Page 1

magellan De viajero a viajero

Año 3 - Abril 2017

HAWÁI

KOCHI

DESCUBRIENDO OAHU Y MAUI

ESTAMPAS DE PESCA EN LA INDIA

BIELLA

LYON LA JOYA DE FRANCIA

LAS MARAVILLAS DEL PIAMONTE

JAPÓN

GRANDES EMOCIONES EN VERSIÓN “LOW COST”

1


magellan De viajero a viajero

magellan De viajero a viajero

Año 3 - Abril 2017

EDITORIAL HAWÁI

Año 3 - Nº28 - Abril 2017 Publicación de periodicidad mensual

KOCHI

DESCUBRIENDO OAHU Y MAUI

ESTAMPAS DE PESCA EN LA INDIA

BIELLA

LYON LA JOYA DE FRANCIA

LAS MARAVILLAS DEL PIAMONTE

JAPÓN

GRANDES EMOCIONES EN VERSIÓN “LOW COST”

Editor Fabrizio Rodilossi fabrizio@magellanmag.com Redacción Laura Fabregat redaccion@magellanmag.com Redes sociales Gonzalo Paraíso redes@magellanmag.com Publicidad publicidad@magellanmag.com Marketing marketing@magellanmag.com Han colaborado en este número Riccardo Lamberto Carlos Martínez Jordi Canal-Soler Pere Torra Pla Miguel Galmés Bondía Suscripciones Suscríbete y te mantendremos informado sobre la salida de cada número y acerca de todas las novedades de Magellan. Contacto Tel. +34 680624660 info@magellanmag.com Web www.magellanmag.com

‘Magellan’ no se hace responsable de los artículos firmados por los autores. Foto de portada: Japón (Riccardo Lamberto)

1

El secreto de la felicidad...

H

ace pocos días leíamos que, según se desprende de un estudio de Booking, “ la experiencia vivida antes y durante un viaje es mucho más placentera que cualquier otra cosa material”. Preparar, organizar, imaginar, fantasear, decidir, reservar, esperar...todo ello forma parte del “secreto de la felicidad” que cada viaje encierra. Si estos días, en los que el verano ya asoma tímidamente por la puerta, nos dedicáramos a escuchar conversaciones ajenas será fácil darse cuenta de que un tema recurrente en muchas de ellas es la pregunta de: “¿y dónde vas este año?”. Para los indecisos que aún no han decidido destino de su próximo viaje, para los que quieren empezar a planificar una experiencia rumbo a lo desconocido, este mes de abril Barcelona acogerá una nueva edición del salón B-Travel, una excelente ocasión para ir soñando en cual puede ser esa meta en la que gozar una vez más de las emociones y sensaciones que solo un viaje nos puede regalar. Y es que hay cosas en las que los humanos nos podemos poner fácilmente de acuerdo, y el “secreto de la felicidad viajera” es una de ellas.


magellan De viajero a viajero

¿Te animas a compartir tu viaje? Envíanos tu historia junto a las mejores fotos y verás tu relato publicado en uno de los próximos números de Magellan.

¡Es muy fácil participar! Entra en www.magellanmag.com, accede a la sección Tu Viaje y sigue las instrucciones para el envío del material.

¡Atrévete!


SUMARIO

LYON

BIELLA JAPÓN

HAWÁI KOCHI

12

06 Noticias Repasamos las noticias y eventos más

de viajes 10 Apps Las apps aconsejadas para facilitar la vida

destacados de la agenda internacional y descubrimos los escenarios de tus series.

del viajero. Este mes proponemos 4 nuevas apps para organizar mejor tu viaje.

mejor foto de mi viaje 08 La Múnich, Girona, Bangkok y París son los

en versión “low cost” 12 Japón Con un presupuesto de mil euros el

lugares en el punto de mira de nuestros lectores este mes.

autor regresa de Japón rico en vivencias y recuerdos inolvidables.

4


SUMARIO

22

44

34

54

y Maui: viaje al paraíso 22 Oahu Descubriendo dos de las más bellas islas

Biella hacia el tercer paraíso 44 Desde Recorrido lleno de sorpresas por el fasci-

del archipiélago de Hawái, un viaje que uno sabe que volverá a emprender.

nante Piamonte, historia , gastronomía y naturaleza en estado puro.

últimas redes de Fort Kochi 34 Las Contemplando un antiguo ritual de pesca

Patrimonio de la Humanidad 54 Lyon, De paseo por una verdadera joya del país

en una pequeña e histórica localidad al sur de la India.

galo para darse un baño de historia en una ciudad que enamora al viajero.

5


NOTICIAS El ganador del Concurso de Relatos viaja a Ragusa Jordi Canal-Soler, ganador del primer premio del Concurso de Relatos de Viajes, que Magellan organizó conjuntamente con la escuela Laboratori de LLetre,s viajó a Ragusa el pasado mes de marzo para explorar la ruta de Montalbano de la mano de Sud Tourism. Tres días intensos que permitieron a Jordi conocer los lugares de Montalbano, compartir aventuras y viajes con los ciudadanos de Ragusa, y recopilar experiencias que compartirá próximamente en Magellan.

Jornadas IATI de los grandes viajes El fin de semana del 1 y 2 de abril se celebró en Madrid la quinta edición de las Jornadas Iati de los grandes viajes. Una serie de conferencias y mesas redondas protagonizadas por personas que han realizado viajes de largas duración que en algunos casos se han prolongado durante años. Personas que han hecho de sus viajes una forma de vida como la familia Zapp, entre otros, quienes acercaron a los asistentes sus vivencias y experiencias recorriendo el mundo. www.jornadasgrandesviajes.es

B-Travel 2017 Desde el 21 al 23 de abril el recinto ferial de Montjuïc en Barcelona acoge una nueva edición del salón del turismo B-Travel. Esta nueva cita viajera llega cargada de novedades y actividades para todos los públicos y edades. Un evento muy aconsejable para todos los amantes de los viajes y para todos aquellos que están planeando las próximas vacaciones. Para más información y programa completo del salón: www.b-travel.com

6


NOTICIAS El pub en una caravana más famoso de Londres

LOS ESCENARIOS DE TUS SERIES Fantasticas, históricas o de rabiosa actualidad. Las series televisivas son hoy objeto de culto y sus y localizaciones son ya dignas de la mejor de las producciones.

Aprovechando el tirón televisivo de la serie ‘Breaking Bad’, el bar londinense ABQ ha decidido crear un pub movil (no tendrá una ubicación concreta, se moverá) dentro de una caravana. Esa caravana es una réplica idéntica a la que usa el protagonista de la serie como ‘laboratorio’ para cocinar su ‘Metanfetamina’, y los fans no han tardado en dar respuesta a la propuesta. El original pub, que cambiará de ubicación cada tres meses ya está completo hasta setiembre. Así que habrá que apuntarse rápido: abqlondon.com

Y el mejor restaurante del mundo este 2017 es... Por un año, y hasta que se actualice de nuevo la lista de los mejores restaurantes del mundo ‘The World’s 50 Best’, el Eleven Madison Park de Nueva York, será el mejor restaurante sobre la faz de la tierra, seguido de la Osteria Francescana (en Modena, Italia), considerado el mejor restaurante en Europa, y el Celler de Can Roca de Girona, en España, que desciende a la tercera posición.

1

‘Girls’, Nueva York. Viven en Brooklyn y la serie se graba allí: del Café Grumpy al Book Thug. Todo real.

2

‘Narcos’, Medellín. Si eres fan de la serie, es tu ciudad. Comuna 1es el suburbio dónde todo empezó.

3

‘Perdidos’, Oahu. Es de las más difíciles, pero la más visitada: la playa Police en Hawai es ya lugar de culto.

4

‘Downton Abbey’,Hempshire. Una serie muy ‘brit’ con un escenario de lo más inglés: el castillo de Highclere.

5

‘Los Soprano’, New Jersey. No contaremos el final, pero los que ya lo han visto: heladería Holsten, en Bloomfield.

6

‘Juego de Tronos’. Son muchos los países con escenarios, pero nos quedamos en casa: Girona, Sevilla, Navarra...

7

‘Friends’, Nueva York. Lugar de culto, el bloque donde vivían está en Greenwich, pero el bar ¡no es el real!

8

‘The Walking dead’, Senoia. El pueblo ficticio de Woodbury está en Georgia (EE UU). ¿Te atreves?

9

‘Sherlock Holmes’, Londres. El 221B de Baker Street no está en Baker Street sino en North Gower Street. Llama al 187.

10 7

‘Breaking Bad’, Albuquerque. Hay varias localizaciones que ver, pero la casa de los White, en New Mexico, gana.


