Page 1

ISSN 0188-9834

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CIUDAD JUÁREZ

REVISTA DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES

Las Ciencias Sociales y las Humanidades en el norte de México

VOL. 17 NÚMERO

33

ENERO-JUNIO 2008


UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CIUDAD JUÁREZ Nóesis, Revista de Ciencias Sociales y Humanidades del Instituto de Ciencias Sociales y Administración

Jorge M. Quintana Silveyra Rector David Ramírez Perea Secretario General Javier Sánchez Carlos Director del Instituto de Ciencias Sociales y Administración Servando Pineda Jaimes Director General de Difusión Cultural y Divulgación Científica Héctor Antonio Padilla Delgado Director General Direct Rosalía Herrera Olivas Asistente Mayola Renova González Subdirectora de Publicaciones

Comité Editorial:

Juan Luis Sariego Escuela Nacional de Antropología e Historia ENAH-Chihuahua Conaculta/Instituto Nacional de Antropología e Historia Chihuahua, Chihuahua, México Noemí Luján UAM-Xochimilco México, D.F.

María Vara Universidad Autónoma de Madrid Madrid, España

Tony Payán Universidad de Texas en El Paso Department of Political Science Estados Unidos Clara Eugenia Rojas Universidad Autónoma de Ciudad Juárez México Christine Carton Universidad Autónoma de Ciudad Juárez México Víctor Orozco Universidad Autónoma de Ciudad Juárez México Servando Pineda Jaimes Universidad Autónoma de Ciudad Juárez México Roberto Follari Universidad Nacional de Cuyo Argentina

José Manuel García Universidad Estatal de Nuevo México Estados Unidos Gustavo Gómez Quintana Diseño de portada Nóesis es una revista del Instituto de Ciencias Sociales y Administración de la UACJ, volumen 17, número 33, enero-junio 2008. Para correspondencia referente a la revista, comunicarse al teléfono: (656) 688-38-00 exts. 3658, 3853 y 3658; línea directa (656) 688-38-53, o bien escribir a los siguientes correos electrónicos: roherrer@uacj.mx y/o hpadilla@uacj.mx. Hecho en México /Printed in Mexico © UACJ Los manuscritos propuestos para publicación en esta revista deberán ser inéditos y no haber sido sometidos a consideración a otras revistas simultáneamente. Al enviar los manuscritos y ser aceptados para su publicación, los autores aceptan que todos los derechos se transfieren a Nóesis, quien se reserva los de reproducción y distribución, ya sean fotográficos, en micropelícula, electrónicos o cualquier otro medio, y no podrán ser utilizados sin permiso por escrito de Nóesis. Véase además normas para autores. Revista indexada en LATINDEX,, CLASE Y REDALYC.

Nóesis: Revista de Ciencias Sociales y Humanidades/Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Instituto de Ciencias Sociales y Administración. núm. 1,, vol. 1 (noviembre, 1988). Ciudad Juárez, Chih.: UACJ, 1988. Semestral Descripción basada en: núm. 19, vol. 9 (julio/diciembre, 1997) Publicada anteriormente como: Revista de la Dirección General de Investigación y Posgrado. ISSN: 0188-9834

1. Ciencias Sociales—Publicaciones periódicas 2. Ciencias Sociales—México—Publicaciones periódicas 3. Humanidades—Publicaciones periódicas 4. Humanidades——México—Publicaciones periódicas H8.S6. N64 1997 300.05. N64 1997

Permisos para otros usos: el propietario de los derechos no permite utilizar copias para distribución en general, promociones, la creación de nuevos trabajos o reventa. Para estos propósitos, dirigirse a Nóesis.


NÓESIS. Este término es griego y se vincula con otro muy empleado en la filosofía clásica: nous (razón, intelecto). La elección de este título se deriva de algunas consideraciones acerca de la teoría del conocimiento que se desprenden del conocido símil de la caverna (República, VII). El hombre, que ha podido contemplar el mundo de los arquetipos, esto es, que ha logrado penetrar las esencias, no puede ya contentarse con la proyección deformada del conocimiento sensible. La luz que lo iluminó es la filosofía, que Platón conceptualiza todavía en el sentido pitagórico de ancla de salvación espiritual. Al ser iluminado por ésta, el hombre siente la necesidad de comunicar a ex compañeros de esclavitud la verdad que ha encontrado, aun cuando estos últimos puedan mofarse de él, como lo había hecho la mujer tracia con Tales. La misma alegoría recuerda los descensos al Hades del orfismo y del pensamiento religioso pitagórico. En el conocimiento, así caracterizado, Platón encuentra diversos grados. El primero es dado por la experiencia, que es de suyo irracional, porque se fundamenta en una repetición mecánica de actos. Ésta se racionaliza en el arte (techne), es decir, en la habilidad adquirida, en las reglas metodológicas, puesto que en dicha actividad se investigan los datos de la experiencia. Entre las distintas artes sobresale la filosofía, porque no examina los fenómenos aisladamente, sino que los ve en su conjunto. Platón llama a esta visión totalizadora “dialéctica”, y dice que ella se alcanza a través del ejercicio de la razón (nóesis). Por medio de este ejercicio alcanzaremos pues el conocimiento que, para ser válido, debe ser verdadero y tan real como su objeto. Estas consideraciones sintetizan el propósito y el objetivo de esta revista: presentar trabajos que reflejen, manifiesten, denuncien, los diferentes aspectos de nuestra realidad y hacerlo a través del “ejercicio de la razón”, es decir, de la NÓESIS. Dr. Federico Ferro Gay ( )

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

EL SIGNIFICADO DE NÓESIS

3


Contenido

6 8 13

13 47 63 85 117 141 155 173 181

Abstracts Presentación Sección monográfica (Coordinador Dr. Juan Luis Sariego) Espacio, territorio y territorialidad simbólica. Casos y problemática de la arqueología en el norte de México Francisco Mendiola Galván Las Ciencias Sociales en el noreste de México. Un análisis desde dentro Efrén Sandoval Hernández En la búsqueda de una antropología del norte de México. La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz Juan Luis Sariego Sección varia Control social en la sociedad red Miguel Héctor Fernández Carrión Impacto de las sequías en el Río Conchos y sus repercusiones en el manejo internacional del agua entre México y Estados Unidos Luis E. Cervera Gómez Datos generales de la masonería y cambio religioso en Xochiapulco, Puebla, México. (Una visión desde la historia cultural) David A. López Vibaldo Grupos económicos y crecimiento urbano: las dos realidades de las ciudades en el suroeste estadounidense Francisco J. Llera, Alfredo Granados, Ma. de los Ángeles López, Lidia Nesbitt, Gabriela Velazco, Abril Pérez, Lorena Pérez, Aydee Quintana, Hugo Rojas, Mariana Loera y Daniel Fierro Sección libros, entrevistas y otras narrativas Dramaturgia de Hermosillo Susana Báez Masculinidad(es) en la historia de Don Daniel Sergio Pacheco González


Abstracts Space, Territory and Symbolic Territoriality. Cases and Problematic of the Archaeology in the North of Mexico. In this work are analyzed the concepts of space, territory and symbolic territoriality. In turn, it is being indicated the need to integrate them to the archaeological research, not only as an act of respect towards the indigenous people, but also as a way of obtaining elements for the defense of their own territories. To demonstrate that the symbolic territoriality has been ignored, even forced, there are approached in this article some cases that have been presented to the interior of the archaeological research in the North of Mexico. Derivative of this, there are proposed some strategies that will help to the archaeology to have an ampler consciousness of what are those territories. Key words: Space, territory, arqueolgy. Francisco Mendiola Galván

13

The Social Sciences in the Northeast of Mexico. An Analisis from Within. I write this article as a member of the academic community of the northeast of Mexico, more specifically, of the state of Nuevo León. According to this context, I depart form my personal experience and that of other colleagues in order to show what I consider a process of change of reality of the social sciences in the region. In this work, I use my own personal experience to illustrate the situation and main problems faced by the education institutions and the social sciences during the ninety’s, mainly. Also, I use it to demonstrate that such situation has changed with the arrival of more researchers and the opening of more spaces for social science research. Key words: Education institutions, social sciences, research. Efrén Sandoval Hernández

Nóesis

47

6

63

The Experience of the Carl Lumholtz Conferences. The present article deals with the Carl Luhmoltz Conferences, which focused on the anthropology and development of the social sciences and the anthropology of Mexico, particularly in the northern part of the country. Key words: Anthropology, social sciences, northern Mexico. Juan Luis Sariego Rodríguez


85

The Social Control in the Net Society. The social control in the net society, is old as the human history and has always existed. What has been changed is their ideological and applied conditions. Starting from the last part of the XX century, where the information and comunication revolution took place in the society. Subtle changes in the net has been shown worldwide; due to those peculiarities that the informationalism (Castells) confers to the red society in the Cyberspace. This control is unilaterally exercise by the superpower of the United States with the technical control and manipulation in the contents presented in the red and, in consequence, in the society. Key words: social control, society net, fear, globalization Miguel-Héctor Fernández-Carrión Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America. This paper is aimed to analyze drought conditions using PDSI values and hydrological data for the Rio Conchos Watershed during two decadal periods: 1950´s and 1990s. Related to drought and from the International Water Treated signed in 1944 two key words are analyzed: extreme drought conditions and five years cycle -pre-established as a maximum time with these extreme drought conditions. Key words: Rio Conchos Watershed, drought and International Water Treaty of 1944. Luis E. Cervera Gómez General Performances of the Masonry and Religious Change in Xochiapulco, Puebla; Mexico (a Vision from Cultural History). This document explain in few words the research work make in the past years 2003, 2004 y 2005 to obtain the Anthropology grade for the Benemerita Universidad Autonoma de Puebla, with the finality to show one event of religious change in native community in the mountain range of Puebla, Mexico in Xochiapulco one continual historic events together the Masonry and the nationalism, play a crucial role for the conformation of the current identity of the community. Key words: Masonry, Xochiapualco, religious change, cultural history, Puebla. David Alejandro López Vibaldo

141

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

117

7


Presentación

Nóesis

L

8

as Ciencias Sociales y las Humanidades en el norte de México. La diversidad de situaciones que tiene lugar en las sociedades contemporáneas exige a los académicos e investigadores universitarios vincular su ejercicio profesional con dos propósitos fundamentales: uno, generar conocimiento que contribuya a la solución de problemas locales y regionales, y dos, conseguir una mejor formación de científicos sociales y humanistas. Los alcances de uno y otro propósito conducen a plantear la necesidad de dar seguimiento a un proyecto, el cual haga un balance sobre la situación y el desarrollo actual de las ciencias sociales y humanidades en la actualidad. De este modo, el balance habrá de considerar distintos cauces. Por ejemplo, un primer cauce consistiría en estudiar los diferentes aspectos concordes con las trayectorias de los seres humanos o las sociedades humanas según dictan los informes y conocimientos relacionados con ciencias como la historia, el arte, la filosofía, la psicología, la sociología, la economía, etcétera. Un segundo camino sugeriría revisar en qué medida se ha logrado institucionalizar a las ciencias sociales y las humanidades en el ámbito académico. Es decir, esta opción propondría realizar un recuento general que destaque los enfoques teórico-metodológicos en los que se sustentan el quehacer científico, social y humanístico en determinada región. Una tercera ruta plantearía inspeccionar el ejercicio profesional de los arqueólogos, los antropólogos, los sociólogos, etcétera, donde conceptos como espacio, territorio, comunidad o contexto, se constituyan como la esencia del conocimiento científico. Esto es, la idea de dirigir nuestra mirada hacia uno u otro rumbo habría de permitir adentrarnos en una aventura epistemológica-empírica que nos auxilie para conocer en qué forma y bajo qué directrices una u otra región —localizada en México, Estados Unidos o cualquier otro espacio geopolítico— se ha convertido en la actualidad en un objeto relevante de estudio social y humanístico. En este caso, la oportunidad de emprender esta aventura —posi-


Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

cionados en el norte de México— nos ha conducido a reunir en este fascículo un número selecto de artículos cuyo contenido revela algunas preocupaciones que abrevian atinadamente las circunstancias que guardan uno u otro de los cauces referidos. En particular, la sección monográfica de este número recoge tres artículos, los cuales ponen al descubierto lo difícil y complejo que puede resultar desafiar los riesgos, prácticas o estilos peligrosos que se manifiestan —desde muy diversos ángulos en las ciencias sociales y humanas— en el intento de buscar aproximarnos a una realidad compacta, no estandarizada ni definitiva, cuya parcelación académica-científica del saber no es necesariamente compartida. En este marco, Francisco Mendiola Galván, profesor de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), presenta un recuento de los conceptos de espacio, territorio y territorialidad simbólica en la arqueología en el caso del norte de México, destacando la necesidad de analizar las circunstancias de los pueblos indios de esta región, dada su preocupación por proponer y poner en marcha las distintas estrategias que contribuyan a defender el significado y el simbolismo que representa cada comunidad y territorio. En cambio, Efrén Sandoval Hernández, profesor de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), en su artículo Las Ciencias Sociales en el noreste de México. Un análisis desde dentro estudia, a partir de hacer una remembranza sobre los procesos formativos ocurridos en materia de investigación social en la región de la zona metropolitana de Monterrey, lo que él considera el proceso de cambio ocurrido en la realidad de las ciencias sociales en el caso neoleonés. Finalmente, Juan Luis Sariego, también profesor de la ENAH, Unidad Chihuahua, comparte con los lectores de este número el significado que la experiencia de la celebración del Coloquio Carl Lumholtz de Antropología e Historia representa en el marco de las ciencias sociales para los estados anclados en el norte de México. Ante este panorama, cabe afirmar que las preocupaciones de los estudiosos de las ciencias sociales y las humanidades van más allá de una frontera geopolítica o una historia única establecida. Por ello, no sorprende que el marco de la globalización en esta nueva era tecno-

9


Nóesis

10

lógica haya venido a imponer nuevos esquemas. Prueba de ello se muestra en el contenido de los artículos compilados que conforman la Sección Varia. En estos apuntes, un primer artículo propuesto por Miguel Héctor Fernández Carrión, profesor del Instituto de Estudios Históricos y Económicos (IEHE) de España, revisa, con base en los conceptos de “informacionalismo” a la cibersociedad o la “sociedad red” de Castells, los formatos bajo los cuales Estados Unidos ejerce un control social utilizando y manipulando a su favor los contenidos presentes en la red de la informática. Un siguiente artículo asociado con las fronteras, cuyo autor es Luis E. Cervera Gómez, investigador del Colegio de la Frontera Norte (COLEF) sede Ciudad Juárez, sitúa al Río Conchos como el protagonista principal de su análisis. Cervera utiliza el índice de sequía de Palmer para ilustrar que el impacto del cauce de este río en las condiciones de sequía extrema repercute en el manejo que se haga del Tratado Internacional de Aguas entre México y Estados Unidos. Los resultados obtenidos son sorprendentes. Luego, atendiendo una perspectiva de la historia cultural, David Alejandro López Vibaldo, profesor de la Universidad Iberoamericana campus México, nos expone las repercusiones que la masonería y el nacionalismo han provocado en el cambio religioso sufrido recientemente en la identidad de la comunidad indígena de Xochiapulco, Puebla. Cierra esta sección el artículo de tipo colectivo, firmado por Francisco Javier Llera Pacheco, Alfredo Granados Olivas, María de los Ángeles López Nórez, Lidia Nesbitt, Gabriela Velazco, Abril Pérez Cardona (profesores de la UACJ) y Aydee Quintana Duarte, Lorena Pérez Zamora, Hugo Rojas, Mariana Loera Espinoza y Daniel Fierro Lara (estudiantes de la UACJ), cuyo contenido enfatiza los procesos de desarrollo económico y crecimiento urbano experimentados por dos ciudades del suroeste estadounidense: Tucson y Phoenix, Arizona, con propósitos de comparación. Finalmente, ha correspondido a Susana Baez (profesora de la UACJ) y a Sergio Pacheco González (estudiante del Programa de Doctorado de Investigación en Ciencias Sociales del ICSA de la UACJ) compartirnos cada uno un texto para la Sección Libros, entrevistas y


otras narrativas. Esta sección, la cual concluye este fascículo, recoge las reflexiones de Baez respecto al contenido de la Dramaturgia de Hermosillo de Enrique Mijares (coord. y pról.). Y, por lo que corresponde al Mtro. Pacheco, él nos presenta un resumen y un análisis sucinto de la historia de Don Daniel, un inmigrante con 74 años de edad, procedente de un entorno rural, cuya trayectoria de vida no ha estado exenta de enfrentar situaciones personales y familiares marcadas por el dolor y la esperanza. En breve, ilustra la confluencia de diversos ejes que dan cabida a las representaciones de la(s) masculinidad(es). De este modo, no resta más que invitar a nuestros lectores a continuar con esta aventura cognitiva de forma que su panorama sobre el curso de los acontecimientos y la historia contemporánea permita ampliar el horizonte del entendimiento individual, social y humano.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Myrna Limas Hernández UACJ

11


En este trabajo se analizan los conceptos de espacio, territorio y territorialidad simbólica. A su vez, se señala la necesidad de integrarlos a la investigación arqueológica, no sólo como un acto de respeto hacia los pueblos indios, sino también, como una manera de obtener elementos para la defensa de sus propios territorios. Para demostrar que se ha ignorado, incluso violentado la territorialidad simbólica, se abordan en este artículo algunos casos que se han presentado al interior de la investigación arqueológica en el norte de México. Derivado de esto, se proponen algunas estrategias que ayudarán a la arqueología a tener una mayor conciencia de lo que son estos territorios.

Espacio, territorio, arqueología

Palabras clave:


Sección Monográfica

Espacio, territorio y territorialidad simbólica. Casos y problemática de la arqueología en el norte de México Francisco Mendiola Galván1 In this work are analyzed the concepts of space, territory and symbolic territoriality. In turn, it is being indicated the need to integrate them to the archaeological research, not only as an act of respect towards the indigenous people, but also, as a way of obtaining elements for the defense of their own territories. To demonstrate that the symbolic territoriality has been ignored, even forced, there are approached in this article some cases that have been presented to the interior of the archaeological research in the north of Mexico. Derivative of this, there are proposed some strategies that will help to the archaeology to have an ampler consciousness of what are those territories.

Space, territory, archaeology

Arqueólogo y maestro en Antropología Social. Investigador de tiempo completo de la Escuela Nacional de Antropología e Historia en Chihuahua. Nacionalidad: mexicana. Correo: fcomendiola@prodigy.net.mx 1

Fecha de recepción: 22 de enero de 2008 Fecha de aceptación: 1 de mayo de 2008


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

Nóesis

14

Introducción

E

l propósito de este trabajo es presentar algunas reflexiones sobre la interrelación entre espacio, territorio y territorialidad simbólica y la investigación arqueológica en México, particularmente a partir de la que se ha desarrollado en la parte norte de este país. Para tal efecto se citan algunos ejemplos que fueron tomados de los estados de Sonora, Sinaloa y Chihuahua, esto con la idea de resaltar la ignorancia supina de su arqueología en torno a lo que es el territorio simbólico. Por un lado, se subraya la necesidad de repensar la relación entre las sociedades indígenas contemporáneas y los contextos arqueológicos, es decir, reflexionar sobre el ámbito de las vinculaciones entre los grupos indígenas, sus territorios y la cultura material depositada arqueológicamente en ellos; por el otro, se busca el acercamiento a la arqueología sobre la base del respeto de la territorialidad simbólica. Con la claridad de que esto no sólo es para relacionar el presente indígena con su pasado, la interrelación entre éstos podría llegar a evidenciarse por medio de la investigación de la cultura material arqueológica, reforzada, en muchos casos, por las fuentes etnohistóricas, como son los códices y las crónicas de conquista y evangelización. Con ello se presenta la real posibilidad de considerar que las cosmovisiones, percepciones simbólicas y prácticas existentes en los espacios y territorios que las sociedades vivas ocupan, ayudarían a la comprensión global del fenómeno arqueológico y también del etnográfico, ambos en cada uno de sus contextos culturales y naturales; pero lo más importante es hacer patente la necesidad de que la investigación arqueológica —como es el caso de la mexicana— debería de adquirir un mayor compromiso en relación con los derechos indígenas en términos de la defensa de los territorios de los pueblos indios. Es bien sabido para la historia de la antropología mexicana que los trabajos de Manuel Gamio, Alfonso Caso y Carlos Navarrete en la primera y segunda mitad del siglo XX, muestran una interrelación, incluso simbiosis, entre la cultura indígena moderna y la arqueología. Sus trabajos ofrecen ejemplos maravillosos que desafortunadamente


2

Al enfrentarse a la cultura india, Manuel Gamio experimentó una exigencia por partida doble y contradictoria: por una parte, se debe conservar lo original y propio del aborigen, por la otra, inevitable y necesario es acercarlo a nosotros en aras de que progrese precisamente haciéndolo que deje ese dañino alejamiento (Villoro, 1979: 199). Es con Gamio que se inicia la Escuela Mexicana de la Arqueología. Al interior de ella se gestaron las políticas para la conservación patrimonial en relación con los grupos indígenas y con ello se buscó fomentar el sentimiento de hermandad latinoamericana. Uno de sus seguidores fue Alfonso Caso, principal promotor, hasta la década de 1950, quien, de una manera muy particular de hacer percibir la antigüedad, generó un impactó en el sistema educativo a través de sus investigaciones arqueológicas, siendo verdaderas apologías al pasado indígena que construyeron y consolidaron la nacionalidad mexicana. Dicha escuela, además de sus contribuciones a la arqueología en el ámbito de la investigación y la enseñanza, promovió el respeto al indígena del pasado y del presente (cfr. Litvak, 1986: 147-149). De Carlos Navarrete mucho se puede decir: Bolfy Cottom lo ubica como un verdadero humanista que ha sabido conjugar la arqueología con la etnología, la historia y la sociología (2002: 42), personalidad que resume la máxima lección de que “la arqueología no tiene sentido si no es en relación con su compromiso con el presente. El compromiso iniciaba como un compromiso político [...] y que era permanentemente expresado no solamente en clase sino en todo tipo de actos académicos y públicos —con las consabidas protestas de algunos que lo denunciaban de intentar ‘politizar la arqueología”— (Gándara, 2002: 22). La posición de Navarrete contrasta y se opone a la de Alfonso Caso, para esto basta revisar sus consejos ““A un joven arqueólogo mexicano” (1974) en los que es posible percatarse de que este sabio mexicano consideraba incongruente y “acientífico” mezclar arqueología con política. No obstante, es

Francisco Mendiola Galván

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

la arqueología mexicana de los últimos tiempos no ha comprendido del todo en el sentido etnoarqueológico, sociocultural y etnográfico con el presente de los grupos indígenas y mucho menos los ha utilizado para reivindicar y defender sus derechos territoriales.2 La actitud congruente de defensa y revalorización de las culturas indígenas de estos estudiosos, se contrapone en lo general al quehacer arqueológico actual, ese que ha buscado legitimar el discurso del poder y, por ende, al poder mismo. En ese sentido, Miguel Bartolomé afirma: “El grupo social portador del aparato político de la sociedad ha incrementado su poder ideológico tratando de hacer suyos todos los símbolos que contribuyan a su legitimación histórica. El pasado prehispánico es incluido como parte de ese proceso de apropiación

15


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

simbólica orientado hacia la reificación del Estado” (1997: 72).3 Las posiciones ambiguas o de ignorancia por parte de la arqueología mexicana en cuanto a la presencia indígena en los espacios en los que ella trabaja, se traducen en una indiferencia de la otredad presente como proyección del pasado: “si el indio muerto no importa menos el que ahora vive”. Julio César Olivé Negrete considera que las colectividades que conforman el pueblo indígena son descendientes de las poblaciones que habitaron los distintos espacios de lo que ahora es México antes de la Conquista, así resulta “…evidente la relación especial, de orden espiritual, ideológico, que vincula a los sitios arqueológicos con dichas comunidades” (2004: 808 [1998]). La displicencia de la arqueología en ese sentido hacia los grupos indígenas actuales no es circunstancial, es uno de los tantos síntomas del positivismo que la caracteriza: la materialidad del dato es lo que cuenta, lo demás

Nóesis

3

16

muy importante que Caso llegara a afirmar en sus cursos sobre indigenismo que las viejas culturas indígenas sirven “…para explicar modalidades todavía vivientes en las comunidades indígenas actuales” (Caso, 1989: 141 [1956]). Es evidente que, a partir de la escuela de reconstrucción monumental en la década de 1930, la separación entre la arqueología y las culturas indígenas vivas, se recrudece —paradójicamente— con las posturas positivistas de Alfonso Caso, las cuales marcan una brecha entre arqueología y política. No obstante, para un análisis y evaluación del divorcio entre las culturas indígenas y el quehacer arqueológico contemporáneo, es necesario revisar las tendencias y escuelas de la arqueología mexicana del siglo XX (reconstrucción monumental, marxista, ecología cultural y tecnicista) y constatar que en ellas prevalece la indiferencia hacia lo indígena. La arqueología mexicana, sobre todo la que en Mesoamérica se practica, sigue aún cumpliendo un papel de reproductora ideológica. En el pasado reciente esta disciplina fue uno de los principales alimentos ideológicos del nacionalismo; ahora, lo es más como agente del desarrollo económico, en particular como detonante importante del turismo. Uno de tantos síntomas de este tiempo de vientos neoliberales, son las propuestas de reforma del sexenio foxista por parte del sector educativo gubernamental, las cuales han buscado erradicar la enseñanza de la historia del México prehispánico en los planes de estudio de la escuela secundaria. Cuauhtémoc Velasco señala en torno a estas intenciones que la historia prehispánica ha tenido un papel muy importante en la construcción de identidad y en el mismo discurso mexicanista; además, y por otra parte, el integracionismo buscó que las culturas indígenas vivas desaparecieran en aras de un nacionalismo ram-


…muy difícilmente podrá establecerse un vínculo directo entre las comunidades prehispánicas y las sociedades indígenas actuales, dados los procesos de poblamiento, migraciones, redistribución, aculturación, genocidio y demás factores que provocaron grandes cambios en la demografía y en la localización de las poblaciones indígenas. Sin embargo, no puede descartarse que en algunas regiones del país la población indígena actual efectivamente descienda de los grupos que construyeron los monumentos, ya que la etnohistoria nos da instrumentos para ubicar en lo general dichos pueblos, pero no para identificar una relación directa con los monumentos de la región, salvo los códices (op. cit.: 808).

Francisco Mendiola Galván

apesta.4 Tal condición de indiferencia, incluso de rechazo por parte de la arqueología mexicana, se debe en parte a posiciones como la de Olivé Negrete:

4

plón. Ahora, las pretendidas reformas impactarían negativamente tanto en la base de la nacionalidad como en la formación de identidad de las nuevas generaciones (2004: 36). A todas luces es clara la intención de eliminar de raíz todo resquicio indígena pasado y presente con la idea de que el desarrollo fluya sin estorbos socioculturales emanados de los pueblos indios, así también se consideran las disciplinas que los estudian y fomentan (historia, antropología y arqueología). Navarrete señala: “...nos estamos volviendo cada día más arqueólogos y menos antropólogos, y cada día más doctores y menos arqueólogos. Por eso ignoramos nuestro alrededor. No existen los hombres, han desaparecido los hombres vivos [...] Los arqueólogos de ahora ya no arribamos más a tierras de indios (Buscá la carroña donde los niños y los chuchos arrancaban carne morada, buscá en la sarna de toda la comunidad, buscá entre las cobijas el olor a chivo mojado, buscá en el sudor pegado al sombrero y éste al mecapal y éste al cacaxte y éste a la espalda y ésta casi hasta el suelo durante siglos. Ya no excavés tanto, escarvá un poquito entre la mugre y la caca. Sentí los piesotes y el solo callo. Comete tu sanguchito frente a la disentería y seguí tan tranquilo...)” (1978: 150-151).

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Idea, que si bien resulta cierta para la interpretación teórica, técnica y práctica de la arqueología, es contraria, a la idea que se desarrolla en este trabajo en el ámbito del territorio simbólico (al que Olivé Negrete llama “lo ideológico” o del “orden espiritual”). Por otra parte, debo señalar que si bien es cierto que en algunos espacios en los que la arqueología investiga ya no existen grupos indígenas vivos, estos sitios arqueológicos no les han dejado de pertenecer; así tampoco

17


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

se debe asumir que por el solo hecho de estudiarlos nos convirtamos en poseedores de su conocimiento y aún menos de sus territorios. Nunca nos han pertenecido y nunca nos pertenecerán sobre todo si se es congruente con lo que es el territorio simbólico, algo que la arqueología mexicana no ha considerado de manera responsable, de allí su irrespetuosa relación con la materialidad cultural del pasado en relación con los espacios y sitios que investiga. La tradición arqueológica nos envuelve y articula en la inercia de la investigación.5 Dicha tradición, en gran medida, alimenta la idea anacrónica del “pasado glorioso de México”, sobada proyección nacionalista, útil a la verborrea demagógica y oficialista de los gobernantes de extracción priísta y no priísta, del pasado inmediato y del presente mismo, quienes han emitido elementos discursivos que hacen referencia a una identidad monolítica en la que, para los fines del proyecto de nación, los indígenas no están; ese es el México profundo que plantea Guillermo Bonfil (1990), conformado y representado históricamente por los indígenas que no se ven, negados por los planes y acciones del neoliberalismo. Así, frente a un emisor imaginario —arqueólogo tradicional por cierto—, se escucha el rechazo irónico de la anterior idea: “estás equivocado, la arqueología es una ciencia pura, objetiva, que cuantifica y mide los datos que sistemáticamente obtiene; la arqueología no es política porque entonces dejaría de ser arqueología y entonces no podría reconstruirse el pasado social ni investigar, conservar y difundir el patrimonio cultural, actos que deben ser asépticos por el bien del desarrollo nacional, y a propósito de asepsia, los indios ya no son dueños de nada, porque además de que estorban a este desarrollo, ellos ya tuvieron su tiempo, sus ancestros nos legaron sus ruinas, sus centros ceremoniales, sus cuevas, sus tepalcates, sus pinturas rupestres y sus propios muertos en tumbas con ofrendas, las cuales, entre más ricas sean, más será mi fama como arqueólogo, ¿lo

Nóesis

5

18

La tradición arqueológica se define como “aquél legado cultural específico de conocimientos, enfoques y modos cognoscitivos, lo mismo que de actitudes, valores, intereses y formas de conducta repetidos e interactuados por grupos o cuasigrupos de arqueólogos de ese modo identificados” (Vázquez, 1996: 9).


6

Idea imaginada y sarcástica de corte porfirista que no se aparta un ápice de la realidad. Con ella me atrevo a preguntar: “¿Por qué la arqueología en México ha despreciado al indio cuando que éste es el heredero directo de todo lo que es prehispánico? Pregunta hasta cierto punto mal formulada porque nadie puede ser heredero de lo que todavía está vigente, es decir, se ignoran en cierta medida las continuidades (revitalizadas o transformadas) que se expresan ahora en prácticas y concepciones que se originaron al interior de las sociedades pretéritas: cosmovisiones, identidades, mitologías, tradiciones orales, prácticas laborales, religiosas, curativas, creencias y costumbres en general de los indios del pasado en los indios del presente” (Mendiola, 2005: 10). Lo que pretendo expresar con esta idea es que fuera del discurso trillado de que los indígenas son los herederos directos de las culturas prehispánicas y de su misma materialidad, la fractura inherente que existe entre su pasado y su presente, enmascara la realidad de la continuidad de sus representaciones, prácticas culturales, conocimientos, sitios arqueológicos y territorios, los cuales, está por demás decirlo, les han pertenecido siempre, por lo tanto, la figura jurídica occidental que se conoce y maneja como “herencia” se redimensiona al ser ellos los verdaderos poseedores de la materialidad proveniente del pasado, de su pasado. Pero la realidad cruda de la ideología oficial que se impone, en palabras de Miguel Bartolomé es que “… el pasado no pertenece a sus herederos nativos sino a una abstracta nación mexicana, incluyente en el nivel simbólico pero excluyente en lo social. Así los pueblos indios, anteriores al Estado, aparecen como exteriores al mismo” (1997: 72).

Francisco Mendiola Galván

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

demás?, lo demás no importa...”.6 Las reflexiones del presente ensayo tienen en parte su origen en las afirmaciones que Alicia Barabas hace de la arqueología en relación con el “…modelo conceptual sobre la representación del espacio a través de la etnografía, y no desde la especulación arqueológica o desde la exclusiva abstracción teórica” (2003: 17), idea que se complementa por los límites de los territorios habitados que guardan una condición de apropiados “…tal como lo dejan ver los códices, mapas, lienzos y títulos, así como también los mitos y los rituales en muchos de los pueblos indígenas del presente” (Ibíd.: 22). La discusión entonces gira en torno a la exclusión que hace la arqueología del territorio y la territorialidad simbólica en el ámbito del discurso académico y de su misma práctica profesional, situación que a todas luces resulta paradójica frente a un buen número de casos en los que la arqueología nacional descubre evidencias materiales y lo

19


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

que las fuentes documentales etnohistóricas ofrecen en términos de información, esa que corrobora el dato arqueológico, simbiosis que finalmente se enriquece con la etnología.7 Es posible que esta reflexión pudiera desembocar no sólo en el campo de los complejos problemas epistemológicos que mantienen constantemente a la arqueología al borde del precipicio de la conjetura y la especulación, sino también, en el de su ignorancia manifiesta que se traduce en una falta de respeto hacia los grupos indígenas del presente, esto en términos de la relación con sus territorios, aspectos que, en su conjunto, remiten de nuevo y esencialmente a cuestiones diacrónicas y sincrónicas de lo epistemológico, ontológico y ético: ¿cómo hemos sabido de la realidad?, ¿cómo sabemos de la realidad?, ¿cómo es la realidad?, y ¿cómo nos relacionamos con esa realidad (indígena) pasada y presente? La búsqueda de las respuestas rebasaría con mucho el espacio de este ensayo, es por eso que sólo se aborda, en lo general y en lo particular, la problemática arriba esbozada. El ensayo se estructuró bajo cuatro apartados; en el primero, se revisa el uso del concepto de espacio en arqueología; en el segundo, se analizan, en lo general, los conceptos y términos de espacio, territorio, territorialidad simbólica y derechos territoriales indígenas por parte de la etnología, citando para ello algunos ejemplos en los que la antropología y la arqueología de algunos países del Continente

Nóesis

7

20

Tuve la oportunidad de conocer en el año de 1984 un códice poshispánico en la Mixteca Alta, específicamente en la población de San Pedro Yucunama, localizada arriba del pueblo de Teposcolula en el estado de Oaxaca (véase figura 1). Guardado con todo cuidado por las autoridades municipales y de la misma sindicatura, dicho documento es reconocido como título de propiedad por los indígenas mixtecos. En él se observan los glifos del toponímico del Cerro del Amole (Yucunama), los de las tierras de labor y los de los señores principales (caciques). Es un códice de piel de venado del siglo XVI que Alfonso Caso registró en su magna obra: Reyes y reinos de la Mixteca (1979: 8 y 348); sin embargo, este autor no muestra el dibujo o fotografía de este valioso material etnohistórico. La información que dicho códice contiene se puede constatar arqueológicamente, por lo menos a través de algunos de los materiales y elementos como la cerámica, lítica y alineamientos de piedra del Cerro del Amole, toponímico y emblema del lugar que es la referencia más importante de ese territorio simbólico.


Fig. 1. Códice de Yucunama, Mixteca Alta, Oaxaca. Es un documento del siglo XVI que la comunidad de San Pedro Yucunama utiliza como título de propiedad (Foto: F. Mendiola, 1984). 8

A reserva de indagar para el futuro más casos que presenten vínculos específicos sobre la defensa de los territorios y derechos indígenas en los que esté interviniendo la arqueología en México, en este ensayo se citan para el norte de este país (tercer apartado) los casos de Mogotavo o Mogotabo (Barrancas del Cobre, municipio de Urique, Sierra Tarahumara, Chihuahua) relacionado con indígenas tarahumaras-rarámuri, así también el de los indígenas pimas en la sierra de Sonora; ambos innegablemente no sólo reivindican la pertenencia al espacio en el que se encuentran los sitios arqueológicos y al territorio (simbólico o no), sino que de igual manera ofrecen elementos que se utilizan o podrían utilizarse para la defensa de los derechos territoriales indígenas.

Francisco Mendiola Galván

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Americano han apoyado a ciertos grupos étnicos indígenas en sus derechos identitarios y territoriales;8 el tercero, señala los desaciertos de la arqueología en cuanto a la profanación de espacios, territorios y sitios sagrados de grupos indígenas actuales, utilizando para ello tres ejemplos del norte de México y que fueron desprendidos de la actuación arqueológica desarrollada en los estados arriba mencionados; el cuarto y último, presenta una propuesta general en torno a lo que la arqueología tendría que retomar para sus estudios en territorios indígenas, aun cuando en sus espacios no existan culturas indígenas vivas.

21


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

Nóesis

22

El concepto de espacio y su uso en la investigación arqueológica

L

a investigación arqueológica considera tradicionalmente tres dimensiones: espacio, tiempo y cultura. Interesa aquí abundar en la primera dimensión. Según Jaime Litvak, el espacio es algo muy claro para la investigación arqueológica, ya que la localización de los objetos no presenta, en teoría, dificultad alguna. Sin embargo, la situación se hace mayormente compleja cuando se cruza la variable de la distribución geográfica de los sitios con materiales parecidos frente a otros que son diferentes, cuestión que permite definir una región [arqueológica] como distinta a otras. Esto en particular le interesa al investigador porque estas diferencias pueden implicar la consideración de causas de dominación política y económica, comercio, identidad religiosa, presencia de un grupo étnico, aspectos que en su conjunto y en combinación con otros rasgos, coadyuvan a la reconstrucción de una cultura arqueológica. En esta reconstrucción no se dejan de lado el análisis y explicación de las relaciones que la cultura estudiada entabló con su medio ambiente natural y la adaptación al mismo. El espacio para la arqueología es un importante instrumento de análisis pues da cabida a una serie de relaciones entre sitios que permiten dilucidar el funcionamiento interno que se ha generado en dicha dimensión, lo que a su vez permite buscar (sobre todo desde el enfoque de la arqueología ambiental) correlaciones entre áreas culturales y regiones naturales (Litvak, 1986: 33, 42-43 y 132). De esta concepción general de la dimensión espacio, en conjunto con las que se demarcan como tiempo y cultura, lo más que se ha llegado a proponer es una arqueología con enfoque antropológico a través del uso de la “analogía etnográfica”, manejada como el establecimiento de semejanzas entre situaciones del pasado o de la antigüedad con ejemplos modernos que remiten en lo general a estados de desarrollo análogo (Ibíd.: 143-144). Pero esto no significa que en general la arqueología mexicana considere conceptualmente al territorio y a la territorialidad simbólica en términos de un respeto, traducido éste en un sentido práctico, como sería aquel en el que sus actores buscaran la autorización o los permisos correspondientes de


9

Para establecer el deslinde del territorio, marcas en los linderos, lugares de fundación y división territorial, el estudio de Ana María Crespo utilizó tres fuentes históricas: La historia tolteca-chichimeca de la región Puebla-Tlaxcala; también los Anales de Cuauhtilán (Códice Chimalpopoca) y el relato de Xólotl, que se encuentra consignado en la Monarquía Indiana, los dos de pueblos de la cuenca de México (Op. cit.: 61).

Francisco Mendiola Galván

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

los pueblos indios para llevar a cabo investigaciones arqueológicas en sus territorios. Es claro que Litvak (op. cit.) así como la mayoría de los investigadores no han planteado aproximarse de esa manera. Lo tradicional es que para el arqueólogo, como lo señala Marta Monzón, tanto el tiempo como el espacio del pasado sean considerados como algo lejano a su presente, [independientemente] de que se formulen propuestas “desde nuestro presente” (2002: 35), cuestión que permitiría suponer, en principio, que podrían tomarse en cuenta las culturas indígenas —que también son parte de ese nuestro presente—, pero esto, en la dinámica de la investigación arqueológica, no se concibe ni se presenta de esa manera. La afinidad y la ayuda mutua entre arqueología y etnohistoria son innegables y necesarias. A decir de Ana María Crespo, la arqueología accede a etapas tempranas no documentadas y a temas poco abordados en las fuentes como son los de demografía y los aspectos tecnológicos y de cultura material en general. La etnohistoria permite la comprensión de las historias regionales que se pueden encontrar en fuentes escritas y documentos. Arqueológicamente los estudios de territorio consideran la estructura jerárquica del asentamiento que distingue la residencia de señores principales y su corte, casas señoriales, la población dominada, la composición étnica de la unidad política y las relaciones sociales de producción, sin dejar de considerar el ámbito doméstico; la etnohistoria, también para los estudios de territorio, ofrece conocimientos de las instituciones sociales que se vinculan con las formas de parentesco, herencia, religión y política, sucesión de monarcas y hazañas de conquista con precisión de tiempo y lugar (Crespo,1996: 59-60 y 71).9 Sin embargo, estudios como el de Crespo no contienen menciones ni planteamientos de

23


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

relación entre arqueología y etnohistoria con la etnografía de los territorios considerados como objetos de investigación, situación que, por otra parte, es importante en cuanto a la necesidad de diferenciar territorio de espacio, debido a que el primero no puede ser concebido únicamente como el espacio en el que se reproduce el grupo humano como sociedad (cfr. Ibíd.: 59), sino que debe integrarse, al concepto mismo de territorio como espacio, la variable de que el primero se construye culturalmente por una sociedad a través del tiempo (Barabas, 2001: 16). Ambos tienen implicaciones y significados diferentes, distinción que pretende ser mayormente clarificada en el siguiente apartado. El espacio para la arqueología es, en conclusión, una dimensión física innegable porque funciona como contenedor y sostén de los elementos y materiales arqueológico-culturales que en él se encuentran distribuidos y depositados.10 Para la arqueología no hay territorio como tal en la medida en que no tenga o no se haya propuesto tener la información etnohistórica suficiente, también, de continuar con la actitud de exclusión e ignorancia de los pueblos indígenas de nuestro tiempo, estará fuera de todo manejo integral y equilibrado de lo que se considera es el territorio y del mismo territorio simbólico.

Nóesis

10

24

La interpretación de la arqueología recae en los contextos donde se encuentran los elementos muebles e inmuebles, no obstante, es claro que esa interpretación no siempre está respondiendo las interrogantes formuladas puesto que se trabaja en y con las dimensiones de tiempo y espacio. Para la dimensión de espacio, la arqueología encuentra lo que aparentemente no es más que “arreglos espaciales de objetos” ( Judith Hernández, 1997: 139). Esos objetos están muertos sin la consideración de lo que en el presente existe como vida (simbólica) en el uso de espacios y de relación entre objetos. Esta misma autora da la respuesta al citar una historia narrada por una indígena que ha bordado un huipil, Hernández se pregunta: “¿qué hubiéramos podido decir de este huipil sin conocer las palabras de la indígena que lo bordó?” (cfr. Ibíd. Ibíd : 149-150). La arqueología tiene enfrente muchas respuestas y no las ve, esto seguirá sucediendo si ésta continúa negando o ignorando las culturas indígenas del presente.


