle sepultura a un cadáver. Otro lugar similar, funcionaba en las afueras de Jerusalén, donde existía un tembladeral que arrojaba vapores sulfurosos. Permanecía este lugar impregnado del hedor de azufre ardiente. La diferencia existente entre este infierno y el de Grecia era, que aquí acudían los reos acusados de algún crimen y tenían que cruzar dicho lugar. El método utilizado fue, el de colocar al sentenciado en un extremo del tembladeral y le decían el motivo de su sentencia, es decir, le recordaban los crímenes que había efectuado, a la vez que le informaban que si lograba cruzar el lugar sin perecer en su intento, era señal que los dioses le perdonaban, o estaba probando la inocencia del delito que se le imputaba. -Silvestre se encontraba casi hipnotizado, por lo atento que estaba escuchando lo comentado por el hombre del liquiliqui blanco. El mayor prosiguió. - Recorrer aquel lugar se le denominaba “atravesar el infierno”, y el que alcanzaba llegar al otro extremo, quedaba purificado; pero por supuesto, nadie lograba tal hazaña. Esto que te estoy comentando lo vi en los archivos de la tierra, donde aparece todo lo referente a su historia. Lo que se ha traducido como infierno viene de una expresión antigua


aramea, conocida como “Gehena de Fuego”, que a través de las numerosas traducciones Bíblicas fue cambiando. El actual infierno fue una concepción europea utilizada durante los primeros días del cristianismo para asegurar la obediencia de los conversos. - ¿Entonces – preguntó el estupefacto discípulo -, la palabra infierno es europea?. - Si – respondió enfáticamente el mayor -, en realidad es escandinava y se refiere a Hell, la reina teutónica de los muertos. Hell en ingles significa infierno. El mito dice que tras morir, los que habían actuado con benevolencia llegaban a ella, pero no lo bastante buenos como para lograr trascender al Valhalla. Aún sin salir de su asombro, Silvestre no quiere perder ningún detalle. - ¿Qué debería entender por Valhalla?. El anciano sin perder tiempo le responde con una voz sumamente apacible. - El Valhalla, es según la mitología, el vestíbulo celestial reservado para los héroes muertos en combate y también para otras personas que en vida fueron casos especiales. - Aunque usted diga que no – insistió Silvestre – lo voy a seguir llamando maestro, por lo menos, lo es para mí. ¿Significa entonces que el infierno nunca ha existido como un hecho real?.


- Para aquellos que creen en él es una realidad, pero en verdad, demonios e infiernos no existen en el plano espiritual, pero si existieron en el mundo material como te lo he comentado. En sí, todo ha sido inventado por los sacerdotes para poder someter al creyente, intimidándolo si no se sometía a sus designios. - Maestro, yo agradezco las correcciones que me hagan, pero no vaya tomar a mal lo que voy a decirle; todo ese comentario de usted respecto al infierno es asombroso, por lo mismo da la impresión de que fuese inverosímil. - El éxito de un maestro depende de su capacidad para estimular, y una de las cosas que ellos deben poner en práctica, para ganar la simpatía de sus educandos es el pensar en sus cualidades más que en sus defectos. Todos los espíritus guías poseen esa valiosa virtud. Aceptar la corrección es abrirle la puerta a la luz de la sabiduría, y negarse a ella es decidirte a caminar por la vida con tú lámpara apagada. Si es cierto lo que dices – replicó el mayor- , pero también es verdad, que muchas cosas que dice la historia escrita por los hombres se han mantenido como verdades siendo mentiras, y otras que se tienen como mentiras y son verdades. Innumerables fábulas fueron aceptadas por la humanidad terrestre, que posteriormente quedaron derrumbadas por razonamientos de los maestros encargados de regenerar al mundo, al que nos estamos aproximando sino te has dado cuenta. Uno de esos maestros fue Jesús de Nazareth, a quien tildaron de loco. Parece mentira, pero “la mayoría de las personas están dispuestas a estimarnos si le envenenamos con una alabanza aunque sea falsa y a desestimarnos si le damos el remedio de una verdad amarga”.


Continúa adelante, tienes mucha fuerza de voluntad y más pronto que tarde lograrás el dominio de ti mismo, es decir autodominarte; dos vocablos forman esta palabra: Auto, que significa “yo mismo”, y dominio, que viene de dominar. Tiene como resultado entonces la palabra Autodominio “Yo mismo me domino”. Somos capaces de las cosas más bárbaras cuando no tenemos control de nosotros mismos, en nuestro archivo existe de todo, positivo y negativo, pero en muchos predomina la negatividad, dejar estos instintos o pasiones en su completa libertad, es vivir permanentemente en una lamentable miseria, llena de fracasos. El remedio para ese mal radica es en el autodominio, pero se requiere de otra herramienta que tú afortunadamente posees, no es otra que la fuerza de voluntad; es precisa una voluntad poderosa para que interponga una barrera inabordable a nuestros impulsos, a nuestras debilidades y por su puesto a nuestros hábitos morbosos. La fuerza de voluntad es tan necesaria, que es ella quien determina el progreso y la felicidad del espíritu humano; sin esta, no tendrían acción las demás cualidades y condiciones que vengan en nuestro beneficio. La misión de los maestros, es darnos ese ánimo necesario y enseñarnos a usar las herramientas de que disponemos para colocar a la humanidad sobre una edificación sólida, pero para lograr esto, es necesario remover viejos escombros que están férreamente arraigados en nuestra alma o subconsciente, archivo del espíritu. La figura del anciano se fue desvaneciendo poca a poca, hasta que se perdió de vista. Al cabo de cierto tiempo, Silvestre comenzó a oír los gritos y risas de unos niños; las voces de adolescentes y adultos; el ruido de vehículos que pasaban no


muy distantes de él. Todavía un poco soñoliento, abrió los ojos y pudo percibir la iluminación de las bombillas en los postes que lo encandilaban, y fue cuando logró comprender que se había quedado dormido en el banco de la plaza donde se había recostado para descansar. Miró al reloj y notó que había permanecido dormido aproximadamente 40 minutos. Decidió quedarse en el sitio un momento más, para deleitarse con el concierto que le estaban ofreciendo las numerosas aves que se estaban reuniendo para dormir en los árboles de la plaza y a su vez para pensar respecto al extraño sueño que recordaba nítidamente.


Segunda parte. EL GRAN DILEMA

A Silvestre después de lo acontecido en la plaza de su pueblo, la vida le cambió. Trasladándose a su hogar, no dejaba ni por un instante de pensar en el extraño suceso. Su apreciada esposa lo esperaba con gran ansiedad. Silvestre y Margarita tenían tres meses de haber contraído nupcias; ella se encontraba con la salud alterada y al verlo llegar su corazón sonrió. Le manifestó que en su ausencia se le habían presentado vómitos, que no recordaba que pudo haber ingerido que le haya provocado ese mal estomacal y ese fuerte dolor de cabeza. Él traía en mente comunicarle lo ocurrido, pero por su estado de ánimo prefirió dejarlo para después. Pasaron a la habitación, la noche los visitó, la imagen insistente del rostro apacible del octogenario no se apartaba de la mente de Silvestre. Miró a su esposa, quien se había quedado profundamente dormida y se preguntó. - ¿Una vez que le comente a Margarita lo ocurrido, qué podrá pensar de mí, creerá que estoy loco, que mi mente divaga, o tal vez lo tome en serio, porque la noté muy entusiasmada con el libro de metafísica que le prestó la comadre toña. A demás, ella me dijo una vez que a su hermano Héctor desde muy niño se le aparecían los muertos?. Silvestre se encontraba bajo la presión de un gran dilema, si mencionarle o no a su esposa, el sueño que él consideraba asombroso. Tratando de despejar la mente, decidió levantarse


lentamente de la cama para no despertar a Margarita, y se dirigió a hurtadillas en dirección a la sala. Encontrándose en ésta, se sentó en una confortable mecedora, prefirió no encender la luz porque era de madrugada y él sabía que en pocos instantes los destellos del sol iban a disipar la oscuridad. Comenzó a menearse; para meditar mejor, cerró los ojos, como tratando de conciliar el sueño, pero el dilema se acrecentaba cada momento más y más. El temor se apoderó de él, la duda invadió su mente por completo. Tratando de aquietar sus pensamientos, visualizó el rostro amigable del hombre del liquiliqui blanco, no tenía ni idea que esa era una forma de invocar a entidades espirituales. Como por arte de magia, de repente comenzó a sentir una extraña paz interior, y a escuchar dentro de su cabeza una amorosa voz que le decía: - Los miedos irracionales son el producto de pensamientos negativos. No es fácil tener control de ellos. El miedo es hijo de la ignorancia; es la fuerza que mantiene cerrada a las mentes. Haz de saber hermano amado, que sólo la mente que se encuentra abierta está en la capacidad de recibir y procesar nuevos conocimientos. No podrás conocer lo desconocido, mientras sigas aferrado dogmáticamente a lo conocido. Niégate a aceptar, que tus infundados temores dominen tu vida. Recuerda siempre que detrás de todo apego hay miedo y detrás de cada miedo se manifiesta algún tipo de incapacidad. Comprendo que te encuentres confundido, pero te estamos ayudando a crear las condiciones y así logres realizar los cambios requeridos en tu mente, en tu alma, en tu archivo, sin sentirte culpable de nada. Tu progreso depende del creer en ti mismo, aunque nadie más lo haga. No permitas que los prejuicios de los demás te impidan ser quien eres en verdad y cumplir con la gran misión que prometiste en espíritu realizar


en esta encarnación. La irracionalidad, la superstición y la ambición desenfrenada, son los verdaderos enemigos de la libertad del ser humano; ellos impiden el reino de la justicia. El que vive temeroso nunca será libre, porque estará colocando su espíritu a merced del peligro y no será capaz de razonar coherentemente. Todas sus ideas se harán confusas y por tal motivo la lógica le será ajena. Controla tu vida, controlando tus pensamientos, es muy importante que tengas dominio de ti mismo, pero es necesario también que comprendas que, hay cosas que escapan de nuestro control personal a pesar de nuestros esfuerzos. Así que no asumas la culpa de la actitud desenfrenada de los demás. Deja que tu nueva visión de las cosas realice su trabajo interno, reorganizando tu archivo, para que adquieras una nueva perspectiva. Serena tu mente, relájate, no le permitas el acceso ni te dejes conducir por la premura de pensamientos rumiadores. Existen muchos falsos profetas en la actualidad que con sus absurdas argumentaciones, pretenden persuadir a los incautos, pero el mentiroso se engaña a sí mismo, pensando que no será descubierto, y el tonto se engaña a sí mismo, pensando que su mentira esconderá su tontería. Aprende de los que poseen conductas ejemplares, y no te dejes deslumbrar con preceptos sin fundamentos sólidos, endebles, disfrazados con expresiones bonitas. No es el decir, sino el hacer cosas hermosas, lo que engrandece al espíritu. La experiencia tiene mucho más fuerza que las creencias; así, que no temas hablar, cuando es la experiencia y no tus prejuicios y supersticiones quien dirige tus palabras. Si piensas racionalmente, es decir eliminando lo supersticioso, tu vida será más saludable, no te generará males perturbadores, ni emociones destructivas. Muchos espíritus que usan un cuerpo joven se equivocan al


pensar que la inteligencia suple a la experiencia; también los que usan un cuerpo de edad madura cometen el error en pensar que la experiencia sustituye a la inteligencia. Ten confianza en ti mismo; el temor surge de la falta de confianza y esta es el resultado de no conocer tus propias capacidades. Ignoras tu capacidad a consecuencia de la falta de experiencia. Debes ser lo suficientemente inteligente para sacarle el máximo provecho a las lecciones que te da la vida continuamente. En tu archivo a parte de lo que te puede causar grandes traumas, tienes valiosas experiencias maravillosas de esta y otras existencias, si las trae a la memoria consciente te ayudaran a vencer tus temores, ellas actuarían como un gran sol disipando la niebla tormentosa. Para lograr esto tienes la obligación de disciplinar tu mente, tus pensamientos. No dudes en comunicarle a tu compañera lo ocurrido; se tolerante con las respuestas recibidas, las experiencias se viven, no se cuentan, y cuando la refieres a alguien que no haya vivido lo mismo o similar, lo niegue o lo acepte, será basado en su creencia y no en su vivencia. El que ha experimentado, es el que puede confirmar. Ser tolerante, no es fácil, porque ésta es una virtud difícil de practicar; encierra en sí grandes sacrificios. Pero no es menos cierto, que ella tiene un límite donde deja de ser virtud. Sin la tolerancia, no puede haber sociabilidad, unión ni confianza entre las comunidades; ella es la cualidad esencial del verdadero filántropo; es la que logra que vivan unidas todas las voluntades, multiplicando las amistades y por ende la hermandad. No olvides que todos somos imperfectos y por esa razón necesitamos de la tolerancia y la bondad de unos a otros hasta lograr encontrar el secreto de poder corregir los defectos.


No le tengas miedo a nuevos conocimientos, hay que explorar los vastos horizontes de lo desconocido; recuerda que quien no va a la par del progreso se estanca. La misión de ustedes es grande, y no se puede permitir que los obsoletos prejuicios de siglos pasados los mantengan bajo sombra, y sigan dirigiendo las decisiones y los estados de ánimo de la generación presente. Las creencias que imperan en el ser humano, son simples y en su mayoría erróneas interpretaciones que hacen de sus experiencias; no son realidades absolutas como muchos afirman; son percepciones cambiantes con cada nueva e intensa referencia. Si te doblegas que sea ante la razón, y estando ésta a vuestro lado, poco importan los calificativos que te den sus detractores; pero te repito, no olvides que todo ideal es siempre relativo a una imperfecta realidad presente. La verdad debe instalarse en nuestro espíritu merced a nuestro propio esfuerzo. Me retiro, pero no sin antes decirte que ustedes tres han sido desde muchas existencias instrumentos nuestros. Utilizamos sus facultades para transmitir el mensaje de amor, que trajeron los maestros misioneros para la regeneración de esta durmiente humanidad. El ser humano es mucho más de lo que él cree, es más que un cuerpo con un cerebro. Que la paz y el amor reine en todas las acciones que se propongan, para que nos ayuden a conducir esta embarcación a puerto seguro. Todo quedó en silencio, Silvestre siguió dormido hasta que un ruido lo despertó; era Margarita que se encontraba en la


cocina preparando café. Se levantó de su asiento al darse cuenta que la oscuridad de la noche se había esfumado con el despertar del sol. Se dirigió a la sala de baño, y de regreso pasó por la cocina. Al mirar a Margarita que aún se encontraba en paños menores, acercándose a ella le dio un abrazo, un beso y los buenos días, diciéndole luego: - Si la belleza es pecado, tú no tienes perdón de Dios, es imposible que entres al reino de los cielos. Aun sabiendo eso, a partir de hoy te nombro mi ángel guardián para que me saques ese demonio que se apodera de mi, cada vez que te veo vestida de esa manera. Que exacerbado debe tener los ánimos la diosa Venus. - ¿Por qué? – pregunto Margarita. - Porque su belleza ante la tuya queda opacada, es decir, relegada – respondió. Margarita se sintió halagada, y en recompensa le regaló a su amado, una hermosa sonrisa y a la vez le preguntó: - ¿Qué te ocurrió anoche que no amaneciste en la cama?. A Silvestre no le sorprendió la pregunta, porque ya la esperaba. Su respuesta fue: - Mi reina, tu no me vas a creer, pero esa es una historia larga de contar; te prometo que hablaremos al respecto pero después, en la tarde, cuando venga de la escuela, aunque puedo adelantarte algo. Estoy nadando en un mar desconocido, o por


lo menos no explorado por mi persona, y a pesar de esto me siento atraído por él. - ¿Por qué dices eso? ¿Qué te ocurre Silvestre?; ¿qué te está pasando, es que ahora tienes secretos para mí? – preguntó Margarita un poco extrañada - . Recuerda lo que tu repetidas veces me dijiste cuando éramos novios, que la base de un matrimonio se encontraba en la comunicación, porque éste era el único camino posible que conducía a la comprensión, y sin comprensión el resultado desgraciadamente vendría a ser el fracaso, aunque existiera amor en la pareja. Silvestre la miró con honda ternura, respondiéndole: - También te he dicho lo que muy a menudo repetía la difunta Ramona Fermín que: “el que sabe esperar, es el que obtiene la mejor cosecha”. Yo creo Margarita, que hay cosas en la vida, que ignorarlas favorece más que conocerlas. Margarita retirando la olla de la cocina, le pregunta. - ¿Cómo cuáles?; yo no creo que eso sea cierto de un todo, porque pienso que existen cosas que si uno se demora mucho mas bien se corre el riesgo de perderlas. Conozco casos de personas que por estar esperando que las cosas llegaran a ellas se quedaron sin el chivo y sin el mecate. Cuando a uno le interesa de verdad algo, si tarda en llegar hay que salir a buscarlo, no podemos pasar toda la vida esperando que las cosas lleguen o que los problemas se solucionen sin uno poner nada de su parte para aligerar la solución. Mi papá dice muy a menudo una frase que según él es de un filósofo llamado Séneca: “Mientras se espera vivir, la vida pasa”.


Luego le entrega una tasa con el café y se sirve una para ella, pero notando que su pregunta no tiene respuesta, insiste. - No me pongas más nerviosa de lo que estoy; ahora si estoy yo bien bonita. ¿Qué cosa mijito fue lo que te ocurrió?, o es que pretendes romper la promesa que nos hicimos, que en las buenas o en las malas, siempre seríamos sinceros. Tu eres gran admirador de San Agustín y una de tus frases favoritas es justamente de él; “negar la verdad es un adulterio del corazón”. ¿Qué te pasa?, éste no es el Silvestre que yo conozco, ¿pretendes renegar de las tantas cosas bonitas que me enseñaste, que fueron las que me inspiraron esto que siento por ti?. Silvestre meneando la cabeza responde: - ¿Ves en mi algún cambio Margarita?, y eso que aún no te he comentado nada. Sí mi reina, creo que tu Silvestre es otro, pero a pesar de todo solo te pido que no dudes de mí; yo aún sostengo todo lo que hemos dicho; no me estoy negando a dialogar contigo, y menos a no serte sincero. Solo te pido que esperes a la noche cuando regrese de la escuela, no te dejes llevar por la premura de pensamientos rumiadores. No te preocupes, lo que me ocurre no es tan malo, al contrario me parece demasiado bueno para ser cierto. Así, que por favor, no te mortifiques y descansa, recuerda que ayer estuviste malita. Deberías ir hoy al médico, no sabemos qué te produjo ese malestar; hay que ser precavido, aunque por tu actitud considero que estas mejor, por lo menos la lengua la tienes buena.


Lo dicho por Silvestre, le calmó pero a la vez sorprendió a Margarita porque estaba usando expresiones no comunes en él. La curiosidad innata en las mujeres la obligaba a seguir insistiendo y ahora más que nunca sabiendo que su compañero le estaba ocultando algo. - Si, voy a ir al médico, en el trascurso de la mañana visito a Haydee para ver qué me dice, ella es mi doctora de confianza. Pero dime una cosa; ¿qué te impide llegar temprano a casa, si hoy tienes la tarde libre?. - Si, es cierto, tengo la tarde libre, pero debo pasar por la biblioteca buscando un material que Luis José me tiene apartado, lo necesito para el miércoles y mañana el turno lo tengo completo, me va a ser imposible solicitarlo. Luis José era el bibliotecario, un hombre muy culto e íntimo amigo de Silvestre. La idea principal de asistir a la biblioteca era con la intención de comentarle a Luis José lo ocurrido. Como en efecto, llegada la hora, a si lo hizo. Luis José, ante lo comentado por Silvestre se quedó perplejo. Después de superado el shock, le dijo: - Lo que te puedo decir mi amigo es, que he tenido la oportunidad de leer muchos libros de ocultismo y ... Silvestre lo interrumpe. - ¿Y eso qué es en sí?. - Bueno, eso es una teoría y práctica que tiene que ver con el logro de poderes secretos de la mente o el espíritu. Existen


muchos sistemas antiguos, pero hoy en día está mezclada la antigua práctica con la moderna psíquica; se podría hablar de un ocultismo contemporáneo, moderno, como la corriente filosófica espírita; pero a esta última no se le debe confundir con el nombre de ocultismo, porque no sería apropiado. - ¿Por qué dices que no se debe confundir el ocultismo con la corriente esa que mencionaste?. Luis José tratando de ser lo más explícito posible le responde. - Porque la palabra ocultismo viene de oculto, misterioso, no público; mientras que la corriente espírita según tengo entendido, su enseñanza es pública; tan es así, que utilizan los diferentes medios de comunicación, prensa escrita, radio y televisión para darse a conocer. Pero no me preguntes mucho respecto a sus seguidores, o lo que ellos manejan, porque te mentiría si te digo que he profundizado en ese tema. Yo tengo una barrera que me impide aceptar o afirmar algo sin conocimiento suficiente. Me baso en lo que dijo Herbert Spencer. - ¿Y se puede saber Luis quien es ese tipo y que fue lo que dijo que tu lo tomas tan en serio?. - Por su puesto. Spencer, fue un filósofo ingles fundador de la filosofía evolucionista del siglo antepasado. El dijo: “Hay un principio que es una barrera contra todos los argumentos y que no falla en mantener al hombre en una eterna ignorancia; ese principio es la aceptación antes de la investigación”.


- ¿Es decir Luis, que tú solamente crees en lo que ves, o en lo que experimentas?. - No Silvestre, no lo veas desde esa óptica porque si así fuese, tendría que negar todo el adelanto que existe en este momento porque personalmente no he participado en él. Yo acepto toda investigación realizada por personas serias que no vayan en contra de la razón. Te puedo decir que he experimentado y presenciado fenómenos paranormales; pero de la manera como tú lo viviste, jamás. Entonces, tendría que negar tu experiencia porque no la viví yo. Más bien estoy sorprendido que ese tipo de manifestación la haya tenido un catequista; porque vamos a estar claro, tengo tiempo conociéndote y estoy seguro que tu no manejas o no manejabas estos temas filosóficos, psicológicos y astronómicos que me acabas de mencionar; siempre te has dado a conocer como defensor del catolicismo y tu mensaje ha sido estrictamente religioso, ajeno a todo lo que me dijiste hoy. La inquietud se hace manifiesta otra vez en Silvestre. Se siente contrariado, ignora que la contradicción es quien nos estimula a la investigación. - ¿Te puedes imaginar cómo me siento, las creencias que me inculcaron mis padres; desde niño asistiendo a la casa de Dios y llevando el mensaje del señor a mis semejantes, en cosas de horas, yo, que he sido tan fiel a mi religión, me sienta estremecido y asombrado por un sueño?. Si alguien me hubiese comentado algo similar, no lo aceptaría, simplemente porque no lo creería, pero lo viví yo mismo y no puedo por más que quiera, negarlo. Como te dije, defendí mi creencia, pero al final terminé negando la existencia del infierno y algo más terrible


aún, no sé donde ubicar a Dios, y eso si me asusta de verdad. Lo más absurdo de todo esto es, que un sueño pueda cambiar tan de repente a una persona, o es que yo me estoy volviendo loco. - Amigo Silvestre – le dice Luis José con intención de calmarlo -, esto que viviste nos demuestra que una experiencia por ser vivida, vale más que todos los libros que uno pueda haber leído. Mira, te soy sincero, yo hasta este momento tenía un concepto de la vida, y hoy, por tu comentario, el cual te agradezco profundamente, que hayas confiado en mi persona para confiarme algo tan personal, ese edificio que consideré estaba construido sobre bases consistentes, comenzó a ceder. Es verdad Silvestre, todo es relativo, hasta las creencias; no debemos aferrarnos a lo conocido ni rechazar, sin analizar libremente, lo que pensamos que pueda ser imposible, basándonos en el conocimiento que albergamos en el momento. Lo que he escuchado hoy a través de ti, también a mi me ha afectado, porque me ha hecho reflexionar y entender que la verdad absoluta no está en una persona, ni en ningún grupo en particular, ni siquiera en la tierra, quizá este diseminada por todo el universo cognoscible e incognoscible para el humano. Quien sabe amigo mío, si de ultratumba todo se vea más claro. Con respecto a eso si estás loco o no, por lo que tú dices que fue un sueño, te informo, que a lo largo de la historia, nuestros sueños nos han fascinado y han sido en muchas ocasiones motivo de tormento por lo que conocemos como pesadillas. No debes pensar que te estás volviendo demente, porque también lo hubiese sido Samuel Taylor coleridge, quién soñó con 200 versos de una de sus obras poéticas; pero al


despertar, solo logro recordar 54 y fueron los que transcribió. Albert Einstein, un fenómeno del siglo XX dijo que concibió su teoría de la relatividad a través de un sueño, donde se vio viajando por el espacio montado sobre un rayo. Rafael, el famoso pintor italiano dijo haber visto en sueños el rostro de sus famosas madonas. Elías Howe, al igual que los demás anunció que en sueños encontró la idea que le faltaba para construir las primeras máquinas de coser. Johann Mendel, también vio en sueño un campo de flores clasificadas en un orden determinado, casualmente el mismo que le permitió sistematizar las leyes de la herencia genética. Imagínate, cuanto no se comenta en la Biblia respecto a ellos y si nos referimos al Islam, el mismo Mahoma obtuvo su conocimiento mediante sueños, él era analfabeta y se reunía con sus discípulos todas las mañanas para interpretar los sueños que había tenido en la noche; y mejor no hablar de las civilizaciones sumerias, mesopotámicas, India, griega y romana entre otras. Desde tiempos arcaicos lo que conocemos hoy como psicología nadaba en el océano de la metafísica, los sueños de entonces, ella los estudiaba pero dentro de los lineamientos de esa ciencia espiritual. Con el advenimiento de la investigación experimental la psicología se independizó de su madre, pero siguió estudiando los sueños pero a la luz de la indagación científica. Te quiero decir con todo este comentario, que si te consideras loco por lo que soñaste, entonces tendríamos que aplicar el mismo término a nuestros antepasados que también obtuvieron sueños que cambiaron no solamente su vida, sino la de su generación. ¿Tú piensas por ejemplo Silvestre, que


Einstein fue un desquiciado porque soñó que viajaba en un rayo?. Silvestre, con el ánimo recuperado, le responde al bibliotecario, sorprendido por su interrogante. - ¿Como me vas hacer esa pregunta a mí que soy un admirador de él?; como un genio lo catalogo yo. Luis José aprovecha el cambio que ha logrado en Silvestre, y le dice: - Entonces sácate de la cabeza, que te estás volviendo loco por lo que soñaste, ojalá yo tuviera ese tipo de sueños. Silvestre le estrecha la mano como agradecimiento. El salón de la biblioteca se encontraba escaso de personas, por eso fue posible la plática. Próximo a ellos estaba un señor canoso, tomando apuntes en una mesa, quien disimuladamente escuchó el parlamento. La tarde trascurría de prisa, y el recinto comenzó a llenarse de usuarios, era normal que a esa hora ocurriera. A Luis José le fue imposible continuar con el diálogo, tenía que atender las solicitudes de los estudiantes y profesores. La parte menos concurrida era donde se encontraba Silvestre. Al verse solo en la mesa, la melancolía lo visitó. “La soledad muestra sus suaves y sedosas manos, pero sus fuertes dedos sin darnos cuenta nos oprimen el corazón”. Muchas veces nos vemos rodeados de un gran número de amigos, pero ninguno le hace compañía al alma que gime de tristeza. Es el caso de Silvestre, porque sus pensamientos viajaban en dirección opuesta a sus sentimientos,


no coincidían; esto le mantenía en un estado depresivo, lánguido y embolismático. Encontrándose en un estado meditabundo, un ruido fuerte lo trae al presente; una voz interrumpe su soledad. - Con su permiso amigo, ¿le incomoda si me siento en esta mesa?. – era el señor que se encontraba en la mesa de al lado. Silvestre, sin inconveniente alguno le responde. - De ninguna manera hermano, bien pueda. El señor tomo asiento; los dos eran los únicos que estaban ocupando esa mesa. - Gracias – le contestó su nuevo compañero, y le preguntó. - ¿Usted es porlamarense?. - No, yo soy criollito del valle de San Juan Bautista, tierra del datilero y el sabroso piñonate. ¿Y usted de dónde es?. - Estoy residenciado actualmente aquí en Porlamar, pero soy oriundo de Boconó, estado Trujillo; ¡como añoro su clima!, el de aquí es muy estuoso; eso beneficia al turismo, sobre todo al extranjero. Usted mencionó que era de la tierra del piñonate, ayer lo probé por vez primera, me gustó, pero ¿por qué le dan ese nombre si no está hecho de piñón?. Silvestre se ríe, luego responde:


- Según tengo entendido ese dulce viene de España, de la gastronomía sevillana. Se habla de un horno que existió desde el año 1385 según documentos que se conservan llamado Hornos de San Buenaventura, donde solían preparar tortas de aceite, polvorones, torteras y entre otros dulces el piñonate. En el 1610 en su obra “Tesoro de La Lengua Castellana o Española”, Sebastián de Covarrubias define el piñonate como una pasta de piñones y azúcar. La opinión de Manuel Antonio García Arévalo es que una parte grande de la dulcería popular dominicana, según él la más usual, procede directamente de Canarias y, como las islas, es muy probable que se remonte al siglo XVI, al parecer en esa época la industria azucarera alcanzó su apogeo. Entre los dulces típicos dominicanos y canarios se encontraba el piñonate. En San Juan se viene haciendo desde tiempos remotos, no sé cómo sería su evolución, pero lo que conocemos aquí como piñonate es elaborado de lechosa tierna rayada y papelón, también le agregan clavos de especies, conchas de naranja y azúcar. Después de unas cuantas horas de cocción, cuando el encargado de la faena considera que ya está en su punto, lo retiran del fuego. El siguiente paso es extender la pasta en una mesa con un grosor aproximado de dos centímetros y medio, para luego cortarlos en forma rectangular en turrones de 12 centímetros de largo por ocho de ancho. Me da la impresión que ahora los están cortando más pequeños. El siguiente paso es envolverlos en cachipos, es decir, en la corteza seca de la mata de plátano o de cambur. Ya quedan pocas familias que mantienen esta tradición sobretodo en fuentidueño. Considero que lo más agradable no es comerlo, sino presenciar el proceso de su elaboración. Se piensa que muy probablemente habitantes de Linares de la Sierra en España hayan trasladado este dulce para San Juan, pero nosotros poseemos nuestra propia receta. En su pueblo los ingredientes para elaborar el piñonate


son: miel, harina, huevo, aceite de oliva, aguardiente, almendras, piñones, ajonjolí, canela, clavo, matalauva (anís en semillas) y cáscara de naranja. El piñón español procede de un pino, no es el mismo que nosotros tenemos aquí en margarita. Se conocen por lo menos en España unas veintenas de pinos piñoneros, su fruto es llamado piña y en su interior se encuentran muchas semillas denominadas piñones. Así que, el nombre del piñonate sí procede de la palabra piñón, de los piñones de la piña del pino piñonero español. Como nos podemos dar cuenta, en lo único que coincidimos con los españoles para la elaboración de nuestro piñonate es en los clavos y la cáscara de naranja, el resto de los ingredientes son diferentes. En Linares de la Sierra también se venera a San Juan Bautista. Si quiere conocer un poco más de este dulce margariteño, aparte de visitar en San Juan al pueblo de fuentidueño quien es uno de los pueblos más viejos de nuestra isla, escuche la canción que le compuso el profesor asuntino Perucho Aguirre. En unas de sus estrofa dice: Envueltico en su cachipo/ con lechosa y papelón/ cómpreme este piñonate/ y apriétese el pantalón. - Interesante explicación, bastante documentada. La presentación de ese dulce a mi me llamó mucho la atención. Lo compré en el mercado de conejero. La señora que me lo vendió me dijo, después que lo pruebe apriétese el pantalón, debe ser por lo que dice la letra de esa canción, aunque en el instante pensé: Será que es un laxante. Mi nombre es Rafael Rangel.


- Y el mío Silvestre Hernández. Ambos se estrecharon la mano. Rafael le dice: - Tienes el apellido de un gran doctor trujillano venerado por muchos, como lo es José Gregorio Hernández. - ¿El era de Trujillo?. - Si, de Isnotú y por cierto, el municipio se llama Rafael Rangel, este fue otro médico también de Trujillo, nacido en Betijoque; es difícil que se me olvide el nombre. Fue Rangel, el primero que estudió la parasitología en Venezuela. En homenaje a él, se celebra aquí el día del Bioanalista. - Muy interesante, nunca había oído hablar de él – respondió Silvestre, luego manifestó: - Me imagino Rangel, que Isnotú siendo la cuna de tan ilustre personaje, debe tener todos sus servicios, por ser zona turística. Aquí en Margarita a pesar de ser tan nombrada por el turismo, los servicios son pésimos, sobretodo el agua potable y el aseo. - Sin embargo Silvestre, te imaginas mal; ese pueblo de Isnotú está abandonado, ahí quien hace su agosto es el clero. Su infraestructura no es la adecuada para recibir o atender como es debido, las diversas necesidades del turista. - ¿Por qué dices que el clero hace ahí su agosto?.


- Es que no disimulan, por un lado se ve la gran cola de devotos depositando el milagro por la promesa hecha, según ellos; por favores recibidos del espíritu del galeno; y por el otro lado se ve, una cola similar comprando los mismos milagros que fueron depositados por el pueblo creyente; ¿no es esto un gran negocio?, el doctor hace el “milagro”, y el clero lo cobra, ¿no es un espléndido comercio?; y pensar que supuestamente el doctor Hernández en vida, más eran las consultas que no cobraba que las que cobraba. A parte de todo esto, se construyó un museo donado por el pueblo devoto, donde se encuentran los inmuebles que pertenecieron al galeno; y algunas obras de artes de artistas del pueblo. Para la misma gente ver lo que ellos donaron, tienen que pagar. Lo mismo está ocurriendo aquí en Margarita; yo fui al Valle del Espíritu Santo, y existe el mismo comercio con un museo que allí se encuentra. Perdóname si te hago sentir mal con lo dicho, reconozco lo que quieren ustedes a su Virgen, pero no comparto que se explote al pueblo a nombre de la Madre María de Nazareth, y menos en nombre del Maestro Jesús, quien defendía a sus seguidores del abuso de los sacerdotes del judaísmo. El cantante y compositor guatemalteco, Ricardo Arjona, lo dice muy claro en su canción “Jesús es verbo, no sustantivo”, que a él le da asco el pastor que se hace rico con la fe. Mientras Rangel hablaba, por la mente de Silvestre pasó algo que le había comunicado su padre en una oportunidad. Y decide hacer el comentario. - Usted no me hiere con su comentario; ¿quiere que le confiese algo?; yo soy catequista, bueno, eso creo; el párroco de mi comunidad, que ya murió, nos dijo en la catequesis que si por él fuese, sacaría todas las imágenes de la iglesia, pero


también nos aseguraba que si él tomara esa decisión, el pueblo le caería encima. Él nos repetía muy a menudo, que los catequistas no veneran imágenes. Silvestre se pone de pie y le dice a su acompañante. - Disculpe un momento. Se dirigió hacia uno de los estantes y de él extrajo un libro. Regresó a su mesa y sentándose le dice a Rafael. - Esta es la Biblia de Jerusalén, la que nosotros utilizamos en la catequesis. Abriéndola, empezó a buscar. Una vez encontrado lo deseado, levantando la vista le dice a Rangel. - Escucha esto, que aparece en el Antiguo Testamento. Isaías cap 44, ver 13-20. “El escultor tallista toma la medida, hace un diseño con el lápiz, trabaja con la gubia, diseña a compás de puntos y le da figura varonil y belleza humana, para que habite en un templo. Taló un cedro para sí, o tomó un roble, o una encina y los dejó hacerse grande entre los árboles del bosque; o plantó un cedro que la lluvia hizo crecer. Sirven ellos para que la gente haga fuego. Echan mano de ellos para cocer pan. O hacen un dios, al que adoran, un ídolo para inclinarse ante él. Quema uno la mitad y sobre las brasas asa carne y come el asado hasta hartarse. También se calienta y dice: “¡Ah! ¡me caliento mientras contemplo el resplandor!” y con el resto hace un dios, su ídolo, ante el que se inclina; le adora y le suplica, diciéndole: “¡ Sálvame, pues tú eres mi Dios!”.


“No saben ni entienden, sus ojos están pegados y no ven; su corazón no comprende. No reflexionan, no tienen ciencia ni entendimiento para decirse: “He quemado una mitad, he cocido pan sobre las brasas; he asado carne y la he comido; y ¡voy a hacer con lo restante algo abominable! ¡voy a inclinarme ante un trozo de madera!. A quien se apega a la ceniza, su corazón engañado le extravía. No salvará su vida. Nunca dirá: ¿acaso lo que tengo en la mano es engañoso?”. Esto, que te acabo de leer, lo dice la Biblia, y en la iglesia cuando tenemos charla o alguna celebración o cuando vamos a preparar la palabra o en convivencia, siempre hablamos de la adoración a un solo Dios y entre los tantos himnos que cantamos hay uno muy particular que dice: “Yahvé tú eres mi Dios, yo te ensalzaré”, es decir lo alabaré, glorificaré, etc. También se nos dicen que el único Santo es Dios; pero en nuestros hogares, todos tenemos imágenes de algún santo, y cuando se celebra la fiesta del santo patrono que en nuestro pueblo es San Juan Bautista, quienes llevan la imagen del santo en procesión con cánticos y rezos, somos nosotros, los que decimos no adorar imágenes; incluso, en una fiesta de San Juan, los que se encargaron de vender las cervezas fuimos los catequistas con la aprobación del Padre José Antonio con quien tuve en una oportunidad una leve discusión porque no me gustaba para nada su prepotencia. Recuerdo un caso que presencié en el caserío Bolívar (El Maco). Este pueblo limita con San Juan. Me encontraba en la casa de un amigo llamado Alfonso; era día del santo patrono de


allá, San Lorenzo. Cuando Alfonso vio que venía la procesión, dijo en voz alta: “Miren a esa cuerda de ignorantes, tirándole cohetes a esa pelota de yeso”. Reconozco que a mí su actitud me incomodó al comienzo, pero después me contagié con la risa de los demás. - ¿Y ese señor tendría una creencia diferente, no sería evangélico? – preguntó Rafael. - No, que va, ese estaba lejos de ser evangélico; no me extrañaría para nada que más bien hubiese sido ateo, pero en verdad no se cual fue su creencia. Él murió. - ¿Y al pueblo realmente lo llaman así, El Maco?. - Sí, es la fruta que se conoce como mamón, pero a qui en Margarita uno le da el nombre de maco. Este pueblo se comunica con San Juan por el Norte, y creció al pie de un lugar conocido históricamente como Portachuelo de Bermón, hoy denominado Portachuelo de El Maco. Está dividido en dos núcleos, conocidos tradicionalmente como Maco Arriba y Maco Abajo. Este último se tiene como el que dio origen al asentamiento de guaiqueríes y españoles en un hato donde se criaba ganado menor perteneciente a Don Pablo de Vicuña. Le estoy hablando amigo Rangel desde el comienzo de la colonización, cuando el imperio español llegó aquí usando el derecho de la fuerza y arrebató a nuestros indígenas sus tierras, quienes eran sus auténticos poseedores por la inmensa cantidad de años que tenían viviendo en ella. - El nombre del pueblo, El Maco, a través de la tradición oral ha llegado hasta nosotros una leyenda que dice, que cuando


el Libertador Simón Bolívar desembarcó en Juangriego en su primer viaje 1816 (aunque su segunda entrada a la isla también la realizó en ese mismo año), lo trasladaron a “El Norte” (Santa Ana, hoy capital del municipio Gómez), por la vía de los Millanes en dirección al Portachuelo de San Juan o de Bermón como también solían llamarle. La idea de que Bolívar llegara a su cima, era para que divisara la gran extensión de Sabana Grande que se encontraba bajo el dominio de los patriotas. Era el medio día, cuando el Libertador se encontraba en la cúspide del Portachuelo con un sol que reverberaba a todas sus anchas. Bajó en su caballo, hasta encontrarse con un pequeño poblado donde había un pozo que calmó la sed de su noble animal. Bolívar aprovechó y se sentó a descansar debajo de un frondoso árbol que dejaba caer frutos pequeños maduros, impresionado preguntó por el nombre del árbol, y uno de sus acompañantes le respondió: “pues aquí lo llamamos maco y no le conocemos otro nombre”. El Libertador mirando la majestuosidad y tupido follaje de ese gigante que le prestaba su sombra expresó: “pues desde hoy será “El Maco de Bolívar”, y hasta este día a mantenido ese nombre el pueblo. Rafael reflejaba en su rostro una gran satisfacción, y después de un suspiro dijo: - Que bellas tradiciones adornan a esta tierra grande en folclor y cultura. En el poco tiempo que tengo a qui viviendo, me he percatado de la inmensa grandeza del folclor margariteño, me atrevo a decir, que es uno de los más ricos de Venezuela. Escuchándote a ti Silvestre hablar tan emocionado de tu isla, eso me invita a mí a quererla más. Tengo que investigar mucho respecto a sus costumbres y tradiciones.


- Te invito a que lo hagas, te vas a encontrar con muchas sorpresas. Sin jactancia ninguna te digo Rangel, que el folclor de nuestra isla quizá por su antigüedad o por su diversificación es sumamente complejo. Investiga su historia, su música, nuestra forma de hablar, el léxico y empezarás a comprender de donde vienen nuestras terminologías, nuestro vocablo. Te sorprenderás descubrir que para estudiar o entender nuestro folclor se debe unir la presencia castellana con la guaiquerí, incluso con la negra esclava sin obviar su espiritualidad. Aquí se bailaba el sebucán que es un baile donde se usaba un asta con unas cintas entre enlazándose unas con otras. Rangel interrumpe a Silvestre para decirle que ese baile del sebucán es importado de las islas canarias. Silvestre en conocimiento de esa información le responde: - Sí, es cierto, pero fue enriquecido por manos guaiqueríes. Es más Rafael, muchos investigadores se han quedado asombrado con el buen uso que le dio o da el margariteño a los vocablos cuyo, ansina, vide y agora. ¿De dónde lo obtuvieron?, pues de la primera edición del Quijote de 1605, que fue traída inicialmente a Margarita. Es bueno recordar que la primera peña literaria se creó en San Juan Bautista, por un personaje que vino huyendo de la catástrofe ocurrida en Cubagua que destruyó la ciudad de Nueva Cádiz; su nombre fue Juan de Castellano. Él estaba hospedado en Cubagua en la casa de Pedro de Barrasa y se vino para Margarita todo asustado en una embarcación que pertenecía a Niebla y Juan Caballo. En nuestra isla vivió desde el 1542 hasta el 1543, y se puede decir que él fue el primer cronista de nuestra patria chica.


- Que interesante mi hermanito, todo ese comentario que me estás suministrando. Ojalá todas las personas se dedicarán a conocer la historia de su estado, que bueno fuese. Te felicito Hernández. Un colega me prestó un libro del profesor Subero, “Orígenes de la Cultura Margariteña”. En ella encontré una leyenda de los guaiqueríes que fue referida por un anciano guaiquerí curandero llamado “Manote”. A mí me llamó poderosamente la atención, porque los guaiqueríes de acuerdo a su contenido se creían anteriores a los Caribes. Esta leyenda dice así más o menos: Entre su pueblo existía una hermosa doncella a quien todos la valoraban mucho por sus virtudes. Era un ser tan especial que ninguno de los hombres se atrevía a enamorarla, para ellos era una Diosa. Era tal su amor, que cuando a ella llegaba alguna información que alguno de sus hermanos de la tribu había caído enfermo, allí se presentaba en su auxilio. Tan agradecidos estaban de ella, que en su bello cuello lucía las perlas más finas. Pero resulta que un día la joven quedó en cinta. Impresionada por lo ocurrido corre a comunicárselo a su anciano padre, pero con la salvedad y el juramento que ella no ha mantenido relaciones sexuales con hombre alguno. El padre, a pesar del amor que siente por su joven doncella duda al principio de la veracidad de su relato, pero después acepta el sorprendente fenómeno. Impresionado sale corriendo solícito a informarle a otro anciano lo acontecido, esperando obtener de él un consejo, pero el desesperado padre lo que logra es confundir a su longevo amigo. Éste sin dudar de las virtudes que siempre han adornado a la joven, todo confundido supone que a la tribu le va a ocurrir una desgracia, un maleficio muy grande. Dándole credulidad a su intuición, recomienda que de inmediato se deba reunir el consejo de ancianos para darle a conocer el caso y emitan su opinión al respecto.


La noticia impactó a toda la tribu. Al reunirse los ancianos lo primero que hacen una vez informados del caso, es tomar en cuenta la conducta de la doncella dándole credibilidad a su comentario. Después de liberado el tema, resuelven esperar que pasen las lunas y la joven dé a luz. Cuando llega el momento esperado, todos quedan sorprendidos al ver que la doncella había dado a luz un monstruoso ser. Los ancianos resuelven reunirse nuevamente y la decisión tomada para vencer al maleficio fue incinerar al recién nacido. Entre las llamas de una gran pira lanzan al monstruo para que termine convertido en cenizas. Alrededor de esta todos entonaban una danza acompañada de sus cantos ritualistas. Cuando el monstruo queda consumido por las llamas, ven estupefactos una gran nube negra que es movida por el viento, llegando a colocarse encima de las cenizas. De repente de la nube baja una inmensa caldereta que succiona las cenizas elevándolas por el aire dispersándolas sobre las islas del hoy Mar Caribe. Se dice que en los lugares donde cayeron las cenizas iban naciendo los indios Caribes, feroces y guerreros. Silvestre, quien no pestañaba de lo atento que se encontraba por la leyenda que escuchaba por vez primera dijo: - Y al final no se supo quien preñó a la muchacha. No me sorprendería para nada que esa leyenda hubiese sido inventada por los mismos españoles. - La leyenda no dice quien la preñó, pero estoy seguro que no fue el Espíritu Santo, como dice la fábula que le atribuyeron a María la madre de Jesús.


- Gracias. Sabía que no ibas a pelar ese boche. Sabes Rangel, existe a qui otra de las tantas leyendas existente en la isla y es respecto a la mata mujer que se encuentra en Paraguachí, palabra esta que significa “abundancia de langosta”. Esta leyenda dice que existió en ese pueblo una humilde familia quienes tuvieron una hija llamada Melita. Al llegar esta joven a la adolescencia sintió el fuerte llamado del amor; se enamoró de un muchacho de nombre Teyito. La madre de la muchacha al enterarse del noviazgo, se opuso rotundamente prohibiéndole a ella que se viera con el dueño de sus sentimientos; que ni por su mente pasara tremenda locura. Melita sorprendida por la actitud de su madre le pedía explicaciones, que cuál era el motivo para ella tener que romper con Teyito. La joven al no tener una respuesta satisfactoria decidió, impulsada por la ley del los instintos hacer caso omiso a los deseos de su progenitora. En una tarde romántica, los cuerpos sudados y desnudos de Melita y Teyito llenos de frenesí se unieron, su único testigo fue el cielo estrellado. Melita al día siguiente era otra, de su rostro se había apartado la imagen de la virginidad, sus caderas eran más anchas y su cuerpo se tongoneaba con un rítmico movimiento. Su madre notó el cambió y de inmediato comenzó a sospechar. Sin perder tiempo empezó a acosarla hasta el punto que su hija se vio en la obligación de comunicarle lo ocurrido. - ¡Cómo! – exclamó la madre. - Sí, mamá, yo me entregué a Teyito. La madre invadida por una gran tristeza y llena de asombro se lleva las manos a la cabeza diciendo:


- ¡Pero! hija de mi alma, yo te dije que te alejaras de ese muchacho. - ¿Por qué? Madre mía, si ese es el hombre que yo amo. - Porque él es tu hermano. La tristeza embargó por completo a Melita, sus ojos no cesaban de derramar lágrimas. Para tratar de aliviar su pena, se iba a un lugar donde lloraba a torrentes. Todos los días iba al mismo sitio, hasta que en dicho lugar la encontraron muerta. El tiempo pasó y en la zona regada con el llanto de Melita nació un árbol que fue tomando forma de mujer, se dice que sus ramas semejan brazos elevados al cielo, como si estuvieran implorando perdón por su falta y desobediencia. - Tremenda creatividad tienen ustedes los margariteñosRespondió Rafael. Los caraqueños tampoco se quedan atrás. Al cerro que todo el mundo conoce como el Ávila, también tiene una interesante leyenda. Resulta que Caracas se encuentra en un valle y está rodeada por el norte del majestuoso cerro que en los tiempos precolombinos le daban el nombre de Guaraira Repano, que para algunos investigadores tiene como significado algo más o menos parecido a: “La ola que vino de lejos” o “La mar echa tierra”. Esto por supuesto es un mito de nuestros ancestros, quienes decían que anteriormente dicha montaña no existía, todo era plano y se podía ver el mar. Un día los miembros de las diferentes tribus por su actitud ofendieron a la Gran Diosa del mar quien encolerizada decide destruir a todo el pueblo. Hizo levantar una enorme ola jamás vista; todos asombrados se postraron ante la Diosa suplicándole perdón, y en el preciso


instante cuando la ola iba a descender sobre ellos, quedó convertida en la montaña que ha inspirado a tantos poetas. La Diosa de la mar había escuchado su suplica y fueron perdonados. Silvestre tomó la palabra. - Sabes mi hermano, el imperio español nos dejó sin historia y la que conocemos es la escrita por ellos. Casi nada o mejor dicho nada sabemos de Abya Yala, el nombre indígena de nuestro continente en tiempos precolombinos. Si no es mucha molestia, vamos a retomar el tema de los milagros para contarte una cosa que me dijo mi padre. - Okey, está bien, te escucho - respondió Rafael. - Mi padre – dijo Silvestre – repetidas veces me comunicó, a pesar de él haber sido religioso, que su papá, es decir mi abuelo, trabajaba con el padre que estaba encargado de la iglesia del Valle donde se encuentra la Virgen; te estoy hablando de muchos años atrás; cuando mi abuelo murió, yo no había nacido. El trabajo de abuelo consistía en vender los “milagros” que los feligreses le llevaban a la Virgen en pago de algún favor recibido. Pero esa venta no la realizaba mi abuelo aquí en Margarita; él viajaba en primer lugar al Estado Sucre, donde tenía una buena clientela porque ahí la virgen siempre ha tenido numerosos devotos. Una vez cumplida su función en dicho lugar, las personas le enviaban a la virgen los milagros con él mismo, quien se los entregaba al párroco con el dinero obtenido. El padre le cancelaba su trabajo, y nuevamente era enviado en la misma misión, pero para el Estado Monagas, y posteriormente se dirigía al Estado Anzoátegui. Ocurría algo


similar a lo dicho por usted con los milagros del doctor José Gregorio Hernández, en Isnotú. Mi abuelo aceptó ese trabajo según mi padre, porque para aquel entonces la situación aquí en Margarita era bastante precaria, no se encontraba trabajo, y cuando la necesidad impera, todos los trabajos son para uno. La charla entre los dos personajes continuaba, y cada momento que pasaba parecía que cada uno de ellos se mostraba más interesado en el tema que tocaba el otro. Rangel muy complacido con su nuevo amigo y con los dos brazos apoyados en la mesa tomó la palabra diciendo: - Todo esto que me has referido es muy interesante, y a pesar de usted decir que es catequista, por lo manifestado aquí, sé que está desengañado y también veo que sufres mucho por eso; pero no te atormentes más, cuando uno tiene un desengaño, le duele conocer la verdad, es cierto, pero eso en tu caso es positivo, porque significa el destierro de una falsa creencia. Las verdades duelen, pero las mentiras matan. Te has desengañado y es lo que importa, creías en algo que te ha producido una decepción. Lo importante de todo esto es que tu estas claro. Pascal decía: “Quedamos más fácilmente persuadidos, en general, por las razones que descubrimos de nuestra propia cuenta, que por las que nos vienen sugeridas de otros”. Podemos comprender el temor de los niños a la oscuridad, pero sería bastante lamentable, que siendo adultos le temamos a la luz, yo se que este no es tu caso. En Trujillo, amigo Hernández, se ha explotado mucho al campesino; me han comentado las personas mayores, que en su época de mozo, cuando sus padres temían que se le perdiera la cosecha por falta de lluvia, buscaban como alternativa al


sacerdote para que fuese a su sembradío. Todos se unían con una gran devoción para pedirle a Dios que enviara lluvia; el cura, después de hacer las suplicas, les decía, que para tal día iba a llover; es decir ya Dios le había dado la información. Todos los campesinos le pagaban por su intervención ante Dios; aparte del diezmo que tenían que darle, si la cosecha se daba. Cuando llegaba el día señalado y no se cumplía lo acordado, los campesinos acudían ante el sacerdote por una respuesta; este les decía que Dios no había enviado la lluvia por falta de fe, que la culpa era de ellos mismos; tenían que depositar más confianza en su representante que era él. Los esperanzados campesinos asumían su culpabilidad, y llegaban nuevamente a otro acuerdo con el sacerdote, a quien debían pagarle aún más que antes para que repitiera la súplica ante Dios. Un paisano mío, llamado Antonio Pérez Carmona, escribió un libro que intituló “Visión de Trujillo”; en él comenta muchos de estos abusos, dando como conclusión que “los sacerdotes han sido cómplices del velo de la ingenuidad del primitivismo, de la oscuridad y la tragedia del auto-engaño del campesino”. No los juzgo a todos por igual, porque conozco la historia de algunos de ellos, que han sabido cumplir su misión pastoral, y hasta su vida la han dado por orientar al pueblo que tenían a su cargo. Este tipo de sacerdotes, que son muy escasos, comparados con el gran número que existe, nunca le niegan la luz de su lámpara al caminante, van a los pueblos a servir, no a ser servidos como ocurre con la mayoría. Silvestre se quedó mirando curiosamente un libro que Rangel tenía delante de él, puesto en la mesa y no aguantó el deseo de conocer su contenido.


- Veo que le gusta la filosofía. - Lo dices por el libro, sí, me gusta mucho; esta es una obra de un filósofo español llamado Joaquín Trincado, y toca en él una variedad de temas sorprendentes. - ¿Cómo define usted la filosofía?, porque tengo entendido que no es nada fácil tratar de nadar en su mar. - Bueno, es a veces difícil responder esa pregunta, se hace complicada porque ella ha sido objeto de múltiples definiciones y muchas de las opiniones con las que nos encontramos son contradictorias. Por ejemplo; mientras que los Estoicos, es decir, los pertenecientes al Estoicismo, doctrina filosófica de Zenón, quien fue discípulo de Parménides, la veían como la preparación para la vida; Sócrates pensaba, que era la preparación para la muerte. - Pero usted; personalmente, ¿cómo la define?. - Para mí, es el mejor medicamento existente para curar las enfermedades del alma, permitiendo que se materialice la potente luz del espíritu a través de la ciencia quien intenta dar razón y explicación a la totalidad del universo. - Entonces la filosofía es una ciencia; ¿ y qué concepto tiene usted de ciencia?. - Mira Hernández, me estas tirando a matar con estas interrogantes, pero trataré de asumir el reto. Ésta última pregunta también es complicada tanto como la primera, porque


tratar de definir a la ciencia en unas pocas palabras, resulta una tarea ardua. - ¿Por qué la considera tan difícil?. - Por su gran complejidad y por las múltiples facetas que posee este término. - ¿Pero una respuesta sencilla; sería cual? . - Bueno, se puede incluir dentro del concepto científico, todas las acciones encaminadas a la búsqueda u obtención del conocimiento verdadero de las cosas, por sus principios y causas. En el conocimiento científico, debe reinar la objetividad y la racionalidad. No obstante, se sabe que la objetividad no es tan fácil de encontrar, porque estamos llenos de prejuicios y en cada opinión siempre va una carga de subjetividad. Para mí, la ciencia intenta ser objetiva, pero este fin no se logrará alcanzar plenamente, mientras no se borren del entendimiento humano, los conceptos erróneos, heredados de nuestros antepasados. - Por lo que ha expresado, filosofía y ciencia es lo mismo. - Permítame ser un poco más amplio. Durante miles de años, ciencia y filosofía eran lo mismo. La aparente separación o divergencia se inicia cuando Galileo descubrió y aplicó el método científico; dicho método no es otra cosa que una nueva forma de aplicar la filosofía. A pesar de esa aparente separación, los que se llamaron fundadores de la ciencia moderna, siguieron autodenominándose filósofos hasta la


primera mitad del siglo XIX, que fue cuando se impuso una definitiva separación entre ambas. - ¿Pero el fin que buscan ambas no es el mismo?. - Sí, ambas buscan la verdad última de las cosas. Aunque viajen en la actualidad por caminos diferentes, su fin es el mismo; adquirir el conocimiento, estudiando en el gran libro de la naturaleza. - Si las dos estudian en el mismo libro; ¿por qué existe conocimiento científico y conocimiento filosófico separado uno del otro?. - Mira Silvestre, el conocimiento es una característica esencial del ser humano y por eso ha sido y será, mientras éste exista, objeto de estudio por parte de la filosofía. Existen tres clases de conocimiento, que son: El común; procede de los sentidos que están en contacto con la realidad sensible. Es un conocimiento, muy superficial. El científico; indaga y explica ordenadamente las causas de los fenómenos naturales. Es el conocimiento que se obtiene cuando no nos quedamos en la primera impresión que recibimos de las cosas. El filosófico; éste es el grado más alto de conocimiento, es decir, el que responde a las últimas preguntas; por ejemplo: Unas preguntas de tipo filosóficas serían: ¿Por qué estoy en este mundo?; ¿por qué tengo que morir?; ¿qué hay después de la muerte?; ¿cómo es el infinito?; ¿qué fuerzas lo rigen?; ¿existe


una inteligencia universal?; de ser la respuesta positiva, el filósofo se pregunta; ¿qué somos nosotros frente a ella?; ¿estamos capacitados para comprenderla?. La ciencia y la filosofía estudian en el mismo libro, ya lo sabemos, pero cuando nos formulamos interrogantes, como, “por qué vivimos”, el biólogo como representante de la ciencia nos dice, que después de largos estudios y difíciles investigaciones de laboratorios, se ha llegado a la conclusión, que vivimos porque nuestro cuerpo está formado por células que se nutren, se renuevan, que son sensibles. Excelente respuesta, pero no llena al filósofo, esta respuesta no lo deja satisfecho, él necesita saber, ¿por qué sucede esto?; ¿quién ha dado vida a la célula?; ¿con qué objetivo?. Los astrónomos le explican, como se forman los planetas, los cometas, las estrellas, de que material están formadas; qué es una nebulosa y una galaxia, y que todas ellas se rigen por leyes precisas. El filósofo busca en su mente una respuesta a las preguntas que surgen de tales explicaciones. ¿Todo esto ocurre por casualidad?, ¿quién es el legislador de esas leyes?; si por ellas todo esta ordenado como aseguran muchos astrónomos, ¿quién es el ordenador?, ¿quién es el arquitecto del universo?. Alguien me respondió en estos días cuando le formulé esta misma pregunta, que todo estaba manejado por una mente superior. De ser cierto esto, el filósofo se pregunta: ¿Cómo es esa mente superior y por qué ha ordenado al mundo o al universo de esta manera y no de otra?. Creo que no hay físico, astrónomo o biólogo que pueda responder a esto. Si la quieren responder, entonces dejan de ser científicos para convertirse en filósofos, porque esas respuestas la podrán dar, valiéndose, no del telescopio, ni del microscopio, sino de su propia intuición, arma fundamental del sabio.


