Page 1

Discurso pronunciado por el Doctor Roberto Rosario Márquez, Honorable  Presidente de la Junta Central Electoral en la apertura del Seminario  Internacional “FUNCIONAMIENTO, ACTIVIDADES Y MARCO JURÍDICO  

DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS”   

Señoras y señores:    En 

esta

jornada

inaugural

del

Seminario

Internacional

“Funcionamiento, Actividades  y  Marco  Jurídico  de  los  Partidos  Políticos”,  me  corresponde  expresar  algunas  ideas,  con  la  debida  brevedad;  aunque  previamente  debo  destacar  la  significación  que  este  evento tiene de cara a la adopción de una normativa de Ley de Partidos  en la República Dominicana.     En efecto, como se puede apreciar, tres (3) instituciones del Estado han  unido  recursos  técnicos,  humanos  y  financieros,  en  calidad  de  co‐ organizadores,  para  hacer  posible  el  encuentro  de  distinguidas  personalidades nacionales e internacionales especializadas en la materia,  así como la asistencia de importantes dirigentes de los partidos políticos,  una  nutrida  representación  del  Senado  y  la  Cámara  de  Diputados  de  la  República,  además  el  co‐auspicio  y  asesoría  técnica  de  organismos  de  cooperación  internacional,  como  IDEA  Internacional,  organización  intergubernamental  a  la  cual  recientemente  solicitó  ingreso  el  país,  siendo  aceptado  por  unanimidad  de  votos  de  sus  miembros,  que  en  adición  al  aporte  de  recursos  económicos  y  asesoramiento  técnico,  ha 


2

facilitado la  intervención  como  expositor  principal  de  su  Director  Regional  para  América  Latina,  Dr.  Daniel  Zovatto  G.,  cuya  conferencia  magistral  será  dictada  mañana  para  dar  inicio  a  las  sesiones  de  trabajo  de  este  evento;  así  como,  el  Programa  de  las  Naciones  Unidas  para  el  Desarrollo  y  la  Agencia  Española  de  Cooperación  Internacional  para  el  Desarrollo (AECID).    Es  evidente  que  la  concurrencia  de  estas  instituciones  y  entidades  internacionales  expresa  la  clara  voluntad  de  estos  órganos  constitucionales  y  estas  entidades  internacionales,  de  hacer  realidad  el  proyecto de una normativa para la actividad de los partidos políticos en  la República Dominicana, y deja establecida la seriedad de este esfuerzo,  y  el  firme  compromiso  de  nuestros  legisladores  para  el  logro  de  estos  propósitos. Y no es para menos, ya que como lo definiera el fundador de  La Trinitaria y padre de la patria, Juan Pablo Duarte,  “la política no  es  una especulación; es la Ciencia más pura y la más digna, después de  la Filosofía, de ocupar las inteligencias nobles”.     


3

Breve Bosquejo Histórico   En  interés  de  contextualizar  el  tema  objeto  de  esta  convocatoria,  y  el  momento que vive la República Dominicana, les presentaré algunas ideas  al respecto, evitando adentrarme al fondo del mismo, preservando para  las jornadas de trabajo este nivel de profundización.   Es difícil hablar de democracia en los tiempos modernos sin considerar a  los  partidos  políticos,  pues  ellos  son  los  principales  articuladores  y  aglutinadores de los intereses sociales.     Para  precisar  su  origen,  podemos  distinguir  dos  acepciones.  Una  concepción  amplia  de  los  partidos  nos  dice  que  éstos  constituyen  un  grupo de personas unidas por un mismo interés, y si nos remontamos a  su  origen  a  los  comienzos  de  la  sociedad  políticamente  organizada  en  Grecia  encontramos  grupos  integrados  para  obtener  fines  políticos,  mientras  que  en  la  antigua  Roma  la  historia  recoge  el  caso  de  los  hermanos  Graco  y  vemos  como  una  manifestación  primigenia  la  guerra  entre  Mario  y  Sila,  constituyéndose  en  rivalidades  políticas,  ejemplo  de  cómo comenzaban ya a operar este tipo de “expresiones políticas''.    Si, en cambio, admitimos la expresión partido político en su concepción  restringida,  que  lo  define  como  una  agrupación  con  ánimo  de 


