Issuu on Google+


EQUIPO Fran Díez (mediocentro creativo) Beatriz Heras (diseño central)

DEFENSAS DE LA TECLA Carlos del Barrio, Nico Moramarco, DANI GONZÁLEZ, LUIS AVÍN, María acac ia lópez-bachiller y Paco Gutiérrez

DELANTEROS FOTOGRAFICOS lukas nazdraczew (red bull), dAVID S. BUSTAMANTE, McKLEIN (cITROËN), SUBARU PRESS, Comité paralímpico español, F10 Photo Press, FERNANDO HERRANZ, federac ión española de golf y Archivo DxT S.C. , T Dx

a: t i d E : o n Efo l e T

017 9 0 2 630

r e vi s r e vi s

ta d x t

ta d x t

@gma

2@gm

il.com

ail.co

m


ENTREVISTA DE FRAN DÍEZ

«Guardiola era Yoda y Mourinho es Darth Vader, pero el mundo sería mucho más aburrido sin el portugués. Es un malo con buen fondo y que gusta»

AY

Han pasado 20 años desde que se publicó su primera novela ‘Lo peor de todo’, aunque parece que ahora está todo mucho peor. Con unas cervezas -Mahou, por supuesto, ya que es su preferidacharlamos con un escritor apasionado del fútbol.


´RIGA RAYL O Seguidor del Real Madrid declarado y convencido. Absolutamente. Corazón tan blanco, como dice mi buen amigo Javier Marías. Le habrán dicho mil veces que por su estilo parecía del Atleti de toda la vida. Muchas veces, todo el mundo me lo dice. Incluso cuando voy al Bernabéu me miran raro, pero he sido del Real Madrid desde niño y no se puede cambiar de club. Soy del Madrid por culpa de un colchonero. Mi hermano, que tiene un año y medio más que yo, es del Atleti y antes de tener uso de razón me repartió las chapas para jugar y me dijo: «Tú eres del Real Madrid y yo del Atlético». Decisión de la que seguro se ha arrepentido toda la vida. ¿Llevará fatal esa confusión de posible infiltrado colchonero en el Bernabéu? No, no. Tengo muchos amigos del Atleti y también voy bastante al Calderón. Me parece más divertido que ir al Bernabéu. El nuestro es un campo muy frío, incluso podría decir cursi… La gente no anima, están acostumbrados a ganar siempre 4-0 y si no están pitando, incluso a veces ganando 4-0. El Vicente Calderón es más intenso, allí se nota que la afición está más con su equipo. Eso lo echo de menos en el Bernabéu, pero soy del Real Madrid. Lo que más detestan mis amigos colchoneros es que les tengo mucho cariño y que hable bien del Atleti… Les gustaría que les odiásemos como ellos nos odian, pero no lo consiguen. ¿Cómo lleva a Mourinho? Me hace gracia. El mundo sería mucho más aburrido sin Mourinho. Este negocio del fútbol tiene que tener su ying y su yang. Antes teníamos a Yoda, que era Guardiola, el bueno, y el otro lado de la fuerza, Darth Vader, nos ha tocado a nosotros. Pero es un malo, con buen fondo y que gusta. Creo que todo lo que hace es como un juego. Su maldad es un juego. Hasta lo del dedo en el ojo lo hizo con cariño, le toca en el parpado pero no le mete el dedo para hacer daño… Y además lo hizo porque Tito Vilanova llevaba todo el partido diciendo ojito y haciendo un gesto con el dedo y su ojo a cada jugada, aunque no me parece bien lo que hizo Mou y creo que hasta él mismo sabe que se pasa a veces. El lado oscuro tiene su encanto y el Imperio tiene a un odiado Cristiano Ronaldo para combatir a Messi, que se da un aire a Luke Skywalker… Los papeles se han otorgado de manera natural. La Masía es como los mundos de Yupi, todos son amigos, duermen juntos, se prestan las zapatillas y son unos niños perfectos y preciosos… Como los ángeles. Nosotros somos un Imperio Malvado que compramos mercenarios con miles de millones, despreciamos la cantera… Y termina siendo gracioso que sea así, siendo como contrarios. La temporada pasada ha sido bonito ganar en su campo, después de las palizas que han dado al Real Madrid los últimos años. Y eso también es mérito de Mourinho. Era muy difícil, casi imposible, ganar a ese equipo. Llevo viendo fútbol toda mi vida y lo del Barça, con todo su juego colectivo más Messi, ha sido increíble. Tengo la sensación de que a Messi le pones en el Osasuna y los navarros ganan la Liga. Le pones en un equipo profesional, ya no te digo ni de los de arriba o brillante, y lo hace campeón. Es de otro planeta. Esta temporada todos quieren la Décima y se repite como un mantra. Como madridista, no te digo que dejaría a un lado la Liga, pero cualquiera la cambiaría por la Décima. Y Mou, que es un ególatra brutal, chiflado de narices, está aquí para ganar esa décima Copa de Europa. Es un número redondo. Cuando eres niño lo ves día a día, ahora te das cuenta de lo que es tener tanta historia detrás, hablas con antiguos madridistas y sabes lo que es y ha costado tener ese palmarés. Creará mucha distancia en la historia respecto a otros clubes, el siguiente equipo, el Milan, tiene siete. Es una distancia de 20 ó 30 años para que alguien pueda superar eso. Al Barça, con cuatro, ganar seis le costaría un siglo… Messi no durará tanto, ni tampoco Iniesta o Xabi, que son la clave de ese equipo. A Puyol tampoco le queda tanta cuerda. En algún momento tendrán que pasar un Guadiana, como lo pasan todos los clubes. Bueno, cuando están en la selección si disfrutará de todas esas estrellas culés… No, no, disfruto de todos también en el Barcelona. Soy madridista, pero me gusta el fútbol. No disfrutar de ese Barcelona es casi imposible. Es un equipo maravilloso. Conozco a Pep Guardiola y le tengo mucho cariño… A pesar de que le llamo mi ‘querido enemigo’. Lo que ha construido, no solo él, sino que aprovechó muy bien la


gran herencia que tuvo, ha cambiado el fútbol moderno. Cuando pensábamos que este deporte corría hacia el atletismo, que iba a ser más rápido, más fuerte, con futbolistas atletas enormes, surgió esta idea de y si cogemos la pelotita y nos la quedamos nosotros y no la ven, por muy altos y fuertes y por mucho que corran. Y es lo que ha practicado, inventado o desarrollado La Masía y luego se ha exportado a la selección. Que la selección ganase un Mundial ha roto los esquemas de muchas generaciones de españoles, ¿pensó alguna vez que lo veríamos? Yo soy socio del Real Madrid desde muy pequeño y viví 33 años sin ganar la Copa de Europa. Pensé que no lo iba a ver nunca. Así que cuando ganamos la séptima, la octava y la novena, no daba crédito. ¡Y era el equipo que más veces había ganado la Copa de Europa!, pero pensé que ya no lo iba a ver, así que el Mundial se escapaba de mis planes. Vi el Mundial de Naranjito con toda la ilusión y no pasamos de Honduras… No tenía muchas esperanzas de que se ganase un título así. En los últimos años hemos visto una evolución tremenda, los jugadores españoles son los más caros y los compran equipos de todo el mundo, juegan en el Chelsea o el Arsenal, y los que no están fuera es porque no los pueden pagar… Si no se llevarían a todos. Es el nivel que ha alcanzado el fútbol español. Leo algo que ha escrito: «El fútbol permanece anclado en nuestra infancia. Nos lleva una y otra vez a un tiempo pasado, ni mejor ni peor, que gracias a este hermoso juego aún no hemos perdido del todo». ¿De qué jugaba de pequeño? Jugaba de Juanito Gómez. Sin pisar a nadie, supongo… Sí, sí, sin pisar a Matthäus. Juanito era mi ídolo, así que quería jugar como él, ese media punta o falso delantero, que se lleva tanto ahora. Jugaba desde que salía del colegio el viernes hasta el domingo cuando se iba la luz en un descampado que tenía una sola farola, nos pegábamos a aquella esquina porque casi no se veía y era ya noche oscura, regateábamos sin ver, nos pasábamos jugando 24 horas con dos descansos: para comer y para merendar. También jugué en el equipo del colegio y de mayor, estuve una temporada con un equipo de amigos que nos juntábamos en El Retiro. A ese equipo lo llamábamos el ‘drink team’ porque cuando no vomitaba uno, el otro tenía resaca. Bebíamos por la noche y jugábamos por la mañana, lo cual era muy mala idea. Era un desastre. Me di cuenta de que mis días de fútbol, en el campo, habían acabado. Estamos en la tierra de Paco Gento y Santillana, no sé si sabrá que el Real Madrid siempre que ganó la Copa de Europa contaba con al menos un cántabro en la plantilla y que esta temporada no hay ninguno… ¡No tenemos, es cierto! El último fue Canales, creo que se trató muy mal ese tema. El Real Madrid se equivocó con él, pero seguro que hace grandes cosas en el Valencia. Creo que se aplastó una joya… Es un futbolista muy fino, pero considero que tenía un problema: era muy guapo. Fue un fenómeno tipo al de Julen Guerrero en su época. Le ficha el Real Madrid, las chavalas agolpadas a la puerta del hotel… Demasiadas cosas, demasiado pronto. ¿También ha salido por la noche con Guti? Le conozco y le tengo mucho cariño. Lo que he hecho por la noche con Guti me lo guardo… -Risas- A mí me gustaba mucho como jugador y me cae muy bien. Aunque no sé si me cae mejor él o su parodia de 'Crackòkia', sin su personaje el programa no tiene sentido… Es un tío encantador, muy buena gente y un futbolista maravilloso que ha logrado estar muchos años en el Real Madrid y que logró muchas cosas, aunque se le achaque siempre que pudo hacer más. ¿Qué piensa del disparate de millones que se gastan los clubes en fichajes? El fútbol está fuera de todas las reglas y de la normalidad en ese aspecto. Los equipos extranjeros se quejan mucho del derroche que ha habido en España, pero nadie les va a hacer caso aquí. Existe cierta injusticia y en nuestro país los equipos han tenido todo tipo de ventajas políticas. El Barcelona, por muy Barcelona que sea, paga más de 10 millones limpios a Messi y a esas cantidades no llega ningún otro club del mundo.


