Page 1

.

1


AGRADECIMIENTOS.

A mi abuelo Regino García, soldado raso Que luchó al lado de Heliodoro Castillo Y Encarnación Díaz, y fue empleado De la señorita Eucaria Apreza, en la Hacienda Tenanzintitlán

A mi padre: Atilano García Jiménez que vivió sus primeros años en la miseria trabajando en la hacienda de Tenanzintitlán

A mi madre: Que en la pobreza Supo darnos el alimento para sobrevivir. Agradezco a mis grandes amigos: Luis Ángel Alonso Ramírez, Miguel Ángel Canacaxco Alcocer al Prof. Félix Vázquez Valle, al señor Don Ángel Ruiz Abarca Por el apoyo que me brindaron, para salir a realizar las encuestas a Tlapehualapa. Con ese entusiasmo que siempre mostraron.

2


PROLOGO Doña Eucaria Apreza nunca se imaginó la suerte que correría al incorporarse al movimiento revolucionario de 1910 al apoyar a Francisco I Madero contra la dictadura de don Porfirio Díaz, que para entonces gozaba de ciertos privilegios y economía en la región de Chilapa, pero ella también ansiaba como todo ser humano trascender en al ámbito político lo mismo que otros pequeños hacendados de nuestro Estado, como el grupo antireeleccionista Juan N. Alvarez encabezado por los hermanos Ambrocio, Francisco y Rómulo Figueroa de Huitzuco, Julián Blanco, por decir algunos. Quizá por desconocimiento del contenido del Plan de San Luis promulgado por don Francisco I Madero el 5 de octubre de 1910, en el artículo 3 que a la letra dice:

3. (…) Abusando de la ley de terrenos baldíos, numerosos pequeños propietarios, en su mayoría indígenas, han sido despojados de sus terrenos, por acuerdo de la Secretaría de Fomento, o por fallos de los tribunales de la República. Siendo de toda justicia restituir a sus antiguos poseedores los terrenos de que se les despojó de un modo tan arbitrario, se declaran sujetas a revisión tales disposiciones y fallos y se les exigirá a los que los adquirieron de un modo tan inmoral, o a sus herederos, que los restituyan a sus antiguos propietarios, a quienes pagarán también una indemnización por los perjuicios sufridos. (…) Ella tiene que empeñar su hacienda de Tenanzintitlán por veintiún mil pesos al banco de México para apoyar al movimiento revolucionario, quizás asesorada por Amado Ramírez Espinosa quien tiene 3


relaciones con Aquiles Serdán, quien muere el 18 de noviembre de 1910, dos días antes del llamado a levantarse en armas hecha por don Francisco I Madero al igual que Amado Ramírez al inicio de la revuelta en Chilapa muere el 17 de marzo de 1911. Ella jamás pensó que sus tierras mal habidas por su padre don Vicente Apreza serían bandera de los antiguos dueños de Zitlala y que con las armas en la mano, liderados por Juan Pablo Cuchillo harían que ella se volviera enemiga numero uno del zapatismo en la región y que al final caería en su propia hacienda de Tlapehualapa, no defendiendo una causa popular sino sus propias pertenencias, sus propias riquezas.

ABRAHAM GARCIA CARBAJAL

4


INDICE 1.-Importancia de la mujer en nuestra patria. 2.-Guerrero cuna de héroes y heroínas…. 16….22 3.-Así nació Eucaria Apreza…………………….23…26 4.- Lo que Hereda de su padre don Vicente Apreza………………26-39 Capitulo 5: Sus Haciendas………..39….59 a) Tlapehualapa. b) Tenanzintitlán c) Su casa en Chilapa. d) Su casa en Zitlala. 6.-De su carácter, que dicen sus trabajadores, como los trataba. 59-60 Capitulo 7: Las primeras inconformidades y levantamientos en contra de la dictadura de Porfirio Díaz……….60El plan del Zapote El plan de San Luis Manifiesto del Club Antirreeleccionista Juan N. Alvarez Participación de Doña Eucaria Apreza Plan de Ayala 8.-Participación en la Revolución de 1910. 9.-Sobre la muerte de Eucaria Apreza. 10.-Leyendas y mitos. 11.5


Capitulo 1: Importancia de la mujer en nuestra patria Las mujeres de nuestra patria han sido activas luchadoras de nuestros movimientos libertarios, participaron masivamente en nuestra Revolución social de 1910 y con su presencia lograron incorporar importantes reivindicaciones en los programas de los gobiernos revolucionarios. Las resistencias para la incorporación de la mujer se dieron en México como en cualquier parte del mundo, no es por ello extraño que no sea hasta 1952 cuando la mujer conquista el voto en igualdad de condición que los varones. En esa época el país contaba con treinta millones de habitantes. Según datos del censo de 1990, la población femenina alcanza los 41 millones 262 mil 386, y en el censo del 2000, estamos alcanzando los 99 millones de habitantes, y de estos el 51% es de población femenil. En nuestro estado hasta el 5 de noviembre de 1995 la población en general son de 2millones 916 mil 567 y de estos, 1

6


millón 483 mil 150 mujeres, que representan el 51% de la población en general. En nuestro municipio, Chilapa de Álvarez, la población calculada para el año 2010 es de 120791 mil habitantes y de estos el 51% es de mujeres, esto calculado con un crecimiento del 2.3% que es la media nacional.1 La revolución Mexicana es en más de un sentido el parte aguas de una nueva época histórica. Para las mujeres fue sin lugar a dudas la fuente de la legitimidad de su lucha para obtener la igualdad política, y esto no se debió a una concesión gratuita de las autoridades sino que fue el reconocimiento de su importante participación en la lucha que se inició en 19102.

SOLDADERAS Y REVOLUCIONARIOS

1

-INEGI. Anuario Estadístico del Estado de Guerrero edición 2010

7


La división del trabajo de acuerdo al sexo es algo que había existido desde tiempos prehispánicos, y puede asegurarse que durante la época colonial y hasta finales del siglo XIX el papel básico de la mujer criolla y mestiza era el cuidado de los niños y demás asuntos domésticos, la mujer campesina trabajaba duramente en el campo, tenía a su cargo las labores de la casa, molía el maíz para las tortillas, acarreaba el agua desde lugares distantes y confeccionaba además artículos de cerámica y cestería. Turner en su libro Afirma que el papel de las mujeres fuera del hogar era tan escaso antes de 1910, que únicamente el 8.8% de ellas eran económicamente activas, lo cual significa que la mayoría se dedicaba a los asuntos de la casa y la familia.

Figura. 2 Modesta familia de la época colonial: él trabaja como artesano, ella prepara los alimentos y cuida a los hijos.

8


Es innegable que todavía a principios del siglo XX la influencia de la iglesia en el sexo femenino era muy considerable. A esto contribuía su escasa ilustración pues incluso la mujer aristócrata no tenía más estudios que las primeras letras, el aprendizaje del francés y algo de música junto con las tradicionales tareas propias de su sexo, como era el bordado y la pintura:

Figura 4: Doña Rosita Morillo. De Frida Kahlo 9


Las pocas peticiones de grupos femeninos hechas al gobierno de Díaz demuestran que la religiosidad de la mujer mexicana era sumamente intensa. Una prueba de ello es la petición al congreso de 1857 en el sentido de que no se aprobara la tolerancia de cultos distintos al católico. Pero esta situación cambió drásticamente en el transcurso de la Revolución Mexicana.

Figura 5: Mujeres devotas Se ha detectado que ha principios del siglo XX existía una agrupación precursora del feminismo que ya luchaba por la igualdad de la mujer. Se trata de la sociedad Protectora de la Mujer fundada en 1904, y que estuvo presidida por María Sandoval de Zarco (En Guerrero la señora Laureana Wrigth de Kleinhans, nacida en Taxco Gro2, 62 años antes que Siomone de Beauvoir, la intelectual 2

LAUREANA WRIGHT DE KLEINHANS (1846- 1896)

Nació en Taxco, Gro., hija del norteamericano Santiago Wright y de la Mexicana Eulalia Gonzáles. En la ciudad de México cursó sus primeros estudios y aprendió francés e inglés con varios profesores particulares. Comenzó sus actividades literarias en 1865 al escribir poesía patriótica. Tres años después contrajo matrimonio con Sebastián Kleinhans. En 1896, a petición de Gerardo Silva y Manuel Acuña, se le nombró miembro honorario de la sociedad Nezahualcóyotl. Ingresó a la Sociedad Científica El Porvenir, en 1872. Un año después se le nombró socia del Liceo Hidalgo. En 1884 fundó la revista feminista Violetas de Anáhuac, donde propuso el voto para la mujer y la igualdad de derechos para ambos sexos. Ingresó como socia honoraria del Liceo Mexicano, así como en el Liceo Altamirano de Oaxaca en 1885. Fundó el periódico Mujeres de Anáhuac en 1887, el cual fue dedicado a la cultura de la mujer mexicana. Publicó varios de sus poemas en “El Estudio”, órgano de difusión de la Sociedad Científica El Porvenir. Con las biografías de mexicanas distinguidas que escribió en Mujeres de Anáhuac, en 1910 se editó un volumen

10


francesa a quien el mundo considera la precursora de igualdad de los sexos escribió a los 19 años versos en los que resaltaba un gran patriotismo y ya una incipiente lucha en contra del papel de la mujer en la sociedad. Laureana colaboraba en varias publicaciones periodísticas de México.)

Las más sobresalientes son las que aparecían en el “diario del Hogar

SIMONE DE BEAUVOIR Intelectual francesa vinculada al movimiento existencialista francés, compañera y discípula del filosofo Paul Sartre. Destacó por su lucha a favor de los derechos de la mujer

Figura 6. Simone De Beauvoir llamado “Mujeres Notables Mexicanas”. Laureana Wright murió en la ciudad de México el 22 de septiembre de 1896

11


En el “correo de las señoras publica el articulo “la mujer perfecta”. Uno de sus libros es “La emancipación de la mujer en 1891)3.

Figura 7.Hombres y mujeres por igual sostuvieron la lucha armada En cuanto a la combatividad en el movimiento obrero que se opuso a la dictadura porfirista en los años de 1905, 1906, y 1907 pueden citarse los nombres de muchas mujeres, las cuales se distinguieron, particularmente en las huelgas de Río Blanco, Santa Rosa, Cerritos y San Lorenzo.

Figura 8. Doña Sara Pérez de Madero acompañada de otras mujeres maderistas 3.-Isabel

Morales: Mujeres del Sur. Perfiles biográficos 12


Una obrera llamada Lucrecia Toris encabezó a un grupo de 50 mujeres que se enfrentaron a brazo partido contra los esbirros de la brutal represión porfiriana.

Figura 9 .La señorita Herlinda Perry de Ciudad Juárez luce sus cananas.

Durante la acción armada, la mujer participó en el campo de batalla, las mujeres tenían a su cargo el abastecimiento de las tropas. Es verdad que desde la guerra de independencia sobresalieron varias heroínas y soldaderas o “galletas” como se les llamaba a veces, pero la gran diferencia es que por el desarrollo tecnológico, el movimiento de las tropas fue masivo y alcanzó grandes distancias. Esta separación de la mujer de su familia amplió en gran medida su percepción de lo que era la nación mexicana, además al romperse su arraigo familiar se generó una considerable inestabilidad, si su hombre moría, no regresaban a su lugar de origen sino que conseguían a otro hombre a quien atender, y así llegaba a suceder que una soldadera llegaba a tener hijos de distintos padres. Por otro lado los avances en la técnica militar permitían armas

13


más ligeras y en mayor cantidad que en épocas anteriores lo cual hizo que muchas mujeres empuñaran las armas en los combates y algunas de ellas demostraran una gran pericia militar, que incluso hubo mujeres que tuvieron bajo su mando a grandes grupos de tropas como Margarita Neri4 y la Gran Guerrillera y heroína de Xochipala Gro. Carmen Amelia Robles..

Dos fotos de Margarita Neri5 Las ocupaciones de las mujeres durante la revolución fueron muy diversas, tenían a su cargo el aprovisionamien4

Doña Margarita Neri es originaria de Quintana Roo, fue coronela de Emiliano Zapata y participó con los revolucionarios en Guerrero, ella aún vive en su estado de Quintana Roo, su Facebook es 5 Periódico La Jornada Martes 14 de septiembre de 2010, p. 5: Muchas mujeres participaron en la Revolución de México. Muchas de ellas fueron enfermeras pero algunas de ellas fueron soldaderas. Muchas soldaderas fueron banditas o forajidas antes de la Revolución de México y en consecuencia ellas no llamaron sus nombres, ellas se llamaban La Coronela o La Corredora. Una famosa soldadera fue Margarita Neri. Ella fue una comandante por la guerra. Los otros soldados trataron las mujeres como hombres. Margarita llevaba la ropa de un hombre y actuaba como un hombre. Ella fue una Líder. En 1910 Margarita Neri condujo muchos soldados a la batalla, ella mató mucha gente y ella era despiadada. El enemigo fue Porfirio Díaz y Margarita quería matar lo. Mucha gente estaban muy asustado de Margarita. Hasta después de la guerra ella llevó la ropa de hombres y ella llevó una pistola.

14


to de medicinas, municiones, ropas, alimentos, correo, equipo militar e información sobre el enemigo en las líneas de frente6.

Capitulo 2: Guerrero cuna de héroes y heroínas Nuestro estado de Guerrero, es cuna de héroes y de heroínas, tanto en la guerra de independencia como en la revolución mexicana. En la guerra de independencia figuraron mujeres de carácter recio, con un patriotismo sin igual que lucharon al lado de sus esposos, así tenemos a la heroína nativa de Chilpancingo, Dolores Catalán, hermana menor del general Nicolás Catalán, vivió junto a el las calamidades de la guerra de Independencia7 Otra heroína de la independencia fue María Catalán oriunda de Tixtla que al paso del generalísimo Morelos por esta ciudad que fue el 26 de mayo de 1811 se une al ejercito, y durante el sitio de Cuautla, ella servía para llevar recados y órdenes de Morelos a los jefes, envuelta en su reboso salía a buscar alimentos, a los lugares más cercanos, para que al generalísimo no le faltara sustento, ella fue testigo del asesinato del general Morelos en San Cristóbal Ecatepec. Otra heroína de la independencia que es digno Mencionar es Juana Arcos Barragán que nace en 1780 en Amuco de los libres, desconociéndose la fecha en que 6 PRI.(IEPES). Lucha política de las Mujeres. 7

Diccionario Enciclopédico del Estado de Guerrero. Guerrero Cultural siglo XXI A.C...

Biografías, pág. 131

15


murió, mujer hermosa, alta, simpática, con un gran valor, llegando a dirigir un contingente de soldados que le llamaban la Barragana, luchando al lado de Morelos. A la muerte del Rayo del Sur, ella continuó la lucha de independencia fijando su campo de operaciones en tierra Caliente, donde aprovechó fortificaciones naturales inexpugnables, de donde nadie podía sacarla, ni vencerla, por el rumbo de San Miguel Totolapan. Murió poco antes de la consumación de la independencia, por lo que en Cuautla para inmortalizar con justicia su nombre y el inmenso valor que desplegó en el glorioso sitio, le dedicó una calle con el nombre de la “intrépida Barragana”. Otra heroína de la Independencia originaria de Chilapa, fue María Luisa Encinso de Bravo, que fue madre de don Leonardo Bravo. No se alistó en las milicias insurgentes, no militó bajo las órdenes de ningún jefe, los hechos que la elevan a categoría de Heroína fueron su desprendimiento para proveer a los insurgentes que llegaban a la hacienda, que eran bien recibidos y colmados de víveres, comidas, municiones pastura para la caballada y todo lo que podía darles, pero principalmente fue el desprendimiento que hizo a Morelos cuando éste se presentó en Chichihualco, al ofrecerle al servicio de la Patria a sus diez hijos varones: Leonardo, Víctor, Miguel, Máximo, Casimiro, Calixto, buenaventura, José María, Francisco y Mariano Bravo. Otra heroína invaluable en la lucha de la independencia fue la señora Catalina González de

16


Bautista, nacida en Mazatlán, desconociéndose su nacimiento y defunción, fue esposa de Nicolás Bautista, en 1810 se une a la guerra de independencia al llamado del cura de Dolores, y participando en múltiples enfrentamientos, uno de ellos en Chichihualco, en el combate contra Garrote el 21 de marzo de 1811, en la toma de Tixtla el 26 de mayo de 1811, y en el sitio de Cerro del Campo (cerca de Jaleaca en el centro de la Sierra Madre del Sur) que duró cincuenta días, cuando ya faltaba el alimento, y hasta los perros habían servido de alimento, las señoras Antonia Nava de Catalán, Catalina González de Bautista y Dolores Catalán decidieron servir de alimento a la tropa, silenciosamente se fueron al arrollo, tomaron un baño y cuando se prestaban a autoinmolarse, el general Nicolás Catalán logró detenerlas. Esto motivó a la tropa a romper el cerco tendido. La heroína Antonia Nava de Catalán esposa de Nicolás Catalán, llamada “Hija predilecta de Tixtla, es un orgullo de la lucha de independencia. Nacida EL 17 de noviembre de 1779 y murió el 19 de marzo de 1843, su padre Nicolás Nava y María Celestina. El matrimonio Catalán se unen al generalísimo Morelos en el Cerro del Veladero a fines de 1810, participando en la toma de Acapulco y de la plaza de Tixtla, posteriormente, en Cerro del Campo, allí alcanzó la acción más brillante, al ser sitiados por el realista Gabriel de Armijo durante cincuenta días y fue junto con Dolores Catalán ( su cuñada) y Catalina González de Bautista, esposa del sargento Nicolás Bautista, decidieron sacrificarse, para que los insurgentes se alimentaran, y en el momento en que iban a

17


hundirse el cuchillo, el general Nicolás Catalán impidió el sacrificio.

Otras heroínas dignas de mencionar, son Doña Ma. De Jesús Nava (prima de doña Antonia, en su casa se realizó el Primer Congreso de Anáhuac) La señora Marquina Ocampo Prisca de Tepecoacuilco, esposa del guerrillero Pedro Pineda, quienes militaron al mando de Valerio Trujano. En Taxco la Capitana, como así la llamaban figuró la señora María Manuela Medina, que caminando más de cien leguas se une al General Morelos en Acapulco, esta mujer muere en Texcoco, como consecuencia de dos

18


heridas por lanza en la guerra. Y por último la heroína María Fermina Rivera heroína de la independencia. Durante la Revolución Mexicana, Guerrero no fue la excepción, aquí también las mujeres participaron activamente al lado de sus esposos, primero al sumarse contra el Porfiriato y segundo sumándose a las fuerzas de Emiliano Zapata, Heliodoro Castillo, Jesús H. Salgado. Son heroínas dignas de mencionar, a Juana Castro Arcos, oriunda de Zacazonapan del actual estado de México que bajo las ordenes de Efrén Ramón Aranda, se levantó en armas en contra de los huertistas en su estado actual y a partir de abril de 1913 participó en múltiples batallas, en Azoyú, en la fábrica de Aguas Blancas, Tierra Colorada, Mezcala, Plaza de Ayutla. En esos combates militó con los generales, Encarnación Díaz, Jesús H. Salgado, Heliodoro Castillo, Desiderio García Basilio, Modesto Lozano, Cenobio Pérez, Guillermo López, Cruz Dircio etc.

Amelia Robles a los 19 años en 1910, cuando aún o se incorporaba a la Revolución.

19


Múltiples fueron los combates de la señora Amelia Robles (Según sus familiares debió haber nacido entre 1891 y 1892 en la localidad de Xochipala municipio de Zumpango del Río) durante la Revolución Mexicana, principalmente en la zona norte de nuestro estado de Guerrero, como las de Carrizalillo Gro, contra el Maderista Julián Blanco.

Figura 10. Amelia Robles Desde temprana edad mostró rasgos de personalidad que chocaron con los que debía tener jovencita de su época, rechazaba las labores y costumbres “ propias de su sexo y en cambio se interesaba por el manejo de las armas y por domar caballos, vestía como hombre y exigía que la

20


tratasen como tal. Ella misma se llamaba Coronel Amelio Robles, tenía un contingente de hombres armados fue ferviente defensora del zapatismo. Su bitácora de campaña nos da idea de la importancia que jugó al lado de los zapatistas5. Otra guerrillera famosa que luchó al zapatismo fue la “Negra angustias”.

lado del

Figura 11. Al centro, La negra “angustias” En cuanto al feminismo en Guerrero hay que mencionar a las costeñas. Doña María de la O y Benita Galeana

21


Doña Benita Galeana Lacunza

Capitulo 3.- Así nació doña Eucaria Apreza

Figura 13 El río de Tlapehualapa Hay controversia en cuanto al lugar de su nacimiento, mientras que algunos historiadores dicen que ella nace en Tlatempanapan una cuadrilla en donde tiene su padre una hacienda, que hay que aclarar que en esa época pertenecía a la prefectura de Chilapa, como lo era también Tlalcozoltitlán8 y como es norma y costumbre, todos los 8

El pueblo de Tlalcozoltitlán se segrega del Mpio de Chilapa con el decreto número 111 de fecha 29 de enero de 1947 y hasta entonces se agrega al Mpio de Copalillo que en esa fecha se restituye la municipalidad con cabecera en el pueblo de Copalillo.

