Page 1

Super 8

No 14

julio 1

¡Lucharán de dos a tres caídas! cccccc cccccc

EL ÍCONO

EL SANTO

lA MENTE MAESTRA: FEDERICO CURIEL LA RELIGIÓN LUCHA LIBRE

HABÍA UNA VEZ

DE LA AAA A LA WWE

TOP FIVE: PELÍCULAS DE LUCHAS FFFFFFFSONIDOS DEL CINE MEXICANO


Contenido

y Blue Demon En portada: ElElSanto Santo

El cine también se escucha: Sonidos del cine mexicano

2

Para conocer: La religión lucha libre 6 Tesoros fílmicos: El Santos

10

La mente maestra: Federico Curiel

14

Maestros del terror: El ícono: El Santo 18 Kiyoshi parte 3 Maestros delKurosawa Terror: Kiyoshi Kurosawa parte 3.

24 El Santo El ícono:

Había una vez: De la AAA a la WWE

28

Top Five: Cine y alienación

La cartelera

Editorial

1

Top Five: Películas de luchadores

33

En cartelera : Estrenos de verano

36

El mundo de la lucha libre , con sus personajes, y sus pintorescas historias, fue uno de los más explotados por el cine mexicano en las décadas de los 50 y 60. Sustituyendo el hueco que dejaban las grandes figuras como Pedro Infante, apareció un personaje que con su carisma se ganó al público y llenó los bolsillos de muchos directores: El Santo. Sin embargo, lejos de ser únicamente una figura de la mercadotecnia, sus cintas cuentan con una fórmula exacta que garantizó su éxito y que hoy en día ningún director mexicano ha sabido aplicar en el contexto nacional.

1

Super 8

Número 14

Editor: Azucena Mecalco. Redactores: Evelin Editor: Azucena Mecalco Redactores: Montiel, @AMAURY1984, Javier Mendez. Evelin Montiel, @AMAURY1984 Arte y Diseño: Evelin Montiel Azucena Mecalco Diseño Web: Evelin Montiel

México Distrito Federal 1de julio de 2013


2

Super 8


Super 8

3


4

Super 8


LA RELIGIÓN L Por Jorge Alonso Espíritu

E

n 1933 comenzó, en la colonia Doctores del Distrito Federal, la que se convertiría en una de las tradiciones más alucinantes de los mexicanos, y que a la postre daría forma al moderno panteón mitológico nacional: la lucha libre. Ese año, Salvador Lutteroth, empresario cercano a las fuerzas de Álvaro Obregón, alquiló el espacio de la Arena Modelo- entonces dedicada al box- y de forma discreta inició un negocio deportivo basado en el espectáculo que conociera en una misión que el general Obregón le encargara en la ciudad de Texas. Así, en septiembre de ese año, y con un cartel que mostraba sólo luchadores extranjeros, fue fundada la Empresa Mexicana de Lucha Libre.

6

Super 8

No pasó mucho tiempo antes de que la violencia estética en el encordado adquiriera fama, para un público que vivía la pacificación del México postrevolucionario y se encaminaba a la época de las instituciones. Mientras el Partido Nacional Revolucionario y sus insignias levantaban las efigies de los caudillos en plazas públicas, y luego en la memoria de los libros de texto; en las primeras arenas se inmortalizaban las figuras de los luchadores, en efecto, menos trascendentes que los héroes –o villanos- de las gestas que sacudieron el inicio del siglo XX, pero más carismáticos que aquellos. Fue Ray Ryan, el primero en pisar el cielo de los ídolos populares, y el primero en llevar a Salvador Lutteroth a la gloria del negocio para las masas. Época inaugural, excluida de nacionalismo, con héroes de otras latitudes que sólo podrían ser héroes en nuestro país. De hecho, entre los estelares que engalanaron las primeras noches de la Modelo, un italiano, Pietro Chiandoni, halló la fortuna en el país con un local de nieves en la colonia Nápoles, hasta hoy una de las neverías más famosas del país. Entusiasmado por la rentabilidad de las figuras musculosas, el empresario incentivó, en un segundo

momento, la creación de las versiones mexicanas de los luchadores, en su mayoría hombres del barrio, del campo, con panzas evidentes e historias de vida cercanas a la gente. El nuevo deporte que conquistaba a los capitalinos, impredecible rompía, se alineaba y a veces sucumbía ante los tabúes de cada época. En 1956, durante la administración del Regente Uruchurtu –quién evitó el arranque de las obras del metro y terminó con la incipiente vida nocturna de la ciudad-, se prohibiría la


