Issuu on Google+

“…Y 100 MILLONES DE DUCADOS”

Recopilación de algunos de los mejores artículos publicados en el portal de Historia Militar El Gran Capitán

Rafael Rodrigo Fernández (Coordinador)


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

El Gran Capitán – Historia Militar www.elgrancapitan.org

EQUIPO DE REDACCIÓN:

Coordinador: Rafael Rodrigo Fernández Correctores: Pablo Adelantado Lliso, Mario Calleja Muñoz, Javier Romero Morenilla, Javier Torres Lacalle Formato: Andrés Costa De Grossi Diseño de Portada: José Antonio Peña (Japa)

Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está protegido por la Ley, que establece penas de prisión y/o multas, además de las correspondientes indemnizaciones por daños y perjuicios, para quienes reprodujeren, plagiaren, distribuyeren, o comunicaren públicamente, en todo o en parte, una obra literaria artística o científica, o su trasformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la perceptiva autorización Copyright © 2003-2011 El Gran Capitán y su logotipo son marcas registradas. Todos los Derechos Reservados El Gran Capitán Ap. Correos 13285 - Valencia 46021 (España) - Tel: 645747574

www.elgrancapitan.org ISBN: xxx-xx-xxx-xxxx-x Depósito Legal: M. x.xxx-2011 1


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

Cien millones de ducados en picos, palas y azadones para enterrar a los muertos del enemigo. Ciento cincuenta mil ducados en frailes, monjas y pobres, para que rogasen a Dios por las almas de los soldados del rey caídos en combate. Cien mil ducados en guantes perfumados, para preservar a las tropas del hedor de los cadáveres del enemigo. Ciento sesenta mil ducados para reponer y arreglar las campanas destruidas de tanto repicar a victoria. Finalmente, por la paciencia al haber escuchado estas pequeñeces del rey, que pide cuentas a quien le ha regalado un reino, cien millones de ducados.

No ha de haber ni mantener banda de gente nueva de por sí, sino mezclarlos y meterlos entre los soldados viejos, porque de la plática, ejercicio, costumbres y maneras de estos serán luego los bisoños prácticos, diestros y obedientes, lo cual, si están de por sí, no lo serán en mucho tiempo.

2


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

ÍNDICE Edad Antigua: Amílcar: El León de Cartago Vascones y bagaudas La conquista vándala de África, la derrota romana olvidada Edad Media: Belisario y el fin del reino vándalo de África La Orden de los Caballeros Teutónicos Los almogávares Edad Moderna: El Gran Capitán: la batalla de Ceriñola La batalla de Nördlingen Don Blas de Lezo y Olavarrieta La Guerra de los Pirineos Siglo XIX: Las Invasiones Inglesas (1806-1807) El Motín de la India Camerone 1863 La batalla de Washita.1868 Siglos XX y XXI: La leyenda de von Lettow y los askaris Annual El relojero de Scapa Flow Taman 1943, donde crecen las cruces de hierro El marine John Ripley en el puente de Dong Ha La guerra Irán-Irak (1980-1988) Operación Anaconda

3


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

Prólogo

“Aquello que puedes hacer, o sueñas que puedes hacer, comiénzalo. La audacia tiene genio, poder y magia” Johann Wolfgang von Goethe

Cuando Rafael Rodrigo, más conocido en nuestra comunidad como Kappo, alma principal e impulsora de la creación de este libro, me pidió la redacción de este prólogo, entendí que no podía rehusar esta labor. Siendo yo el menos indicado debido a mis escasas dotes literarias, debía participar en este proyecto al igual que los usuarios que lo habían hecho escribiendo los artículos que os vamos a presentar. Poco a poco, y a medida que se iban seleccionando y corrigiendo, comprendí que uno de tantos proyectos que se forman en la página web se estaba haciendo realidad, ya que estos artículos están escritos por usuarios registrados en ella, algunos quizás con esas dotes a las que yo hacía referencia, y otros con el afán del trabajo bien hecho y el gusto por la Historia Militar, inundados por el Sprit de Corps o Ethos que se percibe en la gran familia que forma El Gran Capitán. Grandes desconocidos que escriben bajo seudónimo o nick, como decimos por aquí. Grandes artistas, que sin ser grandes escritores, tienen ese arte especial para, en pocas líneas, escribir buenos artículos desde la sencillez. Grandes Capitanes que sin tener mandos elevados en la jerarquía de la página web El Gran Capitán, son los verdaderos impulsores de ella y poso o esencia de calidad para las generaciones futuras de usuarios bisoños, los cuales quieren verse reflejados en ellos. Ejemplo a seguir. El Gran Capitán y tal como reza la presentación de nuestra página principal del Portal de Internet es: “Una comunidad de amigos con un interés común, la Historia Militar de todas la épocas. No tenemos afinidad a ninguna ideología presente ni pasada y no queremos rendir culto a ninguna. El entorno que queremos crear es de entendimiento, respeto mutuo y democracia. Todo esto no es contradictorio con el análisis objetivo de lo que cada cual piense y exprese que fue la Historia. Buscamos un marco de diálogo sobre temas que puedan ser o no polémicos.” Pero a lo largo de los años que estamos en la red, van para ocho ya, el Gran Capitán se ha convertido en mucho más. Lo que fue un pequeño grupo de conocidos con una pasión común que decidió en cierto momento iniciar este proyecto, ha ido creciendo y se ha convertido en una comunidad con más de 7.000 usuarios registrados, de los cuales 3.000 mantienen sus cuentas activas, y que recibe unas 3.000 visitas al día de media. Con más de 500.000 mensajes publicados y 15.000 temas abiertos, El Gran Capitán es la base de datos de referencia en lengua española sobre Historia Militar en el entorno de Internet. Tan de moda que se ha puesto ahora la Historia Militar, con la proliferación de portales y sitios de Internet, revistas, coleccionables, libros, editoriales, reconstrucciones históricas, etc. El Gran Capitán estuvo, ya hace ocho años, abriéndose hueco en esta extraña sociedad que veía con desconfianza y reparo cualquier tema de debate sobre la Segunda Guerra Mundial, divisiones alemanas, historia militar de España, armas, unidades, libros militares, o autores como Von Clausewitz, Fuller, Beaufre, Lidell Hart, etc. Éramos un pequeño grupo de locos, charlando, curioseando, leyendo y aprendiendo en un foro donde de vez en cuando participaba algún exaltado, de uno u otro signo, que no comprendía que la Historia Militar puede ser tratada desde un punto de vista completamente técnico y profesional, ausente de contenido político. Por suerte la 4


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

famosa frase de “El tiempo pone a cada uno en su sitio” se hace realidad, solo hay que tener paciencia, constancia, ganas y entusiasmo; basta con rodearse de un grupo de gente con un objetivo común, donde la sinergia de ideas e ilusiones sin compromiso ni el materialismo de buscar algo a cambio hacen posible la consecución de objetivos de una manera sencilla y eficaz. El Espíritu de Cuerpo a que habíamos hecho referencia antes se trasmite de una manera recíproca entre El Gran Capitán y sus usuarios y estos hacen que los proyectos e ideas se vayan alcanzando sin esfuerzo aparente. De este esfuerzo y esta consecución de ideas nace este libro. Dentro de El Gran Capitán, entre otras muchas secciones, disponemos de una dedicada a artículos de Historia Militar, donde los usuarios elaboran estudios originales sobre muy diversos temas, para posteriormente tratarlos en debate en el foro. Esta sección fue pionera en la página web, y nació por el deseo de aumentar el conocimiento sobre estos temas. Nadie escribía en el foro, ni nadie se aventuraba a escribir con tanta facilidad en un principio. Tampoco se conocía ni era tan accesible, y la verdad, a poca gente le interesaba la Historia Militar. La publicación de artículos animaba a la creación de temas, y los desarrollos de los debates impulsaban aquel naciente foro. Se crearon medallas y premios para los usuarios, y actualmente disponemos de cerca de 400 artículos publicados en nuestro Portal de Internet tratando temas de Historia Militar general, armamento, Guerra Civil Española, Figuras Históricas o la Segunda Guerra Mundial, tan de moda durante una época pero ya quizás demasiado utilizada como reclamo. No sé si en este interés por la Historia Militar El Gran Capitán ha tenido algo que ver, pero de lo que sí estoy seguro es que hemos estado ahí desde un principio, acompañándola de la mano durante todo su recorrido. De los artículos publicados en la página web se han escogido cuidadosamente 20 de ellos, debidamente corregidos y editados por un equipo de redactores y colaboradores. El lector podrá viajar a Cartago y conocer a Amílcar Barca, padre de Aníbal, uno de los mejores estrategas militares; o descubrir la Orden de los Caballeros Teutónicos, héroes y mito de un tiempo ya pasado; o imaginarse al rey francés Luis XII reconociendo a “el Gran Capitán”, Don Gonzalo Fernández de Córdoba, con unas palabras como estas: "Pues ningún caudillo se mostró jamás tan comedido en la victoria como el Gran Capitán de España"; o cruzar los mares y situarse en la hacienda de Camerone, para contemplar como 60 legionarios franceses repelen el ataque de más de 2.000 soldados mexicanos, en un combate que por su heroísmo y resistencia la Legión Extranjera francesa recuerda cada 30 de abril, allí donde se encuentre. O internarse en la Bahía de Scapa Flow y encontrarse con el capitán Alfred Wehring, más conocido como Müller. En resumen, una selección de nuestros mejores artículos, donde el lector podrá ir viajando desde la Edad Antigua hasta el actual Siglo XXI. No quisiera aburrir con un extenso prólogo, pero no puedo despedirme sin antes invitaros a participar y conocer nuestra página web y especialmente nuestro foro, para descubrir ese ethos o esprit de corps que emana de él, fascinando y haciendo nuevos adeptos día a día. Y recordar la frase que siempre nos ha acompañado en el pie de pagina desde sus inicios: El Gran Capitán está desarrollado, creado y mantenido por todos vosotros.

