Page 1

MARIOLOGÍA María a través de las Sagradas Escrituras

GERMÁN MARROQUÍN MORALES

prólogo de

Monseñor Omar de Jesús Mejía G.

1


2


GERMÁN MARROQUÍN MORALES

MARIOLOGÍA María a través de las Sagradas Escrituras

3


Para visitar la versión digital de este documento, por favor escanee el código QR:

Maria a través de las Sagradas Escrituras Noviembre de 2017 Autor: Germán Marroquín Aprobación: Diócesis de Florencia Monseñor Omar de Jesús Mejía Giraldo -Obispo de Florencia Revisión doctrinal y literaria: Padre Hector Luis Valencia L. Diagramación y diseño: Rafael Torrijos Rivera Fotografías: https://www.google.com.co/search Impresión: Impresos Panamericanos Prohibida la reproducción total o parcial de este documento sin permiso escrito del autor: germanmarroquin2015@hotmail.com Florencia, Caquetá, Colombia, 2017. 4


6 Prólogo Monseñor Omar de Jesús Mejía Giraldo 8 El Autor Rafael Torrijos Rivera 10 Introducción Germán Marroquín Morales 12 Quién era María? Cómo era María? En qué consiste la grandeza de María? 13 Tiene María alguna relación con la Trinidad? 14 Adán, el primer hombre fue el tipo del que habría de venir Jesús Jesucristo es el segundo Adán 15 María es la nueva Eva 16 Eva se comunicó, creyó y obedeció a un Ángel caído, María se comunicó, creyó y obedeció a un Ángel bueno. 17 Eva, madre de todos los vivientes, María, madre de la vida misma 18 Eva fue creada sin pecado, María también, creada sin pecado Definición de la Inmaculada Concepción 19 Jesús salvó a María de una manera superior 20 La Biblia enseña que María es el arca de la nueva alianza 22 La sorpréndete evidencia de 2 Samuel 6 y Lucas 1 25 María lo más sagrado en la tierra después de Jesús 26 María santa, creada sin pecado. 27 El poder del arca y la autoridad de María para vencer e interceder. 28 La tierra de la que fue creado Adán 29 La enemistad entre la mujer y la serpiente 32 Lo que dice Pablo sobre el único mediador 33 La virginidad de María 34 Jesús nunca llamó a María, madre o mamá 34 María, nuestra intercesora 36 María y José 37 Quién era José? 38 Los católicos no adoramos la Virgen María 39 Cuál es la relación de María con Cristo? Cuál es la relación de María con la Iglesia? 40 Las advocaciones de la Virgen 41 La mejor forma de orar a la Virgen. 42 Bibliografía. 5


Prólogo Excelentísimo Monseñor

Omar de Jesús Mejía Giraldo

Obispo de Florencia

C

on alegría asumo la responsabilidad de realizar la presentación del texto: Mariología, María a través de las Sagradas Escrituras. Lo hago, porque he conocido de cerca la experiencia vivida del señor Germán Marroquín Morales. Él por medio de la oración y la meditación de la Palabra y con la gracia de Dios, ha llegado a la conclusión del amor predilecto que Dios tiene por la Iglesia Católica, como “instrumento universal de salvación” (Cfr LG, 1). Sin desconocer las “Semillas del Verbo”, manifestadas en las diferentes expresiones religiosas, sí tenemos que valorar enormemente todos los torrentes de gracia que Dios nos ofrece en la Iglesia Católica. Para nuestra Iglesia es fundamental la vida sacramental, es esencial el amor a la Palabra; pero no deja de ser menos importante el amor entrañable que un católico fiel debe profesar por la Santísima Virgen María. María es Discípula, Predilecta, Virgen, Inmaculada, Madre…; María es el Arca de la nueva Alianza. María es el sagrario, que por absoluta gratuidad divina, nos ha traído al Verbo de Dios, el Emmanuel, el Dios con nosotros. El autor ha comprendido algo que se le dijo en su proceso de regreso a la Iglesia Católica: “Si quiere ser fiel 6


a la Iglesia debe enamorarse entrañablemente de la Santísima Virgen María.” El texto pretende: contar el amor de Dios vivido por Germán Marroquín, a través de la cercanía experimentada de la Virgen María a él, y de él a María Santísima. Querido hermano, en sus manos está un sencillo pero valioso instrumento que puede ser muy útil para avanzar en el conocimiento de la iglesia. Además puede servir muchísimo para conocer la verdadera identidad de la Santísima Virgen María al interior de la Iglesia Católica, para la cual María es primero que todo “Discípula” y por lo tanto fiel seguidora de Jesús el Señor, de quien es a su vez Madre. Espero

que a muchísimas personas el texto les abra el deseo inmenso de leer y profundizar las Sagradas Escrituras en clave cristológica y en clave mariana. A Germán lo animo a seguir adelante amando y disfrutando de las delicias espirituales que significa conocer desde la biblia y sin prejuicios a la Santísima Virgen María.

Monseñor Omar de Jesús Mejía G. Obispo de Florencia

7


El autor Germán Marroquín Morales Germán Marroquín es Caqueteño; nació en Florencia el 27 de octubre de 1986. Conforma con sus dos hermanos la familia producto del matrimonio católico de sus padres Noé Marroquín y Adela Morales. Adelantó sus estudios de primaria en la escuela “Batallón Juanambú” de Florencia, de secundaria en el Colegio Nacional La Salle de esta misma ciudad, y sus estudios universitarios en Psicología. Su formación en estudios religiosos comprede Teología, Homilética, Hermenéutica, praxis de la predicación, Simbología y lenguaje literal de la Sagrada Escritura, además del desarrollo de un gran número de seminarios misioneros. A la edad de doce años conoció la fe pentecostal; credo en el que completó cuatro años de preparación laical. Más adelante ingresó al Ministerio Pentecostal como Pastor de Congregaciones en el Caquetá (en lugares como Puerto Valdivia, Currillo y Puerto Rico), en el Atlántico (Barranquilla, Ponedera, Santa Rita), y en el municipio de Granada, en el departamento del Meta.

8


En esta congregación, Germán ejerció como pastor durante doce años. Para el año 2012, luego de un proceso de formación bíblica y profundización en los fundamentos de la Escritura, y como una especial gracia de la Virgen María, retornó a la Iglesia Católica bajo el acompañamiento y orientación de Monseñor Omar de Jesús Mejía Giraldo (Obispo de Florencia), la tutela del Padre Jaime Velásquez y la disposición de varios sacerdotes que ayudaron en su formación. En la actualidad, coopera como laico formado y muy comprometido con la Pastoral Profética, la Pastoral Familiar y es ferviente acompañante de grupos apostólicos de la Diócesis de Florencia, entre los que se encuentran el Ministerio de Emaús y Lazos de Amor Mariano. Después de estar más de una década

apartado de la Iglesia, comparte su testimonio de conversión a través de sus exitosas conferencias de MARIOLOGIA, y con su especial elocuencia, hoy ofrece formación doctrinal en la importancia del Santo ROSARIO y la Sagrada EUCARISTÍA, entre otros temas de apasionanate interés para quienes vivimos la Fe Católica. Conocer a Germán, escuchar sus testimonios de vida, apreder a su lado con desbordada pasión acerca de las Sagradas Escrituras, y ahora, recibir de sus manos el impulso por el fervor hacia nuestra Santísima Madre, es una ruta exultante de crecimiento personal, de paz interior y de infinito bien compartido.

Rafael Torrijos Rivera

9


Introducción “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”. Juan 5,39.

Desconocer las Escrituras ha llevado a que muchos de nuestros hermanos profesen una fe diferente a la que el Señor Jesucristo nos dejó. El surgimiento de nuevos grupos religiosos y emocionalitas, sin duda alguna, ha alejado de la verdadera realidad cristiana establecida por el Señor en las sagradas Escrituras. Sin embargo la verdad sigue condensada allí, en las mismas Escrituras; pues es el estudio de ellas lo que nos da la veracidad para defender lo que creemos y argumentamos, pues recordemos que ellas mismas dicen: “Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud”. 2 Timoteo 3,16. Así, ayudando a que las personas adquieran el conocimiento necesario por medio de las sagradas Escrituras, podrán defender su fe y ayudar a salir de sus dudas a otros. Fomentar el sano estudio de las Escrituras les ayudará a encontrar las respuestas que tanto necesitan. 10


Este estudio bíblico, dedicado de forma especial a la Santísima Virgen María, lo conducirá, lo sumergirá en las sagradas Escrituras, para comprender como por ignorancia o voluntad propia, ella ha sido desplazada de las escrituras por algunas denominaciones religiosas.

compartir, no solo con mis hermanos católicos lo apasionante que es encontrar las repuestas marianas, sino también con todos los diferentes grupos religiosos que quieran estudiar las Escrituras y abrirse a conocer quién es la Virgen María.