4

permanencia temporal,  que  media  entre  los  grupos  de  la  sociedad  y  el  Estado y participa en la lucha por el poder político y en la formación de la  voluntad política de la población, principalmente a través de los procesos  electorales,  entonces  encontraremos  su  origen  en  un  pasado  más  reciente.  Se discute, así, si los partidos surgieron en el último tercio del siglo XVIII  o  en  la  primera  mitad  del  XIX  en  Inglaterra  y  los  Estados  Unidos  de  Norteamérica.  En  esta  acepción,  por  tanto,  el  origen  de  los  partidos  políticos tiene que ver con el perfeccionamiento de los mecanismos de la  democracia 

representativa,

principalmente

con

la

legislación

parlamentaria o electoral.  Una  de  las  opiniones  con  mayor  aceptación  en  la  teoría  afirma  que  los  partidos  modernos  tuvieron  su  origen  remoto  en  el  siglo  XVII,  evolucionaron  durante  el  XVIII  y  se  organizan,  en  el  pleno  sentido  del  término,  a  partir  del  XIX,  después  de  las  sucesivas  reformas  electorales  y  parlamentarias iniciadas en Gran Bretaña en 1832. Los partidos modernos,  aunque son producto de la peculiar relación de los grupos políticos con el  parlamento,  fueron  condicionados  por  los  procesos  de  formación  de  los  Estados nacionales y por los de modernización, que ocurrieron en el mundo  occidental durante los siglos XVIII y XIX. 

En  esa  misma  relación  histórica  podemos  apreciar  además,  que  los  partidos  políticos  son  el  resultado  de  la  quiebra  de  la  sociedad 


5

tradicional o feudal y su paso a la sociedad industrial. El mundo burgués,  posterior a las revoluciones en Inglaterra y Francia, requería de formas  de  organización  política  que  sustituyeran  a  las  estamentarias  o  corporativas por nuevos modos de organización, dependientes de grupos  políticos  organizados  en  el  parlamento,  con  reglas  claras  para  la  circulación de la clase política.     Estas reglas serían de carácter electoral y tendrían un sentido distinto al  llamado mandato directo (y en ocasiones vitalicio) de los representantes  respecto  de  sus  representados;  tal  mandato  quedó  sustituido  por  el  representativo,  con  el  cual  el  diputado  ya  no  es  considerado  representante  exclusivo  de  su  distrito,  sino  de  toda  la  nación,  y  deja de  estar  obligado  a  seguir  ciegamente  el  mandato  imperativo  de  sus  electores.  La sociedad libre que surgió después de la quiebra de los estamentos y  las corporaciones precisaba de organizaciones que fueran funcionales en  el nuevo estado de cosas. La división entre la sociedad civil como ámbito  de  la  libertad  de  la  persona  –dotada  de  derechos  inherentes‐  y  la  sociedad  política  o  Estado,  exigía  canales  de  comunicación  que  articularan intereses entre una y otra. Los cauces de intercambio fueron  el parlamento, los partidos políticos y la opinión pública.   


