…si las hicieres -Un camino de vida de la mano de las otras bienaventuranzas-

Page 1

Un camino de vida de la mano de las otras bienaventuranzas

Roberto Celaya Figueroa

Juan 13:17

‌si las hiciereis


…para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas y nosotros por medio de él (I Corintios 8:6)


Dedicatoria

A la Iglesia de Dios (7° Día) Página web habla hispana: http://www.iglesiadediosapostolica.org/ Página web oficinas centrales: http://www.churchofgod-7thday.org/


ร ndice Introducciรณn ....................................................................................................... 1

Antiguo Testamento ........................................................................................... 6 1 Reyes 10:8 (2 Crรณnicas 9:7) ............................................................................ 7 Job 5:17; Salmos 94:12 ...................................................................................... 10 Salmos 1:1-2 ...................................................................................................... 13 Salmos 2:11-12 .................................................................................................. 18 Salmos 32:1 ......................................................................................................... 23 Salmos 32:2 ........................................................................................................ 26 Salmos 33:12; Salmos 144:15 ............................................................................ 32 Salmos 34:8; Salmos 84:12 ................................................................................ 36 Salmos 40:4 ........................................................................................................ 39 Salmos 41:1 ........................................................................................................ 42 Salmos 65:4 ......................................................................................................... 45 Salmos 84:4 ........................................................................................................ 49 Salmos 84:5 ........................................................................................................ 55 Salmos 89:15 ...................................................................................................... 58 Salmos 106:3 ...................................................................................................... 61 Salmos 112:1; Salmos 119:1; Salmos 128:1 ..................................................... 64 Salmos 119:2 ...................................................................................................... 69 Salmos 127:4-5 .................................................................................................. 72 Salmos 137:8-9 ................................................................................................... 77 Salmos 146:5 ...................................................................................................... 85 Proverbios 3:13; Proverbios 16:20 .................................................................... 87 Proverbios 8:34 .................................................................................................. 90


Proverbios 14:21 ................................................................................................ 92 Proverbios 20:7 .................................................................................................. 97 Proverbios 28:14 .............................................................................................. 101 Proverbios 29:18 .............................................................................................. 106 Deuteronomio 33:29 ........................................................................................ 111 Eclesiastés 10:17............................................................................................... 115 Isaías 30:18 ...................................................................................................... 119 Isaías 32:20 ....................................................................................................... 121 Isaías 56:2 ........................................................................................................ 124 Daniel 12:12 ..................................................................................................... 129

Nuevo Testamento ........................................................................................... 134 Santiago 1:25 ................................................................................................... 135 Juan 20:29 ........................................................................................................ 143 Revelación 1:3 ................................................................................................. 145 Revelación 16:15 ............................................................................................. 147 Revelación 19:9 ............................................................................................... 153 Revelación 20:6 ............................................................................................... 160 Revelación 22:14 ............................................................................................. 164 Lucas 1:45 ........................................................................................................ 168 Lucas 10:23-24 (Mateo 13:16-17) .................................................................. 171 Lucas 11:27-28 ................................................................................................. 178 Revelación 14:13 ............................................................................................. 181 Mateo 11:6 (Lucas 7:23) ................................................................................. 186 Lucas 14:15 ...................................................................................................... 189 Romanos 4:7 .................................................................................................... 193 Lucas 12:37 ...................................................................................................... 197


Lucas 23:29 ...................................................................................................... 205 Santiago 1:12 ................................................................................................... 209 Mateo 16:17 ..................................................................................................... 213 Lucas 14:14 ...................................................................................................... 222 Juan 13:17 ........................................................................................................ 227

Conclusiรณn ........................................................................................................ 229


Introducción Un día como cualquier otro en la provincia de Galilea, como cualquier otro excepto por una cosa, en la orilla noroeste del Mar de Galilea, entre Cafarnaúm y Genesaret, en un monte, puede verse una multitud que sentada espera escuchar enseñanzas de vida, la gente está dispersa por el monto y en un círculo más pequeño, más cercano a su maestro, los discípulos de aquel a quien han venido a oír, quien también se ha sentado. De repente, el silencio ante la voz que con autoridad pero también con caridad prodiga sentencias de fe y de esperanza. Mateo 5:3-11 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.

1


Lucas 6:20-22 Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre. Las bienaventuranzas son una lección de vida, para esta y la futura, dada por quien es el camino, la verdad y la vida. Nadie puede ir al Padre sino es por Jesús (Juan 14:6), Él no es un camino de muchos, sino el camino. “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12). Esto incluye también no cualquier Jesús (2 Corintios 11:4), sino el verdadero Jesús, en la verdadera doctrina, en la verdadera iglesia: “un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo” (Efesios 4:5). Esto es reiterativo en la Escritura: Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” Romanos 3:24 “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”

2


1 Juan 4:9 “En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él” 1 Corintios 15:22 “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” 1 Juan 1:7 “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” 1 Juan 5:13 “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios” Creer y hacer van de la mano. “¿Y por qué me llamáis: “Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?” (Lucas 6:46). Así las bienaventuranzas se convierten en una norma para la vida de quien sea seguidor (oidor y hacedorSantiago 1:22) de Jesús. Las bienaventuranzas no son una enseñanza aislada en la escritura sino que forma parte de un cuerpo doctrinal completo en sí mismo. Después de enunciadas Jesús señala a sus oyentes que ellos están llamados a ser sal de la tierra y luz del mundo (Mateo 5:13-16) y después aclara la frase lapidaria para quienes esgrimen que la los Diez Mandamientos han sido abolidos de que no ha venido a abolir la Ley sino a darle cumplimiento (Mateo 5:17), y para dejar claro, como dice la Escritura, que “Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla” (Isaías 42:21), pasa a revisar algunos puntos donde espiritualiza la Ley a un extremo de 3


perfección y santidad. Así las bienaventuranzas están conectadas con el cumplimiento de la Ley para estar en el mundo sin ser parte de él (Juan 17:11, 15,16). “¿Qué bien haré para tener la vida eterna?” (Mateo 19:16), la pregunta del joven rico es la pregunta de todos quienes desean alcanzar la corona de vida (Revelación 3:11), la respuesta de Jesús es clara “guarda los mandamientos” (Mateo 19:17). Guardar los mandamientos es el inicio, es el comienza por, pero no es el fin, es un camino que señala hacia algo mayor y mejor: la Ley apunta hacia Jesús (Juan 5:39). El joven rico señala entonces que desde siempre ha guardado los mandamientos, ¿qué le falta? Jesús le responde: “sígueme” (Mateo 19:21). Al joven rico sí le faltaba algo, ¡le faltaba Jesús! Llegar a Jesús, es llegar a las bienaventuranzas. Las bienaventuranzas son consecuencia de encontrarlo. La Ley señala a Jesús, y una vez que le hemos encontrado las bienaventuranzas aparecen en nuestra vida. La pobreza de espíritu, el llorar, la mansedumbre, el hambre y sed de justicia, la misericordia, la limpieza de corazón, el ser pacificador, y el ser perseguidos por causa de la justicia, todo es una consecuencia de Jesús. ¿Difícil? Tal vez. ¿Imposible? Para uno si, para Dios no (Lucas 1:37). “Estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús” (Filipenses 1:6). “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 8:35-39).

4


Pero hay más. La enseñanza no termina con Mateo 5:3-11 o Lucas 6:20-22, a lo largo de la Escritura, como semillas de vida regadas aquí y allá, más bienaventuranzas esperan a aquel que las busque, las encuentre, las viva (Mateo 13:52). Que el Santo Espíritu de nuestro Padre conceda a quien le busque el encontrarle (Isaías 55:6-8) y que las otras bienaventuranzas nos enseñen, nos redarguyan, nos corrijan nos instruyan en justicia (2 Timoteo 3:16) para la mayor gloria de Dios en Cristo Jesús.

5


Antiguo Testamento

Bienaventurado se traduce en el Antiguo Testamento de la palabra hebrea ‫( יֵ רְׁ ַשא‬eh'-sher: bendecido, feliz), ‫( יֵ רְׁ ַשא‬eh'-sher ) deriva de ‫( יַׁ רֵ ש‬aw-shar') que significa bendecido, llamar (algo o alguien) bendecido, llamados benditos, también se usa para designar feliz o dichoso.

6


1 Reyes 10:8 (2 Crónicas 9:7) Bienaventurados tus hombres, dichosos estos tus siervos, que están continuamente delante de ti, y oyen tu sabiduría. La bienaventuranza de 1 Reyes 10:8, que es repetida en 2 Crónicas 9:7, es parte de lo que declaró la Reina de Saba cuando conoció a Salomón, y nos remite a la idea tanto de estar delante de Dios como de escuchar Su sabiduría. En el Antiguo Testamento, las ofrendas y sacrificios eran la manera en que el Pueblo de Dios podía acercarse a Él. En el Nuevo Testamento, el sacrificio redentor de Jesus, de una vez y para siempre, nos ha dado acceso al lugar Santísimo, a la presencia del Padre (Hebreos 10:19), esto nos permite acercarnos “con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna” (Hebreos 4:16), con lo que podemos estar delante del Padre a través del sacrificio redentor de Jesús. Este “estar delante” implica ver constantemente a, no perder la vista de, y por lo tanto guiar nuestra vida por la presencia de Dios en nuestra vida, esto a través de Jesús quien para lo anterior es Camino, Verdad y Vida (Juan 14:6). Para esto la historia de Martha y María (Lucas 10:38-42) son un excelente ejemplo. 38 Aconteció

que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer

llamada Marta le recibió en su casa. 39 Esta

tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose

a los pies de Jesús, oía su palabra. 7


40 Pero

Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y

acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. 41 Respondiendo

Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás

con muchas cosas. 42 Pero

sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena

parte, la cual no le será quitada. ¿Cuál era esa buena parte? ¡Estar en la presencia de Jesús y escuchar Sus Enseñanzas! Esto nos remite a la segunda parte de la bienaventuranza que habla precisamente no solo de estar en la presencia de Dios sino de oír Su sabiduría. ¿Y quién es esa sabiduría de Dios? ¡Jesús! (1 Corintios 1:24) Recordemos que la sabiduría proviene de Dios (Proverbios 2:6-7) el cual la da a quien se la pide (Santiago 1:5) “para que ya no seamos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error” (Efesios 4:14). Ahora bien, no se trata sólo de estar en la presencia de Dios, ni tampoco sólo de escuchar Su sabiduría, sino finalmente de ponerla por obra en práctica ya que de otra forma solo nos engañamos a nosotros mimos (Santiago 1:22), “porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste 8


será bienaventurado en lo que hace” (Santiago 1:23-25), pues como dice Jesús “No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21) La bienaventuranza comienza con el honor inmerecido de estar en la presencia de Dios, sigue con estar atento a la instrucción, a la corrección, a la formación, pero termina en la aplicación, en la práctica, en la acción de Sus verdades.

9


Job 5:17 He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; Por tanto, no menosprecies la corrección del Todopoderoso. Salmos 94:12 Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges, y en tu ley lo instruyes,

Tanto Job 5:17 como Salmos 94:12 hacen referencia a algo que nuestra naturaleza en ocasiones no comprende y en otras más incluso rechaza (Salmos 32:9) y que es la corrección que viene de Dios, pero que aquí se considera no como algo que lamentar sino como una bienaventuranza. La manera en que esta idea está expresada en ambas citas implica castigo, pero un castigo cuyo fin es la corrección, y una corrección que es posible a través de la instrucción en la ley de Dios, es decir, no sólo señalar lo que está mal sino mostrar lo que está bien (Salmos 119:105). Lo anterior sólo puede venir de Alguien que nos ama y sólo desea el bien para nosotros: “Yo reprendo y castigo a todos los que amo” (Revelación 3:19), “porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere” (Proverbios 3:12), “más siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo” (1 Corintios 11:32), ¿y cuál es el resultado de esto? “Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; mas ahora guardo tu palabra… Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos” (Salmos 119:67, 71). Pedro nos dice que no nos sorprendamos “del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por 10


cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría” (1 Pedro 4:12-13), recordemos que Dios escudriña nuestros corazones (Jeremías 17:10, Romanos 8:27) para corregirnos por nuestro propio bien, “pero si estáis sin disciplina, de la cual todos han sido hechos participantes, entonces sois hijos ilegítimos y no hijos verdaderos” (Hebreos 12:8). La Palabra de Dios nos indica que esta función, con caridad y de la mano del Santo Espíritu de Dios que mora en nosotros, también debe ser ejercitada por el miembro de la iglesia de Dios para “que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él” (2 Timoteo 2:25-26) Por ello el mensaje del segundo ángel de Revelación 14:8 que es “Ha caído Babilonia” está siendo predicado por la Iglesia de Dios, advirtiendo a la gente de las doctrinas apóstatas de Babilonia (P.d. 28; II Tesalonicenses 2:6-7; Revelación 17:5, 9, 18; Revelación 18:2) Estas doctrinas apóstatas, motivo de señalamiento y corrección, comenzaron recién inició la iglesia, “y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio” (2 Tesalonicenses 2:6-7); doctrinas aglutinadas en la Babilonia, la cual la escritura identifica, “y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA… Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer… Y la mujer que has visto es la gran 11


ciudad que reina sobre los reyes de la tierra” (Revelación 17:5, 9, 18); cuyo fin también desde antes ha sido señalado, “Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible” (Revelación 18:2). La corrección implica darse cuenta de que uno está mal, la única forma de saber que uno está mal es sujetarse a la Palabra de Dios que señala precisamente qué es bueno y qué es mal, caer en cuenta del sistema de abominaciones de la Babilonia actual y corregirse, es decir, salir de ella para no participar de sus pecados y no recibir las plagas venideras (Revelación 18:4), pero esto apenas es al inicio ya que después debe darse tal vez la instrucción en la Palabra de Dios para irnos edificando “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13).

12


Salmos 1:1-2 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. La bienaventuranza siempre tiene que ver con reflexión, sí, pero seguida de la acción. Salmos 1:1-2 nos hace referencia a lo que tiene que ver con no andar en consejo de malos, no estar en camino de pecadores, no sentarse en silla de escarnecedores, y por otra parte meditar en la Ley de Dios día y noche. ¿Cuáles pueden ser esos consejos de malos, esos caminos de pecadores, esa silla de escarnecedores? Proverbios 1:10-19 nos da una visión clara de ello. 10 Hijo 11 Si

mío, si los pecadores te quisieren engañar, no consientas.

dijeren: Ven con nosotros; pongamos asechanzas para derramar

sangre, acechemos sin motivo al inocente; 12 Los

tragaremos vivos como el Seol, y enteros, como los que caen

en un abismo; 13 Hallaremos

riquezas de toda clase, llenaremos nuestras casas de

despojos; 14 Echa 15 Hijo

tu suerte entre nosotros; tengamos todos una bolsa.

mío, no andes en camino con ellos. Aparta tu pie de sus

veredas, 16 Porque

sus pies corren hacia el mal, y van presurosos a derramar

sangre. 17 Porque

en vano se tenderá la red ante los ojos de toda ave;

13


18 Pero

ellos a su propia sangre ponen asechanzas, y a sus almas

tienden lazo. 19 Tales

son las sendas de todo el que es dado a la codicia, la cual

quita la vida de sus poseedores. Proverbios 6:14 lo resume al señalar a quienes actúan así como aquellos que “perversidades hay en su corazón; anda pensando el mal en todo tiempo; siembra las discordias”. No seguir sus consejos, no andar sus caminos, no seguir sus pasos, como dice Proverbios 4:14 “no entres por la vereda de los impíos, ni vayas por el camino de los malos” Ahora bien, lo contrario de ellos es tener en Dios nuestras delicias y meditar en su Ley. Día y noche, dice la bienaventuranza, no solo el día y la noche literal sino también esos momentos en que andamos en luz, nos va bien, nos sentimos tranquilos y en paz, como en los momentos de aciago, penumbra, tristeza, depresión. Esto gracias a que “Jehová da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia” (Proverbios 2:6), pero ¿cómo obtener esta sabiduría? “haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; si inclinares tu corazón a la prudencia, si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; si como a la plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros, entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el conocimiento de Dios” (Proverbios 2:2-5) El Salmo 119 es todo un elogio a la Ley Divina, para leerse, meditarse y ponerse por obra. Proverbios 11:9 nos dice que los justos son librados por la sabiduría del daño que el hipócrita quiera hacer, sabiduría que se adquiere, como dice la bienaventuranza inicial al meditar en la Ley de 14


Dios día y noche (Salmos 119:98). Esto es reiterado en Josué 1:8 “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”. ¿Y cuál será el resultado de quien en Dios tiene sus delicias, en quien medita en Su Ley día y noche? “Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17), ¿y cuál será el destino de quien obra mal? “pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos” (2 Pedro 3:7) La iglesia de Dios sabe que ya que somos hijos de Dios y templo del Espíritu Santo, nos oponemos a las borracheras, intoxicaciones, y adicción a cualquier narcótico o nicotina (P.d. 21; Proverbios 31:4-5, 23:29-32; Daniel 1:8, 12; Lucas 21:34; Romanos 13:13; Gálatas 5:21; I Corintios 5:11; 6:10; 1 Timoteo 3:3, 8). Todo lo que podemos comer y beber debe estar santificado por la Palabra de Dios y con la oración y participar de ello con moderación (P.d. 21; 1 Corintios 9:25; 3:16-17; Colosenses 2:21-23, 16-19; 1 Timoteo 4:4-5). Recordando que Jesús nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, SU Padre (Revelación 1:6), Proverbios 31:4-5 nos aclara que “no es de los reyes, oh Lemuel, no es de los reyes beber vino, ni de los príncipes la sidra; no sea que bebiendo olviden la ley, y perviertan el derecho de todos los afligidos”; en ese mismo sentido Proverbios 23:29-32 nos indica “¿para quién será el ay?, ¿para quién el dolor?, ¿para quién las rencillas?, ¿para quién las quejas? ¿Para quién las heridas en balde?, ¿Para quién lo amoratado de 15


los ojos? Para los que se detienen mucho en el vino, para los que van buscando la mistura. No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece su color en la copa. Se entra suavemente; más al fin como serpiente morderá, y como áspid dará dolor”. En cuanto a las comidas Daniel 1:8, 12 nos pone el ejemplo de Daniel, “y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse… Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber”. De igual forma en este mismo sentido se nos impele a “mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día” (Lucas 21:34); a que “Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia” (Romanos 13:13), y se nos aclara que "envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios” (Gálatas 5:21). La recomendación es clara, “más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis… ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios” (1 Corintios 5:11, 6:10), lo cual implica ser cada uno “no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro… Los diáconos 16


asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas” (1 Timoteo 3:3, 8). Esto teniendo en mente que “todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible… ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Corintios 9:25, 3:16-17), si car en ritualismos superados “tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne… Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo. Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal, y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios” (Colosenses 2:21-23, 16-19 ), esto “porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado”( 1 Timoteo 4:4-5). Si no tuviéramos la Palabra de Dios, ¿cómo podríamos saber identificar el consejo de los malos, el camino de los pecadores, la silla de los escarnecedores?, pero como dice Salmos 119:105 “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino”. 17


Salmos 2:11-12 Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor. Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían. Salmos 2:11-12 nos habla de una bienaventuranza que se repite en toda la Biblia y que se refiere a la confianza que uno pone en Dios, de nueva cuenta de la reflexión pasamos a la acción ya que esta confianza debe verse reflejada en servir a Dios con temor y alegrarse en Él con temblor honrando al mismo tiempo al Hijo, y todavía va más allá señalando el resultado de desoír lo anterior: perecer en el camino. El servicio a Dios debe ser con temor, ¿quiere decir que debemos servirle con miedo?, no, esa es la acepción que comúnmente le damos a la palabra temor, pero temer a Dios la Biblia lo define claramente como aborrecer el mal (Proverbios 8:13) señalándolo como el principio de la sabiduría (Proverbios 1:7). La referencia al temor y al temblor nos remite sin duda alguna a aquel consejo donde se nos dice que nos ocupemos de nuestra salvación con temor y temblor (Filipenses 2:12), así que ambas ideas están relacionadas: servir a Dios ocupándonos como consecuencia de ello en nuestra salvación. También se nos dice en esta bienaventuranza que honremos al Hijo. Jesús señaló muy claramente que si le amamos, lo cual incluye honrarlo, guardaremos sus mandamientos (Juan 14:15) y a aquellos que no lo hacen les dice “¿Y por qué me llamáis: ``Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?” (Lucas 6:46), siendo así que el ocuparse de nuestra salvación tiene que ver con hacer lo que nuestro Señor nos dice lo que conlleva guardar los mandamientos. 18


¿Y el resultado de desoír esto? Perecer en el camino. ¿Por qué? Pues “porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23). Como ejemplo de esto, dado que la Biblia enseña el comer alimentos limpios y el comer alimentos no limpios continúa siendo una abominación a Dios (P.d. 20; Levítico 11:1-47; Deuteronomio 14:3-20; Levítico 20:25-26; Isaías 66:15-17; 65:3-4; 1 Timoteo 4:1-6; II Corintios 6:17-18; Revelación 21:8, 27; Génesis 7:1-3; Hechos 15:20, 29), el miembro de la iglesia de Dios entiende, acata y cumple. Levítico 11:1-47 y Deuteronomio 14:3-20 presentan las características de los alimentos limpios y de los no limpios, es decir, de aquellos que pueden ser comidos sin contaminación y los que su ingesta es abominación. Levítico 20:25-26 al respecto señala “vosotros haréis una distinción entre el animal limpio y el inmundo, entre el ave limpia y la inmunda; no hagáis, pues, vuestras almas abominables por causa de animal o de ave o de cosa alguna que se arrastra sobre la tierra, los cuales yo he apartado de vosotros por inmundos. Me seréis, pues, santos, porque yo, el SEÑOR, soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos”. Con lo que el acatamiento de esto está íntimamente relacionado con la santidad que le debemos a Dios en nuestras personas. Y para quien crea que esto sólo aplicaba al Antiguo Testamento, tenemos la profecía de Isaías donde señala claramente que quienes desoigan este mandato serán contados entre los que perecerán al regreso del Señor, “porque he aquí que Jehová vendrá con fuego, y sus carros como torbellino, para descargar su ira con furor, y su reprensión con llama de 19


fuego. Porque Jehová juzgará con fuego y con su espada a todo hombre; y los muertos de Jehová serán multiplicados. Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los que comen carne de cerdo y abominación y ratón, juntamente serán talados, dice Jehová” (Isaías 66:1517), y este mismo profeta señala quienes son los que mueve a Dios a ira, “pueblo que en mi rostro me provoca de continuo a ira, sacrificando en huertos, y quemando incienso sobre ladrillos; que se quedan en los sepulcros, y en lugares escondidos pasan la noche; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas” (Isaías 65:3-4). De igual forma el Nuevo Testamento sigue en el mismo tenor de ideas, 1 Timoteo 4:1-6 señala “pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado. Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido”. La santificación por la Palabra de Dios hace referencia a que es precisamente Su Palabra la que dice qué alimentos son limpios y cuáles no, y la oración por la que es santificado el alimento limpio que es apto para comer es precisamente la acción de gracias. ¿Qué queda hacer ante tan claro mandato? “Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, 20


dice el Señor Todopoderoso” (2 Corintios 6:17-18); caso contrario “los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda… No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero” (Revelación 21:8, 27). ¿Pero qué no lo de los alimentos limpios y no limpios solo regía cuando las leyes ceremoniales y de pureza fueron dadas a pueblo re Israel una vez que salió de Egipto? La respuesta es no, y la prueba es como que antes de eso, cuando Noé debía subir animales al arca, el referente para el número de parejas fue precisamente si el animal era limpio o no, “dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación. De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su hembra; más de los animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra. También de las aves de los cielos, siete parejas, macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra” (Génesis 7:1-3). Adicionalmente, la iglesia naciente estableció respecto de los fieles “que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre… que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien” (Hechos 15:20, 29). La confianza a que hace referencia esta bienaventuranza no es en nuestras obras sino en la gracia y misericordia de Dios “a fin de que nadie se jacte en su presencia” (1 Corintios 1:29), “porque Dios ha encerrado a 21


todos en desobediencia para mostrar misericordia a todos” (Romanos 11:32), pero en nuestro caso “al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado” (Santiago 4:17), y en el caso de los alimentos limpios aptos para el consumo así como aquello no limpios que al ingerirlos son abominación, el acatar la instrucción resume los aspectos de temor de Dios, honra del hijo, confianza en Dios, para no perecer en nuestro camino.

