Page 1

Cuento Poesía Columna Fotografía

Año 1 Número 3 Julio - Agosto 2017


Mensaje editorial

Kaleido

El nombre de la presente revista surge de la palabra caleidoscopio, nombre que intenta expresar la múltiple producción y reproducción de formas literarias, así como el insospechado espejeo que puede producir la lectura y la apreciación de una fotografía o ilustración. Kaleido tiene como objetivo difundir la obra de escritores de habla hispana y de artistas visuales de distintas partes de la república, sin distinción de género, edad ni ideologías; sin embargo, poniendo atención especial en creadores guerrerenses. En esta edición, Kaleido retoma su labor con la publicación de textos seleccionados hace algunos meses y con textos recibidos en una nueva convocatoria. Esperamos que los lectores y los autores de la presente disfruten la lectura de estas páginas tanto como el equipo de Kaleido disfruta esta labor.

Directorio Corrección de estilo: Javier Salgado Relaciones públicas: Gabriela Zavaleta Columnista: Marisol Barrera Columnista: Andy Bretón Columnista: Hugo José Suárez Suárez Dirección: Érick Salgado

Kaleido es una publicación digital bimestral de un grupo de escritores independientes de la Ciudad de Iguala, Guerrero y de la Ciudad de México. El contenido de los artículos no refleja necesariamente la opinión del equipo de trabajo y son responsabilidad de los autores. Cualquier sugerencia o comentario puede ser atendido en la fanpage en Facebook o en el correo de la misma.

Kaleido Revista Literaria revistakaleido@gmail.com

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.


Contenido Víctor González Astudillo: Palabra/Reflejo...............................................................................................3 Juan Machín: De la A a la Z ...........................................................................................................................5 Jesús Eligio González: Fotografía.................................................................................................................6 Tarek Patrón Miranda: Fotografía ..............................................................................................................7 Eduard Olesti Muñoz: Crimen sin castigo..................................................................................................8 Jesús Eligio González: Fotografía..............................................................................................................10 Alfonso Segura Vergara: Fotografía..........................................................................................................11 Dante Vázquez: Hambre...............................................................................................................................12 Stivaleit Guerrero: Las gargantas..............................................................................................................13 Andrés Cisneros de la Cruz: No hay letras para escribir tu epitafio..........................................................14 Víctor González Astudillo: Cinco horas....................................................................................................14 Octavio Ollin: No se nombran y Poema del abrazo....................................................................................15 Juan Machín: Fetichista..............................................................................................................................15 Luisa Luna: Poema......................................................................................................................................16 Jesús Eligio González: Fotografía ............................................................................................................16 Hermes Castañeda Caudana: Esperar la mañana.......................................................................................17 Dante Vázquez: Itzel...................................................................................................................................18 Florentino Alaniz: XX XY...........................................................................................................................18 Tarek Patrón Miranda: Fotografía.............................................................................................................18 Daissy Román Salas: La ideática..................................................................................................................19 Xabier Sal: Sé que mis palabras..................................................................................................................19 Joyce S. Hernández: La rosa que me diste....................................................................................................19 Salvador Romero: Sentido pésame..............................................................................................................19 Anémona Azul: Marzo.................................................................................................................................19 Alfonso Segura Vergara: Fotografía..........................................................................................................20 Everardo Martínez Paco (Perro Rabioso): Incompleto................................................................................20 Guadalupe Cevallos: Introspección............................................................................................................20 Cocodrilo: Costo-beneficio.........................................................................................................................20 Jesús Eligio González: Fotografía...............................................................................................................21 Tarek Patrón Miranda: Fotografía..............................................................................................................21 Roberto Cambronero: Poema.......................................................................................................................22 Gerardo Escalante: Mismisílabos (fragmento)............................................................................................22 Manuel Alejandro Q. Ceballos: Alguien......................................................................................................23 Dante Vázquez: Corazón desolado...........................................................................................................24 Blanca Vázquez: Mujer de humo (fragmentos)..........................................................................................25 Érick Salgado: De una mujer (fragmento)...............................................................................................25 Hugo José Suárez: Desde la ventana............................................................................................................26 Andy Bretón: Say hello to heaven............................................................................................................28 Marisol Barrera: Entrevista a Paco Pez.....................................................................................................30 Jesús Eligio González: Fotografía...............................................................................................................33 Tarek Patrón Miranda: Fotografía..............................................................................................................33 Información de colaboradores..................................................................................................................34

1


Anunciantes

Nos aseguramos de que tu texto sea comprensible y maneje un uso impecable del lenguaje - Corregimos los errores gramaticales y ortotipográficos (faltas de ortografía, errores de teclado, faltas o abusos de los signos de puntuación). - Verificamos el uso correcto de los tiempos verbales. - Nos cercioramos de que tus escritos estén adecuadamente referenciados y con una bibliografía que respete las normas APA. - Entre otros servicios.

55 41 38 07 28 73 31 18 86 26

2

estilopuntoycoma@gmail.com


Cuento Palabra/Reflejo Víctor González Astudillo

El concepto es cosa de hombres. El sonido pertenece a los animales. Mi gata corre cuando oye su nombre, pero no lo entiende. Conoce la forma del sonido, lo asocia intuitivamente a algún tipo de alerta. Ignora la razón de las letras, la disposición de símbolos que pasan por mi cabeza cuando grito su nombre. Por ejemplo: Un color grisáceo, el silencio y luego el ruido de las pisadas en la arena. Un signo zodiacal. La cabeza inclinada mirando la noche. Küyen significa luna. Los nombres son el producto de un arbitrio cultural. Cuando Adán dictaminó el nombre de los animales, el elefante ya sabía gritar con la trompa desde mucho antes. Las aves anunciaban la tormenta. El insecto tocaba su música subterránea. La creación del objeto es cuestión de dioses. El concepto es cosa de hombres. El sonido pertenece a los animales. Lo que hice en un inicio fue golpear su plato de comida con una cuchara. Lo golpeaba al ritmo de las corcheas, como quien toca una puerta o golpea nervioso la mesa con su dedo. Mi gata comenzó a entender los presagios de la comida. Tiempo después, decidí alternar su nombre con los golpecillos de la cuchara. La vibración del metal. Küyen, Küyen. El ruido del gato cruzando la casa. El gato comiendo. Luego bastaba con gritar su nombre para que la Küyen viniera a buscar su plato.

Hay palabras configuradas como un reflejo. Cuando los niños lloran, las madres dicen conjuros. Mi niñito, quédese tranquilo, aquí está mamá; luego el llanto se apaga. Hijo y madre rememoran la figura del péndulo. Atrás, adelante, se repite el ciclo. Duermen. Personalmente reconozco dos palabras de ese tipo: Cuando iba al colegio, acostumbraba quedarme dormido. Entonces la puerta de mi habitación se abría y escuchaba la voz de Papá. Hijo. Luego la voz se pierde en la memoria. En ocasiones la gente mayor me tiene por hijo. Un día caminaba por la avenida en donde pasan los autobuses. De pronto oigo un ruido seco. Un limón cruzó la calle, por debajo de los autos. Carmen tenía 62 años y yacía tendida en el suelo. Primero la recogí y luego recuperé algunas frutas perdidas. En una de sus rodillas tenía sangre. Señora Carmen se sintió muy avergonzada y se cubrió la herida con su bolsa de nylon. Gracias hijo. Y me dio dos limones. Ahora están secos y en ocasiones la Küyen juega con ellos. Los hace rodar por debajo del comedor. Yo los veo y un aire de mala muerte me recorre la espalda, recuerdo la voz de Papá. Hijo. Sí, ya voy. Despierto.

3


Lo segundo tiene que ver con el silbido de los proyectiles cayendo. En las películas, cuando un misil va en picada al suelo, se oye un silbido agudo que va decreciendo. Diría que es igual al ruido de una ventisca. Un silbido lejano, sin forma, abstracto. Recuerdo haber descubierto el silbido cuando pequeño, mientras veía dibujos animados en la televisión. Jerry escapaba de Tom en medio de una casona norteamericana. Entonces el ratón logra esconderse en una caja, muy arriba, justo encima de un mueble muy alto. Jerry extiende las alas de la caja como si fueran alas de un avión y se lanza al vació. El ratón logra pilotear una caja voladora. Mientras planea, Jerry deja caer ampolletas en la cabeza del gato. Mientras cae, la caja hace el ruido de un proyectil en caída. Desde entonces, todo lo que veía caer tenía el sonido de fondo. Las hojas de los árboles, las salchichas que mamá lanzaba a nuestro perro, las lágrimas de mi hermana cuando se fue de casa. Más adelante me agarró una gripe fulminante. Caí en cama por muchas semanas. La fiebre me hacía delirar. Entonces, desde las sábanas y las otras tapas, logré ver en la televisión dos edificios en llamas. En la televisión decía Estados Unidos, terrorismo, no sé qué más. Tuve muchas pesadillas respecto a eso. Bombas del tamaño de un auto cayendo encima de nuestro techo. Aviones que se estrellaban con la casa del perro. Cuando oigo el silbido de las cosas cayendo, empiezo a sudar y me pongo pálido como la pasta de dientes. La última vez que lo escuché fue en casa de Noemí, una antigua novia. Esa noche nos acostamos y luego en la madrugada apareció el silbido. Entré en pánico. Entonces me levanté y miré por la ventana. La luna estaba en frente, justo en frente. Küyen, te llamas Küyen. Un ronquido. La nariz de Noemí hacía el ruido de las cosas que se caen. La desperté y nos reímos.

