Page 1

Titulo: Lesiones dérmicas en el postparto. Autores: Rodil Fraile, Raquel; Areses Manrique, María; Mendoza Roy, Paula; Mellado Ferreiro, María; Clemos Matamoros, Susana; Sánchez Álvarez, Julio. Centro de trabajo: Servicio B de Medicina Interna. Complejo Hospitalario de Navarra. Pamplona. Introducción/antecedentes: Durante el embarazo ocurren cambios fisiológicos y fisiopatológicos a nivel de los sitemas metabólico, inmunológico, endocrinológico y vascular. La gestante es más sensible a los cambios en la piel. Además, el propio embarazo agrava muchas enfermedades e induce aparición de otras enfermedades de la piel. Material y método: Revisión retrospectiva de la historia clínica de la paciente y de la literatura relacionada. Caso clínico Mujer de 32 años sin alergias conocidas ni antecedentes personales de interés. Sin hábitos tóxicos y ni toma de fármacos. A los 3 días del parto, presenta lesiones maculopapulares, confluyentes, pruriginosas. Inicio de las mismas en abdomen, con extensión progresiva por extremidades. Respetaban los pliegues. No había presentado fiebre ni ninguna otra sintomatología y salvo las lesiones cutáneas el resto de la exploración fue completamente normal. Durante el parto se había realizado anestesia epidural con Bupivacaína y Fentanilo, y durante el parto se había administrado Oxitocina y Metamizol. En la analítica se objetivó una discreta leucocitosis con neutrofilia (L 11400x109 y N 8300x109). La función renal, hepática, coagulación y tiroidea fueron normales. Valores de Triptasa e Histaminuria normales (5.35 mcg/l y < 0.01 mcg/dl, respectivamente). Se realizó biopsia cutánea, y, a la espera de los resultados anatomopatológico se inició tratamiento con Metilprednisolona y Loratadina, con buena evolución y resolución de la sintomatología. En la biopsia cutánea se objetivó un infiltrado inflamatorio en torno al plexo vascular superficial constituido predominantemente por linfocitos y acopañados ocasionalmente por eosinófilos, lesiones focales de espongiosis, ocasionalmente acompañadas de paraqueratosis, todo ello compatible con la Erupción Polimorfa del embarazo. Discusión La Erupción Polimorfa del embarazo es la dermatosis gestacional más frecuente. Ocurre en el tercer trimestre del embarazo y ocasionalmente en el postparto tal y como le sucede a la paciente que presentamos. Existen dos teorías en la patogénesis de la enfermedad; por un lado se cree que se relaciona con la distensión abdominal y por otro se cree que tiene un componente autoinmune donde existe una respuesta inmunológica en contra de los antígenos fetales. Las lesiones comienzan en las estrías del abdomen, extendiéndose progresivamente a glúteos y extremidades, respetando la zona umbilical, cara, palmas y plantas. No presenta alteraciones analíticas ni anatomopatológicas específicas que confirmen el diagnóstico. El diagnóstico diferencial se realiza entre enfermedades maculopapulares del fin del embarazo que incluyen la erupción polimorfa del embarazo, penfigoide gestacional y dermatitis atópica del embarazo. El tratamiento se realiza con esteroides tópicos o sistémicos según la severidad y antihistamínicos. El pronóstico es bueno y no se suele repetir en las posteriores gestaciones.


Conclusiones Las lesiones cutáneas durante la gestación pueden estar en relación con cambios fisiológicos y fisiopatológicos. Además, puede ocurrir empeoramiento de las lesiones previamente conocidas o la aparición de enfermedades con manifestaciones cutáneas, exclusivas del embarazo.

Lesiones dérmicas en el postparto