Page 1

1   LA  FORMACIÓN  DE  LOS  EDUCADORES,  RELIGIOSOS  Y  LAICOS,  AL  SERVICIO  DE  LA  EDUCACIÓN  EN  UN   MUNDO  QUE  CAMBIA   Comisión  de  Educación  de  la  USG-­‐UISG   PRESENTACIÓN   Las  Uniones  de  los  Superiores  y  de  las  Superioras  Generales,  en  su  preocupación  por  el  Ministerio   Educativo  confiado  por  la  Iglesia  a  nuestras  Instituciones  religiosas,  promueven  desde  hace  algunos  años  una   Comisión  Educativa  (CE),  cuya  principal  función  es  la  de  dinamizar  el  compromiso  de  nuestras  Instituciones  en   las  actividades  educativas  que  llevamos  adelante  en  todo  el  mundo.   Teniendo  en  cuenta  el  gran  recorrido  hecho  y  la  importancia  de  los  temas  tratados,  deseamos  renovar   nuestro  modo  de  trabajo,  buscando  una  mayor  participación  de  los  Responsables  de  la  Educación  de  las  Curias   Generales.   Entre  todos  los  desafíos  que  tenemos  en  el  horizonte  de  nuestra  actividad,  la  Comisión  Educativa  de  la   UISG-­‐USG  está  convencida  que  la  formación  de  los  educadores  es  uno  de  los  puntos  fundamentales  a  reforzar   para  que  nuestro  compromiso  educativo  responda  a  las  necesidades  reales  de  nuestra  Iglesia  y  de  nuestra   Sociedad  de  modo  particular  en  relación  a  las  complejas  circunstancias  en  continuo  cambio  en  las  cuales  nos   encontramos  actuando.  Creemos  que  esta  cuestión  traiga  hacia  sí  muchas  otras,  y  puede  ayudarnos  a  progresar   hacia  el  objetivo  que  estamos  buscando  de  conseguir:  tejer  una  red  de  colaboración  entre  todas  nuestras   Instituciones.   Con  el  fin  de  profundizar  este  tema  la  Comisión  Educativa  convoca  a  un  “seminario  de  reflexión  y   estudio”  respecto  a  la  “formación  de  los  educadores,  religiosos  y  laicos,  al  servicio  de  la  educación  en  un   mundo  que  cambia”.  Al  fin  de  orientar  el  trabajo  de  tal  seminario,  la  CE  presente  el  siguiente  documento,  a  leer   como  un  “instrumentum  laboris”  o  guía  para  el  citado  encuentro,  destinado  a  los  responsables  de  la  educación   de  las  Curias  Generales  de  nuestras  Instituciones  Religiosas.   Proponermos  el  siguiente  esquema  para  seguir  nuestra  reflexión:   0.  Introducción:  el  para  qué  de  este  trabajo   1.  Una  mirada  sobre  la  situación  educativa  de  nuestro  mundo.   2.  Las  exigencias  que  nuestra  realidad  propone  al  educador,  religioso  o  laico.   3.  Las  opciones  formativas  sobre  las  cuales  nuestras  Instituciones  deben  reflexionar.   4.  Las  propuestas  hechas  a  la  UISG-­‐USG.   INTRODUCCIÓN.  El  por  qué  de  este  trabajo   La  actividad  educativa  realizada  en  la  perspectiva  de  la  fe  cristiana  es  decisiva  para  la  promoción  de  la   misión   evangelizadora   de   la   Iglesia.   (1)     La   Nueva   Evangelización   a   la   cual   estamos   llamados,   no   podrá   realizarse   en  plenitud  sin  el  compromiso  con  una  educación  cristiana  de  calidad,  en  grado  de  ofrecer  a  los  niños,  jóvenes  y   a   las   familias   una   formación   integral   que   les   permita   vivir   y   transformar   nuestro   mundo   según   los   valores   del   Reino  de  Dios.  (2)  

   