Super 8

7


8

Super 8


Super 8

9


EL SANTOS VS

LA TETONa MENDOZA Por Evelin Montiel

10

Super 8


Tesoros Fílmicos

E

l siete de mayo de 1989, en las páginas del diario de circulación nacional La Jornada, apareció una pequeña tira cómica cargada de un humor bastante ácido, y un tanto grosero, cuyo personaje principal se llamó El Santos, aludiendo al ícono de la lucha libre. Este curioso personaje, inventado por la mente de los caricaturistas José Trinidad Camacho o mejor conocido como Trino, y José Ignacio Solórzano (Jis), pronto se convertiría en un gran éxito gracias a su irreverencia y su poca sutileza para asumir la vida. El Santos nació, como dice Meche, uno de los personajes de la tira cómica, en la ribera del Arauca vibrador, fue amigo de la espuma, de la garza y de las rosas (unas hermanas bien jaladoras). Se le conoce como Sanx, Panzón, Santo-Santorro, Chiquito Bebé, Labregón, Ombligo y Dandy. Este último apodo sólo se lo dice el “Cabo” Valdivia, su más fiel amigo y quien lo acompaña en cada una de sus alocadas aventuras. Estuvo casado con la “Tetona” Mendoza, divorciado, rejuntado, vuelto a rejuntar, para volverse a divorciar. También se le conocen romances con la Quiquis Corcuera, con la Sirena Lupe, con la Poquianchi del Espacio y con el “Cabo”. Su vida transcurrió sin contratiempos, hasta que a los doce años se perdió en un templo y terminó de cerillo en un almacén de autoservicio. Con claveles de pasión ingresó a la arena Coliseo en la década de los ochentas. Ahí conoció los trucos del Pancracio Nacional y las llaves más efectivas: la hurracarrana, la descorchadora, el pellizco de pulguita, la patada voladora, la estilson, la motuleña y la santinha, inventada por él mismo.

Super 8

11


jen juntos, para volver a repoblar el mundo de zombis de Sahuayo. La película se anunció con bombo y platillo. Pero al estrenarse, la crítica cinematográfica fue implacable con el trabajo de animación y el guión. Y es que el inicio de la cinta es bueno, chiste tras chiste sobre “mocos, caca, chichis”, pero que esto dure los 90 minutos del metraje es demasiado; es como si Augusto Mendoza, guionista del filme, tuviera una extraña fijación en cuanto a esos tres términos; o bien, le faltó un poco de creatividad para lograr el humor ácido e irreverente propio de la tira cómica. Cuando parece que la película va a encontrar camino y contar una buena historia, otra vez: “mocos, caca, chichis”. La historieta de Jis y Trino logró acumular gran éxito, y aunque tuvo algunos traspiés debido a que abordaban con tanta naturalidad temas como la sexualidad, las drogas o cosas que los lectores consideraban “extremas”, en 2003 se lanzó una recopilación de las aventuras de El Santos y sus amigos. Diez tomos fueron apareciendo paulatinamente, lo que aumentó sin duda el número de seguidores de esta historieta. Fue así como el interés por este personaje lo convertiría pronto en una figura más del cine mexicano. En noviembre de 2012 se estrenó la cinta titulada El Santos contra la Tetona Mendoza, con 245 copias a nivel nacional.

12

Super 8

La cinta fue como un capítulo más de las aventuras de El Santos; sólo que esta vez lo mostraban como un luchador acabado, pasado de peso, que sufrría por su reciente divorcio con la Tetona Mendoza, una voluptuosa y salvaje mujer luchadora (que también regentea un tugurio). Para salir de su depresión, en la historia de la cinta, el Santos inicia una campaña para ayudar a los Zombis de Sahuayo, personajes grises e inofensivos con los que se identifica plenamente. Sin embargo, es el Peyote Asesino, eterno rival del Santos, quien logra deshacerse de los zombis. Pero el mundo sin zombis resulta ser peor de lo que cualquiera hubiera imaginado, y la única posibilidad para que la nación se salve es que el Santos y el Peyote traba-

