Issuu on Google+

Hoja parroquial Arquidiócesis de Guadalajara, A.R.

Nº 48 • I Domingo de Adviento • 29 de Noviembre de 2009

Fundado el 4 de junio de 1930. Registro postal IM14-0019, impresos depositados por sus editores o agentes INDA-04-2007-103013575500-106

T

El Rey de Justicia que sí llegará

odos los años, en los días finales del año, es una necesidad apremiante, a la hora de hacer el recuento de cómo han estado las cosas, levantar los ojos al cielo y volver a hacer realidad la súplica más emocionada y repetida a través de los siglos por los corazones sedientos de Dios, por todos aquellos que han intentado buscar solución a sus problemas, y de tanto pedir llegamos hasta el primero y último recurso, Dios mismo. “Ven, Señor, no tardes ya”. Es la súplica del Adviento, de la espera, de la fatiga en el aguardar, del convencimiento de que sin Dios no podremos salir adelante. Pero, sin duda alguna, en este año, en particular, con tantos vaivenes del mundo en la economía, en la búsqueda de la paz, en el ensoberbecimiento de la violencia, en el aferramiento en nuestras necedades, en la autonomía mal entendida que nos aleja de Dios, este año, como decimos familiarmente, que nos fue “como en feria”, la súplica se hace inmensamente necesaria. Nos unimos a las voz de los profetas que clamaban: “Que las nubes lluevan al justo, que la tierra brote al Salvador”. De lo alto y de nuestra propia tierra queremos que Dios llegue, y llegue notoriamente a nuestro mundo que ya no aguanta más. Este primer domingo del Adviento se inaugura con el tema del final de los tiempos, que hemos recordado desde la fiesta de los fieles difuntos, cuando se acabe todo, cuando llegue nuestro

las frustraciones a la orden del día. Por tantos problemas de los que nos gobiernan al aventón; todo esto sólo podrá ser removido por el paso del amor de Dios y su justicia, en el corazón de cada uno.

Estar alertas, libres de vicios

final; y nos quiere introducir en el tiempo de la espera y de la esperanza, es el tiempo de la seguridad de que Dios llegará.

La esperanza cura nuestros miedos En nosotros siempre van a existir la angustia, el miedo, y no causados ciertamente por “las señales en el sol, la luna y las estrellas”. Nuestras inseguridades están causadas más bien por las crisis económicas, por los conflictos de muchos niveles, por el abuso de los poderosos, por la falta de trabajo y pan, y por

Por ser discípulo de Jesús no se nos ahorran los problemas ni las causas de angustia que tenemos; pero ser cristiano verdadero reside en una actitud y en una reacción diferente. Lo propio de la esperanza cristiana es que nos mantiene la fe en las promesas del Dios salvador, y que nos permite descubrir el paso de ese Dios en el drama tremendo de la historia. La actitud de vigilancia a que nos lleva el Adviento es estar alerta a descubrir el “Cristo que viene” en las situaciones actuales, de cada día, y a afrontarlas como algo necesario; tenemos que pasar por la cruz para alcanzar el gozo de Dios. Por eso, el Evangelio de hoy nos llama a “estar alerta”, a tener el corazón libre de los vicios y de los ídolos de la vida; éste es el verdadero sentido de nuestra conversión. Nos llama a “estar despiertos y orando”, sólo así llegará este Rey de justicia para hacernos valedores. 1


ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 24, 1-3

A ti, Señor levanto mi alma; Dios mío, en ti confío, no quede yo defraudado. Que no se burlen de mí mis enemigos; pues los que esperan en ti, no quedan defraudados.

SALMO RESPONSORIAL

NUESTRA MISA DE HOY Lectura del libro del profeta Jeremías 33, 14-16 “Se acercan los días, dice el Señor, en que cumpliré la promesa que hice a la casa de Israel y a la casa de Judá. En aquellos días y en aquella hora, yo haré nacer del tronco de David un vástago santo, que ejercerá la justicia y el derecho en la tierra. Entonces Judá estará a salvo, Jerusalén estará segura y la llamarán ‘el Señor es nuestra justicia’ ” Palabra de Dios.

del salmo 24

R. Descúbrenos, Señor, tus caminos. Descúbrenos, Señor, tus caminos, guíanos con la verdad de tu doctrina. Tú eres nuestro Dios y salvador y tenemos en ti nuestra esperanza.