Javier Torres Lacalle http://www.elgrancapitan.org Camino a Santiago de Compostela, finales de agosto del año Santo 2010 5


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

VASCONES Y BAGAUDAS

Por Pablo Adelantado Lliso (Noviscum Deus)

A partir del siglo VI d.C. los vascones se convirtieron en un enemigo endémico para visigodos y francos, protagonizando periódicas expediciones de saqueo que tuvieron como escenarios principales el valle del Ebro y la Aquitania. Para muchos historiadores resulta difícil creer que la belicosidad de los vascones surgiera de la noche a la mañana y han tratado de encontrar precedentes de esas acciones. En ese sentido ha tenido mucha aceptación una hipótesis que identifica las depredaciones de los bagaudas que durante los años centrales del siglo V azotaron el valle del Ebro como incursiones de montañeses vascones. ¿En qué elementos se apoya esa teoría? ¿Son esos indicios suficientemente sólidos? A lo largo de las próximas páginas trataremos de presentar datos que permitan responder esas cuestiones. Pero antes es necesario dar un repaso a las relaciones de los vascones con el dominador romano. La Integración De Los Vascones En El Dominio Romano Cuando las legiones romanas empiezan a actuar en el valle del Ebro a principios del siglo II a.C. los vascones se extendían por un territorio que, grosso modo, coincidía con el de la actual comunidad Navarra. Quedaría fuera del ámbito vascón toda la depresión vasca (las actuales provincias de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya) que según el geógrafo griego Estrabón poblarían várdulos, caristios y autrigones. No queda claro si éstos son pueblos menores incluidos en la etnia de los vascones o se trata de gentes de estirpe indoeuropea. El hecho de que tradicionalmente los habitantes de la depresión hayan sido vasco-parlantes ha originado un debate historiográfico sobre si várdulos, caristios y autrigones tenían en época prerromana la misma lengua que los vascones o si sus territorios fueron objeto de una "vasconización" en tiempos mucho más recientes. Es probable que, en el momento en que comenzamos a disponer de fuentes escritas, el territorio de los vascones strictu sensu no alcanzara la línea del Ebro. Los autores clásicos narran con detalle las campañas mantenidas por las legiones en esa zona, nombrando los diferentes pueblos indígenas con que se van encontrando, y en más de cien años de operaciones en la zona los vascones no aparecen mencionados ni una sola vez. Sería de esperar que, si hubieran estado asentados a orillas del río, existiera alguna referencia a ellos. El silencio de las fuentes se entendería mejor si supusiéramos que su territorio en el siglo II a.C. se limitaba a las zonas montañosas de la región (el saltus) que quedaban en una posición excéntrica respecto de los ejes de avance de la conquista romana (el valle del Jalón y la cuenca del Duero). Habrá que esperar a las Guerras Sertorianas para que los vascones hagan su primera aparición en la historia escrita, aunque en realidad esas primeras menciones solo hagan referencia a su territorio. Tito Livio escribe que en el año 76 a.C. las tropas de Sertorio, tras dejar atrás Calagurris, atraviesan el Vasconum agrum hasta llegar al territorio de los berones. El texto no permite discriminar con seguridad si ese "campo de los vascones" 6


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

estaba situado en la margen derecha o izquierda del Ebro, pero sin duda estaba bañado por sus aguas. Si las tierras de los vascones se extendían hasta el río ¿por qué no habían sido mencionados anteriormente? Salustio escribe que algo más tarde (invierno del 75-74 a.C.) Pompeyo se retiró hacia el territorio de los vascones para aprovisionar a su ejército, probablemente con trigo importado desde Aquitania. Se ha interpretado que este hecho reflejaría el apoyo de los vascones al bando senatorial (al menos en el aspecto logístico, ya que no se menciona una intervención militar directa). Esta toma de partido se verá reforzada cuando los vascones dediquen al general romano su principal ciudad, cambiando su nombre original por el de Pompaelo (Pamplona), la ciudad de Pompeyo. Con esta acción los vascones se ponían bajo el patronazgo de ese importante personaje. La conquista romana tuvo un impacto demográfico y económico muy negativo en las poblaciones del área del medio y alto Ebro. En el año 194 a.C. el cónsul Marco Poncio Catón tomó la ciudad de Iacca (Jaca) capital de los iacetanos con la ayuda de sus tradicionales enemigos los suessetanos. A éstos (generalmente localizados en la comarca de Las Cinco Villas) les tocó el turno algo más tarde cuando su ciudad de Corbio fue tomada por el pretor Aulo Terencio Varrón siendo todos sus habitantes vendidos como esclavos (184 a.C.). En el año 187 a.C. el pretor Lucio Manlio Acidino derrota a una coalición de celtíberos cerca de Calagurris (Calahorra), ciudad que será conquistada por Pompeyo y Metelo tras un terrible asedio durante las Guerras Sertorianas (en el 72 a.C.). En el año 76 a.C. Sertorio destruye las cosechas de los buscaones, cascantinos y graccurritanos. Si hemos de hacer caso al silencio de las fuentes los vascones no se vieron afectados por esas destrucciones. En realidad parece que fue más bien al contrario: las derrotas de sus pueblos vecinos pudieron repercutir en beneficio de los vascones. Las descripciones geográficas de época imperial incluyen dentro de su territorio localidades que anteriormente habían estado adscritas a otros pueblos. Ptolomeo de Alejandría, que escribe en el siglo II d.C., menciona como vasconas las ciudades de Iacca, Calagurris, Gracurris (Alfaro), Cascantum (Cascante), Segia (Ejea de los Caballeros), Alavona (Alagón) y Ergavica (de localización desconocida pero que Tito Livio asignaba a los celtíberos). Para algunos historiadores modernos esos cambios se explicarían por una expansión de los vascones sobre territorios que antes habían pertenecido a los celtíberos (una franja de terreno al sur del Ebro, entre Calahorra y Logroño), a los suessetanos (las comarcas de Las Bárdenas y Cinco Villas) y a los iacetanos (La Canal). Esta supuesta expansión vascona no se produciría de forma violenta (para lo que no hay ningún indicio), sino que se manifestaría como una espontánea y paulatina instalación de elementos vascones en las tierras vecinas esquilmadas y casi despobladas. Roma habría consentido y tal vez estimulado estos movimientos considerando que los vascones serían unos ocupantes menos problemáticos que los habitantes originales. Estas migraciones explicarían la presencia junto al Ebro del Vasconum agrum mencionado por Tito Livio en tiempos de las guerras contra Sertorio. El triunfo final en ese conflicto del partido senatorial daría un impulso definitivo a esa expansión que quedaría ratificada en la nueva organización administrativa romana que adjudicaba a los vascones, clientes de Pompeyo, muchas de las ciudades que habían militado en el bando sertoriano.

7


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

Las nuevas tierras incorporados al territorio vascón constituirán el ager vasconum (el campo o llano de los vascones) una comarca con particularidades geográficas, culturales y socio-económicas muy distintas a las del saltus vasconum (la montaña de los vascones). El saltus era un territorio montañoso y cubierto de bosques con una economía fundamentalmente ganadera y con escasos centros urbanos (Pompaelo sería la única ciudad importante). En este territorio la lengua, las costumbres y la organización social vasconas se mantendrían con pocas alteraciones durante todo el periodo romano. Por contra el ager era una comarca básicamente llana con una economía basada en una agricultura latifundista y que contaba con numerosas ciudades. La vasconización de ese territorio, tardía y superficial, cederá rápidamente ante la vitalidad del latín y la cultura romana. Como consecuencia el ager tendrá más en común con otras comarcas del valle del Ebro que con el saltus. Cincuenta años después del fin de las Guerras Sertorianas Octavio Augusto dirigirá una serie de campañas encaminadas a liquidar los últimos núcleos de resistencia en el norte de Hispania. De nuevo no hay ni una sola mención de que los vascones fueran uno de los objetivos de esa guerra (de hecho fueron los ataques de los cántabros sobre sus vecinos los autrigones una de las causas aducidas por los romanos para desencadenar las hostilidades). En palabras de Javier Arce hubo un bellum asturicum y un bellum cantabrum, pero no un bellum vasconicum. Los vascones solo habían recibido beneficios de la conquista romana, ¿por qué deberían luchar contra sus benefactores? Además la administración romana era muy permisiva (la romanización es un concepto moderno) y no se obligaba a los pueblos sometidos a renunciar a su religión, sus costumbres ni sus modos de vida. Ni tan siquiera se trató de imponer el latín, siendo aceptada la validez legal de los documentos redactados en las lenguas indígenas. Los vascones no solo no se enfrentaron a los romanos sino que proporcionaron material humano al ejército romano a lo largo de mucho tiempo. Hay bastantes testimonios de la presencia de individuos de origen vascón en las legiones. En los muros de la iglesia de Sta. Eulalia en Muez (Navarra) está empotrada la lápida sepulcral de un tal Aemilio Ordunetsi, veterano de la legión II Augusta. En Roma se encontró la lápida de Cayo Mario Emiliano, calagurritano que sirvió en la VIIII cohorte pretoriana. Otro calagurritano llamado Cayo Flavio Emiliano sirvió también en la capital imperial en la IX cohorte urbana. Conocemos las lápidas de otros dos calagurritanos que sirvieron en el ejército romano: el jinete Cayo Valerio Próculo de la turma adscrita a la legión XI Claudia y Cayo Sempronio Fido, tribuno augusticlavius en varias legiones. Octavio contó durante las guerras civiles con una guardia de calagurritanos y Galba reclutó un par de cohortes auxiliares vasconas (de las que se conoce la cohors II Vasconum civium Romanorum) que se destacaron luchando contra las fuerzas de Civilis durante la revuelta de los batavos. También existía una cohors I Vardulorum. Los Vascones Durante El Bajo Imperio Parecería por tanto que los vascones se habrían integrado en el Imperio Romano de manera pacífica, y sin embargo los historiadores Barbero y Vigil en los años 70 desarrollaron una teoría que defendía que la romanización de los pueblos del norte de Hispania habría sido muy superficial y sus territorios nunca habrían estado plenamente controlados por Roma. Cuando en el Bajo Imperio el poderío romano comenzase a flaquear esa falta de control afloraría en forma de incursiones de saqueo protagonizadas por montañeses vascones, cántabros y astures contra las comarcas vecinas. En las fuentes escritas no hay ni rastro de esas supuestas agresiones y las evidencias 8


