Issuu on Google+


Falsa editorial Frágiles mariposas enfrentan la muerte. Ella, audaz y eficiente, posee el fetiche de usar disfraces para excitarse durante su jornada. De entre todos sus atuendos, (extensa cantidad como para enumerarlos) hoy elije ser un magnate del oro negro. ¡Y qué fácil es su trabajo cuando la ambición de los mortales los vuelve dóciles! Es así como se olvidan de la maravilla del amor (hasta el propio), y pueden concretarse las firmas en exuberantes y ridículos contratos. Ella sabe moverse, sus piernas calientes seducen lentamente a los pobres poderosos, gira el hielo de su trago y sus labios húmedos negocian un futuro repleto de muerte y por supuesto con rentas extraordinarias. Del otro lado, donde si hay sol, la Madre Tierra sangra por su herida, la misma herida por donde nació la vida. Las raíces de los árboles se inquietan y el silencio ancestral se interrumpe por los gritos del viento. Lloran los niños del futuro, no entienden por qué les toco un mundo vacío. Se quiebra el pensamiento del presente, es preciso decidir entre vivir o perecer. Frágiles mariposas caen sobre la tierra. Y aunque sus colores se apagan, ellas encienden la sed universal, dan de beber la llama de la genuina hermandad que une a todos los seres. Por eso, detrás de ellas cabalga el anónimo colectivo enfrentando la muerte.

Coordinación y malabares por Matías Ciccolella Asistencia de amor y arte por Lucrecia Girerd Despliego de ideas y centro de cómputos por Flavius Volátil Edición y arte de tapa por Ser Sur Ediciones sersurediciones.blogspot.com Contacto revistalaanónima@gmail.com 1


Amanece Y es otra vez el sol Que te agarra en offside. Otra noche perdida Para agregar a la lista. El caso es que seguís En la Mala. Porque la estrella negra No se cansa de brillar, Y se disfraza de lucero del alba, Para perseguirte otro rato. Así que te acomodás el traje, Como en una película de gánsters, Y te vas rumiando la bronca, Pateando la piedra, Que cada vez es más y más pesada. Y al final sabés que lo único que te queda Es la misma cama de siempre, El mismo rincón vacío del alma.

Juan Martín Vidal / poeta / jmvidal100@hotmail.com 2


Manos Al despertar, cuando el sol entibiaba mis párpados me concentraba en el mágico movimiento de subir lentamente mis manos, lo más alto posible y quebrar las falanges una en una, buscando espacios. Donde algún paisaje de mi cuarto se mezclara con ellas, y ahí, tratar de descubrir que hay detrás de ellas. Sin imaginar que las paredes pudieran mutar. Fueron el motor, que dio el impulso, buscando el salto, que traería la caída y más tarde sería, un puñado de mentiras nomás. Por eso, lastimé dejando marcas imborrables. Por ellas conocí la piel más tersa sentí lo que es ser dos, sin dejar de ser uno la mágica relación de un mundo perdido donde siempre podemos volver a amar. Mi madre me dio confianza y me dejo andar mi abuelo me enseño el respeto que trae el tiempo yo las extendí, como quien trata de abrazar el sol, con toda la fuerza de sus brazos. Y así aprendí. Fueron libros, cigarrillos y mates pactos tan oscuros como el silencio, que me dieron el poder, para llegar a ver lo que nunca antes imaginé que una figura podía ser. Se lastimaron y sanaron, se ensuciaron y luego limpiaron, trabajaron y más tarde descansaron, pero nunca dejaron de ser manos. Manos tan fuertes como las tuyas. Nunca nos olvidemos que son simplemente manos, ¿Simplemente manos? Perdón. ¿Simplemente? ¿Me vas a decir que algo simple puede transformar lágrimas en sonrisas? Y en ese momento, donde solo encuentro lo que busco: paz, amor y locura, ellas son las que con su torpeza dan vida a estas “simples” letras suicidas.

Manuel Marchioni / músico / manuelmarchioni@yahoo.com.ar 3


El cálculo perfecto para llegar a ti Como me inspira tu mundo, Si solo supieras que estás a ochenta metros de altura, Seis pasos hasta una gran máquina de ascenso, Y un cuadrado de dos por dos Más un metro de lo que sería un momento extraordinario, Entonces ya no cabría la posibilidad de encontrarnos tan divididas, Por tantos caminos y demasiadas estructuras, Sos casi igual a mí, También puedes concederte el permiso de tatuarme así como yo lo haré contigo.”