11

Para los Kogi, tribu del norte de Colombia, “la tierra es un gran plato redondo. Nosotros vivimos en la tierra de en medio y su centro Cherua que es el centro del universo. Allí nacieron los Kogi y desde allí poblaron la Sierra Nevada” (ReichelDolmatoff, 1996: 71).

Francisco Mendiola Galván

El espacio para la etnología aparentemente no difiere de la concepción que posee de él la arqueología. En esa dimensión espacial la tierra y el medio ambiente remiten a una base física en la que un pueblo se ha asentado. Es así un contenedor con rasgos específicos y en el que se han estado “…construyendo diversos significados, prácticas, pertenencias y límites en la medida que un pueblo (o varios pueblos) vive allí, se sustenta de él y crea historia, sociedad y cultura en relación con ese medio ambiente” (Barabas, en prensa: 16).11 Dado que el espacio se relaciona directamente con la naturaleza, ambos se conciben sin límites, tal es el caso de las fronteras nacionales e internacionales, las cuales [arbitrariamente] cortan los territorios étnicos (Barabas, 2003: 22). Lo mismo sucede con la investigación arqueológica al asignarse espacios, áreas y regiones de estudio sin apoyarse de la información etnohistórica y de la etnografía del territorio o de la misma etnoterritorialidad, teniendo como resultado la fragmentación etnoarqueológica que conduce al vacío de la especulación. Para Maurice Godelier, el espacio es “una extensión de tierra como una extensión de agua y, en nuestros días, de espacio aéreo: los recursos —explotables— en el interior de estos espacios pueden hallarse tanto en el suelo como en el subsuelo, en la superficie de las aguas o en sus profundidades” (1989: 107). Si la arqueología considerara no sólo estos factores, sino también la simple presencia de las sociedades indígenas, esa aparente diferencia en la concepción del espacio entre las disciplinas antropológicas como la etnología —por cierto sutil entre el pasado y el presente— prácticamente desaparecería. El territorio es el ámbito espacial que histórica y culturalmente

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Espacio, territorio, territorialidad simbólica y derechos territoriales indios

25


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

Nóesis

26

ha sido apropiado por un pueblo, pero también es un espacio que culturalmente se construye a través del tiempo por lo que es definido como territorio (Barabas, en prensa: 3 y 16). En el espacio del territorio hay tradiciones, memoria histórica, costumbres, ritos y distintas formas de organización social que lo conforman como territorio cultural (Barabas, 2001: 16). Maurice Godelier define territorio como “…la porción de la naturaleza, y por tanto del espacio, sobre el que una sociedad determinada reivindica y garantiza a todos o a parte de sus miembros derechos estables de acceso, de control y de uso que recaen sobre todos o parte de los recursos que allí se encuentran y que dicha sociedad desea y es capaz de explotar” (Godelier, op. cit.: 107), sesgo de tratamiento económico del territorio que difiere sólo por el agregado de la naturaleza simbólica de Alicia Barabas: “Territorio es entonces toda porción de la naturaleza simbólica y empíricamente modelada por una determinada sociedad, sobre la cual ésta reivindica derechos y garantiza a sus miembros la posibilidad de acceso, control y uso de los recursos que allí se encuentran” (Barabas, en prensa: 16), pudiéndose también entender el territorio desde el punto de vista del control político y/o del poder. La territorialidad entendida como un fenómeno colectivo, es el resultado de la múltiple articulación históricamente establecida entre la naturaleza y la sociedad en contextos de interacción específicos (Barabas, 2001: 16). Por otra parte, la territorialidad simbólica adquiere un matiz o un carácter especial que la antropología y, en particular, la etnología tratan bajo determinados enfoques, lo que hace que éstas no sólo difieran, sino que también se alejen de las categorías geográficas o político-administrativas, aunque estos parámetros no dejan de relacionarse con el territorio. La territorialidad simbólica se vincula con categorías de representaciones territoriales estructuradas, articuladas y en acuerdo con una lógica interna que es propia de las culturas. Los territorios simbólicos están marcados por la cosmovisión, por las prácticas rituales, la mitología y los lugares sagrados que llegan a ser emblemas territoriales e identitarios y esto en sí es el territorio cultural, su espacio es la urdimbre de representaciones, concepciones y creencias de profundo contenido emocional.


12

Hay seres míticos con los que los chamanes tienen que negociar para poseer poderes especiales y así deben hacerlo para obtener el permiso y utilizar algunos espacios y recursos y con ello curar enfermedades; es el espacio y es su uso. Como dice Chápune [indio Yucuna de la amazonia colombiana]: “en la selva todo tiene sus dueños y las cosas no se utilizan así nomás sin pedir permiso” (María Clara van der Hammen, 1992: 109). Para la pequeña tribu de los Desana, también de la amazonia colombiana, los cerros son las casas de los animales de la selva, imaginadas como grandes malocas de carácter uterino y los ríos como los cordones umbilicales que unen al individuo con el paraíso uterino (Reichel-Dolmatoff, 1986: 123-124).

Francisco Mendiola Galván

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Los toponímicos lo expresan en su relación de concepción cosmológica y hacen que se rememoren los eventos ocurridos que se han remarcado en el lugar (Barabas, 2003: 20-23). Ideas que desencadenan el concepto de etnoterritorio, es decir, territorio que está habitado por un grupo etnolingüístico de historia profunda; el etnoterritorio cataliza y reúne tiempo y espacio, lo que lo convierte en el soporte central de identidad y cultura, de tal manera que integra “…concepciones, creencias y prácticas que vinculan a los actores sociales con los antepasados y con el territorio que éstos les legaron” (Barabas, en prensa: 16-17). Así, tanto los territorios locales como los globales poseen puntos geográfico-simbólicos muy significativos que son sagrados para quienes los construyen y usan: son emblemáticos y se identifican como lugares (Barabas, 2003: 23). Esos lugares son sitios generalmente sagrados y con significado, poseen huellas o marcas y además tienen mucho poder convocatorio. Son interpretados, en su proceso de simbolización de asentamiento de las huellas, como “textos” asociados a emociones, recuerdos y experiencias que en su conjunto edifican sistemas de símbolos de los espacios culturales. Pero también los territorios, al contener lugares sagrados diversos, se convierten en espacios polimorfos por las diferencias de su geomorfología general y específica, constituida ésta por cerros, cuerpos de agua, cuevas, formaciones rocosas de estructura caprichosa que se relaciona con los dueños del lugar o entidades territoriales, algunas de ellas potentes (Barabas, en prensa: 17-19).12 Es casi inadmisible que la arqueología mexicana siga ignorando

27


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

todo este conocimiento simbólico de los territorios indígenas. Es en ellos donde se encuentra el mayor número de sitios arqueológicos, sea en Mesoamérica o en el norte de México. Una buena cantidad de los mismos forman parte de una territorialidad simbólica y, por tanto, de los etnoterritorios. Esos lugares, como sitios arqueológicos, dicho a la manera de Rodman (1992) son “productos de la experiencia vivida”.13 Existen, en cada sitio arqueológico, esas marcas o huellas independientemente de que los espacios arqueológicos se ubiquen o no en territorios de indígenas vivos. Podría hablarse en principio y con la debida cautela de un Feng Shui14 para los sitios arqueológicos, sin que esto esté subrepticiamente simpatizando con una “antropología gnóstica” o una “arqueología esotérica”; es, en verdad, algo mu13 14

Nóesis

15

28

Citado por Alicia Barabas (en prensa: 17). “Significa, en chino, viento-agua. La filosofía oriental abunda en lenguaje simbólico. El agua es el símbolo de la vida, mientras que el viento es la fuerza que mueve la energía de vida sobre las superficies, sea ésta la de una casa o departamento o se trate del análisis de grandes territorios” (Chagas, 2002: 21). Las experiencias personales que en ese sentido he tenido al estar por primera vez en algunos sitios arqueológicos, me permiten atreverme a referirlas aquí y esto es debido a que, por un lado, existe una plena identificación con lo que Alicia Barabas asienta sobre las marcas y huellas de los lugares, lo que me ha hecho recordarlas vivamente, y, por el otro, sus ideas me infunden confianza para hacer referencia en lo general a ciertas vivencias al interior de esos espacios y que tienen que ver con sonidos, sensaciones de tristeza, paz, euforia y vacío, también con la presencia de luces y singulares movimientos físicos de desplazamiento de mi persona. Parecería que este testimonio es el resultado de la influencia de la literatura de Carlos Castaneda. Debo decir con toda honestidad que más que influencia es la confirmación de la necesidad de mirar y acceder con respeto a los pasajes narrados por este autor en el proceso de conocimiento de otras realidades. La antropología mexicana se ha caracterizado por su actitud despreciativa hacia el trabajo de este autor, por lo que no es gratuito que Octavio Paz, con la agudeza de su pluma, haya dicho que: “Si los libros de Castaneda son una obra de ficción literaria, lo son de una manera extraña: su tema es la derrota de la antropología y la victoria de la magia; si son obras de antropología su tema no puede ser lo menos: la venganza del ‘objeto’ antropológico (un brujo) sobre el antropólogo hasta convertirlo en un hechicero. Antiantropología” (Paz, Octavio. Prólogo a Las Enseñanzas de Don Juan, 1973, de Carlos Castaneda, 2003: 11).


…utilizar sus propias representaciones sobre el espacio, la cosmovisión, la narrativa sagrada o los procesos rituales, como conocimientos y prácticas que moldean la territorialidad simbólica, y a éstos como base para la (re)construcción de etnoterritorios susceptibles de ser delimitados, es sólo implementar políticamente una parte del patrimonio cultural para obtener el reconocimiento legal de los territorios étnicos por parte del estado nacional (Barabas, en prensa: 2).

Entonces, si existe la noción de territorio inmemorial, entendido éste como el territorio histórico de los pueblos de indios antes de la conquista, distinguiéndose del de “ocupación tradicional”, el cual se ocupa de los procesos de expropiación y redistribución agraria (Ibíd.: 11), la antropología, la arqueología y también la etnohistoria

Francisco Mendiola Galván

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

cho más serio que eso.15 Las condiciones y los eventos referidos en esta última nota a pie de página me han obligado a pedir permiso no sólo a las comunidades indígenas y de mestizos para visitar las zonas arqueológicas, sino también, y en términos de “petición mental”, a los lugares con arqueología donde no hay comunidades vivas relativamente cercanas o lejanas a ellos, y con esa “solicitud”, de alguna manera, se autorice mi presencia en ellos para conocerlos. Éste es el plano individual, en el plano de la tradición arqueológica mexicana, debería ya discutirse seriamente sobre las formas de relación con los etnoterritorios y los mismos territorios simbólicos. Lo anterior se vincula directamente con los derechos territoriales indios porque las actividades etnográfica y arqueológica pueden ayudar de manera importante a la defensa de dichos derechos tal como se observa a través de algunos ejemplos. Los ejes de las demandas indígenas en el ámbito de su derecho cristalizan en los términos de pueblo, territorios y autonomía (cfr. Gómez, 2002: 236), lo que en otras palabras significa la búsqueda del reconocimiento de la autonomía territorial, además de las formas de gobierno indígena y del sistema normativo de justicia (cfr. Sariego, 2002: 236-239). En el caso concreto de los derechos territoriales y en el sentido de una autodelimitación de los territorios étnicos, Alicia Barabas señala que los pueblos indígenas están en toda su capacidad al:

29


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

Nóesis

30

pueden brindar mucha luz si apelan al territorio inmemorial en conjunto con el reconocimiento histórico de sus “centros, sus fronteras y sus cerros sagrados mediante relatos de las hazañas migratorias y fundadoras de los héroes primigenios, que dejaron huellas de su paso por los cerros y otros lugares del territorio” (Ibíd.: 24). Esto ya ha pasado así en la búsqueda de las raíces identitarias; por ejemplo, con los indios Masphee, del este de Estados Unidos de Norteamérica. Ellos buscaban ser reconocidos como tribu que reclamaba sus derechos culturales y territoriales ante el sistema judicial de los blancos a fines de la década de los setenta del pasado siglo. Las preguntas de los jueces pretendían encontrar las pruebas de tal identidad tribal de conocimiento literal y oral, desafortunadamente el juicio no fue ganado por esta tribu, no obstante, el desarrollo del mismo proporcionó una gran lección de “continuidad narrativa de la historia y las identidades” ( James Clifford, 1995: 347-407). Otro ejemplo es el de los Guambianos de Colombia, quienes lograron sustentar su indianidad; además, reivindicar sus demandas de recuperación de sus territorios y de su misma historia a través de las excavaciones arqueológicas que arrojaron fechas del 2000 A. C., esto por medio de la datación de la cerámica identificada, recuperando, más que todo, la posesión de su territorio (Gros, 2000: 73). En México, la desvinculación entre arqueología y las culturas indígenas es clara. Aun después del levantamiento zapatista en enero de 1994 en el estado mexicano de Chiapas, esta disciplina no se ha planteado seriamente una revisión de las necesidades y reclamos que las comunidades indígenas demandan en el sentido de sus derechos. La profundidad cultural que la arqueología maneja por su carácter diacrónico, debería proporcionar constantemente elementos de defensa a los derechos indígenas (Mendiola, 2005: 13), sin embargo, su desinterés ha generado que los indígenas sean quienes comiencen a “asumir el control de su pasado”, solicitando les sean devueltos los restos arqueológicos, o la administración de los museos y zonas arqueológicas y a formar parte también de las investigaciones, todo esto como una manifestación de su desacuerdo con las maneras en cómo se ha construido su propio pasado (Díaz-Andreu, 1998: 128).


La arqueología y la historia del centro y sur de México son diferentes a las del norte. Los grupos etnohistóricos y sus actuales descendientes indígenas también son distintos entre sí, en sus prácticas culturales y en su misma cosmovisión. No obstante, en la actualidad los grupos étnicos indígenas de México coinciden en lo general en cuanto a la noción de autonomía de sus territorios, pueblos, formas de gobierno tradicional y sistemas de impartición de justicia, en pocas palabras, demandan respeto y reconocimiento a sus derechos, de tal modo que la arqueología y la misma historia y etnohistoria pueden proporcionar elementos de profundidad histórico-cultural en el sustento de una lucha que se entabla en ese sentido (Mendiola, op. 16

17

En el caso de México, y a partir de los acuerdos de Larráinzar (Chiapas), en la Mesa sobre Derechos y Cultura, sección Turismo, los compromisos que se fijaron fueron los de reglamentar el acceso gratuito de los indígenas a los sitios arqueológicos; proporcionar capacitación a los mismos para que los administren; otorgar las utilidades que deja el turismo; la posibilidad de que los sitios sean utilizados por los indígenas como centros ceremoniales; y defender los sitios cuando éstos se vean amenazados por los grandes proyectos turísticos. Julio César Olivé, quien proporciona esta información, analiza también las implicaciones y posibles problemas desde el punto de vista jurídico, técnico y social en tanto se diera cumplimiento a estos compromisos (cfr. cfr. Olivé, 2004: 808-810); no obstante, independientemente de concretarse o no estos acuerdos, el acto de pedir permiso a las comunidades indígenas para investigar arqueológicamente en sus territorios sería casi como una obligación por parte de los arqueólogos, esto no sólo como un principio básico de respeto, sino también para obtener elementos arqueológicos en defensa de sus poseedores. La relación arqueología y derecho en México no consideraba para la década de 1980 la construcción de los antecedentes sobre las culturas prehispánicas de

Francisco Mendiola Galván

La profanación de la arqueología. Algunos ejemplos del norte de México

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

De igual manera, esta autora señala que las demandas indígenas en ese sentido son un reto para la arqueología latinoamericana al tener que buscar las raíces indígenas (Ibíd.) y no exclusivamente arqueológicas.16

31


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

Nóesis

32

cit.: 17).17 Tomando esto en consideración, es necesario señalar que la arqueología que se practica en general en México, y particularmente en su norte, ha sido por una parte indiferente, e irrespetuosa por la otra, precisamente de los derechos culturales, identitarios y territoriales indígenas. Son tres casos que se citan a continuación: el de los Tohono O’ odham (pápagos), el de los Mayos (cahítas) y el de los Tarahumaras (rarámuris).

Tohono O’ odham En la segunda mitad de la década de 1980, un lugar ceremonial perteneciente a los Tohono O’ odham (pápagos) llamado Wikita, cerca de Quitovac, Sonora, fue excavado por arqueólogos franceses del Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA) sin contar con el consentimiento de este grupo indígena, profanando así sus espacios sagrados. Después de un año y medio de que estos indígenas entablan la demanda para que se les regresen los materiales arqueológicos, el litigio finalmente es ganado por ellos y posteriormente, en una ceremonia especial, vuelven a enterrarlos (Villalpando, 1999: 133 y Vázquez, 1996: 98-99). Este fue un fuerte golpe para la arqueología oficial mexicana, pues la pone en entredicho al haberse autorizado las excavaciones a través de su Consejo de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). La arqueóloga mexicana Elisa Villalpando continuó trabajando en el sitio con el permiso expreso de los Tohono O’ odham, en total cordialidad y entendimiento; ellos saben y confían que una vez que se hayan analizado los restos culturales y los entierros, éstos les serán devueltos (Villalpando, op. cit.: 133). En ese mismo sentido existe ahora una importante experiencia entre los indígenas pimas de Sonora a quienes se les ha proporcionado elementos de identidad a través del fomento de un amor por su patrimonio cultural arqueológico, expreMéxico como referencia del desarrollo de la historia jurídica y arqueológica en este país (cfr. Olivé, 1980: 23-24), por eso es que en esa historia jurídica de Julio César Olivé no figuran los “indios vivos”.


Entre las décadas de 1980 y 1990 se llevaron a cabo investigaciones arqueológicas en la región indígena mayo que se localiza en el sur de Sonora y el norte de Sinaloa, tanto por Ana María Álvarez (1985) como por mi persona (Mendiola, 1994). Álvarez hace todo un planteamiento de desarrollo que llama “Cultura Huatabampo” y que tiene lugar entre el 1000 al 1450 D. C. Estas sociedades arqueológicas seguramente son las mismas que describen las fuentes coloniales (cfr. Álvarez, op. cit.: 185) y éstas, a su vez, están relacionadas con los indígenas yaquis y mayos actuales. Trabajé la arqueología y el arte rupestre del norte de Sinaloa entre 1987 y 1991. Encontré claras asociaciones de algunos de los petrograbados con los toponímicos de filiación nahoa. Los cahíta, que son también los grupos etnohistóricos a los que hace referencia el jesuita Andrés Pérez de Ribas (1944) en su obra por primera vez publicada en 1645: Zuaques, ahomes tehuecos y sinaloas entre otros, los cuales pertenecieron al tronco lingüístico yuto-azteca; ellos se prolongan hasta nuestros tiempos y se les conoce como mayos. Reconozco aquí que profané uno de sus sitios sagrados en el año de 1987: siguiendo el reglamento establecido por el Consejo de Arqueología del INAH, removí de su lugar original un petrograbado disgregado conocido como “La Piedra del Agua” de la Laguna Tetaroba-Jahuara I (véanse figuras 2 y 3). Mi argumento era que se encontraba desprotegido por estar en un corral de vacas. Por ello recomendé la necesidad de que se depositara bajo techo. Este material fue llevado al Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad de Occidente. Esta acción fue reclamada con justa razón por el cobanaro (go-

Francisco Mendiola Galván

Mayos

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

sado éste en sitios con pinturas rupestres. Su experiencia vivencial en estos lugares los ha reconectado intensamente con su pasado y con su presente (cfr. Aguilar y Beaumont, 2004), al grado de ser ahora guardianes de los mismos (Chacón, Enrique, comunicación personal, 2007).

33


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

bernador) tradicional don Tirso Jichimea Buitimea (indio mayo), quien en ese momento era el responsable del templo del Tepuchcahui, en la banda derecha del Río Fuerte en el norte de Sinaloa. Don Tirso calificó este acto como una falta de respeto a sus ancestros, lo que significó que mi pensamiento y corazón dieran un vuelco que me llevó a cuestionar la manera en cómo la arqueología se relaciona con los territorios indígenas, reflexión inevitable sobre el papel que jugamos los arqueólogos en relación con el patrimonio cultural. De manera inmediata la única salida viable que vi en ese momento fue ofrendar mi trabajo de Sinaloa a todos los mayos, y en especial, con las debidas disculpas, a Don Tirso (cfr. Mendiola, 1994: 1, 212, 260263), de tal manera que la lección está más que aprendida, esperando que las reflexiones aquí expuestas tengan ecos positivos.

Fig. 2. Transportación del petrograbado “La Piedra del Agua” (Foto: F. Mendiola, 1987).

Fig. 3. Dibujo del mismo petrograbado (Fuente: Mendiola, 1994: 163).

Rarámuri-Tarahumaras

Nóesis

El tarahumara o rarámuri en Chihuahua es parte de la tierra y ésta no se reduce a la parcela o al bosque porque es el territorio ocupado por ellos y sus ancestros.18 El territorio para los rarámuri posee un

34

18

“...el territorio asignado por sus dioses, cuya tenencia siempre habían defendido [los tarahumaras], como un patrimonio sagrado” (Plancarte, 1954: 28, citado por Meza, 2001: 37).


Actualmente los tarahumaras radican en el área y siguen ocupando casi todos los sitios arqueológicos, explotándolos como milpa, o en el caso de las cuevas, como refugio temporal para sus chivos. La presencia tarahumara, aunque brinda

Francisco Mendiola Galván

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

amplio significado; en el territorio se han desarrollado las relaciones sociales de sus antepasados y ante la amenaza del despojo se lucha por seguir viviendo en él manteniéndolo como su posesión. En el territorio se ha nacido, es donde se cultiva, se obtiene leña y agua, no obstante, éste ha sido afectado por las leyes agrarias desvirtuando así su significado (Meza, 2001: 37 y 68). La investigación arqueológica, si bien ha aportado mucha información a partir de 1890 con las exploraciones del noruego Carl Lumholtz (1981), esta disciplina de entrada confirmaría y justificaría sin ningún cuestionamiento la posesión de los territorios por parte de los rarámuri, aunque en la práctica no ha adquirido conciencia del papel que podría desempeñar como defensora de los derechos territoriales indígenas en la Sierra Tarahumara, y sí, por el contrario, ha sido poco o nada respetuosa de los mismos. En este sentido, el ejemplo es el del Proyecto Arqueológico-Etnoarqueológico Sierra Tarahumara, dirigido por Suzanne Lewenstein de la Universidad de las Américas, Puebla, el cual comenzó en el año de 1991. Su objetivo fue “estudiar la arqueología de la sierra, desde la llegada de los primeros grupos hasta la ocupación actual por la etnia tarahumara” (Lewenstein y Sánchez: 1991; 167). Aparte de los detalles técnicos del proyecto, es claro que esta investigación violó el territorio rarámuri, puesto que no hubo de por medio consideraciones de ningún tipo en términos del carácter sagrado o hacia la misma posesión del mismo por parte de la investigadora en cuestión, al no solicitar ella permiso expreso a las comunidades de esta etnia. Lo importante para esta investigadora era hacer los registros y la recolección de los materiales arqueológicos existentes en los terrenos de las casas rarámuri. La siguiente cita textual no requiere de demasiada explicación para confirmar esa actitud irrespetuosa del entorno del territorio y de las unidades habitacionales de estos indígenas por parte de los chabochis (hombres y mujeres blancos):

35


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

Nóesis

36

la posibilidad de conocer mejor las opciones para la subsistencia y los límites demográficos en la sierra, nos dificulta el análisis cerámico y la interpretación del registro arqueológico. Muchas veces es difícil saber si una dispersión de artefactos en superficie representa un sitio arqueológico, una ocupación reciente, un abandono temporal o una combinación de estos fenómenos (Lewenstein, 1995: 161-162).19

Es clara la intromisión del investigador en los espacios que son de los indígenas, ahora resulta que los tarahumaras “estorban” a la investigación arqueológica. Esto, desde el punto de vista ético, es grave, pero también epistemológica y metodológicamente refleja incongruencias en torno a los contextos y sus materiales. Así, por ejemplo, al respecto de que no hay diferencias en lo general entre el presente y el pasado de los contextos —sólo la temporal que es una mera construcción social y psicológica— responde a que los cambios en el contexto arqueológico son apenas perceptibles entre un registro actual de áreas de actividad de una unidad doméstica, como puede serlo una cueva o abrigo rocoso que se esté ocupando actualmente por una familia nuclear tarahumara y esto es en relación con el contexto arqueológico considerado también como una unidad doméstica antigua. Tanto en uno como en otro contexto se halla el metate, los olotes desgranados y el fogón, los cuales indican el área de preparación de alimentos; el apisonado, el de descanso; y el de las lascas, en el que se elaboraron las herramientas líticas u objetos de madera, es decir, el área de trabajo o de manufactura de instrumentos (véase figura 4) (cfr. Mendiola, 1994 a).

19

El estilo de cursivas es mío.


Francisco Mendiola Galván

Fig. 4. Fogón y ollas. Área de actividad del presente rarámuri (Foto: F. Mendiola, 2006).

Fig. 6. El constante uso social del espacio. Grupo rarámuri (Foto: Olga Sánchez Caro, 1998).

Fig. 5. Indígena mayo en la cúspide del Cerro Cahuinahua un 3 de mayo. Este cerro contiene petrograbados antiguos (Foto: F. Mendiola, 1988).

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

También esto sucede con los santuarios y marcas naturales sagradas entre los mayos del presente y que se traslapan con las de los cahítas del pasado, por ejemplo, por medio de petrograbados y pinturas rupestres los lugares sagrados pueden reconocerse en combinación con festividades como es la de la Santa Cruz (3 de mayo) en el norte de Sinaloa (véase figura 5).

37


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

Afortunadamente las comunidades indígenas de la Sierra Tarahumara recurren cada vez con mayor frecuencia a los organismos gubernamentales, de ellos han buscado el apoyo para la defensa de sus derechos territoriales. Es el caso reciente de la comunidad de Mogotavo, municipio de Urique, donde se encuentran las Barrancas del Cobre: a fines de 2006 un representante del ejido Mogotavo solicitó al INAH-Chihuahua un peritaje arqueológico, ya que su comunidad se estaba viendo amenazada por la presencia de un particular que señalaba que esas tierras le pertenecían. Esto, junto con problemas de linderos del ejido mencionado, el INAH y la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) realizaron los peritajes correspondientes. En cuanto al arqueológico, se señala que fueron 22 asentamientos de diferentes temporalidades, los más antiguos con una cronología que va del 1200 al 1521 de nuestra era (después de Cristo), así como también otros sitios más recientes. Se concluye en ese informe-peritaje que esta tierra de la comunidad de Mogotavo ya estaba habitada antes de la llegada de los europeos (Chacón, 2007: 3, 61 y 63). En cuanto al peritaje antropológico, se utiliza principalmente el argumento del uso sociocultural y económico del espacio y territorio indígena en el sentido innegable de su ocupación de largo raigambre e intenso presente, sobre todo ante las actividades propias de sus habitantes indígenas que en este caso son los rarámuris (cfr. Bravo et al., 2007).20

Nóesis

Propuesta general

38

La investigación arqueológica debe seriamente contemplar pedir permisos a las comunidades indígenas actuales al pretender estudiar a sus antepasados; de lo contrario, éstas tienen el pleno derecho de negarlos. También se les debe proporcionar la suficiente información obtenida al concluir los estudios, esto con la idea de apoyar la defensa de sus derechos territoriales. Ciertos materiales arqueológicos, 20

Actualmente el proceso legal continúa sobre la base de estos dictámenes (Enrique Chacón, comunicación personal, 2007).


Francisco Mendiola Galván

una vez analizados, deberían ser devueltos a las comunidades para su resguardo y exhibición museográfica —siempre y cuando las condiciones así lo permitan—; los restos óseos de humanos, recuperados en contextos arqueológicos, tendrían que, si así lo decidieran las comunidades, volverse a enterrar, esto conforme a sus usos y costumbres actuales. El Consejo de Arqueología del INAH debería incluir en sus reglamentos uno o varios artículos que indicaran la necesidad de contar con la autorización expresa de los pueblos indígenas para la realización de las investigaciones. La idea es lograr un desarrollo armónico entre la comunidad y los investigadores. Los arqueólogos deberán capacitarse en el ámbito etnográfico y en los aspectos más importantes sobre territorialidad simbólica, máxime cuando vayan a llevar a cabo sus estudios en territorios indígenas. La conciencia de que los espacios no nos pertenecen (a los arqueólogos), aun sin existir en ellos grupos indígenas vivos, se vuelve tan vital que la manera de estudiar su pasado se redimensiona integralmente.

Las anteriores reflexiones han sido de carácter preliminar, por lo tanto se requiere mayor análisis en los ámbitos epistemológicos y éticos que permitan la explicación mayormente argumentada sobre el vínculo entre arqueología y los territorios simbólicos. De igual manera es importante que se desarrollen nuevas formas de relación entre el accionar de esta disciplina y el espacio-etnoterritorio y territorialidad simbólica: para empezar el respeto es básico. En suma, se ha planteado aquí el ejercicio de una arqueología viva en tanto que se toma en cuenta a las sociedades indígenas presentes, las cuales han entablado profundas relaciones culturales, históricas, políticas, económicas e ideológicas con sus territorios. En este sentido, la arqueología en México no puede ni debe seguir actuando al margen, y menos de manera irrespetuosa, en torno a los territorios indios. De continuar con esta actitud, no habrá condiciones para generar, con sensibilidad, la voluntad política suficiente que facilite brindar más y mejores elementos para la reivindicación y defensa de los derechos

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Conclusión

39


Espacio, territorio y territorialidad simb贸lica

territoriales ind铆genas, por lo tanto, los estudiosos de esta realidad social tendr铆an que ser los primeros en contribuir con ello.

N贸esis

Fig. 7. Un presente que se funde con un pasado (Foto: F. Mendiola, 2006).

40


Francisco Mendiola Galván

Aguilar Valenzuela, Bertha Alicia y David Joseph Beaumont Pfeifer O.F.M. Cap. El mensaje de las rocas. Pinturas rupestres en la región pima. México, PACMYC-CONACULTA-INAH-Sonora-Instituto Sonorense de Cultura, 2004, pp. 102. Álvarez Palma, Ana María. Huatabampo: consideraciones sobre una comunidad agrícola prehispánica en el sur de Sonora. Tesis de licenciatura en arqueología. México, Escuela Nacional de Antropología e Historia-INAH, 1985. Barabas, Alicia. “Territorialidad, santuarios y peregrinaciones”. Diario de Campo, Boletín interno de los investigadores del área de antropología, INAH, num. 34, julio de 2001, pp. 16-18. ---.“Introducción: una mirada etnográfica sobre los territorios simbólicos indígenas”. Diálogos con el Territorio. Simbolizaciones sobre el espacio en las culturas indígenas de México. (Alicia Barabas, coord.), Col. Etnografía de los Pueblos Indígenas de México, vol. I, INAH, 2003, pp. 13-36. ---. En prensa, “La territorialidad simbólica y los derechos territoriales indígenas: reflexiones para el estado pluriétnico” (proporcionado por la autora). Bartolomé, Miguel. Gente de costumbre, gente de razón. Las identidades étnicas en México. México: Siglo XXI-INI, 1997. Bonfil Batalla, Guillermo. México profundo. México, CONACULTA-Grijalbo, 1990, pp. 250. Bravo, Betzabe et al. Peritaje antropológico. Comunidad de Mogotavo, municipio de Urique. México, CDI, 2007, (versión preliminar), pp. 17. Caso, Alfonso. “¿Por qué deben conservarse los restos de una vieja civilización?”, Homenaje a Alfonso Caso, México, Patronato para el Fomento de Actividades Culturales y de Asistencia Social a las Comunidades Indígenas, A. C., 1996 [1942], pp. 17-25. ---. “Definición del indio y lo indio”. Homenaje a Alfonso Caso. México, Patronato para el Fomento de Actividades y de Asistencia Social a las Comunidades Indígenas, A. C., 1996 [1948], pp. 331-338. ---.“El Instituto Nacional Indigenista”. Homenaje a Alfonso Caso. México, Patronato para el Fomento de Actividades y de Asistencia Social a las Comunidades Indígenas, A. C., 1996 [1953], pp. 339-341. ---. El Tesoro de Monte Albán. México, Bancomer, 1969, 407 pp. ---.“A un joven arqueólogo mexicano”. Tres científicos mexicanos. México, Sepsetentas 152, 1974, pp. 67-71. ---. Reyes y reinos de la Mixteca. México, Fondo de Cultura Económica, 2 tomos, 1979, 460 pp.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Bibliografía

41


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

Nóesis

42

---. “Indigenismo I”. Alfonso Caso, de la arqueología a la antropología. México, Instituto de Investigaciones Antropológicas, Universidad Nacional Autónoma de México, Etnología, Serie Antropológica: 102, 1989 [1956], pp. 141-146. Castaneda, Carlos. Las enseñanzas de Don Juan. Una forma yaqui de conocimiento. Colección Popular 126. México, Fondo de Cultura Económica, 2003 [1973]. Chacón Soria, Enrique. Informe técnico. Peritaje arqueológico en el ejido Mogotavo. (Divisadero-Barrancas del Cobre), municipio Urique, Chihuahua, México, INAH-Chihuahua, 2007, 116 pp. Chagas, Sergio. ¿Qué es el feng shui? Buenos Aires, Colección Inicial Kier, 2002, pp. 158. Clifford, James. Los dilemas de la cultura: Antropología, literatura y arte en la perspectiva posmoderna. (“Art The Masphee Trail”). Gedisa, 1995, pp. 327407. Cottom, Bolfy. “La aportación de Carlos Navarrete a los estudios de la religiosidad popular”. Carlos Navarrete, Diario de Campo. Suplemento, num. 22, octubre, 2002, pp. 42-47. Crespo, Ana María. “Conquista y fundación: estudios de territorio en arqueología”. Los arqueólogos frente a las fuentes, Col. Científica 322, INAH, 1996, pp. 59-90. Díaz-Andreu, Margarita. “Nacionalismo y arqueología: del Viejo al Nuevo Mundo”. Arqueología, num. 20, INAH, 1998, pp. 115-138. Gamio, Manuel. La población del valle de Teotihuacán. México, Dirección de Talleres Gráficos, 2 tomos, 1922. ---. Arqueología e indigenismo, (introducción y selección de Eduardo Matos M.) México, Sepsetentas, 24, 1972, 234 pp. Gándara Manuel. “Carlos Navarrete o cómo recuperar el interés por la poesía”. Carlos Navarrete, Diario de Campo, Suplemento núm. 22, octubre de 2002, pp. 21-25. Godelier, Maurice. Lo ideal y lo material. Pensamiento, economías, sociedades. España, Taurus Humanidades-Alfaguara, 1989. Gómez, Magda. “Derecho indígena y constitucionalidad”. Antropología jurídica. Perspectivas en el estudio del derecho, (Esteban Krotz, coord.), Anthropos, UAM-Iztapalapa., 2002, pp. 235-275. Gros, Christian. Políticas de la etnicidad: Identidad, estado y modernidad. Ed. Colombia, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, 2000. Hernández, Judith. “El signo y el símbolo en el material arquelógico”. Simbológicas (Marie-Odile Marion, coord.). CONACYT-Plaza y Valdés Editores-INAH, 1997, pp. 139-150. Lewenstein, Suzanne. “La cerámica actual y la cerámica arqueológica de la Sierra Tarahumara”. Arqueología del Occidente de México (Eduardo Williams y Phil


Francisco Mendiola Galván

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Weigand, eds.). El Colegio de Michoacán, 1995, pp. 161-175. --- y Fabiola Sánchez B. “Proyecto arqueológico-etnoarqueológico Sierra Tarahumara”. Consejo de Arqueología. Boletín, INAH, 1991. Litvak, Jaime. Todas las piedras tienen 2000 años. Una introducción a la arqueología. México, Trillas, 1986. Lumholtz, Carl. El México desconocido. México, INI, Clásicos de la Antropología, núm. 11, 2 tomos, 1981, 1032 pp. Mendiola Galván, Francisco. Petroglifos y pinturas rupestres en el norte de Sinaloa. Tesis de licenciatura en arqueología. México, Escuela Nacional de Antropología e Historia-INAH, México, 1994. ---.Tercer informe el Proyecto: Estudio Arqueológico del Arte Rupestre en Chihuahua, México, Centro INAH-Chihuahua, 1994 a, 71 pp. ---.“El papel de la arqueología y la historia en la defensa de los derechos indígenas. El caso del noroeste mexicano”. Quid juris, publicación del Tribunal Estatal Electoral de Chihuahua, año 1, volumen 2, 2005, pp. 5-22. Meza, Mayra Mónica. San José Baqueachi: Historia de un ejido tarahumara que se resiste al despojo de sus tierras. México, Instituto Chihuahuense de la Cultura, Colección Solar, 2001, 182 pp. Monzón, Martha. “El quehacer de la arqueología”. Diario de Campo, boletín interno de los investigadores del área de antropología, num. 50, diciembre, 2002, pp. 30-35. Navarrete, Carlos. “Temas de pesadilla y realidad en la arqueología mexicana”. Arqueología de la arqueología, Sociedad Mexicana de Antropología-INAH, 1978, pp. 147-151. ---. San Pascualito Rey y el culto a la muerte en Chiapas. México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1982. Olivé Negrete, Julio César. “Reseña histórica del pensamiento legal sobre arqueología”. Arqueología y derecho en México, (Litvak, González y González, coordinadores), UNAM, 1980, pp. 19-46. ---. “Los sitios arqueológicos y su relación con las comunidades indígenas” Obras escogidas (Bolfy Cottom, comp.), vol. 2, serie Arqueología 456, INAH, 2004 [1998], pp. 807-811. Paz, Octavio. “Prólogo” a Las enseñanzas de Don Juan. Una forma yaqui de conocimiento, de Carlos Castaneda. Fondo de Cultura Económica, 2003 [1973], pp. 9-23. Pérez de Ribas, Andrés. S. J. Triunfos de nuestra santa fe entre gentes las más bárbaras y fieras del nuevo orbe. México, Layac, Tres Tomos, 1944 [1645]. Plancarte, Francisco. El problema indígena tarahumara. México, INI, Memorias del Instituto Nacional Indigenista, vol. V, 1954. Reichel-Dolmatoff, Gerardo. Desana. Simbolismo de los indios Tukano del Vaupés. Colombia, Presidencia de la República, Nueva Biblioteca Colombiana de

43


Espacio, territorio y territorialidad simbólica

Nóesis

44

Cultura, 1986. ---. Los Kogi de Sierra Nevada. España, Bitzoc, Revista trimestral, 1996. Rodman, Margaret. “Empowering place: Multilocality and multivocality”. American Anthropologist, vol. 94, num. 3, AAA, Washington, D. C., 1992. Sariego Rodríguez, Juan Luis. El indigenismo en la Tarahumara. Identidad, comunidad, relaciones interétnicas y desarrollo en la Sierra de Chihuahua. México, INI-INAH. Van der Hammen, Clara. El manejo del mundo. Naturaleza y sociedad entre los Yukuna de la Amazonia colombiana. Colombia, Estudios en la Amazonia Colombiana IV, Ed. Tropenbos, 1992. Vázquez León, Luis. El leviatán arqueológico. Antropología de una tradición científica en México. The Netherlands, Research School CNWS, Leiden, 1996. Velasco, Cuauhtémoc. “La historia trasquilada.” Diario de campo, boletín de los investigadores del área de antropología, num. 68, sección Reflexiones, agosto, de 2004, pp. 36-37. Villalpando Canchota, María Elisa. “Investigación arqueológica e identidad regional en el noroeste de Sonora, México”. Noroeste de México, número especial. Centro INAH-Sonora, 1999, pp. 129-135. Villoro, Luis. Los grandes momentos del indigenismo en México. México, Ediciones de la Casa Chata, 1984.


Escribo este texto como miembro de la comunidad académica del noreste de México y más específicamente de Nuevo León. En este contexto, me baso en mi experiencia personal y en la de otros colegas para mostrar lo que considero un proceso de cambio de la realidad de las Ciencias Sociales en la región. En este trabajo utilizo la narración de mi experiencia personal como una herramienta para ilustrar la situación y los principales problemas de las instituciones educativas y las Ciencias Sociales principalmente en la década de los noventa, y también para evidenciar que dicha situación ha cambiado con la llegada de más investigadores y espacios para la investigación de corte científico social.

Palabras clave: Instituciones educativas, ciencias sociales, investigación

Key words: Education institutions, social sciences, research.

I write this article as a member of the academic community of the northeast of Mexico, more specifically, of the state of Nuevo León. óón. According to this context, I depart form my personal experience and that of other colleagues in order to show what I consider a process of change of reality of the Social S Sciences in the region. In this work, S I use my own personal experience to illustrate the situation and main problems faced by the education institutions and the social sciences during the ninety’s, mainly. Also, I use it to demonstrate that such situation has changed with the arrival of more researchers and the opening of more spaces for social science research.


Las Ciencias Sociales en el noreste de México. Un análisis desde dentro

Efrén Sandoval Hernández1

1

Profesor de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Instituto de Investigaciones Sociales. Correo: esandoval49@yahoo.com.mx

Fecha de recepción: 25 de septiembre de 2007 Fecha de aceptación: 18 de enero de 2008


Las Ciencias Sociales en el noreste de México. Un análisis desde dentro

Introducción

Como

estudiante de sociología, en la década de los noventa, conocí una parte de lo que sucedía o no sucedía en el ámbito de la investigación y la formación académica y profesional. La ausencia de investigadores, de programas de posgrado y la escasa vinculación entre formación e investigación, eran las generalidades hace poco más de diez años. Hoy podemos decir que la región, y principalmente la zona metropolitana de Monterrey, es el escenario en que un mayor número de investigadores, a través de institutos o centros de investigación y proyectos con apoyo financiero, comienzan a establecer los vínculos entre el proceso formativo de los científicos sociales y la investigación. Considero que nos encontramos en un momento favorable para la generación de mejores y mayores procesos formativos encaminados hacia la investigación social en la región. Para la realización de este trabajo me apoyo en la propuesta de la “ubicación” de Rosaldo (1991: 30). Al respecto, el autor menciona que “el etnógrafo, como sujeto ubicado, comprende ciertos fenómenos humanos mejor que otros”. Esa “ubicación” se refiere a la forma en que la experiencias cotidianas permiten o inhiben ciertos tipos de discernimiento”.

