Page 1

AÑO 10 • NÚMERO 127 • DICIEMBRE 2019


E L C A N O N L A S V O LV I Ó I N V I S I B L E S ,

H OY R E I V I N D I C A M O S LA URGENCIA DE LEERLAS CONOCE LA COLECCIÓN

V I N D I C T A S

w w w. l i b ro s. u n a m . m x

/ l i b ro s u n a m


Tema del mes:

APAGA LA MATRIX EDITORIAL

H

a sido un gran año. Apegados al sistema decimal (quizás al extremo, como dijo Borges un día), este 2019 se celebraron los primeros 10 de nuestra revista, 50 años del Abbey Road con una remasterización que pone la piel de gallina; 20 de Harry Potter, 30 de la World Wide Web, 30 años de la caída del Muro de Berlín, entre otros hitos de la historia y la cultura, como los 25 años de Alta Fidelidad, de Nick Hornby. La novela 1984, de George Orwell, cumplió 70 años, y The Matrix, 20, así que en este número recordamos cómo la literatura, el cine y las artes nos han ayudado a denunciar “el sistema”, que nos oprime, exprime y —a veces— suprime. Visitamos a Vicente Rojo, un artista en perpetua contracorriente. Victoria Aveyard nos habló de cómo darle fin a una saga entrañable; Alejandra Costamagna, de sus personajes exiliados que se pierden a sí mismos, y Peter Kuper nos mostró su versión gráfica de Kafka mientras nos cuenta cómo la revista MAD ha sido devorada por “el sistema”. Por último, celebramos las siete décadas de 1984 con artículos sobre (o contra) el sistema, que escoltan el estelar de Alberto Ruy Sánchez; te invitamos a descubrir o releer esta trascendental obra para que apagues la Matrix antes de que ella nos apague.+

6

Directora General y Editora

Índice el librero de Angelina Muñiz-Huberman

10 Entrevista con Victoria Aveyard 12 Entrevista con Alejandra Costamagna 14 Entrevista con Vicente Rojo Beatriz Vidal

Yara Sánchez De La Barquera Vidal yara@revistaleemas.mx Coeditor Rafael Vázquez y Velázquez

16 Entrevista con Valeria Luiselli 18 Misterio y vigencia de 1984

rafael@revistaleemas.mx Difusión cultural

Alberto Ruy Sánchez

20 Kafkiana: entrevista a Peter Kuper 22 Hornby en Alta Fidelidad Ángel Armenta López

Beatriz Vidal De Alba beatriz@revistaleemas.mx Marketing

24 La “libra” de Facebook

Fabián Vásquez Escalante

Sofía Grivas

26 [DeMente] El capitalismo vigilante Yara Sánchez De La Barquera

28 [Frase Napalm]

fabian@revistaleemas.mx Director de arte y editor audiovisual

30 La navidad también se lee

32 En estado de memoria [fragmento] Tununa Mercado

34 Numerología del nuevo comienzo

Edwin Reyes Maya edwin@revistaleemas.mx Consejo editorial Alberto Achar

Magaly Díaz Jorge Lebedev

36 [Jóvenes] Fabián V. Escalante

En portada: Apaga la Matrix

38 [Jóvenes]

Basado en el filme Matrix (1999)

Fabián V. Escalante

Directores: Lana Wachowski, Lilly Wachowski

ENVÍA TUS COMENTARIOS A: elcliente@gandhi.com.mx VISITA: www.revistaleemas.mx • www.mascultura.mx

¡Anúnciate con nosotros!

/mascultura

@revistaLeemas

/revistaleemasdegandhi

@revistaleemas

(55) 5335 1327 / 69 953920 contacto@revistaleemas.mx

Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De La Barquera Vidal, Información y Ventas Publicidad: (55) 5335 1327. Editado por www.taraediciones.com contacto@revistaleemas.mx, Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V., Dirección: Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Multigráfica Publicitaria S.A. de C.V. en Democracias no. 116, col. San Miguel Amantla, Azcapotzalco, C.P. 02700, Ciudad de México. Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Librerías Gandhi y la casa editorial se deslindan de los mensajes expresados en los espacios publicitarios cuya responsabilidad pertenece al anunciante. Hecho en México. Encuéntranos a nivel nacional en: FILIJ • FIL GDL • FIL Minería • FIL Zócalo • Cine Tonalá • Cineteca Nacional • Universidades, preparatorias CDMX y área Metropolitana • Orquesta Sinfónica de Minería • OFUNAM •Teatro de la Ciudad Esperanza Iris • Colegio Nacional • UNAM • Universidad IBERO • Universidad ANÁHUAC del Norte • Biblioteca José Vasconcelos • Museo Nacional de Culturas Populares • Centro Cultural España • CONARTE (Monterrey) • CENART• MUAC • Museo Jumex • Museo El ECO • MUCA Roma • Museo Universitario del Chopo • Museo Soumaya “Loreto”• Museo Rufino Tamayo • Museo Franz Mayer •

Esta revista utiliza tipografías Gandhi Sans y Gandhi Serif, diseñadas para una mejor lectura. Puedes descargar ambas fuentes en: www.tipografiagandhi.com


E L

L I B R E R O

D E

A N G E L I N A

M U Ñ I Z - H U B E R M A N

Nacida en 1936 en Hyères, Francia, de padres que habían huido de la Guerra Civil española, la doctora Angelina Muñiz-Huberman es profesora de literatura comparada en la UNAM y ha publicado libros de poesía, cuento y novela. Ganó el Premio Xavier Villaurrutia en 1985 por su cuento “Huerto Cerrado, Huerto Sellado”. En 1993, ganó el Premio Sor Juana Inés de la Cruz de novela con Dulcinea Encantada (Tusquets). También recibió la Orden de Isabel la Católica, el Premio Nacional de Lingüística, y Premio Nacional de Literatura 2018, entre muchos otros.

Fotografía: R. de la Lanza

Ve la entrevista en mascultura.mx

¿

C

ómo inició su colección personal y su amor por la lectura? Mi padre era periodista y escritor en España, y mi madre también era gran lectora. Llegamos en 1942 a México, y desde entonces mi recuerdo es nosotros tres sentados en la sala, cada quien con su libro en la mano. Mi madre, además, me hacía memorizar poemas de García Lorca, Juan Ramón Jiménez y otros de la época. Mis primeros libros los íbamos cada semana a comprar en la Librería de Cristal, que estaba en la Alameda Central, y en una sección de El Palacio de Hierro de la avenida 20 de Noviembre. Era como ir a un parque de diversiones o a un museo. Ese hábito siguió. Es muy importante que desde la infancia se tenga acceso directamente a las librerías. Eso es un hábito que no debe ser desplazado. También ayuda la crítica que se hace en los diarios sobre los libros recién salidos. Así siente uno la curiosidad de seguir leyendo. Entre esos primeros libros que yo tuve aquí no había europeos ni españoles, gracias a que había guerra en Europa en esos días, pero sí llegaban de Chile y Argentina, cuya industria editorial estaba muy desarrollada. Me compraban libros de Monteiro Lobato, un escritor que hacía adaptaciones infantiles de clásicos. Hasta la fecha los conservo. Los leyeron mis hijos y mis nietos, pero los conservo yo. Otro de mis favoritos es Azabache, de Anna Sewell, una escritora inglesa del s. xix, una autobiografía del caballo, contada por él. También está Mujercitas (Lumen), al que sigue Hombrecitos (Época) y Los muchachos de Jo (Auriga). Yo comencé a escribir a los 11 años, y me identifiqué con Jo, que era una jovencita escritora. También tengo Platero y yo, de esa época. ¿Cómo están organizados sus libros? Básicamente todo está dividido entre los de mi esposo, los míos y los nuestros. Entre los míos, están juntos los autores de la literatura judía, que hayan vivido en distintos países del mundo: Ross, Bashevis Singer, Paul Auster, etc. También tengo juntos los libros de poesía, los de Nabokov y las antologías. En el librero del pasillo de entrada están autoras como Iris Murdoch, Virginia Woolf, los autores rusos, Tolstoi, Dostoyevski y Gorki. También ahí está la literatura mexicana: Octavio Paz, Hernán Lara Zavala, León Portilla, así como la prehispánica y la novohispana.

En los libreros del comedor están los libros de la literatura del s. xviii, libros teóricos de literatura, y letras españolas de los siglos xix, xx, xxi, del Siglo de Oro y medieval, todos por los cursos que yo he impartido. Ahí mismo está la Enciclopedia Judaica y los libros de arte, porque en mis clases combinaba literatura con pintura. En mi pequeño estudio están muchos otros libros, más de literatura medieval, judeomexicana (como Ethel Krauze y Myriam Moscona). También están los libros de cábala para los estudios de mística judeoespañola, autores contemporáneos y los libros que he comprado y aún no he leído. En el estudio de mi esposo están libros de bioquímica, biología, arqueología y muchos diccionarios. ¿Suele regalar libros? Sí, tanto regalo como me regalan. Es uno de los regalos que no fallan. Recuerdo un chiste: Están dos muchachos hablando. Uno le dice al otro que no sabe qué regalarle a su novia. “Regálale un libro”, le contesta el otro, y entonces el primero responde: “No, ella ya tiene uno”. Generalmente, si presto, me los devuelven. Y los que me han prestado, yo sí los devuelvo puntualmente. Me gusta cumplir la norma. Háblenos de sus lecturas más recurrentes. Ahora, no podemos separarnos de las situaciones políticas, y como a veces hay algunas situaciones muy extrañas, me acordé de una filósofa francesa, Simone Weil, cuya obra he estado leyendo, que escribió Sobre la abolición de todos los partidos políticos (Trotta). Y hay un autor israelí, Yoel Hoffmann, que tiene este libro, The Shunra and the Schmetterling (New Directions): Shunra quiere decir gato en arameo, y Schmetterling es mariposa en alemán). Son pequeños textos sobre lo terreno y lo volátil. Y ahí hay un capítulo que habla del Popocatépetl. ¿Cuál es su libro más querido? El Romancero Gitano, que mi madre me hacía memorizar. Este ejemplar tiene la dedicatoria del propio Federico García Lorca, firmada dos años antes de su muerte. Es un libro que ha viajado de España a Francia, a Cuba, a México, me acompañó a Nueva York en mi posgrado, y volvió conmigo a México. Es un inseparable mío. +

6 ”Nada cambiaría mientras el poder siguiera en manos de una minoría privilegiada”. 1984, George Orwell


Los mejores libros en inglés g para regalar en las fiestas h

Hardcover • 9780062936615

Hardcover • 9780062871770

Hardcover • 9780062995315

Hardcover • 9780062911544


NO FICCIÓN

FICCIÓN LUGARES ASOMBROSOS: TRAVESÍAS INSOLITAS Y OTRAS MANERAS EXTRAÑAS DE CONOCER AL MUNDO Luisito Comunica ALFAGUARA

INQUEBRANTABLES Daniel Habif HARPERCOLLINS MÉXICO

EL INSTITUTO Stephen King PLAZA JANES

MI DÍA NEGRO Eugenia Debayle PLANETA

En mitad de la noche en un barrio tranquilo de Minneapolis raptan a Luke Ellis, de doce años, tras haber asesinado a sus padres. Una operación que dura menos de dos minutos. Con un elenco de personajes juveniles con los que podemos empatizar, esta novela nos recuerda de inmediato al mejor King, incluso aunque trate temas tan oscuros como los que copan los titulares hoy en día y que nos hacen temer por nuestro futuro.

2016 parecía mi mejor año, pero un suceso lo transformó todo. Fui a una revisión médica y no salí del hospital en meses. Mi corazón se detuvo por 3 minutos, estuve 20 días en coma y 2 años en rehabilitación. Me rompí. ¿Cómo se sobrevive cuando lo pierdes todo? No podía comer ni hablar, no recordaba dónde estaba ni entendía por qué mi cuerpo no me respondía. Hoy estoy lista para contar mi historia.

TE VERÉ BAJO EL HIELO Robert Bryndza ROCA EDITORIAL

EL ARTE DE LA GUERRA. NUEVA EDICIÓN ILUSTRADA Sun Tzu LIBRERO

Viaja con a los lugares más recónditos de los continentes: a sitios abandonados que conservan la huella de un hecho inexplicable; espacios delineados por trazos y personajes místicos; habitáculos hechizados por almas que vagan entre dimensiones desconocidas; zonas marcadas por los errores de la historia y sus fantasmas, y pintorescas comisuras del orbe con el sello de una costumbre o un suceso perturbador.

