Page 1


2 En contacto Nos encantaría entablar una comunicación bidireccional contigo, recibir tu retroalimentación, conocer tus inquietudes y temas de interés. Escríbenos a revista@dismara.com

Directorio Publicidad y Edición José Domingo Martínez

Coordinación de Diseño Carlos Gómez

Redacción Juan Carlos Guzmán Harely Romero

Diseño Editorial Adrián Pérez Ilse Flores Paulina Sánchez

Contenido 6 10 12 16

¿Por qué se casan las personas? Invierta en la fidelidad Los eslabones del matrimonio Las 4 estaciones del matrimonio

18 22

Diferencias emocionales entre hombres y mujeres

28

El matrimonio y la familia en el plan de Dios

32 34

Cosas tiernas y cosas irritables

Mi suegro celestial ¿Cómo evitar el divorcio?

36

Dios creo el matrimonio

Adareli Fernández

40

Encontrarse en el camino

Ilustradores invitados

42

Dejemos a nuestros padres

Elizabeth Bernal Adriana Patiño

44

Las grandes expectativas

CorrecCión

Revista bimestral publicada por Ediciones Ariel. El material editorial que aparece en esta publicación es usado con autorización de los autores y/o editores correspondientes. Se autoriza la reproducción de los artículos, siempre que se cite la fuente y no con fines comerciales. Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad de los autores y la publicidad y promociones anunciadas en esta revista son responsabilidad exclusiva de los patrocinadores.

46 52 54

El enojo Dios visita familias Compañerismo: ayuda idónea


De tal noviazgo, tal matrimonio

S

ería interesante tener una máquina del tiempo que nos permitiera ver el futuro y saber por adelantado si nuestro matrimonio funcionará o no. Aunque esto suena más bien como una fantasía que se ve solo en las películas, sí existen algunos factores que efectivamente, pueden darnos alguna idea de cómo será nuestra relación matrimonial, especialmente si tenemos posibilidades de permanecer unidos. Debo aclarar que no tengo más que 4 años de casado, así que seguramente soy un novato en el tema, pero puedo decir a mi favor que en este número de hemos consultado a muchos expertos, autores de los libros que son ya una verdadera y valida fuente de referencia para el asunto que estamos abordando. Lo que sí puedo hacer es hablar desde mi muy particular punto de vista, nutrido por los sabios consejos de quienes a lo largo de mi caminar Cristiano me han ido instruyendo en este gran tema. Particularmente pienso que es muy cierta una frase que mi líder Espiritual de finales de los 90 me decía: “en la vida del hombre tiene que aplicar lo siguiente: Amistad larga, noviazgo corto y matrimonio para siempre” pienso que hay mucha sabiduría en ello, cuando dos personas que se aman son amigos antes que novios tienen muchas más posibilidades de conocerse de forma transparente, eso les abrirá la perspectiva para visualizar si la relación puede funcionar o no, además que les da la

oportunidad de tener una mayor cancha de acción y evasión en caso de que las cosas no resulten como imaginaron. Si la relación de amistad se fortalece y se hace robusta terminando en noviazgo, no será necesario pasar mucho tiempo antes de saber si se está con la persona con quien se quiere compartir toda la vida, es entonces que los sueños, planes y esperanzas deben entrar en acción, factores como la comunicación, la convivencia y algunas otras cuestiones se deben dejar crecer para ayudar al éxito de un posible y futuro matrimonio. Aquí, en esta etapa es donde se empieza a formar la futura familia y donde causalmente esta soportado el éxito o fracaso del matrimonio. Le invito a hojear y leer detenidamente este número, esperamos que los artículos que aquí encuentre le sean de bendición, sea que está empezando su familia, o que le ayuden a seguir fortaleciendo su matrimonio, agradeceremos nos haga llegar sus comentarios a revista@dismara.com


6 GENERAL

¿Por qué se

CASANas? las person

¿Sabes el motivo por el que se casan las personas? Quizás lo conozcas o sepas de algunos, pero mediante este artículo, recuerda el propósito de Dios en ello, sin el cual nunca podrás tener el matrimonio que siempre habías soñado.

A

ntes de aventurarnos a realizar un análisis acerca de cómo hacer que un matrimonio funcione, tal vez debamos detenernos a preguntarnos: “¿Cuál es el propósito del matrimonio?” ¿Qué intentamos alcanzar en el matrimonio?Si le hiciera esas dos preguntas a una decena de amigos y les pidiera que escribieran sus respuestas de manera privada, ¿Cuántas respuestas distintas cree usted que recibiría? He aquí algunas de las respuestas que he recibido tanto de solteros como de casados:

• • • • • • •

SEXO COMPAÑÍA AMOR DAR UN HOGAR A LOS HIJOS ACEPTACIÓN SOCIAL VENTAJA ECONÓMICA SEGURIDAD

Los actuales debates acerca del significado del matrimonio han tenido muy presentes dichas preguntas.

Algunos proclaman: “¡Pero se puede tener todas esas cosas sin casarse!” No hay que estar casado para tener relaciones sexuales, nuestra sociedad lo decidió hace décadas. Estar casados no es garantía de aceptación social o ventaja económica. Y qué del amor, la seguridad, la compañía y el hogar para los hijos? ¿No se pueden lograr sin casarse? Entonces, ¿para qué casarnos? Para dar respuesta a estas preguntas, necesitamos mirar con los ojos de la fe, buscar en la sabiduría de Dios. En la Biblia, observamos una imagen completamente distinta. Comencemos por Génesis, la historia de la creación donde se refleja que la idea de Dios para el matrimonio es la unión de dos vidas en la manera más profunda posible, llegando al punto de ser una sola unidad que satisfará a los individuos involucrados y servirá a los propósitos de Dios en la manera más sublime posible.

COMPAÑÍA Y COMPROMISO El corazón de la humanidad clama por compañía. Somos criaturas sociales. Dios mismo dijo de Adán: “No es bueno que el hombre esté solo” (Gn. 2:18). Le recuerdo que este análisis fue realizado antes de la caída de la humanidad y que dicho hombre contaba con la


EL MATRIMONIO QUE SIEMPRE HA DESEADO DR. GARY CHAPMAN Portavoz / EPO1111

compañia y comprom ¿QUÉ SIGNIFICA SER UNO?

comunión cordial y personal de Dios. Sin embargo Dios dijo: “¡No es suficiente!”

La respuesta de Dios a la necesidad del hombre fue crear a la mujer (Gn. 2:18). El matrimonio fue la respuesta de Dios a la más profunda necesidad de la humanidad, la unión de nuestra vida con otra. Dicha unidad debe abarcar toda la vida. No es sencillamente una relación física. Tampoco es simplemente el dar y recibir apoyo emocional. Es, más bien, la unión plena de dos vidas con respecto de lo intelectual, lo social, lo espiritual, lo emocional y lo físico. Este tipo de unión no puede venir sin el compromiso profundo e imperecedero que Dios desea que acompañe al matrimonio. El matrimonio no es un contrato para hacer aceptables las relaciones sexuales. No es meramente una institución social que provee cuidados a los hijos. El propósito supremo del matrimonio no se alcanza siquiera cuando es un vehículo para el amor y la compañía, por muy valiosas que sean. El propósito supremo del matrimonio es la unión de dos individuos al nivel más profundo posible en todas las áreas, lo que a su vez lleva a la pareja al mayor de los sentimientos de realización, al tiempo que sirven mucho mejor a los propósitos de Dios para sus vidas.

Como es obvio, el simple hecho de casarse no garantiza la unidad. Existe una diferencia entre “estar unidos” y “unidad”.

En nuestra era individualista, “unidad” no es un concepto precisado. Es más bien el tipo de unidad que te libera para expresar tu propia diversidad y a la vez experimentar una completa unidad con tu cónyuge. Eres libre para ser todo lo que Dios quiere que seas, a la vez que experimentas todo lo que abarca la intención de Dios al unirte en matrimonio. Ninguna verdad podría ser tan liberadora y satisfactoria. Ya sea que comiencen una nueva vida como esposo y esposa, o llevan mucho de casado arreglándoselas de reto en reto, espero que tenga en mente, de manera clara, el objetivo del matrimonio, unidad al nivel más profundo posible en todas las áreas de la vida. ¿Puede imaginarse cómo sería contar con un cierto grado de unidad intelectual? ¿Unidad social? ¿Unidad espiritual? ¿Unidad física? No se rinda. Puede que se encuentre al borde de un nuevo descubrimiento. “Pero a mi cónyuge no le interesa esforzarse conmigo” dice usted. “Yo solo no puedo hacerlo todo”. Cierto pero hay algo que sí puede hacer solo. Y ese algo puede ser utilizado por Dios para estimular un cambio en su pareja.


Edit. Casa Creación

Edit. Mundo Hispano

PARA

escu driñar

VIVIENDO LOS SALMOS Charles Swindoll Todos tenemos esos días cuando pequeños problemas se convierten en crisis, cuando la duda empieza a sobrepasar la fe, cuando el cansancio nos golpea y la depresión pinta al mundo de negro. El hecho es que ¡la rutina diaria de la vida no desaparece! Y ya que no podemos escapar de ella tenemos que encontrar una manera de cómo sobrevivir. El libro de los Salmos tiene las respuestas y nos ofrece palabras de fortaleza y consuelo para esos tiempos demandantes y complejos. A través de veintiséis emocionantes semanas en la Palabra, Charles Swindoll te guiará no solo a leer los Salmos sino a vivirlos, recordándote que la gracia nunca falla y que Dios está constantemente trabajando para transformar tu rutina diaria en un milagro diario.

LOS ATRIBUTOS DE DIOS A.W. Tozer Dios es: Infinitud, Inmensidad, Bondad, Justicia, Misericordia, Gracia, Omnipresencia, Inmanencia, Santidad, Perfección ¿Cómo es Dios? Para A.W. Tozer, no hay pregunta más importante. De hecho, el deseo de Tozer de conocer a Dios y su plenitud consumió su vida entera y ministerio. Originalmente predicado como sermones en la iglesia Southside Alliance Church en Chicago, este primer volumen de Los atributos de Dios examina diez atributos de Dios y revela cuán importante es para nosotros el tener un conocimiento del Santo. Una guía de estudio ha sido añadida para una mirada más profunda de cada atributo.

Edit. Unilit

LOS PASOS DEL MAESTRO Ray Comfort Los pasos del Maestro pondrá un gran recurso en nuestras manos y nos enseñará cómo predicar el mensaje del evangelio de manera sencilla, bíblica y sin temor, ¡de la manera en que lo hizo Jesús! Llegaremos a estar más equipados a fin de guiar con seguridad a cualquier persona, para una clara comprensión del arrepentimiento y lo que significa ser un verdadero y activo seguidor de Jesucristo. Este libro aporta luz a una casi olvidada llave bíblica que tiene el poder para abrir la puerta del corazón humano. Esta es la probada y eficaz manera de hacer que el evangelio cobre sentido para los no salvos.


16 10 padres GENERAL

invierta en la

fidelidad

Hay algunas inversiones muy importantes que una pareja puede hacer en su pacto matrimonial y que encenderán el fuego de la fidelidad para lograr un matrimonio feliz de por vida. ¡Empiece a invertir!