2   Sin   embargo,   esta   tarea   educativa   será   siempre   el   fruto   del   trabajo   de   los   educadores   y   educadoras   que   asuman  como  propio  tal  servicio.  Nuestras  Instituciones  deben  tener  una  máxima  atención  en  cuanto  se  trata   de   la   formación   de   cada   persona   encargada   en   la   actividad   educativa,   sean   religiosos   o   laicos.   De   una   adecuada   formación   de   los   educadores   depende   la   eficacia   y   el   resultado   positivo   de   nuestro   compromiso   educativo.   Siguiendo  las  palabras  de  Benedicto  XVI  (3),  hoy  hablamos  de  “emergencia  educativa”,  generada  por  una  cierta   auto  comprensión  del  hombre.  Solo  a  partir  de  una  sólida  formación  como  educadores  podremos  responder  a   este   desafío,   mediante   una   educación   integral   en   grado   de   dar   plenitud   al   hombre.     Sólo   la   educación   cambia   el   mundo,    y  sólo  educadores  conscientes  de  la  propia  misión  pueden  hacer  posible  este  cambio.   Por  esto  afirmamos,  convencidos,  que  la  formación  de  los  educadores  es  la  clave  maestra  y  la  respuesta   que   nuestras   Instituciones   pueden   y   deben   colocar   delante   de   los   desafíos   presentes   en   los   horizontes   de   la   educación  cristiana.   Afirmamos   además   que   tal   formación   es   fundamental   para   todos,   tanto   para   los   religiosos   como   para   los   laicos.   Estamos   convencidos   del   hecho   que   deba   estar   unida   en   comunión,   y   compartida   por   todos,   al   carisma   y   a   la   misión   de   cada   uno   de   los   Institutos.   (4).   Sólo   hacia   una   opción   de   “comunión   en   la   formación   de   religiosos   y   laicos”,   podremos   continuar,   aceptando   sus   consecuencias,   hacia   una   “misión   compartida”.   Esta   comunión   refleja   la   reciprocidad,   de   tal   modo   que   también   el   laico   forma   un   religioso.   Estamos   llamados   a   superar   la   visión   que   ve   al   religioso   como   único   formador,   para   dejar   espacio   a   una   visión   de   formación   que   sea   de  todos  y  para  todos.   El   contexto   en   el   cual   nos   encontramos,   así   de   complejo,   diverso   y   en   cambio   permanente,   exige   educadores   en   permanente   formación   para   que   sean   conscientes   de   los   momentos   que   viven   los   niños,   los   jóvenes,  las  familias  y  las  escuelas.  Nuestras  Instituciones  están  inmersas  en  un  proceso  de  profundos  cambios,   no   sólo   en   referencia   a   los   contextos   en   los   cuales   actuamos.     Debemos   trabajar   al   interno   de   estas   grandes   circunstancias.  Evitemos  el  error  de  pensarnos  servidores  de  jóvenes  del  siglo  XXI,  permaneciendo  con  nuestra   formación  atrasada  al  siglo  XX.   Para  una  reflexión   1. Crees   que   nuestras   Instituciones,   de   hecho,   consideran   que   la   formación   de   los   educadores   sea   una   prioridad  fundamental  para  mejorar  nuestra  oferta  educativa?  ¿Qué  preocupaciones  experimentas  en   lo  que  se  refiere  a  esta  grande  cuestión?   2. Respecto   al   contexto   que   conoces,   nuestras   Instituciones   ¿actúan   para   garantizar   la   formación   de   los   propios  educadores  partiendo  de  una  clara  apuesta  a  la  “Misión  compartida”?   1-­‐UNA  MIRADA  A  LA  SITUACIÓN  EDUCATIVA  DE  NUESTRO  MUNDO   Son  numerosos  los  puntos  de  vista  a  partir  de  los  cuales  podemos  observar  nuestro  mundo.  Nosotros   queremos   focalizarnos   en   la   perspectiva   del   educador   cristiano.   (5)   Nuestro   modo   de   amar   la   realidad   es   contribuir  para  transformarla  según  la  visión  del  Evangelio.  Pero  para  hacerlo  necesitamos  conocerla.  Estamos   llamados   a   educar   al   interno   de   un   mundo   complejo,   en   cambio   continuo   y   rico   de   desafíos,   oportunidades   y   dificultades.  En  su  análisis  percibimos  las  numerosas  tendencias  y  procesos  a  los  cuales  intentamos  acercarnos   con   una   vocación   educadora,   sobre   todo   porque   deseamos   definir   bien   en   qué   perspectiva   nos   situamos,   cómo   podemos  y  debemos  intentar  dar  una  respuesta.   Estas   tendencias   y   procesos,   provocan,   sin   duda,   oportunidades   y   desafíos.   Debemos   esforzarnos   a   entrar  en  su  interior,  también  si  la  realización  de  un  análisis  exhaustivo  de  cuanto  sucede  en  nuestra  sociedad      


3   no   es   el   objetivo   central   del   presente   documento.   Sin   embargo   sin   una   lectura   de   base   de   cuanto   sucede   en   torno   a   nosotros,   no   es   posible   una   clara   ubicación   de   nuestra   vida.   Vivimos   en   tiempos   “líquidos”   en   los   cuales   nos  movemos  de  modo  confuso  si  no  desarrollamos  un  análisis  sereno  de  nuestra  realidad.  Ser  conscientes  de   “esto  que  sucede”  y  de  “dónde  estamos”  representa  la  “tabla  de  surf”  con  la  cual  podemos  movernos  con  más   claridad  en  el  mundo  que  vivimos.   Debemos   necesariamente   reconocer   que   el   hablar   de   la   “cultura   mundial   de   hoy”   resulta   por   demás   pretencioso,  porque  existen  numerosas  culturas  particulares.  Algunas  resisten  a  los  cambios  y  a  las  influencias   externas,  conservando  fielmente  los  propios  principios  sin  ninguna  alteración.  Sin  dudas  si  deseamos  hablar  de   “educación”   y   “educadores”   más   en   general,   tenemos   que   intentar   descubrir   algunas   claves   comunes   que   puedan   influir   cada   cultura   en   modo   diverso   y   que   estemos   en   grado   de   definir   nuestro   mundo   que   está   en   permanente   evolución.   Esta   es   la   categoría   central:   el   mundo   se   mueve   mucho   y   en   diversas   direcciones.   Citamos   algunas   –   seis   –   entre   las   tendencias   percibidas   que   contribuyen   a   la   configuración   de   este   mundo   poliédrico  y  diverso.   En  evolución.    El  cambio  es  una  condición  permanente  de  nuestro  mundo,  como  ya  fue  dicho  hace  casi   50  años  en  el  Concilio  Vaticano  II  (6).  También  los  lugares  más  remotos  de  nuestro  mundo  fueron  tocados  por   los   desarrollos   tecnológicos,   a   los   cuales   siguen   los   cambios   sociológicos,   económicos   y   políticos.   Además   no   podemos,   hoy   en   día,   preveer   cómo   será   el   mundo   dentro   de   10   o   20   años   (7).   De   lo   que   podemos   estar   absolutamente   seguros   es   que   será   diferente   de   hoy,   pensando   por   ejemplo   a   la   sorpresa   general   que   ha   producido  el  cambio  que  irrumpió  en  algunos  países  árabes.   Global.     Los   medios   de   comunicación   permiten   una   información   instantánea   respecto   a   cualquier   hecho   sucedido  en  el  mundo.  Además  las  personas  viajan  mucho  más  que  en  cualquier  otra  época  histórica,  a  veces  a   propiamente   a   causa   de   esta   información   global   que   reciben,   otras   veces   forzados   por   las   circunstancias.   En   algunas  partes  del  mundo  (Europa,  América  del  Norte,  Australia)  existe  una  fusión  de  etnias  y  razas  que  están   transformando  rápidamente  el  perfil  de  la  sociedad  (8).     Importancia   de   la   persona.       La   aspiración   hacia   una   plena   realización   personal   está   profundamente   radicada   en   nuestra   sociedad.   Esto   es   un   gran   valor   sobre   el   cual   podemos   y   debemos   trabajar.   Sin   embargo   los   valores  contienen  un  riesgo,  en  este  caso  la  tendencia  al  individualismo,  que  ciertamente  hace  que  la  persona   sea   llevada,   ante   todo,   a   buscar   los   proprios   intereses.   Esto   puede   suceder   en   el   mundo   “occidental”   y   también   en   aquel   que   viene   definido   con   el   “sur   del   mundo”,   comúnmente   percibido   como   “más   comunitario”.   Este   individualismo   puede   presentarse   a   un   nivel   personal   y   a   otro   más   colectivo:   los   individuos   se   organizan   para   defender  los  intereses  del  proprio  grupo  contro  los  otros  grupos  de  la  misma  sociedad,  o  los  intereses  del  propio   país  respecto  a  aquellos  de  los  países  extranjeros.   La  comunicación.      No  hay  dudas  que  la  comunicación  es  una  de  las  claves  fundamentales  de  nuestro   mundo.   Podremos   decir   que   “comunico,   por   lo   tanto   existo”.   Sin   embargo   puede   también   ser   verdadero   que   nuestro   mundo   contribuye   a   la   creación   de   una   cierta   “identidad   impersonal”.   La   imagen   del   supermercado   puede  representar  bien  nuestra  realidad:  es  posible  entrar  en  él,  obtener  todo  lo  que  uno  necesita  (si  se  posee   una  carta  de  crédito  bien  provista  o  también  bastante  dinero  en  efectivo),  e  irse  sin  haber  intercambiado  una   sola   palabra   con   ninguno.   Otro   ejemplo   de   esta   realidad   es   internet:   se   puede   acceder   a   cualquier   tipo   de   información,   hacer   muchísimas   actividades   comerciqales,   etc,   sin   la   necesidad   de   tener   que   ver   con   alguno:   basta  “cliquear”  el  “ratón”.  Es  posible  obtener  información  sin  el  mínimo  esfuerzo.  Todo  esto  choca  con  lo  que   sucedía   en   las   culturas   precedentes,   cuando   el   contacto   con   las   personas   era   fundamental   y   gratificante.   También  cuando  la  tecnología  facilita  los  encuentros  en  las  “redes  sociales”,  allí  donde  un  individuo  puede  tener      