En cuanto a la música, el soundtrack de la cinta tiene su peculiaridad, con música original de Camilo Froideval y Tito Fuentes, y como tema principal Zombilaridad, grabado por Eli Guerra, Carla Morrison, Moderatto, Fernando Rivera Calderón, Benny Ibarra, Julieta Venegas, entre otros. El elenco que da voz al Santos, sus compañeros, enemigos y demás personajes está conformado por un grupo de conocidos actores, músicos y artistas, entre los que destacan: Daniel Giménez Cacho como El Santos; Andrés Bustamante (varios personajes); Demián, Odiseo y Bruno Bichir como los tres cerditos; José María Yazpik como El Peyote


asesino; Joaquín Cossío interpreta al Jefe; Irene Azuela da vida a la Sirena y la Rata Maruca; Regina Orozco como La Tetona Mendoza (quién mejor que ella en opinión de Jis y Trino); así como Cecilia Suárez, Dolores Heredia, Héctor Jiménez, Jesús Ochoa, Cheech Marín, Rocío Verdejo, la cantautora Julieta Venegas, y el reconocido director Guillermo del Toro quien da vida al Gamborimbo ponx, una especie de Pepe grillo de El Santos. Estos últimos fueron los que, de alguna forma, lograron salvar la cinta en su totalidad; pues las actuaciones fueron buenas y además contribuyeron mucho a lograr una taquilla más o menos decente, pero que no fue tan redituable para los moneros

Jis y Trino, quienes ante el fracaso de sus personajes en la pantalla grande, mencionaron que hacer cine en México y ganar dinero con él es muy difícil, y a pesar de tardarse en concretar este proyecto fílmico casi 10 años, no se sienten decepcionados con el resultado. Jis y Trino prefieren reírse del asunto, y “culpar” a los cinéfilos del descalabro del filme que cuenta de manera cómica la historia de El Santos y su ex esposa la Tetona Mendoza. “Todo fracasó, nadie fue a ver El Santos, nos fallaron todos los mexicanos, gracias a todos, algo se les va a ofrecer, van a ver”.

Super 8

13


14

Super 8


Super 8

15


16

Super 8


Super 8

17


18

Super 8


El ícono

EL SANTO El cine como constructor del mito de eL Santo, El Enmascarado de Plata Por Javier Mendez

A

l igual que Jorge Negrete y Pedro Infante son ahora íconos del cine musical en México, El Santo lo es en el cine de luchado-

las convenciones sociales, y por tanto es pensado para el público, explica las continuas rivalidades del plateado con seres fantásticos, para así aterrar o emocionar a su audiencia.

El séptimo arte, a través de sus distintas historias y formas de contarlas, alimentó de manera gradual la leyenda del enmascarado. Al término de lo que algunos llaman “época de oro de cine mexicano” (1941-1946), inició otra era similar pero en los cuadriláteros. La década de los cincuenta fue sin duda la que registró más número de entradas en las arenas del país por mucho tiempo, y por supuesto, los hasta entonces productos de consumo existentes también tuvieron buena aceptación por parte del público.

El cine donde el papel principal lo tenían temibles vampiros, cobró fuerza principalmente después de la exhibición de Nosferatú (F.W. Murnau, 1922). No en vano el filme que llevó a la cima de la montaña al Enmascarado de Plata fue Santo contra las mujeres vampiro (Alfonso Corona Blake, 1962). Cinta que narra la historia de la venganza de un grupo de féminas vampiras, las cuales buscan dos cosas: la primera de ellas es revivir con sangre fresca a Zorina, su reina (Lorena Velázquez), y la segunda es encontrar a la sucesora del trono gótico.

res.

Los escritores de cine dibujaron el estereotipo del Santo de acuerdo al guión de la película. Es así como este personaje se pudo enfrentar a un sinfín de enemigos suyos y de la humanidad, consolidándolo poco a poco como un superhéroe. Partiendo de la idea de que el cine se forma de

Diana (María Duval), sin saberlo, es elegida por las vampiresas para estar al lado de su amo Satanás. El padre de la joven, el profesor Orloff (Augusto Benedicto), conoce la leyenda y llama al que podría ser el único enemigo mortal de las chupasangre.