Nóesis

Estudiando sociología en los noventa

48

Estudié la licenciatura en Sociología en la Facultad de Filosofía y Letras (FFYL) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) en la década de los noventa. En ese entonces, la planta de maestros estaba compuesta básicamente por un psicólogo social, una economista y un sociólogo. Entre ellos tres se repartían buena parte de los cursos, aunque como auténticos “bateadores emergentes” podían aparecer dos sociólogas, un antropólogo o un sociólogo. Debido a la escasez de personal, en lugar de que los cursos se acoplaran a la trayectoria de los estudiantes (definida por los semestres cursados), aquellos se definían de acuerdo a la disponibilidad de pro-


Efrén Sandoval Hernández

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

fesores. Así, la formación de los estudiantes en lugar de seguir una trayectoria lineal (del primero al noveno semestre), comprendía una trayectoria zigzagueante, en donde al mismo tiempo se cursaban clases de tercero, quinto u octavo semestre, dependiendo de la disponibilidad de profesores. Desde luego, la aparición de los profesores eventuales implicaba cambios en los contenidos; y hasta la improvisación de programas. Como estudiantes suponíamos o entendíamos que la ausencia de profesores se debía básicamente a dos cosas: a que los pocos sociólogos que destacaran académicamente no eran bienvenidos en la facultad, y a que les pagaban 30 pesos por hora de clase. El investigador más reconocido de la ciudad era en ese entonces el Dr. Víctor Zúñiga, especialista en cuestiones urbanas y de cultura. Era miembro de El Colegio de la Frontera Norte (COLEF), pero después pasó a ser parte de la Universidad de Monterrey (UdeM), institución privada que además representaba un mundo opuesto para los estudiantes de la universidad pública. Los aspirantes a sociólogos sabíamos que el Dr. Zúñiga había coordinado varios libros sobre cuestiones urbanas en Monterrey, pero jamás lo habíamos leído, entre otras razones porque no formaba parte de la bibliografía de ninguno de nuestros cursos. Sabíamos también que otras generaciones de estudiantes de la FFYL habían tenido al Dr. Zúñiga como profesor. Los estudiantes de mi generación suponíamos que “el mejor sociólogo de la ciudad” debía darnos clases, pero pensábamos que los 30 pesos por hora que recibiría como paga, serían insuficientes. Dos sociólogas investigadoras (con libros publicados, miembros del SNI) también se involucraron en algún momento en la carrera de sociología. Ninguna de las dos duró mucho tiempo ahí. Una fundó el Instituto de Investigaciones Sociales (IINSO) de la UANL (Dra. Esthela Gutiérrez), la otra desarrolló su trayectoria como investigadora en El Colegio de México (Dra. Ma. de los Ángeles Pozas). Entre los estudiantes era sabido que ninguna de las dos había sido bienvenida por los profesores que mantenían el control de la carrera, aunque también sabíamos que quienes asistieron a los cursos de la Dra. Pozas los recordaban gustosamente.

49


Las Ciencias Sociales en el noreste de México. Un análisis desde dentro

Nóesis

50

Otra socióloga llegó a la FFYL en los años noventa, era la Dra. Verónika Sieglin. Algunos estudiantes de sociología pudieron tomar alguno de los cursos que ella daba dentro de la carrera de historia. Los estudiantes tuvieron muy buenos comentarios, pero pronto supimos que surgieron los celos de la coordinadora de la carrera de sociología. Jamás daría clases de sociología y terminaría por irse a otra facultad. El Dr. Mario Cerutti impartía los cursos de Historia de América Latina. Su presencia en la facultad era un ejemplo de la mejor situación que la historia tenía en relación a la sociología, no sólo en la facultad sino en la localidad. Pero su partida también fue un ejemplo de que la Facultad de Filosofía y Letras no era un lugar para los académicos. La pregunta que los estudiantes nos hacíamos era, ¿por qué teníamos tan pocos profesores?, ¿por qué la mayoría de nuestros profesores no eran investigadores?, o dicho de otra manera ¿por qué los pocos investigadores no eran nuestros profesores? Como estudiantes no necesitamos mucho tiempo para responder a esa pregunta. La facultad estaba dominada por un grupo de maestros de formación normalista. Los profesores que destacaban por su trayectoria académica eran más bien una amenaza para el grupo político en el poder, y sólo algunas excepciones eran permitidas, seguramente a cambio de ciertos favores políticos. Los investigadores que no estaban en la facultad, que de todas formas no eran muchos, no tenían necesidad de jugar tal dinámica política. Varias consecuencias se derivaban de la situación que he descrito en los párrafos anteriores. La principal era que los egresados teníamos una muy deficiente formación. No sabíamos diseñar un diagnóstico o una encuesta, tampoco un análisis estadístico, mucho menos construir un objeto o problema de investigación. Además, no teníamos ningún contacto con el mercado laboral ni con el campo de la investigación. Nuestra formación era un reflejo del estado de las Ciencias Sociales en Monterrey. Con un solo centro de investigaciones (venido desde Tijuana, El Colef ) y con casi nulos vínculos con otras instituciones locales, con un sociólogo investigador en una universidad privada en donde la investigación no era prioridad, y con un grupo de profesores normalistas más preocupados por mantener cotos de poder.


Efrén Sandoval Hernández

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

En lo personal, mi trayectoria académica cambió sustancialmente cuando a la FFYL llegó un egresado de sociología que había comenzado sus estudios de doctorado en una universidad de Estados Unidos. Se trata de Rubén Hernández, un estudiante de sociología de los años ochenta, de aquellos años en los que el Dr. Víctor Zúñiga (UdeM) y la Dra. María de los Ángeles Pozas (COLMEX) daban clases en la facultad. Rubén es hoy profesor de la Universidad de California en Los Ángeles, Estados Unidos. Él llegó a la facultad buscando estudiantes que le ayudaran en su investigación doctoral aplicando una etnoencuesta en un barrio obrero de la ciudad. Abrió un taller de investigación a través del cual los estudiantes encontramos mucho de aquello que no hallamos en nuestros profesores. Con Rubén Hernández, por primera vez algunos estudiantes de sociología fuimos al campo, tuvimos encuestas en nuestras manos y tocamos las puertas de algunos hogares para aplicarlas, hicimos un censo de viviendas, supimos qué era una pregunta de investigación y más o menos cómo debía hacerse una encuesta. Para mí la experiencia con Rubén Hernández fue fundamental, pues me hizo descubrir el campo de la investigación. Aunque tenía la inquietud de estudiar alguna maestría para superar el rezago académico de mi formación y para llegar a ser investigador, la experiencia con Rubén me ayudó a ponerle nombre a las cosas, a saber que existían el CONACYT, programas de becas, centros públicos de investigación. También, por medio de esta experiencia conocí literatura actualizada sobre investigaciones recientes. Esta me sirvió como puente entre la formación universitaria y la investigación, algo que la carrera de sociología por sí misma no me podía ofrecer. Durante el último semestre de la licenciatura, apliqué para entrar a la maestría del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS). Me tuve que mudar de Monterrey para continuar mi formación, en la región noreste no había otra institución en donde pudiera continuarla, a menos que fuera más al norte, en Tijuana por medio de una maestría en El Colef o en el Colegio de Sonora (COLSON), pero eso que llamamos el norte es tan grande, que a veces se nos olvida que Monterrey está mucho más cerca de

51


Las Ciencias Sociales en el noreste de México. Un análisis desde dentro

México o Guadalajara que de Hermosillo o Tijuana. Me decidí por el CIESAS Occidente. Aunque ya había otras experiencias de egresados de Sociología de la UANL que se habían ido a estudiar a universidades en otras ciudades o en el extranjero (Rubén Hernández, Patricio Solís, Ma. Elena Ramos),2 recuerdo que en aquel año de 1998 varios profesores y compañeros se acercaron a mí como si fuera la primera vez que alguien se iba a estudiar una maestría a otra ciudad. Al parecer, era algo muy poco común. En el CIESAS, en Guadalajara, encontré que mis profesores eran autores de libros, coordinadores de investigaciones, miembros del SNI y, en general, académicos consolidados. Todo el ambiente era muy diferente al que había vivido en la universidad. Como estudiante universitario, en Monterrey, el mundo de la academia me resultaba totalmente desconocido. En cambio, para algunos compañeros de la maestría, originarios de Guadalajara o del Distrito Federal, la academia era un ambiente ya conocido. Sus profesores habían sido los autores de obras o investigaciones reconocidas, sabían cómo funcionaban los proyectos y los centros de investigaciones, habían sido becarios, asistentes y hasta habían escrito tesis.3 De alguna manera, me quedaba claro que la deficiente formación en la carrera de sociología tenía que ver no sólo con las cuestiones políticas al interior de la FFYL y la universidad misma, sino en general con la escasa investigación social que se hacía en la ciudad y en la región. Afortunadamente, después de diez años, el panorama parece haber mejorado, 2

Nóesis

3

52

Actualmente Rubén Hernández es profesor investigador en UCLA, Patricia Solís lo es en el COLMEX, Ma. Elena Ramos lo es en la Facultad de Trabajo Social de la UANL. Posteriormente, otra egresada de Sociología, Lilia Palacios, hizo sus estudios de doctorado en el extranjero. Ella es hoy investigadora en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UANL. En la FFYL, las tesis de sociología son muy escasas. Los estudiantes se pueden graduar por promedio de excelencia o tomando un curso en una maestría. Obviamente, ante la falta de vinculación con la investigación, estas dos opciones eran las más seguidas por los estudiantes. Además, hoy en día, la burocracia requerida en la UANL para presentar una tesis de licenciatura implica el pago de varios miles de pesos.


Efrén Sandoval Hernández

aunque todavía se encuentra en desventaja en relación a otras zonas del país. Hoy, en el noreste de México hay más oferta educativa en Ciencias Sociales, más investigadores y centros o institutos de investigación. Este nuevo escenario puede no ser el ideal, pero al menos será suficiente para generar procesos de formación hacia la investigación en los estudiantes actuales. En la siguiente sección doy cuenta del estado actual de las Ciencias Sociales en el noreste, sin que esto quiera decir que los vicios y problemas políticos y presupuestales hayan sido superados.

Como menciono en la sección anterior, para la sociología y para las Ciencias Sociales en general prácticamente no había espacios en el noreste de México durante la década de los noventa. Destacan solamente instituciones como El Colegio de la Frontera Norte, el Centro de Investigaciones de la Facultad de Economía de la UANL y la sede del Instituto Nacional de Antropología e Historia. El Colef tenía una planta muy reducida de investigadores, en la facultad de Economía la econometría ya dominaba, así es que tendríamos que preguntarnos si aquello más que ser ciencia social era ingeniería social. Y en el INAH era desconocido el trabajo de la única antropóloga que por azares de la vida había llegado a la ciudad. Por otra parte, en la Universidad de Monterrey apenas se empezaban a abrir las puertas para algunos investigadores. Además de estos lugares, sólo existían algunos institutos dentro de las universidades (UANL e ITESM) que en realidad eran más un membrete que verdaderos centros o institutos de investigación. La realidad era que la presencia de tales instituciones o centros pasaba inadvertida para la comunidad estudiantil universitaria. Había una separación entre la actividad docente y la de investigación. Y esta última en realidad era muy escasa. Aunque a partir de los años setenta se inició una política de descentralización de los institutos de investigación en todo el país (Muñoz y Suárez, 1991: 31), el noreste de México, comprendido por Tamau-

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Los cambios en los últimos años

53


Las Ciencias Sociales en el noreste de México. Un análisis desde dentro

lipas, Nuevo León y Coahuila, parece haber llegado muy tarde a la repartición del pastel, conformando el escalón inferior de la enorme desigualdad que ha marcado el desarrollo de las Ciencias Sociales en el país (Muñoz y Suárez,1991). A pesar de que el noreste cuenta con la tercera ciudad más grande del país, y de que al mismo tiempo mantiene un papel fundamental para la economía nacional, durante los años ochenta la región no destacaba por hospedar a un grupo importante de científicos sociales nacionales. En cambio, estados como Jalisco, Michoacán y Puebla ya albergaban al 10.5% de los investigadores, sin mencionar que 7 de cada 10 de ellos se encontraban en el D.F. (Muñoz y Suárez,1991: 33 y 42). Ahora bien, de acuerdo con la regionalización ofrecida por Alvarado y Guzmán (1991),4 para 1984 en el norte de México se encontraba el 17% del total de centros o institutos de investigaciones del país, la mayoría dedicados a la investigación en economía, educación e historia, pero, al mismo tiempo, estaban integrados por una mayoría de licenciados o maestros, siendo esta región la que tenía el menor porcentaje de doctores investigadores en toda la república, con sólo el 11% (Alvarado y Guzmán,1991: 53). Esto nos habla de centros o institutos no consolidados, muchos de los cuales desaparecieron o se mantuvieron en ese estatus, sobre todo debido a la disminución de presupuestos que caracterizó a la década de los ochenta. Diez años después, es decir, en 1994, sólo había dos centros de investigación consolidados en todo el norte de México, se trata de El Colegio de la Frontera Norte y El Colegio de Sonora. Éstos albergaban a investigadores, la mayoría de ellos con doctorado y dedicados primordialmente a la investigación (Béjar y Hernández,1996:109). Este hecho muestra que no todo el norte es igual y que a la hora de hacer un análisis sobre el estado de las Ciencias Sociales, vale la pena diferenciar. Así, al hablar de la realidad de las Ciencias Sociales en la

Nóesis

4

54

Alvarado y Guzmán (1991: 50) establecen la siguiente regionalización: 1. Región norte, 2. Región centro occidente, 3. Región centro sur, 4. Región sur- sureste y 5. Zona metropolitana de la Ciudad de México. La Región norte incluye a todos los estados fronterizos, además de Baja California Sur, Sinaloa y Durango.


Esto ha sucedido a pesar de que en el noreste se encuentra la tercera aglomeración urbana más grande del país, la cual mantiene uno de los índices más altos de centros de educación superior de la nación: la ciudad de Monterrey. Esta ciudad y el noreste de México, aunque tarde, en los últimos años han desarrollado de manera lógica más espacios para las Ciencias Sociales. Digo que de manera lógica pues en todo el país es notorio que el desarrollo de los centros o institutos de investigación están vinculados con las grandes universidades (Alvarado y Guzmán,1991: 60). Al contar Monterrey con una de las mayores ofertas educativas del país, lo que ha sucedido a partir de la década de los noventa resulta una consecuencia lógica. En el noreste de México han surgido algunos proyectos o programas de educación superior en diferentes áreas de las Ciencias Sociales en los últimos años. Algunos de ellos han logrado ya su registro en el Programa Nacional de Posgrados del CONACYT, y la mayoría de ellos están vinculados con las universidades locales, como la UANL, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), la Universidad de Coahuila (UADEC) y la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT). Además, el número de centros de investigación, pero sobre todo la cantidad de proyectos, de investigadores y la actividad académica ha aumentado. En la UAT se imparte el doctorado en Educación, el doctorado en Educación Internacional y el doctorado en Derecho. En esa institución está acreditada ante el Programa Nacional de Posgrado la maestría en Desarrollo Regional. En la UANL forman parte del Programa Nacional de Posgrados, la maestría en Economía, maestría en Ciencias con Especialidad en Ciencias Sociales, la maestría en Ciencias con orientación en Trabajo

Efrén Sandoval Hernández

Hay diferencias marcadas por subregiones, ya que existen centros e institutos de investigación social que se han desarrollado con mejores condiciones de operación, particularmente en la franja fronteriza, en ciudades como Tijuana y Mexicali, o en Hermosillo y Culiacán, que contrastan con el conjunto de instituciones en toda el área.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

región, Alvarado y Guzmán (1991: 54) advierten que:

55


Las Ciencias Sociales en el noreste de México. Un análisis desde dentro

Social, el Doctorado en Filosofía con orientación en Trabajo Social y Políticas Comparadas de Bienestar Social, el Doctorado en Ciencias Sociales con Orientación en Desarrollo Sustentable. Además, entre otros existe la maestría en Derecho, el doctorado en Derecho y en Filosofía con acentuación en Ciencias Políticas. En el ITESM, la maestría en Administración Pública y Política Pública y la maestría en Comunicación forman parte del PNP. En la UADEC se imparten las maestrías en Educación, en Desarrollo Regional y en Desarrollo Social. Esta última forma parte del PNP. Además, se imparte el doctorado en Ciencias de la Educación. Ante la ausencia de centros públicos de investigación en Ciencias Sociales, la UADEC ha concentrado el apoyo a los proyectos de investigación social que se da en Coahuila. Hasta 2006, ahí se realizaban cuatro proyectos de investigación, tres relacionados con la educación y otro más dirigido hacia el empleo y el desarrollo urbano.5 Hasta el año 2005, en ese estado había once investigadores en Ciencias Sociales miembros del SNI.6 En Nuevo León, la presencia de centros públicos de investigación en Ciencias Sociales y de investigadores de esta área ha aumentado considerablemente. Además dEl Colef, institución que en Monterrey tiene ya once investigadores y cuya presencia en la ciudad data de más de diez años, actualmente se encuentra en esta ciudad la sede del Programa Noreste del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), y una sede del Centro de Investigaciones en Tecnología Avanzada del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV). Investigadores dEl Colef y el CIESAS, así como otros del IINSO de la UANL, dan cursos, dirigen tesis o involucran a estudiantes universitarios en sus proyectos de investigación. Lo mismo sucede con el Departamento de Posgrado de la Facultad de Trabajo Social de la UANL, en donde un grupo de más de diez investigadores

Nóesis

5

56

6

“Estado del arte de los sistemas estatales de ciencia y tecnología. Coahuila, 2006”. Dirección Adjunta de Desarrollo Regional y Sectorial. Dirección de Desarrollo Estatal. www.siicyt.gob.mx/siicyt/docs/Edo_Arte_CyT_2006/COAHUILA.pdf


7

www.siicyt.gob.mx/siicyt/docs/Edo_Arte_CyT_2006/NUEVOLEON.pdf

Efrén Sandoval Hernández

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

se vinculan con los estudiantes por medio de los programas. En total, en Nuevo León en el año 2005 había 69 investigadores en Ciencias Sociales miembros del SNI.7 Cabe destacar que en la actual década, el ITESM ha iniciado una política de impulso a la investigación, incluyendo a las Ciencias Sociales. Lo anterior se explica debido a la necesidad de certificación internacional, para lo cual se hace necesario dar mayor prioridad a la investigación. En consecuencia, el ITESM abrió la Escuela de Graduados en Administración y Política Pública (EGAP), el Centro de Investigaciones en Comunicación e Información y el Centro de Estudios sobre Norteamérica. La EGAP ha logrado conjuntar a 14 científicos sociales, la mayoría de ellos economistas, miembros del SNI. Además, ahí se imparten seis maestrías profesionalizantes y un doctorado en Política Pública. En Tamaulipas, la presencia dEl Colef se ha mantenido en Matamoros y Nuevo Laredo, aunque la vinculación entre los investigadores de la institución y estudiantes universitarios no ha sido fácil debido a que la todavía escasa oferta de Ciencias Sociales de la UAT se encuentra en otras ciudades del estado. Hasta el año 2005 en la entidad había cuatro investigadores en Ciencias Sociales miembros del SNI. Cabe destacar que en 2002 se abrió El Colegio de Tamaulipas, institución que ha sido víctima del manipuleo político, por lo que hoy está integrada por cuatro investigadores, ninguno de los cuales tiene el grado de doctor. Siendo dos de ellos economistas y uno del área de Derecho. Como se puede notar, el estado de Nuevo León, con su capital Monterrey, concentra la dinámica académica y de investigación de la región noreste, al tener más investigadores e instituciones de educación superior con la mayor oferta. Cabe destacar que en este caso el gobierno impulsa actualmente un proyecto llamado “Monterrey, ciudad internacional del conocimiento”, que contempla la construcción de lo que serán los mayores laboratorios de investigación tecnológica de la zona. Este programa se enfoca al desarrollo tecnológico, pero de ma-

57


Las Ciencias Sociales en el noreste de México. Un análisis desde dentro

nera indirecta las Ciencias Sociales se han visto beneficiadas por este proceso. El gobierno estatal favoreció la instalación de una sede del CINVESTAV, con éste llegó la maestría en Educación en Ciencias y tres científicas especializadas en educación de las ciencias.8 La llegada del CIESAS y el CINVESTAV debe ser vista con reservas, en el sentido de que las instituciones que dependen de instancias federales o que tienen sus sedes centrales en la capital del país “se rigen por una dinámica de trabajo y valores propios que no siempre permean al resto de las sedes locales. En ocasiones, por el contrario, dificultan la interacción con los académicos del lugar y la formación de recursos humanos para la zona o región” (Muñoz y Suárez,1991:33). De la misma manera, “no siempre se ha podido cumplir el propósito de que las instituciones que vienen desde el centro, tengan una plena acogida o integración con las que ya funcionan en los lugares en los que se instalan” (Muñoz y Suárez,1991: 37). De esta manera, al tiempo que algunos investigadores de las instituciones venidas desde el centro son acogidos e invitados a participar en programas de educación superior, otros son excluidos, y el estudiantado tiene que sufrir, una vez más, los celos entre académicos y las limitaciones presupuestales, administrativas o políticas.

Conclusiones

Nóesis

Con el aumento en el número de instituciones, científicos sociales, investigadores miembros del SNI, proyectos de investigación y de la oferta de educación superior, las Ciencias Sociales en el noreste parecen estar sentando unas buenas bases para generar mayores y mejores procesos de formación. No obstante, hay un aspecto que puede ser central para que dicho proceso se genere de mejor manera, se trata de la apertura de las universidades e instituciones de educación superior ante la nueva realidad.

58

8

www.cinvestav.mx/lineas/index.htm/El CINVESTAV también tiene una sede en Tamaulipas, sin embargo no tiene ninguna especialidad relacionada con las Ciencias Sociales.


9

Tal ha sido el caso de la Dra. Séverine Durin, del CIESAS, quien formó a estu-

Efrén Sandoval Hernández

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Las universidades, tanto las públicas como las privadas, no fomentan la elaboración de tesis entre sus estudiantes. En vez de hacerlo, promueven otras formas de titulación que reditúan mayores ingresos para la caja registradora. En las primeras hay alternativas para evitar la titulación con tesis, y en las segundas, privilegian los posgrados profesionalizantes sobre los de investigación, graduando de su maestría a estudiantes que elaboran esbozos de proyectos o propuestas de trabajo que no rebasen las cincuenta cuartillas. Tanto unas como otras están plagadas por institutos o centros de investigación integrados por un solo profesor investigador que sirven como membrete y estadística para lograr las acreditaciones nacionales e internacionales, no para realizar investigación. Aunado a lo anterior, dependencias universitarias sostienen reglamentos que impiden la colaboración de profesores o investigadores miembros de otras instituciones para dirigir o comentar tesis. Cuando no es éste el caso, los estatutos de las dependencias establecen ciertos requisitos burocráticos que más bien parecen obstáculos para la colaboración interinstitucional, por lo que es casi imposible que un estudiante tenga como asesor a un investigador o especialista externo a su universidad. Por su parte, los científicos sociales del noreste están en un ambiente en donde no es fácil encontrar estudiantes de Ciencias Sociales. Aunque la oferta educativa existe, ésta es muy limitada tanto a nivel de licenciatura como de posgrado. La ausencia de ciertas carreras como la antropología o las deficiencias en otras como la sociología, representan dificultades para que los investigadores encuentren colaboradores. Para salvar esto, se ven en la necesidad de formar de manera independiente a los estudiantes para que puedan participar en las investigaciones.9 Ahora bien, varios procesos van mostrando el impacto positivo de la mejor situación de las Ciencias Sociales en la región. En Monterrey, por ejemplo, investigadores del IINSO, el INAH y El Colef, llevan a cabo un seminario interinstitucional. Al mismo tiempo, el IINSO involucra en su programa de doctorado a investigadores dEl Colef, y

59


Las Ciencias Sociales en el noreste de México. Un análisis desde dentro

Nóesis

60

el CIESAS Programa Noreste lleva a cabo una investigación en donde participan miembros del INAH. El mismo CIESAS Programa Noreste impulsó en 2006 la conformación de la Red de Investigadores del Agua en Cuencas del Norte de México, en la cual se involucran también investigadores dEl Colef, la UANL, la Escuela Nacional de Antropología e Historia Unidad Chihuahua, la Universidad Iberoamericana, la Universidad Juárez del Estado de Durango, la Universidad de Sonora, El Colegio de Sonora, la Universidad Nacional Autónoma de México y El Colegio de Tamaulipas. Además, la incursión del ITESM en la investigación en Ciencias Sociales debe ser vista como algo positivo, no sólo por el impacto que tiene en la atracción de investigadores a la región, sino por las consecuencias que esto debe traer también en el trabajo de otras universidades locales, que seguramente responderán en un afán de competencia, pero a la vez en defensa de sus formas de trabajo, perspectivas de análisis y abordaje de ciertas temáticas particulares. La UdeM, por ejemplo, iniciará la carrera de Sociología en este año (2008), y con ello romperá el monopolio de la UANL en la materia. Con todo, las Ciencias Sociales en el noreste tienen un reto mayor, reto que no existe en algunas otras regiones de México, se trata de superar las limitaciones y prejuicios de la ideología dominante de corte “liberal porfirista”, según la cual los hechos sociales tienen un origen individual (Zúñiga y Contreras,1998: 69). En este contexto, las Ciencias Sociales siguen siendo algo extraño entre la población del noreste, en donde las actividades de corte productivo abarcan prácticamente todo el espectro del mercado laboral y de las expectativas sociales. Para los funcionarios públicos de alto y mediano nivel, los estudiantes de licenciatura o posgrado, los profesores de las escuelas públicas y pridiantes de licenciaturas y maestrías para que hicieran trabajo de campo en un proyecto de corte antropológico. Comentario hecho por la misma doctora durante su presentación en el Quinto Seminario, región noreste, del Ciclo de seminarios itinerantes de discusión y análisis sobre el estado actual de las Ciencias Sociales en México, llevado a cabo los días 7 y 8 de junio de 2007.


Alvarado Enríquez, Yolanda y Carlota Guzmán Gómez. “Investigación en Ciencias Sociales: desigualdades regionales”. En Humberto Muñoz y Herlinda Suárez (coords.). Investigación social y política académica. México, UNAM/CRIM, 1991, pp. 46-84. Béjar Navarro, Raúl y Héctor H. Hernández Bringas. La investigación en Ciencias Sociales y humanidades en México. México, UNAM/CRIM, Porrúa, 1996. Muñoz García, Humberto y Ma. Herlinda Suárez Zozaya. “Investigación en Ciencias Sociales: desigualdades institucionales”. En Humberto Muñoz y Herlinda Suárez (coords.). Investigación social y política académica. México, UNAM/CRIM, 1991, pp. 26-45. Rosaldo, Renato. Cultura y verdad. Nueva propuesta de análisis social, México, CONACULTA, Grijalbo, 1991. Zúñiga, Víctor y Óscar Contreras. “La pobreza en Monterrey”. En Luis Lauro Garza (coord.), Nuevo León Hoy. México, La Jornada Ediciones, UANL, 1998, pp. 65-83.

Efrén Sandoval Hernández

Bibliografía

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

vadas, los empresarios grandes y pequeños, los comerciantes formales e informales, los obreros, empleados, comunicadores, periodistas y demás sectores del noreste, encontrar a un científico social es toparse con un desconocido a quien se debe preguntar qué es lo que hace y, sobre todo, para qué sirve.

61


El presente artículo trata sobre el Coloquio Carl Lumholtz, el cual está enfocado en la Antropología y el desarrollo de las Ciencias Sociales y la Antropología en México, en particular en la zona norte. PALABRAS CLAVE:

Antropología, Ciencias Sociales, norte de México

The experience of the Carl Lumholtz conferences The present article deals with the Carl Lumholtz Conferences, which focused on the anthropology and development of the social sciences and the anthropology of Mexico, particularly in the northern part of the country.

Key Words Words:

Anthropology, Social Sciences, northern Mexico


En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz Juan Luis Sariego Rodríguez1

Investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, unidad Chihuahua. Correo: jsariego@ch.cablemas.com 1

Fecha de recepción: 24 de enero de 2008 Fecha de aceptación: 21 de abril de 2008


En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz

Introducción

Por

dos ocasiones —octubre de 2005 y 2007—, la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) Unidad Chihuahua ha llevado a cabo la celebración del Coloquio Carl Lumholtz de Antropología e Historia del Norte de México. En dichos eventos académicos han participado más de 60 conferencistas y ponentes especialistas en temas relativos a esta región del país, procedentes de instituciones de investigación nacionales, de Estados Unidos y Canadá. Puesto que se trata de un acontecimiento indudablemente novedoso en el panorama de las Ciencias Sociales en el vasto territorio que componen los estados norteños (Baja California Norte y Sur, Sonora, Sinaloa, Chihuahua, Durango, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas), bien merece un comentario y un análisis, tarea que me propongo abordar en este breve ensayo.

Nóesis

El contexto: la antropología y las Ciencias Sociales en el norte de México

64

Tanto la enseñanza como la investigación de las disciplinas antropológicas y, en general, de las Ciencias Sociales, son hasta hoy tareas con un enorme déficit en el panorama de las universidades y centros académicos de los estados del norte de México. En las facultades y centros de enseñanza, la ausencia de programas de formación en licenciatura y posgrado en áreas tales como la Sociología, la Economía, la Historia y la Antropología contrasta no sólo con lo que sucede en las universidades del centro y sur del país, sino también con el indudable impulso que las carreras tecnológicas, administrativas y empresariales han adquirido como alternativas profesionales más recurrentes entre los jóvenes que acceden a la educación superior. Existe un vacío académico dentro de la Antropología explicable si se tiene en cuenta que en México la tradición antropológica ha estado desde sus orígenes ligada al estudio de la arqueología de las altas culturas mesoamericana y maya, así como al de las culturas indígenas y rurales de las regiones del centro, sureste y Golfo de México. El cen-


Juan Luis Sariego Rodríguez

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

tralismo con el que operan muchas instituciones públicas vinculadas al campo de las disciplinas antropológicas tampoco ha sido el entorno más adecuado para desarrollar el quehacer académico de este campo del conocimiento en el norte del país. Y sin embargo, el panorama de las sociedades y grupos humanos de esta zona constituye un escenario privilegiado para estudiar, entre otros temas, la conformación del México moderno, los procesos de cambio demográfico motivados por la inmigración, la modernización económica, la alternancia política, las conflictivas relaciones fronterizas con Estados Unidos, la urbanización y conformación de una nueva clase obrera en la industria maquiladora de exportación, el desarrollo de una pujante agroindustria de exportación y el consecuente surgimiento de un nuevo proletariado de jornaleros agrícolas, etcétera. Para la mirada antropológica, sin duda el hecho más relevante del norte de México es su diversidad cultural. En efecto, en estas latitudes es notoria la presencia de importantes grupos étnicos con identidades culturales muy marcadas y contrastantes con las de partes del país, como lo atestiguan, por ejemplo, la autonomía política “de facto” de los yaquis, el sistema de organización social en bandas y clanes de los seris, la lucha por el derecho al binacionalismo de kikapúes, pápagos y paipai o la tenaz persistencia de la cosmovisión y las prácticas rituales de los tarahumaras. Pero además, el mestizaje de origen colonial derivado en gran medida de la expansión de la minería; la aparición de figuras sociales distintivas del agro norteño como las de los rancheros, medieros, vaqueros y arrieros; las políticas de colonización por parte de grupos extranjeros como mormones y menonitas; la atracción migratoria hacia los polos urbanos norteños de numerosos contingentes de población del centro y sur del país y la circulación constante de grupos humanos a lo largo de una inmensa frontera, han dado al norte un perfil cultural sumamente dinámico, híbrido y heterogéneo. Lejos de aquel viejo y etnocéntrico prejuicio vasconceliano de que, en México, la cultura se acaba donde se acaba el maíz, asistimos desde hace ya varias décadas a un indudable y vigoroso auge de las manifestaciones y expresiones culturales y artísticas de las sociedades del norte del país.

65


En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz

Por desgracia, la antropología y en general las Ciencias Sociales llegaron tardíamente a reconocer la importancia de estos fenómenos y comenzaron con retraso a estudiarlos, requiriendo para ello de un instrumental conceptual y metodológico que se adaptara a las particularidades históricas y sociales de estas regiones del país. Por lo que se refiere a las disciplinas antropológicas, creo que es ésta la fase en la que nos encontramos: para quienes desde la arqueología, la etnografía, la antropología social, la lingüística indígena y la etnohistoria se acercan al pasado y al presente del norte de México, se ha vuelto cada vez más evidente el imperativo de construir un aparato epistemológico nuevo con categorías historiográficas, sociológicas y culturales adaptadas que traten de dar cuenta de las realidades norteñas. Se logrará así superar el procedimiento metodológico tradicional que por mucho tiempo consistió en trasplantar mecánica y artificialmente conceptos y modelos explicativos surgidos de otras regiones y contextos del país.2

La orientación del Coloquio Lumholtz Inspirado en la figura y en la obra etnográfica del viajero noruego Carl Lumholtz (quien a finales del siglo XIX recorrió los territorios indígenas de la vasta Sierra Madre Occidental dejando de ello constancia en diferentes obras, entre las que destaca El México desconocido), este coloquio propone como centro de los debates la antropología —en todas sus vertientes y subdisciplinas— y la historia del norte de México. Se pretende en primer lugar propiciar intercambios académicos y de investigación que estén a la par de otros equivalentes como el Colo-

Nóesis

2

66

Por sólo poner algunos ejemplos, baste referir las enormes limitaciones que la arqueología mesoamericana enfrenta a la hora de dar cuenta del pasado de las poblaciones de cazadores, recolectores y nómadas del norte de México. Algo similar sucede cuando se han querido extrapolar conceptos propios de la estructura social, modelos de apropiación territorial y prácticas productivas de las sociedades indígenas del centro y sur de México para entender las formas de vida de las etnias del norte. Los procesos de colonización, mestizaje, así como las guerras étnicas contra la presencia europea, en fin, tuvieron aquí características propias y propiciaron estructuras sociales distintivas.


Juan Luis Sariego Rodríguez

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

quio Paul Kirchhoff, organizado por la especialidad de Etnología del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México; las Mesas Redondas de Palenque auspiciadas bianualmente por el Instituto Nacional de Antropología e Historia en las que se reúnen especialistas en materia de historia, arqueología, iconografía y epigrafía mayas, o como las Mesas Redondas de Monte Albán y Teotihuacán, también propiciadas por el mismo instituto. El segundo gran objetivo del Coloquio Lumholtz es el de aspirar a construir una visión unitaria e integral que, asumiendo las particularidades de cada una de las diferentes regiones del norte, permita una visión holista y articulada entre todas ellas. Porque, en efecto, hasta ahora, lo que ha predominado es el intercambio y el debate académicos entre especialistas de cada una de las entidades federativas que integran el norte a través de coloquios estatales entre los que destaca por su sólida tradición el Simposio de Historia y Antropología de Sonora que se viene celebrando regular y anualmente en Hermosillo desde 1975 y en cuya organización participan la Universidad de Sonora, el Centro INAH Sonora, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo y El Colegio de Sonora, además de otros organismos locales. Con menor regularidad otras reuniones y congresos de este tipo se han venido desarrollando en las capitales de otros estados norteños, así como en las ciudades de la frontera. Sin embargo, es notoria la ausencia de espacios institucionalizados y regulares donde tenga lugar un intercambio entre especialistas de diferentes regiones y entidades federativas del norte. En ocasiones es llamativo constatar que ciertos fenómenos como la frontera, la maquila, el desarrollo de la agricultura comercial de exportación y el consecuente proceso de formación de un nuevo proletariado de jornaleros agrícolas o la situación de tal o cual grupo étnico, a pesar de ser fenómenos que están generalizados en muchas partes del territorio norteño sólo son estudiados desde una óptica localista. Así, por ejemplo, se estudian los jornaleros agrícolas de Baja California, los de Sinaloa y los de Sonora, pero pocas veces los del noroeste; se investiga acerca de los pimas de Chihuahua y los de Sonora, de los tepehuanos de Durango y los de Chihuahua, olvidando que más allá de las fronteras estata-

67


Nóesis

En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz

68

les, uno y otro grupo constituyen una unidad cultural y comparten en común elementos organizativos, simbólicos y rituales semejantes. En cuanto a las historias regionales sucede algo parecido puesto que priva en ellas un cierto provincialismo: su estudio se reduce exclusivamente al entorno estatal o al de la relación norte-centro entre las sociedades o grupos de tal o cual estado norteño con la capital del país, desdeñándose una perspectiva este-oeste u oeste-este que trate de explicar las articulaciones, semejanzas o diferencias entre las sociedades de los estados norteños. Por eso, y para comenzar a llenar estos evidentes vacíos, los Coloquios Lumholtz en primer lugar buscan abrir un espacio de intercambio académico entre estudiosos del norte de México y, en segundo, se proponen como meta llegar a construir explicaciones y categorías de análisis que permitan hablar con propiedad de aquéllo de específico que tiene, desde la antropología y la historia, el norte de México. La tarea no es para nada sencilla, ya que en realidad los modelos explicativos con que contamos hasta hoy para entender de forma integral el norte de México son limitados, anacrónicos y en algunos casos etnocéntricos. En efecto los conceptos clásicos con que la arqueología y la antropología entendieron el norte de México, los de “Arido-América”, “Oasis-América”, el “Southwest” o, simplemente, “la Gran Chichimeca”, aunque tienen el mérito de encuadrar al norte en un área cultural que trasciende las fronteras nacionales, todos ellos adolecen de un olvido de la enorme diversidad de este gran territorio. También pecan de una cierta tendencia a definir el norte por lo que no es: el espacio de grandes civilizaciones agrícolas y urbanas que aplicaron, como en el caso de la mesoamericana, avanzadas formas de división del trabajo y sistemas estatales. Sin embargo, no deja de ser paradójico que todo el norte se asimile a la idea de la aridez y desierto, siendo que sus fértiles cuencas y distritos de riego están considerados como los graneros de México. Además, los términos Chichimeca y Southwest son claramente designaciones construidas desde fuera del entorno norteño y connotan un cierto desprecio (en el primer caso) o un implícito anexionismo anglosajón (en el segundo). Pero sobre todo, estas nociones que fueron construidas para expli-


Juan Luis Sariego Rodríguez

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

car la naturaleza de los territorios, el pasado prehispánico y la realidad arqueológica, están lejos de significar lo que el norte de México es en la actualidad y por eso se vuelven en cierta forma inservibles a la hora de entender la historia moderna y contemporánea de las sociedades norteñas. Parece evidente pues que se requiere una nueva mirada sobre el norte de México que, insisto, reconozca desde el principio su diversidad cultural, parta de una etnografía actualizada y opte por una mirada procesual e histórica, combinando el análisis de la permanencia con el del cambio, superando toda forma de determinismo medioambiental. El norte de México, por lo demás, necesita ser despojado de los prejuicios culturales etnocéntricos que por mucho tiempo tuvieron vigencia y que se empeñaron en asignarle las categorías de norte bárbaro y proclive a los modos de vida estadounidenses, condenándolo irremisiblemente a ser una tierra de olvido a los ojos de intelectuales e instituciones culturales del país, mucho más cautivados por el esplendor de las culturas del centro y sur de México. Es evidente que estas visiones distorsionadas y los estereotipos derivados de ellas no corresponden a las imágenes de un norte plagado de contrastes y diversidades culturales, económicamente pujante y modernizador desde los días del “milagro mexicano” y políticamente tendiente a la alternancia y el cambio. El norte bárbaro de la machaca, las botas y la polka es paradójicamente el mismo escenario que conoció la revolución verde. También es el entorno donde los pueblos indios de la sierra, la costa y el desierto mantienen vigentes cosmovisiones, prácticas de sociabilidad y formas de gobierno y justicia claramente distintivas, que algunos se han atrevido a calificar de expresiones de una autonomía de facto y que apuntan hacia una modalidad particular de construcción de la nacionalidad Es el norte del desierto, pero también el de las sierras madres, el del mar, las islas, las penínsulas, los oasis, las fronteras, los grandes sistemas fluviales y los corredores agrícolas. Es el norte atravesado por fronteras étnicas y clasistas, así como por regionalismos, localismos y diferencias contrastantes. Es además un norte donde los cambios sociales tienen un ritmo acelerado. Baste decir, como ejemplo, que allí donde hace poco más de un siglo llevaban a cabo sus correrías apaches y comanches, hoy se asienta una industria maquiladora de exportación en las

69


En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz

ramas electrónica y de autopartes de alta competitividad internacional; que en los desiertos yermos de Sonora, Baja California, Coahuila y Chihuahua florece una horticultura de exportación que cada día cruza sin reparos las fronteras de la globalidad; en fin, que el norte se ha convertido en un territorio donde todo circula: mercancías, migrantes e ilegales latinoamericanos, narcóticos, pero también una creciente actividad e industria cultural de masas. También es el norte donde las figuras sociales de la ruralidad revisten perfiles específicos ligados, entre otras cosas, a la abundancia de tierra y la ausencia de agua, la práctica de la mediería, los límites del sistema de haciendas y una vieja tradición de movilidad y autonomía de vaqueros y rancheros. Además, desde el final de la década de 1960, el norte, en especial el fronterizo, se pintó del color de las maquiladoras y en ellas surgió una nueva clase obrera, sin precedente en el país, compuesta mayoritariamente por jóvenes y mujeres. Después vinieron la narcosiembra, el narcotráfico, los cárteles de la droga y su cosecha de violencia emblemáticamente proyectada en los feminicidios de Ciudad Juárez. Y, en medio de todo eso, es el norte de las bandas gruperas, la de El Recodo, Los Tigres y Los Cadetes, el de la acordeón y la tambora. Pero también el de la danza del venado, de la pascola y el tutuguri. ¿No es todo ello suficiente para atraer la atención y la curiosidad de las nuevas generaciones de antropólogos y científicos sociales mexicanos?

Nóesis

Las temáticas del Coloquio Lumholtz

70

En sus dos ediciones, el Coloquio Lumholtz ha abordado temáticas muy diversas, tal y como se muestra en los cuadros que aparecen al final de este texto. En la primera de 2005, el eje central de los debates fueron las visiones disciplinarias sobre el norte de México y éstos estuvieron aglutinados en torno a 6 mesas de discusión: Visiones disciplinarias sobre el norte de México, El norte profundo, El norte antiguo de México: la mirada de la arqueología, La construcción histórica de la identidad norteña, Problemas sociales del norte contemporáneo y Violencia y género en el norte de México.