Noelia Vaccaro / cantante / noedep_19@hotmail.com 4


Tinta y Hojas Así es como me pasa a mí, amanezco a las seis, ya no quiero dormir, la noche fue turbulenta como si una tormenta eléctrica se abatiera sobre mi cama. Los demás descansan y yo, ya no puedo. Sentado en una mesa, mate, lapicera, y una hoja son mis compañeras. Escribo un poema, lo llamo espejismo, no sé por qué siento un reflejo, o aura sobre mi ser, que me lleva a escribir, y cuando termino quiero más papel. Miro la lapicera, todavía tiene tinta, como mi corazón sangre, y mi espíritu letras para compartir. Con vos, con él y con ella, y si no tuviera esto desespero; tinta y hojas para compartir las letras, que salen de mi ser.

Omar Quiroga / poeta / músico de blues 5


Opus Las cuerdas dispuestas temblequean presionadas con firmeza sobre el diapasón, pero también con la dulzura de como quién ama al cuerpo. Un poco más arriba del cordal, en la pancita del instrumento, el arco, con una desesperación mesurada, raspa los hilos de nylon, y así el violín llora su canto, sollozando por los calados. Lo acompaña pacientemente, como aconsejándolo, el cello, con su inconfundible armonía; y azarosamente, como un gorrión que merodea por entre la copa de los árboles, el piccolo pía con algarabía, como lo niño que es. Las notas son encantadoras, como el susurro de las voces justas; y la conjugación de los sonidos hace del aire una danza irresistible. En los recónditos de la habitación se dibujan ojos que escrutan desde su profundidad las imágenes que brotan instantáneas de alguna dimensión paralela; y pueden ver, desde la penumbra, el momento exacto en el que el techo se rasga violentamente al medio de su estructura por la irrupción del gigantesco brazoárbol, y cómo el sol acomete en la totalidad del cuarto encegueciéndolos fugazmente, haciendo florecer tallos de las paredes. La cama es ahora dorada en trigo, y el suelo se hace del césped más verde que jamás nadie haya visto. Y cuando todo parecía estar en su correcto lugar, alguien abrió la puerta, encendió la luz, y los instrumentos se desplomaron contra el suelo. Gonzalo del Valle / estudiante de antropología y música / gonzalo.d.v@hotmail.com

////////////////////

oh si, este espacio esta en blanco para que mandes tus publicidades y nos ayudes a mantener viva la poesía de todos

escribinos a revistalaanónima@gmail.com 6


7


Diálogo de sordos –Bueno, si vas a hablar hablá, pero hacelo rápido que el tiempo es oro, el tiempo no espera, es impaciente. –Vos sos el impaciente. –Shhh, por cierto, y esa ciudad de oro, El Dorado, ¿existe tal cosa? –Sí, en tu cabeza, esa es tu razón, no la mía. –Bueno, no me importa, llévame hasta ahí. –¿Para qué? –Para poder hacer más cosas, crecer económicamente, poder formar una familia, tener prestigio, mantenerte... –¿Mantenerme? –Sí. –¿Para qué? –Para que me consigas más oro. –¿Y si no quiero? Porque ya me está cansando tu utilitarismo, ¿qué me vas a dar a cambio? –Pues... te puedo pagar con plata para que te mantengas, total, si tanto batís que no sos ambicioso... –Pero... ¿y si me enfermo? –Para eso están los médicos, ellos te van a decir qué hacer para volver más rápido al laburo. –¿Y si no tengo los conocimientos necesarios para hacerte ganar más oro? –Para eso están las escuelas y universidades, ahí te van a decir lo que necesito. –Pero a mí me educaron de otra forma, con otros valores basados en la reciprocidad antes que en la ambición. –A ver si entendemos algo, vos no sos libre, estás atado por esos lazos de reciprocidad, lo que te vengo a proponer es la posibilidad de emanciparte de esa moral, de pensar libremente. –¿Y si no me interesa? –Sos terco, eh... la historia es así, no la vas a cambiar. –¿Cómo que no?, o mejor, ¿por qué no? –Simple, porque no me interesa. –Me queda claro que no tenés ambición, sos mercancía. –¿Por qué me encasillás? –Yo no te encasillo, son las ciencias, la religión, la verdad, la ley, toda la gente lo vive así en el lugar de donde vengo. –¿Por qué me etiquetás? –Porque me gusta. –Esas son tus ciencias, tu religión, tus verdades, tus leyes, tu sentido común. –Exacto, y desde ya te voy diciendo que no me vas a convencer. –No quiero convencerte, no se trata de pura retórica o de quien la tiene más larga, solo se trata de que me reconozcas como un igual. –Bueno, está bien, para que veas que somos iguales fíjate que los dos somos libres, tenemos y ejercemos nuestro legítimo derecho al voto. –Sí, está bien, pero siempre te termino votando a vos o alguno de los tuyos y, por ende, termino trabajando para vos. 8