4

Hicimos el amor y Noemí quedó embarazada. A los 6 meses nació nuestra hija y días más tarde falleció en el hospital. Se iba a llamar Küyen. Pasó un tiempo y Noemí se fue. Desapareció. Mi gata sigue comiendo. En la mesa de la cocina hay un libro abierto. No recuerdo haberlo dejado ahí. Las letras son gigantes. Las leo desde la distancia, sin la necesidad de mis lentes. Es un libro de poemas, de Jorge Teillier. Las páginas dicen lo siguiente: Para hablar con los muertos / hay que elegir palabras / que ellos reconozcan fácilmente / como sus manos / reconocían el pelaje de sus perros en la oscuridad. Mi gata sigue comiendo. Küyen, Küyen. Déjate de comer, Küyen. Entonces la gata se gira y logro ver su rostro lunar. En un costado se ve el occidente y en el otro se ve el oriente. Küyen. Te llamas Küyen. La luna tiene cara y su cara es como la de un gato. Nunca había reparado en eso. Me siento tan estúpido. Va a amanecer. La Küyen está en el cielo y se va cayendo. La Küyen se va a morir. Mientras cae, el sonido de una ventisca lejana. El silbido de las cosas que se caen. El teléfono celular suena. Nadie llama tan de madrugada. Me tomo mí tiempo y luego decido contestar. Aló, quien es. El reloj de mi habitación dice que son las 3 de la mañana. Quién es, por qué no habla. El chasquido de la línea telefónica. Nadie dice nada. Mi cara se contorsiona. Me tomo la cabeza con una mano. El reloj no avanza. Deja de llamarme. Soy Noemí, dice. Nuevamente el chasquido. Hola. El reloj dice que son las 3 con 2 minutos. Me cuesta encontrar las palabras, pero las encuentro. No me vuelvas a llamar. Noemí cuelga. Son las 3 con 5 minutos.


De la A a la Z Juan Machín

...Conforme envejecía, Machín comenzó a soñar con morir en medio de un orgasmo... Después de su primer divorcio y de la turbulenta, y magmática, relación con Juliana Juan Machín comenzó a salir con cuanta hermosa mujer se encontraba. Así Andrómeda, Bárbara, Cristina, Diana y Esperanza se sucedieron en el corazón, y frecuentemente en la cama de Juan. Cuando se enamoró de ZZ, cayó en la cuenta que, de alguna manera, la sucesión de sus parejas, amigovias o amores imposibles había seguido un patrón temporal clarísimo: la primera letra de cada uno de sus nombres comenzaba a formar un abecedario erótico. Machín recordó al Autodidacta de La Náusea, quien se había propuesto leer todos los libros de la Biblioteca de Bouville en orden alfabético y cuando el protagonista sartreano le conoció ya iba por la letra “L”.

Pasaron muchos años, y siguieron multiplicándose las mujeres con sus letras... pero con “Ñ” no conocía ninguna. Conforme envejecía, Machín comenzó a soñar con morir en medio de un orgasmo, como uno de los personajes de Una Comedia Sexual de una noche de verano. Poco después de cumplir sesenta y seis años Juan conoció a María del Pilar y se enamoró perdidamente de ella. Después de cortejarla infructuosamente por unos días, ella accedió a acostarse con él. Para sorpresa de Juan, Pilar resultó ser toda una experta en la cama y cuando le pidió a gritos que le jalara el cabello, que la nalgueara, que la penetrara con todas sus fuerzas y que dijera que la amaba, que amaba a La Ñora como a ninguna, Juan, que ignoraba que todo mundo en el burdel la llamaba así, murió, paradójicamente, en medio del mejor orgasmo de su vida y en la Desde ese día un sueño descabellado empezó a orien- realización total de sus sueños. tar la vida de Juan: se propuso amar a y ser amado por o, mínimo, tener sexo con mujeres cuyos nombres iniciaran con todas y cada una de las letras del abecedario. En algunos casos fue fácil, aunque a menudo se repetían inevitablemente las A, C, M, etcétera. En pocos años completó la secuencia sin embargo la Ñ, tan cara a los hispanohablantes, le rehuía.

5


Chilpancingo, Guerrero (2017)

Jesús Eligio González

6


Tarek Patrรณn Miranda

7


Crimen sin castigo Eduard Olesti Muñoz

...Me dijo con unos ojos de soldado desertor que no tenía sentido que la vida no tuviera sentido...

I —Este puto coche saca demasiado humo. —Tío, te preocupas demasiado. Aguantará. Q. manejaba el volante mientras P. se quejaba desde el asiento del copiloto. El cielo era claro y atardecía. La ciudad volvía de trabajar, abriéndose paso en el tumultuoso laberinto de carreteras que supone salir de Barcelona. El carro era un Seat Marsella azul cielo, que habían encontrado en internet por un precio relativamente razonable. Siempre olía mal, como a muerto. —Me pregunto por qué. —¿Por qué que, capullo? —dijo Q. —Por qué huele tan mal el puto coche. Ya sé que me dirás que el tío que nos lo vendió era un pajero, pero han pasado que, ¿seis meses? No sabía que la peste a corrida pudiera durar tanto, tío. —Déjalo ir. Ya llegamos

8

II Qué triste es esta carretera. Bueno, hay que reconocerlo, los españoles me tratan mucho mejor que en el agujero de mierda de donde vengo, sobre todo, los mayores. Los jóvenes, esos son capaces de faltarle el

respeto a una. Unas veces te llegan a insultar, y se los debe mantener a raya, otras veces te dicen te amo, te quiero, vente a vivir conmigo; y una les responde mira joven, soy una puta y con eso me gano la vida. Fuera de esta jodida carretera tengo una vida relativamente normal. A mí me pagas para el desahogo y no para la esperanza de tener un puto matrimonio feliz con un pisito a primera línea del mar en la Costa Brava. Aunque a veces me gustaría terminar así mis días. Eso sí, sola. He aprendido a las malas que no se puede confiar en nadie, pero sobre todo no se puede confiar en los hombres. Y menos si llevan corbata. Y menos si son jóvenes. La verdad es que no sé cómo me ganaría la vida si no fuera aquí, en la calle. Intenté limpiar casas, pero fue demasiado aburrido para mí. Necesito que me pasen cosas. A poder ser, cosas bonitas. No es que la prostitución implique que una se divierta, no me malinterpretéis. Pero claro, conoces gente, a veces gente horrible. Pero muchas otras veces, gente simpática, humana, normalmente tristes, pero amables. Mucho mejor que limpiar pisos. A veces tengo conversaciones interesantes. Los hombres, después de correrse, dicen cosas extrañas. Una vez un tipo bastante mayor me preguntó que si creía que la vida tenía sentido. Es una pregunta típica, claro está, pero creo que nunca


me lo había planteado seriamente. Tampoco es una pregunta a la que normalmente se le hace a una puta. No, le dije, la vida no tiene ningún tipo de sentido. Entonces él me miró con unos ojos llorosos y vacíos, y dijo que eso no se podía entender. Qué es lo que no entiendes, mi amor. Recuerdo que encendió un cigarro en ese momento. Tardó mucho en encontrar su mechero, pues iba bastante bebido. Me dijo con unos ojos de soldado desertor que no tenía sentido que la vida no tuviera sentido. Es decir (calada) he preguntado a tantísimas personas acerca del sentido de la vida, y todos me han dicho que no, no hay un porqué (calada), no hay razón de ser, nacer vivir morir y punto. Y eso es absurdo, es imposible (calada). ¿Por qué es imposible? Simplemente es inviable que se sostenga una humanidad de más de seis billones de personas y que nuestra existencia no tenga algún tipo de sentido (calada). Es decir, no tiene sentido que la vida no tenga sentido. Mira, mi amor, le dije yo un poco cansada de la conversación. Estás hablando con una prostituta. Lo sé. Una prostituta que viene de lejos y que se gana la vida chupando pollas de hombres tristes, o sea pollas tristes. Lo sé. Qué clase de sentido tiene que me preguntes estas mierdas. No lo sé. Más o menos aquí terminó la conversación. Me dejó en mi carretera y se fue sin despedirse. Eso sí, pagó generosamente. Cata, se acerca un coche. Por fin, joder, llevo demasiadas horas aquí de pie sin ganar un duro. Hola, guapos, estáis buscando algo de diversión, ¿verdad? Pues sí, hijos míos. Me subo, aunque este coche parezca que vaya a explotar de tanto humo que saca. Oye, tendrías que limpiar el carro eh, huele a muerto.

—Oye. ¿Te has sentido nunca culpable por esto que hacemos? —Mira, P., estuve pensando en eso el otro día. No, no me siento culpable. No hay ningún tipo de sentimiento de culpa alguno. ¿Y sabes por qué? Porque no hay castigo. Es decir, uno se siente culpable por haber hecho algo malo sólo, solamente sólo, si hay la posibilidad de que lo pillen y sea castigado. Con lo de castigado me refiero pues a la cárcel, o la humillación, o el enfado del otro, lo que sea. ¿Entiendes? —Entiendo. —Es decir, nunca nadie va a echar de menos a esa puta. Nadie. No va haber investigación hasta que no encuentren el cadáver y eso no va a pasar en los próximos tres años. ¿Cierto? —Cierto. —Por lo tanto, es inviable que nos descubran. ¿No? —Claro. —El sentirse culpable nace de la posibilidad de ser castigado. Si uno hace algo malo sin que pueda ser descubierto, si nadie lo ve y nadie intenta hacer justicia, es como si no hubiera cometido delito alguno. De ahí que nunca me haya sentido mal por haber matado alguna que otra puta. —No sé, tío. —¿Qué no sabes? —¿Estás seguro de que eso que dices tiene sentido? —¿Estás seguro de que nada en absoluto tenga sentido, cabrón?