4   cien   amigos,   tales   relaciones   resultan   ser   en   general   muy   superficiales.   En   estos   casos,   la   mayor   parte   de   las   veces,   uno   se   relaciona   con   los   “íconos”   más   bien   que   con   personas;   también   los   personajes   contactados   pueden  ser  totalmente  ficticios  e  imaginarios  (9).     El   riesgo   de   la   agresividad.       La   consecuencia   del   individualismo   es   la   agresividad   actuada   para   conquistar   lo   que   los   otros   poseen.   Tal   agresividad   se   manifestó   en   numerosas   modalidades   a   lo   largo   de   la   historia:   guerras   de   conquista,   esclavitud,   colonialismo   ...   Hoy   se   manifiesta   en   modo   más   sutil,   más   o   menos   insidioso.   Somos   conscientes   también   de   la   actitud   agresiva   del   progreso   en   relación   a   la   naturaleza,   y   comenzamos  a  darnos  cuenta  que  este  tipo  de  relación  con  los  otros  y  con  el  ambiente  no  puede  prolongarse   por  mucho  tiempo:  si  no  lo  modificamos  estaremos  obligados  a  pagar  las  consecuencias  (  o  tal  vez  la  cuenta  será   tan  grande  que  no  podremos  pagarla)  en  un  futuro  más  o  menos  cercano.   Ser   y   tener.     El   hombre   se   diferenció   de   los   animales   en   el   momento   en   el   que   comenzó   a   actuar   según   procesos   racionales   dejando   de   lado   aquellos   institivos.   Poco   a   poco   comenzó   a   descubrir   el   mundo   de   los   valores,  de  la  estética,  del  espíritu,  de  las  relaciones  que  lo  convierten  en  una  mejor  persona,  más  humana.  Sin   dudas  el  hombre  de  hoy  se  encuentra  frente  a  un  mundo  en  el  cual  el  consumismo  es  el  camino  y  el  objetivo   final:  poseer  la  mayor  cantidad  posible  de  cosas  para  ser  felices.  Los  medios  para  alcanzar  la  felicidad  son  más   importantes  respecto  a  una  seria  reflexión  sobre  la  felicidad  misma.  Rodeada  de  tantos  avances  tecnológicos,  la   persona   se   olvida   fácilmente   que   existe   algo   “mayor”   de   cuanto   es   posible   comprar   con   el   dinero,   y   que,   en   definitiva,   nuestro   ser   humano   consiste   en   el   desarrollar   siempre   más   nuestra   dimensión   espiritual,   con   los   valores   anexos,   más   bien   que   limitarnos   a   las   cosas   meramente   materiales.   Pero   el   corazón   del   hombre,   dotado   del  don  de  la  fraternidad,  favorece  también  dinámicas  de  solidaridad,  de  conciencia  humana,  de  voluntariado,   que  son  las  esencias  mejores  de  nuestra  sociedad.   Nuestras  instituciones  y  todas  las  personas  que  trabajan  en  ella  para  llevar  adelante  una  propuesta  de   educación   en   grado   de   ofrecer   horizontes   a   nuestros   jóvenes   y   esperanza   a   nuestras   sociedades,   todos,   debemos   estar   en   grado   de   comprender   cómo   es   el   mundo   en   el   cual   vivimos,   trabajar   para   discernir   los   procesos   y   ponernos   como   prioridad   la   relación   de   una   dinámica   virtuosa   que   nos   favorezca   la   realización   de   dos  puntos  decisivos:   a)   Comprender   lo   que   está   sucediendo   y   lo   que   podrá   suceder   a   través   de   una   actitud   de   formación   continua  y  de  crecimiento.   b)   Sostener   nuestro   trabajo   educativo   al   servicio   de   esta   realidad,   así   como   es,   a   fin   de   dotarla   de   instrumentos  para  el  cambio  y  para  una  evolución  hacia  los  valores  en  los  cuales  creemos  y  que  dan  sentido  a   nuestra  vida  y  a  nuestro  trabajo.   Para  una  reflexión   1.  ¿Cuáles  son  las  otras  tendencias  sociales  que  se  distinguen  en  el    mundo,  teniendo  en  cuenta  la  perspectiva  del   educador?  Provaremos  a  “completar  el  cuadro”   2.  ¿Qué  necesitan  nuestras   Instituciones  a  fin  de  desarrollar  la  capacidad  de  comprensión  de  nuestro  mundo?  y   la  educación  que  ofrecemos  ¿es  verdaderamente  influyente  en  las  personas  a  las  cuales  nos  dedicamos?   3.   ¿Cuáles   son   las   principales   fortalezas   y   debilidades   que   tenemos   que   considerar   para   crecer   en   nuestra   capacidad  de  servicio  educativo  en  el  campo  de  la  instrucción?  