22


nacidos en las municipalidades o cuadrillas, estos tienen que acudir a su cabecera municipal a registrarse de tal forma que la niña Eucaria Apreza aparece registrada en el Archivo Parroquial De Chilapa que a la letra dice: En esta Iglesia Parroquial de Santa María de Chilapa o ocho de Dbre: de mil ochocientos cincuenta y ocho, yo el ministro encargado de esta doctrina, bauticé, puse óleo y crisma a María Ambrocia Concepción Eucaria de un día de nacida hija legítima de Vicente Apreza y María Hermenegilda García originarios y vecinos de esta Villa: Fueron sus padrinos Rafael Sevilla y Rafaela Ávila, les advertí su obligación y el parentesco espiritual. Doy fé. Lic. Miguel Pacheco9

Acta de nacimiento de doña Eucaria Apreza García Ella es la primogénita del matrimonio de don Vicente Apreza y de doña Hermenegilda pero como lo describe el señor Luis Aguilar en su tesis Eucaria Apreza, 9

Acta de Fe de bautizo de doña Eucaria Apreza proporcionada por el archivo Parroquial de San Francisco de Asís, por la señorita Laura Morales Salgado

23


entre el mito popular y la realidad, doña Eucaria Apreza tiene una hermana menor, doña Romanita Apreza García, basándose en las informaciones proporcionadas del M.I. Sr. Cgo. Don Tomás Herrera Gálvez, en donde se describe que doña Romanita de joven era un poco gorda y de estatura un poco menos que regular: se casó aquí en Chilapa con don Francisco Vargas, quien vivía por la calle 6 sur10.

Doña Romanita Apreza García

Sobre su vida de infancia se desconoce, no hay nada que nos oriente a pensar que ella haya estudiado en alguna parte o haya emigrado a otra ciudad para hacerlo, en aquella época diremos que en Chilapa, no se tiene datos de que hayan existido escuelas, pues se sabe que la primer escuela de carácter religioso que se funda es hasta el año de 1868 el 15 de enero y fue el Colegio Menor Palafoxiano de Chilapa por inquietud de monseñor Ambrocio María Serrano obispo de Chilapa quien tuvo como primer rector al señor Benigno Campos nombrado el 9 de noviembre de 1867 y cuyo objetivo fue formar 10

Aguilar Sánchez Luis: Eucaria Apreza: entre el mito popular y la realidad histórica, tesis. Pagina, capitulo; los pañales de seda.

24


clero (sacerdotes)indígena para poder atender a esta gran parte de la diócesis. La primera escuela que se denominó de niñas se fundó entre los años de 1970 y 1972 como lo describe el padre Tomás Herrera en sus apuntes, la Instrucción Pública en Chilapa que a la letra dice: 11 El colegio estaba dirigido por tres religiosas de la Purísima Concepción, esto fue entre los años de 1870 y 1872; por aquel tiempo era profesor de la Escuela Real, es decir, oficial de Chilapa, D. Manuel Ceballos que resulto ser el propagandista del protestantismo en la población. Este colegio de niñas no tenía más que veinte internas más o menos, las externas eran muchas y aprendían a leer, escribir, contar, mas cocinar, bordado y repostería Esto último platicaba Doña Flora López, alumna de este colegio denominado de la Inmaculada Concepción. El 8 de diciembre de este año, la escuela estuvo en peligro de desaparecer por orden del Gobierno del Estado. El prefecto Político de Chilapa C. Hipólito Herrera, notificó al Sr. Secretario de la Mitra, el 22 de marzo de 1872, que por orden del Gobierno del Estado quedaba suprimida la mencionada escuela, puesto que tras la apariencia de escuela, se trataba de establecer una congregación religiosa, lo que pugna con la ley del 12 de julio de 1859. Demostrando lo contrario, la escuela continúo hasta el tiempo del Sr. Ibarra. Con esto suponemos que la señorita Eucaria Apreza solo aprendió lo básico en educación como es de leer , escribir, contar y actividades propias de una mujer como bordar, cocinar.

11

Antología de Chilapa Tomo II, sin página. Capitulo: La instrucción Pública en Chilapa.

25


Capitulo 4.-Lo que Hereda de su padre don Vicente Apreza Al morir sus padres y al ser la encargada de las haciendas, por no haberse casado, pues como hemos visto su hermana Romanita formó su propio matrimonio con el señor Francisco Vargas, es la única heredera12 de las haciendas de Tenanzintitlán, Tlapehualapa, y la casa de Chilapa, porque hemos de decir, que en Chilapa era propiamente una casa de descanso, pues la mayor parte de su tiempo la pasaba en la hacienda de Tlapehualapa y en Tenanzintitlán, dirigiendo los trabajos de la producción de la “panocha” , azúcar y sus derivados, pero existen antecedentes de que esta hacienda, la de Tlapehualapa fue adquirida en forma fraudulenta por su Padre don Vicente Apreza, esta hacienda es producto de invasiones que su padre realizó a terrenos de Zitlala, como lo dice Renato Ravelo Lecuona en su libro la Revolución Zapatista13 “Zitlala pueblo que participó en sucesivas rebeliones desde 1842 durante el proceso expropiatorio se vio invadido en sus pertenencias por varios hacendados y terratenientes contra los que inició un litigio en 1890. Uno de los invasores fue don Vicente Apreza dueño de la Hacienda de Tlapehualapa y padre de la futura maderista Eucaria Apreza. Aprovechando una convocatoria, los de Zitlala solicitaron el apeo y deslinde de las posesiones para cumplir con la ley del 25 Junio de 1856, con el propósito se supone, de rescatar sus tierras. Vicente Apreza, 12

Según entrevista realizada a la señora Rafaela Carbajal Apreza, sobrina de doña Eucaria Apreza en el mes de octubre 2000, Doña Eucaria persiguió a sus familiares mas cercanos, para quedarse con todas las propiedades de la herencia, por lo que algunos se fueron a radicar a Teloloapan y otros m más se fueron al Distrito Federal 13 Ravelo Renato Lecuona: la Revolución Zapatista de Guerrero pagina 101 Tomo I Editado por Universidad Autónoma de Guerrero, fallecido

26


apelando a la misma ley alegó la carencia de personalidad jurídica del pueblo como corporación civil para reclamar la propiedad colectiva. Zitlala solicitó y obtuvo un amparo asesorado por un licenciado, que fue Braulio de la Cueva. Cuando iban a proceder al apeo y deslinde intervino la prefectura y con el pretexto, de que los oficios de Don Braulio no contaban con las estampillas de rigor, el prefecto desconoció la validez del amparo y detuvo la acción. Los indígenas denunciaron como corrupto y vendido al licenciado, pues no creyeron que por un olvido ingenuo se les negara su derecho. Dicho prefecto, asumiendo prácticamente su defensa aseguró al secretario de hacienda que el hacendado “desde tiempo inmemorial” era poseedor de los terrenos que reclamaba Zitlala y que el personalmente había convocado a los naturales de aquí para realizar el reparto de sus tierras pero que nadie había ocurrido a recoger sus escrituras. Por este o algún motivo no consignado aquí, al llegar la Revolución la hacienda heredada a Eucaria Apreza seguía en posesión de esos terrenos de Zitlala y en los primeros meses de 1912 los campesinos revolucionarios, afiliados ya al zapatismo lucharon contra ella y los peones, quemarían más haciendas de la región14 Esto nos orienta a reconocer que la gran fortuna que tenía la señorita Eucaria Apreza fue producto de un proceso fraudulento a la Comunidad de Zitlala por su padre, como había sucedido en esa época, amparados por las Leyes de Reforma, en particular en la aplicación de la ley Diario del hogar 9 de abril 1912. En la que saquearon sus dos haciendas, la de Tenanzintitlan y la de Tlapehualapa 14

27


del 25 de junio de 1856 (Ley de desamortización de las tierras), pieza maestra para la acumulación de tierra, coludidos con los odiados prefectos al servicio de los terratenientes. Ley de Desamortización de Bienes de Manos Muertas* Ignacio Comonfort, presidente de la República Mejicana, a los habitantes de ella sabed: Que considerando que uno de los mayores obstáculos para la prosperidad y engrandecimiento de la nación es la falta de movimiento o libre circulación de una gran parte de

Sebastián Lerdo de Tejada15 15 Sebastián Lerdo de Tejada, presidente constitucional de México (1872-1876), nació en Jalapa, Veracruz el 24 de abril de 1823. Sus primeros estudios los realiza en Xalapa. Estudia gramática con el sacerdote Francisco Ortiz de Loza. Posteriormente, obtiene una beca en el Seminario Palafoxiano de la ciudad de Puebla, en donde se recibe en las órdenes menores. Sin embargo, en 1841, renuncia a la carrera eclesiástica para trasladarse a México e ingresar al Colegio de San Ildefonso, donde más tarde, obtiene el grado de bachiller y el título de abogado. En el periodo de 1852 a 1863 es Rector del Colegio. De ahí, es nombrado en 1855 Fiscal de la Suprema, por el general Antonio López de Santa Anna. Ingreso al Partido Liberal Mexicano, cuando l Miguel, su hermano mayor,

28


La propiedad raíz, base fundamental de la riqueza pública, y en uso de las amplias facultades que me concede el plan proclamado en Ayutla y reformado en Acapulco, he tenido a bien decretar lo siguiente: Artículo 1o. Todas las fincas rústicas y urbanas que hoy tienen o administran como propietarios las corporaciones civiles o eclesiásticas de la República, se adjudicarán en propiedad a los que las tienen arrendadas, por el valor correspondiente a la renta que en la actualidad pagan, calculada como rédito al seis por ciento anual. Artículo 2o. La misma adjudicación se hará a los que hoy tienen a censo enfitéutico fincas rústicas o urbanas de corporación, capitalizando al seis por ciento el canon que pagan, para determinar el valor de aquéllas. Artículo 3o. Bajo el nombre de corporaciones se comprenden todas las comunidades religiosas de ambos sexos, cofradías y archicofradías, congregaciones, hermandades, parroquias, ayuntamientos, colegios, y en general todo establecimiento o fundación que tenga el carácter de duración perpetua o indefinida. Artículo 4o. Las fincas urbanas arrendadas directamente por las corporaciones a varios inquilinos se adjudicarán, capitalizando la suma de arrendamientos, a aquel de los actuales inquilinos que pague mayor renta, y en caso de igualdad, al más antiguo. Respecto de las rústicas que se hallen en el mismo caso, se adjudicará a cada arrendatario la parte que tenga arrendada. Decretada el 25 de junio de 1856. Artículo 5o. Tanto las urbanas, como las rústicas que no estén arrendadas a la fecha de la publicación de esta ley, se adjudicarán al mejor postor, en Almoneda que se celebrará ante la primera autoridad política del partido.

ocupaba un lugar destacado. La brillante participación en la política hizo que formara parte del gabinete presidencial de Ignacio Comonfort. Fue fiscal de la Suprema Corte de Justicia y Ministro de Relaciones Exteriores. La indecisión política del presidente Comonfort, ante las presiones de conservadores y liberales, fue un factor determinante para que Sebastián, renunciara a su puesto en el gobierno de la República. Sus recomendaciones al Partido Liberal de apoyar con decisión la Constitución de 1857 no encontraron eco en Comonfort, el cual finalmente cede el poder a Zuloaga. Sebastián Lerdo de Tejada murió el 21 de abril de 1889, en la ciudad de Nueva York. Sus restos fueron trasladados a México por el general Mariano Escobedo y sepultados en la Ronda de los Hombres Ilustres, en el Panteón de Dolores.

29


Artículo 6o. Habiendo fallos ya ejecutoriados en la misma fecha para la desocupación de algunas fincas, se considerarán como no arrendadas, aunque todavía las ocupen de hecho los arrendatarios; pero éstos conservarán los derechos que les da la presente ley, si estuviere pendiente el juicio sobre desocupación. También serán considerados como inquilinos o arrendatarios para los efectos de esta ley, todos aquellos que tengan contratado ya formalmente el arrendamiento de alguna finca rústica o urbana, aun cuando no estén todavía de hecho en posesión de ella. Artículo 7o. En todas las adjudicaciones de que trata esta ley, quedará el precio de ellas impuesto al seis por ciento anual, y a censo redimible sobre las mismas fincas, pudiendo cuando quieran los nuevos dueños redimir el todo o una parte que no sea menor de mil pesos, respecto de fincas cuyo valor exceda de dos mil, y de doscientos cincuenta en las que bajen de Dicho precio. Artículo 8o. Sólo se exceptúan de la enajenación que queda prevenida, los edificios destinados, inmediatamente y directamente al servicio u objeto del instituto de las corporaciones, aun cuando se arriende alguna parte no separada de ellos, como los conventos, palacios episcopales y municipales, colegios, hospitales, hospicios, mercados, casas de corrección y de beneficencia. Como parte de cada uno de dichos edificios podrá comprenderse en esta excepción una casa que esté unida a ellos, y la habiten por razón de oficio, los que sirven al objeto de la institución, como las casas de los párrocos y de los capellanes de religiosas. De las propiedades pertenecientes a los ayuntamientos, se exceptuarán también los edificios, ejidos y terrenos destinados exclusivamente al servicio público de las poblaciones a que pertenezcan. Artículo 9o. Las adjudicaciones y remates deberán hacerse dentro del término de tres meses, contados desde la publicación de esta ley en cada cabecera de partido. Artículo 10. Transcurridos los tres meses sin que haya formalizado la adjudicación el inquilino arrendatario, perderá su derecho a ella, subrogándose en su lugar con igual derecho al subarrendatario, o cualquiera otra persona que en su defecto presente la denuncia ante la primera autoridad política del partido, con tal que haga que se formalice a

30


su favor la adjudicación, dentro de los quince días siguientes a la fecha de la denuncia. En caso contrario, o faltando ésta, la expresada autoridad hará que se adjudique la finca en almoneda al mejor postor. Artículo 11. No promoviendo alguna corporación ante la misma autoridad dentro del término de los tres meses el remate de las fincas no arrendadas, si hubiere denunciante de ellas, se le aplicará la octava parte del precio, que para el efecto deberá exhibir de contado aquel en quien finque el remate; quedando a reconocer el resto a favor de la corporación. Artículo 12. Cuando la adjudicación se haga a favor del arrendatario, no podrá éste descontar del precio ninguna cantidad por guantes, traspaso o mejoras; y cuando se haga en favor del que se subroga en su lugar, pagará de contado al arrendatario tan sólo el importe de los guantes, traspaso o mejores que la corporación le hubiere reconocido precisamente por escrito antes de la publicación de esta ley; quedando en ambos casos a favor de aquélla todo el precio, capitalizada la renta actual al seis por ciento. En el caso de remate al mejor postor, se descontará del precio que ha de quedar impuesto sobre la finca, lo que deba pagarse al arrendatario, por estarle reconocido en la forma expresada. Artículo 13. Por las deudas de arrendamientos anteriores a la adjudicación, Podrá la corporación ejercitar sus acciones conforme a derecho común. Artículo 14. Además, el inquilino o arrendatario deudor de rentas, no podrá hacer que se formalice a su favor la adjudicación, sin que liquidada antes la deuda con presencia del último recibo, o la pague de contado, o consienta en que se anote la escritura de adjudicación, para que sobre el precio de ella quede hipotecada la finca por el importe de la deuda, entre tanto no sea satisfecha. Esta hipoteca será sin causa de réditos, salvo que prescindiendo la corporación de sus acciones para exigir desde luego el pago, como podrá exigirlo, aun pidiendo conforme a derecho al remate de la finca adjudicada, convenga en que por el importe de la deuda se formalice imposición sobre la misma finca. Artículo 15. Cuando un denunciante se subrogue en lugar del arrendatario, deberá éste, si lo pide la corporación, presentar el último

31


recibo, a fin de que habiendo deuda de rentas, se anote la escritura para todos los efectos del artículo anterior. Entonces podrá el nuevo dueño usar también de las acciones de la corporación para exigir el pago de esa deuda. Mas en el caso de remate al mejor postor, no quedará por ese título obligada la finca. Artículo 16. Siempre que no se pacten otros plazos, los réditos que se causen en virtud del remate o adjudicación, se pagarán por meses vencidos en las fincas urbanas, y por semestres vencidos en las rústicas. Artículo 17. En todo caso de remate en almoneda se dará fiador de los réditos, y también cuando la adjudicación se haga en favor del arrendatario o de quien se subrogue en su lugar, si alguien tiene dado fiador por su arrendamiento, pero no en caso contrario. Artículo 18. Las corporaciones no sólo podrán conforme a derecho cobrar los réditos adeudados sino que llegando a deber los nuevos dueños seis meses en las fincas urbanas y dos semestres en las rústicas, si dieren lugar a que se les haga citación judicial para el cobro, y no tuviesen fiador de réditos, quedarán obligados a darlo desde entonces, aun cuando verifiquen el pago en cualquier tiempo después de la citación. Artículo 19. Tanto en los casos de remate como en los de adjudicación a los arrendatarios, o a los que se subroguen en su lugar, y en las enajenaciones que unos u otros hagan, deberán los nuevos dueños respetar y cumplir los contratos de arrendamientos de tiempo determinado, celebrados antes de la publicación de esta ley; y no tendrán derecho para que cesen o se modifiquen los de tiempo indeterminado, sino después de tres años, contados desde la misma fecha. Cuando la adjudicación se haga a los arrendatarios, no podrán modificarse dentro del mismo término los actuales subarrendados que hubieren celebrado. Lo dispuesto en este artículo se entenderá sin perjuicio del derecho para pedir la desocupación por otras causas, conforme a las leyes vigentes. Artículo 20. En general todos los actuales arrendamientos de fincas rústicas y urbanas de la República, celebrados por tiempo indefinido, podrán renovarse a voluntad de los propietarios después de tres años,

32


contados desde la publicación de esta ley; desde ahora para lo sucesivo se entenderá siempre que tienen el mismo término de tres años todos los arrendamientos de tiempo indefinido, para que a ese plazo puedan libremente renovarlos los propietarios. Artículo 21. Los que por remate o adjudicación adquieran fincas rústicas o urbanas en virtud de esta ley, podrán en todo tiempo enajenarlas libremente y disponer de ellas como de una propiedad legalmente adquirida, quedando tan sólo a las corporaciones a que pertenecían, los derechos que conforme a las leyes corresponden a los censualistas por el capital y réditos. Artículo 22. Todos los que en virtud de esta ley adquieran la propiedad de fincas rústicas, podrán dividir los terrenos de ellas, para el efecto de puedan oponerse a la división, sino sólo usar de sus derechos, para que se distribuya el reconocimiento del capital sobre las fracciones en proporción de su valor, de modo que quede asegurada la misma suma que antes reconocía toda la finca. Artículo 23. Los capitales que como precio de las rústicas o urbanas queden impuestos sobre ellas a favor de las corporaciones, tendrán el lugar y prelación que conforme a derecho les corresponda, entre los gravámenes anteriores de la finca y los que se le impongan en lo sucesivo. Artículo 24. Sin embargo de la hipoteca a que quedan afectadas las fincas rematadas o adjudicadas por esta ley, nunca podrán volver en propiedad a las corporaciones, quienes al ejercer sus acciones sobre aquéllas, sólo podrán pedir el remate en almoneda al mejor postor, sin perjuicio de sus derechos personales contra el deudor. Artículo 25. Desde ahora en adelante, ninguna corporación civil o eclesiástica, cualquiera que sea su carácter, denominación u objeto, tendrá capacidad legal para adquirir en propiedad o administrar por sí bienes raíces, con la única excepción que expresa el artículo 8o., respecto de los edificios destinados inmediatamente y directamente al servicio u objeto de la institución.

33


Artículo 26. En consecuencia, todas las sumas de numerario que en lo sucesivo ingresen a las arcas de las corporaciones, por redención de capitales, nuevas donaciones, u otro título, podrán imponerlas sobre propiedades particulares, o invertirlas como accionistas en empresas agrícolas, industriales o mercantiles, sin poder por esto adquirir para sí ni administrar ninguna propiedad raíz. Artículo 27. Todas las enajenaciones que por adjudicación o remate se verifiquen en virtud de esta ley, deberán constar por escritura pública, sin que contra éstas y con el objeto de invalidarlas en fraude de la ley, puedan admitirse en ningún tiempo cualesquiera contradocumentos, ya se les dé la forma de instrumentos privados o públicos, y a los que pretendieron hacer valer tales contradocumentos, así como a todos los que los hayan suscrito, se les perseguirá criminalmente como falsarios. Artículo 28. Al fin de cada semana, desde la publicación de esta ley, los escribanos del distrito enviarán directamente al Ministerio de Hacienda una noticia de todas las escrituras de adjudicación o remate otorgadas ante ellos, expresando la corporación que enajena, el precio y el nombre del comprador. Los escribanos de los estados y territorios enviarán la misma noticia al jefe superior de Hacienda respectivo, para que éste la dirija al ministerio. A los escribanos que no cumplan con esta obligación, por sólo el aviso de la falta que dé el ministerio o el jefe superior de Hacienda a la primera autoridad política del partido, les impondrá ésta gubernativamente, por primera vez, una multa que no baje de cien pesos, ni exceda de doscientos, o en defecto de pago, un mes de prisión; por segunda vez, doble multa o prisión, y por tercera un año de suspensión de oficio . Artículo 29. Las escrituras de adjudicación o remate se otorgarán a los compradores por los representantes de las corporaciones que enajenen; mas si éstos se rehusaren, después de hacerles una notificación judicial para que concurran al otorgamiento, se verificará éste en nombre de la corporación por la primera autoridad política o el juez de primera

34


instancia del partido, con vista de la cantidad de renta designada en los contratos de arrendamiento, o en los últimos recibos que presenten los arrendatarios. Artículo 30. Todos los juicios que ocurran sobre puntos relativos a la ejecución de esta ley, en cuanto envuelvan la necesidad de alguna declaración previa para que desde luego pueda procederse a adjudicar o rematar las fincas, se sustanciarán verbalmente ante los jueces de primera instancia, cuyos fallos se ejecutarán, sin admitirse sobre ellos más recurso que el de responsabilidad. Artículo 31. Siempre que, previa una notificación judicial, rehúse alguna corporación otorgar llanamente, sin reservas ni protestas relativas a los efectos de esta ley, recibos de los pagos de réditos o redenciones de capitales que hagan los nuevos dueños, quedarán éstos libres de toda responsabilidad futura en cuanto a esos pagos, verificándolos en las oficinas respectivas del gobierno general, las que los recibirán en depósito por cuenta de la corporación. Artículo 32. Todas las traslaciones de dominio de fincas rústicas y urbanas que se ejecuten en virtud de esta ley, causarán la alcabala de cinco por ciento, que se pagará en las oficinas correspondientes del gobierno general, quedando derogada la ley del 13 de febrero de este año en lo relativo a este impuesto en las enajenaciones de fincas de manos muertas. Esta alcabala se pagará en la forma siguiente: una mitad en numerario y la otra en bonos consolidados de la deuda interior, por las adjudicaciones que se verifiquen dentro del primer mes; dos terceras partes en numerario y una tercera en bonos por las que se hagan en el segundo; y sólo una cuarta parte en bonos y tres cuartas en numerario por las que se practiquen dentro del tercero. Después de cumplidos los tres meses toda la alcabala se pagará en numerario. Artículo 33. Tanto en los casos de adjudicación como en los de remate, pagará esta alcabala el comprador, quien hará igualmente los gastos del remate o adjudicación. Artículo 34. Del producto de estas alcabalas se separará un millón de pesos, que unido a los otros fondos que designará una ley que se dictará con ese objeto, se aplicará a la capitalización de los retiros, montepíos y

35


pensiones civiles y militares, así como a la amortización de alcances de los empleados civiles y militares en actual servicio. Artículo 35. Los réditos de los capitales que reconozcan las fincas rústicas o urbanas que se adjudiquen o rematen conforme a esta ley, continuarán aplicándose a los mismos objetos a que se destinaban las rentas de dichas fincas. Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el debido cumplimiento. Dado en el Palacio Nacional de Méjico a 25 de junio de 1856.-I. Comonfort.- Al C. Miguel Lerdo de Tejada. Y lo comunico a V. E. para su inteligencia y exacto cumplimiento, Dios y libertad, Méjico, junio 25 de 1856.- Lerdo de Tejada. “LEY DE DESAMORTIZACIÓN DEL 25 DE JUNIO DE 1856” Sus preceptos y tendencias fundamentales pueden resumirse de la manera siguiente. 1. --Prohibición de que las corporaciones religiosas y civiles poseyeran bienes raíces, con excepción-tratándose de las del clero- de aquellos indispensables al desempeño de sus funciones. 2º. Las propiedades del clero debían adjudicarse a los arrendatarios calculando su valor por la renta al 6% anual. 3º. En el caso de que los arrendatarios se negaran a adquirir tales inmuebles, estos quedarían sujetos a denuncio, recibiendo el denunciante la octava parte del valor. 4º. El clero podía emplear el producto de la venta de sus fincas rústicas y urbanas en acciones de empresas industriales o agrícolas. Como lo habrá advertido el lector, la ley no trataba de despojar al clero de su cuantiosa riqueza, sino solo de ponerla en movimiento para fomentar la economía nacional.

