Issuu on Google+

 “MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y ELECCIONES”.  Dr. Roberto Rosario Márquez  Presidente Junta Central Electoral 

                Sirvan las primeras líneas de este trabajo para evocar una obra que ha sido traducida a  varios idiomas, y que aún siendo publicada en el año 1647, conserva en su contenido la  sabia que la prohijó. Se trata de la obra “Oráculo Manual y Arte de Prudencia”, de la  autoría de Baltasar Gracián.     En  una  de  sus  reflexiones,  el  autor  se  expresa  de  la  siguiente  manera:  “Suele  ser  pesado  el  hombre  de  un  solo  asunto  y  el  que  habla  de  un  solo  tema.  La  brevedad  agrada y es útil: gana por lo cortés lo que pierde por lo corto. Lo bueno, si breve, dos  veces  bueno…”.  Y  continúa  señalando  “el  discreto  debe  evitar  molestar,  y  mucho  menos  a  grandes  personajes,  que  viven  muy ocupados,  y  sería  peor  irritar  a  uno  de  ellos que al resto del mundo. Lo bien dicho en seguida se dice”.    En función de esta premisa, trataré de valerme de este consejo al abordar la relación  que se da entre el ciudadano, los medios de comunicación y las elecciones, de cara a la  nueva situación que se presenta en nuestro país a principio de este siglo y milenio, y  con ello motivar la reflexión, el diálogo y la acción de todos y todas los que se sientan  identificados con estos temas.   

1


La República Dominicana se encuentra en un momento propicio para los cambios, se  siente y se vive un ambiente de reformas. El Estado mismo ha sido conmovido en su  estructura normativa por la aprobación de un nuevo orden constitucional que rediseñó  el  ejercicio  de  la  función  pública  y  cuyas  consecuencias  en  el  comportamiento  ciudadano y en la cultura política dominicana aún no se alcanza comprender.     La  historia  de  las  reformas  de  la  época  post‐trujillista,  estaban  reducidas  a  aspectos  puntuales y coyunturales que reflejaban el interés de grupos o fuerzas sociales que así  lo demandaran, ya se tratara de reformas constitucionales o mediante la creación de  leyes  adjetivas,  fueren  éstas  consensuadas  o  producto  de  decisiones  unilaterales  de  algún grupo de poder. En nuestro país, como en una buena parte de las naciones de  América  Latina,  las  reformas  la  mayoría  de  las  veces  se  limitaban  al  ámbito  estrictamente electoral.     Por  vez  primera  la  sociedad  dominicana  se  abocó  a  una  reforma  integral  de  la  Carta  Sustantiva;  como  consecuencia  de  esto,  se  crearon  nuevos  órganos,    se  constitucionalizaron  otras  instituciones  y  se  rediseñó  todo  el  ordenamiento  jurídico  institucional  del  Estado,  disponiendo,  entre  otras  cosas,    la  obligatoriedad  de  la  adaptación de las leyes orgánicas de todos los órganos constitucionales y organismos  autónomos  descentralizados  y  centralizados  de  la  Administración  Pública  en  un  período relativamente corto.     2


Se destacan, dentro de estas transformaciones, la redefinición de la función electoral,  estableciéndose  una  Junta  Central    Electoral  para  los  asuntos  de  carácter  administrativo,  la  organización  de  los  procesos  electorales  y  de  los  mecanismos  de  participación  popular,  la  asignación  constitucional  de  las  políticas  de  identidad  en  el  ámbito del Registro Civil, la Cédula de Identidad, y un Tribunal Superior Electoral para  juzgar  y  decidir  respecto  de  los  asuntos  de  carácter  contencioso  electoral,  el  establecimiento del referéndum como mecanismo de consulta, la creación del Tribunal  Constitucional,  la  inclusión  del  Defensor  del  Pueblo  como  autoridad  pública  y  el  rediseño  del  Poder  Judicial  en  sus  órganos  de  gobierno  y  funciones.  Se  redimensionaron los derechos y deberes ciudadanos, introduciendo como novedad la  posibilidad  de  participación  política  ciudadana,  a  través  de  mecanismos  directos  creados al efecto.     Se  otorgó  a  la  Junta  Central  Electoral,  en  su  artículo  212,  capacidad  reglamentaria  en  los  asuntos  de  su  competencia,  sobre  todo,  puso  a  su  cargo  el  velar  porque  “los  procesos electorales se realicen con sujeción a los principios de libertad y equidad en  el  desarrollo  de  las  campañas…”,  así  como  “los  tiempos  y  límites  en  los  gastos  de  campaña…” y “garantizar el acceso igualitario a los medios de comunicación”.    De su parte, en el artículo 22, se consagran los derechos de ciudadanía, destacándose  el  de  elegir,  ser  elegido  y  decidir  sobre  los  asuntos  que  se  le  sometan  mediante  referéndum.   3


Se  establecen  como  derechos  fundamentales  el  derecho  a  la  igualdad,  que  como  consecuencia de los mismos, condena todo privilegio y el Estado se obliga a promover  la  existencia  de  condiciones  jurídicas  y  administrativas  para  la  concreción  efectiva  y  real  de  esta  igualdad,  la  prevención  de  cualquier  medida  de  discriminación,  marginalidad  y  exclusión,  además  de  la  obligatoriedad  de  promover  el  equilibrio  de  mujeres y hombres en las candidaturas a cargos de elección popular.      Esta  misma  Constitución  consagra  la  libertad  de  conciencia,  de  culto,  de  tránsito,  de  asociación, de reunión, de expresión e información. En este último caso, en su artículo  49,  numeral  5,  se  establece  que  el  Estado  garantiza  el  acceso  equitativo  y  plural  de  todos  los  sectores  sociales  y  políticos  a  los  medios  de  comunicación  propiedad  del  Estado.     De  igual  manera,  se  establece  el  derecho  de  propiedad,  aunque  indica  que  “la  propiedad tiene una función social que implica obligación”, y en el Capítulo II, la Carta  Sustantiva  garantiza  estos  derechos  fundamentales  frente  a  los  sujetos  obligados  o  deudores de los mismos, y dispone que los poderes públicos deben a su vez garantizar  su efectividad.    