22


Salmos 32:1 Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. El Salmo 32:1 hace referencia a algo que todo miembro de la iglesia de Dios bautizado sabe y vive y que es el perdón inmerecido que hemos recibido de nuestros pecados, ya que en hemos experimentado la realidad de que “donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia” (Romanos 5:20), esto porque “Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). Hay que entender que pecado es transgresión a la Ley (1 Juan 3:4), que no hay siquiera uno que pueda jactarse de ser justo (Romanos 3:11) y que no hay nadie bueno sino solo Dios (Marcos 10:18), “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Pero el que nuestra transgresión sea perdonada significa que Dios “No nos ha tratado según nuestros pecados, ni nos ha pagado conforme a nuestras iniquidades” (Salmos 103:10), de hecho “Como está de lejos el oriente del occidente, así alejó de nosotros nuestras transgresiones” (Salmos 103:12), prometiendo no acordarse más de nuestros pecados (Isaías 43:25; Miqueas 7:19). La iglesia de Dios sabe que la salvación viene por gracia al creyente bautizado (P.d. 8; Tito 2:11). Esto es don de Dios. Somos salvos por la gracia del Señor Jesucristo (P.d. 8; Hechos 15:11). Somos justificados por su gracia (P.d. 8; Romanos 3:24). Esta gracia reina a través de la justicia para vida eterna por Jesucristo Señor nuestro (P.d. 8; Romanos 5:21). Por su gracia somos salvos (P.d. 8; Efesios 2:5) por la fe. No es algo ganado, sino es un regalo de Dios (P.d. 8; Efesios 2:8). Cuando aceptamos este regalo gratis, debemos caminar en el camino de Jesús. Amar a Dios y a su Hijo, Jesús, 23


guardar sus mandamientos y hacer las cosas que son agradables a la vista de Dios. Jesús nos dio el ejemplo de hacer como él ha hecho. Así como el guardó los mandamientos de su padre, nosotros también. El hizo aún extensa la manera de cómo guardarlos a través del amor a Dios y hacia nuestro prójimo. La permanencia o morada del Espíritu Santo en el Creyente es necesaria. Tito 2:11-14 señala como es que “la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras”, gracias a esto “creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos” (Hechos 15:11), “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Romanos 3:24), “para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro” (Romanos 5:21), así aunque “estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)” (Efesios 2:5), “porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Efesios 2:8). Pero de la misma forma, esta reconciliación inmerecida que hemos recibido de Dios a través del sacrificio redentor de su Hijo Jesús, nuestro Señor, crea en nosotros un compromiso de reciprocidad para con nuestro prójimo, ya que “si alguno dice: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo 24


puede amar a Dios, a quien no ha visto?” (1 Juan 4:20), “en vez de eso, sean bondadosos y misericordiosos, y perdónense unos a otros, así como también Dios los perdonó a ustedes en Cristo” (Efesios 4:32), “así que, ¡tengan cuidado! Si tu hermano peca contra ti, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. Si en un solo día peca siete veces contra ti, y siete veces vuelve a ti el mismo día y te dice: “Me arrepiento”, perdónalo” (Lucas 17:3‭-‬4), ya que “si ustedes perdonan a los otros sus ofensas, también su Padre celestial los perdonará a ustedes. Pero si ustedes no perdonan a los otros sus ofensas, tampoco el Padre de ustedes les perdonará sus ofensas” (Mateo 6:14‭-‬15), por lo que “si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y ve y reconcíliate primero con tu hermano, y después de eso vuelve y presenta tu ofrenda” (Mateo 5:23‭-‬24).‬‬‭ Nuestra esperanza, si hacemos esto es clara cuando exclamamos “¿qué otro Dios hay como tú, que perdona la maldad y olvida el pecado del remanente de su pueblo? Tú no guardas el enojo todo el tiempo, porque te deleitas en la misericordia. Tú volverás a tener misericordia de nosotros, sepultarás nuestras iniquidades, y arrojarás al mar profundo todos nuestros pecados” (Miqueas 7:18‭-‬19)‬‬‭

25


Salmos 32:2 Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño. El Salmo 32:2 establece una bienaventuranza para aquel a quien Dios no culpa de iniquidad y en cuyo espíritu o hay engaño. La Palabra de Dios constantemente nos previene contra el engaño, contra la mentira. De hecho el noveno mandamiento prohíbe de manera explícita mentir, engañar (Éxodo 20:16); de la misma forma se nos impele a vivir en la verdad, “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”, dijo el Señor Jesús (Juan 14:6) por lo que debemos andar en Él, por Él y como Él. Al conocer la verdad uno deja de estar engañado y entonces la verdad nos hace libres (Juan 8:32). Respecto del engaño, de la mentira, también la palabra de Dios deja muy en claro que el padre de la mentira es Satanás (Juan 8:44). ¿Por qué padre de mentira? Porque Satanás inició el engaño cuando en el Jardín de Edén contradijo a Dios y les dijo a Adán y Eva que a pesar de desobedecer la prohibición de Dios de no comer del Árbol de la Ciencia del Bien y el Mal, no morirían (Génesis 3:1-7), lo cual no fue así pues sí murieron (Génesis 5:5). La iglesia de Dios tiene muy en claro que Satanás es una personalidad, y antes que se convirtiera en el Diablo él era un ángel ungido llamado Lucifer. Su orgullo fue enaltecido y fue expulsado del cielo. Como el Diablo, él es el adversario de Dios y de todos los hijos de Dios. El Diablo será atado por mil años, y después será soltado para engañar a las naciones después de eso será destruido en el lago de fuego (P.d. 6; Lucas 10:18; Isaías 14:1220; Ezequiel 28:13-19; Juan 8:44; Revelación 12:7-9; 20:1-3; 7-10). El diablo empezó una guerra en el cielo y fue echado. Tenía poder de acusar a los 26


Hijos de Dios delante de Dios hasta que Jesús murió y le quitó mucho poder a Satanás (P.d. 6; Job 1:6; Revelación 12:10; Colosenses 2:15). Él tentó a la humanidad (P.d. 6; Génesis 3:1-6) y causó la caída del hombre. Él tiene gran poder, pero puede ser vencido por el poder de Dios en nosotros (P.d. 6; I Juan 4:4; Zacarías 3:1, 2; II Corintios 2:10-11; I Juan 3:8; Hebreos 2:14; Santiago 4:7; II Corintios 11:14-15). Jesús claramente dijo que Él “veía a Satanás caer del cielo como un rayo” (Lucas 10:18), esta caída es detallada por Isaías (14:12-20) quien describe 12 !!Cómo

caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado

fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13 Tú

que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las

estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14 sobre 15 Mas 16 Se

las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.

tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.

inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo:

¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; 17 que

puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que

a sus presos nunca abrió la cárcel? 18 Todos

los reyes de las naciones, todos ellos yacen con honra cada

uno en su morada; 19 pero

tú echado eres de tu sepulcro como vástago abominable,

como vestido de muertos pasados a espada, que descendieron al fondo de la sepultura; como cuerpo muerto hollado.

27


20 No

serás contado con ellos en la sepultura; porque tú destruiste tu

tierra, mataste a tu pueblo. No será nombrada para siempre la descendencia de los malignos. De igual forma Ezequiel (28:13-19) completa el cuadro al decir 13 En

Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa

era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. 14 Tú,

querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de

Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. 15 Perfecto

eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado,

hasta que se halló en ti maldad. 16 A

causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de

iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. 17 Se

enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu

sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. 18 Con

la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus

contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. 19 Todos

los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán

sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser. Como ya se dijo, Satanás es señalado como el padre de la mentira ya que al responder a los judíos que se le enfrentaban les indica “vosotros sois de 28


vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” (Juan 8:44) El triunfo de Jesús le ha quitado mucho poder a Satanás, “después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Revelación 12:7-9); al final de esta era será encadenado para que por un tiempo no pueda engañar más, “vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo” (Revelación 20:1-3); para al final de los mil años ser soltado por un corto período de tiempo y finalmente destruido, “cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos” (Revelación 20:7-10).

29


Siempre ha estado acusándonos ante Dios, como cuando en Job se nos relata que “un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás” (Job 1:6), esto es refrendado en Revelación cuando se indica cómo es que “entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche” (Revelación 12:10), pero el triunfo de Jesús quitó esto, “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:15). Si bien Satanás tentó a la humanidad, como dice Génesis 3:1-6 1 Pero

la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo

que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2Y

la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del

huerto podemos comer; 3 pero

del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No

comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4 Entonces 5 sino

la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;

que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos

vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 6Y

vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era

agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

30


A pesar de todo fuerza hay en nosotros, por Dios dada para nuestra salvación y Su mayor gloria, para salir vencedores de esta batalla, como dice Juan al señalar que “vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4), incluso aunque no nos sintamos indignos de este llamamiento pues es Dios quien nos redime por su Hijo y nos santifica por su Espíritu en nosotros, como en la visión de Zacarías del sumo sacerdote Josué, “me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle, Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio?” (Zacarías 3:1, 2). Al respecto Pablo señala en 2 Corintios 2:10-11 que “Y al que vosotros perdonáis, yo también; porque también yo lo que he perdonado, si algo he perdonado, por vosotros lo he hecho en presencia de Cristo, para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones”, maquinaciones que han sido desechas por el Jesús, “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo” (1 Juan 3:8), “así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo” (Hebreos 2:14); “someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros” (Santiago 4:7), estando velando constantemente en oración para no ser engañados “porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras” (2 Corintios 11:14-15).

31


Salmos 33:12 Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, El pueblo que él escogió como heredad para sí. Salmos 144:15 Bienaventurado el pueblo que tiene esto; bienaventurado el pueblo cuyo Dios es Jehová. Salmos 33:12 y 144:15 expresa una idea de la cual resaltan dos puntos principales, el primero es que debemos alegrarnos de que nuestro Dios es Jehová, el segundo es alegrarnos de que nuestro Dios, Jehová, nos ha elegido. En un mundo con tanta diversidad e creencias realmente es un gozo el que podamos decir que nuestros Dios es Jehová, Único y Verdadero, ya que bien podríamos andar como ovejas sin pastor siguiendo dioses falsos. Pero no solo eso, ya que bien aunque hubiésemos nacido en una sociedad cuyo Dios es Jehová, bien pudiésemos no haber sido escogidos. Es por ello esta doble bienaventuranza. La idea de ser escogidos de antemano por Dios está claramente señalada en Su palabra. Romanos 8:28-29 expresa esta última idea cuando señala que “y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermano”. De igual forma Efesios 1:5, 11, 12 indica que “en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, en él asimismo tuvimos 32


herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo”. En cuanto a esta elección Romanos 11:29 señala que “Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios”. ¿Y esto por qué? “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:10), cuyo plan se va efectuando en Sus escogidos aunque no sepamos cómo, como señala Marcos 4:27 al señalar que “y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo”. Este llamamiento es “para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros” (1 Pedro 1:4), siendo nuestra esperanza que "por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18), aunque ahorita no veamos la totalidad de esto ya que “ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido” (1 corintios 13:12), ya que en ese entonces “en cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza” (Salmos 17:15). Ahora bien, en cuanto al gozo de que nuestro Dios es Jehová, la iglesia de Dios sostiene que el Eterno en los cielos es el Creador de los cielos, la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay. Él es nuestro Padre Celestial (P.d. 2;

33


Génesis 1:1; Deuteronomio 33:27; Jeremías 10:10-12; Mateo 23:9; Juan 20:17; Efesios 3:9; Hebreos 1:10; Revelación 10:6) Dios es inmutable. Él no cambia sus mandamientos o su voluntad para el hombre. Él es perfecto en todos sus caminos (P.d. 2; Proverbios 19:21; Eclesiastés 3:14; Malaquías 3:6; I Crónicas 17:27; I Reyes 8:23; 60-61; Santiago 1:17; Romanos 1:19-20) La Palabra de Dios señala claramente que Él “en el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1), que Él es quien nos protege como señala Deuteronomio 33:27 al decir que “al eterno Dios es tu refugio, y acá abajo los brazos eternos; el echó de delante de ti al enemigo, y dijo: Destruye”, que Él es todopoderoso pues “más Jehová es el Dios verdadero; él es Dios vivo y Rey eterno; a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación. Les diréis así: Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra, desaparezcan de la tierra y de debajo de los cielos. El que hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su sabiduría” (Jeremías 10:10-12), sólo ÉL es nuestro Padre por lo que la sentencia es clara al decir que “y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos” (Mateo 23:9), que no sólo es nuestro Padre y Dios sino también de Jesús quien dijo “No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios” (Juan 20:17), siendo que como nuestro Padre y Creador nos revela sus designios como dice Efesios 3:9 cuando indica “y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas”, siendo así que todo es de Él, “Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos” (Hebreos 1:10), “y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más” (Revelación 10:6). 34


Por lo anterior “muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; mas el consejo de Jehová permanecerá” (Proverbios 19:21), “he entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres” (Eclesiastés 3:14), como Él mismo se revela “porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos” (Malaquías 3:6). Así podemos confiar en su palabra y en las bienaventuranzas que se desprenden de creerle y obedecerle, como dice 1 Crónicas 17:27 “y ahora has querido bendecir la casa de tu siervo, para que permanezca perpetuamente delante de ti; porque tú, Jehová, la has bendecido, y será bendita para siempre”, y expresar como 1 Reyes 8:23 “Jehová Dios de Israel, no hay Dios como tú, ni arriba en los cielos ni abajo en la tierra, que guardas el pacto y la misericordia a tus siervos, los que andan delante de ti con todo su corazón” (1 Reyes 8:2), “a fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y que no hay otro. Sea, pues, perfecto vuestro corazón para con Jehová nuestro Dios, andando en sus estatutos y guardando sus mandamientos, como en el día de hoy” (1 Reyes 8:60-61), ya que “toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17), “porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa” (Romanos 1:19-20).

35


Salmos 34:8 Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él. Salmos 84:12 Jehová de los ejércitos, dichoso el hombre que en ti confía. Salmos 34:8 y 84:12 contiene una bienaventuranza sobre aquellos quienes confían en Dios, esto es lo que llamamos fe. La definición de fe la da Hebreos 11:1 cuando señala que “es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”, ya que “sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6). Ese acercarse a Dios, buscarlo, no es una actividad sin sentido sino que por el contrario. Como Dios mismo dice “Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan” (Proverbios 8:17), de igual forma Jesús vuelve sobre este punto al indicar que “y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:9-13), de ls misma forma Isaías 55:6 enfatiza “buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano” (Isaías 55:6). Esta fe es constantemente sometida a prueba, pero estas pruebas nos benefician si salimos airosos de las mismas manteniéndonos en la fe “para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual 36


aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo” (1 Pedro 1:7), para lo cual se requiere de paciencia como aconseja Santiago 5:7-8 al indicar “por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca”, ya que Dios es quien lleva a cabo su obra en mostros en ocasiones sin que ni siquiera sepamos cómo, “y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo” (Marcos 4:27). Así, el beneficio de esta paciencia es claramente visible, “y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza… gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración… porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” (Romanos 5:4, 12:12, 15:4). Entendiendo que esta fe no es nuestra ni de nosotros sino que “pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia” (Gálatas 5:5), “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13), “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6), sabiendo que “Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos” (Éxodo 14:14) Esta fe, como gracia y don de Dios, puede tenerla el hombre para su salvación, esto aunque, como la iglesia de Dios sabe, el hombre fue creado perfecto originalmente, pero cayó por la desobediencia, trayendo imperfección, muerte, y la ira de Dios sobre la humanidad (P.d. 7; Génesis 1:26-28; Romanos 5:12, 17; I Corintios 15:21-22; Génesis 3:17, 19). 37


Como sabemos Dios creo el hombre perfecto, “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra” (Génesis 1:26-28), pero al desobedecer “por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12), aunque el sacrificios de Jesús nos da esperanza “pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia” (Romanos 5:17), ambas sentencias son expresadas en 1 Corintios 15:21-22 cuando dice que “Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados”, rescatándonos así de aquella maldición pronunciada con la transgresión de Adán y Eva, “y al hombre [Dios] dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida… Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Génesis 3:17, 19).

38


Salmos 40:4 Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira. Salmos 40:4 retoma el tema de la confianza sólo en Dios, pero le adiciona el no mirar a los soberbios ni a los que se desvían tras la mentira. Es un hecho que si nuestra confianza está en Dios, por más que veamos a los injustos prosperar, uno buscará mantenerse en la presencia de Dios, de otra forma, ir tras los caminos de los soberbios o los mentirosos es no creer ni creerle a Dios y buscar por nuestras formas, sean las que sean, tratar de conseguir lo que queramos. Esta confianza en Dios da paz y tranquilidad, “no tendrás temor de pavor repentino, ni de la ruina de los impíos cuando viniere” (Proverbios 3:25), ¿cómo temer si Dios está con nosotros?, pero en cuanto el inicuo “su calamidad vendrá de repente; súbitamente será quebrantado, y no habrá remedio” (Proverbios 6:15); mientras que “los mansos heredarán la tierra, y se recrearán con abundancia de paz” (Salmos 37:11), para los injustos “todas las tinieblas están reservadas para sus tesoros; fuego no atizado los consumirá; devorará lo que quede en su tienda” (Job 20:26). Para no correr la suerte de los pecadores uno debe estar atento y vigilante “por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno” (Mateo 5:2930), y sí, vivir confiado en Dios pero temerosos de desviarnos de Sus 39


caminos, “pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed” (Lucas 12:5), porque “nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse” (Mateo 10:26), para que así “los justos se alegrarán; se gozarán delante de Dios, y saltarán de alegría” (Salmos 68:3). Por ello, de una manera clara y contundente, los miembros de la iglesia de Dios permanecemos opuestos a las guerras carnales (P.d. 19; Mateo 26:52; Revelación 13:10; Romanos 12:19-21). Las armas de nuestra guerra no son carnales sino espirituales (P.d. 19; II Corintios 10:3-5; Efesios 6:11-18). Claramente Jesús indica cuando desean salvarlo de ser capturado y sacan una espada “entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán” (Mateo 26:52), de igual forma se nos dice que “si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos” (Revelación 13:10), y se nos hace mucho énfasis en que “no os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal” (Romanos 12:19-21). “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo 40


pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10:3-5), por esto se nos indica a “vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Efesios 6:11-18)

41


Salmos 41:1 Bienaventurado el que piensa en el pobre; en el día malo lo librará Jehová. Salmos 41:1 nos recuerda la importancia de pensar en los más necesitados. En Lucas 10:25-37 Jesús nos presenta la correcta actitud hacia quien necesita de nuestra ayuda: 25 En

esto se presentó un experto en la ley y, para poner a prueba a

Jesús, le hizo esta pregunta: ―Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna? 26 Jesús

replicó:

―¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo la interpretas tú? 27 Como

respuesta el hombre citó:

―“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”,[a] y: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.[b] 28 ―Bien 29 Pero

contestado —le dijo Jesús—. Haz eso y vivirás.

él quería justificarse, así que le preguntó a Jesús:

―¿Y quién es mi prójimo? 30 Jesús

respondió:

―Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de unos ladrones. Le quitaron la ropa, lo golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto. 31 Resulta que viajaba por el mismo camino un sacerdote quien, al verlo, se desvió y siguió de largo. 32 Así también llegó a aquel lugar un levita y, al verlo, se desvió y siguió de largo. 33 Pero un samaritano que iba de viaje llegó a donde estaba el hombre y, viéndolo, se compadeció de él. 34 Se acercó, le curó las heridas con vino y aceite, y se las vendó. Luego lo montó sobre su 42


propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo cuidó. 35 Al día siguiente, sacó dos monedas de plata[c] y se las dio al dueño del alojamiento. “Cuídemelo —le dijo—, y lo que gaste usted de más, se lo pagaré cuando yo vuelva”. 36 ¿Cuál de estos tres piensas que demostró ser el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? 37 ―El

que se compadeció de él —contestó el experto en la ley.

―Anda entonces y haz tú lo mismo —concluyó Jesús. Este hacer el bien tiene que ser tan desinteresado que casi casi nos pase desapercibido como una acción relacionada con el mandato anterior, “porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:35-40) De igual forma esta bienaventuranza habla de cómo es que Dios libra a quien es justo con el prójimo cuando acaezca el día malo, y de entre todos los días malos aquel del castigo a los inicuos es el peor, pero el justo esperará y oirá que “entonces el Rey dirá a los que estarán a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo” (Mateo 25:34). La pobreza la podemos ver en los demás, y claramente se nos ha dicho como actuar, pero también la podemos ver (y de hecho la deberíamos 43


ver) en nosotros. Jesús dijo en el Monte de los Olivos "bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:3). Quien es pobre de espíritu es aquel que se sabe necesitado, situación que todos tenemos y a la cual se nos impele a “pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (Mateo 7:7-8). Quien está satisfecho no pide, ni busca, ni toca, es así que si somos pobres de espíritu pediremos, buscaremos y tocaremos hasta recibir. ¿Y qué es lo principal que deberíamos de pedir? Claramente se nos dice que el Espíritu Santo (Lucas 11:13), y esto ¿para qué? para completar la última parte de la bienaventuranza de Mateo 5:3 que habla del acceso al Reino de los Cielos, como Jesús le dijo a Nicodemo “de cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5). Recordemos que como Jesús nos dice “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra” (Revelación 22:12), “Y tuya, oh Señor, es la misericordia; Porque tú pagas a cada uno conforme a su obra” (Salmos 62:12), “el hombre será saciado de bien del fruto de su boca; y le será pagado según la obra de sus manos” (Proverbios 12:14). Como dice David en el Salmo 15, “Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo?

¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en

integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón. El que no calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo, ni admite reproche alguno contra su vecino. Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado, pero honra a los que temen a Jehová. El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia; quien su dinero no dio a usura, ni contra el inocente admitió cohecho. El que hace estas cosas, no resbalará jamás” (Salmos 15:1-5) 44


Salmos 65:4 Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti, para que habite en tus atrios; seremos saciados del bien de tu casa, de tu santo templo. Salmos 65:4 nos recuerda que es el Padre quien llama (Juan 6:44, 65; Hechos 2:39), luego entonces debemos sentirnos verdaderamente afortunados, muy gozosos, cuando somos escogidos por Él. Pero la bienaventuranza no termina con eso sino que viene carga de bendiciones ya que habla de ser saciados, como dice Isaías 55:1 “todos los sedientos, venid a las aguas; y los que no tenéis dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad vino y leche sin dinero y sin costo alguno”, de igual forma Jesús en Juan 4:14 nos dice “pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna”. Es así que al ser elegidos por el Padre no solo somos saciados por Su Palabra y pro Su Espíritu, sino que gracias al sacrificio redentor de Su Hijo podemos acceder a la vida eterna que nos ofrece ya que si bien es el Padre quien llama, nadie puede ir a Él sino es a través de Jesús (Juan 14:6). Esta bienaventuranza se refleje en que “sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28), “porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:10), “habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad” (Efesios 1:5). El que de momento en ocasiones no entendamos nuestras situaciones no invalida lo anterior, por lo que debemos seguir caminando con fe ya que 45


“ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido” (1 Corintios 13:12) “para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para [nosotros]” (1 Pedro 1:4). “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18), “en cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza” (Salmos 17:15). Esta bienaventuranza hace referencia a ser llamados, ya sabemos a qué, pero ¿llamados a dónde? Llamados a una comunidad a la cual Dios dio “apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4:11-12), es decir, la iglesia de Dios. Los miembros de la iglesia de Dios llamados por el Padre sabemos que el nombre inspirado por la Biblia para el Cuerpo de Cristo, “los llamados de Dios”, es “la Iglesia de Dios” (P.d. 10; Hechos 20:28; I Corintios 15:9; Gálatas 1:13; I Corintios 1:2-3; I Timoteo 3:15). La Cabeza de la Iglesia de Dios es Jesucristo. Él es la piedra angular del fundamento de este cuerpo, habiéndola comprado con Su propia sangre (P.d. 10; Efesios 2:19-22; Colosenses 1:18; I Corintios 3:11; Hechos 20:28; Isaías 28:16; I Pedro 2:6; I Pedro 1:18-19; Hechos 4:11). Que el nombre escritural para el Pueblo de Dios es iglesia de Dios queda claro cuando se ve cómo es que en el Nuevo testamento se le refería a ella: A los que tienes responsabilidades en la iglesia de Dios se les dice que 46


miren “por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios, la cual él ganó por su propia sangre” (Hechos 20:28); Pablo al referirse como la perseguía antes de su conversión dice “porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios” (1 Corintios 15:9) así como “porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba” (Gálatas 1:13); Pablo de igual forma en su carta a los Corintios la inicia señalando “a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1 Corintios 1:2) y a Timoteo le escribe diciéndole que “para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad” (1 Timoteo 3:15). A los miembros de la iglesia de Dios se nos recuerda que “que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu” (Efesios 2:19-22), esto gracias a Jesús quien “él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia” (Colosenses 1:18), “porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1 Corintios 3:11). Esta roca que es Jesús es la misma a la que se refiere Isaías cuando dice que “por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion 47


por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure” (Isaías 28:16) y que retoma Pedro al señalar que “Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; y el que creyere en él, no será avergonzado” (1 Pedro 2:6). Por lo que debe quedarnos muy claro que fuimos “fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (1 Pedro 1:18-19) ya que “este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo” (Hechos 4:11).

48


Salmos 84:4 Bienaventurados los que habitan en tu casa; perpetuamente te alabarán. Salmos 84:4 tiene una promesa de gozo por habitar en la casa de Dios, no en cualquier lugar, ni en cualquier casa, incluso aunque se diga casa de Dios, sino por estar en la verdadera casa de Dios, después de todo claramente se nos dice que hay solamente “un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos” (Efesios 4:5-6). Esto genera alabanzas espontaneas, gritos de júbilo y gozo ya que solo en Dios hay salvación a través del sacrificio redentor de Su Hijo (Hechos 4:12). Esta fe se vive en la iglesia de Dios, de la cual Cristo es la Roca (Salmos 118:22; Mateo 21:42; Hechos 4:11), Cristo es el fundamento (1 Corintios 3:11), pero requiere precisamente como dice la bienaventuranza que estemos en ella, tanto de manera doctrinal como actitudinal, lo doctrinal pasa por someterse a las autoridades puestas en la iglesia como dice Pedro cuando señala “sométase toda persona a las autoridades que gobiernan; porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas” (Romanos 13:1). Lo actitudinal pasa por vivir nuestra fe, como dice Pablo cuando aconseja a Timoteo, “huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor. Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas. Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido” (2 Timoteo 2:22-24), siguiendo a Cristo (Mateo 4:19, 8:22, 9:9; Juan 21:19), lo cual quiere decir e implica imitarle (1 Corintios 11:1). 49


Siguiendo con los consejos que da Pablo a Timoteo para vivir esa fe en la iglesia de Dios, respecto de la actitud hacia los ancianos aconseja “no reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos; a las ancianas, como a madres; a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza” (1 Timoteo 5:1-2); respecto de las viudas señala “honra a las viudas que en verdad lo son. Pero si alguna viuda tiene hijos, o nietos, aprendan éstos primero a ser piadosos para con su propia familia, y a recompensar a sus padres; porque esto es lo bueno y agradable delante de Dios. Mas la que en verdad es viuda y ha quedado sola, espera en Dios, y es diligente en súplicas y oraciones noche y día. Pero la que se entrega a los placeres, viviendo está muerta. Manda también estas cosas, para que sean irreprensibles; porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo. Sea puesta en la lista sólo la viuda no menor de sesenta años, que haya sido esposa de un solo marido, que tenga testimonio de buenas obras; si ha criado hijos; si ha practicado la hospitalidad; si ha lavado los pies de los santos; si ha socorrido a los afligidos; si ha practicado toda buena obra. Pero viudas más jóvenes no admitas; porque cuando, impulsadas por sus deseos, se rebelan contra Cristo, quieren casarse, incurriendo así en condenación, por haber quebrantado su primera fe. Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran” (1 Timoteo 5:3-13); y de la vida común exhorta a que “contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos. A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman. Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad. No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate 50


puro. Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades. Los pecados de algunos hombres se hacen patentes antes que ellos vengan a juicio, más a otros se les descubren después. Asimismo se hacen manifiestas las buenas obras; y las que son de otra manera, no pueden permanecer ocultas” (1 Timoteo 5:19-25). En esta iglesia de Dios, cada miembro tiene ciertos dones, “pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo” (1 Corintios 12:7-12). Ahora bien, ¿habrá alguien que pueda decirse no es útil en la iglesia de Dios?, “si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo. Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; y a aquellos del cuerpo que nos parecen menos dignos, a éstos vestimos más 51


dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, se tratan con más decoro. Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan” (1 Corintios 12:15-26) Es así como la organización y gobierno de la Iglesia es como “Dios lo estableció” Primero Apóstoles (12); Segundo Profetas (70) (P.d. 11; Mateo 10:2-5; Lucas 10:1; Efesios 2:20). Después los siete fueron nombrados por los doce (P.d. 11; Hechos 6:1-7). Nótese que Dios puso en la Iglesia, apóstoles, profetas, doctores (maestros), dones de milagros, de sanidad, ayudas, etc. (P.d. 11; I Corintios 12:27-30). Estos dones y oficios fueron dados (P.d. 11; Efesios 4:11-16) “Para la perfección de los santos, para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,” (la Iglesia de Dios) de manera que no seamos llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina. Es para hacer que todos los santos lleguen a la unidad de la fe. Nota: Concerniente a las mujeres en la Iglesia, ellas deben estar sujetas al ministro y no tener autoridad en la Iglesia en una función que corresponde a los hombres. (P.d. 11; I Timoteo 2:11-15). En cuanto a los apóstoles y los profetas, “los nombres de los doce apóstoles son estos: primero Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo el publicano, Jacobo hijo de Alfeo, Lebeo, por sobrenombre Tadeo, Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que también le entregó. A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis” (Mateo 10:2-5); “después de estas 52


cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir” (Lucas 10:1); siendo que todos como iglesia estamos “edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Efesios 2:20). En cuanto a los siete, esto fue en tiempos de la iglesia naciente cuando “en aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos. Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe” (Hechos 6:1-7) En cuanto a nosotros se nos dice “pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. ¿Son todos apóstoles?, ¿son todos profetas?, ¿todos maestros?, ¿hacen todos milagros? ¿Tienen todos dones de sanidad?, ¿hablan todos lenguas?, ¿interpretan todos?” (1 53


Corintios 12:27-30), aclarándosenos que “y él mismo [Dios] constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” (Efesios 4:11-16). Siendo una cuestión de orden y autoridad lo indicado por Pablo a Timoteo cuando señala que “la mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia” (1 Timoteo 2:11-15).

