Issuu on Google+


QUINTA

Accesibilidad y discapacidad sensorial visual (I)


Ponencia de Dña. María Jesús Echeverría Instructora de Orientación y movilidad de ONCE Navarra

INTRODUCCIÓN La accesibilidad es una característica que puede hacer referencia a diversas manifestaciones. Una de ellas es la accesibilidad sensorial que la entendemos como la posibilidad de obtener información del entorno a través de todos los sentidos y poder interactuar con él. Nos encontramos que cada vez es mayor el número de personas que presentan problemas sensoriales, (visión y audición principalmente). Las alteraciones pueden afectar a un a función o varias de la persona y total o parcialmente, abarcando desde la infancia hasta la tercera edad. Estas pueden ser: 1. Alteraciones de la visión: ceguera y todas aquellas que afecten al campo y agudeza visual, sensibilidad al contraste (cromatismo), sensibilidad a la luz (fotofobia y ceguera nocturna), control de los movimientos oculares y a la acomodación ocular. 2. Alteraciones de la audición: sordera, hipoacusias, problemas de equilibrio, etc. 3. Alteraciones conjunta de la visión y de la audición: sordoceguera.

81


Muchas de las personas que padecen patologías de estos tipos, presentan dificultades para el desplazamiento y aunque existan técnicas y auxiliares de movilidad para una movilidad independiente, si el entorno no es accesible, no podemos hablar de un desplazamiento seguro y eficaz. Las principales dificultades y sus soluciones en cuanto accesibilidad que encuentran las personas con visión parcial, pasan sobre todo por tres apartados. 1. Iluminación: Hay que evitar entornos poco iluminados o excesivamente y con brillos. También evitaremos cambios bruscos de iluminación. 2. Contraste: Crear contrastes entre paredes-suelos, puertas-manillas… 3. Señalización: Incluir carteles a una altura adecuada con caracteres de buen tamaño y con contraste de color figura-fondo. Las principales dificultades y sus soluciones que encuentran las personas ciegas totales, son las siguientes: Detección de obstáculos: como mobiliario urbano en espacios exteriores colocado en partes centrales de la acera o al lado de la pared; bolardos para evitar aparcamientos indebi-

82

dos; y en edificación, ornamentación u obstáculos colocados en líneas de dirección del desplazamiento como jardineras, ventanas de hoja que se abren hacia el interior, extintores a baja altura, etc. Lo adecuado sería mantener un lado del pasillo o espacio ocupado como línea de dirección desalojado de obstáculos de cualquier tipo. Todos los obstáculos adosados a la pared o a algún poste, debieran estar colocados a una altura superior de dos metros diez centímetros. Una solución para radiadores o extintores, sería empotrarlos en la pared.

Localización de objetivos: la localización de objetivos concretos se puede realizar a través de pavimento de diferente textura en el suelo. Esta solución la podemos aplicar a varias situaciones como por ejemplo los pasos de peatones, espacio de acera que dan paso a un vado de garajes, o líneas de dirección en espacios abiertos, como jardines, parques, etc. En cuanto a la edificación, el cambio de textura en el pavimento nos puede ayudar tanto a localizar la puerta del edificio, mostrador de información; la puerta del ascensor o el inicio y el fin de cada tramo de escaleras. El cambio de color en este pavimento diferenciado, sirve


07accesibilidad sensorial