´RIGA RAYL O

«Jugaba con un equipo de amigos en El Retiro, le llamábamos ‘Drink team’ porque cuando no vomitaba uno, el otro tenía resaca» Es un agravio comparativo. Lo mismo ocurre en el Real Madrid, donde un reserva como Kaká cobra unos nueve millones limpios. ¡Ningún equipo de otro país se puede permitir tener a todos jugadores con esos sueldos! Yo soy aficionado del Real Madrid y a veces veo los millones que se quedan sentados en el banquillo y da vergüenza: Benzemá, Kaká, Granero… Podrían ser titulares en un equipo campeón de Europa. Fichamos a Sahin porque era el mejor de la Bundesliga y aquí no juega ni dos partidos… Luka Modric, pues será lo mismo. Cualquier comparación entre los dineros de la cultura y el fútbol nos puede escandalizar. No hay que ver una mano malvada, un partido de la Champions lo ven nueve millones en España y la última novela de Philip Roth la compran dos mil. Es lógico que un futbolista gane más dinero que un escritor porque su trabajo interesa a más gente. ¿Y el Balón de oro de la literatura quién se lo llevaría? Pues resultaría igual de absurdo que el balón de oro de verdad. Todos los premios tienen una parte de gloria y otra de ridículo. ¡Qué narices tendrá que ver un escritor o con otro! Lo mismo ocurre con los Oscars, ¿usted ha hecho mejor de Nixon que yo de Margaret Thatcher? ¿Cómo se compite en eso? Es un poco absurdo. En el fútbol también ocurre igual, Messi será muy bueno, pero si juega sin defensas no hubiese ganado un partido nunca… Se juega en todo el campo y en las comparaciones de puestos específicos influyen muchos factores. «Los futbolistas a veces llevan libros a las concentraciones pero me temo que casi nunca los leen, también nosotros llevamos pelotas a la playa y no las sacamos del coche», es un buen apunte sobre escritores y jugadores que hizo hace tiempo. ¿Sigue sin sacar la pelota del coche? Hombre, con mis hijos sí que sacamos la pelota y hasta le doy algunos toques, pero esa afirmación tiene algo de verdad. Es gracioso, pero es más o menos así. Quitando en el Barcelona, donde Pep Guardiola obligaba a leer un libro a sus futbolistas, así que casi todos han leído algo de mi amigo David Trueba, es extraño que lean. Siempre hay excepciones y algunas personas que he conocido en el mundo del fútbol y que son amigos no solo leen mucho sino que tienen un gran nivel cultural o escriben. Por ejemplo, Miguel Pardeza ha escrito sobre Ruano y es un gran lector. Me presentó un libro en Zaragoza, cosa que le agradezco mucho. La relación entre fútbol y literatura en España está mejorando mucho en los últimos años. Sí, curiosamente, y no es por poner siempre el ejemplo de Estados Unidos, allí existe una relación muy grande entre deporte y literatura: novelas, películas de béisbol y de otros muchos deportes. Tienen un periodismo deportivo buenísimo… Las crónicas-cuentos de boxeo de Ring Lander, la novela 'El periodista deportivo' de Richard Ford y podríamos citar muchos otros ejemplos. Woody Allen es un fanático del deporte y aquí eso no lo sabe nadie, pinta de practicarlo no tiene, pero le encanta. Spike Lee y el baloncesto… Allí, cultura y deporte van de la mano muchas veces. A España ha venido esto por la influencia argentina, donde existe una relación muy directa entre literatura y fútbol. De alguna manera parece que lo trajo Jorge Valdano o por lo menos fue su mayor exponente. Probablemente ayudó mucho. El pobre es más pesado que una vaca en brazos, pero en cierta medida sí trajo eso. A veces hasta el exceso. Me gusta mucho el deporte y la literatura, pero no necesariamente juntas. Llevarlo a la cursilería del viste, el fútbol es una metáfora de la existencia… Eso carga un poco.


La relación del cine con el fútbol también parece que va a mejor con títulos como 'Damned United' o 'Buscando a Eric', aunque siempre con el deporte tocado de forma tangencial… Me gusta mucho el fútbol y me dedico al cine, así que es un tema que lo hemos hablado amigos actores o directores. Se han hecho cosas, como 'Días de fútbol' o 'Quiero ser como Beckham', pero el fútbol siempre es como una excusa y es que no es un deporte muy cinematográfico. El boxeo sí, son dos hombres en un cuadrilátero con todos los ángulos de cámara… El fútbol es más complicado y el cine no puede competir con un partido de verdad, siempre será más divertido por la incógnita del resultado, no tener un guión y no estar rodado. El boxeo es otra de sus grandes pasiones deportivas, pero sigue viviendo una época negra en nuestro país salvo algún amago de resurrección. Al boxeo lo asesinó Juan Luis Cebrián, director de un periódico al que quiero mucho y en el que he trabajado un montón de años, pero lo eliminó de la prensa y de la televisión casi, porque Canal Plus, que era del mismo grupo, sí emitía algo. Pilar Miró, a la que tenía mucho cariño, también contribuyó a enterrar el boxeo en España, se negó a emitirlo en televisión y a este deporte le quedó ese estigma. A mí me parece que es un deporte precioso, brutal, pero como la vida misma. El boxeo ha generado películas inolvidables, ¿tiene alguna preferida? La que más es de 'The Set-Up 'de Robert Wise y protagonizada por Robert Ryan. -En español se tituló 'Nadie podrá vencerme'-. Transcurre casi entera en el vestuario, esperando ese combate. 'Rocky', la primera, es buena, no, buenísima. Por supuesto, 'Toro Salvaje', 'Fat City'… Hay muchas. El boxeo ha sido y es una gran inspiración, para el cine y la literatura.

Escritor, director de cine, guionista, articulista... RAY LORIGA

estuvo en agosto en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de

Santander para hablar sobre su obra y próximos proyectos dentro del ciclo ‘Martes Literarios’. Era un buen momento para hacer balance después de cumplirse 20 años de la publicación de su primera novela, ‘Lo peor de todo’, que fue una auténtica bomba editorial. El autor madrileño se mostró preocupado por la actual situación de España: «Un país que aprecia tan poco su cultura no dice mucho de sí mismo». El escritor, que venía de otro país que hace equilibrios, Italia, (suele pasar los últimos veranos en Venecia) abrió la rueda de prensa con fuerza: «Me encuentro como España, entre la desesperación y la muerte, pero riéndome todavía». Sobre la mala imagen de los artísitas y las subvenciones a la cultura, hizo una comparativa con los deportistas: «En los Juegos Olímpicos la gente no piensa que los deportistas viven del Estado, sino que los ven como héroes y también reciben ayudas y becas, pero eso no pasa con los artistas, a pesar de que también representamos a nuestro país». Sus 20 años de trayectoria dan para mucho: nueve novelas, guiones de cine, libros de relatos, un par de películas como director... O comentar una Copa América de fútbol en Canal Plus. «A uno le consideran joven escritor para siempre», dice. Estas dos décadas cree que tienen «una continuidad en la locura, no he hecho dos veces nada parecido». Entre sus próximos proyectos figura la segunda parte de la trilogía pseudo-vampiresca ‘El bebedor de lágrimas’. Literatura juvenil que parodia la saga ‘Crepúsculo’ y otros productos similares, aportando un poco más de madurez e ironía al género. La primera entrega ha sido muy bien acogida. En 2013 publicará nueva novela, para adúltos, pero antes verá como se estrena un musical del que ha sido guionista: 'El último jinete'. La obra subirá el telón el próximo 5 de diciembre en los Teatros del Canal, es una producción entre varios países que, con un trasfondo poético basado en leyendas árabes, habla sobre «el primer caballo en ser domado en la península arábica y la relación milenaria entre estos animales y los hombres».


Centro de Buceo

MOURO DIVERS

VIAJES

CURSOS

GRUPOS DESPEDIDAS

SALIDAS

CELEBRACIONES

Aníbal González de Riancho nº 2 • SANTANDER • Reservas: 689 035 242 www.mourodivers.com • e-mail: mourodivers@mourodivers.com


Deporte en serie Por Dani Gonzรกlez / @Glezdani


E

l Air Force One cruzaba Estados Unidos con Josiah Bartlet a bordo. Débil, afectado por la enfermedad, el presidente era monitorizado por uno de los mejores equipos médicos del país. Rebelde con causa, premio Nobel de Economía, el demócrata no daba ninguna importancia a su precario estado de salud; tampoco a las consecuencias, gravísimas, que en la parte occidental del mundo podrían provocar una nueva recaída. En realidad, nada importaba en aquella tarde en la que se enfrentaban Notre Dame Fighting Irish y Michigan. La América rural y la América industrial. Católicos y protestantes. Fútbol americano universitario. Medio Oeste. Dos de los pilares de la democracia al otro lado del charco, una de las grandes e históricas rivalidades deportivas del país. Más que deporte pura literatura. Aquella tarde Bartlet, formado en la universidad ubicada en Indiana, obligó una vez más a su condecorado comandante a cambiar el rumbo.

je en estos nuevos clásicos de la cultura popular. En el XIX el rey era Dumas. En este siglo de lo audiovisual los grandes creadores llevan los apellidos de Simon, Chase y Milch, respectivos responsables de 'The Wire', 'The Sopranos' y 'Deadwood'. Todos ellos han utilizado en alguna ocasión al deporte para resolver conflictos provocados por el propio guión, ya sea en las calles de Baltimore, en las cercanías del Bada Bing o en las polvorientas carreteras que conducían hacia el maná del oro infinito en la conquista del Oeste. El baloncesto y el fútbol americano dominan la escena, bien como protagonistas absolutos de la historia, bien como actores secundarios. Vicent Chase es uno de los grandes actores del momento. Ha sido la gran estrella, cabeza de cartel, en súper producciones como 'Medellín', 'Ferrari' o 'Aquaman'. Nacido en el este, proselitista de los barrios ajenos al Manhattan tradicional, siempre que sufre algún tipo problema personal acude a su agente, el poderoso Ari Gold, judío californiano que siempre dispone de unas

El avión más seguro del mundo debía 'posar' su panza sobre el cielo de Notre Dame (Indiana) como homenaje a los años que disfrutó de la gloriosa e influyente institución académica. “Los mejores años de mi vida”, repite en varias ocasiones. Los irlandeses combativos, protagonistas igualmente de Rudy, esa obra maestra del cine deportivo, perdieron. Nadie en el gabinete encabezado por Leo McGarry, acostumbrado a comunicar ataques militares masivos e impredecibles invasiones por medio mundo, se atrevió a desvelar el resultado del partido ante el presidente, intratable durante las noches de cervezas y balones ovalados. En 'The West Wing' ('El Ala Oeste de la Casa Blanca' en España), el creador y guionista Aaron Sorkin utiliza el deporte como hilo conductor de dos legislaturas en la Avenida Pensilvania. Una solución más utilizada por el autor y destinada a definir la personalidad del presidente Bartlet, al que en otra ocasión el guión le obliga a echar unas canastas junto a su gabinete de asesores mientras trataba de solucionar el conflicto árabe israelí en Camp David. No es el único (Sorkin) que ha utilizado el deporte para definir el carácter de un persona-

entradas de primera fila para el Staples Center en el fondo de su cajón; butacas donde los miembros que forman el séquito de Chase pueden criticar las decisiones del equipo arbitral o debatir sobre los gemelos de Lamar Odom ante el mismísimo Jack Nicholson. Vincent Chase es Adrien Griener en la ficción, la cara visible de 'Entourage', una de las series de televisión más exitosas de los últimos tiempos. Nunca se encontraron Vincent y sus amigos con Seth Cohen, Ryan Atwood y Marisa Cooper, la generación más cool del condado de Orange (California) y habituales del Staples en varios capítulos de 'The O.C.'. Estas dos últimas series representan una forma de vivir en Estados Unidos, el 'american way of life' que el país ha ofrecido al planeta desde la revolución tecnológica de la posguerra. Entonces, gracias al Plan Marshall, se hicieron con el control del mundo. Es el sueño del desarrollo imparable, del emprendimiento empresarial, la América urbanizada y desarrollada. No es el único país. Hay otro Estados Unidos, más bello, más natural, más cercano, más europeo en muchos casos, en el que el deporte es mucho más que una práctica saludable.