- Esto se pone bueno Rafael. Supongamos que algunos filósofos le den respuesta a esas preguntas, desde sus diferentes puntos de vista, y no coincidan entre sí; ¿qué pasaría en este caso?. Rangel se quedó pensando por un momento, luego respondió. No todos los filósofos coinciden en sus respuestas, es verdad, cada quien ve al mundo desde su perspectiva. El problema, o mejor dicho, las divergencias de opiniones empiezan cuando estos tratan de determinar, como y que debemos o podemos conocer. A manera de ejemplo te puedo decir, que para algunos filósofos “conocer”, no tiene mucha importancia, porque su criterio le indica que el hombre o el ser humano, cree conocer algo, pero que en realidad se trata tan solo de una ilusión de nuestros sentidos, que – según ellos – los objetos no existen, porque todo es una creación de nuestro pensamiento. Sin embargo, para otros como el caso del inglés Francis Bacon, quien dijo: “Conocer es poder”, da a entender que mientras más profundos son nuestros conocimientos de la “verdad”, más control tendremos de nuestra vida y del medio en que habitemos. La sabiduría requiere conocer y entender todas las causas que originan todos los efectos materiales y espirituales. - ¿Qué papel desempeña lo espiritual entre la filosofía y la ciencia?.


- Te puedo decir Hernández, que la ciencia es hija de la filosofía; filosofar es razonar; la razón es del humano, y el humano es humano por el espíritu. El espíritu es un ser metafísico, más no sobrenatural. El mundo metafísico es el de las causas, y su estudio está abarcado por la filosofía austera racional; el mundo material es el de los efectos, estudiado por la ciencia. Muchos filósofos han sido excelentes científicos y a la inversa. Sostiene la filosofía racionalista, que es erróneo afirmar que nuestros sentidos sean la medida de las cosas. Hay cosas que existen a pesar de no ser captada por algunos de nuestros cinco sentidos. Tanto la ciencia como la filosofía, tienen un enemigo en común, este es el dogmatismo que constantemente las acecha. - Que bueno que hayas hablado del dogmatismo, usted es el hombre que me va a explicar en qué consiste; porque a mí me lo explicaron de una forma que no quede muy convencido. Disculpa si te estoy fastidiando mucho. - No te preocupes, cuando no tenga respuesta a tus inquietudes te lo digo, y respecto al tiempo, tengo toda la tarde disponible, bueno, lo que queda de ella. - Muchísimas gracias señor Rafael. Bueno, si no lo molesto, dígame por favor, que entiende usted por dogma, porque yo entiendo que es el punto central de una religión. - Sí, los dogmas son la base de las religiones. Hace poco converse con un amigo de la infancia que tenía bastante tiempo sin verlo; él me dijo que era mariano, le rinde culto a la virgen


María, pero tenía una gran confusión, creía que un dogma, o mejor dicho, el dogma para él era un hecho histórico. - ¿Y no lo es, verdad?. - Por supuesto que no. Un hecho histórico es un acontecimiento ocurrido en algún momento de la evolución humana del cual existen elementos tangibles que prueban su veracidad a lo largo de los años. El dogma por su lado constituye sólo la creencia voluntaria de supuestos desenlaces de los cuales no existen indicios tangibles. No es necesariamente un hecho demostrable, como ocurre con el mito, que es mantenido por una tradición sin base histórica, se opone a una argumentación racional. Para mí, la mejor opinión que conozco del término dogmático la dijo Ignacio Burk en su libro de filosofía; él aclaró: “Se es dogmático, cuando se afirma obstinadamente; cuando uno se cierra o bloquea de antemano a los argumentos ajenos y rechaza sistemáticamente la posibilidad de revisar y de corregir la propia posición”. El dogmatico no admite que se discutan sus afirmaciones. En el caso de la religión católica, el dogma son aquellas verdades reveladas directamente por Dios, y constituyen objeto obligado de fe para los creyentes; quien se oponga a ellos, se opone a Dios mismo. En otras palabras, el dogma te dice no pienses, no razones; acepta lo que yo te digo y nada más. La palabra “dogma” es de origen griega y su significado es “doctrina fijada”. Tomando en cuenta dicho significado, creo no equivocarme si digo que, el que se dogmatiza, asesina a la razón; se convierte en un ser sin decisión. - Estas últimas palabras, amigo Rangel, son súper fuertes y para uno que está involucrado en la religión como el caso mío,


hablar con una persona como usted, mira que no es fácil, creo que hay que venir protegido con una armadura de acero. - Esa es justamente la forma de pensar de un dogmático. Estar preparado para rechazar cualquier opinión que no esté de acuerdo con su creencia, sin hacer uso de la razón, a través del análisis y la lógica. Silvestre se echó a reír porque su respuesta fue intencional, quería saber cuál era la reacción de su instructor que había mordido el anzuelo. - Mira Rafael, no creas que es cuestión de uno decir no creo más en esto y listo. No es fácil cambiar la creencia de toda su vida de un día para otro, considero que eso lleva un proceso lento, pero pienso que yo voy a romper el récord tomando en cuenta todo lo que me ha ocurrido en cuestiones de horas. - Tú dices que mis palabras son fuertes; más bien yo diría que son sinceras. Si tú estas cambiando es porque te estás dando cuenta, porque para cambiar es necesario darse cuenta primero. - Claro, no lo pongo en duda. Dime Rangel, según usted, ¿cuál es el beneficio que se puede obtener estudiando la filosofía racionalista, como usted lo ha expresado?. Rangel le dijo. Espera un momento y poniéndose de pie, se dirigió al final del salón, donde se encontraba un enfriador de agua. Silvestre, aprovechó el momento y llegó hasta el baño que no se encontraba muy distante de su mesa. Cuando regresó, ya


Rafael estaba sentado. El diálogo continuo, Rangel tomó la palabra para responder la pregunta que le fue formulada. - Bien hermano Hernández, voy a tratar de contestar lo mejor que pueda, porque esta interrogante amerita concentración. ¿Qué se obtiene con el estudio de la filosofía espírita racionalista?. Okey, comencemos. Aprender Silvestre es, cambiar de conducta; el que no cambia estudiando filosofía; el que no aprende a pensar y valorar las cosas de la naturaleza, incluyéndose a sí mismo, más que estudiar, lo que está haciendo es perder su valioso tiempo; malgastando su energía. Es una persona virtuosa, el que logre grabar en su archivo o subconsciente las sublimes enseñanzas de los más nobles maestros y pensadores intrépidos que han pasado por la humanidad; de seguro que alcanzará una filosofía sanamente personal, que lo dispondrá a luchar por sus hermanos, una vez que haya alcanzado humanizar su quehacer cotidiano, su ciencia, es decir, su existencia. La filosofía te invita a ser dueño de tu pensar, a no depender de la opinión de los demás, a que un insulto no te incomode, porque estas consciente que no te quitará valor como persona. Que debes aceptar una crítica cuando la consideras justificada, y cuando no la juzgas así es porque notas que el problema es ajeno. La filosofía te estimula a la comprensión, a descubrir lo más grande que hay en ti, el espíritu. Te enseña el camino que debes transitar por decisión propia. Te entrega el arma del conocimiento mostrándote la fuente del saber, para que seas libre. Dijo Will Durant: “La verdad no nos hará ricos, pero nos hará libres”. ¿Existe mayor riqueza que la libertad?, el que carece de ella, es un ser pobre, así esté forrado de dinero. Todo aquel que no tenga libertad para pensar, está sometido, es un


esclavo, porque tiene amo. El lujo y la riqueza no son más valiosos que la decencia y el pudor. ¿Quieres triunfar hermano?; el maestro Trincado, autor de este libro que tengo en mis manos, te dice: “Hazte ideas propias; conócete en verdad; se señor de ti mismo y esclavo de tu deber”. Recomienda también este hermano, que: “no debemos tener fe ciega, sino estudio, convencimiento que hace fe viva, porque solo las obras hacen fe”. El estudio libre de prejuicio te libera de ser una persona agresiva, impaciente, arrogante, porfiada, de mentalidad estrecha, intolerante, irracional, fanático, en otras palabras un ser autoritario. Los educadores tenemos una inmensa misión que cumplir delicada y difícil. Alguien mencionó una vez que, en la práctica de la vida diaria, podemos descubrir dos formas de educar, la del escultor y la del jardinero. La primera, la del escultor este trabaja teniendo frente a sus ojos un trozo de mármol o madera, pero es en su mente donde se encuentra la forma que le dará a uno o a otro. Con el cincel le va dando forma a sus sueños. Algunos padres o educadores también hacen lo mismo con sus hijos, le imponen sus criterios, ideas y actitudes. Se empeñan en que deben ser a su imagen y semejanza sin percatarse que cada quien es distinto y viene a este mundo a cumplir tareas diferentes. El jardinero en cambio por experiencia sabe que la semilla o la planta, llevan dentro de sí la energía que le da la vida. Él entiende que sólo le corresponde como jardinero darle o proporcionarle un ambiente adecuado donde pueda despertar, germinar y crecer. Permitir que le dé el sol o la sombra de acuerdo a lo que convenga. Debe estar pendiente de ella para


regarla y abonarla. Luego con mucha paciencia debe esperar sin desatenderla el tiempo necesario para que florezca y de frutos. Como educadores debemos reconocer que, el niño ya viene con su potencial, que su fuerza interna lo impulsa a vivir con un conjunto de valores, cualidades y defectos que al transcurrir el tiempo lo conducirá a realizar cosas importantes en la vida. La gran tarea del educador es ayudarlo a descubrir cuál es su vocación, para que pueda ser bueno, de qué forma puede ayudar a su semejante. Pero como el jardinero con la semilla, el educador debe proporcionarle al niño un ambiente adecuado. Hay que instruirlo y educarlo. Cuando hablo de instruir me estoy refiriendo a enriquecer su personalidad, a proporcionarle conocimientos y motivarlos a la investigación. - Perdón que te corte Rafael, pero ¿la instrucción es el conocimiento, verdad?. - Sí, la instrucción es el conocimiento, pero este no es suficiente para llevar una vida sana. Uno puede saber mucho, pero no saber aplicar a nuestra vida diaria ese conocimiento. Sin embargo, la educación tiene como objetivo principal humanizar, sensibilizar y sobre todo orientar al ser humano hacia su meta final. Silvestre recordando lo que le había dicho el mayor, preguntó: - Pero en sí, cuándo decimos educar ¿a qué realmente nos estamos refiriendo según usted?.


- Educar es enseñar a vivir, que es aprender a convivir, es hacer crecer al ser humano, para que podamos ser mejores personas en todos los aspectos de la vida, cada día que pase. En otras palabras, educar es, ayudar a descubrir lo bello de la vida, el ideal que se encuentra más allá y enseñar a caminar hacia él. Educar es dar a entender que el egoísmo es un gran enemigo de la fraternidad, y la unidad, que sólo unidos podemos fortalecernos unos a otros. En fin, educar es, aleccionar para obrar conscientemente y tener siempre presente el servicio hacia los demás. - Bastante aleccionadora ha sido esta conversación que he sostenido con usted señor Rafael, es decir súper educativa y muy instructiva. - Esto Hernández es un conversatorio, un intercambio de conocimientos donde ambos hemos aprendido mutuamente. - Retomando tu pregunta, la filosofía y su hija la ciencia, ponen a tu alcance, el conocimiento de la fixiología, fixiognosia y la Etnología del universo en un hermoso libro titulado “Conócete a ti Mismo” de Joaquín Trincado; esta inscripción que en griego dice “Gnothi Seauton” se encontraba en el frontispicio de Delfos y el sabio Sócrates la tomó como divisa. Antes que Rafael continuara, Silvestre lo interrumpe. - Un momento mi hermano, para poder entender lo que me quieres decir, primero explícame. Cuál es el significado de esas palabras que acabas de pronunciar, porque me quedé en la luna, y no me quiero perder ningún detalle.


Rangel moviendo la cabeza en un gesto de afirmación, le responde. - Con mucho gusto. ¿Te refieres a la fixiología, la fixiognosia y la Etnología?. - Sí, a esas mismas. - Esta bien, iniciémonos con la fixiología, es la misma fisiología; es la ciencia que tiene por objetivo, el estudio de las funciones de los seres vivos. Ella fue renovada por el célebre físico francés, Claudio Bernard. De la fixiognosia te puedo decir, que es la ciencia que estudia y demuestra, con conocimiento de causa, las leyes de la naturaleza; y con respecto a la Etnología, esta estudia la formación y los caracteres físicos de las razas humanas, su ética o grado de moral. Este compendio de estudio, te introducen también en el mundo de la sociología y la sicología. La sociología estudia al hombre y a la mujer, en sus relaciones con su prójimo; y la segunda es decir la sicología, siendo parte de la filosofía, estudia el comportamiento del ser humano, desde su alma, o archivo conciencia del espíritu. Es bueno aclararte, que la sicología filosófica, metafísica o racional, es la que investiga la esencia apriorística (espiritualidad, sustancialidad, referencias físicas, etc.) del espíritu; su libertad e inmortalidad. Ahora, la sicología empírica, analiza los fenómenos psíquicos mediante métodos experimentales, de los cuales son súper importantes la introspección y la extrospección.


Por la ignorancia y el fanatismo ciego, amigo mío, es que muchos hermanos denominados enfermos mentales, han sufrido la incomprensión del género humano. Las religiones desde tiempos remotos hasta el presente, los han considerado unos hijos de Lucifer, aplicándoles toda clase de barbaridades, torturas etc. Imagínate Silvestre que han llegado hasta el caso extremo de causarles la muerte. Hay un dicho que dice “para muestra un botón”. Algunos dirigentes religiosos, alimentando la idea que estos hermanos son unos endemoniados, han llegado a practicarle lo que se conoce como la horripilante técnica de la trepanación cerebral. Que consiste en utilizar el trépano (instrumento que se usa para taladrar), para perforar el cráneo a sus víctimas basándose en la creencia y a través del agujero dejado por el trépano y con sus exorcismos obligan al demonio a salir de la cabeza del supuesto endiablado. En los Estados Unidos hace poco escuché, a través de una planta televisiva, que dos evangélicos con un hacha, le abrieron la cabeza a su única hija, para vencer al demonio, que había hecho de su cuerpo, su morada. Según ellos, la preferían muerta, antes que servirle a Satanás. ¿Quiénes son realmente los verdaderos dementes o endemoniados como ellos lo calificaron; su débil hija de cinco años, o ellos que su credulidad los convirtió en homicidas?. - ¡Qué barbaridad más bárbara! – fue la fuerte expresión de Silvestre que se escuchó por todo el salón-. - Sí Silvestre, es una gran barbaridad, y lo más lamentable de todo fue, que estudios posteriores dieron como resultados, que la niña había recibido un golpe en la cabeza, causándole “Traumatismo Craneoencefálico”, de allí su anormal comportamiento.


El tiempo avanzaba, y los dos personajes seguían incansablemente su diálogo. Silvestre confiado de la preparación y la buena voluntad de su compañero, consideró prudente y oportuno informarlo de su sueño. - ¿Usted cree señor Rafael, que los espíritus puedan comunicarse con alguien por medio de sueños y de suministrarle una serie de informaciones que éste ignore, e incluso, que choquen directamente con su creencia?. La respuesta de su acompañante no se hizo esperar. - Por supuesto que existen los espíritus y se pueden manifestar de mil formas por decir una cifra. ¿Usted no lo cree así?. - ¡No!, ¡yo no lo digo por mí!, yo sé que se pueden comunicar, la misma Biblia lo confirma. - Si, así es, no hay en la historia de la humanidad algún pueblo que no cuente en su haber con la creencia en lo espiritual, claro, lo han expresado de formas rústicas o refinadas, dependiendo del tiempo, lugar y costumbres. Las creencias fundamentales de la humanidad tienen un origen común, la comunicación con los espíritus; y lo han transmitido en innumerables leyendas que forman parte de las tradiciones primitivas. Tu mencionaste la Biblia, pero no solamente este libro que lo tienen por sagrado siendo un producto del hombre y no impuesto desde el cielo habla de la comunicación de los espíritus, tenemos también a los brahmanes que consideran los


Vedas – libros sagrado de los hindúes – como revelados o dictado por la Inteligencia Suprema. Se encuentra el “Manava – Dhama – Sastra" (libro de las leyes de Manú) revelado o comunicado al primer Manú (Swaayambhuva) directamente por Brahma, Dios supremo del hinduismo. Los chinos tienen o cuentan con los “Kings”, también obtenidos por revelación. Se dice que fueron dados a conocer a través de la tradición oral, durante innumerables generaciones. Se cree que fueron compuesto veinte siglos antes de la nueva era y revisados posteriormente por el reconocido filósofo chino, Confucio. Por cierto, hablando de Confucio ¿usted ha escuchado mencionar la palabra confucionismo?. - Si, creo que es una religión China. - Muy bien, tienes 20 puntos. Esta palabra fue inventada por misioneros cristianos en el siglo XVII, para poder identificar o describir el movimiento socio-moral y espiritual engendrado por Confucio; pero para mí, el concepto más bonito que se le daba a esta tradición ancestral era, el que le daban los mismos chinos, la definían como “cultura letrada”. Por otro lado nos presentan el Zend – Avesta, libro sagrado del mazdeismo, la religión de los persas, escrito en doce mil pergaminos. Se piensa que el Zend – Avesta fue revelado a Zoroastro por el “Amschaspand” (un gran espíritu) que se le apareció cerca de un río llamado o conocido como el “Daitía” cuando Zoroastro o Zarathustra en su forma latinizado, contaba con 33 años de edad. Está el Alcorán o Kitab – Allah (libro de Allah), su autor, Mahoma, conocido como el profeta iletrado porque era analfabeta. Mahoma afirmaba que el Alcorán no era obra suya; él les dictaba a los copistas lo que recibió del


Arcángel Gabriel. Todas las mañanas Mahoma se reunía con sus discípulos para analizar los sueños de la noche. En la antigua Mesopotamia, data el libro La clave asiria de los sueños, donde se encuentran referencia a la interpretación de los sueños. Roma no se queda atrás, la interpretación onírica se reconoció con pleno derecho y todos, ciudadanos y nobles, consultaban a intérpretes profesionales. - Pero así – intervino Silvestre – como existen personas que defienden la comunicación de los espíritus, también están aquellos que la niegan rotundamente. Hay quienes no creen en Dios, ni en el diablo, ni en nada que le huela a espíritu. - Si, es muy cierto. Alguien dijo, no recuerdo quien, que la negación del espíritu, es su confirmación. Silvestre mirando a Rangel, entrecortado le dice: - No entiendo que quieres decir con eso. - Okey, te pregunto, ¿tú crees que se puede negar lo que no existe?. Silvestre se quedó pensando sin emitir opinión. Rangel le vuelve a preguntar. - Si tú le niegas un caramelo a un niño, un beso a una dama, o un saludo a un amigo, es porque el caramelo, el beso y el saludo existen, ¿verdad?. - Sí, por su puesto.


- Se niega lo que se considera que existe, lo que no existe es imposible negarlo. La creencia en dioses y espíritus ha sido muy variable, y repito, esa creencia viene desde tiempos muy antaño; sin embargo, se puso en duda también desde la antigüedad por doctrinas que se han dado a conocer como el escepticismo, el materialismo, el ateísmo y otras formas de descreimiento. - He leído Rafael, que el materialista es aquel que piensa que todo, absolutamente todo, pertenece a la materia, y que el ateo es aquel que niega la existencia de Dios; o sea, es una persona no religiosa. Pero no tengo muy claro lo del escepticismo, es decir como corriente no religiosa. No sé, estoy confundido. ¿Cuando uno llama a una persona escéptica, la está llamando incrédula, no es así?. - Estas en lo cierto. El materialismo es una doctrina que sostiene que la materia es la última realidad y que explica el fenómeno de la conciencia como cambios fisioquímicos en el sistema nervioso. El materialismo viene a ser todo lo contrario del idealismo, que afirma la idea como principio del ser; le da la supremacía a la mente; la materia viene a ser entonces, un instrumento de la mente o del espíritu. - El ateísmo, en esto también estás claro, pero voy a hacerte una salvedad. El ateísmo también es una doctrina que niega como tú has dicho a Dios, pero no a un solo Dios, sino a todos los dioses y divinidades. Se diferencia del agnosticismo, doctrina esta que afirma que la existencia de una deidad nunca podrá ser probada o refutada.


A través de la historia, nadando en ese profundo océano, nos podemos dar cuenta que se ha utilizado la palabra ateo erróneamente. - Si el concepto está claro – profirió Silvestre -, ¿por qué piensas que se ha usado mal?. Si una persona o grupo no cree en Dios, indiscutiblemente son ateos, aquí no hay para donde correr. - Si, tienes razón por una parte, pero si yo fuese hinduista y te dijese: yo no creo en Yahveh, en Jehová, o simplemente en Jesucristo como Dios, porque el mío es Brahma, ¿qué pensarías de mí? ¿Cómo me catalogarías?. ¿Tú, como cristiano y más aun, como catequista que piensas de aquellos que tienen otra creencia o adoran a otro Dios, cuando a ustedes les dicen que el único Dios verdadero es el de los cristianos?. Ustedes son monoteístas, pero monoteístas también son los judíos y los musulmanes, y a pesar de las diferencias existentes, la concepción de Dios entre estas religiones tiene un obvio parecido familiar, ¿por qué? ; porque están enraizadas por la tradición bíblica. Muchas personas fueron denominadas ateas por no compartir algunas creencias. Por ejemplo; para los romanos los antiguos cristianos eran ateos, porque no adoraban a sus dioses; y los cristianos han aplicado el mismo término, a cualquiera que no esté dispuesto a aceptar los dogmas de su doctrina. También fueron llamados ateos los libres pensadores, entre estos podría nombrarte a los filósofos francés Jean – Jacques Rousseau y a Voltaire; tampoco se les escapó el escritor, filósofo y político anglo – americano Thomas Paine, aunque el escrito de él buscaba más bien el lado del deísmo, filosofía racionalista que


negaba la validez de las afirmaciones basadas en la revelación o en las enseñanzas específicas de cualquier credo. Por el deísmo también quedaron influenciados en los Estados Unidos, Benjamín Franklin, y Thomas Jefferson, igualmente George Washington. Todos ellos fueron considerados ateos y sin embargo muchos tenían al deísmo como una filosofía religiosa racionalista, a veces denominada religión natural, que es inherente a cada persona, a través del ejercicio de la razón. También nos encontramos con la filosofía Sankhya, perteneciente al pensamiento hindú, el budismo y el Jainismo, porque niegan a un Dios personal. Te repito, que por lo dicho, yo pienso que esta palabra se ha empleado mal. Gracias al desarrollo del conocimiento científico, que formalmente aclaró la diferencia entre natural y sobrenatural, el ateísmo es hoy una tendencia filosófica más natural y aceptada. Leí en una revista Cábala hace unos cuantos años, la entrevista que le hicieron aquí en Venezuela a un seguidor de una secta budista, y cuando le preguntaron que si creía en Dios, su respuesta fue: “en Dios no, pero en el espíritu sí”; tampoco creía en lo sobrenatural. Éste monje dio una conferencia en el aula magna de la Universidad Central de Venezuela. Aún sin terminar de leer la entrevista, me formulé varias interrogantes; ¿cómo es esto? es ateo porque no cree en Dios; es materialista, porque no cree en lo sobrenatural pero acepta al espíritu. Seguí leyendo y me encontré más adelante que él decía, respondiendo una pregunta, que lo material y lo espiritual pertenecían a lo natural. - ¿Y qué me puedes decir del Escepticismo? – preguntó con voz apagada Silvestre.


- Bien, esa palabra viene del griego y significa “examen”. Es la doctrina que niega la posibilidad de que el ser humano pueda llegar a alcanzar el conocimiento de lo real, como es en sí mismo, fuera de la percepción humana. La palabra Escepticismo significa también duda de lo que es generalmente aceptado como verdad. Si nos trasladamos en la historia a Grecia, nos vamos a conseguir, que el escepticismo allá se lo debemos a los Pirronistas; éstos hermanos pertenecían a una escuela filosófica que tomó el nombre de su fundador, Pirrón de Elis, su gran interés era la ética y sostuvo que los seres humanos no pueden, le es imposible llegar a conocer como ya te dije, nada de la naturaleza real de las cosas, y que el sabio no debía expresar sus opiniones. Sin embargo Timón de Flainte, discípulo de Pirrón anunció, llevando el escepticismo a una conclusión lógica, que se pueden dar razones tan buenas a favor como en contra de alguna posición filosófica. De acuerdo a todo lo dicho, podemos decir que en algún momento de nuestra vida podemos ser o hemos vivido bajo la influencia del escepticismo, del deísmo, del ateísmo, del agnosticismo, del materialismo, de la religión, del animismo, el idealismo, el ritualismo, la superstición, etc.; es decir, somos malos o buenos, dependiendo de la creencia de los demás, o de quien nos juzga. Otros terminamos siendo Eclécticos, tratamos de escoger o reunir lo mejor que existe a nuestro juicio de todas esas corrientes religiosas, doctrinales o filosóficas. En todo esto existe un enemigo fuerte que debemos luchar contra él, de no vencerlo entonces dirigirá nuestra vida y hará de ella un verdadero infierno, este es el pesimismo. El grave problema de los pesimistas es que no intentan solucionar sus múltiples problemas porque se consideran débiles ante ellos. y la


comunidad tampoco puede contar con estos hermanos, porque ven a los problemas como algo que no tiene solución, su mayor defecto es considerar al mal invencible, y mientras mantengamos esa forma de pensar nuestros problemas por pequeños que parezcan los estaremos viendo como gigantescos monstruos. Debemos convertirnos en David y preparar nuestra honda para apartar de nuestro camino a todo Goliat que nos impida seguir hacia adelante. Para poder ver debemos amar, y para amar debemos conocer o entender el significado del amor. Muchos piensan que el amor es un sentimiento para sentirlo y no para entenderlo, creo que esto es un grave error refiriéndome al amor de pareja, porque precisamente una de las causas principales del mal de amores surge de las creencias irracionales que hemos elaborado respecto al afecto a lo largo de nuestra vida. Por no tratar de entender el verdadero significado del amor es que estamos padeciendo los sufrimientos afectivos. En el amor, la razón y la emoción deben distribuirse en cantidades iguales, si la emoción predomina exageradamente no vamos a poder controlar nuestros actos y podemos caer en lamentables errores como el caso de los celos obsesivos. - Todo esto amigo Rangel es demasiado complejo. Me da la impresión, que el conocimiento que una persona debe aprender durante toda su vida, a mí, me la han resumido en dos días. ¿Será que mi vida va ser muy corta?. - Ahora soy yo el que no entiende, ¿por qué dices eso; qué te ha ocurrido?. - La pregunta sería ¿qué no me ha ocurrido?, hasta pienso que mi esposa me debe estar esperando en la casa con una piedra en cada mano.


- ¡Qué!, ¿tuviste un desliz y te descubrieron?. Estas palabras fueron pronunciadas por Rafael con una sonrisa a flor de labios y una mirada pícara. Silvestre meneando la cabeza y también sonriendo, le manifiesta. - ¡No vale, nada de eso!, Si eso hubiese ocurrido como estás pensando, yo no me encontrara aquí. Rangel no entendió lo que su acompañante le quiso decir, pero para tratar de indagar y crear un ambiente más familiar, le pregunta. - ¿Dónde estarías entonces?. - En una urna, rumbo al cementerio – fue lo expresado por el joven investigador. Rafael no pudo aguantar la risa y fue tan fuerte que algunas personas de la sala le llamaron la atención. De inmediato se puso de pié, y les ofreció sus disculpas. Una vez sentado le dice a Silvestre. - Actué imprudentemente; puedes notar mi hermano que no es la blancura de los cabellos la que comunica la prudencia, sino el haber asimilado en la vida las lecciones que a diario nos enseña para que sin temor alguno caminemos por ella. Cuando dijiste que tú no sabias si tu vida iba a ser corta, me acorde de un poema de Calderón que dice: “Pues que la vida es tan corta, soñemos, alma, soñemos


otra vez; pero ha de ser con atención y consejo de que hemos de despertar desde gusto al mejor tiempo; que llevándolo sabido, será el desengaño menos, que es hacer burla del daño adelantarse el consejo”. Todo el salón de la biblioteca se encontraba en silencio, las personas cuando se tenían que dirigir al bibliotecario lo hacían con una señal. Afuera llovía suavemente, esto impedía que los estudiantes y profesores que habían concluido con sus investigaciones, pudieran marcharse. La tarde estaba agonizando. Silvestre y Rangel ignorando el tiempo seguían sumergidos en su plática. - Este encuentro con usted señor Rafael, ha sido para mí muy instructivo; en verdad, que esta es una experiencia inolvidable. Las lecciones de la vida lo pueden cambiar a uno de un día para otro.

- ¿Tú has escuchado hablar de el espejo de la vida?. - Caramba Señor Rafael, ¿de dónde saca usted eso?, conozco el espejo del escaparate de la casa y de vaina. - Te agradezco que pongas atención al cuento que te voy a echar: Resulta que un día, cuando los empleados de una compañía llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito: “Ayer falleció la


persona que impedía el crecimiento de usted en esta empresa. Está invitado al velorio, en el área de deporte”. Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y de la empresa. La agitación en el área deportiva era tan grande que fue necesario llamar a los de seguridad para organizar la fila en el velorio. Conforme las personas iban acercándose al ataúd, la excitación, aumentaba y murmuraban: “¿Quién será el que estaba impidiendo mi progreso?. ¡Qué bueno que el infeliz murió!”. Uno a uno, los empleados agitados se aproximaban al ataúd, miraban al difunto y tragaban en seco. Se quedaban unos minutos en el más absoluto silencio, como si les hubieran tocado lo más profundo del alma. Pues bien, en el fondo del ataúd había un espejo,… cada uno se veía a sí mismo con el siguiente letrero: “Solo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento: ¡Tú mismo!. Tú eres la única persona que puede perjudicar tu vida, y tú eres la única persona que se puede ayudar a sí mismo. Tu vida no cambia cuando cambia tu jefe, cuando tus amigos cambian, cuando tus padres cambian, cuando tu pareja cambia. Tu vida cambia cuando tú cambias, eres el único responsable por ella. Examínate y no te dejes vencer”. El mundo es como un espejo, que devuelve a cada persona, el reflejo de sus propios pensamientos. La manera como tu encaras la vida es lo que hace la diferencia.


- ¡Oye, que bueno eso!. Le agradezco que cuando pueda me lo copie para llevárselo a mi esposa y distribuirlo entre mis amigos. - No tengo inconveniente sanjuanero, esa es la idea, que no pensemos únicamente en nosotros, que se comparta con los demás el conocimiento que uno está recibiendo. - Así será Rangel. Mira, perdone la confianza, pero quisiera, si no es un atrevimiento de mi parte, que me hablara algo de su experiencia en el campo espiritual, ya que pienso que debe tener un largo camino transitado respecto a estos menesteres. - Nunca se tiene suficiente experiencia cuando hablamos del tema espiritual – respondió su interlocutor -. Particularmente he presenciado una gran cantidad de fenómenos desde mi infancia, que me asustaron en un principio porque no manejaba el conocimiento que hoy albergo, aunque es muy poco para lo que debería saber, me ha servido de gran ayuda. - ¿Esos fenómenos de los que usted habla, fueron los que le indujeron a incursionar en ese mundo del cual me ha hablado hoy, al que considero amplio y profundo?. - Sí, así fue; mi familia y yo queríamos respuestas a la gran cantidad de fenómenos que constantemente presenciábamos. Yo, por mi parte, no tenía ningún conocimiento de ese mundo tan fantástico y era lógico que me asustara, cuando al levantarme por la mañana, viera parte del cuerpo escrito con una tinta como anaranjada; brazos, piernas,


pecho y espalda, prácticamente todo el cuerpo. No solamente aparecían letras, también números, ecuaciones y hasta dibujos muy similares a los jeroglíficos. Para ese entonces, yo era un adolescente, no sabía nada de la vida, estaba en el proceso de aprendizaje. Bajo el desespero, corría a mostrar mi cuerpo a mi madre y a mis hermanas que, al igual que yo, no tenían respuesta alguna. Me iba para el baño; tratando de quitarme esos caracteres con agua y jabón, pero mi esfuerzo era inútil, tenía que resignarme. Cuando me encontraba distraído, desaparecían como por arte de magia. Silvestre se encontraba impresionado por lo que estaba escuchando, y como notó que Rafael se quedó callado, le preguntó. - ¿Y nunca supo lo que realmente le había ocurrido?. - Sí, en estos momentos manejo una respuesta para mí aceptable, pero para dar con ella, me fue necesario viajar por escabrosos senderos, que hoy considero fueron de gran utilidad, para explicar o tratar de dar a conocer la doctrina que profeso en estos momentos. - Si no es mucha imprudencia de mi parte – refirió Silvestre - , esa doctrina pertenece a la filosofía de la que me hablaste hace unos momentos, o a una religión en particular. - Pertenece a la universidad de la vida, y una institución filosófica que profesa el espiritismo. Silvestre se estremeció cuando escuchó la palabra espiritismo y exclamó.


- Bendito sea el señor Dios de Israel; no puede ser posible, que yo haya pasado toda la tarde hablando con un brujo. ¿De dónde saca usted señor Rafael, que el espiritismo tenga algo que ver con lo que hemos hablado hoy?. Acercándose un poco a él, Rangel hablándole en voz baja le dice al confundido joven. - Entiendo que pienses que el espiritismo es lo mismo que brujería y por eso estés tan espantado. Dime, ¿qué es realmente lo que entiendes por espiritismo aunque yo creo saberlo?. - Bueno, no sé si estoy en lo cierto – expresó Silvestre vacilando un poco -, pero a juzgar por lo que he visto y oído, el espiritismo para mi es una cosa maléfica, donde se prestan esas personas para hacer brujerías, sortilegios, conjuros; sacarle o meterle espíritus a los demás, frente a unos altares donde se encuentran numerosas imágenes, entre ellas María Lionza, el negro Felipe, Guaicaipuro, santos e inclusive, hasta la imagen de su paisano José Gregorio Hernández, he visto por la televisión, que están presentes es esos lugares donde se practica el espiritismo; como en la montaña de Sorte, estado Yaracuy. En la montaña de San Juan Bautista, en un sitio conocido como “el tabaco”, vi en una oportunidad, unas imágenes de esas, con unos velones prendidos, y después me enteré que el autor de ese altar improvisado en la montaña fue un tío mío llamado José Martín quien creía mucho en eso. A mí, eso del espiritismo me parece horrible y desastroso, ver a esas personas como convulsionando, con afiladas agujas atravesando sus carnes, fumando tabacos e ingiriendo grandes


cantidades de aguardiente y bailando como dementes alrededor de una fogata. Usted me perdona, pero le repito, para mí Silvestre Hernández, eso es absurdo y repugnante, aparte que soy alérgico al humo del tabaco y cigarro, no lo comparto. No me explico como usted que posee grandes conocimientos, y que invita al raciocinio, pueda ser espiritista; esto es algo contradictorio e incongruente. Rafael con el rostro sonriente le responde a su interpelante. - ¡Excelente mi hermano!, yo no tengo nada que perdonarte; estoy completamente de acuerdo con tu planteamiento; una sola objeción. El joven investigador todo confundido interrumpe a su interlocutor. - ¡Estás de acuerdo conmigo!; entonces, ¿eres o no espiritista?. - Claro que soy espiritista- fue la respuesta que obtuvo. Más despistado aún exclama. - Perdona, pero no logro entenderlo. - Mira hermanito, uno tiene que tener confianza en sí mismo. La fe en sí mismo es un elemento indispensable de vida y de progreso, no es un don del cielo, sino un sentimiento de autoafirmación lograda en el trabajo por ascensos graduales; por eso cada paso que demos en el largo peregrinar de la vida,


es un escalón ganado en ese ascenso que va mejorando nuestra fe, y esa fe va en aumento de nuestra confianza. No tener fe es lo mismo que no tener esperanza ni sueños. No estoy hablando de una fe ciega como recomiendan algunos religiosos, la fe ciega no pertenece a este siglo, porque ella exige la abdicación de una de las más preciosas prerrogativas del ser humano: el razonamiento y el libre albedrío. Decía el Maestro Kardec que, “la fe razonada, la que se apoya en los hechos y la lógica, no deja en pos de sí ninguna oscuridad, se cree porque se está cierto, y no se está cierto hasta que se ha comprendido”. Cuando te digo que estoy de acuerdo contigo, sé porque lo expreso, pero sin embargo, no comprendes por qué cuando yo manifiesto que soy espiritista, no siento temor. La objeción a la que me refiero es, que lo denominado por ti como espiritismo, no es espiritismo, sino espirititerismo. Los seguidores de Joaquín Trincado lo definen también como espiritualismo. - ¿Qué es eso de espirititerismo?, jamás en mi vida había escuchado semejante palabra. - Te explico. Espirititerismo o espiritualismo es, una amalgama de rituales afroamericanos, religiosos, indigenismos, étnicos y folclóricos, donde se aplican rezos, baños de plantas, curaciones mágicas, etc. A nuestra Abya Yala (“tierra en plena madurez”, nombre dado por los indígenas al Continente Americano antes de la llegada de los colonizadores) introdujeron no menos de 19 millones de africanos, que fueron arrancados sin piedad, violentamente del corazón de su continente, de la África subsahariana en condición de esclavos, y con ellos se trajeron sus costumbres, creencias, en pocas palabras, su cultura. Estos hermanos vivieron o mejor dicho


sobrevivieron en las celdas de las unidades productivas de América y el Caribe. Todo este crimen de lesa humanidad, o “secuestro histórico” como dice en su obra “Caribeñidad” Jesús García, sabemos que fue provocado por la ambición de poder de los europeos. Cuando los africanos entraron a América, también entraba la civilización yoruba, kongo, ewe, fon, ashanti, efik, efok, que se mezcló con la indígena y la europea. De esta amalgama de costumbres, surge toda esa proliferación de creencias que reina actualmente en toda nuestra América y por su puesto en Venezuela. Al pisar los europeos nuestras tierras; sabes que fue lo primeo que hizo el papa Alejandro VI, que era valenciano, de Valencia España, no de la nuestra, convirtió a la madrina de la santa inquisición en España, a la reina Isabel, en dueña y señora del Nuevo Mundo, para que expandiera el reino de Dios en la tierra usando al indígena como combustible del sistema capitalista, tanto del imperio español, como el del Vaticano. En pocos años soldados veteranos y experimentados por la guerra contra los moros, perros adiestrados y caballos que posteriormente usaron herraduras de plata, diezmaron a la población indígena de América bajo la bendición del clero. Y eso que dice la historia o mejor dicho los historiadores de los españoles y se vanaglorian al manifestarlo que fueron los descubridores de este continente Americano. La verdadera historia los desmiente, eso que dicen de Vasco Núñez de Balboa que él fue el primer hombre que vio, desde una alta cumbre en el hoy estado independiente de Panamá, hijo al igual que otras naciones de la espada de Bolívar, los dos océanos, queriendo dar a entender, porque no encuentro otra explicación, que aquí


cuando ellos llegaron no había nadie, o los que se encontraban estaban ciegos. Nos podemos preguntar hermano mío, ¿fueron los europeos quiénes le pusieron el nombre a la papa, al maíz, a la batata que me enteré aquí la llaman chaco, a la yuca, al chocolate, a las montañas y ríos de América?; ¿quiénes la llamaron así?; ¿Cristóbal Colón, Hernán Cortés, Francisco Pizarro?; ¿los que vivían en este extenso territorio eran mudos?. ¿No será mi amigo, que lo dicho por la historia de los Olmecas, Aztecas, Mayas, Caribes, Cumanagotos e inclusive los mismos Guaiqueríes de aquí de esta isla fue pura creación mitológica, pura mentira?. - Si, Rangel, usted tiene mucha razón con lo que está diciendo; yo no ignoro la masacre que se cometió en nuestra América con los indígenas, la información la obtuve crudamente cuando a mis manos llegó el libro de Eduardo Galiano, “Las Venas abiertas de América Latina”. Le exigían a América lo que ella no era, y veían lo que querían ver, la fuente de la juventud, la ciudad del oro, el reino de las esmeraldas, el país de la canela. Nos dieron a conocer como su imaginación fantasiosa nos creara. Acaso no dicen que Colón vio a unas sirenas en las costas de Cuba con cara de hombre y plumas de gallo, y luego se informó que no muy lejos de allí los hombres y las mujeres tenían rabos. En la Guayana según sir Walter Raleigh, también se encontraron con otro fenómeno tan sorprendente como el que acabo de mencionar; gentes con los ojos en los hombros y la boca en el pecho. Para fray Pedro Simón, aquí en nuestra patria bolivariana de Venezuela existían indios de orejas tan grandes que le arrastraban por el suelo.


- Como vemos Silvestre, tiene usted, también mucha razón al decir que ellos vieron lo que quisieron ver y eso fue lo que conoció el mundo de aquel entonces. Ampliando más las investigaciones de nuestros salvadores, en el río Amazonas, según Cristóbal de Acuña, nuestros nativos, no indios, porque esto no es la India, después aclaramos eso, tenían los pies al revés, es decir, los talones hacia adelante y los dedos para atrás. Que podemos decir de la opinión de Pedro Martín de Anglería, sostenía que las mujeres se mutilaban un seno para disparar con mayor certeza sus flechas; y así sucesivamente hermano mío, nos dieron a conocer entre mentiras y embustes los que vinieron del viejo mundo, que sus paisanos se preguntaban que para poderse sentar los del nuevo mundo con sus rabos tan largos sería necesario hacerle un agujero al asiento. - Ellos crearon sus leyes Rangel, y entre estas la más nombrada era las leyes de Indias. - Si Hernández, y eran tan conmovedoras esas leyes que surgieron para darle protección a nuestros indígenas en las colonias españolas. Lo más resaltante era ver la picota y la horca clavada en el centro de cada Plaza Mayor y no precisamente como ornamento. - Perdón Rafael, discúlpeme las interrupciones, pero ¿qué era eso de picota?. - La picota era la columna donde exhibían o exponían la cabeza de los ajusticiados. Se me viene a la mente algo que ocurría en las colonias francesas hablando de las leyes. Allá existía el Código Negro


que prohibía las torturas, pero hay que aclarar esto para que no se vaya a malinterpretar y termine creando dudas. No era por las torturas en sí, sino por educar, que los amos azotaban a sus negros y hay de aquel que se le metía en la cabeza huir, porque al encontrarlo también pensando en su educación le cortaban los tendones. - ¿Qué era lo que usted quería decir de los indios cuando dijo que después aclaraba eso?. - Gracias por recordármelo, se me había olvidado. Volviendo al tema anterior; sabes otra cosa que también se dijo, que los peregrinos del Mayflower vinieron a poblar América; ¿sería que ella no se encontraba poblada?. Cuando el señor Colón, que por su apellido él es quien debió tener la cola larga, entró a América, como no entendía ni papa el dialecto de los nativos, pensó que no sabían hablar. Al verlos desnudos los consideró unos tontos que darían todo sin resistirse a cambio de nada, en pocas palabras para él no eran seres racionales y pensantes. Desencarnó pensando que su entrada al oriente había ocurrido por la puerta de atrás, y por eso llamó a sus habitantes indios, creía estar en una parte de La India. Cuando realizó su segundo viaje se dice que el almirante dictó un acta estableciendo que Cuba era una parte del continente asiático. Dicho documento creado el 14 de junio de 1494 dejó constancia que todos los tripulantes de las tres naves así lo aceptaban; y quien se atreviera a poner en duda su palabra, se le castigaría con 100 azotes, no suficiente esto, se le cobrarían 10.000 maravedíes, antigua moneda española, y como postre se le amputaba la lengua.


- Mira Rangel, aquí se habló primero de descubrimiento; luego de encuentro y por último de resistencia indígena; ¿cuál comparte usted?, aunque por sus comentarios se que la primera está descartada, pero me gustaría saber ¿con qué cuenta usted para refutarlo?. - Existen muchos datos que echan por el suelo lo que se ha mantenido por tantos años. El mundo científico quedó sorprendido hace apenas unos pocos años con el resultado de las investigaciones que se realizaran a consecuencias del proyecto genográfico mundial dirigido por Spencer Well, de la Nacional Geographic y el antropólogo molecular Theodore Schurr, quienes a través del ADN, han trazado la ruta de los primeros humanos, encontrando, por ejemplo, que los indígenas Seaconke- Wuampanuag de Norteamérica tienen sus orígenes genéticos en África. - ¡Caramba, señor Rangel!, ¿usted dice que eso fue reciente?, me entero en estos momentos por boca suya. - Sí, eso se publicó en mayo del 2006, pero no creas que ellos fueron los pioneros en esta idea de que el hombre americano era de origen africano. - ¡Ah no!, y entonces ¿quiénes fueron?. - En la década del 60, Luis y Mary Leaky descubrieron en la garganta de Olduvai en Etiopía, África, los restos más antiguos de los que se tenga conocimiento de la especie humana, y por si esto es poco en dicho continente se han seguido registrando otros tantos hallazgos en ese mismo orden, que no le ha quedado más alternativa al mundo científico


occidental que reconocer los orígenes africanos de la humanidad. A consecuencias de estos hallazgos se creó la hipótesis que muy probablemente desde África fue que partieron los primeros seres humanos a poblar el planeta y por supuesto, hay va incluido nuestro continente Americano. Si esto no es suficiente para reforzar la hipótesis, entonces déjame ir mucho más atrás en el tiempo, desde el mismo momento de nuestra colonización. Un personaje conocido con el nombre de José de Acosta, dejó un testimonio escrito en el año 1553 cuando escribió en su obra: “Historia natural y moral de las indias” que los primitivos pobladores de América “llegaron de España, Asia y de África. El mismo Cristóbal Colón, el fabulista mayor, sin embargo reconoció que algunos de los objetos metálicos encontrados en Haití procedían de Guinea, y ¿dónde queda ese lugar?, en el África. No solamente en esta isla del mar Caribe, - primer pueblo negro libre en nuestro continente -, se conoce este tipo de reporte, también en Panamá, Colombia y desde luego en Venezuela. - De ser todo esto cierto Rafael, entonces Alejandro Humboldt no estaba pelao cuando dijo que la piel de los guaiqueríes y chaimas de aquí del oriente venezolano eran africanas. También leí en una oportunidad respecto a un hallazgo en 1862 de un grupo de monumentales esculturas perteneciente al pueblo Olmeca, en la península de Yucatán, en México, las cuales representan rostros humanos africanos; y sin ir muy lejos, aquí mismo en oriente, en Barrancas del Orinoco, estado Monagas, al igual que en esos otros lugares se encontraron rostros africanos en algunas piezas de cerámicas. La información fue publicada en el 1907 por el profesor Elías Toro. Si seguimos hablando de este tema no podemos dejar atrás la cerámica Moche del Perú, y las estatuillas Tachina de


Valdivia en Ecuador. Y menos aún puedo dejar de nombrar los estudios arqueológicos realizados aquí en la isla, donde se encontró una pieza de arcilla, perteneciente a la colección Requena que desde el 1914 se la llevó Theodoore De Booy (como él fue quien la halló) para Estados Unidos y hoy se encuentra como ornamento en las vitrinas del Museo del Indio Americano en la sección de la Fundación Heye de Nueva York. - Bueno Silvestre como dijiste hace un momento, de eso que acabas de expresar me estoy informando hoy. ¿Tienes conocimiento de la historia de Abu Bakari II?. - En lo absoluto. Esa música nunca la han escuchado mis oídos. - Okey. Esta es una historia oral contada por los pueblos de la actual república de Mali súper interesantísima. Es comentado en ese lugar que uno de sus antepasados llamado Abu Bakari II decidió realizar una expedición donde lo acompañaban más de 2000 personas y atravesó el Océano Atlántico llegando a nuestro continente, esto es según el historiador Al Umari y documentos árabes como “AlQalqashandi y Masalik el Absar furnanekuj-Amsar”. Este hecho histórico está hermano mío suficientemente documentado en los documentos árabes antiguo y en la tradición oral viviente Mali, no como las sirenas de Colón. Se dice que aconteció en el año 1324, como te puedes dar cuenta, 80 años antes que se comenzara con el genocidio en nuestra América orquestado por el imperio español. ¿Qué te ha parecido?.


- ¡Uh!, que te puedo decir. Y nada de esto le es informado a los estudiantes; ¿cuál sería el interés de que este tipo de información se haya mantenido oculta?. Los vikingos, si conocía yo que habían entrado a estas tierras antes que el hombre de la cola larga, el colón. Independientemente de todo lo dicho qué caramba me ha dejado estupefacto, sobretodo esto último, quisiera que volvamos a lo que veníamos hablando anteriormente. Usted dijo que lo dicho por mi hace poco no es espiritismo, pero le voy a decir que conozco a mucha gente que se la pasan visitando a espiritistas y hasta me han invitado, pero siempre reciben de mi parte una negativa. Su intención es de leerse las cartas, las líneas de las manos, el tabaco y no sé qué tantas otras cosas, queriendo indagar su futuro. - Es cierto mi amiguito, no te lo discuto; todos ellos se llaman espiritistas, pero ese título que se abrogan no le corresponde, porque sus hechos los delatan al ponerlos en pugna con la razón. El verdadero espiritismo no guarda ningún tipo de supersticiones; lo caracteriza la ausencia total de ritualismo y su base de doctrina son las leyes naturales, con exclusión de lo sobrenatural. Para que tengas una idea más precisa de lo que te he dicho, Allan Kardec seudónimo del pedagogo y médico francés Hipólito León Rivail, quien dijo que la autoría de sus libros le pertenecía a los espíritus, manifestó en el “Libro de los Espíritus”.“¿De qué se trata la labor especial y concreta del espiritismo moderno?. De formar un todo coherente con aquello que ha estado disperso hasta ahora; de explicar, en términos claros y precisos, lo que hasta ahora ha estado oculto detrás de


un lenguaje alegórico; de eliminar la superstición y la ignorancia presentes en las creencias humanas, dejando sólo aquello que es real. Esa es su misión”. En otras palabras, el espiritismo aspira liberar al ser humano; como ya te lo he dicho, que él sea dueño de su pensar y querer. Es, por esto mismo que sostiene, que más importante que el saber científico, es llegar a entender que hacer con la ciencia y que coste Silvestre, que esto no es un problema científico, sino humano. La respuesta que le demos redunda en la sabiduría y la calidad moral del hombre o la mujer. Es aquí donde juega un papel fundamental lo que nos dejó nuestro libertador, cuando dijo: “Moral y luces son nuestras primeras necesidades”; es decir, hay que humanizar la humanidad. Para ser un poco más amplio, permíteme decirte que el espiritismo es una ciencia experimental; una filosofía racionalista, que no guarda relación con sectas seudoreligiosas, porque no es religión, ni con ningún género de supersticiones; es una ética social; enaltece el librepensamiento y lo estudia todo. Desde que estamos conversando en ningún momento hemos dejado de hablar de espiritismo. - ¿En qué se basa usted para decir todo eso que acaba de expresar?. - Mira Hernández, Kardec define al espiritismo como “la ciencia que estudia el origen, la naturaleza y el destino del espíritu y sus relaciones con el mundo corporal”. Silvestre ya no sonreía como antes, la palabra espiritismo le había quitado la alegría de su rostro. Recordando la definición de ciencia que el mismo Rafael le enseñó, dijo:


- ¿Por qué insistes en que el espiritismo es una ciencia?. - Me imagine que esa pregunta venía. Es una ciencia porque tomando en cuenta la doctrina de los fundamentos y métodos del conocimiento científico (la epistemología); se apoya en hechos demostrados y demostrables. También aplica una metodología rigurosa y precisa. La existencia del espíritu y que se puede comunicar amigo mío, no es solamente una teoría que se demuestra filosóficamente, sino que es un hecho comprobado, y cada día que pasa son más las personas que verifican esta realidad. No estás informado del caso que ocurrió recientemente en una localidad colombiana de Santander; te estoy hablando del 2007, justamente el día de los padres. Aconteció que, dos adolescentes estaban jugando con sus teléfonos móviles, y lograron captar la imagen del fantasma de una niña de aproximadamente 12 años de edad. Lo que más ha llamado la atención de este fenómeno es, que a las pocas horas de haberse dado a conocer la grabación a nivel nacional a través de los diferentes medios de comunicación, la misteriosa figura volvió a presentarse pero el elegido en esta oportunidad fue un hombre que intentó retratarla también con su teléfono celular, en Villa Camila de Cúcuta, exactamente ubicada donde fue fotografiada por vez primera. El señor regresó a su casa, y notando una sensación extraña, le pidió a su esposa que lo grabara en video; sorpresa para él fue, lo que mostró el video, apareció la imagen de la traviesa niña envuelta en un vestido blanco que levitó y luego desapareció. Bueno mi hermano, aparte de lo hablado, cuando te digo que el espiritismo es también una filosofía racional, quiero decir


que carece de dogmas que impongan verdades absolutas; no existiendo éstos, la fe ciega desaparece y es sustituida por el conocimiento. No teniendo dogmas que atan al espíritu y es donde se asientan las religiones que admiten lo sobrenatural y careciendo de jerarquía y cultos, refleja claramente no ser religión o secta degradante quienes tenemos bien claro que no son compatible con la libertad. Si realmente necesitáramos una religión para poder vivir o convivir, el modelo más acorde no sería precisamente ninguna de las existentes. El cristianismo sería muy bueno si a alguien se le hubiese ocurrido practicarlo. Si el ser humano requiere inexorablemente de algo que lo guíe en la vida, considero que el amor debería ser nuestra más preciada religión. Mientras Rafael hablaba, a Silvestre le pasó por la mente el hombre del liquiliqui blanco; las tantas cosas que éste le dijo que coincidían con lo que estaba escuchando de un desconocido. Se dijo para sí mismo: “Yo soy una prueba de que los espíritus se comunican, no necesariamente tendría que tener la afirmación de la NASA, creo que existen millones de personas que pueden decir lo mismo que yo. Es el momento adecuado para que Rafael se entere de la experiencia que viví”. - Rangel. - Dime. - Deseo que pongas atención al comentario que voy a trasmitirte. Es un caso que me ocurrió recientemente y pienso que por su capacidad de comprensión, usted me puede ayudar a descifrarlo. Se trata de un sueño o revelación como dicen


nuestros mayores, que tuve en la placita de mi pueblo. Se, que este no es el lugar más apropiado para dormir, pero al sueño es difícil vencerlo. - Resulta que ... Rafael no le permitió que hiciera el comentario interrumpiéndolo. - No lo comentes, ya estoy enterado. Silvestre puso una cara de asombro y quedó mudo. Rafael viendo el impacto que le había ocasionado al joven, le dice de inmediato. - No te impresiones, yo no soy adivino. Obtuve la información cuando le hacías el comentario al bibliotecario. No te lo había dicho, porque sería una indiscreción de mi parte. Lo que me condujo hasta tu mesa fue, justamente ese maravilloso relato. - ¿Cuántas personas más se enterarían sin darme cuenta? – mencionó Silvestre con cara de preocupado. - No te atormentes – fue el consejo de su acompañante – el único fui yo, porque era el que se encontraba más próximo a ustedes. Para ese entonces el salón estaba sólo. Tengo la impresión que tú te encuentras como un navegante que esta a travesando un mar tempestuoso en una embarcación segura, donde te desesperas porque no ves al timonero, ignorando que tú has sido quién desde un principio a guiado la barca y el timón ha estado todo el tiempo bajo tu dominio. No dejes que


los vientos huracanados de la desconfianza o del infortunio dobleguen tu voluntad. Considero que tu actitud es porque crees que estas sólo, y eso es erróneo, nadie es lanzado a la vida inerme. Todos por igual requerimos de las armas necesarias para ir abriendo brechas en la enmarañada selva de las creencias y prejuicios, con quien el espíritu se tropieza constantemente en las indefinidas reencarnaciones. - Gracias, es cierto lo que has dicho. La pregunta que yo me hago es, ¿por qué eso me ocurre a mí, que nada tengo que ver con espíritus, ni ando investigando cosas extrañas o ajenas a mi punto de vista?. - Tal vez sea por eso mismo. Te entiendo mi hermano, y sé que tienes un gran número de incógnitas; pero no te desesperes, ni veas como algo malo aquello que te ha de conducir al progreso espiritual. No pretendas encontrar todas las respuestas de un día para otro. Yo también viví momentos angustiosos y no sólo por lo que te comente de las escrituras en la piel. Recuerdo que siendo un niño aún, dormía en la misma habitación de mi madre; mi padre no vivía en casa. Una noche dejamos la puerta del dormitorio abierta porque hacía mucho calor; ésta comunicaba con la sala y como había dormido en el día, me era difícil conciliar el sueño. Bastante entrada la noche, me puse a mirar para la sala, no estaba tan oscura porque era luna llena; de repente vi un blanquizal que silenciosamente se acercaba a mí. Se detuvo como a una distancia de tres metros, de donde yo me encontraba; y pude definir muy bien lo que era; una muchacha, tendría unos 13 ó 14 años, cabello largo, con un vestido blanco que le llagaba a las rodillas. Su estatura era de uno cincuenta más o menos y de contextura delgada. Me quedó mirando, yo hacía lo mismo. La detallé muy bien, porque


permanecí viéndola fijamente por espacio de un minuto aproximadamente. Lo más que me sorprendió fue, los asientos que se encontraban detrás de ella se veían, es decir, era transparente, y cuando le daba la brisa que entraba por las ventanas, se le movía el cabello y el vestido. Lo recuerdo como si hubiese ocurrido ayer. A pesar de lo asustado que me encontraba, opté por pararme de la cama y trasladarme a la de mi madre; pero como ella ignoraba lo que estaba aconteciendo, me envió de regreso a la mía, ya el espectro se había retirado. - ¡Caramba Rafael!, si es a mí a quien le ocurre eso, me encuentran muerto. Sonriente Rafael le dice: - Sin embargo, si es a mí a quien le sucede lo que a ti, me sentiría lleno de gozo, halagado, al ser escogido como instrumento suyo, por una entidad de tan alta moralidad, como lo es el hombre del liquiliqui blanco, como sueles llamarlo. - ¿Dijiste Rangel, que el viento movía el cabello y el vestido del espíritu que estabas viendo?. - Sí, pero no era al espíritu realmente a quien yo estaba viendo, sino a su forma o apariencia humana, es decir a su traje, que es una copia del cuerpo carnal, el que usó, si está muerta o el que está usando si se encuentra viva ó encarnada. Éste segundo cuerpo que es visible y puede llegar a ser palpable, tangible, es su alma o periespíritu.