Super 8

19


La película usa el apocalipsis como herramienta para su trama, males y fuerzas desconocidas e incontrolables para la humanidad también forman parte de la lista. Santo aparece casi a la mitad del filme, interactuando con los personajes del conflicto. Según la leyenda, las vampiras habían sido vencidas en el pasado por un “ser extraordinario”. El profesor informa a Santo que dichas leyendas hacen referencia a un hombre con máscara de plata, el cual podría acabar con el mal. He ahí el discurso como refuerzo para mitificar a El Santo, aunque

en la realidad éste tuviera un gran temor por los seres fantásticos que pudiesen causar miedo (momias, brujas, vampiros, muertos y lugares como cementerios). En esta producción se puede ver en pantalla a Santo con su típico equipo de combate: botas, mallas, capa, máscara y con el torso descubierto. En cambio, en Santo contra el rey del crimen (Federico Curiel, 1961), la historia misma da al luchador enemigos terrenales. El largometraje es sencillo: un grupo de hombres se dedican a estafar a jugadores de frontón y a realizar apuestas ilegales, al mismo tiempo son investigados para ser detenidos; pero la policía, mediante sus agentes Fernando Lavalle (Fernando Casanova) y Conrado (Beto El Boticario), no logra hacerlo fácilmente. Para ello llaman al gladiador (un elemento repetitivo en sus películas), que con ayuda de Virginia (Ana Bertha Lepe), periodista de Novedades, termina con la red de extorsión dirigida por Don Cosme (Guillermo Álvarez Bianchi). El inicio de la obra ofrece al espectador una explicación de porqué el Enmascarado de Plata posee una personalidad filantrópica, heredada por sus antepasados, lo cuales habían portado la tapa plateada

20

Super 8

durante generaciones. Dicha responsabilidad es simbólicamente otorgada a Roberto De La Llata (Francisco Curiel), antes que su padre (René Cardona) fallezca por un mal cardiaco. El niño, ansioso y emocionado tras saber que su progenitor es Santo, pone todo su empeño para convertirse años después en campeón de lucha libre y así lograr que Matías, el mayordomo, (Augusto Benedicto) le entregue la careta. Santo contra el rey del crimen es un intento válido por construir un héroe mortal, y al mismo tiempo poseedor de recursos fantásticos: dinero, tecnología fuera del alcance de la gente común, inteligencia, y habilidades físicas que le permiten combatir el mal constante de la sociedad y de la humanidad misma. La película de Curiel hace pensar en un Santo similar a Batman. A pesar de las carencias tecnológicas, y quizá hasta dramatúrgicas del filme, cumple una función primordial que el cine hollywoodense no ha olvidado hasta ahora, vender y entretener. El Plateado, como héroe cinematográfico, fue tan multifacético que incluso incursionó en el wes-


tern con Santo contra los jinetes del terror (René Cardona 1970); en ésta, seis hombres con lepra escapan de una clínica cercana a un pueblo en algún lugar del mundo. Dicho grupo entra a las casas a hurtar ropa para después esconderse en la Cueva Del Diablo. La gente del condado, al temer por sus vidas debido a la facilidad de contagio de la enfermedad, exige a Darío (Armando Silvestre), el comisario, encerrar nuevamente a los hombres. Por su parte, Camerino (Julio Aldama), un tipo inteligente que sabe aprovechar las oportunidades, utiliza a los individuos in-

Super 8

21


fectados como herramienta para justificar los robos hechos por él y sus secuaces. El comisario, al verse en dificultad para mantener la calma y el orden, acude a Santo; refiriéndose a él en una de las secuencias como: “un personaje fabuloso, increíble, legendario; Santo el Enmascarado de Plata, defensor de la justicia, protector de los desvalidos, ayuda a todo el mundo que lo necesite”. Las secuencias usadas por obligación en el género de luchadores son los combates; y aunque en Los jinetes del terror no hay un cuadrilátero profesional ni una arena con paredes, sí existe un ring improvisado a la intemperie,