54


Salmos 84:5 Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos. Salmos 84:5 contiene una bienaventuranza para quien se sabe nada sin Dios y pone en Él no sólo su confianza sino incluso las fuerzas que requiere para avanzar en Su camino ya que Sus caminos son perfectos (Salmos 18:30). Nuestra confianza en esto viene de Sus propias promesas ya que Dios es fiel (2 Timoteo 2:13; Números 23:19; Lamentaciones 3:22-23; Éxodo 34:6; Romanos 4:21) y en Su fidelidad nos ha dado grandes promesas cuando nos ha dicho “’porque yo sé los planes que tengo para vosotros’ —declara el Señor— ‘planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza’”(Jeremías 29:11) señalando con mayor claridad que “para gloria mía los he creado, los formé y los hice” (Isaías 43:7). Este caminar con el Señor implica seguirle a Él, no a nuestras ideas e impulsos, pues a diferencia de los caminos de Dios, “hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 14:12). Con todo y todo la decisión es nuestra, aunque el deseo de nuestro Padre es que elijamos bien, “al cielo y a la tierra pongo hoy como testigos contra vosotros de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tu descendencia” (Deuteronomio 30:19) Por otra parte este camino no lo podemos andar con nuestras propias fuerza, autónomos e independiente de Dios, ya que toda fortaleza viene de Dios quien es nuestra Roca (Salmos 18) y “todo lo [podemos] en Cristo que [nos] fortalece” (Filipenses 4:13), esto a pesar de nuestras flaquezas, “por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, 55


entonces soy fuerte” (2 Corintios 12:10), siendo que si seguimos el camino de Dios nada nos podrá arrebatar de Sus manos, “porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 8:39) y nuestros esfuerzos serán más que compensados, “pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada” (Romanos 8:18). Por eso la iglesia de Dios indica que la vida Cristiana debe ser trazada o vivida de acuerdo al hombre perfecto, Jesucristo. Cada miembro se esfuerce para ofrecerse como un sacrificio vivo, y cada uno viva su vida en oposición a lo mundano, de manera que el cuerpo de Cristo, la Iglesia, pueda ser limpia, sin mancha y separada del mundo (P.d. 9; Santiago 1:27; II Corintios 6:17-18; Hebreos 7:26; II Pedro 3:14; I Timoteo 2:8-10; Mateo 5:48; Romanos 12:1; I Pedro 2:21-25; I Juan 2:6-7; I Tesalonicenses 5:5; Hebreos 12:2). Esta vida cristiana nos señala que “la religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo” (Santiago 1:27), pero también implica no contaminarnos nosotros con las prácticas de este mundo, “por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (2 Corintios 6:17-18), hijos e hijas por Cristo Jesús, nuestro sumo sacerdote “porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos” (Hebreos 7:26), “por lo 56


cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz” (2 Pedro 3:14), como Pablo nos exhorta, “quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda. Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad” (1 Timoteo 2:810) siendo que el requerimiento no es menor, “sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mateo 5:48). “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1), “pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas” (1 Pedro 2:21-25), por lo que ahora debemos seguirle, imitarle, ya que “el que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo” (1 Juan 2:6), “Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas” (1 Tesalonicenses 5:5), “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:2) 57


Salmos 89:15 Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte; andará, oh Jehová, a la luz de tu rostro. Salmos 89:15 contiene una bienaventuranza pero no solo para quien aclame a Dios sino, como claramente lo dice, para quien sabe aclamarle, es decir, hay una forma correcta de aclamarle, de glorificarle, de adorarle y hay otra, o más bien otras, muchas, que no le son aceptas, de ahí que la bienaventuranza está sobre quien le aclama de manera correcta y la bendición es andar a la luz del rostro de Dios. Respecto de la forma correcta y la forma incorrecta de aclamarle, de glorificarle, de adorarle, esto queda más que claro, respecto de la forma incorrecta, cuando Jesús aclara a sus oyentes que a su regreso “muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mateo 7:22-23). Fijémonos como es que quienes declaran haber hecho cosas en nombre de Jesús se refieren a hechos más que portentosos como profetizar, exorcizar o hacer milagros, pero incluso eso no es validado por el Señor. En contra parte quienes actuaron de manera correcta, incluso sin darse cuenta, Jesús les dice que “entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:35-40).

58


Ahora bien, el saber aclamar a Dios implica tener Su conocimiento. “Porque el SEÑOR da sabiduría, de su boca vienen el conocimiento y la inteligencia” (Proverbios 2:6), “pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (Santiago 1:5) ¿Qué pasa, entonces, cuando no se tiene ese conocimiento? “Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. Por cuanto tú has rechazado el conocimiento, yo también te rechazaré para que no seas mi sacerdote; como has olvidado la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos” (Oseas 4:6). Eso mismo le pasó a Israel, tanto al Reino del Norte como al Reino del Sur, cuyas iniquidades acabaron por llevarlos al destierro. Aún con todo Dios no olvida a su Pueblo. La iglesia de Dios, en consecuencia, sabe que la dispersada nación de Israel está ahora siendo reunida, y este proceso continuará. Toda la casa de Israel (las doce tribus) son incluidas en este recogimiento (P.d. 35; Ezequiel capítulos 36 y 37; Jeremías capítulos 30 al 33; Amos 9; Oseas 3:4-5; Ezequiel 39:22-29) Las profecías de Ezequiel 36 y 37 que contienen profecía sobre las montañas de Israel, el valle de los huesos secos, y la unificación de Judá e Israel, son una relatoría de la historia de Israel desde el castigo decretado por Dios por sus iniquidades hasta su restauración final. Las profecías de Jeremías 30 al 33 hablan precisamente de esa restauración final, plena y gloriosa, de Israel. Igual Amos 9, quien es muy específico al señalar, entre otras cosas que “y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades 59


asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho Jehová Dios tuyo” (vv. 14, 15). Este castigo y la futura restauración de Israel la resume Oseas en la expresión de que “porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, sin príncipe, sin sacrificio, sin estatua, sin efod y sin terafines. Después volverán los hijos de Israel, y buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los días” (Oseas 3:4-5). Y mostrando la gloria de la restauración de Israel, Ezequiel declara que “de aquel día en adelante sabrá la casa de Israel que yo soy Jehová su Dios. Y sabrán las naciones que la casa de Israel fue llevada cautiva por su pecado, por cuanto se rebelaron contra mí, y yo escondí de ellos mi rostro, y los entregué en manos de sus enemigos, y cayeron todos a espada. Conforme a su inmundicia y conforme a sus rebeliones hice con ellos, y de ellos escondí mi rostro. Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Ahora volveré la cautividad de Jacob, y tendré misericordia de toda la casa de Israel, y me mostraré celoso por mi santo nombre. Y ellos sentirán su vergüenza, y toda su rebelión con que prevaricaron contra mí, cuando habiten en su tierra con seguridad, y no haya quien los espante; cuando los saque de entre los pueblos, y los reúna de la tierra de sus enemigos, y sea santificado en ellos ante los ojos de muchas naciones. Y sabrán que yo soy Jehová su Dios, cuando después de haberlos llevado al cautiverio entre las naciones, los reúna sobre su tierra, sin dejar allí a ninguno de ellos. Ni esconderé más de ellos mi rostro; porque habré derramado de mi Espíritu sobre la casa de Israel, dice Jehová el Señor” (Ezequiel 39:22-29)

60


Salmos 106:3 Dichosos los que guardan juicio, los que hacen justicia en todo tiempo. Salmos 106:3 tiene un referente de la bienaventuranza relacionada con el juicio, pero con un juicio basado en la justicia, después de todo “el Señor aborrece el doble peso, y balanza falsa no es buena” (Proverbios 20:23) y “pesas falsas y medidas con trampa son dos cosas que el Señor aborrece” (Proverbios 20:10). Pero además, el imperante de hacer juicios justo son en todo tiempo, ya que como dice Santiago, quien no recibirá nada del Señor es aquel “hombre de doble ánimo, inestable en todos sus caminos” (Santiago 1:8). Esta admonición a los juicios justos son incluso ante la presencia del inicuo, pues como Pedro dice “No os venguéis vosotros mismos, amados míos; antes dad lugar a la ira; porque escrito está: Mía es la venganza: yo pagaré, dice el Señor” (Romanos 12:19). Dejar los asuntos en manos del Señor es sinónimo de confianza, “confiar en Dios es estar totalmente seguro de que uno va a recibir lo que espera” (Hebreos 11:1), es por eso que para la iglesia de Dios el sistema de la suerte es el método bíblico para escoger a los integrantes de los doce. Este sistema también puede ser utilizado para el cuerpo en general hasta en las congregaciones locales cuando sea necesario. Dios está de acuerdo en la disposición de la suerte cuando su consejo es pedido a través de la oración (P.d. 22; Proverbios 16:33; 18:18; Hechos 1:15-26). Dado que “el hombre propone, y Dios dispone” (Proverbios 16:33), “los pleitos más difíciles hay que ponerlos en manos de Dios” (Proverbios 18:18),

61


ejemplo de esto la manera en que se seleccionó a quien había de tomar el lugar de Judas Iscariote, y que se nos relata en Hechos 1:14-26: 14-15 Estos

seguidores de Jesús eran un grupo muy unido, y siempre

oraban juntos. Con ellos se reunían los hermanos de Jesús y algunas mujeres, entre las que se encontraba María, la madre de Jesús. Todos los de este grupo eran como ciento veinte personas. Un día en que todos ellos estaban juntos, Pedro se levantó de pronto y les dijo: 16 «Queridos

amigos, todos sabemos que a Jesús lo arrestaron porque

Judas llevó a los enemigos de Jesús hasta donde él estaba. Eso ya lo había anunciado el Espíritu Santo por medio de David. Así lo dice la Biblia, y así sucedió. 17 »No

hay que olvidar que Judas era uno de los nuestros, y que

trabajaba con nosotros. 18 Cuando traicionó a Jesús, con el dinero que le dieron fue y compró un terreno. Pero luego se cayó de cabeza y se estrelló contra el suelo. 19 Todos en Jerusalén lo supieron y, desde entonces, ese lugar se conoce como “Campo de sangre”. 20 Ahora tiene que cumplirse lo que se dice en el libro de los Salmos: “¡Que su casa se quede vacía! ¡Que nadie viva en ella! ¡Que otro haga su trabajo!” 21-22 »Por

eso, otro tiene que ocupar el lugar de Judas, para que junto

con nosotros anuncie a todo el mundo que Jesús resucitó. Tiene que ser alguien que, desde el principio, haya andado con Jesús y con nosotros; alguien que lo haya conocido desde que Juan lo bautizó hasta el día en que subió al cielo.»

62


23 Los

candidatos presentados para ocupar el puesto de Judas

fueron dos. Uno de ellos se llamaba José Barsabás, más conocido como «el Justo», y el otro se llamaba Matías. 24 Luego todos oraron: «Señor, tú sabes lo que nosotros pensamos y sentimos. Por eso, te rogamos que nos muestres cuál de estos dos 25 debe hacer el trabajo que a Judas le correspondía.» 26 Después

de eso se hizo un sorteo, y Matías resultó elegido. Desde

ese día, Matías se agregó al grupo de los apóstoles.

63


Salmos 112:1 Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Salmos 119:1 Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan en la ley de Jehová. Salmos 128:1 Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, que anda en sus caminos. Son tres los salmos que contienen la expresión de la bienaventuranza relacionada con temer a Dios y andar en Sus caminos, el 112:1, el 119:1 y el 128:1. El temor de Dios no debe ser entendido como un miedo a nuestro Padre, sino como Proverbios 8:13 mismo lo define “El temor de Jehová es aborrecer el mal; la soberbia y la arrogancia, y el mal camino y la boca perversa, aborrezco”. Esto queda aún más claro con Salmos 130:4 que dice “pero en Ti hay perdón, para que seas temido”, el perdón que hay en Dios no nos movería a tenerle miedo sino a buscar corregir nuestros caminos (“aborrecer el mal; la soberbia y la arrogancia, y el mal camino y la boca perversa”) para conseguir Su perdón. Isaías 1:18 nos dice precisamente ese nivel de amor que el Padre nos tiene que le lleva a perdonar nuestras faltas, “venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”, siendo precisamente la sabiduría que del Padre emana y se nos transmite por Su Santo Espíritu de cómo podemos llegar a conocer y vivir en ese temor de Dios, como 64


señala Proverbios 2:5-6, “Entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el conocimiento de Dios. Porque Jehová da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia”. Ese temor de Dios lleva a andar en Sus mandamientos, en Su Ley, en Sus caminos, después de todo la Ley de Dios es la que revela el pecado como dice Romanos 7:7-9, “Ahora bien, ¿acaso sugiero que la ley de Dios es pecaminosa? ¡De ninguna manera! De hecho, fue la ley la que me mostró mi pecado. Yo nunca hubiera sabido que codiciar es malo si la ley no dijera: «No codicies». ¡Pero el pecado usó ese mandamiento para despertar toda clase de deseos codiciosos dentro de mí! Si no existiera la ley, el pecado no tendría ese poder. Hubo un tiempo en que viví sin entender la ley. Sin embargo, cuando aprendí, por ejemplo, el mandamiento de no codiciar, el poder del pecado cobró vida”. Esto trae la bendición que se nos señala en Proverbios 19:16, “El que guarda el mandamiento guarda su alma; más el que menosprecia sus caminos morirá”. Fijémonos como ese que menosprecia los caminos de Dios, que no guarda Su Ley, que no guarda Sus mandamientos, es precisamente quien está en pecado, como dice Salmos 36:2-5, “Se lisonjea, por tanto, en sus propios ojos, de que su iniquidad no será hallada y aborrecida. Las palabras de su boca son iniquidad y fraude; ha dejado de ser cuerdo y de hacer el bien. Medita maldad sobre su cama; está en camino no bueno, El mal no aborrece. Jehová, hasta los cielos llega tu misericordia, y tu fidelidad alcanza hasta las nubes”. Dios es perfecto (Mateo 5:48), el camino de Dios es perfecto (Salmos 18:30), y lámpara para andar ese camino es Su palabra (Salmos 119:105). El salmo 119 es un elogio de la Ley de Dios. Siendo que humildemente

65


debemos pedir como el salmista “hazme entender el camino de tus preceptos, y meditaré en tus maravillas” (Salmos 119:27). Andar los caminos de Dios separa a los impíos de los justos, ante esto, ¿cuál será el final de todo el que hace mal o hasta cuándo terminará la maldad en el mundo? La iglesia de Dios sabe que Satanás, el instigado de todo mal, será atado al inicio del reinado milenario de Jesús (Revelación 20:1-3). Al final del reinado de mil años de Cristo, Satanás será suelto “Por un poco de tiempo.” Satanás trata, por última vez, de destruir las obras de Dios. El rodea la Ciudad de Dios. Fuego desciende del cielo, y destruye a aquellos que vienen contra la Ciudad de Dios. Satanás es echado en el “Lago de fuego.” El último acto de Cristo es destruir “la muerte y el infierno” (“Infierno” significa el lugar de los muertos o sepulcro). Esta es la terminación de la “muerte segunda” (P.d. 34; Revelación 20:7-15; Ezequiel 28:18). Después del milenio, el reino será tornado al Padre en los cielos (P.d. 34; I Corintios 15:21-28). La relatoría de los hechos finales a la fuente de todo mal es clara, “cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la 66


tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego” (Revelación 20:7-15). La destrucción final de Satanás le presenta de manera muy clara Ezequiel cuando dice que “con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran” (Ezequiel 28:18). De igual forma nuestra esperanza es la restauración de todas las cosas y la entrega del reino, después del milenio, al Padre, como se señala en 1 Corintios 15:21-28, “porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, 67


entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos”.

68


Salmos 119:2 Bienaventurados los que guardan sus testimonios, y con todo el corazón le buscan; Salmos 119:2 comienza su bienaventuranza refiriéndose a aquellos que guardan los testimonios de Jehová y que de todo corazón le buscan. De inicio vemos que aquí se mencionan, no el testimonio de Dios sino Sus testimonios, es decir, más de uno, ¿cuáles podrían ser estos testimonios? Bueno, podemos mencionar dos, el primero es el testimonio del Padre, que es Su Ley, pues Dios dijo a Moises “y pondrás en el arca el testimonio que yo te daré” (Éxodo 25:16), y el "testimonio" que Dios le dio para ser puesto en el arca consistía de "una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto" (Hebreos 9:4). Esto porque todos los mandamientos de Dios son justicia (Salmo 119:172), siendo así que “porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados”( Romanos 2:13), es por ello que Jesús nos exhorta cuando nos dice “más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33). El segundo es el testimonio de Jesús, “yo me postré a sus pies [del ángel] para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía” (Revelación 19:10), ya que Jesús cumplió a la perfección todo lo que sobre Él habían escrito los profetas, dando así muestras de su mesianidad. También Isaías 8:20 hace referencia a estos dos aspectos de la Palabra de Dios cuando señala la manera en que uno puede evaluar las doctrinas y revelaciones que recibe, “¡a la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a 69


esto, es porque no les ha amanecido” (Isaías 8:20). La ley es una referencia al Antiguo Testamento en general y a los mandamientos de Dios en particular, el testimonio es una referencia al nuevo testamento en general y a Jesús, su sacrificio redentor y su mensaje en particular. La otra parte de la bienaventuranza habla de buscar a Dios con todo el corazón, no con una parte de nuestro corazón sino con todo (Deuteronomio 6:5; Mateo 22:37-38), esto a pesar de que “más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?” (Jeremías 17:9). Es interesante ver como en Mateo 5:6 se hace referencia a la bienaventuranza que dice que son bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. De nueva cuenta vemos la referencia a la justicia ya que sólo los juicios de Dios son justos (Romanos 2), la justicia es de Dios (Romanos 1:16-20; 2:1-11), todos sus mandamientos son justicia (Salmos 119:172), y Jesús, asimismo es justo (Hechos 3:14). Y la relación de la justicia, tanto de la Ley de Dios como el testimonio de Jesús, nos e s dado en Romanos 3:21-31 cuando se dice que “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la 70


de las obras? No, sino por la ley de la fe. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles. Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión. ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley”

71


Salmos 127:4-5 Como saetas en mano del valiente, así son los hijos habidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; no será avergonzado cuando hablare con los enemigos en la puerta. Salmos 127:4-5 comienza la bienaventuranza refiriéndose a los hijos que un hombre pudiera tener en su juventud. Esta referencia de inicio es eminentemente material, pues los hijos, la descendencia, se consideraba una bendición directa de Dios, pero de igual forma puede espiritualizarse con la comprensión que se tiene del Nuevo Testamento para abarcar un concepto más amplio. Proverbios 4 nos habla de los consejos que un padre da a su hijo: 1 Hijos

míos, escuchen cuando su padre los corrige.

Presten atención y aprendan buen juicio, 2 porque

les doy una buena orientación.

No se alejen de mis instrucciones. 3 Pues

yo, igual que ustedes, fui hijo de mi padre,

amado tiernamente como el hijo único de mi madre. 4 Mi

padre me enseñó:

«Toma en serio mis palabras. Sigue mis mandatos y vivirás. 5 Adquiere

sabiduría, desarrolla buen juicio.

No te olvides de mis palabras ni te alejes de ellas. 6 No

des la espalda a la sabiduría, pues ella te protegerá;

ámala, y ella te guardará. 7 ¡Adquirir

sabiduría es lo más sabio que puedes hacer!

Y en todo lo demás que hagas, desarrolla buen juicio. 72


8 Si

valoras la sabiduría, ella te engrandecerá.

Abrázala, y te honrará. 9 Te

pondrá una hermosa guirnalda de flores sobre la cabeza;

te entregará una preciosa corona». 10 Hijo

mío, escúchame y haz lo que te digo,

y tendrás una buena y larga vida. 11 Te

enseñaré los caminos de la sabiduría

y te guiaré por sendas rectas. 12 Cuando

camines, no te detendrán;

cuando corras, no tropezarás. 13 Aférrate

a mis instrucciones, no las dejes ir;

cuídalas bien, porque son la clave de la vida. 14 No

hagas lo que hacen los perversos

ni sigas el camino de los malos. 15 ¡Ni

se te ocurra! No tomes ese camino.

Aléjate de él y sigue avanzando. 16 Pues

las personas malvadas no pueden dormir sin hacer la mala

acción del día. No pueden descansar sin antes hacer tropezar a alguien. 17 ¡Se

alimentan de la perversidad

y beben el vino de la violencia! 18 El

camino de los justos es como la primera luz del amanecer,

que brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor. 19 Pero

el camino de los perversos es como la más densa oscuridad;

ni siquiera saben con qué tropiezan. 20 Hijo

mío, presta atención a lo que te digo.

Escucha atentamente mis palabras. 21 No

las pierdas de vista. 73


Déjalas llegar hasta lo profundo de tu corazón, 22 pues

traen vida a quienes las encuentran

y dan salud a todo el cuerpo. 23 Sobre

todas las cosas cuida tu corazón,

porque este determina el rumbo de tu vida. 24 Evita

toda expresión perversa;

aléjate de las palabras corruptas. 25 Mira

hacia adelante

y fija los ojos en lo que está frente a ti. 26 Traza

un sendero recto para tus pies;

permanece en el camino seguro. 27 No

te desvíes,

evita que tus pies sigan el mal. Es así como la bendición se extiende no sólo al haber tenido hijos sino a que esos hijos sean motivo de gloria, orgullo y honor para el padre al andar rectamente en la vida. Esto se logra mediante y a través de una vida de instrucción de los hijos desde temprano, como Pablo le recuerda a Timoteo, “pero tú debes permanecer fiel a las cosas que se te han enseñado. Sabes que son verdad, porque sabes que puedes confiar en quienes te las enseñaron. Desde la niñez, se te han enseñado las sagradas Escrituras, las cuales te han dado la sabiduría para recibir la salvación que viene por confiar en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto” (2 Timoteo 3:14-16) Siendo que al llegar a la juventud se estará enteramente capacitado para toda buena obra, como Pablo le recuerda a Timoteo al decirle que “no 74


permitas que nadie te subestime por ser joven. Sé un ejemplo para todos los creyentes en lo que dices, en la forma en que vives, en tu amor, tu fe y tu pureza. Hasta que yo llegue, dedícate a leer las Escrituras a la iglesia, y a animar y a enseñarles a los creyentes. No descuides el don espiritual que recibiste mediante la profecía que se pronunció acerca de ti cuando los ancianos de la iglesia te impusieron las manos. Presta suma atención a estos asuntos. Entrégate de lleno a tus tareas, para que todos vean cuánto has progresado. Ten mucho cuidado de cómo vives y de lo que enseñas. Mantente firme en lo que es correcto por el bien de tu propia salvación y la de quienes te oyen (1 Timoteo 4:12-16). No hay que dejar de considerar que claramente la bienaventuranza menciona que los hijos le servirán ante los enemigos. Recordemos que “nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales” (Efesios 6:12), pero también no olvidemos que, como se nos recuerda, “el Señor mismo peleará por ustedes. Solo quédense tranquilos” (Éxodo 14:14). Como nos relata Hebreos 11, poner la confianza en Dios. Esto tiene relación con quienes han de heredar la tierra, no serán quienes no sigan humildemente y en obediencia el camino de Dios, tampoco quienes confíen sólo en sus fuerzas, Mateo 5:5 claramente nos dice que son bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Otro salmo, el 37:11 también hace referencia a esto al señalar que “en cambio, la gente humilde recibirá la tierra prometida y disfrutará de mucha paz” (Salmos 37:11).

75


La referencia a la mansedumbre sin duda nos señala hacia el ejemplo dado por Jesús quien nos invita en el Evangelio de Mateo a “[llevar] mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mateo 11:29), la obediencia al Padre se muestra cuando nuestro Señor nos dice “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Juan 6:38). La diferencia entre los mansos y los que no lo son, es clara al final, “porque sólo habitarán la tierra y permanecerán en ella los que siempre hagan lo bueno. En cambio, esos malvados, en los que no se puede confiar, serán destruidos por completo” (Proverbios 2:20)

76


Salmos 137:8-9 Hija de Babilonia la desolada, bienaventurado el que te diere el pago de lo que tú nos hiciste. Dichoso el que tomare y estrellare tus niños contra la peña. Salmos 137:8-9, contiene palabras fuertes que deben ser entendidas. La bienaventuranza va sobre todo aquel que le pague a la hija de Babilonia lo que ella ha hecho y estrelle a sus hijos contra la peña. Primeramente hay que ver quien es esta hija de Babilonia. Su descripción está en Revelación 17 y 18. Revelación 17 1 Vino

entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y

habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; 2 con

la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de

la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación. 3Y

me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre

una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. 4Y

la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de

oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; 5y

en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE,

LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA. 6 Vi

a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los

mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro. 77


7Y

el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la

mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos. 8 La

bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir

a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será. 9 Esto,

para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete

montes, sobre los cuales se sienta la mujer, 10 y

son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no

ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo. 11 La

bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los

siete, y va a la perdición. 12 Y

los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han

recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. 13 Estos

tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su

autoridad a la bestia. 14 Pelearán

contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es

Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles. 15 Me

dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se

sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. 16 Y

los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la

ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego; 17 porque

Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso:

ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios. 78


18 Y

la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes

de la tierra. Revelación 18 1 Después

de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran

poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. 2Y

clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran

Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. 3 Porque

todas las naciones han bebido del vino del furor de su

fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites. 4Y

oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para

que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; 5 porque

sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha

acordado de sus maldades. 6 Dadle

a ella como ella os ha dado, y pagadle doble según sus

obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble. 7 Cuanto

ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de

tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto; 8 por

lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y

hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga.