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

arqueológicas no ofrecen mucha más luz al respecto. La tesis de Barbero y Vigil se fundamentaba en dos documentos: la correspondencia entre Ausonio y Paulino de Nola en la que los habitantes del saltus vasconum aparecen caracterizados como bandidos y salvajes, y la Notitia Dignitatum que reporta la existencia de tropas limitatenses en el norte de Hispania. Del periodo 389 a 394 d.C. datan una serie de cartas intercambiadas entre el aristócrata romano Paulino (que subirá a los altares como San Paulino de Nola) y su maestro el rétor y poeta Ausonio. Mientras que éste seguía viviendo en Burdigala (Burdeos), Paulino había abandonado su carrera política y abrazado el cristianismo, retirándose a Hispania después de casarse. Ausonio en sus cartas intenta convencer a su antiguo discípulo para que regrese a Burdigala, reprendiéndole por haberse ido a vivir al saltus Vasconum, a cuyos habitantes retrata como bandidos (latrones), bárbaros de costumbres feroces y conducta inhumana que practican ritos paganos. Paulino responde: "Pero ¿por qué se me acusa de esto, si en realidad no he habitado allí, sino en una región bien diferente rodeada de esplendorosas ciudades? y aunque mi vida hubiera transcurrido en los límites de Vasconia ¿por qué no pensar que, al contrario, sus formas salvajes no se habrían transformado en mi propia forma de vida dejando de lado sus costumbres bárbaras?". En base a estas frases se ha afirmado que los vascones habían permanecido poco romanizados y que a finales del siglo IV ya mostraban indicios de una creciente inquietud, sin tener en cuenta el carácter y las motivaciones de sus autores. Ausonio era un hombre extremadamente culto que presumía de ello, lo que hoy denominaríamos un snob. Su forma de escribir es artificiosa, y utiliza recursos y tópicos de la retórica romana. El ancestral prejuicio cultural romano que identifica mecánicamente a los habitantes de las áreas montañosas como pastores y, automáticamente, como bandidos, había acabado convirtiéndose en un cliché literario. Ausonio y Paulino (que replica a su maestro empleando su mismo lenguaje) exageran el salvajismo de los vascones para reforzar su propia imagen de personas sofisticadas. Sin duda el ambiente cultural del saltus sería muy pobre respecto al de Burdigala (o al de las grandes ciudades hispanas), y sin duda algunos de sus habitantes complementarían sus ingresos dedicándose a asaltar a los viajeros que cruzaban los pasos entre Galia e Hispania, pero parece excesivo ver estos textos como prueba del belicismo de los vascones ya a finales del siglo IV. Pero lo que si que parece probado es que los vascones del saltus permanecieron fieles a los antiguos ritos paganos. Además del testimonio de Paulino y Ausonio tenemos otros indicios como son el que no se conozca en la sede pamplonesa ningún obispo anterior a Liliolo (que acude en el 589 al III concilio de Toledo) o que todavía en la primera mitad del siglo VII San Amando, obispo misionero franco, se dedique a predicar el evangelio a los vascones. Por contra en las ciudades vasconas del valle del Ebro la nueva religión tuvo una rápida aceptación conociéndose por ejemplo una carta de mediados del siglo V que los honorati y possessores de Turiasso, Cascantum, Calagurris, Vereia y Virovesca escriben al Papa Hilario dando su apoyo al obispo Silvano de Calagurris. Esas diferencias religiosas ahondarán aún más la brecha que separaba a los habitantes del saltus de los del ager. El segundo documento aportado como prueba de la inquietud de los vascones es la Notitia Dignitatum. Se trata de un documento que incluye una relación de las unidades militares desplegadas a lo largo del Imperio (distributio numerorum). La Notitia era un 9


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

documento "vivo" que debía ir actualizándose según las unidades fueran trasladadas, creadas o disueltas y debido a la terrible crisis militar que afrontó el Imperio desde finales del siglo IV esas actualizaciones se fueron descuidando. El despliegue de los ejércitos orientales parece reflejar la situación de entorno al 395, mientras que las entradas correspondientes a los occidentales se fueron actualizando (mejor o peor) hasta el año 420. Las tropas de la frontera del Rhin ya no aparecen lo que respondería a la ruptura de ese limes por los bárbaros el año 406. Las unidades asignadas al comes de Britania aparecen duplicadas en otros ejércitos de maniobra lo que implicaría que, cuando en el 401 Estilicón retiró de la isla esas tropas, nadie actualizó esa parte de la Notitia. En el capítulo XLII de la Notitia se enumera una serie de unidades militares desplegadas en el norte de Hispania (la legión VII Gemina y 5 cohortes auxiliares). Como estas tropas eran limitatenses (por exclusión, ya que no se menciona que fueran comitatenses) Barbero y Vigil llegaron a la conclusión de que debían formar parte de una frontera militarizada (limes) frente a los cántabros, astures y vascones que, por consiguiente, no debían estar integrados en el Imperio. La argumentación es algo débil y se basa solo en la Notitia no existiendo ningún testimonio literario de operaciones militares contra estos pueblos desde el siglo I, pero ha tenido una gran aceptación siendo defendida por autoridades como Alberto Balil. Al menos en lo que respecta a los vascones la situación de los campamentos romanos no era la mejor para impedir sus incursiones: la unidad con una localización más oriental es la cohors I Gallicae, con base en Veleia (Iruña, cerca de Vitoria). Desde ese punto difícilmente podrían interceptarse ataques procedentes del saltus que tuvieran como objetivo el valle del Ebro. El desarrollo de la arqueología en el norte de España ha demostrado que la romanización de esas tierras era mucho más fuerte de lo que se pensaba cuando se desarrolló la teoría del limes y autores más recientes como Javier Arce han ofrecido otras explicaciones para la presencia de esas tropas negando la existencia de la frontera. Arce aboga por separar el estatus y la función de esas unidades militares: el estatus de limitanei no implica necesariamente la existencia de un limes. Tomando en consideración el tipo de tropas que aparecen enumeradas en el capítulo XLII de la Notitia este autor propone que esas tropas hispanas pudieran estar destinadas a "una defensa marítima en retaguardia": guardarían los pasos montañosos de la Cordillera Cantábrica para impedir que grupos de piratas pudieran adentrarse tierra adentro (se tiene como precedente las incursiones piráticas de los francos que asolaron las costas hispanas a finales del siglo III hasta que fueron derrotados por el emperador Maximiano Hercúleo). En cualquier caso la teoría del limes tiene hoy día muy poca aceptación. Fuera cual fuera su función esas unidades militares son exactamente las mismas que estaban de guarnición en la zona a finales del siglo I (únicamente el ala II Flavia Hispanorum civium Romanorum en Petavonium parece haber perdido en algún momento sus monturas convirtiéndose en la cohors II Flavia Pacatiana). Son por lo tanto reliquias del Alto Imperio, y su despliegue un fósil de 300 años de antigüedad. Unas unidades como esas debían estar muy por debajo en la lista de prioridades del ejército romano tardoimperial: los recursos disponibles se destinarían prioritariamente a los ejércitos comitatenses y a las fronteras, debiendo las unidades hispanas nutrirse de reclutas locales y autoabastecerse cultivando sus propias tierras. Cuando Estilicón en el año 401 vacía los ejércitos de Britania y del Rhin para proteger Italia es muy improbable que dejase en Hispania nada que valiera la pena. No hay rastro de la 10


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

existencia de tropas regulares en Hispania cuando en el 408 el usurpador Constantino III invade la diócesis (excepto una dudosa referencia de Zósimo a unas "legiones lusitanas") y Dídimo y Veriniano se ven obligados a improvisar un ejército privado con los siervos de sus latifundios. Curiosamente la única referencia clara a una fuerza militar (o paramilitar) estable en Hispania la encontraremos cuando el césar Constante (hijo de Constantino III) y su general Geroncio, dueños ya de la diócesis, decidan confiar la defensa de los pasos pirenaicos occidentales a sus propias tropas (recordemos que los vándalos, suevos y alanos llevaban ya algún tiempo saqueando Aquitania). Los hispanos se quejaron de esa medida pidiendo que la guarda de los pasos continuara estando confiada "a los rústicos que desde tiempos remotos ejercen una útil y fiel custodia". Arce concluye que estos rústicos solo podía ser saltuarii vascones, tropas irregulares encargadas de proteger los caminos y las zonas montañosas (generalmente frente a los propios latrones vascones mencionados por Paulino de Nola). De ser así resultaría que los vascones, no solo no eran una amenaza contra el poder romano en Hispania, si no que constituirían la única fuerza defensiva de la diócesis a principios del siglo V. Los Bagaudas Como es bien sabido será la traición de las tropas que habían sustituido a los "rústicos" que guardaban los pasos pirenaicos lo que permitirá la irrupción de vándalos, suevos y alanos en la diócesis hispana en el año 409. A partir de ese momento la península sufrirá durante años las depredaciones de los bárbaros. Pero no solo de los bárbaros, ya que a mediados del siglo V se suman a los saqueos aquellos a los que las fuentes denominan bagaudas. El fenómeno bagaúdico, aunque aparece ahora por primera vez en Hispania, tiene precedentes en la Galia. Los bagaudas aparecen mencionados por primera vez en relación con la campaña llevada a cabo en el año 285 por Maximiano Hercúleo para restaurar el poder imperial en la Galia tras la terrible crisis militar de mediados del siglo III. La escasa información sobre este episodio proviene del panegírico de Maximiano que define la bagauda como un ejército de campesinos: "Campesinos sin experiencia adoptan apariencia militar: el labrador imitaba al infante, el pastor al jinete, y el rústico que saquea sus propias cosechas al enemigo bárbaro". Se trata por tanto de ciudadanos romanos, procedentes de áreas rurales, que toman las armas y actúan como un ejército... o como una banda guerrera. Probablemente naciera como una medida de autodefensa en las zonas más amenazadas por las incursiones bárbaras (Gallia Belgica) en un momento en el que las constantes usurpaciones y guerras civiles impedían al gobierno imperial garantizar su seguridad. La restauración imperial protagonizada por Diocleciano y Maximiano exigía la desaparición de esas fuerzas locales, que fueron aplastadas con facilidad por las legiones de este último. Creo que es importante recalcar el carácter militar (o paramilitar) que caracteriza a la bagauda desde un primer momento. De hecho actualmente se tiende a aceptar como más probable que el propio nombre bagauda (que según Eutropio y Jerónimo era como ellos mismos se denominaban) tenga raíz céltica y signifique "guerrero" (sustantivo baga "guerra" más sufijo auda). La bagauda se comporta como una fuerza militar y los autores contemporáneos los ven como algo diferente a un simple grupo de bandidos. Los bagaudas dirigidos por líderes carismáticos (principem rebellionis se denomina a Tibatton) pueden llegar a realizar acciones espectaculares y bien planificadas. 11