Este documento aumentará su fe y le dará las razones suficientes para afianzar y creer más en la Santísima Virgen María.

Entre todos, hemos de difundir la devoción a la Virgen María y venerarla como Madre de la iglesia y de la humanidad.

El propósito sustantivo es dar a conocer la fe en la Santísima Virgen María por medio de las Sagradas Escrituras, y

Germán Marroquín Morales 11


Quién es María María nació en Nazaret (Galilea), aproximadamente 15 o 20 años antes del nacimiento de Cristo; sus padres según la tradición fueron Joaquín y Ana; fue educada en la lectura de los libros santos y en la obediencia a la ley de DIOS. Siendo virgen, se desposó con José, un carpintero de la aldea. Un ángel del Señor se le apareció y le comunicó que el Espíritu Santo descendería sobre ella y que de ella nacería el hijo de DIOS. Lucas 1,35. María aceptó tan maravilloso destino con estas palabras: “hágase en mí según tu palabra” y en aquel instante, Jesús fue concebido en su seno. El nacimiento del niño fue en Belén de Judea, acompañado de diversas circunstancias que refieren los evangelios de Mateo y Lucas.

Cómo era María ?

Del evangelio se desprende que María era humilde y pura; que era decidida y valiente para enfrentar la vida; que era capaz de reflexionar, meditar y de callar cuando no entendía; que se preocupaba de los demás.

¿Qué se sabe acerca de María, después del nacimiento de Jesús? Al cabo de algún tiempo vemos a María, a José y al niño Jesús, instalados en Nazaret. Allí un solo episodio es notorio; la pérdida y el hallazgo del niño a los 12 años en Jerusalén. Este fue el tiempo que llamamos de la “vida oculta” de Jesús, su vida de hogar, de familia, de trabajo. Jesús empieza su vida “pública” a los 30 años, en la que fue su vida apostólica y misionera. Ahí María lo acompaña algunas veces de cerca, otras veces de lejos. Los evangelios nos muestran a la Santísima Virgen, entre otras oportunidades, en las boda de Caná y al pie de la cruz cuando Jesús está muriendo. La tradición sugiere que murió en Éfeso (Asia menor), en casa de Juan, el evangelista.

Era servicial, caritativa, tenía fortaleza moral, franca, sincera y leal a sus convicciones. María es la mujer modelo para las mujeres, como es también para los hombres, el tipo de mujer ideal.

En que consiste la grandeza de Maria ? En ser la madre de DIOS. Algunos han dicho que María es la madre de Jesús “en cuanto hombre “no en “cuanto Dios” esta distinción es artificial y hasta cierto punto ilógica, pues una madre es madre de su hijo totalmente; por ejemplo, mi madre,

12

no es solo madre de mi cuerpo, sino mi madre de todo lo que soy. María es madre de Jesús y Jesús es Dios, y en eso consiste fundamentalmente su grandeza. La Santísima Virgen es la madre de Dios porque es la madre de Jesucristo, verdadero DIOS.


Tiene María alguna relación con la Trinidad? Sin duda alguna, es la hija predilecta del Padre. Madre del hijo y esposa del Espíritu Santo; se lo dice el ángel el día de la anunciación “alégrate llena de gracia, el señor está contigo” Lucas 1,28. Tiene una relación con el Espíritu Santo, com-

parada a la del esposo con la esposa; lo dice el ángel: “el Espíritu te cubrirá con su sombra, por eso el niño que nacerá de ti será llamado hijo del Altísimo” Lucas 1,35. “No temas porque has hallado gracia delante de Dios” Lucas 1,30.

13


Adán, el primer hombre, fue el tipo del que habría de venir Jesús Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. Adán fue sólo un hombre. Sin embargo, la Biblia dice que Adán fue un tipo de aquel que habría de venir Jesucristo. Romanos 5, 14: “Pero la muerte reinó desde Adán hasta Moisés aun sobre aquellos que no habían pecado, a semejanza de la transgresión de Adán, que es el tipo del que había de venir (Jesús)”. ¿Cómo fue Adán el tipo de Jesús? La respuesta está mejor resumida en el siguiente pasaje. Romanos 5, 19: “Pues, como por la desobediencia de un solo hombre, muchos se constituyeron en pecadores, así

también, por la obediencia de uno, muchos se constituirán en justos”. Adán sumergió al mundo en el pecado; Cristo vino a redimir al mundo del pecado de Adán. Adán pecó por su desobediencia en el árbol de la ciencia del bien y del mal; Cristo redimió al mundo por su obediencia y sacrificio en el árbol de la cruz. Esa es la razón por la que la Biblia dice que Cristo es el nuevo o segundo y último Adán. Él vino a deshacer lo que hizo Adán. Él se convirtió en la cabeza de la nueva y redimida raza de quienes viven sobrenaturalmente en Cristo; mientras que Adán, el primer hombre, fue la cabeza de la humanidad que cayó en el pecado.

Jesucristo es el segundo Adán 1 Corintios 15, 45: “Que por eso está escrito: ‘El primer hombre, Adán, fue hecho alma viviente’; el último Adán, espíritu vivificante”. Hay muchos tipos bíblicos. Recuerde que todos esos eventos, personas y cosas fueron eventos reales, personas y cosas que también prefiguraron algo que ocurriría después. He aquí algunos ejemplos: 1 Corintios 10, 12 – La Biblia enseña que el paso por el Mar Rojo (Éxodo 14) es prefigura del bautismo. 1 Pedro 3, 19-21 – La Biblia enseña que el Arca de Noé y el Gran Diluvio prefiguraban la salvación por el bautismo y 14

la Iglesia. 1 Corintios 5, 7 – La Biblia enseña que el Cordero Pascual que era sacrificado (Éxodo 12) es prefigura de Cristo, el Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo (Juan 1, 29). Hebreos 8, 8-9 – La Biblia enseña que el sistema del Antiguo Testamento era una “sombra” o figura del Nuevo Testamento. Mateo 12, 40 – La Biblia enseña que los tres días que Jonás pasó en el vientre de la ballena son prefigura de la Resurrección de Cristo después de tres días de su muerte.


Se podrían dar muchos otros ejemplos de tipos bíblicos. Es importante comprender que el cumplimiento de un tipo (llamado “antitipo”) es mayor que el tipo. Jesucristo es infinitamente mayor que Adán; el Nuevo Testamento es mayor que el Antiguo; la Resurrección es mayor que las tribulaciones de Jonás, etc. Teniendo

esto en mente, debemos ahora considerar los tipos de María, la madre de Jesucristo. Hay muchos tipos de María. Además de otras evidencias bíblicas, estos tipos proporcionan innegables pruebas bíblicas de la enseñanza católica acerca de María. Los siguientes puntos serán sin duda nuevos y sorprendentes para muchos no católicos.

María es la nueva Eva Como ya se ha mencionado, Adán fue un tipo (prefigura) de Jesucristo. Hubo también una singular mujer que se involucró con Adán, el primer hombre, en la caída de la humanidad en el pecado. Ella fue Eva, la primera mujer. Fue la transgresión de Adán lo que constituyó el pecado original. Pero Eva estuvo vinculada de manera fundamental e inexorable a los acontecimientos que condujeron al pecado original. La mujer (Eva) pecó y fue quien condujo a Adán al pecado. Génesis 3, 1-6: “Pero la serpiente, la más astuta de cuantas bestias del campo hiciera Dios el Señor, dijo a la mujer: ‘¿Con que os ha mandado Dios que no comáis de los arboles todos del paraíso?’ Y respondió la mujer a la serpiente: ‘Del fruto de los árboles del paraíso comemos, pero del fruto del que está en medio del paraíso nos ha dicho Dios: No comáis de él, ni lo toquéis siquiera, no vayáis a morir’. Y dijo la serpiente a la mujer: ‘No, no moriréis; es que sabe Dios que el día que de él comáis se os abrirán los ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal’. Vio, pues, la mujer que el árbol era bueno para comerse, hermoso a la vista y deseable para alcanzar por él sabiduría, y tomó ella de su fruto y comió, y dio también de él a su marido, que también con ella comió”.

