Page 1

Ilustración de tapa: Little Nemo in Slumberland, por Winsor McCay

Año 4 Nº 27

Escriben y colaboran en este número:

Horacio Otheguy Riveira; Guillem de Rubenhor; Chabela Ximénez; Daniel Grustán Isabela; Roberto Langella ENERO 2013


Pá gin a

2

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica

Regale y regálese su propia carta natal astrológica (nuestro informe es elaborado de manera completamente artesanal y personalizada); NO ES PRODUCTO DE PROGRAMAS DE COMPUTADORA. Incluye: Análisis de la carta natal propiamente dicho, análisis del horóscopo personal anual, informe sobre vidas pasadas, lista de heráldicas, mapas astrales a todo color. Obtenga gratis un ejemplo de nuestro producto en nuestro sitio de descargas, y comprobará la calidad del tratamiento y presentación. Con el encargo de dos cartas natales (parejas, padres e hijos, etc.) REGALAMOS un informe sinástrico (comparación de cartas, para evaluar compatibilidades e incompatibilidades de la relación). Los primeros 15 consultantes de cada mes recibirán un informe numerológico (personalidad y destino) GRATIS. Descargue gratis desde nuestra sección de links el programa de Videoconferencias Skype, para que podamos atender on line las lecturas de Tarot y runas celtas; nosotros le diremos cómo instalarlo y configurarlo. Escríbanos para que podamos brindarle mayor información sobre nuestros servicios y formas de pago. Tómese unos segundos para visitar todas nuestras secciones, donde hallará más detalles. Visite nuestra web y vea más detalles, listas de precios, y encuentre en nuestros blogs artículos interesantes sobre astrología y otros temas; ¡los esperamos!.

www.spesunicastrologia.com.ar


Pá gin a

3

S pe s

Un ica

Sumario Editorial

4

La soledad, por Bersuit Vergarabat

5

Tlön, Uqbar, Orbis Tertius (2º parte), por Jorge Luis Borges

6

Tres cervezas, dos tintos y un vermouth con ginebra, por Horacio Otheguy Riveira

8

Canelita o el paso de azúcar amarga (2º parte), por Chabela Ximénez

10

Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña

13

Poesía, por Daniel Grustán Isabela

14

Riendo con, por Regina Spektor

16

Se me cayeron las alas

18

Lesiones del buen vivir, por Roberto Langella

20

Valientes mujeres con pene, por Guillem de Rubenhor

21

Los signos del horóscopo chino (Rata)

24

Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella

28

El arte de Winsor McCay

30

Escritoras

32

Esperando a Godot, por Ñapi

35

Onomancia

36

Horóscopo

37

Sumario de números anteriores

38


Pá gin a

4

S pe s

La risa, por Irene Gruss. Sabe reír. En medio del dolor se ríe y juega. En medio del dolor habla claro, cuenta que todo es simple y claro: un cuerpo, un mueble, las personas que miran, hacen, juegan; asusta su buen humor para todo, su fastidio por la ambigüedad. Sabe reír: "Nunca hubo ninguna cosa buena (el sol, la gente) que no estuviese compensada con el dolor, y al revés, por qué no al revés", dice. *

E

speré hasta último momento para escribir esta nota, sin saber muy bien qué iba a decir, algo referido al nuevo año, suponía, cuando me crucé con este poema de Irene Gruss, a quien no tenía sino de nombre. Bueno, tremenda poeta, desde mi punto de vista, con pocos poemas creo haberme sentido tan identificado como con éste, y por qué no decirlo, si bien a mí no me gustaron nunca los “autodefinidos” (“soy así, soy asá”). Al menos me gustaría ser lo que dice este poema. En fin, ahora sí, un nuevo año comienza. Por primera vez en mi vida, creo, no me molestaría que sea un poco más de lo mismo respecto del anterior, al menos en lo personal y en lo que refiere a la situación local donde vivo.

Un ica

Dirán que el mío no fue un buen año, el 2012, fue muy duro, sin lugar a dudas, pero entonces vuelvo al poema del inicio, si se me fuerza a explayarme. Sé reír y jugar, y escribir, en medio del dolor. Y me fastidia la ambigüedad y espero que eso no les asuste. Nunca las cosas fueron tan simples y tan clara, no para mí, al menos. La vida compensa a la muerte. Un colibrí en vuelo sincronizado con un redoble de tambor. La atención de un amigo. Esta revista, las cosas que hacemos. Un año se va, otro llega; los ciclos inalterables a pesar de todo. En el autismo se ve la coreografía mágica de la vida, por eso quienes están allí no quieren salir, porque además, la ruptura, todas las rupturas, las roturas y los choques, están de este lado. No significa que no valga la pena, solo advierto, a no perder la atención. Enero siempre es una promesa, por más escepticismo que pueda hacer pensar que es solo un mes más, igual a todos. Y si no es éste será el próximo, el que viene, o el otro. Siempre hay un enero en la vida de todos, quiero decir. Lo importante creo yo es no perder las expectativas, y entregarse al devenir, que es siempre infinito, y nosotros no. Trataré este año de ser menos personalista, que quizás es lo que más me harta de mí mismo (es decir, tampoco lo haría por ustedes, jajajajaja). Nada, una vez más, y como siempre, algo que sí nunca me cansaré de decir y hacer, de desear: Que éste sea el primero de los mejores años de nuestras vidas. Besos y abrazos a todos. Roberto Langella, Enero de 2013.


Pá gin a

5

Esperaría que no te asuste este instante de sinceridad, mi corazón vomita su verdad; es que hay una guerra entre dos por ocupar el mismo lugar, la urgencia o la soledad La soledad fue tan sombría que no te dejo encontrar tu naturaleza divina; la urgencia ganó esta vez dispuesta a penetrarte, prepotente y altiva. Por la noche la soledad desespera... Espera por ti, espera por él, espera por mí, también por aquel. Mis condolencias sujetan su alma a una brutal represión esperando apaciguarse o confía en el paso del tiempo como otra solución para encontrar la calma, pero te pone loco en las noches rogando entrar en los confines mas oscuros. Después te arrodillás ante el amor maternal suplicando ternura. Por la noche la soledad desespera... Espera por ti, espera por él, espera por mí, también por aquel. Y qué hace este angelito ahora a las 6 de la mañana subido al mástil de este naufragio, al verse alzando las copas forajidas viene un cielo de enfermeras

S pe s

Un ica

para lamer sin asco las heridas. Por la noches la soledad desespera... A ver si viene del cielo... Por la noches la soledad desespera... Una enfermera del amor…

Bersuit Vergarabat


Pá gin a

M

6

e puse a hojearlo y sentí un vértigo asombrado y ligero que no describiré, porque ésta no es la historia de mis emociones sino de Uqbar y Tlön y Orbis Tertius. En una noche del Islam que se llama la Noche de las Noches se abren de par en par las secretas puertas del cielo y es más dulce el agua en los cántaros; si esas puertas se abrieran, no sentiría lo que en esa tarde sentí. El libro estaba redactado en inglés y lo integraban 1001 páginas. En el amarillo lomo de cuero leí estas curiosas palabras que la falsa carátula repetía: A First Encyclopaedia of Tlön. Vol. XI. Hlaer to jangr. No había indicación de fecha ni de lugar. En la primera página y en una hoja de papel de seda que cubría una de las láminas en colores había estampado un óvalo azul con esta inscripción: Orbis Tertius. Hacía dos años que yo había descubierto en un tomo de cierta enciclopedia pirática una somera descripción de un falso país; ahora me deparaba el azar algo más precioso y más arduo. Ahora tenía en las manos un vasto fragmento metódico de la historia total de un planeta desconocido, con sus arquitecturas y sus barajas, con el pavor de sus mitologías y el rumor de sus lenguas, con sus emperado-

S pe s

res y sus mares, con sus minerales y sus pájaros y sus peces, con su álgebra y su fuego, con su controversia teológica y metafísica. Todo ello articulado, coherente, sin visible propósito doctrinal o tono paródico. En el onceno tomo de que hablo hay alusiones a tomos ulteriores y precedentes. Néstor Ibarra, en un artículo ya clásico de la NRF, ha negado que existen esos aláteres; Ezequiel Martínez Estrada y Drieu la Rochelle han refutado, quizá victoriosamente, esa duda. El hecho es que hasta ahora las pesquisas más diligentes han sido estériles. En vano hemos desordenado las bibliotecas de las dos Américas y de Europa. Alfonso Reyes, harto de esas fatigas subalternas de índole policial, propone que entre todos acometamos la obra de reconstruir los muchos y macizos tomos que faltan: ex ungue leonem. Calcula, entre veras y burlas, que una generación de tlönistas puede bastar. Ese arriesgado cómputo nos retrae al problema fundamental: ¿Quiénes inventaron a Tlön? El plural es inevitable, porque la hipótesis de un solo inventor -de un infinito Leibniz obrando en la tiniebla y en la modestia- ha sido descartada unánimemente. Se conjetura que este brave new world es obra de una sociedad secreta de astrónomos, de biólogos, de ingenieros, de metafísicos, de poetas, de químicos, de

Un ica

algebristas, de moralistas, de pintores, de geómetras... dirigidos por un oscuro hombre de genio. Abundan individuos que dominan esas disciplinas diversas, pero no los capaces de invención y menos los capaces de subordinar la invención a un riguroso plan sistemático. Ese plan es tan vasto que la contribución de cada escritor es infinitesimal. Al principio se creyó que Tlön era un mero caos, una irresponsable licencia de la imaginación; ahora se sabe que es un cosmos y las íntimas leyes que lo rigen han sido formuladas, siquiera en modo provisional. Básteme recordar que las contradicciones aparentes del onceno tomo son la piedra fundamental de la prueba de que existen los otros: tan lúcido y tan justo es el orden que se ha observado en él. Las revistas populares han divulgado, con perdonable exceso la zoología y la topografía de Tlön; yo pienso que sus tigres transparentes y sus torres de sangre no merecen, tal vez, la continua atención de todos los hombres. Yo me atrevo a pedir unos minutos para su concepto del universo. Hume notó para siempre que los argumentos de Berkeley no admitían la menor réplica y no causaban la menor convicción. Ese dictamen es del todo verídico en su aplicación a la tierra; del


Pá gin a

7

todo falso en Tlön. Las naciones de ese planeta son – congénitamente idealistas. Su lenguaje y las derivaciones de su lenguaje -la religión, las letras, la metafísica- presuponen el idealismo. El mundo para ellos no es un concurso de objetos en el espacio; es una serie heterogénea de actos independientes. Es sucesivo, temporal, no espacial. No hay sustantivos en la conjetural Ursprache de Tlön, de la que proceden los idiomas «actuales» y los dialectos: hay verbos impersonales, calificados por sufijos (o prefijos) monosilábicos de valor adverbial. Por ejemplo: no hay palabra que corresponda a la palabra luna, pero hay un verbo que sería en español lunecer o lunar. «Surgió la luna sobre el río» se dice «hlör u fang axaxaxas mlö» o sea en su orden: «hacia arriba (upward) detrás duradero-fluir luneció». (Xul Solar traduce con brevedad: «upa tras perfluyue lunó». «Upward, behind the onstreaming, it mooned.») Lo anterior se refiere a los idiomas del hemisferio austral. En los del hemisferio boreal (de cuya Ursprache hay muy pocos datos en el onceno tomo) la célula primordial no es el verbo, sino el adjetivo monosilábico. El sustantivo se forma por acumulación de adjetivos. No se dice luna: se dice aéreo-claro sobre oscuroredondo o anaranjado-tenue -del cielo o cualquier otra

S pe s

agregación. En el caso elegido la masa de adjetivos corresponde a un objeto real; el hecho es puramente fortuito. En la literatura de este

hemisferio (como en el mundo subsistente de Meinong) abundan los objetos ideales, convocados y disueltos en un momento, según las necesidades poéticas. Los determina, a veces, la mera simultaneidad. Hay objetos compuestos de dos términos, uno de carácter visual y otro auditivo: el color del naciente y el remoto grito de un pájaro. Los hay de muchos: el sol y el agua contra el pecho del nadador, el vago rosa trémulo que se ve con los ojos cerrados, la sensación de quien se deja llevar por un río y también por el sueño. Esos objetos de segundo grado pueden combinarse con otros; el proceso, mediante ciertas abreviaturas, es prácticamente infinito. Hay poemas famosos compuestos de una sola enorme palabra. Esta palabra integra un objeto poético creado por el autor. El hecho de que nadie crea en la realidad de los sustantivos hace, paradójicamente, que sea interminable

Un ica

su número. Los idiomas del hemisferio boreal de Tlön poseen todos los nombres de las lenguas indoeuropeas y otros muchos más. No es exagerado afirmar que la cultura clásica de Tlön comprende una sola disciplina: la psicología. Las otras están subordinadas a ella. He dicho que los hombres de ese planeta conciben el universo como una serie de procesos mentales, que no se desenvuelven en el espacio sino de modo sucesivo en el tiempo. Spinoza atribuye a su inagotable divinidad los atributos de la extensión y del pensamiento; nadie comprendería en Tlön la yuxtaposición del primero (que sólo es típico de ciertos estados) y del segundo -que es un sinónimo perfecto del cosmos-, Dicho sea con otras palabras: no conciben que lo espacial perdure en el tiempo. La percepción de una humareda en el horizonte y después del campo incendiado y después del cigarro a medio apagar que produjo la quemazón es considerada un ejemplo de asociación de ideas.

