Issuu on Google+

Número 4. Mayo 2013

'A pesar de todo la CCE está viva' Un equipo que huele a tinta y ama su trabajo Gestión cultural para los empleados


Visita

'A pesar de todo la CCE está viva' Ma. Belén Moncayo, ministra de Patrimonio, visitó La Casa

“L

a Casa está viva”, dijo la ministra de Patrimonio, María Belén Moncayo, al concluir un recorrido de más de dos horas y constatar que la acción artística y promoción cultural de la institución son prolíficas, pese a las carencias económicas y serios daños en la infraestructura física. Lo que he sentido ahora– comentó la delegada del Presidente de la República – es que los artistas y los grupos independientes habitan La Casa y trabajan con entusiasmo. Acompañada de un grupo de asesores y especialistas del ministerio, Moncayo visitó todos los rincones de la entidad, conversó con funcionarios y trabajadores indagando detalles del funcionamiento, las dificultades que afrontan y los avances logrados desde que asumió la nueva administración, en septiembre pasado. He palpado la realidad que afronta actualmente la Casa de la Cultura Ecuatoria2 CasAdentro

na y, a pesar de sus inconvenientes económicos está viva, sigue generando cultura, con un gran espíritu de trabajo, expresó a los periodistas que estuvieron junto a ella en la visita. La emoción más grande que siento –agregó entusiasmada– es saber que en todos los rincones de La Casa existe creación, se respira creación, compromiso con la cultura, con el país. Explicó a los periodistas que tras observar los teatros, las salas de cine, la imprenta, los museos, salas de baile y los escenarios destinados a varios grupos independientes he constatado la verdadera dimensión de la crisis. Me apena sobremanera -agregó la ministra Moncayolas lamentables y difíciles condiciones en las que están trabajando los artistas, pero bien sé que no es responsabilidad de la actual administración, pues en los últimos siete meses se observa un cambio radical de actitud que se visibiliza en un

trabajo sostenido apoyando a los gestores culturales del país. Vamos a ayudar, tenemos que ayudar, recalcó dirigiéndose al Presidente de la CCE, Raúl Pérez Torres, quien le acompañó en la larga jornada y de quién se refirió en los mejores términos como escritor y administrador. Veo, además, que Raúl Pérez y su gente generosamente han abierto las puertas a los gestores culturales para que trabajen y puedan representar al país con dignidad, señaló Belén Moncayo que recibió los agradecimientos del presidente de la CCE por ser la primera ministra de este gobierno que nos visita para conocer la realidad de la institución. Creo que ahora sí -anotó Pérez Torres- vamos a trabajar juntos porque el presidente Correa ha escuchado mi mensaje y porque La Casa está bullente, imaginativa, creativa y todo lo que nos falta económicamente nos sobra en talento. Contento y distendido el más alto funcionario de la entidad entusiasmado consideró que este es un día de esperanza no solo para La Casa sino para el pueblo entero.


Publicaciones

Buena afluencia de público en la Feria del Libro

C

ada país tiene distintas formas de celebrar el Día Internacional del Libro, en unos se realiza el intercambio y regalo de rosas y libros entre parejas y personas queridas, en otros se difunden a través de la lectura. Para fomentar el hábito de la lectura la Casa de la Cultura Ecuatoriana, realizó una Feria del Libro en el vestíbulo principal de la Institución, con un aditamento especial, el cobro de un valor simbólico de un dólar, y el 50% de descuento en obras de grandes autores. En la feria se ofrecieron libros de poesía, narrativa y ensayos de autores ecuatorianos edita-

dos por el Fondo Editorial de la Casa de la Cultura, que suman 25 títulos publicados en los últimos siete meses. Una buena afluencia de público joven se observó, a lo largo de la feria, para adquirir algunos ejemplares de obras literarias de escritores ecuatorianos. “Esperamos que esta iniciativa de La Casa, se mantenga no solo por esta fecha especial, sino con más frecuencia”, señaló un asiduo visitante y lector apasionado de las letras ecuatorianas. La Casa de la Cultura promueve este tipo de eventos para facilitar a la comunidad la adquisición de libros a precios bajos y, de esta manera, incentivar el hábito a la lectura.

Dos compañeros publicaron libros de gestión y poesía

A

bril constituyo un mes para la publicación de libros en la CCE. Fabián Saltos, Director de Planificación, y Ramiro Caiza, Asesor de la Vicepresidencia, presentaron sus libros Bases y estrategias de la gestión de lo cultural y Calle Alegría, respectivamente, demostrando que, en La Casa, se genera cultura.