Eva significa bíblicamente: “El hombre dio a su mujer el nombre de «Eva», por ser la madre de todo viviente” (Génesis: 3:20) Eva significa etimológicamente: “Aquella que da vida”, es un nombre de origen hebreo que proviene de la palabra “Havva” María significa bíblicamente: “Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. Bendita tu entre las mujeres” (Lucas 1,26-28.) María significa etimológicamente: “La elegida por Dios” proviene del hebreo (Miryam) que significa “Excelsa”. Así como “la mujer” (Eva) estuvo íntimamente involucrada en los eventos que condujeron al pecado original, hay una mujer que está íntimamente involucrada en los eventos que condujeron a la Redención. Esa mujer es María, la madre de Jesucristo. Ella es la nueva Eva. Hay numerosos y claros paralelismos en la Biblia entre Eva y María. Esto demuestra que María es la nueva Eva, así como Cristo es el nuevo Adán. 15


Eva se comunicó, creyó y obedeció a un ángel caído (la serpiente). María se comunicó, creyó y obedeció a un ángel bueno (Gabriel)

Génesis 3, 4-6: “Y dijo la serpiente a la mujer: No, no moriréis… y (Eva) tomó de su fruto y comió…”. Lucas 1, 26-38: “… fue enviado el ángel Gabriel de parte de Dios a una ciudad de Galilea… a una Virgen… y el nombre de la Virgen era María. Y presentándose a ella le dijo: Salve, llena de gracia, el Señor es contigo… El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios, y concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús… Dijo María: He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra. Y se fue de ella el ángel”. Eva se acercó a la serpiente (el diablo), un ángel caído. Eva creyó en sus palabras mentirosas y desobedeció a Dios. Eva pecó e hizo que su marido pecara, sumergiendo al mundo en la muerte. Gabriel, un ángel bueno, se presentó a María. María creyó en su mensaje de salvación; que ella era bendita entre las mujeres, llena de gracia, y daría a luz al

16

Salvador. María obedeció a Dios, ella consintió en la concepción de Jesucristo en su seno, y permitió que Él viniera y redimiera al mundo del pecado de Adán. Incluso en la Iglesia muy antigua, estos paralelos bíblicos fueron reconocidos como identificando a María como la nueva Eva, al igual que Jesucristo es el nuevo Adán. San Ireneo fue un famoso Padre apostólico del siglo II. Él contrasta la primera Eva con la segunda Eva (María). San Ireneo, Contra las Herejías, Libro III, cap. 22, 185 D.C.: “En conformidad con este diseño, María la Virgen fue obediente, diciendo: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra (Lucas, 1, 38). Pero Eva fue desobediente; porque ella no obedeció cuando aún era virgen… Y así fue también como nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María. Porque lo que la virgen Eva tenía atado, por incredulidad, fue lo que la Virgen María desató por la fe”.


Eva fue la madre de todos los vivientes. María, como madre de jesús, es la madre de todos en la fe, e incluso de la vida misma Génesis 3, 20: “El hombre llamó Eva a su mujer, por ser la madre de todos los vivientes”. Eva fue llamada la “madre de todos los vivientes” porque todos los que los que han vivido descienden de ella. María es también la madre de todos los vivientes, pero incluso de una forma mayor. María es la madre de Jesucristo, quien es la vida misma y en quien se encuentra toda la vida. Juan 1, 4: “En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres”. Mateo 1, 16: “María, de la cual nació Jesús…”. Juan 14, 6: “Jesús le dijo: Yo soy el ca-

mino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”. Jesús es la vida. María es, por lo tanto, literalmente la madre de la Vida misma. Es claro el paralelismo con Eva, la madre de todos los vivientes. La diferencia es que María es la madre de la Vida que es infinitamente mayor que la existencia humana. Quienes viven y mueren en su Hijo tienen acceso a la vida eterna en Él y en llegar a ser nuevas criaturas. 2 Corintios 5, 17: “De hecho que el que es de Cristo se ha hecho criatura nueva”. El cumplimiento (María es la madre de todos los vivientes) es nuevamente mayor que el tipo (Eva, como madre de todos los vivientes).

17


Eva fue creada sin pecado. María, la nueva Eva, también fue creada sin pecado La Biblia indica que María es la nueva Eva. Entonces la pregunta es: ¿en qué estado fue creada el alma de Eva? Génesis 2 dice que Eva fue libre de todo pecado. Toda la creación era perfecta hasta la caída de la humanidad. Tanto Adán como Eva fueron creados en estado de justicia original. Ellos no perdieron el estado de perfección original, en el cual estaban libres de todo pecado, hasta cuando cometieron el pecado original, como nos narra Génesis en el capítulo 3. Si Dios creó a la primera mujer (la primera Eva) sin ningún pecado, entonces él podía ciertamente crear la segunda (y mayor) Eva (la santísima Virgen María) sin ningún pecado. Eso fue exactamente lo que Él hizo. Él tuvo que hacerlo como una cuestión de proporción y justicia porque ella sería el primer miembro de la humanidad redimida.

Definición de la Inmaculada Concepción El Papa Pío IX en Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854: “Declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción, por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles”. Algunos equivocadamente piensan que la Inmaculada Concepción se refiere a la concepción milagrosa de Jesús en el vientre de la Virgen María. Lo cual no es correcto. Jesús, de hecho, fue concebi18

do sin ningún pecado en el vientre de María, pero la Inmaculada Concepción se refiere a la concepción de María en el vientre de su madre. Desde el primer instante de su concepción, ella fue preservada de toda mancha del pecado original, el que heredan todos los otros miembros de la raza humana (excepto Jesús). Dios la preservó libre de todo pecado en previsión de los méritos de salvación de Jesucristo. Este privilegio le fue concedido a María porque ella habría de ser el arca pura y sin maldición que portaría al Dios santo. Para que pudiera llevar a la santidad infinita, María tuvo que ser santa desde el primer instante de su concepción.


Jesús salvó a María de una manera superior Por lo tanto, si María fue preservada de toda mancha de pecado original, ¿significa que no tuvo Salvador? No. La misma Virgen María responde que sí.

soluto. ¿Él salvó a la mujer? Ciertamente que sí lo hizo. La salvó de una manera superior, impidiendo que cayera en el hoyo y sufriera cualquier consecuencia dañina.

S. Lucas 1, 46-47: “Mi alma engrandece al Señor, y exulta de júbilo mi espíritu en Dios, mi Salvador”.

Así es como Dios salvó a María. Jesús fue su salvador de una manera superior, preservándola de contraer el pecado original, y preservándola del pecado toda su vida. Él hizo esto en María en consideración de su papel único. La impecabilidad de María se indica en numerosos tipos en la Biblia.

Dios salvó a María preservándola de contraer el pecado original. Supongamos que un hombre cae en un profundo hoyo en el bosque, pero es rescatado por un amigo. Supongamos ahora que un hombre ve a una mujer que camina hacia el profundo hoyo, y la sujeta, justo antes de que ella caiga en él. En primer lugar él la detiene de caer en el hoyo, de manera que ella no se lesiona ni ensucia en ab-

Algunos expresan incredulidad ante el hecho de que Dios crease a alguien completamente libre de pecado. Se olvidan que Dios creó al primer hombre y a la primera mujer sin pecado.

19


La Biblia enseña que María es el arca de la nueva alianza Ahora veremos que la Biblia identifica a María como el Arca del Nuevo Testamento. Identifica a María como la Nueva Alianza que equivale al Arca del Antiguo Testamento. María es el nuevo y mayor cumplimiento de lo que fue prefigurada por el Arca del Antiguo Testamento. Esta información es una de las más importantes revelaciones acerca del profundo rol de María.

laré a ti, y de sobre el propiciatorio, de en medio de los dos querubines, te comunicaré yo todo cuanto te mande para los hijos de Israel”.

Puesto que llevaba y representaba la presencia de Dios, el Arca de la Antigua Alianza/Testamento era la cosa más sagrada y poderosa sobre la tierra, fuera de Dios mismo. El Arca de la Alianza era un cofre sagrado que contenía las tablas de piedra de los Diez Mandamientos (Deuteronomio, 10, 5). El Arca también contenía y representaba la presencia espiritual de Dios en la tierra. Cuando Dios habló a Moisés, lo hizo desde los dos querubines que estaban en el Arca.