Invierta siempre diciendo la verdad y haciendo las confesiones correctas

Díganse la verdad en amor unos a otros y sean transparentes. No finjan. Sean honrados. El secreto es hacerlo con amor. Aunque su cónyuge se enoje, Dios le honrará. Cuando usted dice la verdad, no tiene nada que esconder. Dios siempre honra y recompensa la verdad. Nosotros decidimos hablar constructiva o destructivamente, de forma positiva o negativa, con duda o con fe. Nuestra decisión determina la medida por la cual Dios ha de contestar nuestras oraciones. La confesión negativa impedirá que la persona reciba la bendición. Pero si hablamos con fe y con una confianza inquebrantable en la Palabra de Dios, abriremos el canal de los recursos del cielo para satisfacer nuestras necesidades.

Haga una inversión de tiempo

Planifique los momentos refrescantes y divertidos. Cuando tomamos tiempo para compartir en pareja el amor y el deseo fluyen. Mucho trabajo y poca diversión al fin produce fricción, lo que puede ser el inicio de las diferencias. No permita que la preocupación y el aburrimiento se establezcan en su matrimonio. El ajetreo de la vida nunca desaparecerá, pero el matrimonio descuidado puede desaparecer.

Invierta en aprender a escuchar No aprender a escuchar es una de las quejas mayores en las parejas con conflictos. Cuando usted no le presta atención a su pareja le muestra menosprecio. Escuche con atención. Algunas parejas se ocupan

viendo la televisión o trabajando en sus computadoras mientras sus conyugues le están hablando. El no aprender a escuchar a su cónyuge puede traer como consecuencia que él o ella, decida no comunicarse con usted cuando sea importante y necesario. El arte de escuchar se aprende. La persona tiene que decidir detener sus actividades y pensamientos para escuchar con atención a su cónyuge.

Invierta en la Oración La oración es su inversión más fructífera. La falta de oración causa debilidad y permite que los parásitos espirituales destruyan su relación. Comuníquese en el espíritu con su Abba Padre. Permita que el Espíritu Santo sea su amigo y su maestro. La práctica de la oración debe ser un requisito para todo hogar cristiano. Su crecimiento espiritual depende de la oración. En la presencia de Dios se ganan las batallas. La oración crea en nosotros un espíritu agradecido, el cual trae gozo a su matrimonio.

Invierta en glorificar a Dios Aprenda a darle a Dios la gloria (la exaltación, la honra) por todas las cosas grandes y pequeñas que le da. Glorifíquelo porque es nuestro Creador y es el Señor de todo. Cuando le damos la gloria a Dios, lo agradamos. Estamos diciendo literalmente: “Dios, te damos toda la honra y la gloria. Exaltamos tu magnificencia y tu maravilloso esplendor. Santificado (sagrado, respetado) sea tu nombre”. Siga adelante glorificando a Dios y se maravillará con ello. Él se complacerá en bendecir su hogar y su vida. Glorificar a Dios también abre la puerta a la acción de gracias, ya sea que nuestras canastas estén llenas o casi vacías.


Invierta en una comunicación saludable

La habilidad de interactuar en una conversación sobre cualquier tema es el principio fundamental del matrimonio. La comunicación no es siempre verbal. Las actitudes son expresadas por un guiño, un encogimiento de hombros, una sonrisa, todo lo cual puede ser poderoso. Podemos sentir fastidio aunque las palabras sean aprobatorias. Sin comunicación no puede haber bienestar en el matrimonio. Comunicación quiere decir “contacto, intercambio de información, mensaje, acceso y compenetración”.

Invierta en interesarse siempre Exáltense uno al otro mostrando interés en las cosas que los dos disfrutan. Ya sea bailando, jugando golf, pescando, asistiendo a un concierto, viendo deportes o cocinando, háganlo juntos y disfrútenlo.

Invierta en cambiar un mal hábito

Cambiar significa: “romper, sustituir, modificar, convertir, transformar, revolucionar, ajustar, corregir, reemplazar, erradicar o distinguirse”. Todos estos significados son sinónimos de acción. La acción es necesaria para romper un mal hábito. Cuando cambiamos un hábito malo por uno bueno, todos se dan cuenta, no solo nuestros conyuges.

Los malos hábitos producen malas decisiones

Para romper una adicción, será necesario tomar acción, buscar ayuda, atacar la raíz, sacarla y decidirse a dejar de consumir la droga del enojo, la mentira, el control, el gasto excesivo lo que sea. Su matrimonio se fortalecerá cada vez que derrote un mal hábito y lo reemplace con otro bueno.

Invierta en el perdón Tomar el control de la vida de sus pensamientos, en vez de verse como la víctima, lo sanará de la incapacidad de perdonar. Cuando perdonamos, liberamos a la persona que nos hirió. No perdonar es como odiar.

Invierta en la fe

En la vida de fe, muchas veces tendrá que saltar antes de mirar. La fe es tener confianza en Dios. Él recompensa a todos los que lo buscan con perseverancia. Cuando usted ora y cree en Dios con un objetivo, como obtener sanidad, no se rinda ni empiece a dudar solo porque no recibió la sanidad al instante. Siga dándole gracias a Dios hasta que vea la

SATANÁS, MI MATRIMONIO SATANÁS, MI MATRIMONIO NO ES TUYO NO ES TUYO IRIS DELGADO IRIS DELGADO Casa Creación Casa Creación / CRE8547 CRE8547

sanidad manifestada. Si está orando por un cónyuge incrédulo, no se rinda. Continúe amando a la persona y odiando al pecado. Nunca se debe rendir. La fe siempre está basada en las promesas de Dios, nunca en las consideraciones naturales. Si permitimos que las condiciones naturales nos gobiernen, no veremos milagros.

Invierta en su propio examen

Examinar es “inspeccionar, probar, investigar y estudiar algo”. Se nos hace difícil examinar nuestras propias motivaciones y acciones. El juego de la culpa viene primero. He encontrado que la humildad es uno de los mejores atributos que podemos poseer. Un espíritu orgulloso no permitirá que una persona se autoexamine. Cuando el conflicto entre a su matrimonio, pídale al Espíritu Santo que enfoque su linterna en su corazón y lo alumbre para probar si hay algo por lo cual tiene que tomar la responsabilidad.


12

Los eslabones del matrimonio Bendecido porDios

GENERAL

¿Quieres tener un matrimonio bendecido por Dios? A través de ésta lectura y de la aplicación de los siguientes eslabones encuentra el camino para logarlo.

C

on el fin de poder experimentar la bendición de tener un matrimonio que glorifique a Dios, no solo debemos trabajar de forma individual en nuestra vida, sino que también debemos aplicar ciertos principios conyugales. A estos los he llamado “eslabones”, pues cuando están presentes en el matrimonio, fortalecen y solidifican la vida matrimonial. A continuación veremos los doce eslabones que permiten un matrimonio bendecido por Dios.

1. La exclusividad mutua En Génesis, el primer libro de la Biblia, leemos lo siguiente: “El hombre (…) se unirá a su mujer” (Génesis 2:24). En otras palabras, tanto el hombre como la mujer que se unen en matrimonio se dirigen al camino de la exclusividad recíproca. El esposo debe dedicarse por completo a su esposa, y la esposa debe hacerlo con su esposo.

2. La fidelidad mutua Toda pareja que quiere ser feliz en el matrimonio debe trabajar para cultivar y mantener la fidelidad mutua. No basta con la fidelidad de un solo cónyuge. En realidad, hace falta la fidelidad de ambos cónyuges.

3. La comunicación mutua Parece ser una paradoja que en esta era de la comunicación con telefonía de última generación, computadoras cada vez más compactas y modernas con acceso a la Internet y correo electrónico y, por supuesto, las ya famosas “redes sociales”, los matrimonios cada vez se comunican menos y se separan más. De esto se desprende que el arte de la comunicación nada tiene que ver con los medios que tengamos a nuestro alcance, sino con la disposición de nuestro corazón.


4. La unidad mutua En la medida que una pareja logre estar unida, su matrimonio será indestructible. La unidad va más allá de tener la misma opinión o los mismos gustos.

EL MATRIMONIO BENDECIDO POR DIOS RITCHIE PUGLIESE Unilit / UNI5767

5. La valoración mutua Este es el momento en el que debemos decirle a nuestro cónyuge que lo valoramos. En vez de quejarnos todo el tiempo por sus errores o defectos, démosle gracias a Dios por el privilegio de tenerle aun con vida y porque también soporta nuestros errores y defectos.

6. La comprensión mutua El eslabón de la comprensión es imprescindible en la vida de toda pareja que quiere ser feliz en su relación matrimonial.

7. La colaboración mutua La palabra “colaborar” significa trabajar con otro, ayudar a los demás a realizar una tarea. En el matrimonio, ambos cónyuges tienen el privilegio de participar juntos en la tarea de colaborar. A menudo, este aspecto de la vida matrimonial no se comprende muy bien y pocas veces se practica.

8. El reconocimiento mutuo La vida familiar nos lleva muchas veces a tener que tomar decisiones importantes para su mejor funcionamiento. ¿Cuál de los dos se va a encargar de cada cosa? Muchas veces, esta decisión depende de cuál de los dos es más hábil para ciertas cosas o tiene las mejores ideas en el matrimonio.

9. El acuerdo mutuo La frase “acuerdo mutuo” para algunos cónyuges es una verdadera utopía, algo imposible de lograr. Si somos sinceros, debemos

reconocer que en la vida matrimonial existen los desacuerdos. Es obvio que existan tales desacuerdos si pensamos en las diferencias que nos caracterizan. Sin embargo, si eres consciente de las diferencias que existen entre ustedes eso les ayudará a llegar a un acuerdo cuando surjan los conflictos.

10. El perdón mutuo Cualquiera que haya sido el origen de tus discusiones matrimoniales, hay un solo final y es el perdón.

11. El amor mutuo El amor mutuo es uno de los eslabones que mantiene unido al matrimonio. Sin embargo, muchas veces escuchamos que, con el paso del tiempo, los cónyuges dicen: “Nuestro amor se desgastó”. ¿Cuál es la solución, entonces? Ir a la fuente, al amor de Dios.

12. El contentamiento mutuo Para muchos matrimonios este es, en realidad, un “eslabon perdido”. Piensa en la etapa de tu noviazgo, cuando visitabas a tu novia, ¿ibas a visitarla todo desalineado, sucio y mal vestido? ¡No! Te arreglabas lo mejor posible para estar frente a ella y conquistarla. ¿Y tu mujer? Cuando esperabas la llegada de tu prometido, ¿cuánto tiempo antes empezabas a maquillarte y vestirte? Ser espiritual no significa abandonarse en el aspecto físico y estético. Por el contrario, la belleza de Cristo en nuestro interior debe manifestarse en nuestra apariencia externa. Aquí el problema radica en cuidar de manera desmedida nuestra apariencia externa, sin cultivar la belleza del espíritu. En cambio, creo que cualquier hombre o mujer que cuida su físico y su aspecto externo para agradar a su cónyuge glorifica a Cristo.


