Page 75

Bicentenario y Centenario

se preocuparan, que el ejército mexicano era gente  civilizada y sabía tratar a los prisioneros. En total  quedaron unos 20 legionarios que, junto con  Maudet, estaban en un estado de gravedad,  algunos ya muriendo. Los heridos fueron  transportados al hospital de Xalapa.  Más tarde, los soldados mexicanos empezaron a  agrupar a sus muertos. El Coronel Francisco de  Paula Milán se inclina con respeto ante los restos  de Jefe de su Estado Mayor, el Teniente Coronel  José Ayala; junto a él se encontraban los cuerpos  del Tambor Ochoa y del Capitán Francisco Güido  Zaragoza y su hermano Vicente, el Subteniente  Rafael Redondo y cientos de muertos.   Del lado mexicano, los muertos fueron alrededor  de trescientos.     Estos grupos fueron finalmente derrotados en el año siguiente de finalizada la intervención y por mi parte me gustaría creer, que el barón Van der Smissen, tuvo un acto de galantería militar para una población “ejemplar”, tal vez a reflejo de las palabras del Coronel Cambas en la batalla de Camarón a los combatientes de la legión: “No se niega nada a unos hombres como ustedes”. Y pensar que hasta ahora, la única relación que yo sabía que existía entre Bélgica y Tulancingo, era que la escuela donde estudié era el “Colegio Fray Pedro de Gante” ó Pieter van der Moere, que por cierto no nació en Gante, sino en Geraardsbergen, pero pos’ está en Bélgica ¿Qué no? 10.  Al día siguiente el Coronel Reené Jeaningros se  dirige con sus tropas hacia Camarón donde  encuentra restos de hombres semidevorados por  los coyotes y una fosa común con los cuerpos de  los legionarios muertos donde el Coronel Milán 

La Batalla de Camarón y/o Ya se chingó la Francia

había ordenado colocarlos para que fueran  localizados. Jeaningros reúne toda su tropa y  declaró “Honor a los bravos, nosotros sabremos  seguirlos dentro del camino que ellos nos  trazaron”.  La mano de madera del Capitán Danjou fue  encontrada posteriormente por el Coronel  Jeanningros y enviada como una reliquia de la  Batalla de Camarón en el Cuartel General de la  Legión Extranjera en Sidi‐bel‐Abbés, Argel.  Posteriormente fue trasladada al actual cuartel  general cerca de Marsella, Francia, donde se le  venera. El 30 de abril es considerado el día de la  Legión Extranjera Francesa. 

El 8 de mayo Maudet pide papel y  pluma y con dificultad, antes de  expirar, escribe: “Dejé una madre  en Francia, encontré otra en  México”.  De parte del ejército mexicano, el Coronel y Doctor  Talavera, que además de militar era un ser  humanitario, improvisa un centro de atención  hospitalaria y él personalmente atiende a los  heridos, aún a pesar de la precaria situación.  Viéndose acosados por los embates de compañías  del ejército francés, Talavera envía a los heridos,  entre los que se encuentra el subteniente Maudet  a Huatusco, para ser atendidos en un pequeño  hospital patrocinado por damas caritativas y que  dirigía Doña Juana Marrero, viuda de un rico  comerciante del lugar y que dedicó su vida a obras  de caridad. Los enfermos la llamaban con respeto  Mamá Juana. Su hermano, el Coronel Francisco  Marrero, le pide a doña Juana que le dé atención  especial al Subteniente Maudet, para lo cual se le  traslada a la casa de la Sra. Marrero quien le da  73 

RLV3  

Tercera edición.

RLV3  

Tercera edición.

Advertisement