LA MEJOR FOTO DE MI VIAJE

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Múnich

Ferdinando Borgese

Girona

Laura Cortés

8


LA MEJOR FOTO DE MI VIAJE

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Bangkok

Miguel Angel Pes

París, Rue Cremieux

Yasmina Cruz

9


APPS DE VIAJES

iMar

Trazers

Puertos del Estado presenta iMar, su aplicación para dispositivos móviles que permite conocer el estado del mar, tanto en tiempo real como en días posteriores. Proporciona información detallada de oleaje, nivel del mar, viento, presión atmosférica, temperatura del agua, etc. para cada localidad, playa y puerto de España. La aplicación ideal para los navegantes que quieran evaluar el estado del mar en toda España.

Trazers es la red social de turismo colaborativo que cambiará la manera de viajar. Una manera de conocer el mundo a través de los ojos de otros viajeros. Mediante videos, audios o rutas, compartidas por los usuarios de la app, se puede tener una aproximación real y auténtica del lugar al que pensamos viajar. Se puede elegir la temática, idioma, etc. de los contenidos, y es posible crear una red propia red con los favoritos.

Yuggler

Tripwolf

Yuggler, es la aplicación más popular en la App Store para familias, y ganadora del Premio Parents ‘Choice Approved y del Webby Awards Honoree por su aportación al descubrir nuevas ideas para actividades infantiles durante los viajes. Yuggler muestra los lugares de interés más cercanos para niños, y usando los filtros,permite encontrar el sitio perfecto para los más pequeños.

Más de 600 guías de viaje, mapas offline y planificador de viaje. La app incluye amplias descripciones, horarios, precios de entradas, información de los monumentos y atracciones más importantes, restaurantes, museos y otros puntos de interés. Un buen planificador de viaje, que permite organizar el viaje antes o durante la estancia. Ideal para optimizar el tiempo del viajero organizado.

10


magellan De viajero a viajero

Disponible gratuitamente en el App Store

Lee Magellan a travĂŠs de su exclusiva app Disponible tambiĂŠn para otros sistemas operativos en la App gratuita PressReader:


Mi viaje a Japón en versión "low cost" Con un presupuesto de mil euros regreso de Japón habiendo acumulado riqueza vital en forma de emociones únicas y recuerdos inolvidables TEXTO Y FOTOS RICCARDO LAMBERTO FECHA DEL VIAJE NOVIEMBRE 2016

12


V

iajar es lo que más me gusta hacer. En cuanto tengo un poco de tiempo libre, ya tengo la maleta lista. Hablando con amigos y conocidos y contando mis viajes, muy a menudo escucho frases como “¡Qué envidia!¡Allí sí que me encantaría ir!” y al preguntar :“¿Y por qué no vas?”, las motivaciones son normalmente dos: por un lado hay algunas personas a las que le da miedo viajar solos o piensan que puede ser aburrido, mientras que otras que opinan que viajar es demasiado caro. Con respecto a esta segunda motivación, suelo responder con la siguiente cita en la que creo muchísimo: «Viajar es la única cosa que compras que te hace más rico». Para mi último viaje no tenía un destino planeado, solo sabía qué tenía unos diez días de vacaciones y un budget alrededor de los mil euros. Organizando el viaje, estaba pensando inicialmente ir a Finlandia, sin embargo mirando los vuelos, vi que, paradójicamente, ir a Tokio me costaba lo mismo. Decidí entonces comprar los vuelos, ya que siempre me ha fascinado mucho Japón y la cultura japonesa. Ha sido mi primer viaje tan lejos y también el primer viaje largo que decido hacer solo. Ya había viajado solo a algunas ciudades europeas, pero únicamente para un par de días. Después de esta aventura aún estoy más convencido de que cada viaje es único y la experiencia varía totalmente si se hace solo, en pareja o en grupo y en cada caso es algo maravilloso que nos regala recuerdos que nos durarán para toda la vida. Considerando que tuve que hacer tres escalas, mi viaje duró casi 24 horas pero, contra-

13


riamente a mis expectativas, el tiempo pasó muy rápido. Llegué a Tokio cuando ya había anochecido. Mi alojamiento se encontraba al lado de una de las estaciones más grandes de Tokio - en el barrio de Shinjuku – y me preocupaba un poco el caos con el que me hubiera podido enfrentar. Sí que es verdad que había muchísimas perTokio sonas – aunque las estaciones allí son tan grandes que se parecen a pequeñas ciudades - pero cuando llegué estaba totalmente fascinado del orden y la calma de los japoneses: en Tokio hasta una estación es algo espectacular y totalmente diferente de lo que estamos acostumbrados a ver en el mundo occidental. Al salir de la estación, con las miles de luces de los típicos paneles de la metrópolis nipona, las enormes carreteras y la música, empezó realmente mi viaje y desde el primer momento percibí un sentido de paz interior que en ningún viaje anterior conseguí sentir y que ninguna foto puede realmente transmitir. Sin dificultad alguna llegué al hotel e interactué con las primeras personas allí: la

amabilidad de los japoneses es una de las cosas por las cuales quiero volver apenas pueda, desde el primer momento te sientes bienvenido, como si hubieras llegado a casa. Cuando viajo, lo que más me gusta es sumergirme cuanto más pueda en la cultura del destino, por esta razón me aprendí algunas frases en japonés – que me fueron muy útiles considerado que, contrariamente a lo que se suele escuchar, son muy pocos los japoneses que hablan inglés, incluso en l a c o s m op ol it a capital- y decidí alojarme en uno d e l o s c el ebre s hoteles cápsula: estos hoteles permiten alojarse de forma muy barata en el centro de la ciudad y vivir una experiencia única y típica del destino. Hay infinitas tipologías, desde los super baratos (donde la calidad no es, digamos, excelente, y las cápsulas son realmente muy pequeñas y un poco cutres) hasta los más originales (existe uno perfecto para los amantes de la lectura que es como una enorme biblioteca, y detrás de los estanterías se sitúan las cápsulas). El que elegí yo, era de categoría medio-alta y la experiencia

14


DNI DEL VIAJERO Nombre: Riccardo Apellido: Lamberto De: Turín (Italia) Edad: 25 años Amo viajar, porque me encanta todo lo que es diferente. Descubrir cosas nuevas, te permite tener una mentalidad abierta hacia todo y todos y te enseña a respetar y a amar las demás culturas que es, en mi opinión, fundamental en la sociedad en la que vivimos hoy en día. Me apasionan los idiomas extranjeros y llevo viviendo fuera de Italia desde que tenía 19 años; primero en Alemania y seguidamente en Barcelona, ciudad maravillosa, donde vivo desde hace dos años.

fue realmente parecida a la de un hotel de lujo: cápsulas bastante amplias con televisión, tablet e internet, un buen onsen con todo tipo de amenities (desde el cepillo de dientes, al mejor acondicionador, realmente no hace falta falta llevar nada de casa), desayuno incluido, maquinas de vending de uso ilimitado a cualquier hora del día y de la noche y, para los apasionados, naturalmente, cientos de revistas de manga. Recomiendo estas tipologías de alojamiento a cualquier persona que quiera ver como vive la gente allí, de hecho los extranjeros éramos muy pocos; todos los demás eran japoneses que, seguramente, terminaban de trabajar cuando los medios de transporte público ya no funcionaban y,

El hotel “cápsula¨


Templo Sensō-ji

como los taxis son muy caros, les sale más barato quedarse una noche en uno de estos hoteles y se lo pasan relajándose en la onsen y leyendo manga. Normalmente no suelo planear demasiado los viajes, porque si no creo que se pierde la espontaneidad y la aventura que tanto me gusta, por eso solo había decidido que barrios visitar sin falta y me había quedado un par de días libres para poder decidir en destino, y la estrategia me funcionó muy bien. El primer día decidí ir a Asakusa, un barrio característico donde se puede respirar un poco la atmósfera del Japón tradicional. Después de un largo recorrido entre quioscos con productos típicos muy, muy concurrido,

visité el magnífico templo Sensō-ji: el penetrante perfume a incienso, los fieles rezando, el silencio, me permitieron disfrutar de una experiencia casi mística y me quedé allí observando bastante rato. No tuve la suerte de poder ver la famosa pagoda de cinco plantas que se encuentra justo al lado, la segunda más alta de Japón, porque la estaban reformando: no es grave, ¡una razón más para volver! Lo que más me impresionó de Tokio es la increíble y armónica alternancia entre tradición y modernidad, de hecho, a muy poca distancia de Asakusa se encuentra el Tokyo Sky Tree que tiene 634 metros de altura y es el segundo edificio más alto del mundo. A mí me encantan los rascacielos y estas obras tan

16


imponentes, por eso subir para mi era obligado. Como ya estaba anocheciendo, decidí regresar uno de los últimos días y fue magnifico, mereció hasta el último céntimo. Se puede subir hasta 451 metros de altura, lo que me permitió disfrutar del panorama de todos los barrios donde fui y del océano, y me comentaron además que, en los días más límpidos, hasta es posible ver el monte Fuji. Otro barrio muy peculiar es el de Shibuya, no lejos de Shinjuku: se trata de un barrio con muchísima vida nocturna, maids cafés, luces y música en cada rincón y donde se encuentra el celebérrimo, concurridísimo cruce, inesperadamente impresionante aunque no apto para quien padezca demofobia (pánico a las multitudes). Es increíble como hasta algo normalmente tan aburrido como un cruce pueda ser tan interesante, y así fue más o menos toda mi experiencia en Japón: todo es diferente y muchas cosas, a ojos del Vistas desde el Tokyo Sky Tree