4


Los  derechos  anteriormente  enunciados  en  su  mayoría  constituyen  derechos,  que  vistos desde la esfera individual, los consideramos derechos civiles que se encuentran  protegidos, identificados y reconocidos como derechos de primera generación.     Como su nombre lo indica, los derechos civiles son inherentes a la persona, propios de  su  condición  humana;  en  tanto  que,  desde  el  ángulo  de  la  segunda  clasificación,  nos  estamos refiriendo al sujeto activo, que como ciudadano ejerce su derecho como tal,  participa activamente en todas las instituciones del Estado en el amplio sentido de la  palabra,  es  parte  de  la  res  publicae,  entendiendo  participación  como  un  concepto  amplio  que  desborda  el  ámbito  exclusivo  de  la  elección  y  que  le  hace  parte  del  conglomerado  social  que  permite  la  concreción  de  los  derechos  de  soberanía,  derechos  éstos  que  se  ejercen  sin  restricciones,  más  que  aquellas  que  consigna  la  propia Constitución, al establecer la causa de pérdida o suspensión de los mismos en  las situaciones definidas en la propia Carta Magna.     Como todos sabemos, estos derechos de primera generación son oponibles al Estado,  bajo  ningún  pretexto  los  órganos  de  gobierno  pueden  disminuir,  limitar  o  impedir  el  ejercicio  de  los  mismos.  De  su  parte,  los  derechos  de  segunda  y  tercera  generación  pueden ser exigibles; en todo caso, existe un orden de responsabilidad jurídica y moral  que obliga a la conducta del hombre y la mujer en sociedad, siendo uno de los deberes  esenciales  del  ciudadano  el  de  acatar,  cumplir  las  leyes,  obedecer  a  las  autoridades  establecidas, velar por el fortalecimiento y calidad de la democracia, entre otros.   5


Como  hemos  indicado,  igualmente  el  ciudadano  tiene  derecho  a  la  información  sin  límites, acceso libre a las fuentes, la cláusula de conciencia y el derecho de propiedad  con todas sus consecuencias.     Obviamente,  para  los  fines  electorales,  los  derechos  consignados  en  el  artículo  precitado  y  el  51  de  la  Carta  Magna,  obligan  a  quienes  los  ejerzan  a  garantizar,  en  el  caso del Estado, acceso equitativo y plural de sectores sociales y políticos y a cumplir  con la función social que implica el derecho al goce y disfrute de los bienes públicos.  Asimismo, “los medios de comunicación social, públicos y privados, deben contribuir  con la formación ciudadana”.    Los  derechos  fundamentales  conducen  a  la  creación  de  condiciones  para  la  participación  ciudadana  o  el  ejercicio  del  sufragio,  que  no  es  más  que  la  libertad  que  poseen  los  mismos  a  expresar  su  voluntad  al  momento  de  tomar  decisión  sobre  los  asuntos  públicos,  ya  sea  en  el  ejercicio  del  sufragio  para  elegir,  para  consultar,  para  aprobar, revocar; en fin, el ejercicio directo de su derecho, con consecuencias jurídicas.  En  todo  caso  el  ejercicio  del  sufragio  tiene  las  limitaciones  propias  de  la  ley,  tan  mínimas que son imperceptibles en el curso democrático de cualquier nación.     En el año 1948, se hizo constar en la Declaración Universal de los Derechos Humanos  que  la  base  de  sustentación  de  la  autoridad  pública  lo  constituye,  la  realización  de  6


elecciones  libres,  y  en  consecuencia,  el  ejercicio  del  sufragio  en  condiciones  de  igualdad y de accesibilidad a los cargos públicos.     Para  hacer  posible  el  ejercicio  del  sufragio  en  condiciones  óptimas  se  necesita  la  existencia de un sistema electoral, que en sentido general, requiere de la configuración  de  los  siguientes  elementos:  El  elector,  como  el  actor  y  beneficiario  directo  de  este  sistema en cuanto al ejercicio ciudadano; el ciudadano postulado a la función pública  en  disputa  o  en  contienda;  el  acto  mismo  de  votación;  así  como  el  proceso  final  de  escrutinio y cómputo electoral, para concluir con la asignación de cargos.     De su parte, se requieren mecanismos de supervisión y fiscalización que determinen si  estos procesos llevados a cabo se efectúan en un marco de libertades y se realizan con  las  garantías  que  deben  rodear  cada  elección,  en  cuyo  caso  pudiéramos  confirmar  si  efectivamente la designación obedece a un verdadero acto de voluntad ciudadana.    Solo en estos casos se puede afirmar, que la autonomía de la voluntad descansa en el  pueblo, que ésta se ejerce de manera permanente y estable, que a los ciudadanos se  les  garantiza  el  derecho  a  la  alternancia  en  el  ejercicio  de  la  función  pública.  Estas  características  distinguen  a  la  democracia  liberal  o  democracia  representativa  de  las  monarquías, las dictaduras y otros regímenes.     Se consideran características necesarias de las democracias liberales:  7


