Issuu on Google+

25 PÁGINAS DE RECUERDOS  JSR 2013


TRES TEXTOS SOBRE LA HISTORIA  DEL COLEGIO SAN HERMENEGILDO      1. Un colegio ejemplar y una deuda pendiente:  "los frailes" y Dos Hermanas. 

 

Escrito por Paqui Godoy (Jefa de Sección de "El Correo de Andalucía")  Publicado en la Revista de Feria del Excmo. Ayuntamiento en 1986.     

2. Cazando Fantasmas. 

 

Por Casimiro Rivas Cordero  Publicado en la Revista de Feria del Excmo. Ayuntamiento en 1992   

3. El Colegio de San Hermenegildo de Dos Hermanas.   Historia de un centenario en tres etapas 

 

Texto de la conferencia pronunciada por el P. D. José Antonio Vives dentro de los actos  llevados a cabo con motivo de la celebración del Centenario del Colegio. Noviembre de 2000. 

          Recopilados por Joaquín Sánchez Ruiz (2013)  2 


UN COLEGIO EJEMPLAR Y UNA DEUDA PENDIENTE:  "LOS FRAILES" Y DOS HERMANAS.    Por Paqui Godoy (Jefa de Sección de "El Correo de Andalucía")  Publicado en la Revista de Feria del Excmo. Ayuntamiento en 1986.     

 

A principios de siglo comenzaron las obras de construcción del primer núcleo 

de edificios que constituirán lo que hoy es el Colegio de San Hermenegildo, popularmente  conocido entre los nazarenos como el colegio «de los frailes». Desde el año setenta y cuatro,  convertido en centro de EGB, acoge a un buen número de escolares de Dos Hermanas que  allí cursan sus estudios como en un colegio más de la localidad. Si bien es verdad que la his‐ toria y vicisitudes por las que han pasado «los frailes» han discurrido un poco al margen de  la vida de la población, no es menos cierto que San Hermenegildo es un nombre de especia‐ les resonancias en esta ciudad, y que goza de un elevado prestigio, fundado en la propia ‐y  casi desconocida‐ trayectoria de la Institución.   

 

La Congregación de Terciarios Capuchinos fue fundada en 1889 por Fray Luis 

Amigó y Ferrer, y se dedicó desde sus comienzos a la reeducación y corrección de menores.  Por orden de antigüedad, la «Colonia de San Hermenegildo» es la tercera de las casas dirigi‐ das a este fin que se creó en el seno de la institución, a imagen de la de Santa Rita que ya  funcionaba por aquel entonces en el pueblo de Carabanchel Bajo, de Madrid.   

 

Corrían  los  últimos  años  del  siglo.  Doña  Dolores  Armero  y  Benjumea,  ilustre 

dama  que  decidió  profesar  en  una  orden  religiosa,  donó  a  la  congregación  una  cuantiosa  suma  (ciento  veinticinco  mil  pesetas  exactamente),  para  que  en  la  provincia  de  Sevilla  se  estableciera una escuela de reforma «idéntica a la de Santa Rita». 


En  el  nacimiento  de  la  «colonia»  jugaron  importantes  papeles  el  entonces 

arzobispo de Sevilla, Marcelo Spínola y Maestre, y el matrimonio formado por don Manuel  Alpériz Bustamante y doña Juana González de Alpériz. El primero recibió con agrado en su  diócesis a los primeros padres, dándoles toda suerte de facilidades para que llevaran a cabo  su labor, e incluso ayudándoles económicamente. Los señores de Alpériz se constituyeron,  hasta su muerte, en protectores de la Congregación y además le legaron una considerable  cantidad en su testamento.   

 

Fueron encargados de llevar a cabo la fundación los padres José María de Se‐

daví y Manuel de Alcalalí, los cuales llegaron a Sevilla el 3 de noviembre de 1899. Mientras  se arreglaban las cosas para trasladarse a Dos Hermanas, residieron en una casa de huéspe‐ des de la calle Corral del Rey. Pasaron a Dos Hermanas en los últimos días de diciembre y se  instalaron en la Quinta de San Agustín, vulgarmente llamada Huerta del Rey. Allí se fueron  reuniendo los demás religiosos que llegaron para la fundación.   

 

A petición de los señores de Alpériz, se encargaron los padres de la capellanía 

de  las  Hijas  de  la  Caridad,  que  residían  entonces  en  la  Hacienda  de  la  Mina  Grande,  en  el  centro de Dos Hermanas. Allí, además de desempeñar las cargas propias del capellán ejerci‐ taban el ministerio sacerdotal con los fieles de la población.   

 

En  la  misma  casa  residencia  de  los  padres,  implantaron  un  oratorio  festivo, 

reuniendo los domingos y días de fiesta a multitud de niños del pueblo. Se les enseñaba el  catecismo, se les rifaba algún objeto y hasta se les daba merienda los primeros domingos de  mes.  Cuentan  las  crónicas  de  la  comunidad  que  fue  por  aquella  época  cuando  comenzó  a  practicarse en Dos Hermanas la frecuencia de los sacramentos, «cosa muy rara, por enton‐ ces, en los pueblos de Andalucía».    

 

Entretanto, se hicieron las gestiones para adquirir, a dos kilómetros de la po‐

blación, las fincas que formaron la Colonia de San Hermenegildo. Esta tiene una superficie de  catorce hectáreas y ocho áreas, y resulta de la reunión de tres fincas contiguas en lo que se  llamó «pago de la Carraholilla», que pertenecieron a don Miguel Díaz Gómez, a don Rafael  Martínez González y a don José Arquellada Chacón. Separado de las anteriores por la vereda  de «El Rayo», y en el término de Alcalá de Guadaira, se adquirió también a don Victoriano 


Ursáiz Díaz un lote de tierra de siete hectáreas. Se ideó un edificio de nueva la planta, encar‐ gándose los planos y la dirección de las obras a don Jacobo Galí, arquitecto de la Maestranza  de Artillería de Sevilla. Se emplazó el edificio en la parte central y más alta de la finca; la pri‐ mera piedra se colocó, sin grandes formalidades, el 30 de octubre del año 1900. 

 

 

Un centro «atípico» 

 

 

No vamos a pasar a hacer la descripción de un edificio, por lo demás sobra‐

damente  conocido  entre  los  habitantes  de  Dos  Hermanas.  Sí  diremos  que  desde  bastante  antes de estar concluidas las obras, comenzaron a ser admitidos los corrigendos, pues eran  ya  muy  numerosas  las  solicitudes.  Haciendo  honor  a  la  verdad,  San  Hermenegildo  nunca  respondió estrictamente a las primitivas intenciones de la Congregación. La proyectada «co‐ lonia agrícola» copiada del colegio de Madrid, en la que los muchachos eran reformados por  medio del trabajo de jardinería y horticultura, se convirtió en un centro de estudios variados,  en  el  que  los  jóvenes  se  preparaban  oposiciones  a  Correos,  Telégrafos,  Aduanas...  y  hasta  para ser militares, marinos o estudiantes de Letras. Y fueron tan buenos los resultados, que  cuando los muchachos de San Hermenegildo acudían a los centros oficiales durante los exá‐ menes,  eran  admirados  por  sus  buenas  calificaciones  En  aquellos  primeros  tiempos  se  co‐ menzó  también  a  considerar  el  deporte  como  un  eficaz  método  corrector,  llegando  los  alumnos  de  San  Hermenegildo  a  convertirse en  campeones  provinciales  de  toda  suerte  de  competiciones deportivas, para las que se entrenaban en las magníficas instalaciones que la  colonia poseía.    