16 MUJERES

Las

4 estaciones

L

del

¿Sabes en que estación se encuentra tu matrimonio? A través de la siguiente reflexión y la precisa dirección divina, descubre cómo vivir los 365 días del año en primavera.

a institución social del matrimonio es primero y principalmente una relación de pacto en la cual un hombre y una mujer se comprometen a una asociación de por vida. En el relato bíblico de la creación, el deseo expreso de Dios es que los dos se fundan “en un solo ser”. Por lo tanto, en el corazón del matrimonio se encuentra la idea de unidad. Entonces, el relato de la creación de Génesis, es totalmente claro que Dios no quiso que los hombres y las mujeres vivieran solos. Algo en lo profundo del hombre clama por compañerismo con una mujer, y la mujer tiene un deseo similar de intimidad con un hombre. El matrimonio está diseñado para satisfacer esta profunda búsqueda de intimidad. Por lo tanto, el matrimonio no es simplemente una relación; es un vínculo íntimo que abarca todos los aspectos de la vida: intelectual, emocional, social, espiritual y físico. En una relación matrimonial, el esposo y su esposa comparten la vida entre sí en la forma más profunda. Debido a que el deseo y el impulso por la intimidad se encuentran en el centro mismo del matrimonio, los individuos involucrados sienten que tienen problemas cuando no se obtiene esta intimidad. El matrimonio es también una relación de propósito. Por ejemplo, toda la investigación indica que un matrimonio íntimo provee el ambiente más productivo y seguro para

criar hijos. Pero la procreación no es el único propósito del matrimonio. A cada persona Dios le ha dado ciertas posibilidades latentes. La asociación matrimonial es un ambiente ideal para nutrir y desarrollar estos dones y habilidades. El esposo y la esposa están diseñados para complementarse mutuamente. Cuando el hombre es débil, su esposa es fuerte; cuando ella tropieza, él está allí para levantarla. La vida es más fácil cuando dos corazones y mentes están comprometidos a trabajar juntos y a enfrentar los desafíos del día. El propósito de la vida es conocer a Dios y traer gloria y honor a Su nombre. Para la mayoría de las personas, el matrimonio mejora la posibilidad de lograr este objetivo.


LAS CUATRO ESTACIONES DEL MATRIMONIO GARY CHAPMAN Tyndale / TYN1012

Cómo adaptarse al cambio de estaciones Las relaciones matrimoniales cambian constantemente. Las actitudes se modifican, las emociones fluctúan y las formas en que los cónyuges se tratan mutuamente oscilan entre amorosas y no tan amorosas. Hay otros cambios que creamos para nosotros mismos, pero algunas veces con consecuencias inesperadas. Las decisiones que tomamos en lo referente a vocación, crianza de los hijos, educación, participación cívica e iglesia, así como en otras esferas de la vida, crean cambios que afectan nuestra relación matrimonial. La forma en que las parejas los procesan determinará la calidad de sus matrimonios. En el mundo natural, las cuatro estaciones se crean por ciertos cambios inevitables que ocurren cuando la tierra se mueve en su eje y gira alrededor del sol. De igual forma, los cambios que enfrentamos en la vida (y la manera en que los procesamos y respondemos a ellos) crean las estaciones del matrimonio. El nacimiento de un bebé, la muerte de un ser querido, enfermedades, los parientes políticos, conseguir un trabajo,

las demandas del trabajo, viajes, vacaciones, aumentar el peso, altibajos financieros, mudarse a otro lugar, depresión, los desacuerdos, cambios de temperamento, hijos adolescentes…,todos estos son ejemplos de situaciones y circunstancias que ejercen presión en un matrimonio y que exigen una respuesta. Si respondemos bien, en armonía con nuestro cónyuge, podemos mantener nuestro matrimonio en la primavera o el verano. Si no respondemos bien o si nuestra respuesta choca con la de nuestro cónyuge, podemos sentir el frio del otoño o ser arrojados a la temperatura helada del invierno, algunas veces antes de darnos cuenta de qué es lo que nos pasa. Nuestra respuesta al cambio consiste en emociones, actitudes y acciones. La combinación de estos tres factores determinará la estación en que se encuentra nuestro matrimonio en un tiempo específico. Las estaciones naturales—el invierno, la primavera, el verano y el otoño—nos proveen una analogía adecuada para los cambios que ocurren en nuestra relación matrimonial. Al entretejerse nuestras emociones, actitudes y acciones, se crea la calidad de nuestra relación en las diferentes estaciones del matrimonio. En la cultura occidental, en los últimos cuarenta años ha llegado a ser popular exaltar las emociones como la luz que nos guía para determinar nuestras acciones. Muchas parejas que han hecho esto, se encontraron en invierno cuando podrían haber estado en la primavera o el verano.


18 PASTORES

COSAS

TIERNAS & COSAS IRRITABLES

C

¿Tratas con ternura a tu cónyuge? Mediante este artículo, descubre si lo haces o no, y encuentra el camino para recuperar el romanticismo y la ternura en tu relación.

uando la gente opta por mejorar sus relaciones,la mayoría siente que lo que tiene que hacer es reducir la cantidad de elementos negativos o cosas irritantes. Sin embargo, ésa no es la clave. Permítanme que les explique. El campo de lo irritante es bastante estrecho. Existe una cantidad máxima de componentes negativos o de estrés que podemos manejar en nuestra vida. Al otro extremo de esta secuencia, no existe una zona cero para las cosas que nos irritan. La zona cero se refiere a un lugar de un vacío total, donde no existe ninguna irritación. Es posible reducir un poco esos irritantes, pero, por lo general, no lo suficiente como para solucionar el problema. No he conocido ninguna pareja, menos a una persona, que no tenga absolutamente nada de estrés o de componentes negativos en su vida.

Ahora, comparemos esto a las expresiones de cálida ternura. El campo para ellas es infinito. No hay tope alguno. Nunca podremos tener demasiadas. Siempre y cuando las expresemos con sinceridad, nunca perderán su poder. Sin embargo, al otro extremo de la secuencia, existe una zona cero. Es posible experimentar un vacío total de ternura en nuestra vida y en nuestro matrimonio. En realidad, he escuchado a parejas que dicen que su vida en común no tiene nada de bueno. Si nuestro objetivo es realizar un cambio positivo en nuestra relación, el lugar donde tenemos que comenzar no es realizando un esfuerzo por mitigar las discusiones, los comentarios negativos y otros factores de irritación. Si nos concentramos primero


DESCUBRA LOS TESOROS DEL MATRIMONIO DEBBIE L. CHERRY Patmos / EPA0330

Regla No. 1: Si no podemos decir algo agradable, no digamos nada.

en aumentar la cantidad de expresiones de ternura, tendremos un espacio mucho más amplio para cambiar. Si deseamos cambiar, tenemos que decidirnos a cambiar nuestro centro de atención. Debemos aprender a buscar y admirar de nuevo las cosas positivas en nuestro cónyuge. Luego, debemos aprender una vez más cómo tomarnos el tiempo para comunicar a nuestra pareja cuáles son las cosas que nos gustan de ella. Debemos regresar al lugar donde las cálidas ternuras superen considerablemente a las cosas irritantes. Una vez que lo logremos, entonces podremos comenzar a lidiar con los factores que nos irriten. Uno de los factores que más determinan la satisfacción y profundidad emocional de una relación es la proporción entre las cosas tiernas y las cosas irritantes. Una matrimonio apasionante, sólido y evidentemente enamorado tendrá una proporción de diez a uno en cuanto a lo tierno y lo irritante. Si deseamos sentir que nuestro matrimonio es “fantástico”, tenemos que experimentar una mayor cantidad de cosas tiernas que irritantes. ¿Cuándo fue la última vez que le dijeron a vuestro cónyuge que bendición era él o ella para ustedes? ¿Qué es lo referente a vuestro esposo o esposa que los haya bendecido de verdad recientemente? Para que la cálida ternura sea más efectiva, debemos tener en cuenta tres reglas. Esas reglas van a garantizar que las expresiones de ternura sean sinceras y aceptadas como tal.

La honestidad es siempre la mejor política a seguir; pero, en el caso de restaurar la felicidad matrimonial, es la única política que funciona. Si no podemos pensar en nada lindo que decir en ese momento, es mejor permanecer en silencio que inventar algo para tan sólo hacer que la otra persona se sienta bien.

Regla No. 2: Cuando recibamos una expresión de ternura, digamos: “Gracias”.

Esta respuesta ayuda a nuestro cónyuge a saber que hemos escuchado lo que él o ella han estado tratando de decir. Muestra que estamos prestando atención y estimula a la otra persona a continuar con esa conducta. Cuando recordamos decir gracias reducimos la posibilidad de perdernos una expresión de ternura por el solo hecho de no haber prestado atención.

Regla No. 3: Las cosas tiernas sólo cuentan como cosas tiernas si el que las recibe las acepta como tales. No importa si tenemos la intención de que nuestro comentario sea una expresión de ternura. Lo que importa es cómo lo percibe la otra persona. Quizás solo nos demos cuenta por la cara que ponga nuestro cónyuge. Tenemos que aprender a decir las cosas de un modo que nuestro esposo, o esposa, pueda escucharlas. En lo concerniente a nuestras cálidas ternuras, el cómo se convierte en algo tan importante como el qué. Después de apenas unas pocas semanas de concentrarnos en lo tierno, comenzaremos a sentir una renovación dentro del matrimonio. Sentiremos que tenemos la fuerza para dedicarnos a los elementos irritantes, una vez que hayan regresado las expresiones de ternura, aquellos no nos parecerán tan amenazantes.


Edit. Mundo Hispano

PARA

leer

GUÍA A TU FAMILIA COMO LO HARÍA JESÚS Ken Blanchard, Phil Hodges y Tricia Goyer Cuando se trata del liderazgo familiar lo que tus hijos realmente necesitan es... a ti, actuando como Jesús. Ken Blanchard muestra cómo llegar a ser un modelo por excelencia. Blanchard explica cómo se beneficia cada miembro de la familia cuando los padres toman las riendas como líderes-siervos. Los otros dos autores son los padres y escritores veteranos Phil Hodges y Tricia Goyer.

Edit. Mundo Hispano

Edit. Tyndale

Guía a tu familia como lo haría Jesús revela doce principios inapreciables para la crianza de los hijos basados en la vida y las enseñanzas del Salvador. Descubrirás que tu corazón, tu cabeza, tus manos y tus hábitos pueden obrar juntos mientras sirves a una familia verdaderamente centrada en Cristo. Gana fuerza y gozo en seguir el ejemplo de Cristo en el hogar, guiando a tu familia como lo haría Jesús.

DEVOCIONAL EN UN AÑO: LOS LENGUAJES DEL AMOR Dr. Gary Chapman Las personas expresan y reciben amor de diferentes maneras, ya sea pasando tiempo de calidad juntos, recibiendo palabras de aprobación, regalos, actos de servicio, o contacto físico. ¿Qué mejor experto en las relaciones que el Dr. Gary Chapman, autor de Los cinco lenguajes del amor, para mostrarle cómo comunicar el amor efectivamente y expresarlo de una manera sincera y verdadera todos los días? Cada devocional diario contiene un versículo de las Escrituras, un profundo mensaje acerca de cómo comunicar el amor efectivamente y una oración. Ocupe este año acercándose a aquellas personas que usted más quiere.