Si hablamos de deporte universitario entonces podría llegar a cruzarse la religión. El equipo como Mesías, el estadio como templo. En Wisconsin, Alabama, Louisiana, Missouri, Arkansas, Indiana, Ohio, North Carolina, South Carolina… En todos esos estados se cumple la santísima trinidad de la América más profunda, casi jurásica: Trabajo, cerveza, equipo. Lo representa a la perfección 'One Tree Hill'. Si 'The O.C.' o 'Gossip Girl' basan su guión en un país irreal, marketing patriótico, 'One Tree Hill' y 'Friday Night Lights' se centran en el Sur. Con mayúsculas. Esa masa informe de millones de kilómetros cuadrados tan abstracta como la idea que de ella mantienen muchos en otros puntos del país. Series premiadas, honestas, conscientes de sus limitaciones y que hablan de valores, ambiciones, ansiedad, presión y conflictos raciales. 'One Tree Hill', rodada en Willmington, el Hollywood del este, lanzó al cielo a Lucas y Nathan Scott, hermanastros por

En 1988 un periodista de The Philadelphia Inquirer abandonó su lugar en la redacción para sumergirse en el deporte de instituto; una diversión que factura cientos de millones de dólares a lo largo del país solo durante unos meses de temporada. Tanto es así que hay momentos del otoño e invierno en los que se alcanzan audiencias similares a las de una final de Liga de Campeones. Desde la ciudad fundadora se desplazó a Odessa, West Texas. Otro mundo, otro país. Republicanos, armas, sombreros de ala ancha, hebillas, botas picudas, hamburguesas y fútbol americano. Sin quererlo había producido un premio Pulitzer antes de escribir una línea. Odessa, Midland, ciudades sumidas en la crisis del petróleo. Decadencia absoluta, suicidios, pobreza extrema, desierto y máquinas desvencijadas. Solo el fútbol ocupa las mentes de los locales, que imponen una presión NBA a chavales de solo 16 años que son 'tocados' por firmas como Nike, Under Armour, Adidas o Reebok a pesar de la fuerte legislación que rige este tipo de con-

parte de padre que comparten banco en el vestuario de los Ravens, el equipo de baloncesto del instituto. Es el deporte, cuya importancia va decayendo a medida que avanzan las temporadas, el que engancha al espectador al inicio. Baloncesto de instituto del bueno. Fundamentos. Juego real. Partidos casi reales que son tratados de una forma nunca vista antes en televisión. También el futuro, la presión de los ojeadores, de la familia, de los habitantes del pequeño pueblo localizado en Carolina del Norte. Los sueños rotos, la posibilidad de fichar por Duke, una de las grandes instituciones deportivas y académicas del país. El baloncesto como un miembro más del casting. No fue sin embargo el único deporte que recibe una importante presencia en el devenir de los acontecimientos de 'One Tree Hill'. Si hablamos de Carolina del Norte hablamos de NASCAR, una religión sureña situada al mismo nivel que el pollo frito. Las carreras de vehículos de serie más famosas del mundo tienen su origen, cómo no, en el sur del país y los productores se encargaron de envolver uno de los capítulos con la aparición de Jeff Burton, un veterano y reputado piloto nacido en Virginia, tan cerca y tan lejos del norte.

tactos. De aquel viaje Bissinger regresó con 'Friday Night Lights', un premio Pulitzer y el reconocimiento global por haber firmado uno de las mejores obras periodísticas de la historia. El libro se convirtió en película, con Billy Bob Thornton en el papel protagonista, y la película en serie. Definida como adolescente en muchos foros, la obra adaptada por Peter Berg, Brian Grazer y David Nevins, no pasó desapercibida para crítica e industria, que supieron valorar su atrevimiento. No era 'The O.C.' y tampoco 'One Tree Hill', aunque la otra América, en este caso contada a través de la Texas más olvidada y desafortunada, se había descrito como nunca. Mérito de Bissinger, compañero de generación de Sorkin. Antes de 'El Ala Oeste de la Casa Blanca' y después de 'Algunos Hombres Buenos' Sorkin intentó explicar la industria deportiva desde el punto de vista de una redacción de deportes en un canal de televisión. Creó 'Sports Night' y una fórmula que más tarde desarrolló con 'Studio 60' y 'The Newsroom'. Interesado en el mundo de la industria deportiva de su país hasta el punto de guionizar 'Moneyball', el filme en el que Brad Pitt interpreta a


Billie Beane, el mágico gerente de los Oakland Athletics de principios de siglo, Sorkin trata de decodificar el papel de regalo que envuelve al deporte. Las influencias empresariales, las presiones por parte de ciertos equipos, las polémicas por el uso de esteroides, los cierres patronales. Estados Unidos en estado puro. Una vez más, Sorkin define la sociedad que le rodea. Esa que es capaz de convertir la Super Bowl en una tradición de tintes religiosos. El boxeo llegó a las pantallas de televisión con 'Lights Out' (cancelada) y la hípica con 'Luck' (también cancelada), la gran apuesta de HBO con la que Dustin Hoffmann realizó el camino inverso. De la pantalla grande a la pequeña chica, símbolo de los tiempos. Real como ninguna otra, sopranesca, HBO intentó mostrar el oscuro mundo de las

apuestas en las carreras de caballos. Buen elenco, buena realización, grandes directores, un creador solvente. Estaba destinada al éxito, pero la tragedia se cruzó en su camino. Varios accidentes mortales colapsaron las oficinas de los productores. Demasiados contratiempos. La serie volvió, pero sin ese realismo marca de la casa que la lanzara a los Grammys. En España se intentó con la decepcionante 'Pelotas' y en Inglaterra con el serial 'Footballers' Wifes', historia de las WAG's, esposas de futbolistas, guapas y codiciosas. Un culebrón en toda regla. Eran otros tiempos, otra industria, otros creadores. Ni el fútbol, ni el ciclismo, ni el baloncesto han sido capaces de llenar con series varias temporadas en las televisiones europeas. Hay historias, falta literatura.


B

Un golpeo de balón simplemente magistral y muy potente. Otro lateral izquierdo ofensivo de Brasil.

Nació el 4 de abril de 1964.

Datos Fue 72 veces internacional y marcó 9 goles con Brasil.

Medía 1,77 y tuvo muchos problemas de sobrepeso al final de su carrera.

Anotó el gol decisivo en el Mundial del 94 a Holanda (3-2), en los cuartos de final.

rasil es una fábrica inagotable de laterales izquierdos y entre los mejores ha estado Cláudio Ibraim Vaz Leal, conocido como ‘Branco’, Blanco. El jugador sí era ‘blanquito’, aunque de origen libanés. Tenía un cañón en la pierna izquierda y llamaba la atención su golpeo a balón parado. Quizá su característica más acusada, aunque reunía todos los tópicos del lateral zurdo brasileño, muy ofensivo, con gran calidad y buen pasador y regateador. Ganó un Mundial, una Copa América, un Brasileirao, tres campeonatos cariocas, la Copa Guanabara y la Liga y la Supercopa de Portugal. Comenzó jugando en el Internacional y rápidamente pasó al Fluminense. Dio el salto a Europa con el Brescia italiano, en el que estuvo cedido dos campañas. Luego pasó al Oporto y al Génova. Estuvo muy cerca de fichar por el Real Madrid de Benito Floro en 1992. Tenía 28 años y serios problemas con su entrenador en el Génova, Bruno Giorgi. Al final, la operación no cuajó aunque Ramón Mendoza se desplazó a Italia para ficharle. El futbolista regresó a su país -Gremio, Flamengo y Corinthians- y después tuvo un breve paso por la Premier, en el Middlesbrough, y por el Metrostar de Nueva York de la MLS. Branco tenía ya muchos problemas de sobrepeso y no estaba en forma. Todavía siguió jugando y sin llegar a disputar partidos oficiales estuvo en el Flumiense y Mogi Mirim. Pero sin duda, a Branco se le recuerda como titular indiscutible de Brasil en tres Mundiales: 1986 (5º), 1990 (9º), y 1994 (Campeón). En ese Mundial de Estados Unidos, Branco marcó el gol decisivo en la victoria por 3 a 2 ante Holanda en los cuartos de final, de falta directa y desde 35 metros. Actualmente sigue vinculado al fútbol como técnico de fútbol base del Flumiense.

Drogado en un Mundial En el Mundial de Italia 90 Branco sufrió una de las mayores canalladas que ha podido padecer un futbolista de élite. Con el juego detenido por una falta y un calor asfixiante, el masajista de Argentina, 'Galíndez' (Miguel di Lorenzo) ofreció a los brasileños un bidón de agua que contenía Rohypnol, un potente somnífero. Esa era una de las 'tácticas' de Carlos Bilardo. Quince años después el técnico argentino reconoció la jugarreta. Incluso Branco ha contando que coincidió con Bilardo en Guatelama y le preguntó por el incidente con la respuesta contundente del ex entrenador de la albiceleste: «En el fútbol vale todo». El brasileño, más deportivo, declaró que «lo asumí porque lo respeto mucho como técnico, pero creo que las reglas tienen un límite». Además, en el diario O Globo consideró que no fue esa trampa la que definió el encuentro: «Eso no influyó en el resultado. Argentina ganó por una jugada genial de Maradona». Todo un caballero.


No des un paso sin

G

TU GUĂ?A DE OCIO Y TURISMO

gcantabria@gmail.com issuu.com/guiagcantabria


U

na mesa de roble enorme como un estadio, sillones de cuero y muchas corbatas alrededor. Los llaman directivos y a qué se dedican, nunca queda claro. Preside un tipo con bigote fino, risa malévola, puro en una mano y en la otra un gato. Le acaricia y el animal ronronea. Es una secta y su objetivo es obvio: dominar el mundo. Aunque podrían conformarse con administrarlo. El presidente, lo mismo rescata financieramente a un país del que previamente se ha llevado hasta los cimientos, que arruina a un club de fútbol con el que ganó no sé cuántos títulos. Es el negocio y así gira el mundo. No ven los billetes, son solamente numeritos en una cuenta en Suiza. En el cine suele resultar fácil distinguir a los buenos de los malos, pero las barreras se difuminan en la realidad. El último malo de película en la vida real que me tiene asombrado es Francisco Pernía. No tiene gato, pero debería comprárselo. Me toca de cerca como racinguista, el club que me trae por la calle de la amargura número 99 a un paso de celebrar el centenario. Elegante y educado, Pernía es como Thomas Crown y su secreto. Lo que ocultaba el personaje de Steve McQueen o de Pierce Brosnan en el remake del 99, era que en realidad Crown no era un millonario estiloso sino un ladrón de obras de arte y guante blanco. El presidente en la sombra del club santanderino llegó al fútbol diciendo que no tenía ni idea de este deporte, que lo suyo eran los rallys, y preguntando, mientras señalaba a los jueces de línea, quiénes eran aquellos hombres que corrían la banda. Ahora, ya comenta los partidos consciente y como todos, afirma que sabe de qué va esto de la pelotita, las porterías y los hombres en calzoncillo. Se maneja como pez en el agua en los despachos de la Federación Española de Fútbol, de la que es vocal y ficha y da bajas con la facilidad y velocidad de Billy el Niño matando personas. El Racing disputó la Copa de la UEFA, pero por dentro se estaba desmoronando, acumulando deudas astronómicas que nunca podrá pagar la institución. Se gastaba dinero como en una caja de ahorros. Ahora el club no tardará mucho en desaparecer. Piterman, Alí Syed, constantes cambios en el banquillo, administradores concursales… Son muchos años de malas noticias en un parte diario que no tiene inauguraciones de pantanos, solamente desgracias. Y allí, en la sombra de toda esta espiral de destrucción, hay un hombre de corbata camisa almidonada que mueve los hilos, aunque no ha puesto un euro. Solamente le falta comprarse un gato y acariciarlo sentando en un sillón de cuero. Con la otra mano sujeta un puro, de esos que tanto le gusta fumar, y se carcajea. Se ha hecho millonario y pese a que acumula más de una operación oscura goza de una total impunidad. Nada es ilegal. Y es un tipo simpático. Le da igual todo. Es un virus inmunizado contra el que no hay antibiótico. Allí está agarrado a las entrañas del club sin que lo saque nadie. Nunca se venderá el club y de las deudas responderá esa difusa figura de Alí. Es como uno de esos villanos de las películas de James Bond. Elegante y maquiavélico. Primero conquista el Racing y terminan conquistando el mundo. Al menos, el suyo. Antes fue político de éxito. Eso lo dice todo. Conquistar el mundo, ese siempre es su diabólico plan. Es de manual de malote, aunque alguno se conforma con unos millones de euros, que no es poco. Lo mismo que del gato, que en los años del pelotazo inmobiliario se cambió por el yate. ¿Qué presidente no tenía uno?