 

Hubo intentos de acoger chicos de «corrección gubernativa», a diferencia de 

la  mayor  parte  de  los  estudiantes,  enviados  por  sus  padres  para  «salvar»  el  bache que  les  había hecho naufragar en los estudios. Bien pronto se desistió de la idea, «por lo desagrada‐ ble y hasta perjudicial que resultaba para los alumnos de corrección paternal el darles por  compañeros aquellos chicos que procedían de muy bajo ambiente social».Desde su funda‐ ción hasta la guerra civil, la colonia conoce su auge creciente. Cada vez es mayor el número  de alumnos, que llegan desde todos los rincones del país. Se produce una renovación cons‐ tante de los métodos pedagógicos, cuya aplicación obtiene día a día excelentes resultados. El  prestigio del colegio crece extraordinariamente. 


Los seises estuvieron en Dos Hermanas 

 

 

En el año 1927 es consagrada la nueva iglesia, según un proyecto del arquitec‐

to valenciano Manuel Peris. Supervisó las obras otro arquitecto sevillano de gran prestigio,  Vicente Traver. Sirva de dato anecdótico un hecho excepcional que contribuyó a dar brillan‐ tez a los actos festivos que se celebraron con motivo de la inauguración de la iglesia entre  los días 14 y 17 de septiembre de 1927: los Seises de la Catedral de Sevilla acudieron a «los  frailes» el día 16, interpretando, junto con la Schola Cantorum de la Colonia y acompañados  por orquesta, la «Misa de San Hermenegildo». Lo inusual de esta intervención de los Seises  dará idea de la fama alcanzada por la institución en su centro de Dos Hermanas.   

 

Sin embargo, este esplendor se vio pronto truncado por  los desórdenes que 

precedieron a la Guerra Civil. Cuentan las crónicas que un grupo de incontrolados se presen‐ taron en San Hermenegildo dispuestos a quemar la iglesia. El convencimiento y resistencia  de los frailes impidieron un desenlace funesto.   

 

No  obstante,  el  colegio  no  cerró  durante  la  guerra.  Mermado  el  número  de 

alumnos, muchos de los cuales no tardaron en ser recogidos por sus padres al comenzar las  primeras revueltas, San Hermenegildo se mantuvo a duras penas con los pocos chicos que  quedaron. Finalizada la contienda, la colonia resurgió de nuevo. 

 

 

Aristócratas y nazarenos 

 

 

Desde los años cuarenta, se comenzaron a admitir los primeros alumnos ex‐

ternos. Pasó a ser un centro de segunda enseñanza, el único de los alrededores al que podí‐ an acudir los muchachos de Dos Hermanas. Si bien los estudiantes nazarenos podían consi‐ derarse  «acaudalados»  entre  los  demás  chicos  del  pueblo  en  aquella  época,  no  es  menos  cierto  que  los  alumnos  externos  de  San  Hermenegildo  eran  los  «hermanos  pobres»  de  la  comunidad escolar de la colonia. Los estudiantes internos pertenecían a distinguidas familias  de todo el país e incluso del extranjero, cuyas contribuciones mantenían el centro con toda  clase de lujos y hasta con opulencia. Internos y externos mantenían pocos contactos entre sí.   

 

¿Qué dirá Jaime de Mora y Aragón cuando se entere de que hemos descubier‐

to detalles de su «alocada» juventud? El excéntrico aristócrata, que hoy comparte las porta‐


das de las revistas del corazón con lo más sonado de la «jet» marbellí, pasó un periodo de  internado en la Colonia de San Hermenegildo, a donde le llevaron sus padres, según cuen‐ tan, para hacerle olvidar a una cupletista que le había «sorbido el seso» arrastrándole tras  ella por diversos países de Europa cuando no tenía más de dieciséis años. Cuentan también  que don Jaime traía un equipaje suntuoso, camisas de seda que admiraban a sus compañe‐ ros, y que era, a esos años ya, un fumador empedernido, por lo que más de una vez se ganó  una reprimenda por cultivar su vicio a escondidas.   

 

Jesús  González  Green  y  Juan  Luis  Galiardo,  otros  dos  personajes  populares, 

también fueron alumnos de San Hermenegildo, en donde destacaron por sus logros deporti‐ vos. Fue una época de auténtico esplendor en la colonia. Un colegio «normal» de segunda  enseñanza que mantenía sus principios fundacionales corrigiendo a estudiantes internos que  «tropezaban» en su vida personal o en su historial académico. Pero una suerte de «triunfa‐ lismo» movió a la Congregación a cerrarlo como tal, corriendo el año 1961. Pensaron que si  habían triunfado en ese campo podrían hacerlo en otro mucho más ambicioso. Se creó un  Colegio Mayor Internacional destinado a estudios de Teología y Filosofía para religiosos, que  muy pronto, y a pesar de recibir estudiantes de toda España y el extranjero, se reveló como  una  empresa  destinada  a  fracasar.  El  cada  vez  más  reducido  número  de  alumnos  y  la  cre‐ ciente crisis del proyecto mantuvieron la situación sólo unos pocos años durante los cuales la  comunidad  vivió  encerrada  en  sí  misma.  Desde  el  exterior,  parecía  que  «los  frailes»  ya  no  vivieran allí.   

 

Finalmente,  en  el  año  1974  se  reabrió  el  centro  como  colegio  de  Educación 

General Básica iniciando una nueva etapa que puede marcar el resurgir de unas instalacio‐ nes docentes inigualables en nuestra ciudad a la par que el afianzamiento de una institución  cuya trayectoria pedagógica justifica sobradamente la confianza que la comunidad ha depo‐ sitado en ella. El remozado de las Instalaciones es condición indispensable para lograr estos  objetivos. Falta solo que reaparezcan esos protectores que la colonia tuvo en otra época y  que con sus aportaciones económicas convirtieron San Hermenegildo en un colegio modelo.  ____________________________


CAZANDO FANTASMAS  

Por Casimiro Rivas Cordero  Publicado en la Revista de Feria del Excmo. Ayuntamiento en 1992       

 

 

 

Siempre he sostenido que nuestros recuerdos tienen unos protagonis‐

tas  que  al  correr  el  tiempo  adquieren  la  categoría  de  fantasmas;  con  bastante  frecuencia,  queridos y entrañables, pero a fin de cuentas, fantasmas, que casi nunca aquellos que recor‐ damos tienen nada que ver con lo que llegaron a ser o dejaron de ser, lo mismo que mi pro‐ pio  yo  de  hoy  difiere  totalmente  de  lo  que  otros  recuerden  de  mí,  con  lo  que  también  yo  habré entrado en esa difusa categoría para los que me conocieron y trataron en una lejana  época.   

 

 

Aunque nunca poseí la "virtud" de ser práctico, más bien lo contrario, 

por  mi  bagaje  de  inutilidades,  como  son  grandes  dosis  de  nostalgia,  romanticismo  y  senti‐ mentalismo, no puedo evitar, a veces a tentación de "ser moderno" y me da el arrebato de  empezar a serlo por lo más barato y por lo que menos se note para hacerlo de forma discre‐ ta, y lo mismo que un buen día nos puede dar por efectuar limpieza, poner los cajones boca  abajo y llenar el contenedor de la esquina con todo lo amarillo y borroso que con el tiempo  hemos ido guardando, y entonces, casi cerramos los ojos para evitar la tentación de volver a  conservar algunas inutilidades, con lo cual acabaríamos por devolverlas todas a su improvi‐ sado  archivo.  Pues  eso,  de  idéntica  forma,  decides  un  día  destruir  fantasmas;  cargarte  un  puñado de esa legión particular que cada uno poseemos y comienzo por los de menor cate‐ goría,  aquellos  que  cualquier  noche  pueblan  cada  uno  de  esos  dulces,  fantásticos  sueños,  amarillos y borrosos también, pero siempre entrañables, que uno, en su modestia no tuvo  nunca de los otros, de los de cadenas y terroríficas fosforecencias. Pero aún así, no deja de  ser una lata arrastrar una cohorte tan desordenada, que muchos de ellos dejaron caer sus  nombres, y a veces me ocurre que por un lado tengo gentes, y por otro, nombres y apellidos,  sin que pueda atinar a emparejar lo uno con lo otro, con lo que cada vez son más los nom‐ bres sin cara y al revés. 