CONTINUARÁ EN EL PRÓXIMO NÚMERO


Pรก gin a

8

S pe s

Un ica

Tres cervezas, dos tintos y un vermouth con ginebra (relato), por Horacio Otheguy Riveira

U


Pรก gin a

9

S pe s

Un ica


Pá gin a

C

10

anelita volvió a su trabajo y a su silencio. Separó las claras de las yemas y comenzó a batir con el tenedor ruidosamente. Al parecer aquella conversación se daba por terminada y no quería ser precisamente ella la que formulara la pregunta indiscreta, que había quedado flotando como partículas de aire. Por supuesto que había reparado en la mujer del sombrero, pero no lo había relacionado con las constantes desapariciones de Bienvenido. Pensándolo bien, tampoco ahora creía que tuviesen alguna relación. Daniela había fantaseado sobre su procedencia y había llegado a la conclusión de que era una escritora loca que tecleaba una vieja máquina desde el amanecer. Daniela lo sabía porque ella se levantaba con el alba, para llegar la primera a servir los desayunos con Rufino. Decía que en el silencio de la noche, se oía claramente el teclear incesante de la máquina de escribir de la mujer del sombrero. Decía también que, por la trayectoria del viento, el sonido no podía venir de otro lugar que no fuera la habitación Este, es decir, la habitación que la mujer del sombrero tenía alquilada desde hacía casi tres meses. Y todo esto lo decía con un convencimiento tan absoluto, que hacía prácticamente

S pe s

imposible una segunda opinión. Al menos, de frente. La verdad es que no era cierto que aquel sonido no pudiera provenir de cualquier otro lugar del valle. Era sencillamente que a nadie se le podía ocurrir otra aspirante mejor que la mujer del sombrero para aquella sofisticada afición. Su candidez, que parecía de otra época, su aspecto romántico de amplias pamelas y vaporosos vestidos de tonos demasiado suaves para su edad, su sonrisa enigmática casi inocente, y el misterio de su procedencia, eran todo lo que necesitaban unos expertos observadores para catalogar a Aurora, como la escritora y loca mujer del sombrero. Ahora bien, lo que a Canelita no le cuadraba, por mucho que lo intentaba, era el hecho de que Bienvenido eligiera los calurosos mediodías para sus furtivos encuentros amorosos. Entre otras cosas, porque no se lo podía imaginar en plena actividad sexual, con aquellos calores y su sobreaña barriga. Por muy loca que estuviera la mujer del sombrero. Una cosa es el amor y otra muy diferente el sacrificio, sentenció. Y más teniendo en cuenta que en la noche solía refrescar hasta casi llegar a hacer frío y podían contar con los desiertos pinares, un marco idóneo para escapadas de enamorados. Sin duda, doña Pilar y Daniela estaban ésta vez equivocadas, pensaba mientras vertía la leche sobre las claras batidas de los huevos, tremenda-

Un ica

mente equivocadas. Daniela la sacó de sus cavilaciones. Entró como siempre, como un hermoso vendaval que lo movía todo a su paso. En esta ocasión buscaba un extraño aparato que María Antonia había comprado para mondar las patatas hervidas, como si no fuera más rápido y cómodo el hacerlo con los dedos. Dónde podrá estar, se iba preguntando en voz alta mientras revolvía cajones y armarios sin el menor miramiento. Era una chica algo mayor que Canelita, con el pelo de un rubio aparentemente natural y una sonrisa pronta sobre un rostro cuasi perfecto. De no ser por aquel físico, hubiera sido Canelita quien ocupara su lugar en la barra sirviendo las mesas. Pero María Antonia debía pensar que era mucho más agradable para la clientela poder observar un buen meneo de carnes prietas a la hora de elegir almuerzo, que la insignificante figura de aquel palo sin gracia que era Canelita. Al menos así ella lo pensaba. La realidad era tan diferente como que no había nadie en toda la comarca, que pudiera equipararse a Canelita a la hora de hacer dulces, y eso era una evidencia que no pudo escapar al agudo ojo mercantil de una mujer como María Antonia. Pero esa es una de esas evidencias que todo el mundo aprecia menos la


Pá gin a

11

protagonista de la historia, evento u objeto de estudio. Canelita pasaba por alto el hecho de que sus abuelos y los abuelos de sus abuelos, habían regentado durante años, primero el molino y después la más antigua panadería que existía en el pueblo. Incluso su madre, antes de caer enferma, continuó durante toda su vida la tradición y, justo cuando todos esperaban que el relevo lo tomaría su hija mayor, ésta sorprendió al pueblo transformando en estilosa cafetería, lo que hasta entonces había sido el pan, de todas las generaciones conocidas. Las malas lenguas decían que era mala influencia de un novio forastero que le había llenado la cabeza de pajaritos sin plumas. Decían también que desde el momento que Sara tomó esa decisión, las hermanas se habían dejado de dirigir la palabra, y que la joven Canelita había preferido trabajar en cualquier sitio, antes de ver como su hermana quemaba la herencia familiar. El caso es que a María Antonia le había venido muy bien aquella circunstancia, fuera la que quiera que fuera, porque Canelita acertó a pasar por la Venta del Paso de Azúcar a pedir trabajo, justo en el momento que su ayudante de cocina anunció que se marchaba. Y desde el día que tuvo la fortuna de aceptarla, la fama de los postres de la venta se había extendido como polvo sobre caoba, multiplicándose las referencias entre turistas y camioneros más allá de los confines de la región. Nunca le había dicho a Canelita la bendición que supu-

S pe s

so para el negocio, su providencial llegada. Ella no era mujer de halagos fáciles, aunque lo cierto es que se

la pagaba mucho mejor que a Daniela y era tratada con mayor condescendencia que el resto del personal. Luego estaba lo de los horarios y las rarezas de la chica, que también se las traía, pero esa era otra cuestión. Como todo genio, tenía genio propio. María Antonia la contemplaba en su quehacer, concentrada y ausente de todo lo que ocurría a su alrededor, y se preguntaba cómo alguien tan joven podía reflejar tanta madurez. A veces la comparaba con la otra chica, que apenas le llevaba un par de años, y podía pasarse la mañana enumerando diferencias en las que siempre salía perjudicada. Mientras las voces de Daniela rebotaban por todo el local, llenando de risas cada rincón, Canelita podía pasarse los días sin ser vista, moviéndose con el sigilo de un felino, en el más puro y desconcertante silencio. Con un grito de felicidad, Daniela hizo partícipes a

Un ica

todos los presentes de la buena del día: Había encontrado el monda-patatashervidas y se disponía a probar su efectividad. Canelita ni quiera separó los ojos de los platillos de hojalata que en ese momento bañaba de azúcar hecha caramelo. Seguía pensando en la mujer del sombrero y en las causas que la habría podido llevar a pasar, todo un verano, en un viejo hostal de carretera. Doña Pilar terminó de rehogar los perfectos cuadraditos de carne y comenzó el hábil menester de añadir especias y licores. Era la hora de la comida. Los primeros en llegar habían sido los extranjeros, americanos y alemanes, que aparecían sobre las doces y jamás reparaban en la carta. Generalmente pedían lo típico: Tortilla de patatas, gazpacho y pescadito frito. Luego, claro está, el famoso postre del Paso de Azúcar, que recordaban de otras vacaciones o que habían oído halagar mientras les servían. Ahora les tocaba el turno a los españoles, turistas de otras regiones, vecinos del pueblo o camioneros en ruta hacia cualquier parte. Éstos sí sabían lo que querían. Los había incluso que acudían un día específico de la semana buscando un menú concreto que no admitía variantes. María Antonia lo sabía y no permitía un cambio de menú en todo el verano. La crema de Canelita bien podría servir para los clientes de las doce, pero para el resto, había que tenerlo todo listo y a punto, cocinado del día y al gusto del que sabía qué es lo que quería comer.


Pá gin a

12

Dieron las dos y comenzó el bullir en la cocina. Daniela pedía en voz alta el número de platos y Rufino y María Antonia los servían. Doña Pilar preparaba los aliños para el carrito y Bienvenido desalojaba las mesas mientras las dos chicas cambiaban los platos vacíos por llenos. En la cocina el niño ponía en marcha el lavavajillas y colocaba los platos limpios en el armario. Todo estaba coordinado, todo cronometrado. Ningún cliente esperaba en El Paso de Azúcar. Tres horas después el personal se sentaba en la cocina, alrededor de la mesa. Era ése el momento del día preferido por Canelita, cuando todos estaban almorzando. Las persianas bajadas, la puerta cerrada y el runrún del aparato de aire funcionando. Alejados todos del despiadado sol del mediodía, resguardados bajo una intimidad obligada y elegida al mismo tiempo por cada uno de los habituales comensales. El Paso de Azúcar era la única venta de la comarca que cerraba un par de horas para descanso del personal. Los otros bares incluían entre sus servicios piscina, tenían en la parte alta alguna habitación para alquilar o eran, directamente, un hostal restaurante. Sólo el Paso de Azúcar

S pe s

se dedicaba de lleno a servir comidas y, lejos de lo que pudiera imaginarse, era la venta más solicitada de los alrededores. Los clientes habían aprendido a respetar los horarios. Se abría al amanecer, nunca después de las seis de la mañana, se descansaba de cinco a siete de la tarde y se volvían a servir cenas a partir de las ocho. María Antonia defendía que, de esa forma, se libraban de los cubateros de sobremesa a la vez que disfrutaban de un par de horas de pausa y respiro para reponer fuerzas. Rufino hubiera preferido mantener abierto en la hora del café, para aquellos clientes rezagados y para los güisqueros de la mañana. Canelita agradecía en silencio que en El Paso de Azúcar fuera María Antonia y no Rufino quien tomara las decisiones. Desde hacía casi un año, no podía pasar ni un solo día sin aquellos ratos de conversación en los que tantas cosas aprendía. Quizás los demás no le dieran tanta importancia a la sobremesa de la venta, pero para ella constituían el único contacto real con el resto del mundo. Las historias que se contaban alrededor de aquella mesa eran tan jugosas y sorprendentes, que Canelita podía palpar la grandeza y la miseria de la condición humana en cada comida, nutriéndose de la información vital que le había sido

Un ica

privada durante el total de su corta vida, de niña rara. (CONTINÚA EN EL PRÓXIMO NÚMERO)

También pueden leer esta historia en el blog de la autora.


Pá gin a

13

S pe s

Un ica

Divagaciones pelotudas, Por maría de la paz reyes peña

A

todos nos debiera parecer que las predicciones sobre el final del mundo nos tendrían mordiéndonos las uñas y pendientes de cualquier novedad catastrófica, pero la verdad es que nadie parece tomarse muy en serio la cosa. Al menos en mi entorno así es, no sé si a ustedes les suceda igual. Salvo alguno que otro fanático que sacan en los noticieros nocturnos y los programas sobre lo paranormal, la gente parece estar absorbida hasta el tuétano en otros asuntos. Ni siquiera mi tía Cloty, que es tan santurrona, se ha puesto a predicar el arrepentimiento de nuestros pecados. Esto me parece inaudito, porque sería la oportunidad dorada, poder echarnos a la cara nuestras pecaminosas existencias como causa de tantas calamidades habidas y por haber. Pero no, los únicos que de repente tocan a mi puerta Biblia en mano son los Testigos de Jehová, que llueva, truene o relampaguee siguen adelante siempre (aquí se me llenan los ojitos de lágrimas de emoción). Y cambio de tema porque mi hijo vendrá corriendo a decirles que alguna vez me uní a ellos y hasta los llevé a las reuniones en el “Salón del Reino” y ya me quería bautizar, pero metí la pata, felizmente, y me echaron a patadas… (en otra ocasión les contaré…). Mi hermano Juan pelea su propia guerra, contra el sobrepeso, y armado de fuerza de voluntad se ha lanzado a tratar de terminar una dieta rigurosa bajo vigilancia de una bendita nutrióloga. A él qué le importa si se acaba el mundo, lo que quiere es que le queden bien los pantalones y ya no usar las playeras estilo topo Gigio que le son tan propias.

