Page 1


Los verdes de Quipu

Caídos del Mapa III En viaje de egresados

María Inés Falconi Ilustraciones Vik Arrieta


Prólogo

O, simplemente, lo que pasó antes

Los chicos de séptimo A y B, acababan de salir juntos de viaje de egresados, rumbo a La Falda. No todo es como quisieran: por decisión de los padres, además de los coordinadores de la empresa de turismo, Verónica y Daniel, viaja con ellos la señorita Elvira, maestra de Geografía, más conocida como "la Foca". Una verdadera pesadilla, si se piensa que la Foca confunde un viaje de egresados con un viaje de estudios y los ha obligado a llevar cuadernos, lápices y otros elementos necesarios para aprender "in situ" la flora y fauna del lugar. Pero esa no es la única rareza de este viaje. Paula, Graciela, Federico y Fabián, los cuatro amigos inseparables, viajan con "compañía". Llevan escondido en un bolso a Virus, el perrito de Paula. Los preparativos para poder subirlo al micro no fueron fáciles, pero saben que mucho peor va a ser mantenerlo una semana escondido, sin que nadie lo descubra. Y cuando dicen "nadie", piensan sobre todo, en Miriam, especialista en espionaje y buchoneo. 9


Por suerte, ellos consiguieron el Ăşltimo asiento, y a la gorda (como la llaman) la mandaron adelante, al lado de la maestra. Pero nunca se sabe. Miriam siempre se mete en todo y si esta vez los descubre, puede ser peligroso.

10


Capítulo 1

La Foca dormía en el asiento de adelante, con la boca abierta como una foca. Había quedado pegada contra la ventanilla porque Miriam, a su lado, roncaba despatarrada, ocupando los dos asientos. Si los chicos de séptimo A y B no hubieran gritado tanto, habrían escuchado el desafinado concierto de ronquidos que entre las dos hacían: la Foca un ruidito raro, como un silbido, interrumpido cada tanto por su tosecita molesta; Miriam, un rugido profundo, mezcla de hipopótamo resfriado y estornudo de elefante. Solo Martín reparó en ellas: —¡Che! ¡Paren! ¡Escuchen! –empezó a gritar. En ese micro era díficil que alguien escuchara. Ni a él, ni a Daniel o a Verónica, los coordinadores, que cada tanto tenían la sana intención de tranquilizarlos. Un pedido de silencio siempre traía como resultado un aumento del ruido. Pero Martín se esmeró, saltó, gritó, fue asiento por asiento... y lo logró. De golpe, hubo silencio, y los ronquidos sonaron claritos, horribles y amenazadores. 11


Y si los gritos no habían logrado despertar a la Foca, el silencio sí lo hizo. De pronto, se sentó en el asiento, y todavía medio dormida preguntó: —¿Ya llegamos...? Una catarata de gritos, risas y silbatinas anónimas fue la respuesta. La Foca miró por la ventanilla: ruta y más ruta. —¿Falta mucho? –le preguntó al chofer. —Tres horas, más o menos. Se pasó la mano por la cara, se arregló el pelo y, algo más despierta, se paró, dispuesta a poner un poco de orden. Lentamente empezó a caminar por el pasillo del micro. —Siéntese bien. Cierre esa ventanilla. Saque los pies del asiento. Levante esa campera. A medida que ella pasaba se iba haciendo silencio. Solo unas risitas, que por suerte ella no escuchaba, y un montón de muecas y monigotadas que le hacían por detrás, y que por suerte, ella no veía. —¡Ahí viene! –le dijo Fede a Fabián sacudiéndole el brazo– ¡Dale! ¡Metelo en el bolso! Pero Fabián, como siempre, tenía los auriculares puestos y no escuchó ni medio. Miró a Federico con cara de "qué querés", pero ya era tarde para explicaciones. Fede metió las manos abajo de la campera que estaba sobre el asiento y tironeó. A Virus, 12


el perro de Paula, no le gustó nada que lo despertaran tan violentamente, y gruñó. Justo en ese momento, la Foca estaba llegando al asiento de adelante, el de las chicas. —Gritan tanto que parecen perros –dijo. Paula se puso pálida. Seguro que lo escuchó, pensó. Virus volvió a gruñir. No quería saber nada de meter la cabeza adentro del bolso. —¡Grrr! ¡Grrr! ¡Grrr! –canturreó Fabián tratando de hacerle creer a la Foca que tarareaba la canción que escuchaba. —¡Sáquese ese aparato de las orejas, señor! ¿No se da cuenta de que grita como un animal? Eso no es música, son ladridos. Paula, aterrorizada, abrió la boca para decir algo y Graciela supo que estaba por confesar. La agarró del brazo y la tironeó al piso. —¡Callate! –le dijo en un susurro. —¿Qué hacen en el piso? –preguntó la Foca–. Siéntense bien, que si el micro frena se pueden golpear. —Se nos perdió una medallita... –mintió Graciela. —Sí, de oro –agregó Paula. —¿Pero ustedes no escucharon que no había que traer objetos de valor? –les recriminó la Foca. —Es que es un recuerdo... No me la saco nunca –dijo Graciela. 13