y

lo

En el cine, el malvado termina cayendo o como mucho huye a la segunda parte, pero en la realidad es bien diferente. Lo hemos visto mil veces, con presidentes chanchullleros de equipos de fútbol, yernos del rey, banqueros estafadores o políticos corruptos. Aquí se salva todo el mundo y a la cárcel va siempre el más inocente, con excepciones claro. La mala imagen de España se la lleva Sánchez Gordillo y su carrito de supermercado y no los dirigentes ineptos y ladrones de guante sucio. Y ahora explíquele a mi madre que el malo era el señor tan educado de la corbata que le abrió la puerta del ascensor.

20


Futingol TEXTO: FRAN DÍEZ

fútbol de mesa


¿Qué es el Futingol? Es una simulación de un partido de fútbol, así de sencillo. Está diseñado para que se juegue a partir de los ocho años de edad, solamente es necesario saber contar. El juego tiene un motor de cartas de estrategia y gana el que meta más goles, como en el fútbol. Pueden jugar dos o cuatro jugadores por equipo. ¿Cómo surgió la idea de crearlo? Tengo dos críos pequeños y soy aficionado al fútbol. Ellos estaban empezando a jugar y a la hora de explicarles cómo se colocaban en el campo los futbolistas lo comencé a dibujar en un papel. A partir de ahí cree el tablero y surgió poco a poco la idea de hacer una especie de juego de mesa. Luego ya fue más trabajo ajustar todas las reglas y que funcionase sin que el desarrollo del juego se quede muerto o atascado y sea dinámico, que no tuviese lagunas. ¿Hace cuánto tiempo que se creó el juego? Llevamos dos meses con él ya producido, pero tardamos caso un año para crear y editar las reglas, poner en marcha la web y empezar en serio. ¿Resultará muy difícil entrar en el mercado con un producto así? No es cuestión de ser fácil o difícil, como todo hay que trabajarlo. En certámenes como 'Castrum Draconis' –unas jornadas nacionales de juegos de mesa que se celebran en Castro Urdiales donde se hizo la entrevista- nos dan la opción de enseñar y dar a conocer nuestro juego para luego acudir a las tiendas para presentarlo. Confiamos en que el boca a boca vaya funcionando y que la gente lo compre para regalar a sus niños. ¿Qué les comentan los jugadores? Lo ponen bien. Por ejemplo, aquí acaban de terminar dos adultos expertos en juegos de mesa y que son los creadores de uno que simula un partido de fútbol americano. Comentaban que la base les ha gustado y han estado más de un hora con el nuestro y muy a gusto. Los niños pequeños se meten en el rol de futbolistas muy rápido y lo disfrutan un montón. ¿Cómo es la mecánica del Futingol? Contamos con un dado balón y un dado jugador con el que se va moviendo, luego las cartas

«No se puede quitar una consola a un niño sin darle una alternativa»

te permiten hacer cosas especiales: vaselinas, chutazos, tiros con rosca, cañetes, pases elevados. Todo terminología futbolista. El tablero está dividido en casillas y vértices, y por ejemplo si realizas un pase elevado puedes superar a un jugador rival que esté en un vértice. También hay fichajes millonarios… De momento, no. Nos ha dado hasta aquí, tendríamos que sacar una ampliación del juego. El Futingol es jugable y está cerrado, pero siempre se pueden añadir cosas como personalizar las fichas… Ahora hay un equipo rojo y otro azul, pero la gente hace su propia alineación y terminan llamando a cada ficha por su nombre: Piqué, Iraola… La idea es que se puedan descargar desde nuestra página web sus equipos personalizados. ¿Se logra en el juego cierto realismo o que fluya el partido de manera similar a uno de verdad? Sí, el hecho de que tú recibes el balón, puedes darte la vuelta, cambiártelo de pie, pasarlo a un compañero… Es muy realista. Si hay un rival y tienes tu carta de estrategia, lo puedes evitar, todo es parecido al fútbol, aunque es un juego de tablero. Los chavales se meten en el partido, gritan que se escapan por la banda y centran o cosas así.

¿Funciona la estrategia y la táctica en el Futingol o da igual jugar 4-4-2 ó 4-3-3? La colocación de inicio no influye, aunque obviamente no puedes colocar a todos en una esquina. Lo que sí prima el juego a la hora de atacar es que lo hagas con varios jugadores, si lo haces solo te lo juegas a regate, robo y falta. Es más difícil llegar la portería rival. En cambio, con triangulaciones quedan más opciones de tiro. El dado tiene una opción de cero-jugador para que se valore el juego en bloque. Al igual que en el fútbol real, también en defensa es mejor hacer la presión con dos o tres futbolistas para cerrar al contrario.


Un juego de mesa en la era de las videoconsolas puede resultar anacrónico… Hay muchos juegos de mesa en el mercado, siguen saliendo nuevos y continúan vendiéndose. No podemos competir con los videojuegos pero esto es otra rama del ocio y la diversión. No es una alternativa a ellos, pero sí que animo a los padres a que no les quiten la maquinita a los chavales porque sí, sino que antes hay que darles una opción. En este pabellón ves a niños y jóvenes de muchas edades jugando entre sí y pasándolo bien. Esta opción es más de sociabilizar, pueden jugar niños de distinta edad entre sí y el que está enfrente no sabes cómo va a pensar… La inteligencia artificial, por mucho que mejore, nunca será humana. Una máquina no piensa como nosotros y una persona puede empezar jugando de una manera y terminar de otra. Con un juego de mesa se establecen relaciones diferentes y se interactúa de otra manera. Todo es compatible. ¿Habrá Mundial de Futingol algún día? ¡Nos gustaría! Hemos hecho ya varios campeonatos, aunque de momento nuestro objetivo es simplemente dar a conocer el juego. Habrá que seguir haciendo más cosas si todo va bien… Torneos con Ayuntamientos, más juegos, ampliaciones. En ello estamos.

«El Futingol prima que se ataque y defienda en bloque, jugar en equipo»


AerolĂ­ne


wrc

eas


Ver a un coche de rally volar 20 ó 30 metros resulta espectacular. Por fuera, estos vehículos son lo más parecido a uno de calle y ese tipo de saltos imposibles se nos antojan asombrosos. Uno imagina lo que puede ser esa sensación y el posterior aterrizaje conduciendo su vehículo de todos los días. No resulta complicado ser conscientes de que si nosotros intentásemos algo parecido no saldríamos bien parados. Desafiar las leyes de la gravedad sobre ruedas está al alcance de unos pocos. En los rallys nórdicos, los saltos son un lance bastante frecuente. Son tramos muy rápidos con cambios de rasante pronunciados. El Rally de Finlandia, oficialmente Neste Oil Rally Finland, es también conocido como el Rally de los Mil Lagos o el Rally de los Mil Saltos. Los fineses dirían el de los mil ‘yumps’, en lugar de ‘jumps’, porque así lo pronunciaba con fuerte acento en inglés el mítico Tommi Makinen. El humor finés se nos debe escapar... Lo curioso es que en ese idioma gran salto se dice ‘hyppys’ y de ahí nace otra broma entre pilotos: «En

este rally hay más ‘hyppys’ (por hippies) que en Woodstock». Desde luego el subidón de uno y otro, del hyppy y del hippi, es parecido, aunque llegan allí arriba por muy diferentes medios. Uno de los tramos más conocidos de la prueba finesa es el de Ouninpohja, allí se encuentra el conocido como ‘salto de la casa amarilla’. En ese punto es toda una tradición medir cuánto vuelan los coches. En 2003, el piloto estonio Markko Martin realizó un salto de 57 metros de largo a una velocidad de 171 Km/h. Algunos creen que en 2005 Gigi Galli batió ese récord al alcanzar los 58 metros con un Mitsubishi. El siempre espectacular piloto italiano entró a 175 Km/h, aunque algunos consideran que solamente voló 56 ó 57 metros. Y es que este tipo de récords no están homologados o reconocidos de manera oficial. Así que existe cierta controversia al respecto. En el Rally de Suecia sí se entrega un reconocimiento al equipo que llegue más lejos sin tocar el suelo en un salto bautizado como ‘Colin’s Crest’, por supuesto, en honor al británico Colin McRae.


Fue allí, en el famoso tramo de Vargasen, donde en 1993 McRae voló 46 metros. Durante mucho tiempo este fue considerado el récord en una prueba WRC . Actualmente, la máxima distancia de vuelo recorrida en un tramo oficial es escalofriante: 85 metros. Curiosamente no fue en un rally nórdico sino en Turquía y no podía ser otro piloto el que hiciera la gesta que Sébastien Loeb, el gran dominador del Mundial durante las últimas seis temporadas y leyenda en activo de los rallys. Todo un desafío a la gravedad al que los pilotos llaman ‘big air’. «Fue una sensación increíble, ya que estuvimos en el aire durante varios segundos. Ni por un momento nos imaginamos que íbamos a llegar tan lejos», recuerda el francés. Parecía que uno de sus patrocinadores, Red Bull, había equipado al coche con dos alas. Casi tan famoso o más que el sato de Loeb es el que protagonizó Evgeny Novikov en 2009. El piloto, con 18 años, saltó 66 metros a 146 Km/h en Leutsu (Rally de Finlandia) con un C4. El Citroën aterrizó con el parachoques trasero hasta casi quedarse en vertical, pero se mantuvo en pista. Unos metros más adelante el piloto ruso no pudo controlar ya el vehículo y terminó estrellándose con un árbol. Es el salto más grande que se va visto en Finlandia, aunque comprobado el estado posterior del coche y que no continúo en carrera no se puede considerar como un récord.«Por supuesto que recuerdo el salto y soy consciente de lo popular que se ha hecho. En aquel momento solo pensé que no quería acabar el rally, pero no tenía ni idea de dónde iba a terminar el coche», rememora Novikov. En algunas ocasiones estos despegues de aerolíneas WRC se deben a errores en las notas, despistes o faltas de entendimiento entre copiloto y piloto. Previsiones demasiado optimistas. Otro de los saltos que están entre la realidad y la leyenda es el Armin Schwarz en el Rally de Portugal al comienzo de la década. Se supone que saltó a 180 Km/h para recorrer el aire 73,5 metros, aunque muchos dudan de las cifras.