17

LOCOS POR LOS GATOS

¡Los amantes de los gatos adorarán Japón! Los gatos son tan amados allí que hasta hay un templo dedicado a ellos, el de ManekiNeko en Gotokuji, en el barrio de Setagaya, no muy lejos del centro de Tokio. Una parte del cementerio del templo está dedicado a las amadas mascotas felinas fallecidas y hay cientos de pequeñas estatuas de gatos, símbolo de buena suerte y prosperidad. Asimismo en la metrópolis nipona hay multitud de “cats cafés”, donde disfrutar de un buen café en compañía de simpatiquísimos gatos. Además al lado de la celebre y turística Takeshita Street, entre Shinjuku y Shibuya, se encuentra la “cat street”, donde hay muchos bares de gatos, tiendas relacionadas con los gatos y hasta gatos de verdad en cochecitos de bebé. En Japón hay incluso una docena de “cats islands”, Tashirojima entre ellas, que serán visita obligada en mi próximo viaje a Japón. ¡Gatos, gatos y más gatos por doquier!


mundo occidental, parecen a veces hasta un poco locas (en el mejor sentido del término). En este sentido fue interesante una experiencia en el metro de Tokio. Normalmente intentaba evitar las horas puntas y los metros y trenes parecían muy tranquilos, casi siempre viajaba sentado y me preguntaba si los famosos videos de trenes llenos hasta lo inimaginable fueran mentira. Un día, a las ocho de la mañana, decidí ir desde la estación de Shinjuku hasta la de Tokio centro y me di cuenta que sí, que es todo real. Me puse en la ordenada cola de dos, esperando al siguiente tren con todos los demás, tranquilo y sin preocupaciones como siempre aquellos días. Cuando llegó el tren, estaba lleno, mejor dicho saturado. Pensé que era imposible subir, pero las personas delante mío subieron... y subieron hasta que me tocó a mí. Un poco presa del pánico, esquivé la entrada y decidí esperar

al tren siguiente, las personas detrás mío en la cola me miraron un poco sorprendidos y a la vez divertidos y subieron... ¡todos!. No hace falta decir que el tren siguiente estaba igual de lleno, así que hice como los demás y subí, tal y como mucha otra gente después de mí. No puedo decir que fue una experiencia divertida, pero tampoco tan horrorosa como se puede imaginar. No hay posibilidad de agarrarse, pero de todas formas, como no hay espacio, lo único que puedes hacer es relajarte y dejar que tu cuerpo inmovilizado se apoye en las demás personas esperando que el tren pare a la siguiente estación. Al llegar, casi todo el mundo baja y se vuelve a subir hasta la siguiente estación. En las expresiones de la gente era evidente que esto es totalmente normal para ellos, es lo cotidiano. ¡Desde entonces nunca más me he quejado de lo lleno que está siempre el metro de Barcelona!

Kamakura

18


Kamakura

No me quedé toda mi estancia en Tokio, un día hice una escapada a una ciudad a una hora de tren de la capital y creo que fue la parte más interesante de todo el viaje: Kamakura. En Kamakura pude respirar el verdadero Japón tradicional, es una ciudad con muchísimos templos, cada uno diferente del otro. Vi como unos 15 templos en total y fue fascinante, estaba tan encantado que me pasó algo raro y divertido: una anciana señora japonesa se me acercó hablándome en japonés. Lo primero que pensé era que había hecho algo mal, que había faltado de respeto en alguna forma, pero más allá de gomenasai, wakarimasen, es decir “lo siento, no entiendo”, no pude decirle, no obstante la señora seguía hablando conmigo.

Por suerte, no tardó en llegar su hija que después de haberse disculpado por “la molestia”, hizo de interprete entre su madre y yo. La señora simplemente tenía curiosidad en saber porque estaba allí, si me gustaban los templos y me agradeció que apreciara la historia de su país. Estuvimos hablando bastante rato y me sentí muy bienvenido: será un pequeño recuerdo que llevaré conmigo. Cuando hablo de Kamakura creo que se me iluminan los ojos, no obstante es muy complicado explicar porque me gustó tanto. La atmósfera que se respira en aquel lugar mágico no se puede expresar con palabras, ni enseñar en foto: hay que ir. Lo recomiendo a todo el mundo, es un lugar que te cambia profundamente.

19


Me impresionó de manera especial una estatua de Buddha (tan grande que se puede entrar dentro) en el templo de Kōtoku-in: la estatua, de una altura de 13 metros, pesa casi 100 toneladas y se construyó en 1252. El templo en el que estaba ubicada inicialmente fue destruido por un tsunami, pero la estatua no se dañó y desde entonces permanece al aire libre.

Estatua de Buddha en el templo de Kōtoku-in

20

Para terminar aquel magnífico día, compré sushi para llevar (que no suele ser tan caro como aquí), y me lo comí en la playa con vista al océano: no hace falta decir que fue el mejor que he probado nunca y que me regaló un momento inolvidable. La comida japonesa por lo general es riquísima, muy variada y normalmente también muy asequible: con tan solo 500 yen (aprox. 5 euros) se puede comer un riquísimo ramen en el restaurante y casi siempre el té verde y el agua están incluidos. Lo que hay que tener en cuenta al ir al


restaurante son los ruidos de los vecinos de mesa, que pueden resultar molestos a un occidental: pero la cultura es cultura y hay que respetarla, ¡el mundo es bello porque es variado! Cuando se hacen viajes como este, el cansancio se puede notar, considerado que se recorren decenas de kilómetros cada día. Por esta razón al final del viaje decidí regalarme otra experiencia en mi opinión totalmente recomendable. En Odaiba, la isla artificial en la bahía de Tokio, hay un enorme onsen y un parque temático muy original. Al entrar se puede elegir un kimono entre varios modelos y después de haberse cambiado con la ropa tradicional, se accede al centro que contiene una variedad de tiendas de objetos y comida tradicionales japoneses, varios restaurantes y

una enorme zona dedicada exclusivamente a la onsen, una parte en el exterior y una en el interior, con aguas termales extraídas de 1400 metros de profundidad de la bahía de Tokio. ¡Sencillamente excepcional! Con respecto a los onsen, una información útil para algunos viajeros es que quien lleva tatuajes, desafortunadamente no podrá disfrutar de ninguno de ellos ya que está rigurosamente prohibido el acceso a personas con tatuajes. Habría mucho más que contar, pero de momento me paro aquí. Japón es un país mágico, que recomiendo a todo el mundo. Es uno de estos viajes que cambia profundamente y un destino al que desde el momento del despegue del vuelo de vuelta hacia casa ya echas de menos. ¡Sayōnara! v

Área comercial del parque temático en Odaiba

21


Oahu y Maui: viaje al paraíso Descubriendo dos de las más bellas islas del archipiélago de Hawái, un viaje que uno sabe que volverá a emprender incluso antes de finalizarlo TEXTO Y FOTOS CARLOS MARTÍNEZ FECHA DEL VIAJE MARZO 2017

22


E

ste viaje lo titularía viaje al paraíso porque, sin duda alguna, eso es lo que te encuentras en las islas de Hawái. Una infinita corriente de maravillas que se suceden y no dejan de superarse la una a la otra. Esta vez decidimos visitar las islas de Oahu, en la cual encontramos la conocida ciudad de Honolulu, y la isla de Maui, un tesoro escondido. Y digo esta vez porque estamos seguros de que volveremos al archipiélago, el cual ya se ha convertido en uno de nuestros lugares favoritos.

