Page 1

EXCURSIÓN A LAS EDADES DEL HOMBRE Fechas: Sábado, día 5 de julio y domingo, día 6. Salida: A las 6,30 de la mañana. Precio: 120 €. RECORRIDO Y PLAN DEL VIAJE: Salida de Gijón. Descanso después de León. Burgos. Aquí veremos el MUSEO DE LA EVOLUCIÓN HUMANA (Atapuerca) Comida. Cada uno por su cuenta. Lerma: Parada para ver el centro histórico. Aranda de Duero: Llegada sobre las 18 h. A las 18,30: Visita guiada de la exposición “LAS EDADES DEL HOMBRE” en dos turnos. Llegada al hotel TUDANCA y cena. Después de la cena, tiempo libre para ver lo más señalado de Aranda. Tras el desayuno, salida para Peñafiel Aquí tendremos una visita guiada de las bodegas, con degustación de vinos, y una visita al castillo. Comida en Peñafiel. A las 16,30 salida para Valladolid. Parada. A las 18,30 h. salida para Gijón. Llegada sobre las 22,30 h. Avisos: Si alguno quiere habitación individual, tiene que abonar un suplemento de 15 €. El precio incluye las entradas correspondientes a la exposición “LAS EDADES DEL HOMBRE”, al museo de la evolución humana, a las Bodegas Protos y al castillo de Peñafiel, así como sus respectivos guías.

PARROQUIA CORAZÓN DE MARÍA GIJÓN www.pacomargijon.org

Avda. Pablo Iglesias, 82

Ascensión del Señor

985 37 09 44

CICLO A

01-06-2014

Nos hemos quedado mirando al cielo y no nos damos cuenta de que la vida está en el aquí y ahora, que el Reino de Jesús que es un mundo justo y en paz, un mundo fraterno y en armonía, lo construimos aquí entre todos. Es aquí donde nos lo jugamos todo.

Cuando yo me vaya Cuando yo me vaya, no quiero que llores, quédate en silencio, sin decir palabras, y vive recuerdos, reconforta el alma. Cuando yo me vaya, extiende tu mano, y estarás conmigo sellado en contacto, y aunque no me veas, y aunque no me palpes, sabrás que por siempre estaré a tu lado. Entonces, un día, sonriente y vibrante, sabrás que volví para no marcharme. (C. Boaglio)


A

lzados sobre tu Palabra

Hechos 1, 1-11. “Una vez que comían juntos, les recomendó: “No os alejéis de Jerusalén; aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que yo os he hablado. Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo” Efesios 1, 17-23. “Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros”. Mateo 28, 16-20. “Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”

LA MEJOR NOTICIA Hacia el año 9 a.C., los pueblos griegos decidieron cambiar el calendario. En adelante la historia de la Humanidad no se contaría a partir de la fundación de Roma, sino a partir del nacimiento de Augusto. La razón era de peso. Él había sido «Buena Noticia» (euangelion) para todos, pues había traído la paz introduciendo en el mundo un orden nuevo. Augusto era el gran «bienhechor» y «salvador». Los cristianos comenzaron a proclamar un mensaje muy diferente: «La Buena Noticia no es Augusto sino Jesús». Por eso, el evangelista Marcos tituló así su evangelio: «Buena Noticia de Jesús, el Mesías, Hijo de Dios». Y por eso, en su evangelio, el mandato final del resucitado es éste: «Id al mundo entero y proclamad la Buena Noticia a toda la creación». «Buena noticia» es algo que, en medio de tantas experiencias malas, trae a la vida de la gente una esperanza nueva. Las «buenas noticias» aportan luz, despiertan la alegría, dan un sentido nuevo a todo, animan a vivir de manera más abierta y fraterna. Todo esto y más es Jesús, pero ¿cómo proclamarlo hoy como Buena Noticia?

“ID Y HACED DISCÍPULOS” Son muchas las cosas que Jesús nos encomienda en su despedida de la tierra camino del cielo, pero da la impresión que a veces vamos en sentido contrario. Las resumimos en una: “id y haced discípulos”… Somos discípulos, pero nos mola hacer de maestros. Somos discípulos llamados a caminar tras el Maestro, pero preferimos acomodarnos e instalarnos. Somos discípulos con la misión de ser servidores, y nosotros le respondemos intentando hacernos jefes. Decimos que tenemos fe en Jesús, que somos creyentes, pero acabamos siendo gente “creída”. El maestro nos incita a buscar la VERDAD, pero nosotros buscamos certezas que nos den seguridad. El profeta de Nazaret nos emplaza a arriesgar la vida, pero nosotros preferimos ser espectadores. Jesús nos induce a ser poetas, gente de sueños y utopías, pero nosotros nos emperramos en ser pragmáticos y acumular títulos y honores. El Maestro nos encomienda vivir inquietos, pero nosotros optamos por ser gente satisfecha. El Maestro nos emplaza a ser libres y profetas, pero nos resulta más cómodo ser leguleyos y burgueses. Jesús nos urge a ser sus TESTIGOS, y nosotros apostamos por ser inquisidores. El Maestro nos llama a hacer camino, con entrañas y ternura, con promesas y esperanzas, pero nos quema el afán de desentendernos y evadirnos. Jesús nos encomienda la misión de ser y hacer hermanos, pero nos decantamos por nuestros gustos y razones.

06 01  

Domingo de la Ascensión

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you