R. Descúbrenos, Señor, tus caminos.

Porque el Señor es recto y bondadoso, indica a los pecadores el sendero, guía por la senda recta a los humildes y descubre a los pobres sus caminos.

R. Descúbrenos, Señor, tus caminos.

Con quien guarda su alianza y sus mandatos, el Señor es leal y bondadoso. El Señor se descubre a quien lo teme y le enseña el sentido de su alianza.

R. Descúbrenos, Señor, tus caminos. ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Sal 84, 8 R. Aleluya, aleluya.

Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación. R. Aleluya.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Sal 84,13 El Señor nos mostrará su misericordia y nuestra tierra producirá su fruto. 2

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los tesalonicenses 3, 12-4, 2 Hermanos: Que el Señor los llene y los haga rebosar de un amor mutuo y hacia todos los demás, como el que yo les tengo a ustedes, para que él conserve sus corazones irreprochables en la santidad ante Dios, nuestro Padre, hasta el día en que venga nuestro Señor Jesús, en compañía de todos sus santos. Por lo demás, hermanos, les rogamos y los exhortamos en el nombre del Señor Jesús a que vivan como conviene, para agradar a Dios, según aprendieron de nosotros, a fin de que sigan ustedes progresando. Ya conocen, en efecto, las instrucciones que les hemos dado de parte del Señor Jesús. Palabra de Dios.

EVANGELIO Del santo Evangelio según san Lucas 21, 25-28. 34-36 En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Habrá señales prodigiosas en el sol, en la luna y en las estrellas. En la tierra, las naciones se llenarán de angustia y de miedo por el estruendo de las olas del mar; la gente se morirá de terror y de angustiosa espera por las cosas que vendrán sobre el mundo, pues hasta las estrellas se bambolearán. Entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube, con gran poder y majestad. Cuando estas cosas comiencen a suceder, pongan atención y levanten la cabeza, porque se acerca la hora de su liberación. Estén alertas, para que los vicios, con el libertinaje, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida no entorpezcan su mente y aquel día los sorprenda desprevenidos; porque caerá de repente como una trampa sobre todos los habitantes de la tierra. Velen, pues, y hagan oración continuamente, para que puedan escapar de todo lo que ha de suceder y comparecer seguros ante el Hijo del hombre. Palabra del Señor.


Corona de Adviento en familia Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.

El primer domingo de Adviento es la fecha adecuada para hacer la bendición de la Corona, signo externo que nos recordará que estamos en el tiempo de la preparación para el Nacimiento de Jesús. La reunión familiar puede iniciar escuchando o, mejor, cantando un canto de Adviento (por ejemplo: “Ven, ven, Señor, no tardes”). Luego, se da una explicación del significado de esta Corona. En primer lugar, la Corona de Adviento es verde porque este color significa esperanza. Nosotros esperamos con alegría la venida de Jesús Niño, que hará que en el mundo se den cosas buenas. La luz de las velas que se irán encendiendo cada semana también son señal de esperanza, porque la luz es esperanza. Además, la corona es redonda porque queremos simbolizar los miles de años que han pasado desde que existe la Humanidad en la Tierra. Son cuatro velas alrededor y

una en el centro porque el Adviento dura cuatro semanas, y cada semana encenderemos una. Cuando encendamos las cinco velas, será la fecha del Nacimiento de Jesús. Bendición de la Corona de Adviento Luego de la explicación, el jefe de familia invoca la bendición de Dios, de la siguiente manera: “Señor Dios, bendice con tu poder nuestra Corona de Adviento, para que, al encenderla, despierte en nosotros el deseo de esperar la venida de Cristo, practicando las buenas obras, y para que así, cuando Él llegue, seamos admitidos en el Reino de los Cielos. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor”. Todos dicen: “Amén” Enseguida, se reza la oración del Padre Nuestro y se canta un villancico para finalizar.

