FIELES Y VERDADERAS - Un estudio comprehensivo del libro de Revelación-

Page 1

Roberto Celaya Figueroa


…para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas y nosotros por medio de él (I Corintios 8:6)


Dedicatoria

A la Iglesia de Dios (7° Día)

Página web habla hispana: http://www.iglesiadediosapostolica.org/ Página web oficinas centrales: http://www.churchofgod-7thday.org/


Índice

Introducción ..................................................................................................... 1 1 Preliminares ................................................................................................... 5 2 El mensaje de los 3 ángeles ............................................................................ 8 3 El mensaje a las siete iglesias ......................................................................... 10 4 Visión del trono y el libro sellado ................................................................... 18 5 Los siete sellos ............................................................................................... 22 6 Los 144,000 sellados ....................................................................................... 26 7 Plagas ............................................................................................................ 28 8 Los dos testigos .............................................................................................. 38 9 Mujer ............................................................................................................. 41 10 Bestia ........................................................................................................... 44 11 Ramera ........................................................................................................ 49 12 Gran Día ....................................................................................................... 56 13 Milenio y más ............................................................................................... 60


Introducción

El libro de Revelación, el último de la Biblia en ser concluido, con el que termina de atarse la Ley y el Testimonio (Isaías 8:16), es como su nombre lo indica un libro que corre el velo sobre verdades que deben ser conocidas por el Pueblo de Dios y que al igual que toda la Escritura “es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17). A pesar de esto, el mensaje de este libro siempre ha sido motivo de especulación y, por consecuencia, de erradas interpretaciones. Los cuatro principales errores en los que se incurre cuando se aborda el mensaje del libro de Revelación son creer que éste está en orden cronológico, creer que todo se refiere exclusivamente al tiempo del fin, tomar sus expresiones de manera literal, y no dejar que la Biblia se interprete a sí misma. Respecto del primer error, creer que éste está en orden cronológico, podemos verlo cuando se lee de principio a fin creyendo se trata de la trama de una historia cuyos sucesos se van concatenando uno a otro, lo cual no necesariamente es así. Por ejemplo, en Revelación 1:7 se muestra al Hijo del Hombre viniendo en Su gloria, aunque todavía no se revela el resto del libro, siendo que no es sino hasta Revelación 19:11-16 que se da la visión completa de Su segunda venida. Con relación al segundo error, creer que todo se refiere exclusivamente al tiempo del fin, es cuando quien lee el mensaje del libro, tal vez por cuestiones históricas, culturales o religiosas que siempre se han referido al mismo como lo que pasará al final de los tiempos, supone que se refiere precisamente a lo que pasará al término de este siglo, lo cual tampoco es así, no al menos en la totalidad del mensaje. Por ejemplo, el relato de la mujer y el dragón de Revelación 12 se refiere tanto a la congregación de Israel del Antiguo Testamento de la cual y en la cual nace el Hijo de Dios (Revelación 12:1-2, 5) como a la iglesia de Dios del Nuevo Testamento (Revelación 12:6, 13-17) quien es perseguida después de la venida de Jesús a la tierra, con lo que se abarcan miles de años de historia.

1


El tercer error, tomar sus expresiones de manera literal, se da cuando quien lee el mensaje de este libro lo interpreta tal como está escrito, lo cual tampoco es así, simplemente nadie esperaría ver saliendo del mar una “bestia [con] siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo” (Revelación 13:1), u “otra bestia que [suba] de la tierra; y [tenga] dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero [hable] como dragón” (Revelación 13:11), es más que evidente que se trata de símbolos que deben interpretarse. El cuarto y último error, que es lo opuesto al anterior, se refiere a no dejar que la Biblia se interprete a sí misma. En este incurre quien al leer su mensaje, sabiendo se trata en su mayoría de símbolos que deben interpretarse, comienza a dejar a volar su imaginación adjudicando a los mismos interpretaciones que según el lector explican el mensaje aunque en realidad terminan ocultándolo. Por ejemplo, en Revelación 6:2 está la visión de “un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer” que muchos interpretan sólo por la descripción es Jesús, cuando, como se verá cuando se aborde ese capítulo, no es así, si es que uno se atiene a la escritura; o el caso del número de la Bestia de Revelación 13:18 que tal vez sea uno de los más llevados y traídos pero que cuando se aplica la escritura éste cobra claridad. Pero el Pueblo de Dios no debe estar en confusión, máxime cuando Dios mismo ha expresado que Él revela sus designios a sus fieles (Amós 3:7-8), mientras que “los ignorantes e inestables [los] tuercen, como también tuercen el resto de las Escrituras, para su propia perdición” (2 Pedro 3:16). Ahora bien, hay que tener muy en claro que “que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada” (2 Pedro 1:20), “porque Jehová da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia” (Proverbios 2:6), siendo así que debemos allegarnos a Él solicitando que a través de Su Santo Espíritu nos guíe a la verdad (Juan 16:13), conforme a Su voluntad y para Su mayor gloria (1 Corintios 10:31). Para abordar el libro de Revelación lo primero que debemos entender es que no es un solo tema el que se trata sino varios, y así como el Antiguo Testamento gira en torno a la congregación que en su momento era el Pueblo de Israel, el Nuevo Testamento gira en torno al Pueblo de Dios, Su iglesia, por lo que los temas del libro de Revelación giran en torno a la iglesia de Dios.

2


Estos diferentes temas no son consecutivos sino simultáneos, dicho de otra forma se superponen unos a otros para dar una visión general de la historia de la iglesia durante los últimos poco más de dos mil años, como se irá mostrando cuando se aborde su contenido. De manera general se presenta en la siguiente página un esquema cronológico que corresponde a la manera en que se abordan los diferentes temas que trata el libro de Revelación, en el entendido que la explicación del esquema mismo así como del contenido del libro de Revelación se irá desarrollando a lo largo de este libro. Como puede verse, el mensaje de los tres ángeles, el mensaje a las siete iglesias, los siete sellos que se abren, las plagas (primero las siete trompetas y después las siete copas), los dos testigos, la iglesia, la Bestia, y la Ramera son temas que suceden al mismo tiempo en el transcurso de los dos mil años de la iglesia, hay temas adicionales como la introducción, la visión del trono y del libro sellado, el mensaje de ánimo o el cántico de los redimidos que son de un momento y que sirven de enlace en los temas, por último el tema del Gran Día así como del Milenio y más salen de la historia de la iglesia y apuntan hacia un futuro cuando Jesús regrese y el Reino de Dios se instaure en la tierra. Ese esquema es la forma en que se irán presentando los temas y todo esto se irá desarrollando al abordar cada tema. En ese mismo esquema pueden verse no solo los capítulos y versículos, tanto del libro de Revelación como del resto de la Biblia, aplicables a cada tema sino también la correlación con los Puntos Doctrinales (P.d.), el Instructor de la Verdad I (i.v.) y el Instructor de la Verdad II (i.v. II), y Razones y Principios (R y P), esto para cuidar la ortodoxia de la iglesia de Dios. Por último, es necesario aclarar que los comentarios sobre el libro de Revelación no son detallados ni exhaustivos sino una guía que facilite su comprensión siendo las citas bíblicas que se den, así como la correlación con los Puntos Doctrinales, el Instructor de la Verdad I y el Instructor de la Verdad II, y Razones y Principios, a los que el estudioso de este libro debe acudir, pidiendo a Dios su guía, para una comprensión mayor en cuanto alcance y profundidad.

3


Capítulo en Tema

Referencias en la iglesia de Dios

Referencias en el libro de Revelación

este libro 7:9-17 13

Milenio y más

(Mt. 24:15) 14: 1-5, 12-20; 19 12

Gran Día

20; 21; 22

P.d. 33, 34; 38; i.v. 14, 15; i.v. II 44; R y P 5, 23, 27, 36 P.d. 31; i.v. 6, 7, 8, 13; i.v. II 39, 40, 41, 42 P.d. 30; i.v.

11

13: 11-18; 17: 1-7; 17: 15-18

Ramera

18

23, 24; i.v. II 38; R y P 5

10

P.d. 30; i.v. 18, 19, 24; i.v. II 38; R y P5

13: 1-10; 17: 8-14

Bestia

9

Mujer

12

P.d. 36; i.v. II 46 // P.d. 10, 11

8

2 testigos

11: 1-13

P.d. 10, 1; i.v. 21; R y P 22, 23

7

Plagas

7 trompetas 8; 9; 10; 11:14-19

7 copas (15); 16

P.d. 29, 6; i.v. 9, 10, 11, 12

6

Los 144,000 sellados

5

Siete sellos

(4; 5); 6:1-16

6:14-17

i.v. 7:18n; R yP5

4

Trono y libro sellado

3

7:1-8

4; 5

Siete iglesias

P.d. 10, 11

(1); 2; 3

P.d. 17, 28,

Mensaje tres 14:6-11

2 ángeles 1

Preliminares

29; R y P 5 1


1

Preliminares Rev. 1

Los preliminares del libro de Revelación nos establecen la fuente misma de lo manifestado, el Padre a través de Su Hijo, así como Sus autoridades y algunas caracterizaciones, resaltando la comisión dada a Juan de enviar este mensaje a las iglesias de Dios.


Capítulo 01 1:1 La revelación de Jesucristo, que Dios le Comentario [rcf1]: Am. 3:6–7

dio, para manifestar a sus siervos las cosas que

Comentario [rcf2]: Hch. 2:1-4, 6, 1213, 14-16; Dn. 12:4; Rev. 1:19; Jn. 12:31; Heb. 1:2; 9:26; Is. 9:1-2; 1 Jn. 2:18; Rev. 1:9; 1 Pe. 1:20

deben suceder pronto; pronto; y la declaró enviándola

Comentario [rcf3]: Rom. 10:10 ; Rev. 14:12; Is. 8:16

Dios, y del testimonio de Jesucristo, Jesucristo, y de todas

Igual que un proceso paulatino de revelación en cuanto al grado de complejidad del mismo, el Capítulo 1 es relativamente fácil de entender. En él se establecen las bases de la autoridad en cuanto a la revelación que se va a proporcionar indicando que viene, como señala el v. 1, de Dios a través de Su Hijo.

por medio de su ángel a su siervo Juan, 1:2 que ha dado testimonio de la palabra de las cosas que ha visto. 1:3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen

El v. 2 hace referencia al carácter de la labor del apóstol así como del cumplimiento de la gran comisión que, junto con el resto de los discípulos y de la iglesia naciente, se le ha encomendado al señalar que ha dado “testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo”, siendo, como se verá en el v. 9, la causa por la que está preso.

las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está Comentario [rcf4]: 1 Pe. 4:17; 2 Tim. 3:1; Heb. 1:2; 1 Pe. 1:20; 2 Pe. 3:8; Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Jn. 12:31; Is. 9:1-2; 1 Jn. 2:18; Rev. 1:9

cerca. cerca.

Comentario [rcf5]: Gn. 2:1-2

que ha de venir, venir, y de los siete espíritus que

Comentario [rcf6]: 1 Tim. 1:17

están delante de su trono;

Comentario [rcf7]: Is. 11:2

1:5 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito

Comentario [rcf8]: 1 Cor. 15:20-23

de los muertos, muertos, y el soberano de los reyes de la

Comentario [rcf9]: Heb. 5:20

tierra. tierra. Al que que nos amó, amó, y nos lavó de nuestros

Comentario [rcf10]: Ef. 5:2

pecados con su sangre, sangre,

Comentario [rcf11]: Heb. 9:14; 7:27; 9:26; 10:10; 10:12

1:6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, Dios, su

Comentario [rcf12]: Ex. 19:6; Dan. 7:14; 1 Pe. 2:9; Rev. 5:10; 20:6

los siglos. Amén.

Comentario [rcf13]: Hechos 1:11; Rev. 14:14; Mt. 24:30; Dn: 7:13; 1 Tes. 4:17 Comentario [rcf14]: Mat. 24:30; Mc. 13:26; Lc. 21:27 Comentario [rcf15]: Jn. 19:37 Comentario [rcf16]: Zac. 12:10 Comentario [rcf17]: Is. 44:6

1:4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y

El v. 3 señala como es que “el tiempo está cerca”, lo cual, como se verá conforme se desarrollen los demás capítulos, señala hacia que lo contenido en el libro de revelación aplica desde el inicio de la iglesia, hasta el regreso de Jesús y más allá, no siendo un mensaje, como algunos creen, sólo para el fin del presente siglo.

Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de 1:7 He aquí que viene con las nubes, nubes, y todo ojo

El v. 4 señala los destinatarios de esta revelación, que, como se verá más delante son los diferentes tipos de iglesias desde su nacimiento hasta la venda de Jesús. Los vv. 5 a 7 apuntan a Jesús, Su sacrificio, nuestro papel en ello y nuestra esperanza. El v. 8 apunta al Padre de nuevo pues esta revelación procede de Él. El v. 9 ubica a Juan “en el día del Señor”, es decir, el momento tanto previo como posterior del establecimiento del Reino de Dios en la tierra, de la misma forma, retomando lo señalado en el v. 2, señala que ha sido el cumplimiento de la gran comisión dada por Jesus la causa de que se encuentre preso.

le verá, verá, y los que le traspasaron; traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. él. Sí, amén. 1:8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, venir, el Todopoderoso. 1:9 Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la

Comentario [rcf18]: Rev. 14:12

paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de

Comentario [rcf19]: Rom. 10:10 ; Rev. 14:12; Is. 8:16

Dios y el testimonio de Jesucristo. Jesucristo.

Comentario [rcf20]: Sof. 1:7; Is. 2:12; Ez. 30:3

Señor, Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de

Comentario [rcf21]: Is. 44:6

1:11 que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, Omega, el

1:10 Yo estaba en el Espíritu en el día del

El v. 11 inicia con autoridad con el mensaje indicando, de nueva cuenta, los destinatarios y la comisión de enviar a ellos el mensaje.

trompeta, primero y el último. Escribe en un libro lo que

6


Comentario [rcf22]: Gn. 2:1-2

ves, y envíalo a las siete iglesias que están en

El v. 12 contienen una visión de siete candeleros, simbología que la misma revelación interpretará más delante (v. 20).

Asia: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea. 1:12 Y me volví para ver la voz que hablaba Comentario [rcf23]: Rev. 1:20

conmigo; conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro,

Comentario [rcf24]: Rev. 1:20

1:13 y en medio de los siete candeleros, candeleros, a uno

Comentario [rcf25]: Mat. 20:28; Mc 8:31; Dn 7:13

semejante al Hijo del Hombre, Hombre, vestido de una

Comentario [rcf26]: Lc. 12:35; 1 Pedro 1:13

pecho con un cinto de oro.

Comentario [rcf27]: Prov. 16:31 Comentario [rcf28]: Rev. 19:12

Los vv. 13 a 16 contiene una descripción de Jesús, el Hijo del Hombre, concordante con otras visiones de la Escritura; además del simbolismo de las siete estrellas (v. 16) que al igual que los siete candeleros serán interpretadas por la misma revelación más delante (v. 20).

ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el 1:14 Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como

Los vv. 17 a 18 son una descripción que Jesús hace de sí mismo que muestra su naturaleza, poderío y majestad.

llama de fuego; fuego; 1:15 y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como

Comentario [rcf29]: Ez. 1:27; 8:2; Dn. 10:5-7 Comentario [rcf30]: Rev. 1:20 Comentario [rcf31]: Rev. 19:15; Ef. 6:17; Heb. 4:12 Comentario [rcf32]: Mal. 3:20; Mat. 17:2

estruendo de muchas aguas. aguas.

Para el v. 19 puede retomarse, como se irá haciendo en el resto de los capítulos, el comentario del v. 3 de que “lo contenido en el libro de revelación aplica desde el inicio de la iglesia, hasta el regreso de Jesús y más allá, no siendo un mensaje, como algunos creen, sólo para el fin del presente siglo”, ya que como puede leerse, en cuanto a las visiones que Juan testificará, éstas se refieren tanto a “las que son, y las que han de ser después de estas”, es decir, ya estaban algunas en el mismo momento de Juan mientras que otras se irían desarrollando a lo largo de la historia de la iglesia hasta culminar con el regreso de Jesús, el establecimiento del Reino de Dios sobre la Tierra y más allá.

1:16 Tenía en su diestra siete estrellas; estrellas; de su boca salía salía una espada aguda de dos filos; filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza. 1:17 Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No

Comentario [rcf33]: Heb 13:8

temas; yo soy el primero y el último; último; 1:18 y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí

Comentario [rcf34]: Mat. 28:6; Mc. 16:6; 2 Tim. 2:8; 1 Cor. 15:20

que vivo por los siglos de los siglos, amén. amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. 1:19 Escribe las cosas que has visto, y las que

Comentario [rcf35]: Rev. 1:1; Hch. 2:14, 6, 12-13, 14-16 ; Jn. 12:31; Heb. 1:2; 9:26; Is. 9:1-2; 1 Jn. 2:18; Rev. 1:6; 1 Pe. 1:20

son, y las que han de ser después de estas. estas.

Comentario [rcf36]: Jos. 6:15; Lev. 4:6; 25:8; 26:18; Sal. 119:164; Rev. 13:1; 17:10; Mt. 18:21, 22

oro: las siete estrellas son los ángeles de las

1:20 El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de

El v. 20 establece la regla básica de interpretación tanto del contenido de Revelación como del resto de la Escritura en cuanto a que es la Biblia la que se interprete a sí misma. En este versículo se da la interpretación de las visiones tanto de los vv. 11-12 como del v. 16: estrellas son ángeles, candeleros son iglesias. Nótese que el número de iglesias es de siete que comunica la idea de perfección y plenitud, es decir y como se retomará más delante, de nueva cuenta apunta hacia toda la historia de la iglesia de Dios.

siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias. iglesias.

7


2

El mensaje de los 3 รกngeles Rev. 14:6-11; P.d. 17, 28, 29; R y P 5

El mensaje de los tres รกngeles son expresiones generales de verdades manifestadas que aplican a toda la historia que gira en torno a la iglesia de Dios desde sus inicios y no son mensajes exclusivos del fin del presente siglo. Estos tres mensajes sirven de marco para todo lo manifestado en Revelaciรณn.


Capítulo 14: 66-11 14:6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, Comentario [rcf37]: Hch. 17:22-25

que tenía el evangelio eterno para predicarlo a

Comentario [rcf38]: 1 Tim. 1:17; Mal. 3:6

los moradores de la tierra, a toda nación, tribu,

Comentario [rcf39]: Hch. 10:34-35

Como se comentó en el capítulo anterior, Revelación es la manifestación de verdades que se refieren a la historia tomando como punto de referencia la iglesia de Dios, es así que abarca desde que inicia y hasta la culminación con la venida de Jesús y el establecimiento del Reino de Dios en la Tierra. En este entendido el mensaje de los tres ángeles aplica a toda esa historia y no son mensajes exclusivos del fin del presente siglo.

lengua y pueblo, pueblo, 14:7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y

Comentario [rcf40]: 1 Pe. 4:17; 2 Tim. 3:1; Heb. 1:2; 9:26; 1 Pe. 1:20; 2 Pe. 3:8; Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Jn. 12:31; Jn. 16:10 ; Is. 9:1-2; 1 Jn. 2:18

dadle gloria, porque la hora de su juicio ha

Comentario [rcf41]: Jn. 16:10

14:8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído,

llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. aguas. ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha

Del Capítulo 14, el v. 16 habla del evangelio, el cual al ser su fuente Dios comparte la característica de ser eterno. Ese mismo versículo señala que Dios no hace acepción de personas al llevar el evangelio a todo mundo.

hecho beber a todas las naciones del vino del Comentario [rcf42]: Jn. 16:11; Col. 2:15; Rev. 12:9; 2 Tes. 2:7

furor de su fornicación. fornicación. 14:9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, 14:10 él también beberá del vino de la ira de

El v. 17 manifiesta el primer mensaje, claro por sí mismo, hace referencia a la idea de juicio, y por ende de justicia divina, siendo que éste inicia desde los primeros días de la iglesia cuando Jesús encarga la gran comisión a su iglesia y asciende a los cielos.

Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su Comentario [rcf43]: Jn. 16:9; Sof. 2:13 Comentario [rcf44]: Rom. 2:6 Comentario [rcf45]: Hebreos 4:1-3, 912; Ex. 31:17; 20:8

ira; ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; 14:11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su

El v. 8 contiene el mensaje de la caída de Babilonia, que es la Ramera de Revelación 13 y 17 y que se refiere a una iglesia apóstata o

imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.

caída. La caída de esta iglesia comenzó recién fue establecida la iglesia de Dios, por lo que este mensaje inicia desde entonces al señalar la situación como lo que es: el pecado en el que se incurre al no creer en Jesús ni en su iglesia y seguir doctrinas abominables de demonios a través de esta Babilonia usada por el diablo para engañar a las naciones. Los vv. 9 y 10 contienen el mensaje de lo que les sucederá a quienes adoren a la Bestia, su imagen o reciban su marca, que es ser merecedor del vino de la ira de Dios, lo cual comienza a señalar hacia las plagas postreras para quienes estén vivos y al tormento (corrección o destrucción) tanto para ellos como para quienes ya hubiesen muerto. Aunque cuando se aborde el tema de la marca de la Bestia se explayará en esto, nótese que se refiere a una señal que se recibe, señal que dado proviene de la Bestia (Imperio Romano) debe encontrarse en toda la historia de este respecto de la iglesia de Dios, de la misma forma la iglesia de Dios guarda los mandamientos del Padre siendo el único visible el que se refiere a guardar el Sábado, único mandamiento que por cierto igual funge de señal pero para el pueblo de Dios. Por último, aunque como se comentó en su momento se abordará el tema de la marca de la Bestia, nótese que quienes la han aceptado no tienen reposo, al menos no el reposo de Dios, de nueva cuenta referencia al cuarto mandamiento.

9


3

El mensaje a las siete iglesias Rev. (1); 2; 3; P.d. 10, 11

El preámbulo del mensaje a las siete iglesias comienza primordialmente desde el capítulo 1 de Revelación con la visión del Hijo del Hombre con las siete estrellas en la mano entre los siete candeleros, pero es en este capítulo donde se emite el mensaje dirigido a las siete iglesias que, como se comentará, son un tipo de todas las iglesias, o más bien de todos los tipos de miembros que habrían en la iglesia de Dios durante toda su existencia: (1) aquellos que son como la iglesia de Éfeso, con obras, trabajo, paciencia, sufrimiento, y aguante pero que olvidan el fuego interno de sus primeros pasos en el Camino; (2) aquellos que son como la iglesia de Esmirna, con obras, tribulaciones, y pobreza material aunque riqueza espiritual, que sufren tribulación pero se mantienen firmes; (3) aquellos que son como la iglesia de Pérgamo, que se les reconocen sus obras a pesar de estar en medio de la confusión babilónica de este siglo, pero que son tolerantes con quienes sostienen prácticas diabólicas ajenas a la verdad; (4) aquellos que son como la iglesia de Tiatira, con obras, amor, fe, servicio y paciencia, incluso que han ido creciendo en esto en el Camino, pero que al igual que la iglesia de Pérgamo, son tolerantes con las prácticas inmundas y abominables de este siglo; (5) aquellos que son como la iglesia de Sardis, muertos espiritualmente, sin obras perfectas ante Dios, y con la advertencia que si no se corrige enfrentarán el juicio cuando menos lo esperen; (6) aquellos que son como la iglesia de Filadelfia, fuertes, no por sí mismos sino por mantenerse fieles en la Palabra y el Testimonio, y que por esto tienen la promesa de ser protegidos cuando venga la prueba que se avecina sobre el mundo; o (7) aquellos que son como la iglesia de Laodicea, que a sus propios ojos son ricos espiritualmente hablando pero que en realidad no son ni fríos ni calientes sino tibios por lo que son rechazados.


Capítulo 02

Del Capítulo 2, el v. 1 identifica a la fuente del mensaje: Jesús mismo.

2:1 Escribe al ángel de la iglesia en Efeso: El Comentario [rcf46]: Rev. 1:16

que tiene las siete estrellas en su diestra, diestra, el que

Comentario [rcf47]: Rev. 1:12

anda en medio de los siete candeleros de oro, oro,

El v. 2 es una apología al tipo de miembro que en todas la historia de la iglesia de Dios se identifica con la iglesia de Éfeso: obras, trabajo y paciencia, al igual que perspicacia para detectar a los falsos apóstoles, de igual forma el v. 3 reconoce el sufrimiento, paciencia y aguante para cumplir el mandato de Jesús.

dice esto: Comentario [rcf48]: Mat. 7:16-20

2:2 Yo conozco tus obras, obras, y tu arduo trabajo y

Comentario [rcf49]: 1 Cor. 15:58

paciencia; paciencia; y que no puedes soportar a los malos, malos,

Comentario [rcf50]: Rev. 14:12

y has probado a los que se dicen ser apóstoles, apóstoles,

Comentario [rcf51]: Sal. 1:1 Comentario [rcf52]: 1 Jn. 4:1; Is. 8:20 Comentario [rcf53]: 2 Pe. 2:1

2:3 y has sufrido, sufrido, y has tenido paciencia, paciencia, y has

Comentario [rcf54]: Mat. 5:10-11

trabajado arduamente por amor de mi nombre, nombre, y

Comentario [rcf55]: Rev. 14:12

no has desmayado. desmayado.

Comentario [rcf56]: Jn. 9:4

2:4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu

Comentario [rcf57]: Is. 41:10

primer amor. amor.

Comentario [rcf58]: Prov. 5:19

Para reavivar el espíritu de esta iglesia el v. 3 exhorta a recordar lo aprendido y ponerlo por práctica, so pena de enfrentar juicio cuando menos lo espere.

2:5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y

Comentario [rcf59]: Sal. 51

arrepiéntete, arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si

Comentario [rcf60]: Rev. 22:12; 2 Pe. 3:10

no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de

Comentario [rcf61]: Ez. 18:23

Con todo, a este tipo de miembro se le reclama, como dice el v. 4, el haber olvidado su primer amor, ese fuego interno que cuando se convirtió a la verdad lo dirigió de inicio en el Camino.

y no lo son, y los has hallado mentirosos; mentirosos;

En virtud de esto el v. 5 es una amonestación a convertirse de ese andar que lo ha desviado de la senda de perfección y santidad, so pena de perder su luz misma.

su lugar, si no te hubieres arrepentido. arrepentido. 2:6 Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.

Comentario [rcf62]: Mat. 13:9

2:7 El que tiene oído, oiga oiga lo que el Espíritu

Comentario [rcf63]: Mt. 10:39; 16:25; Mc. 8:35; Lc. 9:24; 17:33

dice a las iglesias. Al que venciere, venciere, le daré a

Comentario [rcf64]: Prov. 3:13-18; Rev. 22:1-5

del paraíso de Dios. Dios.