MEDITACIONES EN FAMILIA Varios Autores Doce autores de prestigio internacional plasman sus conocimientos y experiencia en este libro que sin duda será de gran inspiración y utilidad a los lectores. Como su nombre lo indica, el tema central del libro es la familia. A través de los 365 días de todo un año usted tendrá la oportunidad de meditar junto con los suyos en temas tales como la crianza de los hijos, la adoración en familia, las finanzas en el hogar, la educación y otros de gran relevancia para apoyar su meta de tener una familia sólida, que tiene su fundamento en los valores de la Palabra.


22

Diferencias entre

emocionales Hombres yMujeres

GENERAL

E

n tanto que el hombre y la mujer poseen las mismas necesidades de sentirse apreciados por sí mismos así como también el sentido de pertenencia, por lo general lo expresan en forma diferente. El hombre obtiene su capacidad de autoestima fundamentalmente del prestigio que adquiera en su trabajo o profesión. Él deriva su satisfacción emocional del éxito que logre en los negocios; de su independencia económica, de la habilidad que demuestra en su especialidad, y del respeto de sus subalternos en la esfera laboral. El hombre que alcanza el éxito en estos campos no precisa de su esposa como baluarte contra la inferioridad. Por el contrario, una esposa considera su unión matrimonial desde una perspectiva completamente diferente. Como ejemplo de ello diremos, que una mujer puede preparar una cena deliciosa, pero a veces la familia se la come sin hacer comentarios y hasta se olvidan de darle las gracias por el interés que demostró al prepararla. El factor indispensable para colmar su necesidad de aprecio personal será su propio esposo, y la confianza y buen trato que él le dispense, el esposo debe ser esa “persona”. Si por el contrario no lo es, entonces ella se sentirá inútil para satisfacer sus necesidades básicas por otras vías, lo cual puede desembocar en un problema muy serio. Vamos a sintetizar al máximo este asunto: El hombre logra su autoestima al sentirse respetado por los demás. La mujer se siente realizada como tal, cuando se siente amada. Quizás esta sea la diferencia más importante entre ambos sexos. Al conocer esto, podemos comprender los enfoques tan particulares que hacen los hombres y las mujeres respecto al matrimonio. El hombre puede sentirse feliz con un matrimonio de tipo patriarcal. En la medida que su esposa lo atienda con cuidadoso esmero en todos los sentidos y no lo moleste durante la temporada de


campeonatos deportivos, el romanticismo puede ser algo muy bello, pero para el hombre no resulta necesario. Este estilo de relación marital muy pronto conducirá a la mujer a la más completa frustración. Ella necesita una relación que tenga un significado más profundo. Anhela ser alguien sumamente especial en el corazón de su esposo; espera ser respetada y admirada por él. Ese es el motivo por el cual la mujer piensa con mucha frecuencia en su marido durante el día, y espera con ansiedad su regreso al hogar. No es difícil comprender por qué la ausencia de romanticismo en el matrimonio puede llegar a convertirse en una fuente de depresión para la mujer. Los hombres deben tener muy en cuenta este detalle, si desean que su relación matrimonial funcione satisfactoriamente. El hombre ha sido designado por Dios para que sea la cabeza de la familia, y para asumir la responsabilidad de sostener el bienestar de su hogar. Ese designio es precisamente la base de una relación feliz y puede encontrarse expresado como mandamiento en textos muy antiguos, como los libros de Moisés que se remontan a 5000 años atrás en la historia del pueblo de Israel.

Cuando alguno fuere recién casado, no saldrá a la guerra, ni en ninguna cosa se le ocupará; libre estará en su casa, para alegrar la mujer que tomo. La mujer debe ser “alegrada” por su hombre, y en esto consiste básicamente la tarea del marido. ¡Estimado lector, este principio tiene plena validez en nuestros días! Este mensaje está

LO QUE LAS ESPOSAS DESEAN QUE LOS MARIDOS SEPAN SOBRE LAS MUJERES

DR. JAMES DOBSON Unilit / UNI7632

dirigido especialmente a los hombres que tienen tal necesidad de satisfacer sus egos que emplean la mayoría de su tiempo en trabajar y obtener méritos, consumiéndose a sí mismos en los afanes constantes de aumentar el poder económico y el prestigio profesional que los convertiría en “triunfadores”. Les puede asegurar que si no le dedican tiempo a sus esposas y sus hijos, al final van a enfrentar serios problemas con ellos. Al hombre se le reconoce como el líder del amor dentro de la familia, pero él debe considerar los sentimientos de su esposa, y suplir sus necesidades. A su vez, la esposa debe someterse con profundo respeto y oración a un esposo tan amante. Déjenme aclarar que no estoy echando toda la culpa de los problemas matrimoniales sobre las espaldas de los hombres. Por cada mujer que se queja de los hombres también existe un hombre que protesta contra la actitud de algunas mujeres. Es cierto que las mujeres pueden ser tan irresponsables y egoístas como los propios hombres. Ningún sexo posee el monopolio de la mala conducta, pero para quienes aceptamos los designios divinos está bien claro que el hombre es el que debe tomar la iniciativa para resolver los problemas familiares. Esta responsabilidad está implícita en la posición que ocupa como líder reconocido por Dios. ¿Dónde debemos comenzar? Que los maridos traten a sus mujeres con la misma atención y dignidad con la que ellos tratan a sus propios cuerpos. “Amándolas como Cristo amó a la iglesia y dio su vida por ella”. ¡Qué reto! Si esto significa dominio masculino, entonces le vendría muy bien a la humanidad aceptar ese dominio.


24

PARA

escuchar

AVIVA Soulfire Revolution Soulfire Revolution es la banda de alabanza de las congregaciones de Bogotá y Miami de la Misión Carismática Internacional. «Aviva» es una colección de 12 cortes de dinámica alabanza y adoración contemporánea. Hace apenas unas semanas se estrenó «Aviva», el primer tema promocional, que cuenta con la participación especial de Kim Walker-Smith, vocalista de Jesus Culture. El álbum cuenta, además, con la participación del exitoso cantante norteamericano TobyMac en la canción «Espíritu, ven», compuesta originalmente en inglés y adaptada al español para esta producción. Emmanuel Espinosa (RoJO) también aparece como invitado, esta vez en el tema «Dios del universo». Otros temas que resaltan son «Cantamos aleluya», un track de pop rock con sonido influenciado por los 80 y un cover de «Despierta mi corazón» (Generación12).

LA CARTA PERFECTA Danilo Montero «La carta perfecta» fue producido por el reconocido cantante, compositor y productor mexicano, Coalo Zamorano. Fue grabado en Lakewood Church, iglesia en la que Danilo funge como pastor de la congregación hispana. El propósito tras «La carta perfecta» es sin duda revelar a Jesús, su gracia y su amor por nosotros. «La carta perfecta» contiene tanto temas originales como temas versionados en español, como «El mismo amor», original de Paul Baloche bajo el título «The Same Love» y «Correré», de Freddy Rodríguez y Michael Gungor. El tema principal, «La carta prefecta», fue compuesto por Danilo Montero en colaboración con Coalo Zamorano, mientras que el tema «Tu gracia es suficiente» fue compuesto por Jacobo Ramos. El tema «Dios de amor» fue compuesto por Job González.

CUÁN GRANDE ES DIOS Worship Together El sello Sparrow presenta esta colección de diez cantos congregacionales de alabanza contemporánea, que se encuentran en el repertorio de muchas congregaciones en todo el mundo. «Cuán grande es Dios» condensa los temas más cantados en las iglesias, incluyendo el tema que da nombre al álbum, así como «Bendito seas tú» (Blessed Be Your Name) y «Eterno Dios» (Everlasting God), entre otros temas, en los que destacan como compositores (de las versiones originales en inglés) Matt Redman, Chris Tomlin, Jesse Reeves, Ed Cash, Louie Giglio, Paul Baloche y Joel Houston.


El

S

y la

in lugar a dudas, uno de los temas actuales más controvertidos es el de la aprobación en varios países de los llamados “matrimonios homosexuales” y muchos otros donde la presión por legalizar los matrimonios del mismo sexo continúa, mientras las organizaciones interesadas intentan convencer a los legisladores de que el matrimonio es algo que puede redefinirse para adaptarse a las últimas tendencias sociales. La realidad es que en nuestros tiempos, muchos hombres y mujeres cristianos están tratando de luchar para que esto no se lleve a cabo, si bien es cierto que las personas con orientaciones homosexuales merecen amor y respeto, no debemos confundir estos derechos con la posibilidad de redefinir humanamente un estado del hombre que Dios ha creado para su propio bienestar. Al final de cualquier discusión el Matrimonio ha sido establecido por Dios y por consecuencia, el matrimonio es una obra única y autentica de Dios.

El matrimonio ha sido establecido por Dios, lo reitero. La Biblia enseña que Dios después de haber creado a Adán, dijo: "…no es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él " (Gn 2:18 RV60) .Y añade: "...Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. " (Gn 2:24 RV60). Así quedó fundado en el inicio de la humanidad el matrimonio. “ Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que


EN EL

PLAN DE DIOS

se mueven sobre la tierra." (Gn 1:28 RV60). Desde este principio el Señor estableció específicamente una unión heterosexual entre hombre y mujer sin la posibilidad de cambio alguno.

El matrimonio, un proyecto de Dios “…desde el principio Dios los hizo hombre y mujer…” (Mt 19:4 NTV). De este modo Jesús presenta a sus oyentes la existencia de un plan que sólo puede ser plenamente conocido y desarrollado por los creyentes y que concierne al matrimonio y a la familia. Jesús, al hacer referencia a la creación, manifiesta la unidad del designio de Dios sobre el hombre y se introduce en el modo humano de comprenderse a sí mismo y de construir la propia vida. Con esta respuesta evangélica, la Iglesia sale al paso de las interpretaciones torcidas que de esta realidad han realizado algunas corrientes de pensamiento basadas solamente en los datos sociológicos y psicológicos. De este modo se establece una relación específica e inseparable entre la Revelación divina y la experiencia humana, que van a ser los dos ejes imprescindibles para el conocimiento completo de la realidad del hombre y el sentido de la misma. El culmen de esta conjunción se realiza en Cristo. En el encuentro con Él entramos en la comunión con Dios Padre que, por su Espíritu Santo, nos capacita para descubrir y realizar “el puro afecto de su voluntad” (Ef 1:5 RV60).

