Issuu on Google+

Revista mitol贸gica 6掳 grado


Hércules Hércules fue uno de los héroes que navegó en la nave de Jasón. Después de remar muchísimos kilómetros en el Argos, un remo se le quiebra en la mano y lo pierde en el mar. Cuando desembarcaron Hércules se encamina hacia el bosque a buscar un remo apropiado para él. Y en su marcha encontró un abeto, ni muy cargado ni demasiado frondoso, y … ¿Qué hace Hércules para convertir ese árbol en remo?


Hércules y el gran árbol El héroe sabía que ese era el árbol indicado para su remo, tenía un tronco alto, fuerte y duro. Hércules tomó su Maza y con 3 fuertes golpes logró derribar el pesado árbol. Al caer, se soltaron unas de sus frondosas ramas sobre una de las fuertes piernas del héroe dejándolo inmóvil. Al cabo de unas horas, Hércules, logró sacarse la gran rama de su ensangrentada pierna y empezó, con mucho esfuerzo, a trabajar en su remo, tapándose la herida con una camisa de lana. Pasaron 3 días y 2 noches y Hércules ya había tallado hermosas figuras, las mismas que tenía en su gran maza de madera. De tanto esfuerzo que hizo perdió la conciencia cayendo en el suelo desmayado. Cuando despertó ya estaba en el Argos, los Argonautas lo habían encontrado en el bosque y trajeron junto a él su preciado remo. Fin Lía, Cata y Agus


A Hércules se le había roto su remo, entonces encaminó su búsqueda preparado con sus herramientas para tallar un remo. Encontró un Abeto, su tronco era viejo pero fuerte. Hércules agarró el hacha y empezó a tallar, a tallar, y a tallar. Luego de unas horas Hércules estaba agotado, pero el remo estaba casi listo, lo que faltaba era finalizar las puntas. El héroe no podía más, en ese momento, llegaron los Argonautas y lo llevaron a descansar, mientras que ellos terminaban el remo. Al cabo de unas horas el héroe forzudo se despertó, y vio que el remo estaba terminado. Contento les agradeció y pudieron seguir viaje. Coni, Ale, Luli y Tomi


Hércules vio un enorme árbol de buen tronco, agarró su maza y lo golpeó hasta que cayó. El héroe talló el tronco y un rato después lo convirtió en un perfecto remo. Ese remo también servía para luchar, como lo hizo contra Talos. El arma de Hércules era gigantesca y de madera e increíblemente pesada. Galo, Juan, Joaco e Iña


El viaje de Hércules a Grecia ¡Oh! Padre mío dijo Hércules a Zeus: voy a cumplir una misión de las 12 que tengo por efectuar por orden de la Sibila Délfica, voy a tener que matar a la Hidra que habita en la ciudad Lerna en Grecia. Luego de partir caminando, tardó 10 años en llegar a Grecia. Al llegar lo recibieron con mal gusto, pero luego le preguntó a una anciana: ¿Dónde queda Lerna? Y le contestó a100 km de aquí. -¡Gracias! - le dijo Hércules a la anciana. El semidiós luego de descansar siguió caminando. Al llegar a los 99 km se desmayó porque había andado mucho. Quedó inconsciente 3 años y al despertar apareció en Lerna a punto de ser comido por la Hidra. Le cortó con la mano una cabeza y le crecieron 2 más, luego de entenderlo se dejo comer. Desde adentro de la panza sacó el puño matándola. Logró salir y por último volvió a su patria. Sebi F


Lo que hizo Hércules para convertir el árbol en remo … - Corta el tronco de la base del árbol. - Saca la corteza y le empieza a dar forma más finita y en uno de los extremos le da la forma de copa de remo. - Quita las astillas y lo limpia. -Construye una nueva maza con la madera que le sobró. La vieja maza la desecha. La maza era un arma extremadamente grande, pesada, con detalles en metal y era de madera. Estaba muy personalizada al estilo de Hércules. Para Hércules no era nada pesada. Él la sabía manejar muy bien y con facilidad. Zoe y Cami