36


Los arrendatarios, en su mayoría de escasa cultura y de más escasos recursos, no se adjudicaron las fincas del clero. En cambio no faltaron denunciantes, propietarios de extensos terrenos que agrandaron sus ya vastos dominios con los bienes de las “manos muertas”16. El procedimiento establecido por esos prefectos para el despojo de las tierras comunales fue hacer entrega de las adjudicaciones a los campesinos y presionarlos económicamente, con impuestos, por ejemplo, para que pronto vendieran los terrenos recibidos o las escrituras que amparaban sus derechos, “procedimiento legal” que debería hacerse con tacto y discreción para no evidenciar la maniobra. Pero entre el momento en que un campesino recibía su tierra adjudicada en propiedad y se viera forzado a venderla, tenía que mediar un proceso y un acto de voluntad que no siempre era rápido. Lo que sucedió en la montaña fue que una vez otorgadas las adjudicaciones el cobro de impuestos de capitación y demás contribuciones que inventaron, se volvió un arma que cortaba con doble filo. Por un lado permitía el saqueo directo de la economía campesina en dinero o bienes de consumo a cuenta de impuestos y por otro, era una presión para que los campesinos malbarataran las adjudicaciones recién recibidas bajo amenaza de cárcel si no pagaban los impuestos. Por esta vía no solo Vicente Apreza pudo hacerse dueño de esta hacienda, hasta el mismo Gobernador en turno Francisco O Arce pudo convertirse en gran terrateniente.

16

Jesús Silva Herzog: Breve Historia de la Revolución Mexicana. Los antecedentes

y la etapa Maderista pág. 12 y 13.

37


Una denuncia llegada a Porfirio Díaz, afirma que Arce usaba a los prefectos como agentes compradores de terrenos por el procedimiento señalado y que tenía adquisiciones en los distritos de Bravos, Álvarez, Allende y Tabares. 17

Capitulo 5: Sus Haciendas Como es sabido en esta época la hacienda es la unidad económica, y por un largo periodo, su funcionalidad para la reproducción y estabilidad del sistema. La hacienda colonial se constituye sobre tierras en parte abandonadas por la extinción de sus habitantes o se apodera de las buenas tierras comunales, con una producción de autoconsumo. Estas haciendas son una institución de poder y para la población campesina mayoritaria, la encarnación y el centro mismo del poder de las clases dominantes. La figura del hacendado sigue personificando aquel poder, junto con sus mayordomos y administradores. La hacienda tiene cárcel, iglesia, sacerdote y controla y distribuye para sus dependientes los premios y penas de esta tierra y del más allá. Estas haciendas sufren el embate del desarrollo tecnológico en su proceso de transformación de hacienda colonial a porfiriana, y se ven finalmente sometidas por las grandes haciendas de los capitalistas constituidas a partir de las leyes de desamortización que van a lanzar cada vez más agresivamente un asalto renovado sobre las comunidades, mostrando un hambre de tierras muy superior al de la hacienda colonial, acicateado por la necesidad de liberar mano de obra despojando a las comunidades de sus medios de producción y obligándolas 17 Jaime Salazar Adame: Movimiento Popular durante el Porfiriato en el Estado

de Guerrero 1886-1893. Edición de la UAG, Chilpancingo 1983

38


a lanzar al mercado su fuerza de trabajo. La comunidad sin embargo, continúa manteniendo en buena medida su función de organismo social de reproducción de esa fuerza de trabajo, aún bajo las formas sucedáneas de la familia campesina y de los pueblos despojados parcial o totalmente de sus tierras18

La hacienda de Tlapehualapa Como ya hemos mencionado anteriormente gracias a que es la hija de la casa, porque nunca se casó ella se constituye en la única heredera, de las casas en Chilapa, Zitlala, las haciendas de Tlapehualapa y Tenanzintitlán.19

Así como de los ranchos que tenía en el pueblo de Quetzalcoatlán a unos 25 kms de Tlapehualapa. La producción de doña Eucaria Apreza es de consumo regional siendo la producción de azúcar y panela y sus 18 19

La revolución interrumpida ; Adolfo Gilly; colección problemas de México, pagina 37 Según la entrevista hecha a la señora Rafaela Carbajal Apreza: (familiar de doña Eucaria) entrevista

del día 13 de noviembre del 2000. La señora Eucaria persiguió a sus familiares más cercanos para que no compartiera sus herencias, y dice que algunos huyeron hacia Teloloapan y otros a la ciudad de México.

39


derivados, los cuales entonces nuestro país era un gran productor. La Hacienda de Tlapehualapa llegaba a tener más de 100 trabajadores, los cuales venían desde Chilapa, Tlalcozoltitlán, Azingo y hasta de Copalillo a trabajar, ya sea en la producción cañera o en el manejo de los ranchos. En esta hacienda se utiliza tecnología antigua, nunca se modernizó ni utilizó los beneficios de la fuerza del vapor Aún se puede observar restos de esta máquina movida por agua al sur de la hacienda de Tlapehualapa, en la que en el cuerpo de la misma se distingue la fecha de su manufactura.

40


THE BLYMYER IRON WORKS Co CINCINATI OHIO USA. AURORA no 4. PATENTED APRIL 21 1896. Esta máquina era movida por una caída de agua, que movía las aspas de unos rodillos hechos de fierro puro, el cual exprimía el jugo de la caña, este jugo corría de poniente a oriente, por medio de un tubo, el cual vaciaba en unos recipientes del no 40 hechos también en Ohio, en donde se cocía el jugo, todo bajo una amplia casa, identificada por sus altos chacuacos20, que son como torres por donde salía el humo.

El agua que movía esta maquina, la traía desde unos tres kilómetros, a través de un canal que bordea el río del cual se ponía una estructura de tierra y piedras para desviarlo hacia el Apantle, que se iniciaba pasando por un túnel de aproximadamente unos 15 metros. 20

Estos Chacuacos todavía se conservan en Tlatempanapan, como mudos testigos de la producción azucarera de esta región y de doña Eucaria Apreza.

41


Figura 14.A un lado del Río de Tlapehualapa los trabajadores de Eucaria Apreza, realizaron un canal de riego Atravesando el cerro.

Figura 15: El Amigo Canacaxco y el túnel en Tlatempanapan

Atravesando un cerro, y de ahí este sistema de canal llegaba hasta la hacienda, que al entrar se dividía en dos ramales, uno que llevaba agua a la casa habitación para su servicio y otro que llegaba al trapiche mecánico. De esto aún se puede apreciar el túnel y los canales, que son aún utilizados por los habitantes de Tlapehualapa.

42


Figura 16. Salida del túnel. La producción cañera era vendida a las ciudades principales de la región, a Chilapa y Copalillo atravesando el río Papalutla por el pueblo de Tlalcozoltitlán.

Figura 17.El canal de la Hacienda de Tlapehualapa que aún es utilizado por el pueblo.

43


Hacienda de Tenanzintitlán

Figura 18. Ubicación de la Hacienda de Tenanzintitlán (En Náhuatl: entre las murallitas o paredoncitos) 21 La hacienda de Tenanzintitlán se encuentra localizada al noroeste del Mpio de Chilapa, y pertenece al Mpio de Ahuacuotzingo: De Chilapa se encuentra a unos 55 kms aproximadamente en un camino de inicio pavimentado (ya muy deteriorado) y otra parte (20 kms) de terrecería. Es una de las comunidades que se les llamó las Joyas, porque desde antaño, por tener su asentamiento a orillas del río de Petatlán, era una región rica en flora y fauna, a la orilla de este río se asentaron pueblos muy antiguos, como Tepoztlán (lugar de cobre), Totolzintla (lugar de pájaros), que posteriormente fueron el asiento de el peonaje que trabajó en la hacienda de Tenanzintitlán.

Diccionario Enciclopédico del Estado de Guerrero. Guerrero Cultural siglo XXI A.C... Biografías, pág. 21

44


Figura 19. Iglesia de la antigua hacienda de Tenanzintitlán La historia de éstos pueblos, es una historia de explotación, primero en la época de la dominación Azteca, era uno de los pueblos que tenían que pagar tributo, pues pertenecían a la provincia tributaria de Tlalcozoltitlán que conjuntamente con los demás poblados que la integraban, que en su total eran 8 (Tlalcozoltitlán, Ahuacicinco. , Mitzingo, TEPUZTITLAN, Quahutecomacinco, Cacatla,, Ichcatlan. Tolimani), tenían que pagar un tributo anual y otro cada 80 días, consistente en trajes de Guerrero, 400 mantas de quachtli, 100 vasijas de miel silvestre y 20 jícaras con ocre 22 En 1651, los habitantes de Tepoztlán junto con los de Ahuacuotzingo y Mitlancingo se quejaban de su párroco Nicolás del Castillo de que los obligaba a trabajar en un Paucic Alejandro W. Zonas y Provincias Tributarias del actual estado de Guerrero al tiempo de la Conquista Española. Pág. 69. 22

45


trapiche de su propiedad, de exigirle las mantas y otros géneros para sus fiestas. Si se negaban los azotaba y maltrataba; no quedándose más remedio a los indios de huir de sus pueblos17 La Hacienda de Tenanzintitlán con una extensión de aproximadamente una 200 hectáreas, porque hemos de decir que el sistema de riego o apantles llegaban desde donde ahora es el pueblo de Tenanzintitlán hasta el pueblo de Tepoztlán, era una de las que en esa época producían panela o panocha así como azúcar. Según don Fernando Gaspar Taguja, campesino de 97 años del poblado de Tepoztlán, decía que la Hacienda de Tenanzintitlán antes de ser de Eucaria Apreza, pertenecía al señor José Ma. Andraca, así le contaba su padre, desconociéndose en que momento y como, pasó a ser propiedad de don Vicente Apreza.

Figura 20. Ruinas de la casa habitación de Eucaria Apreza en Tenanzintitlán

46


Cuando llegan los vientos de la Revolución en 1910, la única dueña es Doña Eucaria Apreza, que en 1914, compra

Peón

Figura 21. Don Fernando Gaspar Taguja, fue de Eucaria Apreza en Tenanzintitlán. ( foto tomada en el año 2000)

Una maquina de molienda de caña de azúcar más moderna que la que tenía en Tlapehualapa, esta es de vapor y que además puede funcionar con gasolina. Esta máquina es traída en mulas y es ensamblada en su hacienda, a decir de Don Fernando Gaspar Taguja.

Figura 23: Restos de la máquina de vapor en Tenanzintitlán

47


“Esa máquina era muy grande y fue traída de los Estado Unidos, y armada por los Gringos”.23 Cabe aclarar que esta hacienda doña Eucaria la había empeñado al Banco de México por veintiún mil pesos para comprar armamento y apoyar a Francisco I Madero, y en cartas que le enviaba a Madero le insiste que requiere esos veintiún mil pesos para pagar al Banco, pagándosela don Francisco I. Madero con un depósito al banco de México como se especifica en la siguiente carta. AGN/RP.FIM C.47 E. 1312-2 F.35995-96 Eucaria G. Apreza Chilapa,. Edo. De Guerrero Chilapa, Octubre 9 de 1912 Señor Presidente de la República Don Francisco I. Madero. Muy respetable Señor Presidente: El 28 de enero de este año, el Banco Nacional de esa Capital, por orden de Ud. Y el Sr. Ministro de Hacienda, me proporcionó la suma de $21,000.00c., que como avíale dicho necesitaba para desempeñar una de mis fincas que estaba en vías de perderse; el 23 de julio se vencieron los seis meses del pagaré que firme comprometiendo mi reclamación; y como me escribieron los Sres. Del Banco diciéndome, que como no había mandado liquidar ese documento, me suplicaban les dijera, si les remitiría su importe o a que casa de aquella Capital debían ocurrir para recogerlo, 23

Cabe aclarar que esta hacienda doña Eucaria la había empeñado al Banco de México por veintiún mil pesos para comprar armamento y apoyar a Francisco I Madero, y en cartas que le enviaba a Madero le insiste que requiere esos veintiún mil pesos para pagar al Banco, y seguramente Madero le cubrió la hipoteca porque para 1914, ella es dueña nuevamente de la hacienda, y le introduce maquinaria nueva traída directamente de Estados Unidos.

48


porque era pagadero en aquella plaza. Mi contestación fue; que mi reclamación quedó a responder por aquella suma y se los había dicho en mi carta del mismo mes 24; que fue cuando recibí el dinero. Contestaron ya esto, que están dispuestos a acceder a mis deseos, refrendando el pagaré por otros seis meses, en la inteligencia precisa de que no se capitalizarán los intereses, que les serán cubiertos al efectuarse la renovación. Escribo al Sr. Ministro de Hacienda, diciéndole esto mismo, que tenía determinado volver hacer viaje a esa Capital con objeto de saber si aún faltaría para que mi referida reclamación sea pagada. El pagar estos intereses, Sr. Presidente, me perjudicó grandemente, las pérdidas sufridas en la revolución pasada, para mí son grandes, porque en mi reclamación no aparecen ningunos gastos, ni de correos que cruzaran el Estado y fuera de él; en verdad muchos gastos no tuve en cuenta, y que hoy con mis pérdidas estoy resintiendo; porque la falta de mi presencia, hizo que mis administradores no hubieran activado los trabajos, los campos de caña se quedaron sin moler, y para el colmo de trastornos para mí, me echaron a perder mi caldera, habiendo trabajado solo dos años con ella: basta ya de distraerlo de sus numerosos atenciones, y me limitaré a suplicarle, que me conceda Ud. El que mi reclamación sea pagada al Banco, y que se sirva decirme el saldo de mis tantas veces repetida reclamación. Ud. Sabe Sr. Presidente; que sigo contribuyendo con mi pequeño grano de arena y voy haciendo cuanto me es posible llamando a los obcecados a que se sometan al orden aunque en pequeño mi ayuda, poco a poco, algo tengo conquistado. Ruégale pues por tanto, no se olvide que en las montañas del sur, hay una adicta suya que también se afana por el pronto restablecimiento de la paz. No dejaré de decir a Ud.; que Zapata y los suyos, por diferentes veces me han invitado a que los ayude, de plano les he dicho que no puedo, que no puedo quitar mi grano de arena de donde lo puse; con esta contestación he tenido serias amenazas, de que si no les mando mil pesos en efectivo y quinientos rifles, irán a destruir mis fincas; esta amenaza de un día a otro espero que la verifiquen, y entonces sí, me dejarían en la más espantosa ruina.

49


Concluyo Sr. Presidente, solo réstame decirle, que no se olvide del asunto que le traté del Sr. Modesto Casarrubias, éste fue uno de los que tanto me ayudaron, y aunque no haya tomado las armas, pero su pluma fue para mí más eficaz ; me da verdaderamente pena, que habiendo ayudado con tanta voluntad a mis indicaciones, aún no se le pueda compensar, nombrándolo Administrador de Correos de esta Ciudad, en otros años ya le habían ofrecido esta Oficina. Yo no pido a Ud. Nada, porque nada es para mí, pero pido solo para las personas que aquí me ayudaron con tanta voluntad. Ratifico mi carta del 25 de ppdo. Con todo respeto soy de Ud. Afma. Y atenta y Segura Servidora

Para 1914, ella es dueña nuevamente de la hacienda, y le introduce maquinaria nueva traída directamente de Estados Unidos. En uno de los cazos, que aún andan regados por las ruinas de la Hacienda logramos ver la siguiente lectura. (Aún los ocupan para darle olotes a los burros y marranos. THE GEO: L. SEATLE R. M.F.G. Co. BUFFALO, NY, U.S.A. CASO DEL no 40. Dicen algunos habitantes de la población de Tepoztlán que a la muerte de la señorita Eucaria Apreza. Vinieron unos helicópteros y se llevaron muchas partes de esta maquinaria sin saber hacia donde. Pero en realidad, por el tipo de estructura de dicha máquina, era de vapor, pues aún hay restos de la misma esparcidas a lo largo de las aproximadamente tres hectáreas que conforman dicha área de la hacienda.

50


Figura 20: cazo caldera de Tenanzintitlán.

Figura 21.El cazo, y su inscripción. En esa época, de gran florecimiento de la región, muchos habitantes de Chilapa, venían como peones a trabajar a esta hacienda y fueron aumentando el número de habitantes de los pueblos cercanos, como Tecolcuauhtla, Chinanta, Tepoztlán, Totolzintla, Acateyahualco. Algunos, después que la hacienda dejó de funcionar, se regresaron a Chilapa, como por ejemplo, Bonfilio García24 Rodríguez de San José y otros muchos más. 24

Don Bonfilio García Rodríguez, aún vive, y tiene una edad de 94 años y vive en la colonia de los Pinos, su casa donde vivió la mayor parte de su vida está en donde ahora se encuentra la casa de la Cultura de Esta ciudad de Chilapa.

51


Bonfilio García Rodríguez Era esta hacienda de Tenanzintitlán era tan importante, que se hacía los domingos un Tianguis, a la que acudían a comprar, los habitantes de los pueblos cercanos como Mitlancingo, San Juan, Tepetlatipa, Tepoztlán, Tecolcuauhtla, Zempazolco, Lagunilla, Ajuatetla, Oxtoquiahua etc. Enfrente donde hoy está la comisaría, estaba un amate muy grande, ahí venían comerciantes de Chilapa, traían, pescado seco, cebolla, ollas, sal, peines y muchas otras cosas, y la gente de los pueblos bajaba los domingos a hacer su compra, entonces Tenanzintitlán era un pueblo muy importante. Este tianguis persistió hasta los años de 1950 y fue desapareciendo al mejorarse los caminos ha Chilapa que finalmente lo absorbió.

Los habitantes de esa región no teníamos tierras, todas las tierras eran de Doña Eucaria Apreza, y para tener derecho a sembrar algunos tlacololes teníamos que pagar a medias. Mi padre trabajaba como peón de doña Eucaria, y le pagaban 25 centavos de sol a sol. Ella 52


tenía una casa lo que llaman de raya, dónde mi padre compraba en su mayoría las telas para hacer nuestros vestidos. Decía doña Cirila Melchor de la comunidad de Tepoztlán25. Después de la explotación azteca, vino la explotación española y clerical como hemos ya señalado y posteriormente aunado a esto la explotación de los terratenientes, en la que los peones tenían que entrar a trabajar a tempranas horas para el corte y acarreo de la caña. “El trabajo en la hacienda de Tenanzintitlán era muy difícil, teníamos que trabajar todos los días de la semana, de domingo a domingo. Para sembrar la caña de azúcar se utilizaba un sistema de canales (apantles) que bordeaban el río desde la Hacienda hasta Tepoztlán de aproximadamente 8 kms. Para todos había trabajo, desde los niños hasta los viejos, los capataces de la patrona hacían sonar o silbar la maquina a las tres de la mañana para llamarnos, y las cuadrillas de hombres de Tepoztlán, Tecolcuauhtla etc. Tenían que acudir a la hacienda. A las 5 de la mañana estábamos unciendo las yuntas para arar la tierra, los niños se preparaban para pastorear los chivos, o darle de comer a los marranos, mientras otros empezaban ya a regar los sembradíos por los canales, o a cortar y acarrear la caña en la espalda o en burros, para llevarla a la hacienda. Por la tarde terminábamos la jornada de trabajo muy cansados con mucho “ahuate” que daba comezón en todo el cuerpo, e íbamos a bañarnos al río, que entonces tenía agua todo el tiempo. Otros, los más allegados a la patrona, se encargaban de manejar la maquina de vapor, y molían la caña. De la máquina salía un tubo que llevaba el jugo hasta las calderas, que eran unos casos grandes del no 40, muy pesados, ahí se cocía el jugo y era sacado a los moldes de 25

Cirila Flores Melchor: La señora Cirila de 97 años de edad originaria de

Tepoztlán Gro, entrevista hecha el mes de octubre del 2000

53


panocha. El salario era muy bajo, ganábamos 25 centavos por trabajar de sol a sol. Pero la patrona más adelante cambió su forma de ser. Un día llegó un sacerdote que venía a hacer misa a Tepoztlán, y al ver como nos explotaba, le dijo que lo que hacía era pecado, ella no le creyó, y dijo que iría a Roma a preguntarle al Santo Papa, si esto era verdad. La señorita se fue durante 2 meses, y a su regreso, nos dejo libre el día domingo. Y se portó menos dura con nosotros26. A su muerte esta hacienda fue repartida por el movimiento agrarista, quedando en manos de familiares del antiguo propietario don José Ma. Andraca. Acaecido el 29 de septiembre de 1903 Después de la Revolución queda en manos del Señor Otilio Andraca y su hermano Víctor Andraca, este señor Víctor Andraca, hereda a su hijo, el señor José Andraca, quien es asesinado a golpes de piedra en la cuesta arriba de Tlalcomulco, por vecinos del pueblo de Tenanzintitlán. Le viven su esposa de unos 70 años, la señora Regina Gil de Andraca, hija de don Abraham Gil Alarcón oriundo del Rincón Peñitas, que se fue a radicar a Acapulco y allí lo asesinaron en una barranca de Cumbres de Llano Largo.