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

Un buen ejemplo de esas acciones lo tenemos en el invierno del 407-408 cuando los bagaudas de los Alpes logran hacerse con el bagaje de un ejército imperial en retirada. El siguiente brote se centra en el Tractus Armoricanus (entre las desembocaduras del Sena y del Loira) donde operará entre los años 435 y 437 una bagauda liderada por un tal Tibatton. Algunos historiadores modernos interpretan los acontecimientos que tienen lugar en esa misma región entre los años 407 y 417 como una precuela de esa bagauda, aunque los autores contemporáneos no los califiquen así. El hecho de que la bagauda gala del siglo V tenga como escenario regiones con un escaso tejido urbano (Armónica y los Alpes) ha llevado a autores como Chadwick y Dockés a relacionar el movimiento bagaúdico con la existencia de poblaciones poco romanizadas entre las que pervivirán intactas costumbres ancestrales y antiguos ritos paganos. Esas poblaciones podrían haber aprovechado la debilidad de la autoridad central (con un imperio golpeado por las invasiones y las usurpaciones) para sacudirse el yugo romano. En ese sentido se plantea que los bretones podrían haber asumido un papel preponderante en la bagauda armoricana. Estos razonamientos serán la base de la llamada "tesis nacionalista" que, como veremos, tendrá mucho peso en el estudio de la bagauda hispana. Sin embargo es la llamada "tesis social" la que mayor aceptación ha tenido para explicar las causas de la bagauda del siglo V ¿Qué es lo que lleva a los campesinos a abandonar sus labores y levantarse en armas contra el poder imperial? El historiador E.A. Thompson es el primero en abordar el nacimiento de la bagauda desde una perspectiva marxista o de "lucha de clases". Los campesinos oprimidos por la creciente presión fiscal se verían forzados a poner sus tierras y sus personas en manos de los grandes propietarios convirtiéndose en colonos "libres solo de nombre". Los abusos de los possessores les llevará a tratar de recuperar su libertad levantándose contra ellos y contra el estado romano que los sostiene. Con algunos matices el testimonio de los autores contemporáneos viene a confirmar la validez de algunos aspectos de la teoría social. Salviano de Marsella, que escribe De gubernatione Dei en los años cuarenta del siglo V, fue testigo muy próximo de la bagauda gala. Salviano repite con insistencia que es el insoportable sistema fiscal lo que obliga a muchos romanos a convertirse en fugitivos (fugitivi) y buscar refugio en las territorios dominados por los bárbaros. El marsellés dice literalmente que "quienes no se refugian entre los bárbaros se ven obligados a actuar como ellos" (hi qui barbaros non confugiunt, barbari tamen esse coguntur). La pérdida de la provincia de África y de otros territorios reducirá mucho las posibilidades de recaudación y los exactores se verán obligados, para mantener el aparato estatal y el ejército, a redoblar las cargar impositiva de las provincias todavía controladas por el Imperio. Los nuevos impuestos afectarán solo a los más humildes ya que, como señala Salviano, los poderosos encontraban siempre el modo de esquivar la rapacidad de los recaudadores. Eso será la puntilla para muchos pequeños propietarios libres que, sin poder hacer frente al pago de los tributos, se verán obligados a malvender sus tierras y ponerse bajo la protección de algún poderoso. Otros preferirán conservar su libertad y se "echarán al monte", formándose así grupos de desesperados a los que se incorporarán colonos y esclavos huidos, ciudadanos arruinados, desertores del ejército y todo tipo descontentos que se enfrentarán al dilema de emigrar a las regiones dominadas por los bárbaros u organizarse a imitación de las bandas guerreras bárbaras y vivir del pillaje.

12


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

La Bagauda Hispana Muy poco después de finalizada la revuelta de Tibatton en la Galia tenemos noticias de un estallido bagaúdico en Hispania, diócesis que hasta ese momento se había visto libre de ese fenómeno. La única fuente de que disponemos para este episodio es el Cronicón escrito por Hidacio, ya que Isidoro de Sevilla en su Historia Suevorum repite casi exactamente lo escrito al respecto por el primero. Hidacio era obispo de Aquae Flaviae (Chaves, Portugal) y escribió una crónica histórica de su época que pretendía ser una continuación de las crónicas de San Jerónimo y San Eusebio. Gracias a él tenemos información sobre hechos de la Hispania del siglo V que de otro modo serían totalmente desconocidos. Y sin embargo para los historiadores modernos el Cronicón resulta un tanto frustrante ya que la información que proporciona es esquemática y puntual, carente de análisis, limitándose a presentar cronológicamente los acontecimientos que considera más importantes. Respecto a la bagauda hispana la obra de Hidacio contiene solo cinco breves apuntes, siendo sorprendente el gran debate historiográfico que han suscitado esas pocas frases. El obispo galaico no toma partido, no dice quienes forman parte de la bagauda ni que circunstancias les han llevado a unirse a ella, limitándose a enumerar las vicisitudes de un grupo armado. Los vascones no aparecen mencionados de forma expresa en ninguno de los cinco pasajes. La primera mención a los bagaudas la encontramos en la entrada del Cronicón correspondiente al año 441: Asturius, dux utriusque militiae, ad Hispanias missus, Tarraconensium caedit multitudinem Bacaudarum (Chron.125). ("Asturio, duque de las dos milicias, es enviado a las Hispanias. En la Tarraconense mata a una multitud de bagaudas"). El texto no puede ser más escueto, pero ofrece algunas claves. En primer lugar localiza la actuación de la bagauda en la provincia Tarraconense (que englobaría grosso modo el valle del Ebro y los territorios circundantes). Nos indicaría además que la bagauda (que no tenemos noticias de cuando pudo haberse iniciado) había alcanzado unas proporciones preocupantes (los bagaudas son una multitud) que obligarán al gobierno imperial (es decir a Aecio) a enviar contra ella a Flavio Asturio, que no es precisamente un don nadie: el título de magister utriusque militiae (lo de dux debe ser un gazapo que Hidacio corregirá en la siguiente entrada) correspondía al comandante en jefe de las fuerzas imperiales occidentales, aunque parece que en esos momentos se usa para designar al segundo en el mando tras Aecio (que sigue siendo "el" magister utriusque militiae añadiendo ahora la coletilla de et patricius). Asturio llegará a ser cónsul en el año 449 conservándose uno de sus dípticos consulares que confirman que había sido magister utriusque militiae. En consecuencia el ejército comandado por Asturio debía ser importante (aunque Hidacio nunca da cifras) y el hecho de que fuera "enviado" sería indicativo de que, tras el desastre de Castino en el año 422, no debían quedar en Hispania fuerzas militares romanas dignas de ese nombre. La actuación de Asturio contra la bagauda hispana debió de alargarse un par de años ya que Hidacio en su entrada para el año 443 escribe: Asturio magistro utriusque militiae, gener ipsius successor ipsi mittitur Merobaudis, natu nobilis et eloquentiae merito, vel maxime in poematis studio veteribus comparandus, testimonio etiam provehitur statuarum. Brevi tempore potestatis suae Aracellitanorum frangit insolentiam Bacaudarum. Mox nonnullorum invidia perurgente, ad urbem Romam sacra praeceptione revocatur (Chron.128) ("A Asturio, maestre de las dos milicias, le sucede su yerno Merobaudes, hombre de noble linaje y grande dotes oratorias, sobresaliente 13


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

sobre todo por sus poemas dignos de ser comparados con los antiguos, como demuestra el hecho de haber merecido una estatua. Durante su breve mandato quebró la arrogancia de los bagaudas de Araceli. Después por la envidia de algunos fue llamado urgentemente a Roma por orden imperial"). Aunque más conocido por su faceta de poeta (la base de la estatua mencionada por Hidacio se ha encontrado en el foro Trajano de Roma) Flavio Merobaudes, nacido en la Bética, era un militar que combatió eficazmente a las órdenes de Aecio. Merobaudes podría además tener experiencia en la lucha con los bagaudas ya que una inscripción menciona que dirigió una victoriosa campaña en los Alpes contra ciertos rebeldes, lo que probablemente sea una referencia a los bagaudas de dicha región. Este pasaje de Hidacio es especialmente importante porque es el argumento principal (y casi único) de los autores que defienden que las acciones de la bagauda tarraconense son en realidad incursiones de saqueo de vascones del saltus por tierras del valle del Ebro. Estos historiadores se basan en la localización del topónimo Araceli. ¿Pero donde estaba Araceli? Plinio menciona a unos aracellitani pertenecientes al convento cesaraugustano (la misma división administrativa a la que pertenecen los vascones), pero Araceli no aparece entre las poblaciones vasconas enumeradas por Ptolomeo (tal vez fuera una localidad pequeña). En el Itinerario Antonino se señala la mansio Araceli entre Alba y Alantone, lo que la localizaría más o menos en la zona de Huarte-Araquil (pudiendo ser el topónimo moderno Araquil una derivación del antiguo Araceli). Esto la situaría en pleno territorio vascón, muy cerca del límite entre el saltus y el ager. Orlandis ha propuesto una localización alternativa en el despoblado de Araciel, situado entre Corella y Alfaro, donde hay restos romanos. Esta propuesta situaría Araceli también en territorio vascón pero ahora muy claramente en el ager, encontrándose más próxima que Huarte-Araquil de los posteriores escenarios de la bagauda (Tyriasso y la regio Cesaraugustana). La localización de Araceli en territorio vascón ha llevado a bastantes autores a identificar a los bagaudas hispanos con vascones enlazando así con la llamada "tesis nacionalista" que mencionábamos anteriormente y con la "teoría del limes": las acciones de los bagaudas serían una continuación de los ataques de los montañeses que habían obligado a organizar una frontera en el norte de Hispania. Sánchez Albornoz escribió: "Creo que detrás de la bagauda vascona hubo algo más que un movimiento social, hubo un movimiento nacional de los vascones". Posteriormente J. Orlandis desarrolla esa teoría razonando que, aunque en otras provincias hispanas está también atestiguada la existencia de grandes dominios trabajados por colonos, solo en la Tarraconense estalla la bagauda, lo que se explicaría por la presencia en esta provincia de un "hecho diferencial" que no sería otro que la actitud agresiva de los vascones del saltus. J.J. Sayas adopta el mismo razonamiento aunque planteando una solución ecléctica: la bagauda aglutinaría a gentes empobrecidas de las ciudades y de las villae, a pequeños y medianos propietarios aplastados por las contribuciones, y a las gentes del saltus, inclinadas a la rebeldía. La verdad es que la frase de Hidacio parece escasa base para sustentar toda esa teoría. Incluso si aceptáramos que Araceli estaba cerca del saltus, ¿provenían los bagaudas de esa localidad o simplemente estaban concentrados allí? ¿No sería factible que el contingente imperial mandado primero por Asturio y luego Merobaudes hubiera llevado a cabo una operación de "barrido" empujando a los bagaudas poco a poco por el embudo del valle del Ebro hasta arrinconarlos en el área navarra? Por otra parte basta con dar un vistazo a la situación política del momento para comprender que es lo que 14