Mi vecina, María, se afana en vender sus productos de belleza. La pobre ha gastado tres pares de zapatos en el año yendo y viniendo con sus catálogos. No es que no venda, pobre, es que es tan feita, que nadie se motiva mucho que digamos. Tal vez si se depilara los bigotes, podría mejorar sus ventas. Bueno, la pobre se esmera, y sigue flotando, al menos no se ha hundido. Mi flaco, se la pasa dibuje y dibuje, escribe y escribe, pelotudeando incansablemente en Facebook, en su blog, en las redes sociales donde todavía no nos han echado. Porque sepan que nos han corrido de Emagister, de Textale, de Aires de Libertad, de Tonanzi, de Café Poético y otras más… bueno, nosotros nos vamos cuando comprobamos que todos sus miembros nos odian… ¡Ja! ¿Se han dado cuenta? Cada quien está en su propio planeta, con sus propios satélites, estrellas y asteroides. Nadie le da mucha importancia a eso de que el mundo se acaba en diciembre de este bendito año. Y miren que las señales son muchas, terremotos, maremotos y muchos motorolos (mariguanos), inundaciones, sequías, hambres, plagas, pestes, miseria, odio, avaricia, ambición, lujuria, crueldad, etc., etc., etc. Tal pareciera que todos hemos hecho un acuerdo tácito de guardar silencio respecto al tema. O será que en el fondo sabemos por experiencia que el mundo no es justo y que el crimen no paga. Si los más malditos del mundo siempre logran salirse con la suya, ¿por qué de pronto habrían de cambiar las cosas? Esto es como que sabemos que efectivamente contaminamos,

destruimos y arrasamos con todo a nuestro civilizado paso, sin importarnos un bledo las especies, la naturaleza y la madre tierra. O sea, somos de lo peor, pero eso no quiere decir que por fin vayamos a recibir nuestro merecido, si acaso los más pobres, los que no tienen recursos para movilizarse de un país a otro según se ofrezca por las circunstancias. Pero en general, alguna solución se hallará, al precio que sea, para los que puedan pagar por seguir retozando con singular alegría sobre la faz de lo que quede de la tierra. ¡Ja! Somos la generación más vale madres, porque ya no podemos hacer ni madres, o no queremos hacerlo, y ya. Por eso mejor me meto en el Facebook y me pongo a compartir publicidad antipartido político que odio, que eso es lo mío. Que mi hermano sufra su dieta, que mi flaco siga dibujando y peleando en la red, que mi vecina siga vendiendo pinturitas, que mi tía siga peleando con los pejezombies, que ahí voy yo con los refuerzos. ¡Tierra o Libertad!


Pá gin a

14

S pe s

Un ica

Poesía Poesía, por Daniel Grustán Isabela Si de sexo se tratara

Herpetovetónico.

Ya me dijo Pandora, con su canto, que no pensara más en copular con súcubos. Emergen subrepticiamente de entre las sombras. Recuperan esa tangible opacidad sin inmutarse, solidificando sueños en cataratas , que desmayan la virtud en ondas difuminadas. Ah, si de sexo se tratara... y no de oníricas metástasis, las Sandalias del Pescador ceñirían mis contornos. Pero son adrenalinas del delirio. Son implosivos ceñidores del aliento que se aproximan como lejanos ecos selváticos, gananciosos in crescendo presencial. Trasgos del ensueño alimentados de chamanías, que se presienten en el centro de todo y ascienden tras la boca en reiteradas grumosidades negras. Son hadas de la polución, pizzicato de ondinas secas transgredidas. Son deseo de vida, pábulo tornado en trágico cambalache. Son el sexo de la encía abisal. Suponen el estertor que da comienzo a la vida resuelto en una despedida. Así, el paréntesis vital arroja pérdidas, y consigue, de nuevo, eternamente, ese extraño, prolongado, alargado, horrible, reticente, siempre sorprendente, seco vómito.

Vibraciones intestinas compartidas por el panteón. Lúcida tristeza. Sólo poseemos la llama y la duda. La explosión nos acompaña sin seducirnos. Conclusiones efímeras emergen antes de nacer. Abocada y teledirigida naturasociabilidad genética. La negritud me rodea desde los adentros. Prójimas sombras no proyectadas impiden la visión de la nada. He ahí la tierra, retornemos al útero.

Palmenta a un rimador

La idea que establece conjunción manifiesta su paréntesis; no se puede plasmar siempre un asterisco. La extrema praxis abecedaria nunca refleja lo etéreo pero pugna, relevante, en su eclosión. Hay un continente extremo que verter como estigma de fronda antigua. La pincelada huera me separa del lienzo eucarístico e impoluto que exige, en gritos virginales, un brazo firme amputado por Caín. Dejémosla que caiga como nieve aleatoria, dejemos el orden de la arena tras la tumultuosa ola, dejemos depositarse estrellas apagadas en su posar. No se puede recombinar el alma,


Pá gin a

15

su devenir adquiere resonancias primitivas. La mariposa muestra su vuelo errático, de cadencias titilantes, que abarca la matemática del caos. Tengo el mundo en una caracola; dentro de ella la vida se arremolina en elipses planetarias: llevo el infinito en el bolsillo. La arquitectura lapidaria cae en follar estruendo de losas mortuorias; la inscripción rebota en el hueco del ladrillo, sólo su destrucción otorgará el vuelo. Los cubrecaras del baluarte adquieren porosidad ante el milagro; despajadas las formas, recuperamos la eseidad. Tengo un asta difuminada en el carcaj, que horada centros sin geografía; mañana partirá en busca de mi voz, y en su hálito debe expandirse, talando exuvias ceñidoras, y así remontar, errático, libre, colorista; sin páginas fronterizas.

Habemus Apocalipsis Temblores de albas en potencia, mil millones de albas después. Temblores, también, de albas no esperadas, en el umbral del comienzo. Titilancias carentes de esperanza de mundos que acaban y vidas que empiezan. Ecos de abracadabra que hacen de la risa llanto. Oleajes sin retorno, aguas sin círculo, órbitas sin elipse, erguimiento de esqueletos entre fosas removidas. Rayos de luz cegadores, trompas en metálica estridencia, gesolreút de la diarquía. Ojos que miran su propia cuenca, generaciones en transparencia, dehendimientos de mares,

S pe s

Un ica

gerifaltes en harapos, encanecimientos súbitos, hadas en polvorosa, cercopitecos rasgándose los hábitos ante las tajaderas cervicales. Tútanos desperdigados, océanos de sangre en oleaje. Abrazos tormentosos, sonrisas de necios, besos caninos, adioses ayeantes y... Miradas triangulares, neumas oscilantes de pulgares dorados, protoalbeirato pneumático, pro tribunali deífico. Y yo, una pregunta: ¿Dónde el albedrío?

Encapsulados Así como el hombre tecnológico abandona sus raíces por innecesarias para su vida. Así como el ser que nos construyen hacia la nada no teme. Así como la ausencia de temor y misterio anula nuestros sentidos. Así seremos en la cápsula.


Pรก gin a

16

S pe s

Un ica

Riendo con, por Regina Spektor


Pรก gin a

17

S pe s

Regina Spektor

Un ica


Pá gin a

18

S pe s

Un ica

Se me cayeron las alas (parte 12) A la memoria de Eduardo Daniel Melgar

#218 14-nov-2010 0:26 Alma Delia Chávez Rojas Veo que lo han dejado solo, don Melgar, y yo... no lo acompañaré por mucho tiempo por que ando hasta el cepillo con las tareas de la maestría, ya no veo lo fuerte si no lo tupido. En cuestión musical de joven tocaba la flauta dulce, siempre quise aprender a tocar piano, pero no me ajustó en dinero para las clasecillas, así que solo se quedó en deseo. En cuanto al solfeo, a eso sí le hago, no le dije que canto en el coro de la iglesia y ensayamos cada lunes por la noche, ya hasta a mi niña me estoy llevando para entrenarla en las artes de los gogoritos, jajaja. Bueno, espero leerlo pronto y si no pues cuídense mucho. #219 14-nov-2010 0:41 Eduardo Daniel Melgar Y cómo le habrá ido a esta dama en la ciudad con sus aprendices de la costa. ¿Habrá comido mejillones? Bué, siempre las confesiones, que anda con un cepillo, le atraen los fuertes y no las sombras que se menean. Que tocaba la flauta en la calle, que lleva a su niña a aprender el arte de los igorcitos, (diminutivo de Igor, el ayudante de Víctor Frankenstein) y se lo enseñan en la iglesia, no sé adonde vamos a llegar.

#220 14-nov-2010 1:56 Orlando Ampuero Hablando del fallo, a mí me agarró el indio Pantén, y me dejó el pelo Pre-Cio-So!!!!! # 221 14-nov-2010 3:23 Simón Domínguez Barahona Esos dos siguen hablando, no se cansan, debe ser por el horrendo calor que hay en esa ciudad... y claro que por supuesto pero claro que sí, pasarme por cualquiera (que de algo me sirvan las clasecitas de actuación) y caminar a todo lado, que en estos tiempos de crisis toca hacerse pa los cuatro vientosff (con la f al final como acostumbramos los quiteños). Lo de volar está en proceso pero todavía me estampo en el suelo después de elevarme un poco. #222 14-nov-2010 3:26 Simón Domínguez Barahona ¡Comprendido mon capitán! (pero creo que el paso uno debería ser: consígase el aparatejo ese y los hierbajos. Ya veré de dónde me los saco. Pero anotado y registrado no tocar por ningún motivo la bombilla. #223 14-nov-2010 3:31 Simón Domínguez Barahona Pero músico de los malos soy yo, don Melgar... a fuerza de oído mal afinado le hago a los vientos sobre todo a la flauta

esa de metal de los europeos, la que se la pone de ladito, y como la compré de novelero me saco las canciones al oído, pero de ahí de notas ni me digan!...(bueno quizás exagero, así como se puede decir por estos medios que se sabe muchas cosas, también se puede hacer lo contrario). #224 14-nov-2010 3:37 Simón Domínguez Barahona ¡Gloria y larga vida a los fluidos nasales y las mujeres ! Jajajaja. #225 14-nov-2010 11:47 Eduardo Daniel Melgar Quiere decir que podemos pasarnos una temporada por allá tocando la flauta en la plaza, yo con la viola, una segunda de flauta dulce y voz, los tambores del furioso y el capi con el busto de Roca al revés (no tiene gorra aunque es el más testa-rudo). Qué linda idea, llevamos algunas provisiones de pañuelos y hacemos un cuarteto de nariz, supongo que en Quito son generosos a pesar del nombre, y tienen monedas ¿cómo está el cambio? Llevamos algunos clicks de repuesto y nos presenta las minitas de su agenda romántica. Ah, capi, furioso, una segunda oportunidá de hacernos el gudestoc propio, la melena al viento o el flequillo, volver a la juventú.


Pá gin a

19

#226 14-nov-2010 11:55 Eduardo Daniel Melgar Tenga cuidado con el indio Pantén, empieza con el pelo y sigue con las boliadoras, es más bravo que aquel que enfrentó a Fierro. #227 14-nov-2010 11:58 Eduardo Daniel Melgar No muere nunca, se aprovecha de los pajonales como víbora sin dedos y anda descalzo siempre, por lo cual cachetea a cuatro manos, lo puede despeinar y entonces, Veronique le va a bajar los puntos. #229 14-nov-2010 15:32 Roberto Langella A mí me parece que tienen más ganas de ir a Puerto Madero, para que los vean cerca de Ricky Fort, ja! Les puse marcas en la frente a los niños, para ir contándolos, pero entonces empezaron a comportarse como posesos. ¿Y si cambiamos el obelisco de lugar, así el Furioso se pierde? #230 14-nov-2010 15:33 Roberto Langella Todas las espumas son "puras". #231 14-nov-2010 15:34 Roberto Langella Hablarse a sí mismo es muestra de sabiduría. O de esquizofrenia.

S pe s

#232 14-nov-2010 15:36 Roberto Langella En cambio, a mí el indio me mira con desprecio. #233 14-nov-2010 15:57 Eduardo Daniel Melgar Justo estaba pensando en usté. Leía la recontraextraordinaria nota del mago (el público pide más y más) del tarot y me preguntaba por qué Louis Constant refería a que el sombrero tiene forma de infinito. Y eso me hizo pensar que los indios de los pajonales no usan sombrero por las mismas razones. Así que el furioso no tendrá una amena charla si se lo cruza y eso me preocupa. Lo de cambiarle el lugar al obelisco lo veo traumado, pero gracias a esta idea del tarot, se lo podría disfrazar con un bonete rojo, seguro que lo confunde con un papá noel porteño. Y tengo una explicación de por qué el indio lo desprecia con su mirada fiera, porque si usté se pone una vincha parecería otra cosa, vaya a saber, quién sabe cuáles asociaciones puede tener un indio en el trance de hallarse frente a frente con un flequillo furioso y desviar la vista y hallarse con otra cosa. Con relación a lo otro, sabiduría o esquizofrenia, le diré que si el que pregunta es respondido por el otro con algo que aún no conoce, se puede considerar un beneficio. #234 14-nov-2010 15:58 Eduardo Daniel Melgar Oia, no se cortó.

Un ica

#235 14-nov-2010 16:01 Eduardo Daniel Melgar Melgar I es el suertudo, Melgar II es el que acota y yo, III, soy el que está en el banco. #236 14-nov-2010 16:08 Eduardo Daniel Melgar Usté no se queda atrás, para locos somos pocos y nos conocemos un poco. Así se inventó la historieta. #237 14-nov-2010 16:45 Simón Domínguez Barahona Con gusto los recibo en mi ciudad, ¡me encantó la idea! Últimamente como que les paran más bola a los artistas por acá así que si han de soltar los billusos, y con fracción de moneda gringa acá todos tienen monedas, bueno a excepción de vagabundos y meretrices que no tienen bolsillos jajá... y les presento a todas las amigas si gustan, ¡pero primero deben enseñarme lo del mate!