Su hacienda en Chilapa. Aquí en Chilapa se pasaba la mayor parte de su tiempo la señorita Eucaria Apreza. “Su casa era muy grande, ocupaba toda la manzana, donde está el Colegio Carrillo Cárdenas, el obispado y el Salón Coruña”27

Don Fernando Gaspar Tahuja: Es originario de la comunidad de Tepoztlán Gro. De 98 años de edad que conoció a doña Eucaria Apreza, ya que en su niñez y juventud trabajó en la hacienda 26

Rafaela Carbajal Apreza: (familiar de la señora Eucaria) entrevista del día 13 de noviembre del 2000. 27

54


A esta hacienda hizo introducir un tubo de agua desde el arrollo del Paraíso, esta introducción la inició en 1903 y culminó el 22 de abril de 1904, posteriormente, ella vende el agua a los vecinos a razón de 75 centavos mensuales 28 Se comenta en el pueblo de Chilapa, que su casa de Eucaria Apreza estaba comunicada por un subterráneo hasta el templo de San Antonio, rumor que nunca ha sido confirmado. Sobre la hacienda de Tecoyutla se ha dicha que perteneció a doña Eucaria Apreza García, pero en realidad nunca fue de ella sino de un personaje llamado Miguel de Ugariz desde 1736, o sea desde hace 122 años de su nacimiento, como lo investigó la doctora Elsa Hernández Pons a solicitud de la (CNMH-INAH), en el año 2004.

LA HACIENDA DE TECOYUTLA, GUERRERO

La ex hacienda de Tecoyutla se encuentra en el actual Estado de Guerrero, ubicada a 2 ½ Km. del municipio de Chilapa de Álvarez.

Debido al proyecto de construcción de una universidad tecnológica estatal en los terrenos de la hacienda, la presidencia municipal de Chilapa dio aviso de dicha intervención al Centro INAH Guerrero, iniciándose así el reconocimiento arqueológico del inmueble; las Investigaciones estuvieron a cargo de la Dra. Elsa Hernández Pons (CNMH-INAH), quien previa investigación de los antecedentes y una visita al lugar, dio apertura a la 28

Temas Guerrerenses: Chilapa: el agua potable. Pág. 21-22.

55


exploración arqueológica en noviembre de 2004 (Hernández, 2004). LA INVESTIGACION HISTORICA DOCUMENTAL Conscientes de la importancia de llevar a cabo la investigación desde el enfoque arqueológico, pero también contemplando la perspectiva histórica, se dio inicio a la búsqueda de documentos históricos, que versaran sobre el tema de las haciendas, y específicamente de Tecoyutla en distintos archivos como el AGN y el archivo histórico de Chilpancingo, Gro. A pesar de encontrar escritos de interés en este último, fue el Archivo General de la Nación, el que nos proporcionó el documento donde se habla de la fundación de la hacienda, siendo sus descripciones las que nos permitieron establecer que el inmueble mencionado se trataba efectivamente de la Hacienda de Tecoyutla.

Dichos manuscritos se localizaron en los archivos pertenecientes al virreinato, en el ramo de “industria y comercio”.

56


En ellos se describe que el Sr. Don José Miguel de Ugariz solicita en el año de 1735, un permiso para el establecimiento de un trapiche (1) en el paraje de Tecoyutla.29 Estos documentos constituyen el seguimiento judicial del proceso efectuado para la fundación de la azucarera. Durante una de las fases del proceso, se describe la colindancia de la trapichera; en la foja 17 se narra las dimensiones que tenía, la cual era de poco menos de una caballería, es decir 43 hectáreas. (1)- La palabra trapiche se ha utilizado a lo largo de la historia con dos significados: 1- Es llamado trapiche al lugar donde se extrae el jugo de caña para producir azúcar o panela; 2- Se llama trapiche a la maquinaria de molienda de tracción animal, utilizada para extraer el jugo de la caña (Moreno, 1978:169; Scharrer. Óp. cit: 33) El documento expone la colindancia de los terrenos donde se pensaba establecer la trapichera; así, nos dice que al oriente colindancia con un arroyo que bajaba de la misma población de Tecoyutla; este pequeño arroyo aun existe, y baja sobre la pendiente del cerro llamado Xontla desde lo que fue el antiguo asentamiento de la población de Tecoyutla. Siguiendo con la descripción del documento, se expone que al poniente, las tierras colindan con el camino real a Acatlán. Este camino es hoy la carretera que corre de Chilapa a la población antes mencionada. Por el norte colindaba con el arroyo que bajaba de la hacienda de Topiltepec, ubicada a 8 Km. aproximadamente de los terrenos en cuestión. Ahora Bien, aunque este arroyo llamado “El Ajolotero” pasa realmente al sur del casco de la Hacienda, según la información proporcionada por Jesús Díaz, maestro azucarero de la región y sobrino del último dueño de la hacienda, los terrenos de esta se 29

(AGN, Industria y Comercio, Vol.4, exp.2.f.15-25)

57


extendían mucho más al sur (rumbo a Chilapa) y al norte, por lo que, aunque el documento lo marca como colindancia, es probable que esta no haya sido la limitación real; además de esto, en el punto donde hoy se localiza la hacienda, existe un afloramiento de roca sobre el que se asentó, sirviendo como cimentación a la construcción, por lo que el establecimiento de esta en dicho sitio, constituía una mejor opción que el asentarla en medio del valle (Murrieta, 2005: 231-233). Aunado a esto, se tiene también la referencia de que al sur, las tierras de Don Miguel de Ugariz, colindaban con las de la cofradía del Rosario, siendo estas precisamente las tierras del valle que se encuentra al norte de Chilapa. Como apoyo a que este documento y las ubicaciones establecidas en el mismo corresponden a la Hacienda de Tecoyutla, se encuentra el hecho de que fue la única trapichera que se ubicó a un costado del camino real y que la población que se encontraba en las inmediaciones es la única cercana a Chilapa con el nombre de “Tecoyutla”. Además de esto, el documento habla del trabajo que les costó a los primeros dueños sacar agua y como hacer que después desembocara en la construcción del acueducto. Después de varias deliberaciones sobre la propiedad de la tierra y otras cuestiones, el permiso es concedido a Don José Miguel de Ugariz en 1736, año en el que suponemos se inicia la construcción. Así, la Hacienda de Tecoyutla se conformó, no solamente como la primera azucarera de importancia en la zona centro del actual territorio de Guerrero, sino que además, afirmó el Interés que ya se encontraba en desarrollo con respecto a esta industria, ya que anteriormente existían cuatro molinos de caña cerca de

58


Chilapa, propiedad de Don Bartolomé de Mesa30, quien reportaba a la caja real el monto de 100 pesos por el derecho a estos. De esta manera, la hacienda de Tecoyutla se estableció en este momento como un competidor de importancia, puesto que los trapiches mencionados eran de menor tamaño y Tecoyutla reportaba ya por si misma, 50 pesos a las cajas reales desde el inicio de su producción. Además, debemos mencionar que según Wobeser (1988: 245), los pequeños trapiches sembraban alrededor de 10 hectáreas, mientras que los grandes ingenios plantaban más de 100. Según esta consideración, tenemos entonces que la hacienda de Tecoyutla contando con un área aproximada de 43 hectáreas, se afianzo como una hacienda de producción mediana, pero como la de mayor tamaño en la zona. Como todo rico hacendado de aquella época, la señorita Eucaria tenía una casa de descanso en el centro de la población de Zitlala , su casa contrastaba con las demás del pueblo pobre, su gran casa estaba localizada, donde ahora está la escuela Emiliano Zapata, con altos muros de adobe.

6.-De su carácter, que dicen sus trabajadores, como los trataba. La personalidad del hacendado era similar en todas las regiones del México pre-revolucionario, pues todas las haciendas contaban con sus tiendas de raya, y Doña Eucaria y su padre no eran la excepción, además de que las haciendas como la de Tenanzintitlán tenía su propia cárcel, en donde eran castigados aquellos peones que no cumplían con sus jornadas de trabajo, o 30

(AGN, industria y comercio, vol. 4, Ex. 2, f. 27).

59


no cubrían los adeudos en los tiempos convenidos; en las haciendas siempre la máxima autoridad era el dueño y su instrumento de represión eran los capataces, como lo hacía Doña Eucaria Apreza que contaba con un capataz originario de Totolzintla, el famoso maderista Javier Moctezuma que posteriormente luchó al lado de Juan Andrew Almazán. Los salarios eran raquíticos, y con ellos solo servía para sobrevivir, y siempre se comportaban como muy religiosos o daban dádivas a los sacerdotes para que fueran sus cómplices de sus hechos, y hasta hacían en sus haciendas capillas o Iglesias. Eucaria Apreza era de un carácter duro, que como hemos comentado anteriormente de acuerdo a la entrevista hecha a su prima doña Rafaela Carbajal Apreza, persiguió a sus familiares más cercanos para evitar darles herencia. A pesar de todas las humillaciones que sufrían los campesinos pobres, no les quedaba otra forma de vida, pues las tierras que un día tuvieron y fueron dueños durante unas décadas, pronto pasaron a manos de los hacendados, ya sea porque se las vendieron o porque se las arrebataron. “Los habitantes de esa región no teníamos tierras, todas las tierras eran de Doña Eucaria Apreza, y para tener derecho a sembrar algunos tlacololes teníamos que pagar a medias. Mi padre trabajaba como peón de doña Eucaria, y le pagaban 25 centavos de sol a sol. Ella tenía una casa lo que llaman de raya, dónde mi padre compraba en su mayoría las telas para hacer nuestros vestidos. Decía doña Cirila Melchor de la comunidad de Tepoztlán31.

31

Cirila Flores Melchor: entrevista en el pueblo de Tepoztlán

60


Capitulo 7: Las primeras inconformidades y levantamientos en contra de la dictadura de Porfirio Díaz. En 1900, Mercenario32 hizo público su propósito de relegirse y, por supuesto, la campaña oposicionista creció en Guerrero al extremo de llegar a ser una cruzada estatal. Los jóvenes inconformes decidieron enfrentar a Mercenario en la lucha electoral. Contaban, como contaron, con el apoyo del pueblo. El hombre escogido entre el grupo oposicionista fue el talentoso y prestigiado abogado Rafael Castillo Calderón, originario de San Miguel Totolapan. Desde luego, Mercenario trató de utilizar sus conocidos métodos represivos, pero sus tácticas resultaron contraproducentes pues los ánimos oposicionistas se exaltaron e hicieron que la ciudadanía se inclinara a favor de la candidatura de Castillo Calderón. Mercenario reconoció anticipadamente que perderían las elecciones y presentó su dimisión al Congreso, el cual nombró provisionalmente en su lugar al poblano Agustín Mora. La sustitución no satisfizo al pueblo, toda vez que llegaba al gobierno otra persona ajena al estado quien, no obstante que era criador de chivos, al grado de que le decían “el Chivero”, sentía asco por el pueblo y saludaba con el codo a la gente humilde. La situación se agravó, pues al concluir el periodo para el que Mora había sido nombrado, trató y logró hacerse elegir como gobernador en un burdo simulacro de comicios. Castillo Calderón y sus partidarios comprendieron que no había otra salida que las armas, a pesar de que no estaban preparados para un levantamiento de esa naturaleza. Se dedicaron a encender la revuelta en varias partes del estado, principalmente en Renato Ravelo Lecuona: La Revolución Zapatista de Guerrero TOMO I: 19101911 pág. 101. 32

61


Chilpancingo y en Mochitlán, en la Tierra Caliente y en la Costa Grande.

El plan del Zapote Con la finalidad de institucionalizar el movimiento, el 21 de abril de 1901, bajo un zapote prieto que estuvo en la orilla sur de Mochitlán, hombres y mujeres surianos acordaron suscribir un manifiesto revolucionario con el nombre de Plan del Zapote. Dicho plan contenía los puntos siguientes: 1. Desconocimiento del régimen porfirista. 2. Defensa del sufragio efectivo y oposición abierta a la relección den los puestos público 3. .Reformas a la Constitución de 1857 para adaptarla a las necesidades de los campesinos y los obreros. 4. Reparto de tierras y haciendas de los latifundistas, comenzando con las de Tepechicotlán, San Miguel y San Sebastián, del distrito de Guerrero y demás existentes en el suelo mexicano. 5. Acuerdo de la junta revolucionaria de pregonar el Plan, siendo deber de todos defenderlo. Como se advierte, el plan tuvo un contenido político y agrarista, y el levantamiento armado, aunque sin orden ni concierto, fue el primero que se produjo en México en el Siglo XX contra Porfirio Díaz. El plan fue firmado por Anselmo Bello, lugarteniente de Castillo Calderón, Juan, Felipe y Gabino Garduño, Vicente, Ignacio y Eutimio Muñoz, Alejandro Nava, Porfirio Jiménez, Cesáreo Cuevas, Máximo de Jesús, Luis Gutiérrez, Jesús, Epifanio, Wenceslao, Mateo, Francisco y Juan Bello y un grupo de mujeres tixtlecas encabezado por la señora Luciana Jiménez. Es justo mencionar que, entre la muchedumbre que apoyó el movimiento, destacaron Alejandro Castañón, Miguel Román, Quirino Memije, Manuel Vázquez, Genaro

62


Ramírez, Vicente Tapia, los hermanos Francisco y Ambrosio Figueroa, Faustino García, Aurelio Velásquez, Jove y Agustín Arcos, Manuel Sevilla Vélez, Ignacio Sevilla, Esteban Soloche, Modesto Rentería, Juan Navarrete, el coronel Donaciano González, el licenciado José Aristeo Córdoba, padre del líder obrero Alfredo Córdoba Lara, y la insigne Margarita Viguri. Casi todos sufrieron prisión y otros fueron fusilados sin formación de juicio por el esbirro Victoriano Huerta, quien fue el encargado por Porfirio Díaz para reprimir el levantamiento. Lo hizo de manera sanguinaria y brutal, a tal punto que, por ello, fue ascendido a general brigadier. En 1910 el panorama de la propiedad agraria en el centro de la Montaña, fue mucho más complicado, por cuanto no se dio un gran latifundismo sino numerosos terratenientes que en pocos casos rebasaron los limites municipales y existía una gran cantidad de comunidades indígenas campesinas que tradicionalmente habían luchado por sus tierras y precisamente contra la campaña de despojo orquestada por el gobernador Francisco O. Arce.33

Figura 22:

33

Francisco O Arce

El General Francisco Otalora Arce fue gobernador en tres periodos durante el Porfirismo, el primero de 1869 a 1873, posteriormente del 1º de abril de 1885 al 31 de marzo de 1889, se vuelve a relegir y dura hasta 1893. Francisco O Arce es de Guadalajara Jalisco, Y llegó a ser el más grande terrateniente con el latifundio de San Marcos de 200 mil hectáreas.

63


En estas condiciones fue el comercio de productos agrícolas unido al agio, la principal fuente de acumulación de riquezas de la burguesía en esta zona, actividad que complementaban con la propiedad de las mejores tierras de cultivo. En Chilapa los hacendados eran Atilano Alcaraz y Eucaria Apreza.34 Era la época de los grandes latifundistas, que amenazaban con absorber las pequeñas propiedades, y haciendas que existían como la de Eucaria Apreza, que comparada con otros hacendados, era insignificante, los mismos rancheros de Huitzuco, Quetzalapa y Chaucingo, (Los hermanos Figueroa, Ambrosio, Rómulo y Francisco), se encontraban rodeados de grandes latifundistas, que a pesar de esto, no tenían enfrentamientos con el Porfirismo a nivel de demandas agrarias, sino estrictamente en la cuestión del poder político. Según un estudio de Ian Jacobs35 se consignan cinco propietarios con más de 10 mil hectáreas: Miguel Montufar ( 22,346 has) Alberto Rivera ( 19,193 has.),Emigdio Pastrana ( 14,160has.), Febronia Gómez Vda. De Montufar 13,831), y Rafael Castillo Calderón (11.799) La tradición oral consideraba a Montufar como dueño de medio estado, con propiedades desde la frontera poblana hasta el estado de México. Estos latifundistas se cebaban principalmente con el alquiler de tierras de labrantío pues ya habían reducido la mayor parte del campesinado de ese distrito a la condición de aparceros que rendían su tributo a los propietarios. La Hacienda de Atlixtac y Anexas con 9357 hectáreas propiedad del Norteamericano John B, Frisbie, en vísperas de la Revolución había despojado a cinco pueblos 34

AGN/ RBN2: C113 209-101/49.

35

Ian Jacobs. The Mexican Revolution in Guerrero: University of Texas Press.

Austin 1982.

64


del agua de regadío para beneficiar sus cultivos de caña de azúcar, despojo “ legalizado” mediante un cambute de 40 mil pesos al Gobernador Damián Flores, según denuncia que presentaron los pueblos afectados36. El pueblo de Guerrero nunca le perdonó a Don Porfirio la imposición de gobernadores no guerrerenses. De los siete gobernadores Porfiristas que tuvo el estado solo dos habían nacido en la entidad: Manuel Guillén y Damián Flores. En cambio Ortiz de Montellano era de San Luis Potosí. Francisco O. Arce de Jalisco, Cuellar fue Tlaxcalteca y el Famoso Mercenario nunca quiso revelar su origen37 Esta era la situación sociopolítica de nuestro estado de Guerrero, una inconformidad, tanto de los campesinos trabajadores de las haciendas así como de los pequeños hacendados desplazados ya mencionados, entre ellos doña Eucaria Apreza García que al llamado de Francisco I. Madero en el famoso plan de San Luis se adhieren a él, pero solo tomando del Plan lo que les convenía, y haciéndose sordos al contenido de que los terrenos mal habidos por los terratenientes ( grandes o chicos) deberían ser restituidos a sus antiguos propietarios.

Diario del Hogar: 16 de febrero 1911 HN/UNAM Marcelo González Bustos: Serie, Grandes Personajes de Guerrero. El General Jesús H. Salgado y el movimiento Zapatista en Guerrero. Pág. 25 36 37

65


b)El Plan de San Luis. Los pueblos, en su esfuerzo constante porque triunfen los ideales de libertad y justicia, se ven precisados en determinados momentos históricos a realizar los mayores sacrificios. Nuestra querida Patria ha llegado a uno de esos momentos: una tiranía que los mexicanos no estábamos acostumbrados a sufrir, desde que conquistamos nuestra independencia, nos oprime de tal manera, que ha llegado a hacerse intolerable. En cambio de esta tiranía se nos ofrece la paz, pero es una paz vergonzosa para el pueblo mexicano, porque no tiene por base el derecho, sino la fuerza; porque no tiene por objeto el engrandecimiento y prosperidad de la Patria, sino enriquecer un pequeño grupo que, abusando de su influencia, ha convertido los puestos públicos en fuente de beneficios exclusivamente personales, explotando sin escrúpulos las concesiones y contratos lucrativos. Tanto el poder Legislativo como el Judicial están completamente supeditados al Ejecutivo; la división de los poderes, la soberanía de los Estados, la libertad de los Ayuntamientos y los derechos del ciudadano sólo existen escritos en nuestra Carta Magna; pero, de hecho, en México casi puede decirse que reina constantemente la Ley Marcial ; la justicia, en vez de impartir su protección al débil, sólo sirve para legalizar los despojos que comete el fuerte; los jueces, en vez de ser los representantes de la

66


Justicia , son agentes del Ejecutivo, cuyos intereses sirven fielmente; las cámaras de la Unión no tienen otra voluntad que la del Dictador; los gobernadores de los Estados son designados por él y ellos a su vez designan e imponen de igual manera las autoridades municipales. De esto resulta que todo el engranaje administrativo, judicial y legislativo obedece a una sola voluntad, al capricho del general Porfirio Díaz, quien en su larga administración ha demostrado que el principal móvil que lo guía es mantenerse en el poder y a toda costa. Hace muchos años se siente en toda la República profundo malestar, debido a tal régimen de Gobierno; pero el general Díaz, con gran astucia y perseverancia, ha logrado aniquilar a todos los elementos independientes, de manera que no es posible organizar ninguna clase de movimiento para quitarle el poder de que tan mal uso hace de él. El mal se agrava constantemente, y el decidido empeño del general Díaz de imponer a la Nación un sucesor, y siendo éste el señor Ramón Corral, llevó ese mal a su colmo y determinó que muchos mexicanos, aunque carentes de reconocida personalidad política, puesto que había sido imposible labrársela durante 36 años de Dictadura, nos lanzáramos a la lucha, intentando reconquistar la soberanía del pueblo y sus derechos en el terreno netamente democrático. Entre otros partidos que tendían al mismo fin, se organizó el Partido Nacional Antirreeleccionista proclamando los principios de SUFRAGIO EFECTIVO Y NO REELECCIÓN, como únicos capaces de salvar a la República del inminente peligro con que la amenazaba la prolongación de una dictadura cada día más onerosa, más despótica y más inmoral. El pueblo mexicano secundó eficazmente a ese partido y, respondiendo al llamado que se le hizo, mandó a sus representantes a una Convención, en la que también estuvo representado el Partido Nacional Democrático, que asimismo interpretaba los anhelos populares. Dicha Convención designó sus candidatos para la Presidencia y Vicepresidencia de la República, recayendo esos nombramientos en el señor Dr. Francisco Vázquez Gómez y en mí para los cargos respectivos de Vicepresidente y Presidente de la República.

