Adelanto 'La princesa del sol'

Page 1

La princesa del Sol


La princesa del Sol David Grossman Michal Rovner TraducciĂłn del hebreo de Rosa MĂŠndez


Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, transmitida o almacenada de manera alguna sin el permiso previo del editor. Título original: ‫נסיכת השמש‬ Primera edición: 2016 Copyright © 2015 by David G rossman Art Copyright © 2015 by Michal R ovner Traducción © R osa Méndez Copyright © Editorial Sexto Piso, S.A. de C.V., 2016 París 35-A Colonia del Carmen, Coyoacán 04100, México D. F., México Sexto Piso España, S. L. Los Madrazo, 24, semisótano izquierda 28014, Madrid, España www.sextopiso.com Diseño Estudio Joaquín Gallego Scans and image processing Michael Gordon Studio Ltd., Tel Aviv Impresión Gracel asociados Formación Grafime ISBN: 978-84-16677-00-9 Depósito legal: M-9709-2016 Impreso en España


Lucía se sentó en la mesa de la cocina balanceando las piernas en el aire y le dijo a su madre: «Mamá, si yo soy tu pequeña princesa, entonces, ¿tú eres la reina?».



«Soy la reina», contestó la madre mientras se apoyaba en la escoba.


«Entonces, ¿por qué no llevas corona?».

«Porque soy una reina secreta», se rio! la madre, y Lucía empezó a emocionarse: «¿Una reina secreta? !Yo también quiero serlo!».


«Tengo una misión que cumplir en el mundo», dijo la madre. «Dime, Lucía, ¿crees que podrías guardar en tu corazón un secreto realmente secreto?».

Lucía contestó que sí, que por supuesto que podría. «Por favor, cuéntamelo», y su madre levantó la escoba como si fuera una varita mágica y comenzó a contárselo:


«Una vez! al año soy la reina del Sol, y da la casualidad de que ese día es mañana». «!No es cierto!», dijo Lucía. «Más que cierto», contestó la madre.

«Estás bromeando», dijo Lucía. «No, es mañana», contestó la madre, «y lo seré durante todo el día, desde el momento en que el Sol empiece a brillar hasta que se ponga».


«¿Puedo ser yo también la reina del Sol?», preguntó Lucía, creyéndose la historia a medias. «Tú puedes ser la princesa del Sol», afirmó la madre, «pero tendremos que levantarnos muy temprano…».