Entrando de lleno en el viaje cabe decir que nosotros partimos desde Vancouver, British Columbia, Canadá, donde residimos en la actualidad. Este es un vuelo de unas 6 horas, el cual llega a parecer un día entero de la ilusión que tiene uno por llegar. Nada más aterrizar en Honolulu (Oahu), un martes ya entrada la noche, vamos directamente a recoger el coche de alquiler para acercarnos al hotel. Muy recomendable el alquiler de un coche para disfrutar de las islas en todo su esplendor. Hay sitios a los que un tour no te llevará, y el transporte público

23


El submarino USS BOWFIN

tampoco es el fuerte de las islas, al menos cuando sales de la ciudad de Honolulu. ¡El primer contacto con la isla es alucinante! Somos recibidos con una tormenta tropical que resalta el olor de la yerba y la tierra haciéndote sentir en una jungla. Por más que la gente hable de las playas y el sol en Hawái la majestuosidad de la montaña y la jungla casi superan lo precioso de la arena blanca y aguas cristalinas. ¡Buenos días! Tenemos por delante nuestro primer día completo en Oahu, y hemos planeado sacar el máximo partido a la ciudad de Honolulu. Nos despertamos aun con lluvia y no nos molesta. Estamos en Honolulu, nada puede quitarnos la sonrisa. La sensación al salir al balcón de la habitación y mojarnos en

la lluvia es aún más impresionante que la de nuestra llegada al aeropuerto, este paraíso nos comienza a enamorar, dejémonos empapar. Partimos hacia nuestro primer destino, la base militar de Pearl Harbour. Para el que tenga pensado visitarla es muy recomendable ver la película, así como el documental, para entender la violencia y terror que trajo a esta base, a Honolulu y a toda la isla de Oahu el ataque de los japoneses en 1941. Te hace visitar esta base con un pensamiento triste y concienciado con la defensa de la paz en el mundo. La bahía en la que se encuentra la base es preciosa. Es difícil imaginar que estos hechos se sucedieran en un paraje tan encantador. Después de caminar por la base decidimos visitar el museo y el submarino USS

24


DNI DEL VIAJERO Nombre: Carlos Apellido: Martínez De: Valencia (España) Edad: 26 años Me considero un divertido loco amigo, ciudadano del mundo, al que la vida le ha sonreído y se siente agradecido por ello. Por una u otra razón siempre he estado viajando desde pequeño, y me sigue enamorando. Y aunque este viaje a las islas de Hawái fue de placer, últimamente he conocido muchos lugares debido a mi trabajo en la multinacional PressReader –desde Vancouver, Canadá-, una App ideal para el viajero ávido lector. El viajar me ha hecho conocer también la pobreza en muchas regiones y la falta de amor, y de ahí que me haya involucrado en el proyecto de DonarYCompatir.org. En este aporto mi experiencia en marketing digital. ¡Hagamos de este mundo un mundo mejor! Me despido, ¡Sale mi vuelo para Centroamérica! ¿Quieres conectar? Estoy activo de manera abierta en LinkedIn, ¡Hablemos!

BOWFIN (SS287) por dentro. Podríamos también haber tomado el barco que cruza al otro lado de la bahía para visitar el memorial instaurado a la nave de guerra Arizona, pero nos iba a llevar mucho tiempo y por lo que entendemos no hay mucho que ver, sino que es más el guardar un momento de reflexión por las víctimas. Esta inmensa nave aún se

encuentra bajo el agua y el memorial se ha construido justo encima de ella. Una de las explosiones alcanzo la nave hundiéndola, llevando consigo miles de personas que quedaron atrapadas bajo el agua. Los restos de estas personas todavía están allí y son recordados por millones de visitantes. Nuestra siguiente parada es el centro de Honolulu. No somos mucho de ciudad sino más de explorar paisajes con lo que no nos entretendremos demasiado. Hacemos la ruta que nuestro mejor aliado nos propone y ese es sin lugar a dudas la aplicación móvil PocketGuide. La usamos en todas las ciudades de las que tienen rutas y nunca nos defrauda. La otra aplicación de la que no nos separamos es PressReader. Esta nos permite estar al corriente de las noticias que se suceden en casa, así como las del lugar al que hemos llegado, todo en una sola app y con acceso gratuito desde la mayoría de hoteles en los que solemos hospedarnos. Siguiendo esta ruta visitamos las calles principales, nos relacionamos con la gente local y llegamos a puntos con encanto tanto en la costa como en parques interiores. Destacaría la zona verde en la que se encuentran el edificio Hawaii State Capitol, el palacio Iolani y la Corte Suprema. Esta última guardada por la estatua del rey Kamehameha. ¡Si este nombre os ha parecido difícil de pronunciar esperar a ver otros que os podéis encontrar por el camino! Ya basta de ciudad, ¡es hora de playa! Nos separamos del centro para marchar a Waikiki Beach, donde se encuentra nuestro hotel. Las vistas son espectaculares y podemos contemplar la tranquilidad de Waikiki con el cráter

25


Waikiki Beach

Diamond Head al fondo, siempre vigilante. Dentro del agua centenares de surferos esperan a las olas subidos en sus tablas. Ha empezado a llover de nuevo, pero no nos importa. ¡Bañadores y al agua! Estuvimos disfrutando del mar y la piscina bajo la lluvia durante un rato hasta que oscureció y nos entró sueño. Nuestro primer día en la isla de Oahu había sido largo, pero el que nos espera hoy es aún más intenso. Hoy haremos el llamado Circle Island Tour. Se trata de dar la vuelta a la isla conduciendo por la costa este y parando en muchos lugares que quitan la respiración. La primera parada es el cráter Diamond Head al que anteriormente habíamos

Vistas desde el cráter Diamond Head

nombrado. Realizamos un sendero de ascenso de unos 45 minutos ida y vuelta. El coche lo aparcamos dentro del cráter lo que ya es bastante interesante y las vistas desde la parte de arriba del cráter definitivamente merecen la pena. Seguimos nuestra ruta y conducimos a lo largo de Hanauma Bay, una bahía alucinante, hasta llegar al Halona Blowhole. ¡Si

26


en este momento aún no te has enamorado no se puede entender! El Blowhole se trata de un agujero natural construido entre las rocas, es una pasada. El agua entra a acantilado y es disparada hacia arriba en modo aspersión cuando alcanza el agujero. Desde aquí paramos en Sandy Beach para un chapuzón rápido y seguimos hacia Makapu’u Point, un punto saliente en la costa en el que se encuentran las Tidepools. Éstas son piscinas naturales formadas en la parte rocosa de la costa. Bañaros y disfrutar de los peces que el agua trae, siempre con gafas y tubo en mano. Por otra parte, tener cuidado ya que el agua viene en ocasiones con mucha fuerza pudiendo empujaros o llevarse tus cosas dejándolas empapadas (he aquí un testigo).

Nos apetece más playa así que volvemos al camino para conducir hasta Lanikai Beach en la región de Kailua. Encendemos el modo gafas y tubo para sumergirnos en el agua y disfrutar visitando a todos los seres que nos encontramos en el océano. Esta playa quita el sentido. Desde la arena se divisan pequeños

Las Tidepools

Lanikai Beach

27


Puesta de sol en Turtle Beach

islotes muy cerca de la orilla, los llamados santuarios de pájaros. No queremos perdernos la puesta de sol desde el oeste con lo que continuamos el camino hacia el norte con una rápida parada para ver el Laie Hawaii Temple, precioso templo mormón que se ha convertido en atracción turística con los años. Terminamos la costa del este y llegamos al punto más al norte de la isla para bajar por la costa oeste llegando a Laniakea Beach, también conocida como Turtle Beach por la frecuencia en la que se ven tortugas verdes que llegan a la costa a recibir sol. Desde aquí

contemplamos la que fue probablemente la puesta de sol más espectacular de nuestras vidas, compitiendo con la que veríamos unos días después en la isla de Maui. Como punto ultimo del día nos encontramos una tortuga nada más terminar el atardecer. Qué más podemos pedir, nuestra felicidad rebosa. Que día, es hora de conducir de vuelta a Honolulu y descansar. ¡Es viernes en Oahu! No pasaremos mucho más tiempo aquí. Hoy nos relajamos en la playa de Waikiki y vamos al aeropuerto para volar a la isla de Maui. Queda lo mejor

28


en menos de una hora conduciendo por la isla todas han quedado superadas. Tras un par de horas de conducción en carreteras un tanto peliagudas llegamos a la playa que haría uno de nuestros sueños realidad. Llegamos a la arena y una vez más nos pusimos las gafas y el tubo dispuestos a explorar peces, pero esta vez sería algo más que peces. Que sorpresa la mía cuando buceando me meto entre un par de rocas y de repente encuentro una pareja de tortugas nadando hacia mí. Una sensación imposible de describir, hay que vivirlo. Después terminamos encontrando otras 2 o 3 más y pasamos un buen rato rodeados de nuestra nueva familia acuática. ¡Después de esto poco más nos quedaba por ver hoy! Llegamos al hotel con una sonrisa de lado a lado, vuelta de reconocimiento al resort y a descansar en preparación para el que será un día muy activo.

del viaje. Tenemos muchas ganas de explorar con lo que nada más aterrizar en Maui recogemos el coche de alquiler y nos vamos a explorar la costa y playas de camino a nuestro hotel el cual se encuentra en Kanapali Beach, costa oeste. El camino hasta allí repleto de acantilados verdes y playas es enternecedor. Si teníamos expectativas de Maui

29

Nadando entre tortugas


¡Nos vamos a Hana! Hoy es sábado en Maui y nos despertamos bien temprano para hacer la ruta que llaman Road to Hana completa. Se trata de dar la vuelta a la isla por la costa este a través de la que es una carretera bastante peligrosa, según la gente local, hasta llegar a la pequeña ciudad de Hana. Luego no resulta ser tan peligrosa y es prácticamente un pequeño tramo de unos 10 kilómetros el que es algo más puntilloso. ¡Digo esto para que nadie se echa atrás! Una vez pasamos la ciudad de Kahului cruzamos a través del que es uno de los primeros puntos de interés de la ruta, Paia town. Paia es una de las ciudades más tranquilas donde puedes respirar el surf en cada esquina. Parece que vuelvas varios años atrás

al pasar tras ella. Nada más salir de la ciudad la parada recomendada es el Hookipa Lookout, un punto desde el cual se puede ver a los locales surfear y hacer travesuras en las olas. Seguimos conduciendo por la carretera de Hana pasando por las Twin falls, unas pequeñas cataratas que nos preparan para las más espectaculares que veremos algo más adelante en nuestro camino. Seguidamente tenemos el Garden of Eden, un espectacular extenso jardín botánico cuidado por una familia con plantas de todo tipo, animales y unas vistas impresionantes de la densa jungla. La entrada cuesta 15 dólares y merece la pena pagar cada uno de ellos. Hay que dedicarle al jardín alrededor de una hora para poder visitarlo bien.