–¿Te interesa escucharme más allá de lo simbólico del voto? –No, bah, no sé... –¿Y entonces para qué me haces hablar? –Para dom... para comert... para conocerte más, después de todo... por eso somos amigos... ¿o no?

Jenaro di Paolo / jena_pinkfloyd@hotmail.com

////////////////////

Matices Luz, calor. Los rayos de la realidad golpean fuerte contra el suelo. Un mujer detrás de un gran muro de hielo. Se oculta, no quiere que los rayos la lastimen. Rodeada de verdad, acompañada por el dolor, se esconde. La verdad no quiere ser vista, el dolor no quiere ser encontrado. Gritos y llantos corren a su alrededor, pero no pueden tocarla. El gran muro de hielo, la proteje. Poco a poco, este muro se va debilitando. Se derrite, se rinde ante todos sus rivales. La mujer, se va quedando sola, sin protección alguna. Y así... Es atacada por cada uno de sus contrincantes. El dolor, hace que la mujer grite y llore hasta caer al suelo. La verdad, abre sus ojos llenos de lágrimas. Y en ese momento... Se enfrenta con la realidad. Oscuridad. Frío. Tristeza.

Mora Avigliani / cantante / mori.avigliani@hotmail.com 9


El paraíso de los insolentes Este mundo está plagiado. Su evolución permanece conspirada por la existencia de Seres que pasan desapercibidos; de Seres que se pretenden ajenos y desobedientes al todo o a lo que se presupone, o impone; de Seres lógicos y racionales; de Seres en forma de mariposa; de Seres especuladores y pragmáticos; Seres que se quejan y se conforman; Seres presumidos; Seres bondadosos y desconfiados; Seres estructurados; Seres improvisados; Seres impensados; Seres agnósticos y creyentes; Seres serios y Seres ceniceros; Seres libros; Seres bocetos; Seres precarios y Seres de bronce; Seres a un costado; Seres alienados; Seres enseres y Seres cerezas; Seres exploradores y Seres altruistas; Seres coloridos, Seres transparentes; Seres tiempo y Seres espacio; Seres idealistas e irreverentes; Seres encerrados dentro de Seres; y Seres que se sospechan libres; Seres espantapájaros y Seres acariciapájaros; Seres que mueren sin nacer, y Seres que renacen sin morir; Seres fingidos y Seres asimilados; Seres de plastilina y de goma eva, Seres impugnados y Seres que prescriben; Seres instantes y Seres infinitos; Seres inoportunos de felicidad por que anhelan; Seres pretenciosos de restaurar o revocar vidas extrañas; Seres insoportables; Seres radicales; Seres de viento, mar, hoguera y fango; Seres de invierno y de verano; Seres desnudos y Seres envueltos; Seres permeables y Seres estériles; Seres sin ser; y Seres siendo. “La madurez es una enfermedad que se cura con la infancia”, declaró el niño ante el tribunal de mayores. Pocos años después, murió: “Te has convertido en adulto”, le anunciaron sin saber que pisaban las flores de su último paraíso.