Contenía la palabra escrita de Dios (Deuteronomio. 10, 5) Contenía el Verbo de Dios hecho carne, Jesús (Juan 1, 1)

Números, 7, 89: “Cuando Moisés entraba en el tabernáculo de la reunión para hablar con el Señor, oía la voz que le hablaba desde encima del propiciatorio, puesto sobre el arca del testimonio, entre los dos querubines; así le hablaba Dios”. Éxodo 25, 21-22: “Pondrás el propiciatorio sobre el arca, encerrando en ella el testimonio que yo te daré. Allí me reve20

Veamos ahora la forma en que la Biblia identifica a María como el Arca de la Nueva Alianza. El Arca de la nueva Alianza: La Virgen María

Jesucristo es el Verbo de Dios hecho carne (Juan, 1, 1). Por lo tanto, al igual que el Arca de la Antigua Alianza contenía la palabra escrita de Dios, María que es el Arca de la Nueva Alianza, contiene la Palabra de Dios hecha carne. Apocalipsis 19, 13: “… y viste un manto empapado en sangre y tiene por nombre Verbo de Dios”. El Arca de la Antigua Alianza es la Virgen María Entonces la nube cubrió el tabernáculo de la reunión, y la gloria de Dios llenó la habitación (Éxodo, 40, 34-35) Y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra (Lucas, 1, 35)


El tabernáculo fue construido para contener el Arca santa (Éxodo 40, 2-3). Cuando Dios bajaba sobre el tabernáculo y el Arca para hablar con Moisés, leemos en Éxodo 40, 34-35 que la nube de la gloria o de la presencia visible de Dios (llamada la “Shekinah” lo “cubría”. La palabra usada para describir cómo esta presencia única de Dios “cubría” el Arca, es episkiasei, en la traducción griega del Antiguo Testamento. Éxodo 40, 34-35: “Entonces la nube cubrió el tabernáculo de la reunión, y la gloria de Dios llenó la habitación. Moisés no pudo ya entrar en el tabernáculo de la reunión, porque lo cubría la nube, y la gloria de Dios llenaba el habitáculo”. La misma palabra episkiasei se usa en el griego del Nuevo Testamento para

describir cómo la presencia de Dios “cubría” a la Virgen María. La Biblia utiliza esta palabra sólo para referirse al Arca y a María. Lucas 1, 35: “El ángel le contestó y dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra, y por esto el hijo engendrado será santo, será llamado Hijo de Dios”. La clara implicación es que la presencia de Dios cubría a María y descendía sobre ella puesto que ella es la Nueva Arca – al igual como cubrió el Arca del Antiguo Testamento. Esto revela que María, si bien es una criatura infinitamente inferior a Dios, es la nueva Arca. Por lo tanto, Ella tiene una conexión única con Dios, una única santidad y poder. 21


La sorprendente evidencia de 2 Samuel 6 y Lucas 1, que María es el Arca de la Nueva Alianza Considérese el sorprendente paralelismo que la Escritura nos da entre lo que sucedía con el Arca de la Antigua Alianza en 2 Samuel 6 (2 Reyes 6 en la Biblia católica tradicional), y lo que le sucedió a la Santísima Virgen María, el Arca de la Nueva Alianza, en el capítulo 1 del Evangelio de Lucas, Es la historia más completa en la Biblia acerca de la Virgen María. El Arca de la Antigua Alianza; La Virgen María: 2 Samuel 6, 9: “Tuvo miedo entonces David del Señor y dijo: ¿Cómo vendrá a mí el Arca del Señor?” Lucas 1, 43: “(Y dijo Isabel) ¿De dónde que venga a mí la madre de mi Señor?”

David dice: “¿Cómo vendrá a mí el Arca del Señor?” mientras que Isabel pregunta “¿de dónde que venga a mí la madre de mi Señor?”. Isabel le dice a María lo mismo que dijo David acerca, del Arca porque María es el Arca de la Nueva Alianza. La única diferencia entre las dos preguntas es que literalmente se usa “madre” en donde se dice Arca. La Biblia nos está diciendo que la madre del Señor es Arca. Esto se confirma despejando toda duda cuando avanzamos en la historia. David saltó delante del Arca. El niño saltó en la presencia de María: 2 Samuel 6, 16: “Cuando el Arca del Señor llegó a la ciudad de David, Macal, hija de Saúl, miró por la ventana: y al ver al rey David saltando y danzando delante del Señor…”.

22

Lucas 1, 41-44: “Así que oyó el Isabel el saludo de María, exclamo el niño en su seno, e Isabel se llenó del Espíritu Santo, … porque así que sonó la voz de tu salutación en mis oídos, saltó de gozo el niño en mi seno”.

David saltó delante del Arca, al igual que el niño en el seno de Isabel saltó delante de María (la Nueva Arca). El Arca se quedó por tres meses María (el Arca) se quedó por tres meses: 2 Samuel 6, 11: “Tres meses estuvo el Arca del Señor en la casa de Obed-edón de Gat, y el Señor le bendijo a él y a toda su casa”. Lucas 1, 56-57: “María permaneció con ella como unos tres meses y se volvió a su casa. Le llegó a Isabel el tiempo de dar a luz, y parió un hijo”.

En 2 Samuel 6, leemos que el Arca se quedó con Obed-edón de Gat por tres meses. Del mismo modo, en Lucas 1, leemos que María (el Arca de la Nueva Alianza) se quedó con Isabel por tres meses. 2 Samuel 6, 11 también menciona que el Señor bendijo a Obed-edón y a su casa el tiempo en que estuvo el Arca. La “bendición” en la Escritura indica frecuentemente una descendencia fecunda. En este hecho vemos otro paralelo en Lucas 1 sobre María. Porque Lucas 1, 57 nos dice después que María se quedó con Isabel, el Señor bendijo a su casa con el nacimiento de un niño, Juan el Bautista. David fue a buscar el Arca de Judá. Esto ocurrió cuando María (el Arca) fue a Judá


2 Samuel 6, 2: “Y David se levantó y fue con todo el pueblo que estaba con él a Baala de Judá, para hacer subir desde allí el arca de Dios, la cual es llamada por el Nombre, el nombre del Señor de los ejércitos, que está[ sobre los querubines”. Lucas 1, 39-40: “En aquellos días se puso María en camino y con presteza fue a la montaña, a una ciudad de Judá, y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel”.

Como leemos aquí, estos increíbles paralelos ocurrieron cuando David salió de la montaña de Judá para buscar el Arca (2 Samuel 6, 2), y cuando María, el Arca de la Nueva Alianza, fue a la montaña de Judá (Lucas 1, 39). El Apocalipsis también indica que María es el Arca de la Nueva Alianza: Apocalipsis 11, 19; 12, 1: “Se abrió el templo de Dios, que está en el cielo, y se dejó ver el Arca del Testamento en su Templo, y hubo relámpagos, y voces, y rayos, y un temblor, y granizo fuerte. Apareció en el cielo una señal grande, una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre la cabeza una corona de doce estrellas”.

La Biblia no fue escrita indicando capítulos o versículos. Fue solamente hasta el siglo XII que la Biblia fue dividida en capítulos y versículos. Por lo tanto, el autor del Apocalipsis, escribió lo que comienza en el capítulo 12 continua e inmediatamente después que termina el capítulo 11. Y en el final del capítulo 11, leemos que el Arca del testamento/alianza de Jesús fue vista en el cielo. El siguiente versículo es Apocalipsis 12, 1. Por lo tanto, las palabras finales el capítulo 11 son seguidas inmediatamente de las palabras con que comienza el capítulo 12, sin ninguna división.

Esto significa que la aparición del Arca de la alianza, justo al final del capítulo 11 – “se dejó ver el Arca del Testamento de su Templo” (Apocalipsis. 11, 19) – se explica inmediatamente por la visión de “la mujer” vestida de sol, con que comienza el capítulo 12, justo el versículo siguiente (Apocalipsis. 12, 1). Esto indica que “la mujer” vestida de sol, que llevaba a la Persona Divina en su seno (la Virgen María), es el Arca del Nuevo Testamento. La mujer no solo nos recuerda a la Santísima virgen, sino que también es una visión de la iglesia, Madre de la humanidad, coronada por doce estrella que indica las doce tribus de Israel y nos recuerda a los doce Apóstoles, es decir un nuevo pueblo, que es perseguida y maltratada como lo indica el Apocalipsis, es decir que se aplica a la Santísima Virgen y a la Iglesia. El Arca contenía el maná del desierto María contenía el maná del cielo (Jesús) Hebreos 9, 4: “… el arca de la alianza, cubierta toda ella de oro, y en ella un vaso de oro que contenía el maná, la vara de Arón, que había reverdecido, y las tablas de la alianza”. Juan 6, 48-51: “Yo soy el pan de vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron. Yo soy el pan vivo bajado del cielo… y el pan que yo le daré es mi carne para la vida del mundo”.