Pá gin a

20

L e s i o n e s p o r

S pe s

d e l

R o b e r t o

“Yo sí quiero a mi país”

R

ecuerdo cuando salió la canción de Soledad Pastorutti, con ese nombre; faltó que le pusiera entre paréntesis “ustedes no”. Porque no es lo mismo decir “yo quiero a mi país” que “yo sí quiero a mi país”, ¿qué necesidad de enfatizar de esa manera autoexcluyente, que inherentemente pone en duda el sentimiento de los demás? Este tipo de expresión se ha extendido y naturalizado en mucha gente, que en las redes sociales, por ejemplo, te refriegan ante la vista su amor por los hijos, por el perro y el gato, por la profesión, por los libros, etc., o su plena y absoluta consciencia acerca del cuidado que hay que tener sobre el ecosistema, sobre las vicisitudes de la vida en pareja, o sobre sus elecciones político partidarias. Sin ningún tipo de empacho, llegan al extremo de soltarte un “soy divina, ocurrente, transgresora, sutil, sensible, irreverente, ¡una diosa!”, casi como promocionando un adminículo de su propia invención. Nosotros podríamos decir que somos los mejores lectores de baraja de Tarot de todo el orbe; queda claro, vivimos de esto, nos estamos promocionando. Ahora, ¿hacer publicidad de lo ocurrentes que podamos llegar a ser?. Si en alguna medida lo somos ya ustedes se habrán dado cuenta sin que nadie lo mencione; si ne-

b u e n

Un ica

v i v i r

L a n g e l l a cesito aclararlo… Bueno, es que algo está fallando. Uno empieza a darse cuenta que la sociedad, el mundo, la civilización están en decadencia por el marcado grado de patetismo a la que la gente arriba en sus actitudes y decires. Hasta hace unos años todo el mundo, quién más, quién menos, defendía puntos de vista, gustos, intereses, filosofías de vida, más superficiales o más pretendidamente o no trascendentes. Hoy se ha establecido el “tengo estos principios, si no le gustan tengo estos otros” marxista (de Groucho, no de Karl). Dicen lo que dicen, se pueden llegar a extender ad infinitum las respuestas de apoyo y coincidencia, del tipo “ay, yo pienso/ siento lo mismo”, “sos tan inteligente, tan aguda”. Si por casualidad uno va y discrepa, además, presentando argumentos, lo primero que te dicen es “cada quien tiene derecho a pensar lo que le dé la gana”. Y no importa si lo que están

pensando es una reverenda imbecilidad, ellos sacan siempre a relucir su derecho a

hacerlo. El derecho a decir lo primero que les venga a la lengua (que no a la mente), el derecho al exhibicionismo lamentable y vergonzoso, el derecho a convertirse en verdaderos muertos-vivos, tales y cuales como esos que deambulan capítulo a capítulo en The Walking Dead. No es metáfora, no hay ya mayor diferencia. Son el verdadero cáncer de la sociedad, son las células degeneradas que le quitan razón de ser a todo un sistema, que lo despojan de significación, de concepto, de contenido y simbolismo. Se destruye más rápido lo que llevó mucho más tiempo construir. Y aún en las reconstrucciones quedan alimañas entre los escombros. Es más, hay seres cuyo hábitat natural son los escombros, el escarnio, la miseria. No importa que usen tecnología de última generación, que ostenten sus blackberrys y sus automóviles; son la escoria de la sociedad.


Pá gin a

21

S pe s

Un ica

Valientes mujeres con pene pene, por Guillem de Rubenhor

E

n Buenos Aires

mina ” es algo serio…

se estrenó Cambio de sexo.

hacía capote Su-

La película se llamó Mi novia

Había muerto Franco: el

sana Giménez:

el travesti, aunque se es-

país se desbocaba en ideo-

gustaba mucho verla medio

trenó como Mi novia el…

logías prohibidas durante 40

desnuda con poco busto y

porque había una censu-

escaso trasero: tenía un

ra que lo prohibía todo,

sexy distinto a las escultura-

incluso prohibió el final de

les vedettes que la preced-

una película de terror por-

ían, y llenaba los teatros de

que ganaban los malos.

revistas con Jorge Porcel y

En la película que escri-

Alberto Olmedo. Las risas

bió Viale y dirigió el ya

venían con ellos, las fantas-

veterano Enrique Cahen

ías sexuales con “ esa flaca

Salaberry no ganaban los

divina ” . Y al escritor Oscar

malos, ganaban los

Viale, pícaro como él solo,

“ a daptados ” . Olmedo

se le ocurrió que podría in-

acaba casándose con

terpretar a un guapísimo tra-

una chica insípida que no

vesti, un tipo que se hace

quiere, a causa de la pre-

pasar por mujer para brillar

sión de la familia, con so-

en el cabaret… Y en esas

brecarga de “ el qué

que cae el muchacho tímido,

dirán ” , porque en reali-

el gil del rrioba de toda la

dad la vedette es una chi-

vida ( Alberto Olmedo ) …

ca de rompe y rasga que

años y los sexos se entrega-

Cae por casualidad con su

para triunfar se hace pasar

ron a un frenesí entre inge-

patota inofensiva y se ena-

por travesti: es el golpe de

nuo y lujurioso. Desnudos

mora locamente del tra-

efecto que le abre las puer-

por todas partes, en el cine

vestón porque está buenísi-

tas del show por todo lo alto,

y el teatro. En Cambio de

ma, para comérsela, pero,

pero el pobre tipo

sexo se planteaba el conflic-

bueno, qué digo, aparenta

“ a daptado ” no se atreve a

to de un chico que quería

ser una mujer de rompe y

enfrentarse a su ambiente

ser chica en un ambiente

rasga, no puede ser, pero sí,

social y se queda sin postre

provinciano y castrador. Su

sale por ahí como un hom-

para toda la vida.

modelo era un travesti real

bre… y sin embargo, “ esa

En España, meses después

del music-hall naciente: Bibí

Castigo social a un amor audaz


Pá gin a

22

S pe s

Un ica

cuestiones,

bello andrógino de rostro

mientras en

muy extraño y sensual, hoy

la sociedad

con 36 años, padre de fami-

se suceden

lia y sumido en una carrera

dramas de

muy diferente, propia de la

muy variado

madurez que va alterando

calibre,

los rasgos. Pero cuando

según las

realizó Desayuno en Plutón,

Cillian Murphy, Desayuno en Plutón (2005) presiones de cada país,

encaró con cautivante belleza a una chica-chico segura

Andersen, seudónimo de

comunidad y familia. El dra-

de sí misma hasta los tuéta-

Bibiana Fernández, una sim-

ma es grande y profundo.

nos, en un ritmo de comedia

patiquísima actriz-cantante

En él está la clave de una

lleno de momentos emotivos

andaluza con un cuerpo de

existencia plena en la que

en busca de la aceptación

mujer espectacular y unos

desenvolverse. A los obstá-

de su madre y su lugar en la

atributos masculinos de con-

culos que la propia vida po-

sociedad. Una gran película

siderable importancia. Tras

ne en el camino, se añade

y un gran personaje capaz

la película, Bibí triunfó en

este otro que incluye conflic-

de resistir hasta la tortura

revistas musicales y progra-

tivos circuitos hormonales y

sin dejar de ser ella misma.

mas de televisión. Sin duda

médicos.

El británico de raza negra

era la artista de belleza y

En el amplio abanico de la

Chiwetel Ejiofor es un acto-

simpatía más impactante de

ficción cinematográfica hay

razo de teatro y cine que en

entonces. Llamaba tanto la

dos travestis que no han

Kinky boots, asume el papel

atención que en los estrenos

querido ser transexuales, es

de una Drag Queen estelar.

resultaba más femenina que

decir, no han querido aban-

A diferencia del personaje

las auténticas mujeres. Hoy

donar sus masculinas par-

de Murphy, su feminidad

ya es una mujer madura que

tes, pero sí comportarse con

apenas se manifiesta en las

lleva unos 20 años ejercien-

feminidad “ casi ” absoluta.

apariencias: siempre va ves-

do de sí misma al completo,

Dos excelentes actores han

tida de mujer y cuando lo

es decir: la mujer que siem-

encarado de manera admi-

hace de hombre lleva to-

pre quiso ser, tras una ope-

rable estos personajes: Ci-

ques femeninos. Pero, eso

ración que no dejó huella

llian Murphy y Chiwetel Ejio-

sí, es su voz, su prestancia

masculina en sus curvas for-

for, dos hombres muy distin-

masculina la que va por de-

jadas con precisión quirúrgi-

tos, metidos a fondo en la

lante. Se ha inventado un

ca.

piel de sus criaturas.

sexo nuevo que no reniega

El cine tiene muchos recur-

El irlandés Cillian Murphy

de nada, pero que asume lo

sos para plantear estas

fue durante muchos años un

que sus padres siempre re-


Pá gin a

23

S pe s

Un ica

chazaron: su mero deseo de ser mujer. Con gran inteligencia y no poca astucia salva de la ruina una fábrica de calzado al impulsar la creación de zapatos para drags: fuertes, resistentes de cuerpos grandes que han de enfundarse en sólidos zapatones que no existían en el mercado. En Desayuno en Plutón el

Chiwetel Ejiofor, Kinky Booths (2010)

erotismo está muy presente,

la. Tiene más salida que el

— No me importa.

así como la búsqueda del

travesti que va de señorita

— Desde hace tres años

amor fraternal. Kinky booths

dulce y virginal ” .

estoy viviendo con un saxo-

es una de travestis para to-

El arte simplifica en clave de

fonista.

dos los públicos: no hay ero-

tragedia o de comedia, refle-

— Te lo perdono.

tismo ni relaciones sexuales

jo de la compleja búsqueda

— Nunca podré tener

de ningún tipo: un hombre

de identidad sexual, mucho

hijos…

de negocios que se viste de

más tenebrosa de lo que se

— Los adoptaremos.

mujer y se comporta como

cree. Excepto cuando nos

— No me comprendes… ¡

tal.

encontramos en el final de

Soy un hombre!

Los travestis que se dedican

Una eva y dos adanes ( o

— Bueno, nadie es perfecto.

a la prostitución aseguran

Con faldas y a lo loco ) don-

que gran parte de sus clien-

de Joe E. Brown es un millo-

Mientras tanto, las valientes

tes son heterosexuales acti-

nario que pide en matrimo-

mujeres con pene luchan

vos, padres de familia inclui-

nio a su chica preferida, pe-

por ser ellas mismas en un

dos, a quienes les excita so-

ro resulta que ésta es Jack

mundo que aún les tiene

bremanera tener diversas

Lemmon disfrazado de mu-

mucho miedo, un miedo tre-

relaciones íntimas con tra-

jer para escapar de la mafia.

mendo tras la risa nerviosa

vestis femeninos o muy

Lemmon no sabe ya qué

de la burla y el escarnio.

masculinos: chicas de pelo

decirle para que el hombre

en pecho… La responsable

desista de su entusiasmo

de un burdel en Barcelona,

por casarse:

asegura: “ Me suelen pedir

travestis muy rudos, sí, co-

— También tengo un horri-

mo el negro ese de la pelícu-

ble pasado.


Pá gin a

24

S pe s

Un ica

ó ( T o m a d o d e “ A s t r o l o g í a y C i e n c i a s A d i v i n a t o r i a s ” . B i b l i o t e c a B á s i c a M u l t i m e d i a . F . G . E d i t o r e s . M a d r i d , 1 9 9 8 ) .

U

na leyenda extendida por todo Oriente cuenta que, hace ya más de dos mil quinientos años, Buda llamó a todos los animales de la Creación. Precisamente el primero en acudir a la cita con el Gran Maestro fue la Rata, de ahí que ocupe el primer lugar en el horóscopo chino. Sólo doce especies acudieron a la invitación hecha por El Gautama y a cada una de ellas se le consagró un año determinado; de esta manera se formó un ciclo de doce años dedicando cada uno de ellos a un animal. Este simbolismo significativo impregnaría la vida, la acción, los pensamientos, la actitud y la psicología de los nacidos en el año del dominio de cada animal; el carácter y la personalidad de los hombres y mujeres marcados por este simbolismo tendrá, a partir de ahora, una explicación y una conformación debidas al orden en el que fueron llegando los doce animales que componen los doce signos del horóscopo chino: RATA, BÚFALO, TIGRE, GATO, DRAGÓN, SERPIENTE, CABALLO, CABRA, MONO, GALLO, PERRO y JABALÍ. Sin embargo, parece que las cosas no sucedieron como explica la célebre leyenda: antes de que Buda naciera ya existía la práctica de la astrología en China, aunque su origen permanezca aún sin determinar con exactitud y aparezca diluido en el tiempo inmemorial de una de las más antiguas culturas de nuestro planeta.