¾ El voto universal  ¾ La realización de elecciones en períodos regulares y estables  ¾ La pluralidad de ofertas electorales  ¾ La libertad de asociación y participación  ¾ El respeto a la libre expresión y difusión del pensamiento  ¾ La  garantía  de  la  libre  emisión  del  voto,  del  ejercicio  secreto  del  mismo  y  el  conteo de la votación emitida   ¾ La  existencia  de  un  órgano  que  administre  y  regule  y  un  órgano  que  juzgue  y  aplique la justicia electoral  ¾ La garantía de los derechos de igualdad y equidad en la contienda  ¾ Y  finalmente  la  neutralidad  de  los órganos  de  gobierno  en  la  organización  del  proceso electoral    La concurrencia de estas características en los procesos electorales que se desarrollen  en las democracias, permiten determinar si los dignatarios que resulten electos en los  mismos reúnen las condiciones de legalidad y legitimidad requeridas.     La legalidad viene determinada porque éstos procesos se hayan efectuado en apego a  la normativa que los instituye, y que de igual manera, los dignatarios electos, sean el  resultado de una contienda donde hayan estado presentes los principios citados, sobre 

8


todo, que haya pluralidad de medios y de opinión, pluralidad de ofertas e igualdad de  oportunidades.    Con frecuencia se plantea que la legitimidad de origen es esencial para la gobernanza.  Por su parte, se consideran ilegítimos los dignatarios resultantes de los procesos en los  cuales no confluyan las características antes enunciadas, en donde no exista pluralidad  de contendientes y no se garantice la equidad de los actores de la contienda, es decir,  que  no  haya  correspondencia  solamente  en  la  ley,  sino  en  el  espíritu  y  los  principios  generales de ética, razonabilidad, equidad, y que prevalezcan los valores morales que  siempre  están  en  una  posición  más  elevada.  Lo  ideal  es  que  legalidad  y  legitimidad  confluyan en un mismo proceso. En su acepción más reciente, ya no sólo se demanda  legitimidad  de  origen,  sino  que  también  se  requiere  legitimidad  de  ejercicio  y  resultados permanentes.     De  manera  regular  se  asocia  el  porcentaje  de  concurrentes  en  relación  al  listado  general  de  votantes  con  el  tema  de  la  legitimidad,  entendiendo  algunos,  que  los  procesos que carezcan de un porcentaje de participación de por lo menos el cincuenta  por  ciento  (50%)  de  los  inscritos  en  el  registro  de  votantes  poseen  una  legitimidad  frágil, por la carencia de una base sólida de participación de la ciudadanía.     En  las  llamadas  democracias  electorales,  la  actividad  política  en  su  conjunto,  se  ha  transformado  como  consecuencia  de  la  irrupción  de  un  nuevo  actor  en  los  procesos  9


electorales, que no constituye una opción per se, pero que con frecuencia se coloca al  lado de uno u otro de los contendientes e influye de manera decisiva en la orientación  del ciudadano.     Nuestras sociedades se caracterizan por una presencia cada vez más amplia de medios  de  comunicación,  los  cuales,  en  el  sentido  político,  se  contraen  a  facilitar  todas  las  formas  de  comunicación  rápida  por  vía  oral  o  electrónica,  radial  o  televisada  que  permite que los ciudadanos, a través de estos medios, presenten sus ideas y opiniones  sin ningún tipo de limitación.    La irrupción de los medios de comunicación en la escena política, rompió los hábitos y  costumbres  de  este  ambiente  y  se  convirtió  en  un  instrumento  eficiente  que  los  liga  indisolublemente al espacio político.    En  algunas  sociedades,  como  México,  Chile,  Colombia  y  Estados  Unidos,  se  ha  recurrido  a  la  regulación  legislativa,  poniendo  a  cargo  de  las  instancias  con  facultad  legal para hacerlo, la administración de los tiempos y los espacios, tanto en el sector  público,  como  privado,  para  el  manejo  de  la  información  partidaria  en  los  procesos  electorales.     En efecto, la democracia mexicana ha sido considerada como uno de los modelos a ser  tenidos  en  cuenta  en  materia  de  administración  de  la  participación  política  con  fines  10


informativos en los períodos de pre‐campaña y campaña electoral, en ese tenor, en la  reforma  electoral  del  año  2008  en  la    Constitución  Política  de  los  Estados  Unidos  Mexicanos  se  produjo  una  modificación  y  se  crearon  nuevas  reglas  en  el  Código  Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales.     Uno  de  los  aspectos  centrales  de  la  reforma,  consistió  en  redefinir  el  modelo  de  comunicación  entre  la  sociedad  y  los  partidos  políticos.  Esta  reforma  amplió  sustancialmente la atribución de la autoridad electoral en la materia e introdujo reglas  nuevas para que los políticos puedan acceder a los medios de comunicación de mayor  impacto  social,  y  a  su  vez,  estableció  un  régimen  de  sanciones  que  garantizara  el  cumplimiento de estas nuevas reglas.    Las  modificaciones  introducidas  al  Código  de  Instituciones  y  Procedimientos  Electorales  transfieren  al  Instituto  Federal  Electoral  (IFE)  recursos  presupuestarios,  técnicos,  humanos  y  materiales  que  le  permiten  poder  cumplir  con  las  funciones  asignadas  y  reglamentarlas,  a  su  vez,  establece  esta  reforma  el  tiempo  de  que  disponen las propias autoridades electorales para difundir sus mensajes.     En todo caso esta nueva normativa, aunque establece que los partidos políticos tienen  el  derecho  al  uso  de  tiempo  ininterrumpido  para  transmitir  sus  mensajes,  establece  que  sólo  pueden  hacerlo  en  la  radio  y  la  televisión,  a  través  de  las  instituciones  establecidas al respecto.  11