79


9Y

los reyes de la tierra que han fornicado con ella, y con ella han

vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio, 10 parándose

lejos por el temor de su tormento, diciendo: !!Ay, ay, de

la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio! 11 Y

los mercaderes de la tierra lloran y hacen lamentación sobre ella,

porque ninguno compra más sus mercaderías; 12 mercadería

de oro, de plata, de piedras preciosas, de perlas, de

lino fino, de púrpura, de seda, de escarlata, de toda madera olorosa, de todo objeto de marfil, de todo objeto de madera preciosa, de cobre, de hierro y de mármol; 13 y

canela, especias aromáticas, incienso, mirra, olíbano, vino,

aceite, flor de harina, trigo, bestias, ovejas, caballos y carros, y esclavos, almas de hombres. 14 Los

frutos codiciados por tu alma se apartaron de ti, y todas las

cosas exquisitas y espléndidas te han faltado, y nunca más las hallarás. 15 Los

mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de

ella, se pararán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentando, 16 y

diciendo: !!Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino

fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas! 17 Porque

en una hora han sido consumidas tantas riquezas. Y todo

piloto, y todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar, se pararon lejos; 18 y

viendo el humo de su incendio, dieron voces, diciendo: ¿Qué

ciudad era semejante a esta gran ciudad? 80


19 Y

echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y

lamentando, diciendo: !!Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido desolada! 20 Alégrate

sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas;

porque Dios os ha hecho justicia en ella. 21 Y

un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de

molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada. 22 Y

voz de arpistas, de músicos, de flautistas y de trompeteros no se

oirá más en ti; y ningún artífice de oficio alguno se hallará más en ti, ni ruido de molino se oirá más en ti. 23 Luz

de lámpara no alumbrará más en ti, ni voz de esposo y de

esposa se oirá más en ti; porque tus mercaderes eran los grandes de la tierra; pues por tus hechicerías fueron engañadas todas las naciones. 24 Y

en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos, y de

todos los que han sido muertos en la tierra. De esta descripción todo miembro de la iglesia de Dios sabe que la bestia de Revelación 13:1-10 y del capítulo 17 es el Imperio Pagano Romano (P.d. 30). La boca dada a la bestia de Revelación 13:5-6, y la mujer sentada sobre la bestia del capítulo 17 es el Papado (P.d. 30). El cáliz de oro en su mano está lleno de las abominaciones y suciedad de sus pecados y representa las falsas doctrinas y tradiciones de la Roma pagana, las cuales fueron transformadas en las llamadas doctrinas cristianas pero no son de acuerdo a las Escrituras. Aquí están resumidas algunas de las doctrinas paganas que han sido presentadas como prácticas Cristianas por los protestantes, así como católicos, pero no lo son: Cambiar el Sábado al 81


Domingo, Domingo de Resurrección, Cuaresma, Domingo de Ramos, Viernes Santo, Día de todos Santos, Navidad, Halloween, la Trinidad, Bautismo de Infantes, Purgatorio, etc. Revelación 13:1-10 nos dice sobre la bestia que cabalga la iglesia apóstata, cuyo símbolo es la mujer embriagada de la sangre de los santos, “Me paré sobre la arena del mar y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos: en sus cuernos tenía diez diademas, y sobre sus cabezas, nombres de blasfemia. La bestia que vi era semejante a un leopardo, sus pies eran como de oso y su boca como boca de león. El dragón le dio su poder, su trono y gran autoridad. Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada. Toda la tierra se maravilló en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: «¿Quién como la bestia y quién podrá luchar contra ella?» También se le dio boca que hablaba arrogancias y blasfemias, y se le dio autoridad para actuar por cuarenta y dos meses. Y abrió su boca para blasfemar contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo y de los que habitan en el cielo. Se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. La adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado. Si alguno tiene oído, oiga: «Si alguno lleva en cautividad, a cautividad irá. Si alguno mata a espada, a espada será muerto.» Aquí está la perseverancia y la fe de los santos” Proverbios 5:7 advierte que “pues bien, hijo mío, préstame atención y no te apartes de mis palabra”, para no ir en pos de las doctrinas apóstatas de la Babilonia, que es representada como una mujer necia, y, como dice 82


Proverbios 9:13, “La mujer necia es escandalosa, frívola y desvergonzada”, guiada por el hombre de pecado el cual, como dice 2 Tesalonicenses 2:4, “se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios”. El estrellar sus niños contra la peña debe entenderse en función de lo dicho anteriormente, luego entonces estos niños, hijos, descendencia, son todas las rameras y abominaciones que han salido de ella, como dice Revelación 17:5, que esta iglesia apóstata tienen “en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA”. Sobre su destino manifiesto en Revelación, Nahúm 3:10 dice, “Sin embargo ella fue llevada en cautiverio; también sus pequeños fueron estrellados en las encrucijadas de todas las calles, y sobre sus varones echaron suertes, y todos sus grandes fueron aprisionados con grillos”. Por eso se nos insta a los miembros de la iglesia de Dios, respecto de esta Babilonia, “salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas” (Revelación 18:4) La peña contra la que las doctrinas apostatas se estrellan no es sino la roca que es Jehová y Jesús. Como dicen Salmos 144:1, “bendito sea Jehová, mi roca, quien adiestra mis manos para la batalla, y mis dedos para la guerra”, y 1 Corintios 10:4, “y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo”. De Jehová también Deuteronomio 32:4 señala que Jehová “es la Roca, cuya obra es perfecta, porque todos sus caminos son rectitud; Dios de 83


verdad, y sin ninguna iniquidad en él; es justo y recto”, de igual forma 2 Samuel 23:3 dice “el Dios de Israel ha dicho, me habló la Roca de Israel: Habrá un justo que gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor de Dios”, por eso se nos insta, como en Isaías 26:4, a confiar “en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos”. De Jesús también Hechos 4:11 dice “Este Jesús es la PIEDRA DESECHADA por vosotros LOS CONSTRUCTORES, pero QUE HA VENIDO A SER LA PIEDRA ANGULAR”, por eso, como dice Filipenses 4:13, “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

84


Salmos 146:5 Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en Jehová su Dios, El Salmo 146:5 trae una bienaventuranza para todo aquel que confiando en Dios lo hace su aliado en lo que emprende en la tierra. Tener a Dios de nuestro lado, que Él sea nuestro ayudador, no es poca cosa, de hecho lo es todo, como dice Romanos 8:31-37, “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó”. De igual forma Romanos 8:28-29 señala que “sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos”, “porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios” (Romanos 11:29), “para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros" (1 Pedro 1:4). 85


Esto hace que como hijos de Dios vivamos “en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad… En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad… a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo” (Efesios 1:5, 11, 12), es por ello que la bienaventuranza de Mateo 5:9 señala que son “bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. Un hijo de Dios, que tiene al Padre de su lado, que confía en Él, vive en la caridad y por ende es pacificador, esto “porque somos hechura [de Dios], creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:10). “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18). Y si bien “ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido” (1 Corintios 13:12), o como dice Salmos 17:15, “en cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza”, esto por obra de Dios ya que uno “duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que [uno] sepa cómo” (Marcos 4:27). Como dice Juan, “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es” (1 Juan 3:2), “por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir” (Romanos 8:38)

86


Proverbios 3:13 Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; Proverbios 16:20 El entendido en la palabra hallará el bien, y el que confía en Jehová es bienaventurado. Proverbios 3:13 y 16:20 contienen una bienaventuranza referida a hallar la sabiduría (Proverbios 16:20 lo señala esto como “el entendido”, es decir, el que entiende pues ha halado la sabiduría). Esta sabiduría, como cierra Proverbios 16:20 implica o deviene en confiar en Dios. Para entender mejor por que quien halla la sabiduría es mencionada como bienaventurado, leamos completo lo que señala Proverbios 3:13-18: 13 Bienaventurado

el hombre que halla la sabiduría,

Y que obtiene la inteligencia; 14 Porque

su ganancia es mejor que la ganancia de la plata,

Y sus frutos más que el oro fino. 15 Más

preciosa es que las piedras preciosas;

Y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella. 16 Largura

de días está en su mano derecha;

En su izquierda, riquezas y honra. 17 Sus

caminos son caminos deleitosos,

Y todas sus veredas paz. 18 Ella

es árbol de vida a los que de ella echan mano,

Y bienaventurados son los que la retienen.

87


La referencia en el versículo 18 de Proverbios 13 al árbol de la vida se refiere al acceso franco que a éste tendrán los fieles a la venida de Jesús, como lo señala Revelación 2:7 cuando dice que “al que salga vencedor le daré derecho a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios”. La importancia de la sabiduría no es menos pues “Con sabiduría afirmó el Señor la tierra, con inteligencia estableció los cielos” (Proverbios 3:19), esta sabiduría también se refiere al Señor Jesús, como dice Proverbios 8:22-31: 22 »El

SEÑOR me dio la vida[a] como primicia de sus obras,[b]

mucho antes de sus obras de antaño. 23 Fui

establecida desde la eternidad,

desde antes que existiera el mundo. 24 No

existían los grandes mares cuando yo nací;

no había entonces manantiales de abundantes aguas. 25 Nací

antes que fueran formadas las colinas,

antes que se cimentaran las montañas, 26 antes

que él creara la tierra y sus paisajes

y el polvo primordial con que hizo el mundo. 27 Cuando

Dios cimentó la bóveda celeste

y trazó el horizonte sobre las aguas, allí estaba yo presente. 28 Cuando

estableció las nubes en los cielos

y reforzó las fuentes del mar profundo; 29 cuando

señaló los límites del mar,

para que las aguas obedecieran su mandato; cuando plantó los fundamentos de la tierra, 30

allí estaba yo, afirmando su obra. 88


Día tras día me llenaba yo de alegría, siempre disfrutaba de estar en su presencia; 31 me

regocijaba en el mundo que él creó;

¡en el género humano me deleitaba! Ahora bien, ¿cómo se adquiere sabiduría? “Hijo mío, no te olvides de mis enseñanzas; más bien, guarda en tu corazón mis mandamientos” (Proverbios 3:1), “confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia” (Proverbios 3:5), “reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas” (Proverbios 3:6), “no seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal” (Proverbios 3:7) Cuando uno halla la sabiduría no puede menos que dolerse de la situación del presente siglo, por eso la bienaventuranza contenida en Mateo 5:4 señala que son “bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación”. Esta consolación acompañará la segunda venida de Jesús cuando llegue de parte de Dios “el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a [Sus] siervos los profetas, a los santos, y a los que temen [Su] nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra” (Revelación 11:18). Por eso la enseñanza de incluir en nuestras oraciones la petición de que venga el reino de nuestro Padre Dios a la tierra lo antes posible (Mateo 6:10) para que en ese momento “enjugue Dios toda lágrima de los ojos de [los hombres]; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Revelación 21:3)

89


Proverbios 8:34 Bienaventurado el hombre que me escucha, velando a mis puertas cada día, aguardando a los postes de mis puertas. Proverbios 8:34 contiene una bienaventuranza para todo aquel que escuche a Dios y permanezca velándole y aguardándole. Es interesante como esta bienaventuranza comienza con el escuchar. Esto nos remite Deuteronomio 6:4, “Escucha, oh Israel, el SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR uno es”, de igual forma a todas las veces que Jesús decía a quienes le escuchaban “El que tiene oídos para oír, oiga” (Mateo 13:9). El primer paso es así que se establece como el escuchar, el estar atento, el prestar atención, pero no de una manera pasiva sino activa, es decir, que lo aprendido sirva para corrección y edificación. La segunda parte de la bienaventuranza habla de velar, de aguardar. Lucas 12:37 nos dice qué le espera a quien al venir nuestro Señor halle velando, aguardando, “dichosos aquellos siervos a quienes el señor, al venir, halle velando; en verdad os digo que se ceñirá para servir, y los sentará a la mesa, y acercándose, les servirá”. ¿Y por qué habría de estar velando uno? Como dice Mateo 26:41, “velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil”. Ese velar, ese aguardar es a “la puerta” ya que quien está a la puerta está presto a recibir a su Señor, quien ya está a la puerta (Revelación 3:20). El escuchar, el velar, el aguardar, implica ser fiel, guardar los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesus, incluso ante la tribulación, por eso Mateo 5:11 dice que serán bienaventurados [ ] cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 90


“Mi causa” se refiere al testimonio de Jesús y los mandamientos de Su padre. Y esas tribulaciones deben ser vistas en la perspectiva correcta ya que como dice Pablo en Romanos 8:18, “pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada”.

91


Proverbios 14:21 Peca el que menosprecia a su prójimo; más el que tiene misericordia de los pobres es bienaventurado. Proverbios 14:21 contiene una bienaventuranza, pero al mismo tiempo una maldición. La maldición se refiere al pecado que se acarrea aquel que menosprecia a su prójimo, mientras que la bienaventuranza es para quien ejerce misericordia de los pobres. La bienaventuranza contenida en Mateo 5:7 replica esto al señalar que serán bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Viendo el cuadro completo podemos ver que la bienaventuranza se refiere a que la misericordia que uno ejerce le granjea a su vez misericordia para uno, de ahí la dicha de ser misericordioso. Lucas 18:9-14 nos ejemplifica esto con lo que se conoce como la parábola del fariseo y el publicano: 9A

unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban

a los otros, dijo también esta parábola: 10 Dos

hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro

publicano. 11 El

fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera:

Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; 12 ayuno

dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.

92


13 Mas

el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al

cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. 14 Os

digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro;

porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido. Vemos aquí como el desprecio que el fariseo ejercía sobre el publicano impidió que el primero alcanzara misericordia. Mateo 25:31-46 contiene los dichos de Jesús sobre lo que se conoce como el juicio de las naciones, ahí queda clara la diferencia entre los que ejercieron misericordia hacia su prójimo respecto de los que no, pero más aún: muestra que los misericordiosos lo hacían con un ánimo de empatía hacia los desdichados a tal grado de ni darse cuenta el bien que estaban haciendo: 31 Cuando

el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos

ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, 32 y

serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los

unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. 33 Y

pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

34 Entonces

el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi

Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. 35 Porque

tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis

de beber; fui forastero, y me recogisteis; 36 estuve

desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la

cárcel, y vinisteis a mí. 93


37 Entonces

los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te

vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? 38 ¿Y

cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te

cubrimos? 39 ¿O 40 Y

cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?

respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo

hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. 41 Entonces

dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí,

malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. 42 Porque

tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me

disteis de beber; 43 fui

forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me

cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. 44 Entonces

también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo

te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? 45 Entonces

les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto

no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. 46 E

irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Esta misericordia, luego entonces, se hace con un ánimo de ayudar, nace de condolerse de la situación del prójimo, para nada hay en la mente ni el el alma de ejercer esta misericordia para luego como si de una moneda de cambio se tratara pedir o esperar nuestra recompensa. Lucas 10:25-37 contiene la parábola de Jesús conocida como la del buen samaritano, la cual no solo nos define las acciones de misericordia hacia 94


quien las necesita sino también a quién debemos considerar nuestro prójimo: 25 Y

he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para

probarle:Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? 26 Él

le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?

27 Aquél,

respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu

corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. 28 Y

le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.

29 Pero

él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi

prójimo? 30 Respondiendo

Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a

Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. 31 Aconteció

que descendió un sacerdote por aquel camino, y

viéndole, pasó de largo. 32 Asimismo

un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole,

pasó de largo. 33 Pero

un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y

viéndole, fue movido a misericordia; 34 y

acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y

poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. 35 Otro

día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo:

Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese. 36 ¿Quién,

pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que

cayó en manos de los ladrones?

95


37 Él

dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve,

y haz tú lo mismo. Tan importante es la misericordia que ante los ojos de Dios vale más que todos los holocaustos. “Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos” (Oseas 6:6), “Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento” (Mateo 9:13), “Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes” (Mateo 12:7). Uno no debe perder la perspectiva que también es pobre, “desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito” (Job 1:21), por lo que la misericordia que uno ejerce para los necesitados se nos revertirá pues nosotros mismos también somos necesitados. Recordemos la reacción del padre al hijo pródigo que regresa a casa: “Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies” (Lucas 15:2022)

96


Proverbios 20:7 Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él. Proverbios 20:7 nos habla de una bienaventuranza que se extiende sobre los hijos del justo debido a la integridad de éste. Para esto Proverbios 22:6 nos dice “instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”, también Deuteronomio 6:7 dice, hablando de la Palabra de Dios, “y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes”. Éxodo 12:26 dice que "cuando sus hijos les pregunten: '¿Qué significa este rito para ustedes?'” es cuando puede explicar el alcance de la Palabra de Dios. Esta instrucción acarreará bendiciones también para los hijos, pues si bien Dios castiga “la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen” (Éxodo 20:5), también sobre los mismos pero que le son fieles “muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos” (Éxodo 20:6). La integridad tiene que ver con la justicia y la verdad y la primer y tal vez la mayor instrucción que los padres dan a los hijos es precisamente su vida matrimonial, por eso la iglesia de Dios permanece opuesta al divorcio y al re-matrimonio por cualquier causa excepto por lo registrado en Mateo 19:9 (P.d. 37; Mateo 5:31-32; Lucas 16:18; Marcos 10:2-12). La palabra de Dios está llena de advertencias para no quebrar el séptimo mandamiento (P.d. 37; I Corintios 6:18-20; I Corintios 7:1-11). En esto Jesús fue muy claro y solo quien desprecie la instrucción puede decir no entiende: “También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, 97


dele carta de divorcio. Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio” (Mateo 5:31-32); “Todo el que repudia a su mujer, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada del marido, adultera” (Lucas 16:18). Marcos 10:2-12 aún se explaya más: 2Y

se acercaron los fariseos y le preguntaron, para tentarle, si era

lícito al marido repudiar a su mujer. 3 El,

respondiendo, les dijo: ¿Qué os mandó Moisés?

4 Ellos 5Y

dijeron: Moisés permitió dar carta de divorcio, y repudiarla.

respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os

escribió este mandamiento; 6 pero 7 Por

al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios.

esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su

mujer, 8y

los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno.

9 Por

tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

10 En

casa volvieron los discípulos a preguntarle de lo mismo,

11 y

les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra,

comete adulterio contra ella; 12 y

si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete

adulterio. Ahora que quien a pesar de esto no acate la instrucción solo le queda esperar el juicio de Dios: “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del 98


Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Corintios 6:18-20). Por ello Pablo expone en 1 Corintios 7:1-11: 1 En

cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al

hombre no tocar mujer; 2 pero

a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer,

y cada una tenga su propio marido. 3 El

marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la

mujer con el marido. 4 La

mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni

tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. 5 No

os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo

consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. 6 Mas

esto digo por vía de concesión, no por mandamiento.

7 Quisiera

más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero

cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro. 8 Digo,

pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera

quedarse como yo; 9 pero

si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es

casarse que estarse quemando.

99


10 Pero

a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el

Señor: Que la mujer no se separe del marido; 11 y

si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y

que el marido no abandone a su mujer.

100


Proverbios 28:14 Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; más el que endurece su corazón caerá en el mal. Proverbios 18:14 contiene una bienaventuranza que tiene que ver con el temor a Dios, con rechazar el mal y buscar hacer el bien, según la voluntad de Dios, pero de igual forma contiene una advertencia para quien endurece el corazón ya que lo único que puede esperar alguien así es que le vaya mal. Sobre el temor a Dios Proverbios 1:7 nos dice que “el principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza”; de igual forma Proverbios 8:13 señala que “el temor de Jehová es aborrecer el mal; la soberbia y la arrogancia, el mal camino, y la boca perversa, aborrezco”. Salmos 34:12 pregunta “¿Quién es el hombre que desea vida, que desea muchos días para ver el bien?”, a estos hombres el salmo 34:14-15 da la respuesta de cómo lograr lo primero, “apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela. Los ojos de Jehová están sobre los justos, Y atentos sus oídos al clamor de ellos”. Respecto de esto el Salmo 15 es un resumen de lo que le espera a quien teme a Dios:

1

Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo?

¿Quién morará en tu monte santo? 2 El

que anda en integridad y hace justicia,

Y habla verdad en su corazón. 101


3 El

que no calumnia con su lengua,

Ni hace mal a su prójimo, Ni admite reproche alguno contra su vecino. 4 Aquel

a cuyos ojos el vil es menospreciado,

Pero honra a los que temen a Jehová. El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia; 5 Quien

su dinero no dio a usura,

Ni contra el inocente admitió cohecho. El que hace estas cosas, no resbalará jamás. ¿Cuál es el fin de temer a Dios, de obrar bien conforme a su voluntad? “la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”, y ¿qué pasa con ese que endurece su corazón? “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23). ¿Cómo puede alguien a sabiendas de esto endurecer su corazón? “Porque en sus propios ojos la transgresión le engaña en cuanto a descubrir su iniquidad y aborrecerla” (Salmos 36:2). El salmo 36:3-5 nos da un retaro fiel de este que endurece su corazón: 3 Sus

palabras son inicuas y engañosas;

ha perdido el buen juicio y la capacidad de hacer el bien. 4 Aun

en su lecho trama hacer el mal;

se aferra a su mal camino y persiste en la maldad. 5 Tu

amor, SEÑOR, llega hasta los cielos;

tu fidelidad alcanza las nubes.

102


Ese temor a Dios implica proclamar el Evangelio, dar gloria a Dios y adorarle, por eso la iglesia de Dios enseña que el mensaje del primer ángel de Revelación 14:6-7, la hora del juicio de Dios, y el evangelio eterno fue predicado al mundo durante los primeros días de la Iglesia de Dios, y el mensaje continúa todavía hoy (P.d. 27; Juan 9:39; 12:31-32; Romanos 1:2932; 10:15; 2:1-2; I Timoteo 5:24; I Pedro 4:17; Hechos 16:9-10; 15:7; Gálatas 1:8-9; Romanos 1:16; Hechos 24:25) “Entonces Jesús dijo: ―Yo he venido a este mundo para juzgarlo, para que los ciegos vean, y los que ven se queden ciegos” (Juan 9:39), por ello “el juicio de este mundo ha llegado ya, y el príncipe de este mundo va a ser expulsado. Pero yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo” (Juan 12:31-32). Respecto de los que endurecen su corazón, Romanos 1:29-32 dice que “se han llenado de toda clase de maldad, perversidad, avaricia y depravación. Están repletos de envidia, homicidios, disensiones, engaño y malicia. Son chismosos, calumniadores, enemigos de Dios, insolentes, soberbios y arrogantes; se ingenian maldades; se rebelan contra sus padres; son insensatos, desleales, insensibles, despiadados. Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte; sin embargo, no solo siguen practicándolas, sino que incluso aprueban a quienes las practican”. Para ello la obligación de predicar es de todo miembro de la iglesia de Dios, como dice Romanos 10:15, “¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito: «¡Qué hermoso es recibir al mensajero que trae[a] buenas nuevas!»”, esto para que llegado el momento, a estos que han decidido endurecer su corazón, se les pueda decir, como señala Romanos 2:1-2, 103


“por tanto, no tienes excusa tú, quienquiera que seas, cuando juzgas a los demás, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, ya que practicas las mismas cosas. Ahora bien, sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas se basa en la verdad”, ya que “los pecados de algunos son evidentes aun antes de ser investigados, mientras que los pecados de otros se descubren después” (1 Timoteo 5:24), “porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y, si comienza por nosotros, ¡cuál no será el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios!” (1 Pedro 4:17) Los ejemplos de la iglesia primitiva en cuanto a esta predicación pueden sernos de mucha utilidad. Como el de Pablo narrado en Hechos 16:9-10, “durante la noche Pablo tuvo una visión en la que un hombre de Macedonia, puesto de pie, le rogaba: «Pasa a Macedonia y ayúdanos». Después de que Pablo tuvo la visión, en seguida nos preparamos para partir hacia Macedonia, convencidos de que Dios nos había llamado a anunciar el evangelio a los macedonios”. O el de Pedro narrado en Hechos 15:7, “Después de una larga discusión, Pedro tomó la palabra: ―Hermanos, ustedes saben que desde un principio Dios me escogió de entre ustedes para que por mi boca los gentiles oyeran el mensaje del evangelio y creyeran”. Siempre reteniendo la fe que uno ha recibido, como dice Pablo en Gálatas 1:8-9, “Pero, aun si alguno de nosotros o un ángel del cielo les predicara un evangelio distinto del que les hemos predicado, ¡que caiga bajo maldición! Como ya lo hemos dicho, ahora lo repito: si alguien les anda predicando un evangelio distinto del que recibieron, ¡que caiga bajo maldición!”. 104


Pues “a la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles” (Romanos 1:16), esto incluso aunque nos pase como a Pablo, según se narra en Hechos 24:25, “Al disertar Pablo sobre la justicia, el dominio propio y el juicio venidero, Félix tuvo miedo y le dijo: «¡Basta por ahora! Puedes retirarte. Cuando sea oportuno te mandaré llamar otra vez»”.

105


Proverbios 29:18 Sin profecía el pueblo se desenfrena; más el que guarda la ley es bienaventurado. Proverbios 29:18 contiene una bienaventuranza relacionada con guardar la ley (Salmos 25:10 “Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad, Para los que guardan su pacto y sus testimonios”; Salmos 19:8,9 “Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos… El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; los juicios de Jehová son verdad, todos justos); pero esto va de la mano contra una admonición pues cuando no hay profecía pues el pueblo se desenfrena. Oseas 4:6 señala “mi pueblo perece por falta de conocimiento”, el conocimiento profético en la iglesia de Dios es necesario y no sólo necesario sino parte normal de su vida ya que como dice Amós 3:7 “en verdad, nada hace el Señor omnipotente sin antes revelar sus designios a sus siervos los profetas”. Con todo y todo toda profecía debe ser probada, como dice Juan en 1 Juan 4:1 “queridos hermanos, no crean a cualquiera que pretenda estar inspirado por el Espíritu, sino sométanlo a prueba para ver si es de Dios, porque han salido por el mundo muchos falsos profetas”, “Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21) Recordemos que sobre todo “el testimonio de Jesús es el espíritu de profecía”, esto porque Jesús fue la profecía viva, como Jesús en Juan 5:39 106


“escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”; de igual forma sobre esto Pablo ahonda más en Romanos 3:21-22 “pero ahora, sin la mediación de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, de la que dan testimonio la ley y los profetas. Esta justicia de Dios llega, mediante la fe en Jesucristo, a todos los que creen. De hecho, no hay distinción”. Este testimonio de Jesús, que es el espíritu e profecía, nos dice que la ley de mandamientos concerniente a ordenanzas fue clavada en la cruz. Jesús culminó con estas leyes ceremoniales que fueron adheridas por la transgresión. Estas leyes agregadas fueron escritas en un libro y colocadas al lado del arca (P.d. 25; Deuteronomio 31:24-26); mientras que, los Diez Mandamientos eternos fueron escritos por el dedo de Dios en tablas de piedra y puestos dentro del arca (P.d. 25; Éxodo 24:12; 31:18; Hebreos 9:4; Deuteronomio 10:5). Cuando Jesús murió en la cruz, el velo fue partido en dos abriendo el camino hacia el lugar santísimo (el mismo cielo). Ahora podemos acercarnos libremente al Trono de Gracia a través de la oración en el nombre de Jesús (P.d. 25; Hebreos 10:19-20; Hebreos 9:8-15). Jesús cumplió o culminó con las leyes agregadas como el cordero sacrificial de Dios: (1) Consumado es (P.d. 25; Juan 19:30; Juan 17:4); (2) El fin de la ley en orden a ritos y ceremonias (P.d. 25; Efesios 2:14-15); (3) Rayendo la cédula de los ritos y enclavándola en la cruz (P.d. 25; Colosenses 2:14, 1617); (4) Removiendo toda distinción nacionalista y social (P.d. 25; Gálatas 3:13, 27-28; 4:21-31); y (5) Despojando los principados de Satanás (P.d. 25; Colosenses 2:15) Recordemos que “cuando acabó Moisés de escribir las palabras de esta ley en un libro hasta concluirse, dio órdenes Moisés a los levitas que llevaban el arca del pacto de Jehová, diciendo: Tomad este libro de la ley, 107


y ponedlo al lado del arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y esté allí por testigo contra ti”. En cuanto a los Diez Mandamientos “entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles… Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios” (Éxodo 24:12; 31:18); esto es reiterativo cuando se nos indica respecto del Santísimo del Tabernáculo “el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto” (Hebreos 9:4); así como cuando Moisés señala "y volví y descendí del monte, y puse las tablas en el arca que había hecho; y allí están, como Jehová me mandó”(Deuteronomio 10:5). Respecto del acceso que nos ganó Jesús al Padre, Pablo lo señala cuando indica “así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne” (Hebreos 10:19-20), “dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie. Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas. Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no 108


de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto,[a] para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna”( Hebreos 9:8-15). Respecto de la culminación que Jesús hizo de las las leyes agregadas como el cordero sacrificial de Dios: Juan nos dice en su Evangelio que “cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu” (Juan 19:30); y el mismo Jesús, en ese mismo Evangelio dice a Su Padre y nuestro Padre “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese” (Juan 17:4). “Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz” (Efesios 2:1415); “anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz… por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo”(Colosenses 2:14, 16-17).