Un joven descubre el cadáver de una chica debajo de una gruesa capa de hielo en un parque del sur de Londres. La inspectora Erika Foster será la encargada de dirigir la investigación del caso, mientras lucha contra sus demonios personales. Cuando Erika comienza a indagar en el pasado de la víctima, todo parece apuntar a que su asesinato está conectado con el homicidio de otras tres mujeres que fueron encontradas también bajo las aguas heladas de otros lagos en Londres.

EL RESPLANDOR (edición especial) Stephen King DEBOLSILLO

Redrum. Es la palabra que Danny había visto en el espejo. Y aunque no sabía leer, entendió que era un mensaje de horror. Tenía cinco años. Sí, su padre necesitaba aceptar la propuesta de cuidar de aquel hotel de lujo de más de cien habitaciones, aislado por la nieve durante seis meses, pero iban a estar solos hasta los días del deshielo.

EL VENDEDOR DE SILENCIO Enrique Serna ALFAGUARA

A mediados del siglo XX, Carlos Denegri era el líder de opinión más influyente de México. Reportero estrella del Excélsior, tenía una red de contactos internacionales envidiable. Mimado por el poder, como columnista político sobresalió por su falta de escrúpulos: Julio Scherer lo llamó el mejor y el más vil de los reporteros. Enrique Serna vuelve a una de sus vetas narrativas predilectas, la reconstrucción del pasado, para entregarnos un fresco histórico apasionante.

Este libro reúne y expande los mensajes de inspiración y motivación más populares que han tenido el mayor impacto y que representan mejor a Daniel Habif como orador motivacional.

Al filósofo Chino Sun Tzu se le atribuye el primer tratado conocido para formular una base racional de la planificación y ejecución de operaciones militares, escrito 400 años a.C. Su importancia va más allá de las artes marciales, su estrategia es válida en el ámbito de la economía y la vida en general. Encuadernado en seda y con numerosas ilustraciones en color, tendrá en sus manos uno de los mejores libros impresos.

EL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA Robert Fisher EDICIONES OBELISCO

Un caballero deslumbrado por el brillo de su propia armadura, a pesar de ser bueno, generoso y amoroso, no consigue comprender y valorar con profundidad lo que tiene, descuidando sin querer las cosas y las personas que le rodean. Su armadura se va oxidando hasta que deja de brillar y, cuando se da cuenta, ya no puede quitársela. Prisionero de sí mismo, emprende entonces un viaje al final del cual, gracias a la ayuda de diversos personajes, logra deshacerse de la armadura que le ha imposibilitado abrirse al mundo.

LAS 5 HERIDAS QUE IMPIDEN SER UNO MISMO Lise Bourbeau DIANA

Este nuevo libro de Lise Bourbeau, tan preciso, claro y concreto como los anteriores, demuestra que todos los problemas de orden físico, emocional o mental provienen de cinco heridas importantes; el rechazo, el abandono, la humillación, la traición y la injusticia. Podrás identificar la verdadera causa de determinados problemas que te angustian o amargan la vida.

JÓVENES TRES PROMESAS Lesslie Polinesia MONTENA

DONDE HABITAN LOS ANGELES Claudia Celis SM EDICIONES

LOS SECRETOS DE YOUTUBE TheGrefg MARTINEZ ROCA

PESADILLAS PARA CENAR Jose Madero Vizcaino PLANETA JUNIOR

BLOOM Kevin Planneta DESTINO


ELECTRÓNICOS

ARTE Y RECREACIÓN

INQUEBRANTABLES Daniel Habif HARPERCOLLINS MÉXICO

Este libro reúne y expande los mensajes de inspiración y motivación más populares que han tenido el mayor impacto y que representan mejor a Daniel Habif como orador motivacional.

EL GRAN LIBRO BOTANERO Chilangas Hambrientas PLANETA Típico: tus amigos llegan de improvisto y solo tienes papitas y galletas de botana. Peor aún, no sabes qué preparar para esa horda hambrienta. Pensando en ti, Alexandra y Chío, mejor conocidas como Chilangas hambrientas, han preparado este libro delicioso, divertido e indispensable en tu alacena. Los días en que se te quemaba el agua se acabaron para siempre.

LUGARES ASOMBROSOS: TRAVESÍAS INSOLITAS Y OTRAS MANERAS EXTRAÑAS DE CONOCER AL MUNDO Luisito Comunica ALFAGUARA

ANIMORPHIA: COLOREA; RELÁJATE Y CREA Kerby Rosanes PLANETA

LOS COMPAS ESCAPAN DE LA PRISIÓN El Trollino, Mikecrack, Timba VK MARTÍNEZ ROCA

LEIDIMANDALAS Varios autores NUEVA IMAGEN

Viaja con Luisito a los lugares más recónditos de uno, dos y más continentes: a sitios abandonados que conservan la huella de un hecho inexplicable; espacios delineados por trazos y personajes místicos; habitáculos hechizados por almas que vagan entre dimensiones desconocidas; zonas marcadas por los errores de la historia y sus fantasmas, y pintorescas comisuras del orbe con el sello de una costumbre o un suceso perturbador.

Gracias al diamantito legendario, Mike, Timba y Trolli continúan con sus merecidas vacaciones… Pero entonces aparece el sargento Pimiento, al mando de la policía de Tropicubo, y los detiene por vandalismo. ¡Pero si ellos no han hecho nada! La nueva aventura de los Compas tendrá lugar en un sitio que ninguno de ellos imaginaba…

EL DIARIO DE ELISEO. CABALLO DE TROYA J. J. Benítez PLANETA

Eliseo, segundo piloto de la operación secreta Caballo de Troya, se une al grupo del Maestro y los acompaña durante dos años y tres meses, asistiendo a conversaciones y prodigios que no constan en los textos evangélicos. Pero su verdadera misión es otra. Si has leído Caballo de Troya, El diario de Eliseo te dejará atónito.

DISCIPLINA INTELIGENTE VIDAL SCHMILL PRODUCCIONES EDUCACIÓN APLICADA

Los hijos de hoy necesitan madres y padres de hoy, necesitamos estar a la altura del reto educativo que los niños y jóvenes de hoy presentan. ¿Los estás maltratando en tu intento por corregirlos o los estás sobreprotegiendo en tu intento de hacerlos sentir amados? ¿Cómo puedes encontrar un punto medio que fomente un mejor funcionamiento de su personalidad a largo plazo? Este libro ofrece respuestas prácticas y realistas a tus principales inquietudes como madre o padre en el difícil tema de la disciplina cotidiana en casa.

NIÑOS LOS COMPAS ESCAPAN DE PRISIÓN Timba VK MARTINEZ ROCA

LOS SIETE COLORES DE MI VIDA Daniela Hoyos Falco ALTEA

LOS COMPAS Y EL DIAMANTITO LEGENDARIO Timba VK MARTINEZ ROCA

Bienvenido a un mundo de ensueño, donde naturaleza y arte se dan la mano para formar un reto creativo de alto nivel. Abre este libro y déjate inspirar por las intrincadas composiciones del genial ilustrador Kerby Rosanes. Colorea, dibuja, garabatea y, en definitiva, usa tu imaginación para crear en libertad, relajarte y desconectarte de las tensiones del día a día.

Ésta es una obra que propone a las mujeres analizarse y reconocerse así mismas a través de una serie de actitudes y personalidades que sorprendentemente están reveladas en 40 hermosos mandalas. También es una invitación a recordar los tiempos de la infancia cuando se disfrutaba el colorear.

CIENTO UN PUEBLOS BELLOS EN MEXICO Guillermo Garcia Oropeza PUBLICACIONES ILUSTRA Magníficamente ilustrado y revelador, este libro reúne información invaluable para admirar el arte, asomarse a las 59 etnias con sus fantásticas artesanías y folclore, y emprender una exquisita travesía a los pueblos coloridos de arquitectura colonial con sus mezclas de estilos, los mineros de rica herencia, los productores de bebidas tan reconocidas como el café o tequila y aquéllos con un asombroso legado arqueológico.

MITOS Y LEYENDAS Dorling Kindersley DORLING KINDERSLEY

Los viejos mitos, los viejos dioses, los viejos héroes nunca mueren. Sólo duermen en lo más profundo de la mente, a la espera de nuestra llamada.

CUENTOS DE BUENAS NOCHES PARA NIÑAS REBELDES Elena Favilli PLANETA

CUENTOS PARA NIÑOS QUE SE ATREVEN A SER DIFERENTES Ben Brooks AGUILAR


“He estado escribiendo desde antes de saber escribir”

“Los mundos fantásticos se sienten más reales cuando no terminan de una manera ordenada... Las cosas continúan, los personajes siguen creciendo, su mundo sigue cambiando, está vivo y es real en alguna parte.”


E N T R E V I S TA

C O N

V I C T O R I A

AV E YA R D

V

ictoria Aveyard lanzó War Storm (HarperCollins), el libro que cierra su saga de la Reina Roja, y aprovechamos la ocasión para preguntarle sobre sus inicios como escritora y la conclusión de su proyecto narrativo.

Ha sido un largo camino a través de la historia de la Reina Roja. ¿Cuál es la mejor parte, y la peor y más difícil, de cerrar esta saga? De alguna manera, terminar ha sido la mejor y la peor parte. Lo mejor porque se siente como un gran logro: tengo esta cosa tangible que hice con mi cerebro, que no sólo está completa, sino que los lectores la adoran; pero también terminé con algo que amaba, que los lectores amaban, que tenía una audiencia y un hogar. Ahora tengo que hacer algo más, y aunque es muy emocionante pasar a un nuevo proyecto, también es increíblemente aterrador. ¿Cómo comenzaste a escribir? Mi escritura comenzó antes de que pudiera escribir, cuando inventaba historias en mi patio trasero con amigos o muñecas o figuras de acción. Obviamente, una vez que aprendí, comencé a leer historias y a consumirlas visualmente, e hice la transición a la escritura o intenté escribir las mías. De alguna forma he estado escribiendo toda mi vida y ahora tengo la suerte de poder hacerlo como un trabajo a tiempo completo. Es sólo una parte de mí, un impulso natural que siempre voy a tener. Has mencionado que creciste alimentando tu mente con Tolkien, Rowling, Lost e Indiana Jones. ¿Te has sorprendido a ti misma escribiendo homenajes “involuntarios” a algunas de esas obras? Creo que la mayoría de mis homenajes son intencionales. Trato de luchar contra la inclusión subconsciente porque nunca quiero asumir la propiedad de algo que no es mío. Pero sí, me encantan las obras de Tolkien, Rowling, Spielberg, Lucas, etcétera. Y sus historias me han moldeado por completo como narradora. Sus huellas digitales están por todo lo que hago y trato de trabajar con eso intencionalmente, a la vez que intento inyectarme un poco de mí misma. Ahora que el libro está publicado, ¿hay algo sobre el final de War Storm que escribirías de forma un poco diferente a como lo hiciste? Estoy extremadamente orgullosa del final de War Storm. Para mí fue muy impor-

UN LIBRO ILUSTRADO DE ASTROLOGÍA PSICOLÓGICA Las estrellas nos hablan y la astrología nos enseña a escuchar. Aprende el lenguaje del cielo.

tante escribir el arco, ya que terminó en la página indicada, y estoy muy agradecida con mi equipo de editores. Llevar a los personajes a esos puntos finales fue una delicia y creo que fue muy fiel a la historia. Puede que esta no sea una opinión popular, pero creo que los mundos fantásticos se sienten más reales cuando no terminan de una manera ordenada. Me gusta la idea de que las cosas continúan, los personajes siguen creciendo, que su mundo sigue cambiando, que está vivo y es real en alguna parte. ¿Hay algún otro género que te gustaría explorar? En términos de género, creo que la fantasía es lo que mejor se me da, y mi próximo proyecto es la fantasía, que ha sido un sueño trabajar con él. También me estoy formando como guionista, y me encantaría tener el tiempo para investigar las características de escritura o trabajar en un piloto de televisión. ¿Cuáles son tus tres escritores o sagas favoritos de Young-Adult? Hay tantos, tantos escritores talentosos por ahí, que sería imposible incluirlos a todos. Especialmente en YA, donde el grupo de talentos está más allá de la comprensión. Actualmente, soy gran admiradora de Holly Black y su serie en curso El príncipe cruel (Hidra), que finaliza este otoño. ¿Has leído autores latinoamericanos? Tuve la suerte de hacer una gira con Maya Motayne la primavera pasada, quien lanzó su novela debut YA, Nocturna (HarperTeen), una fantasía ambientada en un mundo inspirado en el latinx. Me quedé asombrada. Fue una historia increíble y exuberante, y la idea de utilizar el español como un idioma mágico fue genial. Sin mencionar lo subversivo y valiente que es en los Estados Unidos, donde gran parte del gobierno federal es abiertamente hostil a las culturas y comunidades hispanas y latinx. Fue un privilegio leer la novela de Maya y hacer una gira con ella.+