Juan Luis Sariego Rodríguez

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Así, mientras los arqueólogos presentaron una visión de conjunto del estado del conocimiento sobre las diferentes regiones del norte de México, los historiadores discutieron acerca del surgimiento y transformación en el tiempo de varios elementos constitutivos de la realidad norteña. El discurso de los arqueólogos fue recurrente al insistir en que, tanto en la Península de Baja California, como en el noroeste y el septentrión, las evidencias muestran la existencia de tempranos asentamientos de grupos humanos con un alto grado de adaptación a los contextos ecológicos del desierto, las serranías y los litorales marítimos. También fueron reincidentes las referencias a las expresiones artísticas y culturales que conforman el legado de estos pueblos y que se muestran particularmente en vestigios arquitectónicos (como Paquimé en Chihuahua), sistemas avanzados de tecnología agrícola (como el Cerro de Trincheras en Sonora) y, especialmente, en una difundida presencia del arte rupestre que aparece en todo el norte de México y que remite a un complejo mundo de símbolos y cosmovisiones sobre la caza, el agua, la vida en sociedad y las deidades supraterrestres cuyos significados estamos aún lejos de descifrar. Sin duda son estos últimos elementos algunos de los que más emblemáticamente distinguen las culturas arqueológicas del norte. De los temas tratados por los historiadores, destacaron, en especial, aquéllos que se refieren al impacto de la colonización misionera y civil en diferentes entornos indígenas del norte mexicano. A partir de los análisis presentados se concluye la importancia estratégica de seguir estudiando la institución del pueblo de misión y sus actores sociales, su arraigo, asimilación y rechazo entre las etnias autóctonas, las ideologías pastorales y las prácticas productivas de las diferentes órdenes religiosas que se instalaron en los territorios norteños, así como el profundo impacto civilizatorio que produjo entre los pueblos indios la presencia europea. Además de revisar y discutir algunas visiones y reinterpretaciones acerca de la frontera México-Estados Unidos, la mesa de Historia contó también con una interesante propuesta sobre la perspectiva de la historia ambiental como estrategia para entender los cambios operados en los territorios y sociedades norteñas. Un tercer núcleo de debates giró en torno a lo que en el Coloquio

71


Nóesis

En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz

72

se denominó “el norte profundo”, es decir, la realidad pasada, presente y heterogénea de los grupos étnicos, en su mayoría de raíz yutoazteca, que se asentaron en los desiertos, serranías, valles y fronteras del vasto territorio norteño y que hoy, excluidos o integrados, forman parte de sus dinámicas sociales. Tras la propuesta de una tipología general que busca agrupar estas etnias de acuerdo a su inserción en el territorio, su relación con las economías regionales, sus modos de organización política y sus luchas en torno a la autonomía, y después de haber analizado la situación de las lenguas indígenas en el norte de México, se presentaron algunos casos contrastantes: el de los seris de la costa sonorense quienes, desde su propia cosmovisión, luchan por hacerse oír entre los planificadores de organismos públicos que deciden las políticas de conservación ambiental del Mar de Cortés; el de los pueblos indios de la Sierra Tarahumara (tarahumaras, pimas, tepehuanes y guarijíos), con una cosmovisión distintiva e inmersos en la defensa de sus prácticas jurídicas; el de los migrantes indígenas del centro-sur de México que cada día con mayor visibilidad se integran al escenario de las grandes ciudades y polos fronterizos al mismo tiempo que se han vuelto indispensables para hacer funcionar la moderna agricultura de exportación localizada en los fértiles valles norteños. Las mesas de discusión que tuvieron lugar el último día del Primer Coloquio Carl Lumholtz estuvieron dedicadas a reflexionar sobre un conjunto de realidades del norte contemporáneo de México. En el plano económico y productivo se destacaron los impactos del Tratado de Libre Comercio en la agricultura, los nuevos sistemas de contratación y procesos productivos en las maquiladoras norteamericanas y japonesas instaladas en la frontera. Desde el punto de vista cultural, varios ponentes llamaron la atención sobre el nuevo mapa religioso de la frontera norte, así como sobre las expresiones de identidad y representaciones colectivas de sus habitantes. También se resaltó el desencanto político y los problemas de la calidad democrática después de la fase de transición y alternancia políticas que se vivieron durante los años recientes en bastantes de las entidades norteñas. Mención especial mereció un conjunto de acertadas y puntuales reflexiones sobre el fenómeno de la violencia que, en sus variadas mo-


Juan Luis Sariego Rodríguez

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

dalidades como el narcotráfico, el machismo y el feminicidio, cada día cobran más relevancia y desatan preocupantes procesos de desestabilización social en muchos lugares del norte mexicano, tanto en el medio rural como en el urbano. Mientras en el Primer Coloquio Carl Lumholtz predominó una óptica de revisión de los diferentes enfoques disciplinarios de la antropología, la arqueología, la lingüística, la sociología y la historia sobre el norte de México, en el segundo, celebrado en los primeros días de octubre de 2007, se optó por recurrir a un tema central que atravesó el conjunto de los debates, el de las fronteras. El norte de México, en efecto, se encuentra geográfica y culturalmente ubicado entre dos grandes fronteras en las que se presentan fenómenos de asimilación y diferenciación: una, la que nos distingue y asemeja al mundo mesoamericano; otra la que nos asimila y diferencia con la civilización anglosajona. Pero además, el norte se encuentra atravesado por una serie de fronteras ecológicas, territoriales, étnicas, clasistas, culturales y regionalistas. Todo ello fue motivo de presentaciones, diálogos y debates. Los primeros de ellos giraron en torno a los temas de la migración, las fronteras y el trasnacionalismo, fenómenos todos ellos que cobran vigencia no sólo en la frontera, sino en todo el norte de México. El primer día, tras revisar los nuevos discursos y enfoques sobre el trasnacionalismo, se analizaron, en particular, los casos de las corrientes migratorias indígenas hacia las ciudades de Monterrey y Tijuana, dos de los polos urbanos de México de mayor atracción para los grupos étnicos. También se documentó de forma etnográfica la experiencia cotidiana de movilidad y conflicto en los puentes internacionales de Ciudad Juárez. La ecología y las contrastantes diversidades medioambientales que atraviesan todo el norte, así como las variadas formas de adaptación a estos medios, también fueron objeto de análisis. Al tiempo que se analizaron el impacto del uso y las nuevas modalidades de explotación de recursos naturales como el agua y las riquezas minerales, también se discutió la forma en que la industria maquiladora de exportación estructura y ordena los territorios urbanos fronterizos. Los regionalismos son expresión de formas contrastantes con las

73


Nóesis

En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz

74

que los norteños de diferentes latitudes se apropian e interpretan sus historias regionales y locales. Todos ellos tienen al menos dos referentes obligados: la construcción interna de una identidad distintiva y la conflictiva y al mismo tiempo simbiótica relación con el centro, símbolo del Estado-nación. Se revisaron así los casos de Coahuila, Sonora, Chihuahua, Nuevo León y Tamaulipas, destacándose las similitudes y diferencias entre ellos. Pero también la experiencia de frontera atraviesa, en forma polisémica, la realidad de los grupos étnicos norteños, tema que fue objeto de algunas de las ponencias del segundo día del coloquio. En algunos de los casos presentados —los yaquis residentes en las reservaciones de Arizona o los grupos yumanos de Baja California— la frontera representa antes que nada una experiencia de ruptura, binacionalismo y globalidad. Pero, desde otro punto de vista, las fronteras étnicas en el noroeste septentrional abarcaron de manera decisiva los espacios creados, peleados y negociados por el coloniaje, cuya definición histórica no se explica fuera de las condiciones ecológicas que los rodearon. Las fronteras étnicas, en fin, demarcan los límites de cosmovisiones sobre las que se construye la identidad, como en el caso de los rituales del yúmari entre los tarahumaras. La música y el arte en las fronteras del norte, entre otras expresiones artísticas, también recibieron la atención que reclaman. Así, se examinaron los contenidos y significados de la música de los bailes rancheros, forma característica de expresión de enamoramientos y conquistas en los pueblos mestizos de la Sierra Madre Occidental. Se propusieron además una serie de interpretaciones sobre los orígenes, fuentes de inspiración e influencias de los diferentes géneros de la música norestense. Como muestra de la vitalidad del arte fronterizo, se concluyó con una atractiva presentación visual de un performance tijuanense en el que un “hombre bala” ridiculiza y desdeña las barreras físicas y sociales de la frontera méxico-norteamericana. Como una novedad introducida en la segunda edición de este coloquio, es de destacarse la organización de una mesa en la que se presentaron algunas investigaciones sobre diferentes realidades sociales del estado de Chihuahua que resumen algunos trabajos de tesis recientes,


Conclusiones

Juan Luis Sariego Rodríguez

tanto de licenciatura como de posgrado, fomentando así la participación de jóvenes estudiosos de la realidad norteña. Sobresalió como tema recurrente el panorama religioso, la ritualidad y la historia de las rebeliones tarahumaras, pero también se expusieron dos trabajos de tesis de maestría elaborados por egresados de la ENAH Chihuahua, uno sobre la historia de la arqueología en el estado, y el otro, acerca de la deportación infantil en la frontera.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Como lo hemos señalado a lo largo de este artículo, el propósito principal que, desde 2005, ha guiado el Coloquio Carl Lumholtz de Antropología e Historia del Norte de México organizado por la ENAH Chihuahua, ha sido el de propiciar la comunicación, el intercambio y el debate académicos entre quienes se dedican, desde hace años, a trabajar sobre temas relacionados con estas disciplinas en el norte de México. Con estos encuentros se pretende también ir construyendo, cada vez con más precisión, marcos conceptuales y ejes de discusión que nos permitan ir más allá de los enfoques localistas y construir un discurso integral sobre la historia y la diversidad cultural del norte de México.

75


76 éxico Mééxico gicas al norte de M Aproximaciones arqueológicas éxico Mééxico genas del norte de M indííígenas Matrices ind Viejas y nuevas miradas sobre la frontera norte (conferencia) éxico Mééxico geografíííaa del agua en el norte de M La nueva geograf genas en el norte de indííígenas El devenir de las lenguas ind éxico México Mé xico y al sur de Méééxico gena al norte de M indííígena Migraciónn ind Estados Unidos Cosmovisión tarahumara: un acercamiento entre el xico y Mesoamérica Méééxico norte de M gena: derechos pendientes indííígena: Norte ind

CIESAS Occidente Centro INAH Sonora ENAH Chihuahua UACJ El Colegio de Sonora ENAH Chihuahua I. I. Sociales, UNAM. ENAH Chihuahua Centro INAH Chihuahua

1.- Guillermo de la Peña

2.- Elisa Villalpando

3.- Juan Luis Sariego

4.- Carlos González Herrera

5.- José Luis Moreno

6.- José Luis Moctezuma

7.- Martha Judith Sánchez

8.- Eduardo Saucedo

9.- Augusto Urteaga

Continúa...

í ía Las regiones en la perspectiva de la antropología (conferencia)

INSTITUCIÓN

PONENTE

TÍTULO DE PONENCIA

Primer Coloquio Carl Lumholtz de Antropología e Historia del Norte de México. ENAH Chihuahua, Chihuahua, 26-28 octubre 2005. Listado de ponencias y conferencias.

Nóesis

En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz


77

La Zona Sur de la Cultura Chihuahua Pueblos de montaña y mar: arqueología de la remota península de Baja California y su ubicación en el mosaico cultural del norte de México Avances y limitaciones de la arqueología íía septentrional: el noreste de M Mééxico éxico La diversidad de los estudios arqueológicos en Chihuahua La historia de la arqueología íía en Chihuahua en el contexto del norte de M Mééxico éxico Culturas ind indííígenas genas de la Nueva Vizcaya nuclear, siglos XVI y XVII

Northern Arizona University, Estados Unidos Universidad Calgary, Canadá Centro INAH Baja California Sur Centro INAH Nuevo León Centro INAHChihuahua Centro INAHChihuahua Universidad Juárez Estado de Durango

12.- Jane Kelley

13.- María de la Luz Gutiérrez

14.- Moisés Valadez

15.- Eduardo Gamboa

16.- Francisco Mendiola

17.- José de la Cruz Pacheco

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

11.- Dra. Susan M. Deeds

Juan Luis Sariego Rodríguez

Continúa...

La crisis y reconstrucción de las sociedades norteñas a raíz ííz de la colonización

CIAD, Hermosillo

10.-Diana Luque

“La Isla Tiburón viene siendo como la madre... es un sitio sagrado”. Política íítica ambiental y diversidad cultural. Pueblo Comcáac (seri), Sonora-Golfo de California”. (Ponencia y multimedia)

...continuación


78 Iconografííaa de San Antonio de Padua en la historia de Iconografí Casas Grandes, Chih. Historia ambiental: una propuesta para la investigación histórica rica en el norte de M Mééxico éxico Visiones y reinterpretaciones históricas de la frontera Mééxico-Estados Mé xico-Estados Unidos La ENAH Chihuahua, a través éés del tiempo (Video) De una economía íía de frontera a una economíía sin fronteras (1850-2000)(conferencia) ¿El TLCAN acaba la agricultura o acaba a los agricultores? Tendencias de la agricultura en Chihuahua y el norte de M Méééxico xico 1994-2004 El nuevo mapa religioso de la frontera norte

CIESAS Noreste ENAH Chihuahua El Colegio de México y Univ. Aut. Baja California Sur El Colegio de Tamaulipas ENAH Chihuahua Univ. Aut. de Nuevo León UACJ El Colegio de la Frontera Norte. Tijuana

19.- Cecilia Sheridan

20.- María Luisa Reyes

21.- Bernardo García y Martha Micheline Cariño

22.- Octavio Herrera

23.- Karla Hernández

24.- Mario Cerutti

25.- Víctor Quintana

26.- Alberto Hernández

Continúa...

Procesos territoriales en el noreste novohispano

I. I. Históricas. UNAM

El programa jesuítico íítico de evangelización y la construcción de los espacios misionales en el noroeste novohispano

...continuación

18.- Ignacio del Río

Nóesis

En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz


79

Contratación flexible y seguridad social de los trabajadores de la industria maquiladora de exportación El sistema de producción japonés éés en un ambiente cambiante: Cambios en las ffábricas japonesas y americanas en el norte de M Mééxico éxico Sexualidad, violencia y patriarcado en el norte de México Mé éxico Cultura fronteriza: cultura, identidades y representaciones fronterizas Protesta social y violencia sexual en Ciudad Juárez. La batalla de las cruces: una ddécada de violencia e impunidad contra las mujeres (documental)

ENAH Chihuahua

El Colegio de la Frontera Norte ENAH Chihuahua ENAH Chihuahua El Colegio de la Frontera Norte. Tijuana CIESAS-Universidad de Texas en El Paso

28.- Michael Alan Wilken Robertson

29.- Enrique Soto

30.- Jorge Carrillo

31.- Claudia Jean Harriss Clare

32.- Alejandra Lambarri

33.- José Manuel Valenzuela

34.- Patricia Ravelo

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Conocimiento tradicional en la era digital: medio ambiente y supervivencia ind indííígena gena en Baja California

Inst. Culturas nativas de Baja California A. C., Ensenada

Juan Luis Sariego Rodríguez

Narcocultura en el norte de M Mééxico éxico

El desencanto y los problemas de la calidad democrática

CIESAS

27.- Alberto Aziz

...continuación


80 El mundo como frontera y la refronterización mundial (conferencia) Un nuevo sujeto de atención institucional: la población gena migrante en el Área Metropolitana de indíígena indí Monterrey (1994-2006) Encuentros y desencuentros étnicos: migración gena y experiencias fronterizas múltiples indíígena indí Puentes internacionales y vida cotidiana en la región Paso del Norte íío Nazas: patrimonio natural de la Comarca El río Lagunera Ciudad maquiladora por excelencia: el caso de Ciudad Juárez éxico: Mééxico: La nueva fiebre de los metales en el norte de M capitales, territorios y conflictos Paisaje e infraestructura en el delta del Río Bravo/ Grande, 1900-2007

Univ. Aut. Metropolitana CIESAS Programa Noreste El Colegio de la Frontera Norte.Tijuana. UACJ UNAM UACJ ENAH Chihuahua Universidad Iberoamericana

1.- Federico Besserer

2.- Séverine Durin

3.- Laura Velasco

4.- Héctor Padilla

5.- Hernán Salas

6.- Consuelo Pequeño

7.- Juan Luis Sariego

8.- Casey Walsh Henry

Continúa...

TÍTULO DE PONENCIA

INSTITUCIÓN

PONENTE

Segundo coloquio Carl Lumholtz de Antropología e Historia del Norte de México. ENAH Chihuahua, Chihuahua, 3-5 octubre 2007. Listado de ponencias y conferencias.

Nóesis

En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz


81

La identidad en el noreste: entre el regionalismo y la mexicanidad

Univ. Autónoma de Coahuila El Colegio de la Frontera Norte. Nuevo Laredo

El Colegio de Sonora

El Colegio de México University of New Mexico

11.- Carlos Jesús Recio

12.- Manuel Ceballos

13.- Ignacio Almada

14.- Luis Aboites

15.- Cynthia Radding

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Identidades regionales en la historia de Coahuila: lo real, lo simbólico y lo imaginario

El Colegio de Chihuahua

10.- Carlos González Herrera

Juan Luis Sariego Rodríguez

Fronteras ecológicas y espacios imperiales entre el nomadismo y el sedentarismo en la Nueva España septentrional Continúa...

La nación de Chihuahua, el vínculo íínculo centro-provincias en M Mééxico éxico

Ilícitos, íícitos, solidaridades y tradiciones locales en la construcción de una identidad territorial en la frontera norte de M Méééxico. xico. Sonora ¿una tierra de excepción? La perspectiva de antiguo régimen é égimen

Racismo, eugenesia y salud pública en la formación de la frontera Estados Unidos-M Unidos-Mééxico, éxico, 1900-1930

UNAM

9.- Robert Bye

...continuación “Clinging to the rocky brows of the barrancas…”. La frontera de dos reinos florísticos íísticos y la explotación de sus elementos vegetales en la Sierra Tarahumara, Chihuahua


82 Fronteras nacionales e interculturalidad: los yaquis en Mééxico Mé xico y Estados Unidos El yúmari-tutuguri, clave de acceso a la cosmovisión tarahumara La estética tradicional y el arte popular en el noroeste de M Méééxico xico (conferencia) De Baltasar de Obregón a Charles Di Peso. Una historia del pensamiento arqueológico en Chihuahua Niños de la Revolución: entre la reconstrucción nacional y la vigilancia fronteriza El yúmare en Nakásorachi, interpretación procesual y relacional de un ritual rarámuri

Univ. Aut. Metropolitana UNAM El Colegio de la Frontera Norte. Tijuana Centro INAH Chihuahua UACJ Instituto Chih. de la Cultura Archivo Histórico del Municipio de Parral

17.- María Eugenia Olavarría

18.- Carlo Bonfiglioli

19.- Miguel Olmos

20.- Francisco Mendiola

21.- María Eugenia Hernández

22.- Arturo Mario Herrera

23.- Blanca Jennyra Figueroa

Í Índice documental sobre los movimientos de resistencia en la Nueva Vizcaya. Archivo histórico municipal de Parral (1631-1650) Continúa...

Entre la invención, la imaginación y la invisibilidad: los grupos yumanos de Baja California

Univ. Aut. Baja California, Mexicali

...continuación

16.- Everardo Garduño

Nóesis

En la búsqueda de una antropología del norte de México La experiencia de los coloquios Carl Lumholtz


83

M sica, frontera e identidad en el Norte Mú

ENAH Chihuahua Universidad Regiomontana. Monterrey

26.- Andrés Oseguera

27.- José Juan Olvera

La promoción de expresiones culturales identitarias: el caso del Omáwari

Instituto Chih. de la Cultura

Juan Luis Sariego Rodríguez

Arte y sociedad en la frontera M Méééxico-Estados xico-Estados Unidos

El Colegio de la Frontera Norte. Tijuana

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

29.- Enrique Servín

28.- José Manuel Valenzuela

Los rancheros en los bailes. Enamoramientos y conquistas en la Sierra Madre Occidental

UNAM

25.- M. Isabel Martínez y J. Alejandro Fujigaki

Vida y muerte: la composición del ser humano y la ritualidad entre los rarámuri de la Alta Tarahumara

ENAH México D. F.

24.- Ana Hilda Vera y José Francisco Lara

Religiosidad e identidad rarámuri en un escenario de sobreoferta religiosa. El gran reto por la persistencia cultural

...continuación


Key Social control, society net, fear, Words: globalization

The Social Control in the Society Net

The social control in the net society, is old as the human history and has always existed. What has been changed is their ideological and applied conditions. Starting from the last part of the XX century, where the information and comunication revolution took place in the society. Subtle changes in the net has been shown in the worldwide; due to those peculiarities that the informationalism (Castells ) confers to the red society in the Cyberspace. This control is unilaterally exercise by the superpower of the United States with the tecnical control and manipulation in the contens presented in the red and in consequence in the society.

El control social es tan antiguo como la historia misma de la humanidad, siempre ha existido, lo que ha cambiado son sus condicionantes ideológicos y la forma de aplicarse. A partir del último cuarto del siglo XX, la revolución de la información/ comunicación ha dado lugar a un cambio de sociedad, que se muestra más sutil, en red, y se ha globalizado. Y, por las peculiaridades que le confiere el “informacionalismo” (Castells) a la cibersociedad o la “sociedad red” (Castells), este control se ejerce unilateralmente desde la actual superpotencia, Estados Unidos, con el control técnico, gestión y manipulación de los contenidos presentes en la red, y por ende de la sociedad. PALABRAS CLAVE:

Control social, sociedad red, miedo, globalización


The Social Control in the Society Net

Sección Varia

Control social en la sociedad red

Miguel-Héctor Fernández-Carrión 1

Miguel Héctor Fernández Carrión, profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Correo: fdezcarrion@actforum.net 1

Fecha de recepción: 18 de abril de 2007 Fecha de aceptación: 29 de julio de 2007


Control social en la sociedad red

Introducción2 En esta aproximación al control social en la sociedad red, no se va a tratar de realizar un análisis convencional sociológico sobre el exclusivo control social, sino exponer los nuevos mecanismos de control introducidos por el informacionalismo en la sociedad red, a partir de la fundamental comprensión del ideario —textual— que guió la revolución de la información/comunicación, y la interpretación que se hace de él.

Sociedad red El cambio de sociedad postindustrial, por el informacionalismo, es establecido por Castells con la denominación de sociedad red. “La sociedad red es una estructura social3 formada por redes de información4 alimentadas por las tecnologías de la información características del paradigma informacional” (Castells: 2002, 131). En este nuevo tipo 2

3

Nóesis

4

86

Para la comprensión de cambio de sociedad habido por la revolución de la información/comunicación se puede recomendar una relativa amplia bibliografía de la que destacaría la trilogía sobre La era de la información, de Manuel Castells y por proximidad con este tema, los textos titulados “Aproximación a las relaciones de poder en la red”, “La globalización y las claves del nuevo poder red” y “Aproximación al control social y protesta antiglobalización”, en los que Fernández-Carrión analiza metodológica y comparativamente el cambio social, económico, político y cultural habido en el último cuarto del siglo XX, y centrándose sobre todo en los mecanismos seguidos por los grupos de poder en la red. La estructura social se puede entender como “los dispositivos organizativos de los seres humanos en las relaciones de producción, consumo, experiencia y poder, tal como se expresa en la interacción significativa enmarcada por la cultura” (Castells: 2002, 131-132). “Una red es un conjunto de nodos interconectados. Un nodo es el punto donde la curva se intercepta a sí misma. Las redes sociales son tan antiguas como la humanidad. Pero han cobrado nueva vida con el informacionalismo porque las nuevas tecnologías refuerzan la flexibilidad inherente a las redes, al tiempo que resuelven los problemas de coordinación y de dirección unificada


5

6 7 8

que han aquejado a las redes, durante toda la historia, en su competencia con las organizaciones jerárquicas. Las redes distribuyen el funcionamiento y comparten la toma de decisiones a lo largo de los nodos de la red de acuerdo con un patrón interactivo. Por definición, una red no tiene centro, sólo nodos. Aunque los nodos pueden ser diferentes en cuanto a tamaño, y por lo tanto de relevancia variable, todos son necesarios para la red” (Castells, 2002: 132). Los nodos al igual que la información que se mueve por internet mantiene una escala de valores, y en este sentido si un nodo de una red deja de realizar una función útil, tal como requiere el funcionamiento normal de la red, paulatinamente queda eliminada de la red, y ésta a su vez se reorganiza. Aunque todos los nodos se necesitan siempre que permanezcan en la red, estos nodos adquieren mayor o menor importancia, al depender de la mayor o menor absorción de información y la velocidad de su procesado, pues si este rendimiento disminuye, otros nodos paulatinamente absorbe sus tareas. Tratada de forma extensa por el propio Castells en el sexto capítulo dedicado a “El espacio de los flujos” (1998, I, pp. 409-462). Tratado igualmente por Castells en el sétimo capítulo “Las orillas de la eternidad: el tiempo atemporal” (1998, I, pp. 463-503). Al que se refiere Castells en el quinto capítulo sobre “La cultura de la virtualidad real: la integración de la comunicación electrónica, el fin de la audiencia de masas y el desarrollo de las redes interactivas” (1998, I, 359-408).

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

de sociedad, juegan un papel fundamental las redes, que funcionan distribuyendo información a lo largo de los nodos, de acuerdo con un patrón interactivo, que es clave para el control de las mismas. Aunque los nodos cuentan con un relativo valor independiente de sus características específicas, es su capacidad para contribuir a la red con información, lo que unido al funcionamiento técnico con una lógica binaria de inclusión/exclusión de las redes, y el control que ejerce el patrón interactivo sobre el contenido que circula por la red, lo que la información determina en su conjunto una especial escala de valores dentro de la red, clasificándola con diferentes rangos de importancia de acceso, destacando la que considera, por criterios propios, como importante de la que relega a un segundo plano, e incluso ignora alguna, excluyéndolo, o por un error social condicionado al no apreciar una información en la red, por lo que se entiende que no existe en cualquier otra parte del mundo, y directamente se ignora (no existe).5 La sociedad red se caracteriza por la transformación sociotécnica

87


Control social en la sociedad red

del espacio,6 del tiempo,7 la cultura8 y el Estado. En cuanto al espacio, se produce un cambio de lugares físicos hacia un espacio de flujos, y entonces surge un tiempo atemporal. Aspectos ambos fundamentales para la transformación de las fronteras históricas del Estado-nación en el Estado-red. Durante este tránsito, las instituciones pasan a depender de su interacción con múltiples redes, incluidas las institucionales de otros contextos culturales, así como redes del dinero, de información y de otro diverso poder: local, regional y supranacional. Esta nueva concepción del tiempo y del espacio desvirtúa las fronteras de las formaciones culturales específicas, mientras que por el contrario el hipertexto integra todas las expresiones culturales, por lo cual la cultura de la virtualidad real determina la comunicación en todos los contextos y los procesos sociales con los que se relacionan. Asimismo, en la sociedad red las instituciones políticas han dejado de ser la sede del poder real, pues el verdadero poder es el que determina los flujos instrumentales y los códigos culturales incrustados en las redes, y en especial el ejercido por un poder paralelo (IESG e IAB)9 en Estados Unidos sobre el protocolo de funcionamiento de la red. La sociedad red, en sus diversas expresiones institucionales, al menos por ahora, es una sociedad capitalista. Pues, en un principio, la evolución hacia las formas de gestión y producción en red no implica la desaparición del capitalismo, sino su renovación hacia un nuevo tipo de capitalismo global, por el que el capital es global o se hace global para entrar en el proceso de acumulación en la economía de interco-

Nóesis

9

88

IAB (Internet Activities Board), fue la responsable en Estados Unidos del desarrollo de la tecnología internet, en la década de los ochenta, posteriormente ha creado una serie de grupos de trabajo reagrupados por sectores sobre “estudios durables”, y actualmente sólo interviene teóricamente en su control “en caso de contestaciones”, mientras que el poder real lo realiza por el momento IESG (Internet Engineering Steering Group), que está constituida por los directores de los diferentes grupos de trabajo (su conjunto constituye el IETF, que está encargado de “buscar soluciones” y “proponer los estándares de internet) y el presidente de IETF (Internet Engineering Task Force), y, como se analizará más adelante, son los que adoptan directamente el estándar de la red.


10

Como analiza Castells de forma pormenorizada en Teorías para una nueva sociedad, p. 136. sociedad

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

nexiones electrónicas-digitales. Y, en estas circunstancias, aunque el capital es global el trabajo continúa siendo local, así como los beneficios económicos de las empresas —por ahora— siguen manteniéndose en el ámbito nacional. En un principio Castells indica que “la red es un autómata” (Castells, 2002: 133), pero seguidamente precisa esta afirmación al preguntarse ¿quién programa la red? o ¿quién decide las reglas que seguirá el autómata? a lo que contestará como sociólogo que “los actores sociales” (Castells, 2002: 134), mientras que un político hubiese respondido que su potencia mundial creadora, que es precisamente la única que conoce los códigos de acceso compatibles para activar los conmutadores de la red. Entendiendo por red un programa que asigna a la propia red sus objetivos y sus reglas de actuación, este programa está formado por códigos que incluyen la valoración de la actuación y los criterios de éxito y fracaso, inclusión-exclusión, propios de la lógica binaria con la que funcionan las redes. Asimismo, se puede indicar que las redes que están alimentadas por las “tecnologías de la información”, son las estructuras más efectivas y eficientes que han existido en la historia —según Castells— por su flexibilidad, estabilidad, y su capacidad de supervivencia,10 estas redes parecen seguir la lógica de las propiedades de los mundos pequeños, capaces de conectarse globalmente a partir de redes a pequeña escala interconectadas entre sí, con la única condición de ser capaces de compartir códigos y protocolos de comunicación. Con la revolución tecnológica de la información/comunicación ha surgido una nueva economía a escala mundial, y que es “informacional y global” (Castells). Es informacional porque la productividad y la competitividad de los agentes económicos, a nivel regional y nacional, dependen fundamentalmente de su capacidad para generar, procesar y aplicar con eficiencia la información basada en el conocimiento, y al mismo tiempo es global porque la producción, la comercialización y el consumo, así como sus componentes (capital, mano de obra, materias

89


Control social en la sociedad red

primas, gestión, información, tecnología y mercados) están organizados a escala global, de forma directa o en red, con vínculos entre los diferentes agentes económicos, y se desarrolla en tiempo real. E incluso se puede indicar que esta economía informacional es global, pues se ha pasado de una economía mundial a una realidad económica distinta en la historia, que es la interdependencia y la comercialización, en unas condiciones técnicas específicas de ejecución global en tiempo real. Es por tanto una economía que cuenta con la capacidad de funcionar como una unidad en tiempo real a escala planetaria, y auque actualmente existen límites sobre la globalización, como es que la mano de obra pierde movilidad por los controles inmigratorios y la xenofobia, por ejemplo, las grandes compañías multinacionales siguen mantenido la mayor parte de sus activos y sus centros de mando estratégicos en sus naciones originarias, y los flujos de capital están restringidos por los reglamentos monetarios y bancarios (aunque la ubicación en centros financieros de algunos paraísos fiscales y la preponderancia de las transacciones informáticas tienden a sortear estos controles políticos).11 Aunque se impone una tendencia contraria, debido a los imperativos de Estados Unidos de que la globalización afecte o interpenetre de forma creciente sobre todos los mercados, siendo esta actitud promovida públicamente por diferentes organismos internacionales, acuerdos económicos internacionales, como los que se llevan a cabo en la Ronda Uruguay del GATT, la firma del Tratado de Libre Comercio norteamericano, la intensificación de los intercambios comerciales con Asia, la incorporación gradual de Europa Oriental en la Unión Europa y de Rusia en la economía global, o la que promueve la Organización Mundial de Comercio (OMC)…12. En resumen, la revolución de la información/comunicación es al

Nóesis

11

90

12

Como lo pone en evidencia Stephen Cohen en una declaración ante el Comité Económico Conjunto del Congreso de los Estados Unidos, en septiembre de 1990, con el título “Corporate nationality can matter a lot”. Todo ello es analizado de forma amplia por Castells en el segundo capítulo de La sociedad red sobre “La economía informacional y el proceso de globalización” (1998, I, 93-178).


13

14

15

Por el cual la productividad es la fuente del progreso económico. Y de esta forma, mediante el incremento de los rendimientos en producto (output) por unidad de insumo (input) a lo largo del tiempo, la sociedad dominó las fuerzas de la naturaleza, y culturalmente definió un tipo de sociedad. Y, es por esto que las fuentes de productividad fueron el centro de debate y de análisis de la política económica clásica, desde los fisócratas a Marx. Mientras, que posteriormente una serie de historiadores económicos han expuesto el papel fundamental que ejerce la tecnología en el crecimiento económico, por medio del aumento de la productividad, a lo largo de la historia, y principalmente en la era industrial (como analiza Robert M Solow en “Technical change and the aggregate production function” en Revue of Economics and Statistics -1957, n 39, pp. 214-231-). Richard Nelson en “An agenda for formal growth theory” (texto elaborado en 1994, en el Departamento de Economía de la Universidad de Columbia, y no publicado, y al que hace referencia Castells -1998, I, 107-) cuestiona que la teorización formal sobre el crecimiento económico se debe construir en torno a las relaciones del cambio técnico, las capacidades de las empresas y las instituciones nacionales. Mientras, que Castells resalta que la rentabilidad y la competitividad son los determinantes de la innovación tecnológica, y por consecuencia del crecimiento de la productividad. En este sentido “lo que yo llamo —dirá Castells— empresa red conecta a menudo a consumidores y proveedores mediante una red de propietarios, como en los modelos de negocio encabezados por Cisco Systems o Dell Computers

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

mismo tiempo informacional y global, porque “en las nuevas condiciones históricas, la productividad se genera y la competitividad se ejerce por medio de una red global de interacción” (Castells, 1998: I, 93). En estas condiciones se desvanece el enigma clásico de la productividad13 en favor de la productividad basada en el conocimiento, específica de la economía informacional para el consumo y el ocio.14 La nueva economía está construida sobre redes. Y la economía global está formada en torno a redes colaboradoras de producción y gestión. Las empresas multinacionales y sus redes auxiliares representan más del 30 por ciento del PMB (Producto Mundial Bruto), y el 70 por ciento aproximadamente del comercio internacional. Mientras que las grandes empresas están descentralizadas en redes internas (a la manera de intranet), se relacionan externamente por la red, con otras grandes empresas, así como con medianas y pequeñas empresas.15 De

91


Control social en la sociedad red

igual forma, el mercado financiero global está conectado a las redes de producción y consumo de todos los países. Éstas, como la economía en general, afectan directamente al medio y a la consideración social en general, y no sólo exclusivamente a la calidad de vida de sus miembros, con relación al valor que socialmente se le da al dinero, y en especial a la renta de las personas.16 Por esto, la expresión cultural y la creación humana, en los nuevos medios de comunicación, están hipervinculados, pues mientras que las experiencias individuales pueden existir fuera del hipertexto, las experiencias colectivas, los mensajes compartidos, y en suma la cultura como medio social, son captados por lo general por el hipertexto, en lo que una fuente constituye la virtualidad real. Y, se habla de virtual porque se basa en circuitos electrónicos y efímeros mensajes audiovisuales, y también se considera real porque ésta es una realidad presente,17 donde el hipertexto global proporciona la mayoría de los sonidos, imágenes, textos, formas y connotaciones que utilizamos en la construcción de nuestro significado en todos los campos de la experiencia. Asimismo las redes pueden conectarse con otras redes, y para ello sólo necesitan de un mecanismo de conexión material (conmutadores que abran/cierren la conexión entre dos o más redes), y el protocolo de comunicación (constituido por códigos de traducción y compatibilidad entre los objetivos establecidos en dos redes distintas).

16

Nóesis

17

92

en la industria electrónica. [Y por ello] la verdadera unidad operativa en nuestras economías es el proyecto de negocio, operado por redes de negocio ad hoc” (Castells: 2002, 137-138). Algunas conexiones de esta índole están protegidas por interruptores decididos institucionalmente (como los depósitos bancarios garantizados o en su defecto deberían estarlo por los gobiernos, aunque la mayoría no lo están, por lo que los altibajos y sobre todo las llamadas burbujas financieras afectan a la economía general y a la vez sociedad. Aunque hay que atender a una nueva realidad temporal, a la que se le podría denominar “tiempo atemporal”, tiempo fuera del tiempo, tiempo inmediato, que obviamente hace referencia a un tiempo pasado, o distinto al que se hace referencia, en el momento presente en la web o que contemplamos en el monitor del ordenador u otro medio.


Miguel-Héctor Fernández-Carrión

La política está cada vez más implicada e incluso “encerrada” (Castells) en el mundo de los medios, ya sea adaptándose a sus códigos y reglas o intentado cambiar con nuevos códigos culturales. Y, en ambos casos, la política se convierte en una aplicación del hipertexto, ya que el texto simplemente se configura para los nuevos códigos. Y, por ello, para alterar los resultados de la red, es necesario crearse un nuevo programa, que esté constituido por un conjunto de códigos compatibles, que debe instalarse necesariamente en la red, desde fuera de ella,18 pues en circunstancias normales es imposible hacerlo desde dentro, a pesar de que muchas redes cooperan/compiten entre sí, ya que las redes dependen de sus habilidades de comunicación, mientras que en la red coexisten diferentes puntos de conexión/desconexión (interruptores/conectores), que detienen o restablecen el flujo dentro de la red.

En los inicios de la era digital, “informacional”, se vive una crisis de identidad de valores comunes a la era industrial, debido a la especial incidencia de las redes globales de riqueza, poder e información sobre la sociedad postindustrial existente, y que está modificando, “cambiando de significado” (Castells) y de función sus principales instituciones generales (el Estado-nación, que fue el órgano político clave de los últimos siglos), particulares (la familia, nexo de unión biológica y común acuerdo)… o colectivos (los grupos sociales, unidos por diversos motivos igualmente durante siglos). Se ha iniciado la privatización de los órganos públicos, la separación entre los Estados y las naciones, y la diferenciación entre política de representación y política de intervención. Se han internacionalizado las finanzas y la producción, se ha individualizado el trabajo e incrementado el empleo femenino (feminización del empleo), se ha desvanecido el movimiento obrero, unido al declive del estado de bienestar, la disgregación familiar; y se ha in18

Y este hecho en concreto explica “por qué las redes son estructuras sociales, no comportamiento social” (Castells: 2002, 135).

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Condicionantes del cambio social en la sociedad red

93


Control social en la sociedad red

dividualizado la vida. Por tanto, se ha dado paso a un nuevo tipo de sociedad, donde se imponen la regla del multilateralismo y los aspectos negativos de los factores anteriores. En este proceso de cambio obligado, las antiguas instituciones han iniciado una interminable serie de adaptaciones, poniendo en evidencia —así como lo hacen las nuevas tendencias de poder global— las fuentes de las “identidades legitimadoras” (Castells), y por tanto surgen otras nuevas identidades aún en construcción. De las instituciones y organizaciones de la sociedad civil industrial, que se construyeron en torno al Estado-nación democrático, y el contrato social entre el capital y el trabajo, se da paso a la eliminación de la red de seguridad social, la defensa de la vida, y la propia identidad de hecho, a su propia voluntad o en su contra.19 Es un cambio obligado, es un cambio impuesto por la red (aunque no de forma abstracta). Se vive la disolución de las identidades compartidas, como la disolución de la sociedad como sistema social significativo, más que la creación de una nueva sociedad. Pues se sabe muy bien lo que se deja, pero en cambio no se sabe lo que se inicia. Aunque se entrevé un nuevo mundo creado exclusivamente en torno a los mercados, a las redes, a los individuos y a las organizaciones estratégicas, aparentemente go-

Nóesis

19

94

“(…) el movimiento obrero se desvanece (…). No desaparece, pero se convierte, primordialmente, en un agente político integrado en el ámbito de las instituciones públicas. Las iglesias mayoritarias, que practican una forma de religión secularizada dependiente tanto del estado como del mercado, pierden mucha de su capacidad de imponer una conducta a cambio de proporcionar consuelo y vender suelo celestial. El reto al patriarcado y la crisis de la familia patriarcal alteran la secuencia de transmisión ordenada de los códigos culturales de generación en generación y sacuden los cimientos de la seguridad personal, obligando a los hombres, las mujeres y los nichos a encontrar nuevos modos de vida. Las ideologías políticas que emanan de las instituciones y organizaciones industriales, del liberalismo democrático basado en el Estado —nación al socialismo basado en el trabajo, se ven privados de significado real en el nuevo contexto social. (…). En este milenio, el rey y la reina, el estado y la sociedad civil, están ambos desnudos, y sus hijos ciudadanos vagan a través de diversos hogares adoptivos” (Castells: 2000, II, 393-394).


20 21

Y a la manera del guión del Mago de Oz, el protagonista no quiere aparecer en escena, y exponer sus propósitos. “El poder sigue rigiendo la sociedad; todavía nos da forma y nos domina (…). El nuevo poder reside en los códigos de información y en las imágenes de representación en torno a los cuales las sociedades organizan sus instituciones y la gente construye sus vidas y decide su conducta. La sede de este poder es la mente de la gente”, aunque todo está orientado desde Estados Unidos. (Castells: 2002; II, 398-399).

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

bernadas por modelos de “expectativas racionales” inconexas.20 En este nuevo mundo no hay aparentemente necesidad de identidades, al menos colectivas, pues se impone individualmente la cultura de la supervivencia del día a día; los instintos básicos, los impulsos de poder particulares, locales o globales; los cálculos estratégicos centrados en uno mismo, y a nivel macrosocial “los rasgos claros de una dinámica nómada y bárbara, de un elemento dionisíaco que amenaza con inundar todas las fronteras y volver problemáticas las normas políticas-legales y civilizadas internacionales” (Panarin: 1994, 37). Asimismo, se trata de un nuevo mundo en el que se reafirma el nacionalismo, basado en el poder por el poder; en la imposición de la ley del mercado (arbitraria moralmente hablando, y guiada por razones financieras) y sobre todo destaca la individualización social en torno a una visión del mundo centrada en el yo (“selbstanschauung”) frente a una centrada en la cultura y los valores generales (“weltanschauung”), contra una potencia (“macht”), evidenciada en el pasado, y que en la nueva sociedad aparenta no existir por su camaleónica representación en la red.21 Como alternativa de futuro, en beneficio del colectivo humano que aspire a un nuevo contrato social entre la propia sociedad, el capital, el trabajo y un ente político reconocible (instituciones convencionales), que le englobe a nivel nacional o supranacional, y en el que participe directamente en su toma de decisiones o al menos en la elección de sus representantes surgen los nuevos movimientos sociales o “comunas de resistencia” opuestas a los flujos globales y al individualismo radical. Existen varios tipos de protestas, las que se organizan en torno a los valores tradicionales de Dios, patria y familia, y se les unen emblemas étnicos y de defensa territorial (grupos étnicos, grupos con identidad

95


Control social en la sociedad red

territorial, comunidades religiosas…). Pero también existen otros tipos de grupos variados contestatarios, que sin llegar a incluirse en un principio en los movimientos antiglobalización, se agrupan a los actuales movimientos de mujeres, con conciencia antipatriarcal; ecologistas, en defensa del entorno natural, la salud y el bienestar propio… Y, todos ellos conforman la “identidad de resistencia” (Castells), aunque deben tender a constituir las “identidades proyecto” (Castells), con tres opciones de futuro, que son: 1 Mantenerse como comunidad defensiva. 2 Convertirse en grupo de interés, y 3 Unirse a la lógica de la negociación generaliza o la lógica dominante, o elaborar proyectos de transformación de la sociedad en su conjunto.22

Nóesis

22

96

Según Castells los nuevos grupos sociales que surgen de la resistencia comunal a la globalización, la reestructuración capitalista, la organización en red, el informacionalismo incontrolado y el patriarcado y los valores tradicionales: son hasta el momento los ecologistas, las feministas, los fundamentalistas religiosos, los nacionalistas y localistas. Y de entre todos ellos entiende que existe dos clases principales de entidades potenciales de lucha. La que denomina “los profetas”, personalidades simbólicas cuyo papel no es de los dirigentes carismáticos o el de los estrategas sino el de dar rostro a una sublevación simbólica, del tal modo que hablen en nombre de los insurgentes presencialmente y por la red. Y, el segundo grupo que clasifica de “principal” es una forma de organización e intervención interconectada y descentralizada, característica de los nuevos movimientos sociales, y son además los productores y distribuidores reales de códigos culturales (Castells: 2000, II, 400-402).


23

En otra línea Christophe André en Psicología del miedo (Barcelona, Kairos, 2005. Psychologie de la peur. Odile Jacob, 2004), diferencia entre miedos normales y miedos patológicos.