109


Así “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero… porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús… Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley? Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa. Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar. Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud. Más la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre. Porque está escrito: Regocíjate, oh estéril, tú que no das a luz; Prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto; Porque más son los hijos de la desolada, que de la que tiene marido. Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa. Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora. Más ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre. De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre”, “despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:15)

110


Deuteronomio 33:29 Bienaventurado tú, oh Israel. ¿Quién como tú, pueblo salvo por Jehová, escudo de tu socorro, y espada de tu triunfo? Así que tus enemigos serán humillados, y tú hollarás sobre sus alturas. Deuteronomio 33:29 contiene una bienaventuranza que debe verse desde los tres aspectos que la conforman, el primero se refiere a la salvación que viene de Dios, el segundo habla del escudo y la espada, la armadura, que da el triunfo, y el tercero nos habla del vencer sobre los enemigos que lo anterior permite. Sobre el primer punto, la base de la salvación es que esta es dada por Dios, “porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16), “porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23), “porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios” (Efesios 2:8). Sobre el segundo punto, las armas que nos permiten vencer, estas son dadas igualmente por Dios. “Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las insidias del diablo… Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes” (Efesios 6:11, 13). “Pero puesto que nosotros somos del día, seamos sobrios, habiéndonos puesto la coraza de la fe y del amor, y por yelmo la esperanza de la salvación” (1 Tesalonicenses 5:8). “Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, 111


con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (Efesios 6: 14-17). Sobre el tercer punto, el vencer sobre los enemigos que nos dan los dos puntos anteriores, el Salmo 3 expresa lo siguiente: 1 !!Oh

Jehová, cuánto se han multiplicado mis adversarios!

Muchos son los que se levantan contra mí. 2 Muchos

son los que dicen de mí:

No hay para él salvación en Dios. Selah 3 Mas

tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí;

Mi gloria, y el que levanta mi cabeza. 4 Con

mi voz clamé a Jehová,

Y él me respondió desde su monte santo. Selah 5 Yo

me acosté y dormí,

Y desperté, porque Jehová me sustentaba. 6 No

temeré a diez millares de gente,

Que pusieren sitio contra mí. 7 Levántate,

Jehová; sálvame, Dios mío;

Porque tú heriste a todos mis enemigos en la mejilla; Los dientes de los perversos quebrantaste. 8 La

salvación es de Jehová;

Sobre tu pueblo sea tu bendición. Selah Pero sin duda alguna, el mayor triunfo que sobre los enemigos, sobre todo la muerte y el pecado, puede haber, la mayor salvación dada por Dios, está centrada en la redención que nos ganó el sacrificio de nuestro Señor Jesus. La iglesia de Dios sabe que Jesucristo completó la expiación en la 112


cruz. Los dos machos cabríos del día de la expiación del Antiguo testamento hacían juntos una expiación, uno representando al Jesús crucificado y el otro al Jesús resucitado (P.d. 24; Levítico 16:5, 7-10; Romanos 5:10-12; I Corintios 15: 20-23). El macho cabrío del Señor y el macho cabrío que escapaba, hacían una expiación juntos. El macho cabrío del Señor era sacrificado, representando al Jesús crucificado. El macho cabrío que escapaba era llevado vivo al desierto. Este representa al Jesús vivo y resucitado que está lejos del campamento, pero que está todavía intercediendo y mediando después de haber hecho expiación por nosotros. (P.d 24; I Juan 2:1-2; I Timoteo 2:5; Hebreos 7:15). Desde un principio, tipificando este sacrificio, al Pueblo de Israel Dios le había dicho como obrar "y de la congregación de los hijos de Israel tomará dos machos cabríos para expiación, y un carnero para holocausto… Después tomará los dos machos cabríos y los presentará delante de Jehová, a la puerta del tabernáculo de reunión. Y echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos; una suerte por Jehová, y otra suerte por Azazel. Y hará traer Aarón el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Jehová, y lo ofrecerá en expiación. Mas el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto” (Levítico 16:5, 7-10). “Más ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida” (1 Corintios 15:20-23).

113


Esta representación tuvo su realización con el sacrificio de Jesús. “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación. Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:10-12). Respecto de esto Juan escribe “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:1-2). De igual forma Pablo a Timoteo escribe, “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo” (1 Timoteo 2:5-6). “Y esto es aún más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto” (Hebreos 7:15).

114


Eclesiastés 10:17 ¡Bienaventurada tú, tierra, cuando tu rey es hijo de nobles, y tus príncipes comen a su hora, para reponer sus fuerzas y no para beber! Eclesiastés 10:17 contiene una bienaventuranza que cae sobre la tierra, esta bienaventuranza es por el hecho de que su rey es hijo de nobles y los tus príncipes comen a su hora, para reponer sus fuerzas y no para beber. Jesús es este Rey y no solo Rey sino rey de reyes, como dice Revelación 1:5 “Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos libertó de nuestros pecados con su sangre”, re igual forma Revelación 17:14 señala que a quienes pelearán contra el Cordero a Su segunda venida “el Cordero los vencerá, porque Él es Señor de señores y Rey de reyes, y los que están con El son llamados, escogidos y fieles”. Jesús mismo reconoció había nacido para reinar (Juan 18:37) y Dios mismo ha puesto todas las cosas bajo sus pies (1 Corintios 15:27). Si Jesús es Rey de reyes luego entonces estos príncipes son esos reyes sobre los que está Jesús. Estos príncipes “comen a su hora, para reponer sus fuerzas y no para beber” son aquellos que hacen la voluntad de su señor. Como dice Mateo 25:14-23: 14 Porque

el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos,

llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15 A

uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno

conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. 16 Y

el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y

ganó otros cinco talentos. 17 Asimismo

el que había recibido dos, ganó también otros dos. 115


18 Pero

el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió

el dinero de su señor. 19 Después

de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y

arregló cuentas con ellos. 20 Y

llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco

talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 21 Y

su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel,

sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 22 Llegando

también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor,

dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 23 Su

señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel,

sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Mientras que aquel que se dan al “beber” son aquellos que no hacen la voluntad de su señor. Como dice Mateo 25:24-30: 24 Pero

llegando también el que había recibido un talento, dijo:

Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por

lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí

tienes lo que es tuyo. 26 Respondiendo

su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías

que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27 Por

tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir

yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 28 Quitadle,

pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

116


29 Porque

al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene,

aun lo que tiene le será quitado. 30 Y

al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y

el crujir de dientes. Ahora bien, ¿por qué esta bienaventuranza es dada sobre la tierra? Pues por que quienes reinen con Jesús en su reino lo harán sobre la tierra, como dice Revelación 5.10 “y los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra”, de igual forma Salmos 37:11 señala que “pero los mansos heredarán la tierra, y se recrearán con abundancia de paz”. La diferencia entre el siervo noble y el inicuo es precisamente la justicia con la que actúa. Esta justicia se atempera incluso con las persecuciones de esta era, por eso Mateo 5:10 dice que son “bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos”. A este respecto Pablo escribiendo a los Corintios les dice “Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” (2 Corintios 12:10) aclarando, como lo hace cuando escribe a los Romanos, que a pesar de ello “¿quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia?”… Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa

117


creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 8:35, 37-39).

118


Isaías 30:18 Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en él. Isaías 30:18 contiene una bienaventuranza para todo aquel que confíe en Dios, porque Dios tendrá piedad y será movido a misericordia hacia quien en él espere. Esta misericordia, esta piedad, como dice 2 Pedro 3:9, tiene que ver con que “el Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”, pues, como dice Mateo 18:14 “no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños”. Dios mismo dice “¿Quiero yo la muerte del impío? dice el Señor Jehová. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?... Que no quiero la muerte del que muere, dice el Señor Jehová, convertíos pues, y viviréis” (Ezequiel 18:23,32), y Pablo escribiendo a Timoteo, sobre esto mismo reitera sobre Dios que “quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4) Esperar algo de alguien, sobre todo ateniéndose a la misericordia de éste último, implica un reconocimiento de la necesidad de uno mismo. Esperar en Dios implica que reconocemos nuestra pobreza y que sólo en Él podemos encontrar satisfacción. Por eso Lucas 6:20 dice que son “bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios”.

119


Todos somos pobres. Job representó esto al señalar “Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá” (Job 1:21), pero en esa pobreza somos ricos si tenemos a Dios siendo que él nos provee en nuestro contentamiento en abundancia, pues como dijo Pablo “si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos” (1 Timoteo 6:8). Todos nosotros somos deudores de Dios por Su gracia y Su amor para con nosotros, gracia y amor que nos ha redimido para hacernos en Cristo Jesús hijos suyos “y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con El a fin de que también seamos glorificados con El” (Romanos 8:17).

120


Isaías 32:20 20 Dichosos vosotros los que sembráis junto a todas las aguas, y dejáis libres al buey y al asno. Isaías 32:20 20 contiene una bienaventuranza para quienes siembran junto a las aguas y dejan libres al buey y al asno. ¿Qué significará eso de “sembrar junto a las aguas”? Jeremías 17:7-8 nos dice que es “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto” De igual forma Salmos 1:1-3 nos dice que es “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”, Salmos 52:10 hace eco de esto al señalar “pero yo soy frondoso olivo en la morada de Dios y por siempre jamás confío en su amor”. Por el contrario, Salmos 1:4-5 de los inicuos nos dice “no así los malos, que son como el tamo que arrebata el viento. Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos”. Vemos pues que sembrar junto a las aguas es estar, crecer y permanecer en la verdad revelada haciendo lo que es justo, perfecto y santo a los ojos de Dios. Esta actitud trae las bendiciones que se han mencionado y sobre todo la vida eterna a través del sacrificio redentor de Jesús. ¿Y el liberar al buey y al sano? Para entender esto veamos Lucas 13:10-17 y 14:1-6

121


Lucas 13:10-17 10 Enseñaba 11 y

Jesús en una sinagoga en el día de reposo;

había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía

espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. 12 Cuando

Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu

enfermedad. 13 Y

puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba

a Dios. 14 Pero

el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese

sanado en el día de reposo, dijo a la gente: Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo. 15 Entonces

el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de

vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? 16 Y

a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho

años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo? 17 Al

decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero

todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él. Lucas 14:1-6 1

Aconteció un día de reposo, que habiendo entrado para comer en

casa de un gobernante, que era fariseo, éstos le acechaban. 2Y

he aquí estaba delante de él un hombre hidrópico.

3 Entonces

Jesús habló a los intérpretes de la ley y a los fariseos,

diciendo: ¿Es lícito sanar en el día de reposo? 4 Más

ellos callaron. Y él, tomándole, le sanó, y le despidió. 122


5Y

dirigiéndose a ellos, dijo: ¿Quién de vosotros, si su asno o su buey

cae en algún pozo, no lo sacará inmediatamente, aunque sea en día de reposo? 6Y

no le podían replicar a estas cosas.

Aquí tenemos a Jesús comparando la liberación del asno y buey de la parábola como la liberación de aquellos sujetos al pecado, al maligno, a la muerte. Jesús es quien nos rescata de todo esto pero la comisión que ha dado a su iglesia es precisamente de “ir por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”, por lo que con Él, Su iglesia comparte el gozo de quienes son llamados a salvación. Por eso Lucas 6:21 dice que son “bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis”. Esta hambre y este llanto es el clamor contenido detrás del “venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo” (Mateo 6:10) con que la iglesia clama para que la justicia, perfección y santidad del Reino de Dios venga sobre la tierra y ésta sea liberada del pecado, la corrupción y la muerte. Esa hambre es por ver esa justicia, esa perfección y es santidad; ese llorar es por ahorita no ver aquí esa justicia, esa perfección y es santidad; pero se nos dice que confiemos pues quienes ahorita tienen hambre serán saciados y quienes lloran finalmente reirán.

123


Isaías 56:2 Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que lo abraza; que guarda el día de reposo[a] para no profanarlo, y que guarda su mano de hacer todo mal. Isaías 56:2 contiene una bienaventuranza para aquel que guarda el día de reposo para no profanarlo. En cuanto a profanar, Levítico 22:15 nos dice que “Los sacerdotes no profanarán las cosas sagradas que los Israelitas ofrecen al SEÑOR” y Malaquías 1:6-14 contiene una explicación que amplía esto al señalar que “El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable. Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos. Ahora, pues, orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros. Pero ¿cómo podéis agradarle, si hacéis estas cosas? dice Jehová de los ejércitos. ¿Quién también hay de vosotros que cierre las puertas o alumbre mi altar de balde? Yo no tengo complacencia en vosotros, dice Jehová de los ejércitos, ni de vuestra mano aceptaré ofrenda. Porque desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi nombre entre las naciones; y en todo lugar se ofrece a mi nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi nombre entre las naciones, dice Jehová de los ejércitos. Y vosotros lo habéis profanado cuando decís: Inmunda es la mesa de 124


Jehová, y cuando decís que su alimento es despreciable. Habéis además dicho: !!Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? dice Jehová. Maldito el que engaña, el que teniendo machos en su rebaño, promete, y sacrifica a Jehová lo dañado. Porque yo soy Gran Rey, dice Jehová de los ejércitos, y mi nombre es temible entre las naciones”. Es así como profanar también se da cuando alguien ofrece un culto al Señor de una forma distinta a como él lo ha ordenado, por eso la iglesia de Dios señala que debemos observar el séptimo día de la semana (sábado), de tarde a tarde, como el sábado del Señor nuestro Dios. La tarde es en la puesta del sol cuando un día termina y otro día empieza. Ningún otro día ha sido santificado como el día del reposo. El día sábado empieza en la puesta del sol del viernes y termina en la puesta del sol del sábado (P.d. 17; Génesis 2:1-3; Éxodo 20:8-11; Isaías 58:13-14; 56:1-8; Hechos 17:2; Hechos 18:4,11; Lucas 4:16; Marcos 2:27-28; Mateo 12:10-12; Hebreos 4:1-11; Génesis 1:5, 13-14; Nehemías 13:19). Génesis 2:1-3 nos señala como es que “fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación” y Éxodo 20:8-11 contiene el mandamiento explícito dado por Dios respecto de cuál día y cómo habría que ser guardado cuando señala “acuérdate del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; más el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus 125


puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó”. Isaías 58:13-14 nos habla de la observancia del día de reposo cuando dice “si retrajeres del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado”. La iglesia primitiva entendía y respetaba este mandamiento. Hechos 17:2 nos dice cómo es que “Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres sábados discutió con ello”. Hechos 18:4,11 señala como es que Pablo “todos los sábados debatía en la sinagoga y lograba persuadir a judíos y a griegos… [y] se quedó allí un año y seis meses, y les enseñaba la palabra de Dios”. Lucas 4:16. Sobre Jesús Lucas nos dice en Lucas 4:16 que “Y vino a Nazaret, donde había sido criado; y entró, conforme a su costumbre, el día del sábado en la sinagoga, y se levantó a leer”, siendo que el mismo Jesús “también les dijo: El sábado por causa del hombre es hecho; no el hombre por causa del sábado. Así que el Hijo del hombre es Señor aun del sábado” (Marcos 2:27-28), aclarando que puede hacerse el bien el sábado, “y he aquí había allí uno que tenía una mano seca: y le preguntaron, diciendo: ¿Es lícito curar en sábado? por acusarle. Y él les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si cayere ésta en una fosa en sábado, no le eche mano, y la levante? Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Así que, lícito es en los sábados hacer bien” (Mateo 12:10-12). 126


Sobre la vigencia aún de este precepto, Hebreos 4:1-11 exhorta a temer “pues, que quedando aún la promesa de entrar en su reposo, parezca alguno de vosotros haberse apartado. Porque también a nosotros se nos ha evangelizado como a ellos; mas no les aprovechó el oír la palabra a los que la oyeron sin mezclar fe. Empero entramos en el reposo los que hemos creído, de la manera que dijo: Como juré en mi ira, No entrarán en mi reposo: aun acabadas las obras desde el principio del mundo. Porque en un cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día. Y otra vez aquí: No entrarán en mi reposo. Así que, pues que resta que algunos han de entrar en él, y aquellos a quienes primero fue anunciado no entraron por causa de desobediencia, determina otra vez un cierto día, diciendo por David: Hoy, después de tanto tiempo; como está dicho: Si oyereis su voz hoy, No endurezcáis vuestros corazones. Porque si Josué les hubiera dado el reposo, no hablaría después de otro día. Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también él ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. Procuremos pues de entrar en aquel reposo; que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia”. La observancia de tarde en tarda está dada por la manera en que Dios mide los días, no el hombre. “Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche: y fue la tarde y la mañana un día” (Génesis 1:5), “y fue la tarde y la mañana el día tercero. Y dijo Dios: Sean lumbreras en la expansión de los cielos para apartar el día y la noche: y sean por señales, y para las estaciones, y para días y años” (Génesis 1:13-14), lo cual era claro para el pueblo de Israel, “Sucedió pues, que cuando iba oscureciendo a las puertas de Jerusalén antes del sábado, dije que se cerrasen las puertas, y ordené que no las abriesen hasta después del sábado; y puse a las puertas 127


algunos de mis criados, para que en día de sábado no entrasen carga” (Nehemías 13:19).

128


Daniel 12:12 Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días. La cita de Daniel 12:12 viene de un contexto profético que hay que leer completo para entender: 1 En

aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de

parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. 2Y

muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán

despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. 3 Los

entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento;

y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad. 4 Pero

tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del

fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará. 5Y

yo Daniel miré, y he aquí otros dos que estaban en pie, el uno a

este lado del río, y el otro al otro lado del río. 6Y

dijo uno al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del

río: ¿Cuándo será el fin de estas maravillas? 7Y

oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el

cual alzó su diestra y su siniestra al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo. Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas. 129


8Y

yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas

cosas? 9 El

respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y

selladas hasta el tiempo del fin. 10 Muchos

serán limpios, y emblanquecidos y purificados; los impíos

procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán. 11 Y

desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la

abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días. 12 Bienaventurado

el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y

cinco días. 13 Y

tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu

heredad al fin de los días. Si bien este libro no es de análisis de la profecía podemos ver cómo es que es una visión que tiene que ver con la historia de la salvación con énfasis en el tiempo del fin. La frase de Daniel 12:12, si se considera Daniel 12:11, habla de dos período de tiempo, el primero, el de Daniel 12:11, referido para identificar a la abominación desoladora a partir de la supresión del sacrificio continuo, la segunda, la de Daniel 12:12, para declarar felices a los que sobrepasen el período de prueba que lo anterior traerá aunado. Este período de prueba culmina con la segunda venida del Señor Jesús, el establecimiento del Reino de Dios en la tierra y el inicio de lo que se conoce como el milenio. Volviendo a la bienaventuranza contenida en Daniel 12:12 vemos que implica el esperar. Éxodo 14:14 indica “Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos”; Salmos 138:8 señala “Jehová cumplirá su propósito en mí; tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; no 130


desampares la obra de tus manos”; Salmos 37:7 dice “vive en calma ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace maldades”. La idea de la esperanza que nace de la confianzas en Dios implica el esperar a que Él sea quien concluya la obra que ha iniciado en nosotros, como dice Filipenses 1:6 “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”. Este esperar, esperar con esperanza, cobra vida ante las tribulaciones, pero en medio de ellas este esperar, esperar con fe, trae bendiciones. Respecto de esto, por ejemplo, la iglesia de Dios sabe que hay eficacia (poder para producir) en las oraciones de los justos. La imposición de manos, con la oración de fe y el ungimiento con aceite salvará al enfermo (P.d. 14; Isaías 55:6; Lucas 21:36; Mateo 21:22; Santiago 5:13-16; Colosenses 4:2; I Juan 3:22; 5:14; Hechos 16:25-26; Hechos: 12:5-7; Marcos 6:13; Hechos 5:15-16; 9:17-18; 28:8; Lucas 9:1-2, 6). Isaías 55:6 nos impele a “buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano”; Lucas 21:36 nos exhorta a “velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre”; Mateo 21:22 nos dice que “todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”. Respecto de esto último Santiago 5:13-16 nos instruye, “13 ¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de 131


la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho”. Colosenses 4:2 nos habla de “perseverar en la oración, velando en ella con acción de gracias”; la 1 Juan 3:22 nos dice que “cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él” y en 5:14 nos vuelve a decir que “esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye”. A este respecto el relato de Hechos 16:25-26 es alentador: “Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron”. De igual forma Hechos 12:5-7 nos dice cómo es que “Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él. Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel. Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos”. Ese poder de Dios manifestado se nos lo relata cuando se nos dice cómo es que los apóstoles “echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban” (Marcos 6:13), “tanto que 132


sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados” (Hechos 5:15-16). Incluso en el llamado de Pablo hay sanación pues Hechos 9:17-18 “nos habla como es que “que entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado”. Este poder viene desde que Jesús “habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos” (Lucas 9:1-2), “Y saliendo, pasaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio y sanando por todas partes” (Lucas 9:6).

133


Nuevo Testamento

Bienaventurado se traduce en el Nuevo Testamento de la palabra griega μακάριος (makários); la palabra griega deriva de μακ (mak), -llegar a ser largo, llegar a ser grande-, propiamente, cuando Dios extiende Sus beneficios (las ventajas que Él confiere). μακάριος (makários) describe a un creyente en una posición envidiable, afortunada, de recibir las provisiones de Dios – que, literalmente, extienden Su gracia (beneficios). También puede traducirse como bendito, afortunado, dichoso o feliz.

134


Santiago 1:25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. Santiago 1:25 contiene una bienaventuranza que concatena el oír la Ley de Dios con el hacerla, tanta importancia tiene en llevar a la práctica la justicia de Dios que Santiago se refiere a quien solo oye sin hacer como un oidor olvidadizo, oidor olvidadizo que obvio no conseguirá las bienaventuranzas aunadas al hacedor de la voluntad de Dios. Lo primero que vemos en esta sentencia es que nos habla de mirar atentamente la Ley de Dios, llamada aquí como la ley de la libertad. Este mirar se refiere a atender, a aprender; mirar, atender y aprender ¿qué? pues la voluntad de Dios. Salmos 27:11 menciona esto al decir “enséñame, oh Jehová, tu camino, Y guíame por senda de rectitud A causa de mis enemigo”, de igual forma Salmos 119:27 dice “hazme entender el camino de tus mandamientos, Y hablaré de tus maravillas”. Este mirar, atender y aprender es a la Ley de Dios. El salmo 119 contiene muchas descripciones de la excelencia que es la Ley de Dios: “Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley” (v. 18), “mejor me es la ley de tu boca que millares de oro y plata” (v. 72), “vengan a mí tus misericordias, para que viva, porque tu ley es mi delicia” (v. 77), “¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación” (v. 97), “Tu justicia es justicia eterna, y tu ley la verdad” (v. 142), “mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo” (v. 165), “he deseado tu salvación, oh Jehová, y tu ley es mi delicia” (v. 174).

135


Luego nos habla esta bienaventuranza de perseverar en ella. Recordemos como es que Jesús dice a sus seguidores que “el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mateo 24:13), y en Revelación Jesús dice a sus fieles “He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona” (Revelación 3:11). A continuación esta bienaventuranza habla de ser un hacedor, de poner por obra la justicia de Dios. Al respecto Santiago hablando precisamente de esto señala (Santiago 2:14-17): 14 Hermanos

míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe,

y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? 15 Y

si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen

necesidad del mantenimiento de cada día, 16 y

alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero

no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? 17 Así

también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

La sentencia termina señalando precisamente que quien haga así será bienaventurado. Ya en Deuteronomio 30:19 Dios había dicho a Su pueblo “al cielo y a la tierra pongo hoy como testigos contra vosotros de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tu descendencia”. Deuteronomio 28:1-6, de manera resumida nos presenta estas bendiciones, “Bendito serás en la ciudad y bendito en el campo. Benditos serán el fruto de tus entrañas y el fruto de tu tierra, las crías de tu ganado, las terneras de tus manadas y las crías de tus rebaños. Bendita será tu cesta y bendita tu artesa. Bendito

136


serás al salir y bendito al entrar”. Pero de igual forma en caso de no hacer, de no cumplir, lo que se acarrean son maldiciones. Es por ello que la iglesia de Dios enseña que los diez mandamientos deben ser enseñados y guardados. Esta es la perfecta “Ley de libertad,” ella es “Santa, justa y buena,” y es una “ley real” (p.d. 23; Éxodo 20:1-17; Santiago 2:8, 10-12; Romanos 7:12; Deuteronomio 5:1, 21; Salmo 19:7-9; Isaías 42:21; Mateo 5:17-32; 19:16-19; I Juan 5:3; Revelación 12:17; 14:12; 22:14; Proverbios 28:9; Santiago 1:25; I Juan 3:4) Le preguntaron a Jesús: “¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?” La respuesta que Jesús dio es muy concluyente: “Guarda los mandamientos”. Después Jesús citó los diez mandamientos de Su Padre (P.d. 23; Lucas 10:25; 18:18-20; Marcos 10:1819). Éxodo 20:1-17 claramente indica cuáles son estos Mandamientos de Dios, Su Santa Ley: 1Y

habló Dios todas estas palabras, diciendo:

2 Yo

soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa

de servidumbre. 3 No

tendrás dioses ajenos delante de mí.

4 No

te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en

el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No

te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu

Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6y

hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis

mandamientos.

137


7 No

tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará

por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano. 8 Acuérdate 9 Seis

del día sábado para santificarlo.

días trabajarás, y harás toda tu obra;

10 mas

el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él

obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. 11 Porque

en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas

las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el sábado y lo santificó. 12 Honra

a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la

tierra que Jehová tu Dios te da. 13 No

matarás.

14 No

cometerás adulterio.

15 No

hurtarás.

16 No

hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

17 No

codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu

prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. Santiago 2:8 indica cómo es que “Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis”, y después en los vv. 10-12 explica a qué ley se refiere al señalar que “cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley. Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad”

138


Escribiendo a los Romanos, Pablo dice que “de manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno” (Romanos 7:12), y en Deuteronomio 5:1 se indica que cuando llamó Moisés al pueblo les dijo “Oye, Israel, los estatutos y decretos que yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos, y guardadlos, para ponerlos por obra”, y si nos fijamos en el v. 21 de Deuteronomio 5 vemos como la redacción “No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás la casa de tu prójimo, ni su tierra, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo” comparada con Éxodo 20:17, impide separar este mandamiento arbitrariamente en dos como algunas doctrinas ajenas a la iglesia de Dios lo han hecho. Respecto de la Ley de Dios, Salmo 19:7-9 señala como es que “la ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; el precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos. El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; los juicios de Jehová son verdad, todos justos”. Ley que sería cumplida por Jesús como se profetizó en Isaías 42:21 al señalar que “Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla”. Esto último quedó palpable por la vida y enseñanzas de Jesús. Mateo 5:1732 ilustra perfectamente este punto: 17 No

penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he

venido para abrogar, sino para cumplir. 18 Porque

de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni

una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. 139


19 De

manera que cualquiera que quebrante uno de estos

mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. 20 Porque

os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los

escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. 21 Oísteis

que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que

matare será culpable de juicio. 22 Pero

yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano,

será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. 23 Por

tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu

hermano tiene algo contra ti, 24 deja

allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero

con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25 Ponte

de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás

con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26 De

cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último

cuadrante. 27 Oísteis 28 Pero

que fue dicho: No cometerás adulterio.

yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para

codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29 Por

tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo

de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

140


30 Y

si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti;

pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 31 También

fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta

de divorcio. 32 Pero

yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa

de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio. De igual forma Mateo 19:16-19 presenta el diálogo entre el joven rico y Jesús que habla de la vigencia de la Ley de Dios y su práctica para entrar en el Reino de Dios: 16 Entonces

vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para

tener la vida eterna? 17 Él

le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno:

Dios. Más si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. 18 Le

dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No

hurtarás. No dirás falso testimonio. 19 Honra

a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti

mismo. Juan en su primer carta señala que “este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos” (1 Juan 5:3), y Revelación 12:17 claramente dice sobre quienes descarga su ira Satanás, “entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”, reiterando esto en Revelación 14:12 “Aquí está la paciencia de los santos, los que 141


guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” y Revelación 22:14 “Bienaventurados los que guardan los mandamientos, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad”. Proverbios 28:9 nos dice cómo es que “el que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominable”, y 1 Juan 3:4 reitera esto al señalar que “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley”. La respuesta que Jesús dio es muy concluyente: “Guarda los mandamientos”. Después Jesús citó los diez mandamientos de Su Padre (Lucas 10:25; 18:18-20): 25 Y

he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle:

Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? … 18 Un

hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué

haré para heredar la vida eterna? 19 Jesús

le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino

sólo Dios. 20 Los

mandamientos sabes: No adulterarás; no matarás; no hurtarás;

no dirás falso testimonio; honra a tu padre y a tu madre. Esto se reitera en Marcos 10:18-19: “Jesús le dijo: "¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios. Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre”.