UN LIBRO ILUSTRADO CON ASANAS DE ANIMALES Un maravilloso regalo para los niños y para todos los adultos que quieran iniciarse en el yoga o ya hayan descubierto sus incontables beneficios. www.koanlibros.com

11 “Lo característico de la vida actual no son la inseguridad y la crueldad, sino el desasosiego y la pobreza”. 1984, George Orwell


E N T R E V I S TA

C O N

A L E J A N D R A

C O S TA M AG N A

Personajes dislocados, desarraigados, exiliados… R. de la Lanza

L

a escritora chilena Alejandra Costamagna regresa a la novela con El sistema del tacto (finalista del Premio Herralde de Novela 2019), un libro sobre la búsqueda de la identidad, una autoficción que juega a ser ficción total, o al revés, que incluye varios recursos textuales, como definiciones enciclopédicas, ejercicios de mecanografía y fotos familiares maltratadas por el tiempo. A través de mapas, recortes, imágenes rotas, fragmentos varios y otros vestigios, conocemos a Ania, quien de pequeña viajó al exilio; ahora debe atravesar de vuelta la gran cordillera para acudir a presenciar el último aliento de su tío Agustín, en representación de su renuente padre. Recurriendo a la técnica del back-and-forth, vemos a Ania acompañar a la familia en el funeral, y luego llegar a la casa de sus abuelos, abandonada por el paso del tiempo, en el que las fotografías y recortes aún hablan como desde el polvo que acumula la casa. El andamio sobre el que se ha construido El sistema del tacto (Anagrama) es una serie de ejercicios de dactilografía (mecanografía), que aparecen cada tanto en la narración para recordarnos el aburrimiento, la soledad y la confinación sentimental de los personajes. ¿Qué es el llamado sistema del tacto, más allá de un método para aprender mecanografía? Estos fragmentos son escritos por uno de los personajes centrales de la novela, que busca en la máquina de escribir una zona de arraigo, y que es, como él lo llama, el sistema más científico, en el que puede integrar de alguna forma la corporalidad, el entregarse en posturas, a una especie de lugar propio. El sistema del tacto, además de ser este método, se extrapola a cosas más simbólicas. Por ejemplo, podemos pensar en el tacto como sinónimo de tino, de cierta destreza para encajar, para entrar en la sociedad, que está llena de normas, con las que están conflictuados los personajes, pues todos ellos están desarraigados. Entonces esos fragmentos no le fueron dictados a Agustín, sino que los fue componiendo él mismo. ¿Es la ausencia de la Chilenita su peor desarraigo? Más bien creo que él permanentemente busca una excusa para escapar, y él en la Chilenita ve la oportunidad de huir, aunque eso también es una zona de fracaso. Pero todos los personajes viven en una permanente inestabilidad, que los hace vivir en un espacio-tiempo dislocado, que los obliga siempre a volver atrás, a su herencia, que no los suelta.

“No habrá risa; no habrá arte; ni literatura ni ciencia; sólo habrá ambición de poder, cada día de una manera más sutil”. 1984, George Orwell


Blade Runner 2049 (2017, dir. Denis Villeneuve)

Los personajes, como dices, están dislocados, es decir, fuera de su lugar. Es un diagnóstico tremendo si tomas en cuenta que es una novela sobre el exilio, aunque Ania entonces parece “cumplir” el anhelo de Agustín, pero llegando tarde. Todos estos personajes se mimetizan entre sí. Entre Ania y Nélida, su tía abuela, por ejemplo, se reproducen códigos… El cruce de la cordillera que realiza Ania no es sólo geográfico, lo que cruza es el tiempo a una zona donde la memoria se dispara y el presente y pasado entran en una zona ambigua, y los personajes son opuestos y al mismo tiempo son pares, hijos de una genealogía interrumpida. En la que iban a estar juntos… Claro, un poco como los niños diabólicos de las novelitas de terror, que terminan incendiando este pasado, que los cobija pero al mismo tiempo los expulsa. Tu novela dialoga con El extranjero y Pedro Páramo en esto de ir al mundo especial y enfrentarse a lo que uno debió ser. Exacto. Más aún desde que se llama “El extranjero”, porque ya nos habla de alguien que está afuera, en ese estado en el que necesitas un golpe que te saque de ahí. A lo mejor Agustín podría ser como Meursault, como cuando fantasea con secuestrar a la Chilenita: los personajes comienzan a ser habitados por el horror que los circunda, un horror que se hereda también, porque está Nélida, que viene de la Segunda Guerra Mundial, pero también ellos habitan dos dictaduras, una a cada lado de la cordillera, y también están las novelitas de terror que la Chilenita lee.

¿Qué tanto hay de ti en Ania y en la historia de la novela? Todo y nada. Es como si tomara el álbum familiar y lo interviniera hacia la ficción. Son trazas autobiográficas, sí, pero todo el tiempo están entrando en crisis. Todo el material gráfico que se puso en el libro no es tan documental sino elementos de fantasmagoría. Yo misma ya no sé determinar qué corresponde a qué, por eso no hay pies de páginas, sino que están como desvíos, como restos. ¿Qué tan importante es en nuestras vidas la historia de la familia? Estas historias nos atraviesan a todos, pero se salen del ámbito de lo propio y entran en lo colectivo. Cuando hablo de estos migrantes en particular, es sobre toda una época, sobre una oleada de migrantes de un contexto y un momento en la historia, pero que también podemos traer al hoy. Vamos y venimos de la intimidad a la historia una y otra vez. Por eso la novela está en una tercera persona tramposa, no hay un yo. Y si lo hubiera, no es un yo confesional, sino que a partir de una situación particular podemos estar hablando de algo que afecta a toda una comunidad. ¿Tú tienes jardín? Tengo jardines “prestados”. El jardín fue una de las imágenes que gatilló la novela: alguien me comentaba lo delicioso que es regar un jardín de noche. Y yo pensé que no tengo un jardín para regar en la noche, y entonces comencé a escribir esta novela como mi zona de arraigo, como mi jardín al que riego de noche.+

Ve la entrevista en mascultura.mx y en YouTube revistaleemasdegandhi

El futuro nos alcanzó y está listo para devorarnos. Humanos sintéticos, autos voladores, armas de destrucción masiva y un mundo que gira entorno al hi-tech. Treinta años después de los sucesos de la primera cinta aparece un joven blade runner (Ryan Gosling) listo para descubrir de una vez por todas el misterio que envuelve la creación de un replicante superior a los demás. Con la ayuda del veterano Rick Deckard (Harrison Ford), arriesgará todo con tal de encontrar la verdad sobre una nueva raza humana. El director nos transporta a un futuro sórdido donde los espectaculares publicitarios tienen vida propia y los valores que nos vuelven personas se han perdido con el pasar de las décadas dejando una sociedad sin rumbo expectante por una luz que les enseñe el camino. Con un guión interesante que aborda desde una perspectiva filosófica los riesgos del triunfo tecnológico sobre el mundo espiritual y el terrible riesgo que esto conlleva, Blade Runner 2046 es una apuesta inteligente para abrirnos los ojos y ser una sociedad más interesada en las cosas simples de la vida.

DRONES

Muse Rock en contra del Estado, acordes de protesta y música con causa. El poder se viene abajo con los coros de miles de personas en estadios y festivales. Drones es el séptimo álbum de estudio de la banda inglesa Muse, en el cual encontramos su clásico sonido poderoso, cargado de pensamientos profundos y melodías complejas que se asemejan al rock progresivo sin dejar nunca su sello de banda alternativa. Cargado con un fuerte contenido político, Drones nos muestra el lado activista de la banda, que logra fusionar un abanico de emociones, con una portada que hace referencia a un mundo totalitario y distópico al estilo cyberpunk. Muse demuestra que se puede tener un discurso divergente y aun así alcanzar el éxito, como Radiohead, Pink Floyd o Slipknot. Dentro de las doce canciones de Drones caben resaltar “Dead Inside” y “The Globalist”. Será el momento mejor invertido de su día. Este es el material indicado para todo aquel sediento de música estridente. + Por Adrián García @adrian_garciros 13


A RT E

“Nunca pude dibujar un caballo”

V

icente Rojo (Barcelona, 1932) propugnó por el arte de vanguardia, precisamente por el abstraccionismo, estilo que la escuela mexicana de pintura no aceptaba por su arraigada expresión realista, que respondía a la necesidad política de ese momento. La obra del maestro Rojo ha dejado una huella que se renueva constantemente, a través de su expresión abstracta con grandeza, maestría y siempre hay una continuación hacia al infinito.

Fotografía: Fabián V. Escalante

Beatriz Vidal

Autorretraro fragmentado, 2001/Juan Aceves

¿Cómo comenzaste en el arte? Tuve la vocación desde los cuatro años. No supe de dónde apareció. Mi padre era ingeniero y en mi casa no había libros de arte, pero a mí me gustaba dibujar en todos lados. Mi mayor ilusión era dibujar un caballo, y nunca me ha salido, y ya no hago intentos. Tengo esa deuda: aprender a dibujar un caballo; pero siempre andaba con un papel en la mano, lápices de colores, pinceles, etc. Y ese impulso me dura hasta la fecha. Hace mucho tiempo yo hacía algo que yo no sabía que se llamaba diseño gráfico: Me fascinaba el cine y me gustaba hacer anuncios de las películas. dibujaba a los artistas, hacía el rotulado, le ponía un comentario. Tiempo después, llegué a México, donde aprendí algo de historia y técnicas.

Ve la entrevista en mascultura.mx y en YouTube revistaleemasdegandhi

¿Cómo fue tu relación con Miguel Prieto? En enero de 1950 yo tenía 17 años y me encontré con él, y tenía una personalidad enorme; él ya era pintor, tipógrafo y maquetista, porque no se usaba el término diseñador gráfico. Ayudó a crear Romance, una revista de cultura popular. Aunque nunca dio clases en ningún lado, él fue mi maestro, al que le he tenido siempre mucho cariño. Como trabajamos juntos en el INBA, él me enseñó a diseñar. Ahí, en el cuarto piso del Palacio de Bellas Artes, constantemente veía pasar a Carlos Chávez, a Miguel Covarrubias, a Julio Prieto, a Salvador Novo, y a veces iba a platicar con ellos por alguna invitación o programa. Cuando yo tenía ya 18 años, Miguel Prieto me pidió ser su asistente en el diario Novedades, donde inicié también una amistad con Fernando Benítez, un editor de libros, revistas y suplementos, otro maestro insustituible; y también conocí a Fernando Gamboa. Me la he pasado trabajando con puros maestros y amigos extraordinarios. Tuviste la dicha de ser formado por los grandes de México en esos años de fortalecimiento cultural. Sí era un momento de ebullición cultural, y sobre todo de decadencia del nacionalismo de inicios del siglo. Hubo un surgimiento grande de artistas de muchas disciplinas. En los libros, los esfuerzos de Jaime García Terrés en la UNAM, la labor del Fondo de Cultura Económica, publicando a Rulfo y a otros grandes, la creación de la editorial Grijalbo, la aparición de Joaquín Mortiz. Era un momento de mucho florecimiento cultural y editorial. Creo que no se ha estudiado lo suficiente ese momento.


