Issuu on Google+

1


Cuando pongo “Te Quiero” _______________________________________________

Rafael de Dios García

Rafa Dedi

2


Cuando pongo “Te quiero” Rafa Dedi ISBN: 978-84-15561-66-8 Depósito Legal: SE-3262-2012 Impreso en España / Printed in Spain © Rafael de Dios García Reservados todos los derechos

3


PRÓLOGO

Más allá de sentencias como “el amor es el infinito, que cabe en una tarde, o, también, “una tarde que no cabe en el infinito”, el oficio de Safo, quizá la primera poetisa mediterránea y lírica que entonó, ‘a lo divino’, las fugaces semifusas de este substantivo abstracto, el amor, en mi opinión, resulta ser el zumo de la savia consustancial a nuestra especie, que nos vincula y envuelve. Rafa Dedi, bardo y, sin embargo, amigo, elabora y desarrolla desde que lo conozco- hace ya varias décadaseste concepto sublime y doméstico, representándolo, sobre las tablas de la vida y bajo la sotana enigmática de la muerte, con el artesanal oficio del barro de la palabra, la melodía del sonido y el aroma que destilan sus emociones al respecto, sin perder de vista la cuerda del horizonte, en la cual saltan los fugaces instantes-niños de las horas. Los versos de Rafa se insertan en la diana de los sentidos del lector, cabalgan a la grupa del corcel de su vida, siendo percutidos con el tamboril castellano- en compás binariode los latidos sanguíneos, que rondan y escancian, sobre el mantel del mundo, el vino poético de su sangre. Así, de esta manera, Rafa cincela, construye, argumenta, imposta la voz, afina la textura y nos endulza el alma.

4


A Paloma, Dulce y Marimar: porque sin ellas, no existiría este libro. Os pongo “te quiero”.

5


Rafa Dedi

RAFA DEDI (RAFAEL DE DIOS GARCÍA), poeta y actor, Riaguas de San Bartolomé (Segovia), año 1957. Primer Premio “Villa de Leganés (Leganés, Madrid, 1981) con Nací para ser libre. Primer Premio “AGA” (Bilbao, 1984) con Corazones arrecidos. Primer Premio AGA (Bilbao, 1986) con Estación de penuria. Primer Premio AGA (Bilbao, 1992) con Hombres de polvo. Mención Honorífica “Ciudad de Miranda” (Miranda de Ebro, Burgos, 1995) con De los sotos al páramo. Primer Premio “Sindicato Nacional de Escritores Españoles” (1995) con "Poemas a las cosas". “Medalla de Oro de San Isidoro de Sevilla” (Sindicato Nacional de Escritores Españoles, 1998). Fue corresponsal y colaborador de “El Adelantado de Segovia”. 6


Incluido en numerosas obras antológicas (Antología 50 poetas contemporáneos de Castilla y León , etc.), es miembro de varias asociaciones y grupos culturales y colabora asiduamente en revistas y periódicos. Ha publicado los siguientes libros: Poe (1980); Nací para ser libre (1981); Segovia, mis raíces (1983); La promesa (1987); Hombres de polvo (1992); Si no fuera por ti (1994); Poemas de abatimiento (1995); De los sotos al páramo (1996); Poemas a las cosas (1996); Mar azul, mar negra (1998), Rafa Dedi, poemas (2000), Vivir con vida (2010). Algunos poemas de su libro Poemas a las cosas aparecen en los libros de lecturas (Calidoscopio, 4º y Perinola 5º de Primaria) de la editorial EDELVIVES y en los libros Idioma y Fantasía 4º, Idioma y Fantasía 5º y Aplausos 4º, que publica la editorial DISTRIBUIDORA NORMA en Puerto Rico.

7


CUANDO PONGO “TE QUIERO” Cuando pongo "Te quiero", no lo escondo entre líneas. Lo coloco al principio, al final y en el medio. No me voy por las ramas: que te quede muy claro. Lo repito en silencio como un eco infinito. Cuando pongo "Te quiero", tengo mucho cuidado. Lo releo despacio para no equivocarme. Lo subrayo tres veces a la vez por lo menos. Si lo cambio, lo cambio por su hermoso sinónimo. Cuando pongo "Te quiero", que también es "Te amo", en mi estómago vuelan mariposas felices y, aunque escribe mi mano hilarante y segura, a mi cuerpo lo invade un manojo de nervios. Cuando pongo "Te quiero", los adornos estorban. No son sólo ocho letras, son dos joyas escritas, que se entregan a alguien que quizás se las ponga, esperando que alguien te responda con ellas.