142


Juan 20:29 Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron. Juan 20:29 contiene una bienaventuranza para aquellos, como nosotros, que sin ver creemos, ejercemos fe. 2 Corintios 5:7 dice esto al señalar que “porque por fe andamos, no por vista”, Hebreos 11:1 define fe como “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” y Hebreos 11:6 aclara que “sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”. Pero no todo es cuestión de creer, sino también de hacer. Santiago 2:19 dice “tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan”, así que la fe tiene que estar aunada a las obras pues “la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma” (Santiago 2:17). Ahora bien, ¿qué tipo de obras? Obras dignas de arrepentimiento como dice Hechos 26:20, Mateo 3:8 y Lucas 3:8, ya que como dice Lucas 15:7 hay “más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento”. Esto ya que “por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16-20). Por eso en Mateo 5:8 se nos dice que son bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Esa limpieza habla de esa fe pura, completa, total. Pero no una fe abstracta sino muy concreta en Dios, 143


nuestro Padre y en Jesucristo Su Hijo, nuestro Señor. Como dice I Corintios 8:6 “…para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas y nosotros por medio de él”. Esta es la fe que nos limpia, para poder tener ese corazón limpio. Como dice Hechos 3:19 “arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio”, pues como dijo el Señor Jesús “he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento” (Mateo 9:13), siendo que por Su sacrificio somos salvos, sanos, limpios (Efesios 1:7; Romanos 5:8-9; Hechos 3:16) Esa fe que produce fruto, y fruto en abundancia. Como dijo el Señor Jesús, “no me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé” (Juan 15:16), sabiendo que “el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza” (Gálatas 5:22-23).

144


Revelación 1:3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca. Revelación 1:3 contiene una bienaventuranza par quien lea, oiga y guarde las palabras de la profecía escritas en ese libro. Esto deviene por la revelación que dicho libro contiene ya que “sin profecía el pueblo se desenfrena; más el que guarda la ley es bienaventurado” (Proverbios 29:18), “pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios” (2 Pedro 1:21). En su carta a los Romanos Pablo nos dice que “haced todo esto, conociendo el tiempo, que ya es hora de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cerca de nosotros que cuando creímos” (Romanos 13:11). Dado que el tiempo está cerca hay que vivir “aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:16). Este leer, oír y guardar las palabras de la profecía se hacen con espíritu de fe y esperanza, fe y esperanza que devienen en un buen ánimo incluso en la tribulación, por eso Lucas 6:22 dice que son “bienaventurados […] cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre”. Este aborrecimiento, este apartamiento, este vituperio no es cuando los hombres tengan razón y actúen así por nuestro mal comportamiento, sino al contrario, manteniéndose uno en la fe y el testimonio hace que los hombres no reconozcan la luz que ha venido al mundo y la rechacen, “Y 145


este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran mala” (Juan 3:19). La profecía da esperanza para el justo pues teniendo claro cómo es que en otros tiempos las profecías dadas por Dios han sido cumplidas, podemos tener “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1) de que el resto de la profecía se cumplirá. Y ese resto nos habla del castigo para los inicuos y de la recompensa para quienes vivan de acuerdo a la voluntad de Dios.

146


Revelación 16:15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. Apocalipsis 16:15 contiene una bienaventuranza para quien esté preparado para la segunda venida del Señor Jesús, “bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza”. La Palabra de Dios constantemente nos ánima a velar. “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor” (Mateo 24:42), “mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo” (Marcos 13:33), “bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles” (Lucas 12:37), “por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios” (1 Tesalonicenses 5:6), “más el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración” (1 Pedro 4:7), “Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti” (Revelación 3:3). Este velar implica el estar preparado, no solo expectante, por eso la bienaventuranza enlaza el velar con el guardar sus ropas para no estar desnudos. ¿Qué son estas ropas que uno guarda? Isaías 61:10 nos dice “en gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas”. Sobre la iglesia de Dios nos dice que Cristo tuvo a bien “a fin de

147


presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5:27). Esto no es por nuestro méritos sino poa la gracia de Dios y el sacrificio de Su Hijo, como se representa en Zacarías 3:3-4 cuando se ve que “Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel. Y habló el ángel, y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala”. ¿Y qué pasa si al regreso de nuestro Señor uno no ha guardado sus ropas? “Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Más él enmudeció. Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 22:11-13) Como vemos, este velar, este estar preparado, se fundamente en la premisa que el día y la hora de la segunda venida de nuestro Señor Jesús no se sabe, pero será real Por eso la iglesia de Dios señala que el retorno de Jesús será literal, visible, personal y es inminente (P.d. 31; Hechos 1:9-11; Mateo 24:27; Revelación 1:7; Tito 2:13). Esta segunda venida será en dos fases: (1) La Fase del Rapto. Cristo viene primero por los santos, su Iglesia. El viene sólo hasta las nubes en el aire. Los santos son recogidos para encontrarse con él (P.d. 31; Revelación 14:14-16; I Corintios 15:51-53; I Tesalonicenses 4:13-17; Efesios 5:27; II Tesalonicenses 2:1; Revelación 15:3). (2) La fase de guerra. La segunda parte de su regreso es la fase de guerra. Jesús, sentado sobre un caballo blanco y usando varias coronas, viene con sus santos como “Rey de Reyes” y “Señor de señores” para herir los 148


ejércitos de las naciones que están congregadas contra él (P.d. 31; Revelación 11:15; Revelación 16:13-16; 17:13-14; Revelación 19:11-19; Zacarías 14:1-5; Isaías 66:15-16). Hechos 1:9-11 nos dice “Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”. “Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:27), “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén” (Revelación 1:7), por lo que estamos “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13). A su segunda venida Juan nos dice que en su visión “miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda. Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada” (Revelación 14:14-16). Y Pablo en carta a los Corintios explica “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, 149


y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad” (1 Corintios 15:51-53). De igual forma en su carta a los Tesalonicenses les dice “tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:13-17), a fin de presentarnos a Sí mismo como “una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5:27), y así los redimidos “cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos” (Revelación 15:3). A su segunda venida “el séptimo ángel [tocará] la trompeta, y [habrán] grandes voces en el cielo, que [dirán]: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos” (revelación 11:15). Pero para ello deberá vencer a las naciones inicuas de este mundo, como señala Juan en Revelación cuando explica “y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso 150


profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón…Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles” (Revelación 16:13-16; 17:13-14). Esta segunda venida de nuestro Señor Jesús será con gloría, imperio y poder. “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes. Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército” (Revelación 19:11-19). 151


De esta guerra Zacarías nos dice “He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, más el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur. Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos” (Zacarías 14:1-5). “Porque he aquí que Jehová vendrá con fuego, y sus carros como torbellino, para descargar su ira con furor, y su reprensión con llama de fuego. Porque Jehová juzgará con fuego y con su espada a todo hombre; y los muertos de Jehová serán multiplicados” (Isaías 66:15-16).

152


Revelación 19:9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. Revelación 19:9 contiene una bienaventuranza para los que son llamados a las bodas del Cordero. La imagen de una boda todos la tenemos en mente, pero la manera en que Dios nos presenta esto va más allá de lo que podamos imaginar, como se muestra en Mateo 22: 1 Respondiendo 2 El

Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo:

reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas

a su hijo; 3y

envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas

éstos no quisieron venir. 4 Volvió

a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He

aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas. 5 Más

ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus

negocios; 6y

otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron.

7 Al

oírlo el rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos

homicidas, y quemó su ciudad. 8 Entonces

dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas;

más los que fueron convidados no eran dignos. 9 Id,

pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a

cuantos halléis.

153


10 Y

saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que

hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados. 11 Y

entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que

no estaba vestido de boda. 12 Y

le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda?

Más él enmudeció. 13 Entonces

el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y

echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. 14 Porque

muchos son llamados, y pocos escogidos.

Para poder ser parte de la fiesta de boda uno debe de estar preparado, como lo muestra la parábola de las vírgenes cautas y de las vírgenes fatuas de Mateo 25: 1 Entonces

el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que

tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. 2 Cinco 3 Las

de ellas eran prudentes y cinco insensatas.

insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;

4 mas

las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus

lámparas. 5Y

tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.

6Y

a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a

recibirle! 7 Entonces

todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus

lámparas. 8Y

las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite;

porque nuestras lámparas se apagan. 154


9 Mas

las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a

nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. 10 Pero

mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que

estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11 Después

vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor,

señor, ábrenos!! 12 Mas

él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

13 Velad,

pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del

Hombre ha de venir. Por esto se nos dice “vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida. Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles. Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, si los hallare así, bienaventurados son aquellos siervos” (Lucas 12:36-38). Una boda requiere de un novio, en este caso el Cordero, Señor Jesús, y una novia, en este caso la Nueva Jerusalén (Revelación 19:7). La iglesia de Dios sabe que la Nueva Jerusalén – La ciudad de Dios – es la novia del Señor Jesucristo (P.d. 32; Revelación 21:9-10). Los santos son los invitados a las bodas del cordero y su rectitud adorna la Ciudad de Dios, el Mar de Vidrio (P.d. 32; Revelación 19:8; 21:2). Jesús y los santos morarán en esta ciudad de oro resplandeciente como el cristal (P.d. 32; Revelación 21:1112; Revelación 5:9-10; 15:1-4; 19:7-9; Lucas 14:15; Mateo 25:10; 22:2-9; Juan 3:29; Revelación 20). El Mar de Vidrio a donde los Santos son llevados es la 155


Nueva Jerusalén, la cual desciende con el Señor Jesucristo en la fase del rapto en la segunda venida de Cristo. Es la recompensa de los Santos y casa de los Salvos (P.d. 32; Juan 14:1-3; Hebreos 11:16; Hebreos 13:14; Gálatas 4:25-26; Revelación 15:1-4; 22:12-14; Revelación 3:12; Hebreos 12:22-23). Los santos estarán en la ciudad y estarán a salvo de las plagas (P.d. 32; Isaías 26:20-21; Salmo 27:5) La Nueva Jerusalén, la novia del Cordero, desciende directamente de Dios, “Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios” (Revelación 21:9-10). Los santos son los invitados a las bodas del cordero y su rectitud adorna la Ciudad de Dios, el Mar de Vidrio, “Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos… Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido” (Revelación 19:8; 21:2). Jesús y los santos morarán en esta ciudad de oro resplandeciente como el cristal, “teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal. Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel” (Revelación 21:11-12), “y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos 156


sobre la tierra… vi en el cielo otra señal, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios. Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos… Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado” (Revelación 5:9-10; 15:1-4; 19:7-9). Por esto “oyendo esto uno de los que estaban sentados con él a la mesa, le dijo: Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios” (Lucas 14:15), y para ello hay que estar preparado, no vaya a ser como las vírgenes fatuas de las cuales ya se habló que “mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta” (Mateo 25:10), o peor aún: ser como los convidados al banquete de boda de Mateo 22, de los que ya se habló, que “sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios; y otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron. Al oírlo el rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad.

157


Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; más los que fueron convidados no eran dignos” (Mateo 22:2-9). Juan el Bautista, respecto de Jesús, como novio, dijo “El que tiene la esposa, es el esposo; más el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido” (Juan 3:29), y Jesús a sus discípulos, respecto de la Nueva Jerusalén les comentó “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (Juan 14:1-3). De esta Nueva Jerusalén Pablo les indica a los Hebreos, hablando de los patriarcas, que “anhelaban una mejor [ciudad], esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad” (Hebreos 11:16), en ese mismo sentido nosotros “no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir” (Hebreos 13:14). Y en su carta a los Gálatas Pablo les comenta que “Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud. Más la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre” (Gálatas 4:25-26). El Mar de Vidrio de Revelación es la Ciudad Santa de la Nueva Jerusalén donde los santos están a salvo de las plagas que caen en la tierra. “Vi en el cielo otra señal, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios. Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. Y cantan el 158


cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado” (Revelación 15:1-4), siendo esto cuando Jesús regrese, quien dice “he aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último. Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad” (Revelación 22:12-14), pues “al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo” (Revelación 3:12), siendo “que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos” ( Hebreos 12:2223). Así Los santos estarán en la ciudad y estarán a salvo de las plagas. “Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no encubrirá ya más a sus muertos” (Isaías 26:20-21); “Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; me ocultará en lo reservado de su morada; sobre una roca me pondrá en alto” (Salmo 27:5).

159


Revelación 20:6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. Revelación 20:6 contiene una bienaventuranza para quien tiene parte en la primera resurrección ya que la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. Pero veamos a detalle estas dos resurrecciones comenzando con la primera. La primera resurrección. Lucas 14:14

Entonces serás dichoso, pues aunque ellos no tienen

con qué recompensarte, serás recompensado en la resurrección de los justos. Juan 6:39-40 “Y esta es la voluntad del que me envió, del Padre: Que todo lo que me diere, no pierda de ello, sino que lo resucite en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero”. Juan 6:44 “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero”.

160


¿Quiénes específicamente son estos santos que son resucitados en la primera resurrección al inicio del milenio? Revelación 20:4 “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años”. Está más que claro la identidad y características de los santos que serán resucitados al inicio del milenio y que reinarán esos mis años con Jesús, ¿pero qué hay de la segunda resurrección que menciona Revelación? La segunda resurrección. Revelación 20:12- 15 “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego” La iglesia de Dios entiende que hay dos resurrecciones generales. Una es para los justos y la otra para los malos. Los justos serán levantados para vida eterna mientras que los malos serán levantados para el juicio final y

161


aniquilación (P.d. 38; I Tesalonicenses 4:13-18; Revelación 20:5-6; Juan 5:2829; Mateo 25:46; Hechos 17:31; 24:15; Malaquías 4:1-3). Pablo explicó este punto al señalar a los de Tesalónica “tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras” (1 Tesalonicenses 4:13-18). “Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Revelación 20:5-6). Juan hablando de lo mismo señala “no os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; más los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación” (Juan 5:28-29), de estos últimos señala el Evangelio de Mateo que “e irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna” (Mateo 25:46). 162


Referido al juicio en Hechos se nos dice que “por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos” (Hechos 17:31), sobre el mismo punto Malaquías señala que “he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Más a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada. Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Malaquías 4:1-3).

163


Revelación 22:14 Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad. Revelación 22:14 contiene una bienaventuranza para aquellos que lavan sus ropas para así tener derecho al árbol de la vida y entrar por las puertas en la ciudad. Como vemos la bienaventuranza tiene una condición: lavar las ropas propias. Lavar las ropas era necesario en los rituales de Israel para estar en condiciones de presentarse ante Dios: “Y en el séptimo día lavaréis vuestra ropa y seréis limpios; después podréis entrar al campamento” (Números 31:24), “El SEÑOR dijo también a Moisés: Ve al pueblo y conságralos hoy y mañana, y que laven sus vestidos” (Éxodo 19:10). Esta limpieza ritual externa simboliza la pureza interna que debe caracterizar a cada Hijo de Dios (Mateo 5:48; 1 Pedro 1:16). Esta condición, el de tener nuestra ropa lavada, permite acceder al árbol de la vida y entrar por las puertas de la Nueva Jerusalén. Este árbol de la vida está en la Nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo después del milenio La iglesia de Dios sabe que el Milenio, conocido como el reinado de mil años de Cristo en la tierra, es el tiempo cuando “Los mansos heredaran la tierra.” Los Santos morarán en seguridad y paz, y regirán las naciones y gente que quede después de la batalla del Armagedón (P.d. 33; Mateo 6:9-10; Mateo 5:5; Salmo 37:11; I Corintios 15:24-28; Zacarías 14:9; Revelación 2:26-27; 5:9-10; Revelación 12:5; 17:14; 19:15-16). La oración que Jesús enseñó a sus discípulos como modelo para orar contiene la petición de que venga el Reino de Dios, “Vosotros, pues, oraréis 164


así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Mateo 6:9-10). Y una de las bienaventuranzas dadas por Jesús señalaba “bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad” (Mateo 5:5), pues, como dice Salmo 37:11 “los mansos heredarán la tierra, y se recrearán con abundancia de paz”. Este establecimiento del Reino de Dios lleva un proceso que Pablo explica en 1 Corintios 15:24-28: 24 Luego

el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando

haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. 25 Porque

preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus

enemigos debajo de sus pies. 26 Y

el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

27 Porque

todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice

que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. 28 Pero

luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también

el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos. Después de lo cual “Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre” (Zacarías 14:9). En este reino, los fieles de Dios “que venciere[n] y guardare[n] mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre”, dice Jesús (Revelación 2:26-27), y estos fieles son 165


vistos por Juan en Revelación cantando “un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra” (Revelación 5:9-10). Juan, en Revelación, va a Jesús naciendo de una mujer (iglesia), “que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y [el cual] fue arrebatado para Dios y para su trono” (Revelación 12:5), las naciones inicuas al regreso de Jesús “pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles” (Revelación 17:14) y “de su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES” (Revelación 19:15-16). Una vez establecido el Reino de Dios, la Nueva Jerusalén desciende del cielo a la tierra. En ella, como ya se mencionó, está el árbol de la vida. Sobre éste y los que tienen derecho a él, Proverbios 3:13-18 nos dice: 13 Bienaventurado

el hombre que halla la sabiduría,

Y que obtiene la inteligencia; 14 Porque

su ganancia es mejor que la ganancia de la plata,

Y sus frutos más que el oro fino. 15 Más

preciosa es que las piedras preciosas;

Y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella. 16 Largura

de días está en su mano derecha;

En su izquierda, riquezas y honra. 166


17 Sus

caminos son caminos deleitosos,

Y todas sus veredas paz. 18 Ella

es árbol de vida a los que de ella echan mano,

Y bienaventurados son los que la retienen. Revelación 2:7 señala que “al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios”. De la misma forma esta bienaventuranza señala que quien lave su ropa podrá entrar por las puertas de la ciudad, lo cual es requisito para acceder al árbol de la vida, y aunque “sus puertas nunca serán cerradas” (Revelación 21:25) “no entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero” (Revelación 21:27).

167


Lucas 1:45 Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor. Lucas 1:45 contiene una bienaventuranza sujeta al creer, al tener fe. Recordemos que fe es “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1) y que sin fe “es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6). Dicha fe no es una creencia basada en nada, sino fundamentadas en Dios, “porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios” (2 Corintios 1:20), promesas en las que ha demostrado fiel y que desde siempre “no faltó ni una palabra de las buenas promesas que el SEÑOR había hecho a la casa de Israel; todas se cumplieron” (Josué 21:45). La palabra de Dios permanece (1 Pedro 1:25; Isaías 40:8), y como Dios mismo lo dice, “así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié” (Isaías 55:11). Las promesas que se han cumplido nos dan certeza, las promesas que están por cumplirse alimentan nuestra esperanza pues en ambos casos “estas cosas les sucedieron como ejemplo, y fueron escritas como enseñanza para nosotros, para quienes ha llegado el fin de los siglos” (1 Corintios 10:11). Como un ejemplo de la fidelidad de Dios, Su iglesia sabe que Jesús probó su Mesianidad permaneciendo en la tumba exactamente “Tres días y tres noches”, (P.d. 4; Mateo 12:38-40). Él fue crucificado en miércoles y fue resucitado al final del sábado semanal (P.d. 4; Mateo 16:21; Lucas 24:6-7). En ninguna parte dicen las Escrituras de algún testigo ocular de su 168


resurrección. Todos los que vieron la tumba la encontraron vacía. Numerosos viajes fueron hechos a la sepultura, y estaba vacía. Una visita temprana fue hecha al sepulcro “Al final del Sábado” (Sábado en la tarde, justo antes de la puesta del sol). La piedra fue movida del sepulcro y Jesús ya había resucitado (P.d. 4; Mateo 28:1-8). Recordemos como es que en una ocasión “respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro, deseamos ver de ti señal. El respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches” (Mateo 12:38-40). Señal que en varias ocasiones Jesús la refrendo a sus discípulos: “Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día” (Mateo 16:21), y cuando resucitó, según la Escritura lo hizo tal cual había indicado, incluyendo el tiempo en que debía permanecer en la tumba, “no está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea, diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día” (Lucas 24:6-7). Como lo explica Mateo 28:1-8: 1 Pasado

el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana,

vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro.

169


2Y

hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor,

descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. 3 Su

aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la

nieve. 4Y

de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como

muertos. 5 Mas

el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras;

porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. 6 No

está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar

donde fue puesto el Señor. 7E

id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los

muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. 8 Entonces

ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron

corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos,

170


Lucas 10:23-24 (Mateo 13:16-17) Y volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis; porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron. Lucas 10:23-24 y Mateo 13:16-contienen una bienaventuranza referida a aquellos que en su tiempo tuvieron oportunidad de ver y oír a Jesús, situación que hubiesen deseado muchos profetas y reyes, pero también es una bienaventuranza para nosotros ya que nosotros, en este tiempo, tenemos la revelación completa y el cumplimiento de mucho de lo dicho por Dios que nos permite por un lado la comprensión del plan de salvación y por otro tener esperanza en su cumplimiento. “Cantad al SEÑOR un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas, su diestra y su santo brazo le han dado la victoria” (Salmos 98:1), “contad su gloria entre las naciones, sus maravillas entre todos los pueblos” (1 Crónicas 16:24), “Oh SEÑOR, tú eres mi Dios; te ensalzaré, daré alabanzas a tu nombre, porque has hecho maravillas, designios concebidos desde tiempos antiguos con toda fidelidad” (Isaías 25:1), “maravillosamente truena Dios con su voz, haciendo grandes cosas que no comprendemos” (Job 37:5). Esta es el espíritu que nos mueve hoy pues al igual que en los tiempos de Jesús, vemos y oímos muchas cosas que muchas personas hubiesen querido en su momento ver y oír para entender, para comprender, para crecer, y no pudieron, por lo que la gloria a Dios y su alabanza está en nuestra boca constantemente. Tanto los que estuvieron presentes en tiempo de Jesús y lo vieron y lo escucharon, como los que actualmente por la Palabra de Dios y el 171


Testimonio de Jesús podemos verlo y oírlo, nos gozamos y damos gloria a Dios pues, como la iglesia de Dios señala, Jesús de Nazaret es el unigénito Hijo de Dios, concebido por el poder de Dios, nacido de la virgen María, y es nuestro Señor, Cristo y Redentor. Jesús es el principio de la creación de Dios (P.d. 3; Revelación 3:14). Él estaba con Dios en la creación de todas las cosas (P.d. 3; Mateo 1:18-21; 3:17; Colosenses 1:12-19; Juan 3:16-18; 6:38, 69; Lucas 1:35). Dios, el Padre Celestial, y Jesucristo, su hijo, son uno. (P.d. 3; Juan 10:30, 38) Ellos son uno en propósito, pero son dos seres individuales separadamente. La venida de Jesús en forma humana a la tierra (P.d. 3; Filipenses 2:7-8; Hebreos 2:17) cumplió el plan de salvación con su nacimiento, su vida, sus obras, su muerte y su resurrección a la diestra de Su Padre. Él también puede ser llamado: El Eterno, Maravilloso, Consolador, Sumo Sacerdote, etc. (P.d. 3; Isaías 9:6; 11:1; 49:7; Capítulo 53; Miqueas 5:2). “Jesús” es el nombre dado para el Hijo de Dios. Dios el Padre, con su Hijo, Jesús, crearon los cielos y la tierra. “Sin EL nada de lo que es hecho, fue hecho.” Jesús preexistió con el Padre “antes de la fundación de la tierra” (P.d. 3; Juan 1:1-3, 10; 6:62; 8:57-58; I Corintios 8:6; Revelación 19:13). Sobre Jesús, Revelación, el último libro de la Biblia lo presenta como “…el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios” (Revelación 3:14). A Jesús, Mateo (Mateo 1:18-21) lo presenta como 18

Y el nacimiento de Jesucristo fue así: Que siendo María su madre

desposada con José, antes que se juntasen, se halló haber concebido del Espíritu Santo. 19 Y

José su marido, como era justo, y no quisiese infamarla, quiso

dejarla secretamente. 172


20 Y

pensando él en esto, he aquí el ángel del Señor le aparece en

sueños, diciendo: José, hijo de David, no temas de recibir á María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. 21 Y

parirá un hijo, y llamarás su nombre JESUS, porque él salvará á su

pueblo de sus pecados. Y en su bautizo se oye “una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo contentamiento” (Mateo 3:17). Pablo escribiendo a los Colosenses (Colosenses 1:12-19) decía de Jesús 12 Dando

gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la

suerte de los santos en luz: 13 Que

nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al

reino de su amado Hijo; 14 En

el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de

pecados: 15 El

cual es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda

criatura. 16 Porque

por él fueron criadas todas las cosas que están en los cielos,

y que están en la tierra, visibles é invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fué criado por él y para él. 17 Y

él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten:

18 Y

él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia; él que es el principio,

el primogénito de los muertos, para que en todo tenga el primado. 19 Por

cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud

Y sobre Jesús mismo, Juan (Juan 3:16-18) nos dice que

173


16 Porque

de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo

unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque

no envió Dios á su Hijo al mundo, para que condene al

mundo, más para que el mundo sea salvo por él. 18 El

que en él cree, no es condenado; mas el que no cree, ya es

condenado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y Jesús se presenta a sí mismo como “porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, más la voluntad del que me envió” (Juan 6:38), a lo que Pedro en su momento señaló “Y nosotros creemos y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios viviente” (Juan 6:69). Jesús estuvo lleno del Espíritu Santo desde Su nacimiento, como describe Lucas cuando el Ángel enviado a María le explica cómo es que ella sería madre del Salvador, “y respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te hará sombra; por lo cual también lo Santo que nacerá, será llamado Hijo de Dios” (Lucas 1:35). Dios, el Padre Celestial, y Jesucristo, su hijo, son uno, uno en propósito, pero son dos seres individuales separadamente, “Yo y el Padre una cosa somos” (Juan 10:30), “más si las hago, aunque a mí no creáis, creed a las obras; para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre” (Juan 10:38). La venida de Jesús en forma humana a la tierra, “sin embargo, se anonadó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y hallado en la condición como hombre, se humilló a sí mismo, hecho 174


obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:7-8), “por lo cual, debía ser en todo semejante a los hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel Pontífice en lo que es para con Dios, para expiar los pecados del pueblo” (Hebreos 2:17). Jesús cumplió el plan de salvación con su nacimiento, su vida, sus obras, su muerte y su resurrección a la diestra de Su Padre. Él también puede ser llamado: El Eterno, Maravilloso, Consolador, Sumo Sacerdote, etc., “porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro: y llamaráse su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz… y saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces… Así ha dicho Jehová, Redentor de Israel, el Santo suyo, al menospreciado de alma, al abominado de las gentes, al siervo de los tiranos. Verán reyes, y levantaránse príncipes, y adorarán por Jehová; porque fiel es el Santo de Israel, el cual te escogió” (Isaías 9:6; 11:1; 49:7). Respecto de la misión de Jesús como nuestro Salvador, Isaías dice en su capítulo 53 1 ¿QUIÉN

ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha

manifestado el brazo de Jehová? 2Y

subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca: no

hay parecer en él, ni hermosura: verlo hemos, mas sin atractivo para que le deseemos. 3 Despreciado

y desechado entre los hombres, varón de dolores,

experimentado en quebranto: y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. 4 Ciertamente

llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros

dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 175


5 Mas

él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros

pecados: el castigo de nuestra paz sobre él; y por su llaga fuimos nosotros curados. 6 Todos

nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó

por su camino: más Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. 7 Angustiado

él, y afligido, no abrió su boca: como cordero fue

llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8 De

la cárcel y del juicio fue quitado; y su generación ¿quién la

contará? Porque cortado fue de la tierra de los vivientes; por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9Y

dipúsose con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su

muerte; porque nunca hizo él maldad, ni hubo engaño en su boca. 10 Con

todo eso Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole á

padecimiento. Cuando hubiere puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. 11 Del

trabajo de su alma verá y será saciado; con su conocimiento

justificará mi siervo justo a muchos, y él llevará las iniquidades de ellos. 12 Por

tanto yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes

repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los perversos, habiendo él llevado el pecado de muchos y orado por los transgresores.