22

Super 8

donde un individuo ofrece dinero al que pueda vencer a su luchador, El Toro. Como es de imaginarse, ninguno de los espectadores logra rendirlo; sino hasta la llegada del encapuchado, quien al ganar otorga el premio a un trío de monjas dedicadas al cuidado de niños huérfanos; y una vez más, Santo es colocado como la encarnación de nobleza y heroísmo puros. Esta aparición en el western sucedió años después de su papel en Operación 67 (René Cardona, René Cardona Jr., 1966); filme que dibuja a un Santo al estilo de James Bond, con autos de lujo, armas y un gran poder de seducción. Con la com-

pañía de su amigo, Jorge Rubio (Jorge Rivero), y el apoyo de la INTERPOL, debe detener a un grupo internacional, que pretende golpear y debilitar la economía global falsificando billetes. Ruth Taylor (Elizabeth Campbell), la mujer fatal de la película y cerebro de la organización, usa sus armas intelectuales y seductoras para intentar asesinar a los agentes que intervienen en sus planes. Las locaciones grabadas y la utilería utilizada para crear un ambiente detectivesco, e inclusive futurista (cigarros con sensores de movimiento, radios de larga distancia, relojes localizadores, laboratorios equipados y armamento pesado


como bazucas), asegura y refuerza el heroísmo del encapuchado, llevándolo a la esfera de la inteligencia internacional, e involucrándolo ya no sólo en temas de índole fantástico, sino también geopolítico. Lo común de estas películas (y seguramente de toda la filmografía de El Santo) son sin duda esos elementos como edificadores de un mito que se ha mantenido por mucho tiempo. El buscar y rebuscar la fórmula para conservar a Santo como el “todo poderoso” en sus filmes rindió frutos, posicionándolo así como el superhéroe mexicano por excelencia. No en vano en Santo contra las mujeres vampiro y Santo contra el rey del crimen se puede ver al gladiador con el cuerpo semidesnudo, para mostrar esa fuerza imparable; sin embargo, años después, cuando el hombre detrás de la máscara es víctima del tiempo, es obligado a cubrir el físico con otra prenda, como en Operación 67 y Santo contra los jinetes del terror. Es claro que el cine de Santo, al ser un material histórico como cualquier otro tipo de películas, buscó adaptarse a lo cotidiano, y por ello se tiene ahora una gran gama de temas en sus filmes, utilizando efectos y estilos de filmar acorde a las posibilidades técnicas del contexto; aunque, estéticamente, dichas películas, no aportaron nada. Finalmente, ello no impidió que la participación de su público barnizara esa construcción mítica, participando activamente en el consumo de estas historias, al mantener con vida el producto que poco a poco habían formado los cineastas: uno de los personajes más recordados, y quizá el más rentable de cine nacional, y por supuesto, un ícono de identidad de la cultura popular mexicana.

Super 8

23


24

Super 8


Super 8

25


26

Super 8


ยกLUCHARรN DE DOS A TRES CAIDAS...! En la sala de cine

28

Super 8


Por Evelin Montiel

E

l cine de luchadores es un subgénero netamente mexicano, el cual además de popularizar y masificar este deporte dentro de la cultura mexicana, realzó la fama de varios luchadores de la época de oro del cine como lo fueron: El Santo, Blue Demon y Mil Máscaras. Pronto estos luchadores se convertirían en íconos de la lucha libre y en estrellas del cine de la época de los 50 y 60´s.

Plata de René Cardona, dando apertura a lo que se convertiría, años después, en cine de culto mexicano, y más que eso, cultura, distintivo e identidad.

La popularidad del género trascendió a tal grado que en algunos países se considera a los luchadores y sus máscaras como un producto artístico, inclusive la Cinemateca de Francia posee uno de los acervos fílmicos más grandes de lucha libre fuera de México.

Para finales de los años sesenta, la fórmula creada en las películas del Enmascarado de Plata podían ser dirigidas hacia cualquier género, desde el infantil hasta el soft porn, ejemplo de ello son El Santo contra Capulina (1968) y El Santo en la venganza de las mujeres vampiro (1970).

Y es que en estas cintas, los enmascarados se enfrentaban a cientos de peligros inimaginables para el público; desde monstruos del espacio, hechiceras, gángsters, mujeres vampiro, momias, científicos enloquecidos, mafias o incluso a todos a la vez, con el objetivo de lograr el bien y salvar a los inocentes en peligro.

Según se narra en la obra ¡Quiero ver sangre! Historia ilustrada del cine de luchadores, escrito por Raúl Criollo, José Xavier Návar y Rafael Aviña, hasta la fecha se han realizado más de 200 cintas referidas a este género, de las cuales El Santo protagonizó 54.