Comentario [rcf65]: Heb 13:8

El primero y el postrero, postrero, el que estuvo muerto y

Comentario [rcf66]: Mat. 28:6; Mc. 16:6; 2 Tim. 2:8; 1 Cor. 15:20

A pesar de lo anterior se le reconoce en el v. 6 la aversión que tiene hacia los nicolaítas. De éstos, si bien no se sabe a ciencia cierta cuáles eran sus prácticas religiosas, el contexto del mensaje apunta hacia una desviación moral y religiosa.

comer del árbol de la vida, el cual está en medio 2:8 Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna:

El v. 7 hace la primera declaración que soporta la postura de que el mensaje a las siete iglesias vivió, vivió, dice esto: representa los tipos de miembros de la iglesia de Dios que coexistirían en todas su historia, no como algunos sostienen diferentes iglesias identificadas y separadas entre sí históricamente. Como podemos ver en este versículo se señala claramente que el Espíritu les habla a “las iglesias”, esto quiere decir que estarán simultáneamente existentes y podrán escuchar el mensaje. El versículo cierra el mensaje con las promesas que se repiten de Dios y Su Hijo para todo aquel que es fiel. El v. 8 señala el destinatario del mensaje que ahí empieza: al tipo de miembro que en todas las edades de la iglesia de Dios se identifica con la iglesia de Esmirna. De igual forma identifica a la fuente del mensaje: Jesús mismo.

11


Comentario [rcf67]: Mat. 7:16-20

2:9 Yo conozco tus obras, obras, y tu tribulación, tribulación, y tu

Comentario [rcf68]: Mat. 5:10-11

pobreza (pero tú eres rico), rico), y la blasfemia de los

Comentario [rcf69]: Lv. 24:11; Stg. 2:7; Mat. 5:3; Hch. 6:11; Mt. 12:24; Mt. 9:1-6; 26:64-66; Jn. 10:33, 36

que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás. Satanás.

Comentario [rcf70]: Mat. 12:31

2:10 No temas en nada lo que vas a padecer. padecer.

Comentario [rcf71]: Rev. 12:9

He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros

Comentario [rcf72]: Is. 41:10

en la cárcel, para que seáis probados, probados, y tendréis

Comentario [rcf73]: Mat. 5:10-11

tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, muerte,

Comentario [rcf74]: Is. 48:10; Job 23:10; Prov. 17:3; 1 Pe. 1:7; Sal. 119:127; 66:10

y yo te daré la corona de la vida. vida. 2:11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu

Comentario [rcf75]: Mat. 24:13

dice a las iglesias. El que venciere, venciere, no sufrirá

Comentario [rcf76]: Sant. 1:12; Prov. 4:7-9

2:12 Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo:

daño de la segunda muerte. muerte.

Comentario [rcf77]: Mat. 13:9

El que tiene la espada aguda de dos filos dice

Comentario [rcf78]: Mt. 10:39; 16:25; Mc. 8:35; Lc. 9:24; 17:33

esto:

Comentario [rcf79]: Judas 12; Rev. 20:14

donde está el trono de Satanás; pero retienes

Comentario [rcf80]: Rev. 1:16; Heb. 4:12 Comentario [rcf81]: Mat. 7:16-20 Comentario [rcf82]: Jn. 17:11

El v. 9 es una apología al tipo de miembro de esta iglesia: sus obras, sus tribulaciones, la pobreza, y el acoso de quienes son sus enemigos a quienes aquí se les señala como miembros de la falta de la sinagoga de Satanás y se les endilga la grave falta de caer en blasfemia, término utilizado en la Biblia para los casos en que se difaman el nombre o el carácter de Dios , ya sea en forma directa o implícita, como cuando se atribuyen evidencias del poder divino al diablo o se pretende la divinidad o las prerrogativas divinas. El v. 10, si bien menciona diez días de tribulación, lo cual pudiera considerarse (como algunos lo hacen) diez años proféticos de persecución (quienes así lo hacen lo atribuyen a la persecución de Diocleciano del 303 al 313 d.C.), dada la consideración (que se tocará más delante) que estos mensajes son para los tipos de miembros de todas las edades de la iglesia de Dios, se refiere a las persecuciones que los

2:13 Yo conozco tus obras, obras, y dónde moras, mi nombre, nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás.

fieles de la iglesia de Dios experimentarían durante toda la historia de la iglesia, lo cual de igual forma está acorde al significado del número diez en la Biblia que apunta hacia lo completo, lo perfecto, lo cual de igual forma puede indicar no solo la historia completa de la iglesia de Dios sino las tribulaciones que experimentaría y la perfeccionarían como oro acrisolado. Argumento más a favor de esto es que la iglesia no experimentó solo diez años de persecución sino en realidad en toda su historia ha sido perseguida de una u otra forma (incluso esa persecución de Diocleciano sería un tipo de la que experimentaría en toda su historia la iglesia de Dios). De igual forma este versículo cierra el mensaje con las promesas que se repiten de Dios y Su Hijo para todo aquel que es fiel. El v. 11 hace la segunda declaración que soporta la postura de que el mensaje a las siete iglesias representa los tipos de miembros de la iglesia de Dios que coexistirían en todas su historia, no como algunos sostienen diferentes iglesias identificadas y separadas entre sí históricamente. Como podemos ver en este versículo se señala claramente que el Espíritu les habla a “las iglesias”, esto quiere decir que estarán simultáneamente existentes y podrán escuchar el mensaje. El versículo cierra el mensaje con las promesas que se repiten de Dios y Su Hijo para todo aquel que es fiel. El v. 12 señala el destinatario del mensaje que ahí empieza: al tipo de miembro que en toda la historia de la iglesia de Dios se identifica con la iglesia de Pérgamo. Además señala la fuente del mensaje: Jesús. El v. 13 es una apología de las obras del tipo de miembro de esta iglesia, esto a pesar de morar donde está el trono de Satanás (Pérgamo era famosa por sus templos al Emperador a los dioses de Roma, una apoteosis del culto al Imperio Romano). Mención especial se hace a la retención del nombre de Jesús como parte de la verdadera doctrina, incluso al enfrentar persecución y muerte incitadas por el Enemigo.

12


2:14 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que

A pesar de lo anterior el v. 14 señala una falta que esta iglesia tiene y que es la tolerancia incluso entre los miembros que comenten fornicación espiritual., es decir, que estando en la iglesia de Dios comulgan con las prácticas abominables de la Babilonia de este siglo.

tienes ahí a los que retienen la doctrina doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer Comentario [rcf83]: Judas 11; Num. 25

fornicación. 2:15 Y también tienes a los que retienen la

De igual forma el v. 15 señala que esa tolerancia se extiende hacia los que sostienen la doctrina de los nicolaitas, comentados en el v. 6

doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. 2:16 Por tanto, arrepiéntete; pues si no, no, vendré Comentario [rcf84]: Rev. 22:12; 2 Pe. 3:10 Comentario [rcf85]: Heb. 4:12 Comentario [rcf86]: Mat. 13:9 Comentario [rcf87]: Gn. 32:29; Mt. 10:39; 16:25; Mc. 8:35; Lc. 9:24; 17:33

a ti pronto, pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. boca.

El v. 16, refiriéndose a quienes tienen esa tolerancia con las prácticas inmundas de este siglo, los amonesta a cambiar o en su momento correr con la suerte de sus herejías.

2:17 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita

Comentario [rcf88]: Jn. 6:58

blanca, y en la piedrecita escrito un nombre

Comentario [rcf89]: Is. 62:2

nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo

El v. 17 hace la tercera declaración que soporta la postura de que el mensaje a las siete iglesias representa los tipos de miembros de la iglesia de Dios que coexistirían en todas su historia, no como algunos sostienen diferentes iglesias identificadas y separadas entre sí históricamente. Como podemos ver en este versículo se señala claramente que el Espíritu les habla a “las iglesias”, esto quiere decir que estarán simultáneamente existentes y podrán escuchar el mensaje. El versículo cierra el mensaje con las promesas que se repiten de Dios y Su Hijo para todo aquel que es fiel.

recibe. 2:18 Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira: El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama Comentario [rcf90]: Rev. 1:14

de fuego, y pies semejantes al bronce bruñido, bruñido,

Comentario [rcf91]: Rev. 1:15

dice esto:

Comentario [rcf92]: Mat. 7:16-20

2:19 Yo conozco tus obras, obras, y amor, amor, y fe, fe, y

Comentario [rcf93]: 1 Cor. 13:4-7

servicio, y tu paciencia, paciencia, y que tus obras

Comentario [rcf94]: Hebreos 11:1

postreras son más que las primeras.

Comentario [rcf95]: Rev. 14:12

2:20 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los

Comentario [rcf96]: 1 Sa. 3:13

El v. 18 señala el destinatario del mensaje que ahí empieza: al tipo de miembro que en toda la historia de la iglesia de Dios se identifica con la iglesia de Tiatira. De igual forma identifica a la fuente del mensaje: Jesús mismo

ídolos. ídolos. 2:21 Y le he dado tiempo para que se

Comentario [rcf97]: Ez. 18:23

arrepienta, arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. 2:22 He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran

El v. 19 es una apología de las obras del tipo de miembro de esta iglesia: obras, amor, fe,

tribulación a los que con ella adulteran, si no se Comentario [rcf98]: Ez. 18:23

arrepienten de las obras de ella. ella. servicio y paciencia, incluso se menciona como es que ha ido creciendo en esto en el Camino. A pesar de lo anterior el v. 20 reclama la tolerancia hacia quienes en su interior desvían a los fieles de la verdadera doctrina para ir en pos de herejías. El v. 21 indica cómo es que se ha sido en extremo paciente esperando la conversión de quienes se desvían, sin resultado. Por lo anterior el v. 22 señala los castigos que les sobrevendrán para todos aquellos que se han empecinado en ser rebeldes ante Dios y Su Hijo.

13


2:23 Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las

El v. 23 cierra con la cuarta declaración que soporta la postura de que el mensaje a las siete iglesias representa los tipos de miembros de la iglesia que coexistirían en todas sus edades, no como algunos sostienen diferentes iglesias identificadas y separadas entre sí históricamente.

iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según Comentario [rcf99]: Job 7: 18; Jer. 17:10; Dn. 12:2-3; Jn. 5:28-29

vuestras obras. obras. 2:24 Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las

Comentario [rcf100]: Jud. 3

profundidades de Satanás, Satanás, yo os digo: No os

Comentario [rcf101]: Mat. 11:30

impondré otra carga; carga;

Como podemos ver en este versículo se señala claramente el que, dado el castigo que sobreviene a esta iglesia, “todas las iglesias sabrán”, esto quiere decir que estarán existentes y podrán darse cuenta.

2:25 pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo Comentario [rcf102]: Rev. 3:11

venga. venga.

Comentario [rcf103]: Mt. 10:39; 16:25; Mc. 8:35; Lc. 9:24; 17:33

2:26 Al que venciere y guardare mis obras hasta

Comentario [rcf104]: Mat. 24:13 Comentario [rcf105]: Dn. 7:18 Comentario [rcf106]: Sal. 2:9; Rev. 19:15 Comentario [rcf107]: 2 Pe. 1:19; Is. 58:8; 60:1; Lc. 1:78; 1 Jn. 2:8 Comentario [rcf108]: Mat. 13:9

el fin, fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, naciones,

El v. 24 diferencia a quienes no se han desviado de la Palabra y el Testimonio verdaderos y les indica que no se les impondrán cargas mayores.

2:27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre; 2:28 y le daré la estrella de la mañana. mañana.

Lo que si el v. 25 conmina a retener esa fe y el testimonio y guardarse en la verdad.

2:29 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Los vv. 26 a 28 cierra el mensaje con las promesas que se repiten de Dios y Su Hijo para todo aquel que es fiel.

Capítulo 03

El v. 29 contiene la quinta declaración que soporta la postura de que el mensaje a las siete iglesias representa los tipos de miembros de la iglesia que coexistirían en todas sus edades, no como algunos sostienen diferentes iglesias identificadas y separadas entre sí históricamente.

3:1 Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El Comentario [rcf109]: Is. 11:1-2; Prov. 9:1

que tiene los siete espíritus de Dios, Dios, y las siete

Comentario [rcf110]: Rev. 1:16

estrellas, estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, obras, que

Comentario [rcf111]: Mat. 7:16-20

tienes nombre de que vives, y estás muerto. muerto.

Comentario [rcf112]: Ef. 2:1; Col. 2:13; Rom. 8:6; Rom. 7:9-10; Jer. 21:8

Como podemos ver en este versículo se señala claramente que el Espíritu les habla a “las iglesias”, esto quiere decir que estarán simultáneamente existentes y podrán escuchar el mensaje. El Capítulo 3 continúa el mensaje a las siete iglesias. El v. 1 señala el destinatario del mensaje que ahí empieza: al tipo de miembro que en todas las edades de la iglesia de Dios se identifica con la iglesia de Sardis. También identifica a la fuente del mensaje: Jesús mismo. Por último comienza el mensaje de forma lapidaria al señalarle a esta iglesia que a pesar de sus obras se encuentra muerta espiritualmente hablando, eso incluso aunque tiene nombre de alguien que vive, es decir esta iglesia se encuentra muerta espiritualmente para Dios aunque para el mundo pueda ser de otra forma incluso al grado de éste reconocerla como viva.

14


3:2 Sé vigilante, y afirma las otras cosas que

El v. 2 señala la causa de la muerte espiritual: no se han hallado en esta iglesia obras perfectas delante de Dios, pero aun así se le exhorta a no morir del todo pues aún hay cosas en esta iglesia que si bien no han muerto están por morir, es decir, languideciendo como una vela que se apaga y que pueden ser reavivadas. Para reavivar el espíritu de esta iglesia el v. 3 exhorta a recordar lo aprendido y ponerlo por práctica, so pena de enfrentar juicio cuando menos lo espere.

están para morir; porque no he hallado tus obras Comentario [rcf113]: 1 Tes. 5:6-11; Lc. 21:34-36; Mc. 13:33-37

perfectas delante de Dios. Dios. 3:3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no

Comentario [rcf114]: 2 Pe. 3:10

velas, vendré sobre ti como ladrón, ladrón, y no sabrás a

Comentario [rcf115]: Mt. 24:43-44

qué hora vendré sobre ti. ti. 3:4 Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán

Comentario [rcf116]: Rev. 19:8; 6:11

conmigo en vestiduras blancas, blancas, porque son dignas.

Comentario [rcf117]: Mt. 10:39; 16:25; Mc. 8:35; Lc. 9:24; 17:33 Comentario [rcf118]: Rev. 19:8; 6:11 Comentario [rcf119]: Judas 5 Comentario [rcf120]: Mt. 10:32; Lc. 12:8 Comentario [rcf121]: Mat. 13:9

Aun así el v. 4 reconoce que hay entre los miembros de esta iglesia quienes se han mantenido fieles y les promete a estos el reconocimiento que de ellos se les dará.

3:5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. ángeles.

El v. 5 cierra el mensaje con las promesas que se repiten de Dios y Su Hijo para todo aquel que es fiel.

3:6 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. 3:7 Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene

El v. 6 contiene la sexta declaración que soporta la postura de que el mensaje a las siete iglesias representa los tipos de miembros de la iglesia que coexistirían en todas sus edades, no como algunos sostienen diferentes iglesias identificadas y separadas entre sí históricamente.

la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y Comentario [rcf122]: Is. 22:22

cierra y ninguno abre: abre:

Comentario [rcf123]: Mat. 7:16-20

3:8 Yo conozco tus obras; obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie

Comentario [rcf124]: Is. 22:22

puede cerrar; cerrar; porque aunque tienes poca

Comentario [rcf125]: 2 Cor. 12:10

fuerza, fuerza, has guardado mi palabra, palabra, y no has

Comentario [rcf126]: Sal. 119:11

negado mi nombre. nombre.

Comentario [rcf127]: Mt. 10:33; Lc. 12:9

3:9 He aquí, yo entrego de la sinagoga de

Comentario [rcf128]: Sant. 1:8

son, son, sino que mienten; he aquí, yo haré que

Como podemos ver en este versículo se señala claramente que el Espíritu les habla a “las iglesias”, esto quiere decir que estarán simultáneamente existentes y podrán escuchar el mensaje.

Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado.

El v. 7 señala el destinatario del mensaje que ahí empieza: al tipo de miembro que en toda

La historia de la iglesia de Dios se identifica con la iglesia de Filadelfia. También identifica a la fuente del mensaje: Jesús mismo. El v. 8 es una apología de las obras del tipo de miembro de esta iglesia haciendo referencia a la fuerza que tiene, no por sí misma sino por mantenerse fiel en la Palabra y el Testimonio. El v. 9, haciendo referencia a Revelación 2:9, menciona el destino que sufrirán los herejes miembros de la sinagoga de Satanás, destino donde tendrán que reconocer la fidelidad de esta iglesia. Recordemos que a estos de la sinagoga de Satanás se les endilga en Revelación 2:9 la grave falta de caer en blasfemia.

15


Comentario [rcf129]: Sal. 119:11

3:10 Por cuanto has guardado la palabra de mi

Comentario [rcf130]: Rev. 14:12

paciencia, paciencia, yo también te guardaré de la hora de

Comentario [rcf131]: Lc. 21:36; 1 Pe. 1:5

la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, entero,

Comentario [rcf132]: 2 Pe. 3:10

3:11 He aquí, yo vengo pronto; pronto; retén lo que

Comentario [rcf133]: 1 Tes. 5:6-11; Lc. 21:34-36; Mc. 13:33-37; Ez. 18:24; 33:13; Ecl. 9:18

tienes, para que ninguno tome tu corona. corona.

Comentario [rcf134]: Mt. 10:39; 16:25; Mc. 8:35; Lc. 9:24; 17:33

El v. 10 contiene una promesa para este tipo de iglesia relacionada con su fidelidad. La promesa de ser cuidada, protegida cuando vengan la prueba que se avecina sobre el mundo.

para probar a los que moran sobre la tierra.

Los vv. 11 a 12 cierra el mensaje con las promesas que se repiten de Dios y Su Hijo para todo aquel que es fiel. Significativo el hecho de que en un solo versículo (v. 12) Jesús se refiere en cuatro ocasiones al Padre como “mi Dios”.

3:12 Al que venciere, venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el

Comentario [rcf135]: Prov. 9:1

nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva

Comentario [rcf136]: Rev. 21:2

Jerusalén, la cual desciende del cielo, cielo, de mi mi

Comentario [rcf137]: Rev. 19:12

Dios, y mi nombre nuevo. nuevo.

Comentario [rcf138]: Mat. 13:9

3:13 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu

El v. 13 contiene la séptima declaración que soporta la postura de que el mensaje a las siete iglesias representa los tipos de miembros de la iglesia que coexistirían en todas sus edades, no como algunos sostienen diferentes iglesias identificadas y separadas entre sí históricamente.

dice a las iglesias. 3:14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y Comentario [rcf139]: Jn. 7:7; 1 Tim. 6:13; Jn. 18:37

verdadero, verdadero, el principio de la creación de Dios, Dios,

Comentario [rcf140]: 1 Jn. 1:1; Sal. 110:3; Jn. 1:13; Prov. 8:22-31; Col. 1:15-20

3:15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni

dice esto:

Comentario [rcf141]: Ef. 4:14

caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!

Comentario [rcf142]: Rom. 8:5

3:16 Pero por cuanto eres tibio, tibio, y no frío ni

Como podemos ver en este versículo se señala claramente que el Espíritu les habla a “las iglesias”, esto quiere decir que estarán simultáneamente existentes y podrán escuchar el mensaje.

caliente, te vomitaré de mi boca. 3:17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he Comentario [rcf143]: Lucas 12:16-20

El v. 14 señala el destinatario del mensaje que ahí empieza: al tipo de miembro que en todas las edades de la iglesia de Dios se identifica con la iglesia de Laodicea. También identifica a la fuente del mensaje: Jesús mismo.

enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado,

Comentario [rcf144]: Hab. 2:16

miserable, pobre, ciego y desnudo. desnudo. 3:18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí

Comentario [rcf145]: Is. 48:10; Job 23:10; Prov. 17:3; 1 Pe. 1:7; Sal. 119:127; 66:10

compres oro refinado en fuego, fuego, para que seas

Comentario [rcf146]: Rev. 19:8; 6:11

se descubra la vergüenza de tu desnudez; desnudez; y unge

Comentario [rcf147]: Hab. 2:16 Comentario [rcf148]: Hch. 26:18; 2 Cor. 3:16

El v. 15 comienza con el reclamo de la tibieza de esta iglesia.

rico, y vestiduras blancas para vestirte, vestirte, y que no

El v. 16 señala el resultado de esta tibieza que es ser vomitada, echada fuera. Este fuerte término implica un rechazo contundente para

tus ojos con colirio, para que veas. veas.

quienes sus acciones no respaldan la pureza de su fe. A pesar de este señalamiento, esta iglesia, como dice el v. 17, se ve a sí misma como rica, sin necesidad de nada. Es decir, se vanagloria de lo que ha hecho y logrado sin tener la perspicacia espiritual para ver que esto no ha dado el ancho de lo que Dios esperaba de ella, que es lo que espera de todos, en cuanto a perfección y santidad. El v. 18 habla, dado lo anterior, de comprar oro refinado con fuego, esta referencia es a usar las tribulaciones y persecuciones para mostrar esa firmeza en la fe que ermita purgar las faltas y desviaciones y generar esa perfección y santidad de la que adolece. Las referencias a la desnudez en la que se encuentra y a la falta de visión cierran este versículo con el indicativo de ponerse a trabajar y corregirse.

16


3:19 Yo reprendo y castigo a todos los que Comentario [rcf149]: Prov. 12:1; Sal. 32:9; 39:12; 17:3; Prov. 3:12; Heb. 12:5-14; Job 5:17; 1 Cor. 11:32; Sal. 119:67, 71 Comentario [rcf150]: Lc. 12:37 Comentario [rcf151]: Mt. 10:39; 16:25; Mc. 8:35; Lc. 9:24; 17:33 Comentario [rcf152]: Mc. 16:19 Comentario [rcf153]: Mat. 13:9

El v. 19 puede verse como un mensaje de esperanza ya que por naturaleza las personas tienden a deprimirse por las contrariedades que la vida les trae, pero este versículo aclara que a quienes les vengan correcciones es por el amor que Dios tiene a esas personas y con la finalidad de traerlos a la perfección y a la santidad.

amo; amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. conmigo. 3:21 Al que venciere, venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. trono. 3:22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu

Los vv. 20 a 21 cierra el mensaje con las promesas que se repiten de Dios y Su Hijo para todo aquel que es fiel.

dice a las iglesias.

El v. 22 contiene la sexta afirmación que soporta la postura de que el mensaje a las siete iglesias representa los tipos de miembros de la iglesia que coexistirían en todas sus edades, no como algunos sostienen diferentes iglesias identificadas y separadas entre sí históricamente. Como podemos ver en este versículo se señala claramente que el Espíritu les habla a “las iglesias”, esto quiere decir que estarán simultáneamente existentes y podrán escuchar el mensaje.

17


4

Visión del trono y el libro sellado Rev. 4; 5

En este punto de la revelación, incluso si se lee el libro de Revelación en el orden tal como está escrito, hay una pausa en el fluir del mensaje para atraer la atención sobre un evento reiterativo. Aunque ya el Capítulo 1 del libro de Revelación presentaba la razón del mensaje, la fuente del mismo, y el medio de su entrega, este capítulo de nueva cuenta, aunque con mayor alcance y profundidad, vuelve sobre lo mismo por una sencilla razón: aquí se va a establecer la clave que abrirá el resto del libro de Revelación, por eso este preámbulo que sobrecoge de su lectura y establece la expectativa de lo que se va a revelar y la clave para entenderlo.


Comentario [rcf154]: Ezequiel 1

Capítulo 04 delante del que está sentado en el trono, y

Comentario [rcf171]: Sal. 90:2

adoran al que vive por los siglos de los siglos, siglos, y

4:1 Después de esto miré, y he aquí una puerta

echan sus coronas delante del trono, diciendo:

abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como Comentario [rcf155]: Heb. 12:19

4:11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la

de trompeta, trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá,

honra y el poder; porque tú creaste todas las

y yo te mostraré las cosas que sucederán Comentario [rcf156]: Rev. 1:1; 1:19; Jn. 12:31; Rev. 1:9

después de estas. estas.

Comentario [rcf172]: Gen 1:1-2; Sal. 139:13-14; Heb. 3:4; Rom. 1:20; Jer. 32:17; Rom. 11:36; Sal. 33:6

aquí, un trono establecido en el cielo, cielo, y en el

cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas. creadas.

4:2 Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he trono, uno sentado.

Capítulo 05

Comentario [rcf157]: Is. 66:1; Hch. 7:49

4:3 Y el aspecto del que estaba sentado era

5:1 Y vi en la mano derecha del que estaba

semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y

sentado en el trono un libro escrito por dentro y

Comentario [rcf173]: Dn 12:4; Rev. 22:10

había alrededor del trono un arco iris, semejante semejante

por fuera, sellado con siete sellos. sellos.

en aspecto a la esmeralda.

5:2 Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran

4:4 Y alrededor del trono había veinticuatro

voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar

Comentario [rcf158]: Ez. 1:26-27

tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro Comentario [rcf159]: Gen. 49:28; Mt. 10:2; Hch. 1:26

ancianos, ancianos, vestidos de ropas blancas, blancas, con

Comentario [rcf160]: Is. 61:10; Rev. 7:9-14; Ef. 5:27

4:5 Y del trono salían relámpagos y truenos y

Comentario [rcf161]: Sal. 21:3; Rev. 14:14; 1 Pe. 5:4; 1 Cor. 9:25; Prov. 1:9; 1 Cor. 9:25; 15:41; Mt. 19:16-21 Comentario [rcf162]: Ez. 1:4 Comentario [rcf163]: Is. 11:1-2

El Capítulo 4 es una visión que presenta la gloria y la honra y el poder de Dios. Después del preámbulo del v. 1, aparece el trono de Dios en el cielo (v. 2), una descripción de Dios en su trono (v. 3), 24 ancianos alrededor del trono -12 tribus de Israel (A.T.), 12 apóstoles de Jesús (N.T.)- (v. 4), una descripción de la gloria de Dios (v. 5), una descripción de la expansión frente al trono (v. 6) así como de los cuatro vivientes que constantemente alaban a Dios (vv. 6-9) y de la alabanza que los 24 ancianos dan a Dios (vv. 10-11)

coronas de oro en sus cabezas. cabezas. voces; voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios. Dios. 4:6 Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos

Comentario [rcf164]: Ez. 1:18

de ojos delante y detrás. detrás. 4:7 El primer ser viviente era semejante a un

Una vez hecho el preámbulo anterior en el Capítulo 4 y una vez que la misma presencia de Dios y SU gloria ha generado la expectativa por lo que se va a revelar El Capítulo 5 es el que da la clave para entender el libro de Revelación.

león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto Comentario [rcf165]: Ez. 1:10

era semejante a un águila volando. volando. 4:8 Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno

Comentario [rcf166]: Ez. 1:6,23

seis alas, alas, y alrededor y por dentro estaban

Comentario [rcf167]: Ez. 1:18

llenos de ojos; ojos; y no cesaban día y noche de

El v. 1 presenta el libro que contiene la revelación de lo que está sucediendo y lo que está por suceder, completamente sellado con siete sellos.

decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Comentario [rcf168]: Is. 6:3

Todopoderoso, Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir.

Como para atraer la atención sobre la clave que está por darse y que que permitirá entender el mensaje de Revelación, el v. 2 presenta un ángel que pregona a “gran voz” sobre quién podrá abrir los sellos del libro.

4:9 Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria gloria y honra y acción de gracias al que está Comentario [rcf169]: Sal. 90:2 Comentario [rcf170]: Gen. 49:28; Mt. 10:2; Hch. 1:26

sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, siglos, 4:10 los veinticuatro ancianos se postran

19


sus sellos?