El folklore y la mitología chinas confieren a la Rata aspectos casi siniestros. La comparan a la serpiente y al topo por cuanto que, como ambos, se arrastra y se enrosca; símbolo, pues, de la oscuridad y la tiniebla, prefiere los abismos profundos de la tierra a la blanca luz de su superficie y al aire tenue de su cielo transparente. Se la asocia, no obstante, con el dios oriental de la riqueza y la prosperidad.

De sus cuatro edades - infancia, juventud, madurez y vejez- la más serena será la última; aquí la Rata se habrá librado de ansias y deseos y aceptará de buen grado, sin necesidad de manifestar agresividad los convencionalismos sociales. Por fin se ha adaptado al medio voluntariamente; ello indica hasta qué punto es cierta su merecida fama de animal inteligente, íntegro, autónomo, imaginativo y creativo. Para entonces habrá dejado atrás el lastre de la introversión y el sentimiento de culpabilidad

generados en la difícil y complicada madurez. Conciliación, ensoñación, seducción, intelectualidad y enérgica virulencia quedan relegadas por el río del tiempo, es decir, por la sabia experiencia reflexiva. Los años de la Rata y los cinco elementos

(

Cada uno de estos tipos se repiten cada doce años). RATA-TIERRA: Pertenecen a esta conjunción entre Rata y Tierra los nacidos en 1900 y 1960. Se dice que la tendencia Tierra acomoda, da seguridad económica y, por tanto, tranquilidad total. Por esto los individuos Rata con tendencia Tierra suelen ser buenos financieros; sus asuntos monetarios nunca corren peligro de hundirse, aunque a veces se les tacha de egoístas y avaros. Sin embargo, el exceso de seguridad y no tomar precauciones puede llevarles a todo lo contrario, pues el simbolismo de la Tierra está asociado con lo profundo, y esto haría inclinarse a los Rata de Tierra más a la contemplación que a la acción. También, y esto sucede a menudo, acaece en la práctica una mezcla de reflexión y acción. RATA-FUEGO: Pertenecen a esta conjunción Rata y Fuego los nacidos en 1912 y 1972. El simbolismo del elemento Fuego apunta al Sur, al mediodía del verano caluroso.


Pá gin a

25

La Rata/Fuego lleva en su seno la contradicción, pues el Fuego es un elemento YANG que dota de inquietud con su sofocante calor: luz y sombra, negro y blanco. La antinomia constante hace que difícilmente tome decisiones y así el individuo Rata que tenga por elemento esencial el Fuego nunca conocerá la calma y la tranquilidad dentro de sí; aunque en sus relaciones sociales no se manifieste esta zozobra, lo cierto es que se sentirá como prisionero de los convencionalismos de la vida cotidiana. Muchos astrólogos modernos dicen de este individuo que es anticonformista y rebelde. RATA-MADERA: Pertenecen a la conjunción Rata y Madera los nacidos en 1948 . Parece que este elemento equilibra al individuo Rata. El simbolismo de la Madera es amplio y variado y tiene mucho que ver con los movimientos modernos del ecologismo y el amor a la naturaleza. La Madera sale del árbol, éste tiene sus raíces hundidas en la oscuridad de la tierra y sus ramas y hojas expuestas a la luz del día. Luego pone en contacto la oscuridad y la luz; por esto se dice que el individuo Rata que tiene como elemento dominante la Madera es diplomático, comprensivo y apacible. La Madera le confiere armonía y calma, belleza y apresto. RATA-AGUA: Todos los Ratas nacidos en 1936 y 1996 tendrán el elemento Agua como fuerza esencial que actúa en el universo. Esto les confiere unas características propias y los distingue del resto de los Ratas que tengan como fuerza esencial cualquiera de los otros cuatro elementos (Fuego, Madera, Metal y Tierra). El elemento Agua confiere una tranquilidad al individuo Rata

S pe s

difícil de quebrar. Sus acciones estarán dirigidas por la bondad, la delicadeza y la mansedumbre, pues el Agua diluye la agresividad y moldea el carácter más agreste. Cuando la roca cercana al mar es erosionada por las olas, estamos ante una realidad sugestiva: el Rata/Agua es un individuo lleno de entereza, constancia y paciencia y, al fin, superará cualquier obstáculo o conflicto. Lo blando vence a lo duro, dice la ancestral sabiduría china. RATA-METAL: Los nativos del signo Rata nacidos en 1924 y 1984, vivirán bajo la influencia del Metal. En apariencia la tristeza preside la vida del Rata/Metal. Se apartará de todo grupo social y hasta sus amigos lo encontrarán raro con ese afán de rehuirles para buscar la soledad. Dicen que esto sucede así porque el simbolismo del Metal nos remite a la oscuridad de la noche y a la frialdad de las estaciones como el Otoño y el Invierno. Construir y destruir a un tiempo será el lema del Rata/Metal. Y así unas veces pensará que la sociedad le comprime y le mediatiza, y otras, en cambio, se sentirá muy a gusto entre los suyos; pero esto ocurrirá sólo si los demás permiten sus críticas y sus juicios inflexibles. El signo Rata y el amor

M

ala cosa la inconstancia del Rata para el amor. Son capaces de sentir pasiones enormes, pero tremendamente cortas. Son valientes para lanzarse a la conquista, sin prejuicios ni temores, pero enseguida se les borra de su corazón el encanto que creían haber encontrado y termina el amor, el valor, y vuelve la inquietud por encon-

Un ica

trar al ser amado, a esa gran pasión que se promete en los sueños breves y fugaces. Salud

R

ata es un tipo Yin, su complexión debe ser más bien fuerte y de no mucha altura, resistente y con una salud bastante envidiable; pero todo ello no le predispone a la despreocupación, ni mucho menos. Suele ser una persona hipocondríaca, lo cual es una señal de buena salud, porque sólo los sanos se pueden preocupar de posibles problemas de este tipo: a los enfermos no les queda tiempo de ello. Trabajo

S

i a un Rata se le coloca, a la fuerza o por falta de arranque, detrás de un puesto de trabajo rutinario, tendremos a un ser maldiciente y amargado que culpará a los demás de su mala suerte, por que nunca se resignará a ello. En un mundo de temores y de inseguridades, el Rata parece estar a su placer, yendo de un lado para otro, aventurándose en los peores momentos y en las peores situaciones: intentando vivir siempre sus experiencias y conocer nuevas sensaciones. Con todo lo que han visto en su vida sin reposo, llegarán a hacer un buen bagaje de conocimientos y sabrán aplicar los más tarde, cuando llegue la madurez. Aventura

S

egún la filosofía oriental, las personas no son simplemente lo que les


Pá gin a

26

toca ser, sino que tratarán de ser lo que les ha tocado. Es decir, los Rata deberán intentar acoplarse a la perfección a los trazos del animal que rige el año de su nacimiento, para poder obtener la máxima felicidad y el mejor resultado a partir de sus posibilidades. Compañeros de Camino del signo Rata RATA/RATA: Es esta una situación difícil y cargada de angustia donde se plantean estrategias para dominar. Pero, ¿dominar a quién? De aquí la malicia en esta unión, la artimaña para engañarse; mejor dicho, autoengañarse. Esta relación estará llena de tensiones, fricciones y malentendidos que llevarán inevitablemente a crear inestabilidad en una relación íntima y de amistad que, sin embargo, estará presidida por la desconfianza. Para lograr un clima de armonía, debe plantearse si es más conveniente ser dominador que dominado y viceversa. RATA/BÚFALO: La agresividad manifiesta del Rata es frenada por la entereza poderosa del Búfalo. Pero todo esto sucede con serenidad, sin forzar los acontecimientos ni las situaciones. No será necesario que el Búfalo emplee su fuerza bruta para que el Rata se modere. Esto da como resultado una combinación donde el realismo y la prudencia destacarán por encima de idealismos y voluntarismos recalcitrantes, que a medio plazo resultarían nocivos para la estabilidad de esta combinación. RATA/TIGRE: En principio parece un antagonismo, ya que

S pe s

un cazador como el Tigre no parece que pueda unirse eficazmente a un roedor como la Rata. Sin embargo, aquél preservará a ésta de cualquier peligro; se convertirá en un eficaz vigilante que utilizará todo su equilibrio y sus dotes de guía con la intención comprensiva y fiel que le caracteriza; a veces se desentenderá de su compañera, aunque esto obedezca a un plan premeditado y no tenga apenas consecuencias. RATA/GATO: Tradicionalmente se supone que esta es una convivencia poco menos que imposible ya que, por instinto, la Rata huye del Gato al sentirse siempre amenazada por él. Se puede hablar de una mala jugada del destino cuando acaece que la Rata tiene como compañero de camino al Gato; éste intentará insistentemente acabar con la ella. Mientras tanto, la Rata estará en continua vigilia y zozobra. Su vida será dura y tensa, aunque puedan existir, a veces, momentos de serenidad; pero esto será muy fugaz e ilusorio. RATA/DRAGÓN: Puede ser interesante y agradable la combinación entre Rata y Dragón. Los Dragones tienen fama de ser unos compañeros maravillosos y amantes cargados de afectividad, con lo cual nunca la soledad hará mella en la Rata que tenga por compañero de camino al Dragón. De esta forma pueden cargarse de calma y armonía, tanto en sus pensamientos como en sus acciones; su vida no será ya subterránea y siniestra, sino que estará presidida por la luz que le confiere este compañero de camino. RATA/SERPIENTE: Un ser astuto siempre tendrá esta combinación; cuando el compañero

Un ica

de camino es la Serpiente, no existe el descanso y habrá que estar siempre vigilantes para que no te hechice ni te ataque. Le espera, casi con toda seguridad, una vida trabajosa. Por esto el individuo Rata cuyo compañero de camino es la Serpiente, al final, se vuelve siempre hacia sí mismo, hasta caer en el egoísmo y la misantropía. Pero no sucede así por propia elección, sino porque le obliga a ello la circunstancia adversa que hemos descrito; no se le puede, por tanto, culpar por ello. RATA/CABALLO: La mente siempre en acción, siempre preparando proyectos que le lleven a salir de la oscuridad y la angustia en que se encuentra. El Rata que tiene por compañero de camino al Caballo está siempre íntimamente torturado; hasta tal punto llega su angustia que prefiere la inacción y con ello corre el peligro de sentirse inútil. Aunque el simbolismo del Caballo indica, con su galopar brioso, que intentará siempre buscar la luz y salir de las tinieblas en las que se encuentra sumido con tanta frecuencia el individuo que vive esta combinación. RATA/CABRA: Salta a la vista cuando un Rata tiene por compañero de camino a la Cabra. Son personas siempre alegres y dichosas que no cejan ante los obstáculos y zancadillas del medio social. Nada les deprimirá ni les derrotará y siempre saldrán adelante superando las dificultades, aunque ello puede acarrearles, en ocasiones, críticas de propios y extraños. Se les tacha a menudo de despreocupados y de insensibles ante ciertos problemas que se consideran serios;


Pá gin a

27

sin embargo, los individuos Rata que tienen por compañero a la Cabra captan la realidad con fuerza desacostumbrada, y sólo por pura estrategia aparentan frialdad e inhibición ante las cuestiones que se consideran serias en la vida de los seres humanos. RATA/MONO: Nunca gozarán de paz interior quienes tienen en su horóscopo esta combinación. Aunque en apariencia todo marche sobre ruedas, el individuo Rata que tiene por compañero al Mono está desasosegado y hasta se vislumbra en él una especie de sentimiento de culpabilidad imposible de neutralizar. Siempre desearía estar en un lugar distinto del que se halla en cada momento; pero esta lucha interna nunca aflorará a la superficie. Se cree que estos dos animales utilizan técnicas de engaño mutuo y que, el uno al otro, se devuelven los agravios. Así, algunos astrólogos manifiestan que el individuo Rata que tiene por compañero de camino al Mono recuerda siempre los momentos desagradables que le han hecho pasar y tarde o temprano buscará vengarse. RATA/GALLO: Esta combinación se da en individuos llenos de vida, dinámicos y trabajadores de sol a sol, pues el animal Gallo avisa de la salida del Sol y, por el contrario, el animal Rata siempre está inmerso en el lugar más oscuro y presidido por la noche. Esto parece indicar que quien posee esta combinación nunca descansa porque en su escala de valores, prima el trabajo sobre todo lo demás. Esto hará que se olvide a menudo de los suyos lo que le

S pe s

acarreará más de un disgusto. RATA/PERRO: Todo parece que le marcha bien y mucha gente le envidiará por esto. Sin embargo, el individuo Rata que tiene por compañero de camino al Perro es un luchador que se esfuerza por conseguir y llevar a efecto sus proyectos. Proyectos muy meditados y madurados, que no siempre puede materializar. Esto hace que se vuelva, en ocasiones, pesimista y que no valore ni se fíe de los consejos de colaboradores y allegados. En ocasiones, ni siquiera escuchará a las personas con las que convive cotidianamente y por esto puede tener conflictos familiares en alguna ocasión. En el simbolismo animal parece que el Perro es un conductor fiel que lleva a la Rata siempre por buenos caminos; al menos intenta sacarla de los subterráneos y cuevas en los que voluntariamente se asienta.