Mediante  esta  reforma,  se  prohibió  a  precandidatos,  candidatos,  dirigentes  de  partidos, organismos de la sociedad civil, contratar directamente en radio y televisión  espacios publicitarios con fines electorales, así como la contratación para difusión en el  territorio nacional de propaganda contratada en el extranjero.     Como parte de esta norma, en el período electoral toda la comunicación social, radial y  televisiva, a excepción de la referida a los servicios necesarios, colocada por el Estado a  través  de  sus  diferentes  instituciones,  se  suspende,  es  decir,  no  puede  colocarse  propaganda  o  publicidad  de  instituciones  gubernamentales,  con  las  excepciones  indicadas;  por  ejemplo,  un  mensaje  contra  el  dengue  o  el  cólera,  no  puede  suspenderse.     Se  establecen  pautas  por  períodos  de  tiempo  definido  que  serán  atribuidas  a  los  partidos,  de  conformidad  con  una  reglamentación  que  cada  cierto  tiempo  emitirá  el  órgano constitucionalmente establecido para estos fines.     Otra de las democracias que ha definido la forma de acceder de los partidos políticos a  los medios de comunicación masiva es la República de Chile, que limita la propaganda  electoral  para  prensa  y  radio  en  el  ámbito  congresual  y  municipal  a  quince  (15)  días  antes de las elecciones y cuarenta y cinco (45) días para la elección presidencial.      12


Desde  el  año  1970  la  legislación  chilena  estableció  como  obligación  de  las  empresas  concesionarias  de  señales  de  televisión,  ceder  espacios  gratuitos  por  períodos  de  tiempo definidos a los partidos y candidatos hasta tres (3) días antes a la realización de  una  elección  popular  o  plebiscito,  en  cuyo  caso  se  conceden  treinta  (30)  minutos  diarios en total, y cuarenta (40) cuando se tratara de elecciones conjuntas.     La  legislación  fue  modificada  en  el  año  1986,  como  consecuencia  del  proceso  de  privatización  de  la  propiedad  sobre  los  medios,  pero  conservando,  en  su  esencia,  la  franja  electoral  gratuita  a  estos  mismos  fines  y  bajo  los  mismos  criterios  de  la  legislación del 1970.     Estos  espacios  de  tiempo  deben  ser  igualmente  concedidos  a  cada  uno  de  los  candidatos postulados a la presidencia de la  República.   En el caso de las elecciones  congresionales la pauta se entrega a cada uno de los partidos.     En  el  caso  chileno  es  importante  destacar  que  se  permite  la  contratación  directa  de  propaganda electoral limitada en la prensa escrita y radioemisoras, aunque se prohíbe  la  discriminación  tarifaria;  se  instituyó  el  Consejo  Nacional  de  Radio  y  Televisión  para  intervenir en la distribución del tiempo o espacio político, en caso de discrepancia.     Como se observa, en ambos Estados existe una tradición de regulación y control en el  acceso a los medios de comunicación, en interés de garantizar la igualdad y la equidad  13


en  la  competencia  electoral,  sin  que  esto  en  modo  alguno  restrinja  o  limite  los  derechos de propiedad y de expresión y difusión del pensamiento también establecido  en  su  Constitución.  Igual  ocurre  en  otras  sociedades  de  Europa  y  América  Latina  en  esta materia.     Se  entiende  que  los  medios  deben  considerarse  como  “promotores  del  interés  público”. En ese sentido, la Constitución de la República Dominicana establece como  un deber de los medios públicos y privados “el contribuir a la formación ciudadana”, y  a  los  propietarios  de  los  mismos,  les  asigna  “una  función  social  que  implica  obligación”,  a  la  vez  que  pone  en  manos  de  la  ley  garantizar  el  acceso  equitativo  de  todos los sectores políticos y sociales a éstos.    En  otro  orden  de  ideas,  es  conveniente  observar  otro  de  los  componentes  del  tema  que nos ocupa, se relaciona con una nueva modalidad de comportamiento mediático,  es  un  fantasma  que  nos  ha  desvirtuado  en  muchos  casos  de  los  senderos  validos  y  justos,  sobre  todo  en  contiendas  electorales,  este  fenómeno  se  ha  dado  en  llamar:  “Rumorología”.     Para  identificarle,  y  medir  sus  efectos  y  consecuencias,  podríamos  realizar  algunas  interrogantes, y en sus respuestas encontraremos la magnitud de su impacto en la era  de  la  información  que  hoy  nos  acoge.  ¿Cómo  son  difundidas  calumnias,  mentiras  y   falsedades  en  Internet?  ¿Por  qué  una  misma  historia,  o  un  mismo  hecho  irreal  se  14


transportan  por  Internet  generando  credibilidad  en  un  grupo  de  personas  y  en  otras  incredulidad  y anulación?     Hoy requerimos hacer valer la necesidad de protegernos de los efectos perniciosos de  los falsos rumores que en ocasiones acompañan a la libertad de prensa y de opinión.  Para  darnos  cuenta  de  los  efectos  de  esta  modalidad,  traigo  a  colación  la  situación  presentada  en  las  pasadas  elecciones  en  la  República  de  Colombia,  donde  el  actual  Presidente,  entonces  candidato  Juan  Manuel  Santos,  fue  acusado  de  contratar  los  servicios de un intelectual especializado en la materia, autor de un libro que circula por  estos días y que ha creado amplios focos de debate en torno al tema. En el caso del  proceso electoral colombiano fue motivo de disputa permanente entre los principales  candidatos el tema “juego amañado del rumor” como forma de debilitar al adversario.     Claramente no se suele asociar el rumor con una estrategia como la de ponerse todos  en  contra  de  alguien,  por  lo  general  el  rumor  nos  remite  a  chisme  o  esculcar  la  vida  privada de una persona para desprestigiarla, pero Cass Sunstein, estratega del “rumor  electoral”,  fue  contundente  al  afirmar,  que  hay  dos  formas  válidas  de  difundir  rumores:  por  cascadas  y  por  polarización,  es  a  este  último  tipo  que  obedeció  el  desempeño  de  Santos,  ganando  al  candidato  del  Partido  Verde    Antanas  Mockus,  favorecido  en  algunos  momentos  de  la  campaña  por  las  encuestas,  que  no  pudieron  predecir  lo  que  ocurriría  con  los  altos  niveles  de  manipulación  mediática  del  proceso 