III Desde el monte frondoso en donde se encontraban, se veía el reflejo de la luna en el Mediterráneo. Q. meaba mirando en dirección al mar, fumándose un cigarro. P. terminaba de cavar. —Ya casi terminas, hermano. —Tío, siempre soy yo el que me dejo la espalda cavando, puto Q. —Anda, chapa esa boca, hay que deshacernos del cuchillo y no estaría de menos comprar un par de birras. —Hay dos en la guantera, pásame una. Tras el primer trago, P. preguntó:

9


Pitero

10

Jesús Eligio González

Tecuanis


Entre hermanos

Alfonso Segura Vergara TĂş conmigo, yo contigo

11


Hambre Dante Vázquez

Eran casi las seis de la tarde. Mamá no estaba en casa y nuestras tripas gruñían más fuerte que el Goliat cuando te acercabas a su comida. Jugueteando bajamos a la cocina. Antonio estaba ahí comiendo sopa cruda. Él tenía tres años; Vicente, siete; y yo, ocho. Le quité la bolsa a Antonio y Vicente abrió el refrigerador. Nos dijo que había tres huevos, tres tortillas duras y un tercio de bolsa de leche. Sonreímos, y Vicente sugirió que nos comiéramos los huevos crudos. Le dije que no porque tal vez a Antonio le daría asco, que mejor intentáramos hacerlos revueltos y dorar las tortillas igual que lo hacía mamá; molesto me dijo que no podríamos. Le respondí que sí, que habíamos visto muchas veces hacerlo a mamá y que no parecía tan difícil. Cuando las tripas gruñen uno es capaz de casi todo. Vicente frunció su ceño y volteamos a ver a Antonio, quien gateaba abajo de la mesa con sus cochecitos cerca del Goliat. Le insistí que lo hiciéramos y le pedí que fuera a lavar unos vasos para servir la leche en lo que yo preparaba el sartén y el comal. Para que aceptara le dije que le daría un poco más. Cuando las tripas gruñen hasta un pellejito es más que bueno. Sin decir nada

12

salió corriendo de la cocina, y cuando regresó al sartén y al comal les faltaba calentarse un tantito. Sirvió la leche y luego me pasó el aceite y los huevos; acercó otra silla a la estufa y puso las tortillas en el comal. Olía delicioso a pesar del aspecto tostado y viscoso de los huevos, y el color negro carbón en algunas partes de las tortillas. Emocionados apagamos las parrillas de la estufa y saltamos de las sillas. Sin embargo, la felicidad dura poco. Mamá entró con una bolsa de plástico en la mano, el Goliat huyó desesperado y Antonio gritó y lloró como cuando se cayó de la cama. Mamá aventó la bolsa a la mesa, se agachó a buscar a Antonio, lo cargó y espantada se fue con él. Eran casi las diez de la noche cuando mamá abrió la bolsa. Antonio estaba tan feliz de cenar pollo rostizado, que olvidó los vendoletes en su ceja derecha por morderle de la emoción la cola al Goliat. Dormimos contentos. Los huevos se quedaron en el sartén y las tortillas en el comal.


Las gargantas Stivaleit Guerrero

Jardinero Por allá arriba hay un suplemento que enerva los tallos y recoge los cambios. Es tu jardín. En tu jardín solo tú conoces las lisonjas. Hablas de la muerte como si hubieras muerto. La conoces. Pero no me sorprendería que ella no te conozca a ti. Nunca has estado ahí pero estás ahí. Hablas de semillas, de la mugre en las uñas, en la ciudad. Hablas de los perros y de cómo ladran para espantar la muerte. Pero no se espanta. Juega con los perros. Juega contigo. Y después los perros juegan con ella. Le toman cariño. Hablas de ahogados como semillas en el océano. Y quisiera que me hicieras florecer. Tú, no la muerte. Tú hazme florecer. Tú, plántame. Tú riégame. Y luego, tú mátame.

Campaña de pelucas Dices que mi mejor atractivo es mi cabello, y yo te comento que ya no quiero donarlo. Dónalo, dices también. Y dona tus cejas. Dona tus pestañas, el vello de tus brazos blancos, el vello de tu ingle, de tu sexo y de tus piernas. Dónalo todo. Después, encuéntrate hermosa, desnuda. Te pareces a todas ellas. Excepto que te has quitado la máscara, y la has donado completa.

Qué bonito escribes. ¿Qué nace de un ahogado? Te preguntan. La sal. La sal que le da al mundo su sabor. Y yo. Nací ahogada. Se me traban las palabras en la garganta. No en la lengua, en la garganta. Y me gustaría que de la lengua me las salvaras. Ah pero qué mala rogación. Qué tonta soy, qué tonta, qué... Sácame las palabras como me sacaste los pensamientos. Sácame. Y luego, tú, regrésame.

13


Poesía No hay letras para escribir tu epitafio Andrés Cisneros de la Cruz (fragmento)

No hay letras para escribir tu epitafio. Ni aunque salgas de la tumba de tu nombre y reconstruyas el árbol que con hachazos convertiste en leña nunca las tendrás. Este odio a lo único que incita es a tumbarte bajo la duela de la cama meterte en un cajón con forro fundido a la raíz que se infiltra en lo profundo de la tierra. Este odio cobarde no te expulsa. Te esconde y no te permite diluir efervescente en el aire. Sin embargo aún sin letras escribo el túnel para expulsarte para que desmembrado ruedes hasta el filo de los ojos y desciendas por cascada y te limpie de mí para impedir tragar esa sal que envilecida enferma. Lo único que necesito es un paño para envolver el libro que me diste el día que abrí los ojos. Una pala para enterrarlo. Y del árbol su raíz para destruirlo.

Cinco horas Víctor González Astudillo Primera hora Escribo este poema Sentado en una banca Guardo la compostura La espalda recta El pensamiento curvo. Cierro la cabeza. Segunda hora Creo ver lo siguiente: Flores quebradas Jugo de hojas remojadas Clorofila, tintura Olor a pasto. Una línea cruza la hoja. Tercera hora Releo lo que tengo escrito Tacho algunas palabras Lo articulo mentalmente Hablo del cuarto verso. Abro la cabeza. Cuarta hora Por encima del hombro Vienes corriendo Cruzas la calle Con tu mochila abierta Los cuadernos cayendo. Oigo los explosivos. Quinta hora No vienes.

14


No se nombran...

Fetichista

Octavio Ollin

Juan Machín

Los que no se nombran, ni murmuran ante el silencio que es mudo, al grillo que ignora el silencio; éste que es taciturno y que ignora a uno. No se nombran esos tres, por más que llore entre sabanas. No deben salir de este cuarto, sólo debo guardarlos en un vaso de corazones, donde el suyo aún palpita con los recuerdos de su ser. Son esos, sí, esos nombres que —la Luna, el Sol, la sangre— eterna la hacen vivir.

Amo tus pies que son míos. Tócame con ellos, Písame y recorre mi cuerpo Como si fuera tu sendero. Déjame acariciarlos, Besarlos, morderlos, Chupar cada dedo, Lamerlos, Comérmelos completos. No puedo atesorarlos, Ni llevármelos, A pesar de que son míos, sólo míos, Por eso te los presto, Para que te lleven a mi encuentro. Te los presto Para que camines a mi lado Cuando estamos juntos; Para que, de puntillas Te levanten al besarme; Para que se enreden Con los míos al amarnos. Te presto tus pies, Pero nunca olvides Que ya no son tuyos Sino míos, sólo míos.

Mi corazón que palpitaba tiempo antes; que con ella curaba el hambre y podía beber, beber su carne, sus muslos y su vida. Ardua vida. No se nombran ni en sueños, por pequeños que ellos sean. No se nombra: la décima primera, ni la treceava. —Son consonantes, que sólo arman la madurez de un fruto dañado—. Tampoco la tercera letra, que su figura engañada lleva.

Poema del abrazo Le enterró una lanza en su cuello; el soldado le clavó dos espadas. Miré la escena, pero vi lo bello: al águila con las manos armadas cogió dos lanzas: clavó en cuello, otra en espalda (plumas dispersadas). El soldado enterró en su carne acero; hígado y vientre. Lo vi, soy sincero.

15


I Luisa Luna Todos estamos rotos, unos más que otros, somos esa mota disipada en el universo, un río sin cause, una planta con las raíces podridas, un arcoíris negro. Todos y cada uno de nosotros somos el eslabón perdido en el futuro de una estirpe que parece no tiene principio pero probablemente nosotros seremos su punto final.

Una tarde de abril (2017) Chilpancingo Guerrero Jesús Eligio González

16


Esperar la mañana Hermes Castañeda Caudana

.

I Te dicen que no escribas del amor, que todo está dicho. ¿Por qué demonios lo sentido, entonces, sólo tú puedes nombrarlo? Los ecos de lo que las almas han amado resuenan en el aire, son manadas de lobos aullantes, golpes de recuerdo a media madrugada, sensaciones de hambre y satisfacción de a ratos; persistentes, intermitentes, peregrinas.

[…] es imposible aprender a amar, tal como no se puede aprender a morir. Y nadie puede aprender el elusivo –el inexistente aunque intensamente deseado– arte de no caer en sus garras, de mantenerse fuera de su alcance. —Zygmunt Bauman

V Unos aman, otros sufrimos. Para algunos el descubrimiento de sentir es magia. Para otros, una cruel y persistente maldición que sólo cambia de nombre.