- ¿Entonces no es al espíritu que se ve, sino a su alma o periespíritu?. - Sí, alma y periespíritu es lo mismo, pero cuando este se manifiesta, está dirigido por el espíritu. Todo procede de un mismo principio, la sustancia que compone al alma y la energía espiritual. - No entiendo Rafael, ¿me podrías explicar más detalladamente?. - Pon atención. Materia es espíritu en su grado de mayor densidad y menor vibración; y espíritu es materia en su grado de menor densidad y mayor vibración; por lo tanto aunque suene raro, la diferencia entre espíritu y materia es simplemente una cuestión de grado. Esto se conoce no desde ahora, sino desde tiempos remotos; por ejemplo, Pitágoras, oriundo de la isla de Samos (Grecia), 500 años antes de Jesús, enseñó en su escuela Itálica que: “materia y espíritu son idénticos en principios”. El maestro Trincado nos dice al final de su proclama que “uno es el principio y uno es el fin, todo es magnetismo espiritual”. - Significa – preguntó Silvestre – que da igual decir que todo es material o espiritual. - No, significa que lo material proviene de lo espiritual – respondió Rangel, luego le recalcó – Todo es cuestión de grado. En mi casa nos reunimos todos los domingos un grupo de amigos para analizar estos temas y muchos más. Hace poco una compañera hizo un razonamiento muy interesante. Estábamos hablando justamente de este tema; ella en su exposición dijo:


“Lo visible proviene de lo invisible, las cosas más gigantescas que pueblan al universo, están formadas por partículas microscópicas, las moléculas; éstas a la vez son formadas por átomos y éstos por partículas subatómicas conocidas como electrones (carga negativa); protones (carga positiva) y neutrones (carga neutra). Si seguimos en este proceso de desmaterialización, llegaremos a la sustancia etérea y si persistimos, después de pasar por diferentes grados de vibración, llegaremos al plano mental o espiritual, para luego fundirse en ese gran centro vibratorio de donde todo emana. El espíritu por pertenecer a este plano dimensional, carente de forma, no puede ser captado en el plano físico o de tercera dimensión; pero toda forma o no, pertenece al todo, material o espiritual, y surge de un mismo centro”. Tomando en cuenta lo dicho por la hermana, llegamos a la conclusión que la materia es la manifestación visible y tangible de lo espiritual. El espíritu es la energía que vitaliza y mueve al universo y el alma o periespíritu si se le quiere llamar a sí, es materia en su forma más sutil y perfecta de organización. El alma, pienso, es la que le da constitución física al átomo y también le da consistencia a los cuerpos. El espíritu es la energía que mantiene activa al alma. - ¿ A qué tipo de energía pertenece el espíritu?. - ¡Caramba mi amigo!, yo no puedo llegar a tanto; pero si es una sola la energía que se manifiesta en diversas formas, el debe ser una partícula de ella indudablemente. - Hace unos momentos Rafael, quedé confundido; usted habló de espíritu, materia, vibración etc.; pero incluyó otro


elemento que no lo detalló mucho, este es el periespíritu; ¿podría ser un poco más explícito con respecto a él?; porque entendí que era el vestido del espíritu y puede ser visto, palpable, tangible sin ser material. - Usted Silvestre, sufre ahorita, la misma confusión que yo sufrí cuando escuché por vez primera hablar de estos temas; y pienso que dicha confusión es lo que hace más interesante el estudio del mismo. Hermano mío, somos un complejo universo de situaciones y variantes, en el que intervienen múltiples factores que por su naturaleza ocupan al máximo nuestro conocimiento. Manejamos no muy claramente, pero tratamos en lo posible de ser lo más explícito, cuando transmitimos las informaciones, suministradas por los maestros espirituales; bien sean a través de las numerosas comunicaciones mediunímicas, utilizando médiums confiables moralmente. Son muchas las facultades existentes, médium parlantes, escribientes, intuitivos, videntes, auditivos, etc. Pero hay el desdoble con videncia y audición, que fue la utilizada por ti, aun ignorándola para comunicarte con el maestro del liquiliqui blanco. - ¿ Significa Rafael, que yo también soy materia?. - ¡Claro que todos somos materia porque poseemos un cuerpo material; lo que yo te quiero decir, es que eres médium, intermediario entre el mundo material y el espiritual. - Bueno, eso fue lo que quise decir. Sabes Rangel, en un libro de Coni Méndez, que nos prestó una comadre


mencionaba al desdoble, pero yo no terminé de leerlo. ¿ Por qué se le da ese nombre?. - Primero permíteme darle respuesta a la pregunta anterior; luego respondemos esa. - Está bien; discúlpame. Rafael se quedó pensativo por un momento, tratando de ordenar en su mente, la respuesta más adecuada, para el neófito amigo. Después de respirar profundamente, dijo: - A pesar de la sapiencia que manejaron en su época algunos filósofos, teólogos y estudiosos en general, no pudieron descifrar o explicar lógicamente el nexo entre el espíritu y el cuerpo físico. Justamente esto es lo que tú quieres preguntar; ¿cómo es posible que entre dos agentes de tan disímil naturaleza pueda existir nexo? Dijiste erróneamente que yo había incluido a otro elemento no material como es el periespíritu. - Erróneamente por qué – replicó Silvestre -, usted fue quien lo mencionó. - Mira, dije erróneamente, porque en ningún momento he dicho que el periespíritu es espiritual, yo mencioné que podía ser visible, mas no que era espiritual. - Tiene usted razón, nuevamente le pido disculpas.


- No hay problema, no vayas a pasar toda la tarde disculpándote; vamos a entrar en detalles porque nos queda poco tiempo, la lluvia cesó y mucha gente se ha marchado. Existe en el ser humano tres entidades que se correlacionan formando su totalidad personal; esta son: el cuerpo físico o carnal; el alma que funciona como neutro y el espíritu. El periespíritu que forma parte del alma, su nombre está compuesto del griego “peri” que significa alrededor; traduciéndose entonces periespíritu, como envoltura semimaterial del espíritu. Silvestre se encontraba sumamente atento. Rangel prosiguió. - Cuando el espíritu está encarnado, es decir, con un cuerpo carnal, así como nos encontramos nosotros en este momento, el periespíritu sirve de lazo o intermediario entre el espíritu y la materia; pero cuando se encuentra desencarnado, o en estado libre, sin atadura corporal, actúa éste como cuerpo fluídico del espíritu. Se podría decir para mejor interpretación, que el periespíritu se encuentra entre dos dimensiones, la material y la espiritual. También se conoce al periespíritu, como cordón fluídico o de plata. Entre otros términos actúa como traductor, que transfiere al cerebro humano las órdenes emanadas de la energía espiritual. El espíritu piensa, el periespíritu o alma transmite y el cuerpo ejecuta. - Aún sigo sin entender una cosa – dijo Silvestre -. Dijiste que el periespíritu es semimaterial, o sea, medio material; y


antes me habías hablado, que la diferencia existente entre espíritu y materia era una cuestión de grado. Entonces, ¿ Cómo es posible que el espíritu siendo superior, dimensionalmente o en grado de progreso, al periespíritu y éste a la materia o cuerpo carnal orgánico del ser humano, exista ese nexo o esa unión a pesar de los diferentes estados de cada uno de estos tres componentes del ser humano?. - Buena interrogante, pero pienso que ya ha sido respondida. - ¿ En qué momento?. - Hace unos instantes, cuando te dije que el periespíritu se encontraba entre dos dimensiones; pero voy a ampliarte el concepto. Los fluidos que componen al periespíritu son de diferente grado de condensación. Las partes más densas son las que se aproximan al cuerpo físico, y por supuesto, las más sutiles están próximas al espíritu impregnado del fluido vital. - ¿ Se podría decir Rafael, para que quede más claro, que un extremo de éste es prácticamente material y el otro se encuentra espiritualizado?. - Sí, muy buen ejemplo, eso lo pone más sencillo al entendimiento. Esto me recuerda una frase que pertenece a un filósofo norteamericano; Emerson; el dijo: “El verdadero educador es aquel que lo difícil lo pone fácil”. - Hay otro pensamiento que desde hace rato me está dando vueltas en la cabeza.


- Por lo visto, eso no es raro en ti – respondió Rafael sonriente. - ¿Por qué dices eso?- preguntó Silvestre también sonriendo. - ¿Todavía lo preguntas?. - Entiendo mi amigo, hemos hablado tanto, que tal vez le estoy quitando el tiempo. Cuantas cosas tendrás por hacer y yo aquí distrayéndote. - No tomes en serio lo que te dije muchacho; todo fue en broma; yo tengo suficiente tiempo disponible y es más, este tema a mi no me cansa. Formula tú interrogante, que de tanto dar vueltas te puede romper la cabeza y tal vez yo pueda impedirlo. - Referiste hace un momento, que el periespíritu actúa como un traductor, es el que conduce los mensajes del espíritu al cerebro humano; eso fue lo que entendí. Mi pregunta es la siguiente: ¿cómo capta un médium los mensajes de un desencarnado o muerto, si el periespíritu o alma que está unido a él, es el de su propio espíritu y no el del comunicante?. Otra cosa que me gustaría me explicara es; si el espíritu está unido al periespíritu y no al cuerpo, ¿significa que éste se encuentra fuera de él?. En caso contrario, cuando un comunicante es el que habla, ¿posee el médium dos espíritus a la vez?. Rangel moviendo la cabeza en señal afirmativa, le pregunta.


- Dime, ¿usted es deportista?. Extrañado, Silvestre responde. - ¿Y qué tiene que ver lo que estamos hablando con esa pregunta?. - Para responderte, primero respóndeme tú a mí. Silvestre, sin conocer las intenciones de su interlocutor le dice. - Fui en un tiempo, cuando adolescente, participé en unos torneos de voleibol representando a un centro social cultural y deportivo de mi comunidad, del cual aún soy miembro llamado El Tucán. - ¿No jugaste béisbol?. - Si, también, pero en campeonato una sola vez. - ¿Qué posición jugaste?. - Fui pitcher. - Con razón esos lanzamientos que me estas enviando, vienen por el centro de la goma; me refiero a tus preguntas. - Pero yo no fui buen pitcher, quizá por eso no he podido poncharte.


Ambos sonrieron; el recinto de la prácticamente estaba solo. Rangel tomó la palabra.

biblioteca

- Dicen que las personas se valoran no por las respuestas que den, sino por las preguntas que formulen, y usted Hernández, es una de esas personas que enseñan con sus dudas, que para mí no son tales, simplemente rememoras el conocimiento que traes de existencias pasadas. En este encuentro quien está recibiendo la gran lección soy yo, y no me rebajo al decirte que me considero tú discípulo, porque veo en ti lo que tú espíritu le ha negado a tu cuerpo. Sin articular palabras, Silvestre se echa hacia atrás en el asiento y viendo extrañado a Rafael, le dice: - ¿Qué te pasa?; déjate de tonterías, ¿se volvió loco?. Las preguntas que le he hecho, son a consecuencia de las respuestas que muy gentilmente usted se ha molestado en ofrecerme. Si yo fuera su maestro, las interrogantes vinieran de usted para mí, y no al contrario. - Sócrates, Silvestre, fue un gran mayeusta, porque hacia parir al hombre... Silvestre lo interrumpe. - Definitivamente amigo mío, el aire margariteño y el olor a guacuco parece que está interfiriendo en su periespíritu y no permite que el mensaje de tú espíritu sea captado correctamente, por las neuronas de tú cerebro.


- ¡No que va!, eso no es así, fue que usted no me dejó terminar el concepto. Lo que te estaba diciendo era que Sócrates hacia parir al discípulo la verdad que tenía en su alma, sin que el cuerpo lo sospechara. Este arte lo aplicaba ese maestro a través de preguntas, donde obligaba al educando a que él mismo respondiera todas sus interrogantes. Sabia Sócrates que el ser humano tiene acumulada en su archivo conciencia, un gran caudal de sabiduría, adquirida desde antaña reencarnaciones. Despreciaba la retórica, y en más de una oportunidad combatió a los oradores que para aquel entonces se encontraban de moda en Atenas. - ¿Y por qué los atacó si él también era orador o estoy equivocado?. - No te equivocas, el manejaba muy bien la oratoria, pero no comercializaba con ella, no la usaba para manipular a los demás en su beneficio personal. Siempre se apartó de la sequedad de los pitagóricos y de la amargura de los satíricos. Procuraba que la gente se sintiera bien a su lado; con todos era amable y consciente de sus flaquezas que conocía muy bien, eso lo llevó a sentir una profunda simpatía por aquellos que no habían aprendido a dominar sus pasiones. Los maestros de oratoria, denominados sofistas, conseguían mucho dinero de aquellos que querían aprender a hablar bien, para persuadir o manipular a los demás. Sócrates lo que buscaba no era que el pueblo aprendiera a expresarse según la moda, sino él se esforzó más que todo fue por enseñarlo a pensar, ese era su fin primordial. Había que estudiarse para llegar a conocerse a sí mismo y lo que nos rodea, solo así podremos llegar a un estado de independencia mental.


Hoy estamos aquí Silvestre dialogando; pero ten la plena seguridad, que venimos tomando cuerpos juntos desde tiempos inmemoriales; es por eso, que nuestros espíritus al encontrarse nuevamente en esta existencia, se aceptan porque se reconocen, a pesar de que el cuerpo no tenga la más leve sospecha. En la vida cotidiana nos tropezamos con multitudes de personas, y muchas veces sin uno cruzar palabras con ellas, a muchos no aceptamos y es cuando pronunciamos la tan sonada frase: “No sé por qué, pero a esa persona yo no la paso, me cae mal”; o a la inversa, “me cae muy bien”. Las personas que aceptamos te repito, es porque se ha convivido con ellas en otras existencias, como amigos, hermanos, parejas etc.; y las que rechazamos sin motivo aparente, es porque tuvimos grandes enfrentamientos que dieron como resultado la enemistad. Estos últimos vienen a ser, no nuestros enemigos espirituales como he oído decir, sino nuestros hermanos de prueba. Los espíritus se reconocen, de ahí la aceptación, la afinidad, o el rechazo. - Me has respondido una pregunta que pensaba plantearte. - Eso significa que está funcionando la telepatía entre nosotros. - Sí, claro; es muy interesante eso que acabas de decirme, pero podrías explicarme realmente como funciona, yo escucho a todo el mundo hablar de la telepatía, pero no dicen como es su funcionamiento; lo que dicen cuando uno le pregunta ¿qué es?, solo dicen “es la transmisión de pensamiento”, si, es verdad, ¿pero cómo ocurre?, ahí la mayoría calla. Yo quisiera saber cuál es su opinión.


Rangel bajando la vista y luego cerrando los ojos, como para pensar mejor le dice una vez que cree tener el concepto claro: - Los que te han respondido que telepatía es la transmisión del pensamiento, no han errado, sí, es la transmisión de pensamientos a distancias entre dos personas. Esto viene a ser, como la teoría que explica la telegrafía inalámbrica, sin hilos, que consiste en transferir la corriente eléctrica por el espacio a través de ondas vibratorias. Estas ondas, querido hermano, afecta aparatos que están a tono, son estos los receptores que captan el mensaje enviado por otro aparato que funciona como emisor. Así mismo funciona la telepatía entre dos mentes, el querer o deseo del espíritu utilizando su energía y enviándola como la corriente eléctrica en ondas vibratorias, llegan hasta el receptor, y es captada por su alma que se traduce en la mente en forma de imágenes y sonidos, etc. Esta transmisión no solamente se puede dar de encarnado a encarnado, sino también de desencarnado a encarnado o viceversa. Numerosas pruebas científicas se han realizado para demostrar la existencia de la telepatía, lográndose un éxito impresionante. No quiero decir con esto, que todos los experimentos que se han llevado a cabo han sido satisfactorios, no, sino que en muchos casos se ha logrado resultados sorpresivos, cuando se pone en práctica el deseo y la voluntad. El deseo es tan poderoso, que constantemente sin darnos cuenta, estamos influenciando a través de este, la voluntad de otros hermanos, repito encarnados o no, para bien o para mal. Es por esto mismo, que nos vemos en la obligación de autocontrolar nuestros deseos, porque ellos vienen de el alma o subconsciente, donde están almacenados una gran cantidad de


sentimientos positivos o negativos que si no los controlamos con nuestra fuerza de voluntad, estaríamos condenados a vivir momentos que no quisiéramos volver a experimentar. Directamente te estoy dando a entender, que los deseos no vienen de la mente consciente como solemos creer, sino del subconsciente, donde hay tantos vicios y nefastos hábitos que debemos ir transformándolos en positivos, si no queremos ser víctimas de estos, sin poder culpar a nadie, porque esto ha sido el producto de nuestra siembra. El cerebro no es la mente, el viene a ser el instrumento de la mente, es el transformador de la energía mental, de la voluntad, del pensamiento; en otras palabras, del espíritu que trabaja en sus experiencias progresistas, limpiando su depósito alma de intenciones mal sanas. Para complemento de esto que te he dicho, escucha con atención lo siguiente: el famoso médium norteamericano Edgar Cayce, quien desencarnó el 5 de enero de 1945 vivió una vida rodeado de fenómenos que en estos momentos muchos de ellos se siguen investigando. En inicio de estos prodigios en este hermano se dice que comenzaron siendo muy niño, cuando cayó en cama producto de una enfermedad muy grave. Fue visitado por un médico, quien se sintió impotente, para sacar al niño del estado comatoso en que se encontraba. Sorprendiendo a todos a pesar de su inconsciencia, la voz de aquel joven se hizo escuchar y refiriéndose al doctor le dice: “Le diré lo que tengo. He recibido un golpe en la columna vertebral con una pelota de béisbol. Hay que hacer una cataplasma especial y aplicármela en la base del cuello”. Todo este comentario fue completamente inconsciente, inclusive se dio a la tarea de dictarle al galeno la lista de plantas que debía utilizar para preparar el remedio,


diciéndole que se apurara porque el cerebro iba ser alcanzado. El médico bajo el asombro cumplió las misteriosas prescripciones. ¿Qué ocurrió después?, que al siguiente día el joven Cayce salió del coma, había recobrado su salud. Edgar Cayce siendo un campesino ignorante de Kentucky, Estados Unidos, durante toda su vida realizó diagnóstico y curación a más de 15000 enfermos, lográndolo solamente bajo estado hipnótico. Se comenta que en una oportunidad atendiendo un magnate, le prescribió una receta bastante extraña, esta era “agua de orvale”, un producto totalmente desconocido en el medio farmacéutico. El recetado que llevaba el nombre de Andrews como no lo encontraba, se le vino la idea de solicitarlo a través de revistas especializadas en medicinas, pero no obtuvo éxitos. En una sesión posterior, Cayce le dicta como estaba compuesta dicha agua, era bastante complicado. Para sorpresa de Andrews, pasados varios días recibe una carta desde París, donde un médico había leído la revista. En la misiva el galeno informa que su padre también fue médico y era el creador de la complicada medicina, pero desde hacía varios años. Ya no se estaba aplicando, pero los ingredientes o componentes eran los mencionados por Cayce. Para mí, uno de los casos más impresionantes que demuestran su potente facultad de videncia, es cuando Edgar Cayce bajo el trance hipnótico, nombró un medicamento de nombre codirón y la dirección del laboratorio donde se encontraba. Se comunicaron telefónicamente con el lugar que quedaba en Chicago preguntando por el producto, y la respuesta recibida fue: “¿cómo pueden haber oído hablar de este producto?. Todavía no ha sido puesto a la venta. Precisamente acabamos de realizar la fórmula y de ponerle el nombre”. Me


imagino que dicha respuesta dejó atónito a más de uno. Sorprendidos por esto y muchas cosas más le preguntaron bajo hipnosis ¿cómo lograba eso?; su respuesta fue: que se podía poner en contacto con cualquier cerebro humano viviente y de utilizar las informaciones contenidas en él. ¿Es interesante verdad?, aún existen muchas cosas por investigar, que la ciencia no ha dado respuesta, pero eso no significa que en un futuro quizá no muy lejano escuchemos su voz respecto a estos temas, explicándolos. - Muy bien – refirió Silvestre-, de ser cierto es bastante interesante, creo que estoy más claro con respecto a este tema, pero no de un todo. Tengo muchas inquietudes, como un caso que ocurrió en fuentidueño, allá en San Juan. - Por mi parte estoy completamente a tu disposición, y tengo tiempo disponible para escucharte si deseas hacer algún comentario. - Gracias, este caso muy sonado es referente a un joven que se fue para el servicio militar y encontrándose allá le llegó la noticia que uno de sus hermanos se había perdido en la montaña desde hacía varios días y nadie sabía dónde podían encontrarlo, porque tenían agotados los lugares donde él normalmente frecuentaba. Pasaron muchos meses y el joven no apareció. Su hermano, en el cuartel soñó con él, diciéndole que lo habían matado y fueron en el mismo sueño al sitio donde supuestamente se encontraban sus restos. Cuando el muchacho vino de permiso, convidó a unos amigos y familiares para llegar al sitio con el que había soñado. Al llegar a éste, fue que él le informó a los demás el por qué del viaje. Comenzaron a buscar


en el lugar y dieron con una osamenta. Uno de los presentes dijo que tenían que informar a las autoridades policiales; así se hizo. Las investigaciones dieron como resultado que sí era el hermano del joven que había tenido el sueño. Se hace tarde Rafael, en breves instantes Luis José va a cerrar la biblioteca, y antes que eso ocurra, le agradecería que me respondiera las preguntas que le expresé no hace mucho y cuando nos encontremos de nuevo, seguimos hablando de los demás temas. - Está bien, no se me ha olvidado tus interrogantes. El caso que acabas de contar esta bastante bueno y lo voy a tomar como ejemplo para mis exposiciones. Voy con la respuesta a tu primera pregunta. A pesar de haber dicho que la diferencia entre espíritu y materia es cuestión de grado, vamos a hablar en esta oportunidad de dimensión material y espiritual, para facilitar la comprensión. Primeramente debemos tener claro, que el espíritu es la causa de todos los fenómenos inteligentes; es el que piensa, el que analiza y razona. También es el que ama y donde reside la voluntad. El cuerpo, es la expresión tangible de nuestra existencia, es instinto, es lo que se disgrega y regresa a la madre tierra. Se ha dicho que en cada existencia el espíritu utiliza un cuerpo como instrumento; pero la ciencia demuestra que esto es erróneo, que no es uno, sino muchos.


Silvestre levantó la mano derecha enseñando el dedo índice, mostrando con ese gesto que tenía algo que decir. Rafael entendiendo su actitud le pregunta. - ¿Te asombra lo que has escuchado?. - Primeramente dime. ¿Usted acepta eso?. - Sin duda alguna – fue la respuesta de Rangel. - ¿Esto es una broma verdad?. - No muchacho, no es una broma; permíteme explicarte; estoy seguro que entendiste mal. - Está bien, continúa, perdona las interrupciones. Rangel desde el inicio del diálogo había detectado que este joven tenía sed de la verdad. No se negaba a responder sus preguntas porque se orientaba por los consejos que recientemente le había transmitido una entidad espiritual a través de una médium: “presta consuelo a muchos que lloran en la oscuridad; enciende en ellos la antorcha del amor y recuerda que el sol siempre brilla para aquellos que viven prodigando el consuelo y el amor”. Rafael en respuesta a la inquietud de Silvestre le dice: - Mira, en Estados Unidos, una gran autoridad en la gerontología, es decir en la ciencia que estudia los fenómenos que producen la vejez, llamado Frederick Swartz, cuando fungía como presidente de la Asociación Médica


Norteamericana sobre Gerontología, manifestó: “No importa qué edad tiene usted según el calendario, su cuerpo no podrá tener jamás más de 100 días”. Luego aclaró, que esto ocurre, porque la mayoría de las células de nuestro cuerpo son reemplazadas a los 100 días y muchas antes de este tiempo. Él decía que aproximadamente cada tres meses teníamos un cuerpo nuevo. Para mayor sorpresa, este doctor en su exposición frente a sus colegas, dijo que “cada minuto se va una parte suya para siempre. Esa parte que muere es desechada. Cada minuto, esta parte muerta en forma de tres billones de células gastadas, es desechada por su cuerpo, sus nervios y su cerebro. Cada tres minutos – recalcaba – tres billones de células nuevas, vivas y vitales reemplazan a sus células muertas, para construir un nuevo usted un minuto, tras otro”. Sin embargo, un amigo medico, recientemente hablando con él en su casa, tocamos el tema. Me dijo, que cada clase de tejido en el cuerpo humano, tiene su tiempo para ser renovado, que todo depende del trabajo que tengan que desempeñar las células. Puso como ejemplo, que las células que recubren al estomago, solo duran cinco días, y la de los glóbulos rojos tienen una vida aproximada de 120. Las células de la epidermis se reciclan en dos semanas y las del hígado quedan totalmente renovadas entre 300 y 500 días. Después de poner otra cantidad de ejemplos, termino manifestando que en otros tejidos, su tiempo de vida no se mide por días, sino por años, y que los huesos del esqueleto humano queda reemplazado en los adultos cada diez años. La esposa del doctor que es su homóloga, estaba escuchando la conversación y refirió que Jonás Frisen, un destacado biólogo celular, perteneciente al instituto Karolinska de Estocolmo demostró, que la edad promedio de todas las células pertenecientes a un organismo adulto, pueden ser entre siete o diez años. También habló la doctora, de los problemas


psicosomáticos, de la forma como dañan al cuerpo físico. Yo le hice referencia a ambos, que según tenía entendido la gran autoridad a nivel mundial de estos problemas psicosomáticos es el doctor en medicina Walter Weber. Les recomendé un libro suyo y también te lo recomiendo a ti: “El Hombre es más que su cuerpo”. -Muchas gracias, si lo busco y no lo encuentro y usted lo posee le agradezco que me haga el favor de prestármelo y no se preocupe que yo soy muy cuidadoso con los libros. -Ese y muchos otros – fue la respuesta de Rangel estrechando su mano- A ti te gusta la lectura, eso es algo muy valioso. El libro es lo que permite que el pensamiento se mantenga, se expanda y progrese. Alguien dijo, no recuerdo quien, “que la obra más sublime que ha hecho el hombre en toda su historia ha sido la creación del libro”. El filósofo holandés Spinoza, había mencionado o hablado de este tema de los problemas psicosomáticos al decir: “Cuando algo sucede en la mente, también sucede en el cuerpo. Esto se llama “paralelismo psicofísico”; esto es – según Spinosa – que la mente y el cuerpo están siempre paralelos, porque son dos aspectos de una misma sustancia que muchas personas llaman Dios, el cual es todo”. Volviendo al tema de las preguntas; el ser humano es una unidad bio-psico-social espiritual. Cuando el cuerpo está en reposo, o dormido; el espíritu se aleja, esto es lo que se denomina desdoblamiento; en su trayectoria se encuentra con otros espíritus encarnados como él o no. Si lo considera necesario puede transmitirle al cuerpo a través de su alma o


periespíritu, lo que está presenciando en ese momento; todo queda grabado en el subconsciente y cuando el cuerpo despierta, es decir queda consciente, puede recordar completamente los lugares o diálogos que sostuvo el espíritu. Un ejemplo convincente, es tu propio caso, con el hombre del liquiliqui blanco, que usted recordó y recuerda, tanto el rostro de él, como también lo que dijo y el lugar o lugares donde se desarrolló ese maravilloso diálogo. - Sí, es cierto, lo recuerdo todo muy bien – confirmó Silvestre. Rafael siguió explicándole. - Respecto a este tema, hay mucha tela por cortar. Cuando el espíritu desencarna, el periespíritu o alma se separa del cuerpo, mas no del espíritu, este queda atado a él por siempre. Llegado el caso que una entidad desencarnada siente la necesidad de comunicar algún mensaje, éste proyecta a través de su propio periespíritu al periespíritu o alma del médium (en éste caso parlante), su acción psico – magnética sobre el centro laríngeo, que dará como resultado expresarse verbalmente por medio de las cuerdas vocales del médium. Antes de continuar es indispensable puntualizar, que la mediunidad es la facultad que poseen las personas, unas más otras menos, de exteriorizarse a diversos grados, de mayor amplitud a sus vibraciones psíquicas. Para mayor información, te voy a dar a conocer un símil que utilizó un discípulo directo del maestro Kardec. Nos dice León Denis: “Admitiendo que las vibraciones normales del cerebro humano sean en número de 1000 por segundo. La envoltura fluídica del médium (el periespíritu) cuando éste va a quedar en trance vibra con mayor energía y


sus radiaciones llegan a la cifra de 1500 por segundo. Si el espíritu que se quiere comunicar está vibrando bajo la influencia de 2000 por segundo, por la composición semimaterial de su envoltorio, él puede disminuir esa vibración y equilibrarla a la del médium”. De ésta manera, según Denis, queda establecida la trasmisión del mensaje de una entidad espiritual al receptor o sujeto como te había mencionado. Éste mensaje puede darse en un idioma conocido o no por el médium, demostrando con esto la xenoglosía, es decir, hablar en lengua desconocida. Todos los órganos del cuerpo responden a la vibración de su espíritu, y vibran en relación a su energía trasmitida por su periespíritu. El dueño absoluto del cuerpo es su propio espíritu; cada uno dirige su instrumento físico, dependiendo de su progreso, su deuda y misión. Cada ser vibra con rangos diferentes. No hay dos huellas digitales iguales, aunque todos somos humanos; así mismo, no se encuentran dos vibraciones espirituales iguales, cada quien cumple sus funciones específicas para su logro evolutivo. - Sabes Rafael, por la televisión yo vi una vez un documental de un hombre de la India que según sus seguidores comenzó a vivir en un cuerpo que tenía 14 años y que al igual que Jesús, resucitaba a los muertos. - Sí, yo también lo vi, creo que eso fue con la llegada del papa a Venezuela. - No, eso tiene como seis años que lo pasaron – respondió Silvestre.


- Si, pero ya antes lo habían pasado, ese documental fue de Satia Say Baba. - Si, ese mismo es, un tipo negro de un afro grande. ¿Qué opinas de lo que ahí se dijo?. - Mira muchacho, uno tiene que estudiar minuciosamente las cosas, para después aceptarlas o rechazarlas. En lo que a mí respecta, la función del espíritu –respetando otras opiniones que no comparto -, no es la de apoderarse de un cuerpo donde está otro espíritu cumpliendo con su función; en ese documental se dijo que él ha mantenido hasta este momento ese cuerpo. Hizo algo similar a lo de Lobsan Rampa. Estos hermanos se apoderaron de unos cuerpos ajenos, manteniéndolos en posesión permanente; para mí, esto es un caso inadmisible, por absurdo. Ellos son como el turpial, que espera que otra ave haga su nido para después desalojarla. - ¿Por qué dices que es absurdo?. - Porque para empezar, ¿cómo puede un espíritu tomar un cuerpo que está formado por otro espíritu que no es de su mismo progreso, por lo cual, todos los órganos y moléculas pertenecientes a ese cuerpo vibran es con la energía de su dueño, y está unido únicamente a él, a través de su cordón fluídico o de plata como otros lo llaman. Los espíritus cuando entregan su cuerpo, es porque ya han cumplido con su misión o porque éste ajeno a su voluntad se ha dañado y le impide cumplir la misma.


Silvestre se notaba entusiasmado. - Entonces Rafael, ¿el espíritu del comunicante no se introduce o se apodera del cuerpo del médium?. - Ni el espíritu del comunicante, ni el del médium están dentro del cuerpo; te repito, respeto a los que piensan todo lo contrario, pero mi razón lo ve así. - ¿Y se puede saber por qué lo ves así?. - No hay problema. Mi punto de vista es: el espíritu comunicante emite su deseo a través de su alma o periespíritu; al tener contacto después de un equilibrio vibracional con el periespíritu del médium, este deseo o intención es traducido y trasmitido por las cuerdas vocales del médium, pero utilizando las palabras del vocabulario del médium. Es por esto mismo que se le recomienda a los médiums una buena dicción. El lenguaje del espíritu no es articulado, es telepático, mental, sentimental. Todos los idiomas son la expresión del pensamiento; siendo éste del espíritu significa que los comprende todos; pero para manifestar este pensamiento o deseo, le es necesario un instrumento y este no es otro que un médium. Para aclarar un poco más la respuesta a tú pregunta, analiza esto: El ser humano es bidimensional, quiero decir con esto que habita en el mundo material y espiritual. ¿Cómo puede admitirse que un cuerpo material, rústico, va a encerrar dentro de sí, a un ser no material o perteneciente a una dimensión superior como es el caso del espíritu?. Cuántos casos han ocurrido de personas que encontrándose dentro de un quirófano, la han visto caminando por la calle o en la casa de algún


familiar, que ignoraba su situación. Mi padre me confesó una vez que él con otros amigos tuvieron reuniéndose durante años en un negocio que quedaba frente a la plaza del pueblo, para jugar dominó. Una noche uno de los jugadores no había llegado y otro ocupó su puesto. Cuando éste llegó algo retardado, se sentó con ellos a ver el juego, pero de repente se paró y se fue sin despedirse. En ese preciso instante para asombro de todos los presentes, una mujer comunicó la desagradable noticia, que no esperaran a Toño (el jugador que hacía unos instantes se había marchado) porque acababa de morir en el hospital a consecuencia de un infarto. Uno de los jugadores dijo: “Bien me extrañaba a mí, que no hubiese venido”; los demás le respondieron llenos de asombro, “¿y quién es el que se acaba de marchar de aquí?. Según mi padre, tres lo vieron y uno no. Usted debe recordar lo que le atribuyen a Jesús según la Biblia:”Donde está tú pensamiento ahí te encuentras”; significa esto que cuando uno está pensando en algún lugar, es porque nuestro espíritu ya se encuentra en el sitio, y si en él está presente una o varias personas con la facultad de videncia, pueden captar nuestro periespíritu, cuerpo fluídico o da igualmente decir alma, es decir, ven la imagen física de nuestro cuerpo y nos reconocen, como ocurrió con el jugador. Es por la existencia del cuerpo fluídico, su emancipación durante el sueño natural o provocado, por el pensamiento profundo, que se explican las apariciones que la gente llama fantasma de vivos y muertos. Resulta evidente hermano mío, que si, en vida, la forma fluídica puede actuar fuera y sin el concurso del cuerpo, la muerte entonces no podría ser el término de su actividad. Al pensamiento, amigo mío, no lo encierra nada ni nadie; él vuela hasta donde lo permita su progreso espiritual.


- ¿Todos los médium pueden ver o sentir a todos los espíritus? – preguntó muy entusiasmado Silvestre, se notaba que el tema le agradaba. - Mira, nosotros también somos espíritu, pero esa parte de nosotros no es visible, ya te hablé de esto. Como espíritu todo el tiempo estamos en contacto con nuestros amigos y familiares, lo que ocurre es que pocas veces se lo trasmitimos a nuestro vehículo corporal. Usted y yo podemos tener o poseer la facultad de videncia desarrollada, pero recuerda que cada quien vibra según su grado de progreso individual. De repente tú notas la presencia y hasta puedes ver la forma de manifestarse – utilizando siempre su periespíritu – una entidad espiritual y yo no; ¿por qué no la veo o la siento si yo también soy médium?, por una simple razón, la afinidad. Tú tienes un celular y yo tengo otro; a ti te llaman tus amigos y a mí, los míos. - ¿Y si los dos tenemos amigos en común? – Preguntó el entusiasmado joven. La respuesta no se hizo esperar. - Eso depende a quien el comunicante desee transmitirle el mensaje, y si él lo quiere, ambos podemos verlo; vuelvo a poner de ejemplo al jugador, tres lo vieron y uno no. También suele ocurrir, que uno lo vea y el otro sienta sus fluidos, puede ser a través de escalofríos, u olores que lo identifiquen con él. Si el médium tiene desarrollada la facultad auditiva puede escucharlo, o sentir ruidos que manifiesten su presencia.


Un médium que por vicioso, depravado, obsceno etc., en fin, que viva en un ambiente nefasto, lleno de discusiones entre los miembros de su familia o con vecinos, no podrá elevar su vibración, porque el entorno no le favorece, para tener un buen contacto, con espíritus elevados. No quiero decir con esto, que no obtendrán comunicación; Sí la obtienen, pero será con los afines a su ambiente, es decir, de bajo progreso vibratorio. Mientras impere entre los médiums, el alcohol, la droga, la perversión, la frondosidad excesiva del vicio, la total desmoralización; se podrá comunicar todo el mundo espiritual, Jesús de Nazaret, la madre María, Bolívar, el paisano José Gregorio etc., pero nunca serán los que dicen ser; es más, en su mayoría estos que dicen ser médiums (materia según su lenguaje), bajo la influencia del alcohol o alguna otra droga, lo que logran es demostrar sus habilidades teatrales, y las escasas comunicaciones que podrían manifestarse, serán de espíritus en su mayoría encarnados, que en desdobles se trasladan a esos bajos lugares, por la fuerza de la atracción, en cumplimiento de la ley de afinidad. ¿Cuáles podrán ser las enseñanzas que transmitirán?; Todas destructivas, a pesar que entre estos espíritus, existen grandes imitadores de los maestros, que confunden con sus mensajes. ¿Por qué digo que sus mensajes son dañinos?; porque ninguno está apegado a la moral, ¿y por qué no están apegados a la moral?; porque carecen de ella. Para tú información, a mí, me han dicho que a estos tipos de médium, desgraciadamente, los están utilizando los delincuentes, para que a través de ellos se comuniquen los negros de hollín y le den la adecuada orientación para preparar un asalto a una entidad bancaria; dónde y cómo distribuir mejor sus estupefacientes ó sustancias narcóticas, sin que sean detectados por los agentes no contaminados, encargados del


orden público; cómo salir ileso de una estafa, etc. Muchos de estos orates creyendo a ciegas lo que éstos supuestos espíritus le han aconsejado y pronosticado, al poner en práctica sus recomendaciones, han perecido en su intento, demostrando de este modo el comunicante, su macabra intención, sí en verdad existía tal espíritu o simplemente era un acto de superchería. - Esa es una prueba Rafael, de que existen espíritus malos y buenos. - Yo los llamo no malos, sino hermanos de prueba. Mira Silvestre, así, como existe en el mundo material buena y mala intención, así mismo es en el mundo espiritual, al fin y al cabo, espíritu es espíritu encarnado o no, es decir, sin cuerpo o con él. No hace más sabio y mas amoroso a un espíritu la desencarnación, éste mantiene la misma forma de pensar que cuando estaba unido por su cordón fluídico a su instrumento. Te digo esto, porque muchas personas mantienen la idea, que al morir alguien, inmediatamente adquiere la preclaridad, y no hay nada más falso que eso. El maestro Joaquín Trincado refiriéndose a estos médiums, que te he descrito, porque en su tiempo también pululaban por do quier, escribió en su obra “El Espiritismo Estudiado”: “Lástima y pena causa ver el uso que se hace de las facultades medianimicas...”. Siempre han existido éstos médiums, que por ignorar la “realidad” y el por qué de sus facultades, se estrellan contra el muro del orgullo. Siempre existirán seres atrasados, dispuestos a jugar con las cosas más sublime y a sacarle el máximo provecho a la ignorancia y el fanatismo de los demás. Te recomiendo, que como médium que eres, es un hecho fortuito tu preparación, para que tomes las


precauciones requeridas que la razón y la lógica ponen a tu alcance, para que no te conviertas en una víctima de charlatanes y juglares. Silvestre se encontraba como ido, ausente del local de la biblioteca, parecía no estar escuchando el comentario de Rangel; cuando de repente reaccionó, anunciando algo que había encontrado en su archivo. Con gran serenidad y utilizando una voz suave y pausada dijo: - Mientras te inspirabas en tus orientadoras palabras, llegó a mi mente un caso muy sonado que le ocurrió a un empresario de aquí de Margarita. Resulta Rangel, que este señor era muy creyente de María Lionza, y por ciertos inconvenientes que estaba sufriendo su empresa, decidió visitar a una reconocida espiritista de un pueblo próximo a Juangriego, está... Fue interrumpido por Rangel, quien le pregunta. - Disculpa mi hermano, pero ¿estás seguro que fue a consultar a una espiritista?. Silvestre comprendió de inmediato el por qué de la interrogante, y respondiendo dijo: - No, rectifico, fue a visitar a una bruja espiritualista. - Okey, está bien, continua – respondió Rafael muy complacido. - Ésta bruja, le dijo después de echarle las cartas y fumarle un par de tabacos, que le habían montado un trabajo muy fuerte


para que su empresa se viniera abajo, y él quedara arruinado; pero que no se preocupara, que menos mal que él pensó en visitarla. Más adelante le comunicó, que María Lionza le había dicho a través de las cenizas del tabaco, que debía viajar a su montaña, para reventar ese trabajo muy bien montado, porque de lo contrario sus días estaban contados. Después de dialogar largo rato, llegaron a un acuerdo; el viaje se realizaría lo más pronto posible. El día llegó y la travesía se realizó, todos los caminos para llegar a la montaña están abiertos, refería la bruja con un tabaco en la boca. Luego de un largo recorrido por tierra, llegaron a su destino, la montaña de Sorte en el estado Yaracuy. Sin perder tiempo, se internaron montaña adentro, pero ocurrió algo imprevisto, ni las cartas ni los tabacos lo anunciaron, quedaron encañonados por unos delincuentes que tenían en mente la funesta idea de asaltarlos. El empresario se encontraba armado y reaccionó, pero en el intercambio de disparos con estos malhechores, una bala lo alcanzó, hiriéndolo mortalmente. La desafortunada víctima, antes de salir de Margarita, le canceló una buena suma de dinero a la hechicera espiritualista. Significa amigo Rafael que, ella regresó a la isla con el bolsillo lleno y él dentro de un féretro. ¿Cómo ve usted este caso?. - Mira Silvestre, hay una cosa que observar en este caso. - ¿Cuál será?. - Que la mujer no le mintió, ella le había dicho que sus días estaban contados, y así fue?. - Viéndolo de ese lado tienes mucha razón.


- Éste es uno de los tantos casos que constantemente están sucediendo, no solamente en Venezuela, sino en el mundo entero, por la desenfrenada creencia en las soluciones mágicas a nuestros problemas, que en la mayoría de los casos, son inventados por los mismos agoreros. Estos explotadores, a la larga terminan siendo víctimas de su propio engaño. ¡A cuantas cosas nos sometemos por el dinero fácil!; nos importa un comino la vida de los demás, mientras quedemos con suficiente dinero para derrocharlo en nuestros vicios, porque ¿en qué más se puede invertir un dinero que se ha obtenido mediante el engaño y que ha quedado muchas veces bautizado con la sangre de las víctimas, como el caso que acabas de comentar?, indiscutiblemente que en nuestra propia perdición. La ley de la vida constantemente nos pasa factura de nuestros actos. Ninguna deuda contraída con el prójimo, queda impune o prescribe ante la ley que rige a los espíritus. - Dime una cosa Rafael, ¿de dónde salió esa reina María Lionza, que es tan nombrada aquí en Venezuela?. Echándose para atrás en su asiento, Rangel le dice: - De acuerdo a las investigaciones que he realizado, éste es un personaje fabuloso, nombrado no solamente en nuestro país, sino en toda América, Europa y Asia. - ¿La llaman la reina de la montaña, debido a qué?. - Si, la reina de la montaña de Sorte, que está situada en el estado Yaracuy.


- ¿Y cómo surgió esa creencia ?. - Bueno, según tengo entendido, son numerosos los fabulistas que han escrito respecto a ella. Unos dicen que su culto se viene desarrollando desde el tiempo del General Gómez, a quien se la atribuyeron como amante, y dicen que él, en pago a sus servicios le dio origen al culto. Otra información que obtuve de personas serias relacionadas con Gómez fue, que para aquel instante, existían muchas personas que estaban en contra del régimen; nuestro “Benemérito” importó a cuatro profesionales en sicología y sociología, con la intención de crear un mito y de esta forma poder distraer al pueblo, para que no se preocupara por la política que el gobierno estaba aplicando. Éstas personas al parecer cumplieron a cabalidad su encomienda; tan es así, que “El Bagre” como solía llamarle el pueblo, murió ejerciendo la presidencia de Venezuela. Para corroborar lo dicho, recuerdo que cuando se me presentó la oportunidad de visitar la montaña de Sorte, intercambié palabras con el señor Zambrano que vivió o vive en la entrada; él muy pausadamente me comunicó, que sus padres nunca le hablaron de María Lionza y que a pesar del tiempo que él tenía hospedado ahí, es muy reciente la información que maneja, de que María Lionza existió como persona. Me comentó, que anteriormente no se comunicaban los espíritus de la montaña a través de los médiums, como lo están haciendo hoy en día; que era totalmente diferente, que él mismo no sabía de dónde había surgido todo esto. En sus largos relatos, llegó a soltar ciertas perlas; que en la montaña se hacían presente grandes dirigentes políticos y que hasta sacerdotes católicos, fumaban los respectivos tabacos que exigen los ritos de este culto.


Silvestre estupefacto por lo que estaba escuchando, exclamó. - ¡No puede ser!, ¿curas fumando tabacos en ese lugar?. ¿Usted no pensó que ese hombre pudo haberle mentido con eso de los tabacos?. Rangel bastante sereno, le responde a su inocente compañero. - Yo no sé si me mintió, eso lo sabe él, pero te puedo decir, que no ha sido la única persona que me ha referido lo mismo. - Bueno Rafael, la Biblia dice que en la viña del señor hay de todo. Éste mundo es incomprensible. Somos muchos los que sufrimos de daltonismo mental, confundimos las cosas; quizá estamos viendo blanco lo que es profundamente negro o viceversa. - Lo que pasa muchacho – respondió Rafael – es, que aunque empleemos la vista, hay muchas cosas que no podemos ver aquellos que solemos tener una idea preconcebida, que limita y enturbia el ángulo de visión. Aprender a ver, más que con los ojos físicos, con los del conocimiento, no es nada fácil en este mundo de subjetividades y prejuicios. Respecto a esto último, Kurt Tepperwein dijo en su obra “Nuevos Caminos hacia la Felicidad”, que “Los prejuicios son peligrosos porque en un noventa por ciento no se basan en la propia experiencia; son meramente el fruto de una actitud destructiva y, por consiguiente, de una mente cerrada”.


- Tal vez tenga mucha razón ese escritor Rangel, porque prejuicio es el juicio que se le realiza a algo o a alguien, sin conocimiento previo; en otras palabras, es el que critica, sin tener idea de lo criticado. - Si, muy bien Hernández; el maestro Trincado dice en los consejos y recomendaciones que aparecen en el comienzo de todos sus libros que: “La crítica de lo que se ignora, es calumnia”; “El calumniador es vil y comete muchos crímenes a la vez”. - Claro, ese señor está en lo cierto, porque qué tenemos por calumnia, sino la acusación falsa contra la reputación de alguien. La calumnia es el arma del cobarde, el calumniador es un ser mentiroso, destructivo, chismoso. Leí en la entrada de un negocio un pensamiento de nuestro libertador, que decía: “El chisme y las murmuraciones es lo más pernicioso que existe, pues su labor nefasta es sembrar odio y rencor hasta destruir los más grandes lazos de amistad. Si eres portador del chisme y murmuraciones, por favor no te detengas ni hables, ve con tu virus a otra parte”. - Si Silvestre, ese era nuestro libertador, un hombre muy culto, moralista, filósofo racionalista, enérgico, antiimperialista, romántico, internacionalista, de vastos pensamientos; en sí, un paladín de la libertad. - Estoy completamente de acuerdo con usted respecto a la visión que tiene de nuestro libertador. Su gloria, como sol de libertad, debe vivir eternamente, en el espíritu, en el alma, no sólo de los venezolanos, sino en todos los pueblos


latinoamericanos, y siempre recibiendo los honores de admiración y respeto del mundo entero. - ¡Bravo mi hermano!, ¡bravo margariteño!, ¡arriba sanjuanero!, estás hablando como todo un espiritista racionalista. El joven mirando el comportamiento de su nuevo amigo, le dice: - No diga eso ni en broma; no se alegre tanto, que usted no se imagina el gran rompe cabeza que tengo que armar en mi mente; ahí, en este momento todo se encuentra en desorden, las piezas están dispersas. Tengo que disponer de tiempo para ordenarlo. Pero mientras tanto quiero decirte Rafael, que la familia de mi esposa está muy ligada al culto de María Lionza, perdona que insista en este tema, no es que no me interesa saber de nuestro libertador, no, es que deseo conocer más datos de esta reina de Sorte, para sostener una conversación con mi suegra y con sus amistades que la involucraron en ese mundo. ¿Es posible facilitarme más información al respecto?. - Estoy presto a responder tus preguntas, hasta donde esté mi alcance, pero te adelanto, que cuando se presente la ocasión, debemos hablar respecto al Libertador; hay muchas cosas de él, que el pueblo necesita saber. - Lo tendré presente, yo soy o me considero un gran admirador de Simón Bolívar, porque él fue un gran visionario, juez y legislador de una América esclava que libertó a fuerza de su férrea voluntad e incansable espada, legándonos una doctrina de repudio a la tiranía.


- ¡Eso mi hermanito!, me satisface oírte decir eso de Bolívar, ya que él fue un inimitable paladín de la libertad. Muy bien; lo que te puedo decir o ampliar de María Lionza es, que entre las tantas leyendas atribuidas a ella, una es, que fue hija de un cacique venezolano supuestamente Yaracuy. Esta Venus venezolana en una ocasión fue raptada por una culebra anaconda que se creía dueña de la laguna a la que pertenecía. Por su actitud con la doncella, quedó castigada por Dios; éste reptil se fue inflando de tal manera, que desalojó toda el agua que contenía la laguna, llegando a reventar. Dice Angelina Pollak – eltz, en su libro “La religiosidad popular en Venezuela”, que a partir de ese momento, María Lionza quedó como dueña y señora de la laguna y más tarde en la protectora de la flora y la fauna perteneciente a la serranía de Sorte, donde aún se le venera. - ¿Y por qué le dan ese nombre cristiano, siendo hija de un cacique?; ¿de dónde surgió ese nombre?. - Vamos a especular un poco. Su culto se originó de una mezcla de diferentes culturas: indígenas, africanas y europeas. Se dice que quienes lograron la fusión de estos grupos étnicos fueron los mismos misioneros católicos. Se habla Silvestre, de una espiritualidad de la afrohispanoindianidad. Eso de que ella sea hija del cacique Yaracuy, no hay nada que lo sustente. No existe hasta este momento un acuerdo entre los más renombrados historiadores, antropólogos y etnólogos, respecto al origen de su culto; pero se piensa que éste culto pudo haber surgido a través de la rebelión que llevó a cabo el Negro Miguel en las minas de oro de Buria, estado Yaracuy. Miguel,


valientemente se negó a seguir realizando los trabajos forzados a que era obligado, él y todos sus hermanos, y así cuando en el mes de diciembre de 1552 se reveló en contra de sus tiranos, asesinando a todo español que encontrara a su paso y uniéndose con los indígenas Jiraharas, pertenecientes a los bravos Caribes, logró autoproclamarse como el rey Miguel, a su mujer Guiomar la proclamó princesa y a su hijo príncipe. Cuando los europeos se informan de lo ocurrido, no tardaron en caerle encima con todo su poderío; siempre aventajaron con sus superiores arsenales y en combate, Miguel, su hijo, los compañeros y los Jiraharas fueron asesinados, pero Guiomar, la mujer de Miguel, logró escapar y nadie supo más de ella. A través del tiempo, se empezaron a escuchar unos comentarios entre los indígenas, que veían a la princesa montada en una onza, con su cabellera larga; según la descripción de los nativos, ella se presentaba en forma de indígena, a orillas del río y quebradas; pero así como se presentaba, desaparecía sin dejar rastro. El lugar preferido para su aparición era la montaña de Sorte. A partir de ese momento, los indígenas consideraron como bendita las aguas de quebradas y ríos de la montaña. Es así Silvestre, como supuestamente comenzó el culto a María Lionza. Ahora, ¿por qué el cambio de nombre de Guiomar por María?, bueno porque tanto los indígenas como africanos y sus descendientes cristianizados, trasladaron a ella el nombre de una vieja patrona de Nirgua (Yaracuy) a quien se le denominaba Virgen María de la Onza. También se dice que María Lionza era la misma diosa Yara o Uyara (entre los Kaquetíos, diosa de las aguas y las cosechas). Ella es representada desnuda, montada en una onza a horcajadas. Una onza es un felino, similar a un jaguar. Hay


quien diga que es el mismo, lo que pasa es que en el Asia, que es donde más abunda, se le da el nombre de onza y aquí jaguar. - Yo he visto el jaguar en documentales – dijo Silvestre – y es como un tigre pequeño, pero la estatua de María Lionza que mudaron de la autopista Francisco Fajardo, en Caracas, no estaba ella montada en un jaguar, sino en una danta. - Si, es así Hernández, el artista Alejandro Colina la representa montada en una danta que es el mismo tapir, mamífero perisodáctilo de Asia y América del Sur, que tiene un hocico alargado en forma de trompa y su cuerpo mide más de dos metros de largo. - Sabes Rangel, María Lionza siempre aparece acompañada de el Negro Felipe y el Cacique Guaicaipuro; ¿qué me puedes decir de ellos y por qué están a su lado?. - A ti no se te escapa nada. - No Rafael, lo que ocurre es que uno debe ser precavido, prudente. Todo pescador debe antes de lanzarse al mar aprender a nadar, de lo contrario su vida corre peligro. - Te entiendo y felicito muchacho. Respondo a tu interrogante, mientras aprendes a nadar en este mar; te ofrezco el siguiente salvavidas. Entre los seguidores al culto de María Lionza, existe la creencia que el Negro Felipe es el mismo Negro Primero, y no es así. El Negro Felipe fue un esclavo descendiente de africanos, y el Negro Primero se llamó Pedro Camejo; aunque


también fue esclavo de un hacendado de nombre Vicente Alonso, llegó prácticamente a ser lugarteniente del General Páez. Murió en la batalla de Carabobo en el 1821. - ¿Y el Negro Felipe entonces?. - Un momento, pon atención. Los esclavos en aquella época eran muy maltratados, mejor atención recibían las bestias, por parte de los colonos. Ellos bajo el dolor y la impotencia, pedían basándose en sus creencias anímicas, a los espíritus de sus compañeros fallecidos y a sus deidades, que le dieran fuerzas para soportar las humillaciones y el trato criminal de sus amos. Esta petición la realizaban a través de ciertos rituales. Viendo el desespero de su pueblo oprimido, los sacerdotes marialionceros escogen para venerar a quien fuese un valeroso e incansable guerrero, quien dio su vida por defenderlos de los colonialistas; me refiero al gran Cacique de los Teques, Guaicaipuro, a quien se atribuye expresiones como: “Ana karina Rote aunicon paparoto mantoro itoto manto”, (solo nosotros somos gente, aquí no hay cobardes ni nadie se rinde y esta tierra es nuestra). Éste Cacique, paladín Venezolano y ejemplo de libertad, fue colocado a la diestra de la mitológica reina. Posteriormente entre los africanos surgen dos nombres, el Negro Miguel de quien ya hablamos, y el Negro Felipe. El último en expirar dicen que fue Felipe, dirigiendo un ejército de negros, mestizos e indios que por su gran valentía, logró asustar a los españoles. Se presume que su cuerpo quedó inerte en Barlovento; pasó luego este esclavo africano a ocupar el lado izquierdo de María Lionza, formándose de este modo lo que se conoce con el nombre de “las tres potencias”. ¿Qué simboliza esta trinidad venezolana?; las tres razas que se fundieron para crear el nuevo venezolano.


María Lionza representa a la raza blanca, coronada como reina; el Negro Felipe representa la raza negra o africana, y el Cacique Guaicaipuro la indígena. Estas tres potencias son utilizadas por muchos charlatanes y supercheros, que viven parasitando a costillas de la ingenuidad del pueblo creyente. - ¡Caramba Rafael!, que material tan bueno me has suministrado. No te imaginas hermano, el arma que estás poniendo en mis manos para mi defensa y la de los míos. Estaré siempre en deuda contigo. - Conocer es poder Silvestre, que no se te olvide. - Si, Rangel, no te preocupes, comienzo a darme cuenta de la verdad que encierra esa frase, pero también es cierto, que no todo lo que uno conoce es real; y justamente esa parte fantástica es la mas que se emplea para engañar y manipular. Pero tarde o temprano esa llama que muchos llevamos opaca dentro de uno, debe reflejar su verdadera luz, para iluminar el camino que hemos de transitar. - Sí, está muy bien lo dicho, pero si esa llama como dices, ilumina un camino lleno de obstáculo, no dudes en abrir tu propia senda, recuerda lo que dijo el poeta. “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Silvestre levantó la vista y la extendió por todo el salón de la biblioteca, notó que éste se encontraba solo, todos se habían marchado. Luis José se encontraba frente a un estante acomodando unos libros. Silvestre lo llamó.