6

Los partidos  fueron  y  son  los  articuladores  de  la  relación  entre  la  sociedad  civil  y  el  Estado,  aunque  su  estatus  siempre  ha  estado  en  discusión por las críticas que desde la antigüedad lanzan contra ellos sus  detractores.  Los  partidos  permiten  que  se  expresen  tanto  intereses  nacionales como particulares pero, al existir en pluralidad, impiden que  los intereses particulares dominen por entero los nacionales. Su función  es  por  tanto  ambigua,  pero  indispensable  en  una  sociedad  plural  en  la  que  los  distintos  grupos  e  intereses  requieren  de  participación  y  representación. En la democracia representativa lo condenable siempre  es el partido único, que generaliza artificialmente intereses particulares.  Por el contrario, los partidos políticos en plural y en condiciones de una  lucha  política  en  igualdad  de  oportunidades  son  los  mejores  catalizadores, propiciadores y garantes de la democracia.    Por su carácter ambiguo, los partidos políticos no siempre han sido bien  aceptados  por  determinados  segmentos  de  la  sociedad,  y  diríamos  que  su inclusión en el pensamiento político se dio lentamente.  La  Reforma  Constitucional,  el  Sistema  Electoral  y  el  Sistema  de  Partidos en  República Dominicana    En  un  conversatorio  sobre  medios  de  comunicación  y  elecciones,  organizado  por  el  Colegio  Dominicano  de  Periodistas  (CDP)  y  la 


7

Pontificia Universidad  Católica  Madre  y  Maestra  (PUCMM),  hicimos  las  siguientes observaciones, las que considero oportuno referir, cito:     “La  República  Dominicana  se  encuentra  en  un  momento  propicio  para  los  cambios,  se  siente  y  se  vive  un  ambiente  de  reformas.  El  Estado  mismo ha sido conmovido en su estructura normativa por la  aprobación  de  un  nuevo  orden  constitucional  que  rediseñó  el  ejercicio  de  la  función  pública  y  cuyas  consecuencias  en  el  comportamiento  ciudadano  y  en  la  cultura  política  dominicana  aún  no se alcanza comprender.   La  historia  de  las  reformas  de  la  época  post­trujillista,  estaban  reducidas  a  aspectos  puntuales  y  coyunturales  que  reflejaban  el  interés  de  grupos  o  fuerzas  sociales  que  así  lo  demandaran,  ya  se  tratara de reformas constitucionales o mediante la creación de leyes  adjetivas,  fueren  éstas  consensuadas  o  producto  de  decisiones  unilaterales de algún grupo de poder. En nuestro país, como en una  buena  parte  de  las  naciones  de  América  Latina,  las  reformas  la  mayoría de las veces se limitaban al ámbito estrictamente electoral.   Por  vez  primera,  la  sociedad  dominicana  se  abocó  a  una  reforma  integral  de  la  Carta  Sustantiva;  como  consecuencia  de  esto,  se  crearon nuevos órganos,  se constitucionalizaron otras instituciones  y se rediseñó todo el ordenamiento jurídico institucional del Estado,  disponiendo, entre otros aspectos,  la obligatoriedad de la adaptación  de  las  leyes  orgánicas  de  todos  los  órganos  constitucionales  y 


8

organismos autónomos  descentralizados  y  centralizados  de  la  Administración Pública en un período relativamente corto.   Se  destacan,  dentro  de  estas  transformaciones,  la  redefinición  de  la  función  electoral,  estableciéndose  una  Junta  Central    Electoral  para  la  gerencia  de  los  asuntos  de  carácter  administrativo,  la  organización  de  los  procesos  electorales  y  de  los  mecanismos  de  participación  popular,  se  le  asigna  por  esta  vía    constitucional  la  regulación  y  control  de  las  políticas  de  identidad  en  el  ámbito  del  Registro Civil, la Cédula de Identidad, y se creó un Tribunal Superior  Electoral  para  juzgar  y  decidir  respecto  de  los  asuntos  de  carácter  contencioso  electoral;  se  estableció  el  referéndum  como  mecanismo  de  consulta,  la  creación  del  Tribunal  Constitucional,  la  inclusión  del  Defensor  del  Pueblo  como  autoridad  pública  y  el  rediseño  del  Poder  Judicial en sus órganos de gobierno y funciones. Se redimensionaron  los  derechos  y  deberes  ciudadanos,  introduciendo  como  novedad  la  posibilidad  de  participación  política  ciudadana,  a  través  de  mecanismos directos creados al efecto.     Se otorgó a la Junta Central Electoral, en  su artículo 212, capacidad  reglamentaria  en  los  asuntos  de  su  competencia,  sobre  todo,  puso  a  su  cargo  el  velar  porque  “los  procesos  electorales  se  realicen  con  sujeción a los principios de libertad y equidad en el desarrollo de las  campañas…”,  así  como  “los  tiempos  y  límites  en  los  gastos  de 


