Issuu on Google+

cmyk

B.8__Viernes 13 de diciembre de 2013, Trujillo, La Libertad

TURISMO

La Industria

GuíaÚtil ¿CÓMO LLEGAR?

CUESTA ARRIBA. El reto es llegar a la parte superior. Muchos lo hacen.

Guido Sánchez Santur guidosanchez@laindustria.pe

“Hace más de 20 años, con un grupo de amigos, recorrí este desolado lugar y ascendimos el cerro, sorteando el intenso calor, el fuerte viento que azotaba con arena nuestros rostros y el agreste terreno. Nos faltaba el agua, la sed arreciaba y mis pies terminaron convertidos en una llaga por las ampollas”. Así recuerda Julio Esquivel Paredes su primer recorrido exploratorio a un paraje que está a unos 40 minutos deTrujillo,alnortedeldistrito deLaEsperanza,dondeseimpone un cerro al que Esquivel dicehaberbautizadoscomo‘El Infierno’, por lo difícil que es su ascenso y el calor que impera en su entorno. Descendemos de la camioneta que nos trasladó hasta las proximidades del cerro. Un pequeño bosque verde y floreciente de taya nos envuelve. Avanzamos por un arenal que retiene nuestros pasos y el calor nos abrasa rápidamente. De trecho en trecho, los matorrales de zapote (usado en la artesanía), el pájaro bobo, tuna silvestre, flor de arena y huarangos le dan vida al desierto. Ya estamos en la base del cerro,sobresuelopredregoso en el que crecen las tilansias o achupallas verdes y grises (familiadelapiña)quesirven de reposo a los caracoles. Miramos hacia arriba empezamos a subir, inclinando el cuerpohaciaadelanteparaaligerarelpeso,provistodelasuficienteagua,aunqueesotambién resulta una carga. Más arriba, los cactus: gigantón (puede medir hasta 10 metros), rabo de zorro (lana vegetal) y otros que florecen casi a ras del suelo, se suceden un tras otros, como solitarios vigías que crecen entre las rocas que sobresalen en la pendiente. Proseguimos haciendo paradas de reposo para beber agua. El aire que arrastra el viento que viene desde el mar nos refresca la piel. Mientrasmásaltoestamos aparecen ante nuestros ojos rocas más grandes, con caprichosas formaciones acausa de la erosión abrasiva del viento y el paso de los años. Estasnosdanlasensaciónante rostros humanos, de animales o simples curiosidad

PANORAMA. Escasea la vegetación, sobra la arena y abundan las historias.

PERIPECIAS POR LAS SENDAS DE

‘EL INFIERNO’ A UNOS 40 MINUTOS DE TRUJILLO, NOS RECIBE ESTE ESPACIO DE AVENTURA. que nos impresionan, como si alguien las hubiera cincelado exprofesamente. “Tenemos que llegar a la cima”,nosanimaJulioEsquivel, un aventurero y catedrático universitario. “Arriba está la piedra filosofal”, de esa manera motiva a sus alumnos que todos los años lo acompañan. No son los círculos del infiernodelosquenosdescribeDante Alighieri, en su Divina Comedia, pero debemos subir zigzagueandoparaaminorarel cansancio. La susodicha piedra filosofal no es más que una enorme roca que posicionada en la explanada de la parte más alta de cerrodondetodoslossentamos adescansaryreponerlasenergías, desde donde miramos a todos lados, a los cuatros puntoscardinales.Arenal,terreno aluvial, quebradas secas, escasos sembríos y muchas rocassonloselementosqueapreciamos alrededor. Valió la pena el esfuerzo Cansados, pero satisfechos deunanuevaaventurapararespirar aire puro, quemar toxinasyreconquistaresarelación hombre–naturalezaquelamodernidad se ha encargado de desvincular. Lasevidenciasencontradas en este paisaje confirman la presencia de zorros, halcones, palomas, colibríes, perdices, putillas, chilalos, cernícalos, águilas,gallinazos,lechuzas,lagartijas,cañanes,culebras,insectos, alacranes, arañas, gua-