Lo que no se pone en duda es que este tipo de acciones son realmente peligrosas para el piloto y su copiloto, que en numerosas ocasiones han quedado lesionados o resentidos de la espalda pese a aterrizar bien. La fuerza de la gravedad que se ejerce sobre el cuerpo humano y el vehículo en una caída así puede llegar a multiplicarse por cinco, es mayor que la que puede sufrir un piloto de Fórmula 1. Por ejemplo, un airbag de un coche de serie salta con una fuerza de 3G y en estos casos se llega a una fuerza de 5G. Mantener la dirección recta es la clave para salir del paso. También frenar levemente justo antes de coronar el salto para cuadrar el coche. Luego hay que mantener el coche lo más recto posible para seguir aguantando firme la dirección al caer. Si se cae con el vehículo en una posición lateral returquia sulta muy complicado enderezar la direc2010 dejo ción y mantener el saltos de control. La salida record wrc de pista o el accidente es lo normal con un aterrizaje ladeado. Lo idóneo es aterrizar con las cuatro ruedas para repartir el peso de la caída y no dañar la mecánica. Eso es lo correcto según el manual de pilotaje. Otra cosa es lograrlo. Sin duda, la peor manera de tocar el suelo para el motor es con las ruedas delanteras: el parachoques, radiador, faros auxiliares, intercooler... De esta manera se corre un gran riesgo de estropear algún componente del vehículo y quedar fuera del rally. Si se aterriza con las ruedas traseras, es también normal dada la gran velocidad a la que se salta, como está repartido el peso del vehículo y el ángulo en la rampa, no hay problema con la dirección y no resulta tan complicado equilibrar el vehículo y hacerse con la dirección. Salvo que estampes la parte de atrás del coche contra la tierra, como en el famoso salto de Novikov. Los pilotos suelen enfrentarse a los cambios de rasante con la intención de realizar un salto largo y bajo o bien alto y más corto. Son dos opciones, lo mismo que pisar el freno un poco justo antes de coronar el alto.


Normalmente se tiende a tratar de evita el vuelo, porque la falta de adherencia y por tanto de tracción hace que pierdan también segundos. JariMatti Latvala, que se crió en esos caminos fineses repletos de saltos, nos deja este consejo: «Cuando te acercas a un gran salto a 180 Km/h es esencial matar un poco la velocidad antes del despegue. Si la velocidad es demasiado alta, la aerodinámica obligará a la parte trasera del coche hacia abajo y la parte delantera, que es más ligera, se levantará. La táctica es el freno, tal vez meter una marcha y pisar el acelerador a fondo durante el salto. Frenar durante el salto significa que la suspensión no es libre y el aterrizaje podría ser malo». Otro experto en la materia como Mikko Hirvonen señala al respecto: «Es un poco como volar en un avión por lo que el aterrizaje es tan importante como el despegue. La clave es tratar de aterrizar el coche lo más perpendicular posible, con las ruedas rectas... Si no, probablemente tendrás un gran accidente». Pero una cosa es la competición dentro de una prueba del Mundial y otra son las exhibiciones. Un piloto que brilla más en este tipo de ‘shows’ y tiene resultados discretos en el WRC es el estadounidense Ken Block. En 2006 el piloto americano participó en grabación de un episodio de ‘Stunt Junkies’ para Discovey Channel y logró saltar 53 metros de longitud alcanzando una altura de 7,6 con un Subaru WRX Sti. El californiano, que fue amigo de McRae, logró en 2007 ganar el premio ‘Colin’s Crest’ en el Rally de Suecia, instaurando ese mismo año, saltando 37 metros con su Ford Fiesta RS WRC en memoria de su amigo fallecido en accidente de helicóptero ese mismo año. Su compañero en el equipo Monster World Rally Team, Travis Pastrana, le sustituyó por una lesión en un curioso reto que consistía en pulverizar los 53 metros saltados en 2006. Un muelle de Long Bech sirvió como plató del evento en la Nochevieja de 2009. Pastrana logró que un Subaru especialmente preparado volara nada menos que hasta los 89 metros y fuese a parar a una plataforma flotante para estrellarse con una barrera de neumáticos de protección. Un ejercicio circense, aunque igualmente peligroso. El vídeo de la hazaña todavía se puede ver en la red, al igual que casi todos los que estamos comentando. Tienen millones de visitas porque estos ‘big air’ vuelven locos a los aficionados a los rallys y a los curiosos.

El famoso salto de Evgeny Novikov en el Rally de Finlandia en 2009. El piloto ruso , , tenia 18 anos y termino , empotrado ,contra un arbol despues de saltar 66 metros a 146 Km/h y aterrizar con la culera del C4. No pudo , controlar el vehiculo.


El record de vuelo en un tramo oficial del WRC lo tiene Sebastien Loeb con un salto tremendo de 85 metros recorridos a mas velocidad que Ussain Bolt. Fue en el Rally de Turquia de 2010 de esta foto.


Mikko Hirvonen: ‘Es un poco como volar en un avión por lo que el aterrizaje es tan importante como el despegue.

‘ ‘


PERIODISTAS

&

DEPORTISTAS P

or Carl os del Barrio Copiloto WRC

N

o es mi intención en este momento recomendar a ningún periodista cómo se ha de tratar a los deportistas. Más bien es lo contrario, mi opinión de cómo los deportistas, los profesionales sobre todo, hemos de relacionarnos con el periodismo deportivo, basándome en mi experiencia de los últimos veinte años. Creo que entre los deportistas, partiendo del puro aficionado, hemos tendido siempre a equivocar las cosas. Un periodista deportivo para un deportista del mundo del motor es fundamentalmente el nexo de unión entre sus actuaciones en las competiciones y quien sin haber acudido a ellas se sienta en el sofá a leer una publicación interesándose por nuestras actuaciones. Yo apenas tengo amigos periodistas. Tengo una muy buena relación con todos ellos, o con una mayoría, pero no llego a confundir las cosas. Los periodistas son lo que son y están allí, si es que son buenos, para narrar nuestras gestas (situación agradable), y contar sin tapujos nuestros fracasos o errores que hagan perder una competición o en el peor de los casos un campeonato. Y eso es lo que hay y como deben ser las cosas. Por eso un buen deportista ha de tener claro que si tiene enfrente a un buen periodista jamás encontrará en él a un amigo. Ni ha de buscarse. He presenciado a lo largo de los años multitud de casos de “idilios” entre profesionales de la información y deportistas de élite que han terminado, a las primeras de cambio, como el rosario de la aurora. ¿Y por qué terminaron mal? Simplemente porque por propia naturaleza, era imposible que la relación fuese sana y sincera. El deportista, tras los abrazos, las “kdads” para ir de pizzerías, el asistir a una competición juntos, etc, lo que busca en el fondo es una foto en una publicación cuando quizá no es del todo merecida, una entrevista en un programa de radio cuando a lo mejor la situación de ese deportista no es acreedora de ello, o una especie de salvoconducto para lubricar y edulcorar posibles fracasos deportivos venideros, que a todos nos llegan. Por su parte el periodista, pensando bien, lo que en el fondo postula es una colección de “off the records”, y de confidencias que luego pueden ser bien o mal utilizados, normalmente, bien. El deportista que caiga en ese juego ha de ser lo suficientemente hábil para “colar” los confidenciales que verdaderamente sean productivos a sus intereses, y el periodista por su parte tratará, si es bueno, de distinguir de entre esas verdades a medias cuál interesa y cuál no, y por descontado ha de saber identificar y neutralizar las probables intoxicaciones. Pero lo mismo que un deportista que mienta un par de veces a un periodista perderá de por vida su credibilidad, el mismo ejemplo lo tendremos en el informador que apuñale por la espalda a un deportista contando una conversación privada. Ese deportista tampoco volverá a fiarse del periodista. Engaños y desengaños los va a haber siempre, pero se sufren menos si no hay amistad previa. Todo esto no ha de entenderse como una predisposición a una mala relación con la prensa. Al revés, los deportistas tenemos que ser educados y asequibles. Los profesionales hemos de saber que una parte importantísima de nuestro trabajo es atender a los medios, sin hacer distinciones entre ellos. La relación ha de ser fluida, respetuosa y comedida. Y por supuesto jamás caer en el error, como les pasa a muchos, de no atender a un medio porque algún día nos haya criticado. Eso sólo lo hacen los deportistas mediocres, timoratos y enrevesados. Ser criticado y juzgado profesionalmente es también parte de nuestro trabajo.


y Sur f sh a l e u c s E o C/ Isla de Mouro, Local 12 • SOMO

Contacto: Capi y Nacho García www.escuelacantabradesurf.com

p


LUIS AVÍN

MBA


LUIS AVÍN

MBA

Contemplando el juego –siempre laborioso, transparentemente honesto, eficaz por definiciónde la actual estrella de los Minnesota Timberwolves, cuesta imaginarse a Kevin Love como el último eslabón de una historia familiar que ejemplifica los errores y excesos de una camada de ‘baby boomers’ que en el último medio siglo, han aprendido a convivir con la traición a la propia sangre, una presencia casi perpetua en los tribunales, los desastres psicológicos derivados de un consumo feroz de sustancias que no se expenden en las farmacias y… Sí, también la presión atosigante de la competición en el baloncesto profesional, con sus trampas y decepciones siempre al acecho. Y es que Kevin (no lo olvidemos, el primer jugador NBA desde Moses Malone en conseguir 30 puntos y 30 rebotes en un encuentro) representa a todos los efectos el tipo de éxito que se le negó cruelmente a su padre Stanley: durante 1967, mientras los Beach Boys alcanzaban las deslumbrantes cimas creativas de 'Smile' -y justo antes de la crisis personal que apartaría para mucho tiempo a su líder Brian Wilson de los focos, marcando a una banda que le necesitaba desesperadamente-, el hermano pequeño del cantante Mike Love arrancaba su carrera universitaria jugando en Oregón, de donde saldría con unos excelentes números (21,1 puntos por partido) para terminar elegido por los Baltimore Bullets en la novena posición del draft de 1971, con altísimas expectativas de triunfar en aquella NBA que pugnaba por la supremacía sobre una ABA comandada por jóvenes turcos como Julius Erving, Artis Gilmore, George Gervin y el mismo Mo Malone. La decepción, cada vez más acelerada, que experimentaría Stan Love en su breve trayectoria entre los pross (cuatro temporadas con parco playing time y estadísticas ciertamente mediocres, re-

partidas entre Bullets, los Lakers de su Los Ángeles natal, y unos Spurs que aún militaban en la ABA), coincidió en el tiempo con la guerra interna que asolaba al combo californiano del que Stan era miembro honorífico –los Wilson: Brian, Carl y Dennis, eran primos carnales de los Love. Tras el abandono virtual de Brian, la carrera de los Beach Boys estaba pasando por momento críticos, y el núcleo duro del grupo, liderado por Mike Love, recurrió a otro de sus hermanos, Stephen, para poner un poco de orden administrativo y logístico en medio de tanto caos, pugnas de egos y desconcierto ante las incertidumbres que hacían peligrar la existencia misma del proyecto. Con Stephen Love como representante, y otro amigo cercano de los Wilson, Jack Riley, como manager, la nave alcanza 1975, el año de la retirada del baloncesto de Stanley, con aparentes síntomas de normalización. Y Stan Love, sin recursos económicos y fracasado con tan solo 25 años, solicita integrarse de nuevo en el clan… Convertido en asistente personal de un Brian Wilson esquizoide, paranóico y vulnerable al 110%, el papá de Kevin termina chocando frontalmente con el auténtico villano de este particular 'Juego de Tronos' surfero: Eugene Landy fue el psicoterapeuta escogido para tratar al Brian de los peores tiempos, y para cuando Stan Love reaparece en el día a día del grupo, ya había sido despedido por usurpar la firma del compositor de 'Good Vibrations', y engordar a conciencia unos cuantos cheques, destinados a su propia cuenta corriente… Tozudo manipulador rasputiniano, Landy no pararía hasta reincorporarse a su órbita de influencia sobre B.W., al que iba a mantener bajo férreo control durante más de diez años, mientras los restantes miembros de los Beach Boys continuaban su vodevil de pleitos y contrapleitos, con muchos millones de dólares en concepto de royalties encima de la mesa.