VI La necesidad de amar es una fiera desatada en busca de sangre y carne, una paloma cansada en busca de agua fresca y un sitio a salvo para esperar la mañana. II El amor es siempre nuevo en uno. Universo reiterado. VII Es un dolor que vuelve en otro cuerpo y otro tiempo. La esperanza es este tren que pasa de largo ante mis Nos amamos desde siempre, sólo que ayer, pese a ser ojos. En mi estación no hay abrazos ni equipaje que los mismos éramos otros. cambia de mano. Aquí, no hay ilusión por la certeza de que la espera ha terminado. Solamente queda un lejaIII no silbido. Queda la ilusión de que, tal vez, un día haya Lo que uno busca no es otro ser sino restituir la paz un motivo. El tren, entonces, aminorará la marcha a la extraviada, amando. distancia, hasta su arribo. Terminará la espera. Al fin podré volver a casa. La soledad a cambio de un abrazo IV que, bienvenido, llega. Publico en Facebook el dolor que ayer alguien más pudoroso calló. Lanzo estas salvas por inbox, a ver si Alguna vez, lo sé, sucederá. atinan a cimbrar un corazón o, al menos, retribuyen en un sí como respuesta, algún encuentro para herir la soledad. Somos los que fuimos pero, ahora, las palomas que rehuían la vista henchidas de placer o heridas de muerte, se estrellan sangrantes en este escaparate de emociones y de máscaras traslúcidas. La condición amorosa de los otros, en estos tiempos, es un talk show que criticamos con asco pero al que, de vez en cuando –con cualquier pretexto–, nos asomamos.

17


Itzel

XX XY

Dante Vázquez M.

Florentino Alaniz

Subía y bajaba con su cuerpo al aire mientras bajaba y subía con su mirada al cielo: cielo de caricias de luz, cielo de besos de río. Sin tiempo y con espacio, iba y venía al compás del viento. Con tiempo y sin espacio, venía e iba al compás del silencio: silencio momentáneo, silencio núbil, silencio extasiado. En su semblante una sonrisa de vida, en la vida una sonrisa de su semblante: semblante inocente, semblante joven, semblante lascivo. Despacio, despacio, descendió hacia mí. Pronto ascendí hacia ella: trino de la noche; lucero de la tarde; aroma de la mañana.

Tal vez algún día un hombre X y una mujer Y se quieran, y decidan entonces unir sus vidas, mas no sus cuerpos ni sus corazones. Y, tal vez algún día, pasado el tiempo, el silencio vaya ocupando el espacio de sus bocas y empiecen a odiarse cuando sus deseos busquen otros brazos dónde dormir, amanecer, amar. Y tal vez entonces, sólo entonces, deseen la muerte del otro para ya no seguir fingiendo más lo que no son.

¡Volamos!

+

18

Al vuelo Tarek Patrón Miranda


La ideática Daissy Román Salas Desde que lo vi me entró por las ventanas. Así sin más se metió solito, sin pedir permiso, sin saludar, y de repente ya se encontraba dentro de mí; se instaló poco a poco. Pero esa no era su intención; él no pretendía agradar a nadie, sólo se mostraba al natural, sin Sentido pésame mascaras. Reflexionando comprendí que sólo fue una construcción mía. Entre fantasía, delirio y ficción… lo Salvador romero c. idealicé. Y con esto recordé que cuando era niña decía: “Algún día viajaré por el mundo con mis amigos: el oso Casa a dos aguas: empalmado su cielo, dispone pecas panda, la orca y el pingüino”. de luz en el piso con tierra nómada, casas de piel de otate sobre laderas que acorralan toros furiosos y mujeres incendiarias. Semiluces plañideras iluminan a un Sé que mis palabras santo de aspecto oriental con oficio mercenario, manos de cascabel y un cadáver de pronóstico cálido a medio nublado. Por el humo de sus ojos entreabiertos, Xabier Sal cañada retorcida, atraviesa la sentencia: “Te acompaSé que mis palabras poco o nada te dicen, ni a tinta lle- ño en tu dolor, te acompaño a tu dolor”. gan, por eso me empecino en levantar la voz: al menos así se las llevará el viento, y no volveré a repetirlas. Tú o alguien más tomará una letra, una sílaba o un gesto. No pediré que hagas con cinco o veinte palabras lo que no pudiste con 27 letras. De nada vale insistir Marzo armar un rompecabezas porque perdiste el tuyo. Y no lamento saber que es así, porque sé que al menos una Anémona Azul palabra entrará por tus poros y descubrirás que el corazón, también, está hecho de letras. Hoy ya no recuerdo cómo es tu rostro ni tu cuerpo, me parece complicado poder recordar el timbre de tu voz, ¿eres alto? La rosa que me diste Desde que te fuiste las cosas no cambiaron: el cielo y el mar siguen siendo azules, el bosque permanece intacto; los carros van por la carretera, los pájaros siJoyce S. Hernández guen volando, los peces nadan y el aire corre. La rosa que me diste se ha marchitado; las almas de Mamá dijo que no sería la única vez que me romperían nuestros recuerdos, vagabundas por la casa, se vuel- el corazón. Alguna vez leí un poema que decía que a veces no queda más que llorar y extrañar; que a veces ven fantasmas al medio día. El tiempo cae gota a gota sobre mi cuerpo cansado, llorar es necesario. trazado por surcos que la edad ha dejado en la piel opaca que cubre mis trémulos huesos. Antes leías en mis lunares lo mismo que en las constelaciones y viajabas a través de mis pestañas, a veces como invitado; otras, como cazador furtivo en busca de lágrimas perdidas para volverlas calma. Antes… Antes, cuando tu vida aún no se marchitaba.

19


Esperándote Alfonso Segura Vergara

Incompleto

Introspección

Everardo Martínez Paco (Perro Rabioso)

Guadalupe Cevallos

No veo ―ojos huyen—, estampas grises oscilan serpenteantes entre la razón y la imaginación; sombras tétricas contorsionándose a mi lado. No puedo tocarte, brazos cercenados, quebrados, arrancados de tajo por demonios colosales, esparcidos entre la imaginación y la razón. No hay manera de llegar, piernas engullidas, extirpadas, removidas de mi cuerpo, mientras dormía a su lado. Colapso fatídico de esta masa frágil que trata desesperadamente de reparar un corazón carcomido, que trata desesperado de sobrevivir entre la razón y la imaginación.

En el momento de reconocerte, me afirmo. Voy deliberando por la vida, desmenuzando los sucesos, construyendo diálogos y cada paso está sugerente de respuestas. Me acompañas en mis silencios y me doy cuenta de que no hay mejor lugar para estar, es más, los busco, los propicio; como si los recuerdos me estuvieran aguardando impacientes para ser pensados, una y otra vez para estar a solas contigo, y paso horas transformando la realidad. Pareciera que la vida transcurre dentro de mí y no afuera.

Costo-beneficio Cocodrilo La diferencia es que hace dos años te hubiera creído el circo con todo y enanos. Ahora me di cuenta que, la entrada es muy cara, es entretenimiento mediocre y no sé dónde terminas tú y dónde empiezan los enanos.

20


La melancolía del pecado Jesús Eligio González

Tarek Patrón M.

21


Roberto Cambronero

Mismisílabos (fragmento)

I De la estratosfera llega platinada la luz que apenas cabe en el ventanal de mi cuarto, como una llama fatua que flotando ilumina la cara deforme del Hefestos: aquella estatua que babea, que gime y cuando me le acerco a los ojos vidriosos veo que suda y gime, le digo que sólo es un fotón y al rato él me entendió, al rato esa porquería cuántica ya la descartó Diógenes —¿qué no descartó?— al rato sabía que era el emperador y sabía cuantos estados de materia y la tasa natal de las cobras de Birmania y que aquella sombra era sólo lo que despedazaba el cordón umbilical dorado que el pobre hombre que lo sabía todo usaba para aturdirse de uranio y olvidarse de los datos como cuantos hipopótamos están en la ribera y la relación de protones a electrones

Gerardo Escalante

II (Corona de cardos y fuegos para las cuatro ubres pasteurizada de la cabra Amaltea) Amaltea es la madre que no fue Luperca, la fábula ingrata no la recuerda y hasta parece que se nos olvida quién era: pueden ser lágrimas de leche o sólo de animal o humanoide que es cabra como en un cuento dentro de un cuento de Maupassant, dioses menores de un reino de Asia o una tribu amazónica que se pierden en una constelación de cuernos y caras dobles como moneda de bronce —todo se reduce a ese occipital duplicado—: qué destino más triste el de Amaltea, pobre madre barbuda de todos los capricornio ingratos, pobre alquimia de cornucopia.

22

No dediques tus poemas tal como la noche no dedica sus tormentas -Lorenzo Peirano I La clepsidra que golpea una y otra vez contra la escollera del navío contiene el triunfo de la noche: pecera cósmica que encierra criaturas hipnóticas y marinas: el peor de los peces asesinos, el conejo que traga Milephora alicornis, la sirena con el abismo en los ojos que vuelve por las hijas de los pescadores, entre otras… El marinero guarda bajo el brazo la oscuridad del ayuno y sus apariciones mesiánicas Hemingway revienta las olas con la mano: un conjuro de relámpagos siembra grietas en la profundidad del océano


Alguien Manuel Alejandro Q. Ceballos A Karen Mejía Íñigo

¿Alguien? Para pintarnos puertas y ventanas¬ también evitarnos ataúdes camas vacías. Para pintarnos la noche entre besos sexo y calor cama compartida. ¿Alguien? Sólo para escribirle o reinscribirme en el buen momento ¬no el tormento de viejos amores¬¬. Llueven palabras en los rincones sobre cerraduras. Y con seguro de frases forzadas no logré abrirle su múltiple combinación de despedidas. Le suspiro sin proponerle palabras nuevas con lo padecido era suficiente ¿Debo preguntarte todavía? ¿Alguien? Esperaba tu mirada incrustada como señal una palabra que dijera el futuro. ¿Alguien? Por si te escondes de este sentimiento que es más un gemido mío de mi entrecortada voz que sangra al gritarte.