Hookipa Lookout

30


El jardín botánico Garden of Eden

Hamoa Beach

Del majestuoso jardín marchamos al primer punto en el que nos meteremos en el agua en esta ruta, las Upper Waikini Falls. Esta es una catarata con 3 caídas de agua prácticamente juntas que se hacen llamar los 3 osos. Necesitamos practicar algo de escalada para superar un puente hasta llegar a ellas, pero eso no nos detiene. ¡Al agua patos! Se puede nadar por detrás de la caída del agua lo que hace la experiencia aún más divertida. Bien pasados por agua es hora de proseguir en nuestra ruta, la cual sigue sorprendiéndonos con parajes para enmarcar. Es difícil dejar la cámara al lado por un momento, no hay una curva que no merezca la pena inmortalizar. Desde aquí bordearemos dos cataratas

más y Pailoa Beach, la playa de arena negra, en nuestro camino hacia Hana. Ver Hana nos recuerda que existe civilización en esta parte de la isla y no es todo jungla. ¡No estamos solos! Dejando Hana town a nuestra espalda llegamos a Koki Beach y Hamoa Beach. La primera es una playa para los valientes surferos, con olas de gran tamaño, y la segunda

31


Atardecer en Maui

es de agua más tranquila, apropiada para bañistas. ¡Nosotros nos damos un chapuzón en Hamoa aprovechando que ha salido el sol! No queda mucho tiempo hasta el atardecer con lo que hemos de darnos prisa, no queremos tener que conducir a oscuras por el último tramo de esta carretera, que es el considerado más peligroso como antes decía. El día no podía terminar mejor. El tramo de vuelta por el sur de la isla es precioso, y más aún cuando encaja con la puesta de sol. La carretera va bordeando con el cráter Haleakala a la derecha y el océano a la izquierda. El sol viene de frente, lo vamos siguiendo como si de la estrella de Belén se tratase. Maui, que hermosa eres, hoy nos has sorprendido. ¡A levantarse! Ultimo día en Maui y pare no perder la costumbre también toca

despertarse pronto. Vamos a hacer un tour de Snorkeling y estos salen bien temprano. Llegamos al puerto de salida y partimos hacia el cráter Molokini, conocido mundialmente por su fauna acuática. El camino hacia allí es espectacular. ¡Nuestro tour que en principio era de Snorkel de repente se ha convertido en un tour de ver ballenas! Nos encontramos al menos 3 ballenas llegando a Molokini. Algunas de ellas simplemente descansando en la superficie y otras levantando la aleta trasera. Todo el barco suspira ante esta preciosidad de la naturaleza. Qué pena que por la dirección en la que llega el viento esta mañana no vamos a poder saltar al agua en Molokini debido al fuerte oleaje y la peligrosidad. De todas formas, seguiremos un poco más hacia adelante a un área que nuestro capitán

32


bien conoce y donde podremos disfrutar de mucha fauna igualmente. Después de pasar un buen rato en el agua y comer una barbacoa en el barco es hora de volver al punto de partida. ¡Nos queda lo mejor! Resulta que nuestras amigas las ballenas, así como los delfines estaban guardando su mejor show para el final. Se nos cruza una familia de 8 delfines y algunos de ellos juguetones hacen piruetas ante la vista de todos los turistas del barco. Seguimos suspirando. Pensamos que ya nada puede superar a esto. Sin embargo, ya casi llegando a puerto divisamos esta pequeña ballena que comienza a dar saltos. El barco se acerca y disfrutamos de unos 2 o 3 saltos más. Pensamos que solo estaba ella, pero que sorpresa la nuestra cuando de repente salta una ballena gigante a su lado. Tan solo a unos 100 metros de nosotros. El

Avistamiento de ballenas

barco completo se queda boquiabierto. Qué más podemos pedir… Hoy sin duda lo hemos tenido todo. Solo queda volver al hotel a hacer maletas y marchar a cenar en la costa cerca de Black Rock beach para disfrutar del ultimo atardecer, dar gracias por todo lo vivido y conducir hacia el aeropuerto. Unas islas increíbles, un viaje mejor que lo soñado, cuanto hemos disfrutado. v Atardecer en la costa cerca de “Black Rock beach”

33


Las últimas redes de Fort Kochi Contemplando un antiguo ritual de pesca en una pequeña e histórica localidad al sur de la India TEXTO Y FOTOS JORDI CANAL-SOLER FECHA DEL VIAJE AGOSTO 2015

34


S

uraj Aravindan escrutó el agua grisácea del estrecho que conecta el Lago de Vembanad y el Mar de Arabia y, cuando elevó su mano callosa al aire, él y sus cinco compañeros tiraron de las cuerdas de fibra de coco. El contrapeso de piedras transmitió la fuerza por los dos troncos que actuaban de vigas que, balanceados sobre una bisagra, elevó en su otro extremo la red cuadrada que colgaba de un brazo de metal.

35


Cada día, ineludiblemente, los pescadores echan sus redes al agua para intentar capturar los peces huidizos, pero aquí, en Fort Kochi lo hacen con un sistema único en India. No se sabe quién las llevó aquí, pero el nombre da una pista: las redes chinas de Kochi quizá fueron introducidas por embajadores del emperador Kublai Khan o por los marineros que acompañaron al gran navegante chino Zheng He. O tal vez por los portugueses venidos desde Macao rumbo a África, pero desde hace más de cinco siglos las ingeniosas redes chinas de pesca o de balancín, llamadas Cheena Vala en malayalam, la lengua de Kerala, son un icono de la costa de Fort Kochi, en el sur de India. Pero son un icono en peligro de extinción.

Con una altura de más de diez metros, largos brazos en equilibrio para extender una red de más de cuarenta metros cuadrados y un complejo sistema de contrapesos para mover arriba y abajo lo que parece una inmensa hamaca, para bajarlas al agua o para elevarlas llenas de peces, es imprescindible la fuerza bruta de media docena de hombres. Y hay que hacerlo varias veces al día. Era primera hora de la mañana y el sol, aunque brillaba en los reflejos del ligero oleaje y en las altas grúas metálicas de la terminal de contenedores al otro lado del estrecho, aún no calcinaba el ambiente como a mediodía. Era, junto con el atardecer, el mejor momento para bajar las redes y cruzar los dedos.

36


DNI DEL VIAJERO Nombre: Jordi Apellido: Canal-Soler De: Barcelona (España) Edad: 38 años Soy escritor y fotógrafo especializado en viajes. Viajo por el mundo y lo cuento en artículos en revistas y periódicos, programas de radio y televisión, charlas y conferencias y media docena de libros, entre los que se cuentan VIAJE AL BLANCO (Editorial UOC, 2014) y TERRES DEL NORD (Nova Casa Editorial, 2015). También me encontraréis en: Página Web: www.jordicanal.com Blog: www.apuntsdeviatge.com Facebook: facebook.com/apuntsdeviatge Twitter: @jordicanalsoler Instagram: @jordicanalsoler Youtube: jcanalsoler Google Plus: +JordiCanalSoler

Los seis pescadores levantaron la red y no pudieron evitar mostrar su clara contrariedad y enfado. Otra vez, la red volvía a subir vacía. Antes, solo habían conseguido sacar un par de peces pequeños, que hinchaban sus agallas y saltaban con espasmos en el fondo de un cubo de plástico en el muelle de madera sobre la que se asentaba la estructura de la red. –Y eso que ahora es el mejor momento –me dijo Suraj–. El agua dulce de las backwaters

37


fluye sin demasiada intensidad al mar. La docena de redes que había en la playa, a lado y lado de la de Suraj y su equipo, parecían tener todas el mismo resultado. Vi como levantaban unas cuantas con igual rendimiento: los peces no hacían acto de presencia. Esa mañana el equipo de James lo volvió a intentar un par de veces. En la primera no consiguieron sacar más que un par de algas filamentosas que quedaron pegadas en la malla de la red. Binu, uno de los pescadores más viejos del grupo, se encaramó por una de las vigas de soporte para llegar cerca de la red. De espesa barba y pelambrera blanca, ataviado solo con una cinta en la cabeza y un mundo de tela lila alrededor de la cintura, iba con el torso descubierto y mostrando unos brazos y espalda que, aunque enclenques por la falta de comida, se veían fuertes por el continuo trabajo. Binu limpió la red y el equipo la volvió a bajar.