- Luis José; Luis José, ven hermano; acércate a nosotros. Este no se hizo esperar y llegando hasta ellos le dijo: - Cierro la biblioteca a las seis, le quedan 20 minutos, si ustedes no se han dado cuenta, ya tienen hablando cuatro horas. - No te preocupes – fue la respuesta de Silvestre -, siéntate. Luis José tomó asiento; y dirigiéndose a él, Silvestre le comenta. - Hermano, hemos hablado de todo; en este preciso instante, el amigo Rangel... me imagino que ustedes se conocen. - Sí – respondió Luis José -, el señor viene muy a menudo por la biblioteca. - Bueno, Rangel le está sacando la radiografía a María Lionza; me suministró unos datos importantísimos. ¿Qué puedes aportar tú Luis José para complementar lo dicho por Rafael?. El bibliotecario respondió: - No sé que han hablado ustedes, pero lo que yo manejo es lo sostenido por sus seguidores. - ¿Cómo qué?.


- Qué fue una rica hacendada española, pero su nombre era María Alonso; tenía sus plantaciones en Sorte y todo su dinero quedó enterrado en la montaña. Otros seguidores dicen que fue contemporánea con los padres del Libertador y que sus progenitores fueron una indígena venezolana y un español. Dicen que murió a los 19 años de edad; hablan de sus portentosos milagros, sus apariciones en forma de serpiente o mariposa, y un sin número de cuentos – que para sus devotos son ciertos – que paulatinamente han ido mermando en la creencia del pueblo una vez que se apoderara de su culto, las siete potencias africanas; quiero decir, las siete divinidades Orishas de la teogonía yoruba, que penetró en nuestro pueblo por refugiados de la patria de José Martí, Cuba. Esto ocurrió en la década del 60, dándose a conocer con el nombre de santeros. En ambos grupos impera la superstición orientada por la idolatría. - Luis José – comenta Silvestre – antes que continúen hablando de María Lionza, tú dijiste que ella había enterrado su dinero en esa montaña. Que saben ustedes de la luz que dicen mucha gente haber visto anunciando el lugar donde supuestamente pueda encontrarse algún tesoro dejado por los españoles. Aquí en Margarita señor Rafael se cree mucho en eso, inclusive escuché decir una vez que en una reparación que se le hizo a la iglesia de San Ana dentro de una pared que tumbaron se encontraron unas tinajas llenas de morocotas. Rangel toma la palabra. - En Trujillo también sobretodo los mayores creen mucho en eso de los entierros. Tú estás preguntando respecto a la luz que se presenta que las personas creyentes dicen que es la del


muerto, o sea, la del dueño del tesoro que se encuentra vagando en pena y para salir de ese estado tiene que entregarle ese dinero a alguien que lo merezca. Lo cierto de esto es que el metal cuando lleva mucho tiempo enterrado, desprende nitratos y gases que se filtran por los poros de la tierra, y al tener contacto con el oxígeno y la electricidad existente en el ambiente, se manifiesta ante nuestros ojos en una espacie de luz del color del mismo metal que se encuentra enterrado; si es morocota, por ser estas monedas de oro norteamericanas de 22 quilates o de oro 900, la luz proyectada es amarilla; si es plata blanca la luz es blanca. - Bastante interesante – refirió Silvestre -. Los viejos contaban aquí en la isla, que para sacar un entierro había que cumplir una seria de requisitos, ente ellos hacerle 30 misas al muerto. - ¡30 misas! – respondió sorprendido Rafael-, entonces el tesoro iba a parar a las manos del cura. Siempre ellos buscan la forma de cómo conseguir en todo su tajada. Allá en Los Andes las normas a seguir son las siguientes: - No ir con avaricia. - Llevar una cruz o cuchillo en cruz entre los dientes. - No mirar para atrás ni temerle a los ruidos que hacen las ánimas. - Taparse la nariz y boca para que el espíritu no le entre y a los días lo raspe. - Lanzarle agua al baúl y esperar a que reviente. - Repartir equitativamente entre los participantes.


Si algunas de estas normas eran violadas, eso era suficiente para que los espíritus mudaran el entierro y en su lugar dejaran objetos de poco valor. Al parecer hasta casas completas se derrumbaron en busca de un tesoro que nunca apareció. Los Andes es rico en ese tipo de cultura de mitos y leyendas. Entre las múltiples creencias se habla de un aparecido conocido como El Salvaje. Una de sus misiones es perseguir a las mujeres embarazadas. Dicen que le fascina el olor de los orines de las hembras humanas preñadas. Tiene un olfato tan desarrollado este fantasma, que los detecta a miles de metros. Cada quien lo da a conocer de acuerdo con su imaginación; a veces lo pintan terriblemente feo, despiadado y muy sanguinario; en otra oportunidades aparece pacífico, enamoradizo, juguetón y hasta carismático lo ven. Se esconde entre los montes con la intención de vigilar cada movimiento de la mujer escogida. Rafael calló. Silvestre le dice que existe algunas similitudes entre las creencias de allá con las de aquí, y les recuerda a los dos que no se olviden de María Lionza. Rangel siguió hablando. - Respecto a lo dicho por ti Luis José, yo diría volviendo al tema anterior sin intención de contradecirte, que con la llegada de los santeros a Venezuela en vez de disminuir la creencia en María Lionza o su culto, más bien se enriqueció, y no solamente con la santería o regla de ocha, sino con el candomble brasileño que abunda en la ciudad de Cabudare. No olvidemos, que el culto a María Lionza es de origen


afroindohispánico y también lo mezclaron con el espiritismo. La prueba de lo dicho es, que este culto está organizado por cortes; estas son una especie de subpanteones, donde se ubica a los espíritus bajo el dominio de María Lionza. Si quieren podemos hablar de la corte india a manera de ejemplo, donde se incorporan aquellos indígenas que se enfrentaron con gran heroísmo a los españoles. Esta corte está encabezada por Guaicaipuro de las tribus Caracas y Teques; en ella se encuentra los caciques e indios como Tiuna, de la tribu los Caracas; Paramaconi, de los Caribes; Sorocaima, también de los Caribes; Tamanaco, de los Mariches y Quiriquires; Cayaurima, Cumanagotos; Yoraco, Quiriquires; Yare, Quiriquires, Cumanagotos, Charagotos y araucos; Yaracuy era de los Guadabacoca; Mara, Terepaima de Araucos y Meregotos; Catia, de los Mariches; Arichuna, Jiraharas; Maracay de los Araguas; Chacao fue de los Caribes; Petare, Guaraiguta, Yarúa, Naiguata fue de los Caribes; Queipa, Guaicamacuto también de los Caribe; Caricuao era de los Caracas, Guacamayo, Catuche, Manaure perteneció a los Caquetíos, Meregotes de los Araguas; Indio Salvaje, Indio Candela, etc. Pertenecen a ella también las indias más conocidas como, Mara, Tibisay, Urimare y Rosa, esta última dicen algunos que fue querida de Guaicaipuro. - Si la cosa es así – manifiesta Silvestre -, a esa corte deben pertenecer los indígenas margariteños que entre los mencionados no se encuentra ninguno. - Debes entender – respondió Rangel-, que a ella deben pertenecer los originarios de Venezuela, pero yo no los conozco a todos y menos los de aquí.


- Aquí son muchos mi amigo – dijo el joven -, pero al parecer el jefe era el Cacique Charaima, aunque quizá muchos de ellos son anteriores a él. Está el indio Guaritoto, Guaitoroco, Guaraguao, Guainamar, Paraguarime, Tamoco, Cupey, Guayatamo, Caranay, Guayacan, Tuey, Lipuey, Oripuey, Pichara, Arapano. Guayamurí y Guatamare eran Piaches, es decir los que hablaban con los dioses, los curanderos, en sí, los brujos. Aquí existe una cueva, bueno, en verdad hay muchas, pero la más nombrada es la Cueva del Piache, no está muy lejos de aquí, en un cerro al sureste de El Valle del Espíritu Santo, o de la Margarita como muchos también lo llaman. Lo que quiero decirte Rafael, porque Luis José es de aquí, que dicha cueva se encuentra rodeada de muchos misterios, unos dicen que es tan larga que llega hasta el mar; otros descartan esa opinión y prefieren creer, yo soy uno de ellos, que fungía como un santuario de los Guaiqueríes. Quién sabe si Guayamurí y Guatamare en más de una oportunidad invocarían ahí a sus dioses para realizar curaciones. Dicen que los nativos en ella pedían para que los españoles se murieran y le devolvieran lo que por tantos años había sido de ellos, la isla. La otra versión es que al comienzo del adoctrinamiento por parte del clero español, uno de sus curas llevó ocultamente a la cueva la imagen de la virgen del Valle, y les hizo creer a los Guaiqueríes que la encontraron, para ganarse su confianza, que ella era enviada por los dioses para protegerlos, estos se comieron el cuento y comenzaron a venerarla. Les agradezco prosigan con lo que estaban diciendo de las cortes de María Lionza, porque me interesa mucho conocer como se desarrolló eso.


- Interesante – argumentó Rangel - lo que acabas de manifestarnos, cuántas cosas conoce nuestro pueblo, por eso es que se dice, que él es sabio. Sigamos entonces desarrollando el tema. En el culto a la Reina de Sorte tenemos otra corte denominada corte africana, donde están situados otros luchadores de nuestra independencia descendientes de africanos y africanos mismos pertenecen a esta. La dirige el Negro Felipe, a esta corte ingresaron los Orishas, estos son deidades del panteón de la religión Yoruba (africana) conocidos como las siete potencias. También la integran Míster Bárbaro, Erik el Africano, El Negro Miguel, El Gran Centauro de África, El Brujo Africano y El Brujo Marabú, Alondra, Erika Africana, Míster Candela y otros. La santería o Regla de Ocha, fue el nombre con que bautizaron a la religión Yoruba en Cuba, país este que recibió desde 1517 hasta 1873, más de medio millón de africanos y africanas en condición de esclavos. La Santería Cubana fue exportada a diferentes países, Puerto Rico; Estados Unidos; Venezuela entre otros; pero ha sido desvirtuada, muchas personas que se hacen pasar por “iyalocha” (santeras) y babalochas (santeros) o peor aún, fingen ser un “babalowo” es decir, un médium que sirve de puente o que recibe o queda posesionado por Olofin (Dios), orisha superior para que se comunique con los devotos. Estos señores lo que hacen es explotar al creyente, trafican con la fe; su dios verdadero es don dinero. Hoy, algunos Orishas repito del panteón Yoruba, como tú dijiste Luis José, están presentes en los altares de María Lionza,


entre esos Orishas podemos nombrar a Shangó, Eleggua, Obatalá, Yemaya, etc. Esto deformó a la Santería, pero fortificó el culto a María Lionza. Luis José tomó la palabra y dijo: - También existe la corte médica, liderada por José Gregorio Hernández y José María Vargas; incluyen a Luis Razetti, Rafael Rangel, Pablo Valera entre otros. La Vikinga, por Eric el Rojo, Thor del Martillo, Míster Bárbaro Vikingo, Gran Lobo de Mar, Juana Vikingo, etc. La Celestial, ya ustedes saben por quién; la Chamarrera, guiada por Lino Valles. Silvestre extrañado por la palabra pronunciada por Luis José, le pregunta: - ¿Qué vaina es eso de Chamarrera?; ¿qué palabra del diablo es esa?. - Esa palabra deriva del vocablo Chamán, es originaria de los indígenas siberianos. El Chamán era un sacerdote de alta jerarquía, a quien se le atribuye poderes sobrenaturales, pero dentro del culto marialioncero, Chamarrero son personas o espíritus que se dedican a curar con hierbas y plantas medicinales; en pocas palabras, son los curanderos. - ¡Ah, okey!, ya estamos claro. Puede continuar caballero.


- La Corte Libertadora, encabezada por Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Rafael Urdaneta, Manuela Sáez, María Luisa Cáceres de Arismendi, y otras heroínas y héroes de los pueblos libertados por nuestro libertador. La corte de Juanes, donde se encuentran, Don Juan de las Aguas, Don Juan de los Caminos, Don Juan del Tabaco, Don Juan del Chaparro, del Dinero, del Volteo, de los Cuatro Vientos, de la Luz, del Monte, del Amor y otro poco de Juanes más. Está la corte de Ánimas, en esta aparecen el Ánima de la Yaguara, Ánima de Picapica, Ánima de los Ahorcados, de Taguapire, de Victorio Ponce. Está una corte muy particular, que es la malandra; a ella pertenecen Ismael “Ismaelito” González; Luis “Ratón” Sánchez, el Negro Miguel, Tomasito, el Negro Antonio, María Luisa Blandín y el Chamo William entre otros. También existen las cortes Cubana; a ella pertenecen el Negro Felipe Cubano, Negro Jacinto, Doctor Yombo, Negro Barbarito, Negro Zambo, Negra Teresa Cubana, Negra Josefa, Negra Jacinta y hasta ahí, no me acuerdo de más. Aquí en esta biblioteca hay de todo, por ahí está un librito, que escribió Edmundo Bracho y te habla de todo esto, aparte de lo que yo experimenté en una etapa de mi vida ya superada. - Mira, Luis – interviene Silvestre -, tienes una memoria del carajo, ¿recuerdas el nombre del libro?. - Si, se llama “María Lionza en Venezuela”.


- Cuando tengas un chance, no ahorita, me lo vas a prestar para echarle una ojeaita. - ¿Te cansaste mi hermano? – manifestó Rafael -, y eso que te faltó mencionar la corte Astral, la Bruja, la Llanera, de Doctores Alemanes, la Apache, Egipcia, Árabe y la Norteamericana. Nosotros tenemos en Venezuela una ensalada de creencias y devociones, en ese aspecto nuestra cultura es muy rica. La fe del venezolano viene desde mucho antes de la invasión europea. El dios venerado por nuestros antepasados como ser supremo llevó el nombre de “Amalivaca” y lo podemos encontrar en la leyenda de los Tamanacos, quienes vivían entre otras partes en las riberas del caudaloso Río Orinoco, que era para nuestros indígenas lo mismo que fue el Nilo para los egipcios, su fuente de sustento. Orinoco significa en lengua tamanaco, “Serpiente enroscada”; para los Guaraúnos se traduce como “un lugar para rermar” o “un lugar donde se rema”. Los Guarao que dicen ser los mismos Guaraúnos también lo llaman el “río padre”. Amalivaca había creado al hombre y a la mujer del fruto del moriche y les enseñó los secretos de la navegación; era creación suya los vientos que hacían posible el ascenso por el Orinoco; ya que sólo tenían una corriente para descender. Fue este mismo Dios, quien equipó a nuestro principal río de todo los elementos necesarios para la vida. Sus hijos creados del fruto del moriche tenían la misión de poblar la pacha- mama. Pasado el tiempo, ya multiplicados los hijos de Amalivaca, veneraron a quienes le daban la luz, al sol y la luna, al agua, a la


lluvia, mares, ríos, en sí a toda la naturaleza. Cuando de repente ocurrían en el ambiente cambios bruscos, era que las deidades de la naturaleza estaban molestas y ellos, los hijos de Amalivaca, pensaban que tenían que buscar la manera de cómo contentar a esos Dioses, y así surgieron las ofrendas, los bailes, danzas y cantos, siendo su única intención apaciguar a la deidad que se encontraba molesta. La leyenda de Amalivaca no era la única existente dentro de nuestros pueblos originarios, también se encuentra “Pia y Makunaima, hijos del sol”, “Paraíso, la hija de la palma”, “Yare, Hija de los Ríos” y “Yara o Uyara, Diosa de las aguas y las cosechas”. Estos mitos y leyendas eran realidades de estos pueblos étnicos, que no palidecen ante otras culturas, también imaginativas, como la de los Mayas en Guatemala, los Aztecas de México o los Incas del Perú. Considero que viéndolo desde un punto de vista ecologista y humanista, la creencia de nuestros antepasados estaba muy por encima de otras culturas, y así pretendieron los colonos dejar escrito en la historia de nuestro suelo que se encontraron con unos seres sin cultura y que era su obligación por mandato divino imponerles su cultura de muerte. También se veneró a Ches, quien fue el dios andino de los cultivos, más que todo se le invocaba para conocer el futuro de sus cosechas. Era denominado entre otros nombres como el habitante de los páramos y las lagunas y entre sus rituales estaba el sacrificio para el logro de sus deseos. Los Mirripuyes (tribu de los Andes venezolanos), en sus leyendas surgen el ardiente dios Zuhé (el sol) y la pálida diosa Chía (la luna) y pare usted de contar. - Dice Silvestre, ¿de dónde salió ese montón de don Juanes, hay muchas personas que cargan un carnet de alguno de


ellos en la cartera y en los autobuses de pasajeros es difícil que no se les vea?. - Los chamanes o sacerdotes indígenas llamaron “Dueños” a los espíritus de la naturaleza. Como ejemplo están los “Dueños de los vientos”, “Dueños de las aguas”, “Dueños de los caminos”, etc. Más tarde por conversiones del culto, se comenzó a identificarlos con un nombre más popular, y pasaron a llamarles primero “Juanes”, luego “Don Juanes”. En Venezuela no solamente se venera a María Lionza, el Negro Felipe, Guaicaipuro, los orishas y a José Gregorio Hernández; el pueblo se ha encargado de canonizar popularmente a personas reales e incluso imaginarias, a las que por tradición oral, se les ha adjudicado algunos milagros. Son muchos, pero entre ellos puedo mencionar por ejemplo al “Ánima de Picapica”, a quien usted Luis José, acaba de nombrar. Ésta ánima, posee una capilla construida por sus creyentes que aseguran haber recibido algún beneficio. Se encuentra esta capilla en la carretera que conduce de Chaguaramos a Valle de la Pascua, en el estado Guárico. - ¿Y por qué tiene ese nombre tan raro? – pregunta Silvestre. Rangel iba a responder, pero Luis José le dice: - Disculpe señor Rafael, cargué las pilas nuevamente. Yo estuve en esa tumba y tenía la misma inquietud de Silvestre, pero la respuesta que allí me dieron fue que en verdad – según los que se encontraban presente -, ahí reposaban los restos de una ánima piadosa, pero desconocida, cuyo cadáver lo encontraron a orilla del camino y decidieron darle sepultura al


pie de un árbol que ahí se encontraba llamado “ojo de Zamuro” y también se le dice “Picapica”, de ahí su nombre. - ¿Y por qué le pondrían el nombre de un árbol y no el de una persona? -Refirió Silvestre. - Como les vengo diciendo, según la información que obtuve de sus devotos, posterior al hallazgo, la gente del pueblo dijo que ese nombre de Picapica no era cristiano y decidieron llamarlo José Zambrano. Se corrió la voz que estaba realizando milagros y de esta forma comenzó la veneración a este desconocido. Todos llegan a prenderle velas, a pedir que les acompañe en su viaje, y otros en el éxito para sus negocios, y otros, alivio para sus males o enfermedades. Como nos podemos dar cuenta, ni Picapica, ni José Zambrano, corresponden a su verdadero nombre. A ciencia cierta, se ignora la verdad de los hechos y se apoyan en una creencia fabricada por ellos mismos. Uno de los milagros que le atribuyen es que un terrateniente de apellido Belisario, dueño de un antiguo hato conocido en la población de Chaguaramas como Hato Monte Azul, andaba en busca de un ganado que se le había extraviado. Llego hasta donde se encontraba sentado un señor mayor debajo de un árbol de pica pica, inmediatamente se dio cuenta que se encontraba muerto. Bajo de su caballo y empezó a cubrirlo con ramas del mismo árbol, diciéndole que si lo ayudaba a encontrar su ganado, él regresaría para darle cristiana sepultura y le haría un rancho. Comenta la leyenda, que el hombre logró encontrar el ganado perdido, y regresó donde había encontrado al difunto cumpliendo con lo prometido. Al poco tiempo, este relato se regó como pólvora y se escuchaba decir en la boca de los vecinos del pueblo, que el hombre hallado muerto debajo del


árbol de pica pica estaba concediendo favores. Todos comenzaron a pedirle como el ánima de pica pica. Luis José terminó su intervención. Los acompañantes no hablaban; él muy extrañado conociendo lo preguntón que era Silvestre le dice: - ¿Qué te pasa?, de repente enmudeciste, y eso es bien raro en ti. - No, es que tu relato me recordó un viaje que realicé siendo aún muy niño. Mis hermanas mayores me llevaron a Caracas, al cementerio del sur, donde se encuentra la tumba del doctor José Gregorio Hernández, a pagar una promesa. Recuerdo que no muy distante de ella, estaba otra tumba que se encontraba muy adornada y rodeada de una cerca bajita, que era de madera, no estoy muy seguro, pero creo que si era de madera. Lo cierto es que en el centro se levantaba imponente un monumento de una joven vestida de novia, estudiando en un jardín, y se encontraba muy próximo a ella, una culebra. Nos acercamos por curiosidad; mis hermanas preguntaron a una señora vestida de negro que estaba limpiándola, qué quien era esa joven del monumento, y por qué tenía a su alrededor tantos libros y cuadernos. La dama muy amablemente le respondió, que ella había sido una excelente estudiante, pero que el día de su boda, estudiando en el jardín de su casa, una serpiente la picó y no lograron evitarle la muerte. Dijo también, que los estudiantes la querían mucho; que ellos le pedían cuando tenían que presentar sus exámenes y sobre todo, para que les ayudara a culminar sus carreras. En agradecimiento, le traen sus cuadernos, libros, medallas, anillos, togas etc. El nombre de ella era María Francia.


Rafael iba a tomar la palabra, pero nuevamente fue interrumpido por Luis José quien dijo: - Yo sabía que estabas hablando de María Francia, los seguidores de María Lionza dicen que ella pertenece a la corte de Ánimas. Digo que sabía porque presencié aquí hace dos semanas, una discusión entre un profesor y un grupo de estudiantes que realizaban un trabajo. No sé cómo surgió esta polémica, pero el profesor les dijo, que si no se preocupaban por estudiar, ningún santo o espíritu por muy milagroso que fuera, le iba a otorgar el título deseado. Ellos respondieron, que él no sabía nada de los milagros que estos habían realizado. Yo, al escuchar esto, dejé lo que estaba haciendo, me acerqué disimuladamente y paré la oreja. El profesor les estaba diciendo que: “Para que no sigan con la creencia errónea que sin estudiar, éstas estampas que me están mostrando le van a resolver los exámenes, dándole las respuestas a las preguntas; escúchenme un momento, pongan atención: Después que yo terminé mi carrera, por cosas ajenas a mi voluntad, no me fue posible trabajar aquí en Margarita, a pesar de todas las gestiones que realicé”. Luego les dijo, que pasado dos años, pudo trabajar, pero en el estado Yaracuy. En dicho lugar permaneció diez años de su vida, se enamoró y casó con una joven de Chivacoa y procreó dos niños; hace apenas un año, les dijo - encontré el traslado para la isla. Resumiendo el relato, el profesor le preguntó a los adolescentes, que si ellos sabían de donde era Lino Valle; ninguno le respondió. Entonces les refirió que éste señor fue un curandero de Chivacoa; la información – según él -, la obtuvo de la abuela de su esposa, que lo conoció personalmente.


También les dijo, que éste señor se lo pasaba fumando tabaco y bebiendo ron; que no fue ningún profesor y que murió en la década del 40. Su tumba – les siguió diciendo el profesor -, se encuentra en el cementerio de su pueblo natal, en Chivacoa. Los muchachos se quedaron mirando unos a otros, mudos. El profesor guardó silencio por un momento, luego prosiguió: “Con respecto a este otro carnet, les preguntó nuevamente; ¿saben ustedes quién fue ella?. Todos respondieron al unísono, sí, momento que aprovechó el profesor para decirles: “ ¡Ah, sí saben!, ¿quién fue?. Un joven tomó la palabra y habló en nombre de todos; refirió prácticamente lo que tú, Silvestre acabas de comentarnos. El profesor después de escucharlo les dijo que si todos pensaban igual, cometían otro error. Una joven le preguntó: “ ¿Por qué estamos errados?; él profesor les explicó, diciéndoles, que el cuento que había escuchado en la voz de Antonio, fue incompleto, porque no mencionó que sus padres la habían obligado a casarse con un hombre al que no amaba. La historia de ésta joven es conocida por muchas personas, que ella era hija de una familia judía acaudalada, y que fue físicamente fea y enfermiza, con rasgos mongoloides. Murió de una desagradable infección en la piel, cuando contaba con 20 años de edad. Nunca asistió a la escuela, menos a la Universidad. Una de las chicas que no había intervenido le dice: ¿ y entonces profesor, ésta que aparece en la estampa quién es?. Él dijo pongan atención. Como ella era hija de una familia de la alta sociedad caraqueña y sus padres la adoraban, una vez fallecida, estos importaron desde el cementerio monumental de París (Francia), la obra artística que se encuentra en su tumba. Su significado es una culebra vencida por las fuerzas divinas.


Herminia – a si se llamaba la estudiante que le hizo la última pregunta -,quiere decir que la imagen que aparece de María Francia en las estampas, es la de la obra artística parisina. Concluyó el profesor diciéndoles, que la María Francia y el profesor Lino Valles, conocidos por los estudiantes, no están ajustados a la realidad; son otros mitos, surgidos de la invención de los pueblos, han prevalecido por medio de las tradiciones, que en muchos casos contribuye al atraso de los mismos. Algo parecido ocurre con la imagen de María Lionza – continuó hablando el profesor, dijo Luis José. - Es verdad, ¿si María Lionza es un mito, de dónde surgió esa imagen que aparece en el carnet? – interrogó Silvestre. - A eso iba – señaló Luis José -. El profesor le dijo a los muchachos, que la imagen oficial que se conoce del rostro de María Lionza, proviene de una confusión que tuvieron unos ladrones. Resulta, que ese rostro pertenece a una emperatriz francesa de origen español llamada Eugenia María de Montijo; esposa de Napoleón III. El cuadro se encontraba en la oficina del secretario general de la Asamblea Legislativa de Yaracuy, para aquel entonces, el conocido adorador de María Lionza y poeta, Manuel Felipe Rojas. El cuadro desapareció de la oficina por unas personas que pensaban que se trataba de la imagen de María Lionza y fue a parar a las manos de un artista del pueblo, quien le hizo unos cambios. Le colocó un collar y una corona, le alargó su cabello y le puso otro color al vestido. La María Lionza que ustedes ven – le dijo el profesor – en carnets, afiches, estatuas y bustos, es la imagen derivada de la emperatriz francesa. Luego le recalcó. A mí no me importa si


ustedes no aceptan lo que les he dicho, sigan pidiéndole no solo a ellos, sino a toda la corte celestial si lo desean, pero como su profesor que los aprecia mucho, les pido encarecidamente, que por favor estudien, porque este es el único camino que les ha de conducir al progreso, a engrandecer su familia y a la patria. Para terminar de hacer el trabajo completo, le remachó diciéndole, que todo estudiante tiene hermosos sueños, que solo puede convertirlos en realidad a través del estudio. Las palabras mágicas son: querer, interés, estudio y más estudio. Luis José miró al reloj que estaba en la pared, y notando que la hora estaba bastante avanzada, que la flor de todas las mañanas se había retirado a descansar, sin más tregua, dijo a sus acompañantes que la conversación estaba bastante interesante, pero tenía que cerrar la biblioteca; que esperaba verlos más a menudo por el local, ya que contaban con el servicio de internet. Rafael se puso de pie, sacó la cartera y de ella extrajo dos tarjetas de presentación y las entregó a cada uno. Luego les invitó para su casa el próximo domingo, donde iba a estar presente una médium colega de él, natural de Valencia estado Carabobo. Silvestre le dijo, que por él no había inconveniente, a menos que ocurriera algo imprevisto con su esposa, que no se encontraba muy bien de salud. Luis José, tampoco puso objeción, pero preguntó a Rafael, que si esa invitación se podía extender hasta sus esposas, el cual obtuvo una respuesta afirmativa. Rangel les propuso que lo esperaran en la plaza Bolívar de Porlamar ese domingo, que él pasaba recogiéndolos a las dos de la tarde. Quedaron en mutuo acuerdo; se estrecharon las manos,


y cada uno tomó rumbos diferentes. Silvestre recordó que tenía una plática pendiente con Margarita y se dirigió sin rodeo a la línea de transporte que lo trasladaría hasta su pueblo. En el trayecto de regreso a su casa pensando Silvestre en su adorada Margarita quien lo esperaba con ansiedad, se sintió posesionado por las musas de las artes liberales; su pensamiento quedó inundado por la influencia de estas divinidades. Inspirado dijo para sí mismo: Las mujeres por naturaleza son curiosas, ¿y acaso se habrá dicho, que el amor es una curiosidad?; quizá ahí esté el secreto de su encanto. Ellas son para nosotros, el horizonte en el que se funde el cielo y la tierra. En ellas se concilia la ternura de los ángeles, con las pasiones del demonio. Por muy perversa que parezca una mujer, siempre existe en su corazón pedacitos de cielo. El amor es una mezcla de sentimientos; es alegría, tristeza, gozo, pasión, melancolía, ilusión, engaño, esperanza, desesperanza, desilusión etc. Amor es la sensación que recorre nuestro cuerpo cuando vemos al ser amado; es arte, y si lo vemos con los ojos del espíritu, está más allá de los conceptos que tenemos sobre la fealdad y la belleza. Todo esto está impreso en el alma del que ama; pero en las mujeres, esos sentimientos constituyen la caricia de la vida, la dulzura del afecto difundido en sus desvelos. Es la madre que amorosamente vela sobre la humanidad. Margarita, amada mía, desde el primer día que visitaste mi corazón, quedaste presa en él; las llaves se perdieron; estás atrapada por siempre. Ahora pasaste a formar parte de mi alma, eres el motivo de mi vida, cautivadora de mi fantasía, embriagadora de mis sueños; dependo de ti, porque mi corazón


late gracias a tus impulsos y mi sangre lleva el calor de tu aliento. ¿A quién no vuelve poeta el amor?; por las mujeres hacemos cosas, que si estuviésemos solos, nunca nos atreveríamos a realizar. Los emperadores romanos con su poder imperial mantenían dominado a los pueblos, cosa que no podían lograr con su corazón, porque siempre accedían ante los deseos de sus esposas. Todos estos pensamientos habían inundado la mente de Silvestre mientras se aproximaba en el autobús a la dueña de su inspiración. Al bajarse del bus, vio a Margarita en el jardín de su casa, rodeada de hermosas flores, rosas, claveles, violetas, orquídeas etc. Al llegar a ella, le dio un beso, a pesar de ya haberla besado con el pensamiento y los ojos. Motivado por el hermoso espectáculo, recordó parte de un guión que pertenecía a una obra de teatro en la que ambos habían participado cuando eran novios. Le dijo: - De todas estas bellezas edénicas, la principal es vos, porque a pesar de sus exuberantes aromas, jamás podrán superar en fragancia, a vuestro embriagador perfume. Margarita muy sonriente le respondió: - Perfume que os está decidido a superar las exigencias de vuestro catador olfato. Silvestre inclinó una pierna, pegando la rodilla al suelo refirió: - Superado os está, desde la vez primera que mis ojos se posaron en los de vos; la prueba es, que me tenéis aquí rendido


a vuestros pies. Vengo a sembrar mi corazón, en tu fértil terreno abonado por la pasión, para que palpite en el cielo de tus ojos y cuando crezca y florezca sin límites, que se distribuya su semilla para que el mundo se entere de ¡cuánto te amo!. Margarita nuevamente reflejando una bella sonrisa, le contesta: - Parece que el hambre te hace delirar; la mesa está servida. Fingiendo estar molesto, Silvestre le reclama por la manera tan brusca de cortarle la inspiración; luego le dice que él sí tiene hambre, pero primero quería hablar con ella; que recuerde la conversación que tienen pendiente. - Ni creas que se me ha olvidado – respondió su esposa -, yo también tengo algo muy importante que decirte. Pasaron a la sala, y se sentaron en el sofá. Silvestre inició el diálogo. - Mi bella, quiero que me escuches con atención; te pido por favor que a pesar de lo sorprendente o fantástico que te pueda parecer lo que vas a oír, no me interrumpas, déjame terminar. Después opina cuanto consideres necesario, estoy ansioso de conocer tu punto de vista. - ¡Mi madre Silvestre!, esas palabras me dejan en suspenso. Está bien, te escucho.


Una vez comentado todo lo concerniente al sueño con el hombre del liquiliqui blanco, Silvestre le refirió su encuentro en la biblioteca con Luis José y su nuevo amigo. Era notorio en Margarita lo sorprendida que se encontraba. Agotado el comentario Silvestre le preguntó: - ¿Qué piensas de lo que has escuchado?; ¿crees que estoy loco?. Margarita no le respondió en el momento, no podía hilvanar sus ideas, se encontraba estupefacta. Cuando logró responder, dijo: - ¡Sorprendente!; por mi cabeza pasaron mil cosas tratando de imaginarme el por qué de tú actitud. Pensaba y me preguntaba, ¿pero qué fue lo malo que hice para provocar en ti ese comportamiento?. ¿Qué le habrán inventado de mi?, porque existen personas que le incomoda la felicidad de los demás. Interrogué al silencio, pero éste no me respondió. Todo lo que durante el día pasó por mi cabeza, se encontraba a años luz de la realidad. No mi vida, no estás demente, porque a un chiflado no se le va a entregar esa gran responsabilidad que se te otorga a ti, y en la que estoy involucrada yo. Mira, creo entender lo que te ocurrió, tomando en cuenta lo que he leído de Coni Méndez y compartiendo en parte lo que te dijo el señor Rafael, fue un desdoble. Ahora, en lo dicho por el hombre del liquiliqui, ahí hay mucha tela por cortar. Él habló de muchas cosas bonitas e importantes, profundas; pero otras al igual que lo dicho por Rafael, chocan con mi forma de ver al


mundo. De todas maneras, debo tener tiempo para tratar de analizarlas, no quiero tomar una decisión a la ligera, aunque pienso que en lo expresado por el mayor, hay algo que podemos aclarar en este instante; me imagino que tiene alguna relación con la noticia que aún no te he dado. - ¿Cómo, cuál?. - Primero dime – comento Margarita -, ¿qué piensas de lo dicho por el mayor, ustedes tres han sido desde muchas existencia instrumentos nuestros?. - Bueno, yo creo que somos instrumentos por las facultades que quizá tengamos. - ¿Quiénes?. - Tú y yo. - ¿Y el tercero?, porque según me dijiste, el mayor nombró a tres y nosotros somos dos. - No sé, será Luis José o tal vez Rafael, quienes dicen haber experimentado fenómenos. - Sin embargo mi rey, yo tengo otro punto de vista, claro sin descartar las posibilidades de tu planteamiento. - ¿Cuál es?. - Para mí, el tercero es el que está formándose dentro de mi vientre; la doctora Haydee me mandó a hacer una prueba de


embarazo y salió positiva, vamos a ser padres, un bebe viene en camino. Silvestre se paró del sofá como un rayo, lleno de inmensa alegría lloró, abrazó y besó nuevamente a su esposa diciéndole: - ¡Viene en camino no, ya está entre nosotros!; ¡con esa noticia, me has hecho el hombre más feliz sobre la faz de la tierra!. ¡Ese era uno de mis más grandes anhelos y por fin se ha hecho realidad!. ¡Un hijo Margarita, el fruto de nuestro amor!. ¡Nuestros corazones están de júbilo, motivos le sobran, una bendición está entre nosotros!. - Gracias Silvestre, por la bienvenida que le das a nuestro hijo o hija, estaba segura que esta sorpresa te iba a alegrar un mundo. - ¡Esto hay que celebrarlo Margarita!. - Está bien, pero trata de calmarte, no vamos a interrumpir lo que estamos hablando. - Después seguimos hablando de eso. Margarita al escuchar lo dicho por Silvestre, reaccionó de inmediato y poniéndose de pie le dice en voz alta: - No señor; no vamos a interrumpir nada, después de tanto esperar para saber lo que estaba ocurriendo, me vas a salir con eso ahora.


- ¡Mija querida, ya te conté todo!, ¿qué más quieres que te diga?. ¿Tú consideras malo Margarita, celebrar la llegada de un hijo, y sobre todo el primogénito?. - No me mal interpretes Silvestre, por favor, para celebrar la llegada de un hijo toda la vida es poca; así que no me vengas con eso. Por favor, siéntate, y continuemos con lo que estábamos hablando. Con lágrimas en los ojos, ambos se sentaron nuevamente en el sofá. Margarita le dio las gracias y retomó la palabra. - El mayor mencionó que debía remover viejos escombros que se encontraban en tú subconsciente, es decir, él conoce tú pasado o mejor dicho el nuestro; también el presente, y si tengo razón con lo de nuestro hijo, el futuro. La remoción de escombros a que él se refiere, debe ser nuestras costumbres o creencias. Uno tiene que pensar esto muy bien Silvestre y no tomar decisiones a la ligera. Te agradezco que me pongas atención. Después del sueño o desdoble en la mecedora, te encuentras con tú amigo Luis José en Porlamar y te habla de un tema que nunca antes te había mencionado a pesar de la gran amistad que los une. - No Margarita, yo sabía que él tenía una creencia diferente a la mía, porque en una oportunidad yo le hablé de la catequesis y lo invité a ella, pero su respuesta fue directa; me dijo: “Tú creencia y la mía son antagónicas, pero yo sé que no eres el tipo de persona que le exige a tus amigos que piensen como tú, o que crean en lo que tú crees, porque si así fuese, no tendrías tantos amigos que te valoraran, no por tu creencia


religiosa, sino por tu labor social. Tienes amigos ateos al igual que yo, ¿y sabes lo que ellos me han dicho de ti?, que una de las cosas que más admiran de tu persona, es que caminas sin pretender dejar atrás a los demás porque piensen diferente o tengan otras creencias, y la prueba son ellos mismos que son tus amigos. Tú y yo sabemos muy bien, que a pesar de ellos decir que no creen en Dios, han demostrado a través de sus hechos la gran dosis de humanidad y de sentido de justicia que sienten, y nos hablan del amor al pueblo sin prejuicio alguno. ¿Cuántas veces nos han referido que todos los días hay que luchar para que ese amor a la humanidad viviente se transforme en hechos concretos, en actos que sirvan de ejemplo?”. También me dijo una vez Margarita, hablando de Ramón chavita, de Raúl y de Del Valle entre otros, que ellos sí tienen muchas cosas en común con nosotros y es el amor por nuestros semejantes, por el pueblo, pero que ese amor le sale a ellos de su corazón, de su sensibilidad y no por temor a un Dios vengativo o a un infierno inclemente. Las personas aman u odian independientemente de lo que digan creer. Desde ese momento que estado pensando mucho, no sé ocurrió esto que te he contado “Las personas aman u odian, crean o aparenten creer”.

Luis José me dijo eso, yo he si sería por ese motivo que me hoy, sobretodo la última parte: independientemente de lo que

- Tú los conoces a ellos más que yo – opinó Margarita -, pero déjame continuar con lo que te estaba diciendo. - Okey.


- Después que hablaste con Luis José, no suficiente eso, un señor desconocido escuchó, dice él involuntariamente tu comentario; luego se traslada a tu mesa, se gana tu confianza y concluye con una invitación a su casa para presenciar la visita de una médium. Tú, siendo catequista aceptaste y sin embargo, rechazaste todo el tiempo las invitaciones de mi madre y sus amigos, porque para ti, eso era cosa del demonio, al que por cierto creo que sacaron del juego, y Dios no se qué puesto irá a ocupar, porque para mí está en la banca. - No te desmiento Marga, así ocurrió; pero dime, ¿qué hubieses hecho tú en mi caso?, todo esto sucedió sorpresivamente. - No pienses Silvestre que te estoy juzgando, sino que esto me tiene los pelos de punta, estoy nerviosa, entiéndeme también tú a mí. Esto ha pasado muy rápido, en cuestión de horas. Yo me pregunto, ¿qué vamos hacer?; ¿has pensado bien lo que debes hacer?. - No, yo aún no he decidido nada. ¿Cuál es tú propuesta?; ayúdame. - Me parece Silve, que deberíamos buscar ayuda. - ¿Con quién?, yo no le voy a decir al padre, porque sé muy bien cuál va a ser su respuesta; “el diablo se vale de todo para alejar a la gente de Dios”. - ¡No!, no te digo que hablemos con él, te propongo que se lo digamos a mamá goya. ¿Qué te parece?.


Silvestre se quedó pensativo, luego exclamó. - Vamos hacer un trato; tú sabes muy bien, que después de haberme negado a participar en las cosas que hace tú madre con sus amistades, ella quedó seria conmigo. Qué te parece si acudimos a la invitación de Rafael y luego hablamos con la señora Gregoria. Porque vamos a estar claro, una cosa es lo que practica ella y otra totalmente diferente es lo comentado por Rangel. No dejemos Marga que el temor nos impida tomar la decisión más adecuada. Lo que nos da miedo a veces no es tan malo como lo imaginamos, pero si en nuestra mente se convierte en un gigante, entonces pasa a ser peor que la situación real. Margarita se quedó mirando fijamente a su esposo; poniéndose de pie, le dio la espalda y alejándose un poco de él, le respondió. - Déjame pensarlo; te respondo después. Silvestre también se levanta del sofá, y caminando hacia su amada, poniéndole las manos en los hombros, le manifiesta su deseo. - Esta bien, a mi me gustaría que me acompañaras, pero si decides lo contrario, no hay inconveniente; yo puedo asistir con Luis José y Sandra, luego te cuento lo ocurrido. Ella un poco sorprendida e inconforme con su propuesta, dando la vuelta y poniéndose frente a él le dice.


- Veo que ya tú habías tomado una decisión y lo que querías saber era si yo la compartía. - No lo tomes a mal Margarita – le respondió Silvestre un poco apenado -; no te voy a mentir, quiero conocer a esa médium. En verdad no tengo la más mínima idea de lo que pueda ocurrir, pero tengo confianza en Rafael, y como dijo el hombre del liquiliqui blanco, “no podemos conocer lo desconocido, si nos aferramos a lo conocido”. Son muchas las cosas que han ocurrido incluyendo tu embarazo, para darle cabida a la casualidad. ¿Cómo podemos saber nosotros que lo ignorado no es mejor que lo conocido?. Nuestro destino cualquiera que fuere, deberíamos enfrentarlo, y esto que está por ocurrir es parte de él mismo. Su esposa, no convencida aún, decidió dar por terminada la conversación. - Esta bien Silvestre, te acompañaré; no hablemos más del tema. Vamos a comer. Silvestre a sabiendas que Margarita lo iba acompañar en contra de su voluntad, le dice: - No te preocupes mi reina, todo saldrá bien; lo que ha de ocurrir, ocurrirá. Primero me echo un baño y después comemos, ¡ahora somos tres!.


Tercera parte INDAGANDO EL MÁS ALLÁ

Los días pasaron con celeridad, el anhelado domingo había llegado. Silvestre se encontraba muy animado. A eso de las nueve de la mañana salió a buscar un teléfono público, para confirmar lo acordado con Rangel. Mientras tanto, Margarita no mostraba el mismo entusiasmo; toda la semana la había pasado pensando en el nuevo amigo de su esposo, era un total desconocido. Su preocupación no era sin fundamento, ella tenía conocimiento de la descomposición social que reinaba en la actualidad y el desenfrenado abuso de los denominados guías espirituales que a través de los diferentes medios de comunicación se han dado a conocer como “los elegidos del señor”. Margarita se negaba a ser una víctima más de los vividores de oficio, y se preguntaba: ¿Por qué Silvestre no investigó a este señor para saber si en verdad es educador?. Su cabeza era un torbellino de pensamientos. Las cosas no las vemos como son, sino como somos. La desconfianza algunas veces puede evitar grandes desgracias. Dice un adagio muy viejo que es mejor prevenir que lamentar; pero el problema de Margarita era otro, la decisión tomada por Silvestre, y ella no quería dejarlo solo. Margarita ignoraba lo que el destino le tenía reservado; éste guía a quien lo sigue, pero al díscolo lo arrastra, porque su ley es inflexible. Silvestre se apareció como a eso de las once y


media de la mañana, informándole a Margarita que todo estaba listo; Luis José iba en compañía de Sandra, su esposa, y la médium había llegado anoche y se encontraba hospedada en la casa de Rafael. Las circunstancias se presentaban a favor del deseo de Silvestre. Margarita, no quería que el reloj avanzara y le ocultaba a Silvestre su preocupación. A veces la razón es víctima del corazón. En las más perfecta unión, siempre existe un dominado y un dominador, un vencido y un vencedor, pero muchas veces el vencido es el verdadero vencedor; vencer es una ciencia que se aprende fracasando, porque en cada fracaso hay una enseñanza que debemos aprender. Margarita era muy astuta e inteligente, y a pesar de cargar con muchos prejuicios entendía muy bien que quien se detiene en la marcha del progreso por apego a las costumbres, la historia le pasa por encima, porque demostrado está que quienes se resisten al cambio terminan derrotados ante la firmeza de los hechos. Llegada la hora acordada, las dos parejas esperaban en la plaza Bolívar de Porlamar. Un vehículo de color vino tinto se detuvo frente a ellos. El vidrio del carro se bajo; era Rafael. Silvestre se acercó y le dijo: - Hermano, aquí estamos, lo prometido es deuda. ¿Cómo está?. - Contento de verles – respondió Rafael. Luis José se aproximó también y lo saludó estrechando su mano. Le presentaron a sus esposas y salieron rumbo a su destino.


Mientras el auto avanzaba, Rangel le explicaba cómo debían comportarse en plena sesión. - Cuando algún expositor este haciendo uso de la palabra, no lo interrumpan, porque lo pueden desconcentrar. Una vez que éste concluya, viene la ronda de preguntas. Si en el transcurso de la sesión un médium queda en trance, todos deben callar, menos el director que en éste caso seré yo, porque soy quien tiene el deber de interrogar al comunicante. Si alguno de ustedes tienen alguna inquietud y desea plantearla al manifestante, lo puede hacer a través de la escritura; me la entregan y yo veré si es conveniente formulársela, aunque muchas veces suele ocurrir que el médium responda la pregunta antes de ser planteada, porque el espíritu comunicante está en la capacidad de leer nuestros pensamientos, por eso es necesario tener control de ellos. Todo está preparado, los únicos que faltan para darle inicio a la sesión somos nosotros. Vamos a estar presente un grupo de quince personas, entre ellas se encuentran médiums de efecto físico, videntes, médiums auditivos, y por supuesto nuestra hermana Esther Valera, quien es una médium parlante, auditiva y de materializaciones sorprendentes. El coche recortó velocidad y cruzó a la derecha, se detuvo frente a un portón de aluminio color bronce, el que se abrió a control remoto desde el vehículo. Apareció el frente de una casa de dos plantas muy bonita; tenía un jardín que impactó a Margarita, por la gran variedad de plantas ornamentales; esa era una de sus debilidades. Se notaba que este hogar pertenecía a una familia pudiente, lo que intimidó un poco a Silvestre.


Luis José y su esposa no habían abierto la boca desde que entraron al elegante auto; y Margarita por su lado lo único que pensó fue: - En manos de quien caímos nosotros. ¡Ay Dios santo, acompáñanos!. El carro tenía acceso hasta el fondo del patio, en él debajo de un frondoso árbol de roble con un follaje bastante tupido, se encontraba un grupo de personas reunidas. Al lado de ellos, un salón aproximadamente de diez metros de largo, por seis de ancho, era de color blanco con escasas ventanas. Bajaron del coche y se trasladaron hacia el grupo dirigidos por Rangel. Todos se pusieron de pie para darles la bienvenida. Después de ser presentados, Rafael los invitó para que conocieran el lugar donde realizaban las sesiones. La puerta principal era ancha, estaba construida con el mismo material del portón, pero con un vidrio ahumado, bastante oscuro que no permitía la visión hacia adentro. Cuando entraron, notaron que el ambiente era diferente al exterior, estaba frío y se percibía un agradable aroma. Dos señoras se encontraban sentadas alrededor de una gran mesa redonda; Rafael les dice; que la de vestido blanco era su esposa y la de azul claro, Esther Valero, quienes fueron presentadas. La mesa, que se encontraba rodeada de asientos, tenía un mantel blanco, y encima había una campanita, lápices, papeles, hojas en blanco y dos libros de Joaquín Trincado, “El Espiritismo en su Asiento” y “El Espiritismo Estudiado”.


El piso del local era de cerámica, al final estaban situados los baños y un enfriador de agua. Arriba, en la pared, estaba escrita una frase que decía: “Sean bienvenidos los que desprecian la ignorancia”. En las paredes laterales otros dos pensamientos invitaban a su lectura: “El mérito del hombre está en su conocimiento y en sus acciones, no en su color, fe, raza o nacionalidad”; el otro decía: “Solo son ciegos quienes no pueden ver más allá de lo que oyen”. Existía una corneta pequeña en cada esquina del local, y una cautivadora música ambientaba dicho recinto. Reinaba en todo una gran pulcritud. Rangel se dirigió a la mesa y tomando la campanita la hizo sonar, de inmediato todos se encontraban sentados en torno a la mesa; los nuevos visitantes también fueron invitados a ocupar sus asientos. Se colocó en la mesa un grabador de esos que utilizan los reporteros, y una lámpara pequeña con un bombillo rojo. Bajaron un poco el sonido de la música. Al lado derecho de Rafael, se encontraba la médium Esther Valero y a la izquierda, su esposa María Herminia, sirviendo de secretaria. A cada quien le fue entregado una hoja de papel en blanco, con un lápiz. La iluminación era de primera. De pronto Rangel sonando la campanita tomó la palabra: - Buenas tardes a todos los hermanos presentes en cuerpo o en estado libre, muy especialmente a los que nos honran con su visita por vez primera, y a nuestra querida y apreciada hermana Esther Valera, quien hizo un largo recorrido desde el estado Carabobo – lugar de heroísmo, donde en tiempos pasados se libró la batalla que selló la independencia de nuestra


patria -, para estar presente en esta sesión, convocada por ella misma a sugerencia de nuestros hermanos superiores. No es costumbre nuestra, realizar este tipo de sesión los domingos, pero tomando en cuenta las ocupaciones de la hermana médium, fue necesario fijarla por fuerza mayor, para este día. Antes de continuar, los invito a que unamos nuestros pensamientos en una concentración mental, pidiendo a los maestros superiores, que nos acompañen y orienten con sus sabias enseñanzas, para hacer de este mundo el deseado, un paraíso donde reine la fraternidad y el entendimiento entre todos sus moradores, estableciéndose el tan anhelado régimen comunal. Cerremos los ojos y elevemos a lo alto nuestro sentimiento de unificación y amor. El grupo se mantuvo en ese estado, por espacio de un minuto; luego se escuchó nuevamente el sonido de la campanita y la voz del director. Todos abrieron los ojos. Rafael retomó la palabra: - Continuando con lo pautado para este día y dando cumplimiento a las exigencias de nuestros guías espirituales, les voy a dar a continuación una breve charla respecto a la educación del médium, ya que esta reunión es estrictamente mediunímica, y nuestros hermanos neófitos, carecen de la información requerida para dar mayor efectividad y éxito a la sesión. Pero antes, nuestra hermana María Herminia dará lectura al artículo doce, trece y catorce de la ley de mediunidades, que aparece en la página 147 de la obra “El


Espiritismo en su Asiento”, del maestro Joaquín Trincado. Tiene la palabra la hermana María Herminia. Cumplida la lectura de los artículos señalados, Rangel le dio inicio a su coloquio diciendo: Todo está abarcado por el estudio del espiritismo; este explica racionalmente el origen de la causa espiritual y su efecto en el mundo físico. Hoy, vamos a analizar una de sus tantas ramas, como lo es la mediunidad. Existe una gran confusión en el pueblo con el significado de las palabras espiritista y médium. En términos doctrinales, espiritista es todo aquel que estudia el espiritismo y comulga con su enseñanza filosófica y científica. Médium, son todos aquellos hermanos y hermanas que de una u otra forma, manifiestan poseer cualidades o facultades que le permiten comunicarse con el mundo espiritual. Es este, el intermediario entre el mundo material y el de los espíritus. Como pueden notar, se puede ser espiritista sin ser médium, y obviamente ser médium sin ser espiritista; pero lo recomendable sería, que todos los médium fuesen espiritistas; porque el espiritismo los pone en contacto con el conocimiento del por qué, para qué y cómo hacer uso adecuado de las facultades que poseen, poniéndolas al servicio del prójimo. Le enseña, a ser verdadero dueño de estas y a no quedar sometido por fuerzas ajenas e incomprendidas por él. El médium espiritista racionalista, a través del estudio doctrinal, adquiere la orientación idónea, para que vaya tomando conciencia de su verdadero rol en la vida, y cumpla con la misión encomendada, después de obtener una visión más amplia de la realidad de su entorno físico y espiritual.


El médium está en el deber de magnificar su intelectualidad y así convertirse en un ciudadano ejemplar. Éste comportamiento, indiscutiblemente, gozará de la aceptación y el aprecio de los espíritus benévolos que por el magnetismo irradiado los atraeremos hacia nosotros, recibiendo de ellos reconfortables enseñanzas, que pasarán a formar parte de nuestro aprendizaje. Las facultades mediunímicas, no son obtenidas por gracias; estas son, el producto natural del arduo trabajo llevado a cabo por el espíritu en existencias pasadas; es decir, por su estudio, demostrado en la práctica a través de numerosas reencarnaciones. Digo esto, para que no pensemos que podemos obtener algunas facultades pidiendo un curso por correspondencia; lo que no se gana, no se obtiene pagando. El médium nace, no se hace; el espiritismo le enseña cómo debe desarrollar esas facultades que trae consigo, pero en ningún momento le regala facultad alguna. El espíritu no recibe nada gratis. A diferencia de algunas opiniones, sostengo, que los médiums no son seres humanos comunes y corrientes; son delicadísimos instrumentos al servicio de la ciencia espírita, adiestrados como he dicho, durante reencarnaciones consecutivas, para cumplir con la sublime tarea que se le encomendó. Muchos piensan que, poseer la mediunidad es más que suficiente, que no le es necesaria la culturización, y nada más erróneo que eso. Apreciados hermanos, que opinión les merece a ustedes, que un arma de fuego le sea entregada a una persona que no sepa manipularla; corre con el riesgo no solamente de


lesionarse él, sino por lo menos herir a algún inocente. De igual modo, alguien que pretenda conducir un vehículo sin previa orientación, lo más probable es que termine estrellándose. Practicar la mediunidad puede causar lamentables daños cuando son realizadas por hermanos ignorantes de las leyes que rigen a ésta y de las condiciones sanas que aseguren un buen desenvolvimiento. Sabemos que la mediunidad es un arma peligrosa en una mente confundida. Ella es neutral; se puede utilizar para el bien, como incentivar la educación, la unión, el amor a nuestros semejantes y el consuelo, el respeto por el ambiente etc.; pero también se puede emplear para confundir, dañar, engañando a los asistentes a una sesión, aumentando en ellos la superstición y el odio hacia sus congéneres. Por esta misma razón, es que el espiritismo hace tanto hincapié en la educación y por ende en la moralización de los médiums. Los prejuicios, el orgullo, los complejos de superioridad y el escepticismo, alejan la influencia del bien de los médiums que los padecen; un médium en estas condiciones, por muy elevadas facultades que demuestre, terminará con ellas suspendidas, auto-destruido y con un gran reclamo de conciencia, por haberle causado un inmenso daño a los seres que creyeron en él, y con una enorme deuda que será obligado a saldar en cumplimiento de la ley de justicia, pero también sentirá el desprecio de todos aquellos espíritus de bajo progreso que sientan afinidad por los hermanos engañados y muchos de estos espíritus toman la errónea decisión de atacarlos hasta llegar al extremo de provocarles accidentes, endeudándose ellos también.


Algunos médiums terminan abandonados por sus guías espirituales y cuando ya no le son útiles, ni a los detractores, también le abandonan terminando estos hermanos desequilibrados, tomando muchos de ellos la nefasta y estúpida decisión de llegar al suicidio, creyendo que con esta determinación terminará su pena; no es así, tendrá que tomar cuerpo nuevamente y cancelar las deudas adquiridas. Así que quien comete ese error creyendo librarse de la pena, lo que logrará es agravarla más, porque se dará cuenta que a pesar de no poseer un cuerpo carnal, su tormento continúa por el reclamo de su conciencia, y solamente ésta callará, cuando la deuda sea saldada. Con esto les quiero decir, que ni con la muerte o despojo del cuerpo nos libramos del mal que hemos causado. Bien decía Buda que “aunque estemos en el cielo, o en medio de la mar o en la grieta de una montaña, jamás escaparemos al fruto de nuestra mala acción”. Esto le ocurre a hermanos, que no tienen oídos para escuchar los consejos de sus guías espirituales, y que se creen con derecho a disponer de sus facultades a la medida de su antojo, imponiendo sus satisfacciones de amor propio o de interés personal. Los médiums reciben a los espíritus, dependiendo del ambiente en que se encuentren, es necesario entonces crear un ambiente cónsono con las comunicaciones que esperamos recibir, y algo sumamente importante, ningún médium debe aspirar en ninguna circunstancia la remuneración directa o indirecta, por ejercicio de su mediunidad; debe desprenderse de todo interés monetario. Éste desinterés garantizará la presencia de entidades benévolas, es decir de buena voluntad.