Glenda Jackson, Rata de 1936

RATA/JABALÍ: A simple vista nos parecerá un individuo interesado sólo por el dato, por lo positivo y, por tanto, materialista. Y algo de ello existe en el individuo Rata que por compañero de camino tiene al Jabalí. Sin embargo, nada más alejado de la realidad y esto se dice porque el simbolismo del Jabalí se

Un ica

interpreta como un animal previsor que todo lo guarda pensando en el futuro o en los malos tiempos. Lo cierto es que estas personas aman la soledad y la necesitan, pues siempre se plantean algún propósito para llevar a término y esto sólo lo consiguen en solitario. Son creativos y a veces recelosos. Ello hace que resulten antipáticos en ocasiones.


Pá gin a

28

S pe s

Un ica

, Por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella

L

os detalles del amor te han venido por el propio amor que vos das. Es el ida y vuelta, la cosa kármica que funciona peor o mejor según se entrecrucen las previstas voluntades del destino y la imprevista voluntad de cada uno. Me va esta onda que a veces se hace honda, jajaja, cuando la cólera me asiste. El Langellashow es un show de cada día en el que desde la soledad, a veces la misantropía alternada con la sociabilidad más vitalista, va ampliando su espectro literario y humano. No serás muy leído pero a lo largo del tiempo desde la Suite primera hasta aquí has ido pergeñando historias múltiples, una comunicación abierta, ambiciosa, íntima, de pizzería chiquita metida en un callejón a la que sólo llegan algunos privilegiados porque es muy fácil perderse, como las calles de los cascos antiguos de Europa, que tan bien conociste, pero se llega si uno quiere ir, si uno quiere atender el llamado afectuoso de un tipo raro que te habla de cosas que creías olvidadas y que acaban por resultar de las más importantes... Y en esta obra: Sorpresas te da la vida ha sucedido eso. Desde tu voz y tus maneras lanzaste un abrazo a un ser querido en el anonimato de los medios, pero la cercanía de tu propia experiencia de

vida, y atiende tu llamada, y se acerca otro... y así vas tejiendo la tela con palabras que compones cada vez con mayor serenidad y cariño y es una tela de araña llena de colores sutiles que no atrapa a nadie, pero a la que quienes se han sentido tocados por tu afectuosa manera de ver la vida quieren ir cuanto antes. Ahí es nada, mira por donde, a la chita callando, el Langellashow brilla con luz propia. No se lo pierdan. Sólo se consigue llegar sottovoce, no es un templo para cualquiera, no se pide guita ni pedigrí, acaso la mirada limpia y la mano bien tendida... y es muy importante la clase de sonrisa que se exhiba. Si esto va bien, será una gozada el periplo. Pero si falla la mirada limpia, la mano bien tendida y la sonrisa diez puntos, se abre la trampilla del suelo y empieza una odisea peor que la de El conde de Montecristo. H. O. R. *

H

ay una película sobre Eva, la que interpreta Ester Goris y Víctor Laplace hace de Perón, con libro de José Pablo Feinmann; yo creo que es lo más sensato y objetivo que se ha hecho sobre Eva, además que es una excelente película, por el mismo libro, la recostrucción de época y las actuaciones.

Bueno, vos no podrás sacarte de encima nunca el haber sido más o menos contemporáneo de esa época. Cuando Perón murió yo tenía 10. Mi madre era peronista callada y mi padre un gorila a voz en cuello. Eso a mí me volvió bastante imparcial creo respecto de este tema. El peronismo y Eva me caen antipáticos en muchos sentidos, pero no lo vivo como una maldición. Me saturó sí tanta conmemoración de la muerte (somos una sociedad bastante necrófila, conmemoramos las muertes de nuestros próceres), la imagen ahora de Eva en el billete de cien pesos me parece innecesaria; se había barajado la posibilidad de poner a Juana Azurduy, eso sí, cualquier cosa en vez de Roca me parece bueno. Pero aún hoy no deja de ser una afrenta a muchos la cara de Eva en el billete. Ya me veo a mi tía perdiendo jubilaciones enteras, por ejemplo, cuando le lleguen los nuevos billetes. Yo no soy peronista, pero entiendo a la gente que lo es. A veces creo que en este país no fuimos todos absolutamente peronistas, de milagro. Es como ser o no ser hincha de Boca. A mí no me interesa el fútbol, pero por qué no vas a ser hincha de Boca, si es el mejor de todos los equipos, desde siempre. El segundo párrafo de tu carta, es tal cual vos lo decís, y comparto el sentimiento. Para


Pá gin a

29

qué vas a ver la película de Feinmann, dice exactamente lo mismo. Hubo sin embargo según empiezo a entender ahora, la posibilidad de un peronismo revolucionario, pero de la mano de Cooke, un peronismo sin Perón ni Eva. Porque creo, ahora como con los Kirchner, en realidad no hay ideología propia. En el caso de Perón y Eva era fascismo, con un modelo de buenas medidas. En el caso de los Kirchner, es solo un conjunto de buenas medidas, no existe el kirchnerismo como ideología, quiero decir, y gracias a Dios, me sale decir. Pero este es un pueblo encendidamente fascista, que en buena medida se somete a mantener viva la iconografía peronista. Estoy seguro que la primera intención del gobierno fue poner a Juana Azurduy en el billete. Pero Cristina no es boluda, y tampoco lo fue Néstor, y a Feinmann ya empiezan a radiarlo de todos lados, desde que dijo que el kirchnerismo decía desmontarse del aparato peronista, y por alguna boludez que dijo después, ya dolido de que no le consintieran el caprichito. Amigo, uno se satura de las cosas que más quiere. Uno tiene una relación erótica (atracción-rechazo) con las cosas que más quiere. Me suena a cuando yo digo que no quiero ser escritor. A mi padre nunca le importó ser abuelo ni padre, y es patético en eso, porque se le nota. Lo tuyo son cabreos filosóficos, me parece, nada más que eso.

S pe s

R. L. *

C

abreo filosófico, perfecto, qué bien me conoces, máster Roberto, yo creo que me refería a que no me importaba antes de serlo, que no andaba en eso, que volaba con aires propios y que me hubiera lanzado al vértigo de la vida orgiástica de sexo, drogas y Piazzolla, porque a mí el rock nunca me motivó, más allá de escribir reportajes sobre sus figuras estelares, y mis ángeles me socorrieron para sacar de mí el sentido carismático de la familia y retroceder en mis impulsos egocéntricos. Es que demasiado joven me uní a un gran amor y me lancé a buscarme la vida sin tener la menor idea de "lo estructural" de ambas experiencias, así que, sin formación amorosa, en una familia disfuncional, y moviéndome entre laburos sin conciencia precisa y con la inconsciencia del joven que ansía la libertad los pasos en el vacío fueron felizmente recogidos en esta pequeña familia. H. O. R. *

M

aese Horace,

Sí, que ya he notado en otras oportunidades que es usted algo disperso;¡oh, con vosotros los escritores! Ay, mi amigo, que por estos

Un ica

lares todo bicho que camina va a parar al asador. Si me manda algo en formato cuento-artículo se publica, jaaaaa, bueno la próxima pregunto antes si está seguro de publicar. A propósito, en septiembre va La Trapecista; ¿estamos de acuerdo? También le recuerdo que ya no tenemos Súbito para el número de septiembre; apuremeló al Guillem de Rubenhor, si quiere publicar en el siguiente número. Bueno, sabe que tenemos tiempo hasta el día 25, en que cierro la revista. Ah, Pablo Scalise. Es un muchacho de 24 años, amigo de mi amigo Franco. Recién empieza a dibujar, tendiendo a la historieta y al tatuaje; encuentro que tiene mucha pasta, hay algo en la mirada, en los ojos de sus personajes, que me dice que no es un dibujante más del montón, que tiene futuro. En fin, querido monsieur, que ya sabemos cómo son los cocheros de hoy día, tan afectos a la taberna. Alejémonos ahora de la caballeriza y adentrémonos a la cocina a degustar alguna empanada recién horneada, hasta tanto no nos volvamos sillones, cuando podamos finalmente descansar entonces junto al fuego de la chimenea. Ah, cierto que allí es verano, bueno, espere que la apago. R. L.


Pรก gin a

30

S pe s

Un ica

El arte de Winsor McCay


Pรก gin a

31

S pe s

Un ica


PĂĄ gin a

32

S pe s

Escritoras

Alfonsina Storni

Carmen Bruna

Gabriela Mistral

Juana de Ibarbourou

AngĂŠlica Gorodischer

Virginia Woolf

Laura Esquivel

Un ica


Pá gin a

33

S pe s

Patricia Highsmith María Elena Walsh

Ursula K. Le Guin

Un ica


Pá gin a

34

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica Curso Práctico de Tarot a distancia Inauguramos nuestro Curso Práctico de Tarot a distancia, el cual tiene una duración de seis meses, de cuatro clases por mes, de modalidad intensiva, racional y psicológica. Por medio de este curso, el estudiante adquirirá los conocimientos específicos y completos acerca de tiradas y lecturas y sobre todas las nociones relativas a nuestra materia. La estructura del curso es modular, mensual y correlativa; esto significa que el alumno adquirirá por adelantado su vacante mensual, la que consta de un módulo de cuatro clases, por cada una que irá recibiendo un apunte de contenidos. La correlatividad de nuestras clases apunta a que nadie podrá "saltearse" módulos, ni obviar algunos de los primeros, aunque se contara con conocimientos previos. Sin embargo, las clases serán individuales y el alumno sí podrá "saltearse" meses de asistencia, sin perder la correlatividad; es decir, al regresar al curso, hubiera pasado el tiempo que fuere, retomará desde el mismo punto donde lo dejó. Se evaluarán exámenes mensualmente, y al final del curso habrá un examen integrador. Se otorgará entonces el certificado de asistencia al curso, y de reconocimiento del egresado como tarotista. Todos los inscriptos al curso recibirán el kit de estudio, el cual consta de todas las herramientas y contenidos necesarios, absolutamente, para la realización de este curso, tales como: Todas las clases serán dictadas por Roberto Langella o María de la Paz Reyes Peña, a elección del alumno. Mazo de cartas de Tarot Marsellés, de Botta (para imprimir). Mazo de cartas Zenner (para imprimir). Presentación del curso y apuntes nº 1, 2, 3 y 4 Carátula personalizada para ir encarpetando los apuntes Fuentes tipográficas para la computadora Todos los alumnos tendrán una clase de dos horas en un día de la semana a convenir, por el programa de videoconferencias Skype Siempre y en todos los casos los alumnos podrán resolver sus dudas y cuestionamientos vía e-mail. Los alumnos egresados encontrarán en Spesunica una fuente de consulta personalizada, para toda la vida. Téngase presente que la suma de los apuntes irán conformando un verdadero libro, manual de Tarot. La cuota mensual es de U$S 40.- ($ 150.– de Argentina) por adelantado, mientras que quien desee pagar el curso completo, en una o dos cuotas trimestrales, el precio final es de U$S 200.- ($ 800.– de Argentina). Para una mayor información acerca de las características de este curso, descargue libremente el artículo "Presentación, Estructura y Temario", en nuestra sección de descargas. www.spesunicastrologia.com.ar


Pรก gin a

35

S pe s

Un ica


Pá gin a

36

S pe s

O n o m a n c i a :

( p r i m e r a

L e t r a

p a r t e )

“ R ”

( s e g u n d a

p a r t e )

y

L e t r a

Un ica

“ S ”

( T o m a d o d e “ A s t r o l o g í a y C i e n c i a s A d i v i n a t o r i a s ” . B i b l i o t e c a B á s i c a M u l t i m e d i a . F . G . E d i t o r e s . M a d r i d , 1 9 9 8 ) .