   


5   4.   ¿En   cuáles   puntos   debemos   insistir   más   respecto   a   la   formación   de   los   educadores,   para   responder   a   este   mundo  que  cambia,  tan  poliédrico  y  complejo?   2–  LAS  EXIGENCIAS  QUE  NUESTRA  REALIDAD  PROPONE  AL  EDUCADOR,  RELIGIOSO  O  LAICO   No   es   posible   pensar   en   nuestra   formación   como   educadores   sin   tener   en   cuenta   las   exigencias   y   los   desafíos   del   mundo   en   el   cual   vivimos.   Nuestros   proyectos   formativos   deben   estar   estructurados   en   dos   direcciones:  en  parte  respondiendo  a  lo  que  somo  y  queremos;  en  parte  haciendo  frente  a  la  realidad  a  la  que   debemos   dar   una   respuesta.   En   este   sentido   debemos   considerar   algunas   líneas   importantes   para   nuestra   formación,   teniendo   cuenta   de   que   es   necesario   que   los   educadores   preparen   los   educandos   a   fin   de   que   estemos  en  grado  de  vivir  en  su  mundo  para  poderlo  transformar.  Proponemos  algunas  de  las  características  a   las   que   estamos   llamados   a   promover   en   nuestro   trabajo   educativo,   teniendo   en   claro   que   lo   dicho   para   los   educadores  se  refiere  también  a  toda  la  comunidad  educativa.   Adecuada   –   constructiva.     Teniendo   en   cuenta   que   vivimos   en   una   sociedad   en   transformación,   la   actividad  del  educador  deberá  consistir  en  la  preparación  del  educando  para  los  cambios  que  estará  llamado  a   vivir.   No   es   necesaria   la   transmisión   de   conocimientos   o   habilidades   de   naturaleza   “bancaria”,   a   las   cuales   el   educando  pueda  recurrir  en  el  futuro.  Se  trata  más  bien  de  desarrollar  la  habilidad  de  tipo  “constructivo”  que  les   permita   individuar   y   utilizar   los   conocimientos   necesarios   en   cada   caso   para   responder   a   las   diversas   circunstancias   en   las   cuales   se   encuentra   para   actuar.   Vivimos   en   un   mundo   en   el   cual   hay   un   acceso   prácticamente  ilimitado  a  la  información.  Lo  que  falta  es  saber  seleccionar  y  organizar  la  información  en  cada   momento.   Todo  educador  debería  haber  madurado  capacidades  relacionales  en  la  propria  experiencia  formativa  a   través  de  la  búsqueda,  y  mantener  tal  capacidad  a  lo  largo  de  toda  su  vida.  Formará  parte  integrante  de   nuestra   propuesta   formativa   el   proceso   de   actualización   permanente   de   los   educadores   y   de   su   capacidad  de  proyectar.   Abierta.         Puesto   que   nos   consideramos   abiertos   a   la   influencia   de   otras   culturas,   tenemos   la   oportunidad   de   ser   más   críticos   con   la   nuestra,   individuando   sus   aspectos   positivos   y   negativos.   Al   mismo   tiempo  podremos  abrirnos  más  fácilomente  a  los  valores  de  las  culturas  diferentes  de  las  nuestras.  El  educador   debe  poder  facilitar  esta  apertura  al  mundo  y  a  los  otros,  a  aquellos  que  son  diferentes,  no  solo  para  facilitar  la   convivencia,   sino   también   para   aprender   de   los   otros   cuanto   de   benficioso   pueda   existir   para   la   vida   de   los   educandos.   Cada  educador  debería  estar  en  grado  de  establecer  relaciones  hechas  de  aceptación,  interculturalidad  y   comunicación,   además   debería   estar   grado   de   comunicarse   a   través   de   una   segunda   lengua,   y   comprender  al  menos  una  tercera.       Solidario.       A   la   larga,   todos   nosotros   sentimos   la   necesidad   los   unos   de   los   otros,   para   poder   sobrevivir     y  mejorar  nuestro  tenor  de  vida.  El  educador  debe  preparar  los  educandos  a  vivir  y  actuar  en  un  mundo  en  el   cual   todos   somos   interdependientes,   porque   desiertos   no   existen   más.   Esta   solidaridad   puede   ser   aprendida   en   la  escuela,  promoviendo  una  educación  que  sea  de  naturaleza  colaboradora  y  grupal,  antes  que  competitiva  e   individualista;  es  importante  que  se  abran  los  ojos  ante  la  necesidad  de  los  otros,  sean  ellos  cercanos  o  lejanos.   Cada  educador  deberá  haber  vivido  experiencias  de  solidaridad  e  intercambio,    de  tal  modo  que  nuestras   Instituciones   puedan   servirse   de   sus   redes   de   conocimiento   para   favorecer   experiencias   formativas   en   contextos  diferentes.  (10)      