15


por  parte  del  equipo  de  Santos,  quien  no  negó  públicamente  la  veracidad  de  la  denuncia sobre la contratación de un profesional en la materia, más bien lo justificó.    En  el  caso  dominicano  existen,  sin  lugar  a  dudas,  varios  ejemplos  en  diferentes  procesos y coyunturas históricas, que permiten apreciar la magnitud de estos mismos  procederes  por  parte  de  organizaciones  y  actores  del  sistema  político,  que  dependiendo de sus niveles de involucramiento  dentro del proceso, no esconden sus  actos  de  manipulación,  basados  en  los  rumores  para  desacreditar  y  descalificar a  sus  contendientes, y de igual manera, influenciar a la opinión pública nacional en el afán de  debilitar  y  desmembrar  a  las  estructuras  encargadas  de  rectorar  los  procesos  y  a  las  personas que responsablemente las representan.  El mismo Cass Sunstein, busca cierto  alivio para tan dramático mal, cuando afirma: “es muy importante algún tipo de efecto  disuasivo  en  los  rumores  perjudiciales,  no  sólo  para  proteger  a  la  gente  de  la  negligencia,  la  crueldad  y  el  daño  injustificado  contra  su  reputación,  sino  también  para garantizar el funcionamiento correcto de la propia democracia”.    No  cabe  dudas  entonces,  luego  de  observar  estos  contextos,  que  lo  ideal  es  que  los  medios  de  comunicación  públicos  y  privados  expresen  la  realidad  y  pluralidad  de  la  contienda,  abriendo  las  puertas  a  la  diversidad  que  representa  el  Estado  social  y  democrático de derecho que en este caso se llama República Dominicana.   

16


Como  parte  de  la  influencia  cada  vez  mayor  de  los  medios  de  comunicación  en  el  proceso,  se  han  introducido  técnicas  de  medición  de  la  realidad  del  momento  utilizando  instrumentos  de  opinión,  denominados  encuestas,  usándola  como  instrumento  de  trabajo,  defendiendo  sus  resultados  en  tiempo  y  espacio  de  manera  conveniente a través de los propios medios.    Aunque  una  de  las  funciones  más  relevantes  que  realizan  y  tienen  a  su  cargo  los  partidos políticos en la campaña electoral es la de ofrecer información veraz y objetiva  a los ciudadanos en el proceso electoral, en el sentido de que dispongan de la mayor  cantidad de información posible para la adopción de una decisión racional, tal como lo  consagra  el  artículo  49  de  la  Constitución  de  la  República,  en  su  numeral  1,  estos  actores, en su interés de incidir en el electorado, recurren a estas técnicas sin ningún  tipo de control, ni limitación; por esa razón se afirma que los medios de comunicación  y los partidos ejercen una influencia mediática sobre el electorado.    En  un  encuentro  internacional  sobre  Administración  de  Procesos  Electorales,  se  plantearon los siguientes criterios con relación al rol de los medios de comunicación en  los procesos electorales. Citamos:     “En  general,  ha  existido  consenso  en  el  impacto  que  la  revolución  tecnológica  ha  generado en los medios de comunicación, y a través de estos en la representatividad  y la participación política, en los que se expresan debates y diferencias entre aquellos  que perciben a los medios en su actual expresión como inhibidores absolutos de los  17


procesos de representación política”, y otros entienden que esto plantea “un fuerte  desafío y al mismo tiempo una oportunidad. De tal manera que haya una articulación  de  regulaciones  democráticas  con  incremento  de  la  capacitación  y  participación  ciudadana  y  el  uso  democratizador  que  también  la  tecnología  digital  y  la  comunicación ofrecen”.     En el ámbito de la comunidad internacional de órganos electorales se reconoce que no  existe “democracia sin comunicación”, al extremo de que en algunos lugares se habla  de “mediocracia”. En nuestro caso, hemos visto una transición de actores y dirigentes  políticos en “actores para los medios” y “actores en los medios”.    No  obstante,  en  estas  reflexiones  se  insiste  que  los  medios  no  son  el  factor  que  construye la opinión pública, sino uno de ellos, que no siempre  quien invierte más es  quien  triunfa,  que  ciertamente  los  medios  influyen,  pero  no  definen,  aunque  obviamente quien menos accede a ellos, menos posibilidades de triunfo posee.      En  esta  discusión  teórica  se  plantea  que  nos  encontramos  frente  a un  nuevo  tipo  de  democracia y que los riesgos de la “sondeocracia” o la “mediocracia” no deberían ser  afrontados  con  menos  democracia  y  más  regulaciones  autoritarias,  sino  con  más  debates  públicos  y  más  ejercicios  participativos,  fortaleciendo  la  ciudadanización,  recurriendo  a  otros  circuitos  de  comunicación,  al  pluralismo  comunicativo  y  transparentando la legislación al respecto para evitar la monopolización de los medios.  18


A  todas  estas  consideraciones  debemos  agregar  que  en  la  República  Dominicana,  no  existe una legislación suficientemente explícita que regule el comportamiento  de los  gobiernos con relación al uso de los medios, y mucho menos, una legislación específica  que regule a los medios mismos, de tal manera, que se preserven en los procesos los  principios  consagrados  en  los  artículos  19  y  21  de  la  Declaración  Universal  de  los  Derechos Humanos, adoptada por las Naciones Unidas en el año 1948.    Necesitamos de medios socialmente comprometidos, o como diría la Conferencia del  Episcopado  Dominicano,  en  sus  46  temas  básicos  sobre  las  elecciones,  “que  los  medios  de  comunicación  ayuden  a  serenar  el  ambiente  y  en  modo  alguno  sean  instrumento de su deterioro”, de tal manera, que ejerzan la función de seguimiento a  las políticas públicas y ayuden a los ciudadanos con la información ofrecida a realizar  una elección con conocimientos efectivos y reales.    Por  otro  lado,  los  gobiernos  de  turno  deben  respaldar  y  estimular  este  comportamiento socialmente comprometido de los medios en el proceso.     Un  estudio  patrocinado  por  la  Agencia  de  los  Estados  Unidos  para  el  Desarrollo  Internacional (USAID) en la República Dominicana, determinó que para el año 2010 los  medios de comunicación figuraban con un setenta y dos punto ocho por ciento (72.8%)  de  confianza  en  las  instituciones  dominicanas,  seguidos  de  otras  instituciones  no  19