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Al igual que el estudio de la acción es fundamental para la comprensión de la sociedad contemporánea, el miedo ha sido una constante en la historia de la humanidad, a la que se le podrían añadir los factores del odio, la compasión, el respeto… y la violencia, pueden darse por separado o conjuntamente y actuar a través de una acción determinada. El miedo debe entenderse como el principio de una actitud pre/pos o antecesora/sucesora de un acto humano.23 Una acción puede desarrollarse individualmente o en grupo por los condicionantes del odio, la compasión, el respeto y la violencia, mientras que el miedo es el resultado de una reacción o es el estado previo a una acción, o ambas a la vez. Un acto con violencia, odio, compasión o respeto, tendrá sus correspondientes respuestas y consecuencias. Pues, mientras que se puede actuar miedosamente ante un hecho que da pavor o angustia, también se puede hacer violentamente. En estos casos, el miedo puede causarnos una inactividad momentánea o duradera, que tiene valor por sí mismo. Y esta doble función del miedo en el sujeto, y no su consideración médica del miedo patológico, será clave para la comprensión de la sociedad red. Cuanto más hagamos a la vida depender de factores exógenos a nuestra persona, más probabilidades tenemos del alcanzar el estadio del miedo, e igualmente, cuanto más ajenos seamos de nuestro entorno social hay más probabilidades de ser miedosos. En la sociedad red se es más vulnerable al miedo, por varias razones: se vive inmerso en una transformación de identidad individual y colectiva, además de que están en crisis los valores tradicionales postindustriales (núcleo familiar, familia patriarcal, trabajo permanente, valores culturales… de grupo social nacional y local…), y con anterioridad coexistían dos bloques ideológicos dispares y definidos que posibilitan un espacio ideológico amplio entre ambos. Mientras que con el cambio de socie-

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Sociedad del miedo

97


Control social en la sociedad red

Nóesis

98

dad se ha transformado el orden de las cosas: se impone el individuo sobre el grupo, se ha desvanecido el núcleo familiar, destacando por el contrario la falta de criterios morales, éticos…, así como el trabajo es temporal… y no existe más que una realidad ideológica capitalista norteamericana, de la que sólo se puede estar a favor o en contra. Todo esto por sí solo, y más aún en conjunto, los factores de inestabilidad personal y de difusión del grupo, son suficientes para determinar un estado de crisis y una propensión a la soledad, al individualismo, a la insolidaridad, al egoísmo, a la depresión…, y sobre todo al miedo.24 Se puede hablar de la sociedad red como una sociedad del miedo, pues la falta de identidad se encuentra inmersa en la lucha por definir otra realidad que le es ajena, y además se cuenta con la agravante de que el sujeto depende de un mayor número de elementos ajenos, por lo que en una situación adversa se puede convertir en un ser marginal de la propia vida, y ante otros muchos temores, aunque menores y diversos e incontrolados, tiende a sentirse igualmente con miedo. También la acción humana puede estar condicionada por un estado del miedo externo que interioriza. Puede sentir miedo por ser emigrante ilegal (sin papeles), emigrante sin puesto de trabajo, ciudadano sin porvenir y medio de subsistir (parado), por ser nacional en una zona geográfica nacionalista (ciudadano en Euskadi), por ser distinto al entorno social de uno (refugiado, retornado, tener preocupaciones intelectuales… distintas a las dominantes de su entorno local, regional y/o nacional), pero también se puede tener por temor a perder lo que se tiene (ocupado, casado… en suma la vida). Touraine acierta al destacar la función del individuo (sujeto) y la acción que ejercita, para la comprensión de la sociedad contemporánea. Asimismo, Castells ha puesto especial énfasis en la falta de identidad en la sociedad red, y Fernández-Carrión ha querido introducir el factor del miedo como determinante del nuevo comportamiento social, 24

Según mi criterio los diferentes estadios patológicos en los que se puede encontrar el sujeto, como estar sumido en la depresión, ser un ser solitario, individualista, egoísta… está comprendido y al mismo tiempo está superado por el estado del miedo.


Factores Psicológicos (FP) 2 3

Factores Endógenos (FED) Yo 6

5

4

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

que supera el estado biológico individual del simple resultado de un estado de ánimo y reacción causa-efecto ante un hecho determinado (propio de una sociedad preindustrial), para trascender a la actitud de la mayoría de la sociedad ante la realidad que vive, sufre, y contra la que a veces se rebela en soledad (individualmente).

Factores Exógenos (FEX)

1

Factores Sociales (FS)

➝ ➝

FS y FEX, en sociedades dictatoriales: dictaduras y totalitarias. FS y FEX, en sociedades represivas. FP y FED, en sociedades en crisis política, cultural. FP y FED, en sociedades democráticas. FP y FED FS y FEX, en sociedades con especial expansión económica, social y política.

FP y FED, en sociedades democráticas. FP y FED FS y FEX, en sociedades con especial expansión económica, social y política.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Fuente: Elaboración propia.

99


Control social en la sociedad red

El proceso de desarrollo del miedo (PH) sigue el siguiente esquema (Figura 1): primero (1) los procesos exógenos inciden sobre los factores sociales (FS), seguidamente (2) los factores psicológicos (FP) afectan a los factores endógenos (FEN), posteriormente (3) los factores psicológicos (FP) repercuten sobre el individuo (Yo), como también lo hacen (4) los factores sociales (FS), (5) los factores exógenos (FEX) y por último (6) los factores endógenos (FEN). PH = FP+FEN-FS-FEX <+ mayor miedo >- menor miedo Cuadro 1. Porcentajes de los factores de la sociedad y el individuo. N

Factores

FEX

FS

FEN

FP

1

+FS +FEX

10-9

9

9

10-9

2

-FS -FEX

8-7

7

7

8-7

3

+FP +FED

6-5

5

5

6-5

-FP -FED 4-3 +FP +FED 5 2-1 –FS -FEX Fuente: Elaboración propia.

3

3

4-3

1

1

2-1

Nóesis

4

100


FP

10

“Liberalizado”: ciudadano con plena conciencia de poseer ideas propias y contrarias a la mayoría predominante en su época, en un Estado con especial desarrollo social y cultural

10

Totalitarismo

9

“Libre pensador”: ciudadano que se muestra crítico, con criterios de pensamiento propios, en un Estado con especial desarrollo económico

9

Represión política

8

Ciudadanos en democracia incipiente

8

Represión social

7

Ciudadano en democracia consolidadas

7

Crisis social

6

Ciudadano bajo un Estado con crisis social

6

5

Ciudadano bajo un Estado con crisis política, y además excepcionalmente el opositor político en regímenes dictatoriales o totalitarios

5

Democracia consolidada

4

Ciudadano bajo un Estado con represión social, y además excepcionalmente opositores sociales o miembros de protestas sociales en regímenes dictatoriales o totalitarios

4

Democracia incipiente

3

Ciudadano bajo un Estado con represión política

3

Desarrollo esp. económico

2

Ciudadano bajo Estado totalitario

2

Ciudadano bajo dictadura

1

Dictadura

Crisis política

Desarrollo esp. 1 social Fuente: Elaboración propia.

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

FEX

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Cuadro 2. Porcentajes de los factores exógenos (FEX) y factores psicológicos (FP).

101


Control social en la sociedad red

El cálculo del proceso de desarrollo del miedo (PH) determina el grado (<+ o >-) de miedo imperante en una sociedad, en un grupo social o individuo que se analiza conjuntamente o de forma independiente, y sirve para determinar el porcentaje de mayor o menor decisión o indecisión para iniciar acciones de protesta social. Por ejemplo: <+ 20, equivale al mayor miedo, y por tanto, corresponde a la menor aptitud posible para la protesta. <+ 1, existe miedo aunque en su expresión mínima, y por ello, esa persona o grupo es o puede ser contestatario. >- 20, no existe el miedo, sino lo contrario, una aptitud especialmente predispuesta a la protesta. >- 1, es el menor miedo posible, y al igual que <+1, esa persona o grupo es o puede ser contestatario, aunque en un porcentaje algo menor que en el estadio <+1. = 0, corresponde a un estadio crítico en el que el miedo y la disposición personal liberalizadora se igualan, representando una sociedad en plena crisis social, política, cultural... durante décadas, y en la que la represión y la protesta se contraponen en diferentes procesos de desarrollo y decadencia de estas actitudes políticas, sociales y personales.

Nóesis

Nuevo tipo de protesta social ante la globalización

102

Del estadio de “locus clasicus” que —según Marx— desempeñaba el ser humano tradicional, por el simple hecho de vivir en sociedad, y ser actor social de su época, sin ser consciente de ella, (y que terminó admitiendo Max Weber o George Orwell, por ejemplo), se dio paso en la Edad Contemporánea a la concepción del ser humano como actor principal de la historia y protagonista de los grandes hechos históricos, como será la constitución de la Independencia de Estados Unidos y declaración de los derechos humanos, la Revolución Francesa, la Revolución Rusa, la Guerra Civil Española, el mayo del 68... La globalización conlleva un conjunto de cambios tan complejos y múltiples que, según Giddens, es “imposible” estar a favor o en contra


25

26

Según Chomsky “Lo que vaya a ser Internet depende de lo que decidamos — es un error este pensamiento, pues la red y su contenido ya está configurado, y sólo es matizable o destruible—. Puede ponerse al servicio de la información, de la ilustración, de la organización, de la posibilidad de eludir el control de los medios de comunicación, etcétera; pero también se puede convertir en una técnica de supervisión, una técnica de dominio, control y marginalización, de comercio electrónico, consumismo, pornografía y otras formas de distracción. Pero eso es lo mismo que ocurre con cualquier otro medio —lo cual es igualmente un error, la red es algo más que cualquier otro medio—. Esos inventos técnicos se pueden comparar con un martillo, que podemos emplear para torturar a una persona o para construir una casa; al martillo le da igual —el martillo es el mismo—, y lo mismo ocurre con Internet” (Chomsky: 2002, 143). A finales del segundo tercio del siglo XX existían unos cientos de ONG, actualmente hay aproximadamente unas treinta mil, y muchas de ellas tienen carácter mundial.

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

de la globalización.25 Incluso llega a señalar el autor británico que los manifestantes antiglobalización son “tan parte del proceso globalizador como aquellos contra los que protestan”, como es el hecho que los manifestantes de Seattle y de otros lugares del mundo emplean Internet para conectarse con otras personas; también muchas de las ONG involucradas,26 como Greenpeace, por ejemplo, son organizaciones globales. Una de las pancartas presentes en la manifestación de Seattle resume esta contradicción con los siguientes términos: “Únete al movimiento mundial contra la globalización”, a la manera de la consabida consigna decimonónica del Manifiesto Comunista de “proletarios del mundo uníos” (aunque actualmente sería más difícil definir la condición de proletario que la de trabajador globalizado). Los primeros movimientos opuestos a la globalización son los anticapitalistas, y la inicial acción de masa fue organizada por la izquierda del CIO, Central Sindical Estadounidense, en Detroit, donde se preparó en gran parte la manifestación de Seattle, interviniendo diferentes movimientos sociales: ecologistas, pacifistas, cristianos, marxistas… Posteriormente, en Génova 2001, sobre el movimiento anticapitalista se impone el movimiento antiglobalización.

103


Control social en la sociedad red

Los movimientos antiglobalizadores se oponen al poder excesivo de las grandes multinacionales27 y a la política actual del mercado mundial, y en especial contra la política internacional y nacional que favorece los mecanismos de desarrollo del mercado predominante, pues creen que la globalización es la causante de la creciente desigualdad del mundo.28 Aunque, el poder global es menos persistente que lo fuera los anteriores —según Giddens— debido a la menor perdurabilidad en el tiempo de las empresas en el mundo, pues “las grandes empresas no son tan estables como se suele pensar” (Giddens, 2002: 88), pues entre ellas se produce un tipo de “rotación”, fusión, adhesión o división que según su criterio la debilitan, hasta el punto que dirá 27

Nóesis

28

104

Hay que tener en cuenta que más del 70% del comercio internacional está protagonizado por empresas multinacionales, pues su producción la tienen internacionalizada y al mismo tiempo sus mercancías, bienes y servicios se comercializan globalmente, mientras que el verdadero comercio de mercancías representan aproximadamente el 30% del comercio mundial. Y, por otra parte, se mantiene la idea expuesta por Chomsky de que “actualmente no vivimos en una sociedad esclavista ni fascista, sino que disfrutamos de un gran número de derechos inexistentes hasta no hace mucho tiempo —menos de un siglo—. Pero nadie los donó: surgieron de la lucha popular contra los poderosos; a eso se reduce la historia, y así va a seguir siendo” (Chomsky, 2002: 127), y actualmente con los movimientos antiglobalización. Al mismo tiempo, Chomsky indica, según su criterio personal, que la empresa es “causa del mal humano”, pues “la empresa es la institución más parecida a un totalitarismo que haya podido idear el ser humano” (Chomsky, 2002: 130), pero esto no es así, y sobre todo cuando el trabajo comienza a ser un bien escaso. Si es cierto que los oligopolios (las grandes empresas o “megaempresas” según Chomsky) no cumple las condiciones necesarias para que se dé un verdadero libre mercado, pues con una serie de continuas alianzas oligopólicas, se vinculan al poder del Estado, formando parte del sistema dominante, por el simple hecho de ser el poder económico. Globalmente, no es mayor la diferenciación existente entre los países ricos y los pobres en la actualidad a la que ha existido en el siglo pasado. De 1860 hasta 1960, el mundo se hizo más desigual, pues políticamente era lo que le interesaba a las grandes potencias del mundo: Gran Bretaña, Estados Unidos y Alemania, pero a partir de 1960, esta situación se ha estabilizado y —según Giddens— se ha “invertido”, aunque para esto último hay que tener en cuenta


29

30

fundamentalmente el caso de China, con un desarrollo económico que afecta a miles de habitantes, por lo que solamente con este cambio varía la curva de la desigualdad mundial. A pesar de este condicionante distorsionador, es necesario pasar de un modelo que establezca exclusivamente la comparación nacional bruta o comparación simplificada de los PIB de los países a un análisis en el que se atienda a los cambios habidos en el PIB en relación con la cantidad de habitantes de cada país. A este respecto, Chomsky dirá que “casi todas las cifras macroeconómicos de los últimos veinticinco años son peores que las de los veinticinco anteriores y nos han conducido a una tremenda falta de igualdad” (Chomsky, 2002: 123). Pero al mismo tiempo Chomsky señala que a nivel fundamentalmente económico el dominio de Estados Unidos no es tan grande como hace cincuenta años. Hace medio siglo, poseía aproximadamente la mitad de la riqueza mundial, y en los últimos veinticinco años esta cifra ha descendido al 25%. Y, se puede hablar de tres centros económicos principales: Europa, en torno a Alemania; en el hemisferio oriental: Asia, con bases en China y Japón y en el hemisferio occidental, aunque sobre todos ellos se impone la realidad política y económica de Estados Unidos. Giddens pone el ejemplo de Monsanto Corporation que en cierto momento parecía una de las empresas que dominaban el mundo, pero debido a la protesta de algunos consumidores el nombre de la marca Monsanto quedó tan perjudicado que la compañía tuvo que transferir algunas de sus actividades a otras marcas y dividir por tanto la empresa (Giddens, 2002: 88). Este proceso se inició en España, en el tercer tercio del siglo XX, cuando las actividades patrocinadas y gestionadas por las instituciones públicas de ámbito local hasta nacional comenzaron a fomentar la participación en el patronazgo de entidades privadas (bancos, particulares...).

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

que de las veinte mayores compañías que existían en el mundo hace veinte años, sólo dos mantienen actualmente la misma forma, pero en cambio Giddens se olvida de la importancia que tendría a este respecto elaborar o conocer la historia de empresarios por encima de una historia de empresas, pues en este caso se tendría conocimiento de las corporaciones desaparecidas o nuevas, que mayores accionistas, promotores… se perpetúan o desaparecen del mundo empresarial.29 Esto es importante, sobre todo cuando el poder empresarial y los mercados han invadido muchas y diversas áreas de la vida cotidiana que deberían ser un espacio exclusivamente público.30 Pero tras la globalización económica subyace otra más peligrosa que

105


Control social en la sociedad red

es la política, que tiende a ejercer la dirección ideológica y el “control del pensamiento”, debido esto último “al intento de crear un marco de creencias, ideas y nociones que, o bien mantendrán a la población al margen, o bien harán que apoye al poder” (Chomsky: 2002, 146), favoreciendo por tanto la consolidación de la llamada “fabricación del consenso” (incluso a la manera que lo proponían Kennedy y Roosevelt).31 Otra posición de protesta contra la llamada globalización, y en un futuro será contra la propia red, es la realizada por los hackers, con su peculiar noción de creatividad como modo de vida. Fueron ellos quienes impulsaron la revolución de las tecnologías de comunicación, con el desarrollo del software y de Internet, como lo prosigue Linux, y que han favorecido la innovación social.32 La acción de los hackers es

Nóesis

31

106

32

George Orwell escribió que “en una sociedad libre, el control de pensamiento requiere una buena formación que determine qué se debe decir y qué no se debe decir en cada situación”, a lo que responde Chomsky, que todo depende del tipo de educación de que se trate “si es una educación liberadora, como la aplicada, por ejemplo, por los anarquistas en España a lo largo de medio siglo y que forma parte del trasfondo de la verdadera revolución anarquista de 1936, entonces sí puede ayudar a la gente. Pero si es una educación conformista, la dañará (…) MIT (…) se trata ante todo de una universidad científica: y se supone que es subversiva. En todos los departamentos de ciencias se espera que los estudiantes pongan en cuestión la ortodoxia, que planteen ideas nuevas, que expliquen a los docentes el porqué de sus errores. Ésa es, exactamente, la forma en que progresa la ciencia, y así debería ser también en asuntos más importantes, como la vida humana. “Los resultados del trabajo científico producen, por supuesto, poder y beneficios, aunque también ayudan a la gente; pero desde un punto de vista institucional son sólo cuestiones secundarias. Sin embargo, en otros sectores de la vida universitaria, en aquellos que se interesan por los asuntos humanos, es peligroso ser subversivo, pues la gente podría aprender o entender demasiado o poner en cuestión las ideologías imperantes. Por eso, de la misma manera que no esperamos de la iglesia que nos proporcione una educación liberadora, tampoco lo esperamos de nuestras instituciones educativas” (Chomsky: 2002, 148-149). Analizado por Pekka Himaner en The Hacker Ethic and the Spirit of Infomacionalism, y donde indica que la ética de los hackers es para la revolución de las tecnologías de la comunicación (información) lo que la ética protestante fue para el capitalismo.


33 34

A la que hace mención en el principio general número 13, para la seguridad informática de Estados Unidos. Trata sobre este aspecto en el principio general número 16. Asimismo, a nivel de internet se difunde The global century. Globalization and nacional security, bajo la edición de Richard L. Kugler y Ellen L. Frost, en cuyo primer volumen se trata sobre la estrategia de seguridad a seguir por Estados Unidos ante la globalización, y en segundo se cuestiona significativamente la interrogante de la “unidad o fragmentación”, y en el que obviamente se destacan las ventajas que los inconvenientes de la seguridad global.

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

la antagónica a la actuación de las grandes empresas informáticas, que se han servido de la comercialización de estos software, realizados por hackers independientes o empleados suyos, para enriquecerse (Microsoft, Oracle...). Pero en cambio, una variante negativa de los hackers es la desarrollada por crackers, que luchan directamente contra la red de forma organizada desde un posicionamiento estrictamente criminal, atacando indiscriminadamente los servidores, equipos informáticos, para destruir, borrar o dañar todo lo que está a su alcance, sin motivo alguno, por el puro placer de destruir o estafar a particulares o empresas. Mientras que en un sentido contrario, existe también otra manera organizada de actuar por motivos políticos contra empresas (Microsoft, Oracle), instituciones públicas (Congreso de Estados Unidos) y organismos militares (NASA) para dañar sus infraestructuras o entorpecer su funcionamiento, como un nuevo tipo de guerrilla política, y a la que la ITAA denomina “guerra cibernética”33 frente a los anteriores crackers que denominara “delincuentes cibernéticos”.34 Los actores sociales se podrán cuestionar la red desde fuera y, destruirla desde dentro, o de forma pacífica construyendo una red alternativa en torno a valores alternativos, o bien, construyendo una estructura defensiva no red, una “comuna cultural” o “comunidad de resistencia” (Castells) o “comuna red” (FCarrión), que no permita conexiones fuera de su propio conjunto de valores. Estas redes alternativas son construidas alrededor de proyectos alternativos, que compiten de una red a otra para tender puentes de comunicación, en particular oposición a los códigos de las redes actualmente dominantes. Por esto, la globalización se puede combatir asignando diferentes objetivos al programa

107


Control social en la sociedad red

de la red, con la perfección o modificación voluntaria de los objetivos del programa desde dentro. Pero para salvaguardar su seguridad, la red está en continua transformación y evolución, por lo que desde un principio depende de las redes tradicionales, las que en un proceso activo, no fijo, se renuevan constantemente para hacer que la red funcione y de esta forma es especialmente menos vulnerable. En un ataque frontal a la red, los actores sociales (activistas) necesitan poseer los códigos de acceso compatibles para combatir los conmutadores, pues para la supervivencia de la red, ésta no tiene centro y dispone de una variedad interminable de configuraciones, de tal modo que para eliminarla en su conjunto, hay que borrar dichos códigos, pero éstos están en todos los nodos, que pueden reproducir las instrucciones y encontrar nuevas vías de actuación. Así pues, sólo la capacidad material para destruir la conexión puede eliminar una red. Existirá vida independiente más allá de la sociedad red, en las “comunas culturales” o “comunidades de resistencia”35 (Castells) que rechacen los valores dominantes y construyan de manera autónoma las fuentes de su propio significado y forma de subsistir. Estas comunas culturales que actúan como de resistencia, deben comenzar lógicamente negando la interconexión mediante la afirmación de valores que no pueden ser procesados en ninguna red, sólo aceptados y seguidos de forma convencional. Pues, por el contrario, la incorporación conlleva la aceptación implícita del objetivo programado de/por la red, así como su lenguaje auxiliar y sus procedimientos de funcionamiento, que a la manera de leyes de conducta, asumen por tanto un determinado control de la sociedad red. Y, por esto hay pocas probabilidades de cambio

Nóesis

35

108

“Las comunidades de resistencia defienden su espacio, sus lugares, contra la lógica sin lugares del espacio de los flujos que caracteriza el dominio social en la era de la información. Reclaman sus memoria histórica y afirman la permanencia de sus valores contra la disolución de la historia en el tiempo atemporal y la celebración de lo efímero en la cultura de la virtualidad real. Utilizan la tecnología de la información para la comunicación horizontal de la gente y la plegaria comunal, mientras que rechazan la nueva idolatría de la tecnología y conservan los valores trascendentales contra la lógica deconstructoras de las redes informáticas autorreguladoras” (Cerf, 2000: II, 397-398).


36 37

Y, en estas circunstancias, en las que en la sociedad red se reivindica la consideración de “ciudad-Estado” (Castells). Como US Labor Movement propuso un programa compensatorio para el desarrollo de México, previo a la integración en el NAFTA, pero que al final no se cumplió, pues los inversores y el capital norteamericano prefirieron otro método de inversión menos altruista.

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

social dentro de una red, o en la red de redes. En este contexto se impone el eslogan “Think global, act local”, pues sólo la lucha global puede hacer frente a un poder global, frente la acción local que defiende al ciudadano (“sujeto”) y sus derechos reales del poder inmediato, y situaciones concretas.36 Es correcta la idea expuesta por Daniel Bell sobre la dificultad que tienen las actuales naciones de resolver los grandes y pequeños problemas del individuo, pero asimismo, es cierto que esto es también debido a la insistencia e incidencia del poder global la que imposibilita dicha solución en algunos de sus aspectos, global, nacional, regional o local. Otro factor a tener en cuenta en la globalización, como elemento desestabilizador, marginal o diferencial es la creciente inmigración en el mundo desarrollado. La inmigración se ha convertido en una actividad libre, desde el momento en el que las personas tienen derecho de poder vivir donde estimen oportuno, pero esto provoca problemas adicionales a los países, al añadirse a la problemática cotidiana existente en Estados Unidos o Europa, principalmente, y para su solución se ha generalizado la teoría de que “hay que lograr que la gente no desee vivir fuera de su país” (Chomsky, 2002: 137), o se efectúe una intensa política de inmigración, se ayude económicamente a los gobiernos de los países de origen de la inmigración masiva o se instale en ellos algunas empresas que faciliten el trabajo laboral de los jóvenes,37 principales agentes de la inmigración. Aunque en realidad la inmigración también ejerce como un factor dinámico de la economía, de la sociedad y de la cultura de un país, al introducir en el nuevos valores culturales, sociales y demográficos.

109


Control social en la sociedad red

Figura 2. Esquema de constitución en los principios de la sociedad red Yo Colectivo Control global (CG) Sociedad

Estado Supranacional (ES)

Organización de control global (OCG)

Fuente: Elaboración propia.

Nóesis

En los principios de la sociedad red los sujetos pasivos, por defecto o hasta que toman una actitud de crítica personal o protesta colectiva contra el stablishment, están constituidos por el individuo (Yo), el colectivo y la sociedad, mientras que los sujetos activos son el Estado supranacional (ES) y la Organización de Control Global (OCG), que actúan sobre los primeros con un específico control global a nivel social, político… a través de internet, televisión, cine, prensa, literatura… Con el desarrollo de este tipo de sociedad, la OCG se impone o tiende a identificarse con ES para ejercer un control único, unidireccional, firme e implacable contra el Yo dentro de un colectivo (igual a sociedad unificada), en el que la crítica personal o protesta de grupo se trata como una acción realizada directamente por disidentes de OCG.

110


Represión política

Control global

Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Figura 3. Esquema del proceso de control y protesta social en los inicios de la sociedad red.

Crítica personal Protesta social, política

En los inicios de la sociedad red el proceso de control y protesta social se ejerce a través de una acción de control global diaria y permanente por OCG, actualmente en formación por Estados Unidos, que con la ayuda de la ONU (en función del único ES válido), adquiere tal notoriedad en la formación de la nueva sociedad, que trasciende la tradicional represión política, social, cultural, religiosa.. imperante hasta entonces por el Estado-nación (en decadencia, por lo que lo representamos tachado). Mientras, el individuo no tiene otra opción que la crítica privada o pública, a través de la prensa, de los escritos personales… o conjunta con un grupo de disidentes al nuevo Estado global (ES) en desarrollo (representado en su estado originario por Estados Unidos), con pretensión de conformarse como la única organización de poder global (OCG) en el futuro en la sociedad red.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Fuente: Elaboración propia.

111


Control social en la sociedad red

Nóesis

112

Conclusiones Siguiendo el esquema de las tecnologías de doble uso, que se originan con un uso militar y ultiman en una aplicación civil, las nuevas tecnologías en la actual sociedad red controlan a la sociedad aparentemente de forma anónima, pero en beneficio de un grupo, con subgrupos, de poder global (mundial) con nombres propios.

Bibliografía Calderón, Fernando, et al. Esa esquiva modernidad : desarrollo, ciudadanía y cultura en América Latina y el Caribe. Caracas, Nueva Sociedad, Unesco, 1996. Camilleri, J. A. , Falk, K. The End of Sovereignty. Aldershot, Edward Elgar, 1992. Castells, Manuel. The Information Age: Economy, Society and Cultura. 2. The Power of Identity. Cambridge, Massachussets, Blackwell Publishers Inc., 1997. ----. (2000). La era de la información: Economía, sociedad y cultura. 2. El poder de la identidad. Madrid, Alianza, cuarta reimpresión. Castells, Manuel, Anthony Giddens, Alain Touraine. Teorías para una nueva sociedad. Madrid, Fundación Marcelino Botín, 2002. Cerf, Vinton. “Desarrollo de internet” en New System/Nuevo Sistema (revista que funda y dirige Miguel-Héctor Fdez.-Carrión). Madrid, Albahaca Publicaciones, 1999 a, Nº 26, pp. 189-190. ----. “V. Cerf ” en New System/Nuevo Sistema. Madrid, Albahaca Publicaciones, 1999 b, Nº 26, p. 190 (Entrevista de Miguel-Héctor Fdez.-Carrión). Cerf, Vinton, Alvaro Siza, Noam Chomsky. “V. Cerf ” en Sociedad del futuro. Barcelona, Círculo de lectores, 2002, pp. 27-85 (Entrevista de Jordi Llompart). Chomsky, Noam, Heinz, Dieterich S. Txalaparta, Edición Tafalla, 1997. Chomsky, Noam. “N. Chomsky”. Sociedad del futuro. Barcelona, Círculo de lectores, 2002, pp. 121-154 (Entrevista de Jordi Llompart). Fernández-Carrión, Miguel-Héctor. “Aproximación al control social en la sociedad red y la protesta antiglobalización” y “Aproximación a la relaciones de poder en la red” en ¿Hacia qué sociedad del conocimiento?. Barcelona, Observatori per a la Cibersocietat, 2005. ----. “Aproximación a las relaciones de poder en la red”. Revista Electrónica Historia Actual On-line. Cádiz, 2005 b, Año III, Nº 6, invierno, pp. 15-30. ----. “Aproximación a las relaciones de poder en la red”. www.edicionessibióticas, 2005 c., pp. 1-19.


Miguel-Héctor Fernández-Carrión

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

----. “La globalización y las claves del nuevo poder red”. Revista interdisciplinar Entelequia. Cádiz, 2006 a, Nº 1, pp. 65-85. ----. “La globalización y las claves del nuevo poder red”. Ideas. Repec. Journal of Economic Literature. Connecticut, University of Connecticut, Departament of Economics, 2006 b. http://ideas.repc.org. ----. “La globalización y las claves del nuevo poder red” en Socionet. Moscú, 2006 c, http://socionet.ru. Fernández-Carrión, Miguel-Héctor, et al. “Globalización&regionalizació n tecnológica en las empresas”. Autonomías y descentralización: debate y perspectivas. Alcalá de Henares (Madrid), Universidad de Alcalá de Henares, Asociación Española de Ciencia Regional y Asociación Madrileña de Ciencia Regional, 2005. Frenkel, Roberto. “Globalización y crisis financieras en América Latina”. Revista de la Cepal. Santiago de Chile, 2003, Nº 80, pp. 41-54. Giddens, Anthony. A Contemporary Critique of Historical Materialism. 2. The Nation-state and Violence. Berkeley, University of California Press, 1985. Guehenno, Jean Marie. La fin de la démocratie. París, Flammarion, 1993. ----. El fin de la democracia. Barcelona, 1995. Held, David. “Democracy, the nation-state and the global system”. Economy and Society, 1991, 20 (2), pp. 138-172. ----. (edición). Prospects for Democracy. Cambridge, Polity Press, 1993. Hirst, Paul, y Grahame Thompson. Globalization in Question: the International Economy and the Possibilities of Governance. Cambridge, Polity Press, 1996. Horsman, M. Marshall, A. After the Nation State. Nueva York, Harper-Collins, 1994. Kugler, Richard L., Frost, Ellen L (edición). The global century. Globalization and National Security. www.ndu.edu/inss/Books_2001/Global..., [2001]. Poulantzas, Nicos. L’état, le pouvoir, le socialisme. París, Presses Universitaires de France-Politiques, 1978. ----. Estado, poder y socialismo. Madrid, Siglo XXI, 1980. Reichhardt, Tony. “Reviewers caution Nasa over plans for nuclear-powered craft”. Nature. International Weekly Journal of Science. Washington, 9 de septiembre 2004, volumen 431, Nº 7005, p. 113. Sklair, Leslie. The Sociology of the Global System. Londres, Harvester/Wheatsheaf, 1991. Stiglitz, Joseph. Globalization and its discontents. New York, London, W. W. Norton, 2003 a. ----. “El rumbo de las reformas. Hacia una nueva agenda para América Latina”. Revista de la Cepal. Santiago de Chile, 2003 b, Nº 80, pp. 7-40.

113


Control social en la sociedad red

Nóesis

114

----. “Primera crisis económica en la era moderna de la globalización”. Economía&Empresa (revista que funda y dirige Miguel-Héctor Fdez.Carrión). Madrid, Albahaca Publicaciones, 2004, Nº 58, pp. 3-6. Solimano, Andrés. “Globalización y migración internacional: la experiencia latinoamericana”. Revista de la Cepal. Santiago de Chile, 2003, Nº 80, pp. 55-72. Tilly, Charles (edición). The Formation of Nation states in Western Europe. Ann Arbor, University of Michigan Press, 1975. Touraine, Alain. Qu’est-ce que la démocratie? París, Fayard, 1994. ----. ¿Qué es la democracia? Madrid, Temas de hoy, 1994. ----. “Del sistema al actor”. Revista colombiana de sociología. Bogotá, 2003, Nº 20, pp. 167-185. Vizcaino, Fernando. “Nacionalismo , Estado y nación”. Revista colombiana de sociología. Bogotá, 2003, Nº 20, pp. 41-65. Waast, R. Krishna, V.V. “The Status of Science in África”. Science, Technology&Society. An International Journal Devoted to the Developing World. vol. 8, No. 2, July-December, 2003, pp. 145-152.


sequía de os mediante el índice de ch on C o Rí el en ía qu nales: 1950’s y Se analiza la se to; en dos periodos dece ien m rri cu es de s to da y de 1944 en Palmer Internacional de Aguas o ad at Tr el n co n na co io 1990’s. Se relac sequía y períodos de cin a m tre ex de es on ici nd es de dos de sus términos: co máximo con condicion po m tie el o m co os id ec años – preestabl sequía extrema.

PALABRAS CLAVE:

l Río Descurrimiento detra o Conchos, sequía y uatad de ag de al on aci intern 1944.

siones en el m cu er p re s su y s o ch n o en el Río C Impacto de las sequías SI values ought conditions using PD dr ze aly an to ed aim is cadal r This pape s Watershed during two de ho nc Co o Ri e th for ta da and hydrological d from the International an t gh ou dr to ed lat Re s. e drought periods: 1950´s and 1990 ords are analyzed: extrem yw ke o tw 44 19 in d ese ne Water Treaty sig a maximum time with th as d he lis ab est epr le cyc conditions and five years ns-. extreme drought conditio

d,

os Watershe Key Rio Conch ternational Words: drought and In Water Treaty of 1944.


Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

Estados Unidos y o ic éx M e tr en a u ag el manejo internacional d Luis E. Cervera Gómez

1

1

n (mexicano), Direcció de la Frontera Norte io leg Co El de r na do Arizo . Investiga r por la Universidad de cto do a to ida nd Ca e. Regional Noroest 6) 618-40-55. y 617-89-58. Fax: (65 Tels. (656) 617-65-93 f.mx. Correo: lcervera@cole

21 de abril de 2007 Fecha de recepción: 07 de agosto de 2007 Fecha de aceptación:


Nóesis

Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

118

Introduction The Conchos river basin, which drainage area entirely lies in Mexican territory is the most important tributary of the Rio Grande/Rio Bravo downstream of Fort Quitman, Texas. Since 1944 its flows together with other five tributaries are part of a binational treaty on water allocation between the United States and Mexico. Due principally to a prolonged drought Mexico had failed to deliver the water granted to the United States according to the Article 4 of the Water Treaty. As a consequence Mexico has an accumulated deficit that looks hard to pay. As part of this treaty, the concept of “extraordinary drought” is considered, but not measured. Thus, there is not a specific drought index to define different levels of drought including extreme conditions. Other relevant aspect of this treaty is the maximum time established as a maximum time with drought conditions, a five-year cycle. To understand the current international problems originated for drought, this work analyze hydrological conditions throughout a statistical analysis of the flows of the Conchos at the entrance of the two main dams (La Boquilla and P. Madero) to test the following: 1. Changes in the mean and variability of the inflows during historical records. 2. Analysis of indicators of drought, i.e. Palmer Drought Severity Index (PDSI) for the closest climatic region in Texas (Near Ojinaga). 3. Comparison of the 1950’s drought and the 1990’s drought. Similarities, differences? The final purposes of this research in terms to clarify basic concepts of the 1944 International Water Treaty are twofold. First, the understanding of what can be considered as extreme drought conditions. Second, the understanding of duration of drought over time compared with the five-year periods politically pre-established as a maximum period of drought.


The study area is represented by the Rio Conchos Watershed (see Figure 1). This river is not only the Chihuahua’s most important river, but it is also recognized as one of the most important river systems in all of northern Mexico (Kelly, 2001). Because its waters give life to an extensive territory in Mexico and it is also one of the principal tributaries of the Rio Grande, this watershed has a crucial importance as an international resource shared between Mexico and the United States of America.

Luis E. Cervera Gómez

Rio Conchos

Figure 1. Rio Conchos Watershed. Map used under permission of Israel Velasco, IMTA.

Rio Conchos drainage area.

Climate and watershed characteristics Using the Köeppen climatic system modified by Enriqueta Garcia for the Republica Mexicana, the Rio Conchos has four climatic divisions: (1) Very arid (BW) in the Chihuahua desert area; (2) Arid; (3) Semiarid (BS1); and (4) Sub-Humid (AC) in the forests areas of the Sierra Madre Occidental (SMO) (CNA, 1997). Rainfall in the Rio Conchos watershed averages 377 mm (14.8 inches), but it ranges from 300 (11.8 inches) to 1 000 mm (39 inches) at the upper basin to about 200 (8 inches) to 400 mm (16 inches) in the lower basin (CNA,

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Mexican portion of the Rio Bravo/Grande Basin.

119


Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

1997; CONABIO, 2000). The annual average temperature range is from 8-18oC in the upper basin to about 16-22oC in the lower basin (CONABIO, 2000). In Mexico, the Rio Conchos Watershed has nine major populated municipalities (See Table 1) with about 1 068 901 inhabitants, of which 63% are concentrated in the municipality of Chihuahua (mainly in the city of Chihuahua). There are 273 658 housing units with an average of about 3.91 inhabitants per house. In this basin, rapid rates of population and economic growth have led to the widespread conversion of natural ecosystems to farmland, industrial areas, and more urbanized areas. Urbanization, agricultural intensification, resource extraction, and water resources development are examples of human-induced phenomena that have had significant impact on the people, the economy and the natural resources of the Rio Conchos basin. Thus, higher rates of deforestation in the upper basin, intensive agriculture, and urbanization in the middle and lower basin areas are the principal factors undermining the natural conditions of this basin. Consequently, the natural hydrological conditions of this basin have been strongly affected in terms of hydrologic characteristics, water quantity and water quality. Table 1. Municipalities Inside the Rio Conchos Watershed, Chihuahua, Mexico.

N贸esis

Municipality

120

Ojinaga Hidalgo del Parral Jimenez San Fco. De Conchos Delicias Chihuahua Camargo Meoqui Saucillo

# of inhabitants # of housing units 24,313 100,881 38,259 2,837 116,132 670,208 45,830 39,848 30,593

Avg. inhab./ house

6 568 24 509 9 260 748 29 466 173 582 11 574 10 228 7 723

Source: INEGI, 2000. XII Censo General de Poblaci贸n y Vivienda: preliminary results.

3.68 4.11 4.13 3.78 3.93 3.85 3.95 3.89 3.91


The 1944 International Water Treaty In 1944, the U.S and Mexico signed a treaty to allocate the water resources from the international watersheds shared by these two countries. In general, this treaty includes the Colorado River, the Tijuana River and the Rio Bravo/Rio Grande. The Rio Grande/Rio Bravo waters between Fort Quitman, Texas and the Gulf of Mexico are “hereby allotted to the two countries in several manners, but in this research I will only focused to the waters granted to the United Sates under Article 4 of the Water Treaty. In accordance with the 1944 Water Treaty, the United States has right to a portion of water coming from six tributaries. This granted water is described in the Subparagraph (c) of Article 4 as follows:

Luis E. Cervera Gómez

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

The Rio Conchos basin in its entirety contains one-half the entire Rio Grande drainage in Mexico. Historically, this river has supplied water mainly for agricultural activities (agriculture and livestock). Furthermore, adequate streamflow is necessary to support riparian habitats, and finally to satisfy downstream demands by the U.S. and Mexico according to international agreements (USDOI, 1998). In the Rio Conchos watershed, upstream from the subarea (Rio Grande-Rio Conchos to Amistad Reservoir), expanding agricultural, mining, and timber harvesting activities as well as urban and industrial development affect both the quantity and quality of Rio Grande flows and its aquatic-biological characteristics within the subarea (USDOI, 1998; Davis, 1980). At the confluence of the Conchos with the Rio Grande (Presidio/Ojinaga), the inflow of the Conchos increase significantly the Rio Grande’s streamflow. Thus, the Rio Conchos supplies the largest percentage of Rio Grande flows allocated by Mexico in accordance with the international water treaty (USDOI, 1998). During the 1980’s the total annual flow of the Rio Conchos averaged 737 000 acre-feet (908.7 Mm3), representing this flow approximately five times the flow of the Rio Grande measured upstream (IBWC, 1989 in USDOI, 1998).

121


Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

One-third of the flow reaching the main channel of the Rio Grande from the Conchos, San Diego, San Rodrigo, Escondido and Salado Rivers and the Las Vacas Arroyo, provided that this third shall not be less, as an average amount in cycles of five consecutive years, than 350,000 acre-feet annually (IBWC, 2002).

However, same Article 4 considers in its last part, what to do in case that Mexico fail to pay the aforesaid water allocation. Thus, the Water Treaty literally states: In the event of extraordinary drought or serious accident to the hydraulic systems on the measured Mexican tributaries, making it difficult for Mexico to make available the run-off of 350,000 acre-feet (431,271,000 m3) annually, allotted in subparagraph (c) of paragraph B as the minimum contribution from he aforesaid tributaries, any deficiencies existing at the end of the aforesaid five-year cycle shall be made up in the following five-year cycle from the said measured tributaries.

Persistence of drought in Chihuahua for a ten years period from 1990 to 2000 had seriously impacted water quantity generated from the Rio Conchos and as a consequence less water was reaching the Rio Bravo. This situation put a Mexico in a deficit situation, which affects the 1944 U.S./Mexico water treaty. Kelly (2001) reports that in the five-years cycle ending on October 2, 1997, Mexico owed about 1,240 Mm3 (1.024 million acre-feet). In the current five year cycle corresponding to the period from October 3, 1997 to April 6, 2002, Mexico has an accumulated deficit of 1 476 181 acre-feet (1,820.13 Mm3) (IBWC, 2002).