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

diferenciaba a la Tarraconense de las otras provincias hispanas. Cuando los bárbaros se reparten en el año 411 las provincias hispanas solo la Tarraconense se libra del reparto y permanece en manos romanas. Los vándalos de Genserico (que habían aglutinado a los alanos supervivientes) cruzan a África en el año 429 dejando la Bética, la Lusitania y la Cartaginense libres de bárbaros. Los 20 años de ocupación debieron dejar muy maltrecho el aparato administrativo romano en esas provincias y solo debería estar empezando a recuperarse cuando en año 438 los suevos, que habían permanecido en la Gallaecia, pasan a la ofensiva: en el 439 caía en sus manos Mérida, y en el 441 Sevilla. Enseguida llevarán sus incursiones hasta el resto de la Bética y la Cartaginense. Por lo tanto parece bien claro que en el año 441 (cuando tenemos la primera noticia de la bagauda hispana) la única provincia en la que se mantenía intacta la administración romana (y la recaudación de impuestos) era la Tarraconense. Ese es el "hecho diferencial" que explica porque estalla la bagauda solo en esa provincia: en el resto sus habitantes se verían libres de pagar impuestos porque los bárbaros impedían la acción de los recaudadores. Es probable incluso que se redoblase la presión tributaria en la Tarraconense para compensar la pérdida de las otras provincias. Como indicaba Salviano esa presión, que en esos momentos solo la encontramos en la Tarraconense, es el detonante de la bagauda, no siendo necesario por lo tanto recurrir a la supuesta belicosidad de los vascones para explicarla. Pero volvamos a la narración de Hidacio. Ya hemos visto como la bagauda tarraconense no debió ser considerada como una amenaza menor por Aecio que dirigió un ejército contra ella en un momento en el que los suevos se extendían sin apenas resistencia por el resto de las provincias hispanas. La acción de Asturio y Merobaudes debió dejar muy debilitada a la bagauda porque cuando en el año 446 Aecio vuelve a enviar un ejército a Hispania lo dirigirá (por fin) contra los suevos. Pero ese ejército, que incluía un elevado porcentaje de foederati (aliados) godos y estaba dirigido por el nuevo magister utriusque militiae Vito, sufrirá una estrepitosa derrota. Pero al parecer la Bagauda tarraconense no había sido destruida totalmente y en el año 449 volvemos a tener noticias de ella. Justamente ese mismo año los suevos hacen su primera aparición en la Tarraconense: Rechiarius accepta in conjugium Theodoris regis filia, auspicatus initium regni, Vasconias depraedatur mense Februario (Chron.140) ("Habiendo tomado Requiario por esposa a una hija del rey Teodorico y empezado a reinar bajo tan buenos auspicios, depreda en el mes de Febrero las Vasconias"). Es llamativo que los supuestamente belicosos vascones vean saqueado su propio territorio con tanta facilidad. Mientras eso ocurre los bagaudas vuelven a hacerse notar, según Hidacio: Basilius ob testimonium egregii ausus sui congregatis Bacaudis in ecclesia Tyriassone foederatos occidit: ubi et Leo ejusdem ecclesiae episcopus, ab eisdem qui cum Basilio aderant, in eo loco obiit vulneratus (Chron.141) ("Basilio, para dar prueba de su destacada audacia, después de haber reagrupado a los bagaudas, mató a los federados en la iglesia de Tarazona; León, obispo de esta iglesia, murió herido por las gentes de Basilio"). El texto plantea algunas incógnitas. Un tal Basilio reagrupa a los bagaudas, lo que vendría a confirmar que las campañas de Asturio y Merobaudes los habían dispersado pero no derrotado definitivamente. El problema es que no tenemos idea de quien es ese Basilio ya que Hidacio no se toma la molestia de presentarlo y ninguna otra fuente lo menciona. El nombre es griego y, aunque diversos autores lo han identificado como suevo, visigodo, o incluso como un general romano, lo más lógico es que se trate de un líder bagauda, un princeps rebellionis como Tibatton. Bajo su dirección los bagaudas 15


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

empiezan a llevar a cabo acciones audaces ya que quería probar su audacia a alguien, tal vez al suevo Requiario. Acabar con un contingente de foederati (¿visigodos?) debió resultar bastante impresionante en ese sentido y es indicativo de la fuerza de la renacida bagauda. La presencia de fuerzas de foederati en la Tarraconense implica que los provinciales se sentían amenazados (por los suevos o por los bagaudas), siendo muy significativa la ausencia de tropas regulares romanas que ya no vuelven a hacer acto de presencia. La matanza de los foederati tiene lugar en Tarazona, localidad situada en la límite meridional del ager vasconum. Este escenario y el hecho de que el obispo de la ciudad resultara también muerto lleva a decir a Orlandis que la acción fue perpetrada por vascones paganos. Como hemos visto Hidacio no menciona a los vascones en ningún momento y los autores modernos están llegando a conclusiones muy arriesgadas basándose solo en que los hechos tuvieran lugar cerca del territorio vascón (esta vez incluso muy lejos del saltus). La muerte del obispo León admite interpretaciones que no tienen nada que ver con el "furor anticlerical" de los paganos, ya que el episcopado urbano formaba parte de los possessores contra los que se dirigirían las iras de unos bagaudas "sociales". Aún cabe otra explicación más simple: los foederati derrotados buscarían refugio en la iglesia con la esperanza de que se respetara el asilo en sagrado. Hay paralelos cercanos en el tiempo: durante la revuelta de Gainas los muy cristianos habitantes de Constantinopla masacraron a miles de godos que habían buscado refugio en una de las iglesias de la ciudad. El obispo León puede que muriera tratando de proteger a los guerreros derrotados acogidos a sagrado. La demostración de Basilio debió impresionar favorablemente a Requiario porque, cuando en verano de ese mismo año 449 el rey suevo regresa de la Galia, une sus fuerzas con las del líder bagauda para saquear juntos el valle del Ebro: Rechiarius mense Julio ad Theodorem socerum profectus, Caesaraugustanam regionem cum Basilio in reditu depraedatur. Irrupta per dolum Ilerdensi urbe, acta est non parva captivitas (Chron.142) ("Marcha Requiario en el mes de Julio a la corte de su suegro Teodorico, y a la vuelta, depreda, en unión de Basilio, la región Cesaraugustana. Tomada por engaño la ciudad de Lérida, son reducidos a cautividad muchos de sus habitantes"). Vemos que los bagaudas, dirigidos por Basilio y aliados ahora de con los suevos, son capaces de extender sus correrías por comarcas del valle del Ebro bastante alejadas de su área de actividad anterior. Ni suevos ni bagaudas debían estar equipados para tomar una ciudad bien amurallada, pero si fueron capaces de capturar "por engaño" la ciudad de Ilerda que en todo caso no debería estar demasiado bien guarnecida (Paulino y Ausonio la mencionan como una ciudad arruinada). Si los bagaudas fueran vascones resultaría muy difícil comprender que se aliasen en el mes de Julio con los mismos suevos que en Febrero había saqueado su patria. El año 449 marca el punto álgido de la actividad bagaúdica en la Tarraconense, logrado gracias al eficaz liderazgo de Basilio y a la alianza con los suevos. Pero después de ese año no tenemos más noticias de Basilio: Hidacio no vuelve a mencionarlo y no sabemos cual pudo ser su destino. Respecto a la alianza con los suevos, ésta no duró mucho tiempo debido al cambio de actitud de los poderosos visigodos. En el 449 Teodorico I no había puesto objeciones a que su yerno saquease la Tarraconense porque él mismo estaba enemistado con el Imperio. Pero la amenaza superior que representaba Atila empujó al rey visigodo a hacer las paces con Roma y a aliarse con su viejo enemigo Aecio para presentar un frente común contra los hunos. La nueva amistad entre visigodos y romanos iba a ser bastante duradera. En el año 453 una embajada conjunta 16


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

romano-visigoda encabezada por el comes Frontón y el comes Mansueto visita la corte sueva arrancando a Requiario el compromiso de no volver a atacar las provincias Tarraconense y Cartaginense. A partir de ese momento los bagaudas van a estar solos. La siguiente aparición de los bagaudas en el Cronicón de Hidacio corresponde al año 454 y el texto no puede ser más escueto: Per Fredericum Theudorici regis fratrem Bacaudae Tarraconenses caeduntur ex auctoritate Romana (Chron.158) ("Frederico, hermano del rey Teodorico, bate a los bagaudas tarraconenses en el nombre de Roma"). Como en los casos anteriores el encargado de reprimir la bagauda era un guerrero de prestigio que seguramente estaba al mando de una fuerza considerable. Frederico era uno de los hijos de Teodorico I y ayudó a su hermano Teodorico (II) a acceder al trono asesinando a su otro hermano Turismundo. Frederico era católico y mantenía correspondencia con el Papa Hilario. Murió en año 463 combatiendo a Aegidio y sus aliados francos cerca de Orleans. Frederico logró lo que no pudieron los generales romanos derrotando definitivamente a los bagaudas que ya no vuelven a ser mencionados por Hidacio. Aquí acaba la historia de la bagauda hispana, aunque algunos historiadores han querido ver un rebrote bagaúdico en un incidente descrito por Hidacio en la zona de Braga dos años más tarde (aunque el texto habla claramente de bandoleros: In conuentu parte Bracarensis, latrocinantum depredatio perpetratur). Epílogo: Vascones Contra Visigodos Creo que todo lo expuesto permite concluir que la teoría que identifica los bagaudas tarraconenses con montañeses vascones se basa en indicios poco sólidos. Es posible, e incluso probable, que vascones del saltus participaran en las acciones de la bagauda, pero afirmar con rotundidad, como se ha hecho, que éstas eran en realidad incursiones de bandas de vascones parece excesivo. Si nos ceñimos a las fuentes escritas no encontramos testimonios de incursiones vasconas hasta el último cuarto del siglo VI: Gregorio de Tours menciona por primera vez algaras vasconas en Aquitania en el año 578, mientras que Isidoro de Sevilla sitúa las primeras operaciones contra las “inruptiones vasconum” en el reinado de Recaredo, después del III Concilio de Toledo (año 589). Para entonces la situación política sería radicalmente distinta a la existente en época de los bagaudas. En el año 472 los visigodos penetraron en Hispania reemplazando definitivamente a la administración romana en el gobierno de la diócesis (actuando en connivencia con el dux de la Tarraconense Vicencio, último representante conocido de la autoridad imperial). Los visigodos se limitaron a liquidar la escasa resistencia encontrada y a situar guarniciones en algunas ciudades (entre otras se citan Pamplona y Zaragoza) ya que hasta la derrota de Vouillé en el 507 sus prioridades están al norte de los Pirineos. Después de esa fecha la monarquía visigoda vivirá un periodo de debilidad bajo la tutela ostrogoda seguido de una época de anarquía y disgregación política que no culminará hasta que Leovigildo ocupe el trono entorno al año 569. Durante los 100 años que median entre la sustitución de la administración romana en Hispania y la ascensión de Leovigildo la presencia visigoda en muchas zonas de la Península fue testimonial o directamente inexistente. Muchas regiones hispanas habrían alcanzado una autonomía “de facto” como consecuencia del vacío de poder generado por la desaparición de la administración imperial y la incapacidad de la monarquía visigoda para sustituirla plenamente. Leovigildo dirigirá una serie de campañas militares encaminadas a obtener la sumisión de las entidades políticas que se mantenían independientes del poder visigodo: entre los años 570 y 577 el monarca visigodo, además de guerrear contra suevos y bizantinos, 17