En un episodio grotesco pero muy revelador del desquicie generalizado en el que se movían, Stan y un guardaespaldas del grupo son pillados in fraganti asaltando la casa de Dennis Wilson, el hermano más impredecible y drogota de todos (moriría en 1983, ahogado en su amado Pacífico), con intención de vengarse por el festín de cocaína al que Dennis había 'sometido' a Brian la anoche anterior (mientras, se celebraba a bombo y platillo el juicio por los derechos de autor que Mike Love reclamaba a los hermanos). Tras pasar seis meses entre rejas, Stan iba a convertir su pugna con Landy en una obsesión que le mantendría una década luchando legalmente por separarle de Brian. En 1992, un juez dictaminó en contra del (mal) doctor, imponiéndole una orden de alejamiento de B.W.; pero hasta eso terminó salpicando a Stanley: el pobre diablo había solicitado para sí la custodia de Wilson, pero alguien reveló tras el juicio que había intentado llegar a un acuerdo bajo cuerda con Landy, a fin de repartirse el tiempo (y el dinero, asumo yo) de ocupación con el genio en disputa. Y ahí terminó la 'carrera' del progenitor de

Kevin en ese universo paralelo que habitan para siempre los Chicos de la playa… Finalmente alejado del torbellino, Stan Love se retiró a la vida tranquila de Oregón para ver crecer a un vástago que, con 24 años, ya es todo un triunfador a escala planetaria, un rostro con entidad propia en el firmamento del deporte-espectáculo made in USA, superando con claridad todas aquellas barreras que su padre no llegó a vencer. Muchos creen que se trata de un claro caso de justicia poética, un 'happy end' que cierra un círculo de perdedores; la reivindicación de lo que podía haber sido y no fue. Otros, mal que nos pese, alcanzamos a detectar una rabia específica en la mirada, que ese educado y muy pragmático jugador blanco no puede/sabe/quiere disimular, y termina por recordarnos otras similares historias pasadas de locura y redención (parcial); la violencia instintiva que subyace en la creatividad de un ADN volátil y sumamente propenso a los extremos. Habrá que estar atentos, algún día sabremos cual de esas dos versiones ha vencido en el caso de Kevin Love.

Para ver y escuchar http://www.youtube.com/watch?v=2JA6OOEiAKk http://www.youtube.com/watch?v=ZzdvdxYOUs4

LUIS AVÍN

http://www.youtube.com/watch?v=lDyMPXnstcQ http://www.youtube.com/watch?v=FgDApIGvFxA


El triple campeón del mundo de biketrial Petr Kraus visitó este verano la región de Capadocia, en la zona central de Turquía, y demostrar sus impresionantes habilidades al manillar, en una región considerada como una de las cunas de la civilización y un auténtico paraíso para este deporte, ya que sus terrenos parecen casi una pista diseñada para realizar equilibrios y piruetas sobre dos ruedas. El nombre de Capadocia significa 'Tierra de Bellos Caballos' en persa, pero Kraus monta y doma un caballo muy diferente. Esta zona ha sido un punto de encuentro entre Europa y Asia desde que los primeros asentamientos se crearon en la era paleolítica. Las extrañas formaciones rocosas, con forma de chimenea, hacen de este lugar una de las maravillas naturales de la Tierra y uno de los lugares donde mejor puede mostrar su habilidad uno de los mejores especialistas del planeta en este arte de biketrial o el trialsin, como se le conoce en España, donde por cierto, tiene su origen esta disciplina deportiva (Lo inventó Pedro Pi, piloto campeón de trial al que se le ocurrió quitar el motor y diseñar una bici específica). Por su peculiar orografía es habitual recorrer la región de la Capadocia en globo, un paseo que ofrece unas increíbles panorámicas a los turistas. Lógicamente, Petr Kraus prefirió la bici al globo. El deportista checo fue tres veces campeón del mundo y se le reconoce en la escena del trialsin como uno de los mayores innovadores de todos los tiempos, además de una leyenda indiscutible de este deporte. Con el patrocinio de Red Bull, Kraus pasó este verano diez días explorando la zona de la Anatolia central, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, con su bicicleta, empapándose, además, de la cultura y la gente de una región dominada antaño por los romanos. Durante su estancia en Capadocia, el checo conoció a muchos lugareños y enseñó a diversos grupos de jóvenes el secreto de sus impresionantes y complicados trucos sobre su bicicleta. «Cuando me hablaron por primera vez de este lugar, un sitio que ha desafiado a los elementos durante diez millones de años, sabía que debía venir aquí. En mi humilde opinión, la vida siempre ha significado luchar contra algo. Lo que convierte a Capadocia en un lugar tan bello es la lucha de la roca volcánica contra la erosión del agua y el viento. Y creo que he encontrado algo de mí mismo en la belleza de Capadocia», explicó. «El suelo de esta región ha sido erosionado y endurecido por el viento y la lluvia durante milenios y hoy da la total sensación de ser una pista de trial natural. Es realmente complicada para hacer trucos, pero las increíbles chimeneas y el resto de formaciones rocosas son realmente preciosas. Estar aquí es un sueño. Es como si la naturaleza hubiese diseñado el lugar perfecto para mi deporte».


kr

r t e p

a us


Los otros

JUEGOS OLÍMPICOS El comité organizador de estos Juegos Paralímpicos prevé una audiencia acumulada de unos 4.000 millones de personas tanto en televisión como en Internet. A pesar de ello, estas Paralímpiadas pasan de puntillas para muchos aficionados al deporte.


Terminaron los Juegos Olímpicos de Londres y se acabó la gran cobertura mediática, auque sigue habiendo deportistas y competiciones a las orillas del Támesis. Suele ocurrir cada cuatro años con los Juegos Paralímpicos, que tienden a pasar más o menos desapercibidos, pese a que las gestas, los esfuerzos e historias de superación personal son, si cabe, más llamativos y enormes. Eso sí, cada vez menos, la organización prevé una audiencia acumulada de unos 4.000 millones de personas. Serán los Juegos Paralímpicos más vistos de la historia. Y es que en la edición de Londres 2012 se batirán muchos récords. Nunca antes hubo tantos participantes, 4.280 de 166 países, también otro récord. En Pekín solo estuvieron representadas 147 naciones. En la capital británica también se batirá la marca de mujeres participantes, 1.513.

nas después de la finalización de éstos. Incluso tres deportistas repiten en ambas citas. El más conocido: Oscar Pistorius. El programa oficial de los Juegos Paralímpicos incluye 20 deportes en 11 días de competición, durante los cuales se pondrán en juego 503 medallas de oro entre deportistas con discapacidad visual (ciegos y deficientes visuales), discapacidad física, parálisis cerebral y discapacidad intelectual, y se realizarán alrededor de 1.250 controles antidopaje. Los 20 deportes oficiales del programa paralímpico de verano son atletismo, baloncesto en silla de ruedas, boccia, ciclismo, esgrima en silla de ruedas, fútbol-5, fútbol-7, goalball, judo, halterofilia, hípica, natación, remo, tenis de mesa, tenis en silla de ruedas, tiro con arco, tiro olímpico, rugby en silla de ruedas, vela y voleibol sentado. En total se disputarán

L a delegación española está formada por 228 personas, de las cuales 142 son deportistas (127 con discapacidad y 15 de apoyo) y el resto, entrenadores, técnicos, guías, personal médico y de organización. La edad media de la expedición es de 29 años, el 77% son hombres y el 29%, mujeres. El 59% de los deportistas repiten experiencia paralímpica, un 29% consiguieron medallas en los Juegos Paralímpicos anteriores y el 74% de ellos estuvieron concentrados en centros de alto rendimiento y centros de tecnificación deportiva. España es una potencia paralímpica mundial y así lo demuestran los resultados obtenidos desde Barcelona'92, ya que desde entonces el Equipo Paralímpico Español se ha consolidado entre los diez primeros países del medallero general. Las competiciones se disputan en los mismos lugares y en las mismas sedes e instalaciones que los Juegos Olímpicos apenas un par de sema-

503 pruebas de estas 20 disciplinas. El Equipo Paralímpico Español competirá en 15 de las 20 disciplinas deportivas: atletismo, baloncesto en silla de ruedas, boccia, ciclismo, esgrima en silla de ruedas, fútbol-5, judo, halterofilia, natación, remo, tenis de mesa, tenis en silla de ruedas, tiro con arco, tiro olímpico y vela. El público ha respondido y se han vendido 2,3 millones de entradas. Durante los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008 fueron 1,8 millones y la organización de Londres prevé elevar las ventas finales por encima de los 2,5 millones de tickets. La ceremonia de inauguración de los Juegos reunió en el estadio a 62.000 personas. El científico Stephen Hawking fue el encargado de abrir el espectáculo y dar paso a un castillo de fuegos artificiales que simulaban su teoría del ‘Big Bang’. Ahora será el turno de la gran explosión de los deportistas paralímpicos en el mejor escaparate.


La mascota se llama ‘Mandeville’ y su su nombre está inspirado en la ciudad de Stoke Mandeville, sede de los primeros Juegos Paralímpicos. El mismo día que se inauguraron los Juegos Olímpicos de 1948 en Londres, sir Ludwig Guttman organizó en esta otra ciudad británica su propia competición, destinada a los soldados que sufrieron lesiones medulares en la Segunda Guerra Mundial. Después, los Juegos de Stoke Mandeville crecieron y crecieron, hasta transformarse en los actuales Juegos Paralímpicos.