67


Aunque nuestra situación era sumamente desventajosa porque nuestros adversarios contaban con todo el elemento oficial, en el que se apoyaban sin escrúpulos, creímos de nuestro deber, para servir la causa del pueblo, aceptar tan honrosa designación. Imitando las sabias costumbres de los países republicanos, recorrí parte de la República haciendo un llamamiento a mis compatriotas. Mis giras fueron verdaderas marchas triunfales, pues por donde quiera el pueblo, electrizado por las palabras mágicas de SUFRAGIO EFECTIVO Y NO REELECCIÓN, daba pruebas evidentes de su inquebrantable resolución de obtener el triunfo de tan salvadores principios. Al fin, llegó un momento en que el general Díaz se dio cuenta de la verdadera situación de la República y comprendió que no podía luchar ventajosamente conmigo en el campo de la Democracia, y me mandó reducir a prisión antes de las elecciones, las que se llevaron a cabo excluyendo al pueblo de los comicios por medio de la violencia, llenando las prisiones de ciudadanos independientes y cometiendo los fraudes más desvergonzados. En México, como República democrática, el poder público no puede tener otro origen ni otra base que la voluntad nacional, y ésta no puede ser supeditada a fórmulas llevadas a cabo de un modo fraudulento. Por este motivo el pueblo mexicano ha protestado contra la ilegalidad de las últimas elecciones; y queriendo emplear sucesivamente todos los recursos que ofrecen las leyes de la República en la debida forma, pidió la nulidad de las elecciones ante la Cámara de Diputados, a pesar de que no reconocía al dicho cuerpo un origen legítimo y de que sabía de antemano que, no siendo sus miembros representantes del pueblo, sólo acatarían la voluntad del general Díaz, a quien exclusivamente deben su investidura. En tal estado las cosas, el pueblo, que es el único soberano, también protestó de un modo enérgico contra las elecciones en imponentes manifestaciones llevadas a cabo en diversos puntos de la República, y si éstas no se generalizaron en todo el territorio nacional fue debido a terrible presión ejercida por el gobierno, que siempre ahoga en sangre cualquiera manifestación democrática, como pasó en Puebla, Veracruz, Tlaxcala, México y otras partes. Pero esta situación violenta e ilegal no puede subsistir más. 68


Yo he comprendido muy bien que si el pueblo me ha designado como su candidato para la Presidencia, no es porque haya tenido la oportunidad de descubrir en mí las dotes del estadista o de gobernante, sino la virilidad del patriota resuelto a sacrificarse, si es preciso, con tal de conquistar la libertad y ayudar al pueblo a librarse de la odiosa tiranía que lo oprime. Desde que me lancé a la lucha democrática sabía muy bien que el general Díaz no acataría la voluntad de la Nación, y el noble pueblo mexicano, al seguirme a los comicios, sabía también perfectamente el ultraje que le esperaba; pero a pesar de ello, el pueblo dio para la causa de la Libertad un numeroso contingente de mártires cuando éstos eran necesarios, y con admirable estoicismo concurrió a las casillas a recibir toda clase de vejaciones. Pero tal conducta era indispensable para demostrar al mundo entero que el pueblo mexicano está apto para la democracia, que está sediento de libertad, y que sus actuales gobernantes no responden a sus aspiraciones. Además, la actitud del pueblo antes y durante las elecciones, así como después de ellas, demuestra claramente que rechaza con energía al Gobierno del general Díaz y que, si se hubieran respetado esos derechos electorales, hubiese sido yo electo para la Presidencia de la República. En tal virtud, y haciéndome eco de la voluntad nacional, declaro ilegales las pasadas elecciones, y quedando portal motivo la República sin gobernantes legítimos, asumo provisionalmente la Presidencia de la República , mientras el pueblo designa conforme a la ley sus gobernantes. Para lograr este objeto es preciso arrojar del poder a los audaces usurpadores que por todo título de legalidad ostentan un fraude escandaloso e inmoral. Con toda honradez declaro que consideraría una debilidad de mi parte y una traición al pueblo que en mí ha depositado su confianza no ponerme al frente de mis conciudadanos, quienes ansiosamente me llaman, de todas partes del país, para obligar al general Díaz, por medio de las armas, a que respete la voluntad nacional. El Gobierno actual, aunque tiene por origen la violencia y el fraude, desde el momento que ha sido tolerado por el pueblo, puede tener para las

69


naciones extranjeras ciertos títulos de legalidad hasta el 30 del mes entrante en que expiran sus poderes; pero como es necesario que el nuevo gobierno dimanado del último fraude no pueda recibirse ya del poder, o por lo menos se encuentre con la mayor parte de la Nación protestando con las armas en la mano, contra esa usurpación, he designado el DOMINGO 20 del entrante noviembre para que de las seis de la tarde en adelante, en todas las poblaciones de la República se levanten en armas bajo el siguiente. PLAN lº Se declaran nulas las elecciones para Presidente y Vicepresidente de la República , Magistrados a la Suprema Corte de la Nación y Diputados y Senadores, celebradas en junio y julio del corriente año. 2° Se desconoce al actual Gobierno del general Díaz, así como a todas las autoridades cuyo poder debe dimanar del voto popular, porque además de no haber sido electas por el pueblo, han perdido los pocos títulos que podían tener de legalidad, cometiendo y apoyando, con los elementos que el pueblo puso a su disposición para la defensa de sus intereses, el fraude electoral más escandaloso que registra la historia de México. 3° Para evitar hasta donde sea posible los trastornos inherentes a todo movimiento revolucionario, se declaran vigentes, a reserva de reformar oportunamente por los medios constitucionales aquellos que requieran reformas, todas las leyes promulgadas por la actual administración y sus reglamentos respectivos, a excepción de aquellas que manifiestamente se hallen en pugna con los principios proclamados en este Plan. Igualmente se exceptúan las leyes, fallos de tribunales y decretos que hayan sancionado las cuentas y manejos de fondos de todos los funcionarios de la administración porfirista en todos los ramos; pues tan pronto como la revolución triunfe, se iniciará la formación de comisiones de investigación para dictaminar acerca de las responsabilidades en que hayan podido incurrir los funcionarios de la Federación, de los Estados y de los Municipios.

70


En todo caso serán respetados los compromisos contraídos por la administración porfirista con gobiernos y corporaciones extranjeras antes del 20 del entrante. Abusando de la ley de terrenos baldíos, numerosos pequeños propietarios, en su mayoría indígenas, han sido despojados de sus terrenos, por acuerdo de la Secretaría de Fomento, o por fallos de los tribunales de la República. Siendo de toda justicia restituir a sus antiguos poseedores los terrenos de que se les despojó de un modo tan arbitrario, se declaran sujetas a revisión tales disposiciones y fallos y se les exigirá a los que los adquirieron de un modo tan inmoral, o a sus herederos, que los restituyan a sus primitivos propietarios, a quienes pagarán también una indemnización por los perjuicios sufridos. Sólo en caso de que esos terrenos hayan pasado a tercera persona antes de la promulgación de este Plan, los antiguos propietarios recibirán indemnización de aquellos en cuyo beneficio se verificó el despojo. 4° Además de la Constitución y leyes vigentes, se declara Ley Suprema de la República el principio de NO REELECCIÓN del Presidente y Vicepresidente de la República, de los Gobernadores de los Estados y de los Presidentes Municipales, mientras se hagan las reformas constitucionales respectivas. 5° Asumo el carácter de Presidente Provisional de los Estados Unidos Mexicanos con las facultades necesarias para hacer la guerra al Gobierno usurpador del general Díaz. Tan pronto como la capital de la República y más de la mitad de los Estados de la Federación estén en poder de las fuerzas del Pueblo, el Presidente Provisional convocará a elecciones generales extraordinarias para un mes después y entregará el poder al Presidente que resulte electo, tan luego como sea conocido el resultado de la elección. 6° El Presidente Provisional, antes de entregar el poder, dará cuenta al Congreso de la Unión del uso que haya hecho de las facultades que le confiere el presente Plan. 7° El día 20 de noviembre, desde las seis de la tarde en adelante, todos los ciudadanos de la República tomarán las armas para arrojar del poder a

71


las autoridades que actualmente gobiernan. Los pueblos que estén retirados de las vías de comunicación lo harán desde la víspera. 8° Cuando las autoridades presenten resistencia armada, se les obligará por la fuerza de las armas a respetar la voluntad popular, pero en este caso las leyes de la guerra serán rigurosamente observadas, llamándose especialmente la atención sobre las prohibiciones relativas a no usar balas explosivas ni fusilar a los prisioneros. También se llama la atención respecto al deber de todo mexicano de respetar a los extranjeros en sus personas e intereses. 9° Las autoridades que opongan resistencia a la realización de este Plan serán reducidas a prisión para que se les juzgue por los tribunales de la República cuando la revolución haya terminado. Tan pronto como cada ciudad o pueblo recobre su libertad, se reconocerá como autoridad legítima provisional al principal jefe de las armas, con facultad de delegar sus funciones en algún otro ciudadano caracterizado, quien será confirmado en su cargo o removido por el Gobierno Provisional. Una de las principales medidas del Gobierno Provisional será poner en libertad a todos los presos políticos. 10° El nombramiento de Gobernador Provisional de cada Estado que haya sido ocupado por las fuerzas de la revolución será hecho por el Presidente Provisional. Este Gobernador tendrá estricta obligación de convocar a elecciones para Gobernador Constitucional del Estado, tan pronto como sea posible, a juicio del Presidente Provisional. Se exceptúan de esta regla los Estados que de dos años a esta parte han sostenido campañas democráticas para cambiar de gobierno, pues en éstos se considerará como Gobernador provisional al que fue candidato del pueblo siempre que se adhiera activamente a este Plan. En caso de que el Presidente Provisional no haya hecho el nombramiento de Gobernador, que este nombramiento no haya llegado a su destino o bien que el agraciado no aceptara por cualquiera circunstancia, entonces el Gobernador será designado por votación de todos los Jefes de las armas que operen en el territorio del Estado respectivo, a reserva de que su nombra miento sea ratificado por el Presidente Provisional tan pronto como sea posible.

72


11° Las nuevas autoridades dispondrán de todos los fondos que se encuentren en todas las oficinas públicas para los gastos ordinarios de la administración; para los gastos de la guerra, contratarán empréstitos voluntarios o forzosos. Estos últimos sólo con ciudadanos o instituciones nacionales. De estos empréstitos se llevará una cuenta escrupulosa y se otorgarán recibos en debida forma a las interesados a fin de que al triunfar la revolución se les restituya lo prestado. Transitorio. A. Los jefes de las fuerzas voluntarias tomarán el grado que corresponda al número de fuerzas a su mando. En caso de operar fuerzas voluntarias y militares unidas, tendrá el mando de ellas el mayor de graduación, pero en caso de que ambos jefes tengan el mismo grado, el mando será del jefe militar. Los jefes civiles disfrutarán de dicho grado mientras dure la guerra, y una vez terminada, esos nombramientos, a solicitud de los interesados, se revisarán por la Secretaría de Guerra, que los ratificará en su grado o los rechazará, según sus méritos. B. Todos los jefes, tanto civiles como militares, harán guardar a sus tropas la más estricta disciplina, pues ellos serán responsables ante el Gobierno Provisional de los desmanes que cometan las fuerzas a su mando, salvo que justifiquen no haberles sido posible contener a sus soldados y haber impuesto a los culpables el castigo merecido. Las penas más severas serán aplicadas a los soldados que saqueen alguna población o que maten a prisioneros indefensos. C. Si las fuerzas y autoridades que sostienen al general Díaz fusilan a los prisioneros de guerra, no por eso y como represalias se hará lo mismo con los de ellos que caigan en poder nuestro; pero en cambio serán fusilados, dentro de las veinticuatro horas y después de un juicio sumario, las autoridades civiles y militares al servicio del general Díaz que una vez estallada la revolución hayan ordenado, dispuesto en cualquier forma, transmitido la orden o fusilado a alguno de nuestros soldados. De esa pena no se eximirán ni los más altos funcionarios, la única excepción será el general Díaz y sus ministros, a quienes en caso de ordenar dichos fusilamientos o permitirlos, se les aplicará la misma pena, pero

73


después de haberlos juzgado por los tribunales de la República, cuando ya haya terminado la Revolución. En caso de que el general Díaz disponga que sean respetadas las leyes de guerra, y que se trate con humanidad a los prisioneros que caigan en sus manos, tendrá la vida salva; pero de todos modos deberá responder ante los tribunales de cómo ha manejado los caudales de la Nación y de cómo ha cumplido con la ley. D. Como es requisito indispensable en las leyes de la guerra que las tropas beligerantes lleven algún uniforme o distintivo y como sería difícil uniformar a las numerosas fuerzas del pueblo que van a tomar parte en la contienda, se adoptará como distintivo de todas las fuerzas libertadoras, ya sean voluntarios o militares, un listón tricolor; en el tocado o en el brazo. CONCIUDADANOS: Si os convoco para que toméis las armas y derroquéis al Gobierno del general Díaz, no es solamente por el atentado que cometió durante las últimas elecciones, sino para salvar a la Patria del porvenir sombrío que le espera continuando bajo su dictadura y bajo el gobierno de la nefasta oligarquía científica, que sin escrúpulo y a gran prisa están absorbiendo y dilapidando los recursos nacionales, y si permitimos que continúe en el poder, en un plazo muy breve habrán completado su obra: habrá llevado al pueblo a la ignominia y lo habrá envilecido; le habrán chupado todas sus riquezas y dejado en la más absoluta miseria; habrán causado la bancarrota de nuestra Patria, que débil, empobrecida y maniatada se encontrará inerme para defender sus fronteras, su honor y sus instituciones. Por lo que a mí respecta, tengo la conciencia tranquila y nadie podrá acusarme de promover la revolución por miras personales, pues está en la conciencia nacional que hice todo lo posible para llegar a un arreglo pacífico y estuve dispuesto hasta a renunciar mi candidatura siempre que el general Díaz hubiese permitido a la Nación designar aunque fuese al Vicepresidente de la República ; pero, dominado por incomprensible orgullo y por inaudita soberbia, desoyó la voz de la Patria y prefirió precipitarla en una revolución antes de ceder un ápice, antes de devolver al pueblo un

74


átomo de sus derechos, antes de cumplir, aunque fuese en las postrimerías de su vida, parte de las promesas que hizo en la Noria y Tuxtepec. Él mismo justificó la presente revolución cuando dijo: "Que ningún ciudadano se imponga y perpetúe en el ejercicio del poder y ésta será la última revolución." Si en el ánimo del general Díaz hubiesen pesado más los intereses de la Patria que los sórdidos intereses de él y de sus consejeros, hubiera evitado esta revolución, haciendo algunas concesiones al pueblo; pero ya que no lo hizo... ¡tanto mejor!, el cambio será más rápido y más radical, pues el pueblo mexicano, en vez de lamentarse como un cobarde, aceptará como un valiente el reto, ya que el general Díaz pretende apoyarse en la fuerza bruta para imponerle un yugo ignominioso, el pueblo recurrirá a esa misma fuerza para sacudirse ese yugo, para arrojar a ese hombre funesto del poder y para reconquistar su libertad. Francisco I. Madero San Luis Potosí, octubre 5 de 1910

Esta situación real del estado, el crecimiento de grandes terratenientes y la ocupación de estas tierras por gente extranjera, bajo la mirada complaciente del gobierno Porfirista y la imposición de los gobernadores, más los impuestos personales que fueron durante el Porfiriato otra forma de humillación, todo individuo entre 16 y 60 años debía de pagar obligatoriamente 25 centavos para tener derecho a la vida38, y la profunda explotación infrahumana de los campesinos, mineros y pequeños productores hizo nacer un sentimiento patriotero de los pequeños hacendados, quienes a principios del siglo en la región norte empezaron a organizarse, creando el club antireeleccionista “ Juan Álvarez”, siendo uno de sus fundadores el Ingeniero Octavio Bertrand, comisionado por Francisco I. Madero, para lograr seguidores a la causa 38

Marcelo González (Op.cit). pág., 26 75


del maderismo en el estado. En la ciudad de Iguala, Matías Chávez y José Inocente Lugo, y en Huitzuco los hermanos Figueroa fueron los encargados de la coordinación de la campaña política en Guerrero, con este club coincidió ideológicamente doña Eucaria Apreza en Chilapa39

Figura 23. Francisco Figueroa Mata

Así el club Antireeleccionista Juan N. Álvarez, dirige dos manifiestos a don Porfirio Díaz exigiéndole su renuncia.40

39

Marcelo González (Op.cit). pág., 28 40 Porras Oropeza Pedro: Eslabones de la Revolución, México, Litografía Anáhuac, 1971.p.p.61-63.

76


MANIFIESTO DEL CLUB ANTIRRELECCIONISTA JUAN N ALVAREZ

Señor General: Porfirio Díaz: los que suscribimos ciudadanos capacitados y en pleno goce de nuestros derechos ante vos por el presente digna y enérgicamente manifestamos: Que los hijos del Estado de Guerrero atentos a los acontecimientos que se están desarrollando en nuestra patria y a las trascendentales consecuencias traerán consigo. El Pueblo os ha contemplado por más de treinta años en vano al cumplimiento de las falaces promesas de vuestros audaces planes políticos de la Noria y Tuxtepec. Nosotros habitantes de estas montañas que nunca nos hemos doblegado sumisos ante los tiranos, nosotros que nos enorgullecemos de descender de los valientes sostenedores de la independencia Nacional, de los proclamadores del Plan de Ayutla y de los constituyentes de 1857, nosotros que hemos visto como correspondéis a la lealtad del pueblo que engañado os elevó al poder, nosotros que hemos observado la funesta imposición de una camarilla de funestos gobernadores como Arce, Mercenario, Exigimos que renunciéis al puesto de presidente puesto que vos ocupáis en contra de la voluntad del pueblo. El pueblo que nos ha contemplado estupefacto y pasivo durante vuestra paz armada, viene hoy también omnipotente con su soberanía a decirnos con entereza ¡No mas abusos!, queremos el imperio de la razón de la justicia y de la ley, y la conseguiremos porque somos soberanos árbitros de nuestros destinos. Repetimos, que a nombre de la paz, y os haremos cumplir con las fuerzas de las armas, que no depondremos hasta triunfar, porque estamos resueltos, como el gran José María Morelos y Pavón a salvar a la patria. Sufragio Efectivo, No Reelección Martín Vicario.

77


Secretario: Francisco Manjarrez Así pues surgen al movimiento revolucionario dos grupos, el grupo de los terratenientes y el grupo del campesinado, quienes tendrán respectivamente sus líderes con intereses y convicciones diferentes. Don Francisco Figueroa en un artículo publicado en la prensa de la capital escribió lo siguiente:

“Que los objetivos de la lucha del pueblo guerrerense eran tres, que consistían: En lo político, por elección; que fueran nombrados dentro de la entidad, por la libertad municipal, por la división de poderes. En el espacio económico por contribuciones nuevas y más equitativas, y por la supresión del impuesto personal.”41. En los archivos consultados no existe documento alguno en el que se señale una preocupación por resolver los problemas sociales, su orientación es fundamentalmente política. En la base activa que aglutinaron los jefes del maderismo, se encontraron rancheros, campesinos acomodados y pequeños comerciantes que tenían amplios nexos entre los sectores popularescampesinos. El numeroso grupo de Huitzuco tenía su propia red a través de simples nexos familiares que se extendían por Quetzalapa y Chaucingo, hasta la frontera Poblana; Matías Chávez desde iguala podía tener los contactos con los Basaves, y Mastaches; Leovigildo Alvarez y Jesús H. Salgado, tendieron sus redes hacia Teloloapan y Tierra Caliente con el 41

El País, 22 de agosto de 1912. 78


conocimiento que tenían del campesinado; por el centro de Guerrero Eucaria Apreza, además del Profesor Amado Rodríguez Espinoza apelaría a comerciantes como Juan Ojeda y Pedro Ramírez para que hicieran labor de proselitismo en los pueblos campesinos. El llamamiento público a tomar las armas se lanzó, con el PLAN DE SAN LUIS POTOSÍ, el 5 de octubre de 1910 para que se realizara el 20 de noviembre del mismo año a las 6 de la tarde en adelante. Pasarían tres largos meses desde esta fecha para que en Guerrero se iniciara la insurrección general, pues la iniciativa de ella quedó en manos del conjunto de finos y distinguidos maderistas. Como la mayoría de éstos tenían intereses que salvaguardar, se sentían obligados a calcular riesgos y esperar a que en el país cundiera la rebelión antes de lanzarse en esa aventura.