8


EL CIELO Si existe amor, amiga, las flores son las manos. De un beso es lo importante la forma en que lo das. La mirada, un regalo que no puede comprarse y el presente es el cielo que al morir perderás. No pienses en mañana, busca el amor presente. El cielo está en la calle con las puertas abiertas. Sal a por él sabiendo que conseguirlo puedes. No pienses que no es cielo porque habita en la tierra. El cielo está en la tierra pero no en lo terreno. Existen cielos falsos, para que no lo encuentres. Primero va contigo, buscándose a sí mismo, y luego va con otros, pero escondido siempre. El cielo, amiga mía, no es un cielo de carne ni es un cielo que viaja en unas nubes bellas. El cielo es la sonrisa de quien ríe con alguien, entregándose ambos luminosas estrellas.

9


SEPARACIÓN Cuando se rompen las hojas es porque falta cariño. Si las cuidas, si te importan, te duran hasta el final. Las enseñas con orgullo para que todos las lean y las velas en tu alma junto al aro y el collar. Cuando se rompen las hojas donde los dos escribimos y las que juntos juramos eternamente cuidar es porque no deseamos repetir lo repetido y resulta más sencillo que tenerlas que borrar. Cuando se rompen las hojas no es porque estén amarillas de los años transcurridos sin sus letras renovar: es porque aquellas palabras, que nos decían lo mismo, nos dicen cosas distintas y las debemos callar. Cuando se rompen las hojas es para que no se sepan; es porque lleva borrones en ellas el verbo amar; porque parecen esquelas sus frases, en vez de versos; porque el collar es de perro y el aro, para rodar.

❥ 10


TU SONRISA Yo buscaba el camino acertado pero no lo encontraba. Muchas veces andaba indeciso sin saber por dónde ni a qué lugar iba. No paré, aunque estaba cansado. Aunque muchos decían: “¡Qué necio! Si no sabe el destino, ¿para qué camina?” Aunque muerto de sed y de hambre, seguí caminando. Aunque nada indicaba el final del camino, seguí caminando. Enfrentado a mis pies doloridos, que mostraban sus muchas heridas requiriéndome a voces descanso. Porque siempre en mi mente veía una luz al final del camino de borrascas y de oscuridades. Porque siempre pensé que aquel día que te quedas parado y sin nadie concluye la vida. A pesar de lo duro que era, no perdí la esperanza: seguí caminando. A pesar de los miedos y dudas, no perdí la esperanza: seguí caminando. Y de pronto, al final del camino, surgió tu sonrisa.

11


LAS MANOS Las manos son las flores; las caricias, los pétalos que salen de las manos y perfuman los cuerpos. Las manos son las flores más hermosas que existen y a veces las cambiamos por flores de floreros. Las manos, nuestras manos, ramos de cinco flores. Las manos, nuestras manos, sugerentes y únicas, que pueden hasta el fondo llegar de corazones si escriben con perfume que se llama ternura. Las manos, que se usan como transporte a veces porque parece poca cosa entregar las manos y no hay cosa más grande que nuestras manos puras. Cuando sabemos darlas, son el mejor regalo. Las manos, esas flores que nunca se marchitan. A veces arañadas, sudorosas y sucias. Que son siempre las mismas en los mismos jarrones y son siempre distintas sobre la carne tuya.

12


PARA QUE SIEMPRE DURE Para que siempre dure y sea fuerte como el acero este amor que nos une y nos embarga. Para que siempre hagamos, de los días, días largos de amor apasionado. Para que cada instante único sea por hacerlo distinto a cada instante pero igual en lo intenso y en lo hermoso. Para que no vivamos de las migas sino de lo importante, y lo importante está en nuestro interior y no en los sueños, ni en el poder, ¡siquiera en las ideas!, ni en el sucio dinero, que nos pudre y nos doblega: sangre venenosa pero a la vez latiente y necesaria. Para que no rechace nuestra cita en los días amargos del lamento ni en las noches sombrías del ludibrio. Para que siempre alivie nuestras penas y con su vasta toga de bondades impoluto nos cubra y sin rasguños hasta el día final de nuestros días.