Para lograr lo deseado, que es el éxito de la sesión, debemos respetar la ley de mediunidad y las siguientes normas: a) No se debe realizar prácticas mediunímicas aisladamente del grupo espírita y se debe respetar los días y horas escogidas. b) Debe desaparecer de todos los presentes la envidia y los celos hacia otros médiums, porque éstas son las armas del detractor. c) Por ningún motivo se debe fingir o teatralizar; de infringir en este grave error, será catalogado de superchero y por supuesto, separado del grupo para mantener la pureza del mismo. d) Debe reinar en el salón, una atmósfera donde se respire paz, bienestar, salud, que impere un trato de cordialidad y armonía. e) No se debe practicar rituales de ninguna creencia, ni fetichismo. Separar todo acto supersticioso o de sincretismo religioso o afro-indigenistas; porque estos hechos atraen a entidades de inferior nivel evolutivo. f) Es muy necesario aprender a realizar la concentración mental, para prepararle la atmósfera del local a los médiums y puedan éstos captar con mayor facilidad, las vibraciones de los espíritus por comunicarse.


g) Todos los presentes deben tener buena salud; los enfermos deben abstenerse de participar, a menos que sean solicitados por alguna entidad. h) Es de imperiosa necesidad, que entre los asistentes a una sesión de desarrollo, no estén presentes hermanos antagónicos. Debe reinar la afinidad, para lograr una perfecta armonía vibracional. i) Una vez iniciada la sesión, no se debe permitir la entrada a posteriores; se debe ser responsable y estar presente antes de la hora indicada. j) Las preocupaciones impiden la concentración. Si no puedes apartarlas de su mente, es preferible no participar en sesiones de desarrollo, porque entorpecerán la labor de los médiums. k) Las reuniones para las sesiones de desarrollo, no pueden ser de entrada libre. Por todo lo expuesto, se debe entender, que los asistentes deben ser seleccionados; su escogencia debe basarse en la dedicación a su estudio y a las tareas fundamentales de la doctrina espírita. l) Por las experiencias obtenidas, se debe evitar un número excesivo de participantes en una sesión de desarrollo; mientras más pequeño es el grupo, más fácil se logra la unificación de pensamientos. m) No se debe evocar a ningún espíritu en particular. La espontaneidad de las comunicaciones, es una característica de una sesión seria y una garantía de autenticidad.


n) La duración de una sesión de desarrollo o mediunímica, no es recomendable extenderla por más de dos horas. ñ) Los fenómenos se presentan para que sean analizados; si estos no se estudian, no hay aprendizaje y por ende adelanto. o) Toda comunicación sin excepción, quien fuese que la firmase o dijera ser, debe ser sometida a un examen escrupuloso; escrutando y analizando rigurosamente la intención de lo expresado por el manifestante; sin temor a refutar todo aquello que atente contra la lógica y el buen sentido. Esta actitud férrea, de no dejarse manipular, desanima a los espíritus mentirosos que tienen que ser desenmascarados, y al no poder lograr su objetivo, deciden marcharse para donde le tomen en cuenta sus falsedades. p) Este procedimiento resulta infalible, pues ningún comunicante con intención de confundir resiste una crítica rigurosa. Los espíritus benévolos, no se incomodan jamás por éste proceder, ya que ellos son los primeros interesados en que se haga ese examen y aconsejan aplicarlo, porque no tienen nada que temer. Los únicos que se resisten son los que vienen con mala intención de crear confusión y temor entre los presentes en la sesión. q) Debe quedar claro, que los espíritus, aún los más adelantados, no lo saben todo; ellos en su amor nos enseñan de acuerdo a nuestra capacidad de comprensión, y dentro de sus propios límites.


r) La calidad, el valor o la opinión de un comunicante, no radica en la procedencia; sino en el contenido; no olvidemos que un buen médium no es aquel que queda posesionado fácilmente, sino el que atrae a los espíritus benévolos, y solo está asistido por ellos. Es el que tiene control de sus facultades.

Espero que esta breve charla, le sea de gran utilidad y le demos el valor capital que requiere el desarrollo de las facultades mediunímicas. Debemos comprender que la mediunidad le brinda la oportunidad y le trae consuelo a los seres afligidos por la pérdida de sus seres queridos, demostrándole que realmente sólo han dejado de ver el traje que usaron en esta última existencia física; pero que a la persona que amaron, está más allá de un cuerpo material; que nuestros muertos viven y se mantienen a nuestro lado ofreciéndonos su amor. El amor no queda extinguido por la desencarnación, él no va a la fosa con el cuerpo. El amor es la fuerza que garantiza la unidad de todo el universo. El amor es mucho más que cualquier definición que podamos darle. Los beneficios de la mediunidad, no solamente favorece a los encarnados obteniendo valiosas enseñanzas de los maestros y guías espirituales; sino que a través de ella, podemos ayudar a espíritus infelices y atormentados, victimas de sus propios errores. Es nuestra obligación orientarlos con gran amor; enseñándoles el camino de la rectificación y la recuperación moral.


La mediunidad en el espiritismo es de tal importancia, porque los médiums son los más eficaces instrumentos para la confirmación de lo que éste sostiene, son su instrumento de observación y comprobación, como lo es el microscopio para la microbiología o el telescopio a la astronomía. Los que enseñamos espiritismo tenemos que ser muy cuidadosos con la información que transmitimos, para no confundir a los entráticos; debemos tener siempre presente, el proverbio chino que dice: “Un error en la práctica de la medicina, puede poner en peligro a una vida. Un error en la práctica de la política, puede poner en peligro a una generación. Un error en la práctica de la enseñanza, puede poner en peligro a miles de generaciones”. Ejemplo de este proverbio han sido las enseñanzas religiosas, que desde siglos mantienen al mundo enfrentado, dando como resultados, montañas de cadáveres; preguntemos a la historia y ella confirmará mis palabras. El caso de la inquisición, donde la religión quemó vivo a tantos hermanos y entre ellos muchos médiums acusados de brujos. Manejan ustedes la información que los hermanos que viven en la Colonia Tovar, son descendientes de Suabia, Alemania, llamado el país de las brujas. Comenta la historia que durante la célebre caza de brujas que condujo a la hoguera a más de 100.000 personas en Alemania, Suabia fue la región más azotada. Aún se dice que en estos tiempos, la brujería es muy temida allá, siendo Alemania uno de los pueblos más cultos y civilizados del mundo. Según Gustav Schenk en su obra “Pánico, locura y posesión diabólica”, en la República Federal Alemana hay nada menos que 10.000 exorcistas profesionales y en la región ya mencionada, el 65% de sus habitantes, sin omitir maestros, médicos, creen en brujas.


La última bruja que se quemó en Europa, según la información que manejo, se realizó en Rusia en 1908, año en que tomó la presidencia de Venezuela el General Gómez. Gustav Shenk también afirmó, que en la región del lago de Constanza, el 95% de la población cree en brujas. Aquí en Venezuela no nos quedamos muy atrás, con las creencias en brujerías, para mayor información los invito a que lean el libro escrito por José Cayuela que lleva por título: “La confesión de las brujas”. La médium Esther Valero le hizo una señal a Rangel y éste entendió que un espíritu se quería comunicar. Puso alerta a los presentes y encendió el grabador. La médium, después de un suspiro, con un tono de voz fuerte y clara, muy pausadamente dijo: - “ Así como el sediento se llena de gozo al contemplar un manantial; así como el caminante emancipa su alma al encontrar un mullido asiento donde descansar; así como el invidente, privado de la luz vislumbra algo que le da la idea de la vida; así como el sordo escucha un leve sonido musical que lleva tanta alegría a su corazón, que emocionado palpita aceleradamente; así es para mí la emoción que siento en estos momentos, al poder decirle a todos mis hermanos, que la paz y el amor reine entre vosotros. Compañeros de tareas, heme aquí entre vosotros. Estoy muy contento de poderme dirigir nuevamente en este salón de estudio, después de un lapso algo prolongado. La sugerencia de esta sesión, fue con la intención de manifestarme antes mis protegidos, para seguir con la orientación que iniciamos desde


reencarnaciones pasadas. Gracias a sus facultades hemos podido transmitir el mensaje de amor que nos fue entregado por hermanos superiores. Cuando mis protegidos se trasladaban hacia este centro, para incluirse en este hermoso núcleo de estudio, yo venía en su compañía y os puedo asegurar, que el temor y la duda es natural entre espíritus que han sufrido mucho como humano, unas veces como hombres y otras como mujeres, para alcanzar su progreso; y después de luchar entre tantas mentiras y maldades, y sucumbir en muchas oportunidades por defender la verdad que ellos presentían en su corazón, hoy toman cuerpo nuevamente y al verse circundado por los mismos prejuicios y supersticiones que le troncharon su misión al perder su vehículo material en pasadas existencias, inconscientemente activan la cadena de acontecimientos que tienen grabados en su alma y quedan momentáneamente vencidos por el temor y la indecisión; llegando a manifestarse en desconfianza. Pero el problema real es, el temor a que se repita la amarga experiencia que sufrieron cuando fueron víctimas de los que imponiendo su creencia eliminaban a aquellos que se negaban a aceptarla y que por siglos los han mantenido postergados”. Margarita se encontraba muy nerviosa, porque estaba segura que lo dicho por el comunicante, era por su negativa a participar en esta sesión donde todos eran unos desconocidos para ella. La médium siguió hablando: - “Para responder algunas preguntas que están en el ambiente, permítanme decirles que, algunos médium prevén la


desencarnación de un espíritu, eso es posible porque lo que hoy llaman muerte clínica es lo último que ocurre; cuando con seguridad se dice que el paciente murió, porque no perciben síntomas vitales, eso es al final de la jornada. El desprendimiento del espíritu de su cuerpo carnal por lo general, comienza con anterioridad, y en muchos casos hasta muchos meses antes; aunque el promedio normal es de unos pocos días o unas cuantas horas antes de que el corazón deje de funcionar, dependiendo todo esto del interés que tenga la persona de seguir viviendo, según sea los intereses que predominen. En el caso de los espíritus de los suicidas, es otra cosa diferente, porque estos hermanos no se pueden desprender de sus despojos mortales durante mucho tiempo, por lo menos hasta que llega el momento natural de su desencarnación de acuerdo a su programa de vida para esa existencia. A consecuencia del sufrimiento inenarrable que padecen, el espíritu del suicida queda mucho más perturbado que los que desencarnan de modo natural, cuando su tiempo ha llegado. Es tanta la perturbación de estos hermanos, que puede alcanzar varias reencarnaciones posteriores, lo que confirma el por qué muchos niños nacen mentalmente enfermos. Los espíritus de las personas que desencarnaron por ejemplo en la segunda guerra mundial, o en accidentes violentos, también mantienen la perturbación prolongada. Estos hermanos se manifiestan siempre de manera agresiva. Muy raras veces aceptan estar muertos y creen que aun están en guerra. Mantienen su odio y su deseo de venganza. - En ese caso, ¿qué podemos hacer nosotros para ayudar a algunos de estos hermanos que se puedan presentar en algún médium de nuestro núcleo?.


- Muy poco; pero deben tratar en lo posible que entren en razón, que es una tarea muy difícil. Estos hermanos tienen una deuda grande que tendrán que saldar. A muchos de ellos el odio y la venganza los mantiene en la oscuridad, necesitan que sus ojos se adapten a la luz. Por los momentos vendrán tropezando y su actuación será como la de los beodos, se van a presentar algunos con estas características, jamás lo rechacéis sin una mirada de amor. Dadles amor, sé como soles irradiando hacia todos el calor de vuestro fraternal afecto, así cumpliréis como buenos discípulos del maestro. Pero de no obtener buenos resultados, sus guías y protectores deben lograr lo más pronto posible su reencarnación, para que con su nueva vida de encarnado se le vaya disipando el odio y ese deseo de venganza que es lo más que les causa daño. Una vez que estos hermanos por fuerza mayor tomen cuerpo, vienen a ser aquellos seres que pretenden prenderle fuego a todo lo que encuentren a su paso, son esos adolescentes incontrolables ante todo lo que tenga que ver con hacer daño; en pocas palabras, traen consigo la guerra en la que vivieron en su existencia pasada, a su nueva experiencia material. Antes que estos hermanos confundidos lleguen a pisar una cátedra de espiritismo, le es permitido, respetando su libre albedrío, y en esa búsqueda sin rumbo aparentemente consciente, los conducimos primero a diversas religiones o sectas, cada una peor que otras, y después le presentamos lugares donde se imparten filosofías extrañas, doctrinas exóticas, sociedades que diciéndose filosóficas, no hacen más que descarriar y alejar más al hombre y a la mujer del camino que le ha de conducir al cumplimiento de su deber y misión que su espíritu presiente pero queda aparentemente vencido por el ambiente que predomina ante su fuerza de voluntad. Pero si


trata de escuchar a los guías que se manifiestan de múltiples formas, una vez, que por voluntad propia decidan abandonar el lodazal (que fue un mal necesario) porque no satisfizo sus aspiraciones y aprendieron lo que tenían que aprender, es cuando demostrando con sus hechos que están percibiendo los primeros destellos de luz, gracias al esfuerzo de sus guías y protectores y al suyo propio; es cuando se consideran aptos para aproximarlos ante la luz del espiritismo mostrándole alguna cátedra o grupo de estudio. Cuando de verdad han superado esos cursos y llegan a la existencia presente, heridos aún de esas amargas pero necesarias experiencias, nosotros comenzamos a mostrarles el bálsamo que sanará sus heridas hablándoles más directamente, porque estamos seguros que sus oídos se encuentran prestos para escuchar y asimilar nuestros consejos y pronto podrán ver de frente al sol de la esperanza, que es la sonrisa del amor. Todas las religiones tienen algo en común; el dogma y la fe ciega, que ofusca la razón de los hombres y mujeres, y mientras mantengan los ojos del entendimiento cerrados, jamás lograrán salir de la ignorancia que es el mal más grande que existe en el mundo, porque es la noche del espíritu, y si se mantienen en ella, la verdad les será ajena. Pero la razón nos dice que la verdad no puede quedar oculta porque la justicia del padre se impone y así lo han demostrado muchos espíritus valientes entre ellos, Strossmayer y Giordano Bruno; este último pagó con su vida física tal atrevimiento. Hay hermanos que sus heridas van sanando lentamente, para acelerar el proceso, es necesario remover los viejos escombros; esto consiste en recordarle el camino recorrido para


que se den cuenta que una experiencia superada, es aquella donde la lección recibida se ha aprendido. Mientras no se aprenda la lección, entonces se está obligado a repetirla hasta que se asimile. Aquí se enseña a amar al padre, no con fórmulas u oraciones como lo predica la vulgar idolatría, sino amando al hermano sin distinción de raza, color, creencia, clase social etc., éste es el mandato y más que mandato, nuestro deber. Pero felices vosotros, vosotros los médiums presentes, que a pesar de la confusión que os embarga, la justicia se encargó de facilitar los encuentros requeridos, que algunos han llegado a sospechar acertadamente que esto obedece a un plan espiritual y no a acontecimientos casuales”. Silvestre, tembló en el asiento cuando escuchó estas últimas palabras, porque se sintió aludido; recordó cuando le dijo a Margarita, que eran muchas las cosas que le habían ocurrido incluyendo su embarazo, para estar pensando en casualidades. Pensó: - ¿Será posible que este espíritu sea el hombre del liquiliqui blanco?-. Se quedó mirando fijamente a la médium, y esta respondió: - “Vosotros estáis aquí cumpliendo con parte del plan; deben prepararse, para que el temor desaparezca con la llegada del conocimiento. Ustedes como médiums, deben ser muy valientes, porque la cobardía les cierra las facultades e impiden su desarrollo. Debéis tener valor; porque vuestra vida es dura y sobretodo, cuando están es ese proceso de desarrollo. Ese primer desprendimiento consciente; ese primer vuelo del espíritu; ese primer desdoblamiento, que no comprendéis el por qué te encuentras en un lado, y ves a tu cuerpo en otro. Te


extraña ese profundo silencio que reina en la dimensión espiritual; cuando nos encontramos con nuestros hermanos, vemos su alma o cuerpo etéreo, sin mover su boca escuchamos sus mensajes y nosotros con solo pensar también comunicamos los nuestros. El lenguaje entre los espíritus es sentimental y telepático. En estos momentos estoy desencarnado, pero constantemente me traslado con mis protegidos encarnados o no, a diferentes puntos o lugares del mundo, o fuera del mismo si así lo requiere su enseñanza. Estoy desencarnado pero me comunicaron que me preparé para trabajar en mi nuevo cuerpo, y eso estoy haciendo. Formar un cuerpo físico no es nada fácil, para que tengan una idea, ya ustedes han pasado por ésta experiencias muchas veces, pero su espíritu no lo trasmite a la materia y ustedes creen ignorarlo. La creación de un cuerpo humano, nuestro vehículo terrestre es muy exigente, porque es una de las grandes obras del espíritu, cada quien trabaja en la formación de su cuerpo. Y digo que es un trabajo arduo porque hacer que tantos componentes marchen acompasadamente, es sin duda una gran obra de arte. Hacer que el corazón humano lata cada veinticuatro horas cien mil veces; que pueda bombear 5,5 litros de sabia humana, es decir sangre a través de más de 154.000 kilómetros de vasos sanguíneos, como si fuese poco, hermanos míos está bombeando cada día la cantidad de 23.940 litros de sangre. Esto significa que un hermano que cuente con 25 años de edad, su corazón ya ha bombeado 218 millones de litros de sangre. Estos 5,5 litros de sabia humana están compuestos por más de 25 billones de glóbulos que a diario viajan entre tres y cinco mil veces por todo el cuerpo. Se requiere formar cada segundo siete millones de glóbulos sanguíneos nuevos. El corazón está diseñado para que lata


dependiendo del tiempo de misión del espíritu, puede ser para que funcione durante diez años o más de cien sin parar. Esto es nada, si tomamos en cuenta que ésta máquina humana por su constante trabajo produce una gran cantidad de calor, sin embargo todo está previsto, para que se mantenga alrededor de 37 grados centígrados; ¿cómo lograr esto?, a través de la piel, que cuenta con más de cuatro millones de poros que cumplen la función de refrigerar el motor. Cuando el cuerpo se calienta los poros segregan sudor, esto es lo que equilibra el calor corporal. La función del sistema digestivo y metabólico cumplen con una tarea sumamente importante, como todos los órganos, su labor es transformar el alimento que le suministramos a nuestro cuerpo en sangre, pero no solamente en sangre, sino también en el armazón del cuerpo que viene a ser la osamenta, y en estructuras celulares. En el cuerpo debe reinar siempre un equilibrio perfecto, que sufriría severos daños inclusive hasta dejar de funcionar si este sistema se desconecta, aunque sea por breve tiempo. Los pulmones tienen como misión oxigenar la sangre y el sistema óseo conjuntamente con el muscular, están a cargo de la locomoción. Al cerebro lo forman más de 25 millones de células, que se dice son las más desarrolladas de las que se tenga conocimiento en la tierra. Con su vista ordinaria no se pueden ver las células, deben utilizar un microscopio y mientras más potente es el microscopio, más asombroso es lo que vemos en la célula. Tanto ha impresionado lo descubierto en las células que algunos investigadores han dicho que la sabiduría de una sola célula es superior al conocimiento adquirido hasta el día de hoy por los humanos. Cada célula de vuestro cuerpo actúa como un soldado incorporado a filas,


solamente está esperando las instrucciones para actuar; de la misma forma las células de su instrumento material constantemente están recibiendo vuestros mensajes y órdenes para ponerlos en práctica. Con esto, queridos hermanos, les estoy diciendo que ustedes tienen el control de sus cuerpos, él responde al deseo de ustedes. El espíritu a través de la mente está continuamente evaluando las condiciones de su vehículo y crea imágenes según lo que él considere que es verdad. Es por eso que es sumamente importante el papel que juega en vuestras vidas las creencias. Pueden, considerablemente, cambiar la actuación de vuestro vehículo, si cambian vuestra manera de pensar, si vuestro cuadro de imágenes mentales es positivo, pues positivo será el desenvolvimiento del cuerpo, pero si es negativo, negativo será su proceder. Las células cumplen órdenes que no pueden evadir. Les estoy manifestando, queridos hermanitos, que ustedes disponen de medios valiosísimos para mantener a su instrumento saludable, pero solo falta que tengan plena confianza en sí mismos, y que controlen el inmenso depósito de imágenes que reposa en su archivo, que las nefastas las transformen en positivas, a través del conocimiento veraz. Existen numerosos productos en el mercado que se venden como muy beneficiosos para la salud, pero en su mayoría nada de verdad hay en sus mensajes, nada de utilidad le aportan al organismo, al contrario, lo que hacen es ocasionar severos daños, porque fueron creados con ese fin, para beneficiar sólo al comercio, produciéndole altas sumas de dinero. Con la salud no se debe comercializar. El mejor remedio para el cuerpo es sin lugar a dudas, un pensamiento positivo y una mejor calidad de alimentos que se encuentran en la naturaleza, como en el caso


de frutas y verduras. Existen muchas madres que por ignorancia se niegan a darle el pecho a sus bebes, porque le han dicho que van a perder su figura y que eso ya no se usa. A través de este engaño muchos niños se han criado sin ese vital alimento. No cometan ese grave error, entiendo que la culpa es de los fabricantes de leche en polvo o fórmulas para bebés, quienes a través de sus dañinos comerciales están perjudicando la raza humana, y lo más lamentable es que existen muchos obstetras y pediatras que se venden para que el producto se comercialice. Han de saber las futuras madres, la gran responsabilidad que implica el estar aptas para llevar en su depósito materno un niño, que viene a cumplir una misión, en la cual ella, directamente, está involucrada de acuerdo a su juicio destino. La responsabilidad es grande y tiene que responder por algo tan sagrado como es el mantener lo más sano posible a ese embrión, que después será un feto, y que pronto será un hermoso niño o niña. Debe tener mucho celo con su alimentación, nada de ingerir bebidas alcohólicas durante el embarazo porque puede producirse lo que se conoce en el mundo médico como “síndrome de alcoholismo fetal” que produce deformación en el feto especialmente en la cara y la cabeza, corriendo el riesgo que el neonato sufra de retardo mental. Nada de estarlo contaminando con cigarrillos, que lo único que logran con ese vicio es cortarle su respiración. Pedid por todos los espíritus que están por encarnar en estos momentos, por los niños y niñas de todos los credos, de todas las razas, de todos los colores, pedid por ellos a sus protectores, porque son espíritus que les toca cumplir una ardua misión. No le den credibilidad a esos productos que dicen en sus etiquetas ser 100 por ciento natural. Ser 100 por ciento natural viene ser lo creado por la naturaleza, sin modificación alguna,


los árboles dan hermosos frutos, esa son las píldoras vitamínicas que se deben ingerir, y la leche materna es el alimento más perfecto para los bebés, porque es el sustento que le proporciona la naturaleza, probado desde hace millones de años. ¿Qué os gustáis mucho la carne?, seáis prudentes. No hay médico como la naturaleza, vuestro alimento debe convertirse en vuestra medicina. Dime que comes y te diré que padeces. Si se ponen a indagar se van a encontrar con miles de componentes que se encuentran en su interior, es un inmenso laboratorio, es la gran fábrica de productos químicos y de numerosas reacciones que se están combinando constantemente. En ella viven cromosomas, genes, ADN, organelas, mitocondrias, enzimas, hormonas etc., etc. Y aun en estos momentos la ciencia o los científicos no tienen idea acerca de que es lo que hace funcionar a la célula, qué le da la vida. Mientras sigan buscando el principio de la vida en la materia, el eslabón que conecta lo espiritual con lo material les será ajeno. La vida es el espíritu que activa la célula material, y la vida universal”. Margarita y Luis José miraron a Silvestre; éste movió la cabeza en señal de aprobación. La médium no dejaba de hablar en ningún momento: - “Este maravilloso instrumento del espíritu llamado cuerpo está diseñado también para servir de intermediario entre los encarnados y desencarnados. Los espíritus que por su adelanto deben cumplir con la mediunidad, la naturaleza les proporciona los elementos requeridos para que ellos escojan los mejores materiales para la elaboración de su instrumento


terrenal, o vehículo humano. Ellos tienen que saber escoger los materiales más sutiles y adecuados a su adelanto y misión, deben tener siempre presente que a pesar de ese vehículo ser de su propiedad, otros espíritus van hacer uso de él para transmitir sus mensajes y por eso es que debe estar diseñado para tal misión. Cuidad vuestro vehículo, porque es sumamente valioso. Valor hermanos míos, esfuerzo y voluntad, son palancas poderosas para vencer la resistencia de los prejuicios materiales, obstáculo por el que tantas facultades valiosas, no se manifiestan como debe ser. Vosotros necesitáis orientación espiritual, y nosotros en amor, necesitamos de vuestra mediunidad, hermoso y apreciado tesoro, por medio del cual nos valemos para venir a vosotros a daros nuestras palabras de amor, de esperanza y consuelo. Los espíritus somos los invisibles, pero no los ausentes; escuché la lectura que hicieron del libro del maestro; y les pregunto, ¿saben ustedes cuál es el asiento del espiritismo?. - No hermano, pero nos gustaría saberlo – respondió Rangel. - “El asiento del espiritismo – refirió la médium- es el amor. En amor se nos forma, en amor se nos da la vida y amor debemos tener para hacer la obra, para que sea la verdadera base del espiritismo luz y verdad. Enamórense de los libros, porque ellos son el símbolo del saber de los humanos. Rodeaos de buenos libros, libros que os enseñen, libros que os consuelen, libros que sean para vosotros verdaderos amigos, maestros. El libro es una semilla del saber, es una semilla de luz, es una semilla de amor; aquilatar sus enseñanzas y ponerlas en práctica, porque nada se os da de regalo y lo que se os da, no es


para vosotros únicamente. Trasmitid las enseñanzas que os dé la lectura de un buen libro; hay muchos maestros que dejaron sus obras diseminadas por el mundo, buscadlas, inquirir en sus conocimientos, para que formen parte de vuestra sabiduría. En ellos encontrareis la fórmula para ser más bondadosos y amad a los débiles; si encontráis defectos en ellos, miráis bien y no sea vuestro. No olvidéis que antes de pronunciar palabras despectivas, vuestros labios se unjan de amor y seáis benévolos. A través de las múltiples reencarnaciones vamos adquiriendo conocimientos basados en la experiencia; el conocimiento es lo que adquirimos a través de la experiencia cotidiana, y la sabiduría viene a ser, el correcto uso de ese conocimiento adquirido. Si en una encarnación tengo que aprender a ser más tolerante, los hermanos que vemos como enemigos son los que más nos van a ayudar, porque son justamente ellos quienes nos van a crear los momentos más tensos para beneficio de nuestro proceso evolutivo. Pensad en lo que os he dicho y depurad vuestra mediunidad, porque grande, muy grande es la responsabilidad del médium, más cuando es consciente, ha estudiado y sabe por cuantos miles de hermanos es responsable, pues así como veis el perjuicio que produce un mal medio de comunicación, un libro malo, es mayor mil veces mayor el que causa un mal médium. Estudiad y ser amorosos con los que ignoran; aprender, y enseñadles vosotros, más no con el látigo ni con el odio, sino con la bondad que persuade aún a los más exaltados e indómitos. Hacer del bien un hábito, seamos soldados del amor y utilicemos como arma el poder de la idea. Si vosotros supieran quien camina junto a ustedes por las sendas que han elegido, no


tendrían de que temer, y no se atreverían a hacer lo que hacen, cuando creen que están solos. No olvidéis que la forma más efectiva de enseñar a otros lo que vosotros queréis que aprendan, es a través de vuestro comportamiento, de vuestra actitud, y no dictándoles discursos y más discursos interminables, que en su mayoría son negados por vuestra propia conducta. Se debería hablar menos e intensificar más la acción, los hechos hablan por sí solos. El servir es la mejor manera de hablar y de enseñar. En amor los invito hermanos a que tengan el valor y la paciencia que mantuvieron muchos maestros que con su ejemplo se convirtieron en sempiternos amantes del progreso de los pueblos, Sócrates, Jesús, Juan, María la madre de los misioneros, y muchos otros mártires que se convirtieron en víctimas de la ignorancia humana. Uno de ellos es un hijo de esta tierra llamado Bolívar, quien tomó cuerpo posteriormente y se dio a conocer con el nombre de José Martí en Cuba. En ambas reencarnaciones entregó todo por la libertad y al igual que muchos quedó solo; se sabe que un hombre no vale más que todo un pueblo, pero hay que reconocer, que existen hombres que no se han rendido cuando su pueblo se ha cansado. No podemos aceptar el adelanto por medio de la violencia, porque el amor no puede tener por cimiento sangre y lágrimas. Amemos hermanos, que el amor hace de un desierto tierra fértil y con él todo termina bien, porque encontramos fuerza para vivir cuando empezamos a amar a los demás. Todos tenemos nuestra propia manera de manifestar ese sentimiento y si lo descubrimos, viviremos mejor al trasmitirlo a nuestros semejantes y a la vez recibiremos también más amor de parte de ellos, porque todo en la vida es compensado. No somos


perfectos, entonces no nos empeñemos en exigir perfección para poder amar, y tengamos cuidado en no confundir la pasión con el amor. Debéis poner más atención a vuestra casa; a vuestro hogar, que aún también es el mío, nuestro planeta, porque estáis experimentando un mayor deterioro físico debido a la degeneración del ambiente, y el aumento desmedido de lo que ustedes llaman estrés, causados por las preocupaciones y el ruido atormentador de toda clase de motores eléctricos, máquinas, trépanos, camiones, sirenas y estrepitosa música que bombardea sin piedad a vuestros sentidos. Estamos obligados por el amor a construir un mundo mejor sin discriminar a nadie, respetando escrupulosamente los derechos de los demás. Nuestro deber primordial es amar al hermano y ese mismo amor nos conduce a realizar cambios benéficos en nuestro proceder, para poder cuidar nuestra aula de estudio que en este momento es el mundo tierra. Todos a trabajar por el bienestar de todos que reine la armonía a través de momentos positivos. Tengan cuidado con las emociones, sí, con las emociones. - Hermano, nos puede ampliar el concepto de emoción – preguntó el director - para usted ¿qué son las emociones?. - Tengan mucho cuidado con ellas, la emoción surge en sí, de la interpretación de alguna situación. Es una agitación producida en su vehículo corporal por un afecto o una antipatía, también puede ser por una tristeza o una alegría. Esta el miedo por ejemplo, que se puede manifestar ante un hecho real o imaginario; este último se vuelve muy peligroso cuando se escapa de nuestro control y puede ser muy perjudicial. La ira en muchos se hace presente cuando las cosas que quieren no se


logran. Las emociones buenas, las agradables, son curativas, ellas llenan el cuerpo de hormonas que le producen una sensación de paz, de contentura y felicidad. Cuando se recibe una noticia satisfactoria que te llene de bienestar, de felicidad, o por un regalo que te proporcionen, por mirar un rostro amable, un sentirse perdonado etc.; estas manifestaciones agradables aumentan y conservan la salud. Pero cuando la emoción es contraria, es decir negativa, desagradable, una mala noticia, el miedo a un fracaso, un recuerdo de algo que los llenó de tristeza, hacen que la glándula pituitaria produzca una serie de humores dañinos que anegan todo el cuerpo causándole a la persona gran malestar. Se sienten desanimados, y derrotados sin fuerzas, débiles. Las emociones desagradables se presentan en el rostro haciéndolo ver como algo repulsivo. Estas emociones hermanos mío, son la culpable de más del 80 % de las enfermedades nerviosas, productos de recuerdos nefastos reprimidos. La tensión se altera por completo y los vasos encargados de llevar sangre al cerebro se cierran de tal manera que las personas terminan con serias dificultades mentales, que imposibilitan realizar su trabajo como es debido. Es necesario para contrarrestar este mal llenar su archivo lo más pronto posible de emociones agradables y el trato para los demás debe ser con exquisita amabilidad. Piensen en la inmensa cantidad de aspectos buenos que tiene la vida; piensen en sus virtudes, en sus cualidades y llenen de salud que es lo mismo decir de emociones saludables a sus familiares y vecinos con un rostro agradable, alegre, lleno de optimismo. Emitan palabras que eleven la moral de los demás. Niéguense a continuar escuchando el disco rayado de sus fracasos, porque en verdad les digo hermanos míos, esto es lo más desastroso que pueden hacer con su personalidad. Otra cosa que también se hace muy a menudo y sin responsabilidad es la crítica y la que más abunda


es la destructiva. Existen hermanos que son víctimas de sí mismo, de su forma degradante de pensar, necesitan hacer sentir mal a los demás para ellos sentirse superiores; con esa actitud lo que están haciendo es dar a conocer su bajeza espiritual. Los invito a que reflexionen respecto al comentario que les voy a dejar. No juzguen a nadie sin antes haberse puestos sus zapatos y haber caminado un largo trecho con ellos. Para tratar de entender a los demás considero que es necesario tomar la decisión de ver las cosas a través de los ojos de ellos, ahí está el secreto del entendimiento y la comprensión. Si procedemos de esta forma estoy seguro que no nos va ser muy difícil asimilar que la mayoría de los espíritus encarnados o no obran mal, pero es más que todo por debilidad e ignorancia que por maldad. No todos somos iguales aunque vivamos bajo un mismo techo; ¿Qué no nos gusta el comportamientos de algunos hermanos?, es cierto, ¿Qué no podemos sentirnos obligados a tener que aprobar lo que consideramos que son sus defectos?, también es verdad, pero no es menos cierto el entender que las demás personas tienen derecho a pensar distinto a nosotros. Hay que aprender a vivir para poder dejar vivir. El ser humano vive en tres niveles que deben ser estudiados en profundidad; estos son el espiritual, como ser interesado en los diferentes valores; tenemos el social, como ser interesado en su semejante y otras criaturas sensibles; y el personal como individuo que busca superarse a sí mismo. Estos tres niveles obligan al humano a realizar tres cosas más; a actuar como ser espiritual, es decir de acuerdo a sus impulsos morales, él como ser universal parte de un todo; también como ser fraterno, sirviendo a sus hermanos que somos todos, un ser comunista, y como persona, como centro de poder autónomo, es decir manifestando su creatividad, poniendo en uso el desarrollo


de las facultades que le han sido otorgadas como ser individualizado. Éstas son queridos hermanos, las tres necesidades fundamentales del humano; si las realiza logra su meta y por ende su felicidad, su progreso; de hacer caso omiso de ellas veremos entonces el por qué de su frustración y sufrimiento. Cada uno de nosotros comienza a vivir realmente el día que descubramos quienes somos en realidad y esto se logrará cuando aceptemos que estamos relacionados con todo lo existente en la naturaleza, tanto en lo material como en lo espiritual, somos viajeros universales. Meditad respecto a lo que os he dicho y tomad vuestra decisión. Que la paz reine en vuestros espíritus y que seáis ejemplos de serenidad. Estuvo entre vosotros, vuestro hermano Olevis”.

Silvestre impactado casi se para del asiento, todos los presentes voltearon hacia él. El director hizo un ademán y Silvestre se quedó calmado, pero sin salir del asombro. La médium siguió en trance; el médium auditivo le entregó una nota al director, donde le anunciaba que iba a ocurrir una materialización. Rafael de inmediato se lo dijo a todos y dirigiéndose a los nuevos le manifestó: - Lo que está por ocurrir, ustedes quizá no tengan ni idea, pero les pido que guarden la compostura. No hay de qué preocuparse, todo está controlado.


De inmediato Rangel prendió la lámpara que se encontraba en la mesa y apagó todas las demás. El salón quedó bastante oscuro; pero se veía la silueta de los presentes. Todos tenían los ojos puestos en la figura oscura de Esther, cuando de pronto detectaron una débil luz detrás de ella. Ésta fue creciendo hasta formar una silueta humana. Fue perfeccionándose y pudo verse claramente; era una mujer de aproximadamente unos 60 años. Silvestre no podía creer lo que estaba mirando y Margarita su esposa, menos aún, estaba al borde de un desmayo, los nervios no los podía controlar. Luis José se encontraba a su lado y logró calmarla un poco. En voz muy baja Margarita le dice: - Dime que lo que estoy viendo no es cierto. Luis José le responde, también en voz baja. - Si lo dices por la materialización, es cierta; pero cálmate; mira el comportamiento de los demás, están tranquilos porque este fenómeno no es nuevo para ellos, por eso están confiados. - Tú no me entiendes Luis José – dice Margarita con voz temblorosa. La materialización comenzó a moverse alrededor de los participantes; se detuvo muy cerca de Margarita, quien no quería levantar la cabeza para verla. Se comenzó a oír una sutil voz que surgía de la figura fantasmal, que cariñosamente se estaba refiriendo a Margarita. - “Margari, perdóname, se que estás muy nerviosa, tú sigues siendo mi nieta preferida; no me he alejado de ti, y ahora


voy a estar más cerca que nunca. Veo que aún conservas los zarcillos que te regalé. Todos están viendo lo mismo que tú y hasta si deseas me puedes tocar, para que no pienses que soy parte de tu mente. Te quiero mucho, me saludas a Goya. La misión que tenemos por delante es grande, no estamos solos, debes afrontar la realidad para que no tengas dudas”. La figura comenzó a desvanecerse hasta que se perdió de vista. Al cabo de unos instantes, el director sintió que lo tocaron, era Esther que había salido del trance; Rangel se lo anuncia a todos. - La hermana Esther Valero, ya se encuentra entre nosotros. Vamos a darle un poco más de luz a la lámpara; las demás deben permanecer apagadas, mientras que la hermana médium y todos nosotros, nos libramos de los fluidos dejados por los espíritus presentes, no me estoy refiriendo a los que se comunicaron porque sus fluidos eran buenos, sino que también se encontraban entre nosotros otras entidades de diferentes progresos evolutivos, que nos dejaron su influencia. Esta es también una forma de comunicarse o anunciarse. Voy a formular algunas preguntas, para tratar de conocer un poco más, respecto a las manifestaciones que hemos presenciado hoy, que particularmente me parecieron muy buenas. Sé que muchos de ustedes también querrán preguntar algo, pero primero aclaremos ciertas cosas, después formulen todas las interrogantes que consideren necesarias, no solamente a mí, los médiums que me acompañan son muy versados y aun más que yo respecto a estos temas, muy especialmente la hermana Esther.


Dirigiéndose al médium vidente le pregunta: - Hermano Marcos, ¿qué nos puede decir, percibió algo?. - Si hermano; pude ver claramente al comunicante. - ¿Qué nos puede informar de él?. - Lo vi parado por un momento detrás de la médium; era un señor bastante mayor, de baja estatura y barba blanca. Vestía un traje blanco. En su mano derecha tenía un bastón, y en la izquierda, a la altura del pecho un envase como de leche o algo parecido. Su rostro era alegre y su aura muy bonita, el color que más predominaba era el azul. - Gracias hermano. Quiero aclarar una cosa – dijo Rangel , la primera vez que éste hermano se comunicó en este lugar, me refiero al doctor Olevis, el hermano Marco no sesionaba con nosotros, significa que no lo conocía. La descripción que ha dado de él, es casi exacta a la que dio el vidente Héctor para aquel entonces, con la variante que en aquella oportunidad tenía colgado del cuello un estetoscopio, y hoy se presentó con un envase en la mano. Silvestre levantó la mano, y Rafael le dice: - Diga hermano, se que tienes muchas cosas que compartir con nosotros. - Estas en lo cierto – respondió Silvestre -, no tengo palabras para describir lo que siento en este momento, al escuchar estos sublimes consejos que me han dejado anonadado


y lo que sucedió después. Esto es superior a mi vivencia, a lo que le comuniqué en la biblioteca, señor Rangel. Reconozco que el nerviosismo se apoderó de mí, y aún estoy nervioso, no es para menos. Rangel lo interrumpe y pide que enciendan las luces; una vez iluminado el salón, y apagada la lámpara del bombillo rojo, le dice a Silvestre que continúe. - Debo darle las gracias amigo director, con las luces encendidas me siento más tranquilo y sé que Margarita también, a ella debe haberle pegado esto más que a mí, me imagino cómo se debe sentir. Para mí, ese comunicante como dicen ustedes, es el hombre del liquiliqui blanco; ha dicho tantas cosas que me hacen sospechar de él. Su nombre por ejemplo, me ha llamado fuertemente la atención, porque hace algunos años en un sueño me mostraron una medicina y el envase de ésta era idéntico a donde venía antes el polvo o talco. Una voz me dijo: ¿quieres saber quién fue el doctor que creó esta medicina?. Una mano me señaló la parte inferior del envase, donde estaba un nombre que decía doctor Olevis. Me mantuve durante un tiempo buscando este nombre o apellido, porque era la primera vez que lo escuchaba. Indagué en diccionarios de nombres y apellidos y nada; le pregunté a mis conocidos que si lo habían oído alguna vez y la mayoría me respondían que Olevis no, pero Levis sí. Hoy, por segunda vez lo escucho, y resulta que es el nombre o apellido, no sé, de una entidad espiritual desencarnada como lo dicen ustedes, que antes se presentó aquí mostrando un estetoscopio, y yo me pregunto, ¿por qué se le presenta hoy al vidente Marco mostrando un envase que para mí era un medicamento que me hizo recordar ese sueño que tiene unos cuantos años y utilizando el nombre poco común del mismo


doctor de mi sueño?. A parte de eso la descripción que hace el señor Marcos del comunicante, bajito, vestido de blanco y con barba blanca también, creo que es demasiada coincidencia que haya descrito al hombre del liquiliqui blanco. La médium Esther pidió al director la palabra y dijo: - Ignoro lo ocurrido en la sesión de hoy durante el tiempo que permanecí en trance. El hermano Rangel me comentó, Silvestre su encuentro con usted y el bibliotecario, que también se encuentra acá con nosotros. A juzgar por las experiencias que yo misma he tenido con el doctor, te aseguro, que estas en lo cierto, él quería que usted mismo lo identificara, por eso se le presentó al vidente con el mismo símbolo que a usted en aquel sueño. - Pero señora Esther, cuando obtuve ese sueño o desdoble yo no me encontraba enfermo, ni tampoco se mencionó el nombre de alguna medicina. Eso ocurrió en pleno día, acostado en un chinchorro en el fondo de la casa. - El espíritu – le responde la médium -, solo quería identificarse contigo; usted rezaba antes a cada momento una oración que le enseñó su madre. - Sí, es cierto, era la del ángel de la guarda. La médium siguió hablando: - Es más, él no te mostró ningún medicamento, simplemente manifestó su deseo y de tu propia alma o archivo, surgió la representación simbólica.


- Si eso fuese así, entonces ¿qué me puede decir de su nombre que estoy seguro de no haberlo escuchado antes?. - ¿Nunca antes?; ¿Estás seguro?. - Muy seguro – fue la respuesta del interpelado. La médium mirándolo con gran ternura como cuando una madre mira a su niño, le dice: - Entiendo que te estés refiriendo a esta última existencia material, más no a las pasadas, porque el doctor Olevis utilizó ese nombre en una encarnación a finales del siglo XIX, y usted convivió con él; su nombre está grabado en tu inconsciente. Tu desencarnación en esa existencia fue muy dolorosa, es por eso que en la presente existencia te atemoriza mucho la palabra muerte. El hermano Olevis te quiere dar a entender – porque conoce su sufrimiento – que no te mortifiques, que apartes de ti ese temor, que la muerte no significa la extinción, es regresar a la vida de existencias inmateriales, aunque en verdad, el espíritu nunca abandona su dimensión espiritual. Bolívar, unos de los espíritus más enérgicos que en varias oportunidades a encarnado en América, y en casi todas fue asesinado, inclusive cuando se llamó Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios; dicen que así era su nombre completo. Últimamente estoy escuchando que es casi seguro que fue envenenado en Colombia. Después de este espíritu luchar tanto por entregarnos una patria libre, ¿qué pasó con su pueblo?, fue engañado y terminó convirtiéndose en verdugo del que les rompió las cadenas, si, terminamos siendo


cómplice de nuestros más crueles enemigos y esclavos de un sistema político putrefacto. Los errores muchas veces se pagan demasiado caros, es verdad, por eso hermanos, se nos exige que leamos todo lo que podamos, para poder crear una fuerte coraza contra la manipulación. Se fortalece al espíritu fortaleciendo la inteligencia, estimulando al sentido crítico. En los buenos libros, está el antídoto contra los instintos egoístas del ser humano. La batalla más importante que libró Bolívar fue la de su propia conciencia, quien también se convirtió en su tribunal, pero allí él quedó absuelto, de sus traidores, no puedo decir lo mismo. Bolívar se enfrentó a varios imperios al mismo tiempo, al Europeo, al Norteamericano y al peor de todos, al Vaticano. ¿Por qué digo esto?; porque las instrucciones que tenían los sacerdotes eran las de sabotear todo lo que fuese posible el proceso independentista en nuestra América, manipulando, engañando y amenazando con la ira de Dios. Gracias a la actuación de los sacerdotes católicos, la guerra que se libró en nuestros pueblos en vez de ser de venezolanos contra españoles, siempre fue entre nosotros mismos, venezolanos contra venezolanos. - Permiso señor director- interviene Silvestre-, deseo preguntarle algo a la hermana. Rafael dirigiéndose hacia la médium le pregunta. - Hermana, ¿desea responder la interrogante en este momento o al final de su intervención?. - Deja que la formule.


- Muy bien hermano Hernández, manifieste su inquietud. - Es la siguiente. Lo dicho por la señora Esther, que el enemigo número uno de la independencia venezolana, fue el clero, ¿qué me puede decir usted hermana de la actitud del padre Chileno José Cortes de Madariaga, el 19 de abril de 1810 en Caracas, cuando le hizo seña al pueblo para que dijera no, a la pregunta que le estaba haciendo el General Emparan?. ¿Su proceder le hace pensar que estaba en contra de la emancipación venezolana o suramericana?. - Muy buena tu pregunta hermano, pero permíteme primero aclarar el panorama. Es innegable que en la caída de la primera república la participación del clero fue un factor determinante. Ese 19 de abril de 1810 se realizó en el cabildo una histórica reunión, todos los presentes votaron unánimemente a favor de la constitución de la junta suprema de Caracas, solo hubo dos excepciones, una fue la del padre Manuel Vicente Maya, representante de la Grita, quien manifestaba estar facultado para constituir gobierno sólo en nombre del Rey Fernando VII; el otro que se abstuvo de votar a favor casualmente, era también sacerdote, su nombre Ramón Ignacio Méndez. Este santo padre estaba iracundo, tanto que no se pudo controlar y se fue encima del General Francisco de Miranda, quien los conocía muy bien, con la intención de golpearle. Seguimos en el mismo día y el mismo año respondiendo a tú inquietud. ¿Sabes que hicieron después con el padre Madariaga cuando se enteraron de lo ocurrido?, mas adelante fue excomulgado por el obispo de Mérida, Hernández Milanés;


¿de qué se le acusaba?, de promover falsas y malas doctrinas, expresiones escandalosas, inductivos de herejía, cismas, malas costumbres y voces contra algunas autoridades legítimas. ¿Quién era autoridad legítima?, por su puesto el Rey de España. A parte de la excomunión, ¿qué más le pasó al padre Madariaga?, fue apresado por el obispo Hernández Milanés, según el mismo obispo porque no respetó su investidura y lo llamó “sátrapa” y “mentecato”. El problema de este valiente sacerdote no era sólo con el obispo, sino también tuvo problemas con los patricios de Caracas, a quienes calificó de “Lobos rapaces”. Cuando la primera república cayó, Madariaga fue encarcelado por varios años, sin que la alta jerarquía eclesiástica lo tomara en cuenta para nada. - Pero hermana- insiste Silvestre-, Bolívar fue católico, y tanto que su matrimonio lo celebró por la iglesia. - ¿Y dónde más se iba a casar, si para su tiempo el control de los matrimonios estaba bajo el dominio de la iglesia?. Bolívar se caso en España el 26 de mayo de 1802 y allá estuvo prohibido el matrimonio civil con algunas excepciones desde 1564 hasta 1931, es decir, el válido era el religioso. El registro civil se creó en Venezuela, fue bajo el gobierno de Antonio Guzmán Blanco en el 1873 y porque se lo arrancó a la fuerza a las autoridades eclesiásticas, quienes se pusieron sumamente molestas, porque el poder que es lo que realmente, a través de la historia le ha interesado a ellos se le estaba escapando en cierta forma. Mientras los grandes sabios de la iglesia sostuvieron que mantenerse en la esclavitud era amar a Dios. Como por ejemplo


lo dicho por san Agustín renombrado personaje entre ella: “Dios introdujo la esclavitud en el mundo como castigo por el pecado y suprimirla es contradecir su voluntad”. Otro gran intelectual de la iglesia como lo fue san Cristónomo, reforzó esta verdad religiosa cuando dijo: “El esclavo debe resignarse a su suerte, obedeciendo a su amo, obedece a Dios”. La iglesia nunca le ha permitido a su feligresía la libertad y las más perjudicadas hemos sido nosotras las mujeres. En la declaración del concilio de Tiro en el año 353, se llegó a la conclusión en cuanto a la mujer, la definieron de la siguiente manera: “La mujer es la puerta del infierno, el camino de la iniquidad, la mordedura del escorpión, un espécimen nocivo”. Todo aquello, diga quien lo diga, aunque se haga pasar por un gran maestro espiritual que no apele a la razón, y que viole las leyes de la naturaleza, me disculpan pero no puede tenerse como verdad. Ese hombre que se casó por la iglesia católica mi hermano, fue como hombre, amante de la libertad y como espíritu mucho más. El primero de enero de 1820, Bolívar declara la libertad de los esclavos y el congreso sanciona sus dos proclamas. Ese mismo hombre, hermanos, fue el que dijo: “Dogmas y misterios, son hijos de la superstición y la impostura”; ese hombre demostró quien era, cuando sostuvo que: “Su credulidad hace de los católicos una secta de idólatras… echamos pestes contra los paganos porque adoran las estatuas, y nosotros, ¿Qué es lo que hacemos? ¿No adoramos, como ellos, pedazos de piedra, de madera groseramente esculpida, lienzos mal embadurnados..?. ¡Ah, sacerdotes hipócritas o ignorantes!. En estas dos clases los pongo a todos: si están en la primera ¿por qué el pueblo se deja dirigir por estos embusteros? Y si están en la segunda ¿por qué se deja conducir por unas bestias?”. Ese hombre con su verbo de fuego, sentenció: “La


llama de este siglo va encendiendo espíritus por toda la tierra. Desde las más elevadas cumbres de los Andes y a la orilla de los grandes ríos americanos, donde quiera que se halle un hombre, incluso en los más recónditos claustros de las iglesias y en las más diminutas celdas de los conventos, se filtra el espíritu de emancipación física e intelectual del siglo XVIII”. Yo pregunto, ¿qué otro hombre en el mundo ha tenido la gloria de que seis naciones lo tengan como su libertador?. Hidalgo en México siendo sacerdote para poder libertar a su pueblo tuvo que dejarse guiar por la voz de su conciencia y hacer caso omiso de las exigencias del clero, eso le costó que su cuerpo fuese destrozado. A Gandhi, en La India, después de largos años de lucha, fue asesinado por un fanático religioso ultra derechista. Este digno libertador de ese pueblo, la única arma que utilizó, fue la razón y su inmenso amor manifiesto en su humildad, dijo: “Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes; a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles. Si me das fortuna, no me quites la razón. Si me das éxito, no me quites la humildad. Si me das humildad, no me quites la dignidad. Ayúdame siempre a ver la otra cara de la moneda. Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarla como a los demás.


No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso; más bien, recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al futuro. Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza. Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso. Si yo ofendiera a la gente, dame el valor para disculparme, y si la gente me ofende, dame valor para perdonar. Señor, si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí”.

Sigamos rompiendo nuestras cadenas, hay algunos eslabones que permanecen unidos, pero si nos armamos de valor lograremos nuestros objetivos. El camino para nuestro éxito no está únicamente en la instrucción que podamos adquirir, sino también abriendo nuestro corazón a la intuición de los maestros que nos permitirá de una vez por todo destrozar las cadenas mentales y lograr el despertar de la conciencia. Sin lugar a dudas hermanos, este es nuestro principal objetivo, despertar, tomar conciencia y evolucionar al lado del amor, porque él nos permite crecer y siempre ha estado unido a la verdad y a la libertad. Si le damos libertad a nuestra mente, permitiéndole volar sin ataduras que no es fácil, chocaremos y destruiremos a las fronteras creadas por nuestra limitada forma de pensar; estas fronteras son: nuestras creencias, nuestros miedos y nuestros prejuicios. Asumamos nuestras responsabilidades de lo que nos pasa en la vida, porque tenemos la oportunidad de aprender de


la experiencia, para no seguir cometiendo repetidamente los mismos errores. Pero si nos empeñamos como suele ocurrir de estar atribuyendo nuestros errores a agentes externos, bien sea al destino, a las estrella, en sí a la suerte, irremediablemente estamos condenados a repetir indefinidamente el circulo vicioso de conductas erradas. Al negarnos a asumir responsabilidades de lo que acontece en nuestras vidas, significa que somos los protagonistas de una obra de teatro pero los diálogos le pertenecen a otro. Bolívar asumió su responsabilidad. - Perdona hermana Esther, excelente su respuesta. Esto que voy a decirle espero que no sea mal interpretado. Me gustaría saber si usted considera que la verdad verdadera esta de su lado. - No sé por qué formulas esa pregunta, pero considero que cada uno de nosotros mantiene una visión personal de las creencias. Para mí, respetando opiniones contrarias, las creencias las percibimos de diferentes maneras dependiendo de nuestro grado de progreso, que es diferente en cada espíritu; cuando evolucionamos, evoluciona también nuestra visión de las cosas, evoluciona nuestra creencia, porque ellas no son estáticas y la podemos notar en la conducta del creyente. Cuando analizamos nuestra forma de actuar, estamos observando el resultado de nuestras creencias que constantemente está cambiando como cambia todo en el universo, nuestras creencias no van a ser una excepción. No me considero dueña de la verdad verdadera, ni remotamente, pero si estoy segura que por el camino que transito en estos momentos, es el más adecuado. Todo aquel estudiante de la vida que diga manejar la verdad verdadera, que se considere dueño de esa verdad, lo que está haciendo es demostrar su fanatismo, porque


sólo los fanáticos dicen ser dueños de ella. Schopenhauer dijo “Toda verdad tiene tres etapas: primero se burlan de ella. Después, se oponen violentamente y finalmente se le acepta como obvia”. Pongan todos atención a esta historia que les voy a relatar de un gran filósofo chino, conocido por ser el más célebre y elegante prosista de su época; me refiero a Chuang Choú, también conocido con el nombre de Chuang tze. Nacido en la segunda mitad del siglo IV a. D. J, cerca del lugar donde también nació otra lumbrera china Lao tze. Decía Chuang Choú: “¿No es, por ventura una ilusión el amor a la vida?. El temor a la muerte, ¿no es un error?. El morir, ¿no semeja quizás al de la novia que humedece su vestido de boda con sus lágrimas al abandonar la casa paterna, y después reconocer la sinrazón de su llanto?. El sabio sonríe ante la muerte prematura y ante la vida que se extingue cargada de años; sonríe al principio y al fin, sonríe en cualquier circunstancia de su existencia, pues conoce que todos los seres forman parte de un todo perenne”. Cuenta la historia que al morir la esposa de Chuang tze, un amigo llamado Hui tze lo visitó, para expresarle su sentido pésame y lo encontró sentado en el suelo cantando y tocando con una regla una escudilla que poseía entre las piernas. El discípulo se asombró con la respuesta que le diera su maestro: “Te confieso que me impresionó un momento la muerte de mi mujer; pero, reflexionando, comprendí que la muerte era una ilusión; antes de nacer aquella existencia no tenía cuerpo, y se hallaba incorporada al gran todo; he aquí que en un momento recibe un puñado de materia, deviene cuerpo, se anima y vive.