Jasón y Medea Las aventuras de Jasón Jasón se enfrenta en su viaje a muchos peligros, por ejemplo, a pasar por el estrecho que forman dos piedras llamadas las Rocas Azules. El viejo adivino Fineo advierte a Jasón y sus compañeros sobre el peligro que significan estas rocas. Pueden localizarlo en su libro o leer de qué manera las describe el anciano a continuación: "Cuando partan verán dos piedras oscuras. De ellas afirmo que nadie escapó atravesándolas, pues no están fijas en unas profundas raíces, sino que una y otra se juntan enfrentándose a otra y, por encima, se amontona una masa hirviente de agua y de mar y en torno resuena estridente la áspera costa. Pero si las cruzan con espíritu prudente y respetuoso de los dioses felices, sin correr derechos sin cordura a una voluntaria perdición, según los dictados de la juventud, podrán lograrlo.


Antes les recomiendo que prueben con una paloma, soltándola por delante de la nave. Si a través de las peñas mismas escapa a salvo hacia el ponto con sus alas, ya no por largo plazo se demoren, sino que, afirmando bien con sus manos los remos, pasen hendiendo el angosto mar puesto que la salvación no tanto dependerá de las plegarias cuanto del vigor de sus brazos." La nave Argos logra pasar el estrecho antes de que las piedras se cierren. ● Describan cómo hicieron los tripulantes para lograrlo. ● ¿Cuáles habrán sido las palabras y los sentimientos de Jasón cuando lo lograron? ¿Cómo habrá hecho para tranquilizar a sus compañeros y alentarlos para seguir a delante y encontrar el Vellocino de Oro? Pueden desarrollar el discurso de Jasón: "¡Oh, amigos!, con su valor mi confianza se acrecienta…


Así hicieron los tripulantes del Argos para atravesar las Rocas Azules. Jasón y los argonautas salieron de la cueva de Fineo y se dirigieron hacia las Rocas Azules. En el camino fueron a visitar a Bóreas (dios del viento). Le pidieron una paloma y el anciano se las entregó. Cuando llegaron se frenaron y liberaron a la paloma, que fácilmente cruzó las rocas. Los argonautas se lanzaron rápidamente. Jasón no podía creer que lo habían logrado, entonces para animarlos y poder llegar a la Isla de Ares dijo: - “¡Oh, amigos!, con su valor mi confianza se acrecienta, si seguimos así lograremos conseguir el vellocino dorado, para eso no nos tenemos que rendir y de esta manera podré conseguir el trono que fue robado por el hermano de mi padre (Pelías).” Ciro y Felipe


Jasón y sus compañeros con los buenos consejos de Fineo, estaban por emprender un largo viaje a Colcos. Cuando habían hecho un tramo se encontraron con las enormes Rocas Azules que el viejo Fineo les había comentado. Se prepararon para cruzar, lo primero que hicieron fue pedirle una paloma a Boreas, dios del viento, para hacer lo que les había dicho el viejo: tirar una paloma para ver si pasaba entre las Rocas Azules. Si lograba hacerlo, que fue lo que pasó, lazarse trás ella pero con respeto a los dioses. Una vez logrado el objetivo, los compañeros de Jasón tenían un poco de miedo y entonces les dio un discurso para calmarlos. -- “Oh amigos con su valor mi confianza se acrecienta cada vez estamos más cerca de nuestro objetivo, no temáis de los riesgos que podemos enfrentar porque nadie nos vencerá.” Martín, Aitor, Facu y Sebi F