ROMÁN Nombre que indica gran capacidad de juicio. Es propio de personas lúcidas y despiertas, que valoran la inteligencia y no se les engaña fácilmente. Su principal virtud es que están siempre abiertas a lo nuevo y no critican a los demás. Dinero: Hay que ser realistas y dar la razón a quienes piensan que el dinero es imprescindible, aunque sea para no pensar en él. Amor: La felicidad es la clave de toda relación. Trabajo: Hay que hacerlo lo mejor posible. ROSA Nombre de persona que, en cada circunstancia de su vida, saben valorar lo que les conviene. Casi siempre aciertan al elegir sus amistades y su profesión. Sin embargo, huyen de la monotonía: les gusta hacer nuevos amigos o cambiar de trabajo. Dinero: Les gusta el dinero porque, en su opinión, confiere poder y libertad. Amor: Buscan siempre un amor ideal. Trabajo: Son responsables en su trabajo. ROSALIA Revela cierto afán por preferir la soledad a la compañía inútil. Es propio de

personas que exigen de los demás todo lo que estén dispuestos a darles. A veces, corren el riesgo de volverse muy interesados. Dinero: Siempre que pueden ponen en práctica el poder que emana del dinero. Amor: El amor que no produce felicidad debe ser desechado. Trabajo: Son buenos, y eficaces, profesionales. ROSARIO Representa la presencia de una impronta mística. Es propio de aquellas personas preocupadas por el mundo de la transcendencia y, en todo caso, siempre están dispuestas a unirse a quienes desean implantar valores tradicionales. Dinero: El dinero es siempre un medio que permite realizar determinados fines. Amor: Son fieles y exigen fidelidad a cambio. Trabajo: Se rinde más si se trabaja en algo que uno ha elegido. RUBÉN Indica predisposición y buenos modos, especialmente a la hora de iniciar consultas a sus colaboradores y allegados. Es propio de personas que saben escuchar y que valoran los buenos consejos. Dinero: Consideran al dinero como algo esencial, a lo que no puede renunciarse. Amor: El amor es un bien ne-

cesario, y el desamor un mal evitable. Trabajo: Son buenos y cualificados profesionales. SAMUEL Indica predisposición al diálogo y a la negociación. Es propio de personas que prefieren solventar sus asuntos en colaboración con los demás y que, en todo momento, saben escuchar a sus interlocutores. Dinero: No debe escatimarse el dinero cuando se trata de ayudar a quienes lo necesitan. Amor: Su fidelidad raya en el heroísmo. Trabajo: Realizan sus tareas con apasionamiento. SANTIAGO Nombre que conlleva fuerza y energía en el carácter y en la mente. Es propio de personas con carisma, propensas a mandar y ser obedecidas, aunque, si las circunstancias les fueran adversas, no dudarían en abandonar sus propósitos. Dinero: Les gusta el dinero porque confiere poder y prestigio. Amor: Muestran afecto por la persona amada, sólo cuando saben que no serán rechazados. Trabajo: Nunca están ociosos y desarrollan gran capacidad de trabajo.


Pá gin a

37

S pe s

Un ica

Horóscopo de Enero Enero, por Roberto Langella

a

Aries No es un buen mes para las actividades comerciales ni el intercambio en ningún sentido, y a partir del día 10 todo lo referente a la situación profesional parece entrar en conflicto. Es un mes para pasarla bien entre amigos, y sí también, para planificar lo que será este año.

b

Tauro Intercambio fluido con todo lo que tenga que ver con el extranjero. Es posible hacer algun viaje de placer. Las concepciones filosóficas también se ven favorecidas. Cuidado sin embargo con tener problemas con la autoridad, o con verse envueltos en situaciones de conflicto social.

c

Géminis Un mes con algunas “fricciones” respecto de la sexualidad, pero también es una situación de la que se puede sacar buen partido. Muy buen mes para exámenes universitarios.

d

Cáncer El foco estará puesto en la pareja durante todo este mes. Gran período para disfrutar de la misma.

e

Leo Irritación y fastidios en el ámbito laboral, que se arrastran y se llevan a la esfera del hogar, lo que puede provocar discusiones y peleas con la pareja. Un mes para tomárselo con calma y esperar nada más a que pase.

f

Virgo Un mes para disfrutar con los hijos y en general, para pasarla bien, de vacaciones. Algunos podrá vivir situaciones románticas “extra”.

g

Libra El foco estará puesto en asuntos de hogar, que no complacen; podrán sentir cierta incomodidad de estar en casa, por lo que es posible que estén más fuera de ella. Las mujeres en particular podrían vivir una movida relación amorosa. Un buen mes para realizar deportes o para poner en marcha proyectos creativos.

h

Escorpio El foco estará puesto en hermanos, parientes y vecinos, en quienes se refugiará probablemente por problemas y discusiones en el propio hogar. Buen mes para todo lo relacionado con publicaciones, comercio y aprendizaje básico o técnico.

i

Sagitario El foco estará puesto en las ganancias, que pueden provenir del comercio o de cualquier cosa relacionada con la estética y las artes. Buen mes también para ustedes, para el aprendizaje de materias básicas o técnicas.

Capricornio

j

Mes de cumpleaños para la mayoría de estos nativos, que se sentirán particularmente vigorizados. Las cuestiones financieras se verán muy activadas.

Acuario

k

Mes de cumpleaños para los del primer decanato. Para todos por igual, podrán sentirse algo coléricos, irritables. También un tanto introspectivos, con dificultades para sociabilizar.

Piscis

l

Excelente mes para pasarla con amigos y para planificar el año. Sin embargo, cuidado con estar reprimiendo tensiones, en todo caso, se les recomienda realizar deportes. Tengan cuidado también de no exponerse a situaciones peligrosas (andar a solas en la calle por la noche, dejar la casa sola sin tomar mayores precauciones, etc.).


Pá gin a

38

S pe s

Un ica

Sumario de los números anteriores Revista Spes Unica nº 1 - Noviembre 2010 Contenido: En el cruce de caminos (Idres Sha); Síntesis (Alberto Draco); Perspectivas opuestas (Cecilia Draco); Aventuras de una tarotista alocada: La iniciación (1º parte) (Mary Paz Reyes Peña); Apología sobre Sócrates (Silvia Ditro); La vida prenatal reflejada en la carta astral (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 2 - Diciembre 2010 (Comprar versión impresa) Contenido: ¿Te acuerdas? (Flor Mendoza); Un cuento sufí (Orlando Ampuero); El miedo (Nancy Malave); El origen de los signos: Aries y Tauro; Aventuras de una tarotista alocada: La iniciación (2º parte) (Mary Paz Reyes Peña); Diurno para un soneto a México / Diurno para el adiós y un soneto / Duermo entre mi muerte (Juan Bautista Villaseca); Advenimiento (Roberto Langella); Me río (Mary Paz Reyes Peña); Onomancia; Horóscopo; El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 3 - Enero 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Yo quiero (Mary Paz Reyes Peña); El origen de los signos: Géminis y Cáncer; Aventuras de una Tarotista Alocada: La iniciación (3º parte) (Mary Paz Reyes Peña); El equilibrio del mundo (Zambayonni); Lo efímero (Mary Paz Reyes Peña); Y lo perdurable (Roberto Langella); Onomancia; Correo de lectores; Horóscopo; El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 4 - Febrero 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: En la garganta del vampiro (Roberto López Moreno); Esto también pasará (Celia Loyola); El origen de los signos: Leo, Virgo y Libra; Aventuras de una tarotista alocada: La iniciación (4º parte) (Mary Paz Reyes Peña); Mentiras / (sin título) (Bárbara Ghianda); Acerca del olvido y del polvo (Roberto Langella); Hastío (Mary Paz Reyes Peña); Onomancia; Correo de lectores; Horóscopo; El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 5 - Marzo 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Alegrías compartidas (Reyes Peña-Langella); Divagaciones pelotudas (Los Metiches) (Mary Paz Reyes Peña); Morir no duele (Roberto Langella); El origen de los signos: Escorpio y Sagitario; Aventuras de una Tarotista Alocada: La iniciación (5º parte) (Mary Paz Reyes Peña); Princesa de Talco / 5111 Sin culpa / D – XXI (Raül Jurado Gallego); Onomancia; Correo de lectores; La extensión del universo en los libros (Hermann Hesse); Horóscopo; El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 6 - Abril 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: No perder las esperanzas (Reyes Peña-Langella); Divagaciones pelotudas (Amigas con problemas) (Mary Paz Reyes Peña); Parajoda: Últimas consecuencias de nuestra paradoja (Roberto López Moreno); El origen de los signos: Capricornio, Acuario y Piscis; Aventuras de una tarotista loca: La iniciación (última parte) (Mary Paz Reyes Peña); El Nazareno (Ángel Loyola); Balandra (Roberto López Moreno); Oda (Kenny Delgado Fragoso); Homenaje casi religioso en un prostíbulo de Noruega (Carmen Bruna); Onomancia; Correo de lectores; Él amor erótico (Erich Fromm); Horóscopo; El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 7 - Mayo 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Nostalgias de otras épocas (Reyes Peña-Langella); Las cosas que realmente no puedo soportar (María


Pá gin a

39

S pe s

Un ica

Sánchez Lozano); Los signos del zodiaco y el amor; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Tres pasos / Versos de amor y de tristeza (Kenny Delgado Fragoso); Escriba mucho y todo apretado (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Onomancia; Correo de lectores; El arte de Rafael Olbinsky; Horóscopo; Las palmeras salvajes (fragmento) (William Faulkner). Revista Spes Unica nº 8 - Junio 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: La verdad no existe (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; Ninguno como yo / Me gustaría tranquilizaros / Todos los premios (Horacio Otheguy Riveira); Los signos del zodiaco y el amor; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Poema del invierno y de la primavera (Kenny Delgado Fragoso); Cómo escribir y llenarse de dinero (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Onomancia; El arte de Remedios Varo; Horóscopo; Instrucciones – Ejemplos sobre la forma de tener miedo (Julio Cortázar). Revista Spes Unica nº 9 - Julio 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: No somos representativos de nada (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; Palillo y Cerilla enamorados (Tim Burton); Los no fumadores (Bill Hicks); Los no fumadores y yo (Roberto Langella); Los signos del zodiaco y la salud; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Ensayo al amor (Kenny Delgado Fragoso); Como escribir un buen policial (Roberto Langella); Por la memoria de Eduardo Daniel Melgar (Roberto Langella); Nadie es perfecto (Luis García Orihuela); Reflexión acerca de „Nadie es perfecto‟, artículo de Luis García Orihuela (Roberto Langella); Onomancia; Correo de lectores; Horóscopo; El arte de Octavio Ocampo; Desperdicia (Tim Burton). Revista Spes Unica nº 10 - Agosto 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Carta del músico Fito Páez al diario Página 12 de Buenos Airea, tras las elecciones por la Gobernación de la Capital Federal, julio de 2011; Noticias del mundillo literario; Ojos de videotape (Charly García); Dios ha muerto, el hombre ha muerto y yo no me encuentro bien (Felipe Muñoz Plaza); Anhedonia (Charly García); Los signos del zodiaco y la salud; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Carta a la familia / De qué me sirve amarte (Kenny Delgado Fragoso); Como sobrevivir a la buena onda de los colegas (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Sobre la internacionalización del Amazonas (Gilberto Gil); Onomancia; Desarma y sangra / Vampiro (Charly García); Horóscopo; El arte de Francisco Goya; El mito de la consciencia objetiva (Theodore Roszak). Revista Spes Unica nº 11 - Septiembre 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Soy kirchnerista (Roberto Langella); Noticias del mundillo literario; La larga previa de Roger Waters y The Wall en Argentina (Roberto Langella); Los signos del zodiaco y el trabajo; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Como escribir poesía, ser poeta y que los demás le crean (Roberto Langella); Tanguito del riachuelo / Escollos / País convulsionado / Corazonada / A ella que anda por ahí / Sensual Baires (Jorge Dossi); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); Pasiones / Versos a la muerte (Kenny Delgado Fragoso); Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 12 - Octubre 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Noticias del mundillo literario; La impunidad en el hecho artístico (Roberto Langella); No apto para diabéticos / Cuchilla vieja (José Luis Colmenero); Apología sobre Sócrates (Silvia Ditro); Parajoda: Últimas consecuencias de nuestra paradoja (Roberto López Moreno); Ninguno como yo (Horacio Otheguy Riveira); Silencio (Mayra Cabrera); Los enigmas del mundo (Brian Stableford); El arte de Antonio del Olmo; ¿Qué se siente que te maten a un hijo? (Mary Paz Reyes Peña); Los signos del zodiaco y el trabajo; Dios ha muerto, el hombre ha muerto y yo no me encuentro bien (Felipe Muñoz Plaza); Ojos de carne, ojos de fuego (Theodore Roszak); Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Pero (el Mero Ser); El Mero Ser y los descreídos (Roberto Langella); Doña Luisa (Yoselem Divincenzo); Como escribir poesía erótica y no ser considerado un vulgar onanista (Roberto Langella); Diurno para el adiós y un soneto (Juan Bautista Villaseca); Sin título (Bárbara Ghianda); Princesa de Talco (Raül Jurado Gallego); El Nazareno (Ángel Loyola); Balandra (Roberto López Moreno); Oda (Kenny Delgado Fragoso); Sensual Baires (Jorge Dossi); Mis-


Pá gin a

40

S pe s

Un ica

celáneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); Pobre alma mía (Simón Domínguez Barahona); Mensajes de Hotmail (y otras divagaciones pelotudas) (Mary Paz Reyes Peña); Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 13 - Noviembre 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: La mejor manera de derribar un gobierno (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; ¿Existe el alma gemela? (Roberto Langella); Pantalla del mundo nuevo (Pappo); Fue simplemente un viernes (Luis Adolfo Duarte Reina); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Los signos del zodiaco y la aventura; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Como ser filosofo y que no se diga que usted ha perdido el contacto con la realidad (Roberto Langella); Dime que me necesitas / Tu sombra (Kenny Delgado Fragoso); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 14 - Diciembre 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Feliz 2012 para todos (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; El mito de Lilith y el conflicto primordial de la humanidad (Roberto Langella); Aforismos (Raúl Gustavo Aguirre); Fue simplemente un viernes (Luis Adolfo Duarte Reina); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Los signos del zodiaco y la aventura; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Como ser un escritor de derechas con sentido del humor (Roberto Langella); Misceláneas interrumpidas (Otheguy RiveiraLangella); Todo mi desayuno / Se vuelca la sopa (Facundo Aguirre); Onomancia; Horóscopo; Historia de animales (Domingos Pellegrini). Revista Spes Unica nº 15 - Enero 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: Feliz 2012 para todos (2) (Reyes Peña-Langella); Crónica de una presentación anunciada (Mary Paz Reyes Peña); Valerie Solanas, una mujer anatemizada (Roberto Langella); Sé tú mismo (Yoselem Divincenzo); El Astrólogo y la Tarotista al banquillo; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Se me cayeron las alas; Los signos del zodiaco en la historia (Aries); Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); El arte de Renata Schussheim; Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 16 - Febrero 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: La hoguera de las vanidades (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; Cartas Zenner: Una forma de medir la pes (Roberto Langella); O Crux Ave, Spes Unica (G. F. de Palestrina); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Facebook como sucedáneo… ¡de todo! (Roberto Langella); Los signos del zodiaco en la historia: Tauro; Nuestro presente (Yoselem Divincenzo); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Tu léxico (Yoselem Divincenzo); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 17 - Marzo 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: La inercia (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; La adolescencia (Yoselem Divincenzo); El sacerdote (William Faulkner); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Adhiera a una nueva corriente literaria y que no se note que ud. escribe para el orto (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Los signos del zodiaco en la historia: Géminis; Rock: Música dura. La suicidada por la sociedad (Luis Alberto Spinetta); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); El arte de Norman Rockwell; Onomancia; Horóscopo.