Toda esta euforia comenzó en 1952, con la película de Chano Ureta titulada La Bestia Magnífica, donde se pudo ver por primera vez a los luchadores formar parte de una obra fílmica. Ese mismo año aparecieron otras tres cintas que utilizaban la misma fórmula: El luchador fenómeno de Fernando Cortés, Huracán Ramírez de Joselito Rodríguez y El Enmascarado de

Aunque sin duda el parteaguas del cine de luchadores fue la aparición de El Santo, figura luchística a la que se le confirieron una serie de atributos que bien podrían equipararse a los de un súper héroe.

De Wrestlemania a Hollywood Hoy en día, la lucha libre se ha popularizado el rededor del mundo, y Estados Unidos no podía quedarse atrás. Uno de los eventos que más dinero recauda cada año (incluso más que el TELETÓN en México), es Wrestlemania, un espectáculo de pago por

Super 8

29


tirlos en grandes estrellas de cine.

ver de lucha libre, producido por la Word Wrestling Entertainment (WWE). Este show de lucha libre representa el evento más importante del año en la rama luchística, sólo comparable con el Super Bowl de la NFL, en términos monetarios y de popularidad. Por tanto, no es de extrañarse que la industria cinematográfica se interesara en algunos de los más populares luchadores estadounidenses, para conver-

30

Super 8

Figuras como Hulk Hogan y André el Gigante abrieron paso a los luchadores al mundo del cine, donde consiguieron gran éxito. Por un lado Hulk Hogan inició su carrera en el cine con la cinta Rocky III, donde interpretó a un famoso luchador profesional en un encuentro benéfico contra Rocky (Sylvester Stallone). A partir de esta primera aparición cinematográfica, Hogan protagonizó algunas cintas de corte infantil donde se realzó su imagen de tierno fortachón. Esta nueva imagen logró conjugarla con su carrera luchística la cual no abandonó hasta 2003, cuando fue “despedido” de la WWE; sin embargo en 2005 regresó al ring con algunas apariciones esporádicas. Durante la década de los dos mil, la carrera de Hogan en el mundo del espectáculo floreció con algunos

cameos y actuaciones pequeñas. En 2006 apareció en Colma: The musical, donde hacía el papel de un hombre viejo de

un bar que canta y baila cuando está solo. Hogan también hizo


apariciones en varios episodios pilotos de series de televisión, sobresaliendo las series de la TNT, prodiucidas por Eric Bischoff. Dentro de estos luchadores que abrieron una brecha entre el deporte y el espectáculo también se encuentra Mr. T, quien dio un giro a su carrera en la TV para incursionar en el mundo de la lucha libre. Al igual que Hulk Hogan, Mr. T tuvo su primera incursión en el cine en Rocky III, luego de ser descubierto por Sylvester Stallone para que interpretara al boxeador Clubber Lang. después de ello, la fama cubrió a este personaje de particular estilo, pues en 1983 la compañía de dibujos animados Rudy Spears produjo una serie de dibujos animados titulada Mr. T, donde su protagonista entrenaba a un grupo de gimnastas, que además solucionaban crímenes y misterios. En 1984 protagoniza la cinta El hombre más fuerte del mundo, donde interpreta a un hombre de la vida criminal que decide cambiar su vida para ayudar a los jóvenes de la localidad. Para 1985 la oportunidad aparece y decide incursionar en la lucha profesional y junto con Hulk Hogan forma un dúo que duraría hasta 1988, obteniendo gran éxito en sus combates. Sin embargo, en 1989 decide abandonar el mundo luchístico para continuar con su carrera en el mundo del espectáculo, de la que tendría que apartarse en 1995 debido a un linfoma que le fue diagnosticado. Cuando otros luchadores vieron que el negocio del cine y del es-

pectáculo parecía fructífero empezaron a probar suerte; así la lista comenzó a crecer, y figuras como Batista, Candice Michelle, El Gran Khali, Jesse Ventura, Joanie Laurer Chyna, John Cena, Kane, Kimbo Slice, Nathan Jones, Rachel Carre, entre otros, se sumaron a las figuras que compaginaron el mundo de la lucha con el del séptimo arte. Pero si alguien ha logrado brillar en el mundo Hollywoodense tanto como lo hizo Hulk Hogan en su época es Dwayne Johnson o mejor conocido como The Rock. En su haber destacan diez campeonatos mundiales, ocho como campeón de la WWF y dos como campeón mundial de la WCW.