estatales, siendo la Presidencia de la República y la Junta Central Electoral, ambas con  un  sesenta  y  un  por  ciento  (61%),  las  dos  instituciones  públicas  con  mayor  nivel  de  confianza.    Otro  elemento  que  aporta  luz  sobre  el  tema,  se  enmarca  en  los  resultados  de  una  encuesta  electoral,  realizada  por  el  Observatorio  de  Comportamiento  Político  y  Opinión  Pública,  de  la  Escuela  Nacional  de  Formación  Electoral  y  del  Estado  Civil,  institución  académica  de  la  Junta  Central  Electoral  y  que  contó  con  el  respaldo  del  “Proyecto de Apoyo al proceso de Modernización del Sistema de Partidos Políticos en  la  República  Dominicana”,  que  coordinan  la  AECID  y  el  PNUD  (Abril‐Junio  2010).  La  misma arrojó los siguientes datos: 

20


Seguimiento  de  la  campaña  política.  Abril‐Junio  20010.  Base:  Total  entrevistados  (1,207). Pregunta formulada: ¿Con qué interés ha seguido la pasada campaña electoral?        

26%

Con mucho interés

 

11% Con bastante interés

33% Con poco interés

Con ningún interés

21


Frecuencia de seguimiento de la campaña política según medio de información. Abril‐ Junio  2010. %  ‐  Base:  Total  entrevistados  (1,207).  Pregunta  formulada:  ¿Durante  la  campaña  electoral  me  podría  decir  con  qué  frecuencia  ha  seguido  la  información  política a través de….?     

18% 40% 63%

10% 3% 11%

19%

10%

11%

6% 6% 3% 9%

7%

Con menos frecuencia Una vez a la semana 2-3 veces a la semana

6% 14%

Nunca

4-6 veces a la semana Todos los días

49%

18%

Periódicos Radio Televisión

22


Si escucharon información electoral por radio durante la pasada campaña electoral.  Junio 2010. Base: Entrevistados que escucharon información electoral por radio por lo  menos  una  vez  a  la  semana  durante  la  pasada  campaña  electoral  (499).  Pregunta  formulada: Durante la pasada campaña electoral, ¿Escuchó usted información electoral  (boletines informativos, noticias, programas políticos, etc.) en alguna emisora?                           

95%

5%

No

 

23


Si  vieron  informativos,  noticiarios  o  programas  políticos  por  TV  durante  la  pasada  campaña  electoral.  Junio  2010.  Base:  Entrevistados  que  vieron  informativos,  noticiarios  o  programas  políticos  por  lo  menos  una  vez  a  la  semana  durante  la  pasada  campaña  electoral  (876).  Pregunta  formulada:  ¿Durante  la  pasada  campaña electoral, ¿vio algún informativo, noticiario o programa político de televisión?   

97%

3%

Sí No

24


De igual modo, les propongo observar con detenimiento algunos datos que nos facilita  el Barómetro de Las Américas, estudio permanente, con encuestas bienales realizadas  por el Programa de democracia y Gobierno de la Agencia de los Estados unidos para el  Desarrollo  Internacional  (USAID),  en  la  correspondiente  al  año  2010,  podemos  encontrar los siguientes elementos:    Confianza en las instituciones dominicanas, 2010    Medios de Comunicación Iglesia Católica Juntas de vecinos Iglesias Evangélicas Presidente Tribunal Electoral Fuerzas Armadas Gobierno Nacional Organizaciones empresariales Elecciones Congreso Suprema Corte Policía Partidos Políticos .

72.8 69.7 64.4 63.1 61.8 60.8 60.5 59.2 55.1 52.2 50.5 50.2 39.8 33.1 .

0

20

40

60

80

Promedio 95% Intervalo de confianza (Efecto de diseño incorporado) Fuente: Barómetro de las Américas por LAPOP

   

25


Frecuencia con que se siguen las noticias en televisión,  radio, periódicos o internet: República Dominicana, 2010    

 

%  

 

 

 

Diariamente  

 

68.3 

Algunas veces a la semana  

 

23.5 

Algunas veces al mes  

 

2.9 

Rara vez  

 

4.1 

Nunca  

 

1.2 

 

 

 

 

 

 

TOTAL 

 

100.0 

  Barómetro de Las Américas 2010  

 

 

    Esto indica que los medios de comunicación, sobre todo en el área radial y televisiva,  constituyen un actor de vital importancia en el espacio político electoral, eso explica la  migración de reconocidas figuras del ámbito político hacia éstos, y este mismo hecho  demanda  mayor  compromiso  institucional  de  los  medios  de  comunicación  con  la  democracia dominicana, garantizando pluralidad y transparencia en la información, ya  que constituyen un elemento esencial de la gobernabilidad democrática.     26


Para observar lo antes expuesto, es válido remitirnos a un ejemplo de lo que significa la  incidencia mediática en los procesos electorales y la necesidad de que los mismos se  lleven  a  cabo  de  conformidad  con  los  estándares  internacionales,  la  muestra  se  enmarca  en  el  desarrollo  del  proceso  electoral  en  Haití,  el  mismo,  está  llamando  la  atención de la comunidad internacional y obliga a la  República Dominicana a prestarle  el máximo interés.     Con sus matices, algunos expuestos por el conjunto de organismos que fungen como  observadores  del mismo y otros aportados por sus propios protagonistas, el proceso  electoral haitiano, no permite vislumbrar otro ingrediente que no sea, el agravamiento  de  los  bajos  niveles  de  democracia,  participación  y  pluralidad  política,  y  con  ello  el  recrudecimiento de los ya críticos órdenes económicos, sociales y políticos.    Una  de  las  causas  del  drama  que  hoy  está  viviendo  el  pueblo  haitiano,  podemos  encontrarla  en  la  ausencia  de  instituciones  estatales  fuertes  y  debidamente  posicionadas,  las  cuales  fueron  desmanteladas  a  raíz  de  la  intervención  norteamericana, durante el mandato del ex presidente Bill Clinton, bajo el pretexto de  los altos niveles de corrupción de estas instituciones, afectando seriamente, el orden  institucional,  castrando  todos  los  niveles  de  acceso  a  la  gobernabilidad  y  la  institucionalidad del hermano pueblo de Haití.   