N贸esis

Drought

122

1) Changes in the mean and variability of the inflows during the period of record For this part, I did a statistical analysis of the Rio Conchos flows at the entrance of the two main dams; these are La Boquilla, and P. Madero. A 63 years spanning period of inflows from 1935 to 1998 were considered from La Boquilla. Also, a 49 years spanning period from 1949 to 1998 were analyzed for the Madero reservoir. Statistical analysis


Luis E. Cervera Gómez

comprises descriptive parameters to study patterns and changes in flows regime. These stats are mean, coefficient of variation, maximum, minimum, standard deviation, skew and Kurtosis. All descriptive data were analyzed using EXCEL spreadsheets and results are displayed in Appendixes I and II. Additionally to test statistical differences between drought conditions during 50’s and 90’s the SPSS was used. The annual flows of the Rio Conchos before to reach La Boquilla dam and the Madero reservoir are highly variable, this because the most important climatic factor affecting Chihuahua’s rivers is the spatial and temporal variable pattern of its rainfall. Figures 2a and 2b show the inflows of the two studied reservoirs. As we can observe river 2a. The annual inflows to La Boquilla Reservoir, Rio flows of the RioFigure Conchos varies greatly from year to year representing Conchos (1935-1998) a pattern of possible droughts, floods and what can be considered normal conditions. In La Boquilla, the mean annual flow was estimated in 1 229 39 millions of cubic meters (Mm3). The maximum registered annual flow was about 3 529 20 Mm3 (almost three times the average flow) during 1991. The minimum annual flow was estimated in 137 Mm3, corresponding this figure to the year of 1951 when the region was having extreme drought conditions. According to Fierro (1999) during 1951 the average annual precipitation was about 129.8 mm for the State of Chihuahua. 4,000 3,500 3,000 2,500 2,000 1,500 1,000

500

0

1935

1939

1943

1947

1951

1955

1959

1963

1967

1971

1975

1979

1983

1987

1991

1995

Figure 2a. TheFigure annual to La Reservoir, Rio Conchos (1935-1998) 2a. Theinflows annual inflows to LaBoquilla Boquilla Reservoir, Rio Conchos (1935-1998)

4,000

3,500 3,000 2,500 2,000 1,500 1,000 500

0

1935

1939

1943

1947

1951

1955

1959

1963

1967 Year

1971

1975

1979

1983

1987

1991

1995

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Year

123


N贸esis

Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

124

Figure 2b. The annual inflows to Madero Reservoir, Rio Conchos (1949-1998)

Considering the mean streamflow value of about 1229.39 Mm3 as normal conditions of flow and from a hydrologic perspective we can detect a kind of hydrological drought or extreme hydrological drought conditions during 1940, 1948, 1950-1951, 1956-1957, 1959, 1969, 1982, 1985, 1994-1995, and 1997-1998. Also, we can emphasize wet or extreme wet conditions during 1938, 1941-1942, 1958, 1966, 1968, 1978, 1981, 1984, 1986, and 1991 (three times the mean value). Finally, the annual flow variability presents a coefficient of variation of about 60%. In the Madero reservoir, the mean annual flow was estimated in 400.81 millions of cubic meters (Mm3). The maximum registered annual flow of about 941.30 Mm3 (more than two times the average flow) was presented during 1981. The minimum annual flow was estimated in 36.70 Mm3, corresponding this figure to the year of 1994 when the region was having extreme drought conditions (this is also analyzed in the next task). The impacts of drought during 1994 were very drastic for the region, in such a way that the 50% of the livestock inventory (1 000 000 heads) was lost. Also, great problems were reported for the temporal and irrigated agriculture. Considering the mean value of about 400.81 Mm3 normal conditions of flow we can detect drought or extreme hydrologic drought conditions during 1950-1951, 1952-1954, 1956, 1961-1962, 19641965, 1967-1969, 1977, 1982-1983, 1985, 1992-1995, 1997-1998. In addition, we can emphasize wet or extreme wet conditions during 1949, 1955, 1958, 1960, 1966, 1968, 1971-1972, 1974, 1978, 1980,


400

Luis E. Cervera Gómez

1981, 1984, 1986, 1990-1991, and 1996. Finally, the annual flow variability presents a coefficient of variation of about 63%. In La Boquilla dam, the greater mean monthly inflows start in July to end in October. From the summer season, the maximum values are during August and September (352.91 and 376.01 Mm3 respectively). In the Madero reservoir, we found that the maximum flow values are during July to September, reaching a maximum during August (125.2 Mm3), see figure 3. Figure 3. Mean monthly flow at the Rio Conchos (1949-1998)

350 300 250 200 150 100 50 0 Jan

Feb

Mar

Apr

May

Jun

Jul

Aug

Sep

Oct

Nov

Dec

Month Madero (1949-1998)

2) Analysis of indicators of drought, i.e. PDSI for the closest climatic region in Texas 2.1 Definition of drought.— It is widely accepted that drought is a normal, recurrent feature of climate, and it can be present in most of the different climatic zones. Furthermore, it is also generally accepted that there is not a general definition of drought. Thus, we can find more than 150 different concepts, which can be based on meteorological, agricultural, hydrological, and socioeconomic disciplinary perspectives. Basically we can find two main types of drought definitions, the first one is conceptual and the second one is operational. The first kind of definitions is formulated in general terms, and its utility relies in that it helps people to understand the meaning of drought. According to the National Drought Mitigation Center (NDMC), the operational concepts are useful to detect the beginning, end, and degree of severity

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

La Boquilla (1935-1998)

125


Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

of a drought. Furthermore, the operational definition can be used to analyze drought frequency, severity, and duration for a given period. In this research to analyze drought conditions I am using the Palmer Drought Severity Index (PDSI). The PDSI in an important climatological tool to evaluate the scope, severity, and frequency of prolonged periods of abnormally dry or wet weather (Climatic Prediction Center, 2000). This PDSI was designed to characterize drought solely in terms of meteorological phenomena. Thus, monthly precipitation and monthly temperature are used to estimate it. According to Steila (1972), Palmer defines a drought period as: An interval of time, generally of the order of months or years in duration, during which the actual moisture supply at a given place rather consistently falls short of the climatically expected or climatically appropriate moisture supply. Further, the severity of drought may be considered as being a function of both the duration and magnitude of the moisture deficiency.

After this definition, it is necessary to analyze PDSI in terms of both duration and magnitude of dry or wet conditions. For the PDSI, 11 categories of wet and dry conditions are defined (Table 2). Table 2. PDSI Values for the 11 Drought (or wet) Categories

Nóesis

Category

126

4.0 and above 3.0 to 3.99 2.0 to 2.99 1.0 to 1.99 0.5 to .99 0.49 to –0.49 -0.50 to –0.99 -1.0 to –1.99 -2.0 to –2.99 -3.0 to –3.99 -4.0 and below

Dryness or Wetness conditions Extreme moist spell Very moist spell Unusual moist spell Moist spell Incipient moist spell Near normal Incipient drought Mild drought Moderate drought Severe drought Extreme drought


Luis E. Cervera Gómez

The mean monthly variation of PDSI estimated for the period 1895 to 2000 is presented in Figure 4. This chart may represent the general drought conditions of the arid and semiarid areas of the Rio Conchos basin over time. Considering the average PDSI values from 1895 to 2000, the Plamer’s Index places January to June and August and October to December in the same drought category (0.49 to 0.49); this category represent a “near normal” condition. The wetter PDSI category occur during the summer months ( June, July and August), here it is observed an increase in moisture conditions. During the rainy season the peak value is reached during July, which is considered as incipient moist spell. In general the near normal condition of drought may represent the average drought conditions for the State of Chihuahua, Mexico. Furthermore, PDSI recorded a maximum of “incipient drought” intensity, which reached its peak in September. Figure 4. Mean Palmer Indices of Drought (1895-2000): Texas 05 0.1 0.0 -0.1 -0.2 -0.4 -0.5 -0.6 Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec Month

To give us some ideas in practical terms about what the different stage conditions of drought can represent, we can see what was reported by Steila (1972) for the state of Arizona.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Mean

-0.3

127


Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

Table 3. Descriptive References of Main Drought Categories for the State of Arizona Reported by Steila (1972)

Drought category

Mild drought

Moderate drought

Severe drought

Extreme drought

Description* “In the early part of the year, ranges are fair and soil moisture generally adequate. In late spring and summer, stock tanks are drying, ranges are dry, and fire hazards in grass and forest grazing land becomes apparent.” “Ranges are very dry and beginning to deteriorate, stock water is short, and rains are needed. Fire hazards increase.” “Ranges are extremely dry, water supply scarce, and the hauling of stock water and supplemental feed is common. The threat of fire is very high.” “Parched vegetation, hauling of water and extensive pumping needed, and range animals are loosing weight and suffering death losses.”

Nóesis

*These drought descriptions were based on 40-year period, for each of the drought category.

128

Magnitude and duration of dry and wet conditions—. The PDSI values are highly variable over time. As we already know, these drought indexes are computed using precipitation and temperature; these are highly variable climatic factors, very characteristic of arid and semiarid regions. Figure 5, is showing the PDSI values for the 1895-2000 period. PDSI values represent the magnitude of a dry or wet condition. From this figure and just analyzing data that match with the hydrologic data (river flows) we found the following dry or wet conditions.


Luis E. Cervera Gómez

Having an extreme drought class we can identify the years of 1935, 1953, 1957, 1997, and 2000. The years of 1951-1954, 1965, 1971, 1975, 1991, 1995-1996 are considered with severe drought. With mild to moderate drought we can detect the following years: 1937, 19381940, 1945-1948, 1951, 1963-1964, 1973, 1978, 1985, 1990, 19931995, and 1998. Conversely, with extreme wet conditions we can see the years of 1941, 1975, 1979, 1981, 1987, and 1993. As very moist spell conditions are considered the years of 1959, 1979, and 1981. Figure 5. Palmer Drought Severity Index (1895-2000): Texas 05 12 9 6 3 0 -3 -6 -9 1895

1903

1911

1919

1927

1935

1943

1951

1959

1967

1975

1983

1991

1999

Maybe the most important aspect of a drought condition is its persistency over time. In this analysis, we are considering the consecutive months with dry conditions. Figure 6 is showing duration of drought in months for the studied region. From this figure, it is easy to detect years as 1915, 1927, 1933, 1950-1951, 1961, 1992, and 1997 that have longer duration periods of drought. Extreme drought.— It is a very serious situation which results from many months, or even years, of abnormally dry weather. During extreme drought, agricultural crops are complete failure; industries and municipalities may face the need for rationing water; and the local and regional economy begins to become disrupted. Thus extreme drought is essentially a disaster.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Year

129


Nóesis

PDSI: Magnitude

Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

130

Figure 6. Duration of Drought (PDSI: 1895-2000): Texas 05 100 80 60 40 20 0 1895

1903

1911

1919

1927

1935

1943

1951

1959

1967

1975

1983

1991

1999

Year

3) Compare the 1950’s drought and the 1990’s drought. Similarities, differences? To compare 1950’s versus 1990’s drought conditions, in this section I am only considering data corresponding to these two decades. Figure 7 is showing the PDSI values for two periods, from 1950 to 1960 and from 1990 to 2000. First, data indicates that 1950’s drought was more persistent than the 1990’s, but the severity index of both decades was similar. In the year of 1950, initiate the longest period of drought during a total of 86 months of consecutive dry months. In the year of 1990, initiate another extensive period of drought having 45 consecutive dry months (Figure 8). From Figure 8, we found a similar condition regarding to total duration of drought between the 1950’s and 1990’s drought periods. Thus, between 1950 and 1950 we have a total of 87 consecutive months and from the 1992 to 1998 period we have a total of 89 consecutive months of dry conditions. The last comparison between 1950’s and 1990’s drought conditions was made using two histograms of frequency of drought for every decade period. These histograms are represented by figures 9a and 9b. In general, apparently there were more extreme drought and moderate drought during the 1950’s. Conversely, there were more wet conditions during the 1990’s, having this period very moist and extreme moist spell conditions. Finally, considering the total inflow volume for one of the reservoirs (La Boquilla), we found that the total volume received during the 1950’s was about 9 617 5 Mm3 compared to the 11 602 1 Mm3 received in the 1990’s.


Figure 7. Palmer Drought Severity Index (1950’s and1990’s): Texas 05

6

PDSI (Magnitude)

3 0 -3

Luis E. Cervera Gómez

9

-6 1950 1951 1952 1953 1954 1955 1956 1957 1958 1959 1960 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000

YEAR

Figure 8. Duration of Drought (PDSI: 1950’s and1990’s): Texas 05 Duration (month)

100

86

80 60

45 36

40 21 11

20

4

4

0 1950

1951

1953

1955

1956

1958

1988

1990

1992

1993

1995

1997

1998

2000

As a concluding remark I found a visible common aspect between the 1950’s and the 1990’s drought; both decadal periods have the most extensive consecutive dry condition. Table 4. Initiation of Consecutive Dry Months: Texas 05, Near Ojinaga

Year Months Year Months Year Months Year Months Year Months Years Months 1895 2 1908 29 1926 33 1945 8 1965 2 1981 3 1896 7 1911 4 1929 15 1946 8 1966 10 1982 4 1897 15 1912 14 1933 44 1947 19 1968 9 1983 7 1898 10 1913 2 1936 5 1949 7 1969 6 1985 10 1899 7 1915 37 1937 4 1950 86 1970 12 1986 21 1900 25 1920 8 1938 7 1956 11 1973 7 1990 45 1903 13 1921 7 1939 7 1957 3 1974 19 1994 8 1905 3 1922 7 1942 9 1958 57 1977 11 1995 36 1906 2 1923 3 1943 3 1963 2 1979 12 1996 4 1907 16 1924 14 1944 4 1964 13 1980 12 1997 4 1998 36

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

YEARYear

131


Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

Figure 9a. Frequency of Drought (1950-1960): Texas 05

25 20 15 10 5 0 Extreme drought

Severe drought

Moderate drought

Mild drought

Incipient drought

Near normal

Incipient Moist spell Unusual Very moist Extreme moist spell moist spell moist spell spell

Class

Analytical comparisons between decadal periods of drought To analyze if there are statistical differences between drought conditions during 1950’s versus 1990’s I did a simple comparison between the means values. Thus, considering that in the Rio Conchos watershed the rainy seasons correspond to the months of July, August and September, a mean three-monthly PDSI value was computed for every decadal period. After that I did a comparison between means using the one tail T-student probability function. 2525 25

Figure 9b. Frequency of Drought (1900-2000): Texas 05

2020 20 1515 15 1010 10

Nóesis

5 55

132

0 00

Moderate Incipient Moist spell Very moist Extreme Extreme Severe Mild Incipient spell Unusual Unusual moist Extreme Extreme Incipient Near Near Very moist Extreme Severe Unusual Very Extreme Near Incipient Incipient Moist Severe Moderate Moderate Mild Moist spell Incipient Mild drought drought spell spell moist spell spell drought drought drought drought drought normal normal moist spell moist spell moist spell moist spell drought drought spell moist normalmoist drought drought moist spell spell drought drought moist spell

Class Class Class


Luis E. Cervera Gómez

Table 5 exhibits the mean PDSI values computed with three summer months for the two decadal period. The mean PDSI values for the decadal period during fifties was computed in –1.824 versus the –0.055 mean PDSI value registered during 90’s. Looking at the PDSI scale, the first value corresponds to Mild Drought conditions and the second corresponds to Near Normal conditions. Comparing these two decades throughout a paired test we have the following conclusions. Although the difference in means was equal to –1.769, we are unable to report a difference between means for the fifties and nineties periods (t=-1.411, p value= 0.189). Year 1950 1951 1952 1953 1954 1955 1956 1957 1958 1959 1960

July 1.37 -2.08 -1.65 -4.1 -3.23 -2.07 -3.94 -3.5 1.91 -0.64 1.66

August -0.48 -2.52 -2.81 -4.5 -2.17 -2.3 -4.3 -3.49 1.54 -0.62 1.78

September -0.1 -3.07 -3.41 -5.1 -3.09 -2.53 -4.78 -3.94 2.71 -1.39 0.63

Mean PDSI 0.26 -2.55 -2.62 -4.56 -2.83 -2.30 -4.34 -3.64 2.05 -0.88 1.35

1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000

1.69 3.12 7.63 -0.55 -2.35 -2.86 0.02 -0.03 -3.03 -1.1 -3.83

2.72 3.18 7.09 -0.55 -3.11 -3.35 1 -0.26 -2.48 -1.63 -4.38

3.7 4.19 -0.64 -0.96 -3.31 -2.75 1.21 -0.88 -3.31 -2.19 -5.22

2.70 3.49 4.69 -0.68 -2.92 -2.98 0.74 -0.39 -2.94 -1.64 -4.47

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Table 5. Summer PDSI Values: Texas 05, Near Ojinaga

133


Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

In a second analysis a Two-sample test was computed and as a result of the T test procedure we have two density plots as showed in Figure 10. On the far left and right sides of the density plot for each test variable. The middle portion of each graph shows the actual distribution of data points, with a normal curve for comparison. The standard deviation differs considerably (2.232 and 2.917). The box plot on the left is for the 1950’s. In this case the peak of the curve are no very close from the median values (horizontal line). This indicates that this curve is asymmetrical. 1990’s PDSI values show a higher standard deviation, but more symmetrical having higher variance than 1950’s data. Figure 10. PDSI density plots: Texas 05, near to Ojinaga 5 4 3 PDSI

2 1 0 -1 -2 -3

Decade

-4 -5

8 7 6 5 4 3 2 1 0 1 2 3 4 5 6 7 8 Count Count

1950’s 1990’s

Nóesis

Testing decadal flow data against historical monthly averages

134

To know if the average monthly streamflow values are different from the average monthly historic means registered in every reservoir (Boquilla, Madero) and Ojinaga we made the following One-sample t test. The mean monthly registered stream flow entering to La Boquilla reservoir is about 102.45m3 considering the period from 1935 to 1998, with a maximum of 1,539 and a minimum of 0; the mean monthly stream flow registered in the streamflow entering into Madero dam


Testing data from the Boquilla dam during 50 and 90 During 50’s we are able to say that the historical mean (102.45) does differ significantly from the mean value for this decadal period (72.857) (t = –1.67, p value= 0.126). Conversely during 90’s there is not significant difference from the historical mean (102.45) against the mean value for this decadal period (114.554) (t= 0.512, p value= 0.620).

Luis E. Cervera Gómez

was about 33.40m3, with a maximum of 596 and a minimum of 0; finally, the mean monthly registered stream flow registered in the Ojinaga was about 70.38m3, with a maximum of 1 285 5 and a minimum of 6.30m3.

Testing data from the Ojinaga streamflow during 50 and 90

During 50’s data were limited, so for this decade we are using data from 1955 to 1960. Assuming that this period represent the 50’s we are able to say that the historical mean (70.38) does not differ significantly from the mean value for this five years period (72.648) (t = 0.087, p value= 0.934). Although in this case we have complete data same happen during 90’s since there is not significant difference from the historical mean (70.38) against the mean value for this decadal period (70.653) (t=0.012, p value= 0.990).

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Testing data from the Madero dam during 50 and 90 During 50’s we are able to say that the historical mean (33.40) does not differ significantly from the mean value for this decadal period (29.618) (t = –0.706, p value= 0.49). Same happen during 90’s since there is not significant difference from the historical mean (33.41) against the mean value for this decadal period (28.125) (t=-0.819, p value= 0.432).

135


Nóesis

Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

136

Concluding remarks Climatic drought is very characteristic of the middle and lower areas of the Rio Conchos Basin, which drainage area is inside the Chihuahuan desert region except for the upper basin located on the Sierra Madre Occidental. In this region, droughts had been historically reported since 1576 affecting seriously to the population and its economics activities —agriculture and livestock mainly. More recently severe and prolonged droughts had been registered in the Rio Conchos Basin especially during the 1930’s, 1950’s and 1990’s. Evidence suggests that it is the last decade of drought that more had affected hydrological conditions lowering its surface runoff, and water stocks of main dams such as La Boquilla and Madero dams. As a consequence less water is reaching the Rio Grande near Ojinaga, causing problems to Mexico to provide unless the minimum flows allotted to the United States under the 1944 International Water Treaty between these two countries. Now, Mexico has a significant water debt, which looks hard to pay if severe drought conditions persist. In this work, drought was analyzed using two approaches. The first one includes the historical analyses of stream runoff measured before the entrances of the La Boquilla and Madero dams. The second analysis was focused in a statistical analysis of the Palmer Severity Drought Index (PDSI) measured in a Texas climatic station near to Ojinaga. Analysis indicates that one of the main characteristics of the stream runoff is its high variability, presenting the annual flow a coefficient of variation of about 60% for surface runoff entering the Boquilla and Madero dams. Thus, the high variability of the Rio Conchos flows are evident presenting great changes year to year revealing us periods with drought, floods and normal conditions. Special attention requires hydrological droughts during 50’s and 90’s. Analyzing PDSI data we have that the most frequent condition of drought for Chihuahua near Ojinaga region is a state of incipient drought, followed by a mild drought condition. Results indicate that under extreme drought conditions we have the following years: 1935, 1953, 1957, 1997, and 2000. Severe drought conditions were present


Luis E. Cervera Gómez

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

during 1951-1954, 1965, 1971, 1975, 1991, 1995-1996. The longer periods of drought were detected the following years: 1915, 1927, 1933, 1950-1951, 1961, 1992, and 1997. In this research it was found that 1950’s drought was more persistent than the 90’s, although the severity index was similar. Thus, during 1950, initiate the longest period of drought totalizing 86 (7 years) dry months. Furthermore, 45 (≅ 4 years) consecutive dry months initiated in 1990. During the period from 1992 to 1998 we have a total of 89 (≅ 7.4 years) months having dry conditions. Significant differences were found between the 1950 and 1990’s, having more extreme to moderate drought conditions during 50’s. There is evidence that there are longer drought periods having more than five years with severe to extreme conditions. This is important to note because under these conditions it could be more difficult for Mexico to do one’s duty regarding water agreements. Testing data from the Boquilla dam, statistical analysis indicates that the average stream runoff values during 50’s differ significantly from the historical mean. Conversely, during 90’s there is not significant difference from the historical mean. For the Madero dam there were no significant differences between both decadal periods (50’s and 90’s) against the historical mean values.

137


Nóesis

Impacts of Droughts on the Rio Conchos Watershed over the International Water Treaty Between Mexico and the United States of America

138

References: Climatic Prediction Center. “Weekly Palmer Drought and Crop Moisture Data Products Explanation”. 2000 [Online] Available in http://www.cpc.ncep. noaa.gov/products/analysis_monitoring/cdus/palmer_drougt. Comisión Nacional del Agua (CNA). “Programa Hidráulico de Gran Visión del Estado de Chihuahua 1996-2020”. Subdirección General de Programación, Gerencia Regional Norte, Gerencia Estatal de Chihuahua. 1997, Contrato: SGC-GRN-CHIH-96-82. Fierro, L.C. “Relación de sequías en la antigua Nueva Vizcaya y en el actual estado de Chihuahua”. 1999 [Online] Available in http://www.sequia.edu. mx/articulos/lcf-01.html. IBWC. “Deliveries of Waters Allotted to the United States Under Article 4 of the United States-Mexico Water Treaty of 1944”, Report of the United Sates Section, 2002. IBWC. “Utilization of Waters Treaty of 1994. Treaty Between the United States of America and Mexico”, 2002 Available in http://wwwibwc.state.gov [2/23/2002]. INEGI. “XII Censo General de Poblacion y Vivienda: Resultados Preliminares”, 2000, [Online] Available: http://www.inegi.gob.mx/difusion/espanol/cpyv/ indice.html. Kelly, M.E. “The Rio Conchos: A preliminary Overview”, Texas Center for Policy Studies, 2001. Steila, D. “Drought in Arizona: A Drought Identification Methodology and Analysis”, University of Arizona, Tucson, Arizona, 1972. The National Commission for the Knowledge and Use of Biodiversity (CONABIO), “Cuenca Alta del Río Conchos y Río Florido”. 2001, [Online] Available: http://www.conabio.gob.mx. USDOI. “Water-Resources in the Rio Grande-Rio Conchos to Amistad Reservoir Subarea”. Field Coordinating Committee, Fact Sheet 3, April 1988.


General performances of the masonry and religious change in Xochiapu Puebla; Mexico (a vision from cultural history)

Masonry, Xochipualco, Key Words: religious change, cultural history, Puebla

This document explain in few words the research work make in the past years 2003, 2004 y 2005 for to obtain the Anthropology grade for the Benemerita Universidad Autonoma de Puebla, with the finality to show one event of religious change in native community in the mountain range of Puebla, Mexico in Xochiapulco one continual historic events together the Masonry and the nationalism, play a crucial role for the conformation of the current identity of the community.

El siguiente documento presenta de manera resumida el trabajo de investigación realizado en los años 2003, 2004 y 2005 para obtener el grado de licenciado en Antropología Social por parte de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, con la finalidad de mostrar un fenómeno de cambio religioso en una comunidad de origen indígena de la Sierra Norte de Puebla, México de nombre Xochiapulco, en donde una serie de sucesos históricos junto a la masonería y el nacionalismo jugaron un papel crucial para la conformación de la identidad actual de dicha comunidad.

PALABRAS CLAVE:

Masonería, Xochiapulco, Cambio Religioso, Historia Cultural, Puebla


ulco,

Datos generales de la masonería y cambio religioso en Xochiapulco, Puebla, México. (Una visión desde la historia cultural) David Alejandro López Vibaldo1

1

Profesor del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México. Correo: lopezdavid@hotmail.com

Fecha de recepción: 05 de mayo de 2007 Fecha de aceptación: 03 de agosto de 2007


Nóesis

Datos generales de la masonería y cambio religioso en Xochiapulco, Puebla, México. (Una visión desde la historia cultural)

142

Introducción

Esta

investigación, presentada en forma muy general, tiene como objetivo mostrar cómo una comunidad de origen indígena ha conformado su identidad con base en diferentes acontecimientos históricos y principalmente en las adecuaciones religiosas, que se han dado a través del tiempo. Xochiapulco, comunidad orgullosa de su pasado indígena y recelosa de la religión católica (poseedora de casi todos los bienes y el control político de México en el siglo XIX), adoptó la nueva forma de pensamiento liberal que se estaba dando en gran parte de América, desarrollando ritos masónicos y dándole la bienvenida a una misión protestante, buscando crear contrapeso a la iglesia católica ubicada en la vecina Zacapoaxtla. Esto duró hasta la década de los años treinta del siglo XX, donde se empieza a dar un giro dentro de la concepción religiosa de la comunidad, culminando en la actualidad con una sociedad donde casi en su totalidad la población profesa el culto católico. Mi interés académico por realizar una investigación con el tópico de religión se centra, por una parte, en comprender en qué forma las diferentes transformaciones religiosas e históricas han afectado directamente a la cultura de Xochiapulco; y por otra, en explicar el fenómeno que representa la presencia de un grupo masónico en una comunidad indígena, y este de qué manera y en qué medida influyó en la conformación de su identidad tanto a nivel individual como colectivo. Esta indagación parte de la idea de que no se puede estudiar el cambio religioso como un suceso aislado, hay que tomar en cuenta los acontecimientos históricos que se han dado a través del paso del tiempo en la comunidad, en la región y en el país. Y estos, a su vez, adecuarlos a la mística simbólica propia de los cultos masónicos, protestantes, católicos y al excedido nacionalismo aún presente que han dado forma a la actual identidad religiosa, social y política de Xochiapulco.


Fundación De acuerdo con el informe rendido por el virrey de la Nueva España al corregidor Juan González en el año de 1581, se asegura que hace más de trescientos años, emigrantes chichimecas procedentes del poniente entraron a esta parte de la Sierra Madre Oriental por Zacatlán y avanzaron hacia el oriente en busca de alimentos, deteniéndose en los sitios donde los encontraron en abundancia. Tetela pertenecía al señorío totonaco de Xonotla, Apolco y Tlacpac pertenecían al señorío olmeca de Tlatlactepetl. Ya estando en Tetela, estos inmigrantes encontraron acomodo; otros se diseminaron en 2

Información obtenida del Periódico Oficial del gobierno municipal de Xochiapulco, Gobierno del Estado de Puebla.

David Alejandro López Vibaldo

Xochiapulco es el nombre compuesto de las voces náhuatl “xóchitl”, flor, y “Apulco”, río más extenso, caudaloso y profundo de la Sierra del Norte. La unión de estas voces significa “La flor del Apulco”. Los inmigrantes chichimecas atravesaron el río que existe por estas regiones y que en su idioma náhuatl llamaron “Apolco”, que castellanizado se convirtió en “Apulco”. Como al oriente de dicho río existe una meseta en donde abundaba una hierba de flor amarilla pequeña, pero muy llamativa, lo llamaron en su idioma con la palabra compuesta “Xochiapolco”, que significa “lugar en donde abunda la flor del río caudaloso”. Transformado en “Xochiapulco”, es el nombre que se le da al pueblo establecido en tal lugar.2

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Toponimia

143


Nóesis

Datos generales de la masonería y cambio religioso en Xochiapulco, Puebla, México. (Una visión desde la historia cultural)

144

poblados subalternos, mezclándose posiblemente de manera pacífica. Otros más atravesaron el río Apolatl, que servía de límite con este último señorío, y se dedicaron a recolectar frutos, hierbas y todo lo que la naturaleza les podía proporcionar. Mientras su recolección fue pacífica, no tuvieron dificultad con la autoridad del señorío de Tlatlactepetl, hasta que los colectores interceptaron su tránsito en el lugar denominado Tequextecoyan. Entonces desplegó dicho señor sus fuerzas bélicas, logrando someterlos y conducirlos a su presencia; él les señaló las tierras de Teteltipan, en Tlacpac, para sembrarlas en su beneficio, obligándolos con ello a dejar su vida nómada. De esta forma subsistió el poblado de Teteltipan hasta la llegada de los invasores españoles capitaneados por Hernán Cortés a Tlatlactepetl, entonces gobernado por Oliutecutli, también llamado Oliutec, quien ordenó a sus súbditos que se abstuvieran de comunicarse con los invasores porque estos venían a robar sus tierras. Todos acataron la disposición y un grupo de los de Teteltipan persistió en su incomunicación durante todo el tiempo de la dominación española al adoptar una vida errante y guareciéndose preferentemente en las cuevas existentes en la región de Xaltiopan, por ser amplias y estar situadas en lugares inaccesibles a donde nunca llegaron los conquistadores. Cuando los descendientes de la tribu de Teteltipan se dieron cuenta de que la Nueva España había quedado libre de dominación española, dejaron su vida errante para establecerse en los poblados de Cuatecomaco, Texococo y Cuacualaxtla, muy cercanos a la hacienda de la Manzanilla y Xochiapulco. El dueño de esta última incautaba los animales, aprehendía y maltrataba a los pastores, lo que provocó el descontento de José Manuel Lucas y su hijo Juan Francisco Lucas. A raíz de esto, José Manuel empieza a establecer relaciones con el partido liberal, acogiendo el Plan de Ayutla y logrando provisión de elementos de guerra. La expedición de la llamada Ley Juárez fue pretexto para que el cura de Zacapoaxtla, Francisco Ortega García, y sus adeptos atacaran a la gente de don José Manuel el 30 de noviembre de 1855. Don José Lucas adoptó la estrategia de permitir el triunfo del enemigo en Mi-


David Alejandro López Vibaldo

nillas y Cuatecomaco, para luego aniquilarlos en Tepechichil.. Los que se dispersaron durante la batalla fueron muertos por las mujeres de los soldados del ejército liberal. Al tener conocimiento de estos hechos, el dueño de la hacienda de la Manzanilla, José Domingo Salgado, apresuradamente salió con su familia hacia Zacapoaxtla y abandonó sus propiedades. Los triunfadores ocuparon inmediatamente la tierra del rancho anexo denominado Xochiapulco para así fundar el pueblo del mismo nombre. El general Juan Álvarez otorgó el reconocimiento de este triunfo y aprobó tal fundación, con la promesa de darle la categoría de municipio tan pronto los estados entraran al nuevo régimen constitucional, proporcionándole otra dotación de elementos de guerra con lo que siguió defendiendo la causa liberal.3

A poco tiempo de su fundación, México es intervenido por las fuerzas militares de Francia, llevándose a cabo una batalla crucial en la ciudad de Puebla el día 5 de mayo de 1862, donde la la comunidad de Xochiapulco combate al lado de las fuerzas liberales para frenar el avance de las tropas invasoras hacia la capital del país. La compañía de Xochiapulco pertenecía en el momento de la refriega al 6o Batallón de la Guardia Nacional de Tetela de Ocampo, cuya tropa, después de la victoria del cinco de mayo, peleó al año siguiente y tuvo una trágica derrota a manos de los franceses que primero significó la pérdida de la plaza y posteriormente de la capital de la República; ocurrido esto, dio inicio la guerra en el norte del estado de Puebla. Los combates, saqueo y pillaje se hicieron presentes en esta región, hasta que en febrero de 1865 se tomó la decisión de atacar la plaza de 3

Díaz Manzano, Octavio. Breves notas históricas sobre Xochiapulco en el Indígena de la Sierra Norte de Puebla y sus luchas de libertad libertad. México, SEP/Dirección general de capacitación y mejoramiento profesional del magisterio, 2ª Ed., 1987, pp. 11-15.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Historia

145


Nóesis

Datos generales de la masonería y cambio religioso en Xochiapulco, Puebla, México. (Una visión desde la historia cultural)

146

Zacapoaxtla, que estaba bajo el dominio del ejército imperialista, el día 3 de marzo del mismo año. Sin embargo, los liberalistas no tuvieron éxito, lo que provocó que se replegaran en Xochiapulco donde recibieron el ataque del teniente austriaco Beker, al cual le proporcionaron una terrible derrota el día 14 de mayo de 1865. Estos sucesos, y la firme convicción de continuar la lucha, provocaron la ira del ejército francés, que lanzó sendos ataques que dieron inicio el 16 de julio de 1865. Las posiciones en las cumbres de Apulco, defendidas por las fuerzas que mandaba el señor Bonilla, fueron desocupadas para acudir en auxilio de la plaza de Tetela de Ocampo, que también fue batida y posteriormente tomada. Reducido cada vez más el campo de acción de los republicanos, a consecuencia de las defecciones y la superioridad numérica del enemigo, que había ocupado casi todas las poblaciones del litoral, los jefes que sostenían la lucha en esa parte del estado celebraron una junta y adoptaron un nuevo plan de batalla. Perdida la plaza de Tetela, que servía como núcleo a las operaciones militares, se acordó que las fuerzas que existían en dicha población y pudieron salir después de rechazar varios asaltos, formaran una columna con las de Zacatlán y avanzaran unidas hacia la costa de Barlovento, del estado de Veracruz, que obedecía aún al gobierno republicano. Esta disposición, cuyo fin era debilitar al enemigo al distraer hacia varios puntos la atención de sus tropas, comenzó a tener su más exacto cumplimiento, por lo que dicha columna, después de una serie de combates, estableció su campamento atrincherado en la margen opuesta del río, en territorio Veracruzano. Desde aquí pudo proseguirse la lucha, contándose para tal empresa, y en caso necesario, con el auxilio de la fuerza armada que existía en Papantla bajo el mando superior del general Lázaro Muñoz; el río tomó el papel de baluarte inexpugnable, lo que provocó una sucesión de combates en las que salió triunfante el general Juan N. Méndez. A su vez, el general Juan Lucas siguió su lucha en las inmediaciones de Xochiapulco, plaza de suma importancia para los imperialistas; debido a esto organizaron cuatro fuertes columnas que partieron de diversos puntos el día 4 de agosto de 1865.


4

Galindo y Galindo Miguel. “Corona Fúnebre que la gratitud pública coloca sobre la tumba del general Juan Crisóstomo Bonilla”. La gran década nacional... México, imprenta Francisco Díaz de León, 1884, pp. 13-21.

David Alejandro López Vibaldo

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Los defensores de ésta, considerando casi imposible sostener la plaza por falta de recursos, antes que doblegarse apelaron a la decisión de quemar sus hogares; esta decisión fue apoyada por el jefe de las fuerzas de Xochiapulco, el general Juan Francisco Lucas, quien quemó él mismo la casa en la que habitaba. Cuando las tropas del imperio estuvieron a la vista de la Villa, un montón de ruinas humeantes, cubiertas de ceniza y escombros, les indicó el sitio donde se asentaba la población; pese a esto ocuparon la plaza para que al poco tiempo, y siguiendo una estrategia de guerra la cual consistía en esconderse en los cerros y atacar por sorpresa, el general Juan Francisco Lucas retomara Xochiapulco.4 El 15 de enero de 1866 en Papantla, Veracruz, los jefes republicanos más importantes de las líneas de Sotavento y de la sierra de Puebla se someten al imperio. Un mes más tarde, la asamblea municipal de Xochiapulco da su aprobación a las bases acordadas en Papantla. Desde ese momento hasta mediados de agosto del mismo año, las fuerzas serranas se mantienen sometidas al imperio, una vez transcurridos esos seis meses las fuerzas liberales vuelven a entrar en combate durante un año más, hasta el año de 1867, cuando Benito Juárez retoma el control nacional. Pero al poco tiempo, en 1868, retoman las armas, ahora en contra del gobierno estatal, enfrentándose también con tropas del gobierno federal en protesta por lo que se consideró como un fraude electoral. En las elecciones para gobernador del estado, el Congreso le dio el puesto al periodista poblano Rafael J. García, candidato preferido de Juárez, a pesar de que el tetelano Juan N. Méndez había conquistado la mayoría del voto popular. Desde la visión de la gente de la sierra, esto constituyó una devaluación de la participación de la sierra en la defensa del territorio nacional; como resultado de esta crisis, García se aleja del cargo de gobernador. Xochiapulco se levantaría dos veces más entre los años de 1869 y

147


Datos generales de la masonería y cambio religioso en Xochiapulco, Puebla, México. (Una visión desde la historia cultural)

1872 en contra de los ejércitos estatal y federal, teniendo como pugna la aplicación de los derechos conquistados y el reconocimiento de sus tierras. Como esto no se llevó a cabo, se unieron al ejército de Díaz en contra del gobierno juarista.5 A la muerte del presidente Juárez, es el general Sebastián Lerdo de Tejada quien asume la presidencia en el periodo de su administración dio pruebas de relevantes virtudes cívicas, pero cometió el error de querer mantenerse en el poder más tiempo del que marcaba la ley, lo que suscitó un levantamiento que se proclamó en Tuxtepec. Esta revolución fue dirigida por el general Porfirio Díaz, a quien se le unieron los combatientes de Xochiapulco. Terminada la lucha con la derrota de las fuerzas gobiernistas en Tecoac, el 16 de noviembre de 1876 marcharon las tropas victoriosas sobre Puebla sin encontrar resistencia alguna, y de ahí se fueron a ocupar la capital de la República, donde hicieron su entrada triunfal el día 24 del mismo mes, ocupando la silla presidencial el general Díaz como se había acordado en Tuxtepec. Mientras tanto, el señor Iglesias se mantenía en el interior en actitud hostil, por lo que el general Díaz salió de la capital para perseguirlo y dejó encargado el poder interinamente al general Méndez. Una vez realizadas las elecciones, Porfirio Díaz resultó nombrado para ocupar el Poder Ejecutivo, quien recibió el gobierno de manos del general Méndez en febrero de 1877.6 Fue relativamente corto el tiempo que la calma fue constante en Xochiapulco, ya que las indígenas al ver que el general que habían apoyado no quería abdicar al poder, decidieron tomar las armas para participar en la revolución armada de 1910. Los xochiapulquenses fueron guiados una vez más por el general Juan Francisco Lucas.

Nóesis

5

148

6

Mallon, Florencia E. “Cinco de mayo: pugna en la sierra”. La Jornada Semanal, 5 de mayo de 1985, Año 1, núm. 33, México, p.16. nal Bonilla María José en Xochiapulco una gloria olvidada de Rivero Donna Compiladora gobierno del estado de Puebla, Puebla, México., pp. 149-155.


Debido a la cercanía que mantenía con Benito Juárez —entonces presidente de la República—, el general Lucas adoptó el culto de este profesando la masonería, para posteriormente transmitirla a los habitantes de Xochiapulco. Esta idiosincrasia es observada por varios autores que notan este aire de liberalismo, de pensamiento reformista, que invadía algunas partes del país. Un claro ejemplo es la percepción del historiador inglés Thomson:7

David Alejandro López Vibaldo

Masonería en Xochiapulco

Sin embargo, los guerreros nahuas xochiapulquenses se distinguen de los de Cuetzalán por su adhesión más amplia a la “modernidad”. Los seguidores de Pala Agustín, en Cuetzalán, se interesaban por ganar respeto para una selección bastante restringida de garantías constitucionales (sobre todo, el ser liberado de los trabajos forzosos, de la leva, del encarcelamiento por deudas y oponiéndose agresivamente a la desamortización de los terrenos comunales). En cambio, los pueblos náhuatl del municipio de Xochiapulco (o, al menos, sus líderes) fueron liberales obsesivos al respetar la no-reelección de las autoridades municipales a lo largo del porfiriato, estableciendo una misión metodista y manteniendo un anticlericalismo agresivo frente a la iglesia católica en Zacapoaxtla. Distribuyeron la propiedad comunal en pequeñas parcelas entre todas las familias del municipio (incluso las familias encabezadas por mujeres). Lograron el más alto nivel de asistencia escolar en 7

Guy P. C. Thomson. “Bulwarks of Patriotic Liberalism. The National Guard, Philharmonic Corps and Patriotic Juntas in Mexico, 1847-88”. Journal of Latin American Studies ( JLAS) 22 (1987), p. 31-68; David LaFrance and Guy P. C. Thomson. “Juan Francisco Lucas, Patriarch of the Sierra Norte de Puebla”. en William H. Beezley and Judith Ewell (eds.), The Human Tradition in Latin America. Wilmington, 1981, p. 1-13 y Knight, “El liberalismo mexicano”, p. 73-75.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Xochiapulco debió su fundación y supervivencia a la intensidad y larga duración —veinte años— de la lucha de los liberales serranos por ganar el poder en el estado. Xochiapulco, aparte de hacerse un pueblo liberal “modelo”, sirvió como la colonia militar más importante para el partido de la Montaña.

149


Nóesis

Datos generales de la masonería y cambio religioso en Xochiapulco, Puebla, México. (Una visión desde la historia cultural)

150

todo el estado. Mantuvieron un calendario frenético de fiestas patrias. Y, por fin, ganaron la concesión para que los hombres se quedaran con sus armas cuando en el resto del estado ya debían desarmarse. La excentricidad liberal de Xochiapulco fue comentada por Moisés Sáenz, el Ministro de Educación, durante una visita a la Sierra de Puebla en 1927: Xochiapulco es un pueblo extraño; sus dos calles son anchas como avenidas; las casas, en pequeños solares bien cultivados, parecen de gente económicamente equilibrada. No hay iglesia católica pero si una capilla protestante. La casa del gobierno y de la escuela es grande, fuerte y bien cuidada. La gente es adusta, de tradición aguerrida. La fiesta máxima del año es la del 5 del Mayo (el nombre oficial del pueblo es “La Villa del 5 de Mayo”). Hay muchos veteranos de la guerra en contra de los franceses y el Imperio. Recientemente fueron los de aquí delahuertistas. Siempre han sido de espíritu independiente y se conservan hasta la fecha en una especie de semi-autonomía en relación con las autoridades del Estado y federales. Hay en este pueblo no solamente una tradición patriótica, sino también una tradición escolar y cultural. El general Juan Crisóstomo Bonilla fue maestro de la escuela de aquí por diez años, lo siguió otro maestro Indalecio Sánchez, que sirvió ocho, y vino después Manuel Pozos que enseño durante 27 años... Tres cuartas partes de la gente no hablan español y la mitad ni lo entiende ni lo habla. A los niños de primer año hay que hablarles en mexicano.

En Xochiapulco la autonomía política y la armonía social se conservaron a lo largo del porfiriato gracias a los esfuerzos del general Lucas y la intervención mediadora del presidente Díaz, combinados con la propia resistencia fuerte de los xochiapulquenses. La supervivencia del liberalismo popular en Xochiapulco se debió también a la presencia de una misión metodista, una amplia red de vínculos masónicos y a la ausencia de una congregación formal católica. La presencia masónica fue determinante para que en la actualidad Xochiapulco sea una comunidad serrana diferente a las demás, con un orgullo de su pasado de rebeldía e inconformidad ante los diversos panoramas nacionales y locales, donde la búsqueda del anhelo de igualdad en base al conocimiento o la luz —como la llaman los grupos masónicos— les ha llevado a mantener las remanentes del liberalismo hasta nuestros días.