Ya sabía, desde hacía tiempo, que la mejor forma de destruir esos fan‐

tasmas nuestros, es invocarlos a plena luz del día y en el escenario habitual en que los conocí  y los traté. No ignoraba a lo que me exponía, que nadie es desconocedor del riesgo que con‐ lleva una cacería de fantasmas, pero aun así, me quise aventurar. Vuelvo a insistir; sabía que  me iba a doler, que aquello suponía revivir ocho importantes años ‐de mis ocho a mis dieci‐ séis‐ y por muy queridos, capaces de provocar muchos escozores, no por perdidos ni inútiles,  sino por lejanos e irrecuperables.   

 

 

Por eso, mientras atravesaba la especie de plazuela circular hasta lle‐

gar a la breve escalinata de acceso al edificio de San Hermenegildo, mis pasos me recorda‐ ban a los de esas pesadillas en las que intentando avanzar, una fuerza misteriosa te lo impi‐ de, como si te clavara en la tierra.   

 

 

Sin que se materializaran, ya en ese momento empecé a presentirlos y 

a  mis  espaldas  creí  percibir  amortiguadas  carreras  sobre  la  recién  labrada  tierra,  mullido  lecho de un laberinto de naranjos, tentación excitante para la chiquillería de cualquier épo‐ ca. A mi derecha, el "zuim‐plog" de una pelota de tenis al chocar contra la tensa red de la  raqueta, sobre una ya desaparecida cancha para el juego inglés.   

 

 

Lo que antaño me pareciera inmensa puerta catedralicia ‐mucho más 

pequeña  ahora‐,  me  cerraba  adustamente  el  paso,  sin  que  constituyera  diferencia  con  el  pasado por su seria advertencia: "Terrible Correccional ‐ Salid Huyendo", que esa maliciosa  interpretación se la diera un día, haciendo fortuna en generaciones posteriores, a las cuatro  letras  trazadas  con  clavos  sobre  el  metal  de  la  puerta  y  cuyo  significado  correcto  es  la  de  Terciarios  Capuchinos  ‐  San  Hermenegildo.  La  esplendidez  de  la  Capilla  me  trasladó  a  las  grandes solemnidades del antiguo colegio: Inmaculada, Virgen de los Dolores, Corpus Christi,  San Antonio...   

 

 

Arrodillado, bajo un aparente gesto devocional, trataba de leer ávida‐

mente en el pulido banco los apresurados trazos hechos a golpe de cortaplumas, esforzán‐ dome a descifrar fechas, nombres, iniciales... Ya empezaban a punzar los recuerdos. Tal vez  menos que en ocasiones anteriores, que el cuidadoso mimo que notaba en la capilla, con‐ trastaba con el desidioso abandono que había observado en anteriores y dolorosas visitas,  haciéndose ostensiblemente llamativas las mejoras.   

 

 

Volví la cara hacia el espacioso coro donde tantas veces sudé en com‐

petencia  con  el  Padre  Llopis,  tratando  ambos  de  no  desafinar,  él  haciendo  milagros  con  el  9 


armonium  para  seguirme  y  yo  para  no  apartarme  de  la  partitura.  La  hermosura  neogótica  que preside la imagen del Santo Visigodo se llenó con las vibraciones de las purísimas voces  de Víctor de la Cueva o con la de aquel Carrasco, de Jerez, que bizqueaba de forma que nun‐ ca se sabía, en clase, si miraba al profesor, a la pizarra o a la ventana.   

 

 

Algo más tarde, por el pasillo del Director, buscaría inútilmente aque‐

llas sonrisas congeladas, aprisionadas en sepias fotografías, sucesión histórica de todos los  alumnos, curso por curso, desde los años treinta a los sesenta, irremediablemente desapa‐ recidas para siempre, por culpa de ese "sentido práctico" del que ya he dicho que siempre  carecí.   

 

 

Un familiar y embabuchado arrastrar de viejos pies tras de mí me hací‐

an ver, sin necesidad de volverme a mirar, la oronda figura del Padre Jaime, que con toda  seguridad requeriría, al llegar a la escalera, el hombro del moreno Rengifo, aquel interno que  jamás  tuvo  vacaciones  mientras  permaneció  en  el  Colegio,  y  que  tal  vez  fue  enviado  a  él,  desde su lejana Guatemala, a fin de preservarlo de posibles peligros que propiciaban las di‐ ferencias  ideológicas  de  los  adversarios  políticos  de  su  padre,  hombre  de  estado  en  aquel  país sudamericano.   

 

 

En  el  rincón  que  formaba  la  escalera  de  extraordinarios  azulejos  tria‐

neros, en el mismo lugar que hoy tiene, el viejo teléfono, creo recordar que era el 1‐6, desde  donde el rubio Zwiastopol Mirsky, o algo así, hacía temblar hasta los cimientos del edificio,  atronando  el  aire  en  aquellas  vociferantes  conferencias  en  su  extraño  y  violento  idioma,  aunque no tanto como las incendiarias miradas que se cruzaban entre él y otro centroeruro‐ peo, Rainer Michel Lang ‐creo que jamás intercambiaron entre ellos palabra alguna‐ al que  recuerdo bien, que al ser éste último compañero de curso, supe sobradamente de sus difi‐ cultades con nuestro idioma, lo que le impedía, en clase de literatura, encontrar diferencia  alguna entre la expresión "labios de coral" con "labios de corral". Pues bien, ni Carreño, el  hijo  del  elegante  diplomático,  amigo  personal  del  rey  Hussein  de  Jordania,  se  atrevió  a  aproximar a ambos sonrosados extranjeros.   

 

 

El  sobrio  y  hermoso  patio,  hoy  más  limpio  y  cuidado  que  entonces, 

aunque  también  más  pequeño,  me  hizo  recordar  cómo  en  el  curso  50‐51  los  externos  no  cubríamos ni uno sólo de sus lados, y en cambio, al despedirme en el 58 casi alcanzábamos  tres del cuadrilátero. A pesar de la espléndida mañana primaveral, reviví alguna de aquellas  otras, lluviosas y lejanas de pretéritos pluscuamperfectos, vocativo plural y teoremas de Pi‐ 10 


tágoras, en las que no era aconsejable salir al exterior por aquello de las deseadas mojadas.  El vocerío, así como el olor de la cercana cocina, se concentraban húmedos y pringosos en  aquel patio donde no resultaba extraño descubrir en sus ocres paredes la huella de una na‐ ranja destripada. Olor a colegio, inconfundible olor a joven humanidad, que ni los desodo‐ rantes menos ecológicos lograban, todavía hoy, transformar o eliminar.   

 

 

Nombres,  rostros,  voces,  frases,...  El  patio  se  iba  llenando  de  fantas‐

mas: D. Alfredo, D. Manuel, D. Pedro, D. Rafael, D. Daniel, D. Alberto, el P. Eugenio, el P. Je‐ sús, el P. Luis, el P. Nicanor, el P. Fernando, Fray Vicente... Fantasmas que ante la evocación  se iban esfumando. Claro que ya contaba, P. José Luis Bernabéu, que contigo no pasaría eso.  De ti no podría, ‐tampoco lo deseaba‐ librarme tan fácilmente. ¡Cómo nos marcaste! ¿Ver‐ dad, Domingo, Pino, Romero? ¿No es así, Vaquero, José Javier?   