Al pregón del ángel del v. 2, el v. 3 aclara que no se encontraba nadie digno de abrir el libro, lo que al profeta le ocasiona gran tristeza (v. 4), pero se le dice que el León de Judá ha vencido y puede abrir el libro (v. 5), entonces el profeta tiene una visión del Cordero (v. 6), quien es quien abrirá el libro (v. 7), así como de las alabanzas dadas al Cordero (vv. 7-13) y a Dios (vv. 13-14).

5:3 Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo. 5:4 Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo. 5:5 Y uno de los ancianos me dijo: No llores. Comentario [rcf174]: 1 Cron. 5:2; Gen. 49:9 Comentario [rcf175]: Is. 11:1

He aquí que el León de la tribu de Judá, Judá, la raíz de David, David, ha vencido para abrir el libro y

Es así como claramente se establece que la clave para entender la revelación que comienza en el Capítulo 6 cuando se abran los sellos y se revele el libro, la da el Cordero.

desatar desatar sus siete sellos. 5:6 Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los

Comentario [rcf176]: Jn. 1:29

ancianos, estaba en pie un Cordero como

Comentario [rcf177]: Rev. 19:12; 17:12; Cfr. Rev. 6:2

inmolado, que tenía siete cuernos, cuernos, y siete ojos,

Comentario [rcf178]: 2 Cro. 16:9

enviados enviados por toda la tierra. tierra.

Dada la regla de dejar que la Biblia se interprete a sí misma y dado que aquí se nos dice que es el Cordero quien abre la revelación, hay que buscar en la Escritura para ver donde Jesús hable del tema.

los cuales son los siete espíritus de Dios 5:7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.

La única parte en los Evangelios donde Jesús habla de las señales del comienzo de dolores, su segunda venida y el fin de este siglo, es en Mateo 24:3-31, siendo ahí donde debemos buscar la clave para entender la revelación.

5:8 Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro Comentario [rcf179]: Gen. 49:28; Mt. 10:2; Hch. 1:26 Comentario [rcf180]: Jn. 1:29

seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; Cordero; todos tenían tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos;

Comentario [rcf181]: Sal. 40:3

Un punto importante a notar es que algunos elementos de lo revelado en Mateo 24, que nos da la clave para para poder entender Revelación 6, está también contenido en Marcos 13:3-27 y Lucas 21:7-27, para respaldar, detallar o complementar lo manifestado en Mateo 24 por lo que también deben ser considerados en ese sentido.

5:9 y cantaban un nuevo cántico, cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus

Comentario [rcf182]: Rev. 13:8

sellos; porque tú fuiste inmolado, inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo

Comentario [rcf183]: Heb. 9:12-14; 13:11-12; Ef. 1:7; Rom. 5:9; Col. 1:19-20

linaje y lengua y pueblo y nación; nación;

Comentario [rcf184]: Rev. 1:6

sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. tierra.

5:10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y 5:11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles

El preámbulo de Mateo 24 es la pregunta expresa a Jesús por parte de sus discípulos sobre cuál sería la señal del comienzo de dolores, su segunda venida y del fin del mundo (Mt. 24:3) y cuándo el Señor Jesús comienza su respuesta les señala que eso sería principio de dolores (Mt. 24:8).

alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número número era millones de millones, Comentario [rcf185]: Jn. 1:29

5:12 que decían a gran voz: El Cordero que fue

Comentario [rcf186]: Rev. 13:8

inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la

Comentario [rcf187]: Is. 11:2

gloria y la alabanza. alabanza.

La segunda venida del Señor y por consiguiente el fin del mundo (o más bien de este mundo para dar inicio al Reino de Dios),

5:13 Y a todo lo creado que está en el cielo, y

20


sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar,

se menciona en la biblia por nombres similares referidos al “día del Señor” (Sof. 1:14; Is. 2:12; Ez. 30:3), así que el Señor Jesús comienza a referirse precisamente a las señales de ese día. Revelación por su parte inicia con la indicación por parte de Juan de que éste se encontraba en el Espíritu en el día del Señor (Rev. 1:10), luego entonces existe una relación más que clara.

y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Comentario [rcf188]: Rev. 4:2-3

Al que está sentado en el trono, trono, y al Cordero, Cordero,

Comentario [rcf189]: Jn. 1:29

sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por

Comentario [rcf190]: Sal. 96:4-9; 1 Cro. 16:25-29; Sal. 29:1-2; Sal. 115:1; Sal. 86:8-10

los siglos de los siglos. siglos.

Comentario [rcf191]: Gen. 49:28; Mt. 10:2; Hch. 1:26 Comentario [rcf192]: Sal. 90:2

5:14 Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos. siglos.

Ahora bien, del capítulo 1 al 5 de Revelación podríamos decir que son los preliminares previos a la apertura de los sellos por parte del Cordero en Rev. 6, siendo, como podemos ver, Rev. 6 precisamente el principio de las señales (los capítulos previos no contienen señales) y de los dolores (los capítulos previos no contienen dolores). Así esa correspondencia encaja a la perfección entre el principio de dolores indicado por Jesús en Mateo 24 y los símbolos e imágenes de Revelación 6, incluso en el orden en que en ambas partes se presenta, siendo que la clave precisamente para entender Revelación, sobre todo en sus primeros símbolos e imágenes de su Capítulo 6 es lo revelado por Jesús en Mateo 24.

21


5

Los siete sellos Rev. (4; 5); 6:1-16; 6:14-17; i.v. 7:18n; R y P 5

Una vez establecido que Mateo 24 contiene la clave para abrir los sellos de Revelación 6, puede procederse a avanzar en él con esta luz. El Capítulo 6 de revelación, contrariamente a lo que algunos creen, no versa sobre lo que sucederá poco antes del regreso de Jesús, sino de (1) condiciones simultáneas, no consecutivas, que estarán presentes en toda la historia de Su iglesia y hasta Su regreso y que tendrán su correspondiente en las plagas de las trompetas de revelación 8, (2) explicaciones que de igual forma se refieren a toda la historia de la iglesia y que nos sirven para entender la revelación, y (3) un salto hacia el Día del Señor y las plagas referidas a las copas de la ira de Dios de Rev. 16 Los primeros cuatro sellos de Revelación 6:2-8 (los cuatro jinetes) se presentan como condiciones existentes durante toda la historia de la iglesia de Dios que funcionan como causas, el quinto sello Revelación 6:9-11 es de igual forma una condición existente durante toda la historia de la iglesia de Dios que funciona como explicación para comprender más la revelación, el sexto sello de Rev. 6:12-17 nos remite hacia el Día del Señor y las plagas referidas a las copas de la ira de Dios de Rev. 16 (vv. 2-21). El séptimo sello (con el que comienza el Capítulo 8 de Revelación), es el preámbulo a las plagas que en su momento se abordarán al ver ese capítulo referidas a las trompetas de Dios.


Capítulo 06 Comentario [rcf193]: Rev. 5

El v. 1 vuelve a mencionar lo comentado cuando se vio el Capítulo 4 de Revelación: que es el Cordero el que abre los sellos, es decir, revela su significado, lo cual como se comentó es un referente a lo dicho por Jesús en Mateo

6:1 Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira. 6:2 Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una

Comentario [rcf194]: Mt. 24:5; Mc. 13:6; Lc. 21:8; 2ª Tes. 2:1-12; Cfr. Sal. 45:56

24:3-31; Marcos 13:3-27 y Lucas 21:7-27.

corona, y salió venciendo, y para vencer. vencer.

Si seguimos el hilo de las claves de la revelación dadas por Jesus en Mateo 24:3-31; Marcos 13:3-27 y Lucas 21:7-27, vemos que el primer jinete se refiere a un falso cristianismo. No representa, como algunos creen, al Jesús triunfante. Mucho puede citarse para demostrar esto, bástenos referirnos a Mateo 24:3-31; Marcos 13:3-27 y Lucas 21:7-27 donde Jesús da las claves que permiten entender Revelación 6, de otra forma esas claves solo aplicarían para el resto de los sellos dejando al primer sello, el primer jinete, sin cuadrar con lo allá revelado.

6:3 Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. 6:4 Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que que se matasen unos a otros; y se le dio

Comentario [rcf195]: Mt. 24:6-7; Mc. 13:7-8; Lc. 21:9-10

una gran espada. espada. 6:5 Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. 6:6 Y oí una voz de en medio medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un

Comentario [rcf196]: Mt. 24:7; Mc. 13:8; Lc. 21:11

denario, y seis libras de cebada por un denario; denario;

Comentario [rcf197]: Rev. 7:3; 1 Sam. 10:1,6; 16:13; Mt. 26:27-28; Job 5:19-23

6:7 Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del

Aun así para una breve comprensión de esto puede decirse que los personajes de Rev. 1, 14 y 19 se identifican explícitamente como nuestro Señor Jesús (“el primero y el último, y el que vive, y estuve muerto; y he aquí, estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades” (Rev. 1:17-8); es semejante a un Hijo de Hombre (Dn.7 :13;

pero no dañes el aceite ni el vino. vino. cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. 6:8 Miré,

y

he

aquí

un

caballo

amarillo, y el que lo montaba tenía por Comentario [rcf198]: Mt. 24:7; Mc. 13:8; Lc. 21:11

nombre Muerte, y el Hades le seguía; seguía;

Mt. 12:8; 16:27; 25:31), viene sobre una nube (Dn. 7:13; Hch. 1:11), a la orden del arcángel comienza a segar su cosecha (Rev. 14:15-16); y es “el Verbo de Dios” (Rev. 19:13). Además sus descripciones calzan y complementan entre sí. Por su parte el jinete sobre el caballo blanco de Rev. 6 no se describe con majestad y señorío, no se le identifica explícitamente, trae una corona (no de oro (Rev. 14:14), no muchas (Rev. 19:12), y viene con un arco (no con una espada que sale de su boca (Heb. 4:12; Ef. 6:17), un arco sin flechas, es decir, viene a engañar haciendo creer que puede hacer daño permanente (Mt. 10:28). Por último, dado que el libro de Revelación trata de las cosas que eran cuando se escribió alrededor del 90 d.C. y las que habían de venir (Rev. 1:19), el jinete blanco de Rev. 6:2, si fuera Jesús, solo podría identificarse con el Jesús de Rev. 14 (la fase de siega) o el Jesús de Rev. 19 (la fase de guerra), siendo por el contrario que el jinete blanco de Rev. 6:2 no concuerda ni en su descripción, ni en las condiciones, ni en las circunstancias con el Jesús de Rev. 15 o Rev. 19 por lo tanto representa otro Jesús (2 Cor. 11:4). Los demás sellos no presentan mayor problema pues son claramente entendibles y, de nuevo, cuadran con lo revelado por Jesús en Mateo 24:3-31; Marcos 13:3-27 y Lucas 21:7-27. El segundo sello, v. 3-4, significa guerra, el tercer sello, v. 5-6, significa hambre (aquí lo indicado de no dañar el aceite y el vino se refiere a no dañar a los elegidos), el cuarto sello, v. 7-8, se refiere a muertes/pestes.

23


y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de Comentario [rcf199]: Jer. 8:16

la tierra, tierra, para matar con espada, con hambre,

Comentario [rcf200]: Ezequiel 14:1321; Jer. 15:2-3

con mortandad, y con las fieras de la tierra. tierra.

Comentario [rcf201]: Hch. 20:29; 1 Pe. 5:8; 2 Cor.. 11:13-15

las almas de los que habían sido muertos por

El v. 8 en algunas Biblias dice “y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra”, en otras dice “y les fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra”, la expresión griega ἐδόθη αὐτοῖς puede traducirse de ambas formas (le fue dada o les fue dada), pero el sentido de la revelación nos dirá cuál es más correcta. Si se refiriera solo al cuarto caballo (le fue dada potestad) no haría congruencia pues esa potestad se refiere a que pueda matar con las fieras de la tierra, espada, hambre, mortandad (que se refiere a los poderes de los tres primeros jinetes en ese orden), luego entonces la traducción más pertinente es que “les fue dada potestad”, es decir, a los cuatro jinetes (de hecho con este sello se cierra un ciclo de jinetes, los últimos tres sellos no son de jinetes, así que esta

6:9 Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar causa de la palabra de Dios y por el testimonio

Comentario [rcf202]: Mt. 24:9-10; Mc. 13:9; Lc. 21:12-15

que tenían. 6:10 Y clamaban clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la

Comentario [rcf203]: Lc. 18:7; Sal. 13:1-3 Comentario [rcf204]: Rev. 7:9-14 Comentario [rcf205]: Job 14:12-14; Sal. 6:5; 115:17; Ecl. 9:5-6; Sal. 49:16-17; Ecl. 3:19-20; Sal. 13:3; Hch. 11:34; Heb. 11:13, 39-40. Comentario [rcf206]: Mt. 24:14 p.p.; Mc. 13:10-13; Lc. 21:16-19

tierra? 6:11 Y se les dieron vestiduras blancas, blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos. ellos.

potestad es para los cuatro jinetes). Ahora bien, la potestad que se les dio a los cuatro jinetes es “sobre la cuarta parte de la tierra”, ¿será sobre la cuarta parte a todos o sobre una cuarta parte a cada uno? Si consideráramos que es la primer opción deberíamos encontrar pocos elementos de esto en la historia desde el establecimiento de la iglesia a la fecha (una cuarta parte es poco comparado con las otras tres cuartas partes que estarían intocadas), pero no es así, vemos que los cuatro jinetes han cabalgado y mucho, por lo que si consideramos que la potestad “sobre la cuarta parte de la tierra” se refiere a una cuarta parte a cada uno se corresponde con la evidencia histórica, significando además (al juntar las cuatro cuartas partes de cada uno) que los cuatro jinetes cabalgaron en toda la tierra durante toda la historia de la iglesia de Dios. Ahora bien, si bien los sellos de Revelación 6 se refiere a condiciones que estarían vigentes durante toda la historia de la iglesia de Dios, hay que ver que hay una distinción entre los primeros cuatro sellos (los cuatro jinetes que funcionan como causas de las plagas de Rev. 8, 9 y 16) del resto de los sellos que son explicativos (5º sello) o que nos remiten al Día del Señor (6º sello); esta distinción la dan los cuatro vivientes, ya que para estos cuatro primeros sellos ellos mismos llaman uno por uno la atención sobre ellos, para el resto no es así. Esta distinción es importante para entender luego las plagas. También véase que aunque a los jinetes de los primeros cuatro sellos se les dio “potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra” no se indica aquí nada de que esa potestad se ejerciera, es decir, no hay resultados o consecuencias de ello, esto porque estamos aquí hablando solo de condiciones o causas, los resultados o consecuencias de esto se verá en las plagas de Rev. 8; 9 y 16. El quinto sello, vv. 9-11, nos muestra los santos y santas de Dios que han guardado los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesús y alegóricamente los presenta clamando a Dios por justicia. Al igual que los primeros cuatro sellos, esta sería una condición durante toda la historia de la iglesia de Dios de las tribulaciones que ésta ha sufrido. El cierre del v. 11 que menciona que los consiervos y hermanos de los santos y santas de Dios habrían de ser muertos como ellos, es otro indicativo de la historia de la iglesia que, como se verá cuando se aborde Revelación 12, desde el inicio ha sufrido de la ira del dragón quien al ser despojado de mucho de su poder con la muerte y resurrección de Jesús, se ha lanzado contra ella.

24


6:12 Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí Comentario [rcf206]: Sal. 18:7; Is. 13:13; 29:6; Ez. 39:19; 1 Pe. 4:17; 2 Tim. 3:1; Heb. 1:2; 1 Pe. 1:20; 2 Pe. 3:8; Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Jer. 10:10 Comentario [rcf207]: Is. 13:10; Mt. 24:29; Gen. 1:16-18; Lc. 21:25; Mc. 13:24; Mt. 4:12-16; Miq. 3; Sal. 119:105; Sal. 27:1; Jn. 1:3-7; 8:12; Rom. 13:12; Prov. 7:4-9; Jn 3:19-20; Mt. 6:23; 22; Heb. 6:1-6; Mt. 5:1416; Is. 9:2; 42:6-7; 1 Pe. 2:9-10; 2 Cor. 4:34; Ef. 5:8; Dn. 12:3; 1 Tes. 5: 4-8; Jud. 4; 2 Pe. 2:1-2; Sal. 19 Comentario [rcf208]: Rev. 1:20; Mc. 13:25; Job. 38:7; Rev. 12:3-4; Col. 2:15; Mt. 24:11-13; Lc. 21:20-24 Comentario [rcf209]: Mt. 24:32-33 Comentario [rcf210]: Mt. 24:14 u.p.; Is. 34:4-6; Lc. 4:16-20; Job 14:12

como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; sangre; 6:13 y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, tierra, como la higuera deja caer sus higos 6:14 Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. lugar. 6:15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; montes; 6:16 y decían a los montes y a las peñas: Caed

Comentario [rcf212]: Is. 49:1; Sof. 2:11

aquel que está sentado sobre el trono, y de la

Comentario [rcf214]: Is. 2:12-22; Lc. 21:26; Dn. 2:35, 44

Ya se ha visto que los primeros cinco sellos son condiciones existentes en el mundo durante toda la historia de la iglesia de Dios. Todas las señales que están concatenadas (sellos, trompetas, copas), comparten la característica primordial de alcance, tiempo e intensidad, así que si los primeros cinco sellos de Rev. 6 trata de condiciones existentes en el mundo durante toda la historia de la iglesia de Dios, el sexto sello debe compartir esa característica.

cuando es sacudida por un fuerte viento. viento.

Comentario [rcf211]: Rev. 17:9; Dn. 2:35, 44

Comentario [rcf213]: Mt. 24:15-28; Mc. 3:14-21; Sal. 48:5-7

Los últimos versículos de Rev. 6 requieren sumo cuidado al abordarse ya que son transitivos y manejan símbolos que bien pueden confundir si se toman literalmente desviando el significado de la revelación

hubo un gran terremoto; terremoto; y el sol se puso negro

sobre nosotros, y escondednos del rostro de

El v. 12 habla de un gran (μέγας: gran, referido tanto a duración como a intensidad) terremoto, esto habla de la presencia de Dios para juicio que inicio desde los primeros días de la iglesia y culminará en Su Gran Día; el oscurecimiento del sol y la luna habla del Evangelio velado para los que se pierden cegados por el dios de este siglo.

ira del Cordero Cordero; ordero; 6:17 porque el gran día de su ira ha llegado; llegado; ¿y ¿y quién podrá sostenerse en pie?

Comentario [rcf215]: Prov. 1:27-28; Jer. 2:22; Dn. 2:35, 44 Comentario [rcf216]: Sof. 1:15; Am. 5:18-20; Mt. 24:30-31; Lc. 21:27; Mc. 13:26-27

El v. 13 se refiere por una parte de ese despojo que hizo Jesús con su muerte y resurrección de los poderes y autoridades del dragón y sus ángeles caídos, lanzados así en persecución de la iglesia de Dios (p.p.)

Comentario [rcf217]: Lc. 21:36

Los vv. 13 u.p. y 14 son transitivos ya que por un lado nos habla que todas las condiciones de los sellos de Rev. 6 que existirían en toda la historia de la iglesia de Dios irían incrementando su intensidad hasta llegar a la plenitud de los tiempos (higuera) hasta llegar al punto culmen del regreso de Jesús, y por otro lado salta al Día del Señor pues el enrollarse el cielo indica la conclusión de los tiempos dados al hombre para autogobernarse. Los vv. 15-17 nos traen directamente al Día del Señor cuando todo ojo le verá y hará lamentación.

25


6

Los 144,000 sellados Rev. 7:1-8

Antes de desatarse las consecuencias de las condiciones mundiales que regirĂ­an en la tierra durante toda la historia de la iglesia de Dios, representadas estas condiciones por los sellos de Rev. 6, consecuencias referidas a las plagas, trompetas y copas de Rev. 8, 9 y 16, respectivamente, hay un grupo que es sellado en los primeros dĂ­as de la iglesia de Dios.


Capítulo 07 7:1 Después de esto vi a cuatro ángeles en pie

Antes de desatarse las consecuencias de las condiciones representadas por los sellos de Rev. 6, consecuencias referidas a las plagas, trompetas y copas de Rev. 8; 9, y 16, respectivamente, hay un grupo que es sellado en los primeros días de la iglesia de Dios.

sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre Comentario [rcf219]: Cfr. Rev. 9:1315; Mt. 24:31

el mar, ni sobre ningún árbol. árbol.

Comentario [rcf220]: Mal. 3:20; Mat. 17:2

sale el sol, sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó

7:2 Vi también a otro ángel que subía de donde

Los vv. 1 y 2 nos indican cómo es que el cabalgar de los cuatro jinetes de Rev. 6 está contenido en tanto no se sellen las primicias de Dios y el Cordero (en Rev. 9:13-15 son soltados y comienzan su cabalgar en la tierra durante toda la historia de la iglesia de Dios).

a gran gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y

Comentario [rcf221]: Rev. 6:2-8

al mar, mar,

Comentario [rcf222]: Gen. 1:1; Dt. 31:28; Sal. 68:8; Mt. 6:10

7:3 diciendo: No hagáis daño a la tierra, tierra, ni al

Comentario [rcf223]: Rev. 17:15; Is. 17:12

en sus frentes a los siervos de nuestro Dios. Dios.

Comentario [rcf224]: Mt. 12:33; Sal. 1:3; Jue. 9:8-10; Jer. 17:7-8; Is. 55:12 Comentario [rcf225]: Efesios 1:13

mar, mar, ni a los árboles, árboles, hasta que hayamos sellado

El v. 3 retoma lo señalado en los vv. 1 y 2 al referirse que la contención de los cuatro jinetes de Rev. 6 implica no hacer daño al mundo (tierra), las naciones (mar) o a los hombres (árboles) en tanto las primicias de Dios y el Cordero no sean selladas. La alegoría de sellar de parte de Dios en la frente a sus elegidos es similar a la marca que pone la Bestia a quienes la adoran, y aunque cuando se aborde el tema de la marca de la Bestia se explayará en esto, nótese que se refiere a una señal que se recibe, señal que en el caso de la Bestia dado proviene de ella (Imperio Romano) deberá encontrarse en toda la historia de ésta respecto de la iglesia de Dios, de la misma forma la iglesia de Dios guarda los mandamientos del Padre siendo el único visible el que se refiere a guardar el Sábado, único mandamiento que por cierto igual funge de señal pero para el pueblo de Dios.

7:4 Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel. 7:5 De la tribu de Judá, doce mil sellados. De la tribu de Rubén, doce mil sellados. De la tribu de Gad, doce mil sellados. 7:6 De la tribu de Aser, doce mil sellados. De la tribu de Neftalí, doce mil sellados. De la tribu de Manasés, doce mil sellados. 7:7 De la tribu de Simeón, doce mil sellados. De la tribu de Leví, doce mil sellados. De la tribu de Isacar, doce mil sellados. 7:8 De la tribu de Zabulón, doce mil sellados. De la tribu de José, doce mil sellados. De la

Comentario [rcf226]: Ez. 48:19

tribu de Benjamín, doce mil sellados. sellados.

Los vv. 4 a 8 nos indican la cantidad de sellados (144,000), así como el origen de estos sellados. Estos 144,000 (que son los mismos que vuelven a aparecer en Revelación 14) son literalmente de las doce tribus de Israel. Ellos fueron las primicias de Dios y el Cordero siendo los llamados y los fieles de Israel por Jesucristo y los apóstoles.

27


7

Plagas 7 trompetas Rev. 8; 9; 10; 11:14-19; 7 copas Rev. (15); 16; P.d. 29, 6; i.v. 9, 10, 11, 12

Una vez desatadas las condiciones mundiales que regirían en la tierra durante toda la historia de la iglesia de Dios, condiciones que culminarán con el Día del Señor y que están representadas por los sellos de Rev. 6, los capítulos 8, 9 y 16 nos presentan las consecuencias en toda la historia de la iglesia de Dios de esas condiciones, así como algunas explicaciones para entender más la revelación El capítulo 8 (que abre con el séptimo sello que estaba pendiente de abrirse desde Revelación 6) y parte del 9 nos presentan (1) las consecuencias de dichas condiciones, consecuencias referidas a las plagas (4 primeras trompetas, Rev. 8:712, y que tienen su contraparte con las causas representadas por los cuatro jinetes de Revelación 6:2-8), y (2) explicaciones que de igual forma se refieren a toda la historia de la iglesia y que nos sirven para entender la revelación (5ª y 6ª trompetas, Rev. 9:1-21). La 7ª trompeta se presenta hasta Rev. 11:14-19 y es un salto al Día del Señor y las plagas referidas a las copas de la ira de Dios de Rev. 16. El capítulo 16 nos remite al Día del Señor y las plagas referidas a las copas de la ira de Dios, los últimos 3 ½ años del presente siglo malo cuando ya la iglesia de Dios no esté sobre la tierra y se consume sobre la humanidad lo revelado en este capítulo.


Capítulo 08 Comentario [rcf227]: Is. 24 Comentario [rcf228]: Rev. 5:8

8:1 Cuando abrió el séptimo sello, sello, se hizo

Comentario [rcf229]: Ex. 19:16; 20:18; Ez. 1:13-14; 2 Sam. 22:15; Sal. 144:6; Zac. 9:14

silencio en el cielo como por media hora.

Comentario [rcf230]: Sal. 18:7; Is. 13:13; 29:6; Ez. 39:19; 1 Pe. 4:17; 2 Tim. 3:1; Heb. 1:2; 1 Pe. 1:20; 2 Pe. 3:8; Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Jn. 12:31; Jer. 10:10 Comentario [rcf231]: Ex. 9:24; Dt. 28:15-64; Lv. 26,14-46; Ex. 7:14-24; Is. 30:30; Jer. 9:12-13 Comentario [rcf232]: Gen. 1:1; Dt. 31:28; Sal. 68:8; Mt. 6:10

8:2 Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas. 8:3 Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. de Dios el humo del incienso con las oraciones

Comentario [rcf234]: Mt. 12:33; Sal. 1:3; Jer. 17:8; Jue. 9:8-10; Jer. 17:8; Is. 55:12

8:5 Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del

Comentario [rcf236]: Jer. 51:25; Dt. 28:15-64; Lv. 26,14-46; Ex. 7:14-24; Is. 30:30; Dn. 2:35, 44 Comentario [rcf237]: Rev. 17:15; Is. 17:12 Comentario [rcf238]: Rev. 9:15-18; Ez. 5:2, 12, 17 Comentario [rcf239]: Rev. 17:15; Is. 17:12 Comentario [rcf240]: Heb. 9:22

de los santos. fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, relámpagos, y un terremoto. terremoto. trompetas se dispusieron a tocarlas. 8:7 El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda 8:8 El segundo ángel tocó la trompeta, y como

Comentario [rcf242]: Rev. 9:15-18; Ez. 5:2, 12, 17

se convirtió en sangre. sangre.

precipitada en el mar; mar; y la tercera parte del mar

Comentario [rcf243]: Rev. 17:15; Is. 17:12

8:9 Y murió la tercera parte de los seres

Comentario [rcf244]: Rev. 9:15-18

parte de las naves fue destruida. destruida.