C O N

V I C E N T E

R O J O

Cráter A2, 2004 / Aguatinta al azúcar, 71 x 67 cm/ Vicente Rojo

E N T R E V I S TA

¿Qué es el diseño para ti? Tuve la suerte de estar en el desarrollo cultural que involucraba el diseño. Llegué a tener peticiones de agencias de publicidad que pagaban muy bien, pero a mí no me interesaba hacer diseños para anunciar esas cosas. Ahí estaban García Márquez, Álvaro Mutis y otros. Cuando necesitaban alguna ayuda lo tuvieron que aceptar, porque, además, se divertían mucho. Yo tuve la suerte de siempre estar en el campo cultural, y específicamente en el editorial. De ahí vino la idea de crear Ediciones Era. Sentía que estábamos apoyando un movimiento cultural. Diseñaba una portada de un libro, y hacía un diseño que “luciera”, o sea, que se pudiera vender y leer. Tenía la idea de que lo que estaba haciendo era útil, significaba algo. Era la visión que yo tenía. Para entonces ya comenzaba a pintar, y en la pintura la línea es diferente: era algo que yo pensaba, y lo sigo pensando ahora, que podría no interesarle a nadie. Es decir, la pintura es volar, imaginar, flotar, pensar cosas, pero sin un objetivo concreto. En cambio, el diseño sí lo tiene. Y me dividí en esos dos campos, aunque se relacionaban. Me sentía un poco bipolar. Uno era para los demás, y otro era para mi crecimiento. Tu obra siempre ha ido de la mano de la literatura. Sí, por el suplemento “México en la Cultura”, del diario Novedades. Aunque el periódico era conservador en su línea política, el suplemento era progresista. Muchos años después, cuando llegó Beteta, despidió a Benítez, pero ya había una experiencia literaria muy fuerte. Conocí y trabajé con grandes escritores, ensayistas, poetas, pintores, etc., y me hice de tantísimos amigos, que están hasta la fecha, aunque muchos también se han ido. Ese suplemento lo tengo como una “madre nutricia” (alma mater), porque yo no pude seguir mis estudios, pero sí tuve ese trabajo. La arquitectura también ha estado muy presente en tu vida profesional. Siempre he sentido atracción por la geometría, pues creo que es lo que nos sostiene. La gran geometría es la que hace a los grandes arquitectos. La calle está llena de geometría, y eso me hace sentir

que estoy rodeado de una gran geometría que es la Arquitectura. Curiosamente, hace unos años descubrí que a la geometría la descubrimos cuando aprendemos a leer y a escribir, así que creo que desde que aprendí a leer sentí por primera vez esa atracción por la geometría. De ahí surgió mi búsqueda de la geometría y la serie “Jardín urbano”, que puse en el mural del Museo Kaluz, y también “Versión Celeste”, en la sede del Monte de Piedad. En el Museo Nacional de la Estampa me diste la oportunidad de montar una retrospectiva en 1992. Y después en la galería de Juan Soriano, la serie de “Los Volcanes”. Y en una de esas exposiciones, un joven se te acercó sorprendido por tu sencillez y te confesó que era la primera vez que iba a una exposición. Si yo pudiera definir la palabra éxito, que no me gusta nada, es precisamente ese: cuando alguien vive por primera vez esa experiencia. Háblanos de tu conexión con la escultura. Cuando llevaba unos años haciendo la serie “México bajo la lluvia”, el nuestro se estaba convirtiendo en un país difícil, y pensé en que quería hacer una tela que pareciera una lluvia que se mueve, con profundidad. Trabajé con la idea del relieve. Y comencé a hacer figuras en cartón; en madera, Sebastián me invitó a hacer cosas en su taller, luego hice escultura con mis manos en el taller de Aurora Suárez y Hugo Velázquez. Cuando presenté “México bajo la lluvia”, mis pinturas ya estaban acompañadas de unas 15 o 20 esculturas. Háblanos de tu amistad con Octavio Paz. Comenzó con una carta que recibí de él. Era embajador en la India, y tenía un proyecto al que me invitó por carta. Era el proyecto de Discos Visuales. Él sabía muy bien lo que quería, me envió unos dibujos y todo era muy claro. Y luego otros proyectos que hicimos por correspondencia. Esas cartas no son literarias, sino que son de trabajo. Luego publicó un ensayo sobre Marcel Duchamp, y yo me entusiasmé, de modo que le propuse que hiciéramos un proyecto sobre su obra, que fue Marcel Duchamp o el castillo de la pureza. + 15


E N T R E V I S TA

A

VA L E R I A

L U I S E L L I

“Hay racismo contra todo lo que no es blanco ni europeo”

L

a más reciente novela de Valeria Luiselli es la historia de carretera de una familia que desgarra el mapa de los Estados Unidos en auto de Nueva York a Arizona.

R. de la Lanza Un matrimonio de documentalistas que han estado trabajando juntos en un proyecto de recopilación de material de audio, de impresiones sonoras, ven sus destinos apuntando en direcciones distintas. Es, grosso modo, el argumento de Desierto sonoro (Sexto Piso), la novela que estrena Luiselli. Cuando termine el viaje se separarán, cada quien irá por su cuenta: él, con su hijo. Ella, con su hija. La razón operativa de ese viaje es que el esposo de la protagonista está haciendo un estudio profundo sobre los apaches y sus últimas resistencias contra las fuerzas estadounidenses y mexicanas, en tiempos de Gerónimo. Como si lo fuera narrando al lado o al frente del volante, el viaje se convierte en un pizarrón donde se va escribiendo no sólo el alud de reflexiones obligadas por la inminente ruptura, sino también vuelca disquisiciones, historias y experiencias sobre la migración, la frustración y la injusticia que golpea a las familias de los inmigrantes en el Coloso del Norte. En la narración de lo que debería ser una gestión relativamente normal y madura del rompimiento, se entierra dolorosa e inesperadamente el caso de Manuela, una mujer cuyos hijos han sido detenidos tras cruzar la frontera a pie. La protagonista, es decir la propia Valeria, acepta un peculiar llamado a la aventura para ver cómo se puede arreglar esa parte del mundo que está generando heridas que nunca dejan de sangrar, una situación repetida unas 14 mil veces en los últimos años. “Hay una crisis humanitaria —explica Valeria Luiselli al teléfono, mientras viaja en el subway de Nueva York—, que afecta nuestra capacidad de sentirnos vinculados con otros seres humanos, y creo que la labor de las humanidades y las artes es seguir fabricando nexos comunitarios a través de la narrativas compartidas”. Y es ahí donde Luiselli ve una de las grandes oportunidades éticas de la creación literaria: “Frente a las numerosas crisis humanitarias, la labor de quienes trabajan con el lenguaje está en seguir generando esa red, ese tejido que posibilita que los puntos de vista sean menos irreconciliables”. Aunque no le gusta hablar de sus asuntos personales, a través de la protagonista de Desierto sonoro, se advierte que hay una conexión con la mujer cuyo hijo ha sido detenido y será deportado.

“Quiero pensar —esgrime— que no es necesario tener hijos para comprender que, como sociedad, hay que hacer frente a la violencia”. Las motivaciones de Luiselli son, de hecho, mucho más que sólo sociales; se trata de lo que ella llama preguntas esenciales, “como la de qué estamos haciendo cuando entregamos a las nuevas generaciones una historia, una versión del mundo, y ellos nos devuelven otra más nítida que la nuestra”. A lo largo del camino, en la novela, la pareja adulta va contando sus historias, y los niños también exponen sus propias formas de explicar el mundo. “Me interesaba explorar el mecanismo intergeneracional de contarnos historias, y cómo crean esas historias una visión compartida del mundo.” Además de ese cruce entre generaciones, otros dos cruces son muy patentes en Desierto sonoro: el de la road-novel y la búsqueda kafkiana por la reivindicación y la justicia, así como el paralelismo entre la angustia histórica por un pueblo que fue obligado a rendirse y a aceptar su desaparición, y esa otra forma de desaparecer que es la deportación. “Ambas cosas, yuxtapuestas —concede Luiselli—, son una manera de forzarnos a pensar en los ciclos históricos de la violencia política en un país que se dice de migrantes, pero en el que hay un programa y una selección gubernamental oficial para decidir quiénes sí cuentan como inmigrantes y quiénes no. La violencia institucional que ejerce este gobierno contra las comunidades que le parecen indeseables, primordialmente las personas latinoamericanas, y las afroamericanas”. Y entonces retoma el caso de México, que ha sido un país abierto a las migraciones y diásporas europeas y sudamericanas, pero ante los centroamericanos “nos hemos comportado de una manera más bien vergonzosa”. Y cuando sale a flote el tema de los pueblos originarios, “son muestras de un racismo profundísimo contra las razas no blancas ni europeas.” Sobre la intersección explorada en la novela entre la road-novel y la narrativa de viaje, Luiselli aclara se apega más a una modalidad muy latinoamericana del viaje: “el descenso al inframundo —explica—, que entra en conversación con esa otra narrativa del viaje como movimiento de Este a Oeste en una especie de subcontinente hacia una tierra a punto de ser descubierta y a punto de derrumbarse”.+

“Damos a las nuevas generaciones una historia, una versión del mundo, y ellas nos devuelven otra más nítida que la nuestra”.


: ad 4 d i l 8 a tu 19 su ac

roféti p a z r 948, su fue te en actual en 1 día. n e m en siva era exclu lla es que n lo es hoy e d i s e e no r e de mbié 1984, presionant ón; pero ta , l l e w im Or oci eorge en. Lo más er de conm G e d g a d i ovel u po u or de la n ada desde s irmamos s a d n f n me ad que co za tre estab a fuer ctualidad y en 1984, , a ca. Su se escribió o d n cua

de a i c n e d i v e y o i r e t is

M

L

to Ru A lb er

y Sá n

c he z

No es que Orwell haya visto de manera anticipada la capacidad de los nuevos medios electrónicos para vigilarnos, por ejemplo, sino que aquello que George Orwell vivió en su tiempo, y de lo que nos da testimonio, no como pasado ni como su presente, sino como futuro posible, es algo esencial a la naturaleza humana. No es intemporal, sino de todos los tiempos, porque seguimos vivos los mismos humanos con las mismas patologías sociales. No es un asunto exclusivamente de tecnología para la vigilancia. Los descubrimientos tecnológicos de hoy y los de mañana, que aún no imaginamos con detalle, servirán de la misma manera para lo esencial que se explora en 1984 (Lumen): la enorme capacidad humana de someter unos a otros y de ser sometidos en nombre de ideales supuestamente superiores. Orwell fue militante de izquierda, pero vivió ese momento histórico en el que la izquierda en el poder, aunque

se siga diciendo de izquierda, es de derecha porque es totalitaria, dictatorial, opresiva. Vivió también en carne propia rodeado de absolutos creyentes en el dictador como un líder al que tienen que obedecer de manera iluminada, al que tienen que defender de manera implacable, al que no pueden criticar porque se convertirían en supuestos conservadores y adversarios condenables, perseguidos por los otros creyentes. Parte fundamental de la enorme fuerza de la novela de Orwell es que, a diferencia de otras novelas distópicas (que muestran cómo las utopías sociales se convierten en lo contrario de lo que dicen ser), ésta analiza no sólo la violencia estatal, la violencia del poder, sino la manera terrible —porque siempre es actual— en la que los regímenes autoritarios se reproducen dentro del alma de las personas, convirtiendo a cada esclavo en un torturador, a cada vecino en un delator, a cada intelectual en un ideólogo del régimen de supuesto cambio, a cada servidor público en un creyente sinceramente convencido y cruelmente repetidor del ejercicio del poder implacable del autócrata. Y esta interiorización del germen autocrático en las personas comunes y corrientes no tiene fecha. Ni de caducidad ni de vigencia. Se reactiva periódicamente en la historia de la humanidad en cuanto las utopías se encienden en el fervor público. Por eso la novela de Orwell es actual para describir tanto a los creyentes de que Trump Make America Great Again, y que eso justifica meter a niños inmigrantes en campos de concentración, como a los creyentes en las bondades caudillescas de Putin para recuperar el protagonismo ruso en el mundo, como a los creyentes en que se justifica cortar los recursos de la salud hasta provocar la muerte de indefensos y moldear ideológicamente a la cultura y a la ciencia, suprimir la ayuda a las mujeres violentadas o a las guarderías para apoyar a las mujeres que trabajan, en nombre de una utopía incomprobable. La fuerza de Orwell es que su descripción de la maldad humana en nombre de un supuesto bien mayor va más allá de las ideologías declaradas por los autócratas y sus seguidores. Los discursos políticos, afirma Orwell, “en su mayoría son la defensa de lo indefendible”. Una de las características de su novela es que