David Alejandro López Vibaldo

Este panorama de liberalismo empieza a transformarse en la década de los años treinta del siglo XX. El nacionalismo se mantiene pero sin sus principales líderes, ya que la gran mayoría ha fallecido, lo que también provoca la desaparición de los ritos masónicos debido a que ya no hay quien los dirija; por otro lado, la misión metodista sin un motivo aparente abandona la comunidad y regresa a Estados Unidos, su país de origen. También la normal rural desaparece, lo que genera que los jóvenes salgan a otros lados a continuar sus estudios. Este conjunto de circunstancias provoca un vacío de culto en la comunidad, situación que fue aprovechada por la iglesia católica, de manera que en la actualidad Xochiapulco presenta casi en su totalidad una población adherida al catolicismo. Este cambio fue impulsado por una persona proveniente de Tlatlauquitepec de nombre Pomposa Valderrábano, quien se dedicó a enseñar el rito católico a gran parte de la población; enseñó a rezar el rosario y recaudó fondos para la construcción de un templo católico en Xochiapulco, meta que logró en 1940, cuando se celebró la primera misa en la comunidad. Para reforzar la nueva pero frágil creencia católica de la comunidad, se empezaron a crear mayordomías de algunas imágenes que se consiguieron entre la gente, pero la que en definitiva estableció el vínculo entre la población y la iglesia fue una imagen de San Martín Caballero. Según una leyenda de la comunidad, la efigie de San Martín Caballero perteneció al general Lucas, sin embargo, nunca se le rindió culto sino hasta que surgió un botín de guerra de uno de los asaltos que se realizaron a la Hacienda de la Manzanilla. Con astucia la señora Pomposa y la iglesia de Zacapoaxtla hicieron creer a la gente que esta imagen era parte de la devoción y arrepentimiento de Juan Lucas y por añadidura también Xochiapulco debía buscar la redención. Así pues, debían ser fieles al catolicismo y a cambio se les proporcionaría protección y triunfos sobre cualquier dificultad que amenazara a la comunidad. Desde esta época y hasta nuestros días, la iglesia de la vecina Za-

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Identidad, nacionalismo y religión en Xochiapulco

151


Nóesis

Datos generales de la masonería y cambio religioso en Xochiapulco, Puebla, México. (Una visión desde la historia cultural)

152

capoaxtla no ha cesado en su afán de seguir inculcando la devoción católica, otorgando diversas misas y mandando a pedir misioneros a la ciudad de Puebla. Pese a esto, la fiesta principal de la comunidad sigue siendo el 5 de mayo, día de la Batalla de Puebla, y los valores liberales siguen estando muy presentes, ya que la devoción a los símbolos patrios y a héroes mitificados también es compartida con los santos católicos. Esta serie de acontecimientos históricos y sociales han conformado la identidad actual de la comunidad, siendo el fenómeno de cambio religioso el que en mayor medida influyó en la población.


Eduardo David Alejandro López VibaldoArellano

Bastian, Jean-Pierre. Protestantes, liberales y francmasones. Sociedades de ideas en América Latina, siglo XIX. México, Fondo de Cultura Económica, 1990, p. 7. Giménez, Gilberto. “Cambios de Identidad y Cambios de Profesión Religiosa”. Bonfil Batalla, Guillermo (coordinador). Nuevas Identidades Culturales en México. Colección Pensar la Cultura, México, Ediciones del CNCA, 1993, pp. 22, 37-48. Thomson Guy P. C. ““Bocasierra”; ¿cuna del liberalismo? Tres municipios serranos entre 1855–1889”. Bulletin of Latin American Research 10 (cuaderno 1) www.ahila.nl, 1991. Vaughan, Kay Mary, “Introduction: The Cultural Politics of the Mexican Revolution, ¡Good day, pistol! Where are you taking that teacher? Socialist education in Zacapoaxtla, conclusion: the school, hegemony, and civil society”. En Cultural Politics in Revolution, teachers, peasants, and schools in Mexico 1930-1940. Arizona, 1997, pp. 3-24, 107-136, 189-201. ----. La política cultural en la revolución. Tucson, University of Arizona Press, 1997, p.197.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Bibliografía

153


Economy groups and urban growth: the two realities of the southeaster cities of the United States

This article seeks to explain how the level of urban development and urban competitiveness of cities in the American Southwest is contingent upon the type of entrepreneurial classes existent in each urban locality similar to what happen in the Northern Mexican border cities. To provide evidence this article studies the urban processes experienced by Tucson and Phoenix, Arizona. The document provides an overview of the economic, political and social context of development in Arizona and describes and compares the development of both Phoenix and Tucson. In the last part, the document relates the characteristics of the American Southwest Cities to those of the Mexican Northern Border Cities.

En este artículo se explica como el nivel de desarrollo urbano y competencia urbana de las ciudades del suroeste de América son contingentes al tipo de clases empresariales presentes en cada localidad urbana similar a lo que pasa en las ciudades fronterizas del norte de México. Para proveer la evidencia, en el artículo se estudia y se exponen los procesos urbanos experimentados en Tucson y Phoenix, Arizona. En el documento se provee una vista al contexto del desarrollo económico, social y político en Arizona y se describe y compara el desarrollo en Tucson y Phoenix. En la última parte del documento se hace un relato acerca de las características compartidas por las ciudades del suroeste americano y las ciudades fronterizas en el norte de México.

1


rn

1

Grupos rupos económicos y crecimiento urbano: las dos realidades de las ciudades en el suroeste estadounidense Francisco Javier Llera Pacheco,1 Alfredo Granados Olivas,2 María de los Ángeles López Norez3, Lidia Nesbitt,3 Gabriela Velazco,3 Abril Pérez Cardona,4 Aydee Quintana Duarte,5 Lorena Pérez Zamora,5 Hugo Rojas,6 Mariana Loera Espinoza,7 Daniel Fierro Lara7

Profesor-investigador en el Departamento de Ciencias Administrativas de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. 2 Profesor-investigador en el Departamento de Ingeniería Civil de la UACJ. 3 Profesor-investigador en el Departamento de Ciencias Administrativas de la UACJ. 4 Profesor en el Departamento de Ciencias Administrativas de la UACJ. 5 Estudiante del programa de Licenciatura en Administración de Empresas. UACJ. 6 Estudiante de la Maestría en Ingeniería Ambiental. UACJ. 7 Estudiante de la Maestría en Planificacion y Desarrollo Urbano. UACJ.

Fecha recepción: 08 de octubre de 2007 Fecha aceptación: 10 de abril de 2008


Grupos económicos y crecimiento urbano: las dos realidades de las ciudades en el suroeste estadounidense

Introducción El propósito de este artículo es describir la influencia que ejercen los procesos políticos y los grupos económicos regionales para transformar los modelos de crecimiento urbano en las ciudades estadounidenses. Las ciudades del denominado suroeste1 son, quizá, las que han experimentado los cambios más acelerados y las que han transformado mayormente su forma urbana después del periodo de la Segunda Guerra Mundial (Miller, et al., 1991, Powell, 1990). Como referentes de estudio y como los mejores ejemplos de lo anteriormente expuesto, en este análisis se considerarán únicamente los procesos de crecimiento urbano de Tucson y Phoenix, Arizona. Para efectos de organización, este artículo se dividirá en tres secciones. En la primera se hace un análisis comparativo del papel desempeñado por los grupos económicos y políticos para el desarrollo de ambas ciudades, pudiéndose entender de manera general por qué Phoenix es en la actualidad una de las más grandes metrópolis de los Estados Unidos y cómo se dio la especialización de Tucson como una ciudad destinada a atraer población en busca de recreación, educación y con poco crecimiento urbano (Powell, 1990). En la segunda sección se hace un análisis del papel de los grupos sociales locales para influir en la conformación de dos morfologías urbanas tan disímbolas en una misma región. Finalmente, la tercera sección está destinada a conclusiones.

El desarrollo de Tucson y Phoenix: los grupos económicos y políticos

Nóesis

El estado de Arizona es uno de los más representativos del denominado suroeste estadounidense (Ver Mapa 1) (Powell, 1990; Roepke, 1988; Randall, et al., 1991). Se caracteriza por ser una región de de-

156

1

Para efectos de este artículo, la región del suroeste de Estados Unidos se define como aquella área geográfica que comprende los estados de Texas, Nuevo México, Colorado, Nevada, Arizona y el sur de California.


F. J. Llera, A. Granados, Ma. de los Ángeles López, L. Nesbitt, G. Velazco, A. Pérez, A. Quintana, L. Pérez, H. Rojas, M. Loera, D. Fierro

Contexto económico: El contexto económico en el que se insertan ambas ciudades tiene como referente histórico la fundación de Phoenix como asentamiento poblacional en 1870 y el papel ya relevante de Tucson para esas fechas como el centro de comercio y comunicación más importante del recién creado territorio de Arizona (Bufkin, 1981). La introducción del ferrocarril vendría a cambiar el papel de ambos centros y de la economía del estado. La diferencia fue el liderazgo de la clase comerciante en cada ciudad. Phoenix atrajo a un grupo de gente dedicada a la creación de un emporio económico en su nuevo territorio. Desde el principio, el propósito principal de estos empresarios fue el de enlazarse económicamente con la región del este de Estados Unidos en donde se concentraba el poder político del país. El ferrocarril representó un importante papel en esta meta (Luckingram, 1993). En cuanto a Tucson, esta ciudad se concentró en actividades económicas como la minería y el comercio, circunscribiendo y orientando su desarrollo económico al ámbito local, y a algunas relaciones con la costa del Pacífico de México, el sur de Nuevo México y El Paso, Texas (Luckingram, 1993). En Tucson nunca se asentó una clase empresarial unificada con suficiente poder y relaciones como para modificar su economía en la forma en que lo hizo Phoenix. Las diferencias en las dos ciudades empezaron a hacerse evidentes en su economía y en su crecimiento urbano. Para 1910 las dos tenían un número casi igual de habitantes: Phoenix con 11 134 y Tucson con 13 193 ( Johnson,

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

sierto, montañas y bosques que han sido transformados por el uso de la tecnología y por el acelerado ritmo de crecimiento urbano en sus principales ciudades (Powell, 1990). Las ciudades de Tucson y Phoenix constituyen los dos grandes centros urbanos de la entidad, pero su desarrollo tan disímbolo, uno apegándose al modelo de ciudad estadounidense nueva de la región Este y el otro apegándose a un modelo de ciudad vieja de influencia mexicana, sólo es comprensible a través del análisis comparativo de los contextos económico, político y social que predominaron en ambas ciudades y bajo los cuales operaron los grupos económicos dominantes en cada ciudad (Lawrance, et al.,1991).

157


Nóesis

Grupos económicos y crecimiento urbano: las dos realidades de las ciudades en el suroeste estadounidense

158

1993), pero el centro económico del estado se encontraba claramente en Phoenix, donde se habían establecido los cimientos: la garantía de un suministro de agua con la presa Roosevelt, una infraestructura ferroviaria lo suficientemente fuerte como para conectarse a todo el país; la concentración del poder económico y político, y el desarrollo de instituciones financieras (Lavender,1980). Estos factores definirían la tendencia urbana de las dos ciudades. Phoenix atraía el crecimiento y Tucson lo evitaba (Sell, et al., 1988). El crecimiento urbano en Tucson se vio impactado por la ubicación de la Universidad de Arizona en el Noreste (Bufkin, 1981), pero la ciudad no experimentó un desarrollo tan considerable como el auge de la construcción que hubo en Phoenix de 1920 a 1939 ( Johnson, 1993). La clase empresarial promovió a Phoenix en todo el país y generó una intensa ola de inversiones, lo cual trajo como resultado un auge de obras en la ciudad, hasta la Gran Depresión de 1929. Phoenix se convirtió en un importante mercado conectado con otros mercados importantes del Este, siendo también el principal centro comercial del suroeste (Kotlanger, 1993). Tucson escogió el turismo y la industria de la salud como los modelos económicos a seguir durante mucho tiempo. Un modelo conocido como “la industria popular” trajo consigo sentimientos de hospitalidad hacia la industria y un miedo a la expansión de la ciudad. En el Old Pueblo [el Pueblo Viejo, como se le llama a Tucson] comenzó una cultura de oposición al crecimiento, y esta inquietud desalentó las inversiones (Caldwell, 1989). La ciudad había crecido debido a las inversiones militares, a la industria médica, a la universidad, el transporte y el turismo (Bufkin, 1981). El crecimiento fue la principal inquietud que estimuló la temprana participación de la comunidad en el desarrollo de las políticas públicas locales. Como resultado de lo anterior, Tucson empezó a hacer uso de la planeación urbana de la zonificación antes que Phoenix. La protección de su entorno natural y la forma en que le afectarían los cambios urbanos influenciaron el crecimiento de la ciudad (Sell, et al., 1988). Tucson sacrificó el crecimiento económico en aras de controlar el crecimiento urbano (Sell, et al., 1988). El impacto económico de Phoenix vulneró a la planeación urbana y al control del


F. J. Llera, A. Granados, Ma. de los Ángeles López, L. Nesbitt, G. Velazco, A. Pérez, A. Quintana, L. Pérez, H. Rojas, M. Loera, D. Fierro

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

crecimiento como conceptos importantes para el futuro de la ciudad. En el periodo comprendido entre 1920 y 1940, ambas ciudades trabajaron para atraer al turismo, pero las condiciones económicas eran diferentes (Caldwell, 1989). Los empresarios locales convirtieron a Phoenix en una de las ciudades más publicitadas de Norteamérica (Luckigham, 1993). El clima comercial recibía atención especial. Estas dos políticas, junto con el desarrollo del aire acondicionado, incrementaron aún más el atractivo de Phoenix (Luckigham, 1993). Después de la Segunda Guerra Mundial, un cambio en los patrones migratorios del país causó un aumento demográfico en la mayoría de las ciudades del sur. Phoenix y Tucson no solamente reforzaron su turismo, sino que también atrajeron a miles de personas que se quedaron como residentes permanentes ( Johnson, 1993). En estas dos ciudades emergió un nuevo concepto de economía basado en los recién jubilados. La creación de la llamada “industria de la jubilación”, que se orientaba a captar a las personas de todo el país que posterior a su retiro laboral buscaban lugares de clima agradable y con entretenimientos, vendría a modificar las políticas públicas y el crecimiento de las dos ciudades (Roepke, 1988). Phoenix empezó a envolver a otros centros urbanos dentro de su zona metropolitana. Glendale, Tempe y Mesa aprovecharon los beneficios económicos y se convirtieron en una extensión de la gran ciudad. Estos centros urbanos crecieron como centros habitacionales con economías basadas en los servicios y el comercio (Roepke, 1988). La industria de los jubilados aumentó en tamaño, como la economía de ambas ciudades. El concepto de este auge económico se derivó de los fraccionadores particulares que promovieron la creación de resorts y fraccionamientos para jubilados en muchas partes de Phoenix y Tucson. La atracción económica y urbana que explotaron fue la imagen de una región de bajo costo en los precios del suelo, acceso a servicios públicos de calidad, un buen clima, el ambiente del Viejo Oeste y la garantía de entretenimiento (Caldwell, 1989, Wiley y Gottlieb, 1982). Los grupos económicos locales fueron determinantes para marcar la diferencia entre las dos ciudades en cuanto a la obtención de ventajas económicas (Kotlanger, 1993). Phoenix se promovió intensamente

159


Nóesis

Grupos económicos y crecimiento urbano: las dos realidades de las ciudades en el suroeste estadounidense

160

y el sector privado invirtió tanto dinero como lo necesitaba la promoción (Luckingham, 1993; Garreau, 1991b). Tucson no se promovió al mismo nivel económico, pero la industria de los jubilados se convirtió en la principal fuente de desarrollo (Enmark, et al., 1988). Los empresarios promovieron el turismo, la jubilación y las industrias limpias como el modelo económico para Phoenix. Le imprimieron a su iniciativa tanto dinamismo que hicieron uso no solo de incentivos económicos, sino también políticos, para alcanzar sus metas (Venturi, et al., 1973). Las políticas tributarias blandas, las leyes laborales, la amplia infraestructura de comunicaciones y el bajo costo de los terrenos fueron los incentivos principales (Wiley y Gottlieb, 1982). Los grupos económicos de Phoenix establecieron tres metas primordiales para la base económica de la ciudad: atraer industrias “limpias”, desarrollar comunidades de jubilados y atraer al turismo. Esos objetivos posteriormente se promovieron en muchas otras ciudades del Estado de Arizona (Roepke, 1988). El crecimiento de las comunidades de jubilados puso de manifiesto la capacidad de los habitantes de Phoenix para sacar ventaja de todas las atracciones posibles en la ciudad y el estado (Wiley y Gottlieb, 1982; Jonson, 1993). Las comunidades de jubilados trajeron consigo incentivos económicos, pero también generaron disgusto y un crecimiento urbano sin control (Caldwell, 1989). El crecimiento urbano en las zonas periféricas, tanto de Phoenix como de Tucson, y la exigencia de contar con los espacios para vivienda y esparcimiento, crearon nuevos desafíos para ambas ciudades (Bernard, 1990). Los urbanizadores habían creado sectores con fuerte participación política, que exigían políticas contra el crecimiento. En pocos años los gobiernos locales se vieron rebasados y la batalla entre el desarrollo económico y el acceso a una buena calidad de vida había iniciado (Garreau, 1991a). La incapacidad de los gobiernos para satisfacer esta necesidad fomentó la creación de “estructuras privadas de gobierno” en las comunidades de elevados ingresos (Garreau, 1991a). Contexto político: Los grupos políticos del suroeste no estaban bien preparados para enfrentar el rápido crecimiento ni el cambio, y en la


F. J. Llera, A. Granados, Ma. de los Ángeles López, L. Nesbitt, G. Velazco, A. Pérez, A. Quintana, L. Pérez, H. Rojas, M. Loera, D. Fierro

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

mayoría de las ciudades gobernaban casi sin oposición y sin apoyo de la comunidad (Bernard, 1990). Phoenix es un mejor ejemplo que Tucson para sustentar la afirmación anterior, porque allí siempre pensaron en términos de utilidades económicas y nunca les importaron las consecuencias futuras que el crecimiento urbano traería consigo (Bernard, 1990). La participación de los líderes empresariales en la política era esencial para el desarrollo urbano y para promoción de la ciudad. La agresividad empresarial de los grupos económicos de Phoenix se percibe desde el origen mismo de la fundación de la ciudad en 1870, al negociar el traslado de la capital del estado a Phoenix. (Luckingram, 1993). Los grupos económicos locales entendieron que no puede haber poder si no se combina lo económico con lo político y por ello establecer la capital del estado en Phoenix fue la primera meta. (Luckingram, 1993). Phoenix es un caso muy peculiar y probablemente único. Habitada por migrantes de la parte este del país, la ciudad tuvo suerte, ya que llegaron a ella muchas personas ricas y con buenas relaciones políticas, cuya meta era crear el centro urbano más importante del sureste (Garreau, 1991a). Si Phoenix logró un considerable apoyo del gobierno federal, fue por las relaciones personales que tenía su élite empresarial (Wiley y Gottlieb, 1982). El gobierno federal le brindó una ventaja considerable por encima de Tucson, ciudad que fue desarrollada principalmente por empresarios locales (Wiley y Gottlieb, 1982). Las alianzas entre los empresarios en Phoenix crearon una élite económica poderosa que necesitaba del control del gobierno para solidificar sus proyectos. Phoenix no sería la ciudad que es hoy en día si la élite económica no tuviera el control del poder político ( Johnson, 1993; Luckingram,1993). Los sobornos, la corrupción y los ataques a las garantías individuales en la localidad ayudaron a alcanzar las metas de un pequeño grupo. La política clientelista y de prebendas que siguieron los legisladores federales y estatales hizo posible que se asegurara el suministro de agua, infraestructura para el transporte e inversiones industriales en Phoenix (Wiley y Gottlieb, 1982). Las condiciones eran claras y el progreso de la ciudad obedecía a los factores financieros y de mercado. La ciudad se promovió principalmente

161


Nóesis

Grupos económicos y crecimiento urbano: las dos realidades de las ciudades en el suroeste estadounidense

162

debido a que la mayoría de los líderes empresariales eran propietarios de la mayor parte de la tierra. El control político de la élite económica en Phoenix se prolongó durante casi 25 años y la ciudad creció a un ritmo más acelerado. (Luckingham, 1993; Jonson, 1993). Tucson carecía de un sector empresarial innovador, pero a diferencia de Phoenix, las políticas públicas en Tucson sí se vieron afectadas por la presión de la comunidad (Sherindan, 1986; Caldwell, 1989). Tucson tenía un dilema distinto. En la ciudad había un clima antagónico al crecimiento y la comunidad exhortó a las autoridades locales a controlar el crecimiento de la ciudad. Para entonces la economía de la ciudad dependía del turismo, la universidad, el comercio y la industria de la salud (Caldwell, 1989). El gobierno local nunca estuvo bajo el control de ningún grupo económico, lo cual permitió que se estableciera una planeación urbana en Tucson que se promovió desde 1872 con el primer plan de desarrollo del pueblo (Bufkin, 1981). De esta forma, Tucson resulta ser una ciudad mejor planeada que Phoenix, pero no por eso más desarrollada económicamente (Bufkin, 1981). El crecimiento urbano trajo el desarrollo económico a Phoenix y a Tucson, pero también generó la decadencia de los gobiernos locales después de un periodo de auge; ni Tucson ni Phoenix eran capaces de satisfacer todos los requerimientos de la ciudadanía. La calidad de vida, el control del crecimiento urbano, el transporte, el agua y la contaminación son algunas de las quejas que aún quedan por resolver en ambas ciudades (Enmark, et al., 1988). El fomento de la “industria de los jubilados”, que adoptaron Phoenix y Tucson como modelo económico, tergiversó sus propósitos económicos y políticos. Las comunidades de jubilados intercambiaron beneficios urbanos y fiscales por votos políticos. La falta de confianza en los gobiernos locales y las exigencias de una mejor calidad de vida por parte de la comunidad, impulsaron la proliferación de esquemas de administración similares a “gobiernos privados” que brindaban lo que los gobiernos municipales no podían darse el lujo de ofrecer en los sectores de mayores ingresos (Garreau, 1991b). El reto para los gobiernos locales es recuperar la confianza de la comunidad, encontrar nuevas formas de satisfacer las necesidades de la población sin sacrificar el desarrollo económico de la ciudad.


F. J. Llera, A. Granados, Ma. de los Ángeles López, L. Nesbitt, G. Velazco, A. Pérez, A. Quintana, L. Pérez, H. Rojas, M. Loera, D. Fierro

El antiguo pueblo de Tucson ya contaba con un sistema de relaciones económicas, sociales y políticas cuando los migrantes anglosajones fundaron Phoenix (Bufkin, 1981). El uso de la tierra y el desarrollo de este asentamiento se asemejó al periodo de la colonización. Al establecerse Phoenix, un nuevo sistema de relaciones económicas, sociales y políticas surgió en Arizona (Bufkin, 1981). Phoenix se convirtió en la ciudad dominante en Arizona debido a que se apropió de los elementos básicos del agua y la tierra. Sus estrechos vínculos con el gobierno federal ocuparon un papel importante (Wiley y Gottlieb, 1982). El modelo del Este que se estableció en Phoenix no se siguió en Tucson. En esta ciudad, el concepto de desarrollo estaba basado en factores locales, es decir, el comercio y la sociedad tendían a estar más relacionados con otros pueblos del sur que con Phoenix (Sherindan, 1986). Los sistemas de relación en Tucson generaron un modelo urbano influenciado por la región y por los actores locales (Sherindan, 1986). Por otro lado, Phoenix desarrolló un modelo urbano como los del este de Estados Unidos, poco vinculado con factores locales de la región pero económicamente exitoso (Roepke, 1988). En términos de su constitución social, las dos ciudades han recibido y promovido la migración de población del norte de Estados Unidos hacia el estado de Arizona (Plane, 1987). Tucson y Phoenix crecieron básicamente a consecuencia de la migración (Plane, 1987). Su patrón urbano se vio fuertemente afectado por el origen de los migrantes y por la historia de cada ciudad (Plane, 1987). El asentamiento de Tucson siempre se consideró como un lugar aislado desde los primeros años y la descripción de que “su aislamiento fue tanto protección como su ruina” da una idea de la concepción que tiene de la ciudad la población anglosajona (Sherindan, 1986). En Tucson se dio intercambio y trabajo conjunto entre el grupo anglosajón y la gente hispana: los anglosajones y los hispanos tenían relaciones muy estrechas en campos como los de la agricultura, la minería

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

El contexto social y su influencia en la conformación de las ciudades estadounidenses

163


Nóesis

Grupos económicos y crecimiento urbano: las dos realidades de las ciudades en el suroeste estadounidense

164

y el comercio (Sherindan, 1986). Por su parte, en Phoenix los anglosajones nunca dependieron de otros grupos para desarrollar la ciudad (Sherindan, 1986). En Tucson, el diseño de la ciudad se asemeja más al de una ciudad española que al de una ciudad anglosajona. Tucson creció como ciudad hispana; su legado histórico y su población de origen hispano le permitieron mantener un patrón urbano homogéneo y la temprana participación de la comunidad en la planeación de la ciudad ayudó en alcanzar este propósito (Tucson Planning Department, 1992). Originalmente, la ciudad creció como un centro regional ligado al suroeste americano y al norte de México. La promoción de Tucson como una ciudad de clima agradable atrajo a gente de todo Estados Unidos, que preservó el estilo urbano original y desarrolló una cultura antagónica al crecimiento (Bufkin, 1981). Phoenix presenta una tendencia distinta; esta ciudad ha roto de manera abrupta con la estructura arquitectónica tradicional de las ciudades antiguas del suroeste de Estados Unidos (Osgood, 1994). Sus orígenes como asentamiento anglosajón y la gran afluencia de migrantes del Este fomentaron, en pleno desierto, el desarrollo de una ciudad como las del centro de Estados Unidos en la que predominan las áreas con césped. El precio de esta idea es alto: el desierto ha sido arrasado para lograr la meta y el costo de este proyecto en términos de recursos naturales probablemente nunca alcance a pagarse ( Johnson, 1993; Osgood, 1994). El auge de construcción en los años veintes generó la expansión urbana de Phoenix, donde se hizo caso omiso a los estilos locales y a donde se importaron una gran variedad de tipos arquitectónicos (Kotlanger, 1993). Como ciudad nueva del suroeste, Phoenix para promoverse ha hecho uso de las atracciones naturales y del legado histórico de la región (Arizona State Department of Commerce, 1994). La imagen que proyecta es más comercial, industrial y recreativa que cultural e histórica, lo cual abre la brecha con Tucson. La mercadotecnia y una gran cantidad de dinero han ayudado a promover a Phoenix como un oasis en medio del desierto, y hoy en día es más bien un resort para la temporada invernal (Kotlanger, 1993). La concentración de poderes


F. J. Llera, A. Granados, Ma. de los Ángeles López, L. Nesbitt, G. Velazco, A. Pérez, A. Quintana, L. Pérez, H. Rojas, M. Loera, D. Fierro

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

políticos y económicos contribuyó a atraer un buen número de empresarios dinámicos y adinerados que intensificaron el desarrollo urbano (Wiley y Gottlieb, 1982). El factor de la conservación del entorno y desarrollo sustentable es hoy día una preocupación de las ciudades en el mundo. En Arizona, el crecimiento demográfico y la expansión urbana de las ciudades ha alertado a los sectores comunitarios sobre la necesidad de luchar para lograr la preservación del entorno (Sell, et al., 1988). En Tucson, el conflicto es entre los líderes políticos que quieren que haya tanto desarrollo económico como sea posible dentro del territorio de la ciudad, y los líderes cívicos —a los que les preocupa más que se pueda vivir bien en la ciudad— quieren comunidades lejos de la industria, el comercio y los servicios orientados al turismo (Bernard, 1990). Un lugar como Tucson debe asumir los graves riesgos de la sobrepoblación. La escasez de agua es la principal barrera para la expansión urbana incontrolada, y la disponibilidad de la tierra obliga a una planeación urbana que garantice su crecimiento gradual, además de que se mantenga la calidad de vida en toda la región. La expansión física de Phoenix se presentó entre 1950 y 1960 como resultado de la migración de militares (Phoenix Planning Department, 1989). La Segunda Guerra Mundial hizo necesario el establecimiento de la industria de la defensa militar en Arizona, y posteriormente, cuando terminó la guerra, los veteranos migraron a Arizona para residir ahí permanentemente. Las industrias de la defensa militar y la electrónica hicieron que aumentara el tamaño de las zonas metropolitanas de Tucson y Phoenix (Lavander, 1980). La expansión física de Phoenix fue acompañada del crecimiento de las ciudades que le circundaban en el norte como Tempe, Scottsdale, Mesa (Roepke, 1988; Phoenix Chamber of Commerce, 1990). Hoy en día son físicamente una misma unidad urbana, una metrópoli, en la que la ciudad de Phoenix por sí sola abarca un área de 422.86 millas cuadradas ( Phoenix Planning Department, 1990; Osgood, 1994). La ciudad de Tucson siguió un patrón de expansión hacia el oriente y posteriormente, desde 1960, ha seguido una orientación de sur o poniente (Tucson Planning Department, 1992). De hecho el princi-

165


Grupos económicos y crecimiento urbano: las dos realidades de las ciudades en el suroeste estadounidense

pal crecimiento del área metropolitana es hacia el norte y el noroeste. Esta expansión física de la ciudad es el resultado de bases económicas como el ganado, el algodón, el clima y el cobre, así como la migración de militares y al comercio, el turismo y la tecnología, que se han aplicado desde 1910 (Tucson Planning Department, 1993). Tucson es una ciudad de 160.2 millas cuadradas, la cual, durante las décadas de 1950 y 1970 se anexó aproximadamente 76 millas cuadradas de terreno, duplicando así el tamaño (Tucson Planning Department, 1993; Tucson Planning Department, 1994). Resumiendo, el contexto social representó un papel importante en las diferencias urbanas entre Phoenix y Tucson. En Tucson, la comunidad participó en la planeación urbana y la fomentó desde los primeros años de la ciudad. Esta comunidad demostró su inquietud sobre el desarrollo del llamado Old Pueblo probablemente porque contaba con una mayor población oriunda de Arizona. La ciudadanía de Phoenix no se involucró en la planeación urbana ni en las políticas gubernamentales sobre el crecimiento, sino hasta los años más recientes. Como ciudad principalmente habitada por migrantes, Phoenix carecía de una sociedad con vínculos locales, lo cual permitió que los grupos económicos locales manipularan el crecimiento urbano.

Nóesis

Conclusiones

166

En el estado de Arizona el crecimiento urbano es una inquietud permanente para los gobiernos locales que se origina mayormente por la limitación de los recursos naturales y no tanto por la decadencia en la calidad de vida económica de la población. Los recursos acuíferos y el suelo desértico han sido sobreexplotados y sobrepoblados a cambio de una ganancia económica. Durante mucho tiempo, en las ciudades del suroeste estadounidense el desarrollo se entendió como crecimiento urbano y atracción de inversiones inmobiliarias. Esto irremediablemente generó la sobrepoblación y la expansión física de las ciudades, cambiando los patrones urbanos tanto en Phoenix como en Tucson y creando una excesiva urbanización en una región desértica que por mucho tiempo se autodenominó “la tierra de los espacios abiertos”.


F. J. Llera, A. Granados, Ma. de los Ángeles López, L. Nesbitt, G. Velazco, A. Pérez, A. Quintana, L. Pérez, H. Rojas, M. Loera, D. Fierro

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

La mercadotecnia sobre el estilo de vida de las ciudades de Arizona, aunado a las políticas económicas y urbanas seguidas, ha atraído a un alto número de población y ha creado dos nodos especializados en el estado (Enmark, et al., 1988). Por un lado, las actividades políticas y económicas se han concentrado en Phoenix, y por otro, los intereses culturales e históricos en Tucson. En la actualidad, Phoenix y Tucson tienen ya un modelo urbano histórica, económica, política y socialmente definido que siempre marcará una gran diferencia arquitectónica entre ambas. Sin embargo, en lo que coinciden los dos modelos de expansión urbana es en la afectación a la riqueza natural de la región y en el intercambio de espacios abiertos por terrenos comercializables que han originado una decadencia en la vida urbana de la región. Hoy en día se percibe que ambos modelos han sido erróneos para hacer de Tucson y Phoenix ciudades realmente atractivas, toda vez que los efectos en el cambio climático y las nuevas tendencias de la globalización demandan que las regiones se preocupen cada vez más por la protección del medio ambiente natural, en frenar la sobrepoblación de las zonas urbanas y en promover la industria sustentable y de alta tecnología (Kolsow, 1994; Pavlakovich, 2005). Ciudades del suroeste estadounidense han iniciado, hace algunos años, la transformación de sus patrones originales de especialización económica y de sus políticas urbanas orientándose a la búsqueda del desarrollo económico a través de la preservación del entorno natural y los servicios como fuentes principales de generación económica (Browning, 2005). Es decir, cada vez más las ciudades del suroeste están sustituyendo los parques industriales, el desarrollo de las grandes zonas de fraccionamientos para personas jubiladas y la promoción de estrategias de atracción de población por políticas de desarrollo económico orientadas a promoverse como áreas sustentables de poca expansión urbana y especializados en los sectores de servicios y la cultura (Browning, 2005). La ventaja de este enfoque es que no solamente se gana en calidad de vida urbana, sino también en el bienestar económico. Las nuevas tendencias de especialización de las ciudades del suroeste estadounidense tienen especial relevancia para el contexto de las ciudades mexicanas de la frontera norte, principalmente porque evi-

167


Nóesis

Grupos económicos y crecimiento urbano: las dos realidades de las ciudades en el suroeste estadounidense

168

dencian la falta de un proyecto de desarrollo como región y basado en criterios sustentables. La cercanía geográfica con la región suroeste estadounidense por parte de las ciudades fronterizas mexicanas ubicadas en los estados de Baja California, Sonora y Chihuahua no se ha traducido en la adopción de modelos modernos de sustentabilidad y de diversificación de las actividades económicas hacia los sectores servicios y cultura. Por el contrario, ha habido un estancamiento en los modelos de los años 60 y 70, basados en modelos poco sustentables caracterizados por un énfasis en el crecimiento urbano, por la sobreexplotación de los escasos recursos acuíferos y por un desmedido interés por atraer inversión industrial (Llera, 2005; Ramírez, 2005). Las zonas fronterizas mexicanas, al igual que ciudades como Phoenix y Tucson, se caracterizan por contar con grupos económicos históricamente dominantes, con alta concentración de sus inversiones en el suelo urbano, que han influenciado el tipo de expansión seguido por cada ciudad y han promovido una concepción de desarrollo en la que la expansión física de la ciudad es asociada con el bienestar económico de la población. Este modelo, de alto desperdicio de los recursos naturales existentes, promotor de la pérdida de la cohesión social y promotor de concentración de la riqueza en reducidos grupos económicos, hace a la región de la frontera norte de México cada vez menos competitiva para la diversificación de su economía hacia actividades no industriales y la relega de las nuevas concepciones de desarrollo que exige la globalización, en donde la armonía entre crecimiento económico y protección ambiental determina la competitividad de una región o ciudad. En conclusión, las ciudades en la región estadounidense del suroeste y en la frontera norte de México en su importancia económica, en su conformación urbana y en su nivel de influencia regional son producto de los grupos dominantes en cada ciudad, y serán ellos los que, en función del tipo de intereses y actividades económicas en las que están inmersos, determinarán mediante la influencia en las políticas públicas locales si se inclinan por modelos de desarrollo sustentables que les permitan insertarse en un ámbito de competencia mundial o simplemente dan prioridad a modelos de generación de riqueza de corto plazo a través del impulso acelerado de la expansión urbana, la


Arizona State Department of Commerce (1994). Community Profile of Phoenix (Bulletin). Phoenix, Arizona. Bernard, M. R. “Metropolitan Politics in the American Sunbelt”. Raymond A. Mohl. Searching for the Sunbelt: Historical Perspectives on a Region. The University of Tennessee Press, Knoxville, 1990, pp. 69-84. Bufkin, D. “From Mud Villages to Modern Metropolis. The Urbanization of Tucson”. Journal of Arizona History. 1981, pp. 63-98. Browning, Anne. “The Birth of a Mexican Watershed Council in the San Pedro Basin in Sonora ”. Planeación Binacional y Cooperación Transfronteriza en la Frontera México-Estados Unidos. Colegio de la Frontera Norte / Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. 2005, pp. 165-183. Caldwell, J. Tucson: The Folk Industry. Rocky Mountain Cities. New York: W.W. Norton Company Inc. 1989, pp. 208-229. Enmark, J., Kehalley, K., Roepke, D., and Walters, M. “How Growth Affects the Quality of Life in Tucson”. R. Melnick and D. Roepke, Urban Growth in Arizona: A Policy Analysis. Tempe, Arizona: Morrison Institute. 1988, pp. 205-227. Garreau, J. Phoenix: Shadow Governments. Edge City: Life on the New Frontier. New York: Doubleday/Dell Publishing. 1991, pp. 179-207. Garreau, J. Edge Cities. American Demographics, 13(9), 1991, 24-31. Johnson, G.W. Directing Elites: Catalysts for Social Change. Phoenix in the Twentieth Century. Norman and London: University of Oklahoma Press, 1993, pp. 13-32. Kolzow, D.R. Principles and Practices of Regional Development. (Academic manual in process of publication). Tucson AZ. 1994, pp. 3-77. Kotlanger, M. An Overview of Economic Development in Phoenix in the 1920`s. Phoenix in the Twentieth Century. Norman and London: University of Oklahoma Press, 1993, pp. 93-103. Lawrance, H.L., Russell, J. M., Dayle, H.D., Hass, F. E. Cities in the New South. Journal of Urban History, 1991, pp. 309-315. Luckingram, B. “The Promotion of Phoenix”. G.W. Johnson, ed., Phoenix in the Twentieth Century. Norman and London: University of Oklahoma Press., 1993 b, pp. 83-91. Lavender, D. “New Ways, Old Problems”. The Southwest. Alburquerque: University of New Mexico Press, 1980, pp. 187-315.

F. J. Llera, A. Granados, Ma. de los Ángeles López, L. Nesbitt, G. Velazco, A. Pérez, A. Quintana, L. Pérez, H. Rojas, M. Loera, D. Fierro

Bibliografía

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

sobrepoblación de la región y la promoción de modelos industriales de poco impacto tecnológico.

169


Nóesis

Grupos económicos y crecimiento urbano: las dos realidades de las ciudades en el suroeste estadounidense

170

Llera, Francisco. “Who Governs the Urban Planning” . Planeación Binacional y Cooperación Transfronteriza en la Frontera México-Estados Unidos. Colegio de la Frontera Norte / Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 2005, pp. 101-132. Osgood, J. F. Planner of Special Projects. Phoenix Planning Department. Personal Interview. Phoenix, Arizona, 1994, November 4. Phoenix Planning Department. General Plan for Phoenix 1985-2000. City of Phoenix, Arizona, 1989. Phoenix Planning Department. A Community Profile 1990. City of Phoenix, Arizona, 1990. Phoenix Chamber of Commerce. Arizona Demographics, Population Characteristics (Bulletin). Business Information Centre. Phoenix Arizona,1990. Plane, D. A. In-Migrants to the Phoenix and Tucson Metropolitan Areas: A Comparison. AZ Review 35, 1987, pp. 9-18. Powell, C. L. Southwest: Three Definitions. Phoenix: Singing Wild Bookshop, 1990. Pavlakovich, Vera. “ Transborder Indicators: Lessons from the Arizona- Sonora”. Planeación Binacional y Cooperación Transfronteriza en la Frontera MéxicoEstados Unidos. Colegio de la Frontera Norte / Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 2005, pp. 29-50. Randall, M. M., Pozzeta, E. G., Mohl, A. R., Fairbanks, B. R. And Underwood, K. “The Urban Sunbelt: Images and Realities”. Journal of Urban History, 1991, 17(3): 316-323. Ramírez, Alberto. “Planeación trirregional en materia de agua en una zona fronteriza entre México y Estados Unidos: Análisis de factibilidad de realización de un Plan Regional en Materia de Agua” . Planeación binacional y cooperación transfronteriza en la frontera México-Estados Unidos. Colegio de la Frontera Norte / Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 2005, pp. 17-28. Roepke, D. “A Tale of Seven Cities: My How They Have Grown” . Melnick and Roepke, Urban Growth in Arizona: A Policy Analysis, 1988, pp. 229-257. Sherindan, E.T. “ The Anglos Arrive”. Los Tucsonenses: The Mexican Community in Tucson 1854-1941. The University of Arizona Press, Tucson, AZ, 1986, pp. 21-40. Sell, J. L., Zube, E. H., Kennedy, C. B. Perception of Land Use Change in a Desert City. The Journal of Architectural and Planning Research, 1988, 5(2):145-162. Tucson Planning Department. The People and The Place: Highlights from 1990 Census. City of Tucson Arizona, 1992.


F. J. Llera, A. Granados, Ma. de los Ángeles López, L. Nesbitt, G. Velazco, A. Pérez, A. Quintana, L. Pérez, H. Rojas, M. Loera, D. Fierro

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Tucson Planning Department. The People and The Place: Highlights from 1990 Census. City of Tucson Arizona, 1993. Tucson Planning Department. Tucson Update 1994 (Bulletin). City of Tucson, Arizona, 1994. Venturi, R., Brown, D.S. and Izenour, S. “Learning from Las Vegas”. W. H. Ittelson, Environment and Cognition. Seminar Press Inc., New York, 1973, pp. 99-112. Wiley, P., and Gottlieb, R. “Phoenix: On the Edge”. Empires of the Sun, 1982, p. 165-190.