♥ 13


VIVIENDO UN SUEÑO Yo creo que no existes, que estoy viviendo un sueño. Nadie daría tanto a cambio de tan poco. Me sabes casi entero tan solo con mirarme. Me sabes hasta aquello que quisiera esconderte. Y quieres más saberme, te importa mi futuro: los pasos que no he dado, para darlos conmigo. Tú eres la respuesta a todas mis preguntas. Vives en esa nube donde habitar deseo. ¿Por qué tardaste tanto en llegar a mi vida? Hoy todo lo he tirado para volar contigo más rápido sin peso.

14


Nada me importa nada que no sea soñarte: por si no fuera un sueño. Mi única necesidad verdaderamente necesaria. Te tengo aquí, a mi lado, y creo que no existes.

☁ ☁ ☁ 15


VOY A ESCRIBIR Voy a escribir poemas que me digan las cosas que tú ya no me dices. Voy a escribir que fueron tus ojos, no tus ojos, sino lo que expresaban. Voy a escribir que fueron tus manos, no tus manos, tus manos atrevidas. Voy a escribir que fueron tus labios, no tus labios, tus labios ardorosos. Voy a escribir que fueron los días más felices, que batimos el récord. Voy a escribir que el tiempo es un hijo de puta por no haberse parado. Voy a escribir que sigues escribiendo en mi vida con tu tinta perenne. Voy a escribir que tanto tú me quisiste, tanto, que no puedo escribirlo. 16


CON ELLA TODO LO TENÍA Con ella todo lo tenía, todo, todo lo que buscaba, que sólo era una cosa: su cariño. Qué fácil caminar cuando una mano, agarrada a tu mano, te dirige y deja dirigirse por tu mano, no importa a qué lugar, porque el camino lo trazan ambas manos reunidas. ¡Qué forma de vivir cuando la vida en alguien anhelado se transforma que se mata por ti continuamente! Con ella todo lo tenía, todo. El equipaje era lo de menos. Podíamos viajar con la mirada sin mirar más allá de nuestros ojos. Podíamos viajar con la mirada y también con los ojos atrancados. Podíamos viajar y estar viajando sin habernos movido de nosotros. Podíamos soñar, pero ese trance lo relegábamos para quien lo necesitara porque con ella todo lo tenía, hasta el más rutilante de mis sueños.

17


YA NO PIDO Ya no pido caricias de sus manos, sólo que puedan estrechar las mías. Ya no pido los besos de su boca, sólo escuchar la voz sus palabras. Ya no pido sus pies en mis zapatos sólo que no me borre de sus huellas. Ya no pido sus flores, sólo pido un poco de perfume de algún pétalo. Ya no pido la luz de su mirada sino salvarme de sus ojos ciegos. Ya no pido su amor, ya sólo pido que las migas que sobren en su mesa las guarde y me las dé cuando le plazca. Ya no le pido nada, nunca le pediría nada pues sólo es cierto lo que se da porque nos sale darlo, lo que se da sin antes ser pedido.

18


LO TIENES CLARO Lo tienes claro que en aquellos labios, donde libaste amor, ya no se bebe. Lo tienes claro que en aquellos ojos, donde lograste entrar, ya no se entra. Lo tienes claro que en aquellas manos, que podías palpar, no se acaricia. Lo tienes claro que en aquellos sueños, que alcanzaste a vivir, ya no se vive. Que tendrás que escribir, lo tienes claro, en otra hoja, aunque no te olvides de los bellos poemas anteriores. Lo tienes claro, lápiz, lo tienes claro. II Lo tienes claro que, aunque ya no bebes, todavía presumes de aquel vaso. Lo tienes claro que, aunque estén cerrados, todavía te miras en sus ojos. Lo tienes claro que, aunque no te toque, todavía percibes sus caricias. Lo tienes claro que, aunque no trabajes, las rentas del pasado te mantienen. Mas tienes miedo a no tenerlo claro cuando el dinero ahorrado se termine, a que tu lápiz no encuentre palabras que rellenen las hojas venideras. 19


Pues tienes claro que a escribir se empieza tomando el lápiz, que tiraste al suelo, y echando tinta hasta que te gastes; echando tinta, ¡aunque no haya hoja!