“No querían que la riqueza fuese repartida; si la riqueza llegara a generalizarse, no serviría para poder distinguir a nadie”. 1984, George Orwell


analiza el lenguaje justiciero y polarizante de esa distopía mostrándonos con precisión y casos muy concretos, cómo lo que sucede en 1984 con las palabras condenatorias sucede también durante los regímenes autocráticos que necesitan nombrar a sus enemigos, como si fueran enfermedades sociales que el dictador va a erradicar. Sucedió con el “trotskismo” durante la época estalinista, con los judíos durante el fascismo, con los “asociales” y los “gusanos” durante el castrismo, por ejemplo. Lo importante no es lo que literalmente designa la palabra (una doctrina política o económica, un grupo racial o social), sino la bala en que se convierten las palabras en la boca del poderoso para mandar al paredón de los significados a quienes desde el poder sean señalados y, por lo tanto, tocados de muerte por ellas. Dice con mucha razón George Orwell que “El lenguaje político ha sido diseñado para hacer que las mentiras suenen verdaderas y el asesinato suene respetable, y para dar una apariencia de solidez a lo que tan sólo es viento.” El análisis político implícito en la novela desborda la simple dimensión sociológica para plasmar una verdadera filosofía del poder. Mucho antes de que Foucault desarrollara toda su lúcida filosofía sobre la naturaleza del poder, Orwell había plasmado en 1984, sin que le falte un solo detalle, un análisis del poder no menos lúcido y profundo. Foucault parte de un principio de vigilancia en el que los vigilados interiorizan el hecho de ser observados. La reflexión filosófica sobre el poder en 1984 no le pide nada al desarrollo de la filosofía foucaultiana sobre lo mismo. Incluso las asombrosas elucubraciones del filósofo francés sobre las relaciones entre el poder y el saber son exploradas por Orwell en su novela: no sólo funciona un modelo de censura vertical en el “continente totalitario de Oceanía” ideado por Orwell, sino que además funciona un modelo de producción de saber que bajo un signo supuestamente positivo conforma los conocimientos y la mente. Una de las más sorprendentes reflexiones implícitas en 1984, donde Orwell se revela como un sensible conocedor de lingüística es cuando plantea en su Oceanía la creación progresiva de una neolengua, que elimina palabras y crea neologismos. Con estas “creaciones” va limitando las posibilidades de formular ciertos pensamientos, y a través del tiempo y las generaciones establece una imposibilidad de tener pensamientos disidentes, autónomos, limitantes del poder autoritario. El hombre será ya otro: por eso Orwell había planeado llamar a su novela El último hombre de Europa, ya que 1984 es la historia de una aniquilación, la historia del hundimiento de una conciencia humana aplastada por una lógica implacable. Desde que Orwell vivió, como miliciano de la guerra de España, la persecución y la matanza de anarquistas y trostkistas por las milicias comunistas de filiación soviética, comprendió la mecánica del pensamiento totalitario en sangre propia: “si no eres mi subordinado incondicional (supuesto aliado) eres mi enemigo y mereces la muerte”. Quedó para siempre curado de creer que esa lógica es verdaderamente humana y progresista. El totalitarismo es presentado por Orwell como un engranaje ineludible; sin embargo, con las suficientes contradicciones y sutilezas como para hacer de él algo lleno de vida, verosímil, y por eso aún más temible que si se tratara de una caricaturesca aplanadora.

prohibidos goces del cuerpo en Oceanía, se nos presenta como la encarnación de la astucia que sabe ocultar los más profundos instintos humanos detrás de la conformidad aparente. Los demonios del sexo, del placer y del amor habitan el cuerpo de Julia e impulsivamente manifiestan sus deseos, pero con la astucia de la contención engañosa, de la dosis, de las reglas del juego violadas en la sombra: una verdad “demasiado humana” habitaba el cuerpo de Julia. George Orwell (pseudónimo de Eric Blair) era un hombre habitado por los demonios de una existencia “mal vivida” en los límites de lo que el cuerpo y la inteligencia son capaces de soportar. Conoció en carne propia la intolerancia de la naturaleza y la más terrible intolerancia de los hombres. Creía en los dones mágicos de la palabra que denuncia, que señala las verdades con dedo de fuego. La palabra que crea ámbitos de autonomía del pensamiento y por lo tanto de la posible acción. Por eso fue periodista político de lucidez asombrosa, cronista de genio y militante “errado”: consciente de la fuerza del poder, más de una vez se alió a los perdedores. Creía también en la fuerza misteriosa de la literatura que, con una voz más sutil y más perdurable que la voz del periodismo, dice lo que sólo de forma sensible puede ser descrito: los claroscuros de la naturaleza humana. Leer esta novela de Orwell es indispensable para cualquier aspirante a sobrevivir los horrores conformistas y conformadores que aquí y allá nos corroen y además nos acechan.+ @AlbertoRuy

No hay que olvidar que en 1984 hay una enorme carga de vida: es también una historia de amor, o más bien, una historia de la imposibilidad del amor en una sociedad totalitaria. Julia, la amante clandestina de Winston Smith, con su implacable pasión por el sexo y los 19


E N T R E V I S TA

A

P E T E R

K U P E R

“Nuestro mundo es

P

Peter Kuper

eter Kuper presentó en México Kafkiana, su colección de adaptaciones a narrativa gráfica de cuentos de Franz Kafka, publicada por Sexto Piso, y platicamos con él sobre cómo la obra del autor bohemio siempre narra la lucha del individuo contra un sistema invencible… Y por supuesto, le preguntamos sobre MAD.

R. de la Lanza Casi nadie ve a Kafka como un autor de humor, pero en Kafkiana se resalta su vena humorística. Mi primera vez con Kafka fue La metamorfosis, que es muy oscura, pero luego leí sus relatos más cortos, y que cuentan situaciones ridículas e irónicas. Ahí hay humor. Aunque no siempre es el humor lo que escogí para las historias que adapté; algunas las traté de modo serio, pero siempre hay algo ridículo, como en la vida. Así es como se ve la humanidad en el siglo xx. Y también me gusta cómo se ve Kafka desde aquí, sin que sea precisamente ridículo, porque con el “Pelos de elote”, o sea Trump, hay una especie de doblepensar, como en 1984. Son situaciones kafkianas y, por ejemplo, en mis artículos políticos para The New Yorker, siempre mi intención es kafkiana, porque tomo eventos irónicos y los comparo con el mundo de Kafka. En Kafka casi todo es una persona sola contra todo el mundo, aunque no siempre es un mundo normal, al que no puede vencer. Es parte de la condición humana el sentimiento de estar solo en un mundo loco. Y esta lucha es parte de nuestro proceso diario. En esta nueva edición hay pequeños cambios: “El artista del hambre” es una mujer, porque yo quería que este libro sirviera para que toda

20

la gente reflexione. Y también en otro caso hay un negrito; obvio no viene de Kafka, pero para mí sirvió en “El hombre de los cubos”. ¿Es la intención de Kafka? Seguramente no, pero para mí es parte de su valor: que cada uno pueda entender diferentes ideas de sus historias. Mis adaptaciones son sólo una posibilidad. Y espero que cuando otro lea a Kafka directamente, sin dibujos, sus ideas sobre esas lecturas sean diferentes a las mías. ¿Podríamos incluir a Kafka entre los que Paul Ricoeur llamó los maestros de la sospecha —Marx, Nietzsche y Freud—? Absolutamente. Es una línea de ideas que estaban en el aire en la época de Kafka. En el libro también menciono a Winsor McCay, que tenía ideas muy similares, y muchas de Freud están en su arte de historietas. También creo que era parte de su Zeitgeist (espíritu de su tiempo), el miedo que se ve en las historias de Kafka, que él pudo entender. En nuestro momento, por ejemplo, es posible entender el cambio climático, lo que pasa con dictadores como Bolsonaro y Trump, lo que pasa con internet… Es nuestro Zeitgeist. Y me gusta cómo puedo ver así el futuro en fragmentos: En 1990 hice una historieta sobre Trump, que titulé “La pared”, que era Trump escalando una pared hacia la presidencia, y esa pared separaba la


E N T R E V I S TA

A

P E T E R

K U P E R

cada vez más kafkiano” parte rica de Manhattan del área de la gente pobre. Entonces esa idea estaba fuera de la realidad, y Kafka hizo lo mismo con su época. Es una lástima que las condiciones no hayan cambiado lo suficiente en todo este tiempo. ¿Qué estás leyendo ahora? ¿Descansas de Kafka? No exactamente un descanso. Mi próximo libro es una versión ilustrada de El corazón de las tinieblas, que seguramente también publicará Sexto Piso en México. He estado leyendo a Conrad por un año. Mis lecturas son algo oscuras: este año he leído El cuento de la criada (Salamandra). Me gusta mucho Stephen King, soy de gustos muy eclécticos, así que igual puedo leer a Dashiell Hammett, o a Junot Díaz, que es fantástico. Hace poco leí Un caballero en Moscú (Salamandra), sobre Rusia, pero no puedo terminar la lectura, porque quiero leer algo más cercano a El corazón de las tinieblas (Castillo), porque la próxima semana se lanza en los Estados Unidos. Casi no leo novelas gráficas porque no quiero demasiada inspiración de esa fuente, pero a veces veo las viejas historietas de Winsor McCay. ¿Cuáles son tus novelas gráficas favoritas? Probablemente Maus (Literatura Random House) pero me gusta muchísimo David Mazzucchelli, Asterios Polyp (Salamandra Graphic), raro título, pero es increíble. Ese libro lo leí en mi proceso de hacer Ruinas (Sexto Piso). También me gusta Flood de Eric Drooker (Dark House Books) y la serie “Sin palabras” de Roger Olmos. También me gustan los viejos, como Winsor McCay y Frans Masereel. En el mundo del cine, mi película favorita es Tiempos modernos, de Charles Chaplin, porque hay humor, tristeza y política… Todas

las generaciones se pueden encontrar en esa película, y el inicio es muy kafkiano también. Y de literatura, mi autor favorito es Kurt Vonnegut, pero mi libro favorito es Las uvas de la ira de John Steinbeck (Tusquets), porque es muy poético, habla de la maldad del sistema y funciona mucho como un documental de un mundo sin justicia. ¿Qué pasó con MAD? Decir que MAD murió no es correcto. He hecho “Spy vs. Spy” para rato. Hay tiraje en papel pero sólo se distribuye por suscripción, y no en tiendas. MAD es parte de DC Comics, y ésta de Time Warner. AT&T compró Time Warner. Cuando ellos entraron dijeron que todos necesitaban ahorrar dinero. Ellos no entendieron nunca que MAD no obtenía mucho dinero pero sí suficiente para la sustentabilidad: se vendían 140 mil copias por cada edición. Así que comenzaron a recortar muchas partes y presupuesto para muchas secciones. Los jefes no entendieron el valor social y cultural de la revista. Cuando esto se supo, el mundo entró en pánico, pero MAD sigue, aunque con menos material nuevo. La revista me compró a mí y a otros artistas mucho material para ediciones futuras, y eso no se tira a la basura, lo van a usar. Así que “Spy vs. Spy” seguirá siendo nuevo en cada edición. Además, les hice saber mi intención de seguir haciendo “Spy vs. Spy”, y seguiré hasta que me digan que me detenga. +


22

U

no llega a sus treinta y tantos con una serie de mitos de todo tipo. Que si te cansas mås, que si prefieres pasar la noche de un viernes en casa ordenando vinilos en vez de una fiesta, que prefieres una pareja estable y que todo es mucho mås sereno‌


Nick Hornby: 25 años de leerlo en Alta Fidelidad

Ángel Armenta López Rob Fleming, el protagonista de Alta Fidelidad (Anagrama), tiene treinta y cinco años, es dueño de una tienda de discos de medio pelo, donde vende música que sólo a él y sus dos colegas les gusta. Se da el gusto de burlarse de los sujetos con buenas intenciones de gastar dinero en su tienda, pero el valor de sus gustos no alcanza para obtener la mercancía. Aun así, y siempre al borde del “no va tan bien”, la tienda flota, sostenida por el amor de Rob por la música y sus dos escuderos: Barry y Dick. Sin embargo, el centro de su caos tiene nombre: Laura, su ex mujer. Aunque ya no sólo se trata de Laura, sino de Allison, Charlie y por su puesto Marie, la chica que canta folk y tiene un gran parecido con Susan Dey. Todas ellas representan una parte del desastre que ha dejado la partida de Laura. Su chica lo abandonó para irse con el vecino de arriba, Ian Rey. Laura y Rob vivieron juntos, compartieron vida y compartieron la cama; incluso en noches de insomnio podían escuchar a Ian hacer toda clase de sonidos sexuales por más de una hora y ellos ironizaban sobre que ello era uno de los pocos vínculos que les quedaban en una relación que se aproximaba a lo fallido. Ahora ella está con el vecino, y Rob tiene que afrontar las obsesiones que implica aceptar que su ex chica está con un tipo tan nefasto como sus gustos musicales. Dentro de las obsesiones de Robert está el saber si Laura ya se acostó con Ian y si es mejor en el sexo que con él. También le obsesiona ser tan bueno en la cama como en la adolescencia y hacer listas de todo: ¿Cuáles son los mejores 5 singles de un lado A? ¿Cuáles son sus 5 mejores trabajos soñados? Hacer listas es su forma de conocer a la gente y, al mismo tiempo, su forma de mantenerlas en su vida. Una parte de sus obsesiones, tiene que ver con las dudas sobre si su pasado está en paz, en su lugar, quieto y en orden. Para ello, tendrá que averiguarlo de primera mano por sus ex parejas de juventud, que lo dejaron o a las que él dejó sin titubeo emocional alguno, dejando huellas mnémicas —dirían los psicoanalistas— que lo condicionan en su presente, que nunca entiende, y por ello, siempre mira por el retrovisor. Ahora intenta dar un rodeo del por qué sus rupturas, es una forma de ponerse a prueba y de deconstruirse o de cerrar los círculos, de romper todo y comenzar de nuevo.