Capítulo 8: Participación de Eucaria Apreza en la revolución En Chilapa Doña Eucaria Apreza, de acuerdo con un grupo de conspiradores de Chilapa también había costeado el viaje de Amado Rodríguez Espinosa, quien fue al norte del país en busca de Madero, y no fue hasta el regreso de este, a principios de marzo42. Cuando emprendieron la insurrección, en la que doña Eucaria Apreza puso en juego sus recursos económicos, empeñando su hacienda de Tenanzintitlán 43 Renato Ravelo Lecuona (Óp. cit) pág. 47. AGN/RP, C.47 e 1312-2 f 99/102. Carta: Eucaria Apreza: Madero 9 de octubre 1812; en esta reclama se pague al Banco Nacional, los $21000.00 que recibió en préstamo, para desempeñar la Hacienda de Tenanzintitlán en enero de 1912 42

43

79


AGN/RP.FIM C.47 E. 1312-2 F.35995-96 Eucaria G. Apreza Chilapa,. Edo. De Guerrero Chilapa, Octubre 9 de 1912 Señor Presidente de la República Don Francisco I. Madero. Muy respetable Señor Presidente: El 28 de enero de este año, el Banco Nacional de esa Capital, por orden de Ud. Y el Sr. Ministro de Hacienda, me proporcionó la suma de $21,000.00c., que como avíale dicho necesitaba para desempeñar una de mis fincas que estaba en vías de perderse; el 23 de julio se vencieron los seis meses del pagaré que firme comprometiendo mi reclamación; y como me escribieron los Sres. Del Banco diciéndome, que como no había mandado liquidar ese documento, me suplicaban les dijera, si les remitiría su importe o a que casa de aquella Capital debían ocurrir para recogerlo, porque era pagadero en aquella plaza. Mi contestación fue; que mi reclamación quedó a responder por aquella suma y se los había dicho en mi carta del mismo mes 24; que fue cuando recibí el dinero. Contestaron ya esto, que están dispuestos a acceder a mis deseos, refrendando el pagaré por otros seis meses, en la inteligencia precisa de que no se capitalizarán los intereses, que les serán cubiertos al efectuarse la renovación. Escribo al Sr. Ministro de Hacienda, diciéndole esto mismo, que tenía determinado volver hacer viaje a esa Capital con objeto de saber si aún faltaría para que mi referida reclamación sea pagada. El pagar estos intereses, Sr. Presidente, me perjudicó grandemente, las pérdidas sufridas en la revolución pasada, para mí son grandes, porque en mi reclamación no aparecen ningunos gastos, ni de correos que cruzaran el Estado y fuera de él; en verdad muchos gastos no tuve en cuenta, y que hoy con mis pérdidas estoy resintiendo; porque la falta de mi presencia, hizo que mis administradores no hubieran activado los trabajos, los campos de caña se quedaron sin moler, y para el colmo de trastornos para mí, me echaron a perder mi caldera, habiendo trabajado

80


solo dos años con ella: basta ya de distraerlo de sus numerosos atenciones, y me limitaré a suplicarle, que me conceda Ud. El que mi reclamación sea pagada al Banco, y que se sirva decirme el saldo de mis tantas veces repetida reclamación. Ud. Sabe Sr. Presidente; que sigo contribuyendo con mi pequeño grano de arena y voy haciendo cuanto me es posible llamando a los obcecados a que se sometan al orden aunque en pequeño mi ayuda, poco a poco, algo tengo conquistado. Ruégale pues por tanto, no se olvide que en las montañas del sur, hay una adicta suya que también se afana por el pronto restablecimiento de la paz. No dejaré de decir a Ud.; que Zapata y los suyos, por diferentes veces me han invitado a que los ayude, de plano les he dicho que no puedo, que no puedo quitar mi grano de arena de donde lo puse; con esta contestación he tenido serias amenazas, de que si no les mando mil pesos en efectivo y quinientos rifles, irán a destruir mis fincas; esta amenaza de un día a otro espero que la verifiquen, y entonces sí, me dejarían en la más espantosa ruina. Concluyo Sr. Presidente, solo réstame decirle, que no se olvide del asunto que le traté del Sr. Modesto Casarrubias, éste fue uno de los que tanto me ayudaron, y aunque no haya tomado las armas, pero su pluma fue para mí más eficaz ; me da verdaderamente pena, que habiendo ayudado con tanta voluntad a mis indicaciones, aún no se le pueda compensar, nombrándolo Administrador de Correos de esta Ciudad, en otros años ya le habían ofrecido esta Oficina. Yo no pido a Ud. Nada, porque nada es para mí, pero pido solo para las personas que aquí me ayudaron con tanta voluntad. Ratifico mi carta del 25 de ppdo. Con todo respeto soy de Ud. Afma. Y atenta y Segura Servidora

Cuando el pueblo campesino de Guerrero se lanzó a la rebelión, pensó que había llegado la hora de una lucha global contra ese sistema dictatorial y desde sus primeras acciones espontáneas procedió de manera revolucionaria, tratando de ajusticiar a los jefes políticos y terratenientes más déspotas que lo victimaron en su pasado reciente. Así los campesinos por la fuerza incautaron víveres, armas y dinero atacando haciendas y grandes comercios o quitándoselos a quienes los tuvieran. Y quienes poseían esos recursos eran los miembros de la misma clase social que había dominado y ahora nutría al Maderismo de nuevos militares y políticos “revolucionarios”.

81


Por supuesto estas acciones no agradaron a los ricos maderistas que vieron en peligro sus pertenencias, ellos tenían en mente quitar a los Porfiristas y quedar ellos en sus lugares y no hacer un cambio en beneficio de los más desprotegidos. Esto sucedía en todo el país, y fue Emiliano Zapata que lanza su proclama del PLAN DE AYALA el 28 de noviembre del 1911 dando forma al sentir de la mayoría de la población campesina, cuya situación n o había mejorado PLAN DE AYALA Plan libertador de los hijos del Estado de Morelos, afiliados al Ejército Insurgente que defiende el cumplimiento del Plan de San Luis, con las reformas que ha creído conveniente aumentar en beneficio de la Patria Mexicana. Los que subscribimos, constituidos en Junta Revolucionaria para sostener y llevar a cabo las promesas que hizo la Revolución de 20 de noviembre de 1910, próximo pasado, declaramos solemnemente ante la faz del mundo civilizado que nos juzga y ante la Nación a que pertenecemos y amamos, los propósitos que hemos formulado para acabar con la tiranía que nos oprime y redimir a la Patria de las dictaduras que se nos imponen las cuales quedan determinadas en el siguiente Plan: §

1º. Teniendo en consideración que el pueblo mexicano, acaudillado por don Francisco I. Madero, fue a derramar su sangre para reconquistar libertades y reivindicar derechos conculcados, y no para que un hombre se adueñara del poder, violando los sagrados principios que juró defender bajo el lema de “Sufragio Efectivo y No Relección,” ultrajando así la fe, la causa, la justicia y las libertades del pueblo; teniendo en consideración que ese hombre a que nos referimos es don Francisco I. Madero, el mismo que inició la precitada revolución, el que impuso por norma gubernativa su voluntad e influencia al Gobierno Provisional del ex Presidente de la República licenciado Francisco L. de la Barra, causando con este hecho reiterados derramamientos de sangre y multiplicadas desgracias a la Patria de una manera solapada y

82


ridícula, no teniendo otras miras, que satisfacer sus ambiciones personales, sus desmedidos instintos de tirano y su profundo desacato al cumplimiento de las leyes prexistentes emanadas del inmortal Código de 57 escrito con la sangre de los revolucionarios de Ayutla. § Teniendo en cuenta: que el llamado Jefe de la Revolución Libertadora de México, don Francisco I. Madero, por falta de entereza y debilidad suma, no llevó a feliz término la Revolución que gloriosamente inició con el apoyo de Dios y del pueblo, puesto que dejó en pie la mayoría de los poderes gubernativos y elementos corrompidos de opresión del Gobierno dictatorial de Porfirio Díaz, que no son, ni pueden ser en manera alguna la representación de la Soberanía Nacional, y que, por ser acérrimos adversarios nuestros y de los principios que hasta hoy defendemos, están provocando el malestar del país y abriendo nuevas heridas al seno de la Patria para darle a beber su propia sangre; teniendo también en cuenta que el supradicho señor don Francisco I. Madero, actual Presidente de la República, trata de eludirse del cumplimiento de las promesas que hizo a la Nación en el Plan de San Luis Potosí, siendo las precitadas promesas postergadas a los convenios de Ciudad Juárez; ya nulificando, persiguiendo, encarcelando o matando a los elementos revolucionarios que le ayudaron a que ocupara el alto puesto de Presidente de la República, por medio de las falsas promesas y numerosas intrigas a la Nación. § Teniendo en consideración que el tantas veces repetido Francisco I. Madero, ha tratado de ocultar con la fuerza bruta de las bayonetas y de ahogar en sangre a los pueblos que le piden, solicitan o exigen el cumplimiento de sus promesas en la Revolución, llamándoles bandidos y rebeldes, condenándolos a una guerra de exterminio, sin conceder ni otorgar ninguna de las garantías que prescriben la razón, la justicia y la ley; teniendo en consideración que el Presidente de la República Francisco I. Madero, ha hecho del Sufragio Efectivo una sangrienta burla al pueblo, ya imponiendo contra la voluntad del mismo pueblo, en la Vicepresidencia de la República, al licenciado José María Pino Suárez, o ya a los gobernadores de los Estados, designados por él, como el llamado general Ambrosio Figueroa, verdugo y tirano del pueblo de Morelos;

83


ya entrando en contubernio escandaloso con el partido científico, hacendados-feudales y caciques opresores, enemigos de la Revolución proclamada por él, a fin de forjar nuevas cadenas y seguir el molde de una nueva dictadura más oprobiosa y más terrible que la de Porfirio Díaz; pues ha sido claro y patente que ha ultrajado la soberanía de los Estados, conculcando las leyes sin ningún respeto a vida ni intereses, como ha sucedido en el Estado de Morelos y otros conduciéndonos a la más horrorosa anarquía que registra la historia contemporánea. Por estas consideraciones declaramos al susodicho Francisco I. Madero, inepto para realizar las promesas de la revolución de que fue autor, por haber traicionado los principios con los cuales burló la voluntad del pueblo y pudo escalar el poder; incapaz para gobernar y por no tener ningún respeto a la ley y a la justicia de los pueblos, y traidor a la Patria por estar a sangre y fuego humillando a los mexicanos que desean libertades, a fin de complacer a los científicos, hacendados y caciques que nos esclavizan y desde hoy comenzamos a continuar la Revolución principiada por él, hasta conseguir el derrocamiento de los poderes dictatoriales que existen. §

§

§

§

2º. Se desconoce como Jefe de la Revolución al señor Francisco I. Madero y como Presidente de la República por las razones que antes se expresan, procurándose el derrocamiento de este funcionario. 3º. Se reconoce como Jefe de la Revolución Libertadora al C. general Pascual Orozco, segundo del caudillo don Francisco I. Madero, y en caso de que no acepte este delicado puesto, se reconocerá como jefe de la Revolución al C. general don Emiliano Zapata. 4º. La Junta Revolucionaria del Estado de Morelos manifiesta a la Nación, bajo formal protesta, que hace suyo el plan de San Luis Potosí, con las adiciones que a continuación se expresan en beneficio de los pueblos oprimidos, y se hará defensora de los principios que defienden hasta vencer o morir. 5º. La Junta Revolucionaria del Estado de Morelos no admitirá transacciones ni componendas hasta no conseguir el derrocamiento de

84


los elementos dictatoriales de Porfirio Díaz y de Francisco I. Madero, pues la Nación está cansada de hombres falsos y traidores que hacen promesas como libertadores, y al llegar al poder, se olvidan de ellas y se constituyen en tiranos. §

§

§

§

6º. Que los terrenos, montes y aguas que hayan usurpado los hacendados, científicos o caciques a la sombra de la justicia venal, entrarán en posesión de esos bienes inmuebles desde luego, los pueblos o ciudadanos que tengan sus títulos, correspondientes a esas propiedades, de las cuales han sido despojados por mala fe de nuestros opresores, manteniendo a todo trance, con las armas en las manos, la mencionada posesión, y los usurpadores que se consideren con derechos a ellos, lo deducirán ante los tribunales especiales que se establezcan al triunfo de la Revolución. 7º. En virtud de que la inmensa mayoría de los pueblos y ciudadanos mexicanos no son más dueños que del terreno que pisan sin poder mejorar en nada su condición social ni poder dedicarse a la industria o a la agricultura, por estar monopolizadas en unas cuantas manos, las tierras, montes y aguas; por esta causa, se expropiarán previa indemnización, de la tercera parte de esos monopolios, a los poderosos propietarios de ellos a fin de que los pueblos y ciudadanos de México obtengan ejidos, colonias, fundos legales para pueblos o campos de sembradura o de labor y se mejore en todo y para todo la falta de prosperidad y bienestar de los mexicanos. 8º. Los hacendados, científicos o caciques que se opongan directa o indirectamente al presente Plan, se nacionalizarán sus bienes y las dos terceras partes que a ellos correspondan, se destinarán para indemnizaciones de guerra, pensiones de viudas y huérfanos de las víctimas que sucumban en las luchas del presente Plan. 9º. Para ejecutar los procedimientos respecto a los bienes antes mencionados, se aplicarán las leyes de desamortización y nacionalización, según convenga; pues de norma y ejemplo pueden servir las puestas en vigor por el inmortal Juárez a los bienes eclesiásticos, que escarmentaron a los déspotas y conservadores que en

85


todo tiempo han querido imponernos el yugo ignominioso de la opresión y el retroceso. §

§

§

§

§

10º. Los jefes militares insurgentes de la República que se levantaron con las armas en las manos a la voz de don Francisco I. Madero, para defender el Plan de San Luis Potosí y que se opongan con fuerza al presente Plan, se juzgarán traidores a la causa que defendieron y a la Patria, puesto que en la actualidad muchos de ellos por complacer a los tiranos, por un puñado de monedas o por cohechos o soborno, están derramando la sangre de sus hermanos que reclaman el cumplimiento de las promesas que hizo a la Nación don Francisco I. Madero. 11º. Los gastos de guerra serán tomados conforme al artículo XI del Plan de San Luís Potosí, y todos los procedimientos empleados en la Revolución que emprendemos, serán conforme a las instrucciones mismas que determine el mencionado Plan. 12º. Una vez triunfante la Revolución que llevamos a la vía de la realidad, una junta de los principales jefes revolucionarios de los diferentes Estados, nombrará o designará un Presidente interino de la República, que convocará a elecciones para la organización de los poderes federales. 13º. Los principales jefes revolucionarios de cada Estado, en junta, designarán al gobernador del Estado, y este elevado funcionario, convocará a elecciones para la debida organización de los poderes públicos, con el objeto de evitar consignas forzosas que labren la desdicha de los pueblos, como la conocida consigna de Ambrosio Figueroa en el Estado de Morelos y otros, que nos condenan al precipicio de conflictos sangrientos sostenidos por el dictador Madero y el círculo de científicos hacendados que lo han sugestionado. 14º. Si el presidente Madero y demás elementos dictatoriales del actual y antiguo régimen, desean evitar las inmensas desgracias que afligen a la patria, y poseen verdadero sentimiento de amor hacia ella, que hagan inmediata renuncia de los puestos que ocupan y con eso, en algo restañarán las graves heridas que han abierto al seno de la Patria,

86


pues que de no hacerlo así, sobre sus cabezas caerán la sangre y anatema de nuestros hermanos. 15º. Mexicanos: considerad que la astucia y la mala fe de un hombre está derramando sangre de una manera escandalosa, por ser incapaz para gobernar; considerad que su sistema de Gobierno está agarrotando a la patria y hollando con la fuerza bruta de las bayonetas nuestras instituciones; así como nuestras armas las levantamos para elevarlo al Poder, las volvemos contra él por faltar a sus compromisos con el pueblo mexicano y haber traicionado la Revolución iniciada por él; no somos personalistas, ¡somos partidarios de los principios y no de los hombres! Pueblo mexicano, apoyad con las armas en las manos este Plan, y haréis la prosperidad y bienestar de la Patria. §

Libertad, Justicia y Ley. Villa de Ayala, Estado de Morelos, 28 de noviembre de 1911. General Emiliano Zapata, General Otilio E. Montaño, General José Trinidad Ruíz, General Eufemio Zapata, General Jesús Morales, General Próculo Capistrán, General Francisco Mendoza. Coroneles: Amador Salazar, Agustín Cázares, Rafael Sánchez, Cristóbal Domínguez, Fermín Omaña, Pedro Salazar, Emigdio E. Marmolejo, Pioquinto Galis, Manuel Vergara, Santiago Aguilar, Clotilde Sosa, Julio Tapia, Felipe Vaquero, Jesús Sánchez, José Ortega, Gonzalo Aldape, Alfonso Morales, Petronilo Campos. Capitanes: Manuel Hernández, Feliciano Domínguez, José Pineda, Ambrosio López, Apolinar Adorno, Porfirio Cázares, Antonio Gutiérrez, Odilón Neri, Arturo Pérez, Agustín Ortiz, Pedro Valbuena Herrero, Catarino Vergara, Margarito Camacho, Serafín Rivera, Teófilo Galindo, Felipe Torres, Simón Guevara, Avelino Cortés, José María Carrillo, Jesús Escamilla,, Florentino Osorio, Camerino Menchaca, Juan Esteves, Francisco Mercado, Sotero Guzmán, Melesio Rodríguez, Gregorio García, José Villanueva, L. Franco, J. Estudillo, F. Galarza González, F. Caspeta, P. Campos.

87


Teniente: Alberto Blumenkron. Precisamente en esos días cuando aún no se consumaba la caída del dictador, el sostenimiento de las numerosas tropas rebeldes levantadas se volvía un problema crítico. Por su parte los biógrafos de Figueroa no explican por nada de dónde sacaba el dinero para sostener sus tropas, puesto que no imponían contribuciones forzosas, y se oponían al saqueo de tiendas y graneros de los hacendados, y en cambio afirman que mantenían el orden y la disciplina en sus tropas mediante el pago de haberes. Es de suponerse que esos vecinos “caracterizados” de Morelos no llevaron las manos vacías para solicitarle a Ambrosio el servicio de protección de las fuerzas rebeldes Zapatistas. Ni los Figueroa tenían una gran fortuna para invertir en el negocio de la guerra, don Porfirio no los iba a financiar, ni Madero podía hacerlo entonces pues no tenía acceso aún al erario público; Aunque no existen los testimonios al respecto, resulta obvio que eran los grandes hacendados quienes financiaban a Figueroa, para que cumpliera su humanitario motivo de proteger a las haciendas y lo hacía a través de un ejército de mercenarios que daban protección a los hacendados y a los pueblos que eran adversos al zapatismo como lo describe el presbítero Tomás Herrera Gálvez44 en el libro: Seminario Conciliar de Chilapa en la páginas 48 y lo describe de esta forma: El ambiente de nuestro estado, por no decir de toda la república, era adverso a la tranquilidad que exigen los estudios. Recordemos de pronto un ejemplo: llegados los padres a Chilapa, un grupo numerosísimo de zapatistas atacaron la ciudad. Con informes de que la guarnición de la plaza era apenas de 300 colorados los soldados del general maderista Ambrosio Figueroa- eran llamados así_ porque usaban camisa rojacreyeron fácil derrotarlos. Sobre ser en gran número, se valieron de la 44

El Presbítero D, Tomás Herrera Gálvez nació en Xilotepec, de la parroquia de Xochihuehuetlán el 21 de noviembre de 1896 y murió el 13 de diciembre de 1998 a los 102 años y sus restos descansan en la catedral de Chilapa.

88


astucia que costó la vida del comisario de Acatlán. Los colorados dotados de 300 máuseres y con jefes como Pedro Ramírez y su hermano Atilano, Antonio Gálvez, Beatriz Lara (el tigre) y Avelino Gatica disparaban constantemente contra sus contrarios, quienes para penetrar a la plaza entraron por el cause del río y fueron rechazados primero en el llano y después desde el cuartel. Los zapatistas sufrieron numerosas bajas, sus muertos alineados bajo los fresnos frente al cuartel, mientras caía un incesante moyotito (agua menuda). En la segunda noche de alarma, habiéndose acabado el petróleo para los candiles, se nos mandó traerlo a la tienda de los señores Méndez, la única abierta en el centro. Los defensores se redujeron al cuadro de la plaza y al ver a los muchachos a cierta distancia les gritaban enérgicamente “Quien vive”, al que uno contestaba: “paisano” y alguno amedrentado contestaba: ¡Voy a traer petróleo enseñando la botella. La respuesta favorable era:¡Pase! con voz ruda y destemplada. Terminada la insurrección el 14 de mayo empezó el hervidero político, el grupo de Huitzuco encabezado por los tres hermanos Figueroa, Martín Vicario, Ernesto Castrejón, Fidel Fuentes, Jesús H. Salgado y Federico Morales sin convocatoria ni aviso alguno, lo cual forma parte de un madruguete, determinan nombrar el nuevo gobernador del estado saliendo por mayoría electo Francisco Figueroa, solo Jesús H. Salgado se opuso al madruguete, y citando a las memorias de Juan Andrew Almazán, añade que los hombres de Jesús H. Salgado reprobaron el increíble procedimiento y exigían que se hiciera la elección como lo mandaba expresamente el plan

Figura 24: Jesús H. Salgado Fue el único que se opuso al Madruguete que realizaron los hermanos Figueroa, para nombrar a Francisco Figueroa gobernador

89


de San Luis Potosí.45 Esto causó sorpresa a los jefes de la Montaña, de ambas costas y del centro que concurrieron a la capital. La versión que tenemos de la reacción de ellos ante el madruguete es la de Juan Andrew Almazán.

El general Juan Andrew Almazán y su Estado Mayor en las avanzadas de Cuautitlán, 3 de agosto de 191446.