Pá gin a

41

S pe s

Un ica

Revista Spes Unica nº 18 - Abril 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: 29 de febrero, perdón y después (Roberto Langella); Noticias del mundillo literario; La juventud (Yoselem Divincenzo); El huésped de Drácula (Bram Stoker); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Las acólitas de Carrie Bradshaw (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Los signos del zodiaco en la historia: Cáncer; De la musa al poeta / Pecado / Desterrada / La muerte le sienta bien (María Ester Rinaldi); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); El arte de Pilar Giménez Bret; Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 19 . Mayo 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: De atenuantes y agravantes (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; La madurez (Yoselem Divincenzo); El huésped de Drácula (Bram Stoker); Malvinas en Madrid (Guillem de Rubenhor); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Los poetas malditos (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Grandes poemas muy breves en español del siglo XX (Jorge David Alonso Curiel); Los signos del zodiaco en la historia: Leo; Compumanía (Mary Paz Reyes Peña); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); El arte de Eva Besnyö; Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 20 - Junio 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: Las flechas del tiempo, la aljaba de la edad (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; El huésped de Drácula (3º parte), por Bram Stoker; Norman Cousins, la risa es cosa seria, por Guillem de Rubenhor; El suicida, por Enrique Anderson Imbert; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (8º parte), por Armando Rey; Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña; Acerca de las naturalizaciones, por Roberto Langella; La poesía de Charles Bukowski, por Jorge David Alonso Curiel; Admirable, por Fabiana Villafañe; El Astrólogo y la Tarotista; Los signos del Zodíaco en la Historia (Virgo); Golpes bajos, por María de la Paz Reyes Peña; Garganta de sombras, por María Ester Rinaldi; Tom Traubert‟s Blues, por Tom Waits; Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella; El arte de Edward Hooper; Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 21 - Julio 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: Noche de horror (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; El huésped de Drácula (última parte), por Bram Stoker; Margarita Landi, señora del crimen, por Guillem de Rubenhor; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (9º parte), por Armando Rey; Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña; Escuchame, por Horacio Otheguy Riveira; Tres poetas españoles que apuestan por la claridad, por Jorge David Alonso Curiel; El Astrólogo y la Tarotista; Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella; Princesitas muertas, por Thomas Czarnecki; Los signos del zodiaco en la historia (Libra); Los viejos de mierda, por Roberto Langella; Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 22 - Agosto 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: Cortinas de humo (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; El marciano (1º parte), por Ray Bradbury; No está escrito en ninguna parte, por Horacio Otheguy Riveira; La voz de un pueblo dormido, por Fabián Gutiérrez Reyes; Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña; Damas del crimen en primera línea de fuego, por Guillem de Rubenhor; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (10º parte), por Armando Rey; Se me cayeron las alas; El Astrólogo y la Tarotista; Recordando “Nueve Reinas”, de Fabián Bielinsky, por Jorge Alonso Curiel; Los signos del zodiaco en la historia (Escorpio); Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella; Pablo Scalise, de Llavallol para el mundo; Lo mejor (y lo peor) de Facebook; Onomancia; Horóscopo.


Pá gin a

42

S pe s

Un ica

Revista Spes Unica nº 23 - Septiembre 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: Vamos por todo, por Mary Paz Reyes Peña; Noticias del mundillo literario; El marciano (2º parte), por Ray Bradbury; Suzanne Leperrier, la trapèziste, por Horacio Otheguy Riveira; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (11º parte), por Armando Rey; La pareja perfecta del siglo XXI (1º parte), por Simón Domínguez Barahona; Se me cayeron las alas; Poesía (El descubrimiento / De Dios / Él (Yo) / Resurgir primario / Miserando), por Daniel Grustán Isabela; Divagaciones pelotudas, por Mary Paz Reyes Peña; Lesiones del buen escribir, por Roberto Langella; El astrólogo y la tarotista, por Ñapi; Súbitos (El último suspiro de Narciso Ibáñez Menta), por Guillem de Rubenhor; Los signos del zodiaco en la historia (Sagitario); Tumbas de la gloria, por Fito Páez; Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella; La escultura hiperrealista de Ron Mueck; Lo mejor de Facebook; Lo peor de Facebook ; Onomancia; Horóscopo Revista Spes Unica nº 24 - Octubre 2012 (Comprar versión impresa) Editorial, por María de la Paz Reyes Peña; Dos años, por Roberto Langella; Noticias del mundillo literario; El marciano (última parte), por Ray Bradbury; Súbitos (Cuando ellas se desnudan), por Guillem de Rubenhor; La pareja perfecta del siglo XXI (última parte), por Simón Domínguez Barahona; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (última parte), por Armando Rey; Se me cayeron las alas; La Pastora / Florencio: el maquis hermafrodita, por Horacio Otheguy Riveira; Poesía, por Daniel Grustán Isabela (El ayeante primigenio, En menos de un millón de años, Tú que me lees); Lesiones del buen escribir, por Mary Paz Reyes Peña; Lesiones del buen escribir 2, por Roberto Langella; Divagaciones pelotudas, por Mary Paz Reyes Peña; Divagaciones pelotudas 2, por Roberto Langella; El Tarot de la Tarotista, por Ñapi; Los signos del zodiaco en la historia (Capricornio); Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella; El arte de Scott Davidson; Lo Mejor de Facebook; Lo peor de Facebook; Onomancia; Horóscopo; Sumario de números anteriores. Revista Spes Unica nº 25 - Noviembre 2012 (Comprar versión impresa) Editorial, por Roberto Langella; Calaverita para mi flaco, por María de la Paz Reyes Peña; Introducción a Gritos desde el Hades, por María de la Paz Reyes Peña; Semillas, por Jorge Dossi; Aventuras de una tarotista alocada (Los trabajos negros de Gina), por María de la Paz Reyes Peña; María de la Paz en Veracruz, por Horacio Otheguy Riveira; Poesía (Qué dirías / Vivir / Descubrimiento / Lo gris / Los villanos / Una promesa), por María de la Paz Reyes Peña; Poesía (Canción de amor para Mary Paz / A Mary Paz / Ouroboros consumada / Inventario / Escribir tu nombre con sangre), por Roberto Langella; Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña; La galería de arte del Astrólogo y la Tarotista, por Ñapi; El Facebook de Mary Paz; Lo efímero y lo perdurable, por Roberto Langella y María de la Paz Reyes Peña; Los signos del zodiaco en la historia (Acuario); Onomancia ; Horóscopo ; Sumario de los números anteriores. Revista Spes Unica nº 26 - Diciembre 2012 (Comprar versión impresa) Seguir viviendo sin tu amor, por Roberto Langella; Noticias del mundillo literario; Los amantes, por Julio Cortázar; Tlön, Uqbar, Orbis Tertius (1º parte), por Jorge Luis Borges; El fantasma de la tía Guillermina, por Horacio Otheguy Riveira; Canelita o el paso de azúcar amargo (1º parte), por Chabela Ximénez; Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña; Poesía, por Daniel Grustán Isabela; Se me cayeron las alas (parte 11); Sobre la astrología predictiva, por Eloy R. Dumond; Lesiones del buen escribir, por Roberto Langella; El Elegido, por María de la Paz Reyes Peña (1962-2012), por Guillem de Rubenhor; Esperando a Godot, por Ñapi; Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella; El arte de Bruno Torfs; Lo mejor de Facebook; Los signos del zodiaco en la historia (Piscis); Onomancia; Horóscopo; Sumario de los números anteriores.

El Astrólogo y la Tarotista - Edición especial nº 1 (Comprar versión impresa)


Pá gin a

43

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica Curso Integral de Astrología a distancia Inauguramos nuestro curso de astrología a distancia, el cual tiene una duración de seis meses, de cuatro clases por mes, de modalidad intensiva, racional y psicológica. Por medio de este curso, el estudiante adquirirá los conocimientos específicos y completos acerca de la confección e interpretación de la carta natal astrológica, Revoluciones Solares, cartas combinadas y sinastrías, y todas las técnicas complementarias que hacen al quehacer del oficio de astrólogo. La estructura del curso es modular, mensual y correlativa; esto significa que el alumno adquirirá por adelantado su vacante mensual, la que consta de un módulo de cuatro clases, por cada una que irá recibiendo un apunte de contenidos. La correlatividad de nuestras clases apunta a que nadie podrá "saltearse" módulos, ni obviar algunos de los primeros, aunque se contara con conocimientos previos. Sin embargo, las clases serán individuales y el alumno sí podrá "saltearse" meses de asistencia, sin perder la correlatividad; es decir, al regresar al curso, hubiera pasado el tiempo que fuere, retomará desde el mismo punto donde lo dejó. Se evaluarán exámenes mensualmente, y al final del curso habrá un examen integrador. Se otorgará entonces el certificado de asistencia al curso, y de reconocimiento del egresado como astrólogo. Todos los inscriptos al curso recibirán el kit de estudio, el cual consta de todas las herramientas y contenidos necesarios, absolutamente, para la realización de este curso, tales como: Todas las clases serán dictadas por Roberto Langella Tablas de Efemérides Planetarias para los siglos XX y XXI Tablas de Casas Otras diferentes tablas Plantilla para la confección de mapas astrales Presentación del curso y apuntes nº 1, 2, 3 y 4 Carátula personalizada para ir encarpetando los apuntes Fuentes tipográficas de astrología para la computadora Todos los alumnos tendrán una clase de dos horas en un día de la semana a convenir, por el programa de videoconferencias Skype Siempre y en todos los casos los alumnos podrán resolver sus dudas y cuestionamientos vía email. Los alumnos egresados encontrarán en Spesunica una fuente de consulta personalizada, para toda la vida. Téngase presente que la suma de los apuntes irán conformando un verdadero libro, tratado de Astrología. La cuota mensual es de U$S 40.- ($ 150.– de Argentina) por adelantado, mientras que quien desee pagar el curso completo, en una o dos cuotas trimestrales, el precio final es de U$S 200.- ($ 800.– de Argentina). Para una mayor información acerca de las características de este curso, descargue libremente el artículo "Presentación, Estructura y Temario", en nuestra sección de descargas.

www.spesunicastrologia.com.ar


Consultorio Astrológico Spesunica

A S T R O L T A R O T , P C U E N T O S C U E N T

O G Í A , O E M A S , Y O T R O S O S . . .

www.spesunicastrologia.com.ar robertolangella@spesunicastrologia.com.ar

Un lugar de encuentro.

A la memoria de María de la Paz Reyes Peña (1962-2012) co-fundadora de esta revista y del consultorio astrológico Spesunica. Por siempre.

Spes Unica. Año 4 nº 27. Enero de 2013 Editada por el Consultorio Astrológico Spesunica Dirección: Roberto Langella Registro de Propiedad Intelectual: En trámite. Impreso por Peecho B. V., Amsterdam, Netherlands Colaboran en este número: Horacio Otheguy Riveira; Chabela Ximénez; Daniel Grustán Isabela; Guillem de Rubenhor; Ñapi. Las afirmaciones y opiniones vertidas en los artículos y textos son de exclusiva responsabilidad de quienes los escriben. Se prohíbe la reproducción total o parcial por cualquier medio de esta publicación, sin previa autorización de la editorial. Contenidos registrados en www.safecreative.org Los números atrasados pueden ser obtenidos siguiendo este vínculo: http://issuu.com/robertolangella

¡Esperamos sus colaboraciones!

Revista Spes Unica nº 27 - Enero 2013  

Que tengan todos un gran año.