El libro va de eso, de hacerse preguntas de todo tipo cuando uno crece, o al menos, cuando la vida y sus circunstancias te orillan a crecer. ¿Acaso podemos dejar de lado que a nadie se le puede tomar en serio si no tiene más 500 discos? ¿Vale la pena conocer a una persona así? Para ello, Hornby se apoya en el humor, para retratar la agudeza con la que aborda temas como el amor de pareja, la monogamia, la amistad, la sexualidad femenina y las miras hacia una nueva masculinidad llegando el milenio, cuestiones que parecen de una adolescencia tardía del personaje, sin embargo, los treinta y tantos parecen ser la cúspide de las dudas existenciales sobre Occidente y sus ideas de éxito y bienestar. Retomando la historia, el libro transcurre en una serie de acontecimientos donde los primeros planos se intercalan: las ex parejas de la juventud de Rob, Laura e Ian, y las referencias musicales y de la cultura pop inglesa. La construcción de los personajes es puntual, punzante, como Barry, un tipo sin empatía, pero que de vez en cuando deja clara la amargura por la que su jefe pasa en la tienda. Y no es que sea un amargado, es más bien el hecho de dejar de ser un niñote de treinta y cinco años, la muda de piel que le ha exigido Laura para tener un 9% de posibilidades de volver. Rob muestra grandes rasgos de madurez, de inteligencia y sobre todo de sensibilidad y empatía. Crecer a partir de una ruptura amorosa, entre la reconstrucción de un pasado inconcluso y, sobre todo girando en una colección de dos mil discos, eso es lo que hace de Rob Fleming un personaje con una alta dosis de empatía con cualquier lector vuelto loco por la música, con un rastro de esnobismo y soledad. La lectura de Hornby se hace en Alta Fidelidad: las letras suenan como un riff de Bruce Springsteen a lo largo de páginas y capítulos. Un clásico de la literatura pop que Anagrama se ha encargado de reimprimir para conmemorar los 50 años de la editorial, que condicen con los 25 años del título. Agradecemos volver a tener este libro entre nuestras manos y su apasionante diálogo con la música, el desamor, la nostalgia y la masculinidad en todas sus facetas. Gracias, pues, por esta novela, por Rob Fleming y por la música.+ @AngelArmentalop 23


Una moneda para gobernarlos a todos Facebook y la identidad a crédito

One Ring to rule them all, One Ring to find them, One Ring to bring them all and in the darkness bind them. [El Señor de los Anillos] Sofía Grivas

F

acebook anunció hace unos meses el próximo lanzamiento de su criptomoneda: Libra. Y aunque hasta ahora no se ha puesto en marcha, solo saber que existe este proyecto sacudió los cimientos del pantanoso terreno bancario mundial. ¿Por qué? Para empezar, porque hasta ahora los bancos poseen el enorme privilegio de no tener competencia, (o casi no tenerla). Para mover dinero de un lado a otro, han sido los bancos y las compañías creadas a su alrededor (de servicios financieros, como las tarjetas de crédito), los únicos intermediarios. Pero, ¿qué pasaría si con Libra puedo comprar todo tipo de cosas como si fuera mi tarjeta de crédito, y además puedo enviar vía Facebook o WhatsApp $100 pesos a mi amiga Alicia en Pachuca sin tener una cuenta bancaria ni pagar una alta comisión para hacerlo? Sucederá que el sistema que ha tenido el poder sobre el manejo de las transacciones crediticias a nivel mundial, estará a punto de ser azotado por una gran crisis. No solo por las interacciones de compra y venta que se realizarán en el mundo digital con la nueva moneda, sino principalmente por una de las transacciones más importantes a nivel mundial, que deja jugosas comisiones a los intermediarios: las remesas. Sí, el dinero de los migrantes es de gran interés para las instituciones financieras. Para que se den una idea, solo durante el 2018, se estima que $689 billones de dólares (1) fueron enviados alrededor del mundo. Así como Uber o Airbnb han cambiado los métodos de transporte y alojamiento, una plataforma con el poder de Facebook está por cambiar el funcionamiento de los pagos y transferencias a nivel mundial. Nada de que preocuparse… ¿Esto es bueno o no? Relativamente; por un lado estará poniendo en jaque al sistema bancario establecido. A primera vista parecería

que lo obligaría a reformar y descentralizar su funcionamiento. Pero es solo una ilusión que en realidad esconde lo contrario. La competencia entre pares es clave para lograr una disputa real en el mercado. Dejemos algo claro: Facebook no tiene un competidor directo, es un monopolio cada vez más poderoso. La empresa estará llegando a transformar el mercado del dinero con una gran ventaja sobre sus competidores, no está iniciando desde cero su cruzada por “ofrecer a la gente el poder de construir comunidades y hacer que el mundo esté más unido” (2) —como afirma en su Misión—. Contará desde el inicio con un gran número de clientes potenciales, pues tiene 2.41 mil millones de usuarios activos al mes y más de 140 millones de negocios que ya usan facebook para vender sus productos (3), un número que garantiza que cualquier iniciativa de esta plataforma deba tomarse con seriedad, sospecha y cautela, no solo por las instituciones financieras, sino por los gobiernos. Facebook es el primer país geográficamente descolocado, más ahora, que tendrá su propia divisa. Es un país infiltrado en todos los países, y tiene intereses privados. Por poner un ejemplo, se estima que para enero del 2017 la Unión Europea (la cual tiene su propia moneda) contaba con 511.8 millones de habitantes, Facebook, en sólo el mes de enero de ese mismo año, contaba con 2,167 mil millones de usuarios. ¿Se acuerdan del escándalo de Cambridge Analytica? Esa compañía había ilegalmente adquirido a través de Facebook los datos personales de millones de usuarios con la “inocente” intención de manipular las tendencias políticas de los votantes. Ahora, además de los datos de nosotros, que ya posee esta red, va a tener datos bancarios, niveles de ingresos y hábitos de consumo. Es decir, un perfil más detallado de cada ciudadano de la red. One Ring to rule them all… Facebook es hoy el ojo de Sauron, el que todo lo ve. Un ojo necesario para mantener un dominio sobre su territorio: internet. Si en El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien (Booket), el ojo de Sauron buscaba tener el control, y había creado El Anillo Único para controlarlo todo, recordemos que cada vez que Frodo se ponía este anillo se hacia invisible para unos, pero visible para Sauron y sus espectros. Cada vez que entramos a Facebook y a las miles de plataformas que funcionan ligadas a él, compartimos la situación de Frodo, dejamos nuestro rastro en un mundo paralelo. No lo niego: Facebook y sus distintas aplicaciones tienen muchísimos beneficios como comisiones más bajas, transacciones más rápidas y sencillas, más competencia entre los sistemas financieros establecidos y, sin duda, acceso a estos servicios para personas que han quedado marginadas anteriormente. El problema real es que hasta ahora no se han resuelto con satisfacción las responsabilidades en la recopilación, manejo y control de nuestra información. Zuckerberg no lo admite (eso implicaría fuertes reacciones), pero está rebasado por las posibilidades que ha abierto su plataforma. Asumiendo que la privacidad y la libertad de expresión deberían ser derechos básicos también en la web, y son además pilares de una sociedad libre, Facebook lo pone entredicho. Controla a capricho, censura a su antojo ¿pero quién controla al que controla? Hasta ahora, nadie. Libra es un anillo más de poder para Facebook, que la mayoría de las personas estarán dichosas de utilizar. + NOTAS (1) https://www.worldbank.org/en/news/press-release/2019/04/08/recordhigh-remittances-sent-globally-in-2018 (2) https://newsroom.fb.com/company-info/ (3) https://zephoria.com/top-15-valuable-facebook-statistics/


Graciela Iturbide, El señor de los pájaros (detalle), 1984. Colección FEMSA

Sabemos que el arte puede transformar a las personas. Por ello, en la Colección FEMSA abrimos espacios de reflexión y de diálogo para crear experiencias significativas a partir del encuentro con el arte.

www.coleccionfemsa.com

femsacoleccion

coleccionfemsa

coleccionfemsa@femsa.com.mx

coleccionfemsa

coleccionfemsa


D EM EN TE

Un asalto a la humanidad:

el capitalismo vigilante “La era del capitalismo vigilante es una lucha titánica entre el capital y cada uno de nosotros. Es una intervención directa al libre albedrío, un asalto a la autonomía humana. Es la captura de nuestros detalles personales íntimos, incluso de nuestros rostros. No tienen derecho a mi cara, a tomarlo cuando camino por la calle”. Shoshana Zuboff Yara Sánchez De La Barquera

N

Banksy™

ecesitamos ser conscientes de que el mundo digital se ha creado alrededor de nosotros, operado por corporaciones abusivas, y es alimentado por nosotros sin mayor aviso. Un juego así tiene consecuencias muy graves. Navegar la era digital sin dejar rastro es casi imposible para el internauta promedio. La vida digital sin abuso de algún tipo a nuestra privacidad es inexistente. La privacidad ha sido secuestrada por las corporaciones que llevan décadas estudiando nuestros comportamientos y, por ende, el futuro. Los servicios educativos, seguros y cualquier venta y desarrollo de productos han optado por comprar herramientas para monitorearnos: venden certeza a clientes comerciales que desean saber lo que hacemos. Anuncios dirigidos, pero también las empresas quieren saber si nos venden una hipoteca, un seguro, qué cobrarnos, si conducimos con seguridad. Quieren saber cómo nos comportaremos para saber cómo intervenir en él. Nos han dicho qué es deseable comer, cómo lucir, con qué erotizarnos, con qué fraternizar, hacia dónde voltear, hacia dónde reír. La autora Shoshana Zuboff hace un análisis sociológico de la era digital en el libro The Age of Surveillance Capitalism (Profile Books), que se ha convertido en un éxito de ventas internacional que define esta época. La autora y activista Naomi Klein ha instado a todos a leerlo “como un acto de autodefensa digital”. Describe cómo las compañías tecnológicas globales como Google y Facebook nos han seducido por años para resignarnos a perder nuestra privacidad a cambio de filtros para fotos, juegos, lo que sea por conveniencia. Estas empresas han invertido billones de dólares en la recopilación de nuestros datos, gustos y hábitos para influirnos y dictar la realidad que necesitan que vivamos. Estamos enchufados a su Matrix, donde modifican la percepción de la verdad, códigos de conducta, estética aceptable, modelos de pensamiento: todo es manipulable. Este es el “capitalismo vigilante” que Zuboff define como un “nuevo orden económico” y “una expropiación de derechos humanos críticos que se entiende mejor como un golpe de Estado desde arriba”.

Nota: Al tiempo que investigo para este artículo, me acaban de pedir en Irlanda que en lugar de entregar mi boleto de avión, solo muestre mi rostro. ¿De dónde tomaron mi foto y quién se los autorizó?