¿Alguien? Tengo miedos mas no me aferré al pasado. ¿Alguien? Y sigo esperando mientras lees mis notas terribles mis sueños silenciosos. ¿Alguien? Y titubeo al desaparecerme de la conversación calla la última canción para quedarme. ¿Alguien? Y el suspiro pasea desde mi pecho sale por mi boca: ¿es ella? Y siempre buscaba a la misma que pinta el muro de blanco letras negras frases de poetas. ¿Alguien? Siempre pregunto por si apareces de momento y levantas la mano como pregunta que se repite tratando de que te arrepientas antes de alejarte. ¿Alguien? ¿Eres aquella por quien pregunto? Sólo respondiste sobre las oportunidades que marchan sin vuelta y si no se aprovechan alguien más lo hará.

23


¿Alguien? Pregunta aburrida sobra la ausencia alguien que quería en secreto por debajo de las piedras se escondieron son atajo misterio cerrado. No te conocía yo era alguien empecé como el amigo y tenía lo que hace falta para abrazarte tranquilo ahora estás con alguien mientras yo quedo solo típica historia que deja de serle un secreto. ¿Alguien? Hay ruidos nocturnos sin voz de alguien y no salgo tras ella. ¿Alguien? Antepenúltima pregunta no hay nadie para decirme ni sacrificarle mis desvelos. Hoy sabes la parte perdida letras sentimientos y te sigo de lejos convertido en lección aprendida que duele como me dolió perderte. ¿Alguien? Penúltima pregunta como compensación de platos de segunda tenerle sustituta para no reventarme de soledad para gritarle como mía sintiéndote a ti como cuando pensaba imaginando que me querías y otro llegó para decirlo.

24

¿Alguien? Última pregunta y perdí el derecho de quererla sanamente pedí dijéramos algo al mismo tiempo ¿me esperas? Te deseo y sin olvido como hoy que vuelan mariposas pero tus palabras de primavera marchitaron a un extraño: buenos días.  

Corazón desolado Dante Vázquez Cada día me siento más ajeno a las personas que me rodean, y los músculos y los huesos y el alma me pesan más que mi hermano, dentro de su blanco ataúd, cuando al panteón lo llevamos. Sólo quiero dormir y nunca jamás volver a despertar por inercia, ni a levantarme por obligación. Ayer que escuché, al fin, el grito de una flor de jacaranda al chocar contra el asfalto, entendí que una vida sin propósito equivale a una existencia más triste y trágica que la de una rata en el hocico de un gato bajo un ciego cielo.


Mujer de humo (fragmentos)

De una mujer (fragmento)

Blanca Vázquez

Érick Salgado

Ella ha muerto a una hora de una tarde cualquiera de septiembre. La casa se ha rodeado de murmullos y de negros fantasmas. El humo de los candelabros se confunde. Una vara de nardo se vuelve a mi nariz temblorosa. Nada ahuyenta la muerte, sólo mi cara se derrite dejando un charco de cera blanca.

IV

* La muerte se filtra en el aire. Se me sube a los ojos, los nubla. Baja a mi lengua y un sabor agrete pudre mi garganta. Huele a muerte. Afuera, en el patio el huele de noche escondió sus ramas. * Esto que duele quiere salir por todas partes. Me tapo la boca, ladeo la cabeza esperando escucharla. Retrocedo un poco. Algunos beben tras los ojos que persiguen los dados. Hay algo que odio en todas las personas a las que amo, su decidida ausencia tras su abandono. * Afuera los lloriqueos no cesan, quizá cuando yo muera también mi cuerpo se llenará de lágrimas, estaré tendida y sentiré los ojos sobre mi vientre seco. Una vez partiste pero luego regresaste. Hoy, el día se ha inundado con soledad. La soledad es una mujer resentida. Una silenciosa mujer de humo en la mirada. Hemos de rogar porque esa caja te llene en nuestra ausencia. Todos morimos hoy de un modo o de otro.

Nos lamimos del cuerpo lo negro del alma en un coágulo de sangre venida del pasado. Consumimos [consumamos] nuestra piel más táctil, nuestro tacto más elocuente, nuestra chispa más fugaz. En una casa usada, sin hábitos, mas habitada por colchones usados, por paredes vacías e historias de seres que, como nosotros, anidaban fuego entre sus huesos, ahí nos vengamos uno con el otro

[Ella se vengó del olvido yo me vengué de la muerte]

Al separarse nuestros cuerpos el silencio nos hizo ceniza. El sol devino piedra gris y nuestras lenguas carbón.

[El amor es una mancha seca embarrada en no sabemos dónde]

25


Columnas Desde la ventana Hugo José Suárez Muchos han dicho que la mejor manera de hacer sociología es volteando la mirada hacia la calle. Tengo la suerte de vivir en una cuadra muy inspiradora, desde la cual, tan sólo asomándome a la ventana, veo pasar la Ciudad de México en sus distintas formas, tensiones y dimensiones. En efecto, paso mis días en el corazón de Coyoacán, a medio camino entre las colonias populares (como Santo Domingo y Ajusco) y las de la élite local (Del Carmen, La Concepción, Santa Catarina). En mi pequeña cuadra hay un edificio del ISSSTE construido en los 70 típicamente clasemediero con departamentos de 75 metros cuadrados, al lado se encuentra una angosta entrada -por la que cabe máximo un coche- que da a una vecindad con al menos una veintena de hogares. A los costados, dos casas de dos pisos, una de ellas muestra un ascenso social relativo en las últimas décadas (está pintada, tiene estacionamiento, fachada cuidada) y la otra a medio construir, con los marcos de las ventanas y puertas en obra negra cubiertos por plásticos de colores, dejando ver que el sueño de consolidación del inmueble no fue logrado. En suma convivimos en el lugar: clase media, sector popular, familias en búsqueda de ascenso más o menos consolidado. La calzada es otra historia. En la cuadra siguiente existen oficinas de la SEP y de la Policía Federal, lo que implica que los funcionarios que, por supuesto llegan en coche a su trabajo, lo dejan en la espaciosa calle que permite albergar -“en batería” como dicen los que saben- una veintena de coches de ambos lados. Quienes conocen estas lides, ya habrán comprendido que los lugares de estacionamiento callejero están loteados por cuidadores -viene-vienes- que ya distribuyeron cada centímetro y que cobran por garantizar que

26

el coche que se queda seguirá en pie a la vuelta del trabajo (además lo lavan, pero sube la tarifa). Algunas curiosidades completan el escenario urbano: en la acera pegada al muro de la SEP, se colocaron tres sillones viejos y sucios donde se recuestan grupos de personas a tomar cervezas (a menudo con el coche a unos metros y la música fuerte); uno de los franeleros convirtió un árbol en repositorio de curiosidades personales: colgó desde una imagen de la Virgen de Guadalupe que esculpió en sus años de prisión, hasta un peluche enorme -un oso- que le recuerda su infancia. Desde mi habitación he visto múltiples episodios, pero me voy a referir a tres momentos de tensión donde los insultos fueron los protagonistas. Una tarde los gritos interrumpieron mi siesta. Uno de los habitues de los sillones de enfrente discutía con la dueña de la casa mejor montada de la cuadra. Parece ser que el motivo era una cadena para reservar el lugar para el automóvil en la puerta del domicilio que fue -accidentalmente decía él- tumbada. Eran un varón y una mujer cruzando fuego, él le decía: “marimacho, vieja loca, lesbiana”, y ella reviraba: “a mucha honra, en cambio tú eres drogadicto, vago, naco, vendes drogas, te voy a denunciar a la policía”. El otro tenso encuentro sucedió cuando estaba por dormir. También fueron los intercambios altisonantes que despertaron mi curiosidad sociológica y me condujeron a la ventana. Pero ahora se trataba de dos mujeres que empezaron con el insulto clásico: “puta”. La palabra pasaba de boca en boca con igual intensidad, hubo un momento rápido de jaloneo de cabellos pero no pasó a mayores, los demás disolvieron el pleito y todos volvieron a sus casas refunfuñando.


Lo más espectacular sucedió una noche a eso de las 11. También me perdí el origen del pleito, pero empezaron a llegar policías con sus sirenas encendidas, eran tres coches y cuatro motos, una veintena de uniformados. Entraron por la angosta calle hacia la vecindad, comandados por un hombre de civil, y sacaron a una persona que parecía estar ebria. Pero no fue tan fácil, éste oponía resistencia y salieron unas diez personas, varones, mujeres, adultos mayores protestando e intercambiando insultos con la autoridad. Cuando por fin detenido entró a uno de los coches, algunos vecinos alzaron piedras y se las tiraron a los policías -además de patear y tumbar una de las motos-, quienes respondieron con las mismas piedras en dirección contraria.

Lo interesante de la pelea de pandillas -que no intervención profesional de un cuerpo policial- fueron los insultos. El vecino, además del tradicional “hijos de su puta madre, hijos de la chingada”, evocaba la masculinidad y la clase de los agresores: “putos, nacos de Santo Domingo” -colonia vecina-. Un detalle también curioso: una mujer les preguntaba a los policías “¿cómo le van a hacer eso a un doctor?”, quienes respondían: “¿Cuál doctor?” -claro nadie estaba de mandil blanco-, y el argumento continuaba: “este señor -señalando a un varón de la tercera edad apoyado en un coche- es doctor”. Los tres eventos me hicieron comprender un poco mejor la potencia del insulto y sus características. En el primer caso, un conflicto entre un varón y una mujer, el primero subrayaba la opción sexual -marimacho, lesbiana-, lo que era respondido con recordarle su origen social y cultural –naco- además de su consumo de drogas. En el segundo -mujer contra mujer- la moneda de cambio de ida y vuelta era la misma: puta. Y en el tercero era un pleito de machos mostrando tanto su virilidad como su clase: hijo de la chingada, naco de Santo Domingo, puto. Los golpes y agresiones físicas sólo llegaron entre machos y entre féminas, jamás varón vs. mujer.