Amén

El Seminario Mayor de Guadalajara y la Sección Diocesana de Pastoral de la Comunicación presentan:

Barioná

Pastorela de Jean Paul Sartre Lunes 14 y martes 15 de Diciembre de 2009 8 pm • Teatro Alarife Martín Casillas (Prolongación Alcalde No. 1351) entrada $150 pesos • Informes: 3002 6470 y 90 3


Adviento hacia Navidad En este domingo iniciamos nuestro recorrido hasta la noche feliz de la llegada de Jesús, en Belén. Este tiempo de cuatro semanas es de preparación para ese encuentro con el Salvador, quien siendo Dios, se ha hecho como uno de nosotros, naciendo de la Virgen María (Lc 2,1-20). Recordamos, además, que Jesús prometió venir, otra vez, lleno de gloria y poder, para juzgar a los hombres que no amaron a sus hermanos, y será –entonces- cuando llegará para nosotros “un cielo nuevo y una tierra nueva, en donde no habrá sufrimiento ni tristeza, ni pleitos ni muerte” (Ap 24,1-4). Nosotros esperamos, con alegría, que nuestro Padre Dios nos va a enviar a Jesús, su Hijo, a este mundo, a traer paz, amor y gozo eterno. Con esta esperanza, los cristianos no vemos la vida siempre igual, ni nos sabe igual, sino que la hacemos diferente, siempre nueva. Nosotros hacemos, con esta certeza, que nuestra vida no se pierda en la monotonía.

JUBILEO CIRCULAR Diciembre: 1, y 2 martes y miércoles LA PURÍSÍMA CONCEPCIÓN MADRE SANTÍSIMA DE LA LUZ SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS LA DIVINA PROVIDENCIA Toluquilla NTRA. SRA. DE LOS DOLORES, Polanco Los Santos Reyes, Cajititlán Nuestra Señora del Carmen, Chapala EL ESPIRITU SANTO Diciembre: 3, 4 y 5 : jueves, viernes y sábado SANTA CRUZ DEL VALLE SAN MARTÍN DE PORRES, Cinco de Mayo LOS DOCE APÓSTOLES SAN SEBASTIANITO Madre Admirable, El Salto San José, Milpillas de Allende JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO, Crucero de la Mesa

¡Ánimo! Hoy es Domingo… Y lo mejor está por venir!

Descubre un nuevo concepto de

comunicación a través de expertos en radio. Todos los domingos sintoniza el 1070 de AM, a partir de las 6 de la mañana y hasta las 12 de la noche. • ”De atrio en atrio” (transmisión de la Misa desde el templo de tu colonia) • “Semanario en la Radio” • “El arte de ser familia” • “Temas a Debate” • “Amor en Verde” • “Niños en acción” • “Jóvenes Universitarios” • Mucha música y más. Date un respiro, y Ánimo!... Que hoy es Domingo

La Santa Misa Misal Diario

. Libreria del Arzobispado (Tel: 39424300)

. Catequesis (Tel: 36186666) . Parroquia Nuestra Señora Del Rayo, Miravalle (Tel. 36706560)

. Parroquia Ntra. Sra de Bugambilias (Tel. 36845957)

. Parroquia Sta. Vicenta María López y Vicuña

Edición mensual

(Tel. 36461105)

. Parroquia San Francisco, Las Pintas (Tel: 36951222)

INFORMES: 3002 6471

4, 5 y 6 de diciembre de 2009

11, 12 y 13 de diciembre de 2009

Boletín semanal de la Arquidiócesis de Guadalajara, A.R. Tiraje de 200,000 a 300,000. $ 40.00 ciento Director Responsable Pbro. Adalberto González González Redacción Pbro. Carlos Vázquez Romero • Liceo 17, Guadalajara, Jal. Tel.: 3942-4305 Administración Pbro. Rubén Darío Rivera • Alcalde 294, Guadalajara, Jal. Tel.: 3614-2746

4

Consulta la Hoja Parroquial en nuestra página de Internet: www.arquidiocesisgdl.org.mx/publicaciones/hojaparroquial Diseño e Impresión Centro Católico de Comunicaciones, Tels. 3002-6470 • 3002-6471


Hoja Parroquial - 29 noviembre 2009 - num 48