✵✵✵✵✵ 20


LA POESÍA PERDURA Cuando el amor se va, sin corazón nos deja. Serán tristes los versos, pero el poema sigue. Las vivencias pasadas al papel las afloras, añorando momentos sumamente felices. Te habrás quedado mudo, si la quisiste mucho, y no tendrás palabras que expliquen tu agonía. Hablarás en silencio, con tu grito en el rostro, pero al papel escrito lo llenarás de vida. Porque eres humano, un humano poeta. Porque sientes y sufres, pero también escribes. Tu poema es un árbol con las hojas caídas y tus versos explican lo que tu vida dice. No te quedes mirando lo que sólo se lee, el poema postrero, que ya casi terminas, porque existen palabras para nuevos poemas, los que nunca te dejan ni en silencio te olvidan.

21


LOS ARRUMACOS SURGEN Los arrumacos surgen, yo nunca los provoco. Las miradas sublimes, las caricias, los ósculos... Si no salen, no salen. No romperé las puertas, sabiendo que se deben abrir sin que las tiente. Le pediré que mire, pero no que me hable: hablará porque quiera hablarme con los ojos. Le pediré que hable, pero no que me bese: me besará si sienten necesidad sus labios. Yo no requiero al árbol nada más que su fruto, ese fruto que muestra y no el fruto enterrado. No le pido su tronco, le pido su corteza. Si me da la raíz, que le apetezca hacerlo. Si me da la raíz, aunque no se lo pida, la razón de su ser, germen de su existencia; si me da la raíz, no la acepto y le obligo a quedarse con ella: sin raíz, nadie es nadie. Si me da la raíz porque nada le importe, porque esté hasta la copa de su vida de árbol, maltratada lo mismo que las vulgares hojas, descubierta lo mismo que su talado talle... Si me da su raíz, donde esconde el cariño, porque crea que puede cultivarse en mi tierra, cuidaré de regarla, de podarle lo ajeno y, conmigo o sin mí, de que intrépida brote.

22


Los arrumacos surgen, yo nunca los provoco. A veces son inicio y otras, conclusión. De claros sentimientos, espontáneos resortes; de sombríos deseos, meditadas mentiras.

❁ ❁ ❁ 23


LA TARDE La tarde fue una tarde que terminó en la luna. Hablamos sin poder mirarnos a los ojos. Tu voz me recitaba los versos, con dulzura, que te había enviado un romántico loco. Puede que los poemas no fueran conocidos. Oídos de tu boca, parecían hermosos. Como si los supiera, los recité contigo y la luz de la luna se bajó con nosotros. Pasamos mucho tiempo fingiéndonos rapsodas. Gustosa de leerme, exclamabas suspiros y yo, para alabarme, haciéndome el gracioso, el vate preguntaba que los había escrito. Tu voz sonaba dulce para el amargo trago de las agrias botellas que me había bebido y fue muy importante tu voz, te lo aseguro, pues consiguió mis penas callar en el olvido. La tarde fue una tarde que terminó en la luna. Si no hubiera salido, la habría inventado. Tú pedías la luna y acudió a recibirnos cuando ayer a la hora de la luna quedamos. 24


SOY UN LÁPIZ DISPUESTO Soy un lápiz dispuesto a querer cada día, a dejarme la tinta en tu blanca figura, pues no es nada mi tinta sin echarse en tu hoja y no es nada tu hoja sin palabras escritas. No me asusta gastarme, mucho menos por fuera, que soy sólo la carne que busca una caricia y que cambia de carne si la caricia cambia y cambia de caricia si la caricia es muda. No me importa gastarme si me gasto contigo y, al amarte, mis letras más hermosas te entrego. No me importa gastarme, lo que sí que me duele es sentirme, con tinta, estéril envoltorio. Eres hoja que entiende las palabras que escribo y no un cuerpo vacío que las deja poner. Soy un lápiz dispuesto a querer cada día, a quitarme la vida para vivir en ti.