Aventuras que vivi贸 Ulises


“Ulises y la aventura de los Cíclopes” Ulises era un hombre muy valiente, ingenioso, aventurero, inteligente, grandioso, un héroe muy astuto. Él volvía de la guerra de Troya y extrañaba mucho a su mujer y a su hijo que vivían en Ítaca, su reino. Cuando el valiente aventurero llegó con sus compañeros a la isla de los Cíclopes, se metió dentro de la gruta donde vivía Polifemo, el cíclope más feo, asqueroso, agresivo y maligno que podía existir. Ulises relataba la historia así: - Aprovechamos cuando estaba cargando leña y nos escondimos en un lugar oscuro. El monstruo encerró a sus ovejas y tapó la entrada con una enorme piedra. Encendió una fogata y en cuanto nos vio, agarró rápidamente a dos de mis compañeros y con eso preparó su cena. Nosotros completamente aterrorizados mirábamos el espectáculo. Esperamos que se durmiera con el propósito de herirlo, pero la enorme piedra nos detuvo así que esperamos al amanecer. El cíclope despertó, prendió el fuego, y ordeñó las ovejas - .


Al héroe se le había ocurrido una solución perfecta. Con un tronco de olivo, tres compañeros al azar entre los cuales estaba Ulises le clavarían la estaca en el medio del ojo mientras el gigante dormía. Por la tarde volvió, el agresivo monstruo, agarró a dos de los compañeros de Ulises, y se los comió de un bocado, entonces el astuto rey de Ítaca, se acercó hacia el gigante con una copa de vino diciendo: - Ya que has probado carne humana, ¿por qué no pruebas este vino? El asqueroso cíclope complacido le respondió – ¿Podrías decirme tu nombre? - . Ulises le dijo – Nadie, así me llamo. Polifemo exclamó – Ya que eres tan bueno conmigo te comeré último. El inteligente hombre seguía ofreciendo más y más vino, con intenciones de emborracharlo, y así fue el monstruo cayó dormido en el suelo. En ese instante Ulises y sus compañeros le clavaron la estaca en su único ojo.


Enfurecido el gigante llamó a gritos a sus compañeros cíclopes. – ¡¡¡Nadie me hirió!!!, ¡Nadie me hirió! exclamó desesperado, los amigos cíclopes no entendían nada. En ese momento el maravilloso hombre y sus compañeros, se escondieron en los vientres de las ovejas y así se escaparon. Como no los podía ver ya que estaba cegado, dejó salir a las ovejas afuera de la gruta sin saber que debajo estaban Ulises y sus hombres. Rápidamente ellos se subieron al barco escapando de la isla de los cíclopes. FIN Sofi y Luli


La llegada a Troya Ulises llegó a Ítaca, pero ¿cómo llegó a Troya? Ulises ya iba a partir a Troya se despidió de su esposa y de su pueblo pensando que sería corto pero el viaje duró ¡5 años! El primer año hubo 47 reabastecimientos de comida y el segundo 54. Ulises se daba cuenta de que ellos se volvían obesos así que contó una historia de terror esa noche en la que un obeso era el protagonista. Los compañeros, aterrados se fueron a dormir sin cenar. Al tercer año hubo 48 reabastecimientos y las tropas estuvieron listas. En el cuarto año pararon en un puerto y Ulises miraba a unos hombres que lo observaban mucho. Entonces, el héroe le dijo a sus hombres: -Afilen sus espadas, en estas aguas hay piratas. Los piratas atacaron esa noche por sorpresa pero las tropas de Ulises rechazaron el ataque capturando el barco de ellos. Después hicieron un campamento en Troya. Fin (Se dice que las aventuras de Ulises continúan en la película “Troya”) Sebi O


Ulises era el más famoso en Ítaca después de ir a la guerra de Troya a luchar. Se convirtió en el hombre más valiente de todos, un héroe. Era rey de Ítaca, tenía una esposa llamada Penélope y un hijo llamado Telémaco. A ellos los tuvo que abandonar cuando fue a Troya. Como no volvía lo dieron por muerto todos en su tierra, menos su familia. Ulises ya estaba volviendo de Troya pero siempre se encontraba con una aventura más. Un día, navegando con los griegos que viajaban con él, se encontraron con una isla y en ella una gruta enorme. Desembarcaron y en la gruta vieron: leche fresca, vino y en un corral, ovejas. Luego de unos minutos se empezó a mover el suelo y de repente apareció un cíclope grande, de un solo ojo y muy gruñón. Los agarró a todos los marineros griegos y los puso en un corral (incluyendo a Ulises). Entonces el cíclope llamado: Polifemo prendió un fuego y con una copa de vino… ¡zas! Se comió de un bocado a dos griegos.