Comentario [rcf247]: Rev. 9:15-18; Ez. 5:2, 12, 17 Comentario [rcf248]: Rev. 17:15 Comentario [rcf249]: Rev. 9:15-18; Ez. 5:2, 12, 17 Comentario [rcf250]: Prov. 5:4; Is. 5:20

El v. 8 menciona la segunda trompeta haciendo referencia a los castigos (gran montaña ardiendo en fuego: principados, potestades, y poderes de este siglo) que como consecuencia de sus sus iniquidades recibirán la tercera parte de las naciones, los resultados de esto, la muerte de la tercera parte de las naciones (mar) se mencionan en el v. 9.

la hierba verde. verde. una gran montaña ardiendo en fuego fue

Comentario [rcf246]: Lc. 10:18

El v. 7 menciona la primera trompeta haciendo referencia a los castigos (granizo y fuego mezclados con sangre: penas, mortificación, enmienda) que como consecuencia de sus sus iniquidades recibirán la tercera parte de los hombres (árboles y hierba).

8:6 Y los siete ángeles que tenían las siete

Comentario [rcf241]: Rom. 6:23

Comentario [rcf245]: Rev. 1:20; Rev. 12:4; Col. 2:15; Jn. 12:31

Los vv. 2 a 6 son los preliminares al tañer de las trompetas donde las oraciones de los santos (incienso) tienen papel preponderante en adelantar el juicio (truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto) de Dios.

8:4 Y de la mano del ángel subió a la presencia

Comentario [rcf233]: Rev. 9:15-18; Ez. 5:2, 12, 17

Comentario [rcf235]: Mt. 13:26; 1 pe. 1:24; Is. 40:6; Sal. 103:15

El v. 1 se refiere al último de los sellos que el Cordero comenzó a abrir en Revelación 6. En este versículo se atrae la atención sobre que se hace un silencio. Este silencio (parecido al ‫ּס ָלה׃‬ ֶֽ usado en Salmos) sirve como pausa para diferenciar los sellos de Revelación 6 que son condiciones mundiales de las trompetas y copas de Revelación 8; 9, y 16 que son las consecuencias de esas condiciones.

vivientes que estaban en el mar, mar, y la tercera

El v. 10 es un referente del despojo que hizo Jesús con su muerte y resurrección del poder y autoridad que tenían el dragón y sus ángeles caídos, estos expulsados del cielo comienzan en la tierra a perseguir a la iglesia de Dios sabiendo que les queda poco tiempo. El v. 11 menciona el resultado de esto siendo que la luz que debería brillar sobre los hombres para su salvación ha sido opacada (no totalmente eliminada: tercera parte) por el error, la mentira, el pecado y la muerte.

8:10 El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, estrella, ardiendo como una antorcha, antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. aguas. 8:11 Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte parte de las aguas se convirtió en ajenjo; ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas. amargas.

Comentario [rcf251]: Heb. 12:15; Is. 5:20; Jer. 9:15; 23:15, 32; 8:14-15; Dt. 29:18; Cfr. Jn. 7:37-39; Jn. 4:14; Is. 5:20

29


El v. 12 al hablar del oscurecimiento del sol y la luna habla del Evangelio velado para los que se pierden cegados por el dios de este siglo.

8:12 El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue Comentario [rcf252]: Is. 13:10; Mt. 24:29; Gen. 1:16-18; Lc. 21:25; Mc. 13:24; Mt. 4:12-16; Miq. 3; Sal. 119:105; Sal. 27:1; Jn. 1:3-7; 8:12; Rom. 13:12; Prov. 7:4-9; Jn 3:19-20; Mt. 6:23; 22; Heb. 6:1-6; Mt. 5:1416; Is. 9:2; 42:6-7; 1 Pe. 2:9-10; 2 Cor. 4:34; Ef. 5:8; Dn. 12:3; 1 Tes. 5: 4-8; Jud. 4; 2 Pe. 2:1-2; Sal. 19; Is. 5:20; 60:1-39, 19 Comentario [rcf253]: Rev. 1:20; Rev. 12:4 Comentario [rcf254]: Is. 13:10; Mt. 24:29; Gen. 1:16-18; Lc. 21:25; Mc. 13:24; Mt. 4:12-16; Miq. 3; Sal. 119:105; Sal. 27:1; Jn. 1:3-7; 8:12; Rom. 13:12; Prov. 7:4-9; Jn 3:19-20; Mt. 6:23; 22; Heb. 6:1-6; Mt. 5:1416; Is. 9:2; 42:6-7; 1 Pe. 2:9-10; 2 Cor. 4:34; Ef. 5:8; Dn. 12:3; 1 Tes. 5: 4-8; Jud. 4; 2 Pe. 2:1-2; Sal. 19; Is. 5:20; 60:1-39, 19 Comentario [rcf255]: Rev. 1:20; Rev. 12:4 Comentario [rcf256]: Lc. 10:18; Jn. 12:31 Comentario [rcf257]: Lc. 8:31 Comentario [rcf258]: Lc. 8:31 Comentario [rcf259]: Is. 13:10; Mt. 24:29; Gen. 1:16-18; Lc. 21:25; Mc. 13:24; Mt. 4:12-16; Miq. 3; Sal. 119:105; Sal. 27:1; Jn. 1:3-7; 8:12; Rom. 13:12; Prov. 7:4-9; Jn 3:19-20; Mt. 6:23; 22; Heb. 6:1-6; Mt. 5:1416; Is. 9:2; 42:6-7; 1 Pe. 2:9-10; 2 Cor. 4:3-4 Comentario [rcf260]: Jo. 1:4 Comentario [rcf261]: Lc. 10:19 Comentario [rcf262]: Mt. 13:26; 1 Pe. 1:24; Is. 40:6; Sal. 103:15 Comentario [rcf263]: Job 5:19-23 Comentario [rcf264]: Mt. 12:33; Sal. 1:3; Jer. 17:8 Comentario [rcf265]: Mt. 24:10-21; Dt. 28:15-64; Lv. 26,14-46; Ex. 7:14-24; Gn 1:26-27, 31; Ex. 20:1-17; Génesis 7:24; Levítico 25:10; Éxodo 23:17; Deuteronomio 16:16 Comentario [rcf266]: Lc. 10:19 Comentario [rcf267]: Mt. 24:10-21; Dt. 28:15-64; Lv. 26,14-46; Ex. 7:14-24.

herida la tercera parte del sol, y la tercera parte para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche. noche. 8:13 Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: ¡Ay, ay, ay, de los toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles!

Capítulo 09 9:1 El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una

El v. 4 señala que quienes van a ser dañados por Satanás y sus demonios son aquellos hombres que no tuviesen el sello de Dios. La referencia en el v. 5 a cinco meses (150 días), nos habla del período total del castigo (como en el diluvio que fueron 150 días (Gn. 7:24), también es el tiempo promedio de vida real de ese insecto, puede considerarse que entonces los demonios atormentarán hasta la desesperación (v. 6) a los habitantes de la tierra durante todo el tiempo que ellos anden sobre el mundo durante el periodo de todas las plagas y hasta ser destruidos. También proféticamente hablando los 150 días son 150 años, es decir, tres jubileos (Lv. 25:10), correspondidos con las tres fiestas en que los varones debían presentarse ante Dios (Éx. 23:17; Dt. 16:16), relacionadas con los tres momentos en la historia de la iglesia de Dios y la adhesión de miembros a la Familia de Dios: Pascua (uno), Pentecostés (algunos) y Tabernáculos (todos).

estrella que cayó del cielo a la tierra; tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo. abismo. 9:2 Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo. pozo. 9:3 Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra. 9:4 Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, alguna, ni a ningún árbol, árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en en sus frentes. 9:5 Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. 9:6 Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos. ellos. 9:7 El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro; oro; sus caras

Comentario [rcf269]: Zac. 6:1-8; Jo. 2:4

eran como caras humanas;

Comentario [rcf271]: 2 Cor. 11:13

Del Capítulo 9: El v. 1 hace referencia a la caída de Satanás y los vv. 2 y 3 a los demonios que sobre la tierra dirige para engañar a los hombres y perseguir a la iglesia de Dios a las cuales se les comparan con langostas (por devastadores) y escorpiones (por mortales).

que moran en la tierra, a causa de los otros

Comentario [rcf268]: Jo. 1:4

Comentario [rcf270]: Ef. 6:12; 2:2

El v. 13 es un clamor que divide las primeras cuatro trompetas (efectos de los cuatro jinetes de Rev. 6) y dirige la atención sobre la raíz del engaño que hay en el mundo (primer “ay”), el cabalgar de los cuatro jinetes de Rev. 6 (segundo “ay”), y el Día del Señor (tercer “ay”)

de la luna, y la tercera parte de las estrellas, estrellas,

9:8 tenían cabello como cabello de mujer; mujer; sus dientes eran como de leones; leones;

Comentario [rcf272]: 1 Cor. 11:14 Comentario [rcf273]: 1 Pe. 5:8; Jo. 1:6

30

El v. 7 menciona a estos demonios como falsos apóstoles, obreros fraudulentos (caras como humanas, sin serlo), furiosos y mortales (caballos preparados para la guerra), coronas (potestad y autoridad) como de oro (sin serlo, solo Jesús y Sus santos tienen coronas de oro). La referencia en el v. 8 a sus cabellos implica ese espíritu de rebeldía que los motiva. Y si Satanás es un león rugiente sus demonios son de igual forma como leones.


9:9 tenían corazas como corazas de hierro; el Comentario [rcf271]: Jo. 2:5

ruido de sus alas era como el estruendo de

Comentario [rcf272]: Nah. 2:4

muchos carros de caballos corriendo a la

Comentario [rcf273]: Jo. 2:25

batalla; batalla;

Los vv. 9 y 10 siguen describiendo a estos demonios que azotan a la humanidad, descripciones ya comentadas en los vv. 5 y 7. El v. 11 confirma la alegoría de los demonios como langosta al señalar quien es rey sobre ellos. Abadón (‫)אֲ ַבּדֹון‬, así como Apolión (Ἀπολλύων), son el nombre hebreo y griego, respectivamente, de un ser angélico que comanda el imperio de las tinieblas.

9:10 tenían colas como de escorpiones, y Comentario [rcf274]: Lc. 10:17-19

también aguijones; aguijones; y en sus colas tenían poder

Comentario [rcf275]: Is. 9:15

para dañar a los hombres durante cinco meses.

Comentario [rcf276]: Mc. 16:18; Dt. 28:15-64; Lv. 26,14-46; Ex. 7:14-24

9:11 Y tienen por rey sobre ellos al ángel del

Comentario [rcf277]: Ef. 2:2

en griego, Apolión. Apolión.

abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y

El primer “ay” que ya pasó (v. 12) se refería a la raíz del engaño que hay en el mundo; el segundo “ay” que se refiere al cabalgar de los cuatro jinetes de Rev. 6 viene a continuación (v.12)

9:12 El primer ay pasó; he aquí, vienen aún dos ayes después de esto. 9:13 El sexto ángel tocó la trompeta, y oí una voz de entre los cuatro cuernos del altar de oro que estaba delante de Dios,

El v. 13 a 16 habla de ese desatar de cuatro ángeles, referidos a los cuatro jinetes de Rev. 6 que estaban contenidos en tanto los 144,000 elegidos no fuera sellados. El que esté en este punto de este capítulo no tiene mayor implicación ya que como se dijo las trompetas no son consecutivas sino simultáneas, todas co-existen durante toda la historia de la iglesia de Dios.

9:14 diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Éufrates. Éufrates. 9:15 Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, día, mes y año, Comentario [rcf278]: Zac. 6:1-7; Cfr. Rev. 7:1

a fin de matar a la tercera parte de los hombres. hombres. 9:16 Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número.

Comentario [rcf279]: Zac. 6:1-8; Jo. 2:4

9:17 Así vi en visión los caballos y a sus jinetes, jinetes,

Comentario [rcf280]: Jo. 2:5

de azufre. azufre. Y las cabezas de los caballos eran

Comentario [rcf281]: 1 Pe. 5:8; Jo. 1:6

como cabezas de leones; leones; y de su boca salían

Comentario [rcf282]: Cfr. Rev. 19:15; Ef. 6:17; Heb. 4:12

fuego, humo y azufre. azufre.

Comentario [rcf283]: Rom. 6:23 Comentario [rcf284]: Rev. 9:15-18 Comentario [rcf285]: Cfr. Rev. 19:15; Ef. 6:17; Heb. 4:12 Comentario [rcf286]: Cfr. Rev. 19:15; Ef. 6:17; Heb. 4:12

Las condiciones de los cuatro jinetes de Rev. 6, así como las consecuencias de su cabalgar, están embebidas por satanás u sus demonios, por eso los vv. 17 y 19 son repetitivos en su descripción de la descripción que sobre los espíritus demoniacos ya se había hecho en los vv. 9 y 10, y 5 y 7.

los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y

9:18 9:18 Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca. boca.

El v. 18 de nueva cuenta es reiterativo que las penas, mortificaciones y enmienda que implican los castigos vertidos a la humanidad por sus iniquidades caen sobre la tercera parte de los hombres, no la totalidad, recuérdese que los santos y santas de Dios son preservados, lo cual no quiere decir no pasan tribulación sino que se mantienen salvos.

9:19 Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, serpientes, tenían cabezas, y con

Comentario [rcf287]: Is. 9:15

ellas dañaban.

Comentario [rcf288]: Rev. 12:9

9:20 Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las

El v. 20 es un referente a los primeros cuatro mandamientos que nos hablan de las obligaciones del hombre para con Dios

imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra Comentario [rcf289]: Cfr. Ex. 20:1-11

y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni

31


andar;

señalando como los hombres, durante todo el tiempo que los jinetes de Rev. 6 han cabalgado generando las consecuencias de las trompetas de este capítulo, no han corregido sus caminos volteando su rostro a Dios. El v. 21 hace referencia a los mismo, pero referido a los últimos seis mandamientos que rigen la relación entre los hombres con sus semejantes.

9:21 y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus Comentario [rcf290]: Cfr. Ex. 20:12-17

hurtos.

Capítulo 10 10:1 Vi descender del cielo a otro ángel fuerte, Comentario [rcf291]: Ez. 1:28

envuelto en una nube, con el arco iris sobre su

Comentario [rcf292]: 2 Pe. 1:19

cabeza; y su rostro era como el sol, sol, y sus pies

Comentario [rcf293]: Rev. 1:15

como columnas de fuego. fuego.

Todas las veces que se mencionan las muertes o sus equivalentes que estas plagas traen sobre la humanidad, debe entenderse de manera dual: muerte física y muerte espiritual.

10:2 Tenía en su mano un librito abierto; y puso Comentario [rcf294]: Rev. 17:15; Is. 17:12

su pie derecho sobre el mar, mar, y el izquierdo sobre

Comentario [rcf295]: Gen. 1:1; Dt. 31:28; Sal. 68:8; Mt. 6:10

10:3 y clamó a gran voz, como ruge un león; y

El capítulo 10 es un interludio entre las plagas representadas por las trompetas de Rev. 8 y 9 y las plagas postreras de las copas que consuman la ira de Dios de Rev. 16, y ante la magnitud de lo que va a revelarse, este capítulo también funge para dar ánimo al profeta sobre lo que está por ver y debe registrar para profetizar.

la tierra; tierra; cuando hubo clamado, siete truenos emitieron

Comentario [rcf296]: Ez. 1:28

sus voces. voces. 10:4 Cuando los siete truenos hubieron emitido sus voces, yo iba a escribir; pero oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete

Comentario [rcf297]: Dn. 12:4

truenos han dicho, y no las escribas.

Comentario [rcf298]: Rev. 17:15; Is. 17:12

10:5 Y el ángel que vi en pie sobre el mar y

Comentario [rcf299]: Gen. 1:1; Dt. 31:28; Sal. 68:8; Mt. 6:10

10:6 y juró por el que vive por los siglos de los

Comentario [rcf300]: Sal. 90:2

El v. 1 nos confirma que el origen de este ángel es el Padre y Su Hijo Jesucristo, quienes lo han enviado.

sobre la tierra, tierra, levantó su mano al cielo,

El v. 2 muestra un libro abierto, esto es porque el Cordero ya abrió la revelación en el Capítulo 6, de la misma forma lo muestra posicionado en la tierra (tierra) y las naciones (mar).

siglos, siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el

Comentario [rcf301]: Neh. 9:6; Gen. 1:1; Is. 66:2; 45:18; Sal. 100:3; Hch. 17:2628

mar y las cosas que están en él, él, que el tiempo no sería más, más,

Comentario [rcf303]: Rev. 15:1

misterio de Dios Dios se consumará, consumará, como él lo

Los vv. 3 y 4 mencionan un mensaje que aunque emitido por el ángel debe mantenerse, por alguna razón que sólo Dios sabe, en reserva.

Comentario [rcf304]: Sof. 1:7; Is. 2:12; Ez. 30:3

anunció a sus siervos los profetas. profetas.

Los vv. 5 y 6 hablan de un juramento de tal

Comentario [rcf302]: Ez. 12:28

10:7 sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el

trascendencia que el angel jura por Dios mismo. Este juramento es referido a “que el tiempo no sería más”, la traducción más correcta de la frase “χρόνος οὐκέτι ἔσται”, es “ya no habrá dilación” o “ya no habrá más demora”, como algunas Biblias lo tienen, referido a que el tiempo dado al hombre para autogobernarse se ha terminado y viene ya consumación de los siglos. Esta consumación de los siglos comenzará, como lo dice el v.7, cuando el séptimo ángel toque la séptima trompeta, lo cual sucede en Rev. 11:15

32


Comentario [rcf316]: Ex. 25:16; Rev. 14:12

10:8 La voz que oí del cielo habló otra vez

cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo.

conmigo, y dijo: Ve y toma el librito que está

Y hubo relámpagos, voces, truenos, un

Comentario [rcf317]: Ex. 19:16; 20:18; Ez. 1:13-14; 2 Sam. 22:15; Sal. 144:6; Zac. 9:14; Sal. 18:7; Is. 13:13; 29:6; Ez. 39:19; 1 Pe. 4:17; 2 Tim. 3:1; Heb. 1:2; 1 Pe. 1:20; 2 Pe. 3:8; Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Jn. 12:31; Jer. 10:10

abierto en la mano del ángel que está en pie

terremoto y grande granizo. granizo.

Comentario [rcf305]: Rev. 17:15

amargará el vientre, vientre, pero en tu boca será dulce

Comentario [rcf306]: Gen. 1:1; Dt. 31:28; Sal. 68:8; Mt. 6:10

como la miel. miel.

Comentario [rcf307]: Gn. 18:17

ángel, y lo comí; y era dulce en mi boca como la

Comentario [rcf308]: Sal. 119:103; Ez. 3:3 Comentario [rcf309]: Sal. 119:103; Ez. 3:3 Comentario [rcf310]: Gn. 18:17

sobre el mar y sobre la tierra. tierra. 10:9 Y fui al ángel, diciéndole que me diese el

Los vv. 8 a 11 se refieren al mensaje que se le va a dar al profeta para que lo comunique, venido de Dios es dulce como toda Su palabra pero dadas las calamidades a las que se refiere no puede menos que amargar el interior de quien lo lleva y comunica.

librito. Y él me dijo: Toma, y cómelo; y te

10:10 Entonces tomé el librito de la mano del miel, miel, pero cuando lo hube comido, amargó mi

Después del ánimo dado al profeta en el capítulo 10 anterior, el capítulo 11 retoma lo que había quedado pendiente en el capítulo 9 que era el tercer “ay”, como menciona el v. 14, referido a la séptima trompeta, como indica el v. 15, que abre las plagas postreras del Día del Señor.

vientre. vientre. 10:11 Y él me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes.

Este mismo v. 15 señala precisamente el tiempo en que se consuma el plan de Dios y Él y Su Hijo toman el poder sobre la tierra, que es lo que va a comenzar a suceder a partir de este punto.

Capítulo 11 11:14 El segundo ay pasó; he aquí, el tercer ay viene pronto. 11:15 El séptimo ángel tocó la trompeta, y

Los vv. 16 y 17 son de reconocimiento a la gloria, el honor y el poder de Dios: “Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado”.

hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos Comentario [rcf311]: Heb. 11:40; Ez. 37:12; 1 Tes. 4:16-17; 1 Cor. 15:52; Job 20:5 Comentario [rcf312]: Gen. 49:28; Mt. 10:2; Hch. 1:26 Comentario [rcf313]: Rev. 19:10

de los siglos. siglos. 11:16 Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados sentados delante de Dios en sus tronos, tronos, se

El v. 18 retoma lo dicho en el v. 15 referido a la consumación de los siglos y la recompensa a quienes fueron fueles y el castigo a quienes no lo fueron: “Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra”.

postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, Dios, 11:17 diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que

Comentario [rcf314]: Is. 44:6

has de venir, venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. 11:18 Y se se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de

El v. 19 de nuevo nos habla de la majestuosidad de la presencia de Dios. La referencia al arca del pacto es tanto a la Ley de Dios, Sus mandamientos, como al testimonio de Jesús, ante los que se va a juzgar a la humanidad.

dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los Comentario [rcf315]: Heb. 11:40; Ez. 37:12; 1 Tes. 4:16-17; 1 Cor. 15:52; Job 20:5

que destruyen la tierra. tierra. 11:19 Y el templo de Dios fue abierto en el

33


Capítulo 15 15:1 Vi en el cielo otra señal, grande y

Después de las plagas que asolan a la humanidad por su iniquidad durante toda la historia de la iglesia de Dios, plagas representadas por las trompetas de Rev. 8 y 9, y después de la pausa dada por los capítulos 10 y 11 para preparar lo que sigue, el capítulo 15, sirve de preámbulo para las ultimas plagas que consuman la ira de Dios, que se detallarán en Rev. 16, representadas por las siete copas y que caen los últimos 3 ½ años de la historia humana cuando la iglesia ya no está sobre la tierra.

admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba Comentario [rcf320]: Is. 24

la ira de Dios. Dios. 15:2 Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y

Comentario [rcf321]: Is. 26:20; Sal. 27:5; 68:7; 91:1, 7-9; Rev. 21:10-11, 21

el número de su nombre, nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. 15:3 Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor

El v. 1 nos muestra los ángeles que tienen precisamente esas últimas plagas que consuman la ira de Dios.

Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son Comentario [rcf322]: Rev. 14:12

tus caminos, Rey de los santos. santos. 15:4 ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo;

Los vv. 2 a 4 nos muestran a los santos y santas de Dios, tanto los que al regreso de Jesús estaban dormidos en el polvo de la tierra como a los que estando vivos fueron transformados, en la Nueva Jerusalén a salvo de las plagas que están por caer sobre la tierra. “Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado “.

por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han Comentario [rcf323]: Is. 25

manifestado. manifestado. 15:5 Después de estas cosas miré, y he aquí fue abierto en el cielo el templo del tabernáculo del

Comentario [rcf324]: Ex. 25:16; Rev. 14:12

testimonio; testimonio; 15:6 y del templo salieron los siete ángeles que que tenían las siete plagas, vestidos de lino limpio y

Comentario [rcf325]: Rev. 19:8; 6:11

resplandeciente, resplandeciente, y ceñidos alrededor del pecho

Comentario [rcf326]: Lc. 12:35; 1 Pedro 1:13

con cintos de oro. oro. 15:7 Y uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro, oro, llenas de la

Comentario [rcf327]: Is. 24

ira de Dios, Dios, que vive por los los siglos de los siglos. siglos.

Antes de que estas plagas caigan sobre la tierra los santos y santas de Dios son puestos a salvo

Comentario [rcf328]: Sal. 90:2

en la Nueva Jerusalén y las plagas comienzan a caer los últimos 3 ½ años de la historia humana (este punto se explicará cuando se vean los dos testigos de Rev. 11). El v. 5 nos muestra el juicio de Dios que viene a consumarse sobre la tierra cuyo fiel de la balanza son los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesús.

El v. 6 nos muestra a los ángeles con toda la dignidad y majestuosidad de la comisión asignada.

34


15:8 Y el templo se llenó de humo por la gloria

El v. 8 muestra una situación especial ya que en este período, cuando la iglesia sea llevada a la Nueva Jerusalén mientras están cayendo las postreras plagas que consuman la ira de Dios, ya no habrá tiempo para orar, arrepentirse o aceptar la verdad, sino sólo esperar el juicio de Dios.

de Dios, y por su poder; y nadie podía entrar en Comentario [rcf329]: Rev. 22:11; Ecl. 11:4; Gn. 7:16; Mt. 25:10

el templo hasta que se hubiesen cumplido las siete plagas de los siete ángeles.

Capítulo 16

Es interesante notar como las plagas que sobre la tierra caen durante toda la historia de la iglesia de Dios (Rev. 8; 9) están representadas por trompetas (una trompeta requiere de tiempo para tañe algo inteligible), mientras que las plagas postreras de los últimos 3 ½ años de los días de este siglo, cuando la iglesia de Dios ya no está sobre la tierra (Rev. 16), están representadas por copas conteniendo la ira de Dios (una copa es algo que se apura rápidamente).

16:1 Oí una gran voz que decía desde el templo Comentario [rcf330]: Gen. 1:1; Dt. 31:28; Sal. 68:8; Mt. 6:10 Comentario [rcf331]: Mal. 4

a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios. Dios. 16:2 Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la

Comentario [rcf332]: Ex. 9:8-12; Dt. 28:15-64; Lv. 26,14-46; Ex. 7:14-24 Jer. 9:12-13 Comentario [rcf333]: Rev. 17:15; Is. 17:12 Comentario [rcf334]: Heb. 9:22; Dt. 28:15-64; Lv. 26,14-46; Ex. 7:14-24; Is. 5:20 Comentario [rcf335]: Rom. 6:23 Comentario [rcf336]: Rev. 17:15; Is. 17:12

bestia, y que adoraban su imagen. imagen. 16:3 El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el

El capítulo 16 prácticamente es una réplica de las plagas que por la iniquidad de la humanidad, han sido derramadas sobre ella durante toda la historia de la iglesia de Dios, solo que ahora con toda intensidad y en un período de tiempo mucho muy corto (3 ½ años).

mar. mar. 16:4 El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, aguas, y se convirtieron en sangre. sangre.

Comentario [rcf337]: Prov. 5:4; Rev. 17:15 Comentario [rcf338]: Heb. 9:22; Dt. 28:15-64; Lv. 26,14-46; Ex. 7:14-24; Is. 5:20

El v. 1 inicia con los ángeles comisionados para derramar las copas de la ira de Dios saliendo a cumplir la encomienda: “Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios”. El v. 2 menciona la primer copa siendo derramada sobre toda la tierra siendo que la úlcera pestilente referencia a los castigos (penas, mortificación, enmienda) que como consecuencia de sus sus iniquidades reciben todos aquellos que tengan la marca de la Bestia (de la que se comentará más delante cuando se aborde el capítulo 13 de Revelación). El v. 3 menciona la segunda copa siendo derramada sobre las naciones (mar). Nótese que en esta ocasión, a diferencia de Rev. Rev. 8; 9, no muere la tercera parte de los hombres (en aquel entonces no podían morir todos pues aún estaba sobre la tierra la iglesia de Dios), sino que ahora mueren todos, esto porque ya no está sobre la tierra la iglesia de Dios. Los vv. 3 y 4, este último cuyo referente es el derramamiento de la tercera copa de la ira de Dios, hacen referencia al derramamiento de sangre (para ver sangre ésta tiene que aflorar a través del derramamiento) que sobre las naciones (mar) vienen, siendo que lo que debería ser la verdad (ríos, y sobre las fuentes de las aguas), al ya no estar más en la tierra, se convierte en una causa de ello.