Y referido a Él, Miqueas señala “más tú, Beth-lehem Ephrata, pequeña para ser en los millares de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días del siglo” (Miqueas 5:2). 176


Jesús es el nombre dado para el Hijo de Dios. Dios el Padre, con su Hijo, Jesús, crearon los cielos y la tierra. Sin Él nada de lo que es hecho, fue hecho. Jesús preexistió con el Padre antes de la fundación de la tierra, “en el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fue hecho… En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él; y el mundo no le conoció… ¿Pues qué, si viereis al Hijo del hombre que sube donde estaba primero?... Dijéronle entonces los Judíos: Aun no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? Díjoles Jesús: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy” (Juan 1:1-3, 10; 6:62; 8:57-58). Pablo escribiendo a los Corintios señaló que “nosotros empero no tenemos más de un Dios, el Padre, del cual son todas las cosas, y nosotros en él: y un Señor Jesucristo, por el cual son todas las cosas, y nosotros por él” (1 Corintios 8:6) y Juan describe a Jesús en Revelación como que “estaba vestido de una ropa teñida en sangre: y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS” (Revelación 19:13).

177


Lucas 11:27-28 Mientras él decía estas cosas, una mujer de entre la multitud levantó la voz y le dijo: Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste. Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan. Lucas 11:27-28 contiene una bienaventuranza, pero es interesante ver cómo surge. Una de las personas que están oyendo a Jesús se levanta y señala que es una bienaventuranza el físicamente haber tenido que ver con el engendramiento y la alimentación de Jesús, Jesús espiritualizando su misión señala que en realidad quienes son bienaventurados son quienes oyen la Palabra de Dios, es decir, la leen, la estudian, la meditan, y la guardan, es decir la practican, la ponen por obra, dejan de frutos. “Y el mundo pasa, y también sus pasiones, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17), “pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo” (1 Corintios 2:14-16). La iglesia de Dios entiende que la Biblia, el antiguo y el Nuevo Testamento, es inspirada como ninguna otra escritura lo es; es completa, es infalible y expresa la completa voluntad de Dios para el hombre (P.d. 1; II Timoteo 3:16-17; II Pedro 1:20-21; Proverbios 30:5-6; Revelación 22:18-19; Isaías 55:11; Juan 5:39-40; Deuteronomio 4:2; 12:32). La Biblia es su propio comentario. Por tanto debemos examinarlo todo en la luz de la Biblia,

178


pesando todo en la balanza de la Biblia, y si algo no concuerda, rechazadlo, pero si algo concuerda bajo escrutinio, aceptadlo. Examinadlo todo; retened lo bueno (P.d. 1; I Tesalonicenses 5:21) Hay muchas traducciones de la Biblia circulando en el mundo, y tradiciones de religiones son insertadas y sustituidas por principios ya establecidos. El modernismo está tomando el papel de las verdades fundamentales. Por eso se recomienda el uso de la versión autorizada del Rey Santiago. Sabemos que “toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17); “entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:20-21). De la misma forma “toda palabra de Dios es limpia; el es escudo a los que en él esperan. No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, Y seas hallado mentiroso” (Proverbios 30:5-6); por eso, sobre esto último, Revelación contiene una advertencia cuando dice “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro” (Revelación 22:18-19). De Su Palabra, Dios dice que “así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en 179


aquello para que la envié” (Isaías 55:11); y a nosotros, Jesús nos motiva a “escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:39-40). De igual forma se nos previene “no añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordeno” (Deuteronomio 4:2), a “cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás” (Deuteronomio 12:32), y a “examinadlo todo; retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21).

180


Revelación 14:13 Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen. Revelación 14:13 contiene una bienaventuranza para aquellos que mueren en el Señor pues sus obras con ellos siguen. Respecto a esto del morir en Cristo, que implica vivir en Él, Pablo escribiendo a los Filipenses señala que para él “…el vivir es Cristo, y el morir es ganancia” (Filipenses 1:21), aclarando este punto a continuación Pablo indicaba que “más si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros. Y confiado en esto, sé que quedaré, que aún permaneceré con todos vosotros, para vuestro provecho y gozo de la fe, para que abunde vuestra gloria de mí en Cristo Jesús por mi presencia otra vez entre vosotros”. El vivir en Cristo implica hacer las obras que Él espera de nosotros, respecto de esto Santiago dice “Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma” (Santiago 2:14-17), para lo cual hay que entender que Dios pagará a cada uno según sus obras (Romanos 2:6; Job 34:11; Salmos 62:12; Mateo 16:27).

181


Mientras llega ese momento, tal como lo señala la iglesia de Dios, los muertos están inconscientes en sus tumbas y la inmortalidad es condicional (P.d. 26; Job 14:12-14; Salmo 6:5; 115:17; Eclesiastés 9:5-6; Salmo 49:16-17; Eclesiastés 3:19-20; Salmo 13:3; Hechos 11:34; Hebreos 11:13, 39-40). Cuando Dios formó a Adam, del polvo de la tierra, y antes que Adam viviera, Dios alentó en su nariz soplo de vida: “Y fue el hombre en alma viviente” (P.d. 26; Génesis 2:7). Vea también Ezequiel 18:4, 20. Salmo 146:4 dice, “Saldrá su espíritu, tornaráse en su tierra: en aquel día perecerán sus pensamientos.” Ningún hombre ha ascendido al cielo excepto Jesucristo. (P.d. 26; Juan 3:13). P.d. 26; Juan 5:28-29; Isaías 26:19; I Corintios 15:51-56; I Tesalonicenses 4:13-18. Respecto de esto, Job dice “Así el hombre yace y no vuelve a levantarse; hasta que no haya cielo, no despertarán, ni se levantarán de su sueño. !!Oh, quién me diera que me escondieses en el Seol, que me encubrieses hasta apaciguarse tu ira, que me pusieses plazo, y de mí te acordaras! Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir? Todos los días de mi edad esperaré, hasta que venga mi liberación” (Job 14:12-14). Salmos indica “porque en la muerte no hay memoria de ti; En el Seol, ¿quién te alabará?” (Salmos 6:5) y “No alabarán los muertos a JAH, ni cuantos descienden al silencio” (Salmo 115:17). De igual forma Eclesiastés dice “Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol” (Eclesiastés 9:5-6). De igual forma Salmos dice “no temas cuando se enriquece alguno, cuando aumenta la gloria de su casa; porque cuando muera no llevará nada, ni descenderá tras él su gloria” (Salmo 49:16-17), y Eclesiastés dice 182


“Porque lo que sucede a los hijos de los hombres, y lo que sucede a las bestias, un mismo suceso es: como mueren los unos, así mueren los otros, y una misma respiración tienen todos; ni tiene más el hombre que la bestia; porque todo es vanidad. Todo va a un mismo lugar; todo es hecho del polvo, y todo volverá al mismo polvo” (Eclesiastés 3:19-20). Ahora bien, la muerte para quienes duermen en el Señor no es el fin. Salmos dice “Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío; alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte” (Salmo 13:3), de igual forma Pablo escribiendo a los Hebreos dice que “Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra… Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros” (Hebreos 11:13, 39-40). Recordemos que Cuando Dios formó a Adam, del polvo de la tierra, y antes que Adam viviera, Dios alentó en su nariz soplo de vida “Entonces el SEÑOR Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente” (Génesis 2:7), lo cual está en concordancia con lo que dice Ezequiel “He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá… El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él” (Ezequiel 18:4, 20), y el Salmo 146:4 aclara que “pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos”.

183


Ningún hombre ha ascendido al cielo excepto Jesucristo, “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo” (Juan 3:13). Siendo la resurrección la esperanza de quien duerme en el Señor, “no os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; más los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación” (Juan 5:28-29); “Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. !!Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos” (Isaías 26:19). Sobre esto, Pablo escribiendo a los Corintios (1 Corintios 15:51-56) indicaba que 51 He

aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos

seremos transformados, 52 en

un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta;

porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque

es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y

esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y

cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto

mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. 55 ¿Dónde

está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu

victoria? 56 ya

que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del

pecado, la ley.

184


Y escribiendo a los Tesalonicenses (1 Tesalonicenses 4:13-18) señalaba que 13 Tampoco

queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que

duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14 Porque

si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá

Dios con Jesús a los que durmieron en él. 15 Por

lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que

vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Porque

el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y

con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego

nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado,

seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 18 Por

tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

185


Mateo 11:6 (Lucas 7:23) y bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí. Mateo 11:6 y Lucas 7:23 contienen una bienaventuranza en palabras del Señor Jesús para todo aquel que no halle tropiezo en Él. Respecto de no hallar tropiezo en el Señor Jesús recordemos lo que Pedro dijo de Él (1 Pedro 2:4-8) comparándolo con una piedra de tropiezo pero para los desobedientes: 4 Acercándoos

a él, piedra viva, desechada ciertamente por los

hombres, más para Dios escogida y preciosa, 5 vosotros

también, como piedras vivas, sed edificados como casa

espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. 6 Por

lo cual también contiene la Escritura:

He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado. 7 Para

vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que

no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo; m 8 y:

Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, m porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.

186


No hallar tropiezo en la persona de Jesús, en Su doctrina, en Su enseñanzas y en Su ejemplo, por ejemplo lo establecido por Él relativo al lavatorio de los pies que año con año se hace al conmemorar la Santa Cena. Respecto de esto la iglesia de Dios sabe que debemos lavar los pies unos a otros. El lavatorio de pies es parte del Servicio de la Cena del Señor. Debe ser hecho antes de que los emblemas del Señor sean presentados. Este es el orden que Jesús puso en su última cena (P.d. 16; Juan 13:1-17). Jesús lavo los pies de todos los doce apóstoles. Después señaló al traidor, Judas Iscariote. Después que Judas se marchó, Jesús instituyó el pan sin levadura y el fruto de la vid sin leudar (sin alcohol), para ser emblemas de Su cuerpo y Su sangre. Jesús nos recuerda en Juan 13:15-17, que debemos hacer como el hizo. Por lo tanto, debemos obedecer y seguir el mismo procedimiento. La escena de Juan 13:1-17 relativa al lavatorio de los pies es por todas conocida: 1 Se

acercaba la fiesta de la Pascua. Jesús sabía que le había

llegado la hora de abandonar este mundo para volver al Padre. Y habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. 2 Llegó

la hora de la cena. El diablo ya había incitado a Judas

Iscariote, hijo de Simón, para que traicionara a Jesús. 3 Sabía

Jesús que el Padre había puesto todas las cosas bajo su

dominio, y que había salido de Dios y a él volvía; 4 así

que se levantó de la mesa, se quitó el manto y se ató una toalla

a la cintura. 5 Luego

echó agua en un recipiente y comenzó a lavarles los pies a

sus discípulos y a secárselos con la toalla que llevaba a la cintura. 187


6 Cuando

llegó a Simón Pedro, este le dijo:

― ¿Y tú, Señor, me vas a lavar los pies a mí? 7 ―Ahora

no entiendes lo que estoy haciendo —le respondió Jesús—,

pero lo entenderás más tarde. 8―

¡No! —protestó Pedro—. ¡Jamás me lavarás los pies!

―Si no te los lavo, no tendrás parte conmigo. 9 ―Entonces,

Señor, ¡no solo los pies, sino también las manos y la

cabeza! 10 ―El

que ya se ha bañado no necesita lavarse más que los pies —le

contestó Jesús—; pues ya todo su cuerpo está limpio. Y ustedes ya están limpios, aunque no todos. 11 Jesús

sabía quién lo iba a traicionar, y por eso dijo que no todos

estaban limpios. 12 Cuando

terminó de lavarles los pies, se puso el manto y volvió a su

lugar. Entonces les dijo: ― ¿Entienden lo que he hecho con ustedes? 13 Ustedes 14 Pues,

me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy.

si yo, el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, también

ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. 15 Les

he puesto el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo he

hecho con ustedes. 16 Ciertamente

les aseguro que ningún siervo es más que su amo, y

ningún mensajero es más que el que lo envió. 17 ¿Entienden esto? Dichosos serán si lo ponen en práctica.

188


Lucas 14:15 Oyendo esto uno de los que estaban sentados con él a la mesa, le dijo: Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios. Lucas 14:15 contiene una bienaventuranza para todo aquel que coma pan en el reino de Dios. Si bien esto tiene una interpretación literal de vivir en el Reino de Dios, también tiene una interpretación espiritual, recordemos que Jesús es el pan vivo, como él mismo dijo, que “descendió del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo también daré por la vida del mundo es mi carne” (Juan 6:51), de la misma forma la referencia a alimentarse de pan nos trae aquel señalamiento de Jesús, correspondido por la Escritura, que “no sólo de pan vivirá el hombre, sino también de toda palabra que salga de los labios de Dios” (Mateo 4:4; Deuteronomio 8:3). Respecto de poder comer en el Reino de Dios, Jesús mismo dijo en su última cena con sus discípulos (Lucas 22: 14-18): 14 Cuando 15 Y

era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles.

les dijo: !!Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua

antes que padezca! 16 Porque

os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el

reino de Dios. 17 Y

habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y

repartidlo entre vosotros; 18 porque

os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el

reino de Dios venga.

189


Y dado que en esa última cena él mismo dejo la instrucción de hacer eso en memoria de Él (1 Corintios 11:24) anunciando así Su muerte hasta que Él regrese (1 Corintios 11:26), la iglesia de Dios sabe que la Cena del Señor debe ser observada anualmente, como es instituida por Jesucristo. El vino a ser la pascua y fue muerto en el día 14 del primer mes, Abib. El cumplió la Pascua del Antiguo Testamento en el mismo día (P.d. 15; Éxodo 12:2, 18; 13:4). La cena del Señor será por estatuto perpetuo hasta que sea cumplida en el reino de Dios (P.d. 15; Lucas 22:8-18; I Corintios 5:6-7; 11:2330). La luna nueva visible más cercana al equinoccio de primavera es el inicio del primer mes. El día inicia en la tarde. Catorce días a partir de allí es la cena del Señor. El catorceavo día del primer mes ocurre durante la temporada de la luna llena. Éxodo 12:2, 18; 13:4 nos da la pauta para identificar temporalmente la fiesta de la Pascua: Éxodo 12:2: Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. Éxodo 12:18: En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde. Éxodo 13:4: Vosotros salís hoy en el mes de Abib.

190


Lucas 22:8-18 nos narra precisamente el proceso de la última cena: 8Y

Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: Id, preparadnos la pascua

para que la comamos. 9 Ellos 10 Él

le dijeron: ¿Dónde quieres que la preparemos?

les dijo: He aquí, al entrar en la ciudad os saldrá al encuentro un

hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle hasta la casa donde entrare, 11 y

decid al padre de familia de esa casa: El Maestro te dice:

¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos? 12 Entonces

él os mostrará un gran aposento alto ya dispuesto;

preparad allí. 13 Fueron,

pues, y hallaron como les había dicho; y prepararon la

pascua. 14 Cuando 15 Y

era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles.

les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua

antes que padezca! 16 Porque

os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el

reino de Dios. 17 Y

habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y

repartidlo entre vosotros; 18 porque

os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el

reino de Dios venga. Y Pablo, escribiendo a los Corintios, señala la manera en que la Cena del Señor debe ser tomada:

191


1 Corintios 5:6-7: No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. 1 Corintios 11:23-30: 23 Porque

yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el

Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24 y

habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es

mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25 Asimismo

tomó también la copa, después de haber cenado,

diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así,

pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta

copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. 27 De

manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta

copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por

tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y

beba de la copa. 29 Porque

el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo

del Señor, juicio come y bebe para sí. 30 Por

lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y

muchos duermen.

192


Romanos 4:7 diciendo:

Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y

cuyos pecados son cubiertos. Romanos 4:7 contiene una bienaventuranza para aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos. Recordemos que “todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” (Romanos 3:23), de igual forma “no hay un solo justo, ni siquiera uno” (Romanos 3:9), pero también, y aunque “la paga del pecado es muerte” tenemos la gracia de que “la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23). Es a través de la gracia del Padre que nuestros pecados nos son perdonados. ¿Cómo es esto? Por medio del sacrificio redentor de Jesús. ¿Cómo puede alguien acceder a esta gracia? “Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38). La iglesia de Diosa sabe que el bautismo es por inmersión, para la remisión de pecados, típico del entierro y la resurrección de Jesucristo. Es realizado en el nombre del Señor Jesucristo. Después de la inmersión, se le deben imponer las manos al candidato por el ministro (o ministros) para la recepción del Espíritu Santo (P.d. 13; Romanos 6:3-6; Mateo 3:16; 28:19; Hechos 8:14-20; 9:17-18; 19:1-6; 1 Pedro 3:21; Gálatas 3:27-28; Hechos 2:3639). Al respecto del bautismo, Pablo escribiendo a los Romanos (Romanos 6 :36) señala:

193


3 ¿O

no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo

Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 Porque

somos sepultados juntamente con él para muerte por el

bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5 Porque

si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su

muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6 sabiendo

esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado

juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado Jesús mismos nos dio el ejemplo de cómo bautizarse, “y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él” (Mateo 3:16), comisionando a Su iglesia hiciera lo mismo con quienes fueran a ser Sus discípulos, “por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19). Comisión que sus Apóstoles y Discípulos cumplieron, “cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús. Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo. Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu 194


dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero “(Hechos 8:14-20), “fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado” (Hechos 9:17-18), “aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban” (Hechos 19:1-6). Respecto del bautismo Pedro dice que “el bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo” (1 Pedro 3:21), y Pablo escribiendo a los Gálatas dice “porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:27-28), y cuando Pedro arengó a las masas para que se bautizaran les dijo no solo qué debían hacer, sino el por qué y el para qué, “sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. Al oír esto, se compungieron de corazón, y 195


dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” (Hechos 2:36-39).

196


Lucas 12:37 Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles. Lucas 12:37 contiene una bienaventuranza que se relaciona con algo que se nos repite una y otra vez como la manera de ser y estar del cristiano y que es el velar. Respecto de esto primeramente se nos dice las cosas que sucederan, “más vosotros mirad; os lo he dicho todo antes” (Marcos 13:23) “para que aquel día os sorprenda como ladrón” (1 Tesalonicenses 5:4), y con base en esto se nos impele a velar, “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor” (Mateo 24:42), “Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo” (Marcos 13:33), “por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios” (1 Tesalonicenses 5:6). El cristiano sabe que no puede darse el lujo de dormirse, de desperdiciar el tiempo que Dios le ha dado para trabajar con temor y temblor en su salvación (Filipenses 2:12). Cuando los creyentes aceptan al Señor Jesucristo como su salvador personal, debe ocurrir el siguiente proceso: i) Es necesario el arrepentimiento por los pecados cometidos. Todos hemos pecado, y cada individuo debe arrepentirse. El pecado es la transgresión de los mandamientos de Dios (P.d. 12; 1 Juan 3:4; Job 11:14-15; Mateo 9:13; Lucas 13:3; 24:47; Hechos 2:38; 8:21-22; Romanos 6:23)

197


Recordemos que “todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley” (1 Juan 3:4), de igual forma se nos dice que “si alguna iniquidad hubiere en tu mano, y la echares de ti, y no consintieres que more en tu casa la injusticia, entonces levantarás tu rostro limpio de mancha, y serás fuerte, y nada temerás” (Job 11:14-15), es por ello que Jesús en Mateo nos dice “id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento” (Mateo 9:13) y en Lucas Jesús nos dice que “si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13:3) a la vez que Jesús comisionó a Su iglesia para “que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén” (Lucas 24:47), lo cual Su iglesia cumplió y sigue cumpliendo, “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38) incluso con aquellos que se muestran renuentes a aceptar la verdad, “no tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón” (Hechos 8:21-22), “porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23) ii) Esta conversión es esencial para la salvación y para recibir la vida eterna (P.d. 12; Lucas 22:32; Hechos 3:19; Salmos 19:7) A Pedro Jesús le dijo “yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos” (Lucas 22:32), y Pedro a su vez, una vez recibido el Espíritu Santo señaló “así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del 198


Señor tiempos de refrigerio” (Hechos 3:19), pues, como dice Salmos 19:7, “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo”. iii) Entonces el creyente debe ser bautizado. iv) La santificación (apartarse para un propósito santo) se convertirá en una parte de la vida de los creyentes (P.d. 12; Juan 17:17; Hechos 26:18; I Corintios 1:2; 6:11; II Timoteo 2:21; Hebreos 13:12; I Pedro 3:15; Judas 1) En Su oración antes de ser aprendido, Jesús oró al Padre diciendo “santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17:17); y en su defensa de Pablo ante Agripa , Pablo le dijo “para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados” (Hechos 26:18). De igual forma Pablo escribiendo a los Corintios les dijo “a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1 Corintios 1:2) refiriéndoles más delante, con relación a su anterior estado pecaminoso, que “esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (1 Corintios 6:11). “Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra” (2 Timoteo 2:21), “por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta” (Hebreos 13:12), por lo que se nos impele a “santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad 199


siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15) para poder ser llamados “santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo” (Judas 1). La santificación es una obra de Dios, como se muestra en Génesis 2:3 “Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación”, “porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos: por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos….” (Hebreos 2:11), ya que “en esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre” (Hebreos 10:10) v) La justificación de los pecados a través del Señor Jesucristo ocurrirá entonces (P.d. 12; Juan 1:29; Romanos 3:14-26; 4:24-25; 5:1; 7:24-25) El Evangelio de Juan nos relata que “el siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). Pablo escribiendo a los Romanos (Romanos 3:14-26) ahondó en este punto: 14 Su

boca está llena de maldición y de amargura.

15 Sus

pies se apresuran para derramar sangre;

16 Quebranto 17 Y

y desventura hay en sus caminos;

no conocieron camino de paz.

18 No

hay temor de Dios delante de sus ojos.

200


19 Pero

sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están

bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; 20 ya

que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado

delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. La justicia es por medio de la fe 21 Pero

ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios,

testificada por la ley y por los profetas; 22 la

justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los

que creen en él. Porque no hay diferencia, 23 por

cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

24 siendo

justificados gratuitamente por su gracia, mediante la

redención que es en Cristo Jesús, 25 a

quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su

sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 26 con

la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él

sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. Aclarando “con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación” (Romanos 4:24-25); “justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1) y aunque pensemos, como Pablo, “¡¡Miserable de mí!! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado” (Romanos 7:24-25). 201


La justificación es el acto judicial del Señor para declarar a un pecador libre de culpa o libre de la condenación del pecado. La fe que da lugar a la obra de la justificadora justicia de Jesucristo es viva y completa. Una persona justificada no viene a juicio. Después que hemos sido justificados, venimos a ser santificados por la verdad de la palabra de Dios (P.d. 12; Juan 17:19; I Corintios 1:2, 30; 6:11; Efesios 5:26; Hebreos 2:11; 10:10) El Evangelio de Juan pone en boca de Jesús el señalar que “y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad” (Juan 17:19). Como ya se mencionó, Pablo escribiendo a los de Corinto los saludaba como “a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1 Corintios 1:2), aclarándoles que por Gracia de Dios “estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención” (1 Corintios 1:30), señalando, respecto de su anterior estado pecaminoso, “y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (1 Corintios 6:11). Y respecto a la iglesia de Dios, Pablo escribiendo a los Efesios señala que Cristo se entregó a Su iglesia “para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra” (Efesios 5:26), “Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza 202


de llamarlos hermanos” (Hebreos 2:11), “en esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre” (Hebreos 10:10). Cuando una persona es bautizada (sepultada con Cristo) debe procurar no pecar más (Romanos 6:1-6). El pecado es la transgresión de la Ley de Dios (1 Juan 3:4-5) En Jesús no hubo pecado. Él vivió una vida sin pecado, pero la muerte que él padeció es la que salva al creyente y lo rescata de sus pecados y de la Segunda Muerte (P.d. 12; Revelación 5:9; Juan 3:14-16; Hechos 17:3; Revelación 14:13; 20:6). Pablo escribiendo a los Romanos (Romanos 6:1-6) les dijo que 1 ¿Qué,

pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la

gracia abunde? 2 En

ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado,

¿cómo viviremos aún en él? 3 ¿O

no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo

Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 Porque

somos sepultados juntamente con él para muerte por el

bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5 Porque

si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su

muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6 sabiendo

esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado

juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.

203


Y en su primera carta Juan aclara que “todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él” En Revelación 5:9 se nos muestra a loa santos que “cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación”. Y en su Evangelio Juan escribe que Jesús dijo “y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”, siendo que la comisión que Jesús dio a Su iglesia, ésta iba, por medio de los Apóstoles y Discípulos de Jesus, “declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo” (Hechos 17:3). El último libro de la Biblia, Revelación declara que son “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” (Revelación 14:13), así como que es “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Revelación 20:6).

204


Lucas 23:29 Porque he aquí vendrán días en que dirán: Bienaventuradas las estériles, y los vientres que no concibieron, y los pechos que no criaron. Lucas 23:29 contiene una bienaventuranza media rara pues señala que bienaventurados serán en algún momento llamadas las estériles, y los vientres que no concibieron, y los pechos que no criaron, ¿por qué habría de ser esto? Pues porque a quienes aquí se está refiriendo es aquellas personas que viviesen cuando las plagas de Dios, enviadas como castigo a la humanidad, caigan sobre esta última. La iglesia de Dios sabe que el mensaje del tercer ángel de Revelación 14:912 es un mensaje para los presentes días, y continuará hasta el segundo advenimiento del Señor Jesús. Este mensaje es una advertencia contra la adoración a la bestia, su imagen, o recibir su marca en la frente o en la mano. Las siete plagas postreras, “La ira de Dios” son literales y caerán al final de la era del evangelio. No debemos obedecer doctrinas paganas, o tradiciones de la Babilonia apóstata, las cuales son contrarias a las Escrituras. Todo el que se opone a las doctrinas de la Biblia, a los Mandamientos de Dios, y la Fe de Jesús, recibirá estas plagas, por lo tanto, esta es una advertencia a toda la humanidad a escapar de la indignación de Dios (P.d. 29; Revelación 18:4; Isaías 26:20-21; Revelación 15:1; Revelación 16:1-21; Revelación 12:17) Las trompetas de Revelación Capítulos 8-11 son lo mismo que las copas de Revelación 16 y muestran la terrible indignación e ira de Dios. ¿Cuál es este mensaje del tercer ángel de Revelación 14:9-12? “Y el tercer ángel los siguió, diciendo en alta voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y toma la señal en su frente, o en su mano, este también beberá 205


del vino de la ira de Dios, el cual está echado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles, y delante del Cordero: Y el humo del tormento de ellos sube para siempre jamás. Y los que adoran a la bestia y a su imagen, no tienen reposo día ni noche, ni cualquiera que tomare la señal de su nombre. Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús”. Por lo anterior la advertencia al pueblo de Dios es “salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas” (Revelación 18:4). Con todo y todo el mensaje de Dios a Su pueblo es consolador: “Anda, pueblo mío, éntrate en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la ira. Porque he aquí que Jehová sale de su lugar, para visitar la maldad del morador de la tierra contra él; y la tierra descubrirá sus sangres, y no más encubrirá sus muertos” (Isaías 26:20-21). Esto mientras pasan las plagas que sobre la tierra caerán, “Y VI otra señal en el cielo, grande y admirable, que era siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas es consumada la ira de Dios” (Revelación 15:1). Estas plagas están descritas en Revelación 16:1-21: 1Y

OÍ una gran voz del templo, que decía a los siete ángeles: Id, y

derramad las siete copas de la ira de Dios sobre la tierra. 2Y

fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra; y vino una plaga

mala y dañosa sobre los hombres que tenían la señal de la bestia, y sobre los que adoraban su imagen. 206


3Y

el segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y se convirtió en

sangre como de un muerto; y toda alma viviente fue muerta en el mar. 4Y

el tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes

de las aguas, y se convirtieron en sangre. 5Y

oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, que

eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas: 6 Porque

ellos derramaron la sangre de los santos y de los profetas,

también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen. 7Y

oí a otro del altar, que decía: Ciertamente, Señor Dios

Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos. 8Y

el cuarto ángel derramó su copa sobre el sol; y le fue dado

quemar a los hombres con fuego. 9Y

los hombres se quemaron con el grande calor, y blasfemaron el

nombre de Dios, que tiene potestad sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria. 10 Y

el quinto ángel derramó su copa sobre la silla de la bestia; y su

reino se hizo tenebroso, y se mordían sus lenguas de dolor; 11 Y

blasfemaron del Dios del cielo por sus dolores, y por sus plagas, y

no se arrepintieron de sus obras. 12 Y

el sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el

agua de él se secó, para que fuese preparado el camino de los reyes del Oriente. 13 Y

vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la

boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas: 14 Porque

son espíritus de demonios, que hacen señales, para ir a los

reyes de la tierra y de todo el mundo, para congregarlos para la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.