No cabe duda que el maná del desierto (Éxodo 16) prefigura a Jesús como el pan de vida. Jesús hace una conexión entre los dos en Juan 6. Él hace referencia al maná del desierto, y luego dice que su carne es el verdadero maná. Bien, el maná del desierto fue colocado dentro del Arca de la Antigua Alianza. Ello prefigura a Jesucristo mismo (el verdadero maná del Nuevo Testamento) que estuvo contenido en el seno de María, la madre de Jesús. 23


En Hebreos 9, 4, también leemos que la vara de Aarón fue colocada dentro del Arca de la Antigua Alianza. En Números 17 leemos que esta vara floreció para confirmar al verdadero sumo sacerdote. La vara de Aarón entonces significa el verdadero sumo sacerdote. En el Nuevo Testamento, Jesús es descrito como el verdadero sumo sacerdote [también llamado pontífice]. Hebreos 3,1: “Vosotros, pues, hermanos santos, que participáis de la vocación celeste, considerad al Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra confesión, Jesús”.

24

Véase también Hebreos 6, 20, 9, 11, y otros pasajes que también prueban que Jesús es el verdadero sumo sacerdote. La conclusión ineludible es que la vara de Aarón que fue colocada dentro del Arca prefiguraba a Jesucristo, el verdadero sumo sacerdote, quien estuvo contenido en el vientre de María (el Arca de la Nueva Alianza). No hay absolutamente ninguna duda de que el Nuevo Testamento indica que María es el Arca de la Nueva Alianza. Esta evidencia es innegable.


María, lo más sagrado en la tierra después de Jesús El Arca de la Alianza era la cosa más sagrada en la tierra después de la presencia de Dios mismo. El Arca fue depositada en el tabernáculo, en el santo de los santos. La presencia del Arca es lo que hizo que fuera tan sagrado el santo de los santos. 2 Paralipómenos (o Crónicas) 35, 3: “Colocada el arca santa en la casa que edificó Salomón, hijo de David, rey de Israel”. El Arca era tan santa que cuando el pueblo de Dios la seguía, ellos tenían que mantener una distancia respetuosa.

Josué 3, 3-5: “Y dieron al pueblo esta orden: Cuando veáis el Arca de la Alianza del Señor, vuestro Dios, llevada por los sacerdotes, hijos de Leví, partiréis de este lugar donde estáis acampados y os pondréis en marcha tras ella, pero dejando entre vosotros y ella una distancia de dos mil codos, sin acercaros a ella, para que podáis ver el camino que habéis de seguir, pues no habéis pasado nunca por él”. Las personas que ilegalmente tocaban el Arca eran castigadas con la muerte. 2 Samuel 6, 6-7: “Pero cuando llegaron a la era de Nacón, Uza extendió la mano hacia el arca de Dios, y la sostuvo porque los bueyes casi la volcaron. 7 Y se encendió la ira del Señor contra Uza, y Dios lo hirió allí por su irreverencia; y allí murió junto al arca de Dios”. Los hombres de Bet-semes fueron muertos porque se habían atrevido a mirar dentro del arca. 1 Samuel 6, 19 “En Bet-Semes Yahvé hizo perecer a setenta personas que se atrevieron a mirar el Arca. Al ver esto, todo el pueblo se apenó mucho”. Vemos cuán sagrado consideraba Dios aquello que había de entrar en contacto cercano con su presencia espiritual. 25


María, Santa, creada sin pecado Dios dio las más específicas indicaciones para la construcción del Arca. Él ordenó que fuera hecha del oro más puro. Éxodo 25, 10-13; 24: “Harás el arca de madera de acacia, dos codos y medio de largo, codo y medio de ancho y codo y medio de alto. La cubrirás de oro puro, por dentro y por fuera, y en torno de ella pondrás una corona de oro. Fundirás para ella cuatro anillos de oro, que pondrás en los cuatro ángulos, dos de un lado, dos del otro. Harás unas barras de madera de acacia y las cubrirás de oro… la revestirás de oro puro, y harás de ella una corona de oro todo en derredor”. Es interesante que el Arca no sólo tenía que estar cubierta de oro en derredor, sino que hay una referencia específica a que tenga “en torno de ella pondrás una corona de oro”. El Arca de la Antigua alianza tenía una corona de oro. La Virgen María (la Nueva Arca) también tenía una corona. Éxodo 25, 11: “La cubrirás de oro puro… pondrás en torno de ella una corona de oro”. Apocalipsis 12, 1: “Apareció en el cielo una señal grande, una mujer envuelta en el sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre la cabeza una corona de doce estrellas”.

El Arca de la Antigua Alianza tenía que ser perfecta y santa porque era el único lugar donde se asentaba la presencia es26

piritual de Dios. La santidad de Dios no puede ser empañada por el contacto con algo que contenga defectos. Del mismo modo, la Virgen María, como la Nueva Arca portadora de Jesucristo, tuvo que ser creada sin pecado y en estado de perfección. Ella no sólo contuvo la presencia espiritual de Dios, sino al mismo Dios Jesucristo. Ella no sólo contuvo la palabra escrita de Dios, sino el Verbo de Dios hecho carne (Juan 1, 1). Por consiguiente, María debe ser perfecta. Ella debe estar libre de todo pecado. Ella debe ser siempre virgen y jamás tocada por el hombre. Si el Arca de la Antigua Alianza, que contenía las tablas de la Ley escrita, estaba envuelta por la presencia espiritual de Dios, recubierta por el oro más puro y fue construida según las más precisas especificaciones de Dios, ¿cuán superior debió ser la creación de María, el Arca de la Nueva Alianza?. Como sabemos, la figura (anti-tipo) es siempre superior a la prefigura (tipo). María, el Arca de la Nueva Alianza, por tanto, debe ser y es muy superior al Arca de la Antigua Alianza. Al igual que el Arca de la Antigua Alianza, María también debe tener un tremendo poder sobre el Diablo y los enemigos de Dios. Ella debe tener un poder de intercesión para con Dios único, en atraer sus bendiciones y en ayudar al pueblo de Dios, de igual forma como lo fue el Arca de la Antigua Alianza.


El poder del Arca y la autoridad de María para vencer e interceder El Arca de la Antigua Alianza tenía un poder impresionante. Cuando fue capturada por los filisteos, les sucedieron cosas extraordinarias a ellos como a su falso dios, Dagón. 1 Samuel 5, 1-5: “Los filisteos tomaron el Arca de Dios y la llevaron de Eben-Ezer a Asdod. Allí la pusieron en el templo de Dagón, colocándola junto al ídolo de Dagón. Al otro día, cuando se levantaron los asdodeos, vieron que Dagón estaba boca abajo en el suelo, delante del Arca de Yavé. Levantaron a Dagón y lo volvieron a poner en su lugar. Pero al amanecer del día siguiente encontraron otra vez a Dagón en el suelo delante del Arca de Yavé; su cabeza y sus manos estaban rotas en el umbral de la puerta, solamente el tronco de Dagón había quedado donde cayó. Por eso, hasta el día de hoy los que entran en su templo en Asdod, no pisan el umbral del templo”. Los filisteos comenzaron a ser destruidos por haber capturado el Arca. Esto los llevó a devolver el Arca a sus enemigos, los israelitas. 1 Samuel, 5, 7: “Viendo los de Asdod lo que pasaba, dijeron: Que no quede entre nosotros el arca del Dios de Israel, por-

que su mano pesa mucho sobre nosotros y sobre Dagón, nuestro dios”. El Arca infundía un terror mortal a los enemigos de Dios: 1 Samuel, 5, 10: “Entonces enviaron el Arca de Dios a Acarón, pero una vez que llegó allí, los acaronitas exclamaron: Nos han traído el Arca del Dios de Israel para que también nos mate a todos nosotros”. Las aguas del Jordán se secaron milagrosamente por el Arca. Josué 3, 13-14: “(Y el Señor dijo a Josué): ‘Y cuando los sacerdotes que llevan el arca de la alianza del dueño de toda la tierra ponga la planta de sus pies en las aguas del Jordán, las aguas del Jordán se partirán, y las que bajan de arriba se pararán en montón’. Cuando hubo salido el pueblo de sus tiendas para pasar el Jordán, precedido por los sacerdotes que llevaban el arca de la alianza…”. María, la Nueva Arca, tiene este poder, y más aún; porque la figura es superior a la prefigura, y el Nuevo Testamento es superior al Antiguo. Ahora cubriremos más evidencia bíblica para la enseñanza católica acerca de la Virgen María.