26

Nos quieren hacer creer las grandes empresas que el camino natural para la era digital y la tecnología es estar vigilados constantemente y que, si queremos estar conectados a la era digital, tenemos que doblegarnos a su constante monitoreo. Algoritmos predictivos, cálculos, segmentación de deseos, disgustos y tejido cerebral que estimulan con lo más básico del humano: el deseo. Predecir y dictar, guiar al rebaño sin que éste se queje. Facebook llevó a cabo en 2012 y 2013 “experimentos de contagio a gran escala” para ver si podían “afectar las emociones y el comportamiento del mundo real, de manera que eludieran la conciencia del usuario”. En un abrir y cerrar de ojos ya nos etiquetaron y nos agruparon por el registro de nuestros datos, al bajar un juego, al bajar una


app, como la que envejecía tu rostro, y todos se enteraron de que era un tipo de espionaje, lo peor es que todo opera así, recolectan lo que te gusta y lo que no. En 2003, cuando estudiaba en la Autónoma de Barcelona, me inscribí a una clase de Tecnología y Análisis Sociológico, y lo que más me impactó fue que el profesor siempre estaba alarmado porque comenzaba a detectar cómo los avances tecnológicos serían manipulados para el beneficio de corporaciones y el gobierno para manipular gustos y apreciaciones de la verdad con fines electorales. Nos instaba a no bajar ni música en el famoso ADSL (por fin llegaba a nosotros internet de banda ancha), que no cayéramos en las trampas mercadológicas, que olvidáramos la vanidad de compartir contenido. “Dejarán de ser de ustedes”, decía, porque todo lo que consultáramos en internet sería monitoreado y la publicidad y contenido de entretenimiento sería hecho a la medida de uno, lo que bajaría un promedio de calidad de lo producido ya preestablecido en la cultura. Él nos vaticinó la cultura basura como reinante de los medios porque por lógica es lo que ganaría en la vox populi. ¿Les suena algo? En 2008 trabajé un par de meses generando contendido para el portal de una de esas empresas, donde nos obligaron a abrir una cuenta en Facebook y nos incitaban a que compartiéramos todo por allí: conversaciones, fotos, para “conocernos”. Vinieron ejecutivos norteamericanos a reclutarnos de manera discreta en un día de convivencia y observación, todo lo que decían de cómo sería el futuro inmediato de subir fotos y prácticamente tu vida, lo que ahora conocemos como User-Generated-Content. No me tomaron por sorpresa, gracias a mi profesor catalán, y comencé a preocuparme un poco. Era sólo aparente la inocencia de generar el contenido que ellos querían y saber lo que realmente había detrás de esos clics de los lectores. Nos pidieron hacer un dibujo de nuestros gustos —éramos unas 45 personas— y sólo yo le puse color a mi dibujo. De inmediato me felicitaron y me ofrecieron poder trabajar más cerca de ellos. Supe que no quería ese tipo de corporativismo. Porque si yo le puse color a mi ilustración fue porque he leído toda mi vida y he amado el arte, y eso me enseñó a ser libre, y no se lo iba a entregar a una empresa sin rostro y sin ética. En segundos recordé a mi profesor, a las manifestaciones que hacíamos contra la guerra en Irak, la huelga que se hizo y, ¡ay!, los libros que nos alertaban de las distopías. Renuncié y meses después creé Lee+, con el apoyo de una empresa que no censura, que está del lado correcto de la gente, con el alma de su fundador que precisamente creía en la libertad de pensamiento. Puede sonar extraño que comparta esto, pero leer a Zuboff en estos momentos con tal claridad y valentía en su discurso, merece que yo también sea honesta y quizás esta pieza incite al diálogo, a que reflexionemos qué estamos viviendo, y qué nos queda por hacer. En esta era de vigilancia donde Julian Assange sigue perseguido por traer la verdad a la luz, no sabemos para quién trabajamos al estar esclavizados a las redes y al entregar nuestra identidad sin cuestionarlo. Nos controlan, nos observan, nos cosifican, nos cercan, nos amenazan, es una espada de Damocles invisible... Nuestros datos crean la inteligencia artificial que nos quiere dominar. Las nuevas fábricas son digitales: predicen nuestro comportamiento para cambiar hasta la democracia, para robarnos nuestra tranquilidad y capacidad de sorprendernos, fake-fucking-news para crear inestabilidad día a día y vendernos pastillas para calmarnos. Vivimos en la ilusión de saber qué les damos a estas empresas, demasiado grandes, pero jamás en la historia habían existido estos niveles de ganancias basadas en nuestros datos, sin regulaciones, y parece que no hay escape en este ambiente de vigilancia digital. No paremos de cuestionarlo y de pensar en cómo esto ha tenido consecuencias desastrosas para la democracia y la libertad. Lo único que podría parar esto es tu indignación y pedir regulación. Zuckerberg dice: “La privacidad es el futuro.” ¿Qué? Es intolerable. Reclamemos nuestra indignación. El poder es nuestro. +

“La decisión es una ilusión creada por los que tienen el poder”. Matrix, (1999)

Te recomendamos

The Age of Surveillance Capitalism

La dictadura de los datos

Shoshana Zuboff

Brittany Kaiser

PROFILE BOOKS

HARPERCOLLINS


FRA SE

NA PA L M

Matrix es el mundo que ha sido puesto ante tus ojos para

ocultarte la verdad. Matrix (1999) Directores: Lana Wachowski, Lilly Wachowski

28


La Navidad también se lee

O

tra vez es diciembre y en el hemisferio norte entramos en una de las temporadas de mayor sensibilidad emocional. No se trata sólo de una idea romántica: así como en las olas de calor se desata la ira en las calles, también está probado que durante el invierno los índices de tristeza y melancolía crecen casi de modo exponencial. No parece que estas temporadas estén señaladas por azar o por simple conspiración comercial para alimentar, refrendar y recuperar el contacto con nuestros seres queridos; es más bien algo muy orgánico y evolutivo: es la época en la que los rayos solares llegan con una mayor inclinación y cuando la Tierra está más alejada del

Sol. Sí: aunque estemos en la parte más tropical del hemisferio, sigue siendo la época más fría del año. Por eso, nadie debería avergonzarse de caer en el encanto de toda la parafernalia que se despliega: las luces, la calidez humana, los recuerdos, la familia. ¿Y por qué no dejarse envolver, también, con esa imagen casi arquetípica de un cómodo sillón junto a una fuente de luz calor, que bien puede ser una chimenea o una bonita lámpara, con una taza de café o chocolate, y un libro para leer? Y si quieres sumergirte más profundamente en el espíritu de la Navidad, aquí tenemos estas cinco sugerencias para que todo el mes sea una auténtica y renovada experiencia navideña:

El cuento de Navidad de Auggie Wren Paul Auster Booket Cuando el New York Times le encargó escribir un cuento navideño, un abrumado Paul Auster —“¿Qué sé yo sobre la Navidad?” se pregunta—, decidió que la narración que escribiría tendría que alejarse lo más posible de la común sensiblería que suele impregnar esta temporada. Así que salió a pasear en busca de inspiración, y acudió a su amigo Auggie Wren, un peculiar fotógrafo que todos los días retrata la misma esquina del barrio y el paso del tiempo. Fue él quien ofreció al autor esta peculiar historia, que comienza con el hallazgo casual de una cartera perdida, y que inspiró el guión de la película Smoke. Fuga de Navidad y otros cuentos Alfonso Reyes UANL Resulta muy reconfortante enterarse de que un intelectual de la envergadura de Alfonso Reyes apreció la vida en su totalidad, desde lo más profundo del conocimiento hasta lo aparentemente insignificante. En esta obra, nuestro regiomontano Universal comparte sus virtudes como escritor; a su prosa erudita se suma su maravilloso sentido del humor que hace de la lectura un acto de placer, de gozo. Fuga de Navidad y otros cuentos muestra la inmensidad de su universo en un ámbito en el que fue magistral: el cuento. Canción de Navidad Charles Dickens La otra H No es ningún secreto que A Christmas Carol es la novela reina del tema. Pero lo novedoso aquí es que se trata de una magnífica adaptación a manga. Charles Dickens fue sin lugar a dudas el novelista británico más destacado de la era victoriana. Este relato le significó el salto a la fama. Pero no sólo es uno de los mayores clásicos de la literatura universal por su tratamiento de la Navidad, sino porque también ha probado permanecer vigente como una crítica sobre las desigualdades sociales y los estragos que la avaricia del sistema capitalista puede causar en el ser humano. Es una obra que siempre aporta nuevas lecturas. La mejor Navidad Chih-Yuan Chen Thule Ediciones Públicos de todas las edades disfrutarán de esta conmovedora historia ilustrada con unas frescas imágenes, en las que el autor ha escondido muchas claves que los jóvenes lectores podrán encontrar si son buenos observadores. Descubrirán la manera de ser creativos y dar algo más de ellos a la hora de pensar en un regalo. “En tiempos difíciles hay que recuperar el auténtico espíritu navideño”.

30

Días de Navidad Jeanette Winterson Lumen Durante muchos años, Jeanette Winterson ha escrito un relato cada Navidad: cuentos llenos de fantasmas, trineos y muérdagos, pero con esa dosis de ironía y reflexión que sólo ella es capaz de transmitir. Días de Navidad reúne doce de esos relatos: historias para leerse en voz alta, en familia, frente al fuego de la chimenea, y que acompañan hermosas ilustraciones y festivas recetas muy personales. Si hay un libro en el que se manifieste plenamente la fe de Winterson en el poder de la narración, es éste: oscuro, lleno de imaginación y perversamente divertido. +


La enfermedad

(fragmento)

Libros UNAM recién ha lanzado su Colección Vindictas, dedicada a recuperar grandes novelas escritas por mujeres que han quedado fuera del alcance de los lectores a pesar de su relevancia literaria y de una vigencia asombrosa. En En estado de memoria, que abre con el capítulo “La enfermedad”, cuyo fragmento presentamos, Tununa Mercado hace del exilio ante la dictadura militar argentina una experiencia íntima que ilumina los rincones más oscuros del desarraigo, de la pobreza y la violencia que movilizan a millones y que se han convertido en nuevas formas de opresión. Tununa Mercado *

E

l nombre de Cindal, cuya ortografía desconozco, vuelve una y otra vez acompañando a un hombre y a una frase de ese hombre repetida sin cesar en la antesala de un consultorio psiquiátrico. ¡Dígale que haga algo por mí, que haga algo por mí! ¡Estoy haciendo una úlcera, estoy haciendo una úlcera!, clamaba, en algo más que una recurrencia. Mientras hacía su imploración yo imaginaba que en una fábrica, en algún sitio de su cuerpo, en la boca del estómago por su ademán de doblarse y de abrazar su cintura, en alguna parte de su cuerpo se abrían úlceras sin remisión ni piedad. El aullido tenía paralizada a la gente de la antesala que habíamos acudido por problemas menores si se los comparaba con la situación terminal de Cindal. La secretaria, a quien Cindal había preguntado por el médico, no sabía cómo manejar este caso fuera de todo orden, sin turnos, sin citas previas, que irrumpía sin haberse anticipado por teléfono, y que no parecía ser hombre de violencias. Ella había desaparecido hacia el interior de la clínica y reaparecido para decir que el doctor no podía atenderlo, que estaba en sesión, y que después tenía que entrar el grupo que estaba en la sala de espera. Entonces él vino hacia nosotros y nos rogó, con voz entrecortada ya por el sufrimiento, que le dejáramos unos minutos de nuestra hora. Pero la hora era inviolable, y pese a que estuvimos de acuerdo en cederle el terreno de nuestra locura para que él explayara allí la suya, abonando tal vez con la suya la nuestra, el psiquiatra fue terminante: no iba a recibirlo. Pese a los escasos paliativos que me ofreció el psicoanálisis, una especie de escarceo que rodeaba la profundidad, nunca dejé de encomendarme a sus manes. En pleno exilio, cuando todos los días había alguna noticia terrible de la Argentina, y muchas veces se trataba de llamadas telefónicas desde cualquier confín de la tierra, incluida la natal, en las que se nos decía que habían matado a alguien, a varios, a uno en particular que era muy próximo a nosotros, casi un pariente, o a dos o tres que habían mantenido conmigo y los míos algún tipo de vínculo, en esos momentos tan crueles que obligaban a sentarse al borde de la cama a llorar, vivir era sobrevivir. Pero uno de esos días el peso fue demasiado, un día en el que el moridero al que estábamos sometidos fue demasiado actual e inmediato, yo sentí que mi salud se desmoronaba. Los espasmos de la gastritis, que aparecieron más tarde con nitidez, eran entonces apenas un dolor difuso en la boca del estómago, una sensación tenue, similar a la * Tununa Mercado (Córdoba, Argentina, 1939) es escritora y periodista. Entre 1974 y 1987 residió en México. Recibió en
1988 el premio Boris Vian y en 2007 el Premio Sor Juana Inés de la Cruz con su novela Yo nunca te prometí la eternidad (Planeta, 2005), entre otros premios. En estado de memoria se publicó por primera vez en 1990, bajo el sello Ada Korn Editora S.A.