Coincidencialmente, ambos autores presentaron sus producciones editoriales el mismo día, 19 de abril, pero en diferentes escenarios. Fabián lo hizo en la sala Demetrio Aguilera Malta, mientras Ramiro eligió el teatro Carlos Brito Benavides, en Machachi, su tierra natal. La obra de Saltos es un aporte para la fundamentación metodológica orientada al diseño de políticas culturales acordes a la realidad ecuatoriana y contiene reflexiones sobre la gestión cultural y las transformaciones sociales en el país. En su libro, el director de planificación de la CCE propone una serie de herramientas conceptuales que permiten comprender a la Gestión Cultural en el ámbito profesional y científico, enmarcada dentro del Sistema Nacional de Cultura y la Ley Orgánica de Cultura. Caiza, en cambio, en Calle Alegría, explora la poesía. En su poemario presenta temas claves de amor y desamor, algunos textos de alabanza a personajes de la historia que posibilita al lector acercarse al sentido humano, que aflora en cada página como expresión de un retazo de vida. CasAdentro 3


Talento humano

Francisco Yacelga:

La mediación y el entendimiento son el camino

El director jurídico señaló que los empleados deben participar de las decisiones y así mejorar la gestión de la entidad

L

o importante para la Dirección Jurídica es enmarcar las controversias que se pueden suscitar en todas las acciones de la CCE, opina el doctor Francisco Yacelga, un soñador y luchador, convencido que la amistad es fundamental, que existen valores que no se pueden perder a través de las etapas o de los procesos sociales. Tras manifestar que CasAdentro es un medio importan4 CasAdentro

te para el convivir de la institución, explicó que la función de la dependencia a su cargo está encaminada a dar solución a acciones legales relacionadas con la Institución. Entendimiento y mediación Francisco Yacelga piensa que para tomar acciones al interior de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en el campo legal, es necesario utilizar como primera opción el entendi-

miento, la mediación, a buscar soluciones conjuntas para no llegar a instancias judiciales que son largas, tediosas y desgastantes. Nosotros atendemos toda la acción jurídica diaria que se presenta en la CCE, así como las relaciones con instituciones afines (grupos artísticos, gestores culturales), dijo este hombre de leyes. El desenvolvimiento de La Casa, por ser un ente de derecho público, debe transparentar su trabajo diario, precisamente, ahí debemos estar atentos a lo que son nuestras competencias, afirmó. Impases y soluciones La labor de la Dirección Jurídica de la Casa, desde septiembre del 2012, es importante para resolver problemas en varios núcleos provinciales,


como el ocurrido en Santo Domingo de los Tsáchilas, donde se posesionó la nueva directiva legalmente conformada, que regirá los destinos de la CCE por cuatro años. Afirmó que, con los núcleos existe una relación adecuada, amén de la pluralidad de ideas y el disentimiento que nos lleva a tomar las mejores decisiones en las juntas plenarias. Una Institución grande como la CCE tiene problemas no sólo en la matriz, sino en los núcleos provinciales. Ese convivir –señaló Yacelga- genera fricciones y parte del convivir es el disentir, por lo que nuestra labor es dar soluciones legales y con calidez. La Casa de la Cultura es el ente representativo del convivir nacional y el convivir significa acuerdos, razones.

Integración y compromiso El director jurídico comentó sobre el proceso de integración entre empleados, trabajadores y directivos de la CCE que este llegará con una política de diálogo y entendimiento. Fomentando el entendimiento se irán superando las diferencias, apunta nuestro entrevistado. Francisco Yacelga cuenta que los directores mantuvieron dos reuniones, dejando en claro que todos están comprometidos en un llegar a una misma meta: fortalecer a La Casa. Lo que hacemos los directivos es guiar los procesos, pero sobre quien se asienta su ejecución es sobre los empleados, lo que nos obliga a trabajar unidos. Lo que buscamos es que los funcionarios sean partícipes de las decisiones, explica el

doctor Yacelga. No deben ser aisladas, sino conjuntas para que nos beneficien a todos. La CCE y su tarea Para Francisco Yacelga trabajar en la Casa de la Cultura es una experiencia muy interesante pues, tenía otros conceptos de lo que es la cultura. La CCE al ser la institución más importante del país en el ámbito cultural, requiere de una planificación permanente, de una reestructura y revisión de objetivos, programas y planes, que le permita adaptarse a los retos que exigen los cambios que se suscitan actualmente en Ecuador. Y, por supuesto, tener el impulso necesario en su gestión en el fomento de la diversidad de las expresiones culturales. CasAdentro 5