27


La tierra de la que fue creado adán es un tipo de María y su preservación del pecado (su concepción inmaculada) Hemos verificado que Jesucristo es el nuevo Adán. Adán fue formado de la tierra o arcilla. Génesis, 2, 7: “Modeló el Señor Dios al hombre de la tierra (adamah) y le inspiró en el rostro aliento de vida, y fue así el hombre animado”. La palabra hebrea para “tierra” es Adamah. Es un nombre femenino. Adán se llamó así porque él vino de la Adamah, su nombre significa hijo de la tierra, el hijo de la Adamah.1 Nos podríamos extender más sobre este punto, pero está claro que, en cierto nivel, la tierra de la cual fue creado Adán es un tipo de María. El primer Adán fue creado por Dios, de la tierra; y el segundo Adán (Jesucristo), tomó carne de María, su madre. Entonces, la pregunta es,

28

¿cuál era el estado de la tierra cuando fue creada? Génesis 1, 31: “Y vio Dios ser muy bueno cuanto había hecho, y hubo tarde y mañana, día sexto”. La tierra de la cual fue formado el primer Adán, y de hecho, la totalidad de la creación de Dios antes de la caída, estaba completamente libre de maldición, pura y perfecta. El pecado y la maldición no tenían lugar en ella. María, quien dio a luz al segundo y mayor Adán (Jesucristo), también estuvo completamente libre de maldición, fue pura y perfecta. Ella tuvo que ser preservada de toda mancha de pecado y de la maldición del pecado original. Eso es lo que se llama la Inmaculada Concepción.


La enemistad entre la mujer y la serpiente Poco después de la caída de Adán y Eva, Dios hizo esta profecía: Génesis 3, 14-15: “Dijo luego el Señor Dios a la serpiente: Por haber hecho esto, maldita serás entre todos los ganados y entre todas las bestias del campo. Te arrastrarás sobre tu pecho y comerás el polvo todo el tiempo de tu vida. Pondré perpetua enemistad entre ti y la mujer, y entre tu linaje y el suyo; Ella te aplastará la cabeza, y tú le acecharás el calcañal” Dios dice que habrá enemistad –hostilidad, división, oposición– entre el diablo y “la mujer”. En el mismo contexto, leemos del linaje de la mujer, y la victoria que se concederá por medio de la mujer y su linaje (descendencia). En la Biblia, los hijos de un hombre y sus descendientes se llaman linaje. El linaje de la mujer, por lo tanto, es algo único. Se refiere a un hijo que es producido por una sola mujer. Esto, obviamente, se refiere a la concepción virginal y al nacimiento del seno de la Santísima Virgen María, la madre de Jesús. El “linaje” de la mujer se refiere a Jesucristo. Por lo tanto, la mujer identificada aquí, que tiene una oposición o enemistad con la serpiente, es claramente María, la madre de Jesucristo. La mujer no es Eva, quien dio oídos a la serpiente. Se trata de María.

Dios dice que pondrá enemistad u oposición entre la serpiente y la mujer. Como resultado, María debe ser completamente preservada del pecado. Porque cuando alguien peca, ese alguien no se opone al diablo, sino que se da al diablo. La única manera que la mujer pueda tener oposición completa y definitiva con la serpiente es por la preservación del pecado y del pecado de Adán. El hecho que María es esta “mujer”, y por lo tanto, completamente libre de la dominación del pecado y del diablo, es la razón de por qué Jesús llama a María “mujer” en el Nuevo Testamento. Jesús nunca llamó a su madre más que “mujer”. Muchos no-católicos creen que esta era una manera de Jesús menospreciar a su madre restándole importancia a su rol; todo lo contrario, Jesús estaba identificando a María siendo la “mujer” de Génesis 3, 15. Génesis 3, 15: “Pondré perpetua enemistad entre ti y la mujer, y entre tu linaje y el suyo; Ella te aplastará la cabeza, y tú le acecharás el talón”. Juan 2, 3-5: “No tenían vino, porque el vino de la boda se había acabado. En esto dijo la madre de Jesús a éste: No tienen vino. Y Jesús le dijo: Mujer, ¿qué nos va a mí y a ti? No es aún llegada mi hora. Dijo la madre a los servidores: haced lo que Él os diga”. 29


Una lectura superficial de este pasaje de Juan deja a muchos la impresión que Jesús está reprendiendo a su madre en las bodas de Caná. Sin embargo, aquí se revela el poder de intercesión de María con Jesús. Jesús dice que su hora aún no ha llegado; en otras palabras, aún no era el momento para que Él revelara sus poderes milagrosos. Su propósito era esperar más tiempo. No obstante, ante la insistencia de su madre, que tuvo compasión con la pareja de recién casados, Jesús realizó el milagro. Él realizó su primer milagro a instancias de su madre, a pesar de que su hora “aún no había llegado”. Este es un excelente ejemplo de cómo se obtienen las gracias de Jesús por la intercesión de María, gracias que Él no estaría dispuesto a dar si no fuera por el pedido de su Madre. Muchos no católicos también objetan que si María es tan crucial, ¿por qué Jesús permitió que los evangelistas quizás dieran la impresión que Él estaba menospreciando el rol de su madre? Ellos sostienen que ciertos versículos dan esa impresión, o al menos no hacen mucho para disipar esa idea. La respuesta es que Dios no arroja perlas a los cerdos (Mateo 7, 6). A menudo, Él oculta ligeramente sus verdades, o las pone apenas debajo de la superficie, de manera que los esfuerzos superficiales o insinceros de las personas pasen por encima de

30

ellos o se queden con una impresión errada. Sin embargo, aquellos que son más pacientes y profundizan más –o simplemente confían en la Iglesia que Jesús estableció– encuentran la joya y el verdadero significado. Lucas 8, 8-10: “El que tenga oídos para oír que oiga. Sus discípulos le preguntaron qué significada aquella parábola, y Él contestó: A vosotros ha sido dado conocer los misterios del reino de Dios; a los demás, sólo en parábolas, de manera que viendo no vean y oyendo no entiendan”. Esto es muy cierto en el caso de las


enseñanzas de la Biblia acerca del profundo rol de María. Las lecturas superficiales y los esfuerzos insinceros mantienen a la gente sin poder ver aquello. Pero está allí en la Escritura. Como ya vimos, María es la nueva Eva y la mujer del Génesis 3, 15. Ella es también el Arca de la Nueva Alianza, y mucho más, como veremos adeante. Todo está allí en la tipología bíblica y en muchos pasajes entendidos más profundamente; pero muchos siguen siendo ajenos a ello. Viendo no ven, y oyendo no entienden. Al no confiar en la única Iglesia que estableció Cristo, ellos lamentablemente han adquirido sólo un entendimiento

superficial y erróneo acerca de lo que enseña la Biblia. Juan 19, 26-27: “Jesús, viendo a su madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a la madre: Mujer, he ahí a tu hijo. Luego dijo al discípulo: He ahí a tu madre. Y desde aquella hora el discípulo (Juan) la recibió en su casa”. Aunque había otras mujeres al pie de la cruz, Jesús escoge a su madre. Jesús nuevamente la llama “mujer”, porque ella es la mujer del Génesis 3, 15: la única en completa oposición a la serpiente. Jesús también indica a Juan para que tome a su madre como suya.

31


Pablo dice que Jesucristo es el único mediador. ¿ Por qué entonces, la Iglesia Católica dice que María es mediadora de todas las gracias? Así es, Jesús es el único mediador, pero Pablo enseña que nosotros colaboramos en la redención, uniendo nuestro sufrimiento a Cristo, “me alegro por lo que sufro por ustedes, porque de esta manera voy completando en mi propio cuerpo lo que falta a los sufrimientos de Cristo por la Iglesia que es su cuerpo” Colosenses 1,24. María sufrió como nadie durante la

32

pasión de su hijo, porque amaba a su hijo más que nadie, porque amaba a la humanidad por la que su hijo sufría y moría. Por ello ha participado tan íntimamente en la redención; no es ella la redentora, Jesucristo es el Redentor. Pero se le puede llamar mediadora de las gracias con toda propiedad, explicando bien el alcance de este término.