25


YO SIEMPRE ESTOY VIAJANDO Yo siempre estoy viajando a lugares que ansío. Yo siempre estoy viajando al faro con dos luces de tus ojos, al volcán ardoroso de tus labios, a las pirámides esféricas de tus pechos... Amo los viajes en los que no hace falta llevar billete para gozar viajando. Yo siempre estoy viajando en barcos de ternura, en aviones de papel con versos, en trenes que circulan por las vías de la estación continua de las flores, en vehículos con cuentakilómetros de recorridos sensuales. Yo siempre estoy viajando a tus lugares más insospechados, adonde acudo aunque no me invites. Yo siempre estoy viajando y aguardando siempre el jubiloso día en que hagamos los dos el mismo viaje.

26


LAS FOTOS Las fotos son palabras que hablan con imágenes. ¡Horribles, aunque bellas, las fotos que estoy viendo! Son fotos de personas que muestran en sus fotos el poso de sus viajes, deportes, aficiones... Están hechas en tierra, en el mar o en el aire. En casa, en el trabajo o en la discoteca. Hechas en un museo tal vez y acaso expuestas en la misma pared que unas obras de arte. Son fotos de personas que, para desnudarse, se visten con el traje falso del decorado. Son fotos de personas en las que los espacios más claros y más grandes los ocupan las cosas. Con fotos al poeta preséntate distinta. Unas fotos reales, hechas con cualquier cámara, Unas fotos que muestren de tu rostro verdades, aunque no te las saquen fabulosos fotógrafos. Con fotos al poeta demuéstrate distintas. Fotos a tu mirada, tu expresión y tus labios. Fotos en las que pueda leer tu poesía y no fotos sin alma tiradas para un álbum.

✍ 27


SOY UN LOCO Yo nunca fui de barro, siempre de polvo seco, que surge del camino y se pone a volar. A mí no me moldea nada más que el cariño y prefiero los sueños antes que el bienestar. Adoro la belleza de las cosas sencillas, ésa que no percibe quien no sabe mirar, y al resto de sonidos prefiero el del silencio, ése que sólo oye quien sabe escuchar. Mis ojos están tristes de mucho haber querido y mis manos, vacías por dejarla marchar. Mi corazón, abiertas de par en par las puertas, aguardando que entres y te quieras quedar. Soy un loco al que guían los ocultos senderos a la búsqueda incierta de sí mismo y su paz y que piensa que el cielo no se encuentra en los cielos sino en alguien cercano que me lo quiera dar.

28


HOMBRE RICO Hoy quiero ser el pobre más pobre de la tierra. Gritar ante la Bolsa: "¡Qué falso es el dinero!, que llena estanterías con libros de poemas y nunca se detiene a leer unos versos". Hoy quiero ser el pobre que, sin nada de nada, a la puerta de un Banco se ha quedado pidiendo un crédito a la vida perdida o aplazada para invertir en algo llamado sentimientos. Hoy quiero ser un hombre vestido de quimeras; con menos que el poeta de equipaje ligero. Hoy quiero ser el hombre más pobre de la tierra para que tú me quieras por otros argumentos. Hoy quiero liberarme de lo sustituible; de todas las cadenas que puse y me pusieron; de todo el decorado, que nos hace infelices, para mirarme a solas y verme pordiosero. Por fin me he dado cuenta de que no es importante tener lo que nos sobra, sino lo que valemos, y que sólo por nada es sincero entregarse y que sólo por nada somos seres auténticos. Hoy quiero ser el pobre más pobre de la tierra. Hoy... me quiero.

29


FALTA UNA PALABRA Le falta una palabra a mi poema. Le falta la mirada a nuestro encuentro. Le falta una palabra muy pequeña, que todo me lo diga y en silencio. Es esa que te piensas, no lo dudes. No tienes que inventar ninguna otra. Mas no puedo escribirla si no sale del beso de los labios de una boca. No busques un sinónimo difícil, Es esa que te piensas, la conozco. Mas no puedo escribirla si no existe grabada en el encanto de unos ojos. Es más que una palabra esa palabra y, porque no la tengo, me la callo y espero que algún día me la escriban las plácidas caricias de unas manos. Me falta una palabra imprescindible para finalizar este poema, que dice sin decirlo la palabra y puede concluir cuando te vea.