–Nannale bhagyam nerunnu. Deséanos suerte –me dijo Suraj en malayalam e inglés. No hubo suerte. Levantaron la red al cabo de cuatro minutos y mientras su trama escurría el exceso de agua, en el centro aparecieron solo tres pequeños peces, que apenas podrían servir de desayuno. Se agitaban inquietos. Uno de los hombres gritó algo que no entendí pero sonó a maldición. Binu volvió a hacer equilibrios por las vigas de acero para recuperar el pequeño botín antes que uno de los cuervos que observaba la escena desde lo alto de la red no se le avanzara. Recogió los peces con una pequeña red al extremo de un palo y los puso en el cubo con los otros peces. Los llevarían al pequeño mercado improvisado en la parte posterior de las redes y, si tenían suerte, quizá los venderían a buen precio. Pero de ninguna manera les alcanzaría para algo.

38


–Antes del gran tsunami del 2004 llenábamos las redes en cada bajada –me dijo Suraj–. Ahora, apenas hay días mejores que estos. Solo nos da para algunas rupias. Entre los seis pescadores de la red china tienen que repartirse las dos terceras partes de las ganancias. El resto es para el propietario del aparato, que se lo presta. Muchos días vuelven a casa sin ninguna moneda en el bolsillo. –No deseo que mis hijos sigan con el oficio –me confesó James–. Es demasiado duro. Ni a mí mismo me gusta. Tengo un hermano que trabaja como conductor de rickshaw y gana mucho más llevando a turistas de aquí para allá. Suraj llevaba treinta años pescando con las redes chinas de Kochi. Pero sabía que es un oficio en extinción. La sobreexplotación pesquera en la costa Malabar, el aumento de

contaminación en las aguas del canal por el tráfico de barcos hacia el puerto de Ernakulam y las obras de dragado para el paso de estos barcos han hecho que poco a poco la pesca disminuyera progresivamente. Ahora, casi se mantienen solo gracias a las propinas de los turistas que vienen a fotografiarlas. Las redes chinas son el icono de Kochi y aparecen en las portadas de las guías de viaje de Kerala, en las postales de las tiendas de souvenirs y en los folletos de las agencias que organizan recorridos en bote por las backwaters cercanas. Pero poco a poco las estructuras van siendo abandonadas. Hace diez años en la costa de Fort Kochi y la cercana Vypeen había al menos treinta redes. Hoy solo son diez. Para K.J. Sohan, exalcalde de Kochi y coordinador de la INTACH (Indian National Trust for Art and

39


Cultural Heritage) en Kerala, son malas noticias. Son un reclamo turístico sin igual, pero el gobierno local no hace nada para protegerlas. Cuesta unas 500.000 rupias (unos 7.000 euros) instalar una red nueva. Y no hay quien quiera invertir en ellas. Las compañías de seguros no están interesadas en asegurarlas, como sí lo están con los barcos de los pescadores. El bambú y la teka con los que se fabrican a veces se rompe, o las vigas de hierro se

acaban oxidando y ha habido casos de accidentes mortales entre los pescadores. –No tenemos seguro médico –me dijo Suraj–. Y si queremos hacer el correcto mantenimiento hay que cambiar como mínimo la red un par de veces al año. Solo eso ya costaba 30.000 rupias, me dijo. Y ellos no tenían ese dinero. Imposible con una pesca tan pobre. Tenían que pedir dinero a los prestamistas y estos les ahogaban con los altos intereses a devolver. Un aire de decadencia permeaba en Fort Kochi. Pero eso parecía ser lo que atraía a los turistas. A solo pocos metros de las redes se encontraba la Iglesia de San Francisco, la iglesia europea más antigua de India. Los portugueses la habían empezado a construir en 1503, solo tres años después de haberse

40


establecido en Kochi como puesto avanzado del comercio de las especias que les habían llevado a dar la vuelta al Cabo de Buena Esperanza hasta asentarse en India. El aire decadente de la iglesia se notaba sobre todo en su interior, donde las paredes de piedra estaban enmohecidas y negras por la humedad en los rincones más lóbregos. Entré para ver la vieja lápida que había servido como losa de la tumba de Vasco da Gama. El navegante portugués murió aquí en 1524, durante su tercera visita a la India, pero después de catorce años en la iglesia su cuerpo fue transportado a Lisboa para ser enterrado en el Monasterio de los Jerónimos. Los holandeses, ávidos de las riquezas que generaba el comercio de especias, se aliaron con el Zamorín de la vecina Calicut y vencieron a los portugueses de Kochi en 1663. Quedan restos también de la presencia holandesa en la ciudad: algunas casas palaciegas mantienen los frontales con sus ornamentadas fachadas al estilo de las de Amsterdam,

y delante de la gran plaza de Parade Ground, donde el ejército hacía sus maniobras, vi los restos de un muro con la inscripción VOC en el dintel de su puerta. Las iniciales indicaban que había pertenecido a la Vereenigde Oostindische Compagnie, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, que sustituyó a los portugueses en el comercio de las especias. No lejos, el cementerio holandés presentaba el mismo aspecto descuidado del resto de la ciudad: las viejas tumbas, del siglo XVII, estaban llenas de musgo y plantas trepadoras. Apenas pude leer los apellidos en las lápidas grabadas. Testigo del paso de los holandeses también lo es el Palacio del Rajá de Kochi, en el barrio mercader de Mattancherry. Lo construyeron los portugueses como regalo para el rey local en 1555, pero los holandeses lo renovaron totalmente y pagaron los magníficos frescos pintados con escenas del Ramayana y el Mahabharata, las grandes leyendas hindúes. Por ello se le llama todavía el Palacio Holandés. Y como casi todo lo relacionado con los viejos tiempos, se ha dejado un poco al olvido y su fachada no permite imaginarse las riquezas artísticas que guarda en su interior. También es de la época de la ocupación holandesa la sinagoga Paradesi, de origen sefardí y con un suelo decorado con baldosas

41


traídas de China y candelabros de Bélgica. La comunidad judía de entonces vivía en la opulencia que le daban los enormes beneficios del comercio de las especias con el beneplácito del rajá. Pero hoy en día la vieja sinagoga ya no es un lugar de culto sino un museo de lo que fueran otros tiempos. No llegan a media docena los judíos que quedan en Kochi, y malviven en las viejas mansiones que en otro tiempo sus antepasados cuidaron con elegancia. Por las callejuelas próximas a la sinagoga vi también las viejas tiendas y comercios de especias, en cuyos patios todavía se secaban al sol tropical las raíces de jengibre y otras especias. Las vi expuestas en los aparadores en plena calle, exhibidas como los más preciados tesoros culinarios: la negra pimienta, la clara canela, el amarillo jengibre y la oscura

nuez moscada, oro puro para los manjares del mundo entero que tuvieron aquí, en Kochi, su mayor emporio. Los romanos ya conocían las riquezas de Kochi y el sur de la India, y estas especias serán quizás el único patrimonio que nunca desparezca en Kochi. Las redes de pesca tal vez dejarán de funcionar y durante los amaneceres y las puestas de sol en las playas de Kochi no se escuchará ya el chirrido de las maderas al subir o bajar las redes, el chapoteo del agua al levantarse con su exigua captura o los gritos de ánimo de los pescadores al tirar de las cuerdas de coco. Pero aún así, los pescadores seguirán buscando sus capturas en barco. Y cuando lleguen a tierra sus mujeres seguirán cocinando los pescados que traigan con una abundante sazón de especias... v

42


43


Desde Biella, hacia el tercer paraĂ­so Recorrido lleno de sorpresas por el fascinante Piamonte, historia , gastronomĂ­a y naturaleza en estado puro TEXTO Y FOTOS PERE TORRA PLA FECHA DEL VIAJE 23/08/2015 A 30/08/2015

44


A

cababa de llegar a Biella, una ciudad provinciana del Piamonte, según me había dicho Erica, mi compañera de trabajo que había nacido allí. Lo de provinciana iba en serio porque la camarera del primer bar donde tomé un café no daba crédito a que nadie de Barcelona pudiera venir a su ciudad. La breve conversación había ido más o menos así:

–Buona sera. Che cosa fa? –dijo la camarera. –Buona sera! Un caffè, grazie! –respondí yo. –Da dove viene? –preguntó la camarera al traerme el café. –Da Barcellona. Sono appena arrivato ora –dije. –Barcellona? Ma che cosa stai facendo qui a Biella? –soltó, con franqueza, la camarera.