Federico Baggini / fedebaggini@hotmail.com 10


El descubrimiento de un filósofo (o la pregunta sin respuesta) La Pregunta me volvía loco. Por las noches apenas conseguía dormir, y cuando lo hacía soñaba con la incógnita. Las horas que pasaba despierto, las desperdiciaba desarrollando Teoremas y deduciendo otras Verdades, que me llevaran a la Respuesta. Montañas de papiros se amontonaban a mis pies y en cada rincón de mi residencia. Los esclavos se consternaban a la vista de tanto papel perdido. Mis discípulos intentaban aliviar mi dura búsqueda ayudándome, pero los pobres bobos no podían ni acercarse a la Respuesta, a la cual ni siquiera yo y toda mi Filosofía habíamos podido rozar. La Pregunta que me laceraba por dentro parecía a primera vista muy sencilla, pero no lo era. Lo que me tenía así de ausente era la incógnita: cuando nuestros cuerpos están enteramente sumergidos en el agua, todas y cada una de sus partes, toda la superficie absoluta del cuerpo rodeado en todos sus rincones por agua, entonces, ¿está mojado? Hasta que un día, desquiciado, ideé el experimento que me daría la Respuesta, tan anhelada. En la más absoluta soledad, para que nadie pudiera apropiarse del conocimiento que habría de aflorar, llené una tina con agua. Llamativamente transparente era el agua, como nunca antes yo la había observado. A continuación até en mi muñeca una cinta tejida con una tela especial, la cual en agua se hinchaba por la absorción y duraba varias horas, pero si en cambio se la dejaba secar más del tiempo aconsejable, se deshacía en largas hilachas. Hice un gran nudo fuertemente apretado y me sumergí en la tina. Aguanté tanto como pude y después salí. Observé mi muñeca y alarmado comprobé que no estaba la cinta. Ni en hilachas, ni tampoco hinchada por el agua. Desaparecida. Fue en ese momento, mientras me disipaba, que comprendí: el agua no era otra cosa que el más fino ácido que jamás se haya fabricado, y yo no era otra cosa que un recuerdo.

Nehuen Botto / botto.nehuen@gmail.com 11


Amor mío Si yo te amaría a nadie te parecerías porque yo te estaría amando. Si yo te amaría tu dolor yo absorbería. Si yo te amaría sentirías que el mundo se detendría. Amándote, te amaría. Amándote muero, porque sé que amándote nunca moriría. Te amaría tanto, que no necesitaría palabras para llenar los silencios. Te amaría tanto, que estarías en el viento, entre las flores, en el sufrimiento, en el que muere. Porque amarte duele, pero igual te seguiría amando. Porque el amor es sin muerte y los que aman nunca mueren. Mi amor sería una locura. Mi amor sería en silencio. Mi amor sería por nada. Mi amor, sería simplemente amor. Viajaría por tu cuerpo, despertando en mis sentidos. Bebería de tu cuerpo amor, amor y más amor. Lloraría al mirar tu cuerpo, bautizando ese momento en vos, mi diosa, mi musa, mi amor. Por todo esto ya no te amaría porque te Amo, como aman los que amamos. Porque más que amarte no puedo, Y eso es amor.

Jorge José Grillo / músico / tallerista de música / estudiante de psicología / jorge_grillo2001@yahoo.com.ar 12


  b

 

& c ..

 b

Œ r & ‰ . œœ œœ œœ œœ œœ ≈ œœ œœ b ˙˙

 

 b

Œ r & ‰ . œœ œœ œœ œœ œœ ≈ œ œœ b ˙˙ œ

 

 

Œ #œ &w





 

w w

 b

  

≈ œ bœ œ œ ˙˙

 

w &w



≈ œ bœ œ œ ˙˙

œ

˙ œ

Πw

œ b˙

œ

œ œœ J

 

œ

 #

b

b

œ

  œ œ   œ œ  œ œ œ # œ #œ œ œ Œ Œ & J  

b˙ ˙ & ‰. œ œ œ œ œ R



 

 b

˙ œ bœ œ b˙

Composición realizada en el taller de composición colectiva a cargo del grupo Clã Instrumental (Brasil) en la EMPA

˙ ˙


   # 

 

œ œ œ

œ œ œ

 # 

Œ # œœ # œœ n b œœ

 

 # 

Œ # œœ # œœ n b œœ

 

œ

œ

 #

bœ œ

Œ Œ

  

Œ

 

˙ œ œ

œ. ˙

œ˙ # œ # n œ˙ œ #˙ n˙

˙ œ.

œ

œ

 #

œ

 

œ œ ˙ #˙

#˙ œœ˙

 

œ

 

œ˙ # œ # n œ˙ œ #˙ n˙

 

œ



œ œœ J 

 b

..