Durante unos minutos la batalla campal consistió en un tire y afloje con intercambios de piedras, correteos, puños y gritos. Claro, eso ya no parecía un operativo policial sino una confrontación de dos bandas de barrio. En uno de los momentos más álgidos, apareció un hombre -hermano del detenido- que se quitó la camisa e hizo retroceder a los policías desafiándolos a golpes “limpios”, insultándolos con todo lo que se le ocurría. Los “agentes del orden” no se atrevían a detener al furibundo y desafiante vecino, que entre idas y venidas entraba y salía, hasta que finalmente prefirió entrar corriendo a su casa cuando la policía se armó de En fin, ya decía, para hacer sociología urbana, sólo valor y fue por él (no pudieron ni quisieron sacarlo de basta mirar por la ventana con los lentes adecuados. su domicilio). Ahí terminó el episodio, las patrullas se retiraron con el primer detenido.

27


Say hello to heaven Andy Bretón Chris Cornell, vocalista, guitarrista y líder de la mítica banda Grunge de Seattle Soundgarden, se suicidó el pasado 17 de mayo después de haber dado un concierto para 5 mil personas en el Fox Theater en Detroit. Un policía respondió al llamado de un aparente suicidio en el MGM Grand Hotel and Casino. Reportó haber encontrado el cuerpo sin vida de Cornell en el baño de su cuarto con una banda de ejercicio alrededor de su cuello. La noticia conmovió al mundo rockero y sorprendió al mundo por igual. Chris Cornell junto con Eddie Vedder (vocalista de Pearl Jam) eran los sobrevivientes e iconos del movimiento surgido de la lluviosa y siempre gris Seattle, allá por 1984, cuando lo alternativo sólo era parte del underground de dicha ciudad y el glam rock y el heavy metal dominaban los charts de la música “ruda” de aquel entonces. Y como tal, dueños de una nostalgia que ya va para los 30 años de aquellos míticos noventas que muchos vivimos (casi) en plenitud. Ahora sólo queda Vedder y los líderes de otras

28

míticas bandas pioneras del Grunge (Melvins, Mudhoney, Meat Puppets, Pixies, TAD), como los abanderados de dicha nostalgia noventera. Chris participó en varios proyectos cinematográficos aportando su música y sus letras de una belleza poéticamente oscura, como en aquella que plasmó casi de forma sustancial lo que el movimiento grunge era en los noventas: Solteros (Singles, 1992) del director Cameron Crowe en la que vemos cómo un grupo de veinteañeros vive la escena musical de Seattle mientras buscan mejores empleos y una pareja estable. También participó en Grandes Esperanzas (1998) del director Alfonso Cuarón, acompañando los pasos de un joven Ethan Hawke y Gwyneth Paltrow en su mejor momento. También formó parte del ya extenso soundtrack de las películas del agente 007 con You Know My Name en la película Casino Royale (2006). Lo último que había hecho para el séptimo arte fue una canción para los créditos finales de la película The Promise (2016) del director Terry George y que versa sobre el


genocidio armenio. Chris quiso que los beneficios obtenidos por esta canción fueran destinados para apoyar al International Rescue Committe, una ONG creada por Albert Einstein para ayudar a las personas perseguidas por motivos raciales, religiosos o políticos. Chris nos dejó a los 52 años con una pista de lo que haría: en la última canción que tocó esa noche, Slaves & Bulldozers (de su álbum de 1991, Badmotorfinger), y berreando al final el tema In My Time of Dying de Led Zeppelin. Y al igual que Andy Wood, Kurt Cobain, Shannon Hoon, Layne Staley y Scott Weiland, todos ellos vocalistas de grandes bandas grunge-alternativas de los noventas que se suicidaron por diferentes motivos, Chris Cornell ya es parte de ese Olimpo del Rock que seguramente muchos disfrutaremos cuando también nos llegue la hora de dejar este plano terrenal. No one sings like you anymore

29


Entrevista a Paco Pez. Artista de la enseñanza, pintor de peces búho y malabarista de baquetas Marisol Barrera Paco, joven artista y profesor del Estado de Guerrero, nos comenta sus procesos, los conflictos que vive al desempeñar su trabajo artístico y de docencia en uno de los Estados más precarios de la República. Él, a su aún corta edad, ha logrado desarrollar una sensibilidad artística y social, llenando así de color y esperanza todos los espacios que él habita.

Marisol Barrera: ¿Quién es Paco Pez? ¿Qué actividades artísticas realiza? Paco Pez: Bueno, pues sólo he tocado batería en distintos grupos musicales locales. Actualmente toco con el grupo León; he realizado varias pinturas originales; cuando estudié la Licenciatura en Educación Artística participaba en las danzas y bailables, y participé en una obra de teatro. Con la banda nos hemos presentado en Taxco, en el teatro del pueblo de la feria de Iguala, en los eventos culturales que organizan en esa misma ciudad y en algunas fiestas privadas, además de tocar algunos covers, tenemos un repertorio con canciones propias. Y con las pinturas, las he llevado a la feria de Mezcala, Guerrero, y las exposiciones colectivas que se organizan en Iguala. También trabajo en la región Costa Chica, del Estado de Guerrero, soy docente en educación telesecundaria. Es una comunidad bastante pequeña donde las familias se dedican enteramente al campo. La escuela carece de infraestructura a pesar de que recientemente construyeron dos aulas, yo trabajo con alumnos de primer año en una “galera” (dicen mis alumnos que es un cuarto para chivos). En esta modalidad se supone que el docente cuenta con la ayuda de una señal satelital que, por medio de una televisión, se transmiten los contenidos curriculares pero en las aulas no hay televisiones, salvo la mía, pero es propia; no hay suficiente protección en las aulas como para dejar aparatos electrónicos como la televisión.

30

***

...sé que mi labor como docente no se limita sólo a transmitir contenidos de un programa curricular, sino también a que mis alumnos sean conscientes de toda la problemática por la que pasa el Estado... ***


...Considero que el arte nos ayuda a olvidar la finitud de la vida...

MB: Dime, Paco, ¿cuál es tu concepción del arte? PP: Considero que el arte nos ayuda a olvidar la finitud de la vida. Cuando bailamos, tocamos algún instrumento, pintamos, o cuando se realiza alguna actividad artística en general, nos olvidamos absolutamente de todo; en la acción se hace presente una concentración que es mera manifestación de uno mismo, no hay mejor manera de ser consciente de nuestro entorno, de nuestro interior y del tiempo presente. Pero también, considero al arte como este proceso de libertad creativa y de manifestación. MB: Entonces, ¿por eso tú tocas la batería y pintas? O ¿de dónde surge esta inquietud? ¿Por qué artista y profesor? PP: Yo toco la bataca porque desde pequeño quise, tuve una batería hecha con botes de maizena [risa] y sí me tranquilizo cuando estoy tocando con la banda, me hace sentir bien, ¡concentración pura! Y sí, pinto porque quiero dejar una pequeña huella. Quizá no a nivel mundial, es muy difícil, pero sí que por lo menos en mi familia, que quede el registro de que alguna vez existió un Paco Pez.

Un profesor se estresa más que un pintor, aunque también hay mucho parecido entre ambas profesiones: en mi caso, trabajo en nivel telesecundaria, doy todas las materias, y me he dado cuenta de que tener un poquito de conocimientos sobre el teatro me ha permitido ser más desinhibido con mis alumnos, me da menos pena cuando leo un cuento o historias para ellos, me gusta cambiar la voz cuando se trata de un personaje, o medio actuar lo que se dice en la historia. Cuando el tema se presta, les muestro alguna pintura que he hecho para relacionarlo y de ahí sacar las ideas de los alumnos o simplemente para motivarlos; por ejemplo, apenas llevé un pequeño cuaderno donde hago bocetos, les mostré el primer dibujo que no estaba terminado, era un jinete sobre un caballo, ni siquiera estaba terminado. Les dije que me había sentido mal porque no me salía como yo quería. En la segunda hoja, también el mismo dibujo sin terminar incluso más feo; les comentaba que ya me había desesperado por no tener el dibujo que yo quería, así que en la tercera hoja ya estaba el jinete sobre el caballo bien dibujado y el mensaje para mis alumnos fue, en resumidas cuentas, que no se dieran por vencidos. Y me dio muchísima felicidad ver la carita de los alumnos mientras les decía eso. Entonces creo que un profesor es como un artista, de manera

31


...me pienso como una esfera, diciendo: “Soy una esfera y no sirvo para nada, sólo reboto y no sé para donde voy”...

inconsciente o consiente va moldeando la mente cultura y, en mi caso, sí me ha tocado ser parte de esas de un alumno. Aunque se escuche medio feo eso de personas que reciben ayuda para exponer o tocar con moldear la mente [risas]. la banda MB: Y, dime ¿qué representa ser artista y profesor en el Estado de Guerrero?

MB: Paco, para concluir: Si tú fueras una pintura, ¿cuál serías y por qué?