La virginidad de María El Papa Martín I: “Propia y verdaderamente la Madre de Dios, la Santa y siempre Virgen María (...) concibió sin semen viril, del Espíritu Santo, al mismo Verbo de Dios, y de manera incorruptible dio a luz”. El Papa Pablo IV (1555), contra la herejía de los socianos, y otros: “María permaneció siempre en la integridad de su virginidad, a saber, antes del parto, en el parto y después del parto, por obra de Dios omnipotente”. En el Concilio Vaticano II: ”El nacimiento de Nuestro Señor, que no disminuyó la integridad virginal de su madre sino que la santificó” (II Concilio Vaticano II, LG 57). Hablando de la virginidad las sagradas Escrituras nos dicen lo siguiente: Ezequiel 44,2 “Y Yahvé me dijo: Este pórtico permanecerá cerrado. No se le abrirá, y nadie pasará por él, porque por él ha pasado Yahvé, el Dios de Israel. Quedará, pues, cerrado.” Isaías 7,14: “El Señor mismo les va a dar una señal: He aquí UNA VIRGEN CONCEBIRÁ Y DARÁ A LUZ y le pondrá por nombre Emmanuel”. La señal la daría DIOS mismo, y cuan era: que una joven siendo virgen, quedaría en cinta y daría luz y seguirá siendo virgen. Esa era la señal, y el profeta Isaías en su visión mesiánica lo ve con claridad, UNA VIRGEN CONCEBIRÁ Y DARÁ A LUZ. “Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS”. Lucas 1, 31. El desconocimiento y la mala interpretación de las Escrituras nos llevan a creer

cosas que la Biblia no enseña; el texto sagrado dice UN HIJO. Miremos algunas referencias bíblicas que apoyan el texto: La esposa de Manoa no había podido tener hijos porque era estéril, el Señor le promete UN HIJO, Sansón, y su mujer solo dio a luz a Sansón. Es decir, Sansón no tuvo hermanos “A esta mujer apareció el ángel del Señor, y le dijo: He aquí que tú eres estéril, y nunca has tenido hijos; pero concebirás y darás a luz un hijo”. Jueces 13, 3. Isabel la esposa del sacerdote Zacarías, también era estéril, y DIOS les hablo y dijo que les daría un hijo: “Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Isabel te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan”. Lucas 1,13. De igual forma le pasó a Sara y Abraham: “Y le dijeron: ¿Dónde está Sara tu mujer? Y él respondió: Aquí en la tienda. Entonces dijo: Dentro de un año volveré por aquí y para entonces Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él”. Génesis 18, 9-10. ¿Cuántos hijos le dijo Dios a Sara que iba a tener? UN hijo: Isaac. ¿Cuántos hijos le dijo Dios a Manoa que iba a tener? UN hijo: Sansón. ¿Cuántos hijos le dijo Dios a Zacarías que iba a atener?: UN hijo: Juan Bautista. ¿Por qué entonces Dios habría mentido a María al decirle que tendría UN hijo? Pero no nos detengamos ahí.... Queda claro que las palabras del ángel fueron: “Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús”. 33


Jesús nunca llamó a María, madre o mamá Sépase entender toda la obra de Jesús, desde su concepción, nacimiento y ministerio desde el punto de vista profético para comprender algunas de las evidencias y realidades bíblicas. “Por entonces vino Jesús de Galilea al Jordán, para encontrar a Juan y para que éste lo bautizara. Juan quiso disuadirlo y le dijo: “¿Tú vienes a mí? Soy yo quien necesita ser bautizado por ti. Jesús le respondió: “Deja que hagamos así por ahora. De este modo respetaremos el debido orden.” Entonces Juan aceptó”. Mateo 13, 13-15. “Haré que haya enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya. Ella te pisará la cabeza mientras tú herirás su talón”. Génesis 3, 15.

No era una cuestión de faltar al respeto a su propia madre pues de hecho conocía y obedecía la ley, pero también era necesario cumplir las profecías no solo acerca de él, sino también acerca de su Madre: así que cuando él la llama Mujer, lo que hace es evocar la profecía del génesis como diciendo: Esta es la mujer de la que habló mi Padre en el huerto; no la estaba despreciando. Ella es la mujer que tendría enemistad con el diablo, por ello María es inmaculada en su concepción, es decir, enemistad con el pecado y obediencia plena a la voluntad de Dios. Jesús lo que hace es reconocerla y lanzar voces cada vez que le llama Mujer, no solo para reconocerla sino también para decir: yo soy la simiente que le aplastará la cabeza al diablo, el querrá herirme, dañarme, pero yo lo venceré.

María es nuestra intercesora Los hermanos separados creen que llamar a María “intercesora” es antibíblico, basándose en 1 Timoteo 2, 5 que dice: “Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús”. La Iglesia Católica nunca ha enseñado que María ocupe el lugar del Señor Jesús; todo lo contrario. La Iglesia ha proclamado siempre que Cristo es el único camino para llegar al Padre, y que sólo por Él somos reconciliados. Por ello, y en este sentido, Jesús es el único mediador entre Dios y los hombres, el único en el cual Dios y el hombre se reconcilian. Pero María sí intercede ante su hijo, es decir Jesucristo, por cada uno de nosotros. 34

“tres días más tarde se celebraba una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. También fue invitado Jesús a la boda con sus discípulos. Sucedió que se terminó el vino preparado para la boda, y se quedaron sin vino. Entonces la madre de Jesús le dijo: “No tienen vino” Jesús le respondió: “Mujer, ¿por qué te metes en mis asuntos? Aún no ha llegado mi hora”. Pero su madre dijo a los sirvientes: “Hagan lo que él les diga”. Había allí seis recipientes de piedra, de los que usan los judíos para sus purificaciones, de unos cien litros de capacidad cada uno. Jesús dijo: “Llenen de agua esos recipientes”. Y los llenaron hasta el borde. “Saquen ahora, les dijo, y llévenle al mayordomo”. Y ellos se los llevaron. “Después de probar el agua convertida en vino, el mayordo-


mo llamó al novio, pues no sabía de dónde provenía, a pesar de que lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua. Y le dijo: “Todo el mundo sirve al principio el vino mejor, y cuando ya todos han bebido bastante, les dan el de menos calidad; pero tú has dejado el mejor vino para el final” . Esta señal milagrosa fue la primera, y Jesús la hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en él”. Juan 2,1-11. Jesús dijo: “no es mi hora”, es decir, no era el momento de iniciar su labor ministerial, pero en obediencia a su madre y a la ley, pues hay que obedecer a los padres según la ley judía, Jesús cede a la petición que le hace María. “Adonías, hijo de Jaguit, fue a encontrar a Betsabé, madre de Salomón, y se postró ante ella. Ella le dijo: “¿Traes buenas intenciones?” “Sí”, contestó. Y añadió: “Quiero hablar contigo”. Ella dijo: “Habla”. Contestó Adonías: “Sabes bien que el trono del rey me tocaba a mí y que todos los israelitas me preferían para que fuera su rey, pero David me negó el trono y se lo concedió a mi hermano, porque Yahvé se lo tenía destinado. Ahora quiero pedirte tan sólo una cosa; no me la niegues”. Ella le dijo: “Habla”. Dijo Adonías: “Te suplico

le pidas al rey Salomón, ya que a ti no te puede negar nada, que me dé por esposa a Abisag, la sunamita”. Betsabé le contestó: “Está bien; yo hablaré al rey por ti”. Entró Betsabé a ver al rey Salomón para hablarle en favor de Adonías. Se levantó el rey para recibirla y se postró ante ella; se sentó después en su trono y pusieron un trono para la madre del rey, la cual se sentó a su derecha. Ella le dijo: “Vengo a hacerte una pequeña petición, no me la niegues” Contestó el rey: “Pide, madre mía, que no te lo negaré”. 1 Reyes 2,13-20. Miremos con claridad como la madre del rey intercede por Adonias ante su hijo el rey de Israel, Salomón. Observemos algunos textos bíblicos de hombres que intercedieron: “Perseveren en sus oraciones sin desanimarse nunca, intercediendo en favor de todos los santos, sus hermanos”. Efesios 6,18. “Dios seguirá amparándonos, siempre que ustedes nos ayuden con sus oraciones. Si son muchos los que piden por nosotros”. 2 Corintios 1, 10-11. Y podríamos decir mucho más. De hecho, si los apóstoles intercedían, cuanto más la Santa Madre de Dios. 35


María y José Recordemos que María es el arca de la nueva alianza, pero poco hablamos de José, su esposo, legalmente ante las leyes judías. A José, descendiente de la tribu de Levi, es decir de la familia sacerdotal, conocedor de las leyes, la Biblia lo describe como un hombre piadoso y prudente. Mateo 1, 16. José conocía muy bien los elementos y las normas santas, pues era de descendencia levítica como ya se había mencionado. Así que cuando él piensa dejar a María en secreto por ser hombre prudente, es justamente cuando el Ángel se le aparece en sueños y le dice: “Ya había pensado hacerlo así, cuando un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, descendiente de David, no tengas miedo de tomar a María por esposa, porque su hijo lo ha concebido por el poder del Espíritu Santo”. Mateo 1, 20.

enseguida comprende que para él era una bendición muy grande el poder administrar directamente la presencia, la gracia de Dios. Sabia claramente, por su experiencia, lo que el ángel le comunicaba; así que no puso peros o resistencia a lo que estaba escuchando de suya. Creemos firmemente que no estuvo íntimamente* con María por las siguientes razones: -Como levita sabía que no podía tocar a la santísima virgen María, pues ella albergaba la presencia de Dios. Solo administrarla. -“Pero no tocarán cosa santa, no sea que mueran” Num 7, 9. -Conocía perfectamente las normas y las leyes judías, así que sabía que debía respetarle y cuidarle. Más allá que quizás el temor de morir, era la gran bendición de poder tener personalmente todos los días la presencia de DIOS en su vida.