35


16:5 Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo

Los vv. 5 a 7 es una declaratoria del juicio justo de Dios al consumarse lo que desde siempre había anunciado por medio de sus profetas.

eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas. 16:6 Por cuanto derramaron la sangre de los santos y

Los vv. 8 y 9, cuyo referente es el derramamiento de la cuarta copa de la ira de Dios, hacen referencia a los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesús, los cuales, en vez de ser motivo de bendición, son los testimonios puestos contra los hombres que les acarrean las maldiciones.

de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen. 16:7 También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y Comentario [rcf339]: Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Dn. 12:4; Rev. 1:19; Jn. 12:31; Heb. 1:2; 9:26 Comentario [rcf340]: Is. 13:10; Mt. 24:29; Gen. 1:16-18; Lc. 21:25; Mc. 13:24; Mt. 4:12-16; Miq. 3; Sal. 119:105; Sal. 27:1; Jn. 1:3-7; 8:12; Rom. 13:12; Prov. 7:4-9; Jn 3:19-20; Mt. 6:23; 22; Heb. 6:1-6; Mt. 5:1416; Is. 9:2; 42:6-7; 1 Pe. 2:9-10; 2 Cor. 4:34; Ef. 5:8; Dn. 12:3; 1 Tes. 5: 4-8; Jud. 4; 2 Pe. 2:1-2 Comentario [rcf341]: Dt. 28:15-68; Cfr. Rev. 21:23 Comentario [rcf342]: Cfr. Ex. 20 Comentario [rcf343]: Is. 13:10; Mt. 24:29; Gen. 1:16-18; Lc. 21:25; Mc. 13:24; Mt. 4:12-16; Miq. 3; Sal. 119:105; Sal. 27:1; Jn. 1:3-7; 8:12; Rom. 13:12; Prov. 7:4-9; Jn 3:19-20; Mt. 6:23; 22; Heb. 6:1-6; Mt. 5:1416; Is. 9:2; 42:6-7; 1 Pe. 2:9-10; 2 Cor. 4:34; Ef. 5:8; Dn. 12:3; 1 Tes. 5: 4-8; Jud. 4; 2 Pe. 2:1-2; Sal. 19; Is. 5:20; 60:1-39, 19; Am. 8:9-11; Sal. 27:5; 68:7; Is. 26:20 Comentario [rcf344]: Cfr. Rev. 21:23; Mt. 5:14

justos. justos. 16:8 El cuarto ángel derramó su copa sobre el fuego. 16:9 Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, plagas, y no se arrepintieron para darle gloria. gloria. 16:10 El quinto ángel derramó su copa sobre sobre el tinieblas, tinieblas, y mordían de dolor sus lenguas, lenguas, 16:11 y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras.

El v. 12, relativa al derramamiento de la sexta copa de la ira de Dios, es una referencia a la profecía contenida en Daniel 11:40-45 que menciona como es que la Bestia, en su última resurrección, cuando diez reyes le entreguen su poder, imbuido por el poder de Satanás y apoyada por el falso profeta (v. 13), invadirá varios países del Norte de África y de Oriente Medio y entrará en Israel después de romper con este último un pacto que había signado por siete años al término de los primeros 3 ½ años, siendo que al final de los segundos 3 ½ años que saldrá a enfrentar a los reyes de oriente y estando todas las naciones conflagradas para la guerra (v. 14) presenciarán la venida de Jesus con sus ángeles y sus santos (v. 15) a los que combatirán pero a los que no vencerán sino al contrario, serán vencidos “el lugar que en hebreo se llama Armagedón” (v. 16).

16:12 El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente. oriente. 16:13 Y vi salir de la boca del dragón, dragón, y de la

Comentario [rcf346]: Dan. 11:40-45, Ez. 30

boca de la bestia, bestia, y de la boca del falso profeta, profeta,

Comentario [rcf347]: Rev. 12:9

tres espíritus inmundos a manera de ranas;

Comentario [rcf348]: Rev. 13:1-11

16:14 pues son espíritus de demonios, que

Comentario [rcf349]: Rev. 13:12-18

hacen señales, y van a los reyes de la tierra en

Comentario [rcf351]: Rev. 19:11-18; Ez. 30

El v. 11, como en el 9 anteriormente, muestra la actitud rebelde y empecinada del hombre: “y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras”.

trono de la bestia; y su reino se cubrió de

Comentario [rcf345]: Cfr. Ex. 20

Comentario [rcf350]: Rev. 12:9; 2 Cor. 11:14-15

El v. 10, relativa al derramamiento de la quinta copa de la ira de Dios, es una referencia a las tinieblas que cubren la tierra ya que la luz del mundo, la iglesia de Dios, no se encuentra más sobre ella por lo que la puerta de la salvación se ha cerrado y sólo hay que padecer la ira de Dios.

sol, sol, al al cual fue dado quemar a los hombres con

todo el mundo, mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. Todopoderoso. 16:15 16:15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su

Comentario [rcf352]: Rev. 19:11-18

vergüenza. vergüenza. 16:16 Y los reunió en el lugar que en hebreo se

Comentario [rcf353]: Rev. 19:11-18

llama Armagedón. Armagedón.

36


16:17 El séptimo ángel derramó su copa

Los vv. 17 a 20, relativo el primero al derramamiento de la séptima copa de la ira de Dios, son una consumación de la ira de Dios y la conclusión del presente siglo.

por el aire; y salió una gran voz del templo del Comentario [rcf352]: Ex. 25:16; Rev. 14:12 Comentario [rcf353]: Is. 24 Comentario [rcf354]: Ex. 19:16; 20:18; Ez. 1:13-14; 2 Sam. 22:15; Sal. 144:6; Zac. 9:14

cielo, cielo, del trono, diciendo: Hecho está. está. 16:18 Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, truenos, y un gran temblor de tierra, un

El v. 21 establece la diferencia de la intensidad de las plagas de Rev. 8; 9, señalando para ello el peso de los castigos (penas, mortificación, enmienda), de la misma forma, queda de manera reiterada no solo en este versículo sino en todo este capítulo lo justo de los juicios de Dios pues los hombres que sufren estas plagas lo merecen pues su carácter es de rebeldía e iniquidad consumada pues nunca se arrepienten de sus actos sino al contrario blasfeman aún más de Dios.

terremoto tan grande, grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la

Comentario [rcf355]: Sal. 18:7; Is. 13:13; 29:6; Ez. 39:19; 1 Pe. 4:17; 2 Tim. 3:1; Heb. 1:2; 1 Pe. 1:20; 2 Pe. 3:8; Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Jn. 12:31; Jer. 10:10

tierra. tierra.

Comentario [rcf356]: Mt. 24:21; Dt. 28:15-64; Lv. 26,14-46; Ex. 7:14-24

la gran Babilonia vino en memoria memoria delante de

16:19 Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su

Comentario [rcf357]: Rev. 18:9

ira. ira. 16:20 Y toda isla huyó, y los montes no fueron

Comentario [rcf358]: Is. 2:12-22; Lc. 21:26; Prov. 1:27-28; Jer. 2:22; Sof. 1:15; Am. 5:18-20; Mt. 24:30-31; Lc. 21:27; Mc. 13:26-27; Lc. 21:36

hallados.

Comentario [rcf359]: Rev. 8:7; Dt. 28:15-64; Lv. 26,14-46; Ex. 7:14-24; Is. 30:30 Jer. 9:12-13

los hombres blasfemaron contra Dios por la

Comentario [rcf360]: Cfr. Ex. 20

sobremanera grande. grande.

16:21 Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; talento; y plaga del granizo; granizo; porque su plaga fue

Comentario [rcf361]: Mt. 24:21

37


8

Los dos testigos Rev. 11: 1-13; P.d. 10, 1; i.v. 21; R y P 22, 23

El capítulo de Revelación 11:1-13, referido a los dos testigos, no es más que la representación simbólica y alegórica, pero muy práctica y concreta, de la historia de la iglesia de Dios desde su fundación por Jesús y hasta que Él vuelva y la recoja y, como los demás capítulos, se desarrolla simultáneamente y a la par que estos. Esta visión retrata fielmente la historia y características de la iglesia de Dios: pequeña (Lucas 12:32), perseguida (Mateo 10:22; 24:9), débil y despreciada por el mundo (Juan 15:19; 17:16; 1 Juan 2:15); en contraposición con la ramera, la iglesia apóstata de Rev. 13: 11-18; 17: 1-8; 17: 15-18; 18: grande (Revelación 17:1, 15), perseguidora (Revelación 17:6; 18:24), y poderosa y apreciada por el mundo (Revelación 17:2; 18:3, 9-10).


Capítulo 11 11:1 Entonces me fue dada una caña semejante

El v. 1 comienza con medir, esto porque en el presente siglo, hablando de la iglesia de Dios, son muchos los llamados, pocos los elegidos, tan pocos que pueden ser contados.

a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y Comentario [rcf365]: Mt. 22:14; Lc 12:32; 2 Cor. 10:13; 1 Pe. 4:12-14; 17-19; Cfr. Rev. 17:1, 15; Hab. 3:6

mide el templo de Dios, y el altar, y a los que

Comentario [rcf366]: Ef. 2:22; 2 Cor. 6:16; 1 Cor. 3:16

11:2 Pero el patio que está fuera del templo

adoran en él. él. El v. 2 hace referencia a la profecía contenida en Daniel 7, referida al tiempo en que la cuarta Bestia, el imperio romano y sus sucesivas resurrecciones, someterían atribulación a la iglesia de Dios, en lenguaje profético 42 meses, es decir, 1,260 días, es decir, 1,260 años

déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la

Comentario [rcf367]: Dn. 7:25

ciudad santa cuarenta y dos meses. meses.

Comentario [rcf368]: 1 Sam. 20:6; 27:7; 1 Re. 1:1; Job 10:5; 15:20; Sal. 90:9, 10; Nm. 14:33-34; Ez. 4:6

11:3 Y daré a mis dos testigos que profeticen

Comentario [rcf369]: Zac. 4:3; 11:14; Jn. 15:27; Hch. 1:8; Mt. 24:14; Gn. 41:32; Heb. 6:18

cilicio. cilicio.

Comentario [rcf370]: Ez. 2:5 7

candeleros que están en pie delante del Dios de

Comentario [rcf371]: Dn. 7:25; Rev. 12:6; Nm. 14:33-34; Ez. 4:6 Comentario [rcf372]: 2 Sam. 3:31; 2 Rey. 19:1,2 Comentario [rcf373]: Zac. 4:3; 11:14; Jn. 15:27; Hch. 1:8; Mt. 24:14; Gn. 41:32; Heb. 6:18

por mil doscientos sesenta días, vestidos de

El v. 3 es reiterativo de lo anterior pues vemos cómo es que la prédica de los dos testigos de 1,260 años es vestidos de cilicio, símbolo de profunda tristeza y lamentación. Esto no quiere decir que la iglesia de Dios solo habría de testimoniar por 1,260 años, sino que sólo por ese período lo haría vestida de cilicio, el

11:4 Estos testigos son los dos olivos, y los dos la tierra. tierra.

resto del tiempo estaría sin cilicio, cuando se le concediera libertad de culto. El v. 4 es aclarativo en cuanto a la identidad de los dos testigos: la iglesia de Dios, la cual desde su fundación no dejaría de existir hasta el regreso de Jesús (Mt. 16:18; 28:20; Jn. 14:16; 15:16; Ef. 3:21; 4:11-13). Ahora bien, ¿cuándo empiezan y terminan esos 1,260 años? La iglesia de Dios sostiene que es el periodo comprendido entre el 538 d.C. y el 1798 d.C. Respecto de la primer fecha se refiere a cuando Belisario, general de Justiniano, liberó a Roma en el año 538 d.C., el obispo de Roma se vio libre del control de los ostrogodos, cuyo arrianismo había resultado en la restricción de la Iglesia Católica en desarrollo. Ahora el obispo podría ejercer las prerrogativas que le había concedido el decreto de Justiniano, en el año 533 d.C.; ahora podría aumentar la autoridad de la Santa Sede. Así comenzaron los 1.260 años de persecución que había predicho la profecía bíblica. Respecto de la segunda fecha, las victorias espectaculares de los ejércitos de Napoleón en Italia, colocaron al Papa a la merced del gobierno revolucionario francés, el cual consideraba que la religión romana era el enemigo irreconocible de la República. El gobierno francés ordenó a Napoleón que tomara preso al Papa. Bajo sus órdenes, el general Berthier entró en Roma y proclamó el fin del poder político del papado. Tomando cautivo al Papa, Berthier lo llevó consigo a Francia, donde murió en el exilio. El derrocamiento del papado fue el acontecimiento culminante de una larga serie asociada con su declinación progresiva. Este suceso marca el fin del período profético de los 1.260 años. Ahora bien, como todas las fechas que aquí se den deben tomarse como un aproximado ya que los tiempos de Dios son diferentes pudiendo esto adelantarse o atrasarse en nuestra comprensión. Por ejemplo, en cuanto a adelantar, el matar o el adulterar no vienen a la existencia al consumarse al acto sino, para Dios, desde que el sentimiento surge en el interior (Mt. 21-22, 27-28); en cuanto atrasar, respecto del advenimiento del Mesías, la profecía de Daniel de las 70 semanas (Dn. 9:24-27) nos lleva, no a cuando Jesús nació, sino cuando a los 30 años inicio su ministerio.

39


Comentario [rcf388]: Sal. 18:7; Is. 13:13; 29:6; Ez. 39:19; 1 Pe. 4:17; 2 Tim. 3:1; Heb. 1:2; 1 Pe. 1:20; 2 Pe. 3:8; Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; ; Jer. 10:10 Comentario [rcf374]: Rev. 19:15; Ef. 6:17; Heb. 4:12; Jer. 23:29; Heb. 12:29

11:5 Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la

hombres; hombres; y los demás se aterrorizaron, y dieron

boca de ellos, ellos, y devora a sus enemigos; y si

gloria al Dios del cielo. cielo.

alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la

Respecto de Su iglesia, Dios nos dice como le ha conferido poder para que por su misma prédica los injustos se acarreen juicio (v. 5), para acarrear maldiciones sobre los inicuos (v. 6 p.p.), para mostrar las abominaciones de la tierra y acarrear sobre los herejes e incrédulos el castigo a sus acciones (v. 6 u.p.).

misma manera. manera.

Comentario [rcf389]: Rev. 15:22 Comentario [rcf375]: 1 Cor. 3:11-15; Rev. 21:8 Comentario [rcf376]: Dt. 11:14 Comentario [rcf377]: Prov. 5:4; Rev. 17:15

11:6 Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, sangre, y para herir la tierra con toda plaga,

Comentario [rcf378]: Heb. 9:22

cuantas veces quieran. quieran.

Comentario [rcf379]: Ex. 9:8-12; Dt. 28:15-68

11:7 Cuando hayan acabado su testimonio, testimonio, la

Comentario [rcf380]: Zac. 4:3; 11:14; Jn. 15:27; Hch. 1:8; Mc. 6:11; Mt. 24:14 Comentario [rcf381]: Rev. 12:17; 14:12; Mt. 10:22; 24:9; Cfr. Rev. 17:6; 18:24; Mt. 24:36-41 Comentario [rcf382]: Mt. 24:15-22; Is. 13:10; Mt. 24:29; Gen. 1:16-18; Lc. 21:25; Mc. 13:24; Mt. 4:12-16; Miq. 3; Sal. 119:105; Sal. 27:1; Jn. 1:3-7; 8:12; Rom. 13:12; Prov. 7:4-9; Jn 3:19-20; Mt. 6:23; 22; Heb. 6:1-6; Mt. 5:14-16; Is. 9:2; 42:6-7; 1 Pe. 2:9-10; 2 Cor. 4:3-4; Ef. 5:8; Dn. 12:3; 1 Tes. 5: 4-8; Jud. 4; 2 Pe. 2:1-2; Sal. 19; Is. 5:20; 60:1-39, 19; Am. 8:9-11; Gn. 7:4; Mt. 24:37; 1 Pe. 3:20-21; Col. 2:12 Comentario [rcf383]: Rev. 17:18 Comentario [rcf384]: Dn. 9:27; Gn 7:4; Mt. 24:37; Mt. 24:36-41 Comentario [rcf385]: Job 20:5; Jn. 15:19; 17:16; 1 Jn. 2:15; Cfr. Rev. 17:2; 18:3, 9-10 Comentario [rcf386]: Ex. 9:8-12; Dt. 28:15-68

La persecución iniciada a la iglesia desde su fundación concluirá con la supresión (física y/o espiritual) de su obra aquí en la tierra por parte de la Bestia en su última resurrección al inicio de la última semana profética de la historia (v. 7), con lo que el mundo quitará la luz que lo alumbraba (v. 8) siendo esto motivo de alegría de los rebeldes e inicuos (vv. 9-10).

bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará. matará. 11:8 Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado. 11:9 Y los de los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán sus cadáveres por tres días y medio, medio, y no permitirán que sean sepultados. sepultados. 11:10 Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra. 11:11 Pero después después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. 11:12 Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una

Comentario [rcf387]: 1 Tes. 4:16-17; 1 Cor 15: 22-23; Is. 26:20; 1 Tes. 1:10; Sal. 91:8; Rev. 15:2; 21:10, 17; Nm. 14:33-34; Ez. 4:6; Gn. 7:4; Mt. 24:36-41; 1 Pe. 3:2021; Col. 2:12; Job 5:19-23; Juan 20:1-18; Jn. Éxodo 20:1-18; 23:15; Levítico 23: 6-8; Números 28: 17-25; Deuteronomio 16: 3-4, 8; Is. 60:1

nube; y sus sus enemigos los vieron. vieron. 11:13 En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y por el terremoto murieron en número de siete mil

40

La última semana de la historia humana (Dn. 9:27) mencionada en la profecía de las 70 semanas de Daniel, puede dividirse en dos partes, los primeros 3 años y medio en que la Bestia hace un pacto con la tierra del esplendor, y los segundos 3 años y medio cuando rompe el pacto y entra en ella colocando la abominación desoladora. Al inicio de esa semana profética (Dn. 12: 7, 1-6) la obra de la iglesia de Dios es suprimida durante los primeros 3 años y medio (yendo a la tumba, símil de los días de Noé previos al diluvio (Gn. 7:4; Mt. 24:37; 1 Pe. 3:20-21; Col. 2:12); cuando inicia el segundo período de tres años y medio viene el rapto de la iglesia (v. 11-12), símil de la ascensión de Jesús a la mitad de la semana de los Panes sin Levadura (Jn. 20:1-18; Éx. 12:15-20), cuando Jesús viene a la tierra llegando hasta las nubes y se lleva a Sus santos (resucitados y transformados) a la Nueva Jerusalén mientras en los últimos tres años y medio del presente siglo caen las pagas postreras de Dios contenidas en las copas de la ira de Rev. 16 estando ellos a salvo de esto en sus aposentos (v. 13). Sobre esto último, algunas Biblias traducen la última parte del v. 13 como “los supervivientes, sobrecogidos de espanto, alabaron al Dios del cielo”, que sería una traducción más acorde con el sentido de la frase y el hilo conductor de la narración.


9

Mujer Rev. 12; P.d. 36; i.v. II 46 // P.d. 10, 11

El capítulo de Revelación 12 viene a respaldar, detallar o complementar lo manifestado en el capítulo de Rev. 11:1-13 respecto de la iglesia de Dios y es una relatoría simbólica pero muy exacta y concreta de la lucha constante de ésta con su Adversario.


Comentario [rcf406]: Ex. 25:16; Rev. 14:12 Comentario [rcf407]: Mt. 10:39; 16:25; Mc. 8:35; Lc. 9:24; 17:33

hasta la muerte. muerte. mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus

Comentario [rcf388]: Is. 13:10; Mt. 24:29; Gen. 1:16-18; Lc. 21:25; Mc. 13:24; Mt. 4:12-16; Miq. 3; Sal. 119:105; Sal. 27:1; Jn. 1:3-7; 8:12; Rom. 13:12; Prov. 7:4-9; Jn 3:19-20; Mt. 6:23; 22; Heb. 6:1-6; Mt. 5:1416; Is. 9:2; 42:6-7; 1 Pe. 2:9-10; 2 Cor. 4:34; Ef. 5:8; Dn. 12:3; 1 Tes. 5: 4-8; Jud. 4; 2 Pe. 2:1-2; Mal. 3:20; Mt. 17:2; Rev. 1:16

estrellas. estrellas.

moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido

pies, y sobre su cabeza una corona de doce

a vosotros con gran ira, ira, sabiendo que tiene poco tiempo. tiempo.

12:2 Y estando encinta, encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. alumbramiento.

Los vv. 1 y 2 nos muestran a la Congregación de Dios, vestida de esplendor, por dar a luz a Jesús en este mundo. Esta congregación era el Pueblo de Israel en el Antiguo Testamento y la iglesia de Dios en el Nuevo Testamento.

12:3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, escarlata, que tenía siete

Comentario [rcf408]: Is. 25

cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete

Comentario [rcf389]: Gen. 49:28; Mt. 10:2

diademas; diademas;

Comentario [rcf409]: Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Dn. 12:4; Rev. 1:19; Jn. 12:31; Heb. 1:2; 9:26

estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. tierra. Y

12:4 y su cola arrastraba la tercera parte de las

El v. 3 hace referencia a Satanás, que como dice el v. 4 arrastra la tercera parte de los ángeles que lo acompañaron en su rebelión, y que ha buscado siempre truncar el plan de Dios, aquí se representa usando para ese medio la Bestia de Rev. 13: 1-10; 17: 8-14 con sus siete resurrecciones incluyendo la última donde diez reyes le entregarán su poder.

el dragón se paró frente a la mujer que estaba

Comentario [rcf390]: Hch. 7:38

para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan

Comentario [rcf391]: Jn. 16:21

pronto como naciese.

Comentario [rcf392]: Rev. 20:1-3

12:5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con

Comentario [rcf393]: Rev. 13:1

vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue

Comentario [rcf394]: Rev. 6:13; 8:12

arrebatado para Dios y para su trono. trono.

Comentario [rcf395]: Rev. 19:7-8; 21:9; 2 Cor. 11:2; Ef. 5:25-27

12:6 Y la mujer huyó al desierto, desierto, donde tiene

Comentario [rcf396]: Sal. 2:7-9

lugar preparado por Dios, para que allí la

Comentario [rcf397]: Rev. 19:7-8; 21:9; 2 Cor. 11:2; Ef. 5:25-27

12:7 Después hubo una gran batalla en el cielo:

Comentario [rcf399]: Rev. 11:3; Nm. 14:33-34; Ez. 4:6

12:12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que

12:1 Apareció en el cielo una gran señal: una

Comentario [rcf387]: Rev. 19:7-8; 21:9; 2 Cor. 11:2; Ef. 5:25-27

Comentario [rcf398]: Dt. 32:10; Os. 13:5; Jer. 2:6, 31; Lm. 5:9

testimonio de ellos, ellos, y menospreciaron sus vidas vidas

Capítulo 12

Después de la vida de Jesús aquí en la tierra (v. 5), una vez ascendido al cielo y entregado la gran comisión a Su iglesia, ésta tiene que huir al desierto (v. 6), representando la soledad, la sequedad, la oscuridad y la inseguridad de ese tiempo, 1,260 años (días proféticos), ya comentado esto en el Capítulo 11.

sustenten por mil doscientos sesenta días. días. Miguel y sus sus ángeles luchaban contra el dragón; dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; ángeles; 12:8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar

Comentario [rcf400]: Rev. 20:1-3

para ellos en el cielo.

Comentario [rcf401]: Rev. 20:1-3

12:9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la

Comentario [rcf402]: Rev. 6:13; 8:12

serpiente antigua, que se llama diablo y

Los vv. 7 y 9 nos hablan de la expulsión del Diablo y sus ángeles caídos del cielo, quienes desde la muerte y resurrección de Jesús han quedado confinados a la tierra.

Satanás, el cual cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron Comentario [rcf403]: 2 Cor. 4:4; Lc. 21:8; 10:18; Mt. 24:5, 24; Mc. 13:22; Gn. 3; 1 Jn. 5:19; Col. 2:15; Is. 14:12-20; Ez. 28:1319; Jn. 8:44

Los vv. 10 y 11 son de alabanza a Dios reconociendo Su poderío y majestad y lo perfecto y santos de Sus juicios, así como un reconocimiento a los santos y santas que han permanecido fieles.

arrojados con él. él. 12:10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su

Comentario [rcf404]: Heb. 11:40; Ez. 37:12; 1 Tes. 4:16-17; 1 Cor. 15:52; Job 20:5 Comentario [rcf405]: 2 Cor. 4:4; Lc. 21:8; 10:18; Mt. 24:5, 24; Mc. 13:22; Gn. 3; 1 Jn. 5:19; Col. 2:15; Is. 14:12-20

Cristo; Cristo; porque ha sido lanzado fuera el

La expulsión del Diablo y sus ángeles del cielo genera voces de júbilo, pero su confinamiento a la tierra trae lamentos, como muestra el v. 12, sobre todo por el poco tiempo que sabe él tiene y lo intenso de la ira con la que llega.

acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. noche. 12:11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del

42


12:13 Y cuando vio el dragón que había sido Comentario [rcf412]: Col. 2:15

Los vv. 13 y 14 de nueva cuenta nos hablan de la persecución que Satanás emprendió contra la iglesia de Dios, siendo el principal referente de esto los 1,260 años (tiempo (1 año), y tiempos (dos años), y la mitad de un tiempo (½ año) = 3 y ½ años = 1,260 días proféticos = 1,260 años) porque tuvo que huir al desierto, ya comentado esto en el Capítulo 11.

arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. 12:14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la

Comentario [rcf413]: Ex. 19:4

gran águila, águila, para que volase de delante de la

Comentario [rcf414]: Rev. 20:1-3

serpiente al desierto, desierto, a su lugar, donde es

Comentario [rcf415]: Dt. 32:10; Os. 13:5; Jer. 2:6, 31; Lm. 5:9

sustentada por un tiempo, tiempo, y tiempos, y la mitad

Comentario [rcf416]: Os. 6:1-2; Dn. 7:25; Nm. 14:33-34; Ez. 4:6

12:15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la

de un tiempo. tiempo.

Los vv. 15 y 16 muestran al Dragón usando los poderes de este mundo (no arroja un río, sino como un rio, muchas aguas) para atacar a la iglesia de Dios, pero asimismo muestra como en esos 1,260 años ciertas naciones se mostraron tolerantes e incluso en caso hasta defensoras de la iglesia de Dios.

mujer, agua como un río, para que fuese Comentario [rcf417]: Rev. 15:15; Is. 17:12; Jer. 47:2-3

arrastrada por el río. río.

Comentario [rcf418]: Gen. 1:1; Dt. 31:28; Sal. 68:8; Mt. 6:10

tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón

Comentario [rcf419]: Rev. 15:15; Jer. 47:2-3

12:17 Entonces el dragón se llenó de ira contra

Comentario [rcf420]: Rev. 19:7-8; 21:9; 2 Cor. 11:2; Ef. 5:25-27 Comentario [rcf421]: Rev. 13:7; Jn. 16:2 Comentario [rcf422]: Rev. 14:12; 22:14

12:16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la había echado de su boca. la mujer; mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto

Por último el v. 17 muestra a Satanás en su último intento, atacando al resto de su descendencia, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo, es decir, después de la persecución de esos 1,260 años y con énfasis en la última tribulación que antes de la venida de Jesús deberá enfrentar la iglesia de Dios.

de la descendencia de ella, ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. Jesucristo.