✍ 30


Y LA PALABRA VINO Pedía la palabra, esa hermosa palabra, la que gritan los ojos con mirada profunda. Pedía la palabra, esa hermosa palabra, la que cuentan los labios escribiendo con besos. Pedía la palabra, esa hermosa palabra, que nos lleva hasta el cielo en alas de ternura. Pedía la palabra, esa hermosa palabra, con caricias grabada en la piel de lo eterno. Y la palabra vino y se convirtió en carne. Esa palabra eterna, la que más hace falta. La coloqué en su sitio, en el último verso, y terminé el poema y no tengo palabras.

31


TE REGALO MI HUERTO Te regalo mi huerto para que lo trabajes. Está lleno de árboles, de hierbas y de zarzas. A la venta lo puse, porque me daba pena que selva pareciera, para que lo limpiaran. Como nadie lo adquiere, sigue siendo mi huerto: una tierra que añora, para ser cultivada , que le aparten de encima lo inservible y lo yerto el cariño profundo de una hoz y una azada. Te regalo mi huerto porque tú me lo pides, porque ansías un huerto donde verte plantada y crecer cada día con la luz de unos ojos y unos labios que sean tuberías de agua. Te regalo mi huerto y me ofrezco a ayudarte si algún día el trabajo de mi huerto te cansa. Te regalo mi huerto, mucho menos regalo que el que tú, con quererlo obtener, me regalas.

✍ 32


UN PEDAZO DE DIOS Cuando encuentras a alguien que te llena de besos; que coloca en tu cielo las estrellas que faltan; que te dice que eres campeón de su vida; su Ronaldo, que juega al fútbol como nadie y su Alonso, que gana todas las carreras; y enloquece y te piensa un Quijote y no un Sancho; y a tu carro de mulas lo convierte en un coche; y a tu mano, vacía de dinero, en un Banco; y te busca el oficio más hermoso del mundo aunque estés en el paro y, además, sin papeles... Cuando encuentras a alguien que te escribe en el móvil inventando palabras, aunque algunas existan, pues no encuentra ninguna que explique lo que siente. Cuando encuentras a alguien que, al mirarte, se ciega y no ve más allá que el mirar de tus ojos. Cuando encuentras a alguien que rompió al calendario casi todos los días que no anduvo contigo. Cuando encuentras a alguien que te llena de besos y te habla de ella con la voz humillada cuando es la persona más grande de la tierra. Cuando encuentras a alguien que se quita de todo, incluso de Ronaldo y Alonso, tus rivales, y le entrega a tu vida sus mejores espacios, ahuecando, ahuecando, para que más la ocupes, vaciándose entera para que tú la llenes. Cuando encuentras a alguien y lo encuentras dos veces hasta crees en Dios repartido en pedazos.

33


TE REIRÁS DE MÍ (1) Te reirás de mí, pero me vuelves loco. Desdeñando estar solo, te busqué sin buscarte. En la plaza del pueblo, en la boca de todos, me quedé embelesado del fulgor que desprendes. Fue pedir que viniera un ángel a mirarme y apareció enseguida tu mirada de ángel. Fue pedir la palabra mejor del diccionario y tú me la trajiste dibujada en tu rostro. Fue pedir imposibles, invenciones poéticas, unos versos que nunca la realidad los lee y tú me los trajiste, poesía de poesías. Fue pedirte mi vida y apareció contigo. Y ahora que te he visto, que tienes una imagen, que bebí de tu néctar apoyado en tu nube, vivo para una cosa: para seguir mirándote y que nunca me falte tu resplandor inmenso. No existe lejanía donde tu luz no brille. Ni siquiera la noche te apaga en mi cabeza. Por tu culpa no duermo, porque duermes conmigo y te duermes mi sueño: eres tú que en mí duermes. Y te escribo poemas, aprovecho ese tiempo de descanso imposible para amarte a distancia y decirlo al silencio de una hoja vacía con las luces fundidas de unas teclas sonando.