Cuando el ángel le dice estas palabras,

* No tuvo relaciones sexuales con María, aunque si estuvo íntimamente unido a ella por el amor.

36


Quien era José ? Esposo de la Virgen María y padre adoptivo de Jesús. Mateo 1, 16. Lucas 3, 23. - Era un obrero, Mateo13, 55. - Vivía en Nazaret. Lucas 2, 4. - De ascendencia davídica. Mateo1, 20. - Fue a Belén con María para inscribirse en el censo, y allí nació Jesús. Lucas 2, 4-6. - Presentó a Jesús en el templo. Lucas 2. - Huyó con María y Jesús a Egipto.

Mateo 2, 13-18. - Llevó a Jesús a Jerusalén a los 12 años de edad, Lucas 2,41-45. - Ejemplo de fidelidad. Mateo 1,19; 2,13. - Ejemplo de obediencia y docilidad. Mateo 1, 16. Nuestra Iglesia Católica lo ha nombrado el patrono universal de la Iglesia, le ha declarado Patrono de la buena muerte, porque murió rodeado de María y Jesús. El santo más grande del cielo, después de la Virgen María. 37


Los católicos no adoramos a la Virgen María Adorar a María sería idolatría, un pecado contra el primer mandamiento de la ley de Dios “solo a Dios adorarás” (Lucas 4:8), jamás la Iglesia ha enseñado cosa semejante. María es una mujer, una criatura, la más santa de todas las criaturas. A María la queremos, la veneramos. Hay una gran diferencia entre adoración y veneración:

ADORACION: es un estado espiritual contemplativo en el que el ser humano se sobrecoge maravillado, estableciendo una comunión íntima con Dios, y le rinde culto porque se le considera divino, santo. VENERACION: Sentimiento de profundo respeto y admiración inspirado por la dignidad, la virtud o los méritos de una persona, una institución, una causa.

A la Santísima Virgen la veneramos y le rendimos culto de veneración, es decir de respeto profundo; no de adoración.

38


Cual es la relación de María con Cristo? María es madre, también discípula, su más perfecta discípula, su primer y fidelísima seguidora y su inseparable colaboradora, María es un reflejo de la santidad de su hijo Jesús, se le ha comparado con la luna que nos ilumina en la noche, con una luz más suave que la luz del día y que no es sino un reflejo de la luz deslumbrante del sol, que es Jesucristo.

Cuál es la relación de María con la Iglesia?

Siendo la madre de Cristo, y siendo nosotros por adopción hermanos de Cristo, María también es madre nuestra. Así lo dijo también expresamente Cristo en la cruz a Juan: “he ahí a tu madre” Juan 19, 27.

María siendo discípula y seguidora de Cristo, es nuestro modelo, que va delante de nosotros en peregrinación hacia Jesús. Ella nos muestra el camino y nos anima a seguirlo, en un modelo de fe, esperanza y amor.

39


Las advocaciones de la Virgen La Virgen María es una sola, la que conocemos en el Evangelio con la fe de la iglesia; María de Nazaret, la madre de Jesús. Los diversos nombres y diversas imágenes aluden a las circunstancias o misterios de su vida, es decir, aquello que se llaman advocaciones. Una advocación es el lugar donde ella se manifiesta. Si fue en el pueblo de Guadalupe, será entonces la Virgen de Guadalupe, o si fue en la región de Fátima, entonces será la Virgen de Fátima.

40

Damos a entender que Ella se manifiesta según la población y la necesidad; como dijo el apóstol Pablo: “Por otra parte, para ganar a los que no viven bajo la ley de Moisés, me he vuelto como uno de ellos, aunque realmente estoy sujeto a la ley de Dios, ya que estoy bajo la ley de Cristo” 1 Corintios 9,21. La Santísima Virgen se manifiesta según los rasgos y circunstancias de la población, para ganar a los de esa población. Es a lo que los católicos llamamos ADVOCACION.


La mejor forma de orar a la Virgen Sin duda alguna la meditación del Rosario es la mejor forma de acercarnos a la Santísima Virgen. Uno de los lemas marianos clave de los Oblatos de la Virgen María, (una Congregación dedicada a dar los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, así como la difusión de la devoción mariana sólida y auténtica) es, dicho en latín: “María cogita, María invoca”, lo que significa: piensa en María e invoca a María. Debemos esforzarnos por tener tanto a Jesús como a María en nuestra mente, pensamientos, sentimientos, corazón, Enunciar Misterio + 1 Padrenuestro

así como en nuestras acciones. Sin embargo, las serias pruebas, tribulaciones, desolaciones, así como las tentaciones graves, efectivamente, son momentos críticos en los que debemos levantar nuestras mentes, corazones y alma a María y confiar en que a través de sus poderosas oraciones, nos ayudará a navegar a través de esas tormentas tempestuosas y tumultuosas, hacia el puerto de la salvación. Así oramos en el “Acordaos” a María: “Jamás se ha oído decir que alguna persona que haya acudido a su intercesión ha sido desamparada...” 10 Ave Marías + 1 Gloria + Jaculatoria

10 Ave Marías + 1 Gloria + Jaculatoria Enunciar Misterio + 1 Padrenuestro 10 Ave Marías + 1 Gloria + Jaculatoria Enunciar Misterio + 1 Padrenuestro 10 Ave Marías + 1 Gloria + Jaculatoria

Enunciar Misterio + 1 Padrenuestro 10 Ave Marías + 1 Gloria + Jaculatoria 1 Gloria

Enunciar Misterio + 1 Padre Nuestro JACULATORIA MARÍA ES MADRE DE GRACIA Y MADRE DE MISERICORDIA EN LA VIDA Y EN LA MUERTE AMPÁRAME GRAN SEÑORA, NO TE OLVIDES DE NOSOTROS EN AQUELLA ÚLTIMA HORA.

3 Ave Marías Acto de Contricción

Por la señal de la Santa Cruz Fuente: Universidad Católica de Honduras

41


Bibliografía Concilio Ecuménico Vaticano II. Documentos del Vaticano II (31 edición). Madrid. Biblioteca de Autores Cristianos. Benedictus PP XVI. Catecismo de la Iglesia Católica, Compendio. (Librería Editrice Vaticana, 2005). Obtenido de: http://www.vatican.va/archive/compendium_ccc/documents/archive_2005_compendium-ccc_sp.html Dierckx Paulo y P. Miguel Jordá, Sepa defender su fe. Obtenido de: https://www. ebookscatolicos.com/descargas/descargar-pdf-sepa-defender-su-fe-p-paulo-dierckx-y-p-miguel-jorda/. El libro del pueblo de Dios, La Biblia. (Librería Editrice Vaticana, 1990). Obtenido de: http://www.vatican.va/archive/ESL0506/_INDEX.HTM Escuela Bíblica de Jerusalén. Biblia de Jerusalén. Bilbao: Desclée De Brouwer, 2009. Sociedades Bíblicas Unidas. Biblia Dios habla hoy, con libros deuterocanónicos. Tercera edición. 2012. Tamayo Zuluaga, Wilson Andrés. Iglesia Católica Dulce Hogar. Prográficas, 2009. www.aciprensa.com www.catholic.net www.desdelafe.mx www.enciclopedialibre.com www.etimologias.net www.ewtn.com www.fundacion.biblica.internacion.pensilvania.com www.significados.com www.youtube.com

Agradecimientos El autor manifiesta su infinito agradecimiento: A Monseñor Omar de Jesús Mejía Giraldo, Obispo de la Diócesis de Florencia Caquetá, por su asesoría, guía y disposición para continuas consultas. Al Padre Carlos Hernán Cubillos, Vicario de Administración de la Diócesis de Florencia, por su asesoría y permanentes respuestas a consultas. Al Padre Héctos Luis Valencia, encargado de las correcciónes doctrinales y literarias. A Rafael Torrijos Rivera, por alentar la presente edición.

42


43


MARIOLOGÍA María a través de las Sagradas Escrituras

44

Profile for Rafael Torrijos

Mariologia  

Mariologia  

Advertisement