“ El día 16 de mayo, estando en Chilpancingo, recibimos de Iguala un manifiesto en el cual se imponía como gobernador. , Al Sr. Francisco Figueroa, sin previa consulta de los jefes de las fuerzas de mi mando, esos jefes eran los coroneles Julián Blanco, Manuel Meza, Tomás Gómez, Pedro Ramírez, Miguel Díaz, Néstor Adame, Luis Acevedo, Timoteo Pineda, Laureano Astudillo Y Basilio Ramírez, poseídos de desagrado por imposición que todos juzgamos arbitraria y reprochable, celebramos junta entre los jefes y con ella se acordó no aceptar por ningún concepto y oponerse a toda costa hasta llegar a los extremos si era necesario para Vicente Fuentes Díaz.: Historia de la Revolución del Estado De Guerrero 2ª edición ampliada hasta 1920. Instituto Nacional de Estudios de la Revolución Mexicana, México 1989. 45

Imagen tomada del libro: Gustavo Casasola, Historia gráfica de la Revolución mexicana, tomo 3, México, Editorial Trillas, 1973, p. 823 46

90


impedir que el Sr. Figueroa tomara el mando del estado. Así las cosas, recibimos una Atenta nota del Sr. Coronel Jacobo Harootian, por conducto de la señorita Eucaria Apreza y del señor Donato Miranda, en la cual nos suplicaba el señor Harootian que pasáramos a su casa, sita en Zumpango del Río, para demostrarnos con razones de peso, que el nombramiento debía ser aceptado por nosotros a fin de evitar divisiones en el Ejercito Libertador.” En esta memoria de Juan Andrew Almazán47 observamos como Eucaria Apreza, toma el papel de recadera de Harootian y se manifiesta al lado del grupo maderista-Figueroista., aunque en algunas ocasiones llegaron a tener diferencias, precisamente en este hervidero político, pues ella apoya al Doctor Andrés Alarcón y desecha a su hijo, el también doctor Alfonso Alarcón, como candidato a la gubernatura del Estado, mientras que Ambrocio Figueroa apoya a su hermano Francisco Figueroa Mata. Aquí la carta.

47

El General de División Juan Andreu Almazán (12 de mayo de 1891- 9 de octubre de 1965) era un militar, político y empresario mexicano que fue Candidato Presidencial en unas polémicas y violentas elecciones decisivas para la historia de México. Andreu Almazán nació el 12 de mayo de 1891 en la localidad de Olinalá, Estado de Guerrero. Su padre, Juan Andreu Pareja, era un modesto agricultor de ascendencia catalana; su madre se llamaba María Almazán Nava. Cuando Andreu Almazán tenía cinco años de edad su familia se mudó a Chiautla; y en 1905 la familia se trasladó a Puebla. En 1907 Andreu Almazán ingresó a la Escuela de Medicina de Puebla donde empezó su militancia política contra la dictadura de Porfirio Díaz. Trabajó activamente por la candidatura presidencial de Francisco I. Madero que pretendía impedir la relección de Porfirio Díaz. Al comenzar la Revolución mexicana se unió al bando revolucionario abandonando sus estudios de Medicina (que no terminaría nunca). Entabló amistad con Emiliano Zapata, y por eso paso de ser maderista a ser enemigo del Gobierno de Madero.

91


Iguala, Junio 16 de 1912 Señor D. Francisco I. Madero, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. México. Muy Respetable señor Presidente. Cumpliendo con el ofrecimiento que hice a Ud. En obsequio de se sus deseos, de informarle respecto del incidente por demás desagradable habido entre el señor Gobernador Lugo y el señor Rómulo Figueroa, me permito manifestar a Ud. Que bien informada he llegado a saber que en los últimos días del más de abril, se denunció a citado señor Gobernador, por distintos conductos, el hecho de que Figueroa, celebraba juntas secretas con sus subalternos, con alguna frecuencia; que como resultado de esas juntas corría el rumor en el público, de que el objeto de ellas era desconocer el citado gobernador; que el propio Figueroa estaba ordenando a los pequeños destacamentos que tenía en los pueblos cercanos que se reconcentraban al Cuartel General, o sea a Chilpancingo: que en concordancia con ese movimiento, en el congreso había también los diputados León Castro Y Valverde, que se ocupaban de hacerle mala atmósfera al propio gobernador, creándole toda clase de dificultades y dispuestos a apoyar en caso dado, las pretensiones de Figueroa, que no eran otras que las de exigir a mano armada la renuncia del Lic. Lugo y que se nombrara en su lugar a su hermano Francisco Figueroa; por último el 26 del mes citado, supo el señor gobernador, por un emisario del General. Julián Blanco que acababa de ser invitado por Figueroa, para que con su gente, unido a él desconocieran al señor Gobernador Lugo, exigiéndole su renuncia por la fuerza si se hacía necesario en el concepto de que aquella misma noche debía darse el golpe; que en vista de este último informe, el señor Lugo ocurrió al teniente Reynoso que a la sazón estaba en la ciudad con una fuerza menor de cien hombres y de acuerdo con él y con el mismo Julián Blanco y el prefecto político, resolvieron 92


defenderse en caso necesario, pernoctando al efecto el citado Gobernador en el mismo cuartel de los Federales, habiendo podido cerciorarse previamente, que cuando se dirigía para dicho lugar, lo seguía un individuo sospechoso, armado de rifle, con la intención de asesinarlo, crimen que no se consumó debido a la intervención oportuna del comandante de la gendarmería que motu proprio, escoltaba al gobernador, yendo tras de él, a una regular distancia que en vista de la actitud que asumieron las fuerzas de Reynoso y de Blanco a favor del señor Gobernador, Rómulo Figueroa, desistió de su propósito de atacarlos , fingiendo una salida violenta para la ciudad de Tlapa que a sazón estaba amagada por los zapatistas, lo mismo que Huamuxtitlán, corroborándose lo de fingida, porque apenas llegó a Chilapa con su gente y de ahí se siguió para Iguala, no obstante el inminente peligro en que se hallaban las dos poblaciones expresadas; que el golpe preparado por Rómulo era enteramente de acuerdo con sus hermanos, inclusive el Gral. Ambrocio, lo mismo con Vicario y con el licenciado Chávez, que ha sido y es hasta la fecha el director intelectual de cuantas atrocidades cometen los Figueroa, siendo de advertirse que en comprobación del acuerdo habido con el General Ambrocio se citan unos largos mensajes que se cruzó con él el mencionado Rómulo de Chilpancingo a esa capital o a Coyoacán a donde estaba curándose, tanto que uno de ellos, (de los mensajes) les costó treinta y dos pesos más o menos, y aunque se dice que están en clave, su existencia en los archivos de aquellas oficinas telegráficas, arrojarían mucha luz en este asunto, de modo que me permito llamar la atención de Ud. Sobre el particular. Con posterioridad, el señor Gobernador ha seguido ocupando el Palacio de Gobierno, que es donde por la fuerza de las circunstancias ha estado durmiendo hasta la fecha, en previsión de un nuevo atentado, porque de muchas maneras le ha demostrado Figueroa su animadversión, hasta el punto de consentir en que su gente “los funestos colorados” le cometa todo género de groserías cuando llegan a verlo por las calles.

93


Hasta aquí lo que se me ha dicho del incidente de referencia; pero por otro género de investigaciones que he hecho, he podido adquirir la convicción de que los Figueroa dirigidos por Chávez, trabajan en la obscuridad para adueñarse de la situación engañando a Ud. En cuantos informes le dan y procurando en todo el mayor provecho pecuniario posible. Con los anteriores datos u otros muchos que omito referirle a Ud. Para no ser cansada, me permito indicar a Ud. En nombre del buen deseo que siempre he tenido para conseguir todo aquello que redunda en bien de mi Estado y en prestigio del probo y digno Gobierno de Ud. Porque el que ya sabe tengo verdadera adhesión, que con cualquier pretexto haga Ud. Porque dichos personajes ahora que se encuentra allá, según me informan, no vuelvan al Estado al menos por algún tiempo, o sea mientras puede hacerse la pacificación, pues de otra manera, me atrevería asegurarle que la revuelta se haría interminable por esta región o seriamos víctimas de un sin número de atropellos; recuerde Ud. Siempre, que he acostumbrado hablarle con entera franqueza, cuando se trata de la verdad; en honor precisamente de esta diré, a Ud. que lamentaría de veras, que continuara la labor de desprestigio que se advierte por estos rumbos para que retirara del Gobierno el Lic. Lugo, en quien por el contrario, hemos visto todos, honradez, laboriosidad y sobretodo, inquebrantable adhesión hacia la administración de Ud. Refiriéndome a otra cosa, terminaré diciendo a Ud. Que de acuerdo con el señor Gobernador y el señor Coronel jefe de Armas, hemos empezado ya, el señor Lic. Toledo y yo, nuestras gestiones encaminadas a la rendición de los revolucionarios de Ixcapuzalco; y salvo una contingencia inesperada, abrigamos fundadas esperanzas de llegar a un resultado satisfactorio, el cual comunicaremos a Ud. Oportunamente. Saludo a Ud. Con la mayor atención deseándole todo bien, me repito suya Afma.

94


Atta. Y S.S.

Eucaria Apreza

Figura 25. Doña Eucaria Apreza. Al triunfo de Madero, al ver los campesinos pobres que sus demandas por las que se alzaron no eran cumplidas encabezados por Julio A. Gómez y Juan Pablo Cuchillo48, 48

Juan Pablo Cuchillo se llama el líder zapatista de Zitlala, quien en tiempos revolucionarios dirigió a su comunidad indígena nahua en la lucha por el rescate de tierras despojadas precisamente por el padre de Eucaria Apreza; jefe guerrillero comunitario que llegó a tener el grado de general en el Ejército Libertador del Sur y cuando el amago revolucionario de 1914 a la ciudad de México, tuvo el encargo directo de Zapata para abastecer de totopos a las tropas insurgentes y de presentarse en el frente de batalla con sus hombres. La contribución de Cuchillo a la lucha armada contra la dictadura de Huerta fue más meritoria y significativa para el pueblo que la de Eucaria Apreza, pero ha sido ignorado por la memoria transmitida desde el poder. Este líder indígena campesino murió antes de ver culminada su lucha por la tierra y ningún gobierno ha pensado en hacerle un monumento. Aún se encuentra su casa donde

Vivió y ahí vive uno de sus nietos, en la colonia T Cuchillo de Zitlala Gro.

95


con el pueblo de Zitlala, el 24 de enero, tomaron la ciudad de Chilapa. “Los alzados abrieron la cárcel y los presidiarios engrosaron las filas, luego procedieron a quemar los archivos del Ayuntamiento y de los juzgados sin que escapara el comercio del saqueo y de los préstamos forzosos.”49 Doña Eucaria no solo jugó el papel de informante de la confianza de Madero sino comisionada para realizar maniobras políticas por instrucciones directas de él, como las haría en las campañas electorales que se aproximaron. Por esos días los dedazos para las diputaciones federales tuvieron que hacerse por escrito, Madero enviaba con grandes recomendaciones al Dr. Alfonso G. Alarcón con una carta personal para Lugo, en ella se pedía que en base a la lista formulada por Apreza se pusiera de acuerdo con él para definir la lista y promover a los adictos del gobierno maderista, entre ellos a los Figueroa (Ambrosio y Francisco) así como a Inocente Lugo. En una Carta enviada a Madero por Eucaria Apreza le informa que su favorito (de Madero), el Dr. Alfonso G. Alarcón no tiene la edad Constitucional para ser gobernador y por este motivo, cree conveniente no precipitar postulación alguna.50 AGN/RP.FIM C.47 E.1312-2

49 José Manuel López Victoria: Historia de la Revolución en Guerrero. Ed.

Gobierno del Estado- IGC . Chilpancingo 1985 50 AGN/ RP. FIM : C 47 E. 1312-2 F35977/9. Carta Apresa _madero 23 de Junio 1912.

96


F.35973-76 Chilapa, Junio 23 de 1912. Sr. Presidente de la República. Don Francisco I. Madero. Muy apreciable y respetado señor Presidente. Después del largo y penoso viaje llegué a ésta su humilde casa sin mas novedad que la de encontrarme un poco enferma a consecuencia de haber hecho en malas cabalgaduras la mayor parte del camino malo y prolongado que recorrí. Me tiene Ud. Acá Señor Presidente, como siempre, a sus muy respetables órdenes de una manera incondicional y animada por el humilde y mejor deseo de serle útil en algo y de ayudar a su democracia y honrada administración, en mi esfera de mujer humilde; pero que mucho se preocupa por su patria y por su pueblo. Deseosa de cumplimentar sus recomendaciones, que para mi son verdaderas órdenes, en pro del pronto restablecimiento de la paz y del orden, desde el pueblo de Pilcaya dirigimos cartas a los a los insurrectos Basabe del Distrito de Aldama. Al llegar a Iguala me disponía a marchar para los puntos donde ellos se encuentran con el objeto de conferenciar con ellos, persuadirlos de que es muy conveniente y patriótico que se sometan al gobierno, contando como contaba, con la valiosa ayuda de mi compañero de viaje y de comisión, el señor licenciado Manuel Toledo. Pero al comunicar mis propósitos al señor gobernador Lugo, que me encontré en el mismo Iguala, me hizo presente que el mal estado de mi salud podría empeorar. Me indicó que el se encargaba de tratar la sumisión de dichos revolucionarios, en compañía de Toledo y que yo debía continuar mi marcha para esta población, donde puedo prestar iguales servicios, gestionando el rendimiento de alguno o de todos los

97


revolucionarios que por acá merodean en pequeñas partidas, siempre causando la intranquilidad y el malestar consiguiente a los habitantes pacíficos de estos rumbos que con positiva ansiedad quieren la paz. Desde luego comienzo mis débiles trabajos en el sentido indicado y puede Ud. Estar seguro de que no omitiré esfuerzo alguno por conseguir lo más que sea posible. Ya tendré el honor de ponerlo al tanto del resultado. Tratándose de elecciones para diputados y senadores, me he encontrado conque los trabajos que están adelantados y no sería factible cambiar la opinión pública en los pocos días que restan para llegar al 30 del presente mes que es cuando se efectúan los comicios. Intentarlo, tal vez sería impolítico en estos momentos y no sería posible conseguir un cambio de orientación en todos los ámbitos del Estado y menos cuando no se tienen vías fáciles de comunicación. Toda la gente de orden y de trabajo en Guerrero tiene un alto concepto del actual régimen por el que trabajamos desinteresadamente y no con mucho agrado el surgimiento de nuevos candidatos. Se creería que se trata de intrigas porfirianas. Y para Ud. Señor Madero, quisiera todas las simpatías, todo el respeto y todo el renombre que se ha conquistado y que justamente se merece. Esto no obstante he querido inducir a mis amigos, que lo son de Ud. También a que trabajen en el sentido que hablamos; pero nos estamos convenciendo de que ya no es tiempo. Ahora, tratándose de las elecciones de Gobernador, aunque también hay trabajos emprendidos a favor del señor Licenciado Chávez, quizá del alguno otro también, aún es tiempo de obrar en otro sentido. A este respecto he hablado con personas de las más importantes en Chilpancingo, de Iguala y de acá, quienes sin desechar la candidatura del Doctor Alfonso Alarcón, opinan que es demasiado joven y nada conocido en su Estado. En cambio su padre don Andrés Alarcón es persona bien prestigiada y mejor conocida en todo el rumbo, es ilustrado, de una honradez acrisolada, ha desempeñado con acierto puestos públicos

98


importantes del Estado y de la Federación, actualmente ocupa el de Comandante del Resguardo de la Aduana Marítima de Veracruz. Salva la mejor opinión de Ud. Me permitiría proponerlo: que nos ayudase con su valiosísimo apoyo para proponer y propagar la candidatura: a el papá del Dr. Alarcón. Esto sin pretender contrariar sus deseos, pues le repito, que en todo caso estoy y estaré con Ud. Ya me hice muy cansada y termino, reiterándole mis protestas de adhesión y sincera amistad.

Su Afma., atta. Y S.S. Eucaria Apreza Como es del conocimiento, ninguno de los cuatro Candidatos, a gobernadores, Francisco Figueroa, el Doctor Andrés Alarcón, el Lic. Matías Chávez, Lic. Rafael del Castillo Calderón, pues fue impuesto el General, Manuel H. Zozaya, por Victoriano Huerta51 Posteriormente, al cambiar las condiciones políticas y sociales, la señorita Eucaria, se da cuenta de que el movimiento revolucionario toma otros rumbos, pues la mayoría de los campesinos, se están uniendo al Plan de Ayala y se hacen seguidores del Zapatismo, y ella se 51

Gral. Manuel H. Zozaya fue un militar mexicano que participó en la Revolución mexicana. Nació en Monterrey, Nuevo León en 1859. Fue nombrado gobernador del estado de Guerrero el 1 de abril de 1813 en carácter provisional por Victoriano Huerta. Incapaz de contener el avance zapatista solicitó ayuda a los hacendados, quienes le dieron dinero en forma de impuestos. Zozaya fue retirado del gobierno guerrerense el 1 de febrero de 1914 por una supuesta comisión a la Ciudad de México y en su lugar fue nombrado el General Juan A. Poloney. Posteriormente, se trasladó a la ciudad de Guadalajara, Jalisco donde murió en julio de 1914.

99


manifiesta enemiga abierta del mismo, fungiendo como intermediaria al principio para que los grupos zapatistas se rindan o dejen las armas sometiéndose al gobierno, esto junto con el Lic. Manuel Toledo, ganándose la antipatía de los alzados. Como se describe en la carta anterior y que eso motiva que ella pida armamento para combatir a los zapatistas en la carta que a continuación muestro. AGN/RP.FIM C.47 E: 1312-2 F.35995-96. Eucaria G. Apreza Chilapa., Edo de Guerrero septiembre 25 de 1912 Señor Presidente De la República Don Francisco I. Madero. Muy respetable Señor Presidente. El persistente deseo de ver restablecidos la paz y el orden y nuestra querida patria y de ver también encarrilarse por el amplio sendero del progreso y levantarse sobre sólidas bases nuestro nuevo modo de ser político y el Gobierno democrático emanado de la gloriosa revolución de 1910, me induce a distraerlo de sus múltiples e importantes atenciones, para repetirle lo que ya indique en un telegrama y una carta anteriores, esto es que, mientras no se persiga con verdadera tenacidad, no desaparecerán las gavillas de bandoleros que merodean por estos rumbos, cometiendo toda clase de atropellos porque sin piedad asesinan, violan mujeres, roban y destruyen cuantos está a su alcance. Y no se crea que los jefes militares que operan por acá se muestren indolentes en el cumplimiento de sus deberes, pues soy la primera en reconocerles sus importantes servicios, por los menos a los que he visto mas de cerca como son: el teniente Coronel Luis Cartón, el comandante Julián Blanco, el intrépido e infatigable Coronel Antonio Gálvez y otros muchos; pero es el caso que esos servidores abnegados del Gobierno no cuentan con suficiente número de soldados para guarnecer las poblaciones principales y emprender en una eficaz persecución. Además la tropa de línea, tan eficaz para combates o batallas formales, no es apropiada para perseguir pequeñas partidas de bandoleros en terrenos tan accidentados como son los de este Estado, cuyos habitantes se desesperan ya de una situación que parece prolongarse

100


indefinidamente con grave perjuicio de sus intereses y peligro inminente de sus vidas. A riesgo de que me tome Ud. Por una mujer necia y molestosa, señor Presidente, de nuevo me permito suplicarle: que se designe influir con quienes corresponda a fin de que se forme un cuerpo de rurales compuesto por los mejores hombres de la localidad que hay muchos dispuestos a prestar sus servicios para que ellos se encarguen de exterminar a tantos bandidos como tenemos por acá. A su alta penetración no se escapa, que mientras mejor se conozca el terreno en que se opera, mejores resultados darán las maniobras militares, contándose, como se cuenta, con hombres leales y abnegados. Loa recientes acontecimientos de las costas no dejan de inquietarnos y de entusiasmar a los ilusos que están creyendo en el triunfo de una revolución carente de principios y de causas justificadas. Queriendo cooperar, siquiera en pequeñísima escala, varios vecinos de este Distrito, especialmente los que tenemos intereses en el campo, nos pusimos a organizar una reducida fuerza de unos veinte a treinta hombres, armados y sostenidos por nuestra cuenta; pero nuestro esfuerzo fracasó porque no contamos con parque, y más que los que se proponían prestar sus servicios exigían que el número de hombres fuera por lo menos de cien, para no exponerse a ser victimas de los zapatistas que suelen aparecer reunidos en partidas dos, trescientos y más rebeldes. Si mi proposición fuese retomada en consideración, podría sernos muy útil el contingente del Comandante rural en depósito, señor Miguel Díaz, persona de toda confianza y conocedora del terreno y su gente. Soy de Ud. Afma. atta. S.S.

Eucaria Apreza En esta carta observamos que ya Eucaria Apreza se declaraba enemiga del Zapatismo. La señorita Eucaria Apreza se enfrentó directamente a los zapatistas como nos cuenta la señora Bárbara Pineda52 García, vecina de la calle 18 norte en el barrio de San José de 100 años de edad. 52

Bárbara Pineda García: Originaria de Nejapa Gro, radicada desde su juventud en la calle 18 norte de Chilapa Gro : Entrevista: realizada el 12 de noviembre 2000 a sus 101 años

101


Eucaria era maderista, y atacaba a los Zapatistas, cuando Chon Díaz, llegó con sus revolucionarios a tomar Chilapa, este se quedó en Pantitlán, y el presidente o prefecto como le llamaban, un tal Salmerón pidió auxilio urgente, y se formó un grupo que dirigió la señora Eucaria Apreza, y los dos grupos se enfrentaron en Nejapa, quedando muchos muertos, Yo la vi pasar a la Generala por esta Calle (18 norte), venía la Generala como la llamaban, en su caballo y muchos hombres armados con camisas coloradas ( los colorados), ella traía terciadas dos carrilleras.53 Este hecho de armas sucede por el año de 1916, en la que son derrotados los generales Chon Díaz y Heliodoro Castillo Castro, y este ultimo es herido en un pie en el pueblo de Pantitlán. Con esto terminamos la parte biográfica de Eucaria Apreza, sobre su obra política, que como generala que se le llamaba, no se menciona en ninguna fuente, que ella directamente participara en hechos de guerra, en contra de la dictadura, el único intento fue al inicio de la Revolución, en la que perdió la vida Amado Rodríguez Espinosa, y posteriormente, solo se menciona, su relación con Francisco I. Madero, informando y solicitando armas para combatir al Zapatismo, que en la región estaba representado por Juan Pablo Cuchillo y Fidel Cuchillo, originarios de Zitlala. En un memorando enviado el 22 de mayo de 1912 por 53

Bárbara Pineda García: Entrevista: Señora de 100 años, oriunda de

Nejapa y actualmente radicada en la calle 18 norte. Chilapa Gro. (Entrevista realizada el día 16 de noviembre 2000.