œ

#

  œ œ #œ nœ œ #œ œ #œ œ œ œ Œ œ œ J J   

 

#˙ Œ

œ

˙ œ #œ

˙ ˙

 

() b˙ #˙

b #

..



facebook.com/cla.instrumental claninstrumental.wordpress.com


Recomendaciones subjetivas (las mismas son válidas para cualquier día del año ya sea bisiesto o no, ninguna de ellas ha sido subsidiada)

Vuelo Adentro “Un bombo, una guitarra, un bajo que canta, un relato en rima, un tono justo. Un río de carnaval, donde el alma vibra. Yararás con veneno de amor musical. El agua fuente de vida - no vaya a ser que nos falte. Y así entre el cemento y la soledad, compartimos este vuelo adentro. Pa afuera.” Así se define Vuelo Adentro, quien con su primer disco “Siete” (en el que grabaron siete canciones en siete días), nos envuelven con un repertorio cálido y divertido en el que conviven chacareras, landó, cumbia, y candombe. La banda la conforman: Olivia, una voz con personalidad deliciosa; Jero, autor de todas las canciones y dueño de la risa más contagiosa; Ariel, Juan y Nicolás, encargados del ritmo y la frecuencia grave; y el fantástico Moskito y sus versos rapeados. Una propuesta novedosa; con simpleza, calidad y mucha onda. facebook.com/vueloadentro vueloadentro.bandcamp.com

Dos Gardenias Septeto que recrea los clásicos de la música cubana y se anima a interpretar también composiciones propias haciéndote mover, gozar y trasladarte imaginariamente a las tierras caribeñas. Las multifacéticas Lucre y Tania (voces, claves, maracas, güiro, humor y sensualidad) son acompañadas por un acertado quinteto masculino, que nos regalan sus melodías y cadencias junto al bajo, tres cubano, trompeta, congas y bongó. De la mano de Dos Gardenias, sones, guajiras, guarachas y boleros propios y prestados, se vuelven parte de una colección de propuestas altamente bailables y recomendables. 2gardenias.com.ar facebook.com/2gardenias

Estas recomendaciones fueron realizadas por Nadia Puértolas, envía la tuya a revistalaanonima@gmail.com 15


16


Deja ser Dejar una huella profunda en los que se quedan, tener algo que contar, más vida para dar llegando a viejo. Aprender de caerse y levantarse, siempre más alto, crecer, más adelante. Zambullirse en un mundo sin medidas, romper mis propios límites y explorar, sin ahogarme en la locura. Resolver conflictos, sanar heridas para la posteridad. Administrar recursos, para que alcancen para reproducir más. Idiotizarse, solo un instante para refrescar, reacomodarlas, y no dejar ni una idea escapar. Maravillarse de la existencia de otros y otras que buscan verdad. Retransformarse con huellas de quienes arrancaron tiempo atrás. Abandonarse, solo cuando llega la hora de la maldad, abandonarse en el refugio que hace la felicidad, y recuperarse cuando se vaya esa idea de entregarle riendas al mal. Recuperarse para seguir perseverando, acompasando nuestro andar. Preguntarse una y mil veces pero nunca dejar de andar que el reposo es efectivo si no cunde la dejedad. Solamente es efectivo si me voy a levantar. Eso es vivir, mucho más que esa ansiedad. Armás tu vida, trazás tu senda y empezaste a caminar. Encontrás nuevas maneras, nuevos porqueses, nuevo hogar. El Gran Hogar. Tu pisada sigue a otras, y al costado hay muchas más. Y una gran trama de vidas, es un manto de amistad. Ahí entendés por qué es la lucha de quien ya dio unos pasos más. Ahí entendés por qué para otros el valor, vale mucho más, y el amor rima con paz. Ellos no luchan por luchar es porque tienen dignidad, aman la dicha y la verdad de que si no es para todos no es igual. 17


Ahí entendés, ahí entendí, vuelvo a ser ellas, respiro, tal vez vuelvo a vivir. El cuerpo y sangre por amar. Amando juntos batallar. Y es en el pueblo donde dejaremos las huellas, más felicidad. Que el adiós tarde en llegar.

