Issuu on Google+

Estimados Padres de Familia: Hemos escuchado muchas veces que en México persiste una cultura de la ilegalidad. Que las reglas se infringen constantemente sin que haya una penalización justa y consistente. Ustedes se preguntarán ¿a qué viene este comentario? Pues esta reflexión me surge, ya que he observado como algunos padres de familia incumplen las normas que hemos establecido en Loyola, aún después de habérselas explicado ampliamente en nuestras juntas de la semana pasada. He observado en las mañanas que varios autos no respetan el circuito que hemos establecido para mayor orden y seguridad de todos; he visto como, durante la salida, muchos autos aún no cuentan con el letrero con el nombre del niño o ronda que hemos solicitado en varias ocasiones, precisamente para que la espera sea menor y la contaminación también. Me he percatado de que algunos padres aún no han avisado de sus rondas a Marcia o de los permisos de sus hijos para que se vayan con algún compañero dentro del horario que hemos solicitado. Esta norma no sólo protege a sus hijos, sino que facilita la organización de la información. También he tenido que recordarles a varios padres de familia que no salgan por la salida vehicular, pues ponen en riesgo su seguridad y la de sus hijos; ninguno ha respetado esta norma. En fin… estos son algunos ejemplos en estas tres semanas de clases. Parte de mi reflexión me lleva a preguntarme ¿Por qué sucede esto? ¿Será que no las consideramos necesarias o importantes? ¿Será que nos sentimos inmunes a la consecuencia de infringir una norma? ¿Será que no consideramos que el cumplimiento de las normas nos beneficie a todos? Les dejo estas interrogantes para su reflexión y consideración, con la esperanza de que las situaciones mencionadas anteriormente disminuyan considerablemente o, mejor aún, desaparezcan. Espero que tengan un excelente fin de semana y felices fiestas patrias.

Saludos cordiales, Claudia Álvarez

Ser para los demás


Calendario


Avisos

Los alumnos de secundaria que participen en ĂŠsta disciplina, tendrĂĄn los entrenamientos de 5:00 a 6:00 p.m. los martes y jueves


Avisos


Avisos


Avisos


Avisos de administraci贸n


Así aprendemos en Loyola PRIMARIA ESTA SEMANA EL GRUPO DE SEXTO TUVO LA PRESENCIA DEL LIC. ANGEL GUTIERREZ ROMERO, PROFESOR DE LA FACULTAD DE CIENCIAS ANTROPOLÓGICAS DE LA UADY, ESPECIALISTA EN HISTORIA DE LA IGLESIA EN YUCATÁN, QUIEN LES DIO UNA PLÁTICA ACERCA DE LA CATEDRAL DE YUCATÁN PREVIA A LA VISITA PROGRAMADA PARA EL VIERNES 14.


Así aprendemos en Loyola Les compartimos un escrito de una alumna que egresó de Loyola el curso pasado, palabras que nos hacen sentir muy felices por los sentimientos y percepciones expresados:

Arreglando papeles en mi casa, me topé con el “discurso” de graduación de 3° de secundaria de mi hija este junio pasado. Al leerlo, evoqué el profundo sentimiento de gozo que me dejaron sus palabras, escritas por cierto, 10 min. antes de que empezara la ceremonia. Aclaro esto pues siempre he pensado que cuando preparo por mucho tiempo y después de muchos borradores algún escrito sobre mis sentimientos , pierdo un poco la autenticidad de lo que quiero comunicar; me conecto más con mi cerebro y menos con mi corazón. Les comparto la visión de una joven que ha vivido muchas experiencias, unas buenas y otras no tan buenas, de este maravilloso proyecto llamado Loyola.

“Muchos dicen que Loyola es una escuela demasiado fácil y es cierto. Pero no es fácil porque los maestros sean malos maestros o muy barcos, o porque los exámenes y proyectos son muy fáciles o porque no dejan tarea. Déjenme decirles que en la última semana me he dormido todos los días entre 2 am y 3 am haciendo proyectos, aunque trabajé en ellos como un mes. Loyola es una escuela fácil por el ambiente, los compañeros, el sentimiento de que tu puedes ser quien quieras, por el sentimiento de que estás en familia y que tus errores no van a ser juzgados, si no que van a hacer que crezcas como persona y mejores. Por eso es fácil aprender y crecer y no se vuelve un castigo, si no un gozo y un querer mejorar. Loyola es fácil porque todo en ella lo hace fácil. ¿Quién dijo que lo complicado es lo bueno? Si yo me comprara una lavadora, me compraría una que sea fácil manejar y me diera resultados buenos. Gracias Loyola por crecer conmigo y sacar fácilmente lo mejor de mí.” Renata Millet Ponce


Invitaciones


Invitaciones


Invitaciones


Invitaciones


Invitaciones


Invitaciones


Ponte Xux #4