Page 25

Visitanos en: www.puentealtoaldia.cl & tweeter: @puentealto_pald

«La palabra es un don. El otro es un don» Cuaresma tiempo de conversión

Sábado 1 de Abril de 2017

25

Juan11, 1-45

Hermanos y hermanas les saludo en la paz y en el amor de Jesús y de María Virgen y Madre Inmaculada desde su concepción.

H

ermanos y hermanas les saludo en la paz y en el amor de Jesús y de María Virgen y madre Inmaculada desde su concepción. Celebramos el quinto domingo de cuaresma, y el día del libro infantil y el viernes 7 viviremos el viernes de dolores preparándonos para iniciar el domingo 9 la Semana Santa. Estamos en el último domingo de la cuaresma y dentro de poco celebraremos la Semana Santa; la actualización de la muerta de Jesús y el anuncio gozoso de su resurrección. Hoy reflexionamos sobre el relato de la resurrección de su amigo Lázaro, Jesucristo nos dice «Yo soy la resurrección y la vida» se nos presenta el Señor de Jesucristo sobre la muerte;

en cierto sentido, la resurrección de Lázaro es como un anticipo de la resurrección de Jesús. No cabe duda de que hablar de resurrección despierta en muchos una sonrisa irónica o un respetuoso silencio de incredulidad. Sin embargo, como no son las estadísticas los que deciden lo que es verdad, la solemne afirmación de Jesús: «Yo soy la Resurrección y la vida», y el hecho de que Lázaro volvió a la vida, tienen más peso que todos los porcentajes de incredulidad que podríamos encontrar en una encuesta. El hablar de la resurrección de los muertos estamos refiriéndonos a un punto central de la fe cristiana, pues indica que Jesucristo es Señor de todo, también de la muerte y señala que el final de nuestro camino no es la muerte sino la vida en plenitud, es

decir, el encuentro con Dios. Así, la resurrección de los muertos no es una simple creencia, sino algo que tiene impacto directo sobre mi vida, hoy día. Ciertamente cambia mi forma de vivir el hecho de saberme destinado a la nada de la muerte, o el hecho de saberme llamado a una plenitud de vida es la resurrección. Con la resurrección de Jesucristo que celebremos en la próximas fiestas pascuales y que el Evangelio de hoy anuncia con la declaración de Jesús «Yo soy la resurrección y la vida, algo le ha pasado a mi muerte futura: no es la muerte el final de mi camino, sino que mi fin es el encuentro definitivo con Dios, no le pertenezco a la muerte, sino al Señor de la vida; la muerte no me destruye, es sólo un paso para la

RETAZOS DE MI INFANCIA conducía un cochecito para distribuir el pan. La leche la entregaban en un gran jarro de aluminio porque a pocas cuadras existía un establo. Los hermanos mayores (Agustín nació muchos años después) hicimos la Primera Nací ceca de la iglesia delArcángel Comunión con tenida muy San Miguel, en los aledaños del formal. parque Subercaseux. Mi mamá nos engominaba Tengo el desdibujo de mis y nos llevaron donde Carreño, el pasos inaugurales porque mis fotógrafo más famosos de esos padres -Virginia e Enrique- se tiempos. mudaron muy pronto. Con Claudio usábamos Deambulamos por distintos pantalones cortos y un encintado barrios. en los brazos. Hoy evoco cuando con P a t r i c i a vestía mis hermanos Claudio y Patricia absolutamente de blanco y vivimos en San Diego. nos hacían posar con mucha Mi papá trabajaba en la solemnidad. fábrica de calzados Aicaguery En esos días trotaban Duhalde, donde está el mercado coches victoria por la calle persa de artesanías y antigüedades. Concha y Toro. Años después nos fuimos a Cuando alguien se subía al Puente Alto, a la población Maípo pasante trasero muchos gritaban con casas pareadas de dos pisos. «huac atrás», en una advertencia Todos los vecinos nos para que obligaran a bajarse del conocíamos y muchos ampliaron coche. las viviendas porque los patios Siempre observamos a un eran muy amplios. huasito que iba con su manta, Había carpinteros, sastre acompañado de su padre. y el padre de los Castro, que Fundado el 14 de Septiembre de 1962

Mi hermano Claudio precisa que el pequeño jinete se llamaba Hugo. En la plaza principal seguíamos los desfiles de los militares del regimiento Ferrocarrileros número 1. Desde ahí partía el tren hacia el Cajón del Maipo hasta a El Volcán. Estuve dos años en la Escuela Centralizada. Después todas las preparatorias y humanidades en la Escuela Domingo Matte Mesías, que dirigían los Hermanos de La Salle. Era la escuela cristiana.

vida. El creyente vive con la confianza de decir: «ya no soy tuyo, muerte: yo pertenezco a aquel que es la resurrección y la vida. De este modo la vida del creyente implica aprender a convivir con la propia muerte, sin ignorarla; además y sobre todo, cada uno está llamado a convivir desde ahora con la propia resurrección y la vida eterna Deseo a todos Uds. una semana plena del amor de Dios y de la santísima Virgen María. Con Cristo todo,sin Cristo nada, que viva María Inmaculada que viva por siempre en nuestros corazones. ¡Que viva Cristo rey! Que Dios uno y trino y María Virgen y Madre Inmaculada les bendigan Bendición para toda la familia.

Por Enrique Ramírez Capello eramirezcapello@gmail.com

Recuerdo con cariño a todos los profesores que me hicieron clases: Guillermo Pino en Tercer Año; el hermano Roberto, en Cuarto, quien nos diseñaba plantillas de cartón cuando llovía para mandarnos a nuestras casas. En Quinto el profesor Víctor Donoso, quien nos leía «Corazón», de Edmundo de Amicis. En sexto el hermano Víctor, quien con los años se convertiría en sacerdote. En Humanidades fue muy importante y memorable el hermano

Enrique, profesor de inglés y gran deportista.

Con un grupo muy amplio fuimos compañeros por un gran periodo

Puente Alto Al Día

Edición N° 3.567  
Edición N° 3.567