Imprenta

Un equipo que huele a tinta y ama su trabajo

L

a imprenta de la Casa de la Cultura nació hace 29 años (agosto/1984) durante la presidencia del profesor Edmundo Ribadeneira, según consta en una placa al ingreso de la planta. Esta dependencia, bautizada hace una década como Fondo Editorial Pedro Jorge Vera, es uno de los pilares de la Institución. Aquí laboran quince empleados que multiplican su esfuerzo para suplir las deficiencias tecnológicas que, por diversos motivos, se acumularon en casi tres décadas de intenso trabajo. La imprenta inicialmente se pensó para hacer libros, pero ahora también imprimimos afiches, folletos, catálogos, invitaciones y papelería, explica Jaime Paredes, jefe Técnico de la imprenta, quien comenta que pese a las limitaciones de infraestructura, hacemos un buen trabajo porque tenemos un excelente equipo humano. Paredes tiene cuarenta años de experiencia en planificación editorial, producción, impresión y diseño en los sectores público y privado. Y hoy dirige otra 6 CasAdentro

vez la imprenta, ya que estuvo al frente de ella en la anterior administración de Raúl Pérez Torres. La planta tiene preprensa, tres impresoras (dos bicolor), dobladora, encoladora y guillotina, es decir el equipo básico para hacer libros y otros impresos menores. Actualmente está en capacidad de producir un libro cada cinco días (mil ejemplares), además de los productos que usa la CCE para difundir sus actividades habituales (plástica, cine, teatro, danza y otros). Jaime cuenta entusiasmado que este año la CCE tendrá una prensa de cuatro colores, indispensable para mejorar la calidad y bajar los tiempos de producción. Con la nueva prensa el trabajo fluirá de mejor manera, lo que será de gran importancia cuando salgan al mercado las tres nuevas colecciones de libros de la CCE, entre otros productos. El jefe Técnico dice que se necesita con urgencia un profesional que sea el puente entre los diseñadores de la CCE y el proceso de preprensa. Esa persona dejaría listo el producto

para hacer las placas y descongestionaría el trabajo de diseño. También nos hace falta la maquinaria para colocar brillo en ciertas impresiones y el equipo para troquelado o la elaboración de pastas duras. Mientras ocurren los cambios, los quince empleados de la imprenta sudan la gota gorda para sacar los productos con la mejor calidad posible. Casi todos hacemos de todo, con gusto y por amor al trabajo, afirma el titular de la imprenta. (CIY) Personal y funciones Anchapaxi Luis (prensa), Ayala Henry (guillotina), Borja Fidel (administrativo), Calderón Washington (encuadernación), Cazar Galo (bodega), Centeno Juan Carlos (supervisión y prensa), Chiriboga Flor de Té (corrección de textos), Garzón María Isabel (preprensa), Lara Jorge (procesamiento de placas), Murillo Robinson (servicios y encuadernación), Paredes Jaime (Jefe Técnico), Quilca Richard (prensa), Rodríguez Abraham (dobladora), Tello Sucre (mantenimiento y encolado), Utreras Enrique (prensa)


Testimonios Jaime Paredes (Jefe Técnico)

Creo que lo más valioso que tiene la imprenta es el personal, cuyo trabajo debe ser reconocido. Hay un buen equipo humano, compañerismo y respeto mutuo. Pienso que la Editorial es un poco “la cara de la Casa”, pero a veces nos sentimos desatendidos. Por ejemplo, el ochenta por ciento de las luces no funciona y tenemos graves problemas cuando llueve y se inundan las instalaciones, con enorme riesgo para los empleados por alguna descarga eléctrica. Estoy seguro de que el presidente, Raúl Pérez Torres, resolverá estos problemas tan pronto obtenga los recursos.

Juan Centeno (Prensista y supervisor)

Estoy veinte años en la CCE y me desempeño como prensista y supervisor. Es un trabajo que disfruto, nací con el gusto por la imprenta y siento orgullo de estar en esta Institución. Tenemos un equipo capacitado que, a veces, hace lo imposible para sacar bien el trabajo. Nos falta infraestructura y actualización tecnológica, pero creo que lo más importante es el equipo humano.