6   Dialógica.           A   pesar   de   los   absolutos   beneficios   que   pueden   ofrecer   las   nuevas   tecnologías   en   el   proceso   educativo,   nada   puede   reemplazar   el   contacto   directo   entre   educador   y   educando.   El   diálogo   respetuoso   es   la   modalidad   más   eficiente   para   madurar   una   capacidad   crítica   y   de   conocimiento,   tal   como   Sócrates  hizo  ya  muchos  siglos  atrás.  En  un  mundo  en  el  cual  el  contacto  personal  se  pierde  a  causa  de  muchas   urgencias,   el   educador   (padre,   profesor,   catequista   ...)   debe   estar   convencido   que   nada   puede   ser   de   mayor   ayuda   en   el   propio   trabajo   que   un   contacto   respetuoso   y   de   calidad   con   el   educando.   En   cualquier   acto   educativo  existe  siempre  un  intercambio;  cada  una  de  las  dos  partes  recibe  algo.  El  diálogo  es  propiamente  la   expresión  de  este  intercambio.   Cada   educador   debe   estar   formado   en   el   acompañamiento   educativo   y,   cuando   fuese   posible,   haber   hecho  la  experiencia  de  acompañamiento  y  participación  en  los  espacios  grupales  o  comunitarios  en  los   cuales  es  posible  compartir  las  propias  experiencias,  elecciones,  incluida  la  fe.   Respetuosa   de   los   otros   y   del   ambiente   circundante,   creadora   de   paz.       En   un   mundo   en   el   cual   encontramos   la   presencia   de   muchos   actos   de   violencia   en   relación   a   las   instituciones   (terrorismo,   guerras   locales,   destrucciones   ambientales),   el   educador   debe   estar   en   grado   de   sensibilizar   a   los   educandos   para   favorercer   el   respeto   del   otro   y   de   las   diferencias   existentes,   lo   mismo   que   el   respeto   a   la   naturaleza.   Manifestaciones   de   racismo,   machismo   o   cualquier   otro   tipo   de   influencias   negativas,   debe   ser   denunciado   y   corregido,  a  partir  del  ambiente  educativo.  La  paz  debe  ponerse  como  aspiración  universal;  una  paz  basada  en  la   justicia  y  el  respeto  de  los  otros.   Cada   educador   debería   poseer   una   importante   experiencia   de   formación,   en   particular   sobre   aquellos   aspectos  más  ligados  a  los  valores  en  riesgo,  según  el  contexto  en  el  cual  nos  movemos  (ecología,  paz,   espiritualidad  ...).   Fundada  en  valores  y  abierta  a  la  trascendencia.          El  progreso  nos  ofrece  una  serie  de  recursos  que   hacen  más  cómoda  nuestra  vida.  Sin  embargo  podemos  elegir  el  objetivo  de  vivir  en  la  comodidad,  colocando  el   materialismo  como  filosofía  de  vida.  El  educador  debe  orientar  a  los  educandos  para  que  se  esfuercen  en  el  ir   “más   allá”   del   materialismo.   Se   trata   de   favorecer   el   descubrimiento   de   la   propia   vocación   humana,   que   los   eleva   mucho   más   allá   del   mundo   animal   circundante.   La   formación   de   los   valores   (no   en   el   sentido   de   normas   y   leyes)   debe   ser   percibida   como   algo   fundamental.   Los   mismos   valores   que   ayudan   al   individuo   a   abrirse   a   la   trascendencia,   que   lo   mueve   a   considerar   las   preguntas   esenciales   sobre   el   sentido   de   la   vida.   Y   que   luego   pueda  encontrar  una  respuesta  plenamente  humanizante,  augurándonos  que  sea  una  respuesta  de  fe.     Cada   educador   debe   ser   una   persona   vocacionalmente   motivada,   que   vive   en   coherencia   con   cuanto   enseña,  siendo  él  mismo  testigo  vivo  de  la  formación  que  ofrece  a  los  otros  (11).     Una   educación   a   la   fe.       El   educador   cristiano,   además,   debe   comprometerese   a   la   promoción   del   encuentro  con  el  Dios  revelado  en  Jesucristo,  en  relación  a  los  mismos  educandos,  y  la  personal  respuesta  a  la   llamada   de   fe,   respetando   una   libertad   religiosa   que   tolere   otros   modos   de   relacionarse   con   Dios,   o   el   no   relacionarse   también.   Este   es,   entre   otros,   un   aspeto   educativo   que   caracteriza   la   diferencia   entre   la   escuela   católica  respecto  a  la  escuela  pública.  Ciertamente  hay  otros  medios  para  promover  la  educación  a  la  fe,  como  la   catequesis   que   habitualmente   se   desarrolla   al   interno   de   la   familia   y   de   la   parroquia;   sin   embargo   la   escuela   católica  se  distingue  por  la  oferta  integrada  de  una  formación  cultural  y  religiosa.  Resulta  por  demás  importante   considerar  las  cuestiones  relativas  a  la  educación  católica  al  interno  de  los  contextos  no  católicos,  a  través  del   caracter  dialogal  y  abierto  de  nuestra  educación  que  nos  vuelve  abiertos  y  acogedores,  sin  por  ello  renunciar  a   nuestra   misión   evangelizadora.   Nuestros   proyectos   educativos   se   fundan   en   una   antropología   cristiana   y   toman   forma  desde  una  pedagogía  del  amor,  inspirada  en  el  amor  pedagógico  de  Dios.      