102


Figura 26. Encarnación Díaz el Gobernador Francisco Figueroa al coronel Gálvez, en el que ordenaba persiguiera a cabecillas y autoridades identificadas como zapatistas, cuya lista le remitió haciendo especial mención de Máximo Rendón, presidente de Atlixtac, distrito de Álvarez. La lista contiene además de éste a *Secundino García54.........Ahuacuotzingo. *José Arnulfo Bello, Juan de la Rosa y Juan S. Martínez en Atliaca. Secundino García Junto con su hermano Regino García y sus primos Juan García fueron originarios de la comunidad del Aguacate del Mpio. de Quechultenango y juntos participaron al lado de Heliodoro Castillo y Chon Díaz, quedándose posteriormente radicados, el primero en Ahuacuotzingo, Regino García en Tenanzintitlán y Juan García en Totolzintla de donde era .Javier Moctezuma capataz de doña Eucaria Apreza. 54

103


*Juan García en Huitziltepec. *Nicolás Vivas de Xochitepec. *Juan Pablo Cuchillo. Ponciano F. Domínguez y Manuel Espinosa de Zitlala. *Bulmaro Salazar de Tecolcuauhtla. *José Ma. Zamudio de Chilapa. *Antonio Tomatlán, comisario de Ayahualco.55 *Gumersindo González, subcomisario de Tecolapa. De Julio A. Gómez y José Ma. Villanueva Espinosa no señaló localidad donde fuera posible capturarlos. Capitulo 9: Sobre la Muerte de Eucaria Apreza Al iniciarse la Revolución, en 1910, Eucaria Apreza tenía 52 años de edad, y estaba en su mejor momento económico, al término de una de las etapas importantes de la Revolución, cuando triunfa el ejercito constitucionalista de Venustiano Carranza y se promulga en la ciudad de Chilpancingo Gro la nueva Constitución el 5 de febrero de 1917, La señorita Eucaria tenía 59 años de edad, de ella, la historia no la vuelve a mencionar. Pero sabemos que el zapatismo era su enemigo, ya que en 1914, cuando triunfa el Zapatismo y sube como Gobernador el señor Jesús H. Salgado, después de expedir los decretos de expropiación, salgado ordenó la repartición de tierras a los campesinos que habían sido despojados por caciques o hacendados durante el gobierno de Díaz, de esa forma el plan de Ayala se aplicó en Guerrero hasta sus ultimas consecuencias.

55

AGGC/ AH : C 4, E/83Varios. 104


Figura 25. General zapatista Julio a. Gómez Como ejemplo, el general Julio A. Gómez56 en octubre de 1914 comunicó al general Zapata el embargo de la hacienda de Tlapehualapa, propiedad de la señora Eucaria Apreza; Los terrenos de esta hacienda fueron entregados a los campesinos de la región, de acuerdo con la política de Zapata. “Respetuosamente hago del conocimiento de usted, que a la señora Eucaria Apreza no se le encontró en Chilapa, se le embargó la hacienda de Tlapehualapa57, quedando a disposición de la Revolución para que sea General Julio A. Gómez fue un militar mexicano que participó en la Revolución mexicana. Nació en San Pablo, del ex distrito de Acatlán, Puebla. Se incorporó al movimiento maderista a las órdenes de Jesús Morales y estuvo presente en la proclamación del Plan de Ayala en noviembre de 1911, aunque no firmó el documento, al no ostentar grado importante. En 1914 fue ascendido a general de brigada; a partir de ese momento operó en las fuerzas zapatistas del estado de Guerrero. Se desconoce la fecha de su muerte 56

AGN. Ramo Zapatismo SN. Carta del General Julio A. Gómez al general Emiliano Zapata. 57

105


trabajada por la clase menesterosa de la región, igual cosa se hizo con la casa que tiene ubicada en la ciudad de Chilapa, no habiéndose procedido al embargo de la hacienda de Tenanzintitlán en virtud de estar ya embargada por parte del General. Jesús Navarro. 58

Figura 26. General. Jesús Navarro.

Gral. Jesús Navarro García fue un militar mexicano que participó en la Revolución mexicana. Nació en Tlaltizapán, Morelos, el 19 de junio de 1879; fue hijo de Cayetano Navarro y de María de Jesús García, ambos de origen campesino; aprendió a leer y a escribir en la escuela de su pueblo natal y más tarde se dedicó a las labores del campo. El 10 de marzo de 1911 se incorporó a la lucha contra Porfirio Díaz, bajo las órdenes directas de Pablo Torres Burgos; al morir éste, se mantuvo bajo el mando de Emiliano Zapata, participando en el sitio y toma de Cuautla en el mes de mayo. Navarro García fue un hombre entusiasta y organizador, le fue encargado la fabricación de bombas de tipo casero para la lucha suriana. Fue uno de los firmantes del Plan de Ayala y uno de los zapatistas más fieles; por ocho años combatió en los estados de Morelos, Puebla y Guerrero. En éste último fue hecho prisionero por fuerzas carrancistas en mayo de 1919, y fusilado en la Cuesta de Chilapa, llamada a veces como el “Llano de Amula”, ( actualmente camino a Acatlán)el día 18 de mayo, junto con varios de sus subalternos. 58

106


No se sabe si sus tierras le fueron regresadas, al ser derrotados los Zapatistas y Villistas, y al subir al poder Venustiano Carranza o cuando es derrocado este y asesinado en Tlazcalaltongo Puebla el 21 de mayo de 1920, subiendo a la presidencia don Adolfo de la Huerta. El hecho es que a su muerte, de la cual, la fecha no es muy exacta, ya que en una entrevista que el escritor Juan Sánchez Andraca le hace a un empleado de Eucaria, el señor Jesús Abarca, nativo de Chilapa y radicado en Tlapehualapa, este señor dice que ella es asesinada el 25 de octubre de 1924. La señorita se fue a Roma, yo creo que tenía un presentimiento porque dejó su testamento a favor de un padre..... Un tal....padre......No, no sé. Se apellidaba Nava. A este cura la señorita le dio, antes de irse, tres depósitos de dinero y la seguridad de que si algo le pasaba en su viaje a Roma, pues al padre le iba a quedar Todo. Yo creo que la ambición se apoderó del cura. Yo siento que él la mandó matar. Los alejo y Antonio Nava obedeció órdenes del padre. Después de que regresó de Roma, llegó a Tlapehualapa un sábado 25 de octubre de 1924. Llegó en una mula. Me acuerdo bien porque fuimos a encontrarla hasta el camino. Nos contó muchas cosas esa tarde y el domingo todavía estuvo disponiendo el trabajo de lo que tenía que hacerse. Fue el lunes cuando llegó el mentado Lino Alejo con otros, disque a tratarle un asunto, esto fue en la mañana, porque me acuerdo bien, que los peones estábamos pasando lista. Se disgustaron hubo gritos. La señora no quiso seguir atendiéndolos en lo que querían. Se regresó el tal Alejo (lino), pero en el camino se encontró a su hermano Alilio con otros hombres armados. La señorita salió, pero ellos quisieron lazarla para arrastrarla en los caballos.

107


De todos los peones solamente dos estaban armados. Un ahijado de la señorita la escondió, pero ella se salió del escondite y se metió en el pozo de agua y allí le metieron tres balazos. También mataron a dos de sus peones. Sin embargo el coronel Jesús Millán Nava, quien en agosto de 1940 publica su testimonio sobre Eucaria Apreza en el periódico “ el Universal” de la capital del país, con base en testimonios hablados de antiguos peones y colaboradores de doña Eucaria, nos da más precisión sobre su nacimiento y la fecha de su asesinato, y nos dice que a la generala la asesinan el 27 de octubre de 1924 a la edad de 66 años. Es del conocimiento de mucha gente de Zitlala, que dicen que Eucaria Apreza, no la matan Lino Alejo y Alilio, sino que fue un comando zapatista entre ellos los mencionados Lino Alejo y Nicolás Alilio y otros 35, como lo informa el auto de aprehensiones, oficio no 383. Estos miembros comandados por la Guerrillera Amelia Robles59 heroína zapatista de Xochipala, porque ella, (Eucaria) nuevamente bajo el gobierno de Álvaro Obregón se había hecho dueña nuevamente de las haciendas que las había repartido años antes el movimiento revolucionario. En base al comentario que hace el señor Jesús Abarca, si en verdad, el sacerdote la mandó matar, por quedarse con las haciendas, estas siguieran siendo propiedades privadas y a su nombre, pero como según nos informa el Coronel Millán, su hacienda sigue funcionando por seis años como propiedad privada, sin embargo no sabemos quien la trabaja o a quienes se las heredó y es ya en 1930 cuando la Secretaría de Hacienda la embarga y las autoridades agrarias la reparten en ejidos. 59

Coronel Amelio Robles Ávila fue una militar mexicana que participó en la Revolución mexicana. Nació con el nombre de Carmen Amelia Robles Ávila el 3 de noviembre de1889 en Xochipala, Guerrero, siendo sus padres Casimiro Robles y Josefa Ávila , murió el 9 de diciembre de 1984 a la edad de 95 años.

108


La hacienda de Tenanzintitlán, los agraristas se la reparten, quedando como propietarios a decir por los apellidos mismos familiares de su antiguo dueño, don José Ma. Andraca. Los nuevos dueños después o antes de su muerte, son los señores hermanos, Víctor Andraca y Otilio Andraca. Y actualmente está en posesión la señora Regina Gil de Andraca, esposa de José Andraca. Con relación a sus casas de Chilapa, ahora son ocupadas por los grupos eclesiásticos, donde hoy se encuentra el salón Coruña, el Colegio Carrillo Cárdenas (toda la manzana), la casa de Zitlala, hoy la ocupa la Escuela Emiliano Zapata, en la entrada principal.

Capitulo 10.- Las leyendas Y mitos El día jueves 10 de noviembre del 2000 acudimos con los amigos, Luis Ángel Alonso Ramírez, Miguel Ángel Canacaxco Alcocer y el profesor, Félix Vázquez Valle, a las ruinas de Eucaria Apreza en el pueblo de Tlapehualapa para tomar fotografías y conversar con las gentes de allí, uno de los nietos del señor Jesús Abarca, nos llevó a conocer toda las ruinas de la hacienda, y en uno de los cuartos de la casa donde vivía la hacendada, encontramos un pozo de aproximadamente metro y medio de profundidad, circular, por lo que preguntamos, porqué estaba eso pozo ahí dentro de la casa. El nieto de don Jesús (que ya es finado) nos contestó que ahí por las noches veían salir una llamarada de color azul, por lo que los lugareños pensaron que debía haber algún tesoro de la señora Eucaria, realizando ese pozo, y lo que encontraron fue un esqueleto.

109


Foto: Miguel Canacaxco, Prof. Félix Vázquez Valle, Abraham García Carbajal, Hija de don Jesús Abarca, atrás nieto de don Jesús abarca y otros nietos en Tlapehualapa

En la Hacienda de Tenanzintitlán, dicen las personas mayores, que doña Eucaria sacaba al sol muchas monedas de dinero de oro, y que tenía en su casa una “culebrita de virtud”, la cual tenía dos cuernitos, uno de plata y otro de oro, y que cada año, se le caía uno de los cuernitos, el cual se reproducía por si mismo. En Chilapa. Dicen: La señora Eucaria en su casa del centro, tenía a su papá don Vicente Apreza momificado, y que por el día en ocasiones solía sacarlo al patio, lo sentaba y lo maquillaba, y luego lo metía a su cuarto. La señora Aurelia Castro Miranda, que vive enfrente de la Centro Médico Chilapa, en la calle 13 norte dice: En algunas ocasiones por las noches se veía una carreta jalada por un caballo, que venía por toda la estación, con una mujer con su “chongo” ( cabello largo, enredado sobre la cabeza), que arrea el caballo, y se venía continuando por la 13 sur y salía por la norte, y que

110


después de pasar el río la desaparecían, esto sucedía hasta hace unos 20 años. Nunca supieron de donde venía, pero la gente del pueblo decía que era la señora Eucaria Apreza que andaba vagando su alma porque en vida explotó a muchos campesinos. Mi madre. Gilberta Carbajal Rodríguez del Barrio de San José. Me contaba que a doña Eucaria Apreza la trajeron de Tlapehualapa y que lo momificaron y su cuerpo estaba en una vitrina en un pasadizo dentro de la Iglesia de San Antonio.

Mi padre Atilano García Jiménez y mi Madre: Gilberta Carbajal Rodríguez

111


Sobre el túnel Algunos mitos Dicen que este pasadizo, llega hasta donde era su casa en el Salón Coruña, (cuando pusieron el desagüe, en 1962 mi padre Atilano García Jiménez estuvo trabajando en hacer las zanjas y nunca encontraron el famoso túnel y este desagüe estaba a una profundidad de aproximadamente dos metros), y hemos de decir que esta obra sería muy costosa porque el Tepoltzin de San Antonio está constituido por Tepetate, y si ahora se hace difícil romper la piedra con la tecnología actual, hacerlo a pala y pico y con una longitud de aproximadamente 300 metros es una obra titánica para su tiempo. Entonces esto solo queda como un mito de nuestro pueblo Anexo 1.

Fox y Eucaria Apreza ante los indígenas Como una ofensa a los indígenas de la región de Chilapa, Guerrero, se considera la erección del monumento a doña Eucaria Apreza, que en días próximos habrá de develar el presidente Fox. Las definiciones históricas se están poniendo en el orden del día para un creciente movimiento indígena. Heroína oficiosamente machacada en la memoria regional por su participación temprana en la Revolución, propietaria de haciendas que su padre le hereda junto con el resentimiento de comunidades indígenas despojadas por las leyes del Porfiriato, militante del maderismo al cual se afilia en todas sus determinaciones y consecuencias, primero financiando la rebelión contra la dictadura, luego sirviendo de correo para comunicar los dedazos de Madero para el nombramiento de gobernadores de Guerrero, después armando grupos paramilitares para defender a

112


los propietarios al tiempo que perseguía a los campesinos zapatistas y finalmente siendo beligerante defensora de sus propiedades y combatiendo al agrarismo. Esta heroína del sistema dominante cayó sacrificada por los líderes agraristas que reclamaban la restitución de sus tierras, cuyo derecho supuestamente ganaron con la Revolución. Juan Pablo Cuchillo se llama el líder zapatista de Zitlala, quien en tiempos revolucionarios dirigió a su comunidad indígena nahua en la lucha por el rescate de tierras despojadas precisamente por el padre de Eucaria Apreza; jefe guerrillero comunitario que llegó a tener el grado de general en el Ejército Libertador del Sur y cuando el amago revolucionario de 1914 a la ciudad de México, tuvo el encargo directo de Zapata para abastecer de totopos a las tropas insurgentes y de presentarse en el frente de batalla con sus hombres. La contribución de Cuchillo a la lucha armada contra la dictadura de Huerta fue más meritoria y significativa para el pueblo que la de Eucaria Apreza, pero ha sido ignorado por la memoria transmitida desde el poder. Este líder indígena campesino murió antes de ver culminada su lucha por la tierra y ningún gobierno ha pensado en hacerle un monumento. Tendencioso resulta en verdad erigir un monumento a quien, cuando menos, se le puede señalar de enemiga de la causa indígena, como lo señalan las agrupaciones sociales locales que apoyan al nuevo movimiento zapatista, las que están exigiendo que no se consume esta ofensa. Se dice que será develada precisamente por Vicente Fox el próximo 8 de marzo, como para ilustrar ese doble juego de pronunciar discursos justicieros a favor de la cultura indígena y de los acuerdos de San Andrés, al mismo tiempo que -desde instancias oficiales- se organiza un Consejo Estatal para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, justo atrás de la caravana zapatista -que estará en Iguala el 7 de marzo- y cuando miles de indígenas irán en marcha hacia la ciudad de México. Contra este doble juego, los neozapatistas de Chilapa de la Brigada Cohuixca ya han presentado escritos a las autoridades 113


municipales señalando que el nombre de Eucaria Apreza en obras públicas es una ofensa a la memoria de los pueblos indígenas de la región. Nos sumamos a su protesta, pues no se puede decir que se reconoce el derecho a la autonomía indígena al mismo tiempo que se arman organizaciones para manipularlas desde el poder y el presupuesto público; no se puede decir que se respeta su cultura cuando se borra su memoria y se reivindica unilateralmente la de sus contrarios; no se puede predicar un indigenismo cuando se coopta a sus representantes para imponer un modelo que niega los derechos a la preservación de su vida y cultura, cuando se aplican fórmulas democráticas para negar la democracia en nombre de los ejercicios del poder. Renato Ravelo Lecuona60

60

Renato Ravelo Lecuona (Ciudad de México, 1934 - Ibídem, 10 de diciembre de 2007). Fue un escritor, historiador, periodista y profesor mexicano. Se le destaca por su amplio campo de investigación sobre los actores y movimientos sociales históricos y contemporáneos, apegado a la crítica del poder y de la sociedad política. Estudió la carrera de Psicología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Posteriormente en la década de los 70's, cambia su residencia a Guerrero donde continúa con estudios de Historia en la Universidad Autónoma de Guerrero y para 1979 presta sus servicios como miembro del Instituto de Investigaciones Científicas de Ciencias Sociales y posteriormente como profesor e investigador de la Facultad de Filosofía y Letras de dicha universidad. En 1992, participa en la fundación del periódico guerrerense El Sur, en el cual se desempeñaba como articulista referente a temas políticos y crítico de cine. Participó en diversas actividades sociales desde su juventud, entre ellas últimamente convocadas por el EZLN en La Otra Campaña en 2006. Contribuye en la formación de la Policía Comunitaria de San Luis Acatlán y en la conformación de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias en la región La Montaña-Costa Chica en 1995. Figura también como fundador de Calmécac (Asociación Indígena Popular de Estudios y Capacitación en Desarrollo, Cultura e Historia). Falleció en la Ciudad de México el 10 de diciembre de 2007 a causa de cáncer. Sus restos descansan en la población de Chincocuac, Morelos.1

114


Amigo Lector: ¿Te gustó este librito? De ser así, te encarezco que no lo prestes, pues bien sabes que ya no volverá a tus manos. Recomiéndalo ¿No te gustó? Entonces, tampoco lo prestes, porque ten la seguridad que no le agradará a quien se lo facilites. ¡Destrúyelo! Cualquiera de las dos cosas que hagas te las agradeceré de corazón. Pepe Jile.

115


AUTOBIOGRAFIA El doctor Abraham García Carbajal, es hijo de madre Chilapense, doña Gilberta Carbajal Rodríguez, del Barrio de San José y de Atilano García Jiménez de Tenanzintitlán ( hacienda de las Joyas) Mpio de Ahuacuotzingo, y nacido en Tepoztlán Gro, pero que a temprana edad, a los 3 años, emigra con su familia hacia Acapulco, donde hace todos sus estudios, hasta titularse de Médico cirujano, realizando posteriormente la especialidad de cirugía general y gastroenterología en el CMN siglo XXI en México DF, y la subespecialidad de endoscopia diagnóstica y terapéutica en el Centro nacional de cirugía de Mínimo Acceso de la Habana Cuba, cursado 116


Diplomados en Ultrasonografia general y avanzada, Creador del Instituto de Tecnología Médica Avanzada que ha formado múltiples generaciones de médicos, en áreas de Ultrasonido, Colposcopía, electrocardiografía, Etc. Ha sido fundador del CGCPA (Consejo General de Colonias Populares de Acapulco en 1980,), ante el desalojo orquestado por Rubén Figueroa Figueroa y la formación de la Colonia Renacimiento, por el proyecto de conformación del Parque Nacional el Veladero. En el área cultural ha participado en diversos concursos de composición y canto en la ciudad de Acapulco, y ya en Chilapa, ha participado en concursos de Cuento e investigación obteniendo el primer lugar en cuento con el tema “El niño Jaguar que hizo la cueva de Pantitlán” y el tercer lugar con el ensayo, Vida y Obra de Eucaria Apreza. Su última publicación es la Leyenda: Tezquitzin Gran Héroe del Cohuizcapan, salida a la luz en junio del 2012. Está en preparación el libro, “Leyendas de Chilapa” Y el libro “poesías y pensamiento de un Médico” en las que de forma poética hablamos del que hacer y enfermedades. En el área musical ha grabado CD titulado “una cumbia a mi tierra Chilapa”, otro, “Un canto a mi tierra” , y otro de carácter romántico “Los cantos del alm”. Ahora presenta esta investigación que no debe faltar en las bibliotecas del Estado de Guerrero y principalmente de Chilapa y sus alrededores, para el conocimiento de este personaje mítico y controversial. Doña Eucaria Apreza García.

117

Eucaria apreza garcía y el movimiento campesino revolucionario de la región de chilapa  

Doña Eucaria Apreza nunca se imaginó la suerte que correría al incorporarse al movimiento revolucionario de 1910 al apoyar a Francisco I Mad...

Eucaria apreza garcía y el movimiento campesino revolucionario de la región de chilapa  

Doña Eucaria Apreza nunca se imaginó la suerte que correría al incorporarse al movimiento revolucionario de 1910 al apoyar a Francisco I Mad...

Advertisement