43


10

Bestia Rev. 13: 1-10; 17: 8-14; P.d. 30; i.v. 18, 19, 24; i.v. II 38; R y P 5

Los capítulos 13:1 a 13:10 y 17:8 a 17:14, nos hablan de la Bestia. El capítulo 2 de Daniel nos sirve para identificar esta Bestia, la cual es el imperio romano, y, dado que todo en Revelación gira en torno a la iglesia de Dios, estos capítulos son un resumen de la historia del imperio romano (original y revivido) que a la par de la iglesia de Dios ha existido así como la relación del primero con esta última.


El capítulo 2 de Daniel nos sirve para identificar que esta Bestia que se menciona en el v. 1 es el Imperio Romano, las siete cabezas son las siete resurrecciones que tendría y los diez cuernos con sus diademas los últimos diez reyes que en la última resurrección del Imperio Romano entregará su poder a la Bestia. ¿Cómo sabemos que estás siete resurrecciones son consecutivas y no simultáneas? Primero, por la imagen descrita en Daniel 2: las piernas son el imperio romano y están unidas a los pies cuyos diez dedos representan los reyes que en la última resurrección darán su poder a la Bestia por lo que la visión implica continuidad histórica a lo largo del tiempo que uno desde el inicio y hasta el final al Imperio Romano; segundo, por los tres cuernos de Rev. 13:11 ya que los tres cuernos que son tres reinos no consecutivos que al ser arrancados dejan estos siete, no consecutivos, por venir; tercero por la mujer de Rev. 17:3, una iglesia apóstata, que aparece en toda su existencia sobre la

Capítulo 13 Comentario [rcf424]: Rev. 17:15; Is. 17:12; 57:20

13:1 Me paré sobre la arena del mar, mar, y vi subir

Comentario [rcf425]: Dn. 7:20-24; 8:3-9; Zac. 1:18-21; Rev. 17:7-12; 1 Re. 22:11

cuernos; cuernos; y en sus cuernos diez diademas; diademas; y

Comentario [rcf426]: Rev. 12:3

13:2 Y la bestia que vi era semejante a un

Comentario [rcf427]: Dn. 2:33, 40-43; 7:7

leopardo, leopardo, y sus pies como de oso, oso, y su boca

Comentario [rcf428]: Dn. 2:32, 39; 7:6

como boca de león. león. Y el dragón le dio su poder

Comentario [rcf429]: Dn. 2:32, 38; 7:5

y su trono, y grande autoridad.

Comentario [rcf430]: Dn. 2:32, 39; 7:4

13:3 Vi una de sus cabezas como herida de

Comentario [rcf431]: Rev. 20:1-3

muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se

del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez sobre sus cabezas, un nombre blasfemo.

maravilló toda la tierra en pos de la bestia, Comentario [rcf432]: Rev. 20:1-3

13:4 y adoraron al dragón que había dado

Comentario [rcf433]: Dn. 7:7

autoridad a la bestia, bestia, y adoraron a la bestia, bestia,

Comentario [rcf434]: Dn. 7:7

diciendo: ¿Quién como la bestia, bestia, y quién podrá

Comentario [rcf435]: Dn. 7:7

luchar contra ella?

Bestia, el Imperio Romano y sus resurrecciones; y cuarto, por la descripción de Rev. 17:10 de estos siete reinos donde “cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo”. Con mucha prudencia y considerando lo que ya se comentó cuando se vio el v. 3 del capítulo 1 en cuanto a las fechas históricas, podemos esbozar cuáles han sido estas seis resurrecciones (después de la herida mortal sanada (v. 3), la caída de Roma en el 476 d.C.) ya efectuadas quedando restante la última resurrección: 1ª con Justiniano (554-565 d.C.), 2ª con Carlomagno (800 -814 d.C.), 3ª con Otto el Grande (962-973 d.C.); 4ª con la Casa de Habsburgo (1438 y 1740); 5ª con Napoleón (1804- 1814 d.C.); y 7ª con Hitler/Mussolini (1936-1945 d.C.). Sobre esto, cualquier obra histórica de consulta secular nos habla precisamente de estas resurrecciones confirmado la Escritura: la 1ª con Justiniano se le llama Restauración Imperial (por lo del Imperio Romano); desde la 2ª con Carlomagno, pasando por la 3ª con Otto el Grande, y hasta la 4ª con la Casa de Habsburgo, todos ellos fueron coronados como Emperadores del Sacro Imperio Romano; la 5ª con Napoleón, como Emperador recibió la corona de Francisco II (Sacro Emperador); y 6ª con Hitler/Mussolini, aunque diferente a las demás (más delante se explicará más esto en el v. 17:8) fue llamada pro Mussolini como la Tercera Roma (como sucesora de la Primera Roma (el Imperio de Occidente) y la Segunda Roma (el Imperio de Oriente) y por Hitler el Reich de Mil Años (en alusión a los mil años del Sacro Imperio Romano desde Carlomagno hasta la Casa de Habsburgo). La descripción que el v. 2 hace de la Bestia toma de los otros tres imperios anteriores a ella (babilónico, medo-persa y griego) pues ella los ha absorbido y superado (la secuencia de estos imperios está dada por El capítulo 2 de Daniel y confirmada por la historia secular). Este mismo versículo aclara que Satanás le ha dado poder, veremos más delante para qué. El v. 3 nos habla de una herida mortal que, como ya se dijo, se refiere a la la caída de Roma en el 476 d.C. Después de esta caída Roma estuvo bajo el reinado de los tres reinos arrianos (ver comentario sobre estos tres reinos en Rev. 13:11, que a diferencia de la iglesia de Roma seguían el pensamiento arriano de que Jesús tuvo un principio y no es igual al Padre: Vándalos (429-533 d.C.), Hérulos (476-493 d.C.), y Ostrogodos (493-554). Habiendo sido eliminados, en 554 Italia, y con ellos Roma, era reintegrada al Imperio Romano. El v. 4 nos habla del asombro que la gente tiene por ese Imperio 45Romano y sus resurrecciones.

45


13:5 También se le dio boca que hablaba

Los vv. 5 a 6 nos dice el papel que este Imperio Romano y sus resurrecciones tendría en la supresión de la verdad del Evangelio motivados por la ramera, la iglesia de Roma, de la cual se hablará más delante. De nueva cuenta vemos los 1,260 años mencionados en Rev. 11:3 con relación al período de persecución de la iglesia (42 meses=1,260 días proféticos= 1,260 años), esto empieza en 538 (cuando Belisario, general de Justiniano, libera Roma de los ostrogodos con lo que el obispo podría ejercer las prerrogativas que le había concedido el decreto de Justiniano (533 d.C.), el período termina en 1,798 d.C. cuando Napoleón declaró la República Romana, legalizando el matrimonio civil y el divorcio, cerrando los monasterios y confiscando las propiedades de la Iglesia.

grandes cosas y blasfemias; y se le dio Comentario [rcf436]: Dn. 7:25

autoridad para actuar cuarenta y dos meses. meses. 13:6 Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su

Comentario [rcf437]: Dn. 7:25

tabernáculo, y de los que moran en el cielo. cielo. 13:7 Y se le permitió hacer guerra contra los

Comentario [rcf438]: Jn. 16:2

santos, y vencerlos. vencerlos. También se le dio autoridad

Comentario [rcf439]: 2 Cor. 4:4; Lc. 21:8; 10:18; Mt. 24:5, 24; Mc. 13:22; Gn. 3; 1 Jn. 5:19; Col. 2:15; Is. 14:12-20; Ez. 28:1319; Jn. 8:44

sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. nación.

Comentario [rcf440]: Ef. 2:10; 1:4; Sal. 139:16; Dn. 10:21

libro de la vida del Cordero que fue inmolado

Comentario [rcf441]: 1 Cor. 5:7; Rom. 4:17

13:8 Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el desde el principio del mundo. mundo. 13:9 Si alguno tiene oído, oiga. 13:10 Si alguno lleva en cautividad, cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada

Comentario [rcf442]: Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Dn. 12:4; Rev. 1:19; Jn. 12:31; Heb. 1:2; 9:26; Jer. 15:2

debe ser muerto. muerto. Aquí está la paciencia y la fe El v. 7 nos habla de esa capacidad, dada por el Enemigo, de atacar, subyugar e incluso vencer,

de los santos. santos.

Comentario [rcf443]: Rev. 14:12

aunque no eliminar por completo, a la iglesia de Dios, lo cual es evidenciado por la historia secular. El v. 8 habla del nivel de admiración ejercido por el Imperio Romano sobre los pobladores al nivel de adorarle, es decir, de poner sus intereses y motivaciones, así como sus doctrinas y filosofías, antes que las de Dios. El v. 9 nos insta a prestar atención a lo que se dice, esto simple hecho permitirá identificar al Imperio Romano y sus resurrecciones y, con esto en mente, más delante cuál es la iglesia apóstata y por ende cuál es la iglesia de Dios; ambas, como ya vimos en el capítulo 12, co-existirían desde la ascensión de Jesús y estarían en permanente conflicto, es decir, ambas pueden presentar una historia de miles de años (lo cual nos facilita para descartar las que no puedan demostrar esto), sólo que solamente una, la iglesia de Dios, es pequeña (Lucas 12:32), perseguida (Mateo 10:22; 24:9), débil y despreciada por el mundo (Juan 15:19; 17:16; 1 Juan 2:15); en contraposición con la la iglesia apóstata de Rev. 13: 11-18; 17: 1-8; 17: 15-18; 18 que es grande (Revelación 17:1, 15), perseguidora (Revelación 17:6; 18:24), y poderosa y apreciada por el mundo (Revelación 17:2; 18:3, 9-10). El v. 10 nos habla de la historia en general y del juicio de Dios en específico: quienes tengan que sufrirán sufrirán, quienes tengan que hacer sufrir, harán sufrir, pero a su debido tiempo Dios pagará a todos según sus obras. El v. 10 cierra con una frase que se repite en Revelación y que se refiera a la paciencia de los santos, esto aunado a lo anteriormente dicho en el v. 9 nos permitirá más delante reconocer en la historia a la verdadera iglesia de Dios así como a la iglesia apóstata ya que esta paciencia de los santos se refiere, como dice Rev. 14:12, a “los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. Religiosa e históricamente podemos ver qué iglesia guarda los mandamientos de Dios, los diez tal como están en Éxodo 20, y qué iglesia no, además de las otras características ya comentadas en el v. 9 anterior.

46


Capítulo 17 Comentario [rcf438]: Dn. 2:33, 40-43; 7:7 Comentario [rcf439]: Lc. 8:31 Comentario [rcf440]: Rev. 20:10

17:8 La bestia que has visto, era, y no es; y está

La descripción de la Bestia sigue en el capítulo 17. Los vv. 8 a 11 parecieran a simple vista muy enigmáticos, inclusos contradictorios, y por lo tanto indescifrables: el v. 8 dice que la Bestia era y no es, el v. 10, respecto de las siete cabezas de la Bestia, nos dice que cinco han caído pero que una es, y el v. 11 dice que la Bestia es el octavo pero es de entre los siete.

para subir del abismo e ir a perdición; perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo

Comentario [rcf441]: Ef. 2:10; 1:4; Sal. 139:16; Dn. 10:21

en el libro de la vida, vida, se asombrarán viendo la

Comentario [rcf442]: Is. 13:10; Mt. 24:29; Gen. 1:16-18; Lc. 21:25; Mc. 13:24; Mt. 4:12-16; Miq. 3; Sal. 119:105; Sal. 27:1; Jn. 1:3-7; 8:12; Rom. 13:12; Prov. 7:4-9; Jn 3:19-20; Mt. 6:23; 22; Heb. 6:1-6; Mt. 5:1416; Is. 9:2; 42:6-7; 1 Pe. 2:9-10; 2 Cor. 4:34; Ef. 5:8; Dn. 12:3; 1 Tes. 5: 4-8; Jud. 4; 2 Pe. 2:1-2

17:9 Esto, para la mente que tenga sabiduría: sabiduría:

bestia que era y no es, y será. Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, mujer,

Tal vez de todo el libro de Revelación no halla parte aparentemente tan confusa, ambigua, o complicada como esta. Dios no es Dios de confusión (1 Cor. 14:33), así que ¿cuál será la intención de esto? Algo tan críptico lo que logra hacer es llamar la atención, ahora bien,

17:10 y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve

Comentario [rcf443]: Prov. 9:14

tiempo. tiempo.

Comentario [rcf444]: Rev. 11:9, 11

¿por qué en específico en este punto del libro de Revelación se nos querría atraer nuestra atención? La respuesta está dada en los versículos que inmediatamente siguen estos, los 12 al 14 que nos hablan de la última resurrección del Imperio Romano donde diez reyes darán su poder a la Bestia y pelearán con el Cordero aunque serán vencidos por Él. Los vv. 8 a 11 nos llaman la atención sobre un momento muy preciso de la historia donde a partir de este lo único que queda es la séptima resurrección del Imperio Romano, ya comentada, ¿cuál momento específico será? Los vv. 8 y 10 nos dan la clave, el primero mira sobre la historia de la iglesia de Dios y el segundo mira sobre la historia de la Bestia, ambos se complementan. Veamos primero el v. 10 que es más fácil de comprender a razón de lo que hasta ahorita sabemos. El v. 10, sobre la historia de la Bestia, habla de “siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido”. En el v. 13:1 ya se mencionaron las seis resurrecciones históricas que se han dado de la Bestia, el Imperio Romano, tomando eso como referencia podemos ver que los “cinco caídos” serían las resurrecciones referidas a (1) Justiniano, (2) Carlomagno, (3) Otto el Grande, (4) Casa de Habsburgo, y (5) Napoleón, la que “es” es la de Hitler/Mussolini, y “el otro aún no venido” es la séptima y última. Al decir “es” no es que exista todavía sino que es sobre el momento histórico sobre el que se nos trae la atención. Esto se comprueba viendo ahora el v. 8 que, respecto de la historia de la iglesia de Dios, sobre la Bestia nos dice que “era, y no es”. La 6ª cabeza de la Bestia con Hitler/Mussolini, si bien es una continuación de las resurrecciones del Imperio Romano, como ya se comentó en su momento, es diferente de las anteriores, respecto de la iglesia de Dios, porque no adoptaron una política de persecución a la iglesia de Dios por causas religiosas, como en los 1,260 años que abarcan las cinco resurrecciones previas. La frase “y está para subir del abismo e ir a perdición” se refiere, de nuevo, a la séptima y última resurrección. El v. 9 es una referencia a la ramera que monta las siete cabezas de la Bestia de Rev. 13: 11-18; 17: 1-8; 17: 15-18; 18, las siete resurrecciones del Imperio Romano.

47


17:11 La bestia que era, y no es, es también el

El v. 11, al referirse a la Bestia dice que “es también el octavo”, esto en referencia a las visiones que de los reinos tuvo Daniel en su capítulo 2. El número siete se refiere a los reinos de Daniel 2: Babilonia (1), Persia (2), Grecia (3, 4, 5, 6) y Roma (7). Recordemos que la bestia de Apocalipsis 13 y 17 simboliza el Imperio Romano restaurado (a partir de la restauración imperial de Justiniano en el año 554). Éste, aunque es una continuación de la séptimo reino de Daniel 2, Roma (“es de entre los siete”), se distingue del Imperio Romano original por el hecho de ser dominado por una iglesia, la ramera que lo cabalga. Es debido a esta diferencia que al Imperio Romano restaurado en sus siete resurrecciones se le considera como “un octavo”. La frase final de este versículo referida a que esta Bestia “va a la perdición”, se refiere al fin que tendrá y que nos es dado por los versículos siguientes.

octavo; y es de entre los siete, y va a la Comentario [rcf445]: Rev. 20:10

perdición. perdición. 17:12 Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes

Comentario [rcf446]: Dn. 2:41-44

juntamente con la bestia. bestia. 17:13 Estos tienen un mismo propósito, y

Comentario [rcf447]: Dn. 2:33, 40-43; 7:7

entregarán su poder y su autoridad a la bestia. bestia.

Comentario [rcf448]: Rev. 19:11-21; Mal. 4

Cordero los vencerá, vencerá, porque él es Señor de

Comentario [rcf449]: Rev. 19:11-21

son llamados y elegidos y fieles. fieles.

17:14 Pelearán contra el Cordero, y el señores y Rey de reyes; y los que están con él

El v. 12 nos habla de la última resurrección del Imperio Romano, la séptima, donde diez reyes, situados como todas las seis resurrecciones anteriores dentro de los contornos del antiguo Imperio Romano le entregarán su poder (v. 13). El v. 12 aclara que el poder que recibirá está ultima resurrección será “por una hora”, es decir, muy poco tiempo, ya que como vimos en el capítulo 11, vv. 11-13, ese corto período de tiempo incluye 7 años donde los 3 ½ últimos la iglesia ya no está sobre la tierra y la humanidad recibe las plagas postreras de las copas de la ira de Dios. El v. 14 nos remite al momento posterior a la caída de las plagas postreras de las copas de la ira de Dios cuando Jesús regresa con Sus santos y Sus ángeles y vence a las naciones inicuas de la tierra estableciendo el periodo milenario del Reino de Dios.

48


11

Ramera Rev. 13: 11-18; 17: 1-7; 17: 15-18; 18; P.d. 30; i.v. 23, 24; i.v. II 38; R y P 5

Los capítulos 13: 11-18; 17: 1-7; 17: 15-18; y 18, nos hablan simbólicamente a través de la imagen de una ramera, de una iglesia apóstata que desde el inicio de la iglesia de Dios comparte la historia y le es adversa. Esta iglesia apóstata es grande (Revelación 17:1, 15), perseguidora (Revelación 17:6; 18:24), y poderosa y apreciada por el mundo (Revelación 17:2; 18:3, 9-10), en contraposición con la iglesia de Dios que es pequeña (Lucas 12:32), perseguida (Mateo 10:22; 24:9), débil y despreciada por el mundo (Juan 15:19; 17:16; 1 Juan 2:15).


Capítulo 13 Comentario [rcf456]: Dn. 7:8

13:11 Después vi otra bestia que subía de la

Comentario [rcf457]: Gen. 1:1; Dt. 31:28; Sal. 68:8; Mt. 6:10:

tierra; tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de

Comentario [rcf458]: Rev. 6:2; 2 Cor. 11:14

13:12 Y ejerce toda la autoridad de la primera

Comentario [rcf459]: Rev. 20:1-3; Is. 66:3; 2 Re. 17:33

El v. 11 habla de otra Bestia con cuernos semejantes a Cordero pero que habla como dragón, este apartado, junto con los siguientes del Capítulo 17 y 18 nos hablan de una iglesia apóstata que si bien tiene semejanza de piedad es imbuida por el espíritu de Satanás. Esta Bestia es el cuerno de Dn. 7:8 que arranca tres cuernos (reinos de los Vándalos, Hérulos y Ostrogodos), dejando siete cuernos (reinos) por venir que son los de Rev. 13:1.

un cordero, cordero, pero hablaba como dragón. dragón. bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia,

Comentario [rcf460]: 2 Cor. 4:4; Lc. 21:8; 10:18; Mt. 24:5, 24; Mc. 13:22; Gn. 3; 1 Jn. 5:19; Col. 2:15; Is. 14:12-20; Ez. 28:1319; Jn. 8:44

cuya herida mortal fue sanada. sanada.

Comentario [rcf461]: 1 Rey. 18:38; Gen. 19:24; Lc. 9:54

a la tierra delante de los hombres. hombres.

13:13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo 13:14 Y engaña a los moradores de la tierra con

El v. 12 nos habla de la autoridad que sobre pueblos y naciones tiene formando una mancuerna con la Bestia donde ambas se apoyan. De nueva cuenta se hace referencia a la herida de la Bestia que fue sanada pues a partir de ahí la ramera, la iglesia apóstata, comienza a cabalgar sobre la bestia, el imperio romano y sus resurrecciones.

las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la Comentario [rcf462]: Mt. 24:24

bestia que tiene la herida de espada, y vivió. vivió. 13:15 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase

Comentario [rcf463]: Rev. 13:7; 14:12; Jn. 16:2

e hiciese matar a todo el que no la adorase. adorase.

Los vv. 13 y 14 nos hablan de las señales, prodigios y portentos que esta iglesia puede hacer, con el poder del dragón, haciéndolos pasar como provenientes de Dios para engañar a los moradores de la tierra.

13:16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; 13:17 y que ninguno pudiese comprar ni vender,

El v. 14 no habla de una imagen de la Bestia que esta iglesia apóstata manda hacer obligando a todos que la adoren. La historia

sino el que tuviese la marca o el nombre de la Comentario [rcf464]: Prov. 7:2-3; Ex. 31:13

bestia, o el número de su nombre. nombre.

secular nos muestra cómo es que la iglesia de Roma se organizó a imagen de la estructura jerárquica del Imperio Romano: el término Pontífice Máximo perteneció primero al Emperador Romano, la Curia Romana es un símil del Senado Romano, en cuanto a su organización, para efecto de los deberes y responsabilidades del presbiterio, la iglesia tomó las estructuras administrativas del Imperio Romano como norma de su propia organización, y la circunscripción civil romana más clásica, la provincia, sirvió de modelo a la provincia eclesiástica. Esta iglesia, construida a imagen de la Bestia, el Imperio Romano, es la que muchedumbres adoran. El v. 15 habla de infundir aliento a la imagen, es decir, darle vida, una vida administrativa y organizacional que la iglesia apóstata, como imagen del Imperio Romano, tiene. La última parte de este versículo dice claramente que esta iglesia apóstata no mata a sus detractores, entre ellos la verdadera iglesia de Dios, sino que los hace matar. La historia muestra cómo es la iglesia no mataba sino que declarando herejes y anatemas a sus detractores mandaba a los gobiernos no eclesiásticos a que los mataran, siendo que que durante 1,260 años estos gobiernos persiguieron a los detractores de esta, entre ellos a la iglesia de Dios obligándolos por confiscación de sus bienes, expulsión de sus países, torturas y hasta la muerte el abrazar la fe de esta iglesia apóstata. Los vv. 16 y 17 nos hablan de una marca que esta iglesia impone y de la cual se hablará a continuación.

50


13:18 Aquí hay sabiduría. El que tiene

El v. 18 nos habla del famoso número de la Bestia que la iglesia apóstata impone y que ha sido motivo durante siglos de especulaciones: seiscientos sesenta y seis.

entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.

Teorías van y vienen tratando de descifrar este número enigmático. ¿Será algún número de control, o más recientemente: un chip integrado al cuerpo, que la Bestia impondrá a todo mundo sin el cual no podría comprar o vender?, ¿será la internet, sin la cual casi nadie puede ya comprar o vender, cuyas tres letras www corresponden a tres ‫ ו‬del alfabeto hebreo cuyo valor es 6 dando 666?, ¿será el Papa cuyo título Vicarius Filii Dei da 666 al sumar cada letra que en latín tienen un valor?, ¿serán los códigos de barras actuales de los productos cuyas triples barras dobles que tiene representa el 6 dando 666? Vamos dejando que lo que hasta ahorita sabemos nos vaya definiendo la línea de pensamiento a seguir. La iglesia apóstata, la ramera, cabalga sobre las siete resurrecciones del Imperio Romano, durante todo ese tiempo, y más visiblemente, durante los 1,260 años de persecución de la iglesia Dios, hace matar a quien no se le someta. Todos los santos y santas de la iglesia de Dios que durante estos miles de años han muerto perseguidos por esta iglesia apóstata han muerto por lo mismo: por obedecer los mandamientos de Dios y mantener el testimonio de Jesús. Es así como esa marca que se impone debe caracterizar las resurrecciones del Imperio Romano, estar en toda la historia de esa iglesia apóstata como distintivo, y debe ser un factor de imposición y persecución hacia el pueblo de Dios. Antes de continuar dejemos claro que el sólo hecho de que la Bestia imponga algo no es motivo de pecado ni condenación, por lo que números de control, chips electrónicos, internet o códigos de barras o cualquier cosa no puede ser esa señal (además de que eso no ha existido durante toda la historia de la Bestia ni se ha buscado imponer a la iglesia de Dios, por lo que no pueden ser). La familia de Jesús, Jesús mismos, y Sus apóstoles acataron y obedecieron lo que la Bestia, el Imperio Romano, les imponía siempre y cuando no contravinieran la voluntad de Dios: José y María tuvieron que viajar a Belén a cumplir con un censo que había decretado el Imperio Romano (Lc. 2:1-4), Jesús claramente dice que hay que darle al Imperio Romano lo que le corresponda (Lc. 20:25), y Pablo , aceptando la autoridad del Imperio Romano, apela al César cuando era señalado por sus enemigos (Hch. 25: 1-12). La Palabra de Dios constantemente nos instruye a someternos a las autoridades de este siglo (Romanos 13:1-7; 1 Timoteo 2:1-3; Tito 3:1; 1 Pedro 2:13-14; Marcos 12:17; Mateo 22:21) siempre y cuando esto viole la voluntad de Dios (Hch. 5:29). Luego entonces si la Bestia impusiera algo al Pueblo de Dios esto no sería pecado, ni mucho menos motivo de acarrearnos la ira de Dios sino solo cuando hubiera una disposición que violentara Su voluntad. Luego es ahí, histórica y bíblicamente, donde debemos buscar el significado de este número enigmático. Volviendo sobre el punto de los números de control, chips electrónicos, internet o códigos de barras, cualquier cosa que se proponga debe encontrarse durante estos miles de años en que la iglesia apóstata y la iglesia de Dios han estado en contraposición, significando para esta última persecución y muerte. ¿Y el título del Papa, Vicarius Filii Dei? Aunque sí da 666 (como muchas otras palabras pueden dar 666 como el título que la Iglesia Romana se aplica a si misma Sancta Lux Dei (Santa luz de Dios)), presenta tres problemas: (1) el v. 13:17 claramente dice que el 666 es el número de su nombre, y Vicarius Filii Dei no es un nombre sino el título que a una persona se le da; (2) está en latín y la Revelación se escribió en griego; (3) a lo largo de la historia de la iglesia apóstata a nadie más que al Papa se le ha impuesto ese título.

Capítulo 17

Pudieran abordarse más teorías, las cuales no resistirían confrontarlas contra la Escritura y la historia, pero mejor vamos viendo qué puede ser el significado de este número enigmático.