Flor de Té Chiriboga

(Correctora de textos) Lleva las letras en su sangre. Su padre fue periodista y su madre poetisa, pero ella afirma que jamás escribirá un libro. Para eso se necesitan algunas facultades que yo no las tengo, dice con modestia Flor de Té. Desde hace quince años corrige textos, revisa la sintaxis y ortografía de los libros que ingresan a la imprenta. Yo disfruto mucho de mi trabajo y encima me pagan, bromea esta mujer de sonrisa fácil y amabilidad desbordante.

Richard Quilca (Prensista)

Es el empleado más nuevo en la imprenta, pues se integró el 15 de enero del 2013. Yo soy mecánico industrial y prensista. Todo lo que sé de la imprenta me lo enseñó durante muchos años mi padre. Creo que la calidad del prensista depende de su experiencia y de la forma en que ve los colores. Esa es la clave. Quisiera aprender más y actualizarme en todos los procesos de impresión. En la imprenta hay un buen equipo humano y me siento a gusto en mi trabajo.

Sucre Tello

(Mantenimiento y encolado) Estoy 25 años en la Casa de la Cultura. Soy de Tosagua, provincia de Manabí. Aquí en la imprenta hago de todo: ayudo a los compañeros en el manejo de las máquinas y las reparo cuando sufren algún daño. También corto papel y arreglo libros dañados. Me siento contento con mi trabajo, porque cada uno tiene su espacio y hay un ambiente tranquilo.

María Isabel Garzón (Preprensa)

María aún recuerda aquel día en que se sintió temor y preocupación cuando llegó el nuevo equipo de preprensa (CTP), ya que jamás había usado un computador. Sin embargo, se armó de valor y resolvió aprender el manejo del nuevo equipo con su propio esfuerzo y el apoyo moral de sus compañeros. Finalmente venció a la tecnología y ahora realiza su trabajo sin contratiempos. Pero cada día quiero aprender más, concluye. CasAdentro 7


Cinemateca

Cine del mundo en la sala Alfredo Pareja

E

norme expectativa despierta entre los amantes del séptimo arte la programación de festivales de cine de varios países de América, Europa y Asia, que organiza regularmente la Cinemateca Nacional de la CCE, muchos de ellos con el aval de las embajadas acreditadas en Ecuador. La retrospectiva del cineasta peruano Francisco Lombardi presentó siete largometrajes, entre ellos: La ciudad y los perros (1985), película con profundo espíritu crítico; Ojos que no ven, sobre el caso Montesinos y la corrupción; y Caídos del cielo, historias de tres personajes de generaciones distintas. 8 CasAdentro

La cinemateca también preparó ciclos de cine egipcio, japonés, brasileño y alemán con películas actuales que permiten al público capitalino acercarse a las culturas y arte de estos países. Dentro de la programación, dos muestras tuvieron un especial interés entre los cinéfilos: un ciclo de películas mexicanas sobre el popular personaje de lucha libre El Santo y una retrospectiva de Leonardo Favio, considerado uno de los mejores cineastas argentinos, aunque su faceta más conocida era de cantante. La producción ecuatoriana también tuvo su espacio en el Cine Club, con la proyección de los filmes Sin otoño, sin primavera (Iván Mora), El lugar donde se juntan los polos (Juan Martín Cueva), La llamada (David Nieto), Abuelos (Carla Valencia), En el nombre de la hija (Tania Hermida), Mete gol gana (Felipe Terán) y Mejor no hablar de ciertas cosas (Javier Andrade). En este espacio, dos martes de cada mes, se realiza un cine foro en donde los directores ecuatorianos comparten sus experiencias con los aistentes. En los próximas semanas se tiene previsto proyectar muestras de cine de Uruguay y de Corea del Sur. La entrada a todas las funciones es gratuita.


Miscélaneos

mín Carrión de la CCE, para un encuentro con la poesía de Cecibel. La apertura del evento estuvo a cargo del Presidente de la Casa de la Cultura, Raúl Pérez Torres quien extendió un saludo fraterno a los familiares de la escritora, y señaló: Ella era

poesía, la poesía era ella. La posibilidad de encontrar otros paraísos y la poesía era lo que más amaba. Con 27 años, la artista escribió varios poemas, recogidos por la CCE en los libros “El cazador” y “Poción de medianoche”. Algunos de los poemas que plasma la última publicación son: “No me salves”, “Sofía”, “Amanecer en el desierto”, Cántico de aurora”, “Éxtasis” y “El crepúsculo de los tiempos”, leídos durante el evento por amigos como Silvia Stornaiolo, Esteban Poleter y Mayra Benalcázar. La emotiva velada contó con la presencia de jóvenes artistas que, con música y danza contemporánea, rindieron un homenaje a Cecibel, poetisa nacida en Cayambe que realizó estudios de Comunicación Social en la Universidad Central del Ecuador.