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

reducirá a la obediencia a la ciudad de Córdoba y a las regiones de Orospeda, Sabaria y Cantabria. Vasconia, que habría obtenido una independencia similar, será el objetivo de la campaña del año 579. Según la Crónica de Juan Biclarense: “El rey Leovigildo ocupa parte de las Vasconias y funda la ciudad llamada Victoriaco”. Leovigildo no fue capaz de lograr en una sola campaña la sumisión de los vascones y la peligrosa rebelión de su hijo Hermenegildo (iniciada el año anterior) y las complicaciones internacionales derivadas le impedirán completarla. Con el establecimiento de guarniciones godas en Victoriaco (Vitoria), Oligico (Olite) y otras poblaciones se consolidará (ahora si) una frontera que separará definitivamente el saltus del ager y acabará de dislocar la economía de los montañeses vascones. El tradicional intercambio de productos entre la montaña y el llano quedará entorpecido o interrumpido. Ya antes el temprano establecimiento de una guarnición en Pamplona habría privado a los montañeses de un mercado natural para sus productos. A esto se unirían las consecuencias derivadas del establecimiento a uno y otro lado de los Pirineos occidentales de dos reinos germanos (franco y visigodo) enfrentados casi de continuo, establecimiento que tendrá repercusiones negativas en el tráfico de personas y mercancías por los pasos. Todas las actividades económicas ligadas al comercio transpirenaico se verán afectadas y las gentes del saltus que ofrecían servicios de guía, comida, alojamiento y protección a los viajeros (incluso los latrones que los asaltaban) dejarán de percibir unos ingresos complementarios muy importantes. Los montañeses vascones se verán abocados ahora a una economía de subsistencia y el saqueo de las regiones circundantes se convertirá en un sustitutivo de las fuentes de ingresos tradicionales ahora vedadas. El medievalista Roger Collins describe perfectamente esta nueva situación: "Anteriormente en los Pirineos Occidentales y el valle del Alto Ebro, habían podido coexistir [] dos formas de sociedad y organización económica vagamente interrelacionadas, bajo una única denominación y posiblemente unidas por una lengua común. A lo largo de los siglos V y VI esa comunidad se rompió. Los habitantes de las ciudades y sin duda los de las zonas rurales del interior, se mostraban dispuestos a cooperar con la nueva autoridad central recientemente instalada en la península, el reino visigodo, para defender ahora unos valores y unas formas de vida que los montañeses -ahora los únicos portadores del nombre de vascones- no solo eran ajenos, sino una amenaza". La belicosidad de los vascones solo se manifestará cuando la consolidación del reino visigodo en Hispania produzca la definitiva ruptura de la comunidad entre el saltus y el ager. En ese contexto intentar encontrar incursiones vasconas en una época anterior (en el periodo de la actividad de la bagauda tarraconense o antes) no tendría demasiado fundamento.

18


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

CAMERONE 1863

Javier Torres Lacalle (Farolo)

En 1892, la Legión erigió un monumento en Camerone, México. Su inscripción reza: “Aquí, menos de 60 hombres resistieron a un ejército completo. Su valentía los arrolló. La vida, antes que su valor, abandonó a estos soldados de Francia. “ En Camerone en 1863 y tras su épica resistencia, la Legión se impregnó de un espíritu de lucha que hasta estas fechas le persigue. Hoy en día y desde 1906 todos los 30 de abril, en cualquier lugar donde se encuentren tropas de la Legión Extranjera, se lee el relato oficial de la Batalla de Camerone y en el " Quartier Vienot" en Aubagne, sede del 1º Regimiento de Extranjeros, en los actos conmemorativos se porta con honor la mano de madera de un Capitán que juró no rendirse ante un ejército muy superior, y al cual sus soldados acompañaron en un fiel juramento hasta la muerte. Este valor demostrado en la lucha hasta el final, hizo que sus oponentes mexicanos permitieran una rendición con honor, sin despojarse de sus armas y atendiendo a sus heridos con la misma consideración -o incluso más- que a los de sus propias filas. Los tres soldados que permanecieron hasta el final después de un largo día de combate, fueron tratados como héroes por sus propios enemigos. -"No son soldados, son demonios... ", se dijo de ellos. En realidad, solamente eran Legionarios. Camerone, actualmente Camarón de Tejada, está situado en la zona central de México, en la parte intermedia de la Sierra Madre Central, aproximadamente a mitad de camino entre Veracruz y Puebla. En Veracruz desembarcaron el 28 de Marzo de 1863 el 1º y 2º Batallón de la Legión Extranjera. Al mando del Regimiento se encontraba el coronel Jeannigros. En un principio, la misión del Regimiento debía ser el asalto final a la ciudad de Puebla, pero a disgusto de Jeannigros se le encomendó la misión de escolta y protección de las caravanas francesas que transitaban el tramo entre La Soledad y Chiquihuite. El Regimiento fue trasladado en tren hasta Chiquihuite, y allí sienta su base. Durante el mes de abril, los efectivos del 1º Batallón se ven disminuidos por las esporádicas refriegas y la fiebre amarilla (vómito negro) que ataca a sus componentes. A finales de abril se recibe la noticia de que la caravana que iba a partir de Veracruz con destino a Puebla y la cual portaba municiones, víveres y la soldada de las tropas que asediaban la ciudad, iba a ser atacada. Se elige a la 3ª Compañía del 1º Batallón para la misión de reconocimiento, y caso de contactar con la caravana, proporcionarles escolta. Jean Danjau, oficial adjunto al comandante del batallón, se ofrece voluntario para la misión. La 3ª Compañía se encontraba en esos momentos sin su jefe, el Capitán Cazes, que junto al resto de oficiales, estaban indispuestos por la fiebre amarilla. El Capitán Danjau era todo un veterano, ese tipo de hombres que con sólo su presencia da seguridad y confianza a la tropa, de los que les gusta sentirse tropa. Sus diez años de permanencia en la Legión habían hecho que su compromiso con ésta estuviera más que 19


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

cumplido. Danjau, con 35 años, había participado en las campañas de Crimea, el asedio de Sebastopol y también en Italia, en Solferino y Magenta. Años antes, y en un desgraciado accidente mientras realizaba ejercicios topográficos en Argelia, pierde una mano al dispararse accidentalmente. Pero ésto no hace que su prometedora carrera militar se vea mermada. Con una mano de madera que ordenó hacer, pudo seguir cumpliendo con su deber. Una vez asumido el mando de la 3ª Compañía, el Sargento-Mayor Tonel le presenta la situación y le informa de que disponía de 1 oficial, 5 suboficiales, 6 cabos, y 51 legionarios. En total, 63 mas Danjau y el abanderado del Regimiento, que también se presentó voluntario para sustituir a uno de los oficiales afectados por la fiebre amarilla. Comprobada la situación, Danjau ordena la puesta en marcha de la compañía a la 01:00 h de la mañana del 30 de Abril de 1863, horas antes se les ordenará "tomar café”. La Compañía marcha en hilera por el llamado Camino Real, en dirección al puesto de control del Capitán Saussier en Paso del Macho, soportando una fina lluvia toda la noche. Una vez alcanzada la posición de Saussier, éste le ofrece soldados de refuerzo pero Danjau se niega. Sobre las 06:00h de la mañana, la 3ª Compañía llega al poblado de Camerone (Camarón). Constaba de 10 casas medio destruidas, y a unos 300 metros del poblado se encontraba una hacienda conocida como La Trinidad. Una vez inspeccionada la Hacienda, la compañía continúa la marcha. Se divide en dos secciones, una con Danjau a la cabeza continúa por el camino en dirección a Palo Verde, la otra inspecciona un bosquecillo cercano. Una vez inspeccionado el bosquecillo, Danjau decide hacer un pequeño alto en él antes de proseguir. No les dió tiempo a descargar las mulas ni a terminar el café que los soldados estaban preparando. Unos legionarios dieron la voz de alarma. Veían unas nubes de polvo a lo lejos, no veían al enemigo, pero Danjau ordenó inmediatamente: -"¡A las armas!". La compañía, después de marchar a través del bosquecillo, decide volver a Camerone. Casi cuando estaban a 300 metros del poblado, reciben un disparo desde una ventana. Se inspeccionan las casas y no encuentran al tirador, posiblemente se pretendía tantear a los legionarios. Danjau decide regresar a Chiquihuite y forma dos secciones con su compañía, la primera iría en cabeza inspeccionando la zona. No había avanzado más de 300 metros cuando la sección que va en cabeza se detiene. Tenían en frente a los Lanceros de Orizaba, al mando del comandante Joaquín Jiménez. Danjau ordenó: -"¡A la carga!" y la caballería mexicana, sorprendida por la reacción de los Legionarios y evitando una descarga directa de fusilería, decide parar momentáneamente el ataque para dividirse en dos secciones y atacar a los legionarios por ambos flancos a la vez. Danjau, viendo la maniobra de Jiménez, decide formar dos cuadros defensivos con las dos secciones de ocho legionarios por cada lado, al igual que sus camaradas hicieron en Waterloo. Dentro de los cuadros permanecerían las mulas con las municiones y los víveres. Todos mantienen la posición mientras la carga mexicana se produce blandiendo sus sables al ritmo de grandes alaridos de carga. Todos rozan con sus dedos sudorosos el gatillo de sus fusiles de avancarga minié, esperando la serena orden de Danjau que se produce cuando los mexicanos están a menos de 60 metros. Después de un fuerte y unísono estruendo, la carga mexicana es detenida. Inmediatamente y de una manera rítmica, los legionarios vuelven a cargar sus fusiles pero sus mulas, que se encontraban en el centro del cuadro, salen espantadas saltando por encima de los soldados. Adiós a sus municiones, agua y víveres. Ahora los soldados solo portaban los setenta cartuchos que llevan encima cada uno como dotación. Se supone que será suficiente hasta la llegada de refuerzos. 20