9

campaña…” y  “garantizar  el  acceso  igualitario  a  los  medios  de  comunicación”.    De  su  parte,  en  el  artículo  22,  se  consagraron  los  derechos  de  ciudadanía, destacándose el de elegir, ser elegido y decidir sobre los  asuntos que se le sometan mediante referéndum.     Se establecen como derechos fundamentales el derecho a la igualdad,  que  como  consecuencia  de  los  mismos,  condena  todo  privilegio  y  el  Estado  se obliga a promover la  existencia de condiciones jurídicas y  administrativas  para  la  concreción  efectiva  y  real  de  la  misma,  la  prevención  de  cualquier  medida  de  discriminación,  marginalidad  y  exclusión, además de la obligatoriedad de promover el equilibrio de  mujeres y hombres en las candidaturas a cargos de elección popular.      Esta misma Constitución consagra la libertad de conciencia, de culto,  de tránsito, de asociación, de reunión, de expresión e información. En  este  último  caso,  en  su  artículo  49,  numeral  5,  se  establece  que  el  Estado  garantiza  el  acceso  equitativo  y  plural  de  todos  los  sectores  sociales  y  políticos  a  los  medios  de  comunicación  propiedad  del  Estado”.    


10

En adición  a  estas  consideraciones,  es  importante  destacar  que  el  legislador dominicano, al abocarse a conocer de la reforma de la anterior  Constitución,  introdujo  significativos  y  profundos  cambios  en  el  establecimiento  y  reconocimiento  de  las  instituciones  políticas  y  de  los  derechos políticos de los ciudadanos.  Mientras  en  la  anterior  Constitución  se  limitaba  a  establecer,  en  el  Capítulo  de  los  Derechos  Individuales  y  Sociales,  el  derecho  a  la  asociación, la libertad de reunión, la libertad de expresión y difusión del  pensamiento, así como una serie de condicionamientos para el ejercicio  de  estos  derechos  fundamentales,  y  el  artículo  104  que  consagraba  la  libre  organización  de  partidos  y  asociaciones  políticas;  en  la  actual  se  consigna  en  los  artículos  45  y  siguientes,  un  conjunto  de  derechos  y  libertades  que  permiten,  facilitan  y  garantizan  el  ejercicio  de  los  derechos políticos, y se establecen, además, una serie de restricciones, a  fin de proteger estos derechos; convirtiendo así a la Constitución vigente  en un instrumento esencialmente garantista.     En el caso que nos ocupa, en el Capítulo III, bajo el título De los Partidos  Políticos,  artículo  216,  se  constitucionaliza  la  organización  de  los  partidos,  agrupaciones  y  movimientos  políticos  en  la  vía  por  excelencia  que  garantiza  la  participación  de  los  ciudadanos  en  los  procesos  políticos, en el interés de contribuir al fortalecimiento de la democracia.   En  efecto,  en  este  capítulo,  producto  de  la  reforma  constitucional,  se  estableció lo siguiente: 