 

 

Ya en el exterior; en dirección al campo de fútbol, o bajando del de la 

piscina, contemplé el ordenado desfile de ardorosas huestes capitaneadas por el atlético y  admirado cura de jirones en la sotana e hirsutas barbas. Juveniles voces atronaban el silencio  tranquilo del campo verde y rojo con patrioteros himnos que nos hablaban de gloriosas ban‐ deras  desplegadas  a  un  viento  prometedor  de  limpias  estrellas,  que  nos  sugerían  lejanas  montañas nevadas a las que elevábamos la vista con claras miradas que surgían de espíritus  imperiales cargados de yugos y flechas, de Isabeles y Fernandos.   

 

 

No me supuso ningún esfuerzo conseguir autorización de para saludar 

de  cerca  las  hoy  mudas  campanas  de  las  gemelas  torres,  una  de  las  cuales  marcaba  pun‐ tualmente el inicio y final de las clases diarias. En las grandes ocasiones se permitía a los ma‐ yores voltearlas alegremente, al mismo tiempo que se lanzaban cohetes, reafirmación qui‐ zás, de los orígenes levantinos de la Comunidad que fundara el P. Luis Amigó.   

 

 

Por un momento, volví a vivir aquella sorprendente aventura de lanzar 

un  cohete  ‐o  varios  al  mismo  tiempo‐  por  unos  de  los  desagües  de  cerámica  de  la  azotea,  improvisada tronera de barco pirata, influenciados por las marineras aventuras de una pelí‐ cula recién vista. El problema, como el cohete, estalló cuando se pudo comprobar que aquel  desagüe estaba cegado, con lo que el pretil se cuarteó peligrosamente, siendo aún hoy visi‐ bles las huellas de la mal terminada aventura, porque os puedo asegurar que aquello remató  mal, tremendamente mal.   

 

 

La imagen del Sagrado Corazón que preside, protectora, el edificio, me 

ofrecía su espalda, aunque recordaba perfectamente incluso el rugoso tacto de la piedra, así  11 


como el momento de ser izada por medio de fuertes cuerdas el día de su colocación, como  recuerdo asimismo el orgullo que me producía saber que de alguna forma yo había partici‐ pado en su adquisición a través de aquellas papeletas con las que durante un tiempo atosi‐ gué a mis familiares y vecinos, ofreciéndoles la oportunidad de poseer una magnífica y mo‐ derna Hispano‐Olivetti, ‐¡olé la gracia!‐ a unas gentes que casi no sabían escribir.   

 

 

Desde aquella extraordinaria atalaya pude reconocer la vieja figura de 

Juanito el mandadero con su borriquillo, tan renqueante el uno como el otro, en su obligada  tertulia  que  inevitablemente  acabaría  en  discusión  con  Juan  el  portero,  mientras  Pilongo  cruzaba en el viejo charré, saludando a Frasco que se afanaba en la huerta. En ese momento,  Santos, arrancaba el entrañable Hispano‐Suiza color Guinda.   

 

 

Volví a admirar el viejo Espasa en lo que siendo hoy biblioteca, fue en 

aquellos días inmensa clase donde habríamos cabido cuatro veces más de los alumnos que  dormitábamos mientras se cantaba la tabla de multiplicar y cursos más tarde nos empeñá‐ bamos en desentrañar complejas fórmulas químicas o a diferenciar silogismos de sofismas.  La enorme ventana central de esta sala ocupa el espacio inmediatamente inferior a la ima‐ gen que culmina el edificio, perfecto mirador desde donde se recrea la vista en una hermosa  panorámica del cercano pueblo.   

 

 

Este  fue  el  peor  momento.  Hasta  ahora,  la  realidad  no  se  me  había 

mostrado hostil a los recuerdos, pero aquí, desde donde aprendí a amarte, Dos Hermanas, lo  que veía hoy me ofrecía una imagen que destrozaba la que de ti conservaba, imagen perfec‐ ta y nítida ya que con cualquier excusa muchas veces conseguía no bajar al recreo empapán‐ dome de ti, querida tierra mía, captándote toda, respirándote, forjando miles de fantasías,  siendo tú el centro de todas ellas. Parecía oler el aire húmedo y caliente que presiente los  deseados días de lluvia, días que arrebolan las caras, que hacían arder las enrojecidas orejas.  Otras veces, sería el enervante olor de las hierbas, de las flores y del eucalipto que me grita‐ ban la plenitud de la primavera y la inminencia de las interminables y lánguidas vacaciones  que  no  sabían  entonces  de  playas  ni  viajes.  El  agua  volvía  a  cantar  su  gozo  de  libertad  co‐ rriendo por caños y surcos hasta extinguirse en un entregado abrazo a los pies de los naran‐ jos en una  hermosa historia de amor. Otras veces, las monótonas campanadas caían blan‐ damente,  como  derretidas  por  el  calor  de  la  tarde  sobre  el  verde  brillante  de  los  campos  cuajados de copados naranjos; algo más lejos, interrumpidos por el tornasol verde‐gris de los  olivos. Como un lamento ancestral, a intervalos de la brisa, la voz del amigo, del hermano de  12 


la tierra que parece consolarla de la herida de su azada o de su arado; y como contrapunto,  el chirriar de la noria que rompe en carcajadas de cristalina frescura. En otras ocasiones, el  silbido del viento, colándose por unas ventanas que nunca encajaban del todo, parecía que‐ rer acallarlo todo bajo un limpio cielo para que se escuchara e insinuante susurro de los eu‐ caliptos  que  mansamente  parecían  murmurar  quedas  frases  de  las  que  dicen  al  oído  los  amantes...   

 

 

De lo mucho que me dejaste, querida fábrica de personas, no fue esto 

de lo menos importante; me refiero no sólo a lo que aprendí, sino a lo que viví.    

 

 

Tuve  conciencia  en ese momento  de  que  mi  querido  fantasma  se  es‐

fumaba  lo  mismo  que  habían  desaparecido  gran  parte  de  aquellos  campos  vencidos  en  su  batalla con el hierro y el cemento. Sin embargo, no había herida, sólo el mismo ligero esco‐ zor que producen las arrugas que descubrimos en la mujer amada el primer día que reparas  en ellas. Eras la misma y así te acepté, así te sigo queriendo.   

 

 

Ya no quedan eucaliptos en los Frailes, pero ellos me enseñaron a de‐

cirte,  sintiéndolos,  todo  mi  cariño,  toda  mi  ternura,  y  esas  frases  sólo  para  decírtelas  a  ti,  empañaron  el  polvoriento  cristal  sobre  el  que,  como  tantas  veces,  mi  frente  se  apoyaba  aquella tarde en que decidí destruir algunos de mis fantasmas    ________________________________                   

13 


El Colegio de San Hermenegildo de Dos Hermanas.  Historia de un centenario en tres etapas      Texto de la conferencia pronunciada por el P. D. José Antonio Vives   dentro de los actos llevados a cabo con motivo de la celebración  del Centenario del Colegio en noviembre del año 2000. 

    ¡Aquellos difíciles años iniciales!   

 

 

Las fundaciones –en medio de la alegría que conllevan siempre como 

aventuras que son hacia lo nuevo y es conocido– tienen también indefectiblemente un lado  menos  amable  –y  en  ocasiones  amargo–  de  dificultad.  Y  la  fundación  amigoniana  de  Dos  Hermanas no fue en eso ninguna excepción. Todo comenzó muy bien y sobre ruedas". Doña  Dolores Armero y Benjumea, que al entrar en religión pasó a llamarse sor María Ignacia, tuvo  la feliz idea de promover una fundación en tierras sevillanas parecida a la Escuela de Correc‐ ción paternal Santa Rita que, desde hacía diez años estaba funcionando en Madrid dirigida  por los terciarios capuchinos, y que –según tenía entendido– estaba dando muy buenos re‐ sultados en el no fácil campo de la educación de niños, adolescentes y jóvenes en dificultad.   