45


Il Piazzo di Biella

¿Para qué? ¿Qué había allí? La ciudad, con cerca de 50.000 habitantes, era poco atractiva, no tenía los monumentos de otras ciudades de Italia, muchas fábricas estaban cerradas (en su buen momento se la conoció como la “Manchester de Italia”, pero ya no). Incluso Erica me había recomendado que no me quedara en la ciudad y que sobre todo visitara su entorno natural, las montañas, algún lago, que –eso sí– tenía algo de interés. Más tarde otros bieleses concluirían que si yo había venido debía estar de paso hacia Milán, donde había la Expo. Pero yo no tenía ningún interés en una anodina exposición universal y tampoco quería comprar nada, que es lo que la gente hace en Milán. Había venido a Biella. ¿Qué hacía allí?

ESTAMOS EN ITALIA ¡VAYAMOS A CENAR!

Al atardecer debía encontrarme con Lucia, una bielesa muy amiga de Erica que estaba dispuesta a mostrarme los encantos de la ciudad y el territorio. Nos encontramos en la dirección del apartamento que ella me había reservado. Lucia me propuso ir a cenar con unos amigos suyos. “Al fin y al cabo –me dijo– Biella es una ciudad italiana y ya sabes que a los italianos nos gusta comer.” En Biella, como en Bérgamo, la ciudad antigua –fundada en el siglo XII– se encuentra en un nivel más elevado, el “Piazzo”, donde fuimos tras subir con un entrañable “funicolare” (un cartelito informa que alcanzamos 485,97 metros sobre el nivel del mar). A pesar de que la subida es muy breve, me pareció que

46


me trasladaba a otro mundo. Cenamos en la Civetta, un encantador restaurante librería. Después de cenar, dimos un paseo y recorrimos la piazza Cisterna, una bella plaza porticada, antigua ágora de la ciudad bajo una tenue lluvia que hacía brillar los adoquines. La cena había sido magnífica, el vino excelente, la compañía divertida. Todavía con la euforia del buen comer, entramos en el funicular hacia “Biella piano”, la ciudad de abajo, que nos devolvió al mundo cotidiano. Yo estaba cansado. Dormí bien.

interesantísimo no sólo para el Piamonte sino para Italia entera. Ricetto es un término italiano que no tiene traducción; más o menos corresponde a “refugio”. Se trata de un recinto amurallado donde se guarda la cosecha, enseres agrícolas, que, eventualmente, podía tener uso defensivo. El de Candelo es el mejor conservado del país y tanto las murallas y los torreones como el pavimento fueron construidos con guijarros usando la vieja técnica del opus spicatum; permite pisar las calles originales de un burgo medieval del siglo XIV.

RICETTO DE CANDELO: PASEAR POR LAS CALLES

CISNES EN EL LAGO VIVERONE Y FANTASMAS

DE UN AUTÉNTICO PUEBLO MEDIEVAL

DE CABALLEROS EN EL CASTILLO DE ROPPOLO

Por la mañana a las nueve en punto, Lucia me esperaba con su coche. “Iremos al Ricetto de Candelo y luego podemos ir al lago Viverone”, me dijo. El Ricetto de Candelo es un sitio

Por la tarde, nos dirigimos más al sur, hacia el lago Viverone. El lugar ya era habitado en la Edad de bronce. Es un lago rodeado de colinas que se alimenta casi exclusivamente de

Ricetto de Candelo, muralla

47


El santuario de Oropa

agua subterránea. Cuando lo vi, sin percatarme de Lucia, dije: «Ah, viendo tanta agua, sin ser del mar, me doy cuenta que en mi país no tenemos nada». Lucia no pronunció palabra, pero esbozó media sonrisa mientras cerca de la orilla donde estábamos un cisne metió la cabeza bajo el agua tranquilamente. Después, subimos al castillo de Roppolo, para contemplar el paisaje desde un punto elevado. Según la leyenda, allí vive el fantasma de un caballero con armadura y todo. Al parecer su compañero de armas, rival por el amor de una mujer, lo emparedó en el castillo. Al cabo de 400 años, al tirar un muro, encontraron una armadura con restos humanos dentro.

EN LA BURCINA INCLUSO LAS RAÍCES DE LOS ÁRBOLES QUIEREN TOCAR EL CIELO

En el Piamonte siempre llega un momento en el que hay que citar al poeta Carducci: Biella tra’l monte e il verdeggiar de’ piani lieta guardante l’ubere convalle, ch’armi ed aratri e a l’opera fumanti camini ostenta.” ¡Carducci tiene razón, claro! Sobre todo si, como hice yo con Lucia, se visita el Parque de la Burcina. Se trata de una reserva natural de 57 hectáreas, que se ha convertido en un macro-parque urbano de Biella. Quizás el verano no es el mejor momento, puesto que los rododendros y las azaleas no tienen flor.

48


Oropa, Funivia

OROPA CON SU MADONA NEGRA Y EL MONTE MUCRONE CON UN PLATO DE POLENTA CONCIA

Lucia insiste que tendré que volver en primavera. Sin embargo, entre magníficos árboles y un verde paisaje, llegamos a un punto donde las curiosas raíces de un árbol salen a la superficie y toman una verticalidad sorprendente. En este parque incluso las raíces quieren tocar el cielo. Se trata de neumatóforos, un tipo de raíces que salen al exterior para obtener oxígeno. Cuando llegó la hora de comer, afortunadamente, en el centro del parque hay una “carina” trattoria familiar. La variedad y abundancia de los antipasti me puso en dificultades para llegar a la pasta. ¡Cómo disfruto comiendo en Italia!

“Si vas al Piamonte, debes visitar el santuario de Oropa”. No sólo me lo dijo mi buena amiga Erica, sino cualquier guía básica del norte de Italia. Oropa es un santuario mariano situado a los pies de los Alpes bieleses (1.180 m). Cuando entré en la Basilica antica donde está la imagen de la virgen, me salió del corazón una frase en italiano: “Mamma mia! La madonna è nera come la nostra madonna di Montserrat!”. Efectivamente, la imagen de madera de la virgen con el niño (s. XIII) recuerda la imagen catalana. Desde Oropa subimos al lago Mucrone en el monte del mismo nombre (2.335 m) con un teleférico (aquí le llaman funivia), que fue subiendo con diligencia, indiferente a la niebla que lo rodeaba. Como se dice en piamontés: “Quan c’al Mucrun a l’ha al capel, o ca fa brut o ca fa bel”. Yo soy un poco más prosaico y le aplicaría una variante de la Ley de Murphy, que dice que, dado un teleférico con un panorama espectacular, habrá niebla. En cualquier caso, alguna foto pude tomar de la impresionante cúpula del santuario. Arriba apenas pudimos

49


ver el lago, pero sí aprovechamos el fresco que la niebla trajo consigo para tomar una reconfortante polenta concia en el refugio vecino. LA FANTASÍA MEDIEVAL DE ROSAZZA EN EL VALLE DEL CERVO

Como parece que llevábamos buen ritmo y mi adaptación a la vida piamontesa era aceptable, Lucia me propuso recorrer el torrente Cervo. Lo hicimos en coche y pudimos llegar hasta Piedicavallo, el último pueblo antes de la Val de Aosta. Por el trayecto fuimos pasando al lado de viejas fábricas textiles –la mayoría abandonadas. En el centro se encuentra Rosazza, una absoluta sorpresa que ningún viajero puede imaginar en una zona de montaña. Este pueblecito debe casi todo –incluso su nombre– a Federico Rosazza, quien a finales del siglo XIX financió palacios, casas, jardines, obras públicas, incluso el cementerio. Destaca el romántico castillo falso-medieval con ruinas deliberadas y una esbelta torre. También tiene una bonita torre el ayuntamiento, pero a pesar de que Lucia insistió en ello, nunca recuerdo cuál es la torre güelfa y cuál la guibelina. MÚSICA PARA ALCANZAR LA LUNA EN MAGNANO

Por la noche, Lucia me propuso ir a Magnano donde hay una bellísima iglesia románica. “Pero vamos a ir de noche?” –le pregunté intrigado. Al parecer desde hace unos años se celebra un festival de música antigua con luz de velas que aprovecha la belleza de la iglesia de San Secondo (s. XI) y su entorno. Cuando estuvimos nosotros, el suizo Bernard Brauchli interpretó música renacentista y barroca con

50

DNI DEL VIAJERO Nombre: Pere Apellidos: Torra Pla De: Barcelona (España) Edad: 51 años Trabajo en gestión de la docencia en una universidad de Barcelona. Mi principal afición es la lectura, la fotografía, Instagram y los viajes con sentido, es decir, con la compañía de personas que viven en el lugar durante todo el año.


