Page 1

Rafael Squirru & Shakespeare

Rafael Squirru & Shakespeare

Rafael Squirru Mi amigo Rafael, retrato de Rafael Squirru, por Juan Carlos Liberti, 2004. Tinta y color, 60 x 51 cm.

FUNDACIĂ“N SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

Rafael Squirru Nació el 23 de marzo de 1925. Poeta y crítico de arte. Licenciado en Leyes por la Universidad de Edimburgo. Periodista del diario La Nación desde 1980. Dictó cursos de Estética en universidades nacionales y extranjeras. Fundó en 1956 el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Fue Director de Asuntos Culturales de la Cancillería (1960-61), desde ese cargo envió las esculturas de Alicia Penalba a la Bienal de San Pablo y los grabados de Antonio Berni a la Bienal de Venecia, ambos artistas recibieron el Primer Premio. Director de Cultura de la OEA (1963-70). Escribió alrededor de 70 libros, de crítica y de poesía, La Noche Iluminada (1957), Filosofía del Arte Abstracto (1961), Miguel Ocampo (1986), Esculturas de Mariano Pagés (1987), El artista y su tiempo (1991), Mara Marini (1992) y Arte y humanismo (1995), entre otros. Premio Gratia Artis, ANBA. Personalidad Destacada de la Ciudad de Buenos Aires.

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

Nota Rafael Squirru tradujo tres obras de William Shakespeare: Hamlet, La Tempestad y

Romeo y Julieta. Sus tres traducciones fueron ilustradas por su amigo y pintor argentino Juan Carlos Liberti.

Hamlet fue publicado por la Editorial Dead Weight en 1976. La Tempestad fue publicada por la Fundación Petorutti conjuntamente con la Biblioteca Nacional en 1997.

Romeo y Julieta es el único de los tres que no ha sido publicado aún. Su hija Eloisa Squirru escribió una bellísima biografía sobre su padre titulada: Tan Rafael Squirru! editada por la Editorial el Elefante Blanco en 2008. La Fundación Shakespeare argentina tiene el agrado de presentar aquí el Prólogo a su traducción de Hamlet y un extracto de esa biografía referida a Shakespeare y a su obra en homenaje a Rafael Squirru.

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

Agradecimientos La Fundación Shakespeare Argentina agradece a Rafael y Eloisa Squirru por autorizar la publicación de este material en nuestro sitio web. Asimismo agradecemos a la editorial el Elefante Blanco por permitirnos publicar un extracto del libro Tan Rafael Squirru!

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

Portada de Hamlet, Traducción de Rafael Squirru , Ediciones Dead Weight, 1976.

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

Prólogo a su traducción de Hamlet En la tarea de traducir a Hamlet creo haber aprendido lo suficiente sobre la obra como para renunciar al derecho de elucubrar teorías espectaculares acerca del personaje; algo más de lo que aprendieron otros traductores que me han precedido. Por otra parte, considero que aún entre aquellos comentaristas que se han pasado los años enfrascados en el texto, las conjeturas e hipótesis que registran son las más de las veces ociosas y el sentido final que tienen se presenta más para oscurecer que para aclarar la tragedia. No es extraño que esto sea así porque Shakespeare escribió a Hamlet para ser representado en el teatro y no para que los eruditos se prendieran como garrapatas al corpus del drama, aunque, valga como justificación, cada uno se gana el puchero como puede. La razón por la cual la aplastante mayoría de estos ensayos resultan, a la postre, ridículos, es que todos parten de esta premisa falsa: la de que Hamlet puede analizarse encerrándose el analista en su gabinete de trabajo y que ese análisis se profundizará dedicándole años de estudio con espíritu científico. De esta manera se descubren contradicciones en el carácter del personaje central y de los personajes menores, que luego tratan de explicarse acudiendo a las más variadas suposiciones. Pero es que Hamlet, como el Partenón, es una obra de arte y, por lo tanto, responde no a las leyes del pensamiento dialéctico, sino a las de ese cuerpo vivo y palpitante que es toda obra de arte, contradictoria solamente cuando se la traslada a la lógica de Parménides. Así como las columnas del Partenón parecen