7   Cada  educador  que  ejerce  el  propio  ministerio  en  nuestras  instituciones,  debe  ser  consciente  del  caracter   religioso   de   nuestra   propuesta   educativa   y,   siguiendo   la   propia   vocación,   está   llamado   a   potenciar   los   conocimientos  y  las  experiencias  que  lo  convierten  en  maestro  y  testigo  entre  sus  alumnos.   Para  una  reflexión   1.   ¿Cuáles   creen   que   sean   los   aspectos   ue   nuestras   instituciones   deberían   esforzarse   a   tener   en   consideración   para  formar  los  propios  educadores,  religiosos  y  laicos,  a  las  exigencias  presentes  en  el  mundo  actual?   2.   ¿Dónde   se   encuentran   las   principales   dificultades   que   debemos   enfrentar,   externas   (amenazas)   e   internas   (debilidades)  respecto  a  la  formación  de  nuestros  educadores?   3.  ¿Crees  que  haya  una  ulterior  “clave  de  fondo”  que  debemos  considerar?     4.   Según   tu   experiencia,   ¿cuáles   son   los   elementos   que   puedan   especialmente   ayudar   a   los   educadores   que   trabajan  para  el  desarrollo  de  los  aspectos  más  importantes  de  la  propia  vocación  educadora?   3-­‐LAS  OPCIONES  FORMATIVAS  SOBRE  LAS  CUALES  NUESTRAS  INSTITUCIONES  DEBEN  REFLEXIONAR.   Este   documento   no   representa   el   justo   lugar   para   una   amplia   elaboración   del   desarrollo   de   cada   una   de   las   opciones   formativas   que   deben   guiar   nuestras   instituciones   en   relación   a   los   propios   educadores,   tanto   religiosos  como  laicos.  Sin  embargo  resulta  fundamental  que,  al  menos,  sean  subrayadas  las  más  esenciales.  Lo   haremos  partiendo  de  tres  puntos  de  vista  diferentes,  agregando,  luego,  una  consideración  final.   a)  Cuadro  formativo  institucional   b)  Estilos  y  prioridades  comunes   c)  Estrategias  contextualizadas   Cuadro   formativo   institucional.     Con   la   expresión   “cuadro   formativo   institucional”   entendemos   expresar   las   claves   –   necesariamente   pocas   –   que   cada   institución   debe   poder   promover   y   utilizar   en   modo   prioritario,  claro  y  sistemático,  a  fin  de  proponer  una  reflexión:   1.   La   Misión   Compartida   (12)   <MC>.   Los   religiosos   y   laicos   comparten,   a   pesar   de   la   diversidad   de   vocaciones,   la   misma  misión  educadora.  La  MC  no  es  una  estrategia  que  nace  para  salvar  la  falta  de  religiosos  u  otro  tipo  de   necesidad;  es  una  opción  institucional  que  define  la  propia  misión  educativa,  que  “o  es  compartida  o  no  puede   considerarse   una   misión   institucional”.   Ciertamente   la   MC   nace,   en   parte,   como   respuesta   a   una   necesidad   respecto   a   la   falta   de   vocaciones   religiosas,   pero   con   el   tiempo   se   convirtió   en   una   opción   convencida   de   nuestras  Instituciones.  Debemos  avanzar  con  este  proceso  e  intentar  elevar  el  concepto  de  MC,  transmitiéndole   un  carácter  vocacional,  proponiéndola  como  un  itinerario  de  formación  y  un  proceso  de  identidad  carismática.   No  se  habla  exclusivamente  de  “colaboradores”,  sino  más  bien  de  personas  que  conducen  la  misión  educativa   de   un   Instituto   haciendo   propias   las   claves   fundamentales   que   la   definen,   inspirada   en   el   carisma   del   propio   fundador  (13).  Estamos  hablando  de  un  profundo  cambio  del  sujeto  de  la  evangelización  y  de  la  educación  (14)   apelando  a  una  clara  revitalización.   2.   La   identidad   carismática.   Si   la   Misión   Compartida   es,   sobre   todo,   una   vocación   que   va   descubierta,   la   formación   a   la   identidad   carismática   del   Instituto   es   un   don   absolutamente   imprescindible   que   las   Congregaciones   deben   ofrecer   para   el   bien   de   los   educandos   y   para   la   fidelidad   a   una   cierta   razón   de   ser   del   Instituto  mismo.  La  falta  de  proyectos  claros  en  la  formación  de  los  educadores  respecto  a  la  propia  identidad,   es   una   irresponsabilidad   institucional   que   no   podemos   permitirnos.   Tales   proyectos   no   pueden   contener      


8   exclusivamente  un  caracter  teórico,  basados  solo  en  contenidos,  sino  más  bien  creemos  necesaria  la  creación  de   espacios  en  los  cuales  poder  actuar  esta  identidad  de  un  modo  vocacional  (15).   3.   La   comunidad   carismática   de   referencia,   constituida   por   religiosos   y   laicos,   fuente   natural   de   los   proyectos   pastorales  y  educativos  de  nuestras  escuelas,  es  la  plataforma  decisiva  y  fundamental  para  mantener  el  caracter   cristiano  y  carismático  de  nuestra  misión.  Como  comunidad  cristiana  de  una  iglesia-­‐comunión,  en  la  cual  viven  y   trabajan  laicos  y  laicas,  religiosos  y  religiosas,  sacerdotes,  etc,  que  comparten  una  misma  llamada  carismática.  Es   propio   ella   la   responsable   de   mantener   y   promover   la   dimensión   carismática   de   la   obra.   Pasamos   de   un   concepto   de   modelo   de   centro   educativo   ligado   a   la   comunidad   de   religiosos,   al   modelo   de   centro   educativo   animado  por  una  comunidad  cristiana  carismática.  Estamos  hablando  de  un  desafío  fundamental  en  el  cual  nos   jugamos  la  presencia  y  la  relevancia  de  nuestras  identidades  carismáticas,  y  lo  que  es  más  importatne,  del  futuro   de  nuestra  misión.    Debemos  construir  comunidades  educativas  que  sean  testigos  del  Evangelio  (16).     4.  El  caracter  ministerial  de  la  educación.   Una   nueva   reflexión   debe   abrirse   cuando   decimos   que   el   educador   ejerce   un   verdadero   ministerio   eclesial.   Debemos  caminar  hacia  esta  visión,  al  interno  de  un  paradigma  que  nos  muestra  el  camino  hacia  una  completa   renovación   del   sujeto   educativo   y   evangelizador.   No   nos   satisface   el   hablar   en   términos   generales   del   “ministerio   educativo”.   Debemos   estar   en   grado   de   crear   ministerios   educativos   específicos,   en   función   de   aquellos   compromisos   que   consideramos   absolutamente   prioritarios   y   teniendo   en   cuenta   aquellas   personas   que   realmente   lo   viven   vocacionalmente.   No   debemos   utilizar   el   término   ministerio   para   indicar   cualquier   servicio  educativo;  debemos  resaltar  las  exigencias  de  nuestra  vocación,  considerando  todas  las  consecuencias   de  lo  que  significa  promover  el  ministerio  educativo.   Estilo   y   prioridades   comunes.     Queremos   subrayar   en   este   punto   algunos   aspectos   pedagógicos,   pastorales,   educativos,   organizativos,   etc,   que   deseamos   promover   en   nuestras   instituciones.   Es   nuestra   tarea   imprescindible   el   formar   los   educadores   para   que   puedan   encarnarlos   adecuadamente.   De   ellos   citamos   solamente  cinco,  como  ejemplo.   1.   Formación   para   el   trabajo   en   equipo,   en   red   y   con   un   estilo   comunitario.   No   hay   duda   que   este   es   uno   de   los   puntos  sobre  el  que  debemos  actuar.  Sólo  trabajando  en  equipo  podremos  dar  soporte  y  coherencia  a  nuestro   compromiso   educativo.   Estamos   hablando   de   la   capacidad   de   escucha,   del   liderazgo   de   grupo,   de   corresponsabilidad,  de  proyectos  educativos,  de  aprovechar  la  sinergía,  como  también  de  la  capacidad  de  crear   espacios  de  participación.  Todo  esto  no  puede  depender  exclusivamente  del  “caracter”  del  laico  o  del  religioso,   más  bien  sentimos  la  necesidad  de  una  “cultura”  del  trabajo.  Solamente  partiendo  de  este  presupuesto  puede   tomar  vida  el  concepto  de  vida  “comunitaria”,  y  la  convicción  de  que  un  centro  educativo  está  animado  (y  no   necesariamente  dirigido)  por  una  comunidad  cristiana  local.     2.  Formación  en  el  acompañamiento  personal  y  grupal.  Los  educadores  deben  estar  en  grado  de  acompañar  al   joven  en  todas  sus  dimensiones,  y  deben  hacerlo  con  calidad,  empatía,  exigencia  y  capacidad  de  testimonio.  El   trabajo   educativo   se   nutre,   cada   día,   del   acercamiento   personal   y   del   acompañamiento   de   los   jóvenes   en   su   proceso  de  crecimiento.  Si  queremos  “tocar  su  corazón”,  estamos  llamados  a  ser  competentes  en  este  sector:   saber  colocarlos  preguntas  no  de  una  forma  dirigida  sino  más  bien  receptiva;  escuchar,  estar  abiertos  tanto  si  se   alejan  o  si  debiera  regresar  (o  no);  concederles  los  espacios  de  participación  que  ellos  mismos  puedan  evaluar.   La   educación,   con   o   sin   internet,   se   juega   en   una   relación   de   tú   a   tú.   Del   mismo   modo   es   importante   saber   conducir  las  relaciones  grupales  a  través  de  un  diálogo  común,  sobre  el  cómo  reelaborar  los  valores,  como  leer   la   realidad,   como   identificar   las   propias   preocupaciones,   etc.     En   último   análisis,   resulta   siempre   más   indispensable,  saber  gestionar  algunas  estrategias  para  trabajar  con  las  familias.  El  rol  de  los  educadores  en  el      