Anahí Peralta - música Popular / anahi_lsc@hotmail.com

////////////////////

Nocturno parecer Y otra vez la noche acecha ¿Traerá en estas horas lo que estoy buscando? Cargada de excesos me muestra sus dientes No temo servirle de presa esta vez Me dejo seducir, y ella lo deduce En ciertos aquelarres no habré de discutir Se monta en temerarias semblanzas paranoicas Me empuja hacia su lecho, no la he de disuadir El cielo se atraganta una luna desdichada Camino por las sombras, juegan de carceleras Yo sigo caminando pues no tropezaré Cuando ella se componga tal vez ya no estaré Lo negro se desangra abriéndose camino Un tibio sol de lejos acude sin saber Que tanto de mezclarme con dicha compañía En este nuevo día, tal vez la extrañaré

Germán Rivero / riverogff@hotmail.com 18


¿Y eso para qué sirve? Cómo vamos a hacer para que la poesía haga algo por nosotros algo cierto algo exacto Qué proceso químico transformará el verso en pan y agua y vestido Cuál de todas las letras designará el día de cobro / de la deuda que se lleva siempre / impune el ladrón que consume una estrofa medicinal Dónde cambiaremos rima por transporte, métrica por techo, un poema cada dos ladrillos Cuándo la poesía nos indicará la hora de la cena o la del sueño, cuándo nos cuidará de golpes y tropiezos, cuándo, al menos, mostrará un solo destino en el pocillo del día. Pero cómo, digan, vamos a pensar que le corresponden el provecho (beneficio y eructo), el pragmatismo acaso absurdamente inútil, la sola idea / de lucro Cómo vamos a exagerar el interés que no sobra y afanarnos en salvarla de las calles vacías y los auditorios llenos de ecos Cómo atrevernos a solucionar su problema ya resuelto en el desempleo

19


Cómo si sabemos que con las cosas del alma no se jode.

Mariela Lanús / marie.lanus@hotmail.com / sologarabatos.blogspot.com

////////////////////

Euterpe

Tu belleza arrasa y alcanza lo imposible pero mis manos son falaces no soportarían ser libres Al tocar tu piel, aprendería la verdad de la vida dejaría atrás el sabor de las espinas y solfearía las notas más hermosas: las de tu risa Sos el regalo que se hizo la naturaleza para acordarse de su belleza... reflejada en una persona Podrías timbearme la vida obligándome a nadar en el oro de tus ojos serías la herida más herida, serías la primera muerte que me puso la vida Podrías seducir a mi lujuria y corromper mis sentidos con un taco de aguja. Usurparías mi llanto y brotarías mis infiernos... pero darías fiebre a mi pecho.

[ ^º^ CiRkO0oDeL&a ^º^ ] 20


21


Esta fabulosa tira pertenece al dibujante Juan Panno, podes ver sus fabulosidades en juanno.blogspot.com 22


Apenas él le acariciaba el cuello, a ella se le erizaba la clavícula y caían como si fueran una enredadera; en salvajes espirales, en gritos exasperantes... Cada vez que él procuraba relamer los lóbulos de su oreja, se enredaba en un lamento quejumbroso y tenía que correr de cara al silencio, sintiendo cómo poco a poco las sombras se apretujaban, se iban oscureciendo, desapareciendo, hasta quedar tendido como el eco de la noche a la que se le han dejado caer unos destellos de luna menguante. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se besó los talones, consintiendo en que él aproximara suavemente sus pupilas. Apenas se entrelazaban, algo como un armónico los atrapaba, apretujaba y ensordecía. De pronto era la amante; la presuntuosa extravagante de las don nadie, la jadeante y colorida del orgasmo; los espasmos de la duda en una pausa sobrehumana. ¡Llegué! ¡Llegué! Abrazados en la cresta del placer, se sentían estallar, abrumados y en silencio. Temblaba la piel, se vencían las noctilucas, y todo se resolvía en un profundo respirar; en melodías de amapolas, en caricias casi crueles que los estrangulaban hasta el límite de las alturas.

Recreación anónima del capítulo 68 de Rayuela, de Julio Cortázar.