51


Irineo (140-203 d.C.), discípulo de Policarpo de Esmirna (c. 70 - c. 155, obispo de la ciudad de Esmirna, consagrado por Juan el Apóstol, del cual se dice fue su discípulo), propuso una solución al 666: λαtεινος. Latinos (lateinos), era el rey de los primitivos pobladores de la Península Itálica, fue abuelo de Rómulo, fundador de Roma. Latinos (lateinos) es el nombre del antiguo pueblo que habitaba el Lacio cuya lengua era el latín. La antigua Roma era originalmente una aldea de la nación latina; por eso, posteriormente, se llamó a los antiguos ciudadanos romanos también latinos (lateinos). Cada letra en griego tiene un valor numérico, lateinos en griego es λαtεινος, λ = 30, α = 1, t = 300, ε = 5, ι = 10, ν = 50, ο = 70, ς = 200 = 666. Así tenemos que el nombre del reino, del fundador de ese reino, así como de cada hombre del reino, lleva el nombre de hombre Latinos y el número de ese hombre calculado da 666. Pero más allá de esta explicación, ¿qué podemos encontrar en las Escrituras? Primeramente como dice el v. 13:16, la marca se pone en la frente y en la mano, quienes no la tienen son perseguidos y hasta muertos, a estos mártires se les llama santos pues “guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Rev. 14:12), luego entonces esa marca que la Ramera impone durante miles de años a través de la Bestia caracteriza e identifica al Imperio Romano y tiene que ver con la violación a los mandamientos de Dios y por ende a no seguir el testimonio de Jesús. Los santos se caracterizan por los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús, la Ramera a través de la Bestia busca que dichos mandamientos sean violados y por ende no se siga el testimonio de Jesús. Si bien todos los mandamientos son santos y perfectos, sólo hay uno que es visible, tangible, palpable. Las demás personas no pueden saber si uno ama o no a Dios, o si uno adora o no ídolos, menos si uno mata, no honra a los padres, miente, comete adulterio, roba, da falso testimonio o codicia. Quien hace esto en contra de la Ley de Dios puede ocultarlo, negarlo, y los demás no se darán cuenta. Pero hay un mandamiento que es imposible negar u ocultar: el de guardar el sábado como día de reposo. Alguien que no trabaja, que no se divierte, que no compra en sábado, sino que de tarde en tarde lo guarda como Dios manda, tarde que temprano es visible, es detectado por los demás. Ese es el único mandamiento que Dios mismo lo llama mandamiento señal (Ex. 31:13) y como todos se manda se tenga en la frente (pensamientos) y en las manos (acciones) (Prov. 7:2-3). Históricamente es el único mandamiento en disputa que la iglesia apóstata buscó imponer al pueblo de Dios en su frente (pensamientos) y manos (acciones, el cual optando obedecer a Dios antes que a los hombres, se granjeó de la Ramera y la Bestia, su ira y su persecución. Y el Imperio Romano, siendo cabalgado por la Ramera, impuso las abominaciones de esta sobre todo el imperio, incluyendo la observancia del domingo en vez del sábado cambiando los tiempos y la ley (Daniel 7:25), caracterizando e identificando al Imperio Romano. El 666 se refiere a aquellos que han acatado de la Bestia, Imperio Romano, las abominaciones impuestas por la Ramera, haciéndose romanos, latinos (lateinos); estas abominaciones implican no acatar los mandamientos de Dios y por lo tanto no ejercer el testimonio de Jesús. Este no acatar los mandamientos de Dios tiene énfasis, por ser el mandamiento visible, el mandamiento señal, el de reposar el sábado guardándolo como Dios lo exige. Obvio que los que se someten a los dictados de la Ramera a través de la Bestia prosperan mientras que los que obedecen los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesus en la historia han tenido problemas para comprar y vender, es decir, tener empleo, un negocio o prosperar. Históricamente la persecución de la iglesia de Roma ya través del Imperio Romano y sus resurrecciones ha sido hacia los señalados por la Ramera como herejes (llamados por el mundo Nazarenos, Hypsitarianos, Euchitas, Valdenses, Albigenses, Paulicianos, Cathari, Lolardos, Quakeros, Anabaptistas, Moravianos, o Sabatistas, pero llamados por ellos mismos como iglesia de Dios) que, observando el sábado de Dios, se identificaban entre los pueblos como guardadores de los mandamientos de Dios y la fe de Jesús, haciéndose visibles y acarreándose sobre ellos la persecución de la Bestia por órdenes de la Ramera.

52


Capítulo 17 El tema de la Ramera continúa en el capítulo 17 donde el v. 1 inicia señalando hacia el castigo que ésta recibirá por las fornicaciones (v. 2) en que ha hecho incurrir a los moradores de la tierra, como se vio en el capítulo 13.

17:1 Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo Comentario [rcf465]: Ez. 28:1-10

diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia

Comentario [rcf466]: Dn. 7:24-25

contra la gran ramera, ramera, la que está sentada sobre muchas aguas;

Los vv. 3 y 4 son una descripción de la Ramera, que complementa lo visto de la Bestia en los Capítulos 13 y 17. La iglesia apóstata influye grandemente en las decisiones del Imperio Romano y sus Resurrecciones, las seis ya acaecidas y la séptima que viene con los diez reyes que darán su poder a la Bestia. Esta iglesia es rica, poderosa, y ha contaminado grandemente al mundo con sus abominaciones. En el tiempo que ha existido esta iglesia ha cabalgado sobre el imperio romano y, por ende, sus resurrecciones.

17:2 con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han Comentario [rcf467]: St. 4:4; Ez. 28:45

embriagado con el vino de su fornicación. fornicación.

Comentario [rcf468]: Rev. 19:7-8; 21:9; 2 Cor. 11:2; Ef. 5:25-27

una mujer sentada sobre una bestia escarlata

Comentario [rcf469]: Rev. 13:1-10; 17:8-14

cabezas y diez cuernos cuernos.

17:3 Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a llena de nombres de blasfemia, que tenía siete 17:4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia

Comentario [rcf470]: Nah. 3:4

de su fornicación; fornicación;

El v. 5 la identifica con un nombre y un título, Babilonia La Grande, pero además señala que ella es madre de las rameras, es decir, que de ella durante su historia, han salido otras iglesias o denominaciones que se han llevado en sus doctrinas sus abominaciones.

17:5 y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, Comentario [rcf471]: Sal. 137:9

LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA. 17:6 Vi a la mujer ebria de la sangre de los

Comentario [rcf472]: Jn. 16:2

El v. 6 nos recuerda lo ya visto anteriormente de la Bestia y la Ramera en el sentido que ella no mata sino que con su poder civil, el Imperio Romano y sus resurrecciones, hace matar a todo aquel que no se le somete.

santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro. 17:7 Y el ángel ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia

El v. 7 abre la interpretación de estas imágenes, interpretación que ya se vio en el capítulo 17 de la Bestia (vv. 8-14) y que en el v. 15 que sigue se refiere a la Ramera.

que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos. … 17:15 Me dijo también: Las aguas que has visto

El v. 15 señala que la Ramera es grande, perseguidora, poderosa y ha influido en gran manera en pueblos y naciones, no es para nada una iglesia pequeña, débil o despreciada.

donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. 17:16 Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán

El v. 16 señala como es que en la última resurrección del Imperio Romano algo pasará que hará que los diez reyes cuyo poder darán a la Bestia se vuelvan contra la Ramera, tal cual es la voluntad de Dios (v. 17)

desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y Comentario [rcf473]: Ez. 28:6-10; Jer. 50:9; 50:41-42; Is. 47:3

la quemarán con fuego; fuego; 17:17 porque Dios ha puesto en sus corazones

53


el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo,

El v. 18 de nueva cuenta hace mención que esta iglesia apóstata es grande y tiene dominio e influencia en los reinos de este mundo.

y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan Comentario [rcf470]: Rev. 17:12-14

las palabras de Dios. Dios. 17:18 Y la mujer que has visto es la gran ciudad

Comentario [rcf471]: Rev. 17:3

que reina sobre los reyes de la tierra. tierra.

El destino de la Ramera, la iglesia apóstata, cierra con el capítulo 18 el cual es una endecha por su caída.

Capítulo 18

Ya se vio en el Capítulo 14: 6-11, en los mensajes de los tres ángeles que han estado comunicándose desde el inicio de la historia de la iglesia de Dios, que el segundo mensaje se refería precisamente al inicio de esta iglesia caída, ahora en el capítulo 18 se nos habla de su caída final, su destrucción.

18:1 Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. 18:2 Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho

El v. 1 nos habla del ángel que trae la descripción del destino final de la Ramera.

habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave Comentario [rcf472]: Is. 13:19-22; Jer. 50:39

inmunda y aborrecible. aborrecible.

El v. 2 nos dice lo que ya ha quedado claro, que esta iglesia es apóstata, llena de doctrinas abominables a Dios, y que grandemente ha ejercido su influencia en los pueblos de la tierra beneficiándolos de ello pero también extraviándolos (v. 3).

18:3 Porque Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de

Comentario [rcf473]: Is. 66:15-17

sus deleites. deleites. 18:4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de

El v. 4 es un mensaje atemporal dirigido desde siempre a la iglesia de Dios para que no participe en las abominaciones de esta iglesia ni de las que de ella han salido.

ella, ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de Comentario [rcf474]: Rev. 17:5

sus pecados, pecados, ni recibáis parte de sus plagas; plagas;

Comentario [rcf475]: Rev. 8; 9; 10; 11:14-19; 16

18:5 porque sus pecados han llegado hasta el

Comentario [rcf476]: 1 Jn. 3:4 Comentario [rcf477]: Rev. 16:19

cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades. maldades.

Los vv. 5 a 7 hablan de que sus pecados han colmado la ira de Dios y ahora viene su castigo, esto a pesar de lo segura que se sentía.

18:6 Dadle a ella como ella os ha dado, y pagadle doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el

Comentario [rcf478]: Nah. 3:1; Jer. 50:28-29

El v. 8 nos recuerda lo ya señalado anteriormente en el capítulo 17:16-17 relativo a que en la última resurrección del imperio romano, cuando diez reyes darán su poder a la Bestia, estos se voltearán contra la Ramera para darle su castigo final tal como Dios lo ha establecido.

doble. doble. 18:7 Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto;

Comentario [rcf479]: Ez. 28:6, 9-10

porque dice en su corazón: corazón: Yo estoy sentada

Comentario [rcf480]: Sal. 10:6; Is. 47:7-8; Ez. 28:2; Ab. 1:3; Sof. 2:15

como reina, y no soy viuda, y no veré llanto; llanto;

Comentario [rcf481]: Rev. 18:10, 19

18:8 por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada

Comentario [rcf482]: Rev. 16

con fuego; fuego; porque poderoso es Dios el Señor,

Comentario [rcf483]: Rev. 18:20

que la juzga. juzga.

El v. 9 es el inicio propiamente de la endecha que sobra la caída, la destrucción de esta iglesia apóstata, harán los moradores de la tierra que la seguían.

18:9 Y los reyes de la tierra que han fornicado Comentario [rcf484]: Rev. 17:2

con ella, ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán

54


Comentario [rcf486]: Ez. 27:1-36

y harán lamentación sobre ella, cuando vean el

de sus riquezas; pues en una hora ha sido

Comentario [rcf493]: Ez. 27:30; Rev. 18:8

humo de su incendio,

desolada!

18:10 parándose lejos por el temor de su

18:20 Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros,

tormento, diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad de

santos, apóstoles y profetas; porque Dios os

Comentario [rcf494]: Rev. 17:17; 18:8

Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora

ha hecho justicia en ella.

Comentario [rcf487]: Ez. 27:29-31, 36; Rev. 18:8

vino tu juicio!

18:21 Y un ángel poderoso tomó una piedra,

18:11 Y los mercaderes de la tierra lloran y

como una gran piedra de molino, y la arrojó en el

hacen lamentación sobre ella, porque ninguno

mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será

Comentario [rcf488]: Ez. 27:32-36

compra más sus mercaderías; mercaderías;

derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca

Comentario [rcf495]: Jer. 51:60-64; Ez. 27:34, 36

18:12 mercadería de oro, de plata, de piedras

más será hallada. hallada.

preciosas, de perlas, de lino fino, de púrpura, de

18:22 Y voz de arpistas, de músicos, de

seda, de escarlata, de toda madera olorosa, de

flautistas y de trompeteros trompeteros no se oirá más en ti;

todo objeto de marfil, de todo objeto de madera

y ningún artífice de oficio alguno se hallará más

Comentario [rcf489]: Ez. 27:16, 22

preciosa, de cobre, de hierro y de mármol;

en ti, ni ruido de molino se oirá más en ti.

Comentario [rcf496]: Ez. 27:35

18:13 y canela, especias aromáticas, aromáticas, incienso,

18:23 Luz de lámpara no alumbrará más en ti, ni

Comentario [rcf497]: Ez. 27:36

mirra, olíbano, vino, aceite, flor de harina, trigo,

voz de esposo y de esposa se oirá más en ti;

bestias, ovejas, caballos y carros, y esclavos,

porque tus mercaderes eran los grandes grandes de la

Comentario [rcf490]: Ez. 27:17-21

almas de hombres.

tierra; pues por tus hechicerías fueron

Comentario [rcf498]: Nah. 3:4

18:14 Los frutos codiciados por tu alma se

engañadas todas las naciones. naciones.

apartaron de ti, y todas las cosas exquisitas y

18:24 Y en ella se halló la sangre de los

espléndidas te han faltado, y nunca más las

profetas y de los santos, y de todos los que han

Comentario [rcf491]: Ez. 27:27

hallarás. hallarás.

sido muertos en la tierra. tierra.

Comentario [rcf499]: Jn. 16:2; Rom. 6:23; 1 Jn. 3:4

18:15 Los mercaderes de estas cosas, que se

Los vv. 10 a 19 es la endecha que los pueblos de la tierra hacen sobra la caída de esta iglesia apóstata y la pérdida de su poder y gloria: sus dogmas y doctrinas, sus teólogos y pensadores, su historia y relaciones, su arte y sus leyes, sus ritos y festividades, sus lujos y parafernalias, y todas sus abominaciones.

han enriquecido a costa de ella, se pararán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentando, 18:16 y diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas!

A diferencia de esta endecha los santos, apóstoles y profetas son animados a alegrarse por la destrucción de esta iglesia apóstata (v. 20), la cual ya no volverá a ser jamás (v. 21), ni ella ni sus abominaciones (v. 22-23).

18:17 Porque en una hora han sido consumidas tantas riquezas. Y todo piloto, y todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar, se pararon pararon lejos; 18:18 y viendo el humo de su incendio, dieron

El v. 24 es un recordatorio, una vez más, que la influencia que con sus doctrinas y abominaciones tuvo sobre las naciones de la tierra hizo que con el brazo secular de los reinos de este mundo se persiguiera, torturar e incluso matar a a los santos, apóstoles y profetas de la verdadera iglesia de Dios.

voces, diciendo: ¿Qué ciudad era semejante a Comentario [rcf492]: Ez. 27:29-31, 36; Jer. 50:23

esta gran ciudad? 18:19 Y echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: ¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido

55


12

Gran Día (Mt. 24:15); Rev. 14: 1-5, 12-20; 19; P.d. 31; i.v. 6, 7, 8, 13; i.v. II 39, 40, 41, 42

Los capítulos 14: 1-5, 12-20; y 19, tiene que ver con lo que las Escrituras llaman el Día del Señor, cuando se consuma el Plan de Dios, Jesús vuelve, pelea junto son Sus santos y Sus ángeles, contra las naciones rebeldes las vence e inicia el Gobierno Milenario.


Comentario [rcf509]: Jo. 3:13

llegado, pues la mies de la tierra está madura. madura.

Capítulo 14

14:16 Y el que estaba sentado sobre la nube Comentario [rcf510]: Sal. 67:7

14:1 Después miré, y he aquí el Cordero

Comentario [rcf496]: Jn. 1:29

estaba en pie sobre el monte de Sion, Sion, y con él

Comentario [rcf497]: Zac. 14:4

ciento cuarenta y cuatro mil, mil, que tenían el

Comentario [rcf511]: Rev. 14:18

nombre de él y el de su Padre escrito en la

Comentario [rcf498]: Rev. 7:1-8

frente. frente.

Comentario [rcf499]: Ez. 9:4-6

14:2 Y oí una voz del cielo como estruendo de

Comentario [rcf500]: Ez. 1:4

muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; trueno;

metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada. segada. 14:17 Salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda. aguda. 14:18 Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras.

y la voz que oí era como de arpistas que tocaban

14:19 Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y

sus arpas.

vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el

14:3 Y cantaban un cántico nuevo delante del

gran lagar de la ira de Dios.

trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y

14:20 Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y

de los ancianos; ancianos; y nadie podía aprender el

del lagar salió sangre hasta hasta los frenos de los

cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro Comentario [rcf512]: Mt. 13:24-30; Is. 63:2-6

mil que fueron redimidos de entre los de la

Comentario [rcf501]: Sal. 33:3; 96:1; 98:1; 40:4; 144:9

14:4 Estos son los que no se contaminaron con

caballos, por mil seiscientos estadios. estadios.

tierra. tierra. Los vv. 1-5, 12-20 del capítulo 14 nos hablan de tres momentos distintos en el tiempo respecto de los pobladores de la tierra.

mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres

Primero, los vv. 1 a 4 nos habla de los 144,000 de Rev. 7:1-8, grupo que es sellado en los primeros días de la iglesia de Dios antes de desatarse las consecuencias de las condiciones mundiales que regirían en la tierra durante toda la historia de la iglesia de Dios, representadas estas condiciones por los sellos de Rev. 6, consecuencias referidas a las plagas, trompetas y copas de Rev. 8, 9 y 16, respectivamente.

como primicias para Dios y para el Cordero; 14:5 y en sus bocas no fue hallada mentira, pues Comentario [rcf502]: Rev. 7:1-8

son sin mancha delante del trono de Dios. Dios.

……… 14:12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. 14:13 Oí una voz que desde el cielo me decía: Comentario [rcf503]: Rom. 2:6; Job 34:11; Col. 3:23-24; 1 Cor. 15:58; Gal. 6:9; Prov. 3:3-4; Mt. 25:21; Stg. 1:12; 1 Cor. 2:9; Prov. 22:4; Lc. 6:38; Fil. 3:14; Rom. 6:23 Comentario [rcf504]: 1 Tes. 4:17; Mt. 24:30; Hch. 1:11; Rev. 1:7; Dn. 7:13; Cfr. Rev. 6:2 Comentario [rcf505]: Mat. 20:28; Mc 8:31; Dn 7:13

Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen. siguen. 14:14 Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, Hombre, que tenía en la cabeza una corona de

Comentario [rcf506]: Hag. 2:8; Is. 62:3; Sal. 21:3

oro, oro, y en la mano una hoz aguda. aguda.

Comentario [rcf507]: Rev. 14:16

gran voz al que estaba sentado sobre la nube: nube:

Comentario [rcf508]: 1 Tes. 4:16-17; Heb. 2:9; Rev. 4:5

Segundo, los vv. 12 a 16, nos habla de la iglesia de Dios, muertos y vivos, por los que Jesús viene al término de las plagas de las 7 trompetas de Rev. 8; 9; 10; 11:14-19 y antes de que se viertan sobre la tierra las copas postreras de la ira de Dios de Rev. 16.

los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el

Tercero, los vv. 17 a 20 nos habla de Jesús, después de las copas postreras de la ira de Dios de Rev. 16, que viene con Sus santos y Sus ángeles a pelear y vencer a las naciones de la tierra para iniciar Su reino milenario.

14:15 Y del templo salió otro ángel, clamando a Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha

57


Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.

Capítulo 19

19:12 Sus ojos eran como llama de fuego, y Comentario [rcf526]: Rev. 1:13-16

había en su cabeza muchas diademas; diademas; y tenía un

19:1 Después de esto oí una gran voz de gran

nombre escrito que ninguno conocía sino él

multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya!

mismo.

Salvación y honra y gloria y poder son del

19:13 Estaba vestido de una ropa teñida en

Señor Dios nuestro; Comentario [rcf513]: Rev. 15:3-4

19:2 porque sus juicios son verdaderos y justos; justos;

Comentario [rcf514]: Rev. 17:17; 18:8, 10, 20

pues ha juzgado a la gran ramera que ha

Comentario [rcf515]: Rev. 18:3; Is. 66:15-17

vengado la sangre de sus siervos de la mano de

Comentario [rcf527]: Cfr. Rev. 6:2 Comentario [rcf516]: Rev. 13:5, 7; 14:12; 17:6; Jn. 16:2

sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. DIOS. 19:14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de

corrompido a la tierra con su fornicación, fornicación, y ha

lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.

ella. ella.

19:15 De su boca sale una espada aguda, para

19:3 Otra vez dijeron: ¡Aleluya! Y el humo de

herir con ella a las naciones, naciones, y él las regirá con

ella sube por los siglos de los siglos. siglos.

Comentario [rcf528]: Ef. 6:19

19:4 Y los veinticuatro ancianos y los cuatro

Comentario [rcf517]: Rev. 18:9

seres vivientes se postraron en tierra y adoraron

Comentario [rcf529]: Sal. 2:9; Rev. 2:27

a Dios, que estaba sentado en el trono, y

Comentario [rcf530]: Is. 63:2-3; Zac. 14:3-4

19:5 Y salió del trono una voz que decía: decía:

vara de hierro; hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Todopoderoso. 19:16 Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y

decían: ¡Amén! ¡Aleluya! ¡Aleluya!

Comentario [rcf518]: Rev. 5:14

Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los

Comentario [rcf519]: Rev. 14:7

que le teméis, así pequeños como grandes.

SEÑOR DE SEÑORES. De manera reiterada, el capítulo 19 recapitula lo señalado en los vv. 17 a 20 del capítulo 14 referidos a Jesús viniendo, después de las copas postreras de la ira de Dios de Rev. 16, que viene con Sus santos y Sus ángeles a pelear y vencer a las naciones de la tierra para iniciar Su reino milenario.

19:6 Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Comentario [rcf520]: Rev. 11:15

Señor nuestro Dios Dios Todopoderoso reina! 19:7 Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del

Los vv. 1 a 10 es un cántico de loa, honor y gloria a Dios por la consumación del Su plan y sirve de preámbulo a la venida de Jesús con Sus santos y Sus ángeles para pelear y vencer a las naciones de la tierra para iniciar Su reino milenario. De manera general puede verse que, conforme a Su palabra, Dios ha pagado a los inicuos según sus obras y de la misma forma la recompensa esperada a los justos se presenta.

Cordero, y su esposa se ha preparado. 19:8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino Comentario [rcf521]: Rev. 21:2; Is. 49:18; 62:5

fino es las las acciones justas de los santos. santos. 19:9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son

Comentario [rcf522]: Mt. 22:2; Jn. 3:29; Mt. 9:15; Mt. 25:1-10

palabras verdaderas de Dios. Dios. 19:10 Yo me postré a sus pies para adorarle. Y

Los vv. 11 a 16 es una descripción de Jesús, gloriosa, magnífica, poderosa, viniendo con Sus santos y Sus ángeles, después de las copas postreras de la ira de Dios de Rev. 16, para pelear y vencer a las naciones de la tierra para iniciar Su reino milenario.

él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo Comentario [rcf523]: Jn. 6:38; Mt. 26:39; Jn. 4:34; 5:19; 5:30; 6:57 Comentario [rcf524]: Ex. 20:3; Is. 6:3; Dt. 10:12; Sal. 31:23; 1 Cro. 16:25; Dt. 6:5; 13:4; Sal. 29:2; 33:8; 95:6; 99:5 Comentario [rcf525]: Jn. 5:39

tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Jesús. Adora a Dios; Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía. profecía. 19:11 Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba

58


19:17 Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol,

Los vv. 17 y 18 preparan a las aves carroñeras para que se sacien de los enemigos del Cordero que serán por Él vencidos a Su regreso, junto con Sus santos y Sus ángeles, después de las copas postreras de la ira de Dios de Rev. 16.

y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, 19:18 para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, Comentario [rcf531]: Ez. 39:17-20

El v. 19 nos presenta estos enemigos que son las naciones rebeldes que se resisten a Jesús a Su regreso, pero que son vencidas por Él junto con Sus santos y Sus ángeles, como menciona el v. 21 finales, siendo sus cadáveres el convite de las aves carroñeras que habían sido convocadas.

libres y esclavos, pequeños y grandes. grandes. 19:19 Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el

Comentario [rcf532]: Jo. 3:11-12; Zac. 14:3-4

que montaba el caballo, y contra su ejército. ejército. 19:20 Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que

De la misma forma el v. 20 muestra a la Bestia, el Imperio Romano en la persona de su dirigente, y al Falso Profeta, la iglesia apóstata, en la persona de su dirigente, siendo lanzados al lago de fuego, lago de fuego que al final del milenio recibirá también a Satanás y sus ángeles rebeldes así como a los rebeldes e inicuos que lo merezcan, para posteriormente destruir en ese mismo lago de fuego a la muerte, como se verá a continuación.

recibieron recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con Comentario [rcf533]: Dn. 7:20

azufre. 19:21 Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las

Comentario [rcf534]: Mal. 4

carnes de ellos. ellos.

59


13

Milenio y más Rev. 7:9-17; 20; 21; 22; P.d. 33, 34; 38; i.v. 14, 15; i.v. II 44; R y P 5, 23, 27, 36

Los capítulos 7:9-17; 20; 21; y 22, nos hablan de lo que se conoce como el Milenio, el inicio del Reino de Dios en la tierra e incluso vislumbra más allá de él.


Capítulo Capítulo 07 7:9 Después de esto miré, y he aquí una gran

El capítulo 7, vv. 9-17, presenta a todos los santos y santas de la iglesia de Dios que acompañan a Jesús a su regreso y que, después de vencer a las naciones, comienzan con Él el reino milenario como reyes y sacerdotes.

multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante delante del trono y en la presencia del Comentario [rcf539]: 1 Tim. 2:4

Cordero, Cordero, vestidos de ropas blancas, blancas, y con

Comentario [rcf540]: Is. 61:10; Ef. 5:27; Zac. 3:3-4; Rev. 6:11; 7:9; 4:4; 7:14

palmas en las manos; manos;

Comentario [rcf541]: Jn. 12:13; Sal. 92:12-14

salvación pertenece a nuestro Dios que está

Comentario [rcf542]: Heb. 11:40; Ez. 37:12; 1 Tes. 4:16-17; 1 Cor. 15:52; Job 20:5

7:10 y clamaban a gran voz, diciendo: La

El v. 9 mira a todos estos santos y santas venidos de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas vestidos con ropas blancas (símbolo de santidad) y palmas en las manos (símbolo de victoria).

sentado en el trono, y al Cordero. Cordero. 7:11 Y todos los ángeles ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus

Los vv. 10 a 12 muestra a estos santos y santas de la iglesia de Dios dando loa, honor y alabanza a Dios y a Jesús, glorificación a la que se suman los veinticuatro ancianos, los cuatro vivientes y todos los ángeles.

rostros delante del trono, y adoraron a Dios, 7:12 diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los Comentario [rcf543]: Rev. 4:2-3; Jn. 1:29; Sal. 96:4-9; 1 Cro. 16:25-29; Sal. 29:12; Sal. 115:1; Sal. 86:8-10

siglos de los siglos. Amén.

Los vv. 13 a 17 se refieren precisamente a esa multitud vestida de blanco. De la explicación se infiere que se trata de todos los santos y santas de la iglesia de Dios que a lo largo de las edades mostraron su fidelidad guardando los mandamientos de Dios y la fe de Jesus. La palabra “gran” que define la tribulación y que se menciona en el v. 14, es la palabra griega μεγάλης que tiene ese significado pero que lo mismo puede aplicarse a duración que a intensidad, por lo que gran tribulación no es exclusivo de lo que sufrirá la iglesia en los últimos días del presente siglo (intensidad) sino también lo que ha sufrido a lo largo de su historia (duración), solo así puede entenderse esa cantidad enorme de santos y santas, tan grande que nadie puede contar.