9   proceso  educativo  resulta  por  lo  tanto  central,  tanto  que  a  veces  ellos  se  sienten  superados  por  las  expectativas   y  sin  una  adecuada  preparación.   3.  Una  adecuada  formación  profesional.   Este   aspecto   no   se   puede   más   dejar   a   un   lado.   Un   tema   como   la   innovación   pedagógica,   las   nuevas   tecnologías,   la  didáctica,  la  formación  y  las  competencias  en  los  diversos  sectores,  la  actualización  curricular,  etc,  constituyen   los   elementos   que   no   pueden   ser   devaluados   y   que   Instituciones   como   a   las   que   pertenecemos   deben   exigir,   proponer  y  acompañar  (17).   4.   Ciclos   y   etapas   en   la   formación.   Existe   una   formación   inicial,   y   otra   que   es   permanente,   y   alguna   otra   específica  o  extraordinaria.  Debemos  prever,  donde  sea  posible,  algunos  proyectos  que  sean  elaborados  según   cada   tipo   de   proceso   formativo,   porque   cada   uno   de   estos   es   necesario   y   complementario.   El   aprendizaje   continuo  a  lo  largo  de  toda  la  vida  se  convirtió  en  una  norma  para  la  educación  del  futuro.  Estamos  llamados  a  la   creación   de   varios   itinerarios   formativos   para   responder   a   cada   una   de   las   fases   de   la   vida   de   un   educador   en   el   ejercicio  de  su  misión.   5.   La   formación   para   trabajar   en   contacto   con   las   familias.   No   es   posible     olvidar   que   el   contexto   familiar   –   diverso  y  poliédrico  –  es  uno  de  los  más  influyentes  en  la  vida  de  los  niños  y  de  los  jóvenes,  y  una  de  las  agencias   formativas   más   eficaces.   Por   este   motivo   resulta   de   fundamental   importancia   que   nuestras   Instituciones   potencien  la  formación  de  los  educadores  con  el  fin  de  trabajar  con  las  familias  e  intentar  mejorar  los  contextos   dentro  de  los  cuales  viven  y  crecen  nuestros  educandos.   Estrategias  contextualizadas.  Los  contextos  dentro  de  los  cuales  estamos  actuando,  pueden  y  deben  provocar   algunas  dinámicas  formativas.  No  es  posible  subestimar,  por  otra  parte,  la  diversidad  de  los  contextos  dentro  de   los  cuales  trabajan  nuestras  instituciones.   1.   Consideremos   los   países   y   los   contextos   sociales.   No   es   lo   mismo   educar   a   la   paz   en   un   país   que   vive   situaciones  de  conflicto  permanentes,  que  hacerlo  en  un  contexto  de  razonable  estabilidad.  Por  otra  parte  no   podemos   comparar   el   trabajar   en   un   país   multicultural   con   hacerlo   en   ambientes   más   homogéneos.   Nuestras   instituciones   están   llamadas   a   tener   presente   tales   cuestiones   y   saber   posicionarse   y   promover   las   propias   propuestas   formativas.     Nuestras   acciones   educativas   no   deben   ser   algo   sin   fundamento.   Ciertamente   ésta   es   una  afirmación  obvia.  Pero,  como  todas  las  grandes  opciones,  también  la  educativa  se  convierte  en  estratégica   cuando  está  dotada  de  un  proyecto  claro  y  estructuras  que  puedan  ayudar  nuestros  educadores  a  inserirse  bien   en  el  contexto  en  el  cual  trabajamos.  Probablemente  uno  de  los  desafíos  fundamentales  de  las  Curias  Generales   de  nuestras  Instituciones  es  el  ayudar  a  meterse  en  el  contexto  sin  perder  la  perspectiva  global  e  institucional.   (18)   2.     Consideremos   las   diversas   plataformas   educativas.       No   podemos   comparar   el   trabajar   en   las   escuelas   de   educación  formal  que  disponen  de  una  gran  cantidad  de  medios,  con  lo  desarrollado  en  las  escuelas  populares,   en   los   centros   educativos   no   formales   o   en   los   centros   pastorales.   Existen,   en   todos   los   educadores,   algunos   elementos  generales  a  considerar.  Existen  sin  embargo,  elementos  específicos,  propios  de  una  cierta  plataforma   educativa   en   la   cual   se   actúa.   En   algunos   espacios   educativos   nuestra   presencia   está   creciendo   mucho,   esto   significa  que  debemos  organizarnos  y  articular  las  estrategias  formativas  al  fin  de  responder  con  claridad  a  las   instancias  que  recibimos.  Este  es  el  caso,  por  ejemplo,  de  la  Educación  no  Formal.   3.   Consideremos   las   redes   de   nuestras   Instituciones.     Una   Congregación   es   ya,   en   sí   misma,   un   “contexto   educativo”.   Debemos   tener   cuenta   de   esto,   para   que   las   redes   en   las   cuales   de   mueve   nuestro   trabajo   sean   plataformas   de   educación   eficaces.   No   podrán   serlo   si   la   formación   de   los   educadores   no   representa   uno   de   los      