Irina presentó la obra Qué bestia la Rusa María llegó a la presidencia, un monólogo cómico musical, danzas y trucos de magia, en el que cuenta anécdotas de la idiosincrasia nacional que vivió en carne propia cuando llegó al Ecuador. El grupo La puerta: Títeres y Teatro nos deleitó con la

singular obra El Fantasma del Canterville, que fusiona títeres y danza. Esperamos que en las próximas ediciones (una por mes) contemos con la asistencia de todos los directivos y empleados de la Casa; si se toma en cuenta que las funciones se realizan en horas laborales.

Cecibel Ayala y su 'Poción de Medianoche'

L

a Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) rindió un homenaje póstumo a la poetisa ecuatoriana Cecibel Ayala con la presentación del libro de su poemario Poción de medianoche. Familiares y amigos se dieron cita en la Sala Benja-

Eventos de relax para los empleados de la CCE

L

a Dirección de Talento Humano organizó el evento Una hora de esparcimiento, para disfrute de los empleados y trabajadores de la Institución. inexplicablemente, muchos compañeros brillaron con su ausencia. En marzo y abril se presentaron la rusa Irina Guamayunova y La puerta, integrado por los actores Hugo Palacios, Myriam Morillo y Daniel Alcoleas.

CasAdentro 9


Actualidad

Capacitación en gestión cultural para los empleados

L

a Casa de la Cultura Ecuatoriana organizó el primer ciclo interno de talleres en Gestión Cultural en el que participaron, con entusiasmo, compañeros y compañeras de todas las áreas de la institución. Los cursos se efectuaron durante tres semanas en el aula Benjamín Carrión y tuvieron como capacitadores al catedrático universitario Nelson Reascos, al poeta y gestor cultural Hugo Jaramillo y al Director de Planificación de la CCE, Fabián Saltos. La capacitación forma parte de un programa que busca la formación y especialización de los empleados en materias relacionadas con la cultura. Este año, se dictaran Cultura y Política, Diseño y Formulación de Proyectos y Gestión Cultural. Según informó Raúl Pazmiño, Director de Desarrollo Institucional, en el transcurso del 2013 todos los empleados de La Casa, en distintas fechas, asistirán a la capacitación, que se inició con un grupo de 30 funcionarios. Pazmiño agregó que la importancia de estos eventos radica en “dotarle al personal del conocimiento cabal de la misión y visión de nuestra Casa, su razón de ser, procurando su compromiso y adhesión con sus principios fundacionales”. Patricia Palacios, una de las asistentes y trabajadora de la Biblioteca Nacional, comentó sentirse motivada con los talleres: Aquí se logra que el conocimiento sea para todos quienes hacemos la CCE y no se centra en ciertos grupos. Así lograremos manejar “un mismo lenguaje” lo cual es positivo. Durante los talleres, Nelson Reascos abordó teóricamente la problemática de la iden10 CasAdentro

tidad cultural latinoamericana y ecuatoriana. Con reflexiones filosóficas explicó de manera entretenida los rasgos culturales que nos caracterizan y la relación del arte, la sensibilidad y los profundos cambios que vive el planeta impulsados por la ciencia y la tecnología. Hugo Jaramillo instruyó a los asistentes sobre la elaboración de proyectos culturales, mientras que Fabián Saltos disertó sobre la gestión cultural y los herramientas que se pueden aplicar en la realidad ecuatoriana, específicamente en la institución. En la clausura del primer ciclo de conferencias participó Raúl Pérez Torres, Presidente de la CCE, quien, en un elocuente discurso, felicitó a los asistentes y expositores por su compromiso con la institución y por la calidad de la enseñanza. En ese mismo acto, Eduardo Enderica, funcionario de la Vicepresidencia, tomó la palabra a nombre de los alumnos y manifestó que con este taller se han superado expectativas espirituales y de unidad entre los compañeros, nos hemos reconocido como miembros de la familia de la CCE, lo cual nos va produciendo un enamoramiento de la cultura. Los cursos para el resto de empleados de la matriz están programados hasta noviembre, de lunes a viernes, durante tres horas diarias. También se está planificando que la capacitación se replique en los núcleos, a nivel nacional. Para el futuro se tiene previsto generar espacios de charla para mejorar el proceso de renovación de la institución, bajo los principios de democracia, participación, inclusión y solidaridad, apuntó Pazmiño.