El matrimonio, unión de hombre y mujer, fundamento de la familia “…esto explica porque el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo. ” (Mt 19:5 NTV). Con estas palabras Jesús nos manifiesta una gran verdad: el matrimonio es el fundamento de la familia. Una realidad donde el sí de los esposos es

el único fundamento verdaderamente humano de una familia. Se ve así la diferencia específica con cualquier otro pretendido “modelo de familia” que excluya de raíz el matrimonio. De igual modo, el matrimonio que no se orienta a la familia, conduce a la negación propia del don de sí y a la negación de su propia misión recibida de Dios, para sustituirla con un equivocado plan humano. El anuncio del “evangelio de la familia” no se puede desvincular del anuncio del “evangelio del matrimonio”, que es su origen y su fuente. Para penetrar en la verdad y bien últimos del matrimonio es necesario partir siempre de la consideración del mismo en la historia de la salvación. El conocimiento de esta profunda verdad del matrimonio se ofrece al hombre por medio de su propia historia, vivida como una “vocación al amor”. Ante esta verdad es más que evidente que el matrimonio no es una cuestión de situaciones sociales o cuestiones políticas que puedan redefinirse o actualizarse conforme el pensamiento humano va evolucionando, pues en un mundo tan relativista es válido decir que cada realidad humana es singular y por lo tanto relativa, pero la verdad es absoluta porque emana de Dios, quien es omnipresente, omnipotente y omnisciente y, que como consecuencia, nos deja bien claro que el matrimonio es y será hasta el final de los tiempos una obra hecha única y exclusivamente por Dios y en consecuencia algo muy lejano del dominio y control humano.


32 GENERAL 00000 Mujer

f

Mi Suegro

CELESTIAL

ue casi como una advertencia y, honestamente, solo necesitaba una a la vez. Yo era un joven esposo y durante un intenso tiempo de oración sentí que Dios me decía directamente que ella no solo era mi esposa, sino que también era su hija y que como tal debía tratarla. Fue un momento de revelación para mí y la fuerza de esta percepción creció una vez que tuve mis propios hijos. Si usted quiere ver mi lado bueno, solo sea bueno con uno de mis hijos. Por el contrario, si realmente quiere enojarme, métase con uno de mis hijos. Sea malo con ellos. Prefiero que se meta conmigo que con

uno de mis hijos. Así que cuando me di cuenta de que estoy casado con la hija de Dios—y que ustedes, mujeres, están casadas con hijos de Dios—mi visión del matrimonio cambió por completo. Dios siente por mi esposa, su hija, de una manera mucho más santa y apasionada que yo con relación a mis propias hijas. De repente mi matrimonio ya no solo se trataba de mí y otra persona, era en realidad una relación con una Tercera parte que está apasionadamente interesada. De hecho entendí que una de mis formas principales de adoración por el resto de mi vida sería honrar a Dios al cuidar de la mujer que en su mente divina siempre sería “su niña”. A menudo escuchamos a los pastores hablar sobre la paternidad de Dios, una doctrina maravillosa y verdadera. Pero si usted quiere cambiar su matrimonio,

extienda esta analogía y pase algún tiempo pensando en Dios como su suegro. Porque cuando usted se casa con un creyente… ¡eso es lo que Él es! Cuando yo no respeto a mi esposa, la humillo o la trato con mal en cualquier sentido, estoy buscando problemas con el Padre celestial a quien le interesa mucho el bienestar de mi esposa. Ver a Dios como mi suegro me ha ayudado a comprender las palabras del apóstol Pedro: “De igual manera, ustedes esposos, sean comprensivos en su vida conyugal, tratando cada uno a su esposa con respeto, ya que como mujer es más delicada, y ambos son herederos del grato don de la vida. Así nada estorbará las oraciones de ustedes” (1 Pedro 3:7).


Mediante este artículo reflexiona una verdad real e importantísima. Sí eres casado y tú esposo es creyente tienes por suegro a Dios! ¡Wow! Si esta idea te impacta, considéralo detenidamente y, aprende a tratarlo o tratarla como tal.

DIOS QUIERE QUE SUS HIJOS SEAN AMADOS Ver a nuestros cónyuges como hijos o hijas de Dios también nos ayuda a amarlos a pesar de sus imperfecciones. Sé que mis hijos no son perfectos, pero aún así quiero que sean amados. Dios está completamente consciente de las limitaciones de nuestro cónyuge, y está igualmente dispuesto a que seamos amables y generosos con ellos a pesar de estos errores, tal y como nosotros queremos que los futuros cónyuges de nuestros hijos lo sean con ellos.

EL MATRIMONIO: UNA PARTE CENTRAL DE NUESTRA ADORACIÓN Mujeres, cuando se casaron con ese hombre y soñaron con conversaciones largas y sinceras hasta tarde en la noche, pero seis meses después de la boda se dieron cuenta de que se casaron con un hombre tan falto de emociones que solo se daría cuenta de que las tiene a menos que le pincharan la nariz hasta sangrar. Su desilusión es comprensible, pero su adoración a Dios, que se evidencia al amar a su esposo, es algo precioso que será recompensado en la eternidad. Hombres, cuando se casaron con esa joven, sin darse cuenta de que en el futuro de ellas habría cáncer de mama o Alzheimer, y ahora quisieran decir: “¡Esto no era lo que yo quería!”.Cuando nuestra actitud es así, nuestro matrimonio se convierte en una parte central de nuestra adoración. Aprendemos a amar a personas imperfectas al servirles por reverencia a nuestro

EL MEJOR CONSEJO QUE HE RECIBIDO PARA EL MATRIMONIO

COMPILADO POR JIM DALY Casa Creación / CRE6172

Dios perfecto, quien nos ama a pesar de nuestra imperfección. Sin embargo, la mayoría de nosotros no comprende la manera tan completa en que Dios ama a la persona con quien nos casamos. Incluso si usted pasara diez años pensando en el asunto, todavía no llegaría a entender cuánto Dios se interesa realmente en su cónyuge. Él diseñó y creó a su cónyuge. Él atrajo a su cónyuge a la regeneración. Él quiere y siente una gran pasión por la persona con quien usted se casó. Piense en cómo usted trató a su cónyuge la semana pasada. ¿Es así como usted quiere que su hijo o hija sea tratado por su cónyuge? No lo olvide nunca, usted no se casó sencillamente con un hombre o una mujer, usted se casó con un hijo o hija de Dios. Trátele como tal.


34 LÍDERES

CÓMO PODEMOS EVITAR

EL DIVORCIO

l

a supervivencia de tu matrimonio depende de cuánto respeten el pacto matrimonial que hicieron el día que se casaron. Deben decir con absoluta convicción: “El divorcio no es una opción. Nos casamos para toda la vida.” Sin esta firme promesa, tu matrimonio estará expuesto a fallar en cualquier momento. Pero si mantienen sus votos, el matrimonio puede sobrevivir a todo. Descarten la idea del divorcio. Tu matrimonio estará protegido del divorcio solamente cuando se comprometan a no usar jamás esa palabra. Antes de que puedan conocer la profunda seguridad y confianza que Dios pretende que disfruten como pareja, necesitan estar seguros de que la relación está arraigada en un amor que nunca se rendirá. ¿Por qué es eso tan importante? En el Antiguo Testamento, el profeta Malaquías nos comunica lo que Dios dice: “Yo Aborrezco el divorcio” (Malaquías 2:16). Si Dios aborrece algo, ¿no sería sabio que ustedes también lo agregaran a su lista de cosas aborrecibles? Dios se toma muy en serio el compromiso que hicieron ante Él en el día de su boda. Él es claro en este tema: el matrimonio es un compromiso para toda la vida. El divorcio no debería ser considerado como una opción. Dios no dice: “Aborrezco a los divorciados”. Al contrario, Él ama a todo el mundo, incluyendo a los divorciados, precisamente por eso es tan vehemente sobre el divorcio, conoce el dolor que provoca en


las personas que ama. Es como si nos suplicará: “El divorcio lastima profundamente a todos los involucrados. No quiero que sufran. Háganse un favor: eviten el dolor, honrando el compromiso que hicieron para toda la vida.” A continuación de su denuncia de divorcio en Malaquías 2:16, Dios provee dos antídotos contra el divorcio. Si se apropian estos mandamientos para su relación, darán pasos más importantes para proteger a su matrimonio del divorcio. En primer lugar, dice que cuidemos nuestro corazón: “Cuídense en su espíritu.”

“Yo aborrezco el divorcio—dice el Señor, Dios de Israel—“…Así que cuídense en su espíritu, y no sean traicioneros.” Malaquías 2:16 Este mandamiento sugiere que hay algo que está amenazando al matrimonio y que es necesario mantenerse en guardia. Nuestra cultura abiertamente tolera y facilita el divorcio. Una persona puede divorciarse prácticamente por cualquier motivo. Es una salida fácil para los que no quieren lidiar ni siquiera con los conflictos y adaptaciones normales de la vida de casado. Nuestra cultura parece decir: “Si tu matrimonio no está funcionando de la manera que te gusta, divórciate de tu cónyuge y búscate a alguien que te guste más. La “sabiduría” del mundo, difundida a través de dudosos canales, así como de revistas sensacionalistas y programas de debates, dice: “El divorcio es la solución para tus problemas matrimoniales.” Pero Dios dice: “Aborrezco el divorcio”, y nos previene de adoptar esa actitud descuidada respecto de los solemnes votos que pronunciamos ante Él. Dios es más grande que nuestros problemas actuales. ¿Por qué no darle la oportunidad de demostrar su grandeza? El segundo antídoto contra el divorcio en Malaquías 2:16 es: “No sean traicioneros.” Prometieron amarse, honrarse y apreciarse mutuamente. Ambos deben mantener su palabra. No rompan la confianza revocando sus votos. Inviertan sus energías en el amor incondicional y la fidelidad al matrimonio, en lugar de inventar excusar y buscar evadirse. Pregúntese continuamente: “¿Cómo podemos hacer para que nuestra relación sea más rica, más profunda y más plena a pesar de nuestros conflictos y luchas?”

EL GRAN LIBRO SOBRE EL MATRIMONIO DR. GARY Y BARBARA ROSBERG

Tyndale / TYN1287

Seis Clases de Amor que Protegerán tu Matrimonio del Divorcio Puedes poner tu relación a prueba de divorcio ejercitando con regularidad seis facetas del amor:

- Amor que perdona.

Ofrézcanse mutuamente empezar de nuevo luego de una ofensa, ya sea grande o pequeña, confesándose consecuentemente los errores y perdonándose. El amor que perdona ayuda a que cada uno se sienta aceptado y conectado con el cónyuge.

- Amor que sirve. Dedíquense a descubrir y satisfacer las necesidades más profundas del cónyuge. El amor que sirve los ayudará a sentirse comprendidos y honrados por su cónyuge. - Amor que persevera.

Apóyense, aliéntese y consuélese en medio de las pruebas de la vida.

- Amor que protege.

Protege tu corazón y el de tu compañero(a) de las muchas amenazas contra el matrimonio. El amor que protege construye un sentimiento de seguridad y estabilidad dentro de la relación.

- Amor que celebra. Busquen continuamente formas de disfrutar con el cónyuge emocional, física y espiritualmente. El amor que celebra les permite sentirse apreciados y cautivados por la otra persona. - Amor que renueva. Nunca te conformes con las cosas como están. Esmérate por mantener la frescura y el crecimiento en tu matrimonio. Renovar el amor ayuda a fortalecer el compromiso mutuo y mantener un matrimonio vibrante.