207


15 He

aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y

guarda sus vestiduras, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. 16 Y

los congregó en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.

17 Y

el séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una grande

voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho es. 18 Entonces

fueron hechos relámpagos y voces y truenos; y hubo un

gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no fue jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. 19 Y

la ciudad grande fue partida en tres partes, y las ciudades de las

naciones cayeron; y la grande Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del furor de su ira. 20 Y

toda isla huyó, y los montes no fueron hallados.

21 Y

cayó del cielo sobre los hombres un grande granizo como del

peso de un talento: y los hombres blasfemaron de Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue muy grande. Además “fue hecha una grande batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles” (Revelación 12:7)

208


Santiago 1:12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12 contiene una bienaventuranza para quien soporta la tentación y aclara que esto es porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. Respecto de las tribulaciones que todo cristiano experimenta en su vida, Pedro escribe “en lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo” (1 Pedro 1:6-7). De igual forma al referirse a sus sufrimientos Job dice “mas [Dios] conoce mi camino; me probará, y saldré como oro” (Job 23:10), de igual forma Isaías, sobre esto último, declara que Dios dice “He aquí te he purificado, y no como a plata; te he escogido en horno de aflicción” (Isaias 48:10); haciendo eco en esto Salmos 66:10 dice “tú nos probaste, oh Dios; nos ensayaste como se afina la plata”; de igual forma Proverbios 17:3 dice sobre esto que “El crisol para la plata, y la hornaza para el oro; pero Jehová prueba los corazones”. Sobre la corona de vida Revelación 2:10 señala a quienes padecen tribulación “no temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida”.

209


Al inicio de la obra de la iglesia de Dios hubo una serie de escogidos, la iglesia de Dios sabe que los 144,000 de Revelación 7 y 14 son literalmente de las doce tribus de Israel. Ellos fueron las “Primicias” para Dios y para el Cordero (Jesucristo) siendo los llamados (los fieles) de Israel por Jesucristo y los apóstoles (p.d. 36; Mateo 10:5-6; Revelación 7:4-8; 14:1-5; Santiago 1:1, 18; Romanos 11:1-7; Romanos 1:16). Cuando Jesús comisionó a sus discípulos para propagar el Evangelio, “a estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mateo 10:5-6). Estos recogidos son los 144,000 que aparecen en Revelación 7:4-8 “Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel. De la tribu de Judá, doce mil sellados. De la tribu de Rubén, doce mil sellados. De la tribu de Gad, doce mil sellados. De la tribu de Aser, doce mil sellados. De la tribu de Neftalí, doce mil sellados. De la tribu de Manasés, doce mil sellados. De la tribu de Simeón, doce mil sellados. De la tribu de Leví, doce mil sellados. De la tribu de Isacar, doce mil sellados. De la tribu de Zabulón, doce mil sellados. De la tribu de José, doce mil sellados. De la tribu de Benjamín, doce mil sellados” y que de nuevo aparecen en Revelación Revelación 14:1-5 “Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente. Y oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como de arpistas que tocaban sus arpas. Y cantaban un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron 210


redimidos de entre los de la tierra. Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios”. Santiago en su carta, acatando la comisión dada por Jesús se dirige “…a las doce tribus que están en la dispersión…” (Santiago 1:1), y en el versículo 18 señala “[Dios], de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”. Sobre el resto de Israel, los que no fueron incluidos como parte de estos 144,000, Pablo escribiendo a los Romanos (Romanos 11:1-7) aclara: 1 Digo,

pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera.

Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. 2 No

ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció.

¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: 3 Señor,

a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado;

y sólo yo he quedado, y procuran matarme? 4 Pero

¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil

hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. 5 Así

también aun en este tiempo ha quedado un remanente

escogido por gracia. 6Y

si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no

es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. 211


7 ¿Qué

pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los

escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos; Y poco más delante señala “porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego” (Romanos 1:16).

212


Mateo 16:17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Mateo 16:17 contiene una bienaventuranza, que si bien va dirigida a Pedro en primera instancia, aplica a todo aquel que recibe sabiduría por parte de Dios al hablar de conocimiento que “no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos”. Respecto de esto hay que saber y reconocer que toda sabiduría proviene de Dios, Proverbios 3:5-6 exhorta “fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas “. ¿A quién da sabiduría y entendimiento Dios? “El principio de la sabiduría es el temor del SEÑOR; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; su alabanza permanece para siempre” (Salmos 111:10), “porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, camino de vida las reprensiones que te instruyen” (Proverbios 6:23), “lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino… de tus mandamientos he adquirido inteligencia; por tanto, he aborrecido todo camino de mentira… la exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples” (Salmos 119:105,104,130). Los cristianos en la actualidad tienen acceso a este entendimiento por la obediencia a los mandamientos de Dios, el estudio de Su palabra y la acción de Su Santo Espíritu que mora en nosotros. “Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará

213


por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:13). El Espíritu Santo nos guía a la verdad plena. La iglesia de Dios sabe que el Espíritu Santo es el Consolador, el cual mora en el creyente y es manifestado por el poder y los frutos que produce como en Hechos 2:1-18 y Gálatas 5:22-26. Las manifestaciones son reguladas de acuerdo a I Corintios 12. La morada del Espíritu Santo es necesaria en el Creyente para que el cuerpo sea resucitado y los que vivan sean transformados en la primera fase de la segunda venida de Cristo (P.d. 5; Colosenses 1:27; Romanos 8:10-11; I Corintios 15:51-53; I Tesalonicenses 4:13-17). El Espíritu Santo, el Espíritu de verdad, el cual es el Consolador procede del Padre, a través del Hijo (P.d. 5; Juan 15:26). El lleva, guía, enseña y dirige a los creyentes en los cuales mora (P.d. 5; Juan 16:13-15; 14:17, 26). La palabra de Dios fue dada por inspiración del Espíritu Santo (P.d. 5; II Pedro 1:21). Este sella a los santos de Dios hasta que la redención venga (P.d. 5; II Corintios 1:21-22; Efesios 1:13-14; 4:30; Gálatas 5:22-26; Efesios 4:4; I Corintios 12:13). Da el don de lenguas como un lenguaje comprensible cuando es necesario o surge la necesidad. (P.d. 5; Hechos 2:7-9; I Corintios 14:19, 2730). El don de lenguas es dado como una señal para los incrédulos para ayudarlos a aceptar a Jesucristo (P.d. 5; I Corintios 14:22). Desde que el Santo Espíritu de Dios descendió sobre los Apóstoles y Discípulos de Jesús comenzó la gran obra que en ellos el Padre quería realizar. Hechos 2:1-18 menciona esto a relatar: 1 Cuando

llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el

mismo lugar. 2 De repente, vino del cielo un ruido como el de una violenta ráfaga de viento y llenó toda la casa donde estaban 214


reunidos. 3 Se les aparecieron entonces unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. 4 Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse. 5 Estaban

de visita en Jerusalén judíos piadosos, procedentes de

todas las naciones de la tierra. 6 Al oír aquel bullicio, se agolparon y quedaron todos pasmados porque cada uno los escuchaba hablar en su propio idioma. 7 Desconcertados y maravillados, decían: «¿No son galileos todos estos que están hablando? 8 ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye hablar en su lengua materna? 9 Partos, medos y elamitas; habitantes de Mesopotamia, de Judea y de Capadocia, del Ponto y de Asia, 10 de Frigia y de Panfilia, de Egipto y de las regiones de Libia cercanas a Cirene; visitantes llegados de Roma; 11 judíos y prosélitos; cretenses y árabes: ¡todos por igual los oímos proclamar en nuestra propia lengua las maravillas de Dios!» 12 Desconcertados

y perplejos, se preguntaban: «¿Qué quiere decir

esto?» 13 Otros se burlaban y decían: «Lo que pasa es que están borrachos». 14 Entonces

Pedro, con los once, se puso de pie y dijo a voz en cuello:

«Compatriotas judíos y todos ustedes que están en Jerusalén, déjenme explicarles lo que sucede; presten atención a lo que les voy a decir. 15 Estos no están borrachos, como suponen ustedes. ¡Apenas son las nueve de la mañana![a] 16 En realidad lo que pasa es lo que anunció el profeta Joel: 17 »“Sucederá

que en los últimos días —dice Dios—,

derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano. Los hijos y las hijas de ustedes profetizarán, tendrán visiones los jóvenes y sueños los ancianos. 215


18 En

esos días derramaré mi Espíritu

aun sobre mis siervos y mis siervas, y profetizarán. Este Poder de Dios genera en el cristiano frutos, siendo que “el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas. Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu. No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros” (Gálatas 5:22-26). Las manifestaciones son reguladas de acuerdo a I Corintios 12: 1 En

cuanto a los dones espirituales, hermanos, quiero que entiendan

bien este asunto. 2 Ustedes saben que cuando eran paganos se dejaban arrastrar hacia los ídolos mudos. 3 Por eso les advierto que nadie que esté hablando por el Espíritu de Dios puede maldecir a Jesús; ni nadie puede decir: «Jesús es el Señor» sino por el Espíritu Santo. 4 Ahora

bien, hay diversos dones, pero un mismo Espíritu. 5 Hay

diversas maneras de servir, pero un mismo Señor. 6 Hay diversas funciones, pero es un mismo Dios el que hace todas las cosas en todos. 7A

cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el

bien de los demás. 8 A unos Dios les da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otros, por el mismo Espíritu, palabra de conocimiento; 9 a otros, fe por medio del mismo Espíritu; a otros, y por ese mismo Espíritu, dones para sanar enfermos; 10 a otros, poderes milagrosos; a 216


otros, profecía; a otros, el discernir espíritus; a otros, el hablar en diversas lenguas; y a otros, el interpretar lenguas. 11 Todo esto lo hace un mismo y único Espíritu, quien reparte a cada uno según él lo determina. 12 De

hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros,

y todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo. 13 Todos fuimos bautizados por[ un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo —ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres—, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. 14 Ahora

bien, el cuerpo no consta de un solo miembro, sino de

muchos. 15 Si el pie dijera: «Como no soy mano, no soy del cuerpo», no por eso dejaría de ser parte del cuerpo. 16 Y, si la oreja dijera: «Como no soy ojo, no soy del cuerpo», no por eso dejaría de ser parte del cuerpo. 17 Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿qué sería del oído? Si todo el cuerpo fuera oído, ¿qué sería del olfato? 18 En realidad, Dios colocó cada miembro del cuerpo como mejor le pareció. 19 Si todos ellos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo?

20 Lo

cierto es que hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo. 21 El

ojo no puede decirle a la mano: «No te necesito». Ni puede la

cabeza decirles a los pies: «No los necesito». 22 Al contrario, los miembros del cuerpo que parecen más débiles son indispensables, 23 y a los que nos parecen menos honrosos los tratamos con honra especial. Y se les trata con especial modestia a los miembros que nos parecen menos presentables, 24 mientras que los más presentables no requieren trato especial. Así Dios ha dispuesto los miembros de nuestro cuerpo, dando mayor honra a los que menos tenían, 25 a fin de que no haya división en el cuerpo, sino que sus miembros se preocupen por igual unos por otros. 26 Si uno de

217


los miembros sufre, los demás comparten su sufrimiento; y, si uno de ellos recibe honor, los demás se alegran con él. 27 Ahora

bien, ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es

miembro de ese cuerpo. 28 En la iglesia Dios ha puesto, en primer lugar, apóstoles; en segundo lugar, profetas; en tercer lugar, maestros; luego los que hacen milagros; después los que tienen dones para sanar enfermos, los que ayudan a otros, los que administran y los que hablan en diversas lenguas. 29 ¿Son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Son todos maestros? ¿Hacen todos milagros? 30 ¿Tienen todos dones para sanar enfermos? ¿Hablan todos en lenguas? ¿Acaso interpretan todos? 31 Ustedes, por su parte, ambicionen los mejores dones. Ahora les voy a mostrar un camino más excelente. La morada del Espíritu Santo es necesaria en el Creyente para que el cuerpo sea resucitado y los que vivan sean transformados en la primera fase de la segunda venida de Cristo. “A estos Dios se propuso dar a conocer cuál es la gloriosa riqueza de este misterio entre las naciones, que es Cristo en ustedes, la esperanza de gloria” (Colosenses 1:27); “Pero, si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida[a] a causa de la justicia. Y, si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes” (Romanos 8:10-11); “Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, 218


y lo mortal, de inmortalidad” (1 Corintios 15:51-53); “Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza. ¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él. Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto. El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre” (1 Tesalonicenses 4:13-17). El Espíritu Santo, el Espíritu de verdad, el cual es el Consolador procede del Padre, a través del Hijo, “»Cuando venga el Consolador, que yo les enviaré de parte del Padre, el Espíritu de verdad que procede del Padre, él testificará acerca de mí” (Juan 15:26). El lleva, guía, enseña y dirige a los creyentes en los cuales mora. “Pero, cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá solo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir. Él me glorificará porque tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes. Todo cuanto tiene el Padre es mío. Por eso les dije que el Espíritu tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes… el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes… Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien

219


el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho” (Juan 16:13-15; 14:17, 26). La palabra de Dios fue dada por inspiración del Espíritu Santo, “porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21). Este sella a los santos de Dios hasta que la redención venga. “Dios es el que nos mantiene firmes en Cristo, tanto a nosotros como a ustedes. Él nos ungió, nos selló como propiedad suya y puso su Espíritu en nuestro corazón como garantía de sus promesas” (2 Corintios 1:21-22); “en él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido. Este garantiza nuestra herencia hasta que llegue la redención final del pueblo adquirido por Dios, para alabanza de su gloria… no agravien al Espíritu Santo de Dios, con el cual fueron sellados para el día de la redención” (Efesios 1:13-14; 4:30). “En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas. Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu. No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros” (Gálatas 5:22-26). Entendiendo que “hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también fueron llamados a una sola esperanza” (Efesios 4:4) ya que “todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo —ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres—, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu” (1 Corintios 12:13).

220


El Espíritu Santo da el don de lenguas como un lenguaje comprensible cuando es necesario o surge la necesidad. “Desconcertados y maravillados, decían: «¿No son galileos todos estos que están hablando? ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye hablar en su lengua materna? Partos, medos y elamitas; habitantes de Mesopotamia, de Judea y de Capadocia, del Ponto y de Asia” (Hechos 2:7-9); “Sin embargo, en la iglesia prefiero emplear cinco palabras comprensibles y que me sirvan para instruir a los demás que diez mil palabras en lenguas… Si se habla en lenguas, que hablen dos —o cuando mucho tres—, cada uno por turno; y que alguien interprete. Si no hay intérprete, que guarden silencio en la iglesia y cada uno hable para sí mismo y para Dios. En cuanto a los profetas, que hablen dos o tres, y que los demás examinen con cuidado lo dicho. Si alguien que está sentado recibe una revelación, el que esté hablando ceda la palabra” (1 Corintios 14:19, 27-30). El don de lenguas es dado como una señal para los incrédulos para ayudarlos a aceptar a Jesucristo, “de modo que el hablar en lenguas es una señal no para los creyentes, sino para los incrédulos; en cambio, la profecía no es señal para los incrédulos, sino para los creyentes” (1 Corintios 14:22).

221


Lucas 14:14 y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos. Lucas 14:14 contiene una bienaventuranza que tiene que entenderse a lz luz del versículo previo, “más cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos;”, así Lucas 14:14 declara que quienes hagan esto será bienaventurados porque ellos (los los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos) no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos. Recordemos que “Dios ama al dador alegre” (2 Corintios 9:7), por eso en esta misma cita Pablo nos instruye a “que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación”. También se nos dice, haciendo eco de la bienaventuranza de Lucas 14:14, que “hay mayor alegría en dar que en recibir" (Hechos 20:35). Esta manera de dar, con este desprendimiento, está claramente ejemplificado en la ofrenda de la vida pobre: “Jesús estaba en el templo, y vio cómo algunos ricos ponían dinero en las cajas de las ofrendas. También vio a una viuda que echó dos moneditas de muy poco valor. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: —Les aseguro que esta viuda pobre dio más que todos los ricos. Porque todos ellos dieron de lo que les sobraba; pero ella, que es tan pobre, dio todo lo que tenía para vivir” (Lucas 21: 1-4). En la iglesia de Dios el pago del diezmo (Un 10% de todo ingreso) y ofrendas es una obligación continua (P.d. 18; Génesis 14:18-20; Hebreos 7:4-10; Hebreos 6:20; 7:10; Números 18:21-26; Malaquías 3:8-12; Mateo 23:23; I Corintios 9:11-14). 222


Es interesante como es que desde Génesis, ene l tiempo de Abraham, los fieles de Dios tenían está práctica: “Allí Melquisedec, que era rey de Salem y sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino, y bendijo a Abram, diciéndole: «Abram, que te bendiga el Dios altísimo, creador del cielo y de la tierra. El Dios altísimo merece todas las alabanzas, pues te dio la victoria sobre tus enemigos». De inmediato, Abram le dio a Melquisedec la décima parte de todo lo que había recuperado” (Génesis 14:18-20). Hablando sobre esto, Pablo en su carta a los Hebreos (Hebreos 7:4-10), habla de todos los incluidos con esta acción: 4 Ahora

bien, Melquisedec era tan importante que nuestro

antepasado Abraham le dio la décima parte de lo que ganó en la batalla. 5 De acuerdo con la ley de Moisés, si un sacerdote pertenece a la familia de Leví, tiene derecho a recibir la décima parte de todo lo que gana el pueblo. No importa que el sacerdote sea del mismo pueblo o familia; todos por igual tienen que dar la décima parte. 6 Y aunque Melquisedec no pertenecía a la familia de Leví, recibió la décima parte de lo que había ganado Abraham, a quien Dios le había hecho promesas. Melquisedec bendijo a Abraham 7 y, como todos sabemos, el que bendice es más importante que el que recibe la bendición. 8 Los sacerdotes que ahora reciben la décima parte de lo que ganamos son personas que algún día morirán. Melquisedec, en cambio, sigue vivo, porque la Biblia no dice que haya muerto. 9 Por eso podemos decir que los sacerdotes de ahora, que pertenecen a la familia de Leví, también le dieron a Melquisedec la décima parte, porque Abraham actuó como su representante. 10 Esto fue así porque todos ellos son descendientes de Abraham. Aunque todavía no habían 223


nacido cuando Abraham se encontró con Melquisedec, de alguna manera todos ellos estaban presentes en Abraham “Esto fue así porque todos ellos son descendientes de Abraham. Aunque todavía no habían nacido cuando Abraham se encontró con Melquisedec, de alguna manera todos ellos estaban presentes en Abraham” (Hebreos 7:10) Y respecto de este Melquisedec, en esa misma carta, pero en versículos anteriores, Pablo aclara a los Hebreos que Jesús hizo Su sacrificio “para dejarnos libre el camino hacia Dios, pues Cristo es para siempre el Jefe de sacerdotes, como lo fue Melquisedec” (Hebreos 6:20) En la época del antiguo Israel fue donde se normatizaron los diezmos y las ofrendas: 20-25 Dios

le dijo a Aarón:

«En Israel, todas las tribus han recibido como herencia su propio territorio. Pero a los descendientes de Leví no les daré ningún territorio, pues yo seré su única herencia. Cuando los israelitas me entreguen la décima parte de sus productos, todo eso será para los descendientes de Leví, en pago por el servicio que prestan en el santuario. Ellos son los únicos que pueden acercarse al santuario. Si los israelitas se acercaran a él, morirían, pues ése es un pecado que se castiga con la muerte. »Ésta será para ustedes una ley permanente». 25 Además,

Dios le ordenó a Moisés:

224


26 «Diles

a los descendientes de Leví que cuando reciban la décima

parte que deben entregarme los israelitas, también ellos deberán entregarme una décima parte de lo que reciban, Y después del exilio de Israel, Malaquías corrige en nombre de Dios a la comunidad por haberse desviado de este precepto: 8 Yo

les respondo: “No es fácil que alguien me robe; sin embargo,

¡ustedes me han robado!” »Todavía se atreven a preguntarme: “¿Y qué te hemos robado?” Pues escúchenme bien: ¡Me han robado porque han dejado de darme el diezmo y las ofrendas! 9 Todos ustedes, como nación, me han robado; por eso yo los maldigo a todos ustedes, también como nación. 10 »Traigan

a mi templo sus diezmos, y échenlos en el cofre de las

ofrendas; así no les faltará alimento. ¡Pónganme a prueba con esto! Verán que abriré las ventanas del cielo, y les enviaré abundantes lluvias.11-12 Además, alejaré de sus campos las plagas de insectos que destruyen sus cosechas y sus viñedos. Tendrán entonces un país muy hermoso, y todas las naciones los considerarán muy dichosos. Yo soy el Dios todopoderoso, y les juro que así lo haré. Precepto que Jesús ni cambió ni derogó, pues cuando recrimina a los maestros de la Ley y a los Fariseos por diezmar olvidando la justicia y el amor les dice que está bien hacer aquello (diezmar) pero no olvidando lo importante de la Ley que es la justicia y el amor: “»¡Qué mal les va a ir a ustedes, maestros de la Ley y fariseos! ¡Hipócritas! Se preocupan por dar como ofrenda la décima parte de la menta, del anís y del comino que cosechan en sus terrenos. Pero no obedecen las enseñanzas más 225


importantes de la ley: ser justos con los demás, tratarlos con amor, y obedecer a Dios en todo. Hay que hacer esas tres cosas, sin dejar de obedecer los demás mandamientos” (Mateo 23:23). Este diezmo sirve para las actividades de la iglesia, incluyendo de los que viven del templo: 11 De

la misma manera, cuando nosotros les comunicamos a ustedes

la buena noticia, es como si sembráramos en ustedes una semilla espiritual. Por eso, como recompensa por nuestro trabajo, tenemos derecho a que ustedes nos den lo necesario para vivir. 12 Si otros tienen ese derecho, con más razón lo tenemos nosotros. Pero no hemos hecho valer ese derecho, sino que todo lo hemos soportado, con tal de no crear problemas al anunciar la buena noticia de Cristo. 13 Ustedes

saben que los que trabajan en el templo viven de lo que

hay en el templo. Es decir, que los que trabajan en el altar del templo, comen de los animales que allí se sacrifican como ofrenda a Dios. 14 De la misma manera, el Señor Jesús mandó que los que anuncian la buena noticia vivan de ese mismo trabajo (1 Corintios 9:11-14).

226


Juan 13:17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis. Juan 13:17 contiene una bienaventuranza que sirve de marco como conclusión del presente libro y que se refiere a que “si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis”. Todas las bienaventuranzas contenidas en la Palabra de Dios tienen el referente de que sólo se manifiestan si, ejerciendo uno fe en la Escritura, las pone por obra. Santiago al respecto dice (Santiago 1:22-27): 22 Mas

sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 23 Porque

si alguno oye la palabra, y no la pone por obra, este tal es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 24 Porque

él se consideró a sí mismo, y se fue, y luego se olvidó qué tal

era. 25 Mas

el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho. 26 Si

alguno piensa ser religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino engañando su corazón, la religión del tal es vana. 27 La

religión pura y sin mácula delante de Dios y Padre es esta: Visitar los huérfanos y las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha de este mundo. Desde siempre la diferencia entre sólo saber algo y actuar en consecuencia ha sido establecido por Dios. “Y el SEÑOR me dijo: Proclama 227


todas estas palabras en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, diciendo: ``Oíd las palabras de este pacto y cumplidlas” (Jeremías 11:6); “por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca” (Mateo 7:24); “porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los que cumplen la ley, ésos serán justificados” (Romanos 2:13), “¿De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Acaso puede esa fe salvarlo?” (Santiago 2:14). Necio es quien desprecia la instrucción (Proverbios 13:18; 15: 5, 32), doblemente necio pues no sólo se priva de conocer sino que también, dado que no tiene ese conocimiento, se priva de hacer lo que para Dios es agradable.

228


Conclusión La lectura en la Palabra de Dios de Sus bienaventuranzas deben movernos a actuar en consecuencia por Su Santo Espíritu que mora en nosotros, no por que creamos que con ello estamos ganando u obteniendo algo, sino porque sabemos que por Su gracia hemos sido salvos y llamados a una vida de perfección y santificación. Las bienaventuranzas son la consecuencia lógica de vivir en presencia del Señor, no es algo que se nos dé por nuestros esfuerzos de ser justos y buenos, sino algo que naturalmente llega a nuestras vidas por encontrarse en el camino de Dios que nos esforzamos en transitar. Sean para todos estas reflexiones para todos nosotros un recordatorio del llamamiento del que hemos sido objetos para separarnos del mundo y consagrarnos a Dios en lo que Su Santa Voluntad ha determinado para Sus fieles desde antes que el mundo existiese. Agradezcamos porque el caminar en el Señor trae bendiciones a nuestra vida y pidamos al Padre, por medio de nuestro Señor Jesús, que nos de la luz para saber qué es lo bueno, noble, perfecto y santo conforme a Su voluntad y la fuerza, a través de Su Santo Espíritu que mora en nosotros, para obrar conforme a esto.

229


Paz a vos

230


…SI LAS HICIEREIS Un camino de vida de la mano de las otras bienaventuranzas

Todos los derechos reservados por el autor ©2017 Primera edición

Se permite la reproducción total o parcial de la presente obra, así como su comunicación pública, divulgación o transmisión, mediante cualquier sistema o método, electrónico o mecánico [incluyendo el fotocopiado, la grabación o cualquier sistema de recuperación y almacenamiento de información], siempre y cuando esto sea sin fines de lucro y con la condición que se señale la fuente

Todas las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la ReinaValera 1960. Utilizado con permiso.

Reina-Valera, 1960® es una marca registrada de Sociedades Bíblicas Unidas, y puede ser usada solamente bajo licencia.

231


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.