171


1


Sección Libros, entrevistas y otras narrativas

Dramaturgia de Hermosillo

Enrique Mijares (coord. y pról.). Universidad Juárez del Estado de Durango, Durango, Méx., 2007, 150 pp

Susana Báez Ayala1

1

Profesora de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Departamento de Humanidades. Correo: sbes@uacj.mx

Fecha de recepción: 19 de septiembre de 2007 Fecha de aceptación: 06 de marzo de 2008


Dramaturgia de Hermosillo

Nóesis

174

Si

alguno de nosotros, por mera intuición, placer o necesidad académica nos preguntamos qué pasa con el teatro y la dramaturgia en la frontera norte de México, más temprano que tarde, por fortuna, abrevaremos en las contribuciones editoriales que el Dr. Enrique Mijares, de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), ha realizado a lo largo de su trabajo como investigador, director, dramaturgo, actor, tallerista y/o profesor de otros-as dramaturgos-as en diferentes estados del país. De igual forma arribaremos a su propuesta de teatro virtual. Uno de los trabajos más recientes del Dr. Mijares es el volumen titulado Dramaturgia de Hermosillo, publicado por la UJED, coordinado y prologado por el mismo Mijares. Texto que se compiló al concluir el Taller de Dramaturgia que impartió en la Ciudad de Hermosillo en el verano de 2005, después de haber ofrecido uno anterior en Arivechi. Mijares es el coordinador tanto de la edición como del taller que dio como resultado los trabajos de los diez autores compilados en el libro y las once obras que se nos ofrecen al interior de sus páginas. Lo anterior propicia en los lectores la inquietud de sumergirse en estos materiales, ya sea por su emergencia tan reciente como por las posibilidades de hallar propuestas diversas y complementarias en el volumen. Este material resulta en verdad sorprendente y alentador por cuanto que, a la par que el prólogo explica el proceso de producción de este libro y ofrece una breve visión de cada texto mediante las aportaciones de Mijares, los lectores se sorprenden y enriquecen con la relatoría que del taller incorpora Rocío Galicia, investigadora del Centro Nacional de Investigación Teatral Rodolfo Usigli del Instituto Nacional de Bellas Artes (CITRU-INBA). A quien se le invitó a cumplir el reto de ser juez y parte del proceso de creación: por un lado acompañó al Dr. Mijares en el proceso de taller, el cual tuvo una duración de quince días continuos, y por otro, participó como integrante de los talleristas, viéndose con la presión de escribir, al igual que sus compañeros, al menos un texto dramático. Rocío Galicia ofrece la radiografía o tomografía, si se me permiten los símiles, para aprehender la metodología de enseñanza que el Dr. Mijares propone a los asistentes a sus talleres de dramaturgia; esto lo


Susana Báez Ayala

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

consigue la relatora mediante un gran esfuerzo de síntesis y precisión. Destacaremos que en el apartado subtitulado “Los huesos, la sangre y las entrañas (relatoría)” se abordan los tres aspectos sobre los que gira y descansa la propuesta de Mijares a los participantes de sus talleres: “¿De qué hablar?, ¿para quién? y ¿de qué?” De estos tres puntos convergentes se debe atender el central: a quién van dirigidos los textos; es decir, el escritor en ciernes debe cuestionarse, enfatiza Mijares, respecto a quién es en última instancia su posible receptor. Sugiere considerar que el teatro posee ciertos códigos establecidos, pero estos al igual que el receptor se hallan inmersos en una realidad cambiante, que incorpora y propicia las alteridades. Por lo que la propuesta se sustentaba en la multidireccionalidad, pero siempre considerando al lector o espectador más allá de un rol pasivo en el proceso de recepción. Al lector se le verá, en todo momento, como un coautor del texto, al dejarle una multiplicidad de espacios vacíos por explorar en la semántica del discurso escrito o en su posible materialidad escénica. Y aun cuando estas ideas pudieran verse como cercos a los autores, la exigencia mayor de Mijares consiste en demandar a sus talleristas un compromiso absoluto, ético, libre en la creación y de fuerte compromiso con las propuestas iniciales, no abandonarlas a la vez que diversificarlas es la mayor responsabilidad de estos autores en ciernes. Galicia se detiene en el proceso tortuoso de la creación, en donde los autores se preguntan: “¿cómo hacer para que cada línea exprese la postura del personaje, cómo desprendernos de los condicionamientos, cómo ver las diversas opciones sobre un tema, cómo dejar espacios que inviten a la interpretación del público?” (p. 19) Otro aspecto relevante en este cúmulo de inquietudes, anota la relatora, fue experimentar con las estructuras de los textos y alejarse de las tentaciones fáciles, como la linealidad. Aquí detenemos el seguimiento de las ideas y apreciamos una de las discusiones no resueltas por nuestras sociedades occidentales contemporáneas: la profesionalización del escritor. En términos generales, se sigue subvalorando este oficio y, por tanto, la escritura literaria surge en los tiempos de “ocio” que se le confiscan a las rutinas diarias

175


Dramaturgia de Hermosillo

Nóesis

176

urbanas. Y aquí es en donde resalta el trabajo de Mijares, quien como lobo experimentado sabe moverse en la oscuridad de las urbes y sus asfixiantes prácticas para mostrar a sus alumnos que el teatro se hace palabra y acción cuando hay un trabajo constante, diario, continuo, comprometido, entusiasta, fresco y sobre todo polisémico para ofrecer a los espectadores. Otro aprendizaje que se desprende de esta metodología es que los asesores de talleres de creación pueden trabajar en dos líneas convergentes: la individual, discusión personal entre el autor en proceso y el facilitador, y la colectiva, en donde el grupo en su totalidad comenta los avances de los textos. Pero aquí Mijares resulta categórico: “se trata de evitar caer en comentarios en gustos personales, la descalificación o el ‘yo hubiera hecho…’” (p. 19) Tentaciones comunes en la crítica de los textos literarios o representaciones teatrales. Rocío Galicia destaca la capacidad de Mijares para inducir a los talleristas a nutrirse de diversas fuentes de información para la creación de sus textos: una, muy relevante, el conocimiento de los elementos de teatralidad textuales y extratextuales; dos, reflexionar en torno a la experiencia personal, testimonial o documental que cada autor posee, o en todo caso ampliarla. Y de allí, de la vida cotidiana, del diario transcurrir de estos autores norteños, fronterizos; de las dinámicas de la vida posmoderna es que Mijares sugiere lo que él denomina la base del “teatro virtual”, que en su opinión se manifiesta claramente en la dramaturgia del norte. Sin pretender agotar la definición, vale la pena señalar que las palabras de Mijares invitan a seguirlo por estos laberínticos senderos, no sólo por el caos sino por lo diverso: Algunas de las características que trabajamos son: la mínima anécdota, estructuras irradiantes, fragmentalidad, multifocalidad y personajes múltiples. Les aconsejo que tomen en cuenta las teorías del caos, las teorías de los fractales, las teorías de las incertidumbres (…) las estructuras que recomiendo que revisen son las del video clip, las de los juegos electrónicos, las de los talk show, las de un cine cada vez más lleno de posibilidades digitales y en última instancia, las del dedo del control de la televisión. (p. 22).


Hombre 2: Queda mucho camino por recorrer; cada cuerpo no encontrado es una voz para que la nombren.

Susana Báez Ayala

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

La propuesta de Mijares con estas recomendaciones es otorgarle un papel cada vez más independiente al lector del texto teatral o al espectador del teatro. La tercera parte del volumen está dedicada a consignar los textos que cada uno de los talleristas presentó. A saber, en el orden de aparición son los siguientes: “Empieza por el final”, de Vicente Benítez Ávila; “Los estanques de Monet”, de Hermes Iván Díaz Ceniceros; “Uranias”, de Jorge Durazo; “Vacío”, de Rocío Galicia; “La siembra del muerto”, de Sergio Galindo; “El día cero”, de Sergio León; “Cortados”, de Fernando Muñoz; “Deserere”, de Cruz Robles; “Carraca” y “Matar”, de Carlos Sánchez; y, por último, “¡Toño, carajo”, de Patricia Vargas. Varios son los elementos comunes en la dramaturgia de estos diez autores. Uno, la brevedad de los textos, ninguno de ellos pareciera aspirar a más de treinta minutos en la representación, aproximadamente. Es evidente que hay una mayor apuesta a lo concreto y polisémico que a las amplias explicaciones de los personajes de un teatro más convencional. Dos, la ambigüedad en la caracterización de los personajes es otro aspecto destacable. En varias obras los protagonistas aparecen enunciados como “Dos”, “Uno”, “Asterisco”, “B”, “Guión Bajo”, en Vacío, de Rocío Galicia. De tal forma que estos personajes adquieren la materialidad de “x” persona en los rasgos que representan; cierto que los demás textos utilizan la consensuada práctica de asignar sustantivos colectivos o propios a sus personajes, sin embargo, el que alguno de ellos sea nombrado como “Mamá”, “Maestra”, “Chato”, “Chicano”… no necesariamente le otorga una particularidad al personaje, sino que continúa siendo síntesis de una problemática amplia planteada mediante estos nombres. No es el caso de “Deserere”, de Cruz Robles, en su trabajo hay una clara relación de intertextualidad con El silencio que la voz de todas quiebra o por lo menos con la información difundida en diversos medios impresos y electrónicos sobre las muje res víctimas de los feminicidios en Ciudad Juárez. Leemos las palabras de dos personajes:

177


Dramaturgia de Hermosillo

Nóesis

178

Mujer 3: ¡Sagrario, Elizabet, Liliana, María, Laura…! ¡Hijas, ¿dónde están?! (p. 113)

Después del 2001, año en el que se crea la agrupación Nuestras Hijas de Regreso a Casa, A.C., no puede ser gratuita la frase: “¡Hijas, ¿dónde están?!”; la intertextualidad entre esta obra y los feminicidios en Ciudad Juárez resulta inmediata. A pesar de ello, en esta misma cita se reitera el uso de apelativos genéricos: “Hombre 2”, “Mujer 3”. Un tercer elemento común corresponde a la casi ausencia de acotaciones en los textos. Si éstas aparecen, precisan algunas intenciones en la caracterización de los personajes, de las acciones y/o de los espacios y el tiempo, tanto de la representación como de la historia. Al renunciar los autores a extenderse en las didascalias, demuestran consistencia respecto a renunciar a ser los “únicos” que poseen el o los significados últimos de los textos. De nueva cuenta abren los visillos a los lectores especializados, como posibles directores, o a los lectores y espectadores no profesionales. Un cuarto rasgo indica el interés de los dramaturgos y su maestro por las acciones de las obras en escenas o cuadros, cuya distribución puede estar marcada tan solo por un número arábigo o romano, por un subtítulo o bien por la referencia a un cuadro pictórico, que funciona a la vez como elemento diferenciador entre los otros fragmentos del texto y como escenografía de la siguiente escena, al sugerir el autor proyectar la imagen; es el caso de “Los cuadros de Monet”. En relación con el tiempo, la mayor parte de ellos procura romper con un manejo lineal de los acontecimientos y exploran diversos procedimientos de analepsis y prolepsis narrativas; quizá el más acertado de estos intentos sea “La siembra del muerto” de Sergio Galindo. Estos procedimientos impactan en la recepción de los discursos o la representación exigiendo al lector o espectador una mayor participación en la decodificación de los significados del texto. En cuanto a los temas, se aprecia una cierta coincidencia por detenerse en el problema de la violencia de género, en específico los feminicidios o la violencia intrafamiliar; en las complejidades de narcotráfico, en su vertiente del narcomenudeo y sus múltiples consecuencias entre los adolescentes; la imposibilidad del diálogo entre personas afectadas


Susana Báez Ayala

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

por el desarrollo de las nuevas tecnologías; en esta última línea, la incomunicación de la pareja es una constante. Otro asunto es el reparto de las tierras en México, visto desde el norte del país; el mundo masculino, preferentemente, en los espacios carcelarios y sus esperpénticas realidades, es uno más de los tópicos en torno a los cuales bordean estos materiales; la violencia física y simbólica de los padres divorciados hacia los niños cierra el volumen que ahora comentamos. Algunos subtemas que se van intercalando son la locura, la incomprensión, la soledad, el suicidio. Acercarse a la literatura dramática ofrece múltiples retos y complejidades; uno de ellos se refiere a la cuestión de qué tanto el texto dramático adquiere autonomía frente a la aparente “necesidad” de que el documento sea puesto en escena. A pesar de esta falsa disyuntiva, es evidente la relación biunívoca entre estos dos aspectos del hecho teatral. Pero si lo que tenemos en nuestras manos es el libro recién editado, no resistimos el deseo, el placer de transitar al interior de un volumen que nos ofrece una panorámica de la Dramaturgia de Hermosillo, y con ello acercarnos a un tema más amplio que es el Teatro de Frontera, como lo ha denominado el coordinador y prologuista del libro que visitamos: Enrique Mijares, a quien debemos la colección más completa y valiosa con la que ahora se cuenta sobre la dramaturgia de los autores de distintos puntos de la frontera norte de México, pero también incorpora otras fronteras internas de nuestro país, como es el caso de un volumen dedicado al teatro del puerto de Veracruz (2007), o internacionales, como Colectivo 2004 (Puerto Rico).

179


Masculinidad(es) en la historia de Don Daniel1 Sergio Pacheco González2 Este escrito forma parte del trabajo de investigación Masculinidad(es), estrategias y (re)acomodos, que para obtener el grado de Doctor en Ciencias Sociales realiza el autor en el Programa de Doctorado de Investigación en Ciencias Sociales del ICSA de la UACJ. A fines del mes de julio de 2007, como parte de las primeras aproximaciones empíricas al tema de la(s) masculinidad(es), realiza tres historias de vida con adultos mayores, que acuden y participan de las actividades que Ciudadanos Organizados por el Desarrollo Integral de las Comunidades, A.C. (CODIC), coordina en colaboración con el Programa de Atención del DIF en Ciudad Juárez, entre otras labores comunitarias. 1

2

Candidato a Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Correo:chescopg58@hotmail.com. Fecha de recepción: 05 de diciembre de 2007 Fecha de aceptación: 12 de marzo de 2008


Masculinidad(es) en la historia de Don Daniel

Nóesis

182

A

continuación se presenta un resumen y un análisis sucinto de la historia de vida de Don Daniel, quien es originario del estado de Durango y cuenta con 74 años de edad. Por medio del análisis de esta narración se ilustra la confluencia de diversos ejes de estructuración de la vida cotidiana, donde la condición socioeconómica, la pérdida de la presencia paterna primero y la materna en un momento posterior, posibilitan el ejercicio del poder de algunos representantes de la denominada masculinidad hegemónica. Don Daniel, como una gran proporción de los habitantes de esta ciudad, es un inmigrante procedente de un entorno rural que encontró en esta frontera un medio y una forma de vida más satisfactorias que las experimentadas previamente, incluyendo sus incursiones en los Estados Unidos de Norteamérica. Lo aquí presentado fue narrado por él en dos momentos distintos y corresponde a los efectos que tiene la muerte de su primera y legal esposa. Su narración tiene como eje central la resignación con la que enfrentó la violencia ejercida por su suegro. En este escrito, nuestra conversación aparece entretejida en torno a ese evento que marcó su vida. Don Daniel nace en el año de 1933, en Municipio Nombre de Dios, Durango. Su padre era ejidatario y su madre se dedicaba al hogar, ambos nativos del mismo municipio y sin escolaridad. Su padre falleció cuando él tenía cuatro años, razón por la que no asistió a la escuela. A falta de padre, la figura masculina dominante fue la de un tío materno bajo cuya protección quedaron él —siendo el menor de la familia—, su hermano y su mamá, pues sus dos hermanas vivían con sus respectivos maridos. Su madre fallecería cuando Don Daniel contaba ya con 21 años de edad. Un elemento que destaca en su relato es la importancia de la propiedad de un espacio para vivir. Signo de vulnerabilidad en su infancia y juventud, se convierte en un recurso prioritario y objetivo prontamente alcanzado al emigrar a Ciudad Juárez, como podrá observarse más adelante. —Por mala suerte, en aquellos años, como fue hacienda, o no, no hacienda sino estancia, que le decían, estancia de hacienda y vivían,


Para Don Daniel se justifica el quedar bajo la dependencia de su tío en el hecho de que “él ya tenía casa”. No obstante, su poder no se limitaba al hecho de proporcionar techo, en tanto marcó el límite de las posibilidades de su desarrollo.

Sergio Pacheco González

toda la gente, en una área, que de donde dependía la casa grande, era un redondel de casas y cada quien tenía su cuartito, dos cuartitos. Uno para dormir y la cocina. Y ya cuando el ejido, pues se eligió el pueblo, el área del pueblo y todo aquello tumbaron. Y no, no tuvimos casa.

—No tuve escuela, a cuestión de que… me recogió un tío y pues él me traía nomás en el campo, cuidando vacas. Había clases y usted sabe que, en aquellos tiempos pos era muy difícil la escuela, en cuestión de que no había transportes. Los maestros batallaban mucho para ir. Tenía que, un maestro, tenía que caminar como 40 kilómetros. Pues ya se iba en una burrita, en una burrita. Era el transporte. Y allá se quedaba toda la semana.

—¿De mí tío? Pos lo que más me recuerda, los golpes que me daba. Las golpizas que me daba. En una vez, me acuerdo, que eso nunca se me ha olvidado, ni se me olvidará; estaba haciendo mucho frío. Andaba en el campo cuidando las vacas. En esos tiempos de que, en aquellos años, ahora ya no se oye decir de eso, que candelillaba. Un friazo, un airecito que le traspasaba a uno el cuerpo. Encontré un hoyo redondo, como de hondo así (indica con sus manos, aproximadamente treinta centímetros)… Ahí me metí a resistir el aire norteño que... ahí estoy sentado. Pos cuando salí no hallé ni una vaca. Híjole, ahí ando buscándolas. Y no las hallé. Me fui pa’la casa. —El tío: ¿Quiúbole vacas, on’tán? —Pos se me perdieron, no las hallé.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

La relación con su tío era difícil, marcada por el trabajo, la pobreza y la violencia.

183


Masculinidad(es) en la historia de Don Daniel

—“Bueno, bueno. ¡Cómo que se te perdieron! ¡Órale! Te me vas a buscarlas y no me vienes hasta en tanto no las halles. Y si no ya sabrás”. —En la noche. Yo todavía chico, tendría unos siete, ocho años. En la noche, oscuro, en el monte, unas nopaleras espesas, que me andaba asustando con las sombras de los nopales, que ya se me afiguraban que eran… de muertos. No. Me regresé. Mi madre taba ahí en la orilla cuando llegué, llorando, llorando. No, ya llegué. —‘M’ijo, m’ijo. ¿Las vacas?’. —No hallé nada. —‘Válgame Dios, m’ijo. Bueno, a ver…’. —Entré a la casa. Luego, luego agarró un azote, la friega que me puso. Para el año de 1963, ya casado, “por el civil y por la iglesia”, empieza a trabajar al partido. —Al partido era, de que él ponía la tierra, yo la sembraba, y de lo que se cosechaba, mitad para él, mitad para mí. Enseguida, el papá de mi esposa le pasó, ocho hectáreas a ella. Ya las estuve trabajando, yo. La tierra, a manera de dote, sólo se mantiene en propiedad mientras el vínculo matrimonial estuvo presente. Al fallecer su esposa, la tierra regresó al dominio de su suegro.

Nóesis

—Ella falleció, a los 13 años de casados. Falleció, recogió mi suegro su terreno y pos yo ya me dediqué a buscarle por hai.

184

De esa unión procrearon una hija y dos hijos, de los que se hizo cargo, viudo y solo, por dos años. —O sea, cuando falleció mi esposa, ME tenía seis años, y R tenía cuatro y Rd tenía dos.


Sergio Pacheco González

Muy pequeños. Entonces, ese fue el problema, de que yo no pude estar con ellos. Me decía mi suegra: “Déjelos conmigo”. No, no. ¿Cómo se los voy a dejar? Yo me puse a pensar, en que no podía salir a trabajar. Porque allá se trata de pura agricultura. Entonces tenía que salir temprano, a traer las mulas con que trabajaba yo. Llegaba a almorzar y llegaba a darles de comer. Entonces era tan difícil para mí, que no podía darles sus alimentos. ¿Cómo les hacía la comida, si tenía que ir a trabajar? Y eran muy chiquitos ellos, y para bañarlos así a los niños, para un hombre es difícil. Se quedaban ahí en la casa solos. Y era muy difícil. Entonces ya… lo pensé: le dije a mi suegra que los recogiera ella, que yo iba a salir fuera. Y me fui a Los Ángeles, California.

—Entonces, estuve en Los Ángeles, California y, y allá, mandé una, una carta. Me la regresaron. La recebí y mandé otra. Y me la regresaron. Mas, nunca supe yo, de quién me la regresó. Fue…, fueron ellos o fueron los tíos o fueron mis suegros. No sé. Cuando regresé de Los Ángeles, mi suegro ya no quiso que viera yo a los niños. Me dijo que no podía poner un pie en las puertas de su casa, que me retirara. Muy bien. Me retiré. Me retiré de ella y pensando en que pos no podía hacer nada por ellos, ni ellos por mí, porque no los dejaban. Y claro, como ellos, mi suegro, tenían recursos de que vivir, y yo pobre... como lo soy, todo el tiempo he vivido en la pobreza. Después de dos años en Los Ángeles, pasó dos más en Oklahoma. Tiempo después se reúne con su hija e hijos. —Durante todo ese tiempo, la primera carta que me regresaron estuvo guardada, durante todo ese tiempo. A la edad que R tenía 17

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Acostumbrado al trabajo, sin habilidades para atender a sus descendientes y seguramente abrumado por la responsabilidad, reconoció las dificultades y optó por proporcionarles la seguridad que ofrecía su suegra. Salió del país, sin considerar que su suegro le prohibiría, a su regreso, ejercer su paternidad.

185


Masculinidad(es) en la historia de Don Daniel

años, me... me afrenté a ellos. Tuvimos platicando como… ahora aquí, usted y yo. Estábamos platicando y Rd me dice: “Papá, pero cómo usted, nunca una carta, siquiera una carta nos escribió”. Le digo: “No m’ijo, les escribí, más no sé si sus tíos, ustedes o sus abuelos, me las regresaron. Les escribí dos cartas, inclusive, aquí traigo una. Pero, cuando me afrenté a ellos, ya vivía yo aquí en Ciudad Juárez. Llevaba mi mochila, con poquita ropa, y ahí llevaba la carta. Me levanté de donde estaba sentado, fui y abrí la mochila y le digo: “Mire m’ijo, aquí está la carta, primera que yo les escribí. No, no me diga usted, en que la hice yo ahora para poderles ver. No me vaya a decir con que la hice, es un, un paro nomás que… nos viene a contar mentiras que escribió. No es cierto. Mire, véala, ahí está. Está cerrada, trae la dirección, trae la fecha y trae el sello de regreso. Ni modo que, que a esta fecha, ahorita yo la haga y le ponga todo eso”. Quedaron convencidos. … Ya estaba en Ciudad Juárez. O sea, sí fue cuando regresé de Okla-homa, porque regresé de Oklahoma, me junté con esta señora que está viviendo conmigo y luego nos venimos para acá.

Nóesis

Al regresar de Oklahoma, vivió en Nombre de Dios, de donde realizaba constantes visitas a Vicente Guerrero. Sin tierra propia, buscó nuevamente trabajar al partido, lo que logró plantando chiles en Rojas, Nombre de Dios. Su desventaja económica le impidió contrarrestar la ofensiva de su suegro, en tanto se asumió como vulnerable. Al cuestionarle si la posición económica de su suegro le imposibilitó pelear por sus hijos, respondió:

186

—¡No!, económica mía. No, él era un señor Don. Que no se le podía hablar. No cualquier persona le podía hablar. Él vivía ya en, en el estado, en Durango, Durango. Dueño de... de un hotel. Cuando él iba al rancho, iba con un judicial de cada lado. ¿Quién le hablaba? Iba protegido. El contraste socioeconómico llama la atención y motiva que se le


—Era pobre. En ese momento, sí. O sea en ese tiempo. ¿Y cómo logró ascender tanto?

Sergio Pacheco González

pregunte: ¿Cómo le hizo usted para enamorar a esa mujer? La respuesta es contundente.

—Era pobre él, ejidatario; trabajaba también la tierra. Pero se fue a Durango, a vivir. Se llevó a la familia y ya no supe yo, cómo se hizo de, de dinero… El dinero es un recurso que da poder y estatus. No sólo vivía su suegro y con él sus hijos e hija, en la capital del estado de Durango. Vivía en casa propia, ese lugar donde le prohibieron se volviera a presentar. Como en el caso de su tío, Don Daniel muestra una gran valoración por la propiedad de una casa. En su caso, poseer casa en propiedad es un signo de autoridad.

Sus visitas a Vicente Guerrero lo pusieron en condiciones de encontrar pareja, con la cual poco tiempo después habría de residir en Ciudad Juárez. De su regreso de Oklahoma a su nueva unión no transcurre mucho tiempo. —Sería cuando mucho un año y medio. Ya me uní con esta señora y luego nos venimos. Inclusive, que me vine para acá, a Juárez, pos fue una cosa, como quiero decirle, pos, para mí… rara. Porque, me vine con un señor que tenía familiares aquí. Y me vine con él con fin de conocer aquí, Ciudad Juárez. No venía a quedarme. Yo vine a... a paseo y a conocer. Pero se me ocurre decirle, a uno de los familiares de él: Oiga, ¿Y por qué no me consigue trabajo? —¿A poco quiere trabajar? —Sí, como no.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

—Sí. Tenía casa. Tenía casa propia.

187


Masculinidad(es) en la historia de Don Daniel

—“Está bien”. —Al otro día, me dice: “Está el trabajo listo. Vamos para que lo vea”. Pues no, no encontramos al señor del trabajo. Y no, pos así quedó. Para otro día, dice: “Vamos a ver otro trabajo, ándele. Ahí está otro”. El 2 de febrero de 1980 llega a Juárez como turista y se queda a trabajar. Un mes después regresa por su mujer. —Y comencé a trabajar. Y ya después, pos ya vi que ganaba un cinco más que allá. No, voy por mi familia. Duré un mes aquí, trabajando. Y ya guardé centavitos, me fui y la traje para acá, a la señora. Sí, un mes de lo que estuve aquí trabajando y estuve ahorrando.

Nóesis

Su traslado a Juárez implicó dejar su casa y comenzar una nueva vida en un entorno desconocido, pero que se le ofrecía prometedor. Sus expectativas fueron colmadas: al paso del tiempo logró adquirir un terreno y construir una casa, misma que vendió para mudarse a otro predio y alejarse de una zona conflictiva de la ciudad. Construyó una nueva casa, en la que habita hasta hoy con su familia, integrada también con los hijos e hijas de su pareja.

188

—Ya cuando traje a mi familia, ya buscamos un cuartito de renta, aquí… y duramos ocho meses ahí, pagando renta. A los ocho meses, conseguimos un terreno y ya empecé a fincar. Pero a los ocho meses ya tenía un cuartito como este. Y ya nos pusimos a vivir ahí, ya radicamos a vivir ahí. Pero como no estuve a gusto ahí, porque había mucha, mucha droga, le digo a la señora: oye, no me gusta aquí. —¿Por qué?, estamos bien? —Sí, pero mira, hay mucho malandro y, y que tal que un día se agarran aquí a balazos y hasta nosotros la llevamos sin tener ni porqué. O los muchachos andan afuera y les puede tocar un golpe. Vamos a buscar donde vivir mejor en otra parte. —Bueno, si quieres vende, vende la casa.


—Sí, yo pelié eso, son mis hijos. Pero como él los estaba criando, manteniendo, se creía con todo derecho; inclusive les quería quitar el apellido. Ya había tramitado eso y la hija, como la mujer, como era la mayor, no quiso, no quiso que les quitaran el apellido. Siguió, hasta ahorita. Enseguida, el terreno que tenía para casa, lo tenía de casa en el rancho, anduvo peleando, también anduvo sobre los papeles de la casa para recogerla, quitármela. Que no, que eran de los hijos, era su casa. ¡No era cierto! Él quería aprovecharse, quería aprovecharse de todo. Pero resulta de que fue con mi hermano — ya estaba yo aquí— y le dijo: “Oye, quiero las escrituras de la casa”. “Oiga no, pos mi hermano se fue, a mí no me dejó nada. Él se llevó todo, todo lo de él. A mí no me dejó nada. Si gusta pos vaya a Ciudad Juárez”. Y no, él siguió acá, bajo el agua, acá con los grandes, hasta que me di cuenta yo de que fue a catrastro, que es ’onde están los títulos, las escrituras de todo… de toda la… o sea todo el estado. Ahí van a dar a esa oficina, a catrastro y me di cuenta que había ido a catrastro a ver si le daban las escrituras, porque no era título, eran escrituras. Traspaso. Y ya el ingeniero o el licenciado, no sé qué era ahí, le sacó los papeles y le dijo: “Mire, aquí está, pero no se los puedo dar, porque se va a meter usted en un lío grande” . “No, pero que mi hija…”. “No, no señor, usted se va a meter en un lío grande, vale más que deje por la paz todo esto. Mire, aquí está la escritura”, que ya se la leyó, y ya le dijo: “Mire, aquí está el nombre de él, aquí está el nombre de tres testigos, pero el nombre de su hija no apare-

Sergio Pacheco González

Su capacidad de compra y su habilidad para lograr sus objetivos, se vio confrontada por la persistencia de su suegro, quien trató de apoderarse de la vivienda que había dejado en su lugar de origen, después de haber intentado, sin éxito, despojarle de cualquier vínculo con sus hijos e hija. Eliminar su apellido implicaba borrar su existencia.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Ya tenía yo cuatro cuartitos, ya había acabado de pagar el terreno. No pos lo vendí rápido, me vine… me vine a vivir aquí, de renta. Ocho días. A los ocho días conseguí ya casa, ¡con terreno!… tenía unos cuartitos de madera. Y ya viví ahí.

189


Masculinidad(es) en la historia de Don Daniel

Nóesis

190

ce en la escritura, así que no hay único dueño más que Daniel y si usted hace eso, se puede meter en un lío grande, porque él tiene que hacer gestiones de por qué se lo va a recoger”. Si yo estaba pagando, que allá le nombran contribuciones, que aquí es predial; yo estaba pagando todo, yo tenía todo al corriente. Y se asilenció. La educación era también signo de estatus, desde la perspectiva de Don Daniel, pues cuando hacía referencia a que “él estaba negociando con los grandes”, se refería a quienes identificó como “los licenciados”. —Entonces enseguida hubo esto. Yo aquí estaba, pero, se da cuenta usted que salió un concreto (sic) de ley en que una casa prestada, a los cinco años, cría derecho el que está ahí. En una de las veces fui y como no nos topábamos, no nos hablábanos, me mandó un muchacho. Ya llegó y me habló. Estaba yo platicando con unos amigos. Dijo: “Oye, quiero hablar contigo”. Sí, dime qué. “No pero que acá, vamos a la tienda”. No, dime lo que quieras aquí. “Bueno oye, me manda don R, que si no le puedes prestar la casa a Ml”. Ahora Ml es nieto de él, pero nieto. Ah, le digo, fíjate que está trabajoso porque precisamente a eso vine, a vender. No puedo prestársela. “Mira, que él dice que se la prestes, que se hace cargo de todo lo que se necesite en la casa de agua, de luz, algún remiendo que se necesite, él arregla todo”. Pos sí, le digo, está bien todo eso, pero es que quiero vender, precisamente a eso vengo, a ver el cliente. Pero no, no era cierto. Únicamente se me vino a la cabeza, de que pa’quitármelo de encima, decirle eso, que iba a vender. Me vine y duré... pos no duré mucho, cada año estaba yendo yo para allá. Iba, iba, pero duré mucho para vender, más de cinco años. Educación y dinero son dos recursos de los que se manifestó privado en el desarrollo de su vida. Son carencias que le impidieron, como ya se indicó, ejercer su paternidad. —Pero como yo dinero no tenía, entonces yo lo pensé: bueno, puedo hacérsela de pleito, pero necesito quién me ampare, quién me


No consideró haber incumplido con su obligación paterna, explicándolo en términos de una analogía posible:

Sergio Pacheco González

ayude. Necesito un abogado, un licenciado, algo, pero como yo dinero nunca tuve. No pude moverle de esa forma. Como le platiqué, dejé las cosas por la paz, pensando hasta que ellos llegaran a… a su edad mayor, que ya pueden decedir, hablar y decedir y lo que ellos decidan.

—O sea lo viví en la forma, como si fuera ahora aquí, que si hay un señor que trabaje en maquila y tiene hijos, ¿cómo le va a hacer? Si su trabajo en la maquila no le permite más de que tiene que ser en el primer turno. ¿Cómo le haría para darles su alimento?

—Para mantenerlos no lo pensé. Pero el matrimonio tampoco: pensé, que nunca, nunca me casaría. Inclusive ahora esta señora, que digo mi esposa, porque vivimos juntos en unión libre, es muy buena, muy buena señora; me ha dicho: “y por qué no nos casamos”. No, le digo, para qué, para qué nos casamos, así estamos bien.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Don Daniel refiere que de la venta de la casa que poseía en Nombre de Dios les dio a sus hijos e hija la parte que les correspondía. De su suegro sólo identifica su avaricia y su deseo de verlo sumido en la pobreza. Del matrimonio no quiere saber nada.

191


The Editorial Board of Nóesis permanently welcomes submissions of academic articles for publication on any of its different sections. Proposals are received throughout the year. The following guidelines are applicable in preparing a submission for Nóesis: 1. All papers submitted for publication in Nóesis must be original and unpublished. 2. The Universidad Autónoma de Ciudad Juárez claims all copyrights to the paper once it has been published in Nóesis. 3. Submissions can be research or academic articles (result of an in-depth study), shorter essays on a specific scientific development, or book reviews. The subjects covered are generally in the social sciences. 4. The works can be written in English or Spanish. Authors who submit texts translated into Spanish from another language, including English, must enclose a copy of the version in the original language. 5. Manuscripts submitted for review will not be returned to the authors. 6. The Editorial Board reserves for itself the right to evaluate the scientific and methodological quality of all submissions. Generally, the process will follow the following timeline: a) After submission, the paper is given a first reading by a member of the Editorial Board to determine its suitability for publication in accordance to the editorial rules presented in number 7. b) If the document complies with such rules, it will be reviewed by two specialists who may approved it, reject it, or request the author to make editorial corrections or give recommendations to strengthen the paper. c) If corrections or recommendations were made, the paper is returned to the author to make the suggested changes. The paper must be re-submitted in accordance to the deadline established by this journal. In the given case the author does not respond within one month after having been presented to him-her the suggested changes for his paper, Nóesis reserves the right to not publish it or make the pertinent editorial corrections.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Guidelines for Contributors

193


Nóesis

7.

194

Manuscripts must include the following editorial requirements: a) The front cover must have title and subtitle (brief and concise in English and in Spanish) and type of work (article, book review, etc.). b) An abstract or summary of content of no more than 150 words, also in English and Spanish. c) Name, title, nationality of the author(s), e-mail address of collaborator(s) and Institutional and departmental affiliation of the author(s). d) Indicate highest earned academic degree and specialization area. e) Present the printed original or send it in electronic form via email (Word format, Times New Roman, font size 12, justified, double-spaced, numbered pages from cover to end). f ) The length of the article must be between 15 and 30 pages, considering 26-line pages. g) Tables and figures must be done preferably in MS Office Excel for Windows and must be inserted in the text and properly labeled (include a separate file for each one). If not in Excel, indicate in your cover letter the software used for tables and figures. These must be self explicative; do not use abbreviations; indicate the units used; and properly cite and annotate on footnotes. Reader must be able to understand tables and figures without recurring to the text. h) Bibliographical references must follow consistently the Spanish conventional style: author’s last name, year of publication: page number (e.g. Foucault, 1984: 30-45). Include the complete reference only in the bibliography, unnumbered and in alphabetical order. i) When citing books in Spanish, remember that only the first word is capitalized (La casa de la noche triste); in English, capitalization is generally done at the beginning of all principal words (The House of the Sad Night). In both languages the


original spelling should be kept. When using acronyms in the text, figures, tables, and bibliography, spell the meaning at least the first time and specify the acronym to be used in the rest of the text in parenthesis (e.g. Drug Enforcement Administration (DEA); thereafter only DEA). k) In case the article is accepted, the author must submit to the Editorial Board a signed consent form declaring the work presented is original and unpublished and copyrights are granted to the journal. l) Follow this style for bibliographical citations: j)

BOOK ENTRIES — Last name(s), name of the author. Title of the Book in Italics. Place of publication, Publishing Company, year, page numbers. Examples:

JOURNAL ENTRIES — Last names and name(s) of the authors. “Title of the article”. Name of the Journal, number, volume, date, page numbers. Journal Examples: Conte, Amedeo G. “Regla constitutiva, condición, antinomia”. Nóesis, núm. 18, vol. 9, enero-junio de 1997, pp. 39-54. Krotz, Esteban. “Utopía, asombro y alteridad: consideraciones metateóricas acerca de la investigación antropológica”. Estudios sociológicos, núm. 14, vol. 5, mayoagosto de 1995, pp. 283-302.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Foucault, Michel. Las palabras y las cosas. México, Siglo XXI, 1984, pp. 30-45. Levine, Frances. “Economic Perspectives on the Comanchero Trade”. In Katherine A. Spielmann (ed.). Farmers, Hunters and Colonists. Tucson, AZ; The University of Arizona Press, 1991, pp. 155-169.

195


Contributions in electronic texts, data bases and computer programs Main responsible (of the contribution). “Title”. In main responsible (of the main document). Title. Edition. Publication place editor, publication date, date of upgrade or revision [dates of consultation]*. Numeration and/or localization of the contribution inside the document source. Notes. Disponibility and acces*. Normalized number. Example:

Nóesis

“Political and Religious Leaders Support Palestinian Sovereignty Over Jerusalem”. In Eye on the NBegotiations [on line]. Palestine Liberation Organization, Negotiations Affairs Department, August 29, 2000. [ref. August 15, 2000]. Available on Web: <http://www.nad-plo.org/eye/pol-jerus.html>

196


El Comité Editorial de Nóesis de manera permanente acoge con gusto propuestas de artículos para publicar en cualesquiera de sus diferentes secciones. Por favor consulte las siguientes normas al preparar sus documentos: 1. Los trabajos a presentar en Nóesis deberán ser originales e inéditos. 2. Una vez que la revista publica el artículo los derechos del autor pasan a ser propiedad de la UACJ. 3. Los artículos pueden ser de fondo (resultados de investigaciones o ensayos académicos) o reseñas bibliográficas breves o críticas, los cuales deberán referirse a alguna área de las ciencias sociales y humanidades. 4. Los trabajos pueden ser en inglés o español. Si se envía una traducción al español, hay que adjuntar también el texto en el idioma original. 5. No se devuelven los originales. 6. Los artículos deberán ajustarse al dictamen del Comité Editorial, el cual evalúa su calidad científica y decide sobre la pertinencia de su publicación. Generalmente el proceso de dictaminación contempla tres etapas: a) El autor envía su propuesta al Comité Editorial, la cual se sujeta a una primera revisión para determinar si cumple con las normas editoriales que se presentan más abajo. b) Si el documento cumple con tales normas se somete a un dictamen por dos especialistas en el tema, los cuales podrán aprobarlo, rechazarlo o aprobarlo solicitando correcciones. c) Si el documento es aprobado pero requiere cambios, el autor deberá realizarlos en el plazo establecido por la revista. En caso de que el autor no responda en un mes después de habérsele presentado las correcciones o dudas de su trabajo, Nóesis se reserva el derecho de no publicarlo o hacer los cambios editoriales que considere pertinentes. 7. Los trabajos deben ajustarse a los siguientes requisitos editoriales: a) Asentar en la portada el título del trabajo (breve, conciso, inglés y español) y la naturaleza del mismo (artículo, reseña u otros). b) Un resumen del contenido de una extensión no mayor de 150 palabras, escrito en inglés y español.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Normas para autores

197


Nóesis

c)

198

Nombre, nacionalidad del autor o autores, correos electrónicos de cada colaborador y adscripción (institución, departamento y/o coordinación). d) Indicar grado máximo de estudios y área de especialización. e) Presentar el original impreso o enviar por correo electrónico en archivo de versión Word, con cuerpo justificado, en letra Times New Roman, a 12 puntos y a doble espacio, numerando cada página desde la portada. f ) La extensión debe ser entre 15 y 30 cuartillas, considerando páginas de 26 líneas. g) Los cuadros y el trazado de gráficas deberán estar elaborados en Excel para Windows, indicando el nombre de cada uno de ellos (incluyendo un archivo por cuadro o gráfica). Asimismo, las ilustraciones, cuadros y fotografías deben referirse dentro del texto, enumerarse en el orden que se cita en el mismo, e indicar el programa de cómputo en el que están elaborados. Éstos deben explicarse por sí solos, sin tener que recurrir al texto para su comprensión; no incluir abreviaturas, indicar las unidades y contener todas las notas a pie de página y las fuentes completas correspondientes. h) Las referencias bibliográficas deben asentarse de la forma convencionalmente establecida en español, es decir, indicando éstas en el cuerpo del texto de la siguiente manera: Apellido del autor, fecha: número de páginas (Foucault, 1984: 30-45). La bibliografía completa se presenta sin numeración al final del artículo, organizada en orden alfabético. i) Al citar los títulos de libro se deben utilizar mayúsculas sólo al inicio y en nombres propios; para los títulos en el idioma inglés se respetará la ortografía original. j) Al menos la primera vez se debe proporcionar la equivalencia completa de las siglas empleadas en el texto, la bibliografía y los cuadros y las gráficas. k) En caso de que el artículo sea aceptado, el autor debe enviar al Comité Editorial una carta debidamente firmada donde declare que el escrito presentado es inédito y que se ceden los derechos de autor.


l)

Distribuir los datos de las referencias bibliográficas de la siguiente manera:

FICHA DE LIBRO Apellidos, nombre del autor. Título del libro. Lugar de edición, editorial, año, número de páginas. Ejemplos: Foucault, Michel. Las palabras y las cosas. México, Siglo XXI, 1984, pp. 30-45. Levine, Frances. “Economic Perspectives on the Comanchero Trade”. En: Katherine A. Spielmann (ed.). Farmers, Hunters and Colonists. Tucson, AZ; The University of Arizona Press, 1991, pp. 155-169. FICHA DE REVISTA Apellidos, nombre del autor. “Título del artículo”. Nombre de la revista revista, número, volumen, fecha, número de páginas.

Conte, Amedeo G. “Regla Regla constitutiva, condición, antinomia antinomia”. Nóesis Nóesis, núm. 18, vol. 9, enero-junio de 1997, pp. 39-54. Krotz, Esteban. “Utopía, asombro y alteridad: consideraciones metateóricas acerca de la investigación antropológica”. Estudios sociológicos, núm. 14, vol. 5, mayo-agosto de 1995, pp. 283-302. Contribuciones en textos electrónicos, bases de datos y programas informáticos Responsable principal (de la contribución). “Título”. En Responsable principal (del documento principal). Título. Edición. Lugar de publicación editor, fecha de publicación, fecha de actualización o revisión [fecha de consulta]*. Numeración y/o localización de la contribución dentro del documento fuente. Notas. Disponibilidad y acceso*. Número normalizado.

Vol. 17 • número 33 • enero-junio 2008

Ejemplos:

199


Ejemplo: “Political and Religious Leaders Support Palestinian Sovereignity Over Jerusalem”. In Eye on the Negotiations [en línea]. Palestine Liberation Organization, Negotiations Affairs Department, 29 de agosto 2000 [ref. de 15 de agosto de 2002]. Disponible en Internet: <http://www.nad-plo.org/eye/pol-jerus.html>

Nóesis

Esta revista está indexada en REDALyC (Red de Revistas Científicas de América Latina el Caribe Latina, Caribe, España y Portugal), CLASE (Citas Latinoamericanas en Ciencias Sociales y Humanidades) y LATINDEX

200


Esta obra se terminó de imprimir en Agosto de 2008 en los Talleres Gráficos Universitarios ubicados en edificio R, campus ICB, en Av. Hermanos Escobar y Av. Plutarco Elías Calles, Zona Pronaf, C.P. 32310 Ciudad Juárez, Chihuahua, México. Tiraje: 500 ejemplares

Profile for Mayola Renova

Nóesis 33  

Revista de Ciencias Sociales y Humanidades de la UACJ

Nóesis 33  

Revista de Ciencias Sociales y Humanidades de la UACJ

Advertisement