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

impecablemente rectas e iguales para quien las ve a la distancia, y tal parecen porque son curvas y desiguales, de la misma manera Hamlet y el resto de los personajes que lo circundan son consistentes dramáticamente hablando, porque son inconsistentes desde el punto de vista prosaico. La prueba de lo que digo se confirma cuando uno se coloca en espectador de Hamlet y no en analista, ni psico, ni fisio, ni logoanalista. Un extenso debate se viene dirimiendo acerca del preámbulo de los mimos a la obra que Hamlet escribe para hacer caer al Rey en la trampa de la confesión de su crimen. ¿Por qué, se preguntan estos astutos críticos, no se alarma el Rey durante la representación mímica de su crimen y en cambio se alarma cuando los actores declaman el mismo episodio? Esta pregunta, que parece tan sensata en una discusión de sobremesa después de haber leído a Hamlet muchas veces con sus correspondientes comentarios, ni se le pasa por la cabeza al espectador de la obra, a quien impresiona como la cosa más natural del mundo esta inconsistencia lógica, pero no dramática. En esto, escribir un drama se parece a pintar un lienzo, y fallan quienes hacen referencia constante al plano de la naturaleza para explicar exigencias metanaturales. La sombra de un ojo será negra, violeta, o verde, según convenga a las exigencias de la composición colorística, y es ocioso debatir el punto de si una sombra analizada químicamente es verde, negra o violeta. Lo curioso de este proceso, en que el artista utiliza los medios naturales (colores, palabras, frases, situaciones), es que violando las leyes de la física logra darnos una impresión de la realidad que es más real que realidad misma. Hace poco un amigo sociólogo me hizo leer alguna obra del sociólogo de moda Oscar Lewis, y se me ofendió el amigo cuando le dije que si bien me resultaba interesante la lectura de este moderno tratado científico, encontraba que Lewis se quedaba muy corto al describir sus caracteres a través de discursos tomados de cintas magnetofónicas, porque ese sistema carecía precisamente de la añadidura que se le pide al artista, y que es la de adjuntar a esos datos la fuerza

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

de su imaginación, para darles el sentido que a través de esa imaginación, en la medida de su genio, es capaz de penetrar. Todo escritor, pues, que se acerque a Hamlet en un estado anímico diverso del que exige la inocencia del auténtico espectador, saldrá defraudado y sin recoger la riqueza del mensaje más profundo que registra el arte dramático de todos los tiempos. Porque el personaje de Hamlet, por su misma profundidad, se resiste a todos los afanes de encasillamiento a que pretenden someterlo. Hamlet es contradictorio porque el espíritu del hombre solamente puede ser atisbado en ese grado de penetración estética que resulta contradictoria para enfoques más modestos del ser. Hamlet tiene la suficiente humanidad para permanecer un misterio, y en eso consiste buena parte del genio de Shakespeare: en brindarnos el misterio del hombre. Por ello, me resisto a lanzar teorías caprichosas y me remito en forma exclusiva al intento de traducir lo más fielmente posible las palabras del maestro. No es poca la dificultad de tan modesto intento. Shakespeare es poeta, y ser poeta significa escribir de tal manera que lo que decimos no se pueda traducir en ningún otro idioma. Quien quiera realmente experimentar el drama shakesperiano in toto tendrá que aprender inglés lo suficientemente bien para deleitarse con esta joya de la lengua anglosajona. Lo que nosotros podemos hacer es una aproximación, algo que se parezca a Hamlet, y eso es lo más que el traductor puede pretender. (Por otra parte, la tarea de traducir una obra como Hamlet no se termina nunca. Se interrumpe cuando el traductor decide haber agotado por el momento sus energías en esa tarea.) Para nuestra fortuna, la problemática hamletiana es de enorme actualidad. La juventud despistada, como debe serlo toda juventud honesta (no hay nada más odioso y pomposo que un joven seguro de sí mismo), acusa características de crisis de época, que es época de Renacimiento, como las acusó durante la juventud de Shakespeare, en que terminaba una edad para comenzar otra.