27


Este  conjunto  de  hechos,  que  hemos  vivido  en  nuestra  cotidianidad,  por  la  posición  geográfica  de  nuestro  país  y  por  el  propio  mecanismo  mediático  que  nos  sirve  cada  una  de  estas  informaciones,  nos  obliga  a  estar  alertas,  observar  cada  detalle  y  contribuir,  dentro  de  lo  posible  y  éticamente  aceptable,  junto  a  la  comunidad  internacional,  a  buscar  una  solución,  que  de  alguna  manera  posibilite  y  evite  las  nefastas  consecuencias  que  un  desenlace  negativo  traería  a  la  estabilidad  de  la  vida  política y social de la  República Dominicana.     Justo  en  este  instante,  y  como  parte  de  los  ejemplos  que  pueden  ilustrar  nuestra  exposición,  considero  oportuno  y  válido  observar,  otro  ingrediente  que  pone  de  manifiesto el impacto de las nuevas tecnologías y su desarrollo en esta era digital,  en  el  campo  de  las  relaciones  internacionales.  La  filtración  por Wikileaks  de  más  de  un  cuarto de millón de cables clasificados, cruzados durante más de cuarenta años entre  el  Departamento  de  Estado  y  sus  misiones  diplomáticas  alrededor  del  mundo,  ha  hecho  correr  ya  ríos  de  tinta  de  información  y  debate  sobre  el  inaudito  acontecimiento.     Una conclusión muy importante, se refiere al potencial de las nuevas tecnologías para  hacer  posible  lo  que  hasta  hace  dos  décadas  no  era  concebible  sino  como  el  muy  improbable  resultado  de  un  sofisticado   aparato  de  información  integrado  por  múltiples  redes  de  personal,  altamente  profesional,  convenientemente  insertado  en  todas  las  regiones  geográficas  del  planeta  por  alguna  de  las  dos  superpotencias  de  28


entonces. Otra, derivada de la primera,  es la posibilidad que se abre de ver expuesta  ante  el  mundo  la  conducta  de  un  gobierno  en  sus  relaciones  con  el  resto  de  la  comunidad internacional.    En  tanto  estos  acontecimientos  propios  de  la  mundialización  se  expanden,  el  desarrollo de la tecnología de la información, las comunicaciones y la  Internet como  red  de  redes,  también  constituyen  soportes  propicios  para  la  estabilidad  o  inestabilidad  de  los  sistemas  institucionales  de  nuestras  naciones.  No  existe  información  segura,  no  existe  forma  de  ocultar  ante  la  opinión  pública  los  hechos  y  procederes,  lo  que  implica  una  gran  responsabilidad  y  un  compromiso  mayor  con  la  obligación  que  contraemos  quienes  asumimos  el  compromiso  de  servir  desde  una  posición pública.     Lo  que  está  revelando  Wikileaks  hasta  hoy,  ‐y  esto  es  muy  importante  tomarlo  en  consideración‐, no son los cables intercambiados sobre la materia operacional entre el  gobierno de los Estados Unidos y el resto del mundo, sino la manera en que hay que  asumir el valor de la responsabilidad en nuestros medios de comunicación y la forma  en  que  los  mismos  impactan  a  la  sociedad  en  su  conjunto,  tal  vez  en  este  hecho,  se  pueda  tomar  el  referente  oportuno  para  trazar  las  estrategias  comunes  en  aras  del  fortalecimiento de nuestra responsabilidad social, más allá de los espacios meramente  formales que nos acogen en nuestro contexto nacional dominicano.    29


Es  por  estas  razones,  que  en  esta  reflexión  respecto  a  las  elecciones,  medios  de  comunicación  y  derecho  ciudadano,  planteamos  la  necesidad  de  un  pacto  que  posibilite la creación de condiciones para la introducción de una ley mediante la cual se  regule el uso de los medios de comunicación al servicio público o privado, en beneficio  del proceso electoral,  de los propios medios de comunicación y de la democracia en  sentido general.     Nuestro  sistema  electoral  tradicionalmente  se  ha  manejado  bajo  el  concepto  de  participación abierta, sin reglas, ni sanciones; en pocas palabras, los partidos políticos  prefieren un mercado abierto, sin reglas de competencia.     Hasta  ahora,  a  nivel  mundial,  en  cada  sociedad,  los  partidos  son  “las  conexiones  políticas”  básicas    para  la  expresión  ciudadana,  útiles  para  canalizar  sus  intereses  en  contraposición de los intereses corporativos de sectores y grupos de poder; en buen  dominicano,  son  una  carga  pesada,  pero  necesaria,  ya  que  no  existen  otras  instituciones de intermediación pública electoral. En nuestra democracia moderna, no  se conoce un Estado gobernado sin instituciones partidarias.     Precisamente, a raíz de la presentación de la propuesta de reglamento presentada por  la antigua Cámara Administrativa de la anterior Junta Central Electoral, el argumento  principal de los partidos políticos y la sociedad civil para oponerse a la implementación  del  mismo,  fue  la  carencia  de  facultad  constitucional  de  este  órgano  del  Estado  para  30