11

“Artículo 216.­  Partidos  políticos.  La  organización  de  partidos,  agrupaciones  y  movimientos  políticos  es  libre,  con  sujeción  a  los  principios  establecidos  en  esta  Constitución.  Su  conformación  y  funcionamiento  deben  sustentarse  en  el  respeto  a  la  democracia  interna  y  a  la  transparencia,  de  conformidad  con  la  ley.  Sus  fines  esenciales son:  1. Garantizar la participación de ciudadanos y ciudadanas en  los  procesos  políticos  que  contribuyan  al  fortalecimiento  de la democracia;  2. Contribuir,  en  igualdad  de  condiciones,  a  la  formación  y  manifestación  de  la  voluntad  ciudadana,  respetando  el  pluralismo político mediante la propuesta de candidaturas  a los cargos de elección popular;   3. Servir  al  interés  nacional,  al  bienestar  colectivo  y  al  desarrollo integral de la sociedad dominicana”.    Como  se  observa  en  este  articulado,  los  partidos  en  su  conformación  y  funcionamiento deben sustentarse en el respeto a la democracia interna  y  en  la  transparencia.  Y  de  igual  manera  se  añade,  que  esto  debe  ser  hecho de conformidad con la ley; es decir, el legislador tuvo el cuidado de  consagrar en la Constitución, no solamente la existencia de los partidos  políticos;  sino  que  preserva  a  estas  instituciones  en  la  sociedad  dominicana  como  “las  conexiones  políticas”  básicas    para  la  expresión 


12

ciudadana, útiles  para  canalizar  sus  intereses  en  contraposición  de  los  intereses corporativos de sectores y grupos de poder.    Por  demás,  de  la  interpretación  de  este  cuerpo  legal,  se  infiere  que  la  Constitución  de  la  República  le  otorga  a  los  partidos  políticos  la  responsabilidad y el monopolio para la formulación de propuestas a los  cargos  de  elección  popular.  Y  concluye,  en  el  numeral  3  del  mismo,  condicionando  el  accionar  de  estas  instituciones  a  que  presten  un  servicio  al  interés  nacional,  y  que  desempeñen  un  rol  de  consolidación  democrática y de soporte al desarrollo integral de la sociedad.    


13

Funcionamiento del Sistema de Partidos hasta la fecha actual en la   República Dominicana    Nuestro  sistema  electoral  tradicionalmente  se  ha  manejado  bajo  el  concepto  de  participación  abierta,  sin  reglas,  ni  sanciones;  en  pocas  palabras,  los  partidos  políticos  han  preferido,  hasta  ahora,  un  mercado  electoral abierto, sin reglas de competencia.     Precisamente,  a  raíz  de  la  presentación  de  la  propuesta  de  reglamento  presentada  por  la  antigua  Cámara  Administrativa  de  la  anterior  Junta  Central  Electoral,  el  argumento  principal  de  los  partidos  políticos  y  la  sociedad  civil  para  oponerse  a  la  implementación  del  mismo,  fue  la  carencia  de  facultad  constitucional  de  este  órgano  del  Estado  para  reglamentar  el  acceso  a  los  medios  de  comunicación,  y  en  sus  intervenciones, de manera clara, todos los actores del proceso electoral  del año 2008, que fueron los mismos del 2010, prefirieron competir bajo  este  concepto  de  mercado  abierto  y  sin  reglas  de  contienda;  es  decir,  todos los actores que intervinieron en dichos procesos así lo prefirieron,  a contrapelo de la voluntad del órgano rector.     El  dilema  que  se  presenta  de  cara  a  las  elecciones  del  año  2012,  es  determinar  la  voluntad  de  los  actores  políticos  para  someterse  a  reglas 


14

de contienda,  ya  que  hasta  el  momento,  por  un  lado,  las  fuerzas  de  oposición  solo  muestran  interés  en  que  se  reglamente  el  uso  de  los  recursos,  la  propaganda  y  publicidad  estatal  en  el  proceso  electoral,  y  por  otro  lado,  la  coalición  de  gobierno,  sólo  muestra  interés  por  la  reglamentación en la esfera privada. Por esta razón, sostenemos que es  evidente que el sistema de partidos necesita dar un ejemplo de madurez  para avanzar hacia estas reformas, necesarias por demás para su propia  supervivencia.     La Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas que se ha venido discutiendo  en  el  país  por  más  de  una  década,  se  inscribe  en  esa  tendencia.  Esta  propuesta  contiene  importantes  regulaciones  sobre  deberes  y  derechos  de los partidos, democracia interna, elecciones primarias, financiamiento  de  la  política,  participación  de  mujeres  y  jóvenes,  educación  política,  acceso  a  los  medios  de  comunicación,  regulación  de  encuestas,  entre  otros;  que  merecen  ser  objeto  de  un  estudio  atento  para  su  perfeccionamiento y adecuación a la realidad dominicana.    