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

En este sentido, Hamlet es un hombre nuevo, como lo era Shakespeare, vale decir, un hombre que ve con ojos nuevos la realidad que veían sus mayores con ojos viejos. Por ello, Hamlet es en gran parte un inadaptado a su medio y por ello vive su condición juvenil con agudeza crítica. Sin que esto implique teoría, es importante que el actor que represente a Hamlet se dé cuenta de que está encarnando el rol de un hombre joven, aún no formado. Un joven estudiante que ha interrumpido sus estudios de Wittenberg para volver a la corte por la muerte de su padre y el nuevo casamiento de su madre. Es este hombre joven el que siente que el mundo se desploma sobre su cabeza, aún antes de enterarse de las odiosas y fatales circunstancias del asesinato del viejo rey.

Hamlet es un superdotado en todo sentido, y por serlo, lo que hubiese sido rápida y simplemente resuelto por Laertes (enterado del asesinato de su propio padre), se transforma en la más compleja de las cavilaciones y meditaciones que hasta ahora se han llevado a la escena cuando la responsabilidad de actuar recae en Hamlet. Porque el que tiene que llevar adelante esta venganza es tan luego el más complicado de los hombres, nada menos que William Shakespeare, quien en esta oportunidad usa la máscara del joven príncipe. La actualidad del dilema no puede ser mayor. La juventud actual quiere lanzarse a la acción, pero carece de los fundamentos filosóficos que sustentan esa acción, y por ello anda alocada y angustiada. Hamlet, pese a su juventud, debe intentar no solamente actuar, sino darse los fundamentos filosóficos que convaliden su acción. Shakespeare como Cervantes, hombre de acción y de pensamiento, resuelve el dilema después de mucho sufrimiento introspectivo. Todo esto hace que Hamlet cobre una actualidad insospechada para esta época, aunque más no fuera para traer a la conciencia de la juventud el que para dar fundamento a acciones nuevas no es posible acudir a soluciones simplistas gastadas (léase cualquier dogmatismo viejo). Debe el hombre forjarse su propia filosofía, su propio pensamiento, para ser; de lo contrario vive de prestado y su existencia es ilusoria (la gran preocupación de Hamlet). Hamlet cumple con el mandato de la acción a partir del momento en que logra recrear los valores que le dicta su renovada conciencia, y no antes.

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

Hablé de aproximaciones y parecidos. Esta traducción ha utilizado como referencia permanente la de Luis Astrana Marín, editada por Aguilar, Madrid, 1949, en su novena edición. Si bien es cierto que esta traducción resulta un tanto anacrónica y de un castellano que mal se adapta al oído latinoamericano que yo he procurado servir, también es cierto que en su literalidad resulta un valioso documento de referencia. Cuando Astrana coincide con exactitud en un vocablo, no he buscado uno diferente para ser distinto, sino que he aceptado su palabra y su giro. Y en tal sentido, menester es confesar que su traducción revela mucho estudio. A diferencia de su traducción, totalmente prosódica, he intentado mantener una aproximación al verso, ritmo y aún sonido shakesperiano, y en las canciones de Ofelia me he aproximado, dentro de lo posible, a alguna forma de rima. Para la edición inglesa utilicé A New Variorum Edition of Shakespeare, editada por Horace Howard Furness, en dos tomos de quinientas páginas cada uno, y que según mis informes es la más completa edición con comentarios que existe. También utilicé la edición preparada por la Folger Shakespeare Library de Washington, que editan Louis B. Wright y Virginia A. La Mar. Aunque es una edición para estudiantes, la forma como está dispuesta y diseñada en pequeños volúmenes la hace muy manuable y simpática. Con éstos y unos cuantos diccionarios he tenido todo el instrumental necesario para trabajar, espero, con una aproximación de éxito. Aunque podría explayarme en notas como para hacer un texto mas voluminoso que el de la traducción misma, he tratado de evitarlo porque la finalidad de mi traducción no es la lectura erudita, sino la representación de esta obra en escenarios de habla castellana. En casi todas las oportunidades he seguido las interpretaciones ortodoxas de palabras y pasajes, pero de algunos me he apartado, y es en esos pocos en los que quizás se justifiquen las breves notas al final del texto. Aprovecho la oportunidad para agradecer a mi secretaria María Cristina Thomson por su cuidado y entusiasmo en pasar estas notas, a mi amigo Sacha Stoianovici, quien me facilitó las ediciones de Hamlet en inglés, y a los numerosos