—¿La que te regaló tu abuela? –se metió Fede para hacer más creíble la mentira, y de paso, distraer a la Foca mientras Fabián seguía luchando con el perro. —Esa –dijo Graciela. —Esperá que te ayudo –dijo Fede tirándose también al piso. —¿Está segura de que la tenía cuando subió al micro? –preguntó la Foca. —Creo que sí... —A ver, déjeme ver –dijo. Y antes de que alguien pudiera detenerla, ella también estaba en cuatro patas en el pasillo–. ¡Qué chiquero! Junten los papeles, de paso. Paula, Graciela, Federico y la Foca amontonaban sus cabezas debajo del asiento. La Foca buscaba la medallita, pero los chicos buscaban la forma de sacársela de encima. Había sido una pésima excusa. De pronto Paula tocó algo húmedo. Sacó la mano con asco, pero inmediatamente se dio cuenta. Miró desesperada a Graciela: Virus se había soltado de las manos de Fabián y había pasado por abajo del asiento. Ahora movía la cola, feliz de encontrar a su dueña. Paula lo empujó hacía atrás y el perro, encantado con el juego, ladró. —¿La encontró? –preguntó la Foca. —No –dijo Fede para distraerla–. Puede haber rodado para allá.

14


La Foca giró hacia la otra fila de asientos. Paula aprovechó para volver a empujar a Virus. Fabián pudo agarrarlo de la cola y Virus volvió a ladrar. —¿La encontró? –volvió a preguntar la Foca. —Sí, sí –dijo Fabián. Era mejor terminar con esa historia de una vez. —Démela que yo la guardo, así no la vuelve a perder –dijo la Foca. Los chicos tragaron saliva. ¿Darle qué? —Dale, Paula –ordenó Fabián. Paula lo miró desconcertada. Ella no había encontrado ninguna medalla. —La medallita –insistió Fabián. Paula no reaccionaba–. La que tenés colgada, nena. La de Graciela, que se olvidó que te la había prestado y creyó que la había perdido –explicó Fabián remarcando bien las palabras. Ahí Paula se avivó. Se llevó la mano al cuello y se desenganchó su propia medallita. —¡Yo no sé dónde tienen la cabeza! –dijo la Foca, agarrando la medalla–. ¡Pero esta no es de oro, es de plata! —¿Oro? –dijo Graciela–. ¿Yo dije oro? ¡Ay! ¡Qué tonta! Me confundí. —Los que tengan cosas de valor... –empezó a decir la Foca, pero la interrumpió un empujón de Federico–. ¡Despacio, caramba!

15


Pero Fede no tenía tiempo para pasar despacio. Cuando Paula se sacó la medallita, Virus aprovechó y pasándole entre las piernas, empezó su propia recorrida por el micro por debajo de los asientos. Había que frenarlo antes de que lo viera alguien, antes de que lo viera la Foca y, sobre todo, antes de que llegara al asiento de Miriam. Por suerte, Virus era goloso y un caramelo logró detenerlo. Los chicos miraron a su alrededor: nadie lo había visto. Había que regresar a la Foca a su asiento y, también, distraer a los demás. Graciela tuvo una idea genial. Agarró a la Foca del brazo, superando la alergia que le causaba, y lo más cariñosamente que pudo, le dijo: —Seño... ¿Usted no sabe alguna canción para enseñarnos? Fabián se atragantó. —A ver, déjenme pensar... Sí, me acuerdo de una –la Foca tomó aire para empezar. —Desde acá no la van a escuchar –dijo Graciela–. Mejor que la cante adelante. —Tiene razón. Quédense sentados. La Foca volvió adelante y parándose junto al chofer, tomó aire y empezó: “Chofer, chofer, apague ese motor, que en esta cafetera nos morimos de calor.” 16


El espectáculo distrajo a todos los chicos. Nadie le prestó atención a Federico que empujaba al perro por debajo de los asientos. La Foca repetía una y otra vez el estribillo, palmeando y agitando los brazos para que todos cantaran. Era un espectáculo tan sorprendente que, de haber descubierto a Virus en ese momento, nadie le hubiera prestado atención.

17


Profile for Editorial Quipu

Caídos del Mapa III  

Nuestros cuatro amigos de Caídos del Mapa y Caídos del Mapa II, emprenden el tan ansiado viaje de egresados a La Falda. El viaje en micro, c...

Caídos del Mapa III  

Nuestros cuatro amigos de Caídos del Mapa y Caídos del Mapa II, emprenden el tan ansiado viaje de egresados a La Falda. El viaje en micro, c...

Advertisement