////////////////////

No pretendo corromper la ternura Al apoyar mi rostro en su regazo Quiero oler la sutil influencia del goce Permanecer en la aventura instantánea Tan solo en lo que dure aquel suspiro Grito metafórico del deseo en ciernes Privilegiando lo que pide al cuerpo La avidez desbocada de los labios

Lucio Beccar Barca / luciomrbb@gmail.com 23


Hoy, así, que llueve tanto que llueve tanto, así, que mi cuerpo es todo desgarro. Hoy que me dejo, y me voy y te vas helado al aire donde no puedo ya tocarte. Hoy que lo inmortal se ha hecho pájaro y vuela su último suspiro hoy que llueve tanto que llueve tanto que sos tan vos hasta más no serlo que el corazón es una foto vieja, no hay error, no hay enojos.

Hoy que encuentro cartas -mil cartasvanas, muertas que no creo serme completa al fin que de doler ya no duele y estamos amputados secos hundidos los dos. Hoy que mi cuerpo es todo desgarro y que llueve tanto, tanto así, te pido, que no vuelvas.

Julia Grimoldi / violinista / jgrimoldi@gmail.com 24


Despertares... Un abanico de sombras se ocultaban a la vuelta de la esquina de mi casa. Esperaban mi partida, como siempre, subo a mi bicicleta y hago unas pocas cuadras. Es así, que comienza la cacería. Casualmente, tal vez por un susurro que siento tras mis oídos, doy vuelta mi cabeza y las veo. Ahí va la triste carrera, la inevitable estocada. Voy veloz cuesta abajo, pero las sombras no paran; son infalibles. Sigo cuesta abajo pero delante veo la imparable e imprevista subida. Una cuesta arriba que sentencia mi carrera como perdida, mi derrota cantada. Es entonces que me detengo, freno de lleno y giro mi mirada. Ahí están, solas en la inflexión de la subida. Mis gemidos por la fatiga me absorben. Entonces como una veloz ráfaga de luz y de aire, me pegan en la frente. Se siente el frío cubriéndome desde los dedos de mis pies, hasta la última gota de mi frente sudorosa. Ya es tarde para rencores y perdones. Tal vez tarde para amar y para odiar, para las suplicas y juramentos.

...descansareS Y es ahí cuando me levanto cada mañana, sabiendo que ese sueño un día llegará. Y es entonces, que agarro mi bicicleta, salgo a la calle y pedaleo disfrutando cada bocanada de aire y de luna. Cada noche y cada sol, y esperando conocer todo lo que me falta por conocer.

Pablo fazio / músico / pemfazio@gmail.com 25


Chau che Chau che, nos vemos en el próximo número pero antes, algunas aclaraciones importantes que intentarán no aburrirte. Recomendamos fervientemente abrir esta revista para apreciar el arte de tapa/contratapa realizado por Ser Sur Ediciones. Si ya leíste este número no lo tires, ni lo guardes en un cajón, compartílo, regalalo, dejalo en un banco de plaza, dáselo a un desconocido o inventa. Esta revista gratuita, se declara autogestiva y colectiva. Para mantenerla viva, es preciso regarla a diario y ver que no le falte sol. Los escritos aquí publicados pertenecen a sus correspondientes autores, está prohibido su uso sin mencionarlos. Los escritos de este número fueron corregidos, arreglados y/o diagramados según las exigencias de sus autores y el espacio disponible. Algunos signos de puntuación fueron añadidos o suprimidos según la lógica del escrito. Se pide disculpas por errores, fallas o correcciones innecesarias. Todo el material recibido será publicado en el próximo número. No hay selecciones por “calidad” o gusto. Agradecemos el apoyo y la motivación del Ceempa, de la Cooperadora Aníbal Arias, de la EMPA, de Graciela Mazur, de Guido Diciervo y de las anónimas y anónimos que colaboraron de alguna forma. Un aplauso por el aporte desinteresado del dibujante Juan Panno. Otro aplauso para la Biblioteca de la EMPA que se toma las molestias de distribuir y difundir la revista. Y una ovación para Adriana Hernández y Javier Marincovich por el espacio cedido para crear e imprimir y también para Juan Carlos Cicolella por su correción velóz. La convocatoria esta abierta las 24 hs. El cierre del próximo número es el 15 de Septiembre, enviá tus escritos, propuestas, sugerencias y/o reclamos, con nombre completo o seudónimo, profesión o vocación y mail a revistalaanonima@gmail.com. Descargá, visitá y compartí en facebook.com/revistalaanonima o en sersurediciones.blogspot.com.

La Anónima no es de nadie, es de todos.

26



La Anónima / Año uno / Número tres / Agosto 2013