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

Detenida la carga de Jiménez, Danjau ordena, sin perder la formación de cuadro, desplazarse a paso ligero hacia Camerone. Su objetivo: la hacienda de La Trinidad, donde pueden hacerse fuertes y preparar una buena defensa. No consiguen llegar a la hacienda sin tener que repeler otro ataque de la caballería, la cual, esta vez sí produce las primeras bajas a los legionarios. Eran las 09:00 horas del 30 de abril de 1863. En este momento, la hacienda de La Trinidad, Camerone y la Legión Extranjera Francesa escribirían una página memorable de la Historia Militar. Dentro de la Hacienda, los legionarios preparan sus posiciones defensivas. El Capitán Danjau imparte órdenes de un lado a otro sin importarle el fuego esporádico que es provocado por algunos mexicanos que se han conseguido introducir en una de las casas de la Hacienda. Momentos mas tarde, ven acercarse a un jinete portando una sábana blanca. A diez metros de uno de los muros de la Hacienda, se para y dice en un perfecto francés: -" Somos más de dos mil y ustedes no más de setenta, ríndanse." A lo cual el Capitán Danjau, por medio del sargento Morzyrcki le contesta: -" Ni hablar de rendirse, tenemos cartuchos." El mexicano, con cara de asombro, se retira. Minutos mas tarde, la caballería mexicana realiza una carga sobre la Hacienda, pero los legionarios tras varias descargas de fusil consiguen hacer que se retiren. Mientras volvían a organizar las posiciones defensivas, Danjau iba de puesto en puesto dando ánimos e impartiendo órdenes. En uno de esos trayectos cruzando el patio de la Hacienda, Danjau recibe un certero disparo en el pecho que acaba con su vida. Eran las 11:00h de la mañana y momentos antes había jurado que no se rendiría, al igual que los legionarios que el valeroso Danjau tenía a sus órdenes. Inmediatamente el mando es asumido por Jean Vilain de 27 años, el cual era más viejo que el Teniente Maudet, compañero de Danjau a la hora de presentarse voluntario en la misión de la 3ª Compañía. El Coronel Francisco de Paula Milán al mando de las tropas mexicanas y tras observar los ataques de caballería contra la posición defensiva que mantienen los legionarios en la Hacienda de La Trinidad, comprende que es imposible tomar la Hacienda sólo con cargas de caballería, por lo cual decide una nueva carga apoyados por infantería. También, como buen militar, comprende que es imposible que 60 hombres aguanten dicho ataque y decide enviar nuevamente un emisario. Éste se acerca de nuevo a la Hacienda y les comunica que si se rinden, el Coronel Milán promete que salvarán la vida, a lo cual los legionarios contestan por medio del sargento Morzyrcki con un: -"¡Váyanse a la mierda, usted, sus mexicanos y su coronel!". El sargento, dicho ésto, buscó la mirada de su teniente Vilain, el cual asintió con un gesto las palabras del sargento. No había marcha atrás, todos sabían cuál iba a ser su destino y la 3ª Compañía, como un sólo hombre, lo asumió hasta el final. Alrededor de las 12:30 h, los legionarios escucharon un toque de corneta. Las primeras ilusiones de que fueran los hombres del Capitán Saussier que venían de Paso Macho a socorrer a la 3ª Compañía quedaron desvanecidas. Era el toque "A degüello", no había 21


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

cuartel para los franceses. Los mexicanos, reforzados por distintos batallones de Veracruz, Córdoba y Jalapa más tropas irregulares y los grupos de Osorio, Escobar Canseco y Jiménez, habían iniciado el ataque por todos los flancos. Los legionarios ven acercarse a los mexicanos esperando las órdenes de sus mandos. El nerviosismo es máximo aun cuando parece que están viendo una fabulosa imagen como meros espectadores. Doce horas habían pasado desde su salida de Chiquihuite, seis horas de combates sin agua, soportando un calor asfixiante y ahora esa visión de miles de hombres acercándose a la carga hasta su posición. De repente una voz les hizo volver a la realidad: -"¡Apunten, carguen, fuego!" Y otra vez -"¡Carguen, fuego! " Así, rítmicamente y tomando el tiempo necesario entre andanada y andanada para que se difumine la nube de pólvora que producían sus fusiles, fueron efectuando descargas hasta que el ataque fue repelido. El Coronel Milán, observando la escena, no podía contener su cólera, golpeando a sus propios hombres y sin comprender como 60 legionarios habían repelido el ataque de 2.000, y ordena un nuevo ataque. Las tropas mexicanas logran acercarse cada vez más, pero son repelidas de nuevo. Los muertos se amontonan tanto dentro como fuera de la Hacienda y el Teniente Vilain es alcanzado, tomando el mando el Subteniente Mauder que se había presentado voluntario junto a Danjau. Se fijan las posiciones y se intercambia fuego de fusilería desde cierta distancia. Es solo cuestión de tiempo. Los Legionarios tienen los cartuchos contados, pero el Coronel Milán no quiere que este combate sin sentido termine de esa manera, solo quiere que los Legionarios se rindan. Las cargas continúan de forma esporádica. Mauder, reconociendo claramente la situación, decide que cada puesto de defensa se las debe de arreglar como pueda, ya no tienen sentido los enlaces entre ellos. Las bajas se van continuando, los mexicanos consiguen acercarse a la tapia y empiezan a picar la pared. Mientras todo continúa, ataques, fuego, pólvora, sangre, sudor y bajas. Cada vez más bajas. A las 17:00h, los mexicanos incendian los techados de las estancias de la Hacienda. El Coronel Milán esta más que avergonzado de sus tropas, colérico les grita y espeta una y otra vez cómo 60 hombres pueden detener a 2.000 mexicanos. Al final los hombres del Batallón Córdoba consiguen entrar en el recinto. Solo Maudet junto con 16 Legionarios y algunos heridos mantiene una leve resistencia, sus compañeros o han muerto o ya han sido capturados. Poco a poco van siendo tomadas las posiciones defensivas de los legionarios y Maudet junto a seis hombres más van quedando arrinconados en una de las dependencias de la Hacienda. Entre ellos se encontraba Morzyrcki, el sargento que en dos ocasiones había contestado al emisario mexicano. Tras otra descarga, Morzyrcki cae al suelo y Maudet, comprendiendo que eso es el final, ordena una carga a la bayoneta hacia el exterior de la dependencia. Inmediatamente, otra descarga de las tropas mexicanas acaba con la vida de Maudet y dos legionarios más, tras la cual los tres últimos legionarios que permanecen en pie escuchan la voz de un oficial mexicano que les espeta: -"Ríndanse ya de una vez ", a lo 22


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

que el cabo Maine, uno de los tres que permanece en pie, le contesta: -"Sólo nos rendiremos si atienden a nuestros heridos y conservamos nuestras armas ", a lo que se les respondió: -"Desde luego nada se les puede negar a unos hombres así". Eran las 18:00h. Tres días después, el Coronel Jeannigros colocó en la Hacienda La Trinidad una cruz con la inscripción: "Aquí mora la 3ª Compañía del 1º Batallón de la Legión". Antes de que terminara la campaña de México, la cruz fue sustituida por una columna de piedra. En 1892 se construyó un nuevo monumento y en 1948, tras el lamentable estado de éste, se decidió construir uno nuevo y hacer coincidir su inauguración con el centenario de la batalla de Camerone en 1963. En él se puede leer: "Ils furent ici moins de soixante. Opposes a toute une arme, sa masse les acrasa. La vie plutot que le courage abandonna ces soldats français. Le 30 avril 1863. A leer memorie le patrie eleva ce monument." Ante él, las tropas mexicanas rinden homenaje cada 30 de abril.

23


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

EL RELOJERO DE SCAPA FLOW

Por Ramius

Tras el exitoso ataque de Prien en Scapa Flow, los rumores en Londres y Washington no cesaban. Los británicos insistían en que el comandante alemán debía haber recibido ayuda desde el interior de la base para poder acceder a ella. Nadie podía hundir al orgullo de la flota británica sin ayuda. Curt Riess, hábil periodista y escritor conocido, residente en Nueva York, escribió un artículo que fue publicado en el Saturday Evening, donde contaba la historia completa del espía alemán que ayudó a Prien a entrar en la base naval de Scapa Flow. Scapa Flow, una triste y desolada ensenada de 20 Km. de larga y 14 de anchura a 60º de latitud Este, se encuentra en la isla Pomona, en el archipiélago de las Orcadas, al norte de la punta extrema de Escocia, de la que está separada por un brazo de mar que se llama Pentland Firth. Esta gran bahía, refugio segurísimo de la Royal Navy, está protegida, naturalmente, por una corona de escollos e islotes, muy cercanos unos a otros, y los canales que forman están bloqueados con barreras, pontones, redes antisubmarinos y cascos de barcos hundidos. Desde hace más de setenta años los ingleses han hecho de Scapa Flow el eje de su estrategia naval contra Alemania. Desde este punto los navíos de guerra británicos dominan tanto el acceso al Mar del Norte como las grandes rutas del Atlántico. Cuando quieran, pueden imponer a Alemania un bloqueo naval tan riguroso que la ahogaría. A más de mil kilómetros de las bases alemanas, las Orcadas están casi siempre envueltas en las densas y gélidas nieblas del norte; huracanes de viento y nieve que barren con gran violencia la zona la protegen de cualquier desagradable sorpresa del adversario. Los aviones de reconocimiento alemanes rara vez se arriesgan a fotografiar Scapa Flow. Los bombarderos, aunque tengan la suficiente autonomía para llegar a la base, atacarla y regresar, suelen verse obstaculizados por el mal tiempo y la escasa visibilidad. Los cazas y los antiaéreos ingleses los tienen a su merced. Por estos motivos, ya durante la IGM los submarinos alemanes habían intentado, por dos veces, penetrar en Scapa Flow. En Octubre de 1914, el U-18 de von Henning, escondiéndose tras la estela de un mercante inglés, había podido llegar a uno de los accesos de la base, pero la bahía estaba desierta porque la flota se había hecho a la mar. En 1918 también el U-116 de von Emsman, que había intentado hacerlo, había sido echado a pique con toda su tripulación. Cuando Wildhelm Canaris, futuro almirante y jefe de la Abwehr, fue nombrado a principios de 1926, comandante de la "A-11 Marina" en el ministerio de Defensa, con orden de fortalecer el servicio de espionaje, su primer pensamiento fue para Scapa Flow. Aquella bahía escocesa era para él, marino de profesión, no solo uno de los objetivos del servicio secreto como corazón vulnerable de la flota inglesa, sino también el símbolo de la derrota alemana. Allí después del armisticio de 1918, fue llevada la flota alemana, y allí para no sufrir la humillación de ser repartida entre las potencias 24