Pasa fugaz un segundo momento y sobreviene la muerte. La vida y la muerte se suceden, como se suceden las estaciones del año; mi mujer duerme ahora el gran sueño, entre el cielo y la tierra, esperando una transformación ulterior. Si la llorase, demostraría desconocer este principio universal. Pero lo conozco y por eso mis ojos están secos”. En otra ocasión, cuando se encontraba en su lecho de muerte, sus discípulos se acercaron para hablarle de los funerales; su respuesta fue: “No son necesarios; el cielo y la tierra serán mi féretro; el sol, la luna y las estrellas, mi cortejo. ¿Qué más puedo desear?”. Si nos preguntamos hablando de intelectuales de épocas pasadas, cuál fue, por ejemplo, la opinión de Sócrates cuando se le condenó a beber la cicuta injustamente. Muchos han querido justificar este crimen a través de sus escritos, pero la muerte de Sócrates es uno de esos tantos crímenes, uno de esos tantos errores que viene pesando sobre la conciencia de la humanidad, desde edades remotas. No es la primera víctima, ni la última manifestación de la intolerancia humana. Dicen que Pitágoras fue quemado; otros sostienen que perdió la vida en un motín popular, creo que esta versión es la más conocida, pero refiriéndonos a Sócrates, su sentencia a muerte fue dictada serenamente con apoyo del pueblo de Atenas. Les hablo hermanos del año 399 antes de Jesús, el maestro Sócrates ya contaba con 60 años y había incomodado a muchas personas, no por sus prédicas, sino con su ejemplo. Él no tenía como costumbre amenazar, como hacen los profetas, no soliviantaba al pueblo, como hacen los agitadores, sino que cumplía cabalmente sus deberes de ciudadano, y sin embargo sus


envidiosos detractores le acusaron inclementemente de corromper a la juventud y de no creer en los dioses. Defendiéndose, sostuvo ante sus jueces que: “Vosotros decís que yo no creo en dioses, pero que creo en los hijos de los dioses. Ahora bien, si creo en los retoños de los dioses, debo creer en los dioses también, porque nadie que afirme la existencia de mulos negaría que existan yeguas y asnos.” Las risas se escucharon en el salón, Silvestre más animado dice: - Hermana, Sócrates tenía sobrada razón con lo dicho en su defensa con respecto a la acusación de no creer en los dioses pero sí en sus hijos, es como poner en duda que un hijo haya tenido madre. Luis José apoyó lo dicho por Silvestre y formuló una pregunta a la médium. - Señora Esther, y con respecto a la otra acusación de corromper a los menores ¿Qué utilizó en su defensa Sócrates? - Bien, él dijo respecto a esa acusación según su discípulo Platón que: “La virtud no se obtiene con dinero, sino que de la virtud provienen las riquezas y todos los bienes, tanto para el individuo como para la sociedad. Esto es lo que enseño, y si esto corrompe a la juventud, mi influencia sobre ella es en verdad perniciosa. Por lo tanto, atenienses, condenadme si queréis, porque no cambiaría yo de conducta aunque tuviera que morir mil veces”. Se dice que el pueblo al escuchar esto se alborotó pero Sócrates no se inmutó y siguió con su discurso, como si nada estuviera pasando, dijo: “Atenienses, escuchad;


hemos convenido en que me escucharíais, hasta el final, y aunque pienso que voy a decir algo que os indignará, pido que no os irritéis. Quiero deciros que si me condenáis, os haréis más daño a vosotros que a mí mismo…”. Imagínense ustedes como sería la reacción de sus acusadores con esto último que dijo, si antes se habían molestado con algo menos fuerte. Sócrates fue condenado a muerte, quizá hubiera evitado esa sentencia con otro tipo de discurso; tal vez le habrían puesto como castigo el pago de una multa que sin lugar a dudas sería cancelada por sus discípulos, pero las cosas no fueron así, él se mantuvo firme en sus creencias y dirigiéndose a sus jueces les dijo: “Una de dos: O la muerte es una destrucción absoluta, o es el tránsito del alma a otro paraje. Si debe aniquilarse todo, la muerte será como una de esas noches raras que pasamos sin soñar y sin ninguna conciencia de nosotros mismos. Pero si la muerte es sólo un cambio de morada, el tránsito a un lugar en que los muertos deben reunirse, ¡que dicha volver a encontrar a los que hemos conocido!. Mi mayor placer fuera poder examinar de cerca los habitantes de esa morada y distinguir en ellos, como aquí, a los que son sabios, de aquellos que creen serlo, y no lo son. Pero ya es hora de separarnos, yo para morir y vosotros para vivir”. Comenta Platón que cuando el carcelero se hizo presente con la copa de veneno Sócrates le preguntó: “Amigo, tú que tienes experiencia de estas cosas, me dirás lo que debo hacer -, a lo que el hombre contestó: No tienes que hacer más que pasearte, hasta que empieces a notar que te cuesta mover las piernas; entonces te tiendes en la cama y el veneno producirá su efecto-. Así diciendo, entregó la copa a Sócrates, quien la tomó con gesto amable y sin inmutarse dijo: - ¿Crees tú que puedo


hacer una libación a algún Dios con el veneno?. Antes de beberlo, quiero y debo rogar a los dioses que me protejan en mi viaje al otro mundo-. Y sin vacilar, bebió el veneno animosamente. Hasta entonces, los que rodeaban a Sócrates habían podido contenerse sin manifestar su dolor, pero cuando el maestro hubo tragado el último sorbo del veneno, empezaron a llorar y gemir, y hasta uno de ellos, Apolodoro, deshecho en llanto, se le escapó un gran grito. Tan sólo Sócrates se mantenía en calma.¡Qué extraño ruido hacéis! – Dijo -; he mandado que salieran las mujeres para que no nos molesten con llantos, porque yo creo que un hombre debe morir en paz. ¡Estad tranquilos y tened paciencia!. Cuando los discípulos oyeron esto, se avergonzaron y reprimieron sus lágrimas. Sócrates continuó paseándose hasta que sus piernas no pudieron sostenerle; entonces se tendió sobre el lecho, como le habían encargado. El carcelero le tocó los pies, preguntándole si lo notaba, y él contestó que no. Después le palpó las piernas, y más arriba, diciéndole que ya todo él estaba frío y rígido. Sócrates se palpó también y dijo: -Cuando el veneno llegue al corazón será el final-. Pronto empezó frío en las caderas, y descubriendo entonces la cabeza, que se había tapado, dijo: Critón, ahora me acuerdo que debo un gallo a Esculapio.- Se pagará, no lo dudes – díjole Critón -; ¿quieres algo más? – Pero Sócrates ya no respondió. Al cabo de uno o dos minutos pareció moverse, y los que le rodeaban lo destaparon. Tenía ya los ojos fijos, y Critón le cerró la boca y los párpados”. Así describió la muerte de este maestro uno de sus discípulos más aventajados, Platón, quien se especializó en el ejercicio científico de la dialéctica socrática.


Este gran maestro no perdía oportunidad para transmitir y obtener conocimientos. Cuentan que mientras estaba en la cárcel, esperando para ser ejecutado, escuchó a otro preso cantando una canción que le llamó mucho la atención. Le pidió a su acompañante de celda que se la enseñara, éste sorprendido le pregunta: “¿Para qué quieres aprender esa canción, si pronto vas a morir?”; la respuesta de Sócrates fue: “Para morir sabiendo una cosa más”. Este maestro en verdad estaba convencido que la muerte es una amenaza hueca, que sus propias facultades constantemente le demostraban y advertían la inmortalidad personal. No sentía temor, porque tenía control de sus pensamientos; él sabía que el temor basado en la imaginación incontrolada, vuelve al ser humano impotente. Estaba tan convencido de la inmortalidad, que decía: “Si todo lo que ha tenido vida muriera y estando muerto permaneciera en el mismo estado sin revivir, ¿no llegaría necesariamente el caso de que todas las cosas tendrían un fin y que no habría ya nada que viviera?. Porque si de las cosas muertas no nacen las vivientes y si estas muriesen a su vez, ¿no sería absolutamente inevitable que todas las cosas fueran finalmente absorbidas por la muerte?”. La médium permaneció callada después de pronunciado. Luis José pidió la palabra al director y dijo:

lo

- Es una pregunta que quiero hacerle a la hermana Esther. Pero primero deseo darle las gracias por su comentario. La historia de Chuang Choú, personaje que desconocía, pero me llamó fuertemente la atención; de Sócrates si he leído, pero lo comunicado de él por usted, me entero hoy. Mi interrogante es;


si a usted como médium, le informan que le quedan pocas horas en este mundo material, ¿cuál sería su actitud?. La médium sonriente le respondió: - Esa pregunta ya me la habían hecho en una oportunidad, y la respuesta que di para aquel entonces la ratifico hoy nuevamente. Tal vez sentiría un poco de pena, porque sé que todavía puedo dar mucho. Reuniría a mi familia y se lo informaría; pero también aprovecharía el momento para prepararlos. Les diría que no se preocupen, que ellos saben perfectamente bien, que no hay distancia para los seres que se aman. Quizás también pensaría en mis faltas que son muchas; en lo que pude hacer y no hice. Yo estoy tan segura de lo que predico, que no la veo como una esperanza, o como una creencia más; para mí, la vida es eterna y continuada, estoy convicta de eso; no me cabe la menor duda que encontraremos a quienes amamos, que nos identificaremos sin las máscaras sociales que nos protegen aquí en la tierra, como las riquezas, el poder de manipulación, el orgullo, etc. Sé que tenemos muchas oportunidades para corregir nuestros errores y debilidades y también estoy segura que estarán muchos brazos estirados, para ayudarnos, dándonos fuerzas. Continúa diciendo la médium- El conocimiento de esta doctrina da la fuerza, que nadie podrá comprar así posea todo el oro del mundo. Ella es para mí, el báculo en que debemos apoyarnos para vencer cualquier dificultad, no importando cuan profundo pueda ser su abismo. Nos enseña a soportar las penas materiales entendiendo las leyes espirituales. Si de mis ojos, a la hora de mi partida brotaran algunas lágrimas, serían de placer, porque repito, la muerta es la vida. Acuérdense del pensamiento de nuestro


hermano Víctor Hugo, también convencido de esta realidad, él dijo: “La cuna tuvo un ayer, la tumba tiene un mañana”. - ¿Qué respondería usted – intervino nuevamente Luis José -, a quien le dijese que los espíritus que se manifiestan a través de su mediunidad, son seres infernales?. - Usted lo puede juzgar por la comunicación de hoy. Señalando al grabador, Esther le dice a Luis José: - Aquí esta almacenada, los consejos dejados por el demonio, aunque todavía no conozco su contenido, doy fe de la calidad del espíritu manifestante. Respondiendo de otra forma, yo le diría a ese hermano, que tanto el cielo como el infierno, son en verdad estados de conciencia, y no lugares para que los ocupen los espíritus dependiendo de su comportamiento. Que el infierno del que hablan las religiones es quimérico, al igual que su jefe. No existiendo el infierno, quedan anulados los espíritus infernales. El espiritismo tampoco acepta utópicos dioses religiosos, sanguinarios y parcializados. Reconoce la existencia de una causa suprema, increada e indefinible. Pero la idea de ese gran todo es cuestión óntica, no experimental, sólo accesible por intuición; se distingue de la concepción antropomórfica de las religiones, por ser considerado como la energía primaria y creadora del universo. No lo concibe como un ser personal o mutable que premia y castiga, sino como el arquetipo del supremo amor.


Lo que hemos dado en llamar la voluntad de Dios, no es más que una invención del hombre para conseguir control sobre los demás. Diablos y dioses, cielos e infiernos, limbos y purgatorios son todos mitológicos. Los espíritus detractores o inferiores, gozan cuando los confunden con los demonios; se manifiestan en médiums ingenuos, dándose a conocer como representantes de Satanás, atemorizando a los presentes; pero se alejan de los lugares donde pueden ser descubiertos, donde no lograrían sus objetivos, porque están presentes el conocimiento y el amor. El que ama no teme a la verdad. En conclusión, -sigue diciendo Esther- si alguien me dijera que los espíritus que utilizan mi mediunidad o cuerpo como instrumento, ofreciendo bellos mensajes de amor, unión, armonía, confraternidad; que me orientan para no cometer errores, como el caso del doctor Olevis, quien desde niña me viene aconsejando. Si entonces me informaran que ellos proceden del infierno. Sería mi mayor anhelo, una vez que deje a mi cuerpo físico, poder compartir con ellos su morada. Recuerdo que en una oportunidad, cuando era una adolescente, me encontraba estática mirando en la pared de la casa de mis padres, un enorme cuadro de un ángel, que lo denominaban “la gracia del señor”. Encontrándome extasiada frente a él, de repente escuché la voz del doctor Olevis, que me decía: “No creáis en los ángeles de la gracia”. Yo le pregunté, ¿por qué? y me respondió:


“Los que hacen progresar a los mundos, son los héroes del trabajo, ellos son los verdaderos agraciados; siembran hoy para recoger mañana. Sin siembra no hay cosecha; sin trabajo no hay gracia”. - Hermana – manifiesta Sandra -, ¿Los espíritus únicamente pueden dar consejos?; ¿no participan directamente en el quehacer diario de los encarnados, como evitándoles accidentes o enfermedades?. - Los espíritus están en todo – respondió la médium -, pero respetan el programa de vida de los encarnados. Si alguien por fuerza de su karma debe desencarnar en un accidente o de tal enfermedad, ningún espíritu por muy adelantado que pueda ser, logrará impedirlo. Pero, si en cumplimiento de su misión, éste se ve impedido por circunstancias imprevistas, los espíritus guías, protectores y afines pueden intervenir; nunca estamos solos. -Sigue diciendo Esther- Una vez me encontraba en el terminal de Valencia y dos niñas, no muy distantes de mí, jugaban con una pelota. Una de ellas no pudo atraparla cuando le fue lanzada, y se fue la pelota para la vía. La niña salió corriendo a buscarla, cuando observé, que un ser de figura femenina, le dio un golpe en las piernitas y ésta cayó, en el preciso instante cuando un vehículo venía pasando a gran velocidad, que si la niña sigue, indudablemente la hubiese atropellado y quien sabe que más hubiese podido pasar. - Entonces – insiste Sandra - ¿ante la ley kármica los espíritus son impotentes?.


- Los espíritus cumplen la ley, no la violan. Si la enfermedad es kármica, es decir por una deuda contraída en existencias pasadas, la medicina terrenal, ni la espiritual pueden lograr la cura, ya que ésta va a favor del espíritu. Lo único que pueden hacer sus afines espirituales, es aconsejarlo y tratar de levantarle el ánimo. No olvidemos que toda deuda debe ser cancelada; las deudas vienen a ser como la esclavitud de los que se consideran libres. El pago de ella nos libera de las cadenas invisibles que todos tenemos, luego viene la recompensa que es el descanso. Así queridos hermanos que tratar de impedirle a una persona que pague su deuda, aunque lo hagamos de buena intención, es condenarlo a la esclavitud. El pago de la deuda, es poder respirar, es la emancipación del espíritu, es su descanso. Por desconocimiento, muchas veces vemos injusticia donde se está cumpliendo la ley. Si todos conociéramos la historia de los espíritus, entonces nos diéramos cuenta que en la ley no hay injusticia; que aunque veamos que es inflexible, y se manifieste con todo su rigor y dureza, es en sí, el amor que se está haciendo manifiesto, y el amor, es la justicia en acción. El mendigo de hoy, quizás fue el rey de ayer, que abusó de su poder y despilfarró la riqueza del pueblo. Por mucho que nosotros hagamos para ayudar a un ser que veamos viviendo en un estado deplorable, si es la justicia que en cumplimiento de la ley está actuando, nuestro esfuerzo es en vano, eso no significa que no le tendamos la mano, la ley sabrá hasta donde nos permite llegar. Sandra siguió preguntando. - ¿Toda deuda kármica conlleva a la muerte del cuerpo físico en caso de enfermedad?.


- No precisamente, existen pacientes que después de padecer una amarga y larga enfermedad, sanan. Cuando la enfermedad insiste, ignorando los medicamentos suministrados por los profesionales de la medicina, es porque aún no es merecedor del alivio. La ley espiritual, repito, es implacable pero justa, ella nos dice que la siembra es libre, pero la cosecha obligatoria. En este momento tengo la asesoría del doctor Olevis, él me dice que no todas las enfermedades son kármicas, o sea por deudas contraídas en existencias anteriores; están también las que son producto del medio ambiente donde nos desenvolvemos. El ambiente influye mucho, porque este viene a ser las condiciones naturales, culturales, geográficas, industriales y las situaciones psicológicas, emocionales, sociales, políticas y económicas que rodean a los seres vivos. Muchos de los fenómenos que se registran a diario en todo el planeta, realmente tienen su origen fuera de él. No podemos ser indiferentes a nuestro entorno, porque cada persona, comunidad o ciudad, interactúa con el mundo que habita, con el cosmos, con el infinito. Porque cosmos, tierra, hombres y mujeres forman al complejo universo; es una unidad. Virus, parásitos y microbios, no son excluidos, de nuestro ambiente. Las enfermedades más constantes y dañinas, son las producidas por nuestra forma de pensar y de actuar. Dice el doctor, que como ejemplo tenemos el orgullo, la envidia, la avaricia, los celos, la vanidad, la calumnia, el odio, la venganza, la cólera, la maledicencia, la intolerancia, la hipocresía. Por otro lado también son graves, la amargura, el amor propio ofendido, la tristeza, el egoísmo, el fanatismo religioso, la prepotencia, la ociosidad, la agresividad, etc.


Sandra se mostró muy interesada en el tema y no daba chance a los demás a que participaran con alguna interrogante. - Señora Esther, por favor pregúntele al doctor ¿cuáles son esas enfermedades que puede producir nuestra forma de pensar? . - Él te escuchó, y su respuesta es que, cuando ponemos en movimiento pensamientos como los mencionados, éstos se convierten en emociones de baja frecuencia vibratoria, impregnado de magnetismo animal, dando como resultado un desequilibrio en nuestro campo áurico y afectan nuestra alma, tenemos como consecuencias la transmisión al cuerpo físico carnal de lo que se conoce como malestar y queda manifiesta la enfermedad. Dependiendo del pensamiento emitido o la emoción sufrida, los instintos inferiores de estos se vuelven virulentos y al ser captados por nuestro cuerpo, se alojan en él, causándole úlceras; afecciones cutáneas o eczemas. Otros dañan los pulmones, intestinos, páncreas, hígado, riñones, estómago, el sistema linfático, endocrino o sanguíneo. - Hermana, perdona la insistencia, pero es que debo aprovechar la oportunidad que se me presenta. ¿Estas son las mismas enfermedades llamadas psicosomáticas?. - Sí; dice el doctor, que tu problema estomacal y el constante dolor de cabeza, es producto justamente de tu forma de pensar y de actuar. Eres dominante, pero a la vez dominada por celos infundados. Los celos se convierten en una


enfermedad cuando escapan de nuestro dominio y no nos eximen de responsabilidad. La mayoría de las personas que sufren por este mal saben que necesitan ayuda profesional, pero si uno se lo menciona se vuelven en nuestra contra; con dicha actitud están demostrando la verdad de lo dicho. Espero hermanita que este no sea el caso suyo y termine enojada conmigo. Sandra sonriente y un poco apenada responde: - No señora Esther, pierda cuidado, la estoy escuchando muy atentamente, mas bien le agradezco los consejos, espero que Luis José también los escuche. Su esposo sonríe pero verbalmente no expresa nada. La médium siguió hablando. Muy bien, digo esto por los casos que me han ocurrido y me han convertido en una persona precavida. Les aconsejo ser más independientes de su compañero o compañera en caso de los hombres, para que el amor sea quien dirija su vida y no se convierta en una adicción psicológica. De uno mismo depende el triunfo o el fracaso en la vida, ésta depende de lo ordenado o desordenado que tengamos nuestros pensamientos. Usted hermana Sandra, asiste al médico, y los medicamentos solo te calman temporalmente; luego vuelven a aparecer los desagradables síntomas. Mientras no cambies tus pensamientos y emociones, tu salud seguirá alterada. Constantemente discutes, y a todas las cosas le pones peros. Ves al mundo con temor; cuando crees que has cometido un error, surge de tu mente tu frase preferida: “Errar es de humano”; pero por qué no la concluyes con: “Y rectificar de sabios”. Otras frases que


permanecen en tu pensamiento todo el tiempo son: “Yo no nací para conocer la felicidad”, “las personas no me comprenden”. Desde niña, se las escuchabas a tu madre. Esas frases hermanita, pueden parecerte insignificantes, pero llevan una carga astronómica de pesimismo; en ellas se esconde una grave infracción contra el autentico pensamiento positivo, porque esas frases negativas, atraen otras muchas que hemos aprendido y se encuentran en nuestra alma o subconsciente si prefieres ese nombre. Te dice el doctor que para ese grave problema, la única ayuda que te puede dar es el retorno radical al pensamiento positivo, sin ningún pero que valga. Es indispensable cambiar la programación errada. Si muestras perseverancia en lo que te estoy diciendo, pronto veras la recompensa. Si la mente te acarreó un grave problema, ella misma está en capacidad para solventarlo. No digas que no puedes ser feliz; acepta que no has fracasado, simplemente, te equivocaste, pero ese equívoco te está enseñando, que nadie fracasa mientras pueda empezar de nuevo. El maestro Confucio, filósofo chino dijo: “Tuve por maestro la desgracia y me ha servido de mucho”. Este maestro aprovechaba o mejor dicho, utilizaba sus infortunios para su propio aprendizaje. Los maestros son como el halcón, que no le teme a las tormentas, más bien las utiliza para volar más alto. Es bueno aprovechar el momento para dejar claro – esto siempre lo digo donde me toca dictar alguna exposición – que el espiritismo no tiene como misión estarle develando el futuro a nadie como lo piensan muchos hermanos, nada de augures, ni presagios, ni profecías, ni estar diciendo buenaventuras, los espíritus se comunican en este tiempo para darnos consejos, si consejos que nos harán mejores personas. No le damos a nada ni


a nadie un tinte mágico, y menos carácter milagroso: aceptamos todos los efectos como lo son, sencillas demostraciones de las leyes naturales, y con esta forma de proceder, sin embargo el espiritismo ha hecho pensar a muchos hermanos en lo que nunca habían pensado y estos mismos hermanos han desarrollado condiciones que nunca pensaron que poseían. - Hermana, ¿las cosas malas que hemos vivido y que viviremos en el futuro unas más fuertes que otras, son realmente necesarias para uno poder progresar o más bien vienen a ser estorbos en nuestro camino para impedir nuestro adelanto?. - Todas las cosas que nos pasan en la vida, sin excepción, son para nuestro beneficio, aunque las veamos injustas. La justicia es hija del amor; ellas dos siempre marchan juntas, tomadas de la mano. Amar implica ser justo, y todo el que ama pone en práctica la justicia. Ser justo es darle a cada uno lo que le corresponde, es actuar consciente de nuestros deberes y derechos. Se nos dice repetidamente que no hay medicina como el amor, y yo no soy la persona que lo va a poner en duda, pero si les digo que yo aprecio mucho a mi esposo y sé que ese sentimiento es reciproco, pero si nos queremos ¿por qué discutimos?; esta es una pregunta interesante, porque nuestro sentimiento pasional no es un antídoto contra los conflictos, no es una especie de inmunidad para los desacuerdos que pensamos deben desaparecer como por obra y gracias del espíritu santo. Si las relaciones con nuestra pareja, dependiese exclusivamente del amor pasional, vuelve a surgir la misma interrogante, ¿Por qué discutimos si nos amamos?. Será porque no hemos aprendido a comunicarnos. Hay quien piense que para


que todo marche bien debemos sentirnos obligados a justificar todo lo que pensemos, sintamos o queramos ante nuestra pareja; cosa que no comparto, porque ¿dónde queda nuestra independencia? Somos una pareja, cierto, pero no es menos cierto que las parejas están formadas por dos individualidades, que poseen grados de progreso y pensamientos diferentes, aunque en muchas cosas concuerden. Si una pareja llega a estos extremos, creo no estar equivocada al decir que su embarcación se está hundiendo. Alguien dijo, no recuerdo quien, creo que fue un doctor en el programa Consexo que pasan en VTV, el dijo: “El amor es un sueño y el matrimonio es el despertar”. Por mucho que yo ame a mi esposo y si en verdad él me corresponde, no puede prohibirme que yo haga uso de mis derechos. Yo me valoro como mujer y exijo que respeten mi dignidad. Cuando toco estos temas con él, por alguna cosa que haya pasado le digo: no me importa Ernesto cuanto digas amarme, sino de qué forma lo manifiestas. ¿De qué le sirve a una mujer que su hombre esté constantemente diciéndole que la ama mucho, que la adora, etcétera, si ese supuesto amor lo que hace es asfixiarla, limitarla, rebajarla, esclavizarla?. Es un injusto quien no respeta tu independencia, libertad y autonomía. Es más, me atrevo a decir, que muchas personas padecen amargamente por ignorar que están con la persona equivocada. No puede ser saludable una relación que en nombre del amor se quiera justificar el maltrato psicológico y eso por no hablar del maltrato físico, pero en el supuesto caso que no existan golpes ni patadas, sólo con la agresividad psicológica, es más que suficiente para que una relación se termine. Afortunadamente, ese no es mi caso, pero si estuviese viviendo algo semejante, no dudaría en terminar una relación que quizá nunca lo fue.


En la pareja es necesario que exista un intercambio comunicativo, es cierto, pero no pueden estar ausentes la parte emotiva, la ternura, los fluidos y sobre todo el respeto a los derechos humanos de cada uno. La tolerancia tiene sus límites, y a veces por nuestro propio bien se hace necesario no alargarlo mucho, hay momentos en que la tolerancia puede ser nuestra enemiga, yo conozco casos que no deseo mencionar. Margarita que tenía rato observando y muy atenta a lo que estaba expresando la médium la interrumpe para preguntarle: - Hermana, ¿entonces no es bueno ser muy tolerante?. Pregunto esto porque uno siempre ha escuchado que la tolerancia es una de las grandes virtudes por no decir la mayor como dijo Aristóteles. Y estoy muy de acuerdo con usted, que uno como mujer tiene que darse su puesto y aprender a valorarse. Si uno no se valora, menos lo van hacer los demás. - Yo no he dicho que es malo ser tolerante, -Responde la médium- sino que tiene sus límites y que en ciertas ocasiones, ser tolerante nos puede traer graves inconvenientes. Por ejemplo: ¿usted cree que una madre debe tolerar que le golpeen hasta la saciedad a un hijo? Ó ¿un hijo debe ser tolerante con la persona que está maltratando a su madre?. ¿Creen ustedes que debemos ser tolerantes con el asesino o violador de niños?. ¿Hay que seguir tolerando el abandono de los niños, los genocidios, las estafas, etcétera ?. ¿Hay que seguir tolerando a los hombres que llegan borrachos o drogados y golpean a sus esposas y maltratan a sus hijos?. ¿Es bueno seguir siendo tolerantes con los narcotraficantes que envenenan los pueblos?.Continúa diciendo la médium Esther- Hacer mal uso de la tolerancia es permitir que abusen de uno. Se tienen como


sinónimos de tolerancia las palabras: soportar, aguantar, sufrir, resistir, conformarse, ceder. ¿Se puede decir hermanos míos que, transitar por la vida con esta pesada carga nos convierte en una persona virtuosa? Si esto es ser virtuoso entonces yo me niego rotundamente a ser virtuosa; desde mi punto de vista, considero que muchas personas entienden como virtud, refiriéndome a la tolerancia excesiva, se acercan más al masoquismo. Repito, hay que ser tolerante, pero no irnos a los extremos. Con respecto a lo otro; ¿ Margarita es tu nombre?. - Sí, recuerde el nombre de la isla y así nunca se le olvidará. - Muy bien, lo tendré presente. Sí, hermanos, tenemos que aprender a valorarnos. Pongan atención a lo que voy a referirles: un joven andaba por la calle muy triste porque nadie lo quería, se sentía despreciado por todos, no tenía fuerzas para seguir viviendo y hasta por su mente había pasado la palabra suicidio. Un amigo de la infancia que venía de un largo viaje en su vehículo lo vio parado en la orilla de un puente y lo reconoció, se detuvo y lo llamó: - René ¿cómo estas amigo?, tiempo sin verte. Lo invitó a entrar al auto. El joven sorprendido, accedió a la petición del viejo amigo. En el camino, le comentó su desgracia y le dijo: me acabas de salvar la vida; estaba decidido a lanzarme hacia el vacío.


El viejo amigo, le dice: cuanto siento tu situación, pero en este momento no puedo hacer nada por ti, estoy llegando a mi pueblo, al que he extrañado mucho. – De dónde vienes Pablo?. Hace años te perdiste de aquí. - Vengo de China, permanecí estudiando allá, 12 años. Si tú me ayudas René a solucionar un grave problema que tengo, yo te puedo ayudar después a ti. - Tú piensas que yo me encuentro en condiciones de ayudar a alguien después de lo que estuve a punto de hacer. - Vengo de estudiar artes en China, como te dije; aquí tengo un cuadro que necesito venderlo. Mientras soluciono otras cosas, ¿podrías llevar el cuadro al mercado y ponerlo en venta.?. Eso si te digo, no vayas a aceptar menos de de 3000 bolívares por él. Me encuentras en casa de mi madre. El joven salió con el cuadro directo al mercado, éste se encontraba abarrotado de personas. Empezó a darle publicidad al cuadro, muchas personas se acercaron, pero cuando escuchaban el precio, les causaba risa, y unos le ofrecieron, 50 bolívares y otros 80; el más que estaba dispuesto a pagar por la obra de arte ofrecía darle 100, pero como su dueño le había dicho que en menos de 3000 bolívares no lo vendiera no pudo deshacerse del cuadro. Llegó la noche, cansado de tanto ofrecer el cuadro y recibir tanto rechazo, decidió regresarse, abatido por su fracaso, a donde él sabía encontraría al creador de la obra. Estando frente a este le dijo:


- Te lo dije Pablo, soy un total fracaso, no pude vender el cuadro, la gente se acercaba a mirarlo, lo encontraban bonito, pero cuando preguntaban por el precio, se burlaban de mí… Todos lo encontraron caro, nadie aceptó su verdadero valor. - Esto último que dijiste, es muy importante. Significa que tenemos otro reto por delante. - Otro reto, ¿Cuál?. - Investigar para saber, realmente cuál es el valor de la obra. Mañana en el museo del pueblo se subastarán unas obras. Yo vine fue a eso; prepárate que tu vas a ir conmigo, a las 10 de la mañana comienza. Te paso buscando. Al siguiente día los dos personajes se encontraban en el museo, era grande la concurrencia, todos los presentes eran conocedores de arte. Comenzó la subasta, se vendieron varias obras y cuando le tocó el turno al cuadro de Pedro. El subastador dijo: - Esta obra de arte que se subasta a continuación, viene de China, y es un original que data del siglo II, después de Cristo. Vamos a comenzar la subasta con un monto de 5000.000 de dólares, sabemos que en la sala se encuentran personalidades del mundo del arte de diferentes partes del mundo. Comenzaron los ofrecimientos, y la obra quedó en poder de un rico hindú que ofreció 15.000.000. Pablo voltea y se queda viendo a René, se acerca a él y le dice:


- Tú eres como ese cuadro que acaban de subastar, una obra de arte muy valiosa y única, que solamente puede evaluarte un verdadero artista, un experto. No pierdas tu tiempo esperando que cualquier persona descubra tu verdadero valor. Sólo el que es consciente de la realidad, está en capacidad de escuchar el lamento mudo de sus hermanos y corre en su auxilio, sabe que todos estamos fracasando constantemente en nuestro diario vivir, pero está al tanto en que lo llamado fracaso es sencillamente resultados no esperados que nos dejan lecciones. Nosotros podemos enseñar a los demás a que nos traten bien, pero en tú caso René, ¿estás haciendo lo debido para ganarte el cariño de la gente?. Con vinagre no se coge avispas; empéñate en ganar amigos, ellos elevan nuestra vida; y cuanto más simpático nos comportemos, más amistades obtendremos. Podrías comenzar por ser cortés, porque la cortesía es uno de los tranquilizantes más poderosos que existen en el trato con los demás. Salieron del salón, Pablo llevó a René a su casa, y cuando estaba despidiéndose de él, le regaló media botella de whisky que tenía en el vehículo. René la toma y se la queda viendo fijamente, en esto su amigo de la infancia le dice: ¿sabes la diferencia que existe entre un optimista y un pesimista?, que los optimistas se alegran cuando le regalan media botella de whisky, mientras los pesimistas se entristecen por la mitad que falta. ¿Es así tu vida René?, ¿vives afligido y angustiado por lo que no hay, en vez de alegrarte y disfrutar de lo existente?. Procura mirar el lado bueno de las cosas y no permanezcas en un suicidio constante. - Hermana – interviene Sandra -, muy bueno ese ejemplo, me parece maravilloso, en verdad no somos más porque nos


alaben, ni menos porque nos critiquen pero el problema es, ¿cómo saber si nuestra actuación es justa o injusta?; porque muchas veces confundimos la una con la otra?. - Si nuestra actitud hacia el prójimo es empujada por emociones de odio, no puede ser justa. Tu amor lo medirás por el que tengas a tus hermanos. Debemos ser prudentes a la hora de obedecer a nuestros impulsos, muchos de ellos se pueden ver como insignificantes pero el efecto final puede acarrear severos daños; ser precavido no es ser cobarde. El valor está en aprender a tomar decisiones que no provoquen el reclamo de nuestra conciencia. No todos estamos preparados para soportar la sentencia de este juez. Séneca decía: “El que es prudente es moderado; el que es moderado es constante; el que es constante es imperturbable; el que es imperturbable vive sin tristeza; el que vive sin tristeza es feliz; luego el prudente es feliz”. Confucio, ya mencionado, también manifestó: “Si hay honradez en el corazón, habrá belleza en el carácter; si hay belleza en el carácter, habrá armonía en el hogar; si hay armonía en el hogar, habrá orden en la nación; si hay orden en la nación, habrá paz en el mundo”. El director tomó la palabra para preguntar a la médium algo que le mantenía confundido. - Hermana Esther, ¿aún el doctor Olevis, se encuentra entre nosotros?. - Si hermano; dice que estaba esperando tu pregunta. - ¡Ah sí!; muy bien, es la siguiente:


Hace poco él te dijo dándole respuesta a una interrogante de la hermana Sandra, que los pensamientos nocivos dan como resultado emociones de baja frecuencia vibratoria que impregnados de magnetismo negativo o animal, desequilibran nuestro campo áurico. Entiendo que el aura forma parte de nuestra alma o periespíritu. ¿Al éste mancharse por las toxinas psíquicas, se reflejan en el cuerpo físico como enfermedades?. ¿Estoy en lo cierto?. - Si – respondió la médium. - Okey. También el doctor te dijo que estas toxinas o instintos como él lo mencionó, se convierten en virus causando la afección al cuerpo carnal. Mi pregunta para el doctor es; ¿cómo un instinto, siendo un impulso se puede transformar en un virus o microbio, etc.?. La médium permaneció callada por un momento, luego sonriendo exclamó: - Le dice el doctor a todos, que no todas las cosas se deben tomar literalmente; pero para que desaparezca la duda o confusión, va a tratar de ser más explícito en las respuestas que me dicte para transmitirlas a ustedes. Quizá la culpa sea mía, que no he sabido descifrar bien los mensajes del hermano Olevis. Según el doctor, entre los médicos se maneja un concepto que dice: “Los microbios acompañan, pero no causan la enfermedad”. La medicina estudia, la causa, prevención y cura de las enfermedades, que es de lo que estamos hablando. La bacteriología por su lado estudia hasta donde esté su alcance, el


desarrollo y comportamiento de las bacterias. Este estudio pertenece a la ciencia física que últimamente ha dado pasos gigantescos. Traemos a colación a otra invitada, la psiquiatría, su estudio está relacionado con las enfermedades mentales. El psiquiatra es un médico; sostuvo Emmanuel Kant, filósofo alemán, siendo uno de los pensadores más ilustres de todos los tiempos, que las enfermedades mentales deben ser atribución de los filósofos y no de los médicos porque son enfermedades del alma. La palabra “psique” o como se pronuncia comúnmente “psiquis”, proviene del griego “psykhe”, que significa alma, inteligencia. Para muchos, alma y espíritu es lo mismo; la inteligencia es facultad del espíritu, da como resultado que enfermedades psíquicas o mentales son sinónimas de enfermedades o perturbaciones espirituales. No sin razón la palabra “psicología” se traduce como estudio del comportamiento del ser humano. Aclarado esto, vamos directo a la inquietud. La ciencia médica explica en su tratado didáctico muy claramente, que están presentes en el organismo del hombre y la mujer desde su nacimiento, los microbios y virus, capaces de producir las múltiples enfermedades que sufre el humano; pero como la naturaleza es sabia, como decía Hipócrates, el padre de la medicina; gracias a esa cantidad ínfima de cada especie de virus, no daña al organismo causándole afecciones mórbidas; pero si esos gérmenes sobrepasan el límite de seguridad biológica fijado por la ley natural, motivado a causas múltiples, como por ejemplo, debilidad orgánica; infecciones provenientes del exterior, o respecto al punto que estamos tratando, perturbaciones psíquicas deprimentes, pensamientos incontrolables y nefastos; sin duda alguna estos virus, o


microorganismos proliferan y destruyen los tejidos de la entidad que los hospeda, produciéndose entonces la inevitable enfermedad. No es que los pensamientos se conviertan en virus, sino que por las órdenes dadas al cerebro a través de estos pensamientos malsanos, él se encarga de preparar el terreno para que los agentes portadores de la enfermedad, cumplan con su objetivo. Los virus ya identificados en los laboratorios, responsables de las diversas enfermedades, son como ya he dicho, microorganismos, parásitos tan pequeños que no se pueden ver con el microscopio óptico porque su tamaño es inferior a la longitud de ondas visibles. Solo puede ser fotografiado con el microscopio electrónico que amplía la imagen hasta 200.000 veces; sin embargo, el microscopio óptico la aumenta solamente unas 2.000 veces nada más. Debo reconocer que se ha hecho un gran esfuerzo para intensificar la prevención de las enfermedades mentales en la psiquiatría, la psicología clínica y la medicina que se da a conocer como psicosomática. Que existen estrechas relaciones en lo social, engranando cada vez más lo psicológico y biológico, pero aún falta un aspecto esencial, que es el reconocimiento de la naturaleza espiritual trascendente del humano. Reconocido por eminentes científicos es que no existe ninguna medicina de eficacia comprobada contra las enfermedades virales humana, y que el verdadero héroe es el mismo organismo, quien tiene que defenderse con sus propios recursos. Sin embargo a pesar de esta realidad, sabemos que no estamos solos, que aceptando o no al espíritu, él actúa


manifestándose en el ingenio humano, dando alternativas esperanzadoras, lo que es un gran paso, pero no el último; porque se hace necesaria la prevención y la inmunización. Quizá empujado o forzado por el desespero y la impotencia fue que uno de los mejores científicos norteamericano hace algunos años refirió a sus colegas: “Tengo la absoluta certeza de que finalizando el presente siglo – se refería al siglo XX, las enfermedades que la humanidad ha padecido y aún padece y que llevan a la muerte, serán eliminadas por la medicina. Pero eso sí, los médicos daremos paso a los sicólogos y hasta a los brujos. Estoy convencido que las enfermedades que nos esperan afectarán, sobretodo, a la salud síquica de las personas”. - Disculpe hermana Esther, - dijo Luis José - antes que continúe con su maravilloso análisis, necesito preguntarle algo. Usted, mencionó hace un rato, a un personaje que se tiene como el padre de la medicina, le llamó Hipócrates; él fue el creador del juramento que hacen los médicos cuando se gradúan; ¿tendrá usted conocimiento de ese juramento?, se lo pregunto porque muchos estudiantes, no sé si son de medicina e incluso profesores, han llegado a la biblioteca, donde trabajo, en busca de ese material, pero no he podido auxiliarles porque no se encuentra en ninguno de los libros que tenemos allá; es más, yo nunca lo he leído, ni he escuchado a otro referirlo. La médium moviendo la cabeza en señal negativa le dice: - No mi hermano, tampoco tengo nociones de ese juramento hipocrático que así es como se conoce.


Rangel viendo que la pregunta de Luis José no tenía respuesta de parte de Esther, dice: - Yo puedo colaborar en algo hermana. - Muy bien, entonces todos queremos escuchar ese famoso juramento. - Resulta que en casa, una prima mía, recién graduada de medicina dejó unos libros para que mi madre se los guardara, mientras ella realizaba un viaje; yo enterado de eso le pedí a mi progenitora que me dejara echarle un vistazo, y en uno de ellos me encontré con ese famoso juramento, lo transcribí e incluso hasta me lo aprendí de memoria. Tengo tiempo que no lo digo, déjenme ver si lo recuerdo completo. Dice así: “Utilizaré el tratamiento para ayudar a los enfermos según mi capacidad y juicio, pero nunca con la intención de causar daño o dolor. A nadie daré veneno aunque me lo pida o me lo sugiera, tampoco daré abortivos a ninguna mujer con el fin de evitar un embarazo. Consideraré sagrados mi vida y mi arte. No utilizaré el cuchillo, ni siquiera en aquellos que sufren indescriptiblemente, dejándoselo hacer a los que se ocupan de ello. Cuando entre en la morada de un enfermo, lo haré siempre en beneficio suyo; me abstendré de toda acción injusta y de abusar del cuerpo de hombres y mujeres, libres o esclavos.


De todo cuanto vea y oiga en el ejercicio de mi profesión y aun fuera de ella callaré cuantas cosas sea necesario que no se divulguen, considerando la discreción como un deber. Si cumplo fielmente este juramento, que me sea otorgado gozar felizmente de la vida y de mi arte y ser honrado siempre entre los hombres. Si lo violo y me hago perjuro que me ocurra lo contrario.” Creo que lo dije completo, quizá en espíritu ya sabía que iba hacer uso de él hoy, y lo había ubicado con anticipación en mi archivo. - Perdone Rafael – dice Luis José muy satisfecho-, primeramente gracias, y segundo ¿cree usted que ese juramento se encuentre en Internet?, porque nunca se me ha ocurrido buscarlo allí. - Yo tengo un amigo que se llama Luis Jesús y él dice: lo que no se encuentra en Internet, es porque no existe. Así que, sería muy raro no encontrarlo allí. Continúe con la palabra hermana Esther; estoy seguro que todos queremos seguirla escuchando. Antes que la médium tomara la palabra el vidente Marcos pidió que lo dejaran intervenir antes que Esther, lo cual le fue concedido. Marcos en uso de la palabra le aclara al director que el juramento hipocrático que él acababa de recitar estaba incompleto, que no comenzó por el principio, donde menciona a los dioses. Rafael le dice que lo mencionado fue lo que él leyó del libro. Marcos insiste:


- El comienzo de ese juramento dice: “Juro por Apolo médico, por Asclepio, Higiea y Panamacea, así como por todos los dioses y diosas, poniéndolos por testigos, dar cumplimiento en la medida de mis fuerzas y de acuerdo con mi criterio a este juramento y compromiso: Tener al que me enseñó este arte en igual estima que a mis progenitores, compartir con él mi hacienda y tomar a mi cargo sus necesidades si le hiciere falta; considerar a sus hijos como hermanos míos y enseñarles este arte, si es que tuvieran necesidad de aprenderlo, de forma gratuita y sin contrato; hacerme cargo de la preceptiva, la instrucción oral y todas las demás enseñanzas de mi hijo, de los de mi maestro y de los discípulos que hayan suscrito el compromiso y estén sometidos por juramento a la ley médica, pero a nadie más”. A partir de aquí en adelante sigue lo que usted dijo. - Muchísimas gracias hermano Marcos, le confieso que lo dicho por mí, era lo que conocía, es más, esto que usted acaba de enseñarnos, cambia mucho el concepto que mantenía de este juramento, aunque ya venía con mis dudas pero no me atrevía a manifestarlas. Lo que tú acabas de decirnos, me hace pensar que muy probablemente, dicho texto, no haya sido redactado por el mismo Hipócrates. Refiero esto porque tengo bien claro de acuerdo a mis investigaciones que Hipócrates fue el primero en separar la medicina de la religión, porque en la creencia del pueblo, las enfermedades eran producidas por los dioses y él como investigador serio, buscó en la parte física la causa de los males atribuidos, repito, a razones sobrenaturales. Mi duda hermanos me parece razonable, porque según lo informado por el hermano Marcos, se inicia este juramento nombrando dioses cuando más bien pienso que la tendencia de Hipócrates fuese


hacia el ateísmo. No me extrañaría, para nada, que los autores de dicho texto fuesen más bien los pitagóricos, ya que el contenido filosófico, cuadra muy bien con ellos. Estos hermanos eran opuestos a las operaciones quirúrgicas y recuerden que el juramento dice que “no utilizaré el cuchillo - hoy decimos el bisturí -, ni siquiera en aquellos que sufren indescriptiblemente, dejándoselo hacer a los que se ocupan de eso”, pero -y esto que sirva de comparación – existe un documento conocido como “Corpus hippocraticum”, es una colección de documentos médicos atribuidos a Hipócrates, donde no está reprobado la técnica quirúrgica. Y es más, las leyes ni las reglas religiosas en su mayoría en tiempos de Hipócrates prohibían que una madre decidiera no tener su hijo, le estoy hablando del aborto y ni siquiera estaba prohibido el suicidio. Yo ya venía con mis dudas desde hace cierto tiempo, pero hoy quedan confirmadas, para mí ese juramento no fue escrito por Hipócrates. Ahora sí, continúe hermana Esther. - Yo le doy las gracias hermano director al igual que al hermano Marcos. Primera vez que escucho ese juramento, pero si escuché en un programa televisivo, a un profesor de historia hacer algunos comentarios al respecto. Recuerdo que enfáticamente mantuvo la opinión de que dicho juramento no era inmutable, y que al correr del tiempo fue alterado porque su contenido chocaba con las creencias del cristianismo. Inclusive afirmó que recientemente otro cambio se había llevado a efecto por los adelantos modernos. Como ejemplo tenemos que en la actualidad se respeta la autonomía del paciente, a través de una ley; si el enfermo lo exige, el médico tiene que explicarle lo más mínimo que piense hacerle y si por circunstancias adversas el paciente no se encuentra en condiciones óptimas para recibir la información, bien sea por estar, entre otras cosas inconsciente,


deben darle la información a la esposa o esposo, si existieran, o a familiares más próximos para que estos autoricen una intervención quirúrgica, de ser necesaria. Cuantos casos se han presentado con los testigos de Jehová; porque bajo su creencia ven a la transfusión de sangre, como algo pecaminoso. Independientemente de quien haya escrito ese juramento y en qué época, la verdad es que está dando un paso sumamente importante aquellos que se van a graduar, como futuros profesionales de la medicina al realizar su juramento. Pero a la vez digo y sé que no es menos cierto, y créanme, me duele profundamente aceptarlo pero, no puedo tapar el sol con un solo dedo es, que muchos profesionales en este campo han hecho caso omiso de este juramento y en estos instantes han convertido a la medicina en una enorme empresa comercial, industrial o asalariada. El comercio con la salud es asombroso, inventan y hasta crean enfermedades para su lucro. Estas personas que se ocupan de semejante crimen, son seres inescrupulosos, carentes de toda ética profesional. Con dicha actitud solo están demostrando, su amor sin límites al dios dinero y su inmenso desprecio por la humanidad, al comercial con el dolor ajeno. En otra oportunidad podemos hacer otros comentarios al respecto, pero permítanme continuar con el tema que estábamos tocando antes de este paréntesis tan interesante. Rangel muy complacido con el análisis de la médium, sonriente la abraza y luego estrecha su mano preguntándole: - Hermana, ¿y aun queda algo por decir después de su intervención?.


- Hermano querido – responde Esther – los temas no se agotan, quien se agota es uno. Luego retomó el tema dejado atrás. Considero que todos estamos claros aquí de donde procede la psiquis. Resumiendo todo lo que hemos hablado y tratando de llegar a una conclusión, les digo: Le temen a la muerte quienes creen en el infierno, los inmorales. El que rige su vida, basada en la moralidad, se sobrepone a las necesidades ficticias creadas por las pasiones. La moderación de sus deseos da a su espíritu calma y serenidad; se siente dichoso por el bien que hace. Todos los seres virtuosos, son meritorios, pero la sublimidad de las virtudes se encuentra en aquellos que sacrificando su interés personal, por los de su prójimo, desinteresadamente, pero sin dejar de quererse y valorarse así mismo. Hacer el bien, para presentarse ante los demás como un ser caritativo, no tiene mérito alguno en lo espiritual; el bien se debe practicar por amor y no por la caridad, que los religiosos la han convertido en baldón. Está claro hermanos, que debemos asumir la realidad, y no constantemente estar achacando al destino la consecuencia de nuestras propias faltas. Cuando logremos admitir ante sí mismo que nuestro nerviosismo o mal, no tiene una causa misteriosa, sino que es el lógico resultado de nuestra forma de pensar, de nuestras costumbres y creencias, entonces y solo entonces, es cuando empezamos a curarnos. El estado anímico depende de lo que nosotros creamos e interpretemos, no de lo que acontece en nuestro entorno. Por más eruditos que sean las personas que tengamos a nuestro lado, sólo nosotros mismos podemos decidir, cuando encender la luz de nuestro espíritu. Esa luz es


uno mismo, que al descubrirnos, rompemos los límites que nos imponen los sentidos, librándonos de la penuria, cambiando las imágenes interiores que reflejan la carencia en nuestra vida. Caminemos por la vida atentos a todo; no paremos nuestra marcha hacia el progreso. Pero siempre pendiente de los obstáculos, porque como dicen por ahí, “sólo quien está tendido en el suelo, no corre el riesgo de tropezar”. Viendo Rafael el gran interés que estaban mostrando los presentes a la sesión, especialmente los nuevos, y aún en contra de su voluntad, tímidamente se vio obligado a interrumpir a la médium cuando el tema estaba en el punto más interesante, porque la hora de cerrar la sesión había llegado y él era muy estricto con el reglamento. Esther, le pide unos segundos más para terminar con una parábola que había leído en un libro del Dr. Wayne Dyer titulado “Tus Zonas Mágicas”. Rangel a pesar de lo respetuoso que era del reglamento, cedió ante la exigencia de la médium. - Trate de ser breve hermana. - Lo seré, no se preocupe. Bien hermanos lo que quiero relatarles es lo siguiente, les pido por favor que no se distraigan con pensamientos ajenos al momento y presten atención como hasta ahora lo hemos hecho; no se imaginan como he disfrutado yo esta sesión y seguiré haciéndolo. Me gustaría antes de continuar pedirle al hermano Silvestre, si no es mucha exigencia, que no se vaya a marchar dejándome con la incógnita de saber quién es el chivato según la creencia del margariteño. Me quedó esa cosquillita que sé el hermano me la va a aclarar. Silvestre riéndose pícaramente le dice:


- Hermana, con mucho gusto le aclaro su incógnita, pero usted no tiene idea de la enorme misión que dios le dio a ese pobre animal. Espero que Margarita no se moleste conmigo por lo que voy a decir, pero muchos aquí en nuestra isla le envidiamos al chivato su misión. - Bueno ¿cuál será esa noble misión que ustedes le envidian al chivato?, ahora la curiosidad es mayor. Okey, dejemos al chivato por un momento tranquilo y sigamos con lo que deseo plantearle para finalizar. Es lo siguiente: “Un hombre desastrado, que no parecía poseer nada en un sentido material, se acercó a un capataz caminero y dijo: - ¿Puede ayudarme?. Necesito trabajo. - Muy bien – dijo el capataz caminero -, coja esa piedra grande de allí y hágala rodar por la cuesta arriba y abajo. Si lo que necesitas es trabajo, eso bastará a sus necesidades. - No me entiende – dijo el hombre -, lo que necesito en realidad es dinero. - ¡Ah¡– contestó el capataz -, si se trata de dinero, aquí tienes cincuenta dólares. Pero no puedes gastarlos. El hombre se quedó de nuevo perplejo. - No me entiende, lo que necesito en realidad es comida, combustible y ropa, no solo dinero.


- Si está seguro de que eso es todo lo que necesita – contestó de nuevo el capataz -, puede gastar el dinero en comida y combustible y ropa, pero no podrá comer la comida, ni utilizar el combustible ni usar la ropa”. - “El hombre se vio por último obligado a ver qué era realmente lo que necesitaba”: Una sensación de seguridad, paz y satisfacción interior. Todo ello totalmente invisible, todo dentro de su pensamiento”. - Nos dice este eminente psicólogo, que cuando hayamos dominado la capacidad de convertirnos en un ser espiritual, empezaremos a comprender que realmente nuestra personalidad está situada en ese reino invisible que llamamos nuestro pensamiento. Que todo cuanto necesitamos para vivir está ya aquí y estaba dentro de nosotros cuando aparecimos por vez primera en este mundo físico. Yo les digo, que no es que nos convirtamos en un ser espiritual, sino que todos somos seres espirituales con muchas experiencias materiales. - He terminado imprudencia.

hermano

director,

disculpe

mi

- Muchas gracias hermana, le estamos muy agradecidos por su enseñanza. Sé que aún quedaron en el ambiente muchas preguntas por formular; pero no se preocupen, seguiremos manteniéndonos en contacto, porque pudo haber concluido la sesión, pero el tema es inagotable. Buenas tardes para todos y muchas gracias por haber hecho acto de presencia a esta sesión, en busca de lo que somos, haciendo extensiva las gracias hasta nuestros hermanos espirituales que contribuyeron con el buen desenvolvimiento de la misma.


No olvidemos que somos espirituales por naturaleza y que por el hecho de estar encarnados, no perdemos nuestro atributo espiritual. Muchas son las faltas cometidas; el consejo que nos deja esta sesión de hoy es, que debemos interrogar con más frecuencia a nuestra conciencia; en ella encontraremos el móvil de nuestras acciones y percibiremos claramente hacia que lado se inclina nuestra balanza. Queda cerrada la sesión por el día de hoy. Todos se pusieron de pie y comenzaron a despedirse. Silvestre se acercó a Margarita y le preguntó, que cómo se sentía; ella le respondió que más calmada, pero que la impresión que había recibido era como para provocarle un infarto. Él le dijo que también se sintió muy asustado, pero que estaba más pendiente de ella que de él mismo. Que si quería, hablaba con Rangel en privado, respecto a lo ocurrido, se refería Silvestre a la materialización que nadie hizo pregunta alguna. A pesar de la materialización ser un fenómeno impresionante, esta es usada por los espíritus con el único objetivo de llamar la atención. Cuando la mayoría de los asistentes a la sesión se habían retirado del salón de estudio, permanecían aun en él: Luis José, Sandra, Margarita, Rangel, Esther y Silvestre, momento que éste último vio oportuno, para hablar no solamente con Rangel, sino también con la médium. Después de ponerse de acuerdo


entre ellos mismos, se dirigen a Rafael, quien al ver que se le aproximan les dice: - Estamos hablando de ustedes y queríamos preguntarles algo. - Esa misma es nuestra intención – respondió Silvestre – necesitamos seguir abusando de su tiempo y confianza. Rafael los invitó, nuevamente a sentarse y les preguntó. - ¿Cuál es su inquietud?. Silvestre fue el que respondió. - Nuestra inquietud es, que por el susto recibido, al menos Margarita y yo, al ver caminando a la abuela de mi esposa, que tiene quince años de muerta, nos quedamos trabados y no pudimos preguntar nada en el momento. Queremos saber ¿cómo pudo ocurrir eso?; yo la conocí, y era ella, hasta su misma voz. Margarita le puede hablar de ella mejor que yo. Rangel se dirigió a Margarita. - ¿Qué nos puedes decir hermana?. - Bueno, todavía no he salido del asombro; lo que se presentó aquí tenía la fisonomía de mi abuela María y como dijo Silvestre, la voz era la de ella.


La médium Esther Valero se imaginaba el impacto recibido por Margarita, al recordar su primera experiencia, con este impresionante fenómeno. Con voz muy suave y tomándole la mano derecha para tratar de tranquilizarla, le pregunta. - ¿En verdad ella te regaló esos zarcillos que llevas puestos ?. - Sí, es cierto; me los regaló cuando cumplí los siete años. Rafael le pregunta ¿quién es goya? y ella responde que es su madre y su verdadero nombre es Gregoria, pero todos en su casa la llaman goya y a sí mismo la llamaba su abuela. La voz de la médium se escucha nuevamente: - ¿Tienes hijos?. - No, estoy esperando. - ¡Qué bueno!, ahora vas a saber para quien naciste. Felicitaciones a ambos. Un hijo Margarita es una gran responsabilidad que se nos otorga. Las madres debemos ser soles sin eclipse para ellos. El hermano Rafael me estuvo informando de lo ocurrido con la materialización; y con lo que has mencionado, confirmas lo que le dije a él. Lo dicho por tu abuelita que “siempre ha estado a tu lado y que ahora va a estar más que nunca”, me hizo pensar que el espíritu que va a animar el cuerpo de tu hijo o hija, puede ser el de ella, el de la hermana María, o sea tu abuelita. - Disculpe hermana – intervino Silvestre un poco inquieto -, ¿nos podría dar una explicación de cómo sucedió eso que


ustedes llaman materialización?, porque yo no comprendo, cómo esa muerta pudo caminar aquí. - Por supuesto que podemos. Los médium que hacen posible la materialización se basan en lo siguiente. El espíritu que va a efectuar el fenómeno, se presenta usando uno de los trajes que él usó en reencarnaciones pasadas; se hace temporalmente visible y tangible. En el caso de la hermana María, ella se manifestó con una copia de su último traje o cuerpo, para que fuese identificada, en este caso por ustedes que la conocieron, pero específicamente por su nieta Margarita. Para lograr este objetivo, se valió de su fuerza ideoplástica. La sustancia con la que se reviste es segregado por los médiums de efecto físico, a quien Charles Richet, premio nobel de medicina en 1913 y siendo miembro de la academia de ciencia en 1914, la denominó ectoplasma. - ¿Solamente ese tipo de médium está en capacidad de producir dicha sustancia? – preguntó Silvestre. - No, ellos son la fuente principal del ectoplasma, aunque otros miembros, aún ignorándolo, también aportan su cuota de material ectoplásmico, como complemento. Se dice, que los espíritus no solamente toman material ectoplásmico de los cuerpos humanos, sino que aprovechan los recursos que le proporcionan los animales, vegetales y minerales, denominados por el doctor Hernani Guimaraes Andrade, como ectzooplasma, ectofitoplasma y ectomineroplasma, en su libro “La Teoría Corpuscular del Espíritu”.


Luis José que tenía tiempo callado, rompió el silencio. - Hermana, si los espíritus se pueden manifestar de múltiples formas dependiendo de su grado de progreso, según tengo entendido, ¿por qué este espíritu escogió esa forma tan espeluznante para presentarse ante su nieta y ante todos nosotros?; ¿por qué no se manifestó como lo hizo el Dr. Olevis que es menos impactante?. - Dice el maestro Trincado – responde la médium -, en su libro “El Espiritismo Estudiado”, que precisamente lo tenemos aquí en la mesa, en el capítulo séptimo si mal no recuerdo, si gustas lo puedes ojear, que los fenómenos de aporte y materialización, es la prueba más concluyente del poder y existencia del espíritu. Muchas personas, que durante toda su vida no han hecho más que negar al espíritu, ante la presencia de estos fenómenos, no les ha quedado otra opción que aceptarlos. Dice el maestro, que los espíritus saben, que es ley del espiritismo, producir todas éstas manifestaciones que confirmen su existencia “Post Morte”, que los aportes son pruebas de cariño, como la materialización es la concluyente que el espíritu se mueve y vive; se deja ver y fotografiar y hasta palpar. ¿No le dijo la materialización de hoy a la hermana Margarita, que si era su deseo podía tocarla?. El hermano director vivió un caso de materialización que a nosotros nos ha parecido muy interesante, por la forma como ocurrió. Me gustaría que fuese él mismo quien lo comente, si no tiene objeción. - Ninguna hermana, más bien lo he usado como ejemplo – Respondió el director- cuando hablo de este tema. El caso fue el


siguiente: Una noche me encontraba durmiendo en mi habitación; sería como la media noche, cuando escuché un golpe en el techo raso, que hizo sentarme en la cama. Me quedé atento sin pronunciar palabra, pero no escuché nada más. Cuando iba a acostarme, nuevamente sentí el mismo ruido, eran tres golpes; pensé que se trataban de las ratas; de repente oí otra vez los tres golpes. Decidí ponerme de pie y mirando al techo dije: ¿Qué pasa?; ¿quién es?. De inmediato una voz se oyó por toda la habitación que decía, ¿bajo?. Cuando escuché eso, me aleje de la cama y me recosté de la pared, respondiendo que bajara. La voz se manifestó por segunda vez, preguntándome que si no tenía miedo. Yo le respondí, que no. Entonces me dijo que iba a bajar. A los pocos segundos comencé a ver una luz que salía del techo raso; ésta fue tomando la forma de un joven que tendría algunos 16 años. Cuando supuestamente hizo contacto con el pavimento, se veía perfecto. Era moreno, usaba shorts (chores) y se encontraba sin camisa y descalzo. El clima de la habitación se tornó frío. El joven comenzó a caminar; le pregunté que quién era él y me respondió que lo llamaban Silvestre. De inmediato le formulé la segunda interrogante - ¿de dónde vienes? -, la respuesta fue – de casa de los muchachos -. Sin dejar de caminar iba respondiendo todas mis preguntas. Por último le dije -, hermano, ¿qué te trae por aquí? -, su respuesta no se hizo esperar, me dijo – Tengo entendido que a ti te gusta mucho la música -, yo le respondí, que como a todos, tengo mis excepciones. Luego comentó, sin dejar de moverse – Yo te voy a regalar un LP -. No le quitaba la vista de encima. Extrañado por lo que había escuchado, le pregunté: ¿Cómo piensa usted hacer, para darme ese obsequio?. Me respondió. – En estos días te van a traer un L. P; acéptalo que soy yo quien te lo manda -. Le di las gracias por adelantado.