10   ejes   centrales   desde   donde   se   articula   la   construcción   de   tales   plataformas.   Pero   no   caigamos   en   el   error   de   pensar  que  podemos  solamente  crear  redes  “monocromáticas”  que  representan  una  sola  institución.   Vivimos  tiempos  de  “intercongregacionalidad”,  por  lo  tanto  las  instituciones  están  llamadas  a  colaborar,   al  interno  de  una  comunión  múltiple  y  organizada,  sobre  todo  compartiendo  aspectos  que  son  fundamentales.   El   trabajar   juntos   sobre   la   formación   de   los   educadores,   nos   ayudará   a   ofrecer   una   mayor   calidad   en   la   respuesta  a  estos  desafíos.  (19)   Una   última   consideración:   abramos   los   horizontes   de   la   reflexión   sobre   las   nuevas   preguntas   y   respuestas.  Desde  hace  tiempo  estamos  trabajando  sobre  estos  aspectos,  promoviendo  la  Misión  Compartida,   evidenciando  cuáles  sean  los  núcleos  temáticos  o  las  prioridades  formativas.  No  podemos  perder  la  oportunidad   de   este   “Seminario   de   reflexión   y   estudio”   para   sugerir   la   necesidad   de   continuar   a   estar   abiertos   a     las   reflexiones  que  encienden  una  luz  nueva  en  nuestro  trabajo,  y  algunas  elecciones  que  puedan  ofrecer  nuevos   puntos  de  vista  que  nos  ayuden  a  responder  con  más  audacia  y  creatividad.  Por  ejemplo:  no  podemos  limitarnos   a   hablar   de   una   red   de   contactos   exclusivos   entre   nosotros,   más   bien   “vivir   en   red   en   la   sociedad   con   sus   instancias”;  tendremos  necesidad  de  un  análisis  cuidadoso  de  los  contributos  más  significativos  que  la  Educación   Católica  propone  al  mundo  de  hoy.  Pero  también  de  un  cierto  conformismo  suyo.  Existe  la  necesidad  de  parte   de  nuestras  Instituciones  de  profundizar  (y  compartir  el  propio  análisis)  cuál  sea  el  aporte  real  que  ofrece  a  las   propias   escuelas,   y   las   oportunidades   que   se   dejan   escapar;   debemos   inserirnos   en   las   particularidades   a   las   cuales   estamos   convocados   para   responder   a   la   pluralidad   de   plataformas   en   las   cuales   actuamos   nuestro   ministerio   educativo   (por   ejemplo   la   creciente   Educación   no   Formal);   podremos   estudiar   la   naturaleza   del   cambio   aportado   por   la   Educación   Católica   en   nuestro   mundo   actual,   para   intentar   descubrir   algunas   líneas-­‐ fuerza  de  nuestro  servicio,  etc.    Sentimos  estar  llamados  a  una  apertura  que  vaya  más  allá  de  las  respuestas  que   hasta   hoy   hemos   dado,   y   que   la   preparación   para   el   próximo   futuro   nos   obliga   a   repensarnos   en   un   modo   nuevo.   Invitémonos,   unos   a   otros,   a   continuar   a   reflexionar,   creativamente,   sobre   las   principales   opciones   formativas  a  las  cuales  dar  vida,  así  como  a  los  nuevos  escenarios  que  estamos  llamados  a  abrir.       Para  una  reflexión:   1.  ¿Cuáles  características  te  parece  sean  las  esenciales  para  que  se  pueda  hablar  con  autenticidad  de  una  Misión   Compartida?  En  el  proceso  de  desarrollo  de  esta  última,  ¿qué  rol  juega  la  formación  de  los  educadores?   2.   Además   de   cuanto   se   señala   en   este   documento,   ¿en   cuáles   otras   dimensiones   educativas   deberíamos   cuidar   la  formación  de  nuestros  educadores?   3.  ¿Cuáles  son  las  “buenas  prácticas”  que  conoces  en  referencia  al  concepto  de  formación  seria  a  la  identidad   carismática?  ¿Cuáles  experiencias  crees  que  valga  la  pena  conocer  y  publicar?   4.  ¿Cuáles  son  las  publicaciones  que  consideras  interesantes  respecto  a  la  formación  de  los  educadores  en  los   diversos  contextos  o  en  plataformas  específicas?   5.   ¿Cuáles   deberían   ser   los   aspectos   a   mejorar   respecto   de   nuestras   redes,   en   relación   a   la   formación   de   los   educadores?  

   


Documento Encuentro USG  

Documento Encuentro USG

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you