36 GENERAL

DIOS CREÓ EL

Matrimonio

U

sted recordará que en Génesis, Dios dijo que todo lo que Él creó era bueno…excepto una cosa. Dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo. Dios creó las estrellas y las galaxias. Creó toda clase de animales. Creó corrientes de agua cristalina y magníficos picos montañosos, y coloco al hombre en medio de aquel paraíso verde. Luego, desde el mismo costado que sugiere compañía, tomó hueso de sus huesos y carne de su carne. Dios hizo una ayuda idónea para el hombre con el fin de aliviar el dolor de su soledad y proporcionar una relación gratificante. Cuando miramos los cielos y consideramos cómo toda la creación encaja como un rompecabezas gigante, percibimos una mano invisible detrás de ella. El diseño de Dios es milagroso. Sin embargo, una inspección más de cerca revela una importante declaración. Dios les dio al hombre y a la mujer libre albedrío. Adán y Eva, y por extensión, usted y yo, optamos por desobedecer a Dios. Gobernar un paraíso hecho a mano no fue suficiente para nosotros. No, queríamos más. Queríamos ser como Dios. Una de las consecuencias de esa decisión es que ya no vivimos en una armonía pacifica con la tierra ni con los demás. Después de haber sucumbido a nuestra naturaleza egoísta y pecaminosa, nuestro comportamiento crea desastres en nuestra sociedad y en nuestro matrimonio. Si repasamos las circunstancias de la vida en el huerto, notamos que después que el hombre y la mujer optaron por desobedecer a Dios, hicieron una serie de cosas que todavía hacemos hoy. Esos comportamientos están en la raíz de muchos errores que se cometen en las relaciones, note los comportamientos de Adán y Eva en el huerto: •Coquetearon con la tentación de llegar a ser como Dios •Desobedecieron a Dios •Se escondieron de Dios •Sintieron vergüenza y cohibición •Culparon a otra persona de sus problemas •Experimentaron problemas en las relaciones de su familia inmediata. Esos comportamientos comenzaron en los albores de la humanidad y siguen hasta el día de hoy. Son


9 ERRORES GRAVES QUE COMETEN LAS PAREJAS DR. DAVID HAWKINS Portavoz / EPO1294

los principales culpables de los problemas conyugales. Al igual que Adán y Eva, hemos cultivado el fino arte de esconder, evitar y culpar. Hemos aprendido a hacer una montaña de un grano de arena y tapar el sol con un dedo. Hemos encontrado maneras de evitar aprender las lecciones sumamente útiles disponibles para nosotros en todas las riñas que tenemos. Sin embargo, puesto que los problemas en las relaciones son predecibles, podemos aprender nuevas estrategias para superarlos. Aunque el proceso pueda ser difícil, si somos sinceros acerca de la búsqueda, encontraremos cosas que nos ayuden a llegar a ser mejores personas y mejores cónyuges. Si estamos dispuestos a confrontarnos a nosotros mismos y a nuestros problemas, descubriremos cosas que preferiríamos no ver. Pero el solo hecho de identificarlas puede ser inmensamente útil. Los errores nos hacen humildes. Los errores en las relaciones crean confusión. Destacan el papel que usted desempeña en la causa de los problemas. A menos que usted esté endurecido y sea insensible, notará que alguien sufre, y que usted ha causado el sufrimiento. Si está dispuesto a aprender, los errores que cometa en sus relaciones lo bajaran de las nubes a la realidad. Si reflexiona sinceramente, tendrá la oportunidad de verse de una manera más precisa y humilde.

1

Los errores dan la oportunidad de crecer emocionalmente. Si usted escucha de verdad la evaluación de su cónyuge, tendrá la oportunidad de madurar. Sin duda alguna, su cónyuge estará dispuesto a hacerle comentarios constructivos que pueden ser sumamente útiles, siempre y cuando usted esté dispuesto a escuchar.

2

Los errores nos enseñan lo que es importante. No hemos avanzado lo suficiente cuando nos limitamos a admitir nuestros errores o, incluso, a tratar de remediarlos. Debemos examinar de cerca nuestras acciones para encontrar la raíz de los problemas. Decir lo que siente, por muy digna que sea esa acción, no alcanza lo que

3

usted puede lograr. Cuando repasa los errores de manera crítica, puede aprender acerca de sus motivaciones y valores ocultos. Si estos son retorcidos, debe tratarlos. Muchas parejas luchan con los mismos errores graves una y otra vez. Los errores pueden ser una forma en la que Dios se comunica con nosotros. Él los usa para captar nuestra atención. Cuando las cosas van muy bien en nuestra vida, nos sentimos tentados a volvernos farisaicos y a no prestar atención a Dios. Él permite que tengamos problemas para que aumentemos nuestra confianza en Él. Dios también utiliza la causa y el efecto. Nos deja experimentar las consecuencias naturales de cómo hemos vivido nuestra vida.

4

Por último, los errores pueden ser divertidos. Sí, leyó bien. Los errores, si se tiene la actitud correcta, pueden ser interesantes, intrigantes e incluso pueden disfrutarse. Cometer errores forma parte de la vida y de las relaciones interpersonales. Los errores van a suceder. No se trata de si usted va a cometer un error, sino de cuándo lo va a cometer. Afortunadamente, los errores pueden ser instructivos y hasta se pueden disfrutar, si uno los ve bajo esa luz.

5

Si las parejas pueden ponerse de acuerdo, antes de tiempo, para identificar cuando se están acercando al “área de los errores”, podrán empezar el proceso del cambio. Habrán logrado con éxito la interrupción de un patrón. Interrumpir el viejo patrón romperá la conexión causa-efecto y creará los inicios de un patrón nuevo y más sano. Le exhorto a que adopte una postura juguetona ante sus errores y conserve el buen humor.


40

la decisión más

Encontrarse en el GENERAL

H

CAMINO

an llegado a uno de los momentos decisivos de su vida: han tomado la determinación de unirse para siempre a través del matrimonio. Resolver cuál será la ocupación laboral o el futuro vocacional puede ser importante para la vida de las personas. Pero decidir con quién unirán su vida sí que puede marcar sus existencias, ya sea para bien y felicidad o, sencillamente, para arruinarse la vida para siempre. Detrás de esta decisión hay una historia personal, que es única. Es la historia de amor de todos quienes decidimos un día unirnos en matrimonio según el diseño de Dios. Las maneras en que Dios nos encuentra pueden ser de los más insólitas e inesperadas. De hecho no existen ni recetas ni formulas mágicas para encontrar lo que solemos llamar “la voluntad de Dios”. Y si bien todos estamos de acuerdo en que la persona con la cual nos casaremos es una respuesta a nuestras oraciones, lo valido al final es que de alguna forma tuvimos un encuentro especial con el hombre o la mujer con quien nos casaremos. Ninguna historia es igual a otra. Lo único que cuenta, para todos, es constituir un matrimonio en lo más profundo de la intencionalidad de Dios. Por cierto, es el encuentro de dos historias personales. Son dos individualidades, con un mundo propio, autónomo. Cada uno llega al matrimonio con sus propias vivencias, a veces son dichosas, plenas, pero también hay heridas y frustraciones pasadas. Lo mismo sucede con sus trasfondos familiares. Estos, las más de las veces, suelen ser disímiles, pues algunos vienen de un núcleo familiar comprensivo pero otros de familias disfuncionales. Y ni que decir de las

costumbres y los hábitos que vamos asumiendo como una manera de ser con el paso de los años. También son miradas distintas de la vida y, por sobre todo, del modo de relacionarse como pareja.

¿Y por qué se quieren casar? Esta pregunta

suena simple, obvia e incluso tonta. Hasta ahora nadie ha respondido algo distinto a: “es que estamos enamorados, nos amamos y por eso nos queremos casar”, ¿Tienes algún otro buen motivo para casarse? Aquí viene un tiempo de silencio…y sorpresa, porque el sentido común dice que uno se casa porque está enamorado. Pero no basta con el “enamoramiento”. Se necesita algo más, pues este sentimiento suele ser pasajero, dura solo un tiempo. De hecho, los expertos hablan de apenas un par de años en que nos dura la “luna de miel”. La miel se acaba y queda solo la luna. ¡Lo que perdura es el amor! Entonces se necesitan unas buenas razones más como para querer iniciar una vida en común. “Sentirse enamorado” está muy bien; lo raro sería que no sintieras nada, que no te provocara esa ansiedad por querer estar a su lado. Sería extraño, en la etapa del noviazgo, el no desear estar juntos todo el tiempo y el no querer separarte de su compañía. Preocupante sería que tu corazón no se agitara al verlo o al verla llegar, o que tu estómago no sintiera cosquillas o mariposas, como dicen en algunos lugares. En este punto de la relación no se siente hambre ni frio; no hay sacrificio ni esfuerzo que no estemos dispuestos a realizar por la pareja. Nos derretimos con una mirada o una sonrisa. Una palabra o una caricia nos desarma. Definitivamente nos pasan cosas. ¡Lo único que queremos es casarnos rápido, y ya!

construye un matrimonio en lo más profundo de la


importante de la vida Este es un buen momento para que reflexiones y te preguntes: “Si no me pasan cosas cuando estoy junto a mi novio/mi novia ¿estoy lo suficientemente enamorado o enamorada como para pasar toda una vida a su lado?”. Es preferible tomar ahora, en este mismo momento, una decisión por drástica o dolorosa que resulte antes de arruinarse toda la vida por delante.

Este es el único punto en un proyecto de vida matrimonial en el que se debe considerar en serio los sentimientos. Cualquier otra consideración jamás podrá sustituir el estar enamorado. Ni siquiera es suficiente creer que es la voluntad de Dios. Pero no estar enamorado o enamorada sería una tragedia. Romper un noviazgo, aun con la vergüenza, depresión o dolor que se pueda ocasionar, es mejor que en un futuro inmediato romper con un matrimonio. Por eso este es el instante de sinceridad: ¿Estas absolutamente enamorado o enamorada como para dar el sí a una unión matrimonial? Ante cualquier sombra de duda, al más mínimo, lo recomendable es que lo converses con el pastor, el consejero o consejera, o el mejor amigo o amiga. Si la decisión más importante de la vida ya está tomada, entonces es necesario conversar. Van a necesitar el dialogo, a veces con urgencia, durante toda su vida de casados, y qué mejor que comenzar desde ahora. Esto porque en muchas parejas es predecible el fracaso o el conflicto continuo si no resuelven este tema antes de llegar al altar. Pero no es menos cierto que también parejas que tuvieron un largo noviazgo, de años, sucumbieron a poco andar en su matrimonio. A estos también les falto dialogo. Hubo un acostumbramiento a situaciones dañinas, creyendo que eran “normales”. Conflictos crónicos que jamás se resolvieron, porque nunca se conversaron. ¡Lo primero es dialogar! Y conversarlo todo, para conocerse bien y saber exactamente que sueña cada uno de su vida de casados o qué espera el uno del otro del vivir en común.