7:13 Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas

Comentario [rcf544]: Is. 61:10; Ef. 5:27; Zac. 3:3-4; Rev. 6:11; 7:9; 4:4

blancas, blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? 7:14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran

Comentario [rcf545]: Mt. 24:29; 1 Pe. 4:17; 2 Tim. 3:1; Heb. 1:2; 1 Pe. 1:20; 2 Pe. 3:8; Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Jn. 12:31; Is. 9:1-2; 1 Jn. 2:18; Rev. 1:9

tribulación, tribulación, y han lavado sus ropas, y las han

Comentario [rcf546]: Is. 61:10; Ef. 5:27; Zac. 3:3-4; Rev. 6:11; 7:9; 4:4

y le sirven día y noche en su templo; y el que está

emblanquecido en la sangre del Cordero. Cordero. 7:15 Por esto están delante del trono de Dios, sentado sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. 7:16 Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; 7:17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios Dios enjugará toda lágrima de

Comentario [rcf547]: Rev. 2:7, 17, 26; Rev. 3:5, 12, 21; Is. 4:5-6

los ojos de ellos. ellos.

61


Capítulo 20 20:1 Vi a un ángel que descendía del cielo, con Comentario [rcf544]: Lc. 8:31

Los vv. 1 a 3 relatan cómo es que una de las primeras acciones del Milenio será atar a Satanás para que no pueda engañar a las naciones aclarando que al final de esos mil años será desatado, más delante veremos por qué y para qué. Este quitar a Satanás de en medio permitirá contrastar los resultados obtenidos por los hombres en sus miles de años que Dios les concedió para autogobernarse contra el vivir de acuerdo a los designios y la voluntad de Dios sin tener el Enemigo en medio.

la llave del abismo, abismo, y una gran cadena en la mano.

Comentario [rcf545]: Rev. 12:9

20:2 Y prendió al dragón, dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;

Comentario [rcf546]: Lc. 8:31

20:3 y lo arrojó al abismo, abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo. 20:4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los

Comentario [rcf547]: Rev. 3:21; Mt. 19:28

que recibieron facultad de juzgar; juzgar; y vi las almas

Comentario [rcf548]: Rev. 6:11; Mt. 24:14 p.p.; Mc. 13:10-13; Lc. 21:16-19

Jesús y por la palabra de Dios, Dios, los que no

El v. 4 muestra a los santos y santas de Dios, merecedores de esta primera resurrección, vivificados y transformados en gloria para acompañar al Cordero como reyes y sacerdotes en el milenio ante las naciones de la tierra. Estos santos y santas de Dios, tal como señala este versículo, son aquellos que demostraron su fidelidad a Dios perdiendo incluso la vida por por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios. Muchas profecías del Antiguo Testamento hablan de las condiciones reinantes durante el milenio.

de los decapitados por causa del testimonio de habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus

Comentario [rcf549]: Rev. 14:9; 14:11; 15:2; Jn. 16:9; Hebreos 4:1-3, 9-12; Ex. 31:17; Is. 26:20; Sal. 91:1, 7-9; Rev. 21:10-11, 21;

manos; manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

Comentario [rcf550]: 1 Cor. 15:23-24

primera resurrección. resurrección.

20:5 Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la 20:6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán

El v. 5 aclara que los otros muertos no serían levantados sino hasta después de pasar el milenio, estos otros muertos son todos aquellos que no se consideraron merecedores de esta primera resurrección.

sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con Comentario [rcf551]: Sal. 144:10; Dn 7:18 Comentario [rcf552]: Is. 65:20; 24:23; 2:2; 9:6-7; 2:4; 11:4-5; 42:3-4; 2:3; 33:1722; 32:1; 2:2-3; 49:22-23; 60:1-62:7; 40:3-5; 52:13-15; 61:3; 66:18; 35:10; 2:2-3; 56:6-8; 60 7, 13; 4:5; 11:9; 62:3-5; 4:2; 35:6-7; 11:6-9; 65:25; 65:22; 65:21-22; 35:5-6; Jer. 3:17-18; 23:5; 23:6; 30:9; 30:11; 30:18; 30:19; 31:13; 31:31-34; 32:37-40; 33:11; Ez. 28:24-26; 11:19-20; 16:60-62; 28:26; 29:916; 34:23-24; 37:24; 34:26-29; 37:26-27; 39:21; 47:8-9; 48; Os. 1:10-11; 2:14-20; 14:4-7; 2:18; 2:23; Jo. 3:17, 21; 3:18; 3:19; Am. 9:13-14; Ab. 17; Sof. 3:17-20; Hag. 2:7; Zac. 1:16; 6:12-13; 8:3; 9:14-17; 8:8, 12; 8:23; 14:16; 14:17-18; 14:20-21 Comentario [rcf553]: Rev. 20:2-3 Comentario [rcf554]: Ez. 38 Comentario [rcf555]: Sal. 2:1-6

él mil años. años. 20:7 Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, prisión, 20:8 y saldrá a engañar a las naciones que están

El v. 6 contiene una bienaventuranza para quienes participan en esta primera resurrección por dos cosas, la primera es que son llamados a ser reyes y sacerdotes con el Cordero en el Milenio, la segunda es que la segunda muerte ya no tiene potestad sobre ellos. Más adelante se verá qué es esta segunda muerte.

en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. mar. 20:9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. consumió.

Los vv. 7 a 9 señalan cómo es que al término de los mil años Satanás es desatado para engañar a las naciones, es decir, para someterlas a la prueba final. Muchos son arrastrados por él, no pueden superar la prueba, y se proponen atacar Jerusalén pero son exterminados por Dios.

62


20:10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado Comentario [rcf563]: Rev. 21:8; Job 20:26; Mt. 5:29-30; Lc. 12:5; Mt. 10:26; Sal. 68; 21:10; Prov. 2:22 Comentario [rcf564]: Lc. 4:34; Ez. 28:19; Is. 27:1; Is. 34:10; Sal. 52:1-9; Rev. 19:3 (Cfr. Rev. 18:21) Comentario [rcf565]: Rev. 4:2-3 Comentario [rcf566]: Mt. 24:14 u.p.; Is. 34:4-6; Lc. 4:16-20; Job 14:12

en el lago de fuego y azufre, azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. siglos. 20:11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. ellos. 20:12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas

Después del milenio viene lo que se conoce como el Juicio Universal. Los vv. 11 a 13 nos muestran cómo es que Dios juzga a todos con justicia y equidad.

que estaban escritas escritas en los libros, según sus Comentario [rcf567]: Jn. 5:28-29; 12:48; Dn. 12:2-3; Sal. 37; Hab. 3:6 Comentario [rcf568]: Sal. 15

obras. obras. 20:13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los

El v. 14 nos muestra cómo es que el final la muerte será también destruida no siendo más.

muertos que había en ellos; y fueron juzgados Comentario [rcf569]: Rom. 2:6; Jer. 17:10

cada uno según sus obras.

Comentario [rcf570]: 1 Cor. 15:26; Is. 25:8

lago lago de fuego. fuego. Esta es la muerte segunda. segunda.

Comentario [rcf571]: Judas 12 Comentario [rcf572]: Sal. 37: 2, 9, 10, 12, 14, 17, 20, 21, 35, 36, 38 Comentario [rcf573]: Rev. 3:5 Comentario [rcf574]: Rev. 21:8; Job 20:26; Mt. 5:29-30; Lc. 12:5; Mt. 10:26; Sal. 68; 21:10; Prov. 2:22

El v. 10 nos habla del destino final de Satanás, que es ser arrojado al lago de fuego a dónde habían sido arrojados y consumidos la Bestia y el Falso Profeta (la palabra “estaban” no está en el griego original por lo que el sentido de la frase es que Satanás es echado a donde la Bestia y el Falso Profeta también fueron echado, no que sigan ahí), con esto Satanás será destruido por siempre y para siempre (el “tomento” a que se refiere esta párrafo es la destrucción a la que serán sujetos estos inicuos la cual por sus efectos serán para siempre.

20:14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al

El último versículo del capítulo 20, el v. 15, señala que “el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”, luego entonces hay quienes sí fueron

20:15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. fuego.

encontrados en el libro de la vida, por ende después del milenio hay un momento donde a todos los seres humanos que han existido se les da, no una segunda oportunidad, sino la primera que han tenido de conocer la verdad y aceptar o rechazar la salvación. Si consideramos este último versículo con los vv. 4-6 que dicen “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre estos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinaran con él mil años”, tenemos que (1) hay una resurrección de santos al inicio del Milenio, cuando Cristo viene por su pueblo, santos que serán con Él en el Milenio reyes y sacerdotes, (2) estos santos solamente son los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos, (3) después del Milenio los otros (¿qué otros?, pues el resto diferente de los resucitados en la primera resurrección, es decir, todos los demás) todos los demás resucitan y se abren los libros (βιβλία, Biblia) para que todos ya sin el velo que cubría su entendimiento puedan entender la verdad, ser corregidos (castigados), optar por vivir o no de acuerdo a ella (lo cual implica conocer y aceptar a Jesús con todo lo que ello implica) y entonces, sólo entonces, ser juzgados de acuerdo a sus obras, y (4) y el que no se [hallare] inscrito en el libro de la vida (solamente el que no se hallaré) [será] lanzado al lago de fuego.

63


Esta opción es la única que armoniza todas las escrituras que tienen que ver con el tema y que permite: 1. Que Sumerios, Babilonios, Asirios, Fenicios, Persas, Olmecas, Toltecas, Aztecas, Mayas, Incas, Japoneses, Mongoles, Vikingos, y un sinfín de pueblos, estados, reinos y naciones que jamás oyeron de Jesús, tengan la oportunidad de conocer y aceptar con todo lo que ello implica a Jesús (Revelación 1:7, 7:9; Isaías 25:7). 2. Que todos aquellos que han militado en las diferentes sectas cristianas, entre grandes y pequeñas denominaciones, que suman más de 33,000 en la actualidad, fuera, diferentes y aparte de la verdadera iglesia de Dios y que creen en un Cristo y creen en un Evangelio, pero es un Cristo falsificado Cristo y un Evangelio tergiversado, tengan la oportunidad de conocer y aceptar con todo lo que ello implica a Jesús (Revelación 1:7, 7:9; Isaías 25:7). 3. Que existan sólo dos resurrecciones, una de aquellos que son resucitados para alcanzar la Vida Eterna y otros que son resucitados para llegar a condenación perpetua (Daniel 12:2). 4. Que se mantenga la coherencia con la revelación del Padre amoroso que todos tenemos (1 Juan 4:8), y que quiere que todos los hombres sean salvos y que vengan al conocimiento de la verdad (1 Timoteo 2:4), que quiere que nadie muera (2 Pedro 3:9), que es Santo y Perfecto (Mateo 7:11), que no hace acepción de personas (Hechos 10:34; Romanos 2:11), y que permite a todos con conocimiento y libertad escoger sea la vida o sea la muerte (Deuteronomio 30:19). 5. Que permite que el malhechor crucificado con Jesús (Lucas 23:39-43) recibe la promesa dada por Jesús de estar con Él en su reino al tener en su momento la oportunidad de conocerle y aceptarle. 6. Que los hombres serán juzgados según sus obras (Revelación 20:13,2:23; Jeremías 17:10; Mateo 12:36-37,16:27; 2 Corintios 5:10; Proverbios 24:12; Romanos 2:5-6; Marcos 9:49), obvio con relación a la Verdad revelada y al conocimiento pleno y aceptación o rechazo de Jesús cómo único salvador (Mateo 7:21; Juan 17:3; Hechos 4:12). 7. Que la casa de Israel (toda la casa de Israel, bueno y malos) sea resucitada en carne y hueso, no cuerpo de gloria aún, y reunificada vengan a morar sobre la tierra que Dios les dio con David como su rey (Ezequiel 37:1-28) y tengan una vida carnal conforme a Dios (Ezequiel 37:24) 8. Que en el Reino existan, siquiera por un momento, personas que hubiesen quebrantado los mandamientos y enseñado a hacer así, las cuales serán consideradas como muy pequeñas (Mateo 5:19), es decir, no llegaron a la estatua perfecta de Cristo (Efesios 4:13), y por ende, serán corregidas. 9. Y que Sodoma y Gomorra (Mateo 10:11-15) y Tiro y Sidón (Mateo 11:21-22) y los escribas (Lucas 20:45-47) puedan recibir un castigo (corrección), un juicio, diferenciada de quienes rechacen la verdad. No podemos elucubrar más allá de lo que la Sagrada Palabra de Dios nos revela y, en el caso de la segunda resurrección es muy escueta, apenas algunos párrafos en Apocalipsis, pero que reunidos con todo lo demás que hemos comenzado hacen posible la existencia siquiera como probabilidad de un momento en el futuro donde todas las naciones, pueblos y lenguas de todos los tiempos que no hayan conocido a Jesús tendrán la oportunidad, no una segunda oportunidad sino la única en su vida, de conocerlo y en libertad optar por aceptarlo rechazarlo.

64


Capítulo 21

era semejante al de una piedra preciosísima,

21:1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;

21:12 Tenía un muro grande y alto con doce

como piedra de jaspe, diáfana como el cristal. puertas; y en las puertas, puertas, doce ángeles, y

porque el primer cielo y la primera tierra Comentario [rcf574]: 2 Pe. 3:13; Is. 65:17; Rev. 21:5 ; Is. 65:17; Sal. 102:26; Heb. 1:12 Comentario [rcf575]: Rev. 17:15; Sal. 18:16

21:3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He

Comentario [rcf576]: Sal. 87

aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y

Comentario [rcf594]: Num. 2:2,25-31; Ez. 48:30-35

Dios mismo estará con ellos como su Dios. Dios. 21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de

Comentario [rcf596]: Num. 2:2, 1824; Ez. 48:30-35

ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas

Comentario [rcf580]: Is. 43:18; Rev. 21:1; Is. 65:17; Sal. 102:26; Heb. 1:12; Gn. 7:4 Comentario [rcf581]: Is. 55:11 Comentario [rcf582]: Rev. 4:8-9

puertas. 21:14 Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero. Cordero.

él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y

Comentario [rcf595]: Num. 2:2, 1017; Ez. 48:30-35

Comentario [rcf579]: Is. 25:8

puertas; puertas; al sur tres puertas; puertas; al occidente tres

dispuesta como una esposa ataviada para su marido. marido.

Comentario [rcf578]: Ex. 6:7-9; Jer. 7:23; 30:22; 32:28; Ez. 43:7

21:13 al oriente tres puertas; puertas; al norte tres

Jerusalén, Jerusalén, descender del cielo, de Dios,

Comentario [rcf593]: Num. 2:2, 3-9; Ez. 48:30-35

Comentario [rcf597]: Mt. 10:2; Hch. 1:26

de los hijos de Israel; Israel;

21:2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva

Comentario [rcf592]: Gen. 49:28

Comentario [rcf577]: Ef. 5:25-27

nombres inscritos, que son los de las doce tribus

pasaron, pasaron, y el mar ya no existía más. más.

21:15 El que hablaba conmigo tenía una caña de medir, de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muro.

ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, pasaron. pasaron.

El v. 1 nos habla de la renovación que se da en la creación por parte de Dios.

21:5 Y el que estaba sentado sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. cosas. Y me

El v. 2 nos muestra la Nueva Jerusalén descendiendo del cielo y el v. 3 nos presenta lo que esto significa: Dios mismo morando con los hombres en la Nueva Jerusalén.

dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. verdaderas. 21:6 Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. fin. Al que tuviere sed,

El v. 4 indica los grandes cambios que comenzarán a suceder después del Milenio y como esa renovación incluirá a la raza humana y su futuro.

yo le daré gratuitamente gratuitamente de la fuente del agua de la vida. vida. 21:7 El que venciere heredará todas las cosas,

Comentario [rcf583]: Jn. 4:10-14; 7:37-28

y yo seré su Dios, y él será mi hijo. hijo.

Comentario [rcf584]: Sal. 68:3

21:8 Pero los cobardes e incrédulos, los

De nueva cuenta el v. 5 hace eco del v. 4 hablando de la renovación que se da en la creación por parte de Dios.

abominables y homicidas, los fornicarios y Comentario [rcf585]: Sal. 37: 2, 9, 10, 12, 14, 17, 20, 21, 35, 36, 38

hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos

Comentario [rcf586]: Rev. 20:15; Sal. 68:2

azufre, que es la muerte segunda. segunda.

tendrán su parte en el lago que arde con fuego y

Los vv. 6 a 8 hablan de la recompensa final así como del castigo definitivo, que tendrán tanto los justos como los injustos, después de lo comentado en Rev. 20:15

21:9 Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete

Comentario [rcf587]: Rev. 17

plagas postreras, postreras, y habló conmigo, diciendo:

Los vv. 9 a 11 es una invitación a ver la Nueva Jerusalén que desciende del cielo.

Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa Comentario [rcf588]: Ef. 5:25-27

del Cordero. Cordero. Los vv. 12 a 15 son una descripción de la majestuosidad, pureza, honor y gloria de la Ciudad Santa de Dios, la Nueva Jerusalén.

21:10 Y me llevó en el Espíritu a un monte

Comentario [rcf589]: Dn. 2:34-35; Ez. 43:12

grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa

Comentario [rcf590]: Heb. 11:8-10

de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, Dios,

Comentario [rcf591]: Ez. 43:1-4

21:11 teniendo la gloria de Dios. Dios. Y su fulgor

65


21:16 La ciudad se halla establecida en cuadro,

Capítulo 22

y su longitud es igual a su anchura; y él midió la ciudad con la caña, doce mil estadios; la

22:1 Después me mostró un río limpio de agua

longitud, la altura y la anchura de ella son Comentario [rcf610]: Ez. 47:1-11; Jo. 3:18 Comentario [rcf611]: Rev. 12:21

de vida, resplandeciente como cristal, que salía

iguales.

del trono de Dios y del Cordero. Cordero.

21:17 Y midió su muro, ciento cuarenta y cuatro

22:2 En medio de la calle de la ciudad, ciudad, y a uno y

codos, de medida de hombre, la cual es de

otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que

ángel.

produce doce frutos, dando cada mes su fruto;

21:18 El material de su muro era de jaspe; pero Comentario [rcf612]: Rev. 2:7; Ez. 47:12 Comentario [rcf599]: Rev. 4:6

y las hojas del árbol eran para para la sanidad de las

la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio

naciones. naciones.

limpio; limpio;

22:3 Y no habrá más maldición; y el trono de

21:19 y los cimientos del muro de la ciudad

Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos

estaban adornados con toda piedra preciosa.

le servirán,

El primer cimiento era jaspe; el segundo, zafiro; Comentario [rcf613]: Rev. 21:4

22:4 y verán su rostro, y su nombre estará en

el tercero, ágata; el cuarto, esmeralda;

sus frentes. frentes.

21:20 el quinto, ónice; el sexto, cornalina; el

Los vv. 16 a 21 son una continuación de la descripción de la majestuosidad, pureza, honor y gloria de la Ciudad Santa de Dios, la Nueva Jerusalén.

séptimo, crisólito; el octavo, octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, Comentario [rcf600]: Ex. 28:15-30; Is. 54:11-12; 33:6; Mt. 7:6; 13:44-45

jacinto; el duodécimo, amatista.

Comentario [rcf601]: Mt. 13:45-46; Is. 54:11-12; 33:6; Mt. 7:6; 13:44-45

una de las puertas era una perla. perla. Y la calle de la

Comentario [rcf602]: Rev. 4:6; Is. 54:11-12; 33:6; Mt. 7:6; 13:44-45

vidrio. vidrio.

21:21 Las doce puertas eran doce perlas; cada Los vv. 22 y 23 señalan como es que la misma gloria de Dios Padre y de Su Hijo Jesús llena la ciudad haciendo innecesaria cualquier otra forma de iluminación.

ciudad era de oro puro, transparente como 21:22 Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el

Comentario [rcf603]: Ex. 6:7-9; Jer. 7:23; 30:22; 32:28; Ez. 43:7

Cordero. Cordero.

Comentario [rcf604]: Cfr. Gn. 1:3

luna que brillen en ella; ella; porque la gloria de Dios

Comentario [rcf605]: Ex. 6:7-9; Jer. 7:23; 30:22; 32:28; 1 Jn. 1:5; Sal. 94:1; Is. 51:4; Ez. 10:4; Mt. 17:5; Jn. 8:12

la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. lumbrera.

Los vv. 25 a 27 muestran como las naciones acudirán a la Nueva Jerusalén con sus tesoros y que sólo entrarán en ella los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.

21:23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de

El capítulo 22 es el último del libro de Revelación y, al igual que el capítulo 21, nos sigue mostrando las condiciones de la Nueva Jerusalén.

21:24 21:24 Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra

Comentario [rcf606]: Is. 60:5; Hag. 2:7

traerán su gloria y honor a ella. ella. 21:25 Sus puertas nunca serán cerradas de día,

Los vv. 1 y 2 nos muestran el río de vida que sale del trono de Dios y del Cordero y del árbol de la vida a la que los Santos y las Santas de Dios tienen acceso.

pues allí no habrá noche. 21:26 Y llevarán la gloria y la honra de las Comentario [rcf607]: Is. 60:11

naciones naciones a ella. ella. 21:27 No entrará en ella ninguna cosa inmunda,

Comentario [rcf608]: Ecl. 10:16; Ez. 43:7

o que hace abominación y mentira, mentira, sino

Comentario [rcf609]: Sal. 37: 3-9, 11, 16-19, 22-31, 34, 39-40

vida del Cordero. Cordero.

Los vv. 3 y 4 reiteran, como en el capítulo 21, el estado de bienaventuranza que compartirán los santos y santas de Dios y el Cordero al estar por siempre y para siempre en Su presencia.

solamente los que están inscritos en el libro de la

66


Comentario [rcf632]: Rev. 2:28; 2 Pe. 1:19; Is. 58:8; 60:1; Lc. 1:78; 1 Jn. 2:8 Comentario [rcf633]: Rev. 1:4 Comentario [rcf634]: Rev. 21:2, 10 Comentario [rcf635]: 1ª Cor. 16:22; Fil. 4:5; Stg. 5:8 Comentario [rcf636]: 1ª Cor. 16:22; Fil. 4:5; Stg. 5:8

22:5 No habrá allí más noche; y no tienen

resplandeciente de la mañana. mañana.

necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol,

22:17 Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Ven. Y

porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán

el que oye, diga: Ven. Ven. Y el que tiene sed, venga;

por los siglos de los siglos. siglos.

y el que quiera, tome del agua de la vida

22:6 Y me dijo: Estas palabras son fieles y

gratuitamente. gratuitamente.

verdaderas. verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus

22:18 Yo testifico a todo aquel que oye las

de los profetas, ha enviado su ángel, para

palabras de la profecía de este libro: Si alguno

Comentario [rcf613]: Rev. 21:23

mostrar a sus siervos las cosas que deben

añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las

Comentario [rcf637]: Rev. 21:6; Jn. 4:10-14; 7:37-28

suceder pronto. pronto.

plagas que están escritas en este libro.

22:7 ¡He aquí, vengo pronto! pronto! Bienaventurado el

22:19 Y si alguno quitare de las palabras del

que guarda las palabras de la profecía de este

libro de esta profecía, Dios quitará su parte del

libro.

libro de la vida, y de la santa ciudad y de las

22:8 Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas.

cosas que están escritas en este libro. libro.

Y después que las hube oído y visto, me postré

22:20 El que da testimonio de estas cosas

para para adorar a los pies del ángel que me

dice: Ciertamente vengo en breve. breve. Amén; sí,

mostraba estas cosas. cosas.

ven, Señor Jesús. Jesús.

22:9 Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque

22:21 La gracia de nuestro Señor Jesucristo

yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los

sea con todos vosotros. Amén.

Comentario [rcf614]: Is. 55:11 Comentario [rcf615]: Rev. 1:1 Comentario [rcf616]: Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Dn. 12:4; Rev. 1:19; Jn. 12:31; Heb. 1:2; 9:26 Comentario [rcf638]: Dt. 4:2; Prov. 30:5-6 Comentario [rcf639]: Rev. 1:1 Comentario [rcf640]: Hch. 2:1-4, 6, 12-13, 14-16; Dn. 12:4; Rev. 1:19; Jn. 12:31; Heb. 1:2; 9:26 Comentario [rcf617]: Rev. 1:1

profetas, y de los que guardan las palabras de

Comentario [rcf641]: 1ª Cor. 16:22; Fil. 4:5; Stg. 5:8

22:10 Y me dijo: No selles las palabras de la

Comentario [rcf618]: Rev. 14:12

profecía de este libro, porque el tiempo está

Comentario [rcf619]: Ex. 20:1-6; Is. 6:3; Dt. 10:12; 6:5; 11:1; Sal. 31:23; 116:1; 1 Cro. 16:25; Jos 22:5

cerca. cerca.

Comentario [rcf620]: Cfr. Dn. 12:9 Comentario [rcf621]: Jer. 2:22; Prov. 1:28 Comentario [rcf622]: Dn. 12:10

El v. 5 repite lo mencionado en el capítulo 21 sobre la iluminación permanente que Dios y el Cordero hacen sobre la ciudad.

este libro. libro. Adora a Dios. Dios.

Los vv. 7 a 21 son los de cierre del libro de Revelación y con ellos de la profecía: hay bienaventuranza para quien ponga atención en esta profecía (v. 7), sólo Dios es digno de adoración (vv. 8 y 9), el tiempo cerca está (v. 10), cada quien decidirá el camino que seguirá y los resultados que obtendrá (v. 11), la venida de Jesús, y con Él el galardón para Sus fieles, es inminente (v. 12), la fuente misma de este libro es Dios y el Cordero (v. 13), los justos tendrán vida eterna mientras que los inicuos irán a destrucción (vv. 14 y 15), esta profecía sirve de testimonio dado por Jesús a las iglesias (v. 16), hay un clamor generalizado para que estas palabras se cumplan y Jesús regrese trayendo el reino de Dios (v. 17), hay maldición y condena para quien altere el contenido de esta revelación (vv. 18 y 19), Jesús reitera su regreso es inminente y la iglesia así lo proclama (v. 20), y el cierre es de bendición, esperanza y fe (v. 21).

22:11 El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía. todavía. 22:12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según

Comentario [rcf623]: Is. 40:10; Sal. 62:12; Prov. 12:14; Sal. 15; Prov. 13:13-18

sea su obra.

Comentario [rcf624]: Rev. 4:8-9

el fin, el primero y el último. último.

Comentario [rcf625]: Rev. 19:8; 6:11

22:14 Bienaventurados los que lavan sus ropas, ropas,

Comentario [rcf626]: Rev. 2:7

para tener tener derecho al árbol de la vida, vida, y para

Comentario [rcf627]: Rev. 21:27

entrar por las puertas en la ciudad. ciudad.

Comentario [rcf628]: Sal. 59:7, 15

22:15 Mas los perros estarán fuera, y los

22:13 Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y

hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los Comentario [rcf629]: Rev. 21:27

idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira. mentira. 22:16 Yo Jesús he enviado mi ángel para daros

Comentario [rcf630]: Rev. 1:1

testimonio de estas cosas en las iglesias. iglesias. Yo soy

Comentario [rcf631]: 2 Sam. 7:12-16; Mt. 1; Mc. 12:35-37

la raíz y el linaje de David, David, la estrella

67


Paz a vos


FIELES Y VERDADERAS - Un estudio comprehensivo del libro de Revelación-

Todos los derechos reservados por el autor ©2017

Primera edición

Se permite la reproducción total o parcial de la presente obra, así como su comunicación pública, divulgación o transmisión, mediante cualquier sistema o método, electrónico o mecánico [incluyendo el fotocopiado, la grabación o cualquier sistema de recuperación y almacenamiento de información], siempre y cuando esto sea sin fines de lucro y con la condición que se señale la fuente


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.