 

 

Por medio de su director espiritual –jesuita él para más señas– entró, 

pues,  doña  Dolores  –o  si  preferís,  sor  María  Ignacia–  en  contacto  con  aquellos  frailes  y  el  ofrecimiento que les hizo fue acogido de modo positivo y con bastante presteza, como mani‐ fiesta  este  acuerdo  del  gobierno  congregacional:  –Para  continuar  la  fundación  en  Sevilla  y  activar su pronta realización –se lee entre los acuerdos tomados el 25 de octubre de 1899–  se  designa  al  padre  José  Mª  de  Sedaví,  que  llevará  como  compañero  al  padre  Manuel  de  Alcalalí, para que pasen a aquella capital con esta misión particular y en la ejecución de la  misma procurarán obrar de acuerdo con el padre Provincial. 

14 


Que  dicho  acuerdo  se  cumplió  –y  además  sin  dilaciones–  lo  sabemos 

por otras fuentes informativas que nos aseguran que el padre José y el padre Manuel llega‐ ron  a  Sevilla  el  3  de  noviembre  de  1899  y  se  instalaron  provisionalmente  en  una  casa  de  huéspedes de la capital, situada en la calle Corral del Rey. Las mismas fuentes históricas nos  señalan también que esos dos pioneros amigonianos llegaron a Dos Hermanas, para instalar‐ se definitivamente en esta ciudad, a finales de diciembre de ese mismo año 1899, pasando a  habitar la Quinta San Agustín, vulgarmente llamada Huerta del Rey.    

 

 

El 24 de enero de 1900 fueron enviados a la nueva residencia fray Pa‐

blo de Bañeras, fray Buenaventura de Valencia, fray Pascual de Benifayó y fray Fidel de Alca‐ lalí y con ellos cuatro, más los dos que les habían precedido, quedó configurada ya la prime‐ ra comunidad amigoniana, que comenzó inmediatamente una primera actividad apostólica  consistente en un oratorio festivo –"more salesiano", como se lee literalmente en las cróni‐ cas más antiguas– que funcionó en la misma casa residencia de los religiosos y que llegó a  reunir a más de cien niños de la población, y en una escuelita gratuita de primera enseñanza  para esos mismo niños. Y todo ello complementado con el servicio religioso que desde los  inicios se ofreció –particularmente los domingos– desde la capilla instalada en la misma casa  y que –dicho sea, si se quiere, de paso, pero con sentimientos de profunda gratitud– había  sido  ornamentada  con  todo  detalle  por  don  Manuel  Alpériz  Bustamente  y  su  esposa  doña  Juana  González  de  Alpériz,  quienes  junto  con  el  propio  arzobispo  de  Sevilla,  don  Marcelo  Spínola y Maestre fueron los grandes benefactores de los religiosos amigonianos en los ini‐ cios.   

 

 

En  realidad aquella  primera  comunidad  comenzó  haciendo  lo  que  sa‐

bía hacer dentro de las aún escasas posibilidades que tenía. Por lo demás, tanto el oratorio  festivo como la escuelita para los niños de la población no eran proyectos ajenos al corazón  de Luis Amigó, quien –sin dejar de tener puestos sus ojos primordialmente, como luego se  verá, en los niños, adolescentes y jóvenes en conflicto–, no dejaba de ver las necesidades del  entorno y no dejaba de insistir a sus frailes –como queda de manifiesto en lo que les dijo en  los primeros asentamientos de Torrente y de Madrid –que dieran a dichas necesidades una  respuesta eficaz, particularmente atendiendo catequética y escolarmente a la niñez y juven‐ tud de las inmediaciones.   

 

 

No obstante, las cosas –a pesar de los buenos propósitos y realizacio‐

nes–  no  debieron  caminar  bastante  bien en  aquellos  inicios,  como  nos  da  a  entender este  15 


descorazonador acuerdo que tomó el 20 de abril de 1900 el órgano rector de la congrega‐ ción: –Bien considerados los inconvenientes y obstáculos que en la actualidad ofrece la fun‐ dación  de  Andalucía,  se  acuerda,  como  medida  convenientísima,  la  retirada  provisional  de  los religiosos que componen la Residencia de Dos Hermanas, hasta que se ofrezca ocasión  favorable. Gracias a Dios, "el agua no llegó al cuello" y el Consejo habido dos meses más tar‐ de –exactamente del 7 al 9 de julio de ese mismo año 1900– determinó: –Vistas las mejores  disposiciones para la fundación de Dos Hermanas, queda sin valor la resolución tomada en la  anterior reunión acerca del personal de aquella Residencia. Para activarla cuanto se pueda,  pasará desde luego el padre Provincial, con el superior de aquella comunidad y los definido‐ res.   

 

 

Desde ese momento, la fundación quedó ya asentada. Se compró en el 

pago conocido como La Carraholilla esta finca –de más de catorce hectáreas– que hoy nos  acoge. Se ideó el edificio según planos originales del arquitecto de la Maestranza de Artillería  de Sevilla, don Jacobo Galí, y el 30 de octubre de ese mismo año 1900 se puso la primera  piedra, pero todo ello constituye ya, de alguna manera, el inicio de la primera etapa del re‐ corrido histórico que queremos hacer de esta Casa –ya centenaria– Colegio San Hermenegil‐ do de Dos Hermanas.   

La Colonia de San Hermenegildo un intento de clonación.   

 

 

Colocada la primera piedra, en ese mismo otoño de 1900 "comenzaron 

–al decir de las crónicas– las obras del primer núcleo de edificios". El traslado al nuevo edifi‐ cio con un grupo de estudiantes que no pasaba de 20 se hizo antes de finalizar las obras que  estaban suspendidas desde el mes de noviembre de 1901. El documento que el padre José  de Sedaví presentó el 7de junio de 1902 al alcalde de Dos Hermanas pidiendo el reconoci‐ miento  oficial  de  la  Institución  decía  así:  –La  institución  es  una  casa  Correccional  como  la  establecida en Santa Rita, Carabanchel Bajo, en Madrid. Rígese por el mismo Reglamento y  en la misma forma que aquélla. El personal actual lo componen dos sacerdotes, once her‐ manos, dedicados a las faenas del campo y atenciones primeras de la casa aún en construc‐ ción,  y  veintiún  alumnos,  de  los  que  once  son  pensionistas  y  los  demás  gratuitos.  Y  como  podemos constatar, otra vez nos aparece en el camino Santa Rita, esa casa que determinó  esta fundación y que, de alguna manera estaba llamada a ser su modelo. 

16 


No se pude entender, sin embargo, la realidad educativa de Santa Rita 

sin presentar en sociedad al padre Luis Amigó, aun cuando sea de forma somera. Nacido en  Massamagrell (Valencia) el 17 de octubre de 1854, José Mª Amigó y Ferrer –o si se prefiere  el padre Luis de Massamagrell, como era conocido entre los capuchinos– formó parte, desde  sus años juveniles, de distintos círculos católicos que sensibilizaron su ser para saber percibir  las necesidades más perentorias del entorno y fortalecieron su personalidad para saber ofer‐ tar a las mismas una respuesta adecuada.   

 

 

Tras hacerse capuchino y recorrer, en sus primeros años como tal, algo 

de la geografía francesa y un poco más de la española cántabra y andaluza, regresó a su Va‐ lencia natal donde tuvo la inspiración de fundar en 1885 a las Hermanas Terciarias Capuchi‐ nas y, cuatro años después –el 12 de abril de1889– la Congregación de Terciarios Capuchi‐ nos, quienes nos honramos en llamarnos también amigonianos en homenaje a él.   