ME CASARÉ CONTIGO MARCELO VALENZUELA Editorial Mundo Hispano LMH12131

MATRIMONIO PARA TODA LA VIDA Qué duda cabe. No conocemos a nadie que se case y piense lo contrario. Sería una ridiculez casarse con la disposición de divorciarse a la vuelta de unos años. Aun cuando cada vez más jóvenes asumen que frente al fracaso de un proyecto de vida matrimonial están dispuestos a enfrentar y asumir una ruptura. Es dramático pero los estudios indican que las parejas rompen su matrimonio en sus primeros años y que cada vez son más. Los mismos que un día llegaron ilusionados al altar. Pero en lo íntimo, todos nos casamos con la expectativa de ser felices. Es verdad que siempre habrá algo de idealización de cómo será la vida de casados. Es frecuente que muchas de nuestras propias creencias o necesidades las llevemos más allá. Quisiéramos ver proyectado en el futuro matrimonio el afecto que no hubo en nuestra familia de origen, la comprensión que no se dio con los padres o la provisión material que escaseó en el hogar. Hay quienes se casan enamorados del amor. Es un ideal de esposo o esposa, pero que para nada se corresponden con el modelo real con quien iniciaran una vida bajo el mismo techo. Al cabo de unos meses, forzadamente nos veremos confrontados con la realidad. Por supuesto que es bueno tener altas expectativas para el matrimonio. De hecho, si es la primera vez que se reconocen esas cualidades, atributos o gestos que esperan el uno del otro, no tiene nada de malo y lejos está de verlo como una crítica o reproche. Pero ahora ya sabes que él o ella, espera algo más de ti. Así que debes poner tu mejor esfuerzo por agradar y complacer a tu pareja. ¡Eso solo lo puede hacer el poder del amor!

la intencionalidad de Dios.


42 GENERAL

DEJEMOS A NUESTROS

Padres

Uno de los misterios más grandes de la asociación humana: el matrimonio. A través de este artículo descubre la importancia de terminar ciertos ciclos en tu vida, lo que te permitirá ser la mujer y el hombre idóneo para tu pareja.

A

¿ qué se refiere Dios cuando dice que hay que dejar al padre y a la madre? Primero vamos a enumerar lo que no quiere decir. De ninguna manera Dios sugiere que debamos romper relaciones con nuestros padres cuando nos casamos. Sencillamente, nos hace saber que a partir de ese momento nuestros padres no son más las figuras preeminentes de nuestra vida sino que nuestro cónyuge ocupa ahora ese lugar. Nadie discute que toda madre ocupa un lugar muy especial en el corazón de su hijo, que nadie más puede ocupar. Sin embargo, una vez que se

casa, ella ya no es más la mujer más importante en la vida del hijo, sino que ese lugar está reservado para la esposa. Lo mismo ocurre con el lugar que ocupa el papá en el corazón de la hija. El esposo, y no el padre, será el hombre más importante en el mundo de ella. Las parejas casadas necesitan recordar que han iniciado unas relaciones en las que se han comprometido a honrarse el uno al otro, a ocuparse de las necesidades del otro, a obedecerse, a cuidarse y, a ser sostén el uno del otro en toda circunstancia. Los hijos que se casan necesitan “dejar” y los padres deben permitirles partir. A este proceso lo llamo “corte el cordón umbilical”. Y existen dos “cordones” que toda pareja necesita cortar.


Hay que cortar el “cordón del consejo” Como es tán frecuente que dependamos del consejo paterno, el primer cordón que aconsejo cortar es precisamente este. Uno puede pedirles a los padres que lo corten o darles a leer esta parte del libro, ya que es preferible que sean ellos los que inicien el corte. Por eso, estos dos puntos están expresamente escritos para los padres. A medida que crecen, nuestros hijos necesitan de nuestros consejos y es agradable sentirse útil en tal sentido. No obstante eso, cuando se casan debemos hacernos a un lado y permitir que nuestros hijos casados solucionen sus problemas por sí mismos. De la misma manera, cuando surgen los conflictos en la pareja casada, jamás deben llamar a los padres para pedir consejo. En vez de eso, deben tratar el tema entre ellos y usar el principio indicado en la Palabra de Dios de orar y solucionar sus problemas. La búsqueda de consejo externo solo debe hacerse si es necesario. ¿Significa esto que los padres jamás deben aconsejar? Por supuesto que no. En ocasiones, todas las familias necesitan algún consejo de alguien de afuera.

LOS 10 MANDAMIENTOS DEL MATRIMONIO ED YOUNG Unilit / UNI7633

Ahora bien, para aquella persona que debe dejar a su padre y a su madre: el establecer un hogar no significa que uno deba dar por terminadas las relaciones con los padres. Debe dejarlos, no abandonarlos ni renunciar a su influencia. Aunque nos casemos, debemos obedecer el mandamiento del Señor de honrar a nuestros padres. La experiencia que los padres han obtenido a lo largo de los años aun desempeña un papel importante en la vida de los hijos casados.

La Biblia relata varios ejemplos de ello. Está el caso de Noemí, una suegra que tenía excelentes relaciones con su nuera Rut. También está Jetro, el suegro de Moisés, quien lo llevó aparte para advertirle que la tarea que llevaba a cabo era demasiado pesada para él. Lo aconsejó sobre cómo ser un mejor administrador y líder. Moisés atendió al consejo de su suegro por lo que su vida y servicio a Dios fueron más efectivos.

Hay que cortar el cordón económico Debido a que muchas parejas están fuertemente ligadas a los padres propios o políticos por razones relacionadas con el dinero es que sugiero a los padres que corten el cordón económico. De no hacerlo, hacen que la pareja sea completamente dependiente e incluso crea resentimientos. Los padres pueden dar un “empujoncito” a los hijos para que se independicen de la ligadura económica en las relaciones padre-hijo. Dios manda a los casados a “dejar” a su padre y a su madre. Una manera de lograrlo, podemos decir, es cortando el cordón de consejería y económico.


Adaptado del cuestionario sobre las grandes expectativas de Gary Smalley y Ted Cunningham tomado del libro Amor Verdadero, Ed. Portavoz.

EL CUESTIONARIO SOBRE

Tendremos hijos Largas caminatas por la playa Él será un líder espiritual Ella sabrá como sujetarse Asistiremos regularmente a la Iglesia Una linda casa Vacaciones románticas y regulares Conversaciones profundas Jactarse del otro en público Cortesía y Amabilidad Tiempo con las amistades Gran contacto visual Tomarnos de la mano Paciencia Vestirnos bien para nuestras salidas y noches especiales Salidas La mirada que dice: “Me alegro de verte” Los medios de comunicación no consumirán nuestro tiempo Eliminación de adicciones Amor incondicional Salud física Ternura/Delicadeza Juntos para siempre Acurrucarnos en el sillón Hablar de lo que sentimos Gracia y perdón Devocionales y oración Limpieza

Humor/Jovialidad Servicio Comidas caseras Comprensión de las presiones del trabajo Reconocimiento por el trabajo y la profesión Fidelidad absoluta Aceptación de los propios errores Valoración de los pasatiempos Cuidado en la enfermedad Protección Compañerismo Dormir juntos Sexo Cariño por los padres Mamá y papá Aceptación y tiempo por mi familia Visitas a los suegros Días Feriados con familiares Tradiciones familiares Decisiones Un solo ingreso familiar Responsabilidad, seguridad y libertad financiera Diezmo Ahorros Donaciones Denominación congregacional Estilo de adoración Entretenimiento Puntualidad Buen estado físico

aca una copia de esta página y entrégala a tu cónyuge, posteriormente marca con una X el recuadro de cada afirmación cuando esas expectativas en tu matrimonio han sido cubiertas, pídele a tu cónyuge que haga lo mismo. Una vez que cada quien ha valorado su expectativa en su matrimonio, pueden sentarse y charlar sobre los resultados.


GENERAL

EL ENOJO LA PEOR ENFERMEDAD

Matrimonial La Biblia claramente dice: Si se enojan, no pequen. No dejen que el sol se ponga estando aun enojados, ni den cabida al diablo. Efesios 4:26-27. La Biblia autoriza la expresión del enojo, porque es una emoción común y estamos expuestos a ella cada día. No podemos evitar enojarnos y no deberíamos tratar de negar o suprimir esa emoción. No es pecaminoso enojarse, y Dios espera que nos enojemos. Porque es una emoción, un regalo dado por Él al ser humano. Esta emoción es la convergencia de temor, frustración y sentimientos heridos. Es un mecanismo de defensa instalado por Dios en el ser humano. El enojo llega a ser pecaminoso cuando perdemos el control, lo seguimos alimentando o adoptamos una conducta vengativa hacia la persona que nos hirió. Entonces, nuestra reacción es el inicio del problema, no el de enojo en sí. Por ello la Biblia no nos impide enojarnos, pero sí nos insta a examinar nuestras reacciones al enojo. • El enojo sin resolver es considerado la mayor enfermedad matrimonial. Por eso muchos matrimonios están camino al divorcio, por no saber manejar esas situaciones internas. • El enojo mal manejado produce distancia, sabotaje y finalmente divorcio. Destruye la gloria de la familia y la expone a la escoria de este mundo sin control.

l

46

¿Has descubierto momentos de enojo en tu matrimonio? ¿Sabes cómo manejar esta emoción? Con ayuda de este artículo evita que sus daños sean irreparables y traza el camino hacia la reconciliación.

En el matrimonio encontramos mucho deterioro en las relaciones por no saber reaccionar a aquello que ha disparado nuestro enojo. La mayoría de los matrimonios en medio del enojo dan desesperadamente estos cuatro pasos destructivos.

1.

Aislamiento del cónyuge. Creemos que el aislamiento es la mejor arma, pero en realidad lo que hace es complicar el ambiente, ya que aumenta la brecha de separación.


Se gent 2. Incremento y apasionamiento de las disputas.

FAMILIAS DE GLORIA O FAMILIAS DE ESCORIA SERAFÍN Y ALBA CONTRERAS

Desafio / UNI7092

Nos cuesta manejar las emociones y dejamos que la pasión, el fuego y las chispas quemen las buenas relaciones; en cenizas jamás podremos resolver los conflictos.

3. Disminuir o agredir verbalmente al cónyuge. Necesitamos comprender que en los momentos de conflicto debemos concentrarnos en los hechos, sin agredir a la persona.

4. Creencias negativas y venenosas hacia el cónyuge. Si en medio del enojo nos concentramos sólo en lo negativo del otro, el abismo entre los dos se acrecentará. Efectos del enojo sin resolver Cuando no resolvemos nuestro enojo en el matrimonio o en la familia se producen efectos en por lo menos cuatro áreas básicas: En lo espiritual: no puedo desligar mi vida espiritual de la relación con mi familia. La vida cristiana se caracteriza por ser tan vertical (relación con Dios) como horizontal (relación con los demás). En lo emocional: el enojo crece en hostilidad, explosividad y amargura. Somos seres integrales. No podemos fraccionarnos. En la parte física: el enojo incrementa el riesgo de un ataque al corazón, depresión y otras enfermedades. La ciencia médica ha hablado del efecto que sobre el cuerpo ejerce el mantener conflictos sin resolver. En las relaciones: el enojo hace que la intimidad sea un peligro, y por ello nos mantiene distantes.