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

intérpretes que a lo largo de los años me han ido brindando esta maravillosa experiencia que es ver Hamlet. Curiosamente, entre los más inolvidables recuerdo a Jean-Louis Barrault, que utilizó una traducción de André Gide, lo cual me da ánimo para pensar que tal vez la grandeza del personaje supere las dificultades de la traducción y que en manos de un buen actor y de un buen director se pueda transmitir la riqueza humana de Shakespeare en otros idiomas. Rafael Squirru

Hamlet, Juan Carlos Liberti, 1976 Óleo 70 x 50 cm / Oil 27.5 x 19.7 in.

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

Extracto del libro Tan Rafael Squirru! de Eloisa Squirru

Portada del Libro "Tan Rafael Squirru" publicado por la Editorial Elefante Blanco.

FUNDACIĂ“N SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

En los párrafos siguientes reproducimos un extracto del libro Tan Rafael Squirru! de Eloisa Squirru, donde la autora conversa con su padre sobre Shakespeare y su obra: "Y las ediciones de Shakespeare? Ocupaban diez estantes enteros! Estuve hojeando tus traducciones de La tempestad y de Hamlet: más que al castellano, a este último lo tradujiste al argentino." "Es lo que quería: al castellano propiamente nuestro, argentino, uso el voseo, el lenguaje cotidiano. Será por eso que no se animan a darla -hasta Kive Staif me confesó que era demasiado avanzada..." "Las ilustraciones de Liberti son originales. "Tienen fuerza propia". Casi parecen trascender el propósito de ilustrar..." "Es un tema interesante ése de la ilustración. Inspirarse en Hamlet o en cualquiera de los grandes clásicos sin caer en lo ilustrativo es una verdadera hazaña, y Liberti lo logra. Mantiene su autonomía plástica más allá de toda referencia al tema inspirador. Además es curioso que sin saberlo, Liberti plasme imágenes que coinciden casi literalmente con los mismos pasajes de Hamlet que habían inspirado a Delacroix." "¿ A que no sabés lo que encontré dentro de un ejemplar? " Le leo la carta del profesor Shaw de la Facultad de Estudios Hispánicos de la Universidad de Edimburgo que he encontrado en uno de los pocos ejemplares del Hamlet que quedan:

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

30 de septiembre, 1976 Dear Señor Squirru, En nombre de la Facultad le hago llegar nuestro más cálido agradecimiento por el generoso obsequio de su superlativa traducción de Hamlet, con las impactantes y memorables ilustraciones de Liberti. En lo que a mí respecta lo felicito sin reservas por la publicación de lo que, estoy seguro, marca un hito en los estudios shakesperianos en Latinoamérica. Leer su trabajo ha sido una experiencia gratificante. No le ocultaré que para un inglés el uso del voseo choca un poco al principio, pero comprendo perfectamente su comentario en la introducción cuando nos dice que el castellano algo amanerado de Astrana Marín resulte igualmente estridente al oído latinoamericano. En mi opinión, todo lo que presente a Shakespeare como el verdadero clásico que es (i.e. universalmente vivo y actual en todas las épocas ) no solo es justificable sino también recomendable. Comparto sinceramente su esperanza que en manos de buenos actores y directores su traducción sirva para transmitir la obra de Shakespeare a públicos latinoamericanos. Lo cierto es que después de las primeras páginas de lectura, los ritmos de su traducción se imponen con fuerza y transmiten sin lugar a dudas el impacto del lenguaje shakesperiano. Me imagino cuánto esfuerzo debe haber llevado el fraseo para lograr el equilibrio entre lo natural y lo poético que usted obtiene en todo momento. Como inglés le agradezco y como amigo lo admiro por esta espléndida y vivaz versión. En las escenas importantes -los reproches de Hamlet a su madre, por ejemplo, o la escena del cementerio- las líneas originales de Shakespeare corrían en mi mente paralelas a las suyas, un verdadero eco a las del poeta, y me maravillaba su capacidad de transponerlas al español sin rigidez ni pompa, y sin caer, por otro lado, en la banalidad. Por lo menos en lo que respecta a Latinoamérica, ésta traducción debería ser la definitiva..."