PP: Ser maestro en Guerrero: cualquiera puede serlo, hay muchos que no tienen preparación para ejercer, o quizá sí tienen estudios, pero no la vocación. Guerrero es un Estado muy rico en diversidad cultural pero muy pobre en seguridad y educación. Entonces sé que mi labor como docente no se limita sólo a transmitir contenidos de un programa curricular, sino también a que mis alumnos sean conscientes de toda la problemática por la que pasa el Estado y también el país, y tratar de encontrar la manera de que ellos vayan creciendo con una mentalidad ligada a la honestidad y el respeto, que mucha falta hace por aquí. Y ser artista en Guerrero, pues a pesar de ser aún un artista emergente, se me ha dado la oportunidad de presentar mi obra en varias exposiciones colectivas. Quizá se piense que no hay espacios o apoyo para las expresiones artísticas, pero sí lo hay; sé que hay personas que están muy interesadas en fomentar la

[Risa] ¡Qué buena! Obvio sería una de Dalí, por ser el pintor que más admiro y que ha inspirado algunas de mis pinturas, pero en especial, me gustaría ser una donde varias esferas forman el rostro de Gala; tiene como título: “Galatea de las Esferas” Y elijo ésa porque me pienso como una esfera, diciendo: “Soy una esfera y no sirvo para nada, sólo reboto y no sé para donde voy”, pero en realidad si observo mi entorno y veo a las otras esferas, podré darme cuenta que, en conjunto, formamos algo, que esa unidad permite crear algo hermoso, en este caso el rostro de “Gala”. Es así como pasa con la realidad, si no hay unidad con la familia, los amigos o con la misma sociedad, difícilmente se pueden obtener buenos resultados, todos formamos parte de algo más grande que nosotros.

32


Tarek PatrĂłn Miranda

JesĂşs Eligio G. Una mirada hacia la fe

33


Columnistas y equipo de trabajo Hugo José Suárez Suárez

Xabier Sal

Nació en Madrid, España en 1970, pero tiene nacionalidad mexicana - Boliviana. Es sociólogo, investigador titular del Instituto de Investigaciones Sociales de laUNAM; miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel III; se especializa en sociología de la religión y la cultura, análisis del discurso y metodología cualitativa. Entre sus libros publicados se encuentran: La fotografía como fuente de sentidos, Cuaderno de Ciencias Sociales; Sueño ligero. Memoria de la vida cotidiana; Ver y creer. Ensayo de sociología visual en la colonia El Ajusto; La transformación del sentido. Sociología de las estructuras simbólicas. Ha colaborado en distintos periódicos, suplementos dominicales y revistas nacionales e internacionales, como son La Jornada (México), Reforma (México), La razón (Bolivia), La Prensa (Bolivia), Punto Final (Chile), entre otros. Es miembro de distintas asociaciones y redes de investigación y ha participado en innumerables actividades editoriales y académicas.

Escribiente, falso poeta, historiador, he publicado Columpios, poemario, y en conjunto Ausencias. Facebook: Xabier Sal Blog: www.ex-moreblogspot.mx

http://hugojosesuarez.com/curriculum.html Andrés Brito Andy Bretón, creador del proyecto Rare Cinema , es maestro de inglés, promotor cultural y cortometrajista. Ha elaborado varios festivales alternativos en Iguala, como el Gore Fest y el Zombie Fest, así como tocadas y las proyecciones de cine de culto, que es su mayor fuerte. Rare Cinema Nace en el año 2007 por la necesidad de su creador de mostrar el cine que no se ve en la ciudad de Igual: cine alternativo, de culto, de autor, que todo buen cinéfilo aprecia y promueve. Desde su creación con el concepto de cinema-bar, Rare Cinema ha recorrido varios espacios culturales de la ciudad, llegando incluso a proyectarse hasta Taxco, con miras a expandirse a Cuernavaca, Chilpancingo y Acapulco. Ha generado espectadores de diferentes partes del país que año con año esperan la proyección que se hace en el panteón de la ciudad de Iguala y diferentes recintos culturales así como a través del blog del proyecto, el cual alberga una vasta cantidad de cine desconocido de todas partes del mundo. Marisol Barrera Egresada de Sociología por la UNAM, asistente de investigación el Instituto de Investigaciones Sociales, correctora de estilo y mamá primeriza.

34

Érick Salgado 1991; radica en Iguala, Guerrero. Es profesor de inglés y corrector de estilo en Letramía. Publicó la primera edición del libro de cuentos La puerta secreta bajo el sello editorial de Editorial ABN Arte Buhonero, Baja California, México; y la segunda edición con Ediciones Zetina, así como el minificcionario Gotas para los ojos bajo el sello editorial de Arribos, México, D. F. Ha publicado cuentos en las revistas digitales Nomastique, Delatripa y A buen puerto.


Colaboradores de esta edición Eduard Olesti Muñoz Soy un joven Barcelonés de 21 años. Estoy a punto de terminar mis estudios universitarios, estudio Filología, y actualmente resido en Copenhague, Dinamarca. Lavo platos a cambio de dinero para poder subvencionar mi estancia aquí. Juan Machín Ramírez Nace en el DF hace más de medio siglo y desde hace muchos años vive anfibio entre las ciudades de México y Cuernavaca. Ha publicado diversos ensayos, trabajos de investigación, cuentos y poemas en libros y revistas de México y de Alemania, Argentina, Canadá, Colombia Costa Rica, España, Estados Unidos, Panamá y Uruguay, así como fotografías, dibujos y pinturas. Ha ganado algunos reconocimientos como el 3° lugar en el Concurso de Cuento Nacional de Humor negro, con el cuento En qué quedamos pelona, en 1997; obtuvo mención honorífica de 2° lugar en el Premio Nacional Efraín Huerta (categoría de cuento) en 1998 y el Premio Estatal de Literatura Morelos en 2002 en el género de cuento. Es papá de Natalia y Viviana Dante Vázquez M. (México). Finalista del IX Certamen Internacional de Poesía Fantástica miNatura 2017; finalista del III Premio Internacional de Poesía Jovellanos, El mejor Poema del Mundo, Ediciones Nobel, 2016; primer lugar en el Concurso Cuentos de Mucho Miedo, Mucho Miedo Mx: Todo sobre Horror, 2015; ganó el VI Certamen Internacional de Poesía Fantástica miNatura 2014. Stivaleit Guerrero Nómada, poeta y narradora) nació el 6 de octubre de 1990 en un pequeño pueblo de Tabasco. Obtuvo mención honorífica en el Premio de cuento breve Julio Torri 2014, primer lugar del Concurso de Ensayo Ágora del Tecnológico de Monterrey 2012 y segundo lugar en poesía del XXVI Concurso de Creación literaria del Tecnológico de Monterrey 2012. Ha colaborado con revistas literarias digitales e impresas como Espora, Nocturnario, Monolito, Bitácora de Vuelos, Rojo Siena y Tierra Adentro, y ha sido incluida en la Antología de Poesía Española Y lo demás es silencio II de Chiado editorial. El año pasado publicó su primer libro de poesía titulado My Jam. My Jam ha sido presentado en Macuspana y Villahermosa, Tabasco; en Córdoba, Veracruz, en la ciudad de Querétaro y en la

Ciudad de México en el Museo de la Caricatura y el Instituto Politécnico Nacional. Su libro ha sido reseñado por el escritor tabasqueño Vicente Gómez Montero y el poeta y profesor Julián Castruita. Actualmente radica en la Ciudad de México. Tomó el taller de Cuento breve y muy breve con el profesor y escritor Gerardo de la Torre y Escritura creativa con el maestro Mauricio Absalon en el 2016, en la Escuela de Escritores de la SOGEM. Inició en enero de este año el Taller de Crítica Literaria y el Taller de Poesía a manos del poeta Julián Castruita, en La Casa del Lago de Juan José Arreola, y a inicios de marzo se inscribió en el Taller de Novela dirigido por el escritor Orlando Ortiz, en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia. Continúa buscando dónde más molestar. Víctor González Astudillo Chile, Santiago, 1996 (21 años). Finalista del XIV premio internacional Gonzalo Rojas Pizarro. Categoría relato con el cuento Primeras letras y escrituras. Tercer lugar en la primera edición del concurso de Microrrelatos Universidad de La Frontera 2016 con el cuento Canicas. Octavio Ollin Nací el 30 de Agosto de 1998. Soy del Estado de México. Mi pasión por las letras comenzó leyendo el libro de poemas de Tere Aviña llamado Con Fuego en el Corazón a los 15 años de edad. Me atrajo demasiado la manera en cómo recitaba los poemas la autora; de ahí partí para buscar a mis poetas favoritos como: Jaime Sabines, leyendo Horal y La señal; con Pablo Neruda, y el Memorial de Isla Negra, y a Eduardo Lizalde y su libro El tigre en la casa. Actualmente curso el segundo semestre de Archivonomía, en el Instituto Politécnico Nacional. Roberto Cambronero Gómez Nace en 1995 en San José, Costa Rica. Ha publicado los cuentos en la Revista Almiar, Letralia, Espora y Marabunta. Ganó el concurso Una Palabra 2015 en la rama de teatro con El insólito rapto de Doña Inés. Escribe una columna de opinión en la Revista Vice-Versa.

35


Luisa Luna

Andrés Cisneros

Luisa Luna o Luisa María Briones Gómez nace el 19 de Septiembre de 1989 en Cuernavaca Morelos, México; tiene desde pequeña una gran afición por las palabras, misma que la lleva a escribir de manera experimental cuentos e historias para sí misma. No es sino hasta el año 2014 que empieza a compartir sus pequeños escritos en foros culturales abiertos al público. En 2015 participó en la convocatoria de cuento Solo de la editorial Arista, quien publica un cuento titulado Sólo me resta escribir, en el mismo año publica bajo la editorial Ediciones Zetina un poemario con el título Del amor y mis otros defectos, incluido en la colección Cuartos de poesía.