La noche siguiente hizo lo mismo con otros dos griegos. Entonces Ulises, ideó un plan. Primero: lo empezó a emborrachar a Polifemo ofreciéndole más vino, entonces le dijo que se llamaba: Nadie. Luego, el cíclope cayó desmayado del vino que había tomado. Ulises agarró un palo prendido fuego de la fogata y se lo clavó en el ojo de Polifemo. El cíclope empezó a gritar…¡Se había quedado ciego!. Entonces los griegos junto a Ulises salieron por debajo de las ovejas de Polifemo, para que el monstruo no se diera cuenta cuando las tocara a las animales. Un rato después llegaron los otros cíclopes para ver qué les pasaba. Entonces Polifemo les decía: -Nadie me cegó-. -Nadie se escapó-. Por eso los otros no lo podían ayudar. Los griegos con Ulises zarparon para seguir su viaje a Ítaca. FIN Juani, Nacho y Joao


Ulises, Perseo y su largo viaje Hace millones de años existía un gran hombre llamado Ulises, que era valiente, astuto, también era héroe de Troya. Vivía con su esposa Penélope y su hijo Telémaco, en su palacio, el palacio de Ítaca. El héroe tenía una relación muy amistosa con el rey vecino, llamado Perseo que tenía una esposa llamada Andrómeda. Un tiempo después ellos decidieron con sus familias hacer un largo viaje a la isla de los cíclopes aparentemente deshabitada. Las dos familias emprendieron su viaje en el gran barco, el Argos con sus 50 remos. Al anochecer se detuvieron en una isla desconocida. Primero pensaron en que había un gran monstruo, pero no era nada entonces decidieron que era seguro quedarse un tiempo o por lo manos esa agotadora noche. Y allí se quedaron 5 largos y cansadores días.


Luego de esos 5 días retomaron el viaje a la isla de los cíclopes. Cuando llegaron era la tarde y estaba muy nublado, después de un ratito encontraron la gruta de Polifemo uno de los cíclopes. Entraron y en el fondo de la gruta vieron a Polifemo, después el cíclope los vio entonces se levantó tomó un palo gigante y lo empezó a revolear de arriba a bajo y de un lado a otro. La familia de Perseo y de Ulises se fueron corriendo hacia el Argos pero como el ciclope cada vez se ponía más desesperado y furioso por atraparlos empezó a saltar muy, muy alto para hacer que tiemble el piso y que ellos se caigan. Las dos familias al ver como se ponía Polifemo empezaron a correr al centro de la isla y todos los que habían ido hasta allí no habían salido. Cuando llegaron al centro se detuvieron rápidamente y se preguntaron cómo iban a salir de allí, cuando el cíclope llegó, Andrómeda y Penélope empezaron a decir- ¡Oh dioses nuestros! Os podéis ayudar, por vuestros esposos, por vuestros hijos y por nosotras-.


En ese momento al parecéis Poseidón, dios del agua, escuchó sus plegarias, entonces el agua empezó a tapar y a derrumbar una parte de la isla donde estaba Polifemo, y trajo al lado de ellas el Argos gracias a las olas, entonces ellas le agradecieron tanta ayuda y gratitud al gran Poseidón. Luego en el regreso ellos no podían ver tanta gratitud de un dios a un mortal, entonces cuando llegaron los dos reyes y sus familias decidieron poner una gran estatua de “El gran dios Poseidón” que para ellos era como el dios de la bondad, justo en la línea que dividía a los dos reinos. Cuando Perseo y Ulises murieron los enterraron al lado de la estatua de Poseidón. Perseo al lado de su reino y Ulises del suyo, e hicieron lo mismo con las distintas generaciones de sus dos familias. Fin. Sebi F y Aitor


Revista Mitológica