Cómo saltar el cerco del enojo y el resentimiento Existen tres síntomas que indican que es necesaria una acción restauradora en el matrimonio y en la familia de la gloria perdida por causa del enojo.

sensibilidad

El primer síntoma se nota cuando tú o tu cónyuge se cierran y no quieren hablar ni comunicarse con el otro. El segundo síntoma se nota cuando la tranquilidad familiar es perturbada. El tercer síntoma se observa cuando la persona no se siente segura de compartir sentimientos o expresar una necesidad con el cónyuge. Con madurez, decisión, compasión y sensibilidad necesitaremos dar los pasos para saltar el cerco del enojo y así no sentirnos acorralados en nuestra relación de matrimonio y familia. Cuando hieres a tu cónyuge, confiésalo con humildad y repara el daño. El orgullo humano se levanta para impedirnos reconocer nuestro error. Lo cierto de todo es que en lo profundo de nuestro ser sabemos que hemos hecho mal. • Se gentil. Un comportamiento suave echa fuera el enojo del cónyuge. • Toma toda la responsabilidad que te corresponde en el conflicto y no puntualices las faltas del otro. • Cuando tu cónyuge te hiera, decide perdonarlo y suéltalo en manos del Señor. • No dejes que Satanás tome ventaja sobre ti y tu matrimonio. Actúa rápidamente y repara la relación rota. Podemos con la ayuda del Señor, saltar el cerco del enojo, y crecer como individuos. El crecimiento personal no está aislado de la relación con otros.


48 PADRES


PARA

Regalar 5

3 1

7 2

4

6

11

8

1- BSH006 2- GAZ055 3- GAZ061 4- JAV120 5- MXM139 6- NTM179 7- NTM196 8-NTM208 9- NTM212 10-OOL6945 11-OOL7645 12-OOL8543 13-OOL9954 14-RES23

12

13

10 14

9


52 GENERAL

DIOS VISITA

Familias Hay varias razones por las que Dios viene a visitar a su pueblo:

_ PARA SACARLOS DEL CAUTIVERIO _ PARA TRAER LIBERACIÓN _ PARA TRAER SALVACIÓN (SALMOS 106:4)

D

ios puede visitar a individuos, y Dios puede visitar familias. La visitación de Dios trae grandes bendiciones y favor. Como pueblo del pacto de Dios, podemos orar y esperar que Dios visite a los miembros de nuestra familia. Cuando Dios visita a su pueblo, lo hace en una manera especial con un propósito especifico en mente. La visitación del Señor trae un tiempo de refrigerio. Una visitación del Señor es un tiempo señalado; un tiempo especifico que Dios ha designado para venir a su pueblo y ayudarlo y refrescarlo. Esta no es una visita que podamos conjurar, invocar o provocar. La visitación de Dios es el resultado del pacto. No depende de lo que hagamos o no hagamos; depende de que estemos en pacto con Dios. Debemos pedir y creer que Dios visitará a los miembros de nuestra familia. Él lo hará en el tiempo señalado.

_ PARA EJECUTAR JUICIO (JEREMÍAS 15:15)

_ PARA IMPARTIR NUEVA VIDA (1 SAMUEL 2:21)

_ PARA REFRESCARNOS EN EL ESPÍRITU SANTO (SALMOS 65:9; ISAÍAS 59:21)

_ PARA MANIFESTAR SU PACTO Dios le prometió a Abraham que visitaría a sus descendientes y que los sacaría de la esclavitud. El libro de Éxodo es el cumplimiento de esa promesa. Dios visitó a Israel a causa del pacto. La visitación de Dios trajo liberación a Israel. La visitación trajo señales y maravillas. La visitación significó que Dios envío a Moisés como libertador. José creía en la visitación de Dios. Entendía el pacto que Dios había hecho con sus padres. José sabía que Israel saldría de Egipto. Sabía que el Señor sacaría a su pueblo de la esclavitud y dio instrucciones con respecto a sus huesos y su muerte. José tuvo fe en las promesas divinas de pacto.


¡Si has conocido el toque único de Dios sabrás que no hay nada mejor! Si no las experimentado aún ¿qué esperas? Después de ello conocerás que no hay nada que lo iguale. Lee este artículo y mediante el analiza lo importante que es para ti y tu familia.

EL PACTO DE DIOS CON USTED PARA SU FAMILIA JOHN ECKHARDT Casa Creación / CRE6129

Moisés fue enviado a Egipto a anunciar la visitación de Dios. El Señor le dijo: “Ve, y reúne a los ancianos de Israel, y diles: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, De Isaac y de Jacob, me apareció diciendo: En verdad os he visitado, y he visto lo que se os hace en Egipto” (Éxodo 3:16).

La misericordia de Dios se manifestó hacia Israel, y su misericordia se puede manifestar hacia su familia porque usted ha sido injertado en su Nuevo Pacto a través de su Hijo Jesucristo. La misericordia es parte del pacto. La misericordia del pacto es una fuerza poderosa que trae sanidad y liberación.

Deberíamos tener hambre de que nuestras familias sean visitadas por Dios. Debería ser nuestro deseo que nuestras familias experimenten la cercanía de Dios, la proximidad de su presencia. Esto es importante para la vida y la salud y la fuerza del pueblo de Dios. El crecimiento del Reino también es un beneficio clave de una visitación de Dios.

Desde Moisés y Aarón, pasando por Elías y Eliseo, Gedeón y Josué, hasta Jesús y los apóstoles, la evidencia y la visitación de Dios se manifestaron a través de ellos con milagros, señales y maravillas.

La llegada de Cristo fue una visitación. Jesús vino a redimir a Israel de su pecado y de su enemigo: Satanás. Su redención se extendió a la simiente natural y espiritual de Abraham. Los evangelios registran los resultados de la visitación de Dios. Los enfermos fueron sanados. Los cautivos fueron liberados. Los muertos fueron resucitados. Los ojos de los ciegos fueron abiertos. Los oídos de los sordos fueron destapados. Los cojos anduvieron. Los demonios fueron echados fuera. Los oprimidos fueron liberados. Se soltó grandemente el poder y la autoridad de Dios a favor de su pueblo. Jesús se convirtió en la manifestación del pacto. La visitación de Dios es su entrañable misericordia.

Dios siempre tiene memoria del pueblo de su pacto. Dios siempre tiene memoria de las promesas de su pacto. Dios visita a su pueblo con milagros para bendecirlos, para darles vida abundante, para hacer que su gloria brille en la Tierra, y para demostrar su gran amor hacia nosotros. El favor de Dios es una parte del pacto. Dios puede favorecer a nuestras familias con salvación. Ore porque su familia y los miembros de su familia conozcan el tiempo de su visitación. Declare que conocerán el tiempo señalado de la visitación del Señor y que tendrán el corazón preparado para recibirlo, la visitación es un tiempo importante que no se debe dejar pasar inadvertido. Los que no conocen el tiempo de su visitación se pierden de su temporada de oportunidad y bendición.

El favor de Dios es una parte del pacto.


54 GENERAL

Compañerismo:

AYUDA IDÓNEA

A través de este artículo conoce la importancia de atender adecuadamente a tu pareja e hijos con el fin de llegar a ser la familia conforme al corazón de Dios, la que anhela el padre y la que tanto necesita tu comunidad.

E

l corazón tierno de Dios se manifestó en el jardín de Edén cuando dijo: “No es bueno que el hombre esté solo”. Dios formó primero las bestias del campo y las aves de los cielos y los trajo a Adán. Allí estaban el caballo, el perro, el águila y, de seguro, algún mono, con su gracia y su belleza. Por un tiempo su compañía fue interesante, pero pronto se dio cuenta de que ninguna de esas criaturas, por maravillosa que fuera, llenaba la necesidad de su corazón. Todavía estaba solo. Por eso Dios lo hizo caer en un sueño profundo y tomando una de sus costillas, hizo una mujer y la trajo al hombre. Cuando Adán abrió los ojos, vio la creación más perfecta y maravillosa que jamás hubiera imaginado, fue amor a primera vista. La que él llamó Varona, era carne de su carne, hueso de sus huesos, era alguien con quien podía identificarse, relacionarse, comunicarse. El hogar es el lugar que Dios diseñó para que el hombre, y cada miembro de la familia, encuentren el remedio para su soledad. No habrá hombres solos, no habrá mujeres languideciendo a causa de la soledad, no habrá hijos que se sientan solos— pensando que nadie los comprende¬—, cuando formemos un hogar de acuerdo al modelo de Dios. ¿Eres el mejor amigo de tu esposa? ¿Eres el mejor amigo de tus hijos? ¿Cuánto tiempo hablas con tus hijos? ¿Los conoces?

El hogar debe ser un lugar de dulce comunión


hora

esde recuperar a nuestra familia.

UNA FAMILIA CONFORME AL CORAZÓN DE DIOS JAIRO CARBAJAL Casa Creación / CRE0936

No podemos menos que llorar cuando nos damos cuenta de que en una familia el padre no conoce a sus propios hijos. No ha tenido tiempo para hablar con ellos, ni para escucharlos. Sus hijos sólo comparten sus sentimientos y sus anhelos con alguien allá afuera, porque ese “alguien” sí tiene tiempo para escucharlos.

Algunos todavía creen en la mentira del “tiempo de calidad”. Viven engañados pensando que aunque no dedican mucho tiempo para estar con sus hijos, el poco tiempo que pasan con ellos es un “tiempo de calidad”. No piensan igual cuando llegan hambrientos a un restaurante y piden “filete a la tampiqueña”.! Un verdadero deleite!

¿Cuántas buenas razones hemos tenido para no pasar tiempo con nuestra familia? No hemos tenido tiempo para ir a comprar unas flores para nuestra esposa, porque tenemos mucha prisa y muchas cosas qué hacer. No hemos podido llevar a nuestro hijo al parque, porque trajimos trabajo de la oficina que es muy urgente terminar. No hemos podido platicar con nuestra querida hija acerca de sus problemas escolares porque nuestras responsabilidades en la iglesia nos obligan a atender, orar y aconsejar a los hijos de otros.

Si el mesero llega con mucha pompa y coloca en la mesa un pequeño plato con un trocito minúsculo de carne y con unas cuantas cucharadas de arroz y frijoles, anunciando que está sirviéndonos lo mejor de su cocina, la especialidad del chef, protestaríamos de inmediato. Queremos calidad, ¡claro que sí!, pero también cantidad.

Muy pronto será demasiado tarde. La vida pasa volando delante de nuestros ojos. Tenemos que sacar tiempo para estar con nuestra familia ¡hoy! No debemos permitir que nuestros hijos se sientan tan distantes de nosotros que cuando necesiten un consejo lo busquen en otra persona fuera del hogar. Nunca dejes que un extraño conozca mejor a tus hijos que tú. El hogar debe ser un lugar de dulce comunión en el que nos damos el tiempo para hablar y para conocernos unos a otros. Necesitamos conocer a nuestros hijos a fondo, en sus cualidades y sus defectos. Necesitamos tomar el tiempo para disfrutarlos y para ayudarlos en su desarrollo. Tiempo para enseñarlos y para prepararlos para que lleguen a ser hombres y mujeres de Dios, útiles para toda buena obra, capaces de cumplir el propósito de Dios para sus vidas.

En muchos hogares nuestros hijos están muriendo de hambre, y no precisamente porque haga falta alimento en la alacena, están muriendo por falta de cariño, por falta de tiempo, en cantidad y en calidad, de parte de sus padres. Es hora de volver al hogar, es hora de recuperar a nuestra familia. Aunque eso signifique renunciar a un ascenso en el trabajo o renunciar a nuestra pasión por los deportes.


Revista M 30  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you