El castillo de Rosazza

instrumentos originales. Sin embargo, a mi lado se sentó un hombre que no paraba de decirle a su esposa: “Tu senti qualcosa? Non si sente niente!”. Ciertamente, estos antiguos instrumentos son tan sutiles que casi resultan inaudibles. El maestro suizo, con su música sublime en la agradable noche de agosto a la luz de las velas, intentaba que la audiencia pudiera alcanzar la luna. HACIA DEL TERCER PARAÍSO DE LA MANO DE MICHELANGELO PISTOLETTO

Cuando uno va Italia, ya sabe que algún día habrá que dejarse caer a un museo. También pude hacerlo en Biella, ya que resulta que aquí nació Michelangelo Pistoletto, el célebre

51

La Venus de los trapos de Michelangelo Pistoletto


representante del “Arte povera”. Por ello ha impulsado la Cittàdellarte en el edificio de una antigua fábrica textil con maravillosas vistas sobre el Torrente Cervo. En una de las plantas se muestran algunas obras del artista de varias etapas (la célebre “Cola del Arte povera”, la “Venus de los trapos”, etc.). Pistoletto tiene toda una filosofía vital y propone establecer un “tercer paraíso”, es decir, una fórmula que haga compatible la naturaleza y el mundo artificial creado por la mano del hombre. Se trata de alcanzar “un nuevo equilibrio en todos los niveles y ámbitos de la sociedad”. En cualquier caso, mientras no alcanzamos al tercer paraíso, en la planta baja de la Fundación Pistoletto, Lucia y yo tomamos un suculento brunch regado con

la excelente cerveza Menabrea, producida en Biella. ¿PERO HE ESTADO REALMENTE EN BIELLA?

El viaje llega a su fin y creo que me ha sucedido como me dijo Erica. He dado muchas vueltas, he subido montañas, he recorrido caminos y bosques, he admirado lagos, he visitado pueblos y paisajes, y ¿Biella? Creo que al lado de Lucia la ciudad siempre ha ido conmigo, pero para despedirme de Biella vuelvo a subir al Piazzo. Esta vez voy a pie, yo sólo, paseo por las viejas calles de la ciudad medieval. Mirando hacia arriba me fijo en que hay luna llena. Es la misma luna que me ha acompañado casi todo el viaje. Entonces me doy cuenta de que volveré a Biella. v

52

Il Piazzo di Biella


53


Lyon, Patrimonio de la Humanidad De paseo por una verdadera joya del país galo para darse un baño de historia en una ciudad que enamora al viajero TEXTO Y FOTOS MIGUEL GALMÉS BONDÍA FECHA DEL VIAJE AGOSTO 2016

54


A

ntigua capital de la Galia durante el Imperio Romano, ciudad comercial durante la Edad Media e importante plaza comercial y bancaria durante el siglo XIX, Lyon es hoy la tercera ciudad de Francia y la segunda área más poblada del país, además de ser Patrimonio de la Humanidad por su casco histórico. Lyon es actualmente una ciudad cosmopolita, rica en cultura y en ocio, y fácil de visitar. La gran mayoría de monumentos se encuentran en su casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad, delimitado por la peculiar topografía de la ciudad de colinas y rios. Sin duda la zona con más encanto es el viejo Lyon, donde se encuentran numerosos edificios del período medieval y renacentista. Patearlo es sencillo, la zona está peatonalizada y no es excesivamente extensa. Por la calle principal se encuentran numerosos traboules,

55


pasajes que atraviesan los patios interiores de los edificios y que fueron usados para acceder rápidamente a la rivera por vecinos y comerciantes de seda, y durante la Segunda Guerra Mundial por la Resistencia.

En el centro del viejo Lyon, recalamos en la plaza de Saint Jean con la catedral que lleva el mismo nombre y que es Patrimonio de la Humanidad. Se comenzó a construir en el año 1180 sobre los restos romanos de otro edificio y las obras no finalizaron hasta 300 años más tarde, mezclando los estilos románico y gótico. El interior alberga un espectacular reloj astronómico del siglo XIV construido bajo la creencia de que el sol giraba alrededor de la Tierra y cuya próxima fecha exacta será en 2019. La basílica de Notre-Dame de Fourvière corona la colina que lleva el mismo nombre,

56


DNI DEL VIAJERO Nombre: Miguel Apellidos: Galmés Bondía De: Barcelona (España) Edad: 34 años

a la que se puede acceder con el funicular, muy cerca de la Catedral. Sobre los terrenos donde en la antigüedad se ubicaba un foro romano, en la antigua ciudad romana entonces llamada Lugdunum, y más tarde una iglesia, se levantó en el siglo XIX esta basílica de cuatro torres y un campanario que es visible desde cualquier punto de la ciudad y que se ha convertido en el mirador por excelencia de la ciudad y en todo un icono de Lyon.

Fotógrafo freelance, que unido a mi pasión por viajar se ha transformado en una manera de ver y conocer el mundo, de descubrir nuevos destinos y conocer a gente por el camino. Una excusa para viajar. Web: www.miguelgalmes.com Facebook: @unaexcusaparaviajar Instagram: @miguel_galmes

57


Si el exterior resulta grandioso, el interior de la basílica es espectacular y prácticamente todas sus paredes están cubiertas de mosaicos, cosa que contrasta con el piso inferior en el que se encuentra otro santuario mucho más austero y oscuro, porque en realidad la basílica lo forman dos iglesias. Una encima de la otra. No muy lejos de la Basílica se encuentran los restos romanos más visibles de la ciudad. Resulta interesante la visita a los dos teatros, restaurados y que a˙n se utilizan para algunos espectáculos. En esta colina nació la ciudad romana Lugdunum en el año 43A.C sobre una fortificación celta anterior convirtiéndose

58


en la capital de las administraciones romanas en Las Galias. Nos adentramos en la Presqu’île, una pequeña península entre los ríos Saona y Ródano que antaño fue zona del desarrollo industrial, de impresores y libreros donde además se encontraban numerosas iglesias y conventos que hoy todavía siguen en pie. Actualmente es el auténtico centro de la ciudad y junto con el Viejo Lyon se reparten los monumentos Patrimonio de la Humanidad. El acceso a la península se hace por medio de puentes, desde los cuales se puede contemplar el tráfico navegable de los dos ríos y

59


60


acceder fácilmente a las riveras donde, si hace buen tiempo, la gente aprovecha para hacer deporte, caminar o improvisar románticas cenas al atardecer. Pero si se quiere hacer ejercicio de piernas basta con acercarse al barrio de Croix-Rousse hacia el norte, no muy lejos de la plaza del ayuntamiento, donde las calles que hasta ahora eran planas se convierten en empinadas cuestas o largas escaleras y que en el siglo XIX fue popular por la industria de la seda. Aquí los romanos también edificaron y hoy se puede contemplar los restos de un antiguo anfiteatro del siglo I. Todo esfuerzo tiene su recompensa, y llegar hasta lo alto de Croix-Rousse merece la pena por las vistas. Pero no solo la película de los Lumiere hace universal a esta ciudad. Lyon ha dado

personajes célebres para la historia, como los emperadores romanos Claudio y Caracalla o el famoso aviador y escritor Antoine de SaintExupéry, padre de El Principito. En el mural de los Lioneses se puede reconocer a los personajes ilustres de la historia de Lyon. Y es que Lyon ha resultado ser toda una joya! v

61


Varsovia

en imĂĄgenes Descubrir Varsovia me ha hecho entender en primera persona porque la Unesco ha decidido que el centro histĂłrico de esta bella ciudad forme parte del Patrimonio de la Humanidad. Fotos: Sandra MuĂąoz de Luna

62


63


PUERTA DE EMBARQUE PALABRAS CLAVE. Reykjavik, Selfoss, Cisne cantador, Reno, Rafting, Ovejas salvajes, Pez lobo, Rúgbraud, Zorro polar, Akureyri, ballenas, glaciar, Askja, Akureyri, arao de Brünnich.

Islandia

Eyjafjallajökull. Es uno de los glaciares más pequeños de Islandia y también uno de sus volcanes más activos: en 2010 dejó sin tráfico aéreo a todo el noroeste de Europa. Lopapeysa. Este célebre jersey islandés, se teje con un círculo alrededor de la abertura del cuello, y no se hila para ofrecer un mejor aislamiento térmico. Þorramatur. O ‘tapas’ islandesas, es una selección de comida tradicional con carnes y pescado curado acompañados de rúgbrauð (pan de centeno muy denso) y brennivín,la bebida nacional. Glaciar Vatnajökull. Con 3.000 km³ es el mayor glaciar de Islandia y el segundo de Europa. Caballo islandés. Islandia tiene una fauna muy peculiar y este pequeño y resistente caballo es de las razas indígenas más apreciadas.

64


Associazione di Promozione Turistica Sud Tourism

L’Associazione di Promozione Turistica Sud Tourism nace con el objetivo de impulsar y promover al máximo el conocimiento de las riquezas paisajísticas, ambientales, gastronómicas, históricas y artísticas de Sicilia.

www.sudtourism.it 11


En el prĂłximo nĂşmero:

Viajamos al Fin del Mundo

66

Revista de viajes Magellan Nº28  

Revista de viajes escrita por viajeros. En este numero: Japón: Grandes emociones en versión “low cost” Hawái: Descubriendo Oahu y Maui Kochi...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you