15

El marco normativo de los partidos políticos en la República Dominicana,  ha  sido  tradicionalmente  insuficiente  y  disperso;  y  no  se  encuentra  en  sintonía  con  el  desarrollo  de  la  vida  interna  en  las  organizaciones  partidarias  y  las  necesidades  de  democratización  a  que  aspiran  los  militantes de las mismas, especialmente las mujeres y los jóvenes.     La experiencia reciente en la supervisión de las elecciones primarias de  los  partidos  políticos,  de  cara  a  las  elecciones  del  2008  y  2010,  demuestra que es necesario un instrumento legal que otorgue a la Junta  Central  Electoral  la  capacidad  suficiente  para  contar  con  un  control  efectivo  sobre  los  diferentes  aspectos  que  caracterizan  un  proceso  electoral  interno.  La  Junta  Central  Electoral  no  está  en  capacidad  de  garantizar  la  equidad  en  la  competencia  intrapartidaria,  si  los  sujetos  partidarios  no  ven  limitadas  sus  actuaciones  por  reglas  que  impidan  el  predominio  del  clientelismo  político  y  la  influencia  excesiva  del  dinero  en la actividad política.   


16

Aunque la  Junta  Central  Electoral  ha  manifestado  su  voluntad  de  promover  controles  en  la  actividad  política,  lo  cual  se  ha  manifestado  más  recientemente  con  la  propuesta  del  Reglamento  sobre  Registro  Contable, es necesario que el sistema político dé un paso más hacia  delante  y  entienda  que  de  no  admitir  regulaciones  mínimas  que  garanticen  un  equilibrio  en  la  actividad  política,  se  corre  un  grave  riesgo de que el sistema de partidos entre en un progresivo proceso  de  deterioro,  que  pondría  seriamente  en  peligro  su  propia  existencia, como ha ocurrido en otras latitudes, y termine afectando  gravemente al sistema democrático dominicano.     La sociedad dominicana y nuestro Estado democrático no resiste el alto  costo de la política, lo cual favorece cada vez más la incursión en ella de  capitales  ilícitos,  de  “outsiders”  y  grupos  de  interés,  que  limitan  un  ejercicio  partidario  comprometido  con  programas  vinculados  a  la  solución estratégica de los problemas nacionales.  El  desencanto  ciudadano  de  la  política  y  los  políticos,  aunque  no  presenta aún las características de otras latitudes de América Latina, es  un fenómeno preocupante que obliga a reflexionar sobre la necesidad de  renovar la acción política, restaurar el compromiso programático de los  actores partidarios y fomentar un ejercicio público fundamentado en la  ética y la transparencia.    