34


TE REIRÁS DE MÍ (2) Te reirás de mí, pero me vuelves loco. Ya no puedo ocultarlo, se me nota muchísimo. Es un traje que viste encima de mi traje y un calzado que escribe encima de mis huellas. Te reirás de mí, que soy poquita cosa y algo peor: aspiro a no engrandecerme porque creo en el hombre innata la ceguera y no quisiera nunca yo ser un ciego enorme. Te reirás de mí; los que me ven, se ríen y preguntan: “¿A este chalado qué le ocurre?”, intuyendo, en mi alma, las palabras que brotan y recita orgullosa la expresión de mi rostro. Te reirás de mí, sentimental ingenuo, que se atreve a gritarte que le vuelves majara. Te reirás de mí o reirás conmigo y reiremos juntos las risas de la vida.

35


EN EL PRIMER EXAMEN En el primer examen la pusimos escribiendo con besos, con caricias, con miradas sinceras y profundas... ¡y sacamos los dos sobresaliente! En el primer examen no tuvimos que copiar de los libros de consulta. Incluso a las preguntas sin respuesta nos resultaba fácil contestar. En el primer examen, que es difícil, no os vayáis a creer, pues se improvisa, porque nadie lo lleva preparado y el bolígrafo está lleno de nervios. En el primer examen respondimos lo mismo a las preguntas y acertamos. Tras el sobresaliente de esos días, llegó el momento, amor, de la reválida. De repetir sin meditar respuestas. De repetir el tiempo irrepetible. De repetir nerviosos el examen con esa sola y única palabra.

♥ 36


ESPERANZA Porque después de aquellas perfumadas flores, llegaron otras, que también lo fueron. Porque después de aquellos besos singulares, llegaron otros, que también lo fueron. Porque después de la ceguera inmensa, volví a quedarme completamente ciego. Porque después de combatir el hambre, volví a saciarme, completamente hambriento. Porque después de abrir con besos unos labios, y con la misma llave, abrí otros besos. Porque en el rostro la tristeza enorme me la secó también otro pañuelo. Porque después de haber perdido el rumbo, acogido por ti, volví al sendero y compartimos polvo del camino, el mismo polvo en un camino nuevo. Porque después de todo, acudió nada, pero después de nada todo ha vuelto y lo puedo perder en un instante a cambio solamente del recuerdo. Porque el placer mayúsculo es efímero y somos solamente pasajeros, tengo esperanza en venideras hojas donde gozar a ratos escribiendo.

✍ 37


HOY NO ME SALE NADA Hoy no me sale nada, estoy lleno de nervios. La hoja es un espejo donde veo tu rostro. Mi lápiz se despunta encima del espejo y un verso inacabado me disgusta y lo borro. Hoy no me sale nada. Y miro las paredes y en todas las paredes te encuentro dibujada; y tu rostro se mueve si mis ojos se mueven y, aunque cierro los ojos, tu rostro no se marcha. Hoy no me sale nada por culpa de quererte, porque para expresarlo no encuentro las palabras. Hoy no me sale nada. Ocurre algunas veces que las musas no vienen, se quedan en su casa. Hoy no me sale nada porque tú estás en todo, porque en todos los sitios aparece tu cara, y mi lápiz escribe invisibles poemas con el ruido insonoro de tus versos fantasmas.

✍ 38


Cordón donde se anuda todo es la vida.¡Cuánto nudo amargo! Perdóname lo que anudé tan fuerte que no pudo tu amor desanudarlo. Y que, a pesar de todos esos nudos con los que no se valen nuestras manos, los nudos del amor, que tanto anudan, no dejen nunca de anudarnos tanto.

✍ 39


Apariencia de gélida roca, en las yemas te vas deshaciendo de mis dedos. Te abrazo, te tiendo y me bebo la miel de tu boca. A mi piel, que, desnuda, te toca y te abrasa cual cántaro hirviendo, tú respondes amando y gimiendo de manera fantástica y loca. Moriría, cariño, de pena, en tu cuerpo feliz navegante, si algún día me fueras ajena. Que preciso gozar, tierno amante, de tu cuerpo de roca y arena, como el agua del mar incesante.