 

 

En un primer momento, quiso que sus frailes atendieran a los encarce‐

lados, pero a los pocos meses de la fundación –cuando sólo había aún unos pocos novicios–  un hecho providencial vino a cambiar "sus" planes y la historia posterior de su obra. Desde  Madrid le hicieron el ofrecimiento –y alguien asegura que por indicación de superiores ins‐ tancias eclesiásticas madrileñas y hasta vaticanas– de dirigir una Escuela de Corrección Pa‐ ternal que allí se había levantado.   

 

 

Y  el  trabajo  pedagógico  desarrollado  en  Santa  Rita  tan  pronto  como 

hicieron sus votos los primeros amigonianos, hizo comprender a fundador y "fundados" que  Dios  y  la  sociedad  les  llamaban  a  responder  a  una  realidad,  más  urgente  –si  cabe–  que  la  anterior de los encarcelados: la educación cristiana de los niños y jóvenes apartados del ca‐ mino de la verdad y del bien –por decirlo incluso con palabras mismas del propio Luis Ami‐ gó–. De esa forma, la congregación amigoniana se constituyó en pionera, dentro de España,  en ofrecer solución a un problema –el de la niñez, adolescencia y juventud en situación de  riesgo o de conflicto– que comenzaba a constituir ya una verdadera preocupación social. Y  Santa Rita fue así el centro piloto de la nueva pedagogía que se estaba fraguando para res‐ ponder de la forma más adecuada y científica posibles a las necesidades de nuevos clientes.  La fama lograda por la institución amigoniana madrileña alcanzó desde el primer momento  la fuerza suficiente para traspasar fronteras y ser conocida y admirada, entre otros, por el  jesuita Miguel Sánchez Prieto que fue el encargado –como ya se ha dicho– de darla a cono‐ cer a su vez a su dirigida Sor Ignacia del Convento de la Visitación de Sevilla.   17 


Dentro  de  la  misma  congregación  amigoniana  se  admiró  también  de 

tal  manera  la  institución,  que  Santa  Rita  –que  se  encontraba  en  una  fase  de  su  desarrollo  pedagógico en el que se tenía el convencimiento de que el trabajo manual, y particularmen‐ te el agrícola, constituía un medio extraordinario de recuperación para los internos– fue eri‐ gida  sin  discusión  en  un  modelo  ideal  a cuya imagen  y  semejanza  deberían  construirse  los  futuros centros educativos de la pedagogía amigoniana. De hecho, por aquellos mismos años  –entre 1898‐1899– empezó a fraguarse entre los terciarios capuchinos el sueño de tres nue‐ vas Colonias: la de Godella, la de Yuste y ésta de San Hermenegildo que, por lo demás, fue la  única que llegó a ser una feliz realidad. Se quería –diríamos hoy– reproducir clónicamente en  distintas realidades educativas, ubicadas a lo largo y ancho de la geografía española, lo mis‐ mo que se venía haciendo en Madrid.     San Hermenegildo, un paso más   

 

 

Cuando en 1902 se implantó por fin aquí en San Hermenegildo el mé‐

todo seguido en Santa Rita, dicho método empezaba ya a ser cuestionado al interno mismo  de  la  Congregación.    Los  amigonianos  –con  la  experiencia  educativa  que  consolidaba  cada  vez más su labor y con una permanente tensión por ir perfeccionando sus técnicas mediante  distintos avances en el campo de la psicopedagogía que iban conociendo y asimilando a tra‐ vés de su apertura científica a centroeuropa– se encaminaban rápidamente –aunque quizá  ellos  mismos  no  eran  aún  conscientes  del  todo–  a  cambiar  unas  terapias  de  tipo  laboral  y  agrícola por otras de estudio, más acordes con la índole de los niños y jóvenes atendidos.   

 

 

De hecho, el método agrícola se vio, desde el principio, que no era el 

adecuado para Dos Hermanas y se empezó a ver con claridad lo nefasto que pueden acabar  resultando las reproducciones clónicas, incluso en educación. Los mismos historiadores de la  casa constatan el dato de que la situación aquí llegó a ser tan crítica –incluso en lo económi‐ co,  que  no  deja  de  ser,  en  un  centro  como  éste,  reflejo  y  referente  de  lo  educativo–,  que  "hacia 1905 –tres años después de su inauguración oficial– los abastecedores se negaban a  seguir proveyéndola". Visto lo visto, los dirigentes de la institución se convencieron, por fin,  de que había que cambiar y, a partir de 1908, la Colonia –que de tal empezaba a tener ya tan  sólo el nombre– se fue trasformando en un centro que llegó a ser, en su día, paladín de la  pedagogía amigoniana. 

18 


Se adoptó el régimen de estudio en sustitución del de trabajo manual y 

agrícola.  Se  fomentó,  incluso,  la  enseñanza  individualizada  y  especializada,  buscando  para  ello de traer profesores apropiados desde la capital –tarea no fácil dadas las distancias–. Se  determinó que los educandos dispusiesen de habitación individual, en vez de estar organiza‐ dos en salones corridos. Se fueron admitiendo, junto a los alumnos de corrección paternal,  otros de corrección gubernativa que empezó a enviar principalmente el gobernador de Bar‐ celona Ossorio y Gallardo. Y se fue suavizando el mismo régimen disciplinado, siendo ésta la  primera  institución  amigoniana  que  suprimió  la  etapa  inicial  del  aislamiento  provisional.  El  traje se quedó pequeño. Los trajes a la medida tienen el inconveniente de que cuando cam‐ bian las medidas del sujeto ya no sientan tan bien. Y algo de ello pasó en San Hermenegildo.  La obra fue pensada –como se ha dejado ya dicho– "a la medida" de Santa Rita y se quiso,  por ello, salir al paso de algunas limitaciones que allí se habían ido percibiendo. Se intentó,  en consecuencia, que la Casa dispusiese del suficiente terreno para que los trabajos agrícolas  no se vieran constreñidos por el espacio, como sucedía en Santa Rita, donde para dar trabajo  a los alumnos casi acabaron cultivando los campos de fútbol. Aquí no  se quería ser reinci‐ dente en el mismo pecado y por eso se compraron más de catorce hectáreas de terreno "in‐ tra muros".   

 

 

El edificio se adaptó también a la mentalidad pedagógica que domina‐

ba a la hora de su construcción. En un régimen de Colonia agrícola, se ahorraban las aulas y  otros espacios propios de una vida más sedentaria. Por otra parte, concebidos los dormito‐ rios como "comunitarios", se ganaban muchos metros de edificación respecto a un proyecto  más  respetuoso  con  los  espacios  vitales  individuales.  El  traje  diseñado  se  adaptaba,  pues,  muy bien a las "medidas" proyectadas, pero al cambiar substancialmente éstas –como se ha  tenido también oportunidad de ver en el apartado anterior– se quedó pronto tan excesiva‐ mente estrecho, que amenazaba incluso el poder seguir caminando con buen pie. El nuevo  sistema educativo exigió, pues, de forma natural, un edificio acorde con la nueva mentalidad  y realidad. La verdad es que las obras no habían dejado de ser una constante en esta institu‐ ción que "se estaba haciendo".    