17

Ante esta realidad, los actores políticos deben prestar atención a una de  las  fábulas  que  recoge  Jean  Lafontaine,  en  su  obra  “Fábulas  Escogidas”,  muy  popular,  que  conocemos  como  La  cigarra  y  la  hormiga,  a  fin  de  evitar después sus dirigentes que tener que colocarse en el muro de las  lamentaciones.     A pesar de que la Constitución de la República, en su artículo 96, numeral  4),  confiere  a  esta  institución  el  derecho  a  iniciativa  en  la  formación  de  las  leyes,  y  en  esta  ocasión  la  Junta  Central  Electoral  dispone  de  capacidad constitucional reglamentaria en los temas de su competencia,  voces autorizadas nos aconsejan trabajar para el consenso en torno a las  reformas  políticas  necesarias  que  incluyan  una  Ley  de  Partidos,  y  no  hacer uso de esa prerrogativa reglamentaria; por el contrario, a crear las  condiciones  para  que  se  produzca  un  gran  pacto  social  que  involucre,  fundamentalmente,  a  los  actores  principales  del  sistema  y  a  los  grupos  de ciudadanos interesados.     Aunque  el  tema  de  la  supervisión  de  los  partidos  de  cara  al  proceso  electoral venido está agendado en el Pleno de la Junta Central Electoral, y  no  se  ha  concluido  su  discusión,  puedo  avanzar  que  existe  consenso  al  interior  de  sus  miembros,  de  que  una  supervisión  en  las  actuales  circunstancias sólo es posible si el órgano electoral asume pleno control  de  todas  las  actividades  de  verificación  de  padrón,  escrutinio  y 


18

transmisión, ya  que  solo  así  se  podría  garantizar  la  transparencia,  legalidad y legitimidad de los eventos asamblearios supervisados, o en el  sentido  inverso,  entonces  el  consenso  se  inclina  por  no  ser  parte  de  la  supervisión  de  los  mismos.  Obviamente  sin  desmedro  de  las  puntualizaciones anteriormente formuladas.     La  práctica,  hasta  ahora  ha  demostrado,  que  ninguna  reforma  electoral  ha  prosperado  cuando  es  por  iniciativa  individual  o  unilateral  o  por  imposición  de  los  órganos  reguladores,  sino  que  han  sido  efectivas,  aquellas  reformas  que  fueron  precedidas  de  los  niveles  de  consenso  propio del sistema en que se tenga previsto implementarlas.     Los  conferencistas  y  panelistas  invitados  tienen  una  extraordinaria  oportunidad para tratar los puntos más sensibles y que han generado los  debates  más  álgidos  alrededor  de  esta  normativa,  y  a  tal  efecto,  me  permito  enunciar  los  temas,  que  a  nuestro  entender,  han  generado  mayores niveles de disenso:    1º‐ Se  propone  el  establecimiento  de  un  sistema  de  primarias  para  la  postulación  de  ciudadanos  a  cargos  de  elección  popular  o  a  puestos  de  elección  para  autoridades  partidarias. Se discute si las primarias deben ser simultáneas, en 


19

un mismo día, o si se deja a opción de los partidos con un tiempo  límite,  pero  no  simultáneas.  Algunos  actores  sugieren  que  debe  ser opcional, e incluso algunos proponen las convenciones como  mecanismos  de  postulación  a  cargos  públicos  y  de  dirección  partidaria.  2º‐ Se  analiza  la  viabilidad  de  que  el  órgano  rector  ejerza  la  función  de  vigilancia  y  supervisión  de  los  procesos  de  primarias  o  convenciones  de  los  partidos.  Algunos  entienden  que  el  órgano  electoral  no  debería  inmiscuirse  en  este  tipo  de  actividad;  otros  se  pronuncian  a  favor  de  su  participación,  en  atención a la fragilidad del arbitraje en los partidos.  3º‐ Se  propone  la  definición  de  un  padrón  o  listado  de  ciudadanos  con  derecho  a  concurrir  a  estas  primarias.  Se   discute si debe ser un padrón abierto, semi‐abierto o un padrón  de militantes partidarios cerrado. 