OS PIC LÍM EG OS O JU

s o L

JU s EG o OS r t o O

os tr so

Lo

LÍM

PIC

OS

La abanderada española en los Juegos Paralímpicos es Teresa Perales. Una nadadora zaragozana de 32 años, parapléjica y fisioterapeuta de formación. Tiene un palmarés impresionante con 15 medallas paralímpicas, cinco de ellas de oro, 11 en campeonatos del mundo y 18 en Europeos. Ha sido diputada en Aragón y autora del libro ‘Mi vida sobre ruedas’.


WWW.ELBLOGUEADORSONADO.BLOGSPOT.COM

"DONDE DUELE" LUIS AVIN / DJ MERCADONEGRO


LA PLANTILLA


Entrevista de María Acacia López-Bachiller

Ramón Sota Ocejo ha sido una de las grandes figuras de la historia del golf español. Falleció a la edad de 74 años el pasado 28 de agosto, el tío del gran Seve Ballesteros brilló con especial intensidad en la década de los años 60 y principio de los 70, ejerciendo de puente entre dos generaciones de excelentes jugadores que lideraron el desarrollo del deporte del golf en nuestro país. Sin su labor sería impensable que hubieran salido otros campeones del golf español. Recuperamos una interesante entrevista realizada por María Acacia López-Ballicher realizada en Pedreña hace diez años, el 10 de mayo de 2002.

pionero de

Ramón Sota campeones


I

Y luego su salto a Europa… El primer torneo que jugué en Europa fue el Spalding en Moor Park, en Inglaterra, y quedé décimo. Mi hermano Lin trabajaba con Antonio Lavín, que era diplomático en Londres, y me animó a jugar allí. La segunda buena actuación fue en 1961 en el Open Británico en St. Andrews, donde quedé undécimo. Jugando en Moor Park, Lin vio cómo un espectador, que debía ser inglés, pisó mi bola que estaba bien colocada, y cómo otro, a quien le pareció una injusticia, la sacó con la punta del paraguas; Lin lo vio todo. Una vez entrenando en el Open Británico un cuervo se llevó la bola pensando que era un huevo, ¡es que les gustan mucho! Eran eventos con un encanto muy especial… Aquellos torneos eran preciosos, no había nada de todo lo que hay ahora: coches de cortesía, carpas, pancartas, televisiones… Nada de nada; por no haber no había ni restaurantes y ahora hay uno en cada esquina, nosotros cenábamos en el hotel. Yo iba a jugar con Lin los torneos del sur de Francia: Biarritz, Chantaco, La Nivelle… Nos montábamos en la Vespa, atábamos unos cuantos palos debajo del asiento de la moto y allá que nos íbamos; entonces no había otros medios y teníamos que ir haciendo paradas todo el tiempo. Un día que hubo una tormenta muy grande y llovía mucho pensé que la moto no podía pasar un gran charco con los dos encima, y vi un camión y me tiré, me agarré de la puerta y así pasé por el agua. Lin no pudo pasar y allí se quedó tirado con la moto, ¡menuda bronca me echó! Su primer gran éxito fue en el Open de España. En el 63 gané el Open de España en El Prat, que entonces era el campo más difícil que conocíamos; las bolas se quedaban colgadas de los árboles pero yo gané holgadamente, fue la primera vez que cobré un cheque importante. En el 63 todavía no nos sobraba nada. Ese año quedamos segundos en la Copa del Mundo Sebastián Miguel y yo, nos ganaron Arnold Palmer y Jack Nicklaus. ¿Cuál fue su primera salida internacional? La primera vez que monté en un avión fue ese mismo año, en el 63. Los hermanos Miguel y yo fuimos de Barcelona a Milán para jugar el Open de Italia, haciendo una parada en La Costa Azul. Yo iba muy elegante, llevaba un traje precioso de gabardina. Nunca antes había comido espaguetis y en lugar de darles la vuelta con la cuchara se me cayeron todos encima, los compañeros se reían de mí ¡y yo estropeé la chaqueta! Entonces yo no estaba curtido y me veía un poco perdido, tenía 19 años y no veía la forma de medirme con aquellos campeones, ellos eran todos grandes jugadores y estaban muy hechos.

I

Háblenos de sus inicios en Pedreña. Nací el 23 de abril de 1938 en Pedreña. Mi padre, abuelo de Seve Ballesteros, era labrador y mi madre, hija de un hombre que tenía muchas tierrucas, que era el bisabuelo de Seve. Aquí en el campo de golf fueron mis hermanos Alfonso (aunque yo nunca le vi hacer de caddie por ser mayor que yo) y Pedro los que empezaron a trabajar. Aquellos primeros años fueron malos, esto estaba recién hecho y casi no había trabajo, venía muy poca gente a jugar. Y siguió los pasos de sus hermanos… Yo empecé haciendo de caddie en el Real Golf de Pedreña cuando tenía nueve años (1947), entonces había hambre y recuerdo muchas calamidades. Nosotros veníamos a ver si ganábamos algo pero era difícil. Los pequeños como yo casi no podíamos tirar de la bolsa, a pesar de que eran más pequeñas y no tan pesadas como las de ahora, y más bien recogíamos las bolas. Al terminar teníamos que lijar la cabeza de los palos, que eran de madera, y eso no nos gustaba; luego, había que dar un poco de aceite con la balleta. ¿Cuánto le pagaban por aquello? Por 18 hoyos nos pagaban 5 pesetas, que daban para bastante. A mi madre le costaba 40 pesetas al mes la escuela donde yo iba, o sea que yo sabía que tenía que dar por lo menos ocho vueltas de 18 hoyos para poder pagarla. ¿Y cuándo comenzó a jugar? Había tres categorías de caddies y yo fui aprendiendo y ascendiendo hasta la primera, que ya me daban 11 ó 12 pesetas, te hablo del año 50 más o menos. Jugábamos los campeonatos de caddies y no recuerdo si gané el primero, pero el segundo sí lo gané y a partir de ahí todos. Me gustaba mucho jugar, mucho. ¿Cómo fue ese paso de caddie a jugador? Me hice caddie profesional a los 16 años y le llevaba la bolsa a un señor que me pagaba muy bien, 100 pesetas la vuelta, y además me dejaba jugar con él. Un día en el hoyo 13 de Pedreña él tenía punto y yo le tiré un segundo golpe fenomenal, la dejé dada y me dijo: “Ramonín, eres un perro, me has fastidiado, yo tenía punto y me has ganado. Eres un gran caddie pero demasiado buen jugador para mí”. Ese día perdí a un gran cliente. Con 18 años me hice profesional y en 1956 gané mi primer Campeonato de España aquí en Pedreña. A los 19 tuve un año malo y decían que yo era un cuento y nunca iba a hacer nada, pero yo sabía que no era así, veía claro mi camino y me entraba por un oído y me salía por otro lo que dijeran.


Su sexto puesto en el Masters de Augusta fue toda una hazaña. En el 64 jugué mi primer Masters de Augusta y en el 65 quedé sexto; lo ganó Nicklaus. Era la primera vez que veía un campo como yo me había imaginado que tenían que ser, era duro y los greenes endemoniados, eso nunca lo han cambiado en Augusta. Los golpes tenían que caer en el sitio justo donde se pudiera patear, me di cuenta de que era así en todos los hoyos y me impresionó, ¡por algo es el Masters! Es un campo precioso, el más bonito de todos y muy difícil, con los lagos, los pinos y el colorido de esa época del año. Aunque el más difícil que he visto es Pebble Beach, jugué allí un Pro-Am, ¡qué maravilla! ¿Qué campo español les gusta más? En España tenemos muy buenos campos, no he tenido la suerte de jugar Valderrama y de ese no puedo hablar, pero sí de Las Brisas, Sotogrande, Club de Campo, El Saler... aunque no le hay tan bonito como Pedreña, no le encontré igual en todo el mundo, no hay otra finca como Pedreña. Sigue siendo muy bueno para aprender, aquí hay que jugar bien los 14 palos de la bolsa si quieres hacer resultado.

¿Con qué golfista de su época tenía más amistad? De los jugadores de mi época yo era muy amigo de Roberto de Vicenzo, era muy majo y me decía: “Sota, cuando Nicklaus juega normal, el resto jugamos para los segundos”. Me recuerda a lo que hace ahora ése (Tiger) Woods, ¡todo lo hace bien! Domina al resto con una facilidad que no le aguantan sus 16 ó 18 bajo par, ¡qué tío! ¿Cuándo veía jugar al Seve niño pensó en lo lejos que iba a llegar? Recuerdo a Seve (Ballesteros) cuando era un niño, le hacía de caddie a un pediatra que también le dejaba jugar y de vez en cuando le daba entradas para ver el Racing; me decía: “Ramonín, éste chavalín, ya verás tú los dólares que va a ganar”. Jugaba bárbaro. Un día estaba Seve tirando bolas y me dijo: “mírame un poco”. Se concentraba y las tiraba muy rectas, y yo le dije “te falta una cosa, que vayan más lejos”; me miró con esa mirada que sólo vi en él y me contestó: “ya irán, ya irán”. Alrededor del green era un malabarista, yo siempre pensé que iba a ser diferente a los demás pero… ¡quién iba a pensar que ganaría cinco Grandes, nadie podía calcular dónde llegó!.

I


Perfil Tío de Severiano Ballesteros –sobre quien ejerció una profunda ascendencia–, Ramón Sota destacó como profesional del golf en una época completamente distinta a la actual, arañando a base de trabajo, esfuerzo y talento un loable reconocimiento en una actividad deportiva que, entonces con unas endebles estructuras, contribuyó a engrandecer de manera tremendamente significativa. Ganador de numerosos torneos profesionales alrededor del mundo, Sota comenzó de caddie en el Real Club de Golf de Pedreña antes de imponerse en los principales Opens nacionales de Europa que constituyeron la base del actual European Tour, creado en 1972, justo cuando el golfista cántabro culminó la parte más brillante de su intensa trayectoria. Entre sus logros se encuentran, al margen de otros muchos títulos, cuatro Campeonatos de España de Profesionales, el Open de España (1963), tres Open de Portugal y un Open de Francia. Además, en 1965 concluyó en sexta posición en el Masters de Augusta, la mejor actuación de cualquier golfista europeo en tan prestigiosa competi-

ción hasta esa fecha. Con posterioridad, en 1971, concluyó primero en el Orden de Mérito Europeo, el año anterior al nacimiento del nuevo Circuito Europeo Profesional, donde compitió sólo en 1972. Retirado del golf de elite ese mismo año, retornó a mediados de los años 90 para participar en algunos torneos del Circuito Sénior Europeo. También fue muy destacada su actuación para que España lograse la segunda plaza en la Copa del Mundo de 1963 junto con Sebastián Miguel, a ambos se les concedió por ello la Cruz de Isabel la Católica. También logró otro subcampeonato en este mismo torneo en 1965 acompañado por Ángel Miguel. La competición se disputó en España y supuso un gran espaldarazo para el golf en nuestro país, con una repercusión mediática que lo acercó por primera vez al conjunto de la sociedad española. La pareja española solo fue superada por los sudafricanos Gary Player y Harold Henning. En 1965 Ramón Sota ganó el Open de Francia con un albatros en la jornada final, 62 golpes en su tarjeta que en aquel entonces constituyó récord del


Mundo de menos golpes en un torneo profesional. Tras repetidos triunfos hasta la conclusión de la década de los años 60 –también ganó varios torneos en el continente americano, con mención especial para el Open de Brasil de 1965 y el Open de Puerto Rico en 1966–, Ramón Sota fue distinguido con la Medalla al Mérito en Golf en 1965. El año 1971 fue igualmente otro de los puntos álgidos de su completísima trayectoria deportiva. En aquel entonces Ramón Sota se distinguió como mejor jugador del Ranking American Express (que incluía seis abiertos continentales), seguido por Roberto de Vicenzo y el inglés Peter Townsend. Además, se erigió como mejor jugador del Continente Europeo (con seis abiertos continentales más el Open Británico) por delante de Jaime Gallardo y Ángel Gallardo.