Se detuvo frente a mí diciendo que tenía que irse. Estiró su mano para despedirse. Yo viendo su gesto, no dude en estrecharla. Cuando mi mano hizo contacto con la de él, sentí que era fría y pasó por todo mi cuerpo, como una descarga eléctrica que me obligó a soltarle la mano. Luego, vi que se elevaba hacia el techo, desapareciendo de mi vista. El problema a continuación era, como conciliar el sueño, después de lo ocurrido. Me senté en la cama; me recosté, y de inmediato me quedé dormido. Por la mañana me levanté temprano y le comuniqué a mis padres lo acontecido; mi madre exclamó: ¡Ave María purísima!. Los días transcurrieron, al tercer día, exactamente, uno de mis hermanos se presentó en casa con un L.P. Yo, recientemente había comprado un equipo de sonido. Me preguntó qué cómo se portaba el aparato; le respondí que bien; prueba este L.P. dijo. Cuando comenzó a sonar, me preguntó que si me gustaba; le dije que sí, que era muy bueno. Quédate con él, fue su respuesta. Eso me hizo recordar lo ocurrido unas noches atrás; mi hermano ignoraba lo acontecido porque no vivía en casa de mis padres. ¿Dónde compraste ese L.P?, le pregunté, - no, no lo compré me lo acaban de regalar en el centro. Intrigado le insisto. - ¿Se puede saber quién te lo regaló? -, me respondió. – Un muchacho que no conozco – Mas intrigado todavía; le digo: ¿lo puedes describir?-; él, extrañado me dice que por qué le hago esas preguntas. Mi respuesta fue, después te explico. Me describió al joven tal como se había presentado en mi habitación.; sin camisa, en short (chores), moreno y descalzo. El L.P, aún lo conservo.


Cuando le comenté a mi hermano todo lo ocurrido con lujos y detalles, se llenó de asombro. Yo aún no había penetrado en este mundo del espiritismo, apenas era un ingenuo adolescente; nunca había oído hablar de materializaciones, ni nada por el estilo. De lo que más se habla en allá en Boconó es, de los momoyes. - ¿Qué es eso de momoyes? – preguntó muy intrigado Silvestre. - Los momoyes, es una de las tantas creencias del estado Trujillo, pero en Boconó es donde se ha mantenido con mayor fuerza. Dicen los mayores que, estos son unos hombres pequeños, aproximadamente de unos 50 centímetros de alto; usan sombreros muy anchos y tienen una barba larga, que casi arrastran con el piso. Muchas personas aseguran haberles visto. Se tienen como dioses del agua y de la naturaleza; se encargan de proteger las aguas, los ríos etc. En sí, son deidades de la naturaleza, venerados desde la prehispanidad e inclusive, por los Cuicas en su época. - Serán como los duendes aquí – comentó Silvestre-. Aparte de los duendes, las personas mayores también hablaban mucho o hablan de unos espantos que asustaban fuertemente a la gente anteriormente; estos eran la Chinigua, la Llorona, la Colmillona, el Chivato y hasta se dice que veían el espanto del tirano Aguirre rodando unas cadenas.


- Madre Silvestre ¿Cuáles son esos aparatos que en mi vida a pesar de ser margariteña no los había oído nombrar? – preguntó muy interesada Sandra. - Bueno Sandra ese comentario yo se lo escuché por vez primera fue a un bistío mío que llamaban chilo, pero el nombre de él era Cecilio Rodríguez.. Me comentó este señor, bastante mayor, que la chinigua era el espíritu malo de una mujer, que se presentaba ante los hombres con una belleza sorprendente. En vida, ella y que, realmente fue una mujer muy bonita y súper coqueta, pero a pesar que todos los hombres que la conocían y se morían por ella, nunca le entregó su corazón a nadie. Cuando murió no pudo entrar al cielo y su espíritu fue enviado de regreso a la tierra para que se enamorara de verdad y no se burlara de los sentimientos ajenos. Sandra riéndose le pregunta nuevamente al relator: - ¿Tú quieres decir entonces que la chinigua anda buscando con quien empatarse?. - Según chilo sí; andaba buscando novio, sobre todo joven y físicamente bien parecido, como decía mi abuela, buenmozo, para poder pagar su pena, o penitencia. Ella y que no asusta en su primera aparición porque se presenta como una mujer normal, eso sí, bellísima, y alta, con el cabello bastante largo. Otro informante de este tema fue mi tío José Lino quien creía en fantasmas por demás. Él fue quien me dijo que la chinigua era conocida también con el nombre de la trotamundos. No me supo decir el por qué de ese nombre, pero a mis manos llegó un libro de José Joaquín Salazar Franco (cheguaco) “Obras selectas”, donde trataba el tema y según era ese el nombre verdadero, la


llamaban así porque andaba por todo el mundo en las noches y que en una oportunidad alguien se la encontró y le preguntó que de donde venía y su respuesta fue: “Ahorita, al canto del gallo pasé por Valencia”; la impresión del caminante no se hizo esperar, porque era justamente la hora del canto del gallo, aquí en nuestra isla. Otro comentario respecto a ella es que, a plena media noche respondiendo a la misma pregunta dijo que venía de Belén. - Mira Hernández – interviene Rafael -, ¿y no se sabe si por fin llegó a enamorarse?. - Cheguaco dice que sí, pero que cuando esto ocurría perseguía a los hombres por todas partes, y estos iban lentamente perdiendo el entusiasmo de las cosas, incluso el apetito, y finalmente morían, es decir, ella se los llevaba para el otro mundo. - Significa, hermano que ser joven y atractivo aquí en Margarita, es estar a expensas de ser atacado por ese espanto, en este caso es más ventajoso ser viejo y feo. ¿No dice el señor del libro como librarse de ella?, porque debe existir algún método. - Tío Chilo, me dijo – Silvestre hace el comentario alegremente – que a él se le apareció una vez una chinigua y como él sabía como defenderse la cuerió. - ¿Y no te explicó como lo hizo?. - Sí, primeramente el hombre a quien se le aparezca debe tener las bolas bien puestas, como decimos aquí en Margarita, tiene que tener guáramo, brío, para poder darle la paliza que ella


se merece. De antemano él debe tener preparado un palo de piñón cortado un viernes santo, otro día no sirve, porque ese es el día en que este árbol, derrama la sangre que Jesús derramó por todos nosotros. Debe tener tres cintas amarradas, una arriba de color roja, una en el medio negra, y la otra que es de color blanca va en la parte por donde uno debe agarrarlo. Cuando le están echando cuero ella y que puja y se defiende con su larga cabellera; si no hacen bien el trabajo quien sale cueríao es quien tiene el palo. Nunca debes dejarte dominar por el miedo y tener mucha confianza en ti mismo y en los santos. Si te acobardas, ella te mata, pero si mantienes el brío y constantemente sigues dándole palo, llega el momento en que ella queda vencida y pega un chillío, que atemoriza al más pintao. Luego se marcha y lo único que se escucha es el traquío de sus huesos. Esto que ustedes acaban de escuchar lo he comentado en duelos o rezos y una vez una mujer me dijo, impresionada por el cuento: ¡Dios santo, menos mal que me hiciste mujer!. No se comieron el embuste los niños que allí se encontraban, y sin embargo ella siendo adulta sí. Pero de que Chilo mi bistío me hizo este comentario fue cierto. Rangel, comenta: - Yo viví en el estado Sucre, en Cumaná; hacia el golfo de Paria, y las personas mayores me hablaron mucho fue de un espanto que ellos llaman la Chigüira. Según solía aparecer como la Chinigua, del hermano Silvestre, a caminantes solitarios durante las noches sin luna. Se escuchan en las calles y bosques sus llantos y gritos espeluznantes.


La descripción que hacen de ella es que, era una mujer fea y descarnada, de rostro amarillo. Tenía el cabello tejido en forma de dos crinejas y sus dientes sobresalían de la boca. La tradición dice, que ella había perdido a su hijo, quien murió ahogado, a consecuencia de una maldición que sobre ella habían lanzado. Dicen los viejos, que después de espantar a los hombres, desaparecía en los ríos o en el mar. Los cronistas saben que los indígenas o nativos que vivían en la región de Paria creían en este espanto, pero la describían con rostro blanco y su vestido era también de ese mismo color, su aparición era igualmente que la creencia actual, en la noche sin luna, oscura. Sus llantos y gritos eran por la pérdida de su hijo, a quien andaba buscando en las aguas y cuando se encontraba con algún humano se transformaba en tonina desapareciendo en el mar. Una vez culminada la leyenda, Rafael calló, y quien tomó la palabra fue Luis José: - Sin analizar mucho, nos podemos dar cuenta del sincretismo, existente entre estos espantos y la llorona o Sayona como es conocida en el llano; muy popular en el folclor venezolano. Dice su leyenda, repartida en todo el territorio nacional, que ella es el alma errante de una mujer que había matado a su hijo. Dios la condenó a vagar por el mundo en penitencia por este pecado mortal. Su relato varía de acuerdo al lugar donde se comente, pero algo que si es común en todos los pueblos son sus lloros y gritos espantosos. Dicen de la Sayona, en el llano que ella le metió candela al rancho donde vivía, con su hijo recién nacido dentro y también mató a su madre.


- Disculpa hermano – interviene Rangel -, corroborando lo que usted está diciendo, yo soy trujillano y allá se dice que ella dio muerte a su hijo con una azada y en Barquisimeto, el comentario es diferente, relatan que un hombre tenía relaciones amorosas con una joven llamada Juana, con quien tenía un hijo. Pero el hombre no se casó con ella, sino con otra mujer y además intentó quitarle a su hijo. En el desespero Juana asesinó al niño y luego se suicidó. Desde entonces como sigue el relato de las demás leyendas, vaga por el mundo llorando. Silvestre se encontraba entusiasmado, y quiso dar a conocer la versión margariteña. - Los espantos nuestros difieren mucho de los de por allá; aquí la Chinigua es la Chinigua y la Llorona es la Llorona. De nuestra Llorona se dice que es el ánima en pena de una mujer que ni Dios la aceptó en el cielo, ni el diablo en el infierno, por ser la asesina de su hijo. Anda por todos los vericuetos de la isla bañada en un mar de lágrimas dando chillíos, pero esto es por tiempo. Los jalíos que pega y que son larguísimos, la persona que la escuche, sale con el cuerpo encambrao. Algunas personas, por curiosidad, la han visto por un huequito de la puerta, pero ha sido tan grande el susto que se han desmayado. Eso es más o menos lo que se dice aquí en Margarita de este espanto que por lo visto es compartido con los demás pueblos de Venezuela. Esther que tenía rato callada, rompió su silencio para decirle a Silvestre que aprovechara y contara de una vez lo del famoso Chivato.


- Yo no quería hacerlo hermana pero ya que insiste, vamos a complacerte. Este Chivato no vaya a creer que me estoy refiriendo a un macho cabrío de los que se usan como padrote, no, este es un Chivato agraciado por Dios, y su misión no la cumple en la tierra, sino en el cielo. No sé como lo saben, pero se atreven a describirlo como un animal fuerte y muy grande, grandísimo y lanudo, con unos mamarros cachos y larga barba. Sus huevos y que son exagerados, igualmente su miembro genital de macho. No envejece nunca y anda suelto en los pastizales celestiales. Su única misión es desflorar a las mujeres que llegan vírgenes al cielo, por negarse a darle uso a su semilla aquí en la tierra, después de haber cumplido con la edad permitida. Esta es la leyenda del Chivato margariteño que no asusta a los hombres, sino a las mujeres de una forma diferente a los espantos terrenales. Aquí en la isla se le recomienda a las mujeres que se enamoren y se casen como Dios manda, para que no se extinga la especie humana, porque si hacen lo contrario, se podrán escapar de nosotros los hombres, pero no del Chivato Celestial. Recuerdo que un amigo a quien le gusta mucho los tragos, tuvo conocimiento de esta leyenda y comenzó a meterle miedo a una muchacha que le gustaba, él le aconsejaba que no se fuera a quedar para vestir santos. En esto, la muchacha le dice:”prefiero vestir santos que casarme contigo para desvestir borracho”. Todos estaban riendo de los comentarios de Silvestre, sobre todo la médium Esther, quien le dice: - Ahora entiendo el por qué dices que envidias la misión del Chivato ese.


Margarita le dice a Silvestre que refiera lo que le había comentado la señora licha la mamá del morocho, pero él le responde que eso no tiene nada que ver con espantos. Ella insiste y él accede. - Esta era una señora de nuestro pueblo ferminero en San Juan, quien poseía una mente prodigiosa, conversar con ella era enriquecer el intelecto. Felicia Velásquez fue su nombre, recientemente desencarnó, déjame adaptarme a esa palabra. Siempre tenía licha un consejo a flor de labios; nadie se despedía de ella sin llevarse un nuevo conocimiento. En una de las tantas conversaciones que sostuvimos, me refirió un caso que ocurrió allá en los fermines hace muchos años. Es el siguiente: Un señor de un pueblo de San Juan, Boquerón, de nombre Pedro vapor, quien vendía leña, venía con su burrito cargado con dos haces. Cuando pasa por frente a la casa de una señora muy fistica llamada Amalia Fermín está le dice: “hombre noble conmovedor de las tierras aradas, ¿cuánto cuesta ese combustible que lleva sobre sus hombros ese animal cuadrúpedo?”. Pedro, quien la conocía muy bien le responde: “tanta pendejera Amalia pa´ pregúntame cuánto cuestan esos dos haces de leña, dos bolívares cada uno, dos bolívares.” Todos comenzaron a reírse y Luis José le dice a Silvestre: - Eso es heredado de los españoles. Silvestre se recuerda de otro caso y lo comenta.


- También en los fermines vivió otra señora que tenía el nombre de Ramona Fermín, familia de Amalia. Ella también se marchó para el otro lado a una edad avanzada. Me comentó que su abuela Victoriana le había contado un relato que esta lo supo gracias también a su abuela, yo me imagino que ese comentario viene desde el tiempo de la independencia. El caso es el siguiente: En San Juan Bautista para ese entonces las personas acostumbraban a criar sus animales, y entre ellos no faltaban las gallinas. Pero existía un problema grave, era la abundancia de gavilanes que se llevaban los pollitos de estas. La persona que no tenía armamento para matar a los gavilanes tenía que pedir prestada una, pero para eso debía primero cumplir con un ritual. Buscaban a un joven y le decían lo siguiente: “Valeroso muchacho, anda casa del verdadero vecino que me haga el garrapatoso servicio de prestarme su tronante volcán de fuego, para hacerle artillería al pájaro picotero que le está haciendo traición a los inocentes pío pío”. Todo este ritual para pedir un arma de fuego prestada con la idea de eliminar a los gavilanes. Esa era la Margarita de aquel entonces, aun vemos volar algunas de estas aves pero creo que ya se encuentran en vía de extinción. - Muy, pero muy interesante- fue la respuesta de Esther. Luego hizo un breve comentario, refiriéndose a la procedencia de las leyendas antes mencionadas: - Refiriéndome a los espantos, con el nombre de Llorona, encontramos también estos personajes culturales, en los pueblos


de México, Colombia, Perú y España, de donde se piensa viene esta leyenda. La mayoría de ellas fueron creadas en el curso de muchos siglos con la intención de explicar ruidos raros que se dejaban escuchar durante la noche, provocados quizá por algún animal o árboles que chocaban sus ramas con otros que se encontraran próximos a ellos. Estas fábulas se las comunicaron a nuestros indígenas para mantenerles sometidos. En la Edad Media europea, surgió un gran número de estas leyendas respecto a apariciones, no solamente de espantos, sino también de duendes y hasta de diablos con la intención de alejar a los ladrones y enemigos que cometían sus fechorías en las noches oscuras. Así queridos hermanos, que estos mitos son universales y vienen desde tiempos en que reinaba el oscurantismo. En la actualidad aún se mantienen vivas en algunas personas, de bajo nivel intelectual, pero en la mayoría han desaparecido a consecuencia de la luz eléctrica y el tráfico automotriz. - La médium siguió hablando sin interrupción, y retomó el tema que habían dejado inconcluso. - Bien, vamos a seguir con el tema que más nos interesa en este momento. El Hermano director, cuando comentó su experiencia del joven que se materializó no solamente oyó, sino que vio y palpó la materialización, que no necesariamente tiene que estar desencarnado. Digo esto, porque nuestros viejos siempre han mencionado que los muertos son fríos; si se refieren a los cadáveres, están en lo cierto, pero lo que ellos han querido dar a entender, es que cuando un muerto se le presentaba a alguien y este lograba tocarlo sentía su frialdad. Hay mucho de cierto en esto, pero debemos aclarar lo siguiente.


Todo espíritu que se materialice, esté encarnado o no, trasmite frialdad, porque el ectoplasma es frío. En su comentario, el hermano Rafael lo confirmó cuando dijo, que el ambiente de la habitación donde él presenció la materialización del joven, se tornó fría. Quizá hoy aquí no se notó mucho, porque el local posee aire acondicionado. Margarita interrumpe a la médium para preguntarle que si la ciencia no ha estudiado estos fenómenos. Respuesta dada por Esther fue: - Existen muchos científicos que lo niegan; no han querido presenciar el fenómeno, por temor a cambiar su razonada forma de pensar. Entiendo que no es fácil asumir que el mapa de realidades que utilizamos para desenvolvernos y comprender el mundo no se ajusta a la realidad misma. Grandes científicos e intelectuales de diferentes épocas, se cohibían de mencionar en su círculo, los fenómenos que habían presenciado, por temor a ser etiquetados por sus colegas. Esto se sabe, porque numerosos estudiosos de gran prestigio en la sociedad, intuyendo su proximidad a la desencarnación, hicieron pública sus experiencias. Otros investigadores, haciendo caso omiso a los prejuicios de sus colegas científicos, asumieron el reto de estudiar la sustancia conocida por muchos como “la materia de los espíritus”, el ectoplasma. - Perdona hermana – dice Luis José -, pero ¿ustedes tienen información de quienes fueron esos científicos que se atrevieron a tal hazaña, aún poniendo en riesgo su prestigio?. - Yo conozco algunos, entre ellos está el alemán Albert Von Schrenck– notzing, y el ingles W. J. Crawford. Sus


estudios fueron muy minuciosos. Describieron sus características y propiedades. Su diagnóstico fue: sustancia proteica, grisácea o blanquecina, luminiscente, amorfa, que se exterioriza, organiza y desaparece con gran rapidez. Cuando la llevaron al microscopio, refirieron que su composición, era de tejido epitelial, leucocitos y grasas. Silvestre interviene para preguntar: - ¿Cómo obtuvieron esa sustancia para llevarla al microscopio?. Esther mirándolo a los ojos le responde. - La médium que se prestó para producir el ectoplasma, se llamó Stanislawa Tomczyk. Schrenck – Notzing, consiguió sustraerle una pequeña muestra. Dijo este investigador, aparte de lo ya mencionado, que el aspecto externo del ectoplasma se asemeja a la albúmina de huevo, es decir la sustancia que forma la clara del huevo, casi en su totalidad. En Japón, el médium Keit Rhinerhart, también produjo ectoplasma, ante un equipo de investigadores de la universidad de Tokio y Osaka, y en presencia de más de 300 personas. El análisis químico identificó células humanas típicas. El médium Willy Schneider, también fue examinado por 94 investigadores, 18 médicos, 19 científicos y un perito en magia. En España, el grupo de investigación Hipergea, también logró recoger, en 1983 muestras. El análisis, llevado a cabo en Barcelona confirmó, que los tejidos orgánicos presentados en la


muestra apuntan, al parecer, a un origen humano de las materializaciones, o fantasmas como ellos lo refirieron. En la investigación a Stanislawa Tomczyk se logró algo muy interesante. En el momento que la médium estaba produciendo ectoplasma, bajó de peso. Cuando éste se le reintegró, obtuvo su peso normal. El ectoplasma regresa a su fuente, lo veamos o no. Sandra también se pronunció para que la sacaran de una duda. - Hermana, estoy tratando de poner el máximo cuidado a su explicación, pero hay una pregunta que la tengo en mente desde hace un buen rato; esta es: Cuando iba a realizarse la materialización, el señor Rangel apagó las luces y encendió una lámpara que contenía un bombillo rojo que alumbraba muy poquito, casi nada. ¿Es imprescindible que el lugar donde se ha de producir este fenómeno esté a oscuras?. Esther volteó hacia Rafael diciéndole que fuese él quien respondiera esa pregunta. - Con gusto – fue la respuesta del director-. Veo que no están dejando escapar ningún detalle. Si un Silvestre me mantuvo toda una tarde en la biblioteca, con cuatro amanecemos hablando, porque sus preguntas son muy interesantes. El problema de la luz es, que deforma la formación ectoplasmática. Existió un científico que permaneció estudiando una materialización durante tres años. Este hermano


fue nada más y nada menos que el ingles Sir William Crookes, químico y descubridor de los rayos catódicos. Para que tengan una idea del personaje que le estoy hablando, él fue reiteradamente galardonado por sus actividades académicas, entre ellas, Medalla Real de oro en 1875, Medalla Davy en 1888; Caballero de la Reina Victoria en 1897; Orden del Mérito en 1910, presidente de la Sociedad de Química del Instituto de Ingenieros Electricistas, etc. Ya conociendo parte del personaje, ahora le recalco, que este representante de la ciencia, en su época estudió por tres años, como ya dije, profundamente, una de las materializaciones más famosas que se conocen en el mundo espírita; me refiero a la de Katie (Caterina) King, sirviendo de médium Florence Cook, cuando contaba con apenas 15 años de edad. Esta formación ectoplasmática fue sometida a múltiples experimentos, pero la más espeluznante fue cuando se sometió espontáneamente a la luz directa de varios mecheros de gas; la figura se desintegró, los ojos se hundieron en las órbitas, la frente huyó, la nariz se desapareció; las extremidades, y en sí, el cuerpo, se fue deshaciendo, cual esperma que se derrite ante el calor de la llama. La luz fuerte y el calor excesivo impiden la materialización. Luis José consulta con Margarita, luego con Silvestre y su esposa; de dicha consulta surge un acuerdo que le tocó a él manifestarlo en forma de pregunta. - Hermanos, entiendo que el escepticismo descansa en la suspensión del juicio afirmativo o negativo mientras no se tienen pruebas materiales, sobre todo respecto a lo manifestado por aquellos que defienden la intervención de lo espiritual en el


mundo material. Es este un mal grave como también lo es la credulidad. Yo, particularmente, he tratado de permanecer en el centro, pero comprendo que es sumamente difícil mantener ese equilibrio. Por momentos, la balanza se inclinaba un poco hacia el lado del escepticismo, pero debo reconocer que lo ocurrido a Silvestre con el hombre del liquiliqui blanco o el Dr. Olevis, sumado a lo de hoy, logró en gran parte su objetivo, inclinarla hacia el lado opuesto, pero a través de hechos innegables. En este momento puedo decir que se debe ser escéptico, pero consciente, de igual modo lo remito a la credulidad. Un escéptico empedernido nunca lo fui, porque éste no busca vivir o participar en experiencias como la de hoy. Tampoco me considero un crédulo ciego, terco, porque distorsionaría la realidad de los hechos, inventándolos si fuese necesario, convirtiéndome en un charlatán más, o en una víctima de los mismos. No quiero hundirme en el fango de lo irreal. Dejo marcharse a las personas que llegan a mi vida tan solo para compartir quejas, chismes e historias desastrosas, miedos y juicios a los demás. Si estos tipos de sujetos andan en busca de una papelera, jamás permito que sea mi mente. Tengo años conociendo a Silvestre y a su esposa, porque yo soy también sanjuanero de Caicara, aunque no estoy viviendo allá en estos momentos. Hablando con ellos me han asegurado – y yo les creo, porque no son personas mentirosas -, que la voz surgida de la formación ectoplasmática como dicen ustedes, era idéntica a la de la difunta María a quien no conocí, abuela de Margarita. Esa voz, que no es conocida por mí, todos la escuchamos, y quedó grabada como prueba de su veracidad.


En el caso de la comunicación del Dr. Olevis, comprendo que éste se manifestó utilizando las cuerdas vocales de usted hermana Esther, que fungió como médium. Esto lo tengo claro, perfecto, pero en el caso de la abuela de Margarita la cosa es diferente, su manifestación no fue a través de una posesión. De acuerdo con mis amigos y mi esposa, nuestra inquietud, y mira que inquietud, es, demostrando lo que me queda de escepticismo, ¿cómo logró esa materialización pronunciar palabras, muy coherentes por cierto, actuando independiente del médium?. Si no existe laringe, menos pueden existir cuerdas vocales. Hablando más directo; si no se tiene ese ligamento de la laringe por cuyas vibraciones se produce la voz, no podría pronunciarse ningún lenguaje articulado, porque no se puede producir la fonación. La verdad es que, la materialización habló; ¿nos podrían dar una explicación respecto a este incomprensible fenómeno?, por lo menos para mí, porque negarlo por no entenderlo sería estúpido, si lo hemos presenciado. Mostrando una cara llena de satisfacción, la médium exclamó: - ¡Hermano mío!, lo felicito por esa participación tan equilibrada, demostrando con su planteamiento no ser una persona extremista. Constantemente lo estamos repitiendo en nuestras charlas. Todo extremo, sin excepción, es perjudicial. Dice David Ordaz en su libro “Los Milagros”, que “en la historia ha existido muchas supercherías”, y esto es irrevocable. En la actualidad, siguen surgiendo inmensas fábulas, edificadas sobre personalidades histéricas y malcriadas. La ignorancia sigue destruyendo al vulgo. Pastores vemos por do quiera


haciendo de las suyas, igualmente sacerdotes dando lo mejor de su herencia. El primero cosechando sin sembrar, sin trabajar, y el segundo viviendo de los pueblos que temen perder su alma si no se inclinan ante la voluntad de su majestad. Con su productivo comercio de misas, funerales, primeras comuniones, bautizos, ventas de estampas, milagros etc. Pero se olvidan que la ciencia, entre sus sagrados recintos, está siempre vigilante y en guardia contra la estéril y nociva marea de lo absurdo; pero como dice Ordaz, también es deber suyo – de la ciencia -, no rechazar los hechos por la simple razón de que pueda parecerle extraordinario o sea incapaz de explicarlo. Las leyes que conocen los científicos con las que tratan de darle respuesta a todo, no son todas las leyes existentes en la naturaleza, he ahí el por qué existen fenómenos o hechos que no han podido ser explicados razonablemente basándose en las leyes de la física convencional. Si existe el fenómeno y no se logra una explicación, sin duda alguna es que este lo está produciendo una causa o ley desconocida para la ciencia. En los Estados Unidos, se encuentran laboratorios y cátedras de parapsicología y se estudia con mucho interés lo denominado por ellos parafenomenos. En Rusia, Japón, Gran Bretaña, España, Italia, etc., han surgido sorprendentes experiencias. Este fenómeno específicamente se viene estudiando desde hace muchos años, y la explicación encontrada ha sido que la voz – lo que más llama la atención de ustedes -, procede de una laringe artificial formada por el mismo material ectoplásmico, que por supuesto se había extraído del médium y los presentes. Fue catalogado este fenómeno, por estos investigadores, como algo sumamente sorprendente, porque al igual que ustedes,


ellos mencionaban que a menudo las voces sonaban con una entonación idéntica a la de la persona fallecida, que se presentaba. Se dice, que el espíritu, protagonista de este tipo de fenómenos, tiene que ser muy ducho y preciso en esta experiencia de la manipulación de laringe, a la que tiene que hacer funcionable, moldeando sus propios órganos vocales. Para que no quedara duda en los experimentos, -Continúa diciendo Esther- el investigador B. K. Thoroggod preparó una prueba más, utilizando como médium a Margery. Bien, ¿qué fue lo que hizo este hermano?, construyó una caja de sonido que contenía un micrófono. Este micrófono estaba conectado a un altoparlante, en una habitación distinta. En esas rigurosas condiciones, sin lugar a dudas y con numerosos testigos, se confirmó la independencia de la voz, que nada tenía que ver con la médium. Por otra parte tenemos a la señora Kathellen Barkel, ella fue una médium inglesa que trabajó durante un tiempo para la “Asociación Espírita Mary Lebone” y para el colegio Británico de ciencias síquicas, en Londres. Esta hermana, se destacó más que todo en los fenómenos de curación, aporte y del que estamos hablando, voz directa. También es bueno que ustedes estén informados del nombre de un aparato que fue creado por un investigador síquico francés de nombre Hipólito Baraduez. Al aparato su creador lo llamó “Biometro” y fue utilizado en varios médiums. Su funcionamiento consistía en medir la fuerza nerviosa y las vibraciones desconocidas en las sesiones experimentales. Hoy los populares “caza fantasmas” utilizan los medidores de EMF, estas son las siglas en ingles de “Electromagnetic field”, en


nuestro idioma “Campos electromagnéticos”; otros lo denominan “Magnetómetros”. Los investigadores opinan que la presencia de entidades espirituales hace que el aparato manifieste alteraciones en los campos electromagnéticos de ahí su importancia. Posee unos sensores que dan una lectura a través de agujas, indicadores digitales e inclusive tiene una alarma visual y sonora que se activa cuando marca picos de intensidad. Particularmente -Sigue diciendo Esther- considero que a pesar de no ser muy común en estos momentos dicho fenómeno, ha sido un hermoso regalo de nuestros hermanos espirituales y por mi parte siento una grata satisfacción, por haberles sido útil a ellos y a ustedes al obtener dicha experiencia, se que va a ser algo inolvidable. Las materializaciones llamaron la atención de renombrados investigadores de los diferentes continentes, muy especialmente el europeo y el nuestro. - Si alguien le increpa, alegando que lo ocurrido fue producto de una alucinación, que nada tiene que ver con la realidad, ¿qué le respondería usted?. - inquirió Luis José. - Yo le diría a ese hermano, que si es cierto –Responde Esther- todos en algún momento de nuestra vida, podemos sufrir de alguna alucinación óptica. Regularmente, cuando vamos en un vehículo, vemos en la vía lagos de agua, que denominamos espejismo. Esto es un fenómeno de óptica, que se produce más que todo en los lugares cálidos. Las personas cuando padecen de fiebres muy elevadas, alucinan, igualmente los drogómanos y los dipsómanos; ahí está el “delírium tremens” de los alcohólicos.


El hecho que la alucinación exista, no niega a los fenómenos del espiritismo. Presencié en una oportunidad, un fenómeno de poltergeist en una casa, donde se reventaron los bombillos; los vidrios de las ventanas; la pantalla del un televisor. Los utensilios de cocina, salían disparados y aterrizaban en la sala. Un aparato de sonido se levantó en el aire sin ayuda de nadie, y hubo que impulsarlo hacia abajo para que no se fuese a dañar. Estando en la sala como con 15 personas más, sentimos un ruido fuerte en una habitación, cuando entramos a ella, nos dimos cuenta, que las cestas que contenían ropa, estaban tiradas en el piso y la ropa regada por todas partes. Pregunto, ¿una alucinación, puede hacer tanto desastre?. De igual modo me pregunto, ¿se puede palpar, fotografiar y grabar una alucinación, e incluso llevarla al microscopio?. ¿Estos fenómenos que he mencionado y presenciado, serían producto de un efecto de refracción, como ocurre con los astros?; ¿una alucinación le dio la mano y una descarga eléctrica al hermano Rangel y aparte de eso le envió un L. P?. ¿Una ilusión óptica invitó a Margarita que la tocara?; ¿una mesa que se ha elevado y al caer bruscamente se ha dañado, es un efecto de óptica?. Las investigaciones realizadas por los estudiosos de la ciencia, que a través de sus experiencias y pruebas han dado fe de la realidad del fenómeno, no han sabido distinguir la alucinación de la realidad?. ¿Los resultados de los laboratorios, que han confirmado la veracidad de sus análisis, es también una especie de ilusión óptica?. Dice el maestro Kardec, en “El Libro de los Médiums”, capítulo IV, que: “Una causa fisiológica bien conocida puede, sin duda, hacer que se crea dar vuelta a una cosa que no se mueve, o que se la crea girar sobre si misma cuando esta


inmóvil; ¿pero cuando muchas personas alrededor de una mesa son arrastrados por un movimiento tan rápido que tienen trabajo en seguirla, que algunas son a veces echadas por tierra, se dirá que todas están atacadas de vértigo, como el borracho que cree ver pasar su casa por delante de sus ojos?”. Si después de haberle dicho todo esto a la persona que me interpela, continúa con su misma idea, lo que me resta decirle es: mi hermano esa es su opinión, y se la respeto aunque no la comparta. Rafael tomó la palabra y dijo: - Para finalizar esta plática porque se está haciendo tarde y ustedes tienen que tomar carro para San Juan, quiero manifestarles, que los médiums de efecto físico están aptos para producir gran variedad de fenómenos materiales como movimientos de objetos inertes, ruidos, aportes, etc. El maestro Kardec divide a estos médiums en, facultativos e involuntarios. Los médiums facultativos son aquellos que tienen conciencia de su facultades y que a voluntad pueden, si a si lo desean, producir los fenómenos. Los médiums involuntarios son aquellos que producen los fenómenos, pero ellos lo ignoran. Para estos médiums, no hay edad, los fenómenos más a menudo son producidos por los niños y jóvenes. Estos médiums abundan en gran cantidad.


Margarita interrumpe a Rangel para decirle que ellos saben que han abusado de su confianza, pero que, por favor, antes de marcharse le informe respecto a los aportes, porque han mencionado esa palabra en varias oportunidades pero no han dicho cuál es su significado y a qué se están refiriendo. Con una sonrisa, Rafael le responde: - No hermana, aquí no hay ningún abuso; lo que mencioné de lo tarde que era, no es por la hermana Esther ni por mí, sino por ustedes, que dependen de una línea de transporte. Nosotros no tenemos ningún problema en seguirles respondiendo o aclarando las dudas que tengan, si está a nuestro alcance. - En esa línea – respondió Margarita – encontramos transporte hasta las nueve de la noche. Así que pierda cuidado, tómese un poquito de agua y continuemos hablando. Llegaremos a tiempo a la línea. - Siendo así, no hay inconveniente de parte nuestra, tiempo tenemos. Preguntaste por el fenómeno de aporte. Bien; el aporte entra en la fila de los efectos físicos; pero plantea un desconcertante problema, que es la disgregación de la materia, para luego ser reintegrada. - No entiendo hermano – mencionó Silvestre. Bueno; este fenómeno también se conoce como penetración de la materia a través de la materia.


Disculpe hermano, pero sigo sin comprender. Okey. Pongan atención. Una vecina mía, me llegó cierto día, muy nerviosa, comentándome un problema por el cual estaba pasando. Yo, ya había incursionado en este mundo del espiritismo y ella lo sabía. Me confesó que experimentó un sueño con un hermoso río. A su lado se encontraba una indígena, quien le dijo algo respecto a su vida personal: - aquí está tu hija -. Ella le respondió ¿cuál hija?, estaba recién casada y no había concebido aún. La indígena le recalcó: - vas a tener una hija y aquí se encuentra su espíritu -. ¿Dónde está?, preguntó, pero la respuesta fue: - Todavía no la puedes ver. Me comenta la joven, que no tenía conocimiento alguno respecto a estos temas, que ignoró a la indígena y fijó la mirada en unos caracoles muy bonitos que se encontraban dentro del río. Impresionada por su color rosado, metió la mano y tomó el que más le llamó la atención. Cuando lo estaba observando, se despertó; su gran sorpresa fue, verse en la mano el mismo caracol del sueño. Nerviosa, despertó de inmediato a su esposo y cuando le hizo el comentario, dos fueron los sorprendidos. La joven al poco tiempo dio a luz una hermosa niña. - Eso que usted acaba de comentar – Dijo Margarita – me recordó algo inexplicable que sufrió un hermano mío. De acuerdo a lo que he oído hoy aquí, él era – digo era porque murió – un médium de efecto físico, pero involuntario, porque en su entorno siempre le estaban ocurriendo cosas raras. Recuerdo que una vez nos fuimos para la playa La Galera, por los lados de Juangriego - para que la hermana Esther se ubique -, reunidos con un grupo de amigos y familiares. La mayoría de


los presentes se encontraban involucrados espiritualistas, ¿a si no es que dicen ustedes?.

con

los

Si, así es. – recalcó Rafael. - Estaban hablando de María Lionza, don juanes e indios. Mi hermano a quien también le gustaba eso sacó de su cartera y mostró un carnet de la india Rosa, muy conocida en ese mundo. Dijo que se lo había preparado una comadre en el estado Sucre. El carnet se cayó en la arena en presencia de todos, cuando lo fue a buscar no lo encontró. Todos comenzamos a buscarlo, pero el esfuerzo fue en vano, había desaparecido como por arte de magia. La noche se hacía presente, he impedía la búsqueda; así que decidimos - después de convencer a mi hermano – marcharnos y regresar al día siguiente, bien temprano a continuar con la búsqueda. Así fue, al día siguiente estábamos él y yo en la playa, buscando lo que para él era un tesoro. Buscamos por todo el lugar y nada, parecía que la tierra se lo había tragado. Resignados, regresamos a San Juan. Como al cuarto de hora de haberme dejado en casa, mi hermano se encontraba nuevamente buscándome. Tenía en la mano el carnet. Le pregunté que dónde lo había encontrado; cuando me explicó, me quedé estupefacta; lo halló en la repisa del baño donde está un espejo que él usaba para rasurarse, todo lleno de arena de playa. El pensó en ese momento que fue la misma india rosa quien se lo trajo. Por lo relatado por usted señor Rafael, ¿es posible que así como la joven trasladó o no se quien el caracol para su casa, mi propio hermano, claro sin saberlo, hubiese hecho lo mismo con el carnet?. Aunque el caso de la joven es más complicado porque ella - si fue ella - lo trajo de un sueño; esto si es bastante sorprendente, por no decir


increíble. ¿Cómo explicarían ustedes que de un sueño se pueda obtener algo real, tangible?. - Sí - respondió Rafael -, lo que le ocurrió a tu hermano fue un aporte, pero este fenómeno ocurre involuntariamente, porque si fuese voluntario, cuando necesitáramos dinero, lo tomaríamos de las entidades bancarias y nunca sufriríamos de problemas económicos. El aporte puede ocurrir en la oscuridad o a plena luz del día, como lo demostró el caso que nos contaste de tu hermano. Los objetos aportados aparecen ante la vista de los presentes, o cuando se encuentran descuidados. Su distancia no importa, se puede trasladar un objeto desde la China, como también de algún lugar de la casa. - ¿Solamente se pueden aportar objetos inertes?- preguntó Silvestre. - No; así como se puede aportar cosas inorgánicas, tales como piedras, monedas, metales, medicinas y muchas otras cosas, también se aportan flores, plantas, animales vivos. ¿Ustedes han escuchado hablar de imágenes de santos y vírgenes que lloran sangre?. - Si – respondieron casi todos -, en España, Italia; Francia, Portugal, Colombia y por su puesto Venezuela. - Muy bien; apartando los fraudes, se ha demostrado y verificado científicamente, que es sangre humana la presente en algunos íconos de vírgenes y de las estatuas. Esto se ha tomado


como un hecho muy apasionante y polémico del culto católico. En las páginas de revistas y periódicos ha aparecido titulares como: “Las Vírgenes que lloran Sangre”; “un fenómeno que conmueve y que la ciencia no logra explicar”. Los fieles ven estos hechos como una dolorosa manifestación de piedad por los sufrimientos que el hombre infringe a sus semejantes. Llora la virgen de Medjugoeje (Bosnia); la virgen de la Cisterna por otro lado hace lo mismo. Lágrimas de sangre y escarcha derrama la Rosa Mística y hasta la Beata Laura Vicuña echa su lloraita. Todas estas “milagrosas” expresiones se escuchan por do quiera; y siguen concitando el fervor místico de millones de creyentes. El Vaticano no deja pasar estos fenómenos desapercibidamente. Envió a dos médicos de inobjetable seriedad y profesores de la Universidad de Roma a realizar un profundo estudio, y no pudieron encontrar una respuesta científica a tales hechos. Les pregunto, ¿creen ustedes que esto es un milagro?. Luis José intervino diciendo: - No, porque se tienen como milagro, los hechos sobrenaturales, debido a poderes divinos, y lo sobrenatural no existe; todo es natural, aunque nos refiramos a lo espiritual. Si el milagro existiese, violaría las leyes universales, que son inmutables y esto es imposible. Así que mi punto de vista es: como milagro se tienen aquellos fenómenos a los cuales se les desconoce su causa, pero


una vez explicada la procedencia de estos, desaparece el hecho milagroso, aunque sigue sostenido por nuestra ignorancia. Silvestre, un poco inconforme con la respuesta de Luis José dice: - Pero todavía la ciencia no ha dado su veredicto, una explicación que desmienta lo milagroso. El mismo Rafael dijo que los profesores enviados por el Vaticano, no pudieron dar una respuesta científica. - ¿Y a quién favorece esto Silvestre? – responde Luis José -, esos profesores fueron enviados y pagados por el Vaticano y ¿van ellos a morderle la mano al amo que le da de comer?. Al Vaticano le interesa que esos supuestos milagros se propaguen para que la gente no pierda la fe. Tú no has escuchado eso que dice: “La devoción se acaba, cuando el santo deja de hacer milagros”. Mi viejo me dijo una vez, que a la virgen del Valle en varias oportunidades le vieron pegado de su vestido cadillos; la feligresía bajo su asombro se los quitaba y muchas personas llegaron a decir que esos cadillos eran muy milagrosos. Ahora, la explicación que el sacerdote daba a quien le preguntara por los cadillos de la virgen, era que cuando cerraban la iglesia, la virgen salía a recorrer a Margarita; a visitar enfermos. En su viaje pasaba por lugares donde abundaban los cadillos y se les pegaban a su vestido. Ella llegaba a la iglesia por la madrugada y hasta más tarde, siendo ese el motivo por el cual las puertas de la iglesia no abrían a veces y tenían que esperar. Cuando entraban en la mañana, se encontraban con la prueba de la salida de la virgen y exclamaban. “La virgen salió anoche”. Pero estos cadillos hicieron milagros, hasta que la mujer


asignada a la limpieza de la iglesia se diera cuenta que era el mismo cura, quien le pegaba los cadillos al vestido de la virgen. La médium Esther, viendo como se estaba desarrollando el diálogo, prefirió intervenir. - Hermano Silvestre, la ciencia aún no ha dado una respuesta, es verdad, respecto a esos casos, pero el espiritismo si tiene varias hipótesis. Eso de la sangre en las imágenes religiosas no es nuevo. El maestro Joaquín Trincado en su libro “El Espiritismo Estudiado”, escribió respecto a un cuadro del que brotaba sangre, eso fue hacia el año 1910, en Buenos Aires, capital de Argentina. En él dice que ese fenómeno fue investigado para la época por un equipo que estuvo a cargo de los análisis químicos, confirmando la autenticidad de la sangre, pero sin poder dar, al igual que ahora, una explicación científica. La iglesia también participó en esta oportunidad, y dio su veredicto: “Un milagro del corazón de Jesús”. Trincado viendo el revuelo que este fenómeno estaba tomando a través de los diferentes medios de comunicación, decidió darse una vueltecita por el lugar de los acontecimientos. Estando en el sitio escuchó al sacristán del pueblo dando un discurso motivado por el gran milagro que se estaba realizando, donde decía que no había más remedio que perpetuar la memoria, construyendo allí mismo una capilla. Cansado el maestro, de las mentiras e infamias de este ignorante sacristán, le formuló una pregunta, y la respuesta obtenida fue: “Yo no puedo discutir esos puntos, que son del dogma de nuestra santa religión”. Mientras hablaba con el


sacristán, el maestro fue interrumpido por uno de los médiums que lo acompañaban, informándole que los presentes querían que hicieran una sesión, allí mismo. El maestro no se negó, por el contrario le dio el visto bueno anunciándolo a todos. Una médium entra en posesión y su comentario versó respecto al fenómeno. Un médium vidente le advierte al maestro: “En la casa está la médium que obra el fenómeno; está en la última pieza de la casa”. Uno de los presentes dice: ¡Esa es mi madre!. El maestro no le confirma nada; pero le dice a los demás médiums que están con él, que lo ayuden, porque quería magnetizar desde donde se encontraba, a la médium de aporte, instrumento utilizado para la realización de los supuestos milagros, según los emisarios religiosos. Al poco tiempo el vidente le anuncia al maestro que la señora ya estaba dormida. Se dirigió hasta ella, acompañado de su hijo y de un coronel del ejército, secretario de uno de los grupos que estaban estudiando el caso. Cuando abrieron la puerta de la última habitación, como fue señalado por el médium, encontraron a la señora sentada en una silla, entregada a los brazos de Morfeo. Delante de sus acompañantes, el maestro interrogó a la bella durmiente, magnetizada: “Tú has producido el aporte de sangre?”. La respuesta fue de inmediato. – “No entiendo eso; pero sí sé que algunas veces me han dejado dormida y el espíritu de una mujer anciana me extrae la sangre, que llevaba al cuadro”. El maestro le pregunta: Siempre fue su sangre?. – “No: algunas veces la hemos tomado de los presentes” -. ¿Tu materia tiene conciencia de lo que obra?. – “No, sólo algún pequeño recuerdo como de un sueño le queda”. El hijo de la señora no entiende lo que estaba ocurriendo, y piensa que su madre se estaba volviendo loca y se lo anuncia al


maestro. Éste le da una breve explicación, y le ordena a la sonambulizada médium que despierte recordando todo. Cuando la señora despierta, recordó todo lo que había dicho, se siente avergonzada de su situación. Todos incluyendo a la señora, regresaron a la sala. En el preciso instante que ellos entran, la médium que estaba allí, queda en trance y el espíritu comunicante resultó conocido y dijo, dirigiéndose al maestro: “Ya todo está aclarado; pero tú vela con diligencia, porque ya la voz de milagro la llevan de boca en boca”. El maestro se retira de la casa con su cuerpo de médiums, pero les dice antes de salir a todos los presentes, que el fenómeno no se repetirá por mucho que insistan, pero si se empeñan en lo del milagro, dice el maestro, haremos que el fenómeno se produzca el domingo próximo en presencia de todos. Pasaron los días y el maestro recibe de unos fanáticos una carta, donde le suplican que escriba el gran fenómeno del Divino Maestro Jesús, porque según ellos habían presenciado el grandísimo poder que poseía él, y le recalcaban que estaban seguros, que solo él había sabido estudiar dicho fenómeno; que lo escribiera y lo enviara a Pahuajo, a un periódico que lo dirigía según ellos un gran hermano. El maestro Trincado decidió escribir lo ocurrido y encontrándose en esta labor en un despacho de su negocio de electricidad, según comenta él, le sacaron la pluma de la mano y oyó muy claro que le dijeron: “Corre a la calle Pichincha”. Su reacción fue inmediata, y en pocos minutos se encontraba en el sitió. Cuando entró a la sala de la casa, vio al sacristán del pueblo con un sacerdote, rodeados de un grupo de damas muy adineradas, convenciéndolas del milagro, para que dieran su contribución y así poder construir la capilla anhelada;


comercio, solo pensando en la forma de cómo sacarle provecho a lo ocurrido. Ellos no se habían percatado de la presencia del maestro, el primero en darse cuenta fue el sacristán quien al verlo se sorprendió y se lo comunicó al sacerdote. Éste creyendo haber visto al diablo, dio un brinco y desprendió el cuadro de la pared. El maestro le recordó que ellos habían dicho que a quien tocara el cuadro se le romperían los brazos; que si él no temía. No obtuvo respuesta. El sacerdote pensando que él podía provocar el fenómeno, usó toda su fuerza psíquica, para contrarrestar la de Trincado, pero viendo que el esfuerzo era en vano, sacó un pañuelo y limpió el cuadro. El maestro al ver su gesto le dice: “Pásalo por sus zapatos y recogerás algo”. El cura, como representante del Dios católico, se vuelve hacia él e iracundo le dice: “¿Y quién se opone a los milagros de nuestra Santa Madre la Religión y sus Santos?”. Trincado sin perder los estribos le respondió: “Ya lo veis; y he de probar que nadie hizo milagros y esto no ha de pasar más que por lo que es”. Se refería el maestro a un hecho mediunímico que es del espiritismo y no de la religión. El representante del Dios católico vuelve a atentar contra el maestro, y este le responde que con su actitud, lo que estaba logrando es confirmar su falacia, y le recalcó: “Ha comprendido que si sigue más, las va a perder todas, porque las señoras ya han empezado a ponerse en mi alrededor, aunque me ha tratado de diablo, anticristo y que se yo cuantos títulos más, que bien quisiera serlo antes que santo, pesebre de vagos”. Cuando el padre escuchó estas últimas palabras del maestro, lo único que se le ocurrió decir fue: “Yo rogaré a Dios por ustedes, para que lo ilumine. Ustedes los espiritistas, están condenados, y cuanto bien harían a sus almas servir con sus fuerzas a la Iglesia de


Dios; yo rogaré para su salvación”. El maestro sonrientemente le contestó: “Vea usted que vine, porque fui avisado; le interrumpo en su trabajo psíquico y puedo yo sólo mas que todos ustedes, con sus santos y su propio Dios. ¿Y pedirá a ese Dios vencido que me salve a mí, que lo derroté?; esto es el colmo de la patraña”. El sacerdote viéndose acorralado optó por regalar medallitas a todos los presentes, incluyendo a Trincado. Luego se fueron solos, él y su sacristán, porque las mujeres se quedaron con el maestro, muchas de ellas después de haber visto la actitud del sacerdote, decidieron no ir más al templo porque se sintieron utilizadas. De regreso a su oficina, el maestro concluyó la descripción del fenómeno y lo envió para el periódico “El Resplandor de la Verdad”, que se decía estaba dirigido por un gran hermano; pero el contenido del artículo, apagó el resplandor del periódico y se publicó tergiversado, lleno de mentiras, ausente de la verdad que imprimió el maestro Trincado. El fenómeno no se repitió más, el milagro desapareció y el sacerdote no pudo llevar a cabo el gran negocio que tenía en mente, porque muchas personas que venían desde muchos años anestesiadas por el dogma religioso, fueron liberadas del yugo de la ignorancia y pudieron ver a través de la luz de su propio espíritu, la verdad que siempre le habían ocultado los negadores de la verdad. Esther se quedó callada y quien retomó la palabra fue Rangel.


- A pesar de todo el comentario - está demás decir que fue muy bueno - dicho por la hermana Esther, todavía el fenómeno no está explicado de un todo. Las hipótesis a la que se refería la hermana son las siguientes: Como lo mencioné antes, éste fenómeno plantea un desconcertante problema de la disgregación de la materia y su reintegración. Tenemos, por ejemplo el caso del caracol que la joven vio en el río. Su espíritu realmente se trasladó a ese lugar, no fue un simple sueño como ella pensó. Estando en el sitio desmaterializó el objeto, lo separó molecularmente y este por lo tanto dejó de ser un objeto. Ahora bien; pienso, que dicho caracol, no solamente se quedó en moléculas, sino que se convierte en un fluido etéreo, es decir pasó a este plano. De éter, también está compuesto el alma o periespíritu del médium y la de todos nosotros, por su puesto. Por ser composiciones similares, se pueden unir; el espíritu siendo la voluntad ejecutora e inteligente; lo traslada al lugar de su escogencia; reinvierte la operación que usó para su desmaterialización, formando nuevamente el objeto trasladado etéreamente. Por lo tanto, no fue el objeto que se trasladó, sino el material del cual está compuesto. Esta no es la única versión que pretende dar una explicación racional a este fenómeno; hay quienes piensan, que el objeto es trasladado fuera del plano tridimensional. Según el físico alemán Johan Karl Friedrich Zollner, profesor de la Universidad de Leipzig, quien estudió esté fenómeno y utilizó como médium al norteamericano Herry Slade, lo explica basándose en la existencia de un espacio de cuatro duraciones; un hiperespacio tetradimensional contiguo a nuestro espacio físico, desde donde la entidad espiritual puede manipular


fácilmente los materiales físicos llevándolos de un lugar a otro, sin inconveniente alguno de las barreras físicas del espacio tridimensional. Así, como el espíritu de la joven colocó el caracol en su mano, y el hermano de Margarita depositó el carnet en la repisa del espejo, de igual modo pudieron llevarlo a la bóveda de un banco o a un lugar que se encuentre herméticamente cerrado, o ponerla en la mano de alguna imagen religiosa y pasar por un milagro, como se hizo con la sangre del cuadro. - Hermanos – interviene Silvestre -, estoy muy complacido con sus respuestas y ejemplos, pero me queda otra duda. ¿Sólo el espíritu del médium puede realizar aportes?. - No, claro que no, otro espíritu ajeno al del médium también lo puede hacer, pero utilizando las facultades del médium; sin éste, no puede proceder el espíritu. - ¿Pero por qué tiene que ser utilizando al médium, si el espíritu ajeno también tiene alma o periespíritu, qué es lo que necesita para hacer el aporte?. - Hermano, ya te expliqué, pero lo voy a repetir para que los demás se informen, que sólo el alma del espíritu encarnado es la que está unida al mundo físico o material, la del desencarnado se transforma en cuerpo fluídico. Para que un espíritu desencarnado pueda comunicarse con el mundo físico, tiene que hacerlo a través del alma de un encarnado, que posea las facultades apropiadas. No todos los espíritus encarnados tienen la facultad de realizar el fenómeno de aporte, a pesar que su espíritu esta unido al mundo físico.


Voy aprovechar la oportunidad para decirles que los espíritus que comúnmente están produciendo estos fenómenos físicos, son aquellos que están más influenciados por el mundo material, es decir, no son espíritus muy adelantados. Los espíritus superiores o de mayor luz, no se ocupan de cosas inferiores. - Y en el caso que una entidad sienta la necesidad de darle una lección a alguien para que coja el carril, ¿podría, si lo considera necesario, realizar el fenómeno?.- preguntó Luis José. - El alma de los espíritus superiores está más desmaterializada que la de los inferiores o de poco progreso. El primero tiene la fuerza moral y el segundo tiene la fuerza física. Cuando un espíritu elevado requiere de la fuerza del segundo, se sirve de los que la poseen, intuyéndolo para que realicen el fenómeno. Es algo más o menos como, la persona intelectual, que no está acostumbrada a la fuerza bruta, porque tal vez su cuerpo no es suficientemente fuerte, pero necesita derribar una pared; no la tumba él, pero busca a quien pueda hacerlo. En otras palabras, es el autor intelectual y no el ejecutor. La densidad del alma se expresa según el adelanto del espíritu. Si el espíritu es elevado, su alma es más sutil, mas espiritualizada; pero en los espíritus inferiores o de poco progreso, su alma es más tosca; está más próxima a la materia rústica. Esta alma es la que hace que los espíritus poco evolucionados, conserven por tanto tiempo, la ilusión de la vida terrenal, actuando como si estuviesen encarnados. Esta afinidad de su alma con el mundo físico es lo que hace más propicio a estos hermanos de poco progreso, a las manifestaciones físicas.


Sandra se ve un poco inquieta y Rangel lo nota. Dirigiéndose a ella le pregunta que si hay algo que la está molestando, su respuesta fue: - No necesariamente me está molestando algo, sino que se ha hablado de la dimensión tal, ésta o aquella, y yo me preguntaba, cómo será eso; que si los espíritus están en dimensiones diferentes ¿cómo pueden encontrarse?. Algo así más o menos era lo que estaba pensando. - Mira hermana, estabas nadando en un mar profundo, menos mal que te rescaté. Sí hay mas dimensiones que la nuestra. Te pondré un ejemplo sumamente sencillo. Mostrándole la mano abierta le dice: - Imagínate que por la palma de mi mano va caminando muy tranquilamente una hormiguita, yo puedo acercar mi cara a ella, bastante cerca, y ella sin tener noción que yo existo, porque vive en un mundo bidimensional, no tiene concepto de lo alti-bajo. Si le coloco un dedo delante de ella, le será sorprendente, ¿por qué?, porque esa barrera que está obstaculizando su paso surgió de la nada, y si le retiro el dedo, para ella desapareció, pero significa que ¿el dedo realmente dejó de existir?. No, aquí está. Nosotros hemos vivido en un mundo tridimensional, porque podemos ver lo alto, lo bajo y lo profundo. Pero los científicos ya están hablando de una cuarta dimensión, en la que incorporan aparte de las tres ya nombradas, la del tiempo. Pero a ciencia cierta, este concepto de cuarta dimensión no es nuevo, apareció con la teoría del


espacio curvo, que fue presentada hacia el año 1854 por Karl Friedrich Gauss, conjuntamente con Bernhard Riemann. Esta teoría fue usada en el siglo XX por el eminente físico alemán, Albert Einstein, como uno de los fundamentos de su teoría de la relatividad, convirtiéndose en una realidad matemática, consistente en “espacio-tiempo”, entendiéndose entonces que lo conocido por tercera dimensión tiene como límite la velocidad de la luz, es decir, 300.000 kilómetros por segundo. Al decir que el espíritu pertenece a la cuarta dimensión - como he escuchado por ahí, que algunos investigadores no están de acuerdo -, consideran que entonces es una partícula del universo, que se alimenta de la energía universal. Así como en la tierra vivimos seres de diferente grado de progreso y en diferentes dimensiones, en el espacio o mundo espiritual es lo mismo. Los maestros espirituales para orientarnos, tienen que descender de su dimensión, pero nosotros, por nuestro grado inferior de progreso, no podemos ascender a la de ellos, incluso se han visto casos de hermanos que se han comunicado a través de los médiums, y al preguntarle por algún familiar o amigo también desencarnado, su respuesta ha sido, “no los he visto”. Los que se encuentran en dimensiones superiores pueden ver a los de una dimensión inferior, pero los que nos encontramos en una dimensión inferior no vemos a los de una superior, a menos que ellos desciendan a la nuestra y se dejen ver o percibir. Éste es mi punto de vista, respecto a este tema; no estoy muy ducho en él. Respeto al hermano que pueda tener una opinión diferente, pero por el momento este es mi humilde aporte. - Muy bien amigo Rangel – respondió Silvestre -, si usted dice que no conoce mucho de eso, y dio esa respuesta, que podemos decir nosotros.