reglamentar  el  acceso  a  los  medios  de  comunicación,  y  en  sus  intervenciones,  de  manera  clara,  todos  los  actores  del  proceso  electoral  del  año  2008,  que  fueron  los  mismos  del  2010,  prefirieron  competir  bajo  este  concepto  de  mercado  abierto  y  sin  reglas de contienda; es decir, todos los actores que intervinieron en dichos procesos  así lo prefirieron, a contrapelo de la voluntad del órgano rector.     El dilema que se presenta de cara a las elecciones del año 2012, es precisamente la falta  de voluntad política de los actores para someterse a reglas de contienda; por un lado,  las  fuerzas  de  oposición  cuyo  único  interés  es  que  se  reglamente  el  uso  de  la  propaganda y publicidad estatal en el proceso electoral, y por otro lado, la coalición de  gobierno,  que  sólo  muestra  interés  por  la  reglamentación  en  la  esfera  privada.  Es  evidente  que  el  sistema  de  partidos  aún  no  ha  madurado  lo  suficiente  para  avanzar  hacia estas reformas, necesarias por demás para su propia supervivencia.     Aunque  la  Constitución  de  la  República,  en  su  artículo  96,  numeral  4),  confiere  a  la  Junta  Central  Electoral  el  derecho  a  iniciativa  en  la  formación  de  las  leyes,  y  en  esta  ocasión  dispone  de  capacidad  constitucional  reglamentaria  en  los  temas  de  su  competencia,  no  pretendemos  hacer  uso  de  la  misma,  si  no  es  el  resultado  de  una  consulta  amplia  de  todos  los  sectores  involucrados  en  el  tema,  que  permita  el  establecimiento de reglas mínimas para la comunicación, la publicidad y la propaganda  de  cara  al  proceso  electoral  del  año  2012,  y  en  tal  sentido  proponemos  realizar  una  consulta propiciando reuniones con los siguientes sectores:  31


A‐

Los propietarios de los medios de comunicación; 

B‐

Los directores de medios escritos y programas de radio y televisión; 

C‐

Las entidades de la prensa nacional organizadas; y 

D‐

Los periodistas. 

  Concluido este proceso de consultas, la Junta Central Electoral sometería un proyecto  de ley que exprese la opinión mayoritaria de los sectores antes citados.     Es importante destacar que no existe posibilidad de emitir un reglamento sobre el uso  de  los  medios  de  comunicación,  si  no  se  cuenta  con  el  respaldo  de  los  mismos,  y  si  éstos no asumen como un compromiso ciudadano la necesidad de regular la actividad  política  en  tiempos  de  campaña  en  los  medios  de  comunicación;  la  Junta  Central  Electoral no puede atribuirse, por sí sola, la representación de toda la sociedad, ya que  estas  reformas  requieren,  no  de  imposición,  sino  un  pacto  social  más  allá  de  los  intereses particulares.    Los medios de comunicación se han convertido, por su propia fuerza, en instrumentos  esenciales  en  el  desarrollo  de  elecciones  democráticas.  Unas  elecciones  libres,  transparentes  y  justas  no  consisten  sólo  en  la  emisión  de  un  voto  en  condiciones  adecuadas, sino que también debe contar con la información responsable y oportuna;  la regulación de estos aspectos en que incursionan los partidos en la actividad política  32


y los medios de comunicación, deben ser resultado de un compromiso nacional, ético y  responsable.     La República Dominicana merece, necesita estos cambios; los medios de comunicación  social pueden, deben aportar a la consolidación institucional de la nación; los partidos  políticos  deben,  pueden  apostar  al  cambio,  a  la  salvación  del  propio  sistema  de  partidos, y con ello, a la fortaleza de la democracia.    Las organizaciones de la sociedad civil tienen que jugar su rol e integrarse, en interés  de fortalecer el sistema y aprovechar las nuevas instituciones de participación popular,  así como las mejoras introducidas en el propio sistema electoral.    Los  ciudadanos  quieren,  y  están  dispuestos,  a  participar  en  la  toma  de  decisiones  de  los asuntos de su incumbencia, demandan de partidos políticos comprometidos con el  interés  público,  el  desarrollo  institucional  del  país,  y  requieren  de  medios  de  comunicación y periodistas que asuman esos compromisos.      La  Junta  Central  Electoral,  como  órgano  constitucionalmente  apto  para  la  organización, administración y gerencia de los procesos, está comprometida con estos  cambios, necesita el acuerdo y respaldo de todos los sectores y ciudadanos para seguir  aportando  al  fortalecimiento  institucional,  hasta  lograr  perfeccionar  todos  los  mecanismos  de  participación  popular.  En  consecuencia,  estamos  aquí  dispuestos  a  33


encabezar, junto a ustedes, el proceso de cambios que haga posible que la República  Dominicana sea un estado social y democrático de derecho, en donde se garantice el  cumplimiento del postulado constitucional que establece que el Estado debe procurar  “…la protección efectiva de los derechos de la persona, el respeto de su dignidad y la  obtención  de  los  medios  que  le  permitan  perfeccionarse  de  forma  igualitaria,  equitativa y progresiva, dentro de un marco de libertad individual y de justicia social,  compatibles  con  el  orden  público,  el  bienestar  general  y  los  derechos  de  todos  y  todas”    Sea esta pues, la ocasión propicia para contar con el respaldo oportuno y consecuente  de  los  dominicanos  y  dominicanas  que  desde  el  palpitar  de  la  nación,  podemos  contribuir al logro de estos sanos y justos objetivos.      Santo Domingo, República Dominicana. Noviembre de 2010.   

34


http://www.jce.gob.do/Portals/0/Publicaciones/ensayos/ENSAYO_MEDIOS_DE_COMUNICACION_Y_ELECCIONES