20

4º‐ Algunos sectores  proponen  el  aumento  del  umbral  para  la  obtención  del  reconocimiento  por  parte  de  los  partidos  y  para  la  conservación  de  su  personería  jurídica  y  reconocimiento.  Otros    sugieren  que  los  partidos  deben  concurrir  obligatoriamente  por  separado  cada  determinada  cantidad de elecciones; otros sectores lo rechazan, alegando que  limitaría  el  ejercicio  de  los  derechos  ciudadanos,  y  que  esto  conduciría  al  establecimiento  de  un  sistema  bipartidista,  restringiendo los derechos de la minoría  5º‐ Se propone establecer restricciones a la fijación de cuotas de  reserva  por  las  cúpulas  partidarias  para  cargos  de  elección  popular o para cargos de elección partidaria. Otros entienden  que esto debe reservarse a la autonomía contractual establecida  en los estatutos de los partidos.   6º‐ Algunos  actores  propugnan    por  permitir,  mediante  la  libertad  contractual,  que  se  establezcan  reglas  de  competencia  internas,  que  impliquen  el  establecimiento  de  cobro de cuotas por derecho a ser candidato. Los sectores que  adversan  esta  opinión,  alegan  que  se  viola  un  derecho  constitucional  de  elegir  y  ser  elegido,  y  el  propio  mandato  del  artículo  216,  en  sus  numerales  primero,  segundo  y  que  se  envilece la política.   


21

7º‐ Sobre el financiamiento: se propone la reglamentación del uso  del financiamiento público que reciben los partidos, destacándose  su actual forma de distribución, no equitativa, por no destinarse  los recursos en proporción adecuada a los partidos.     8º‐ Se  sugiere  la  limitación  al  financiamiento  de  carácter  privado, estableciendo porcentajes obligatorios para el gasto en  actividades  por  mandato  de  la  ley,  en  las  esferas  de  educación,  organización, desarrollo y gastos operativos    9º‐ Se propone que el financiamiento de las primarias provenga  del financiamiento público otorgado a los partidos. Sobre este  particular,  algunos  sectores  de  la  sociedad  civil  cuestionan  el  financiamiento  de  la  actividad  política;  algunos  actores  del  sistema  político  propugnan  por  que  el  financiamiento  de  las  primarias también sea subsidiado por el Estado.      10º‐ Por  otro  lado,  algunos  actores  proponen  la  definición  y  conceptualización del transfuguismo y el establecimiento de  sanciones  de  esa  práctica  en  la  República  Dominicana.  Algunos  actores  sugieren  que  un  ciudadano  que  participó  en  las 


22

elecciones internas de un partido, no pueda ser postulado por un  partido contrario en el proceso electoral  de que se trate, a menos  que sea en alianza o coalición. Otros sugieren que una vez electo,  si se produjera el abandono del partido por el candidato ganador  una  vez  electo,  que  éste  debe  abandonar  el  cargo  y  dejarlo  a  disposición del partido que lo postuló.  11º­

Se propone  el  establecimiento  de  un  sistema  contable  y 

de rendición  de  cuentas  de  los  partidos,  que  permita  constatar los ingresos, el origen, uso y destino de los mismos.     A  grandes  rasgos,  estos  son  los  temas  más  sensibles  que  proponemos  sean abordados a profundidad en el curso de los dos días de conferencias  y paneles, para que de estos análisis y discusiones los partidos políticos y  la  sociedad  en  su  conjunto  puedan  articular  mecanismos  que  contribuyan  a  la  conformación  de  una  verdadera  Ley  de  Partidos  Políticos  que  viabilice  la  participación  de  los  ciudadanos  y  la  transparencia  democrática  del  accionar  y  funcionamiento  de  los  partidos.     Quiero  concluir  esta  intervención  con  una  frase  célebre  de  Tales  de  Mileto:  “La  esperanza  es  el  único  bien  común  a  todos  los  hombres,  los que todo lo han perdido la poseen aún”. 


Dr. Roberto Rosario Márquez  Presidente Junta Central Electoral 

  Santo Domingo, República Dominicana  Enero del 2011    

23

http://www.jce.gob.do/Portals/0/Publicaciones/Seminario%20Partidos%20Pol%C3%ADticos/Discurso%20Dr.%2  

http://www.jce.gob.do/Portals/0/Publicaciones/Seminario%20Partidos%20Pol%C3%ADticos/Discurso%20Dr.%20Roberto%20Rosario%20M%C3%A1rquez.pdf

Advertisement