Volviendo y me disculpa, a lo que veníamos hablando hace unos instantes, por lo que usted me dijo de las escrituras y dibujos que le aparecían en el cuerpo, ¿eso también es un hecho de aporte?. - No hermano, ese fenómeno es diferente, lo llaman dermografía y pertenece a los fenómenos parabiológicos. Estos fenómenos parabiológicos se presentan de múltiples formas, como grafismos, signos, dibujos, hematogramas y estigmas. Silvestre confundido con todas esas palabras e ignorante del significado; un poco apenado se decidió a preguntar: - ¿Qué es eso de hematograma?. - Son marcas causadas por la rotura de los vasos capilares o efusión sanguínea por los poros. - ¿Eso no es lo mismo que los estigmas? – refirió Margarita. - No, los estigmas se presentan en forma de llagas o úlceras. Margarita levantándose de su asiento dijo: - Esto ha sido para mí una experiencia inolvidable; muchísimas gracias a todos y muy especialmente a ustedes. Gracias señora Esther por esos bellos consejos y por esa paciencia que tiene para con personas tan preguntonas como Silvestre; igualmente para usted señor Rangel, que en ningún momento se negó a responder nuestras preguntas y por


soportarnos tanto tiempo aun después de haber terminado la sesión. Discúlpenos alguna actitud fuera de lo normal para el grupo de ustedes, se que estuve muy nerviosa y gracias a Luis José que fue quien me dio ánimo aun ignorando el por qué de mi nerviosismo. Sé que él pensaba que era por el fenómeno, pero en sí, no era por el fenómeno, sino por quien se estaba manifestando. Yo había visto antes a personas posesionadas, bueno ahora me queda la duda, no voy a mentir, pero no fue la comunicación del Dr. Olevis lo que me causó tanta impresión, sino como ustedes saben, la materialización de mi abuela a quien quise y quiero mucho. No todo el mundo está preparado para recibir un impacto de tal magnitud. Aun no se qué rumbo va a coger mi vida, después de lo de hoy, pero sé que no voy a ser la misma.- Volteando hacia Silvestre, le dice que ahora si está preocupada por el transporte. Silvestre miró el reloj y le dice que tiene mucha razón, que llegó la hora de levantar el vuelo. Rangel se brinda para llevarlos hasta la línea de transporte. Todos se despiden de la médium Esther Valero estrechándole su mano y dándole un beso; ella muy agradecida le dice: - No olviden que, todos sin excepción somos médium; todos tenemos un espíritu guía que nos orienta hacia el bien, pero es imprescindible aprender a escucharlo. Muchos tendrán la oportunidad de comunicarse con él a través de un médium directamente como ocurrió hoy; otros no lo oirán, sino a través de la voz del corazón; pero poco importa cómo nos comuniquemos con él, lo importante es saber que cuando llamamos hay siempre alguien que nos escucha y atiende nuestro llamado. La voz de la razón de nuestros hermanos


superiores, siempre está por encima de todo interés material grosero. Esa voz es la llama sagrada que siempre ha inspirado a los artistas, poetas y filósofos de reconocida trayectoria. Por la naturaleza de los sentimientos, podemos reconocer entre nuestros hermanos, cuál es el espíritu que le asiste. Debemos armarnos de paciencia, para soportar las injurias de los espíritus detractores. Seamos firmes en el bien, y humildes ante nuestros necesitados. La semilla del espiritismo ha profundizado sus raíces en la madre tierra y ha expandido sus ramas bienhechoras por todo el planeta. Tal vez por nuestra debilidad, muchas veces somos alcanzados por los dardos ponzoñosos de las calumnias; pero si nos armamos de amor, no hay ataque que no podamos resistir. Hace poco, una religiosa de esas que van a la iglesia a darse golpes de pecho y a confesarse pensando que con esa actitud le tapará la boca a su conciencia me dijo, que los espiritistas somos todos una cuerda de locos. Yo reflexionando le di la razón, más tarde escribí:

La locura de los Espiritistas Dicen que los espiritistas somos locos Esta opinión no nos afecta en nada Loco tildaron al genio de Galilea Y la verdad siempre estuvo de su lado Loco llamaron al sabio Galileo Galilei Y demostró la teoría de Copérnico


Enseñándole a sus iracundos verdugos Que la verdad siempre se impondrá Por la fuerza de la razón y el amor Para beneficio de todos los seres. Dicen que los Espiritistas estamos locos Haciendo alarde de nuestra demencia Nos consolamos pensando que hemos tenido Y tenemos por hermanos de infortunios A grandes eruditos del saber intelectual Eminentes científicos de reconocida trayectoria Están contagiados por éste virus inclemente Su deseo más malvado que impulsa su ánimo es Luchar por la igualdad con armas legales Para lograr instaurar la unión y la paz. Dicen que estamos muy perturbados Y sé que hablan con mucha razón No aprobamos el odio entre hermanos Fomentado por la santa religión. Nuestra demencia es el efecto De la embriagues que causa el amor. Esperamos impacientemente el día Que el mundo convertido en un manicomio Todos sus moradores tomen como manía El amaos los unos a los otros.

Muchas son las cosas que quisiera decirles hermanos, pero el tiempo no lo permite. Sólo me resta informarles que, si hoy estamos abatidos bajo el peso del dolor, recogiendo una


abundante cosecha de tempestades, sin lugar a dudas es porque nuestra siembra fue de vientos. Si nuestra vida ha sido un naufragio continuo, debemos recordar, que el dolor es el agente del progreso que a todos nos habla, y en ese lenguaje mudo nos dice: Levántate y anda, tú eres el artífice de tu destino. Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo, y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar corrigiéndote. Tu triunfo surgirá de las cenizas del error. Aprende a convivir; toda situación difícil es un arma para triunfar. Enfréntate con valor a los duros embates de la vida y acéptalos, porque son el resultado de tus actos y la prueba que has de ganar, ante las tinieblas, armándote con la antorcha de luz que te ofrece el espiritismo luz y verdad. Tratemos de minimizar el odio en el mundo y para comenzar no está mal que empecemos por nosotros mismos. La necesidad de destrucción se debilita en el ser humano a medida que crece espiritualmente. Por último - porque los puede dejar el autobús – les recomiendo no creer en todos aquellos que dicen ser espiritistas o que tienen la varita mágica para solucionar todos los problemas, mientras ellos viven sumergidos en un mar de lodo. Las personas elevadas espiritualmente independientemente del credo que profesen, se reconocen por su transformación moral y por los esfuerzos que hacen para dominar sus malas inclinaciones. No nos dejemos atribular por insignificancias que debemos despreciar y olvidar.


Que sus guías y protectores les orienten e iluminen el camino por donde han de transitar y no olviden que cada existencia que tenemos es un combate por la luz y mientras más luz conquistemos, menos tinieblas nos circundarán. Que tengan un feliz viaje. Todos abandonaron el salón de sesiones, los nuevos invitados se despidieron de las pocas personas que estaban fuera. La esposa de Rangel, María Herminia, puso su casa a la orden, diciéndoles que serian bienvenidos, las veces que deseen regresar. Rafael se dirigió con sus invitados hacia el vehículo y partieron con destino a la línea de transporte que conduciría a Silvestre y su esposa hasta San Juan Bautista. Luis José y Sandra iban para los Robles, como quedaba cerca, Rangel se brindó a llevarlos. El carro de color vinotinto hizo su primera parada, Silvestre que se encontraba en el puesto delantero, extiende su mano derecha para despedirse de Rafael. Este le dice: - Si hay transporte todavía. Recuerda, sólo el que se domina a sí mismo puede dirigir a los demás. Andamos con tanto temor por la vida que muchos, por no causar daño a los demás, nos convertimos en buenas víctimas, y terminamos siendo mártires felices, solo por no correr el riesgo de cometer equívocos. Quien le teme al fracaso, no progresa, no aprende, no comprende que los errores son lecciones de sabiduría y nuestros grandes maestros.


Nunca estamos solos, el aislamiento no es más que una ilusión. Todo tiene que ver con todo. Somos la conciencia de la humanidad, si lo vemos desde este punto, comprenderemos la enorme responsabilidad que llevamos, cada uno, sobre nuestros hombros. Nosotros, como espíritus individualizados y poco evolucionados, como discípulos de la vida, al inicio tropezábamos y caíamos infinidad de veces; pero a medida que fuimos adquiriendo conocimientos a través de las experiencias materiales, aprendimos a evitar algunos obstáculos, pero lo importante no es evitar el tropiezo, sino la caída y así poco a poco aprendimos a leer, si, a leer en un libro que se mantiene abierto para todos, ese libro es el de la vida y todos formamos parte de él. Es necesario Silvestre, comportarnos como las abejas y no como las moscas. Una profesora de Cumaná, muy amiga mía, me regaló una vez un escrito muy bueno, era tomado de una obra que pertenece a P. Gustavo Eliecer, titulada “Relaciones humanas”. Dice así: “Un día salieron a pasear la mosca y la abeja. La mosca fue de basurero en basurero y recogió millones de microbios en sus patas y fue y los depositó en los alimentos de la familia, infectando a todos. La abeja en cambio iba de flor en flor recogiendo polen y néctar, y fue esparciendo fecundidad en las plantas y trajo rica miel para los humanos. Así cada mañana; hay personas “moscas” que buscan en la prensa, la radio y el corrillo, todo lo triste, lo mafioso, lo que oprime, y lo cuenta a los demás, llenando el ambiente de ponzoñosa inquietud. En cambio otros recogen lo positivo, lo que anima (que siempre es mucho más que lo negativo) y de ello hablan, llenando el ambiente de alegría y paz”. ¿Están de acuerdo que debemos ser como las abejas?.


Si, por supuesto – respondieron todos- pero Silvestre tenía algo pendiente y aprovechando que aun permanecían varios autobuses en la línea de transporte, le pregunta a Rafael si todavía tiene ganas de seguir conversando, la respuesta obtenida fue: no hay apuro. Silvestre sin dejar de mirar los ojos de Rangel le dice: - Hay una cosa que todavía no logro entender en todo esto. ¿Cómo ven ustedes a Dios?. - ¿Esa es tu preocupación?. Yo no juzgo a las personas por lo que digan ser, porque tenemos tres personalidades. Primero, la que transmitimos; segunda, la que creemos tener; y tercera la que realmente tenemos. Cuando una persona habla, debemos descubrir, cuál de sus personalidades se está manifestando. Una cosa es lo que uno diga y otra muy diferente es lo que hacemos. Muchos utilizan la palabra para disfrazar sus verdaderos sentimientos, con este tipo de persona hay que tener sumo cuidado. ¿Por qué sería que el difunto Papa Juan Pablo II pidió al astro físico Stephen Hawking y a otros colegas científicos que no investigaran respecto al origen del universo, porque según él, eso estaba prohibido para la ciencia porque vendría a ser “intervención de Dios”?. Esta exigencia o comentario de Juan Pablo se produjo cuando se estaba dictando una conferencia sobre cosmología en el mismo Vaticano. Más tarde dijo Hawking, en una conferencia celebrada en Hong Kong, con ironía: “Me alegra saber que no se había percatado de que yo había presentado una ponencia en la que teorizaba sobre cómo


se creó el universo. No me hacía gracia la idea de ser entregado a la inquisición como a Galileo”. Eso de creer o no en Dios, a mi me tiene sin cuidado; me considero una persona no teísta. Valoro a las personas por lo que realmente son, y no por lo que yo crea deban ser. El creer en Dios no hace mejor a la persona, y el ser ateo no lo hace peor. La mayoría de ellas creen en un Dios todo poderoso; para ser más exacto, un 96 por ciento, según algunas encuestas, ¿Y esto ha impedido las guerras en el mundo y la maldad?. ¿Podemos decir, que ese 96 por ciento son personas buenas y que el 4 por ciento restante son personas crueles?. ¿No te has preguntado por qué los países más religiosos son los que más han vivido en guerra?. ¿Las cruzadas, la inquisición, la colonización de América que dejaron montañas de cadáveres, fue un gesto de amor de los creyentes de Dios?. ¿Tenemos nosotros que decir; la obra del Dr. Prieto Figueroa, el maestro de América y nativo de esta isla, es algo diabólica, porque él dijo en una oportunidad que no creía en Dios?. Todos aprendemos de la vida, seamos religiosos o no. Si por ejemplo como dice Deepak Chopra en su obra “Conocer a Dios”: “Si yo escogiera a cien recién nacidos y filmara cada momento de sus vidas desde el principio hasta el fin, no sería posible predecir que aquellos creyentes en Dios serán más felices, más sabios o tendrán más éxitos que los no creyentes”. Mas adelante, continúa Chopra diciendo: “Personificamos a Dios como una forma conveniente de hacerlo más semejante a nosotros. Sin embargo, sería un humano muy perverso y cruel, si quedara oculto a nuestras miradas, mientras nos pide nuestro


amor. ¿Cómo podría tener confianza en un tipo cualquiera, de ser espiritual y benévolo; cuando miles de años de religión han estado tan manchadas de sangre?”. Pienso que uno debe ir más allá de la creencia condicionada de los dioses religiosos. ¿Sabes de dónde surgió el nombre de Dios?, viene del latín DEUS y este vocablo procede del griego ZEUS, la máxima divinidad de la mitología griega. Algunos eruditos, respecto a este tema, después de largas investigaciones han asegurado que el DEUS latino y el ZEUS griego, vienen de raíces idiomáticas de la cultura indoeuropea, conocida su raíz como DYA, que se asocia la figura de Dios con la del día y la luz. Esto encaja perfectamente con las creencias de civilizaciones antiguas como la egipcia que tenían por Dios a RA, (el sol); el que vence a las tiniebla, el Dios de luz, que todo lo aclara. Hace unos cuantos años atrás, en una exposición en Argentina, un materialista llamado Cesar Montemayor enfrentándose a un sacerdote católico, dijo: “Dios no es más que un nebuloso fantasma proyectado en los cielos por la imaginación supersticiosa de los pueblos primitivos”. Ya el Papa Pío IX había dicho en su “sylabus” que para muchos es desconocido lo siguiente: “Sea excomulgado el que diga. “El hombre es libre para abrazar y profesar la religión que crea verdadera según la luz de la razón”. También excomulgó a la ciencia, este Papa. ¿A quién le debemos el progreso del mundo; a la religión o a la ciencia?; ¿por cuál camino encontraremos a ese gran todo - llámalo Dios, si prefieres ese nombre -, por el de la religión, que no acepta que el ser humano razone libremente,


o por el de la ciencia que invita a razonar y a investigar, libre de los prejuicios que impiden ver las cosas de frente?. La investigación consiste en ir más allá de lo aparente. La ciencia, de acuerdo al adelanto de hoy, con la física cuántica, nos dice, “todo aquello que experimentamos como realidad material, procede o se origina en un reino invisible, más allá del espacio y del tiempo, un reino de energía e información”. Esto ha sido revelado por la ciencia. Ésta fuente inagotable, no visible no se considera un espacio vacío, sino como el útero de la creación. Esta energía se transforma en estrellas, galaxias, selvas, seres humanos, animales y hasta en nuestros propios pensamientos, emociones, memoria y deseos, es decir en todo. El organizador o inteligencia que se encarga de ir transformando todo, no es otro que el espíritu, organiza la energía en entidades conocibles, las partículas cuánticas en átomos, los átomos en moléculas, las moléculas en estructuras. - ¿Eso también te lo dice la ciencia, que el espíritu es el que organiza todas esas partículas?. – Preguntó irónicamente Silvestre. Dice serenamente, Rangel: - Bueno, tomando en cuenta que la ciencia es el conjunto de conocimientos fundados en el estudio, la investigación y el razonamiento, te puedo decir que sí, la ciencia lo afirma, aunque muchos científicos lo nieguen. Hay científicos que prefieren negar la existencia del espíritu, por no poder explicar los fenómenos del espiritismo. Eso es un craso error; es más, la


prueba de que no todos los científicos niegan la existencia del espíritu; en la última encuesta realizada a científicos norteamericanos por la prestigiosa revista “Nature” arrojó que creían en Dios 39 por ciento; No creían 45 por ciento, y tenían dudas un 14 por ciento. Significa esto que entre los científicos que tienen sus conferencias internacionales, es casi igual el número de creyentes al de no creyentes. Los que creen en Dios es porque aceptan un mundo espiritual. La razón me dice e igualmente la filosofía, que la ciencia no niega al espíritu, mas bien, nos guían hacia el espíritu, y cuando los científicos están estudiando la naturaleza, lo que hacen es estudiar ese gran todo, vamos a llamarlo Dios, para que te sientas mejor, pero yo estoy claro en que la razón derribó a los dioses y ahora la razón es diosa. - Dirigiéndose a Silvestre, pregunta: ¿Te acuerdas de la famosa ecuación de Einstein, E = MC2, la energía es igual a la masa (materia) por la velocidad de la luz al cuadrado?. - Si, la recuerdo. Respondió silvestre. Entonces, continúa Rangel: -Bueno, eso nos dice que la materia y la energía son la misma cosa, pero por supuesto en manifestaciones diferentes; energía es igual a masa y la masa o materia es energía muy concentrada. A Einstein se le atribuye una polémica discusión en un salón de clases de una universidad Alemana. Esto fue por una pregunta formulada por su profesor de física que era ateo. La pregunta fue lanzada en forma de reto a todos los estudiantes. Es la siguiente: ¿Dios creó todo lo que existe?.


- Tremenda pregunta – refirió Silvestre – pero no me gusta mucho quien la formuló porque debe haberla hecho con una intención no muy buena. Rafael se sonríe y continúa con el relato. - Un estudiante respondió: Sí señor, Dios creó todo. El profesor entonces dijo: Sí, Dios creó todo, entonces también hizo el mal, porque el mal existe, y si las obras son un reflejo de quien las hace, entonces Dios es malo. Con esta respuesta el joven alumno se quedó mudo, pero otro estudiante que se encontraba sentado en un rincón del salón un poco apartado de los demás, levantó la mano y dijo: ¿Puedo hacer una pregunta profesor?. Por supuesto, respondió. El joven se puso de pie y expresó: ¿Cree usted que existe el frío?. ¿Qué pregunta es esa?. Por supuesto que existe. ¿Acaso usted no ha tenido frío?. El muchacho siguió hablando: De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la física, lo que consideramos frío en realidad es ausencia de calor. Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía y el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, pero el frío en realidad no existe. Hemos creado ese término para describir como nos sentimos si no tenemos calor. Silvestre emocionado dijo: - El que dio esa respuesta no puede ser otro que Albert Einstein.


Rangel le dice: - El relato continúa. Pon atención. El estudiante siguió con la palabra, y le formuló una segunda pregunta al profesor: ¿Y existe la oscuridad?. La respuesta obtenida fue. Por supuesto. El joven de inmediato responde: Pienso que la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes y ondas. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber lo oscuro que está un espacio determinado?. Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio. Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente. Finalmente el muchacho hace su tercera y última pregunta a su profesor ateo de física: ¿Existe el mal?. El profesor dio la misma respuesta. Por supuesto que existe, como lo mencioné al comienzo. Vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son manifestaciones del mal. El estudiante con una gran calma le dice: El mal no existe por sí mismo. El mal es simplemente la ausencia del bien debido y es, al igual que los casos anteriores, un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia. Dios no creó el mal. No es como la fe o el amor, que existen como existe el calor y la luz. Sí, Silvestre, este estudiante fue Albert Einstein. - ¡Ese es mi gallo! – refirió fuertemente Silvestre. Desde un primer instante supe que ese estudiante era él, es que no podía ser otro. Con esas respuestas quedan muy mal parados los ateos.


- Si Silvestre, tienes razón, pero Einstein no es el que tú crees. - ¿Por qué dices eso?. - Mira, la visión de Einstein era muy basta. Ustedes los cristianos se llenan la boca diciendo que él era un ferviente creyente de Dios. Igual opinión tienen los ateos pero a la inversa, ellos sostienen que nunca tuvo un Dios personal, como el común de todos los creyentes. - Disculpa Rafael, pero según tengo entendido él perteneció o mejor dicho fue miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias al igual que otros renombrados científicos, y esta institución es de la Iglesia católica. - Sí, estas en lo cierto, pero esa membrecía no determina el carácter religioso de Einstein, ni tampoco significa que la visión de él con respecto a Dios es la misma que tienen los cristianos. En su juventud no quiso abrasar la religión de sus padres que fue el Judaísmo. Einstein estudió profundamente no solo el judaísmo, sino también el cristianismo y el Islamismo, las tres religiones monoteístas. También investigó las religiones orientales y asiáticas entre ellas el Budismo, Hinduismo y Confusionismo. El era una persona inquieta no solamente con lo que respecta al mundo científico, donde fue grande, sino también en lo teocrático. Todo esto él lo realizaba con la intención de poderse formular una opinión personar, propia de las creencias y cosas que nos rodean. Con respecto a Dios después de ese periplo de inquietudes religiosas se formó una opinión de él y en una oportunidad que se le presentó a través


de una entrevista que se le realizó, una de las preguntas que le formuló un periodista, tratando de desentrañar el enigma que lo acompañaba es: ¿Cree usted en Dios?. La respuesta dada por Einstein fue: “Yo creo en el Dios de Spinoza que se revela en la armonía ordenada de lo que existe, no en el Dios que se involucra él mismo con los destinos y acciones de los seres humanos”. Cuando le preguntaron que si creía en un Dios personal su respuesta fue contundente: “Todo eso que ustedes leen acerca de mis convicciones religiosas es una mentira sistemáticamente repetida. No creo en un Dios personal, siempre lo he expresado claramente. Si hay algo en mí que pueda ser llamado religioso es la ilimitada admiración por la estructura del mundo, hasta donde nuestra ciencia pueda revelarla”. Otra cita que ubica muy lejos a Einstein de ser un creyente común y corriente de las religiones monoteístas, es la siguiente: “Me parece que la idea de un Dios personal es un concepto antropológico que no puede tomarse en serio”. De “Religión y Ciencia”. Puño y letra de Einstein, publicado en NY Times Magazin, 9 de noviembre. “No puedo imaginarme un Dios que premia y castiga a los objetos de su creación, cuyos propósitos están moderados según los nuestros…un Dios, por decirlo brevemente, que no es sino el reflejo de la fragilidad humana”. - ¿Usted está tratando de decirme con eso que Einstein fue un ateo, a pesar de lo referido hace unos instantes? – preguntó Silvestre un poco desencantado por lo que estaba escuchando de quien él consideraba su ídolo. -No mi hermano – expresa Rafael -, esa no es, ni ha sido mi intención, lo que he querido decir es que Einstein tenía una visión de Dios, que no era cristiana, judía o Islámica. Tanta era su creencia en un ser superior no limitado a la mente humana,


que por las declaraciones que dio, le cayeron encima, llamándolo ateo como tú has pensado. Él se defendió diciendo: “El ateísmo no tiene ninguna base científica…Dios no juega a los dados con el universo…”. “La generalizada opinión, según la cual yo sería un ateo, se funda en un gran error. Quien lo deduce de mis teorías científicas, no las ha comprendido. No solo me ha interpretado mal sino que me hace un mal servicio si él divulga informaciones erróneas a propósito de mi actitud para con la religión”. “En vista de tal armonía en el cosmos que yo, con mi mente humana limitada, soy capaz de reconocer, hay aun gente que dice que no hay Dios. Pero lo que realmente me molesta es que ellos me citan para el apoyo de tales opiniones”. - Pero entonces él si creía en Dios. Esto Rafael es un rompe cabeza. Los que se encontraban en el asiento de atrás del vehículo, solamente se limitaban a escuchar, ninguno participaba en el diálogo que sostenían los dos analistas. Rafael toma de nuevo la palabra y dice: - Él creía en Dios a su manera, este era un Dios alejado de la conciencia humana, según sus propias palabras: “En un Dios que se revela en la armonía de todo lo existente…”. Es decir, sí tenía un Dios personal, manifestado por su entender del cosmos, por lo que le dictaba su razón, no la biblia ni ningún otro libro que se tenga por sagrado. Definía su religión de la manera siguiente: “Mi religión consiste en una humilde admiración del ilimitado espíritu superior que se revela en los más pequeños detalles que podemos percibir con nuestra frágil y débil mente”. No se refería a una religión de las conocidas, sino a su propia religión. También sostuvo en un Simposio de ciencia, filosofía y


religión, publicado por la Conferencia de Ciencia, Filosofía y religión: “Cuanto más imbuido esté un hombre en la ordenada regularidad de los eventos, más firme será su convicción de que no hay lugar – del lado de esta ordenada regularidad – para una causa de naturaleza distinta. Para ese hombre, ni las reglas humanas ni las “reglas divinas” existirán como causas independientes de los eventos naturales. De seguro, la ciencia nunca podrá refutar la doctrina de un Dios que interfiere en eventos naturales, porque esa doctrina puede siempre refugiarse en que el conocimiento científico no puede posar el pie en ese tema. Pero estoy convencido de que tal comportamiento de parte de las personas religiosas no solamente es inadecuado sino también fatal. Una doctrina que se mantiene no en la luz clara sino en la oscuridad, que ya ha causado un daño incalculable al progreso humano, necesariamente perderá su efecto en la humanidad. En su lucha por el bien ético, las personas religiosas deberían renunciar a la doctrina de la existencia de Dios, esto es, renunciar a la fuente del miedo y la esperanza, que en el pasado puso un gran poder en manos de los sacerdotes. En su labor, se deben apoyar en aquellas fuerzas que son capaces de cultivar el bien, la verdad y la belleza en la misma humanidad…”.

Dice Rangel: Existe el creador universal, los maestros espirituales le dan un nombre - por nominarlo de alguna manera - para identificarlo, ese nombre es ELOI (espíritu de luz omnímodo e infinito). La palabra Elohim es una palabra hebrea, la raíz “El”, es Dios en hebreo y es masculina. Sin embargo, antes de la humanidad creer en un Dios masculino, existía una creencia muy antigua de la Diosa Madre, fecundadora y creadora universal; todas las culturas, desde la India hasta


Creta, rindieron culto a esta divinidad muy primitiva, que posteriormente fue perdiendo importancia, hasta ser, definitivamente, suplantada con la llegada de las sociedades patriarcales. Pero aún queda en el recuerdo que progresivamente fue desdoblada en distintos personajes. La gran Madre, se conoce como la diosa de la fecundidad en Grecia; como Gea, Rea, Hera, Deméter y la divinidad frigia Cybeles en Egipto; se conoció como Isis e Istar en las civilizaciones asiria y babilónica. Los fenicios la llamaron Astarté y Kali en la cultura Hindú. Todas estas divinidades precedieron en el tiempo a todos los dioses varones. Continúa Rangel, dirigiéndose al grupo aunque solamente está participando Silvestre: - Ahora, hablando del Dios masculino, vamos a ver que se dice de él, a la luz de la razón. La mayoría de las religiones dicen que es un espíritu, un espíritu universal, pero también sostienen que él lo es todo, y es ahí donde se tranca el serrucho. - Inquieto, pregunta Silvestre: - ¿Por qué dices que ahí se tranca el serrucho, es que usted cree que fuera de Dios pueda existir algo?. - Mira Silvestre - responde Rangel- universalmente, se manejan las teorías de dos mundos, uno material y el otro espiritual. Yo creo que el error está en considerar a Dios o al creador como un espíritu, y a la vez sostener que lo es todo. Si es espíritu, según la creencia religiosa, no puede ser materia y si se descarta esa posibilidad, entonces no puede ser el todo, porque estaría abarcando únicamente lo espiritual y el todo está


conformado por las dos teorías. Si se excluye alguna de las dos, no se puede hablar del todo. Si por el contrario, pensamos que el creador, o la causa suprema es la energía y dejamos de estarlo personificando, creo, no sé, es mi punto de vista, estaríamos abarcando las dos teorías. Debemos romper con la visión religiosa de las dos teorías o los dos mundos independientes uno del otro. Por otro lado pensamos que el universo es infinito, y se nos hace imposible condensarlo en nuestra mente, entonces ¿que nos hace pensar que podemos conocer o representar a ese creador del universo como el caso de los sacerdotes, sin ni si quiera conocer a nuestro mundo, o mejor dicho a nuestro Estado, o peor aún sin ni si quiera saber quiénes somos, porque no nos conocemos a nosotros mismos?; ¿no te parece esto un atrevimiento?. Por otro lado, pensamos que el universo es infinito, por lo tanto, se nos hace imposible imaginarlo. Entonces ¿cómo podemos representar o imaginarnos al creador de ese universo?. Como es el caso de los sacerdotes; quienes desde todo punto de vista, demuestran ser unos farsantes o manipuladores de la objetividad y la información científica. En éste caso la colocan al servicio de los intereses de sus dogmas religiosos y funcionan como peñas, ubicadas intencionalmente o a propósito en la entrada de la caverna o claustro, donde estos religiosos pretenden encarcelar a sus seguidores, negándoles la oportunidad del crecimiento de sus conocimientos y que alimente así, su interés propio y particularmente individual, para alcanzar la luz de la sabiduría, para apalancar y reforzar la proliferación de hipótesis, que


como semillas serán esparcidas en los surcos del fértil suelo de la sabiduría comunal. Nosotros conocemos nuestras limitaciones, sin embargo le aplicamos el término de infinito y perfecto a lo que consideramos dentro de nuestras limitaciones lo máximo, lo máximo en grado superlativo al referirnos a algo, de aquí podemos deducir entonces, que ese algo o creador universal será tan grande como nuestra mente lo pueda imaginar y pensar que no todos calificamos las cosas bajo las mismas medidas o conceptos. Uno puede decir, Juan es más alto que Pedro; María es más bonita que Juana y Ana es mas buena que Antonia; siempre basándonos en una relación de objetos y cualidades. Nos podemos hacer una pregunta, ¿con que comparamos al creador, a la energía suprema o a Dios?; pues con todo lo que vemos, sentimos o pensamos, y creo que no nos queda más alternativa y estamos obligados a decir que es infinito, lo máximo y perfecto. Pero, que nunca falta un pero, si decimos que es infinito y perfecto y creo que en esto estamos de acuerdo, y a la vez está limitado a nuestra forma de pensar, considero necesario ampliar nuestra concepción de lo que nos rodea, porque de lo contrario, será tan pequeño como lo podamos concebir, percibir o sentir. - Pero la Biblia nos dice Rangel, que Dios nos creo a imagen y semejanza de él. - ¿Tu concibes Silvestre a un Dios con todas las imperfecciones del ser humano?. - Eso no fue lo que yo quise decir.


- Si, yo lo sé. Nosotros hermano mío fuimos los que creamos un Dios a nuestra semejanza, con todos nuestros errores y debilidades. Cuando yo digo que no creo en Dios o dioses, me estoy refiriendo a los creados por nosotros los seres humanos. Como no tenemos claro los conceptos de perfección e infinito, cuando utilizamos esos términos para referirnos a ese todo, lo estamos minimizando, porque nuestra concepción humana es muy limitada en comparación con esa grandeza total que los maestros llaman ELOÍ, que respecto a mi imperfecta opinión es la energía creadora o centro vibratorio. En sí, esa energía es la naturaleza, porque lo sobrenatural no existe. El creador es la naturaleza de todo lo existente, démosle el nombre que queramos, energía, materia, masa o espíritu, todo es parte de ese gran todo llamado naturaleza. - Yo no veo Rangel, a la naturaleza como a Dios, para mi Dios fue el que creó a la naturaleza y no la naturaleza a él. El creador es increado, porque de lo contrario no sería creador. - Y si yo te digo Silvestre, no con intención de que lo aceptes, que al creador yo lo llamo naturaleza, porque ella lo abarca todo, lo visible y lo invisible, lo tangible y lo intangible, lo material y lo espiritual; en sí, todo, nada puede existir fuera de ella. No olvides que “la energía ni se crea ni se pierde, se transforma”. Pero así como te digo esto, también te manifiesto que tanto tu opinión como la mía son relativas; por ejemplo: Tu miras a una persona o miramos a una persona, a ti de repente te parece alta, pero a mí me parece baja, lo que es bonito para ti, para mi puede ser feo o no muy bonito, lo que tú sientes pesado, yo lo puedo sentir ligero, lo mismo podemos decir de lo claro y lo oscuro, de lo amistoso y hostil y así sucesivamente. Si nos ponemos a pensar, nos vamos a dar cuenta que en realidad lo


que estamos describiendo es nuestra perspectiva y no a la persona. Así mismo ocurre con todas las personas y las cosas, vemos al mundo como somos y no como es. Por ser todo relativo, tu punto de vista y el mío, no se les puede llamar real. La verdad verdadera o realidad, no depende de un punto de vista, simplemente es. Nos cuesta mucho entender las cosas del mundo, porque las vemos desde nuestro mundo personal y privado, limitado por nuestra comprensión. El mundo verdadero, real, es impersonal, ilimitado e infinito y está más allá de nuestra comprensión personal. Nuestros sentidos, por el cual nos guiamos en este mundo, están hechos para funcionar en un mundo tridimensional. El espíritu no pertenece a esta dimensión, vano empeño es querer verlo a través de instrumentos materiales. Queremos conocer la totalidad, sin saber quiénes somos, por qué estamos aquí y para dónde vamos. Aunque no lo aceptes Silvestre, nosotros creamos nuestra propia realidad. Todo el mundo opina de Dios como mejor le parezca y lo define según su creencia. Hay quien diga que Dios es puro amor, pero otros manifiestan que siendo Dios la totalidad, nada puede estar fuera de él, porque si existiera algo ajeno a él, entonces demostraría no ser la totalidad, por eso sostienen que si Satanás existe es parte de Dios. Hay quienes argumentan que Dios es infinito, por tal motivo nosotros que somos finitos no estamos en capacidad para definir lo ilimitado o indefinible. Por otra parte están los


que toman como un insulto el mandato de las religiones de adorar a Dios, ellos sostienen que no terminamos de entender que esa grandeza creadora no necesita nada de nosotros ni de nadie, porque si necesitara algo, estaría dominado por esa necesidad y demostraría por eso, no ser el todo universal e infinito y omnímodo. Continúa diciendo Rangel. -Por último están los que piensan que todo lo existente, conocido o no – incluyéndonos a nosotros mismos – forman a Dios, y que ésta forma de pensar sí lo convierte en un todo universal, ajeno a las opiniones de religiones particulares. Todo lo que el pensamiento crea, se puede deshacer. Independientemente de todas estas opiniones, considero hermano mío que uno debe ser librepensador, porque “del esclavo viven todos los amos”. Yo no critico que busquemos entender quien o que puede ser Dios de las diversas maneras posibles, pero lo que no comparto es que nos quedemos aferrados o estancados en una creencia a sabiendas que la vida misma se manifiesta a través de constantes cambios; la vida es una transformación perenne, nada se encuentra estático en el universo infinito, todo tiene movimiento. Lo que conocemos como dioses, ángeles o demonios han sufrido numerosos cambios a través de la historia conforme se ha ido modificando por la evolución la imaginación humana. Somos nosotros los que le damos vida a ellos, porque nuestra conciencia es la que se encarga de regular o reglamentar lo que es verdadero o falso, esos datos están en el archivo, o si prefieres en la memoria. - Mira Rafael, ¿qué dice la ciencia del cerebro?, ¿dónde ubica a la memoria?.


- Según la información que manejo, hasta este momento, la neurología no tiene un concepto claro del funcionamiento de la memoria, porque no han podido descifrar el método utilizado por las células cerebrales para convertir la información en pensamiento. No tienen ni idea por lo mismo donde situar, instalar o localizar la identidad o personalidad, en el cerebro no la van a encontrar. Cuando insistimos en que la fuente de la mente está en algo visible como es el caso del cerebro, equivale a decir hermanos míos que el televisor, o sea, el equipo o aparato es la fuente de la imagen, todos sabemos que no es así, como tampoco el aparato de radio es el origen de la música. Tanto el televisor como la radio están capacitados para captar las señales u ondas que le son emitidas a través de una frecuencia determinada y un lugar específico. Te repito, la semilla del mundo material se encuentra en el mundo espiritual, en otras palabras, el mundo material está proyectado y programado por un mundo no material. El mundo invisible es el padre del mundo visible, es su fuente y mientras más progresemos, evolucionemos y nos perfeccionemos, mas nos acercamos a la verdad; a esa verdad que se transforma con nuestros cambios. - Entonces Rangel,- Dijo Silvestre- si nosotros lo que hacemos es ir descubriendo verdades que van cambiando constantemente, significa que el conocimiento no está en nosotros.


- Adquirimos conocimiento a medida que vamos aprendiendo, pero la información está en el universo y en constante cambio. Así como la energía es increada e indestructible, la información también es increada e indestructible. Si ponemos como ejemplo al sol, podemos decir que este está alimentado por átomos de helio que envían a nuestro planeta calor. Este calor es transformado por el reino vegetal a través de su fotosíntesis y también por el animal, incluidos nosotros los humanos. Se podría decir que la vida en lo material depende de los átomos del sol que se ponen de acuerdo con los átomos de la tierra para intercambiar información. No importa que nosotros tengamos una forma física totalmente diferente a los demás animales o a las plantas y minerales. No importa que no nos asemejemos a una estrella, absolutamente todos formamos parte del mismo campo de información, póngasele el nombre que se desee. Nuestro cuerpo está hecho del material de las estrellas. Aquí en la tierra todos los seres vivos se relacionan porque se necesitan unos a otros; ¿qué pasaría si el reino animal no hubiese surgido o evolucionado?, ¿pudiese subsistir el reino vegetal?, por supuesto que no. Los estudios científicos nos dicen que el oxígeno producido por las plantas daría consecuencias muy nefastas, la atmósfera se envenenaría ocasionando la muerte a todo ser vivo incluyendo a los mismos vegetales. Gracias a la evolución de los animales es como se pudo evitar esa desgracia, ellos están o estamos encargados de transformar el oxígeno en dióxido de carbono que es necesario para las plantas. El reino vegetal produce el oxígeno que nosotros necesitamos, y nosotros le retribuimos ese favor dándole dióxido de carbono.


- Es decir Rafael –Continúa Silvestre- que nosotros necesitamos no solamente de lo existente en la tierra, sino en todo el universo. Contesta Rafael- Así mismo es, todos estamos ligados a esa gran cadena universal, todos dependemos de todos. Por eso, cuando dañamos nuestro planeta estamos dañando al universo, porque somos parte de ese gran todo que ordena al universo con una ley que denominamos amor. El amor destruye a la muerte, nuestros seres queridos aunque hayan dejado su cuerpo material siguen viviendo, no solamente en su plano espiritual, sino dentro de nosotros mismos, como dicen los poetas en nuestros corazones. El amor es el día; el odio es la noche, o como dice mi tía, amar es la vida, odiar es la muerte. -Continúa diciendo Rafael- Aunque no lo queramos aceptar, ahorita, en este preciso instante estoy convencido que cuando alcancemos la madurez espiritual necesaria, sea en esta existencia o no, estaremos capacitados para abandonar las creencias, pensamientos y acciones del momento, sin temor a que el cambio nos afecte o altere nuestra seguridad espiritual, o material. Quién sabe si en esa búsqueda de Dios, nos sorprenda encontrarnos con nosotros mismos. - Silvestre- dice Rangel -, hay una pregunta que quiero hacerte desde cuando, pero no me había atrevido, porque no se cómo lo podías tomar; si te cae mal me perdonas la imprudencia. - No se preocupe Rafael hágala, así se desquita de algunas del montón que nosotros le hemos hecho a ustedes y las que faltan.


- Muy bien, es la siguiente. ¿Por qué a ustedes los margariteños los llaman hijo er’ diablo?. En todas partes de Venezuela cuando se van a referir a la población de esta isla casi siempre lo hacen de esa manera. - Lo que pasa señor Rafael es que aquí el diablo está hasta en la sopa, en los cerros, el mar, la tierra, la montaña y el conuco; pero donde más abunda es en la boca de las personas. Cuando alguien ve algo y no sabe que es, lo primero que pregunta es “¿qué diablo es eso?. Nosotros tenemos diablos de todo calibre, grandes, pequeños, chiquiticos, etc. La imaginación del margariteño lo ha pintado de múltiples formas, unos lo ven con cara y brazos de mono, otros con colmillos de verraco y orejas de burro, y otros aseguran que tienen unos cachos grandísimos, rabo de toro, cuerpo de gente pero muy pelúo, canillas delgadas y pezuñas de cabra. El diablo no solamente se conoce aquí con ese nombre, también se le llama Pecadomalo, Mandinga, Demonio, Bicho feo, Satanás y Uñon. Mi tío José Lino por ejemplo cuando se va a referir a él lo llama El Pendejito. - Me imagino que con esa creatividad del margariteño, a Dios también lo deben ver de muchas formas. Amigo Hernández, refiriéndome a los dioses creados por el hombre, que es el Dios de las diferentes religiones, comparto el criterio o a la conclusión que llegó ese gran escritor uruguayo Mario Benedetti: “Yo no sé si Dios existe, pero si existe, sé que no le va a molestar mi duda”. Margarita que se encontraba en la parte de atrás del vehículo con Luis José y Sandra, viendo que en la línea de


transporte solo quedaba un autobús, interrumpió el diálogo diciendo: - Ustedes dos me van a perdonar, pero si usted señor Rangel no quiere ir para San Juan, es mejor que continúen hablando en otra oportunidad. Silvestre después de mirar hacia la línea dijo mirando el reloj de pulsera: - Si Rangel, Margarita tiene razón, ya son las nueve. Usted tiene que rodar para los Robles y estoy seguro que para esta línea no vienen más unidades. - Muy bien – exclamó Rafael -, buen viaje y no olviden que el enemigo más fuerte es la ignorancia, porque esta convierte al pueblo en cómplice de sus más crueles verdugos. No es el amor a Dios o a la maldad, sino el temor al infierno lo que mantiene estancado al ser humano, que sostiene la vida de algo que ya cumplió su función desde hace mucho tiempo y es irracional que aun exista, como lo es la religión. Ella en un tiempo fue útil, pero hoy no se justifica su existencia. Ahora sí, cuídense, hasta luego; no les deseo suerte sino éxito. Todos se despidieron y quedaron en verse pronto. El vehículo siguió su rumbo hacia los robles. Margarita que estuvo pendiente todo el tiempo del diálogo, le pregunta a su esposo:


- ¿A qué conclusión has llegado, Dios como que sigue en la banca y a Satanás definitivamente lo echaron del equipo?. Silvestre muy pensativo le respondió. - Yo creo Margarita que para darle a Dios su verdadero lugar, primero tenemos que definir el lugar nuestro; ¿quiénes somos en verdad?, ésta es la pregunta por donde debemos o debimos haber comenzado. ¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos? y ¿para dónde vamos?; ¿seremos nosotros mismos la obra maestra de nuestra vida?.


Notas finales Para lograr almacenar todo este alimento espiritual y digerirlo, se que no es muy fácil, fue necesario pasearme por grandes sembradíos, llevados a cabo por ingeniosos cultores del saber intelectual de diferentes épocas, y por supuesto, tomando muy en cuenta las vivencias o experiencias de nuestro pueblo, que valen más que todos los libros que uno pueda haber leído, porque uno bebe el agua directamente de su fuente. La imaginación y la intuición jugaron también un papel importante. Quizá usted, querido lector piense que exageré o especulé, pero muchos de los fenómenos aquí comentados ocurrieron realmente y sus protagonistas son personas de nuestra comunidad, quienes pueden dar fe de la veracidad. Otros casos fueron reconstruidos o creados como la comunicación del Dr. Olevis y la materialización de la abuela de Margarita. También fue imaginario el desdoble de Silvestre por el espacio. Esto es con la intención de que el mensaje sea mejor comprendido. Lo aquí manifestado o transmitido, es apenas una microscópica parte de la astronómica información que abunda respecto a estos temas. Para despedirme dejo esta reflexión; se nos ha dicho que el universo está regido por leyes, entonces nosotros por ser parte de él, no podemos escapar de ellas, es nuestro deber conocerlas o por lo menos tener una idea de estas para enfrentar y asumir nuestro rol ante la vida. La ley madre o primaria es el AMOR, de ella se desprende las demás leyes que son secundarias. El creador, Dios, la energía suprema, el gran todo,


el gran arquitecto del universo, naturaleza o EloĂ­, no castigan a nadie, se castiga uno mismo por nuestros propios errores, en cumplimiento de las leyes inmutables que gobiernan al universo.


Historia del “Éter” Considero necesario antes de dar por culminado este trabajo, hacer una aclaración respecto a la evolución del Éter tan importante dentro de la doctrina del Espiritismo luz y verdad, como lo afirmó en sus obras el maestro Joaquín Trincado fundador de La Escuela Magnetico Espiritual de la Comuna Universal. Según Trincado, el Éter es la vibración constante del pensamiento de Eloí (nombre con que dan a conocer los espíritus superiores a ese Gran Todo) que todo lo llena y une, sin dejar lugar al vacío en el infinito universo. El Éter todo lo baña y en él todas las cosas y los cuerpos se modifican, llámense reino mineral, vegetal o animal. Por el Éter todas las moléculas permanecen unidas sin tocarse. El término Éter proviene del griego (aither) significando cielo, firmamento. Su existencia se conoce desde los filósofos presocráticos quienes lo imaginaban como una sustancia brillante y ligera siendo la esencia del espacio mismo. En la mitología griega el Éter era descrito como “el aire que respiraban los dioses.” Pitágoras al igual que Aristóteles lo definían como el quinto elemento de la creación o quintaesencia; los otros cuatros eran: fuego, aire, agua y tierra. El Éter era también, el componente del mundo supralunar (perfecto) aristotélico. El tiempo avanzó y los alquimistas siguieron utilizando el término griego. Las ideas Aristotélicas del mundo sobrevivieron hasta el renacimiento para darle paso o inicio a la


ciencia moderna. A pesar de los cambios, el vocablo Éter se siguió empleando hasta el siglo XIX unido a dos ideas: El horror al vacío y la fuerza de la gravedad; la transmisión de la luz. Los seguidores de las ideas de Aristóteles sostenían que la naturaleza aborrecía el vacío (el horror vacui). Se mantuvo éste como principio absoluto hasta 1644 cuando aparecieron los trabajos de Torricille para luego Newton en 1687 extender el vacío a todo el cosmos con la teoría de la Gravitación Universal. El Éter siguió sobreviviendo gracias a que muchos físicos de ese entonces incluyendo a Newton manejaban la idea de un espacio interestelar formado por Éter, fluido muy ligero a través del cual se ejercía la atracción gravitatoria. Esta hipótesis del Éter ligado a la gravedad, a pesar de no haber sido aceptada de forma universal por los físicos de la época, subsistió hasta el siglo XVIII. Newton pensaba que el Éter era un espíritu viviente, aunque tenía bien claro que el equipo para demostrarlo aun la humanidad no contaba con él. El siglo XIX se hizo presente; la ciencia seguía avanzando, en esta oportunidad se manifestó a través de James Clerk Maxwell, quien propuso la teoría electromagnética, atreviéndose a dar una explicación científica del Éter donde manifestaba que gracias a él, todo estaba conectado. James describió al Éter como una “sustancia material de un tipo más sutil que los cuerpos visibles, que supuestamente existía en esas partes del espacio que parecen vacías.”


Ahora le damos la bienvenida al siglo XX; las grandes mentalidades dentro del campo científico continúan usando el término antiguo Éter para referirse a la sustancia que llena el espacio vacío del universo. Para ellos, el Éter era algo real no imaginable que se encontraba entre la materia física y la energía pura. Su razón les indicaba que a causa del Éter era posible que la luz viajara de un extremo a otro por el espacio que se tenía como vacío. En el 1906 el físico y Premio Nobel Hendrik Lorentz declaró: “No puedo evitar considerar al Éter, el cual puede ser la base de un campo electromagnético con su energía y sus vibraciones, como dotado de un cierto grado de materialidad, por muy distinta que pueda ser de la materia ordinaria.” Einstein pudo dar a conocer su revolucionaria teoría de la relatividad gracias a las ecuaciones de Lorentz. Una vez conocida la Teoría de la Relatividad, muchos llegaron a pensar que el fin del Éter había llegado, sin embargo el padre de la teoría (Einstein) declaro: “El espacio sin éter es impensable”. Este eminente hombre de ciencia pensaba que el Éter era imprescindible para que las leyes de la física pudieran funcionar: “En dicho espacio (sin éter) no solamente no podría propagarse la luz, sino que no habría posibilidades de existencia de los estándares del espacio y el tiempo”. Pero también manifestó por otro lado: “No se debe considerar al éter como dotado con las características de los medios ponderables, como consistente de parte (“partículas”) que pueden ser rastreadas con el tiempo”. Einstein nos está diciendo que independientemente de lo que digan, la naturaleza del Éter continúa siendo compatible con su teoría.


Vamos a comentar ahora respecto a un experimento que a pesar de no dar los resultados que se esperaban, fue catalogado por la prestigiosa publicación American Journal of Sciencie como: “el experimento más afortunadamente fallido” de la historia. Los protagonistas fueron Albert Michelson y Edward Morley, quienes pensaban que el Éter era una energía que debía estar por todas partes inmóvil y estacionario. El propósito de estos dos personajes era demostrar o no la existencia del misterioso Éter y de acuerdo a sus razonamientos consideraban que podrían medir su brisa denominados por ellos como: “viento del éter”. Llego el día de realizar el experimento 1887, dando como resultado ausencia de viento, significaba que al no poder detectar corriente alguna, dicho experimento estaba demostrando que el Éter no existía. Casi cien años después en 1986, se realizo otro experimento publicado por la revista Nature donde se utilizaron equipos más sofisticados que por su sensibilidad pudieron detectar un campo con las propiedades atribuidas al Éter comportándose como se había pronosticado antiguamente. El experimento fallido de Michelson y Morley demostró que el campo del Éter no funcionaba como pensaron en un principio los científicos y seguir aceptando basándose en este experimento que todas las cosa son independientes una de las otras sería un absurdo si tomamos en cuenta todo lo que nos muestra la física cuántica. Hoy día, después de cien años las nuevas investigaciones están confirmando que sí existe digamos algo muy similar al Éter, solo que no actúa como se pensó en la época que se


realizo la prueba ya mencionada. Visualizaron al Éter como una forma convencional de energía y en realidad el Éter está muy lejos de ser convencional. El informe transmitido por la revista Nature en el 1986 titulado: “Relatividad Especial” sorprendió a la población científica. La voz de la ciencia en esta oportunidad la poseía E. W. Silvertooth, patrocinado por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. En el experimento realizado Silvertooth duplicó el realizado en 1887 por Michelson y Morley, por su puesto usando instrumentos superiores tomando en cuenta las diferencias existentes entre las épocas. En esta ocasión según informe de Silvertooth sí se detecto movimiento en el campo del Éter y estaba relacionada con el movimiento de la tierra a través del espacio. Este experimento, unidos a otros han demostrado que el Éter no es imaginario sino real como lo había sugerido en 1944 el físico alemán y premio Nobel Max Planck, padre de la teoría cuántica. A pesar, que los experimentos modernos confirman la existencia del campo, los científicos se niegan a seguirlo llamando Éter, ¿será por lo del aire que respiran los dioses?. Lo cierto de todo es que, existe un campo de energía universal que lo llena todo, pero su demostración es tan reciente que todavía están buscando el nombre que reemplazará al vocablo Éter. Si desean obtener una información más profunda y especifica respecto a este tema, los invito a que bajen de Internet la maravillosa obra de Gregg Braden: “La Matriz Divina”.


Epitafio para aquel que ha llegado “No vayas a mi tumba y llores pues no estoy ahí. Yo no duermo. Soy un millar de vientos que soplan, El brillo de un diamante en la nieve, la suave lluvia de verano. En el silencio delicado del amanecer Soy un ave rápida en vuelo. No vayas a mi tumba y llores, No estoy ahí, Yo no morí”. Indio americano, anónimo.


BIBLIOGRAFIA Antonio Pérez Carmona. “Visión de Trujillo”. Acosta, Rosauro Rosas. “Diccionario Margariteño”. Alvarez C. Omar. “Historia Fabulada de Margarita”. Arguindegui, María Juana. “Almácigo”. Aizpurua, Jon. “Fundamentos del Espiritismo”. Bellorín, Jesús “Pollo”. “Épica Insular”. Benavides, Rodolfo. “En la noche de los tiempos”. Benavides, Rodolfo. “Experiencias Paranormales”. Benavides, Rodolfo. “Las cuentas de mi rosario”. Benavides, Rodolfo. “Levantando la cortina”. Borras Gómez, Ramón. “En aquel ocho de agosto”. Bracho, Edmundo. “María Lionza en Venezuela”. Braden, Gregg. “La Matriz Divina”. Internet. Burk, Ignacio. “Filosofía”. Brandao, Eduardo Faur. “Vida después de la muerte”. Cassard, Andrés. “Manual de Masonería”. Carnegie, Dale. “Como suprimir las preocupaciones”. Chopra, Deepak. “Conocer a Dios”. Chopra, Deepak. “El camino de la sabiduría”.


Chopra, Deepak. “Sincro Destino”. Clark, Arthur. “Su pasaporte al Éxito”. Damien, Michel. “El saber anterior”. Diccionario Rioduero, “Psicología”. Desclee De Brouwer Bilbao. “Biblia de Jerusalén”. “Diccionario Steiner del Ocultismo la Psiquis y lo Místico”. De la Canal, Julio. “Etiqueta, Cortesía y Trato Social”. Dyer, Wayne W. “Tus Zonas Erroneas”. Dyer, Wayne W. “Los regalos de Eykis”. Dyer, Wayne W. “Construye Tu Destino”. Dyer Wayne W. “Tus Zonas Mágicas”. Edicomunicación – S . A. “Citas de Amor”. Ebrath, Elena. “Historia de las sectas”. Figueroa, Luis Beltrán Prieto. “El Pensamiento Pedagógico de Andrés Bello”. Figueroa, Luis Beltrán Prieto. “Joven Empínate”. Fisher, Robert. “El Búho que no podía ulular”. Fisher, Robert. “El Caballero de la Armadura Oxidada”. Flammarión, Camilo. “La Muerte y sus Misterios”. Freixedo, Salvador. “Videntes, Visionarios y vividores”. García, Jesús “Chucho”. “Caribeñidad”. Galarraga, Ramiro Valdés. “Diccionario del Pensamiento Martiano”. Galeano, Eduardo. “Las Venas abiertas de América Latina”.


Hernández, Hebe Novich. “Ciencia del Espíritu y Praxis Médica”. Kardec, Allan. “El Evangelio según el Espiritismo”. Kardec, Allan. “El Libro de los Médium”. Kardec, Allan. “El Libro de los Espíritus”. Kardec, Allan. “El Cielo y el Infierno”. King, Marita. “Los presos también sueñan”. Kopmeyer, Mr. “Esta es su ayuda, ¡para vivir mejor!”. Ingeniero, José. “El Hombre Mediocre”. Los Tres Iniciados. “El Kibalión”. Lodge, Oliver. “Por qué creo en la inmortalidad personal”. López Gutiérrez, Jaime e Inés Bernal Trujillo, Marta. “La Vaca sin Culpa”. Martí, José. “La Edad de Oro”. Martinez, Julio N. “Educación y Desarrollo de los Médiums”. Nahuma, Krala. “Existe un Amanecer”. Narváez, Heraclio José. “Memoria Histórica de la Península de Macanao”. Neech, W. F. “La Muerte es la Vida”. Ordaz, David. “Los Milagros”. Pollak-Eltz, Angelina. “La religiosidad Popular en Venezuela”. Ramón García Pelayo y Gross. “Pequeño Larousse Ilustrado”. Rampa, Lobsang. “Más allá del Décimo”. Ramatis. “Mediumnidad de cura”. Riso, Waltel. “Deshojando Margaritas”. Rodríguez, Pepe. “Mentiras Fundamentales de la Iglesia Católica”.


Romero, Vinicio. “Que celebramos Hoy”. Salazar, Franco. José Joaquín (Cheguaco). “El Maco de Bolívar y su Artesanía del Cuero”. Salazar, Franco. José Joaquín (Cheguaco). “Obra Selecta”. Schure, Edward. “Los Grandes Iniciados”. Serio, Miguel. “León Denis y la Mediumnidad”. Soler, Amalia D. “Memorias del Padre Germán”. Soler, Amalia D. “El Espiritismo Refutando los Errores del Catolicismo”. Soler, Amalia D. “Te Perdono”. Soler, Amalia D. “Hechos que Prueban”. Subero, Jesús Manuel. “Historia Popular de Margarita”. Subero, Jesús Manuel. “Orígenes de la Cultura Margariteña”. Tikal Ediciones. “El libro de los 365 sabios”. Trincado, Joaquín. “Buscando a Dios”. Trincado, Joaquín. “El Espiritismo en su Asiento”. Trincado Joaquín. “El Espiritismo Estudiado”. Trincado, Joaquín. “El Primer Rayo de Luz”. Trincado Joaquín. “Filosofía Austera Racional”. Trincado, Joaquín. “Conócete a ti Mismo”. Trincado, Joaquín. “Los Cinco Amores”. Venturi, Tacchi. “Historia de las Religiones”. Tomo II. Weber, Water. “El Hombre es más que su cuerpo”. Yallop, David. “En nombre de Dios”.

Profile for Radio Sierra

Libro Mi Guia Espiritual  

Corrección por el Autor en Fecha 29-03-2011

Libro Mi Guia Espiritual  

Corrección por el Autor en Fecha 29-03-2011

Advertisement