MUY CERCA. Este lugar se encuentra ubicado a unos 40 minutos de la ciudad de Trujillo, hacia el norte. Siguiendo la carretera Panamericana se llega al kilómetro 558, a la altura del cerro Campana. En ese desvío hay una tranquera que la abre un vigilante y se ingresa por un escalaminado hasta el asentamiento Luz del Sol que está a unos 3 kilómetros desde la carretera. Luego, se prosigue otros dos kilómetros más y se llega a la base del cerro ‘El Infierno’ desde donde se inicia el ascenso.

CLIMA

CÁLIDO. La temperatura oscila entre los 15ºC y 22ºC, con clima semicálido. En verano alcanza una temperatura que llega a superar los 28 grados, propia de las lomas costeras. A decir de los moradores de Luz del Sol, este lugar se encuentra dentro de la jurisdicción de la provincia de Ascope, pero tiene una gran proximidad a los distritos de Huanchaco y La Esperanza en la provincia de Trujillo. Su cuidado pasa por la constitución de una comisión promotora, entre quienes figuren necesariamente los impulsores de esta idea, que son las personas que están yendo con frecuencia y les interese el tema.

MEDIOAMBIENTE UBICACIÓN. Al norte de La Esperanza. No está lejos.

TILANSIA. Flora típica del lugar. anima recapitulando experiencias, vivencias y con la firme promesa de regresar para descubrir nuevos detalles.

ASCENSO. Siempre hay un guía que encabeza la tropa.

tapuzcas, aves migratorias (loros, golondrinas), una especie de ave propia del lugar que por su trinar se asemeja a un cordero recién nacido, mariposas y otros que requieren ser iden-

tificados plenamente con sus nombres científicos por partes de los biólogos especialistas. El retorno es más alentador, conmesuraparanoresbalaren las piedras, la conversación se

Sueños de un idealista Julio Esquivel tiene interés en que este lugar se convierta en un centro de esparcimiento, lo que implica su declaratoria comounáreaprotegidaounparquezonal,dondesehabilitencircuitos para caminatas o trekking, escalamiento, sunboard, en los bancos de arena acumulados en la parte inicial del cerro, ciclismo, motocross, paseosencaballosperuanosdepaso, talleres vivenciales de educación ambiental, artesanía, crianzadeanimalesdomésticos, la construcción de un teleférico, un parador turístico, zoológico, captación de energía eólica y fotovoltaica, reforestación de plantas nativas y otros.

CONDICIONES. Es conveniente detener la instalación de granjas de pollos que afean el paisaje y contaminan el aire y el suelo. El primer paso que se debe dar es la delimitación y el saneamiento físico legal para evitar conflictos legales, puesto que a la fecha la propiedad se la atribuye la Comunidad Campesina de Huanchaco. El lugar es un terreno eriazo de 100 hectáreas, donde destaca el cerro ‘El Infierno’ a lo lejos parece un cerro gris sin vegetación, pero a medida que ascendimos, esa percepción cambia encontramos vegetación, propia de las lomas costeñas, aunque no es muy abundante.

PARA NO OLVIDAR

CUIDADO DEL LUGAR. Es necesario que desde ya exista un control a las personas que ingresan a esta zona a fin de instruirles de que no arrojen los desechos de los productos que consumen, tales como envolturas, bolsas plásticas, botellas descartables y otros que no solo ensucian, sino que atentan contra los ecosistemas, como se apreció en el grupo que ingresó el domingo 8 de diciembre de 2013. Esto es un indicador de que la educación ambiental es una de las mayores debilidades en los centros de formación. En primer lugar se debe constituir una comisión promotora, entre quienes figuren necesariamente los impulsores de esta idea, que son las personas que están yendo con frecuencia y les interese el tema. cmyk


Camino a El Infierno