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

"Parece una de las profesías de mi amigo Brodsky" me comenta papi con una sonrisa amarga. Ni siquiera he tenido la satisfacción de ver mi versión representada. La gente se acerca a Shakespeare con una especie de solemnidad, de actitud excesivamente reverencial. Se olvidan que Shakespeare escribía no solo para la platea sino para el gallinero. Los atrapaba con su ingenio, con su capacidad de cautivar la atención. Mi traducción ofrece al espectador lo que Hamlet es verdaderamente: una obra de suspenso". "¿Es la que más te gusta de Shakespeare?" "De chico mi favorita era Sueño de una Noche de Verano: los duendes, las hadas. Luego fue el Hamlet... esa dualidad tan profunda. Shakespeare te pinta personajes virtuosos con defectos, como Hamlet , y grandes villanos con virtudes extraordinarias, como Ricardo III . Siempre me fascinó ese aspecto aparentemente contradictorio de la realidad." (Pags. 103-105). En la pag. 223 Eloisa Squirru expresa lo siguiente: "Tal vez uno de los escritos autobiográficos que mejor expresan lo que sentía atravesando los oscuros años de la dictadura de Videla sea un poema que dedica al que considera uno de los grandes maestros y compañeros de su vida, William Shakespeare. Mientras, en plena tinieblas, algunos amigos toman el rumbo de las armas o del exilio y otros optan por proseguir heroicamente su labor de creación, Rafael, golpeado por los horrores cada vez más frecuentes, encuentra consuelo y renovada esperanza apoyándose en el bardo inglés. Algunas líneas del poema revelan su estado anímico y su relación con ese otro hermano mayor, lejano en el tiempo, pero tan vivo y real como cualquiera de los amigos presentes en carne y hueso:

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

Para mí Pasan los años Y en cada estación Te veo crecer Con mi propio esfuerzo Por no quedarme. Aprender a tu lado Es una segunda revelación Después del Nazareno. Pese a tus tragedias Sos menos trágico En tu prédica ejemplar, Recordándonos con Demaría Que para escribir la tragedia Mejor es no vivirla. Allí el fundamento De tu belleza deslumbrante: No destruirse [...] Mantener siempre El sentido del humor.

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

Vernos, Desempeñando nuestro papel Cualquiera sea Sin olvidar nunca Que no es más ni menos que eso, Ya que "todo el mundo Es un escenario, Y hombres y mujeres Meros actores..." Hacer el rol lo mejor posible, Sabiendo Que los distribuyen al azar, Recordando Que llegará la hora De quitarse la máscara Y hacer la reverencia magnánima Cuando caiga El telón final [...] Y la pasión, Shakespeare, La pasión de amar Y de vivir Y de elevar un canto Lo más perfecto posible Para recordar y recordarnos Que allí, sí,

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org


Rafael Squirru & Shakespeare

Está Lo que no muere. Y que la máxima contribución Es asumir el propio ser Distinto y único, Derecho supremo Que ninguna fuerza Podrá abatir ... Rafael Squirru (Poema publicado en La Corona, Buenos Aires, Dead Weight, 1977).

Portada del libro La

Corona, Buenos Aires, Dead Weight, 1977

FUNDACIÓN SHAKESPEARE ARGENTINA

www.shakespeareargentina.org

Rafael Squirru & Shakespeare  

Rafael Squirru & Shakespeare

Rafael Squirru & Shakespeare  

Rafael Squirru & Shakespeare

Advertisement