Miscélaneos

Niños recorrieron La Casa

A

lrededor de 115 niños estudiantes de escuelas situadas en zonas periférica de Quito, visitaron las instalaciones de la entidad, a través con un divertido recorrido en el que disfrutaron de actividades artísticas, dentro del programa “Un Día en la Cultura”, evento organizado por La Casa y el Ministerio de Cultura. Los pequeños visitaron los museos, teatros, biblioteca y la radio. Asistieron a la obra Pedro y el Lobo, puesta en escena por el Ballet Nacional del Ecuador, en el Teatro Nacional, mientras que en la Cinemateca vieron una serie de cortometrajes infantiles. En esta amena jornada los infantes también degustaron de un refrigerio y llevaron a sus escuelas lotes de 100 libros para alimentar las bibliotecas y un libro cada uno, todos donados por la institución.

CasAdentro 11


Personaje

“Yo cuido mi segunda casa” Miguel Loachamín, el jardinero de La Casa comparte su vida CasAdentro

D

e su niñez recuerda las madrugadas de duro trabajo en los campos agrícolas, en San José de Cocotó, cuando su padre lo levantaba a las 5 de la mañana para cuidar los cultuvos de papas, fréjol y habas. Terminadas las labores tenía que caminar 45 minutos hasta llegar a su escuela, en Zámbiza, al norte de Quito. Con lo que ganaba, en su niñez, compraba libros y cuadernos para sus estudios. En el poco tiempo libre jugaba con sus primos a los “tillos” y “trompos”. En la tarde tenía que volver al campo a deshierbar los maizales. Así pasó la infancia Miguel Eduardo Loachamín, el compañero que cuida diariamente los jardines de La Casa, que aún guarda un profundo amor por la naturaleza. Ingresó a la CCE, en 1980, en la presidencia de Edmundo Ribadeneira, y dijo sentirse a gusto con su trabajo. Además de jardinero, Miguel es un emprendedor. Con esa sana costumbre de levantarse temprano, cuida varios chanchitos para luego venderlos en la ciudad, y cultiva una huerta de más de 1.200 metros que con productos tradicionales que se dan en San José de Cocotó. Consideró a la entidad como “su segunda casa” y, por eso, tiene “el deber y la obligación de protegerla”, de cuidar con cariño las rosas,

velos de novia, claveles, y el césped, que adornan nuestra institución. Tiene seis hijos y uno de ellos, el mayor, también trabaja en la CCE. Miguel se esmera en sus labores y aprecia el buen trato y las felicitaciones de sus compañeros cuando ven los jardines arreglados y bonitos. “Usted sabe que una palabra de aliento a uno le cambia el día y le hace sentir alegre. Pero también hay compañeros que ni siquiera contestan el saludo, eso resulta triste”. “Yo me dedico a buscar plantas para sembrarlas en nuestros jardines, para embellecerlos. Lamentablemente muchos visitantes se las llevan y desaparecen. Por ello -pidió- que cuidemos las áreas verdes, no botemos basura ni desperdicios, porque los espacios verdes son el rostro de nuestra Casa”. Como anécdota recuerdó los días de Navidad, cuando hace 4 años la Asociación de Empleados le dio un delicioso pavo que recibió con cariño. En medio del fulgor de la fiesta, guardó su regalo en una bodeguita, regresó más tarde y su pavo ya no estaba, “por arte de magia había desaparecido”. Quiero aprovechar este medio -dijó- para solicitar a las autoridades que me faciliten los abonos y plantas a fin de que nuestra Casa luzca linda y sea un sitio de encuentro acogedor para nosotros y los visitantes”.

CASA DE LA CULTURA ECUATORIANA. PRESIDENTE: Raúl Pérez Torres. DIRECTOR DE COMUNICACIÓN: Rodrigo Rangles Lara. REVISTA CASADENTRO. EDITOR: Luis Alfredo Maldonado. REDACTORES: Carlos Iván Yánez, Oswaldo Mantilla, Patricia Robalino, Norberto Fuertes. COLABORADORAS: Jeimi Chuluisa, Ma. José Aguirre. FOTOGRAFÍA: Iván Mejía. DISEÑO: Rafael Castro. Revista CasAdentro: Av. 6 de Diciembre N. 16-224 y Patria, Quito, Ecuador. Telf: 2905 260. IMPRESIÓN: Editorial Pedro Jorge Vera • Tiraje: 300


4 print