40


Partió mi barco derramando lágrimas y se perdió en los mares de tu ausencia. Cuando el viento soplaba, era tu boca. Cuando la noche tenebrosa y lúgubre, acudían tus ojos a alumbrarme. Y me recibes, fuego de bengalas, en la dulce morada de tus brazos. A punto estuve de quedarme hundido en el frío imborrable de la tragedia. Sin ti, la mar me pareció siniestra: siempre agitada y me cegaban brumas. Sin ti, mi barco no tenía puerto. Yo, sin tu cuerpo, me sentía náufrago. Estar contigo, aunque sea en tierra, es mi deseo; encallar siempre en las hendiduras de tus rocas suaves. A tu calor se debe que reviva. Si vuelvo a caminar, será contigo: que me ilumine el faro de tus ojos, que me dirijas en la singladura. 41


Yo no navego, navega mi coraz贸n por los mares imborrables del recuerdo. T煤 siempre marchas conmigo, 隆siempre!, sangre de mi sangre y polvo de mi camino. Me acaricias con tus aguas, me defiendes con tus rocas, en tu aroma me recuesto... Yo no navego, marino de ayer, que cambi贸 su barco por la playa de tu cuerpo.

42


No subas a mi lomo, si no eres jinete de reveses con mi monta. Por mi encanto, no subas a mi lomo. Porque me ves tranquila, pero tengo arrebatos que causan sucesos impensables. Porque me ves tranquila, pero soy impetuosa si los vientos me lo ordenan. Porque me ves tranquila, pero... ¡ay, si me supieras! Si subes a mi lomo, ven dispuesto a perderte. Si subes a mi lomo, ven dispuesto a estar a solas con mi amor ingrato sin juez al lado que revoque nuestro matrimonio. Si subes a mi lomo, ven dispuesto a no poder bajar de mí algún día. 43


Mi corazón de peces será tuyo. Me entregaré a tu monta y me gozarás intensamente. Pero no subas a mi lomo si no estás dispuesto a deslomarte manteniéndote subido a mi lomo.

Si no fuera por tu vaso de besos, si no fuera por tus pechos de pan, yo no resistiría tragar y tragar y tragar. Si no fuera por el cielo de tus ojos o por la luna negra de tu pelo... Si no fuera por la ropa de tu risa... Si no fuera por el aire que nace en tus movimientos... ¡yo no resistiría! Si no fuera por el fuego de la cama y por la calma de después de hacerlo, ¿para qué seguir tragando más veneno?

44


Una promesa no se hace con palabras hermosas, imposibles, que son nubes... vacĂ­as. Una promesa existe mientras podamos mirarnos cara a cara y echar una sonrisa.

45


Para ti, que crees que la leña de los labios todavía arde cuando se le acerca un beso; que siembras florestas de inspiración en mi magín desierto por la sequía devastadora de los desengaños; que lloras, nubecilla, cuando me pongo al sol de la jornada sólo con mis ideas contra todo; que ríes con aleteos maravillosos de mariposa frágil; que andas sigilosa para no espantar a mi caballo del prado al que le obligo y que deje sus huellas escribiendo. Mi sitio más profundo, la sangre de mis versos, para ti.

46


fin

47


Índice

Prólogo.......................................................... 4 Rafa Dedi...................................................... 6 Cuando pongo “te quiero”......................... 8 El cielo........................................................... 9 Separación..................................................... 10 Tu sonrisa..................................................... 11 Las manos..................................................... 12 Para que siempre dure................................. 13 Viviendo un sueño....................................... 14 Voy a escribir................................................ 16 Con ella todo lo tenía.................................. 17 Ya no pido.................................................... 18 Lo tienes claro.............................................. 19 La poesía perdura......................................... 21 Los arrumacos surgen................................. 22 La tarde.......................................................... 24 Soy un lápiz dispuesto................................. 25 Yo siempre estoy viajando.......................... 26 Las fotos........................................................ 27 Soy un loco.................................................... 26 Hombre rico.................................................. 29 Falta una palabra........................................... 30 48


Y la palabra vino........................................... 31 Te regalo mi huerto...................................... 32 Un pedazo de Dios....................................... 33 Te reirás de mí (1)......................................... 34 Te reirás de mí (2)......................................... 35 En el primer examen.................................... 36 Esperanza....................................................... 37 Hoy no me sale nada.................................... 38 El cordón de la vida..................................... 39 De roca y arena............................................. 40 Náufrago........................................................ 41 Yo no navego................................................ 42 No subas a mi lomo..................................... 43 Si no fuera por ti........................................... 44 La promesa.................................................... 45 Para ti.............................................................. 46

49


CUANDO PONGO "TE QUIERO", Rafa Dedi