 

 

Entre 1905 y 1908, se había construido, por ejemplo, la tapia y el corti‐

jo. Pero fue precisamente a raíz de la reforma educativa iniciada en 1908 –y a la que antes se  ha hecho referencia– cuando hubo que afrontar obras de gran envergadura. Hubo que trans‐ formar las salas de estudio comunitario en aulas más reducidas que acogiesen distintos es‐ 19 


tudios  reglados.  Y  hubo  también  que  transformar  los  dormitorios  corridos  en  habitaciones  individuales  que,  como  es  lógico,  exigieron  más  metros  cuadrados  de  construcción  para  el  mismo número de alumnos. A esas obras imprescindibles se sumaron por esos mismos años  otras encaminadas a dotar a la casa de alumbrado eléctrico y de un motor bomba capaz para  llevar el agua al estanque grande. También se aprovechó para revocar la fachada principal y  para construir la ancha galería que rodea el patio central y poner a éste mismo patio un sue‐ lo de mármol y un zócalo de azulejo sevillano en relieve. Unos años  después –entre 1914‐ 1917–, a pesar de las dificultades económicas causadas por la 1ª guerra mundial que afectó,  entre otros empresarios, al que venía comercializando y exportando los cítricos de la finca,  se construyó la torre para el depósito de mampostería y se revocaron –aunque algo poste‐ riormente– las fachadas laterales.   

 

 

No  obstante,  las  obras  más  importantes,  las  que  confirieron  ya  a  la 

Casa su clásica fisonomía, son las que se emprendieron desde que se hizo cargo de la institu‐ ción –en 1921– el padre Ildefonso Mª de Vall de Uxó. En esta nueva y fundamental fase, se  levantó toda la parte relativa al segundo patio interior de la Casa; se alargó, en consecuen‐ cia, la fachada; se cambió la puerta de entrada principal, y, sobre todo, se construyó la igle‐ sia, el atrio y las dos torres‐campanario. Entre todas esas obras, merece especial mención,  por varios motivos, la iglesia, de la que no se puede por menos que aportar algunos datos  que pueden ayudar a tomar conciencia de su valor artístico:   

 

 

Con estructura de una sola nave –de 27 m de largo por 10 de ancho y 

15 de altura e iluminada por ocho grandes ventanales ojivales– la iglesia constituye sin duda  un motivo de orgullo artístico. Fue levantada en base al proyecto que el arquitecto valencia‐ no don Manuel Peris había realizado para la de Godella, pero que el arquitecto castellonense  don Vicente Traver –famoso entre otros trabajos por los que realizó en la Exposición Hispano  Americana de Sevilla y por ser el autor del proyecto ganador, en 1932, para la construcción  de una nueva Basílica en Valencia para la Virgen de los Desamparados– supo reducir en sus  dimensiones y adaptar con soltura y gracia al arte del lugar. Adornada con zócalo de azulejo  andaluz y pavimentada con los famosos mosaicos Molla, la iglesia tiene además, como otros  elementos artísticos, los siguientes: –El retablo del altar mayor, dorado y policromado, obra  del artista levantino Joaquín Ramírez. –Los retablos de San José y San Antonio, obra del ima‐ ginero sevillano don José Gil. –El altar de la Virgen de los Dolores –regalo personal del padre  Luis Amigó – cuya imagen de la Virgen y cuyos siete bajorrelieves relativos a los Dolores son  20 


obra de los escultores valencianos Hermanos March. –La imagen de San Francisco, talla en  caoba natural y, según algunos, la más acabada obra del escultor valenciano Carmelo Vicent.   

 

 

Resta decir que la iglesia fue consagrada por el propio fundador de los 

terciarios capuchinos en unas extraordinarias fiestas inaugurales que se celebraron entre los  días 14 a 17 de septiembre de 1927 y a la que excepcionalmente asistieron los Seises de la  Catedral de Sevilla que cantaron el día 16 la "Misa de San Hermenegildo".   

San Hermenegildo, alcanza su cénit   

 

 

Poco  a  poco  San  Hermenegildo  fue  adquiriendo  su  cabal  dimensión 

dentro del conjunto de la pedagogía amigoniana, que, por otra parte, desde la promulgación  en 1918 de la primera ley española para Menores y la consecuente creación de los Tribuna‐ les Tutelares, había encontrado un nuevo campo de acción para llevar a cabo su labor edu‐ cadora propia, colaborando con dichos Tribunales en la dirección de los centros creados al  efecto. Con la Casa del Salvador de Amurrio –primer centro español de reeducación depen‐ diente de un Tribunal Tutelar– la pedagogía amigoniana inició, pues, un nuevo camino, pero  no abandonó el de la corrección paternal que continuaba teniendo en Santa Rita y aquí en  Dos Hermanas sus dos grandes exponentes. A partir de los años veinte –como repetidamen‐ te se viene diciendo– San Hermenegildo fue alcanzando su verdadero esplendor, llegando a  tener en 1920 la cifra récord de 361 alumnos y habiendo tratado hasta entonces, desde sus  inicios, un total de 1.260. Fue tal la fama lograda por la institución en aquellos años, merced  a la formación integral impartida a sus alumnos y a la seria preparación académica que les  ofrecía, que llegó a ser proverbial, cuando algún alumno de otro centro no acababa de en‐ tender  algún  problema  a  las  puertas  mismas  de  un  examen,  que  los  compañeros  le  reco‐ mendasen: "vete y que te lo explique alguno de la Colonia".   

 

 

El buen nombre de la institución –y esto es tanto más significativo, por 

aquello de que "nadie es profeta en su tierra"– se extendió también en la misma ciudad de  Dos Hermanas, leyéndose al respecto en un comunicado de 1931: –Además de los internos,  a  requerimiento  de  las  familias  de  dos  Hermanas,  vienen  asistiendo  alumnos,  en  número  variado de diez a veinte, a las clases, bien de enseñanza primaria, de bachiller o de facultad  mayor". Pero no obstante, el mejor testimonio de lo que llegó a significar entonces la Colo‐ nia es el que nos ofrece el padre Julio Alarcón en un artículo que publicó en Razón y Fe y que  después reprodujo la revista amigoniana Adolescens Surge. En dicho artículo, llega a decir,  21 


entre otros elogios: –No es en rigor ni un convento, ni una escuela, ni un "centro cerrado", ni  una  quinta  de  recreo  y,  sin  embargo  de  todo  esto  tiene  esta  casa  en  cuya  fachada  se  lee:  Colonia de San Hermenegildo. Esta es su misión: "recibir a jóvenes a quienes sus padres da‐ ban ya por muertos y devolvérselos vivos".   

 

 

Tan buen y prometedor caminar se vio truncado de alguna manera a 

partir de 1931. El clima de inestabilidad política y de inseguridad ciudadana que se vivió en  España se dejó sentir también en San Hermenegildo que continuó su labor durante la con‐ tienda civil, siendo una de las pocas instituciones amigonianas en España que no vieron inte‐ rrumpida trágicamente su andadura.   

 

 

En  1939  –exactamente  el  16  de  abril–  el  Colegio,  que  contaba  para 

entonces con 100 internos y 51 externos fue reconocido como Centro Privado de Enseñanza  Media.  En  la  inmediata  posguerra,  San  Hermenegildo  emprendió  una  línea  de  superación,  que le llevó de nuevo a alcanzar la cumbre de su identidad primera. Potenció el número de  externos, ofreciendo así una oportunidad extraordinaria de formación para los hijos mismos  de  la  sociedad  nazarena.  Alguien  ha  escrito  al  respecto:  –La  mayor  parte  de  los  primeros  profesionales  "de  carrera"  que  tuvo  este  pueblo,  se  formaron  en  San  Hermenegildo.  Fue  precisamente en esta época posterior a la contienda, y particularmente en los años más es‐ plendorosos  de  los  cincuenta,  cuando  el  internado  del  Colegio  alcanzó  también  más  fama  internacional, uniéndose a los hijos de familias acaudaladas –y hasta aristocráticas– españo‐ las,  otros  provenientes  de  familias allende  los mares,  particularmente,  hispanoamericanas.  Durante esos mismos años, el buen nivel formativo y académico de la institución, que, a pe‐ tición  sobre  todo  de  los  obispos  andaluces  suavizó  mucho  más  su  régimen  educativo,  se  completó además con una promoción extraordinaria del deporte, llegando "los de San Her‐ menegildo" a destacar por sus logros en distintas disciplinas deportivas.   