d

Decadencia del género

También destacan sus dos cinturones como campeón intercontinental, y cinco más en la categoría de campeón mundial en parejas. Fue ganador del Royal Rumble 2000 y campeón de Las tres coronas. Así que la popularidad y el éxito no le faltaban a este poderoso hombre en quien pronto se fijarían los productores de cine y televisión. Johnson apareció como invitado en varios programas televisivos como Saturday Night Live, Star Trek y That 70´s Show. Su primera aparición en un largometraje fue una participación en la cinta The Mummy Returns, por la cual escribió su nombre en el Libro de los Record Guinness, al ser el actor que recibió el sueldo más alto ( 5 millones de dólares) en su primer rol cinematográfico. El éxito de esta película conllevó la realización de una precuela titulada El Rey escorpión, donde obtuvo el papel principal. Luego de este éxito taquillero, Johnson redirigió su carrera al mundo de la actuación por lo que decidió retirarse de la WWE en 2004. Fue así como vinieron proyectos como The Game Plan, Get Smart, Fast & Furious 5, Journey 2: The Mysterious Island, El Tesoro del Amazonas, entre otras.

En México, luego de que el Enmascarado de Plata falleciera, el género desapareció casi por completo. A pesar de la infinidad de parodias, alusiones y homenajes que se realizaron a este personaje para evitar que los luchadores desaparecieran por completo del cine, ha sido casi inútil; ya que ninguna otra cinta alcanzó el éxito que logró acumular la amplia filmografía de El Santo. En 1981, el director José Buil abordó a este personaje desde una perspectiva ácida e irónica en el mediometraje Adiós, adiós ídolo mío, desatando el enojo de la familia del luchador, y de los seguidores, debido a que en nada parecía “hacerle justicia” al luchador. Luego de ello, otras cintas intentaron posicionar a otros luchadores de gran talla como: Octagón y Atlantis: La revancha (1990), Octagón y Máscara Sagrada: Lucha a muerte (1991) y Los luchadores de las estrellas (1992). Sin embargo, ninguna de ellas logró su cometido. Por otro lado, las figuras estadounidenses también llegaron a la decadencia; y su papel como luchadores que combatían el mal, o bien lo personificaban, dejó de ser redituable. Prueba de ello es el retiro que tuvieron figuras como Hulk Hogan, que ahora sólo se dedica a hacer apariciones especiales en la WWE, y a ser reconocido como el padre de una de las mujeres más atrevidas y sexys del mundo del espectáculo: Brooke Hogan; otro caso es el de Mr. T, que luego de una larga carrera en el mundo de la televisión y el cine, terminó vendiendo aparatos electrodomésticos para amas de casa.


Top five

PELICULAs

DE

LUCHADORES Por Evelin Montiel

The Wrestler Cinta dirigida por Darren Aronofsky, y protagonizada por Mickey Rourke, narra la historia de Randy, un luchador profesional que luego de 20 años de carrera y de estar en la cima, se dedica a participar en combates semi-profesionales independientes para poder sobrevivir. Sin embargo, su vida cobra un giro

inesperado cuando, luego de un combate, sufre un ataque al corazón que medicamente lo deja imposibilitado para volver al ring. La cinta resultó un gran éxito, no por nada obtuvo dos nominaciones a los premios Óscar, una en la categoría de Mejor actor y otra en la de

Mejor actriz de reparto para Marisa Tomei; mientras que en los Globos de Oro, Mickey Rourke se llevó la presea a Mejor actor, premio que volvió a repetir en los BAFTA y en los Independet Spirit Awards, marcando así su regreso a la pantalla grande.

Super 8

33


Un mal día para pescar Esta cinta, de origen uruguayo, narró la historia de un ex campeón mundial de lucha libre, que todavía cree ser “el hombre más fuerte de la tierra”. Su manager comienza a organizar exhibiciones y combates clandestinos, asegurándole que es posible volver al pasado y reconquistar un título importante. Sin embargo, los acontecimientos toman un rumbo inesperado e incontrolable para los protagonistas. El filme fue considerado uno de los mejores en el país de habla hispana, incluso fue seleccionado para competir en los premios Óscar de 2010, en la categoría de Mejor película extranjera.