32

que podría haber dejado un golpe accidental en un juego de niños. Las cosas pasaban sobre todo entonces en la garganta, que se obstinaba en reproducir anginas rojas, pultáceas, resistentes a cualquier antibiótico. Alquitranada, con la mucosa rígida y resbaladiza, los ganglios infartados, sin ningún cilio que vibrara al paso del aire o del sonido de la voz, pero con una profusa colonia de áureos, la garganta era el sitio en el que parecía gestarse mi propia muerte. +


Numerología del nuevo comienzo Magaly Díaz Numeróloga

L

a numerología puede considerarse un lenguaje de los mundos superiores, una gran herramienta que nos auxilia para vivir conscientemente y para discernir mejor en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Estamos viviendo finalmente tiempos de mucha apertura, vale la pena saber adentrarnos en un conocimiento que nos ayude a crecer como personas para tomar mejores decisiones, con prudencia y cautela, evitando caer en fanatismos que polaricen nuestro camino de evolución y transición. Esta herramienta numerológica nos da la oportunidad de ampliar nuestra visión acerca de cómo fluir en un estado de paz interior y vivir atentos al lenguaje divino, aterrizados en el aquí y el ahora y, gracias a ella, también podemos realizar una introspección que nos permita conocer el origen de lo que consideramos nuestros retos más difíciles. Sabemos que el tránsito humano a través del año 2019 ha sido toda una experiencia a nivel colectivo, una etapa en la que la consciencia colectiva se ha estado depurando y tratando de encontrarse a sí misma. El juego de las emociones ha disparado severas crisis: la ira, la frustración, la desconfianza, la culpa y los ataques de ansiedad y pánico han sido los resultados de nuestros desequilibrios en este tiempo. Por otro lado, estos mismos desequilibrios han contribuido al deterioro paulatino de nuestra salud, especialmente en el aparato digestivo, que es donde se carga el mayor impacto de las emociones de alta densidad y baja vibración, de ahí el caos resultante en la mayoría de las personas. Por otro lado, 2019 nos ha llevado a remover la densidad, a liberar todas las emociones enquistadas y a cerrar círculos con lo que ya es esencial sanar y dejar ir. Tristemente, los seres humanos no sabemos dejar ir lo que ya no es pertinente en

nuestras vidas y no entendemos que nada es eterno, todo tiene una fecha de caducidad; entenderlo es de almas evolucionadas. Abrir nuevos horizontes y darnos la oportunidad de vivir nuevas experiencias en nuevos caminos, fue otro aspecto relevante que nos dejó 2019. Hemos venido a esta vida a ser creativos, a sacar todo ese gran potencial que tenemos cada ser humano. El contexto económico mundial, de grandes movimientos bruscos, con altas y bajas, con cierres empresariales y laborales, nos ha empujado a considerar nuevas formas de generar recursos. Desde un punto de vista distinto al común, es una de las mejores épocas que hemos experimentado, en la que hay un redescubrimiento de la potencialidad y la creatividad humanas. Obviamente depende del ánimo en el que se esté, para ver hacia adentro de uno mismo lo valioso que hay en esta nueva visión de vida. Otro aspecto valioso que nos deja 2019 es la posibilidad de revalorar lo que es la magia de la vida, redescubrir la grandeza de uno mismo: ¿cuánto te quieres a ti mismo y a los demás?; ¿cuánto estás dispuesto a darte en calidad de vida?; ¿a qué le llamas felicidad, en qué la basas?; ¿cuánto has dejado de soñar?; ¿crees en la magia?... Como sabemos, el trabajo de fe en nosotros mismos, de fortaleza en la adversidad y de recuperar nuestra identidad, es individual; no venimos a ser la carga de nadie y nadie es el responsable de nuestras desgracias, venimos a ocuparnos de nosotros mismos y venimos a trabajar, porque nadie lo hará por nosotros. Un año desgarrante para el que no acepta el cambio, pero un año majestuoso para quien está listo para el comienzo de la década de 2020. Te dejo con esas reflexiones emanadas del análisis numerológico del 2019, y te invito a sanar tus heridas con una postura de humildad en este cierre de año, que ya está a la vista, para que entres en una dinámica de evolución personal, familiar y colectiva; solo acepta, agradece y fluye con la convicción de que estarás bien. No permitas que el ruido del mundo, la política, la religión y las programaciones psicológicas te limiten; rompe esos bloqueos, cierra los oidos a la negatividad y abre el corazón, toma el vuelo al amor, la abundancia y la paz de tu alma. Recuerda: tú eres el creador de tu vida y todos los días la magia está frente a ti, arropándote. No pierdas el piso, enfócate y confía en tu grandeza y en tus habilidades, ¡hoy es tu momento! No olvides que nada se manifiesta en esta vida si no te ocupas en el hacer, el trabajo constante en el que tu fe tiene que ser sólida y tus principios y valores, congruentes y coherentes. De esa manera el mundo se pondrá a tus pies. Te deseo un feliz cierre de año 2019. + Taller vibracional 2020 en enero y febrero. Mayores informes: ammishadday3@gmail.com 55 3730 2616


LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO La resurrección del Cristo que mora en tu interior Paramahansa Yogananda

Y también: EL YOGA DE JESÚS

Un revelador comentario sobre las enseñanzas originales de Jesús. Paramahansa Yogananda dilucida los profundos significados espirituales que se hallan en el fondo de conceptos mal comprendidos tales como el bautismo y «nacer de nuevo», la Trinidad y el papel de Satanás, el karma y la reencarnación, el «cielo» y el «infierno», cómo orar, cómo utilizar el poder curativo del pensamiento y de la fuerza vital, o los métodos que le permiten a toda alma alcanzar la Conciencia Crística. También disponible en forma de compendio, El Yoga de Jesús.

Una monumental obra escrita por Paramahansa Yogananda, considerado el padre del Yoga en Occidente y autor del clásico espiritual Autobiografía de un yogui, en la lista de los 100 mejores libros espirituales del siglo XX.

w w w. yo g a n a n d a - s r f . o r g

Distribuidor exclusivo en México Editorial Océano de México: Tel.: 55 9178 5100; info@oceano.com.mx


J Ó V E N E S Fabián V. Escalante

Thornhill Pam Smy Loqueleo

“Ella ha vuelto. Del miedo me entran escalofríos, que me recorren la espalda desde la nuca. ¿Y ahora qué hago?” Thornhill, escrito e ilustrado por Pam Smy en blanco y negro, la historia de dos chicas en diferentes momentos: una en el pasado y la otra en la actualidad. Al pasar cada página las ilustraciones hacen que las palabras escritas tomen una atmósfera llena de intriga y emoción. Thornhill es un orfanato encantado donde el terror no viene solo de las entidades, sino también de las huéspedes. Un terrible hecho en el orfanato cambiará la vida de una chica en pleno 2017. Las páginas del diario de una chica triste y sola de 1982 conecta a extrañas apariciones en pleno 2017 con un chica que busca una respuesta a esa extraña aparición que solo logra ver por la ventana de su habitación y la llena de intriga por buscar una respuesta a esas extrañas ruinas del orfanato, y dado que hay títeres por todo el lugar la respuesta le costará mucho. Mary y Elle, una larga espera y una triste soledad es lo que las unirá en empatía y solidaridad, historias paralelas ambientadas en diferentes momentos, una contada en prosa y otra en imágenes, convergen cuando una niña desentraña el misterio del abandonado Instituto Thornhill. Contada en tramas alternas y entrelazadas, Mary a través de entradas íntimas en el diario y Elle en un arte llamativo y llamativo, Thornhill de Pam Smy es una exploración inquietante de la conexión humana, llena de suspenso.

Malamandra

Thomas Taylor (traducido por Gerardo Piña) Loqueleo Violeta Parma es apenas una niña que busca la respuesta de un misterio mientras intenta escapar. ¿Por qué un hombre tan extraño con un garfio por mano la busca tan insistente? Al buscar ayuda, Violeta llega al Hotel Gran Nautilus, donde encontrará a Herbert Lemon, el encargado de hacer que los objetos perdidos regresen a su legítimos dueños y en esta ocación usará sus dones de detective para ayudar a esta pequeña niña. Es un caso más en Puerto Encantado. Violeta, desesperada por ayuda, le cuenta a Herbert que está perdida. La gran sorpresa es que lleva perdida desde hace doce años: no sabe qué pasó con sus padres y ni si la abandonaron en el hotel. La única respuesta se halla en el departamento de objetos perdidos: un par de zapatos que eran de ellos y Herbert es el único que puede ayudar a Violeta a encontrar a sus dueños. Herbie y Violet ahora tienen una misión simple: resolver el misterio del señor y la señora Parma. Se cree que fueron en busca de una vieja leyenda de este puerto tan misterioso: el “Malamandra”, un ser mitad humano y mitad pez; así de misterioso es este monstruo marino vicioso que se dice que nada en el mar y pone un huevo mágico que puede hacer que los deseos se hagan realidad. Pero nadie sabe realmente lo que sucedió esa fatídica noche cuando desaparecieron los señores Parma. + 36


J Ó V E N E S

Sumérgete en el GrishaVerse Tres libros de Leigh Bardugo Fabián V. Escalante

Seis de Cuervos Leigh Bardugo Hidra Esta historia en dos tomos, escrita por Leigh Bardugo, comparte un poco de la ambientación de la trilogía Grisha “Sombra y Hueso”. Bardugo trae esta aventura fantástica ambientada en Ketterdam, un lugar que nos recuerda a la antigua Europa con sus diferentes culturas y con los grandes ladrones que buscan sobrevivir. Sobre todo, este es un sitio lleno de acción, misterio, intrigas, secretos, traiciones y esas pequeñas dosis de romance que hacen que sea aun más completa esta bilogía. Sus personajes con mucho trasfondo cada capítulo, podemos ir conociéndolos poco a poco a lo largo de esta primera parte entendemos sus defectos, sus emociones, nos muestran de donde vienen, por lo que han pasado y porque hacen lo que hacen.

Reino de ladrones

El lenguaje de las espinas

Leigh Bardugo Hidra

Leigh Bardugo Hidra

En Reino de ladrones, el engaño y la estafa llega a este grupo de protagonisatas. Una traición llega con una guerra en este reino lleno de comercios. Una evolución en los personajes nos demuestra las emociones por las que han pasado para llegar a donde están. “Si uno de nosotros cae, caemos todos”. Al regresar del Reino de hielo, los despojos conocerán la verdadera sed de venganza por ver arder una guerra por la calles de Kettemdram. Entre nuevos y viejos rivales de Kaz, tendrán que luchar una vez más para sobrevivir en este sombrío capítulo. Kettemdram está en la mira de todas las naciones gracias a la parem, Kaz, que es ahora la mente mas poderosa de Kettemdram después de haber sido traicionado por Van Eck y perder a Inej. Ahora solo lo embarga esa ira y venganza que busca a toda costa sin importar poner en peligro su vida. La parem no solo ha provocado una peligrosa batalla con los Grishas, ahora Nina tiene que luchar con ella misma para permanecer en estado de abstinencia y evitar pensar en la parem. “Ketterdam está llena de monstruos. Yo tan solo soy el que tiene los dientes más largos”. Quizá aquí termine ésta historia, pero aún queda mucho GrishaVerse por conocer. 38

Una misión de trabajo puede cambiarle la vida a cualquiera, pero ésta requiere de las manos más hábiles para completar el inicio de este asunto sombrío. En Seis de cuervos, Kaz Brekker, el “Manos Sucias”, será el encargado de realizar esta misión junto a Inej, conocida como el “Espectro”, por ser una espía. También están Jesper, quien nunca falla un tiro; el genio del grupo, Wylan; la fuerza y corrección de un ex soldado como Matthias, y finalmente Nina, que es una grisha con poderes únicos que pueden curar y destruir a quien sea, todos ellos son “los despojos”. La misión que tienen por cumplir no es solo entrar a la Corte de Hielo, ya que cualquier ladrón puede hacerlo, el problema es salir con vida de ahí, porque la opción más fácil es morir. ¿Valdrá la pena arriesgar todo?+

Dentro del universo GrishaVerse, Bardugo trae esta colección ilustrada en cada página por Sara Kipin. Son seis cuentos de magia, brujas, animales que hablan, príncipes, juguetes, sirenas y chicas muy astutas, todos con una reflexión. Estas fábulas nos recuerdan mucho a esos clásicos que nos han contando por un largo tiempo, como “Los tres cochinitos”, “La casa de dulces de Hanzel y Gretel”, “Caperucita Roja” e incluso “La Sirenita”, porque todos esos cuentos son llevados a la ambientación del mundo Grisha: podría ser un libro de cuentos que una madre en Ketterdam le lee a sus hijos. Estos cuentos conservan la tenebrosidad y angustia de los cuentos clásicos, con esa inquietante magia de la autora. No es necesario conocer la trilogía de “Sombra y Hueso” ni la biología de “Seis de cuervos” para disfrutar esta adaptación de cuentos en el mundo Grisha. Son relatos únicos para las delicias de cualquier lector y los amantes de este místico mundo.


en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2–4 DE DICIEMBRE

www.dkespañol.com

nd a t s tro s e u nn e 11 s L o L n a – t í Vis LL9

Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

Lee+ 127 Apaga la Matrix  

Ha sido un gran año. Apegados al sistema decimal (quizás al extremo, como dijo Borges un día), este 2019 se celebraron los primeros 10 de nu...

Lee+ 127 Apaga la Matrix  

Ha sido un gran año. Apegados al sistema decimal (quizás al extremo, como dijo Borges un día), este 2019 se celebraron los primeros 10 de nu...