 

 

Y ahora que nos disponemos ya a cerrar esta época dorada de la histo‐

ria de San Hermenegildo, no podemos por menos que recordar a alguno de sus alumnos más  distinguidos. Pero dejando aparte a los ya muchas veces citados y famosos Mora de Aragón,  Trillo Figueroa, Díaz‐Benjumea, Cuervo Radigales, González Green, Juan Luis Galiardo… y un  largo etcétera que sería prolijo enumerar, permitidme que os presente a uno de ellos que  merece –a mi entender– ser resaltado de particular manera. Se trata del religioso amigonia‐ no  padre  Bienvenido  de  Dos  Hermanas,  o  si  queréis,  pues  así  lo  identificaréis  mejor  como  buenos nazarenos, José de Miguel Arahal. Nació nuestro –y vuestro– José, el 17 de junio de  22 


1887 en esta bella ciudad. Cuando los amigonianos llegaron aquí, él, que contaba doce años,  se acercó inmediatamente a ellos y fue el primer alumno de la Colonia, tal como atestiguan  los libros de matrícula de alumnos que en ella se conservan. El 6 de enero de 1903 tomó el  hábito amigoniano y, a  partir de entonces su vida, gracias a sus extraordinarias cualidades  humanas y religiosas, fue una carrera en continuo ascenso. El 29 de diciembre de 1927 –con  cuarenta años– fue elegido superior general de la Congregación y fue –como alguien ha es‐ crito de él– un general de cinco estrellas. No porque se distinguiese por sus dotes militares – ni mucho menos–, pues si por algo se distinguió fue precisamente por su espíritu de sencillez  y servicialidad, sino porque los cinco años que rigió la Congregación lucen verdaderamente  como cinco soles en la historia de ella. Él tuvo, entre otros, el mérito de haber potenciado – como nadie lo había hecho hasta entonces– el movimiento científico‐pedagógico de la Con‐ gregación. En 1936 –al comenzar la guerra civil– se encontraba en la Escuela de Santa Rita  donde fue detenido y poco después sufrió muerte violenta en la Pradera madrileña de San  Isidro. Era el 1 de agosto de 1936. El 14 de noviembre de 1990 se abrió en Valencia su proce‐ so de beatificación junto con el de otros 18 amigonianos mártires y ahora se espera ya que el  próximo 11 de marzo de 2001 el papa lo declare Beato. 

  Inicio de un paréntesis gris   

 

 

Desde  hacia  algún  tiempo,  los  superiores  de  la  congregación  venían 

acariciando  la  idea  de  crear  un  Seminario  Mayor  Internacional  propio  en  el  que  pudieran  formarse  todos  los  filósofos  y  teólogos  amigonianos  y  finalmente,  en  1965,  abordaron  su  realización. En vez de construir una nueva estructura física –como en algún momento llegó a  pensarse también– se decidieron por ubicar dicho Seminario en los locales del Colegio San  Hermenegildo y con fecha del 5 de julio de dicho año 1965 firmó el superior general el de‐ creto  correspondiente  por  el  que  quedaba  suprimido  el  Colegio  y  se  creaba  en  sus  locales  una  nueva  realidad.  Sin  entrar  ahora  en  valoraciones  de  oportunidad  o  inoportunidad,  de  aciertos o desaciertos, de visiones de futuro o cerrazones de pasado, etc.…, lo cierto es que  para la entidad Colegio San Hermenegildo aquella decisión supuso un paréntesis escrito más  bien con tonos oscuros y fotografiado en blanco y negro. Todos sabemos cómo, gracias a la  intervención del arzobispo de Sevilla en persona –el cardenal Bueno y Monreal– el Colegio  no desapareció del todo, aunque tuvo que ser trasladado a unos locales pertenecientes a la 

23 


Parroquia de La Oliva y perdió ya su condición de internado y, con ella, su dimensión de edu‐ cación de adolescentes y jóvenes en dificultad.   

 

 

Mientras tanto, en los locales tradicionales del Colegio San Hermene‐

gildo la vida tomó un nuevo rumbo con la llegada de numerosos religiosos provenientes de  las distintas realidades nacionales por donde estaba extendida para entonces la Congrega‐ ción amigoniana. Al principio llegaron en gran número y entre los años 1965 a 1968 se man‐ tuvo en ese sentido floreciente, pero a partir de 1969 su vitalidad fue disminuyendo, hasta  que, casi ya por inanición dejó de funcionar en 1974. Para el pueblo, no cabe duda que la  pérdida del Colegio San Hermenegildo en su integridad original fue muy sentida. Es verdad  que llegaron muchos frailes jóvenes –yo mismo tuve la dicha de estudiar aquí los dos años  de filosofía y conservo muy grato recuerdo de mi estancia tanto intra muros como extra mu‐ ros–, que solemnizaron muchas de las��procesiones de entonces, animaron numerosas cele‐ braciones religiosas y potenciaron con interés el deporte de los jóvenes de la población, pero  nada cubría del todo la pérdida de la Colonia.  

 

 

 

Se sale del túnel. Vuelta a empezar   

 

 

Cuando  en  1974  la  casa  se  quedó  ya  vacía  de  frailes  estudiantes,  se 

pensó en ubicar de nuevo aquí el Colegio, pero la cuestión no era fácil. Era como comenzar  de cero. Durante los años que la estructura académica funcionó en La Oliva, muchas cosas  habían cambiado en España y en el campo concreto de la educación y ya no era posible vol‐ ver a la realidad de antes. Se recomenzó, pues, con mucha sencillez, limitándose a establecer  un Colegio de E.G.B. y, por supuesto, tan sólo externado.   

 

 

La estructura física de la casa no sólo no se había embellecido durante 

los años del Seminario Mayor, sino que quedó más bien en un estado que, si no fuera por lo  duro del término, me atrevería a calificar de deplorable. No obstante, gracias al esfuerzo y  dedicación de los religiosos que aquí estaban entonces y al de los que fueron llegando des‐ pués, poco a poco se fue saliendo del túnel y se fue haciendo la luz.    

 

 

En la actualidad el Colegio ha vuelto a cobrar renombre académico y su 

estructura física y su entorno agrícola y forestal se ha recuperado y mejorado. No voy a nom‐ brar  quienes  han  sido  los  artífices  principales  de  "este  milagro  nazareno",  pues  os  son  de 

24 


sobra  conocidos  a  quienes  me  escucháis  y  algunos  de  ellos  se  sonrojarían  pues  están  aquí  presentes entre nosotros.    

Adiós, Colonia. Cita para el segundo centenario   

 

 

Y  poco  más  queda  ya  que  decir.  Permitidme  que  me  despida  de  esta 

querida "Colonia" que hoy nos ha acogido gozosa, pues con ello me despido también de to‐ dos  vosotros  y  os  agradezco  vuestra  atención.  Y  permitid  que  formule,  como  un  sueño  de  esperanza,  un  último  deseo:  que  nos  podamos  encontrar  aquí  en  el  segundo  centenario.  Aquí  termina  mi  recorrido  histórico  por  los  cien  primeros,  que  hemos  realizado  juntos  en  tres etapas: la época de oro, la época gris y la época de un futuro abierto a la esperanza.   Juan Antonio Vives Aguilella   Roma, 14 de noviembre de 2000       

25 


25 PÁGINAS DE RECUERDOS