El maestro luchador Aunque propiamente no es una cinta donde se hable sobre lucha libre sino de la lucha grecorromana, esta cinta sobresale gracias a la actuación de Kevin James quien interpreta a un maestro que se echa encima la responsabilidad de salvar al programa musical de la escuela, prometiendo juntar los $60,000 dólares que necesita. Para lograrlo, decide que luchará en una pelea de la UFC cuyo premio es casualmente esa cantidad.

34

Super 8

Está bien, hay que admitirlo: la cinta es predecible de pies a cabeza, pero bien vale la pena ver a Kevin James, quien también se perfila como uno de los grandes de la comedia estadounidense.


Nacho Libre Este trabajo, dirigido por Jared Hess y protagonizado por uno de los íconos de la comedia más representativos de Estados Unidos, Jack Black, nos presenta la historia de Nacho, un pequeño huérfano criado en un monasterio de México, cuyo sueño se centra en convertirse en una estrella del ring de lucha libre. Al crecer, y convertirse en un hombre, se enfrenta a la difícil realidad de que no tiene talento luchístico, pero seguirá intentando al lado de su fiel compañero Esqueleto. Aunado a eso, en el convento están totalmente en contra de la lucha libre y a Nacho no le queda más remedio que llevar una doble vida. Esconde su identidad detrás de una máscara azul y se enfrenta a los luchadores más famosos de México, decidido a cumplir su sueño, y a que los niños del convento puedan vivir mejor con el dinero producto de los combates. A pesar de encontrarnos ante un trabajo enternecedor sobre los ideales y los sueños, no resulta un gran trabajo fílmico en cuanto a producción y a actuación, sin embargo esto podría salvarse a ratos, con su tonta pero muy graciosa diversión que se experimenta en cada momento del metraje.

AAA, la película: Sin límite de tiempo Nos encontramos nuevamente con el cine mexicano y en esta ocasión, con una cinta animada de una de las marcas más importantes de la lucha libre mexicana: La Tripe A. La Parka, el personaje principal y junto a Octagón, Chessman y una extensa lista de luchadores de gran popularidad, viajan en el tiempo desde la época de los dinosaurios, los romanos, las cruzadas para encarar a grandes contrincantes como Goliat y Genghis Khan. La cinta se estrenó en 2009 con 250 copias a nivel nacional, contó con una inversión de casi 30 millones de pesos, con los mejores animadores mexicanos, y aun así no lograron encantar al público con todos estos números.

Super 8

35


La carteLera Por @AMAURY 1984 El verano llegó, ¡sí señor!, y con él las grandes producciones, y los grandes directores a llenar sus pantalones con un montón del bolsitas con lo que ustedes caritativamente dejen en las taquillas de las salas de cine. Permítanme iniciar esta cartelera con una película que personalmente llevó esperando buen tiempo.

Los Amantes Pasajeros

(estreno 5 de julio)

Toda una comedia negra escrita y dirigida por Pedro Almodóvar, algo que esperaban los fanáticos del director español después de Volver. La tripulación del vuelo 2549, de la aerolínea Península Air, está formada por los personajes más alejados de lo que uno desearía de la gente que operara el avión al que sube. Y así, una falla técnica en la operación del avión, deja al descubierto que la tripulación de este colorido vuelo está más preparada para un show de Broadway que para afrontar un contratiempo. Es en este momento de crisis en el que algunos sacan a relucir sus prioridades antes de una posible muerte.

Titanes del Pacífico (Pacific Rift, estreno 12 de julio) El maestro de los monstruos y los efectos especiales, Guillermo del Toro, ya tenía rato sin hacer algo de su propia visión. Y al ver los trailers de Pacific Rift uno se puede imaginar porque nos tomó tanto tiempo saber algo del director tapatío. Desde el fondo de mar un extraño portal... Bob Espo... ah no, un extraño portal trae a nuestro mundo una raza de gigantes que está atacando las grandes ciudades de la humanidad. Con el fin de salvar nuestro modo de vida, la ciencia ha creado unos cuerpos robóticos gigantes que denomina Jäger (Cazadores, pues), operados por soldados listos para salvar lo que queda de la humanidad... de hecho de EE.UU., porque todo siempre pasa ahí. Supongo que debe ser mas divertido destruir San Francisco que Huatulco. ¡No se la pierda!

36

Super 8


Super 8_14  

EL SANTO: ícono del cine mexicano

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you