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

vencedoras, los marinos del almirante von Reuter hundieron sus propios acorazados y cruceros un año más tarde. Como indica el sentido común, solo hay un método de introducirse en Scapa Flow: penetrar con un submarino, pero ¿por dónde? Ciertamente -piensa Canaris- debe haber un punto debil en la férrea defensa de la bahía y, en tal caso, únicamente un espía podrá descubrirlo. Fue así como, aquel mismo año, comienza la Operación Baldur, nombre cifrado del ataque a Scapa Flow. Ante todo hace falta un hombre idóneo, y la elección de Canaris recae sobre un oficial de marina, el capitán Alfred Wehring, que ha servido al emperador a bordo del Admiral Hipper. Quincuagenario, moreno y de mediana estatura, Wehring es un hombre simpático, culto y de caracter solitario, aunque nunca ha querido casarse. Nacido en Hannover en 1875, Wehring ha vivido siempre en el mar. Físicamente más parece español que alemán. Este oficial ha trabajado ya, durante la primera guerra mundial, para el servicio secreto de la marina, y su ficha lo caracteriza como "excelente oficial, excrupuloso, muy atento, agudo observador". Licenciado al final de la guerra, ha estado empleado como contable en una pequeña fábrica de relojes propiedad de un tio suyo. En 1921, vuelto al servicio activo, ha estado encargado también de una investigación reservada sobre los equipos navales franceses. En 1925, cambiando su nombre por el de Karl Müller, se ha convertido en corredor de relojes de una conocida fábrica alemana y en dos años ha recorrido Francia a lo largo y a lo ancho. Sus informes mensuales a la empresa contienen -en cifra- interesantísimos datos sobre tonelaje, armamento y tripulación de todos los nuevos barcos de guerra que están en construcción en los astilleros de Brest, El Havre y Marsella. El día de Navidad de 1927 el supuesto Müller es llamado a Berlín al despacho de Canaris. La conversación con el jefe de la sección "A-11 Marina" se desarrolla sin testigos, pero en seguida se sabrá que el futuro "pequeño almirante" le ha encargado de una misión excepcional: encontrar a toda costa el modo de establecerse en la base naval de Scapa Flow y descubrir el secreto de las barreras que hacen inviolable a la bahía. Todas las noticias que Wehring, alias Müller, pueda recoger, las debe transmitir al dueño de un café de La Haya. De allí llegarán enseguida a Berlín. En enero de 1928, el relojero Müller -con nombre nuevamente cambiado por el de Joachim van Schüllermann- parte hacia Holanda. Esta vez el agente de Canaris es físicamente distinto del corredor que viajaba por Francia. Sus cabellos son ya rubios, lleve bigote, y gafas de gruesos lentes ahumados. A quien le pregunta el motivo, van Schüllermann cuenta que un grave accidente de coche le ha provocado una disminución de la vista. Wehring pasa un año en Holanda vendiendo despertadores y cronómetros y aprendiendo bien el oficio de reparador de relojes. Por fin, en 1929 pasa a Suiza, donde toma el nombre de Albert Oertel. Esta es la "cobertura" decisiva para el espía de Canaris. Cuando, en verano del siguiente año, el falso Albert Oertel abandona ginebra y va a residir en Gran Bretaña, en las cercanias de Londres, está provisto de un normal pasaporte suizo. Su verdadera identidad está ya enterrada, y oculta a cualquier posible encuesta. Con increíble paciencia, el capitán Wehring espera otros dos años -continuando siempre con su trabajo de representante y reparador de relojes- hasta que en 1932 solicita su ciudadania inglesa. Su petición es pronto aceptada. ¿Quien podría sospechar que es un espía este pacífico caballero entrado en los sesenta años, traquilo y digno, que centenares de personas ven todos los días inclinado sobre su mesa tras la vitrina de su negocio de Petham, cerca de Canterbury? 25


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

Y nadie sospecha de él cuando, en la primavera de 1933 (pocos meses antes Canaris ha sido nombrado jefe de la Abwehr, el servicio secreto alemán) el falso Oertel deja Londres y la Gran Bretaña, se va a Escocia y se traslada finalmete a Kirkwall -en la isla de Pomona del archipielago de las Orcadas, a pocas millas de la bahía de Scapa Flowpara abrir una tienda de relojes suizos y "souvenirs". En el pueblecito brumoso, Albert Oertel no tarda en hacerse popular. Es un hombre discreto, nada curioso, que habla bien aunque con un ligerísimo acento extranjero, y lleva una vida muy retirada. Todo su día lo pasa en el pequeño taller entre relojes y despertadores. Frecuenta regularmente la iglesia, no es avaro, y sólo se permite el lujo de algunos paseos por las cercanías, especialmente por las colinas que rodean la bahía de Scapa, pero siempre acompañado por un muchacho. -"Tengo la vista demasiado débil…", dice, -"… y no me atrevo a andar solo". Todas las tardes hace un alto en la hostelería del puertecito, donde bebe un par de cervezas en compañia de los pescadores y participa de buen grado en las largas discusiones sobre el mar, sobre excursiones de pesca y sobre la gente de los pueblos vecinos. Pero sobre todo, Albert Oertel escucha con aire indiferente, pero sin perderse una sola palabra, los relatos de los pescadores que con sus barcas llegan hasta la base naval de Scapa Flow a vender el pescado recién cogido o a organizar algún pequeño asunto de contrabando. Entre una frase y otra van saliendo informaciones curiosas, e incluso interesantísimas. Por ejemplo, cómo traspasan los pescadores las barreras militares de acceso a Scapa dejándose arrastrar por la corriente de marea alta, cómo logran evitar los campos de minas en torno al fondeadero de la flota, cómo distinguen a los centinelas sobre los canales que llevan al exterior de la bahía, y cómo se aprovechan de la niebla para acercarse a los islotes que circundan la base. Por eso, todas las tardes, cuando vuelve a casa desde la hostelería, el relojero atranca la puerta, corre las persianas y cortinas, enciende una potente lámpara, despeja la mesa de trabajo y extiende encima un gran mapa con la reproducción de la bahía de Scapa Flow: la gran ensenada con forma de pan de azúcar, la costa erizada de rocas inaccesibles, el canal Hoy Sound entre las islas Stromness y Hoy, el canal Hoxa Sound entre Switha y South Ronaldsay, y el canal Holm Sound entre Burray y la tierra firme de Pomona. Aquí las barreras de portones eléctricos, allí las redes antisubmarinos y los campos de minas, aquí las plataformas de los cañones, los proyectores y, al lado, las baterías antiaéreas. Tarde tras tarde el mapa se llena de nuevos datos (sobre la posición de los navíos, los que salen y los que arriban, sobre la llegada de destacamentos de soldados) a los que Oertel añade los que él mismo a descubierto con su aguda vista y su formidable memoria durante los paseos por las alturas que dominan Scapa Flow. Pero hasta comienzos de septiembre de 1939, cuando apenas ha empezado la guerra, no logra el falso Oertel la información esperada por doce años. El 12 de septiembre, mediante la oficina de La Haya, informa a la "Abwehr". El mensaje cifrado dice: -"Ha llegado el paquete. Espero una nueva partida dentro de este mes. Ruego confirmación". Esto significa que el capitán Wehring ha descubierto un agujero en la coraza de hierro que protege Scapa Flow, y que por ese agujero podría pasar un sumergible. La entrada 26


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

oriental de la base se llama Kirk Sound; es un estrecho y turbulento brazo de mar comprendido entre la costa rocosa de Pomona y el escollo arenoso de Lamb Holm. Un pescador, durante la acostumbrada velada en la hostelería de Kirkwall, cuenta al relojero que este acceso a la rada de Scapa está bloqueado con tres pontones, pero que éstos, impelidos por la impetuosa corriente, están bastante distanciados entre sí, de modo que los vapores más pequeños -como los dedicados al transporte de viveres- se arriesgan a pasar. Dos días después, con el pretexto de un duelo en la familia (la muerte de su madre), Albert Oertel deja Kirkwal, llega a Londres en tren y desde allí, con otra inocente carta en la que se habla de relojes que hay que adquirir y otros que han quedado invendidos, describe minuciosamente la posibilidad de entrar en la base por el Kirk Sound. Pocas horas más tarde el almirante Canaris está al corriente e informa de todo a Doenitz, comandante de los submarinos. La "Operación Baldur" puede comenzar. Hacia la mitad de septiembre, el mando de submarinos alemán envía a las cercanías de Scapa Flow al U-14, un pequeño sumergible del tipo Einbaum, de 279 toneladas, para que estudie los sistemas de vigilancia, las corrientes y cuanto pueda ser útil a la operación. Y aprovechando un día de tiempo espléndido, los aviones de reconocimiento de la marina sobrevuelan las Orcadas por la tarde del 12 de octubre y fotografian varias veces el Kirk Sound, identificando con claridad las posiciones de las naves hundidas en el canal y comprobando la presencia en la bahía de un portaaviones, cinco acorazados y diez cruzeros. A principios de octubre, Doenitz se decide: un U-Boote intentará entrar en Scapa Flow. Sólo necesita una noche sin luna, como la que llegará entre el 13 y el 14 de octubre, cuando también el estado del mar será totalmente favorable. Doenitz escribe al Gran Almirante Raeder: -"Sostengo que, navegando en superficie entre las dos mareas, se puede pasar sin más". Y Raeder firma la orden de ataque, la Operación Baldur ha dado comienzo. No está clara la suerte del capitán Wehring. Según una versión, aquella misma noche el falso relojero se alejó de Kirkwall pero siguió algunos meses en Gran Bretaña hasta que logró poco antes de la invasión de Holanda (mayo de 1940), llegar a Alemania. Según otros -pero en diario de navegación del U-47 no lo menciona- el comandante Prien, que sabía la existencia del espía, antes de abandonar Scapa Flow emergió y, con un bote de goma, recogio a Wehring, que le esperaba en un punto predeterminado en la costa de Kirk Sound, llevándoselo a Wilhelmshaven. Lo cierto es que, inmediatamente después del ataque a la base inglesa, el relojero desapareció de Kirkwall. Al día siguiente, cuando los vecinos, alarmados por su prolongada ausencia, entraron en el alojamiento del falso Oertel, encontraron en la mesa un horario de ferrocarril abierto, con una señal de lápiz rojo junto al tren que partía para el sur de Inglatera. Sobre la mesilla de la alcoba había algo de dinero. Una nota explicaba que era para la sirvienta. Por ello más de uno pensó que el relojero había tenido que salir inesperadamente. Sólo al final de la guerra fue posible saber por los archivos del Tercer Reich que el tranquilo Albert Oertel era en realidad un espía alemán... La historia de Curt Riess publicada en el Saturday Evening se convirtió en "La verdad de Scapa Flow", al menos por un tiempo. Lo cierto es que investigaciones posteriores indican que el tal Kapitan Alfred Wehring jamás existió. Las investigaciones de 27


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

Ladislas Farago indican que ese nombre no aparece en ningún registro de la marina alemana, ni de la Primera Guerra Mundial ni de la Segunda Guerra. Testimonios de supervivientes que prestaron servicios en el Abwher tampoco arrojaron ninguna luz sobre Wehring e investigaciones en Kirkwall tampoco mostraron evidencias que antes de la guerra, existiera un relojero nacionalizado británico de nombre Oertel.

28


…Y 100 millones de ducados. ..

Selección de Artículos de Historia Militar del Portal El Gran Capitán

Recopilación de 21 de los mejores artículos publicados en el Portal de Historia Militar el Gran Capitán. Como Asociación tiene entre sus fines: La Promoción, el estudio, la difusión de todos los aspectos relacionados con la Historia Militar en general, aunque haciendo especial hincapié en la Historia Militar de España y de los países hispanohablantes. Para ello realiza, entre otras, las siguientes actividades: • Elaboración y publicación de artículos de investigación. • Publicación periódica de noticias y sucesos sobre hechos relevantes dentro del ámbito de las FAS (Fuerzas Armadas). • Presencia en eventos tales como recreaciones históricas, exposiciones, museos, acuartelamientos, etc. para su posterior divulgación. • Realización y organización de conferencias y mesas redondas. • Promoción de actividades y concursos que incentiven o difundan el estudio y el conocimiento de la Historia Militar. • En definitiva, la colaboración con todas aquellas personas, instituciones, asociaciones y fundaciones que trabajen o deseen hacerlo en pro del conocimiento y difusión de la Historia Militar. Si quieres conocer “El Gran Capitán” visítanos en www.elgrancapitan.org o envía un email a egc@elgrancapitan.org

29


Y 100 millones