Andrés Cisneros de la Cruz. Ciudad de México, 1979. Poeta, ensayista y editor. Ha publicado los libros de poesía: Vitrina de últimas cenas (VO/ Andrógino, 2007), No hay letras para escribir tu epitafio (Mezcalero Brothers, 2008), Como la nieve que dejan los muertos (Letras de Pasto Verde, 2009, Poesía sin permiso, 2010), Ópera de la tempestad (Metáfora/VO, 2011), La perra láctea (Inferno Ediciones, 2012), Fue catástrofe (Rojo Siena, 2013), Eufórica [partituras para la guerra] (Sikore, 2015), Tétrada (Taller Nuclear, 2014, Ediciones El Viaje, 2015) El viejo arte de lo nuevo. Manifiestos matéricos (Sikore, 2016), La rosa ebria y treintaitrés anforismos (La cosa escrita, 2016) y Dinamita (Cisnegro, 2016). Es colaborador del programa Luces de la ciudad (en la Hora Nacional) y Radio Etiopía. Participó en el ciclo de Poesía en Voz Alta organizado por la Casa del Lago, en 2013. Ha impartido talleres de poesía en el IPN y en la Universidad Iberoamericana. Como periodista fue parte de la mesa de redacción de El Universal y El Independiente, y colaborador de la revista Bucareli 8 y Chilango, así como investigador de poesía especializada en ajedrez, para la Gran Fiesta Internacional de la UNAM 2012. Ha sido curador poético de la obra plástica de Orlando Díaz, Kenta Torii y Omar SM. También ha colaborado en suplementos y revistas de México, Argentina, Venezuela, Nicaragua, Chile y España. Su poesía ha sido traducida al náhuatl y al portugués. Actualmente es editor de la versión en línea de la revista Blanco Móvil, y operador del proyecto múltiple Cisnegro. Lectores de alto riesgo. Enlaces web:

Gerardo Escalante CDMX, 1967. Egresado de la facultad de filosofía y letras. Fue integrante del consejo editorial de la revista Luna zeta de 2000 a 2008, Oaxaca, ciudad donde colaboró con la antología Siete poemas, bajo la firma de Almadía. Obtuvo el primer lugar en el torneo de poesía de la Ciudad de México, 2014 convocado por la editorial Verso destierro. Dos poemarios publicados: Teoría del todo y Un origen menos. Manuel Alejandro Quiroz Ceballos Nació en la ciudad de Toluca (México) en septiembre de 1992. Promotor cultural y poeta. Estudia administración de las organizaciones en la Universidad de Guadalajara, pedagogía infantil en Universidad La Concordia y el diplomado de creación literaria en la Escuela de Escritores del Estado de México Juana de Asbaje. Autor del poemario Efecto secundario (2017). Fue precursor del movimiento internacional Acción Poética en la ciudad de Toluca (2013-2014). Es coorganizador de la Feria de Letras Iberoamericanas en Toluca-Metepec. Actualmente preside la organización internacional y sin fines de lucro Literatelia. Fue becario en el Festival Cultural Interfaz en Pachuca (2017). Correo: manuelalejandroceballos@outlook.com Perfil de Facebook: Manuel Alejandro Ceballos Fanpage: Manuel Alejandro Quiróz Ceballos Twitter: alexmceballos Octavio Ollin Nací el 30 de Agosto de 1998. Soy del Estado de México. Mi pasión por las letras comenzó leyendo el libro de poemas de Tere Aviña llamado Con Fuego en el Corazón a los 15 años de edad. Me atrajo demasiado la manera en cómo recitaba los poemas la autora; de ahí partí para buscar a mis poetas favoritos como: Jaime Sabines, leyendo Horal y La señal; con Pablo Neruda, y el Memorial de Isla Negra y a Eduardo Lizalde y su libro El tigre en la casa. Actualmente curso el segundo semestre de Archivonomía, en el Instituto Politécnico Nacional.

36

http://opcion.itam.mx/?author_name=andres-cisneros-de-la-cruz http://revistareplicante.com/colaboradores/andres-cisneros-dela-cruz/ http://www.laotrarevista.com/2016/01/andres-cisneros-de-lacruz-mexico-1979/ http://mx.ivoox.com/es/andres-cisneros-cruz-radio-etiopia-audios-mp3_rf_2329643_1.html https://400elefantes.wordpress.com/2009/01/13/un-poema-deandres-cisneros-de-la-cruz/ https://www.youtube.com/watch?v=qgvyQGm_CkU https://revistaancila.org/tag/andres-cisneros-de-la-cruz/ Everardo Martínez Paco, Perro Rabioso (1987) Antropólogo social, escritor, cantante, graffitero, modelo y amo de casa. Fanpage de Facebook: Perro Rabioso Blog: http://tintaymierda.blogspot.com Guadalupe Cevallos María Guadalupe Cevallos Rodríguez (Cuernavaca, Morelos, 1968) es egresada de la Licenciatura en Filosofía de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, cuenta con Diplomado en “Análisis del Mito, en Arte, Cultura y Educación” por el CRIMUNAM y Talleres de creación literaria. Ha colaborado en revistas


electrónicas con artículos de opinión y poesía, en los periódicos La Jornada Morelos; tuvo sus primeras colaboraciones en el suplemento Sexto Sentido, y posteriormente, en el suplemento de cultura del periódico El Regional del Sur como columnista: Sólo una Voz.

Facebook: Day Román Salas Twitter: @DaySalasR Correo: magi.drs13@hotmail.com

Enlace en Facebook:   Guadalupe CR

Alfonso Segura Vergara

Joyce S. Hernández Joyce S. Hernández (29 de enero de 1993) es originaria de Taxco de Alarcón, Gro. Es docente de Español en Pungarabato, municipio del mismo estado. En agosto del 2016 ganó el tercer lugar en el 1° Concurso de Cuento Estatal Letras surianas, organizado por la UNAM y la UAGRO. Algunos de sus escritos han aparecido en blogs y publicaciones digitales y próximamente, en la publicación del concurso antes mencionado. Facebook: https://www.facebook.com/joyziitha.hernandez Instagram: https://www.instagram.com/harkirat29/ Blog: http://labrujainsomne.blogspot.mx/

Originario de Tlapehuala, en la región de Tierra Caliente -la tierra de los 3 encantos- de este mismo estado de Guerrero. Nací un primero de mayo de 1990. Actualmente soy lic. en Inglés y me desempeño como docente y administrativo especializado en una escuela secundaria del mismo municipio. Soy aficionado con mucha pasión por la fotografía; al igual que con la música, ya que también he formado -con un grupo de buenos amigos- una agrupación musical que se desenvuelve -algunas veces literalmente hablando- en el género Rock. Me considero una persona amistosa y buena compañía; si puedo en algo contribuir o algo que se pueda ocurrir, lo podremos hacer y sino, todo irá bien, pero con riesgo a mejorar. Jesús Eligio González Calderón

Hermes Castañeda Caudana Tallerista en Casa de la Cultura Iguala, de la UAGro. Áccesit en 2015, y Mención Honorífica en 2012, en los Juegos Florales Nacionales de la Plata, de Taxco de Alarcón, Gro. Autor de Dos hombres solos (Rojo Siena, 2015) y Sol de abril (El Taller del Poeta, 2015). Salvador Romero (Ciudad de México, 1975), cofundador de Reevolución: revista de arte, historia y cultura en el año 2001, cofundador del grupo de poetas Transgresión, en el año 2005, cofundador del colectivo Yoatzin en el año 2005, colaborador del festival franciscano Yohuala edición 2005; participante en Poesía de vanguardia, edición patrocinada por el H. Ayuntamiento de Iguala de la Independencia, Gro. En el año 2007, autor de la plaquette Siluetas como si te nombrara, publicada en el año 2015 por Arista editorial; colaborador del Museo del Ferrocarril de Iguala de la Independencia, Gro., del año 2013 a la fecha. Correo: deprofundisdomine@hotmail.com Facebook: Salvador Romero

Originario de Acapulco, Guerrero. Actualmente radica en la cuidad de Chilpancingo, Guerrero. Egresado de la Universidad Autónoma de Guerrero en la Facultad de ciencias químicas biológicas, biólogo de profesión, fotógrafo lírico. Algunos de sus trabajos en fotografía son publicados en la página de Facebook del Museo José Juárez, de Chilpancingo, Gro., Donde actualmente labora. Edad: 28 E-mail: trotamundos_128@hotmail.com Facebook: https://www.facebook.com/J.EligioGlez/ Flickr: https://www.flickr.com/photos/153294633@N02/ Tarek Patrón Miranda Tengo 44 años, soy fotógrafo profesional hace 7 años. Estudié fotografía en el cecati #108 y fotoperiodismo en el Faro de oriente. Blanca Vázquez Blanca Estela Vázquez Hidalgo nació en el Distrito Federal, en 1973. Mujer que ha vivido la mayor parte de su vida en el estado suriano de Guerrero. Estudió la Licenciatura en Literatura Hispanoamericana y es maestra en Estudios Socioterritoriales. Ahora estudia una maestría en Humanidades por la UAGro.

Daissy Román Salas Tengo 23 años. Soy originaria de Apipilulco, Guerrero; ahí viví 22 años (casi toda mi vida), siempre al lado de mis padres y hermanos. Por formación académica, soy licenciada en Intervención Educativa y actualmente estudio un posgrado en Ciencias Sociales. Me defino como una persona comprometida en todos mis roles sociales, algo meticulosa, espontanea e intrépida. Siempre me ha gustado escribir de mis emociones conmigo misma y con los demás. Mis temas de interés son la desigualdad educativa, el capital cultural y el social, la soledad y el amor.

Ha publicado Los Letargos de Artume editado por el Colectivo La Tarántula Dormida, Ojos de Lechuza editado por Rojo Siena y El corazón en la mano por Editorial Fridaura. Es columnista de la revista electrónica de narrativa Delatripa y de la revista Bitácora de vuelos. Facebook: Blanca Vázquez https://www.facebook.com/blanca. vazquez.756 Twitter: @Blancartume Instagram: https://www.instagram.com/itasavi68/

37


38

Kaleido julio agosto  

Kaleido es una revista literaria digital editada en Iguala, Guerrero. El número de julio - agosto cuenta con poesía, cuento y columnas de es...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you