Nada más dejar de competir al más alto nivel, Ramón Sota fue solicitado para dirigir el recién fundado Club de Golf de Villamartín, en Alicante, si bien su sueño se vio realmente cumplido cuando promovió el Club de Golf Ramón Sota, en la localidad cántabra de Agüero, 9 hoyos pares 3 diseñados por Severiano Ballesteros e inaugurados en 2001, donde ha desarrollado una excelente Escuela de Golf. Su hijo José Antonio le definió hace poco con estas palabras: «Es mi padre, mi maestro, mi entrenador, mi preparador… Todo. Su filosofía es el trabajo, la lucha, la entrega, y esas son cualidades que uno debe desarrollar entrenando y por supuesto en el campo, hay que saber pelear la vuelta, tener esa garra y un espíritu combativo, y hay que saber salir airoso de un mal día. Todo eso nos lo ha transmitido nuestro padre».

s é r a m l a P Principales triunfos Ganador 4 veces del Campeonato de España de Profesionales en 1956 (con 18 años), 1959, 1960 y 1961.

Participaciones internacionales British Open en varias ocasiones. Mejores resultados: 7º en 1963, 8º en 1971. Máster de Augusta en varias ocasiones. Mejor resultado: 6º en 1965. Campeonato del Mundo de Golf. Canadá Cup en varias ocasiones. Mejores resultados: 2º clasificado por equipos en 1963 y 1965, 3º puesto individual en 1963 y 1965. Ganador del Open de Brasil en 1965. Ganador del Open de Puerto Rico en 1966. Ganador tres veces del Open de Portugal 1963, 1969 y 1970. Ganador del Open del Algarve en 1971. Ganador del Open de Holanda en 1966 y 1971. Ganador del Open de Italia en 1971. Ganador del Open de Francia en 1965. Ganador del Open de Biarritz en 1962, 1964, 1965 y 1966.


>> Toda la informaci贸n del mundo del Surf en Cantabria

www.surfcantabria.com


BIO DAVID MECA. 1/2/74 (Sabadell). Es el nadador espaĂąol mĂĄs conocido, laureado e importante de la historia. LogrĂł 7 medallas en los Mundiales, con dos oros (Honolulu 2000 y Montreal 2005) y multitud de triunfos. Sus retos han dado la vuelta al planeta.


FOTO PERIODISMO ;) Espero que aquí no haya controles de Alcoholemia

¡


a, v e u l l e ueva... u q , a v ue de la c l l e u Q virgen la ¡Qué pena que estos coches no tengan ¡Dale altavoces para el cana! chunda-chunda!


Librería GAME ZONE deportiva

Autor: Jordi Sierra i Fabra Editorial: Ediciones del Bronce ISBN: 84-8453-027-2 Páginas: 166 P.V.P.: 7,50 €

M

ás que una recomendación es una curiosidad. Una novela juvenil premiada con el galardón Columna Jove de 1998 y ambientada en el mundo del atletismo. No es literatura de calidad ni un libro de consulta, pero sí una buena opción para los deportistas jóvenes que quieran leer algo sobre su deporte. No hay muchas novelas sobre atletismo y menos que propongan una pequeña reflexión sobre las malas prácticas de dopaje y la ética del deportista. Jordi Sierra i Fabra se inventa al primer medallista olímpico español, Oriol Masferrer, que logró la plata en los Juegos de Munich en los 400 vallas. El corredor catalán perdió el oro por tan sólo una centésima ante un atleta de la Alemania del Este. En 1988 se destapa el escándalo del dopaje sistemático al que sometían a los deportistas de la RDA y uno de los posibles acusados es el hombre que le arrebató aquella medalla de oro y su vida, porque poco después de los Juegos sufrió un accidente que le dejó cojo. Su hijo, Marc, atleta que prepara su participación en los Europeos de categoría juvenil, quiere ayudar a su padre a que recupere su autoestima y el oro que debió ganar. La joven promesa tendrá incluso que salvar a su mejor amigo de la tentación de la EPO y aprenderá una lección de la vida.

JJOO Londres 2012

‘ ‘

El oro de los dioses

PLATAFORMAS: Ps3, PC y XBOX P.V.P.: 29,90 € -OfertaDESARROLLADOR: SEGA LANZAMIENTO: 15 de junio de 2012 Si te quedó algo de espíritu olímpico después del atracón de los Juegos de Londres esté será un buen juego, sobre todo por el precio. Pocas semanas después de que hayan terminado las Olímpiadas podemos adquirir alguna de sus versiones casi a la mitad de su coste. Cosas del mercado. La compañía japonesa ha optado por cambiar el modo de juego y evolucionar el clásico sistema del machacabotones por algo más sutil, que tiene que ver con el ritmo. El juego incluye muchas disciplinas deportivas y eso siempre es una ventaja. Algunas son un auténtico rollo o muy poco jugables, como el voley o el tenis de mesa. El atletismo y la natación están bien representados, también el piragüismo, remo o ciclismo en pista pasan con nota la prueba. No faltan el tiro o el salto del potro en gimnasia, dos clásicos de este tipo de juegos olímpicos. Se puede jugar on line y en general es un juego correcto que cumple su función sin grandes alardes. Entretenido.


TEXTO: FRAN DÍEZ

Coach Carter No por previsible y repleta de tópicos nos encontramos ante una mala película. Es más, esta cinta suele ser minusvalorada por todo ello, pero pasa con nota el examen de cualquier aficionado al baloncesto, aunque para un cinéfilo sea poco más que el consabido biopic. Basada en una historia real y el posterior libro autobiográfico del entrenador Ken Carter, nos sumerge en ese ambiente tan cinematográfico que ha terminado siendo el baloncesto universitario o de instituto, como es el caso, con adolescentes más o menos problemáticos. En la vida real este técnico de disciplina espartana tuvo la osadía de no dejar jugar a los alumnos que no obtuvieran buenos resultados académicos. La decisión dividió en dos a toda la comunidad ya que el equipo, los Oilers de Richmond (Virginia) –el equipo del instituto donde Carter había batido todos los récords cuando fue jugador-, estaba cuajando una de las mejores temporadas de su historia. Pese a las amenazas y presiones, el entrenador dio una lección de ética y fidelidad a unos principios. El suceso ocurrió en 1999 y Carter generó un debate incluso a nivel nacional en Estados Unidos sobre la educación y el deporte. Desde entonces se convirtió en una figura muy respetada hasta el punto de tener su propio film. Actualmente no entrena, aunque sí dirige un campus para jóvenes. Samuel L. Jackson mantiene el tipo y todo el peso en la cinta. Por aquel entonces todavía se dedicaba a actuar. Hay un antes y un después de 'Serpientes en avión' en la trayectoria de uno de los actores que más ha recaudado en la última década. Las escenas en la cancha están bien rodadas y la trama simplona, moralizante y estirada hasta más de dos horas no deja de ser entretenida. Una cinta tan mítica como 'Hoosiers' se lleva toda la fama, pero 'Coach Carter' aprueba el examen y merece estar en el quinteto inicial o por lo menos ser un buen reserva.

TÍTULO ORIGINAL Coach Carter (2004) DURACIÓN 136 minutos PAÍS Estados Unidos DIRECTOR Thomas Carter GUIÓN Mark Schwahn y John Gatins MÚSICA Trevor Rabin FOTOGRAFÍA Sharon Meir PRODUCTORA Paramount Pictures / MTV Films REPARTO Samuel L. Jackson, Rob Brown, Channing Tatum, Robert Ri’chard, Debbi Morgan, Ashanti, Rick Gonzalez, Antwon Tanner y Nana Gbewonyo


Batiburrillo Oscar Pistorius,

104 Fueron los medallas que ganó Estados Unidos, campeón en el medallero de los Juegos de Londres. Con 88 se quedó China y con 65, Gran Bretaña. Juntando todas las medallas de la Unión Europea: 311.

Primer atleta con una doble amputación en participar en unos Juegos.

La Cifra

...

Sabías que... Ji Cheng se ha convertido en el primer ciclista chino que participa en la Vuelta a España 2012. Corre con el equipo Argos-Shimano y se dio a conocer en el panorama internacional con una victoria en el peculiar Tour del Mar del Sur de China en 2008. El ciclismo se abre a nuevos mercados y en unos cuantos años subirá el nivel de esos países emergentes, porque al final la bici es un medio de transporte universal y ecológico.

El Obraje

N

Nick Olas

o sé como lo hice pero allá por el 92 me convertí en goleador e ídolo en el barrio Obraje de San Miguel de Allende, Méjico. El barrio no tenía luz eléctrica ni apenas agua. Yo trabajaba al lado, en un colegio bilingüe para los ricos de la ciudad. Un día haciendo "footing" (no había olas y mi cuerpo me pedía actividad) vi como un grupo de personas jugaba feliz al fútbol. Me acerqué y en mi pobre español pregunté si podía jugar. Me miraron sorprendidos y les debí hacer gracia... Tuve la suerte de meter un par de goles y me ficharon para su liguilla. Todos los domingos jugábamos partidos que parecían más bien una excusa para beber y comer después. Como no les entendía muy bien me dedicaba a reírme cuando se reían, beber cuando bebían, y comer cuando comían. No sabía si se reían conmigo o de mí, pero me daba igual. Así que nos hicimos buenos amigos. Mis compañeros de equipo tenían todos apodos de animales: en la delantera estaban la Rata y el Chivo. En el medio campo estaba el Chango y dos primos que se llamaban el Perro (lo cual provocaba mucha confusión a la hora de comunicarnos en el campo) y a mí me llamaban Schuster, aunque no sabía quién era, me gustaba. El caso es que milagrosamente metía goles en los partidos y caí bien a la afición. Cuando pasaba por el barrio los niños salían de sus casas y me gritaban cual héroe. No me lo creía, pero les saludaba alegremente más por sus sonrisas que por mis dotes futbolísticas. Yo iba a trabajar más tarde que ellos y salía más temprano, incluso ganaba más dinero, pero no querían jamás que pagase las cosas. Era increíble, sacaban cajas de cerveza y tacos de carnitas abundantes y me trataban como un invitado. Su humildad y alegría me abrumaba. Un día tras un partido (muchos tacos y birras después) les dije lo a gusto que estaba con ellos. Se reían, como siempre. "Pinche Nicolás, toma tu cerveza güey. Tú eres gente de más mundo. Te irás de aquí y te olvidarás de nosotros". ¡Qué equivocados estaban!.


«Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita reproducir algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47)».


Dxtcantabria@yahoo.es

Tlf: 630 209 017


DxT 6